P. 1
Discurso Chuayfett

Discurso Chuayfett

|Views: 6,784|Likes:
Discurso íntegro del secretario de Educación, Emilio Chuayfett, sobre la Reforma Educativa que propone Peña Nieto.
Discurso íntegro del secretario de Educación, Emilio Chuayfett, sobre la Reforma Educativa que propone Peña Nieto.

More info:

Published by: Mayra Zepeda Arriaga on Dec 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/18/2013

pdf

text

original

-SECRETARIO EMILIO CHUAYFFET CHEMOR: Señor Presidente de la República; señor Presidente de la Cámara de Senadores y señores Coordinadores de las Cámaras

de Diputados y de Senadores. Señores dirigentes de los partidos políticos nacionales; compañeros servidores públicos; muy distinguidas maestras y maestros que nos acompañan; señoras y señores. En la presentación del Pacto por México, el Presidente Enrique Peña destacó que ha llegado el momento del encuentro y del acuerdo, apoyados en el bien superior de la República. Así, con respeto a las diferencias políticas, desde el inicio de su mandato se van construyendo los consensos básicos para emprender las grandes transformaciones que reclama el país. El Secretario de Gobernación anunció que la Reforma Educativa sería la primera iniciativa del Ejecutivo Federal que se presentaría como resultado derivado del pacto. Hoy, se cumple ese propósito recordando que no se trata de presentar un catálogo de buenas intenciones, sino de ofrecer una relación de compromisos sujetos a la pública y permanente verificabilidad. Han habido muchas reformas educativas en México. Las que alcanzaron sus propósitos se basaron en un compromiso nacional incluyente y en el diseño de políticas y estrategias que incidieron en un cambio gradual de nuestro sistema educativo. Las que nunca prosperaron, fueron producto de la exclusión y se quedaron solo en compendio de medidas remediales. Ahora, han sido escuchados los políticos, los estudiantes, los padres de familia, el magisterio, los universitarios, los técnicos, los trabajadores, los empresarios, las autoridades civiles y educativas, y la sociedad civil abierta que ha cobrado clara conciencia de nuestra crisis educativa, extensa y profunda, y que se ha organizado para hacerle frente. A pesar de que en México el gasto público representa el segundo porcentaje más alto del presupuesto destinado para la educación en el mundo, después de Nueva Zelanda; a pesar del valiosísimo aporte del magisterio y de la emergente participación social en la agenda, lo que está claro es que no hemos podido superar nuestras debilidades y nuestro rezago y, mucho menos, superar el retraso en la asimilación de la gran transformación tecnológica del mundo.

La Secretaría de Educación Pública, hay que decirlo claramente, es un archipiélago. Hay que revisarla críticamente, para que vuelva a ser la dependencia del Ejecutivo Federal que ejerza la rectoría del Estado en la materia, que diagnostique los problemas, establezca las metas y los objetivos, elija la pertinencia de las estrategias y dé seguimiento puntual a las evaluaciones, y ayude así, a hacer renacer un sentimiento social como el que caracterizó al gran periodo de la emoción colectiva en México, desde 1920. El imperativo de la calidad educativa condiciona toda la reforma. Por eso, la iniciativa que hoy se presenta propone, en el Artículo Tercero Constitucional, un sistema profesional de docentes. Ellos son los protagonistas del proceso y es obligación del Estado darles certidumbre en su ingreso, en su permanencia y en la promoción del servicio. La discrecionalidad ha dejado muchas veces de lado a miles de maestros con preparación y capacidad necesarias para acceder a los cargos de dirección y supervisión. Por eso, la iniciativa propone declarar nulos los ingresos y promociones que no se realicen conforme a la ley. Pero la profesionalización requiere un proceso de evaluaciones formativas y sumatorias o de impacto, de la que deriven los datos para mejorar los programas de formación del docente, y un sólido sistema de incentivos para ello. La iniciativa del Presidente Peña Nieto propone dotar de autonomía constitucional a un Instituto Nacional de Evaluación para la Educación. De aprobarse esta iniciativa, el Constituyente Permanente será el que adopte decisiones que ya no pueden postergarse. Uno. La obligación de la evaluación que no es potestativa y que producirá consecuencias jurídicas. Dos. La no sujeción de la evaluación a caprichos o a intereses particulares. Tres. La imposibilidad de pactar o diferir la evaluación. Y cuatro. El ajuste obligatorio de ésta a los criterios que fije un órgano autónomo confiable, propuesto por el Ejecutivo y aprobado por el Senado. Profesionalización y evaluación requieren de información homogénea y confiable, que se actualice permanentemente, y que, lamentablemente, no existe en el país. Por ello, el Presidente de la República propuso en su iniciativa una norma para crear el Sistema de Operación y Gestión Educativas, estableciendo la obligación del INEGI para realizar, de

inmediato, un registro nominal de escuelas, profesores y estudiantes, a fin de contar con una plataforma directa entre autoridades y directores de los planteles. La reforma, lo digo claramente, respetará íntegramente los derechos individuales y colectivos del magisterio. Pero con la ley en la mano, vigilará que cada agente educativo cumpla estrictamente con lo que le reserva específicamente la norma. La iniciativa recoge, también, planteamientos de equidad y de una más eficaz operación del sistema, otorga autonomía de gestión a las escuelas para que ellas lleven, directamente, mejoras de infraestructura, compra de materiales educativos, decisiones para resolver los problemas básicos de operación y para propiciar, bajo el liderazgo de cada director, la participación de alumnos, maestros y padres de familia para enfrentar los retos que cada escuela tiene. En cuanto a la equidad, pero también vinculada a la calidad, se establece la creación de hasta 40 mil escuelas de tiempo completo en el sexenio, con jornadas de seis a ocho horas diarias para aprovechar mejor el tiempo y para suministrar, ahí donde se solicite, los alimentos obtenidos a partir de micro empresas locales con la prohibición constitucional de distribuir y consumir aquellos que no cumplan con las normas oficiales de salud. Dentro de muy pocos días, tres exactamente, se cumplirán 96 años de un episodio memorable para los mexicanos. La tarde del 13 de diciembre de 1916, el Constituyente Mújica abrió en Querétaro la sesión del debate sobre el Artículo Tercero Constitucional y lo hizo con una frase reveladora del ánimo unánime de todos los congresistas. Estamos señores, dijo, en el momento más solemne de la Revolución. Bajo ese sentimiento evocador, la Iniciativa de Reforma Educativa del Presidente Peña Nieto aspira a ser solemne, primordial, incluyente y efectiva, y a sacudir conciencias que devuelvan la rectoría del Estado en el sistema educativo para que éste sea el gran agente formador de las mujeres y de los hombres del presente y del futuro de México. Muchas gracias.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->