¿ANESTESIA EPIDURAL O GENERAL?

Los principales motivos que obligan a una cesárea urgente son: -El prolapso del cordón umbilical que asoma en forma de asa por el cuello del útero. -El desprendimiento de la placenta. Se acompaña de hemorragia. La brusca y sostenida subida de la presión arterial materna a pesar de la medicación. -El sufrimiento fetal. -Cuando se diagnostica durante el trabajo de parto una desproporción entre la pelvis materna y la cabeza del bebé. -Un parto de nalga que no evoluciona correctamente. Todo depende de cada caso, de las preferencias del ginecólogo o de los hábitos de la institución. Si la decisión de practicar la cesárea se toma durante el trabajo de parto y la señora está bajo anestesia epidural, es probable que se aproveche esta circunstancia. Y es que basta con aumentar la dosis para realizar la operación. Es importante tener en cuenta que en caso de cesárea urgente, la mayoría de las veces la madre no tendrá oportunidad de expresar su opinión pero si el caso se presenta, conviene que considere que la analgesia epidural le permitirá ver nacer su hijo. No deberá temer, ya que al colocar campos delante de ella, no verá la operación. Además, la cesárea es una operación rápida. Desde que comienzan los preparativos hasta que el bebé nace, pasa media hora.

LA PREPARACIÓN PARA LA CESÁREA
Es importante que la señora que va a ser sometida a una cesárea con anestesia general esté en ayunas. Así se evita el riesgo de una aspiración del contenido gástrico hacia el pulmón. Se le retiraran las joyas y cualquier objeto de metal debido a la utilización de bisturí eléctrico. Se le quitará el esmalte de las uñas para controlar la coloración. Se le colocará una sonda vesical para vaciar la vejiga, ya que ésta se encuentra delante del útero. Además se le canalizará una vena del brazo para introducir líquidos y medicamentos.

LA RECUPERACIÓN
Es la misma que la de un post-operatorio normal, aunque se acumula la del posparto. Por lo tanto, la parturienta se sentirá algo más dolorida y más débil para atender a su bebé que en un parto normal. A pesar de las molestias, al día siguiente se le pedirá que se levante y camine. A medida que pasan los días, la herida dejará de doler. Si el proceso de cicatrización es bueno, probablemente volverá a su casa sin puntos. El puerperio se desarrollará de la misma manera que en un parto normal. En lugar de subir la leche a las 24 o 48 horas, lo hará más tardiamente. Al niño le costará un poco prenderse a pecho, pues se habrá acostumbrado a la mamadera, pero con paciencia, todo se arreglará. Respecto a su estado de ánimo, seguramente se encontrará tan agobiada como cualquier madre reciente. Su cuerpo está sometido a iguales reajustes hormonales y su bebé es tan exigente como cualquier recién nacido. Pero sin duda, contando con la ayuda de familiares, en pocos días se sentirá a punto para disfrutar al máximo la llegada de su bebé.

Lo más probable es que te administren una anestesia epiduralo espinal. En general. es posible que no le permitan permanecer contigo en el quirófano.¿Cuál es la preparación para una cesárea? Si te está atendiendo una matrona y hay complicaciones en el parto. pídele al médico o comadrona que baje un poco la sábana para que puedas ver al bebé. se te proporciona medicación adicional para asegurar que estés completamente anestesiada. excepto en las emergencias más extremas o si por alguna razón no puedes recibir calmantes locales. o necesitas que te apliquen anestesia general. Tu marido o pareja. se utilizará también para la cesárea. tu marido o pareja puede acompañarte durante la mayor parte de la preparación y durante el nacimiento. Te afeitarán la parte superior del vello púbico y te trasladarán al quirófano. es posible que sientas presión o una sensación de tirón en algún momento de la cirugía). Después te introducirán una sonda para drenar la orina durante el proceso e iniciarán una infusión intravenosa si es que no tenías ya una puesta en el brazo. En el raro caso de que la cesárea sea tan urgente que no le dé tiempo a tu pareja a cambiarse de ropa (ha de ponerse ropa esterilizada). Si quieres presenciar el momento del parto. Seguidamente te administrarán anestesia y levantarán una sábana por encima de la cintura para crear una barrera visual (así no puedes ver cuando te hacen la incisión). Antes de la cirugía. . pero te deja consciente y alerta para el nacimiento del bebé. Si ya te han administrado una epidural para el parto. Hoy en día no se suele administrar anestesia general. llamará a un ginecólogo para que sea él/ella quien decida si es necesaria una cesárea. (De todos modos. El ginecólogo te explicará cuál es la situación y por qué considera que debe realizarte una cesárea. ya que te deja completamente inconsciente. que insensibiliza la parte inferior del cuerpo. vestido con la ropa del quirófano. podrá sentarse cerca de tu cabeza.