P. 1
Ejercicio de Desidentificacion - Roberto Assagioli

Ejercicio de Desidentificacion - Roberto Assagioli

|Views: 441|Likes:
Published by ddavid

More info:

Published by: ddavid on Nov 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/23/2014

pdf

text

original

EJERCICIO DE DES-IDENTIFICACIÓN1

Estamos dominados por todo aquello con lo que nuestro Yo se identifica. Podemos dominar, dirigir y utilizar todo aquello de lo cual nos des-identificamos. La experiencia central, fundamental de la autoconciencia, el descubrimiento del Yo, está implícita en nuestra conciencia humana. El término "autoconciencia" está usado aquí en el sentido puramente psicológico de percibirse a sí mismo como un individuo distinto, y no en el sentido de estar egocéntrica y hasta neuróticamente centrado en sí mismo. Esto es lo que distingue nuestra conciencia de la de los animales, que son conscientes más no autoconscientes. Pero en general esta autoconciencia está en realidad “implícita” más que explícita. Se percibe de manera nebulosa y distorsionada porque generalmente se confunde con los contenidos de la conciencia. Este continuo movimiento de influjos oculta la claridad de la conciencia y produce falsas identificaciones del Yo con su contenido, en lugar de hacerlo con la conciencia misma. Si queremos hacer a la conciencia clara, explícita y vital, primero debemos des-identificarnos de los contenidos de la conciencia. Más precisamente, el estado habitual para la mayoría de nosotros consiste en identificamos con aquello que, en ese momento dado, nos hace sentir más vivos y nos parece más real o más intenso. Esta identificación con una parte de nosotros mismos está ligada, generalmente, a una función predominante o punto focal de nuestra conciencia, al papel predominante que representamos en la vida. Puede asumir muchas formas. Algunas personas se identifican con su cuerpo. Se perciben y a menudo hablan de sí mismas principalmente en términos de sensaciones, en otras palabras funcionan como si fueran su cuerpo.
Tomado de ASSAGIOLI, ROBERTO. El Acto de Voluntad: un nuevo enfoque de psicología humanista. México: Trillas, 1989, p. 161-166.
1

Otras se identifican con sus sentimientos; perciben y describen su estado de ser en términos afectivos y consideran a sus sentimientos como la parte más central y más íntima de sí mismas, mientras que los pensamientos y las sensaciones se perciben muy fijamente, tal vez como algo separado. Los que se identifican con la mente acostumbran describirse con construcciones intelectuales, aun cuando se les pregunta cómo se sienten. A menudo consideran tangencialmente a los sentimientos y a las sensaciones, o los desconocen en una gran parte. Muchos se identifican con una función, como por ejemplo “madre”, “esposo”, “esposa”, “hombre de negocios”, “maestro”, etcétera. Esta identificación con una sola parte de nuestra personalidad puede satisfacemos temporalmente, pero tiene inconvenientes graves. Nos impide realizar la experiencia del Yo, el sentido profundo de auto-identificación, de saber quiénes somos. Excluye, o disminuye, la capacidad de identificamos con todas las otras partes de nuestra personalidad, de obtener placer de esto y de utilizarlas plenamente. Así, nuestro modo “normal” de expresamos en el mundo está limitado, en todo momento, a una sola fracción de lo que puede ser. Saber conscientemente, o hasta inconscientemente, que de un modo o de otro no tenemos acceso a gran parte de lo que hay en nosotros, puede frustramos y damos la dolorosa sensación de no estar completos, de ser unos fracasados. Finalmente, identificarse continuamente con una función o con un elemento predominante a menudo, y casi inevitablemente, lleva a una precaria situación de vida, que antes o después se traduce en un sentimiento de pérdida, hasta de desesperación, como en el caso del atleta que se hace viejo y pierde su fuerza física; de la actriz cuya belleza física se marchita; de la madre que se queda sola cuando los hijos crecen; o del estudiante que debe dejar la escuela y afrontar un nuevo tipo de responsabilidad. Estas situaciones pueden dar lugar a crisis graves y a veces muy dolorosas, que pueden considerarse como “muer1

tes” psicológicas más o menos parciales. Aferrarse desesperadamente a la vieja “identidad” en declinación no sirve de nada. La verdadera solución solamente puede ser un renacimiento, es decir, entrar en una identificación nueva y más amplia. A veces, esto involucra a toda la personalidad y requiere un despertar o un “nacimiento” a un nuevo y superior estado de ser. El proceso de muerte y renacimiento ha sido expresado simbólicamente en distintos misterios, y ha sido vivido y descrito en términos religiosos por muchos místicos. Actualmente se le está redescubriendo en términos de experiencias y realizaciones transpersonales. Frecuentemente, este proceso tiene lugar sin una clara comprensión de su significado y no raras veces contra el deseo y la voluntad del individuo involucrado. Una colaboración voluntaria, consciente y deliberada puede hacer mucho para facilitarlo, favorecerlo, y acelerarlo. El mejor modo de hacerlo es un ejercicio deliberado de desidentificación y auto-identificación. Por medio de este ejercicio obtenemos la libertad y el poder de elección para identificamos con, o des-identificarnos de, todo aspecto de nuestra personalidad, según lo que nos parezca más oportuno en cada situación. De este modo podemos aprender a dominar, dirigir y utilizar todos los elementos y los aspectos de nuestra personalidad en una síntesis armónica e inclusiva. Así, este ejercicio es considerado fundamental en la Psicosíntesis. Ejercicio Este ejercicio está considerado como un instrumento para obtener la conciencia del Yo, y la capacidad de enfocar nuestra atención, sucesivamente, en cada uno de los aspectos y funciones principales de nuestra personalidad. Entonces podemos percibir claramente y examinar sus cualidades mientras mantenemos el punto de vista del observador, y reconocemos que el observador no es lo que él observa. En la fórmula que sigue, la primera fase del ejercicio -la desidentificación- consta de tres par2

tes que tratan los aspectos físicos, emotivos y mentales de la conciencia. Esto lleva a la fase de auto-identificación. Una vez adquirida cierta experiencia, el ejercicio puede ser ampliado y modificado, dependiendo de la necesidad, como se indica enseguida. Procedimiento Póngase en una posición cómoda y relajada, y respire profundamente algunas veces (pueden ser útiles algunos ejercicios preliminares de relajación). Después afirme lenta y deliberadamente: Yo tengo un cuerpo pero no soy mi cuerpo. Mi cuerpo se puede encontrar en distintas situaciones de salud o de enfermedad, puede estar descansando o cansado, pero no tiene nada que ver conmigo mismo, con mi verdadero Yo. Yo valoro mi cuerpo como a un preciado instrumento de acción y de experiencia en el mundo externo, pero es solamente un instrumento. Lo trato bien, trato de tenerlo en buena salud pero no es yo mismo. Yo tengo un cuerpo, pero no soy mi cuerpo. Ahora cierre los ojos, traiga brevemente a la conciencia la sustancia general de esta afirmación y concentre gradualmente la atención en el concepto central: yo tengo un cuerpo pero no soy mi cuerpo. Trate, en lo posible, de tomar conciencia de esto como de un hecho experimentado. Ahora abra los ojos y proceda del mismo modo con los dos estadios siguientes: Yo tengo emociones, pero no soy mis emociones. Mis emociones son diversas, cambiantes y a veces contradictorias. Pueden pasar del amor al odio, de la calma a la ira, de la alegría al dolor, y sin embargo mi esencia -mi verdadera naturaleza- no cambia, “yo” permanezco. Aunque una oleada de ira pueda sumergirme temporalmente, sé que con el tiempo pasará; por lo tanto, yo no soy esta ira. Ya que puedo observar y comprender mis emociones y después aprender gradualmente a dirigirlas, utilizarlas e integrarlas armónica-

mente, está claro que ellas no son yo mismo. Yo tengo emociones, pero no soy mis emociones. Yo tengo una mente pero no soy mi mente. Mi mente es un preciado instrumento de investigación y de expresión, pero no es la esencia de mi ser. Sus contenidos cambian continuamente mientras ella acoge nuevas ideas, conocimiento y experiencia. A veces rehúsa obedecerme. Por lo tanto no puede ser yo mismo. Es un medio de conocimiento ya sea para el mundo externo como para el mundo interno, pero no es yo mismo: Yo tengo una mente, pero no soy mi mente. La fase siguiente es la de identificación. Afirme lentamente y concentrándose en lo que dice: Después de haberme des-identificado a mí mismo, al yo, de los contenidos de la conciencia, de las sensaciones, las emociones, los pensamientos, reconozco y afirmo ser un centro de autoconciencia pura. Yo soy un centro de voluntad capaz de observar, dirigir y usar todos mis procesos psicológicos y mi cuerpo físico. Concentre su atención en la frase central: yo soy un centro de voluntad y de autoconciencia pura. Trate, en lo posible de tomar conciencia de esto como de un hecho experimentado. Ya que el fin del ejercicio es obtener un estado de conciencia específico; cuando se comprende este objetivo se pueden eliminar muchos detalles del procedimiento. Así, después de haber hecho el ejercicio durante un cierto tiempo, y algunos lo podrán hacer desde el principio, se le puede modificar pasando rápidamente a través de cada fase de la desidentificación, usando solamente la afirmación central y concentrándose en su realización como experiencia.

la manera siguiente: Entonces, ¿Qué soy yo? ¿Qué es lo que permanece cuando me des-identifico de mi cuerpo, de mis sensaciones, sentimientos, deseos, mente y acciones? La esencia de mí mismo: Un centro de auto conciencia pura. El factor permanente en el flujo cambiante de mi vida personal. Esto es lo que me da el sentido de ser, de permanencia, de equilibrio interior. Yo afirmo la identidad con este centro y reconozco su permanencia y su energía. Pausa… Yo reconozco y me afirmo a mí mismo como centro de autoconciencia pura y de energía creativa, dinámica. Reconozco que desde este centro de verdadera identidad puedo aprender a observar, dirigir y armonizar todos los procesos psicológicos y el cuerpo físico. Quiero alcanzar una conciencia permanente de este hecho, en lo que experimento de todos los días, y usarla para dar a mi vida un significado y un sentido de dirección cada vez mayores.

A medida que la atención se aparta cada vez más del estado de conciencia, también la fase de la identificación se puede abreviar. La meta es llegar a realizar el ejercicio con mucha facilidad y poder pasar, en breve tiempo, a través de cada fase de la desidentificación y mantener después la conciencia del Yo durante todo el tiempo que se quiera. Entonces se puede, deliberadamente, y en cualquier momento, des-identificarse de toda emoción trastornante, pensamiento desagradable, función inadecuada y, desde la posición de ventaja del observador alejado, entender más claramente la situación, su significado, sus causas, y el mejor modo de afrontarlos. Este ejercicio Yo tengo un cuerpo, pero no soy mi cuerpo. ha resultado particularmente eficaz si se practica Tengo emociones, pero no soy mis emociones. cotidianamente, de preferencia en las primeras Tengo una mente, pero no soy mi mente. horas del día. Siempre que sea posible, se debe realizar poco tiempo después de haber despertaEn este punto es importante considerar más do y se debe considerar como un segundo desprofundamente la fase de auto-identificación de pertar simbólico. También sirve mucho repetirlo 3

de manera abreviada varias veces al día, regresando al estado de conciencia del yo desidentificado. El ejercicio puede ser modificado, dependiendo del propósito de cada quien y aumentando fases de desidentificación con el fin de incluir otras funciones además de las tres fundamentales (física, emocional, mental), así como las diversas personalidades, funciones, etc. Se puede empezar también con la desidentificación de las posesiones materiales. A continuación hay algunos ejemplos: Yo tengo deseos, pero no soy mis deseos. Los deseos son provocados por los impulsos, físicos y emotivos, y por otras influencias. A menudo son cambiantes y contradictorios, alternan entre la atracción y la repulsión; por lo tanto no son mi yo. Yo tengo deseos, pero no soy mis deseos (conviene colocar esta fase entre la emotiva y la mental). Yo me dedico a distintas actividades e interpreto varias funciones en la vida. Debo realizar estas funciones y lo hago con gusto, como mejor puedo, se trate de la función de hijo o padre, de esposo o de esposa, de maestro o de estudiante, de artista o de dirigente. Pero yo soy más que el hijo, que el padre, que el artista. Éstas son funciones, específicas pero parciales, que yo, yo mismo estoy interpretando, acepto hacerlas, y puedo verme y observarme mientras las realizo. Por lo tanto, yo no soy ninguna de ellas. Me he auto-identificado y no soy el actor sino el director de la representación. Este ejercicio se puede hacer en grupo con resultados óptimos. El conductor del grupo dice en voz alta las afirmaciones, y los miembros escuchan con los ojos cerrados, dejando penetrar profundamente el significado de las palabras en su mente.

4

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->