Estando parado a la espera de un bus, pasó un taxi lleno de surfistas, me miraron, y vieron que estaba vestido con mi camisa

y short hawaianos, si no me equivoco ellos me miraron con envidia de tener esa ropa, pero luego a pareció en el paradero otra persona, tenia lentes, bien peinado, su pantalón planchado pero lo más importante es que su rostro era pacifico, yo dije ¿será Cristino o algo así? Cuando subía al bus, me dí cuenta que tenia un mensaje escrito en la espalda que decía, “si tu cambias el mundo cambia”. Allí, me vi a mi mismo, voy a ser pastor, no me visto como pastor. Me visto mejor que los surfistas pero no como pastor, Que terrible, creo que debo hacer cambios en mis atavíos, pero me pude dar cuenta de eso porque ayer en la noche estaba leyendo el Evangelismo, y justo hablaba sobre la ropa y las joyas. Tengo un gran problema no me gusta planchar, o lo considero innecesario. Sin embargo uno de los grandes cambios que ha hecho Dios en mi vida es la forma de vestirme, Pero abecés me visto de una forma tan rara, que mis amigos se sorprenden, yo no tengo problemas en salir disfrazado por la calle, pero el testimonio es lo que vale. La ilustración que dejo Elena de White es interesante, ella dice que para convencer a una persona de su manera de vestir o alguna otra cosa primero hay que mostrarle lo atractivos de Cristo antes de pedirle que abandone las cosas del mundo, es igual a arrancar las hojas de un árbol, estas vuelven a salir, pero si cortamos con el hacha el trocó y solucionamos el problema de raíz, todo cambia, el punto de esto es que primero es Cristo, luego él obrando en las personas. Tuve mi mp3 marca Sony de dos gigas, muy lindo muy bonito pero no me emociono comprarlo, normalmente las personas se emocionan cuando tiene algo nuevo o compran algo, con migo ocurre lo contrario, siempre me hago la pregunta me debí comprarlo o no, talvez el dinero lo hubiera utilizado en otra cosa, no sé. Solo Dios sabe. Toda la tarde me pase leyendo el manual, y poniendo la Biblia en Audio, pues para esto me lo compre, para escuchar la Biblia, es la primera vez que tengo un aparato de de este tipo, y espero que funcione, Todo lo que tengo le pertenece a Dios, no quiero nunca escuchar cosas malas es ese aparato, sino que el Señor me lo quite, esa es mi voluntad y se que también es la de Dios, pero me da pena que muchas personas en el mundo compran esos aparatos solo para el mal, por ostentación o egoísmo, yo no se si hice bien en comprar uno tan caro. Mi deseo es fortalecerme con esto y memorizar la Biblia. En la noche tuve un gran dilema, no sabía si tenía que predicar o le tocaba a otra persona, pero eso sí yo no quería predicar para nada. Si hay algo que a mi me molesta mucho es el no saber el si o el no de las cosas, pero un pastor tiene que estar preparado, sí yo sé, si hay algo que asta ahora no me gusta es predicar, tengo que ser más consagrado para esto, y por eso no estoy preparado, necesito entregarme más Dios, en todo sentido porque es bien cierto cuando dice que por nuestro nivel de conocimiento seremos juzgados, no digo que sea un sabio, pero hay cosas que antes hacia y ahora no hago, y cosa que ahora hago y antes no hacia. Tengo que regresar a mi primer amor, de esto estoy seguro, Dios no tolera la falta de temperancia. Gracias a Dios no predique porque no estaba preparado no me sentía con Dios aunque llegue a la iglesia para meditar un poco, aun así, no me sentía listo. Solo se algo, Dios me levanta muy de mañana y yo me quedo dormido, creo que voy a empezar a levantarme más temprano y hacer como Lutero, 2 hora de oraciones por lo menos sino estoy muerto.