ZODIAKA Epopeya metafísica

Ilustraciones Rosa Castelló Isabel Funes Josephe Flores AbelFlor Sandra Dermark Lidia Andreu Tamara Gómez Alex Castel Giuliana Fernández Florin Radu Richard Blanch Jesús Aranda

Texto Sandra Dermark

ZODIAKA - Epopeya metafísica
ZODIAKA - Epopeya metafísica, atribuye un canto para cada signo zodiacal, siguiendo el orden del calendario y comenzando por Marzo, mes que abría el año en la era romana. Así, el orden de los Cantos estalla con el marcial Aries.

CANTO I-Aries La primera chispa se enciende Estalla la guerra. Primavera roja. Él sigue adelante en la vanguardia, para que ellos le sigan. El valor para seguir adelante, en la línea de fuego. Voluntad e impulso en las trincheras. Rayo carmesí, amor agitado, individualista convencido y consciente de sí mismo, de su valía y de su empresa. Riesgo en la carga. Estrella de oficial. Equinoccio que da comienzo a la Escena Primera del Gran Drama de Zodiaka.

Rosa Castelló

CANTO II-Tauro Rosas de Mayo en las tranquilas Praderas de la Calma que Freiya atiende, firme. Lealtad sin condiciones. Hojas y pétalos de un verde esperanza que conservan el rocío del amor y de lo sensual. Hojas primaverales de canciones realistas de tradición equinoccial. Hojas nuevas de aroma de rosa y de vainilla dulce. Sensualidad superficial y besos de caramelo de fresa. Fresa verde y constante.

CANTO III-Géminis Ángel y demonio en un mismo pecho. Intelecto e impulso en un mismo ser. Mariposa voluble que va de flor en flor con la primavera tardía. Heraldo de las más altas esferas, juglar de las canciones más variadas. Escolta nuestro al reino de lo metafísico. No es el que es. Son dos y es uno. Descarriado y versátil aficionado a todo y a nada y traidor de confianza que informa con serios juegos de palabras. Frodo y Peter Pan en uno. Alas del cambio.

Isabel Funes

CANTO IV-Cáncer Xana del estanque de los recuerdos, rusalka retraída, tímida y cálida, kawako amada en una quimera solsticial. Descanso del pecho herido del teniente y luna nueva de una noche mágica de verano. Custodia del Santo Grial. Primer amor más cercano y alcanzable, inicio de un cuento de hadas a la orilla de un onsen donde la marea sube como las emociones, escudo custodio de Zodiaka y paraguas de los desvalidos discípulos del llorar por nostalgia.

Miguel Labrador

CANTO V-Leo Resplandor estival de oro leal de la estirpe estelar de los Sinceros. Dignidad, honra y rango de la calidez del amor y del calor del valor de galones de entusiasmo y de joyas de lealtad sin condiciones que irradian alegría. A tí miran los girasoles con admiración y aprecio, star idolatrado: gloria y devoción. En tí mismo confías, en tu amor confías y en tu valía confías con un rasgo ingenuo de esplendor. Das regalos fogosos y decadentes.

Joseph Flores

Abel Flor

CANTO VI-Virgo Pura inocencia al final del verano y cosecha de recompensas. Sencilla e impune, consciente de tu deber, preocupada por los demás y por tí misma, esclava remunerada de la realidad. Aguantas con humildad los abusos de tu comandante y no quieres defraudarle, rindiendo tu yo. Tampoco quieres defraudarte a tí misma. Te hemos oído criticándote, regañándote, castigándote y llorando airada: te quieres a tí misma y te desprecias a tí misma: no hay sacrificio sin víctima a inmolar.

Sandra Dermark, Lidia Andreu, Isabel Funes

CANTO VII-Libra Tregua equinoccial. Paz en medio de la guerra entre luz y oscuridad: equilibrio frágil hermoso como todas tus obras de arte y como todas tus canciones. Careces de voluntad como la hoja de otoño a merced del aire cardinal. Tu encanto pone tregua y paz en la guerra. Tu encanto combina luz y oscuridad. Falta de dirección y decisión: siempre llegas con las manos vacías, un aria en la tráquea y una sonrisa en los labios, que te entregó Afrodita Urania. Es hermoso el equilibrio de la estética, pero es frágil y voluble y frívolo y carece de sentimientos.

CANTO VIII-Escorpio Escondes un oscuro secreto tras la cascada de tu pecho, corriente agitada que el otoño ha helado. Todos te desean por tu aura de decadencia y misterio, pero sólo uno es el objeto de tus emociones más tormentosas. Eres lealtad, odias la traición y odias al traidor de la afrenta. No das tregua hasta haberte vengado, hasta que haya penetrado la daga de tu cólera shakespeariana. Conoces el paño de las emociones como la palma de tu mano, pero en la corriente profunda e inquieta, como no sales a coger aire hallas tu final y tu resurrección: la pasión del eros y el tánatos.

Tamara Gómez y Alex Castel

Giuliana Fernández

CANTO IX-Sagitario Impulsivo y audaz, transgredes los límites disparando saetas de fe, de esperanza y de ilustración. Tu galope desenfrenado anhela la libertad: arremetes sin consideración. Sincero, la fe ingeuna es tu estandarte y la suerte es tu escolta en tu búsqueda de la verdad que aúna todas las culturas, derrocando todos los límites, como piezas de un puzzle estelar que sólo tú puedes ver y explicarnos para que así la comprendamos.

Florin Radu

Ricardo Blanch

CANTO X-Capricornio Solsticio frío y oscuro. Consciente de los límites, rangos, reglas, deberes y prohibiciones, sin bajar la guardia con sueños despiertos ni flaquezas emocionales, asciendes sin tregua ni rendición hasta las cumbres nevadas más altas de la kafkiana realidad que se rige por la jerarquía. Y, una vez las has alcanzado, te sentirás realizado, sin sentir nada, pero con consciencia de que la escalada valió la pena, al fin y al cabo. Y aún asciendes más allá sin dejar de ser conformista.

CANTO XI-Acuario No eres de aquí. Tu lealtad y tu intelecto siempre han desconcertado. Eres distante, única, libre, y tu apariencia cruel, impasible e indiferente traiciona un ser brillante y colorido como el cristal, frío, duro y considerado como el cristal, que teme ser incomprendido y evita el rechazo social. Y cantas una canción que suena a húngaro sobre la libertad y la insurrección. Desconoces el amor, porque no eres de aquí, pero aspiras a ideales más altos, más allá de todos los límites y de todas las emociones: comprensión universal. Eres de un cielo distante, del mañana que está por venir; en la vanguardia de la esperanza.

Jesús Aranda

CANTO XII-Piscis Todos los límites se desvanecen. La razón da paso a las emociones y la realidad a la ilusión. Todos llevan disfraces y velos de traición, fe, o amor universal en el océano que se deshiela en un carnaval sin condiciones: es la Voluble Danza del Sentimiento. Todos se pierden y se descarrían. Todos se encuentran y se fusionan. En las olas del falso Poseidón, cae el telón alucinógeno de la escena final del acto XII del Gran Drama de Zodiaka con un ritual de amor. La inmediata primavera reiniciará la misma función como siempre ha sido y siempre será en la eternidad.

Autora del texto: Sandra Dermark

ZODIAKA Epopeya metafísica

Esta edición se terminó de editar el día 18 de junio de 2009 Castellón de la Plana

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful