You are on page 1of 27

AGROBIODIVERSIDAD

()
Eltsyn Jozsef Uchuypoma Ochoa (20100070@lamolina.edu.pe )
“El Perú es un mendigo sentado en un banco de oro” Antonio Raimondi 1. INTRODUCCIÓN El mapa ecológico del Perú demuestra la distribución geográfica de 35 formaciones vegetales y 2 asociaciones vegetales atmosféricas que se han reconocido en el Perú según el sistema de “Clasificación de Formaciones Vegetales del Mundo” de Leslie R. Holdridge. Por eso el Perú es uno de los países más variados y complejos del mundo. Al cruzar el país desde su costa bañada por el océano pacifico hasta sus fronteras con el Brasil y Colombia, se encuentran extensas y áridas llanuras vertientes valles profundamente encañonadas, altiplanos fríos erizados por serranías y majestuosas nevados y empinadas montanas super húmedas.

El Perú es reconocido como país megadiverso por su diversidad de ecosistemas, especies, recursos genéticos y culturas autóctonas con conocimientos tradicionales; así como es uno de los centros mundiales de origen y domesticación de cultivos y crianzas que brindan al mundo seguridad alimentaria. Uno de los más importantes activos hacia el futuro es sin duda la agro biodiversidad, que a través de la agricultura tradicional y bancos de germoplasma se conserva mediante procesos dinámicos.

2. OBJETIVOS

Conocer la agrobiodiversidad y el desarrollo que se ejerce en nuestro país en base a su conservación con los proyectos que están en ejecución. Fortalecer el conocimiento de los principales cultivos de conservación In Situ de los cultivos nativos y su rol en la seguridad alimentaria.

3. REVISIÓN

LITERARIA

3.1.

La agrobiodiversidad

La agrobiodiversidad incluye todos los componentes de la diversidad biológica pertinentes para la producción agrícola, incluida la producción de alimentos, el sustento de los medios de vida y la conservación del hábitat de los ecosistemas agrícolas. La diversidad genética (la diversidad dentro de las especies) es la fuente de adaptabilidad que permite a los ecosistemas agrícolas responder a la tensión -stress- y a los riesgos medioambientales, incluido el cambio climático. Además, mejora la productividad agrícola, aportando a los agricultores, obtentores profesionales animales y vegetales material para seleccionar variedades más productivas o mejorar las características de los cultivos y el ganado para afrontar la sequía, los temporales, las plagas y las enfermedades.

Mediante la biodiversidad, la agricultura proporciona una amplia gama de energía, proteínas, grasas, minerales, vitaminas y otros micronutrientes clave para la seguridad alimentaria y la nutrición. Se estima que unos dos mil millones de personas en todo el mundo sufren carencia de micronutrientes, sobre todo de vitamina A, yodo, folato, hierro y cinc. Todos estos micronutrientes pueden ser fácilmente asimilados mediante una dieta diversificada y equilibrada. La agrobiodiversidad en el seno de los sistemas agrícolas y de los hábitats naturales está desapareciendo a un ritmo sin precedentes. Durante los últimos cincuenta años, un pequeño número de variedades de cultivos agrícolas ha reemplazado a miles de variedades locales en extensas áreas de producción. Más del 90 por ciento de las variedades de cultivos han desaparecido de los campos en los últimos 100 años, y 690 razas de ganado se han extinguido. (FAO, 2007) Desde el inicio de la agricultura, hace 12.000 años, se han recogido, desarrollado, manejado y usado como alimentos, aproximadamente, 7.000 especies de plantas y varias miles de especies animales. Hoy, sólo 15 tipos de cultivos y ocho de animales domésticos representan el 90 por ciento de los

requerimientos calóricos de la alimentación mundial. La diversidad de cultivos y ganado es el resultado de la selección y domesticación humanas, y su conservación depende en gran medida de una gestión adecuada y un uso sostenible (Elisa Distefano, 2007)

La agro biodiversidad es el resultado de la interacción entre el medio ambiente, recursos genéticos y los sistemas de gestión y las practicas utilizadas por pueblos de diversas culturas, y por tanto los recursos de tierra y agua son utilizados para la producción en diferentes formas. Así mismo, agro biodiversidad abarca la variedad y variabilidad de animales, plantas y microorganismos que son necesarios para el sostenimiento de las principales funciones del agro-ecosistema, incluyendo sus estructuras y procesos, y en apoyo de la producción de alimentos y la seguridad alimentaria. (FAO, 1999)

Dimensiones que se puede identificar en diversidad biológica de la agricultura:

1. Los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura:

-

Los recursos fitogenéticos, incluidos los cultivos, las plantas silvestres recolectadas y administradas para la comida, los árboles en las granjas, los prados y las especies de pastizales. Los recursos genéticos de animales, incluyendo los animales domésticos, los animales salvajes cazados para comer, los peces silvestres y de cría y otros organismos acuáticos. Los recursos genéticos microbianos y hongos.

-

-

Estos constituyen las unidades principales de producción en la agricultura, e incluyen especies cultivadas y domesticadas, plantas y animales silvestres gestionados, así como los parientes silvestres de especies cultivadas y domesticadas.

2. Los componentes de la diversidad biológica que apoyan los servicios de los ecosistemas en los que se basa la agricultura Estas incluyen una amplia gama de organismos que contribuyen, en varias escalas para, el ciclo de nutrientes, la regulación de plagas y enfermedades, la polinización, la contaminación y la regulación de sedimentos, el mantenimiento del ciclo hidrológico, el control de la erosión y la regulación del clima y el secuestro de carbono.

3.

Factores abióticos, tales como los factores locales climáticos y de química, la estructura física y el funcionamiento de los ecosistemas, los cuales tienen un efecto determinante sobre la diversidad biológica agrícola.

4. Dimensiones socioeconómicas y culturales. La diversidad biológica agrícola está en gran parte determinada y mantenida por las actividades humanas y las prácticas de gestión, y un gran número de personas que dependen de la diversidad biológica agrícola para los medios de vida sostenible. Estas dimensiones incluyen el conocimiento tradicional y local de la diversidad biológica agrícola, los factores culturales y los procesos participativos, así como el turismo relacionado con los paisajes agrícolas.

3.2.

El rol de la agrobiodiversidad ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ Aumentar la productividad, la seguridad alimentaria y retorno económico. Reducir la presión de la agricultura sobre zonas frágiles, bosques y especies en peligro de extinción. Hacer los sistemas agrícolas más estable, robusto y sostenible. Contribuir a un manejo de plagas y enfermedades. Conservar el suelo y aumentar la fertilidad natural del suelo y la salud.

∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗

Contribuir a la intensificación sostenible. Diversificar productos y oportunidades de ingresos. Reducir o diversificar los riesgos para las personas y las naciones. Ayuda a maximizar el uso eficaz de los recursos y el medio ambiente. Reducir la dependencia de insumos externos. Mejorar la nutrición humana y proporcionar fuentes de medicamentos y vitaminas. Conservar la estructura del ecosistema y la estabilidad de la diversidad de especies.

3.3.

Conservación de la Agrobiodiversidad

3.3.1. TRATADO INTERNACIONAL: SOBRE LOS RECURSOS FITOGENÉTICOS PARA LA Y LA AGRICULTURA (FAO)

ALIMENTACIÓN

Los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura son fundamentales para alimentar a la población mundial. Se trata de las materias primas que los agricultores y fitomejoradores utilizan para mejorar la calidad y la productividad de nuestros cultivos. El futuro de la agricultura depende de la cooperación internacional y del intercambio abierto de los cultivos y sus genes, que durante más de 10 000 años los agricultores de todo el mundo han desarrollado e intercambiado. Ningún país se basta a sí mismo. Todos dependen de los cultivos y de la diversidad genética de esos cultivos que proceden de otros países y regiones.

Después de siete años de negociaciones, en noviembre de 2001 la Conferencia de la FAO (por medio de la Resolución 3/2001) adoptó el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura. Este Tratado jurídicamente vinculante abarca todos los recursos fitogenéticos importantes para la alimentación y la agricultura, y está en consonancia con el Convenio sobre la Diversidad Biológica.

El Tratado es vital para asegurar la disponibilidad constante de los recursos fitogenéticos que los países necesitarán para alimentar a sus pueblos. Debemos conservar para las futuras generaciones la diversidad genética que es esencial para la alimentación y la agricultura.

"Los objetivos del Tratado, establecidos en su artículo 1, son la conservación y utilización sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, y la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su utilización, en armonía con el Convenio sobre la diversidad biológica, para la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria. El acuerdo abarca todos los recursos fitogenéticos pertinentes a la alimentación y la agricultura, y entrará en vigor una vez que lo hayan ratificado 40 gobiernos. Cada gobierno que lo ratifique se compromete a asegurar la conformidad de sus leyes, reglamentos y procedimientos con las obligaciones

adquiridas en virtud del instrumento. Los gobiernos que ratifiquen el Tratado constituirán su órgano rector".

