1

2

Manual de Olivicultura Ecológica

3

Manual de Olivicultura Ecológica

Instituto de Sociología y Estudios Campesinos UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA Proyecto Equal-Adaptagro

4

Manual de Olivicultura Ecológica

MANUAL DE OLIVICULTURA ECOLÓGICA Foto portada: Aceitunas en el mercado de Tetuán (Marruecos), tomada por Cristóbal y Clarisa Sánchez. I.S.B.N.: 84-688-8188-0 Depósito Legal: CO-1349-04

©

INSTITUTO DE SOCIOLOGÍA Y ESTUDIOS CAMPESINOS UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA. Proyecto Equal-Adaptagro. 2004

Imprime: Argos Impresores S.L. Córdoba Tel. 957 76 80 20 • argos@argosimpresores.com

Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio, sin autorización expresa del editor.

5

Manual de Olivicultura Ecológica

6

Manual de Olivicultura Ecológica

7

ÍNDICE

PRÓLOGO

..................................................................................................................................................................................

9

CAPÍTULO I. Las dimensiones de la Agroecología Graciela Ottmann y Eduardo Sevilla ............................................................................................ Una aproximación a la Agroecología .................................................................................... Sobre las dimensiones de la Agroecología ..................................................................... La dimensión ecológica y técnico-agronómica ......................................................... Dimensión socioeconómica y cultural .................................................................................. La dimensión sociopolítica .................................................................................................................. Bibliografía ............................................................................................................................................................. CAPÍTULO II. El manejo del suelo en el olivar ecológico Gloria I. Guzmán Casado y Antonio M. Alonso Mielgo ................................... Erosión hídrica ................................................................................................................................................... Degradación física ....................................................................................................................................... Degradación biológica ............................................................................................................................. Los cultivos de cobertura en el olivar .................................................................................. Manejo en el olivar de los cultivos de cobertura .................................................... Bibliografía ............................................................................................................................................................. CAPÍTULO III. La fertilización en el olivar ecológico Gloria I. Guzmán Casado y Antonio M. Alonso Mielgo ................................... Introducción .......................................................................................................................................................... Minimizar la pérdida de nutrientes ........................................................................................... Compostado del alperujo ...................................................................................................................... Bibliografía ............................................................................................................................................................. CAPÍTULO IV. La biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas Julio Sánchez Escudero ................................................................................................................................... Agroecosistema y biodiversidad ................................................................................................. La flora y el control biológico de las plagas: dos elementos fundamentales de la biodiversidad del agroecosistema .................................. Gestión del hábitat ........................................................................................................................................ El olivar, sus plagas y el control biológico ....................................................................... Bibliografía .............................................................................................................................................................

11 14 14 16 18 21 24

27 29 36 38 40 45 51

55 57 58 63 70

73 76 79 83 85 89

8

Manual de Olivicultura Ecológica

CAPÍTULO V. Productividad y economía del olivar ecológico Antonio M. Alonso Mielgo y Gloria I. Guzmán Casado ................................... Introducción .......................................................................................................................................................... Estructura y comercialización en el olivar ecológico ........................................ Aspectos productivos y económicos del olivar ecológico ........................... Bibliografía ............................................................................................................................................................. CAPÍTULO VI. La sustentabilidad del olivar ecológico Antonio M. Alonso Mielgo y Gloria I. Guzmán Casado ................................... Introducción .......................................................................................................................................................... La sustentabilidad en el enfoque agroecológico ...................................................... Análisis de la sustentabilidad en el olivar ......................................................................... Bibliografía .............................................................................................................................................................

93 95 96 104 112

115 117 118 121 136

CAPÍTULO VII. Consideraciones sobre el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica Julio Sánchez Escudero ................................................................................................................................... 139 El proceso de transición hacia una agricultura agroecológica ............... 143 Los sistemas agrícolas tradicionales: punto de referencia para el diseño de agroecosistemas sostenibles ........................................................................ 148 Una aproximación a la descripción de la finca ecológica de los Tamayos, de Prado del Rey, Cádiz: una referencia local de un “faro” agroecológico ................................................................................................................................. 150 Consideraciones generales ................................................................................................................ 153 Bibliografía ............................................................................................................................................................. 155 FOTOGRAFÍAS
.......................................................................................................................................................................

157

9

PRÓLOGO

El presente Manual de Olivicultura Ecológica está dirigido a técnicos y agricultores interesados en este estilo de producción. Hemos pretendido que el presente manual recoja el estado de la cuestión de la olivicultura ecológica en la actualidad, ya que Andalucía es, en este momento, un enclave pionero en el desarrollo de esta opción productiva. El texto se ha estructurado alrededor de siete capítulos cuyo contenido se expone a continuación. El primer capítulo está dedicado a enmarcar la producción agraria ecológica en el contexto de la Agroecología; la cual, como paradigma científico y como movimiento social de ámbito mundial, pretende poner las bases para una agricultura sustentable, conjugando aspectos socioculturales, económicos, medioambientales, políticos y técnico-productivos. El segundo capítulo está dedicado al manejo del suelo, y muestra el grave peligro que corre este recurso en muchos de nuestros olivares. El buen manejo del suelo es fundamental en la olivicultura ecológica, siendo esenciales técnicas como el mantenimiento estacional de cubiertas vegetales sembradas o espontáneas en las calles del olivar, y el picado de los residuos de la poda y su abandono como cubierta inerte en la superficie del mismo. Este capítulo profundiza en estas técnicas, mostrando las diferentes posibilidades existentes y poniendo a disposición del lector la información generada por la investigación hasta el momento actual. El tercer capítulo se refiere a la fertilización del olivar ecológico. En este capítulo se reflexiona, tomando como ejemplo un olivar de producción media, sobre distintas estrategias de fertilización que tiene el olivarero ecológico. Cada estrategia lleva aparejadas unas tareas a realizar, unos costes diferenciales,

10

Manual de Olivicultura Ecológica

una maquinaria adecuada, etc; siendo también diferente el impacto sobre la economía local. La agroecología defiende la estrategia de cerrar al máximo el ciclo de nutrientes a nivel de finca y el uso de los recursos locales para realizar la fertilización. En el caso del olivar, el aprovechamiento del alperujo, compostado conjuntamente con otros materiales como el estiércol, y las cubiertas vegetales de leguminosas entre calles son elementos indispensables. El cuarto capítulo se refiere al manejo de plagas insectiles en el olivar ecológico, mostrando como la presencia de biodiversidad, y en concreto de las cubiertas vegetales, es esencial para el mantenimiento de enemigos naturales que controlen de forma natural y efectiva la mayoría de los problemas de plagas en el olivar. El quinto capítulo recoge aspectos productivos, económicos y de comercialización del olivar ecológico. Muestra las investigaciones realizadas en Andalucía y en otras regiones olivareras comparando los resultados productivos, y económicos (costes, precios, generación de empleo...) del olivar ecológico y el manejado de forma convencional. Se discute en este capítulo la gran influencia que la estrategia de fertilización y el manejo del suelo tiene en los costes de producción, motivo por el cual existe una amplia variabilidad en los mismos entre diferentes olivareros ecológicos. El capítulo sexto profundiza en la repercusión que sobre la sustentabilidad agraria tiene la olivicultura ecológica, indicando en qué aspectos este estilo de producción está contribuyendo a la mejora de los distintos atributos de sustentabilidad. Igualmente este artículo está respaldado por una abundante investigación realizada comparando el olivar ecológico con el convencional en distintas zonas. Por último, el capítulo séptimo recoge consideraciones finales para el diseño de sistemas agrarios y la evaluación de los mismos, de tal manera que se puedan detectar aquellas fincas que por su adecuado manejo agroecológico puedan servir como “faros agroecológicos” locales. En este sentido se recoge y describe la finca de la familia Mulero Tamayo en el municipio de Prado del Rey (Cádiz).

11

CAPÍTULO I LAS DIMENSIONES DE LA AGROECOLOGÍA
Graciela Ottmann* y Eduardo Sevilla Guzmán**

*

Dra. Ingeniera Agrónoma. Coordinadora de la Maestría en Agroecología y Desarrollo Rural Sostenible en Latinoamérica y España de la Universidad Internacional de Andalucía (España) y Profesora de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina). E-mail: graottmann@ciudad.com.ar Dr. Ingeniero Agrónomo. Catedrático Universidad de Córdoba. Director del Instituto de Sociología y Estudios Campesinos. E-mail: ec1segue@uco.es

**

12

Manual de Olivicultura Ecológica

Las dimensiones de la Agroecología

13

La Agroecología surge en la década de los ochenta en Latinoamérica como una respuesta a la modernización del manejo de los recursos naturales (y a su consecuente degradación ecosistémica) encaminada a encarar la crisis ecológica, y el problema medioambiental y social existente, desde un manejo sustentable de la naturaleza y del acceso igualitario a la misma (Cf. Sevilla Guzmán y González de Molina, 1993). Sin embargo, con rigor, habría que hablar de “redescubrimiento” de la Agroecología, por parte de la Ciencia Agronómica, al iniciar un proceso de valoración de los conocimientos que atesoraban las culturas campesinas, de transmisión y conservación oral, sobre las interacciones que se producían entre la naturaleza y la sociedad para obtener el acceso a los medios de vida. Aunque la trayectoria agronómica está salpicada, de manera más intensa en los últimos años, de “descubrimientos” de saberes y técnicas que habían sido ensayadas y practicadas con éxito por muchas culturas tradicionales, el pensamiento científico, por su carácter positivista, parcelario y excluyente marginó las formas en que tales experiencias se habían formulado y codificado para su conservación. La indagación histórica, desde una perspectiva agronómica, mostró que en el pasado de la humanidad, e incluso en las culturas marginadas por la civilización industrial, podían encontrarse muchas experiencias útiles para hacer frente a los retos del presente; fue esto lo que “constituyó una de las bases profundas de la emergencia, dentro de la ciencia establecida, de un enfoque más integral de los procesos agrarios que llamamos Agroecología” (Guzmán Casado et al., 2000: 81). Pretendemos mostrar, aquí de forma esquemática, los elementos centrales de la Agroecología agrupados en tres dimensio-

14

Manual de Olivicultura Ecológica

nes: (a) una primera ecológica y técnico-agronómica; (b) en segundo lugar, una dimensión socioeconómica o de desarrollo local y; (c) por último, una dimensión sociocultural y política.

Una aproximación a la Agroecología
La primera sistematización de contenidos que permiten hablar de la Agroecología, se debe a Miguel Altieri (1987), quien la definió como “las bases científicas para una agricultura ecológica”. El conocimiento de la Agroecología habría de ser generado mediante la articulación de las aportaciones de diferentes disciplinas para, mediante el análisis de todo tipo de procesos de la actividad agraria en su sentido más amplio, comprender el funcionamiento de los ciclos minerales, las transformaciones de energía, los procesos biológicos y las relaciones socioeconómicas como un todo. El funcionamiento ecológico de los procesos agronómicos necesario para conseguir hacer una agricultura sustentable fue sistematizado por Stephen Gliessman (1990a y b; y 2002). No obstante, como él mismo señala, el diseño de estos sistemas agrarios sustentables habrá de hacerse en un contexto de equidad; es decir, mediante la búsqueda de un acceso igualitario a los medios de vida. La integralidad del enfoque de la Agroecología requiere, en una primera instancia, la integración de las Ciencias Sociales con las Ciencias Naturales. No obstante, las variables sociales ocupan un papel muy relevante ya que aunque parta de una dimensión técnica, y su primer nivel de análisis sea la explotación agropecuaria o predio; desde ella se pretende entender las múltiples formas de dependencia que genera el actual funcionamiento de la política, la economía y la sociedad sobre la ciudadanía en general; y sobre los agricultores, en particular. Pero además, la Agroecología pretende que los procesos de transición de agricultura convencional a agricultura ecológica se desarrollen en este contexto sociocultural y político que supone la generación de propuestas colectivas de cambio social.

Sobre las dimensiones de la Agroecología
La estrategia agroecológica se nos presenta como un reto de gran complejidad ya que junto a la búsqueda de cooperar a la potenciación de las dinámicas agroecológicas actualmente existentes, aparece como un objetivo el rescate histórico de elementos de identidad sociocultural para su incorporación a las mismas. La primera dimensión de la Agroecología surge de considerar el funcionamiento ecológico de la naturaleza; por ello, vamos a definirla como dimen-

Las dimensiones de la Agroecología

15

sión Ecológica y técnico-agronómica, ya que los aspectos del manejo agrícola, ganadero y forestal aparecen cuando un ecosistema natural es artificializado por el hombre y transformado en agroecosistema para tener acceso a los medios de vida. Por ello, la Agroecología, adopta el agroecosistema como unidad de análisis que nos permite aplicar los conceptos y principios que aporta la Ecología para el diseño de sistemas sustentables de producción de alimentos. La manera en que cada grupo humano altera la estructura y dinámica de cada ecosistema supone la introducción de una nueva diversidad -la humana- al dejar en el manejo el sello de su propia identidad cultural. La propuesta que hace Stephen R. Gliessman (1990b) de establecer sistemas agrícolas sostenibles en Latinoamérica para romper la dependencia de las importaciones de alimentos básicos en base a las formas de agricultura tradicional, radica en la aceptación de que los campesinos «han desarrollado a través del tiempo sistemas de mínimos inputs externos con una gran confianza en los recursos renovables y una estrategia basada en el manejo ecológico de los mismos». Como señala Víctor Toledo (1985), todo ecosistema es un conjunto en el que los organismos, los flujos energéticos y los flujos biogeoquímicos se hallan en equilibrio inestable, es decir, son entidades capaces de automantenerse, autorregularse y autorrepararse independientemente de los hombres y de las sociedades y bajo principios naturales. Sin embargo, los seres humanos al artificializar dichos ecosistemas para obtener alimentos, pueden respetar o no los mecanismos por los que la naturaleza se renueva continuamente; ello dependerá de la orientación concreta que se impriman a los flujos de energía y materiales que caracterizan cada agroecosistema. Con esto nos estamos refiriendo a la específica articulación entre los seres humanos con los recursos naturales: agua, suelo, energía solar, especies vegetales y el resto de las especies animales. Desde esta perspectiva, la estructura interna de los agroecosistemas resulta ser una construcción social, producto de la coevolución de los seres humanos con la naturaleza. La coevolución social y ecológica desarrollada en los agroecosistemas es el resultado de una interacción, en el sentido de evolución integrada entre cultura y medio ambiente (Norgaard, 1985: 25-28; Norgaard y Sikor, 1999: 34 y 35). A lo largo de la historia, esta interacción de los distintos grupos humanos con la naturaleza ha sido muy diversa. En algunos casos la apropiación de la naturaleza ha sido ecológicamente correcta; y en otros, por el contrario, se han producido diversas formas de degradación comprometiendo la subsistencia. En este sentido, la Agroecología, pretende aprender de aquellas experiencias en las que el hombre ha desarrollado sistemas de adaptación que les ha permitido llevar adelante unas formas correctas de reproducción social y ecológica. Sin embargo, junto a la apropiación correcta de la naturaleza, la Agroecología persigue elevar el nivel de vida dentro de los sistemas sociales logrando ade-

16

Manual de Olivicultura Ecológica

más, una mayor equidad. Aparece, de esta forma, la dimensión Socioeconómica y Cultural de la Agroecología como estrategia de desarrollo para obtener un mayor grado de bienestar de la población a través de estrategias participativas. La articulación de un conjunto de experiencias productivas mediante proyectos políticos que pretendan la nivelación de las desigualdades generadas en el proceso histórico; constituye la dimensión Sociopolítica de la Agroecología. En este sentido puede afirmarse que toda intervención agroecológica que no consigue disminuir las desigualdades sociales del grupo social en que trabajamos, no satisface los requisitos de la Agroecología; ya que para ésta los sistemas de estratificación social desequilibrados constituyen una enfermedad ecosistémica.

La dimensión ecológica y técnico-agronómica
La dimensión ecológica constituye un componente imprescindible para la Agroecología, ya que solo a través de esta forma de manejo es posible encarar el deterioro de la naturaleza (al desarrollar prácticas medioambientalmente conservacionistas). Desde esta perspectiva, la Agroecología orienta el análisis de los agroecosistemas considerando la sociedad como un subsistema relacionado con el ecosistema explotado. El sistema ecológico o ecosistema es la unidad funcional de la naturaleza que intercambia materia y energía con su ambiente. En este sentido no sería desacertado asimilarlo con un organismo vivo que, también, intercambia materia y energía con su entorno para mantener un equilibrio. Si aceptamos que es una unidad que intercambia materia y energía con su entorno, decimos que ningún ecosistema es independiente; todos ellos reciben recursos y elementos del hábitat y desde fuera y, liberan otros; por lo tanto, son afectados por todo aquello que los rodean, en este sentido es difícil establecer los límites de los ecosistemas y, en muchos casos, es confuso, arbitrario y establecido por el hombre para su estudio (Odum, 1971). Todo ecosistema posee una estructura (ya que presenta un conjunto de elementos bióticos y abióticos interrelacionados), y una función (ya que un flujo de materia, energía e información circula a través de la cadena trófica). Por lo tanto, la estructura y función operan como resultado de controles y balances internos al propio sistema tendiendo al equilibrio con el ambiente y, necesita reinvertir la mayor parte de su productividad en el mantenimiento de su propia organización. Al hablar de estructura se hace referencia a las «particularidades que presenta su arquitectura, tanto sea en una dimensión horizontal (comenzando por una etapa de iniciación o fase juvenil hasta llegar a una etapa de culminación o fase de madurez), como en una dimensión vertical (ésta se relaciona con el grado de estratificación que haya alcanzado el ecosistema en un momento dado)» (Viglizzo, 1989).

Las dimensiones de la Agroecología

17

Respecto a la función del ecosistema, el flujo de energía se refiere a la fijación inicial de la misma, su transferencia a través del sistema a lo largo de una cadena trófica y su dispersión final por respiración; y el ciclaje de nutrientes a la circulación continua de elementos desde una forma inorgánica a una orgánica y viceversa, es decir, la circulación de materiales a través de los componentes estructurales del ecosistema. A medida que la energía es transferida de un nivel a otro a través de la cadena trófica, se pierde una cantidad considerable de la misma; por lo tanto esto limita el número y cantidad de organismos que pueden mantenerse en él. Dicho de otra manera, limita la estructura del sistema. No vamos a detenernos en este momento a analizar cómo circula cada elemento mineral, y cómo fluye la energía por los distintos eslabones del sistema. Baste decir que, tanto la tasa de circulación de nutrientes, como la transferencia de energía forman parte del metabolismo general del sistema y, existe un alto grado de interrelación entre ambas, supeditadas además, a los cambios que el ecosistema va experimentando según sean éstos, juveniles o maduros; de ahí la importancia decisiva que adquiere las determinaciones que se tomen a la hora de intervenir en estos ecosistemas para transformarlos con fines productivos en agroecosistemas (Gliessman, 2002). Cada sociedad histórica, con su forma específica de artificializar sus ecosistemas locales para obtener alimentos, ha retrasado, en mayor o menor medida, el proceso de sucesión ecológica en ese trozo específico de naturaleza; lo que debe analizarse ante todo desde la óptica que plantea Margalef (1979). Para este autor, «la explotación de los cultivos comporta una simplificación del ecosistema, en comparación con su estado preagrícola”. Ese ecosistema explotado se compone de un número menor de especies y también de un número menor de tipos biológicos (hierbas, malezas, árboles, etc.). La estructura del suelo se simplifica y la diversidad de las poblaciones de los microorganismos y de los animales del suelo disminuye. La circulación de los nutrientes por fuera de los organismos adquiere más importancia. Los ritmos anuales se acentúan, no sólo en las especies cultivadas, sino también en las especies asociadas a los cultivos, como malas hierbas o plagas”. Por ello, la Agroecología contempla el manejo de los recursos naturales desde una perspectiva sistémica; es decir, teniendo en cuenta la totalidad de los recursos humanos y naturales que definen la estructura y la función de los agroecosistemas; y sus interrelaciones, para comprender el papel de los múltiples elementos intervinientes en los procesos artificializadores de la naturaleza por parte de la sociedad para obtener alimentos. Probablemente es esta característica de la Agroecología, su enfoque sistémico, la que cuenta con mayor tradición en Latinoamérica, especialmente en el Cono Sur. Brasil lo incorporó enseguida a su sistema estadual de investigación agronómica, EMBRAPA. Y Argentina introdujo, en su organismo de investiga-

18

Manual de Olivicultura Ecológica

ción agropecuaria oficial -el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)-, algunos elementos del mismo desde sus inicios, como prueban los trabajos de Viglizzo (1984, 1989, 1997 y 1999). En Chile es de destacar la obra pionera de Juan Gastó (1979 y 1993). La conceptualización de procesos técnico agronómicos y socioeconómicos a nivel predial que ha desarrollado el Farming Systems Research como un aporte sustantivo a la Agroecología; carece, en general, “de compromiso social y político de la interacción investigador-campesino por lo que este enfoque hace que la Agroecología lo critique con firmeza en no pocas ocasiones” (Sevilla Guzmán y Woodgate, 1997). En definitiva, la artificialización de los ecosistemas para obtener alimentos supone la reducción de su madurez y la simplificación de su estructura, proceso este que debe ser analizado en sus características “macroscópicas” para alcanzar un diagnóstico correcto del «estado actual» de cada agroecosistema. En este sentido, el diagnóstico no puede llevarse a cabo sin recurrir al pasado, al proceso histórico del que el agroecosistema es resultado (Toledo, 1985). Por ello, la estrategia agroecológica es también social ya que la percepción y la interpretación que los seres humanos (ya sea en lenguajes populares o científicos) han hecho de su relación con el medio resultan esenciales para la elaboración de una estrategia agroecológica. Aunque este texto pretende mostrar las aportaciones básicas a la Agroecología de las Ciencias Sociales, hemos querido extendernos en los aspectos ecológicos de esta dimensión por la relevancia que en la actualidad esta tomando el concepto de “Metabolismo Social” (Fischer-Kowalski; en Redclift y Woodgate, 2002) para medir en términos de intercambio de flujos de materiales y energías determinados aspectos de la sustentabilidad de los sistemas sociales (Fischer-Kowalski y Haberl, 1997) e incorporarlo a las contabilidades nacionales tratando de generar una metodología de contabilidad verde (Schandl y Weisz, 2002).

Dimensión socioeconómica y cultural
Pero el objetivo de la Agroecología no termina en la consecución del manejo de los recursos naturales que evite su degradación; pretende también evitar la degradación de la sociedad. Y ello mediante la elaboración participativa de métodos de desarrollo local. En este sentido, la obtención de un nivel de vida más alto para las poblaciones implicadas es un logro ineludible para la Agroecología. Es éste, precisamente, el nivel socioeconómico el que se encarga de ampliar el ámbito de la Agroecología de la producción (dimensión ecológica y técnico agronómica), a la circulación y el consumo. Para desarrollar su dimensión socioeconómica, la Agroecología debe incorporar la perspectiva histórica y el conocimiento local; es decir, lo endógeno

Las dimensiones de la Agroecología

19

específicamente generado a lo largo del proceso histórico que nos lleva a repensar los estilos de desarrollo rural, desde una perspectiva de sustentabilidad. El concepto de desarrollo rural que aquí estamos proponiendo, amparado en los principios de la Agroecología, se basa en el descubrimiento, en la sistematización, análisis y potenciación de los elementos de resistencia locales frente al proceso de modernización, para, a través de ellos, diseñar, de forma participativa, estrategias de desarrollo definidas a partir de la propia identidad local del etnoagroecosistema concreto en que se inserten. La Agroecología, que propone el diseño de métodos de desarrollo endógeno para el manejo ecológico de los recursos naturales, necesita utilizar, en la mayor medida posible, de los elementos de resistencia específicos de cada identidad local. En nuestra opinión, la manera más eficaz para realizar esta tarea consiste en potenciar las formas de acción social colectiva, dado que éstas poseen un potencial endógeno transformador. Por lo tanto, no se trata de llevar soluciones rápidas para la comunidad, sino de detectar aquellas que existen localmente y “acompañar” y animar los procesos de transformación existentes, en una dinámica participativa. Es así, que la herramienta central de nuestro análisis es la agricultura participativa, a través de la cual pretendemos el desarrollo de tecnologías agrícolas. Se trata de crear y avalar tecnologías autóctonas, articuladas con tecnologías externas que, mediante el ensayo y la adaptación, puedan ser incorporadas al acervo cultural de los saberes y del sistema de valores propio de cada comunidad. En este sentido, Calatrava (1995) propone un modelo de desarrollo rural al que le atribuye las características de: integral, endógeno y sostenible. Este autor otorga a dicho modelo un carácter agrícola/agrario y una naturaleza ecológica; considerando que no existe desarrollo rural si este no está basado en la agricultura y su articulación con el sistema sociocultural local como soporte para el mantenimiento de los recursos naturales. En base a este trabajo, y realizando las modificaciones oportunas para adaptarlo a nuestro enfoque agroecológico, entendemos que es posible establecer la elaboración de un plan de desarrollo sustentable para una zona rural. Veamos entonces las características que deben ser tenidas en cuenta en este proceso: a) Integralidad: el elemento inicial para el establecimiento de los esquemas de desarrollo, debe buscarse en el establecimiento de actividades económicas y socioculturales que abarquen la mayor parte de los sectores económicos necesarios para permitir el acceso a los medios de vida de la población, incrementando el bienestar de la comunidad. b) Armonía y equilibrio: los esquemas de desarrollo generados desde la base material de los recursos naturales de los agroecosistemas deben de realizarse buscando “la existencia de una armonía entre crecimiento económico y mantenimiento de la calidad del medioambiente.

20

Manual de Olivicultura Ecológica

c) Autonomía de gestión y control: han de ser los propios habitantes de la zona quienes, en líneas generales gesten, gestionen y controlen los elementos clave del proceso. Ello no quiere decir que nuestra propuesta tenga un carácter “autárquico”: la intervención pública debe existir, en un cierto grado dentro del proceso. d) Minimización de las externalidades negativas en las actividades productivas: en la propuesta de desarrollo rural que hace la Agroecología juega un papel fundamental el establecimiento de redes locales de intercambio de inputs, como elementos de resistencia y enfrentamiento al control externo ejercido por las empresas comerciales. La generación de mercados alternativos de insumos y productos tienen un papel clave como estrategia de resistencia. e) Mantenimiento y potenciación de los circuitos cortos: esta característica aparece como una estrategia para mantener y potenciar, en la medida de lo posible, los mercados locales en busca de mercados regionales más amplios pretendiendo minimizar la dependencia del exterior de las comunidades y de las redes convencionales de comercialización. f) Utilización del conocimiento local vinculado a los sistemas tradicionales del manejo de los recursos naturales: es esta una característica central en el enfoque agroecológico, ya que las “respuestas” a la agresión modernizadora surgen, en general, de esta base epistemológica; o dicho en otras palabras, la coevolución local posee la lógica de funcionamiento del agroecosistema en aquellas zonas en las que el manejo tradicional histórico ha mostrado su sustentabilidad. Todas estas características de un nuevo estilo de desarrollo, hasta aquí consideradas, necesitan ser entendidas a partir del concepto de “endógeno” que pasamos a considerar. Aún cuando etimológicamente endógeno signifique “nacido desde dentro”, su significado dista mucho de tener un carácter estático: el cambio social no sólo es ubicuo, sino que, además, se produce con gran intensidad y vigor en los sistemas tradicionales de manejo de los recursos naturales. “Lo endógeno”, no puede visualizarse como algo estático que rechace lo externo; por el contrario, lo endógeno “digiere” lo de fuera mediante la adaptación a su lógica etnoecológica de funcionamiento, o dicho con otras palabras, lo externo pasa a incorporarse a lo endógeno cuando tal asimilación respeta la identidad local y, como parte de ella, su autodefinición de calidad de vida. Sólo cuando lo externo no agrede a las identidades locales, se produce tal forma de asimilación. Los mecanismos de asimilación de lo externo por parte de la localidad tienen lugar a través de actores locales, quienes incorporan a sus “estilos de manejo de los recursos naturales” aquellos elementos externos que no resultan agresivos o antitéticos a su lógica de funcionamiento. En definitiva,

Las dimensiones de la Agroecología

21

lo más relevante de las respuestas socioculturales y ecológicas generadas desde lo local lo constituyen los mecanismos de reproducción y las relaciones sociales que de ellas surgen. Es en los procesos de trabajo, y en las instituciones sociales generadas en torno a ellos, donde aparece la auténtica dimensión de lo endógeno. Para finalizar, podemos afirmar que el enfoque agroecológico pretende activar ese potencial endógeno, generando procesos que den lugar a nuevas respuestas y/o hagan surgir las viejas (si estas son sustentables). El mecanismo de trabajo a través del cual se obtiene dicha activación lo constituye el fortalecimiento de los marcos de acción de las fuerzas sociales internas a la localidad. Es así como se lleva a cabo la apropiación por parte de los actores locales de aquellos elementos de su entorno -tanto genuinamente locales como genéricamente exteriores- que les permiten establecer “nuevos cursos de acción”.

La dimensión sociopolítica
Como ya hemos señalado, la Agroecología parte de aceptar la necesidad de introducir junto al conocimiento científico, otras formas de conocimiento para encarar la crisis ecológica y social que atraviesa el mundo actual. Desarrolla, por consiguiente, una crítica al pensamiento científico para, desde él, generar un enfoque pluriepistemológico que acepte la biodiversidad sociocultural. Por lo tanto, el objetivo de incrementar el nivel de vida de la población, que define esta dimensión, debe ser entendido, desde esta óptica. El conocimiento acumulado sobre los agroecosistemas en el pasado puede aportar soluciones específicas de cada lugar; más aún si han sido distintas las etnicidades (con cosmovisiones diferenciadas) que han interactuado con él en cada momento histórico. El hecho de que un determinado grupo hegemonice socioculturalmente la actualidad, no quiere decir que no existan formas de conocimiento de los grupos históricamente subordinados susceptibles de ser recuperadas para su incorporación al diseño de estrategias agroecológicas; por lo tanto la artificialización de los agroecosistemas, buscando una interacción global respecto a la satisfacción por parte del hombre de todas sus necesidades enfatizando sus aspectos culturales, ha llevado al establecimiento del concepto de etnoecosistema1 . Es éste, en realidad, un nuevo sistema complejo agro-socio-económicoecológico, con límites inevitablemente proyectados en varias dimensiones; es

1

Esta propuesta que goza de un amplio consenso entre la Agroecología se debe a los trabajos aparecidos en la revista que dirige Víctor Manuel Toledo, desde 1992, Etnoecológica.

22

Manual de Olivicultura Ecológica

decir, los procesos ecológicos básicos de flujo de energía y ciclo de nutrientes, ahora están regulados por procesos asociados a la actividad agropecuaria. Por ello, el conocimiento del manejo de los recursos naturales sólo es posible mediante el conocimiento de la historia de los etnoecosistemas y sus procesos de configuración; de igual forma que de la aplicación de la ciencia en forma de tecnología y su impacto sobre la naturaleza (Sevilla Guzmán y González de Molina, 1993). En definitiva, no puede separarse como hace la Ciencia, para su análisis, la relación naturaleza-sociedad. En este sentido, el enfoque agroecológico aparece como respuesta a la lógica del neoliberalismo y la globalización económica, así como a los cánones de la ciencia convencional, cuya crisis epistemológica está dando lugar a una nueva epistemología, participativa y de carácter político. Esta dimensión de la Agroecología se mueve en lo que Garrido Peña (1993: 8) define como transpolítica, en el sentido de “reinterpretar la cuestión del poder”, insertándola en un modelo ecológico, de lo que se desprende que el ámbito real del poder es lo social como organismo vivo, como ecosistema. Es el enfrentamiento entre un modelo de sistema artificial, cerrado, estático y mecanicista (el Estado); y un modelo de ecosistema dinámico y plural (la sociedad). Igualmente la dinámica sociopolítica de la Agroecología, se mueve en formas de relación, con la naturaleza y con la sociedad, de lo que Joan Martínez Alier define como la “ecología popular”, como defensa de sus etnoagroecosistemas a través de distintas formas de conflictividad campesina ante los distintos tipos de agresión de la “modernidad” (Guha, and Martínez Alier, 1997). Se trata de intervenir, desde muy distintas instancias en la distribución actual de poder para tratar de modificarla. En efecto, desde la dimensión productiva es posible establecer mecanismos participativos de análisis de la realidad que permitan entender el funcionamiento de los procesos económicos por los que se extrae el excedente generando de esta forma, la referida acumulación del poder. Este tipo de análisis permitirá establecer propuestas alternativas que desde el desarrollo de tecnologías en finca hasta el diseño participativo de métodos de desarrollo local, permitirán ir introduciendo elementos de transformación en dicha estructura de poder. En este proceso juega un papel central el establecimiento de redes entre las unidades productivas para generar sistemas de intercambio de las distintas formas de conocimiento tecnológico en ellas producidas. De igual forma, estas redes han de extenderse hasta los procesos de circulación estableciendo así, mercados alternativos en los que aparezca un comercio justo y solidario como consecuencia de las alianzas establecidas entre productores y consumidores. El objetivo de una sustentabilidad ecológica, primero; y de acceso a los medios de vida, después, aparecería incompleta si no se incorporara esta dimensión sociopolítica generada en tales estructuras socioeconómicas que per-

Las dimensiones de la Agroecología

23

miten el incremento del nivel de vida; es decir, la generación de procesos de desarrollo local. “La dimensión política de la sustentabilidad tiene que ver con los procesos participativos y democráticos que se desarrollan en el contexto de la producción agrícola y del desarrollo rural, así como con las redes de organización social y de representación de los diversos segmentos de la población rural. En ese contexto, el desarrollo rural sustentable debe ser concebido a partir de las concepciones culturales y políticas propias de los grupos sociales considerando sus relaciones de diálogo y de integración con la sociedad mayor a través de su representación en espacios comunitarios o en consejos políticos y profesionales en una lógica que considere aquellas dimensiones de primer nivel como integradoras de las formas de explotación y manejo sustentable de los agroecosistemas” (Caporal y Costabeber, 2002: 79). La naturaleza del sistema de dominación política en que se encuentren las experiencias productivas que se articulan con la sociedad civil para generar estas redes de solidaridad tiene mucho que ver con el curso seguido por las estrategias agroecológicas en su búsqueda de incidir en las políticas agrarias. En general puede decirse que, en la situación mundial actual, los cursos de acción agroecológica necesitan romper los marcos de legalidad para desarrollar sus objetivos; es decir que las redes productivas generadas lleguen a culminar en formas de acción social colectiva pretendiendo adquirir la naturaleza de movimientos sociales. Sin embargo estos “movimientos sociales asociados al desarrollo del nuevo paradigma agroecológico y a prácticas productivas en el medio rural no son sino parte de un movimiento más amplio y complejo orientado en la defensa de las transformaciones del Estado y del orden económico dominante. El movimiento para un desarrollo sustentable es parte de nuevas luchas por la democracia directa y participativa y por la autonomía de los pueblos indígenas y campesinos, abriendo perspectivas para un nuevo orden económico y política mundial” (Leff, 2002: 47). La génesis de esta sustentabilidad social se ubica en la articulación de una amplia diversidad de formas de acción social colectiva que emergen como estrategias de resistencia al paradigma de la Modernización, que varían desde los nuevos movimientos sociales de carácter ciudadano (ecologistas, pacifistas, feministas y de consumidores), a los movimientos sociales históricos (jornaleros, campesinos e indígenas)2 . En muchos casos sus formas de acción social colectiva tienen un carácter enmascarado en acciones de su vida cotidiana; constituyendo espacios vacíos de la lógica de la “modernidad” como los que persigue la Agroecología, como acabamos de ver.

2

Muchas veces las formas de acción social colectiva de ambos tipos de movimientos sociales se confunden. Cf. el concepto de ecologismo popular en Joan Martínez Alier (1998), que consideramos anteriormente.

24

Manual de Olivicultura Ecológica

Los espacios sociales de la disidencia a la modernización se encuentran en lo que Víctor Manuel Toledo percibe como los “dos ámbitos sociales que parecen hoy día mantenerse como verdaderos focos de resistencia civilizatoria”. El primero, al que califica como “postmoderno”, está integrado por “la gama policroma de movimientos sociales y contraculturales”. El segundo ámbito social, cuya acción social colectiva caracteriza Víctor Manuel Toledo como de resistencia civilizatoria, es ubicado por éste en ciertas “islas o espacios de premodernidad o preindustrialidad” y se encuentran por lo común “en aquellos enclaves del planeta donde la civilización occidental no pudo o no ha podido aún imponer y extender sus valores, prácticas, empresas y acciones de modernidad. Se trata de enclaves predominantemente, aunque no exclusivamente, rurales, de países como India, China, Egipto, Indonesia, Perú o México, en donde la presencia de diversos pueblos indígenas (campesinos, pescadores, pastores y de artesanos) confirman la presencia de modelos civilizatorios distintos de los que se originaron en Europa. Estos no constituyen arcaísmos inmaculados, sino síntesis contemporáneas o formas de resistencia de los diversos encuentros que han tenido lugar en los últimos siglos entre la fuerza expansiva de occidente y las fuerzas todavía vigentes de los “pueblos sin historia” (Toledo, 2000: 53). Como señala Enrique Leff (1996) “esta resistencia se articula en la construcción de un paradigma alternativo de sustentabilidad, en el cual, los recursos naturales aparecen como potenciales capaces de reconstruir el proceso económico dentro de una nueva racionalidad productiva, en donde se plantea un proyecto social fundado en la diversidad cultural, la democracia y la productividad de la naturaleza”.

Bibliografía
Altieri, M.A. 1987. Agroecología. Bases Científicas de la Agricultura Alternativa. CETAL. Valparaíso. Calatrava, J. 1995. Actividad agraria y sustentabilidad en el desarrollo rural. El papel de la investigación-extensión con enfoque sistémico. En Ramos Leal, E y Cruz Villalon, J. (eds). Hacia un nuevo sistema rural. Madrid: MAPA. Caporal, F.R. y Costabeber, J.A. 2002. Análise Multidimensional da Sustentabilidade. Una proposta metodológica a aprtir da Agroecologia. En Agroecologia e Desenvolvimento Rural Sustentáve. Vol. 3 nº3. EMATER. Porto Alegre/RS. Brasil. Fischer-Kowalski, M. y Haberl, H. 1997. Tons, Joules and Money: Modes of Production and Their Sustainability Problems. En Society and Natural Resources, 10, pp. 61-85.

Las dimensiones de la Agroecología

25

Gastó, J. 1979. Ecología: el hombre y la transformación de la naturaleza. Universitaria. Santiago de Chile. Gastó, J., Cosío, F. y Panario. 1993. Clasificación de ecoregiones y determinación de sitio y condición. REPAAN. Santiago de Chile. Garrido Peña, F. 1993. Introducción a la Ecología Política. Editorial Comares. Granada. Gliessman, S.R. 1990a. Agroecology. Researching the Ecological Basis for Sustainable Agriculture. Springer-Verlag. London. Gliessman, S.R. 1990b. Understanding the basis of Sustainability for Agriculture in the Tropics: experiences in Latin America. En Clive A. Edwards et J. (eds.) Sustainable Agricultural Systems. Soil and Water Conservation Society. Ankey, Iowa. Gliessman, S.R. 2002. Agroecología. Procesos ecológicos en agricultura sostenible. Turrialba. Costa Rica. Guha, R. and Martínez Alier, J. 1997. Varieties of Environmentalism. Essays North and South. Earthscan Publications LTD. London. Guzmán Casado, G., González de Molina, M. y Sevilla Guzmán, E. 2000. Introducción a la Agroecología como desarrollo rural sostenible. MundiPrensa. Madrid. Leff, E. 2002. Agroecología e saber ambiental. En Agroecología e Desenvolvimento Rural Sustentable. Vol.3, nº 1. EMATER. Porto Alegre. Brasil. Margalef, R. 1979. Perspectivas de la teoría ecológica. Blume. Barcelona. Martínez Alier, J. 1998. La economía ecológica como ecología humana. Fundación César Manrique. Madrid. Norgaard, R.B. 1985. Bases científicas de la Agroecología. En Altieri, 1987, citado de la edición provisional de 1985. Norgaard, R.B. y Sikor, T. 1999. Metodología y práctica de la Agroecología. En (M.A. Altieri eds.) Agroecología. Bases científicas para una agricultura sustentable. Nordan-Comunidad. Montevideo. Odum, E.P. 1971. Ecología. Ed. Interamericana. Redclift, M. and Woodgate, G. 2002. Sociología del Medio Ambiente. Madrid: McGrawHill. Schandl, H. y Weisz, H. 2002. Economy-Wide Material Flow Accounting. En Schandl, H., Grünbühel, C.M., Haberl, H., Weisz, H., Handbook of Physical Accounting. Measuring bio-physical dimensions of socio-economic activities. Federal Ministry of Agriculture and Forestry, Environment and Water Management. Austria, pp. 8-29. Sevilla Guzmán, E. y González de Molina, M. (eds), 1993. Ecología, Campesinado e Historia. La Piqueta. Madrid. Sevilla Guzmán, E. y Woodgate, G. 1997. From Farming Systems Research to

26

Manual de Olivicultura Ecológica

Agroecology (III European Congress for Farming Systems Research, Granada). Publicado en las Actas del Congreso: Junta de Andalucía, Technical and Social Systems Approaches for Sustainable Rural Development. (Sevilla: Junta de Andalucía, 1998). Toledo, V.M. 1985. Ecología y Autosuficiencia Alimentaria. Ciudad de México. Siglo XXI. Toledo, V.M. 2000. La Paz en Chiapas. Ediciones Quinto Sol. México. Viglizzo, E.F. 1984. Limitaciones agroecológicas al desarrollo de sistemas de producción. En Revista Argentina de Producción Animal. Vol. 4. Nº 10: 1049-1079. Viglizzo, E.F. 1989. La interacción sistema-ambiente en condiciones extensivas de producción. En Revista Argentina de Producción Animal. Vol. 9. Nº 4: 279-299. Viglizzo, E.F. 1997. El componente ambiental en la intensificación ganadera. En Revista Argentina de producción Animal. Vol. 17. Nº 3: 271-292. Viglizzo, E.F. 1999. Sustentabilidad ecológica y económica de la ganadería. En Revista Argentina de Producción Animal. Vol. 19. Nº 1: 1-13.

27

CAPÍTULO II EL MANEJO DEL SUELO EN EL OLIVAR ECOLÓGICO
Gloria I. Guzmán Casado y Antonio M. Alonso Mielgo*

*

Doctores Ingenieros Agrónomos. Centro de Investigación y Formación de Agricultura Ecológica y Desarrollo Rural. Camino de El Jau, s/n. Apdo. 113. 18320 Santa Fe (Granada). Telf. 958 51 31 95. Fax: 958 51 31 96. Correo-e: gloranto@tiscali.es

28

Manual de Olivicultura Ecológica

El manejo del suelo en el olivar ecológico

29

El buen manejo del suelo en el olivar ecológico es el pilar sobre el que se asienta el éxito del olivarero a corto, medio y largo plazo. Obtener y mantener un suelo con alta fertilidad natural, sano, capaz de nutrir adecuadamente al cultivo, y todo ello de forma económica es la clave de la olivicultura ecológica, y debe centrar los esfuerzos del olivarero que inicia la transición hacia este estilo de producción. Para ello debe conocer los procesos de degradación del suelo más comunes en los olivares andaluces, que son la erosión hídrica, la degradación física y la degradación biológica, y tomar medidas para evitarlos. Vamos a analizarlos detenidamente.

Erosión hídrica
La erosión hídrica o pérdida del suelo provocada por la lluvia es un fenómeno natural y forma parte de la dinámica de la superficie de la corteza terrestre. Así, Young (1972) estimó pérdidas de suelo de 0,045 a 0,45 t/ha y año como medias típicas de erosión geológica en condiciones naturales. Sin embargo, la intervención humana, en este caso la agricultura, es capaz de estimular enormemente este proceso, poniendo en peligro la continuidad de la actividad agraria. Así, en el olivar español la erosión alcanza valores medios de 80 toneladas de tierra por hectárea que se pierden anualmente (López Cuervo, 1990), debido a la situación en ladera de buena parte de los olivares y al mal manejo que reciben estos suelos, que se mantienen desnudos durante la mayor parte del año y sometidos a intenso laboreo.

30

Manual de Olivicultura Ecológica

Figura 2.1. Comparación de la pérdida de suelo media en dos agroecosistemas en clima mediterráneo (López Cuervo, 1990) con el valor máximo de erosión geológica estimado por Young (1972).

Muestra de ello es la figura 2.1 que representa la diferencia (en milímetros de suelo perdidos en 1000 años considerando una densidad aparente de 1,3 t/ m3) entre el valor máximo de erosión geológica dada por Young (1972) y los valores medios de erosión en dos agroecosistemas típicos del secano español, el olivar y el viñedo, por un lado, y los cultivos anuales de secano por otro (López Cuervo, 1990). Esta figura nos permite hacernos una idea de la gravedad del impacto de la erosión sobre los suelos de olivar ya que supone una pérdida media de 6 metros de suelo en 1000 años, o lo que es igual, de 30 cm. en 50 años, que viene a ser la vida laboral de muchos olivareros. Hemos de tomar conciencia de que a este ritmo de pérdida de suelo muchos olivares andaluces no van a poder ser disfrutados por las generaciones venideras. Dado que en la capa superficial del suelo se encuentran buena parte de los nutrientes y la materia orgánica, su destrucción implica aumentar continuamente la aplicación de fertilizantes para evitar la caída drástica de rendimientos. La velocidad tolerable de erosión, para que ésta no sea perjudicial, está relacionada con el proceso de formación de suelo o edafogénesis, el cual se inicia con la descomposición del material originario o roca madre bajo la acción de diversos factores climáticos y bióticos, a la vez que se produce la formación de humus a partir de restos de seres vivos. Es la velocidad de este proceso, cuyo resultado es un material satisfactorio para el adecuado crecimiento de las raíces de las plantas, la que nos determinaría la velocidad tolerable de erosión para una agricultura sustentable (Laflen et al., 1990). En las condiciones de semiaridez que caracterizan el ámbito mediterráneo, la edafogénesis es lenta. Así, si el medio natural se modifica por una acción antrópica inadecuada, las características macromorfológicas, las propiedades e incluso la tipología de muchos suelos

El manejo del suelo en el olivar ecológico

31

varían acusadamente, necesitando con posterioridad mucho tiempo para volver a las condiciones primitivas, debido a su escasa capacidad de regeneración. Esta es la forma de degradación del suelo que predomina en los climas semiáridos (Fig. 2.2), con lluvias escasas (aunque violentas y torrenciales) y prolongados períodos secos, ya que la pérdida de suelo conlleva una gran dificultad para la supervivencia de la vegetación en estas condiciones, lo que a su vez hace desaparecer un elemento protector de la superficie del suelo; paralelamente, la modificación de la cubierta vegetal repercute en los procesos de edafogénesis, que quedan ralentizados o interrumpidos.

Figura 2.2. El mantenimiento de una cubierta vegetal protectora del suelo es fundamental para evitar la erosión hídrica, sobre todo en áreas con lluvias violentas pero escasas que dificultan la regeneración de la vegetación, una vez iniciado el proceso degradativo del suelo

Con ello se cierra un círculo que conduce a la desertización, es decir, la pérdida de fertilidad (se estima que los nutrientes del suelo perdidos por erosión en las tierras de cultivo de los Estados Unidos equivalen a la mitad del aporte

32

Manual de Olivicultura Ecológica

anual de fertilizantes (Postel, 1989)), degradación de la estructura del suelo y disminución de la capacidad de retención de agua. Desde la perspectiva de la productividad agrícola de las regiones áridas las consecuencias son desastrosas, dado que a los cultivos se les reduce el agua disponible, ya de por sí baja. Además, el problema de la erosión no sólo se traduce en descensos de la productividad agrícola en las zonas cultivadas o aumento de los costes de fertilización, sino que tiene consecuencias sobre el régimen hídrico de los ríos, provocando una disminución de la capacidad de almacenamiento de agua en los embalses, ya que se ven colmatados por los sedimentos arrastrados por las aguas. La enorme extensión territorial del olivar de almazara en Andalucía, que ocupa 1.406.541 ha (CAP, 2004) y los riesgos que presenta nuestra región de sufrir desertificación, nos obligan a tomar serias medidas de control de la erosión hídrica que atañen al conjunto de los olivareros y no sólo a los ecológicos. Los signos de erosión en los olivares situados en ladera pueden ser observados fácilmente después de unas lluvias de cierta intensidad, aún cuando la pendiente sea suave. Las fotografías 1 y 2 nos muestran imágenes de estos daños a diferente altura en la ladera de una misma finca, pudiendo observarse como en última instancia las raíces de los olivos quedan al aire. La Ecuación Universal de la Pérdida de Suelos U.S.L.E. (Wischmeier y Smith, 1965) nos da la clave de cuales son las prácticas de cultivo que aminoran las pérdidas de suelo provocadas por la lluvia. A=0,224×R×K×L×S×C×P Donde A es la pérdida de suelo en Kg/m2, R es el índice de erosividad de la lluvia, o sea la capacidad potencial de la lluvia para provocar la erosión, que es difícilmente modificable y substancialmente mayor en el área mediterránea o tropical que en zonas templadas. K es el factor de erodibilidad del suelo, y refleja la propensión de éste a sufrir la erosión, siendo función de sus propiedades físicas y químicas, principalmente del contenido en materia orgánica, la textura, la permeabilidad y la estructura. El efecto protector frente a la erosión hídrica de la materia orgánica es, en consecuencia, directo e indirecto, por la mejora que establece sobre la estructura y la permeabilidad. Suelos con un mayor contenido en arena muy fina y limo son los que tienen un valor más elevado de erodibilidad, mientras que la presencia de pedregosidad lo disminuye, de ahí que no sea aconsejable retirar las piedras en aquellos campos de cultivo muy expuestos a la erosión. L es el factor de longitud, y relaciona las pérdidas de suelo de un campo dado con aquellas ocurridas en una campo experimental de 22,13 m. S es el factor de pendiente, compara las pérdidas de suelo con aquellas ocurridas en una parcela experimental de 9% de inclinación. C es el factor de cubierta vegetal y relaciona la pérdida de suelo con la de una

El manejo del suelo en el olivar ecológico

33

parcela experimental cultivada en condiciones prefijadas de barbecho desnudo. La mayor erosión se produce en aquellos suelos que carecen de cubierta vegetal. P es el factor de manejo del suelo, relación que compara la pérdida de suelo con la de un campo en el que no se realiza práctica alguna de conservación, o sea, desnudo y arado en el sentido de la pendiente. Salvo el índice de erosividad de la lluvia, los demás son susceptibles de manipulación por la acción humana, a través de las prácticas de conservación de suelos, a las que podemos agrupar de la siguiente forma:

Técnicas de control de la erosión hídrica a. Prácticas que modifican la pendiente o longitud de la ladera en la que el agua corre libremente sin encontrar obstáculos. Estas prácticas reducen la velocidad de los escurrimientos superficiales, favoreciendo la infiltración del agua. Son las siguientes: a.1. Laboreo a nivel. Si se realizan labores éstas deben ser en dirección perpendicular a la línea de máxima pendiente, para frenar la velocidad del agua. a.2. Zanjas o acequias de infiltración. Son pequeños canales construidos a nivel o con muy ligera pendiente que conectan las pozas de los olivos. Sirven para frenar el agua de escorrentía, aumentando el agua disponible para los árboles. Las zanjas deben tener la profundidad suficiente para que no rebose el agua cuando llueve, y los bordes de la misma deben estar protegidos por vegetación para que no se derrumben. a.3. Terrazas. Su efecto contra la erosión es muy alto ya que anulan los escurrimientos superficiales, favoreciendo la infiltración del agua. Sin embargo, su construcción es cara. No obstante, donde ya están hechas deben ser conservadas, pues su desmoronamiento agrava los problemas de erosión. a.4. Control de cárcavas. Las cárcavas son zanjas excavadas por el agua de escorrentía que siguen la máxima pendiente del terreno, constituyendo un cauce natural donde se concentra y corre el agua proveniente de las lluvias. Una vez que estas cárcavas están presentes en el olivar hemos de tomar medidas para evitar que se agraven, e incluso lograr que disminuyan. Para ello podemos dejar crecer la vegetación en la misma, a la vez que proceder a la colocación de barreras (piedra, madera...), a fin de disminuir la velocidad del agua y favorecer la sedimentación de partículas que lleva en suspensión. Las fotografías 3 y 4 nos muestran las imágenes de cárcavas sobre las que ha intervenido para su recuperación dejando crecer la vegetación o instalando barreras bien ancladas de pie-

34

Manual de Olivicultura Ecológica

dra o madera. Estas dos últimas opciones son caras, y habitualmente sólo son afrontadas desde la administración. No obstante, el olivarero puede verter en ellas piedras, restos de poda, etc. para lograr un cierto efecto de control. El olivarero ecológico debe picar los restos de poda con una máquina picadora de alimentación manual (ver epígrafe siguiente) antes de verterlos, para no dar lugar a daños de barrenillo (Phloeotribus scarabaeoides Bern.) en los años siguientes, y por supuesto dejar crecer en las cárcavas la vegetación (fotografía 3). De esta manera, un espacio improductivo y degradado pasa a ser un corredor ecológico, que sirve de refugio a especies silvestres y enemigos naturales de las plagas del olivo, como veremos en el capítulo 4. b. Prácticas que cubren el terreno b.1. Cultivos de cobertura. Consiste en la siembra en las calles del olivar de plantas herbáceas anuales para cubrir durante parte del año el suelo. En nuestras condiciones la siembra se llevaría a cabo a inicios del otoño con las primeras lluvias, siendo incorporado en primavera al suelo, mediante laboreo (preferiblemente vertical, de poca profundidad) o dejado en superficie tras el corte.

Figura 2.3. Erosión en olivar con distinto manejo del suelo. La cubierta vegetal de cebada es muy efectiva en el control de la erosión. Datos obtenidos utilizando un simulador de lluvia en Cabra (Córdoba) (Pastor y Castro, 1995)

El manejo del suelo en el olivar ecológico

35

La disminución de la erosión es muy efectiva mediante el uso de cubiertas (Pastor y Castro, 1995, Francia Martínez et al., 2000) y se produce por intercepción de las gotas de agua de lluvia, aumento de la infiltración de ésta, reducción de la velocidad del agua de escorrentía, y sujeción del suelo con sus raíces, a la vez que disminuyen la erodibilidad de éste por contribuir a la incorporación de materia orgánica al suelo y a la mejora de su estructura (véase Fig. 2.3). Dada la importancia de los cultivos de cobertura en el manejo del olivar ecológico desarrollaremos este tema en un epígrafe posterior. b.2. Uso de cubiertas inertes. Se refiere a cubrir el suelo con piedras, restos vegetales agrícolas, forestales... para protegerlo del impacto de las gotas de lluvia y reducir la velocidad de escorrentía. Generalmente se aprovechan los residuos vegetales originados en la propia explotación, como los provenientes de la poda y desvareto picados previamente. Normalmente se están empleando dos tipos de máquinas picadoras de los residuos de poda del olivar: máquinas trituradoras manuales y de martillos (Ordóñez et al., 2002). Las manuales constan de boca de alimentación, un gran volante de inercia, equipado de cuchillas de corte, y de unos rodillos dentados de alimentación en los que se embocan, sin trocear, las ramas de poda. El conjunto volante y cuchillas giran a una cierta velocidad accionados por la toma de fuerza del tractor. El material picado es distribuido sobre la superficie del suelo por un rastrillo incorporado a la máquina. La potencia necesaria del tractor es de 7080 CV, y se necesitan 2-3 operarios. Por su parte, las máquinas trituradoras de martillos llevan éstos de acero de alta resistencia dispuestos alrededor de un eje horizontal, paralelo al suelo y perpendicular al sentido del avance del tractor. Este eje es accionado por la toma de fuerza del tractor, desplazándose la máquina a lo largo de las calles del olivar, zona en la que previamente se han colocando las ramas formando un cordón del que se autoalimenta la máquina. Los martillos golpean la madera triturándola y desastillándola, produciendo trozos de diferentes tamaños, de forma aleatoria según el diámetro de las ramas. Necesitan tractores de 80-100 CV, y la velocidad es 0,2 m/sg. En suelos pedregosos es interesante dejar las piedras de mediano y pequeño tamaño sobre el terreno, retirándolas sólo de aquellos lugares en que sean especialmente incómodas (ej. debajo de la copa del árbol para facilitar la recogida). Ventaja adicional de la cubierta inerte es disminuir la evaporación de agua desde el suelo, y contribuir a la mayor fertilidad aumentando su contenido en materia orgánica. b.3. Cambios en el uso del terreno. En áreas muy susceptibles a la erosión es a veces conveniente realizar cambios en el uso del suelo. En Estados

36

Manual de Olivicultura Ecológica

Unidos, la incorporación a la agricultura de tierras con alto riesgo en la década de los setenta supuso la pérdida de 6 t de suelo por cada t de grano producida. Paralelamente se implementaron programas para retirar de la producción agrícola el 11% de las tierras del país, hasta convertirlas en bosques o pastizales (Postel, 1989). En Andalucía, algunos grupos de opinión e investigadores han propuesto la conversión en terreno forestal o monte de aquellos olivares de baja productividad por hectárea, situados en zona de montaña. No obstante, la viabilidad de este tipo de programas depende mucho del grado de participación que la población afectada en la definición del problema y sus causas, y en el hallazgo de soluciones; también depende de las alternativas económicas de la población local. c. Prácticas que disminuyen la erodibilidad del suelo. El suelo muestra más resistencia a erosionarse cuando mejoran sus propiedades físicas, y esto ocurre si se aporta materia orgánica al suelo, si se labra menos y de forma vertical, y si se elimina el uso de plaguicidas, fundamentalmente herbicidas, ya que éstos promueven la compactación del suelo. Veámoslo más detenidamente a continuación.

Degradación física
Se refiere a los cambios adversos en las propiedades físicas del suelo, como son porosidad, permeabilidad, densidad aparente y estabilidad estructural. Se produce por la realización de prácticas de manejo inadecuadas, tales como: a. Exceso de laboreo. Da lugar a agregados inestables procedentes de una división puramente mecánica de elementos más gruesos, a la vez que aumenta la velocidad de mineralización de la materia orgánica por el incremento de la aireación y la temperatura, y hace disminuir la población de organismos efectivos para la formación de complejos arcillo-húmicos, principalmente lombrices. Por ello, en agricultura ecológica se tiende a disminuir e incluso eliminar los pases de labor. Si estos se realizan deben ser verticales y de poca profundidad. b. La escasa adición de materia orgánica al suelo. El uso de abonos exclusivamente minerales y la destrucción de los residuos vegetales dan lugar al empeoramiento de las propiedades físicas del suelo, ya que la materia orgánica contribuye al aumento de la estabilidad de los agregados del suelo, la infiltración de agua (aunque no necesariamente su disponibilidad para la planta) y la aireación del suelo, disminuyendo la densidad aparente (MacRae et al., 1985).

El manejo del suelo en el olivar ecológico

37

La adición de materia orgánica es necesaria no sólo para mejorar la calidad del suelo, sino para nutrir a los árboles. En la tabla 2.1 podemos observar algunos efectos beneficiosos que tiene añadir materia orgánica a los suelos. Los aportes de materia orgánica más frecuentes entre los olivareros son: el estiércol, los cultivos de cobertura, el compost comercial, los residuos de poda (ramón y hoja) y los residuos de la extracción del aceite (alpechín, alperujo, orujo). Ordóñez et al. (2002) muestran la mejora de las propiedades físicas y químicas de un suelo de olivar tras seis años de triturar y abandonar en superficie los restos de poda, frente al mantenimiento de suelo desnudo. Los cultivos de cobertura, en general, no aumentan el nivel de materia orgánica del suelo salvo en casos excepcionales. Ello se debe a que el material que se incorpora al suelo es joven, poco lignificado y con un contenido alto de nitrógeno en relación al carbono, sobre todo si se trata de leguminosas. Por ello, es adecuado combinar las cubiertas y el picado de los residuos de poda, ya que éstos tienen justamente las características contrarias, siendo prácticas que se complementan. Tabla 2.1. Efectos de la materia orgánica en los suelos Incrementa la capacidad de intercambio catiónico Regulariza los niveles de disponibilidad de nutrientes y agua Activa la edafogénesis (formación de suelo) Incrementa el poder tampón del suelo Favorece la formación de agregados Mejora la infiltración de agua Contribuye a reducir las pérdidas de agua por evaporación Intensifica la aireación del suelo

c. La utilización de plaguicidas. Por una parte, provocan la drástica disminución de los organismos (microflora, lombrices, etc.) edáficos, que en conjunción con el déficit de materia orgánica da lugar a la desaparición progresiva de los cementos húmicos necesarios para una buena estructura; y, por otra, los herbicidas compactan el suelo al impedir el crecimiento de las raíces de las plantas. El efecto de estos productos en la vida edáfica se tratará más detenidamente en el epígrafe dedicado a la degradación biológica. d. El mantenimiento desnudo del suelo. Ingelmo et al. (1998) comparando las características físicas de un huerto de cítricos con manejo ecológico, usando cubiertas vegetales temporales de mezcla de Vicia sativa y Avena

38

Manual de Olivicultura Ecológica

sativa con el manejo de suelo convencional sin cubierta, llegan a la conclusión de que en los suelos con cubierta eran significativamente mayores la tasa básica de infiltración de agua y la estabilidad de los agregados, siendo significativamente menor la densidad aparente y la estratificación del perfil. Este efecto ha sido documentado en numerosos ensayos (MacRae et al., 1985). e. La compactación del suelo debida al excesivo paso de maquinaria o pisoteo del ganado, provocan la disminución de la permeabilidad y el incremento de la resistencia mecánica del suelo.

Degradación biológica
La degradación biológica consiste en la reducción de la diversidad y actividad de los microorganismos y fauna existente en el suelo, mediante alteraciones continuas del ambiente que les rodea y se produce principalmente por un manejo agrícola inadecuado. La temperatura, la humedad, la atmósfera, la disponibilidad de alimento y las condiciones físicas y químicas son los principales factores que afectan el crecimiento y la actividad de los organismos del suelo. Estos organismos participan de la génesis y mantenimiento de la estructura del suelo, el reciclaje de nutrientes y el control de plagas y enfermedades; por ello, son cada vez más utilizados como indicadores de la fertilidad de los suelos (Younie and Armstrong, 1996; Mäder et al., 1996). Sin embargo, numerosas prácticas agrícolas inciden negativamente sobre los mismos. La temperatura, la humedad y la atmósfera del suelo se ven alteradas principalmente por el laboreo. La pérdida de estratificación de los primeros 25-30 cm provoca una disminución en la diversidad de especies, favoreciendo organismos de ciclo de vida corto, rápida dispersión y pequeño tamaño (Hendrix et al., 1986). Las lombrices, que tan importante papel juegan en el mejoramiento de las condiciones físicas del suelo, se ven particularmente desfavorecidas por el laboreo excesivo (Scullion et al., 1988). La incorporación al suelo de productos químicos tiene también efectos negativos. En el olivar son los herbicidas los que más impacto negativo pueden tener, ya que éstos suprimen la actividad de algunos microorganismos, particularmente bacterias responsables de la oxidación del amonio y la fijación de nitrógeno (Bollen, 1961); aunque su mayor efecto es indirecto, debido a la pérdida de cobertura y de materia orgánica incorporable que ocasionan (Edwards and Thompson, 1973). Diversos estudios realizados en fincas ecológicas (Doran et al., 1987; Mäder et al., 1996; Younie and Armstrong, 1996) muestran que la mayor biomasa y actividad de microorganismos y fauna existente en los suelos de estas fincas

El manejo del suelo en el olivar ecológico

39

está asociada a la disponibilidad de reservas de nitrógeno mineralizable, la mejora de las condiciones físicas del suelo y la mayor capacidad de retención de agua, debida principalmente a la incorporación reiterada de materia orgánica y al uso de leguminosas y abonos verdes. Un suelo degradado desde el punto de vista biológico es incapaz de realizar un reciclaje efectivo de nutrientes, ya que éste depende del buen funcionamiento de las cadenas tróficas del suelo, del buen hacer de macro y microorganismos. Por ello, hemos de ser conscientes de que la actividad biológica edáfica eficiente es fundamental para que el olivar esté bien nutrido, estando nuestras prácticas de manejo del olivar dirigidas a potenciar la actividad de estos organismos. Los organismos del suelo están implicados en los siguientes procesos: a. Liberación lenta de nutrientes a partir de la materia orgánica aportada al suelo y la formación de humus, quedando disponibles para las plantas. b. Fijación de nitrógeno libre o simbiótica. La fijación simbiótica de nitrógeno atmosférico es fundamental en Agricultura Ecológica y es la llevada a cabo por las bacterias de Rhizobium en simbiosis con las leguminosas. En el apartado sobre el manejo de las cubiertas vegetales profundizaremos en este aspecto. La fijación libre es la realizada por bacterias de vida libre en el suelo, tales como Azotobacter sspp., que puede alcanzar a fijar 10-12 kg/ha y año en los suelos cultivados del área mediterránea (Urbano Terrón, 1992). Algunos olivareros ecológicos están inyectando Azotobacter en sus suelos para incrementar la fijación libre, pero el efecto real de esta práctica está por valorar. c. Solubilización de nutrientes que se encuentran no disponibles para las plantas. Numerosos microorganismos son capaces de solubilizar compuestos inorgánicos insolubles de fósforo a través de la producción que realizan de ácidos orgánicos, liberándolo en cantidades superiores a sus propias demandas nutricionales, por lo que queda a disposición de las plantas (Alexander, 1980). Es de destacar el papel de las micorrizas en el incremento de la asimilación de fósforo por las plantas. d. Aumento de la capacidad de intercambio catiónico a través de la formación de humus y, por tanto, de la fertilidad del suelo. Por otra parte, la mayor biomasa y actividad biológica en suelos con manejo ecológico es responsable de la menor incidencia de enfermedades y plagas de suelo. Así, se ha detectado una importante capacidad supresiva de enfermedades producidas por hongos de suelo (Pythium spp., Fusarium sspp., Rhizoctonia solani, Phytophthora cinnamomi, etc.) en suelos de fincas donde se realiza agricultura ecológica (Lumsden et al., 1990; Sivapalan et al., 1993). Además,

40

Manual de Olivicultura Ecológica

en fincas ecológicas y de bajos inputs hay una mayor abundancia y actividad de los artrópodos de suelo depredadores de plagas (carábidos, estafilínidos, arañas...) debido a la mayor cobertura vegetal y la menor perturbación del suelo (Fan et al., 1993; Kromp, 1989, Guzmán Casado, 2001) lo que conlleva un control más efectivo de ciertas poblaciones de plagas. En definitiva, para mejorar el suelo de nuestros olivares ecológicos hay que tomar medidas dirigidas a superar estos tres procesos de degradación, teniendo en cuenta que además deben mejorar la disponibilidad de agua para la planta. La tabla 2.2 recoge el efecto de las distintas prácticas mencionadas sobre ello. Tabla 2.2. Efecto de diferentes prácticas de conservación de suelos
PRÁCTICA Control de erosión Mejora física ** *** ** *** Mejora biológica Disponibilidad de agua ** *** ** *** * ** *** * * ** **

Laboreo a nivel Disminución del laboreo/ /Laboreo vertical Zanjas de infiltración Terrazas Control de cárcavas Coberturas vegetales Coberturas inertes Añadir materia orgánica

** ** ** *** *** *** *** **

Efectos: (-) Sin efecto directo, (*) positivo ligero, (**) positivo medio, (***) muy positivo

Los cultivos de cobertura en el olivar
Los cultivos de cobertura como fertilizante Los cultivos de cobertura se siembran en el otoño entre las calles del olivar y se incorporan en primavera, lo que coincide aproximadamente con el momento de floración de las especies sembradas. Dado que el cultivo de cobertura no se retira de la parcela, sino que queda en ésta, se constituye en un abono verde para el olivo. La función fundamental de los abonos verdes es complementar la nutrición del cultivo principal, bien a través de la fijación de nitrógeno atmosférico, o por su eficacia en hacer disponibles nutrientes para los cultivos que de otra manera serían inaccesibles o se perderían. a) Fertilización nitrogenada El empleo de especies leguminosas (vezas, alfalfa, habas, etc.) como abono verde tiene el objetivo principal de aportar nitrógeno extra a nuestro suelo, y a los cultivos, ya que estas plantas son capaces de fijar este nutriente desde

El manejo del suelo en el olivar ecológico

41

el aire, debido a su asociación simbiótica con unas bacterias denominadas rizobios (Rhizobium sspp). Estas bacterias forman habitualmente unos nódulos (bultitos) en la raíz de la leguminosa, y es donde se lleva a cabo la fijación de nitrógeno (N2). Estos nódulos pueden tener diferente forma según la planta. Así, los hay de forma esférica (soja, judía), elipsoide (trébol), digitada (haba, garbanzo) o que envuelven a la raíz (altramuz), etc. El tamaño también varía. En general, cuando tienen mayor tamaño se encuentran en menor cantidad (Orive y Temprano, 1983). Dado que estos nódulos son la “fábrica”, sin cuya presencia no se produce fijación de N2, es necesario que el agricultor extraiga de vez en cuando las raíces de varias plantas para observar si están presentes. También hemos de observar el color del interior de los nódulos, que debe ser rojo o rosita cuando están realizando la fijación de forma efectiva. La ausencia de nódulos puede deberse a que la cepa de la bacteria que infecta la leguminosa no esté presente en nuestro suelo. En este caso, habrá que introducirla, empleando semillas inoculadas (Orive y Temprano, 1983). También puede verse afectada la formación de nódulos por la presencia de otros microorganismos en el suelo (hongos, actinomicetos, virus) que dañen a los rizobios. Este problema habitualmente desaparece durante la etapa de conversión a Agricultura Ecológica, pues el abandono de los plaguicidas y el empleo de abonos orgánicos afecta muy positivamente a la salud del suelo. La presencia de nitrógeno mineral en el suelo, principalmente nitratos, perjudica a la formación de nódulos y a la fijación de N2 del aire, causando un rápido envejecimiento de los nódulos ya formados. En Agricultura Ecológica este problema no es usual, ya que se emplean abonos orgánicos (estiércol, compost, etc.) que sufren una mineralización gradual, no dando lugar a gran concentración de nitrógeno mineral en el suelo. La fijación también se ve disminuida por la presencia de encharcamientos, ya que requiere la presencia de oxígeno. Un cultivo de leguminosa empleado como abono verde puede aportar todos o parte de los requerimientos de N2 del cultivo si la biomasa de la leguminosa es importante, y la fijación ha sido efectiva. Se consideran especies fuertemente fijadoras a las alfalfas, tréboles, altramuces, etc., cuya capacidad suele superar los 200 Kg de N/ha y año; medianamente fijadoras a habas, a distintas vezas (Vicias sspp.) etc., que fijan entren 100-200 Kg de N/ha y año; y poco fijadoras a garbanzos, lentejas, guisantes, almortas, yeros, etc., con menos de 100 Kg de N/ha y año (Urbano Terrón, 1992). La biomasa producida por la leguminosa depende de la especie empleada, la fertilidad del suelo, las condiciones climáticas que ha sufrido durante su

42

Manual de Olivicultura Ecológica

crecimiento, y el momento elegido para su corte e incorporación al suelo. Lo mejor es permitir su crecimiento hasta llegar plena floración, donde es elevada la biomasa producida; y todavía no ha habido un desplazamiento de nutrientes hacia las semillas, por lo que éstos se encuentran en la parte vegetativa. Sin embargo, en años secos y condiciones de secano la fecha de corte debe decidirla el inicio de la competencia por el agua como exponemos después. Por otro lado, tanto las leguminosas, como otras especies (avena, centeno, rábano, colza, etc.) empleadas como abono verde son capaces de absorber el nitrógeno mineral presente en el suelo, evitando que se pierda y poniéndolo a disposición de los olivos. En definitiva, el empleo del abono verde supone un ahorro económico importante para el agricultor, que debe incorporar a su finca menos fertilizante orgánico (compost, estiércol, etc) para mantener su producción. Dado que, en ocasiones, es difícil encontrar a buen precio abonos orgánicos, y que el esparcido de estos suele ser caro, esta fuente barata y autónoma de nitrógeno debe ser considerada por los olivareros ecológicos. b) Otros nutrientes Los abonos verdes, aunque sean leguminosas, no enriquecen el suelo con fósforo (P), potasio (K) u otros nutrientes, pero sí evitan que se pierdan. Esto ocurre a través de tres vías principalmente: b.1. Bombean los nutrientes desde capas profundas hasta la superficie. Esto ocurre con todos los nutrientes (fósforo, potasio, calcio, magnesio, etc.) cuando son empleadas como cobertura vegetal especies de raíz profunda, que ahondan en el suelo y extraen nutrientes de capas inferiores. Estas especies al ser incorporadas ponen a disposición de los cultivos siguientes dichos nutrientes. Son abonos verdes de raíces más profundas algunas leguminosas como la alfalfa, el altramuz, las habas, la esparceta, la zulla, la alhova, o el trébol rojo, o crucíferas como la colza. Además, hemos de considerar que las distintas especies son más o menos eficientes para absorber determinados nutrientes. Así, en general, las leguminosas son capaces de absorber más calcio y fósforo; las crucíferas, más azufre y potasio; y las gramíneas más nitrógeno. b.2. La incorporación y posterior degradación de los abonos verdes aumentan el fósforo disponible para el cultivo. Esto es debido a que provocan un incremento de la cantidad de microorganismos en el suelo y de su actividad, y ellos son capaces, como ya vimos, de solubilizar compuestos inorgánicos insolubles de fósforo. b.3. Disminuyen o anulan la erosión.

El manejo del suelo en el olivar ecológico

43

Los cultivos de cobertura. Una estrategia complementaria en el control de enfermedades y plagas Aunque los cultivos de cobertura han sido considerados siempre por el control de la erosión y su contribución a la fertilidad edáfica, cada vez existe más interés sobre el control de las plagas y enfermedades que realizan. Veámoslo a continuación: a) Control de malezas Los cultivos de cobertura pueden ayudar a mantener poblaciones aceptables de malezas en los cultivos. Es, de hecho, una técnica que en Agricultura Ecológica se emplea de forma habitual para el control de las hierbas. Los mecanismos por los cuales se produce este control son la competición por los recursos, y la alelopatía negativa. En cada caso puede estar presente uno o ambos mecanismos de control. Veámoslo más detenidamente a continuación: a.1. Competición. Las plantas sembradas como abono verde compiten con las hierbas por los recursos (nutrientes, luz y agua) por lo que éstas se desarrollan en peores condiciones. En general, disminuirán más la población de malezas, aquellos cultivos de cobertura que crecen más rápido, producen mucha masa verde y cubren antes el suelo. Las leguminosas, en general, compiten con las hierbas peor que las gramíneas. Por ello, en ocasiones es útil emplear mezclas de leguminosas (veza, guisantes, etc.) con gramíneas (cebada, avena, etc.). No obstante, dentro de las leguminosas también hay diferencias según el tipo de crecimiento de la misma. Así, las de crecimiento erecto como el guisante forrajero o el haba compiten peor que otras de porte más rastrero como las vezas. a.2. Alelopatía. Algunas plantas, tienen la habilidad de producir y emitir a través de las raíces sustancias tóxicas para otras especies vegetales. Otras veces estas sustancias dañinas son debidas a la degradación de restos vegetales (tallos, hojas, raíces). Este fenómeno, que recibe el nombre de alelopatía negativa, es empleado en Agricultura Ecológica. Así, se siembran como abonos verdes especies vegetales que dan lugar a estos compuestos tóxicos para las malezas. El resultado es una menor población de hierbas. Veamos algunos ejemplos. La mezcla de habas y centeno, sembrada en otoño como abono verde, y enterrada a finales de marzo o inicios de abril, disminuye el crecimiento de las hierbas incluso en la temporada siguiente. Ello es debido, por un lado, a que el rápido y abundante crecimiento del abono verde “ahoga” a las otras plantas; y, por otro, a que el centeno libera sustancias al suelo que intoxican a las malezas (compuestos alelopáticos), no permitiéndoles un adecuado crecimiento (Gliessman, 1997).

