P. 1
Sentido de La Muerte

Sentido de La Muerte

|Views: 51|Likes:
Published by Juan Luis Chumpitaz

More info:

Published by: Juan Luis Chumpitaz on Jan 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/29/2013

pdf

text

original

Grupo de Oración Carismático “Ven y Sígueme” Parroquia Santa Beatriz - Lince RCC – Diócesis de Lima – Zona X

TEMA: EL SENTIDO DE LA MUERTE PARA EL CRISTIANO
De muchas cosas en esta vida podemos tener incertidumbre, pero el morir, el fin de nuestra existencia terrena, es una certeza. Hay certeza de que alguien ya está muerto (su cuerpo ya no contiene a su alma, ni a su espíritu) cuando comienza la putrefacción del cuerpo. Los cristianos creemos que hay vida después de la muerte, No soy un Dios de muertos sino de Vivos (Mt 22, 32) y a Dios se conduele con nosotros cuando muere un ser querido (Sal 116, 15). Y, sobre todo, tenemos esperanza, la cual nos la da el Señor: de resucitar en el último día (juicio final), pues, si esto no fuera así, si la resurrección no fuera una realidad, nuestra fe dejaría de tener sentido (leer 1 Cor 15, 12 – 20). Después de la muerte ocurre lo que se llama el juicio particular, en el cual nos veremos tal cual somos, tal cual hemos vivido, cuánto hemos amado, veremos todo el bien que hemos hecho, o el pecado que cometimos (ya sea de pensamiento, palabra, obra u omisión). Luego de responder por nuestra vida, nos salvaremos (cielo o purgatorio) o condenaremos (infierno). 1) EL CIELO (1 Cor 2, 9) Es el estado en que los salvados están en plena y eterna comunión con Dios, con los santos y los ángeles, un estado de dicha y felicidad donde se cantarán por la eternidad alabanzas a Dios. Para alcanzar el cielo tenemos que ser santos, es un mandato del Señor (Mt 5, 48) Según el Catecismo de la Iglesia católica, “el cielo es la comunidad bienaventurada de todos los que están perfectamente incorporados a Cristo” (Cat 1026). “La vida perfecta con la Santísima Trinidad... con la Virgen María, los ángeles y todos los bienaventurados se llama cielo” (Cat 1024). 2) El PURGATORIO Nos dice la Palabra de Dios: Nada manchado podrá ver a Dios (Ap 21, 27) y que hay un estado donde tendremos que pagar hasta el último centavo de nuestras deudas para luego salir (Mt 5, 26). Esta situación desde el inicio del cristianismo se ha llamado por la tradición como Purgatorio, un estado donde debemos ser limpiados de nuestros pecados veniales para poder acceder al cielo. Nosotros debemos orar y ofrecer misas y obras de misericordia por nuestros hermanos y familiares para ayudarles a “ser limpiados” más rápidamente (2 Mac 12, 45). Las almas en esta situación no pueden hacer nada por si mismas, por eso necesitan de nuestra ayuda y cabe recalcar que al orar por ellas, ganamos su amista, con lo cual, al pasar al cielo, se van a volver en nuestros fieles intercesores ante el Señor. En el catecismo: “Los que mueren en gracia y amistad de Dios, pero imperfectamente purificados aunque estén seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo” (Cat 1030). “La Iglesia llama purgatorio a esa purificación final de los elegidos” (Cat 1031). El Padre Ángel Peña sugiere que por nuestros seres queridos hagamos misas mensuales durante los 3 primeros años de fallecimiento. Y, tengamos en cuenta que si las personas por las que estamos orando ya están en el cielo (lo cual no podemos asegurar) la oración y obras ofrecidas a Dios, se derraman en beneficio de los deudos, de otros familiares fallecidos (por los cuales quizás ya nadie ora) y por beneficio nuestro también. Si oramos por un alma, y esta está en el infierno, las oraciones se convierten en bienes para el que ora y por los deudos del fallecido. 3) EL INFIERNO (Mt 25, 41) Jesús nos revela la existencia de este estado en el que se ha perdido a Dios completamente, un estado donde existe una infelicidad y una desesperanza eterna porque se sabe que hay una ausencia total de Dios. (leer: Mc 9, 47; Mt 10, 28; Mt 23, 33)

16ss . los animales no tienen voluntad. ejerciendo las obras de misericordia. entre muchos otros. Es una obra de misericordia ayudar a salvar vidas. después de su muerte. Los cristianos solo creemos en el poder de la oración y las obras de misericordia para ayudar a las almas del purgatorio. estando en gracia por la participación de los sacramentos (confesión y Eucaristía) de manera frecuente.) (Deut 18. lectura de cartas. Sobre la muerte de animales: NO hay cielo ni infierno de animales. infierno y purgatorio son estados del alma. dando un órgano que podría beneficiar a un hermano en vez de que se pudra con uno. se “permite la incineración. si es admisible por la Iglesia. ¿Qué debemos hacer los cristianos frente a la muerte? Prepararnos. médiums. 39 Puntos controversiales: 1) 2) No caer en la invocación de los muertos (ouija. no material. 3) 4) 5) 6) 7) Citas bíblicas para reflexionar Sobre la muerte: Ecclo 41. siendo fieles al Señor. Como cristianos debemos apoyar y pedir que se donen nuestros órganos al momento que muramos. para que esto suceda es necesaria una aversión voluntaria a Dios (pecado mortal) y persistir en él hasta el final” (Cat 1037).corazones. No hay salvación. etc. “Dios no predestina a nadie a ir al infierno. El cielo. o para que el alma de la persona no moleste.htm ) No caer en supersticiones como el lavado de la ropa en un río para que el alma sea limpiada por los pecados. Un alma salvada lleva el cielo consigo y un alma condenada lleva el infierno consigo. su cuerpo no se pudre. las almas no ocupan un espacio físico determinados. (Salmo 16.El Catecismo de la Iglesia católica dice que es “el estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados” (Cat 1033).org/santos/santos_temas/incorruptos. por lo cual. Hay hermanos que por su vida de santidad. Pues la muerte puede sorprendernos y el Señor nos dice que vendrá a buscarnos como el ladrón en la noche: Lc 12. La cremación o incineración del cadáver para quedarse con las cenizas. 11-12). parece que están en un profundo sueño: Beata Ana María Taigi. etc. ni condenación para ellos. Santa Bernardita Soubirous. cuando con ella no se cuestiona la fe en la resurrección del cuerpo” (Cat 2301). si en este o en otras publicaciones se trabaja como lugares entiéndase esto como lugar espiritual. Esto es un pecado grave. 1ss Sobre el duelo: Ecclo 38. 10) (Ver: www. no pecan. San Juan Bosco.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->