Le pedi que no me robara nada (pensando en los libros, ya ves tú) y le dije que se podía quedar.

La chica sólo quería lavarse y azúcar, después de ducharse, como yo sólo tenía 1,5 kg de azúcar y ella estaba agotada, no pudo pegar ojo. En cuanto me dormí se fue no me robo nada.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful