You are on page 1of 22

1 RAÚL RENÁN SELECCIÓN DE POESÍA LÁMPARAS OSCURAS (1976) (haikús) Bajo la falda levantan un oleaje lunas cautivas.

La noche duerme. Dos lámparas oscuras queman mi lecho. Son vecindarias en tu jardín, redondas flores de piel.

A Matsuo Basho Una tarde de verano, las hojas de los naranjos mecidas por el viento, brillaban como estrellas doradas. El poeta reposaba del amor reciente y contemplaba el cuerpo de su amada: las hojas de sus pies, sus piernas como ramas y los troncos de sus muslos sosteniendo dos copas frondosas. En éstas detuvo los ojos y se agitaron los frutos inspirados que llenaban su alma y las visiones de la naturaleza que había recogido a lo largo de sus años. En ese trance sacó el rollo de papel arroz en que escribía sus versos y con su pincel de bambú inició la creación de estos poemas.

Dos globos de avena van a elevarse y el alma se perderá. Subiré el monte Fiji para verlos pasar.

TRES TANKAS Raúl Renán

Francisco Hernández

Una naranja comparte sus mitades en lo oscurito. Frutos deseos en el curvado filtro de tu meneo. Ondas caricias. Dos tibios horizontes siguen las manos. Piel de manzana. Redondez de manzana a dos mitades.

Blancas cúpulas una estrella flanquean que es un tesoro. Tanto brilla el sendero como mi espada.

Raúl Renán

Francisco Hernández

La doble luna que brilla al final de tu espalda: En doble plenilunio se ahogará el mar.

Francisco Hernández

Raúl Renán

2 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: CATULINARIAS Y SÁFICAS (1979) CATULINARIAS I El joven Serviliano después de calzar las sandalias del emperador armó la lascivia de la emperatriz con la espada de su sexo. V Un día, tu puñal, Felón, buscará tu propia espalda… Fiel a ti mismo, no le negarás esa gracia a tu compulsión. II Pastor vigía enseña el buen camino hacia el árbol de frutas en consejo, del viento nada avisa y tempestades: soplos aleves. XIII En el túnel del ojo los fantasmas derraman sus plegarias, casi flores. Ayuntan confundidos con los sueños que hablan callados.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: DE LAS QUERIDAS COSAS (1981) (de los hombres azules) Azules hombres los que dan azules respuestas a las cosas y a las plantas; hacen azules hombres y a las tantas monedas que son brillos de sus tules. Azules caracolas y gandules como son los reflejos capitales tejidos entre bienes y entre males: cruces son de relámpagos azules. Azul la tierra azul de los marinos, azul la noche de quemar los vinos, el bosque uncido al corazón del río latiendo azul en cada pez. Astío azul la luz que no es azul. Exacta la huella azul del alma tumefacta.

VII Es cierto que todos, esclavos y nobles Se inclinan a tu paso, Numa Tirano… no está lejos el día en que también se humille ante tu majestad la rama de la horca. XXXVIII Gracias a ti, tu ciencia, Nalguimancia, pueden mirar su suerte venidera los hombres, doble suerte al que acaricia las dos esferas de tus nalgas. SÁFICAS

propia del dueño autor que el aire tienta moldeando en su figura su impresencia. Lo real y lo acatable de este cuento tiene su fuente en ti pues te prolonga en un juego angular aunque se oponga tu otra sombra concreta. (de la sombra) Toma la forma mundanal que pisa y arrastrada enmudece a toda cosa que en el camino encuentra. No se aviene a la presteza del tiempo. callado el tiempo. al tino con la que nos llama: marco de trépido durmiente. casi ronco el yodo. única sombra que a morir convida. . SONETO PARA RIMA IZQUIERDA Carcomida pasión impuso marino con la mar adentro. Pues sin querer uno tal rosa. Y sí al reflejo divergente con que el haz de la idea y su corriente se precipitan como luz espesa. en las manos aprendidos.3 (de las mudanzas de la mente) Desnudarse de sí es una proeza que le está reservada solamente al oficio y natura de la mente que de un espejo a otro descorteza su imagen. Acosa a la vida motriz o cenagosa: cuerpo de nube que la luz avisa. tu tormento obligado. barco que en abordaje queda parco. Iremos de la mano de Neptuno. como si fueran uno y otro. Tiremos de los hilos horizontes. sin vigía. (de las queridas cosas) ¿Qué cómo cobra aliento toda cosa? Cuando adopta el rumor de los latidos de su dueño. De esta suerte resulta: cosa y cosa. dos amantes. quemada la ceguera. Refiere amor lo que de cierto es odio. Negra rosa ambulante tallada a toda prisa por repetir la forma primeriza de su oficio de apéndice. La infancia que su juego desmelena haciéndose vejez. cumbre del podio: perspectiva del cuerpo de este tema. lo cuerdo y lo discorde del dilema de ser venganza dulce o la del sodio. con el ambarino timbre de sirena. le va dando al opuesto sus sentidos y su nombre y semblante refundidos. flamado el sol. llamado que obedece porque abrasa. por dar cuerpo a la vida. mas no persona y cosa como excede y ocurre si lo cuerdo no intercede pues de ésta su contagio no es esencia cuanto materia viva se calienta. salino el verso de su oleaje. Viremos contra el haz de la tormenta.

Diatriba melenada. En ritual escritura la tinta sonroja a la memoria con su desalmada voz. SONETO PATIBULAR La cuerda repta como animal en pena: vena de su propia sangre erecta. Ciega forma de escritura la voz. SONETO TEXTO Para Roland Barthes La palabra se entrega a la lujuria de la página y no toca lo blanco: dos bellezas opuestas en un flanco común: negarse a consentir la injuria de cantar misa con el cuerpo y furia con el alma.4 SONETO TEXTO (2) Para Roland Barthes El texto entregado a la hoja regresa inhibido al canal donde se arroja a la veta de otros textos. SONETO SILOGÍSTICO Saliva incinerada cada ojiva. A tal terror se inscribirá la mojada versión de los mares. rebota. El texto flota sobre ausencia como lo blanco riega su sombra a desbordar la flor del fuego. Gola al malo con la muerte precisa: sin resuello. Nada reposa inerte sobre el pliego. atada viva. Su ablación produce libertad dolorosa como la poda al ángel de la rosa. No expresa gozo Narciso en el opaco trozo cuerpo escrito sobre la tabla que lo proclama rey. La conciencia del manco papel sin el escrito: poemitranco es mejor que estar atado. espuria condición de la yunta. se hace luz corrediza en torno al cuello. El campo alfombra. Sube al palo. Texto edificio. Desde su nudo invecta contra cuello y cercena. Amena fe patibular inyecta. .

SON SONETO Son sin fin y con. Fin con son y sin.5 Fuego doy. juego voy. SONETO RUIDO Son con sin. Lisa pero risa acero. cuanto canto puedo. ergo soy. aprisa muero. Tras Talán Ran Pas Zum Rin Pum Tilín Cajum Chin SONETO EN AGONÍA Brisa quiero. Zas Tan Pan Raz . Tanto manto quedo. Fin sin son.

los hombres se internarán. do. a poco. imágenes y semejanzas nuestras: las palabras que hemos dado cuerpo y espíritu a esta proclama. Ves? Res Sos. el refrigerio. habitada por seres ajenos a su humanidad. no. el cuerpo y el alma humanas quedan bajo la voluntad de las palabras. Las palabras DE CÓMO UNA VACA PINTA OCUPA LA CÁTEDRA DE LITERATURA ESPAÑOLA EN LA UNIVERSIDAD Un vaquero del rancho “Quijano”. Cambia el orden la historia. En el corral la vaca pinta. sus pasiones y su libre albedrío. obedientes. un santo varón de luengas barbas. En el centro del salón una anciana alcurniosa disparábale a un caballero atrevido. Sus decisiones. desde donde se miran los laberínticos jardines: una dama mostraba rostro iracundo mientras pronunciaba palabras tranquilas y su acompañante denotaba rostro apacible mientras pronunciaba palabras iracundas. sus sentimientos. en los parajes de la obra que han hecho. Y como LA FUNCIÓN DE INJURIAR Todo era normal en la fiesta: los bailes. engullendo la postura. Para asombro de sus ojos la encontrarán ahora. encargado de darle pienso al ganado (llenar los bebederos de agua y los comederos de granos y paja) dejo un día. PROCLAMA A todos los hombres de la tierra Después de largas edades de cruel sometimiento de manos y boca del hombre. :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: GRAMÁTICA FANTÁSTICA (1983) reacción normal. el rumor de las voces. Cierta irregularidad sembró su germen junto a un jarrón Ming cercano a la ventana. detrás de esta página. los candiles luminosos. La ola creció. A partir de este crucial momento. Finalmente cederán incondicionales. Con tanta lectura tragada y digerida. las palabras conquistan al fin su libertad. en la oposición para ocupar la cátedra de literatura española que ahora sustenta. mordió las hojas del libro y en el bolo alimenticio se mezcló el genio de Cervantes. es natural que la vaca pinta participara. precisamente sobre los forrajes que acababa de servir. porque irán convirtiéndose en palabroides. subrayaba el cuerpo de su ofensor con esta santidad:”fijo de la gran puta”. domésticos. No das más. Sufrirán viéndose suplantados en su propio mundo. no demostraban el menor barrunte de . con toda saña y en pleno rostro: “¡paralelepípedo!” Y en la biblioteca. Como último acto a su razón de libertad. su ejemplar de Don Quijote que leía en sus cortos ocios y regresó a la casa del rancho sin reparar en el olvido. tratarán de rebelarse hasta el intento inútil de querer defender de nuevo su ya vencida superioridad. Res sos vos.6 SONETO BLAS Do vas Blas. A la vaca le supo tan bien que no cesó de rumiarlo horas y horas. Todos aquellos contra quienes iban malas intenciones.

para que se cumpla la función de injuriar. este revés. Aro vacío. Permanencia de la sorpresa. Gravedad en ovillo. Gesto retador de la boca. Abertura de la orquestación en la armonía de las sílabas tonantes. Chillido. invitó a que una a una fueran haciendo una sarta orgiástica de delirio. atraviésame. emitían dulces ayes que desbordaron la vertiente del extravío. Boca con la intención del beso. Chimenea de la que sale el humo fino y lánguido del lamento. 7 ánimo. estallaban de ira. Esbelta tonada que lleva más velozmente a Dios. La h de macho introdujo suave y movedizo su palo en la e: … ¡Más. descubierta por todas las letras. esta volcadura de la razón coloquial refiere acaso la importancia del insulto propiamente dicho. Las dos aes turnábanse la lujuria de devorarse una a la otra. quien a su vez. O empezó a girar con tal ardor que cualquier letra que le tocara la hacía retallar gemidos. Ósculo. Enriquecimiento de la idea. Y todos aquellos a quienes se dirigían buenas intenciones. amorosas. Modulación de los astros. Las letras infladas. La natural erección de b. Ampliación de una premisa que quiere decir más y más y más. más. Neptuno en el eje de los aros luminosos. Abre el surco en la escritura y llena de alarma el poema. Breve grito de la vocalización. En su rol preposicional lleva el impulso de la dirección. como ocurrió en la fiesta cuyos invitados aún siguen alternando sus incorrespondencias. Empezaron a aporrearse. mátame! Todas las letras de macho ovillaron sus cuerpos en rica apertura alrededor de la m hembra. Alarma del . División de la opinión. nunca fuego tan procaz había quemado los sentidos de una letra. Las letras de macho se sumieron como el cojín bajo el peso de hembra. Recurso de la fricción de los metales. Hoyuelo. señal de estar en el techo confundidas. Corta la voz en el enlace de los sonidos que concurren en una idea. Hendidura de un discurso. Agudo que balancea los sonidos de la mística oral. la ausencia. la muerte… Éste era el cuadro: i o u a EL ALMA DE LAS VOCALES Suave y sorpresiva. convencional durante el rito matrimonial. Línea recta en el cruce de las intenciones peligrosas. Canta con voz de tonto como si todas las canciones fueran la misma. ¿Su cómplice? La N ¿No? Donde la voz curva su tono y sale al espacio como al principio en el que su ulular se desarma descarrilado. No existe O que no se haya puesto rotunda a la proposición de un dictado. Materialización de la histérica pronunciación. Cuando la O se pronuncia ruedan las volutas y se elevan las roscas del placer. En su opuesto oficio acompaña a la j para reírse socarronamente. pisaba el sedeño vientre de e entretenida en la creación de un nuevo espasmo pie con pie con la r gozosa por el frotamiento de su cuerno con el gancho de a y cuyo trasero recibía los empujones de m que resoplaba a ritmo de los redondos ayuntamientos de o. la voz transcurriría unísona. Encrucijada del camino de la oración Segunda nota puesta en el discurso. Sonoridad de la caverna. A cabalgaba sobre las lascivas espaldas de m. Crea un instrumento de metal: corno-trombónsaxofón-fagot. Este contradiálogo. Las haches empalmaron su mutuo placer palilingüe. Alma rapaz. De otra manera los diálogos serían infinitos. porque forma la parte herida de su nombre. en cuerpo y alma. Trompeta del juicio principal en que se debate la lengua. Polizonte en el filo de la uña. Punto en el que el dardo clave su puntería. e Disyuntiva que propone la elección. R clavó los patines en el vientre combo de c. Sin ella la pastosa agua que representa en el habla. Cielo. Cuenca. La letra o entró en el ojo de la b provocándole contracciones deleitantes. Su más digno personaje lo representa en el papel de SI. Quien en su gesto se engancha llega a las últimas ORGÍA La palabra macho se acercó a la palabra hembra y sinuosa buscó su paralelo. Silbido callado.ofensa. Media asta del tono. Fe anular. Las letras de hembra se sumieron como un cojín bajo el peso de macho. I. Intención del llamado que saldrá con un hilo cortante. no tendría lugar ni espacio. dama santa.

bien ordenados. pero he aquí que el propio profesor Castro Manrique. Poemas son tribus. verbo y complemento. La b minúscula es el bastón de golf del deletreo. La B es tan aguerrida que nunca está en paz empujando la marcha de la escritura y la lectura. dando traspiés. asombrado. va regando be. Un hombre tras otro hombre otro hombre. PAN DE TRIBULACIONES (1984) Al poeta guerrero Con la espada en el puño de la voz levantada. be bes. los libros son conglomerados: frase son familias. JUAN CORTA LAS FLORES Acaso como cofrade de una vieja religión cifrada en la conservación leal de los componentes de la oración. . y los oficios de las artes empezadas a subrayar. letras solas son hombres solos. en toda posible combinación. pone su nombre aedo Marqués de Santillana mientras en el combate sangra jorge Manrique… ¿Y el héroe de esta vida? Con su muerte asonante. urdía y destejía. el profesor Alfredo Castro Manrique. la oración expuesta en el pizarrón. expresa la idea y tiene un sentido. caído sobre el papel en blanco. que ataca a fondo el infortunio y a la virtud perdida. sucesivas. humor. el sujeto de la oración. bola. Juan corta las flores. color. En estos cumplimientos se andaba cierta mañana el gramático. su agitado colapsado corazón! HOMAR Nadie lo sabía. con el dedo en la pulpa del manto sometido. efímero río.. Su destino es la eternidad mientras persiva el cordero a cuyo paso. Y esa enorme suma. conjugados todos los tiempos válidos. contada edad. y de ser éstos: Juan. ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.8 consecuencias de la unísona cacería de la zorra ¡hasta la zorra misma. como bolitas. solicita al visitante su identidad y aquél responde indicando el pizarrón: soy Juan. número de surcos que dibuja la huella de los dedos. B La B fue hecha con grandes y carnosas nalgas para templar el impacto de sus propias explosiones (blanco. enseñador de gramática. Su impulsividad carambolea sobre las vocales que frecuentemente va arreando. AGUA La palabra agua fue diluyéndose y corrió en un pequeño. como de lágrima. los juegos de azar que traen consigo accionar un verbo por ver cumplir a un sujeto una tarea señalada a voluntad del que enseña. brinco). tamaño. corta y las flores. tajada a camisa por la pluma. ciencia. las letras homan hombres. Homarla alguna letra le tomaría la eternidad. sujeto. pero así como el hombre lee letras. fábula de todas las fábulas son todos los hombres del mundo. cuando inusitadamente se abrió la puerta y penetró un hombre que por las trazas bien pudo ser un vagabundo y por el rostro un elegido.

con celestial dulcedumbre. Lo cierto es que dando un paso –simulacro de asalto-. noble era. como sangre. tierras y alguna serrana que me fiço gana la fructa temprana. El filo suplicante del acero fundido en corazón. Al frente de sus huestes en la guerra levanta grandes versos de testigo: en el filo estaba la lid espantosa. Hace. Recuérdate de mi vida… Recuérdate que padezco y padecí. del trovador que tañe con la espada. empujó la pluma e inició el verso: Muerte que a todos convidas. Recuerde el alma dormida… El ángel que esto decía. se dispersa entre las flores blancas del cuaderno. que cantaba a porfía. I ¿Dónde la letra es más cruel que la herida en flor? ¡Cuál venablo llega profundo al sinfín de la duda? Y acomete a estocadas el verso.y su espada traía de la tarde la queja: su pluma rendía la esperanza a quien de vuelta suele darle vida.9 1 No se sabía si afilaba la pluma o bañaba la punta de la espada con el púrpura fluido de la vida. y el sueño. . a luz y sombra en eje conciliados. ¿hasta cuánto la hoja mostrará su nervadura? :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::… LOS URBANOS (1988) 2 Venía el poeta de una tenida de sangre por honor –era espadachín de corte. también Conde y por siempre dueño de jornadas. llantos. Al cuello la estrofa clava sus cuatro uñas. la espada en juramento. Primero fue Señor. Levantará poema cercenado la vida con su sangre. cuando se aclare habrán derrumbado los alambres de la luz raídos mis harapos. y el filo rasga el cuerpo cuando asciende con la llama del arrepentimiento: su máquina de huellas ilusorias y la simple operación perecedera. votos: su acento de metal y libre el reino de todo bien y de los males todos que en este mundo han sido. voces doloridas. La pluma en su agonía pierde el vuelo. para impulsar fuego a la muerte. se llevó a su compañía. angelical muchedumbre. La ciudad desde mi ventana A costa de mis cortinas el viento se mueve: los edificios flamean en la bruma ociosa. Se guardó las heridas de saeta y raspó tantos versos que en su dolor cabían como héroe y como humano. II Un verso ataca al otro verso y vuelve a su embate el oculto. es la victoria que habrá de coronar amor y olvido. después Marqués. con sus huesos: nacimiento del guerrero que trova. corta a mandoble. ¿dime qué son tus manjares? Son tristezas y pesares. -melladura.

Tabletas que dan y quitan la razón. el mismo ojo donde purga sin escape posible mi vida. aquel pasajero de abordo ya se fue trashumante transmarino más allá. Obedezco las señales de lo porvenir. A saltitos y rodando fue a ocultarse en una fisura de la calle. la mitad que te toca. Cantabas con la boca llena de aire la tonada del alegre que va a encontrarse con el amor que no conoce. Viajé sobre tu respiración . ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: LAUSÍA Zapato viejo Naufragado a mitad del arroyo. El azar la deposita en mi bolsillo y la rotura la devuelve al siguiente señalado. callejero. solo. húmedos temblores de saliva. Transida y manoseada por la codicia de los hombres sólo guarda el timbre redondo de las hostias. Temblores. Colilla muerta en la vía pública Una boca tirada en el arroyo. ya no calza existencia. queda de ti huarache boquichueco. Verde la vigilia y como un sol Amarillo la moneda de la peste. Ya no exhalas la vida que llevabas adentro. sin tu otro yo -el par de tus andanzas-. No. aspiraciones incineradas. En tu rostro vertical alternan los Cíclopes de lo eterno: Rojo que tiñe el sueño. no volverás a navegar la calle. Metal con metal el camino cargaba contigo y te llevaba al extremo del ruido que es el silencio. Zapato a media calle A medio río duro.10 Semáforo A guiños dejas pasar mi vida. alas vuela del ánima que pena. Vía Láctea Al tren que llevó a mi niñez A lo largo de un viaje de espinos Me parece que ibas llorando dolorido por una laceración. Calle cerrada Me guiña un ojo. ¿Quién lució su erecto apéndice encendido? ¿A quién debo mi elevación en humo? Moneda sin dueño De qué mano ciega y sorda escapó la moneda. Aquél tu pasajero.

Encallado. Gracias a ella podía leer las historias que me llenaban la cabeza de imaginaciones. ahora a tu vejez te lloran los coyotes del desierto. Los que esperan sobre los bancos olvidaron la memoria perfectamente bien doblada en el fondo de las maletas. Y sobre tu columna rota descansa . Se detiene un bostezo vaporoso que amenaza con disolverte y convertirte en agua. Con todo no atesorabas en tu torre de faro tu preciosa creación que imitaba al día. rojos. dios! Un ángel negro inconforme con el zinc del techo. Después de un largo viaje al campo de las iluminaciones. Dentro de ti se consume el alma. pasabas. Y tú desde arriba en la repisa de tu observatorio hacías la luz. qué luz tan suave para detenerla en el vitral. Previamente. La luz de todas las luces se apretuja en el alma de tu halo.. abría y destazaba con la crueldad del bárbaro mis pobres páginas recién descolgadas del secadero. Eras como el tiempo pasando sobre el sueño. Rumian y hablan los personajes como en una novela en movimiento. Y los fantasmas que acostumbraste a las paredes. Yo iba sujeto a tus chirridos descompuestos. Eso de repetir la vida en los muros es un vicio sombrío que sin esperarlo poco a poco nos hace a su ley. Tu entreabierto párpado es sólo herida de una alcancía que tragó una a una las hostias de un dormido con el corazón de papel. con un periódico de fecha caduca limpié el hollín de la bombilla que opacaba el campo de tu mirada. Pasaba sobre un blanco del papel y me volvía para verte. te atrapé! Pasabas. molesto por el brillo atroz del metal pesado sobre sus alas. Veía yo la prisa de las piedras corriendo debajo de ti y aún tengo que preguntarte por qué todos te huyen así. Aquí reina el yodo. *** Linterna mágica Al quinqué. árboles. Conmigo y con tan poco se poblaba la hamaca. tu corazón era una mecha alentada por el aceite de las piedras. árboles. 11 Llegaba la noche y empezaba un alba nueva. A veces parpadeabas y se cegaba la ensoñación: eran guiños de locura celeste o el limbo apagado por el ala del ángel. El ruido de mis lecturas sólo tú y yo lo oíamos y entre alaridos y carcajadas creíamos a pie juntillas en esas partituras entintadas con la desesperación. me asomo a la sentina y descubro que a tu bombilla hoy la suple el espacio infinito. pasabas. -más tarde reconocí el mismo rito en el amor-. Un cuaderno el vaso que recaudaría mi pequeño diluvio. No te quedabas con el lujo de tu prisma memorial ya que hube terminado de derramar mi retrato. ¡Oh. Y sin embargo. Un libro era el vertedero de floraciones previas. No nos abandones tarde de rojos. Adiós árboles. El viento levanta el polvo y hace volar el papel de una carta: ya no ofrece nada por leer. Recuerdo que permanecía en el mismo sitio las noches necesarias al poema. Tu loca motora yace como una fábrica vencida. *** Siempre vuelve la última estación. Llegamos y descendemos a contarle al destino quiénes somos y de dónde venimos. Por ella me era posible arrear la manada de voces que ponía a pastar en las páginas terrenales. O como la muerte buscando al despierto para decirle ¡uuuuuu. ay. otras de cabeza. ¿Acaso tu ojo había perdido la almendra que mantenía húmeda la boca de la noche? Lo oía. Se aleja un silbido que nunca alcanza el himno final. Correteabas despierto sobre tantos durmientes. permanecían como yo inmóviles. Bien afilado el puñal de mi lápiz hería. Rey de las sombras. era inconfundible. Vigilante no dejabas pasar hoja alguna sin el soplo de tu revelación. rojos. la arena por dentro te está pudriendo. En los traspatios reconocí las galerías profundas de tus vagones (pasadizo que transporta al oleaje de crecidas oscuras e insensibles). ¡Uuuuuuuuuuy viene la noche con los párpados cerrados! Dios nos guarde. si regresara el aliento de aquella mujer por la que ahuyabas. primera luz en mis noches de lectura adolescente y de escritura inicial. Y en tu vientre sólo habitan bestezuelas y un haz de vagabundos que para alumbrar las fosas de la noche frotan sus esqueletos.de bestia perseguida. En el día era la estampa de la mariposa encapuchada con los tejidos más opacos por guardar la noche.. El tránsito se hace unas veces con los pies. Ya que no lloras como en tu juventud.

Inocente especulaba en el horizonte buscando la figura del amor. Destino de la cal: un día se desprende y enturbia el alma. Contigo veía pasar la vida. Desdichados. Lausía es una piedra laja pedestal de mi adolescencia. Descendía de tu pecho. Sentiste pasar mi niñez jugando a correr o precipitada por la vertiente doméstica. Querían descomponerte hasta provocar al gusano transformador. influjo del amor. tropezaba con alguna mejor de tus semejantes y sentía la amenaza de la caída y el golpe duro de la vida. sentía que me ayudabas a ver mejor. paso sobre lo que fuiste y me acuerdo. A mis ojos te declarabas como un charco sólido y opaco en crecimiento. Como yo. para otros. No soy el hombre que luche con su dios. . Tal vez la tierra que le envuelve sea la conservadora de tu espíritu pétreo. Tu frescura reducía mi acaloro. en esta tierra. Más tarde serías mayor y levantarías la frente hasta alcanzar la altura de una escarpa rocosa. Pero hay otros cambios con los que nada tenemos que ver pero que disponen de nosotros. Tú decías que era tu protección. una fuerza divina que intentaba ahogarte en su seno. porque cuando yo ponía los pies sobre el pulimento de tu jiba para columbrar el primer advenimiento.12 la duda de qué fuiste: si el dios de un solo ojo o la vasija de donde salió el brazo del Gran Garrapateador. Otra voz. Eras la señal del cruce de dos calles cercanas a mi casa. Nunca protestaste mientras yo te pisaba como Dios al mundo. YO Una y griega me une con quien me quiere y una o me separa para elegirme a mí. este soy yo. Ni te moviste semejando al pez del fluido vitral. y te aplanaron. hija del hombre. te imaginé una nube. Eso sí. A media selva crece. Admiro tu composición dura e indescifrable y tu firmeza de ser de una sola forma y no cambiar jamás. :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: VIAJERO EN SÍ MISMO (1991) VIDA Entro a un río de dudas y torturas peces de toda culpa aires de insuficiencia. diría que ese abrazo permanente puede dar a la luz un engendro. No hay más que deletrear. tendrían que ver tu “carne” dispuesta a volar impulsada por la catapulta y destroncar diez cabezas. Llegué a sentarme sobre ti pensando en tu felicidad de eterna inocente. a otro. Estabas sumergida en la materia granulosa y parda que envolvía todo tu cuerpo como ropa ceñida. ¿Sería un grano de sílice? Unión estéril. Como en una larga tumba. habrías contestado. Alguna vez. Tuvieron que aplanar la calle y como vieron que tenías cautivos materiales edificadores te hicieron pedazos con dinamita. Que una mano te plantó en el vivero y germinaste como ampolla celeste. imagínate tú una ballena. No sabe que la curva de la tierra declina al mar de los silencios. Entre caídas y tentaciones de ser proyectil para descabezar el ave impávida en el árbol o mellar el lomo de un enemigo circunstancial según las convenciones acordadas. donde todo es agua común y levanta frondosas espumas el oleaje de las flores. peor pensados. En esa posición no temía al contagio de tú naturaleza que me hiciera igual a ti. viviste el fenómeno de nacer aquí. lloviera o no. Lausía Dijeron a mi crédula niñez que empezaste siendo un quijarro.

Los mayas labran los signos de su nombre en el envés de las piedras. . Con el fuego y el vaso de la ceniza. Los pájaros negros sólo están de paso en las ceibas. dos. en tu tienda. HOMÉRICA No son escudos. El discurso de los astros es un poema infinito. dos. pulpo de 8. tres. representa el primer. Con la derrota y el apoyo de la herida. NOMBRE Mi nombre es el pendón. son las formas como Homero introduce en la muerte a tus vencidos. CORAZÓN Picotean los pájaros.13 BRAZO Un letrero en la espalda me marca para no perderme entre millones: Yo. Héctor. Tiene que ver con el honor y la fuerza de la espada. Siempre hay uno que se va. EL MUTANTE SER DE LOS ANCIANOS El bastón articula al cuerpo del anciano una tercera pierna que va adelante palpando el piso y punzando el pecho del camino sobre el que a penas avanza. hasta arrastrarse en una vermiforme escolopendra de cien pies. Con el espino y el tacto de la rosa. Convierte en triangular la caminata y en una marcha de uno. mientras la tarde se sacude de la lluvia reciente. Etiquetas en la camisa de mi genio y figura. No hay parvada infinita. uno. episodio de una metamorfosis lenta. langosta de 10. mosca de 5. lanzas y caballos los trofeos que exhibes. descarnan el mismo fruto. que pasará por gato de 4. Lema y escudo. Animal trípode. ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: HENOS AQUÍ (1993) VOZ En mi voz me instalo y mi rostro se oye. tres. Con el amor y la cárcel del talle.

prefiero ser tragado por ese ser natural que día a día regresa por los que quedamos. sangra el pie de la vida terrenal. Hoy no ha regresado en forma de gotas. Los Pastores. de habitarte por dentro. Así quedan aquestos los papeles en blanco que esculturan mi rostro. Y fisuras cejijuntas a golpe de estupor para atisbar el letrado imperio. apunta a los culpables de la devoción. En cambio tú Aquiles.le dirás. Ya tiene sus grises progresivos extendidos como telones de una representación que tendrá su fin cuando la tinta espese su cuerpo de bestia hambrienta. 2 Cuando quiero perder contacto con el peso de las cosas me pongo a recordar mi lejano silencio y logro traerlo a mí. toda indigestión por el clima artificial que pinta de verde pantanoso los rostros. Los dioses. Si fuera así. Esto es el silencio. –Calma. No es grana lo de abajo. Doble arcada de piedra de adivino abre un largo pasillo al mirador. En el campo el viento silbaba suave. que morir atrapado por la angustia de no alcanzar la libertad almiatado en esta tenebrosa oficina toda tinieblas. ::::::::::::::::::::::::::::::::::: PARENTESCOS (2003) FENÓMENO Este humo no es el mismo de ayer. caen de rodillas. La muerte desprenderá de la tierra a uno de nosotros y el amor pondrá en la tierra a otro de los nuestros. No tiene sombra el alma. y con nuestras risas penosas por afuera. Los golpes del hacha y el doloroso lamento de los troncos fracturándose. SERÁ DIFÍCIL RECOBRAR A HELENA No es ya Helena la que fue tras mil batallas.14 SIEMPRE SERÁS UNA QUEJA Las quejas del moribundo aproximan al éxtasis de la carne asediada por la otra carne del amor. y como rodando de la loma venía hasta mí la voz de los cabreros. Nos ocuparemos. y el humo se quedara quieto sobre la tierra. Lo tuve cuando moré con los pastores. La primera trata de retener el alma y la segunda de vaciarla en su pareja desigual. imposible sin alguno de los sonidos que lo forman. sigues siendo igual en tu sitio pese a que llevas incrustada en tu talón la lanza del Amor. Un brochazo de calma firma al calce rayando el basamento. envolverme con él y desvanecerme en él. Algún barniz diluido en el contorno halaga el bien de los demás. se prepara el túmulo de la Gran Noche. Aguza el oído y escucharás la queja doliente de esta matrona que gira con sus goznes oxidados. con nuestros huesos. nos haríamos humo en el humo que jamás se transformará. No te obstines. El rasgo de la nariz ni cae ni escala. SILENCIO 1 Recuerdo el silencio. Las orejas cuelgan por un exceso del sonido andante. Tantos muertos pesan en su mirada. antes tan pura. Una esquila temblaba. Incluso Marte terrible está herido de guerra. y sus hecatombes. POR LOS QUE QUEDAMOS Afuera. No obstante. heroico. No hay boca que pronuncie lo que callo aunque por mí conozco todos los tópicos de la falta de dicción. 1994. . En un ojo el silencio y en el otro el laberinto astillado. Algo de la barbilla y su pelambre en limbo como la cubierta hirsuta que derrama la testa. el (AUTORRETRATO) La pena capital de llevar en la frente por dentro la belleza siempre lista sin atreverse jamás.

15 LETRAMANTÍA Abro la letra y veo la araña de tinta que amenaza. ZARPAZO (Una muchacha se maquilla en la mañana) Ella es la bella. Ella mira a los ojos. el alba adopta anochecer. lo lleva en sí. como una noche mudable. Siento una muda claridad por dentro mientras afuera la verdad engaña. :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: . que cada amanecer en el espejo. Sus fulgores me hacen su convicto. Se entrega. lidia por recobrar lo bello que se agota en la noche como precio del día. Apasionadas sufren las rodillas caídas de lo alto del nombre. a los ojos le salen envoltura de arañas que corren hacia dentro. Lo que queda después de esta fiesta sangrienta es un ser mitad bella mitad fiera domada. el tigre va entregando una a una sus manchas: se esparcirán lamiendo luz sobre sombra. Ella se deja ver y lo atrapa. un tigre con tacto de mujer. (reina a toda hora transporta el aire que moldea como siempre el palmito que a poco florece) Es Dama que a lo negro da fulgor. Él. De nada sirven los pronombres: marcas de no sé qué materia articulada. Con un dedo de garra. Él le roba los suyos de verde seducción. Él se llena de amor tan necesario para ablandar las garras con leche nupcial. Sin el velo en la página del limbo los verbos desternillan en tropel. El libro donde pasto. Declinada virtud de la letramantía Que a veces nos endulza con su palábrica y otro nos amarga con la letra infame. Empieza el ritual de las especies que hacen sólo belleza para ser devorada. y al filo de los labios la sangre y su fiereza preparan con buen pulso un gruñido. Hombre y fervor. no deplora su tormento elevado en el atril. DAMA DE NEGRO La Dama de negro dibuja sus rasgos admirables en la atmósfera que ilustra. Con sus zarpas de esponja. Después de ella. Resbalan en cascada letras muertas por la conjura de los adjetivos.

subiré cada vez que el camino de abajo arriba le dé rastro previo a mis aleteos desesperados por vencer la fuerza de la vida que baja. Urgido por descubrir mi destino oculto en el agua. rosa músculos mis de vigor el con Bajo la gran caída en escala suben los versos que llevan a la cumbre. Ven sigue lector mi angustia instinto ¡vamos! ¡arriba! dolor alas arrastrando agua el en vuelo .16 A/SALTO DE RÍO (Agonía del Salmón) I desove en vida mi acogerá cumbre la donde río del corazón al limo del salto agua del nadar cruel al ahí al ahí al ahí al ahí al II red una por festinados Viaje al nacimiento Canción (fragmento) Salmón S. Almónides.

17 III cuerpo mi voluntad torpe la atravieso yo y volcadura libre su en desbocado chorro ancho el bajo vapor gulp veo no urdiendo voy con oleaje el de sudor el XXXII huevecillos hijitos adiós crepitante sartén una en agobio mi descansará desbocados agua de trozos entre viaje agobiante un de después VIII va bra sombra la a alto en alto en espuma .

18 XXXIII borboto gorjeo arriba mortal agua del caído rumbo el marcar de dejarán porbrotares mis de guardianes alma mi vigia bigote mi cola querida mi aletas mis penetro coleo respiro fondeo salgo emerjo topo giro sumerjo oog caigo vuelco salto paso entro XXXV XXXIV fin al inspiro boqueo aag o o o gog glug grooog ump aarsh yac hunc oooc guag auc plash .

19 prish arc aog yeec plump ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::… MI NOMBRE EN JUEGO LLAGA INERTE (Dos sonetos autónomos que hacen un tercero a la vez con doble rima: interna y externa) Daga Muerte llegas aurora y entregasredentora llaga inerte Te elevas otrora vaga suerte llevas ahora la plagaque invierte del hilo la soga corriente como el Nilo se ahoga doliente el pomo filo romo mordienteque boga .

20 LA NOCHE DE LOS INSECTOS Aquí hay niño encerrado no llora porque se mueve gruñendo entre sus trapos en el cajón perfumado. aterroriza a las cucarachas que prefieren volar para no morir electrocutadas. Está tan espesa la noche -lo sé en miedo propio niño personalque la caja flota de un ángulo al otro al otro al otro del cuarto. El canto del grillo adormece y los mosquitos hambrientos chupan la sangre del hueso de la oreja tan diminuta que no espanta a los ruidos que ya fueron oídos . como reza la madera lateral. El grillo vibra elitroso.

vuelca en el líquida que una sábana que semeja aplanada en el agua dándome impulso la cola y las alas vigoroso mueve ágil Mi cuerpo de salmón rosa (oxígeno denme branquias oh) hundo me alto salto arriba hacia pujo empujo ay ciegan . del dientes entre roja fruta peligrosa la salvando ascenso mi contra-río contrario en contra Inicia mar. Vuelan alas de todo tejido. que normas espumosas copiosas desgajando y enteras olas volcadas partiendo Voy oso.21 que ya los oyeron las personas mayores que aquí estuvieron antes de dejarnos solos devorándonos. las de la gran noche de plumas de misterio envuelven todo lo que se mueve para arrancarnos el sueño de que se alimenta grotescamente.

de abajo hacia arriba. .22 CANON DEL SALMÓN Poema inverso: Se lee de abajo hacia arriba. de abajo hacia arriba. de abajo hacia arriba.

Related Interests