PARA DIALOGAR

Entrevista (imaginaria)

a Shijo Kingo
Shijo Nakatsukasa Saburo Saemon-no-jo Yoritomo, más conocido como Shijo Kingo, era médico y samurai al servicio del señor Ema Mitsutoki. Como samurai, debía absoluta obediencia a su señor. En 1256, Shijo Kingo se convirtió a la enseñanza de Nichiren Daishonin aun sabiendo que el gobierno militar y su amo eran hostiles a su maestro. En 1271, el maestro convocó a su discípulo para que le acompañara hacia Tatsunokuchi, donde iba a ser decapitado. Al ver las lágimas de Shijo Kingo le dijo: “¡Usted no comprende…! ¿Acaso podría haber una alegría más grande?”1 [que dar la vida por el Sutra del loto]. Nichiren envió a su discípulo una gran cantidad de misivas para acompañarle en los acontecimientos de la vida –como la muerte de la madre, la enfermedad de la hija, los conflictos con su amo y con otros samurais, las divergencias familiares con los hermanos–constantemente alentándole a profundizar su fe. Nichiren conocía el carácter irascible, valiente y generoso de Shijo Kingo y en más de una carta argumentó sobre la esencia de la fe y la importancia de la transformación interior. Con esta entrevista imaginaria, queremos acercarnos al discípulo más destacado de Nichiren Daishonin.

C. Global.- A través de las cartas de Nichiren sabemos cuánto le valoraba y cómo le alentó en las diversas circunstancias de la vida. Usted le confiaba todas sus dificultades y problemas y él, por su parte, manifestaba una inmensa confianza en usted, tanto que le mandó llamar cuando lo conducían a Tatsunokuchi para decapitarle, convencido de que usted correría a su lado en ese duro momento. Shijo Kingo.- Sí, nuestra relación fue verdaderamente muy estrecha, había un profundo afecto que iba mucho más allá de una simple amistad. Al principio ni yo mismo era consciente de esto, pero tenía fe en el Sutra del loto y en el Daishonin, confiaba en su criterio. Me sorprendía su perspicacia, su certero diagnóstico de los acontecimientos, aunque esto también a veces me exasperaba, sobre todo la contundencia en sus aseveraciones. C. Global.- ¿Por ejemplo? Shijo Kingo.- Por ejemplo una de las pocas veces en que me abandoné a la lamentación, quizá la única, fue cuando le dije a Acharya Ben 2 que estaba practicando este Sutra tal y como me dijo mi maestro, pero que no disfrutaba de paz, de seguridad y tampoco de buenas

circunstancias sino un sinfín de dificultades. Mi maestro enseguida me envió una carta: “¿Es cierto esto o me han transmitido un informe falso? […]Una frase del Sutra del loto asegura que es ‘lo más difícil de creer y lo más difícil de comprender’. Muchos oyen hablar de este sutra y lo aceptan pero cuando comienzan a surgir grandes obstáculos –tal y como les había anticipado –, pocos recuerdan la advertencia o la toman en cuenta. 3 Mi ” maestro sabía muy bien conjugar una recomendación de gran sentido práctico con una fuerte orientación basada en la fe. La fe en el Sutra del loto era la base en la que apoyaba su orientación y siempre demostraba una inmensa fe en mi capacidad de transformar mis errores. Nuestra relación fue una genuina relación de maestro y discípulo. C. Global.- Usted pertenecía a una élite militar, era médico y conocido por tener un carácter impulsivo. ¿Cómo encajaba los comentarios que el Daishonin le hacía en tantas ocasiones sobre su carácter y temperamento? Shijo Kingo.- Me costó entender que cuando se quiere la felicidad de alguien hay que ser sincero. Como médico, me sorprendía la capacidad de mi maestro para profundizar en la condición humana y por eso tomaba

1) LEDND pág. 806 2) Acharya Ben, también llamado Nissho (1221–1323), fue uno de los seis discípulos ancianos del Daishonin. 3) LEDND pág. 493

10 CivilizaciónGlobal

He de reconocer que mi arrogancia me hizo confundir en más de una ocasión la prudencia con la cobardía. ¿quiere esto decir que se ha vuelto más calmado? Shijo Kingo. Global. pág. con su señor feudal. Nichiren me instó a transformar el rencor en gratitud. Fuertes batallas se libraron en mi corazón.Habla usted en pasado. pero gracias a la práctica de Nam-myoho-rengue-kyo he podido reconocer mi predisposición a la ira y a la precipitación y. 4 Otra vez me dijo: “Una espa” da es inútil en manos de un cobarde. CivilizaciónGlobal 11 . ya fuera otro combatiente o la enfermedad. no solo no lo aceptaba sino que me creía poseedor de las mejores cualidades propias de un samurai. C.No. la gratitud me permitió reconquistar la confianza de mi amo y conseguir más tierras. Fue un momento clave de mi existencia. Y si preguntamos qué le ha permitido a usted brindar tamaño apoyo. 721 ayuda que me permitió no morir de hambre cuando fui desterrado a la provincia de Sado? […] Esa única ayuda ha sido la de usted.Cuando Ema confiscó mis tierras y me conminó a que abandonara la fe.. consciente de esto y gracias a la orientación de mi maestro. C. 6 Yo era ” un samurai y estaba rodeado de enemigos.. 790 5) Idem.. En una de sus cartas mi maestro me dijo: “¿Cuál fue la 4) LEDND pág. severo otras.. Ema. 5 Estas palabras que” man como el fuego para un samurai. pero mi maestro estuvo ahí. fue un envite a que asumiera mis responsabilidades. diríamos que ha sido su señor feudal […] por otro lado.. Global: ¿Cómo se sale victorioso cuando las turbulencias nos agitan tanto que dejamos de ver el sol? S. pág. pues lo cierto es que estaba realmente enojado.Hubo muchas orientaciones profundas y que recuerdo a diario pero. del rencor y del sufrimiento. allí brota la fuerza necesaria para sobrevivir a las desbocadas corrientes del miedo. Es cierto que no acepté fácilmente que yo tenía un temperamento fogoso e irascible. Pase lo que pase. no sería correcto abandonar su puesto al servicio de la persona a quien tanto le debe. Shijo Kingo. como saben. del odio. Estaré siempre agradecido a Nichiren Daishonin por propiciar el cambio de mi vida. 433 6) Idem. me sentí muy orgulloso cuando fue tan generoso al decirme: “usted es una de las muy pocas personas cuyos actos concuerdan con su voluntad: su determinación es más férrea que la de los demás. pero siempre humano y cálido. como hombre. si usted pudo cumplir sus deberes filiales fue también gracias a su señor feudal. C. y si he podido sobrevivir ha sido gracias a su apoyo sincero.Global: Háblenos de sus dificultades en el trabajo. aprendí a utilizar ante todo la estrategia del Sutra del loto. Global. Gracias al Daishonin entendí que la verdadera victoria se gesta en el corazón. Esa fuerza me permitió levantar la cabeza y volver a ver el horizonte justo cuando parecía que todo estaba perdido.¿Qué frase del Daishonin le aportó más? Shijo Kingo. C. Bueno. Nunca regateó un aliento o un elogio y estoy convencido de que esto ayudó a que en mi corazón se produjera un gran cambio. Una fuerza que transforma la oscuridad en luz. Kingo: Por mi formación como samurai y como médico tendía a pensar que la victoria siempre pasa por la derrota del contrario.Entrevista (imaginaria) a Shijo Kingo en cuenta sus consejos aún a veces sin comprender la profundidad de sus razones y esto fue determinante en mi vida. no ¡por favor! Yo soy el mismo. ¿Pueden imaginar qué transformación tuve que hacer en mi corazón para aceptar que le debía agradecimiento y no rencor a mi amo? Finalmente. paciente a veces. sinceramente.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful