P. 1
Relato y acción del memorial

Relato y acción del memorial

|Views: 3|Likes:
Ensayo sobre la instalación artística de Rafael Tormo i Cuenca que conmemora el 30º aniversario de la denominada "pantanada" de Tous, en la comarca d eLa Ribera de Valencia, en octubre de 1982.
Ensayo sobre la instalación artística de Rafael Tormo i Cuenca que conmemora el 30º aniversario de la denominada "pantanada" de Tous, en la comarca d eLa Ribera de Valencia, en octubre de 1982.

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Álvaro de los Ángeles on Dec 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/27/2015

pdf

text

original

Relato y acción del memorial

Incluso el arte que emplea recursos tomados directamente de la realidad, que emula sus principios, razones y que asume las complejidades derivadas de ella, necesita de un relato para contarse. El relato es la narración más o menos lineal, más o menos fragmentada de un suceso que ha ocurrido o que se prevé que ocurra. Puede que no tengamos otra forma de contar, ni de vivir, las cosas que nos suceden, sino pensando en el modo como contaremos esa experiencia a los otros. Comprender es saber contar aquello que acontece, y gran parte de la historia de la civilización se basa en historias contadas de unos a otros y posteriormente transcritas. La cultura popular implica el paso de información y acciones de mano en mano, de boca a oreja, de una generación a su siguiente, construyendo un imaginario colectivo que, a su vez, moldea la identidad de sus integrantes. Conforme la sociedad ha acelerado los modos de generar y trasmitir información, se ha necesitado registrar de alguna manera lo que se ha ido quedando atrás, reducido a un ejemplo previo que ha posibilitado llegar hasta este momento, el “presente perpetuo” vaticinado por Guy Debord, desde donde se da cuenta de las estadísticas de lo novedoso. La manera de llevar a término esta necesidad vital es el espacio que ocupan determinadas prácticas artísticas, que obtienen en el contraste entre la individualidad y su función social, el elemento básico para generarse y mostrarse sin un gran exceso de contradicciones. Asimismo, el relato pone en relación la individualidad de quien lo cuenta o expresa con la colectividad de quienes lo reciben y comprenden, planteándose un trueque entre la información del emisor y la atención de los receptores. Esta sencilla y revolucionaria fórmula parece suficiente en su esencia, más aún cuando quien cuenta y quien escucha puedan intercambiar sus roles. La no necesidad de expertos que relaten, ni de inexpertos que escuchen, puede verse como el principio de una práctica colaborativa organizada para el bien del grupo, es decir, para el bien de la comunidad que conforman sus propios participantes. En este tipo de relatos estéticos, el artista es quien media entre un suceso y su puesta en escena, entendiendo que según la naturaleza del suceso, así debiera ser su consecuente artistización. La función de mediador es cada vez más común porque se sitúa en un

provocando que la presa cediera ante la fuerza del agua acumulada. que no cesaba de empujar con una intensidad y un caudal inusuales. en su emplazamiento original sólo perviven la fuente y la ermita. al menos desde las Vanguardias históricas de principios del siglo XX. donde ya nada pudo volver a ser como antes sin reducirse su práctica a puro anacronismo o pura chanza. el pantano de Tous fue colmando su capacidad y tanto los medios eléctricos como manuales de apertura de sus compuertas fallaron. Por otro lado. Los terrenos que antes ocuparon las casas . se organiza como memorial de la catástrofe natural conocida en el propio entorno como La pantanà de Tous. El PSPV finalmente lideró el empuje constructivo de la nueva población. sucesos y cuestiones que permanecen en ámbitos como la sociología. La función mediadora de los artistas no deja de presentar paradojas. preocupado por momentos más en su propia idiosincrasia técnica y mercantil. pero resulta una continuación inevitable de su oficio. El artista sitúa en un contexto crítico y visible. bajo unos planteamientos sociales y estéticos auto-definidos como “progresistas”.espacio intermedio entre dos o más ámbitos de especialización. en principio no familiarizados entre sí. Puede verse también en estos términos: ante la mengua de crítica social en el ámbito artístico. En el caso de Beneixida. en la comarca de La Ribera. representa un lugar de memoria testigo de ese extraordinario suceso. Rescat d’un relat. y los nuevos pueblos se construyeron en zonas más altas tras más de diez años de movilizaciones ciudadanas y de convivencia provisional en barracones. El arte perdió su conflictividad cuando dejó de pensarse como herramienta transformadora de la sociedad adonde se ubicaba y devino –únicamente– moneda de cambio elitista. El proyecto Implosió impugada 16. que estaba integrada entonces dentro de la trama urbanística y que ahora. para entrar de frente y sin pudor en ámbitos donde sí existían los conflictos. Durante varios días. la política o la economía social. acaecida el 20 de octubre de 1982. Poblaciones como Gavarda y Beneixida desaparecieron prácticamente del mapa. las lluvias torrenciales fueron anegando parte de la comarca. el río más importante de la provincia de Valencia. junto al pueblo antiguo. afluente del Xúquer y más tarde éste. desbordando primeramente el río Sellent. el/la artista –determinados artistas– no sólo escaparon del estudio. restaurada. sino también del estudio de la historia del arte.

que estaban depositados en la Cámara Agraria y que él mismo recuperó del barro poco después de la tragedia. pero pleno. La mudez de las imágenes queda interrumpida por el par de grabaciones que el propio espectador acciona individualmente y que se escuchan a través de un megáfono. En medio de este espacio se escuchan dos testimonios de una misma persona. como parte . de todo el proyecto. todos pertenecientes a un período donde la estética y los gestos recuerdan todavía de forma muy nítida una democracia balbuceante. el ayuntamiento. Rafael Tormo i Cuenca (Beneixida. Relat del rescat. aunque podrían ser otros de cualquier otro lugar. comparten no solo entre ellos una similitud morfológica. anexo al muro derecho de la iglesia. El anonimato de unas fotografías ahora “mudas” (Johan Swinnen) se presenta como una multitud conformada por sus individualidades. sino que también en este caso provienen de la misma persona. 1963) vivió de cerca este suceso y ha ido acumulando y guardando desde entonces un material de gran valor simbólico y archivístico: numerosos DNI de ciudadanos del pueblo. varias filas de imágenes colocadas frontalmente (en total unas 670). Las fichas de los ciudadanos han devenido imágenes de personas sólo reconocidas por sus conciudadanos de entonces.están repoblados por pinos. Josep Maria aparece en la vida del artista Rafael Tormo como el “seguro azar” de algunas experiencias que no pueden ser entendidas sin un plus de casualidad y necesidad. a modo de memorial de lo que una vez fueron casas. fijan sus ojos – figuradamente. Los testimonios vienen a completar el círculo iniciado en 1982. compuesto por paneles modulares.en el público. En un lugar simbólico de Beneixida se ha generado para esta ocasión un espacio rectangular de cinco metros de largo por dos metros y medio de ancho. En cada una de las paredes interiores de esta estancia. justo treinta años después. Las fotografías de esos carnets se han ampliado y han quedado despojadas de la información controladora de los documentos. y se erige en testigo inesperado. el cine o el Carrer de la Pilota. ya entonces caducados. tal como se certificaban los DNI antes de los avances digitales. cruzan miradas entre ellas. pero con un fragmento de la huella dactilar en la parte inferior de la imagen. El espacio institucional donde se muestra. así se llaman los dos cortes de voz. También el modo como se articula el espacio de representación puede leerse de este modo. El tiempo ha pasado por los rostros.

vía aérea. es decir. para salvar sus vidas.importante de la identidad del pueblo. La segunda. p. que él vivió de manera intensa. en condiciones de ofrecer un testimonio sobre él. Josep Maria? En primer lugar. y sintieron en sus cuerpos y en su memoria los más de diez largos años de provisionalidad. al contar la experiencia. Sin duda Josep Maria no representa el ejemplo que Agamben personifica en Primo Levi.”1 ¿Qué tipo de testigo es. Es el testigo externo al suceso. superstes. pero él aparece retratado de espaldas y la imagen está tintada en rojo. pues. El archivo y el testigo. como pocos acontecimientos históricos anteriores. estrechamente ligados a un presente que se relaciona con el pasado y que casi anula la distancia temporal. mientras los cientos de los otros testigos fueron parte indisoluble del agua desbordada. fue (es) terstis.15. encaramados a los tejados de sus casas y a la espera de la única salida. entre Giorgio Agamben. pues. simboliza el respaldo a una acción que. Pero. El relato de Josep Maria revive alguno de los momentos de entonces con la claridad que otorgan determinados sucesos de carácter único. se convierte en un superstes. quien cuenta desde el aire lo que vio. en superviviente de un acontecimiento que vivió y que. por lo tanto y tal vez con mayor precisión dado su cualidad de tercero. 1 . El testigo Josep Maria tenía veinte años cuando ayudó en el rescate de los vecinos que habían quedado aislados. Homo sacer III. (2ª edición corregida) septiembre 2005. Editorial Pre-Textos. que “es un tipo de testigo perfecto” y que “cuando vuelve a casa. ha pasado hasta el final por un acontecimiento y está. por más que fuera mucho más corta que la de los cientos de afectados. La primera. Edición en castellano: Lo que queda de Auschwitz. puede contar. hace referencia al que ha vivido una determinada realidad. de la que deriva nuestro término ‘testigo’. Valencia. representa la conformación de un “nosotros” gestionado desde la tragedia. significa etimológicamente aquel que se sitúa como tercero (terstis) en un proceso o un litigio entre dos contendientes. ¿Qué tipo de testigo es Josep Maria? Giorgio Agamben indica que “en latín hay dos palabras para referirse al testigo. se situó como mediador entre los afectados por la pantanà y la propia situación de catástrofe. al menos en el momento en que vuelve a relatarse. Josep Maria también está fotografiado y expuesto junto al conjunto de los rostros. Ciò che resta di Auschwitz: L’Archivio e il testimone (Homo sacer III). del barro acumulado. testis.

”2. Álvaro de los Ángeles 2 Íbid. relata sin cesar a todos lo que le ha tocado vivir. Su vuelta a La Ribera y al pueblo de Beneixida no sólo representa para Rafael Tormo el cierre casi perfecto de un memorial y su puesta en escena y en conciencia hacia sus conciudadanos de un suceso que no por más recordado pierde intensidad.14 . El arte puede situarse ahí. Josep Maria mismo es ahora una suerte de superviviente. P. entre medias de esta serie de casualidades. sino que tiene algo de fatalismo. es un giro del destino demasiado importante como para pasarlo por alto. y el hecho de volver al lugar donde él rescató a algunos de sus habitantes y pedir ayuda. (como tampoco son comparables las situaciones) pero es asimismo complejo.los hombres. es Josep Maria quien urge de un rescate. y mediar de nuevo para devolver al rescatador un lugar de visibilidad que ya no tenía o incluso que nunca tuvo. Después de treinta años. pues por momentos puede verse como uno o como otro tipo de testigo.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->