!

_l¡
ia''
:r .. !
:íaf
Y(
por,
¡a,:
¡;e
.ten
as·;;
¡¡'mt
l( t
1$"
a a .
liSm
.o mi
¡k
Cclección P_-\TDEti.",·L\
Dirigen:
CAP,LOS .:\.STFL-\DA
ALFREDO L.I.A0i0S
.:-\STRADA
HEIDEGGER
DE LA ANALITICA ONTOLOGICA
A LA DIALECTICA
"¡l-;
JUAHEZ EDITOH.S. A.
·-------------------------------------------
ar s

·,YOI
lj)Or.
illO


rite.
enci)
:OÍ.' :d


iOtnG

:os 'Í
(i¡', ;j
:!iimi

J
¡
'i
edición: .U070
Con dus textos de iviartín Heide!Z!!er: De ia esencia de la cerdad
y La doctrina de PlaÚ5:ñ ace;·ca de la cm·dad
Tapa: Alberto Alonso
i..;:.:.:; ......)' :j
·u u e'(..: ..::.. tJ.
© by JUAREZ EDITOR S. A.
San Martín 103:3, piso 3'i B, Buenos Air::s
Hecho el depósito que marca la Ley N
9
11.723
Todos los derechos reservados
Impreso en la Argentina. Printed in 1970
PROEJ\!IIO
""· 1
..:?:']
,iJtó

tri::a




.





<Í:.:"'
F.stE



trtii

{o\.i

A de los cap'itulos que integran. esta obra
recapitulanws algunas diluc-idaciones en to-rno a la
fílosofía de H cidegge·r, i·ntenümdo de nue'lio una
aproxínwción a los lineamie·ntos funclmnentales de
su problemática y sobTe todo a la ele sus últhnas
etapas.
Nuestra ]J!'i1nera tentativa por cumpFende-rlo, por
<-ihui•dtii' l::3ii su éenuíiica, data de n-Lás de tres déca-
da.::;, y quedó documentada en nuestro l-ibPo Idealis-
mo fenomenológico v n1etafisica existencial, ensa·yo
l_. ••
nw.y impcTfc<-:i·o, peTo con algunas oislmnbTes y, ¿po·r
qué no decido?, algúr¡; czdeTto, reconoeü:lo po'r la crí-
tica ewropeo, para la que ge·neTalmente lo que se
escr-ibe y píe·nsa en estas latitudes es algo a trasmano
y ian,gendal a las corrientes unh:e-rsales del per¡,sa-
m'iento.
Cuando todacía los prhneros críticos y exposito1·es
de Heidegger no salían del desconcierto que Se id.
und Zeit les había p-rodti-C'ido, y unánin-1-enwnte sólo
t.:eían en él un cont'inuador de Husserl, nos aventu-
ramos a sostene1·,. e'n aquel ensayo, que entre mnbas
posíciones no había tal cont-inu,-idad, sino oposició·n,
-----------------

a.•. Y
i'eht




iiiliat
]?¡¡6:

¡,:--,.;

a cié

acrá
{1 •

·


-\ ..
:entl
.
teiui
contraste; que en 1-I e-iclegger estabo, rnás que latente,
0•\'·l:''r'(:Jf....'117 ''I'VlJ"l f,,;,•trf,..,,t-.l'l{/')1/·ol • • 1-.n"1 lo<l 0•11·p··rroo
._..,..,..r• ._..,__.t,...., ...,.,,.:,.._..., j '-'"'•J..,\...V\..ó•tíu.._.· <VV\..vl/ t...V V b._.JVVVl...l• VUIV •J U(...-V t,IIC,..Ij-
tos del ·idealismo fenonwnológico de Husse'l'l; que la
existe·ndal, ( Verstehen) he·i-
deggeT'iana calaba en un estrato rnás profu·ndo y pTi-
ma:l"io que la intu'ición. e ate g o r i al ( \Vesensscha u)
husse·rlíana, infiriendo H e·ideggeT, con. este fructífero
hallazgo, un clmninio realrnente primario, el ele la
o·ntología fundarnental.: que, en. fin, co·mo cm"tsecuen-
C'ia del descubTim·iento de este subsuelo pToblemá-
t·tco, la intencio·nalidad de la co·nC'iencia, expl·ícitada
po·r HusseTl, no es, como cTe·ía algo originaTio,
sáw un fenómeno de1·ivado.
Todu esto, que nosotros fuimo.s los priTneros en eles-
tacm· y ualo·raT, es ya algo aceptado y hasta oP'inión
coTriente entre los mejo-res conocedo·res de a?nbas
filosofías., e ·incluso reconociéndoseTLOs, por algunos
de ésws, Za príoridaá en foTnLtÚaT, s·uhTayándolas,
esas i·rnpoTtantes cmnprobaciones
1
• Así, ] ean vVahl,
en Recherches Philosophiques, VI, pág. 3.94, 1.936-
19.37, París, y Vito A. Belleza, en L'Esistenzialismo
(oolu·men colec#oo del Aichivio di Filosofía, ócre.ano
del R. Istituto di Studi Filosofjci) pág. 16.5, nota 3,
1946, Roma.
Todc:cía en 1.939 y, más recienteTnente, se pue-
Ac i'QT;'J•''''''07'"u:¡,1' G¡''L'e ''l • <·nl.·zr·Ío-v'e" e·¡····'TO Vl.n,.,.. I....-( :..'J--'1 Vt: ,t.,, .- 1,... • • u LV•..., v•) J G·•A .. vV lt> ·o_) lJL·. {,..·
la J:,;lO'SOj::a r[·::o TJ""'''::oT! ''
7
a /:¡ 9 e".¡.,;,n d·'l
- J" . ¡¡ .... .¡,::,.. J.....l.l.Ñt)UC V!:/{_. f...,Ú•...- .J.. .L.L c...J..--66'-'1 . •)V(./., lA::.·
todo en cla:ro paTa un disCÍP'ulo ele Husse-rl y conoce-
dor de a·1nbas posiciones, como LudLc-ig Landgrebe,
1 ldeal·ismo fenornenológico y metafísica existencial ( "Conclu-
sión"). "De una filosofía derivada a un filosofar primario", pág. 112,
Bs. As., 1936.
10
110 :s·e pe-rcata que fa estructura intencional ele
L
-o foi r'nn,n lrr d·e¡··í-¡·¡p l·:.I,,-"Pe·¡"l ·1
7
oio"' ele <>e'·J·
,_.... • • (¿ ._. • t.- ) • l •. '. 1 . . ' • '·· • y • ... . .J. .J -· . 1 •.J .... •.J
algo primario, tiene su j=unclamento en la peculiar
intencíonalidad del ser del Dasein. De ahí q·ue Land-
grebe in ter p rete errJne.an wnte la intencionalidad
hc·tde;z;z,e-riano en tonto "comportam-iento con rela-
ción {7.t'ente ", corno un. "concento ·¡'Js·icoló.a·ico ele in-
' <::> .
tencionalidad", cuando en real-idad ella tiene .<:u -raíz
ontológica en. la trascendencia, que la hace posible.
(L. LandgTebe, Husserls Phanomenologie und die
Motive zu ihrer Umbild1.Jng, III «Heidegger und das

<',;"'Le·" rr,."'"'L--e d 9 "' .,,..,f1(¡ .. . ¡i\fo
1.. l./ Jlt.- vf.IJ 1 \....::.rl( ... • vvJ JJ' dttt-· Jld::., b"'J-If<G (J
1
v-
thode", pág. 307, Hevue Internationale de Philoso-
phie, Fasc-icule consacTé á Husserl, 15 ]an·cier 1.93.9,
B
·¡··· ..
3
·1-G•)/•
Segu·ros del i·nflu.jo excepcúJnal que tendrío el füo-
,, .... ..1:,.7,•• l,n; ..:¡n,·'l't"Y'n,.,,,;_,·,,v,,.., .,/ .... 7.,,,. r-.7 ,,..,,.,.,"']_..,, . .., •• ],..,,.... .. , ..........
uu¡ .... .:.- .....· ... '-v...,...Sb' ...'' vt...,,.(IU t.JVt../J G r,:..,v j tAIItú.t....-'V V(...l.•J ltrt..l'é-Vlt-•) C·t.tl·-
bO'f'{.L(."ÍOnCS del pensandento filosófico unh:ersal, es-
cribi,amos, ua en 1.930: «Se·nc-illmnente, ante He·ide.a-
J
ao·''" OtJ1 ·'Yl'I"OQonro,:/'! __ ....... .., _;¡ ,., .... ,;1,] ..... P'",..,('".,
bvJ [...,_.¡:,..._,..... • "--''" f-"J L.<'-..J......-1 '-"t.-t..- J-''-'\..V(.;.,·ilVUÜ \...LIC>t..·{, t-U, l.,....,j ¡.¡"-
do n:uestra afinTtacíón- del gen-io, que con. ín1petu
de ley dibuja la cuTca ascendente de su trayectoria.
SoT'(Yrende cie-rto paTalelis,mo, cierta s·i'ln:il#ud de eles-
tinos, no obs-tante sus posiciones a·ntípoclas, entre la
11 -· ·l ... · · , H · ] z· z z
a.u.-ul"e ae .1.euregge1· y a ce Hege,. Pa'l'ejo
·t•rr.-I;,,(,rl·i_.-.. ,,.,n o•·• <>7 .. • ;¡ r
0
c ..
0
b-z.,,
1
,., 'l" ·v
.., ....... vv \..,o'lú (..V rl..d ...V/I.IU0\.AdJU C.IC/ u LLL/ V o.) }J' t;. lúÍ.u • .l.
cahe predeciT que el -i·nfZ.ufo q·ue el pTi'rneTo estJ lla-
n:,ado a eje·rce·r, en n:uestra época, no cede,rá en hn-
po-rtancia al q·ue tur.o He gel en los p-rimems decen-ios
3
Véase ''Polémica Husserl-Heidegger", pág. 49 y sigs,, en nuestro
libro Fenomunología !J praxis, Bs. As., 1967.
ll
Y:'
::.n:
!n
l'f.
/UW}'([, al hilo de laú!tinw .uesquísición de Heideu-
ensayamos dilucidar, uhoclándolos en lo po.;j_
algunos as7Jectos e.;encüdes ele su temática, rne-
jor aún, ele su problema central ¿¡ el de la actual
etapa resultante de lo que el proj-Jio filósofo llarruz,
la ''cuelta'' (die Kehre). es;:.o es. e-l viraje. Le re·ndi-
·mos, as·í, en su 80 cttmp/e(úi.os, el hornenaje que, al
cabo del tú::nzpo transcurrido, nos muece cordialmen-
te aquel del discipulado que él creó en nos-
otros con su palabra fértil en SU{!,est'iones, en la que
seguhnos percibiendo el tirnbre y fa jerarquía de' su
• 1 .•
rnensa¡e especwanr;o.
Se trata, e·mpero, no sólo de logra·r una ap·ro:tinut-
ción. a la ·proble1nática inídal ele H e·idePsz.er si·no
{"':!.__., .>
tamb·ién. a su últirna pos¿ción, la actual. Ésta etaD{D
' 1
con.s-ca, en nuestro concepto de dos 'i·nstanc·ías: La de
"la ruelta'' o viraje, y la ele la ape·rtura a la clünen-
sü)n de la diaLéctica. En avretacla síntesis las abor-
_, .... ,., _. __ 7_ • r 1 . _ 7 , _,. -
uúJnOs cunw1.en e·n. et presen:r;e rraua¡o . .1:'.-l acentuado
Gi·raje en elpensam:iento heideggeriano está deternz.i-
nado rw sólo por el despln::.arniento de la interroga-
c-ión por el se1·, sino a.s+rnismo po·r el estado actual
ele las in-cestígaciones de la física nuclea·r, y el apo-
geo planetario de la técnica y de la sociedad indus-
trial.
La "cuelta", atenta a la objetú.Aclad de la situación,
que se está confígura·ndo mttndia1m.e·nte, se?'íala en
la filosofía de H e'iclegge·r, un nue·co r1..nnbo en la inte-
rrogació-n del se1· en cuanto ser. AL enfoque de estos
problernas cruc;iales el filósofo lo ha i·ntitulado preC'i-
i ·)
DE L.\ _\','.\LITI(..\ ()c-;TOLÓGIC \ .\ L.\ DI.\LÉCTIC..\
.s·umente Die Technik uncl die Kehre. Desde Sein
und Zeit, \-om \Vesen des Lt \Vas ist
physik? se trataba del ente en c1wr;to ente y de la
diferencia ontológica) es dec·ir; de la diferencia e·ntre
(:;
''JTtr? 11 ser De.)')]'ller.S' .r/P pc:;·f¡;• f)'fl'}T'r1 -i·nc.l·¡¡io·i+¿'·¡-o ln
., C. -- ' ·-' J v .... lL\.-• "''''/ ,.,.·t<•JvV .-" ) t.t.-
Seinsfrage desenÚJoca'l'Ía, en, la penLlltiTna etapa deí
p:?1JSO m-iento heideggeriano. en Die Frage nach dem
Sein.
El subtitulo de este trabajo traduce nuestra prog-
nosis aceTca de la nwta a e¡ u e Heidegger i·m.plícita-
menle ti en el e en su actual etopa.
Buenos Aires, agosto de 1969.
L
l
,·,
. •)
En:
en'
;:al
:ti¡

II:Í
en
JNTRODUCCION
C&M*&
!O(
eQ
:al
:ti\
di
19
ONTOLOGIA EXISTENCIAL
Y "EXISTENCIALISiVIO"
El tema ele la existencia y el problema, conexo
con él, de una metafísica y una ontología d ~ giro
existencial han centrado las preocupaciones filosó-
ficas conternporúneas. Podernos decir que el pensa-
Iniento y hasta el arte y la literatura de nuestros días
se han desarrollado en un clima existenciaL Esta
circunstancia contribuvó, sin duda, a la acuñación
de un ".ismo", el "existencialismo'', que se ha man-
tenido en plena hoga en la conferencia, en el fo-
lleto intrascendente, en la cita libresca de segunda
y tercera mano, en los slogans de moda e incluso
en la boutacle_, con o sin esprit.
Aunque el "ismo" siempre responde a una exi-
geJ 1cia, pur parte de la opinión pública, de recetas,
de sumariedad acerca de lo que "se debe" pensar
y sentir, porque "todos" piensan y sienten así, fren-
te a sitüaciones humanas v vitales, él traduce en
.,. '
su elástica y multiforme laxitud, una efectiva ape-
tencia espiTitnal. E11 este sentido, no cabe conde-
17
C.IHJ,o:s AsTH-->DA
nado en demasÍa V sÍ comorobarlo como un hecho,
-' .l-
1"\•.)\'•.:¡ • ..:.·11 \." ¡:;-....:_r,1•Jr.. c·(·,¡:...:.·t• 1::) .... riPt-,o(.;:l...;;:-j _
_t-- .................. _..._....... .._,......__._ ";-' \_.._ ..__.. ....._._¡_.;,.,.,,.,J..VU\.o..l..l..,........., ._...._..._. ......... _ ....._.,__.._.,...._ .J........,.._.
clades e inte1ectuales que lo han
engendrado. _'·\ los que Ü1'/0can o m2.nejan el como-
d!n del "ismo"' no se les puede pedir precisión filo-
sófica en sus didÓ.ntenes ''t::.;:istencialisLa.," o anti-
"existenciahstas", es decir L.,_ cabal con.1prensi.ón de
los m:oblemas imrJlicados en él Pero, hi: cosa varía
L .
y reclama un enfoque rn<:Í.s estricto cuando son filó-
sofos, críticos o histo:dadores ele la filosofía los que,
aparentando ceüir una detennirJ.ada problemática,
sin haberla realmente pensado en su dimensión
verticaL ponen dogináticarnente en duda su au-
L- ... .;·. él ..., .. l. 1 '-•' l .t':L.. l.t' l.,-,;, .._;,,.[ .1 • l 1"11" (),
, eXJ:iUlellClOSe \::H _,___. t Ut::l oJ 1 ,
con el que la identifican, sin haberse tomado el
trabajo de dar con el grano entre la paja.
Pero, ¿cuáles son los princ1p1os que deben infor-
mar la apreciación histórica objetiva de las doctrí-
-- .. - . ..J" __ ..,;., _,_ " __ ,__
l.ta,:, y LCl.l\...L\:.tL.t\......1.<:..1.J LlG J.V, . ..!..J..tV.::>V. \..) ¡ ..t:.-:a.LtLC: LV\..t\.J, J:lO...l. eL
encaraT desde el punto de vista histórico a un pen-
sador, el historiador de la filosofía debe atei1erse
a la exigencia básica -y a ésta la vemos s·atisfecha
en la obra de los grandes historiadores de la filo-
"""'H'). r..:r pcrcl 7:.:>'ll¡.:or Kw-o Sd•··v·:>{J'L.w 'll;l_.
.)\_J...._ ... cw. _

A....i\.._..L .._.. ' w .•• J. _._ -" ..... \ \..-b.t'\_...t., .L-1.
1 11 1 .... • • E '1 D 1 t • • d '
Q a u-·,.r-Cl· "'"
1
"" i '1.'.'-'l'"lP.'" ere·- P e"'CU-- ,.,....J.. a . .t. - .1..· J. . .... • , J.. ......t ...... '- .:..J v .t. '\....J.. , • • .._., u .
1· l 1 • • 11 1,•
cnar o en s1 IInsrno, en su propm proo en1anca, y no
en las resonancias que en el dominio difuso de la
publicidad de su época tiene su actividad especu-
lativa, ni en las interpretaciones polémicas, que casi
sier:npre in curTen en fa 1sas generalizaciones y ter-
DE LA c\:-.IALÍTICA Q;:c;ToLÓG1CA A LA Di:.-\LÉc-ncA
2
i·;ersaciones su posicióü. El historiaclo1" no debe
en una ley de finalidad con relación a sus
propios intereses especulativos, o los ele su genera-
: ..;,.c:.l. "' lnc• ,l,o. ,., 1 lf.noc·> '" l"r rlel "'·ese'lt"' ( cla O::l't
..._ t\.-' .t, \.._..! '-'•J '·-*·'-' J...... '"""1:' -' (..t... ..... ..... ........ _t-J.J.. .í. '-' '--' <J
pn"sen te l al pasado, sjno, sigujenclo con criterio
flexible el curso del tiempo, situarse, para enfocar
cada producción filosófica, en el punto ele vista de
los autores mismos, y así retornar del pasado al pre-
sente con una visión tan objetiva e imparcial como
sea posible. Esto, tratándose no sólo de pensadores
de épocas pretéritas, sino incluso del más inme-
cliato presente, lo c·ual no es más fácil, como pu-
diera suponerse, precisamente por la divergencia
y diversidad de puntos de ·vista, frecuentes entTe
pensadores de una misma época, con los intereses
y pasiones encontrados que su obra suscita en el
... ! _______ 1- _l_ , _____ .-J....f ..... - ... - 7] ___ - --- 1_ ·-···· ·- - ·-'- ..
CUCU.lU LlC: .)U.::> ..:UCLÜUCU::> • .L'C.lU, C.l1 .lV i::t C::>LC f.JliU-
cipÍO respecta, ciertos enfoques seudocríticos vienen
efectivamente del pasado, de las últimas pro1ife-
¡·aciones de tn:ia filosof:íc.l sistemática, de esquerná-
ticos lineamientos racionalistas e idealistas, v aoli-
can sus criterios y puntos de vista a
y situaciones actuales, s·urgidas en virtud de otl·as
necesidades esneculativas. de un distinto cJirna his-
.L ' . .
tórico, y que caracterizan' una etapa postsistemá-
ti<.:;a de la filosofía.
Otra exigencia func:amental, resultante de las
anteriores, es que el historiador de la fílosofb, intér-
prete o ex:positor no ha de encerrarse_ en su. propia
posición hlosúfic;.l, si la tuviese (como es frecuente),
.';ínn que .. por el coutrarin, elche esforzarse, aJ abor-
'[')
CxRLos AsTH.\D:\
dar y exponer la doctrina de los filósofos, por redu-
ci:;.· al rn,inimu.¡n 1 él. p::.::..rte de sus vistas filosóficas
teóricas.
Contra los pl'incípios seüa1ados se ha pecado en
los enjuiciamientos de lo que se designa "exis-
tencialisino", especie ele o de noche, para
deci:r.\o hegelianarnente, do:1de todos las vacas son
negras. Pero es el ciso que a Heidecrger no se lo
puede incluir entre los palabra
ambigua, que aquí hace referencia a los contenidos
Ónticos del Dasein, tal como éstos son vividos aní-
micamente, y cuya descripción es, sin duda, nece-
saria; mas esta descripción es, en Heidegger, sin1-
1 . - '• '-"-
plernente un medw para un hn.
Un filósofo que se lirniho.. Únicamente a esta des-
cripción no es exi.de;tciaL SlltO existentú;u. De nwdo
que, siguiendo la falsa opinión de expositores y cri-
ticos de Heidegger, lo que se llama "existencialis-
n;o de,be e:itaT ,con
el nomore aproptaClo cte e:nstennv1sn1o . rtelcteg-
ger, en este sentidn, no es "existencialista". Ya en la
Intnxlucción de Se-rn und Zeit hace la estricta dis-
tinción entre lo óntico relativo al Da-
seín, y ex'i:sten-;:::ial, lc1 relativo a la onto-
1 , . ' 1 l "];"' . . ' 1 • • l . . , \ ,\_ 1 ,
og1ca Ge a z.nsr:en::; \. eXIstenclaHctad). Jo .. ae1nas,
\::
1
? el aüo 19:37, en cari:a dirigida aJean \Vahl, excu-
sándose de no podex asís tir a la sesión de la Sodété
Fraru;;aise de a la cual lo invitara y en
la que se discutieron las consideraciones presen-
tadas por el primen) bajo el título de Si.t.bjecti'DÜ(¿
et Tms1·cndance, rlice: "Vuestras ol!ser·
' 'l '
De: Ll. _;,:-;.,L.ÍTTC..>. 00:TOLÓCICA . .\. L.l. ÜL\.LÉCTICA
,:adones criticas a propósito de la 'filosofía de la
• • ,_, ... "'_, .... .. '"'("'.t-- ....... ,,.....¡ . ..; "''"'S c:;n o-. ...,.,oa· .. ct('
(:'.'X:lSTel1CLd Sul.t .t.UUY • • u.J..u vD• ·16'-'' e,._ . ..:
repetir que, aunqtte en Sein. ttnd Ze-lt se trate de
'ex:istencia' y de 'Kierkegaarcl", mis tendencias filo-
sóficas no pueden ser clasificadas como Existen;:,-
- • ,. '1 • .,........ • 1 . . ' . / 1
plnLosopme. rero este error ete lncerpreLaC:iOn sera,
por el momento, difícil de descaTtar ... La cuestión
mP preocupa no es la de la existencia del hon:t-
es la del ser en su conjunto y en cuanto tal."
1
Este error, que es común a muchos expositores
y críticos de Heidegger, es resultado de la pereza
proclive sien1pre a simplificar y confundir,
pensando e interpretando doctrinas v posiciones
-, l ·¡ 1 1 • ·- l 1 ,, • " Íl - 1
oentro ete 1a ru!)nca e e lOS lSlllOS . E11os, a .. repa-
rar solainente en el punto de partida existentívo
de la filosofía de Heidegger y en el análisis previo
t_; , __ , "'
. ] l . . ] ' . l 1 t' ..J 1
'l neccsa::::·lv C.e (LeLél'lil.i..:::.D.Cl(j_:; COIHCl1lQOS OIJ lCOS uei
s lllJi)lkH 1; u e t:,t i.ta l.t.JlHal.tú Klcikcl-::d.ct.l d
-- "-1. Cl
el problema de la "existencia", sólo que situ{n1Clolo
fuera del 6.n-:1bito teológico-religioso, es decir, secu-
·¡ .. .. J... ., .. - ·- ,( ¡..; -·- ""': ;¡- 1.- +' 1 '.
U .. J.J.<:L LCl..Ltct.L.lL<:t. V.L.l.b.LLLQ.J...i.(.L. 1...l'C J.C!. LeÜ-.0g1a
cristiana, con lo que se operaría la transferencia al
hombre ( aJ concebir en -éste la ec-sistencia como
realización de una esencia) de una idea enunciada
de Dios. Sin duda, el punto ele partida del filosofar
l- .c.·: •V .,.,.i•o ,_,... e" •::o•.rjs+'-''J.l-.;' "' t"
1
,..." '1
1
S""' 1"
:..J..· ..... .. L J \..\...,.·J.. . ._..tYU, ..J.i.Lj 1..-LL.:..;:. C· V
..... ¡ .... ,-.co 1,., ria Co..:•n ,,,,vtrl (;(;1.,
<.._.l..... .... ..tV 1,_. t-J . ..l. J...L.LI..J.V l...t.."-''--'·.L'J.l...l. .l ....... n:_...V/11 <....l--"tVLV .L..J ·l.ll.r, .1.CL
de la existencia ( ec-sistencia) es una 'opor·
tunidad' óntica del DaseiTL",
2
vale decir que sobre
1 "BuÜetin ele la SIJciéte Fr::tn<;a.ise de Philosophie'', SnhjucUvité et,
Trascendance., du 4 décembr:=, l·-ppendice, púg. 193, N" .5, octo-
bre-decembre 19:37.
Sein 1111d Zdt. pÚ!!. 12, ;\;fax :-.íierneyer, Halle, a. d. S., 1927.
:2.L
la base de esta oportunidad, sólo dada al hmnbre,
éste se lanza 2. 12. e.ventura metafísica del seT. De
aq11í que aquellos análisis del 1Jaseín no constitu-
yan, en Heidegger, un ter-rn..inus ád quem, sino la
¡o/ ,..]1.... 1 l' .. l'
ue1 Lérl'eli.u _f)<:lra e1 p ancean11euto e el ver-
dadero problema ontológico, L1 inten-ogación por
el ser teniendo en cttenta la radical diferencia entre
ser y ente.
El terna de Heidegger no es, pues, el mismo de
Kierkegaard, como se '-'pretende; Io que hay es que
aquellos análisis del primero, no obstante su dis-
tinta finalidad v alcance. se Inantienen en una
cierta con cíe1:ta similitud externa, con
relación a Jos temas, a los "'r::1cth:os" kied,:egam·dia--
nos. Así, por ejem.plo, sí se afüma que en Heidegger
no hay de verdaderamente nuevo más que un vír-
tl,osis{no formal unq • yp,-1,.) 1 ::,..,,_lJlic·' 1a
1. , .... a ...... a ...... .... <. ... ..1. ._,lJ.Ll. 1: i au ,
Tln1-rf11¡0. c.,-··, ,....,.....c....;1....... • L - • ••.
. · -L:- :z. ---- _ _. ... _ .............. .......... ._.,_ "- ... - \...l. vu .....i. .... v, Cl.l la. Le'--'lllCQ.
exnresiva, o sea en la cáscara, no se ha sabido lleo-ar
. b
hasta la problen1:.i::ica i·n nt;ce del filúsofo ger-
ry

Cuando se hace hincapié en la boga difusa que
han alcanzado ciertos '"símbolos" de contenido "ima-
ginativo", que vienen a sustituir a las categorías de
la filosofía tradicional, se alude, sin duda, a deri-
vados verbales y epidérn:!icos del existentivismo,
3 Remitimos, respecto n. esta cnestión, al parágrafo 6 ( "Conclu-
sión"): "Problemática, estilo y terminología heideggerianos", de nues-
tro libro Idealismo fenomenológico y mf!tafísica e:dstencial, Bs. As.,
1936. Lo de considerar el pensamiento de Heidegger como mera
"técnica verbal" es un despropósito nada original, reiterado por -algu-
:n,os críticos con las mismas palabras empleadas por el señor Julius
Kmft, en un libro muy ramplón: Van Husserl ::::u F[eidegger, 19:32;
véase sobre el mismo el pndgrafo 5 de nuestra "Conclusión".
22
[
' \Y \.J ÍTlC' U"-:TOLÓGlCA A LA DDtEi--<i;lÓN ÚB.LÉCriC.''
'E -··. J. u. __. · - ·· .
1 . 1
e'·plotací·Jll literaria al pcnerlos en circutacion,
Cttya A.J ·· .... - --_ --- ' 1-=-.... ' o'·; . 1·- .,
ins ha transtorrtlaclo elJ. :i-:t1U.iE:u.Lcc.:>, erl Lh.u.cS, as
-.. - . -·n l"re·'ce'1rlo qchacar a la doctrina m1sma, a lo
¡ 1 L· p. "''-> j.. ' 1.. . .._ V <:: ,,
se ·.
,;h de tales "sii:nbolos son Jo: s\gluenres: la.
.t .
1
c
1
·
0
<
1
-
1
1'·.., e"l·on·:tción la angustia, 1a preocupacwn, e1
11c , el. t.. ' r.J • -.
,
1
lto. el naufragio; a los que se podría agregar otras
hoy más. o menos .. c:)nientes, tnn?ados rd·e
q]uunos asTJectos de Ja tematlca de Jaspers: surn-
falta (situaciones límites), reto,
caída, ascensión, ley diurna, pasión de
la noche .. etc. Este es el fenórneno de las inevita?Ies
adherencias de todo movimiento o tendencia filo-
sófica que cobra influjo y crea ::;n clüna
acontece eme se apoderan de ella los que, por fu-
mismo o i¿-capacidad especulativa, se dedican a acu-
-::: .. 1.-..
5
'-' ,; ;,, tern!:etaciones
lll;!..i ..... ..;:. ......... t.::.. u .._ _ _._,___,"._......... _(; .. ..._, ; .._.. _ ..... J._.__ ....... ._._._._ .. _ ........... ..:.-
-L 1·' --... ,,.a • el nroducto en. el mer-
ttc ... a. . ( ....:.::r...l. '-·"' - ... --- .L
cado de la opinión -pública, presentándose c?mo
··u·· r-oncesionarios. Tenemos ya el e¡em- .) ,::, \. ..:...J(; ... '-- ...... '-' ..... . ..
Dlo de lo ocunido con la fenomenolog-ía, que, con
.J.: , • . . ,. / • _, , - • -- · • o
1
o· --a '1e
su n1étocto tan preciso y rern1, uenva, po1 ,_
exnositores detaHistas, sin visión de conjunt? ni.sen-
ticlo problemático, a intrascendentes investrga_c1ones
de cuestiones especiales, resbalando por
' , .. , 1\I S , '
esta-oendiente hacia esa tTivi;:;t:üdad que u Cllt:J.er
.l. '"f 1 '
1
1· · · • ele es
llamó cáustícan1ente · oe 1010 ·-
tampas" ( BildeTbuchphünmnerwlogie ) ..
1
••
Es por esta Dendiente de la divulgacwn -tnvm-
- .... 1· · · f' ·1 e -¡yn
lización-, v con un recurso _acL, qu _ .....
estado endr.;pMico del sujeto psicológico se transfor-
riMiHB w I!!Wffi lml
ma eu la ''existencia'' de alguna cosa o ser viviente,
por ejemplo, en la gaviota "existente''. en Ia raiz del
'b'h '·'
1
1 ..
ar 01 unc:t1da en a lT<asa Cte a '"existencia··, exis-
tencia que, al perder su carácter de "cateaorí.a abs-
, 1 b
tracta , se reve a como lo absurdo, como lu absolu-
tamente contingente. Pero si "se existe'', si en alauien
se. da esta contingencia absoluta, es necesario
0
exis-
tir·', sin término medio, hasta la putrefacción o '"en-
mohecími.ento de la rajz''. Esta es proyec-
tada sentimentalmente (con auxilio de la imaaina- ·
•/ )h 1 1 b
cwn asta e ente ra1z, o la vivencia de la desnudez
la pi:dra en el jardín es proyectada hasta su
h?aldad merte, y todo ello hasta la náusea (la ·nau-
de Como se ve, toda una técnica o expe-
diente üterano, a base ele desconectados contenidos··
anímicamente vividos o imaginados.
motivos ( anímicos) seu-
clo-.Lilosohcos se articulan en Ia n::;n"f.''" "iva.,-,,..,;n

,.. 4. ... - · - - --') • .... ., ._ -'-..1.'\.,..J..(..\.- "i L e
según el s:i:íor .de \iVaehlens, la «expe-
centr:ai. de la de Así
sulgen exposiCIOnes, artwulos, conferenc1as, cu2·sillos
sobre el "existencialismo''.
. Este es el procedirniento para adulterar y mal
mterpretar las, tendencias o doctTinas más seriás oa-
sá.ndo por encima, sin enterarse, de la
problemática que ellas infieren.
Es corriente incurrir en confusión acerca del con-
cepto de ec-sistencia y de Dasein. Heidegger no em-
plea la palabra Dasein con la intención de expresar
la noción metafísica de realidad, en el vi-
24
, D ,
DE L\. A LA Düm"'sroN L\.LECTIC.\.
<tente en la filosofía, desde el sigto xvpi, de "obje-
' CGando afirnla que "la 'esencia' del Dasein yace
en su existencia" ( ec=-sistencia), qúiere significar úni-
camente que el hombre deviene esencial en virtud
de que él es el allí (el Da), o sea el ente para el
ctw.l clarea o despeja el ser. De sólo _el ser
del aHí (del estal" allí) entraña el caracter funda-
mental de la ec-sistencia, es decir, el acceder ec-stá-
tico en lo que, para este ente, es la verdad del ser.
La ec-sistencia aquí no tiene, ni por asmno, el sen-
tido tradicional de existe·ncia, concebida por Kant
como "realidad", en la acepción de objetividad, y por
Hegel como la idea de la absoluta subjetividad cons-
ciente de sí misma (o inmediatez .de la reflexión en
sí v en lo diverso) . · · ·•
En ·virtud de su Da (allí), o sea de su acceder a la
verdad del ser, el Dase·in se conoce. a sí mismo,. y
sobre esta base, conshtuye el conocimiento de las
cosas. No se trata, pues, como en la 'filosofía tradi-
cional, del conocimiento, que en tanto supuesta acti-
vidad de un ego aLstracto, del yo de los sistemas
idealistas, conoce al Dase-irL, sino qU:e. es éste el que
funda la posibilidad del Si, en la
emergencia del Dase·in, se "busca·' un '"verdadero
y a éste se lo entiende cmi.1o persona o
) -
como objeto, no se lo va a encontTar, porque tanto
le peno1.--:..aJ. como Jo objetivo, lejos de indicárnoslo,
obStTuyen el acceso a lo esencial de la ec-sistencia
como emerger histórico (en la temporalidad de su
salir fuera) en el ser.
También se nos dice que el "existencialismo" tiene
odgenes remotos y próximos; lo remoto sólo se re-
:?..5
_ __, ____ _:_ ______
monta al antecedente de Kierkegaard; lo próximo
arranca de la tipificación '/ standardización del dra-
ma kierkegaardiano por «'algunos profesores alema-
nes". V ale decir que el "existencialismo" sería un
hiatus breve v relativamente reciente en el desarrollo
milenario ele/ la filosofía occidental. Se deja de lado
así las motivaciones informuladas que están en la
base de la filosofía, desde sus orígenes hasta las
últin1as construcciones del idealismo
alemán.
Por otra parte, con lo de la inclusión del «proble-
ma de la existencia" en la filosofía, como subsun-
ción de Io paTticular en lo genérico, o, a la inversa,
la inclusión o en1·aizamiento de la filosofía en una
Tlrimaria motivación existencid, estamos frente a un
problema cuya importancia y dimensión las exposi-
ciones usuales ni siquiera banuntan. La indagación
de carácter esneculativo o doctrinario que es la filo-
sofía, encuent;·a su justificación, la encontTado
siempre, en forma explícita o virtual, en el hombre,
en cuanto éste es un ente que tiene accesión a la
existencia. Se puede docun;entar esta a.fin:r:ación,
eJ'emDlificándola aun en acnJellas conce'l:Jciones filo-
L
s·t.,f; ""':lS en qu.p es ,..;0''11'0'''' r-nn_
sistemitíca ,L;.
a rematar en estTucturas est:;.·ictamente objetivas. Así,
ya es sabido que, pan1 Platón, el hmnbre sólo es
esenciahnente hombre porque es capaz de filosofar,
es decir, que él adviene a su humanidad en tanto
le es encontrarse a sí mismo en la reflexión
· filosóf'ica. De aquí que la filosofía sea para el hom-
bre una 1T1anera ele existir. la más alta v lúcida en
, r '
la que encyentran expresión y justHicacÚSn todos sus
intereses fundamentales, los específicamente atinen-
tes a su esencia humana. Y cuando A.ristóteles des-
arrolla, en la etapa inicial de la iYI etafísica, el con-
cepto de filosofía, afincándose en la idea de la phi-
losoph-ia prima, como amor al más profundo conoci-
miento, está lejos de proponerse suministrar una de-
terminación relativa al contenido del objeto de la
filosofía, con el fin de contribuir a su definición
conceptual, que él .esclarece tal concepto Ine-
diante el mono en que e1 hombre ejercita ese cono-
cimiento, vale decir, en tanto que filosóficamente
existe y está presente en la filosofía. Acerca de la
peculiar Stún-mung que lleva al hombre a filosofar,·
I-Ieidegger nos ha dicho más recientemente: «Ya los
pensadores griegos, Platón y Aristóteles, han llamado
la atención que la filosofía y el filosofal' pertenecen
a la din1ensión del hombre, a lo que nosotTos lla-
l 1 f • ""
mamos e_ temp_e anmnco. -
Aristóteles nos aboca a la naturaleza teorética de
la sabidul'Ía apelando a la historia· de su orige1,
historia que, para él, no es cronología, cúr:aulo de
ncticias de la sucesión confin gente las esüuch:.ras
e
1 l'•l f' ' ,. ' J 1 1 d 1
que nLoso_la nos on:ece a tnt ves a e etecuEso ;:;_
¡.· . l t .._. . 1 . ' "! l
. .v;:mpo, s1no e eSLlE10l1lO, n1osü·ac1on, oe que a
filosofía tiene necesariamente su hogar, su -brote
germinal, en la esencia del hombre, esencia amasa-
4
v'Vas ist da,v-die Philosophie?, :37. Tiibingen, l95G.
27
CAHLOS ,\STH.\D.·\
da con la suslaucia misrna de su existencia; el afán
humano por el n1ás profundo conocimiento .i1o es
más que la nostalgia de ese hogar. Por algo elijo
• 1 . ] . . . / '"J f 'l f
1
0/ova'"IS, con e:lCllYHl8:ClOn certera, que .a _l oso_m
es, propiamente hablando, uostalgia del terruño
(Heimtl.:eh), la tendencia a estar, ·Í)Or doquier, en
su hogar·'.
1-\nte estos incisivos antecedentes clásicos. es evi-
que se quedan. los que, de
explicar la filosofía existencial desde el punto de
vista ortodoxo, y, sobre todo, de neutralizar su filo
secular, hacen ren'lontar el "existencialismo" (no la
motivación existencial del pensar filosófico, lo que
es distinto) a Tomás ele Aquino, haciendo de éste,
merced a la equivocada identificación de existentia
y ec-sistencia, un Adán "existencialista", para lo cual
c>,];¡f'¡-"n t1 n11P rli,, • "-:pr" (n -:P::J Pni-P
----- --. ··--- .L---·---------- 'J."·• ---- ---- -·-- \-- ---- ··- ------
supremo, que no es lo mismo que el ser).
Ahora, si reparamos en u11a concepción tan racio-
nalista y sistemáti.-.;a con1o h! hegeliana, en la qt!e
la fuga hacia lo objetivo conceptual es tan pronun-
ciada, también podem.os cornprobar que la motiva-
ción existencial cobra voz como una posibilidad,
siempre latente, teniendo de ella, el propio Hegel,
plena conciencia, no obstante su radical tToquelaciÓr1
de la filosofía con1o ciencia.
En el Prefacio de la Phiinonwnologie des Ge·istes
( III -3), al hablarnos de la vida de la verdad, del
impulso especulativo que lleva hacia ella, escribe:
"Lo verdadero es una orgía báquica, en la cual no
hay miembro que no esté ebrio, y por cuanto esta
:?.8
DE L'- .\.:-<AL.iTIC.-\ 0:-;TOLÓGlCA .-\. LA Dr:c-IENSIÓN DrALÉCTIC.-\
· oraía disuelve todo n1omento que tiende a segre-
ella es asimismo, a un tiempo, simple y lúcida
Y en una de sus cartas dice: "Conozco
"''Je descender a oscuras regiones, en las que nada
ofrece fijo, consistente y seguro, donde por
doquiera brillan relámpagos que con su repentino
ful;Yor nos encandilan ... , donde la senda que tran-
'='
sibmos se interrumpe y desemboca en lo indeter-
minado ... y nosotros· somos arrancaflos de nuestra
forn1a." . . · ·
Vemos, pues, gue aun en un pensamiento como el
de Hegel, que deliberadamente salta por encima de
la estructuTa existencial del sujeto concreto (cuyo
ser queda absorbido en el sujeto absoluto o verdad
de la sustancia), el momento inabolible de la ec-sis-
tencia no es escamoteado, sino explícitamente reco-
--"' .. -, ... ,.; ..,-v ... ,.....,, . .;""{ .. .. 1 f"'f .. ,r. r.r•·J...,; 1""\'t"'\
l..lU'-.l. ...... <.\,j, ....,_...:; L(...l.. ..l...t.J...._, L-l. Y • t...t Lt. .... .- '-. .. "-"-'- \.....1:...1.
la raíz de todo auténtico pensmniento filosófico, es la
que se desconoce o uo se quiere ver, . debido a

.. ,. 1,... cl·l·os'"'c.c,., es
1
o. n ..
1
---
üL \._;.l CC:'Li'--'.J.a. '-:l. UC u l. Vl.l.cL 1.· <:Ü l.l.\.G .l "': UC 1..1a.
cristalizado en sistemas racionales, lo formulado con-
ceptualmente, con prescindencia de lo especulativo,
de lo cual la filosofía sistemática, decantada en
estructuras racionalmente objetivas, es sólo Temate
y formulación. No se -percatan de que hay un pensar
má:) prin1ario que el meramente sisternático con-
ceptual.
Toda filosofía -digna de este nmnbre-, antes de
encontrár expresión en sistemas, en la instancia ra-
cional del ¡;ensarniento di.scu.rsivo, alienta en el
espirit11 ele ;ma época. o de una generación. o ele
CARLOS A.':íT[\ADA
tüi hchnbre, como primario ii11pulso ontológico, como
pensar especu.iati.vo aun no formulado; la sistemá-
tica no es nada n1ás que una fonna o manifestación
especial y parcial de aquella tendencia primaria-
mente filosófica, que es índice din:Ímico, fluencia
del hontanar. Grave verro es. pues, tomar lo externo,
la sucesión cont1ngeÍlte ele foi·nms sistemáticas, por
el contenido, la esencia de la filosofía niísma.
Aferrándose a él, y erigiéndolo en criterio para
valorar las concepciones filosóficas, habría que ra-
diar toda. la filosofía presocrútica, aquella filosofía
rn1o 1\.¡··.a.f-..-r 01"\o ll ,,.; D ., Pl \f•Q ele la
.J\,_<.Lt.\....>....L" ú. '--1\... V .L l.. al1 .. v, Sll ......... ... .. e
"/ / . , ] ' " l . l 1
eDoca trcunca cte .os P"negos . es e ec1r, toe as as
Á o o '
manifestaciones especulativas anteriores a la flora-
ción de los sistemas clásicos del helenismo (Platón
y Aristóteles); taml?ién habda que dej<:u fuera del
-'' -1 1 .-. .C..! 1 ., ,,._. (_:; ,..., ,.... 1 ,, --..-.. { ·:-·i-..; r":'l "'1 1 ·f-Í 1 P
Ll.l<..tJ.;.....U U0 Ci.. J.t.:..L. .J... •.L..l....l.<J.._ ..... -...............,. ..-, :;_ :.:... __ .-
Ill.ana de los siglos XIII y XIY (el pensamiento rena-
centista alemán). con fie:uias cmno las de i'víeister
1 l._J
T-i',.-,
1
l,-l- ·+ '(J.- 1'" "" • · T" ""' 1- U. o'. o ro" ;1 "'[' ,-.; ., q·11P
..... ..l.CL.j_'-; ..l. ,X jct.\..,;.1..../LI\_.) .JI-.' .t..l..t..J....l.v, .._.._ ... .J..'-""'-"..._ •._....._{...._ ._ ._..
es el antecedente de las construcciones sistemáticas
ele la edad moderna.
· Pero es el caso que precisamente Hegel -el filó-
sofo del sistema, por antonomasia- considera a estos
pensadores mistiC<)S dentro de la filosofía, y al estu-
diar (en sus \'
7
0·I'lesun.aen üher die Geschichte cleT
' ,..,
P hilosop!'de) a Bohme: le hace justicia, subrayando
que "llamarle espíritu turbulento" no es decir nada
80ntxa él, va que lo mismo se podría decir de cual-
quier otro 'filósofo.
La tzl'rbulencin de los pensadores
:.3()
cr;-iticos y de los místicos especulativos ale1nanes sólo
,. , 1 f1 . • l . 1 ' . -, 1 r '} "' ,
, cte11c:ca e!. ... tlll oorooral1[e ae a, .t1 osor1a de su ma-
nantial. Y esto nos dice que el hombre, en tanto
filos?fa, es r2.igalmente _inm_ediatez existencial, que
mechante el pensar accede al ser, .Y con la cual esta--
ría clüectamente vinculadl) un temple anínlico stú
generis, el que entraña impulso y dirección. . . en
pos
1
de una fo.rn:a que Je permita tOinar posesión
y p1eno conocnn1ento de aquella instancia existen-
cial y de su sentido.
.,,
,.)J.
L!-\ PROBLEl\1A TIC_-\ I N I C L ~ L
CAPITULO I
LA CO;\;JPREI,4SION CIRGULAH DE
LA IDEA DE SER
A de cuatro déc:J.c!as de la publicación ele
.::ie1n und Ze'it) cabe comprol-:>ar que el problema
planteado, y elucidado parciabnente por Heidegger
en su obra fundarnental, constituye aún el centro
de gn:. vitación especulativa de h1. filosofía contem-
noráne8 Fsi·:::t in0ln,;v·:o en '"''"'f'!l"·,· clir"cciop.,::.s L-¡qe .L.. - . .... • ...... .., ........................ ,_.. ._,.J.. ' .._, ....... (.Á,.'-:1 _.- e .... .... ..... .,__ '
afincadas en la problem.S.tica tTadicionaJ, con más
desconcierto e incon:cprensión han reaccionado ant:'
la incisiva temá.t.ica heideGgeriana. está. mostTando,
·'
por la crisis a que se ha viSto abocada, por la in1-
passe a que han llegado sus desanollos, su depen-
dencia de aqué.lla. Por obra de la postura ontológico-
existencial ele Fie:idegger, se debaten en situación
precaria y sin ninguna posibilidad de prospecciÓrJ,
tendencia::-; hasta ayer influyentes algunas, y en. rela-
tivo auge otras, corno la hlosofía de la vida, la feno-
...
-
ipmml!lS!A!ifM!Hj filM ..
,
1

el:=- lo:-: v·:1lores v todos los
]_}oP''lü'OCf1:J_ l ;:, _•, - ,, .
·· •..• J. .t. -:::::- " .., ., • , -- , .. •
:; el' Pl SlO"t() .. V '-iLb.::: J-..n:.t.t.LV..J(.. ...J...I....o,....... ...
J.le':..)S , .._}L:.J. .__ ..................... __.. J.. - . b .. - - k · -
- , 1, 'J 'YCJ;)l"J''' rl n l• p el nresentc: neo- -·antJ5li10,
St:, l·l .JJ.t _ ....... r··. 1- _..
,-,o;·,-hpcr,"1i<lJJiSIYlC'. Y , , .
esta última, m:Í0 q'--le apotoget1ca
y dependiente de lo . , ·, . ,
1
? ..
-· " 1 _ .·.l. ,l -l"'S ...'"') O'" Sc1.1 Hnd .. no
b:Il o·lllcl..r ... la e . t._ ·---·- L.t..:.J.\. l.__ v V·· _ _
. '1.

1."
1
01
·'!•li"_(J'
1
··1fía ex+raorclinarian1ente abun-
_} 1 J.C.:.. _. ... '_...,._L ... ---- ...
rl""" 1--,., s·'l"'Clt8dO 'sino nor e_l influjo -percep-
Ld ..... L'......· '--.lLlv ..t.u:;... - -J .,._ ' 1: 1 • 1
t
ilJle • ,, rr:rvés de la resistencia polem1ca ce una
'- a.'-'· ' CL '- • 1 1 . . ' , . ; ('1 e a S
criür.::a casi siernpre m1pen11ea) e-,_ ::;1:,s l.L- el
Pstán e:erciendo en una an1plia y d .
- ·' · t • 1 E
1
.,to
11
ci/
11
J. ·1 ello I1oeten1o:::,
1
::;eDsarnren C) <.lC(lJa . :JI "' . ··- '- • ' _ .·, ... .
7
1 · · , l -· t"' , o ;¡ "' · e ' n u 1' e
dedi-que, en sentieto neganvo, et e e:-:. lü ··V·
Zcii es sinónimo de la historia de una mcompren-
, · 1 "t

c··l'-" Fna etapa 'l)roduc-
síl)n, precursora, no o )S ::c. L ' .• '", :. ' ..... -
1 1
.1 __
-
1
¡· l 1 .. ·. j-,l·>"'()f1 "Cl el C1c·' , 1 ne
Pn a :aena ce. -"'--d -'----, · __ ..,., ---
L > L.. . -1 1. • , . . ) . 1 n ·•·!-., • .-,. ,-,
rándose de los "isn1os . que iO L.tHHL<Ltl y J.'-'
-e· li·Hn·ldo .
1
e
1
·ercitarse de una rnanera Inas_ rach-
-- ,') ._, . "" e 1 1 1 1 SUS
c:
1
1 v primaria, TJ;J_ra ser digno ete a granneza cu::
"' ..... ·-
o;_·\•J:enes
\,.j L (._.
., 1 r·' ,.. I:.T idecrcrer
v,--·tT"' 1.)s intérpretes eLe .1a nlosona Cle :-.1e -·.::-a '
JL....t.L.l .- .._. .i\.._.. , , .
algunos, 1:n&s dispuestos a _su .:ntlca __ ,
co1
11
Drenderla y· IJensarla ·ven:tcalDlenu::; en •
· . .
1
, , t·, ....

.l·., -, :. -. ,.·-·oJll·lclc por ,<:H n.tu..:Hv u.c•'
e 1e1aa, .LlalJ e0c ---" •, · r .
en el alcance y carácter que _
·idea de ser en gerteraZ, aclarada _Y
obtenida mediante la elaboración estncta de 1a com-
,)I'-'ns·i/·¡1· dr.:>] ser que es propia del Das.f:"in (el estar
l c. J, "· ' ... • ,. -1 . · · '1 "· ., · 'lle O"i-
a}1Í). Cornu la CC)P']_)renslUU u:: ser soLo es L.sl J - '·
, • • ··1b ., 1·""'{ C.,: ::O -iD 1 •'1 •., j-- .. " .t... ,• (
n·u¡anan_,,_.lLc so -' l V H.- .Jc'Le C:.c lJ.Lt:JlJl e L8.Cl0l1
{-;;uaimente pr.imarüt del Duse'i·n al hilo la ide<l
clt: la existencia·. ( Existenz), resulta que la elucida-
ción del prob!ema ontoló,gic.:o veste mismo problema,
S" r'tlt-=-l·iro<:r.o.r·o .-:e- 1'1''[
01
'"' 11 0
D ---,_,li
1
'Cl'lr> 'i_,'l.l. ..._ l...t. · ..... _..._..._,_ .J ._. ,_,,_...._..,._. . ._).._...__..:" ._¡ --'- '-'" ,,_._...¡,_ \.....' . .J.. \.... l..t..V•
a saben1os que Ll lógica y las poslclon.::;s
'l ¿¡ . ., . -¡ • 'l , 1
q--:1".:l •:1 .. ·1 ... C 1l'lL""",-r·1·['-Ll)l· ...... ;-..
· . ..:\..r....:), u.C lGLl i l. .. t. .. J.. ... t.l,:)..__._, ..... C <:..:..
b.e,gemonía Cle ésta y reglas, sobre el total proceso
clef pensar filosófico, condenan, como una encrucija-
da vitanda para la discursividad del pensamiento, el
vU'iosus. Pero desde el momento eme la ana-
.J.
lítica existencial opera la diferenciación y disyun-
ción fundmTJ.ental e-ntre existencia y realidad, la
tración de la idea de ernerg-iendo de b com-
prensión del ser, no sólo no puede e·v-itar el círculo,
sino que ella, como lo subTa,;a Heidegger, es única-
• ./ \ ...... \_.J
rnente posible dentTo de1 movimiento circnh.r, pnr
cuanto el Círculo mismo pertenece esencialmente a
la com.prensión existencia[ caracterizándola de modo
bien acentuado. La cornprensión, o el comprender
(
1
/ e-rstehen, l
1
_ es un existenciaL vale clecü· aue está va
\ ' 1 .J.. .,/
signada poT su intrÍllSeC<?t pertenench al ser del
Dasein. Cuando el Dase·ín bosqueja su ser sobre
posibilidades, lo hace ya como comprensión. El cles-
an-ollo de la cornnrensión es su. explicitación: en este
explicitarse, la ""comprensión, s;-"
apropia lo por ella comprendido. En el explicitaJse,
que le es propio, la comprensión no llega a ser algo
distinto ·de sí n1isma, sino lo que es por sí misn'1a.
"T.'l . ., J'O ""''l., ·'-''l'1'' el"' "0-!'u"Cl·l-·-tr·.c·r-."·o -L ---- - ...:._,_(.:... lJ ... J.. ..._,..., LV l L.L .. '-' \... ·-..l. .. L \_., .LL .V
lo corn}_Jrendido. sino la elaboración ele las posibili--
_ ...-----·---·--·· --·-- ·:-".. ... m....,.,.,..mmrm.,..w.....,,. __
dacles bosqtJejadas en r:l cornrwencler.",
1
La com-
prensión, por_ ser la inferencia del alh (Da) del
estar, o sea del Daseú1 como estar-presente, con-
--1· al u" rl '"' 1_ ,c"•·l··l'" L n> 11 n rl n 1=' StP rorl () es
•-.: C.LJ. .. · .L l. \..l \..Lvt. .t. ..._,J.....L ..._, .... ... -- '- •• ---
UJlCl_ pre-estructnn1. De modo que ".en toda .com-


es la .
Cla, y a la mversa . Ahora b1en, Sl la exphcltc1Clon
se tiene que .movel" en lo comprendido y nutrirse
de ello, entonces los resultados ele la mismc1, al actua-
lizaTse, tienen que moverse en círculo, máxime
cuando la ya supuesta comprensión también se mue-
.............. .,-. ol nr,..,,,....,_.-v;,"l'lÍt.:-,r)t{" ''Ol-n/n1 clol hrq11}tre \i ClPl
ve C1·1. \....t. \...v.L.t.\J'-'..t...l.l...L.L\....·.L. ....... v .._. ..... ..'--' ............................ ..._ __..... ·-' -
DllJndo. llO siendo este último rnás que una articu-
lación o elemento de la unitaria del
De donde, desde este
obligado punto de partida, y si se l1a ele ton1aT la
nnn;rwr::.n.;::i/y¡, (•nn>rl ln r¡¡¡p /-.<:1::.} no.aln1erlte es. no cabe
........ - -·· r- -- - . -· - - - . ·- . J. "
considerar el cÍTculo en que el.la se nTueve como un
"círculo vicioso" o tnrta]· de evitarlo, por estiJnar
eme él es una imoerfección o deficiencia en el cono-
é'"irniento así "Lo decisivo no es salir del
círculo sino entrar en él de nlclnera adecuada.
Este circulo de la comprensión no es un círculo en
el que se mueve una especie ele cono-
cimiento, sino que él es la expresión de la pre-estruc-
tura existencial del Dase,in mismo."
3
Por tanto, en
el círculo se oculta la posibilidad positiva de un
modo r..'1ás primario de conocer, la que sólo puede
ser asida aÜténticamente eii la medida en que la
1 Sein und Ze-it, pág. 148, ecL cit.
2 Op. cit., pág. 152.
3 Op. cit., pág. 153.
·e:-:plicitac:ión comprenda que su primera y última
' .· l 1 . • ·' l 1 .
1
!-".
h:crca es ta ce .. terna cienti .. lCO,
partiendo la cosa misrna, es decir de la situación
concreta configtuacla por ésta. De lo dicho resulta
... é 1 .. 1 ...... 1. , " ... _., -- .- "' ... ,. ,., 1 ll'" rl S'
lilu-:- .:J(J.L\..J CJ. t.::'l.llc \f.LLc:, \....t.JLU.i..) iJ.I_.tlJ, e
por su ser n1isnJ.o, püsee una estrnctura onto-
circular. Si se tiende a evitar la caracteriza-
ciÓn ontológica del Dase·in mediante el fenómeno
Cte.l es eiJ tl c¡1Je éste pertenece Oilto-
lógicamente a u.n modo de- ser protio de la cosa
l
''''T"''l"l.'ll q''P ec·t·j al•1' (\ln,rf?no·¡,.-/o,n.?e'it\ ;\q'll
1
el ...__..."'--\._.· U.- ... '<-t.-.... 0 1,.¡,. -. r \...../, \.,_,t .. ·t..\..-VI¡.t (; /. l_._
círculo podrá ser vicioso y, conforme a las reglas

1
·-

'"'"·1·"··-,-l ..- e-" ·---1 dor•
LtC .1.a. LlJ.li.YCt.t....Lt(..t \,.,..V LO...l \..J 11. u.1 \...t.JillJ..LJ..'(J . .J.-
de validez; pero en el n10do de ser del
Dasein el círculo no nada de ·vicioso, puesto
61 ,,..·1 '-""' s-· rJr·e-"'s+-r-,Ic·t-Lli·a ex:l·s}enci·al-
.._1Lt'C \..,; V;)l...LL y e:... Vil. '· Ll. _t "C \.. l.. ·..:. '- ,
Pero ::1contece que la cxplicitación cotidiana del
7frr..•.o,;, .. , ·J 1 1.-ilr-.. "J-'t" r'I-11P rl·iTP(•r··i/,,, :1
• ___ . ._.,__., -•'-<- _________ ._.... --- ----------·--·- -
'l ..] 1 1- • 1. t t"
ac¡Li.ellO que ue ElOClO 1nas unnecnato y urgen e 1ene
,-.;::a ,,,.o,-···· l"cl ,. e·'• o 1 1-,,l, 'L' rl" ncnlt·l el Se"''. q
l.j_'-A-'C .f:.1.' .. ..._ ..1. .... V1,.. .J. .... ...__.J.,__._,J, ,__.. "-"- l- .J... u._¡_,_,._.._ _._
., '1 D ' l . . l l D .
el'" aqne . . e aqrn qne e ser prunano e e asen1
sólo pu.ede quedar despejado n1erced a un movi-
miento opuesto a la tendencia explicitadora Óntica
y ontológi.camente decadente. Vale 'decir que al ser
del Dase'in tiene que conquistarlo, recuperarlo, la
interpretación ontológica, su propia tenden-
cü a la ocultación. Es por esto que, para las preten-
1
•l
1
• d d ., l l' 't .
1
siones y a tranqu11.a oov1e a_ c1e a exp 1cr acron
cotidiana, el análisis existencial, enderezado a tal
conquista, ohece el carácter de lJ.na vio-
lenta en el dominio de la pacífica tTiviahdad. :Mas
la ontología del Dasei·n se por esta ca-
:39
ra:::terístic:a -la \iiolenc:ia-, la que, desde luego, es
P
'."l'''' el, r·,r·L" 1:'0I" f"-l')l1t0 la C01l1-
.tv..Jl.ct L\...... \..1.....1\....C.L l.L \...L_l:J.l\.... C.l\.....t. ' ( . ..1 "-''-'-'-· ·
prens10n que se desarrolla en ést:=: posee la estruc-
tura del bosquejo, ;-:, con ella, la fuerza de pr?yec-
ción ínsita en éste. Precisamente, la tarea ele la
interpretación no es otra que bosquejar
b -
:.:1 1m ente, va dado,, sobre el ser que le es propio,
a fin de conceptualizarlo en lo que ataüe a su -estruc-
tura. Esto supone que "la interpretación se atiene
a un índice que señala la dirección en que ha de
realizarse el bosquejo, para que a ella le sea dable
acertar con el ser. Y aunque sus bosquejos procedan
de la

cotidiana del buen sentido del
anónimo "uno" \del "todo el mu11do"), el Dase·ln
siempre ya se comprende de hecho en deternlinadas
posibilidades existenciales. ··ya sea expresamente
o no, ya en forma J.decuJ.cla o no, la existencia de
algún ·mocio es co-comprendida." ' Tal sucede por-
que toda comprensión óntica entraüa sus supuestos,
aunque éstos sólo sean concebidos de n1anera pre-
ontológica, es decir de 1naaera no tet)rética ni terná.-
tica. Asimismo cabe destacar que mediante el n10do
de ser del Dase·in está ya preparada y condicionada
toda expresa interrogación ontológica pot el ser del
Dese·in.- U nicarr1ente en lo que aporta la compren-
sión existentiva, esto es, de los contenidos del Da-
(

• .• 7 \ .1 . , 1 l' - ,
se·í·n. v' erstenen.) pueue e1 ana 1s1s ne
la existencialidad, o sea ele las estructuras de la
existencia, encontrar su base y aprehender lo que
determina a la auténtica existencia del Dasein. '"La
Op. cit.. púg. :312.
4u
·interpretación no querrá jamás hacerse
1
. • . l ,. 1 ·' 'l' 'l ]
ue t.cll acu) <. e ruerza so Jre pos1 111 1canes y
con\promisos exístentivos.''
5
• •
L; violencia del bosquejo en que se explicita la
comprensión tiende a pcner en libertad, sin disimulo
alauno. la consistencia fenomenal del Dase-in. La
anticipatoria, que como poder ser existen-
tivo y auténtico está en la base de la posibilidad
a que, desde el fondo de su éxisténcia,<· se siente
ll<:u11ado el Dasein, no es una posibilidad discrecio-
nal. Porque el estar-en-el-mundo no reconoce una
instancia más alta de su poder ser que la muerte, el
modo ontológico conforme al ct1al se comporta
el poder ser del Dase·i·n con relación a la nmerte, es
decir a su seüalada posibilidad, no es algo. ele que
la interpretación eche mano casualmente y al arbi-
trio. Entonces lu1y que reconocer que la· interpre-
tación ex.tscenc1al torna, al Hn de cuentas el hilo
" ,, '
conductor de una idea va supuesta ele la existencia,
pero n.o ni por un acto de fuerza.
el proceso del Ia cotidianidad
inauténtica se regla por el establecido' concepto de
existencia. Es merced a éste, y bajo la luz un tanto
velada_ de la supuesta idea de existencia, que pode-
,-"os q1'e

'"z"'e.;J .. d · · l 1·
c.t. · __ i, 1c i. .:. _t c.l .tJt .,J ·"· :. tecae o e ec 1na, y por
este r.nutivo hay que conquistar para él, contra su
tendenci;t ontológica a decaer, la autenticidad del
poder ser. Esta idea, ya supuesta, de existencia no
es una idea inventada, asida al azar v transformada
también disCTecionalmente en hilo de la
anulítica existencial, de la interpretación ontolócrica.
- b
Ü[l. cil., JJ2.
41
"·¡ : ....
1
; ..... ,.;,)" fr•rn:al ele la idea
1 .. • .. :-1 ll.t\ .J.· ..... cL.._;..v•-·" . ... 1 l
"x' nr) to e.-:>, L''n.'-_t· ··--· .---1 , . ., .. ,·r"''/)n Ce sr-:r,
. - . ..·. " 1' ·icric :J. po¡· Ja CULlll.H<. ....... .. . '
c1e \·a en ·-=-. _ . . . ,. 6 Est·:t cornprenswn
- . _ . "'l Dosen1 ltUSlnO .
1
.
,
1
n:=: vace en c. .. • .:"
- . - . de,rela aur•CflC \..ct<t.I.WL'- ·-- -:
del ser nos ': ' _ 1
1
.: '"'O" T)asein smnos siem-
1 enl'"' Lllle IJ.<lLU.au ••• ·- ]
(rica, que e ..... . : .· ··e· corno poner ser,
·=' t. . J.l"Jl10S \• clel ce. e. - ... ,
pn; noso ros n. ... t . l ·er este ente. Aunque :;llt
l
p al es Cll estlon Ctc s . .
lJo.ra e · · . , ,_ ... :. _ --.1 Dn.:;e·i·n .;;e com1)ren-
certeza é-l es, vienen
de con10 estar-en-e -Inuncro.. l clo ser los caracte-
·t· J.tes cuvo moco "" ·
a su encuen .\<.: o (los instnnnentos
riza conl.O utliZa J_ . . ...• V
. l' dos los conjuntos lUSO LUl 'C.. w ,_ 'r - _ · t· ·.
\t .. 0 , ·' . . .. l·' :C."l'-"l''"'l1.tf: lJOI es cU
. . . , .. ,.,, ctoqzan on (0.01!,1 L '' "' . -
entes que s.e caHL l 1 PPrO • lo hace notar
S(
1
)lo nJ.atenalmente a:u. - · :
1
... • -r· e
1
"'ct'a v· re-
. , l'r . r•1" er '·"' P'Y]S l L
l
- ··l:>(]'()Pf aunt1uelac1Iefe\.l,__.o.:l- ._ • l.
:-ieinebo...., ' l , .1 :.·tcl') 'c"-·l ttr1
' 1 · · - n·:t)er ·--al'' , '-·" -· .t
alidaA este eJo; ;_: .. ..

e inter1)rete la
ontológlCo, Y .. e.l ..)·_)· q)lo se considera
· re" no·1c es e .L ,, · -
existencia como <:t.·_;-.... :,,,.," ._ hi ·ino que siempre
cmno estando s . . e-v·olid"·:tción
' ,., <:Í l'D1<;n10 en una '"L LL
se na co1npJ.c.uu .. u., ....... ---; ..... ,.. .,.,,"" o::. Ha sea. Si no
,_. r nl.áaica, cualqLl1elct q•--"' e-, l·J.
mltrca ) · b. l D .
0
se·, 1-
1
.,,bna conceolo.O
. l 1 e 'I '>e'L'"l n - - ,_
hubiese $1C o asl, . ,.. '.". , ·"o y r•o hubiera
. _. · 1 spirituahnente etl U.ü mh . · · +-.
y viVlC o e . . . . -l rito v en el culto. La es La-
cuidado ele su e. , ... -'" o'Tl cosa que el
• 1, ·1 .- ·1o PX'IST'::'llCla 11<..1 e.> t.o - .. ,
blecw.a lC eu. c._ ·- . f. . .., . 1 rl·_, la com.prenswn
1
. . de 1.- ost,·,·•ctnnl _t)Iltla --'=·
1
c:1seno . .lGL '- ... .. l· nal no supone para este
ctel.rDaseL'n, en gene ... a ... , a c. . '· ...
' .··' · ·' Ll'lnto 'l lo eXlSleütlVO.
'lila obhgacion en e ... ._ . -· 'teiJ.'cr·v·q ··x'e"nte
'-. l . t . ·) que e\.1S cu " .
L
.. . . formal e e exlS enclc., - . . .
. a K ea- · _ ... ' "'' annque no eu
. . blio·a a mlda, entrana en Sl, pue:, /- . l· ,. 1
t:o o. '-l'"' . l ci"'rt·t "',tstancia ontologlC<ot, a Cl..cL,
fonna e es caca e a, oc -" .h • -
-l:'
lo mismo que b .idea de realidad, por el contrario
(' . . ' ' ... . , .,
acometa, presupone una 1ctea etc ser
en general en cuyo horizonte únicmxtentc puede te-
ner lugar la diferenciación de existenCia v realidad.
L
"' cr·r'tr"r·a olJ]·et·lr"rl,.., ., 1-- .. 'J1·.-,l-.- ,;oi·l -e· __;_,_"J1''I·al
'(..l.. .... '-' , l.(.. ...t.'- \...J Cl a .l.L\..C:i _t .. C:: LctL.l .L LC . C ,
sólo puede limitarse a seüalar ésta se ll.!.neve
en círculo, desde que la idea de e:dstencia v de ser
es supuesta, y conforme a ésta se interpretá el Da-
se·i·n para así obtener la idea ontológicamente acla-
rada de ser. La objeción es inoperante porque supo-
ner, aquí, no significa que con la idea ele existencia
se establezca un principio. a partir del cuaL y ele
acuerdo a las reglas formales de la ló2:ica ele la con-
u
secuencia, se deduzcan otros principios sobre el ser
del Dasei·n, sino que, en este caso, supo·neT posee
el carácter de un bosquejar que comprende, de modo
oue la intenJrelación oue desarrolla a esta com-
Á X t
prensión permite justamente expresarse a aquello
que se trata de interpretar. En general, el ente res-
pecto a su ser no puede expresarse de otra manera.
Por lo demás, aun suponiendo que tál crítica tuviese
f nrl-:11 "1 1 tn -" T1P0 > rlc.ctqr":"• r•no el
, ....
0
ll11 lJ. .. ___ .O • ........ '-l'-''- vl.
punto de vista desde el cual ella se ejercita como
asimismo "la objeción del círculo procede de un
rnodo de ser del Dasein".
7
,
En definitiva, lo que et buen sentido desea des-
cartar, evitando el eh-culo, para satisfacer la supre-
ma estrictez exigida por la investigación científica,
es nada menos, subraya Heidegger, que la estruc-
tura fundamental del ett.idaclo ( So1·ge), esta estruc-
tura que hace que el Dase-in, al estar constituido
7 Op. cit., pÚ!,(. 313.
43
C.\l'.r.OS :\STH.\ \).\.
pritJta.ci.<.:t.E1ente p·.Jr ella, se anticipe ya a sí. nüsrno.
El ente que es el Dasein ya siempre se ha bosque-
jado sobre cletenninaebs posibilidades de su existen-
. . 1. . . . 1-. '1 1 l
CL1, y en estos oosqueJUS <:::XlSterlclVDS e_ co- )OS-
quejado pre-ontl;lógicamer:.te algo así como existen-
cia v ser. "Lo característico del buen sentido consiste
en él pretende sólo te:ner experiencia del ente
'real'. oara desernb:.uaza1"se de una comt.wensión de
. I
ser. Desconoce que de ente sólo 'eEectivan1ente'
se puede tener experiencia si el ser ya ha sido com-
prendido, si bien no concebido."
3
· Por tanto, no sólo no \..lebe evitarse el círculo u
., 1 1 • 1 .
ocu1tarse10, s1no que, por e" contrano, para asegurar
la plena y HláS perspicua visiÓn sobre el ser cir-cular
Dasein, ha y que saltar prim.m:iamente y del todo
en aquél. En atención a este sinaular desideraturn,
o
e
'"l·o·rc:i,, '-"1 rlPl Dnso·in
• •':::! V L v.L .._.1 c..c.lcL-.l.u-J .. .. . . . v u'" , '- 1
nos dice, con rnagistral concisión: "No demasiado,
sino deTnasúulo poco 'se da por supuesto' para la
ontologL.t del Dt:-seir:, si se 'parte' de un yo acósrnico
(sin mundo), para luego procurarle un objeto y una
relación con éste, ontológicamente sin funclan1ento.
DeTn.as·iaclo corta es la ·mTrada, sí 'la vida' es erigida
en problema, y desp-ués también la muerte es cons·i-
cleTada ocas.Zo-ru:dTnente. Artific·iosa y dogrnátícmn.ente
es ta.llado el objeto ten1.6.tico, cuando se lo circuns-
cribe 'en prilner lugar' a un 'sujeto teorético', para
luego, ,.hacia el lado práctico' complementarlo con
una 'ética' añadida."
9
Evidentemente, en la base ele esta interpretación
s Op. dt.. púg. :315.
9 Op. cü .. pÚ:!S. :H5-:J lG.
·"···'- ,\ _,\ 1::\[E.:'{SION DL\LÉCTIC\ DE L\. .-\.:--: .\LlTIC.\ 'C. ' J)
ontológic::.t de la existencia del D . . :. . ,
. , , - a.seln esta una de-
u:,.llU · u. CC11CepC10ll 1- · . .
t
i ,r " • l , l r ;,· , VJ. U.l...<i UG Ú:t éX:lStcJ.1Cl8. autéiJ-
.Cd, un re ea ractrco del IJ· . · " 10
1 · asem hecho c·1
caoe neaar
0
co
1
_
1
fes""lo .e . .
1
· · ' · · ... ::1 ue no
b · cU .!.012:,8.( ''111 · J. •
eme concebir]()·-"' . .. · CL enLe, srno que hav
J. ···· · en Sll DOSHl\." · ,
1
- '
objeto ternático ele ; '"'· a partir del
F ·] ¡'1 - ct lll V estl o·acron E . "1
.. Loso:ca no

ia-

·'=' . • que a
"' .. ctS ne a;::q· S' ' • ,
tmnpoco otorgm·los J arat . ·'="· supuestos , pero
c.; o U1Lan1ente
11
-
Sr no hay una instancia m·'>s , l: ·l l
mundo que la mt: ·t · "' a ta e e estar-en-el-
1
- · IBI e, entonces no se el· .
m a e e esta posibihch.el . .
1
. , · . • l a, por enc1-
D
. - . - -e e el l. l . 1 l
asetn, ninauna ot"'l ) ,.
1
.
1
.d l _?OCel ser e e
. ... . o .te l os1 JI r a e . La . . . "' .
e:'GS cenc1al no puede . ro • • expenellCla
, ll - ' 1J01 .... ons1cru1en te a t d
r·_11as a á del esta_ r-_e.

::.] . ·.·
1
· o ··. ' cep ar na a
,_. - . . .... ·. . e .-n1une o. Enrre ot ., ,
Livas acotaciOnes V prec· .·. . b . 1as suges-
les de la teiJJ'l' -1- SlSl?nes 570 re puntos esencia-
" . " e e e·p-¡, un - z ·.
su B J"ief úbe1' den '"HL . . . . l e'Lt, a_ portadas en
, . , ·1s q " J
Dmuo, sin duch 'l Írl\ .. , .. :· · ' "' _ uc .1an. contri-
• e ' e- , clllCLa.r Í reCLF"lte , " . ,
tergiversaciones de su .. , . , s e msistentes
todo l . po::;rcion, provenientes sob.
. e e representantes del neo-..... . , . . . . re
adara .,. . · ... ··-'-. _, ··±'· . LOmlsino, He1deaaer
. . ) dceULlli:l UC ':Ull.lcU .. l .. t'·:tl·l·l"' 1' . «., 1 bb .
- . · .. etre· .t..nl· .,
estar-en-el-mundo' '
1
.
1
, ·. · . .. .:l. expres1on
I .. . .. ·, I 1unc o no SlQmflca . 1.
. utamenre, e] ente terreno <:1 d . .e . • ' pues, a
tamlJOco lo ". d· , · , . ll.el_ encra del celestial
.t In un ano a clJferen ·. el 1 ' . '
J.:,n aquella determh1ación. 'r"' e o,
::e:nerl1 L.,
1
.::, '··- _ ' _,_,u.ue u no significa . en
o LL ellu::; y tampoco nirl uún d . . . 'd .l ..
<::nte,. Sino la <:iJ.X:rt1.iia del ...... " 12 . e
al ser en es:·a 'lJ?e ·t -]· . .Gt uumore accede
. . • e ·I ura ·ce .. · ser, la que eomo tal es
10 o . . .
t p. 310.
Op. Cit., pa:::. 310
1
:] H•c·idc""'"' l)l ·'·· . ·
·-¡
1
·• llLtJIIS Le/¡¡·e l"i"l

aen .. l·Iunun1ismus'·', púg. u){l·.
der YV·I¡·' ,;J. ,, ..
• ''' 1 ,¡,'"'" ctnent l3rier
\' erlav;. .-\.. Fr·lncke '\C B ' .. ... er11,
'l . 1 1 ,.: .. . 1.
el ser mismo, es cu::c1r, as1 como 1a p1oyeccwn en
que la es_encia del hombre se ha eii 'el
cuidado'·'. Y Heidegger recalca prec1s1vamente que
·'el hombre no es iai1Jls er, primer lugar hombre más
acá Llel Hli..llJd;J COI:ll.C Ull 'stljeto', ya sea imaginado
cmno ·vo· o con1.o 'nosotros'. 0To es tampoco previa-
l . 1
mente sólo sujeto, e que siempre, por c1erto, al
mismo tiempu también se relaciona con objetos, de
manera que- su esencia yaciese en la relación sujeto-
objeto. ::Vlás bien, el es antes, en su esencia,
ec-sistente en la apertura del ser. cuyo clarear ante
todo despeja e1 'üÍtermedio' dentro del cual puede
'haber' ülla· ·relación' del su;eto con el objeto".
13
Ya
en Sdn und Zdt, Heidegg-er dejó dicho, sin lugar
a dudas, que "sólo mient1;1s el Dase-in es, vale c:ech:
la posibilidad óntica ele comprensión del ser, 'hay'
('se da') se1".
1
.•J q1.1e ún5camente hay
para el ente que se diferencia de todos los
entes porque sól•J él está dotado de com.prens10n
clel sel-, vale dcc.iT es ec-sistente. A este respecto,
Heidegaer precisará aún: "Esto significa que sólo
c_,b - . ] l , b .
rnientras acontece e1 e arear e el ser, so ·rev1ene ser
para el hombre. Pero que el allí (el Da), el clarear
como verdad clel propio ser, tenga lugar, es el des-
tino del ser nüsn1o."-
15
Esto nos viene a decir, en
coincidencia con una i.dea fundamental de Kant,
que, sin duda, el ser (en tanto. sobreviene para el
hombre) consiste en ser conoc1do, pero no en el
sentido ele que el Dasein, sea algo real, en la acep-
t3 Ibíd., púg. lO L
l'l Seh1 und Zeil. p;tg. 2.12. 1-!<.l. cit.
15 Bri<'j- ii/)I:T clcll '"HIIIIl(/11-ÍSIII-111;"'. JJ<l'.i; o:}.
J)E L\ :\);.\UTtcA 0NTOLÓGtc.\ A L.-\ Dnr.ENsro::-.- DtALÉCTIC\
de independiente de ese
clarear. despuntar clel conodmiento, que oara
é] 5ohrev1ene como verdad del ser. Al asentar
enunciado de Sein und Ze·it no quiere siani-
de rr::oclo, g,ue "el Dasei·n hon1bre,
ei. _de existentia, y pensado
ul . .-dein .....L1.._ •.1te como 1 eahdad del ea u coaito sea
.. l l l b b'

ente por e cua , ante todo, el ser fuera crea-
do , porgue el ser no es un producto del hombre,
De modo que en esta posición no ha y el menor
asmno de un inmanentisn1o de lo merai11ente rela-
tivo, que erigiría a la subjetividad del hombre sin-
e in:eit_erable en instancia cxeadora del objeto
cie.l couoc1m1ento, con1o enóneamente lo han afi.r-
alg:mos expositores y críticos de Ja filosofía
nelcle c;genana.
be..
F:·e:1t_: ele yue no hav ninguna
pos1 el el que st{pere La la
como pos1l)lhdad máxima y auténtica, se ob-
al.gunos lo han hecho, que esto es ex-
una comprobación que
c?nvl\..,ne el Dase1.n en concreto, y que hav
t1p?, de_ J?asem que no se aviene ni ajusta a tal
m1cial. De aqui se pasa a suponer que
t1po de pue¡::le interpretarse partien-
:tu c;L uoa concepcwn opuesta, porque a cada hom-
c .... , 1 {-" pe -1 l l 1 11 , . . d
e 12.r 1a e su propia
v1da la:s pruebas· confin11atorias de su fe. Y no sólo
estn, s1no que se llega a afürnax que otros entes con-
de de este tipo tienen
"' su ch:-:;pos1c10n posÜnlldades chferentes de aquellas
lri IJÚg.
C.\I\LOS AsTRADb.
· 1
1
·
1
1
1
'-tl. r"l ·;;\·er•cl· ·:1l A.c1uí ha V
que 1103 Il11Jf2S G8. ta ::11 •:. -' . ·'-·'·u- -' _' • . '• . :
que hacer notar que un Dc:scm que. se. 11Tt:erp1eta: ::t
' · · 1 · -x·
1
· -"''1Cl''l JClF·al de un
S] m1sn1o a parln e e una. e. · -,
(
1od-lo¡····t·L'']'¡ .1- .C"' n•H-"'rlo .::n1>rP la base de una u· .:J . LLC: l"-'; ,l:lu .. ._ . ._ ........ -- ·"' ...
· · 1 1 't ·t
1
· • t1·1 1·osr
1
o'hcl(ld que
cn;eUCla, Ce t!.ll an lf:. Cl. Ulal U e ! ., ._. l
supera la Hlllerte, que la .fnntud a
_, · 1··1 Dd "
1
· ... t ·1·"··11· ttll'l l¡J.st.JJl-
estructura Olltlca ce JuS(; 1 : · .:--' '-c.'-·· · ·· ,
e
;" --,.'
1
'" .
1
]+" ""I-. ,.,') tr•" c:Tl"Jl1lclo o en un n1as alla del
ill(. :::> C.. .• I...CL., \.,.. . ..l. U.l-L •
Pero afirmar como existentlv.a Y
existencialmente dada tal posibilidad es, o cmlfun-
dir lisa v llanamente una- estructura ideal, la
sur a e p)r un act:J de fe, con una estructura exiS-
tenti.va,. efec:hva o ·'rec:I', en el
en que podemos habLu de reaL tratan.dose
sein, que no es una qu.e
ahí (una V orlwnclenheit), o h1lscar esta a
.. ... ;,yJ-r_,,.firi/:'l•rlnl::t con una exigeuCla 1s1eal,
....... tl..'--L'•<...L,. ---------··- . ( ,. ,...
que ilusiv;:unente impulsa al hornbre a ir, en la
l
,.
1
.'t .•. ,...1,"'
5
.,

e insu,.,erable oos1b1-
.L l.. J (.L..i. Ll. '\...l\...... LL J.. .... L ........ (._, __ .... _t' .t
lich:.d,. crevetH1o trascender así su finitud, cmno to-
talidad có'nclusa de d1Jración. . ,
., . , . , ·n. , ·.. , •
1
t
1
' ,;l"'S
1
.1·dose 'l s1
En su ser CJ.rCUlar, e1 utlS6U1, cl.l ... "'
· misnio en virtud ele la estn.1ctura constih.ltiva ,de la
So-rae, va, ·con la decisividacl de su más autentico
ser, al encuen tJO de s1J de
sable oosil1ilichd, panl desde esta exrstlr. En esta
sitnaci6n clel Dase;i.n, ·nada contingente puesto·
tiaduce la autenticidad· de ·la decisión anticipa tona
de su poder ser, no hay, para Ll interpretación ,onto-
ni u.n mús rü un más allá. El Circulo

.dinárnica misx:ltt .de
tlTll)ehcb pur b del ::;ei, mslta en ·
DE LA 0:-;ToLoc.tc:.\ A L.\. Dc:o.m:-.rsioN DIALÉCTICA
vale decir que el círculo es toda la estructura exis-
t
o •,-.1 si,- 1
1
...J "l · • J
.. 1 q Lte hccu .... a.J. u8 algo extra-CliCU .ar
o :intra-circular, como lo haríamos-· tratándose de
cosas. El círculo apunta en t.ma dimensión ontoló-
gica fundamentaL de él ernercre la interrocración
'1 1 1111 o b
esencm por m verctaa ctel ser. Para adaTar esta es-
tn.:ctura constitutiva y primaria, Heideaaer nos dirá:
"T • . • 1 l • J 1 h bb
La proposrcwn: a esenc1a ne_ ombre radica en el
estar-en-el-mundo, no encierra ninauna ·. deCisión
acerca de si el hombre es, en sentido;:, teológico-me-
tafísico, un ser de un más acá o si es un ser· de'·un
más allá".
17
Este enunciado no es decisorio en tal respecto
porque la pregunta por la verdad del
ser mterroga de una.}--r:anera más primaria y radical
que lo que la metahs1ca puede interrogar en. vista
a su objete específico, el ente suprasensible.
La anticipatoria del Dase·in, con relación
a su poder ser, tiene esenciales consecuencias para
el nroh1Pn!Cl rl,::. ICl VJ:)1•rlacl v· .. 1
1
·- ...., ......... .4 .......... ._ .. l._..&....., c.. ., v..t. '-1..1:.: J"f ... .... s ....... ..,., rt
1 .._, • ' • • L <-• Lr V J.Glo.)
ae las la predommante cmnprenswn del ser,
en la esfera de la tTivialidad, concebía al ser en el
?e la que materialn"lente está ahí
(y urhande·nheit). Ella traduce el estado decadente
Dasein, que así se nos presenta en su irlautenti-
con queda para nosotros velado · el
1.enomeno pnmano de la verdad. Pero el análisis
de la decisión anticipator:la nos conduce al funda-
-Hl
. , .. ei·dacl existentiva (como mo-
mento de la prin1ana v ,
do descubridor del uasetn) ·
l l
e1 ser en tanto ha v
'
1
hoi·a bien. si só o se e a . .
.._.,_ e . l . . S' ser 1)'11 a
·-l· -1 " Pl) tér:mJJJilS (al1tlal10S. ' ' . e
veiL c1Ll. u, . • • 1 ;:, •tQllCP<;
1 ho·:n\lre es lo mismo que ser conoclc o, .. L., .. -·-
- .l .. .. . , ¡ ro ,. rl ] ])ose'Ín V del Ser en ge-
la com1Jrcnswn ele, ,)e... · -- · - - l .
· .t •· ... 1-
1
·lsecr·Iraca '
1
JOI
.. l tiene clue sernas aarannza.c., ' ' .. ol... . ' . .
neJa o, . r_ ás on<nnan.a v
HO't'rlqrl V autentica. ,a Dl<.. ·'=' 1·. ,"
id. \' \..•L • J" .k- " • • • • IC>l' l 1• 1 to QCJ'li:l
bá<'ica verdad exJ.stenclal, a que th,.,,tct al m_, .. '} 1
es la o ]a e eve acwn e e
sentido del ser del cmdaclo . .
- · • 1 l .. ..... rl ·"' «or C'Ue }e eS 1)r01)10.
VlrTUCl (e Uil H.tOC \J '-•C. v\.. . .... • 1 l.. .
· . . ' . 1' · v· 1 Dase¿n es un ente
..... ,,...,
0
rl 1,-,3 c1on onto_ogica su· a, e. . . l el
u L>.l )cl'-'-"·-·'":'"1· . ·el· l """s De 'donde el ser verc a ero
q
.l1e e.s·cu JI e ve1 ac e.· .. f el
· 1 ·. "T 1.111 amen-
es un modo ontológico de Dasetn. ,__,os . . . , .
tos existeiiciales . del.
.. L .. , ... , ·1·,--,r:Jf" o1 'hl<1.S TIT1.1Tlar10 feTIOlJl .. l10 (e
J.ll.L'CUL.l.U..t . ..t U..L.1.t...V \..'--'"- .. '-" --- .1.. 1 l .. l. S
19 Primariamente verdadero. e ecn _ce -
·s el.Drrcooi·¡·•o v 110r lo tanto el descubrir es
cuonc u.t e . Jcv•J"-'"' "' ; .t' 1 . lt

ontoló2;ica del estar,-ecll.1-e. -Inunt .)
--- ..... 1 o .... -,. · • ser ver-
de 1 Dase·i·n. En sentido o "'tn de
l l .
. - .·¡:·ca "'st·:¡I· .. c_tescuoterLu. ;,.tcauv O.uJv
e" r ero SlDl1l.Ll e c. c. . • 1 .
d b.b· · .. Lo todos los entes intrarmm.c anos
este escu nm1enL . . -. _ d ·
· . 1· · .. el IJasnn mecLLante 1-
con los que se re. ac10na
verso:,; com.portarnientos. . o
S
--·· ''"''···cl . .,,lo,.,., e:.1 sentido pnmano. supone ya
.:;J.. ., el 1 :-1 • la
1 ' L .. .J .,1 Da'le·•-
1
-, tina aptitud .tescuonc m a.
" "' paree uc t. • " " · . ·1 1 ·
. __.e ·, 1 . . ·11e ont·Jlócri.camente sobre . a Jase
c¡ue so o e;) posl J .l ·'=' . . de este .L
1
'ac-
d
-'=-1 e"',t->r-en-el-munc1o. En la estruchna
'C·• •
lll Sein 1111d Zeit, pá:,!:. :1Lfl. cit·,
tll Üp. cil'..
tu:Jn. yace el fundamento del fenómeno originario de
.. la verdad.
A. ]a constitución ontológica del Dasei·n pertene-
ce esencialr:nente en general la aptitud de inferir, de
develar, la que abarca la totalidad de la estructura
J 1 / . ll '. ot , 't• t í
onco og1ca que 11ega a ser expncr acta mee mn e e1
fenómeno del cuidado. Es merced a su capacidad
de inferencia que el Dasein puede alcanzar la ver-
dad como el fenómeno más primario. También el
Dasein, por obra de su capacidad ele inferencia o
develación, se infiere y devela a sí mismo en su
más peculiar poder ser. De aquí que la auténtica
capacidad de inferir muestre precisamente el fenó-
meno de la verdad más primaria en el modo de
la autenticidad o propiedad del Dase·in. "La más
prin1aTia y asimismo la más auténtic;a C<Jpacidad de
.. ül.ferencia, · en la que el como posibilidad
l ( . ""l - .... - - •• •
· pueoe ser, es Ja ceu.Uu.i ele la extsten-
C'ia"
20
. En tanto el Daseí·n, como instancia ya inferida
v a la vez descubridora es esencialmente -aptitud de
: e .. 1 .. " · .., . .., · ....
lilJ.enr, eJ. es tarn Jlen eseucta.mlente verclactero .
De aquÍ se sigue aue el Dase·ín «está en la ver-
dad", expTesión 'é1ue ;ignifica c¡ue a. su constitución
ontológica pertenece la inferencia o deveiación de
/ l' •'o' T."c. 1'•
q1 <::Pr 111<:1<: pe""'' l'F O O iilE'Tlt"' 'l CtiDTlr-
u ._. .....,. - l.. .1. ..1 f C .AL l.-· ..... • · ,_ L• , . , .. _, '<. . _........_
l
.. y_"·ue '<)llJ' I'U'Jl l'l '"Pf''
1
TlCl el"' 1_1.c·=-·•·:=·rJc·tq r)r·onlo·l JlL ..- ........... ::, ..,. ,:") , _, . <. u.._ .. _.,.(_ .L .Á. 1.... L.._.._... • • c.._ _t 1- 1.
del Dase·in nos e;s dable l1egar a la ü1stancia más
originaria de la verdad.
e:
!\Jas también pertenece a la constitnci0n ontoló-
<...,)'ica del Dase·in el decae!: o c1eclinaJ.·, merced a lo
l.
1 ] J 1 ·¡ J ''
CUfL, ante tono y as rna:-; ue .as vecés, el se encuentra
!O Op ,.¡¡_ ]JÚ\;. '2:?.1.
.'SL
CAHLOS AsTRAD.\
perdido el"l su n1u.n-do. La comprensión del Dasein,
como bosquejo sobre posibilülades ontológicas, se
ha desplazado en dirección a lo inP.uténtico, permi-
tiendo que se im.ponga el aüÓTJ.imo ·un.o (das Nian),
el "todo el mundo" ele h internretación que acuña
l. -
la publicidad triviaL Porque el Dasein, en este caso,
se presenta esencialmente como decadente, él, con-
forme a esta su constitución ontológica, no puede
«estar en la verdad", sino "en la no verdad". De mo-
do que "el pleno sentido existencial-ontológico de
la proposición «el Dasein está en la verdad» enuncia
a un tieinpo, -de n1anera igu<:1.lmente o:riginaria, «el
Dasein está eü le no ver da eh··
21
Esto nos dice que el
ser de la verdad se encuentra en conexión prin1.aria
('011. el Dasein. Si podernos cmnp1·ender algo así co-
mo ser, vale deciT si es posible la cmnprensión del
, · 1 n · t' t' ·J
ser, es solaineuu:: p0rc¡-c::.c: 2. _ !_?SPtn es .a cons 1tu1 o
por la aptitud de inJerir, o sea, ele con1.prender. "Se
.Ja se.r -no er·+e- so'lv·· =-.-·· 1v:-v ve··.Jad v 6c;;ta es·· < 1 _ 1<.. e u -'--""; 1 u .. _ . J. .
So
"lo er·· 1··1·-· • ,. Ps D-r'e,;·J1 Sei· ,. verchd
/ ---'- .-'tu v . Y o·· ..
«son» igualmente originarios."
22
jl
O p. cit.. púg.

. .., ...
01_1 1_·lL .. pú•r.
::::::.o .
CAPITULO II
EL SER y LA iVIETAFISICA
Heidegaer .en su · d 1
physik?, trabajo :VVas ·ist lvleta-
cepción de la metaf' . gos de su con-
i:;:lt-::;::;_·cgaci6n 1:--Jor e] problema de la
l
'-- Cl1LC UVl tJ. ---- '·- --- • • 1 ·1
IlaC a. ' .1:" CHLC c;H LÚUU. j
1
a
V-nEl r:roblema metafísico tiene un doble , .. / .
_._._... nrune:r lu·::rar tn l.., " . ' . car acter.
J.. b ' vC.a. ._uest·..,.,... """'""+-'"'f' ' 1
siempre la problemática ele l ... av-'-.l. J__._t... cf ...;'"- .lslca aoarca
t· li 1 1 me a 1s1ca en t
a ... e a e; en seaundo tocla . t -. . ' su o-
' -
1
o , rn en ogacwn rn t f' ·
so o puede ser formulada de mod e a
noga quede incluido '1 . o que el que mte-
, e· . -- e rnrsrno en el probl (
n , , - _ ... en1a , me-
.... v ... :....:...:)'-"\...J....i.'-'..L.Ci. e ..-.r.r1r' . d 1'' , ' JL; \.LV u.e ' ,., '"''" J.'/
-fipn¡::. nne c;;cr p1 l 1 ' <-v <a meta-
l
':1.... ___ an.:(-;::u·¡ ·1 '"',"' tota 1 ,. . . d
a situación esencial de 1" . . -· _._ / a pa:::n:r r e
I
, a. exrstencra que · · .
rneEO}!am.os aquí yt aho-r . . , · ,, mrerroga.
T E'. • a, pma nosotros .
1
n.etaJ.lSICa rnterroga fuera v all ld ,
a fm de recobrarlo C01TW tal y ,,., ente
·J. "'u u a tC aci 'J'"""
1 YFas ist i'.<leta¡;husik?, p:Írr. 7, F<·. - 1: a.J.a.
- - - Kohen, Bonn, 1D29.
CAHLOS _-\sTH.\D.\
e
'l c·o··r··e\:. rl,..,.;,. ;·, ..... , .,l \ l·r ,...r'e·rlCI·a·'
• • l 1_; • )11, t:;) • • • • \;,.L • • • (. ,(, Cy
por el contrario. le in teresa cxc1u::;ivan•en b::. el.
''En las ciencias -de acuf:rclo a la idea- li.ene
un aproxinmrse a lo esencial ele todas las cosas.
2
Lo característico de la ciencü:. es .. nues. que ella , .L .....
sistemática y expresan1ente da sólo a las cC'sas la
primera y últim.a palabra. La metaHsica, en can1hio,
franquea el ente e interroga por la "nacla". Pero la
nada no es ni un objeto (ele la inteligenc:ia) ni, en
general, un ente, sino la posib·ilitadón de la reDela-
b·il1dad del ente, con1.o tal, para la existencia hun1.a-
na. Por tanto, la nada no suministra el concepto con-
trarío del ente ( Nícht-Seienc! e), sino que originaria-
rnente pertenece a la esencia del ser misrno. La nada
no es, por consiguiente, la negación del ente, sino
n1.ás oiiginaria que toda negación. De aquí que ella
d
- ·
1
· 1 r , · b' t
no pue a ser asu . .ta ü.:i., cc:;.nc ::_ e, nevernr o )e o
de la inteliQ:encia, v nos sea dada de otro rnodo.
'-' ,/
Esto acontece en la angustia. "La nada se descubre
'1 ..t.' ' ·" 3 D .
en a angusLla, Inas no COliJO ente · l: rectsamente,
ce en la angustia el en te en total deviene caduco". La
' ' u
· · nada vieiJ_,:; a nuestio ertcuentro junL:1lTlente con e1
te en su totalidad. «En la clara noche de la nada
·de la angustia surabe prí.rüerameDte la revelabilidad
V \ •·
ele
! ente C')J
1
-.
1
t·:'.ll . e1 11f',:.--.. • \'
1
o). - ·: ,l.l "D "") .. [""
j . . , ' .. .1. .._ '-- ·-'-- '-'·, ' .L lo. LL<..L\-LC • l. .__,.U ,_
«y no la nada>), qu':; coE posterioridad enunci:J..mos, no
·es nr"no·,r·n·'"' c·vp1:ca"l.0
1
I" a- • Sl.l1) ·¡.:1 •oe
1
ente
•· .
0
• . '-"" .Ll C t -.l.< L.u, . -'-• .['1'-'C'-' l ._
posibilitació:n de la revelabihdad del ente en ge-
l, 4
TlCLcl ,
2 Op. ciL p•1g. 8.
3 Op. cit.. pttg:, 18.
4 Op. cit., p:í.g. 19.
UE L.-\. .-\);'.->.LITlCA UKTOLOCrc·
·-' .\ L.->. Demxsro"' DuLÉcrrc.\
e_xistencia humana sólo . . l A l· b
• '·'-' " , SO Jie a ase de la
\:.. ,.._,..L..a...t.v..•...la .t.C v ·-·.1'' ......_ ... 'l':i'""' ..-• t 1 ' ,_, O..UJ.J. '-c-.. u úe " .. , 'lC' , . --
al ente. "..t::.;xistir si crnific· J.: u e ta puecte 11' y Llegar
v ] o a l11c.m tenerse en la ] " 5
.l orque .a existencia l "-. 1 , , .e nana.
¡1
/ el . _1a J.t el cl1 'l "l·:tda 't/ 1
a .. a el ente· v e"l'e . .t . e Le es a ya n1as
,
7
' .1 • -- poc e1 PSt::tr Fuer· el 1
la truscenaencia del· -·: :;_-__ a e ente es
n t J el tXbLencla. L! llÍCalTI . t
--1ce nada es revoh 1·=>
1
· en e por-
¡- 1 - '-'· e-Ce,_ en a base do l .
L<:l p ena extraüez·:t e]el . t. · '"' ·a existencia,
e 1 1 en e l)Uede V , l .
otros. Sólo cuaPdo
1
-. ·t. _ .t en1r 1ac1a nos-
, l a ex raneza del e -'- .
este e esuiarta _ h . ,Ille nos oprune
l. '-' Y mueve acra sí 1 el · · 1 '
a base de la admiración - . . a, rniracwn. ?ólo
dad de la nada- sura . ] es decu,' la revelabih-
El be e. «porque»., 6
_trascender el ente, e u e. s -1 , .
la existencia es la met J . e e a en la esencm de
pertenece a ]· " misma; la metafísica
' ' .a natu1a eza del 1 1 ,
consicruiente ella . . . · 1om Jre . Por
sofia oescolar' ni· ,.lnnol es :u1a ehsciplina de la filo-
. " e on11111u d·"' ocur. . b'
nas, sino el .,, . A - - 'C _ renc1as ar ltTa-
acontecei tunciamental l"' . , .
y como existencia mi, . , " en "' exrstencm
metafísica habii·a e ·
1
verdad de la
1 , - 11 ao1s1natrco ' 1 ·
!a n1as yac· , , , · ronco tiene e::
. -- e rnaact 1'1 uerlnan"' t .
posibilidad del :' .. .r ·-
1
'- · ' · ·en e Y acechante
. . Ina.-, Dl unen error 1" . ,
ClCllCla ele 1· .· } .1.} ,
1
. . • . ..18 clOUl que 1H'W
senecae c1e 1·:) .1.l - --· ..
guna exactitud. La .,._ no ogre nin-
-l r .Lct no pueCte )''P1'll "-
..LA a se el n•:;, .,,-, rl"" 1,, ; .. 1 . .e l ct .. L S S el lTie·-
., ... , CJ r , , 'v
1
.• • \ , . , C , j . ..
•·.) filoso.c'" '. - -- .L. ,_, •• ·.::c; .• u::: a Ciencia:· 7 ,.\. ·í
Uct,WquepcrtaltPn"'r .. ·
Dalldad ') -
1
- . . . - .- - t.Lclle solo uor J:;_
· 1 u Hjt eu n·ar·•''·l ' . ,., .t ...
• · · 1 .. c.L:..c a 1a rnecaT'!.''ÍC'1 ·. . '
su proceso, desentnüíando d""l l . .-/: ... , }ü1petsa:r
la existencia h-. , . . . --.- ., a)tSnMnco rondo de
. . .. uma . .ua s, . .l posthüidad esencial E 1·
' -"11 ,_l
55
C.\.F\l..OS :\.STfL\DA
..
1
. t·11·e·t 1 al
. . ,
1
·,1 ...... e .. , .. _, 1 ,.,., n7a su e:.,_l) < :
1-, l..,.,-••r-.,j'\ \ 1 .1 ··¡¡( 1"';\.ltf.<.L • • J.. , ·
1
1. 1-.
.>.e• ,

o_e tí:l.
l
. t 'lJ1') })t"\...''I'J« •.• - ..
s"Ltcecle por 1nec
10
e e L · "· · .¡ :l·· :t - ,
1
c1·:1Flenta-
. . . l" S püSlOl llC aLLCS IU.1. -
propia ell a.. 1; rl Pnr esta vía lle-
l-"'s de la existencia en SLL -;: . J t·• 1 rle
..... 1· ....... 1.--· 1-J. inh::q-rno·aclOll ruuu<:u.Ll L.L .... -·
cf"I'J.OS a rofHlLlw . .l. o
.l
la m.etafísica:
0
rnás bien
· General. es el ente, Y
11
"¿Por que, en b .
la nada?"
fl
1
f, torno al
La __ d:l ..

de
problerna del Sel

J a del todo inesperada,
1
·1 ..... qu1'78 a .. aun
gran ca lule,. w . . i:Jla filosofía nlisrna, como
para el en la tradición cul-
empresa ne carctc e .l! · ' · e
tur8_l ele

Ct\.e está cobrando
una. _Cle esa::; ....:u.u.".___.__,_ ... -...
1
----- ... -;¡:."'''rividad recíen
• 1 • • 1 ., ., v e e cuva
expresron ... _ "" "viv1"n enajenados en
;omo
las neO-Lc.l.t...:t .. n ..... --.,-.. • .1 •.
1
.· - -1
2
lJOSlClO-
. d 1 a.
0
,· ,., r:
·1· os lSffi ::; ...., 1
q
ullll10S .e · ' , , ..

cl-1" que a
1 , •:¡ V euLa.t. .t..<..L'- ..... ...,, - ..
nes n'1aS o lnenos c.C L<.. - .. , • el --a· Il 0'0 que en
, . de "'I ' -
.. fí ,; a esta a uunto "- -
0
-
meLa _s ... c ll ab.L aba c1e reconquistar, tTas el pa-
nuestros e laS ac(. .... " - .. ...,
1 , •• • .,, "'·:.físico de.t
-¡-P''.t'""···'" , .. - .. r: 1 . ei'e est" 1' ·' lcalJ.Ce r · a.
] ,,.,., ,1 . q cm" ill stos _n1ntes e a - . .
"" u--- . -- - . .
1
=- se c··ien1.e una cnsrs
. ' reC"" d""Cli 01: e
aseveracwn, s_ e FL ·"'

qu"' su tarea de)· a
· en "" senLI o t
P
ara la Ineta.tlslca, -. "'¿ l , .C.' J. r·,.,q11Í''itivo y queda
l
t "renT. e a.id.I - " ,
de ser a me a SUJ:' a. 1-oloaía fundarnental, cuyo
nH=diatizada por una

b ,
1
·nt""rbs del
, l. · '7'l a a• erTar e.l - ._. "' ·- .
prOD ema .. , rl ... :o11C lo que orir.rinana-
-oensar filos6fico, que ast uev l.t Á - ·='
i.
5li
.UE L.\ c\.'-'.\LITJ.CA U>:Tr)J.(;(.rC.\ ,1_ L\ DüLE>=SJO.'-' DL\.L.ÉCflC.\.
mente fue, es decir pensar del ser. Sin duda, la me-
•... ;,..," '"'' • ,:; .. , ,., ...

c--p::o.r·ac·
1
·• COI-10 .LLV "-' LLV\.. a, \...lC .t.LLli .U. t. l , vLl V la., 1
si hubiérase' tornado instancia clei todo inútil,
de;:;cle que su función cücunscripta a la determina-
ción del ente, t:n tant·o ente, sig;_le siendo necesaria
1 .. , . 1'" • 't, •
p<ua 1:1 rHosona, smo que ella se muestra Impotente
para proporcionar al pensa1·, imantado por aquella
meta, todos los conceptuales y metódicos
para su avance y aclentrarniento en la dimensión del
seT. Esta impotencia suya, consecuenda.cle su. des-
arrollo histórico, por cierto que tampoco justifica .el···
adagio de utilitaria, con que se la
solla escarnecer: "La metafísica es como las vírgc>:1·::S
consagradas al Seüor, que no dan
El pensar, en este nuevo giro de su osada aventu-
ra> quc retoma históricamente orígenes referidos al
seT y suspensos sobre su enigma, no puede seauir
,.. .' 1 ' " ,. . . b . .•
cuu.ugura.üuvse, expresanGose, con1o .. n1etat1s1ca .. Al
es.forzane por trascender el en te y pensar el se1·
tanto ser,. deja atr·ás a la metafísica, ta1ito en su ob- ·
jcti·,;o t.:;,·adiciOaal, e-s d.e:cü como denchl del ente
suprasensíble (en h acepción aristotélica de Teo-
logía)' como en su etapa model·na, o sea en su ten-
tativa de pensar el ser del ente, y, a través de este
último, co:-:>. el, p2.Ta elÍa, lejano e inasible
refleio se-r.
J
V e• .:.. ·'"" , ......... .: .... .: ,... ,...4 1 ..... .., 1- r· f ,- _ ., . , : ..... , .. ..... •
"'-'"'La. • u,-:; 1.a .tucl.:u.J.::,Lca, t:l_ uc ucue }JVl causa
el Teplantean1íento radical del problema del se-r, es-
tá bajo el aguijón del pensamiento de Heidegger.
Este, al apurar las consecuencias de su posición, la
que propone al pensa1· contemporáneo una tarea pri-
maria, casi ascética, impulsa a la filosofía más allá
í,
'
''
C.\l\LOS _.\:;TH.-\D.\
, , , . - .. 1 .. ·.; ,.,, ,,.--.nsidcrado coJno suprenlo _por
ciel rm ,
10
,
1
,;sl'L
1
ma función subor-
f
' · · conbnenc < '·· ' • • 1
la meta 1s1ca, · ·· · ·
1
· _ " del todo inusltac a
l
·elación a a empresa . -
dinac a con r ·, _ .- -::-,__ .l;:.,cicc de !lueva pro-
t este pensar ::J . .
que a come .e _
vección. , 1 r •
5
c.1.
15
,...,)n Pl se·r en
1 1 · naoer eJ.< "'' u -
' La misión rensar e::> . i lu:z Yt:t
· ·¡ ·
0
tFla nueva "' Cll.l.h .. l ·
un el, :Jensar es .. pensar del ser,
\1
que, segun He_rne6g : . l .l: :lsar se impone al pen-
v éste sólo advrene pa_;a el per ... 'ele h·lcer clarear el
• · •• 1 ue e es1Jepr, --<
sar la tarea esen_cra.l . .t
1
. · ' I acerada m.il
1
1
't l de su urar 1ac10n. --'
ser, en a p .. ern uc ' -_ __ ol ¡;.>·¡· ,()lo sabe de
. .. . i ., =- ·<istencia hun1alla J?O l e .L. ' , --.. . . " .
·¡:. _._,) . , . es anta pa;.a pensG.l.r
. , l l·' en oue . .- -
su ipserclac en d lJ. '? El .. L;'l rnismo. Enterarse
1 • " . Q· ré es el ser. es D . . , . l 1
se·J. ¿ t: l __ 1-;"',
1
,_, C'lle aDrencer e_
d
. ·lo es o qüc • ... -:1 - .t:
de esto y ecn . . . Dio
8
ni tam.p'oco
. id Pro 'Fl «sen>. e- no es . ,
1
! . •
· -¡:¡-'1 "'-"'' rn.üs a.11a, pues.·
un ±unctarnen(u .J:.,.
1
_,.a el hor.'lbre,
_, ,__ d tP Y esta, Sll1 en1L>ct ... ,":J· ' ...... - • - - - ...
de LO .. o en .
1
.. , ... .....
:;· . n Es ltLBC "":-""'7 o v·-1 c:ea
',) .· J.-cr... -,.:jo !01 rt;:" nna nJ.aq U.lL.:..., J '::
' anim.al, una Gu .... '-'- ...

::..... ·- · '_t. ·-n .-:. .. e;:;, 1•0. J>T o cbs-
1 D
. .. E so·· o .u'"'.) ---- ---·-"
1Fl L'-\..n9'e o.. ro:s. · '-
1
.... . __ • -1 'h.-.. . .., lo
.. , .. c..-
1
- · .,.... ',) pPnnanece. DU..La. el •
1
.
1.: t;).D.Ce a Ceh,8.ill •. , - ·
1
l l- . r\ ··s.-, en IIleCLO
<: ' l . " s Es qt' e e- ·:tonl . .JH\ '--"•,) ·-. 1
-. "W"'.· •-:'!:'"""' c;::¡,Jql1.0 ... .,. [,._....-.. .!..-:::-, •1
'>..,' ; • '\-'a. • , · _\ l ..,

_(_,_t;;..J..lC c. J..t,.L
"·... . . (l enJ·es 1 ·v. .. __... ,
,le. }:lS cosas os · -- ' j .· • . ... ; • ;._l·• .•stn.un'::':.'l-
.. .11 1 • ("l''l'l' 'l \, ct u.'-.) -
''I"' y· al va_ce, a _a lT'l;.c ·:L ,_ ·' ·'·"-_ _. • • l e,J I-'1" 1'
i ,, , •• ce-;."" . , . -4 t v·sr3 er . ·'· , __ .
--· l· La ·
1
· - ·. .
1
. .
raclOlleS Le a

.1. ,.
1
_ _..:¡_ '-,,.
1
-l-
1
ll·xnu:-alllHU-
" l t. ln ,. (11 1lH tU '---'-· "'" -----
abstTaidO en a .es I e __ a. .Yh· .. - l'l prisioetero de todo
.J d -· srn sospec dLO, l... . ,, . 1
taua, evrene, . 'l ¡- _, todo se atiene SOlO a ..
lo óntico, desde que e an.e .
ente. v no sospecha el se·r. . -l " . - corno ente, se
"Pe;·o si el pensar presenm a ente ,..
· "'(' B·rrt l941.
l
({ 1
>/·t "[-{!lllllli'I'ÍSI/lll.\'''_. püé(.
1
). l. '
3 Brief ii ;er ·
_,.,{)
.){)
refiere ciertamente al ser." l) En virtnd de esta rela-
L u)il Ü)iT1a el hüiTthre cunta<.:to con· su propia exis-
te u cía, l:-1 C11al se siente alcanzado, dilace-
rado por el ser, el que se le impone como lo que
tiene que ser pensado por él.
Heidegger agudamente observa que la filosofía,
auu en Descartes y Kant, deviene "críb-
ca'', si,gue constanternente la tendencia de la mera
presentación metafísica del ente. De aquí que ella
piense desde el ente dirija su pensar al ente, en
tránsito a través ele un vistazo al seT. No podía ser,
paia ella, de otro rnodo, ""porque en la luz del ser
está ya toda salida del ente y todo a él."
10
Pero como la metafísica sabe del despejo, del cla--
re:u del ser solamente o como visión condicionada
por _Io

en el . que, es
(-1 c.r.'l]' e'·) lCl ""'l r. í'I'111 <"' 11-, ""I' ¡-"" (1 p.;: í1 F j ·-l \;crr' ,=. n f"' • . . · •-·. . el. . \::.,_·e :: \_' ....., _ .• _..._.el .... _ ':: ......... \...·, .. ,_.._, ............ -_. .. ._,...__ ,.......,
de la subjetividad, con1o 1o visto en el ··:r:i·rar
'('•l}Í() ele l•1 1'"\j .. C.. ··e·•l}tCl r•i ,.;11 e••:'- J...OQ'()J'l• 1 ::.1 ·e' .::l 1• -
pi J.L ...... ""'1 e .,:"'-'1 l--1-" . .. '-:;" c\;';.J.• .l 1 .. , ;• ....
'··--: (}U"' 'l Verr.·:.cl (P. 1'0F10 C'"'s-:--•e'C' O C•'i'"-":'lt'
'· . ,-' .. JY: -' ·· -L C, t<
..l! .. .)lÜÜ Cll.eJa OC . __ L... c. J.•-- "·''·- , ___¡,
• • 1)(1 ¡::'¡.'" 'j,l ... ,
t;..__.L::._. O_.._.._ ___ ... -.- ........ '.::: ............. l ... ,_¡,,__ •. ...
c•Íil() Cll +·ps·""\"1""() -1.;:¡ r,, ,-)...,.. ,-... ..... .._..;,..., · . .-.-¡ r, .. _--.. 1::. .:¡
0.U.<• .. · \..1.C: _tLI-'t-'tC:. • C .. 'J'-L':;; ·, .. ,-:,,; <;...
.:>
1
11'1 Tfl a "'" ¡-._,,., jrl ... V l'c' r r-·i -;.-, ;· L" () . h··-¡ eln, ·:: \/ ]_.,
L-e··--'-·----' .lL ..· .. vJ .. l _,u,,., r·'· ... , .......ct .. ,, ___, .. __
(!,,::-cü- que aquí, en su L:.c:z::a :::. h ..:; L:2.
.. '(..>·n 1' u-i o el "1'1 l ''1'"Y\ f") j.¡.óTl i ,'-"j"' "'' h: s-'-·.( ¡•-j i ,:::. ,:::. !
V .._,_J l. .L.!,.(. .... lC Vt...LlJ. ... _t• t. ... ........b t.\) J. ............ ' .......... / ,_¡ L _,_, .._.J..
li:rr .. itc. cie L.1 rnetaf1.sic;3... Su. es t:.. .. E·l
ente, para cor.oceTlo como ta.l; pero 2..l empe:tiarse
!:\' "'1
1
'1· ' l l " ·l ¡ '"' ' .... '' .; . -- l .. ' .. . ,:J 'l
c.1 1:: c1, so o e es e .:tUH ... a.lll-'J'll, Cte pasu, una Ic.ptu.;
9
Op. cit., l)W,!:. ifi.
ltl Op. cit'., púg. 7r3.
; 1 Op. r:it .. púgs. /1)-Tí.
59
C.ü\LOS A.:>THAD.\
l
.. • ..;¡.'-']" ,--.nr
1
r--r :.:JdP'1fl'al·'-'e en .S!l rll,IJlellSl'/,11
1 J..l<.l.. .... --·-, ,_,.1 .. _1. ...... __ _,.l.. ·:> ....... ,_.._ ... -
v
ni acceder a su clarear.
·Con todo, la metafísica, en su intento -el reiterado
esfuerzo por el dr.IClJ.menta, por el
ahondamiento del su.1.·co histórico que ha \.·enidt) de-
. ]
-b 1
1 1 • ¡. • ,-
., t
Januo su usqueua, 1<:1 ex1s cencla ete aquel · eso ro co-
locado en sn remota inmediación. Ella es b aue ha
puesto a la Ontolcgia kmdamental sobre la pi;ta del
n1ismo, rumbo hacia su fulgor, y al despejo del ser.
Heidegger insiste en mostrarnos la ocultación en
que yace el se-r, para el hombre, aduciendo las cau-
sas de tal fenón1eno. "El hombre está disperso en
el ente, al punto de perderse en éste, y es por ello
que no presta, de ningún modo, atención al ser. Le
paTece al hombre que el ente es el eme engendra al
se/'.
12
Por obra de esta dispersión, l{or este confina-

rl.:::. 'jqs CO"'l<:: e
1
1 s·e·r QllC es
. l>...J \J ... '\,J \...-..!. .1....1-.J."-.-' ........ ___ -· .. ,G.... ..;e;: ....,, , , ..).. ...
para el hmnbre, para su existencia, lo rnás cercano,
queda del todo velado, tornánclosele desconocido y
remoto. Por eso, "f"l ente que el hombre alcanza no
le interesa más que en sus determinaciones, y de nin- · '
t
d
t
,,
T 1 J.
1
..
gun n1o o en ·anto el «e::i». Le oasLa "/er:..o co1no una
cosa, organizarlo, insertarlo en una red de relaciones ..
Importa poco al hombre, sumergido en la existencia
cotidiana, que las cosas sea·n, que ellas estén funda-
das por el ser. Sólo le interesa el ente, pero el ser
del ente quéclale extrailo. «El tiempo es- malo». El
mal tiempo nos basta, este «eS>> no tiene peso. No
De las Notas del curso de Lógiccl, dictado en el semestre de
verano de 1944, en Friburgo, cit. por A. de vVaelliens y YV. Biemel en
Introducción a Dé; l'Essence de la V érité, de Martin Heidegger, Tra-
duction e lntroduction par Alphonse de vVaelhens et vValter Biemel.
Ed. J. Vrin. París 1948, púg. 19.
1)0
Dr:: LA L):·nou)r-rr. \
D..
.
A LA L:\IENSION DIALÉCTICA
obstante_, tal es el nor1
T)
1
.e clel . El
. r ·.· ..
- '- , . - se?. se1' d 1 t 1
üace. c¡ue todo an-1-e
. e en e, o
. _<:: ,·1·"'· ·e·¡··
.__. L 0·'-cL, Se: encu-"'ntra "On.cun J·
. por tt. e esignación. con las dr->l·r-··· . : l. e 1-
nutren _los trueones --" .t- .:.1n.1l:laciones que
,,,...... -

nLesia acbvrdad oil'
Ih ... .todo comnorr·) '1liel t ¡
( Ina-
•••·• • ..-. • -'- J .c .. l. · ·
1
-0 ,JlJ.l11ano hRcP t; 11 •
e::>td. allUU01Dla: que ei n' 1 .
- eEJ a_ ar
.1:. -'.r.·-1· Ell -
_._ .omme conoce el ente y· 1·-'-
Ccl el .é.e.. ..... 1101, 1
hre se a)'" .·
.. o vl
- ·-- 1 .lnxnn·:J. pro - .
e __ nt_:e, .·•.n_ o lleaa 1- _[ I --e giesrvamente al
b
. ·. ·· -
1
·· ·•· ·. · b a oso liLan1ente a
.
<f'O re 13:
··. IJ
.. -
concentrarse

' 1
............... · ..
"'··"''''·'·''"'·"·· • • •

•• · Y mas ata del filósofo. i··> '
1 h vm·dad ;1 1 . . . •
esta vrncular a si la e .
1
-
1
e
1
ser. Es pecLihar de
· .
. • . · sencra e e 101
"'.,b.
d ··
, existencié;!. Si el Dasein _ . . . _ h 1e, es ecu su
. ... . . .:¡. • • . ......... ..
e 1 es ta.I PJ esentP el el 11 -. b
.. a sí mismo ;1 ce - d-· ll l . ofn,
camente · ·········: ·. ··· '1 · , . ··
1
ca e ser es unr..,
. 1' .pOlque e esta situado bajo la ... T 1 I
ser Y, a renta en su vecindad. El . - - , ... muac e e
lo mas cercano "'l 'Jo···¡. ,. "'--:- es,_ con1o vnnos,
,
1 ü.DJ.2 L'l'' ocs..ca t
'
que 10 más IJrÓxü
110
,. . , . · -- ,,., _; L

e, mas cerca
1 ,
¡1, c1 J.a VE;7 l''lra ei IJ
-
mas G.istante que Io rn.-" ,
1
,"".. -e
ensar usual,
1 1
., -
-.lS .._.Jano es la Ce1·ca ' .
a ve.rc a o del ser.., H
· ·
- nra rn1sma:
Cmno últüua y decisiv·I con,
. ,
d
. - . e
secuencia ae este giro

e _su pensalniento .. Heide!Ycrer af'- . "El
pellsar vemdm-o no es Il1'jS fi'l .c,oo
Un1a.
/ .
c. .OS01.1a porqt ·
mas pnmariamente qno 1 '"' 111 t· f' . '
le piensa
dice b mismo. Pero ol ·,'-' ... .l;ICa, cuyo nombre
1.
'-'· 1:...e1_._,oc:.J. v .... _._1,CLero
uc '}''a ···o·no y.:r ... 1 . , • ·-
v Ul <. co
1
'Jue-
- ' "" .L -.teg eJ. exl ala delJO . "1 . b
\,. ,_, .• 1 - - ; . ··, . ' b '
nel Cl l101JJ. l·e ele
·'-..:A....l. J1 t let -·
-. ..
. .
en la y la_ sabiduría misxua
sa.oer a soluto ' 1" p .
1
.
pe11sar debe IJre
1
,,1
rarse . .
· OI .o tanto, el
-- - . pala conocer una etapa as-
13 Ibíd., ¡:;úgc. J D .. ''O
1-l ·n .· f "/ . - - '
¡;, Dllt: lr•!l:'l' de·¡¡. "iiiii!J¡¡¡¡i:;JIIIl,<;",
-,-
t'IL_ pa•r 1 t').
· 1 t.
¡¡¡
C.\RLOS AsTRADA
. l ·lso hasta la maravillo-
, . . . · ·re pa,·a un CtPSCeT ·
cet1ca, lrllCl8.
1
" - ·... •• . .. "·1·-. · . r'' Entonces, V
1
, PSe'H ... -.ié· prc 1L1lna_ · :
sa "po )reza ne su . . .... l··! "·ecouor al lenalta)e
, - lpensarpoCld I ::,'- o .
solo. e .. ·" , ·- ... ·arlo ,:;n la nalabra, para gue
en el sm1 ple ele en ' a 1!
1
et
1
· . . 1. ...
1
q"L:e o 1 verbo
1 ,;. -:1- r , '7 ,,_.,. n cnlto OQ}CO; palc - l' . -
nos DlülLe .>lt ¿_,u •.. l" . .1'-1· 1 htll·rlizo refleJO del
. . 1 · · 1 senCl a, e. ·- · - ··
trasunte, con P enl.(UL .. · . .' " 1 len o·uaje. del ser, como
ser. Así, el lenguaJe sel a e . l. ··'7, lB
, 1 . ill1-.os dPl ('lP O .
las nuoes son as L --''- - · ·
u; Op. , il. pá•1:. 1.1 D
CAPITULO III
TEl\IIPOHALIDAD, HISTORICIDAD
E HISTORIOGR.AFIA
Uno de los p1=oblem.as mús ;;ucluo.s y discutibles
q1.'-S:: pL=tnte:a l.ct. l.1e es su concep-
ción de la histoticiclad; a la y_ue ella fundamenta en
la temporalidad originaria del Dasein (estar-ahí). Si
se pm·te .exclusivan1Emte de la te1:upuralidad prima-
ria y extática del Dase·in ¿es posible llegar a pensax
el tiempo histórico con1o proceso óntico? Desde Sein
uncl Zeit hasta sus últimos trabajos está manifiesta
en Heidegger su hostilidad .J1acia la historiografía y
el acaecer fáctico de la historia.
T 'l J-./,sc.,,e.,.la d'"" , ... ;"'"'0 ·: l-s"

1
Dn·-·?-i-'1 ..:1· v-
-'-'" iu. '-L '" Ll .J. ·.-U UJ. ¡,_u, C::l u0<-· 1 ' ,_,_ b
nado por la ten1po.ralidad primal'ia ha jugado un pa-
pel fundamental en la concepción heideggeriana de
la historicidad, como cabe docuinentarlo en Se·in
und ZeU. ·Esta tentativa en pos ele un sujelo abso-
lntr) la reaJi/-::a I-Teide::;ger al hil() de tma crítica del
C.\ELOS .\STHADA
• 1 ' C11 e suiet.o cognoscente
t snF''to cte egc' . .. - , , -r...:r-: l ,...,
'., . ir· :,.,da C!'lte ob!.igo a
en K;:nJ.t, enteca no )•JsLnc ... - ' -' .. r,¡-jf1r"liSe interpre-
- b ,-
1
c;
1
J'lc.;ns y l
crer a volver so re j l - é e:¡..::. \ .. st·l psico o-
-., . 1 J r. 1 ') !'1 • (') .'. '-· l..- '-
't.PYldO a Kant, no Ul-:Suc: eL ]:1 ------- l .. !-r ;! ol D"-'0kan-
--- . 1 1 • .. • , .., -, r,,o 11')\la. l)0I pe lLC u-:--•
tTl. -=ta v tü\2)t:U coü"t- I -- J.. 1 ·-
011
tolo/ a1CO en
• • .) ... 1 1.._) • ,. '"" ,,
1
::lnQ ._ '
·:J • ·b . ·. <.:JliO cü . .._,
¡.;snlo lTiai urgLl..llO, . 7 :1.
c.L H . ), • 7.z ' , cl<J•j' 'j\,,J etap t.ys LJ\,
Kant und 1 ',oo '7P-i.t trata de y
El IJensac\.or ae. __ a.bsol'·lf-o orientándose
• ] •
1
de SUJeto '- u d
dilucidar ta. nocwn ···ll obtenida sobre la base e
en la de ser en lel ser con"lO propia del
una estricta .. c. nl•c r•erb ontológicamen-
Dase·in; idea que :o\l lo ser asi-
1
"preP"l011 ctel "el uO p . l
te Pero·· a con. J •• • • "'"TJI"'tación Frua -
. . . l'· te l.Pla lTl'L'---'.r: .._, , o
da en su ongen mee mn . - . ltada en la idea de
. ,..-a del Dase·L·n oneL 1 , '1 .
mente prnnaJ.l ·) D ,,
0
"!·'", 11ta crue a en ucl-
. ('F'x)sterr JP esL i bl
.. ;:"·
1
" d<: ser v su pro 1en1.a se
Ci2.Cl0Il Oll'.v.lUi:?
1
.._.""_ -··· ---
TJ1ueven en 1 ·11. 1·) ::lntenticidad del po-
·1 .. ¡¡ ... t...t.. 1
La neceslclaú :'--- ,¡.,_q.Jencia oDtologica a
1 .• ,. .. nn<'!?'I';'J C01)Ur.L ;:;U L ..... LLL . ' · .. ·le-11
uer :,eJ. '-Le... ..., '"" ·- 1 "·: · · 1 c·:tracter .... ·
1
" . . }T eicle.:r<:rer, a c.elndr e G • 1
decaer leva, a .:. · - oc; . T ·:¡_ f'ODl.DTenswn
· poct'"r Pl\JI:-'.1.'-'' ,;...J'- - · 1: • •
ente c1ue asume su ..... . ·. rP"c.la siil diafanl-
. 1 • . <> 1 Dase·¡.n nos -- v '-'-'- ,
deLser, m.slta en e - te' que así llan"lamos somos
dad ontológica, que e. en .. co:J10 l)oder
. - l10S V J '-·ü·•-- J:
siempre nosotros mlsL .... . - le ser este ente. Pero
. '"l cn·l1 es cuestlOlJ. e . . . .. , - ·-
sel }!a..L ce .._ ' 'OS nÜSn105 tiene 1.111 :;d 1:-'UI
este. ente que d n. o la id en ti dad del
. f
1
• Su 1dent1 a. · t 1
te . ps1co lSlCO · . b , , . ·t consi anado cmno a
. o suJeto a SOlU o, o 1 l
Dasetn cmn .. 1 tr lo cierlo Kier <:.egaarc,
/1 (), 117<.1 es a en . . 1Tc ... ] .
so o a su e·x., ,, · --
1
, . t·· .. ,_,
11
achnil\:'
• . . . . ' t Fl\) t 1. C l el Ul '·' . e,_ . . . l l
testnnonw que ·· .. · .. -i ..
1
hle e

,.;\ •,·\·
1
,:ti_r t::'S lllCcllUd.\U ... c- · .
,y(·' r. ¡ ! u t:' '- - .. -
;-,
{,.L
i)!C L.\ A::--:.\LÍTIC.-1. 0:-.:TOLÓC IC \ A LA Dü-fE:\'SJÓN DIALÉC'riC.\
categoría, y podemos

,ql1e Heidegger acuña con
·• . h:ér::'cle· ··texistenciales".
· · Kierkega<::i.rd quería "comunicar" nada menos que
S
'Ll "exist¡·,-'·' r·o·Tn'Lf'Yl•ÍI"(.'".¡/;1
1
V D"''l1'a "IJ. ¡_ .,. --- - - , __ ..._..., .._.. • • <; 1 ., (!'-' ._ 1.../ tJV V ../ .1. \....; '-... Ll
pulo, que como él, iuchase el mismo combate. Creyó
éncontntrlo en Ramus Nielsen, pero enseguida des-
• cubre que éste no es el que él esperaba. Se decep-
.·.. .y Jo._.rechaza de sí porque Ramus Nielsen in-,.
···;¡ .. .•
do.·. de ··Ia. (<verdad de la interioridad" (la subjetivi-
. del eiistü· es la verdad, v la verdad es la sub:-L
· ya lejos .. de estos planteamien- .
tos agc:nialeS de un cristiano que quiere afinnar su
misticismo "a través de la paradoja y la desespera-
cióu". Por más dcl¡¿ado aue se hile la trama de
la subjetividad absoluta cabe ya aceptar que lo
'"eterno" kierkegaardiano sea una irrupción en el
tiempo y determine un proceso histórico. Tampoco
podemos pensar la estructura unitaria del estm·-en-
el-1ntlndo, heideggeriana, como un compositurn en
que el Dase'l-11, que es «siempre el mío,, el nuestro,
quede reducido a un existir en estado de perma-
nente le-,:itación. Aden1ás h<=l.Y que hacer la salvedad
respecto al enor en que incurren bs traducciones
que se c-ti:i•:::.nen a una literalidad incomprensible: No
se trata de ser-en-el-rn:undo pues el Dase-in es en el
tienpo, sino de estar-ahí, estar-en-el-m·undo, que
" fll.l(.;stro libro v:z luego Metafísico. Buenos Aires, 1942,
C:np. !L .L·! Parte, ".El jue;::11 Út filosofía''. pÚ).!;. :?.:3. " Cap. V '''·'
!)arte. ··:¡)( · T( ied.:.

nrcl :1 ., ; DÚg:. 9:3. ·
65
CAHLOS AsTlU.D:\
_ ._ 1
1
+ -,
111
,
10
.,.n7ided e historicidad del
\_;011 respecLU a ¡.{:; ll' • d TI . el ogger reza:
· 1 to · · + m.dan1enta e r el e
Dase¿·n, 1·a· vSlS 7 · .. ·".; '[' 7. Dasein trata de
"El r·¡
1
h[·•'-''''' rlp ¿eL • dv
1 u. t.v "'J"<J L v ¡Jn'I'GJ·'Le
o· + ·rtn es ..
nwstra'i' que es, . .;;. c.Yl.ve . · , '. •n /l(J existe
. , . , . . · .... '¡, ,.r¡?r rT la U1t·e.!."a_, so. •
«PS'ta en W nl8LU1 Uv.>, '-'"'"v.- . . /l "' tom•p()-
...... ' " • ,.· OI'Cf"l,., o. e . .) n ....'
. . . 'C1, ·7··.·i .,+_; ... ¡_,.' , " v "" • ·¿ d.''
lj •)Ut; M:/_ Lo·'-"""''"' ' . ,, 1 Ln "h' ·tonel a
en el fu.ndam .. ele , ""1 1_f punto de
1 Dcs"-'.;n ,
1
Sll ''teinoorahdac , C!.eSC..
8
e b
e;, •· · - .1. ,_ ,,orque an1 'OS vo-

existencial
ca i.).l.()S ueuu laJ..J. : .. c.. <.U. vv• "":; ' - ., D ; ., ? •• ó] o existe
., ... .. "'Slfl"l CiH'"' e 1 S .
del misrno; Y la expH. · ;
1
1
, . · ••. ,"

ambisr...,ua
• L " "'1 ,., r -::-, · t , Í } "· r,:,_ "-- l._.
hist(JricarneuLe pur '-- . · - 1
1
·oceso
. · 7 · ·t.· .... ,.1(''1' S"l'01:1e e. p
..• ..., r·. ,,-.;.....,J.,., ¡_-)'\"''r;;:fP'Y?l''!,(f '?:l,,) ,{./J V ' Ll.. _ _:" ""'
4
ii•Jt • • .. - . ' eXlS-
.t"
1
, ... ·. v e1l el Dase·m. Y su
de a .mstor l·· ' .1 •
1
:· .. · ... _, n·;t,ac·ir1:n his-
. 1' r ,,,,, ( <=>rerf\tlllci.\..ltl. •JO vv
tir hur.üano 1mp lCa.l L ••.• a. __ .... ··: · . n de uedar
t
' .. .¡ El ente hun1ano ( Dase·m.) no d lq . .
01 "ca. , :¡ l .., ··enSlO. n e sei en
1 . 1 ) cFcnlo Cte a con.lpl 1
rec.u1co en e· ..... --- . ,
1
1
. ·

r•ircu ar
1 .. ,.J(..., '"'J. ,-i·rtnct o.e \:.:, .. ,._ ...
·q-ue ü:l • .¡____ .r p-.· SU f'OCX'LSTL'J'
. ,, .••. , -p ,;:,.::;ra rnro1Jrens1on. -
01
: . .
que cons .. ...... y .. _ -.- .. .!.. ..... ,··. ,
1
ción histónca
. '..- del drculo v ad·vlerle a .uJ.J.J.. sn,_L . 1 t
sale . - ¡ d d l' .. a Es que e en e
· · teFF'Orali a. SO lpSlSL' . . ·.
q. ue no es - .::: . , . . _ . , . remJ
1
oral.. smo
... 'l a•• l11 e l·onro 1 lOl Sel .. · - ·
1
·1''11''11'0 nn sn n '··' ......) · - .:: , . .·.
·· ...... - · 't ·,J. gu"' eP vu-
LL'l''lbién our 1Jertr:.necer a una Sl lllaCtulr .· ,....,:n
'·<- " .r ,. · ·· J rP a"'1ona , "'
tu:\ de la l.?raxis que el ey2rcna. . - ,_ . - .
' - • . ,-..,-r·· ,.:iL
1 Sef;¡. tlll.<t L_.ezf. t:;tg. ·-'
1
•} •• ·-
naturaleza y la sociedad, praxis que lo hace con-
;,·h·ir histó1:icamente con los demás hombres. El honl-
hre exisiente sale del círculo ontológico en que
1n rP•"1nv,o Hoialerro·.or "C' ,,,..,,. la • '"I"''";, . ... '"'
..:......,. - · ..... ..:.. ---./ _. ..... '-'.4. bb ..._...... :· J...o.. / P\-' .t. J.(.. J.L.l. . .ti_) "-- _tJ LJ u .. t
hace del Dasei·n un mero "teorético ele la praxis",
sino por una praxis sui gcneris que le permite hu-
manizarse. Esta praxis se define integralmente por
- 0
el tTabajocon todas sus in1plicaciones históricas y
sociales. .
F.n la raíz de la relación humana con el mundo
de la naturaleza y con el de la historia, con su entero
proceso productivo, está la acción, y ésta es la gé-
nesis misma de las relaciones interhumanas ". vale
decir que 13. acción, la cual se va a concretar. en el
es la génesis de lo humano mismo, y por ello
en el tl'abajo encontraremos la génesis del ser en sus
11]}¡_:,.-,. .. ;('H .. Ot.: ..-..,..,--..+.- ........ 1 ..!: ___; .-.,,.,.
-··· -·--=·--·--- .f..,...._..._.. j '-" . .._...._.....,.'-...J...._.-..v.._¡ ...i 'V.l.J.LV.l..\J(s1.\.....(..:W,.).
del a116.lisis es Lil1a. filosofí:.:t.
de la finitud, sin recurrencia alguna a '"verdades
eternas" y a un logo.s intemporal, 'Jos que recelaban
la presencia subrepticia del Dios de la filosofía
1
1 •
e asrca.
., .
La fuente del ser es el tiempo_: Ja temporalidad
del seT es su finitud. Se tnlta, para Heidegger, de
la génesis del ser en el tieinpo. El ente en
total tiene tan1bién su génesis, pero no en el tiempo
existencial, sino en el tiempo del rnundo. la in-
" :westro libro Tral)(/jo u Alhnwción. púg. !'52 ,. sigs., Bue-
l.q(-);),
C.\l\LOS :\STR\DA
··of+l.;,.J,,_, 7/d.'·. Pl Ee:.T!.PO interrto del rnundo; en
} !, V J l.,.. V V''-"' "' ... ,_, . - ··- - .,. - 1 1 t • r1
él tiene su origen el concepto vu .. 7a:· c,e_
este tiernpo interno del
. . . , ... :.1 """ e,, .al a.ca.nLa
rV'"'I'to el tiel11DO cnLtc ·-··. -
· ·- .i ...._ . ! .... '"' ,¡ 1"i PlJ:ll:\0 histónco no pue-
curn eusluu u ; - _ 1 , el P 1

ie t-o
J

er1 alllLJHU v.lllC l.cSO ··-: -
rl\__, (.;..:,.-. .... _,..... -- . - .,
·1 Í t-o '\"l

rmes esta estructura no es
8 l.iSOtU, . d- -- . ·- L • ) .;:· 1 1
· . · .. · . . ___ o recouo-
. · J:n 'l't:l SlllU LJLlv LlJlllV '-'" _¡:-' --
S O .l u S S • , - · . · V . e-·
H
'

e--:,. .;'Jtenr:ia es . .1 po1 ,) ·
ce 1 ;:,.._,"" ' ·"·' 1 • d
'-coexistencial surge .el y:·oceso ontlco e
la 1-üstoria. El materialisrno hrstonco ha visto con
• , , · .. - . .:¡-. --'·e '"''"0"'$0
ac
1
.1idad Los eru:reSl)U::. t.:.e e:)Lc: •
..... , · . . ·- -·. 1-
1
·c¡.o'r·
1
·,...
0 1
-,nrn,le tenlooral. la
e1 eXlSl:E'ULE' e::. 11 oL '- _.. /v .. . 1.. · •
, · t · 'cl•cl clel ev
1
·,.¡-e
11
-t·p seTÍa una mstoncrdad de
[11S Ol'lCl '" -'-u- ' - 1 •
... .. J ) o·r .. lc ..lo· P'"ro b tell11)0rali..::1;Jd histonca es
S'"uUllCH ' '--- . !: l
'"'.--, • ::::> ' • • F] -·s·tc·nf·e no se aca )<1 en
.· , .•.. ,.
1
p·v=>nl·,"' or•ní';l _ ..... eXL .._ .. -
J)lJ .. .. lJ..<.: _.!,.•\..... '-\ .. : .......... - • , • .l .- 1.-. .. 0Pl
; , . 10 "Jl·la.r·L.-l l''-'C'Ll'UU Gll .1<-<- ... ------.- - -
Sl Il1lSHl0, 1 '-.1- '-"-e '-- • - • - . j_
"'""l' S u ¡')resunta absolutidad queda rmphcaL a en
"''-·. . . . , ) 1 1_nl "''0Co"0
una relatividad óntica insuperao .e, _la Le .\:-'' .
, , . -l: .. . 1 ,, 1.., ,, ,, o rl p 1 ( ( )-
hi..:;i'ÓricU que se su Jlc .,tct ,"'a.;)._. --- -_
e:dstencia humana Es el abriTse etel non'lbre
to existente, a lo social. Sin esta la e.:üs-
queda siendo algo forn1al. S m la .
Doraliz::{ción existencial tiernpo, los
la temporahdacf' desembocan . en ..
· 1 J , 't., -.· ... lo or'"olóP'lCO se nansrut-lHct ....,u
ere,-n,r¡an aos 1acw., . e
"s ,"r>.·L'-ei11T"()ra .. l eterno. Onticamente, la tempora-
un e e l . t' - .. , 1 .
1
.-- :' .L'pr"' Cine resolverse necesariam.ente en 11S-
1ZaClon Ll.:: lC · , ·r-o ;1 a-
toricictad; v en el proceso de eme
1
6"' Y ....
1 - l ) 'i .. -n y rehtiv•a -epocal sten1-
rece toCta verc.an ltnn,Ulo. . -'· - .
prc- sin p11Sihle L;rt:"l:2nsi/m a _pennm1encm.
Heidegger, tal como sur(!e de Sein uncl Ze-it, hace
u
una construcción existencial ele la historicichd. A
p:.u-tü· de la existencia (Existen;:;). Fleidegger cons-
trny;::; el tiempo y L;;_ histc·ría. .A .. ,:;ste respedo, su
afirmación es ineouívoca: "La susodicha analítica
.J.
existencial del Dos e in (estar-ahí) se asienta en la
,,e:üücreciÓlJ.» de Ic1. nüsnw existencia fácticamente
para revelar la temporalidad como su
posibilidad originaria".
2
U na consecuencia de este
supuesto es que Heidegger sólo conoce la naturale-
l ' ] . l
L<l nunulna coino naturaleza 1urnana aistac a.
Desde el punto de 'Vista de una historicidad onto-
lógico-existencial, Heidegger intenta una mediación
entre historicidacl e historiografía (Histo-rie). "El
rnodo como la historia puede s.Pr posible objeto de
1 ....... ....¡-,.-..,.., .. .. j .......
0
.-. ......, ,.J.. l.-.. , .. , ... i.. .. 1. ___ 1. .. . . 1 1
.!.:- •.1...i.C:.L, •......ro..JV ... C.ct.UC: .::>ct.UC.l.lU J:-1Ui t;l l.LlULlU
de ser de lo histórico, a partir de la historicidad v
su. ennüzamiento en la temporalidad".
3

·¡:.:r ·:nr un_a ._l.,., ro_ Sl.I1'_ilr' .¡., lrl e.l
1
... l 0 '' ""D "'o
----; .... ...., , .. J...i..._... "-'"-'-'-- .a...t. "-'--'-"' ._•..t....1.1......1.V VC\.1. .1.1......, J.\.
Sei·n -un.d Zeit, y el ele He,gel -con
SUS fundaméiitales IlOtas diferenciales- acerca del
la historia. En algunos aspectos quizá
e.l concepto de derelicdó-n (de deTelictío o derelic-
l-;r_;· '_) el"" 1., '-"r1<:h::nlc;a ')
1
,c:o T..:r o"Í;¡
., -• • / ...... ,...._. . .J..U.. .. v..l.. ..l ' \.... 'ó.._ ...l...Lv..a.\...lC 6'01.., \._; 1 ' t'-'
1 1
'.J.' • , 1 1 . / . ,.,. l .,. 1
C()ft e __ e e n.lst{)!:lc:J., er.!. Íl1ici(:1J..
metafísica de la historia, en Hegel, es al en-
foque heideggeriano ele Se,ín Hnd Zeit. Según Hei-
degger, "la decisividad ( Entschlossenheit) en la qu:e
2 Sein rmcl Zeit, púg. 436, ed. dt.
3 Op. dt., ptíg. 37.''5.
el Da.seín (estar-ahí) retorna a sí misrno, abre las
....................... (l.; .... ,., ... .;.. ........... -1--.:1 .. C.! .. el<>)
CVi t1.ClJ.L00. i:-' 0..1.u.!. ..... .. ::!..L... t:::, lctLI .. _t.._..,. ___ ... u ---
propio a partir de la herencia que aquella decisivi-
dad acepta en tanto que abandonada" ( derelicta).
4
Si compararnos esta })l'Sición de Heidegger con
. - -- 1 11 l 1 1 '
la de J:iege1 vernos que eHa l·esp::;c:tG c,0 a este
se asem.e{a en cierto sentido al intento de Fichte de
construh.- una "historia pragn1ática del espíritu hu-
mano" a paTtir del yo ::o.
Para Hegel, como se desprende claramente de su
Pinleitung in die Philosoph:ie de-r Gesch:ichte (Die
V ern-unft in cler Gesch·icht:e), no ha y historicidad sin
historia, ni a la inversa. En cambio, en Heidegger
está manifiesta una hostilidad hacía lc1. historiogra-
fía y la facticidad ele 1a De ahi que su "his-
torkidacr' carece de historia. La historia, para él,
:""·' "ólo 'P''1 .],,·¡ "'"'r ( Sei·n·w'-'">chick) Pa- .._¡ ..... \....L ......... ,_,.. .._,..., _ .... .-J.(..o. ---- ........... ._, __ \ • • :::::,1... ¡ •
asi c::lltceiaT la se!)
.:nl Glle b'l 1-.,l'·• e·,,.::, 'tl-1''8.' c"lo S'¡'L

¡..l·,.,l S,; r·o···-
......... t.. .te... ...._t_,;¡,. ....._. <..... l_, .... ,__ .. _ J..\..,.. _._ e L .._..,_ • ._ .._._ v J ... t.
cención clei t;""mpo 1., iclenticlacl el,:.
_[ .- . . ·-- __ ' .L<-- ._ . .... 1. _, .t,._ \...- LJ..\.....J.L
··OY'"itro nl:sn·,a v en 1.::1 hi..::tnriq v h .... ....... _b .... , . ..... ./' , ·' ..._.l..J-.._t..L"-"-..._"", ..... - ................... --.- ..... -C- ,/ -·-·

C
1
t,=- 1"' I)l··::.r·cJ,,::..,.., ur,
......... \....i,U ._ ...... .,¿-.._L.: -.... 1 L..J-..-L. .. '- .l .... _U.ii.._, l t.......- .lv.J..- ....-
t:.lnto su p::·culiar sentido ontológico. Fl tiempo no
..L.
alcm:za a devenir mediador entre el ser v la iden-
'
tidad de la existencia.
4 Op. cit., pág. 38:3.
" "No somos legisladores del espíritu humano, sino sus historió-
no periodistas, sin duda, sino historiógn1fos pragmLÍticos"
Ueher den BegTiff der 'VVissensdwftslehre, púgs. 2.08-209 ( .54-.'55)
Bd. I, ed. iviedicus.
HA_CIA_
L
\
i ... --'1.. DE
CAPITULO IV
;\1ETAFISICA Y
:Los dos ensavos, La cloctrí-ruz ele Platón ace·rca de
la r:erdad y sobre el "htnna:n:isnz.n" \ están vin-
.. r-.1 . .. .; .... .t-... • •. , .... ...,.!.... .••••• ••• ! ··- ··- ---··· , . ··.·
J.J.l.L..l..J...!.i.0C'-O.J..LLC'.LlLC: Cl.J.t.....:..C ..')l. l.J\.)1. 0LL.) LC111d . .:::t, y
an1bos a lo medular de la problemática de Sein und
Zeit. Caracterízalos y les cla Ielie·ve filosófico, como
expresión persoEal ele L1 L1bm· del autor, un pensa-
rniento que radicaliza cada vez 1nás su giro inquisiti-
vo en torno al problenui. del ser. En el primero ele
eHos, I-:Ieidegger nos ofrece una profunda y sugestiva
interpretación de la "alegoría de la caverna'', que Pla-
tón {i"xpone al cornienzo hbro sépti:mo de _,_La Re-
pública. Se trata ele iluminar, de descihar, en lo di-
cho por Platón, acerca de su disquisición fundan1en-
tal, lu que ha dejado sin decir, lo que quedó tácito,
l Martín Heidegg...:r, Plato·m; L.:lu·e r;on cler v\7aluheit-Mit e·inem
13rief iiber den ''Humanísm111/', Francke AC:., 1947. (La versió11 ,
castd!nn,\ del primer em;ayo se halla induida en el Apélldice al fin,¡]
de ,:ste tra b,¡jo ) .
pero aluchdo y latente en las palabras, dándoles a
éstas el pesü ;. espef'nt:üivamente gravi-
tante de lo indecible. "'La «doctriml» de un pensa-
dor es lo h;,cüo en su dedr". afinnación heidegge-
riana nue tiene su asidero, por cuanto, siendo el
i ..
filósohJ, conJ.o afirma Platón, el hombre que parte
en busca del ser prü:nero, es de suponer que, chelo
d linaje de su_ empresa, lo que nos diga sobre el
itinerario de la 1nisn1a y el resultado último sea sólo
un indicio de lo que dejó sin decir, por ser el pensar,
en sentido primario, inconmensürable por el len-
·---- ............. r........,,-. .... c-...)·r"",<:l 1
6 t.Lct. J e '-- \...../1..1.'-...-'-·l: ............ .::... ..
Lo q-Ge a. los hombres rodea en el interior de la
caverna es, para ellos, lo real, es decir el ente; en la
ellos confiados se sienten en el
cambio, las cosas menclO-
, l f 1
:aadas e'l la alegoría como existienc o uera e e a
caverna orooorcionan la ilnagen de aquello en que
consiste lo propiaJnente entÚ:ativo del ente y por
esto, según Platón, es que el ente se muestra en su
'- - l 1
"aspecto". Es presentánc ose en su aspecto que e1
ente misn1o se muestra. Este aspecto del_ ente no es
otra cosa qu.e la idea. De 1nodo que las cosas que
vacen fuera de la caverna, a la luz del día, cor:tfi-
_, , l ' , 'l- ,,
guran o ilustian, en 1a a egoria, las 1c.eas. "-\nora
bien, el trán.sito de la caverna a la luz diurna y el
de ésta a a·::r.:télla requiere un desacostumbrarse de
los oios de la oscuridad para acostumbrarlos a la
J l l ,
1
claridad e inversan1ente desacostum Jrar os ne est:1
para acostumbrarlos a la oscuridad. Esto significa
que el hombre o puede llegar desde un no saber
,...., .. t··,-t.-,¿,, •. ,-; .. r""!· 1 . . '
..J .l.lO (,.(,. v .. Á.u.:L.0t...""'- t::;:.t\t-C) .'"'1"'1':::!1':''r-a 'l . " ._ -·" '-".L.l.\..V ......- J..1 L.t.\.....:Jt... (..
él de modo esencial, o decaer desde la actitud de
un saber esencial, derivando hacía el dominio de la
prünacia ele la realidad común, sin ser caoaz de re-
como lo real lo LiLle aclLlÍ es usual y pradi-
l:!,ste desacostumbrarse y acostumbrarse del
ser humano del y al dominio a· él momentáneamen-
te asigm1do constituye la esencia de lo que Platón
la que, según éL es el acompañamien-
tO para el guo ele todo el hombre en su esencia. De
aquí que la pa·icleia sea esencialmente un tránsito
y, en efecto, el paso de la apa,ideusúr a la pa-ide,ia:
Ll conforme a. este carácter de tránsito ]a
paú1e'ia siempre referida a apaicleusia. Esto st.;rD"e
ya las propias palabras con que Platón
la« alegoría, _abriendo el coloquic del
üL;ü; ;:;e; _e tuno: Cotejad el Lle Hue::;i:nt natu-
ral:za., en orden a la cultura y a ia incultura (a la
pau:leut y a la apaüleusia), con L1 sicruiente aleaoría''
T.--. • .. , .-....... ,-.., +..:_..... ... {':) b '
. .t''""-'-""u ... a. !-'""""""'"""' ':!'-:'"" c ... cuc .:>u equ:;_-v-,:d.cnte apro-
x,m'lado en el vocablo Bíldung_. hace mención al giro
el e.n. el. ti do ele su clesplaza-
mea1anLe habltuacwn, desde el dominio de
lo que .en primer l-ugar y inmediato viene a su
• • ,--. o·-..+·r•o ,-1/,-.•y-..;-...,_.;" · . 1 j 1
'-''--"- '-"'---'-·''-'-'' <OL e U.'J.u..LLJ.H(_; en CJ. CGai e.t ente lllÍSD10
• -,,...,., •1 1 l
• .....,_.._.. ................................ .............. ..... ..;.. .._, ..... ........... ..L.J l..V ,-- 1-''''")1 ....... ,.._, ....., c·""' .. .....-- e e
...... · ._.,_, ""' .... u.t.'--' (.l c:..L;.,::,a L ,
cu•"' t:)clo lo r1o'"o'·1·o v IJ '" t -'
·- •• - '- 1. ; :.:herLe, v la n1anera rnisrna
coulo fue conocido, llega a ser, el· hombre. otra
(osa, .. distinto. Es as} que ;:-lquello p<ua el -hom-
,--;,re rnamhesto, des;Jeulto, y el modo de su d<"sncu]-
t:.l.ción, tiene c1 ue e:'\:periméntar una lo

JO
,L_,.,;,·;c¡¡\ln ¡; k' 1hnlé'lruu los :¿rict::os ule-
"'--· .-- - ' · · ·" ·, ·-1" ,.l'-' ,.· .,. -;:lr) r\P"-
/ hczo. que se Lractuce ¡Jul t:J e'''-' !. ,, , - . ·'
de hace mucho ticrnpo "verdad , L)ara . pensar
u._:ciden:.aL b cuu L::rttf'ltCÜ\. de b represenl:aci!'-n1 ínte-
. ...._ 17 .
lectiva cDn h. CtJS::"..: odoequ.atio i·nteuecLLiS _et reL.
Teniendo en c:ueni:a no b. versión literal de l<lS pa-
. d 1 ¡· . . 1 1 1 ' )
labras pai .eia y aLet teLü, s1no pcnsanCl_olas u .. · -
.t· ··¡·- ,(,-.. ,el-- ''"" 1

la., .. -
1
-:i()',-.
0
' Pl l)c-:r de los one-
,:,_ . .1 l.CCtJ. \{t...\ .... .!.'-•> '- u.t..b._..._..._ ..__ .. e -"'·· ·
o;:) cultura v verdad se reúnen en una unidad esen-
Si tomámos seriam€:mte la consistencia esencial
de lo que la palabra al eth e ía designa, caemos en. la
1 • ' I'la ,_ n
cuent<::l llüc é.L p:;_-,):'it-'2D'"':.a que a ·· '.LU ,
y del qrt::· trata en la c:legoría de la caverna, es
el de la esencia de la verdad.
Lus aspectos de le que las cos<:lS misrnas son, es
decir. las ideas, constituvcn la esencia, er> C'
1
lY'.:' hw
n." . .¡..;,-.,,¡,}1' V anuéL se n1uestra, en
... , ... '-.......\_.. \.., _..__ ... ,_ _t-' ._ ... .-. ..._. ---- ., . •. . . '
, . .,
1
vn • ln l1eaa a ser solan1ente
L L r V ........ .,.._. -- .- · '-" • "J. J::: _, . Ü
y accesible. T_.o más clesoculto se mues-
... l l, 1 l
"'n In r·¡np <';lela vez e ente es· y se .l:.:trna _o n1as
en todo lo que 'apaiece se
antes v hace accesi.ble lo que aparece. L:.;. perfec-
ción de la ( d'e la pa·ideia) sólo
puede, por en el :1ominio
·¡ 1 1 ' , ' ' ' ) ·1-'-•') "'' c
1
err•· ,.:Jp
v "0t)l'e _,2 .)ase ne 10 rr1as Cll u_., e,_, • ...:.. __ ,_,
verchldero. o sea de la verdad propiamente di-
. , ) 1 ,, . - l' - " [ ·:
cha. De modo que ta esencia oe 1a cu n1ra se .cuneta
en la esencia de la "verdad". Verdad significa pri-
mariarüente lo arrancado eh: la ocultación en que
vacía. n1ediante esfuerzo v lucha. La idea e:s el
que proporciona la 'pers_pectiva lo pre-
s
"".,,,-l'-' "T ·-i ic1'e·-1 e" • "'11 el sen-
'-.. -- ....... • -·--"-'" .... d r t..Lh \ -e L'l l::" . . ·-· - ._ ' ' '-
76
-
ti do de la expxesión "el sol resplandece"; la idea es
1·:::. resplandeciente. Su esen.cia consiste en la huni-
Y en la visibilidad. a éstas tiene
lugar la de lo que cada ente es, sio-
·r"' · ] " · 1· · , , - · e
m 1caneto esenc1a 1zacwn la esencm del ser. Lo que
b. idea ira e a la visión v de este modo deia ver es
. ,/ " '
pc:ln'-1. ei n1i1·::u: dirigido a. ella, Jo desoculto de aque-
llo que precisa1nente apaTece como idea. La dispo-
sición en este dirigirse a las ideas determina la esen-
. l 1 . o! • l
c1,::. ce 1a apercepcwn y en consecuencia, pues, a
esencia de la «razón". La desocultación tiene en vis-
ta lo desoculto, considerado siemnre como lo acce-
sible mediante la luminosidad c1; la idea. Pero en
tanto el acceso es logrado necesariarnente por me-
dio de un ''ver", la desocultación, puesta en '"rela-
ción" con el ver, es relativa a éste.
,
1
.. ' 1. l "1 • 1 ·1
1::'.,11 la alE);ona, e.t SOl es a _pat <Ot Ei. tut;l
del bien, que es la idea de las ideas. Esta idea, aun-
qne Plat6r1 haya dado oportunidad para ello, al con-
siderarla corno la n1ás excelente ele las ideas, no debe
sef como el '"bien moral", sea
c:;n±orme :_::._ la lev morr.:d, sino que h ide::!. del bie11
en el concep-to griego, lo que es
ou_en.o 32ara algo y hace s,er apto par.a algo. Lo que
a roda 1dea hace capaz cte ser una 1dea es la idea
ele todas las ideas, es decir, la idea d.:::-1 bi-en, y por
eso esta consiste en pos:ibie el apan;cer de
todo lo presente en toda su visibilidad. De aquí que
sólo ele ella surja la posibilicla_cl de toda-s las otras
ideas, .Y de aquí tan1bién que allí donde en general
n.n ente se mues!:ra, es té b idea del bien, cierto
rnodo, con.sl:antemcttl:e l_)Or doquier en la rrürada, a
,.la 1,.., non,,.;,·) ._, ?,ifkil r1e la ID.irada ascendente
pc;:,a..t. \...LV .t..v .... ......, ...... _ J -..·--· ·- .. ..._
requerida para su aprehensión peculiar.
De la esencia de la idea suprema resulta toda
1
, 1
1
'. COll
miraca previsora en el ;)reten y por · -
sio'Lliente rnüen debe ,,. c
1
·tüere obrar en un n1undo
,-.., J. - l dl
déterminaclo uor la idea necesita, ct.nl:e toe o, -e .a
·visión de las ..... idec1S. Predsarnente, pues, la esencia
de la paideia también "i_:\..msiste eD. lil')era:r al hombre
y afirmarlo para la lúcida constancia que requiere
la visión esencial. La alegoría ele la caverna no tra-
ta, por cierto, propiam.ente de la aletheia, pero ella
contiene la doctTina platónica el::: la verd:?,d, por
cuanto la alegoría se hi.21da en el nroceso tácito a
través del se irnDone la idea la a1ethe-icr.
Esta cae bajo el de la iCtea de las ideas, de la
CJne Pit-::tó.n. dice es 1a soberana, la que permite
J.. •. 1
la .. 17,S r!11.e tB. esen-
cia de la verdad corno esencia de la
o , 1' ,. :1 -.-1, 1 -- • ;., nlo,,··., :1 P'''T1C·i-11
no se c1esp 1eg,t .la t'l\_,p ... _::;s .• -" -,
-:j;-l(• C:J.'Li2 S"" cnhrP 1;1 PSt'ClJcia de b. idea. Si
....... - . -· '-.... ..... ......... .t-' .... -..... ...... ..... - . '
uor doquier, en tocto comportannento con relacwn
se trata de la apercepción del de
la visión de la idea, entonces todo esfuerzo aebe
concenb·aise prilneramente en hacer posible esta
• ·•-'::J"<o o<'.¡.,._, r.:><: '1"\i:::.,"P";.l''].l) "'.-: l'1tStt) 'y' eS
r.J.J.J.. l.J ... J.. ..... __ , __ .... .!.. -· -· '-· ·---......
D
·,;)·¡· • ir·-::·1-•-"7'-1 (l11P Pl v·"'r y c.Jp,rii"D.e
' C·V J._.. ...... '\ ._._.... \- ·- \-:;___ '-' _.\.... 1. Lt ·...1 T ,.,.,. . '
en 'derechura á la idea su-
p1:en1a. En dirigirse se adecua el apercibirse a
lo aue debe ser Esto que debe ser visto es el
del ente. Como cortJ.Secuencia de esta ade-
cuación .a la apen::epdón" como adecuación de un
1
·_,·1t,.-_!'l' :.' l:l l. ·1:.:.·1 ...;d··· flll'l é('J'c'"l ..... 'l" c\.eJ. ''t.::lH.K'f"'l'
'--._\. _1.. .... l..t:t.. .. (:".\._L.)-...C ... _-t. J.lt:-J-l'í.:'LlC.c.t _ 1...... -
r
D.t:: LA. 0;-.;Tor.óc.rc., .\ r...'. DDm":sró;.;- DrALÉCTIC.\
con la cosa misma. A ..sí, de la preeminencia de la
. l . ¡ 1 • -¡ . ·¡ 'j _, '
lGt·a _v ue1 1etear sc>ore 1a aleihe·ia. surae una 1 ·
. , l 1 . l 1 . <':> n tna-
Cl0l1 Cte 18. esenc1a Cte _a Yerdad, llega.ndo ésta a ser
·,lc;-"PZ'l (JP
1
· '' · J 1
h 1a apercepcwn v oe1 enunciar. En esta
"' • d·::> 01. /no rl o l·•- oco "'"- ;::,.; • '·1 l }
C"' 'l 'i"'I'e 'lr S"" ·"'1111--.le "1 - . '-' ..l. L \ v. l.(, .. '- '-' \.... L 1J e
mismo tiempo. un cambiu de lucrar de la
. ,...., l Le •
"0omc e esccultación ella es aún un rasero funda-
mental ;1el er.:.te mis1nu; pero como justez: del «mi-
El.:·;>, elln deviene la caracteristica del comporta-
mlento humano con relación al ente".
que Pbtó:l tien.e que mantener firme
la vercl:::.d corno caracter del ente, porque éste,
como lo en el apaTecer, tiene al sel' y, a
su vez, ultüno trae consigo la desocultac'ión;
pero al el interrogar por lo desocul-
l:o y manlJesto ct.c:.splaza al aparecer del aspectr)
\' C'•V1 ,::.11.) "--· .. .... .!:' ' 1 • 1
/ _vl . "" ... .._ a . v e1 cuo1 a este y a o justo v a
la cte.t ver. Ve aquí que en la pb.-
tónica cte la verdad impere una arnbir..rüedad la
que se en todo su filo, por la
m1sma sene cte 1cteas \en la alegoria de la caven1a)
s•-: iTar8 v se em.1nC'i<.). de ht (dethr?ia v c:imnlt6n...,<.:l-
..1 ._._....... _. --- .......- ...........,/_
se tiene la de la apercep-
cwn, la cual es engKia como reP'la. De resultas d-e
• • / \_.' ¡':) ...1
esta slh12.Cl0l-:t se .. en Platón la
.1 • ... ... .. .. / ' • _e;..:.. '-·
la 1clea cte1 bien CC)l11o ele lo CJ u e hace po•;:ible la
-i 11 t: ;:::.1-;- ':l r: :::.1 • . .• ..,. . _., f .., .1. .. , • ' ... -
j --- -:- :-'"" con.oc:::I y eLe Ja ctesocu1tac10n de lo co-
IJO('vln .\.e
1
t··
1 1
" ct" "' b
-
1
·-··- • : 1m, OCL8.v1a, 'Ver acr es so re todo des-
nen 't·c' , · , , '- . • " . , . 1 · 1
., -··'" · .. 1 )t...S<:eza. ···a
,/ ' J. .......... - .... ..!. . c.. ,.) l..a.. y _)(-.1 o
el'i1JG'·-,e
1
""l"·;..J ..,,7 0 1'::1d l]
Le:": ... t._,. J_Ja. .u . .tlSD1éJ. s.lla 1\.. ar en . a c1eter-
cl.e esencia de la verdad domina tam-
lm:'Il en .\ristóteies. el cua1. e11 el ca.pí.tu1o final del
noveno hhro de h'. ivl etafisica: destaca la desoculta-
ción como el fundaE1ental del ente, que todo
lo domina, pero mismo tien:tpo, al del último
'"ll)l,'L-ll
1
10 'lf-'
1
1 J
1
l.:
1
tJ-·l'¡·• ov,,..-,::.c:::l rq1r-:' "'ln fa}so V lo Ver-
ce ............ .....- ...1.··- ...... ,
daderc no está en 18.s cosas .... sino que yace en la
reflexión (inteligencia)".
Es por este que el enunciar juzgativo de
la inteligencia ha el lugar de la verdad y
falsedad y de su diferencia. Decimos que el enun-
ci.:ldo es verdadero cuando se adecua a la situación
objeti··.:a; por consiguiente, cuando es congruencia.
En esta deternüuaci6n de la esencia de la verdad no
Se CODtÍene V:?- 1lÍ1J<Tl__ll1a reterel1CÍ9. ll:l<ÍS llÍ ar)elaciÓn
J •
a la aletheia, en el-sentido de la desocultación. Nlás
bien es a la inversa, la aletheiu, corno lo opuesto
el e -¡o fa1 so en el sen ti do de lo no i usto, es pensada
CULUU _\_ r:.;_::ti:· p.;;t-f:> 1Tl0111eTJtO llega a ser
determinante, para todo el pensar occidental, la b:o-
quelación de esenci;: de la verdad con1o justeza
del pensamiento enunci<::.tivo. Aparece caracterizado
cuño de la esencia de la vert:lacl en los prínci-
. "l ' 1 •1 1 1 . 1
pi os con e uctores que 10 exnwen en .tZ.S epocas. GtL:-
minantes del desarrollo de la metafísica. .Así; en la
escolástica medieval cobra vigencia el principio de
Tomás ele Aquino de c:Jue "la ·verdad se encuentra
propiarnente en la inteligencia humana o en la di-
Vale decir que en la inteligencia la
verdad su lugar esencial, y que ella no es
más, tal cual lo -fue originariam.ente, con10
sino como congruencia. En el cmnienzo de la rno-
dernidad HlosMica, Descartes, en b octava de sus
li.egfas paTo !o direc<"i(Í-n del c.'>'PÍ'l"íi:IL D.¡_¿uz:.uH1o Lli-
cho principio v secularizándolo nos dirá· "La uer·-
. _1 . 1 , l. 1' 1 . ' ? ' V
ct¡_tc e_·· le'- nn ni'"''L"n p.:_:¡.,-,. pl·o )_.
-· -· ---- l.J ·-· -- - 4- .!. r lo
7-n otra v:;rte sino solamente_en la inte- .
. 1,
1
_ por ultim(?> en_ los días en· que al-
.su acaU::.lmJ.ento el espíTitu ele la época mo-
oern2., Li.ú ü.u .• ::vo fortalecin1iento de tal
_en ,esta }:é:chcal afirmación "perspectivis-
ta de .Nlerzscl1e: verdad es la clase de en·or sin
el cual uua c1eterminac1a especie ele ser·es···.·'_v
1
'v __ ·e' __· ... t:._:_::. __ ·;:_•._,:.;._,..• •
l
, . . .. . 1 Xl .es ..,r:· .•..
po_c na v1:,-\t:- valor para la vida· decicle·;eiiYlíl-.· ··
tnna mstanoa . Si tal es la verdcid; ·seaún Niet.z·:.:.
Sc
}l"" er1·t ' · ' · ·':::J ·
- '"'', .. (Jnces su esenc1a esta en un modo del pen-
sar,, et que necesariamente siempre falsea .las cosas

1" ITl o -1; _l - ' l '
. u ct ... tu. .... da_ é.a que r_oca representación paraliza al
y 1-luyente ·'devenir", oponiéndole, con10
Jc: re::;.J, algo que no le corresponde es de-
cu, 2!_:_!,<; ,Y todo por _imJ;erio ele
LU.l.cL JJ.tCt,,.LULLU JJt lÚVÚV L.J Üt ,:.·l-1 1t,., L·
1
t::.'-- ---·
,, . t::Lt::lUU-
de _L'- verdad está implícito el
a, w esenc1a tracliciopal de Ja verdad
"'I'TO ",..,, ... r··l·-.. 7 . . .
'--'- ..... c .•. vu.u..iti....L<.A..:.' o Sea oe ' .,ogos:· Con sin-
. acierto nos dice Heidegger. que el concepto
. de verdad m.uestra -·
la mas ex:,trema consecuencia de aquella m.utacion
de _la verdad. desde Ja desocultación del ente hasta
f.-, lllL'tt.: .. "'.'7•) rln f., ,--., ...... , .. 4 f • •
1
•• J ,)_\....,._...,._ .._.. e .i.._t. Il1lttt1Cl011 q·Lle Se CU111-
p le eL:. L:. ,.1 ,_, i "!) '1 , ... ; ,\ 1' rl '-" 1 S •:> ,. rl c.l e'1¡. . 7

1
..... ...... -- ·- .... ..................... '-" ...... -·---.. ...__..,_ ................... - .... ... e ccJmo 2aecL.
• . en n_o es u_n primer plano
de la atedwuJ, smo el fundamento ue
a esta posible. La verdad, como
1<() es pues, e1 ras(ro fund·n',"'TÜ'll .J"'l e11-t.,.
5
• ' (....., . . r.. . , 1'- '- - .. 111\.)
\\, ilfe :rrr \lo,:/¡¡ . .¡<n ',.V W l3 [ ,.-\"1 ·
· ··" · .. · é · -' ' ' l:J, 1\:rijner Verlag.
C.\HL.OS .'\STH.\D:\
oue vor haber ella deYenido justeza bajo la suje-
J ..L.- . - ..., , . • -¡ _¡.,
ciÓr1 cte J.a es ct(::scl e es re J. eL caiEtCL6-
. .t .. . .:-l' .-1""'
1
, ·.-..r"'\ ,..; .• ... ,-,h-· ¡::.1nh-:1
ll::iUCcl uc:l ..
l., • l:J.·.; ctOS reSÍ-
_;.-J-.!. _,.t ..

.. --'- ._ te:. ,_ ,.._.,_ ..... , ..... ............... .1. .. ._
dencias, dentro v h.l·Z::i:a ele L ca:,:erna, es ·decir, en
m.edio de las sc)mbras v a la luz del dia, es una
diferencia de sophia, sXgEi{kando en general esta
palabra sabiduría, el reconocerse en al{So, com-
prenderse con relación a Habl8.Ddo mas pro-
piamente, soph'ia rnienta ei reconocerse .en lo que
se esencializa como lo desoculto, descubierto, y es
consts.nte en tanto es lo presente. Pero ese recono-
c
p1·se r¡L,Lp :.1 r-n l:l c•.:níf>nJ()_ sirve de re-
vL ' '- ..._.., t,.;.t,j-.k ' \...· ·· -- ... "'' '"" · ' G' ·
elucido- a una ·soph:ia de smnbras, es supetado por
otnl sOTJhia. Esta es únicaJJJcnte y tiende ante todo
a 1a a1;ercepción del ser del ente
J: -· 7 .• •1' •
er1 la.s "ic1eas". S{J}Ji/t1tL7 a ciJ.rerei1C.la Cte
· ac
1
•uella que en Ia. cavenu:t. se aFerra a las sombras, es
- " l "·
1
" 1'
una Dredi.lección 'l amistac1 nor as leteas , as que
no:3 y '"· }o- a
bierto. Por consiguiente, la sop!i:ia tuera cte la ca-
"···¡···z· ···· 7. • , , rii·Jn
1
·"' u]atón
• es p '1/t OSO]Jd/Uk que lne ... _rc. .L .1. . ..
e;· ton1atl<:l:';·'cofl1b non;bre ou.L·a Teconocene en
el que la vez cleten:nina el ser
1 1· . • .,::::,_._,...•, .....,f;·MJ'o'' ' •. ,.,... ..... .. .¡--·.. r_l "' 'P 1 ,, 1' .:J V""'P sa r
ctei ··Jeten .. L""\. J..JC:..l ,.L.:. t_i\"-• .._ !(:¡_, ; •. :.-; ¡__l re·"- ,.-
el S ...._e•·.I·.··ale'l ó,-.1-o P0-1··;-•''0' (''") nn el;-"V<:Ll' hl ViSiÓn
,')t,_)).J:.. _, V..i. r -• ......,
a las ideas)'llega ·a ser "filosofía", per(; o.dquiEiendo
desde entonces la '"filosofía", crue cornienza con Pla-
, ..J. ' 11 «
tón, el carácter de lo que

t::u.-ct<:= s(:: __ ara;:l lTtet:J-
.' . " e . - 1•:.- _1.J '--,-1 i' t·::. 1 '1'1 : j .. •'T"":l 13
:t1s1 ca a e u V :J. rorrna LLt ua.L (:: .1 ••• 1. .;. L. LU .J. c., .• · .
' / ' ·¡ 1
)·-a J.?l;_lt·éJrL, en_ (.le _.;.t
..... :; .. ::; 1 -""'
Hasta la m.brna p;Ü<:1.bra "t¡:.;!;Ll:lsica · ti.t'De su pre·
DE L.\ A.:-i.I.LÍTIC.\ 0::\TOLÓGIC.I. .\ LA DDmx::;IÓN DuLÉCTICA
acuñación· en en su _afi_rmación _de que el
pensar va más ailá v trasde11de 1o ·que sólo es com-
prendido cnn1n y copia, dirección a las
"ideas». ·
T 1·,, te,"'' ·c.t-.., ,....;0
1
,.... rl o l ""''' ,.... -n ·,-la pr
1
· _
........ .t'l .._.... ..... ..l. ...t. \....t.'\,.....J.. J\......L '- or.l.l.r) 1'- \....a, a ctl a -
macia clébese la mutación de la esencia de ·la ale-
the,ia, ·exige una caracterización del acto de llevar
la mirada a las ideas, signo al que corresponde el
pape] ele la paide-ia, de la "cultura" de1 hombre.
Esto nos explica que a través de la metafísica domi-
ne el esfue1:Zo y la preocupación por el ser hamano,
por la posición del hombú en er seno del ente. De
aquí qt;e, en el pensar de Platón, el comienzo de la
metaÜsica sea, al mismo tiempo, el comienzo del
"hm11anismo", palabra que, en su más amplia acelJ-
• 1 1 ] . ] .1:
cwn y en o esencia, se Tefiere a proceso ensam-
blado con el comienzo, desenvolvimiento y Hn de
la metahsica, y por ei cual eJ hornbre, según- distintas
perspectivas, se. desplaza siempre, pero sabiendas,
hacia un término medio del ente, sin ser él, por esta
cucunstancia, el ente suprerno. Vemos así Ia íntima
rela.ción que instaura 1H pnide·ia, la cultura, con el
humanismo, lo que nos pennite comprender en su
pleno sentido la afirmación de Ja:::ger de que el
ideal cultural de los griegos es la raíz de tc¡_do hu.r:na-
nismo, pudiendo agreg<use qt:t: lo es aém er< aql.Le-
llas formas V r't'"' l.li-11"1!1¡J:l."1}'f'
... ' · ' · ·.... ,/ l .._...u '-V -'· .. l ... ... U LV t"... ... 'i._. ... U•
de su origen. ·
La doctiina de Platón a .::erca de la \-:::.-dacl -cm:;,-
c_lu-:v-e 11() es (:11!2:() c:t: u.e

- .¡ ..__.(J 1.. •.:.-'
do, sino que lüs!l.Íri.camente es "actual", no corno un
trllzo doctriuario e u vo efecto ul teri.or es rnateria el e
('omentario histórico, ni como imitac,\ón de
i,;) ·lphcrüedPrt Su actuaLidac1 radie::;. en que eua nos

la ele repens::n·la. Al recordar la esen-
í
.. :.,

ciP 1'a verdad. recuerdo en el cua.l se
{,·, !.r 1 .. LlC ._c..._ .__ , ..,
-, -· rl· .. 1 el

• r•r)nln ro-'!c:o-n fundan1ental
CLev·e_:_:.:l a .. e \_. L l. ,_.._ -'-·'--'-'--" - .... ..... e-- - .... .,
de! ente, se tiene que pensar esta esencia ele
· D 1
1
·
1
.. IJ'l""C
1
'-'' ''1-
prünano. e conCte t:11 recL e '--" . .LL . L._. ''- _
,...,/,e- tnn•;:¡r l;:1 o.letheü.! .•. el estado de desocultaclOLl
con el sentido que le asigna Platón,
·vale decir bajo la suieción en que él la col?ca con
re<Jpecto a la idea. No puede salvar la_ esencm de la
, -- 1· ·f- .•

Lo,, .... clp ·hw,darnentarla
cLCSt)CU C<:lClU ll .U .U/:) Ll.: . .lcl L'-- uLcé '-'- .. -- ··;,-- ,
en )a "razó,.--::", en el ''espí'ritlJ-', en el ,
e
l "lc)croc" ni en cualcmier otra esnecie ele subje-
·- ,..., ,) ' . J. ] 1
ti·vidad". Antes se requiere una oe o
"positivo'' que yace en la esencia "privativa" c1e la
- -.. . .. . . "' ... .....1 ..... ....... . ..-..., , ..
c;.fril(l'1/l ·"- fl eSL(J f....itJ:,ltlvu .._ ....... ...... """


del -ser riÜ::iino. "Primeramente tiene
que irrumpir la necesidad, en la cual no siernpre
,,. t - • 11 ' ., • 11 .....
sóio ente, s111o uu uia Lcü.l1¡Jici -=-'
pn,blem::í.tico. Y está en
'JE,._¡.;v·1 por eso la esencm nnmana de la verdad
1: '- J..J. e ' . .L .. ,
aÚn en su t)culto cornienzo' .
..... , . -, • ·1 1 ,_ ... .. .. 0 (' ... .,rH·e
Hl ''"'<11'1'(1•1 rrc'1nc'l1() C'lí-"J \•Oltlll.leJ.\. e::> a '-'{_¡""{1 •JVU•
JV :-, t..l. _.._ _,__. -- .. ,.__, .,. J . -
el en la que Heidegger responde a
preguntas que, acerca del suscitado por
esta palabra, le formuló J ean Be:cn1het.. su res-
puesta, Heickgg;er aporta Y_ ex-
plicitacioues de S1J posl'lua btosohca, prmclpalnleLl-
{)-l
te ·sobre enu_uciados in al irll:erpretndos o falseados
por la .críticn.'
' Antes de abordm· la respuesta a la pregunta cen-
tral del temario, Heidegger nos presenta la rela-
"1C1)IJ cq1h·p ""l "e'· l-nl .--.OI"'"'u·--. '"'lJ..., Se ...,_.¡.l'cula \_.1.. •.: •. . 1... .... ._ . .._. l-'"-'J....t!..Jt..i...J.. J l J ·..1. :_, L'-t. L -l.l Gi Cl..i. L C:
eu su sentido más primario v esencial. El pensar es
ya acción desde qu"'e él su obrar es,- a la vez,
el 1nás simple y el más alto, y esto porque el pensar
atañe a la directa referencia del ser al hombre. Ta-
rea del pensar y también del poetizar es dar al ser
la palabra, a la que hay que rescartar de las redes
interpretativas ele la lógica v la gramática v devol-
verle- su prístino m;tológico. Por ctmnto la
tarea del pensar es la develación del ser, del cual
él es pertenencia, el pensar mismo es empeño por
la verdad del ser. Su historia no es algo ya pasado,
sino lo que, por su irunanenle prospeccióu, está siem-
pre en trance de advenir, ·vale decir que está en
perspectiva; ella es soporte v determinación de toda
condición v situación humaÍ1a. Para acostumbrarnos
a comprel{der e induso a consumar la esencia del
peDsar: tenen1os que liberarnos de la in.terpret2.dón
técnica del pensar, cuyos comienzos se remontan a
Phtón y Aristóteles. Esta interpretación es la que
l:a caiacteriz:1do al pensar c·o.rno theoTía, y al cono-
cer con1o cor:nportail1Íento teorético. Por haber sido
interpretado eL pensar come techne, el ser corno ele-
mento del pensar es abandonado. De aquí que sea
necesario reconducir el pensar al ser, es decir, a su
elei11e11tcJ.
Arl!"e el enunciado del propósito de dar de nuevo
sentido la palabra "bun1anismo", Heidegger se
'Jregunta s.1 ello · es necesario, v aludiendo a la
t e_ 1 "' . " , .
C¡Llt \.JCct.Sl\JilCll1 10S lSlll(JS etc espe-
cie,C?cle los cuales est{t ávido y siempre pide nuevos
el mercado ele la opjnü)n pública, nos recuerda que
nombres como los -de "Lógica', "'Etica · v ·'F'isica'·
'- • 1 ('. 1 - •
s6Jo surg1eron tan pronto toco a su nn e1 peusar pn-
rnario v que los PTierros lJensaron en sns grandes
. ' .1 0 0 J: . L
"a tales n?. }1Í
s1qmera Fuosoha al pensar. J:;ste llega a su 1111
cuando sale ele su elemento, que es el ser, el cual
lo capacita para que sea un pensar, ya que el ele-
mento es la capacidad, el poder que se apodera
de] pensar v de este n10do lo transporta a su esencia.
__, 1 1 1 11 •_, __ ,._
LS as1 como e1 pensar es pensar oe1 ser, unpucallüu
aquí e1 genitivo una doble pertenencia, en e1 sen-
tido. prirnero, de que el pensar, sobreviniendo por
c:.l ''"'' pertc.r,c.v''-'' ·1l ser v E''l seo ..pnclo lugaT, de que
. .__,.._,.t_\..¡ ....... ,J.., • • l
el oensar es pensar GBi ser, en cu:.:un:o, peneuecleuuu
,., ·1 e«+a' 1 c:pr· lo e· '-'C'.llCha
a ..:>,.......... _, ,_.(,. \....i..lL a...t.. ......... , ...., ......
El ünperio de tales títulos no es casual, sino que
1·eposa, i:üdo, eü y desde la época ElodenJ.a., eil
uña. DecubJ.T d-ictadura de la pubhcichd, con rela-
ción :=t. Ja cual la llamada "existencia privada" no es
va el ser esencialmente humano, esto es, el se.r libre
:,::1e1 ho-r:c1bre, sino que ella se obstina en ena nega-
- 1 ¡- ·¡ -- l . l ' '
..,;{-:¡.'1 ··L..:l 1 () C1 ''·..::.r1•.)J1r·l) C* .. 'P"lC' I1'i C{e-
LJ. J.!. L .. '- 1 J::.i u .... -.__. ' i ... -c" - . __ v-..1.. -' l..t. ... b .. ._
1 . - .. ·- l 1 1 e l 1 ,-. • a
fJ'::nttl•:-t 1 te ae C.t-: <=l·ue s,:; l1tjtl'"C CtC.t 11.1
1
e.ro éi.f,a.l"t:,-
ele lo público. Como consecuencia de esto se con-
viertE· 1::. palabra y el idioma en mero intermedia-
rio de hs vías públicas. De esi:e modo cae el idioma
bajo la dictadura de la publicidad. Lo dicho en
Sein und Zeit sobre el casi incontestado imperio del
(del innominado ''uno.', el "todo el mundo'·'
1 .:G • '
¡_:.¡ ¡"-¡·¡·¡·¡¡.=..¡¡ 'j"¡ 1:_:;,¡·\ i-·,,, .., J- .. (',,_.,..;,.,..¡.. rl r-. ""'1•'"\ 1.:- • _.,.t .."t \
·:t--·-::-···· • • vuü.' .. ' ..)uJvLÜ l..cC: ct. ¡..JllUHClL at ) J1()
ser, con:o se 1o ha interpre-
tado, un aporte mc1ctental a la sociolocría. ni tam-
·'. - . . . . 1._, '
poco se re:l:lere eL -·¡¡wn·' a contrahcrv-
C?.
":a, eJ.J.tendida t:ü sent:ido ético-existentivo ( ethísch
existr:ntiell), para la identidad de la persona, sino
que lo enunciado contiene, más bien, h!. alusión, uen-
, 1 ,l. . . J:
saua uescte a mterrogaclun por la verdad del ser
a la primaria pertenencia de -la palabra al ser. Y si
el hombre debe encontrarse nuevamente en la cer-
_:m:ía se:· tiene, pues, que aprender a existir en
10 :;.mlomlnad¡_¡ y a reconocer, en igua1 medida. tanto
1 l .
1
'
... que se ejerce so ore él mediante la pu-
bhcJ.dad cuanto la impotencia de lo privado. El hom-
bre, .2.:1t:s de tiene ,Primeramente que dejar-
se chngu la palabra Dor eJ. seT.
·r.1 ,;.; . 1 l " 1 "( • J.:,...,. \
..G.!. C::ül...:.t,.:Lüu \ L.&·;.e. our!::.t: 1 no se encan11na l1acia
ot:;_·a dirección a de nuevo al hom-
, .
ore a su esenc1a, y esto no significa otn.1. cosa que
al l .... cm 1"'""' i l"r-"-"' \ ,-1---.---- ·"--- 'í . 1 -¡ ,
-:- .... ... J.,_, \.H:::vci.J¡:,ct ntnnano \numanus).
J:.:.s asi como ta hznTL-L?-·nitas constituve la demand:J.
de un pensar de esta clase, pues· humanismo es
·--·-,-1i·'-, •. - i .. 1 l b
I.ucü_,_u.r y v e1a1 para q:..1e e.... 1o.m :;:e sea hun1ano
v -•o 1·n
1
1111..,....an""
1
· ' .r
./ -.t ...... t);, C:..8ClT.:: Ol1.8 11() .-.L1J.tl""a de Sll
• .... ,..-.,..,.,,e, 1,-, 1,..... . •-• ... . l 1 1 1 •
0
':'!
0 0 "!
./l..,_ '-1 .Le:. L..:.u .. 11()11li)Te esrr1ba
¡;:,.·;., ,.;,") "P--:.:':11''"'"'"' 1,., .-. 7 - ..... .,.t...: .. :: ... -..,·, -,. 1 . 1 l - / . .,
...,._. ............. -.. ... v 1a. <-u-•::::) •...:.uu e,-:, :::.a.oer uescLe donae
s.::; ha deter:mina..r la esr.::;nc.ta del hombre, poroue
..J•I -1.. • 1 • ' J.
y uJ.rerenleS concepcwr._es c.el lmmanisn1o y cada
una de ellas parte ele un supuesto distinto que
Iernata en una idea peci..lliar de la esencia del hom-
1 t' d - 1
ore. se en -len te por nmTtanismo generaln1ente el

ui
esfuerzu ter1dien !:e ::1 cttte el hombre llegue. a ser
libre para su humanidad v encuentre en esta su
diunidacL entonces el humánismo difiere según
0
. • 1 ·¡ '"l'l l" -
1
1 ",l'lhll''J
1
C'Z'l_,
la concepcion c,c .. : oe a · d. d
,:1o1 • (lifiriendo asinüsmo lus c;;unmos que
._ .. ........-.!. ......... _,_ .• • . •. 1
llevan a la realización del humanismo l:<.,s asr como
diver(re el humanisrno preconizado por -:\.Lux, que
-··-

l,,,
1
,·=>nn" •Pll el honibre "nf.Úural" tal
ve Cl ..L.!.'-.Ii.L.l A.'-· ..J. .... - .......... ---- -
cual éste se da en h sociedad, del humanismo cris-
tiano. para el cu::tl la h-uma·nitas del hombre se de-
termina con relación y frente a la DeLtas, y de
arnbos cHfie:;_·e :::l l"..1ódico hurnanismo voceado por
c;.,,·trp n11<"" 1 n conci1;e como "existencialisn1o".
·-' '1 --- - . . .
En su acepción, la palabra humarusmo es cam-
biante. Como dice Konrad Burdach, a la pala-
br:.l hmnanismo "adhiere un doble "concept?. En
"''' )nryrn· Í(lP::l V pj 1)1'8CePt0 de Ul1a fOIUlel.-
--- , . .:- .... . ..
ción espiritual, la que busca lo hun1ano
coGteniclo \' s:.:. finalidad., y, podemos decu, como
"'1 1 del h(JITlbre. Por otra parte_, se enlaza c?n
u:r1 sentido especial, detenni.nada di-
.' ' 1 . '1 / f ••• ) 1....., • ...;,.,,""ll""Y10llf-P rr\1'1
recc16n de estucuo \, snu.cntJt1 , J.ilS•.uLl.._,LL ....
dicionada la que cree encontxar y apropiarse este
ideal del' hom:-bre sobre un camino único, firme-
acotado: rnediante el ahondamieEto en
énoca muy pretérita de la cultura hum_ana,
grecorromana. L<:t idea de
está e en la base de este propósito, pero tamb1en
la opinión de que esta hun1anidad sólo vez
se ha revelado plena y puran"lente, y de aqm que
sólo de esta única fuente ha ya que extraerla. ,Con
otras palabras, e1 concepto de esta en
po
00
rclaci/m áx·í pruc<t cou el cor1cepto dt> lo cló.sico".
3
not::>.r que la f1unu.tniüzs es expre-
:,arnente tornada_ en consideración ·y buscada por
primera vez en !:1 épncn de la romann.
Frente al humo Uürbai'us se alirnm v opone el hmrw
hu.n2.anus, siendo éste- el romano, ér .. 1e- realza y en-
noblece la virtud ron1ana po1· la "incorporación"
ele la paide·ia recil)ida de los gTiegos, traduciéndose
b pcllabra paide·ia por hwnanitas. Sólo que los grie-
gos que smlJinistTan tal modelo son los griegos del
he1enismo ._cuya cultura fue adquirida en
las escuelas hlosohcas. De modo que encontramos
en Roma la primera expresión del humanisn1o; el
llamado Renacimiento dé los siglos XIV v XV, en
Italia, es una Tenascent-ia roman-itatis. ·
·'Todo humanismo o se funda en una m.etafísica,
o se transfonna a sí mismo en fundamento de una
rnetafísica. Toda determinación ele la esencia del
hombre, la que ya supone la interpretación del ente
sin interrogar por el ser, es, a sal)iendas o no, me-
tafísica." Pero, en la determinación de la esencia
rl '-" 1 'h on•1' ¡•,;:> el 1-,,1,..., .... " ,.., (< '"'l" ,. , . .!-,..,
.__._.._,.J.. ............ -- ....; ... ...._., ..1.. .J. .... ._ .... .... .1...tÜ ...>V .t.lÜ p.t.cü._l.t1Lcl.
por la relación del ser con la esencia del
sino que él es un obstác-ulo para que ello acontez-
z.2a, desde qL1e el por originarse preci-
sa?1ente en la metahsica, ni conoce, ni comprende
tal ínterrogacion. Aunque cíeTtamnete ·la metafí-
sica al ente su ser, y de este modo
el ser del ente, ella no piensa, empero, la
di:l:erencia de ambos. Por consiguiente, la metafísica
3
Beforrnatiu·n, Rcnais.wmce, Hu-man-i.\'li'HIS, pt'tgs. 91-92, Paetel, Ber-
líll 192.()
C.\.HLOS AsTHADA
no interroga por la verdad del ser mismo, .Y este
motivo tampoco jamás pregunta de que ni_odo la
esencia dc:l hombre pertenece a la verdad del ser.
J.,a metafísica no sólo no ha formulado hasta ahora
- ,. ·-- , · ,.., "" ___ ,, .. ¡,., n COI.l10 rne-
p1egu11ta, .::>.U.10 '-ilt'J 1-''-'--'-(.l. íCL -,, • -- • ... ,'
tafís:ica, · tal interrogación es i.nacces1ble. '<Aun
aguaxda el ser devenir, para el hombre, m.emora-
ble." Pero cualquiera que sea el rnodo en que logre-
mos con relación a la determinación de
la esencia del hombre, la rat-io del animal, siempre
se funda la esencia de la razón en que "para toda
anrehensión del ente en su sér, el ser mismo ha
clareado va v ha advenido en su verdad".
de la limitación apuntada es que la
metafísica piensa al hombre a partir ele la anúnali-tas
v no lo pie;1sa en cliTección a su htt·rru.m'itas. Al estar
el c1:uear del ser lo llarna Heidegger la ec--sis-
tencia del hon1bre, siendo s61o apropiado a ésta tal
modo de ser. "La existencia así er1tei1clida no es sola-
mente el fundamento de la posibilidad de la razón,
• • .- >1 1 . 1
rat·ío, sino aue la ec-s1stenc1a es aque11o eH 10 cua1
la esencia hombre conserva el origen de su deter-
minación." De modo queJo que el hombre es, o sea
aquello que en el lenguaje tradicional de la metafí-
sica se llama la "esencia" del hornbre, estriba en su
ec-sistencia, la cual no es idéntica con el concepto
tradicional de ex:ísrentia, que significa realidad, a di-
ferencia de essent'ía, que es posibilidad; ec-sisten-
cia significa, en cuanto a su contenido, acceder en
la verdad del ser. Fn la afümación "la «esencia» del
. '':} , l 1 (;(; . '>
Dasein yace en sci ex1stenc1a , ta pa aora esencia
entrecomillada indica aue la. "esencia" aquí no se
-
90
Uc: LA AN,\.LIT!CA UNTOLOGtCA .\ L.·\ Drl\mNstÓN Du.LÉcnc.\
· determina ni IJOr el es.se essenliae, ni nor el esse exis-
. .L
te·n,tiae, sino por lo ec-statico del·Dasein; v el enun-
ciado de que -"la substancia del hombre la ec-sis-
tencía" no significa otra cosa que el modo como el
hon1bre en Sl.! propia esencia Se esencializa para el
ser, es el ec-stático interionzarse en. la verdad del
ser. Sin duda, por esta determinación esencial del
que ya- en el punto de partida de Sein u.nd
Ze-u denota una ruptura con la posición humanista
y teorizante de las épocas precedentes, no son teni-
das por falsas las usuales interpretaciones huma-
del hombre como animal racional, como "per-
. sona , como ser corporal anímico-espiritual, sino que
aquella definición insinúa solmnente que las más
altas determinaciones humanistas de la esencia del
hmnbre no saben aún de la peculiar dignidad del
hombre. Si HeideggeT se pronuncia cont:ra el huma-
ni::;wo, tal corno es- conceDIClO por estas determina-
ciones, es porque éste no coloca lo suficientemente
alto la h:unwn:itas del hombre.
La referencia. de la esencia del hombre a la ver-
dad del ser ''es así, como ella es. no sobre la base
de la ec-sistencia, sino que la de la ec-sis-
tencia es existen<:ial-ec-sÜtica ( existen;;ial-ekstatich)
por obra de la esencia d.;: la ·verdad. del ser" .. Cier-
en un hurnanismo que sólo ve la hwna·n#as
.....l ,... j 7., ..... , ....... ,. ..... ""'!' t ..... 7 ' 1 - . • y • • • , , '
uct td.iu ·U u.,t.i,i/hü<-i.S, léi eC-SlSteilC1a, V, a n·aves C.e
ésta, la refeTencia de b verdad del al hombre,
queda velada. En la deternlinación de la humani-
dad del hombre como de la ec-sistencia, no es el
hombre lo esencial, sino el ser coino la dimensión ele
1J s.L/l.._l.CO el"'
1
' • • · • "'v · 1 · '
e - L -e 1::c ec-slsEencu:L J..:..l1 su esencia 11sto-
91
': .. L.U':i .\:-:Ti\.\ [L\
el hombre es et ente cuyo ser corno
consiste en que él habita en la proxi-
midad del ser. El hornbre es el vecino del ser.'' Por-
q ne este pen:;nr piensa L!. h unwnitas del honw htl-
rnan:Hs es ''humanisrno" en el sentido más radical;
es el huma.nismo en el que la hmnaniclacl del hombre
es pensada emergiendo de la proxi.1nidad del se:;_·_
.-
L
..,
l
pero, al tiempo, en este l1un1r.:uüsmo, resul-
tado de un pensar radicalmente esencial, lo que
está en juego no es el hombre, sino la esencia his-
tÓ!·¡ca del hombre en su procedencia de la verdad
::::e1 set. La ec-sistencia, diferenciándose funclamen-
blhnente de toda existen-tia v exístence, es el habitar
-c;c-:::tático en la proximidacf del ser. La esencia del
que se trata de galvaniza1·, devolvién-
1-' ·--·
1
·,'-,." -
1
ln -. nJ1a ha es
l.cl_j <::: a CL • C.L Scll-lCu e ' p J. L ' '
':i.•• rh11-l;1 -,..nPhl.fisica_ V esto 1=ios dice ya qUe h ms;-
e-n °ll::l}l_L, () pe" .l···se\ler·c" en el olvido (i'-'-1 Sef
... tl.l. J.. .ct., v_c \..... .. C-L...
... -·--
.. ._. '
:-:o sólo no fo,·n1ula -la Dregunta por la verdad d-el
ser_ oue la disimula. En car:D_bio, para el "hu-
rctanísmo'·: tal con1o lo concibe Heidegger e incluso
lo proponecomo tarea. de un pensar primario y radi-
cal "la eséilda del hon1bre es esencial para la ver-
' . ····-· .
-
dad del ser, de tal modo que, en consecuencia, no
se trata del hornbre, simplemente como tal. Pensa-
mos. asL un de extTaño linaje. La pa-
labra proporciona un título que es un locus a no-n
l-ucendo''. De aquí que su a.lusión al esta1·-en-et-
.rnundo como el rasgo fund;;lmental de la hwnan·itas
del ho·mo hu·man-us no a.firma que el hombre sea
rneramente un ser "nlLmdano", entendido en sen ti-
de· es c.1lej2.do. de Dios y desligado
JJ.E L.\ .\:' ... \i .... ÍT.íC.\_ ()_•, ,· ··-··L.<II ·''--'· - • '
- - -,- \ Lü l.JL\tESólu:....; J'JL\.LECTJC.\
· l:1. En aquella e:<:presión, ''mundo"
]1() Slutll¡[r"J ·::Jl)'-'•JJ·¡·-1-,-.,,, .. , .. r. 1 ' '
J f
.,,:,··· ······-.J_c. ... _._t ... c ... ... ,...).,\¡-.::. Cl .
•.. . • _
..... . J..... ....... ... ...._ ......... _ <.l. . e-
l.'encia. ele! celestial, ni tarnpoco lo ''mundano" a di-
'"ec:lesiAstico", ni un ni siquiera
001 tllülü clel ente_ su1o qlie munclo si<nüfica la
'"*'.,-.,f'":'l, .. .. ''"' ..-1 ....... 1 ''.UJ l .. 1
0
.. '--"-- se: . ..t:... üulllLHe es v es ho1nbre en
cuamc: el es e.t ec-sistente''. Por · consiauiente el
err:..Lnr.:.·1ado de que Ja e·3en cia del hombre,:, es trib; en
el jJO implica tampoco ninauna
de si el hombre es, en sentido bteo-
un ser deJ más acá
0
del más
aJ.la. Con la determinación exi..;T-el1Cl·a1 clo 1· ;
T 1 I
. \.. el esencia
::te1.. lom1?re no se Iy1 decidido nada, pues, sobre la

de Dic:s'· o s..::r, corno Earnpoco
lcl o lmposll-nhdad de Dioses.',
_c.,n smtesis, para Heidea¡zer, 'Jensar la V"' ·d d 1 1
• • ,. . ,
()c. . .t
c.l a e e
ser s1o· J · ·
· - óJ .t1ca a rn1srnn hen;I'O r'r--n<:-:¡,. 1-1 7-H,-n
1
,.,
1
.;+_,.,
_...l,r"\.! "'' Z, .-.._..., • .,., '"'\: ¡. 1 .Í • J:' -........ # vvvl, 11V'LI-'•)
LLv: • IH.ii&Lki<U.,_)', V éue UCCll.' que, ue acuerdo a su
0
XICTc.nr··' l"lCll'ca
1
' ' é- 1 r
'-'" . e 1, se craca aqu1 e e . a hurna:n:itas al
sernc-10 c!e verdad del ser, pero sobre la base
de la PYr•h1<;1n,-, rL:,J t • j
.
• • '-'v-'. .ULUüCl..I . .L.lu.U..lV e.LJ. SeilüC() lnetafí-
s:co. esw porque la metafísica no piensa el ser
l
sino a1 ente e11 su ser, quedando consi.;:nada al ente'
o cual la hace perseverar en el o1•..-ido
0
del ser. '
r
CAPITULO V
APATRIDAD Y HUJ.\!l.AN"IS.L\'10
.El hor.nbre es un peTt=>Qrino oue se busc2 2 si n::js.-
-. l_J -
!.::.1·gidc .:;i-cn1.pre por ce;rJ.L.rar::>e en su 1J.umanic1.aci,
es decix sólo allí donde la llama hogareña de su
ser puede aTder lmninosa 'i soser-ada. Pero este
. .1 \.J
rlP <;:11 hn1n01TÍrl'"d ,..,,..., r·· .,, .ji.). er e11
--··- --- ..... ........ -..a. .... Jo, ............ u.. .u.v v.Jt.et. t.:;..Ll C-L .lJc::t.")a..'l.L , .. 1
punto de ananque de una üadición, de la cual él
se hubiera apaTtado, sino en sentido nietzscheano,
en lo hur;1ano por venir, meta que, para. el anhelo
·visional'io, se cierne allende _tochs las posiciones va
" h.,".:.., e·s-!.¡.:..1
1
1o·· uar to- _ .. _...,;.. ................................_ ..... J . .1..1..:..:..J\.U .. ...... ... '- "---' b '
1
1
' :¡
1
'd ·1 r¡ l
cav1a reE10to, Le SE nun::.any ac pu,:;c e enca-
minaTse y acceder ahondando el su1·co de la historia
in, fieTi.
Lo dramático de la empresa y de la situación
misma del hombre 1·adican en que él no puede des-
andar el camino va hecho, retrotraer la marcha a su
l
... · .. l· l a apatridad del hombre m.od.er-
TJll'lto í e pcU [1( eL , , .
r-, . .. l·' d·"' s:. r-ru:::n10, en que
no se orln .. eu. -"·1- cJ.L::l.J'- . .l(.. -.._._, ..... , , .-, -· ... 1· .. 1,
.. ,·=- L • \' n tr'''·es (ll-: Hl (:-;.lu )Ll.ia.
ha \·enioo a renl::Hal _· el. ·"' • .'.. - . .·"",
·]· l F c"'·l or ,, J"'11'lr'l0ll es un L ... 10ITieno
COJ110 eXIü::lC(1, ___ JLC e "':, '· :::1 .,;,•:;,,,-v)Ol f¡::. lJOr
• 1 .· ,:....
0
eXt""llC'ii__.L(¡\) .t
c
11
v"' ba SlClO \ lSL v -

-· _, ·•

1
· 1 ___ •. Á. """l! todas s11' consecuen-
I-I e <reJ, ,,- Ce ¡J d c. s ...... ,.
y sociales, por 0. i<.:FX. . .
e agún Heidecrcrer, la anatrjdacl es un
,) t ,-,t:J J. j- dl '"1 ""11 ''1011
ve,:s<.J, que reqttiere ser pensaL o en su H ,_. ;) •
1
· t
1
•• o-ontológica. ''Lo que tvlarx, en un sentido
11s onc . . '. . : l le H cr 1 ba reco-
esencial V p::u L.enc o Clv ... , Á •
nocido la enajenación ;lel
. ' . 't _,l ale1 'n("'11bl'"' l'l'')üerno. E.::>LCL o.¡Jnt .... lJüJ 1·
1
·tpa"CI·lc aL 1 ..... "' . Á • ]
1<."' :- .... : .• rl ..• ·=>" 1" .¡:OI'I"'1'l rle }a metafísica, en ·v1rtuet i1Ci. c.u . .l ....... L J.. ........... '-L-
3.:"
del sino histórico que ha corrido el ser, el: :/-
1
.- · le -L,.o c
1
"" l·1 trae lCion
V
·e··s"c: conce1JtlJ.a Izaclones e ln.J. .te • c. l J. , d . .., .t ! 1 .1 t , 1 e e
]
!- •. - ()''C;clel1·t·I1· '1L'l1 Dlas e l.enon1ei o P"'"lPCLl i:lc1'v<l t .. l. . .: ·: e-···· ·· ' .
.. 1 .1 l .. - .- .. .. '.' por
la aj!aLll.ÜdU ,).lUU Y.l,'u'• .. c· .. l 1
la metafísica misma, pero, Ll vez, disinm ac o
, . , ... : ... , ,-.
1
·
0
(.1' ·l=!er·nllnce IIel-
,;,,.¡-.1 eJl s·Lt ccnacTer Cí.e ena,cJ.1ch. J.. , -·J
,__,_, L( .
J 1 . ' • d :=>
..:1 -·v.._,. ,..,,-=- "nnrnur-> 7\.h:._;:X. COJlClel1Cll:.l e
uc-C: ...__lt.t.'-' .t'._.. .... '--t ......... - , . l 1' . r
J
,:,o · . ·
0
' .
1
se ·adentra en una esenc1a e n:nenswn
a enaJel1c1Cl 1 , · . • .
1
, • . .. .
de la histoiia, la concepcion Inarxista ele. la
· - ·toc1·
1
s 1·
1
"
1
·es1··urtes concelJcwnes h1s to- es supenor a . ' J .t
río gráficas".
2
; En qué y cómo ha operado la
e 'f El I
10
.
11

1
1,
1
.r. e se ha e na)· enado de s1 ci.Ón, para J:v ... arx. -
1 Bri.ef i.i.ber den. "H·•unt/.n.ismus". 87,
,J,,, \V ah rheN;, Bcrn, 1947.
• Op. cit-., K7
in P/alons I,ehrc oon
DE LA A::-;.\LÍTIC.\ 0"<TOLcJGIC\ .\ L\ Dt.\LÉCTIC\
niismo en su pertenencia a una serie de organiza-
-

ccones, tales como el Estado, las Iglesias o Confe-
siones, l8..s sociedades profesionales, las que poseen
sentido sólo en oposición a la persona privada en el
hombre. a ap1·eciable distancia de ésta v sus inme-
cliatos intereses, esenciahnente Tienen,
para él, cuando lo tienen, sólo un sentido de previ-
sión tutelar, de ayuda en lo material y utilitario,
y en lo sedicente moral y espiritual, esto es ya
una consecuencia de aquella auto-enajenación del
hombre. Este vive desperdigadO en las diferentes
formas de enajenación, en la propiedad capitalista,
en los productos ,de la industriª> que él elabora,
fabrica, cayendo en elfetichis?nciqé la mercancía, en
los valores objetivos, decantados por el pensamiento,
en las exl·eriorizaciones del culto y del rito, etcéteTa.
La autoenaicnación dPl hoFJbre, lisa y lla!l2.,
fenómeno global y unitaTio, no es, pm·a en
definitiva, más que uEa necesarüt consecuencia de
su sistemática enaienación ert sus productos,los que,
no obstante haberlos él creado, no le pertenecen, en
la medida en que correlativamente ño son su pro-
sino gúe, por el contrario, tales productos
ejercen un poder sobre él, condensado y sistemati-
zado eE el pode1· de: la economía capitalista que lo
u ""''(''lac • "''l r1 o:>·:: 1,, '}'-1010 --·M ___ ._._ ........ , ..._ . ..;....,..¿ ., ""-'-, '-..J.i....tJ.LJ .. Ll 1 •
En IdeÓloe;ía Ale·mana., de :N1arx y Engels, lee-
mos al .. Con su traba jo, .hecho no por
gusto, sino por obligación, va creando un ente exüa-
ño a sí, que evoluciona independientemente de su
\:·ohJntad, que Uene su historia. cuvos orígenes v
91
C
le,..tino futuro él iP"nora absolutamente. Poderoso
.) ¡:') -, 1 l
ente que frustra sus reauce a 1a nana
sus cálculos v acaba por encarnlar su voluntad por
derroteros fi]os. La formación de ser:1ejante poder
b
. · · .._ - · 1 l""'I"'' ,- s,,s es 11110
0 1eavo -exLrano a1. J.\ .. ll ..J. C )' • LL LC-'.L U <0 . -'-
de· los factores fundamentales de la evolución
social."
El hombre. rescatándose de esta múltiple enaje-
nación, debe retornar a sí mismo, a su humanidad.
El humanismo :marxista en tanto es un humanismo
real o concreto, asigna al hombre, como hombre
·natural, cent::·2.J el p1·oceso social.
Lo concibe en su realidad como ente histórico, que
vive en sociedad y está ternporal y espacialmente
l
.. l. ,.1,, .. ,,- l·ola-
conc lClOnac o J?Ol. .ta.J le. ..... ce, .• lUl.'-' • , .._,
ciones que él debe señorear si de
6.:)-tctS :;-;_-;. J.-::_:..
do]a. El retorno del hombre a s1 mismo, desde su
enajenación, sólo puede. ef:ctuaise rnediante.ciertas
J. . , 1-.: ""' ..... ,...., ... ! ..... ,-1 , ..... ...... ,""'1,,,. ,., ....-...J 'Y'')"'t7'i ..
C011CtlC1011€S pra .. v c.t. .. LC• . ...t.. 1./'jJ.. ¡_.. r-· ............. vt..-: , .t'-
de considerar al ho111bre y sus circunstancias. socia-
les .y económicas Y a.sí nos
tnos al· proble.tTla del signi±icado y alcance de teona
v praxi.;, cuyo y so:lución supone
- l ., . , . 1 L .. .Jc .. ....._t............
vertii.ta .. relaclonen que an1o2.::, uc..:.1 '-')Lh-"-'"'.i'-'"J
• J
1
l .L. j ., .. 1·1'"
por la HlosoHa tTaüiciona1 } .so 'Jfe LOúD pu1.
ciones ·idealistas del pens;..::.miento moderno. Estas
habían acentuado la escisión de t•2oría y pTaxis, eri-
giendo, aden1ás, en sujeto a un ego absüacto y pen-
vaciado de la sustancia del hnn1bre concreto
v existente.
Ub
DE L\ A.:-i".\LÍTICA 0:-:Tocócrc.\ ''· LA Dr::-.rE8srÓ'K
atento a integrar en su unidad prüna-
ria la rela.ción de thenrf(l v prcLris, vc>. a subravar el
momento de ésta en el cÓn1DOrtamíento del
hombre. P:.:.r::1. él, el ente infiere 'el sentido
del mundo, en el que él va se encuentra, mediante
lllHl • .0'1 b.s·ta . O' t· t =-
---e - --'-· -·--- •. •vCCL• e,_. c.. e, e .11.1 ac o que Se
verifica por un hacer y obraT, los que preceden a
todo conocimiento teorético, haciéndolo posible. El
ámbito de las cosas, de los objetos, sólo adquiere
sentidu en virtud del tiato o comeicio del ente hu-
rnanc ellos. La esencia de las cosas reside en su
utjJización por parte del Dase·in; el hombre hace al
mundo, a su rnundo, materia de vivencia únicamente
en el obnu-. La praxis dc-terrnina a la teoría, v no
1 • ., .. "' ... . w
u .u:t En e rsa, con1o pensaDa tocla la íl.tosoba anter1or.
De donde, el existe primeramente como teo-
rético de la pn'ictica, de una pTaxis tr::n1sformadora
, "l ., • , ... t"• ""'! 1 l
ue1 n1uuoo cucunaante, co11 et 1n cl.e ponerto a seT-
vicio de necesid.ades huJTl:lnas; b vis.ÍÓ!1 conten;.ph-
tiva se deriva del comportamiento práctico, el que
1'
0
'
0
1" ha d"" 1·, t""''rl'a • .U .. l ._ . '(.'1.. G\.:,..o.J.. , .1. t. .. •.J. {.1...
· , 1 r ¡ , 1 ., •
C.,n consecTJ.enCla, e1 ::r;::n . .n1to üe las cosas anmnua-
les ( Zufurn.dene) es inh:-r:Ldo, descubierto poT la acti-
Vldad manu;.:tl del hombn:, nwclus operand·i inspi-
mdo por exigencias teleológico-pragmáticas._ Sólo
desde la ma:nual:idad del utensilio, del manejo de és-
te en vista a la satisfacción de necesidades prácticas
puede el mundo, como ó.mbil:o circundante inmeclía-
tu. v er1 tan t(! s nstra tu de huma nas
C \HLOS \ D \
finalisb.:.s, ser conocido, ya que él es el conjunto de
,.. # -., ., 1 • 1
p:.Sl.Stenc·-i,:,s r<11P e:: e n!TP,.....Pn ::Jl llC>'l'l nr"" :::' s1·1 l'"DlliSO
'-- .,l,._.o.. ._.._..... '"-L ,_ ... _ '-J "-'·- _._. -'······· '· -- "--·; ._t. '- ...... . L->. .. .1.-'--
1-::'\ '"",--t ("' ,'.- - •)l -· .... -;,""\1110( ·t1·o.···.:·"l' ...
0.-:::. cu e.,aLlcl \ e,. Il1c.J.1 ...
1
J •• U'--,) L,'-L.cLlO:::..
Si bemos 'de anreh"E;nderlas v valorarlas en su
ClO.l'l 1L·l·CJtO c·lp '-ll"l. l"'v'"'C:;]..,;l; ,..]., ,..l ,;:,, el p·¡ 0 l .... t 0 -¡.,,,., ..... -., n"
u\...- .._, .Ll..._j._..... (.. :J _r' u..l.J.._1.!, .l.\.,1..'-l.'-<-VV \... .L V .l..LI_1..:...L.J.(..--1....1...1...V)
tenem.os Ol..le reconduciT. con Heideqp-er, theoria v
..1 . .._ . •
praxis, a su estructura o raíz unitaria, que .ilO es otra
que el cuidado o preocupaQiÓn solícita ( Sorge) Qlle
embarga al Dasein por el-hecho de estar en ernLundo.
"Theoria y p·raxis son posibilidades ontolócricas de
. H
un ente cuyo ser tiene que ser determinado como
preocupación solícita". a En últilna instancia, ambas
son comportamientos primarios que se implican re-
cíprocarnente, pero cobrando prünaCÍ<:l praxis.
En el lenguaje corriente, y hasta en el filosófico
popular, se designa como teoría, en. oposición a prác-
tica, un con_iunto sistemático de conocimientos aje-
nos a la conducta práctica, vale decir que no poseen
ningún va.lor nos.itiYo para los fines -que se supone
utiH·ra1:ios- de la vid,SJ. In-
vel·samente, se define la práctica (la acción en opo-
sición al pensamiento) como un conjunto o acervo
J '' . ., !t!t 1
ne conocm11entos oue son nositivaTnente vCJ __ iosos
_l .!.
para estos fines, que son gé.rr::1enes y hasta escorzos
. 1 . . , '-; . . , ' . d
ele acciOnes a_ serv1c1o cte la v1cta v sus neces1oa es.
i\.sí se ha establecido una irreductible
entre conocimientos teáricos y conocimientos prác-
ticos. Y a esta difeTencia siempre la ha acompañado,
atendiendo al fruto, al Tesultado, una valoración dis-
.l\JO
tinta de teorí:.1 y práctic:;!., ciencia y vida; valoración
l·.l.··:¡

h.,",.¡.,_, erl' l."

Q
1
"" ITI'l
1
" alcu•r·
"'-1 .... ........ .A.>J ................ .... ............. J ...... 4,. .A. .1.- 1 u - "-' ...; -
Así Byron, para auien el nOs lleva
al dolor y enfrenta :{ una "'verdad fatal":
Y Goethe:
'"El á-rbol dt:: lu. ciencia
no es el ele la vida."
CCG'l'is, caro a·migo, es toda teoría
y ·ceTde el á-rbol á-u·reo de la v·ida."
La sabiduTÍa popular ha compendiado su valora-
cwn de teoría y prúctica en la conocida sentencia
"Obras so11 amores y no buenas razones", quedando
asi sentada, con el divorcio ele ambas, y siempre
en atención al resultado, una sobrestimación de la
.... ,. , . ·- . . ' - ' 1 ' - 1 ....... ., • • ., , ·¡
iJ.tacnc:::l te::;pec[u a ld. u::una. l''lU ete)a, SHl uuua, ue
haber una apreciación filosófica, en el citado adagio
' ,, • r 1 f.
popu1aT, ya que el lenguaJe, segun e gran a onsta
T • 1 b ' e -¡ f' ...:l J
.LilCüten '-erg, üü es 111as que li.toso--¡a conuensaoa.
Y cabe, consecuentemente, acudir a la filosofía
cmno a una explicitación y sistematización de los
contenidos intuitivos e ideas, decantados como ex-
. . 1 '1 1 1 •1 1 1 1 •
pen.enc1a c.e a v1eca por .La sao1C1una popu_ar, 1nS1ta
11 . 'O .. 1•1 .
en eL enguaJe . .1. e-ro LalJJ.Olen, en ocasiOnes, esta sa-
r'.''""rle t;"·:n· P'1a ""'·'UG,"'S0 b;;lp,.l
1
a ""'S rloci,-
..o.'-'•·t....Ll..C..Lr(_ .. V"-l >JC..l. t_;..J..(. ._,'- V U.. .i.t....t.l.l.J.. ,e \...t..V J....t., -."').._C!,.l.
en el error.
Sio de acuerdo a lo precedente; tenemos en cuenta
la función que asume la p-raxis en el total compor-
tamiento humano, nos Será fácil reconocer la razón
que asiste al pragmatismo, al sostener que la rela-
101
'' !,,·
.-\:> l.li.\D.\
ción primaria del hombre con el mLmdrJ no es abso-
l 1- - • 1 • .l 1 1'·]' r . l l'
Áu ... CtJrrlt.J JO 1)recer1c !:11 .tu:-; CLJJSc>ros :.c .. 10-
tas, centrados en un ef,:;o abstracto y acósrnico, una
relación teorética, sino de índolé práctica; v oue
- - - - •• , .. ..L
todo concepto natural del uunclo se orienta en ini-
ciales motivos prácticos. E.st!t, siu Llwh, en J.u cierto
el pensamiento pragn1atista cuando concibe como
pThnwn 1novens un impulso y una volun.tad que tien-
den al dominio de la naturaleza, a encadenar a ésta
a fines humanos. En este sentido, como lo quiere el
pragmatisrno, el hombre, en su cmnportamiento, es
primariam.ente honw fahe·r antes que horno ratio-
naZis; aunque es erróneo creer, con dicha tendencia,
que el pri:mero desplaza o anula totalmente al se-
gundo.
'--
Asimismo, la expuesta prelación de la praxis res-
,J:)ecto a la theoTia viene al encuentro, en este asnec-
- .L
, , "1 "' ,r . 1 • 1 • •
LU, u e 1a puslClVll u e lYla.rx, Y. u e (Cl..iHuteu o cu1 ga J!HO-
ridad a la purxis, concebida por él como una ·"acción
radical". J::.;n la CTítica ele la f'ilosofía hegeliana del
'",.. ... , .... 1 ...
5
CO"""
L-/bJC/LllfiV, ..L1VV \..L..l.\...-C Ln::: ,:JG.l J.ctLl.J..'_.,<.."l.. . .l C.') a •.JLL ..J.:)t;t· ..')
en la raíz; pero la raíz, para el hornbre, es el hom-
bre mis1no''. De n1odo que una "acción radical" es
una acción que asciende desde la raíz misma, aún
no bifurcada en teoría y práctica, del ente hun1ano
1 l•. 'l 1 . ·' ,
'· q•""' "'5+·=1 n'·)·-, "t 1 C'O'' '' r ·1 ''C'' 'l "'! ¡. .. l'l ,,. '' ., '"''" , ..,,.e .",-..
./ ..... ._:.e e 'l..C" ....... u 1..:..\.... ........ J.. 1.1.c.... e:... r .).t. .l.C l a.· ....... ... L •. t.:;; ..t..!. t..
1
Ll e-o LV
•"<). ,., .. .. -,. .L!I'"'"1·l-o ..... 1·--r• ''"'"''"' rl ".:l. C
1
'1'f -,.-.,--.·l1,"""rlo ,.-.;"1'"C"D
..)• ...... Vl.J.\.....U.\:,;.1 1...1 U. \.....·.l l..\.... <.í. .._\.....'..Jet ...... u .. •.._... ..)LL .. LLI.. -.U.o._t.. \....o.J...l U...i. ....
dant::: y -a su propio ámbito histórico. En una de sus
Tesis sohTe FeHe1·bach (XI), i\farx afirma: "Hasta
ahora, los filósofos no han hecho que í·nte'i'J?'I'e-
ta·r al mundo de diversas maneras, peTo ele lo que
se ti-ata es de tra:nsfo1'1TUZ1'lo". La acción radical no
sólo transforma las eircunstanc.i.as, la situación en

"'''"l '-'l i-,,-..,_,1-,,.n ''("
J.q. v ... ,J > c.l.J __ .u:c.L '-J.<t: ..) .. Ll.i\j ' .. ji. t.::: LJ..! '- ... e
la raíz misma de que se nutren esas ci1-cunstancias,
raiz humana en función de la cual ellas tienen un
sentido pragmático existencial.
De aq-uí que rv1arx prevea el acL:enimiento de cir-
cunstancias que impliquen la posibilidad histórica
para la realización del hombre total, del hombre
humano, vale decir, para un retorno del hombre a sí
mismo. En un suelo histórico removido por la acción
radical, la raíz, que es el hombre se transfor-
ma histórica1nente.
Este es el supuesto dd humanismo real o concreto
de Ivlarx. En otra de las Tesis ( II), nos dice que "la
cuestión de saber si el pensamiento humano -puede
llegar a una verdad objetiva no es un problema teó-
sino práctico. Es en dml.cle
... -.ro ... .-1,......,.... ,....,-'"""-:-·=--·•.., ..... l.-.. .-...1-.:..-.....1._.: .... __ ... ___ J __ 1 _f_ ..
L....:..l.-·..L..l..'-..; "JU..V \...4.V.U • .La. VUJGL ..... VJ.Lta..\...t. .Y ...1. \..i'C ,)l_l
pensamiento". Aquí «objetividad" no significa, para
.\-ía.rx, lo que Kant define Ct)lllu tal, o sea las con-
;¡.;"•ion.a.c- •

ri..,·1o l,.:-or\c.,·• .._, ol C"DOC·l·
..__.1. .................. ._._. .._. ;...:;...... vu "j_ '-'""-" ..L...La ..... v.L..t. V.l. l ...../ l. -
miento del objeto, sino que objetividad, en IVfarx, se
refiere a las cosas a su rnanejopor la prác-
tica humana. ,
Con esta valoración inicial de la. prácb:::1 por Lviarx:
"'Oincicle el postuhc\.., pracrrn·:-: y

el sen- · ·- · a .. ,J ......... í, .. L-0'--.. , l ...... l.L ..... Ui.._.U. . .
tido que asim1e la p-ráxis en la posición ontológico-
existencial heideggeriana. Vale decir. eme con el
(._.. t_ ..l
honw oeconon'dcus de :Ma1·x: coincide el honw fabe·r,
del pragmatismo, y, parcialmente, el . honw cuTans
(el humbre del cuidado, de la preocupación solí-
1:.;¡-.¡ ') c·lp •
............. !..-, _._
preconizado por Heidegger encuen-
tra su centro de irradiación e;1 el horno cttrans, tras
haber sido refractado por el se·r en dirección a la
. }
1 1
.. 1· . c:;'l l_:-o··1b1·e ··o'l·· )'_1LI.e ec
esenCia e e1 n.0111 .He. .Gl 1 u :::. u e:::. H u u , -..,
decir. hD'mo hwnan-u.s en tanto existe, o sea es el
ec-sÚtcnte. LTnicamente pensamos y concebimos la
hwnaniias del honw hurrtanus en la medida en que
pensamos la verdad del ser, para existir en su ve-
cindad. . .
Una fase de la historia del ser es la enajenación
del hombre en la técnica, como forma de aletheia
o desocultación del ente, de todas las cosas de la
naturaleza accesibles al dom.inio científico-práctico
del hon1bre sobre ésta. Es la fase metafísica, de
nna metafísica que queriendo sobrepasar el ente,
1'1 . .. . . , _. • ___ ,__ ... ____ ... _ ..• _ L l _ .. • • .• __ , .• --- • . .. -1: ..
l..J._:t__:.-ct_ a Ull. CLi..LC UU_f:Jl.a..:>G.LJ.,:U.U.lC, ;:.e C:.LJ.a.jC:.ll.a. j UJ....')-
perS<él e;; los entes; una metafísica que hace de la
trascendencia del ser un r11ero predicado de un
"},J• -·f-e' $"1 "\l•Q P.114·!-1 1--., 1 D 1 rf11.0. -j nt 1i ("ti 1J •::l ,-•p.nt ..-:l't(\1.. .0.11 1 A
........ >...J c... \.. .. , ......... .:.... .............. l._._,...._...., ........... J '-j_'--'-' .Ja. .... .-.. .... c:. ... b_ .............. ................................. "-""' ..... ............ ..4 _........,.
con la aprehensión del ser como cosa ..
Pero esta manera de desocultación del ente oculta
el ser, y con esta ocultación se aleja el hombre de
su ec-s'istenda, de su propio ser, hogar ele su huma-
nielad.
El pensar del ho·nw hu·1nanus, con1o pensa.:r del
ser no es teorético ni lJráctico. El adviene antes de
, '
esta bifurcación del c01;1portamiento humano. No es
un pensar que tenga un efecto, que re1:nate en un
rendimiento útil. Para su esencia es suficiente con
qrte él sea, y s·iendo cumple con su misión que es
LU-1
lJE r A :\.:--;.\LÍTtc . .\_ 0.:-.:ToLÓcrc:.l. A LA
tmica.m.ente manterie1: viY<J.. su sustancia tradicional,
1 • . 1 1 1 ' .: • -l l .
cte p.nco que e.._ ser .. actyenga, v t. itLUlClar. o,. e eculo,
acogerlo y darle cuüo 'erlellei1guaje. El pensar, así
concebido, en su primariedad ontológica, permite al
hombre la. centración en su esencia- hum3.na. Pero,
pa1·a llegar a esta situación, para encontrar el cen-
tro de su humanidad, la putx-ís, que él con preocu-
pación solícita .. ejercita;. debe ayudarlo a retomarse
a sí mismo de.su enajelJ,aqi?n y, con esto, a superar
su a pa tripad .. /:, . _· . :.· .·· .
Este esfuerzo sl,l:yo campo de acción su
más próxin1o m.undo circundante, donde tanto el
ho·mo oeconomicus cmno. el honw cura·ns emeraen
1' "'" ' : ":'•'''-, . ' b
historicamente en ··circunstancias. Estas
sólo pueden a la pTax-is hu-
mana, a la acción radical que reconduzca al hombre,
peregrino. extraviado y nostálgico de su verdadera
• .. l '1 ' , 11 " ..., ... .. < - ••
pau1a, <:U nugar oe su numan1dact, es c:iecrr, allí
donde el renovado despuntar del ser estremece su
arcilla, hun?:us modelado Dor el cuidado, y, en los
1 • • l j_ . . • 1 ... , .. 1
¡-::_;,as 1mpac1cntes, y en os poetas, e11c1enue 1a VlSlOn
que omina la llegada de Dioses.
A todos los hombres no les es c}able, sin duda,
advenir a la existencia por el pensar del ser, saberse
en la vecindad de éste, porque, como ya lo dijo Pla-
• 1 ''l ... . ..t. J / . ' 4' .-; / r :n p 1
ten, n1ul..:lluü no sen1. 1an1as ruosoro . ero a
l:J.ayoría, _por un instil:1to adivinatorio, sospecha y se
orienta certera1nente hacia el rumbo en que el hom-
bre viene. librando el combate milenario por su ser,
por devenir hmnano.
Los hombres, en general, pueden, pues, encami-
narse a su humanidacL rescatándose evolutiva o revo-
105
ludon:;-1 ... de la enajenack:·· . . ': por vía emo-
¡•inn!.'ll ·1ui"7·1s·· ., .,.-l . .::.·,· :·, l,o •=····i;;t,:::. ·,,-'; ., a la ¡'-·¡c;')S-
------- Y. , ---,·- . '· •· --· -L- ... - )' . .. . L._,,
pechada presencia del ser. La llamada humani.zación
del hombre no es n'lás que la posibilidad, que en
éste efectivamente está, dt:: realizarse como honw
hwnanus, de empinarse desde la cmírnalitas hasta la
hu-rnanitas. A esta tarea fundamental, pauta de su
destino telúrico, lo incita el arcano del· ser, cuyas
saetas lo dilaceran y mantienen en hl estremecida
vigilia del ec-sistir.
T:RA.NSICIC)N
' I ..-·.'!.. -·' DE
CAPITULO VI
NINTHODUCCION A LA l\!1ETAFISICA
1
)
HOLZ\-VEGE ..
Eínführung i-n die rvl etaphysik (lecciones del cur-
so de verano de 19:35) es uu escrito de Heide,gger,
del penúltimo Heidegger, que asume el lugar- ele
tránsito hacía otra etapa en el desarrollo de su pro-
blemática. En esta "Introduccü5n . .. ", el pensar hei-
deqgeriano desde el comienzo hasta el fin está cen-
tradÓ en la Sei·nsfrage_ el problen1a del ser. Tal obra
representa, en su tarea filosófica, una fase de tran-
sición entre la serie de conferencias ''El origen
ele la Obra de A.rte" (recogida ésta en H olzwege) y
la primera conferencia sobre Holde.rlin, de 19:36. Es-
tos escritos son un puente entre Sein und Ze'it y los
trabajos que publica Heidegger hacia el fin de· la
Segunda Guerra. En realidad, el influjo de · Hol-
clerlin esU .. va presente en Sein und Ze-it.
La in.etafísica, en la "Introducción . .. '',
.l
en más de un aspecto, ofrece una ambigüedad. la
C::.\.BLOS .\STK-\D.\
que no es casuaL sino que a partir del pensamiento
heicleggeTiano ese sentido an¡l¡igno es En
esta Ein..c
1
üh·runa: pues, preludia ya la ultenor pro-
o 4 '1 . . 1
blemática de Heidet!ger lLJuesto oue en el a se n1srnua,
. . •
confon11.e al más estridü contenido del ::l:>lÜ1.tO, una
(U '¡ o descenso de la me-
tafísica hasta un estrato más prirnariü. Este descenso
no h:ay que entenderlo, como ele primera intenciól:r_
pensarse, como un descenso en el terren·o
llaúo de lo ,_que cotidiana y confiadarnente llamamos
el ente, al que desde hace tiempo estamos_ vueltos,
"l ?..l que consideramos v dominamos en los llamados
y temas científicos. Este descei:so conduce,
en. el pi·opósito de Heidegger, hacia eJ ser m.ismo
en su ocultación exo1orable. Es que de-
bemos -reconocer, con él, que pensanüerüo occi-
pl
J •1 1 • 1 t .
dental desde Sócr:1tes y a ton estrwa en. nrpo ·es1s
que no son por sí rnismas co:-r;o ha-
C,-?n suponer en apariencia. De ah1 que. He1ctegger
torne, en este problerna, un camino par;J. la interro--
gación, ante el cual no c2be un compon:amiento
'-;¡¡: Te' ] 1 1'
1

inu.Lerente . .1:..sto es o que ya .1a poctC\O verse sm
clificlÜtad e11 su Platons Lehere von deT
posicí6-&·qúe he1nos expuesto e Pero la
Ei·nfúh1·u·ng'in ·die &1etaphys·ik o+rece a con-
sideraciói1 alero nuevo, que en primera linea son las
discusiones. r dilucidaciones) sobre la esencia del
l .. :nguaje, 1nuy .importante en la preocupación
centTal del últim.o o penúltimo Heidegger. ·

T-[- () l·c 1 n"' .a E:'
..... - ·- -\,.'\..;::. )
reune u.na sene de tra-
J.lC1
DE T...\ Ax.-\LÍTICA ÜNTnLÓGIC:\ .\ LA DD·IENSIÓ:-< DL\LÉcnc.\
todos bajo la advocación y la pré-
semCla tacita, cuando no expresa,· del terna que les
otorffSa filosófica: el problen1a del .ser.
Su mchce es, el siguiente: ''El orige:!.l de
obra- clt" .,
1
+a. r _ 1. · , . .•
..... "" ''-'_ , .L..io't e , e ül. una gen cosn11ca ·,
El concepto de expenencia de Hegel", "La frase
de Nietzsche «Dios ha muerto»" a¿. Para qué l)Oe-
t
?" "L l '
·as. , a ser:Jtencia e e Anaxin1andro".
En cada una de estas disquisicidnes se siente la
gmTa especulativa del pensador de Sein und Zeit
su fuerza mental y el señorío y
1· 1 d· '··· 1 1
1
- -
: ac. : .IOmanca ce que chíe precisa e
Il1CIS1va el concepto. EJ título mismo del libro da
que pensar al lector. despttés de la breve, suaesti-
v·., v s;n1b
1
)
1
1' "'" •
1
· .. ; ' - b 1 "i\ { , e:¡
,, L \ .L '-<t .:l.JU..,.:.Oi L prearn u. a.r: l '. actera es
una vieja -1?ara designar e1 bosque. En el
1"'1(""'\f:('f11A l-,l:)"'fT r\n"1-..--."l".._...,,......,, ... t, ..... ·--!.. _ 1 . 't
·- ---- ·:2-•- -·---·./ • • • lU0 o.ucc,) llJU.iHL'<:I.Ud.J.UeU(e Cll)fUp-
que en b [nüansitado. Se llaman ca-
.,,,_,<.'5 11'' '1' l .
1
.--, , 1--
Lu.u.. J ccC a -a lllactera. Gacta uno ae e los corre por
sepa1.·ado, ert .sl_ ii:iÜiTtv bosque. A m.enudo ·pa-
rece como Sl uno fuese igual al otro: Dero
paTece ilSÍ. Leñadm:es y
Ellos saben 1() q·ue · esta.r en· m•
carnino hacia la DJad•:::::a .. " .. '--' - .
Los carninas h;1ci2 L> 1,,,,¡¡,_,,."" c:n
1
·, t-- "1
- - .... - . ..._ __ ..__ , .......... .L 1-· .......:..a,v ::.t.L e 1.
.2Yd.ll bosc¡ue de una tenlÚcic:_4 s;.:,c,I.i_.:-:n-
1
-Tc:-ni,l,,,, ¡,,n,,.,r"'
._., - - .._ J '"' '- --) .. ,..J J:' .i."'-"'-.._...•.,.. V j
ses en las cuales el pensac.-. al a ven.tuTa:::se de ntv::vo
por ellas despierta viejas voces cuvc si.zuificado va-
h . . . 1 ..... . 1 (._... ./
cm a nem.po vetado, esclarece aporías in.condusas
delata falsos derroteros, rectificarido el rumbo
la::; verdades husc·éldas. Au;J= e-inen Hol:::.u;eg zu sein
111
CAlu .. o:-; A:-;TR.>..D.\
tiene aquí -con relación al título del libro- un triple
sentido. En primer lugar significa un camino que
no sigue adelante, c1ue es 1..ma vía y que for-
zarla es ambular en lo intnmsitado, afrontando el
')e
1
i<JTO ctP e'"tra•·iarso· "'S ol
1
"Í"""0"0 rlll"" 00
1
"
1
"P tn,io l J. b... '\-' . V) '\...... VJ...,. .J.. ':1. 1... .._... ..._, : .... - ._.._, _. ..
oensar auténtico. En segundo termino es hacer, a
.i. . '-' 'rl f
sabiendas, un falso derrotero, pero con la '-.. ecision y
la esperanza ele despejar maraña para poder orien-
tarse y dar con un claro que conduzca a la meta.
En tercero y último lugar, es un camino en el que
nos adentTamos para traer leña, combustible para
el hogar del propio pensamiento y calmar así la
inextinguible nostalgia que es la filosofía. Nos parece
que a los tres sentidos apuntados alude el título, por
ello simbólico, de este libro de Heidegger.
Estamos frente .a un bosque lleno de caminos, ele
vías muertas, pero que en no lo son, fre1:tc
a una maden1 .. que ha sido pródiga en graneles
vetas y guarda C:tuizás muchas más, aún ocultas.
Es el ¡11u?1do de.Ja madera, de la madera de que
estún hechas las verdades y los sueños, mundo que
ha suscitado en. el pensa1: todas las inferencias y
también las osadas incisiones en la pulpa esquiva del
mito. Aventurarse en este mundo es penetral" en: un
silencio poblado de cantos, de voces, de exhortacio-
nes, de preguntas y :respuestas truD.cas: son los cru-
.. ., ., 1 b , , 1. . 1 _:1
]lelos y n.'!.mores ele osque, ctel cmnp!e)O munao ae
b. madera.
El mundo de la madera -sustancia siempre ínaca-
bada- guardaba vetas intactas, antes que la osadía
deJ pensar mordiese y desgajase en_.ellas, corr:o
urtica rec\)mpensa conocer la l?erpleJldad mas drama-
JL.
dca; alenr;ontrarse, al cabo de su empresa, con que
en rutas pueden. trastrocársele
en IJ ol;'z,wé;ge. Pei·o _coi1 las fibras arrancadas y reco-
gidas en. su incursión por estos cmninos hacia la
madera ha venido.clando lumbre a su hogar y pábulo
a su esfuerzo lo mejor del pensamie1;to filosófico
;Jeciclental; lo que hizo su grandeza, porque supo
adentrarse en la teTra dilatadamente incóonita del
clispuestó a forzar lo que era desti-
no.·.·¡íam¡;chtaeión .. de los filósofos ele todos los tiem-
pos, .. hasta I-Ieidegger, no ha consistido en otra cosa
que en el recorrer v tornar a recorrer los caminos
l1acia,Ja>nlaclera, arrancar fibras de ese bosque
que:9elá.la 'rutahaéialos orígenes. --
En cada uno de los ensayos de este libro el autor
propone aporías, rectifica respuestas ya sólitas a
las cuestiones que aborda y abre constantemente nue-
vos interrogantes que apuntan, en convergencia, a
una dimensión central: el problen1a del ser. Anote-
mos, sí, que en ellos priva ;in giro filosófico· distinto
del que dieTa la pauta en Sein u·nd Zeit y en V om
1-V de", Gr11'nrlc>« rri1·o rn,:¡nl"fi.o<:tr. el" P¿
1
nt0""" T oJ-,1.,., • · ..... ·u":".!. v 1,, .' ..., .. ...... b.... ... ...... ..,...._......_.U\..\...J .1. JL. t..í.< ii.Jt.J V
vo-n de1' 'V ahTheit y, con singular fuerza, en B-rief
úheT cler¡, «¡.¡ Apenas nos es posible dar
U.1la referencia muy resumida de cada uno de los
ensay·os de Holzu;e.oe.
o
En Der Urspru.ng eles Kunsttcerkes, el primero de
los ensayos del ·volumen, el autor no pre':ende desci-
fra.r el enign1a del arL:;, sino uue b tarea, en sn con-
, L'"- ' ·.l ... ·e • .
ce1,·_Jto, n CtJn:·:lste <:'U ver cJ ·La ohra
'"
l. t.::
CARLOS AsTRADA
de arte inaugura, a su modo, el ser del En la
obra de arte-tiene lugar esta inauguración, es ·decir,
el ponerlo al descubierto, o sea la verdad del ente.
En la obra de arte Ia ,.-erclad del ente se. ha puesto
en acción. El arte es el ponerse en obra de la
verdad."
1
Die Zeit des vV eltb-ild es disei'ía un rasg-o funda-
.
mental de la época moderna, vinculado a la indaga-
ción científica- v al modo corno accedemos al te
./
en su totalidad. "Imagen cósmica, entendida esen-
cialmente, no se 1JOr lo tanto, a una iTnagen
del mundo, sino al mund<) concebido como image1i''.
2
El acontecimiento funda.mentai de la modernidad
es la concruista del rnunclo como (cuadro).
0 .
Tal acontecimiento se acompaüa de otro i:¿ualmente
restrictivo: "El hombre deviene sujeto".
3
Este doble
acontecimiento proyecta su sombra invisil1le sobre
todas las cosas. Pe1:o el hom l?re del porve11.ir, abro-
quelado en su verdad, será colocado por una autén-
tica reflexión en un intermedio, "en el cual él per-
tenece al ser y no obstante permanece siendo un
extraño en el ente''.
4
.
Con Hegel ( H egels Begr-ift der ETfahrung), mer-
ced a su concepto .de ,«experi.c::nc:ia", la metafísica
moderna acuiia su palabra fundmnental: conciencia.
El autor realiza en este trabajo una ahondada exége-
. , 1 ..,... , .r , n·r .. 7 • 1 . .,.-..-·,
s1s Ge lnüocmcc:.on cte .rnanornenut.og·¿e aes c"e1s-
te.s, mostrándonos los último entTesijos de la concép-
ción hegeliana del saber.
.: Holzu;_ege, pág. ,:2.<-:l, V. Klostermann, Frankhut a. 1\'L, l.850.
Op. c1t., pag. 8:2.
:; Op. c.:it .. p;Í6. S:3.
·l ! )p. pÚt!:. gg,
En Nietzsches vF ort. "Gott íst t:ot" se elucida la
rlP-ll}ii}iiic: 1110';'J:JI·1. ·c,..,.:l,., .lCoc:e'clc l"
V._.·.._,..,¡ .. -..,... . .._.... ._ .. '-' ...... ...__._ ..._..._..._._., ...... :. ., ..._ ... .._(A. '-4U l. V '-'- l. 'L(. J.. J..'\,.....(-
52 torna \·isible del camino, el que por
snhre el ente se ;:tl>re ::1 la destirJación del ser, en. las
épocas abruptas de la verdad. "0/ietzsche mismo in-
terpreta metafísicamente la marcha de la historia
uccidental, y por cierto como d ascenso y desarrollo
del nihihsmo".
5
La expresión niezscheana '"muerte
de Dios" se refiere al Dios cristiano. "Pero no es
menos cierto. . . que los nombres Dios v Dios cris-
'
tiano son empleados, en el pensar de Nietzsche, para
clesÍfYlJar el m1mdo ;;;1.mrasensible en Dios es
- . . 0 L o
el nombre para el reino de las ideas y los ideales".()
Nietzsche entiende el nihilismo no sólo como la des-
valorización ele los valores supremos, sino también
positivamente corno la superación del nihilismo. Y
esto es así porque afirma la voluntad eh poderío
corno el principio de una nueva valoración,- conce-
bida en el sentido del acabamiento del nihilismo,
. t 1· l "p N · t
1

proptamen·e e 1c 10. . ero porque 1e zscne expen-
menta el ser del ente COITIO la voluntad para el po-
rle·1-'," <::"1 O'li='fl<::fll" ij.op.o .. t:ple llen''cl_l' • los ' 1 '" 1,-,,·es"
7
........ . ......... ..._.., ,_, ...... t"' '-' .... ._¡ ........ ... "- .. ....., '-1 ._ ..1..
6
...... .... ... e -....... , ........ v ..a.. ,
planteando el problerna del valor como problema
histórico. "Cuando el valor, sin embaigo, no deja
que el ser se<::. r.::omo él misrno es, entonces la su-
puesta super-acion es, antes que nada, la perfección
del
En vVo;:;u Dichter? (conferencia del autor en el
vigésimo aniversario de la muerte ele Hilke, acae-
5
OD. cit., p:Íg:. 19:3-184.
(i
oi}. cit., púg. lm).
7
O p. ('il .. pÚ!J:. :2.:30
·:
'
lp. 1. j l.. p:'l"

LH 115
cicla el 29 de diciernbre de 1926)
al descul);"', .. ,_o 1.,

.. J..\.. J..\... J..L- !,.-""- t.. .. .J..-.t..A..l..... .... . ._ '-' • _ _..,....._ -.....J.l._ ::;¡,
'' , l D 'l} n ' ., 1 . 'l''"
poenca e e .nl <:e. rara. esta se1· de
. 1 .¡: /
'
mm:::.cc r:1eta..:.1Sicamen.te corno l::t presencia ...
nlico, pl·esencia que quecb. referida a la repTeselJ.ta-
ción en la conciencio." _ll total esfera de la·
.. ! l , . , 1 l J..
c1:1 esta presente en e ctecu ,-
0
.ogos poético cHrec-
tameute dependiente .del lagos Tac·ional y de la razóli
lógica, aunque al decir qlÍ:e se vuelve' al recuerdo
corresponde una lógica del corazón. Para Rilke, la
vida significa el ente en su sei· o sea la naturaleza.
Fl horribre es lo que es en tanto que es el ente que
se aventura en el riesgo del ser. · ·
Der Spruci¿ des i-ln.a.xirnandcr es una exég-esis' pro- ·
. ' f '1 ' r. f d 1 1 • d 1 ,o .· .
/1.s namen·:e _l osonca v llo,oQlca. e a 1ná.s ant1crua
. •' b '
sentenc1a del pensar occidental, que en la tn,_chJc-
ción de Nietzsche (Die Philosophie tnzgischen
Ze'italter der Griechen) reza: "Hacia aquello de don- .· .
de las cosas han nacido, ellas retornan pereciendo
segÚn b necesidad, pues tienen quA p.r.l."".• e·· Ypi.!:rcin·r· n'i··.·•·.:.t.:·. ¡
'-'
- - b -- - -- -- ' ' ..
y ser juzgadas por injusticia de actiérdo al
del tiempo". La tn;_ducción ele: Diels< queno

en el sentido de la de Nietzsche, aunque es más
teral (FTagmente de1· Vorsokratiker, I -Bd,. ), dice:'
"I:.:r . l, d
1
·1 l .
aque 10 · e c;.onc e as cosas l:Ienen S'.1 naci-
• 1 ...
/ .,
m1ento marcna también su perecer segup. la necesi-
, d 'l
.J
oa ; pues ei 21.s paQ::m unas a otras castigo v expia-
ción por su imoied:'ld. confoime al orden clel ÜemDo"'
Á ·
L
Expurgada la sentencia de lo que no pertenece a
Anaximandro, queda recluc.\da q. un enunciado que,
Llí}
9
Op. cit., p{tg. · 28G.
lo t)p. cit., :287
según Heidegger, viene a testimoniar que en ella
S
·e d8 1..,·

l., h·lc'·a .. eiltO l l ,
_ -." .. · U. J.'-" U CL .>.Cl .l ,; ;.) u; . ncec a e a ('le e-
' ' , O 1..L , ;"·'·.'·,, , .: ,, ,··: .. , .::,';,",'' V L <J
t_mac101: -.ctel ser para que éste ·.advenga ·a. su dís-
,
1
del ... ente se recoge mi el disfrute
cte :,u ue::.mlacwu . .ua hasta hoy esencia del ser su-
en su '..'eTchd aún
11
Heidecrr-er en-
, , . 1
b .... :,
. saya l:racmclr Ja escueta sentencia de Anaximandro
así: Las cosas "a lo lar¡:ro de la costumbre en el
, .! _.] " ,_,-, - o .. . .. ' 'll
un1uu uc1 a.uu;:,u, 1.1C1Cen que pertenezcan a e. as ra-
zón y por consiguiente tan1bién piedad de ima hacia
, 1') p «l l
otra . - ero a trae ucciónsólo. se deja meditar en
el pensar de la sentencia.
13
l\llas "el pensar es el anhe-
lo hacia la del ser en el diálogo histórico
de los que p1ensan .
Estarnos a.nte la teudeucia en que hoy se afirma
r-.,1 f.:l,-... .... 1'""'-""·;rlorrrr .. · - 1 • •


Sl.1jeto, en el_ hombre. Este pensar, que aspü-a a mo-
ve:rse exclusivamente en el elemento nuro y abso-
prh:1al'io . es. un arcaico y,
aun mas, arcaizante. De.tata el intento ínconfesado,
de mitologizar el ser. De ahí que HeidecrO"er recti-
el rumbo de la problen1ática de Zeit,
mecti.Hl1te un expurgo ele todo ]o que en esta pudie-
se cleno:l:aT. SlJbjet:ivisrno, y .realice hasta una tras-
posición del sentido de sus términos fundamentales.
Pero en el fondo se trata de radiar la dimensión
11 Op. cit., pág. :30L
12
Op. :312.
13
Op. c1L, pag. :34:3.
117
\_;.\l<L.<lS
propiamente existencial para anclar sin ilnpedi- ·
mento en el. rni.to del. ser, e::: cL.:dr t·n una. peten-
cía objetiva, en última instancia, Dues, en una inevita-
ble ontización del ser. Si al hav que pensarlo
como "él mismo" ( porq11e es ist Er selbts) v no como
el ser del er;tc, es dc:cü· no corno el ¡Jcedi¿adu eu la
estructura judicativa. entonces el ser ),·a 110 es k·, cpte
Tecoge a la existencia en la unidad de los exístené-ia-
les, quedando implicado en la existencialidad, origi-
narian1ente, como guión intra-temporal, como cons-
tante histórica que determina y orienta, a su vez. el
destino histórico del hombre. No pensarlo en su im-
plicación por la existenciahdad, no inda,garlo en todas
sus posibles articulaciones ónticas reales e históricas
es trasponerlo a la zona pentunhrosa del mito, e;
el ser, temperarnento al que v·isiblernente
se ha inclinado e1 pensarniento de I-Ieiclegger H. ''
p,,T"n -,,. . _.......1 . ..,,....... .......... ··-·- __ ., ..... .' .... _ ..•. _ • ,
·!7. ... -'-5-'--'- v.t. ,)t..:;J. c;u Lcua l-''JLCHCli:t .HJ LlULU.lllClLiét,
próxima· y lejana a la vez, que se cierne sobre el
y en el cual radicaTÍa la esencia de éste,
.HP1C1PO"O"P.1 .. .. c(:'r' ,,-:-..., rr-i, .. n .;r ... -...... ..... +-::-. .... ·1 .. ..-..... ..., ...
·::-:---- ·-bb.__ ..... __ .._ ................ _L.-.._.._..._... t...o. ....... f:;.t...l.\._.. ol.Á...._._.u.l..L.(;.l.l.lL\ .... a...L J.!Cl.l.)ct.l.,
haciendo de éste un mero refleío del ser. Hace así
tabla rasa de los sólitos ontológicos v pre-
t l
' . N d ·
1
-'
on o ogico,s. o se pue- e, ,qmza, retrotraer el presen-
a los.ongenes; corno que ya
cho su frllto, esten v1nuaJmente e:J aquel. Pero lo no
ar;:lArkln -)' rp1r.:. e.::t•; rlt:>n h-,, rl,_, ].",'

..J
- ___. _ _. ----...... ._J.__._, ...... '---\......>-.J.L_t.",_; '-1"-.. 4..t..!..._.•
históricas de hi existencia- tarnbién muerde en las
H No obstante, posterionnent.e con su.'i penetnmtt.;s reflexiones sohrü
J¡; esenci:1 del lenguaje, Heide;.;ger ha, en cierta medida, clcmitificado
e1 ser. Nos muestra en la estructura esencial del l<·!nguaje la apertura
el Se!·. ( v·-é'asc r_rnten.¡;e,gs ,::,ur Sprtlc'he, Tübingen, 19.59.) Se
sitna. e1npero, en una penun1bra agnóstica con respecto .1 éste.
eútraíias .del presente, impulsando el destino pla-
netario del hornbre, qu•:: busca superar su al_)atridacl,
su enajenación en todo lo que es negación de su
esencia. La comunión del hombre cun el ser se reali-
zará cuando ei hombre advenga a la mismidad de su
... --, ;,..,. ..-..ro..,...,,...;,...,. ....],..... 1::7', ....... r. .. ,-. l ..... .!::;+Á
plt..Jp.u.:t. c,::,2t..t\..J.ct.) \...tC ,:,eL G .. . .L....;5 ct.l1ct. c:t..t.Cc.t i..Ll._ i....t..J ...
rica, es el desarrollo de un germen vivo -aún no
frutecido- el que, como tal, se halla entraüado ya
en los orígenes, estú latente en el hoy y cuyo des-
pliegue será la conquista del hombre de rnaí1ana.
Todo mito viviente valida su origen en la medida en
que posee prospección temporal, prirnero en la es-
tructura u órbita existencial misma del hombre y
luego en la vida de la humanidad histórica. A la fuel{-
te no se retorna paTa contemplarse en su espejo, sino
11 1 ·1 t'''' 1
para estar seguiO e1e1 run1oo e lCLen 1nca1·se con et
impulso de la corriente que de ella Huye .
...., 1 ' ,• ·¡ j J· .. !.!... .. '•··-·- !...""".! ..... .: ..... ry..,,:J.
L1J. 10 e:::c:;l1éi<i.L, .t<:t \ ..J.. l.t.ct....\.,;J.v_t.l ct. \...
1
Llc L...JO.::- tJJ 11 t..:.-1 ¡,LLI ... {.'
apuntaba, se modifica y se precisa Inás el rumbo del
pensamiento de Heidegger que, ÜDplicitamente, ha
;1 o QY''\ ., ..... -. p rl/---.., ('\0 n· ,--.. ; /.,.. ;,.., rli"ri rl-,, q l
LlV.::) ·- J..l U (..1.\.J. V.l . .l l.J..J...t. ..t •• J.. • ...., .... L.,p .. ._..,_.._.,J..o.....,;,..__._ ...1..-..-· .....--. \ ..... _..__ __
sin duela, pero que -sin dejar de ser positiva por
sus consecuencias especulativas- tn1.sunta un estc1do
crítico ele la filosoHa europea en esta
histórica de la humanida.d ocddental.
.,
llC)
CAPITULO VII
«¿QUE SIGNIFICA PENSAR?,
1
La tarea que se ha propuesto y ha llevado a cabo
el autor de Sein un, Ze-ít al abordar el tema \Vas
., • • 7 '"" A , , '1
ru::·tss¡; uenKenr, es expncar prnnero cana una ae 1as
partes que integran la estructura de la pregunta, por
su . supuesto conocido, de tanta grayitación
mental, y, por su aparente simplicidad, tan con1pleja
en lo que atañe a lo especulativo y a lo histórico-
filosófico. A través del pensar y en dirección al ser
corre la línea de embestida, en la etapa actual, del
propio pensar del último g1·an filósofo de Occidente.
- J-ioy,-para el hombre capaz de inquietud
•• L., •• ,Jb:e/-.., ..J,.. ,..,,, --·u·· .L
1
1
_,Y Lc.U.l. l .LL .l:-''-1. a. C:J. Llt Li.ct..:l .idLlLU.U.C' , '-:l Ci C ct\..1 C
1 Una síntesis ele lo que Heidegger considera 1a tarea que compete
al pensar trtle un artículo con el mismo título ( vVas heisst Denken?)
-que fue el tema de una conferencia radial- publicado en Merku.r,
N'i 53, 79 Cuaderno, julio 1952, Stuttgart. El tema desarrollado du--
rante dos cursos lectivos ha sido recogido íntegramente en el libro de
Heidegger, \Vas heisst Denken?, Niemeyer Verlag, Tlibingen, 19.54.
l:?.l
(__,_ \HLt)S :\ST!\.-\D.\
una lúcida actitud intelectiva, o una adivinatoria de
... ,..1,,1 c•a•· ,. rlol rle"·e··l;,.
t_.ct.LCl.\. .... LCl. t.J . .l.tVCJ.\_)J..iC:l.l., C L C J. .U. \.. C.J. ...:rC.l V \...Lvl. \...l V .J.. ..t..!.
de la existencia histórica. Es que hay 1as de
crisis, en que la filosofía se aproxima a la realidad. Su
sombra abandona el planc en qne, como tal, fue sis-
tematizada por el pensamiento abstracto, y hace su
aparición de cuerpo presente en el dominio de la
vida, de la existencia, del mundo humano. Entonces
se percibe bien que ella, a pesar de su escolaríclac1
técnica, es filosofía ele la vida y pa·ra la vida.
.¿,Qué significa pensar, en concepto de Heidegger'?
Este nos_ dice que para saLerlo aproximadamente
debemos estar prestos a aprender a pensar; pero tan
pronto romo nos entrega1nos a este aprendizaje tene-
rnos que Teconocer que aún no somos capaces ele
...... -- . "" ., ·'l • .., • , , 1
pensar. Tenen10s s1n clucta la pos1 OlHW:lCl ue peusa1·
( DOr cuanto el hombre es, por definición, el ser que
pensar), pero este '"posible" en que nos ampa-
ran'los no nos garantiza que podamos hacerlo.
El hombre. como ser viviente racional, tiene que
poder pensar·, si él quiere. Quizá el hombre quiere
per.sar y, sin embargo, no puede. En última instan-
cia .. a base de éste su querer pensar quiere demasia-
do v Duede, IJor lo tanto, demasiado poco. '/ erda-
.. 1: . ' . ..L. 1
deran1ente sóJ.o nueremos aouello oue · ant,::s DOl' s1
J. :1 _..... .L.
lT.ismo nos quiere en nuestTa esencia, en tanto que
se inclina a ésta. Esto que se inclina a nuestTa esencia
nos Inantiene en ésta mientras nosotros conservamos
eso misn1o oue nos n1antiene. Pero sólo lo conserva-
mos en la que no lo dejamos escapar de la
1nemoria, Entonces· es la memoria lo que recoge el
,,_., '"" ,. ·r)a· '·"q'·tello e--¡_• "-' 1'0'' n1··'l' 0 1' , . ....- • '-.,. O...L '-.. · -l. . LI-V .. 1 0 i.J.., C.:L J..LJ.. i \:::; l. ittC,
esencia. eri: tanto que,. al mismo tiempo, es lo pen-
sado, en nosotros. Esto, por ser _lo originario, es lo
1j_ue llay que tener presente. Sóio cuando estamos
C:<--tpadtados para lo tJUe hav lJLLe tener presente, lo
que en sí es lo reflexionante,'podemos pensaT. Lo que
ha y que tener presente y en nosotros piensa es,
Heidegger; el ser. Para alcanzar aquella
tenemos nosotros, por úuestra parte, que aiJrender a
pensar. ·
Lo qúe hay que tener pre_sente, en lo que hay que
pensar, puesto que el hombre está menesteroso de
e-llo, es lo crítico, lo riesgoso, Jo grave. Lo rnás crítico
1
en nuestra ,epoca :( de riesgo e_s que nosotros no
p1::nsamos aun, no obstante que eJ estado del mundo
Se
)l'Ila carl•o V"'Z 1 .'l' -_, .. ' .;.. ;-.,-- 1 ",., .. - • - • ·· ·
- Lt. ..__ 11"s C.du.cu. t-s-L:.
.. ··- -·- .. • .. ' 1 , ., , ...
.)l.l\..lctl,;l\JH cxl:sc, atHe::>, que el noinDre oore en rug<-:;x
-
1
··· ·'
1
ola1· ta 1'· ,. · · ·
u e .1a · • • 1 to en conrerenClas y concresos, t::::r-rcu-
nando por moverse en un ouro de lo
r'- 'e ;¡ o 1
1
ro , • J., .... _j - 1-. - 1 T . . . .. •.. . 1 T:'"l
':i'-''- Uov0la-0e.L y Cvi.uO a caoo . .C..ll
CODSeCUE:HCÍa, el déficit est2.rÚ.!. en el cbnn· V cL2 nÍ'.:l-
gLEl mod¿:en Heide.gger,
opina que hasta ahora el desde hace s:·:::;los,
ba obrado der:nasiaclü. Dero ha ue:r::.sadc)
r*'r" 1 ' .1.. ·¡., .!.. ./ .!...
1 1.G qu•.:: aduce sobre el 1:-Jen.sal· n.:.J tiene, se2:ún
1
- 'l LC·
1""\. ,--.,-, rin r .. n_ 1:--. ,-. .: . ..,_...,e·.:,., . ...., -..-- "' - .....
_,,.. .L' ..... .._, r ...... '-J..J..v, .L.!.(...I..\....L.(,..l. ":i t..t.C v vl. L\J .i J...:..i. L.ltU . . Let. L . 1_-JC.tl.')(.i_l,
" .J:. . • 1 •
a que el se re11ere -pe,;:1s:..u pnmano- C1esc1·ibe S'll
movimiento al maTgen y por encima de la ciencia.
Lo que ele ésta nos dice, incidental, pero incisiva-
Tnente, es harto y a. propósito para
inquietar, lo que buena falta les hace, a los episte-
L2:3
C:\HU.ls AsTl1.\ll.\.
mólogos. "La ciencia no piensa". Y no piensa porque,
conforme a sus procedímientos y medios auxiliares
jamás puede pensar, a saber según la manera en que
1 1 • ,..., ] • • •
pens::>.c.lor p1ensa . .r-ero que a ciencJ.a no pwnse no
es un defecto suyo, sino una ventaj<:L Esto le permite
alojarse en el objeto que ha acotado y hecho er.ner-
geT su investigación. Su comportan1iento será predo-
J.uinante operativo. Según Heidegge1·, la relación de
la ciencia con el pensa1· será fecunda y legítima cuan-
do el abism.o que existe entre las ciencias y el pensar
se torne visible, y ciertamente como uno insuperable.
Cabe, pues, extraer la consecuencid de que si el hom-
, 1 1 1 l . 1 h ·] . 1 . .
Dre na oorc:i.GO clell1cl.Slaüo .La SlCtO porque _as ciencias
han tenido la primacía, constituyendo su preocupa-
ción dominante.
El pensar es u11 estar en camino; es un constante
tránsito. Hacia.lo que se dirige el hombre en el pen-
sar, en su constante estar en 1narcha, es hacia el ser,
que es de donde proviene el impulso que hace que
el pensar sea un estar siempre en camino a. . . En
definitiva es el ser que piensa en el hombre, y el
que habla en su lenguaje. El ser es el adviniente y
el hombre es el viandante que, en el elemento del
, • f J ]
pensal', va a su encuem:ro, s1n que esce se p:roetuzca
puesto que el pe"1.1.sar siempre es un estar en n1archa.
Lo único que cabe esperaT es que el ser advenga
al hon1bre, a su visión, cuando esto suceda por des-
tinación del ser n1.ismo. Entonces comenzaría, según
Heidegger, una n1utación en la esencia del hombre,
que dejaría así de ser el ani·mal ·¡netaphyS'icunz ..
De: L.\ A;:-.;ALÍTIC\ Ü0TOLÓGlCA A LA Dr::VfE::<i!iiÓ::< Du.LÉCTIC.>
.. H:idegger.explicita el carácter del pensar como un
•.::t., • 1 PT) Y)") 11' 1'" '"' • • ''"ÜU . ..tu <.L ••• , con una penet1:acron que saca
a n:z, 1?. mismo que el buzo- que vuelve -ele una
I
Jrol:un.dldad oce:l.l'll. r·a cor1 el teso .. o de · · f · :,. • •.. --- . 1 UD nalLraaro
lT··crru-····(•·· 1 l' ( '\7 , ,..., '
_, . .'::,. . ¿ i e otra. es par2: él

1
.Jnl.':ic,.l11Ienm claSICO banecro rectu.-.ído a tocl"'r'le
..1 1 1 , d" {'-:) '-'..&. V f (,• V
):· ca1?tllac1.o en isciplinas, que los restos de un nau-
en que el oro de ley, el sianificaclo esencial
dei apo.rte originario ·c1e los de un
de perdido, ha sido
.. _ . : .· ):T!facc:; un en ·pos de una nueva
l.üt:1J2Ietacwn, muy suya, del comienzo del fracrmen-
to b Pannénides ( Diels, D·ie Fra.gmente VoT-
sokratzk.er. I Bd IJ:j cr 15'1 ·4a ed ) LE.·• s'· «.,-, . ., -'·b· · '-', · ·. . 1:e reza: ..t;sto
.
es necesano decir y pensar ··c1ue so'lo el ·t " _ . , _ , en e es .
1-lel.d.egger, para descifrar en su sentido lo que se
el pannenídeo hijo sianificaciones
.l(UUllHHlcas Il1CFJÜ··m:es en1pieza por· ebst ·t -J 1- , · t · ' . a o .ecer o
que sena puntuación de la hase: «Esto
es necesano (punto y coma) '\lecir y pensar"
(., .... , ... \ "- ·'' ( .. - ... .
\ Y J que punto y coma) "sólo el ser
es .. u na pos1ble transcripción conceptual de la sen-
teJ.:cm!.. tal «como la presenta Heidegger sería la si-
( El.ser) es sólo el ser es, y «que»
.Y el_ :?Jensar . que los filólogos
• cL.J.J de con es ca Interpretación de
,, . .. J ,_...... e; ,._ ..... ..... , ...
COIJ.J.ü C<:Ul1pU•.::t:l éúü otras, tal COIHO la
Anaxin1andro. ( H olzwege, pági-
__ ..,tJ) · pL1Ltto y coma que Introduce en aqué-

1
o•' cl·1· · b ·· P b •.. u.· -'-1 un 'I1l1CO. ero no SO'restünen10S
a los Tnáxime si tenemos presente la opinión
qu'-: I'hetzsche (que bien conoda a sus coleaas)
<
CARLos AsTIL\IH
nos da de ellos (vVir die Phílo!orz,en), sobre todo en.
lo que respecta a su falta de para desentraúar
lo simbólico, que es el ropaje del pensamiento anti-
guo, sobre todo el presocrático.
··-- Coill'olani'o',l'l l-lc.l''l' r·lih) ol'c· T-Iei(]I'-'0"-
\.......1C\,... C .J...C .J.,J.'-' l...L\_l.V '..1..!..\.....t.<.. ''-·'· ., • ..__l.._,b
ger pone en entredicho la designación de presocrá-
ticos. Considera que, con referencia <;t. éstos, hablar
de presocrálicos es lo misrno que llaniar a Kant
prehegeliano. Desde el punto de ·vista formal la com-
paración es .. aunque discutible. Ciert<.unen-
te, para un hegeliano, Hegel será la superación de la
postura de Kant, el desarrollo pleno de lo que en
último habría estado ge.nnin:·t.Imente. No obstan-
te, esta apreciación es obji:rtable por cuanto en Hegel,
dentro del marco de los sistemas del idealismo ale-
mán postkantiano, culmina un desarrollo metafísico,
que no tiene su ananque en Kant, y la
que infiere Hegel en J:'hiinmn.enologie des (;eistes,
que es lo más viviente del aporte hegeliano, es ajena
ál nfmsamiento de Kant. Por lo demás, con igual
..L ... ' • - ' ., .
criterio poctria cons1cterarse a este como prencnteano
o presd1.ellingiano. Mas lo efectivo es que a todos
los filósofos idealismo alem.án, a partir de Fichte,
se los llama postkantianos y con razón, 1:-o pa_ra si-
tuarlos cronológicarnerüe, sino porque el hlosofar de
todos ellos arrai1ca de la posición kantiana. De :modo
, , . f , 1 • l 1 • 1 1
que toaa la conste1ac10n ctel 1c eansrno a1eman es
filosofía -y gran filosofía- postkantiana. En cam-
bio, la filosofía prekantiana se parece mucbo a la
prefilosofía, prolongado «sueüo dogmático". En cuan-
to al desauol1o que los hk>sofos del
mo alemún ÍlnprirnelJ C'll de tlll aspccl() illlJ.I<Jr-
DE LA :\X.\.LXTICA ONTOLÓGIC.I. ,\ LA DDJE:\'SIÓ;:-.· DL\LÉCTIC.\
tante a la ·posición kantiana, y también en lo tocante
a alg<..mas de las n1ás radicales que
ele ésta derivan (intuición intelectual en Fichte
aprioridad txascendental de la naturaleza en
lhng), todo eso está genialmer:: te bosquejado v en
gran explicitado por el Kant de Opus PÓstu-
mum. Y aun suponiendo que ésta se hubiese perdido,
t?dos estos pensa_dores_ continuarán siendo postkan-
su filosofar ha quedado afeHado en el
del giro copernicano del pensamiento
de Todaví_a más, la Crítica ele la ra;::;ó-n puTa
se hu_b1ese perd1do y solo nos quedasen los escritos
del Kant precrítico, los sistemas del idealismo ale-
mán, <1 partir de Fichte, no serían concebibles.
En cuanto al problema eme suscita el cotejo
poiémico de Heidegger, se pensax, disintiendo
con su valoración ele Parménides, que el problema
del ser 1naugurado por el, recién encuentra en Aris-
tóteles y Platón su dimensión v altitud de
de::>arrollo filosófico. En Parménides el tema
de la ontología, surge la doctrina del ser según Nietz-
sche (Die Ph·ilosophiP i.m trur!,lschen zdtalter der
Gtiechen). Sería, la suya, la cincipiente visión del
problema. Pero si, como sostiene Heicleaaer, en Par-
ménides no sólo está el ge.rrq,en, sino la flor
1 ¡• ' • - '
y e1 uuco, entonces no cabe cierta.mente llamar a
:Parménlde::; 1J1·esocrático . .t::.,n este caso :i los filósofos
.socráticos y post.socráticos habría que considerarlos
po.stpann en ídeos.
E m pero es el caso t{ u e e11 tre el ¡He y el post, o
1n8.s aJlú ele eLlos, 1a cuestión fundamental es la del
'-;cr v la d<-'l J)ensar. .·\1 1·1 ·
. l . . - re: ex1onar
L
.,,-
. _,
sobre el rumbo· de la inquisición heideggeriana nos
o1::Js,;:;de ül1 tanto la idea de que la mente méts potente ·
y mejor organizada ele la filosofía contemporánea
ha lanzado, en pos de la apeüura de una nue·va
dimensión para el pensa.r, a fa conq:.Iista ele la posi-
ción última, sin posibilidad de un retroceso, y. qué··
el último Heidegge.:: es el símbolo de la ultilnidad
l_ V .
del pensar. .. europeo, del fin ele la filosofía.

CAPITULO ·viii
LA FOETICA DE I-IOLDERLIN
EN LA TEJ\'1ATICA DE HEIDEGGER
N o es una mera preferencia erudita la que ha
lJevado a I-:Ieidegger a una ahondada exégesis de la
...•. .1.- ..... 1.: .• ·¡ •. ---- ···"-.-!/. .• ___ 1
J!UCLl.LcL UC .LJ.ViUC.i.LLl.L . .ua LULL\.-C}'...:J.UU )' GJ. ;:,CU.LJ.J..i.ll.G.L.L-
tO lírico fundarnent<::d de I-:Ióldeilin ejercieron influ-
jo deCisivo ya en el comienzo del filosofar del autor
rlp C:o-i·n ·H•n .-7 7 r,>,;-f T ., --l.c.l po""'. ra so "'l··or·n-a
'\.-.<.1.-- U\....'W><.I ..a.....JVVV• ...J...-.4..1.. .J...J...t....t.J.Ll.'-'.L-'.V...i.. '-"''-'·t. \.,...!\,. '-' '-'V V
como un ala tutelar sobre el pensamiento de Hei-
degger, determinando y hasta troquelando algiÍn
aspecto fundamental de su problemática.
La idea de destino, tal cual es acuñada por Hol-
,:¡,_,.,.l-ip "",, s····

"'"""'-'Ce' er 1.1 roc;o'n hei-
'-. ........ l.. ..... --t. J. '-'·->..l l....i. ..L..· U • · t·Uf'\.úC.•.J_., U.._t-'l.L.l. '-' ..t. .!.L. J. j_ -
fl,Cl. .. 'llql
1
q 1.-, • \7' rl.o. +t"'"'tf)liz·-:l .....
_ ...._ .. ...__. '-''--""- 1-'{..__._._.'1- --1-Lt.. ' ,} ....__.¿,\,. t..'\,.J '-""'_.¡__¡. ._.¡,.
ción de la existencia como cumplimiento de destino.
Lo sustancial de la expresión "los Dioses", con el
significado que le da I-Iülderlin, aparece en el Hei-
degger de: Hrief über den '"Jiu-rnanismus", como
ash11ismo la del "acerc<.lnJiento'' o "alejamiento" de
L2H
El significado esencial del sasn-
fic:io de Empédodes, al anoj<:use al J:; tna, r:lntegran-
C
J'"'·"' 'l"::
1
1"

• ___ .-, •;r; P!er:r,<-cnto ¡crneo- se
• {. .).L ( ..t _ ... t • t. • l. r.J.. ..t .... •-'-'- 1...'1. ' " '-../ " .• L •• • • ••\\:)
- - 1 , -- " .-
1
-:'7.- - ,.,_.: 'c'Xl--)Jicita filosóficamente
pu<::S, ·" ·· '·
]. )¡.
DE LA ANALÍTICA ÜNTOLOGICA .\ L-\ Dr:MENsro:'; DrALÉCTIC\
·ei1 el1nodo ontológico de "ser para la muerte" o '"ser
para el fin", que, en Sein ¿;,nd Ze'it, da cuenta de la
totalización temporal del ente existente, y que en
Das D'ing se trueca, mitologizado, en la idea de
"los mortales'' "Los los mortales -nos
dice Heidegger- no porque para ellos finiquite 1a
·vida terrena, sino ellos son capaces de la
muerte como muerte"\ pues la muerte "como co-
fre de la entraüa en sí la Dotenci.a de "esencia-
" ·.· . . J.. .
lizar" propia del seT. El concepto opuesto -y co-
rrelativo_.:. al de los mortales es el de los Dioses
"inmortales". Tan1bién el concepto de culpa, enten-
dido ontológicamente como fundamento de un ser
(el homhTe) determinado con1o negación, vale decir
como fuúdamento de una nihilidacL v asimismo el
existencial de la angustia que se p<::.ra
Heidegger, en el "llamamiento de la ccnciencia'', la
"Jl "'! • • ... •• . ..., ... -
que 11arna a Hl exrstencut a 1.:1. nn1tuct su pocíe-r
'le·¡· o· sea· 'l -.:Ll e''-'<-"·1-'c"'"i·"l "{)l1 ]" i·l-:'1l'C'-
, ' (.. \J {. J: \A. \.. ·"-''" \-. ,_) - .. t. •• J . .(.A. •• ... 1 U
cripción filosófica ele la '"'culpa'" d.e: qu_;-;
• • 1 "1 1 T-..., • "'! •
coDSlStc en su sepaLacmu CL·e 10::> LJloses, e:n s1.1
• •
1
d / t . J· . .
rencw.c1on e es os coreo lECtlVlC.uo, en su smq;u--
larización. en virtud de Ia cual su
- J..
h "'I1J'=ll1a Sll S
0
l' eSCl.lldl'dc) ,-l._, }¡)

c.l"' l·1 ··¡·J- l.'- c.. , '-' , , . . ._ e . ,_, ___ ,_;, __ e; ..:.. Le..
t.,,,.·ale'7:.l se •:1 l,,..c fJ 1 c1c s·.ti r:.1.Í3IJJ.ic1a·:1 {...... .t...;....... <A.. .l...• J• ._. . .t.-"'-;·l .t..L •.)
,. • . ' . 1 1 "l,
ült:'tlestercsa y auorna, er: ent:.rega rocaJ, el CU:!.11p 1-
iT¿ento de su. cTestino tTá:.z;ico. .Al dee:idirse hbre-
. E ,-; ,-, ·;¡ :l ...
mente a n1oru, n1pec10c1es consi..J.e:ra S4l r ecision,
nos dice Holderlin, "como una necesidad que se
1 Das Ding, en "Ccstalt Ulld Jahrbm:h uer Bayerischen
,'\kaJemie ibr Künste. púg. L28 y sigs .. FL Oldeui.:JOur.!s, Mün-
c!wll. 1\-).''51. Texto i11dnido t'n v·ortrii!!.e tmd Aufsiit:-:.e. pttL;<;. UH--l.Sl.
'Tül; in¡,;en. J 95,.±_
! .)[
siaue de su más íntima Su vida se
profana por haberse ele _la
za v situado, co1no indidduo chferencmclo, frente
''
1
-...,r·L,."" e' tr-:r" quedando así consignado a su
_¡a _L .. c. - ' __
1
l ,,
misn1idac1 finita. (:'"cpresa f1¿)1c er in, - ma-
dura su decisión, b que ya hacía mucho alboreaba
en él, de unirse a b.-naturaleza por la _muerte
luntaria"
3
Su sacrificio es, una ·
Ha medido en toda su rí'lagnitud, afrontanc1ola en
consecuencia necesaria, la "culpabilidad" de su dis-
vunción de la naturaleza: ·

«Das Lebcn deT Natur, tc-íe solZt' es rni·r
· , · · · r D · ,....,o .. .LL .J r ttxzren
N o eh heüig sein, tute e-msr. 1 1......,.
IYiir dienstba·r mm gewo·rden, rch alle·L·n
\VaT Gott u:n.d s·r:rrachs ·im f-rechen. Stol:-:. he1·a-us.
O .alaub' es rn:i·J:, ich u;i.i-re l·ieber nü:.}¡,t-
GI?1l;oren·' '.
("La u ida de La -ruzi'urale;::,a, ¡ có-rno había de se-r
pau.z. TITÍ aún sagrada, corno. entonces! Los D·ioses
fwbía·n. a senne trib-u.tm·ios; -
yo solo e·ra Dios y lo exp·resé con -insolente
jOh, creedme, hubieTa p-refe1·ido ·no habet naczdo! )
Empédocles no es '"culpable'' porque se haya
, · , , · . ·

., 1 ,·or"'"'ii·irsP •)·
di·-rin1'7ano Sl 11111::il110. SlllU _tJ a..J. ... .__ .u.a.1.
su, finita ha, roto la intin1idad y armonía
con que vitahnente se vinculaba a lo divino y a la
2 I Stu:f,,. pág. 70. SLimtliche vVerke, III. Bcl., ed.
HellirH!r:tt, 1D2.:2.
3 Óp. cit., púg. 7\).
-1 E
111
peclo!.:les. U. Stnfc. 95. S. W. Ill, ed. cit.
l
.'·)
. .)_
DE LA :\s \LrTrr: -\ 0NT0LÓC!C.\ A L\ .DL\.LJ!:c-nc.-1
·naturaleza. I-:[a clifei·enc:iado un hacer humano (su
e m presa ind.i vi dual) del ser di vino. §er· uno con
los Dioses y reencontrarse con éstos, le era necesario
extinguirse como ser finito. _ · ··:,:' ·.·
Cuando Holderlin, en su intearal
... . ....,
visión poética y filosófica de la gi·ie-
ga, invoca a los Dioses, entiende. "'Conjui'a:r -:-más
allá de la in1agen puran1e11te
clades olímpicas, forjada •'por el clasicismo-,del si-
glo XVIII- los elen1entps •
leza inoraánica: tierra aüe 'cielo sor:et''eil.:
b ' . ,_.. ' .. '··. -.· ....
ante el trance ya resuelto
al sacrificio, los conjura así:
'"Und du, o L-ich.t! und du, du "N1utte1' Erde!
H íeT b·in ich -ruh·i.a, denn es wa·rtet ·me·in
Die die neue Stu-ncle
l'lun ·nicht í·m Hí!de 1neh.T, u.·nd n·icht tde sonst
, '
Bei Ste·rbl-ichen in& kuTzen Glück ·ich f·i·nd'
. , ' '
hn Tode find' -ich den Lebendigen . __ . ·-
Und heute ·noch hegegn' ich íhrn, denn heute
B PT o.-it ot e'l' rlp·¡· He·J'''' de·J' ZP:'il • F P.·z'e' 1.j·•
--" C. V ) L1 --' - ../ l ._ . .-' . - V';¡. t<..lf.... '- ._.!
Zurn Zeichen e-in Gew-itte·r ·mi1· u·nd sich'?
("Y tú, ¡oh Z.u.zf jY tú, tú nw.dre -t-ie-rra!
Aquí estoy tranquilo, pues -me espe1'a
la ·¡u.¡,eva hoTa, hace tiempo p1·epa·rada.
Ya no más en. -i1nagen y ni co·mo entonces
e·nt,re los- nw-rtales ele brer:e dicha hállola.
En la rnue-rte encu.e·n:tro al V-iviente
y hoy todavía m.e doy co·n él, pues hoy
5
Empedoldes, III. Stufe. pág. 22:3, S. vV. III, ed. cit.
133
C> ..HLOs AsTHAD,\.
pTepara él, el Amo del Tie·1npo, cumo sclwl
de la t''iesta tt.na tormenta Dar a ·rnt lJ ¡Ja·ra sí".)
, J ...
Ahora bien, los Dioses, para Hólderlin, no son me-
ros símbolos, alegorías, que traducen estados aní-
• . , . , 1 .e ' L
nucos, 111 can1puco creaC:lones Cte .1.a J.Ct.ntasla. os
Dioses son configuraciones o form.as objetivas, esen-
ciales, del ser, concebido éste como el todo vivie-p.te
de la naturaleza. Heidegger, glosando la poesía: de
Holderlin, en que está dicho:
. . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. )
und vVinJce s·ind
(" . ................... , y se·1iales ·son
desde ant-ig-uo el lenguaje de lrJs D·ioses".)
afirma en consonancia con. esta idea: '·La i.nshnua-
cl
. .'" l
1
,
1
. ._. . . •
1 1
' · . J . - 1 .· . . ... -::: . . • l ,. T' ,, "" 7
V.l .._tel ::;.._¡ t;::,L(;t llbGt\.ti;:l i;:l .LC!.L> U.0 J.Vu . .L>'.i.Vw\...u •
El hombre, existencia menesterosa v finita. se
'
encuenüa con los Dioses por diveisos caminos y en
1
,..,, ... Ql.!.Co .... c ....,.J-e.ro. ...... C!,(,"" -.r-r rlp "'..Tirlj:l
V...'J: .J..l.V.1.CIJ..1l.. .:l CJ..Vc:l.t.Lt.l.\...1..:> Y '-'V ..._... _.. ....,t._,.. \ .... ._ ... ;;:._.
En el horizonte sobre el cual
Holderlin a Empédocles como reformador,
poeta y filosofo, se .ciernen los Dioses e impera el
destino. Y él1 esta perspectiva, Cristo es, para él, uno
de los Dioses, un Dios más. N o el último, COID.o para
Schelling, que -ve en el cristianismo la ulti!niclad- y
perfección de un sc1puesto proceso teogónico, sino
un eslabón en el ciclo divino y siempre recomen-
zaute de la naturaleza, cuya sacralidad, para Hol-
6 S. vV., Bd. IV. ( "Rousseau"), pág. 1:35, ed. cit.
7 Erliiutenmgen zu H ülderl-ins Dichtu ng ( "Holderlin ¡· la encía
de la pág. 43, Klostermann, Fr·anckfurt, 1951.
1:34
dedin, es y por ltJ tani:u está por encima
cte ,Jos Dioses. Pt1es lcJs co11io n(Js -21ice Nietz-
sche, también 111Ueren y se1::Umos su descmnposición
cli,.rirtfl, Ya {.¡ -,oj ...-.... .. ,·
........ -- ... ..... _ ... _ .............,.. . .... .J.·-· ..... ...:\. .._t...._, 1.'" ...

mana potencia c:readora de la naturaleza. En s11
nnPl:D:=l S()bl'r-> Ln i\lnf-f!·l'rri'.:;>·--·: C'l'" 1 .l
_L--' .._., ·-'-·· ...,..... • _. .... .._ L.. .... , t..4·• ...-vt"" , .•.:t.. •. :: ,;,.. ....... J. .. i Cte OS
''elementos'', fuego, agua, tierra y éter, brotaron
todas, pósas. J;e "hrotó. todo Jo que fue, es
y sera, arboles y 11ombres ... v· aun dioses de dilata-
l
. l , 8 "] l . 1 1 '
e a YI
1
c a. · · · . .t;. .nc e 8.S:i a y a su proceso
cre<:lC or, a su sacraliclad fecunda.
Hólderlin n::n+e;n., 1,.1r·ih.ncln1., , ... ,'."l ,r_1,•-_' l."L . ··-· ....... -<- ... ._ .. .._.._,..,.,_J.. ... ,)Lt. Ve,, _ :... ....,..,_
cepción griega que Znttepone lo divino
a lo humano, siendo, para él, lo divino -los Dioses-
.c . - . •
una LOn:na ObJ'eti-:a rlpll S<'-"
1
' 'l cnva • ....... _. ......... , ._... t...L, . .....'-'.1.a :1 L e e:.
"l' 1...,o,-dl' ·p (l rl(J o] 1-, "' 1 - ·¡ l . - '1 l
·J e u ;" "". e y t•) 11:rn1ano en é , e que
e« • • l'\')]'<0).""-" 0,é,i • - ·¡ 1'1 J
...... ......... . . .t_ •••• J.l,,..l.t,ji_,_, ;":11:ttj ('l,·"''- v ll(Yrrit!t::::.. J;::-¡
" b (·-,., .•. r ..: 7.-.":--\ --- ,'- ..L. 1 ·a··--.
c. ---· .•-L... • a u -' CUü la • e"''l '- l('
divino. Las tensiones c':lv los
1
':1 l" J:::l ( l .... .f ,.. .. ·¡ - -.t. u -e -- .................... .__,_,l -./ r· ..,.
que coo1an :::H eJ decurso ten1poral son
t
., - ,, 1 , " , . . e . ' . } ' 1 . J
cLll .:>Ü.!.(J Ull.;t .ü1ai::.lJ.eSti::lCl0Il SlD.1 JOJ.ICa o e Uil aconte-
cer q,'tte 1'' e
1
':..!!."<.
..... - .J_ .... d!:"-'- .;: .. l t scuJ sacro
de la natuTaleza, el lTlismo del que b1·otan «árboles
y todos los seTes en c1iversidad Inúlti
1
Jle.
y el g;:::.rmin<.'i.D. los Dioses "de
('! '3. ' 'l. ct· 'l., f-¡" 1 .. ' - 1 . ' ' . . '·' ..,.
. v " . -'--'·· a.1no üe.:. nem;Jo , que Dara Hólder-
lin es también un Dios. coniÜTa v-ou:,··1 meclí·1 ..
J
'l .. ""1!\.; d 1 '·· • :' ,; ; .t.._. ........... , .l.: ... l...c... -...Lll_.,
.L. e lO n1lt.lCO el dí"SPlll"Ce el,::. 1"n
l
/ • ' .: ··-·..-·• '-'· a. · ......: ..r.Gt,) .i' ...... 1 La.:)
e emou1acas er.l lC.l . lo t.::rnpo-
ral, del humano cleverur histórico, polarizándolas
3
F'ragn1entos y· :2J.. l)ic:ls, l!ru;.?,'nu;n{e der \/uroskraf;ik.:;r.. I,
pags. 2:29-:230 y ..p;
1

en el sentinüeuto ele la reconciliación v reencuentro
del hombre con los Dioses. Esta conjLuJ_ción es asi-.
mismo y simultáneamente la reconciliación de cielo .
\
¡ 1-l',orr·n Hr.:.1rl'"'''n'c.r on nnC' r}o T---lo"lrl "''·lin v·Ít:>l}P ,-¡ ··
./ ... ....,...... ......... \.......1..'-'-'-'66"""· ... , .......... _._ ....__ .._, ................. ._ ............. ......... , , ............. .....,
decirnos también: "La tierra v el cielo, los Dioses
y los 1nortales estó.n en cmT;sponclencia recíproca
a partir de sí mismcs"
9

Ahora bien, para Heidegger -y el paralelismo
. un pensar y un poetizar aparentemente
· "en la determinación de la hurnanidacl del
- como (también) de la existencia, lo esencial
el hon1bre, sino el ser"
10
. V::de decir que antepone
unívocamente la "·verdad del ser" a la existencia hu-
mana, la que sólo puede devenir esencial en virfud
de aquella. A la "verdad del ser" queda totalmente
subordinado el hombre, el que no tiene la posibi-
lidad de emninarse hasta una intimidad existencial
con el El únicamente puede acceder a su
existencia -que deja as:í. de ser esencial- en la me-
dida en que ésta refleia p1·ecaria y aleatorimnente
la "verdad del ser". · ·
Heidegger excluye, quizá con fundamento, a Hol-
derlin de entre los representantes del humanismo
cosmopolita del siglo XVIII, encarnado en \Vinckel-
mann, Goethe y Schiller. En éstos predomina lo esté-
tico, y, en su concepción de lo estético, lo que es
puramente alegórico. En Holderlin, no. Según Hei-
degger, ''Holderlin piensa la destinación de la esencia
d-=l hombre de modo más primordial que lo que este
u Das Ding, ed. cit.
lO Brief iiber den "J:lllman-i.l·nws" __ p{tg;. í9. Fr:mckt-!, 1947.
«humanismo» puede pensarla"
11
. Esta es también
-·l .. ·l· razo'n rlc nl":' "El l''"I'"''-'111;.e··I1to· hi·s-¡.o'I:l·r-o
e , , '-.. '--1 tv c..t..t.l .l.t \_.. __ t.l. _JV .t ... >L\. .. .t.. l. \....
universal de Holderlin ... es esencialmeÍ1te 1nás ini-
ci.al v por ello nús p!·ospectivo que el
simále de Goethe"

'-
P"ara con1o para los griegos, el hombre
integrado en la naturaleza v unido a los Dioses por
unarenovada -superadora ele ruptu-
ras y escisiones-, está siempre consignado a su hu-
manidad. Su primero y último deber esrecordarse
de que es hornbre y que por encima de él .. sólo se
cierne e irnpera el destino. Si. al final de su afán
cualquiera sea su hacer, lo alcanza siempre el golpe
ele la N émesis, del cual sólo están exentos los Dio-
1
. - 13 1 1 l . , 1 / .
ses y os nrnos, 10111 _)fe, es qu1zas e un1co ser
que, como se dice en Hype-rio·n -y con ser bien
poco, éste es su privilegio- l)uede "comnarar a
i11enudo con la noche def abisn1o su padece;. v con
l
/ ,, 1"- .1
e e ter su ventura · -.
En su "Hin1no a la Humanidad", en dos versos
condensa ésta su concepción del hombre, de su hu-
• 1 / •
man1sn1o t:eogm11co:
"Die Hímm.el lcünd·igen des Staubes Eh:re
Und zur íl ollenclun.,a rz.eht die !_i,f enscheit ein".
15
o'---'
('Lus c·ielus p·rucla·man el ho·no-r del pol·vo
y hacia la pe-rfecc·ión se encamina la human-idad".)
u Op. cit., pág. 63.
1!1 Op. cit., pitg. 86.
13 Hyperion oder der
púg. :?.64, ed. cit.
1-l Op. cit., pág. 1:37.
15 S. vV., Bd. l, púg.
Eremit in

•J 1 ed. dt.
Griechenland. S. \V., Bd. 1I.
CARLOS AsTH.\DA
En carnbio, para Heidegger, el hombre es un
pastor del ser, para el cual ha .llegado demasiado
pronto e inmaturo para acogerse a su tutela:
<'vVir k.orn'1ne·n fii'r clie Gótter ::::.:u spiit u.nd ::u friih
für das Se·in,·'
1
n.
('Llega·rnos denw.siado tanle pa·ra los DiOses y cle-
mas·iado ternprano para el se/').
Para Holderlín, ciertamente, el hombre no ha
Uegado '"de1nasiado tarde para los Dioses, porque
al hombre en tanto que tal, él no lo concibe es-
cindido de lo divino, que es la seúal del entrañado
acaecex sacro de la naturaleza total. Los Dioses son
las formas objetivas. y esenciales del ser, arquetipos
de una renovada oalingenesia. CJUe tanJ.bién in vol u-
era al hombre. (O si, ¿omo pie1;sa Schelling, el ser
es arquetipo, con1o ser originario -ente supremo-,
entonces los Dioses, en tanto que manifestaciones
esenciales suyas, distintas de él, serían los ectipos,
seres -entes- derivados. Estos adquieren form.a en
el seno sacro de la naturaleza y emergen incesante-
mente del mismo.)
En la concepción de Holderlin insurge lo mítico
para lo dem.oníaco, que escinde, que crea
contrastes, v producir así la reconciliación del hom-
,/
bre con los Dioses, reintegrándolo a la naturaleza.
En la ele Heidegger, el seT impera al hom.bre a
abrir una nueva diinensión hacia él en el pensar de
la humanidad futuni.
16 _-ius der E1jaltnmg des Denk.ens.. ed. en 50 ejemplares.
138
CAPITULO IX
LA "VERDAD DE LA ESENCIA"
Das \tV es en de'l' V/ conferencia . de 19:30
cuyo texto fue revisado y reajustado poi Heideg,ger
varias veces hasta alcanzaT su forma definitiva en
la primera edición de 194:3, v su segunda de 1949,
destacada para la comprensión
de un aspecto fundamental de su problemática. La
primera versión, a la que nos refe:rimos (
como texto en el "Apéndice") terminaba con la
cita de Kant de Grundlegung zu1· JMetaphysik der
S·itt:en. agrega a ambas ediciones un co-
mentario polénlico muy significativo acerca de la
filosofía com.o "expresión" de la "cultura" (tesis de
Spengler). Además dio remate al texto con una nota
(Anrne1'kung) de la más decisiva importancia. En
ella afinna que "la interrogación por la esencia de
la verdad,, surge de la pregunta por la veTdad ele la
esencia. '"Aquella pregunta comprende "esencia" en
139
primer lugar en significado de quiddUas o .de reali:
l
.. 'l 1" . t d
tas, y a a Yet"c ac< , empero, cmno un carac -er el
conocimiento. La pregunta por la verdad ele la esen-
cia comp::.·ende esencia verbalmente v la Diensa en
.1. •• .1.
esta Dalabra, quedando aun deütro ele la idea (del
.1.
representax) de la n!etafísica, y al ser lo piensa
como la ünperante diferencia entre ser y ente"
1
. l.<l
nueva pregunta no es una reunión de palabras como
mera inversión ele términos. "La respuesta a la pre-
gunta por la esencia de la verdad es el enunciado
de una vuelta dentro de la histoda del ser"
2
• Hei-
degger piensa aquí la esencia ( qu-idd-itas) en sentido
leibniziano, pero en escritos posteriores, sobre todo
en uno que reviste, como veremos, singular impor-
tancia la pensará en el sentido de Hegel, e incluso
hará el tránsito a la esencia en el sentido de Marx,
.- ·,·- -··-···· - -·'-··· --.-··--,........ . .-....-. .. ........ ........ ,-.-.:r.f-, .. p..,, .. rJ ro.r--..,.-y)
(;tl.Lll\_llit t:JlU _[JCL.i.C:LILCl. . .lJ..lV.LLL\...... \....rJ."-'-.J..L.L.i..J.V·· .LL ... ..._\o.A. ..._. ....;A. ....... ·-
prender la diferente función y significado que Hegel
y Ivlarx asignan a la esencia recordemos que, para
He2"eL "la verdad del ser es la esencia". Esta está
o . .
entre el ser v el conceuto v constituye el ténnino
,¡ .J.. .,¡ ol
medio de los n1ÍS1nos; el movimiento de la esencia
es el convertirse del ser en concepto. Ella es el ser
en su referencia a sí misrno, mediatizado consigo
misn1o por la negación. nos dice: «En tanto
que el saber quiere conocer ... lo que el ser es en
y para sí ... penetra a través de lo inmediato en el
supuesto que detrás de este ser ha y algo más que
el ser mismo, que este último plano constituye la
1 Vu1n \Vesen der '\:Vahrheit. púg. 2.6, Frankfurt am :\hin. 1949.
:! Op. cit., púg. 26. .
l-10
DI:: L.\. A".\LÍ.TlCA ONTOLÓGICA A L.\. DL\LENSIÓN DLI.LÉCTlC.\
verdad del
3
como s.e puede juz-
•T"'f pnr la ·.·__ Re'I_1_0TllP'JlO_[oa·z/a L.Jel Fs·ní-riht·· el r-,:4r111.110
t::t- .....,._ · ....... · · - ... · b ..,. · .. t -' r .,. {,/".., ' . .... .... ..._.... ....
de la y conCilia y unifica las contra-
dicciones e.ri elser, esto' es en el espíritu absoluto,
que es su,.manifestación finita. Para Iviarx. en can1-
bio la contl"aclicclÓl1 está en la esencia 'f llO alcanza
conciliación, sino que engendra un proceso indefini-
do. Es que .. _N1ai:x no las estructuras lógi-
cas, SÍllO';cqtte S<?:SitÚa eÍl el proceso in fieri de la
historia. .
Ten gamos desde ya presente que, en el proceso
histórico, el ··antagonismo . de las con ti-adicciones,
paia Hegel, se concilian y unifican en el ser, pero,
para .en can1bio,, la dad antagónica no
alcanza c01iciliación en la esei1cia, donde interviene
la negación dialéctica (y la necración de la necración)
J 1 . . . b b
como e esencaclenante del· proceso histórico. Hei-
.:_1eggci, desde lue:go husca i.ma noci0J.J. t.ülÍV oca dé:
ser sin lograrla. Nos dice que la conferencia De
la ese·ncia de la verdad reclamaba en su bosquejo
o.::iginario una se.gur:.da ace1·ca ''De la verdad de la
esencia"
4
• De la esenc·ia de la ve·rdad es un ensayo
que, en su medular densidad filosófica, aclara v
precisa un aspecto de Se-in und Ze#, al que se
asigna, en el índice de la primera parte, la publica-
da de la obra, una sección ( l:J. III), que quedó en
1,hr'''0 ¿,_,lol'do • Hpi,:lecrn-c,- .,
.._ - -- ' .._. ' ......... ......,...t.'-4 ..... , a.. \,..J..L..J....i.'-'U...L. a "-' ·.¡:;
índole expresiva, porque el pensar no podía salir
del paso con auxilio del lenguaje de la metafísica. Se
trata del enfoque del problema de la ontología fun-
3 \:Vi8sensclwft der Logil>:. 2. Bd., púg. 3, ed. Lasson.
-t Op. cit.. pág. 26.
lH
CARLOS As r.HADA
damental a partir del tránsito del tiempo al ser (Zeit
- . ' ' . l' 1 1 ., l 1 1 'b
U
''),_.¡ \ r•"e <"C> ro•:> •:> '1'0 QP q ¡'llel'-
/ (..V V' 1(1/, .LC"\J...t l.. y_u .. ,.)'\_.- '--".l. .Jo..... _. - ..__._ -
tad como esencia ele la verdad, es decir, por el salto
que constituye al Dasei·n en libertad existente. De
aqui qt1e ele este trah,ljo, tan. importante para la
• o/ , 1 ' /t• 1 •1 •
meJOr cmnprenswn cte m ce.tnaucü ne1c egge:nana,
nos diga su autor: "La exposición, 'De la esencia ele
la ·verdad', que fue pensada y comunicada en 1930
pero impresa recién en 1943, proporciona un cierto
atisbo en el pensar que de Se·in uncl Zeit vuelve a
Zeit und Se·i·n. J:!.,sta vuelta no sería una modificación
del punto de vista de Ser y Y.ienvpo, sino que el in-
tento inicial de este pensar sólo en ella alcanza el
lugaT de la dimensión en que Se-r y Tiempo es
comprendido y, sin duda, cornprendido a partir de
la experiencia fundainental del olvido del ser"
5

Tocio ello nos cerciora que, ya desde el comienzo,
... , .... :;: • "1 ... l . •
se estaDa gestancw en ..heH..Leggel, eu 1u at:Lnente ct.
la n1etafísica v a su interrogación fundarnental, la
vuelta (d'ie I<éhre). -
,; B·ricf iiher den "l:lurnauismHs.", pú.<.>;. 72, eu Plutons Lel1r:• r.•on
der \Vahrl1eit'. Bt:•rua, 1947.
EL SER Y LA
CAPITULO X .
LA PREGUNTA POH EL SER EN CUANTO SER
Desde Bríef úbe·r den "Hl.t:num-isnul.'/', Heidegger,
con el fin de de·velar la ocultación del ser, se esfuer-
., {.: • • - • • '' ,- 4 ..
:¿<1 por aü v euH a LUJ J!e u::;ar prnr1ano , a un ascens-
mo del pensar que sea apto para expresar el ser.
Aspira a captai el ser as:i sea como simple .nomina-
• 1 , 1 1 1 ·¡ "1 . J 1 , Q . 1
cwn . .L..st::a sera paicl C:.L <21 .llsngua]e üe.· se:r . . u1za
este lenguaje swi generis sólo pueda asumir un ca-
ní.cter intuitivo. De ahí que, para Heidegger, el ser
se ofrezca como un erügm::1, que sólo puede ser
poetizado. Se t:!:::ltaría de un "poetizar pensante". Es
.:.:. • -r r .
que entre pensa:;_· y poetizar l1ay un erect1vo aun-
que secrete pal'el-:;.tescc, porq<Ie a:mbos, al ser·licio
del lenguaje, se emplean y prodigan para el len-
. "1
guaJe
_En las y ch:ft•rentes instanci_as del pensa-
l.,J ·'"···'·)
1
1e·1·l ·1 · •
1
.",'-':'¡_· ·t 'lt.lll'"'
1
1\·e· .. s •s I .. ll''l.l·t·- ¡,.euu .1. c.tcu u, e1 ·>- c.'> •. u · .J..c<. •
\,,.!....-
1±5
c.'.H.Los AsTRADA
Es _que el seL en virtud, de una
e=
y "'scap •. ,J. Uh,_,,_t._,J Je • .. J "'J. J u o
l
. ., '.
e • <;=> ::tlT'I"'<.:O':.¡ t'.()j'i cr•.JiT"I V su O'f'"ll
._e w -t'-'t;:-·

... J.c':L., c.; tj
lucidez a ¡:y;r ..:1 sec· e1. cuant(• ser. En h1..
\__.J .l.
pre,t:;un.l:a por el ser no cedemos ruás la palabra al
• CO'l..Yl(-:-) c1l C:o;.,--) ,f,i,-
1
.,-} ,-7r-);¡. ('i-1·1,,


!.LV, . .l . VA- ../o•<l. ,_¡,, ... LL· L.-l.._.< V/;' • •.L\_.' ,__ 1 ... L•_;. ,__.J..t_ -l. -...•._._,
la sup_eráci6n (U ebertdndung) de la metafísica se
abre por el ser en cuanto ser. Nos dice
Heider.:geroue tiene oue p2.·oducirse el salto del
(.__) 1. - J.. - ...
f"' ...,1 .:::o· T-i': 1¡t 'T'. ·"- -1,";-;:.·,-r,;·¡-,·1 .-::.i fler "'11' "\i l·1
en .. c 0-. • e ... ,.e \.jo_ll." c_ .. .... J. •. o ...• L. .. ,' •L
pregunta de la metafísica interfiere la visión del ser.
í-...()1,:'0 ln oofl.l'i}):·l [YJ'l S'''l<::
17
'1•]'.:'?,\"'1'1'/.0·?·•·> C:ii
1
)I'e "T-l'l pJ.--ill-
\_) ...... t . v • .. V C. vC .• _. ¡_,.., • b V l [J ,. ·- t.. .LJ -·.
cinio de razón o hmdarne11to" "'- en l:J
t:í.tulo; "es el salto dé.sde el principio de
razón (.Gru'!ul) como princiDio sobre el ente en el
... . ,., "11 ,., ,\)
pnnc1p10 corno enuncmciOD cte ser COTD.o ser .. l-:\.Sl
ei ser sería e'i principio, pero no cie iund.amento,
pues se ofrecería como un fondo inc<:rusado, del que
proceden los diferentes sünulacn)s de su pcwus-ia.
Aquel salto '"es salto por et:u..:ima del donü.Llio entre
cn·to y· 'SAl;': ·
3
.,.,.' . ..¡..¡ .1, c•>ltc1 e.! ·p;-lo;:qr·. r •í'_;r e·J-.ein-.a- rlel eiJ.te \.... . \,.... • ..t..:J ., _ .• .. ¡-· , - J • .1. .._. ___ _...l.,_ _
nos totna pateiiJ:e la. cÜfer>enciación ele ente y ser.
"C"l • .. ·.:·,;::·.'o.-,.·';--;."1. e " t' .. _,, ·•·<::> Hr , .. • _.] ·::.- T ,. hic•
.Dt·Se:f ..... ef:i::;CUch1LO .,el .. leüe, 1-'d.J.c.. .. • SU -"--o·-
toria., la c¡ue sólo lo es cl.c; él v no de lo relativo con
- /1 ' '.. . - . , •'l l l
··-·.:. ... ,.)::.c·'-o a e- ''1" ...,,,.,:,, ··,1·1 s··; 1,.. ·o.-· l 1 " "''. cu11 e'
.1. c;,:, '· "-· t ..... 1..... t...._...l.J.a e , eL ,A.C:.l.t .... \_ '-.. '-
.L_ . . • . ":'. • • ., . • t / t.
ser no supc;ne i.1mg;_;na ci.Üt::.i'd1Cta en re.ict.cwn a esLe.
c... l H .. l r· «-
_ , t " -f · " rlr r l!.l · :-t
X e;; en este <J c
1
ue . e1ae,'::>he- c•.• Ln_u.. L, __
historia del ser no es ni la b.istoria del hombre v de
1 ·1 h . ., - ' 1 i rl d • · l
1
i <::t .. · ·

"' l:1 1 ') r' • / • 1 r ' · t.La L:..,:naL __ ,_, .. _, Ll . a ü_._ 011a ue re_ ......._lJL 1l.ülc1l1c1
. , Der Sat.:; con1 C.:rund. ¡·;Ú'!,. U•l. .2" et! .. Tiil:oin·>;ctL 1.9S<S.
) ()p. I'Íi, ¡Ü•>;, ¡;j . .j_
i.
_.¡
DE LA AN.\ÜTIC.'.. ÚNTOLÓGrc,, L,\ Dr:vmNsJÓN DTALECTIC.-\.
·con el ser. La historia del ser es el ser mismo, v sólo
f..ct- :::J •!: T " -.... • .., .... ..:"l.. r. .-...ro..J-,.... ..... .-.
00<e • .L..tV que Cabe \....V.Ll\..JLtlJ. ct C0LC .1.espectv es
que el ser involucra al hombre y a su hacer pla-
netario.
Heidegger ha insistido siempre sol_::¡re la Seinsge-
schíchte, aunque el ser era, en el fondo, lo sustraído
a la mutación. En cua.nto <::.1 ser sólo había que
tener· en cuenta su Geschick., es decir su destinación
o mejor sus destinaciones, una de las cuales es, para
el .. autor de Sein u·nd Zei't, la técnica. Y este es
el origen del delú··io (Rasemi) de que ha sido presa
la humanidad actual.
El apogeo de la técnica, Jos descubrimientos de
la física nuclear con su corolario, la sociedad indus-
trial de masas y su dominio incontrolado, configuran
para Heidegger, ante el peligro que significa para
la sobrevivencia del hombre, la posibilidad de una
, . / 7. .....- ,. ' ... .., <•: "'1 • , ,. .., ,
vuelta ( aw J:....enre) aescte el OlVIeto aeJ ser a1 cun1-
plimiento o verificación (vVah:rn-:s) de la esencia del
ser"
5
• Tornándose, para é.l, premiosa la pregunta
por el ser en cuanto se.r, Heidegger, ante la demora
de su esperada pa.Tus·ia.. va a resi_gnarse y hasta a
una penumb;a agn6stica res-
pec[:o a la esencia del ser. Cree presentir "la vuel-
ta", pero desecha todi..; saber acerca de ella:
'"Quizá estamos ya en la sori1bra que anticipadamen-
tf; a:J.Toja la llegada de esta «vuelta>). Cuándo y
cómo ella acaecerá por destinación (sich-geschisck-
lich ere-inet), nadie lo sabe. Ta1npoco es necesaTio
.J Nier.-;;sche. Bd. II. púg. 488_ Ti.ib.ili)..(L'll, l96J .
:i Dil' Ter:hnik lllll! die Kl'l1rr• 10. ¡•n Opu::,:nla, e,J. \ie:·d.:e
l 'Hi::
J. ..J,'['
c>.RLos AsTRADA
saberlo. Un saber de esta especie sería lo más nocivo
' 1 l
- ' ,
para el Jom.Jre. vorCiue su esenc1a es ser e.t que .. ,.
el gue la escnci a del ser, en tanto.
que pensando, la custodia. Sól.o cuando, el hontbre
como pa::;tcr .:;er de L1. verctad del ser,
él esperar sin sucumbir en el Inero querer

6
. En 1m movüniento de perpleji-
dad, obsedido qui:,::Ú por h nihilidacl de un saber
impotente para efectivlza"rse, Heidegger apura la in-
terrogación y en lugar de una respuesta salta a otra
interrogación, y el pensador de Se-in u·nd Zeit ter-
mina, a tn1.vés del vértigo, formulando una confe-
sión: "¿.Qué significa ser? ¿Es, pues, una respuesta
si a nosotros se nos dice: Ser significa fundamento?
Acerca de eHo hay ahora sólo la siguiente respuesta:
Fnnrkr:>"'' Ser se llama fundamen-
, . • . r·. . .
1
·t ;¡ d . l+a
to . .t' Lm.G::.t.Dl.cH':o ser; ac.¡'-'l vue
en círculo. Y nos posee un v·értlgo. J:2.,l pensar se
precipit<:1. en la perplejidad. Po,rque .no ver-
daderamente ni c¡né quiere decir ··ser , ni tunda-

1
mento". Supuesto, empero, que la palabra de1 ser
responda como :hJ.nrLu:nento a la pregunta por el
sentido del ser, esta respuesta queda siendo para
nosotros inm.ediata:rnente hermética. Falta la llave
para abrir la respuesta a fi::.1. de que obtengamos
por mecho de ésta una müada (un ·vistazo, un rápido
. l ' ·¡ b 1 1 ] • 7
exarneTJ) e.n o que la pa_a ra w21 ser cnce . ,
Heideguer tratará ele encontrar la llave perctida
, ....... l'='
r d
en la ardua intenogación por el ser, acogien ose a
la sabiduTÍa implícita en el lenguaje, y nada menos
t> Op . ._it., púe;. 41. .
'1 /)r·r .'-itl/::: l'•til/1 ( :r1/luf ·2(l;) c•t1. cii·
¡.¡.g
que con la a)'uda de Goethe. Ya Lichtenberg enun-
c:íó_ que ellenguaj<:! es filosofía conden-
sada. Heidegger acude al
leneuaje y así se aquieta su
. / ,
' .... •': ,,.. b '·
recog1endose en una aparente penmnbra agnóstica,
que; en rc<:llidad es oculta claridad. Las maanífícas
y sabias palabras de Goethe sobre la ciencia
na (de 18. colección de sentencias rirnadas) van en
su auxilio:
"Doch . Fo·rschung stTeht und ringt, ennüdend nie
N a eh dem Gesetz, dent Gru:nd, vV a-rum und 1Vie:''
. ·indagación, s-in fatiga'J'se ja.Tnás,. se esfuerza y
lucha- Po1' la ley., por el funda·mento, el po,rqué
v el c(í·m fl ,, )
J
«í.Tl·.' ? TF :) . d ·-T- :) .
rv_ te. vv' ann: WL W e, - Dú: Gotter bleiben stumm!
Du haZte dich a·n.)' \-V eil und frage ·nicht vV antm?,
(¿Cónw? ¿cuándo? y ¿dónde? - ¡Los dioses
[pe,rmanecen mudos!
Tú mantente en la razón (tranquilo) y ·no p1·eguntes
[¿po-r qué?
8
"f-T,_:'!·i....-lpu·cr,:.....-· .. .:a.,-.,.-1....._ 1·:" .... ,""{1"7 ...l ................. .... (l.L...:.,-.. .... ...., ...., ....... t.." ...... • ....
--._ ... ..._l. ...... u o......,·'", d. J. a..tL.. Lu.:: c.'l La u.l
goetheana, interpre!:a: "¿Qué dice el porqué (das
El rechaza b indagació:i.l por el porqué, por
la fundamentación. H.ehusa el fundamentar y el ahon-
8
Codhe Siimtliche '.Xlerke. Bd., IV, Ccclichte. FÚg. 4 . .fubiliiums-
Ausgahc, ]. C. GJtta. Stuttgart.
dar, pues el porqué O,a :;

t
. ±". Inclame"nro· PS el rrusrnu c.t h:tit\...w .. m-.nw
1ene l · - ' - J ( 1 · 'h l
' ')"
9
O soa
1

1
ar1h''llte en el eturante e wa rene,
razon . '- • · ; d
· .. 7 \ es dec
1
·
1
· en el 1'nstante eqtnvalentes e
·•co.n,re·n' . ·. · ' ..
.. ... •
1
'bl l nnQ ('';p. tiP·11en el VlC).O SCl1hd.O
esos voca- os a en1a.H'-'s,
1
--- --
de: l::;,. ;::-: ·• 1·;¡ l,ra ser
10
.
9 De1• Satz vom Grtmt.l, pág. 207, ed. cit.
10 Op. cit., págs. 207-208.
150

' 1
CAfiTULO XI
LA TECNICA, LA. HIS'I'OIU.A Y EL SEH
'Pnr h '' ex+::,;¡c:ióc C'"P. h1 ·1c1\JL'Í' .. Ht', h téc- '-' -"- .1. .J..L .¡_ ,/y ·- l... ..... . . L :l. ._ _ L .l._\.... (.
nica en el mundo contemporáneo ella ha cto::venido
una potencia histórica. Pc)r su u.:;cesid:J.d rnecánica
y su determinismo •:;oacti\;o amenaz:1 h libertad
1...,,-,, • • ,. 1-,·_, .. l ... '-,.: _ .. -· ::... ;._
1
·' 'i::':

...J....::.V-l....:....t.J.....t-1. \... j L._ V _ _..,._. ,_.l..tV J. __ .. -C.-t.......- t ... .t.l t_,..) .... i..._J _ L
.. .., ., ·¡ , .., ... . "1 1 ¡• • '
que ei problema cel del l1DllWTe, en runcwn
de y bajo la tutela del ser se to.rna a p!.aútear en
:::lCn<•io'''" c.oo·l''"' 1:-T,o.;,.l,_,,..,.,..,._"',. T)n,··-: la ... !:,..,_
-·- --- -'"- a _ ... __ .......... , ._,.......,'-!"-... .... ...... _ .. .....Lvt;..::..•--L. . ...L. c:t..J..a.. cvr.c: Le.._.
nic:1 hace la historia. dando al olvido del ser;
1
.t'" Sp·í·nsaevr·l..,·z'cr
7
't-o l"rl-lpl'-ir···:l c.;;·('""·- o1vl' rlo E""' '"Íl'l'-ll(,l eJe
<.'lo. V V b 'U V lJ !J 1 :_. .... • ..!..._..c.¡, 1._....._ ...__ L j \....1.. .Ll y..... _ 1
que la filosofía mism.a h:::. contTibuido a él por haber
devenido una mera técn·ic(J. del con_ocimie.nto, ale-
jándose de su t2.l'e:::. .:J_Ge e:ra pensa:c el se1.
J-{pi(l('o-0'<"'1' ¡,, ¡-i .. -n.-;n .. v S'' ins-
._._., __ .__...._..._. .......... "-"-•'-'·"-'"...1."-<- ... l' L1. ...._.VL.l..1J: ...
tl'umenta'l:io aislados de los econÓGlicos, y
del antagonismo pl'opio de inabolibles factores so-
ciales. Paia aquéL el p1·oceso histórico -o simple-
l '1 b i <'tO''l."- ·1-,::ql'l:·!.·:; /)'1 ,., '"'·OT t" "P'.:l • 7 'Tl.SÍo' '1-
-.::. .L V .1.C!. _....,,) ..:.. Cl. L'.._....>... '-..:...o.!_.¡,. ._¡\ l.t..J 1..1 . a.J. _,•o;..<.. ) i .t .1 •
hacer madurar lo one por la técnica y en la técnica
.
151
fue comenzado. De donde el destino de la historia
- j .1.'.. J 1 .,., .:rl '"'·l j,("ÍCJ
nfl ,_,, (_EStlP•) (t.•=-·l tl\Fti.1 ;J¡:,. .t,_t•'-'c .t _. . .lt::ob
va de otra considerada como que
la técnica expresa y agudiza un antago-
nismo eme acaece en el :;:eno ele la histona del ser J..
1 • • • 1 • V 1- 1 .... ,-.._ ... ., 1' '-'l"''" • r¡,, l' •) "l't1 Cli' •.) Qll 111151110 . .G.D.L·Jl1C2S C'8..1JC p.L e Q u ..... : .. c. .L • t. '-1'-\.'-' .... ·-· .... ... ... "
tiene el hombre en esta pugna o antago,nlSDlO r .:::,e-
gún Heidegger, ninguna. El hombre es solo el J:1gar
cu el c
1
ue esL:L luch<t o se torna_
Además, el hombre es mero au:ahar ele la h1stona,
porque ésta desenvueh.-e su proceso, sin contar de-
cisivamente con él.
Esca es la tesis formulada por Heidegger en Eín-
;,, J"" ···.·re· L',,+ (''Ti,;t·::tzo o rá.t,Jido examen en
L/ ciGJ\. l.11V [i_,u_,J LVL-z.d dt- \ ,.._.._ L.
lo que es). Es que "en verdad ... ahora
del hombre es requerida para prestar ayuda <:l la
esencia ele la técnica. ¿Dke esto que el hombre
/ J · L L- 1""" .1-/....""',---..;nn • C'11 .,,, .. nc- cS·Lc C.alticgd.Ct0 l:i.J.ij?(l'LCl1t_C;. a J.Í::!. LV\...-.L.U.'-'U., _t't.k.J..U. V\..1. .t'-'-'-"'-'
peridad y su ruina'? Ello lo.
contiario; no sólo esto, :nno nJ.a.::>, r:or-
,...,"" ,..h • ., """""
1
c.:.aaÚ:!.1. Heide.¿ger, parec11::ra
"i\..4.V ...i.."'-"-' ..._,\.. . ._......_ ,.__.._,._,.._.,. • --.:, 0\..J .L.
que la un en .. del.
pero, en el fondo, no es as1. Es que la .Lecmca pmas
puede dominarse ni positiva, ni I:l.e-
diante un hacer humano en s1 regulado. La,
. 1 .... " 1' •o 1'U""c1e
CUVa esel1Cla es e, S el 1Ill2ill L L. J.:' J"- -- u:·-
,, Sll''e,·ari·· nc\r lliP(lio del hon'lbre. Esto signifj-
a J _,_ .. .............. .. t-' .,-. .... .4..'-....1 .. _
• :_,·, • .,
caría, pt;es, que- el hombre fuese el señ;-n· del ser -·
Pero, para Heidegger, el hombre es so!o y apenas
el pastor del ser, que aguarda su parusw.
1 Die Teclmik und die Kchre, p{u;. 37, cit.
2 Op. cit., pág. :18'.
L:):2
DE L.\. /1.:-i.\LÍTJCA. Üi':TQLÓCacA A LA DLI.LÉcncA
;_''¡,, .. ;.·. : ..
Si la ser. hurnanamente supe-
rad2., "en . carl1l;>ib;:·'Ja de la técnica ouede
ser •
3
.. Pero pa-
r;ei ,ha en' la posible mutación
ne la tecmca, as1· como no puede negarse que lo
en_ su puesta·. en marcha. Es que "la esencia
ele la técnica no puede ser dirigida en el cambio
de su destinación sin el concurso ele la esencia del
1 1 "J. .,....., . l
1 nomore -. J:.,s empero, e eterminar en que
medida y por .qué. medios el hombre prestará su
concurso en la n1uté1c.ión de .la técnica. Can1bio en
el destinO de la téciÚCa supone transformar el lTlU11-
clo circundante, incidiendo en la nahualeza y el
espíritu, dentro del ambito. de la historia, por n{edio
de la intervención en su proceso. Asimisn1o el trans-
formar el mundo supone un cambio en el pensar
quizá en su raíz histórica. Y toda estR tR1·e:.o1 SlJ.pt)p-:;-
y exige m.ucho mas: un método, un camino para
el pensar, el que ha de n1overse en una dimensión
s1Ji gene-ris. Estos son los problemas a dilucidar y
que serán abordados en los dos últimos capítulos
rlc ""S.¡.r.>
'-t.V \... LV Llct..Uct •
El origen y esencia de la técnica no son de carác-
ter técnico. Ello, según Heidego·er es una conse- t b
cuencia v destinación del ser v del olvido del seL
Desde q{:le la historia, ele es nn antagonisn:w
y síntesis de intrincados poderes ¡:¡., el destino que
ello entraiJ.a no es, por cierto, el destino del hombre,
3 Op. cit., 38.
4 Op. cit., pag .. 38.
u Véase uue;:tro libro Exisiellcial-ismo 1J CTISis de la filosofía.
Cap. IX. "HmnmJismo v técnica'', 1" ed., Devenir, 196,3 ( 1 :¡. ed. 1952).
aserción que implica algo evidente e innegable. Se
• 1' • ·¡ i . , , , ·1 !-. 1 .. l
nnnone la pregunta: .,¡ 1a vo1untact y 12. noenan cte
.L . (_. \_.! -
hombre, en1.pero, intervienen en el proceso de la
historia siquiera sea en mínima parte'? Y a he1nos
anotado que Heidegger ccüsidera al hombre con1o
un simple auxiliar ele la historia, pero si.n .J?articipar,
en forn1a decisiva en el rumbo de ésta y en su acae-
cer. A este auxiliar de la historia no lo asiste ningún
Dios providente pues la metafísica, de acuerdo a su
constitución O·nto-Theo-Logische, no conoce un
Dios creador, sino un Theo como causa stl'i, la que
es indiferente ante las tribulaciones del hombre:
«Causa sui. Así reza el nombre correctamente apro-
piado para el Dios en la filosofía. A este Dios, el
hombre no puede orar, ni hacerle sacrificios. Ante
la causa sui no puede caer de rodilias por ternor, ni
él puede ante este Dios hacer música y bailar"
5

Dentro del contexto de este probleum, la
sión a que arriba :Heidegger encuentra su incisiva
formulación en estas palabras: 'La constelación del
1 d. ,•-; ,, \11 ,.:¡
ser es _._a enegacwn \_ recusacH)n J üe.t r.c._;_:;_:u. ... Lo como
el abandono de la cosa. Dene2:ación no es nihilidad,
ella es el sunre1no secreto del ser dentro de la
dominación lo técnica1nente elaborado (des Ges--
tells )- Si Dios vive o aueda 1nuerto no se decide
por , la religiosidad de los hon1bres y aún menos
pm· aspiraciones teológicas de la filosofía o de la
ciencia natural. Si Dios es Dios acaece a partir
de la constelación del ser 'l dentro de ella,,
6

.;
5 Díe Onio-Theo--Logi:;che Verfassung cle-r "A-fetaphys-ilc, en Identí-
Wt tm-d Difieren;::,, pCtg. 70, Tübíng:en, 1957.
s Dí-e Technik und d-ie Kehre, púg. 46, ed. cit.
L54
L-e'\ 1-\.PERT'lJRA. A L!-\
. "·
CAPITULO XII
PRAXIS TRANSFORl\JADOHA
DEL PENSAR
Heidegger, en su ensayo la Tesis de Kant sobre
el Ser, se refiere incidentalmente a Ia tarea de
transformar el mundo y a la mutación del pensar
que esa tarea implica. Dil1Jcida en él de
Kant sobre el ser V iustamente llalna la atención . _, J
acel"ca. del lugar de h K!'it·ik deT reinen V
en que se la considera. El título de este acápite
a la "Crítica" sintomáticamente reza: «De la impo-
sibilidad de una demostnlciÓn ontológica de la exis-
tencia de Dios". A este respecto nos 'd.ice Kant: "El
coGcepto de uu ser supremo es en más de un pro-
pósito una idea. . . enteramente inapta para sólo
por su intermedio ampliar nuestl"o conocimiento en
atención a lo que existe ... Todo empeño y trabajo
en b ta.n famosa prueha ontológica (cartesiana) de
h f"'Cistenciü ele tlll ser s11prerno poc C'(mceph>s son
inútiles. Es con:1o si un hombre pretendiera ser m.ás
rico en conocünicntos por nJ.eras ideas, con:1o si un
comerciante, para mejorar su ::;ituación, agregase al-
c-- .. CC'""'' S'l de C'1i':J."
1
t-:,U.tl' . .J l.I....J,J '-'- 1.... _ .c.:.Jl
Esta.mos ante "1a pregunta por lo di,/ino y por
el Dios. El á1nbito de esta pregunta se llama teolo-
gía. La doble configuración de la pregunta por el
ser : :1 ente se puede centralizar en el título Onto-
Theo-Logie"
2
• Ya hemos scüalado que el Theo pe-
netra en la filosofía como cattsa stti, la que nada
tiene que ver con el Dios (cristiano ) creador.
1\..jr- '"'"'l""'o r-nmn P:mlira Heidecraer afirm.ar la
.l.. '--' '-'.,:¡........-"'' '-'-" --- b-=- ·-, .
existencia de Dios -que esté vivo o muerto-
sobre la base de las aspiraciones teológicas de la
filosofía y de la ciencia natural. Desde que las
ciencias físico-naturales han desintegrado la mate-
!'Í.!:'\. b naturaleza ha deiado de ser fuente de
revelación divina, comÓ l)retendía el franciscano
Roge·io Bacon. El mundo.._ no es ens creatwn por
obra de un Dios personal, creador y providente.
No poden1os·.comprender en sí absolutamente el
m:undo con1o del ente, pero si en la idea.
La tesis de Kant sobre el ser, dilucida Heideg-
ger, puede.·,orientarnos respecto a esta idea. Anali-
zándola con los elementos conceptuales que la inte-
2:Tan, reza: «Se-r no es evidenternente ningún predi-
real, es decir, un concepto de algo que al con-
cepto de una cosa (podría sobrevenir) habría que
añadir. El (ser) es la posición de una cosa o cierta
1 Kritik der reinen Vernunft, p{tg. 416, en Immmwel Kants ·íVerke,
13r1. 1II, ecl. E. Cassirer.
·2 Kants Thesc ii/JI'r dos ."il'ill. c'lt • pú:.1 .. 1'' :u.!-;-
lttrl :.1m 1\;l;lin. Jf)fr;·
1 '-.-" ,)11
DE LA -\N-'L- o
• " ' -- lTICA NTOLÓGIC\. D
A. LA 1!\o!E:--lSIÓN DIALÉCTICA
determjna,ción en sí misma. El '"' , . , .
pl_emente la cÓITL''"' -' .. : logiCo _el es s
1
m-
.. . lLCl ue un J1llí'ln · 3 r-..r . 1
estar colocados el• JTIPJ; .. . _,o oostante, por
. . . - . e en!-"' - . t ,
mos IncidE mediante el ' .. Le eu to al, pode-
se,..·toi· c.l 1 peLs,u v la 1
.,. e ente n''·'' - . .L
0
-'Á" Cll e1
1 HU.) G:') ase¡· 11 '7
esta cunstirnido . . .. .C.,ste sector
"' , .· - ' para nosotros lJ >r , , 1 --
"'spnltu, esto es _,1 1
1
;' r cÁ ...1att1ra eza y-
1
' el. l10lüore esra . , ·t·
n1ente sitn·ld i'. . - prac Ica Y eXlJeri-
J - e O I ente 'l la e } • .r
Il11JJl(l0 CirCUndante r t' • el DaLUl'a eza y a SU
. d cons ltuic o por 1 .
no e la técnica Su ·t· ·¿ d . e mstrumenta-
t
_ .' e • ac lVl a se .
efJlla v en h IJra . · 1 e sume en Ja
y 6U ái;1bito. e . Xls con relación a la naturaleza
Desde qur.:. 1" f·
1
,. · l
1- V . C< :)lea nuc ear 1 n -I ,-·.
atomo, con lo cnal a ·, Ja. e e.:>mtegrado el
I
- S•- l.üauaura la _,..l. d , . ' .
1a acelerado · . . o - · eua atom1ea se
1
- e mci emem:ado Ia t . . 1 1 .'
a natuTaleza. encade 1 . al e el e e e ommar
nios del hombre . e .1': naiJCO sus. fuerzas a Ios cL::.sia-
·---- .
1 1
- · ' a Illl Cte lTlOdifir'a'· t6.-.. · : .
0
H1UlH ..LU 11U.lTl'lflO ¡ . . . -- - '-''-l"lC::l.T!lPn, ..,1
•J• e cunoan[e. El pEc·l1a- 1 1 --
un equi lbl'io ent. J . - - . _, Jicrna e e .. oarar
... -- Ie os poderes . t· , . . o
senmdos IJOr 1· .. 1 ·- · .. an agon1cos rPn,·e-
' I as e os S'lrDerrJo ¡_ "'ll -, i '· ' . l. r J:"·
tecn_o atras se ha v 1t .;:_-'- l · u.:: -cas Lecnocrata.s v
d
- U e.._ O J. GilC 'll1' or '-· l ]• •
contTa icciones soci 1 • la] Ji..cü, ague Izando las
H a es Üc.. ,..,.,,, • .,rl•" n --L '
oy_ más que nunca se t-.. ... u,_1d.>.üu ...... ouLernporaneo.
·-
1
. lcl.a ('P .-.,,::.pQ'!,. .. ""'/
1
un Irme l'esnalclo In . . --- danc ole
11 1
·a .L - • ' eL convJ.·venci::; D1a . . .
e. o, a 1 ea diTect .. l·· r - - l.. •. necana. PaTa
¡-•.:""- r1.. 1 - - .t¿, · a. • ..;QüSJ vna CJ '1 c. -'. -
. c.. •. ,.üuv 1.8. n
1
·.)r··n
1
·
1
., 1 , ,...,_·· · :,
1
- '- viene seno-
• .... u.. CL ae los a0 l'f •-, • - • r .. ..
mdc un Ü11perativo "l ha eleve-
precisa en la ed ::>. T..J.: formulación
de Nfarx. · e a.)
1
eszs sob-re F euerbach
las reflexiones dp H - '
... 1 eide,gger en toi·no 1
LeS_Is e e Kant sobre el ....... a a
, , . ser.. aquél I-.t<-JS :l' «Se
·' ,:\.riti/; der r .. :
11
.. ,
1
v. · . - e lCe:
'' '. ic'l'ltll'lill p:Ít!, ..J 1 .J. ::el, <:Ít.
ha ... exigido de la filosofía que ella no se contente
más con interpretar el mundo y vagar a especula-
ciones abstmctas, sino que lo que interesa es trans-
formar práctican1ente el mundo. Sólo que la así
Densada transformación del rnundo exige antes oue
l l
el nensar se 1nochhu ue. así e:omo también detr{'ts de
.1. _!. •
"1 . 1 . . . 1 1 f ..
a n1cncrmu1CE' .. _t)l::'f1CI011 esta :·/<1 una trans onnacwn
., ·¡ '' - • • 1 1 , 1 1' T T •
cte. pensar ·. i\ contn1UJ:t.crun o. e este parraro r:tJ:' '·-
deo-ger cita la conocida undécima Tes·is sobre
.
FetteTbach: "Los filósofos han sólo -inte·rp-retado el
mundo de diferentes maneras, pero de lo que se
es de transfonnarlo',.
Esta tesis es una fonnulación rnuy sumaria del
. 1 "f E , ·l l
pensamrento c.e "ste no lla temoo a n1enor
duda que la transforn1ación del mundo ha supuesto
prr;:cisam(:nte y supone sien1pre una n:mtacíón del
11e·nsar :-/ de las circuu:,i.;:H.tcias históric:?.s. A
respec':u nos dice: ... La teoría en un pueblu Úeül-
pre alcanz:1cla sólu la rnedicla en que eHa es lc1.
ck· sus necesidades ... No basta que el
pensarnientl) irnpela a la realizaciÓü, la realidad
(
1\
17
: ... +i..:.,ne (l'1.e l.InlJeleise a ._.. '1 Illl.SI1.l'" l1a-
(..(lt,lti•\.vllv/
7
.__...._. ____ _ ..1.1....- .. 1. ' J. · (.1,.
cia el pensan1iento·''
5

Para- c¡ue amba:; ts.r-eas adauieran efectividad, la
accío'11 • • ·:e c:er 1 C::e0{m . -1 ..._.. _.._. .._.. ..__....... e .... a.__. ...... c.,...... .......... ........... v ,-,
1\bTx "ser Iadical es asir el asunto en la raíz.
1
nnz, empeio, pa.J:a
- - , ll b . ,,
6
e
' l'10.'1' 1'I·e es e 10_t ..t1 ..
1
.. "'
1. .... .1. L..; '--' -· . . . 1.. V J. ..... l ..... L.J....,.l.J. •
como 1o considera 1-Ieidegger, un
ser" y un simple auxiliar ele la
Si el hombre es
mero "pastor del
-t Kunts Tlwse iiher (ius Seín, 1uc. cit., pág. 2.74, e<l cit.
;; Zur Kriiik der Hc.•é!elscfu'H Hedrtsplti/o.\·ophie. c11 Die Friih-
,.,··rft¡f/t.'n. ¡Ü:J:. :2 !.M, Kri',un l.Dfí3.
!i l'il .. ¡¡;'¡•,!:. ·2 1 d
1 h(l
De: L.\. A)JALÍTIC.<\ Ü!'\Tor ómc' \ r D ,
" . - .. .r 4 .... A L\fE:'-T3I(Ji'J ]JL\LÉCTTCA ..
historia -sii.i papacidád ·········a . . . .
'Je.,..i . ·;· , , - . . .. ··.· .·· c,e. deciChr ·lcerca el
1 pec1as- .
1
)ara en ;;:••íl'.:l·l········•.· .. · . ' ·· e sus
de ser

.... a pens:J.r "lo
... le (. o .. u .. e . s· ."'"' .,.·::'\. .... ,, . .l ..., l
f
. d .: ··.· ,,· .. ·· · .·. ·, . se i'equiere , ... 'b.
lh1 ameiital::;de· ···1· ······ .. ·.:· '"'''":··.·. .... , . , LJ.l can1 lO
· ...·· .. ·• · ···· as "crrcunsb.nci 1-
se encuPnt · ·. d .· . 1 ·. i .· · e ·J. as en _:::L: cuales RJ
, ...... , . - · .ra .entr <? nel ambito de un· .. · ·· 1 · •
e.,ca.lJa a su contra'o. E"·¡ . a Sll.l.acwn aue
t
.. +.. · .l
1
· " . tlene nl1.n tr· . ..r . ·•
",l l"e 1 .·1 ,,.
. .t... ,J L .J nsar " • • y
D
'"'" .. ll1ecu.ante su r•ror'''' ,..., . / -
.t L<(.d aunque Íl11i)0' t.,. ..h.:.l. a\...Cl0l1
cel.· c.1e 1·., .hr"sto.·r·· .[ u e.•··lco.: .... n respecto al total 8
a. 1 a e es · , ,. ' · · · · 1 •
. · · · · ' ·· el lllllCa rmz 1
autotransformadora. ·· e Cte esa acción
lH L
:1',
CAPITULO XIII
LA PRAXIS EN HEIDEGGER
Y EN lV1ARX
1
A priri.1i3fe'- F<-Hect:•r;L tn!. tanto extTa::.1o v
.. ,_._,,1.,..1,.:-lt
1
t') l·1·• i)'-1.,.,1-lel.() e1·1tr·:o. f--l'el·,J.caa-"1' y· 1\Jan::
é:iYC..t .. -Lt J_ l ...... [ . .... e . .l '-.1.v
0
,::, ....... "' _
entTe un filósofu de inspirac.iÓE ontolódca b-a-
ta del mayor filósofo ccnt \! el eco-=-
norr:dsta .Y revolucion;..'..i·io pn'Í.ctic() de tan
hondo influ ío en el área l•.is eL; las discusio-
nes v h1ch8:s del presente.
Este capítulo es la smtesis de una cr;nJe¡·encla pronnnciuda por
el autl)r en .19:3:3. - en Se'Ín. z:::it. ta intt::rDreta-
c:ión dP.1 mn,Jdc .>e uric.ula ":n la c:.=tregoria de li
trunknEalidnd ( ZuJwndenhe#), pero lo hace cles2e un enf()que ana-
lít:c:o-ontológicu .v gumc!o por la p.n:ocupación solícita ( J3,1sorgen).
Esto explicaría que prescinda de teda vaJcración v no tenga ·en
cuenta la· pr,t:ds en el ·sentido de Marx. Este eslabt5n
(Marx) en· el· análisis de un úmbito teeni::>:ado y culturalizado, lo
retoma Heidegger muc·ho después. Primero en Br·ief iibe·r den "Hu-
numismus" ( 194()) con nJac.iún al de J.a alienación (Hegel
y :Víarx) y al hilo de "comunismo v ameri.canlsmo" como experien-
cias desde el punto vista e],. 1u "historia del ser".
Heid<"g;,:er iJJt·c-·Totr¡¡ pur •.c'.l lug:Lr de l\-l.trx l'll la filosofía

.. ,
O u
n . tal ev+r<:> 11- cl.esanarece Si cero -'"' .L
1
pensamos que
las luchas " · , '·e .. ,. ··no canc,ente
l\íarx no uego <U hL bL·x_ l ; lo de v-iailias especu-
- ·. antes a er sao ... c b . f'l SOClcl eS . ··- • :¡ l ,, J-t!'.r-.·tir'{J 1Jensanuento .. 1 o- , • 1 1
- --··r CtC '-'U.-- . .t r S ell . . 1 . ' . .- ... , sin <'1.'
J.C-·. a '-- ·j -. 'd, '-'l1'10 (le .J • 1 E' C:C> ¡IP el l :¡ ;•1 so·1co. -·-----· · lo:1 oc:icü)n c.e aque
o--ocedencia hegeliana, auD:que ;··. P . :J
l. J. a b.·· del filósoro n1axnno e e. .JJ.ll .
se oponga
;;tlem<Ín.
. 1 • t l del
l
1 1 J"' l·l IJreoctmacron e inqu1e u e
1\cen1as, COl1Clv " .. ,x: } de SUS
-
1 honl bTe en a auno
P
ensador apuntan a . · 1 . 1 de la vida
1 , 1 la ra
1
z ex1stenc1a
y el caso de ivlarx, allí
hll11lal1a, COuJU e: u:.-ll)_u . , 1 ·e una c1e las rutaS
• L
0
. r·1P"tan1ente so JI · - . es1:a.m _ ... d · · · +. :, ltos rnte-
l. l hoaar de nuesLJOS 111cl!::i a ,
que conc a . be sólo no nos eximen de .la
reses. aquetl<JS C1L•C
110
· 1
·t·, 1Jerentona-
: ·' . e1ncrdacron l osod,. ' -
--- ,._..., • l,, '/
• . ::\
H.>. , . h N ·8.liS- es lJropw.mente
TL'l • -ha me. o 1 ov '- . 1 ·t· en . c. "' -
t e ·1s par es
1,. ., .. l-,:o}r_)''·o el deseo de estar en o. e - , 1
id. D.vS L-t 6 la, · .- . J. O"

• "'" r1es:J.70fl . . .. , E· 1\lu!.l'C esLa n .)'-'-"',S"" - .,
nropra ll - . ] . 1 11· '· por la ahe-
.1:' • •" i la profunoa re Je_c Ia .
y del moderno, proscnp-
nacwn y apcc
1
. d
t , l hoaar de su hum.anrda . . . - H . -
o aed b é las poslClOlleS ue el
In agar en qu · · .__
'-- . .. "<;'" ]arlJ'lmch fii:· Ps!)clwlogie un.d
moderna, sin dilucidarlo. En lll::ivo, d'"n 1· del pensamier:to a
· • h>·' ,,1 1;ro; en1a e .t , ·,. a'
1
antat!o- P , •. 1--·- -- • · f,. .,·., a la era atomll.:a, ' -
l·l dimensión dialéctica, lon amenaza éie guerra nuclebr;
por el de,. m un • la ide::l; de éste so r_e
dentro de este conLe:::to cita a t: d de la produccion del
la "historia mundial'·'· co. 1110 ta '?I'h 7se U.ber das Sein) · b · E. l':J60 (en an s e > d 1
por su tra a10. n · - , d 1 n lurrar destaca o, a . ;' 'd . t h11ente pero asignan. o e u ,,. '1, h t'\rP'l de "h'ans- lilC! en a ' ' l ·ll el , 't\'iarx acere:\ e e " · ··. .
1
l ,
l
1 ']',,,.:,. Feuer '.lfl'- , ct·, • ' ¡ \ h rnntaciilll pul- Se as •. ) • , 1 1tc Ltrnbién :-;uptnlt' a te· L •
t<>nnar el mur.: (J • q · ·
-;:nn
degger y. Ivlarx -antes de que el axamen ele las
;,JiSFElS jtLstlfique el paralelo- es poner nuestra re-
flexión en el. can1ino que lleva hacia allí donde la
llama hogareña de la filosofía arde con más fuerza:
el hombre social v la histoTicidad de su drama •'

Heidegger parte del hombre existente y se pro-
pone -comg_ tarea previa-:-, dilucidar el fundamento
concreto de.Ja .existencia. La. sustancia de la estruc-
tura primm:ia del hombre es la existencia: su esen-
cia su existir con'lo esta-r en el 1n:unclo.
Vale decir que Heidegger comienza desintere-
sándose del hombre abstracto y ahistórico -del
anónimo- ele los sistemas tradicionales, pa-
ra afü-mar eJ hoinbre concreto, tal como éste se
L l • " , · .., '
¿u 1a eKls¡:encm conci1ana .
Con esta posición inicial el autor de Sm· y Tiempo
arroja por la borda -como peso inútil- una gran
p::trte de la problemática filosófica tradicional, que
'v'enía gravitando cmno supuestos indiscutibles y
necesarios del filosofaL Ante todo, desoroblematiza
el problema del conocimiento en plantea-
mtento: un sujeto teórico y acósmico, sin 1nundo,
.Sit!.:.ado f:::e.atc a un objeto a conocer, objeto vaciado
rl,:. roc10

.. ' 1 o· rYleJ.Ol' "''XÍSt'enCl'al.,
'---.... ._ .. >-Jb .... __ ..t.'-'c.L ......... V WLlUJvl.lVv ... J.. 'V.:-1.. •
Esta posición es una ficción gnoseológica. No hay
escisión enüe un sujeto cognoscente, sin mun-
do, y un objeto a conocer, sin relación con la exis-
tencia del cognoscente.
El hombre existente sólo infiere el ser v el sentido
Lt35
del mundo Inediante un contacto irnnecliato con és-
. e· .. .,
te: contacto ll ue se ven.üC<:l por un nacer y o orar.
hacer v obrar del hombre existente, en la esfera
de la precede a todo conocimiento teorético,
hacié1;dolo posible. El TEündo ele las cosas, del en-
te. de las cosas no existentes, es decir, cosas l{ ue
no participan del carácter de h existencia hurnana,
pero que son objeto de la actividad inanual, todo
este dominio es puesto en ±unción de la esfera del
sentido y del ser del inferidos mediante
el hacer y obrar. Esto significa que el mundo de las
cosas, de los obietos, sólo tiene un sentido recono-
cido y otorgado· por la existencia humana.
No sólo el sentido, sino incluso l::l esencío:t o ser de
las cosas residen en la utilización de éstas por parte
de ]a existencia humana. El hombre experimenta su
mundo, lo bae:e materia de vivencia Únicam.ente en
- - . ' 1
el obraL La p-raxis deternuna la y .,uu a
inversa, corno pensaba casi toda la filosoha trach-
donal.
El hombre -con1o bien lo ha visto Heidegger-
existe como teorético de la DriÍctica. El mundo de
los fenómenos es inferido, por la consideración
teorética, sino por la actividad aman_ual del
actividad determinada por una. actltuc;l
Este hombre, que por una necesidad . pragmatlca
existencial, infiel·e y torna pus.;::sión de las cosas
su ámbito inmediato, es el homo eoconmnicus de
N.Iarx. Este nos ha dicho, en una de sus Tes·is sobre
Feue,rbach (la II), que "la cuestión de saber si el
pensamiento human() a . una
objetiva no es una cuestlon teonca, s1no pract1ca.
Es en la práctica donde tiene el hombre que
1) .... ¡, l . , pro-
L, cu. . o. v ... !_ e ;2 SLL LJt:llSéll1-lleiltc)· .
I-Ieídegger coincide con Nlarx asimismo en su
modo de comprender la historia. Para este último
1 • . . . '
la ex1ste:1c1.a. ilumana es una primaria-
............ a"''"' --J• .-.. l-,- L - ... l . 1 • . , . , _ _
ut-=:ouL<;:' La es, segun i'vlarx, una
categoría tundamental del ser humal.1o. N o otra es
ya _e,n u,na. ontológica y
lllllucl., .ta mterpretae:wn ele la historia -de la vida
histórica- que nos ofrece Heidegger. La historia no
éste, una. una cosa que ha
s1do, smo que .la h1swna ex1ste en el hombre como
su fundamental. El sentido esencial de
f•;¡_

.. l . t .. l l p }
.e ..... ....:)l l . L .1. icl .. eL es su .11s ·onc1e ae . or 1isto-
.de la, no se ha de que
Lu1 acosm.tco, sm mundo, sea histórico Dor
l
)ad·
1
-.;,)" · 1 1 · , · · 1 1:
_. ··,, c.l u. en .La t11scona, s1no e ente 1nisn1o que es
,. .J. 1 ..... r'\ -.-,--., 1-., ... -""'" 1 .. . , ..... = . l , 7 ...
:.: .._;, G/ 'i LlC c. u,:, u::; eH el e:::n:a·r en. el Tntt·nao .
.t.n razon de la estructul'a de este estar en el mundo
l . J • • '
a e:nscencm es siempre coexistencia.
T-i p·irl;-...,rrrJtJ, .. ·n........,.c 1-.. .... ......... ,....
5
_,_., ..........:} -- - 1
t' ...... ..,_ J.H:: JL.utuv cul.uO a oase y a par-
_lr modo e e ser ae. ente hombre. oue existe
históric_amente, surge la posibilidad existencial de
una inferencia, y comprensión exrJresa del dominio
1 1 h' J.. • -
ae . ?- . ISU)na. La existencia, en el e1te que es el
ht"')Itl f)l"P ll(-' c::..t.• 1 ......... : ..... <.:.:: • , ' ""'"; 1 ,
__ , ___,_.,_ • " '-'·-' .... JJ'.!!'".t a..L J!UH::L u e es ca en .1a nisto-
ria_,., •.1 1.:l .. ,"(" ,.... -L,( ........... J 1 • _ ·
> g_-.e, -- ....._... ,'-... -''-'-, i:::.u .a l11StOrla es
decü-, sólo existe y puede existir por-
que es temporal en el fun.damento de su ser. Este
es uno. los puntos cruciales en la problemátic::t
ele Hewegger, al que se ha tratado de dilucidar
en el capítulo III.
167
La actitud de la existencia cotidiana tiene un ca··
· :Ja.- Y. CJ':li::.'_las idea:,:; son un produqto de aquél, y
110
rácter n::6.ctico-teleoló"·k:o. Fl 1."üi1ndn no .. ... . :
1
)d. .u1\·e.Lsa . .Para • a cue
pam ef hombre una ¿;, s a pr es en te que, desd • ¡;o ·¡¡ . ..•.•... ti en el o el e la críri e a el e Fe u •M al:.i' ·so l t '
perspectiva teorética, llega a ser objeto de su cmv
la tesis idealista de Hegel, veamos. cóino Marx sicleración, sino que este mundo es inferido y des-
noe:io_ues que encúentran ajustada cubierto como y ccrnplcjn de sus preocupa-
tonnulacwn e11 _ Tcs:s sobre Feuerhach- enfren- ciones de índole pragmatica existencial. No se trata,
todo, el pensa- para el hombre, de una ínte1:pretación teorética del
nucta una o!ensiva crítica contra
1
nundo creado, sino de rúodihcarlo, de recrearlo pa-
la. hegeliar:a e! el espíritu.-Este.había reclui- ra apropiárselo conforme a una finalidad.
Jo, por asr decir, la dialéctica )a·, J1idá. histÓiÍC<\ . Sólo a pm·tir de la amanualidad dei instrumento,
·en un; serie de elementos espiritUales," diluyéiidola del maneJ:f) de éste en vista ele hts necesidades prác_-
de esle wodo en el proceso abstracto de la idea
' l .
fVl"''"'" .,.'-'SC''t'' ]·' l' • d 1 l
'
ticas de la existencia, puede el munclo, como o. que
: . • J... e a. a C< u.talel:LH..:a e ta rec usión v, tras materialmente está arlte nosotros, ser conocido P9E ... •:"'• ... ¡9:f;rnd¡rle vi.da concreta, la traspone á la·· s,;ríe de
el hombre. Este mundo es la resistencia qtie Se .•.... ·._.as idades históricas. "Para
ofrece al hombre como resistencia a su impulso
de la segunda edición a.Jen1ana de El de artesano. La necesicbcl de conservación de la
.
8
1 proceso mental, del que llega a hacer
• . , . ·-·-, __
un stneto n1rler:"':"llrli'"".;.C> .,.¡ -1- ! .J __ · ·.
sea, e1 cu1o.auu u j!l<:;ucuJ!<:L'--J.uLL ;:,uü'-'·'u' ... ,
J • 1: ------ '"'-'- uv.J.J..J.UJ.c uc .tuca, es mundo se imponga al hoinbre con un

de la realidad, la cual sólo es su maní-
existencia, o
hace que el
carácter de
urgencia en relación a fines progra:..
Para n1Í, a la inversa, lo ideal no
es smo lo material, transpuesto e interpretado en
la del hombre." Así, la dialéctica es intro-
1 ••
nw.ncos.
No otra es, para ivlarx, la actitud del hombre fren-
te al nmndo. -En una de sus Tes·is sob·re Fe-ue'l'bach
(
la XI·) nos dke: "Hasta. aquí los filósofos no han
1
.J d l•l'
hecho ot.ra cosa que interpreta·:- munuo -e e ue-
rentes maneras. Pero de lo que tTa:ta es de trans-
foTJnarlo". Se explica, que rvrarx encuentre
plausibles, en algo fundamental, las idea.s de Feuer-
bach desde que éste, in1pugnando la tesis de
afirn1a que es el ·ser el qu:e determina a la concien-
l
f'U
u u
du_cida en el interior del cuerpo social, y se trans-
fmma en proceso temporal henchido de realidad
de l_a las terribles y 1Jerentorias
De modo que, en :Wlarx, la
aev1ene el proceso vivo de un movimiento
social ne proyecciones revolucionarias.
Heidegger, en trance de de:erminar la realidad
nos hab.la de la s·ituación estado en que respect;
a <:lla se encu.e?tra la existencia. Trata, pues, de
enfocar la reahdad a partir de las estructlu·as exis-
tenciales del hombre. La existencia humana es l.a
' . 1 l '1 ·1 : -1 " -1 .J ·- ". , 1..., r"' ,.
. ;: • re ·.·l t"'{)l...!l'.Jiil• (t.'t ite tJ .. : .. .1..l
COll .1. .t\...n.l J.J..\...J. ....... ...:-. '""" ...... l .... >.J ..... ......--:---· - •
cosas". cosas con las que el hombre se encuentra en
1
11
oclo de ser ele la "situación" en el nrm1do. Esta
e 1 , , . .
noción heideggeriana _jueg'l un papel cte Import:a:l-
cia en el análisis del rnundu • de
tencia humana y del rnodo corno esta se re.lacwna
pragmáticamente con lás cosas de ó.mbito.
En el pensamiento de .Lvlarx está presente -aun-
que no fonnulada- _la de. una
situación
0
estado fundamental de la exl . .,tencm en
relación con su mun.do imTlediato y A
:Vlarx le interesa, ante todo, detenninar y justlhcai
la pósibilidacl histórica de una. acción ·ac-
ción de la que debe necesanamente gu una
r:t¡eva realidad, una nueva estructura soc1al
r-ealización del hombre en su ser El
por esta histórica la
mental del pensamiento m.arx1sca. El rusto-
rico es el sol)orte y portadoT de esta srtuacwn .. De
· r · -- 1 h. t · tlr''l categoría
aquí que, para N.tarx, 1s ona sea "' LJ
fundaú:1ental de la existencia humct.na.
La acción xadical, postulada por como ne·
cesaría resultante de la situación J?eculíar
.:; l1. • eP virtucl ctel nnpulso
u .. e ;- :.:: ..\.l. .. ,.l l. , :.. ... - ... • - ..
,
1
- q"c. q l>c:·t·3 acciór1 revoh.:tciO-
crcl .1. .Ll.'-' I.A. .......,...... ....... ........ ... ""' ... __ , •
naria de clase. ( Por la situación de su
existencia en el ámbito histórico solo una la
proletaria, tiene la. posi?ilidad y la n ec:s.ld:c: .
"'s"-a· .,,,ción revolucwnana.) Desde que esta a.ccwn
..._,, '- CL'- l'd 1
¡-· _ dp '1 abrir el camino a una nueva rea 1 ac con10
.len - a. e -
1'70
·realización del hond)re en su ser totaL ella posee
por fu.erza una unidad histórica .
acción, sin duda, es un esfuerzo humano
que tiene por resultado una modificación ele las

on rlc., J."" r''''" 1cs .. ;::. est·S
L ..1. t..t...L.l.'-.J..I..'-o.. '-t.' .1.1 V\...L..i. ..1 \..t.\- \.,....\ ... LCl...l Cl tV1.1J . ..._, 1..."'
situado. v las aue. a Ja vez. constituven su mundo
,· .,· J.. ' . ,,/
inrnediato y cotidiano, el contorno social de su exis-
tencia. cuando la acción es radical, en el senti-
do ele lVIarx, que es decir en un sentido esencial-
mente histórico-social, ella transforma. no sólo las
circunstancias sino incluso al hombre situado en
Tnecho de ellas, vale decir, a la existencia humana
misma, activa en medio de v hente a Llles circuns-·
Ú1.ncias o estados. En una la radical
transforma y modifica la raíz nüsma de que se nu-
l.ren esas circunstancias y en función de la cual éstas
·1-':'1 .... ·x; f--ÍP.Ttt::..l·\ ,.,.n c:i(·)Y)·i+ioqrlr-. y-,, .. ,).(TTY.,;;f-·lr\n ovir.:'
·--------· .... :::........_ _;. J ... .____ ....--.- ..... r---.. c"'------ ... ._. ..............
tencial. Por eso rviarx ha podido hablar de la posi-
bilidad histórica de una nueva Tealidad como re-
"'·¡;"00ir'-r• rle1 hrw-.-.l,,·o 1-nh)l• a·n '"' C>'cln
""'- .......... ..:....c.. _..._......, .,.. ..__._ ..., ..LÁ ... "-' .,_..__., • •...&. \...L....t...4 U U.I,.....J..V ...i..l. ·'-''--'
removido por la acción radical, la raíz que es el
hon1bre mismo se transforma históricamente.
.iVIarx nos dice -en Ideología ale-rnana- que "la
coincidencia de la variaciÓD. de las circunstancias
1 l 1 '1 ., d. ' 'd
y la activíetau. numana pue- e ser conceb1 a y
- • J . ' • l .
:;:acion;:;.h:;..:;nte: cntencUc..a con11::. práctica revo ucw-
naria". Aquí despunta otTa característica o dimen-
sión en la posición marxista. De aquella coincidencia
resulta evidenten1ente una n10difícación de la reali-
d l h
• ' • • 1 .,-., L 1 ' J..·, l '
ac 1. 1stonco-soc1aL .entonces l<:l pracLica revo ucw-
naria sobrepasa la existencia humana individual. Sin
171
duda el hombre es quien ejercita aquella práctica,
,
pero 110 solo.
- :Marx afirma en la XIII de sus Tesis sobre Feue·r-
bach: "La vida social es esencialm.ente práctica. To-
dos los misterios oue cLcn ocasión a que ia teoría
devenga encuentn.:u1 sü solución racio-
112.1 en la práctica htm1ana Y, en la comprensi¿n de
esta práctica". Por este caracter de la p'l'a::ns hu-
mana, ésta puede la realidad histórica, el
mundo de ias circunstancias humanas. De la situa-
ción de la existencia en medio ele sus circunstancias
es portador, para :i\ilarx, .. el
hombre histórico -agente cte la accwn rachca1- no
se presenta como inclivicluo aislado, sino com.o hon1-
bre enüe hombres, en un ámbito circundante cons-
tituido por las circunsta:1cias
el, -
1
..... (,,,;b1'licl·)de"' nr-;.¡ <J'T'Yl;;,tic2s teleoloO"rcas. Ji,l hom-
!...._, ....JJJ..i.. _ ..... -. !.C.::L .... ...J J:"' ...... ... ....., ... 0
-., ; , . .:' ? - ''" .1 f "' .11, .•• J:l_
Dre 11ÍStoiÍCO por Sl lTilSll10 es UH Se1· CW¡J0HI..&M;;Jw:;
que, según ivfarx, pertenece a un «gran todo".
Es nrecísamente una ele las comprobaciones fun-·
dame1;tales de Heidegger que el existir es un existir
con otros, un coexis#r. Estar en el es la es-
tructura ori¡zi.naria ele la existencia humana. A base
' v ' . ' - • ,;
de esta esuuc1:ura, exlSLencla es S.:.c.r..uJ!1.1:; '-'"""""' c;u
. D ' l eL la o..,..;,-1-an'"''';' ""'a el
c1a. e aqLu que e .u.1u.H ce ... · '""""·"'..,'-'-' '"'"'"""
n1 undo ele los conten1poráneos. Porque la exlsten-
cia, como estar en el mundo, es esencialmente un
coexistir, su acaecer -nos dice Heidegger- es un
acaecer con otros, un coacaece'r detenTlinado como
dest'ino. "Con esto -agrega I-leidegger- designa-
mos el acontecer de la cmnunidad, del pueblo" 1. El
dcs:ino de la existencia ""en y con.su ger1eración de-
termin:'l. su pleno y peculiar acaece/'
2

1
rornpe con los postuh-
oos hlosohcos que 111antuvo incolumes todo el idea-
lismo moderno. Este hizo de un sujeto acósmico, sin
mundo, 1::-:. sustancia pensante. El yo era para el
idealismo la base de la filosofía. HeidegO'er disuelve
la sustancia pensante -erigida por el bidealismo-
en las estn1cturas de la existencia, reduciéndola a
n1ero m01;1ento inmantente de ésta. Destruye así la
supremacm del yo, en torno a la cual se había
centrado toda la filosofía moderna en sus O'rancles
, . . .,L l l b
cnTeccwnes. · a sustancia e el 1ombTe -nos dice-
n.o el la síntesis de cuerpo y alma,
smo 1a. ex:tstenc1a J. El punto de partjda de la fi]o-
c:')+·í·) rl¡::. T-T a.hinc·adt) eJ·l la clf'teri!J.l.1lar ... io' ¡_·•.
·--.. ;· --:-!..1. >.....: • .._ _ .. '.-lv"'..:...\_ .._.66\....- "" - ------ - -
ne.t ser ee la existencia humana en relación a su
mundo circundante, o sea, en el análisis de las cir-
cunstancias existenciales cotidi.anas, 1·1.111'1·1.c 1 J
. - - . :o , 1 u es,
una radical ruptura filosófica con tradicional po-
sición antimaterialista y humanista liberal de las
épocas anteriores.
Sólo en este punto de partida de su filosofar coin-
cide Heidegger con !darx, es decü-, en la 111anera cl.e
cümprender y determinaT la es.fera piaíYmática co-
tidLln,:i de la exisrencia. J::..sta existencia:=' en ambos
pensadores, se relaciona con las cosas, no teorética-
menb:;, sino de modo práctico teleológico. Pero, en
1 Sein. 1.md Zeit, púg. :384.
_, ()p. púg. :J:J.·J.
" Op. r·it. p<Í¡t J !';'
CARLOS i\STR.\DA
Heideerger, la determinación del ser ele la existen-
cia en la esfera ele la cotidianidad no es
propósito último de su filosofar. La anaHtica de
estructuras de la existencia no es, pclLi. Heidegger,
un terTJIÍHUS ac/ quern, Slr;c) un:l neceScf.ria prepara-
ciÓn para el planteanüento y cliscusión del problema
ontolúo·ico. ele la interrogación por el ser. La exis-
o .. \ . e_.. ·- . . •
tencia, el análisis de las circunstancias que definen
SLt ámbito cotidiano constituye sólo un puente que
conduce a la ontología, a h. especulación metafí-
sica. Esta existencia, centrada en el cuidado, en la
1Jreocupación solícita, en el comercio con el instru-
manual, es sólo el tTampolín pragmático des-
de el que el hombre, impelido por la pre-ontológica
comprensión del ser, da el salto ele la trascendencia.
....
r·;4
CAPITULO Xl\r
LA DIALECTICA COivlO DI.MENSION
PLANETA EL\_
. Lo la "e.sen.cia de lo histó-
nco en ser col);ra pleno signi±icado en un úmbito
I
Jlanetano. De ah1· l·1 · " · -l· -1 1- ·
• .• . L neces1c ac ce un pensarn1ento
e.l, que caTacte-
J..<Z·c·l·· .. .t. a slluauun un1vers<:iJ del. ll<)PI!)l--· e
11
el · · ·
. . . . · .. '· . '· llllClO
-::Y (:lpogeo- de la era nuclear.
!958, ario e} e que data s.u medulaT trabajo,
des Denkens ( apaTecrdo en el J ahTbuch
fu·r Psychologie u·nd Ps;¡choteTar.Jie J\Tl? 16:< \

d l . .. ·.- 1 ) - ..... 1' ._..._-
tegger. 1a efectuado en s1.1 problernática u'n des-
p
l.:¡ 7 a"JJ'C.l1'·.-- ·l · ·· ' , . , '
_.,,__ . .1. 1.__. .· Lo e e ruas Cl•"' UI" 0 tla,.,, .. ,i ,. í-;,
1
.,1 ·,·
' ...!. "-' .._ ... ..t ....... ...t. ..... i. l..l. J...L .el. e
este fundamental apaTece definida la meta
que el mrsmo tiene en v·ista. Secrún tal f-inal
1
'd·::;rl l·:¡
+} . 1 ,_ b ... . r.;;.o. ........ , (_...
re_,_ el pens:;u· adquiere tmlcainen.te SU
si l'o esencial y er.t todas pa.rtes
tomamos el pensamleTho como lo que detennirm
CAnLos AsTR.\DA
nuestro ser en tanto oue acaecer histórico. Este pen-
. - . . 1• •
sar como se :ustona11za Y que s1gna
v n1oviliza la historÚ tnundi<J no es de hoy, es decir
'
• ,. 1 • • l ll
no actual de n:.s.1..!.er2. \Y?r!te:n.ca o sea ca ene a-
rica, sino que es pensamie1Í.to de siempre, y no pro-
·viene de t;n mero e inmediato pasado. Este pensar,
el. 0
,
1
.:::. \'-ia·¡·"·: ,,,_,.I,_,;,.).1_¡_.:,.:.r'f·,,::; llet.ra ba<.:t·' LV .J..<._.'.JV'-' t-·'"- .. U-•·-'-·- l._t.-..\.'-;
1
l-...., - W a.
de lo que nos es, próximo, y de lo cual
no nos peicatamos porque creemos que aquello que
más atañe de manera particular a nuestro ser, es
sólo Jo que llarnamos actual, lo que tiene valor de
..
J:-'1 .............
HeideP"<7er al comienzo de su filosofar consideró
la ccmo b perplejidad del filósofo, lo que
era en él TecusaciÓD de la dialéctica. Pero su
' 1
1 l • • 1
.. -"'tí··, l, ·t-i·:Yifl T'P<'(ITI(J('f;!. 011 _t- ..... t ..... <.I:.....Ll...!...!...\.....1.1.1..-..j ... ._, ....... --· ••.• ' ' .
::1Jta deJ uensar.
ex1>01L.Lremos lo n1edular del
i:
de Heíde\.:,ger, pennitiéndonos
in ten;ret::1 v ;c1 duraciones
r
lvíerced a la tarea cun1plida por los gTandes pen-
, l , . - .. . 1 1 -r.· , S 1 11' u 'i!=ll1f)'l·e·· ·r1---:.a1l'"T"'Ci eJ.? ·1
1
1'-'·
.................. . ..::; ... i -._LC· J. ..) .i.1 - ·---'-' ...... .. ... ., ..:!.. - ._.._. J '- ,_,. _, .• - .... . 1 ' ,., . ·; . ¡ • '"! . • ,
()'"'' p··e'J·:o,·au·' e ln,.,,.,C'''' ln·,r·1·.)11Y1•"11i'í" lJí!l" et
e=''-"' 1::-c. __ t u. ------'--'· u:.. -- l.
ESCU.Er'ZO de Kant, el peEsa.r se tor::a apto F,2..::a ClcS-
cu1::·:.'ir otr2. dimensión, en cü:Ito sentido mas eleva--
, . d ,, ·l' J 1 "r.'l
1
na, pero propta e sus posw.wuac es . .c., pensar ae
y se ton:1a dialéctico..
0
Tuda :}clarauóu,· explicación :e ohservacit'lu complementarias
,Je p:lrl<" ir:\11 ,ent-re
D.c; LA A .• "i.I.LlTIC.\ Ü>iTOLÓGICA ALA Dr.l\rE::,'SIÓN DIAL.ÉCTIC.\
inmediato en Fichte. En el tercer principio de la
"o n ;¡" ln nz' ,.,,., , .. ; (1 "' ".1--r•:, ,.1l i ,-., .. 1· .. n p.;; ¡'\,:>- p carl;:¡
.L./ )U t.·/ 11 lil.t- l.(...t/ t.C.. t.,. VJ ilvl/t..v,., tA. ...,..,.....,.. ..._.._....._ .._. .... _ ...... ._. i:-' ,._. __ J...._¡ \.. - ..
por Fichte como una m,üdad. forma de1
-escribe- no es nada n1as que la fo:nna de los pnn-
cipios singulares eu Lmo solo"
3
. La forma
de ]:_! cie lu y_ue es eseHcialuknte opuesto
-. ci.e su superacióú real puede ser designada
.. 1:., li,cHea T o DU"""r" (111P I-:IecrPl Pncuentr8 va for-
' ..... -............ • -'-...J -·' ...... .._, ' .._, ., 1. >(....... ..._. •• --:. , ,¡ • 1
muiado por .F1chte es la 1mporu:mCla cte 1a negacwn,
o sea q1.l"e también lo negativo deviene lógi.camente
un momento de lo positivo. Fichte explica la fun-
. ción de lo anütético y s'Íntét·ico. Lo que orienta, en
can1bio, a Hegel es la consigna que se resume en la
. / '". l ' l... .t.,. t. 1 .J... r-... ):'J 1
expreswn 1c ennco y . J
· El pensar penetra en la dimensión y en la órbita
Cl1J8 va a desr•ribir la dialéctica en UI:ta situación que
· i--

11 "Tl" 1· 1": "+,.,:,,.; ,...,, '.- 1"'-'cl-.•) H -::.¡·¡ ¡::> 1 a qna-
... lct:. .................. _ . _ _._ .. .............................. _ 1.;..-r ...
... . -: --- 1
riencia de encontrarse ctetn:ts ue nosouos. 1 a1 apa-
• • , • • .., 1 • ·¡ • "' - . , l.le'TI )S
rienc1a contnTU<.:l v1genre CLeow.o a q uc nu::; L- ·' (
e . __ ·¡ 7 ' ,
habituado a pen::>ar el s.caece.:: ( c;esc. 1ene-n) cte ma-
nera historiográfica. En b nt•::-d.klcl en cFie nos re-
( 1 \ ••
presentamos la historia , e1 <;-caecer) como lnsto-
riógrafos ella se nos present:uá con'lo un Gcschehen
..__ - 1 l •/ 1 l
que tien.-:: lugar dentro ce a suces10n ce o que
, . - 1 1 , , . - •. .: . . . .l . "D , e'" ,1 ., 1'
C'""Sicrn',P110S ard·r-:-s v C•P u en,- v.Lene ... h "'-·':í ..

_ii1
acaece, V

el l:UÜ.!. ;.)Üt\J Jel l Ja.S<.:.I....J.'...' y<'l.L u< .• •
del v este es la base de nÜest:·a Clhc::nta. La
• l_ • t- .1 •
1
.t:. ( 7. • tr·' .. ,; . n ) o' e 1-llÍ "'·J'toria
1111agen 1ns .onogia.üca a·:.s, _/, ,,s, l _. --
:3 r:eber den Bt-!;.{r.¡j'¡ der 0(/cr der sogeJJ·-
namen 1)/¡i/u::o¡;hie. p;t:L :Ji. J. P. i'it·!:lc, !Id. L ,.d. 1'.
\j,.,¡¡, w: .. 1 ,¡··ip:.-i·.·
1. ;
( Geschíchte) como mera sucesión de hechos nos
.¡ 1l}l') i rl ::\ .. , "1 r L:.:l ., -'"! • f "' l n ..... - ...... 1 ..... ,- ., 1 .: . . . .
--- r--_e

qt,e J.o. vcJ.Gadeia lllSGOna en su
sentido es siempre presente, presencia (Ge-
Por presente no entendemos lo que indi-
ferentemente esta allí, en un n101Tlent:.:Í.neo aho-ra
sino g_ue lu Lj u e llamarnos presencia (Gegen-wa1't,)
. y VIene a nuestro encuentro, es lo que espera a que
nos abran::os a éi :J nos tornemos ante
11 ,..
eL LO que nos espera, y viene a nuestro encuentro
1 • - . • '
nac1a nosotros, es, b1en pensado, el porvenir (Zu-
kunft). Lo que esperamos impera al pre-sente (Ge-
gen-wa·rt) tanto que exigencia ( Zu-rnutung) con-
cerniente aL se.r del hombre. Este, al acoge1· eso que
esperamos y favorecerlo, Io sitúa en una determi-
nada disposición, y por ello el hombre está al tanto
del p(_)rvenir ( Zu.-kLtnft) por el cua] él va ha c:;rlo
captado. El --·Io que hae:e Lradj-
:, .... - ' .. . .. . 1 • '
v 1cu'-=' .. na.<._·t;:.L conlo po·rr.:en'i-r, co-::.no
aclvnnente. Solo puecie ±utu:rizane Io cp1e viene ca:r-
gado de pas_ado, de la e_:igen::;io. inici:1J que i::1'lpe!e
súT· '"' ........ J ... ........ • ,1 ._. ."!. • •
L- '-''-< "" • l.,¡(l t;[i-'"fl·v·anlF11-L'"' n' ·s·"()]'1<'')
1.: e .............. ·· .... ...._. · J. .. e . .l., .... t_,
la historia propiarnente dich,L es ac:J.Pr·¡=-r r1v,::;ni-
(i1nkunrt) de lo que no ha
cn·, ele lo que nn ha d""iatio cJr- """r P·•""·' l"
.. ,·.f/ ( .- 1 \_. • '-) .--• .L'- ,, ..... _..' ,;.!,. . .l.t.')t_.l .! ...... -
g1 a11a HLstone}, CO":no ls. historia, re:S12lta.clo
,.J ,, 1 .-. ,(. .......... - ...... ".1. ' 1 .. f. • • /' ,. • '"! 't .
,_:...:., c..vul.tJuu.J HLovJrlugranco <"":-; soto 1•) p·:<s::rdo y ¡,,
11 ·- ... ' ... _· - .... '- _.:: (.....,.._ -..... ' -' , ..
el L·u:: lJres:-=_i1tc es .l() 'l este e.s de:ftiJ..i
va . d'=' por-;enü-. Absorbidos por lo his-
tonogra.tico; sólo rnuy encontran10s un
acceso a la ¡';·o·o:•o >:)(.")/O>c··er· "D'¡
• ... ..- .,.,.-. \.... - ..... .:... ... ..._,v .. .._.... • .. .12.J....,
historiogrú:fico. d.e la actual-idiu.l planetaria
S(' irad i ¡e· e en sn n1an i h-'stac i<,lll periodística_ radiaL
1 · · n po.

Son ''acontecirnientos"
te evrsrva y e ¡,_ t'- ·
., , • •
e ue es abs.urdo negarlos o propugi1a.:rlcs la
l
1 Ta111b1'e
1
Il clesicrnamos acom:ecnnrento,
propacranc a. e . - .. o ...
histórico al hecho que e! pe- .
' 1- ··1 l, d;I"l
0
I"'';Q
1
,., rle b r:haleCtJCa. ,:,e habla
l1e(raC U e1. ce .t. .t.:.h u __ --- -
,
1
__ ..•
d d . ·
1
ele "1·' dialéctica en anawgm cu11 lo
e rmensron o.
L. 1
Jacial, que posee tres dimensione+s,
I t f' 'l'a-- s1· tarteil10S er1 cucnLa la hn11Lac1on
nos o Tos ·an11 1 J.. v .• ·
_ _ . ,
de que es susceptible el espacio, la. dimensron es
dominio de lo que llamamos b;
efectúa la apertura de un domlnro_, )': en este:.
k medi<h, ad(iuiriendo ésta sn,pecuhandad: Cuana¡
se dice dirrw11sión de la dialechca con _relacwn a
ensamiento, no sólo se indica el en
J? ·t mueve sino también lo cuahtatlvo del mrs-
es .e se . . ,
mo y sn fonna de . ¡·¡ • .1
.En e1 decurso de la lustorm de la .
. ,.. llecra ''l S""l' V actVlellc: a. ul1
pensan1renLo b c. .. ¿'
1
. ·z... • ro..,
1
. b't ·a apertura le permrte e 1m1ta1 su p .·.·
mn r o cuv .
.:.¡. l ¿· 11
• • ....
" .... 1. í;;rcpd a V por meuw de a la ecnca
!J.l.a ...,se .... lV ·'"' ' • ., • • , "- '"'U'"' 1,.
el pens;J.miento conquista el d.Onl;nlü u: '"".,a.'.
él Juede pensurse a si mismo. Solo en la dlm .• nswn ..
, I L dia1éctica se clarifica enteramente el pensa-
ae '·
d 1 • p tfmece
miento como reflexión acerca e SllTilSino. er . ..
1 · · ' · , ·nclial e1ue ,a.l pensam.1ento
a1 acaecer T!.St.oncu 1nu... - . ...., _ . . ,
_;- ·
• "' •
1 1 a
Occidental v e·m·opeo haya actven. 10.0 a _;_ u.uJ..i-.:...
_; ·
, , "' ,_ ( ·· "'<: .... a l ... a es-
de la dialéctica, la que a.esae r 1.aLül.l e e;._'"=' '"'., .
1
t . :¡ La consecuencia de este hecho
1naca.
. .
1
.d d d , ·t a ... las
. '"" ha dado la pos1b1 1 a te o e ern11n ·....
1
es que Sou
d
. no•J. mas
l ·"'y·es del pensarn:iento de acuer o a un Cc1 -
t
. 1 ·
del ·Jensa-
merced precisamente a_ - ) .....
1. · l 1 1· léct1c·· 'E> 't'l como
nl.ientu en 1a C ÍJl1CllStOTl C C <1 C 1:1 . <.L "' e,, • .
lSll
el de Ia dialéctica los principios fun-
c
ta···r·•·""r1t..,l"'" Cl""l V"'onco·-.'" ....... ..
._,_,__'-' l.._ .. 1''-'-''-'-'CLJ. 'l..oUVJ.CI.l.J. Ll.l..t .l..l. c;y .Lb1 .L ,
rnodi±ican su forma y su alcance. Por ejemplo, como
Hegel lo ha ada:raclo pe:rfectamente, el principio de
.i.denti<.Iacl en su expresión positiva A = A no es nada
1J1';S "111P l•:r P nrr> -:,1, 1 r
1
p •::> t• , 1· "'i"rr'., ,..., 1
·--·ce. S.--- -'·- _t_ Ln_L • vüCla, pero
él no podría enunciar lo que efectivamente enuncia,
si él no implicase algo más que la mera identidad
abstTacta. El consiste realmente en la unidad de la
identidad con la diferencia, y en esta unidad radi-
ca su verdad con1pleta. De ahí eme Hebcrel afirme:
J.
\i
"En la forma de este principio; en el que es expre-
1
¡:_
s<:_:da identidad, hay más que la simple y abstracta / \
identidad' € J/ '?\l. g.sta unida.d ra:ffi- ·<.. ·
;)

reflexión, .. en la . que Jo otro se presenta sólo como } \
. .
1
. 1· "4 S 1 !: ':...
apanenc1a, como nn c. esa parecer llll11CCüato . egun
I-:Iegel, todo lo que es, lo existente, tiene la contra- \
dicción como fl.1ndamento. En su Lógica grande '-¡·t
enuncia: «Todas las cosas son en sí mismas contTa..:.'
dictadas y, por cierto, en el sentido que este plinciptq ·· ·
con respecto a los !"estantes, expresa más bien la . >-.,"
VP1'd.acl "To "'son,-,.; .. , ;¡"' Jn,... ,....,..,,..n,...- ·qtle ... 0. :\ •
. • J '- '-•'-- a..:> \..V;:,a.;:,, • , .t.l.cLU.l.l. L - \J
mar Ia contradicción pm· lo más pTofundo y esen-
cial. La identidad frente a ella es sólo la determina- \ ·
9ión de lo. inmediato sin1ple, del sa· muerto; pero
la contiadicción es Ia raíz de todo movimiento y
teda vida, y sólo en la roedida en que algo tiene
en sí mismo la conb"adicción, se posee im-
pulso y actividad"
5

4 v\lissenschaft der Logik, 2 Bd., púg. 31, ed. Lasson, Leip-
ziJ.rJ 1923.
., 5 Op. cit. . .:2 Bd.;> pág. i'58.
1.81

r \.' ;
11
cL' l·
1
rl (' i r1 tr·1'r,, n1 o n r'rJ 11 h rll:rar:l [C'c- ió n
¡ 1. 4.. '- \...t. j .l.J.. . . ..... ..._. ..._ v .... \.... ._. ,,_., . . ,.
y ;u carácter esencial es el conocidn pensarnierlto
de Hegel, enunciado en el "Prólogo'' de la Fen.o-
, 7 7 r:> / 't "T ' ] l 1 ' '1 -.
menogúz Ct.eL .r!..spur Ll: VlCHi. c,c'- lJ) es
la vicla que terne a la DJ1_'.erte :¡ se Iweserva pura
ele la clevastacióu, sino la que soporta la rnuerte
y en ella se mantiene. El espíritu gana su verdad
61 ce- e-"'""'"']"h·•l 'l Sl
1
noisrn(_) Pll Pl ;:) hc;;n-
,::,U U Cl.l. Lcl..LlLV C.:.l ..J · .Ll• ..... u .. '-· .1 \ . .t '-' (..t- .._ • .. ..... .__ ·
luto desgarramiento"
6
.]
Cuando hablamos de la dialéctica parece que hu-
biese un apremio en destacar la existencia del mate-
rialisn1o dialéctico. A este se lo considera c:Jmo una
\IV eltcmschavtl'nf!., v se la define como una ideología.
u
Comprobar esto significa haber hecho abandono del
--. .J_

ei..,

rlo '"'"''OilOCPI' rtll•""
ca.1J .. J ..Lt ; Ci.c .la.. .L 1 a. , .!. -v ./_¡, .!.. ..__ ..._ · ........ '-1 _ .. "-'
la dialéctica es aclualn1ente una realidad planetaria,
:::l '/e'3 h de • La
dialéctica de Hegel es uno ele esos peiÍS;.lmientos
" 1 ' ] , 'Fl . t 1' l' t.
que n1ueven e 1nunno . --'-'- pensarmen ·o e w.. ec 1co
es igtJahnente ooderoso cuando el m.aterialis1no dia-
léctico se tranf-'Orma en un. objeto ele fe o se lo con-
sidera refutado o se lo pretende refutar. Se dice y
afinn2. que sobre la base de una ':conhontación" y
pugna de "cloctrin::ts'' se ha iniciado L: lucha por el
dorninio v gobierno del rnundo. ele esta lu--
cha, elnper'(), hay otra en la que el pensamiento
occidental está involucrado y es la lucha de éste
consicro mismo. Su últhna victoria es el hecho ded-
o . . , /
sivo q-u.e este pensa1n1ento ha desintegrado ator_r;o,
oblü;ando a la naturaleza a liberar su energ1a oculta
o
6 Plliirwmr:mologie des Geistes, ed. Hoffnwiskr,
IYieinc>r Vt:rb:.;:, Leipzig, 1!149.
:· todo)?oclerosa .. Quizá P')damos aÚ11 experimentar,
P,ercatandonos de .la oportunidad que élio significa,
(Gewalt} entraila tal que,
(;n ''u tucl de su eseuc1a, supera todo pos1ble c·uantuni
Qe energía atómica.
_ nJtan1ente el reconocimiento por
y proyección mundial del pen-
san:ue:lto dJ.alectlco, y ello denota un gran viraje en
la ult1ma etapa su problemática. Esta es la etapa
de la vuelta ( dw Kehre), la del viraje, que tiene
dos instancias sucesivas: la referida a la técnica,
dependiente de la del ser" (de la que,
a su vez, depende la existencia o no existencia de un
. Dios y, en el primer caso, de que éste esté '"vivo" o
""muerto"), y la de la apertura -de la dialéctica. Oue
el materialismo dialéctico haya devenido "ideolog{a''
en algunos países socialistas oue ha11 nn,::.srn Pn
• ,_ '' - • • • ...t. J... L ·- . ·-
el con1;1111smo . msütucional se explica por e 1
fracaso de este deb1do al dogmatismo )' hita de
• •1 l' 1. l l 1 '--
VlS10l1 11stonca e e os e1.encos 2:obernantes. Niar.'C ha
señalado perfectamente -en Deutsche Ideoloaü:?-
el sentido pcyor;:;.tivo q¡_¡_e iisurne la idealogía
conciencia". El impulso v difusión
adquiridos por la dialéc!lca matel"ialista 'se explica
por los grandes hecbcs d6l acaece¡_· histórico cl_·2scle
el fin de la pr-imera guerra m1Jndial. N o cabe duda
la. cl_ialéctica es Lno de esos pensamientos que
estan Influyendo y orientando la marcha del mun-
do. Heidegger se refiere expresamente sólo a la
dialéctica de Hegel. Por cierto que Hegel nos ha
chldo la .forma universal de toda pero
sobre la base de ésta v mediante su inversión hacia
l
(lli
!),)
la vertiente del acontecer real, es la dialéctica mate-
rialista de ?\ iarx L.l que está o.ctu:::mdo como palanca
transformadora del mundo. Nos parece que Heideg-
ger pasa por alto o no tiene en cuenta sufisien-
temente que la Hevolucion de Octubre de 1911 ha
-e influido profundamente en sus
pueblos- tod() el Occidente y Oriente, operando en
una escala hasta entonces sin precedentes un des-
pertar y una activación el{ n1ucl:los países del mundo
de ideales de justicia social y de libertad. Aquel
acontecimiento histórico ha actualizado y vigoriza-
do el pensamiento dialéctico, y le ha dado una for-
mulación bien concreta y eficiente en la praxis.
Aunque Heidegger, en este aspecto fundamental, no
menciona el nombre de :Nlarx, ünplícitamente al con-
siqnar el influJ·O v difusión del 1ñaterialismo dialéc-
v -' 11 l l' 1. )
tico (y en consecuencia e e1 materia ismo 11stonco
se reÜere a él. J
Ivíás fuerte que la energía de la naturaleza es el
nensar {das Verdeen) del que depende un nensamien-
.l ' ..., "f \ / .., .., .... .1. ..
to ( eín GeaanJce) cuancto explora la naturaleza con
la finalidad de obtener de ella. 1a enexgía atómic2,
desintegrando la n1ateria.
[Sin duda, el pensan1iento tiene prioridad porque
es energÍa que pode:rnos llamar primaria, y en este
sentido '-'se lo puede llarnar n1ás- poderoso que las
·r-<=>st·-'••V"'" (+:)ses do ene,·gía Esto condice perfecta-
i:1 ... de. :Planck: repre-
senta el trabajo que puede ser hecho por fuerzas
1
b l . , ]
que actuan so .)re a 1natena . .
Tales pensamientos no son un producto de nues-
tro entendimiento de seres mortales sino que, a la
184
ínversa, es (el intelectv) que es
reclamado Y:Pl:!:ésto en actividad por esos pensa-
mientos, paraque él responda a la exigencia de éstos
o se rehuse a ella. La energía atómica ha sido for-
zada por eJ. pensamiento a -manifesta.rse. Ella es el
objetivo de un cálculo y de un procedimiento lle-
vados a cabo por una técnica cierrtífica cuyo funda-
mento teórico física- nuclear. Pero que ésta
haya logrado forzar a la naturaleza de esta manera
v con tal consecuencia es un hecho metafísico. Por-
la atómica es forzada por el pensamien-
to a manifestarse, la natu.raleza se revela como un
potencial de energía, como inexhaustible rese1·vol'io
de fuerza.
[No h2 sido necesal"io ir más allá de la física e in-
vocar la meta-física, o lo que tradicionalmente se
1J1l::l. disC'inlirH> .;:i·h1<:-lrl.-, .,-,..,Án 1H J- 1-
- .. -· · . --- -·-.--------.... ___ .L..l. ..H .. i.J a...1.La "-..L.C lU
físico, para desinteiJ.·ar el átomo sino peneb·ar en
ella y mediante el procedimiento técnico-operativo
de la física nuclear. partir el (fisionarlo). De
acuerdo a los fundamentos aportados por el mate-
rialismo dialéctico, y según las conclusiones formu-
ladas por el eminente físico y especialista en mecá-
nica cuántica, profesor ivlijail E. Omelianovski, el
átomo es un sistema compuesto de un DÚdeo de car-
ga positiva y electroñes de carga negativa, que
se mueven confonne a leves cuánticas. El átomo no
sólo ,P?see estTuctura, si{lo que asimismo la posee
núcleo. Hay una multitud de especies de partícu-
las elementales, las que constituyen b base de la
materia que hov conocemos. En el mundo subató-
mico las nartÍct{las "'le]•r n ta lr.:.·· ""X;s·tar• 'Jr·o¡Jl.
J.. '-.. - ·-· e u . '-" .... c .. > 1 .. e .l. t. e
CAHLOS ASTHAl)A
c'n
1
,
10
¡-,:¡ lf'·; v también las o sea, sus

;I_:a nocic'm de la de _);os
ceptos corpusculares y ondulat01:10s en la t.eol.la.
.- f', -'r· 1, • rlel r'I'l"Cl'JlQ di!l-
tlCa es uosor1ca, es nt. .... uu ü .L r · ... t
léctico de la unidad de co11trari.os. '{a las palabras
de Planck nos aclaran, sin enunciarlo
que la hipótesi_s corpuscular y la ondulatoria de la
l
- "e·-.._,(,
1
,..,ontra,.t:rue'3tas como dos
J.c:a . .,;.t.J:l.l. '-a. ·' · . --- · ·
combatientes cuyas fuerzas se equilibran", y agrega
que "desde un punto de vista alt?" cabe indi-
car las ventajas así como le:: umlaterah?ad de. cada
una de ellas. Con razór;. afirrna que
actualmente ese punto de vista más alto ha s1do al-
canzadó por la electrodinárnica cuántica_
7
• modo
que, para él, "la de. h e1:tre
corpúsculo e irnagen de la _onda en el cm::pmtar:-ue.n-
'-" .,;-/...--n·i<•n rYniO.::lStP PlJ CODCebn las PIOple-
·v· v ........ j.._... .......-' ·- · ·- · ...... ......
del corpúsculo y de la vida del objeto atómicos
;:¡, d .. "8]
con10 una e oposlclones ..
1-i'i. nrnr'P.<.::() r:lf'l dialéctiCO CS el des-
el terTeno universal de la
totalldad de los objetos, esto es, en el dorninio
lo que, en llamam.os ,?e
qüe detrás de la ' confrontacwn de cloctHnas
. --- cron;".""'<' nnr-"

l:1 nor el don111110
U.J.l ct.il L"'t...:, .l . ..l;) .U .. t. j \:i \...'-........ . ... l. ·'-- ...... -- ·--. . ,_ ..L •
del Estu. pugEa entr:::uSa el peligro siempre
inminente de la guerra tennonudear enh'e las po-
· 1 ·· l' · l'· P 'tico'' c·mítulo
7 "La física . y e matena l.t .ec .. , / .. . ., •-. . s-
de La d-ialéct·ica de las cwncws de la JW<ltli aLe_.,¡ 11101 ,.,<ll!tcd, M o,
cú. 1964. .. ¡ 1 · ¡ r)
11
antenphu-
a. Di.e Idee des dialekt'ischen \.V u ersprm: 1. 111 e cr ,, · ·
•• "/ ·¡ 1 · ' · l() l'l J·>lun•Jn"
sik en Deutsche Zeitschrift :fiir L ¡, .usop ·¡¡e, pau,. --· . ·J • " ,.,. ""'
N'' 1. l9o5.
1(-'rll'i'·'lS •·nn-ni+n·o•n·:· ··['l' 1-¡·- -1., 1 . . t •
-·····--···,. ... ..:..i,.·..-.LL.J.. ..... I..JJ..a,_, \_. ___ ,·: L,c,.:,La t:'.! tlJre.serl e erarl
r . , . . - . · . · · -·J
1·actores ctecisorws en aquel antagonismo. Y es ante
dramática que se plantea la alter-
,.-..--,f..,, .,..... , ...... _...., .. 1 •. - - • '"l '
-cu n ::,t.tpuesTo cte que los seres pensantes
J)lldlf'"'l"n '""r "'";"",,;¡ .... eL ...... ..... l.- .-" ___ , .. ,_ / . . ,
.,;· .. ·. '-·-· --- .... • ·•<• 1-'c,.,, lct aconuca ctes-
por la guerr¡-: ¿Q·ué más poderoso,
.La de la naturaleza técnica y nuclearmente
(<f"\l'l>r\1'1 7.-, rl '' •' 1 ·- ::. l t · '> "P f l
.... "' ...'' .._. cJ . .J:lC.l::>n .. uet or .r pues,o que an1JOS
termmos de la disyunción constituyen un mismo
1 , / - .
toco, C:1bna preguntar si a ninguno de los dos se
le puede reconocer prioridad. ¿Queda aún algo cuan-
,.-1,.._ f.ncl,..,,. les __ ,.._a]-·· '- · -1 1 · '¡ 1·. · l
"'·'-' ... ,J <.u,) J../ 1uu1 L. e::.s, LOL o 10n1 Jre, son e 1nunac os
ele la superficie del planeta?
[Heideggel' piensa en la am.enaza de la guena
termonuclear, suspensa sobre la Este
peligro asume, 1Jara él caracterPs c-,a.·•t·.',sh·o/
1
':-ico"'

.... - ¡___; - - :' • ....... _... Á •). .....J 1 ..i
rllt.ctn. t:::.1_ • ..... 1.-.e ---'··"':·· --. '-- .
'-''·"-/ ..t...::..LJ \...i..\.),) lit_}\.,c,:JJ.Cla.S efl
1'1'10"1}'1 ,Jo-· el l. l 1 .., , - el
e l . 1L .l. '..l•fU.JkLlO ae.L l11Uild.O 11a entrana o en
IIlO!Ile'!::tto un graYe pE:ligro, por disponer an::.·-
oas de LJ.IJ. C()IJiOS{) 1 riP l>Qn-.'J-,,.,0 1.\ ·¡,· 1·o-
1
-11J8,·' \ ,l.. • -- ____ , __ ,.._ ._ .... _, - ....... .4...._./t...i. .. ) .J...i.. y ../ ,! i • .,
!-{·. a esta_ Heidegger
1_1us • Yorq ue ctoncie e.l producto ele la técnica
( dornina, hay, en supren.1o sentido, peli-
gro . Empero en el verso de Holderlin_ que cita,
está dicht): ,
abeT Gefahr ist, tcdchst
Das Rettende aucl{'.
(Pe·ro donde hay peligTo, awn.enta lo que tmnb'iérl-
'le7va'')
' ,,.¡. . /.
0
Die Fragc ntL.dt c!er Teclutik.
:3!-)_ Ti.ibigen. l:J54.
í/ortriigc 11 nd i'l.ufsiit:::e.
C.\l<LOS c\STl\.\llA
Pen.samos uue la s:ll'.;::tción no ·vendrá ele un De-

miurgo benefactor preocupac1u por la suerte de la
actual humanidad, ni de un De·us ab.sconditus, sino
l
"j'le 1 10 q·le ·'-ra· :...,,./, rl ' ·¡S' e-u "Y'' • ., terJ:nonuclear
_ L L . L l<.-1.-'" t:: \ l· ..•. L b C ·- .1. '-'
es el temor recíproco de am.bns potencias tecnócra-
tas y tecnólatras en pugna; am.bas saben que tal
en1ergencia bélica puede acarrearles su· propia des-
trucción. Ademó.s, ellas ya han dejado de tener el
monopolio de las armas nucleares. Otras potencias
las poseen. Asimismo, los pueblos de Oriente cons-
tituven actualn1ente un factor decisivo en la com-
,/
n 11eJ·" ,::.••u·1···:u!...- e1-
1
n Sobre
.C: u. '-''-' a.C.l 1l LG .La. .l!v l. o.. • .1.\..'-'- .l.-'"""' • -
todo China Popular, como líder de los pueblos del
tercer mundo, o m.ejor dicho, segundo Inundo, no
tenw a la guerra tennonuclear, y su enom1e potencial
dem.ográfico es tainbién un arma. Los pueblos ele
():;:ie:::te, :::ec::.lichd. "r- r-c:t6n nrenarando para el

..t. J... -
enfrentamiento planetario con las sociedades opu-
lentas (para las !:nino:rías) d(:: Occidente. El peligro
de destrucción nuede ser auizá superado por la
.J_
.... - ...
humanidad actual. Pero él se cierne -y no en forma
de catástrofe subitánea, como piensa Heidegger-
para la hun1anidad llarüada a vivir en las cuatro
próximas décadas, o sea alrededor del año 2000.
Consideremos escuetamente el albur. consignando
<-
los datos estadísticos su1ninistrados en 1967 por la
O.N.U. El problen1a reside en el hecho que la ne-
cesidad de energía en el m.undo se duplica cada
década, en tanto que las fuentes prin1arias de energía
clásica disponibles no están distribuidas de modo
uniforme, v, en n1.uchas regiones, algunas están casi
J "
' 1
D l'
agotauas v otxas en v1as ne agotarse . ..ós va Jien sa- \ /
1....,1
.1
bido que la libpra· ·
1
d · 1 ,
- · "' ClOn e a enera1a at
1
• • r,¡·,::.:y:p···, 1.,
1 • 1 •'=' e On11Ca, que r--:4-:-- _..,, L0H .. el.l:t revo_mcion ..
ciustnal (hov en rnarcha)· .1 I· -.- .. .. -.. ,-
1
'
e 1a p antear o sobrr:.
el proc:len1a de Ic:i
neve .. )lüdu ue enerq:m en r-o.l f; .. l --- ...... ·... . •..J, , ...
1
< ..0.\..l a .u.üe.S Cte este --c_',L'J J U!..LJ..lCP.l)lOS CPl' T)l''\vl''Y" S' '· l}
1
. .1. . r· '-"" 1.J.J.u ·"'gun l taet''''ll·c·as l., Ü
v. cL •. :t.l el. as es- "' .... {. ' '- e ' 1 ';
l

· · · · .., '"-Inos ante a pPrsp
uva que dentro ele los , .. ' 1
· ec-
,
1
. , · . J:,IOX .• l110S ·cuarenta nños se
o.up.üquc Ja población terráquea. Co1110 e a.. ,
cm de este hecho -·l + ... · onsecuen-
'
e auinen ... o en aran <:: ..... l l
producción de enero-ía se lla t b. d e e : . . r 1 • b - Oina o para el
C.cScUIO.t10 economiCO da la v·d l . . .
insoslayable. De los a

un obJetivo rl,.,, ,. 1
. - S c1Sa en ac¡uel'os

?.:::;, ,s1. 1.das reservas nllnldiales de carbón f. uesl.e ·
U·l ,zqrl·lS re TI d ·
· 11
.. • l o o Intensivo e f d
rr'· n, 1, b 1 mno uentes e ener-
.:/a, ellas solO astanan · . · . d·
año 2040. ·r· d ·. apioxnna amente hasta el
.c,"' .. •.
3
_
1 1
a.ln de ser Tentables co
J. -•U.J.I .. C..) UG , !jl}tr\Sla ef. patról • 1
fi}Q
con todas sus diversas- a"='IJ-ll'ceao . y os ga.sles naturales .
'"' · " c10nes en a pet · ·
1
11JIC·;:;) Dw la el ' . 'd- J .·.
lOC}lll-
. '"'-· "' ectnCI ao ·
- - - 19" f',""" "' se consume por año . .), ..... ut<.:.S J..w_.t001ergencas .. a.,.Jenas Cl-b
1'
de 1 1 , • • • ( · ·· · · ·• · .t
1
ren un tota :d ¿os P01 cl
1
enro 2 %) .. La produccifn1 ria
Cl. a por mee io de la eneraía eólica . .L-
ITIIC d 1
,..., ' " , eo er-
en un estado experi-
, . r · -r-eLe, Lasta. aLma la exoloraciÓ11 e'"' l· 1'" .• , .,. n -- L --- .
J: - Le as
.t'"""' ........ ,.J.liücu Su.uulal·lnas, a pesai· d 1- .b .'d .
. .,.. ,
.
e 1a er <::1 o
111
r,::.,,<;e,·nc•, ,...., " ,., 1., , 1 .l , '
u -

.. ... ...... ' ....... o ..u.cül üauo resultacios apTeciables. To-
e ,_..s esLos nechos subrayan el interés y:l· . .
V
-I·.,_,, l 1
a nnportanc1a
Lü pm· e pote11C1·a1
d
· J - que pue e propo . · 1
enercrí·:1 rucle-u At . 1 d l ICIOnar a
];) ;) T r' . .. • .J" o nos a. as estadísticas de · • '· . .J., "::;, ,J:; ueJlll.l""c'--... ·l 1- .. ' •
. . , . .. .. , ..• ,Ltc. J.tlll"" l" •
.... .' . . ¡
- . .. ' 1 ., •. a .... ·- ·' c•ue uro-
p.)
1
CJ.U l l :.L U Ce i1 raJ llilC "''' ':•"¡ •· ,-,t :1 • r 1
·· .. , '-·' · ,_ ct Cllel en e
J:q
quinquenio 1970-1975 un índice, aproximadan1ente,
C
1P1 11 %' d-e acuerr"'t() 8.
1
] t'o·'c•ll 110!-c,.,n;., .....-... ,, _ e . e:..... .v . r- ......... ..; ......... ...... -,
y ese índice alcanzará cerca def 17 5! del total en
quinquenio 1975-1980. Tomando en cu.enta sólo
la situación de Europa ocudeEtal, los datos. a con-
siderar son los siguientes: el aporte de la::-. certtrales
nucleares en la'-- total producción de electricidad
aumentaría Clel 8% en 1970 al :30% en 1980. v en
1985 hasta el41 %. Estos números nos dicen de la
aDremiante necesidad para la hurnanidac1 del futuro
l. - .
casi inmediato de lograr el acceso a la utilización
de la energía nuclear con fines pacíficos como con-
dición del desanollo económico v- del avance técnico
I
vlr·a l·1 sol)r·e'
7
l.'iPDCl· . ., d'.,. l'lll" · -.:')'"';"",J·-••1 .. , ... ¡.,.;al
_.<... {,.. V ''-' CL .C -•·· .¿., ,__,\.. ...._,......_'- '-- C•·'-·l . .... .J.
capaz de asegurar el bienestar de sus miembros.
Pero producir "átomos para la paz" es in.delin1itable
del para e1 elemento primario de
la bomba atómica. De rnodo que los -y-t.
que la energía nuclear es biv-aiente, como energ-ía
destTuctiva y fuerza para el progreso social- deben
decidirse, y la opción es de apremio, el apro-
vechamientc pacífico de lc1. energía atórnica. Por lo
demás, es ya de prever que el fin de la. civilización
cient:ífico-técnica-industTial, si sobreviene, no será sú-
bitamente ca.tastrófico, sino de lenta agonía. Aunque
todos los Estados se Tesuelvan a áton;os
l
Jara el progreso y bienestar de la sociedüd, el sinl-
- G •
ple hecho de que el elemento primario para tal
producción -el uranio- es raro y escaso, y por
consiguiente, si agotadas las c1•::rnás fuentes ele ener-
g1a, no se pudiese disponer cie b energía att)rnica
t'·ll h c·an t'ill.::u 1 necesaria v ilO e'\isliesell Sl!C'('(l:
1
UH ..
1 ')( 1
Di,; L.\ A.0.ALlrtC.\ 0NTOLOGIC\ .\ L\
DrMEXSIÓt\ DIALÉCTIC.-\
del para producirla h . r'l'·. r.'' •
FnL'·l·:.:;na· "•··, , .... ' - CJ.'\l.lZa, . .J.on 111d'uSti·l· . .,l
........... "' r- '':.) C\ 1 ·. . f".::l.
• ' • - .......... V .. ' .....r t.l.na unpasse de 111 •
pa1ses altamen"e indt t,.·
1
. l uette. Los
· . . . · ·· · · IS .da 1zac os se e . . . .
un lnnlenso Jnuseo le r/·¡- _ _._ .. · onveJbuan en
, ·"' . . - · e'- tcl Jllcas fuera 1 f ·
üUeuto v cie automot . . . .
1
. __ e e uncwn.a-
n _ . · · ·· OJeS 1)8.ra_lZ'ldr;c Pc,·n
llt)'"l(ltte< · •; ' -!; •Ju . ..._ vLV ]}() Ca1· "-
. 1. al Lu aes<.ralTal'S"' j· . . •.. ·¡. .le
pueda ocmTi.,..lP 1 "' ve::;tiC uras por lo que
1
- a. ·a. :Iumamdad del f · B
os científicos v·filósofo ,· l uturo. asta a
' " ··
5
con o que le est' 1
a esta. Las civi1i
7
!:lr·i . . • a pasanco
a D ; ones son tmnbién mortales" J
1
- - • , cll eUDSC IP Jdeolo.gie v h· . . .· .
postumos expi
1
·ca co' l · . en os escJitos
. . ' " . . . 1110 os 1 J' .. d .
se liberan de las diferente" ,· .. " smgulares
fe, J·. - ''-'-J .. u .... v ua.'-Jnnales v
!•.S meenante h lJrorl .. _. 1 ._
1
- · . . oca-
"· . - lkCion me nven 1 t 1 ·
1
esrdritlY1J · , ' .. · .. . · ·· ·· CO .. am )leD la
1- .. Á _c. , ,, c1Sl se J· 1 . . . -
nniversal. A este r , listona en historia
l . euunc1a i\farx _ H . ,
,L:,er o clta-'- uut: «tr)d I ' v .. ew.eg-
, -1 • o o q ne se des· 1 1 ·
1ll11lldiR1 nn .,., :t. , - · ' · • · ·- lgna. ·a 11stori:1
_ -··· -.1'1-:1 • j -
hombre por eJ t, .. .. , c<l.
1
. · · .. a B. lO 1un:..ann ·c:.
1
• L,
1
·· · .. J •
c_.. e la natur::1le·-,
1
L-LJ h , ., eA,' L ... n1.o. que nevenu
• L.c 1e 1 ornnre :-{ .. -.
cha.cen esh iil+P1'1'I' 1- • , · .. 1. L uuque muchos re-
, ___ ..._.....,...., C'"""'" e. •;) r ..-.. 1 1 • J.. .
0
y la idea del Ser dell • uG . a l11Ul1QÍa]
- 1om Ie que esrJ en s l
cabe negar oue la técnic•l 1• ; d .. L e: Jase, rJQ
determü1a
1
b - . · '-' c..l m USLna Y e1 comercio
t ··lb . - ov preponderant:enTente, en tanto p.
le_ a1o Y resultado de 1a .. 1, ·.r . · qu ...
¿¡ "'' 1 .. - 1 . . • ·-:, -:J:C),üdccwn prop1a v es-
ia WGa la reahdad_ de lo reaL En
......n ...... u.a. .La..:>ci.elVldrY-V"é.l')· , l ,_, ...
en que se
1
. . . . 1 ·- .. :
1
Iencto ele a dimensión
«trahaJ·o" n1o1us:l.::1·l.efi'ciaJensamiento de éste- la palabra
· ....J una mer·1 · t .. · 1 1 -
tado. computable. sino CJt-te .. Y su resul-
:>et-lt'"i·c](-. }
1
c.o-n1.· .. _ ] .
1
1_. ··J. t_.,, pens.lda_ en el
.. . .. -' . t: ...., t: l 'l ¡ Í( - 1 . ,. . . T':'

-· ¡ _ ' c ... > e< .Jd .. >:lj!). es conceh·-] ·· · ..
1
CU1110 1111 1';1.\ nn .,,,,. ,· .-] ·1. 1 . lC U pt ll
·:•. 1 .• e nc L L c.e prr:-•ce<;o tliaV·cUcn
i l
d 1
· d 1 el devenir de lo oor n1eclio . e cual se esenvue ve
.1... • 1 . --;
C'Ue se COTlSlü;;;•n.i. fté';.u. .
. .
1 1 'l • r • . ¡l n ··ec··oJ'l ()('
0
He- fEs qu,.::· el traaa]O que umcame1 .. · : ..... """
ael es el lra1x
1
ío es¡Ji.átual; el trabajo

1-"·o '""' "'o' ·¡f' ·
1
,,
1 1
,,r:
11
wnl:o de este tral)a]O espln- 1.1 l.iU.l.C G...J "-' · .:..../ __ ,_.,_ --
11 -1.
t
. J .• P· ,., e¡ r.:.1 "tra.ba¡;U el y_· Lle el .lJ.J.. • dl(l _.1 ..._;:) V- . )
1
.. . . rl .• ;!,.,,.,;- 1..,; ('.;.,._,.1· 'l e; l1 p·v::u: ac1e1an te por Sl COll.hl V el LccLU-::J. "' e ' ' . • . , lO H'
mismo el movinüento, la for:rna de r.' .... "!1
definitiva, considerándolo como pnnc1p10 nlos?-
fico fundamental y generador ele his-
tóricas, Hegel entiende el trabajo, en cuanw
es trabaio hun1ano, como un n:omento
d
1
. r:. t l .... "o Ectp nos clice oue et espunu r e ' e S 1J u 1 lJ. ·:...u :'L - L • ..; 1 ( r 7 1 .!: . l . .J .... el::::\ ...... ____ .. ':l S yv OJ'f\.-
aoa.rece aqu1, pues, corno e 1<:::- ' '"'
y su hacer mediante el cual el se produce
2
si rnismo como objeto, pero que aún no _ha aprehm:-
,1;.:.) h iclea el'" sí es un trab.::tjar de ]a m1sma espec1e ....._..!....._l\ ... t.. ....... '-'_, -t, 1 . . : .. ,.....,.-...,""'\('-1-,..,-,,-r.cnt
del instinto, corno el ue 1c;.:, i.:.LLH::Ja.;., 'J'-'" •
sus alvéolos" 1:. J
Porque J\ilarx, a.l contrario ele Hegel, no ve la esen-
, ' ,, , , . . .. 1 .. __ .-.1-..c ...... lntn nue se
cia ue la reaunau eü eJ. u• .. '--''"' ... '1 •• ;
aprehende a sí mismo, él se en una
extrema con respecto a_ Hegel. V 1da Y dom11110
la realid2.d es el r."sultado de un proceso de trabaJO,
' 1 1 . J.;. O soa pen- en cu<:tnto oue este es :ra ):J. JO o,l.a.t ·- '"' .
,a
1
niento de:5de nue lo efecti'.,·ar:nen':e productTvo .., ... ' '"1.
1 . . l. 1 • 1 .... J .. {," .-.;(·"·vY>"YI'r-> '"' n
1
ellSilDl1Bl}L(). ya c. e tona p1 uu.uLLí.ULl -:;,:, - ·· . - -
lo considerenlüs como pensmniento
proyección rnetaHsica, o corno pensamiento c1ent1-
10 ,les Ceistes, púg. 558, ed. I-Idfmeist•;r. ?v!ei-
Leipzig.
1.\ 0¡1. •:il.. .¡;.,¡¡
DE LA A.:\'ALÍTICA ONTOLÓGICA A LA Dnm0rsró" DrALÉcnc.l.
fico-técnico o con1o ·una esquemática simbiosis
0
··ne., .. l.) d.a

............ .-.... \J e; .lU v.
. lógica y la etapa de la
h1stona ele la metaf1s1ca que el troquela como auto-
conciencia absolut2., elevada a del pensar,
el aspecto que podemos llamar me-
tahsico en el pensamiento dialéctico de Hegel.
está en ra;.lical oposición a la concepción
begehana del esp1ritu absoluto. A éste lo sustituye
por el hon1bre real y objetivo como verdadero ;u-
jeto, y por ello él no queda dentro de la órbita
"la metafísica de Hegel". Este, al tratar el pro-
l;ten;a c!e_l no tuvo . en cuenta el proceso
ae w. Ob]etivacion de lo subjetivo en el esfuerzo
d.el por exteriorizarse en el trabajo y en
eL producto de éste. El pensamiento y el esfuerzo
del hombre no proporcionan ciertamente una in- r ' ., . - ... . ...
ronnacwn mrecta acerca ele ello. Desde que la ideo-
logía y convicciones del hombre no son manifesta-
ciones materiales, y únicamente pueden ser apre-
hendidas i:ndired;;uuente a través de las formas en
que ellas se exteTiorizan, es necesario tener en cuen-
ta el proceso de objetivación de lo ideal, de las for-
mas e_n que concreta el trabajo en la producción
estos factores es lo que hizo Nfarx.
tr na de las formas que asume, desde vieja data, la
rl1.:l. ln ..,,,cd .. , .... .. .;nf"'l, .. -. .. 1.- -l .·/ , , - .L ---.-011 ........ u""' LculSJ.<...CL e; .S ll:l. a<.. () pcron O el
pensamiento dialéctico y su metodoloaía. La dia-
léctica no conoce, ni reconoce, las fijas de
las cC?sas y del pensar a que se aferra la metafísica,
Las formas ya fijadas, inan1ovibles íi escuetamente
limitadas entre s] desaparecen del h¿rizonte qne ha
193
(lcr
L
p-i1g.
en Vorl:riige ttnd
DE L\ AN.\LÍTICA ONTOLÓCic.\ A LA DDIEXSIÓ'\"' DuLÉc:nc.-\
cipios han perdido la forma y la fmidón eme se les
... 1 ! . l ..,......... 1 .. . • . ....1. 1
LiaOla as1gnacw. ns necu·, esos prn1clpl0s, ta.1 como
ellos encontraron formulación en la JóY"ica -lócrica
formal-, han perdido su validez. Además. ''el'' pen-
no existe en nilJ.guna parte. No es una
hipótesis sagrada, no exist'e de la \'icrencia
. ,_ o
funcional que le confiere la actividad del pensar.
El pensamiento no es primariamente objeto de los
principios del pensar, ·sino sujeto. Principios del
pe'nsar es un genitivC? subjetivo, pero también ellos,
porque conciernen al pensamiento, son objeto. De
modo que el genitivo que ostenta aquella expresión
es asimismo un genitivo objetivo.
La dialéctica torna problemáticas las leyes del
12ensar en su enunciado corriente. Los principios
del pensar tienen un as:iento, m1. asilo. ¿Sedan ellos,
como dice Hegel, un Tefugio seguTo paJa el pensa-
uúenm? ¿Acaso necesitan un asilo que los ponga a
cubierto, paTa mantener su ·validez v no ser desvir-
tuados? Se plantea el problema del origen de las
leyes dd pensar. Su lugaT originaTio parece velarse
en Ia oscuridad.
[Heidegger quiere rodear de cierto misterio u
oscuridad a las leyes del pensaT. La filosofía no co-
nocr-- ct'e-r
1
t,-n de '''' O/1·
1
•·1'-é-·::¡ D"'•-·'·J}l',., r r1·l TI'l.Sf"r·i,o T.i',-to .._. ut. ... .... U . ..__....
1
V.F-'C· __ i- _,._,...._ ... C ...... l..:;.:) C
existe, al m<-ngen de ella, sólo para teósofos y espi-
'+' · n 1 J , , .- -
,.¿ue no :-;e na ya oeve1ac1o que es e1 pensar
como energía, pase; pero no cabe -neg:u, y Hegel
lo ha destacado n1uv bien. q:ue los pTÍECÍDios lóai-
••; • ..... ...t.. b
cc)-formaies del con1enzando por el
de identidad no tienen 1a vigencia literal que se les
concede. De ahí que Hegel hava rnostTado que sin
195
C.\HLOS A.-, rH.-"I.Dc\
la interpretación dialéctica de los mismos el pen-
. ...
d, .
11 1 l ' . 1
no pue. e gu1arse por e .1.0S so ... o tnenlen-
dose al punto ele puramente fonna1 de su
enunciación. El problema -dejando de lado lo del
"asilo" ele los principios -se reduce al tránsito, nada
sencillo y fácil, de io fonnal a lo dialéctico. Hespec-
to a ellos, Hegel afüma: "Este principio (el de iden-
tidad) en su positiva A=A no es nada
más que una vacía taúto1ogía'' H. La identidad no
externamente, sino en sí mis1na, en su naturaleza
significa este seT diferente; la diferencia es la nega-
tividad erJ y para sí. Los demás principios, los que
son puestos como leyes absolutas del pensar, son
por lo tan:o, considerados más de cerca, opuestos
uno a otio, se contradicen entre sí y se superan
recíprocamente''
13
; es decir se anulan y conservan
al misrno tiempo. En la aplicación metodológica y
concreta de la dialectíca esto se eje1.i"tfJlifica bien.
Así, en el proceso dialéctico, la tesis es la identidad
11Ó.s la no identidad, es decir la diferencia. Esta
adquie1·e la función que le es propia en la ar;.títesis.
De ahí q·ue la síntesis contenga transfonnados los;
elementos corrtxadictorios de la tesis y de la antítesis.'
Desde el punto de vista lógico .forrt1al, que estatu-
ve A= A, este tránsito dialéctico no sería posible.]
H \Vissenschuft: cler LLJgik, Bil. U. p<lc(. :28. ed. Lasscn.
Hi Op. •.il .. .Bcl. U. p:c:.::. :25.
-Apéndice
TEX'T'OS DE
l\IJ A R TIN I-IEIDEGGF.H
DE L\ ESE>ICL\ DE LA VERDAD
El p-resente ensayo \lon1 \/Ves en der \N c1hrl1eit r:o:nstituyó
el tema de una con/erencia pronunciada por rdartin Hei-
degger el 11 de dicie·mbre d(;;' 19.30, en la "Sociedad Aca-
cléTnica LiteraTia" ( i\l:adeLT:tische Literarische Gessellschaft)
Z
r · 1 / .1 7 • 1 f · 1 • • ' 1 Od
ce L'J'!,)U,rgo i,hvenwnza), con.·-erencw ecu.uzaa en . ..-: ....-> y en
seg-u.nda edición e·¡¡. 1949 por Klosterma;m, Frankfurt mn
.. cort al{!.ttl?.at: LZ1?t·pZ.iaciones !,J Ltna nota fin.al. .E.r;lc ·ori-
mer texto de -la co-nferencia no dicidiclo en acá·pües subti-
tulados, conw en sus posteriores ediciones, ofrece un par-
iiculaT interés porq-ue nos Tn-uestra la labo-r áe integración
y ahondam..-íenlo Iemáticr1s ¡·,¿u/i:-::.ado por H·"iclegger.
Debe tr:ltarse aqc.u cte la esencia de la verdad, es decir
de lo que a toda ve.rclad, en tanto verdad, la hace tal. En
la inten-ogación por la de la verdüd, no nos pre-
ocuparr1os de si la es l111a verClad. ele la experi{::ncia
d1cc b vida, d1ci cálculo econ/n-::licc>, de la :c·t:cHexión
técnica, de la perspicaciéc polític::1, de la investigacióp cien-
tífica o de h formación artística. Haciem1o abstracción
de todo eso, preguntamos ¿Qué es verdad en general?
.. caso no nos remontamos, con esta pregunta, en el
vacío sin asidero de lo ,general, en el que uno queda sin
aliento? ¿-;( la altit1.1d de tal interrogar no bace evidente

_\f\.HTf0." f[J,:mc:GCEH
la total carencia de suelu firme de la filosofía':' Por el con-
trario. un interrogar radicaL que toma en se:·io la realidad
tiene que conclucir · directamente dd principio al fin y
sir: a la pregunta: ¿Cu<:í.l es la verdad real, que
hov nos ,l vuela en la tribulación de los acontecimientos y
mantiene en medio del c:os el<' las opiniones'? ¿De
qw§ sin:c, en presencia de csta efectiva penuria, le:. pre-
gunta abshacta por la esencia de la verch1d, pregunta que
se aparta ele todo lo real'? ¿X o es la interrogación. esencial
lo más inesencial v, al mismq, tiempo, lo menos compro- .
•)
metedor r1ue puede preguntarse:
Nadie habrá de sustraerse a la evidente certeza de es-
tas reflexiones; a nadie le está pernütido despreciar a la
ligera la seriedad apremiante de las mismas. ¿Quién habla:.
Pp o.st0C' ("\ljnsirler!lr'Ír"\nes V contra. crué se leva:nta Sl.l celo)
i., humano común, el que
se subleva contra la filosofía, y con esto sólo se pone e:ru
evidencia la situación a la que toda filosofía se ve cons-·
tantemente desplazada.
El entendimiento humano común posee su propia nece'-
sid;lrl A H"'l'.'"- "'-' dp!·<?d.''.C' t:On. l2 d'7' qne dispo-.
ne: la apelación a lo naturalmente obvio de sus preten-·
siones y reflexiones. La filosofía, sin embargo, no puede:
jamás refutar directamente al entendimiento humano co-·
' / _,_ 1 ... .., ·· 1 ......... ......... •'.: .,.

J.--:..1'"Jl.J., porq·ue este es S(Jrú.u a. J.cu.t:,u'-"t.JV· . ..r1..-r "'"'
está permitido siquiera querer de inn:ediato rebat1rlo, por-·
que el entendimiento humano comun es c1ego para la·.
esencia de la filosofía. ¿Quién es éste que llamamos enten-
dimiento humano Nosotros mismos, incluso Y jus-·
tam.ente los que filosofamos, los que ahora hem.os ved do·
'1 caer en la pregunta por la esencia de la verdad, como•
en otxa cuestión cualquiera, que solemos plantear, como•
cunndo casualmente preguntamos por el tiempo meteo-·
rológico.
La verdad real debe ser interrogada y enunciada. Se
reclama la respuesta a la pregunta, dónde hoy nos encon-·
tramos; aun más, se quiere saber qué es de nuestra situa-·
ción hoy. Tal es el Uamado del entendimiento humano•
200
j)E LA ESEC\CU DE Lo\ \'EHDc\JJ
común. ¿,La· verdad reai, por con.síguierüe, es tam b.i(>n
··-crdad? En el ardiente llaimtdo por lct verdad real se
quiere, pues, tambiéh saber qué :se entiende en general
por verdad. ¿O se sabe esto sólo asL en general, sólo apro-
ximadamente, sólo así por sentirniento, es decir que en el
fondo, a pesar de todo, y en sentido estricto, en ahsnl11to
no se lo sabe?
¿Qué se entiende, pues, por verdad? Verdad comprende
aquello que hace de. algo verdadero algo verdadero. ¿Qué
es algo verdadero? Decimos, por ejemplo: E.-; tm verdade-
ro placer trabajar con este o aquel hombre. Queremos con
ello significar que ·es . un puro, efectivo placer. Lo verda-
dero es lo real (lo efectivo). Conforme a esto hablamos
nosotros de verdadero oro, a diferencia de oro falso. Oro
falso no es aquello como lo que éJ aparece, o sea como
sólo asemeja. Lo no real como lo opuesto de lo real ver-
dadero. Pero . oro aparente (falso) es también, sin e m bar-
go, algo real. Por consiguiente, expresado más correcta-
mente: El real y auténtico oro es aquel que, a diferencia
del que circula como igualmente verdaderu oro. e:; en
\iGl'cLi.d oro. ¿Fero qué significa aquí '·en verdad'? Oro
verdadero es el que está en concordancia con el oro real,
con aquello que nosotros de antemano entendemos real-
Inente por oro. Inversamente: donde sospechamos oro fal-
so, decimos: aquí algo no concuerda. Cuando es corno
corresponde, decimos: la concuerda. Cou otras pala-
bras, llamamos verdadero no sólo todo placer, oro y cosas
similares reales, sino que también llamamos verdadero v
también falso asimismo y ante todo a nuest1·as proposi-
ciones enunciativas v conociJnientos. El enunciado es ver-
dadero cuando lo mienta concuerda con la cosa
la cual él enuncia. También aouí decimos: esto concuer-
da. Pero ahora no es la cosa que coincide, sino la pro-
posición. Lo verdadero, ya se trate de una cosa verdadera
o ele una proposición es lo que coincide, lo
coincidente. Ser verdadero o verdad significa coincidir, y
en la doble modalidad, primero de la concordancia de una
cosa con lo pre-mentado como propio de ella. y, en segun-
:201
.:-,·lAHTl.>i HElDECGEH
do lurzar. de la concordancia de lo mentado en el enun-
. 'l .._. ' 1 _ -..- • ,:1¡::.,¡ r•tlil!(>lrli)'• se
Cl<:10.0 Ct)ll tct cu::,a.. .L..;, ce: uvu e:; • ..
expresa en la tradicional _definición de la verdad: \'e ritas
est adaequatio reí et intcLZectus, h ·verdad es la congruen-
cia de lu cosa con el cCTlOCÍl11ien.t'J y vice"tler-sa.
1
- 1 , , - · ·
1
l. -1 ,. :1 no --er
Lo coDtrario e e la verc ad es m no 'v eru;; L •. J.." v- -
dad ele la cosa es la apariencia. la no verdad ele la pro-
posickm es la falsecla?. En ar11b?s _casos .. calJe aprehen,der
la no verdad como falta de comcidenc1a, no con-
- l' , · · ·- ·l--

A l.or"l
cordanc1a; e la es 10 concranu L e · u '-_ u -" '-'" • · "u. ',
que se trata de indicar la esencia la verdad, esto qu:
"' 1" onone puede evidentemente deJarse de lado. La vei-
Sc e 1 • ·. · 1 1
dad es así como la doble concordancw: de em1ncwc o y e e
lo mentado en su constante congruencia .
El primer paso del conocimiento esencial es lo que est:i
l
· __ • ·Jul· lu·· L:Ornúnmentc se entiende por verdad.
11 J: . ':l. "' ... "'·""•""""•"""''.
El proporCiona tanto menos h respuesta a la pregunta
esencial, qc.1e con él no sólo no se acaha de a la
cuestión, sino que ni siquiera se
, cón1o int::rrogamos ruás allá de lü esencia comun ele la
(¡ ... - .... -- ' 11 -1..:.-..
verdad .. v la pone1nos en Guoa:· rara escu, l.J.t.t.:>Ulct .uc-
ne dar evidentemente ocasión. El saber usual conoce
el ser v•::rd<.i.dero en lu. dobl.:-; sig::li.Hcación aducida del enun-
dar: la cosa coincide, la proposición también; o se.a es
verdadera. Ahora bieD, si se quiere saber más a ±ondo
córr.o debe ser entendida esta correspondencia, enton:es
se la investiga no tanto como de . cosa, smo
del enunciado, como congruencia CLel enunc1ado con )a
cosa mentada. Conforme a vieja tradición de l::1. filosofía,
- 1 • l ... ,."... -- V""'d"r1 del
verC1.;lCI. e11. PI'liTler )' ' 1-' _ .(· j ---L , ,..,.._._a...... ""
enunciado.' También nosotros hemos ele converger en la
dirección trldicional de la C1.1estión. ')
¿Qué sigmfica concordancia del enunciado co:l. .la _cosa,
¿'Sn qué tiene su interno asidero _Habla-
lTlOS de concordancia en distinto s1gnibcado; por
en presencia de dos monedas de cinco rnarco,s que
sobre la mesa, decimos que concuerdan reClprocam_em:e;
ellas concuerdan en un punto. en el aspecto que t1enen
202
cor111í,n; por eso ellas son, en este:: respecto, iguales .
c.e este, l1abü.1n1os cunc<.Yt:c1ancia· cut:l:nc1t;
otn?s, por ejemplo, acerca de mn ele dichas mouedas. for-
n?uiamos el enunciado: esta moneda es redonda; el enun-
r•nnr''l1:lo1•r·i•1 ''"' .. """ l . ., . ·. 1 1 . ·
-····· , .. _ .... -- .......... ._ ................. ._..,;u Jc.t. \..., ) . ..,ct. ex1sce J.a re ac1011 no
y s_Lno entre enunciado y moneda.
e Como ha. a. e ex1stlr aq m una concordancia, donde bs
cosas . relac10m1das, palpablemente. son pues del todo clis-
t' t ',) 1 d ' ' '
m as,; a _mone a es metal, el enunciado no es ninguna
"'"'S'' ,..,., ., "
1
. 1., --- 011 .. el ' , el .. . l
-v '" "<' u1 t:: .<< es renon · a, el enunc1ac o no tie11e
ninguna forma espacial; con una moneda se puede com-
p;·ar algo, el enunciado no es un medio adquisitivo, etc.
obstante toda esta desigualdad entre ambos, concuer-
da el mencionado enunciado con la monecb, v esta con-
cordancia debe ser una congruencia. ¿Cómo Ío · eni·eramen-
te dispar eJ enunciado y la moneda cbben ser conaruos?
Más tendría absolutamente que
0

larse a SI m1smo: sm embargo, esto él no puede hacerlo
si, como enunciado, debe concordar con la moneda. En h{
el enunciado tiene justamente que qnedar,
......._......... ..... -- ,_ 11 - .-.. .. - 1
... '-'- ..:.. . .:.c.::,c:LJ.. a .:'.JCi lU y_ U e e1 eS.
¿Qué es él, que es completamente distinto de la cosa?
El enunciado es tal, que en si, er: lo que él es, se refiere
la moneda, en tanto a ésta h mienta. Una de las mone-
das no mienta absolutamente a la otra. Ambas monedas
. no se mientan ell:::s nc sen ni siquiexa
una hacia la otra, ü1díferentes. Porque para seTlo tendrían:
por .lo menos, que mentarse mutuamente. Ser moneda no
sign,ifica ment:1r a otra moneda. Por el contrario, ser enun-
ciacio significa en s.í ahw exnregado v r-"• P<=tc ·rr,... '"en"a"
l_.), J,-y. :_, d T":""._- •.-_] " ._....,_.) ._ ... _ .... J..-..J..,...-o.. .Í
Ce ::L¿,O Gt:Lc,ü1H!a o. cnunc1auc es en s1 un 1nentar, enun-
ciar sobre algo, es un ccmportarse con relación a ahro. v la
congruencia de1 enunciado con la cosa es un co;,-e:sÓon-
ders_e en el cm:nportamiento. Esto signific:1, cerno
tamiento con Te.lacion a algo, C\)mportarse así como acp:tello,
respect? lo cual ei comportamiento se. comporta, lo Te-
dama de el, en cuanto es este comportamiento. Este asf como
es el mandato interno bajo el cuaf está el enunciado. A este
203
tnandato lo aporta consigo el erlunci<H:lo, pero el enunciar
como tai no se ]o ha dado a sí rnbruo, SiDO q<lC' su cum-
plimiento le ha sido encargado, en tanto él es, a saber, un
comportamiento.
La elote de todo cumpul·tcwüento, con1o taL contiene el
mandato interno de ponerse a tono con aquello respecto
a le cual el compol·tarniento se comporta y en el modo
como él se comporta. El ponerse a tono dd cornportamien-
to es además un abrirse a aquello con relación a lo cual
él se comporta. Por eso decimos: todo comportamiento es
manifiesto. Sin embargo, no todo comportamiento es un
poner de manifiesto, en el sentido de la determinación
cognoscitiva o incluso teorética. Lo que se hace en el oficio
sólo er:. _L:)Ost y coejecnción del trabajo
mismo, es decir en el con1portan·üento productivo. El taller
no es sustituible por una mera toma de conocimiento,. todo
lo rica que se quiera, de la obra terminada y ahí presente.
Análogamente, al arriesgarnos personaln1ente por un hom-
bre deterrninaclo, nos acercamos a éste, sin acech<:u en lo
lllÚ::, lü¡ilÍ.iúu l\)5 este n recabar
in.tonnes morales sobre el n:üsrno. El arriesgarse por él,
como comportamiento, lo pone ele manifiesto.
Comportarse es un revelador ponerse a tono con algo,
y, solo porque el enunciar es también un comportamlen-
co, le es pos1ble, al enunciar como comportamiento, concor-
dar a su manera con aauello con lo cual él se relnciona, ·
y en el modo como se retaclona. El ser verdadero del reve-
lador ponerse en consonancia con algo no es propio del
enune1ado con1o enunciado, sino del enunciado como com-
portamiento. Con esto, consiguiente, hl exclusiva con-
slgnación de la verdad al enunuado, al juicio, es recono-
clcta, en etecto, corno unilateral y excenor. .t::l ser verdadero
del ponerse en consonancia con algo, se extiende a través
de tado cumportarniento humano. Pero, con inspec-
ción ele la amplitud del ser verdadero, se establece l"ecién
la precariedad del uüsmo, y entonces tenemos que pregun-
tar: ¿quién o qué imparte a todo comportamiento el man-
.'204
L\ \ El\JJ AD
dato interno de po e t . n rse a ono con algo, v cómo d
com_oortamient.o. 1,·1ce , - pue e el
- ___ L rse car2:o ae

""' Pl .
- ". -
punerse el comportamiento en ·conson.,I1C·.
llo rcspeci:o a 1- 1 'l · « ·w con aque-
do, a su vez ¡u c:ua e se _comporta es sólo posible Cll<=tn-
. . , , e cornportan1ren rn el e e"J·o r·,.., ., 1 · , ,
CUal e] Si"' C0!"'.1L'O!i:a se rl .. ·:-: u •• rc,:lél\:Jn a .1\J
1
".. .f'!.. .. _.. . CJa, Cl• Ce< <L Ccbu, 1nt:::·du v xe12:u
';lL. e '-'uuH) e::> re regular puede enrrn e , .. cr ') . ,: . . -
el comportamiento ' tiene
relaciÓn a lo cual él se .. que e epr a aquello, con
tiene va el comno --¡· • comporta, que sea regulador? ¿)[o
· _ · ... , mn1ento C'ue t"'ner an•--- _{ . vr-:ntaj·a;.J Tien- C> 1 i c<.Lt" .'>1 1111Sll10 una
e ._n Sl que adelantars" · l' ción a lo cual '1 . e a aque lo con rela-
que e se comporta y tener delante de sí alrro
sencia, de algo que enlaza. i\1ediante la
es ,:¡_ .:::8.1 antia (lo que enb.za) e . ·¡ l
C!a la rea]:l p011e·r·--e. -to <.1. s posiJe a lo • b e . .'> el no con a ao.
Al m1smo tiempo to 1
. o .. ,·f·· , · .' .·. e o comportmn1ento pone alrro ,. 111.:1Ll lesto. Descubnr ala .. ·· . - . . .
. b ue de i(J'ual mane. . , d. oo y un enlace pertenecen
o 1a a a comportamiento ·Q [, ··1· ·
1
1. entl"e ambos? La "b'l"d ·'d l . . . ·.e ue re a.cwn 1ay · · ' P051 1 I a e e mam1·estac · ' · . f 1
t
la _p.ermisión de1 enlace o ésta se Junda -c:1 en
.e'"'"'"'"'" L, n . . . _ .. VlC en-
.L ü.i"lJl.tt: d cvmpori:an1iento tiene visi-
f
> . . - .. - en pnmer lugar ante sí ·:ti o· .
Iesto, para tomar en esto lin·- , .. ; , .e ·=>o 111<1111· · . ,l rnecnoa p·1 ... , .,1 n'. - n
no pert:nece entonces lo manifiesto.· ;;11" .. ¿ L ero
lo que hace nosibl'. 1· .. , d . ' . plunera Inea, a - "" e .l concor anc1a de·l , - ·t · 0 ·Mas por ot . " . . 1 • · . • con.po1 arn1ento, ' ra J:;alte .:.como omen toma h nwrlirla ,:¡ h
ponerse a tono con alao . ·t 1. . ... -· -----·--"-
teres de med"d· ¿'"' l, Sl .es e go no muestra los carac-
1 . 1 a Y e proporcionar medida? ·C
1
re.a.c.wnan recíprocamente pbner ala d. : ... m"?o se
mislon de enlace? no .. : f'o __ e mamhesto y per-
claridacl l· ··"·l· . , a. Jaya alcanzado ninguna • - ,:¡_ I'"' ac1on enüe ·nn 1Jos J · ' · 1" o•'"'- .,:,. d, , , .. - d. · · ' · , queuara uznorad-
1
'-"c""':"a. e 1a c:uncvr .. anci·'l · · · '
Y con todo · b · · . 1 · < • •
·
C(J
"·' .. t
1
' su s
1
Iste a go: la mterna posibilitación de
uO.:OÍ a es corno e pone . d respecto a alo·o , . Ise el comportamiento
enlace v ade;,ás y:czl e.n que est,e ·l·slempre .tiene en vista
l. 1· l _.-_, J se opone en ace. La mtermt posibi-
IC .t: clt: a concordancia, es decir ele la verchd .. - ,·,., en rener .
1
h .· ·t 1 . .
· · ·· , cons1stt. . . , . . ' ' vJ:; a en ace. La mterna posihilirlnd de algo,
possíbili.tas, vale pal-a la filosofía, ya hace tiempo
. ..,
0
'Y\ 1-.,,e.,..,·"')s , .. :l?nnPc: (·\nnH-. esse.ntia. esel1Cla c1e 1Jna cosa.
y \._. JL1 LJ\..1. .i. ..U;,...,. .._ .....,..._. ..... .._.... .._._., ""'.J---·.. - el 1
Si el primer fue la indicación de la e a
cosa, la indicación de le. esencia de la_ concordanCla,.
ces el segundo es la elucidación de la interna.
de lo que nosotros indic:::trrH;s corno la esencu1 .cornun y
cuya posibilitación consiste en rener a }•"- v1sta._ ..
hen
1
os apoderado con esto de h esencw. Ge la veraact.
ha sido captado todo lo que en estos dos. pasos se ha men-
__ ,.,.""' ele h verd.ad'? ,.;Oue pasa con aquello
a i'a- vis.ta, ap1:ehenclimos
como la interna posibilidad de 1a verdad? ¿Que .. acon-
tecido va en esta concesión previa de enlace y Tener
enlace 'a la vista supone ya estar en libertad para umr, pa.ra
. ' 1 TJ.- ", .....:::, ........ .... (.t::\ ') Sllc:ro
hacer etectlvo e1 . .L.u e;, Lvt.ucc.t.>c -- ·'"o J-- • •
,,1 <:Pr uara ako. Sobre la ba:::e ele la libertad acontece
el cual todo comport:lmiento se deja


medida. El fundamento ele la de
la -concordancia, es decir la esencia clacla r:le Ja verdad,
es la libertad.
, .. • _ ... ..... ... ," •.1-:.•n pn . c1el.
.l.\.CI....:.tGJ.1 \...V!..l. ._u-'..v r-w-··- - .. /
fundamento de la interna p;sibihdad de 1a esencia
de la concorda,lda hemos llegado al la
de la verdad. La esencia de la verdad es la libertad .. .Hay
.(lúe contener todo el a:-:oü1bro -:1ue pro·,;oc<.i. est;¡ t:::s1s: b
esenCia ele la verdad es la libertad. Comt:nmente chocamos
y .choca la filosofía con l2. libercs.d en de la
· ;,Voluntad y precisamente del obrar n1ora1 pracnco;
. ta:J:n.bién la verdad, que en primer lug:1r y predomman-

52
reserva . ::1l con1portamíenl:o teorétko, al cono-
d.e1:;c su esencia .!a
1
l.i1Jertac1. Sin dt1da,
i- -
1
u. 1-- .. ,.ti<crno intento a1Jrebender. con1o
l(J (-:1 e; 1-l. ....;,·".LL.LL '- .;.¡. ...... -.-o'·-·"' · t ...
v.erdad de proposición y del lagos. es libertad en su
e.stado esencial.
.· ., En toda proposición, aun en la más vacia e indiferen-
dornina, como esencia suya, la libertad. Pero esto, en
úl,tima instJ.ncia, no es obvio. Para poder llevar a ca?o
un :teto, y por consig11iente Illl acto del ennnc1ar
DE LA ESE.NCIA DE L-\ VEHDAD
teorético,. asentir o no asentir a una verdad, el que obra
1
1
''h.· ..·:::... ·_
1
,
7
;;,c:.r)-c.. ·-.... !.
1
1 -- ·
-·e • - • - ·., " , , u u 'i< • lli C <::Cll110S que pa.ra
la comuni...:adón, aprupL1ción de verdad, se
tm obrar libre, sino que ia tesi.s está concebida
as1: libertad es la esencia de la verdad, de la verdad mis-
ma, su constitncír;n esencial. dEs esto obvio o ao más
bien t<<n S•,:·rprendeui:e Ll u e nosotros rechazamos esta tesis
con tu.nti1 rapidez como facilidad? ¿l\io significa poner la
esencia de la verdad en la libertad, abandonar h{ verdad
a la libertad del hombre? ¿Puede ser más profundamente
mjnada la verdad que entregándola a1 arbitTio del hombre?
Lo que }urante toda discusión se impone al sano juicio
se mamnesta abara claramente: la verdad es rebajada a
una propiedad deJ snjeto humano, el hombre es, conforme
n. st:. vo11J.!'ltJ.d, la :l1"1ec1ida ele todas las cosas. QtLe el l1on11)re
es el refugio de la Lllsedad, disimulo. mentim, error. en
síntesis. de todas las especies de no verdad, ¿quién
negarlo?
1VIas, si queremos asir Ja pura esencia de Ja verdad,
tenemos q:1e n:antener alejada la no verdad,

lo
OlJuesto :1 h1 .Jr'IF-'·rrl ·nn r..::..·-1¡::,'1. l q o• .. r.:-. ...-. ,.-.;,..., -1 .... l
ser reducida ao.la

nuestra tesis la resistencia más eT:.érgica. a la c;ue le est;í

e · 1
1
1 J:.. , -,., ·
• ••. u . . -u Le :. :on eL apoyo a e a ·1.wsona nliSn1a,
pu;:;s para ésta val,:; h verdad cmll.o lo imnerececiero, eter-
no. ¿.Pero puede algo semejante ser edificado sobre b fuera-
ciclad y fragilidad del hombre? De nin,Q;una debe-
mos permitir oue a estas ideas se 1"1 ·v-ico•; ;.o

..1. ,_; . "' '--' •..- , ...) _.¡
tampoco dispensarnos de inteuog::1.r si esta en
eral b.a CtJ"nl.J;>rendido 1lo cCIJtTa lq c1.1a1 Si3
_, • o , 1 1. • ., •
ue_ o si 1a ¡egl[l111a uereTJ.sa COI1tJ.·a esta tesis 11\J tTastrueca
trv:b.
La esencia de la verdad es la libertad. Pew esta liber-
tad ¿es .una propiedad del hombre? Eso no fue afinnado
en nuestra tesis, pero no se dijo tampoco, ni siquiera fue
qué es la libertad. Por consiguiente la tesis
quecia s1endo precaria y expuesta a Ias objeciones del en-
tt:nd·imiento humano AsL que de lo que se trata
',\\
HEIDEGGER
d 1 O
ntra los reparos de éste la afirmada esen-
es e sa var, e _ · . · . .:. "'" ...., • "t , 1 . - 1 ·•()-
11
--- J·Lert·1·-l '-''-l'-"·"-'J g_._,¡:; •• t>Sv IOS
ru:• R verc.n.\.... e JI.J .. lU . _, "'-- . . J.. - • 1
----:-. --
0
- -somos d entendimlentv cotnÚn, salvar, contra el,
nusn1 s -
l' 1 ·: del
l
. . · ._ ,
0 1
·
1

1
plica nin(run_a conso lC ac1on UJ.c J. J. a esencia, L ' o
1
.
· 1 · · ·t e ·enci'll sino c¡ue en e poner en
n btem.c o conoc1n11en o s " .. . _ _ .
-b 1 -1

ele 1·, e'-···ncin rr"f'it'-n llega a su estadio
ora a ......................... ._,
decisivo el conocimiento esenci<tl.
I
:.s t ·, t J

efectuado en tres uasos sola- Tlsta es e nl0111d1 < J • · "'
1
,
men,te Ja captación ele la esencia. ah(:nt lltace,r
· 1
5
, nl-"
1
,.
1
la esenCI<l e e L1
llr.,..,.•"'\1" ...., so,.• (::"'11 !'.t. ... _(, ----··
C:;n segundo estadio; frente a .la
· · ' d la esencia se trata en el segundo estadiO,
·1ae primer paso segundo estadio es la
e po enclai .
. ·. rd· d
salvación de la esencia ganada en su e::;enc::- l a ,
La esencia de la verdad es la libertad.
···e··rh,d y libertad sean propiedades clí-"1 homb1e, cdt:. don
en una afirmación semejante el de
l b
. ·? , E. "1 hombre solamente esta cosa lunatlca, obs- 10111 re. e· s c. ·-
1 1
1 d ·ti b-1stante tinada, dotada de razón. en el cua a verc a <1 ' ,
, l · d ') Q ·qu/· rlel hombre se forma, C'118n- nlal a o¡a •a, G '- , , V .• '. , 1' la
6o se I1üce sospechus<:L m lfeu·ddcL.iuüt :::,e "'.'1
. , . .-, h libertad'? Para -un amen ar escc . . - .', -· \•t.l(,, c.'
'' ,,k'·l-·lctOfl'l del ,. _ , , . ._,,. .,.,..,
0
,.t.,c1a nnn acotacwn sac1s , •
üene que ·''-- "'1:- • •· • 1. <:J p · , • · l 1 "''''JhlPl'''' ;¡, 1., d{:'l hon>._fP; · PlO
ctGI1llDlG c.e.l.. 1-' ... , .._, ...... d ......... '- .... - --·... . -<f, • . ,
, . . 't'
0
r"'J:Jroch·lr ·11 entend1m1ento comun 'como nos pernu 1111 s e . • ' - . d 1 h 'b.
"r· ,_ -. d · la .J
0
Iq p··ea'UI' ta por la esencm e. . o m 1 e, 1aoer esculC ü '· Á .-:; - • • c1 d ··
cúando nosotros mismos nos dlspensa o e mte-
.rrogar v decir qné es la libertad?
, . ·' .
' . · f · · · te') Parece as1 'Y sm - . Hemos omitido esto, e ectlvamen ; . . . . - . . ·., <'·
, -
1
. . 1 . .. ... ,,_, r:•·¡_ de l,c eSeuCl.o. ·"'l1-.11)·ll'CJ'Q. 10 iPdagactO 1aSUl al\)[ eL . 't · ' ::o • ·• • • os en la s1 ua- de la verdúd ha logrado rustameme ponet'? · .
1
· . ..
··· 't'· t" nor el hon1 )re V ciÓll rl e interrogar hlOSO 1C:J.l11e!l L r - · . . } · .
. .. . .'-' -v - 11a si' do d··lda la respuesta ··deoslva a a pie- esencw ... 1a - • . ,_ ., · 't _
crU:nta sólo qué nuestm entendin_11e_nto d-preclpl a
" . ' - - .1 . ¿·¿ . erdad v hberta no son damente la ha ma enten 1 o, v - .
, e-
. l l", del hombre el hombre no es soporte y pose
plropilec eH l, }¡'\)•'I·t·Hl sino ctne todo es. rnús bien, a 1a e or e e ver e al v .- . ,. , .... - -_
inversa.
¿En qué medida? Hesultó que el comportan1iento con-
cordante · con relación a ah2:o se hace posible mediante
la permisión de enlace. ¿,Córr:c, pregtmtai11os, en cada
caso, el comportamiento con relación al ente al·· cual él
se comporta, deja a éste, siempre y a su manera, operar .
el Pero e1 ente, par.tiendo de si mismo; poder
atar a el al t1ene ante: todo que estar
siempre n;.anifiesto como ente. El manifestarse del ente,
por coü.signiente, precede en el comportamiento a la per-
misión de enlace. Con lo ya mencionado en la pregunta
por la i·elación de estos caracteres esenciales del estar
manifiesto v de la oermisión de enlace, nosotros
de nuevO: dentro del comportamiento. .. .
• quiere decir, el comportamiento
descubrir aquello respecte a lo cual él se comporta? Nada
menos que el -comportamiento tiene ele antemano que
. d¡:)jar §iempre aJ. ente ser lo que es y como es. El ente no
pochía nunca llegar a estar manifiesto, ya sea objetivamente
o no, si eJ comportamiento hacia él ya de antemano no se
mantuviera en un dejar que los entes sean. U sna1menl:e ha-
blamos de deiar ser o est:F, C'11an.ln D.I'SOt:>:ns, por 2jen:::plo,
prescindimos de una: empresa planeada; a una cosa la deja-
mos ·estar, vale decjr no la tocarnos. cuando nos ponemos
en sitlmción de no seguir trabajando en ella. beiar estar
._, l!Tr' t1'en, .,n,; -...-, ... ·1ec:at1'V·\J. e1' o' e IJ'I·escl.l1d'¡·r
-:-t.-
0
.... - ,..._......, ..._"-:! ....... ..).t.bJ..t...l..l tLa. \) 1 -, , . , .
de, renunciar a, el que imperceptiblemente pasa al . .abste-
nerse. Dentro de nuestro contexto, tomamos con mayor
amplitud y más primariamente el concepto de dejar ser;
entendemos por él al deiar ser al ente corno ente. Dejar ser,
también alií y justameritt-: allí donde no tanto nos aparta-
mos de algc, sino donde .úosotxos jLtstarnente nos volvemos
hada algo, donde 1o dejnr.Qos y 2es;:u-ro11ar poder y
medida sobre nosoüos, y 2onde preservamos, cuidamos y sal-
vamos al ente como lo que él quiere ser y debe ser. Este
or.iginario dejar ser ente come) tal ente otor:sa de antemano
a todo cornportamiento su de acción y su usidero.
En el dejar ser al ente en cuanto t:'lit·e acontece qm; algo
así corno ent·e en genern 1 t:·stú n b vista, El
\1 '\i1'ti.?< t [EIDEGGZR
del
tai (a su estar en mecho de él), que acontece en esta liber-
tad, es la Exjstencia (o se:l la esencia del hombre).
La libertad como el caracterizado ctejar ser al ente como
tal es originaria m en te en sí ec-sistente. Libertad no es lo
que el entendimiento común hace r:ircnhr bajo e:>te DGElbr.:-,
el surgir, de tiempo en tiempo, del deseo ele inclinarse hacia
e<>te o hacia aquel l2.d0 en el acto de elegir, tampoco la
libertad de poder o no poder hacer. En la libertad, como
el dejai· ser al ente corno tal, consiste el acontecimiento de
la Existencia del hombre. En tanto este hecho acontece, es,
en el modo de tal acontecer, efectiva la en sí manifiesta
separación entre ente y ente. A esla separación real entre
ente y ente, en cuanto manifiesta, la llamamos el Dasein
(el estar ahí) del hombre. En la libertad para el dejar ser
al ente como tal se libera d hornbre para 1a Existencia del
Dasein (del estar ahí).
Esta Existencia del hombre conlienza en aquel momento
en que el primer filósofo se irguió con la pregunta: ¿Qué
es el ente en sí misnw? En esfa interrogación, acerca del
eTC.te como ta.l, fue éste al mismc tiempo experimer::tado TJOr
:::--:·::1-:s:·::.. vez, / Jc-:::>ue enronces estamos r:osoüos irrcvoc:1-:
blemente en la historia ele este existir. La liberación
bombre para el Dase-in e;cist.:;nte comienza en el filosc-b:·
y como filosofar. Con esta Hher1.ción S·2 :"='
historia y en esta liberación recién se revela la nat:1¡·aieza
en eJ sentido o1·iginario de Ic;. ?hy8is. Esta.s cosas: co-
IT>ienzo del filosofar, iniciación de la d,:;l hG::.1}x::-
y la revelación de la natt:.ral,-:::::a con-::o t::J.I, a?n:Ttccer.:, y
son er.t ei Ill.ÍSE1ü iDstar1t2 c1e.L
. :¡ ¡ -,. ·e . . . ·¡·· -
p,'>l'() s1 e1 holl1 Jn; ;:orno uu.se1.n e:nsrem:e se Ibera
Sil libertad en el d<"Í;lr ., 1'"' el ar1Jit,·io
no dispone la v;i hombr:;o DO la
como propiedad; sino, a la inversa, la libertad, el Dasein
y revelador pose::; al hombre -y tan origina:r·ia-
rnent::c que la libertad sola at1h':s lo hace posible para su
esencia a él rnanifiesta. Por eso 1a libertad así entendida,
c·o¡no dej;tr sl'r al cnl<-· como Ltl, es, a fa vez, fa fbmcanlt•
· el 1 erdac
1
La verdad no es absolutamente una esencta e a v .t. . . •
". ,..1""1 l•nrn!-,,·p sino !::1 n1an1flesta eXI)OS1- C0Vl.l1!Lltlrl ..... 1.. .................
ciÓn de su ser en el ,:-nte re,:dado corno tal; y porque, a
-"rJ ...

de·;c'Jbre a su manera. y se pone causa e e e:o,. , Lu u • "- , '· - ' . .
.
1
tono con rrquello respecto a lo cual el se comporta, la
' t · · el .,1 .]e i·w e•; cleci:· la libertad, le t1ene que conenc1011 c. ... · ·
d l
,, _,·-.J..-:. .-1:..., 111.D.nclato ir:terno.
l1aber Clt_J_Ut?u:..i. l.tUu: '--l.'- _ ... _._. ' '
El hombre existe, esto ahora que el esta en la
verdad expuesto a la revelabiliclJ.d. ::lel ente como tal. Pero
,....,,.,,,p b verdad en sn esencia es hbertad, por eso el hom-
b
r .. - •J. -- .. e--1- de]''"'' SPI' '1 1 r)uecle tarn hién no dejar ser_ al
re en - "'' "'"' .. 1 el
ente lo que él es y corno él es. El ente es entonces a o,
disin
1
ulado, que da de alguna manera. ¿Es, por
siguiente, la. esencia de Ja verdad como, vacdla
, • • . -
1
... )' a cad,. uno e
al)Straccton o es a.CjUCI..lV '- uc- u. H' ,,,
lo más íntimo v extremo nos reclama, en tanto
nosotros Pn
existimos?
. .
Pero si ele tal manera la esencia de la verdad como. h-
b
-.,rr·1c1 se torn·
1
esencial para nuestra existencia ..;:puede en
e -' 1 • , 1 . . d '? N
este caso la no verdad como lo inesencía ser orntt1 a.. ¿1. o
, . , , "'"" ,: ... . 1., ,.,,".,..l,,rJ lo onuesto i."t ....:...:.. ...... :.... ....... ... --- · ;·· -_-·. • ....
a su ,;:sencia'? Pero, la potencializacion de la esencut, en la
CIUI::' nosotros nos hallau10S, ¿nc tiene· entonces que retomar
1: .. ], "··t" "hnn nmiti.da no esencia de ]a verdad, la no ver- .J.t..l .J.L.,.,) (.t.. \. ___ ._.;_ (:. - , • ,J 1 d d')
dad. y admitirla expresamente en la eset1C:lu_ u.e L<.1 vcr ... ar·.'
. Evidenternente! La admisión ele la no la,esencm
1
, • ·c;mo IJara el conocimiento esencial, mngun ag.re-
noes , ' . . 1 c1 • ·' ·
gado ulterior, en el fondo superfluo, smo que a ,a I?ls.wn
de la
110
esencia en la esencia pertenece a la. mas mtJma
ccmsistencia de la potencialización de la esencia. .
¿Cómo, no obstante, .la 1.10
1 .
. el. 1 - .. ..:l ... ClJ;) ,-¡:¡>" "'UC ''ÜlJSlSte Le r)ecuhar en a esencw. e .<-'L Y'-'.l'-'Cl •• '± ·
· · d 1
0
-·"'·da·l') L·1 e"enda de la verdad se devela esencJa e . a n -v ..... L ' • el ·
como ·libertad; ésta es el existente y clescubnclor . e1ar ser
ente al ente, v todo comportamiento humano se ba!ancea
el
· · • 1 '"nt' e " ''LJerJ•a' s sie"'ll.l.l)re se com,;orta con en un C]<lr ser a .... ! cL.t • L
relación a este o a ente. . . . . .·, . ,
y sin ern1)ar'go t"'' tudo ct!mp<'rléH,ucntu :tllll ,. :dctllpll
212
hay algo m á :s. Todo comportamiento del hombre es tú sienJ-
pre, y2. en fo::mr, acentuada o no, en. una cierta disposición
anímica, y, mediante este 'temple del árÚmo, empina-do den-
tro del ente en total. Cada comportamiento del hombre
no necesita e·:<épresanwnte de: este Ente que wdea a
todo comportamit:·uttJ. Este estar revelado el ente en total
tampoco coincide con la suma, de los entes justamente cono-
cidos; por el contrario, donde para el hombre el ente es poco
familiar y científicamente conocido sólo apenas y en bruto.
b. re';ela1;ilidnd del ente en total pllede ser más poderosa
que allí donde lo conocido y en todo tiempo cognoscible
se ha tornado inmenso, dQnde la conocer ha
llegado a ser tan grande e1la riada: es capaz de J:esis-
tírsele, donde el dominio n1.eramente de las cosas
opera sin cortapisas. Justamente en ló liso y llano de la
omnisciencia y sólo en el falta la revelación
del ente en total. El ente .obra a través de, y
siempre se anticipa a que, oscilante,
se insinúa en él. abraza al ente en total. El
comportamiento del está de tal manera siempre
Je todos laUos la ciel ente en to·tal.
Pero este "en total" aparece como lo incalculable, lo que
no se puede aprender, lo que justamente a partir del ente
cada vez manifiesto, ya sea de la naturaleza, ya sea de la
historia, no se puede determinar. Aunque constantemente
él es en torno a nosotros lo y lo indetermi.
nable, no obstante, no.. es, como tal, nada, sino el estar
oculto del ente en total. Jústamente, en tanto el dejar ser
deja, en comportamientos particulares, ser al ente respecto
al cual él se comporta y así lo pone al descubierto, oculta
al ente en total; el dejar ser es, a la vez, un ocultar. Con la
libertad del Dasein, es decir con el de¡ar ser existente y des-
cubridor del ente acontece y está presente el encubrimiento
del ente en total. Encubrimiento, vale decir, ocultación, no
verdad, sentido primario. El encubrimiento del ente en
total no resulta recién como una consecuencia ulterior, como
si nosotros, quizá de resultas de la nunca acabada inferen-
cia serial del ente particular, tuviéramos todo clescu-
HEIDEGCEH
bierto a un tiempo. El estar oculto del ente en total, la no
verdad propiamente dk:ba, es mús <:llltigi.ta q ae d auténtico
poner de manifiesto esto o aquello, es tan viejo como
?l .. dejar mismo, que ya descubriendo mantiene tam-
tnén encubwrto.
¿.Qué guarda el deiar ser en este mantener acuito'? Nada
menos que el dejar ser de lo encubierto en total, es decir,
un secreto. ::-.Jo un secreto, este o aquel secreto, sino el
creto, que abso'llltamente impera corno secreto en el com-
portamiento clescu bridor y del dejar ser del Dasein, y que
acontece en este comportamiento. El Dasein está dominado
de todos lados por el ente total. En el Dasein, en tanto
éste existe, hay el mayor encubrimiento, la más esencial no
verdad. La auténtica esencialidad de Ia no esencia de la
verdad es el secreto. Lo inesencial en la esencia no es un
defecto, o lo que así llan1amcs y mecimos ccn nuestro
canon harto insuficiente; sólo para el entendimiento común
toda no esencia es 8.1 rnismo tiempo inesencial.
La libertad como el dejar ser qne descubre y revela
entes como tales, se develó como la esencia de la ve:dad;
ahora se muestra la hbertaú en el rn<clntenerse abierta para
la esencia del secreto como esencia de Ja verdad. "Quien su
c011Cce, se ·vela ex: S'-.l
No obstante. la esencia ele lcr verdad no llega a ser sin
' t . ' - .
n1as y .ampoco pennanece s1n n1as, en su no esenc1a, esen-
cial para el sec:!.·eto. El se comporta, por cierto,
constaiJ,.t(2meT,lJe,. en cprnpo:rtamiento,. con relación· a entes,.
pero él las más de las veces lo deja también de continuo, a
este TOmportamiento, atenerse a este o aquel ente en su
estar manifiesto. El hombre se mantiene en lo frecuentado
y dominable también allí donde se trata de un primero y
último, y cuando él se ha dispuesto a modificar y asegurar
de nuevo lo que está manifiesto en sus distintas relaciones
del hacer y del omitir, entonces, las más de ]as veces, toma
la indicación a paxtir del círculo de los propósitos y necesi-
dades corrientes.
Pero este dejado atenerse a lo hecuentado es, en sí, no
dejar actuar al encubierto ente en total. Por cierto que.
. '
ta;11bién en l.o c¡ue es viabte, b:t:,; r;nigrna, ln inaudito, lo
irresr)111blr-). l)r.:.n·, .. ¡:... ,_,,-.,.,,:_, ..-.4-'"P c·,.....n ··o'lo .,lera
• • ...... _._, .[. __ .._, •. .._._¡,..._;..._,,.) ,_.._._,'..,t...l\..-L.li..VU .::, (::t. 6
accesorio en lo viable: y, por tanto, no sou esenciales en el
Dasein. En semejante dejEr 3.tenerse al hombre a lo viable,
el secreto c1ue imr•er:J. '=''' tt.·,rno al Dasein e:::
qúe el _scCl:::tu del i1L) c:s, empero, descar-
tado por e.L olv1cto. concede a b apareDte impotencia
de lo olvidado cierta fuerza, y en tan tn que el secreto fra-
casa en y para el olvido, deja continFar l1ombre en su
práctica usual y SLlS co:2:(xlichde:; .. dejado en tal situa-
r . >CÍÓn, ·él suplementa al Dasein a ele las necesidades,
::pr?pósitds, programas y declaraciones más inmediatos. A
. estdsLolvidado del ente en total, sustrae ahora su volumen;
a ellos· se aferra, se abreva en los volúmenes, se enajena.
La audacia olvidadiza c!ei Dasein con.siste en una mitencia
dei ente accesi11le en SlJS frecuentaciones y sólo
en éstas. El Dasein olviclacHzo y tetnennio insiste en éstas.
En la. e2>:istencia temeraria y olvidadiza, el Dase·in del bom··
bre siempre es, al rnismo tien1po, ec-sistente e insistente.
Pero también en la existencia insistel1t::: in1peTa el sec;:e-
11J.:lS cO:rJ.1V vl"·,:i.d..: . ..:.: .. .· • .lü c1e la
verdad, llegada a ser iEesencial, corno no ve::dad auténti-
camente inesencial.
¿Cómo así? El Dase,in_ insistente. esti vuelto a la fre-
cuentación práctica, pero. él insiste c,mno existente. en tanto
deja ser al ente como tal lo eme en laza. v en toma
la. r:tledida: Pero en su tomaT- rnedida está apartado del
secreto, es .ec-sistente. Un insistente .tornarse a lo viable
y un ec-sistente apartarse del secreto se couesponden recí-
procamente, son 1JDá. y la misrna cosa. A.l güo pecuHar del
ir y venir en el Dasein, a este ser llev:.1do de un lado a ot:ro
, "'f ...,.... • , "1 • .,. .., • l. . . "'1 1
cteJ ua.'N:!UI .., a.t aH::prs<-:: ae1 secreco en cJreccion nacia . o
viable, lo llamamos el errar. El hombre ancla errante y puede
sólo extraviarse porque insistiendo ec-siste, vale decir por-
que él está ya extTaviado en un andar de aquí para allí.
El extravío, en el cual el bOJ:nbre anda. i1o es aho aue
junto al hombre tira hacia abajo, como fosa
la cuaL de vez en cuando. él cae. sino qtle el extravío per-
:?.L5
el la del Dusei11 mismo. ExtTavio
' l 1 . 1 1 1 •
el rn::trg":-n (1,:· cl.' .. :cl')ll C.t:' g.u···}) e• . .!. '::.i cuaL 1::!. exls-
tencia insistente, vuelta hacia el rnisrno, constantemente se
olvida v se enajena. El extravío es la no esencia de la ec-sis-
tencia. 'sunriendo dd Llegar a ser inesencia1 de la verdad,
es ese11cia ele la ll{J ·ve1·clad inauténtica, Cllle se
aleja del secreto. El extravío es el la
bilidad del error. y por éste entendemos los chsttntos moctos
posibles. en los. que el Dasein puede engañar-
se, l)erderse, excederse, equivoca:!.·se en su calculo, etc., en
sentido estricto y en el más amplio y más decisivo en el
que el Dasein puede equivocarse y perderse.
Lo que común y justamente en l_a. ,se
conoce como error, a saber, la falsedad del JUICIO, es solo
una manera, y la más superficial del errar.
PPrf) diiinJ(")(,' rtno o.l e':tra·vlo l1acla el -no el1 el
_.. ' .1.. )' ... .._ ... ..._.V ":i .._.._..._ ..._.. '- • • )
que- tiene que marchar el, h?mbre, para paso sea
errático. es la constitución mbma del Dase1.n mismo. Cons-
t:tución. no quiere decir un esqueleto v estn.:tct1JT:l. • h
. l 1'"" • "'1 ("\1 n í',...,·,.r) ,.....(. ,.....,"! ...... ..-. .... b·do
s1no a 1nanera Cl.1 ú. cLlu . .L.-au....,z¡" 1
1: • ..,. • '!
c::n ;;u ser pur pari:e de é::;i:e, e:>, a.:;1uu u 11u a:;tuu, o sea
dejado estar. El extravío está en el Da.:;ein del en
tanto que él desconcierta al Dasein. desconclerto, el
extravío coopera en b posibilidad que tiene el hombre de
no dejarse desconcertar, de no equivocarse acerca del se-
creto del Dase·in.
Porque la ec-sistente ,del ho_rnbre anda
viada, y el extravío como conh.1s10n a-1 z::asetn en
cualquier forma, y porque, en _opr:swn, domma, el
creto v efectivarnente en tanto 01vK1acto, por eso c1 hom-
bre e;, la existencia de su Dasein, está sometido a la vez
poder del secreto y a la aflicción. del extTavio. El
por penuria constreñido por el uno y la otra. La no esenc1a
de la verdad, la no verdad auténtica del secreto....._ en ?u des-
prendimiento para lo inauténtico mantiene a-l uasem,
este constante giro del ir y venir, en la penur.ia. Dasem.
está en su ser vuelto hacia la penuria, vale
Dasein del hombre 'v sólo en él adviene la necesidad. J:!.;n
.:216
el ser de la piedra y el ser del ani.tnal no hay c::uenci::J..
}JOrque no lMy Hbt:-.rtad: en Dios no hay libertad porque
no hay carencia.
Esta carencia es toda la no esel1cia ele la verdad. Se trata
ahora de admitir ht no esencia en la esencia ele la verdad.
Reconocimos como esencia de la '.·erd:1d a la libertad. En
ésta y sólo en ésta domina la La libertad es sólo
como la penuria, que tiene r111e tomar una primera y última
medida y atarse a ella. En este atarse a la más peculiar
esencia hereditaria tiene lugar la liheración del Dasein. La
eser;.cia plena de la verdad es la libertad en s:í, vuelta a la
peJ:lmia. Libertad significa, el dejar ser al ente. cmno tal en
totaL Este dejar ser acontece esencialmente en el mante-
nerse abierto para el secreto, es dedr al mismo tiempo en
·el debate con la confusión a tra:vés del extravío.
Apertura, por medio ele la libertad, para el secreto es
interrogar por el ente en total, como él, el ente como tal,
es. Preguntar qué es éste, significa preguntar por el ser deJ
ente como tal y eu total. A este interro<Iar sf' In Jlama desde
antio'uo filosofar C::on111 Filn'"'.¡:.,_ ,,, ..... ,., .. 1.- 1·1 ,, .·
r_::-. . . • · · - -----··; ..... ·- ..... .l .... y VU.ia. lcL 1lUc;-
1'<1CÍÓn del hombre para la existencia. Pero en el mismo
instante del mundo en que comienza el filosofar, conjun-
tamente también es traído al mundo y puesto en el co-
mando lo que nosotros llamamos el entendimiento común.
J?l filosofar es, por lo tanto, el constante atague al enten-
dimiento común y a su desdichada irritación.' Mediante
esta pregunta por el ser del ente como tal y en total, la
filosofía es un ataque, en cuya interrogación no se trata
de aderezar aquel interrogar ele maner1 eme a todos v a
cada advenedizo les bien al cuerpo, inh::rra'gar
en el que no importa proporcionar una cornodidad al opi-
nar común, y en el que no es cuestión de sumisión, sino
únicamente de ruptura, haciende) que irrumpa aquella esci-
sión, cuya unidad conciliadora constituye la más genuina
fuerza del filosofar. El filosofar es :.1quello escindido en lo
uno, es la moderación de la suavidad, a la eme no se
rehusa el encubrimiento del ente en to-taL v é( es, sobre
::.17
:-.hHTIN HEIDEGGEH
· .1. ' • t" -rn••·u h q LLt' por as:í deciL salta
todo. la est.r:ct:ez 1t1 <=I · ·: · _' _
1
_ ..• ¡.., ,, .. .,. _,
. • · ·. - , • · · o () 110 cal V [o JLlé:fZH. el uc:Sl.-ll ul J.L>e •
en .la taz al enre e r .. . . ·1· l lcl . t . . .
1
.. ·· estncta suav¡ca.c ce::. Jn enogar
El1 a su a.\- e e::; nc ) . l . _,_ ..
- 1 • tal y en total vale decu en e ll1Lenogar
IJOr e enu:: como - - '
1
__ __, .,..,"'"og
1
·_
.. 1 , -, ..:, =-
1
llGPlOrc c-1

............... ...
rnosotante l?or e ser, o u::; e,. el -- • · . . .
l-- · D · -· m's
1110
para mantenerse en
miento libre de1 ase·m en Sl
1
_" ' . d 1 fl . f· .
... - -- · ·¿·1 ,:¡ 'K or e<;tn c
1
ne Kant che e e a 1 oso Ia.
esta mt se1 -'-'s P - · · _ d _ 1 1 'n •
. r·1 r'. -\ 1r)-··.,cla ,_;) en t..... o.J.. ..
''y en10S a la 'hOSOtlcl COL' CcL .e '-- . 'l ..
unto de vista, el que ser f,irme n e'
p 1 . 1 ; ·n la tierra. está ataUO Gt Ü.lC,U C:ll qttc ;:,e apOye.
en e c1e o nt e · togu·:trdadora
\quí debe demostrar ella su pureza como au l c. . '
_,_ l . . omo heraldo de aquellos que e msmuan
de sus eyes no e ' _,_ 1 ba:
,.,., . ·¿ J 'in o quién sabe que naLUl:U eza - JO
un ( ( ..;.u-r Metaphysilc der Sttten, \Ver-
tute a. . . -r- {. " o ,-J
ke, Akademieausgabe IV. 4:35) ·
(Traducción de- Carlos Astrada)
:218
LA DOCTRINA DE PLATON
ACERCA DE LA VERDAD
Los conocimientos de- las ciencias son habitualmente ex-
presadcs en forma de proposiciones y, como aprehensibles
re:;ultados, oheci.i..;s al hombre para su aplicación. La ·'noc-
tl·ina" de un pensador es le tácito en sn dl..,cü·, ?. k' c;_:_;e :::l
J.1ombre está consignado para que por ello se prodigue.
Panl que nosoüos podumos experimentar lo tácito de un
pensador, sea ello lo que fuere, y conocerlo en lo sucesivo,
tenemos que reflexionar sob:-::o le ha dicho. 3<üisfacer
en regla esta exigencia significaría discutir detalladamente
en su conexión todos los "Diálogos" platónicos; mas, dado
que esto es imposible, otro es el camino qne debe conducir
a lo tácito en el pensar de Platón.
Lo que en él queda tácito es un gin) en la determim<.-
ción de la de b v!:;n.hd. Lo Cjue gil-o consuma,
e:1 qué consiste, y qué se llega a fundar mediante esta IT\u-
tación de la esencia de la verdad, ser:í, pues, ilusüaclo
m.ediante una exégesis de la "alegoría de la caverna".
Con la presentación de la "alegoría de la caverna'' co-
mienza el séptimo libro del "Diálogo" sobre .la esencia de
la pólis (República VII, 514 a, 2 hasta 517 a, 7). La "ale-
goría" narra una historia. La narración desarróllase en e]
diálogo entre Sócrates y Ghucón, donde aquél expone
la historia, manifestando éste creciente admiración. La tra-
ducción adjunt:?. va más allá, en los lugares cerrados con
p<:.réntesis, del texto griego, explicándolo.
TEXTO
·'Reprcséntate ahora lo siguiente: L· nos hnmbres :>e en-
cuentran bajo tierra. en un recinto cavernario: A lo largo
de éste, y hacia la luz diLtrna, se extiende el acceso, al que
confluye toda la caverna. En esta morada, atados por los
muslos y la nuca, desde la infancia, tienen los hombres
su residencia. También _permanecen por ello en el mismo
si:ic, pudieT:.do sólo mirar a }o que tienen enfrente de ellos.
::\llover la cabeza en .torno no les es posible, puesto que
están encadenados. Sin embargo, les sido otorgado un
resplandor de luz, de un fuego que arde a sus espaldas, en
la parte superior y a la distclncia. Entre el fuego y los pri-
sioneros (por lo tanto, a sus espaldas) discurre un camino,
"' ln lanzo del cual -imadnatelo así- hav un muro rnás
bajo, co;;shuido al modo de esas vallas que ios volatineros
levantan frente al público, para rnostrar por encima de
e !los los prodigios.
"Lo imagino. dijo Glaucón.
'·Según eso, figúrate ahora hombres que transpm:tan toda
clase de objetos a lo largo de ese pequeño muro, los que
sobresalen un poco sobre éste; estatuas, imágenes de piedra
y de madera, como también variedad de cosas hechas por
el hombre. Corno es de espr::rarse, de los cargadores
que pasan unos van entretenidos entre sL otros en silencio.
"Insólita imagen propones, dijo. e insólitos prisioneros. Sin
ernbargo son en todo iguales a nosotros los hombres, con-
testé yo. Pues, ¿qué crees tú'? Tal especie de hon:tbres, des-
de un principio, jamás han obtenido otra visión, sea de
sí mismos, sea de los dernás, que las sombras que sobre el
muro de la caverna que tienen en frente arroja (constan-
temente) el resplandor del fuego.
. "¿Cómo puede ser de otro modo dijo. si
h.d_os a mantener inmóvil le·'. f'».h=7·,' están campe-
vidas?. .
· · ' -- . t'Jdo col curso ele sus
"¿ q{;¿ ve;;, pues, ell;s c1e las cosas q 11 ,, ( ,. . ..
son transportada ? , "- . .. . :. · - . ct sus espaldas)
. "'. ( .. . ,. . . . s. es eso precisamente lo 11
veu <:s aecir, las sombras)?
<}Ue e.o<;
"En efecto.
'
si estuviesen en condiciones de co .
c:ntir detaJ1adamente entre sí 1 .· ·t . . mumcar y dis-
ellos ,ven allí tomarían por crees que a lo
"Se venan obligados a ello.
. qué pasaría.si esta prisión también tuviese un eco
del muro que .ellos tienen frontero (hacia el qne mi.·
exc usiva ?" constanteinente)? Tan pronto co - d- rlan
que transitan a esp8ld d- 1 .. : ,· . uno e os
cosas) "e-' hi . , . ' -··.as . e ?s p.t t!.>loneros \transportando
r'a .. ·lo . .• ¿crees tu por cierto que ellos toma-
eif!l?l. por algo distinto de esas sombras
,':Por nada distinto, ¡por Zeus!, dijo.
Absolutamente contesté yo lo, · ...
t
1
' .' , s pns1or•eros tomarían en-
·on\7('!S ]
10
!' .o desoculto y,,., · > '· , -
los objetos.
uJ ( era CCS<I. C¡ u e t<L'> í>UUl oras Cle
comp1etam.ente necesario. dijo.
Segun eso, c-ontesté vo ··()' _, .. 1. .. - •
• , " - , . . , , SI,- nc a.uor el con tu . nurada e1

ele como Jos cautivos llegan a ser 1iberldos l·l·s
Igac uras y e
·
' - '
. . . , n consecuencia, curados ele la faH-
8
rl"' di ".
.. tof:· Iyt además, de aué
· ... s a a a ae discerní · t · J ·
·
di " 1 . . e . mien o, Sl a os pnsioneros les snce-
f
0
;'ngu:e:r;-Le: tan pronto se desligase a uno. y le
O! zas e, a e "P bit(' a para...... 1 J ,
· - · • :· " · · ... .oc. a vo ver .a caoeza '1 C'liTII.I1'1J'
y a mirar üacia 1· l ,_ ( ., 1 1 . -· • e ,_ . "
e•:'-" ., c •• _ .... f.•, entonces) el hana (siempre) todo
•'C'-' c:nuc; .>uJ.tllüJerlfos, ·y i:an1poco estaría en d.. . .
de rmrar .
1
t"'' . ' d ] .
· · con lC10nes
.. 11 ' e .ta.Ves e . a constante reverberacio'n 11aci·.,
a<:¡ue as cos·1 · . 1
· · ....
. . . e·" cuyas som Jras anteriorn::ente vio (Si t d

1
sucediese con ,.;oué crees t{¡ rJUe eH ría éi al q

l_eve ase que (sólo) futilidades habi:t visto an:es .. ":.
que ahora estaba un j)OCo tWÍs cerc'l el 1 . t , puo
. .. . · ·¡ · e· L e en e V en consc·'-
vUt·' ((·J hnc·ia el lrt'l\iOr en'·t-' . 1 . .· .' .l ...
' · · L · • •
1
q pur o 1-anto.
miraba más rectarriente? Y si (entonces) alguien todavía
le r:nostrase c::1.da Uila de las cosas que van pasando y le
forzase, sobre demandn, a contestar qué cosa sea ello, ¿no
crees tli que se hallaria sin saber absoluhunenté nada y, por
añadidura, reputaría lo visto anteriormente (con sus propios
ojos) por más clesocu1to lo que ahora (por. intermedio
de otro) le es
"Indudablemente, dijo.
"Y si alguien todavía le precisase a mirar hacia el res-
pbnclé'c· del tlJegn, ¿,no le dolerían los ojos. y no querría
apartarse de allí y huir (de vuelta) hacia lo que está en
sus posibilidades ver, decidiendo, por lo tanto, que esto
(eme sin más es visible para él) es, en efecto, claro
le? que le es mostrado?
As1 es, diJO.
"Pero si ahora, contesté yo, alguien (a este libre de liga-
duras) con violencia lo arrancase de allí arrastrándolo por
la escarpada y difícil abertum de la caverna y no le soltase
hasta no haberlo traído a la luz del sol, ¿sentiría quien así
es arrastTado dolor e indignación'? ¿N o sentiría los ojos, He-
,, l" ln- llP''"" rlp 1'Pc:nl,.>nclor V l!() <;AJ:Ía incapaz
.. que 1;'7 . es revelado
lo desoculto?
"En modo alguno estaría en condiciones para ello, elijo;
por lo menos no de pronto.
"Evidentemente fuera menester, creo yo, un acosturn-
bramiento, caso ele que se tratase ele aprehender en el ojo
lo q Lle está allí en lo alto (fuera de la caverna en b:1z
del sol). Y (en tal habituarse) podría, ante todo, muy facll-
mente hacia las sombras v después hacia la imagen
cL'C los hombres V de las demás en el agua,
v caDtaría' por la visión a é:::tas misrnas (o sea, el ente
• ·- '· . . ;¡ 1 ' b' d
1211 lw:ar de los evaEescent.::s 1·eflejos). Desu.e e. arn Ito e
estas podría conternplar lo que hay en la bóveda del
cielo, y a éste mismo, y desde luego más fácilmente durante
h noche mientras n1ira hacia lu luz de las estrellas y de
b luna,' ( mús c1aro está) que durante el día
:tl •mi v s;t brilltl.
,).).)
LA VEP.DAD
"Sin duda alcruna
o ..
"Pero ·al fin. creP vn e• • .. • .. _, ••
• _ - .. -; ................ I....,...JLu..I t::.ll COut_LlC'}Ones da
m1rar aL sol mic:n•n nn .,.,, so'Io ·-· . . rl· · ·- ·:- ,.
.
1
...... ": .. -, .t"" ::óLi J:t:r eJO en el acrua
o en conde surGJere sino ,11 S''l

ta.l .. , '1 °
"Í , . : '" · "' t.:>
1
j, . . CUcll e es por
s.

en su propw lugar, y observarlo en su natnral•"7a
ecesariamente así sucedería, dijo. . ·- ,.
Y pne> •·o- n- .. 1 .. , ..1 .. : .1 , , • .. . ..
- 'cé w.;: He< u•::Ojd.UU eteuas ae Sl toclo esto va pned·
a,:ercn de (el sol) concluir que es él
et que proctuce tanto las estaciones del año 'como los
·v el c1ne a· t d J · nos
-. ·. · - 1spone o o o que ba y en el circuito (ahora)
conten2placlo (de la luz solar); sí que también él (el sol).
es has La la causa ele aquel todo quP ellos (los
11
, 1 , . que perma-
necen a J. aoajo en la caverna) tienen, en cierta manera,
ante sí.
.:cF.vi.(lt,:).n}PlTif!,rd·n r-1-;.;ll 11, n .. 1 t
- - ·,-··--···· .... _, '·'"J''' j • a eso \o s.ea al sol v a lo
que est.a en su luz)' una vez que salido de a-quello
(que solo es reflejo y sombra):
_ "¿,Y qué, pues, pasa ahora.? Si SP aco¡·c1·lse n,
1
e ...
' } ' - ' '' · Val118nLe
cte a pnmera morada y del "saber" que allí es regla v d '"
los ent"nce · <l d 1 · · ·
J, •J. s encaaena os con é , ¿.no Gees c!lle a s.í n1ismo
.-4 ... .: ,..., ··- ,.... -1 - 1 .. ... .J..
-- • • .!:'"' < '-"'-uu;:,u pur e1 can1D10 'acontel'J .. aio
1
)
d
.1
1
' - , compa-
ec1eno.o a aq11éJos, por el contrario'?
" S'
j' 1, por cierto!
"P . l
. · er? SI .a 10ra (entre los homJ.,r,=;s) del lucra--
de residencia (esto es, en la caverna) se instituven
honores v D'·Pn>in"' ,..,, ,..., 1. __ ..1 .. _ , · '·. , w
1
· ". "- ·---·-v ':ilucL, aJ:Jlc.ucl1ulcSl::: IYla::; nHIClamente
con .a m}rada lo transitoTio (lo que sucede todos los d'ias)
y, aden1as, conservase en la mernoria ]f' m·':: ¿
1
" 1,.,
1 b
.. , J Lta.... ... 1 ....... qu, ...
:a nualn1ente es pri:nJ.eTo lue:.n ¡1esD't¿;,, v nnr
ú.ltiJ'l)Q ;.-..,., 1T"Í'"'TI"\ l .. . '
1
::':)·' ... ,J "'' t'·.
. .. · -L •• L .• t •• C ---"-·"JO, v Ll•.:e ' error-1CP'') ·.-tl('J'...,""' rl•"-"l''•
d ....... "' \ "· ·- ,,.._. ¡_, .• .... . .._..._ '
e ant0n1ano lo que f-;_res<=; a ocun-ir '"l' '".1 h-. .,.:
:, ..... ,_ :iJ d , ----..-.. .... :, ..__,., .... _ ................... ............... ""'..J....:...'-..i
<:.'-•e s qu,. 1:. SdJüO ,e La cavei·na) c!,"'•',e',.)r·
1
'·, ("nda,-.:,,)
' • ' .. -• .._....._ t... '- _} '(. '/ J I...L
e:<;tar_ entre aquellos (que están en la, caverna) para (allí)
nvahzar con quienes gozan de poder y cons:idención. o
acaso no quena adoptar para sí aquello que dice
''scTvir, asalariado. nn extranJ·t:'ro lahraclur :;in l t "
e o :e ,
HEIDEGGER
v
110
querrá en aeneral soportarlo todo, antes qUe cücun-
.. ' b '
1 ) v::1 a,rr aauelbs cpi::iones (válidas para · a caverna --o· .. · - · 1·. · ' - 11 . •;¡
v ser un hon1ore segun aque.ua rnanenl..:
- ''Yo creo, dijo, que dejaría le sobreviniese todo, antes
que ser un hombre según aquella manera ( propül ele la
ca·ver11a).
,
-'y ahurc1, pur cc)llsiguküte, considera esto, c:oEteste yo:
Si el que por tal modo ha salida de la ca
nuevanlí::nte a ella y se sentase en el nusmo slt1o, ¿no se
le llenarían 1os ojos de tinieplas, en el lugar mismo donde
él se sustrajese repentinamente al sol?
"Sí, absolutamente, dijo.
''Si de nuevo, entonces. se entregase, con los allí cons-
tantemente enc-adenados, . a proponer y afirmar opiniones
1) •. - 1,., .• 1-,,.as }ns ni')" tnélavía debilitados. v antes
_:,(Jt iC' ld..) ,")I.J.i.L.JLJI..'.. ' V ._¡J\...... V- • · ¿ .#
de haberlos aclimatado de nuevo, la cual habituación no
demandaría poco tiempo, ¿no sería al punto entregado
ridículo allí abajo, y no se le daría a entender que habm
ido allá arriba sólo para volver (a. la caverm<) con los ojos
estragados, ele modo nue no era de utilidad alguna empren-
2·:':· C''''y'Lnn nsreT1dent:e? Y a quien pusiese manos a
librarlos de las ligaduras y conduciÍ·los allá arriba,, si ellos
pudiesen disponer ele él y matarlo, ¿,no lo rnatanan real-
mente'?
··seguramene que sí, dijo:·
2.Qué significa esta historia'? El mismo Platón da la res-
puesta, haciendo segmr inm.ediatamente a la narración su
exégesis. ( 517 a, 8 hasta 518 d, 7).
. ta morada cavernaria es la imagen para iée·n . . -di'óp-
seoos fain.mnérwen édran "el distTito de residencia que ( coti-
dianamente) se 1nuestra a la mirada". fuego q;:.e
en la cavena por sobre los que la habitan es la Imagen
para el sol. La bóveda cavernaria representa a la bóveda
del cielo. Bajo esta bóveda, consignados a la tierra Y a ella
sujetos, viven los lwrnbres. Lo clue en ella les Y
cund(·'rne es. para ei1os, "ln real'', es decir. el ente. En
:2:2·1
cavernaria ellos se sienten "eú el mundo" y "en su
casa·', y encuentran en ella lo serrurcf
·Las ., · .. ...... ,., .
• . :- - e<-- n.enC101J•""··. 0,,:,:: aJegona ., y vis1hlcs en }o
mtenor ck la C"'\-ei-r•'' "·s·on · ,. b. 1 ·
·. · - e c. ' .-·" . , en caü1 10, a I.magen para
a51ue_llo en que propiamente consiste lo entítativo del enre
s1enao esto, seg_ún Platón, aquello por lo que el ente ";
11111e<:t '· ., 1
· ·
- ra e:.1 ;;u , e'- cual no es tonu1do pur Platón
a_specto' o apariencia. El "aspecto" tiene para
el algo de un salir fuera, mediante el cual toda
cosa se J?resenta". Es presentándose en su "aspecto" que
el .ente se muestra. Este ''aspecto" es el equivalente
g:1ego de eidos o ·icléa. Las cosas que yacen, a la luz del
cl1a: fuera de cave1:na, donde la Jibre perspectiva se
exbepde ?- todo, Ilustran, en la las "ideas". Según
el hm;;bre no tuviese éstas, es decir, aquel Tes-
aspecto de cosas, .. seres vivos, hombres números
Y moses a la vista, jamás ·podríii apercibir esto aq-uello
como una casa, como un árbol, cori1o un dios. éree
el hombre que ve directamente esta casa y
bol, ele este modo, a todo ente. Ante todo y, en general,
o sospecha el hon1bre oue todo lo OlH" ,..,nn. c:nlhn·., "" 1,
r.ara como lo "real", solo lo ve sier{1pre .. a--la-
. aquello sólo presuntiva y propiamente
lo audible, aprehensib!e, calculable'
es Siemore. sei!Úfl P1atn1l 1, ril, .. e-t·' -1"' ].,., '
....._ ..__,- ·· - - ----- -, - v ...... .... .. t. u.-.:.. J.t.tj i e as en Cül1-
secue.nCla, una sombra. Esto más próximo y, sin embm·o·o
a so:11hra, tiene al hombre cotidianamente
El vn.-e. en una prisión y deja tras de sí a todas
las Ideas . Y en VIrtud de que no Teconoce en modo alrruno
a este cautiverio como tal; tiene a este 1·ecinto cotidiano
baJio ¡,, bo've,-1.., d,_,1 c;,,To pe··· .1 , ___ ' . , 1 . . .
-- . ............. -.1. 1.:.1 n. c1 u::S.Ll·v c_e a exper1e11cia
Y de la apreciación que • imparten }a medida
a to?as las cosas y relaciones, y la regla para s11 organi-
zacion y fijación.
-
cuando . el pensado en la "alegoría"
mna, de en el mtenor la caverna, hacia el fue•:ro
detTas de el, y . cuyo resplandor produce las sombras
proyectan las cosas transportadas aq ui y allí, él siente en ton-
.'J.1f:,
ces esta insólita· reversión de la r:nt::·1cla ínme?iatainente
r•t.')lnn 11n:-=t rlel ... ·.-.-.. -::nto l1rrh1tl1al y clel
.._ ,., '-•·.-- i:: . . . ., , . .
pensar consuetudinario, "">;:a ]a mera preten-
sión de que una actitud tan extra:aa derJa a acep,tarse
denrro de ln caverna. puesto que en ésta se esta en_
v plena posesiór::. de lo dal. El hombre cavernano,
su "inspección", no puec1e ni :;iquicr<ct. .;;)spccbar l::t posl-
l)ilidacl de que lo que para él es real pueda s•::r solamente
lo semejante a sombra. El no ha de saber de las
son-,b:as. si incluso nn r1uiere conocer nada del ca-
vernario ni de su luz, cuando este fuego es uno
"artificial" y tiene, en con.5ecuencia, que ser farmhar al
hombre. Por el contrario, la luz solar de de la
110
es producida por los hombres. En su clandad mue.stran-
se

)' las cosas
sin nue su presentación haya menester de un
Esta.; cosas cine se muestran por sí. mismas son, en la .. ale-
goría", la "imagen" para las "jdeas'', el sol .como
1
·., "' nacren" para aquello ci·ue hace visible a todas las 1deas,
a lJ ·::0 • · ·¡ l 'el Ll'
0
sea como la ''imagen·· para. la idea eh:- as 1 eas." . a"
..... -"··'·" ""',./,..., Plpi·/"1 l¡pp lnH aqathou. rdc:a. lo que hte-
barto u í voco, por lo dernás.
por la expresión "b idea del l;ien". , .
Las correspor:dencia:; .. abora so.lo. enumeradas.
Cl1t
·v 1'o real em¡)tri<.::O v cotccb:t:lo, entre el
] ....... (.<,.,.. ,_. - - ,_.,.... , • • ' .. 1
resplandor del fueg<) y la claridad en b. q.ue .esta
lo "real" hahitLial y rnás proximo, cosas exrenores
a 1" c·-1verna y Lts ideas, entr3 el sol y la idea suprema,
no
el contenido de la "alegoría". Sí, lo peculiar
. u . l 1 "1 ,,
aun no ha sido o.prehencl::.clo dt:l toe o. pues a. ·a
· ,. · '1· "'
1
-···· 1.1. 'Tf'r·o··l.,,. V SlTll''··
11<Hra proceSOS e ll1I0r111<:l 110 SO U .::u Ul e '":, t .i J c.l.J....I.,, • , :"
ción dd hornbre de:·1tro y fuenl d•.:: la caven,a, ya que estos
procesos narrados son de la caverna a la luz clitnna
v nuevam.ente de vuelta de esta a la caverna.
• t ' · · '.) r,
1
, o "011 IJosibles
,JQué. acontece en estos ransnos, ¿'-'om s . ·
acontecimientos? ¿De dónde toman éstos su
dad? ,:.Qné interesa en estos triositos?
J 1 1 1 1· \' l.os· ele
Los trúnsitos ue a caverna :1. a <. ntrna
:2:.1_(,;
a la cavema requieren un desacostumbramiento de los ojos
de la oscttr.ic1acl a .. d, ele la claJ:iclacl a la oscllri-
clad. En estos trá;.Jsitcs si.cn11Jre los Ojos se Sienter1 pertur-
],.,dnc· ,. C.,;"'l"t·")nH'·¡¡r•·' '1'0t"··o ' - ' 7- . ,
•J" J, "- "'"'"'· ]J '1 ' • "" S Opue.SLO.o: C/.¡, .cU 1\.at apo
dittóon gígnontai C'piluráxeis ámmasin. ( 51.3 a. 2) "Dobles
perturbaciones le surgen a los ojn::;, y esto p(n· dobles mo-
ti.\-cs':O.
EJlu significa que ei hombre o puede llegar desde un
no saber apenas notado hasta donde el ente muéstrasele
de modo más esenciaL con lo cual, ante todn, no se ha
hecho apto para lo esencial; o puede también decaer desde
la actitud de un saber esencial, derivando hacia el dominio
de la primacía de la realidad común, sin estar, no obstante,
en condiciones de reconocer como lo real lo que es aquí ha-
bit;_;L-:.1 practicac1c.
Y corno el oio coruoral bene uue desacostumbrarse lenta
. - l
y constantemente. sea a la claridad, sea a 1a oscuridad, así
también tiene ei alma que acostmnbrarse con paciencia y
apropiados pasos sucesivos al dominio del ente, al cual
ella está expuesta. Este acostmnbrarse exige CFii:?, ante todo,
Pl Pn C:11 ,.,,.,, T.-. ..
•" •• -·- " • """" ••yo - • • L<.-.. ...... -,.l\.¡,;...J.
Ce su esfnerzo, asf como el ojo .:;óln puede nlirar bien v
hacia toda.s par-;-<:e:; cuando pr;:-viarnente el cuerpo en s;1.
totalidad ha ocupado el lugar cone.spondiente. ··
Pt:n;, ¿p\)r ei acostmnbrarse al n1oreentaneo dominio
ha de ser constantt: v lento? Ello es así por-c¡ue dicha re-
vers.i.ón concierne al hor:nbre y, en se cum-
ple en el ftmda.::nento de su <:;sencia. Esto significa que la
actitud reguladora que debe surgir mediante una reversión,
tier:t:· CJUt'.' ;1esa:·,·ollad<1. a ,,partir. de una reiación que
ya al nomt)re, y haci<:c un hrr:ne cl)mportamiento.
Este clesacost:l:;.I::.brar.:;,s y· acoslmnbrarse del ser humano al
dorninio mornentáneamente a él asignado: es la esencia
de lo que Platón llama la paideía. El vocablo no consiente
traducción. Paídeía significa, según la determinación de la
esencia que da Plutón, la peYiagoagée hólees tées psyjées,
o sea el acnmpai1an1iento r.;ara la reversión de todo el hom-
brrc' t'll Sll t"S(c'llC'ia. 1 .<l JHlirfeío eS. por lo llllS!llO, esencial-
mente, un tránsito y, por cierto, desde la apa.ideusia a la
paideia. Conforme a este de tr:Ínsito, la paicleía ·
l
. 'l l ·¡ ' n 1
quec a swrnpre te,enc.a a a c!:pmcr::usw. 1-or .. o nenos,
que no plenarnente, basta para el ;:ocablo paiclcía la
bra alemana ''Bildum('. Desde lueQ;o tenernos aue restituir-
le a esta palabra ta..cultaéi. v
nl"'{_..l·.-1,1" 1-"" .. ....., ..... of-•.1,.......;;.;.,..-"\ rq-,Q lo f-nt•A PT) en
1./LV Ut...L (..1,.. l{.t. .... ...t...l.l..l...'-'.l..l:"'·L--'-'-'""-' .... ,_.).i..J. -\..- ----- - (,.,.
postrimerías del siglo XIX. ":Hildu.ng" tier:.c tm clcble sig:.1ifi-
caclo: es, una vez, un dar forma en el sPntido de una acu-
ñación que va desarrollándose. Pero este "cbt forma", "da ·
forma", es decir, impone sello. por la conformidad anti-'
cipada con un aspecto regulador, el que, por eso mismo, se ••
llama para-digma (o sea modelo prc-ptcesto, puesto al fren-
te). "Bíldung" es acuñación, especialmente, y acompaña-·
miento mediante una ir:naR:en. La esencia ouuesta a la
paicleía es la apaideusia, la -falta de conforrnac{ón, la incul-
tura. En ella no ha surgido ni el dt::sarrollo de ht actitud
fundamental, ni ha sido propuesto el p<.u!ldígma regulador.
La facultad intemretativa de la '\llegoría de la caverna"
1;
'-
concéntra.se en hacer visible v conocible la esencia de la
naideía en lo gráfico el e la historia narrada. Preventivamen- ·
te Platón tarnbién mostmr que la esencia de la
pa·ideia no consiste en verter n1.eros conocimientos en el
alma desprevenida como en un recipiente vacío cualquiera ;
colccadc delante, y2. q!.:.e, '20Etnda;.,.•er,:-P a esi'\ 1n antén-)
tica cultura aprehende y transforma a.l alma en su totalidad,/
en la medida en que previarnenl:e :::.1 hombre a sl
lugar esencial y a éste lo acostumbra. Que la esencia de-la
paideía,. en la "alegoría de la caverna", debe ser reducida
a imagen, lo dice ya con bastante cLu-idad el párrafo con
que Ptatón al cornienzo del lib1·o VII iat:;:odGcc lo. nana-
' r ' ' d ' ' '
7
t · ' · '+J · t '
cion: Ll'..eta tcwta .ee,. apetK.ascm ·mouroo pa .. ?.ez een
heemetel'án physin paideías te pér'i k.aí apaidett.sías. "Fórma-
te después de esta clase de experiencia ( 'pr':'seni:ada a conti-
nuación') una visión (de la e:;encia) de la 'cultura' como
así tam 1;ién de la lo cual ( conjuntamente por
cierto) concierne a nuestro hun1ano ser en su funcbmento."
La ·'alegorÍa la caverna" según la unívoca
L.\ \"EHU.\1)
enunciaciót:i platónica. la e''e'}(';l ¿, h "··tl" . ,, p 1 .-.nn-f- .. 1, .!--.,l..'"' .·,. ... ·•·· .... t.: c.: e l.tllla' -ore ... lldv, la HllCl'}JcH8.C10Tl cte la "ale\!oría" ahnr"> . +o t d
del .
1
.. , V-- a a
·D,e apumar a a "teoría·' platónica de la verdad '"' se
vera, ele. es!e .modo, la "alegoría" sobrecargada con

ue
le"'" pv,-,., . .,,,.J T., • ,,
_ q -.,.:-- .. '-"'. .amenaza. con degenerar en
U.ua vtO.teuta conrra-1nteroretacion. Parezca p<:+n 1,
tar.lto se ha va afirmado la- conmren.,io' 1} d-eo. qti_e_ .e.,l _, 1.bdta Pl' ·
-1.·
_, .• .,ctr e
. son1ete a :-ma mHtación de la esencia de la verdad
mutacwn que dev1ene ley oculta de lo que el .pe ,.d : expr"'s" _ 1 _ . . • •
nsa or
" .... "'· ,__, m nccesan<:l mterpretación .. de. una futura
la ·'alego1:ía" no. sólo ilustra la esencia de la cul-
tura, smo al mismo tiempo, elh abre la mirada hacia
una mutacwn esencial ele .h "verd·1d" 1No t' t
• •
. e • ,, lene en onces
que ex:strr; dado que la '·alegoría" puede mostrar a amb .
una Telacwn esencial entre la "cultura" y la " e ·d· d"?. E as, . l· . ' . i 1 1
v .r a . . sta re acwn ex1ste ce y ella consiste en que la esencia
la y el modo de su mutación hace posible la
cultura en su conexión fundamentaL.
Pero, es lo que une a la ''cl.Iltt.Ii;a:"
1
" 1
- .. y a 1a veraad"
en una prünaTia unidad esencial
T , • ,• ,
l
ut

1
na;e aJ. giro ele todo el hombre en
e senncLo e e ctes u tazarniento med1·an·te ha
1
o1'tt a · ' el 1
d
· · ri . ' ... - · · , 1 c1on e
0n111110 . ..:.e lo r"Ui" Je iD'1l1e·c
1
"a· "" ,.: 'l'e · · . '
• • ':1. J •• • u ll.' "tc- 1 a su encuentro a
otro dormmo en el cual el ente mistno ·1oarece P 't l
plazamiento sólo es IJosibJe a ·d·-e <
0
"';" . d. "-"
1
::; ehc.es- • C . - ,)e Lle ro O 0 '!St':l.
entonces notorio oara el homhfA F r.>l >n· o';.lo f. L 11c
1 • .. •
1
. ...... - -- --- .... .1 ._.J.. .i...L. '-u 11 ·llle e o
nocono aevrenen oh·a CO"':l alero distinto A 11
el
--- •.:= • que o a veces
.. para hombre y el modo de la desocultación
que expenmentar una mudanza. Los arieaos ll::lmaro•1
·t 1 .. ) "t · / 1 / -
o o ·
"-< .\·esL cu1 acwn ru.eeUz.ei(!, '/Ocablo que se tradree IJOr
'· -"'el d" . if'· . ' 'J
..... _ , Y VLt a srgn ·1ca desde hace larcro tiPrnno
P')'"' el ne " . ·¿ l 1
"" ·-·· ··-r
, "- l:' · ,n ... ar occ1 enta a congruencia de la representa-
con la cosa: adcequatio intelectus. et rei.
• Á e.o n?s dem_os por satisfechos con traducir las a-
l,lbras paulew v aleetheía sólo • • ' b'
, • ,
•• J a. -· L U1US 1en In-
rentemos pensar en la« r•ahb·r·qr ·t"acl'l"l'das 1·, .
• • • • .. - --· J.- ,L..... · t.. esencia per-
-relabva a los hechos- designac.:la lJOr el c·1ber de
10'' anecros o·1r' " · J ' 1 .t
., "" ""· ·' <. ,_.e unll' crespues sünn t:ineamente "cultura"
v "verdad" en una unidad esencial. Si tornarnos seriamente
·· 1 • -
1
i ' ' 1
1
c5 ·-flw i ¡ -1-
la consistencia esencia1 cte ..G ;_fLlC .la ... "·<. l (7-
signa. surge entonces la pregunta de a partl::. de_
determina Platón la esencia de la clesocnltanon, mrerro-
"'lllte cuva a b.

propiamente
0 " ' ,. l - ' l
dicha de la '"alegoría ele la caverna , o _que Y e e
qué modo trata la "alegoría·' sobre l_a esencia cte la
Con lo desoculto v su desocultacion es cada vez des¡gna-
do lo que en todo ·tiempo es lo abierto y presente e11 el
ámbito de residencia del hombre. entonces 1a "ale-
goría" una historia de los trá:'-sitos ele. un<:t morada a la
otra, articulándose dicha historu. a parttr de ese
en una serie de cuatro moradas distintas en peculun gra-
dación ascendente y descendente. La diFer:nci,a de las
moradas v escalorWs de dichos tnnwitos i:unmm en la
d.lversidclcl de lo aleeth6s, dr-:terminante segw1 el caso y en
la· de la ciase de "verdad" c1ue predornina en todo rnomento,
"''l"'' , .. ,zón t-iene q11P ser. de una u otra n1anera, consi-
, escalón, lo aleethés, o sea
lo desoculto.
,. ," • 1 1 , .. _,.., .J rl,.-.,,,
En el prin1er esca.lon Vl\it::n 10s Huu.1u1 c"l'---L'--'c.u•.L'-"-'·' ·> •,
l
'·' c···'v-·"-na y c··antivos en lo Gl.Je inmediatamt:::ni:e les sale
t.-l. u. ,__J. ' . ' , l ' 1
.
1
¡. e
11
c·ue
11
tro. Lcl c1escri8ción. cte est'-1. co11c ttye {.1
<- • .,_ ' ' J' 7 .
1::) latón con este sugestivo párrafo: pan_i·,rp;Lst u._ee ..... :o't
to·ioúto·í o'tíJ:. án állo t·i nonú::.o·ien tu alec·-t:hes ee tas won
"y .. ,_,a-

(.t:;]5 e·. 1-21. "Los. encadenados no toma-
l.),c_,t;v -uv...,.. t.- ....... ru --- · ·., ,
ria;:1 abso1utarnente por lt) clesoculto nada más que las
sombras de los utensilios".
El secruhdo escalón infon:sa sobre la supresión de las liga-
'=' . . - ' ' • • - -" , ; ,, .+ ) 1---, u·' l --. l' l)rr-'
d;.tras. Los pns1oneros cs;:an a11u1 a t::ü e,_'-' v 1. • -· ..
aunque en _la
ro c;stá. volverse hacia todas po.n:es .. ADresetes enl.v.uce::> la
posibilidad de ver las cosas mismas que eran
transportadas detrás de ellos. Los que solo,
h·1cia las sombras se acercan de ese modo un poco lTiclS •
1
1
"mallón ti engutéroo to-u anta:/' ( 51.5 d, 2). Las cosas
mism:ls ofrecen en cierto modo, es decir, en el resplandor
del fuego artificial de la caverna, su aspecl"o, al no estar ya
.:?.:JO
ocultas por las sombras que proyectan. Cuando sólo las
e11c·uer!trt\ éstas I:!:lU..:1.tie11etl caLttiva a la
mirada, colocándo:;e eilas de ese mod¿, ddante las cosas
mismas. Feru cuando h mirada logra liberarse de la sujeción
a la.s sornhras, el hombre as1 liherado :1\<.::·anza la
posibilidad de ad'-.:enü· al dominio eL:: lo t:l ue es ''tmí.s eles-
oculto'· aleeúuistera (ÓlÓ el, 6). Y, s.in embargo, ha de decir-
se del así liberado que: heegeísthai ta tóte lwróo·memr alee-
théstera e e ta nyn deiknymena ( ib). "El tomará por más
desoculto lo tmtel·iormente· viste (sin ulterior añadido), (es
decir, las sombras), qtle esto que ahora (a él por otro pro-
piamente) le es mostrado.·'
¿Por qué todo esto? El resplandor del fuego, al que su
ojo no está acostmnbraclo, deslumbra al liberado, impidién-
dole este deslumbramiento ver eJ fuego mismo y discernir
cómo sn resplandor ilumina a las cosas haciéndolas, de ese
modo, aparecer, y no pudiendo, en consecu,encia, el des-
hunbrado concebir tarnpoco que Jo anteriormente visto es
sólo una sornbra proyectada por las cosas expuest::.1s al :res-
c1e este fuerro. ]?or -ciertG n t e 1
liberado ve ahora otra co.sa que hs-sombras, todo
bajo una peculial· confusión, cornparacla con la cud, lo
mirado en el reflejo del fuego no v-isto ni conocido, vale
decir. las .sor::.1br<is. sé mu.estra en nhi··lo-· COI";.nr·n<·,s T
0 " ... .... . ........ _ ..........
constante ;:· __ e; las son1bras c¡ue de ese rr:odo va
tiene que ser, por lo nlisiho, pan el liberado, Ltr:abién--lo
"más desoculto", dado oue ello e:· lo v1sible ·no enr---1, .. _,;;.,_
do. Es por eSt\J que al la
.segu::.1do escaló11 aparece la a.leeth,és)
Y ahora desde luego en su Ecrma conmaraÚva. aleethéstera
o. sea lo desoculto". La más
d1eha brmda en las sombras. Pues también el hombre
de las ligaduras aun se equivoca en 1a eva-
luación de lo ''verdadero', dado que le falta el presDuesto
del "estimar", es decir, la libertad-. La supresión de liga-
duras aporta ciertamente una liberación, pero ese dejar suelto
no es todavía la efectiva libertad.
231
HElDEGGEl\
Esta es alcanzada sólo en el terc:::r escalón. Aquí el
c1e ligaduras al 111isn1o tie111po se l1a
a lo exterior de la caverna, ''al aire libre". 'Iodo aquí yace
abiertamente a la luz del día. El üspecto de lo que son
las no a;Jare'.::e va rn:is al resDlandor artificial y con-
fuso del f ueg\;-dentro· de la caven:a: Las cosas mismas están
ahí en la precisión y forzosidad ele su propio aspecto. El
aire libre al rpe úhnra e1 liberado l1a sido desplazado no
hace mención a lo ilimitado ele una mera distancia, sino a
1ixitantc ele la• cla:ricl:.c1cl c1ue resplandece en la
luz del sol que todos contemplan. Los aspectos de lo que
bs cosas mismas son, o sea las eídee (las ideas) constituyen
la esencia en cuva luz todo ente particular, éste y aquél, se
muestra, en cuy.o mostrarse lo que aparece llega a ser pri-
mero deson1lto y accesible.
0; uevamente determínase el escalón de la morada ahora
alcanzado conforme a lo desoculto propiamente dicho que
es allí regulador. Es por eso que ya al comienzo de la
descricc.ión del tercer escalóu se habla inmediatamente de
fnnn lv'H)'mAnoon oleethóon. ( .516 a. :3) "ele lo que
ahora tratado con1o lo clesocult.o''. Esto desoculto v;le
DOr aleethéstercn .. es decir. todavía más clesoculto que las
iluminadas en el interior ele la ca-
verna. en su diferenciación con las sombras. De modo que
lo ahora alcanzado es lo más desoculto, tá alee-
théstata. A decir verdad Platón no se sirve en ese pasaje de
tal denominación, pero sí dice to aleethéstat:on para desig-
nar lo más desoculto en la correspondiente y a la vez
esencial dilucidación dei conli<::nzo del Vl libro de b F.e-
pú.blica. Aquí ( 484 e, 5 son mencionados hoi . .. eís to alee-
théstaton apobiépontes 'los que miran hacia lo mús des-
culto". Lo Inás clesoculto muéstrase en lo que el ente es en
todo tiempo. Sin este mostrarse del qué es [o esencia] (es
decir, de las ideas) quedaría oculto esto y "aq,uello Y com?,
tal y, con ello en general, todo. Y lo desoculto
llúm.ase así porque en todo lo que aparece el se muestra
antes y hace uccesible lo que aparece.
· . Pero si ya de1:tro de la el apzatar la mirada ele
. l<.s ;"mnbras del J:'uego y las cosas que
en e1.se muestuu: es,chncultoso y hasta se frustra, entonces
el a ser hbre· en el aire libre fuera de la caverna
totalment: la máxima paciencia y esfuerzo; La
hberacwn no Se .s1gue del n}ero dP las liga-
duras y no consiste en el clesenheno, sino que comienza
como la habituación en el fijarse ele la mirada
los mhdos contornos de las cosas que se mantienen
hrm:s en .su aspect() .. La liberación propiamente dicha es la
persistencia ese v_olY'erse hacia lo que aparece en su as-
y lo más cl;soculto. De modo que
la hbertacl solo subsiste wn este caracter como tal volverse
hacia, el cüal la esencia de la paideía.
c?mo um; reverswn. La perfección esencial ele la "cultura"
solo pueae, realizarse en el dominio y
sobre lavbase ele do 'Iüás desoéulto, es decir, ele lo allethés-
taton., es decir, de lo más verdadero, o sea de la verdad
propiamente dicha. La esencia de la "cnltura" se funda en
lu esencia ele la "verdad".
t:('n 1"!-l ?r;-n ,.:¡ ll rv"' .. _,..., 1 ,.... <1-........ : .... 1 _...1 '·
-·· • ""' i->'""·..,"''LL ucue :;u esencia en ia peTi-
hóles tées psyjées, ella es, como tal giro (o
Slon), constantemente la superación de la apaide-usía. La.
pa:ide.'ía c.ontien_e. en sí la . esencial referencia retrospectiva
a 1a mcultura. Y si ya la ''alegoría de la caverna", confor-
:r:ne a la propia interpretación de Pln tón, ha de tol·:1a1: gd.-
fica la esencia de la paideía, entonces esta ilustración tiene
que hacer visible también precisamente este momento esen-
cial, la constante superación de la incnltul'a. Es por ello
que en la historia la nan:acwn nc C(Yncluve, c"'n-10 se
cree, con la descripción del más alto escalón· alcanzado en
el ascenso desde la caverna. Por el contrario, pertenece a h.
''alegoría'' el relato de un retorno del a la
hasta los todavía encadenados, con el designio ele apartarlos
de lo que es para ellos lo desoculto v conducirlos ante lo
más desoculto. Pero este liberador ya ·no se puede orient;r
en la caverna; corre el riesgo de sucumbir a ]a suprernacía
de la verdad allí reguladora, es decir, 2 la pretensión de la
"realidad" comun como la únl.ca, amenazándole la
• : • • , . · .. , -l .. " " 1-.: 1; d, ., ,-1 l"" '" I' e J h no d
11ctact ae ser sacnu...:auiJ, l:'uSuH ,. -'":'"' qt - .- . - - · .···
Sócrates, "maestro" de Platón, se hizo efcctJva. ,
La a la. caverna y la lucha ental?bda :tentro de
dla entre el liberador y los prisloneros., rerractar:?s a
liberación. da lugar a un ci.larto escalan de la alegona, ,
con el ésta com t:leta. cierto que en,
., c·o' .,
110
S'' emplr.: .. , • 1'1 l)alabra ale<Ahe.>, a.t.mque
1:.1 narra 1 1.1. . c. .. · ..... - ._ .1: ·, .
icrualmente ha de tratarse en este escalon ele lo desoculto,
que cletexmimt el ca.vernario, a.l que c:e.
se ha ido. Pero ¿no se habra nes1gnado smnbr<1S ya en
el rimer escalón corno lo "desoculto · regnlaclor en lo
ele la caverna? Sí, por cierto. para lo des-
oculto no sólo es esencial que de cualqmer manera
. , es'11" lo c
1
ue se1ne¡·a v deie abierto su aparecer, sm. o
clCC · l ) e · · -' · , l 1 'I
.. , __

s"pf-'I''-'

nna. ocultacwn e e o ql. e
q_ lJe lU l...l\;;:) \...Ll-•l\..J O...L ._. -.. ""J.: •
oculto. De modo que lo . , .
• ·1 e,
1
r
1
· "r·t'
0
se
11
tl·L-l () a unc1 ocult,1cl0n.
arra.11cac..o '.', -.. -- \:_. . . .. ·J • ·,
y porque
1
;m:a los griegos, desde _la
prevalece Ct)JTlC uD esconderse a misillc1 1a esenctct del Se1
. .., • / 1 -· •.. -··---: ..... ,._ ,-. 1 """.,....,t.-., ':'1."1"1 C"!"1
IJOr COllSUllllelTCe, Lc.ill_lulell í....l.ClCll UlJ.J.C.L '- \..J.O.-A. •J '-• .!:' ... -
v acc;sibilídad ("verdad"), es por lo que _la palabra
- - j..__ ' 11 " . t ,
··'·1·· p···''"' 1" C'P(' los rornanos .an1an ven·as. y
t_tc t).S ..;. ..1. b'-' ............. ..__ 1 -- ·· ·
aÍemD.nes se . po:·,J:t aH_a
privativa de su formación, a-tée·tf1eia. Y erctact pn-
m:lriamente lo arrancado lucha a la ocultac10n en que
y·lcía. De modo CJI..H:; verdad es ese con l_t;cha Y
siempre en la for:na de un ¿esentrañar. La
lo demás uuede ser de diversos modos, a.
- :- , · · ,_ -ol" 'lOn d·sw1uh-
oreservacion, en1bozo, encuonno.lel1LO, -v .... ' .·' . · "
Y puesto que, conforme a la ''alegona
desoculto má:dm.o tiene que ser a1Tancado con lucha. lu.a
baja y obstinada disimulación, e_s P?r lo
desplazamiento ele la caverna al aue :aJu.:..
es lucha a vida o muerte. Que la pn vacwn , el
' d 1 · 1 l per·tence 'l h esenoa
lo desoculto arrancan O O COn UC 1a, " ' .
de la verdad está señalado particularmente en el cuartO
' ' ' " 1 ' · ., · l al ·1sí como en cada
escalan de la a egona , por o cu , <
.:234
uno_ dt' )os _tres escalones anteriores, también en él :;
1
c: rr::tta
de la atect11eia.
En general, esta "alegoría" sólo puede ser u1ra '':<legoria''
construida eu a la <lUt:: oFrece la caverna. y;, r¡ue
,1"' • ., .. , ... "')'l'"t··--·¡"--ac·l, ..... '. . . . . . ..
._.. ...., .;................... \..J C ,)I.GL t._.t \..lC 1 J lJ ld l:l\.ll LCl l:UllCla-
ment<ll de la aléetheia, es cledr. de Ja desoculhH•i¡;,., ,LJ
ente, experiencia evidente de suyn para los
la cavern<'!. subterr{mea no es otra cosa que algo en sí
abierto y al mismo tiempo abo·veclado, quedando, a pesar
del acceso, cerrcldo en torno por la pared ele tierra que lo
El contorno ele la caver11a en sí abierto y Ío por
el encerrado y de tal suerte ocnlto. remiten al mismo tiem-
po hacia algo exterior, es decir, a lo clesocu lto que se
extiende en la superficie a la luz. La esencia ele 1a
pensach1. P!ünariarnente por los griegos en el sentido de la
aléetheía, o sea la desocultación referida a lo que vace
oculto ( en1 boza do y disimulado) y solamente ella, ti. ene· una
esencial con la imagen de la caverna situada bajo
t1erra. Cuando Ia. verdad es de otra eser::cia v no es desocul-
tación o, por lo rnenos, no está codc:tern;niada por ésta.
a.1C6u t 1Ct ele· la ca ver na no o frece
alguno para ser ilustrada.
Y, au.nq_,_le en la .:.:alegoría c1e L.1 .:zlés-th.:;'if_¡, s,:'a
particulannente experimentada eG destac:¡dos lug.11·es
nombrada en vez de la desocultación, insiste: e:1 la. s{tpre-
I'1acía otra esencia de ]a verdad; rern eon F'
dicho que t:.lrn1Ji.én Ja clesocu1tación ccmserva en s1 un
rango.
La representación de la "de>;::cr;'a" v la pnmia int::rnre-
. - -
taci.ón c!.e Platón tornai1 ca.{-i. rcat·:l::::<h::.:.eni:e la '::Cl'/erna
subterránea y a su exterior corno el dominio en cu:yc J.mbito
se desa:·rolhm los procesos relat::tdos. Iguah:nente esenciales
sen los narrados y el ascenso desde el dominio del
re:mlandor del fuego arhFicial a la claridad de la lu:: sohn·,
cor;10 así también ·-el retroceso desde la fuent·e de toda luz
a la oscuridad de la caverna. En ]a "alegoría de le:. ·::ayer-·
na" la fuerza ilustrativa no emana ele ·la ima<:re'l de la
b .....
clausnra de la bóveda snbterrúnea y de lo preso en lo
235
que está cerrado. cotr1o tampoco ele la vista de lo abierto
en lo exterior de la caverna. La fuerza figurativa ele la in-
terpretación de la "alegoríc:." concéntn1st:, para Platón, mús
bien en el rol del fuego, del clesplandor del fuego y ele
las sombras, de la clarichd dt:: b luz solar y del sol.
Todo va ce en el resnlanceder de lo CJ ue aparece y en el
hacer ·posible su visibilidad. La desoc·u ltadón es .mencio-
nada por Pn ;;¡_;s distintos escalones, aunque sólo lo
es para saber ele qué modo e Ha hace acc'.csible en su aspecto
( eídos) a lo que aparece y visihie a este mostrarse ( icléa).
La reflexión propiamente dicha se dirige al aparecer del
aspecto que se ofrece en la claridad del resplandor. Este
aspecto suministra la perspectiva sobre el cómo se esen-
cacL:. ente. l,a n'F.lexión lwopiamente dicha pasa a
la idéa. La "idea" es el aspecto que pwporciona vista en lo
que se esencializa. La icléa es ei puro resplandecer en el
sentido de la expresión "el sol resplandece". La "idea" no
consiente que ninguna otra cosa (detrás ele sí) "aparezca";
el1a rnisma es lo que resplandece, y lo que resplandece
i e ...;id e :_; l:..:.r:c! ele si T.;:]
idéo. es, pues, lo resplandeciente. Su esencia consiste en
!a y en la visualidad, merced a las cuales
tiene lugar la esencialización, o sea la esencialización de lo
que cada ente es. En el qué es del ente es donde éste se·
esencial-iza. Pero la esencialización es en general la esencia.
del ser, por lo cual, para Platón, el ser tiene su esencia
propiamente dicha en el. qué es. Ya una posterior deno-
minación revela. que qtl'idditas es el verdadero esse, la
y no la q:r.istentia. Lo que [a idea trae a la visión
y de ese modo deja ver es, para el mirar dirigido a ella,
lo desoculto de aquello que aparece como idea. De este
modo, lo desoculto viene a ser concebido de antemano y
exclusivamente, como lo apercibido en la apercepción de la
idéa, como lo conocido ( gignoosk.ómenon) en el conocer
( gignóoslcein). El no e in y el nous (la apeicepción) man-
tienen para Platón, en este giro, la referencia esencial a
la "idea". La disposición en este dirigirse a las ideas deter-
236
la esencia de la apercepción . en "' .
h esenc1'a d 1 " · ;, · Y' conse .... uencJa. pues,
"" . e a razon .
·
I_¡fl .. .... ;--.,.:. "?""'.. 1 , .
1
. • ...,,, uncuca a 10l·.a 10 desoculto con . 1 -
C n SlClDpr•" r·owo } . ']} • · . . ' SlC era-
d•" 1· . • o. accesl) e mechante la luminosidad
a
1
ea. .r errJ en ranto. el . 1 d
. ,, ._ _. acceso es ogra o
mence por mecho de un ''ver" h desoc l·t·- ., . . -- ---- ----
,,- ¡. ·, -'' · ' ' -- u dCion puesta er·
l'C clí'lQl1 no-r ,..,.] .. 'e 1 . . ,, ' l
.""- - :· '" ct ·c
1
, es re anva a éste. De ahí e . 1-
Pl·-sLlllL<l desarrollücb al final del VI lib,·o l" 1· R
('(1 -·"·l· .n '}
-Ce el .epuJz-
-..... :,ce. c,r-Or que O ·visto y· el ....... ,. 1
--+- , · ' ·;:¡ • - , v....r "on o que son en sn
J, __ c;_En que esa tensión como de arco que
exts t.ntie ambos? ¿Qué yugo (;;:;yaón 508 I) ·r
mantiene unido '? L . b , a, os
"a1eaod· d l. s. -_a cuya Ilustracion procura la
El- a e cavema ' se ofrece en la siguiente imagen:
' c?mo fuente de la luz,. proporciona visibilidad . 1
que es visto. Pero el ver sólo 1. - •• ·l-1 1 . . a o
el
. , 1 7. . , . ve lO .J_e, en a medida ctue
OJO es 'Ce • '-' 1 · "
. ' ' •· ,,, eS Cecu seJne'ante 'll ]" . ,
n1rentras tenrr·1 ., . f
1
l l J · '- so , o sea.
l
- d oc·. t.na acu tac e e plena COlTeSl)Ondencia
e mo o esencwl del , 1 d . 1: con
Ojt) mismo "ilumina" _so ' es - con su resplandecer. El
Q
l t . :¡ . y se entiega al resplandecer pndjendo
e es e m oc o a ·oge- - ·1 . ' -
" e r y aperCI )Ir lo que aparece. Efectiva-
mente pensacb .. esta ímarrP1•. sü•niFíc"' ... _
(11 p1. t' (v:-- r- ¡ - O -- .... ............. '-'VJ..l\...>.,)t-JVJ.1U.GJ.H . ..:ia.
.t ,Je ,a on _ .l, oO,'J e) expresa de esta forma· "Esto ,
es lo n u e h d" - . 1 · • , · · • , pues
. : :1.. e esoctt.LaClOll proporciona a lo conocíc]o ., . '
ccr'r<"ando t' b'· l
. .t. pelO
> _. a . <.m len a cognocente la facultad (ele · · " .. )
r.::oo E!lsrno dirrc ''S 1 .. "-J".- ... 1-1 ,_. __ " , . . · '. conocer ,
ueluleU \WUtO t:omyn. to téen
a pm e7o·n toz.s gz.gnoosk.oménois k.az· too .· - ' 7_ • •.
;" ·- .. 7 .. ,.
1
. •• • _ , • , , . .
gl{Z.110Si\.011tl
•-e:. .. " a,; .. aJ,Hn apua¡aon teen tou aaatho-u' ·¡·,z,,;a·r• p71a .. 't_l_ . , . )
L· " 1 ' " o · ... · '-' .:.- • • .. 12 elna·¿
• 1 a d al ebg.ona menciona al sol como la imarren lJara la.
wea e 1en ¿En .; · l o 1:
Co
l 'd, 1·1· . que consiste a esencia de esta idea?
.no z. ¡,ea. e )1e11 es ,:¡ ¡,,.,.. q '"' .
1
, ·
q'.1e otorcra- -, 1.-,:-. anaece; como taL es lo
V, en o es
he e ·tou

gnoostoo teLeutaüz
, , . . o · · l ean .. az mogzs wrasdai ( .517 b 8) "E
de lo conocible la idea del bien es la ·l.d· d
SJ.Ile todo resplandecer y por lo tanto· a

1 --· r· J d . ' Y en u 1n1a
e ,e . ' a vlSUa lCta- prOpiamente dicha Va a .· .... d. d
modo que, ar)enas (V sc)-lo ",'f - :_ VlSLa a, . e
' - con es 'I"·r· ·o) 1"1"" ] 11
c:e-· •;;o.;t·t r)I'C)r)·., . t -, -- .. ·-" L '_,coe e n
.... t. ' J..--• .: .t: _ .t lLLn1en e .
,·)····-
_.,_) ¡'
1
e
·0 n aparente-
,. a +! ón mediante a expr Sl .
Se traduce vO ' . " C'. .,[''-"'' pl}c-t rtent::ra\J:Tten-.
l• ·"' -[ '·",.:lt ·"t.:""' \)J.C ... . \,J....!. ...........
mente inte11g1b e · .,

'"r)• lru u e; es conforrne a ia
1
"b' 10 .. ll ll'lD!<lC O .,,s . .. ct •
te e 1en n le ·' ' · ·- ., 1 T)'0'l1S'lr r•necro.
• 'n ést't que (:'' cl]tel1cl Cll .t C 0 0 '
lev InoraL interpretacw : , . --·-t· ·"l aaathr5n como idea,
• , . , , pl., ¡.,'.,
1
'1 l ll1fc:'J 1)1 e cll '- ·':: .. . .. , l"
por u1as 'F'c · ''"'····- --- -" .. "pl hi,,r
1
-• como "lnen n1ora
l l ' bl . p•l"'l -y,1',,L, -· --'·' . 1 ., 'f.i'}
hüya e ac o la 'se ..... L:- . ·Hnente cuut<) <.ü1 '\-a.or - ..::.
v. fin::dmente, reglsLlcU .o , ,1 si'Zln XIX corno in-
. - l" .-q_lor <JllC" prosper<l t n e . , -l l·
concepto e e \ • -.- l .. f .. 1oderna concepcwn e e . J
'.'

,-pz e1 rnás endeble
·vc·ro:.:u.l _ c1 ..::,
11
"" ."' . "-' valor" •; la interpretacwn en
del aaatlwn. !!..n tanto el · f' .· . 1" :\iietzsche v
o 1 " .. 1 . "" sustentan la met<LlSlCJ. c.e . - . , 'd·
base a os .. ·onada de una e
esto en la :fon11a_ IncondiClb.; -,..,;ictzsche en virtud de que
.J 1 .. 1lores·' e<: tan1 1en · · ' ., . 1
1
"
tOuOS . OS V e ., ' . , , _ 1 "''

¡., qco o. e Vél.-
l)<lta éJ tOdO sab€T prOCeCle uídt.<:,L' .... de )a
.t • :· .'" desenrrena o en a '- L· _
,o--" cl IJlatomco ma... .. -· . . . . '"· ;-· "1 conci\)e el
l. t' . 'l t 1 Y·lle d(-'C'r en tcln.c· e.
metafísica occlC en a · '' - · ··· ' _ ··1· ".; -l., ·
1
nis1na" l)ara
a· .·' uesta po1 a 'lL<.:c .. l: •
v:J.lor como la con

.1?, ,, ha asido la esenc1a
h posibilitación de la v
1
;"
1
' " :·.L. • C[lY" 1t•s que corren
'· 7 , . .' , 1ibr" rl e l-='repn C lO::. . ·•• •· · . , . l
del __ .. 1-.. ,,.,l., rle ·'\·aJores vahcDS
ele tras a e esa u e 1 \..Jl.l.!.l :..•-t. ... • , __ _
en .sf'. . . - ... . ,é." ., 1"'""'1 b. r;st-'>P•:·!u de la "idea'' en acep-
St se p1e. llSce d.LlU ' ' ">·¡· ·e¡·;Uo ("relwesentacwn S>Jb-
. 1 · - se·1 "01110 pe e- · · '
¡_·ion rnoc erna, (; ' ._ -
1
. "tcle-l del 'bien" un ·-v-<1t-
. . -· ·. " enc11entra en ,1 • . b''
JCtlVa ) , S·- . - . .. 1 . . el ·"1 cual además, tam Ien
1
... " ._,. .' "Ol' éJ.OC1Ulél" a . a 111·.1110. ''- ' "' }
Ch en Sl l:' - J. "' 1 , r·." 1 _, C1Ue ser natnraln1entc a
1 , _. . . "idea'· Esta 1c ea 1er e 1 "b' , ( .
,Iay una : - . ne todo transcun-a en el .ten ya
suprema, pues 1mport.-l q-. d··d lo bien dispuesto ele
. 1 b'" d·-> UD'l ClU '' O en .
<:ea en e 1cn - ' , . .
0
1·· r··c· pe'lsar va
"._.L. _ '\ H', don1inio oe este lll '- '::
11
J • , • ••• · d"
:2lt:I L•J OI r...eü; . - . 1· d _, la esencia ong·man.1 e
:10 queda a. t.
l
'd-/ t aaa-tho-u de Pl<hon. . .. ·r· l ·_,
a. t .. ea o u '=' , O' lo acrathon SlQ:ninca o que
Pensando a la manera ""1 L--e'_ , .. 1 o T. d· es decir.
1
t 1'\'} ,.,, a O'Q 0 el <A ' ''
sirve. para algo y 1G.ce ap o .J:'' ""vl-'s·'o;r1 sobre Jo que un
d
. ,, ·o orc1ona " ·
1
· · .
el aspecto e .:t_¿;o, pr p D ·.11.1 .• t'Jllt" ·¡.l,; ideas, en su
1 e'1tO e a . - - · ·- ·
ente es en tOC.\) mmn · · ·. .. · , . j<r
1
• en
,· . :· ..,. ···l· . . l!acen para qluc ,L,"." '." ...
c;l!2;11t1IulL. D gneti!). · . ·¡. , , ·l , "·enCI<lhZarse en su
. ,_]•• ,,,[-t" !llOC 1 ¡ l.il 1< ( l \S.
1t' < [11\:' V. ' t.·' .
constancia. Las ideas son lo entitativo de todo ente. Lo que
a toda idea hace capaz de ::;er n.na idea, o dicho platémi-
camente, la idea de todas ld.s ideas, consiste por eso en
hacer posible ei aparecer de todo lo presente en toda su
visualidad. La esenc.ía de toda idea yace ya en 1.111 hacer
posible y apto para el resplandecer que proporciona una
visión del aspecto. De a1.J_í Ll ue la iclea ele las ideas sea pt
1
ra
:Y simplemente lo que hace ser apto o sea to agathón. Este
trae todo lo resplandeciente a] resplandecer y es, en conse-
cuencia, aquello mismo que propiamente aparece, o sea
lo más resplandeciente en su resplandecer. Es por eso que
Platón designa ( .518 e, 9 al agathó11. también como tou ontos
to phanótaton, "lo que más se muestra (lo más resplande-
ciente) del ente" .
T . f ''l . 1 -1 1 1 . '' . . • 1
expres1cn la 10ea o.e o1en , que canco 1nauce en error
al pensar moderno, es la denor:ninación para aquella exce-
lente idea que, com.o idea de las ideas es lo que siempre
hace apto para todo. Esta idea, que sólo puede llamarse ''el
bien··, es la idéa teleutaía, ya que sólo en ella se consuma
la. esencia eL: 1a idea_ f?S élecir, CDrnienza a esencializarse, de
rnocln nn P . .1:..
1
. !·;i i::-: .:!..: ..i..J
las ideas. El bien pu;de ser "Ja ide:1 supre-
ma" en un doble sentido: ella es la mús encmnbrada en el
rango del hacer posible, y la n.lirada que hacia ella ascic"nde
es b rnás escarpada y. en consecuencia, 1a mús penosa. A.
pesar del esfuerzc; de su aprehensión pecu1iar esta idea. que
conforme a la esencia de b idea en su significado griego tie-
ne que ser llamada "el bien", está en cierto modo, sin embar-
go, constanteinente y por doquier en la mirada, allí donde en
general un ente se muestTa. allí, donde sólo son con-
templadas las som-bras aún ocu]tas en su esencia, tiene que
ir:·:1rJb:· el de UD h.ic:::g\), aunque esi:e n:spiancior no
sea propiamente aprehendido y experímei1tado como dádiva
del fu0go, y aunque aq ui, ante todo, no se llegue a reconocer
que ese fuego es solamente un vástago ( ék.gon.on VI, 507
a, 3) del s;)L En lo interior de la caverna el sol es invisible
v. con todo, todavía las sombras se nutren df: :m luz. Pero
Fnego ele b can:rnn qllt-· hac:' posible la apercepción de
las sombras, la que en su esencia peculiar no se conoce a
,í es 1a .... i111ager:. :Jaro. el f1_lr2.clar11ento clesconocldo
toda cld el}te, experiencia que, si bien hace
rn-ención del ente, no lo conoce empero corno tal. El sol, no
nhst:lnte. Tnediante su resplandece1 no sólo la
e
-

v

''Onsirm ie1•te h visualidad o sea la "'desocu1-
... \..<ó.·_....! J ........ ...
a tOdo lo c1r1e a.paree:e, sirto que¡ al. 111iSJ.TIC
su resplandecer irradia el calor y p01· mecho __ de su mca:1-
descenci:l lw.ce u lodo .. lo c¡_;_le nace· er,
le • clr"" sn ( 509 b i.
- Pero si el sol mismo llega a ser propiamente visto ( oph-
theisa dé), o dicho sin imagen alguna, si llega a contem-
plarse 1a idea suprema, syllogistéa eínai oos ára pás-i pán-
ioon lwú-te orthóon te lcaí lwlóon ai-tfa (517 e), "entonces
puede deducirse ( b. supre1T!a),
E]a es rnanifiestarnente para todos los l:ornbres ];J causa
tanto de t:odo lo justo ( e¡1 su comportarse), como de todo
lo bello", es deci.r, de aquello que e:1 su comportamiento
st=- mnestra c1e tal rnancra, q·ue tr8.::' a 1o ctne el
• _, .. "i .· . -e-..... ._ '.1, .. 1, ' (, .... •
.... ..... .. rJ0 asne·cr.o. J. Ct1J. ....i •• .v

1., ;(J.-;:. . ., .. ,_ .. l es c1ecjr, la cosa-
.,_,.;·J.J..'-·-.. •• ., -- _____ ... _ _____ .l ___ ----- -- ......
· · • ·-- 7 ) "r.-·¡ 1 " - , __ .",.,.,1 le en"' -:1narec"
prln1ar:.a \ t}r-saD ·¿e . .C..L Olt:::n sunl.tt..l .... lJ..: _..; i. .. e u..J. · ,__.
d1::>l en 1o c:uai tiene su consistencia lo que se pre-
lo Cl'-l-2 es i'viediante ese suministrar el ente es
ccn.servado y .. sal·vado en el ser. .
De la esencia de la idea suprema resulta, para toda mi-
rada circunspecta en el orden práctico, hoti deí taúteen
icieú"L tón méllonta emphrónoos prá:-cein ée idía ée deemosía
(.511 e, 4/5), "que, quien quiera obrar con ci7cu_nspecc.ión,
sea en asuntos pe1·sonales, sea en asur:.tos \'1:bhcos,
que tenerla a la vista" ( :;¡_ la idea que, como et
ele la esencia de la se deGomb<.i el bü::1) _- Qme:1 qu;,;-
I
.. , ·-,¡-ps v obraT en un mundo determmado por 1a
e-, J:- ... , .l u -
idea''. necesita ante todo rle h visión. de las ideas. La esen-
cia d.e la paídeía consiste, por tanto, en ,al
hombre y afirmarlo par1 l::.1. lúcida de la
esencial. Ahora bien. puesto que. conJ:crme a la
interpret;tción phi.tc)nica, la ''alegoría ck la caverna ha
.'1 !¡'•

\"1':1'\D.\.D
. de üa·sr a l·macre -,. "'•t:'"'l- ' · ' 1 ·. '
. . . , o n pe" e-l=· "-'ic ld es.:=nCla ce a pazde!a)
tiene tambien, por Jr1 J.:"ismr), c¡1:e e] 2.sce
11
;:;
0
hacia
la visión de la j_de;;:. supremc..
T " "., leac¡ ·í·o 1 }- - "
"--«' ". ·e;. .l .. ·:. c.e caverna no tl·atcl. pcr cierto D'.OJJh-
me
'" d } l ' d . ·· ' -" ·· e
, nce e. "\a ee;,u::ia, pero contit'ne la "chc:trina'· p1atóriica
a e la pues h :1legcria se Funcb en e i proce-so tácito
del IJredornmin el'-' 1., ,;.-J,( •• 1., .. ,: .. -r "l , ,.
- .. -· .. Á\.. .. "\...I•Ld.l· t.J'·'I.II ta Urrt:cU!'..::tt!., La a egoria
snrmmstra una de lo e¡ u e dice Platón acerca ele }·o
. l ,. 7 - "'
u.r;(r. tri¡¡, agatn.ou: avtée kyria al,!cthcir.:-n J\.¿zí íWWí. paras-io-
7!_1e_n.ce, . o :;a que "e Ha es ia soberana en cuanto otorga' la
(a lo que se muestra) v. simuitáneamente la
percepción (de lo desoculto) ." La alé¿theia cae bajo el

de Ja idéa,. y en tanto Platón chce de ési:a que es la
na, la gne permite la desocultación, nos a algo táci-
to, .. o sea CIU8; en l.o SlF'PSivo. }·> • r}e }·1 ,.,, •. COI1JO . . :.l.· -·...,, .. t.. .. ._d .. ..._, 1.. y\-li._l(.
''':::':.':':''';.., ... no se despliega desde la pro
1
'lüt
pie:l;sud ysenc1al, smo qne se desplaza sobre la esencia de
la ·zetea. La esencia de la e1 rasgo funda-
mental de la desocultación.
e· 1
eL 1:-'or c,oquier, eu todo Cf'n :11
e Se llega aJ -fcleín. el 1 H j,-(,:5a d 1 ., -.: . ,..1 e 1
"2..specto ", entonces todo esfuerz,) de

meramente en hacer po.<;ible esta vis.ión. Para esto es "'ne-
cesario el justo mirar. Ya e1 liberado del interior de la
• ,..l.; .... .:.j't:) , .... 1 ' . .. . f ., ...
..__, '--'-'-'--'6"-', cll <:tj,j<:tHdrse ce las sornbras y volverse a· las
cosas, su n1.irada sobre lo "que es más" aue las n1eras sorn-
bras: prós mállon Ón
1
a tei:ra,m·rnénos blépoi es
"volviéndose hacia lo que 'es c.Jc.ts ente', como
muar a Jo más justo". El tránsito de una situación a otra
consiste en nn n-"ctn

L,

.. ,u-1.- '1-
1
e··-'-a
1
/ '.h ·---•• '-' . .._ ... O..l. ,_;-' ll.L .J. .t. Lt d... )2_¡,1. ;;)l.
u·rl:wiees, o sea en 1a JUsteza dd mirar, consiste todo. Es
.. r:¡":\ .'C::.SJ...,...., .:- ... -•.;.. , __ ,.., , ... , ,·, _ · ., "1 •
.C' __._ ._A_.._, .... '..l.l./ V l.Ll JU.di..V.i.(..!. ll\.LC t-_:j ver y conocer e1ev1ene
justo, apropiado, de rncdo que, por {ütimo, se dirige en
a la idea afirm:índose en esa "recta
du-eccwn . En este: cllngn·sc; se adecua el Dec·cibir a lo
que debe ser visto, lo cual no es otTa cosa sin; el ·'asoecto"
del ente. Como consecuencia d(' e:>ra adecnacü)n 'de la
perct'pcir:,,, ctnT;o :td<'T1t<l{'itém t.k· 1111 ir/eín ;l la id(;/1 cx:iste
una homO'ÍOo.sis, . una congruenci2. del conocer con la cosa
misn
1
a. "\si S1.1rge, de la de la idéa y del ideín
sobre la CLe l:.:1 esen.cia de la \refdad,

;, . .;:e., ._., se:· nrthólees. e::: decir. iustezn de la r;er-
" O"' -· '" - . . . t
cerx:íón ,r del entJnciar.
En mutación de la es'=·ncia de la verdad se cumple.
1
. . b' ;¡ 1 rl-, 0"1110
a tlelillJG, 1.i.lJ. C!;1.l11 lC \...J.. e I....LC. l..l V e \..J..U. • \._.IU
desocultación ell<:l es tod<lVÍa un ra::;gu hmcb.mental del ente
mismo; pero como iusteza del ''mirar'' ella deviene la carac-
teríst1ca de1 ltumaEo con relaci6n al ente.
En cierto mocfo Platón tiene que mantener firme a la
"verdad" cc-mo carácter del ente, puesto que el ente, como
Jo presente en el aparecer, tiene al ser, y éste trae consigo
la desor::ultaci.ón. Pero al mismo tiernpo el intenogar por lo
desccu!t() se d·:-spLcza. bacía el aparecer asvecto y, con
eLlo, hacia el ver coordinado <.1 éste v b:1c1a 1o y."- 1a
justeza cld ver. D':: aquí que en ia ctoctrina de .t'laton hav:<
una necesaria ambí,;süechd, la qu_e da. te_stl-
monio cie lcl mutación de la esencia cte la vercaa, antenor-

¡,..,. " ·'"''"" ahc)L.t. ·ha,, c1ue enunciar. Dicha am-
.1. t... lv .::tO......-'-:..l.'! ,X \.! 1......... ... J ,_
hi<I.iiedad en todo su filo. por cuanto en el
orden de se trata y se de 1a alée·th.e-ia,
y simultánearneDte es mentada la orthótces, y asentada como
regla.
For una sola frase de Ia seccit'm que la propia
explicación que da Platón de b ·'alegoria de c:J.:r;rna",
puede destacarse la ambigüedad de la determmac1on de
la esencia de l::t verdad ( .517 b, 7 hasta e, 5). El pensamiento
conductor es que la idea suprema unce el yugo entre el
conocer v le conocido, relacién ésta que. sin embargo, es
tomada una doble acepción, por ío cu::<l 1-'latón
en pritner término, corno n::gb, he e tou, zaea
es pántoon o-rthóon te k.ai k.alóon aitía, e sea la
del bjen es la causa ( Ur-sache = proto cosa) as1 de toao
Jo bello como d.:; todo lo justo" (es decir que ella 1o
que hace posible la esencia): Y luego se di.ce que 1dea
del bien es k.yría aiéetheion. ka-í !WUII puros¡omenee so-
q
11
,: ]n desnt'!dt·;¡,·i(')n ,-uitHJ l:ttnbten la
LA DOCTRINA DE PL \TÓ!'i ACERCA DE L\ VERDAD
pe;·cepción''. _dos, eaunciados no corre11 a la par como
n.:<rci ::: un!W \JC j<.csto; corresponc:a Lt aléetheia,
;. kald (lo belio) corresponde el nous (la percepción):
antes bien, esta correspondencia marcha. de través v des-
acorchHL:1. A orthú. a le just;; :; su justeza correspo;K1e la
recta percepción, y u lo bello corre:monde lo desoculto.
pues la esencia de lo bello consiste en- ser lo
(e F. Fedro), es decir, lo qcce exhibiéndose de ordinürio y
de modo más purr:' muesb·a st: aspecto :,: es, de esa n1anera,
desocnl::o. Arnbas OTadones tratan de la primacía de la
idea del bien como de lo que hace posible la justeza del
conocer y la desocultación ele lo conocido. Verdad es aquí
todavía, y sobre todo, desocultación y justeza, aunque la
desocultación está ya bajo el yugo de la idéa. La nlisma
ambigüedad en la determinación de la esencia de la verdad
d
. t· 1 ., :1 . ' 1 - 1 ' 1 f'• , l 1 omma .amJlen en _·,n.stoL;.es. e capttuo ma1 aet
noveno libro de la :01( etafísica, en el que el pensar aristo-
télico sobre el ser del en te alcanza s<.l altm·a cumbre, la
desocnltaci0n el r:::.:,go h- ·xlamental y soberano del ente.
Pero al E1.ÍS1110 tielilpG pued.e l·\..rLstÓi:cles dt?ci:r; ralso y 1t)
-,:c:·c"!;::,c;;::;·c lW csc:t e u Lt:, cu.sas (mismas) ... s1no CJUe vace en
el entendimiento", ou gar esli to pseudos ka'i to en
tois prrígm.asín . .. all' en dianoia ( .:'viet. E, 4, 10:?.'7 b, 25 ss).
El enunciar juzgatívo del entendimiento es el lugar de 1n
verdad y falsedad y de su diferencia. El enunciado es ver-
dadero en la medida <JUe se aclecu::t b. situ::..ció.n objetiva;
por consiguiente, c1.1ando es homo·íoosis, cong:;:uencia. Esta
determinación de la esencia de Ja verdad no contiene ya
ninguna apelación más a la alP.r::theia en el de ·la
más hiPn D h1. cerne
1o opuesto a pseud,os, es decir, a lo falso en el sentido de
lo no justo, es pensada como justeza. A -partir de- e:;e mo-
mento· llega a ser determinante, para todo el pensar occi-
dental. Ja troquelación de la esencia de Ia verdad como
justeza del representar enunciativo. Como pn1eba de e11o
sirva y baste la mención de los principios conductores que
delatan. en Lls épocas crdrninantes de la metafísica, este
C'IIÍÍ!l < J,. J:¡ t•.•;¡·'t!t'Í;¡ 'k• J:1 Vt·•rflnd.
:2·!..'1
!IL\..RTI::< HEmEGGEH
Para la escolástica medieval prevalece el prü1cipio de
'".1\Jtnás ele a sábcr: p::8prie irl\·ee.i!:."'...t::: in
intellectn burnac1o ve] divino ( Ouaestiones de t:eritate, qu.
I 4,. resp.), la verdad se propian'lente en· el
h1telt;ct\) o 2:1 el divir .. E11 el ,_::r:..terldi111ie11to tjene
ella su lugar esencial. Aquí verdad ya 110 es más aléetheia,
sino hmnoíoosis ( adrequatío).
Al comienzo de la época moderna dice
zando el principio anterior citado: t:eritats·rn proprie vel
falsitatem non nis¿ in solo Íi1tcllecüt esse posse (Regul::e acl
directíonem ingenii Reg. VIII Opo. X, 396). "La verdad
'- ' ' ..... 1
o la falsedad no pueden estar en sentido propio en ningu-
na otra parte sino solamente en la inteligencia".
Y ya en 1a época en que alcanza su culminación la n10-
dernidad, dice Nietzsche, aguzando más todav:ía el principio
anterior: ''Verdad es la clase ele erro;·, sin la cual una deter-
minada especie de seres vivientes no podría vivir. El valor
para la oída decide en última instancia." (Apunte del año
i 11RS, Dr::r v1lil7e ;::ur M Si h según
u.i-:..L1. cspc:....i0 de C:i:;:v::, (:!StÚ
en un. moco del pensar que, siernl':'re y fal-
::;ea las -:0sas, k c:.:edich en que toda representación
paraliza el incesante "devenir'', oponiéndole, como lo sedi-
cente real, algo que no le corresponde, es decir, lo no justo,
y, en consecuencia, algo erróneo.
En la determinación nietzscheana de la verdad como la
no justeza del pensar, está implícito el asentimiento ·a la
tradicional esencia de la verdad, como justeza del enunciar,
o sea del lógos. EJ concento de la verdad en Nietzsche
exhibe el último reflejo la más extxema consecuencia
de aquella mutación de Ia verdad, desde la desocultación
del ente hasta la justeza del mirar, mutación que se cum-
ple en la determinación del ser del ente como idria (o
sea, conforme al pensar griego, en la esencialización de
lo que se presenta).
Como consecuen.cia de esta interpretación del ente, 1a
esencializae:ir)11 n.o es v:1 , ·OJilO a 1 (:<)ill i t·nzo ele l pensar occi-
:,:.[.[
Le\. DOCTl{L'iA DE PLATÓ!" ACEl1C:.\ DE VElmAD
dental, el ascenso desde lo que yace oculto a la desoculta-

1
a '--t- •1is · · · ---:-'J ...... 1 - l :u:;7 a J._ 1r1cl, C0111I_J el
r.1.sgo .wndamental ele la .esencializacíón. Platón concibe a
L ( ousía) como idéa, la que, sin
no esta sujeta a la desocultación en tanto que es ella la
oue hace 2 1Jarecer lo c•ue v'l"e OC''l'-o

·- "- !; :t- .1 C•'- L• L ) J:lVLl.LC U a SU
bien a la inversa, lo que resplandece (el
mosrrarse ) es lo que determina aquello que en lo interior
de su esencia y en la exclusiva reflexión sobre sí mismo
puede luego denominarse desocultación. La idéa no eS
en consecuencia, un primer plano representantivo de
aléetheia, sjno el fundamento que a ésta hace posible, pero
con el resultado que, de este modo, la ·idéa toma todavía en
cauci?n algo de la primaria, percf desconocida esencia de
aleetheia. ·· · ·
. La verdad, desoc'L:ltación, no es más el rasgo fun-
del ser mismo, smo que, por haber ella devenido
sujeción ele la idea, es, desde ese momento,
la caractenst1Ca del conocimiento del ente.
A partir de allí, hay ya una tendencia a la "verdad" en
r;;.l rlp 1::-t rlo.l """I"""Y'-f, .. <")"l4 .,., ,...l,..., 1,..., .... !._ J, , - --··-·- ··-...- ... --..,.. .. _ .... J .._...._ . ..a.L..l. J:I\J0l.\--l.UJ.1. UG .Let.
siendo desde entonces decisiva para tqdas las pos-
turas fundamentales con referencia al ente, la obtención de
la recta visión de las ideas. La reflexión sobre ]a paideía
Y la mutación de la esencia de laaléetheia se corresponden
como se ve en la misma historia del tránsito de morada en
morada, expuesta en la alegoría de la caverna.
La desemejanza de ambas moradas dentro v fuera de
1
' -
a caverna, es una diferencia de sophía, palabra que signifi-
ca_ en general el reconocerse en algo, el comprenderse con
relación a algo. Más propiamente, sophía mie;ta el recono-
t::n lu <1ue se esencializa como lo desoculto y es cons-
en tanto es lo presente. Este reconocerse no se logra
mediante la mera posesión de conocimientos; él mienta el
a morada que, ya anteriormente y por doquier,
nene su asidero en lo constante.
El reconocerse que allí abajo en la caverna sirve de
Tegla, he e ekeí sophia ( 516 e, 5), es superado por otra
:245
so·Jhía. Esta ,:;s única y tiende aute tuclu a. :t
t ·., , . · , ,,. _; .. ·:-- ... , ...... .....,.1 ""'')····¡J¡,,¡ _.. clll-en-:ncla
ser ([e.l en(e eH .ld.S íll<::ct.) • :_;,>ccl •.cn.c"ucc •J•" '-:" .. ·' ... . . . e
de aquella otra de la caverna. se caract:enza por el_ anhelo
de asidero, más alLí. ele lo presente en
, ' · .. · .. . . ... ;T-""'., ...... , .,;
1
nis1n'' Eshl sophta es en
1o consrance que. ,éJc '· ·- .; ",. l· . "' 1 " .. _.,
11
,
·' n·' ured1'leccion v am1stüt..l \fJlu l:'Lt ..le
Sl U •• .. · .... · .. . .. ..
lo clesocult?. Esta, sophw cte .. la,
es por consiguiente., ph!losophw, pal.abta qne y.l a.nteu ele
conocía el ídiomú. de los gneg:);'> Y que la
· t , ..

..... l." nnr ar1uel Iectn
con1ünn1en·e para üe E!,l"" « l"'· .t-· ·
reconocerse. Sólo con Platón cotnienza esa palabra a ser
tomada como nombre para aquel reconocerse en el
determinando al mismo tiempo el ser del ente
Desde Platón, el pensar sobre el ser del 1:;,-
l
. f' .
1
·• IJOl'CJ.l.
18
é t ·es un mirar hLi.cut las 1cleas .
.OSO le , · · lJl ' J •
n .. _ .. ,J.

..
1
" c.,,,,_, con . aton ar..tctmere en
reru es La J.. , "L • -·'- -· ..· ·· , . "
lo sucesivo el carácter de lo que. mas tarde se. 1lama m.e-
J.c-+1',.;ca" ctwa Forrna fundamental ilustra el m1smo Platon
·'" ' • J ' 1 1 H t
1 l
· t) · ..,l,e n'l"J"l l·1 ·1Jerrona e e a caverna. as a
en a 11S ( na q . -: e t . ' • • · ".:o • • ,
la alabra "metafísica" esti ya preacuúada en la expos1c1o?
p .., "l 1 . . - 1 : l- ·- .... 1 ,..., 1"' ,.,. 1""'\1' -
l:..1tÓnica, en aqLLe.i_ pasaJe llULii..J.e uLcv, <.ti ..... _nu.u ..................
P - 1 ·c1 • :::1e .., '" 1 · el v·1
tuación de la tT1irada a .as 1 .<:as (u :J e, ·) .. · · " · '
·ne{ elceína ''rnis allá'' de a.qu-::llu que es como sombra y
r ·' ' " ] "'d ' Ell
Mmia h,10ia eis taúta. "en direccion a as 1 .eas. as son

' ,:b·,.:. r>n la visión no sensible, ellas
0 supras .1:>1 1.:..: H ·'" ..:-· • .. • · · _ • , • , • , .•
1
·l-1 ... --'-o. ; •..,.

.. n:1r::¡ lns Ot\!a.nos cOl·
son e ser e e1 (:-ucc, J..Ü"'-1:-' t: .. , ... - · .__, .
porales. y lo supremo el dominio de ..
aquella idea que, como tdea ele todas la:, tdea::;, es
la causa de la cc,nsistenda y el aparecer de todo eme. Y
"', , .. '·'···

1" r""""a '""ra tnclo
··•J" esta lGea es en ll.lU <.t .. tu.:-, .t"L<. "' ,
1: e -· ' 1 ... , 1 b · "
oor es también ella "la idea" !]_l.le se 1 ama ·.e 1en .
Esta suprema y primera causa es llamada por Platon, v. des-
pués por Aristóteles, tó . th:eio·n. lo divino. , la
pretación del ser como tdea, el P.e:1sar reL;cwn "al
élel ente es metafísico, y la rnetalis1ca es re_t?logm. Tcolog1a
significa aquí la interpretación de la ''causa· del ente como
Dios y el despbzanüento del ser a esa causa que en si
·contiene al ser ele sí v lo despide, ella es lo más
entit,Hiyo del ente. · - .
. E.:ta misma interpretación del ser corno idéa, a cuya pri-
macla se debe una rnutac.ión de la esencia ele la aléetheia
exige una caracterización del acto de mirar hacia las ideas:
caracterización a la que corresponde: el papel de la paicleía-
la lo cual nos explica que a
ves de la metabslCa domine el esfuerzo en torno al ser
humano y a la posición del hombre en el seno del ente.
El comíer:!zo de h nlehlfísica en el pensm- de Platón es
al mismo tiempo el comienzo del "humanismo", palabra que
aquí es pensada en su significado esencia] y, por consi-
g,liente, más amplio. Además "humanismo" mienta el pro-
?,eso _ en:samblad? .con el comienzo, el desenvolvimiento y el
.tm de la metahs1ca, por el cual el hombre, siempre según
perspectivas diferentes, perc a sabiendas, se desplaza hacia
un término medio del ente, sin ser, por ello, él mismo el
ente suprerno. "El hombre" significa aquí, óra una humani-
dad o la n.aturaleza hurnana, ora el individuo o una comu-
nidad, ora el pueblo o un grupo de pueblos. De eme ..
en el dominio de una conexión metafísica fundamental- del
ente, siempre se txata de llevaT al -'hombre" que desde aqui
se ha deteeninado, al an:imal rationale, a la liberación de
,, ·¡.
1
rl 1 . l 1 l .J
Slts pt)Sl!J! ... a. _u accrc:J. c..e Sl..l u.&stino y
a la preservación ele su "vida". Esto acontece como acuña-
ción- de L1.. actitud "rnoral", como redención del alma in-
rnortai, con1o despliegue de las fuerz:1s cTeadoras, como
perfeccionamiento de la razón, como cuidado de la perso-
.nalidad, cOlilO estÍJ.TtrJc clel crJnlo acliestran1iento
Jd c:terpi:, o cc.rno unión apropiada de algunos o ele todos
E.:.1 6r'bitas e reclt1cic1as, siei:-:-
pre se consuma un gü-ar metafísicamente definido en torno
al hombre. Con la culminación de la mei:afisica también
el "lmmani.smo" (o dicl:o eu "griego": la antropología)
inurnpe en las más extn::mns -)'· al mismo tiemGo .. incondicio-
. L '
nadas "posiciones".
El pensar de Platón se conforma a la mutación ele la esen-
cía de la verdad, rnutación <1 u e luegu s;:: convierte en
}üstvria de lo.. LJ.1Ctafisicrl., tJ. lJOr últi.l!1tJ t:!.l el p-ensar
nietzscheano inicia su incondicionado a ca barniento. La doc-
trina de Platón sobre la verdad no es, por consiguiente,
algo que perce.:1ece al pasado; elh es históricamente "actual",
mas no sólo como un trozo dúctrinario cuya "repercusión"
es objeto de comentario histórico, ni como resurrección, ni
tampoco como imitación de hl ni como mera
preservación de lo que se ha recibido. La aCtualidad de
aquella mutación de h esencia L1 verdad proviene de
ser ella la realidad dominante fundamental, afianzada hace
largo tiempo y aun no desplazada, de la historia universal
planetaria que se desarrolla en su mó.s reciente moder-
nidad.
Lo que siempre sucede con el hombre histórico resulta
de una decisión ya con a.:J.terioridad tomad:1, y que jamás
reposa en el hombre mismo, sobre la esec1cia de la verdad.
decisión ya puede de1imitarse bien lo que
a la luz de la afianzada esencia de la verdad ha de bus-
carse y afenarse como verdadero, pero también lo que se
- ·- - ., ""
l1a de recüazar y pasar por a.tto como no vercwuero.
La historia que narra la alegoría de k c:werna propor-
ciona una visión de que ahora y en le h:.tc.:.ro será lo que
propiamente acontece en la historia de lo humano acuñado
por Occidente, o sea que el hombre piensa en el sentido
de la esencia ele la 'rerdad, como justeza del pensamiento,
todo ente de conformidad con las "ideas", v estima toda
efectividad confoime a los "valores". Determinar qué ideas
y qué valores son asentados no es 1o sólo y primordialmen-
te decisivo, sino que en general lo real es pensado conforme
a las "ideas" y el ''mundo., sopesado según los "valores".
Al recordada la esencia primaria de la verdad, re-
cuerdo en el cual la desocultación se devela como el rasgo
fundamental del ente mismo, este recordar la esencia pri-
maria de la verdad tiene que pensar dicha esencia de modo
más primario, razón por la cual ese recuerdo no puede
jamás tomar la desocultación sólo en el sentido platónico,
es decir, bajo 1a sujeción de la idéa. La desocultación,
co.ücebi:J.a queda puesta en relación con el
el el pensar y el enunciar. Obedecer a esta
signihca la esencia de la desocultación.
;...mguna tentativa. de funcbmentar la esencia ele la desocul-
tación en la "razón", en el "espíritu". en el "pensar". en el
''logos", nj en cualquiera otnt especie de "subjetividad;'. pue-
de salvar a dicha esencia, pues lo que es preciso
mentar, es decir, la esencia de la desocultación misma, aun
es en todo esto lo suficientemente cuestionado. Y siempre
tlene que llegar a ser "aclarada" la consecuencia esencial
de la esencia no comprendida de la desocultaciói1.
es de lo "positivo" que yace
en la esencra . r:nvanva ele 1a aleetheia, como también que
antes esto positivo sea aprehendido como rasgo fundamental
C
1
ol se1• ,.,..,;S'"""' .._. · · 1 ·
•v • "'u ..... "' . uu ... "'ü · Ll.t:: Llene que nTun1p1r a necesi-
dad, en la cual no siempre sólo el ente, sino también el ser
devenga un. día problemático. Y porque esta necesidad está
perspectrv·a.: la esencia primaria ele la verdad reposa toda-
vm en su oculto comienzo.
(Traducción de Norberto V. Silvetti. nor C. A.)
:249
t..r:;A. HECIE:-<TE EXPH.ESIOi\
DEL PENSA,'v1IEl\íTO DE HEIDEGGER
La revista francesa L'Expn:ss publica en :w número del
:20 al 26 de oct·ubre de 1.96.9. un reportaje que su redactor
Frédéric Tov;an1iclci -acompaiiado por el jucen filósofo f'ran-
cé.;· jea n-M ichel Palmier- le hi:::o a H eidcg¿,er en su. ochenta
cumplea:Fíos, EntTetien avec I-Teidegger. La e·ntreuisia ha sido
recusada coTno am5crifa oor fa red.->ta o.lemana Der
en. su. nÚTnero del 3 n¿Joien1.brc de 196.9 L'Express Gljir;rw
la a·utenticidad de la interr;iew y Der Spiegel responde que
el texto es un resu·men de [,J. conversr.u:ión q·ue To1.ca:·n:idó
• • C·,Q·¡o _,,,'"_,.,_0 • -·--·¡ ;'} ·--·-·-,T·(-'1,. n••
Jlt.l..vt(l 'l-It V (.. tJV j !,l,.....,•,Jv¡ U Se;;,.¡ t/H_¿,¡;, ..1 t_...ví 1.- t;:,1-' j-11 C. J,_,,_..,,,'¡ /..Jj(.J.. •)t.V
libro Ecrits _r.olitiques d;.= E<';i.degger. impostuT:l de la
revista alemana porque eZ cutor cie este libro es J ean-ii,Iichel
Pa.Z.m·;er Ci+·1 DPr c;ni•=-o·-"'1 'I'J'la af'innac'iÓ'i' L.:¡'< }Ieic'<cac;;o¡- el

S1J]JI ..Jesta carta e la .. esta ·últh11a ¡·et;ista (nc se
publica el docu·Jne nto invocado). N u menos dudoso es el
·!'e'p()Tiafe ele la pulJli.caciá'J1. a f[ c:'ictegger ..
a qu-ien le atribuye la "e:r.presa" resolttción, según Der Spie-
ge1, q·ue debe pu.bl-icu:rlo ¡después de Sl.t mueTtJ!, mantenüin-
dolo hasta entonces secreto ( sekretiert seí). N o hay nada
claro en todo este embrollo de la reuist·a alem.ana. Lo único
que surge 1nenos confuso de las a·mbiguas frases entrecom.i-
lladas, interrumpidas por puntos de lo afiTmado
251
por Der Spiegel, es que !w;ta el 29 ele octu.b1:e
(ld inierDiel.C -fue h.cc..:hn. 20 el :lb LÍe iLO
recibido el n¿írnero de LT..:;qn-ess cOit él i.:.xir) de Lcl en/'Je-
cisia, fU que no lo lwhia leído! '·e;¡ ciuadLL o no'' esta inter-
cieu:. las ideas exnresadas en ella uertcnecen a Fleiclegger.
CIIQ(C''IIÍCr lJ-¡•en. ,..¡_,, "'" " r{t? ''"S' ('·l'h'(T?JOS n-u:-'-
'.,/·' !.., : •) .... :.._...._.,_ •.J,.'-"'.'-"'-"'': :) • • • ¡-
ele htentlj'!cartcls tacümenre en estos. LO G:cno por n ew.eggr:r
o interpret-ado a base de la e o n-ce rsacié n. con él ele Fredrdr ic
Tuu:urnícld configura una bue.rw dr:: 0u pen)tinÚEnfu.
ello inclt!imos, como últi-mo up.!nclicq d·? nuesr-ro Ubro,
un rc.mmen del repo-rtaje a H eiclcgge;·, del cual hemos s¿;pri-
m.ido y glosado al efecto ele su ilación las pregttn.tas del
interrogatorio y conserrado sus respuestas,. qve expresan
ideas fLtndamentales de su filosof!a, fonnu.la.clas dentm del
co!u:exto de diferentes trabajos, e que il'aduccn puntos ele
1:ista de pe-rem:oria actualidad.
r ' FH nSOFIA: DE LAS FOSIBILIDADES
uc., L""-
•,ía. ---'-
1
·n
7
--1- e;c"ec:c:·,,- c•'lF;dera·--lc e1 últin:1o Glóso[o de
;.\"- .1.. t. i. .._ 1.
1
':::bCL, u_._..,,J._ ---- -...1 -L
la tTadición occidental, el que: esta tradición y Liue
l.. ....

•..,r1,..... -r ..1 'Y'I'""l"'i<.i,-.. r"lh·•""t • rl,..;.
...I,.J.. ...... .J.. L ...... J....l.lo.I...J.._'._,J..,I. .._,.,,,._>#w __ ... _,. __ ..,__w., ·-',__,- -J .1;
. . . , . , , 1 "Y· ·e· ... ·u· c<, ..
C011 ll1C1Srva ClarlCL8.Q a 2.S pr-... 5-Jl.t as qtte ·e 1C 1 .....!. lu._a.._ ·
. b ' . . 1 1 •1 .. -- ' - .• -:
Se te su raya que en este rrtomencu c-1. Cl'lS2S Llc uu"v·::t:>,-
chd se ve de una c:-;::ciente S<)specha e'1 cuanto
,:l} sentido y validez de la filosofh. P8rl muchos, ésta car,::-
ce de razón de se b.a tornaclo i11Útil.
Expresa Heidegger que f.l tambié:1 a cm.:,-
1 ._, y _.. ,_ ......... , ........ l ··-] ..4 ... ,- r . .....¡,,¡c ... tr. L-r..·. ·,•·.\1t:.:'fa-·
C.tLlSl0l1. . Y.Llc el Se . .__ -ldd J..,IUn l_. ..... t ......
física de 1935 l121bta afirmado q;_te "b filosofía es siempre
intempestiva"; en síntesis, ''es una locura". Mas específica:
"La filosofía es esencialmente intempestiva porque ella per-
tenece a esa clase de raras actividades cuyo c1estü:o es no
poder hallar jamás resonancias inmediatas. Que sea autóno-
;na y creadora 1a con\;ierte en una de las más extrañas posi-
:..:.52
biliclades de la e:xis tencia. S u t2.:·ea crürinal es tcn1:1r todo
m·ís rrr::,·,·p " ,.:¡;Hcil" ·
, . • . . . , , . - ,• .
;,¡ eua es c2cpaz (:te:· algnn papel en
.J.a e-'! lTl un el. o, se:;1:; n lo. qlleria 111a11i-
festó: ''La filcsof!a de n1anera iTJ'T;ediat·a no l)Odrá jamás
a_porf·ar hs fuer:z,:.s o cre:.1r bs y las ¿ondi-
ciCJlJ.t:s q_tte sttscite11 1.n.1a acción l1i.stórica. El se11tido ele la
.[ . .., , ..
J.llCsotla no consiste en un «sabec·, que se adquiere y se
utiliza dircclawe11te; sólo interesa n un reduckfo
ho.mbres ( Men.c:r:·i:en_). E1_b r:o puede ser apreciada por
crnenos comunes. l'-d) es posible hacer nada con ella: es ella
la que hace algo de nosotros si nos ccrrmrometemos en su
desarrollo'\ Y ::n1adió IJ::ua rnc-:.yor precisfón: "En el curso
de sü evolución histórica 1os pueblos se plantean· muchas
preguntas. ?vías es ec;t::l única «¿Por qué hay ente
y no más bien nada?,,, la qne k1 c1ecididn en ve::dad el desti-
no del mundo occidental. a de las resDuestas chdas
P
or los j)resocráticos bnce des r1il e¡ - v ·
., anos. .1 s1n
embargo-- hoy el sentido ele esta r:regunt:l no ir:r1nir::ln ,,.,
a na(Ue." - · ./ --
LA. TT\ .\I)lC:l:OJ\í OCCIDENTAL
Y LOS PRESOCB.A TICOS
Cree Heidegger que esta;- atento a la esencia del mundo
presente significa m,.:;dit::tl· hs pensaE1le;1tos de los filósofos
P
··psl-nl-.S"l.'OS ·('1°' ' T· · ·.:; .,._ ' 1·
;c.; c.l L J., CC1110 .LariDé:J.iUCS y .t-leraCtÜO. aunque
confiesa que casi no se Ics lee. Sostie"ne, empero·, que nc
..a:J C()I:: ,'_;llos, y que e:n .su ctLTSO
Hl:·.:·caucr.:zon a w l'la n1t)si:l·ado oor ¡·,ué todos los
, ......, .. ,-.,1...... .. .J .... 1,, f':l ,-,. .J... ?
1:'-·..- ........ e.LlJ:LL) ....... ... J. .. ; ..,_,.:!tJi.Jd. ellos. ..t...n Sl.iS
hagmencos pc•::ncJs na tenido naci1n.l:.:nto el n:unclo occ;
" 1" "'
7
-l _] •
La . .1 u le mostrano -msiste- que la técr.ica m1)derna si
bien es dél todo extr:üia a la ::mtigüednd encuentra all.í
su
Sin ernbar¿_z:o. el fílósofu "h'' í o · · 1·
_ '· n n acepca que sea 1nc lS-
l
Je11sa1;te un .·.: l:l:::
1
' · · ·
. • • .. '. :r:·s ,,;_ 1 pen:;anHenro
,)!'!'·"'
_,;.,
l l 1
• · au" e el a el sería absurdo y
·"Un renacimiento actua e e a an>-1::- te .
1 f • • .. hl- ....-:"]

l10 lJllede ser 111:.:-\s
éidCl'l18.5 lli1J?GS.l._..l::;- . .!:.. __ i.--•- ,_t,_c, ! ___ .t --·- t_- ::::-' _ _
que un punto de partida''.
LA TESIS XI DE )L·'..S::'( SOBHE FEt'ERBACH
. · . .. 1 ,., .. rl: .. :' ' "" ·ltÍ'·'Dc' a l·1s
La retice-nc1a a l.Utt:•rrugdr 1c:L u. .)L . L> -- _LC.
, 1 ., ., 1 "' ,-1 ........ ··acol· \1 e"l:"\ti·O PS8.S
I.tecesidactes ctc.t HlUllLtO ct 1-.......ac '" .......
exigencias figura la oposición rac.1ical qtte etesdc:' .\}ar.x sc:pa-
ra la visión teorética del mundo de la actitud practJca que
· ' e · ' ·,1, , .. · ,. Hpide()'aer- de
pretende transformano. 1T::l -t, ;.,en. a -'·
la undécin1a tesis sobre Feuerbach. "Mas hoy la
. · , ,...... ___ 1,: ..... ( "1 .,.,.c.,clc ..:J,.,¡ n•qndo SlD lnh::nJre,
élCCl0l1 S01.:1. uu .. üuuü ... t..l(.t. \_¡ '"'u ... 1..1. l J .._
blrtn antes''. 1 · ·
. Ese vínculo la mt::tafisica de 1os grlegos y a tec:mca
. . . ' ) ''SC''UT'll'
rnoclerna. se le 1nanüiesta, perrmtuta a. ptt S< t '' o
oue de alguna m:nwra b hornb:t atómica
- .• 1 ,,,,,. e·
1
,_,, l""·'''"·' ele: p., ..

• hace ve1nt1CHlCO s1glos.
c:l c:\.plVLC\J, Ct .-•1...+•:-I.Jll.'" ._ ..._ ...... ·.1-.-··, -·.; .! ·. · .. t ...... ,,
t-teicte2;Q;er acepta lü .. !..•... t ut:; • u._,_¡__ .... u .... _ ..... _--J ·-··-·-:
. . . ,_ ... · · · ... ; ..le'''''l)"'¡::.,,. ·-le la'; fórmu.las lJn-
q u e sost1ene: .r..s neces.u 10 e ,_ -- - - · · , , .-
1
·Lt .1" ..... ,, ... t_,.,,.('· e·· ,-1,",..;r Pp el 1!1K'n1a eh; .Pannentc.es
vac' s -><.( '-'-'" ... , . ..,_ .' .."·· .. - . \ ···' ·'· '"Jl rnarcha
v en la 1nterrogacwn cp.1t c1 mstMlLl se 1,, pttesLO .. c · · ,
1
-.l ele la ci12ncia fut1.1ra. ::VLts eJ pehgTo Ge la
L .t ''" • 1 1 • l
fórmula residirü1 en creer qGe se ,,a U;?
proceso ineluctable, una necesidad fatal de tipo ·
Si la historia pudo tom<Ldo otro es cos,a qne
· · ' "P·ua mt
no poseemos medio alguno para avenguano. . .< ,
1
•. ""
f;ü:Ji. LH historia no obedece a un detcrmnusr:lO oe
... ·. · · 1 r··· ·e 1· '
1
l
1
t' LOS f's·cos
rnarxista. i\•Ienos que a cU<)SOtJLl o a pe 1 · · ·
1


111
i·· h.: ¡,_,ves de b L.sién nucll:ar no nan
cp.1e . le.· . ..tl". · l ._:,V- e:.... . ... . ,,., ... · ::.
1
-,1 .... rcrn, es lo
quendo fabncar b bomba 1., · e .. L .. a o-.
que ban hecho".
EL PROBLEMA DE LA TEC0/JCA
Se le recuerda a Heidegger que él ha dicho que su libro
Ser U Tiempo es una obra donde pretendió ir ''clc:masiado
prontc) cl.:-nusi<:td\; .iejus''. Concede que este! es cierto si bien
COnfiesa 0 Ué no S a be hov P1c·Í .jl·' r"' , .. , 1-,; 'l
. - ,,. ·- • .. .._ -' '-1!.4\-' .)o..l.L ..1 .i(: VJ.1 l.! .l.-...J•
"Lo que cuestiono en el presente nu estaba en condiciones
de b.tcerlo en aquella épcca, es decir, abordar e1 problema
de la técnica, su sentido en el Inundo moderno. En síntesis,
he necesitado treinta aüos para lograrlo". Señala, no obstan-
te, que presentarlo corno adversario de la técnica v del
mundc moderno no es un absu.rclo, pues "lo que es el
porvenir". ·
En cuanto la expresión, por él acnüada, ''era ele la técnica
pla.neta.rian) sef}.a]a c·)n s.:·ntido: era p1a:ne-
taria. la era atómic'1 son P'('.., ··r·'''l·u·' n P., n11 P el •"s·,· cr t'l"'D l·o . - ......... , r:--. -'-' ..... _,) ..
1
_ .. _ .. -..-. v· ·-l.. c;;1. l_L.- ....
de los tiemoos eme se hnll2n en d:::: a•:henir. Nadie
puede q1;e el]c. · s-:;ní.n. s::>.!>e lo que sed
eEtonces éfJOc:.:t c.:e 1:.:t
pe;: k déi;ú't:,, <.tu n¡arca e[ fin etc ia metúisica. J::..Ua es su
realización. "Sin Descartes el mundo moderno hubiera s-ido
El problema ele la té·;nic:a cs cornplejo, eú efect:o.
l'vhentras nos contenteinos ccn · rnaldecirb o 2:loriJicarb nu
se llegará jamás o. captar lo q Lle elh es. Es ir:te-
rrogarla. Cuestionar sj;::;·niFi(''l h·:1lw;,, .• ,,,., ,.,.,,_,.,
1
·,-.
1
o ,.,o,-.,.
,_ . ·:::;· .• - ....... .__ ·--- .__..._ ........ l.d .. } l....
t:ruirlo, es preparar una libre relación co::1 ella. La técnica
nu es lo mismo que la «esenc!a·> de la técnica. Así, por ejern-
plo, la esencia de 1.L'} árbol no es cm árbol qne se pueda
l1allar (-_\s uns;J;1'-7
ger-, deja:· de esta t:'sencia .. :::En qt.k'dariam;;s
encauenados a e' . .ta y pr:;_,;ados de libertad, va la ufinnemos
con pasión o la neguemos. Porque b no es algo
neutro. Justamente c:.wndo imaginamos que es neu tTa ncs
abandonarnos a e1b para lo peor''. Sobre este hecho. seg-ón
el cual el m mHJo modern(J no ha "pensado, l::t l:i;cnica,
Heidc:..>;ger se rdit::re :1 1 tn:l de sus conferencias en la cual
decbr,·>: ''Pilr t:\·,.,.,;,, ,j,o tttJ :ldverhrnos :lr'ti1 '"1 .c:er
Y l'\IETZ:3CHE
A propósit:J de Hdderlin d.ebe dest:1.carse c11.1e éste es el
''poeta del tiempo de la angustia" en _tanto qu2
no pertenece a él
el último gTan pensador ele 1a_ meta11stca occxlentcÜ ,
ce esta calHicación porque ''ha planteado la cuestwn fun-
damental de Ja moderna Ctlando se ha interr?gaJo
sobre el l-b reconocido la llegada tiempo
en que el hombre se apresta a su dommw
toda la Tierra. y él se pregunta s1 es dtgno ele tal m1s10n,
0
si su esenci:.{ no debe ser ella misma transformada. A esta
preo·unLa ]:\;'ictzschc ha respondido: <<El hombre es algo que
.o ., . 1 ,..., ... ..... 1 ... ..'"1··''
deiJe superal'se para ueVellu ta '-'ui?c1 • •
Verdad es que este pensamiento de .1\ 1etzsche ha sJCl(:• el
ll
.
1
.',s
0
1,,
5
::;,--L"., .. !·r,d·.·t ln Heideo, . ..,·czer no lo olv1da,
a '-· t k¿, lJ.. ....... ...J ....... - ... .._; ... - _ ._,
v al!rega Lte en un curS() dedicado al célebre filósofo escri-
bió "todo pensamiento esencial atraviesa la mul-
titud ele
5
,_.ls detractores". Por eso al preguntarsele so?re la
importancia de nuestra época vuelve_ a cltar a
Nietzsche, según un texto de 1886: '"N oso tTos la
d 1
,:¡ l L 1 '11' rla¡J. I"_--1or·id. Cluizá. y blen
carta e a verc.,ac . . . .a 1UI11C.. . ' ,
¡así sea!''".
LA FILOSOFIA Y L\
La relación entre la filosofía y la ciencia es por cierto
una cuestión difícil. ·'La ciencia se halla en trance de
:m pot8Tlcia. a t()da b Tierr::l. Pero la
1
ciencia no
LJ(¡rq LH-' su ¡¡·!archa v su:·; n te el ;1 q \ tt' no
puede pensar. Y t::stu es t.lll<l ventaja, pues no es sino en t2tnto
<[il("' 11<1 l)Ít·n-.:·¡ ('lit' l·1 cit•nci·t COJ"'i"tt" '"-'C'''t,l''"'"'''"" •· l)I·ocrr·c·
' . ' '·" .1 . .... .lJ"'b- .......... .l l..o. Jt..'--l....'-.1 ,)\,.. .\· ;::::-.. -
sar en su car.npu de investigaciones". Esto paradójico
en una época que trata de idt·ntiJicar el pensamiento con
la c·iencia; pero, sostiene I-Icidegg•::-r. ";:ól() c:JaDc.b c1
que separa la CÍL'Dl:ia c.lel pensauJieuto es pur fiu recunuc:ido,
ia relación <:'Iltre ambas se turna auténtica''.
Decir qul:' "la ciencia.no piensa" es una afirmación cho-
L'<l nl:e en apa1;iéJicüt. Sin t:nihargo, el filósofo enfrenta la apo-
y expresa que "la ciencia nada pueclt• reali/.ar sin el
Pt'ns<Uttiento". Y repite conceptos de stt propia ense-
ñanza: ''Lo 1nús · ele nuestra época es que no
Coí.1 ello se pretende expre-
sar <1mza que ''clescl0 ·hace'· siglos el lJom brc ha actuado
demasiado y pensado clcrnusiado roco. En un mundó que
110s cb .. cada ve·'?: mús lllle pensar no siempre existe el
pensatniehto''.
La oposición que se plantea entre teoría y práctica o
pr:1:ds bene un valor relativo, porque "¿,quién sahe realmente
qué es la praxis o la práctica? Hov se la confunde 1nuv a
l·on :Para .los g.rie:gos Lt teoría t.msma -era
la mús alta praxis'·.
En cuanto a. b interrogación de cónto podría situar en
d tiempo, .HcideggL:·r responde: ''Lo rnás antiguo del pensa-
de Jt<lsotros, y sin embargo acrí.ece de
mrevo. Llég:.in1Ós clernitsiado tarde' para los dioses v demúc
sia(lo prontu para el Ser'··. · ·
L .. \ L>-:FLl DE SER Y TIE:\JPO
:-;,, ;,. L)tt·gltllla .L si después u.n. cuarto ele
eh: la aparición de sn obra capital. Ser !! Tiernpo, se
considera JllCjor Se illllestra clubitah,:o en la
respnesta pimp 1e no ha seguido todos los trabajos. -sobre-
LJas<w los lT<"s 1nil- '¡ue se han escrito sobre él. En los
Estarlc1s ('nidos se prq)<lra mHt cclicic'm ele sus obras coinple-
i;ts. \!.ts t·r¡¡tf'ír·.-;;t 'l'l•' a \('('t·'s le c·¡wsht ITahajo lTConocer
su pensarniento en c:iertils interpretaciones americanas. En
. .;u e::i 110 ul:Jstar!t':', st.) J1alJla
poco de él, se le citu menos, aunque está pre.sente en muchas
investigaciones. hecho que el pensador clesdeiía con la reser-
\.-a scl1alac1a lJor su qut.·? c..lesig.nn a este fer1Ón1eno
con el nombre de cleptoman.ía.
ACEHCA .. DE L\ LABOR DE
La conversación recae después sobre I-:Icrbcrt ex
alumno del filósofo en Friburgo. Preparó allí su tesis sobre
Hegel en 19:32 con la dirección de Heidegger y éste reconoce
que es un buen trabajo. ha seguido, empero, su trayec-
toria si bien ha leido Ei lwmbre unülimensional. También
expresa que no es imposible descubrir relaciones entre ]a:;
cuestiones que trata ?viarcuse y su propia problemática. Este .
aceuta. nor ejemnlo, u u e la técnica moderna no es una
:;imple de \n:.'tquinas, sino orden planetario:
que el hombre se halla inmerso en éL pero no lo domimt
,, .,. '!'"T • 1 1 • -· .'1 l_ . ....• :J.,." ...
en. reailLlaLL uc:)lacu ct 1.1n L..)\....1.1\..U 1 . .1'--\.....'.l'-lJ.\,'--
mente sobre estos Se insiste que ha plantea-
do la cuestión dd destino del hombre en el seno de este
dominio. La técnica es para él una forma ele existencia mun-
dial que esclaviza toda vida al trabajo. Aqui el maestro halla
asimi;mo el eco de sus reflexiones. ''Yo he escrito -subraya
éste- en el rnisnJO sentido, uue el totalitarismo no era una
simple forma ele gobierno, nüs bien la consecuencia
de este dorninio desenfrenado de la técnica. El hombre estú
librado huv al vértigo de sus productos''.
J?odria s;J ponerse u e ha desarrollado, en su rna,
ele una perspectiva revolucionaria, los mismos temas
sobre los que ha reflexionado Heidegger. Este, con cierta
cortesía, no contradice; se advierte, no obstante, su ret:icen-
cüt cuando a.üade, para cerrar la argumentación de este
pasaje, nna pregunta que resume el pensarniento de sHs
{¡)timos aiíos: ",..::\>[as, no necesario t:arnbi<':n la
t'llcstión de la esencia de la
:\L\HX Y I-JEIDEGCEH
La cuu\·crsación acennw su ritmo al preg11ntársele
al Fik1snFo si no considera pnsihlt· 1111 enctwnrro con \farx.
_'\o cn·'l'' 'llli·' <·llo al nivel de prDpia problemática.
de! Ser no es la de .\Larx. :Esto .no
signiúca <[ll.C la obra de _\i,tr:\ St.'a IlltcllUS in1portaute t¡ue b
ele Hegel n t•xtnu'ia a la metafísica .. El Ser es pensado por
.\L.trx cOJll<) naturaleza que se trata de dominar. de conquis-
tar. :--:igur.."" el In:is grande c.le los J1egelianos".
Declara asiJnismo <JUC l1a 'nelto a leer los escritos juveniles
ele :\·[arx, y que ha seguido las investigaciones ele 'su discí-
p11lo Lanclshut, quien los publicó en 19:32. Seüala, además,
C[lle tuvo la intención ele realizar un seminario privado sobre
esos tt':'XtO'i con de las democracias populares que
SP lo h;l hían solicitaclo.
.\ esta alt11nt del diálogo se un p<lréntesis un
tanto forzado con la abrupta irrupción de una pregnnta sobre
Frem:l. I-Ieiclegger se nbica prestamente y a:;egura qm" ''t::-1
psiconnúlisis es una chsciplina muy importaDte'', que· cr2e
'!1 l ' ., . . ' .
<:"ili.l ,-,,;u¡c:· LUUU t.:UIIHJ tl:l'Cl:Jt'liUCcL. c\'HlS .)U;, jJU:>!CilJUt:::'>
fi!.osófi,_;as son insostl:"'"nihlcs por{tUc 1-;io]ogizan ]u. e::;e11cj;.:1
del hombp,···. Como pnwba c:;t.::: "serto puede Telcerse
}fcís allá del princi¡.;io de! placer.
el tema del marxisrnc. He.idegger c'msidera
si en lo porvellir serían posibles alsunns p1.mtos ele contJ.cto
entre cstct doctrina y su propi.1. filosofía. ··Tal ¿,Por qn-i;
no? Sin ernban<;o. todavia no pndrLt. cómo s•.H:edería''.
Crmbesa sí que ba recibido c:ntas y· hasta ·visitas de los
d<-: p<-lÍSi'S sociaJi.·;tü,..;. St' k • que
cierta oport1midad ba1lia maní restado: '"En ],) que concier.ne
al porvenir, pougn rnas esperanzas en el s()ciai.isnw que en
el :urwr'icanisrno" ( norteanwricanismo:. A.l pregunt:ll'selc s1
<tun ho\· piensa lo rnisrno, responde
1.\IPOSIBlLID:-\.D DE U:\"_-\ ETICA
En otro orden de ic.kas, Iíeidegger recln:tza la pretensión
el::· intentar esc:ri hir u.na E ticct. ..¿Quién puede permitirse
hov. v r:-·n nomhre de rlilé autoridad. nroponcr una Etica
. ' ..... .... -
al mnnclo?".
Que "el ser hurnanu es su propia posibilidad" es nna
proposición del filósofo ¡1ue Sartre a su vez ha desarrollado
en El Ser !! la Nada. La dificultad reside en yue .a menudo
Sartre htt el 1)en,t;nn1ie:tto b.eicleggeriano en sen-
tido marxista. "El hombre es su propia posibilidad, pero él
no puede «proclllcirse» a sí mismo".
Se le reprocha en ocasiones a Heidegger la distancia a
que parece situarse c:on respecto de los a con tecirnientos de
la historia munciiai. El considera l.l u e en cierta medida "el
pensamiento es siempre nn poco ele soledad. Desde que
;mo se compromete en él, puede desviarse. Yo lo he apren-
dido -subrava- eD 19:3:3 con motivo de mi rectorado, en
un momento. tr:ígico de la historia alemana. he enga-
líado. ¿,l' n filósofo comprometido es toda vía filósofo? De
L.t. lllil.UC:td. eú '-.JÜC L.i. rnvJ\.J1"f.(.t. . .:'i. rct:d.trte:.·itt.-; 1r.:r:)
hombres v sohre la Historia, ¿el filósofo misn1o <tué
La filnsnl:ín no se deja organizar''.
:\CEHC:\ DE LUKACS
De la suouesta influencia del marxista húngaro Georgy
Lukács sob;.e Heidegger y la génesis de Ser y Tiempo se
ha hablado con frecuencia. Al respecto, luego de destacar
con ironía que Lukács no lo estüna mucho ... , el pensador
alen1án. se rnuest.ra asOll11JradG c1e q_uG en . . Par1s l1ayan
dictado cursos sobre el tema ''Heidegger y Lukács, puntos
de convergencia y divergencia". Expresa que en un número
de la revista ''Der Spiegel" de marzo ele 1966, Lukács lo
trataba de filósofo fascista. :-¡-o recuerda, por lo demás, haber
leído a antes de escrihir Ser !J Tiernpo. Por supuesto,
tampoco sabe si Lukács lo ha leído a él..
2.60
.. ·\T:\()Ué:S Y
. Hcconnct· qut· ha .sido aunque no
JJIUlícra filosófica y se pregunta si de todos
estos atac¡ues C_¡_ueda ltn solo t1··•lJn;(, t'l!C ill'"'t···'zc·· ,.
1
•• .. , .. ,
,. · : . - · - · - _ .. J , 1 l. '- '- c:t. .._·
) \ ak·r;' lo eh](!: "Cuando no st: puede atacar un pensa-
ll'iit'I!to se ataca ai pensador··.
, Estú cor:\·encido ele que estas controversias sólo termina-
ran. dcspues de su muerte. "Después de todo -sostiene-.
f{e¡cle<nrer nn til-'n<-' "''·"r"l1'l 1'r'1p • ·'- · · ""1 f t ·
· 0::"' · ·· ··-··""" ' • (JI ,ancw . .c.. u uro pertenece
al eqmpo de wvestlg;tdores. ¿Se sabe acaso el nombre de
los artesanos de las catedrales?". La mayor parte de Ja
gente cree, ademús, que el filósofo está mu¿rto. Hav muchos
mal entendidos. ¡Hasta se ha escrito que ha
Qué e.s· metafísica practicando skí en h<=> Selva
.:\ ,•gra! ::\ aturalmentt·. tales malentendidos no ]o molestan
porque él_ tiene la impresión de que es Heidegger

Y esto es claro. según el filósofo: "Lo esencial es
q,ue trabajo, si tiene alguna importancia, haga su camino.
l' n eh a hasta mi nom.bre no se conocerá más. Lo c
1
ue es
}..;,-lr, r.'lr-1
· -------- '"" es lo que llevar(t o no hacia
el porvenir''.
EL Fl.1.GBLEl\fA. DEL SEH
. A lo largo ele. tocb su vida, Heidegger ha planteado v
una la ;uestí?n: 1_a del Ser, y ella le signe
ctendo pnmordw.[ LOdavm. No le es posible indic·l '
... , , r con1o
est.t• pen? ha curnprcnd:ido que otros tratan
descut;nrto y no sabe si éstos tienen razón en lo ue
rl 'l''--'1' rL .. ,¡ T··· '"ll'(' '(' . . . ' ' . . . q
--- ·- • ...... "-•· ·'"·' -·.-e> uct: que se ctena repetir u fieideo·<re ·
" :'\ . • l • l l C!O 1 •
.e ·o es e que se me imite, sino que cada uno
J·ormu le sus propws C:IJestiones. Seguir a Heicle<Yo'er C"lJ'ece'
l . ' E' <:!<:! ( ..
e mteres .. :.s 1:ecesario o bien prolongar mi problemática
t!II otras dirt•cciOIWs, o bien contradecirla''. Es decir, "hav
q 11e pensar a Heidegger contra Heide<nrer" se<r•'tn . <
{
.' . . ¡ ¡ . - - ""o , · ,.,, prop1.1
·onnu a r el maestro. Sin embnrgo. clelw aceptarse que se
2Gl
·- existencia es reclu-
. . :¡ , '·filosufín hc:ídeggeriann . cuy a - . . :: "
haiJla e e · . . .. ..
1
.
1 1 . ,., .• • ._[1
111
-, -cllJ,I
1 •. , •• ·Jcnsactu..r. .... - .... .. ,
/.aua LJu.t · l l· ·, .. h ti lo-;ot·w v no propuuer
be tratado ele compre m er q llE <c·s ' . . .
tttlú filosofía··. ..
1
, ¡·· . t·. l¡-
1
"ido signadu
· . . ___ r-:L-.;.l..).trn·;-·.,. /111•-l. !·Loso.:lc.·üU!L-'11 .__ __ .
n1ega i...L. ,_ j\_l-.t.t;?"· ._ .'
1
r''·"·. . __

t
1
ni\·ersitarHJ
l ' t tlhClOll l ' '·· .
I)Or toe a lLl Te . . - , . [· ,. He•rei ... "Heioeg-
• .
1
· ·l· ··c'Jn ·t ]a llHtll\':ra e e · · • · . 0 .•
dt• e llClC cLC.l • .. · . . .. ]J-' "S' '<'· ]es C'rt?t·' a cter-
V Schelling . resulta lll<lC(c'pi..t) e: ,' 1 e;'. I-r , . "·l Kant
ger - ·r1t'll"l.St'ls basta tori.utr a Anstotelts. J.ussu , ,
t()s
. con1<:.' < • '· • • e
· 1 . ') · • ah1 !J - .. .. , ......
Brcntanu, e( llJI..l<. :-.. ·' '·.
es cómico··. . . . . ··<)I'I''·'Sl)onde hov <tl pensamiento
..., -lir la blrt-'a <1ue e c.. • · . ., ,. "
Conce) . . ·\T ··] Heide<mer ha escnto soblt este
es ciertamente mu;. e 1 lCI ·l. , . oc:']· "Volver el hallar la
. 11" a ero no ha pub lcacto l1.:1c:t. . .• . . ·- >.
pro) em ' P . . l · .· ·l 1. WLrr-!
1
·
1
S1lSCtLada pot 2Je1 IJ
- , , del Ser tal 1<1 sle o J .. ' - ' . . . S ,.
cuestH1n -.,-, l. 1] '. TiemDO '' Ler.
.,.. . .. ... .. T ''t parte c.e )lct , . .. . ·'-- , . ¡·' ·l l
J. /.C'iltpu. -'-'L .• -o. . .. ·] . ··bos en la o wa e e.
Lr .. ·go oue sorprenc.e ct mue . . .. - . .i , -' h·
n 1 ,1S . .l . • •. ' 'lC"H"CJCLt (-'n e na. Se .el
t·t',,¡:, '·"' b clparente esc,swn '·' ... ·.J Il l)"'
d. ·---,. l, Heicle<n'er T v ck un . . e
hablado <J:>l e e
1111
1
. : · . . =:oc· ,,:,
1
1}l.ll el,, ¡·sU1n. El camino
l . , ... so )J't'vtelle un ccu, . . · · · ,
Jnanera JHlSC:<' . . . . ::ÍsÍC"1 <"S a¡ i<LI <cluuw ... l'·' iJant
' . J ele h interrou;aclOl1 .. el. ' ·" .. Li .] , 1 F''k \
" < ·L.t· .. • ne.Jue.t, ,u e
. ... l" lOS pot' ,ls. '·" , . .
¡)(;Uparse CL 'c.' l"l T ... ,,.,,1;,,,, .. ;('l' t.'::O. í:'U1')<':'rO. COrl'VHl-
. .. ._- ·t·:cuL .. i..L _...._ .. (.l ......... l-' ........... . _.e- ·¡ 4·-· •• -.
y Ul l_)dl t ¡··¡ ¡·'· . ]·· ¡J<'<-'SÍ'l Si" rnantlt'l1t'll sO JI::' CUl1clS
·nte· "'La ·¡ose :.1a " .. ct ' · ' · • ·• ,.. · tr· a h
•:L ... . . 11 ·¡.- l·l J•Jis·n·t cosa . r .. n ctl<.ln .J . ,
t . Hl .1, e as r. 1 e en , · · L ' • ·¡
upues as. , , ·\· ... ·' ... dentrrJ nüsmc, TE'Sn. ta
1' '.'.., ., • ón h·¿., C ():) l)Cll:-::-:lC . ... .. . . ' . •ll '
u·;.sn.acl .,. .... -. d· .... ·¡ l" '·EJ ll :wlo e:> po.sl) t,
} l t epte ¡na JnlS11 c. ... .. bw .. El
I·I·,·d·e..,.O'er L v ésh-; implicclha d
1
, <"c11·1n e '-'
1
·t:-
1
=> · • , , .• ,l.l'llJ·t·"
l '- ' -. . . . .. · •
1 1
ll<) <-'S ll'l'l'J' c.¡ He U O<.c V" .. ' ·
. 1 ¡ ntern;gacl< 1 -- ... .
nue·vo o l )]··-' :Ya r•seru:iu de la r:enlotl prupOl"CIOna
''r. S( 11c ·" " . . . .. ,¡ , ... l· , ·i-
.L·•1 e · ..

• en nH '-' J.L,t .t pr..
, ·]-' .1],runn InaneLt.. •·· .. , ' . , .
(-' J >YOZlll:. C C ' e> • l · • --1 C"S')l'le-''' [a
· - · 1 1 Ct)·,r.·,c s,"_' '1:' an t:ean:.c c ... , .. -" . . - c··lt<"st',,·)· n vo lgnonLX - - - -
Ult'l"Gl · -· · ' - '·

EL DL-\LOCO FILOSOFICO
La <lhnt lleidt:ggt'riana crea, en gent'rnl, un problt•ma gra-
\·c· ,;¡¡ lu '1'1'· se rt:·fiere a s11 interpretación. Los estudiantes
se :1c:erc:an a estos lihms Lt imp;-esi!Sn de h,tllarse frente
a .1111 p•:·nsamientu difkil t:.· ÜJsóiito que encara la filosofía
c.lt:'sde uu p11nto de vista opuesta a la ensei'ianza tradicionaL
Solo, ante una obra c:ornpleja, el estudiante no puede evitar
sentirse des::unparado. "Desgraciadamente -contesta Heideg-
ger- P" nsí. qu(: liaCt'-r? Existe también el problema
de las traducciones. ¿Cómo controlarlas? ... Por lo demás,
los estudiantes a menudo no hacen tnás que recoger aquí
y ailú migajas de conocimientos. ¿Y qué otra cosa pueden
hacer en la universidad de hoy?". Para remediar esta situa-
ción .. es indispensahie d diálogo en seminarios. Sólo enton-
ces se puede «hacer '.":'r·>. r:1osti·ar lo que significa !a filo-
soFía''. El filósofo cree que esta manera de trabajar nu se
practica casi en Francia: nn diálogo instaurado para llevar
paso a paso a todos lns a hacer frente a la
cuestión filosófica. '"Hoy se habla demasiado, t<tnto qt:e cuan-
de: :l!g;:.ic:;. Je J?eusar se ie seüal<J con el dedo y se
dice de él: "Se hunde ;::n la abstracción,··.
l . .-\. HEo¿Liüi\ ESTC:DL\2\'TIL
1-l.efercnte a] movimiento rnundia] de los estudio.nte.s v a
los problem,ts de la universidad, Heidegg-er expresa que
ya en H129 los habü adv::::rtido en Qué es m.etafisica. ''Los
e-.:tudiantt:-s se rebelan hoy y est,.,;:Í bi.erl. Pero, ¿,saben re:ll-
lo q¡¡e 'Flieren? Yo sé -seüala- desde hace rnucho
tÜ:'!!:po :Fe L T..'iJiv,:-rsidacl se ha convertido en un simple
liceo, una es;.:uela. ELle no pennite ya el aprendizaje del
sólo prcporciona una acumulación de cono-
cimientes. La vieja universidad está muerta; era sin duda
n.na muerte necesaria··. La cri.sis que hoy atravie:;a la 'Uni-
versidad es muy gn1ve. mas hay que repetir que no es
nueva. :'"<umerosos prnbletnas que se debaten en el presen-
1.•::. cu .\kntnni<t \. t:'ll ulrLlS J¡¡gclrros· .. ut :.J b ju\
r.uttc·::; ele l!'!l·;rli1Ltl.
-susticne-, el tien1po parcl CLtcstiuue:, uu
lu.bu llegado aún".
_\ t'Ul1tinuacü'Jn. el cli{dogo tuca llll episotlitl c.lelicadu en
1ú \·ic1a de -F!·ibttrgo .. En
se bun realizado tt::;utati\ as parct disipar ciertos
entendidos v restablecer 1a verdad respecto de su acti-
tud de 19:3:3. no había pedido nacb -m<mifiesta el filó-
:;ofu-: pero sou paradojalmentc los fnmu-:scs quienes vit:'ne11
<é'll
111
¡ en t•stc caso. En Alc'llHlnia es distinto. los
..no cesarún. Q_uizú, <lqui o a11ú_ nt•cesario co.nt':lr
también con la mala Je. ha escr1to todo nn ctq:ntulo
al respt'cto. Se juzga olvida la
.;ión trúgica que ex.istía en HX3:3, la ¡msena. la
la::; ilusiones ... Yo me rctin:· de i:llclo eso al c:aho de dtez
•• ,....., ,. • . ' l ·-. ,,,,,1 ··- ..
l l)tl rt:'ft.Tt:'l\Clel a c:-,lv d.":iliiiLu. tL1.tc
cte Heidegger :it' har1 hecho eco de los abtques
Jüio·idos por éste en sus cursos cnnLra las teurías del. nacio-
'i las condenas contra d racismo. ·'T¡)do ello
-afirrna- ha 'terminado pcHH mí. Lo que irnl?orta es
<Jiie se apasiona l)or lns problemüs nue\·Os. qne
comienza un mundo nuevo". El pensador expre:·m su estima
por ella. a h citte encuentra muy inten's<:mte.
LAS :\.GTl..'ALE:S
Y EL ..
La obra de Heidegger figura entre las mús clifíc.:i}es de;
uuestra época. ELla ha encontrado, no mas alln
de las fronteras ideológicas, intérpretes y delensores muy
variados. Eí hecho se justifk:t porque las
cuestiones plünt-t:adas no son L'tcíl<-:s d,., e\·itar. Pensado-
're:; • .. pur <:'Í<:>títJ.lln. :L-;t•gur:tll Í1c1.her tlvscubicrto,
t I ,_.,,,, t' ll ,, ] . , ,., -J'' ,_,,. r·.,, 1.; , . .., .... , ... .,
1
..• - 1 • 1 • , • • l ¡· ·¡
,-- .... r- . .} ,\., ......... '-··''-'''-l•U·'· ¡Jt\ ..... aJ.li..LJIJg.La-;. L'li[re a 'lO··
solía h<:'id<::ggeriana ckl S<T )- c·l pens<trni(-'nlo uric-utal.
Sobre ::·Í u¡ovilllÍC'rlhl i'illlsr'llit:<> 1-J;·i.degger dice
no teuer ticu1po de:- • !us t
1
ue si 1Jicu
ltH'nc·iona h visita llilt' k· hi/.(J Sartr<:'. _-\ través del libro dt-·
t:·sk. El Ser !f la Sudo. hw conocicln el pensador alemúu
t'lí FnuH:ia, clt-·sput;s de Se así t:l
'"El (-''\Ístcncialismo -t::'Xl)rt-·sa lieicle<rcrer- es
. uo .....
en c:crto modo, nn • h•ro Sartn· lh) t:•s respon-
sable de ello ... Para un JilósoFo alemán e·s sorprendente un
hombre qw· sahe expn'sarse :t la vez Filosóficamente ,, clomi-
llcl tarnbit·n b novela. d teatro , .. el eJJsavo. Sov sensi-
ble ú esta facultad de los . · ·
. 110 St' intt'rcsa ltlllcho por otros tr:l·
ha¡os hlnsohcos. Su jnicio es dcFiuitiv() a este respecto: "Lo
que se llama hoy filosofia es raranH:'ntt' t}tra (ll..W una
reproducción ele ideologías técnicas que toman los métodos
propio:; de la física y b biología. Estu no es va una inte-
rrogación filosófica auténtica·'. ··
LA POF:S L\ Y EL "\.li.TE
Euirt· los podas lit' s11 prel·en-'ncia. Heídegg.::r ha desta·-
énfas,is la iutportancia dt-' porque
este· no es solo uno oe los mús graneles. EJ es ele alrruna
m;mera el poeta ele la esencia misma ele !a poesía". Entre
los poetas lranceses prefiere a René Char.
sobrt: b. importancia del <lrt1-·. recuercb la parn-
do¡a ele queda el ''rte para no perecer
"··¡ '··' '·l .. '¡·. l l· , ' ' . . , -¡ . l
L.'" l'- IL . ".:· uétu . 1..-'•-:J apt>ru:' CJe . os art1stcts Tnot crnos. :rnan.i-
liesta: "Cou Cé:z.anne. crell. algo esencial ha comenz<1clo. _\fe
agrada Jlllh:ho Cogh 13raqlle ... Cierta v<c'Z éste
11
w
obsequió tHi d.ihu¡o··. ·
Se discute la pusibili.dad de una nut:'V<I unión del
Y la técnic,t. Heidegger d<-'staca la irnpurtan(:ia del prohle-
ula Y porH.· dr:· nmnift:>sto <[LW .. ,,.ll t:•l art,:.' de .los .'2:rie\2;os
:2fi.5
> :t cic·rlcll!tctlle ituplícitt.lu el peusamienlu··. En
clesiU:llit1 de ntili>::Lr h c·iht·nH"-t:ica en el arte moderno
que en b. lllC\.lilb (JLcC' preste <lknción a elb.
:tch-crtir:i llllt' <}S u t 1a cucstic)n l!lL!> comp1f·j:t.
T.OS PHUBLE\1.\S !)F:!. POH\'E:\TH
f-lav dus fetll<lS sobre [os cuak•s el filósofo guarda silen-
ciO por lo general: éstos son aquellos en lo ttLle trabaja y
d problema ele Dios. Esta vez persistió en su actitud :·
insistirsc sohre lo último, expresó que prefiere que se
lean sus escritos. Confesó, además, que vive retirado por-
que trah<lja. y que. en eft·cto, no le gusta que se hable de
·<!.1 f
1
0rclt1e el1o t"\n el g!·;:·rn circo, en el
te:ltro el ajetreo las habladurías insustanciales e inútiles
\' alu no es tú . lo esencia 1".
. Conhrrn:1ndo su retiro de la vida pública, declara que el
se lo invitu. :1 congresos, coloquios y hasta a c:ier-
Lts cen'nHJnÜ.ls oFiciales, pero a todo ha debido rc:husarse.
L;1 1'1\hma confeno·n·:·i·, ,·r·brp h clio en Atenas -;eis rlías
dd golpe rnihtar; calcula, por tanto_ que la ma:yoría
ele sus oyentes deben estar presos. ivluchos visitantes van a
lb.mnr su puerta. ·'Yo vivo retirado -manifiesta-, mas el
l1G <illlLlrgaJ.G':O.
r ·r . [ . . , . l 1 ] 1 - ,. , l ' ,. •
netc egger sosnt'lle que e csCte e punto ne v1sta n osonco,
las vt;rcLtderas cuestiones permanecen que los
problemas esenciales no .se ban planteado. ¿Poclc·:in pb.ntear-
:;;: t:':n lo futuro? El responde las palabras: '",:,Quién
lo sabe? Quizá S•)lc dentw de dos o tres siglos .. "
I:_\¡DICE DE

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful