Karaoke

Cuento más que realista
De Edgar Chías

ADVERTENCIA: Todos los Derechos para su puesta en escena en Teatro, Radio, Cine, Televisión o Lectura Pública, están reservados tanto para compañías Profesionales como Aficionados. Los Derechos y permisos deben obtenerse a través de SOGEM. Quedan reservados todos los derechos. Quedan especial y terminantemente prohibidos los siguientes actos sobre esta obra y sus contenidos; a) toda reproducción, temporal o permanente, total o parcial, por cualquier medio o cualquier forma; b) la traducción, adaptación, reordenación y cualquier otra modificación no autorizada por el autor a través de su agente; c) cualquier forma de distribución de las obras o copias de la misma; d) cualquier forma de comunicación, exhibición o representación de los resultados de los actos a los que se refiere la letra (b); e) queda expresamente prohibida la utilización de otro nombre que no sea el del autor como responsable de esta obra, en especial, en las formas “versión de” o “adaptación de”, ya que el autor es propietario del 100% de los derechos de estas obras. Los cambios de lenguaje, contextualización al habla de las distintas culturas, cortes, agregados de palabras, improvisaciones, modificaciones de escenas o de personajes, etc., forman parte del dinámico trabajo de puesta en escena en el teatro actual por parte de directores y actores, pero no da pie en ningún caso a entender el espectáculo como “versión” o “adaptación” de este original. Las adaptaciones serán permitidas cuando se trate de un género a otro (teatro a cine, por ejemplo) pero siempre bajo la autorización del autor a través de su agente, SOGEM. La infracción de estos derechos podrá conllevar el ejercicio de las acciones judiciales que en Derecho haya contra el infractor o los responsables de la infracción. Los Derechos de estas piezas están protegidos por las leyes de Propiedad Intelectual en todo el mundo y deben ser solicitados al autor (edgarchias@prodigy.net.mx / www.dramaturgiamexicana.com) o a su representante, la Sociedad General de Escritores de México. ® TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS Sociedad General de Escritores de México S.G.C de I.P. SOGEM. GEM-971027-PT8 Edgar Chías. Socio: 004157 Dept. Teatro c/José María Velasco #59. San José Insurgentes (03900). México, DF. Tel: (0152) 56307 0230 Fax: (01 52) 5593 6017 Web: http://www.sogem.org.mx E-mail: reguiza@sogem.org.mx

2

Personas

Isa.

Va perdiendo el mundo, literalmente. O concreción. No es figurado. Asegura que la persiguen, cosa que puede ser. Piensa que está entre nosotros, la pobre. Si no canta, si no logra cantar…

Guido.

Es la más tierna piedra en movimiento. Suya es la calle. Un día la justicia le hará la fama. Espera su turno. Ama a su madre en todas las mujeres que no tendrá.

Brenda.

Dispuesta a perderlo todo para triunfar, aunque triunfar sea ganar nada. Y no está sola, lo que pasa es que se aburre, de todo, incluso de sí misma.

Rosetti.

Vino de lejos. Se sabe un genio. Prepara la obra que ha de salvarnos a todos, sólo que nadie lo sabe. Talvez tampoco le interese a nadie. Le gusta su sexo, quizá más que cualquier otro.

3

Tiempo y Lugar
Ahora mismo. México, su duro corazón de concreto. También la calle y los baldíos del alma.

Instrucción
Los cuatro sobre el escenario vacío, es lo esencial. Los espacios de la representación son varios, cambian, se diluyen y se yuxtaponen. Lo figurativo, entonces, estorba. Pensemos mejor, junto con ellos, que el espacio de su relato es su cuerpo y, en el mejor de los casos, nuestra imaginación. La regla es acompañar. Los espacios son subjetivos. Lo que nos permiten ver los personajes es el mundo a través de sus ojos, o el recorte del mundo, aquello que les afecta o les parece importante. Salvo dos momentos de contraste, en los que la objetividad nos permite verlos interactuar –por decirlo así- en tiempo real, todo lo demás debe permitirnos entender otras densidades del espíritu. Lo más importante será el actor, sus recursos, la magia evocativa de su talento. Y sencillos objetos que se transformarán en todos los espacios. El autor sugiere la banca de un parque público. Lo demás lo hará la luz, el cobijo de algún efecto sonoro, y el teatro, si llega a suceder.

4

1. En la calle quieta, esas sombras

Coinciden en un parque, en la mañana y en la prisa

Isa:

[Dentro de sí misma, pero perdida en la calle] La mano de
cera sobre la pared blanda. La pierna de hierro sobre la pared blanda. El mapa de hielo sobre la pared blanca y los ojos clavados en garabatos extraños que deberían poder decir, con claridad y certeza, qué lugar del mundo es este.

Guido:

[Mirando a Isa] Miro que no me mira. Miro que está clavada,
por decirlo así, sobre la piedra. Es vibrátil, ligera, no poseible. Sobre la esquina del parque, sobre este trozo de mundo, como si no estuviera, como cosa que no existe, que se evapora, que se escabulle del entendimiento. Como cosa líquida que escapa incluso de su nombre.

Brenda:

[Contemplando el número de mima de Guido] La garganta
mojada por el último martini me impide gritar con todas sus letras la desesperación que no desayuné, pero que está en mi estómago. No es un trauma de infancia, pero no soporto este juego de imitación. ¿Qué le hace pensar que pagaremos por mirarlo y estremecernos? Movimientos lentos, inesperados, de agónico reloj que patalea para negar su infarto. Los hombres y la piedra son una y otra cosas, tan distintas. Me

5

presente a medias.parece siniestro. para no pecar de ingenuo. Pero es la clave. como si fuera de roca. no menos. Me mira. Decir lo contrario sería mentir. Insiste en virar espejo mi rostro que no le devuelve pista o imagen que la repita. No más. Siniestro. Pero es evidente. como si fuera hombre. inmóvil. no se note o se note menos. Parece que se esconde. Si el hombre se detiene. Me recorre un temblor… Rosetti: [Pensando en Brenda] La clave de la historia está en dar con la manera de poder contarla sin punto de vista. Una que tenga escrito mi nombre. Guido: [Advirtiendo a Brenda] Esa otra mujer que se acerca. y la historia no miente. La clave está en ser invisible. Testigo y ciego. es lograr que si la historia miente. casi eterno. Sin ser la única parte que lo sabe todo. Si la roca se mueve. Hurga entre sus monedas en busca de la más pequeña de todas. En poder contarla sin figurar como testigo. siniestro. Me mira… Se detiene sin detenerse. en todo caso. quieto. o casi no. 6 . La clave está en ser discreto y eficaz. ¿Cuánto valgo para ti. Eso mismo diría mi terapeuta. pero me lo cayo. El lugar común y esas cosas. porque nadie lo sabe. siniestro. Diría incluso que nadie sabe nada. Como las piedras. No la miro. La clave.

si la vida las tuviera. Pero si a eso venía. pero que temen dormir solas. Intensiones torpes que se muestraesconden y la cama al fondo. Luego la cháchara. Siento que ya la conozco. pero eso vale. Los primeros signos del cortejo. Brenda: [Reparando en Rosetti] Cómo decirle que no me interesa. sobre Brenda] Creo que puedo impresionarla. Quizá hasta me pida que me quede. sin querer. Habrá sonrisas. Un café en su terraza. No sabría decir por qué. Destino final. E iré. Después el roce incidental de las manos. En estos tiempos perder tiempo es perder la vida. Casi una ley. Miradas directas al redondo verdor de sus pupilas. mentiré. Tiene el aspecto decidido de quien toma café italiano. Lo demás es natural. Qué historias podría ofrecer un hombre que no se rasura todos los días. Que quiere leer inmediatamente mi manuscrito. Seguramente italiano. su corazón vía directa y vaginal. Tiene el aspecto de las que aparentan ser fieras. Creo que esta vez podrá decirme sí a casi todo. Hablan. Iremos. das menos. Más si de por medio hubo una buena cogida. por él. Todo el mismo día. Qué tiene que contar un grandulón 7 . Rosetti: [Sigue. Y la vida cuesta. gritando entre las sábanas Ven. Más tienes. Esos zapatos rojos me dan mala espina. Hasta me casaría con ella.muñeca? No podía ser diferente. La mía 354 euros.

la otra. Salvar al mundo con ideales. yo hablo de la otra. Esa que lanza los ojos hacia delante y no alcanza nada. clavada sobre la piedra. La era tecnológica dejó atrás a pobres sujetos como este. No. ansioso. Hay que estar al día. Muy atrás. chillona y apagada dentro de su cabeza le ha dicho Detente. sí. Seguramente no sabe usar una palm porque no la tiene. Parecen mapas. Yo digo de esa que se abalanza al arrollo.fofo con aspecto e ideas -seguramente. que lo ultrapasa todo con ese gesto anhelante. Nada. Al día. Ideales. La que da vueltas sobre su pié izquierdo como si estuviera. que seguramente no está ahí. son mapas. Guido: [Interpelando imaginariamente a Isa. que seguramente lo que le pesa es no saber en qué restaurante y qué plato va a desayunar ahora. pero vibrátil. De otra manera se aproxima uno a la extinción.de tipo infantil. Sonríe mucho. ya lo dije. que evita el golpe del compacto amarillo porque una voz. Además de los pitidos de la bocina. ¿Qué es lo que le pasa? A usted no. yo hablo de la que busca en sus papeles una respuesta que no encuentra. qué extraño. eludiendo la mirada de Brenda] ¿Qué es lo que piensa? Usted no. de animal enfermo y delirante. Mal se vería ese 8 . tal vez. ya lo dije. Si el mundo se va a salvar va a ser porque salga al mercado un nuevo producto desinfectante. ¿Qué es lo que le pesa? A usted no.

danza. no es de piedra. dicen por acá. Qué hace ella parada aquí. ni de tierra ni de aire. Es agua. Mal se vería. Guido: [Se refiere a Isa] No se mueve. Como te ven te tratan y para que te traten deben verte. Agua. llegar a tocarla es perderla. ¿Por qué no puede ser para mí? Ella es diferente. No mira. ¿Por qué? Porque si la alcanzo. Lo juro. Rosetti: [Habla de sí. con aire acedo y un poco despeinada. Por favor.compacto amarillo salpicado de rojo. después a Rosetti] ¿Qué pensará de mí el sujeto extraño del maquillaje negro y las botas verdes? ¿Le habrá complacido mi moneda? ¿Le habrá alegrado el día 9 . No se parece en nada a mi madre. inventa lo que ve. ¡Piedra verde! Dice Hola mirando las absurdas botas negras de Quetzalcóatl. Pero es extraño. Botas negras. evitando mostrar el rastro negro en las encías que nace de mi dentadura postiza. como un trapo mojado. es otra. Y peor ella. No es para mí. Botas negras y piedra verde. y de Brenda] La gente bien es muy extraña. porque si la tocara escaparía de mi mano como un buen trago de agua. mirando al farsante que quiere ser Quetzalcóatl esculpido en una imposible piedra verde. más te ven. Hay que estar en forma. Saludo nerviosamente. Alcanzarla es dejarla ir. sembrada en el piso. Brenda: [Se refiere a Guido. Cuanto mejor te ves.

la llena de luz y sentido al decirlo así. Isa: [Con ella misma] Dónde estoy ya no importa. aún en estas condiciones: bar de madrugada. Incluso este insecto gigante que zumba un halitoso Buenos días guardándose al máximo de evidenciar el morado parduzco de sus encías malolientes. Tampoco importa que no sepa para qué acompaño el cadáver de pollo descuartizado en una simpática y húmeda bolsita de nylon. importa. Brenda: [Sorprendida] ¿Isabella? 10 . maquillaje corrido. ese rostro solo. Sólo ese bello rostro. nada. estentórea y bruscamente. Sólo él importa. papeles sapientes que no me dicen nada. liberado del recuerdo perdido de mi poco amable infancia. O que la piedra vuelta hombre se contenga al máximo para no lagrimar ni respirar. la endulza. Que mis mapas. anclas al mundo. su nombre.mirarme sonreír? Cualquier otro se alegraría. Viene su nombre a mi lengua. Son cosas del otoño. para moverse sorprendente cada que nos imagina abstraídos en su técnica impecable. recortado de mi memoria brumosa. la acaricia. se alegra cuando sonrío. Que un hombre con aspecto de oso albino y rasurado se deshaga en sonrisas muecosas ante esta mujer hermosa que posa frente a mí tampoco es relevante. se larguen bailando al viento tampoco me inquieta. garganta afónica. no me importa. Isabella. ese rostro.

Un poco de resistencia. Que otros miren porque sí dar un salto a la piedra. No tuve que preguntarlo. La resaca. Los ojos inusualmente verdes. Debe ser la hora de la mañana. dos 11 . Porque es siniestro. Su cara demasiado redonda. Isabella. de hombre importante. de artista secreto en tren de descubrirse a sí mismo.Rosetti: Isa: Guido: ¿Quién es Isabella? Isabella. animarse sin magia. Las manos. es siniestro. Mejor Carlofonte o Astólfido o Miguelón o Manrico. Si pudieras saber que mi nombre es Guido seguramente reirías. me detienen. ¿cómo decirlo?. [Consigo] ¿Cómo ha dicho? Bello nombre. A mamá le hubieran gustado esos nombres. Eso es siniestro. elocuentes. ni arriesgarme acaso a descomponer la ilusión que sostengo sobre mis espaldas. sin maldición. que me llamaran así. o el sueño. Brenda: [Sobre Rosetti] No puedo largarlo simplemente. Consigue conmigo alguna debilidad. sonoros. sin milagro. o esa fragilidad que asegura un violento e inútil suicidio ante una negativa me. le restan interés a la hazaña. me desaniman. sudorosas en exceso. Y no estoy dispuesto a cargar en mi conciencia con el infarto de nadie. nombres grandes. Bello nombre. Carlofonte. Manrico o Carlofonte. sí. Suenan a hombre. No señor. Faltaba más.

vía directa. Hazle caso a tu intuición. luego un café pasa salir del letargo. Mejor no confiar en el procedimiento ordinario. el de los desconocidos muertos y podría llorar de nuevo o reír o no 12 . Las grandes desgracias lo son menos. Mejor espera la señal. Pobre. que yo tome la iniciativa. vueltas chiste. No sé qué espera.la fina forma blanca de ese rostro. Sigue sonriendo. Tal vez mi gesto decidido. el de mis hermanos muertos. Nada puede el cáncer contra una sonrisa. Todo terminaría por decirme nuevamente su razón y su secreto. Todo terminaría por recobrar su nombre y su sentido y su forma. Las puertas del éxito las abre una sonrisa. el de mi madre muerta. el de mi padre muerto. Nada. Sabría de nuevo mi nombre. Tiene la triste apariencia de quien pondera el café italiano. Rosetti: [En Brenda] No va a decirme que no. seguramente todo terminaría por aclararse. pero no. Incluso la perdición… Isa: [Desespera] Si pudiera tocar con algo más que los ojos perdidos en sus selvosas pestañas. Lo invitaría a mi corazón. No sé. aunque las ganas y los motivos hayan dejado de ser suficientes. Café italiano que importan de Colombia. cuando las atenúa una sonrisa.gramos de dignidad y todo sería diferente. La guerra de Troya se hubiera ganado sin ríos de sangre inútil si antes que las armas los pueblos enemigos hubieran esgrimido sonrisas.

de todos y entonces. cogerla a ella de la mano y perderme en su demencia. Eso imagino porque no han intercambiado nada. para construir algo. Guido: [Para sí] No se conocen. como un grito en el escándalo. Ni una mirada. pero tendría la firme certeza de que todo eso sirve para algo. No se da cuenta. ni muestra. casi bello. apenas tiene energía para seguir de pié y escuchar el imposible silencio de él que quiere desbordarse. si pudiera tocar ese rostro.hacer nada. Y la otra. ni consecuencia de nada. que quiere decirlo todo y no termina de abrir la boca. hacerlo mío. pero casi. Nada es nada. de la otra. como un hoyo negro. cenizo y reseco. descifrar su nombre en cada pliegue. vuelta hacia sí misma. Ella ha descubierto algo en el rostro apagado. Alejarla de la otra. 13 . separarlos a todos. Ah. abrirla. Porque hasta ahora es insoportable aceptar que nada es rastro. las cosas dejarían de borrarse. pero la otra no responde. Quisiera gritar. sólo entones. manotear. de suicidarse locas en el lago negro del olvido. Sólo tiene ojos para mis botas azules. de él. Descubrir lo que piensan esos dos charcos oscuros que brillan como ojos perdidos en su rostro de almendra dura. como escribir sobre el agua. que quiere ser escuchado. Ella la mira.

como cualquiera. [A Rosetti] Y tú no me sigas. Mis 14 . pétreo e inmóvil de los que son iguales a sí mismos. Quiero hacer caso a mis plantas que reconocen y anhelan el camino a la casa. [A ellos] Bien. De que me ponga triste como todos y de reír muy poco. pequeños todos. perdida en este barrio lujoso al que vienen ustedes no sé por qué. igual. pequeños. la oportunidad de volver a ser lo que fui. inclinación de cabeza suficientemente ambigua. Para fundirse en el somos. ¿Pero qué era? ¿Feliz? Lo dudo. No pertenecen. Que no me siga. casi amoroso. Parto a mi casa. la esperanza. Sonrisa amable.Brenda: [A nosotros] No puedo más. para borrarse en el río siniestro. Sí. Nublan mi razón. No puedo dejar que se esfume. Casa que pagan los cheques que merecen mis hallazgos. De que me calme lo que a todos calma. el que no esconde la cortesía elemental: desaparece. Para decirte que no… Isa: [Mirando a Brenda] Se escapa y con ella el orden. tan pronto como apareció. Al menos una certeza. Lápidas. letras y arte para el mundo que puede pagarlos. Entiende en mis gestos el mensaje. Saber lo que se fue debe servir para algo. No importa. Me apagan. Eso espera la gente y debe tener alguna razón. De que me resigne como los otros. se acabó. no tendré el valor de negarme. Música. casi demente. mis párpados y mis pestañas se hacen nudo en un abrazo muy fuerte.

no elegida. A donde vayas voy. Mi reino no es de este mundo. Tú no te vas. Ella se va. Tacañas. ¿qué podría quedar de mí sin esta cara serena. Por la loca sin rumbo que me recuerda a alguien. Espera. Pero tú no. vuelve a mis músculos la sangre. lagrimean mis ojos. para perderse. Esto es siniestro. de piedra? Una menos verdadera. no apreciada. Me desentumo. La que trae un pollo muerto y destazado en una simpática bolsita de nylon. Girar la cabeza.pasos se encuentran en los suyos. chasquear de la lengua. Levanto mi sombrero con escasas ganancias y hago tragarlo a mi mochila con maquillajes. no sé por qué será. Espera. Si pudieras oír mi voz que no te habla. No me despinto. maldita sea. apostémoslo todo por la mujer de los mapas. La niña rubita se espanta. ni del de más allá. Solo no. En silencio. Ese es su juego. a donde vayas… Guido: [Mirando a Isa que se va tras Brenda] No. no dejan la moneda. Rosetti: [Sobre Brenda] La seña es incierta. de eso que ella es y que yo nunca seré: diferente. no quiere ser ella la que dé el 15 . Mis ojos ya no tienen más función que la de beber de ella. su madre la regaña. Es hábil. ¿moverse o no moverse? ¿Reaccionar o no? Ni modo. Ah. como la madre que tuve. No quiere comprometerse. Así que si no tengo nada. ni del otro. de su silueta magnífica. pesada. querida.

lo presiento. No sé qué palpita más fuerte. por el café italiano o por sus tetas de leche… Lo presneito… 16 . Una reacción anticipada. Reventará mi corazón. tras de sus pies. Yo tampoco lo seré. Reventará como sea. Ambos van a reventar sobre su cara. Va con ella. sobre su espalda. si mi pene o mi corazón. O será el café italiano. sobre su risa descontrolada. tras su sombra.primer paso. de los jugos y humores revueltos. Eso puede ser. cargado y con mucha azúcar que me ofrecerá antes del amor. de ella. mi esperanza. Es lo malo de ser un gourmet. sobre su vientre macerado de mí. me moveré en la margen. La sigo. al acecho.

No me mira. rodeando la manzana. Comienza la función. Entra y se mete hasta encontrar mí sillón al que arroja sus improbablemente redondas nalgas cubiertas por la pana luida y gris. en la calle. Isa y Guido. Ya se cansará. balcón bocabierta con su lengua de flores. Fuera caretas. Guido: Isa: Brenda: Isa: Rosetti: Guido: Isa: Brenda: Isa: Rosetti: Guido: Brenda: No me siente. ella se ha dado cuenta Rosetti: Brenda: Abre la puerta. Me quiere desconcertar. Esperará que se asome. Tras la ventana del sexto piso. 17 . La espía tras la ventana. Mundos distintos. Isa: Tras esa ventana seguramente. distantes Brenda y Rosetti. Su cara lo dice todo. Guido la sigue. Ese hombre en la esquina. Vamos viendo de qué está hecho el animal. desde la altura del estudio de ella.2. Se acerca. Ese hombre en la esquina.

Rosetti: Antes de que este inmundo y dulzón aroma termine por convencer a mis náuseas. Gema vibrátil. muévete. No me ha preguntado mi nombre. No es gruesa.. Dame fuerzas. Uno. Es recto. Suave e inocente espalda. ¿Se bañará en perfume? Brenda: ¿Qué hace? Yo estoy aquí. hay que abrir la ventana. Se sale del patrón. Pronto se irá. no pierdas el control. debería preguntarlo para evidenciar que no le importo demasiado. dame aire. lento. dame valor. por favor. yo tengo el control de la situación. Y es todo mío. ni blanca como la de mi madre. Isa: Rosetti: Calma. Ya siente el peligro. Hueles mi perfume. ni fuerte. Deberías levantar tu 18 . Estoy muy cerca.Isa: Guido: Sal.. No estás actuando de acuerdo al patrón. No tienes el control. rígido y vertical. He dicho Fuera caretas y despeino mi mal contenida melena castaña. Revuélcate. da la cara. Dos pasos a la desconocida Isabella. Vienen detrás de mí. Dos. Isa: Sal. No es contigo. Guido: Lentamente. Las mujeres como ésta quieren siempre desconcertar. Brenda: Date cuenta. Seguro no lo recuerda. Algo está mal. Yo lo tengo. Brenda: Se revuelve sobre el asiento.

pero perversa. los rostros ojidentados de los edificios. Los cantos luminosos de los letreros. acechante. Y no deberías abrir la ventana. Vuela… Su blusa. No sé que necesitas de ella. Guido: Ya no la viste. ¿verdad? Sería una lástima. Al empedrado de una calle que baja. no es ella. Vueltas alrededor. Alguien podría mirar. ¿Qué hace una blusa como una cáscara roja de mango? 19 . [Asomándose por la ventana] ¿Qué hace la piedra inmóvil corriendo detrás de la loca del pollo en la mano? No vienen contigo. La calle y su canto animal. Isa: Me muevo. Isa: Rosetti: Brenda: Rosetti: Isa: Guido: Salto. Aunque la gente bien es perversa. Guido: Brenda: No. Mamá me educó muy bien.quijada del piso. tomar un video. Corre. a la ventana que abre Rosetti] No es ella. [Mirando hacia arriba. pero yo podría dártelo. salió un instante. Ese hombre tras de mí. Aséptica. sacar fotos. ¿verdad? Rosetti: No serán amigos tuyos los dos payasos de allá abajo. Guido: Isa: No corras.

El río de latas multicolores bajo mis plantas. Rosetti: Algo anda mal. ¿Qué es lo que quiere? ¿Qué quiere? ¿Quién es? No me ha notado. Brenda: Isa: ¿Entenderá que se trata de un privilegio? Hurga y se toquetea. baño la ciudad. Madre tenía razón. A nosotros] No me miren. Le hace falta. Ahora debo orinar. ¿Cómo puede correr así? Seguramente se roza. Más ansiedad. Un violador. Ja. Todavía tiene legible la etiqueta. un brinco y el barandal. Isa: Salvo las escaleras.Rosetti: Isa: Guido: Buen sostén. por el puente no. Y me mira. Cuatro pasos. Un loco. Soy muy bueno en lo que hago. La ansiedad. Ni siquiera me ha preguntado de qué trata mi novela. Siempre me pasa cuando me emociono y no lo puedo controlar. un exhibicionista. No es nada. más ansiedad… 20 . ¿O estará enfermo de una roña indecible? Guido: [Rascándose compulsivamente el pichi. más ansiedad. Casi nuevo. Riego los autos. Ahora su falda corta se desliza borracha sobre sus muslos de amazona. Guido: Estás loca. Por el puen… Guido e Isa suben un puente peatonal. Guido: Por el puente no.

es lluvia o polvo? Y sigue detrás. ¿Sientes mi aliento? Ha mascado un chicle. esa danza sobre mi insensible abdomen. Rosetti: Esa danza. Por dios. [Se refiere a su pichi] Y no se levanta. Guido: Rosetti: La comunidad me perdone. Me hace pensar en las palmeras de mi tierra. Finge. Apenas me mira. Madre siempre me dijo que se veía mal. esa danza me distrae. No me voy a tocar. Vamos. Brenda: Rosetti: Mírame. Se adivina en el fondo… un sabor pasado de… margaritas… con tequila adulterado… Esa danza de palmera. Vamos. Concéntrate. Casi bosteza. pero no me dijo nunca cómo podía dejar de hacerlo. asfixiándose el pájaro. No se inmuta. No tú. Guido: No lo puedo evitar. No lo puedo evitar. No me concentro… 21 . Quiere desconcertarme. Una tierra caliente. Concéntrate. Una playa que tarda mucho en aparecer – en medio de un desierto. Espero que no imagine que es otra cosa. Vamos.cuando la visitan los ojos de los que miran el viento.Isa: ¿Esto que nubla el paisaje. Brenda: [Acariciando provocativamente a Rosetti] Finge que no se sorprende. seca en las arenas que quilómetros atrás anuncian la playa. aquí estoy. No me puedes quedar mal. [A su pichi] Debes hacerlo tú solo.

No me mires con esa cara de perro apaleado y hambriento. No es posible. de una botella roja. No lo puedo creer. o el loco absurdo. Es mi turno… Guido: No. salta esa cuerda (eléctrica. no te abandones así en la acera. Por ahora sólo brilla por su ausencia. cuando se digne a salir. Nadie se resistió. Sólo podemos perdernos tú. no. para vendedor ambulante). o yo. Levántate.Isa: Niño dragón se me acerca. dobla esa esquina que te esconde de la mirada maligna del indigente bobo de las botas violáceas que correyvuela tras de ti. Ganaste esta 22 . muy delgadas. estás muy equivocado. de una botella negra… crucigramas en su espalda. El sol se hará cargo. No. Brenda: Pero si crees que es desafiante que no pase nada. pollo. que me hacen volver a tu simpática bolsa de nylon que ha vomitado el pollo roto de su interior. Isa: [Al pollo muerto que se cayó] Ahora la avenida. no importa. que no te pase nada. que corre detrás de nosotros. cara pintada. botas amarillas. Guido: Inevitable mancha en el pantalón. No. caen estrepitosamente tú. Isabella. Evita ese embate (señora gorda con carreola). Eso no. Niña faquir que se arrastra sobre los polvos inciertos de una botella verde. tu espalda y esas piernas delgadas. Corre conmigo. Te lastimas el cuello. Antes nunca. no te detengas. no te desarmes.

Rosetti: Isa: Quema. Isa: Papayalpiso. lentesalaire. Guido: El metro. Demasiado aburrido. demasiado excitado”. comercializable. a la boca no. pero el derecho a largarte con toda tu robusta. Quema. 23 . Su enjambre macilento.vez. Brenda: Pedir permiso no. Por ahí sí que puede escapar. Totalmente otra cosa a lo que recibes y desechas todos los días. Quieres impresionarme con la pose del escritorcete maldito. La ventana está abierta. puedes saltar. La luz del túnel me quema. viejaneelsuelo. Sirve primero. Tratando de superar todos los obstáculos que ibas a ponerme antes de aceptar que mi historia es interesante. “estaba demasiado tomado. Quieres después disculparte con la de siempre. a la bo… No importa. creo que no me molestaría que lo hicieras. exitosa. eso es lo que eres. rotunda y sudada humanidad a la calle de la que no debiste escapar. Algo de lo que voy sembrando debe detenerlo. Rosetti: ¿Por qué no dices nada? ¿Por qué te vistes enrojecida? Esto es apenas el principio. Ese licor es caro. Esa luz muerta. Estaba pensando en cómo decirte de qué se trata la historia que me vas a comprar.

brillaba. demasiado rudo. A mamá no le gustaba verte sudar. El pitodeoro me llamaban en la secundaria. Piensa bien en lo que vas a decir aunque no tengas nada qué decirle. di no al jadeo. nena. No. Detén tu espalda sobre la puerta. Lo juro. Isabella se hunde en el tren que la lleva hacia el norte. le diré. no. Isa: Brenda: Isa: No te acerques. 24 . Le pesa la barriga. Ensaya. Echaba lumbre. luz. demasiado perfecto para perderme ahí. Rosetti: No me lo tomes a mal. No me lo tomes a mal. Lo que pasa es que es demasiado bonito. La ley que me persigue. eso. no me mires. Guido: Quieto. Que me trague la tierra como ayer y que me escupa de nuevo en la calle. Poco y no entro. entre tus muslos cachetones. Yap. No sudes. La salto. Demasiado rosita. Este juego tiene su gracia. cuando se emocionaba. Policía no me alcanzó. Soy demasiado bueno. ¿Por qué a mí? No me hables. No mides más de uno sesenta. Sí. Demasiado pequeño para tus ansias y demasiado grande para tu cuerpo de hiena vacía. Se atraviesa una vía.Guido: Saltar sin pagar boleto. Y me ha costado trabajo no regalarlo a cualquiera que ande por ahí. demasiado suave para tus faldas dentadas. Respira hondo. Y es que brillaba.

piénsalo bien. no te lanzaste antes.Isa: Cambio de vagón. Veinte pasos. Isa: Alto. La puerta está al fondo. No puede fallar. lo siento. la carrera. que no me oiga. por favor. Sí. El periódico enrollado de Don calvo. Isa: Guido: Ahora. por eso no te lanzas. La pesada bolsa del vendedor. No lo intentes. Sueñas. En el fondo lo sabes. En medio el enemigo. No me pescará. Ahora hablemos de negocios. No. que no me oiga porque da el salto. Brenda: No eres nadie. Que no me oi/ 25 . Fin de la ruta. Rosetti: Nena. Ya será después. Lanzarse a los torcidos brazos metálicos del camino. eso es. El fin es simple si me plancha un tren. La cadena de plata en el cuello de Mis flaca. Eres cobarde. Espera. Es demasiado bueno para ti. Voy ideando las posibles armas que habría de emplear en mi defensa.

Brenda: Tampoco hace falta que la lea. Hay tres cosas que importan más. Pero la echaste a perder. Te tengo una historia. Rosetti: No puedes saberlo.3. Brenda: Rosetti: Brenda: Rosetti: Brenda: Da igual. que cuentan más a la hora de publicar. Bueno. ni siquiera la has escuchado. Pero Brenda. ¿Cómo dices? Ya escuchaste. Sí. No me interesa. Que aburre. Viene en todas las revistas. gracias. Desde que te vi supe que era mala. Tacto contacto Esto sucede en tiempo real Brenda: Rosetti: Brenda: Rosetti: Brenda: Rosetti: Brenda: Rosetti: Levántate y vete. debajo de tu nombre está también tu cargo y tu dirección electrónica. ¿Quién es todo el mundo? Yo lo sé. Es buena. No logró interesarme. 26 . Fíjate bien. No la conoces. Puedes llevarte la botella. ¿Cómo sabes mi nombre? Es normal. todo el mundo lo sabe.

No me digas que no puedo. Brenda: Necesitas ser hombre. Ni siquiera a mi cama. Lo estoy haciendo. El nombre y el título son suficientes. porque el nombre y el título ya son garantía. otras lo construyes. A veces ni siquiera hay que leer las cosas. Hueles mal. Rosetti: Brenda: No puedes tratarme así. Eres feo. A veces te viene de familia. Un buen título. Hasta a mí me pasa. Me equivoqué. O el buen sexo. un buen nombre.porque son las tres cosas que nunca tendrás. intimidad. que se recuerde. Pero real. Pero a veces pasa. Y Rosetti. Tampoco soy un perro. Necesito tiempo. Nadie que use esos espantosos calzones blancos con resorte podría llegar a las páginas de mi revista. Y no me 27 . Rosetti: Brenda: Es argentino. Rosetti: Brenda: Rosetti: Brenda: Rosetti: Brenda: Rosetti: Es horrible. Dos. que suene natural pero que imponga. Uno. Es cosa de entenderse. seguramente tienes el pié plano. Un asco. Caerme bien. Algo suave. Van a vender. Suena a marca de limpiador de ventanas. gordo. ¿Y la tercera? La importante.

Podrían incluso. porque no te ha abierto las puertas de nada. Ganas de molestar. Debes sentirte muy sola. Rosetti: Brenda: Perra… La salida es por allá. Y vieja. Pésimo. *** 28 . ser tan asquerosos como tú. Y voy a terminar de una vez. Y lo peor es que eres mal escritor. Rosetti: Eso no.quedan dudas sobre tus “capacidades”. porque no te hace existir. Los buenos escritores podrían no tener nombre. No lo acepto. no tener grandes títulos e incluso coger como un calamar y caerme como patada en el hígado. Rosetti: Brenda: Rosetti: Brenda: Rosetti: Brenda: Basta. Lo que ellos tienen y tú no… ¿Dónde está la salida? ¿No quieres escucharlo? Sólo te pregunté por la salida. Tú comenzaste. Son prejuicios de viuda negra. Lo que ellos tienen y tú no. Y seca. Brenda: Rosetti: Brenda: Sal de mi casa. es una obra. con mala suerte. No existes. Eres malo.

Debe ser el sudor. No estoy loca. Siempre me pasa cuando no me quito esta cara. La velocidad en la cara. A veces debe ser. Mi cara desdibujada. Y yo lo juro. Guido: Ah. puedo jurarlo. No. ¿Cómo lo sabes? No. esto. No es nada. que pareces minero lunático. 29 . Más bien pregúntatelo tú. Digo que hoy no porque supongo que te maquillas. ¿O tengo la cara pintada? Guido: Isa: Guido: No. Yo no dije eso. ¿no? Isa: Ya dije que el loco aquí no soy yo. Pensé que te caías. No me interesa disfrazarme de nada o ser otra persona u otra cosa.Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Suéltame. tampoco. que el loco aquí no soy yo. ¿Estás bien? Si me sueltas sí. Pero lo piensas. el sol y la lluvia. hoy no. Quería sentir la ráfaga de viento. Pensaste mal. Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Me pareció que saltabas. No. ¿Cómo? Nada.

Yo vengo siguiéndote. ahora sí. Ansias. ¿La mía? ¿Qué tiene? ¿Quién eres? ¿Qué estamos haciendo aquí? No sé. Sí. De verte correr desesperada. me 30 . saltar como una cierva suicida. Simplemente lo escuché. niñote? ¿Seguro que estás bien. Es que me dan ansias. Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Ese nombre. Qué bueno. Ese nombre.Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: ¿Te sientes bien? Sí. pero un poco artificial. No te molestes. Y estaba preocupado porque parece que te pasa algo. Sí. Isabella? ¿Cómo me llamaste? ¿Isabella? Sí. Me dan ansias. gritar como una loba. ¿Y por eso te tocas así? No. ¿Puedes soltarme. Y esa cara. era linda. no es que te esté espiando. Yo hablo de la tuya. ansias.

31 . ¿Ayuda para qué? No me confundas. Muerto. Ya está muerta. en una estación del metro. ¿Me lo diste tú? ¿Para decirme algo? No. No te pareces a mi madre. Bien muerto. Bueno. pues porque lo vi. Eso me gusta. ¿Y cómo sabes? Te vengo siguiendo. Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: ¿Por qué me sigues? ¿Yo qué te hice? Bueno. ya la traías. por eso. ya te dije. Al norte. ¿Por qué lo tengo yo? ¿Tú por qué lo sabes? Bueno. de pollo muerto. Ella no se movía. pues pedazos de pollo. casi. Al norte. Bien muerta. y no lo puedo evitar. ¿Dónde estamos? No sé. para nada. pues… ¿Qué tiene que ver tu madre en todo esto? Ella nada. ¿Pero por qué me sigues? Pues porque pensé que necesitabas ayuda.desespera. ¿Qué es esto? Ah. ¿Muerta? Muerta.

de hacerte linchar por la gente de un mercado que desbarataste a tu paso y ahora coqueteabas con las vías. Y quieres ayudarme. yo pensé que te hacía falta. Pues sí. No. Y muy bien. no me malentiendas. Me encantaría.. Espera. Hace rato estabas a punto de saltar de un puente. Guido: No es que me la hayas pedido. Me sorprendiste. de dejar que te embistiera un camión de carga.Guido: Isa: Venimos del sur. ¿por qué me sigues? Yo no te pedí ayuda para nada. A terminar con todo esto. Por favor. no corras… 32 . Yo sólo quiero ayudar. Maldita sea. Asesino.. Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: Isa: Guido: ¿Yo hice todo eso? Pues sí. La línea verde atraviesa la ciudad… ¿Por qué vinimos? No te conozco. Me quedaría más tranquilo. por favor.

no es posible. Dos ancianas que disputan. Certeza y efectividad. los ojos acuosos son lámparas negras que aguardan por su presa.4. qué siente? ¿Todavía me recuerda? ¿Todavía? Perdida en el metro. Ya no es el mismo plan. Ah. toses ladrantes y miradas indiscretas que no saben ocultar el miedo y la desconfianza. calcular. Veo al pobre Rosetti vomitado una vez más. ¿Es necesario mostrar a todo el mundo tu llave. Venganza negada a mis manos. tu nombre e identificación para que no sospechen? Son malos tiempos. Las manos hierven. Malditas viejas. pero ahora hasta la calle. La distancia y el tiempo no pueden ser los mismos. ¿Qué piensa ahora. Sin rumbo 33 . Asaltan el pasillo silente con su plaga de pies que se arrastran. La descomposición En el edificio de Brenda Rosetti: Vuelto sombra. En un pliegue del caracol en la escalera. No deja de asomarse la luz amarilla por la ventana. Hay que pensar de nuevo. los dientes se afilan. Que llamen a la policía si quieren.

De me hartan. Ramiro. Tolita. su condición de otro tiempo. Juana. De saber que cualquiera. Son la frase perfecta. De secretaria del cielo. Tierno nombre. La de Isabella es una cara dulce. de antes. níveas y costosamente japonesas. de gerente. de espera. Matías. Luis. ¿Pero dónde? ¿Dónde? En su departamento. su otra parte. es más noble. Como yo. De algo más. impecable y perfumado. mis cortinas delicadas. de viento. de las películas mudas. Es tan digna. De no voy hoy a la oficina. Jorge. de mí misma frente al espejo. de presidenta. Con mi auto platinado. Mi cama de agua y su silueta de 34 . Isabella Roselini. Pueden reconocerse milagros. No engaña ni oculta sus secretos. Abre la boca el túnel y engulle como faquir los trenes llenos de arañas nominadas. sin merecerlo. de pasado. El de ella está en el sur. pero de mejor. Habla más el rostro. Lorena. Es natural. aburrida y sola Brenda: Largas las horas de lluvia. Ana.Isa: La cara en la gente es un extraño mapa. de sol. Con mi alfombra. tristezas. de dueña. quiere ser como yo. Qué digo de secretaria. Es la misma de la foto. El blanco y negro no miente. Del cine. Ahora recuerdo que además de Isabella debo decir Roselini. Felipe. amielada. infancia y destino. Palabras que no dicen nada.

Abandonarse a las duras carnes del asiento de fibra. espantando las caricias de las gotas de una lluvia que te ensucia. cerrar los ojos. y en cantidad. Pero creo que sobre todo lo que cualquiera quisiera de mí. con vuelo. buscando inútilmente Guido: Lo lógico es dejar de pensar. ni mañana. el regreso acompañada. de buena pinta y rigurosa advertencia: Incidental (no habrá mañana). en ganchos. pero caliente. Mis sales espumosas para la tina. plegadas. y no ir más allá. Mis faldas lisas. queriendo ser arcoiris en mi ropero. planchadas. las salidas a solas. además de las tarjetas. por mozalbetes galanos. la buena comida. Lo lógico es caer nuevamente en la rutina. a cuadros. Mis zapatos coloridos. lo que más ambicionan es mi aire ejecutivo. altos. casi siempre. implacable. Pensar en la sopa caliente que no comeré hoy. maquinal. dato indispensable. devolviendo reposo a mis huesos. de noche. el desastre en el piso y los brazos de una cama destendida. Odio la palabra placard.corazón. Lo lógico es olvidar que un 35 . Me parece tan argentina. rayadas. Pensar que en casa me aguardan las cuentas pendientes. En un tren. para que el sueño se quede otro rato acompañando. muy largas.

el aguacate. por el peso y la masa específica de cada componente: el jamón. Le arrebato su arma y corro cuatro calles en escuadra perfecta a 36 . En la esquina el policía chaparrito muerde su torta. la cebolla y el pan. Mientras él hace el recuento de los pesos que perdió sin comerse su torta. cuatro meses y dos días. que no se miden los días y que nada está bajo control. Cae su torta – fragmentada en el aire.incidente menor pudo recordarte que estás vivo. lo empujo más. el queso. Aunque nunca aprecié demasiado bien las matemáticas. hace tres años. evitar las miradas compasivas o mordaces o que se adhieren como heridas en mi espalda y pensar que mañana la calle me espera para detener en mis hombros otra vez el paisaje que no puede ser sin la piedra que finjo ser desde siempre. maldice y se agacha a recoger lo menos polvoso. cuando llegué a la ciudad a dejarme impresionar por sus edificios enanos y su gente fría. dejar de rascar compulsivamente el escroto. Si yo me acerco… Si está suficientemente distrito en las nalgas de aquella muchacha que se aleja… Yo llego hasta él y lo empujo. Pero puedo hacerlo. de asfixiar mi pene. Rosetti: Lo importante es el cálculo. apagar las ansias.en el siguiente orden. Lo lógico es dejar de temer al accidente. con paciencia y estimaciones veraces.

perfecto. una. nada me hará sospechoso ante sus aturdidos ojos que no habrán acertado a saber quién le tiró la torta ni por qué.la derecha. parece decirme en los letreros que a esta hora van exhibiendo sus neones blancos y rojos. aunque no sepa luego yo qué hacer con ello. De la televisión imbécil para gente gorda y triste. sálvame. De piedra lavada. Isa: El diablo me persigue. Voy a matarte. de mármol raído. No la mía. Todo está en hacerlo muy rápido y en que no exista un compañero suyo del otro lado comprando las bebidas para acompañar el bocado. Los recados en el teléfono que nunca contesto pidiéndome una cita. una gran historia. su mueca siniestra me acompaña tatuada en la mirada. voy a matarte. cuidando de no sudar. preciso. de las sombras que se esconden debajo de la mesa. una más. Brenda: Pero no importa. Isabella. la oportunidad de sus vidas. sálvame por favor. seguramente pensará que no soy la misma persona. Miro su rostro en el de todos. Y pienso 37 . sin aspavientos. del zumbido de la lámpara que insiste en hablar sin decirme nada. Vale lo que me pagan. Vamos. Me hartan. voy a matarte. de modo que al regresar al mismo punto. La rutina no es mala. “Una idea novedosa. Llega la hora de las luces. No importa de verdad. una deslumbrante prosa”. Sálvame. Tengo que ser rápido.

Para encontrar a Isabela lo más fácil sería volver a la casa de la mujer cariseca. Mi voz deslumbrante. Mis piernas me exigen. la pista me espera y el vodka azul para endulzarme la sangre. Hará frío. Lo vale. pero no me suelto el alambre y ya no miro a los demás mirarme. pero vale la pena. si no los ha 38 . de bigotes rudos y pelo en el pecho. el accidente y me da comezón. Me dan asco. Asco. Bien. pero decido la vuelta. tendrás hambre. Estamos de acuerdo. Piensas en ellos y por eso sabes que eres un artista. el detalle. Lo más fácil sería volver sin dejarte los ojos en la multitud buscando un rostro que seguramente no está. pero no es suficiente. debajo de la ventana de su edificio amarillo. en que sin sus mapas. El asco responde al asco de sus miradas. Pero el detalle. Los detalles. que mancha tu esperanza y te desanima de esta singularmente estúpida empresa está. El detalle perfecto. Los detalles cambian todo.en prozac. Guido: Volver sería lo lógico. mi piel y su sed de barbas ásperas. Todos. de olores agrios. la loca fantástica que no se parece a tu madre será incapaz de saber dónde está su pie izquierdo y dónde el derecho. Eso es lo importante. El rito nocturno para resistir la inminencia del nuevo día que vendrá. Veamos. que ensucia todo. mi vientre y su hambre de abrazos.

Para dejar de ser yo. La avenida destripada se desangra. para mezclarte con la gente. Sí. pero que tenga lo importante. Sin el auto. uno con gente. Guido: Tal vez es la idea más estúpida. ahora. Ve pensando cuál va a ser ahora la estrategia. no me pierdo. uno nuevo. presión continua y su cabeza en el water para disipar cualquier duda. está dispuesta a devorar el bulto inerte que soy. no te acerques. Rondando un 39 . Ve con calma. La mano del río. Me pierdo. Me pierdo. No hay nada. en sus olores.dejado ya sin zapatos en una avenida muy grande. lo atractivo. de la nada. Estoy aquí. Aquí. no me pierdo. Abrir los ojos sobre este inmenso mapa de asfalto. Sentir el piso. Buenos y malos lugares. de pronto. Lugares brillantes y oscuros. Podría ser el cinturón. sentir el piso. Lo salpica todo. de ese siniestro río de personas que gritan. Viene de frente. en el baño. lo esencial… Rosetti: Buena suerte. Ah. mirando una pared que ahora es oscura. en sus aprensiones. Pero aquí estoy de nuevo. Isa: Aquí. Para sentirme abrazada. Treinta segundos. sostenida por los brazos que levantan todos los días esta ciudad. ruidosos y aburridos… Hay que escoger uno limpio. eso es bueno. embarrados en el asfalto. ¿Pero cómo es que llegué? ¿Dónde estás? Brenda: Voy a la noche.

sólo la escucho. Isabella camina sola. Claro. Van a 40 . Porque es ella. Isabella se acerca. Yo puedo acercarme a ella. Yo puedo caminar. cómo son una. no podía ser de otro modo. Seguramente su amante. es Isabella. Me habla. Que… sorpresa.callejón que está sin gente. Cómo se encuentran. Tanto jodido amor por el falo se debe a que no lo tienen. Se hace acompañar por la loca. Pero cómo se ríe. Rosetti las encuentra. Isabela me saluda. las sorprende. Isabella. o su puta. yo puedo. Isabella. ¿Dónde estás. Isabella sonríe. me dejo arrastrar. Van a exhibirse. perdiéndome en la sombra con su nombre en la lengua que ya pierde su sabor. Y el eco me devuelve el maullido de un gato lejano y el run-rún de un auto que acelera. Los tres se han hallado Rosetti: Ahora lo entiendo todo. que me guíen sus brazos a la luz. Qué asco. una forma definida. Yo puedo saludarla. De la nada otra vez todo es claro. Ella. pero no. Isabella? Dime que no es tarde. Brenda e Isa coinciden en la calle Isa: Es… ella. Creo que yo puedo sonreír. No era.

tan frágil. como tu pollo en pedazos. Brenda: [Sobre Isa] Esta perrita. En la noche. Mejor. más sucio. que me mira. tan débil. que se ha rendido ante mí. Su brazo ligero. de nylon. que conste que lo advierto. Un karaoke. No puede ser más indigno. Alguien que escuche arrobada todo lo que tengo que gritar por las mañanas.alardear su amor ante los ojos de todos. Y es que no podría dormir. Y en ese momento. si te atrapó la caída en el puente. No conoce el lipstick. por favor. o dentro de una bolsa negra. fascinada. Viene conmigo. termina por hacerme click en el alma. de pollo no. dispuesto. maleable. 41 . Me vas a explicar todo. yo no podría dormir jamás. me roba el corazón. con una sopa caliente. Hoy serás mi hombre. Dulce mamarracho. Seguramente vendrás. fuera del edificio de Brenda Guido: [Pensando en Isa] Y estoy aquí. sucia. más vulgar otro lugar que un karaoke. tan expuesta. si duermes bajo las llantas de un auto. Seguramente no comprende la mitad de lo que significa mi mundo. No. entenderé por qué demonios estoy parado aquí en la noche esperando que llegues a aclararme todo. Si te pasó algo.

Es un asco. sí. ¿Cómo te llamas? Me salvaste. sí. Sí. a nosotros] Cómo me miran. Me imaginan bailoteando al alba sobre la barra. Me salvaste Isabella. Me salvaste. mirándolas de lejos] Indigno. Ábranme paso. Isabella. Seguramente están pensando que los voy a impresionar más. cómo inunda la noche. No importa. Me levanto. Atención. luz de color y vapores de antro Isa: Brenda: Isa: Brenda: Isa: Me salvaste. [Susurra algo en el oído de Isa] [Furioso. La mira enamorada. Todas las luces en mi rostro. La lágrima es por la emoción. Me salvaste. Y se toman de la mano delante de todos. El instante fugaz para vaciarme en todos ellos. Bebe. Estoy aquí para 42 . mi oportunidad. Es un asco. acarician. Un asco. rostro de aterciopelado mármol. [De nuevo dentro de sí] Cómo brilla su rostro. Es mi turno. Brenda: Rosetti: Pon atención. rostro de ámbar y perlas. Mi turno. Brenda: [Para sí. acarician sin tocar. Ojos como manos sobre mis piernas. Un trago más. Hasta el fondo en el vacío de mi pecho.Entre música estridente.

ustedes. Esto es para ustedes. Para ustedes. [Canta] 43 . Mírenme. Y esta es mi voz.

El cajón vacío de mis botines azules. La destendida cama que me espera. Y sigue cantando. los centelleantes ojos que la huida de la noche hace nacer de los postes. Mientras. El sueño pesado de los que beben y las mesas que bailan solas cuando la gente se va. Yo no canto. sigue cantando. como si me llamara. Maldita. salir. madrugada Guido: Descanso. Si pudiera cantar. Salir de mí. maldita sea. Canto. asignándole a cada uno de ellos una historia. Salir de mí. saltando de una manta espectacular a los agitados rostros que claman por llegar a casa. Los ojos vagando. sigue cantando. que danza con el viento y no se decide a irse. El foco fundido y la sopa fría.5. La calle presente en todas sus esquinas. Tal vez me ayude. Isa: Canto es su voz. Canto su mirada. la acera se ilumina con un billete morado. 44 . En el karaoke Rosetti: Fatiga y odio me acompañan. pero me gustaría. extendido y perdido. El tráfico mermando. De pronto. si cantar pudiera… Camino a su casa.

espantará el hambre. la suerte invita. Pero para escribir las historias hay que vivirlas antes.Se detiene frente al karaoke. a los que ya no cogen. perdido en la perdición. El calor vendrá. Es una buena historia. de corazones rotos que descansan vueltos un licuado de víscera sobre las alcantarillas de la isla compuesta por Río Mixcoac. Canción dedicada a los débiles de espíritu. a los que duermen con miedo. incluso un buen título. pero 45 . a los que sueñan despiertos. Primera puerta abierta rompe la madrugada con la estridencia de la rockola. acompañando al sueño. a los que no tienen sueños. Hay que saber de qué se habla. el baño está del otro lado de este país incierto de sillas desventradas y patas arriba. Duda Guido: Una cerveza. Se ha de cansar primero. Isa: Si no me equivoco. Río Consulado y Río Churubusco. Un cuadrante noctámbulo. Yo tengo todavía para dar. Y esta es una muy buena historia triste. Podría volverse hielo el orín que guardo dentro desde hace horas. a los que dormimos solos. canción dedicada… Rosetti: La boca de acero del arma tiene tu nombre grabado. Río Piedad. Brenda: [Por Rosetti] Pero qué imbécil que no se va.

[Sale al baño] Rosetti: Si la uso debajo de la mesa… Puede ser. tengo una posibilidad. Otro mundo. Sala vacía. cabeza de mi amigo Rosetti vacía. Debajo de la mesa. Con la estridencia y los berridos. No se ve bien. Ni para eso les alanza a los gorilas policías. Isabella. Click más otro click. Otra luz y otro entorno. pero hoy puedo decir que los milagros existen. Colmo en el colmo es intentar el 46 . Un solo blanco para acabar la noche. porción izquierda y su pecho congestionado de alcohol y humo. Este. No se ve mal. orientándome en el espacio. Está vacía. Dos fulminantes bums que buscarán su cabeza. pero al menos es joven y no está gordo. No quisiera perderme ni un segundo de su voz. apuntando. Guido: No es posible tanta suerte y amor. Ir contando los pasos. Brenda: [Mientras canta. Dos bums que no escupe esta basura. Isabella. Por debajo de la mesa el vómito plomizo del revolver o la pistola.Isabella no para de cantar. Maldita sea. mirando a Guido que entra al karaoke] Estrategia efectiva. para acabar con sus sueños y para acabar calientita en la cama. Dejando constancia de que mi espalda me sigue y que por donde me sigue yo debo volver a Isabella. Isa: Este es el momento.

que se ve fresca en la madrugada. no es buena y mejor alejarse. que cae sobre él] No puedo negarme. Ella lo entenderá. Guido: [Dejándose hacer por Brenda. Es más. Correr al baño a deshacerse de esta burla. me llevan. madre. mira esta reina. Correr al baño. El otro imbécil no está. Bienvenido al cielo. Además. la calle asusta y miente. que fuma cigarros olorosos y que seguramente valen más de lo que mi 47 . si puedes. Aunque yo vine por Isabella. pero no puedo negarme. Una mujer así. beibi. Es que no voy. diría. La loca se esfuma poco a poco al fondo del salón y el sueño toca mis párpados con sombras plateadas que compré en el extranjero. Hora de irse. El tipo me mira como reconociéndome. [Sale al baño] Brenda: Este es el momento. lo entenderías. la calle amenaza. si pudieras ver. Mi madre hubiera visto muy mal esto. Seguramente le da miedo estar sola. ¿Cuántas veces crees que la suerte va a regalarme billetes tirados que terminen por comprarme unos minutos de gloria en la cama de mujeres perfumadas? De mujeres perfumadas como esta. Pero Madre no está y ya va siendo hora de que tu hijo crezca. de que tu hijo sepa que en la cama se hace lo que de todos modos ya sé. pero no conocía de cerca. No sé a dónde me lleva.suicidio ahora con un arma vacía. no me ha visto. que me sube a un auto.

para sí] Cuando ya no había espejo con vida. las manos en mi cuello –del hombre que no conozco. que hurgan el tiro del pantalón de los extraños y no te preguntan el nombre beben café italiano. déjame tranquilo. Quiero volver. El de damas está enfrente. ¿En qué? ¿En qué crees? Isa: [Desorientada] Ahora volver. Seguramente café italiano. trémula y sin chiste. [Habla de Isa] Baldía y tímida. Leyó mal. Mujeres locas que comparten la oración a deshoras en lugares como este no son extrañas. Me falta una cara. ni quién es el hombre que me mira. pero no puedo.billete encontrado podría comprar. Se exponen porque les gusta o porque en el fondo del fondo creen. Mujeres como esta. Volver ahora. Se equivocó de puerta. Tal vez hasta me pague. que manejan rápido. entró ella. Nadie en su sano juicio toma un puro por un abanico. para violentar. Madre. La música no para. No sé qué hago aquí. Cuando la vi así. No 48 . pero me falta. mascando la uña gorda de su mano izquierda pensé que venía a salvarme. Seguro.me detienen. pero me falta una voz. ¿De quién? No sé. pero con un buen café bastaría. Rosetti: [En el baño. Falta. Pero rezaba. Cuando ninguna tasa en el baño guardaba su cabeza en el piso y el agua corría como debió haber corrido su sangre sucia.

Sólo recuerdo que cantar… quería… quería cantar. Todo en orden. despacio. Mañana pensaremos en mañana… Huyendo Rosetti: Ahora cuidado. Cargar el bulto. Despacio porque la noche acabó y el día nos espera. puedes decir. Cualquier rumbo que te saque del corazón. Atiende. Hueles a hombre. para cobijarnos a ambos.me sueltan. Luego en un taxi. 49 . como manan de la fuente las mieles de la gloria. Bebe. que viene contigo. Entrar al bosque. Bebe. que no pudo más y que la llevas a casa. Presta tu pecho al empellón de mi mano que te siembra en el lecho. Despacio. de la isla del centro. porque estoy sorprendida de que tanto hueso pueda estar contenido por una fina y casi delicada piel sedosa como la tuya. Yo… En el departamento de Brenda Brenda: Quítate la ropa. Que está borracha. porque no has visto nada en tu vida que se parezca a esto. Despacio… despacio. Despacio. Eso es. Hueles. Mira como se abre para ti la cueva del deseo. desperezando sus miembros. Pon atención.

Si escribirla pudiera. Hasta a pocket book puede llegar. así puedes manejar de regreso tú solo y quitar la espantosa música que nos acompaña ahora. al azar. están deliciosos. Mañana lo hago. La gente así no se enamora. A lo que pueda pasar. También puedes con el chofer. pero que busco a Isabella. Mañana le pregunto por Isabella.Al bosque y al cerro. La cosa es escribirlo. se dan gusto. un poco cachetones para mi gusto. Además. Firmeza. La gente bien entiende estas cosas. Mañana le explico que todo está muy bien. porque pueden. que su ropa fina me gusta. pero espontaneidad. Dejar espacio a las sorpresas. si pudiera acaso. Levantar la pluma. sí. No tienes billetes. carambas. que sus muslos de fruta. Único y desechable. Es una buena historia. Si acaso pudiera. Levantarla y dejar que escupa. qué buena historia. se dejan llevar por el deseo. Un auto para una madrugada. Mañana… O al rato… 50 . pero juego. Mañana pregunto por ella. Es lo de menos. Decisión. Pero no se hacen lío. pero no importa. Se sirven. Esto seguramente se vende. En el departamento de Brenda Guido: Bien.

El micrófono delante. Y mi canto. Al centro el banquillo. La sala y la música que se alejan. Me ayudaría.Tirada en el piso Isa: Las cosas son claras. La distancia que crece. mi canto. Una fiesta en los ochentas. Esta invasora sensación de calor. los lugares por primera vez tienen nombre y cara y sentido. La oscuridad a su espalda. El aplauso caluroso. La música como una ola acaramelada. Al centro el micrófono y mis pies que no avanzan. No hay inminencia de peligro ni sensación de pérdida. un cenicero de pie y el micrófono que me esperan. la luz que señala el centro de la pista y el piso que brilla lanzando hacia el techo muchas luces de colores. Todo lo contrario. mi voz… Fin 51 . Creo que podría ser otra. Quiero cantar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful