Desechos Tecnológicos: La Nueva Basura del Siglo XXI Mauricio Núñez Gerente RSE-Medio Ambiente, RECYCLA Chile

www.recycla.cl

Desde hace más de 30 años se inició una carrera vertiginosa en la creación de productos
tecnológicos, en la que todos hemos tenido mucho que ver. Se trata de la revolución tecnológica, basada fundamentalmente en el desarrollo de la electrónica y su incorporación a nuestra vida cotidiana como teléfonos celulares, computadores, impresoras, etc. En nuestro país existen cerca de 10 millones de celulares activos y más de 500 mil computadores, además de diferentes artículos electrónicos: fax, scanner, fotocopiadoras, entre otros, que se transformarán en una amenaza mortal al medio ambiente al término de su vida útil. Es imposible no detenerse a pensar qué pasará con ellos. El desarrollo tecnológico experimentado en las últimas décadas ha motivado a las nuevas generaciones a incorporar como parte de su vida cotidiana innumerables artículos electrónicos, cada vez más sofisticados y con una vida útil más corta, lo que nos impide darnos el tiempo de pensar detenidamente qué sucede con ellos cuando los eliminamos o los cambiamos por otro. Hoy, los primeros celulares, por ejemplo, han pasado a ser piezas de museo y los nuevos, cada vez más sofisticados, incorporan funciones que obligan a desechar los antiguos con más rapidez. Lo mismo sucede con los primeros computadores, inútiles, producto de la aparición de nuevos programas y tecnologías que los hacen desaparecer del mercado. Así, suma y sigue. En todo el mundo están dejando de funcionar miles de aparatos que, aunque no hayamos tomado conciencia, se convierten en una amenaza mortal para el medio ambiente. Desde ese entonces, hemos comenzado a hablar de Basura Electrónica o E– Waste. “Un computador en el cual, entre sus variados componentes, encontramos plástico, vidrio y materiales tan delicados en su manejo como el plomo, el mercurio o el cadmio, entre otros, puede estar en su escritorio por años y no representar ningún peligro. El problema comienza cuando esa computadora, después de ser desechada de manera irresponsable y sin control, llega a un sitio en donde hay humedad y calor excesivos, es entonces cuando los materiales dentro de ella se descomponen, generan reacciones químicas y se convierten en contaminantes mortales”. La problemática de la basura electrónica o E–Waste es hoy un asunto urgente en materia ambiental que los gobiernos de Estados emergentes deben tomar en consideración. Por ello, es primordial que los consumidores intenten optimizar el uso de los aparatos

eléctricos y electrónicos, intentando entre otras soluciones: • • • • • Buscar a alguien que sí los pueda aprovechar. Promover en las empresas productoras de tecnología la fabricación de aparatos: De mejor calidad. Que contengan componentes con una mayor vida útil. Con componentes compatibles con otros equipos.

De manera de desecharlos cuando esta sea la única alternativa posible. Por otro lado, es importante también que las instancias de gobierno generen las opciones de tratamiento apropiadas para este tipo de desechos, ofreciéndolas a la ciudadanía en forma regulada y ordenada. Actualmente, una de las soluciones más adecuadas para el final de desechos electrónicos es el reciclaje, es decir, el aprovechamiento integral de sus componentes para nuevos productos. Frente a otras alternativas, el reciclaje permite –previo tratamiento de los elementos contaminantes– devolver al ciclo económico materias primas, y contribuir a la preservación de los recursos naturales no renovables, reduciendo el consumo de energía necesaria para la extracción de los mismos, mediante la recuperación de materiales contenidos en los equipos obsoletos. Existen pocas empresas en el mundo que están realizando esta labor de manera responsable y garantizando la recuperación del 100 por ciento de los materiales que componen los electrónicos. Es un proceso costoso y poco rentable que requiere definitivamente del apoyo gubernamental, pero que vale la pena sí de evitar una contaminación tan grave del agua y del suelo se trata. Uno de los casos exitosos es EMPA, que pertenece a Universidad Federal Suiza de Tecnología, ETH Zürich. Sus temas son las ciencias e investigación en materiales y en sus características. EMPA efectúa, además, investigaciones en el tema de desechos electrónicos y brinda servicios diferentes en esa materia. Uno de los destacados, y en el cual está trabajando actualmente, es el control técnico de las empresas de reciclaje de e–waste de Suiza en contrato por SWICO, la organización responsable para el manejo de estos desechos en ese país. Además están trabajando a nivel internacional con diferentes proyectos, el más reciente es el de “Knowledge partner-ships with developing countries in E–Waste recycling”.

Recientemente, el director de EMPA, Heinz Boni, presentó un paper en el cual señala que actualmente en Europa se generan 500 millones de toneladas de basura electrónica anualmente, y a pesar de las nuevas técnicas de reciclaje que se están efectuando, aún el porcentaje de reciclaje es bajo: apenas llega a un 20% del total. Como vemos, hay países que están trabajando sobre este asunto hace bastante tiempo. Afortunadamente este tipo de tecnologías está llegando a nuestro país, de manera de convertir la basura electrónica (E–Waste) que generan nuestras empresas, en chatarra electrónica (E–Scrap), es decir, materias primas no renovables que nos permitirían ahorros energéticos y de agua realmente significativos para nuestro país. Esperamos pronto poder contar con alternativas al alcance de todos para desechar de manera responsable y segura todos aquellos aparatos que ya no usaremos. Frente a lo anterior tenemos que reflexionar sobre los siguientes temas: • ¿Qué estamos haciendo como personas inmersas en este mundo tecnológico actual, para el adecuado final de los componentes electrónicos que estamos desechando continuamente? • Su empresa ¿posee políticas adecuadas al desechar sus computadores, impresoras, teléfonos celulares, fotocopiadoras, fax, etc., que están en desuso? • ¿Estamos informados como sociedad de los peligros medioambientales y del riesgo para la salud de los seres vivos, que encierran, por ejemplo, los monitores de las computadoras y las baterías de los celulares que contienen plomo, mercurio, cadmio, entre otros, si estos no son tratados adecuadamente? • ¿Qué se está haciendo en materia legal con respecto a la preocupación que les corresponde a nuestras compañías, al deshacerse de sus desechos electrónicos a través de empresas dedicadas adecuadamente al tema y no por los métodos utilizados en la actualidad, como lo son el acopio en bodegas o en basurales, destrucción sin control adecuado, entre otros? Frente a esta permanente y creciente problemática de crecimiento de la Basura Electrónica en los países emergentes, se hace necesario una legislación más fuerte que convoque a fabricantes y a usuarios a relacionar este tema con el cuidado del medio ambiente, ya que según estudios realizados por destacadas universidades estadounidenses, la propensión a respirar materiales tóxicos provenientes de este tipo de residuos puede provocar, en algunos casos, daños irreparables al suelo y también a las personas (ver gráfico de componentes de computadores y monitores). Con todo, la dinámica del E–Waste, supone una completa reformulación del reciclaje

electrónico. También existe el concepto de Reciclaje Social, en que las empresas ofrecen trabajo a aquellas personas vulnerables socialmente, en un concepto que es muy difundido en países desarrollados como sustentabilidad social en el marco de la responsabilidad social empresarial. Dado lo anterior, existen empresas de reciclaje que destacan por esa labor de emprendimiento social, otorgando una dinámica de apoyo a aquellas familias o padres de familias que se han visto privados de libertad.

COMPONENTES DE COMPUTADORAS Y MONITORES Fuente: Maxus Technology Inc. (Gráfico)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful