2012

Recursos Naturales Geoestratégicos
Petróleo como fuente de energía y poder

Cátedra: Geografía Económica Departamento de Geografía Facultad de Humanidades Universidad Nacional de Mar del Plata

Rossi, Yuliana Rosario. Matrícula N° 18347 Salvador, María Florencia. Matrícula N° 18450
Carreras: Profesorado y Licenciatura en Geografía

Petróleo como fuente de energía y poder

Introducción

El tema que desarrollaremos en la presente monografía es recursos naturales geoestratégicos, optamos por esta problemática pues nos parece fundamental analizarla en el marco de la Geografía en general y de la Geografía Económica en particular. En este sentido, nos centraremos en recursos naturales no renovables o agotable, poniendo nuestro énfasis en el petróleo como fuente de energía, ya que el petróleo sigue siendo el motor de este sistema económico, pero también como fuente de poder y de conflictos. El petróleo como principal fuente energética desde hace poco más de un siglo, es un recurso geoestratégico manejado y disputado en pos de una “petropolítica” mundial/ local que orienta en muchos casos, decisiones de aquellos que detentan el poder, configurando el ordenamiento espacial de los territorios directa o indirectamente implicados. En síntesis, nos parece sumamente interesante indagar acerca el petróleo como recurso natural no renovable, haciendo hincapié en la valoración social que se le otorga, teniendo en cuenta las diferentes utilizaciones del mismo. Entre los agentes sociales implicados nos focalizaremos en grandes corporaciones (destacando el papel de las transnacionales), empresas, Estados, empleados, la O.P.E.P (y su debilitamiento), intervención de Organismos internacionales en la disputa. Intentaremos relacionar e integrar los contenidos que hemos visto en la asignatura Geografía Económica a lo largo del cuatrimestre, incorporando conceptos e intereses intrínsecos de la disciplina. En este trabajo indagaremos acerca de ciertas localidades y regiones "petroleras" (pertenecientes al Golfo San Jorge; Cuyo y Noroeste argentino) centrándonos en aspectos destacados como el desempleo, crecimiento o descenso demográfico de las mismas teniendo en cuenta sus particularidades, emigración. La situación social actual en el Noroeste Argentino y en la Patagonia vinculada con la privatización de la explotación del recurso, planteando similitudes y diferencias entre sí. En este sentido, haremos hincapié en las desigualdades sociales generadas o relacionadas a la explotación petrolífera en cuestión, y como éstas se territorializan. Le brindaremos importancia a la “real” o disfrazada soberanía sobre este recurso energético (en cuanto a la extracción y también distribución del mismo). Dentro de nuestros objetivos y/ o expectativas planteados, incluimos, el análisis de la incidencia en la economía y producción de nuestro país que tiene el inestable precio del petróleo.

Petróleo como elemento natural Antes de ver el valor que este recurso tiene para la sociedad y por qué se lo considera como tal, tomaremos en cuenta algunas características intrínsecas del petróleo.

1

Petróleo como fuente de energía y poder

El petróleo es un hidrocarburo compuesto por diferentes sustancias orgánicas. Es de origen orgánico y sedimentario, puede hallarse bajo la superficie terrestre en estado líquido oleoso y se lo denomina “crudo” o en estado gaseoso. En un proceso físicoquímico de formación con que conlleva miles de años de antigüedad, por descomposición de organismos marinos y terrestres, a medida que la materia orgánica y los sedimentos se van acumulando, la presión sobre los elementos naturales situados más abajo se multiplica y la temperatura aumenta. Además el petróleo posee una gran variedad de compuestos lo que posibilita que se realicen alrededor de dos mil productos a partir de él. Este elemento y sus derivados se emplean para fabricar fertilizantes, productos alimenticios, medicina, objetos de plástico, materiales de construcción, ropas, empaques, pinturas, textiles y para generar energía. La extracción del petróleo corresponde a la actividad primaria. El procesamiento, refinamiento e industrialización de éste es la actividad secundaria; por último la distribución, transportación y venta del petróleo corresponde a la actividad terciaria. El método de extracción más utilizado es el rotatorio, pero también es importante mencionar a la perforación submarina que constituye uno de los logros más impresionantes de la ingeniería en las últimas décadas, ésta novedosa extracción es posible gracias a la instalación de una plataforma donde se ubican los equipos de perforación. En cualquier caso, una vez extraído el crudo se los refina: se trata con productos químicos y calor para eliminar el agua y los elementos sólidos, separando también el gas natural. El primer material destilado a partir del crudo es la gasolina, después la nafta y por último el kerosene. El petróleo se almacena para luego ser transportado por tren, barco u oleoductos, entre otras alternativas. “La evolución de las condiciones de prospección petrolera es espectacular… A principios de nuestro siglo todavía se procedía a las perforaciones ciegas, y era excepcional que se descendiera por debajo de los 300 m. Los procedimientos actuales son eficaces hasta más de 5.000 m… Cuesta caro perforar profundo, pero los métodos modernos de prospección han reducido el número de pozos estériles…” (Claval. Paul, 1980, Cap 13.) En algunas regiones, los gastos en procedimientos de extracción decrecieron ya que los depósitos son poco profundos y no se precisa bombeo. Un claro ejemplo de esta novedosa ventaja lo constituye Libia: cuando el petróleo brotó en este país los gastos en prospección disminuyeron aún más. La disponibilidad y concentración del recurso suele estar concentrado, como por ejemplo: En Arabia Saudita un pozo da de promedio cincuenta veces más de petróleo que en Estados Unidos.

Petróleo como recurso no renovable Los recursos naturales no poseen una existencia objetiva como tales, sino que ésta siempre está relacionada con una valoración social. Es justamente esta necesidad

2

Petróleo como fuente de energía y poder

concreta de la sociedad implicada la que transforma un elemento que se encuentra en la naturaleza en cualidad de recurso natural. “…Un elemento cualquiera de la naturaleza es un recurso en tanto y cuanto sea visualizado como tal por parte de la sociedad…” (Reboratti, C.: 1999. P 54) El petróleo es un recurso no renovable, agotable, tiene su origen en procesos de tipo geológico por lo cual su regeneración se realiza en tiempos muy diferentes a los que utiliza la sociedad. Su existencia se puede considerar como finita, fija y su reserva en la naturaleza es inmutable. Este recurso es extraído y utilizado por el Hombre a un ritmo más vertiginoso que la velocidad con que se produce. “Para que un recurso sea considerado como tal, se necesitan dos factores: la existencia objetiva y concreta del mismo y la necesidad que tiene la sociedad de usarlo…” (Reboratti, C.: 1999 op cit) Según Reboratti, entre el recurso en cuestión (en este caso el petróleo) y la sociedad se construyen una serie de mediaciones haciendo referencia a la posibilidad técnica de extraerlo y utilizarlo, su ubicación geográfica, el costo de extracción que esa posibilidad técnica genera, pero principalmente no se debe olvidar el costo que por ese recurso la sociedad esté dispuesta a pagar. En palabras del autor, “… Precio que se puede medir no sólo en dinero sino también en aceptación de impactos ambientales, esfuerzo, tiempo o algún otro valor similar… “ en un marco actual de conciencia ecológica generalizada con respecto a los problemas medioambientales globales. La disputa por los recursos deviene un rasgo cada vez más destacado del panorama global, en este marco podemos decir que, uno de los dilemas clásicos de la Argentina ha sido que su riqueza potencial derivada de su dotación de recursos naturales no llegara a plasmarse en un crecimiento sostenido y, consecuentemente, en una mejor calidad de vida para la población. “…Los recursos en combustibles fósiles son desgraciadamente limitados…” El cálculo de las reservas petrolíferas es delicado: solamente puede basarse en descubrimientos conseguidos por sondeos… “ (Claval. Paul, 1980, op cit)En fin, siguiendo este planteo la corteza terrestre contiene relativamente escasa cantidad de hidrocarburos. A nivel global, pero repercutiendo multiescalarmente, la tendencia generalizada es la de controlar las fuentes de recursos petrolíferos por parte de los grandes consumidores y las multinacionales del negocio energético, aplicando una perversa y muchas veces encubierta combinación de presiones económicas, políticas y militares. Hoy en día se habla con frecuencia de la posibilidad de que Estado (y las provincias si se quiere), puedan recuperar el control, la soberanía sobre el recurso, la decisión de invertir en exploración y en explotación. También se alarma a la sociedad contemporánea de que el petróleo se está agotando y el cambio tecnológico con energías alternativas como principales fuentes está lejos todavía, la circulación y difusión de estas conjeturas se ve impulsada por las telecomunicaciones.

Contexto internacional: Inestabilidad del precio

3

Petróleo como fuente de energía y poder

Por otra parte, es importante recordar que el precio del petróleo se caracteriza por ser inestable. De su costo depende el precio de casi todo lo que consumimos, por ejemplo: el precio de la leche y sus derivados se ve incrementado si aumenta el transporte. Además el recurso geoestratégico se encuentra concentrado en países inestables. La Organización de países exportadores de petróleo (O.P.E.P) se formó en la década de 1960 como respuesta a las presiones de las corporaciones petroleras y de las grandes naciones consumidoras que sacaban provecho de la situación pretendiendo reducir el precio (sus gastos) mediante el recorte de los pagos a los productores, entre otras medidas estratégicas. La organización tomó la decisión de no exportar más petróleo a los países que apoyaron a Israel durante la guerra de Yom Kippur que enfrentaba a Israel con Siria y Egipto. Para ello, en el año 1973 la OPEP detuvo la producción y embargó los envíos petrolíferos a Occidente, principalmente los destinados a EE.UU y países de Europa Occidental. El aumento del precio del crudo unido a la gran dependencia que tenía y tiene el mundo industrializado con respecto a este recurso geoestratégico, pasando de 3 dólares el barril a 6; a partir de 1974 el precio no bajaría de 12 dólares. Existen una serie de factores que interactúan día a día, e inciden en el comportamiento del mercado petrolero: eventos políticos, factores climáticos, manejos de los fondos petroleros, y las interacciones que se dan entre sus actores (productores, consumidores y empresas petroleras), las cuales son cambiantes, muy dinámicos. Esta situación provoca la inflación y reducción de la actividad económica de los países directa e indirectamente afectados. A principios del siglo XX con el desmembramiento de Standard Oil, se forman tres nuevas compañías, que junto a otras cuatro grandes del resto del mundo, conformarán las Siete Hermanas. Con un dominio casi total de la producción, el refinamiento y la distribución petrolera, el acuerdo entre ellas les permitió aprovechar con ventaja una demanda rápidamente creciente a nivel mundial y consecuentemente, obtener enormes ganancias. Tuvieron un control completo del circuito petrolero gracias a su enorme influencia sobre los gobiernos de los países productores hasta 1970. Las Siete Hermanas eran las siguientes empresas: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. Standard Oil of New Jersey (Estados Unidos). Royal Dutch Shell ( Países Bajos, Reino Unido). Anglo-Iranian Oil Company ( Reino Unido). Standard Oil of New York (Estados Unidos). Standard Oil of California ( Estados Unidos). Gulf Oil Corporation ( Estados Unidos). Texaco, ( Estados Unidos).

Las nuevas 7 hermanas a partir de 2007 son: 1. 2. 3. 4. Aramco ( Arabia Saudita) Gazprom ( Rusia) CNPC ( China) NIOC ( Irán)

4

Petróleo como fuente de energía y poder

5. PDVSA ( Venezuela) 6. Petrobras ( Brasil) 7. Petronas ( Malasia)

América del Sur: “La situación de Brasil” En América del sur, los mayores productores de petróleo son Venezuela, Ecuador y Brasil. En el caso de brasileño en 2007 se descubre Petróleo, habrían hallado la tercera reserva más grande del mundo en aguas profundas. El hallazgo, que sería el más grande en décadas, se trata de un campo de exploración de petróleo en aguas profundas del Océano Atlántico que podría contener hasta 33.000 millones de barriles de crudo. Petrobras, que tiene el 45% en dicha concesión, en la que es socio de British Gas (BG), con el 30%, y del grupo Repsol, con el 25 por ciento. Más de 4.000 personas participaron en la construcción de P-51, la primera plataforma sumergible construida íntegramente en Brasil. Equipada con una amplia red de tuberías, grúas, áreas de trabajo, una pista para helicópteros y alojamiento Cuando sea totalmente operativa será capaz de producir 180.000 barriles de petróleo diarios, así como 6 millones de metros cúbicos de gas, lo que consolidaría Brasil como una de las grandes naciones productoras de petróleo en el mundo. Petróleo como fuente de poder y “progreso” en Argentina La posesión de hidrocarburos tiene un carácter estratégico en la geopolítica global actual, entre ellos, el petróleo constituye desde hace décadas el pilar central de la economía mundial. Ante esta realidad nos surge indefectiblemente un interrogante: ¿Cómo se insertó nuestro país en el mercado de y por el petróleo? A modo de reseña histórica es importante considerar que en 1907 Argentina descubrió su primer yacimiento de petróleo. Desde ese momento se producirá un gran juego de intereses, una histórica disputa entre quienes consideran que ese recurso estratégico debe ser explotado en función de las necesidades del pueblo y la nación Argentina, y quienes, al servicio de los intereses trasnacionales del petróleo (empresas “disfrazadas” o Estados) promueven la explotación privada del mismo. Los primeros impulsaron la propiedad de la nación sobre el recurso y la explotación por medio de una empresa cien por ciento estatal que explore, extraiga, transporte, destile y comercialice el recurso; los segundos impulsaron la propiedad de las provincias sobre el recurso y su entrega al capital extranjero. En nuestro país la oleada neoliberal profundizada en la década de los ´90 y apoyada por los organismos financieros internacionales, impulsó la privatización de algunos servicios básicos como la energía indispensable para el desarrollo de las economías contemporáneas. En tal contexto, toman mayor impulso ciertas relaciones de poder que afectan a la apropiación, gestión y control del petróleo. Existen históricas divergencias, en líneas generales y coloquialmente podemos afirmar que, hay quienes consideran al petróleo como una riqueza de todos los argentinos y el acceso al uso del mismo como un derecho social, mientras que otros consideran al recurso como una mercancía y el acceso a su utilización como un privilegio. Esta batalla por el petróleo

5

Petróleo como fuente de energía y poder

como recurso atravesó la historia Argentina de todo el siglo XX, dejando resabios y marcando la situación actual del país en materia energética. Parte de nuestra política hidrocarburífera y del actual “modelo extractivista”, se inscribe en los programas Iniciativa para las Américas y Proyecto de Integración Energética Hemisférica impulsados por EEUU en la década del ´90, que promovieron la privatización del petróleo y el gas, la desregulación de los mercados energéticos, facilitando el ingreso de las petroleras a los mercados de Latinoamérica. La Argentina neoliberal adhirió fervientemente a estos lineamientos durante el gobierno de Carlos Menem. En este contexto, la mayor parte de la actividad productiva en esta materia recaía sobre dos empresas estatales, YPF y Gas del Estado. “…La empresa estatal YPF era hasta principios de la década de los 90, la responsable principal del proceso de exploración, extracción, destilación y venta de productos originados en la explotación petrolífera en la Argentina…” (Rofman, A: 1999: p. 96) Siguiendo al autor citado podemos afirmar, retóricamente, que las empresas públicas fueron utilizadas frecuentemente para perseguir objetivos que no hacían a su esencia. Sobre la base de la Ley de Reforma del Estado (23.696), se inició un proceso desregulador de la actividad petrolera. Los decretos de desregulación del petróleo permitieron progresivamente la liberación de los precios del petróleo y sus derivados; la conversión de los contratos entre la entonces empresa estatal YPF S.E. y empresas privadas en permisos de exploración y explotación con libre disponibilidad para la producción; la supresión de barreras al comercio exterior de petróleo crudo; la eliminación de restricciones para la instalación de bocas de expendio; la licitación de permisos de exploración y explotación de las denominadas "áreas marginales" y derechos de asociación en las "áreas centrales" y, finalmente, la privatización de la empresa YPF S.E. ( luego YPF S.A. ) mediante la venta de acciones en el mercado. Argentina, que fuera pionera en crear una empresa estatal que tuviera el control de todas las etapas de la actividad hidrocarburífera, pasó a ser uno de los pocos países en el mundo que mantienen totalmente privatizada la explotación de los hidrocarburos -exploración, extracción, destilación, distribución. El modelo actual consiste en exportar las reservas sin que se amplíen las comprobadas, es decir, no hay inversión en exploración. En términos generales se podría afirmar que Argentina es un país que ha intentado lograr la autosuficiencia en materia petrolera y gasífera, pero ya con más de cien años de experiencia en esta cuestión nunca ha podido sostener una política que desarrolle ambos sectores (petróleo/gas) y logre generar excedentes susceptibles de ser comercializados en los mercados internacionales. De hecho, hasta 1983 se debió importar petróleo y recién hace algunos años, por ejemplo, se lograron mitigar las habituales restricciones de gas durante los meses de invierno. En relación al gas, hasta 1992 la actividad de transporte y distribución estaba a cargo de la empresa estatal Gas del Estado. Esta adquiría aproximadamente el 90% del gas a YPF y el restante 10% lo importaba desde Bolivia. “…En el marco del proceso de Reforma del Estado, la empresa estatal fue progresivamente desestatizada en un proceso sucesivo de realización de sus activos. La decisión de transferir al capital privado tanto las áreas de explotación, en primera

6

Petróleo como fuente de energía y poder

etapa como el capital accionario mayoritario, en la segunda fase, aparece fuertemente contradictoria con la estrategia de los países de América Latina, con referencia a la propiedad de la empresa petrolera principal…” (Rofman, A: 1999:op cit) El manejo de los recursos naturales no renovables y particularmente de los hidrocarburos, basado en la lógica del capital que sólo busca la maximización de los beneficios, escapa a todo compromiso social y relativo equilibrio con el medio ambiente. La reciente decisión del gobierno de Cristina Fernández de recuperar el control de YPF, en realidad nada cambió el fondo de la situación. La nueva YPF continúa siendo una sociedad anónima que queda excluida de los controles y auditorías públicos. Mantiene la desregulación de la actividad y el marco legal que favorece y permite a las petroleras el saqueo de los yacimientos. El 66% de la producción de Petróleo y el 77% de Gas sigue en manos de Panamerican Energy, British Petroleum, Petrobras, Chevron, Total, entre otras. El Estado interviene bajo la presión de una nueva crisis, la que puede poner en juego el abastecimiento energético de la nación. Por otra parte, consideramos importante mencionar que se ha desdibujado el rol del Estado en todos los niveles, es decir “…se ha pasado de un modelo de funcionamiento donde el Estado ejercía un rol tutelar, garantizando niveles básicos de bienestar general y de solidez en las relaciones laborales, a un Estado que al haber cedido al capital privado el control de la actividad local también renunció a otras funciones…” (Rofman, A: op cit p. 123) Al tiempo de la privatización de Yacimientos Petrolíferos fiscales fueron apareciendo nuevos actores sociales: entre ellos, ciertas pequeñas empresas o asociaciones conformadas por ex trabajadores de YPF, tras la descentralización o “tercearización” de actividades en el eslabonamiento productivo (antes realizadas por la misma empresa, que ahora recurre a contratistas y/o personal especializado) en el marco de una estructura espacial y productiva fragmentada. Manifestando su resistencia a estas alteraciones, surgen otros actores implicados como por ejemplo: los movimientos sociales de desempleados como respuesta social organizada frente a la creciente precariedad y pérdida de fuentes ocupacionales, principalmente de la población económicamente activa instalada en las localidades petroleras que veremos a continuación.

Localidades petroleras argentinas En el Noroeste argentino, el caso de la explotación ilegal de petróleo en el Parque Nacional Calilegua de Jujuy es un emblema que representa el avance de los intereses extractivistas sobre áreas legal y supuestamente protegidas. La empresa instalada: Pluspetrol (grupo Bridas) de capitales argentinos pasó en 2011 a manos de una empresa de origen chino. La explotación petrolera en este sitio data de 1969 cuando YPF inició actividades hidrocarburíferas en el yacimiento Caimancito. Está extracción que genera grave contaminación y pasivos ambientales, fue denunciada como ilegal porque el yacimiento se encuentra dentro de la jurisdicción de Parque Nacional Calilegua. Esta situación genera un gran impacto socio-ambiental poniendo en peligro la integridad y conservación del Área Protegida, la salud de las poblaciones vecinas, la potabilidad del agua que éstas consumen.

7

Petróleo como fuente de energía y poder

El caso jujeño de Yacimiento Caimancito es paradigmático ya que las corporaciones petroleras instaladas logran la extensión de la concesión argumentando el corto período de tiempo para realizar inversiones. La mano de obra calificada proviene de otros lugares, los actuales empleos son estacionales y la actividad petrolera no genera inversiones en infraestructura ni servicios para los habitantes de la localidad. Ninguno de los pueblos vecinos (como por ejemplo: el Bananal, Yuto, Calilegua, Caimancito) posee red de gas natural, siendo que son atravesados por numerosos gasoductos y, tampoco tienen servicios hospitalarios, de cloacas, etc. Haciendo el seguimiento de otras provincias del Noroeste argentino, aparece otro caso emblemático en Salta. Standard Oil (de New Jersey) se instaló en la Argentina en 1911 luego de que la firma fuera obligada por la Suprema Corte de EE.UU a fraccionarse en 34 empresas. Esso es la continuadora de la empresa Standard Oil quien vendió su refinería de Campana y su red de estaciones de servicio. La zona hidrocarburífera argentina por excelencia es la que corresponde al Golfo San Jorge y alrededores, pero entre las localidades petroleras de mayor importancia se destacan: Plaza Huincul (Neuquén), Comodoro Rivadavia (Chubut), Caleta Olivia (Santa Cruz), Cañadón Seco (Santa Cruz), las Heras (Mendoza). La Ley Corta pasó el dominio de los yacimientos a las provincias transfiriendo todos los permisos de exploración y concesiones. De esta manera los gobernadores provinciales se ven en la situación de negociar en forma directa con las grandes corporaciones del petróleo y hacer jugosos negocios. En el caso de Santa Cruz y Chubut, sus respectivos gobiernos utilizaron artimañas para burlar la ley y extender por 40 años las concesiones del Golfo de San Jorge y Cerro Dragón, los yacimientos más importantes del País, a la PanAmerican Energy. Uno de los problemas de Argentina en materia energética radica en la disminución de las reservas de petróleo y gas, y la ausencia de la incorporación de nuevas explotaciones constituye un problema para el país. Los yacimientos de explotación ya están maduros, las reservas se encuentran en declinación, escasean los nuevos proyectos. En este contexto, surgen nuevas relaciones de poder que tienen implicancias en la gestión y control del recurso petróleo, generando también desigualdades sociales que se ven reflejadas en las condiciones de vida de los ciudadanos, e indefectiblemente en el espacio geográfico. Impacto socio- ambiental Al comienzo de la monografía, al explicar en líneas generales el proceso de extracción del recurso, afirmamos que el crudo que se extrae es una combinación de petróleo, gas y agua de formación, sin embargo, no debemos descartar de este análisis que cuya separación genera el residuo más contaminante de la explotación: el agua de purga. Citando un fragmento del texto de Claval: “Los ataques al medio ambiente deben figurar bajo la forma de costes sociales en los cálculos económicos…” (Claval. Paul, 1980, op cit), podemos postular que frente a este planteo uno de los problemas más estudiados en la actualidad, a pesar de las críticas que le podamos hacer a esta perspectiva, es el que surge de la inmensa cantidad de Dióxido de carbono que se

8

Petróleo como fuente de energía y poder

emite a la atmósfera al quemar los combustibles fósiles. Otro impacto negativo asociado a la quema de petróleo es la lluvia ácida. Los daños derivados de la producción y el transporte se producen sobre todo por los derrames de petróleo, accidentales o no. “…La creciente utilización de energía que implica el progreso, tal y como lo conocemos desde hace un siglo, provoca efectivamente la multiplicación de daños, poluciones y alteraciones del medio…” (Claval. Paul, 1980. Op cit)

Por otro lado, es considerable la gran contaminación por petróleo en las aguas oceánicas, que provoca una película impermeable afectando a la fauna marina, en especial a los mamíferos y aves. Pero también impide el intercambio gaseoso y el pasaje de la luz solar, elementos que emplea el fitoplancton en la fotosíntesis. La contaminación por petróleo crudo o refinado puede ser de origen accidental o intencional. Casi la mitad del petróleo que llega a aguas oceánicas, proviene de tierra firme, arrastrado por las corrientes fluviales. Otra parte importante, proviene de los desechos de los barcos que surcan los mares a diario. Los pozos inactivos también generan una gran preocupación ya que las empresas abandonan los antiguos sitios de extracción sin ser sellar los pozos. El costo del sellado es alto, por lo tanto las empresas se niegan a realizarlo, con todo lo que ello significa ya que se pueden generar incendios incontrolables, además de contaminar las napas freáticas. Por ejemplo: la ciudad de Comodoro Rivadavia paga un alto precio por tener petróleo. La trama urbana se ve afectada por construcciones que albergan pozos abandonados que no figuran en el Registro de Pasivos Ambientales vigente. Por otra parte, es importante destacar en este análisis la explosión demográfica que ha tenido Comodoro, pero la expansión de los barrios y la falta de tierras para uso domiciliario hicieron que los pozos inactivos potencialmente peligrosos, quedaran expuestos sin los debidos radios de seguridad en el medio de zonas densamente pobladas inclusive de alto valor inmobiliario comprendiendo áreas suburbanas en las cuales se localizan espacios públicos. De los 2.444 pozos de abandono comprobado 1.425 corresponden a Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

Consideraciones Finales:

A modo de conclusión podemos decir que, hoy día el petróleo “es algo más que una materia prima considerada “irremplazable”: citando a Huillier, indefectiblemente, en la actualidad con el petróleo se compran y se venden la seguridad económica y militar, el crecimiento industrial, los medio para desplazarse, se compran y venden las posibilidades de desarrollo” (Huillier, 2003, p6). No llegaremos a cerradas conclusiones pero sí nos interesa establecer ciertos interrogantes que sirvan como disparadores, ya que este tema es complejo y exige una perspectiva “multicausal-escalar” . En el caso de Argentina, en el transcurso de estos 105 años la cuenca del Golfo San Jorge se ha visto sometida a la extracción de

9

Petróleo como fuente de energía y poder

hidrocarburos, sin el compromiso ambiental en cuanto a la protección de recursos y buenas prácticas apuntando al desarrollo sustentable. Argentina es un país que ha intentado lograr la autosuficiencia en materia petrolera y gasífera, pero ya con más de cien años de experiencia en esta cuestión nunca ha podido sostener una política que desarrolle ambos sectores y logre generar excedentes susceptibles de ser comercializados en los mercados internacionales. Al sumergirnos en las localidades y zonas petroleras de nuestro país, nos pareció muy notoria la dimensión del impacto que tuvo la privatización de la explotación del recurso en la fuerza de trabajo local. En general, se han producido profundos cambios en la demanda laboral de las empresas petrolíferas, entre ellos: se destaca una significativa reducción de los planteles de empleados así como de su composición (anteriormente más diversificada). Al tiempo de la privatización de Yacimientos Petrolíferos fiscales fueron apareciendo nuevos actores sociales: entre ellos, ciertas pequeñas empresas o asociaciones conformadas por ex trabajadores de YPF, tras la descentralización o “tercearización” de actividades en el eslabonamiento productivo (antes realizadas por la misma empresa, que ahora recurre a contratistas y/o personal especializado) en el marco de una estructura espacial y productiva fragmentada. Manifestando su resistencia a estas alteraciones, surgen otros actores implicados como por ejemplo: los movimientos sociales de desempleados como respuesta social organizada. Citando a Rofman. A, podemos concluir que se ve desdibujado el rol del Estado, es decir “…se ha transitado de una sociedad estatal a una sociedad privatizada acompañando un proceso de abandono o de “ausencia” del poder regulador del Estado…” (Rofman, A. 1999, op cit) Si bien en esta materia debemos poner mayor énfasis en aspectos socio-económicos relacionados al espacio geográfico, nos parece interesante destacar los impactos sobre el medio ambiente y la calidad de vida de las poblaciones como la consecuencia de la creciente explotación y utilización de este recurso no renovable. Frente a esta situación, es evidente la supremacía que aún tiene el petróleo como principal recurso energético en detrimento de fuentes de energía alternativas de menor impacto ambiental. En cuanto a este último comentario, actualmente circula la idea de que existen determinadas instituciones que, directa e indirectamente, presionan a los agentes implicados para que estas fuentes alternativas de energía no tengan mayor desarrollo del que tienen en la actualidad. La apropiación, gestión y control del petróleo, basado en la lógica del capital que sólo busca la maximización de los beneficios, nos parece ajeno a todo compromiso social y relativo equilibrio con el medio ambiente. No intentamos realizar predicciones, pero creemos que un brusco aumento del precio del crudo unido a la gran dependencia que sigue teniendo el mundo industrializado con respecto a este recurso geoestratégico, puede ocasionar un caos multiescalar, desencadenando una serie de conflictos sociales, políticos y ambientales.

10

Petróleo como fuente de energía y poder

Bibliografía:

 CAPEL, H. El drama de los bienes comunes. La necesidad de un programa de investigación. Biblio. 3W, Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona, Vol. VIII, n° 458, 25 de Agosto de 2003.  Claval. Paul, 1980. Geografía Económica”. Ed. Oikos Tau. Cap 13.  Nogué, J.; Romero, J: 2006. Las otras geografías. Ed. Tirant lo blanch.  R. Méndez: 2004 (2ª Edic. 2007). Globalización y organización espacial de la actividad económica. En J. Romero coord. Geografía Humana. Procesos, riesgos e incertidumbres en un mundo globalizado. Ariel, Barcelona,  R. Méndez: 2006. Geopolítica de los recursos naturales. En J. Nogué y J. Romero (eds.). Las otras geografías. Tirant lo Blanch, Valencia,  Reboratti, C. (1999) “Ambiente y sociedad. Conceptos y relaciones”. Ed. Ariel Bs. As. Cap III.  ROFMAN, A: 1999. Las economías regionales a fines del siglo XX. “Los circuitos productivos del petróleo del carbón y del azúcar…” Páginas Web consultadas:

 http://www.elcorreodiario.com.ar/regionales/ypf-posee-1425-pozos-petrolerosabandonados-en-comodoro.html. Fecha de ingreso a la página: 20/ 11/ 2012. 14:00 HS.  http://www.lospetroleros.com/santa-cruz-argentina-la-provincia-podria-recibir20-millones-de-pesos-por-pozos-inactivos/. Fecha de acceso a la página: 22/ 11/ 2012.

 http://www.econlink.com.ar/recursos-naturales-argentina en Argentina, blog. Día de acceso: 19/ 11/ 2012. 9:00 hs.

Recursos naturales

 http://www.tecnun.es/asignaturas/Ecologia/Hipertexto/07Energ/120PetrolGas.ht m. Fecha de ingreso a la página: 18/ 11/ 2012. 8:00 hs.

 http://monde-diplomatique.es/2003/03/caballero.html hs. Fecha de Ingreso: 25/ 11/2012

Acceso: 18/ 11/ 2012 13

 http://www.educ.ar/sitios/educar/familia/RecursosArticulos/ver?rec_id=103975 Ingreso: 23/11/2012.

11

Petróleo como fuente de energía y poder

 http://www.ypf.argentina.ar/dia-por-dia/C88-ypf-plan-estrategico-2012-2017.php Acceso: 23/11/2012

 http://www.econ.uba.ar/planfenix/novedades/LA%20RECUPERACI%D3N%20D EL%20CONTROL%20DE%20YPF.%20UNA%20DECISI%D3N%20ESTRAT% C9GICA.pdf Consulta: 23/11/2012  http://geopoliticasur.wordpress.com/. Día de Ingreso: 21/ 11/ 2012. 17:00 hs.

 http://www.segemar.gov.ar/P_Oferta_Regiones/Regiones/Noroeste/Potencial% 20Minero/POTENCIAL%20MINERO.htm Fecha de acceso: 24/ 11/ 2012

12

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful