You are on page 1of 2

Por qu debemos escuchar antes a un maestro que a un poltico

Recuerdo que hace tiempo se celebraba el Da del Maestro todos los 28 de enero. ltimamente, sin embargo, esta jornada transcurre sin pena ni gloria. Lo pagaremos. De hecho lo estamos pagando. Al pensar en la gente que se dedica la enseanza, siempre recuerdo una frase que tena enmarcada mi padre en su despacho. No es mejor maestro el que ms sabe, ni siquiera el que ms instruye, sino el que mejor educa, esto es, el que tiene el raro don de saber hacer hombres dueos de s y de sus facultades, el que asocia su trabajo al de los alumnos y les hace participar de las delicias de la paternidad de sus conocimientos. El autor de esta frase se llama Andrs Manjn. Fue un maestro que vivi entre los siglos XIX y XX y que hizo grandes aportaciones pedaggicas desde su experiencia en la educacin a nios pobres de Granada. Como bien recalca su frase, este hombre dedic su vida a educar: no a estudiar ni a instruir, sino a educar, que es distinto. Distinto y mucho ms importante (a las pruebas me remito). Basta contemplar la educacin que reciben los jvenes de una sociedad para vislumbrar que futuro le espera a esa misma sociedad. Repito, por si alguien no lo pilla: a las pruebas me remito. Parece evidente que un maestro de cualquier grado (infantil, primaria, secundaria o universidad) imprime en las personas una huella ms profunda que la impresa por los polticos. Y sin embargo, oh paradoja, de los maestros se habla poco y de los polticos estamos saturados.

Mientras escribo ests lneas, escucho la larga comparecencia en el Congreso del nuevo ministro de Educacin, Jos Ignacio Wert. Interviene el ministro y los portavoces de los otros partidos. Y leo los primeros titulares que genera su discurso: educacin de la ciudadana, nuevas tecnologas, Bolonia, ratios, nuevo modelos educativos, bla, bla, bla. Y vuelvo a pensar en don Andrs Manjn: delicias de la paternidad de sus conocimientos, hacer hombres dueos de s Me quedo con el maestro antes que con los seores diputados. Estos discuten sobre conceptos. Aqul hablaba de personas. En todo caso, vayan mis mejores deseos para Jos Ignacio Wert y todos los portavoces parlamentarios de la comisin de Educacin. Ms que nada, por la cuenta que nos trae a los padres. Y por la cuenta que le traer a Espaa entera ms pronto que tarde. Autor: Juan Bosco Martn Algarra