LAS VOCES DE YALMOTX/SANTA CRUZ BARILLAS … Las montañas y pendientes tupidas de árboles originarios, de fauna y flora abundante

y exuberante, hondonadas añejas, anegadas de agua cristalina y transparente que se asentaban en lagunas, abrevaderos para saciar la sed en los tiempos de Yalmotx y que hoy conocemos como el área urbana de Barillas y sus aldeas que lo rodean por toda la orilla del Río Cambalam … ____________________________________________________________________________________ Byron Barrera, Delegado Departamental de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos, COPREDEH, lo llama un “Acuerdo de Convivencia Pacífica”, al referirse a la firma del acuerdo entre la Municipalidad de Santa Cruz Barillas y la empresa de capital español, Hidro Santa Cruz. El cual estaba pactado para firmarse el viernes 14 de diciembre de 2012, con lo cual estarían dadas las condiciones para la construcción de un proyecto hidroeléctrico. El escenario estaba listo, se apersonaron representantes de la empresa, el alcalde y algunos concejales; estaba presente Luis Castro Valdivia y Juan Garrido. Como también el representante de COPREDEH, y los medios de comunicación, trasladados por la empresa por vía área. Incluso estaba lista la comida para departir, luego de la firma del convenio. Poco les duró este gusto. Porque la población de Barillas, empezó a moverse y a concentrarse pacíficamente alrededor del Salón Municipal Vicente Ferrer. Ellos y ellas, no son, como les gusta repetir a los oligarcas y funcionarios de gobierno “acarreados” “manipulados” y “pagados por la cooperación internacional”. Son barillenses conscientes de defender lo único que les queda: su territorio, su tierra y sobre todo su DIGNIDAD. Se puede llamar “Acuerdo de Convivencia Pacífica” a un documento manchado de sangre campesina de hombres indígenas pobres, que fueron asesinados, heridos. Y de otros que por defender los derechos de los barillenses y de las comunidades indígenas son hoy presos políticos y otros que están siendo perseguidos y criminalizados. Desde el 2008, cuando esta empresa llegó a Barillas ha actuado delincuencialmente, violando todos los derechos de las y los barillenses, incluso el derecho a la Vida, como lo confirma el asesinato de Andrés Francisco Miguel, el 1 de mayo del 2012. La vida de los líderes no tiene precio. El convenio establece pagar a la municipalidad dos millones de quetzales anuales, por 50 años. Qué significa esto. ¿Qué el municipio fue vendido? ¿Qué la autonomía municipal está siendo pisoteada? ¿Qué las decisiones comunitarias no valen nada? Representa todo esto y mucho más. A pesar de esta ofensiva del capital y del gobierno de Guatemala, el pueblo barillense mostró una vez más su DIGNIDAD al evitar la firma del convenio. No usaron la violencia, no hubo disturbios. Pero por parte de los empresarios y sus guardaespaldas, como Juan Garrido, sí amenazaron de muerte a los líderes. Hoy, todas las voces y energías de Vida de Yalmotx se unen para refrendar que Todas y Todos Somos Barillas ¡!La Dignidad de Un Pueblo no vale dos millones, no tiene precio¡¡ Huehuetenango 17 de diciembre de 2012

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful