You are on page 1of 3

CUENTO

Era una fábrica de la ciudad de Santa Cruz bellamente adornada por dentro con decorados de pinturas y lindas esculturas, por fuera al color azulado se confundía con el firmamento de un hermoso mediodía que coincidían con las costumbres del pueblo pero los trabajos no eran tan bien remunerados que digamos y del trato pues que decir el señor feudal no hacia nada por aminorar el problema y se hacia de la vista gorda porque un día mientras las trabajadoras estaba en la labor de hacer ladrillos de los cuales la cantidad mínima era hacer 200 ladrillos al día. En una delas jornadas Rosa se encontraba como de costumbre haciendo su tarea pero accidentalmente al arrojar una piedra y sin percatarse esta cambio de trayectoria y malogro 20 ladrillos de los de Juana y ella le dijo en tono de enojo: -¡Mira lo que hiciste. Por tu culpa van a reducir mi salario! Entonces Rosa como queriendo amoldar los ladrillos malogrados le decía a Juana -¡No, no, no fue mi intención! ¡Por favor perdóneme! Mientras las dos discutían airadamente apareció la jefa de personal -¡Ya basta de discusión y atrabajar, ¡y tu Rosa no vuelvas a hacerlo! -¡Estarás ante el señor feudal! Inquirió la jefa de personal ¡así que acompáñame! Y fue llevada máxima autoridad judicial del pueblo. Cuando estuvo ante el señor feudal este los recibió con una mueca de disgusto en los labios que se reflejaba en el rostro quemado por el sol y sentándose en su silla de juez para administrar justicia: todas a trabajar!.......¡ya

lárguense que esperan!..¡Dense prisa! Ordenó con voz conminatoria

por favor! Rogaba. Señor esta mujer ha dañado deliberadamente 20 ladrillos de los de Juana Ahhhhhhhhhhh………Así que tu eres la que siempre causa desordenes ¡mujerzuela problemática! Y le dio una bofetada haciéndola llorar.. Y la jefa de personal se adelanto a decir. la jefa de personal ¡Señor fue una casualidad no quise arruinar las ladrillos de la señora! ¡Por favor discúlpeme no volverá a suceder! . ¡Señor solo fue una casualidad no se volverá a repetir!¡por favor. Mientras tanto el señor fiscal aparecía por allí Que bullas son estas y estas suplicas dirigiéndose al señor feudal le dice ¿señor quien se ha creído que es para administrar justicia así? ¿A ver que sucede aquí? Amo. Y cortándole la palabra el señor feudal le dijo …entonces no me interesa. ¡Te daré un mes de prisión y nadie modificara eso!. ! Le voy a dar un mes de prisión ¡ ¡y mi hija enferma y mi madre anciana! ¿Quién les enviara dinero? ¡Tengo que ganar dinero para envía a mi hermano menor para que cuide de ellas pues si no lo hago morirán! Esos tus familiares ¿están aquí en Santa Cruz? No señor están en….A ver para que me han molestado. suplicaba Rosa. ¡La señora aquí presente malogró 20 ladrillos de Juana! Dijo.

Y cada una regresó a su trabajo.Ya pero que sea la última vez y ya puedes irte. .