La Vanguardia, 28 de octubre de 2012 Muerte en el Club Noir Un hecho insólito ha conmocionado Barcelona.

Se trata del fallecimiento de Tobías Goldman, Varón, 27 años. Los hechos sucedieron la pasada noche a las 23:00 horas en el Club Noir, un pequeño local de ocio nocturno situado en la parte alta de la ciudad condal, durante un apagón que duró aproximadamente cinco minutos. Aunque seguía con vida cuando llegaron, los servicios de emergencia no pudieron hacer nada para salvar su vida. La causa parece ser herida de arma blanca en la carótida. No obstante, dadas las extrañas circunstancias en las que sucedió, requerirá un examen más exhaustivo. En ese momento sólo seis personas se hallaban en el establecimiento, contando a la víctima. Éstos eran Jacques-François Delaroche, su propietario, Angélica, la camarera y tres clientes, Ricardo Castillo, Anne Hoffman y Bruno Ayala. Testigos que se encontraban en el portal de enfrente del club, afirman que el portero de origen ucraniano, Andriy Volniak se encontraba vigilando la calle en el momento de los hechos. Éste último asegura que nadie trató de cruzar la puerta de entrada. La policía ha precintado el establecimiento, el cual quedará cerrado hasta nueva orden. Mientras, se llevarán a cabo las investigaciones pertinentes y los interrogatorios a los cinco sospechosos. Estos han pasado a disposición policial y, aunque siguen en libertad, en las próximas cuarenta y ocho horas serán llamados para presentar declaración. La información que proporcionen puede ser vital para resolver uno de los casos más extraños que se han dado en los últimos años en la capital catalana. La situación nos plantea un enigma, los forenses, agentes e implicados tienen la respuesta al enigma del asesinato del club Noir. 29 de Octubre de 2012 Se conocen más datos sobre el asesinato de Tobías Goldman. El arma del crimen consiste en una pequeña hoja metálica de diez centímetros de largo por uno de ancho. Se encontró insertada en el lado derecho del cuello, justo en el ángulo entre el cuello y el mentón. La cuchilla seccionó limpiamente la arteria carótida común. Pese a que la falta de riego sanguíneo al cerebro hubiesen sido causas suficientes para la muerte del sujeto, a los expertos les extraña el endurecimiento de los nervios y la parálisis muscular que presentaba el cuerpo. Primero sobrevino la parada cardio-respiratoria y pocos minutos después el infarto cerebral. Además, el cuchillo carecía de mango. Los expertos han señalado que se trataba de un ingenioso instrumento que permitía ser desmontado con un simple gesto. Debido a ello, no se han encontrado huellas en el arma del crimen. Se esperan que los resultados de las pruebas y analíticas y de los interrogatorios arrojen luz sobre este extraño suceso que ha conmocionado a la opinión pública. Seguimos a la espera de que nos envíen nuevos datos. Les mantendremos convenientemente informados de las próximas fases de la investigación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful