LOS ORIGENES DE LA PRETENSION CRISTIANA PRESENTACION (pag.

1 y 2) En el curso de Antropología Religiosa se desarrolló el tema de el sentido religioso del hombre como capacidad y exigencia fundamentales de la razón humana de reconocer la existencia del MISTERIO como única hipótesis que explique el sentido de la vida. El misterio permanece escondido y la única posibilidad de conocerlo para el hombre son su capacidad y genialidad. El hombre intenta alcanzar a Dios a través de las religiones. Cada intento dependerá de la experiencia de cada sujeto y ninguno podrá ostentar la pretensión de expresar todas las posibilidades de la humana genialidad y proclamarse como el único y más verdadero. Si el Misterio decide auto revelarse y de hacerse conocible al hombre entonces toda la experiencia religiosa del hombre se ve revolucionada y éste (el hombre) está, inmediatamente, obligado, por la naturaleza de su misma razón, a tomar una postura a favor o en contra. El problema religioso es un problema histórico. El hombre no debe de ir hasta el fondo de la cuestión para llegar a un juicio definitivo sobre la verdad de una tal afirmación. Esta hipótesis ya no es solo una hipótesis, sino coincide con el anuncio cristiano. Este curso se desarrollo alrededor de la cuestión ¿Jesús de Nazareth era o no Dios? Jesús cambio la mentalidad y la manera de concebir al hombre y a la vida. PREFACIO Según Luigi Giussani En concreto este libro es el intento de definir el origen de la fe de los apóstoles. He querido expresar en él la razón por la que un hombre puede creer en Cristo: la profunda correspondencia humana y razonable de sus exigencias con el acontecimiento del hombre Jesús de Nazareth. He tratado de mostrar pues la evidencia de la razonabilidad con la que nos apegamos a Cristo, y por tanto nos vemos conducidos desde la experiencia del encuentro con su humanidad hasta la gran pregunta acerca de su divinidad.

No es el razonamiento abstracto lo que hace creer, lo que ensancha la mente, sino encontrar en .la humanidad un momento en el que se alcanza y afirma la verdad. Ya no es una búsqueda llena de incógnitas, sino la sorpresa de un hecho que ha acontecido en la historia de los hombres. Esta es la condición sin la cual ni siquiera se puede hablar de Jesucristo. Tengo un afecto especial por este libro. Porque expresa las razones de una fe consciente y madura. La primera parte abarca: la introducción, el primer capítulo y el segundo capítulo El hombre, si utiliza la razón y no se encierra en una posición preconcebida, es llevado a reconocer, que para dar sentido a la vida es preciso admitir la existencia del Misterio (la realidad depende de está) Reconocida como la existencia del Misterio, cada individuo es llamado a enfrentar un problema decisivo para su vida. Si el sentido de la existencia es el Misterio el único problema de la existencia es cómo se logra ponerse en relación con Él. Porqué de cómo se enfrenta y de cómo se soluciona este asunto depende la posibilidad de hacer experiencia de la realización humana que se desea Hay 2 modalidades para enfrentar el problema de la relación con el Misterio: LA INTRODUCCIÓN Trata sobre la postura del razón humana frente al misterio de su vida (curso de antropología religiosa) EL PRIMER CAPÍTULO Trata sobre las religiones. Nos ofrece una definición de qué son las religiones para la experiencia humana, cómo nacen, quién es y que papel tiene un fundador de una religión. EL SEGUNDO CAPÍTULO Hecha una mirada a la historia de las experiencias religiosas para descubrir, en medio de tantos caminos, algo en común. Lo que se encuentra en todas las tentativas religiosas a lo largo de la historia humana es una directa consecuencia de la razón delante del Misterio: la exigencia profunda de que el Misterio se revele,

dentro de cada dimensión. a). no hay nada más importante que la pregunta sobre la situación real del hombre. EL FACTOR RELIGIOSO Y LA VIDA Afrontar el cristianismo significa afrontar un problema que atañe al fenómeno religioso. y sólo tomar conciencia atenta y también tierna y apasionada de mí mismo puede abrirme de par en par y disponerme para reconocer. PRIMERA PARTE: EL HOMBRE EN BÚSQUEDA DEL MISTERIO INTRODUCCIÓN Para afrontar el tema de la hipótesis de una revelación y de la revelación cristiana. una nota sobre la palabra Dios . No seria posible apreciar plenamente qué significa Jesucristo si antes no apreciamos bien la naturaleza del dinamismo que hace del hombre un hombre. Cristo se presenta en efecto como respuesta a lo que soy “yo”. dentro de cada movimiento de la vida humana. 1. admirar. la cual resulta ser en consecuencia un proyecto desarrollado por aquel ímpetu global Según el cardenal Montini lo definió: el sentido religioso como la “síntesis del espíritu". En este sentido la dimensión religiosa coincide con la dimensión racional y el sentido religioso coincide con la razón en su aspecto último y profundo.de deje conocer. agradecer y vivir a Cristo. Considerar cristianismo sin reducciones considerar el hecho religioso como tal. Sin está conciencia incluso Jesucristo se convierte en un mero nombre. oculto pero determinante. buscando por qué último de la existencia en todo los vericuetos de la vida y en todas sus implicaciones. Estudiaremos así una pequeña lista de formas con las cuales los hombres han tratado de hallar una “palabra” del Dios. EL SENTIDO RELIGIOSO naturaleza original del hombre que hace que éste se exprese de modo exhaustivo es preguntas “últimas”. El sentido religioso coincide con la urgencia de una realización total y de una plenitud exhaustiva y se sitúa. brinde al hombre ocasiones para que pueda penetrar un poco la oscuridad la oscuridad del infinito.

en cuanto objeto propio y exhaustivo del hombre y la sed humanas. Es en fin. estoy obligado por mi condición existencial a dar pasos hacia ese destino al que todo en mí tiende. de modo que solo el hombre “ignorante” tiene la presunción de alcanzarlo. Y la cosa es tanto más dramática cuanto más consciente soy. es”aquello” a lo definitivamente todo tiendo y en lo que todo se cumple. a lago cuya presencia intuyo. pero no veo. una gran incógnita. “dura”. que no se consigue aferrar. es ciertamente una presencia que se cierne permanentemente sobre el horizonte humano. No se puede preguntar qué representa la palabra “Dios” a quien dice no cree en Dios. LA VERTIGINOSA CONDICIÓN HUMANA Yo. estoy obligado a vivir todos los pasos de mi existencia dentro de la prisión de un horizonte sobre el que se cierne. hombre. de la exigencia que constituye la conciencia y la razón. y sé que por tanto todo en mí depende de EL. 2. se encuentra con el deber de afrontar la dramática desproporción. pero que. porque está implicado en mi propio dinamismo. Esta imperecedera situación de desproporción y de inalcanzabilidad facilita el surgimiento en la conciencia de la idea de misterio. en ligar de ir reduciéndose. El objeto al que el hombre tiende no puede reducirse a ningún logro. más se aleja.La palabra “Dios” indica el objeto propio de este deseo último del hombre. Es algo que hay que descubrir en la experiencia de quien usa y vive seriamente esa palabra. del sentido último que está implicado en cada uno de los aspectos de lo que es vida “Dios “es “aquello” de lo que en último término todo está hecho. como deseo de conocimiento del origen del y del sentido exhaustivo de la existencia. “tiene consistencia”. yo con plena conciencia. buscador atento. b) una nota sobre la pregunta que plantea una búsqueda atenta Dios. es evidente que para los estúpidos los problemas a este respecto disminuyen. Y cuanto más pisa el acelerador de su búsqueda más retrocede este horizonte. pero sin conocerlo. inalcanzable. al mismo tiempo. no mido. Sé que existe. es decir. Es vertiginoso verse obligados a adherirse a algo que no se llega a conocer. Porque si la suprema estupidez es vivir distraídos. se ve más evidente. se sitúa siempre más allá de éste. no . Cuanto más camina el hombre. Si uno es “culto” en el sentido profundo del término. aquello por lo que la vida “vale”.

acto seguido. sin embargo. dispuesto a cumplir el sacrificio donde Dios le indique. (…)y aquella mañana. En efecto el destino. CAPÍTULO PRIMERO LA CREATIVIDAD RELIGIOSA DEL HOMBRE . nunca pierde la imagen de ser un pantano inseguro y a veces angustioso en el que está sumergido.poseo. aquello que el hombre es capaz de alcanzar con sus propias fuerzas en relación con lo divino con el sentido de su destino. El hombre capta en un instante su condición vertiginosa. arrastrado por ese torbellino en que el Misterio lo envuelve. (Son innumerables. se va hacia un lugar que desconoce. los imprevistos existenciales. no será consumado. convoca mi vida hacia él a través de la cosas y el hombre razonable. las dudas en este terreno. En aquel instante abrahán es una figura paradigmática del hombre en toda su estatura y dramaticidad. esta llamado de todas a desempeñar una actividad que consiste ante todo en tomar nota de su condición y. sin siquiera así poder ver la armazón que lo sostiene todo. en todas las latitudes y en todas las épocas. en la historia humana. Un vértigo que normalmente se intenta olvidar. no consigue recordarla en su práctica de vida. por una razón que desconoce. circunstancia por circunstancia. los testimonios de la desorientación por un lado y del sentido de impotente resignación por el otro que esa vorágine provoca en el hombre. siempre un deseo de plegar el destino a su propia voluntad. a un privado de la posibilidad de medir y poseer ese algo desconocido. sacrificio que más tarde. un deseo de fijar el significado o el valor como le plazca. un torbellino en el que el hombre normal no puede aguantar. o lo desconocido. del hombre metido en ese vértigo. por voluntad de Señor. mide su desproporción. en seguir con realismo. con su hijo al lado. el diseño en que se plasma el significado. LA RAZÓN EN BUSCA DE UNA SOLUCIÓN La razón por su propia naturaleza implica la búsqueda de la solución. Le sustituye. Y aunque no se llegue a esta estremecedora afirmación del carácter enigmático del destino. son demasiados los interrogantes. Pero el recuerdo de está lucidez suya no perdura. El hombre reconoce la “desproporción”. 3.

En efecto. humana. del ambiente. reconoce su poder. este intento de identificar. en términos que estén en función de sí mismo. El hombre ha intentado imaginar la relación que mediaba entre el punto efímero de su existencia y el significado total de ésta. y . del momento histórico. Al no conseguir construir en la precariedad absoluta. y no resistiéndose el confiarse a un Ignoto. (Teóricamente toda persona podría crear su religión. práctico y ritual. en la percepción del misterio. ALGUNAS ACTITUDES EN LA CONSTRUCCIÓN RELIGIOSA Cuando está en la cima de su razón. El hombre. el hombre en ningún momento de su historia soporta durante mucho tiempo el vértigo de tal intuición. él personalmente.) EL GENIO: en la dinámica de la vida humana es creador de sociedades. Es un conjunto expresivo que será conceptual. cada hombre realiza. 1. aunque pueda degenerar en la distracción y en la voluntad de posesión del Misterio. El esfuerzo humano de imaginación de la relación con el Misterio está estrictamente en función del vínculo con lo real y por consiguiente es expresión razonable. ante el misterio que percibe como determinante para él. y que dependerá de la tradición. por consiguiente. es como si el hombre buscase un terreno más a su medida en el que su vida creatividad puede edificar el “lugar” de su relación con su misterio. Es un carisma eminentemente social. como supone el hecho de encarar la vida ante el enigma final. definir dicho misterio en relación consigo mismo. de forma mucho más aguda que los demás los factores que está misma compañía siente. de imaginar aquello que confiere sentido. así como de cada temperamento personal individual. ACTIDUDES ORIGINARIA QUE SUSSISTE EN LA CREATIVIDAD RELIGIOSA . ha intentado concebir una forma de relación con él y expresar todos los reflejos estéticos que el acto de imaginar a ese Ultimo le proporcionaba. intenta de alguna forma imaginarlo en relación consigo. por la por la simple razón de que existe. que expresa en medio de la compañía. LA RELIGIÓN: es el conjunto expresivo de este esfuerzo imaginativo razonable en su impulso y verdadero por la riqueza que puede alcanzar.Ante el enigma último ha intentado imaginar. tanto que estos últimos se sienten expresados en la creatividad del genio mucho más incluso que en sus propios intentos de expresión.

al recurrir ya confiado a la buena disposición del Otro 2. pero se arriesga. en efecto. sino una utopía. Pero aquí se muestra el carácter abstracto de esta posición: no es un ideal. el hombre consciente podría tener la impresión de que. Pues. . compararlas entre sí y escoger. UN ABANICO DE POSIBILIDADES • Al darse cuenta de la existencia de muchas religiones.• El hombre “no sabe” y se esfuerza por establecer un relación de intercambio con el misterio A) B) • El hombre “no sabe”. para estar seguro del acierto de su propia elección. implicaría un trabajo prácticamente irrealizable. debería comenzar por estudiarlas todas.

“convertirse”. Entonces uno podrá “cambiar”. CAPITULO SEGUNDO LA EXIGENCIA DE LA REVELACIÓN La única ayuda adecuada para la reconocida impotencia existencial del hombre no puede ser más que lo divino mismo. o para la historia del propio corazón. de una doctrina. Puede ser que un encuentro en la vida haga de improvisto la presencia de un anuncio.) • Una última forma de la abstracta pretensión ilustrada es la idea sincretista: crear una especie de religión universal que poco a poco fuese tomando de todas las religiones lo mejor. siempre. (Si un criterio es verdadero debe ser aplicable en cualquier circunstancia. que corresponde al impulso y es coherente con la apertura de la naturaleza humana). . El consejo de vivir la religión de la tradición propia sigue siendo la indicación fundamental sin pretensiones. esa divinidad oculta que de alguna manera se implique con el esfuerzo del hombre iluminándolo y sosteniéndolo en su caminar. es decir. plenamente inscrita dentro de la gran categoría de la posibilidad.• Podría entonces replegarnos al criterio de intentar conocer al menos las religiones más importantes desde un punto de vista numérico. más justa la solución empírica: que cada hombre siga la religión de su tradición. Y en este sentido todas las religiones son “verdaderas”. • Parece. El único deber del hombre es el de la seriedad en su adhesión a ellas. una síntesis de lo mejor de la humanidad. de una moral. en cambio. por lo tanto cambiante. de una emoción más adecuada para la propia razón ya madura. Esto no puede ser más que una hipótesis perfectamente razonable (es decir. por la cantidad de fieles.

la experiencia dionisíaca es significativa de la profundidad casi perturbadora del deseo humano de una revelación. tan lejana de toda esperanza de relación con lo divino.La razón no consigue decir nada sobre lo que puede o no hacer el Misterio. medios para superar lo efímero y sumergirse en lo que está destinado a durar. • la segunda observación. ALGÚN EJEMPLO • La primera observación es de orden cognoscitivo. una acto misterioso por el cual el “totalmente otro” se manifiesta en un objeto o en un ser de este mundo profano” Así el SIMBOLO Y EL MITO se han vivido en la historia de hombre como los grandes instrumentos por excelencia cognoscitivo y reveladores del misterio. es decir. se refiere al hecho de que el hombre siempre ha reconocido. la constante necesidad del conducto de otros hombres. El hombre siempre ha expresado en su historia la convicción de poder ser iluminado sobre lo “totalmente distinto” a él en la medida en que éste quiera verdaderamente manifestarse en la realidad. El “credo” de Israel escoge por su parte la historia y el tiempo como ámbito privilegiado dentro del cual se revela Dios. ya implícita en la primera. • En el contexto de las religiones de la antigua Grecia. la más familiar al occidente cristiano. 1. además del conducto de las realidades cósmicas y naturales para su contacto con lo divino. por . Según Julián Ries “el hombre conoce lo sagrado porque lo sagrado se manifiesta. Una hierofanía es una manifestación de lo sagrado. • Citamos en último lugar la certeza de la fe de Israel en su origen revelado. El. • Lo que los iniciadores de religiones tiene en común es la certeza de ser portadores de una esencial revelación del Dios.

estímulo. Un hombre llamado Jesús Cristo quien afirma ser el camino. ANTE UNA PRETENSIÓN INIMAGINABLE El cristianismo pretende decir “YO SOY LA RELIGIÓN. no es injusto sentir repugnancia ante tal afirmación. el único que tiene la pretensión de ser el destino de felicidad para cada persona. lo injusto sería no preguntarse el porqué de dicha afirmación. la verdad y la vida. En consecuencia. En este sentido ya no sería el hombre que trata de entrar en relación con el Misterio. No se trata de una imposición moral de la propia expresión a los demás (lo cual es un delito). La fe de Israel ha sido siempre una relación con un acontecimiento. que “el acontecimiento” concreta como punto de arranque. El afirma ser el Hijo de Dios. . desvelando su naturaleza divina. 2. ternura y poder ayudarle a descubrir su destino de felicidad. un acontecimiento averiguable y documentado. sino el Misterio mismo a ponerse en relación con cada persona. pero confía su presencia y su palabra a la realidad que en mayor grado es inherente al hombre. Esta concepción de un Dios que se revela en la historia implica la intuición de la posible continuidad de relaciones entre el hombre y Dios. permanece trascendente. cuarto y quinto En esta sección trata que el Misterio pueda entrar en la vida del hombre y acompañarle con discreción. hay un hecho.tanto. SEGUNDA PARTE: LA PRETENSIÓN CRISTIANA Está parte comprende el capítulo tercero. la historia. En la historia hay algo más que una simple hipótesis. el motivo de esta gran pretensión. EL ÚNICO CAMINO”. con un auto testimonio divino en la historia. enseñanza. Es esta la hipótesis de la revelación (hipótesis sumamente razonable porque para Dios nada es imposible.

teórica o prácticamente. este camino sería el único. Necesitaron de tiempo y de lo este texto llama “indicios”. En cada momento de su trayectoria histórica. ha intentado imaginar y vivir un vínculo entre lo efímero que le es propio y lo eterno. Al aceptar y recorrer este camino trazado por Dios. tenía miedo a la muerte. CAPITULO TERCERO EL ENIGMA COMO HECHO EN LA TRAYECTORIA HUMANA Pretender una revelación es lo que resume la situación del espíritu humano al concebir y establecer su relación con lo divino. CUARTO CAPÍTULO: pone las bases para resolver este problema histórico. QUINTO CAPÍTULO: la clase de experiencia que sintieron los primeros apósteles al chocarse con la excepcionalidad del hombre Jesucristo. sonreía. en comparación con los de más. comía. fue y empezó en el encuentro con un hombre que hablaba. y su sentido último. con una fuerza expresiva inimaginable. recorrieron una trayectoria para alcanzar una confianza. se enfadaba. Los que lo conocieron hicieron un camino de amistad. éste camino se muestra más humano como síntesis. NOTA: el cristianismo no es antes que nada un adoctrina. Supongamos ahora que el Misterio penetra en el tejido de la historia entrase en el flujo del tiempo y del espacio y. un hecho normal registrable en la trayectoria histórica y que actúa sobre ella. Encarnar quiere decir que se haya convertido en un fenómeno. gozada de la vida y de la mistad.Aquí está la inimaginable pretensión cristiana: ya no una invención humana. tuvo tentaciones. Lo único que nos queda por hacer es preguntarse ¿ha sucedido o no? Si hubiese sucedido. . TERCER CAPÍTULO: problema histórico: el problema de la identidad de Jesús. porque lo habría trazado Dios. caminaba. a través de los evangelios. sino un camino trazado por el mismo misterio hecho hombre. se encarnase en un “hecho” entre nosotros. el podría darse cuenta de que. el punto efímero que representa. la humanidad ha intentado. entender la relación que existía entre su propia realidad contingente.

También tendría que entender los demás caminos y captar lo bueno que tienen. La primera pregunta a la que debemos responder no es ¿es razonable o justo lo que dice el anuncio cristiano?. la experiencia de un encuentro. Este delito contra suprema categoría de la razón. al afortunado. al hombre común. UNA HIPÓTESIS QUE YA NO ES SOLO HIPÓTESIS Ahora debemos reconocer que ha sido y es considerada cierta en la historia del hombre. Coincidiría con la dinámica de una experiencia. una actitud análoga a la de quien. la categoría de la posibilidad. al culto. sino obediencia a un hecho. al ver llegara un amigo. ya no nos hallamos ante un problema de orden teórico. al Hecho decisivo del tiempo. En este consiste el cambio radical: la sencillez de un reconocimiento. sino ante un problema histórico. De todos modos en semejante hipótesis la afirmación del carácter único del hombre que se deriva de ella ya no sería expresión de una presunción. El primer método favorece: al inteligente.más completo en la valoración de los factores en juego. UN CAMBIO RADICAL DE MÉTODO RELIGIOSO Ya no se basará en el esfuerzo humano (entendido como construcción e imaginación). el problema central se centraría en el puro gesto de la libertad: que acepte o rechace. 2. al poderoso. Llegados a este punto. sino: ¿es cierto que ha sucedido o no?. la experiencia de algo presente. esto ha sucedido”. ¿es cierto que Dios ha intervenido o no? . le identifica entre los demás y le saluda. Si Dios hubiese marcado un camino para alcanzarle. El segundo método favorece: al pobre. El anuncio cristiano dice “Sí. Dice un documento del Concilio Vaticano II “La Iglesia Católica nada rechaza de lo que en estas religiones hay de verdadero y santo” 1. Solo se puede huir de una manera: negando la posibilidad misma de este hecho. Será dar con alguien presente.

Cuanto mayor ha sido la genialidad religiosa de un hombre. que El exista o que haya existido es la mayor decisión de la existencia. Ninguna otra opción que la sociedad pueda proponer o el hombre imaginar como importante tiene ese valor. 4. la desproporción entre Dios y el ser humano. Resulta amargo. Eludir este problema tiene consecuencia en el hombre ya que deforma gravemente su personalidad humana. UN PROBLEMA QUE DEBE SER RESUELTO Es necesario tener bien presente que el problema se refiere a una cuestión de hecho. tendría que intentar alcanzar el convencimiento de que la noticia es verdadera o que es falsa. Cuanto más genio religioso tiene un hombre. 3. La pregunta ¿es cierto que Dios ha intervenido en la historia? Se ve entonces reducido sobre todo a referirse a esa pretensión sin parangón posible que constituye el contenido de un mensaje muy claro: ¿Quién es Jesús? El cristianismo surge como repuesta a está pregunta. El ser humano no puede desinteresarse ante el hecho de haberle llegado la noticia de que un hombre haya declarado: “yo soy Dios”. Un hombre no puede no puede aceptar pasivamente que se le aleja o distraiga de un problema de este tipo.Ante está hipótesis el método no es otro que el del registro histórico de un hecho objetivo. o mejor. desde el punto de vista de la razón que todo se date a partir del nacimiento de Cristo y que muchos nunca se hayan preguntado en qué consiste históricamente el problema de Cristo. menos tentación siente de identificarse con lo divino. UN PROBLEMA QUE DEBE SER RESUELTO El hombre esta obligado a tomar a decir sí. El constatar o no que Él haya o no existido. o a decir No. . la supremacía de Dios. más ha percibido y experimentado su distancia de Dios. en este sentido emplea Kierkegarrrd la palabra “escándalo” (según la etimología griega significa impedimento).

EL HECHO COMO CRITERIO Disponemos de un documento histórico que ha llegado hasta nosotros y que nos muestra cómo surgió por primera vez el problema: LOS EVANGELIOS. con aquel mayor conocimiento de que ellos gozaban. y posteriormente abordaremos más de cerca el contenido de su pretensión. Algunas observaciones: A) los evangelios no son “relatos taquigráficos” sino como define el documento conciliar Dei Verbum la actividad de los evangelios “los Apósteles ciertamente después de la ascensión del Señor predicaron a sus oyentes lo que Él había dicho y hecho. Los autores sagrados escribieron los cuatro Evangelios escogiendo algunas cosas de . ilustrados por los acontecimientos gloriosos de Cristo y por la luz del Espíritu de la verdad.CAPITULO CUARTO CÓMO SURGÍO EL PROBLEMA EN LA HISTORIA Nos acercaremos primeramente a lo que se nos ha trasmitido como puro y simple registro del dato. 1.

o desarrollándolas atendiendo a la condición de las Iglesias. Debemos encarar el dato tal como se nos muestra como anuncio y memoria. reteniendo. ¿Cómo aferrar entonces el hecho de Cristo para poder valorar su pretensión? Comenzando recorrer la memoria y el anuncio que hacen de Él aquellos que ya han sido cautivados por Él. Y los cristianos son. Esta es la originalidad fundamental de la religión cristiana. 3. La convicción nace siempre de algo “demostrable”. La forma del documento viene dada por esta intención. constituye un problema que pone en juego emblemáticamente la adecuación o no de toda una actitud intelectual. De lo contrario . quedamos advertidos de que no nos hallamos frente a todos los hechos acaecidos. Llegados a este punto hay que recodar que no podrá producirse ningún contacto si no estamos dispuestos a dejarnos provocar por la totalidad de este hecho.si no nos dejamos provocar por la totalidad sino por una parte. en fin. quienes creen que Jesús aún vive. UN REQUISITO DE MÉTODO El modo de situarse ante el testimonio de un encuentro tan excepcional como el encuentro con Cristo. el hecho de Jesús. al entrar en contacto con un acontecimiento.las muchas que ya se transmitían de palabra o por escrito. . B) Nos hallamos ante un documento vinculado con la memoria y de modo original con la intención de un anuncio. de manera que siempre nos comunicaban la verdad sincera acerca de Jesús” De está manera. nos conduciría inevitablemente a perder de vista el hecho de que solo se puede buscar en la globalidad del hecho. En este caso la demostración de la que estamos hablando se nos brinda en el encuentro evidente con un hecho. también hoy. Como observa el padre Rousselot: “el cristianismo se basa en un hecho. pero sí ciertamente ante unos hechos acaecidos. sintetizando otras. la vida terrena de Jesús. la forma de ANUNCIO.

3. La necesaria sintonía con el objeto que se quiere llegar a conocer es una disposición viva que se construye con el tiempo. Hoy la inteligencia del hombre no esta suficientemente entrenada para una serie de operaciones vitales a causa de tantos estratos de prejuicios que la han dejado como anquilosada. Este es el don que la “pretensión de Jesús” exige para poder ser comprendida. Esto es precisamente el genio de lo humano. Una inteligencia que reconoce los indicios a fin detallar la certeza existencial sobre algo fundamental para su existencia. cuanto más comparta su vida. en la convivencia. A) compartir y convivir La primera se refiere a que soy más capaz de tener certeza respecto a otro cuanto más atento éste a su vida. EL PUNTO DE PARTIDA El punto de partida es cuando Juan Bautista grita como imbuido por el espíritu profético cuando Jesús hace un ademán cuando se ida a retirar “he ahí el Cordero de Dios. es decir. . más capaz es de alcanzar certezas sobre el otro a partir de pocos indicio. B) la comprensión de los indicios. es una inteligencia mucho más abierta que la que niega a priori el poderlo hacer.Nos remitimos aquí a las dos observaciones que hicimos con respecto a la obtención de la certeza existencial. Esta capacidad de compresión del mínimo indicio también necesita tiempo y espacio para evolucionar. Hay que ejercitar por tanto la inteligencia para captar el carácter único de una medida nueva. he ahí quien quita los pecados del mundo”. camino de la certeza Cuanto más potente uno es hombre.

Los que entran en contacto con Jesús se sienten atraídos por su personalidad excepcional. y por consiguiente de su intervención. 1. lo supone todo. todo podría parecer concluido. incluso el más banal. la primera percepción de la singular diferencia permanece. cómo una impresión ya de sí cargada de evidencia se transformo en convicción. en cualquier aspecto de la vida y autorrevelador así progresivamente su mismo ser. la naturaleza de apuntes para la memoria de esta página. Veremos ahora. El milagro de las bodas de Caná es una de las páginas más significativas del concepto que Jesús tiene de la vida: cualquier aspecto de la existencia. pero no la impresión. no escoge en un diseño orgánico lo que debe pasar a la historia. en el capítulo segundo de Juan. precisamente por la especifica y única característica del hecho “Jesús”. Pero éste es sólo el punto de partida. es decir. que desarrollo esa certeza. NOTA: todo tipo de suceso es determinante. veremos lo que sigue a la primera percepción. Hay que darse cuenta dónde están los signos de veracidad. Tal vez la vida podrá borrar un poco los detalles. LA TRAYECTORIA DE LA COMUNICACIÓN El capitulo segundo del Evangelio de Juan habla de la invitación a una boda. es decir. . no describe. Y entonces. CAPÍTULO QUINTO CON EL TIEMPO LA CERTEZA ADQUIERE PROFUNDIDAD Vamos ahora cómo se confirmó el carácter excepcional del hecho encontrado.Los judíos acostumbran dar apodos para indicar el carácter de la persona o de algún hecho importante o singular que le hubiese acaecido. cuya acción en relación con el hombre se realiza con una concreción extrema y detallada. en la certeza de haber encontrado al Mesías. revelador. es digno de entrar en relación con ÉL. No dice.

a los que hay que dar espacio y tiempo para que tengan lugar. Jesús veía dentro del hombre. no sólo cautivadora. hasta que. Según Guisan : ”no hay nada que convenza tanto al hombre como una mirada que aferre y reconozca lo que él es. Sólo la convivencia la hace entrar cada vez más radical y profundamente en nosotros. en un momento. no sólo inteligente. B) El poder y la bondad Según GUIssiani. el que sorprendía a sus discípulos. sino buena. es difícil que una persona poderosa sea realmente buena. como quien es dueño de la realidad misma. prodigiosa. A) El descubrimiento de un hombre incomparable Jesús tiene la facultad de perdonar pecados y hacer milagros. era una mirada reveladora de lo humano a la que nadie podía sustraerse. se convierte en certeza. Ejemplos: . Así pues. en el Evangelio queda registrado que el creer abarca la trayectoria de una convicción que se va produciendo en un sucesivo repetirse de reconocimiento. en su presencia la profundidad de la conciencia no tenía secretos. El mayor milagro de Jesús. de esa diferencia que desde el primer momento les había conmovido. nadie podía esconderse ante él. De la convivencia irá brotando una confirmación de ese carácter excepcional. Él lo obtenía con una manipulación de la realidad totalmente “natural”. el más persuasivo. el tiempo. las cosas. sus testigos pudieron ver esa mirada no sólo poderosa. y el espacio le obedecían sin ningún aparato “mágico”. En Jesús en cambio.El milagro de las bodas de Caná se presenta al comienzo de esta progresiva autorrevelazión de Jesús. que haga que le hombre se descubra a sí mismo. Con la convivencia dicha confirmación se acrecienta. La capacidad de cautivar el corazón del hombre es el mayor milagro del hombre.

que merece la más completa confianza. y que siguiéndolo se experimenta una plenitud de vida incomparable. “pero yo os daré mi carne para .• Cuando le devuelve la vida al único hijo de una madre la cual ni siquiera le había pedido el milagro • Cuando cura a una mujer encorvada la cual no podía enderezarse. muy significativo de está dinámica. EL SURGIMIENTO DE LA PREGUNTA Y LA IRRUPCIÓN DE LA CERTEZA EL SURGIMIENTO DE LA PREGUNTA Pero el margen de excepcionalidad de aquel hombre era tan brande que nació espontáneamente una pregunta paradójica: “¿quién es?”. Jesús la ve. y comentó el fragmento que antes había leído el cual era del maná en el desierto. La llama junto a sí y la cura. cuando él dio la respuesta. ni social. 2. sus amigos creyeron en Su palabra. • diversos relatos Evangélicos reseñan su atención a los niños. en cambio. por la evidencia de las señales indiscutibles que imponían confianza. ni cultural para esta acogida. la cual. ni política.”vosotros me buscáis porque os he dado pan”. • Sus prodigios llegaron a ocupar toda su jornada. • Jesús acepta con agrado del hombre lo que éste le pues dar. De modo que se le pregunta a él quién es. Esta pregunta demuestra que lo que ÉL es. su capacidad de relacionarse con ellos. Jesús fue al a Sinagoga. en realidad no lo podríamos decir por nosotros mismos. LA IRRUPCIÓN DE LA PREGUNTA El capítulo sexto de Juan narra un momento dramático y bellísimo. Cristo dice: “vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron. cuando • Cuando perdona a una conocida prostituta. Sólo podemos constatar que es diferente de cualquier otro. les dice. Y él dice: “a ella le queda perdonado mucho. y no pone reparos de ninguna naturaleza. porque ha demostrado mucho amor” • Cuando Jesús llora por la muerte de su amigo Lazaro. y sus enemigos. Solo que. le lleva perfume y realiza gestos afectuosos. no aceptan esa respuesta y deciden eliminarlo. mas quien coma de mi palabra vivirá para siempre”.

“En verdad os digo quien no coma de mi carne no entrará en el reino de los cielos”. para responder a la pregunta que le hicieron tanto los amigos como los enemigos esperó a que el tiempo afiance a sus discípulos en la certeza de su adhesión y a los enemigos en su pertinaz hostilidad. con su vehemencia. no podía determinar ningún juicio digno de considerarse tal. aquel pequeño grupo no podía dejar de confiar en sus palabras. El resplandor de esa excepcionalidad en la masa que iba a verlo por curiosidad o para sacar provecho. Con el tiempo ellos adquieren repecto a aquel hombre una certeza sin comparación posible. Sin embargo.comer y mi sangre para beber”. La continua reiteración que la convivencia permitía de esta impresión de excepcionalidad determina un juicio razonable plausibilidad sobre su confianza en él. Jesús aclaró su propio misterio cuando los hombres estaban ya definitivamente asentados en su reconocimiento o en su desconocimiento de . Aunque estos testigos tampoco entendían lo que Jesús dijo cuando el comento sobre el fragmento del maná en el desierto. Pero ellos. Hubieran tenido que negar una evidencia mas persuasiva que la de sus propios ojos: “si no puedo creer en ese hombre. ¿con quién vamos a ir? Sólo tú tienes palabras que explican y dan sentido a la vida” 3. no lo tomaron como loco. no puedo creer en nada”. El juicio requiere afrontar la experiencia incluyendo en está el tiempo de su “duración”. En otras palabras. Por ello se van. UN CASO DE CERTEZA MORAL Sobre la base de la convivencia con la excepcionalidad del ser y de las actitudes de Jesús. si nos separamos de ti. tampoco nosotros comprendemos lo que dices. Y fue aquí donde. Por eso Jesús. prorrumpió en aquella frase que resume por entero la experiencia de certeza de todos ellos: “Señor. sus discípulos sequedad con Él. pero. los testigos. y que después se iban sin plantearse nada de lo que les había rozado. Jesús al decir estas palabras muchos no le entienden y lo piensan que están locos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful