De la familia medieval a la familia moderna Conclusión: familia y sociabilidad Conclusión general

Philippe Ariés En el siglo XVII el niño no era motivo de entretenimiento, era el instrumento de la especulación matrimonial y profesional que había de producir un proceso de la familia en la sociedad. El niño pasa a ser un factor indispensable de la vida cotidiana, todos se preocupan de su educación, de su colocación, su porvenir. Desde el siglo XVIII, la familia comienza a separarse de la sociedad, ya no se presentaban en casa de alguien a cualquier hora sin avisar, se establecían días de recepción o se enviaban tarjetas de visitas con criados unos a otros, éste ultimo pertenece a un código de costumbres que lleva por nombre urbanidad y tiene como objetivo la protección de la libertad e intimidad individual o familiar contra la presión social. A finales del siglo XVIII la desigualdad entre los hijos aparecerá como una injusticia intolerable, fueron las costumbres las que suprimieron el derecho de primogenitura, en el siglo XIX y principios del XX la familia ha dejado de ser silenciosa e invade la correspondencia, las cartas están llenas de detalles sobre los hijos, su salud y su comportamiento, se mantienen al corriente de los detalles de la vida cotidiana, se habla también de la educación de los hijos y se reconoce su importancia, la salud y la educación son las dos preocupaciones fundamentales de los padres. La evolución de la familia medieval a la familia del siglo XVII y la familia moderna se limito a los nobles, burgueses, ricos artesanos, mientras que la gran parte de la población, la mas pobre y numerosa vivía aun a principios del siglo XIX como las familias medievales: los niños no se quedaban en casa de sus padres; fue asta el siglo XVIII cuando el sentimiento de la familia se modifico un poco. En la edad media la familia cumplía una función que era la transmisión de la vida, los bienes y de los apellidos, pero no había sensibilidad, el amor lo desempeñaba el matrimonio, la familia moderna puede concebirse sin afecto pero en ella están arraigados el cuidado del niño y la necesidad de su presencia, y la civilización medieval no tenia idea de la educación, nuestra sociedad hoy en día depende del éxito de si sistema educativo, esta obsesionada con los problemas físicos, morales y sexuales de la infancia, esta preocupación no existía en la civilización medieval por que para ella no había ningún problema el niño pasaba a ser el compañero natural del adulto. Las ordenes religiosas enseñaron a los padres que ellos eran los encargados y responsables ante Dios del alma y del cuerpo de sus hijos, la familia deja de ser únicamente una institución de derecho privado para al transición de los bienes y el apellido y asume una función moral y espiritual, la moral de la época les exige dar a todos los hijos e hijas una formación para la vida, no solo al hijo mayor, esto lo realiza la escuela ,se sustituye el aprendizaje tradicional por la escuela, instrumento de disciplina y protegida por la justicia y la policía, la exhortación de los moralistas les hacen creer que están obligados a mandar a sus hijos a la escuela desde pequeños. Las familias y clases reunían a las personas semejantes por su parecido moral, por la identidad de tipo de vida, mientras que el antiguo cuerpo social único comprendía toda la variedad de edades y condiciones sociales. La antigua sociedad concentraba el máximo de géneros de vida en un mínimo espacio, por el contrario en la nueva sociedad garantizaba a cada genero de vida un espacio reservado donde todos estaban de acuerdo en respetar las características dominantes, que se proponían como modelo convencional, un tipo ideal del cual no había que alejarse, que a esto se le llama familia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful