El método deleuziano (Desde Empirismo y subjetividad hasta Nietzsche y la filosofía)

El método deleuziano

*
Empirismo y subjetividad (1953) — Nietzsche y la filosofía (1962)

Cuenta Jean Jacques Rousseau, en su Discurso sobre las Ciencias y las Artes, que cuando los visigodos asolaron Grecia quemaron todo excepto las bibliotecas, porque consideraron que «era preciso y conveniente dejar al enemigo todo aquello que tendiese a distraerlos del ejercicio militar y a divertirlos con ocupaciones inútiles y sedentarias». 1 Jorge Luis Borges, en el brevísimo ensayo que abre Otras Inquisisiones, refiere que el emperador chino Shih Huang Ti, el mismo que ordenó edificar la Gran Muralla, dispuso también que quemaran todos los libros anteriores a él: «Tres mil años de cronología tenían los chinos (y en esos años, el Emperador Amarillo y Chuang Tzu y Confucio y Lao Tzu), cuando Shih Huang Ti ordenó que la historia empezara con él».2 Ambos sucesos históricos parecen oponerse entre sí punto por punto. De un lado, los visigodos, hombres de estricta barbarie, prolijamente iletrados en las declinaciones de la lengua griega, violentaron el relieve que acunó la democracia del filósofo y del dramaturgo para saquear y destruir todo... excepto los libros, que ordenaron conservar. Por su parte, el emperador Shih Huang Ti, hombre de cultura obsesiva y milenaria, educado en la caligrafía que cifra el arte de la esgrima, levantó seiscientas leguas de piedra para contener el asalto sorpresa del mongol y del manchú, para proteger y conservar todo... excepto los libros, que ordenó destruir. Pero si la estrategia nómade puede aparecer aquí como el reflejo invertido de la estrategia imperial es gracias a que esta oposición simétrica de las anécdotas se toca de frente intermediando la superficie de algo tan evanescente como la mirada, superficie especular y especulativa de una impresionante convicción política común: que, tanto para los visigodos como para Shih Huang Ti, tanto a la hora de penetrar un territorio como a la hora de cercar un imperio, sea el deseo de expropiar al enemigo o el deseo de defender una conquista, hay que otorgarle un valor trascendental a la lectura. Compartimos esa convicción. El presente trabajo está escrito con el pulso de un propósito eminentemente político: intervenir en la proliferación de lecturas de la obra de Deleuze con el fin de poner en cuestión las presentaciones que, según entendemos, neutralizan un pensamiento que consideramos radicalmente subversivo.

Tabla de referencias bibliográficas:
QF = ¿Qué es la filosofía?, trad. T. Kauf, Barcelona, Anagrama, 1993. SPE = Spinoza y el problema de la expresión, trad. H. Vogel, Barcelona, Muchnik, 1996. NF = Nietzsche y la filosofía, trad. C. Artal, Barcelona, Anagrama, 1986. N = Nietzsche, trad. I. Herrera y A. Del Río, Madrid, Arena Libros, 2000. ID = La isla desierta y otros textos. Textos y entrevistas (1953-1974), trad. J. Pardo, Valencia, Pre-Textos, 2005. ES = Empirismo y subjetividad, trad. H. Acevedo, Barcelona, Gedisa, 2002. DR = Diferencia y repetición, trad. M. Delpy y H. Beccacece, Buenos Aires, Amorrortu, 2002. DRL = Dos regímenes de locos. Textos y entrevistas (1975-1995), trad. J. Pardo, Valencia, PreTextos, 2007. D = Diálogos, vers. J. Vázquez, Valencia, Pre-Texos, 1980. C = Conversaciones, trad. J. Pardo, Valencia, Pre-Textos, 1996.

*

El presente artículo fue publicado en la revista Amartillazos, ISSN 1851-8419, año V, núm. 4/5, Buenos Aires, otoño 2011, pp. 84-104 (http: revistaamartillazos.blogspot.com). Es resultado parcial de tres líneas de segmentarización: 1) Las investigaciones realizadas en el marco del proyecto de adscripción «El “método de dramatización” y la problemática ontológica en Gilles Deleuze, desde Empirismo y subjetividad (1953) hasta El bergsonismo (1966)», desarrollado en la Cátedra de Metafísica (D. Brauer) bajo la dirección de Edgardo Gutiérrez. 2) El trabajo colectivo realizado desde 2008 junto a las compañeras y compañeros del Taller de lectura de la obra de Deleuze (TLOD), que me dio las ocasiones para establecer, compartir y poner a prueba las hipótesis de trabajo que orientan mis investigaciones con la obra deleuziana, además de permitirme experimentar una intensa labor colectiva de archivistas joviales. 3) Los comentarios de América Mailhos a propósito del problema de la cultura y la génesis del sentido común, que afianzaron la hipótesis de una constante en la obra deleuziana, más profunda y significativa que sus discontinuidades; y las críticas que dirigió al borrador final de este artículo, merced a las cuales pude mejorar el apartado dedicado a Nietzsche y la filosofía, rehaciéndolo por completo. 1 Rousseau, J. J. Discurso sobre las Ciencias y las Artes, trad. s/ref., México, Porrúa, 1998, p. 90. 2 Borges, J. L. Obras completas, São Paulo, Emecé, 1994, Vol. II, p. 11.

1

Algunos de sus profesores son F. como a las exigencias del orden establecido. oficial. de lo inasimilable por la filosofía conservadora del orden establecido. académicamente instituida. reconocimiento […] De ahí la importancia de temas como los de una república de los espíritus. 17. Para Deleuze. Deleuze ingresa en La Sorbona en 1944. 7 Exceptuada la clase 1925 del servicio militar para servir a La Liberación. En 1948. Hume. Buenos Aires. las tríadas y el trabajo de lo negativo. los dualismos y el Cogito. en tanto imagen del pensamiento hegemónica. Husserl. La fenomenología era la corriente de pensamiento hegemónica. Esta caracterización de la fenomenología como escolástica moderna es temprana en Deleuze: «La filosofía moderna presenta amalgamas que testimonian su vigor y su vivacidad. un tribunal de la razón. Deleuze recuerda que. No soportaba ni a Descartes. Heidegger. Colectivo Editor Devenir Imperceptible. preguntas y respuestas. […] Por supuesto. trad. un poco de espiritualismo cristiano. pero que en realidad escapaban a ella en ciertos aspectos o en todos: Lucrecio. J. durante su etapa de formación. Para eso recurre a cierto linaje de autores en los que encuentra una suerte de comunidad de lo marginal. D. Así el ejercicio del pensamiento se ajusta tanto a los fines del Estado real. cualquier historia de la filosofía tiene su capítulo sobre el empirismo. de Gandillac. Canguilhem y M. Entonces la historia de la filosofía. Spinoza. Prefería a ciertos autores que daban la impresión de formar parte de la historia de la filosofía. 16. Nietzsche. a la vez que intenta sustraerse a la forma estatal de la historia de la filosofía. un puro «derecho» del pensamiento con ministros del Interior y funcionarios del pensamiento puro. La filosofía está impregnada del proyecto de convertirse en la lengua oficial de un Estado puro. ni a Hegel. pero que al mismo tiempo comportan peligros para el espíritu. Más opresiva aun resultaba la historia de la filosofía: «¿cómo queréis pensar sin haber leído a Platón. G. Deleuze toma distancia de la fenomenología. recibe el título de Profesor de Filosofía e ingresa como profesor en el Liceo de Amiens. Era «una escolástica aún peor que la de la Edad Media»3. En 1947 obtiene el Diploma de Estudios Superiores con su trabajo sobre Hume. capítulo en el que Locke y Berkeley tienen su sitio. a las significaciones dominantes.6 Enseguida veremos qué son esa «práctica» y esta «teoría de las relaciones». eminentemente estatal: la historia de la filosofía toma su imagen propiamente filosófica del Estado como bella interioridad substancial o subjetiva. D. juicio. 19. CEDI.» (NF. a los 22 años de edad. Extraña mezcla de ontología y de antropología. la historia de la filosofía siempre ha sido el agente represor dentro de la filosofía y esto se debe a su forma. En proporciones variables. No veía la forma de escaparme por mis propios medios. Porque es a la luz de ese contexto que puede entenderse por qué Deleuze insiste a lo largo de su primer libro en que los manuales y la tradición 3 D. un poco de fenomenología como escolástica moderna. 18. la monografía dedicada a David Hume que será publicada en 1953 bajo el título Empirismo y subjetividad. de ateísmo y de teología. Kant y Heidegger. los estudiantes de filosofía se hallaban doblemente capturados por la fenomenología y por la historia de la filosofía. un poco de dialéctica hegeliana. 2010. método. La penúltima entrevista (1988). una investigación del entendimiento. Hyppolite. Alquié. hace del espíritu un Estado absoluto: De ahí la importancia de nociones como las de universalidad. forman extrañas combinaciones. de lo subterráneo. y tal o cual libro sobre ellos? Formidable escuela de intimidación que fabrica especialistas del pensamiento»4. 271) 4 5 6 D.5 En este marco. pero en el caso de Hume hay algo muy extraño que desplaza completamente al empirismo y que le da una nueva fuerza: una práctica y una teoría de las relaciones.ABC = El ABC de Deleuze. un poco de fulguración nietzscheana. Bergson. 2 . Por ahora me interesa dejar esbozado el contexto académico en el que Deleuze escribe 7. Descartes. que suponía el estudio y la repetición de «las tres grandes H»: Hegel.

78.. p. a la vez. vers. 92-3. la afectividad. Algo hace que un término a se relacione con un término b y no con un término c. el «problema» en tanto horizonte de acción de los conceptos se denomina «plano de inmanencia».. 9 ES. sino que el problema es principalmente práctico y está integralmente constituido por aquello que excede a la razón y que la pone en crisis. los problemas a los que remiten esos conceptos.académica ofrecen un semblante de Hume que neutraliza todo cuanto de subversivo hay en su filosofía. 2010. la tela se someta a la pintura?15 ¿Qué es lo que hace que podamos preferir la destrucción del mundo al rasguño de uno de nuestros dedos (o viceversa)? 16 Deleuze formula el problema de este modo: Ese sujeto que inventa y cree se constituye en lo dado de manera tal. un sistema». además. pensador político e historiador? 10 Digamos. o al menos no puede encontrar los problemas sino a través de los conceptos que crea. Deleuze declara: «cuando llegamos al problema. otras veces. 18 De aquí que la tarea más importante se dirija hacia las circunstancias –las circunstancias concretas. 113. 119. que hace de lo dado mismo una síntesis. Esto es lo que se debe explicar. El filósofo ya tiene que exponer los conceptos que crea y no puede exponer. 22 (segundo contrasentido: la filosofía de Hume no es crítica de las relaciones. 17 ES. en segundo lugar. 14 ES. El lector curioso puede también examinar el apartado «Sobre el empirismo». Ofrecemos algunas coordenadas para quien tenga curiosidad por este tema puntual: ES.17 Y en ese «hacer de lo dado mismo una síntesis. Y en el problema así planteado descubrimos la esencia absoluta del empirismo. 8 No nos detendremos a analizar estas denuncias. un historiador. 25. 18 ES. Buenos Aires.» El ABC de Deleuze. «el formalismo de la conciencia». los principios de asociación (contigüidad. todo se presenta abstracto. ¿Y cuál es el problema que moviliza a Hume en tanto moralista. un pensador político. que Hume subvierte el problema del sujeto mediante esta tesis: «Lo dado ya no está dado a un sujeto. Al menos es un hecho fácil de decidir: Hume es ante todo un moralista. en D. 93. 45 16 ES. nos preguntamos ¿por qué el filósofo no lo menciona? Porque no se puede hacer todo a la vez. 44. CEDI. el sujeto se constituye en lo dado»11. 115 (tercer contrasentido: la esencia del sujeto es práctica. semejanza y causalidad) no explican más que la forma necesaria y superficial del sujeto. tocar sus puertas con la mano? ¿Qué es lo que hace que la superficie se someta al suelo y. donde Deleuze desarrolla las implicancias «vitales» de la fórmula «las relaciones son exteriores a sus términos». La penúltima entrevista (1988). donde Deleuze explica que este planteo hace de la crítica empírica una crítica de tipo inmanente que halla su regla en hipótesis determinables y no en una certidumbre esencial (como ocurre en una crítica de tipo trascendental). 12 ES. Ilustremos la cuestión con algunos ejemplos que da el mismo Hume y que cita Deleuze: ¿Qué es lo que hace que respondamos de manera histórica y geográficamente diferente a la necesidad de construir una morada?14 ¿Qué es lo que hace que la institución de la propiedad requiera unas veces sólo plantar un venablo a sus puertas y. 15 ES. De manera que el problema no es meramente teórico ni está exclusivamente constituido por la razón.12 Entonces digamos. sino crítica de la representación). 3 . 10 11 «Nos interrogamos sobre el móvil de la filosofía. Casi cuarenta años más tarde. 25. 18 (primer contrasentido: confundir atomismo y asociacionismo). 64 y ss. un sistema. Y si no se encuentra el problema al que responde un concepto. que en esta condición crítica de la razón y del sujeto estriba la segunda tesis de Hume (y el emblema deleuziano por excelencia): las relaciones son exteriores a sus términos. 13 ES. Colectivo Editor Devenir Imperceptible.13 Las relaciones que conectan ciertos términos en lugar de otros no se explican a partir de los términos en cuestión. 25 y ss. en primer lugar. no teórica). siempre: no se puede criticar una teoría «sin considerar la índole del problema al que ésta responde y en el que encuentra su fundamento y estructura»9. Veremos la insistencia deleuziana en demarcar estos dos tipos de crítica. ¿Pero por qué?» ES. 117. ES.8 Empirismo y subjetividad (1953) Deleuze mantiene este principio para el trabajo filosófico. En QF. Lo que da un contenido singular y profundo al sujeto son los principios de la pasión. 114-5. 119-20 (por qué la definición clásica del empirismo es inaceptable). p.

35-6. del acto por el cual se refieren los intereses naturales a la categoría política del conjunto o de la totalidad. ES. a partir de lo que considera «la proposición 19 20 ES. es decir. tanto para Hume como para todo el siglo XVIII. 22 ES. entonces la política no pasa por la limitación negativa de los derechos sino por la integración positiva de las necesidades28: El mundo moral es la totalidad artificial en la que se integran y adicionan los fines particulares. 24 ES. como el verdadero moralista es el legislador». 47-8. 21 ES. mediante esta lectura de la filosofía de Hume. No consiste en cambiar la naturaleza humana. La verdadera moral no se dirige a los niños en el seno de la familia. el sistema de los medios que les permiten tanto a mi interés particular como al de otro satisfacerse y realizarse. no se trata de un problema meramente gnoseológico sino de un problema eminentemente político. 5.30 Así. 32 y ss. Es decir: las cosas no son así. o bien es. «El problema moral es el del esquematismo. Así comprendido. 4 . 113. es decir. que «a la historia se la debe concebir como una física del hombre»27. Se trata de una invención que ha de ser. sino a la práctica moral. pues. 36: «La conciencia moral es conciencia política: la verdadera moral es la política. 24 Este es el punto focal del desarrollo humeano de la cuestión del hábito: «los hábitos no son de la naturaleza. ES. 19 En este planteo problemático reside «la esencia absoluta del empirismo»: si «el entendimiento no es más que el movimiento de la pasión que deviene social»20. el joven Deleuze conduce lo que el viejo Deleuze llama «una guerra sin batallas. 26 ES. social. únicamente los primeros pueden explicar que determinada idea se asocie a un momento determinado antes que otra. sino a los adultos en el seno del Estado.»26 Por eso Deleuze puede afirmar. 25 ES. lo que equivale a lo mismo. 28 29 ES. Estas son exactamente las variables que definen nuestras pasiones. que no está dada en la naturaleza. han llegado a ser así y podrían ser de otra manera. Deleuze emplaza. que los principios de la pasión se deben unir a los principios de asociación para que el sujeto se constituya en el espíritu. Resaltamos. 40. Vemos. leyendo la obra de Hume. entonces el centro del problema está en las circunstancias que modulan a las pasiones e intereses en cierto sentido y no en otros. un conjunto de circunstancias siempre singulariza al sujeto. 24-5. geográfica. políticamente–. hacia las variables que definen cuáles pasiones y cuáles intereses singularizan a un sujeto: Hay que tomar literalmente la idea según la cual la afectividad es asunto de circunstancias.22 Y de esta manera. política y nada más que política. pero lo que sí es de la naturaleza es el hábito de contraer hábitos»25.determinadas histórica. Y si el principio pasional de la antropología humeana no es el egoísmo sino la simpatía. 114. Si los segundos explican que las ideas se asocian. 35 (cursivas originales). 12.21 De esta manera. 23 C. una guerra de guerrillas»23 librada contra el poder estatal de la historia de la filosofía y contra el poder religioso con que la academia ha instalado cierta imagen de Hume: la problemática del sujeto no concierne principalmente a la teoría del conocimiento. nuestros intereses. el empirismo sienta bases filosóficas para la intervención política: Aquí encontramos el principio de toda filosofía política seria. sino en inventar condiciones artificiales objetivas tales que los malos aspectos de esta naturaleza no puedan triunfar. 27 ES. ésta antes que aquélla.29 Este sistema de medios o mundo moral es la cultura.

34 ES. entonces la ilusión toma cuerpo. la instancia dialéctica se define ahora por un no-ser como ser de lo negativo. inconsciente: es extra-proposicional.» 35 ES. que involucra a ese «inconsciente» que veremos en el apartado dedicado a Nietzsche y la filosofía y que declara que la razón del anti-hegelianismo es eminentemente práctica: «Ahora bien.33 Si Deleuze insiste en mapear el modo en que se ha producido el fundamento del mundo en que vivimos es porque no hay otra manera de comprender cuáles serían las condiciones necesarias para salir de ese modo de producción. No se dirá de muchos libros de filosofía que son falsos. Guattari a propósito del funcionalismo y en qué sentido su éxito o fracaso depende del dominio de aplicación (para un amplio desarrollo de esta materia. IX de SPE (140-9). en la reivindicación del pan. Aún la crítica dirigida contra una filosofía no es otra cosa que la creación de otra filosofía: cuestionar un problema es plantearlo de una manera distinta. la sombra se anima y parece adquirir una vida autónoma: se diría que cada afirmación remite a su negativo. En vez de definirse por un (no)-ser como ser de los problemas y de las preguntas. Por ahora. formular y desarrollar un problema. su prospectiva: la filosofía debe constituirse como teoría de lo que hacemos. consiste. sub-representativa. de la posición diferencial y de la afirmación de la diferencia. al fin y al cabo. 42. no es más que otra manera de decir: el sujeto se constituye en lo dado. y no es la verdad lo que inspira la filosofía. leyendo a Nietzsche. La institución. 115.32 Y la teoría de lo que hacemos es. Enseguida veremos que esta es la tarea que Deleuze denominará.»34 Porque… …toda teoría filosófica es un problema desarrollado. Sólo que de ahí no se puede concluir que la institución se explique por la tendencia. aun a costa de volverlo contra sí mismo. Se trata. bien mirado. el cap. puede leerse (QF. de alcanzar la instancia de producción de un planteo problemático. […] Hasta la historia de la filosofía carece del todo de interés si no se propone despertar un concepto adormecido. no hay. y se las encuentra en otras épocas y otros países. Y. es un sistema prefigurado de satisfacción posible. […] el instinto traduce las urgencias del animal. atendamos al hecho de que «no se trata de saber si las cosas son así o no lo son.» Cf. 32 ES. Aquí tenemos una forma de matrimonio y un régimen de propiedad. el comentario de F. no en resolver un problema. es sustituida por la falsa génesis de la afirmación. eso que Deleuze denomina. en su tesis doctoral. mientras que la institución traduce las exigencias del hombre: la urgencia del hambre se convierte. 38. no tiene “sentido” sino por su negación […] Comienza la larga historia de una desnaturalización de la dialéctica que alcanza su culminación con Hegel y que consiste en sustituir el juego de la diferencia y de lo diferencial por el trabajo de lo negativo. se trata de saber si es o no es bueno. sino que carecen de importancia o de interés. p. no como teoría de lo que es. «genealogía» y «legislación»: pensar qué condiciona al pensamiento y a la vida para ensayar nuevas condiciones. Y un problema es la apertura innovadora de un horizonte de sentido. Notemos el esfuerzo del joven Deleuze por evitar caer en un funcionalismo ingenuo (ES. es decir. representarlo otra vez sobre un escenario nuevo. Y. precisamente porque no crean concepto alguno. producida por lo negativo y como negación de la negación. se subordina al acto de plantear el problema y desplegar sus implicaciones necesarias. 148. en el hombre. construye instituciones. Y. pero son medios oblicuos. nos dice Hume. En el matrimonio se satisface la sexualidad. «la decisión de los problemas» 36. en la propiedad privada se satisface la avidez. 33 Cf. 31 «El hecho de que no haya subjetividad teórica y no pueda haberla se vuelve la proposición fundamental del empirismo. 118. Esto supone que no hay 30 ES. y nada más: por sí misma. en su última gran obra. 84-5): «La filosofía no consiste en saber. sino que son categorías como las de Interesante. ver el cuarto capítulo de Capitalismo y esquizofrenia I: El Anti-Edipo). modelo de acciones. pues eso no es decir nada. un sujeto distinto de la práctica. crear otro problema. una constelación interesante. nada más ni nada menos. C. si es riguroso o no. Tal es la diferencia entre el instinto y la institución: hay institución cuando los medios gracias a los cuales se satisface una tendencia no están determinados por la tendencia misma ni por los caracteres específicos. así. donde Deleuze explica por qué «la inspiración spinozista es profundamente empirista». 43): «Hablamos aquí de instituciones propiamente sociales y no de instituciones gubernamentales. por naturaleza. la irrupción de una perspectiva hasta entonces inhabitual. a decir verdad. indirectos: no satisfacen la tendencia sin reprimirla al mismo tiempo. sino en desarrollar hasta el fondo las implicaciones necesarias de una cuestión formulada. todo esto no sería nada sin las implicaciones prácticas y los 5 . La complementariedad de los positivo y de lo afirmativo. Sistema de medios. en sí misma. ni aportan una imagen del pensamiento ni engendran un personaje que valga la pena. La argumentación. Y si el sujeto se constituye en lo dado.35 Hacer filosofía es. el problema que las hace así. en efecto. Notable o Importante lo que determina el éxito o el fracaso. 30): «el hombre no tiene instintos. que hace de elementos considerados hasta ese momento insignificantes. a partir de Empirismo y subjetividad. 118. en primer lugar. Pues la Idea-problema es.» Y en «Instintos e instituciones» (1955). Si se intenta reconstruir el problema a imagen y semejanza de las proposiciones de la conciencia. ¿Por qué este régimen y esta forma? Mil variantes son posibles. Deleuze llega a esta conclusión (ID. la teoría de lo que nos hace. y no se asemeja a las proposiciones que representan las afirmaciones generadas por ella. todo se invierte si se parte de las proposiciones que representan esas afirmaciones en la conciencia. 36 Nos permitimos incluir en esta nota una larga cita porque entendemos que condensa la articulación filosófica y política de un planteo que recorre toda la obra deleuziana.» ES.fundamental del empirismo»31. impensada.

progresivo. si merece existir. Con otras palabras. No obstante. se las disipa. DRL.. sin embargo. Castro. inmanente. mientras que el inconsciente vive de problemas y diferencias. de la creación de conceptos y la plasmación de una filosofía propia. puede representarse rápidamente en tres aspectos. un concepto». que los filósofos jamás se plantean las mismas preguntas ni construyen los mismos problemas. la sombra tras la cual conserva su pretensión de decidir los problemas. o bien reúne aquellas que le parecen las mejores. en llevar a ellos nuestro poder de decisión y creación. de la historia de la filosofía. Por supuesto. al principio. desde esta perspectiva. La segunda consecuencia se deriva de la precedente: objetar a un autor desde el punto de vista de otro problema es absolutamente vano. resulta más adecuado hablar de «usos» que de «recepción». dos consecuencias importantes que aquí sólo mencionaremos. del tallado de las propias flechas. no vale la pena discutir porque no hay nada que discutir. 2009. y menos aún el encadenamiento de la historia. XIX hasta el Coloquio de Royaumont organizado por Deleuze presupuestos morales de semejante desnaturalización. sino más bien la manera en que la burguesía se defiende y se conserva. Señalamos. Tanto la eternidad como la historicidad de la filosofía se reducen a esto: la filosofía. S. incluso aunque la distancia a salvar sea pequeña y no astronómica. el espíritu conservador de esa empresa. superador. ni la negación de la negación. apoderándose del problema que no hacía sino proyectar su sombra en ellas. aquello que no dijo y que. poco a poco. Existe un uso legítimo. del «salto al color» y al paisajismo. sino lo que está sobreentendido en los dichos de un filósofo. es el mínimo cuantitativo: un error.38 Es cierto que la producción de un «retrato filosófico» se diferencia. ABC. es una pluralidad de desarrollos problemáticos irreductibles unos a otros. 216. dado el carácter activo de las lecturas operadas. exteriores entre sí. uno talla sus propias flechas. Hemos visto todo lo que significaba esa valorización de lo negativo. sino que siempre es singular (y la universalidad es un efecto retrospectivo). letra «H». epifenómenos de la conciencia. al menos.40 Desde la cofradía wagneriana y la vanguardia antidecadente a fines del s.» (NF.» DR. trad. que consiste en decir no lo que un filósofo dijo. sino una cadena rota. No por ello es menos sangrienta y cruel. [. tanto como el estudio de las flechas talladas por otros cazadores se diferencia. Buenos Aires. sus presas y sus trofeos. su discontinuidad y su repetición que no se refieren ni a la eternidad del cielo que atraviesan. Citada por François Dosse en Gilles Deleuze y Felix Guattari (Biografía cruzada). FCE. 39 De manera que este uso de la historia de la filosofía supone el estudio de la producción un filósofo (o de una serie de filósofos).» Y en carta de Deleuze a Arnaud Villani puede leerse: «Creo que un libro. la sucesión de cometas. los continentes que ha descubierto. 38 39 C. Se intenta hablar en nombre propio. Y mucho menos un despliegue lineal. se estudian las flechas o las herramientas de un gran pensador. 152) Esta manera de concebir la labor filosófica tiene. Por ello. No hay ninguna filosofía eterna. los conflictos. 269: «Hay una gran diferencia entre hacer filosofía y hacer historia de la filosofía. 3) si estimamos ser capaces de crear un nuevo concepto (función creadora). porque no hay sedimento ni transmisión generacional. no pasa tanto por las flechas como por los disparos: lo que se estudia en filosofía no es un conjunto de meros resultados sino. constitutivo de la propia producción de conceptos. sino por la decisión de los problemas y la afirmación de las diferencias. La historia no pasa por la negación. la manera en que se nos desvía de la más alta tarea. las oposiciones. y se descubre que el nombre propio no puede designar más que el resultado de un trabajo. 37 «La cadena de los filósofos no es la eterna cadena de los sabios. la que consiste en determinar los problemas. Las contradicciones no “se resuelven”.. Intermezzo: los usos de Nietzsche La recepción de la obra de Nietzsche en Francia tiene una historia tan rica y tan vasta que cualquier intento de resumirla aquí sería frustrante. Lo que hay. un olvido. Sólo se escribe un libro digno si 1) pensamos que los libros sobre el mismo tema o sobre un tema cercano caen en una especie de error global (función polémica del libro). pero para intentar enviarlas en otras direcciones. como dice E. ni a la historicidad de la tierra que sobrevuelan. está presente en lo que dijo. En este último caso. intempestiva en cada época. por lo menos. Eslabones inactuales de una cadena rota. 147. siempre intempestiva. 6 . de los «dichos» de una serie de filósofos. 2) si pensamos que algo esencial ha sido olvidado sobre el tema (función inventiva). que. las contradicciones nos han parecido efectos de superficie. hay para Deleuze otro modo de relacionarnos con eso que llamamos «historia de la filosofía». los conceptos que se descubren a condición de haber sabido hacerlos vivir y expresarlos mediante todas las posibilidades del lenguaje. eminentemente. la filosofía no pasa tanto por el retrato como por el movimiento del pincel.fondo común en el pensamiento. el horizonte de sentido abierto por el problema filosófico nunca es universal.37 Sin embargo. es decir.] La contradicción no es el arma del proletariado. al principio. resaltamos en negrita. Identidad de la filosofía. ni ninguna filosofía histórica. En el otro. De manera que no hay historia de la filosofía. series de investigaciones. su historia y el filosofar: ésta es su esencia intempestiva y experimental. que desata todas sus fuerzas en Nietzsche y la filosofía. 396-7. tal estudio se revela. La primera atenta contra la consideración comúnmente extendida de que la filosofía es pensamiento acerca de lo universal: si no hay fondo común del pensamiento. Garzonio. la monotonía de las afirmaciones que así se pretende generar.

todo el trabajo de 40 CASTRO. Y es que la deriva totalitaria de la Revolución Rusa puso de manifiesto la dimensión política concreta de la filosofía en los usos del linaje Hegel-Marx-Lenin. el Collège de Sociologie (fundado por G. el sacerdote y el esclavo son los personajes conceptuales propios de la dialéctica hegeliana y sus derivas militantes. y que toda nuestra época. De manera que la verdadera filosofía. 2. se emplaza bajo el reino de Hegel. en cuanto filosofía del futuro. el recurso a la obra de Nietzsche se explica por la busca. núm. la separación entre el cuerpo (colectivo) y lo que puede. Ver la larga cita deleuziana que colocamos en la nota 36. medirla. la clave para comprender los horrores del stalinismo estaba en la dialéctica hegeliana: La dialéctica es en primer lugar el pensamiento del hombre teórico. sigue siendo la historia de las largas sumisiones del hombre y de las razones que se aplica para legitimarlas. necesita a la negación para asentar su poder. pasando por los intercesores del sindicalismo revolucionario. sin lugar a dudas.41 Asumidas las limitaciones de extensión en este artículo. una «ubicuidad contradictoria» constitutiva de la cultura contemporánea (no sólo francesa). representa la extraña voluntad que conduce a las fuerzas negativas al triunfo. como mínimo. En este sentido.45 Concebir y practicar otro modo de hacer política sin perder «la grandeza de Marx» y su crítica al modo de producción capitalista requería. 45 Ver nota 65. trad. Buenos Aires. 41 42 43 SAZBÓN. bien sea por Marx o por Nietzsche. En 1970 Michel Foucault sucede a Jean Hyppolite en la cátedra de historia de los sistemas de pensamiento en el Collège de France. 44 N. 272-3. Bernal. p. J. NF. que pretende juzgar la vida. Finalmente. que somete la vida al trabajo de lo negativo.44 En este sentido es que «a la historia se la debe concebir como una física del hombre» en la que ha predominado. A. al final de su lección inaugural.42 Desde este punto de vista. Ese movimiento de degeneración no solamente afecta a la filosofía. Eudeba. hasta ahora. R. la dialéctica es la ideología propiamente cristiana. la categoría más fundamental de la historia. el recurso a la obra de Nietzsche. Bataille. sino el principio mismo del que manan la mayoría de los acontecimientos que han determinado nuestro pensamiento y nuestra vida. expresando la vida reactiva en sí misma y el devenir-reactivo del universo. los usos de la obra nietzscheana componen.» El orden del discurso. limitarla. No un hecho en la historia. la «descomposición» de las fuerzas. de Freud y de Saussure. Tusquets. «Los usos de Nietzsche: Foucault y Deleuze». Nietzsche et la philosophie. no es ya histórica en lugar de eterna: debe ser intempestiva. habilitó el trazado de ese otro campo problemático buscado (ahora signado por las fuerzas. Barcelona. (Volviendo a nuestra analogía: no se trataba de cambiar colores o flechas. 7 . bien sea por la lógica o por la epistemología. sino que expresa el devenir más general. de una alternativa a la obra de Hegel 43 y al «trabajo de lo negativo» propio de su dialéctica. esta discontinuidad: «Sé bien que su obra [la de Hyppolite]. 70. Incluso el ateísmo que nos propone es un ateísmo clerical. Por su parte. En segundo lugar es el pensamiento del sacerdote. en Nietzsche en Francia y otros estudios de historia intelectual. De este modo la historia de la filosofía. el hombre teórico. 30. 59-74 (artículo en el que Castro afirma: «El libro de Deleuze. Klossowski) y la revista Acéphale. sino de subvertir el movimiento del pincel y el ejercicio de la arquería. destacando. otro linaje filosófico. a los ojos de muchos. 1999. Y. siempre intempestiva. Así. primavera 2002. 2009. síntomas de una descomposición. el mejor libro sobre Nietzsche en lengua francesa»). E. el inconsciente y la estructura). que habrían conservado la milenaria forma religiosa del sacrificio de la vida en el presente con el fin de hacer cumplir en el futuro los ideales del Reino de la Libertad. es. desde los socráticos a los hegelianos. hasta la imagen del señor es una figura de esclavo. año 2. la sustracción de la producción y sus productos operada sobre los productores. «Aspectos de la recepción temprana de Nietzsche en Francia». Sazbón. me interesa destacar uno de esos múltiples usos: el que considero fundamental para comprender la intervención deleuziana entre tantas lecturas de la obra de Nietzsche. en palabras de J. P. para muchos pensadores (no sólo) franceses. Caillois. por parte de los pensadores de izquierda en general y de Deleuze en particular. 19-64. es el pensamiento del esclavo. González Troyano. en reacción contra la vida. Instantes y azares.) Para muchos pensadores franceses. intenta escapar de Hegel: y todo lo que he intentado decir anteriormente a propósito del discurso es bastante infiel al logos hegeliano.en 1964. UNQ.

Mientras nos contentamos con criticar lo «falso». Deleuze sostiene: La filosofía ha de crear los modos de pensar. Nietzsche vindica que Kant haya sabido establecer la crítica inmanente como fuerza que supera al conocimiento. a la consolidación de un linaje propio: SpinozaNietzsche-Marx. la verdadera fe. el ideal del conocimiento. el primer tomo de ese tratado de economía político-libidinal intitulado Capitalismo y esquizofrenia. intereses. concebía su famosa «Crítica». toda una nueva concepción del pensamiento. NF. 180-1. denunciar la falsa religión. correctiva. denunciar la falsa moral. sino ya desde el principio. Nietzsche considera que la idea crítica y la filosofía son una misma cosa. Paralogismo del alma. pero que Kant precisamente echó a perder esta idea. La filosofía es inseparable de una «crítica». en función de una nueva imagen del pensamiento. a la verdad y a la moral. salen de ella intactos. de «lo que significa pensar». Kant habría sido el primer filósofo que concibió el proyecto de una crítica total y afirmativa. pero el resultado se opuso al proyecto: denunciar las falsas pretensiones del conocimiento. libro que anticipa las líneas fundamentales de lo que será. antinomia del mundo. el capítulo IV retoma el problema de las fuerzas en su despliegue «histórico-cultural». mixtificación del ideal. Resaltamos. por ejemplo. diez años más tarde. el conocimiento ideal a favor de otra cosa. la verdadera moral. adecuados a lo que pasa. ID. 50 46 47 48 49 Desarrollo esta tesis en un trabajo que estoy preparando bajo el título «El precursor oscuro».Deleuze se orientará. la comprometió y la malgastó. su propia verdad y su propia moral. no hacemos daño a nadie (la verdadera crítica es la crítica de las formas verdaderas. pero mantener incuestionada la forma mixtificadora del pensamiento. pero los dominios quedan intactos. pero mantener incuestionado el ideal del conocer. los falsos conocimientos. el capítulo V retoma la crítica a esa historia para habilitar la emergencia política del «Transhumano» (Übermensch). la verdadera religión). o las que se anuncian. hay que concluir: Nietzsche en La genealogía de la moral ha querido rehacer la Crítica de la razón pura. la vida moral. 50 8 . Por lo tanto. pero mantener incuestionadas las pretensiones de la moralidad. O bien se critican las «falsas aplicaciones»: se critica la falsa moral. 125-7. 125. En una entrevista publicada en febrero de 1968. Intentamos tan sólo aislar la estructura formal de La genealogía de la moral. la fe. Pero hay dos maneras de criticar. El capítulo III está en y es el centro del planteo deleuziano: La genealogía de la moral es una reescritura. la que critica de punta a cabo la verdadera moral.47 Según Deleuze. En este contexto filosófico-político se inscribe Nietzsche y la filosofía. de la Crítica de la razón pura. y no la de los contenidos falsos. 28. si el capítulo II presenta los conceptos de «voluntad de poder» y «eterno retorno» para trabajar una tipología y una topología de las fuerzas. poco a poco. NF. las falsas religiones.48 «[Kant] nos reprocha el haber mezclado dominios. no sólo en la aplicación. Debe hacer en su terreno las revoluciones que se están haciendo fuera de ella. para Nietzsche.»49 La crítica a la falsa moral. etcétera. al pseudo-conocimiento y a las ilusiones religiosas tiene como efecto filosófico y político necesario la conciliación y conservación del orden existente (valores y sentidos establecidos). así es como Kant. y sagrados los intereses de la razón (el verdadero conocimiento. no se critica al capitalismo o al imperialismo cuando se denuncian sus «errores»). Pero esa vindicación no atenúa.46 Nietzsche y la filosofía (1962) Los cinco capítulos de Nietzsche y la filosofía se estructuran en un plan escrupuloso: si el capítulo I presenta el concepto de «genealogía» para desmontar estratos de «sentido» y «valor» que acumulan la historia del nihilismo. en otros planos. Pero hay otra familia de filósofos. Si se renuncia a creer que la organización de las tres disertaciones sea fortuita. N. no hay nada de abstracto o puramente teórico en todo esto. el hecho de que Kant no logró superar su propio conocimiento.

Deleuze publica su libro sobre Kant y muestra allí –entre otras cosas– cómo se resuelve el problema de la génesis del sentido común en relación con el sentimiento de lo sublime. Donde el sentido de un fenómeno cualquiera (una institución política. R. Y confrontar. 2003. el filósofo hace depender las esencias «en cada caso […] de una coordinación de fuerza y voluntad»56. la génesis es trascendental. Mas. Galmarini. Por ello. como mínimo. 4) La crítica es conducida por el Sujeto (funcionario de los valores en curso). la crítica se pregunta quién quiere un pensamiento. Esta distinción entre dos tipos de crítica parte del siguiente supuesto. A este tipo de crítica Nietzsche la llama perspectivismo. 83-9). ver Filosofía crítica de Kant. 56 NF. un órgano biológico. digamos que la naturaleza humana (la discordante concordancia entre las facultades kantianas) no cambia. la crítica a las falsedades que busca verdades para reponer y la crítica a las verdades que busca orígenes adonde remitirlas para ponerlas en contingencia. En palabras del cuerpo principal de nuestro artículo. Madrid. es decir. que no hay ilusiones del conocimiento sino que el conocimiento es una ilusión. 2) Establece un pensamiento que piensa contra la Razón. trad. De este modo. biológico. ID. 1997. elemento). Por la evaluación de los valores. en el estudio deleuziano sobre Kant. M.) Para abordar todo este asunto. 90-3. eminentemente práctico: si pensar depende siempre de ciertas coordenadas de existencia (lugar. el § 29 y su respectiva «Observación» en la Crítica del juicio kantiana (Crítica del discernimiento. En lugar de naturalizar el pensamiento. un concepto filosófico) radica en la relación entre el fenómeno y la fuerza (complejo activo/reactivo) que lo posee. También «La idea de génesis en la estética de Kant». la «reescritura correctiva» que la Genealogía de la moral acomete sobre la Crítica de la razón pura nos provee un contraste entre dos tipos de crítica: Crítica de los contenidos (Kant) 1) Parte de principios trascendentales que condicionan a los fenómenos. trad. el filósofo es artista: crea circunstancias que afirman maneras 51 52 NF. pero el tipo de acuerdo que se genera entre las facultades depende de la formación cultural. total) indagará cuáles son esas coordenadas. la crítica de las formas. La génesis es trascendental y remite a la práctica moral como destino de la humanidad. sino que cambia la cultura en que esa naturaleza se despliega. 2) Establece un pensamiento que piensa obedeciendo a la Razón. Por la interpretación de los sentidos. 110. 5) El objetivo de la crítica consiste en justificar los fines del hombre.51 entonces la crítica (legítima. único principio filosófico capaz de operar una «crítica total». 3) Ofrece la figura del legislador como genealogista que crea nuevos valores. pone de manifiesto la voluntad de poder que domina en un complejo (histórico. que interviene en esa génesis. Madrid. el filósofo es médico: halla síntomas que activan maneras de pensar y convierte una anécdota de la vida en un aforismo del pensamiento. que Kant reconoce una determinación empírica. científico. desde cuál punto de vista. (Y cualquiera que lea la serie de editoriales de Amartillazos notará que este problema nos ocupa las teorías y las prácticas desde hace años. Y donde el valor de algo estriba en la jerarquía de las fuerzas (complejo afirmación/negación) que allí se expresa. Ahora bien. 7.»55 Al sustituir la pregunta «¿Qué es X?» por la pregunta «¿Quién quiere X?». pp. pp. 3) Ofrece la figura del legislador como juez de tribunal que controla los valores establecidos. 54 En 1963 (un año después de la publicación de Nietzsche y la filosofía). Digamos. Cátedra. 9 . Aramayo y S. muy escuetamente. 54 Este es el proyecto más general de Nietzsche: «introducir en filosofía los conceptos de sentido y valor. no niega las esencias sino que las trata como mezclas de sentido y valor. Vemos que esta problemática de la cultura como génesis empírica y trascendental continúa. un hombre y unos fines naturalizados. pero no reduce esta génesis a esa determinación. 53 NF. Las cinco características del cuadro comparativo52 revelan que la crítica radical. hora. 55 NF. cuál voluntad la motoriza. el hombre y sus fines. 224-42). 4) La crítica es conducida desde el punto de vista de la Voluntad de poder. los estudios sobre Hume y sobre Nietzsche. el sentido común es el campo de las evaluaciones culturalmente producidas. 77-95 (en especial. 155. político…) y revela que no hay fenómenos morales sino interpretación moral de los fenómenos.Hay dos tipos de crítica: la crítica de los contenidos falsos y la crítica de las formas verdaderas. Crítica de las formas (Nietzsche) 1) Parte de un principio genético y plástico que remite sentido y valor a las fuerzas en juego. Confeccionado en base a NF. 132-3. 129.53 La crítica nietzscheana se sitúa en la perspectiva del que quiere. 5) El objetivo de la crítica consiste en crear otra sensibilidad. Machado Libros. se pregunta quién conduce la crítica. cultural.

histórica y política». tal como lo vimos en la lectura deleuziana de Hume. 134-8 y 159. tarea que sintetiza las del médico y el artista.de vivir y convierte una evaluación del pensamiento en una perspectiva de la vida. sociológica. en tanto médico y artista.59 Sentidos y valores remiten a maneras de ser. como él la instaura y la concibe. Así lo resume Deleuze: la filosofía de los valores. «Crítica y clínica» es. 63 NF. Resaltamos. niega lo bajo y afirma lo alto. «una realidad al mismo tiempo biológica. Esta es la razón por la que tenemos siempre las creencias. esto es. quiere afirmar su diferencia o negar lo que difiere. 7-8. 61 NF. implica una inversión crítica.» 62 ¿Y qué quiere una voluntad? Primera sutileza del método: una voluntad no quiere un objeto. 65 NF. un sentimiento. El concepto de valor.» O. Debe ejercerse cierta violencia sobre el pensamiento para lanzarlo a un devenir activo. en efecto. […] La filosofía crítica tiene dos movimientos inseparables: referir cualquier cosa. los sentimientos y los pensamientos que merecemos en función de nuestro modo de ser o de nuestro estilo de vida. modos de existencia». que son el origen –a la vez. el adiestramiento cultural no consiste en cambiar la naturaleza humana. y en C. donde Deleuze explica que «Los géneros de conocimiento son también maneras de vivir. El legislador nietzscheano penetra los sentidos y valores establecidos hasta encontrar sus noblezas y vilezas. 57 Sintomatología de las fuerzas que dan sentido a los fenómenos y subversión de los valores vigentes: el filósofo. que recibe del propio Deleuze y desde Nietzsche y la filosofía el nombre de «método de dramatización»61: «Dado un concepto. es decir. 152. 23 y ss. Esta violencia es un adiestramiento que Nietzsche llama «cultura».64 Lo cual nos lleva a una segunda sutileza del método: «el método de dramatización supera al hombre»65. no son valores. Esta tarea inventiva es la tarea del filósofo en tanto legislador. La consigna metodológica «crítica y clínica» aparece. hay que confesar que todavía no pensamos. como crítica de las fuerzas en juego.66 De manera que pensar. 168. 62 NF. 214. Mientras nuestro pensamiento está ocupado por fuerzas reactivas. una creencia. destroza leyes a martillazos y transmuta 57 58 N. capaz de transmutar sus matices demasiado humanos. al descubrimiento de otra cualidad de la voluntad de poder. a condiciones de vida. 226-7. además del título de su penúltimo libro. hace clínica y crítica. se les tratará como síntomas de una voluntad que quiere algo. en términos de la lectura deleuziana de Hume: así como se puede concebir la historia como una física del hombre. Nietzsche dice: lo inhumano y lo sobrehumano. 113: «Si bien es cierto que el triunfo de las fuerzas reactivas es constitutivo del hombre. Una cosa. sirviendo precisamente de principios a los valores en relación a los cuales juzgan. un dios. 112. es la verdadera realización de la crítica. 59 NF. el cap.60 Esta remisión a un origen en los modos de existencia es el movimiento en ejercicio del método deleuziano. una de las once etiquetas con que Deleuze clasificó el conjunto de sus trabajos (ver ID. Y. no son menos dramatizables que un hombre o que determinaciones humanas. XVIII de SPE (283-97). 111. 64 NF. todo el método de dramatización se dirige al descubrimiento de otros tipos que expresan otras relaciones de fuerzas. 66 NF. sino en inventar condiciones artificiales objetivas tales que los malos aspectos de esta naturaleza no puedan triunfar. de hacer filosofía a «martillazos».58 Este es el programa político que Nietzsche defiende para la acción filosófica. 135. Estas fuerzas son las que se apoderan del pensamiento: Pensar depende de las fuerzas que se apoderan del pensamiento. 11. 112-3. la única manera de realizar la crítica total. y que decida su valor. referidas a su elemento.63 O sea que la pregunta «quién» no exige un ejemplo. pero también referir estos valores a algo que sea como su origen. mientras halla su sentido en las fuerzas reactivas. en tanto se dirige al descubrimiento de tipos que expresan fuerzas inhumanas y transhumanas. en sentido activo. Otros desarrollos de esta consigna se hallan en D. por primera vez en el Prólogo de Presentación de Sacher-Masoch (Lo frío y lo cruel). y cualquier origen de algo a los valores. puede concebirse una física de cualquier cosa. un animal. nota al pie). a modos de existencia. siempre. modos de existencia de los que juzgan y valoran. animal o dios. contingente y plural– de esos sentidos y valores. 206. 60 Cf. […] Las valoraciones. sino un tipo. expresamente caracterizada. no es el ejercicio natural de una facultad. 10 . publicado en 1966. sino maneras de ser.

161n. 71 NF. 74 NF. en suma.77 Filosofar es denunciar cuándo el pensamiento adopta las formas de la bajeza. 72 NF. que tienen otras preocupaciones. 149. nada de críptico. el error como efecto de fuerzas exteriores al pensamiento (cuerpos. Y no perdamos de vista que esto se inscribe en la problemática del «empirismo trascendental» mencionada en nuestra nota 54. la cultura como formación (paideia) del pensamiento operada por fuerzas selectivas que ponen en juego el inconsciente del pensador. 153. 73 Ver «El método de dramatización» (comunicación de la tesis doctoral). 70 NF.67 En este sentido «el legislador no es quien legisla. la respuesta debe ser agresiva ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. 153. que «esta psicología es también la del cosmos»76. el método deleuziano de dramatización es inseparable de la triple tarea que constituye el quehacer filosófico: crítica a todas las mixtificaciones.instituciones legislando. Retomemos un ejemplo para dejar claro cómo todo esto nos interpela cotidianamente: «no se critica al capitalismo cuando se denuncian sus “errores”». Lo vil. el filósofo legislador hace genealogía: critica la imagen del pensamiento establecida y crea una nueva imagen. 62-3. el sentido y el valor como elementos del pensamiento y. 11 . 70 entonces la nueva imagen se levantará teniendo en cuenta. imagen moral. y en tanto lleva a cabo una genealogía de la voluntad. el filósofo es artista. 205. 77 NF.. A partir de esta recomposición de la labor filosófica. 204. nada de metafórico. el filósofo tiene como tarea remitir el pensamiento y sus conceptos al sistema de fuerzas que los producen. es decir. cuando se adopta la perspectiva del consumo (voluntad burguesa-liberal) o cuando se adopta la perspectiva de la distribución (voluntad burguesa-populista). Así. La filosofía no sirve ni al Estado ni a la Iglesia. 40. N. el filósofo es médico. (Ahí estriba «La grandeza de Marx». el filósofo es legislador. en ID. por un lado.) Por eso. agresividad del pensamiento y creación de una nueva sensibilidad. 42. Y en este sentido. lo hemos dicho. a sus determinaciones dinámicas espacio-temporales. Sólo tiene este uso: denunciar la bajeza del pensamiento bajo todas sus formas. a la génesis en las disyunciones inclusivas de la contingencia y la multiplicidad. intereses sensibles) y el método como artificio universalmente válido para conjurar el error. al drama del logos en el inconsciente. 146. 76 N. sino quien instituye»68. La crítica total se dirige siempre al modo de producción. 72 Así. 80. Incluso la filosofía cae presa de esta forma en un momento preciso: cuando renuncia a la crítica de las formas verdaderas y se limita a la crítica de los falsos contenidos. […] Sirve para detestar la estupidez. 188. en tanto realiza una sintomatología de los fenómenos. Y si la imagen dogmática –esto es: moral–69 del pensamiento sostiene la verdad como buen sentido del pensar. por otro.73 Sólo teniendo en cuenta el carácter transhumano –totalmente despojado de los privilegios concedidos al objeto de la psicología o de la antropología74– de las fuerzas que se apoderan del pensamiento puede entenderse que «Los conceptos nietzscheanos son categorías del inconsciente»75. hace de la estupidez una cosa vergonzosa. ES. 49. Una tarea que no tiene nada de oscuro.» DR. en tanto produce una tipología de las fuerzas. pasiones. que esas fuerzas son aprehendidas por el concepto de voluntad de poder y. 205-6. No sirve a ningún poder establecido. de lo singular y lo común. 127-53.71 Un inconsciente irreductible al aparato psíquico contemporáneo: las fuerzas en juego. de toda sumisión – presuntamente inapelable– a una ley extraña. 67 68 NF. 75 N. lo bajo del pensamiento es su forma mixtificadora. son transhumanas. 33. que el pensamiento es producido en la dramatización del inconsciente. en suma. el origen de toda alienación. 69 «A esta imagen del pensamiento podemos llamarla imagen dogmática u ortodoxa. título del libro que la muerte de Deleuze dejó inconcluso. podemos comprender cabalmente cuál es la dimensión política de la filosofía: Cuando alguien pregunta para qué sirve la filosofía. la esencia de toda vida religiosa y de todo orden estatal.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful