P. 1
Elogio a La Locura -Erasmo de Rotterdam

Elogio a La Locura -Erasmo de Rotterdam

|Views: 48|Likes:
Published by sergalan10

More info:

Published by: sergalan10 on Nov 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2013

pdf

text

original

PROGENIE DE LA NECEDAD

Sab´eis, pues mi nombre, varones estult´ısi-

mos, y digo estult´ısimos porque ning´un

otro ep´ıteto m´as honroso puede emplear la dio-

sa Necedad para honrar a sus creyentes. Mas,

como entre vosotros no hay muchos que conoz-

can mi genealog´ıa, voy a intentar exponerla con

el auxilio de las Musas.

No debo mi nacimiento ni al Caos, ni a Plut´on,

ni a Saturno, ni a J´upiter, ni a ning´un otro de

la casta de estos dioses podridos de vejez, sino

que me ha engendrado Pluto, que es el supremo

dios, el padre de los dioses y de los hombres,

digan lo que quieran Homero, Hes´ıodo y aun el

mismo J´upiter. Pluto, a cuyo antojo hoy, como

siempre, trast´ornanse desde sus cimientos las co-

sas sagradas y profanas; por cuyo arbitrio se ri-

ge la guerra, la paz, los imperios, los consejos,

la justicia, las asambleas populares, los matri-

monios, los tratados, las alianzas, las leyes, las

artes, lo c´omico, lo serio...(¡ay!, ¡me ahogo!) en

50

ERASMO DE ROTTERDAM

una palabra, todos los negocios p´ublicos y pri-

vados de los hombres; Pluto, sin el cual toda esa

turba de n´umenes de que hablan los poetas, y

aun me atrevo a decir que hasta lo mismos dio-

ses mayores, o no existir´ıan de ning´un modo, o

no podr´ıan comer caliente en su propia mora-

da; Pluto, a quien si alguien hiciese montar en

c´olera no le valdr´ıa ni el favor de Palas, y, en

cambio, si le fuere propicio, ser´ıa capaz de au-

torizarle para ahorcar a J´upiter con todos sus

rayos. Este es el padre de quien me envanezco,

y ´este es de quien nac´ı; pero no porque me haya

sacado de su cabeza, como lo hizo J´upiter con

la t´etrica y ce˜nuda Minerva, sino por haberme

engendrado en Hebe, ninfa de la juventud, que

es mil veces m´as bella y m´as alegre.

No; yo no he sido fruto de un ins´ıpido deber

conyugal, como aquel cojo herrero (Vulcano),

sino que, lo que es m´as hermoso, a m´ı me han

dado el ser los besos del amor, seg´un dice Ho-

mero. Pero no vay´ais a creer que nac´ı de aquel

Pluto que nos pinta Arist´ofanes cuando ya es-

taba ciego y con un pie en la sepultura, sino del

Pluto vigoroso, rebosante de juventud, y, sobre

ELOGIO DE LA NECEDAD.—CAP. VII

51

todo, del n´ectar abundant´ısimo y de sin igual

pureza que ´el gustaba de saborear en los ban-

quetes.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->