3.3.2. PROYECTO IN SITU

El INIA entre los años 2001 a 2006 efectuó el Proyecto Perú: Conservación in situ de los Cultivos Nativos y sus Parientes Silvestres.

Este proyecto es un esfuerzo colaborativo entre las comunidades campesinas e indígenas del Perú, orientado a reforzar la conservación in situ (en chacras) de los cultivos nativos con la facilitación de seis instituciones ejecutoras; con financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente, la Cooperación Italiana y el Gobierno Peruano, administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

En la ejecución del proyecto, el INIA ha ampliado el conocimiento y comprensión de los procesos que rigen la conservación in situ de la Agrobiodiversidad, la que está basada en un fuerte componente cultural y en la tecnología tradicional apropiada para conservar en agroecosistemas frágiles o de alto riesgo, así como por un escaso acceso al mercado; donde son factores comunes la heterogeneidad y la alta diversidad intra e interespecífica. Además, se ha identificado a los agricultores y sus organizaciones (sujeto) como el componente central de la gestión de la agrobiodiversidad. Por ello, se propuso que la conservación in situ es un proceso social constituido por tres componentes: EL SUJETO (los agricultores y sus organizaciones),

LA CULTURA asociada a ellos y a LA AGROBIODIVERSIDAD (componente biológico).

El Proyecto in situ se ha centrado en 30 cultivos nativos que se han originado o diversificado en el Perú, ha priorizado a 11: arracacha (Arracacia xanthorrhiza), camote (Ipomoea batatas), camu camu (Myrciaria dubia), cañihua (Chenopodium pallidicaule), frijol (Phaseolus vulgaris), granadilla (Passiflora ligularis), maca (Lepidium meyenii), maíz (Zea mays), papa (Solanum sp), quinua (Chenopodium quinoa) y yuca (Manihot esculenta). También estudia las especies silvestres emparentadas y otros 19 cultivos nativos asociados.

Foto 1: Arracacha (Arracacia xanthorrhiza). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 2: camote (Ipomoea batatas). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 3: camu camu (Myrciaria dubia). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 4: Aguaje (Mauritia flexuosa). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 5: cañihua (Chenopodium pallidicaule). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 6: frijol (Phaseolus vulgaris). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 7: granadilla (Passiflora ligularis). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 8: maca (Lepidium meyenii). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos.

Foto 9: maíz (Zea mays) y papa (Solanum sp). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos

Foto 10: quinua (Chenopodium quinoa). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos

Foto 11: yuca (Manihot esculenta). FUENTE: Programa Nacional de Investigación de Recursos Genéticos

Entre abril de 2001 y diciembre de 2004 el INIA a través de 8 Estaciones Experimentales Agrarias ubicadas estratégicamente en costa, sierra y selva del Perú ha identificado y acompaña a 472 agricultores llamados “conservacionistas”, pertenecientes a 69 comunidades campesinas y nativas. Ellos realizan prácticas y tecnologías tradicionales aprendidas de sus ancestros y poseen alta diversidad y variabilidad de uno o más cultivos nativos. Por ser depositarios del conocimiento tradicional y ancestral, estos agricultores han sido identificados como líderes de sus comunidades y el INIA aspira a que sigan siéndolo, ahora con el reconocimiento y respeto de la ciencia convencional y con el apoyo y la gratitud del Estado por proteger y enriquecer nuestro patrimonio nacional.

El INIA también trabaja para que los agricultores intercambien experiencias y conocimientos entre ellos, más allá del ámbito de sus comunidades, pero también con el sector académico y con diversas instancias de gobierno local, regional y nacional. Su organización da sostenibilidad a las actividades de conservación in situ de los cultivos nativos, las especies silvestres emparentadas y los conocimientos ancestrales como componente intangible asociado a estos valiosos recursos genéticos.

El INIA mediante este Proyecto promueve la difusión de información, noticias y entrevistas a agricultores, profesionales y técnicos en diversos programas de emisoras locales. La prensa local y nacional ha tomado interés en escribir acerca de la conservación de la agrobiodiversidad. Se han promovido ferias y concursos de semillas como medio de seguir conociendo y divulgando los cultivos nativos y también se organizaron

concursos de platos típicos, donde el valor es la creatividad y el buen gusto en la utilización de los ingredientes nativos.

El Proyecto ha permitido al INIEA llegar a las comunidades donde se realizan actividades locales muy participativas, como talleres de información, capacitación y elaboración de material didáctico para profesores de primaria y secundaria. El INIEA impulsó la instalación de huertos escolares donde se evidenciaron que las comunidades son poseedoras de una gran diversidad y variabilidad, convirtiéndose en una actividad participativa de profesores, padres de familia y estudiantes, permitió afianzar y rescatar las prácticas tradicionales de conservación in situ de los cultivos nativos. A nivel de las universidades se dictaron conferencias, charlas y cursos cortos en relación a la importancia y conservación in situ de los cultivos nativos, motivando el interés de los estudiantes a realizar tesis en temas de Agrobiodiversidad.

Los eventos han logrado entre las autoridades locales responsables de políticas públicas y del sector educativo, aumentar sus conocimientos acerca del valor ecológico, cultural y nutritivo de los cultivos nativos y sus parientes silvestres, favoreciendo compromisos de las autoridades de los Gobiernos Regionales para promover políticas que generen condiciones favorables a la conservación in situ de los cultivos nativos, mediante el interés de incluir éstos temas en los planes de desarrollo Regional.

3.3.3. PROYECTO EX SITU

La conservación ex situ implica la recogida y mantenimiento de materiales genéticamente diversos en bancos de genes para asegurar que están conservados con seguridad y sean fácilmente accesibles para usuarios de germoplasma como agricultores, mejoradores e investigadores. Muchas plantas y animales están amenazados en sus entornos naturales; los programas nacionales necesitan establecer estrategias para capturar el germoplasma amenazado y asegurar que se

conserva con seguridad en bancos de genes en los que estos materiales puedan ser caracterizados y evaluados en beneficio de la agricultura. Para asegurar la viabilidad a largo plazo del material genético, los gestores de los bancos de genes necesitan mantener muestras, documentar rasgos agronómicos y otras informaciones sobre los materiales recogidos, así como establecer un sistema eficaz para distribuir las especies y variedades de cultivos entre los usuarios.

La conservación ex situ es un complemento indispensable de la conservación in situ de la diversidad biológica, además es una muy importante y comprobada vía para la conservación de los recursos genéticos agrícolas, realizada fundamentalmente a través de los bancos de germoplasma. Existen diferentes tipos de colecciones: ∗ Las instituciones que realizan mejoramiento genético mantienen sus colecciones de germoplasma atinentes a sus programas de mejoramiento genético. Los bancos de germoplasma desarrollados para almacenar las colecciones de germoplasma de un país o región o de los cultivos más importantes tienen como base la sistematización de las colecciones nacionales, regionales o internacionales; generalmente están asociados a un programa de investigación o a una organización determinada. Los bancos de germoplasma regionales se desarrollan generalmente como un mecanismo de cooperación regional entre varios países de una misma región (países andinos) para conservar cierto germoplasma de la región que permita desarrollar un programa de mejoramiento o una investigación. Los programas internacionales como los del Centro Consultivo Internacional sobre Investigación Agrícola (CGIAR), que mantienen a nivel mundial dieciséis centros con las colecciones internacionales de germoplasma como trigo, maíz (CIMMYT), arroz (IPGRI), papa (CIP), etc. El CGIAR mantiene en la zona andina dos centros: el

Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en Colombia y el Centro Internacional de la Papa (CIP) en Perú.

Además de tener acceso a los diferentes bancos de germoplasma internacionales, los países andinos han creado sus propios centros de almacenamiento y desarrollado programas específicos sobre los germoplasmas de interés para su agricultura, tanto de las especies autóctonas como de las especies exóticas que constituyen sus reservorios de genes para el mejoramiento de los cultivos alimenticios fundamentales de su agricultura.

Conservación Ex Situ De Especies Y Recursos Genéticos En Los Países Del Trópico Andino Capacidades científicas y técnicas que favorecen la conservación ex situ de especies y recursos genéticos.

Banco de germoplasma

De acuerdo a Zúñiga1, en el Perú los bancos de germoplasma a nivel nacional se hallan organizados en una Red de Bancos de recursos genéticos coordinados por el Instituto

Nacional de Investigación Agraria (INIA). El objetivo de la Red es conservar la diversidad genética in situ y ex situ de las especies de plantas cultivadas, animales domésticos y especies silvestres afines, entre otros. En septiembre del pasado año 2000, se elaboró un inventario de las instituciones privadas y públicas que mantienen bancos de germoplasma
1

Zuñiga, N. 2001. Comunicación personal. PRONARGEB

activos de diferentes especies, haciendo un total de 42 bancos de germoplasma (cuadro 4) donde se conservan 11 grupos de cultivo (cuadro 5).

En el Perú se menciona además el Banco Nacional de Semillas Forestales bajo la conducción de PRONAMACHCS a través de la Dirección de Desarrollo Forestal del Ministerio de Agricultura. Es una institución con más de 20 años de experiencia que brinda servicios de certificación y distribución de semillas forestales de calidad.

Centros de tenencia y producción de vida silvestre En el Perú existen diversas instituciones repositorias de especies de flora y fauna. Entre ellas se encuentran 78 zoocriaderos; 2

zoológicos, 3 jardines botánicos, 4 arboretos, 3 museos de historia natural y 10 herbarios.

Especies conservadas

Según información de Zuñiga4, los 42 bancos de germoplasma del Perú conservan un total de 12.246 accesiones de 157 especies nativas, pertenecientes a 11 grupos de cultivo (cuadro 27). Las colecciones más representativas son las de Granos y Tubérculos Andinos por el número de accesiones conservadas.

4. DISCUSIONES

El desarrollo y la conservación de la agrobiodiversidad requieren una mezcla de estrategias, junto a la ayuda política, académica, técnica y financiera. Se debería revisar las políticas para reducir la perdida de agrobiodiversidad, promoviendo, por ejemplo el cultivo de una gama más diversa de variedades y desarrollando tecnologías que se centren en un abanico más amplio de cultivos y ganado, mas allá de las especies principales. En muchas ocasiones no se menciona quien o quienes son los beneficiados con el proyecto in situ, lo ideal es compartir los beneficios con los agricultores. Nos preocupamos si es necesario usar variedades transgénicas para asegurar la alimentación de la creciente población o si podemos encontrar variedades existentes para lograrlo. ¿Será necesario tener papas transgénicas o buscar entre las miles de variedades locales, las más adecuadas y aquellas adaptadas al cambio climático?¿será necesario destruir y simplificar al extremo los sistemas naturales o es posible buscar caminos para manejar los ecosistemas y la agrobiodiversidad?.

5. CONCLUSIÓN

La conservación y uso sostenible de la agrobiodiversidad en las explotaciones agrícolas, en la naturaleza y en los bancos de genes, es esencial para el futuro de la agricultura. A través de la conservación in situ y ex situ, el valor agregado, el compartir beneficios y la construcción de capacidad, los gobiernos y las organizaciones internacionales y de la sociedad civil pueden ayudar a permitir que los agricultores y los Pueblos Indígenas salvaguarden la agrobiodiversidad. Se puede concluir que la agrobiodiversidad es la diversidad biológica domestica y silvestres de relevancia para la alimentación y agricultura. Del mismo modo la agrobiodiversidad esta constituida por: los recursos genéticos vegetales, animales, microbianos y micóticos.

• •

6. BIBLIOGRAFÍA

1. CDB. sitio web de agrobiodiversidad: http://www.cbd.int/agro/default.shtml. 2. Bioversity International. sitio web: http://www.bioversityinternational.org/ 3. Elisa Distefano. Agricultura y desarrollo rural sostenibles (ADRS) sumario de política 16. 2007. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 4. Agrodiversity: Learning from farmers across the world. Harold Brookfield, Helen Parsons, and Muriel Brookfield. The United Nations University, Hong Kong, 2003. 5. FAO, 1996. Plan de Acción Mundial para la Conservación y la Utilización Sostenible de los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura. 6. FAO. 1983 Resolución 8/83 del 22° periodo de sesiones de la Conferencia de La FAO, Compromiso Internacional Sobre Recursos Fitogenéticos. ftp://extftp.fao.org/waicent/pub/cgrfa8/iu/iutextS.pdf 7. Documento de discusión para el III Taller Regional (Conservación ex situ). Pp 85. 8. Agrobiodiversidad. Proyecto estrategia regional de biodiversidad para los países del trópico andino. Eduardo Gonzáles Jiménez. MaracayVenezuela 2002. pp 121. 9. Mario E. Tapia. Agrobiodiversidad (PPT). Abril, 2005. 10.Joseph A. Josi Jr, Zonas de vida natural en el Perú. Memoria explicativa sobre el mapa ecológico del Perú. IICA. 1960. 11.Velarde Falconí D. Catalogo de las colecciones nacionales. Banco de Germoplasma de la SUDIRGEB-INIEA volumen 1. Lima, Perú. 2007.

7. ANEXOS

FUENTE: http://mapasplanosperu.blogspot.com/2011/02/mapa-ecologicodel-peru-onern-1976.html