44

Manual de Olivicultura Ecológica

También se suelen emplear las crucíferas (mostazas, colza, rábano forrajero, etc.) como cultivos de cobertura por su capacidad de controlar las hierbas. Estas especies producen sustancias tóxicas (ej. isotiocianatos) que disminuyen la capacidad de germinación de las semillas de algunas malezas, y el crecimiento de aquellas que logran germinar (Vaughn y Boydston, 1997). Algunas leguminosas también tienen este efecto alelopático sobre las malas hierbas, debido a que dan lugar a compuestos fenólicos cuando se descomponen. Un ejemplo es el caso del trébol rojo (Trifolium pratense) cuyos residuos afectan negativamente al crecimiento de algunas malezas (Ohno et al., 2000). b) Control de plagas y enfermedades También la incorporación de cultivos de cobertura contribuye a disminuir los problemas provocados por hongos del suelo y de reducir las poblaciones de nemátodos e insectos nocivos que viven en el suelo o pasan parte de su vida en el mismo. Ello es debido fundamentalmente a tres mecanismos que explicamos a continuación. b.1. Incremento de la actividad biológica en el suelo. La incorporación de la cubierta da lugar al incremento de la población y actividad de numerosos organismos presentes en el suelo (arañas, insectos, hongos, bacterias, protozoos, etc.). La mayor parte de estos organismos son positivos o neutrales para el cultivo, y limitan las poblaciones de los que son perjudiciales. Este control lo realizan de forma indirecta, a través de la competencia por los recursos, y, de forma directa, porque son depredadores, parásitos, o producen sustancias tóxicas que dañan a los organismos perjudiciales para la planta. b.2. Formación de sustancias tóxicas durante la descomposición del abono verde. Los restos vegetales incorporados al suelo son transformados en otros más simples por los organismos presentes en el suelo. Fruto de esta degradación, se forman algunas sustancias orgánicas intermedias que son tóxicas para otros organismos nocivos para las plantas. Un ejemplo lo tenemos en la descomposición de algunos cultivares de pasto del Sudán (Sorghum sudanense) que contienen una sustancia (dhurrina) que al degradarse en el suelo produce ácido cianhídrico lo que afecta a la población de nemátodos fitopatógenos (Widmer, 2000) y a Verticillium dahliae (Trapero y Blanco, 1998). La dhurrina se acumula en los brotes tiernos durante el crecimiento de la planta, pero desaparece a partir de floración, por lo que no se puede retrasar su enterramiento, que debe hacerse antes de que florezca. La sequía aumenta la concentración de esta sustancia (Guerrero, 1987). Las crucíferas (mostaza, colza, jaramagos, etc.) también han sido muy estudiadas por su papel en el control de ciertas plagas y enfermedades. Así, por ejemplo, se conoce que su descomposición en el suelo, tras la

El manejo del suelo en el olivar ecológico

45

incorporación, da lugar a isotiocianatos, que ejercen su acción contra hongo fitopatógenos como Verticillium dahliae (Olivier et al., 1999). El efecto sobre Verticillium sspp. de estas cubiertas se produce cuando este hongo está en el suelo, una vez que ha penetrado en los tejidos del olivo, no tiene ningún efecto. Es decir, se trata de una medida preventiva. En resumen, los cultivos de cobertura nos aportan los siguientes beneficios: Tabla 2.3. Beneficios de los cultivos de cobertura En la finca Menor erosión hídrica Mejora de la estructura del suelo Menor compactación del suelo Menor formación de costra superficial Mejora de la infiltración y almacenaje del agua en el suelo Incremento de la biomasa y actividad biológica benéfica en el suelo Fijación de nitrógeno si se trata de leguminosas Aumento de disponibilidad de nutrientes Control de plagas y enfermedades en el suelo Control de infestación de hierbas Proporcionan alimento y refugio a insectos útiles (enemigos naturales de las plagas agrícolas, abejas, etc.) Ahorro económico Ahorro de energía fósil al sustituir parcialmente a los fertilizantes químicos Contribuyen a la disminución del efecto invernadero Suministran hábitats para la fauna silvestre (aves, etc.) Mejoran el paisaje

Para la sociedad

Elaboración propia

Manejo en el olivar de los cultivos de cobertura
El buen manejo del cultivo de cobertura es esencial para obtener sus beneficios. Para ello hemos de tener en cuenta lo siguiente: a. Selección de las especies a sembrar. Hemos de seleccionar especies y variedades que estén muy adaptadas a las condiciones de suelo, clima y manejo en las que van a crecer, y que sean capaces de producir una alta cantidad de biomasa en poco tiempo.

46

Manual de Olivicultura Ecológica

La Tabla 2.4 recoge las características que deben tener las especies utilizadas como cubiertas. Habitualmente las especies vegetales empleadas como cultivos de cobertura son leguminosas o gramíneas, o mezcla de ellas. Las gramíneas tienen a su favor frente a las leguminosas la mayor persistencia de los residuos en el suelo una vez segados, con lo que la protección frente a la erosión durante el final de la primavera y el verano es más efectiva; y el mayor potencial para la mejora de la estructura del suelo. Sin embargo, su capacidad de rebrote tras la siega mecánica y la posible competencia por el N con los árboles, desaconsejan su uso en Olivicultura Ecológica, a no ser que se utilice una mezcla de cereal-leguminosa, tal como la veza con avena o cebada. Tabla 2.4. Características deseables en las especies vegetales empleadas como cultivo de cobertura • Ser especies y/o variedades poco exigentes en agua y nutrientes • Ser competidoras eficaces de la flora espontánea • Producir una cantidad considerable de biomasa en un corto espacio de tiempo, de tal forma que cubran rápidamente el suelo • Tener un bajo coste de implantación (semilla barata, capacidad de resiembra antes del momento de corte) • Ser fuente de nutrientes para el cultivo (ej. leguminosas con respecto al N) • Producir un material persistente una vez segado, de tal forma que reste en el suelo hasta que de nuevo se implante el próximo cultivo de cobertura • No ser capaz de rebrotar tras la siega mecánica, pues en ese caso habría que repetirla, con el consiguiente gasto económico

Las leguminosas son, por tanto, más utilizadas con manejo ecológico, ya que nos encontramos con la ventaja adicional de que estas plantas pueden fijar nitrógeno del aire y ponerlo a disposición del olivo cuando se incorporen al suelo. Como veremos en el capítulo siguiente la cubierta vegetal leguminosa puede cubrir buena parte de las necesidades de nitrógeno de los olivares andaluces. Por último, si bien la menor persistencia en el suelo de los restos de leguminosas durante el verano, es negativa respecto al control de la erosión, es positiva en cuanto a que disminuye los riesgos de incendio con respecto al cereal. Los olivareros ecológicos tienen a su disposición numerosas especies de leguminosas que pueden emplear en su finca. Está siendo muy usada la veza (Vicia sativa), sola o mezclada con cebada o avena.

El manejo del suelo en el olivar ecológico

47

En otros casos se utilizan leguminosas de ciclo corto más corto, con capacidad para producir semillas antes de la fecha idónea de corte para evitar la competencia con el agua. En este sentido son interesantes los resultados obtenidos por Pajarón et al. (1996) mediante el uso del carretón Medicago rugosa ya que al producir semilla antes de la fecha de eliminación de la cubierta, no es necesaria la siembra de ésta al año siguiente. Sin embargo, su efecto como abono verde y aporte de nitrógeno parece ser menor que el de la veza. Otras leguminosas que están empleando los olivareros ecológicos como cubierta vegetal y abono verde son la “moruna” (Vicia articulata) y el “yero” (Vicia ervilia). La moruna fue una especie muy extendida como abono verde en la Sierra de la Contraviesa (Granada), donde se incluía en las rotaciones antes del cereal, y entre calles de frutales (vid, almendro, olivar, etc.). También está documentado su uso en el sur de Italia. El interés de la moruna es alto por su adaptación a zonas semiáridas y suelos pobres, y por su valor tanto como abono verde como forrajero, lo que ha hecho que se haya extendido su uso a Australia, Estados Unidos, y oeste asiático (Remmers, 2000). Por su parte, el yero es una especie rústica y adaptada a zonas semiáridas, capaz de producir más de 5000 kg/ha de materia seca cuando es segada en floración. El guisante forrajero, las habas, y otras muchas especies leguminosas pueden ser usados entre calles en los olivares ecológicos. Muchas de ellas han sido evaluadas para su uso y algunos resultados se recogen en la Tabla 2.5. Tabla 2.5. Especies de abonos verdes que se pueden emplear en el olivar ecológico adaptadas a condiciones mediterráneas.
Especie empleada Fecha de siembra Dosis de siembra Precipitaciones medias desde siembra a floración/ localización del ensayo Fecha de corte Aporte de materia seca (Kg/ha) en floración

Yero (Vicia ervilia) Almorta (Lathyrus sativus) Algarroba (Vicia monantha) Alhova (Trigonella foenum-graecum) Alhova/ Avena

Inicios de noviembre Inicios de noviembre Inicios de noviembre Inicios de noviembre Inicios de noviembre

80 Kg/ha 100 Kg/ha

385 mm 216 mm

1ª semana de mayo 1ª semana de mayo

5.171 3.038

85 Kg/ha

-

Mayo

4.599

80 Kg/ha Al.→60 Kg/ha Av.→20 Kg/ha

213 mm 237 mm

1ª semana de mayo 3ª semana de mayo

2.950 3.634

48

Manual de Olivicultura Ecológica

Tabla 2.5. Especies de abonos verdes que se pueden emplear en el olivar ecológico adaptadas a condiciones mediterráneas (cont.).
Especie empleada Fecha de siembra Dosis de siembra Precipitaciones medias Fecha de corte Aporte de materia desde siembra a floración/ seca (Kg/ha) localización del ensayo en floración Almería 125 Kg/ha Sierra de Segura (Jaén) Castril (Granada) 25 de abril 26 de abril 2.500 825 1.359

Melilotus albus, ecotipo “Topares” Veza (Vicia sativa) entre calles de olivar Guisante forrajero entre calles de olivar Veza-avena entre calles de olivar Veza-cebada entre calles de olivar

Otoño Otoño 8 de noviembre 8 de noviembre 5 de noviembre

Vz.→125 Kg/ha Av.→18 Kg/ha Vz.→125 Kg/ha Cb.→30 Kg/ha

Castril (Granada) Deifontes (Granada)

27 de abril 28 de mayo

897 1.166

Elaboración propia a partir de Treviño et al. (1980 y 1984); Pajarón et al. (1996); Ríos et al. (1993); Foraster (2004).

Dado que en la agricultura mediterránea tradicionalmente las leguminosas han ocupado un lugar preferente por su contribución a la fertilización, es posible encontrar localmente especies y ecotipos más adaptados a las condiciones de la zona, que pueden ser recuperadas por los productores ecológicos. Dentro de las gramíneas un caso especial de cubierta vegetal sería el protagonizado por el pasto Sudán, por su efecto contra Verticillium sp.. Además de leguminosas y gramíneas, especies de otras familias como las crucíferas también se emplean como cubiertas. Las crucíferas (colza, rábano forrajero…) tienen un potente sistema radicular que extrae y bombea hacia la superficie nutrientes, siendo muy eficientes en la extracción de potasio. También puede ejercer cierto control sobre Verticillium sp., como ya expusimos. Un caso especial es cuando empleamos las mismas malezas como abono verde. Es decir, las dejamos crecer y cuando las especies más abundantes están en floración, las incorporamos. Dado que no tienen tiempo de formar semilla, el uso habitual de esta práctica contribuye a disminuir el banco de semillas presente en el suelo. No obstante, pueden inducirse potenciales cambios en el complejo de especies presentes hacia aquellas de porte rastrero o de fácil rebrote cuando se emplea habitualmente la siega mecánica. Por otro lado, existe un peligro de competencia por el N entre la cubierta y el cultivo. No obstante, esta cubierta presenta una mayor diversidad de plantas y puede tener un efecto mayor sobre la presencia de enemigos naturales de las plagas. En este sentido falta mucha investigación por realizar en el olivar (véase capítulo 4).

El manejo del suelo en el olivar ecológico

49

b) Dosis de siembra. Debe ser superior en un 20-50% a la que consideraríamos si fuéramos a obtener grano. En las laderas de mayor pendiente hay que considerar que una parte de la semilla se pierde si las primeras lluvias tras la siembra tienen carácter torrencial. La profundidad de siembra varía con la especie empleada. Así, por ejemplo, el carretón (Medicago rugosa) no soporta bien el enterramiento, y tiene mejor emergencia cuando se dejó la semilla en superficie, en cambio la veza (Vicia sativa) se estableció mejor cuando se sembró entre 2-5 cm de profundidad (Pajarón et al., 1996). Así pues, en caso de no conocerse bien el comportamiento de la especie a sembrar, deben realizarse algunas pruebas preliminares para determinar dosis y profundidad de siembra. La siembra se realiza a voleo con abonadora o manualmente, en caso de fincas pequeñas. c) Preparación del lecho de siembra. Normalmente tras la siembra a voleo se pasa la rastra para enterrar un poco la semilla en el caso de que lo requiera. d) Fecha de control de la cubierta vegetal en régimen de secano y zonas semiáridas. El principal inconveniente de las cubiertas deriva de la competencia que puede establecerse entre ellas y los cultivos principales por el agua en condiciones de secano. Sin embargo, esto es consecuencia de un mal manejo. En secano, en áreas de pluviometría reducida o mal distribuida, la siega o incorporación al suelo debe realizarse antes de que esta competencia se inicie. Así, en olivar de secano para un año medio de precipitaciones y en las condiciones climáticas de Córdoba (España), el corte debe realizarse en la tercera o cuarta semana del mes de Marzo (Pastor et al., 1997, Humanes y Pastor, 1995), obteniendo de este modo producciones de aceituna y aceite similares a aquellas procedentes de olivar manejado con laboreo, incluso en años muy secos (<300 mm) (Castro et al., 1992). Sin embargo, en zonas o años más lluviosos puede posponerse la siega. En un ensayo realizado en olivar de secano manejado ecológicamente en Sierra de Segura (Jaén) utilizando leguminosas como cobertura entre calles aparece como fecha de corte adecuada la segunda quincena de abril, si bien hay que tener en cuenta que se trató de un año más lluvioso (Pajarón et al., 1996). En otros ensayos con cubiertas vegetales entre calles de olivar que hemos llevado a cabo en las comarcas de Baza e Iznalloz en el año 2003-2004 la siega la hemos realizado a finales de abril y mayo, respectivamente, dado lo lluvioso de la primavera. Los buenos resultados productivos de olivar de secano manejado con cubiertas vivas respecto al que es labrado, se deben a la mayor acumulación de agua disponible en el suelo durante todo el ciclo de cultivo por el aumento de infiltración que se produce antes del corte, y por una menor evaporación desde el suelo después de éste (Castro et al., 1992). A veces, sobre todo cuando se han usado leguminosas como cultivos de cobertura puede ocurrir que, tras su enterramiento o siega, si llueve abun-

50

Manual de Olivicultura Ecológica

dantemente, se produzca una eclosión de hierbas, debido a la acumulación de nitrógeno en el suelo que han realizado. Lógicamente éstas hierbas deben también controlarse, pues si no se produciría competencia por el agua. e) Método de control de la cubierta. En Agricultura Ecológica el control de la cubierta vegetal se hace de forma mecánica, bien enterrándola o bien segándola con desbrozadora, o mediante la introducción de ganado, fundamentalmente con ovino. Si se entierra mecánicamente, la profundidad de enterramiento debe ser pequeña (10-15 cm) si se desea una descomposición rápida y efectiva, a la par que una cierta formación de humus, pues a esta profundidad existe mayor actividad biológica. Si por contra, se prefiere proteger al suelo de la erosión, o de los rayos solares, disminuyendo su calentamiento, y, por tanto, la evaporación de agua, se debe de segar la cubierta y dejar los restos en superficie. Gradualmente, están implantándose las desbrozadoras acopladas al tractor para el manejo de las cubiertas, porque la siega de las mismas y el abandono de los restos en superficie alteran menos el suelo que la incorporación de los residuos. Su empleo se está extendiendo a fincas de muy distinta pendiente y pedregosidad. Hay desbrozadoras de distinto tipo: de “cuchillas locas”, de cadenas, de hilos múltiples…, desplazadas o no sobre el eje del tractor… Algunos agricultores emplean también la máquina trituradora de martillos para desbrozar. Las fotografías 5, 6, 7, y 8 muestran distintas opciones de manejo de la cubierta. Algunos agricultores dejan bandas estrechas en el centro de las calles sin desbrozar o incorporar para facilitar la resiembra y mantener un cierto control de la erosión. Por su parte, la siega mediante pastoreo requiere suficiente carga ganadera para terminarla antes de que se inicie la competencia por el agua. Desde el punto de vista del suelo se plantea el inconveniente, de que pueden compactar el terreno si el pastoreo se realiza con el suelo húmedo. Sin embargo, presenta ventajas indudables ya que el ganado mediante el pastoreo realiza la transformación de la cubierta en estiércol; desde el punto de vista energético supone ahorrar combustible fósil, que como sabemos es responsable del efecto invernadero y el cambio climático; y, por último, la ganadería consigue transformar el coste de eliminación de la cubierta en un beneficio económico, ya que ésta pasa a ser un recurso con valor de mercado, ya sea el ganado propio o ajeno. Dado que no existen ensayos de larga duración comparando los distintos manejos de las cubiertas es difícil realizar recomendaciones más precisas, aunque es posible que sea beneficioso el que haya cierta alternancia, tanto de las especies elegidas para componer la cubierta, como en el método de control.

El manejo del suelo en el olivar ecológico

51

En cualquier caso el olivarero ecológico de cada zona debe adecuar el manejo de la cubierta a sus posibilidades, tratando siempre de mejorar día a día. Algunos olivareros perciben como inconveniente de las cubiertas la presencia de éstas en el momento de la recolección, lo que puede dificultar la recogida de la aceituna caída al suelo. En este sentido, existen tres tendencias entre los olivareros ecológicos. Un grupo cada vez más numeroso tiende a adelantar la recolección, iniciándola a finales de noviembre para evitar la caída al suelo, de tal manera que la poca que cae no es recogida por el alto coste que conlleva. Así, por ejemplo el 38% de los productores ecológicos de la provincia de Granada no recoge la aceituna del suelo, frente al 21,2% de los convencionales (Guzmán y Alonso, 2004). Otros optan por preparar el ruedo bajo los árboles (el 18% de los olivareros ecológicos granadinos sigue esta opción) mediante el uso de rulo, rastrilla… (véase fotografía 9). El resto (44%) no prepara los ruedos, y sí cogen la aceituna que se cae al suelo, aunque sea poca y vaya dirigida al mercado convencional. En este caso, la opinión sobre los perjuicios o beneficios de la presencia de la cubierta son dispares. Algunos opinan que no es molesta porque aún está muy pequeña, otros señalan que así se embarra menos, y eso es bueno. Sin embargo, otros piensan que cuesta más cogerla, por ejemplo con la sopladora. No obstante, el conjunto de ventajas de las cubiertas sobrepasa en mucho a sus inconvenientes.

Bibliografía
Alexander, M. 1980. Introducción a la microbiología del suelo. AGT Editor. México. Bollen, W.B. 1961. Interaction Between Pesticides and Soil Microorganisms. En Annual Review of Microbiology, 15. pp. 69-92. Castro J., Saavedra, M. y Pastor, M. 1992. Mejora de la infiltración en olivar mediante el empleo de cubiertas vivas de cereales. En ITEA, Vol. 88, nº. 2, pp. 95-104. Consejería de Agricultura y Pesca. 2004. Anuario de Estadísticas Agrarias y Pesqueras de Andalucía, 2001. Junta de Andalucía. Sevilla. Doran, J. W., Fraser, D.G., Culik, M.N. and Liebhardt, W. C. 1987. Influence of alternative and conventional agricultural management on soil microbial processes and nitrogen availability. En American Journal of Alternative Agriculture, 2: 99-106. Edwards, C.A. and Thompson, A.R. 1973. Pesticides and the soil fauna. En Residue Reviews, 45: 1-79. Fan, Y, Liebman, M., Groden, E. and Randall Alford, A. 1993. Abundance of carabid beetles and other ground-dwelling arthropods in conventional ver-

52

Manual de Olivicultura Ecológica

sus low-input bean cropping systems. En Agriculture, Ecosystems and Environment, 43. pp. 127-139. Ferreira, J., y Red Cooperativa Europea de Investigación del olivo, FAO-INIA. 1986. Los nutrientes N, P, K en la fertilización del olivar. En Olea nº 17. Dic 1986. Foraster Pulido, L. 2004. Las cubiertas vegetales en el cultivo ecológico del olivo: evaluación de su impacto sobre el olivar y exploración de la integración del ganado ovino para su control. Trabajo Profesional Fin de Carrera. ETSIAM. Universidad de Córdoba. Francia Martínez, J.R., Martínez Raya, A., y Ruiz Gutiérrez, S. 2000. Erosión en suelos de olivar en fuertes pendientes. Comportamiento de distintos manejos de suelo. En Edafología, Vol. 7-2, pp. 147-155. Gliessman, S.R. 1997. Agroecology. Ecological Processes in Sustainable Agriculture. Ann Arbor Press. Chelsea. Guerrero, A. 1987. Cultivos herbáceos extensivos. Mundi-Prensa. Madrid. Guzmán Casado, G.I. 2001. Estudio del proceso de transición agroecológica a nivel predial: el caso de la SCA El Romeral. Tesis Doctoral. ETSIAM. Universidad de Córdoba. Inédita. Guzmán Casado, G.I. y Alonso Mielgo, A.M. 2004. Caracterización estructural y tecnológica de la olivicultura ecológica en la provincia de Granada. En VI Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, Almería. Hendrix, P. F., Parmalee, R.W., Crossley, D.A., Coleman, D.C., Odum, E.P. and Groffman, P.M. 1986. Detritus food webs in conventional and no-tillage agroecosystems. En BioScience, 36, 6. pp. 374-380. Humanes, M.D. y Pastor, M. 1995. Comparación de los sistemas de siega química y mecánica para el manejo de cubiertas de veza (Vicia sativa L.) en las interlíneas de los olivos. En Actas del Congreso de la Sociedad Española de Malherbología de 1995. pp. 235-238. Ingelmo, F., Marés, M., Canet, R., Ibañez, M.A. y Pomares, F. 1998. Características macromorfológicas e hidrofísicas de un huerto de cítricos como cultivo ecológico y cubierta herbácea temporal. En Actas del II Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica. Pamplona, 25-28 de septiembre de 1996. pp. 413-422. Kromp, B. 1989. Carabid Beetle Communities (Carabidae, Coleoptera) in Biologically and Conventionally Farmed Agroecosystems. En Agriculture, Ecosystems and Environment, 27. pp. 241-251. Laflen, J. M., Lal, R. and El-Swaify, S.A. 1990. Soil Erosion and Sustainable Agriculture. En Sustainable Agricultural Systems. Soil and Water Conservation Society. Iowa (USA). pp. 569-581. López-Cuervo, S. 1990. La erosión en los suelos agrícolas y forestales de Andalucía. En Jornadas técnicas sobre El agua y el suelo. Laboreo de

El manejo del suelo en el olivar ecológico

53

Conservación. Colección Congresos y Jornadas Nº 17/1990. Consejería de Agricultura y Pesca. Junta de Andalucía. pp. 11-16. Lumsden, R.D., García-E, R., Lewis, J.A. and Frías-T, G.A. 1990. Reduction of Damping-Off Disease in Soils from Indigenous Mexican Agroecosystems. En S.R. Gliessman, (ed.), Agroecology: Researching the Ecological Basis for Sustainable Agriculture. Springer-Verlag. New York. pp. 83-103. MacRae, R. J. and Mehuys, G.R. 1985. The Effect of Green Manuring on the Physical Properties of Temperate-Area Soils. En Advances in Soil Science, 3. pp. 71-94. Mäder, P., Pfiffner, L., Fließbach, A. and Niggli, U. 1996. Biodiversity of soil biota in biodynamic, organic and conventional farming systems. In Biodiversity and land use: the role of organic farming. Proceedings of the first European Network for Scientific Research Coordination in Organic Farming, 8-9 december 1995, Bonn. Ohno, T., Doolan, K., Zibilske, L.M., Liebman, M., Gallandt, E.R., y Berube, C. 2000. Phytotoxic effects of red clover amended soils on wild mustard seedling growth. En Agriculture Ecosystems and Environment, 78(2). pp. 187-192. Olivier, C., Vaughn, S.F., Mizubuti, E.S.G. y Loria, R. 1999. Variation in allyl isothiocyanate production within Brassica species and correlation with fungicidal activity. En Journal of Chemical Ecology, 25(12). pp. 26872701. Ordóñez, R., Pastor, M., González, P., Ramos, F.J. y Giráldez, J.V. 2002. Aplicación continuada de restos de poda y su influencia en el suelo. En Vida Rural, nº. 149. Orive, R y Temprano, F. 1983. Simbiosis Rhizobium-leguminosa. En (Cubero, J.I. y Moreno, M.T. coord.) Leguminosas de grano. Mundi-Prensa. Madrid. Pajarón, M., Soriano, M. y Hurtado, L. 1996. El manejo de cubiertas vegetales en el olivar ecológico. Presentado en 2º Congreso de la SEAE, Navarra, septiembre de 1996. Barcelona. Pastor, J., Lacasta, C., y Hernández, A.J. 2000. Evaluación de las cubiertas vegetales en el olivar de una zona semiárida del centro de España. En Edafología, Vol. 7-2, pp: 165-175. Pastor, M. y Castro, J. 1995. Sistemas de manejo del suelo y erosión. En OLIVAE, nº 59. pp. 64-74. Pastor, M., Castro, J., Humanes, M. D. y Saavedra, M. 1997. La erosión y el olivar: cultivo con cubierta vegetal. Comunicación I+D Agroalimentaria 22/97. Consejería de Agricultura y Pesca. Junta de Andalucía. Sevilla. Postel, S. 1989. Detener la degradación de la Tierra. En Brown, L.R. (coord.), 1989. El estado del mundo en 1989. Ed. Grupo Editor Latinoamericano. Buenos Aires.

54

Manual de Olivicultura Ecológica

Remmers, G.G.A. 2000. Revalorizando recursos agroecológicos: la “moruna” (Vicia articulata Hornem.), abono verde y leguminosa forrajera tradicional. En (Guzmán Casado, G.I., González de Molina, M. y Sevilla Guzmán, E., eds.) Introducción a la agroecología como desarrollo rural sostenible. Mundi-Prensa. Madrid. pp. 281-297. Ríos, S., Sanchez-Zamora, M.A., Correal, E., y Robledo, A. 1993. Melilotus albus Medicus, una leguminosa de uso múltiple para las tierras calizas de la España seca. En Pastos, 23 (1). pp. 61-76. Scullion, J.; Mohammed, A.R.A. and Ramshaw, G.A. 1988. Changes in earthworm populations following cultivation of undisturbed and former opencast coal-mining land. En Agriculture, Ecosystems and Environment, 20, pp. 289-302. Sivapalan, A., Morgan, W. C. and Franz, P.R. 1993. Monitoring Populations of Soil Microorganisms during a Conversion from a Conventional to an Organic System of Vegetable Growing. En Biological Agriculture and Horticulture, Vol. 10. pp. 9-27. Trapero, A. y Blanco, M.A. 1998. Enfermedades. En (Barranco, D.; FernándezEscobar, R. y L. Rallo, eds.) El cultivo del olivo. 2ª Edición. Mundi-Prensa y Junta de Andalucía. Madrid. pp. 469-515. Treviño, J., Caballero, R. y Gil, F.J. 1980. Estudio sobre la utilización de la algarroba (Vicia monantha Rehz.) como planta forrajera. Análisis del crecimiento y rendimientos. En Pastos 10 (2). pp: 138-143 Treviño, J., Caballero, R. y Gil, F.J. 1984. Estudio de los rendimientos, composición química y digestibilidad de la alhova, cultivada como planta forrajera de secano en zona semiárida. En Pastos, 14 (1). pp. 123-132. Urbano, P. 1992 Tratado de Fitotecnia General. Mundi-Prensa. Madrid. Vaughn, S.F. and Boydston, R.A. 1997. Volatile allelochemicals released by crucifer green manures. En Journal of Chemical Ecology. 23 (9): 21072116. Widmer, TL. 2000. Mechanism of suppression of Meloidogyne hapla and its damage by a green manure of Sudan grass. En Plant Disease, 84(5). pp. 562-568. Wischmeier, W.H. and Smith, D.D. 1965. Predicting Rainfall Erosion Losses from Cropland East of the Rocky Mountains. Agriculture Handbook, 282. USDA. Washington D.C. Young, A. 1972. Slopes. Oliver and Boyd. Edimburgo. Younie, D. and Armstrong, G. 1996. Botanical and invertebrate diversity in organic and intensevely fertilised grassland. In Biodiversity and land use: the role of organic farming. Proceedings of the first European Network for Scientific Research Coordination in Organic Farming, 8-9 december 1995, Bonn.

55

CAPÍTULO III LA FERTILIZACIÓN EN EL OLIVAR ECOLÓGICO
Gloria I. Guzmán Casado y Antonio M. Alonso Mielgo*

*

Doctores Ingenieros Agrónomos. Centro de Investigación y Formación de Agricultura Ecológica y Desarrollo Rural. Camino de El Jau, s/n. Apdo. 113. 18320 Santa Fe (Granada). Telf. 958 51 31 95. Fax: 958 51 31 96. Correo-e: gloranto@tiscali.es

56

Manual de Olivicultura Ecológica

La fertilización en el olivar ecológico

57

Introducción
El objetivo principal en Agricultura Ecológica es mantener un suelo sano y fértil, porque con ello tendremos muchas posibilidades de obtener buenos cultivos, tanto en cantidad como en calidad. No se trata tanto de alimentar directamente a la planta, sino al suelo, para que éste esté en condiciones de nutrir a la planta. Por eso, se emplea materia orgánica como fertilizante, que mantiene una buena actividad biológica en el suelo. Esta alta actividad de los organismos del suelo (lombrices, insectos, hongos, bacterias, etc.) permite una eficaz transformación de la materia orgánica, que pasa a formar humus, por un lado, y nutrientes para el olivo, por otro. El reciclaje de los nutrientes es, por tanto, una consecuencia de la fertilización orgánica. En este sentido, hay que subrayar que la fertilización foliar y la fertirrigación están permitidas en la legislación de agricultura ecológica con los productos adecuados, pero en ningún momento pueden sustituir el buen manejo del suelo como base de la fertilidad. Otro objetivo de la fertilización en Agricultura Ecológica es cerrar al máximo los ciclos de los nutrientes a nivel de finca. Es decir, por un lado minimizar las pérdidas de nutrientes, y, en segundo lugar, aprovechar todos los residuos orgánicos generados en la finca. De esta manera, se disminuye o anula el abono orgánico o enmiendas minerales que son necesarios comprar fuera de la finca, ahorrándose dinero y energía. Por ello, hemos dedicado el último epígrafe de este artículo al compostado del alperujo. En este capítulo no vamos a relacionar el listado de productos fertilizantes permitidos por la legislación de Agricultura Ecológica, para ello remitimos al Reglamento (CEE) nº 2092/91 del Consejo de 24 de junio de 1991 y a Labrador et al. (2004)

58

Manual de Olivicultura Ecológica

Minimizar las pérdidas de nutrientes
Cerrar al máximo el ciclo de nutrientes del olivar es relativamente fácil, ya que la única salida estrictamente necesaria que existe en los olivares de almazara es la del propio aceite, y, ocasionalmente, la de la leña de poda. El aceite está compuesto básicamente por los elementos carbono, hidrógeno y oxígeno; pero es muy escaso su contenido de nutrientes edáficos. No obstante, esta circunstancia tan excepcional del cultivo del olivar no es aprovechada por el olivarero como la gran ventaja que es. En la mayoría de los olivares las salidas de nutrientes, sin embargo, son múltiples, pero evitables. La Tabla 3.1. recoge las salidas y entradas de nutrientes que podemos considerar en un olivar. Tabla 3.1. Salidas y entradas de nutrientes a considerar en un olivar
Salidas Pérdidas por erosión hídrica Pérdidas por lixiviación de nutrientes Pérdidas de nitrógeno hacia la atmósfera Salidas en los restos de poda y desvareto Salidas de residuos en la almazara (alperujo, hojín…) Entradas Fertilizantes orgánicos Fijación de nitrógeno por la cubierta vegetal leguminosa Fijación no simbiótica de nitrógeno Deposición de nitrógeno atmosférico

Vimos en el capítulo anterior que en un olivar ecológico manejado con cubierta vegetal, la erosión hídrica y las pérdidas de nutrientes por lixiviación se reducen eficazmente. A la par, es esperable que la fijación no simbiótica sea superior en los olivares ecológicos dadas las mejores condiciones para la actividad microbiana, aunque serían necesarios estudios que avalen esta afirmación. También se pondrían a disposición de las plantas nutrientes procedentes del proceso de formación de suelo o edafogénesis. Vamos a suponer, para facilitar los cálculos en adelante, que ambas partidas: erosión, desnitrificación y lixiviación por un lado y fijación no simbiótica, deposición atmosférica y edafogénesis se igualen en nuestro olivar ecológico con cubierta vegetal de hierbas espontáneas. A partir de aquí vamos a realizar una serie de cálculos que sirvan de base para la reflexión. No se trata en ningún momento de un plan de fertilización para una finca concreta, porque cada caso habría que estudiarlo adecuadamente en función de la situación inicial de la finca, recursos disponibles (maquinaria, materia orgánica…), composición de las enmiendas orgánicas más acce-

La fertilización en el olivar ecológico

59

sibles, tiempo que lleva en producción ecológica, etc. Más bien es nuestro objetivo mostrar que para un olivarero ecológico existen distintas opciones a la hora de realizar el plan de fertilización de su finca, y que cada opción implica unas tareas a llevar a cabo, unos costes diferenciales, y una maquinaria adecuada, entre otros. Supongamos un olivar que produzca una media de 3.000 Kg/ha de aceituna, que va a iniciar la transición a producción ecológica, y que va a dejar crecer la cubierta vegetal de flora espontánea. Por su producción, este sería un olivar muy común en Andalucía, al que podemos calcularle las extracciones de nitrógeno, fósforo y potasio que supone tanto la salida de la aceituna, como la de la poda y desvareto. La figura 3.1 recoge aproximadamente estas extracciones anuales por hectárea. Respecto a los micronutrientes hay que señalar que la fertilización orgánica hace muy difícil que aparezcan carencias de estos elementos para las plantas. Podemos observar que en los olivares las mayores extracciones que se producen son de potasio, elemento que muchas veces no se ha contemplado en el plan de fertilización, lo que ha incidido en la generación de suelos deficientes en este elemento. Para los cálculos de las extracciones nos hemos basado en Civantos y Olid (1982) y Ferreira et al. (1986). Estas extracciones son aproximadas pues el contenido de nutrientes de las muestras es variable en función de varios factores (variedad, tipo de suelo, año…).

Figura 3.1. Extracciones aproximadas de un olivar de 3.000 Kg de aceituna por hectárea y año.

La compensación de estas extracciones puede hacerse de muy diversas formas, basándose en distintas fuentes de materia orgánica y nutrientes. Veamos algunas de ellas. Supongamos que elegimos emplear estiércol de ovino, con una composición media sobre materia húmeda de 0,83% de N, 0,23% de P2O4 y 0,67% de K2O (Urbano, 1992). En este caso para satisfacer las extracciones de los tres macronutrientes deberíamos usar 9.000 Kg/ha y año de estiércol de ovino.

60

Manual de Olivicultura Ecológica

Vemos en la figura 3.2 que satisfacer las necesidades de potasio con este estiércol fuerza a sobrepasar de forma importante las necesidades de nitrógeno, lo que podría dar lugar a posibles pérdidas de este elemento. Además, como exponemos en el capítulo V, el coste más importante del olivar ecológico, exceptuando la recolección, está siendo el de fertilización. Este mayor coste viene dado principalmente porque implica más mano de obra el esparcido de la materia orgánica, generalmente estiércol, que se realiza en muchos casos manualmente.

Figura 3.2. Balance de nutrientes de un olivar de 3.000 Kg/ha y año de aceituna fertilizado anualmente con 9.000 Kg de estiércol de ovino/ha

Para abaratar este coste, en primer lugar podríamos facilitar la tarea utilizando medios mecánicos de esparcido. En segundo lugar, hay que considerar que la mineralización del estiércol se lleva a cabo aproximadamente en tres años: 50% en el primer año, 30-35% en el segundo y 15% en el tercero, según Urbano (1992); por tanto, podríamos disminuir la frecuencia en el aporte de estiércol, realizando la aplicación cada dos o tres años, aunque en este caso tendríamos que duplicar o triplicar la cantidad aplicada. En tercer lugar, podríamos cambiar el modelo de fertilización tratando de ajustar mejor la fertilización y abaratar el coste de aplicación. En este sentido, una opción sería combinar las enmiendas orgánicas, con las enmiendas minerales. Dado que el olivar tiene unas extracciones altas de potasio, podríamos combinar el estiércol de ovino con una enmienda mineral autorizada en Agricultura Ecológica como el patenkali (mezcla de sulfato de potasio con sulfato de magnesio que contiene aproximadamente un 28% de K2O, un 8% de magnesio y un 18% de azufre). En este caso, el uso de esta enmienda u otra similar, nos reduciría la cantidad de estiércol a emplear a 4.500 Kg./ha del estiércol de ovino que venimos utilizando en este ejemplo, más 100 Kg/ha de patenkali (véase fig. 3.3). También podríamos sustituir el estiércol por abonos orgánicos comerciales, más caros aunque más

La fertilización en el olivar ecológico

61

fáciles de aplicar. No obstante, deberíamos priorizar el uso de los recursos locales tanto por lo que significa de ahorro de energía fósil, como por razones económicas.

Figura 3.3. Balance de nutrientes de un olivar de 3.000 Kg/ha y año de aceituna fertilizado anualmente con 4.500 Kg/ha de estiércol de ovino y 100 Kg/ha de patenkali.

Pero hay más opciones. Por ejemplo, podemos disminuir las extracciones como veíamos en el capítulo anterior si picamos los residuos de poda y desvareto y los dejamos cubriendo el suelo del olivar, consiguiendo una mejora importante de las propiedades físicas de éste. Y podemos compostar el alperujo de la almazara, tal como al final de este capítulo explicamos, cerrando al máximo el ciclo de nutrientes del olivar. En la Fig. 3.4 se representa esta opción que será más económica cuanto más colectivamente se realice el proceso de compostado y si se adquiere conjuntamente la maquinaria de esparcido. El compost de alperujo empleado en el cálculo es de Sánchez (1999) en Tabla 3.3. Otra opción, sería emplear cubiertas vegetales leguminosas, que nos van a aportar el nitrógeno necesario, como demostró Ortega Nieto (1963) en un olivar de Jaén de similar producción, en el que durante más de diez años se empleó la veza como abono verde. Esta cubierta se podría combinar con el picado de los restos de poda y el empleo de enmiendas minerales de fósforo y potasio. En este supuesto, las cantidades que compensarían las extracciones serían unos 150 Kg/ha de patentkali y 25 Kg. aprox. de fosfatos blandos (Fig. 3.5). No cabe duda que esta opción implica menos trabajo, y no requiere maquinaria para esparcir el estiércol o compost. La maquinaria de desbroce de la cubierta sería necesaria en todas las opciones, pues estamos suponiendo que en los casos anteriores teníamos cubierta vegetal espontánea.

62

Manual de Olivicultura Ecológica

Figura 3.4. Balance de nutrientes de un olivar de 3.000 Kg/ha y año de aceituna, en el que se pican los restos de poda y se emplean 2.500 Kg/ha y año de compost de alperujo.

Figura 3.5. Balance de nutrientes de un olivar de 3.000 Kg/ha de aceituna, en el que se pican los restos de poda, se siembra una cubierta vegetal de veza, y se aportan anualmente 150 Kg/ha de patenkali y 25 Kg/ha de fosfatos blandos

En definitiva, las opciones para fertilizar el olivar ecológico son diversas, y corresponde a cada agricultor el definir su propia estrategia. No obstante, las almazaras pueden jugar un papel fundamental en la buena gestión de la fertilización del olivar ecológico, ya que éstas son centro de acopio de la mayor parte de los nutrientes del olivar, que son los que quedan en el alperujo y la hoja que allí llega. Poner en marcha plantas de compostaje de este material gestionadas desde las almazaras, así como ofrecer la posibilidad de realizar el esparcido con maquinaria común, abarataría enormemente la fertilización del olivar ecológico, eliminaría los costes de gestión y eliminación de estos residuos, y desde el punto de vista ecológico sería muy beneficioso. Por ello, este último apartado lo vamos a dedicar al compostado de alperujo.

La fertilización en el olivar ecológico

63

Compostado del alperujo
Se entiende por compost el producto final obtenido de un proceso de humificación de la materia orgánica. Este proceso de humificación que se da de forma natural en la naturaleza (ej. suelo de un bosque) se puede acelerar en el tiempo si controlamos los factores que influyen en el proceso. A esta acción la llamaremos compostaje o compostado de la materia orgánica. Por tanto, el compostaje es un proceso biológico controlado, realizado por numerosos microorganismos (hongos, bacterias, etc.) en condiciones aeróbicas, que requiere de humedad adecuada y substratos orgánicos heterogéneos en estado sólido, dando al final como productos dióxido de carbono, agua y minerales, así como materia orgánica estabilizada, libre de fitotoxinas y dispuesta para su empleo en agricultura sin que provoque fenómenos adversos. Hasta hace no muchos años la labor de compostaje era realizada de forma habitual por los agricultores que obtenían de esta forma una fuente barata de fertilizante aprovechando los restos orgánicos, de origen vegetal o animal, que se generaban en sus fincas. Hoy día esta labor se está recuperando no sólo por el bajo coste que tiene su transformación, sino porque es una solución al grave problema planteado por los residuos orgánicos de las basuras urbanas y de la agroindustria. Sin embargo, desde el punto de vista de la agricultura ecológica su principal virtud radica en la posibilidad que ofrece de cerrar el ciclo de nutrientes tratando a estos materiales como un recurso y no como un desecho. En el olivar estos residuos son principalmente los que se generan en la almazara: orujo y alpechín, o alperujo, y la hoja proveniente de la limpieza de la aceituna en la almazara (hojín). Tabla 3.2. Razones por las cuales es conveniente compostar el alperujo • Es desequilibrado en su composición nutritiva, siendo muy rico en K. • Es muy poco manejable • Tiene una humedad muy alta • Su relación C:N es relativamente alta y puede provocar “hambre de nitrógeno” en el olivar • Contiene polifenoles • El compost aporta materia orgánica humificada • El compostaje provoca la muerte de hongos y bacterias fitopatógenas • El compostaje evita los problemas medioambientales de la acumulación de residuos orgánicos • El uso del compost de alperujo elimina los costes de almacenamiento o traslado

64

Manual de Olivicultura Ecológica

En este apartado nos vamos a referir al compostado del alperujo, dado que la introducción del sistema de extracción por centrifugación de dos fases, que da lugar a este producto, comenzó a implantarse en la campaña 92-93, pero en 1997 ya procesaba el 80% de toda la producción olivarera (Cegarra, 1998). El alperujo es el 80 % del peso de la aceituna molturada y contiene la mayor parte de los nutrientes presentes en la aceituna. No obstante, el alperujo debe ser compostado previamente a su uso como fertilizante por las razones incluidas en la Tabla 3.2. Además, este material tiene a su favor para el compostaje el poseer una gran riqueza en materia orgánica, un pH moderadamente ácido, un contenido salino relativamente bajo y valores de la relación C/N no demasiado altos (entre 22,8 y 51,7), con un valor medio de 38 (Cegarra, 1998). El proceso de compostado puede llevarse a cabo de formas muy diversas y con grados muy diferentes de mecanización y automatización. En este caso, nos vamos a centrar en la opción más simple, ya que las más complejas escapan al objetivo de este capítulo.

¿Cómo hacer compost de alperujo? Mezcla de materiales El proceso de compostado requiere que los materiales tengan un contenido equilibrado en carbono (C) y en nitrógeno (N), siendo la razón óptima C:N de 25-30 (Kiehl, 1982 en Costa et al., 1991, Amirante y Montel, 1998); que el tamaño de partícula esté entre 1-5 cm (Costa et al., 1991); y que la mezcla tenga una aireación adecuada y una humedad del 50-60% aproximadamente en sus primeras fases (Amirante y Montel, 1998). Para ello, el alperujo debe ser mezclado para su compostaje con otros materiales que: ✓ Absorban la humedad: hojín, paja, subproductos de industria del algodón… para procurar una humedad adecuada del montón y hacerlo más manejable. ✓ Tengan mayor tamaño: hojín, paja, restos de poda, etc. para permitir la presencia de aire. ✓ Aporten nitrógeno: estiércol, restos de matadero, compost del año anterior… con el fin de reducir la relación C:N. En los ensayos de compostaje de alperujo que durante dos años hemos llevado a cabo en colaboración de la SCA San Sebastián de Benalúa de las Villas de Granada, probando diversas mezclas de materiales y manejos del proceso de compostaje nos han dado muy buen resultado las mezclas compuestas por alperujo-hojín-estiércol en una relación en volumen de 2:1:1 y 4:2:1. En las mez-

La fertilización en el olivar ecológico

65

clas en que se sustituyó el estiércol por compost de alperujo del año anterior no hubo diferencias, mostrando que puede ser un sustituto viable en caso de escasez de estiércol (Guzmán, 2003). Otros autores han probado otras mezclas con buenos resultados. Así, Amirante y Montel (1998) proponen una mezcla de alperujo-estiércol-paja-serrín-cal de 8:1:0,4:0,4:0,2. Por su parte, Sánchez (1999) propone la mezcla en volumen de alperujo-hojín-estiércol de 14:8:2. En realidad, la proporción óptima de la mezcla es variable dado que también los estiércoles y los alperujos tienen una composición variable. No obstante, en todos los ensayos se muestra la necesidad de aportar estiércol o compost del año anterior para que el proceso de compostaje y el producto final tengan mayor calidad. Elementos básicos para el compostado Los mínimos elementos de los que se debe disponer para realizar el compostado son: un área para elaborar los montones, una fuente de agua cercana, un termómetro con sonda de penetración, tractor y pala, y cuba u otro sistema de riego de los montones. La superficie destinada al compostaje debe tener poca pendiente y estar cementada para evitar los lixiviados (o al menos apelmazada si es pequeña la cantidad a compostar) y presentar una zanja de acumulación de los mismos para poder bombearlos hacia el montón. También es necesaria una fuente de agua cercana; un termómetro con sonda de penetración de 50-100 cm. para realizar el seguimiento de la temperatura; un tractor y pala para la realización del montón y para el volteo; y una cuba para el riego de los montones. La cuba debe estar limpia y sin rastro de ningún plaguicida, ya que podría dañar la actividad biológica del montón. Los termómetros con sonda para medir la temperatura pueden ser de distinto tipo, desde las más sencillas de “llevar y traer”, que realizan las medidas en el momento, pero que no registran los datos, hasta otras que se dejan instaladas en los montones y periódicamente registran la temperatura, siendo esta información descargada oportunamente por el operario. La adquisición de un modelo u otro depende del volumen a compostar, pues sin duda la segunda opción ahorra tiempo, y de las condiciones de seguridad de la planta de compostado. Si los montones se realizan en una zona lluviosa conviene techar el área donde se realiza el proceso. Realización del montón El montón debe tener una altura entre 1,5-2,5 m, y una anchura de 3-4 m en la base, dando una sección trapezoidal (véase figura 3.6). La orientación de los montones debe ser norte-sur para que la insolación del montón se produzca

66

Manual de Olivicultura Ecológica

equilibradamente en ambos laterales. A la hora de realizar el montón, los materiales deben disponerse por capas, de tal manera que en las capas inferiores se dispongan las que menos se dispersen (paja, hojín, estiércol…), tal como aparece en la figura 3.6. Una vez construido el montón en capas se procede a su mezcla utilizando la pala de volteo. Ambas estrategias, la previa disposición en capas y la mezcla final, contribuyen a que los materiales queden bien revueltos (véase fotografías 10 y 11). Normalmente, si el alperujo y el hojín son frescos no hace falta regar el montón en el momento inicial, pero si se han secado conviene ir regando las capas conforme se van disponiendo. Dado que los responsables del proceso biológico del compostaje son microorganismos (hongos, bacterias, etc.) y otros organismos de mayor tamaño (lombrices, pequeños insectos) puede ser conveniente favorecer su presencia en el montón añadiendo tierra del suelo sobre todo si procede de una finca ecológica, compost del año anterior o activadores biológicos, esto es productos ricos en microorganismos que logran acelerar el proceso de compostaje y que pueden ser comerciales o de fabricación casera, tal como el purín de ortiga, los preparados biodinámicos, u otros.

Figura 3.6. Disposición inicial en capas de los materiales empleados en la formación del montón con activador.

Fases y seguimiento del proceso de compostaje Con el montón hecho se inicia el proceso de compostaje que pasa por varias fases (véase Figura 3.7). Al principio se producirá una elevación de la temperatura y una bajada del pH. La temperatura máxima no debe superar los 70 ºC, debe permanecer alrededor de 60-65 ºC durante al menos tres días para eliminar las semillas, los hongos y bacterias fitopatógenos que podrían afectar a nuestros cultivos con el empleo en fresco de estos materiales. Si se sobrepasan los 70 ºC se recomienda airear el montón para bajar la temperatura. La elevación de la temperatura a veces no se produce de forma consistente ya que el alperujo es un material “duro” de compostar, sino que sube un poco y de nuevo cae. Esto significa que el proceso no ha arrancado por completo, y en este caso conviene de nuevo voltear el montón y regarlo si es necesario. La Figura 3.8 ejemplifica esta situación.

La fertilización en el olivar ecológico

67

Fuente: Dalzell et al., 1981 en Costa et al., 1991. Figura 3.7. Evolución de la temperatura durante las diferentes etapas del compostaje

Figura 3.8. Evolución de la temperatura en una pila de compost de alperujo

68

Manual de Olivicultura Ecológica

Posteriormente, la materia orgánica ya transformada entra en un proceso lento de maduración para convertirse finalmente en humus. El proceso habrá terminado cuando los materiales originarios que formaban el montón ya no se reconozcan y lo que quede sea un material oscuro con un olor característico a mantillo. En este momento la aireación y riego del material ya no da lugar a incrementos importantes de temperatura. En definitiva, la temperatura del montón debe ser medida al menos una vez a la semana en los tres primeros meses para garantizar que la evolución de la temperatura haya sido la correcta. Después es suficiente con una sola vez cada 15 días. Por cada montón debe tomarse la medida en diversos puntos (p.ej. 10-14 puntos) distribuidos alrededor del mismo, de tal manera que la temperatura resultante del montón será la media de todas ellas. De esta manera se soslaya el efecto que el viento o la insolación incidente puedan tener sobre la zona receptora. La profundidad de muestreo es la de la sonda (50 cm-100cm.) y la altura a la que se introduce la varilla en el montón es intermedia. Cuando se mida la temperatura es conveniente observar: la humedad (el montón debe estar húmedo, pero sin chorrear), el color del montón en su interior y si hay emisión de malos olores. Normalmente, hay que airear, volteando, en 3-6 ocasiones (aprox.). Se voltea si la temperatura sube por encima de 70 ºC y si baja por debajo de 30-40 ºC. Generalmente al voltear se riega, salvo que el montón esté muy húmedo y se observen malos olores (amoniaco, ácido sulfhídrico…) y color verde azulado. El riego del montón con la cuba u otro sistema es conveniente realizarlo a la par que se mueve el montón durante el volteo, para que se humedezca bien la mezcla. La aireación de las pilas es necesaria para que el compostaje se desarrolle en condiciones aerobias y para que se produzca la oxidación de algunas moléculas orgánicas presentes. Si los microorganismos aerobios no tienen oxígeno suficiente, son sustituidos por otros anaerobios con el consiguiente retardo y producción de malos olores. No obstante, si la aireación es excesiva puede provocar un enfriamiento de la masa con la consiguiente reducción de la actividad metabólica de los microorganismos (Costa et al., 1991). Los volteos con el fin de airear se suelen realizar cuando la temperatura cae por debajo de los 3040 ºC, de tal forma que cuando se voltea, si el compost no está aún maduro, la temperatura vuelve a subir por encima de los 50 ºC (Sánchez, 2000). La humedad también debe ser controlada, ya que su falta (menos del 3540%) provoca una caída de la actividad de los microorganismos, y su exceso (más del 60%) da lugar a condiciones anaeróbicas, produciéndose la emisión de malos olores, perdiendo nitrógeno y disminuyendo la velocidad del proceso. En el primer caso hay que proceder a regar, y en el segundo a voltear y, si es necesario, mezclarlo con materiales secos como paja, hojín o serrín.

La fertilización en el olivar ecológico

69

Duración del proceso La maduración de las pilas de compost que contienen como principal componente el alperujo varía enormemente en función del método de compostaje. Así, Cegarra (1998) utilizando el sistema Rutgers, con ventilación forzada durante doce semanas, obtuvo un compost bastante maduro a los seis meses del inicio de la experiencia, mientras que Amirante y Montel (1998), Sánchez (1999) y Guzmán (2003) estiman entre nueve y doce meses para montones con aireación mediante volteo. Este acortamiento en el tiempo del proceso puede convenir a las almazaras por varias razones. La primera es que ahorrarían en mano de obra y maquinaria al no tener que voltear, la segunda es que podrían rentabilizar antes los costes del proceso, ocupando los meses de verano en el ensacado del compost maduro, que podría ser empleado por los olivareros en el otoño siguiente en lugar de esperar a la segunda primavera. Por último, este adelanto evitaría la presencia en el campo de estos montones durante largos períodos.

Toma de muestras para análisis De cada montón se extraen unas 12-15 submuestras repartidas alrededor del montón y una profundidad de 50-60 cm. Estas submuestras se deben mezclar en una muestra única, y rápidamente se deben llevar al laboratorio a analizar. Normalmente, se van a solicitar al laboratorio el contenido de nutrientes, la relación C:N, el pH, la humedad, la materia orgánica y la conductividad eléctrica. La relación C:N final de un compost debe ser menor de 20, la humedad inferior al 30-35%, y la C.E. preferiblemente inferior a 2 dS/m. En términos generales, el pH desciende ligeramente al principio, para subir posteriormente conforme lo hace la temperatura; después desciende hasta quedar estabilizado en la maduración, en valores que oscilan entre 7 y 8. No obstante, en el caso del compost de alperujo el pH suele quedar por encima de 9, lo que hace necesaria más investigación para obtener compost de alperujo de menor pH sin tener que acudir a productos químicos de síntesis. La tabla 3.3 recoge ejemplos de analíticas de compost maduro de alperujo. En el caso de que el compost obtenido se vaya a comercializar hay que analizar otros parámetros exigidos en la legislación. Es el caso del contenido en metales pesados, aunque no sea probable que este compost sobrepase los niveles permitidos dado el origen de los materiales de partida. Además, habría que realizar pruebas de germinación de semillas para comprobar que el potencial efecto herbicida de los polifenoles ha desaparecido.

70

Manual de Olivicultura Ecológica

Tabla 3.3. Caracterización del compost de alperujo al final del proceso de compostaje
Guzmán, 2003 Guzmán, 2003 Sánchez, 1999 pH 1/25 Humedad (% p/p) M.O. (% p/p) N total (% p/p) C/N P total P2O5 (% p/p) K total (K2O) (% p/p) Calcio (% p/p) Mg (% p/p) Cu (p.p.m.) Hierro (ppm) Manganeso (ppm) Cinc (ppm) Boro (ppm) Conductividad eléctrica 1:5 (ds/m) 8,74 13,75 48,64 1,18 9,49 0,50 1,34 10,17 0,66 53,33 7967 362,67 36,67 58,23 2,21 9,52 25,5 66,4 1,96 10,38 0,28 2,15 5,21 0,46 44 3913 209 67 51 3,53 9,09 34 49,1 1,64 15 0,502 2,88 4,49 3,02

3,38

Valores sobre materia seca salvo pH, conductividad y humedad

En los ensayos de compostaje de alperujo que durante dos años hemos llevado a cabo en colaboración de la SCA San Sebastián de Benalúa de las Villas de Granada, probando diversas mezclas de materiales y manejos del proceso de compostaje, hemos realizado el test de germinación para todos los tratamientos una vez concluido el proceso. El test de germinación se realizó sobre semillas de especies de leguminosas que se emplean como cubierta vegetal en el olivar ecológico, en concreto Medicago trucantula var. paravinga y Medicago rugosa var. Sapo; y sobre semilla de lechuga var. Reina de Mayo. En ningún caso se observó efecto negativo del compost sobre la germinación y el crecimiento radicular de las semillas (Guzmán, 2003). Por último, hay que recordar que la instalación de plantas de compostaje debe tener los permisos legales correspondientes, y aún cuando se trate de pequeños montones debe ser notificado a los agentes de medioambiente.

Bibliografía
Amirante, R., y Montel, G.L. 1998. Composting of oil extraction by-product: legislative, technological aspects and experimental results. En Primeras Jor-

La fertilización en el olivar ecológico

71

nadas Mediterráneas de olivar ecológico. ECOLIVA’97. Tomo I. Cámara Oficial de Comercio e Industria de la Provincia de Jaén, pp. 162-173. Cegarra, J. 1998. Elaboración y uso agrícola de abonos obtenidos a partir de resíduos de almazara. En Primeras Jornadas Mediterráneas de olivar ecológico. ECOLIVA’97. Tomo I. Cámara Oficial de Comercio e Industria de la Provincia de Jaén, pp. 115-121. Civantos, L. y Olid, M. 1985. Los ramones de los olivos. En Agricultura, pp, 978-979. Costa, F., García, C., Hernández, T y Polo, A. 1991. Residuos orgánicos urbanos. Manejo y utilización. Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CSIC). Murcia. Ferreira, J., y Red Cooperativa Europea de Investigación del olivo, FAO-INIA. 1986. Los nutrientes N, P, K en la fertilización del olivar. En Olea nº 17, dic. 1986. Guzmán Casado, G.I. 2003. El potencial del olivar ecológico como motor de desarrollo rural y su adaptación a la provincia de Granada. Informe final. Centro Ángel Ganivet. Excma. Diputación de Granada. pp: 206-242. (No publicado). Labrador, J., Porcuna, J.L y Reyes Pablos, J.L (coord.) 2004. Conocimientos, técnicas y productos para la agricultura y la ganadería ecológica. Ed. SEAE-Bioindalo. Ortega Nieto, J.M. 1963. Valor fertilizante del nitrógeno mineral y orgánico en el olivo. Monografía Dirección General de Agricultura. Ministerio de Agricultura. Madrid. Sánchez Romero, A. 1999. Transformación de los subproductos de almazara en abono orgánico. Informe del Proyecto ganador del premio Andrés Núñez de Prado a la investigación en Agricultura Ecológica en la 1ª edición. Sánchez Romero, A. 2000. Transformación de subproductos de almazara en abono orgánico para su uso en agricultura ecológica. Boletín nº 4.4/00. Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE). Urbano, P. 1992. Tratado de Fitotecnia General. Mundi-Prensa. Madrid.

72

Manual de Olivicultura Ecológica

73

CAPÍTULO IV LA BIODIVERSIDAD: UN COMPONENTE CLAVE PARA LA SOSTENIBILIDAD DE LOS AGROECOSISTEMAS
Julio Sánchez Escudero*

*

Biólogo. Doctorando del ISEC. Universidad de Córdoba. Instituto de Fitosanidad. Área de Agroecología. Colegio de Postgraduados. Montecillos. Texcoco. Estado de México. E-mail: clarijul@hotmail.com

74

Manual de Olivicultura Ecológica

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

75

Los ecosistemas naturales, como el bosque mediterráneo, son hábitats autosuficientes y estables, donde los organismos vivos y el ambiente interaccionan para intercambiar energía y materia en un ciclo permanente. Sin embargo, con la agricultura, el hombre altera el equilibrio natural e interviene directamente sobre la biodiversidad local del ecosistema, en especial de la flora, artrópodos y microorganismos, reduciéndola considerablemente respecto de los ecosistemas naturales (Varela y González, 1999). Un ejemplo de esto se refleja en la prospección realizada por Pujadas (1986) en la provincia de Córdoba, en donde estableció una ordenación de los agroecosistemas y quedó de manifiesto que el olivar de secano es el cultivo que conserva mayor diversidad y riqueza florística de las formaciones mediterráneas originales, con una mayoría de especies de origen mediterráneo y el mayor porcentaje de especies autóctonas y de distribución restringida a una área geográfica (Tabla 4.1).

76

Manual de Olivicultura Ecológica

Tabla 4.1. Ordenación de los agroecosistemas en la provincia de Córdoba, con base en el tipo de flora presente (Pujadas, 1986)
FORMACIONES ORIGINALES MEDITERRANEAS VIÑEDOS OLIVARES Y FRUTALES DE SECANO Inicio de simplificación de la biodiversidad Pérdida de elementos locales o autóctonos Aumentos de elementos de distribución más amplia Aumentos de elementos cosmopolitas y paleotropicales

CEREAL SECANO CULTIVOS DE SECANO CULTIVOS DE REGADIO

FRUTALES DE REGADIO CULTIVOS HORTICOLAS (HUERTAS)

CULTIVOS DE REGADIO Aumento de elementos autóctonos y paleotropicales

El olivar es, por lo tanto, el agroecosistema más parecido a las formaciones mediterráneas originales y el primer paso en la simplificación y alteración de las mismas (Tabla 4.1). Asimismo, la diversidad de la flora del olivar es su característica más significativa ya que es mucho mayor que en otros cultivos arbóreos como los frutales de regadío, en los que se contabilizaron 172 especies, frente a las 536 del olivar. Así, los cultivos anuales de invierno, como el cereal de secano, constituyen un medio que, aunque conserva gran parte de la flora autóctona, da lugar a un aumento de elementos de distribución más amplia. Asimismo, los cultivos de ciclo primaveral y estival, propician la pérdida de diversidad y de elementos de distribución restringida. Por su parte, el regadío favorece el enriquecimiento de especies cosmopolitas y sobre todo, cuando se trata de cultivos de ciclo de primavera-verano, como algodón o maíz, propicia la aparición de especies de orígenes paleotropicales y la pérdida de diversidad y de la componente mediterráneo original (Tabla 4.1).

Agroecosistema y biodiversidad
Altieri y Labrador (1995) argumentan que un campo de cultivo es un ecosistema dentro del cual los procesos ecológicos que ocurren en otras formaciones vegetales naturales también se dan. De esta forma, algunos autores se plantean el concepto de agroecosistema para referirse a la unidad ambiental en la que se desarrolla la actividad agraria incluyéndose la agrícola, forestal y

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

77

ganadera. Aunque ambos sistemas tienen en común su más amplia y conocida definición que los describe; sin embargo, un sistema agrícola difiere en varios aspectos fundamentales de un ecosistema natural, de entre los cuales destaca que la biodiversidad del agroecosistema es muy reducida (Tabla 4.2). Tabla 4.2. Principales diferencias estructurales y funcionales entre los ecosistemas naturales y los agroecosistemas (Gliessman, 2002).
ATRIBUTOS Productividad neta Interacciones tróficas Diversidad de especies Diversidad genética Ciclo de nutrientes Estabilidad Control humano Permanencia temporal Heterogeneidad del hábitat ECOSISTEMA NATURAL Media Compleja Alta Alta Cerrado Alta Independiente Larga Compleja AGROECOSISTEMA 1 Alta Simples y lineales Baja Baja Abierto Baja Dependiente Corta Simple

Los autores antes referidos, indican que es bien conocido que la biodiversidad es la “rueda” mayor del engranaje de la dinámica de los ecosistemas naturales (Figura 4.1). Así por ejemplo, la cubierta vegetal de un bosque o de una pradera previene la erosión del suelo, controla su régimen hídrico, mantiene la cantidad de materia orgánica y otros.

Figura 4.1- Esquematización simplificada de la fuerza y funcionamiento de la biodiversidad dentro del engranaje de procesos dentro del agroecosistema.

1

Un agroecosistema es un sistema agrícola conceptualizado y conformado como un ecosistema, en donde se suceden un conjunto de interacciones entre los factores bióticos (flora y fauna) y los abióticos (suelo y medio ambiente) de una zona determinada (Gliessman, 2002 y Carrero, 1996).

78

Manual de Olivicultura Ecológica

El análisis y comparación entre los ecosistemas naturales y los agroecosistemas son la base para explicar la presencia de las plagas. Ambas unidades tienden hacia un equilibrio dinámico, pero en los agroecosistemas la inestabilidad es mayor debido a que las diferentes prácticas agronómicas que se llevan a cabo anualmente en los cultivos y la reducción de la biodiversidad impiden la expresión continua de muchos procesos ecológicos, como las interacciones tróficas, que por la mayor permanencia en el tiempo se presentan con mayor consistencia en los ecosistemas naturales (Tabla 4.2). La biodiversidad funcional de un agroecosistema se refiere al conjunto de plantas, animales y microorganismos que permiten un funcionamiento estable del sistema, en forma similar, por ejemplo, al sistema de movimiento de una bicicleta, el cual esta diseñado para usar los “piñones” de la rueda de cambios de acuerdo a las necesidades de manejo. En los casos que se requiera subir una cuesta, el cambio de la cadena al “piñón” menor permitirá un ascenso con menor resistencia y desgaste energético; asimismo, los piñones mayores facilitaran el rodamiento en superficies planas (Figura 4.1). La diversidad específica de un agroecosistema determinado, permite los flujos o rutas posibles por donde la energía se puede transmitir, a través de los diferentes niveles de organización del agroecosistema y las diversas interacciones ecológicas. De esta manera, una rueda mayor de biodiversidad podrá transmitir una mayor potencia de tracción al “piñón” que se elija, en concordancia con las necesidades de funcionamiento que requiera el sistema (Figura 4.1). Por ello, la biodiversidad no solo va a estar en relación con el patrimonio biológico del sistema agrícola, sino también con la capacidad que ella tiene por sí misma para mantener un funcionamiento viable del agroecosistema, al prestar importantes servicios ecológicos que influyen de manera directa sobre la producción y sobre la sostenibilidad del mismo (Altieri, 1992). Así, la biodiversidad que integra la cobertura vegetal de un agroecosistema como el olivar puede funcionar o estar diseñada para la conservación de suelo. En comparación con la que se produce en olivares con suelo labrado, la cubierta vegetal reduce drásticamente la erosión, como veíamos en el capítulo II. Igualmente, algunos estudios muestran como el terreno con cubiertas vivas de veza o cebada se mantuvo permanentemente más húmedo (de febrero a julio) que el suelo desnudo de vegetación sometido a mínimo laboreo (Pastor et al., 1999). Además, el rastrojo sobre el suelo de un olivar es un factor que puede influir en mayor medida sobre la composición de los artrópodos del suelo, entre los que se pueden encontrar, insectos depredadores de insectos y también otros que son descomponedores de la materia orgánica (Pastor et al., 1999). No obstante, si esta biodiversidad va a tener influencia al nivel de todos los componentes del agroecosistema, es específicamente en algunos de ellos en

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

79

donde podemos apreciar mejor la importancia del mantenimiento de la misma para lograr la sostenibilidad del sistema agrícola, destacando en este aspecto la promoción del control de plagas (Altieri y Labrador, 1995) que desarrollaremos en el siguiente epígrafe. Muchas veces la biodiversidad ha sido clave para disminuir el desarrollo de muchas plagas y enfermedades, debido a que la acción del control biológico ha reducido la virulencia con la que se han desarrollado en otras zonas con paisajes más continuos y homogéneos. Esta estrategia de diversificación está más presente en olivares ecológicos que en convencionales como muestran diferentes estudios, tales como los realizados en Los Pedroches (Córdoba) y en Granada. Así, en olivares de los Pedroches, Córdoba, la permanencia de la cobertura vegetal por flora espontánea fue mayor en las fincas ecológicas del olivar que en las convencionales, ya que se mantuvo con una cobertura superior al 50% durante 6 de los 7 meses del estudio (Sánchez et al., 2002). Por su parte, en la provincia de Granada un 27% de los olivareros ecológicos siembra cubierta vegetal de leguminosa o leguminosa/cereal, y otro 64% de ellos deja cubierta de la flora adventicia entre otoño y primavera; mientras que entre los convencionales ninguno de los entrevistados siembra cubierta, y sólo el 27% deja crecer la cobertura de flora espontánea (Guzmán y Alonso, 2004).

La flora y el control biologico de las plagas: Dos elementos fundamentales de la biodiversidad del agroecosistema.
Muchas referencias coinciden en señalar que el olivar en comparación con otros agroecosistemas es bastante estable, lo cual puede ser debido: a la larga duración que presenta el periodo de cultivo, la propia estabilidad del medio, la orientación de la producción, el escaso número de fitófagos realmente nocivos, la tolerancia a los daños ocasionados y a la riqueza de su flora y artrópodofauna benéfica (Crovetti, 1996 y Cirio, 1997).

La flora del olivar En el mundo existen registradas unas 250 mil especies vegetales, de las cuales ocho mil son calificadas como malas hierbas o malezas; sin embargo, este término es subjetivo y antropocéntrico, ya que no responde por sí mismo a un significado científico sino que son plantas que crecen siempre o de forma predominante en situaciones marcadamente alteradas por el hombre y que resultan no deseables por él en un lugar y momento determinado. Asimismo, esas

80

Manual de Olivicultura Ecológica

especies poseen en mayor o menor grado una serie de características que les facilita su establecimiento y desarrollo en sus ambientes tales como: una alta capacidad de producción de semillas, una fácil dispersión, un largo periodo de viabilidad, una germinación escalonada, una plasticidad fisiológica y genética, así como una alta capacidad de competencia (Saavedra y Pastor, 2002). Otras definiciones hacen referencia a características ecológicas, bien como plantas pioneras o especies oportunistas. Así, en el cultivo del olivar se llama mala hierba a toda planta arvense, invasora y/o colonizadora, y a las especies propias del bosque mediterráneo que crecen entre los olivos. Con cierta frecuencia se trata de especies que fueron expulsadas antes y durante la plantación del olivar, y que transcurrido un tiempo, cuando se vuelven a modificar las condiciones de cultivo, regresan al olivar (Saavedra y Pastor, 2002). La flora del olivar está compuesta por especies adaptadas a las especiales condiciones del cultivo: secano y clima mediterráneo, agrupadas mayoritariamente en alrededor de 60 familias de dicotiledóneas y 9 de monocotiledóneas. Todas esas plantas pueden competir con el olivo por agua en las épocas de escasez y por nutrientes; interfiriendo incluso por luz en olivos jóvenes o con compuestos alelopáticos e incluso su presencia encarece y dificulta la recolección de la aceituna. Sin embargo, la flora del olivar, como se ha visto anteriormente, también protege el suelo de la erosión, ayuda a aumentar la infiltración de agua en el suelo, aporta materia orgánica, mejora la actividad microbiana y favorece el desarrollo de la fauna benéfica, entre otros (Saavedra y Pastor, 2002). Algunas de las plantas o malezas que florecen dentro de los olivos o fuera de ellos, pueden contribuir al control biológico de los insectos plagas ya que ellas son frecuentemente la única fuente de néctar, polen e incluso melaza de otros insectos, los cuales son elementos vitales en el mantenimiento de altas poblaciones de insectos benéficos dentro de un agroecosistema. Por otra parte, algunas de estas plantas también mantienen a un cierto número de especies de insectos, que pueden servir como alimento alternativo para depredadores y parasitoides. Asimismo, las malezas también pueden modificar el microclima del cultivo haciéndolo desfavorable para insectos fitófagos y sirviendo de refugio para los enemigos naturales durante los periodos de excesivo calor y sequedad (Campos y Civantos, 2000). Al respecto, el resultado de numerosas experiencias confirma que la biodiversidad puede ser utilizada como una herramienta de optimización del manejo de plagas en un agroecosistema, mediante el diseño y la construcción de arquitecturas vegetales específicas que mantengan poblaciones de enemigos naturales o que posean efectos disuasivos sobre determinados insectos plaga tales como: la asociación de cultivos, los policultivos, el uso de sistemas agroforestales, plantaciones de setos vivos, entre otros (Altieri y Labrador, 1995).

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

81

El control biológico El control biológico se refiere al uso de enemigos naturales para el control de insectos plaga y se deriva del principio fundamental de que existe un balance natural que regula el tamaño de las poblaciones de todas las especies y que les permite no crecer al infinito ni decrecer hasta la extinción (Nicholls et al., 1999). Los factores limitantes de naturaleza biótica, entre los que se encuentran los enemigos naturales: parasitoides, depredadores y enfermedades, actúan contra las fuerzas de acción del potencial biótico de la población (Figura 4.2).

Figura 4.2. Factores de regulación del crecimiento poblacional de los organismos y la posición general de equilibrio.

De esta manera las poblaciones aumentan o disminuyen su densidad dentro de ciertos límites superior e inferior durante un periodo de tiempo, como consecuencia de la acción combinada de todos los factores bióticos y abióticos, flotando de la misma manera que un pedazo de corcho lo hace en el agua de un río, sube o baja como las ondulaciones del agua se lo marcan, manteniéndose en una posición o nivel de equilibrio (figura 4.2). Se dice entonces que los sistemas más diversos son estables, ya que exhiben poblaciones que fluctúan muy cerca del equilibrio o nivel de regulación (Graziano, 2002, Trujillo, 2002). Sin embargo, este balance se rompe en los agroecosistemas, cuando una modificación del ambiente favorece el crecimiento de las poblaciones de insectos, permitiendo que se conviertan en “plagas” (Figura 4.3). Tales modificacio-

82

Manual de Olivicultura Ecológica

nes se relacionan: con la concentración de la producción de un solo cultivo en grandes extensiones, la introducción de nuevos cultivos o de insectos exóticos y el uso de insecticidas, lo cual puede promover el aumento explosivo de los insectos, al tener disponible una gran cantidad de follaje o biomasa o bien al estar liberados de sus enemigos naturales, “saltando explosivamente” como lo haría una botella, sin líquido y cerrada, a la que se le quita la presión de la mano que la mantenía bajo el nivel del agua (Figura 4.3).

Figura 4.3. Modificación del tamaño de la población de un insecto plaga por la liberación de su factor de regulación.

La mayoría de los insectos plaga tienen una diversidad de organismos que los atacan y consumen, entre ellos se incluyen: insectos arañas, muchos vertebrados como: pájaros, lagartijas, peces y ranas, así como microorganismos tales como nemátodos, virus, bacterias y hongos. A todos esos organismos se les conoce como enemigos naturales de los insectos. De estos enemigos naturales, los insectos entomófagos están agrupados en 200 familias incluidas en 15 órdenes, divididos según sus hábitos en parasitoides y depredadores (Nicholls et al., 1999). Los parasitoides son insectos que se desarrollan dentro o sobre el cuerpo de otro insecto o dentro de los huevecillos de éste. La mayoría de los parasitoides son pequeñas avispillas del orden de los Himenóptera y algunas pocas familias de moscas del orden Díptera (Nicholls et al., 1999). Los depredadores de insectos, son larvas o adultos de artrópodos: como insectos, arañas o ácaros, los cuales en estado juvenil o adulto matan al insecto plaga por un ataque directo y requieren de un número de presas suficientes como alimento que les permita desarrollarse hasta el estado adulto (Nicholls et al., 1999). Estos agentes de control biológico pueden ser usados de diferentes maneras para el control de las plagas agrícolas. Pudiéndose distinguir básicamente tres

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

83

formas de aprovechamiento: control biológico por introducción, aumento y conservación (Nicholls et al., 1999). En la primera, se trata de importar enemigos naturales desde los sitios de origen de la plaga o de sitios con características ecológicas similares y criarlos en el laboratorio para liberarlos en el campo y que se establezcan ahí. En la segunda técnica se lleva a cabo la cría y reproducción de un enemigo natural (importado o nativo) en cantidades suficientes que permitan una liberación continua ya que esos insectos no se establecerán. La ultima técnica y quizá la mas olvidada, es la que consiste en la conservación de los enemigos naturales presentes en la zona donde se desarrolla la plaga (Nicholls et al., 1999). El control biológico por conservación, se basa en la presencia espontánea de los enemigos naturales dentro del cultivo y para que sea efectivo, es muy importante asegurar una buena relación entre la presa y sus entomófagos. Sin embargo, muchas veces la eficacia de estos insectos benéficos se ve afectada por el uso de insecticidas, pero también por determinadas prácticas de cultivo que les destruyen directamente y también sus hábitats o hacen que estos les sean desfavorables imposibilitando su actuación (Alomar, 2003). Al respecto, los tratamientos aéreos contra la mosca de la aceituna, con el uso de productos de amplio espectro de acción, como el dimetoato, han dado lugar a un incremento de las poblaciones de la cochinilla del tizne y otros insectos, debido a sus efectos negativos sobre su entomofauna útil, la cual mantiene normalmente reguladas a sus poblaciones (Crovetti, 1996). Asimismo, Varela y González (1999) determinaron que la mayor parte de las 48 especies de insectos entomófagos capturados en el olivar se encontraban presentes cuando se realizaban las aplicaciones contra prays. De esta manera, el éxito del control biológico depende de que los entomófagos encuentren un hábitat favorable, con acceso a microclimas, protección frente a las condiciones adversas, lugares de hibernación o de oviposición, fuentes de alimentos para adultos o larvas, presas o huéspedes alternativos (Alomar, 2003). Por ello, el control biológico también debe incluir aquellas modificaciones o gestiones del hábitat en los agroecosistemas, destinadas a crear las condiciones que mejoren la colonización del cultivo en el número necesario y en el momento adecuado, además de que favorezcan su supervivencia, fecundidad, longevidad y acción (Alomar, 2003).

Gestión del hábitat
Las plantas no cultivadas tienen un papel muy importante en la conservación de los insectos entomófagos, especialmente cuando hay escasez en los campos de cultivo, ya que ofrecen un beneficio de alimento vegetal: néctar,

84

Manual de Olivicultura Ecológica

polen, semillas, jugos de plantas y presas alternas. En algunos depredadores como los sírfidos por ejemplo, las larvas son depredadoras mientras que los adultos necesitan del néctar y del polen. Varios ácaros depredadores fitoseidos pueden usar el polen en sustitución de su presa. Otros Heterópteros, tienen una dieta mixta de planta y presa, lo que favorece su eficacia biológica en comparación con una dieta puramente carnívora (Alomar, 2003). En el olivar, el uso de cubiertas vegetales vivas (espontáneas o sembradas) en las calles, para la conservación del suelo, puede aprovecharse también para crear refugio de entomófagos, especialmente cuando se dejan determinadas zonas sin segar. Al respecto, en olivares de los Pedroches y sobre la cobertura vegetal con flora espontánea, se colectó una gran variedad de himenópteros parasitoides, registrándose algunos de prays y de otros insectos fitófagos, destacando los icneumonoideos y dentro de ellos los bracónidos, siendo más consistentes en las fincas ecológicas que tenían un mayor porcentaje de cobertura (Figura 4.4).

Figura 4.4. Insectos himenópteros, capturados sobre la cobertura vegetal espontánea en olivares de los Pedroches, Córdoba (Sánchez et al., 2002).

Igualmente, la incidencia de Prays oleae, en olivares del CIFA de Cabra, fue similar en aquellos con manejo del suelo desnudo y con cubierta vegetal; sin embargo, los niveles de parasitismo sobre la polilla fueron mayores y próximos al 15% en los olivares con cobertura vegetal (Aldebis et al., 2003). Sin embargo, no solo la vegetación no cultivada puede ser refugio y fuente de entomófagos, también los cultivos pueden contribuir a la persistencia de tales insectos en el paisaje agrícola. El aprovechamiento de ellos con esta finalidad tiene la ventaja añadida de que ocupan una superficie mayor que ningún otro refugio no cultivado que pueda establecerse en las cercanías (Alomar, 2003).

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

85

Los policultivos (cultivos asociados o mixtos, intercalados, en franjas o de relevo) y las rotaciones, han demostrado su capacidad para favorecer la presencia de distintos entomófagos. Un ejemplo es el corte alterno de distintas franjas en un campo de alfalfa que permite retener los depredadores, mientras que la cosecha de todo el campo permite liberarlos a los cultivos adyacentes, para que puedan ahí realizar su función reguladora (Alomar, 2003).

El olivar, sus plagas y el control biológico
En la agricultura, a los insectos y ácaros que causan daños de importancia económica se les conoce como plagas; sin embargo, del millón de especies de insectos que existen, sólo unos pocos miles de ellos (1%) son calificados como tales. Muchos otros son fitófagos que no causan pérdidas económicas, o son benéficos para el hombre, ya que actúan como enemigos naturales de especies dañinas y pueden ser usados dentro de programas de control biológico. Otros insectos son polinizadores de plantas o producen materiales de valor como miel o seda. No obstante, la mayor parte de las especies de insectos no se encuentran en las categorías de dañinos o benéficos, sino que son “neutrales” o “indiferentes” pero son extremadamente importantes (Nicholls et al., 1999).

A= Braconidae (Apanteles, Biosteres, Opius, Agathis) e Ichneumonidae (Dimophora) B= Pteromalidae, Eupelmidae, Elasmidae, Chalcididae, Eurytomidae, Eulophidae, Perilampidae, C= Diapriidae y Proctotrupidae D= Bethylidae, E= Figitidae, F= Megaspilidae Figura 4.5. Entomofauna capturada en olivares de Granada, España (Varela y González, 1999).

86

Manual de Olivicultura Ecológica

Estos insectos neutrales son componentes esenciales de ecosistemas naturales y modificados, ya que pueden ser útiles en la descomposición de la materia orgánica o bien ser el alimento que permita la presencia y acción de los enemigos naturales de insectos plaga en esos ambientes (Nicholls et al., 1999). Al respecto, Varela y González (1999) en olivares de Granada, señalan que las especies útiles fueron mucho más numerosas que las nocivas y comprendieron principalmente depredadores y parasitoides; asimismo, el resto correspondieron a insectos polinizadores, descomponedores y neutrales en donde estos últimos representaban el 20% (Figura 4.5). La artrópodofauna (insectos, ácaros y arañas) del olivar es muy rica y está compuesta por un centenar de especies fitófagas, aunque para el área mediterránea se citan entre 40 y 60 especies, destacando entre ellas por sus densidades poblacionales y frecuencia de daño: la mosca del olivo (Bactrocera oleae), la polilla del olivo (Prays oleae) y la cochinilla de la tizne (Saissetia oleae). Sin embargo, también se encuentran otras plagas de importancia media, como el barrenador de las ramas (Euzophera pinguis) y de carácter local o temporal, como el algodoncillo (Euphyllura olivina) (Alvarado et al., 1998, Civantos, 1999 y De Andrés, 1991). Los insectos entomófagos en el ecosistema del olivar están representados por unas 300 a 400 especies de himenópteros parasitoides; mientras que de los depredadores, el grupo de las arañas, con 50 especies, es el que representa la mayor diversidad, siendo las hormigas las más abundantes; asimismo, se reportan 30 especies de coleópteros, 11 de hemípteros, 13 de neurópteros, 4 de dictiópteros y una especie de díptero y dermáptero (Arambourg, 1986 y Morris et al., 1999, citados por Campos y Civantos, 2000). El complejo parasitario de la mosca de la aceituna en la Cuenca Mediterránea no es abundante y esta representado sólo por cuatro himenópteros calcídidos: Euritoma martellii, Eupelmus urozonus, Pnigalio mediterraneus, Cyrptoptyx latipes y un bracónido introducido: Opius concolor (Alvarado et al., 1998; Civantos, 1999; De Andrés, 1991). Estas especies de insectos están presentes en el olivar de julio a octubre y su discontinuidad esta relacionada con la ausencia de otros insectos u hospederos alternativos, que pueden estar presentes en las malezas y que les son necesarios para su reproducción durante el periodo primaveral y de invernación (Arambourg, 1986, citado por Campos y Civantos, 2000). O. concolor se muestra como un buen agente reductor para la primera generación de la mosca de la aceituna con sueltas inundativas de 1000 individuos por olivo, desde agosto a octubre; asimismo, parasita en situaciones de baja población de estadios larvarios de su huésped (Jiménez et al., 1994 y Jiménez et al., 1999).

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

87

En una evaluación de este parasitoide en olivares ecológicos de los Pedroches, Córdoba, con sueltas de 6000 adultos de este insecto, se registró un parasitismo efectivo mayor del 90% al final de la temporada, lo cual resulta importante si consideramos las condiciones de baja incidencia de la plaga, que registró un valor máximo de 18% de aceitunas dañadas, un promedio de 3,6% y un mínimo del 1% (Sánchez et al., datos sin publicar). En cuanto al control biológico natural de P. oleae, se reporta un parasitismo consistente integrado por varios himenópteros y diversos depredadores como crisopas, hormigas, coleópteros y heterópteros. Los parasitoides específicos de esta plaga en el Sur de España: Ageniaspis fuscicollis (Encyrtidae) y Chelonus eliaphilus (Braconidae) llegan a tener tasas de parasitismo de 75% y 40% respectivamente. También se reportan otros, como Elasmus steffani (Elasmidae), los bracónidos: Apanteles, Meteorus y Dinocampus y el icneumónido Pimpla (Aldebis et al., 2003, Ramos et al., 1985, Campos y Ramos, 1981 y 1982). En cuanto a los depredadores: Xanthandrus comtus (Diptera: Syrphidae) y Chrysoperla carnea (Neuróptera: Chysopidae) son muy eficientes reguladores alcanzando este último un 60% de frutos protegidos ya que puede llegar a eliminar más del 90% de los huevos de la generación carpófaga de prays. Otros depredadores importantes incluyen a Anthocoris nemoralis (Rhynchota: Anthocoridae), Scymus saturalis (Coleoptera: Coccinellidae) y arañas de los géneros Philodromus sp. (Philodromidae) y Salticus (Salticidae) (Morris y Campos, 1999). Las hormigas constituyen la entomofauna predominante en el olivar y hay una gran atención con objeto de usarlas como agentes en el control biológico de plagas, como bioindicadores o como un elemento clave para indicar biodiversidad integral. Tapinoma nigerrinum, Aphenogaster senilis, Lasius alienus, L. niger, Crematogaster scutelleris y Plagiolepis pygmaea son candidatos potenciales para el control biológico del cultivo, ya que destruyen pupas de prays en el suelo y larvas presentes en las copas de los árboles (Redolfi et al., 1999) Por su parte, el complejo parasitario asociado a la cochinilla del tizne es autosuficiente para reducir las poblaciones de este insecto a niveles de regulación (Varela y González, 1999 y Campos y Civantos, 2000). Destacan los encírtidos Methaphycus lounsbury y M. Barletti, los cuales han sido introducidos para el control de esta plaga, además de los géneros Tetrastichus sp. y Prospaltella sp., entre otros. Ruiz y Montiel (2000), al comparar las comunidades de artrópodos en olivares de diversas localidades de sierra y campiña de Jaén, encontraron que existe una diferencia significativa a favor del olivar de sierra y consideran que eso se puede deber a las diferencias bioclimáticas y las series de vegetación. Sin embargo, a pesar de que existían diferencias en la composición taxonómica, al

88

Manual de Olivicultura Ecológica

considerar sus hábitos alimenticios se comprobó que la proporción de los principales grupos tróficos (dañinos, benéficos y neutrales) se mantuvieron estables en el tiempo y en las zonas. La riqueza de especies de insectos asociados al olivo le puede permitir una estabilidad a este agroecosistema, por la notable complejidad que se crea en términos de relaciones intra e interespecíficas de las poblaciones. Así por ejemplo, la mosca del olivo cuenta entre sus enemigos naturales con P. mediterraneus, el cual es un himenóptero que también ataca a otros microlepidópteros minadores de hojas, como la generación filófaga de prays y las larvas del minador de la hoja del olivo (Oecophillembius latifollielus). Este insecto realiza una función de beneficio para la olivicultura ya que su presencia en el agroecosistema puede permitir el mantenimiento, subsistencia e incluso el desarrollo de la población de P. mediterraneus (Varela y González, 1999). Es importante hacer notar, que muchas especies de enemigos naturales de las diferentes plagas del olivar, a pesar de que tienen sus preferencias de parasitismo o depredación, son polífagas y pueden atacar a una relativamente amplia variedad de especies fitófagas del propio olivar, e incluso están presentes en su flora acompañante o maleza (Varela y González, 1999). En el caso de la polilla del olivo, algunos de sus parasitoides como el eulófido del género Tetrastichus y de Prospaltella presentan especies asociadas con muchos otros fitófagos del olivar. También uno de sus depredadores (Xanthandrus comtus) es capaz de desarrollarse a costa de los estados juveniles del algodoncillo del olivo (Varela y González, 1999 y Campos y Civantos, 2000). Los formícidos y coleópteros depredadores, como coccinélidos, cléridos y carábidos son muy polífagos y muchos de ellos atacan a huevos, larvas y pupas de cóccidos, larvas maduras y pupas del suelo. Asimismo, de los dípteros destaca el género Sirfus (Sirfidae) cuyas larvas son depredadoras de plagas como el algodoncillo del olivo (E. olivina) (Varela y González, 1999 y Campos y Civantos, 2000). Es necesario, compaginar las necesidades productivas con las del mantenimiento del la biodiversidad en el olivar, ya que muchos requerimientos de los enemigos naturales están determinados por una infraestructura ecológica ligada a una diversificación del olivar, que puede ser tanto natural como planificada. Así lo vemos en la tabla 4.3, en donde se anotan algunos ejemplos del papel de la vegetación para el desarrollo de insectos benéficos del olivar.

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

89

Tabla 4.3.- Diversas interacciones planta–insecto, de fitófagos y entomófagos del olivar (Katsoyannos, 1992 y McEwen y Ruiz, 1994; citados por Campos y Civantos, 2000)
Planta Inula viscosa Aportes Proporciona hábitat a M. Stylata, huésped alternativo de E. urozonus Dan hábitat a S. oleae y otras cochinillas Facilitan hábitat a varios cóccidos y diapididos Beneficiarios El parasitoide de la mosca

Citrus y Nerium oleander Arundo donax, Ceratonia siliqua, Cupressus sempervirens, Ficus carica, Myoporum spp., Pyracantha coccinea, Salix spp., y Ulmus spp. Una variedad de umbelíferas Vegetación cercana a los olivos La alcaparra y otras diversas plantas cultivadas

Sus parásitos y depredadores Sus parásitos y depredadores

Proporcionan alimento en sus inflorescencias Suministra un sustrato Albergan otros dípteros que pueden ser huéspedes alternativos

Larvas y adultos de la crisopa C. carnea Adultos de la crisopa C. carnea O. concolor

Como hemos venido revisando, el olivar presenta una gran potencialidad para el desarrollo y gestión del control biológico por conservación; sin embargo, esto va a depender de las características y grado de conservación de la biodiversidad local, la cual es el motor de la infraestructura agroecológica fundamental. Se requiere considerar los componentes y las interacciones del agroecosistema, a fin de determinar o diseñar localmente, prácticas de cultivo que puedan favorecer los procesos biológicos en él.

Bibliografía
Aldebis, H.K., Avila, A., Matas, P. y Vargas, E. 2003. Evaluación de los daños causados por la polilla del olivo, Prays oleae Bernard (Lepidoptera: Yponomeutidae), en distintas variedades y condiciones de cultivo. En III Congreso Nacional de Entomología Aplicada. Universidad Católica de Ávila, España. 206.

90

Manual de Olivicultura Ecológica

Alomar, K.O. 2003. Control biológico por conservación y gestión de hábitat. En III Congreso Nacional de Entomología Aplicada. Universidad Católica de Ávila, España. 101-106. Altieri, M.A. 1992. Biodiversidad, agroecología y manejo de plagas. CETAL. Valparaíso, Chile. Altieri, M.A. y Labrador, M.J. 1995. Manejo y diseño de sistemas agrícolas sustentables. Hojas divulgadoras 6-7/94. MAPA. Madrid. Alvarado, M., Civantos, M. y Durán, M.J. 1998. Plagas. En (Barranco, D., Fernández-Escobar, R. y Rallo L. (eds.)) El cultivo del olivo. Segunda edición. Ediciones Mundi Prensa. pp: 407-467. Campos, M. y Ramos, P. 1981. Contribución al estudio de la entomocenosis de Prays oleae Bern. (Lep Hyponomeutidae) en Granada (España). En Acta Ecologica/Ecología applicata 2: 1, 27-35. Campos, M. y Ramos, P. 1982. Ageniaspis fuscicollis praysincola Silv. (Hym. Encyrtidae) parásito de Prays oleae Bern. (Lep. Hyponomeutidae) en Granada. En Boletín Asociación Española de Entomología. 6: 1, 63-71. Campos M. y Civantos, M. 2000. Técnicas de cultivo del olivo y su incidencia sobre las plagas. En Olivae, 84, 40-46. Carrero, J.M. 1996. Lucha integrada contra las plagas agrícolas y forestales. Ed. Mundi Prensa, Madrid. Cirio, U. 1997. Productos agroquímicos e impacto ambiental en olivicultura. En Olivae, 65, 32-39. Civantos, M. 1999. Control de plagas y enfermedades del olivar. Ed. Consejo Oleicota Internacional, Madrid. Crovetti, A. 1996. La defensa fitosanitaria. Desarrollo de metodologías y salvaguarda de la producción y del medio ambiente. En Enciclopedia Mundial del Olivo. Ed. Consejo Oleicola Internacional, Madrid, 225-250. De Andrés, F. 1991. Enfermedades y plagas del olivo. Riquelme y Vargas Ediciones, Jaén. Gliessman, S.R. 2002. Agroecología procesos ecológicos en agricultura sostenible. Turrialba, Costa Rica. Graziano V.J. 2002. Mecanismos de regulación natural de poblaciones. En Antología para el curso de control de plagas. Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria. Colegio de Postgraduados, Montecillo, Texcoco, México. 1 -7. Guzmán, G.I., González de Molina, M y Sevilla, E. 2000. Introducción a la Agroecología como Desarrollo Rural Sostenible. Ed. Mundi-Prensa, Madrid. Guzmán, G.I. y Alonso, A.M. 2004. Caracterización estructural y tecnológica de la olivicultura ecológica en la provincia de Granada. En VI Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, Almería.

La Biodiversidad: un componente clave para la sostenibilidad de los agroecosistemas

91

Jiménez, A., Beitia, F., Castillo, E., y Esteban, J. 1994. Estimación de la producción de Opius concolor Szep. en su cría masiva, a partir de un tamaño muestreal prefijado. En Investigación Agraria, fuera de serie número 2. Jiménez, A., Castillo, E., y Lorite. 1999. Supervivencia del himenóptero bracónido Opius concolor Szep. Parásito de Dacus oleae Gmelin. en olivares de Jaén. En Boletín Sanidad Vegetal Plagas, 16: 97-103. Morris, I.T., y Campos, M. 1999. Entomofauna depredadora del suelo del olivar. En Zoologica Baetica, 10: 149-160. Nicholls I.C., Altieri M.A, Sánchez, J. 1999. Manual práctico de control biológico para una agricultura sustentable. Asociación Vida Sana, SEAE, Barcelona, España. Pastor, M., Castro, J., y Humanes, M.D. 1996. La erosión y el olivar. Ficha Técnica. Asociación Española Laboreo de Conservación/Suelos Vivos, 2. Pastor, M., Castro, J., Saavedra, M., Humanes, M.D., Pajarón, M., Civantos, L., Alvarado, M., y Caballero, J. 1999. Cultivo del olivar en zonas de especial protección ambiental. Informaciones Técnicas 65/99. Junta de Andalucía. Pujadas, A. 1986. Flora arvense y ruderal de la provincia de Córdoba. Tesis Doctoral. Escuela de Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y Montes. Universidad de Córdoba. Ramos, P. Campos, M., y Ramos, M.J. 1985. La depredación oófaga en Prays oleae Bernard. En Actas do II Congreso Ibérico de Entomología. 433-438. Redolfi, A.I., Tinaut, F., Pascual and Campos, M. 1999. Qualitative aspects of myrmecocenosis (Hym., Formicidae) in olive orchards with different agricultural management in Spain. En Journal of Applied Entomology. 123, 621-627. Ruiz T.M, y Montiel B.A. 2000. Introducción al conocimiento de la entomofauna del olivar en la provincia de Jaén. Aspectos cualitativos. (1). En Boletín Sanidad Vegetal. Plagas, 26: 129-147. Saavedra, M. y Pastor, M. 2002. Sistemas de cultivo en olivar (manejo de malas hierbas y herbicidas). Editorial Agrícola Española, S.A. Madrid, España. Sánchez, J., Guzmán, G, y Vargas, E. 2002. Evaluación de la incidencia de la mosca del olivo (Bactrocera oleae Gmelin). En Memorias V Congreso de la SEAE, I Congreso Iberoamericano de Agroecología. Gijón, Asturias, España. Edita SERIDA, SEAE. 791-800 Trujillo A.J. 2002. Teorías y bases ecológicas del control biológico. En Antología para el curso de control de plagas. Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria. Colegio de Postgraduados, Montecillo, Texcoco, México. 8-19. Varela, J.M y González, R.R. 1999. Estudio sobre la entomofauna de un olivar de la provincia de Granada, durante el periodo de vuelo de la generación antófaga de Prays oleae Bern. (Lep., Yponomeutidae) (1). En Phytoma, España. Número 111.

92

Manual de Olivicultura Ecológica

93

CAPÍTULO V PRODUCTIVIDAD Y ECONOMÍA DEL OLIVAR ECOLÓGICO
Antonio M. Alonso Mielgo y Gloria I. Guzmán Casado*

*

Doctores Ingenieros Agrónomos. Centro de Investigación y Formación de Agricultura Ecológica y Desarrollo Rural. Camino de El Jau, s/n. Apdo. 113. 18320 Santa Fe (Granada). Telf. 958 51 31 95. Fax: 958 51 31 96. Correo-e: gloranto@tiscali.es

94

Manual de Olivicultura Ecológica

Productividad y economía del olivar ecológico

95

Introducción
El cultivo del olivo en la Unión Europea se ha ido incrementando en la última década, a pesar del abandono que han sufrido los olivares marginales. Ello se ha debido principalmente a la baja rentabilidad de otros cultivos alternativos (herbáceos, fundamentalmente) y al mayor subsidio relativo del olivar respecto a los mismos. Sin embargo, desde hace unos años el sector se encuentra en un contexto de incertidumbre: la reforma de la OCM del aceite de Oliva y su preconización en reducir los gastos que le supone a la UE vía subsidios, el leve incremento del consumo mundial de aceite de oliva (probablemente incapaz de absorber un año de buena producción), y el incremento constante del precio de la mano de obra (en olivares poco productivos puede suponer más del 70% de los costes directos), son las principales razones. Este último aspecto es especialmente importante para el desarrollo rural, ya que en algunas regiones productoras, el sector del olivar absorbe una parte importante del empleo del sector agrario y da lugar a una relevante industria de molturación, envasado y transformación. Por otro lado, se ha producido un desarrollo notable de la agricultura ecológica a nivel mundial. En el caso de la Unión Europea el cultivo del olivo no ha permanecido ajeno a este hecho, siendo una de las principales orientaciones productivas del sector ecológico. El impulso de este sector se ha producido históricamente en zonas de baja-media productividad, donde los olivareros han optado por iniciar la conversión a la producción ecológica, buscando incrementar la renta disponible que les permitiera continuar realizando la actividad agra-

96

Manual de Olivicultura Ecológica

ria. En estas zonas ha existido tradicionalmente un bajo nivel de intensificación productiva, lo que ha permitido una conversión relativamente sencilla hacia el manejo ecológico. En la actualidad es cada vez mayor el número de olivareros situados en zonas de alta productividad que inician la conversión, buscando una mayor rentabilidad económica y, en menor medida, una reducción de los impactos negativos sobre el medio ambiente que el manejo convencional contribuye a generar. En consecuencia, el manejo ecológico del olivar y la venta de aceite de oliva ecológico es un estímulo para conseguir incrementar las rentas de los agricultores, y por tanto, se presenta como una alternativa de desarrollo rural en aquellas zonas con un elevado peso específico de este cultivo. En este capítulo se van a analizar aquellos aspectos más relevantes que condicionan la obtención de resultados económicos satisfactorios, comenzando por un análisis de la estructura productiva del olivar ecológico y de la comercialización del aceite, con especial referencia a Andalucía. En la segunda parte se analizará la economía del olivar ecológico, tomando como referencia diversos estudios comparativos entre éste y el olivar convencional.

Estructura y comercialización en el olivar ecológico
Este apartado está subdividido desde el punto de vista temático en dos áreas. En primer lugar, se van a mostrar los aspectos generales del desarrollo del olivar ecológico en España y Andalucía; analizando, en segundo lugar, las características más relevantes de la comercialización de aceite ecológico desde Andalucía y de los establecimientos donde se puede adquirir este producto en España.

Estructura del olivar ecológico en Andalucía La agricultura ecológica en España se ha ido desarrollando lentamente hasta 1995, año en que comienzan a establecerse ayudas a este tipo de producción (Alonso, 2001), y ésta comienza a incrementar su superficie. Paralelamente muchos olivicultores han iniciado la transición al manejo ecológico del olivar. Como se puede observar en la Figura 5.1, la superficie de olivar ecológico en España y Andalucía entre 1990 y 2003 ha seguido una tendencia creciente. La importancia relativa del olivar ecológico andaluz ha pasado por distintas fases: cobró una notable importancia en 1996, fecha en la que suponía el 78% del olivar estatal, aunque posteriormente disminuyó hasta un 25% en 1998, como consecuencia del auge de esta modalidad de cultivo en Extremadura.

Productividad y economía del olivar ecológico

97

Fuente: Alonso et al. (2001) y MAPA (1997 hasta 2004) Figura 5.1. Evolución del olivar ecológico en España y Andalucía (ha)

Actualmente, como se puede apreciar en la Figura 5.2, Andalucía lidera la superficie ecológica dedicada a olivar en España con 37.588 hectáreas cultivadas, lo que representa en torno al 41% de la misma; le sigue en importancia Extremadura, prácticamente con la misma superficie, ocupando Castilla-La Mancha el tercer lugar con casi 8.400 hectáreas. En el apartado “otros” de la figura se incluyen las Comunidades Autónomas Castilla y León, Baleares, Navarra, La Rioja y Madrid, que juntas apenas suman 1.200 hectáreas.

Fuente: Elaboración a partir de MAPA (2004) Figura 5.2. Distribución de la superficie de olivar ecológico en España en 2003 (%)

98

Manual de Olivicultura Ecológica

El sector agroindustrial ligado a la producción de aceite ecológico también ha crecido en España en los últimos años, existiendo actualmente 187 almazaras (MAPA, 2004). De ellas, 90 se encuentran en Andalucía, lo que supone el 48% del total; le siguen en importancia a cierta distancia Cataluña, donde se ubican 23 almazaras (el 12,3% del total), y Extremadura con 19 almazaras (10,2%). Hay que señalar que en el resto de Comunidades Autónomas donde se cultiva el olivar ecológico existen algunas almazaras, excepto en Castilla y León, que no cuenta con ninguna. Por otro lado, en la Tabla 5.1 se presenta la distribución actual de la superficie del olivar ecológico y el número de almazaras en las provincias andaluzas. Del total de las más de 37.500 hectáreas existentes en Andalucía, alrededor del 48% se encuentran en Córdoba (la mayor parte de ellas en la comarca de Los Pedroches), seguida de Sevilla con el 17% de las mismas. A pesar de ser la provincia aceitera por excelencia, en Jaén tan sólo existen 4.180 hectáreas de olivar ecológico, buena parte de las cuales se ubican en la comarca de la Sierra de Segura. La provincia que menos superficie dedica a este cultivo es Almería, con 713 hectáreas. Tabla 5.1. Distribución del olivar y las almazaras en Andalucía en 2003 Olivar (ha) Almería Cádiz Córdoba Granada Huelva Jaén Málaga Sevilla Andalucía 713 1.640 18.063 2.837 2.276 4.180 1.521 6.358 37.588 Almazaras (N) 4 3 39 12 1 15 3 13 90 Sup./Almazara (ha/N) 178 547 463 236 2.276 279 507 489 418

Fuente: Elaboración a partir de MAPA (2004)

Con respecto a las almazaras, de nuevo destaca Córdoba con 39, el 44% de las 90 existentes en Andalucía. A esta provincia le siguen Jaén (15), Sevilla (13) y Granada (12). Es de destacar que en Huelva tan sólo existe una almazara. En la Tabla 5.1 también se recoge la superficie media de olivar ecológico que correspondería a cada almazara por provincia. Como se puede observar en la misma, las hectáreas de olivar ecológico que hipotéticamente abastecerían a cada almazara son en general muy pequeñas, destacando en este sentido las escasas 178 hectáreas por almazara de la provincia de Almería. En el extremo

Productividad y economía del olivar ecológico

99

opuesto se encuentra Huelva, cuya única almazara aglutinaría teóricamente la aceituna producida en las 2.276 hectáreas existentes. Esta situación permite hacer una serie de reflexiones. Es obvio que hay olivicultores que tienen que transportar su aceituna ecológica a grandes distancias, encareciendo notablemente este coste; hay otros que llevan su aceituna ecológica a almazaras de otras provincias que se encuentran más cerca. También hay un panorama más sombrío, y es aquel en el que los olivicultores ecológicos tienen que molturar su aceituna en almazaras convencionales cercanas sin diferenciar. Todos estos casos tienen en común la negativa de las almazaras cercanas, aquellas a las que los olivicultores han llevado la aceituna desde siempre, a abrir líneas de molturación y venta ecológicas, bien por falta de capacidad de gestión (profesionalidad), indiferencia, animadversión al cambio o mezcla de todas estas razones (probablemente habría que añadir alguna más). Este hecho es uno de los limitantes más importantes que actualmente tiene el crecimiento de la producción de aceite de oliva ecológico en Andalucía.

La comercialización del aceite de oliva El mercado de productos ecológicos ha crecido en gran medida en los últimos años en muchos países, como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón, entre otros (Alonso y Guzmán, 2002; Willer y Yussefi, 2004), debido a la creciente preocupación del consumidor por la salud, además de otros motivos (respeto al medio ambiente, valor paisajístico…); hecho especialmente motivado por el fracaso de los sistemas convencionales de producción que han dado lugar a los recientes escándalos alimenticios (pollos con dioxinas, encefalopatía bovina espongiforme, etc.). El aceite ecológico es uno de los productos que ha conseguido incrementar paulatinamente sus ventas en los últimos años. Según Tobar (2001) el aceite ecológico de la campaña 1999/2000 comercializado con sello certificador de Andalucía (ver Tabla 5.2) rondó los 2.305.882 kg1 . No obstante, este autor estima que alrededor de una tonelada de aceite ecológico producido en Andalucía durante esta campaña, no se comercializó como tal, entrando en los circuitos comerciales convencionales. Ello corrobora lo anteriormente señalado de falta de iniciativa en numerosas almazaras andaluzas para molturar y comercializar este aceite; situación que es más sorprendente si se tiene en cuenta que en la campaña aludida se “importaron” 481.192 kg de aceite ecológico para

1

Para calcular los kilogramos se han multiplicado los litros de los envases por una densidad media de 0,913, sumando el resultado a las ventas a granel.

100

Manual de Olivicultura Ecológica

cubrir la demanda existente, procedentes del resto de España (un 68,5%), Italia (un 28%) y Portugal (un 3,5%). En esta campaña se produjo un aumento del 8,8% sobre la facturación total de aceite ecológico vendido respecto a la campaña anterior. Este incremento puede ser consecuencia del aumento progresivo durante el último año de las ventas de aceite embotellado, así como por la apertura de nuevos mercados internacionales (Tobar, 2001). La forma de venta predominante fue a granel (79% de la facturación total), con un volumen de ventas de alrededor de 2 millones kilos, y con un precio medio de 3,75 e/kg; llegando a pagarse hasta 5,5 e/kg como precio máximo y nunca bajando de las 3,24 e/kg. Siendo este precio mínimo casi un 100% más alto que el precio medio pagado a finales de campaña en convencional (1,68 e/ kg). A las ventas a granel le siguieron en importancia las ventas en botellas de 0,5 litros, representando el 10% de la facturación total, con un precio medio de 6,31 e/l (3,15 euros por botella), y llegando a alcanzar casi los 16 e/l como precio máximo (Tobar, 2001). El tercer lugar lo ocupa el envase de lata de 5 litros, siendo partidas testimoniales las ventas en el resto de envases. Tabla 5.2. Ventas de aceite ecológico certificado en Andalucía
Envase Granel (kg) Botella (0,1 l) Botella (0,25 l) Botella (0,5 l) Botella (0,75 l) Botella (1,5 l) Lata (5 l) Total Cantidad * Envases (l) (Nº) 1.933.647 95 3.067 147.417 98.783 9 145.365 2.328.382 945 12.267 294.833 131.711 6 29.073 Facturación Precio medio Precio medio* (e) (e/envase) (e/l) 7.250.796 1.715 26.761 929.817 479.110 99 567.328 9.255.626 3,75 1,81 2,18 3,15 3,64 16,58 19,51 3,75 18,15 8,73 6,31 4,85 11,05 3,90 -

* En granel son kilogramos Fuente: Elaboración a partir de Tobar (2001)

En referencia a los destinos de las ventas a granel de la producción de aceite ecológica certificada en Andalucía, como se puede contemplar en la Tabla 5.3, la mayor parte (un 74%) se exportó, siendo Francia el principal país receptor, con alrededor del 45% de todas las ventas totales, tanto en cantidad como en facturación. Le siguen Alemania con un 16% y el Reino Unido con alrededor del 11% del total. No obstante, si se consideraran las ventas de aceite ecológico a granel a otros operadores españoles, nuestro país habría ocupado el segundo lugar de destino, con el 26% de la cantidad y facturación total. Sin

Productividad y economía del olivar ecológico

101

embargo, es muy probable que este porcentaje no tuviese al mercado interno (poco desarrollado) como destino final, sino que esos otros operadores comprasen aceite ecológico en Andalucía para abastecer a sus clientes externos. Tabla 5.3. Destino de las ventas de aceite ecológico a granel País Francia Alemania Reino Unido Estados Unidos Austria Dinamarca España Cantidad (kg) Facturación (e) Precio medio (e/kg) 884.276 312.983 208.473 19.103 1.832 200 506.780 3.260.299 1.159.111 873.631 74.627 7.150 721 1.875.256 3,687 3,703 4,191 3,907 3,903 3,606 3,700

Fuente: Elaboración a partir de Tobar (2001)

En cuanto a los precios medios, el Reino Unido fue el mercado donde se cotizó el aceite de oliva ecológico a mayor precio (4,191 e/kg), seguido de los Estados Unidos (3,907 e/kg), aunque con un volumen de ventas muy inferior, siendo un mercado incipiente. Las ventas en Alemania y a otros operadores españoles presentaron precios medios similares (alrededor del 3,7 e/kg), mientras que el aceite ecológico destinado a Francia se vendió a un precio medio algo inferior al anterior (3,687 e/kg), debido a que en los contratos con operadores de este país predominan altos volúmenes de ventas, influye la proximidad geográfica y, al ser un centro de comercio internacional, requieren precios adecuados para reexportar este producto a otros países (Tobar, 2001). En las ventas en envase, destaca el mercado emergente de Japón, donde en la campaña 1999/2000 se vendieron desde Andalucía 263.280 litros de aceite ecológico (el 55% en envase de 0,5 litros, el 43% de 0,75 litros y el 2% en lata de 5 litros), obteniendo un precio medio de 3,817 e/l y una facturación total de algo más de un millón de euros. Como se ha podido comprobar, la mayor parte de la producción de aceite ecológico se destina al mercado de exportación; sin embargo, cada vez es mayor el número de eventos y establecimientos donde se puede encontrar este producto en nuestro país. A continuación se muestran algunas de las características de los mismos: - Tiendas especializadas.- Con este término se engloban las tiendas de dietética, herboristerías y tiendas de productos ecológicos, de las cuales se estima que existen actualmente en España más de 2.000. Entre sus ventajas destacan el trato directo y cordial con el consumidor y su alto grado de

102

Manual de Olivicultura Ecológica

conocimiento sobre las características de los productos que venden, lo que favorece la difusión de “lo ecológico”. Los precios de venta al público suelen ser relativamente elevados, debido al poco desarrollo que aún tienen los canales de distribución. No obstante, en la medida que el número de estos establecimientos crezca, los canales se irán haciendo más eficaces, reduciendo el precio final. - Grandes superficies.- La presencia de productos ecológicos en estos establecimientos es cada vez más corriente, pudiéndose encontrar en numerosos puntos del país, aunque con un precio elevado. Su trato despersonalizado resulta un freno para el consumo, dado que muchos consumidores no conocen aún estos productos, aunque es previsible un mayor desarrollo futuro dado que concentran una gran cantidad de consumidores. - Ferias.- Su mayor importancia radica en el aspecto de difusión que, a través de ellas, tienen los productos ecológicos; aunque hay algunas ferias específicas de productos ecológicos ya consolidadas y otras más generales que, por su gran prestigio y afluencia de público, permiten realizar ventas importantes. - Rutas turísticas.- Desde hace algunos años vienen desarrollándose unas estructuras asociativas, mayoritariamente de carácter local o comarcal, que bajo este nombre genérico engloban actividades económicas muy diversas, entre las que se encuentran la producción de alimentos de calidad. La introducción de productos ecológicos en estas rutas es cada vez más frecuente, siendo especialmente relevante el bajo coste de distribución que presentan para los productores y agroindustrias. - Mercadillos.- Su principal valor se encuentra en la cercanía al consumidor, que permite difundir directamente las bondades de la producción ecológica. Para algunos pequeños agricultores y productores de artículos de calidad localmente reconocida, pueden resultar muy beneficiosos al ser fórmulas de comercialización que apenas requieren infraestructura e inversión. En España no están apenas desarrollados, mientras que en otros países como Alemania, Reino Unido, Holanda y Estados Unidos, entre otros, tienen una cierta relevancia. - Asociaciones y cooperativas de consumidores.- Actualmente existen más de 30 organizaciones de este tipo repartidas entre diversas CCAA (principalmente en Cataluña y Andalucía), estando integradas en una coordinadora estatal. Son responsables en gran medida de la difusión que la producción ecológica ha tenido en nuestro país. Entre los aspectos que están contribuyendo al desarrollo de estas asociaciones se encuentran la posibilidad de acceder a una oferta de productos variada y a unos precios

Productividad y economía del olivar ecológico

103

razonables, y la relación personalizada que mantienen con la mayor parte de los agricultores y operadores que las abastecen, lo que se traduce en una confianza ante el producto. Al tener unos gastos de funcionamiento e infraestructura relativamente pequeños los precios percibidos por los agricultores y pagados por los consumidores son buenos (en numerosas ocasiones se encuentran incluso por debajo de sus homólogos convencionales). Su principal limitante radica en la escasa capacidad de crecimiento que han mostrado en los últimos años para extender el consumo de estos productos. - Grupos de consumidores.- Existen numerosos grupos de personas sin estructura legal (algunos de ellos nucleados en torno al tipo anterior), que están en contacto con agricultores ecológicos para que los abastezcan de productos. La debilidad en la organización de estos grupos se manifiesta a menudo en una oferta muy reducida de productos, lo que hace que tienda hacia la disolución o hacia otra estructura organizativa. Así comenzaron muchas de las actuales asociaciones y cooperativas de consumidores, por lo que es probable que en un futuro próximo algunos de estos grupos se transformen y pasen a engrosar la lista de estas organizaciones. - Ventas por internet.- El desarrollo de esta infraestructura para la venta de productos agroalimentarios es relativamente reciente. Sin embargo, existen en la actualidad numerosos operadores de producción ecológica que venden sus productos a particulares, restaurantes, clubes de gourmet…, utilizando esta herramienta. - Otros (Restaurantes y Clínicas de Salud).- Aunque tienen todavía un carácter testimonial, hay en la actualidad algunos restaurantes (generalmente vegetarianos) que ofrecen menús elaborados con productos ecológicos. Existen también Clínicas de Salud que incluyen en sus servicios la alimentación ecológica. En definitiva, los productos ecológicos pueden ser adquiridos en las distintas variantes de venta existentes en nuestro país, aunque los canales de distribución se encuentran poco desarrollados encareciendo el precio al consumidor. Al mismo tiempo, existe un alto potencial de consumo interno para estos productos, aunque persiste un cierto desconocimiento por parte del consumidor de lo que son los productos ecológicos (Alonso, 2003). Las campañas de promoción genérica de los productos ecológicos, orientadas principalmente hacia la diferenciación del producto (más que a incentivar directamente el consumo), pueden resultar un buen instrumento para minimizar estos problemas y favorecer el desarrollo del mercado interno de estos productos.

104

Manual de Olivicultura Ecológica

Aspectos productivos y económicos del olivar ecológico
Según los datos señalados anteriormente, se puede decir que la agricultura y ganadería ecológicas se presentan como alternativas productivas que tratan de generar rentas agrarias adicionales en el medio rural, minimizando los impactos negativos sobre el medio ambiente. Probablemente, el notable crecimiento de este tipo de manejo no estaría justificado si no se estuvieran consiguiendo beneficios económicos adicionales en las explotaciones ecológicas. Para profundizar en este aspecto se va a realizar a continuación un análisis de los aspectos productivos y económicos del olivar ecológico, tomando como referencia una serie de factores que inciden directamente sobre la viabilidad económica de las explotaciones agrarias. Tales factores son los rendimientos y los precios percibidos por los productores, desde el punto de vista de los ingresos, y los costes de producción con especial referencia a la utilización de mano de obra.

Sobre los rendimientos y los precios Los rendimientos de las producciones agrícolas y ganaderas están influenciados por numerosos factores (clima, topografía, suelo, tecnología...). Generalmente se acepta que los rendimientos de la producción ecológica son menores que los de la convencional (Offermann y Nieberg, 2000). Sin embargo, no siempre el rendimiento ecológico es menor, ya que existen otros factores que influyen en el mismo: el tiempo transcurrido desde el inicio de la transformación ecológica de la finca, la intensidad de las labores previas a esta transformación y la idoneidad del nuevo manejo son algunos de los más importantes (Guzmán et al., 2000). Una disminución, más o menos ligera, del rendimiento puede ocurrir con mayor frecuencia durante el proceso de transición (Guzmán et al., 2000), debido a que normalmente se produce una reducción en la aplicación de tecnologías (sobre todo fertilizantes químicos de efecto rápido), que provocan una lenta recuperación de los cultivos. Esta disminución del rendimiento puede ser más importante si las labores y tratamientos (aplicación de fertilizantes, plaguicidas y herbicidas químicos) previos a la transformación han sido intensos, ya que han podido dar lugar a una reducción notable del nivel de fertilidad óptimo del suelo (bajo nivel de materia orgánica, alta concentración de sales, baja actividad biológica de los microorganismos del suelo…). Por el contrario, la reducción del rendimiento puede ser muy pequeña o, incluso, no darse si la intensidad de las labores y tratamientos anteriores es baja. En cuanto a la idoneidad del nuevo manejo hay que advertir que usualmente se tiende a sustituir los fertilizantes químicos por productos equivalentes aplica-

Productividad y economía del olivar ecológico

105

bles a la agricultura ecológica y en dosis similares a las empleadas anteriormente, sin tener en cuenta que muchos de estos productos presentan una riqueza más baja en macroelementos esenciales (nitrógeno, fósforo y potasio). Con ello se consigue una fertilización por debajo del nivel óptimo, limitando así la productividad del cultivo ecológico. A esta circunstancia se une el hecho de que muchos de estos abonos ecológicos tienen unos precios elevados (cada vez menos), por lo que algunos agricultores ecológicos que no aplican otras técnicas de fertilización (ver capítulo de manejo del suelo), les resulta muy difícil equilibrar desde un punto de vista económico las necesidades de los cultivos ecológicos, aplicando en muchos casos fertilizantes por debajo de las mismas y obteniendo así rendimientos más bajos que los convencionales. En la Figura 5.3 se representan en porcentaje los rendimientos (kilogramos por hectárea) del olivar ecológico respecto al convencional, según varios estudios realizados. Así, las barras que se encuentran por encima de la línea 100 muestran que el olivar ecológico presenta mayores rendimientos, y viceversa. Los estudios tienen diferente profundidad de análisis2 y abarcan diversas zonas: Grecia (1), la comarca de Los Pedroches en Córdoba (2 y 8), la comarca de Iznalloz en Granada (3 y 4), la provincia de Granada (5), y las comarcas de Sierra Mágina (6 y 7) y Sierra de Segura (9 y 10) en Jaén. Asimismo, el trabajo 5 incluye explotaciones de secano y regadío y dos estudios (4 y 7) se refieren a explotaciones en regadío; el resto son de secano, por lo que se encuentran representadas diversas condiciones productivas.

Fuentes: 1 de Haniotakis (1997); 2 de Alonso (2003); 3 de Guzmán et al. (2002b); 4 de Guzmán et al. (2002a); 5 de Guzmán y Alonso (2004); 6 y 7 de Alonso et al. (2002); 8 de Sánchez (2003); 9 de Hurtado (2003); 10 de Conde (2003) Figura 5.3. Rendimientos del olivar ecológico como porcentaje del olivar convencional de referencia (%)

2

Los estudios de Haniotakis (1997), Hurtado (2003) y Conde (2003) se han realizado en base a valores medios de fincas tipo, el resto corresponden a la totalidad de las explotaciones ecológicas

106

Manual de Olivicultura Ecológica

Lo primero que cabría señalar es que las diferencias de rendimiento entre ambos sistemas son relativamente pequeñas y no guardan relación con la zona de producción ni con la aplicación o no de riego. Destacan en los extremos, por una parte, el rendimiento un 20% superior del olivar ecológico en el caso 1 y, por la otra, el rendimiento un 13% inferior del olivar ecológico en los casos 2 y 8. Así pues, como se indicaba con anterioridad, la productividad del olivar ecológico está influida por la intensidad de manejo previa a la transformación y, principalmente, por la realización de prácticas adecuadas. La influencia de la intensidad de manejo previa se hace notar en los estudios 2, 8 y 10, donde se parte de algunos olivares en los que básicamente se realiza la poda y la recolección, obteniéndose bajos rendimientos. No obstante los resultados son diferentes: mientras que en los casos 2 y 8 los olivares transformados en ecológicos se encuentran en un proceso de recuperación de la productividad (aún inferior a los olivares convencionales), mediante la aplicación paulatina de nuevas técnicas (fertilización, control de plagas, tratamiento de enfermedades, manejo de la cubierta vegetal…); en el caso 10 se trata de un finca de olivar cuya situación de partida era de “semiabandono”, pero que su transformación a ecológico se ha realizado de forma muy organizada (aplicación de fertilizantes en función de las necesidades del cultivo, seguimiento y control de plagas y enfermedades…), consiguiendo con ello incluso superar los rendimientos del olivar convencional. Como se ha puesto de manifiesto en los ejemplos anteriores, el manejo adecuado, especialmente la fertilización, determina en gran medida la consecución de buenos rendimientos. Este hecho también se muestra en los estudios 4 y 9, donde la aplicación, incluso excesiva, de nutrientes permite obtener mayores rendimientos en el cultivo ecológico. No obstante, es necesario tener en cuenta que, como se verá más adelante, el empleo desproporcionado de abonos, puede incrementar el capítulo de costes, limitando la rentabilidad del olivar ecológico. En definitiva, los rendimientos dependen de múltiples factores cuyo control, en la medida que es posible, va a determinar las diferencias del manejo ecológico respecto al convencional. En cualquier caso, es necesario señalar que sean favorables a uno u otro manejo, existen otros elementos, como el mercado de productos ecológicos, que influyen de manera notable en la consecución de mayores ingresos.

existentes. Así, los de Guzmán et al. (2002a y b) comprenden análisis de 5 y 9, y 4 y 9 explotaciones ecológicas y convencionales, respectivamente; el de Alonso (2003) recoge datos de 23 fincas de olivar ecológico y 28 de convencional; en el de Alonso et al. (2002) se analiza información de 31 y 30 explotaciones ecológicas y convencionales, respectivamente; el de Guzmán y Alonso (2004) incluye el análisis de 45 fincas ecológicas y 55 convencionales; y el de Sánchez (2003) se refiere a medias de todos los socios de la cooperativa OLIPE.

Productividad y economía del olivar ecológico

107

Fuentes: 1 de Haniotakis (1997); 2 de Alonso (2003); 3 de Alonso et al. (2002); 4 de Sánchez (2003); y 5 de Hurtado y Ayanz (1998) Figura 5.4. Precios premio percibidos por los olivicultores ecológicos como porcentaje de los precios de la aceituna convencional (%)

El desarrollo de este mercado diferenciado está permitiendo a los productores obtener mayores precios por sus productos. En la Figura 5.4 se representan los precios-premio (diferencia entre el precio de la aceituna ecológica y convencional en euros por kilogramo) percibidos por los olivicultores ecológicos como porcentaje de los precios convencionales de referencia. En éste se puede observar que en todos los casos los olivicultores ecológicos obtienen un mayor precio por su aceituna que los convencionales. Este sobreprecio se encuentra entre el 16% más alto (caso 3) y el 52% mayor (caso 2). Una parte importante del éxito en la obtención de mejores precios por el aceite ecológico hay que achacárselo al establecimiento de buenas estructuras de comercialización. La existencia de almazaras bien dotadas técnicamente permite asegurar una venta adecuada de este producto en la mayoría de los casos. Si estas almazaras, además, logran consolidar un modelo asociativo para la venta conjunta, los resultados económicos de esta actividad pueden mejorarse sensiblemente. No obstante, como se puede observar en la Figura 5.5, el precio del aceite de oliva (al igual que el de otros productos ecológicos), está tendiendo a reducir sus diferencias con respecto al convencional. Esta reducción de las diferencias es principalmente debida al aumento de la oferta de este producto, tanto en Andalucía y España como en países del entorno mediterráneo, y a la mejora de la eficacia de las redes de distribución. De ahí que sea particularmente importante constituir almazaras tecnológica y técnicamente fuertes que posibiliten la producción de un aceite ecológico de calidad y su venta posterior en las mejores condiciones comerciales.

108

Manual de Olivicultura Ecológica

Fuente: Elaborado a partir de Alonso (2003) Figura 5.5. Evolución del precio percibido por la aceituna ecológica y convencional por parte de los olivicultores de la cooperativa OLIPE (e /kg)

Sobre los costes de producción Al igual que ocurre con los rendimientos, los costes de la producción ecológica dependen de múltiples factores (tipo de orientación productiva, grado de intensificación, disponibilidad de tecnología...). En el caso del olivar ecológico los costes pueden ser similares al convencional (ver Figura 5.6), aunque están muy influidos por el manejo de este cultivo. Las labores que se realizan en el olivar pueden agruparse de la siguiente manera: laboreo del suelo, poda, fertilización, control de plagas y enfermedades, control de hierbas, desvareto, riego (en su caso) y recolección. La poda, el desvareto y el riego son labores que se realizan de forma idéntica en el olivar ecológico y convencional. Los costes de recolección dependen en gran medida de la productividad obtenida y no de un tipo de manejo u otro. Si se adelanta la fecha de recolección (práctica bastante habitual entre los olivareros ecológicos para obtener aceites vírgenes de calidad) puede incrementarse esta partida debido a la mayor resistencia del fruto a la caída; aunque también puede ser menor al caerse menos aceituna al suelo, reduciendo este coste. Los pases de maquinaria y el control de hierbas están muy relacionados desde el punto de vista económico. En el olivar convencional existe la tendencia generalizada de dejar el suelo “limpio” de hierbas el mayor tiempo posible, recurriendo a pases continuados y a la aplicación de dos o más tratamientos herbicidas. Por el contrario, en el olivar ecológico es recomendable el laboreo mínimo (incluso el no laboreo), unido al mantenimiento de la hierba, controlada mediante el uso de desbrozadoras mecánicas o segándola “a diente” (introducción de ganado); ello puede reducir sensiblemente el coste de estas labores (por debajo del convencional), sobre todo si la introducción de ganado se realiza en régimen de arrendamiento de pastos, pasando de ser esta partida un coste a

Productividad y economía del olivar ecológico

109

Fuentes: 1 de Alonso (2003); 2 de Guzmán et al. (2002b); 3 de Guzmán et al. (2002a); 4 de Guzmán y Alonso (2004); 5 y 6 de Alonso et al. (2002); y 7 de Hurtado y Ayanz (1998) Figura 5.6. Costes por hectárea del olivar ecológico como porcentaje del convencional (%)

convertirse en un ingreso adicional, y si la desbrozadora es adquirida conjuntamente para reducir los costes fijos de la misma (Alonso, 2003). En los olivares ecológicos donde se siga la lógica de dejar el suelo sin hierbas durante el máximo tiempo posible, los costes de su control se verán incrementados por encima de los convencionales, al no disponer de herbicidas y tener que recurrir a pases continuados de maquinaria. Los costes del control de plagas y enfermedades en el olivar ecológico presentan similitudes y diferencias con el convencional, según se trate de la mosca (Bactrocera oleae) o del resto. El control ecológico de la mosca se hace mayoritariamente utilizando la trampa tipo OLIPE, que resulta más económica incluso que los tratamientos químicos convencionales (Caballero, 2001; Alonso, 2003). En el resto, donde se encuentran la polilla (Prays oleae) y el repilo (Spilocaea oleagina) como las más importantes, los tratamientos son similares en ambos sistemas, aunque con productos diferentes, por lo que su coste es similar. La fertilización al suelo es la labor cuyo coste puede presentar mayores diferencias entre el manejo ecológico y convencional. El mayor coste en el olivar ecológico puede ser debido al mayor precio comparativo de los abonos ecológicos y a que, cuando se emplean abonos con alto contenido en materia orgánica (como estiércol, compost…), en muchas explotaciones se tienen que esparcir manualmente, al no disponer de remolques esparcidores. Esto es lo que ocurría principalmente en los casos 3 y 7 de la figura, aunque hay que señalar que en el primero de ellos se ha reducido en la actualidad de manera importante este sobrecoste, mediante cambios en la fertilización. La siembra de leguminosas como abono verde, con lo que se obtiene una fijación de nitró-

110

Manual de Olivicultura Ecológica

geno del aire, reduciendo la aportación de este nutriente mediante fertilizantes, y la adquisición, preferentemente conjunta para reducir los costes fijos (como en el caso de la desbrozadora), de remolques esparcidores que posibilitan la aplicación de fertilizantes más económicos (estiércol o alperujo compostados), reducen de manera notable el coste de la fertilización ecológica. En el olivar ecológico hay un coste adicional, que es el pago al organismo certificador, aunque su cuantía (entre los 20 y 90 e/ha, según la superficie calificada en ecológico) no es muy importante y puede ser compensada con creces a través de la solicitud de subvención en el programa de medidas agroambientales. En consecuencia, se podría decir que no existen diferencias sustanciales entre ambos tipos de manejo con respecto a los costes. La consecución de menores costes en el manejo ecológico depende en último término de la estrategia que ha seguido el productor durante el periodo de transición y la que sigue realizando, sobre todo en relación a la fertilización y el manejo del suelo (Guzmán et al., 2000). Si esta estrategia conlleva un aumento de la diversidad biológica y del reciclaje de materia orgánica a nivel de explotación, es muy probable que se produzca un mayor aprovechamiento de los recursos propios y un menor uso de insumos externos, logrando así el propósito comentado. Si, por el contrario, la estrategia consiste en una sustitución de insumos es muy probable que incluso se incrementen los costes, ya que, en general, los precios de los insumos ecológicos comerciales (fertilizantes, plaguicidas...) permitidos por los organismos de certificación y control son más altos que los de los que pretender sustituir convencionales.

Sobre los beneficios económicos y sociales La obtención de beneficios económicos superiores en la producción ecológica respecto a la convencional descansa sobre la base de lo anteriormente comentado, es decir, existen múltiples factores que, afectando a los rendimientos, canales comerciales y costes, determinan el resultado económico final de las explotaciones (Offermann y Nieberg, 2000). Los estudios recogidos en la Figura 5.7 muestran el beneficio extra (ecológico menos convencional) por hectárea del olivar ecológico respecto al convencional. Se puede observar una gran variabilidad en la cuantía de este indicador, aunque en la mayoría de los casos es mayor en el olivar ecológico. El único caso en el que los beneficios del olivar ecológico eran inferiores al del convencional es el número 4, debido a un excesivo gasto en laboreo, fertilización y control de plagas, así como a una deficiente estructura comercial; factores que están resueltos en la actualidad de forma satisfactoria. Del resto de

Productividad y economía del olivar ecológico

111

casos destaca el número 2 en cuanto al beneficio extra obtenido por el olivar ecológico. En éste confluyen una serie de factores, aplicación de tecnologías reductoras de costes (comentadas anteriormente) y consolidación de una estructura adecuada de comercialización (con avances importantes en la venta de aceite ecológico envasado), que están permitiendo incrementar notablemente la renta agraria de los olivicultores ecológicos.

Fuentes: 1 de Haniotakis (1997); 2 de Alonso (2003); 3 de Guzmán et al. (2002b); 4 de de Guzmán et al. (2002a); 5 y 6 de Alonso et al. (2002); y 7 de Hurtado y Ayanz (1998) Figura 5.7. Beneficio comparado entre olivar ecológico y convencional (%)

Fuentes: 1 de Haniotakis (1997); 2 de Alonso (2003); 3 de Guzmán et al. (2002b); 4 de de Guzmán et al. (2002a); 5 de Guzmán y Alonso (2004); y 6 y 7 de Alonso et al. (2002) Figura 5.8. Empleo de mano de obra en el olivar ecológico respecto al convencional (%)

112

Manual de Olivicultura Ecológica

Por otro lado, el desempleo es probablemente el principal problema que sufre la sociedad en general y el medio rural en particular. La creación de empleo, por tanto, es un aspecto valorado positivamente desde la perspectiva del desarrollo rural, en la medida que supone el reparto de los ingresos que una unidad de producción, en este caso una explotación olivarera, contribuye a generar. La valoración de este aspecto se mide en función del número de jornales por hectárea que genera el manejo ecológico y convencional del olivar. Como se puede observar en la Figura 5.8, el empleo de mano de obra es, por término medio, algo superior en el olivar ecológico, y ello es debido a diversas razones. En primer lugar, es preciso señalar que la utilización de mano de obra en el olivar puede suponer más del 70% de los costes directos3 , siendo especialmente significativo en las tareas de recolección, poda y desvareto (pueden llegar a representar entre el 70% y el 90% de los costes de la mano de obra). Tal como se apuntaba con anterioridad, dado que la poda y el desvareto no tienen por qué ser diferentes en ambos sistemas, y que el coste de la recolección depende en gran medida de la productividad, se puede concluir diciendo que esta última determina una parte de las diferencias en el coste de la mano de obra entre el olivar ecológico y convencional. Por ello, no tiene necesariamente que ser concluyente un tipo de manejo u otro en este aspecto. Sin embargo existen otras labores que pueden incrementar la mayor utilización de mano de obra en el cultivo ecológico, básicamente el control de plagas (principalmente la mosca), la eliminación de la vegetación espontánea y la aplicación de materia orgánica. El control de mosca, debido a que mayoritariamente se realiza mediante trampeo, a pesar de que puede resultar más económico que el tratamiento químico (Alonso, 2003), se ha de llevar a cabo de forma manual, incrementando el coste del factor mano de obra. El control de las hierbas y la aplicación de fertilizantes al suelo (materia orgánica) requieren en general un mayor empleo de trabajo humano, aunque puede ser muy elevado si se realizan de forma inadecuada o no se cuenta con la maquinaria necesaria. En cualquier caso, la generación de empleo en el sector agrario, particularmente en el olivar al ser un factor de importancia capital, va a depender de los beneficios económicos obtenidos. En la medida que estos sean mayores, el control del coste de la mano de obra se hace menos relevante. Esta circunstancia está caracterizando al olivar ecológico en la actualidad: la generación de rentas adicionales y empleo extra, aspectos muy importantes para el desarrollo rural desde la perspectiva económica y social.

3

En olivares con recolección sin el empleo de vibradores al tronco, como son los casos de los estudios analizados.

Productividad y economía del olivar ecológico

113

Bibliografía
Alonso, A.M. 2001. “Desarrollo y situación actual de la agricultura ecológica: elementos de análisis para entender el caso español”. En Revista Española de Estudios Agrosociales y Pesqueros, 192, pp. 123-159. Alonso, A.M., Sevilla, E., Jiménez, M. y Guzmán, G.I. 2001. “Rural Development and Ecological Management of Endogenous Resources: The Case of Mountain Olive Tree in Los Pedroches Comarca (Spain)”. En Journal of Environmental Policy and Planning, 3 (2), April-June, pp. 163-175. Alonso, A.M. y Guzmán, G.I. 2002. “Short food supply chains linking organic producers and consumers in Andalucia”. En Ploeg, J.D. van der, Long, A., Banks, J. (eds.), Living Countrysides. Rural Development Processes in Europe: The State of the Art. Elsevier. Doetinchem (Nederlands), pp. 114115. Alonso, A., Guzmán, G. y Serrano, C. 2002. “Estudio comparativo de la producción ecológica y convencional de aceite de oliva en la comarca de Sierra Mágina (Jaén)”. En V Congreso de la SEAE y I Congreso Iberoamericano de Agroecología, Gijón, 16-20 de septiembre, Tomo I, pp. 599-610. Alonso, A.M. 2003. Análisis de la sostenibilidad agraria: el caso del olivar en la comarca de Los Pedroches (Córdoba). Tesis Doctoral. Universidad de Córdoba (inédita). Caballero. J.A. 2001. “Control de plagas y enfermedades de olivares ecológicos en la comarca de Los Pedroches”. En CAAE (ed.), La práctica de la agricultura y ganadería ecológicas, Comité Andaluz de Agricultura Ecológica. Sevilla, pp. 259-265. Conde, D. 2003. “Comparación de los parámetros edafológicos en dos parcelas de cultivo de olivo ecológico y cultivo de olivo convencional en Beas de Segura (Jaén)”. En Actas de Ecoliva 98 y 2000, Sierra de Segura (Jaén). Edición en CD. Guzmán, G.I., González de Molina, M., Sevilla, E. (eds.). 2000. Introducción a la agroecología como desarrollo rural sostenible. Mundi-Prensa. Madrid. Guzmán, G.I., Serrano, C. y Alonso, A. 2002a. “Evaluación de la productividad del olivar ecológico e integrado del municipio de Deifontes (Granada)”. En V Congreso de la SEAE y I Congreso Iberoamericano de Agroecología, Gijón, 16-20 de septiembre, Tomo I, pp. 599-610. Guzmán, G.I., Serrano, C. y Alonso, A. 2002b. “Productividad del olivar ecológico y convencional del municipio de Colomera (Granada)”. En V Congreso de la SEAE y I Congreso Iberoamericano de Agroecología, Gijón, 16-20 de septiembre, Tomo I, pp. 611-622. Guzmán, G.I. y Alonso, A.M. 2004. “Análisis de la sustentabilidad de la olivicultura ecológica en la provincia de Granada”. En VI Congreso de la SEAE, Almería,

114

Manual de Olivicultura Ecológica

27 de septiembre al 2 de octubre de 2004 (en prensa). Haniotakis, G.E. (1997). From conventional to organic olive culture. In Steps in the conversion and development of organic farms. Proceedings of the second ENOF Workshop. Barcelona. Hurtado, M.L. y Ayanz, J.M. 1998. “Gestión integrada del olivar. Procesos de reconversión”. En Primeras jornadas mediterráneas de olivar ecológico. Ecoliva ’97. Tomo I. Cámara Oficial de Comercio e Industria de la provincia de Jaén, pp. 139-159. Hurtado, M.L. 2003. “Agrosistemas, impactos y salud en relación al cultivo del olivar, viabilidad del cultivo ecológico y falta de participación asociativa”. En Actas de Ecoliva 98 y 2000, Sierra de Segura (Jaén). Edición en CD. MAPA (varios). Estadísticas de Agricultura Ecológica. Años 1997, 1998, 1999, 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Madrid (inéditos) Offermann, F. y Nieberg, H. 2000. Economic Performance of Organic Farming in Europe. Organic Farming in Europe. Economics and Policy, vol. 5. University of Hohenheim. Stuttgart (Germany). Sánchez, J.L. 2003. Evaluación de sustentabilidad de sistemas de manejo de olivares ecológicos y convencionales en Los Pedroches. Premio “Andrés Núñez de Prado a la investigación en agricultura y ganadería ecológicas”. Asociación Comité Andaluz de Agricultura Ecológica. Sevilla. Tobar, E. 2001. “Evolución del aceite de oliva de producción ecológica en Andalucía. Campaña 2000/2001”. En X Simposium Científico–Técnico Expoliva 2001. Jaén. Willer, H. y Yussefi, M. 2004. The World of Organic Agriculture. Statistics and Emerging Trends. International Federations of Organic Agriculture Movements. Bonn, http://www.soel.de/oekolandbau/weltweit.html.

115

CAPÍTULO VI LA SUSTENTABILIDAD DEL OLIVAR ECOLÓGICO
Antonio M. Alonso Mielgo y Gloria I. Guzmán Casado*

*

Doctores Ingenieros Agrónomos. Centro de Investigación y Formación de Agricultura Ecológica y Desarrollo Rural. Camino de El Jau, s/n. Apdo. 113. 18320 Santa Fe (Granada). Telf. 958 51 31 95. Fax: 958 51 31 96. Correo-e: gloranto@tiscali.es

116

Manual de Olivicultura Ecológica

La sustentabilidad del olivar ecológico

117

Introducción
La sustentabilidad, o sus sinónimos sostenibilidad, perdurabilidad, etc., es un concepto vago e impreciso que ha terminado por ser definido desde el punto de vista oficial, a través del denominado Informe Brundtland, como aquel “que satisface la necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras” (Alonso, 2003). Desde la perspectiva de la producción agraria, el aspecto positivo que, sin embargo, presenta este término radica en la contemplación de cuestiones sociales y ambientales ligadas a la agricultura y ganadería, frente a la omnipotente evaluación económica y productiva existente con anterioridad. En este sentido, llenar de contenido el concepto de sostenibilidad desde una perspectiva multidimensional aplicada al manejo del olivo, se convierte en el objetivo central de este capítulo. Para ello se va a mostrar, en primer lugar, una breve descripción de las propiedades que determinan la sustentabilidad de los sistemas agrarios. En una segunda parte, se van a analizar los diversos impactos que están contribuyendo a generar los actuales modelos de producción agraria, con especial referencia al cultivo del olivo, aportando evidencias empíricas sobre los posibles efectos beneficiosos de la implantación de bases agroecológicas en el manejo de este cultivo. En esta caracterización analítica se incluyen una serie reflexiones a modo de propuestas, que permitan al sector olivarero aprovechar las oportunidades que establece el nuevo enfoque del desarrollo rural sostenible propugnado por la Unión Europea y enfrentarse con garantías a los nuevos retos y demandas de la sociedad.

118

Manual de Olivicultura Ecológica

La sustentabilidad en el enfoque agroecológico
La Agroecología ha sido definida como aquel enfoque teórico y metodológico que, utilizando varias disciplinas científicas, pretende estudiar la actividad agraria desde una perspectiva ecológica; de esta manera, su vocación es el análisis de todo tipo de procesos agrarios en su sentido amplio, donde los ciclos minerales, las transformaciones de la energía, los procesos biológicos y las relaciones socioeconómicas son investigados y analizados como un todo (Altieri, 1987), reivindicando la necesaria unidad entre las distintas ciencias naturales entre sí y con las ciencias sociales para comprender las complejas interacciones existentes entre procesos agronómicos, económicos y sociales, de manera que ello permita la planificación y diseño de agroecosistemas más sostenibles. El concepto de agroecosistema surge inicialmente como consecuencia de trasladar a la ciencia agronómica los conceptos y principios elaborados por la ecología en su intento de comprender a la naturaleza. Así, los agroecosistemas son sistemas ecológicos modificados por el hombre para producir alimento, fibra y otros productos agrícolas a través de una serie de procesos de producción. En este sentido, un ejemplo de agroecosistema sería una finca de olivar. La sostenibilidad se convierte entonces en una propiedad de los agroecosistemas, pudiéndose definir como la habilidad de los mismos para mantener su producción a través del tiempo superando, por un lado, las tensiones y forzamiento ecológicos y, por otro, las presiones socioeconómicas (Conway, 1987). Gliessman (1998) señala la gradual tendencia a interpretar la sostenibilidad de la agricultura moderna desde el objetivo primario de maximizar la producción y el beneficio a corto plazo a una perspectiva que también considere la habilidad para mantener la producción a largo plazo. Hay que destacar que la sostenibilidad es un concepto dinámico por naturaleza, cambia con el tiempo, como dinámico es el “equilibrio” que existe en la naturaleza; por tanto, no puede decirse que un agroecosistema es o no sostenible, sino que es más o menos sostenible que antes o que otro agroecosistema con el que se compara. Además, no todos los objetivos de la sostenibilidad pueden alcanzarse al mismo tiempo, primando el logro de objetivos concretos en cada momento; ya sean determinados por la gravedad de los daños ambientales, por la urgencia de su resolución o por la escala de tiempo en que nos situemos. Se ha señalado que la sostenibilidad de los agroecosistemas puede caracterizarse por un limitado paquete de propiedades dinámicas o atributos que no sólo describen su conducta esencial, sino que pueden usarse como criterio en el diseño, la realización, ejecución o evaluación de un proyecto de desarrollo agrario, ya que en última instancia suponen una valoración de los fines del agroecosistema (Conway, 1987). Estos atributos son la productividad, la esta-

La sustentabilidad del olivar ecológico

119

bilidad, la resiliencia, la equidad, la autonomía y la adaptabilidad cultural (Conway, 1987, Reinjntjes et al., 1992). La productividad se define como el producto obtenido por unidad de recurso empleado. La dificultad de su medida está en su carácter multidimensional, ya que puede ser medida de muchas maneras en función de la naturaleza del producto y de los recursos utilizados. Los tres recursos básicos son para Conway (1987) tierra, trabajo y capital, pudiéndose adicionar la energía. Cada posible combinación de productos y recursos puede utilizarse como una medida comparativa de la eficiencia de la producción entre dos agroecosistemas o establecer comparaciones en el tiempo. La estabilidad se refiere a la capacidad de un agroecosistema para mantenerse de manera estable en equilibrio dinámico a través del tiempo. Para Conway (1987), la mejor forma de saber si un agroecosistema permanece estable es si es capaz de mantener igualmente estable su capacidad productiva a lo largo del tiempo de cara a pequeñas fuerzas perturbadoras que surgen de las normales fluctuaciones o ciclos del medio ambiente circundante. Se asocia, pues, con la idea de un sistema que es capaz de combatir los rendimientos decrecientes sin necesidad de añadir cantidades crecientes de energía y nutrientes. La resiliencia se define como la habilidad de un agroecosistema para mantener la productividad cuando está sujeta a una mayor fuerza de perturbación. La actual o potencial perturbación puede estar causada por un estrés frecuente, a veces continuo, relativamente pequeño y predecible, que tiene efecto acumulativo, tal como la salinización, la erosión o la acumulación de sustancias tóxicas en el suelo, etc. En este caso, la falta de resiliencia, también llamada confiabilidad, se debe más a procesos internos (culturales, sociales, económicos o ecológicos) que acumulativamente socavan la productividad de los agroecosistemas. Alternativamente, la alteración puede ser causada por un shock, definido aquí como una perturbación externa, grande e impredecible, tales como una sequía de proporciones inusuales, una inundación, la introducción de una plaga o enfermedad exótica o desconocida, el repentino ascenso de los precios de los insumos debido a una subida inesperada del precio del petróleo, etc. La equidad se refiere a que tanto el acceso al poder como a los propios recursos naturales esté distribuido de tal forma que las necesidades básicas de todos los miembros de la organización social se hallen cubiertas. Esto supone que los agricultores puedan producir para obtener una autosuficiencia o ingreso suficiente que garantice su acceso a los medios de vida. Por ello, cambios en el agroecosistema que supongan un incremento de la desigualdad en la organización social o cambios globales que supongan una disminución de la capacidad de reproducción social, son vistos como generadores de una enfermedad ecosistémica que es necesario curar. A ello debe añadirse dos dimensiones más de la equidad. La primera se refiere a la equidad intergeneracional, que implica una asignación intergeneracional lo

120

Manual de Olivicultura Ecológica

más equitativa posible de los recursos y de la calidad del agroecosistema: cualquier abuso o deterioro de la capacidad productiva, por ejemplo, de un determinado ecosistema repercutirá sobre las posibilidades de las generaciones futuras. La segunda se refiere a la relación de intercambio entre los sistemas agrarios y el resto de la sociedad y podríamos denominarla como equidad intrageneracional. En las sociedades industrializadas se ha producido un deterioro de la relación de intercambio entre los alimentos y materias primas provenientes de la actividad agraria y los insumos y productos manufacturados consumidos en la explotación agraria o en las familias de los agricultores; ello ha supuesto una transferencia forzada de renta en beneficio de las ciudades y actividades industriales y un deterioro de la igualdad en los estándares de vida entre campo y ciudad que ha provocado un sobreesfuerzo productivo de los agroecosistemas y su consiguiente deterioro para el logro de la subsistencia en base a un mayor excedente comercializable. Ambas dimensiones confluyen en los aspectos relacionados con el deterioro del medio ambiente. La actividad agraria también contribuye a generar externalidades negativas sobre el ambiente y el ser humano. Ello dificulta la reproducción actual y, sobre todo, futura de las familias campesinas, además de afectar negativamente a nivel global a otros sectores productivos. Otro atributo del agroecosistema es la autonomía, que está relacionada con el grado de integración de los agroecosistemas (reflejado en el movimiento de materiales, energía e información entre sus componentes y el sistema en su conjunto, y entre éste y el ambiente externo) y, sobre todo, con el grado de control que se tiene sobre dicho movimiento. En consecuencia, la autonomía de un sistema de producción está estrechamente relacionada con la capacidad interna para suministrar los flujos necesarios para la producción; así, aquélla desciende en la medida en que se incrementa la necesidad de recursos externos. También la mayor o menor salida de producto final desde el agroecosistema hacia el mercado y sobre todo el control que se tenga sobre este proceso, le confiere mayor o menor grado de autonomía. El último atributo de la sostenibilidad es su adaptabilidad cultural, lo que significa que las comunidades rurales sean capaces de adaptarse a los cambios que las condiciones agrícolas requieran, desde la matriz cultural de su propia identidad. Ello supone no aceptar acríticamente las innovaciones, tanto tecnológicas como sociales y culturales, que la Sociedad Mayor les marca; sino intervenir alterando el curso de aquellas para obtener así un desarrollo rural endógeno que preserve su identidad agroecológica. Parece oportuno, por tanto, analizar los sistemas de producción agraria desde una perspectiva amplia, que permita introducir un diagnóstico basado en criterios de sostenibilidad en los mismos, en aras de conseguir una mayor eficiencia en el uso de los recursos naturales, minimizando las externalidades negativas sobre el entorno.

La sustentabilidad del olivar ecológico

121

Análisis de la sustentabilidad en el olivar
El comportamiento óptimo del olivar como agroecosistema depende del nivel de interacciones entre sus diversos componentes. Las interacciones potenciadoras son aquellas en las cuales los productos de un componente son utilizados en la producción de otro componente; por ejemplo, cuando la cubierta vegetal espontánea o sembrada es utilizada como abono verde, el compost de alperujo como fertilizante, o las hierbas y rastrojos dejadas para pastoreo animal; o cuando, fomentando la mayor biodiversidad posible, se consigue subsidiar el funcionamiento del agroecosistema con servicios ecológicos tales como el reciclaje de nutrientes, el control biológico de plagas, la conservación del agua y del suelo, etc. Y al contrario, cuanto más se va simplificando el olivar se van perdiendo las sinergias y reduciendo la biodiversidad. Existen numerosos indicadores que pueden servir para la evaluación de la sustentabilidad del olivar ecológico frente al convencional (Alonso, 2003). Algunos se han analizado en el capítulo anterior, como la productividad física (rendimientos), los indicadores económicos (precio percibido por los olivicultores, costes de producción, beneficios obtenidos) y la generación de empleo. En este apartado se van a incluir otros indicadores, complementarios de aquéllos, en cada uno de los atributos de sustentabilidad caracterizados anteriormente.

I.

Productividad (energética)

La energía es el motor de las actividades económicas, por lo que el cálculo de la eficiencia de su uso conlleva contabilizar en términos energéticos todas las entradas o insumos y salidas o productos resultantes bajo diversas formas de cada sistema productivo; lo que a su vez depende de las distintas técnicas utilizadas. Es necesario diferenciar la energía renovable de la no renovable o fósil. La segunda es aquella que procede del petróleo fundamentalmente y, por lo tanto, es agotable. La producción de energía renovable en España supone el 7,3% del total (Fernández, 2000), por lo que la mayor parte de los insumos (combustible, aceite, productos químicos, maquinaria, etc.) requieren de un alto porcentaje de energía fósil para su fabricación. La renovable es la que no procede de fuentes agotables, y estaría contenida en la mano de obra presente en el trabajo del campo, el compost, el estiércol y los productos orgánicos, entre otros, ya que la fuente de la que proceden tales factores en último término es la energía solar. Así, la productividad o eficiencia energética se define como la cantidad de energía obtenida por unidad de energía no renovable utilizada. Cabe destacar que el 50% de la energía consumida en la agricultura en España se debe al uso de fertilizantes y el 35% a la combustión de diesel en las

122

Manual de Olivicultura Ecológica

labores mecanizadas (Fernández, 1999). Así, la progresiva sustitución de trabajo humano y animal, es decir, de energía renovable, por energía proveniente de combustibles fósiles está reduciendo considerablemente la eficiencia energética de la producción agraria en general y de la producción de aceite de oliva en particular (López y Naredo, 1996; Alonso, 2003). En la Figura 6.1 se representa la eficiencia energética comparada del olivar ecológico y el convencional, según diversos estudios consultados1 . En todos los casos excepto en el primero este indicador presenta mayores valores en el manejo ecológico, como consecuencia de una menor intensidad en la realización de labores en el suelo y en la utilización de productos químicos de síntesis industrial.

Fuentes: 1 de Guzmán et al. (2002a); 2 de Guzmán et al. (2002b); 3 y 4 de Guzmán et al. (2002c); 5 de Guzmán y Alonso (2004); y 6 de Alonso (2003) Figura 6.1. Eficiencia energética en el olivar ecológico y convencional

El laboreo excesivo y, sobre todo, la aplicación de grandes cantidades de materia orgánica (estiércol y alperujo compostados) sin la maquinaria adecuada (remolque esparcidor), teniendo que recurrir a remolques normales que alargan sobremanera el tiempo de uso del tractor, pueden reducir notablemente la
1 Todos los estudios se han realizado en base a la totalidad de las explotaciones ecológicas existentes. Así, los de Guzmán et al. (2002a y b), en la comarca de Iznalloz de Granada, comprenden análisis de 5 y 9, y 4 y 9 explotaciones ecológicas y convencionales, respectivamente; el de Alonso (2003) recoge datos de 23 fincas de olivar ecológico y 28 de convencional en la comarca de Los Pedroches (Córdoba); en el de Guzmán et al. (2002c) se analiza información de 31 y 30 explotaciones ecológicas y convencionales, respectivamente, en la comarca de Mágina (Jaén); y el de Guzmán y Alonso (2004) incluye el análisis de 45 fincas ecológicas y 55 convencionales en la provincia de Granada.

La sustentabilidad del olivar ecológico

123

eficiencia energética del olivar ecológico, como ocurre en el caso 1. Es de destacar que en los casos 1 y 4 este índice es menor que en los demás, tanto ecológicos como convencionales, debido a que son olivares de regadío por goteo. En efecto, este sistema de riego puede llegar a suponer el 50% de la energía no renovable utilizada. La forma de reducir este gasto energético fósil se sale de las posibilidades de la finca, aunque una política energética favorable de la generación de energía renovable podría reducirlo, incrementando la eficiencia energética del olivar y de los sistemas productivos en general.

II.

Estabilidad y Resiliencia

El manejo agrícola inadecuado del suelo provoca su degradación biológica, reduciendo la diversidad y actividad de los microorganismos, y la flora y fauna existente; a ello también contribuye notablemente el uso de productos químicos. La temperatura, la humedad, la atmósfera, la disponibilidad de alimento y las condiciones físicas y químicas son los principales factores que afectan al crecimiento y a la actividad de los organismos del suelo. Estos organismos participan de la génesis y mantenimiento de la estructura del suelo, el reciclaje de nutrientes y el control de plagas y enfermedades. Y todo ello influye en la estabilidad y resiliencia de los sistemas agrarios, de ahí que la evaluación del balance de materia orgánica y de la diversidad vegetal y animal en fincas de olivar permita analizar estos parámetros de sostenibilidad. Respecto al primero, el balance de materia orgánica, en el olivar, como en el resto de ecosistemas, la energía se almacena en la biomasa, tanto viva como muerta, siendo la principal fuente de energía para la vida en el suelo (Pajarón, 1998), lo que se traduce en un efecto favorable sobre los parámetros ligados con la fertilidad y conservación de los suelos de cultivo. La cantidad de materia orgánica en un determinado momento en el suelo es la diferencia entre la biomasa total recibida y la biomasa y humus mineralizados. Como se puede observar en la Figura 6.2, los suelos de diversos olivares convencionales analizados presentan balances muy pobres de materia orgánica y siempre inferiores a los ecológicos de referencia. La no adición de este material, unido a una mayor intensidad en el laboreo y la aplicación de herbicidas contribuyen a explicar estos resultados. No obstante, tan sólo en el olivar ecológico de los casos 1 y 2, referentes a la comarca de Iznalloz (Guzmán, 2003), y en algunas fincas del caso 5 (Alonso, 2003), la cantidad de materia orgánica aportada es superior a la mineralizada (valores por encima de 100). En cualquier caso, es de destacar que todos los estudios consultados muestran un contenido medio de materia orgánica en el suelo de las explotaciones ecológicas mayor que en el de las convencionales; ello puede estar relacionado con varios aspec-

124

Manual de Olivicultura Ecológica

tos: un manejo del suelo más adecuado (reduciendo el laboreo y eliminando la aplicación de herbicidas), la mayor aportación de materia orgánica a través del empleo de residuos sólidos compostados (alperujo y estiércol) y abonos orgánicos comerciales, el mantenimiento y siega de cubierta vegetal (espontánea y sembrada), y el picado de restos de poda.

Fuentes: 1y 2 de Guzmán (2003); 3 y 4 de Guzmán et al. (2002c); 5 de Guzmán y Alonso (2004); y 6 de Alonso (2003) Figura 6.2. Balance de materia orgánica en el olivar ecológico y convencional (%)

Por otro lado, la diversidad del agroecosistema viene a ser el resultado de las formas en que están organizados e interactuando los diferentes componentes vivos (diversidad vegetal y animal) e inertes del sistema. Numerosos ecólogos afirman que un sistema con un alto grado de diversidad tiende a recuperarse de perturbaciones (resiliencia) y restablece el balance en sus procesos de reciclaje de material y energía. Y en los sistemas con baja diversidad, las perturbaciones pueden causar cambios permanentes en sus funciones, dando como resultado pérdidas de recursos del ecosistema y cambios en su conformación de especies que influyen de manera directa sobre la producción y las sostenibilidad del medio (Gliessman, 1998). Investigaciones realizadas en olivares ecológicos y fincas adyacentes convencionales (Alonso, 2003) muestran una mayor diversidad vegetal, medida como índice de cobertura de la vegetación espontánea y número de especies existentes, en los primeros, relacionando estos resultados principalmente con la eliminación del uso de herbicidas y el mantenimiento de cubierta vegetal segada a diente por ganado ovino. Esto, a su vez, influye de manera positiva, además de en el reciclaje de la materia orgánica anteriormente reseñado, en la reducción del riesgo de pérdida de suelo y en el incremento de la fauna auxiliar.

La sustentabilidad del olivar ecológico

125

En efecto, como se señala en el capítulo IV, investigaciones realizadas en estas mismas fincas revelan una mayor abundancia de himenópteros (incluyen especies parásitas de la mosca y polilla del olivo) en las fincas ecológicas que en las convencionales, incidiendo positivamente sobre la estabilidad de las mismas. La relación que parece existir entre estos resultados y la mayor diversidad vegetal obtenida en los olivares ecológicos, permite apuntar la posibilidad de que la cobertura vegetal esté incrementando las opciones de refugio, alimentación alternativa y reproducción de fauna auxiliar asociada al olivar, pudiendo aumentar el control biológico natural de plagas y, por tanto, la estabilidad de estas fincas con manejo ecológico.

III. Equidad La sostenibilidad relativa a la equidad comprende diversos aspectos que se pueden sintetizar en la asignación de efectos, positivos o negativos, en la sociedad actual y a las generaciones futuras. Entre todos ellos, aquí se van a analizar el gasto energético y los impactos sobre el medio ambiente y los seres vivos. La utilización de energía no renovable, principalmente la derivada del petróleo, supone el uso de un bien escaso que tiene repercusiones de diversa índole (económica, social y ecológica) no sólo sobre las generaciones futuras sino también sobre las presentes, al ocasionar incremento de los precios de los productos manufacturados, impedir el acceso a su utilización a buena parte de la humanidad y provocar externalidades ambientales negativas. Como se puede observar en la Figura 6.3, todos los estudios consultados presentan un gasto más elevado de esta energía en el olivar convencional, como consecuencia del uso de la maquinaria (laboreo del suelo, aplicaciones aéreas y foliares de plaguicidas y abonos…) y de productos químicos de síntesis. La excepción la constituye el caso 1, donde el laboreo excesivo y la aplicación de materia orgánica con medios inadecuados (como se señalaba en el apartado de eficiencia energética) determinan este resultado2 . Por otro lado, la generación de impactos negativos sobre el medio ambiente y el ser humano; a la energética ya comentada, se le unen la pérdida de suelo por erosión, la degradación de la atmósfera, el deterioro de los recursos hídricos, la reducción de la diversidad genética y los efectos nocivos sobre el ser humano. A continuación se van a analizar esquemáticamente cada uno de ellos.

2 Hay que destacar, no obstante, que en estos olivares ecológicos se ha producido en los últimos años un cambio importante en el manejo, reduciendo notablemente las labores al suelo y manteniendo cubiertas vegetales durante buena parte del año.

126

Manual de Olivicultura Ecológica

Fuentes: 1y 2 de Guzmán (2003), 3 y 4 de Guzmán et al. (2002c), y 5 de Alonso (2003) Figura 6.3. Energía no renovable (ENR) utilizada en olivares ecológicos y convencionales (Kcal/ha)

Los factores que inciden sobre el proceso de pérdida de suelo son numerosos: energía e intensidad de la lluvia, propiedades físicas y químicas de los suelos, longitud y pendiente del terreno, cobertura del suelo y prácticas de cultivo realizadas, entre los más importantes. En Andalucía la superficie que ocupa el olivar es muy elevada, y buena parte de ella se encuentra en terrenos en pendiente. En efecto, como puede verse en la Figura 6.4, existen más de 500.000 hectáreas que tienen una pendiente elevada (entre el 15% y el 30%) y más de 115.000 hectáreas con pendiente muy elevada (más del 30%). Esto quiere decir que el 44% de la superficie de olivar se enfrenta a un riesgo grave de erosión, encontrándose el nada desdeñable 35% en una situación de riesgo moderado (intervalo entre el 8% y el 15% de pendiente). En el manejo convencional del olivar apenas se ha tenido en cuenta la erosión del suelo, siendo prácticas comunes la eliminación de la flora arvense con herbicidas y pases excesivos de maquinaria, el empleo de fertilizantes minerales y la destrucción con fuego de los residuos de cosechas, entre otras prácticas negativas. Así, en el olivar andaluz se han estimado pérdidas de suelo por erosión del orden de 80 toneladas por hectárea y año (López-Cuervo, 1990), las cuales están relacionadas con tales prácticas y con el factor pendiente anteriormente señalado. Para reducir la pérdida de suelos por efecto de la erosión hídrica y eólica se recomiendan una serie de prácticas para diferentes condiciones (ver capítulo II). De todas ellas es la cubierta vegetal el factor fundamental a modificar si se pretende conseguir una eficaz protección contra los procesos erosivos. Aunque puede llegarse a reducir hasta 1.000 veces en el caso de una cubierta forestal

La sustentabilidad del olivar ecológico

127

densa, este cambio en la práctica casi nunca es posible; lo que sí es factible es reducir la erosión a la vigésima parte manteniendo una cubierta vegetal adecuada (Fassbender y Bornemisza, 1987). Como se ha indicado en apartados precedentes, el mantenimiento de la cubierta vegetal y la adición de materia orgánica son prácticas más usuales en los olivares ecológicos, siendo previsible, en estos casos, que la erosión sea menor.

Fuente: Elaboración a partir de CAP (2002) Figura 6.4. Distribución de la superficie de olivar en Andalucía según intervalos de pendiente en 1999

Los principales signos de degradación de la atmósfera son el efecto invernadero y el cambio climático, la reducción de la capa de ozono, la lluvia ácida y la polución generalizada, provocados por la emisión de ciertos gases (dióxido de carbono, metano, clorofluorocarbonos, óxidos de nitrógeno y ozono, entre otros) y partículas diversas Si bien los efectos negativos -destrucción de bosques, incremento de cánceres de piel, acidificación del agua y aumento de los abortos espontáneos, entre otros- (Alonso, 2003), son principalmente provocados por la actividad industrial, las actividades agrícolas y ganaderas también contribuyen a los mismos. Las emisiones de metano en sistemas de cultivo bajo inundación como el arroz y en granjas intensivas donde se acumula gran cantidad de estiércol, la liberación de dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno por la combustión de los motores de la maquinaria agrícola, la volatilización de óxidos de nitrógeno por la desnitrificación de determinados fertilizantes químicos y la liberación a la atmósfera de partículas presentes en los plaguicidas y fertilizantes químicos utilizados en la agricultura, son algunos ejemplos. Por el contrario, el uso racional de abonos orgánicos contribuye a reducir estos efectos negativos sobre la atmósfera, debido a varias circunstancias. Por

128

Manual de Olivicultura Ecológica

un lado, la utilización de materia orgánica (habitual en las fincas de olivar ecológico analizadas) para mejorar las características del suelo supone emplear un recurso renovable que, además, en algunas ocasiones (caso del alperujo resultante de la obtención del aceite de oliva), genera problemas de contaminación añadidos. Por otro lado, las cadenas de reacciones químicas entre la materia orgánica y sus “residuos” son muy largas, lo que contribuye a reducir las posibilidades de contaminación, dado que se producen liberaciones lentas de nutrientes en los procesos de descomposición, permitiendo a las plantas su asimilación y a las partículas del suelo su retención (Fassbender y Bornemisza, 1987). La contaminación de los recursos hídricos de origen agrícola se produce fundamentalmente por el uso de abonos químicos y, en menor medida, de abonos orgánicos y plaguicidas. Los principales contaminantes de las aguas provenientes del uso de fertilizantes son los nitratos y los fosfatos. Los nitratos son altamente móviles, lixiviándose con el agua y alcanzando tanto a las aguas superficiales como a las subterráneas. Los fosfatos son mucho menos solubles y viajan en el agua asociados a los sedimentos que éstos arrastran. Ambos nutrientes, nitratos y fosfatos, provocan la eutrofización de las aguas, que tiene como resultado el agotamiento del oxígeno disuelto en el agua, y por tanto, la muerte de la vida acuática. El aumento del agua disponible para la agricultura en Andalucía ha permitido un cultivo más intenso que, a su vez, ha requerido un consumo mayor de fertilizantes químicos. Como puede apreciarse en la Figura 6.5 el consumo de macronutrientes ha mantenido una tendencia ascendente, sobretodo en los abonos nitrogenados, cuyo uso se ha incrementado en un 61%.

Fuente: Elaboración a partir de Unicaja (1996), CMA (1998) y ANFFE (2003) Figura 6.5. Evolución del consumo de abonos en Andalucía entre 1976 y 2001 (t)

La sustentabilidad del olivar ecológico

129

Este aumento del consumo de fertilizantes resulta congruente con la expansión de los regadíos, con el aumento de la intensidad de la producción y la especialización en cultivos hortofrutícolas y en el olivar, demandantes sobre todo los primeros de grandes cantidades de nitrógeno. Los efectos negativos de este incremento en el consumo de fertilizantes, habitualmente mal usados, ha sido, entre otros, la contaminación del agua. Al igual que ocurre con los fertilizantes, la contaminación ocasionada por los productos fitosanitarios afecta a las aguas superficiales y a las subterráneas. La expansión del monocultivo del olivar, junto al aumento de los cultivos bajo plástico, creadores de ambientes simplificados, ideales para la proliferación de plagas y enfermedades, ha determinado también un ligero aumento (2,7%) del uso total de productos fitosanitarios entre 1989 y 2002 (Tabla 6.1). En esta tabla puede apreciarse un descenso importante en el uso de fitorreguladores (los menos nocivos) y acaricidas, así como una leve reducción en el caso de los insecticidas. Por el contrario, ha aumentado el consumo del resto, siendo el más significativo el de “otros”, donde se encuadran desinfectantes de suelo, como el bromuro de metilo, cuyos efectos negativos sobre la vida edáfica, la atmósfera (especialmente destructivo de la capa de ozono) y los seres vivos en general (es necesaria su aplicación con medidas protectoras muy especiales) son devastadores. Tabla 6.1. Evolución del consumo de productos fitosanitarios en Andalucía (t) Tipo de producto Insecticidas Acaricidas Nematicidas Fungicidas Herbicidas Fitorreguladores Molusquicidas Otros Total 1989 7.623 321 4.513 8.004 5.062 10.573 259 218 36.573 2002 7.209 156 5.161 10.372 8.979 4.187 470 1.014 37.548 Variación (%) -5,4 -51,4 14,4 29,6 77,4 -60,4 81,5 365,1 2,7

Fuente: Elaboración a partir de CMA (1991 y 2003)

De nuevo el empleo de abonos orgánicos y la práctica eliminación del uso de plaguicidas químicos en el olivar ecológico, puede contribuir a la reducción de estas externalidades negativas sobre el agua. La degradación de la diversidad genética es otro de los efectos negativos de la homogeneización agraria, ocasionando entre otras consecuencias so-

130

Manual de Olivicultura Ecológica

ciales y económicas la pérdida de la capacidad adquisitiva de muchos agricultores al depender de semillas y plantas comerciales cada vez más caras (mientras el precio de los productos agrarios se incrementaban en menor medida e incluso descendían), el deterioro de la dieta de muchos habitantes de los países empobrecidos (con la consiguiente aparición de enfermedades y muerte), y la pérdida de sus hogares de campesinos pobres (al hipotecar sus bienes con una producción altamente dependiente e inestable). Por el contrario, entre las ventajas de la diversidad genética de plantas y animales se encuentran la resistencia a plagas y enfermedades, la alta eficiencia energética en el aprovechamiento de pastos por parte del ganado, la adaptación a las condiciones ambientales locales, la rusticidad y la utilización de ese germoplasma para conferir características deseables (o reparar las deterioradas) a nuevas razas y variedades (Hobbelink, 1987). Tabla 6.2. Superficie ocupada por las variedades de olivar en Andalucía (%) Variedades Picual Hojiblanca Lechín Picudo Manzanilla Sevillana Nevadillo Blanco Verdial de Huevar Gordal Sevillana Aloreña Verdial Vélez-Málaga Otras Total 1981 45,1 18,0 10,8 5,1 4,3 4,0 2,3 2,2 1,3 0,9 6,0 100 1998/9 58,2 18,1 3,5 2,2 5,0 0,8 1,4 0,8 0,7 0,8 8,5 100 Tasa de variación 29,0 0,6 -67,6 -56,9 16,3 -80,0 -39,1 -63,6 -46,2 -11,1 41,7

Fuente: Elaboración a partir de García (2004)

La reestructuración que ha seguido el olivar andaluz en las últimas décadas parece seguir una tendencia reductora de la variabilidad genética, como se puede observar en la Tabla 6.2; en efecto, las únicas variedades que han incrementado su importancia relativa en cuanto a la superficie que ocupan entre 1981 y 1999 son Picual, Hojiblanca y Manzanilla Sevillana, representando el 81,3% del total. El resto de variedades se encuentra en franco retroceso. Hay que señalar, no obstante, que el apartado de “otras” crece sensiblemente, debido principalmente a que se están haciendo nuevas plantaciones con la variedad

La sustentabilidad del olivar ecológico

131

Arbequina, sobre todo el régimen hiperintensivo (más de 300 plantas por hectárea), que ya supone más del 3% del olivar andaluz en renovación (CAP, 2002). En cualquier caso, no parece deseable la disminución de la riqueza varietal andaluza, dados los beneficios presentes y futuros que puede aportar a la producción olivarera. La actividad agraria también causa efectos nocivos sobre los seres vivos, principalmente derivados del uso de fertilizantes y plaguicidas químicos. Algunas de estas sustancias se han investigado, encontrándose que ocasionan daños en sistemas fisiológicos vitales, como el nervioso, endocrino e inmunológico (ver Tabla 6.3). Sin embargo, los conocimientos acerca de la manera en que estos productos afectan a los seres humanos son aún elementales. Tabla 6.3. Contaminantes bióticos relacionados con la agricultura Efectos Linfoma no-Hodgkin Leucemia, cáncer de mama Cáncer de estómago Daños en la función reproductora Daños en el sistema nervioso Enfermedad de Parkinson Metahemoglobinemia
Fuente: Varios en Alonso (2003)

Sustancias implicadas Herbicidas (2-4-D, triazina), organofosforados, fungicidas Plaguicidas (DDT) Nitratos, plaguicidas Nematicidas (DBCP), Plaguicidas organoclorados (kepone, metoxi cloro), nitratos Fungicidas (con mercurio) y abonos químicos fosfatados (con cadmio) Herbicida paraquat Nitratos

Los compuestos con cloro y carbono son especialmente peligrosos en cuanto al cáncer se refiere por su persistencia a lo largo de la cadena trófica; es más, dado que no son hidrosolubles se almacenan preferentemente en los últimos eslabones de la cadena: los tejidos grasos de los animales y, por supuesto, del ser humano. Uno de los ejemplos más ilustrativos lo constituye el DDT, un plaguicida organoclorado (aplicado antiguamente en el olivar) que se encuentra actualmente en muchos organismos (camarones, mejillones, peces, águilas...) y en la leche de vaca y materna; a pesar de estar prohibido su uso (no su fabricación) en los países industrializados desde los años sesenta del siglo pasado. La función reproductora también se ve alterada por los contaminantes ambientales. Existen sustancias químicas utilizadas en la agricultura, como el DBCP

132

Manual de Olivicultura Ecológica

(nematicida), y el kepone y metoxicloro (plaguicidas organoclorados), que alteran los efectos del estrógeno, hormona sexual femenina (Misch, 1994). Otras sustancias químicas (benceno, dioxinas, plomo, mercurio, ozono, PCB, plaguicidas...) afectan al sistema inmunológico cuando se prueban con animales. Una prueba evidente de la gran contaminación ambiental y la difusión inmunológica se encuentra en que los fallecimientos por causa del asma están aumentando en varios países industriales, entre los que se encuentran Australia, Canadá, Dinamarca, Suecia, EEUU y Gran Bretaña (Misch, 1994). La ingestión excesiva de nitratos, que puede encontrarse en el agua por la mala utilización de abonos, causa una alteración de la hemoglobina, que pierde su capacidad para transportar oxígeno. Esta enfermedad, la metahemoglobinemia, afecta especialmente a los lactantes, ya que al tener menor acidez en el estómago, presentan mayor facilidad para transformar los nitratos en nitritos, causantes últimos de la enfermedad. Pero existen otros efectos negativos de los nitratos y nitritos: los nitritos se pueden combinar en el organismo con las aminas secundarias formando nitrosaminas cancerígenas; también cancerígenos son las combinaciones de nitratos con carbaryl y ditiocarbamatos (insecticidas comúnmente utilizados en agricultura); por último, los nitratos provocan una disminución de las funciones reproductivas, carencias de vitaminas del grupo B y efectos mutagénicos sobre las células (Bellapart, 1996). Desde la perspectiva agraria, la utilización de técnicas intensivas (uso abusivo de plaguicidas y fertilizantes químicos de síntesis, el pase continuado de maquinaria, la quema de rastrojos...), también inciden desfavorablemente en la flora y fauna salvaje. Así, el tratamiento con dimetoato en el olivar (insecticida comúnmente utilizado) causa una amplia reducción en el número de individuos de doce taxones de artrópodos (Cirio, 1997), llegando esta reducción en algunos casos al 44% de la población inicial (Ruiz, 1998). El manejo ecológico del olivar, por el contrario, minimiza estos impactos negativos sobre los seres vivos, al incorporar técnicas y tecnologías respetuosas con el entorno.

IV.

Autonomía (energética)

Esta propiedad está relacionada con el grado de integración de los agroecosistemas y su control, es decir, con la capacidad interna para suministrar los flujos necesarios para la producción. Así, la autonomía, en este caso energética, permite mostrar desde el punto de vista de la sostenibilidad el grado de dependencia que tiene el olivar, considerando que cuánto más se aporte del entorno más cercano (mano de obra, estiércol…) mayor será este grado. Esta implicación energética es fácilmente trasladable al terreno económico: si la principal fuente energética actual (el petróleo) sufre un incremento notable en

La sustentabilidad del olivar ecológico

133

su precio (hecho muy probable dado su carácter agotable), los sistemas productivos (en este caso los olivares) que menos dependan de aquella, tendrán mayor autonomía y, por tanto, sostenibilidad. En la Figura 6.6 se representa el porcentaje de la energía de origen local respecto a la total empleada en olivares ecológicos y convencionales de diversos estudios. En éste se muestra de forma absoluta una mayor autonomía energética de los primeros, exceptuando el caso 6, que es superada por el convencional del caso 4. Las principales diferencias son debidas al uso de estiércol y alperujo compostado en numerosas explotaciones ecológicas, aunque hay algunos olivicultores convencionales (casos 2, 4 y 5) que también aplican estiércol regularmente. El limitante más importante en la consecución de grados más altos de autonomía energética, tanto en el manejo ecológico como convencional, lo constituye el uso de maquinaria, cuyo componente energético mayoritario es el gasto de combustible. El uso de fertilizantes y plaguicidas químicos también tiene un peso específico alto en el gasto energético convencional. Por todo ello, la reducción del laboreo, la aplicación de materia orgánica endógena y la extensión de la siembra de leguminosas fijadoras de nitrógeno como abono verde, permitiría incrementar el grado de autonomía energética del olivar, tanto convencional como ecológico.

Fuentes: 1y 2 de Guzmán (2003); 3 y 4 de Guzmán et al. (2002c); 5 de Guzmán y Alonso (2004); y 6 de Alonso (2003) Figura 6.6. Empleo de energía local respecto al total en olivares ecológicos y convencionales (%)

134

Manual de Olivicultura Ecológica

V.

Adaptabilidad cultural

La adaptabilidad cultural desde una perspectiva agroecológica hace referencia al conjunto de características que deben cumplir las tecnologías para ser incorporadas a un sistema de producción determinado, sin que ello suponga una limitación a la capacidad de control y decisión sobre el manejo del mismo. La adaptabilidad en este contexto es sinónimo de flexibilidad para amoldarse a nuevas condiciones del entorno económico y biofísico, por medio de procesos de innovación y aprendizaje, e incluso de recuperación de técnicas y/o tecnologías tradicionales, así como del conocimiento asociado a las mismas. En este apartado, como se ha comentado en la metodología, se van a analizar las tecnologías caracterizadas por su reproducibilidad total o parcial por parte de los olivareros, dentro del rango de opciones técnica y económicamente disponibles en el manejo ecológico y convencional: laboreo de suelo, siembra de abonos verdes, introducción de ganado, aplicación de herbicidas, tratamientos de control de plagas y enfermedades, aplicación de abonos de suelo y foliares, poda, desvareto y recolección. El uso de tecnologías mecánicas, que tienen la virtud de dulcificar las labores en general, se caracterizan por su baja o nula reproducibilidad, al igual que el uso de productos químicos en los diversos tratamientos. La poda, el desvareto y la recolección son labores que por ser altamente demandantes de mano de obra presentan un elevado grado de reproducibilidad; no obstante, dado que son actividades frecuentes y comunes en ambos sistemas no tiene sentido su análisis comparativo. Las labores que se salen de estas características son la siembra de leguminosas, el pastoreo de ganado y la preparación y puesta de trampas para el control de mosca. La siembra de leguminosas, además de las virtudes agrarias inherentes (fijación de nitrógeno atmosférico, mejora de la estructura del suelo, incremento de la disponibilidad de nutrientes…), tiene la particularidad de ser una tecnología que puede ser replicada por el olivarero. El uso de especies y variedades de leguminosas adaptadas localmente fortalecen considerablemente los procesos de aprendizaje y capacitación, dando la posibilidad de escoger a los propios agricultores aquellas variedades que más se adecuan a sus condiciones productivas, mejorando la adaptabilidad cultural de esta tecnología. La introducción del ganado, ovino principalmente, en el olivar tiene por objetivo básico la eliminación de hierbas que compiten en la adquisición de nutrientes y agua con el árbol durante los meses de escasez hídrica. Este pastoreo puede suponer un ingreso adicional para el olivarero, mientras que el ganadero, por su parte, obtiene con este manejo el alimento para sus reses que, de ser de producción ecológica, encuentran tanto en la vegetación herbácea como en los restos de poda del olivar ecológico un producto idóneo para su consumo. Al

La sustentabilidad del olivar ecológico

135

igual que en el caso anterior, esta actividad presenta una alta reproducibilidad al tratarse en todo momento de un manejo de materia viva. Por último, la preparación y colocación de trampas para el control de mosca es una labor relativamente reciente que se está configurando como alternativa al tratamiento químico convencional (principalmente con dimetoato), en el olivar ecológico e incluso en el olivar convencional de algunas zonas (Alonso, 2003). En efecto, desde 1996 la cooperativa Olivarera Los Pedroches de Pozoblanco (Córdoba), con la colaboración del Departamento de Sanidad Vegetal del CIFA de Córdoba, vienen experimentando métodos eficaces y económicos alternativos para el control de mosca. Aunque en un principio se probaron tratamientos aéreos con insecticidas (rotenona) autorizados por la normativa ecológica, su baja eficacia hizo que se iniciaran experimentos tipo Trampeo Masivo con diferentes clases de trampas. La idea de hacer unos orificios a una botella de plástico e introducirle el atrayente que empleaban los técnicos en los ensayos se le ocurrió a un agricultor, naciendo así la denominada trampa “tipo OLIPE” en 1998, cuyos resultados mostraron la mayor relación efectividad/ coste de todas (Caballero, 2001). Es evidente que no todos los elementos que componen este tratamiento son reproducibles por el olivarero: éste no puede reproducir las botellas de plástico (aunque se debe indicar que tienen una vida media de cerca de tres años), ni el fosfato biamónico (aunque es necesario señalar que algunos olivareros están probando con diversas soluciones caseras, adicionándoles azúcar o algún alimento que se va descomponiendo y actuando como atrayente), ni las recientes incorporaciones en algunas fincas de feromonas sexuales microencapsuladas (para incrementar la eficacia de captura). Sin embargo, su origen mixto, científico (pruebas realizadas por técnicos externos con otras trampas) y tradicional (ejemplarizado en las pruebas de “ensayo y error” y por su carácter endógeno), así como el hecho de que la mayor parte del coste del tratamiento (mano de obra) sea reproducible, señalan una capacidad de innovación y adquisición de conocimientos dignas de ser tenidas en cuenta a la hora de analizar la adaptabilidad cultural de las tecnologías. Investigaciones realizadas en la comarca agraria de Los Pedroches (Córdoba), donde se concentra la mayor superficie de olivar ecológico de España (con más de 12.000 hectáreas), muestran (ver Tabla 6.4) que el porcentaje de adopción de las labores analizadas es más alto en el olivar ecológico en todos los casos (Alonso, 2003). No obstante, si se exceptúa la siembra de abono verde (aún incipiente en el olivar ecológico), las otras dos técnicas tienen una cierta aceptación en el cultivo convencional. El pastoreo debido principalmente a que es una zona eminentemente ganadera y la utilización de trampas, aunque tiene un coste total similar al del tratamiento con productos químicos, buena parte del mismo se debe a la utilización de mano de obra, factor que no suele ser valorado cuando su origen es propio o familiar.

136

Manual de Olivicultura Ecológica

Tabla 6.4. Aplicación de tecnologías en el olivar ecológico y convencional de Los Pedroches (%) Ecológico Siembra de veza Pastoreo Trampas para mosca Promedio
Fuente: Alonso (2003)

Convencional 0 30,8 25 18,6

17,4 86,9 65,2 56,5

Por otro lado, la utilización de trampas para el control de mosca en el cultivo convencional responde mayoritariamente a cuestiones económicas, ya que esta labor, aunque tiene un coste total similar al del tratamiento con productos químicos, buena parte del mismo se debe a la utilización de mano de obra, factor que no suele ser valorado cuando su origen es propio o familiar al no suponer un desembolso de dinero. En consecuencia, el porcentaje medio de utilización de diversas tecnologías es más alto en el cultivo ecológico que en el convencional, mostrando un mayor grado de sostenibilidad por lo que a la adaptabilidad cultural se refiere.

Bibliografía
ANFFE. 2003. “Evolución del consumo de fertilizantes en España. Asociación Nacional de Fabricantes de Fertilizantes. Madrid, http://www.anffe.com (consultada el 8-7-2003) Alonso, A.M. 2003. Análisis de la sostenibilidad agraria: el caso del olivar en la comarca de Los Pedroches (Córdoba). Tesis Doctoral. Universidad de Córdoba (inédita). Altieri, M.A. 1987. Agroecology: the Scientific Basis of Alternative Agriculture. Westview Press. Boulder, Colorado. Bellapart, C. 1996. “Peligrosidad de nuestra alimentación. Carácter patogénico de nuestra alimentación industrializada”. En Nueva Agricultura Biológica en equilibrio con la Agricultura Química. Ed. Mundi-Prensa. Madrid. CAP. 2002. El Olivar Andaluz. Empresa Pública de Desarrollo Agrario y Pesquero, Consejería de Agricultura y Pesca, www.juntadeandalucia.es/ agriculturaypesca/prospectiva (consultada el 17-5-2004). Cirio, U. 1997. “Agrochemicals and environmental impact in olive farming”. En Olivae, 65. International Olive Oil Council. Madrid.

La sustentabilidad del olivar ecológico

137

CMA. 1991. Informe del Medio Ambiente en Andalucía. Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía. Sevilla. CMA. 1998. Informe del Medio Ambiente en Andalucía. Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía. Sevilla. CMA. 2003. Información Ambiental. Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía, www.juntadeandalucia.es/medioambiente/ (consultada el 1211-2003). Conway, G. R. 1987. “The properties of agroecosystems”. En Agricultural Systems, 24, pp. 95-117. Fassbender, H.W. y Bornemisza, E. 1987. Química de suelos. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. San José (Costa Rica). Fernández, C. 1999. “Impacto ambiental de las prácticas agrícolas”. En Agricultura, 810, pp. 1092-1096. Fernández, J. 2000. “Presente y futuro de la biomasa como fuente de energía”. En ENERNOVA 2000, mayo. García, M.D. 2004. La reestructuración de la cadena de valor del aceite de oliva en Andalucía. Impactos ecológicos, sociales y económicos. Tesis Doctoral, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad de Sevilla (inédita). Gliessman, S.R. 1990. “Understanding the Basis of Sustainability for Agriculture in the Tropics: Experiences in Latin America”. En Edwards, C.A., Lal, R., Madden, P., Miller, R.H., y House, G. (eds.) Sustainable Agricultural Systems. Soil and Water Conservation Society. Ankey, Iowa. Gliessman, S.R. 1998. Agroecology. Ecological Processes in Sustainable Agriculture. Ann Arbor Press. USA. Guzmán, G., Serrano, C. y Alonso, A. 2002a. “Evaluación de la productividad del olivar ecológico e integrado del municipio de Deifontes (Granada)”. En V Congreso de la SEAE y I Congreso Iberoamericano de Agroecología, Gijón, 16-20 de septiembre, Tomo I, pp. 599-610. Guzmán, G., Serrano, C. y Alonso, A. 2002b. “Productividad del olivar ecológico y convencional del municipio de Colomera (Granada)”. En V Congreso de la SEAE y I Congreso Iberoamericano de Agroecología, Gijón, 16-20 de septiembre, Tomo I, pp. 611-622. Guzmán, G.I., Alonso, A.M. y Serrano, C. 2002c. “Estudio comparativo entre olivar ecológico y tradicional”. Proyecto financiado por la Junta de Andalucía (CAO.D 0.1.4) y encargada su realización al Instituto de Sociología y Estudios Campesinos de la Universidad de Córdoba (inédito). Guzmán, G.I. 2003. El potencial del olivar ecológico como motor de desarrollo rural y su adaptación a la provincia de Granada. Informe final. Centro Ángel Ganivet. Excma. Diputación de Granada (inédito). Guzmán, G.I. y Alonso, A.M. 2004. “Análisis de la sustentabilidad de la olivicultura

138

Manual de Olivicultura Ecológica

ecológica en la provincia de Granada”. En VI Congreso de la SEAE, Almería, 27 de septiembre al 2 de octubre de 2004 (en prensa). Hobbelink, H. (Ed.). 1987. Más allá de la Revolución Verde. Editorial Lerna S.A.. Barcelona. López-Cuervo, S. 1990. “La erosión en los suelos agrícolas y forestales de Andalucía”. En Jornadas Técnicas sobre el agua y el suelo. Laboreo de Conservación. Colección Congresos y Jornadas nº 17, Consejería de Agricultura y Pesca, Junta de Andalucía, pp. 11-16. López, J. y Naredo, J.M. 1996. Sistemas de producción e incidencia ambiental del cultivo en suelo enarenado y en sustratos. Fundación Argentaria y Visor Distribuciones. Madrid. Misch, A. 1994. “Riesgos ambientales para la salud: una evaluación”. En Brown, L.R. (coord.), La situación del mundo 1994. Emecé Editores y CIP/ FUHEM. Barcelona. Pajarón, M. 1998. “Manual del olivar ecológico”. En Primeras jornadas mediterráneas de olivar ecológico. Ecoliva ’97. Tomo II, pp. 137-168. Cámara Oficial de Comercio e Industria de la provincia de Jaén. Reijntjes, C., Haverkort, B. y Waters-Bayer, A. 1992. Farming for the future. ETC/ILEIA and the MacMillan Press Ltd. The Netherlands. Ruiz, M.J. 1998. “Efectos secundarios de plaguicidas sobre la entomofauna del olivar”. En II Jornadas Mediterráneas de Olivar Ecológico. Ecoliva ’97. Tomo II. Cámara Oficial de Comercio e Industria de la provincia de Jaén. Unicaja. 1996. Informe anual del sector agrario en Andalucía, 1995. Unicaja. Málaga.

139

CAPÍTULO VII CONSIDERACIONES PARA EL DISEÑO DE SISTEMAS AGRÍCOLAS Y SU EVALUACIÓN AGROECOLÓGICA
Julio Sánchez Escudero*

*

Biólogo. Doctorando del ISEC. Universidad de Córdoba. Instituto de Fitosanidad. Área de Agroecología. Colegio de Postgraduados. Montecillos. Texcoco. Estado de México. E-mail: clarijul@hotmail.com

140

Manual de Olivicultura Ecológica

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

141

Desde los inicios de la actividad agraria, las comunidades de los pueblos han venido desarrollando una variedad de formas de apropiación de los recursos naturales de su entorno. En muchas de ellas se presenta una amalgama de principios ecológicos y sociales que le han permitido, históricamente, hacer un uso adecuado de sus recursos, atendiendo sus necesidades particulares y manteniendo su potencial biológico y social. En la última centuria, esos modos tradicionales de producción tan diversos han sido ignorados, desarrollándose una actividad agrícola basada en un uso intensivo de capital, tecnología e insumos, con una estructura que tiene su propia lógica: la maximización de la producción y de las ganancias, por lo que la producción de alimentos se lleva a cabo como un proceso industrial, tratando de alcanzar los limites mas altos del producto. Por el uso de insumos, la eficiencia de la productividad se incrementa mediante la manipulación de genes y el suelo se convierte simplemente en el medio en el cual las raíces crecen (Gliessman 2002, Guzmán et al., 2000). La práctica de este tipo de agricultura no ha considerado las consecuencias a largo plazo ni la dinámica ecológica y social de los agroecosistemas. Hoy en día, se observa una crisis mundial de este estilo de agricultura que afecta a la ecología y a todas las economías del mundo. Una prueba de ello es que los rendimientos promedios de los diferentes cultivos se encuentran en franco descenso, lo cual se debe a una constante erosión de la base productiva de la agricultura a través de prácticas insostenibles (Rosset, 1997). Sin embargo, el mayor impacto de la agricultura moderna ha sido la pérdida del control agrícola por parte de las comunidades locales, ya que el manejo

142

Manual de Olivicultura Ecológica

basado en la experiencia acumulada a lo largo de los años ha sido sustituido por insumos externos y conocimientos ajenos, ocasionándose que se requiera cada vez mas capital, energía y recursos no renovables. Asimismo, ante un escenario de incertidumbre económica existen pocos incentivos para que los agricultores permanezcan y mantengan sus fincas, por lo que está habiendo un abandono de las zonas rurales (Gliessman, 2002). No obstante lo anterior, existe aun multitud de estilos de agricultura tradicional que se caracterizan por estar basados principalmente en el trabajo familiar y en unidades de producción constituidas por grupos domésticos de producción simple de mercancías agrarias, las cuales son formas que mantienen una lógica particular de funcionamiento local (Guzmán et al., 2000). Por otra parte, tras los indicios de disminución en la calidad de la base de los recursos naturales asociada con la agricultura moderna, a partir de finales de la década de los 80, surge un nuevo concepto que conjunta, entre otras, las demandas sociales sobre calidad y seguridad alimentaria, denominado “desarrollo sostenible o sustentable”, en donde mayoritariamente se destaca la conservación y mantenimiento de los recursos naturales de manera tal que no se comprometa la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades (CMMAD, 1988; citado por Guzmán et al., 2000). Este concepto ha promovido una respuesta en la agricultura moderna, realizando ajustes mayores para hacerla más viable y compatible. El principal foco se ha puesto en la reducción de agroquímicos, a través de cambios en el manejo que aseguren la adecuada nutrición y protección de las plantas mediante un manejo integrado de plagas (MIP) o manejo integrado del cultivo (Altieri y Nicholls, 1999). El término ha dado lugar a mucha discusión y ha motivado la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales creados por los sistemas agrícolas intensivos en capital y tecnología basándose en investigaciones que han tenido como fin evaluar sistemas alternativos (Gliessman, 2002). En este sentido, algunas acciones importantes se relacionan con el desarrollo de la producción denominada como ecológica y que también se conoce como orgánica o biológica. Para este tipo de agricultura existe una legislación que la ampara, con unos compromisos exigidos al agricultor que la practica y organismos de certificación que definen claramente lo que es y no es agricultura ecológica (Guzmán et al, 2000). Sin embargo, la necesidad de simplificar el concepto de agricultura ecológica, conllevó hacer hincapié casi exclusivamente en la bondad para la salud humana, por lo que un producto que proviene de la agricultura ecológica se ha definido como: aquél en cuya producción no se han empleado sustancias químicas de síntesis (Guzmán et al., 2000). Posiblemente esta simplificación legal del concepto, junto con la incorporación de técnicos y agricultores sin demasiada información sobre esta forma de

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

143

producir, así como el acaparamiento por la industria de agroquímicos del mercado de los productos biológicos, ha resultado en una creciente tendencia a realizar la “sustitución de insumos químicos por biológicos” (Guzmán et al., 2000). El impulso de esa práctica es básicamente tecnológico y se caracteriza por conservar la misma mentalidad del factor limitante que ha dirigido la investigación agrícola convencional en el pasado, perpetuando un procedimiento que alivia “síntomas” sin cambiar la estrategia de manejo de los recursos naturales y atender las causas reales del desbalance ecológico (Rosset, 1997). La sustitución de insumos en este tipo de agricultura alternativa, aunque se puede considerar como un avance en una dirección más benéfica para el ambiente, deja intacto al sistema de la agricultura convencional, ya que las fuerzas que operan en la crisis agrícola permanecen como están: monocultivo extensivo, dependencia de combustibles fósiles y una muy fuerte necesidad de capital. Este enfoque no tiene en cuenta los altos costos de la maquinaria y de los insumos, ni las bases ecológicas de la disminución de rendimientos, ni la reducción de la biodiversidad funcional de los agroecosistemas (Altieri, y Rosset, 1995). Por el contrario, la agroecología es un enfoque que va más allá del uso de insumos alternativos para desarrollar agroecosistemas integrales con una dependencia mínima de los insumos externos. El énfasis está en el diseño de sistemas agrícolas complejos, en los que las interacciones ecológicas y las sinergias entre componentes biológicos reemplazan a los insumos, para proporcionar los mecanismos necesarios para el mantenimiento de la fertilidad del suelo, la productividad y la protección de los cultivos (Figura 7.1) (Altieri y Nicholls, 1999).

El proceso de transición hacia una agricultura agroecológica
Para la producción ecológica, se reconoce como proceso de conversión o reconversión productiva a la etapa en la cual se cambian aquellas tecnologías degradantes del medio, dependientes de capital y tecnología, por otras menos demandantes de capital y que mantengan la diversidad biológica y la capacidad productiva a largo plazo (Guzmán et al., 2000). Este proceso tiene una duración legal que, rigiéndose bajo la normativa de la agricultura ecológica y dependiendo del proceso productivo y la historia de manejo del sistema, puede durar entre 2 a 3 años. Sin embargo, la legalidad de los procesos ecológicos determinan que el tiempo de duración sea de muchos años más, ya que, entre otros, los procesos contaminantes y erosivos del suelo tienen una tasa de reposición muy prolongada (Guzmán et al., 2000).

144

Manual de Olivicultura Ecológica

Figura 7.1. Umbral de acción para el control de plagas agrícolas.

Por ello, la gestión agroecológica propone definir el manejo del sistema de producción e identificar las etapas evolutivas para lograr la restitución de los niveles de estabilidad, productividad y perdurabilidad del sistema (Altieri y Labrador, 1995; Altieri, y Nicholls, 2001). La primera etapa se reconoce como racionalización y eficiencia de los agroquímicos, también conocida como Manejo Integrado de Plagas o del Cultivo (MIP o MIC). Su aplicación esta definida por la determinación de los diferentes “umbrales de acción”, que son los niveles de cantidad de una plaga a los cuales se debe de ejecutar la acción de control, de tal manera que no lleguen al nivel de daño económico (Figura 7.1). La segunda etapa se denominada como de sustitución, compensación o gestión alternativa de insumos. En la cual los agroquímicos son sustituidos por otros productos biológicos, utilizando para ello la información de la primera etapa, para que en los momentos precisos se haga la aplicación de tales productos (Figura 7.2). La ultima etapa y más madura, se reconoce como el rediseño de los sistemas agrícolas. En esta se intenta restituir aquellos elementos que le permitan una estabilidad del sistema total, por lo que habría que considerar las limitaciones ecológicas por la eliminación de elementos en las etapas anteriores. Se quiere conservar y recuperar la base de los recursos productivos a fin de poder autogestionar los procesos biológicos necesarios para no depender de insumos externos en el proceso de producción (Figura 7.2). Cabe hacer notar que la sustitución de insumos tiene su lugar en la transición planificada hacia la agricultura agroecológica, ya que cuando se dirige a la conversión de una finca convencional, se cuenta con un suelo, que ha sido esterilizado por décadas de abuso de productos agroquímicos, y un complejo de enemigos naturales devastados por los plaguicidas. Por tanto, requiere tiempo restaurar la vida del suelo, su estructura y materia orgánica, así como recuperar la fauna benéfica.

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

145

Figura 7.2. Diferentes etapas de la reconversión productiva hacia el diseño agroecológico.

Durante el período de conversión, que puede ser corto o largo, y el uso intencional de biodiversidad, los insumos de sustitución como los bioplaguicidas y los biofertilizantes son indispensables. Pero la meta a medio plazo es ir reduciendo su uso y, por lo tanto, la dependencia del agricultor hacia insumos costosos, en la medida que el agroecosistema vaya adquiriendo la capacidad de satisfacer sus necesidades de fertilidad y manejo de plagas y enfermedades (Figura 7.2) (Rosset, 1997). La restitución implica ajustar, localmente dentro del agroecosistema, como unidad de estudio y en un marco de conservación, los tres principios esenciales de la agroecología para el manejo sostenible de los recursos naturales: biodiversidad, manejo del suelo y la promoción del control biológico (Altieri y Nicholls, 1999) (Figura 7.3).

Figura 7.3. Representación esquemática de la infraestructura agroecológica básica.

Durante este proceso de transición la estabilización de la producción agrícola va a depender de la situación de partida del sistema, por lo que se hace necesario un instrumento que permita valorar, a través de puntos de referencia o indicadores, el avance o retroceso que se esté logrando con las acciones.

146

Manual de Olivicultura Ecológica

En relación a esto, diversos investigadores como Masera et al. (1999) han desarrollado una metodología de evaluación de los agroecosistemas, basada en mediciones que se realizan en la finca para determinar el nivel de sostenibilidad del sistema de producción. Por su parte, Altieri y Nicholls (2002) han propuesto una metodología de diagnóstico, utilizando una serie de indicadores para evaluar la fertilidad de los suelos y la sanidad de los cultivos, para el cultivo de café en Costa Rica. En cuanto a calidad del suelo los indicadores fueron: estructura, compactación e infiltración, profundidad del suelo, estado de residuos, color, olor y materia orgánica, detección de humedad, desarrollo de raíces, cobertura del suelo, erosión y actividad biológica; asimismo, en cuanto a salud del cultivo los indicadores se valoraban en cuanto a: apariencia, crecimiento del cultivo, resistencia o tolerancia a estrés (sequía, lluvias fuertes o ataque de plagas), incidencia de enfermedades, competencia por malezas, rendimiento actual o potencial, diversidad (genética, vegetal y circundante) Estos autores argumentan que los indicadores puedan relacionarse con procesos del ecosistema, como por ejemplo: capturar la relación de la diversidad vegetal y la estabilidad de las poblaciones de plagas y enfermedades, por la acción del control biológico, o bien la cobertura vegetal y la materia orgánica como una conservación y mejora de los procesos biológicos de la calidad del suelo. Cada indicador se estima de acuerdo a las características que presentan el suelo o el cultivo y según atributos a observar para cada indicador en forma separada. Asignándoles un valor de 1 a 10, en donde el 1 es el valor menos deseable, el 5 se puede utilizar como “umbral” o medio y 10 el valor más preferido.

Figura 7.4. Representación en diagrama de “tela de araña”, de 9 indicadores relacionados con la calidad del suelo y la sanidad del cultivo, evaluados para una finca hipotética o dos en comparación.

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

147

Los valores de los indicadores son muy fáciles de observar, graficando los datos de las fincas en una figura tipo “tela de araña”, en donde se refleja el estado de desarrollo de los indicadores evaluados. De esta manera es posible decidir algunas intervenciones agroecológicas, en aquellos que presenten valores bajos, aunque también es útil para comparar la evolución de una finca o bien realizar una comparación con otra (Figura 7.4). Los promedios de varias fincas, en relación con algún indicador, se pueden graficar para visualizar el estado de cada una en relación al valor umbral de 5. Esto permite identificar las fincas con valores altos, transformándose así en lo que los autores del trabajo denominan como “faros agroecológicos” (Figura 7.5). Los indicadores que se eligieron, en ese trabajo, son relativamente prácticos y fáciles de utilizar por los agricultores ya que comprenden características cualitativas con las que ellos están familiarizados. Asimismo, con algunas modificaciones, es posible aplicarlos a diferentes cultivos agrícolas, tales como en hortalizas y olivares.

Figura 7.5. Comparación hipotética del estado de distintas fincas, en cuanto a un indicador valorado o un conjunto de ellos y los faros agroecológicos determinados (tomado de Altieri y Nicholls, 2002).

Esta metodología de diagnóstico se ha aplicado en fincas del área de influencia de la Mancomunidad de la Sierra de Cádiz, dentro del proyecto ADAPTAGRO. Como resultado de esta evaluación se pueden resaltar algunos aspectos positivos en las fincas evaluadas. Así, se pudieron anotar valores por encima del umbral en cuanto a la cobertura del suelo; ya que en algunas

148

Manual de Olivicultura Ecológica

fincas, el suelo se mantenía casi totalmente cubierto tanto por vegetación espontánea (Fotografía 12), como por la gramínea “ballico” (Lolium perenne) (Fotografía 13), así como también por diseños funcionales de cobertura muerta (Fotografía 14) sobre la superficie o bien colocadas como barreras de contención y filtro para reducir las líneas de escorrentía (Fotografía 15). En lugares como en Grazalema, usualmente varios olivareros como Juan R. Nieto Sánchez y José Rincón Naranjo, manejan la cobertura mediante el corte por la alimentación de las ovejas, las cuales en el olivar son utilizadas para el desvareto. Ellos mencionan: “Y también la mano de obra que se ahorra de las varetas, de cada olivo, cuando no eso, echan mogollón de varetas. Las va quitando, entonces las ovejas te lo dejan prácticamente limpia”. Se pudo también determinar una valoración aceptable de la actividad biológica, al comprobar una mayor presencia sobre esas coberturas y las de los márgenes de las fincas, comparada con aquellas en la que no se tenía la cobertura. La verificación se realizó mediante una colecta de insectos, con una red entomológica. Al revisar su contenido al microscopio, se determinó una gran diversidad de himenópteros parasitoides, sobresaliendo el grupo de los bracónidos e icneumónidos (Fotografías 16 y 17). Se destaca entonces la importancia de la diversidad para el control biológico por conservación, ya que muchos de esos insectos pueden ser parte importante de la regulación de los fitófagos de los diferentes cultivos que ahí se encuentren.

Los sistemas agrícolas tradicionales: Puntos de referencia para el diseño de agroecosistemas sostenibles.
Para la Agroecología, un agroecosistema sostenible es aquel que mantiene el recurso base del cual depende, se apoya en un mínimo de insumos artificiales externos al sistema de producción, maneja las plagas y enfermedades mediante mecanismos internos de regulación y es capaz de recuperarse de las perturbaciones ocasionadas por las prácticas de cultivo y la cosecha (Gliessman, 2002). Esa infraestructura agroecológica se basa en el manejo de la biodiversidad que es la base de las interacciones ecológicas. Sin embargo, en este sentido, habría que reconocer como parte de ella la “cultura rural”, la cual históricamente ha servido como factor regulador de la funcionalidad del sistema. La agroecología también plantea, que una vez entendidas las características ecológicas de la agricultura tradicional (como su capacidad para enfrentar riesgos, la eficacia que tiene las mezclas simbióticas de cultivos en la producción, el reciclaje de materiales, la dependencia de los recursos locales y el germoplasma, y la explotación de un amplio margen de microambientes) es posible obtener

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

149

información muy importante para el desarrollo de estrategias agrícolas adecuadas a las necesidades, preferencia y recursos de grupos específicos de agricultores y agroecosistemas regionales (Altieri y Rosset, 1995). Así, teniendo como referencia el ecosistema natural y comparándolo con los agroecosistemas convencionales y tradicionales (Tabla 7.1), se pueden tener valores de referencia que describen o delinean el potencial ecológico para el diseño y manejo de agroecosistemas en un área en particular. Tabla 7.1.- Propiedades de ecosistemas naturales, agroecosistemas sostenibles tradicionales y agroecosistemas convencionales (Gliessman, 2002)

Es posible derivar de esto un principio general: cuanto más se parezca un agroecosistema en su estructura y función al ecosistema natural de la región biogeográfica en que se encuentra, más grande será la posibilidad de que dicho agroecosistema sea sostenible (Gliessman, 2002). Los sistemas agrarios tradicionales son un punto intermedio entre los ecosistemas naturales y la agricultura convencional, ya que son sistemas diseñados con base en el ambiente de recursos ecológicos que incorporan, árboles, cultivos agrícolas y animales, manejando estos componentes y sus interacciones, además de que son sistemas con fundamentos sociales y ecológicos. Por lo tanto, mucha de la investigación agroecológica comienza por caracterizar y conocer a sus agricultores y sus agroecosistemas locales, ya que partiendo del conocimiento y manejo existente, es posible encontrar un equilibrio con el conocimiento científico, para poder localizar puntos de encuentro o correlaciones (Gliessman, 2002). En este sentido, queremos mostrar como faro agroecológico para la comarca la finca ecológica de la familia Mulero Tamayo.

150

Manual de Olivicultura Ecológica

Una aproximación a la descripción de la finca ecológica de los Tamayos, de Prado del Rey, Cádiz: Una referencia local de un “faro” agroecológico.
La finca se encuentra en el municipio de Prado del Rey y a ella se accede por la carretera de Prado del Rey al Bosque, para después tomar a la izquierda el cruce a Zahara de la Sierra y de ahí a unos 2 kilómetros se llega a ella. Está administrada por D. Antonio Mulero Tamayo, quien es un productor de agricultura ecológica, con alrededor de 10 años de experiencia en este sistema y de lo cual nos dice: “a mí la agricultura ecológica me satisface, la veo muy buena para el sector y en general para la agricultura. Hoy en día si seguimos con la agricultura a base de químicas y de productos pues estamos quemando el campo y lo estamos destruyendo, yo opino y estoy totalmente convencido de que la agricultura ecológica es un plan de futuro para nosotros, para nuestros hijos y para los que vengan detrás. Es conservar la naturaleza, es calidad, es vida, opino yo” (Fotografía 18). La finca se compone a su vez de tres, que en conjunto hacen una extensión aproximada de 18 hectáreas. Dos de ellas, “Los Tamayo” y “Taramilla”, pertenecen, respectivamente, a sus padres: María Eugenia Tamayo López y Fernando Mulero Ardila, quienes las heredaron de cada una de sus familias; asimismo, la otra fue adquirida por D. Antonio hace 5 años y pertenecía a su vecino Alfonso Martínez, por lo que la nombra como “finca Alfonso”. Esta última estuvo sembrada de patatas y anteriormente había tenido cebada y habas, que se incorporaron al suelo en floración y también sirvieron de alimentación a los borregos. Asimismo, la ultima cosecha la realizó en mayo y a decir de D. Antonio: “aquí le seguirá una siembra de cebolla y algo de haba en la tierra más “endeble” (Fotografía 19). En la finca los Tamayo se encuentra el caserío, en el que actualmente viven los padres de D. Antonio (Fotografía 20). Anexo a dicha construcción se encuentra un área que ha sido la principal para la producción de hortaliza al aire libre y esta compuesta por 32 parcelas de distintas dimensiones. De cada una de las cuales, D. Antonio lleva un registro en el que va anotando la distribución de los cultivos y sus actividades; de tal manera que como dice él: “se puede saber lo que hace 10 años había sembrado tal día como hoy en esta parcela, que cantidad de estiércol y demás” Prueba de esto son los registros de las parcelas 1 y 6, escogidas al azar, y que se detallan en la Tabla 7.2.

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

151

Tabla 7.2.- Distribución de los cultivos en dos parcelas de la finca los Tamayos, Prado del Rey, Cádiz. Años 2000 Parcelas PARCELA 1 Cultivos 17 de octubre: se sembró de alcachofa y el 2 de noviembre se colocó, entre las calles, “simiente de cebollino” para de ahí trasplantarlo a otra parcela. 4 de mayo: 3 líneas de perejil, 20 de zanahoria, 10 de remolacha y 5 de acelga. El 30 de octubre, media parcela de “cebollitas” y la otra con cebollino. El 2 de noviembre 8 líneas de puerro. 18 de enero: matas de calabacín en las faltas de planta de alcachofa y el 8 de mayo: 10 líneas de remolacha y 9 de acelga, mezcladas en las calles de la alcachofa. 7 de mayo: la parcela sembrada de garbanzo 26 de octubre: fresa en toda la parcela y en las puntas de los 19 “lomos” de la parcela, una planta de perejil. 18 de enero: 8 líneas de acelga y 30 de col. 7 de febrero: intercalo plantas de cebollino. El 28 de mayo en el acolchado de la fresa, se colocó “boniato o batata” 2 de enero: entera de lechuga, intercalando 9 líneas de “tomate bajo” con maíz y albahaca y 3 líneas de pimiento de freír y 7 de asar

PARCELA 6

2001

PARCELA 1

PARCELA 6 2002 PARCELA 1

PARCELA 6 2003 PARCELA 1

PARCELA 6

Sin embargo, dicha distribución de las parcelas se ha modificado, ya que recientemente decidió colocar dos instalaciones de invernaderos de 2200 y 2300 metros cuadrados, cada una. Los invernaderos, según D. Antonio: “ya están estercolados, labrados y con un riego de aspersión para activar aun más el proceso de descomposición del estiércol”; asimismo, se ha dividido en 4 parcelas de aproximadamente 500 metros, en donde en septiembre se sembrará: en una, pimiento de freír, judía de “mata alta redonda”, tomate y pepino; mientras que en la otra nave: pimiento de asar, judía de “mata alta, pero ancha”, berenjena y tomate; de esto último, en ambas naves, usará 2 a 3 variedades (Fotografía 21) Se han utilizado 4 camiones de estiércol (aproximadamente unos 24 mil kilos), repartidos entre los invernaderos, las parcelas que quedan entre las dos naves y alrededor de una de ellas. Precisamente aquí, en las parcelas 28 y 29

152

Manual de Olivicultura Ecológica

se tiene una gran variedad de frutales, tales como: “Caquis”, 8 a 10 clases de ciruelos, manzanos, perales y nectarinos; entre las calles de los cuales se sembrarán calabazas y cebollines (Fotografía 22). Estas parcelas, según D. Antonio: “las tengo como prueba para ir viendo como evolucionan las variedades en esta zona y en este clima y ver cuales son mas fructivas, cuales empiezan antes, las fechas y demás. Entonces como estudio y ya una vez que saques conclusiones, pues tu puedes decir: bueno pues este ciruelo me interesa porque es temprano y este me interesa porque es tardío”. En cada una de las tres fincas que conforman Los Tamayo, se encuentra una zona con un olivar antiguo que contiene un poco más de mil árboles, con siembras intercaladas de algarrobos y almendros, además de pequeñas masas arbóreas de encino; asimismo, la cobertura vegetal espontánea es controlada por 56 borregos que se van moviendo por las fincas de acuerdo a las necesidades de cada lugar. (Fotografía 23). En la finca Taramilla se encuentra el “pozo del llano”, el cual suministra una cantidad de agua importante para el riego de esta finca y de toda la propiedad. Esta dividida en cuatro parcelas y en el 2004 la 1 y la 2 han estado sembradas por 9 cultivos que incluyeron: Alcachofa, “cebollitas menudas”, puerros, habas, judías, zanahoria, espinaca, remolacha de mesa y lechuga. Estas parcelas en el 2001 se habían sembrado en octubre con fresa y una vez que en el verano salió el cultivo, se dejó en barbecho para que en febrero del 2003 se sembrara de patatas (Fotografía 24). Las parcelas 3 y 4 de esa finca en febrero del 2003 se sembraron con patatas y en noviembre de ese año, cuando el cultivo se había cosechado, se sembraron: cebollas, hinojo, puerro y lechuga. También en el 2001, estas parcelas estuvieron sembradas en octubre con col y posteriormente con habas entre sus calles (Fotografía 25). Por su parte, D. Fernando Mulero Ardila (Fotografía 26), padre de D. Antonio, es un practicante de la radiestesia, de lo cual nos dice el propio D. Fernando: “es la técnica que maneja la detección del espectro completo de las radiaciones que emiten, tanto los cuerpos de cualquier naturaleza, como las diversas formas de energía. El ha escrito sobre este tema en varias ocasiones para una revista local llamada “Diario Pradense”, la cual es una agrupación cultural que edita una vez al año un número de su revista. Nos dice también que se les conoce como “vareros” a las personas con esa sensibilidad que les permite detectar la energía a través de varas o péndulos, con las que localizan el agua. A partir de 1981, D. Fernando comenzó la práctica de esa técnica usando un péndulo para localizar agua en toda su finca. Ellos antes tenían un nacimiento, pero se secaba en el verano, así que a partir de aquella época comenzaron a

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

153

invertir en la construcción de pozos y hasta la fecha cuentan con 6, siendo el primero el “pozo del péndulo” precisamente y el último lleva este mismo nombre y se construyó en el 2002. Resulta importante destacar la trascendencia de la búsqueda de este vital líquido ya que como dice D. Fernando: “hemos pasado de secano a regadío”. Asimismo, D. Antonio Mulero apunta: “O sea que desde el año 81, estamos intentando de buscar para salvar la huerta y hasta hace un año o dos, digamos que hemos descansado ya de hacer pozos; todos los veranos, todos los ahorros de la familia y de la casa, era para sacar agua o buscar agua. Imaginarse hasta que punto ha llegado el sacrificio de esta casa, de que, cogíamos unas pocas de aceituna, de la cosecha, ¡al pozo!, en el verano se las comía el pozo, hemos sudado sangre, buscando agua y trabajando por los pozos. Eso es pa vivirlo y ya gracias a Dios nos hemos relajado un poco”.

Consideraciones generales
En la finca Los Tamayo, se pueden notar diversas estrategias de manejo, en concordancia con la infraestructura agroecológica propuesta: conservación de la biodiversidad, suelo y control biológico. Asimismo, para los diversos indicadores mencionados sobre la calidad del suelo y del cultivo, se anotan valores que sobrepasan el umbral propuesto, por lo que se puede considerar a esta finca como un faro agroecológico de manejo. En esta familia Mulero Tamayo, como en muchas otras de la región, se nota la presencia de un gran conocimiento de tradición para el manejo de los recursos. El diseño de su finca les ha permitido tener una estabilidad que se manifiesta en varios indicadores o parámetros tales como la calidad del suelo, que en un análisis recientemente realizado por el técnico de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, indicaba un valor mayor de 4% con relación a la materia orgánica. Asimismo, la estrategia de diversificación del agroecosistema en el tiempo y en el espacio se manifiesta en la práctica de sus diseños para las diferentes parcelas que maneja, ya que en muchas de ellas se llegan a encontrar creciendo hasta 3 o 4 cultivos en la misma línea. También son utilizados los tiempos de desarrollo de los cultivos para que le sean intercalados lateral y verticalmente varios de ellos, antes de que se cause la competencia, aprovechando eficientemente los espacios disponibles (Fotografía 27). Al respecto D. Antonio nos explica: “Yo la rotación de cultivos, para mi siempre ha sido muy importante, siempre la he mantenido, bajo un estudio de estercolado, de fuerza de la tierra, porque uno ya con la idea que tiene, pues sabe la tierra lo que tu le has extractado en cultivo y la carencia que ella tiene

154

Manual de Olivicultura Ecológica

y entonces pues tu le aportas más estiércol o menos según lo que tu le hayas estado siguiendo a esa parcela en concreto” “Porque por ejemplo, el marco de plantación de las berenjenas era 80 por dos metros, pues fíjate cuando la berenjena es pequeña, imagínate si le puedo meter aquí y aquí le he metido y esta ha tenido metida por en medio un lineo de pepino, que pasa que cuando vienen los calores fuertes, el pepino suele de quemarse y no le hace gracia esa calor tan fuerte; sin embargo, como se queda “asombrajado”, por debajo de la berenjena, pues se mantiene muy compatible. Yo juego mucho con esas cosas. La sandía, que he tenido sandías ahí pues en esa parcela, bueno pues le he sembrado puerros y cuando vienen las calores fuertes, que el puerro está fuera de lugar ya con esas temperaturas, sin embargo, está protegido por la rastra de la sandía y estás cogiendo puerros, produciendo sandía. Son cosillas que va uno dándose cuenta y aprendiendo el manejo y aprender a manejarlo”. En cuanto a la sanidad del cultivo, la conservación del equilibrio y la aplicación de insumos, D. Antonio señala: “Tenemos que procurar en la finca de echar los menos productos posibles, tanto ecológicos como no ecológicos, que yo hay años que me tiro que no echo prácticamente nada y se forma un equilibrio y evitar, evitar la dependencia de las casas comerciales tanto de productos ecológicos como no ecológicos, lo natural y lo tradicional”. “Y una buena política de rotación de cultivos, una buena política de no cultivos muy extensivos, muy a lo grande, tu metes 5 mil metros de tomate, no es lo mismo que si tu siembras mil metros de tomates, 500 de berenjenas, 400 de pimientos, ahí hay una diversidad, ahí hay un intercambio de insectos y hay un equilibrio., ahora donde se masifique un cultivo, ¡problemas, problemas!”. Tengo plagas pero convivo con ellas, yo he dejado parcelas enteras perderse, sino que yo arranque mi remolacha y no le metí un “pepinazo” de productos de química para matar esa pulgilla y matar el depredador de la pulgilla”….., pero vamos yo no las toco ya aparecerán las avispas, ya aparecerán quien tenga que aparecer”. Una conclusión apropiada sobre este análisis la encontramos en lo que señalan Altieri y Nicholls (1999), al referirse a los faros agroecológicos: “En estos será importante entender las interacciones y sinergismos ecológicos que explican por qué el sistema funciona bien; asimismo, no es tanto que los agricultores copien las técnicas sino que más bien emulen los procesos e interacciones promovidos por la infraestructura de esa finca, que conlleva al éxito del sistema desde los indicadores valorados”.

Consideraciones para el diseño de sistemas agrícolas y su evaluación agroecológica

155

Bibliografia
Altieri, M.A. y Labrador, M.J. 1995. Manejo y diseño de sistemas agrícolas sustentables. Hojas divulgadoras 6-7/94. MAPA. Madrid. Altieri, M.A. y Nicholls, C.I. 1999. Biodiversity, ecosystem function and insect pest management in agricultural systems. En Biodiversity in Agroecosystems. Collins WW& Qualset (Eds) CRC Press, Boca Raton. Altieri, M.A. y Nicholls, C.I. 2001. Propuesta agroecológica de manejo de plagas y enfermedades. En La práctica de la agricultura y ganadería ecológicas. Comité Andaluz de Agricultura Ecológica CAAE. Altieri, M.A. y Nicholls, C.I. 2002. Sistema agroecológico rápido de evaluación de calidad de suelo y salud de cultivos en el agroecosistema de café. http://agroeco.org/doc/SistAgroEvalSuelo2.htm. Altieri, M.A. y Rosset, P. 1995. Agroecology and the conversion of large-scale conventional systems to sustainable management. En International Journal of Environmental Studies. 50: 165-185. Gliessman, S.R. 2002. Agroecología procesos ecológicos en agricultura sostenible. Turrialba, Costa Rica. Guzmán, G., González de Molina, M y Sevilla, E. 2000. Introducción a la Agroecología como Desarrollo Rural Sostenible. Ed. Mundi- Prensa, Madrid. Masera, O.M., Astier, M. y López Ridaura, S. 1999. Sustentabilidad y manejo de recursos naturales: El marco de evaluación MESMIS. MundiPrensa, Gira, UNAM; México, D.F. Rosset, P. 1997. La crisis de la agricultura convencional, la sustitución de insumos y el enfoque agroecológico. En Agroecología y Desarrollo, números 11 y 12. Consorcio Latinoamericano de Agroecología y Desarrollo (CLADES) Santiago de Chile.

156

Manual de Olivicultura Ecológica

157

FOTOGRAFÍAS

158

Manual de Olivicultura Ecológica

Fotografías

159

Fotografía 1. Inicios de formación de una cárcava en un olivar cuyo suelo permanece desnudo mediante el uso de herbicidas y laboreo.

Fotografía 2. Las cárcavas se agrandan progresivamente, dejando al descubierto las raíces de los olivos.

Fotografía 3. La cubierta vegetal y la vegetación permanente en la cárcava consiguen frenar muy eficazmente la erosión en esta finca de olivar ecológico.

Fotografía 4. La recuperación de grandes cárcavas requiere la instalación de estructuras de madera o piedra que frenen la velocidad del agua y faciliten la deposición de sedimentos, así como el mantenimiento de vegetación.

160

Manual de Olivicultura Ecológica

Fotografía 5. Manejo de la cubierta de vegetación espontánea mediante cultivador de cola de golondrina y dispositivo de neumáticos (sustituyendo a la rastra).

Fotografía 6. Desbrozadora de cadenas, de 4,2 m de anchura, desplazada sobre el eje del tractor para trabajar debajo de la copa del olivo.

Fotografías

161

Fotografía 7. Desbroce de una cubierta de veza-avena en una finca de olivar ecológico

Fotografía 8. Aspecto de la cubierta de vezaavena tras el pase del tractor con una desbrozadora de martillo.

Fotografía 9. Algunos agricultores ecológicos mantienen los ruedos sin vegetación durante todo el año, dejando crecer la cubierta entre calles.

162

Manual de Olivicultura Ecológica

Fotografía 10. La formación del montón de compostaje se inicia disponiendo en capas los materiales, de tal forma que abajo queden los que menos se dispersen.

Fotografía 11. Una vez dispuestas las capas en el montón, éste debe ser removido para que los materiales se mezclen, de tal manera que desaparezca la disposición en capas de los materiales que aún se percibe en la fotografía.

Fotografías

163

Fotografía 12. Finca de olivar ecológico con cobertura de vegetación espontánea

Fotografía 13. Finca de olivar ecológico con cubierta de la gramínea ballico (Lolium perenne).

164

Manual de Olivicultura Ecológica

Fotografía 14. Finca de olivar ecológico con cobertura vegetal muerta.

Fotografía 15. Barrera de contención vegetal en ladera de finca de olivar ecológica

Fotografía 16. Colecta de entomofauna en la cobertura vegetal de ballico (L. perenne) en una finca ecológica de olivar.

Fotografías

165

Fotografía 17. Observación al microscopio del material entomológico colectado sobre coberturas vegetales.

Fotografía 18. Don Antonio Mulero Tamayo, productor ecológico de Prado del Rey, Cádiz.

166

Manual de Olivicultura Ecológica

Fotografía 19. Vista de la Finca Alfonso dentro de la finca mayor Los Tamayo

Fotografía 20. Finca Tamayo, mostrando el caserío, la parcela principal de producción de hortaliza y parte de una nave de invernadero en construcción.

Fotografías

167

Fotografía 21. Finca los Tamayo, mostrando parte de la superficie principal de producción de hortaliza y nave de invernadero en construcción.

Fotografía 22. Área de evaluación de frutales en la parcela 29 de la finca Los Tamayo.

168

Manual de Olivicultura Ecológica

Fotografía 23. Manejo de la cobertura vegetal, con borregos, en olivares de la finca Los Tamayo.

Fotografía 24. Parte de las parcelas 1 y 2 de la finca Taramilla con diversos cultivos establecidos.

Fotografías

169

Fotografía 25. Parcelas 3 y 4 de la finca Taramilla con diversos cultivos establecidos.

Fotografía 26. D. Fernando Mulero Ardila, practicante de la radiestesia

170

Manual de Olivicultura Ecológica

Fotografía 27. Vista de un policultivo con un aprovechamiento eficiente de los espacios disponibles, para la producción hortícola en la finca Los Tamayo.

171

172

Manual de Olivicultura Ecológica

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful