MUELLE OESTE

De Bernard Marie Koltès TRADUCCIÓN (SIGUE EN PROCESO) Por Roger Mirza Y me vino a la mente el fin de toda carne Génesis Me gustaría ver el campo y el árbol donde pueda descansar mi cabeza Burning Spear En un barrio abandonado de una gran ciudad portuaria en Occidente, separado del centro por un río, un depósito abandonado del antiguo puerto.

Personajes Koch, Mauricio, sesenta años; Pons, Mónica, cuarenta y dos años. Cecilia, sesenta años; Clara, su hija, catorce años; Rodolfo, marido de Cecilia, Carlos el hijo de ambos, veintiocho años. Un joven de sobrenombre Fak, de veintidós años aproximadamente. Y un hombre de unos treinta años, sin nombre, que Carlos llamará al principio dos o tres veces: Abad.

Dos años antes, en el amanecer después de una tormenta de nieve, Carlos volvía en el ferry cuando fue advertido por los obreros que se embarcaban para trabajar en el puerto, y con los que se cruzaba cada mañana, de una presencia anormal e inquietante junto a la pared exterior del galpón. Fue hasta alllí y descubrió un gran bulto sombrío e inmóvil cubierto a medias por la nieve y que parecía vagamente un jabalí muerto o dormido. Se acercó y cuando estuvo a dos metros la forma se enderezá de golpe, grande, espesa, agitada por temblores, con los ojos que brillaban y una gorra con orejeras sobre la cabeza; pronunció algunas palabras ininteligibles a tal punto que hicieron reir a Carlos quien retuvo sólo las últimas consonantes, probablemente inglesas o quizás árabes y con las que bautizó provisoriamente al animal. Luego y como estaba de muy buen humor lo tomó por el brazo y llevándolo al galpón le señaló un rincón donde estaría al abrigo de la nieve. Acomodó algunos cartones para darle calor y después de haber comprobado que se había cobijado allí desprendiendo humo denso de todo el cuerpo, Carlos se alejó silbando y se volvió a su casa. “Se detiene para orientarse. De pronto mira hacia sus pies. Sus pies han desaparecido”. Víctor Hugo Ante una pared de oscuridad. El ruido no muy lejano de un motor de auto en marcha lenta. Sale Mónica. MONICA.- Y ahora: ¿dónde? ¿Por dónde? ¿Cómo? ¡Por Dios! ¿Por aquí? Hay una pared, no podemos avanzar más; ni siquiera es una pared, no, no es nada; quizá sea una calle, quizá una casa, quizá el río o un baldío, un asqueroso y gran agujero. Ya no veo más nada, estoy cansada, no puedo más, tengo calor, me duelen los pies, no sé adonde ir, ¡por Dios! Y si de golpe alguien, algo apareciera, brotando de ese agujero negro, ¿que cara debería poner? ¿A qué me pareceré si un tipo o varios tipos, un montón de tipos, de repente aparecieran a mi alrededor? ¡Ya quisiera intentar adoptar un air natural pero a esta hora y con esta ropa! Voy a parecer ridícula. Oigo ruidos, oigo perros, está lleno de perros salvajes alrededor nuestro que se arrastran por los escombros. Debería haber intentado venir hasta aquí en coche; con la luz de los faros quizá vería, al menos lo que se arrastra por el suelo. Estamos delante de una pared, Mauricio, no podemos avanzar más. Dígame lo que debemos hacer ahora, dígame pues en qué agujero prefiere que caigamos. Sale Koch KOCH.- Yo sé muy exactamente dónde estamos. MONICA.-Muy exactamente, qué bien, qué fuerte, muy exactamente, felicitaciones. Arréglese solo entonces si sabe todo muy exactamente. Al fin y al cabo no soy su madre, no soy su mujer, no soy su nana; no tengo ganas de arriesgar el pellejo por culpa de sus caprichos. KOCH.- No arriesgue nada Mónica, vuelva a casa.

MONICA.- ¿Volver? ¿Cómo quiere que vuelva?. Tengo las llaves del auto. KOCH.- Volveré por mis propios medios. MONICA.- ¿Usted? ¿por sus medios? ¿qué medios? ¡por Dios! Si ni siquiera sabe manejar, no sabe distinguir su izquierda de su derecha, habría sido incapaz de encontrar ese maldito barrio solo, no sabe hacer absolutamente nada solo. Me pregunto cómo podría volver solo. KOCH.- Llamaré un taxi. MONICA.-Ah, sí, un taxi, qué bien. Busque un teléfono por aquí, busque; espere que pase un coche, espere. ¡Por Dios! Estamos perdidos en este asqueroso agujero y usted habla de taxi. KOCH.- Hay un ferry que hace la conexión dos veces por día con el nuevo puerto. Recuerdo muy bien el lugar donde se lo toma; pasa a las seis; lo tomaré. MONICA.- ¿Y yo? ¿Qué hago yo? No puedo dejarlo solo aquí y no me puedo ir porque soy la que sabe manejar; con la responsabilidad de haberlo traído hasta aquí, y usted que no sabe hacer nada solo, y ese maldito ferry que seguramente ya ni siquiera existe, realmente debo parecer ridícula. Habrían podido dejar al menos el alumbrado público, podríamos quizas reconocer algo. Hay algo en el suelo que hace resbalar y no sé lo que es. En mi familia, vea usted, yo tenía fama de ver claro de noche, a tal punto que renunciaron a encerrarme en la bodega para asustarme. Pero tanta negrura, eso no, nunca había visto. No debí dejar las llaves puestas en el auto, sólo faltaría que nos lo robaran. ¡Por Dios! Volver a pie, eso nos llevaría horas, por esos barrios sin luces y sin carteles en las calles. Y además siento que nos miran. Mauricio, se lo aseguro. (Pausa. Sonido del motor del auto, muy lejos) Antes había faroles aquí, era un barrio burgués, común, animado, lo recuerdo muy bien. Había parques con árboles; había coches, había cafés y comercios, había viejos que cruzaban la calle, niños en sus cochecitos; los antiguos depósitos del puerto servían de estacionamiento y algunos de mercados bajo techo. Era un barrio de artesanos y de jubilados, gente del común, inocente. No hace tanto de eso. Pero hoy, ¡por Dios! Cualquiera que se perdiera aquí, incluso en pleno día, podría hacerse masacrar a pleno sol y su cadáver arrojado al río sin que nadie piense en venir a buscarlo aquí. Todo esto es culpa de los alquileres demasiado bajos. Deberían haber animado a los propietarios a que subieran sus alquileres, haberlos obligado incluso a subirlos. Las cucarachas, las ratas y las cucarachas han entrado aquí como huestes triunfantes; los propietarios dejaron que se rajaran las paredes; los vidrios rotos no han sido repuestos, los viejos han muerto; entonces los comerciantes terminaron por abandonar estos barrios y hoy todos esos edificios, kilómetros de calles flanqueadas por edificios que no rentan un centavo, ni un céntimo para nadie, nada de nada, nada, es asqueroso. Sólo Dios sabe qué es lo que vive aquí ahora, sólo Dios sabe qué es lo que nos está mirando. (Pausa. Silencio). Venga Mauricio; de todos modos usted no abre la boca, no tengo intención de hablar sola toda la tarde; el motor marcha, venga.

(Silencio. Koch se aleja hacia la oscuridad) No avance por aquí, Mauricio, el suelo está resbaladizoy usted con sus zapatos finos. (Largo silencio). Mauricio, Mauricio, este no es el mundo de los vivos. (Silencio. Koch desapareció en la oscuridad) ¿Dónde está usted? Ya no veo más nada. No oigo más nada. El motor! Ya no oigo el coche. No me deje sola, no me deje sola. (Se oye el golpear del agua contra la piedra). ¡Mauricio! De pronto una brecha en medio de las nubes ilumina fugazmente la inmensa fachada del galpón y la autopista desierta sobre la que cae una lluvia de hojas silenciosas; luego la oscuridad vuelve y sólo queda el chapoteo del agua contra las paredes. MONICA.- ¡Por Dios! * Interior del galpón; su boca da sobre la autopista. Koch entra y se apoya en la pared. KOCH.- ¿Alguien quiere, por favor, ayudarme a cruzar este galpón y llevarme al borde del río., allí donde se tiene una buena vista del nuevo puerto, allí donde se toma el ferry? Soy demasiado torpe como para arriesgarme a cruzarlo solo; ¿y podría ayudarme alguien a encontrar dos piedras para ponerlas en mis bolsillos? Prometo que eso es todo lo que pediré. No me guarden rencor por mi indiscreción por favor; haré el menor ruido posible. Crean sobre todo que soy inocente de todo lo que podrían imaginar, de todo lo que cualquier hombre imaginaría forzosamente al ver a un hombre aquí en este estado y a esta hora y con intenciones que nadie puede adivinar; sé muy bien que se piensa entonces en diez mil cosas, en diez mil razones y ninguna de ellas es la verdadera. Les pido que me crean esto. Pero es verdad que no estoy calzado como para caminar por aquí, que mi memoria no es tan buena como para dirigirme en la oscuridad, y que todo cambió tanto, por otra parte, que necesito imperiosamente a alguien para ayudarme a llegar del otro lado; allí habrá quizá bastante luz como para que encuentre las piedras por mí mismo; entonces les daré las gracias y eso será todo. El problema es que el dinero, quiero decir el dinero líquido, las monedas, los billetes, hace mucho que no lo tengo en mis manos, hace mucho, deben saberlo, que el dinero ya no se transporta en monedas o en billetes, como en la Edad Media supongo, no sé nada de historia; en todo caso sí para tomarse un trago en un bar o comprar cigarrillos; pero como dejé de fumar y el alcohol lo bebo muy raras veces, sólo tengo encima tarjetas de crédito; se las dejaría con gusto mis tarjetas de crédito si supieran cómo usarlas, sé que no es fácil, pero si saben, entonces tanto mejor para ustedes; a mi me importa un rabano. (Avanza algunos pasos en la penumbra, deposita su billetera en el suelo, retrocede).

Está a algunos metros, quizá unos doscientos pasos, estoy seguro de no equivocarme de galpón, el lugar donde se toma el ferry, es ahí que quiero ir; es una razón honesta, supongo, que alcanza para explicar mi presencia aquí.; de todos modos poco debe importarles, es ahí en todo caso que quiero ir. (Hurga en sus bolsillos). Está el encededor. Es un Dupont, funciona con una recarga, creo, no entiendo bien cómo, pero funciona de todos modos, lo traje a propósito; y gemelos, son de oro; y también un anillo (lo saca de su dedo). Naderías. (Avanza, deposita los objetos sobre el suelo, retrocede). El reloj, no tengo ganas de dejarlo en cualquier sitio; alguien podría pisarlo. Es un rolex, funciona con una especie de pila, no sé bien realmente, no entiendo nada de eso, nada en absoluto; es uno de los más caros de todos modos y no necesita cuerda. (Se lo saca del puño) Les juro que este me cuesta quitármelo. Creo que es porque fui yo mismo quien lo compró para mí, yo solo, sin ninguna razón, un día cualquiera en Ginebra, al pasar delante de una joyería , no como ese anillo o todo el resto, regalos, naderías. Es por eso les aseguro que me molesta ponerlo en el suelo. (Tiende la mano. Ruidoso sonido de pájaros que emprenden vuelo muy cerca de él). Cuidado, por favor se los pido, cuidense de pisarlo (Avanza, deposita el reloj en el suelo, vuelve a su lugar). Ahora que ya no tengo más nada, ayúdenme. Carlos lo toma del brazo. * CARLOS (bajito).- Los otros lo esperan allá, del otro lado, como imbéciles, como si usted fuera a venir por el río, en una lancha de la policía, a plena luz; pero yo sabía que vendría por detrás, en la oscuridad de atrás, deslizándose junto a las paredes, como los hijos de puta. Estaba seguro de eso porque yo hubiera hecho lo mismo en su lugar. Quizá no se esperaba encontrar aquí a alguien tan astuto como usted; y sin embargo se equivoca si cree que aquí son todos tan boludos. Y por eso, créame, usted no sacará nada de nosotros, ni un error, ni una ilegalidad, nada. No de mí en todo caso; hablo por mí Antes incluso que usted se bajara del auto, ya lo había ubicado, había oído el ruido del motor; incluso reconocí la marca; un jaguar, lo reconozco incluso cuando es solamente la idea de un jaguar que pasa por la cabeza de alguien, es por eso que estoy aquí. Cuando vi el otro día que el ferry no se detenía más, le dije a los otros: no se pongan nerviosos; quizá sea una huelga, quizá una avería, quizá el barco ya está demasiado viejo, quizá cualquier cosa. Pero cuando la chica vino a despertarme para decirme: no hay más agua, pensé en seguida: quiere decir que decidieron intervenir. Comprendí en seguida que no se corta el agua cuando no se está decidido a intervenir; es lo último que se corta, por los incendios que podrían propagarse. Y cuando uno llega a eso es porque está decidido a

cuando el sol no perdona ningún rincón de la tierra. Recuerde viejo. la menor ilegalidad en alguna de sus respiraciones o en alguno de sus sueños. en ningún lado. No tengo razones para enojarme. Tengo un trabajo. de acuerdo con usted. un verdadero trabajo. normal. no soy nervioso. de día no se duerme más porque no se trabajó. ni una mujer. busque por los rincones. que me espera en el puerto. me acerqué a él y volvió la cabeza. luego me arrancó mi nombre y lo arrojó al agua del río con los desperdicios. hurgue en el suelo. un puesto de gorila en un club. nunca. hay niños que nacen sin color nacidos para la sombra y los escondites con los cabellos blancos y la piel blanca y los ojos sin color. los vigilan. desde el otro lado del río. Estoy tranquilamente. lo alimentarán y lo harán crecer. en medio de la oscuridad de atrás. no más electricidad. de mañana le pidió a las mujeres que ya no me peinaran como peinaban a mis hermanos. no hay más caminos transitables. los observan ahora. ¿quién sos vos? Trato de decirlo: entraba una noche por el gran jardín con mi mochila escolar a la espalda. ni el más mínimo sueño. sepa sepa que no tendría razones para no ayudarlo. Mire alrededor suyo no encontrará nada. vendrán corriendo a arrancarlo del silencio y de la oscuridad de su refugio. De noche no se duerme porque uno trabajaba. Por eso lo esperaba aquí junto a las paredes. Sólo queda la prudencia en todas partes. el menor de sus sueños. pero ya puedo decirle que pierde su tiempo. Pero yo no tengo necesidad de dormir. que tampoco me alimentaran más y que no habitara más bajo el mismo techo con mis hermanos. les echaron el ojo. Tengo mi tiempo y tengo paciencia. tiré mi mochila y me eché a correr hasta mi casa. El insomnio vuelve nervioso a cualquiera.espantar hasta a la última de las ratas de los sótanos. no más barcos. ya no queda nada. harán de él un crimen que exhibirán en toda la ciudad y entonces tendrán su razón y nos habrán atrapado como imbéciles con razón. ni una boite. a ellos su destino les bate el . y si sospechan desde allá. Pero ustedes olvidaron que las ratas son mucho más astutas que los hombres. no más agua. recuerde que suceda lo que suceda estoy de acuerdo con usted. tenía la piel rosada y pelada con ojos azules. van a acechar hasta la más mínima de sus respiraciones. No hay más cafés. como un traidor. A los otros les dije: desconfíen. sólo la cabeza. yo. Hablo sobre todo por mí. trataba de decirlo. Recuerde que fue usted quien me pidió para ir allá. a hundirse en la arena. el menor de sus movimientos.. verdad? Habría que ser más rata que un rata para encontrarse a gusto aquí. ¿quién sos vos? Una idea demora lo que una hormiga en llegar desde los pies hasta los pelos para venirme a la mente pero trato de decirlo: una noche mi padre se levantó como se levantaba por mis hermanos cuando tosían y temblaban de fiebre y yo no tosía y no tenía fiebre. entonces no se duerme nunca más. *** (¿Quién sos vos? El que vio al diablo. condenados a correr desde la sombra de un árbol a la sombra de otro árbol y al mediodía. cuando quiera. Conduce a Koch a través del galpón. Sepa que no tendría razones para hacerle ningún mal. por principio. y que si lo ayudo a ir no hago más que estar de acuerdo con usted. (Más bajito aún) ¿Quiere que abandonemos el lugar. vi un hombre bajo el farol de espaldas. trato de decirlo. No descubrirá nada aquí. pero me miró.

KOCH (bajito).A morir.Los zapatos. (Muy bajo) son Westons? KOCH. . normal.-Entonces tenés un arma.Tengo miedo. Yo... viejo.. sin una razón.. CARLOS. CARLOS (a Koch).No.No soy policía. No te pongas nervioso... por eso no lo intentaré más. ahogada.¿Quién quiere tu muerte? KOCH.No.¿Tenés un arma? KOCH.. ¿Quién es? CARLOS. es la bestia perezosa que se despereza cuando todos duermen y se pone a mordisquear la oreja del hombre para que se acuerde de ella.(más bajo aún)... una bestia alojada en su corazón.. ya se lo dije...Ese en las sombras.. Estoy aquí para morir. un particular. KOCH.Nada. Aparece Charles.Un policía no vendría a un lugar como éste sin su arma KOCH. para otros. CARLOS (bajito).¿Qué? CARLOS. Aparece Koch. ¿Por qué? CARLOS. CARLOS. Sobre el río flota una ligera luz blanca.. CARLOS (bajito). * La escollera..No soy yo quien me compra mis zapatos.Tengo miedo. estás mal del mate.¿Detective privado ? KOCH. CARLOS.Nadie vendría aquí sin un arma. KOCH.. CARLOS.¿Un arma? No.. Pájaros que se echan a volar..-Si es verdad. (Más bajo aún). KOCH.A nadie.... KOCH.... CARLOS.... Carlos se dirige hacia Abad. no me preguntes más quién soy” dijo Abad).. ¿Tenés un arma? KOCH.No.¿Funcionario? KOCH. que me está mirando. CARLOS.. No sé por qué. Abad y Carlos se hablan al oído.tambor como la lepra hace sonar las campanillas para que la gente se aparte.Tengo mi razón.Entonces ¿qué? KOCH.Nadie.¿Quién? KOCH. CARLOS. permanece en secreto y sólo habla cuando el silencio reina alrededor de ellos.Si es verdad tenés razón en tener miedo. no. CARLOS.¿Por qué? KOCH. Carlos vuelve hacia Koch. pero más lo digo y más lo oculto.No. CARLOS.Entonces ¿qué vino a hacer aquí? KOCH.Quiere saber a quién busca.. Sirena de un barco a lo lejos. CARLOS.

que me dejen recoger dos piedras...Por cuestiones mías.No es un buen lugar aquí para huir de la cárcel. supongo.. No hay que aceptar en el momento de la jubilación volverse administrador de obras donde nadie nos vigile.... Una cuestión de reputación si usted quiere.. KOCH.. KOCH. quizá.CARLOS..¿Por qué? CARLOS. Quiero solamente que me dejen acercarme al río. me importa un pito que se haya hundido. al oído.No quiere. CARLOS (bajo)..Sí.¿qué dinero? Le digo que no sé qué se hizo de él (Después de una pausa) No logro recordarlo. CARLOS (Después de una pausa.Ella conduce el coche.. Sacar un poco un día. no me ocupo de los asuntos del puerto y nunca meto la nariz en lo ajeno..No estoy huyendo de ninguna cárcel. CARLOS. quizá. Debo rendir cuentas por plata que se me ha confiado y bueno esa plata ya no existe. No haré ningún ruido. KOCH.. que se me haga daño. No tiene armas. CARLOS. No quiero que me golpeen.Es todo.Vino en coche.-¿Por qué? KOCH. El asunto se tapará.¿Por qué no te escapás al extranjero con ese dinero? KOCH. Buscaba un lugar que se me pareciera..Dice que un muerto aquí atraería a la policía. CARLOS (a Koch). Cuestiones de dinero. CARLOS.. pero no quiero ver la zambullida. . En el día a día. seguramente. no me importa.. ¿Quiere que le escriba unas palabras que lo blanqueen? Se las llevará a esa mujer.¿Acaso hay huelga en el puerto?. otro poco otro día. CARLOS (con brusquedad)..¿Viniste solo? KOCH. largamente.El no quiere.Dígale que con dos piedras en los bolsillos mi cuerpo se pegará bien al fondo. CARLOS.. KOCH.Pavadas. KOCH. Abad y Carlos se hablan. Está todavía allí. Está de remate.¿Huelga? No sé nada de eso yo. Además vivo del otro lado de la ciudad. Ya no me queda más nada para dar. a Abad).Conocí este barrio antes. No es policía. No recuerdo gastos grandes. CARLOS (más bajo). ¿quién habla de cárcel? ¿Ve usted a unas buenas hermanas llevando al tribunal a un hombre honorable a quien le han ofrecido con total confianza la gestión de su dinero? Simplemente que no tengo la edad ni las ganas de rehacerme una personalidad. ¿de qué huelga me habla? Siempre hay huelgas.¿Eso es todo? KOCH. Salvo una mujer. Abad al oído de Carlos que vuelve hacia Koch CARLOS. No tiene razones válidas.. No puedo presentarme al consejo de administración. No recuerdo ninguna locura que haya cometido en estos últimos años.Quiere saber por qué querés arreglar tus sucios asuntos aquí. nadie verá nada.. Llevo una vida mediana. Para contarle un poco se trata de dinero sagrado.¿Una mujer? KOCH.. KOCH.. Mi reputación se fue a pique.

CARLOS.Suélteme. La autopista en la noche. naderías. seguido de Clara. Koch pone dos piedras en sus bolsillos.. Tenés plata.Le di mis tarjetas de crédito.... KOCH. Melville.No me diste dinero..... FAK. ..Tome el coche. puedo oler tu plata. Los billetes y las monedas son la plata del poblre. (Carlos suelta a Koch) Carlos mira a Abad. KOCH. No me diga que un coche no es dinero..Pero eso es dinero.. supongo.. aquí está totalmente oscuro. pues. no conozco otras formas de dinero. justamente. CARLOS.Ningún dinero. CLARA. el olor me pica los ojos. Abad mira a Koch. ¿Por qué harías eso? KOCH. CLARA. Carlos se acerca a él y lo retiene por el saco. Tome mi saco si quiere y déjeme en paz con el maldito dinero.¿De verdad lo vas a hacer? KOCH..No está más oscuro allá que aquí. mientras estaba en su cucheta.. Y ni siquiera recogió mi reloj.. CARLOS (a Koch muy bajito).En tus bolsillos. CLARA.(a Abad) No contesta a las preguntas. Se detienen ante la puerta del galpón. para alcohol y cigarrillos.Arréglese con ella..No...¿Y las llaves? KOCH. Mis cartas de crédito son dinero y mi rolex y mi coche.Los conservo. Creo que está completamente loco... poco después del amanecer.Se rehusa. FAK. “Al segundo día.Suplíquele. CARLOS. CARLOS.¿Y tus zapatos? KOCH. (bajo) ¿Qué me darías a cambio? KOCH.. KOCH..¿Y la mujer? KOCH. para mí. Koch se acerca del agua recoge dos piedras. KOCH. CARLOS. CARLOS.Yo no recojo.Pues bien. CARLOS. con el sonido del agua contra las paredes.. está totalmente oscuro. su lugarteniente vino a informarle que una vela extranjera entraba en la bahía”.Está demasiado oscuro ahí adentro para que entre. ahora debes pasar adentro.. Entra Fak.. CARLOS. CARLOS. CARLOS. ¿Qué es lo que quiere? Cien francos por aquí cien francos por allá. Está estacionado a dos cuadras de aquí.Sí...Ya vacié mis bolsillos..Viniste hasta aquí. la plata de los salvajes.No está totalmente oscuro aquí puesto que te veo.Ya le di todo. FAK. podés irte adonde quieras.Están en el coche.CARLOS..Pero yo no te veo.¿Por qué? Tenés todo lo que querés. KOCH.

Si por lo menos hubiera una luz en la calle podría ver la puerta y podría decir si paso o no.Puede ser que no sepa del todo con exactitud porque soy todavía un poco niña.Está muy oscuro allí adentro.. ahí está cómo.. pero no porque sea todavía un poquitito niña podés decir cualquier cosa y que yo me lo trague. no para hacer nada de nada contigo.. que entramos allí adentro que los abrirás cuando yo te diga y que no vale siquiera la pena de abrirlos nunca.... FAK.Si cerraras los ojos. Yo te hago pasar allí adentro y me ocupo de todo. entonces diría paciencia no entramos. FAK. CLARA. FAK. Creo que no quiero porque no veo la puerta. pero estoy segura que no son cosas muy muy buenas puesto que mi hermano me daría una paliza si me viera ahora contigo.Hay perforaciones en el techo y en las paredes. CLARA. FAK. Pero como yo sé que si hubieras probado no dirías no está bien sino está absolutamente bien y pasarías ahí adentro sin meter tanto lío sé que no sabés nada. te daría igual..Aunque no lo sepa no quiero pasar. porque bebí demasiado café. ¿cómo podrías saber si está bien o no bien si jamás intentaste esa cosa con nadie? Y si hubieras intentado y dijeras: no está bien para nada. al punto de que si no supiera que hay una porque la veo todos los días cuando es de día no sabría siquiera que existe una. Si cierro los ojos todo queda a totalmente a oscuras. cómo está afuera. sólo que te dejes hacer. así que no armes tanto lío pasá y ya está..Es una tontería.Quizás no sepa cómo son porque soy niña. CLARA. y si tu no me estuvieras hablando no sabría que estás vos o alguien ahí y termino por tener miedo de verdad. porque sé muy exactamente de qué se trata. CLARA. CLARA.. . FAK.Sólo tenés que cerrar los ojos.. adentro te lo diré y te daré algo después.-Aquí no. CLARA.. soy demasiado chica y tengo miedo.. Pero ahora no veo ni la puerta y no puedo decir si quiero o no quiero.. FAK. entonces? CLARA..Entonces ¿por qué no empezás por decirme aquí lo que dijiste que tenías que decirme? FAK.Además sé exactamente por qué querés que pase ahí adentro.¿Cómo podés decir de estas cosas que no son muy buenas si no sabés para nada cómo son? CLARA..FAK.Vine aquí sólo para tomar aire.¿Por qué me seguiste hasta aquí.No puedo pasar.. podés hacer como si hubiera luz plena y que simplemente cerraste los ojos y que yo te conduzco. CLARA..Si venís allá adentro conmigo te hablaré de algo sobre algo de lo que te hablaré si pasamos juntos los dos allá adentro. no podés saber muy exactamente por qué quiero que pasemos los dos ahí adentro.. FAK.¿Y cómo podría saberlo yo tanto como para no tener miedo? FAK. y por eso yo no quiero de eso. que primero hay que probar y después solamente se puede decir yo sé. CLARA. FAK.. mi hermano me daría una paliza..Si sos todavía una niña..Pero.No te pido que hagas nada. y si supieras exactamente para qué entraríamos entonces no sos tan niña. está menos oscuro adentro que afuera por las luces del puerto que vienen del otro lado. porque hacía demasiado calor en mi casa. si oscuro o no. FAK.Tu hermano no lo sabrá.No hay que tener miedo demasiado tiempo seguido y hay que dejar de ser alguna vez una niña CLARA.. por favor.

fuera de bromas. soy capaz de eleggir y decir con éste pasaría.¿Cómo que no pedís nada? Esto es demasiado. por lo tanto no te pido que hagas algo. El agua debe estar helada y sucia y llena de petróleo y él no sabe nadar. no podés saber nada sobre un muchacho. CLARA. no se pide otra cosa a cambio.. CLARA. no lo tomo. con éste no. y no soy totalmente estúpida. llevame.Un encendedor.Hay una mujer atrás tuyo que nos mira... ¿qué dijiste que me darías? FAK (tendiendo el puño cerrado). por lo tanto hacés algo y yo no te pedí que hicieras algo. al contrario. lo tomo. no se puede decir que seas tan lindo al punto de que yo diga: de acuerdo. CLARA.No podrás mirar siempre a los muchachos como una niña y por ahora no sabés adónde hay que mirar a un muchacho y por dónde hay que juzgarlo.Entonces de acuerdo. seguro. paso con éste ahí adentro y dejo caer a todos los demás. FAK. CLARA..CLARA.Te lo doy si pasás ahí adentro conmigo.Nadie lo sabrá..-¿Y cómo.Entonces no.. FAK. Sé muy bien mirar a la gente y decir: es lindo o no es lindo.-La verdad es que no podés saber si un muchacho es lindo o no. pero el problema ahí es que yo a ti te conozco. Tomá. Cuando se da algo se lo da y eso es todo. para nada. por favor.. (Se oye la caída de un cuerpo en el agua del otro lado del galpón) Mi Dios! Estaba segura. (Acercándose bruscamente de Fak): Es de él. (Fak se ríe). De todos modos no te toca a ti decir: soy muy lindo. (Se precipita sobre Clara).No pido nada justamente.No digo. paso contigo ahí adentro. después que lo hayas probado dirás: qué estúpida que era cuando decía que este muchacho es lindo y no lo es y que este no es lindo y ahora sé bien quién era. Tontita.. te veo todos los días.No te pido que me digas: sí. te doy dinero y te daré más. CLARA (tendiendo la mano). CLARA (retirando la mano). rechazás. CLARA. su encendedor: y qué hicieron de él?. FAK. Mauricio. Todos los días veo un montón de gente. FAK. mientras que si no pasás.. no podría saberlo? Esto es demasiado..Es de oro y con iniciales. que un día no pasaré ahí adentro en el caso de que alguien muy muy lindo me diga un día: pasa. te pido que no digas: no. aquí tenés dinero..Te lo daré luego.... muéstrame el camino.. e incluso si está oscuro ahora recuerdo perfectamente cómo sos.Si pasara.No es por ahí. entonces. CLARA. . (Se va en una dirección). FAK. Fak se da vuelta.. Mónica está ahí. Sería demasiado fácil. FAK. No se ve nada estoy perdida. sin querer decírtelo porque sé que no sería muy amable. no pasaré. CLARA.-¿qué? FAK. FAK. debo sacarlo de allí. CLARA. No te daré nada. * MONICA. Tomá.Oyeron ustedes el pluf? Estoy casi segura de haber oído un pluf de un hombre que se cae al agua... quizá. te pido enonces que no hagas algo. Sé buena niñita.Ni siquiera fumo.Mi hermano te dará una paliza. (Fak se ríe). (Lo muestra). entonces.

(Se oye una segunda caía de un cuerpo en el agua) Esta vez.. por Dios apurate. para nada.Se rompió el tobillo. Koch se desmaya en los brazos de Mónica.MONICA. CLARA. muestra el cielo. CARLOS (a Mónica). por favor.. pues..Dame. usted tiene aire de bueno. (Le tiende su zapato) MONICA. apúrese.Si estás tan apurada no puedo llevarte.Por Dios (Se precipita sobre Fak) Ayúdeme señor (Clara se rìe). choca. antes de que que arme lío.. con el aspecto que tiene no hará un kilómetro con ese coche sin ser detenido por la policía. estoy apurarada. estoy demasiado harta de sus boludeces. Que reviente..Te querés hacer rogar. Carlos se acerca a Fak. MONICA. tampoco. no tengo la intención de enmohecerme en este agujero hasta que se haga de día. que pueda recogerlo. MONICA. de lejos. No veo por qué tendría que servirla como una criada. Démelo. MONICA. sin embargo. el día asoma bruscamente). estoy segura de que hay otro camino.Imbécil. (Se pone a llorar).. que se lo coman los peces. que se le hinche la barriga.Por Dios! (a Clara) No te quedes ahí como un poste. Fak mira a Clara y a Carlos. está perdido (A Fak) Pequeño imbécil. usted.Entonces no te muestro el camino. me importa un bledo.Y una camisa también. CLARA. (Va hacia otra dirección).. para hacer vendas.Ah.Tomá mi zapato.. ves que está empapado.Hay agujeros en el techo y las luces del puerto vienen del otro lado. pero tampoco diré nada. no. fingiendo no mirarlos. es repugnante. no puedo correr con un solo zapato.Me importa un bledo tu zapato. llevado por Carlos... FAK.. . (En el momento de trasponer la puerta del galpón al que Fak la arrastra): Está demasiado oscuro ahí adentro. me arreglaré.. esta vez. (A Carlos) Déjelo.No la conozco. CLARA. MONICA. que se ahogue. CARLOS (a Clara). CLARA. (Se ríe. Sé que usted recogió las llaves.. (Fak le tiende la mano) Lo sabía. Clara. no me tome por una tonta. Entra Koch empapado.. No diré nada del coche. Andá a traerme toallas. una ostra. Volveremos a pie. sería mejor que me diera las llaves en seguida.. dámelo tu zapato (lo toma) ¿qué debo hacer... es demasiado tarde.¿Por qué sos tan mala conmigo? ¿qué te hice? ¿por qué sos tan tonta? Mostrame el comienzo del camino solo la dirección mostrame al menos un pedazo de dirección.No es por ahí. (A Clara) ¿Y? CLARA. Deme las llaves. increíblemente bueno. MONICA.Mirá. Pero por lo menos lléveme hasta él. tontita. será pagado por este favor. no quiero pasar por ahí. MONICA (a Clara). no hay otro camino. apurate. con Clara que lo arrastra a lo largo de la pared del galpón. *** A lo largo del galpón. MONICA. (A Fak). CLARA. Luz rosada de la aurora. que se vuelva un alga.

no se largarán. se pelean pero terminan siempre por lamberse el culo.. –No tenés de qué preocuparte sos flaca. sin decir adiós? CARLOS.. CARLOS. –No dije: me voy con este coche. –De día la luz me mantiene despierto y de noche como está oscuro hay que abrir bien los ojos para ver lo que ocurre. Las chicas me contaban que la miseria y las desgracias hacen engordar a las mujeres y no quiero ser gorda. (Mira a Fak).. tenemos apenas tiempo. CARLOS. –Los míos se cierra todo el tiempo. –Vos enseñame. sí. Me ponen furiosa. CLARA.No me está esperando. -¿Ocupado. vos?. CARLOS. CARLOS. sí. . no dije nada en absoluto y soy demasiado chica. a todos. –Sí. no tengo tiempo de hablarte. –Ya no soy chica. CLARA. sino quiero partir con ustedes. –Apurate Clara. aprender a defenderse sola? CARLOS. –Todos debemos aprender a defendernos solos. –No quiero que nos digamos adiós. Cuando se vayan quiero partir con ustedes. CLARA.-Estoy muy ocupado. -Dejame tranquilo. entonces decidí no dormir más hasta aclarar este asunto. sin drama. no tengo tiempo. y no se puede dormir con los ojos abiertos. voy a armar un drama.CLARA. ese coche me pone tan furiosa! Voy a beber café hasta morirme. cómo me defenderé yo sola? CARLOS. –Entonces corro a decirle a mamá que te largás en sordina con este coche y será un terrible drama. –Bastante largo. mientras que los varones no hacen maldita cosa y andan corriendo en coche riéndose juntos.Y éste que tiene las llaves y que espera? Conozco tus secretos. -No tengo tiempo. CLARA. andá. los muchachos. los conozco. CLARA. CLARA. no puedo hablarte. CLARA. estoy demasiado ocupado. CLARA. CLARA. todo me pone furiosa. muy muy largo. –(Señalando a Fak). por qué las muchachas tendremos las tareas pesadas. –No tengo tiempo para enseñarte. CLARA. –Entonces es verdad que te vas a largar en sordina con ese coche. No tenés nada que hacer en absoluto y decís no tengo tiempo. ¿Cómo hacés para pasarte día y noche sin dormir nunca? CARLOS. y dejando a mamá a papá. Llevame contigo. Corro a avisarle a mamá que te largás. y pronto se instalará en la mesa de la cocina. Nunca había pasado una noche entera sin dormir. los muchachos que se divierten juntos me ponen furiosa.¿Es verdad que te escapás con ese coche sin avisar y sin decir adiós. no tenés suficientes desgracias todavía. CHARLES. –Si te fueras. CARLOS. quiero un drama. Charlie. ustedes son como los perros. –Entonces empezá ya a enseñarme. no puedo hablarte. Quiero conocer los secretos de ustedes. cuando ya ni trabajás siquiera y mamá dice que la miseria pasó por el zaguán y está a nuestras puertas ahora. –Soy bastante bueno para defenderme. CARLOS. ni siquiera dije : me voy. CLARA. Será muy muy largo. un hermano debe enseñarle a su hermana. No quiero quedarme sola aquí. CLARA. Empecé ayer de mañana a beber café y bebí hasta la noche. CARLOS. No sabés nada de nada. –Quién habla de partir? Ni siquiera tengo coche. Lo que tengo no es suyo y lo que él tiene no es mío. -(Reteniendo a Carlos por el brazo). no para enseñarle a alguien. no quiero ocuparme sola de mamá.

para el café. FAK. en todo caso. No . –Le voy a dar una paliza. CARLOS. –No fue ella quien me siguió. CLARA. –Apurate en buscar las toallas que te pidieron. de todos modos veía lo suficiente como para saber hasta dónde ponía la mano. –Es por la cantidad de café que tomó.¿Por qué una paliza? CARLOS. –No hice nada. eso es todo. FAK. y le daré la paliza porque te siguió. y era necesario decir algo para no parecer estúpido. –No quiero que pongas tu mano en ninguna parte ni que la sigas ni que te venga la idea de intentar hacerla pasar ahí adentro de noche sin que me digas que te vino esa idea para que te pueda decir si podés continuar y tenerla o no. nos encontramos frente a frente. –Soy yo quien la seguía. CARLOS. Te lo juro. y es por eso que digo que no debe salir de noche. FAK. Clara los mira de lejos. por casualidad. -¿Hasta dónde la pusiste? FAK. –Quizás hasta ahí. –Cuando está tan oscuro es imposible saber quién sigue a quién. vendrás a buscarme y no estaré aquí. –Justamente yo veo perfectamente la edad que tiene. te acordarás del último lugar en que me habías visto. –No le puse nada de nada. deslizándote como un pequeño dragón y hablando de una cosa con otra cosa en la cabeza. –No tiene que tomar café a su edad. –Sin embargo no es tan importante. Sos el hermano. –No es tan chica. –Tuviste la idea de intentar hacerla pasar ahí adentro. FAK. Apenas tocado quizás y aún así no es seguro porque no se veía nada. hablaba solamente porque de noche. Un día no estaré aquí. fingiendo no mirarlos. pero después será demasiado tarde y me tocará a mí consolarla. CARLOS. fui yo. CARLOS. como para no poder tomar café. FAK. FAK. Carlos se acerca de Fak. . al contrario. –No quiero decir adiós. –Y le pusiste la mano encima. –Entonces se la daré porque te dio la idea de hacer lo que hiciste. en ninguna otra parte. conozco tu técnica. –No tuve ninguna idea. CARLOS. uno se encuentra así frente a frente sin saber por qué ni quién está en frente de quién. CARLOS. –Se la daré igual. Es demasiado chica para tener una idea por sí misma y para desconfiar y para verte venir como sé que acostumbrás hacer. CARLOS. CARLOS. ya no es tan chica como para eso. CARLOS. FAK. *** CARLOS. Una chica no tiene nada que hacer en la calle a su edad. tampoco. –Porque te siguió.CARLOS. FAK. lo juro. es por eso que no te das cuenta que no es tan chica. FAK. Clara suelta a Carlos. para nada. CARLOS. –La seguiste.

no hay paliza. FAK. eso es todo. (Tiende la mano). – Lo juro sobre eso. CARLOS. FAK. prefiero darle una paliza antes si llego a adivinar la menor idea que tengas sin que me preguntes en seguida si podés tenerla y conservarla. ni nada sobre lo que puedas jurar y que te importe a ti. -¿Sobre qué? CARLOS. FAK. –En mi opiniónm. situviste la idea. ella es chica. Al pie de la pared blanca inundada por el sol. así no crecerá para cualquier lado. cierra los ojos. CARLOS. no soy su hermano. no digo nada más. . jurá digamos. –No sabés nada de mi táctica. podrías. FAK. ni pedirle nada a nadie. Fak le da las llaves. –Seguro que juro. Por el momento tengo la cabeza en cosas totalmente diferentes. – Sobre lo que que quieras que jure. fifty-fifty. juro. –No veo bien sobre qué. –Te juro que nunca tendré una idea sin preguntarte si puedo conservarla. –¿Jurás que me lo pedirás? FAK. –Sacalas igual de tu bolsillo. –Pues bien. CARLOS. –Sobre lo mismo que tu juraste. tuviste ideas sin pedírme permiso: le daré la paliza. –Lo juro. yo. FAK. –Y que podré conservar la idea por ejemplo de hacerla pasar ahí adentro. no conozco nada sobre lo que puedas jurar y que me importe a mí. tener la idea de poner la mano donde yo quiera y mantenerla puesta. CARLOS. No digo más. –¿Sobre qué estás dispuesto a jurar? FAK. FAK. – Cuando lo encuentres me lo dirás. y hacerla pasar cuando quiera sin que le den una paliza y sin que la consuelen y sin nada de nada. es normal que le pegues. incluso si tiene hermanos mayores. FAK. –¿Lo jurás? CARLOS. Conozco tu táctica. podés conservarla. fifty-fifty. CARLOS. FAK. CARLOS. –La seguiste. CARLOS. Hablamos de saber si yo podría. – Como sabés que tengo las llaves en mi bolsillo. le pusiste la man. – ¿Fifty qué? No te pido nada. incluso si es mil veces demasiado chica o mil veces demasiado grande. –Es normal.quiero tener que consolarla. –No sé sobre qué juraste. CARLOS. – No intento nada. Cecilia aparece. –Entonces. FAK. CARLOS. FAK. y la idea de hacer pasar a quien yo quiera donde yo quiera sin tener que decírselo a nadie. Cuando Carlos la ve. –Sos el hermano. –No intentes hacerme olvidar de qué hablábamos. en caso de que me viniera. incluso si ella no sabe lo que quiere decir. no intentes hacerme trampa. el sol sube en el cielo a toda velocidad. FAK. por ejemplo. sobre las llaves del jaguar que tenés en el bolsillo. CARLOS. no las saco. sabés entonces sobre qué juré y es algo que te importa a ti y a mí. Fak y Clara se miran luego salen cada uno de su lado. (Se pone las manos en los bolsillos) CARLOS.

CECILIA. –Somos demasiado desgraciados y no suficientemente ricos para pensar. un trabajo sin planillas de pago y sin aumentos y sin honor e incluso eso lo dejaste caer y ahora te dejás hundir como una larva muerta en un charco. –Para quién pensás? ¿Para tí solo o para todos nosotros? Charles. –Decime Carlos. no delante de Dios y no delante de mí. larva podrida al sol. –O se habla o se piensa. como siempre cuando hayalgo que hacer. –Es lo mismo. siempre con los ojos cerrados al punto que ya olvidé el color de tus ojos. –No tenemos necesidad de un plan. Cecilia. Cecilia. obligado a trabajar en trabajos sin nombre. –No fui yo quien lo sacó del agua. pero al verte hoy no me queda ya nada de las esperanzas que me mantenían tan erguidasobre el barco al llegar aquí. vestida como la gente de aquí. Charles. Cecilia. pienso en eso. dormís cuando deberías estar ya prendido a él como un murciélago en sus pelos. Carlos. –No me llames Carlos y haceme sombra. como siempre cuando te veo. no se puede hacerlo todo. Carlos. pálida como la gente de aquí. Charles. si es esta larva pudriéndose al sol que un día traje de nuestro país hasta este país de aqu´con la esperanza de hacer de él un ser humano de primera categoría. –Pará de dormir y contestame primero. dormís todavía o ya dormís. –Sí. . Cecilia. Cecilia. incapaz y renegada. Carlos.-Siempre dormíscuando te hago una pregunta. –Me llamo Charles. para hacerle escupir. sin dejarnos una parte. le dio la espalda a la honorabilidad. –Pienso en general. estropeada por el sol y los modales y la pereza de cocodrilo de la gente de acá. Carlos. nada más que esta larva ignorante. para sangrar a ese viejo gallo hasta la última gota de su sangre antes de que haya podido a fuerza de traiciones y de complicidades. debe pagar por haber tropezado con ese agujero. –Hay que pensar para tener un plan. fuiste vos. –No. sí. –Es tu nombre.Cecilia se acercó a Carlos. fuiste vos. Cecilia. apenas buena para caminar en cuatro patas y lamer la meada de los perros sobre la vereda y beber el agua de lluvia en los tachos de basura y reventar bajo el chorro de una boca de tormenta mientras vos Carlos. –No delante de Dios. No duermo. deberá pagar. . al punto que al verte me pregunto si realmente tengo es ahí a mi hijo a quien intento hablarle. volver a poner en marcha su auto y se largue con la gallina y con todas nuestras esperanzas y todo el pastel. –Pará de pensar y contestame. Cecilia. y que despreció la escuela. –No quiero que me llames Carlos. abandonándonos en la oscuridad y en la miseria oscura sin agua y sin dinero. Charles. Carlos. mientras que allá se seca nuestra parte del pastel que vas a dejar escapar. decime lo que pensás hacer para sacar rápido rápido todo lo que podamos sacar de él. Cecilia. lo vi todo desde mi ventana. Cecilia. Carlos. Cecilia. para desplumar a este palomo. de noche. Carlos. –Me impedís pensar. sin los agradecimientos obligatorios y justos que nos correspondepor derecho puesto que vos lo sacaste del agua.

Charles. Charles. en plena mitad de tu plan. si no tengo plan. Cecilia. sin nombre y sin santo patrón a invocar cuando sólo podía confiar en ti para darle un nombre a mi enfermedad y no reventar por ella como voy a reventar. bajo tu nombre. –Si hablás todo el tiempo no puedo pensar. cruel. si no pienso no tendré un plan. sin haber conocido un solo momentito sin sufrimientos y sin miseria. ni con buena vista. –Vino para todos nosotros. Carlos. sólo fingís para seguir con tus lloriqueos y no dejarme pensar. ni los modales. Cecilia. –Es un crimen cambiar el nombre con el que Dios nos conoce. –No estás tan enferma ni tan vieja. Cecilia. –No Carlos. –Tengo el sol en la cara. Carlos contestame. Charles. no duermas. Cecilia. pero si no te movés. –Pero si estamos solos. Cecilia. ni las costumbres. Charles. Charles. tan vieja. –No hacés planes. Charles. pienso. Cecilia. bien puedo llamarte como quiera. dormís. Charles. tan enferma. no son asuntos tuyos. no para ti solamente ¿Qué? ¿Un auto llega en plena noche. Cecilia. No quiero que tu plan sea para ti solo. sin plata. si no hacés nada. que nos dejes plantados en esta mierda en meedio de salvajes que nunca conoceré. y enferma. con esta hija encima que no sabré nunca a quien dar porque no conozco a nadie aquí y este viejo marido que no termina nunca de largar el último aliento de guerrero y yo misma a mi cargo. sin luz. –Primero dame tiempo. todo el mundo sale a negociar y a mí me van a dejar en mi rincón con el pretexto de que soy demasiado vieja y enferma? Negociaré igual ya que no hacés nada. entonces no podré hacer nada. . sin agua. Cecilia. me voy a ocupar yo misma de hacerlo largar. sos demasiado vieja para traficar. –Sí. y sólo Dios sabe que será puesto. Charles. reventaré yo mismo los neumáticos de su auto con un cuchillo de cocina y le plantaré yo misma mis dientes en el muslo y le haré verter lágrimas hasta que quede totalmente seco. no duermas. Cecilia. solapada. –No duermo. –Somos demasiado viejos para tomarnos nuestro tiempo. Charles. Charles. Cecilia. –Entonces decime el resultado de ese pensamiento. me gusta lloriquear y seguiré llorando a los pies del cocodrilo que pescaste en el agua y que se está secando allá y que si seguís durmiendo como un hipopotámo se va a retirar de aquí sin nuestra recompensa. Cecilia se mueve y le hace sombra. –Charles. si nadie. puede ver mis viejos labios moverse. quedate en tu rincón. ni la religión. por Dios!. –Yo necesito un plan para hacer algo. como una mosca encerrada en un placar que muere al final del día sin que el placar haya sido siquiera entreabierto. Cecilia. –No te ocupes de nada. –Entonces no te contestaré nunca. Carlos. una enfermedad de aquí. –No quiero oir este nombre. –No te duermas. si nadie nos oye. comer contigo mi parte de pastel que es justo que yo coma antes de reventar. –Quiero estar en tu plan. –No contestaré. –Y yo no te llamaré de otro modo. y ahora dejame tranquilo. Charles. lo que esté marcado en tu cuenta será puesto en la cuenta de otro.

–No me duermo. todo mojado. Abad. donde no serías extranjero.Charles. ¿no? Y como no tenés familia que alimentar. Por lo tanto. Cecilia (bajito). no. Charles. –Nunca. incluso un hermano tiene el derecho de tener secretos para su hermano. en las primaveras de allá. Cecilia. Charles (abriendo los ojos). vos. –No me llames Carlos.. en secreto por lo menos. los arroyos de allá. acaso. donde la gente es cristiana y donde se nos respeta. –Haceme sombra. Charles. donde todo sería más simple para tí. con los paisajes de nuestro país. contestame. no sueño con eso. –Y yo no quiero. yo sé que tenés un lindo paquete escondido. Charles. Quiero que te quedes aquí con nosotros. –Contestame. donde se habla tu lengua y serías reconocido dignamente?. –Pero los sueños. el agua. Decímelo en secreto. –No te duermas. –El sol se movió y lo tengo en los ojos. ni siquiera quiero que sueñes. (Llora). ¿acaso no soñás? Charles. plantado con nosotros en la mierda de acá. no pienso nunca en eso. y si no es un extraño entonces es un traidor. En secreto.. decíme eso al menos. es un extraño. no quiero que sueñes con nuestro país donde la vida sería más fácil. no te llamaré más. (Sale). Charles. Carlos. Tenés derecho a guardar tus secretos. Tengo cosas que hacer. no te duermas. sos ahorrativo. Cecilia. Fak dice . No quiero que pienses en eso. incluso en secreto. si no sueñas con nuestro país donde las calles son tan limpias. las tormentas. “La noche sopló sobre él. Charles. sobre la escollera. en el país del que venimos. entonces? Charles. no puedo llamarte de otro modo. entonces.” Faulkner. –No. – NO sueño. –No tengo más sombra. donde la gente es cristiana y nos respeta. Cecilia. Fak me dijo que ahora querés hacer tu bisnes por separado. no es un hermano. -¿En qué soñás. el agua. y calor cuando nos congelamos de frío. Cecilia. las casas de nuestro país. –No. en la primavera de allá. decímelo Carlos. las tormentas . cuantas veces ya soñaste Carlos. Ella se mueve y le da sombra. no contestaré. debés tener un lindo paquete escondido. Cecilia. Carlos. bien al fondo de tu corazón. las calles blancas. al sol. Cecilia. Cuando trabajábamos juntos. –En lo secreto. Charles se le acerca. –Pues bien no quiero yo que te vayas allá para hacer tu vida allá. podés hacer tu bisnes por separado. ¿nunca soñaste con volver al pago para hacer allá tu vida? ¿Nunca soñás. Charles. es verdad. ni el más mínimo sueño. Cecilia. Carlos. no quiero. donde hace tanto frío cuando aquí uno transpira. sopló suavemente. pero un hermano que tenga demasiados secretos para su hermano. siempre hicimos fifty-fifty.

eso te lo prometo. debe ser porque no hablás mucho y guardás tus secretos. ven los bolsillos vacíos antes siquiera de verte a ti. desde el primer día. morocho. (Se ríe). Y entonces ya no necesitaremos frenar. todos están haciendo la guita en otra parte. y tiene razón. o entonces serás el primero en rascarte. no podrás nunca hacer nada con ella sola. me hacía beber infusiones de retama o de asperilla para limpiar la sangre que transporta los huevos. no lo para nadie. bajo los brazosa. Cuando hayamos tenedo a la mujer. morocho. morocho. Quiero solamente que no nos falten al respeto. vos también. pero siempre había alguno que lograba esconderse y nunca se pudo . De todos modos. morocho. no te equivocás mucho. es por eso que te debe importar que sigamos el bisnes juntos. no yo. morocho. Para nosotros. Tenemos que seguir el bisnes juntos. Fak dice que tenés razón. de otras maneras. morocho. Tu plata. sólo quiero ponérmela en los bolsillos. El porvenir es el bisnes y la suavidad. sobre el más mínimo pelo una colonia de piojos negros instalados. morocho. hay que ser paciente. Somos hermanos. tendremos el coche. Fak dice que una compañía no puede mantener una línea si no hay suficientes personas para utilizarla. y que viven a lo largo del puerto ahora. En realidad no tenés opción. Pero no soy yo quien partirá primero. entonces no tenés más que decirme adiós. nunca seré un traidor. y lo que es seguro es que entonces es verdad que tenés quizás interés en hacer tu bisnes por separado. morocho. dónde está tu interés. Quiero agarrar a la mujer. es el bisnes. ni siquiera los frenos. por eso harías mejor en dármelo enseguida. por la sangre somos hermanos. pero no con la vieja técnica. tenemos la sangre demasiado podrida para eso. tenemos la sangre demasiado podrida para eso y no llegaríamos lejos. seguro. Sabés muy bien. no yo.que tenés derecho de hacerlo. se terminó la vieja técnica. Fak siempre tiene razón. De todos modos. Mirá los demás: todos. Tu plata no debe pudrirse contigo. Los ricos ven la plata en los bolsillos de los otros a través de la tela. hay que saber cambiar de técnica cuando se está a tiempo todavía. entonces. y si es verdad. por la guita somos hermanos. Dicen que a un jaguar. tiene razón. mirá mis zapatos. ella se dará cuenta en seguida que soy un pichi. Yo sé muy bien lo que hay que hacer con eso. por donde nos pica somos hermanos. morocho. morocho. Sos vos el que dirá adiós primero. No quiero parecer un pichi. decía: debe de haber uno que se esconde ahí abajo. no tenés realmente interés en que yo sea un piojoso. morocho. De todos modos. yo no haré mi camino sin ti. sólo mientras le hablo. Cuando era niño tenía siempre piojos en la cabeza. sabés muy bien. se fueron. Mirá cómo estoy vestido. nada. Entonces me cepillaba las uñas. contigo no tendré nunca secretos. Mi vieja me embadurnaba con petróleo pero cuando se les creía eliminados volvían sobre la punta de los pies y volvía a empezar a picarme. hay que trazarse uno. el nuestro. no parará nunca más acá. necesitás de mí para hablar. vos tenés siempre razón. eso es lo seguro. Fak dice que nunca perdés el rumbo. que o te salvás conmigo o te perdés conmigo. seguramente tiene razón. Sólo que no puedo ir a encontrarla sin plata en los bolsillos. Fak dice que es porque no había ya suficientes obreros regulares acá. y después te la devuelvo. eso no lo quiero. no hay que ponerse nervioso. al lado. morocho. morocho. el ferry. tenés derecho de ir de tu lado y yo del mío. y para eso tenés que dejarme hacer. No hay que tomar el camino que está demasiado marcado para nosotros. morocho. Hay que saber irse cuando es todavía tiempo. metete bien eso en la cabeza. morocho. En cuanto a tu guita. incluso si lo parece. De todos modos sólo yo te comprendo.

las cosas serían mucho menos cansadoras. Lo sabés. Señor! No me mire así. no podría hacer gran cosa con ella yo solo (se ríe). Al final es mucho más fácil acostumbrarse a los piojos que deshacerse de ellos. no gran cosa. No te olvides que te lo dije. Está ahí. Tendría que haber nacido de otro modo. Qué tímido que parece. no vale la pena estar asustándose. con arena y caracoles todavía en lasejas y en el fondo de la garganta. deben erizarse para todos lados. nacer como niño idiota de un banquero o de un armador. pregúntele cómo camina un coche. Puede ser que lo haya olvidado hace un rato. En cuanto a su hermana la conozco. nacimos mal eso es todo. (Recoge el dinero que Abad depositó delante de él) Es por eso que te quiero. no contigo. háblele pues de cabeza de DELCO (sistema de encendido. ni un peine. >Vamos. por lo menos saber. dentro de cinco minutos voy a correr a esconderme allá atrás poniéndome colorada y no es así que los negocios van a andar. al sol. bujía) si quiere verlo mirar para otro lado. morocho. Se está pasando. mirá pues! Con él. –No me tutee y no levante la voz. estoy dispuesta a pagar el precio que me pida. por qué no me encuentra un pedacito de viejo peine sucio en alguna parte. fijelo usted. Prefiero no mirarme. Es por eso que nosotros no soñamos con nada. voy a decirle a mi hermana que te ayude a peinarte mientra hable de bisnes con él. puede ser que lo olvide enseguida. yo. incluso si le faltan dientes?. ya no espero ninguna toalla. no tenés que preocuparte (se ríe). Lo único que no soporto después de una noche en vela es el no poder pasarme un peine. y todavía espero las toallas que fue a buscar. sabés. con los ojos cerrados. fuera de esto todo el resto ni vale la pena soñar con soñarlo. Tu guita. no hay nada que hacerle. Pero no. enfermo. hablemos cortesmente. entonces es con él que quiero discutir.encontrar donde. Mónica. revolcado. lo siento. Pero ahora lo sé y no te olvides. muy bien. Señor. ni ayuda de nadie. ¿No tendría usted un peine. sin familiaridad y sin levantar la voz. hay que abandonar (Se ríe). ninguna camisa. todo mojado. Contra el último piojo. que te lo dije. morocho. no. pero de repente no sabés que yo también lo sé. Es cierto que con esas greñas parecés una escoba. incuba su capricho. Si solamente la gente hiciera todos sus asuntos con cortesía. debo tener el aspecto de una bruja. No. . un resto de peine por lo menos. morocho. Charles. Nacer rico y tonto. Su especie de timidez se me contagia. Mónica. Hace tiempo ya que no sé hablarle a las mujeres. pero es con él que quiere hablar. –Con él. no espero más nada. morocho. por favor. Mónica y Charles hablan bajito. Nunca doy nada contra nada. Además ya ni tengo la fuerza de tener miedo. (Se ríe). Es por eso que te quiero (besa los billetes). inténtelo. a pesar de todo. no tengo ganas de verlo agitarse nuevamente. mis cabellos están tan secos. morocho. me gustaría. Koch está tendido. no es tu culpa ni la mía. es el único sueño que vale la pena tener. lo despertaré cuando el coche esté listo para arrancar. cómo la luz vuelve todo esto amable e intimidante. –Rs de bisnes que quiero hablar. En cuanto a mí. Estoy tan tan canasada y a punto de desmayarme. Charles sale *** La autopista a la hora de la siesta.

está todo abollado. Charles la sostiene. yo vi enseguida que usted no era un piojoso. Charles. Todo el resto son boludeces. ¿Es verdad que tiene un problema con los frenos? Mónica. (Después de una pausa. una mujer que entiende de mecánica. –Yo tengo plata. quiero que este coche arranque. será mucho mejor así. –Una berlina. –Doce cilindros. servofreno a depresión. No es astuto. -¿Quién? Me lo pregunta a mí: ¿quién?. Mónica. Charles. Sí. Charles. . Aprenderá rápido. no me queda nada. quiero volver a mi casa. –Sólo con mis hermanos y hermanas me entendí siempre. –Alguien que está mal vestido es como un coche de lujo sin motor. supongo. Mónica (de golpe). Mónica. No aprende rápido. Hablo por mí. Charles. Estoy demasiado harta de los piojosos. Charles (después de una pausa). Charles. Pero no tengo plata. –Cinco litros tres. –(Señalando a Koch). –Soy demasiado viejo. –¿No sabe siquiera manejar? Mónica. Es necesario que lleguemos a un arreglo. Venga con nosotros (Charles le da las llaves). –Ni siquiera. (Toma las llaves. –Menos mal que usted es cortés por lo menos. –Mi hermana. Móonica. las llaves. –¿La quiere? Charles. –¿Te vas a desmayar? Mónica. Me impedirá hablar. Quiero irme. ¿Por qué dejar a aquellos con quienes nos entendemos bien y que no esperan nada de nosotros?. coupé? Mónica. no quiero plata. –es verdad que con su mirada tímida de perrito de caza me pega usted la timidez. –Es astuta. Apúrese. Todavía no es de noche.Charles. Tenés las llaves. no quiero llegar a la ciudad con estas greñas. Mónica. Charles. venga con nosotros (Le tiende la mano). (Pausa). Charles. ¿qué quiiere usted que haba con sus llaves? Cree que tengo absoluta necesidad de llaves para hacer arrancar un coche? Una ñiñita sabría hacer arrancar un coche sin las llaves. Mónica. Doce cilindros. Mónica. –Las llaves. (Pausa). Charles. –Despertalo. (Bajito) La cabeza de DELCO (bujía). No habría que dejar nunca a sus hermanos. Mónica. el susto me vuelve. Señor! Usted. La Vanden Plas. -¿Quién? Mónica. No estés tan apurada. bajito): ¿Es la XJS. no me siento para nada bien. Y además forzaron el capot. No me mire. –Muy bien. siento que la noche está al caer. –Sí. ya no sé hablarle a las mujeres. –Es extraño. No sabe hacer nada. –¿Tiene usted familia? Charles. ¡Señor! Se desmaya. No hay ninguna razón para que plantemos nuestra carpa aquí hasta el fin del diluvio. Cuatro frenos de disco. –Venga. Hará algo bueno si se lo propone. conserva la mano tendida). –Dije que venía para ayudarla. ayúdeme. Charles. –Boludeces. No quiero hablar más con él. no me tome por una tonta. abandonado en un rincón. doble circuito.

atraviesa largamente el galpón. nos hace apurarnos. y los pies que estaban dentro? Bufó y dijo: cerrá el hocico caporal. ***** (“Porque había dicho. lo mira apenas. tiene la costumbre de distinguir los animales puros de los animales impuros. Llegada de Abad. de un país templado a un país glacial. capitán. soy una vieja salvaje. De modo que se largaron así. cerrá el hocico soldado y caminá. no me tutee. ya no los veo. Entonces no vi más al capitán. Me entiendo bien con los salvajes. no veo más a mis hombres. del cuartel a los muelles y del muelle al barco. cigarrillos para drogarte y mis cuentos para corromperte. nos alejamos de los barcos. no se embarcará en nuestro . nunca nos acostaremos sobre el mismo lecho. mi marido no quiere bajo ningún concepto que fume. Me acuerdo. Cecilia. * En el galpón atravesado por rayos dorados Cecilia. yo misma. muy agradecida. incluso a usted no lo veo más: el capitán había dicho: caporal no se discute. se lo tiende. no tengo más que un viejo pañuelo no muy limpio y las ganas de fumar yo misma. se han congelado los pies en sus alpargatas agujereadas. preocupada y solitaria. Mónica. no vi más al soldado. que habría que volver a los barcos y esperar los botines. no tengo fuego tampoco. Sale. se detiene. como pulgas calzadas con alpargatas y ahora ¿quién nos va a reemplazar nuestras alpargatas podridas por la nieve y el hielo. que no se puede avanzar más. el soldado se había inclinado hasta mi oreja: caporal!. a pesar del respeto que tengo todavía por las jerarquías. –Quiero fumar un cigarrillo. que los hombres.Charles. –Sabía que nunca hay que hacer negocios con una mujer (Se ríe). Capitán. le parece que me hace muy putona. ahora. hay que poder reirse si uno tiene ganas de reirse. caminá y cerrá el hocico. llegarás quizás antes que la noche. o entonces sentarse en la nieve y congelárselos dentro de nuestros pantalones de tela. que la niebla está cayendo. se camina. eso es lo que nos espera. –Si te vas en seguida. vi apenas su gorro hundirse en la nieve y el hielo. le dije. saca un pañuelo de su bolsillo. por qué no les dice a los oficiales superiores. y todavía tenía respeto por las jerarquías. pero soy una muy vieja mujer sin memoria. capitán. (Bajito). dando la vuelta. Son doce kilómetros. muy agradecida. congelados o no congelados nos reencontraremos. le dije. no debo fumar bajo ningún concepto por mi tos. los pobres hombres. capitán. con o sin cojones los reencontraré” dijo Rodolfo. mi marido dice que siempre seré una salvaje incluso si parezco putona. (Abad le tiende un cigarrillo encendido). no se discute. Es el mundo al revés. perdido en la niebla. Usted nos condujo. y me senté para esperar órdenes. dije. quería traer toallas para secarte. sin dejarnos el tiempo de calzar los botines y ponernos los pantalones de lana. Si querés salir de aquí tendrás que cargarlo. te vas a agarrar una congestión de primera si no te secás (Abad toma el pañuelo). con el tiempo justo para saltar de la casa al cuartel. Charles. pero Dios. llevaba un muy pantalón de tela muy liviana como se usan en los países templados. -Váyase al diablo. soy una vieja mujer enferma. el soldado me había tomado del brazo: Caporal.

Soy una putona en salud.del T. quiero respirar. ojalá revientes con una congestión helada vos también ya quye no querés ayudarme. debe haberse agarrado una congestión de primera con esa agua helada. Ese ruido me cansa. nunca vi una inmudicia así. cigarrillos de maricón. nada. se sabe. para vivir en paz en este país? ¿Por qué te fuiste del tuyo? ¿Asesinaste a tu madre? ¿Te metiste en política? Un hombre no deja a su país con la vergüenza del nombre de su madre sin un crimen. mis cuentos sólo funcionan en las primeras horas del crepúsculo. (Le da la espalda a Abad. Incluso las ratas de caño de mi país se negarían a acoplarse con las ratas de aquí.mismo barco. decile a esas gotas de agua que dejen inmediatamente de caer de tu cabezota. es demasiado viejo. ni el nombre de tu madre. Cigarrillos winston. un poco. ¿Qué te importa a ti. debo hablarle antes de que reviente. que dejen de crepitar bajo el sol. ni tu religión. muy aghradecida. Estoy tan cansada que apenas me viene una ideita tengo que sentarme para retomar el aliento. Y vos. (Fuman). no vi nada. de su vergüenza. precipitate. Pero mi hijo nunca fue totalmente normal. Con ustedes. De todos modos ya no me acuerdo ni de mi país. se aleja de Abad). Al suelo. ¿qué son esos días que duran horas y horas? Si salgo demasiado temprano estoy frita. por favor. y haré una lista como en mi casamiento. lo haré sin ti. Es repugnante. una canilla. descend. no estás aún harto de joderme?. muy agradecida. y mimarido dice que no sé pintar. (Se levanta. En mi país tendríamos vergüenza de de imaginar un lugar semejante. No dejes caer mi pañuelo limpio en esta inmudicia. No querés. fumar un cigarrillo. dégringole” como a un perro a quien se le da una serie de órdenes (N. por eso tengo que esconderme. (Volviendo de golpe corriendo hacia Abad). los salvajes se revientan entre ellos en lugar de ayudarse. vos sos discreto. (Tose). no tenés ningún derecho de hacer ese ruido. Al menos podría pintar paisajes de su país sobre las paredes. buena para reventar los neumáticos de los autos con un cuchillo de cocina.1 ¿no estás aún cansado de tostarnos como a larvas. eso? De todos modos no vio nada. de todo lo que esconden. Putona. tiene seiscientos años y tenía los ojos llenos de agua. si comienzo demasiado temprano estaré frita. por culpa de ustedes vino la desgracia subió por nuestras 1 En francés “couché. (Tira el cigarrillo). nunca flotaremos vos y yo en el pedazo de madera. pero séquese de una vez. cuando la noche comience a venir iré a buscar a ese señor distinguido con mis cuentos . mira el techo. ser bueno y hacer tu zambullida y dejarme el lugar. Quiero solamente. Nos traen desgracias con el olor de sus crímenes. (Mira alrededor suyo).) . Me dijo que había una toma de agua por aquí. ninguna autorisación . venidos acá sin padre ni madre ni raza ni ombligo ni lengua ni nombre ni dios ni visa vino el tiempo de las desgracias unas tras otras. ¿qué esperás para secarte? ¿Qué le venga la congestión a él? ¿qué puede importarte? De todos modos no recogerás nada de nada. Un salvaje en este país debe saber ser discreto. Habrías podido pintar paisajes de tu país sobre las paredes. yo! Lo oigo jadear ahí atrás. no sé nada de mi hijo. Tengo vergüenza por usted. Enferma. de modo que le haré el cuento de la vieja mujer enferma cuyo hijo lo sacó del agua y recogeré el paquete. si no hubiera oído las gotas de agua que te chorrean de la cabeza prácticamente hubiera chocado contigo. y para esperar el crepúsculo. bajá. Tanto peor. camina a lo largo). mi marido dice que hay que poder reirse cuando uno tiene ganas de reirse. (Tose). ¿Qué precio pagaste. d su silencio. no tenés derecho ninguno de existir. la mercadería es de primera categoría. Ese señor distinguido sabrá notar la diferencia. y entre nosotros. (Recoge el pañuelo). vos. entre salvajes. Está muy sucio aquí. No sé cuál es tu país. vi el auto de muy muy cerca al sol. nada. Tengo que esconderme hasta la noche. yo (Se sienta). (Se ríe).

en los ojos. lo miré esta mañana. Antes.). 2 . el comienzo del desorden. –Nunca me lavaré en el río. Entonces nuestros cuerpos caminaban bien erguidos. Fak. De nuevo la expresión “couché” es dicha como voz de orden a un perro (N. tenemos una casa. ninguna fiebre que impida dormir. ¿qué estás contando? Fak. no quiero ver más nada. –No quiero que me hables. Al suelo!2 Los rayos dorados parpadean suavemente y pierden su brillo. incluso a toda velocidad. lo miré. no había ni dolor en las piernas ni dolor en la espalda. Fak. Fak. Fak. Cecilia sale. Fak. ningún dolor de barriga ni mal de pecho. y habérmelo mirado tu también sino vas a parecer realmente demasiado tonta. –No quiero siquiera que me mires. Pero su verguenzas encorvó lentamente nuestros hombros y nos bjararon la cabez y fue el cmoieno de nuestra desgracia: No quiero verte más. –No hay más agua ahí adentro y esta mañana tu mamá te ovlig´ñoa a lavarte en el río. –Cambia que ahora harías mejor en querer conmigo para estar iguales. por favor. el sol era el sol y obedecía al dedo y al ojo. sin excepción. Sí. el comienzo de las enfermedades inyectadas en nuestra sangre por moscas que se esconden en sus pelos. del abandono de las casas por la gente honorable. –No tengo ya necesidad de mirar porque ya te miré tranquilamente y todo sin excepción incluso sin vestido arriba. Clara. –No veo qué cambia eso de todos modos. Fak –No puedo hablarte puesto que no tengo tiempo. –No miraste nada sin ropa arriba. . hoy de mañana. pero yo estaba sobre el techo ahía arriba y te miraba sin escepción como te veo ahora con la ropa encima ahora. las ventanas cerraban con vidrios y de las canillas corría agua. de las cucchilladas. (Volviéndose hacia el techo). Clara. ***** Mientras corren a lo largo del galpón todavía algo soleado. del desarreglo de los días y las noches. en el cuello. y ella miraba alrededor para ver si nadie miraba mientras que te lo lavabas. no quiero. del miedo pegado a los hombros. el comienzo de la oscuridad cuando es necesaria la luza y los soles que se rehusan a aponerse. el comienzo de los barcos que ya no se detienen. Clara. y encima tranquilamente. –Yo tampoco. te lo miré. Clara.. Clara. hundió nuestras puertas y fue el comienxzo de la miseria. –Cuando lo lavaste todo en el río. Antes todo estaba bien aquí. Clara. –No tengo tiempo. de los insultos. ¿qué estás contando? El agua es demasiado sucia. –Y cómo lo habrías mirado. y la noche el tiempo del sueño: las puertas cerraban con llave. pero ustedes bebieron hasta la última gota del agua de nuestras canillas y no dejaron más para nadie.. está la canilla con agua limpia adentro. el comienzo de la falta de dinero. del miedo al día.escaleras. Clara. ahí te pasaste.del T. con los hombros hacia atrás y la espalda flexible. del miedo a la noche.

Clara. lo quiera yo o no. -¿Cómo es eso. y más tarde. Clara. –Y sin embargo ya no estoy ni un poco feliz para nada. –Porque es mucho mejor cuando todos lo quieren y verás vos misma tambien hasta qué punto es mejor. –Tomá (se la da). Clara. mientras que yo estoy limpio hasta el fin de los tiempos. –Sí. Fak. igual sin estar iguales. desde que son muy chiquitos. pero ya que vos mismo decís que sin falta no te lavás nunca no veo cómo yo podría querer si estoy siempre limpia y por todas partes. deberas lavarte cada vez más seguido y más tarde cuando seas muy vieja te lavárs todoel teiempo y estaràs sucia todo el tiempo. Clara (después de una pausa). –Si fueras muy desgraciada no dirías siempre no. Mientras que los que están lavándose todo el tiempo y pasan en eso mucho tiempo. que mi hermano tre dijo que podìas hacerlo. imaginate que incluso si supiera que sería mejor si yo lo quisiera no voy a querer aunque sea con un muchacho porque uestedes los muchachos quieren siempre intercambiar algo contra algo y nunca dan nada. –Justamente. aver¿necesitás además que yo lo quiera. –Si fuera verdad. si ya podés. que no intercambiás? Sin embargo vi muy claramente hoy de mañana cómo intercambiabas con mi hermano las llaves del coche para que pueda laregarse. jhamás lo voy a querer. no lo dije yo. cuando seas muy ggrande.-¿Cuándo. -¿Cómo eso que estás limpio? Eso no me lo tragaré nunca.Clara. Clara. puesto que lo que quiero ahora es que vos lo squierasa tambièn. Fak. –¿Y querrías que yo quisiera contigo cuando vos mismo decís que no te lavás nunca nada en ninguna parte? Es demasiado. los que no se han lavado nunca. Fak. Fak. -Soy muy desgraciada Fak. entonces yo que lo puedas o no. –No me miraste nada de nada porque yo no me lavo ni nada ni en el río ni en una casa ni en ninguna especie de agua ni sucia ni limpia. nunca. –De todos modosm. me dan o no me dan. tomá. tomo o no tomo. precisamente? . Fak. entonces no quiero nada en absoluto. Clara. su mugre los persigue: más se lavan más se agarra. podés ver. –Yo también. –Entonces. doy o no doy. Clara. Clara. estoy completamente limpio siempre y en cualquier parte. . –Yo no intercambio nada. Clara. –La cabeza de Delco (BUJIA)+ Clara (tendiendo la mano). Fak. con muy precision . –Y ¿por qué. están siempre limpios. Acabás de decir vos mismo que no te lavás nunca. Quizás que hubiera quizás querido con cualquiera que se lavara todos los días y por todas partes y sin falta. –No veo paranada lo que cambia para túi que yyo lo pueda ono. Fak. porque la mugre se desinteresa de ellos y les resbala encima. -¿Qué¿ Fak. -Pues bien. dámela. tenés que decir sí. a cambio de algo que sé con total precisión. –No veo lo que cambió puesto que yo también te miré cuando te lavabas hoy de mañana en el río muy tranquilamente. nunca voy a querer porque sé yo. Fak. Alguien muy desgraciado dice sí y alguien que dice no es siempre un poco feliz todavía. –No intercambié nada puesto que no le le dí nada para que pudiese largarse y que tengo todavía en el bolsillo. entonces pues ya estamos iguales y tenés que encontrarte otra treta. Clara. Fak. Fak. por favor.

Es verdad que vos no tenés realmente opción. –Completamente oscuro. Clara. No hagas ninguna boludez antes de que me vaya. Hoy te toca a ti devolver. quizás súi. sí. es así que creo comprender que funcionás. –Te esperaré. que seguirás trabajando solo. nunca serví. De todos modos incluso eso no puedo saberlo. pero quizás sea también tiempo de que nos separemos. prefiero ser allá. No podés comprender. trabajaré al principio com gorila de alguna empresa. se refleja sobre el agua del río. no te muevas hasta que yo me haya ido. que todo será como antes para ti. podés creerme. entonces es quizás tiempo de que hagamos nuestro bisnes por separado. Quizás éramos como hermanos. ¿de verdad¿ Cñlara. nunca entendí verdaderamente nada. . no estás perdido. Por otra parte. no se puede ir más abajo. –Sí. haré algo de plata y ya no se me verá más por aquí. morocho. El sol. que diré sí. Por más arriba que subamos. (Sale). monocho. sólo a uno mismo uno da de verdad. de todos moso. nunca tuve patrón. Quizás hemos trabajado juntos hasta ahora. cuando llegaste aquí te escondí y no te hice preguntas. Te queda Fak. y podrás tomarlo y retomar el trabajo incluso si estás solo para retomar el trabajo: yo cambio de lado. pero ahora ya no podemos trabajar como antes. Entonces quizás que el ferry se detendrá como antes. pero no quiero saberlo. Te enseñé todo lo que sabía. Abad está en cuclillas al borde del agua. solo. en ti. morocho: busco a Fak y cuando lo haya encontrado me escapo con el coche. morocho. Del otro lado. Sí. no intentes comprender. no sé nada de eso. no hagas boludeces. me voy al puerto. * Sobre la escollera. prefiero ir allá. aquí mismo estamos en el abajo del abajo. No intentes comprender. de verdad. mi viejo: cada uno por su lado. entonces. sí. y estaba bien. y quizás que no. Entonces. Charles se pone en cuclillas al lado de él. hacés siempre como pienso que pensás que no tenés ganas de hacer y después te corregís. quedate tranquilo. Pero lo que se da un día. yo. nunca obedecí. allá. acá es el abajo. Fak. pero no podrás siempre corregir. no te enojes. Y sin embargo es eso lo que voy a hacer ahora. Por eso prefiero cambiar de lado. morocho. a otro se le presta. y no hay muchas esperanzas de subir un poco. bajo. –Cuando esté muy oscuro. vos tampoco no intentes comprender y quedate ahí. y es necesario que un día devuelva. (sale). morocho. El ferry de la noche vendrá. nunca seremos más que el arriba del abajo. quizás. el trabajo de esclavo. Es tan sencillo como eso.Clara. no te muevas. el trabajo honesto. Cuando esté oscuro lo vas a querer. –Adiós. y yo no entiendo nada de lo que pensás. ahí voy a querer. Finalmente. es el arriba. Nunca trabajé. te di todo lo que tenía. morocho. no te pongas nervioso. lo bajo de lo alto que aquí lo alto de lo bajo. no reflexiones demasiado. morocho. cambio de lado. Entonces hasta que la jaguar se vaya conmigo adentro. sí. Clara. Hay demasiado camino que recorrer para que vos pases del otro lado. ni siquiera sé cómo se hace. Charles. Te pido eso. nunca entendés lo que te digo. bien me lo debés. morocho. nunca. siempre se tiene el derecho de retormarlo.

cuando descubrimos la piña americana ya están con el cuchillo. hasta que me haya ido y de no pensar demasiado. morocho. –Lo sé Koch. antes de que esté en el bolsillo. morocho. La autopista. es el trabajo honesto. La guita la siento incluso antes de que llegue. viejo. morocho.Era necesario que un día u otro reventara todo para ti. Koch. Sos un esclavo. No te olvides morocho. tenés la sangre demasiado podrida y aquí no hacen ningún esfuerzo para comprender a los que no hablan. No habrá más lugar para ocultarte. morocho. siento el olor de los billetes antes incluso de que estén impresos. hacen lo que nosotros hacíamos a los veinticinco y ya tiene más guita que nosotros. Estamos tan viejos morocho. Sale * “No es todavía la muerte. no hay razones para que pague contigo. pero un día u otro tenía que reventar. ni a sudar. El porvenir. –Quiere volver a casa. ni que le lustres las botas. . –Me duele. para no hacer boludeces. Creo que nada te gusta. ¿Nunca sentiste el olor de la guita. es normal. pagarás. Mirá los muchachos de quince años de hoy. De todos modos ahí está la guita. Él es el único patrón que hubiera querido tener siempre. no puedo pagar en tu lugar. No te olvides que ahora te toca a ti. todavía tendré hambre. Hay que intentar recuperarlo solito. morocho. Entre varios perdemos demasiado tiempo. Hoy el que no está armado es un esclavo. Comienzo de la tardecita. Tendrás que pagar. Se fueron todos. Al final a mí me gusta. incluso cuando no me quede lugar para guardar mi guita. no quiero verte más. ni que lo respetes. ni a obedecer. no te obliga a trabajar. si hubieras querido. ni a fatigarte. morocho. no te pide favores. Al final está bien la honestidad. morocho. Me abro. siempre. Un fierro. London. ni que le digas señor. ni que te levantes de mañana. antes incluso de que esté en las cajas fuertes de los bancos. Pero sos demasiado boludo. Y bueno. morocho. en los brazos de Mónica. mi viejo. Me gusta. que nunca tenés hambre. cuando oí el ruido del coche. Por eso me abro. Cuando trabajamos con los puños desnudos los mocosos de quince trabajan con la piña americano. hubiéramos trabajado con un arma y ahora seríamos los reyes.. no te obliga a nada y te da todo lo que quieras. Entonces prefiero abrirme. tan viejos y tan atrasados. De todos modos eso es lo que más me gusta en el mundo. unos tras otros y cuando vuelvan serán los reyes y nosotros los esclavos. antes de la caída del sol. mi viejo. Koch. y cuando nosotros nos metemos tranquilamente con el cuchillo ellos ya está con las armas de fuego. El que deje de tener hambre ya está muerto. Adiós. ni llegar a la hora. Mónica. no te olvides de quedarte tranquilo hasta que haya encontrado a Fak. pero lo que sé es que sos demasiado boludo. y eso no pega junto. Cuando cortaron el agua en seguida entendí que iba a reventar para ti. mi viejo. Ella nunca es dolorosa”. Yo me muero de hambre y vos ya estás muerto. Si hubieras querido. y además sos muy boludo. Vos sos demasiado boludo. Yo siempre tendré hambre. morocho? Yo lo sentí hace un rato. Tuviste una postergación y te ayudé en eso. no logro saber lo que te gusta de verdad.

–Lo sé. Lléveme. ¿no? Andá a buscarme esas malditas toallas mientras tanto. corran en seguida y sin ruido. quiero volver a casa. por Dios. no quiero que se los vea más por aquí. estoy segura. ya sé. Reventar las cubiertas. Koch. te digo. estoy harto de estas pavadas. pero no se puede. Mientras que podría estar yo tranquilamente con mi familiar. Mónica. Ya pasará un milico por aquí. felicitaciones. –¿Y qué más todavía. y yo estoy aquí por culpa de sus caprichos. La noche va a caer de nuevo. –Usted no sabe colocar esto de vuelta. no pido nada a cambio. –Me duele. Mónica. Mónica. –Me muero de frío. Koch. Koch. quizás. –¿Y qué más. Clara (a Mónica). –Quiero volver a casa. Koch. Clara. Koch. Quiero volver a casa. Koch. Mónica. –¿De qué le sirvió todo ese faroleo sino para hacernos todo ese daño para nada? Si dijera enseguida las cosas sin mentir. andá a buscarme esa maldita camisa para trozarla. .Mónica. quizás tendría que llamar a un muchacho. -¿Qué es esto? Mónica. Mónica (a Koch). apurate. ¿Por qué se encarniza conmigo? ¿qué le hice? (Después de una pausa) ¿Qué hice de tan grave para merecer esto? Entra clara. tontita. –Apurate. Koch. –Usted quiero. –Me duele. las cuatro cubiertas. ni siquiera sabemos lo que quieren de nosotros. –Seguro que lo sé. –¿No sabe ya dónde está el coche? Mónica. qué más? Mónica. Mónica. lo siente. -¿Y entonces? Mónica. –Lo sé. nada. con hermanos. usted quiere. No las perdí. Koch. ya sé. –¡Señor! Mauricio. fíjese. (A Clara) Tontita. Clara sale. (A Clara) ¿Y las toallas? Koch. (le tiende la cabeza de DELCO). pasa de cuando en cuando un buen milico grandote. muy bien. eh. –Las llaves. Clara (bajito). hermanas. choca con Cecicila que entra arrastrando a Rodolfo. –Quiero volver a mi casa. en lugar de todo ese faroleo no estaríamos atrapados aqué con su tobillo. –Ya sé. Mónica. un milico en bicicleta o a caballo. Me acordaré de esto. y es por su culpa. usted no sabe lo que es una familiar. Fuiste vos. Tome. –Por Dios! Acaso cree que a mí me gusta estar en este agujero. qué más todavía? Mónica. –No me moleste con sus historias. se lo advierto por si no se apuran. desaparezcan. –Mecánica. -¿Y las camisas para vendarlo? Koch. seguro que no. -¿Perdió las llaves? Mónica. –Corran. apúrense. –Quiero volver a casa. Por Dios! Y esta gente que nos mira. ¿no?. donde nos queremos sin complicaciones. Koch.

–¿Qué hizo con ella. pero sin que me mienta. –No compro más cigarros. Cecilia. –Lo presté para saber si duermo o no Cecilia. Koch. Cecilia. no mienta. Koch. se lo juro. diga que estoy enfermo. tengo el pie roto. para ayudarlo. ¿Ves bastante como para ver o tengo que explicarte cómo es? Mónica (a Koch).3 (Miran a Mónica y Koch) Koch (a Mónica). Rodolfo. Cecilia (a Rodolfo). –No tomé tanto café como para velar sola junto a la caniallla.Mónica. mirá. mirá. –Me iré a dormir cuando se hayan ido. –Vení. –Me olvidé. Clara. 3 Idem. Diga que me escapé. –Está tratando zafar. Entonces voy a buscar una toalla para ese tipo ahí que está totalmente empapado. Echeme toda la culpa. –Volá. Cecilia (a Rodolfo). Mónica. tanto café que ya no sé si es de día o de noche u otra cosa. Mauricio?. pagarán primero. -¿Y yo? Koch. Diga cualquier cosa. miente. Siete millones no se gastan comprando cigarros. ¿Dónde metiste tu zapato? Clara. Cecilia. hasta qué punto lo quiero mucho mucho. –¡Qué va a ser de usted. –Una muchacha seria duerme a esta hora en su casa. Mauricio. Mónica. mamá. hasta qué punto podría comprenderlo todo. A Rodolfo). Koch. –Idiota. Koch. no sabés más que hablar de plata. –Nada de toallas para nadie. –No se irá. Rodolfo. anda volando. –Sí. –No sabe nada. Mónica. miente y yo entiendo todo (Llora). Mónica (bajito). –No me tome por una estúpida. –Vaya sola al consejo de administración. Mónica. Cecilia. (Clara sale. es el momento. Mirá. –No quiero quedarme sola esta noche. mamá. perdonarlo todo. No quiero hablar de plata. . Mónica. mamá. –Es porque tomé café. Mónica. Clara (llorando). –Estaba segura. por Dios. Clara (a Cecilia). Koch. –Le juro que ya no sé más nada. –Velá junto a la canilla hasta que corra agua. –Estoy esperando esas toallas que fueron a buscar. usted no entiende nada de nada y no miento nunca. en casa. –No me torture. por Dios! Lkoch. Me olvidé. Mónica. idiota. –Me olvidé. –Todo. -¿Olvidó qué? Koch. no tengo nada que hacerme perdonar por usted . –No sabe hasta qué punto. ¿No creés que tendrás que recuperar el sueño de alguna manera? No ganaste ni un minuto con todo ese café que te tomaste a escondidas. estoy agarrando una neumonía y usted me habla de plata. Mónica. –No quiero su ayuda. Apurate. Clara. Cecilia. lo sabía. Rodolfo. Koch. –Mirá. –No mienta. –Quiero secarme. –Pero no puedo dormirme. Mónica. Clara. –Nunca.

–Vengo a ofrecerle nuestra ayuda. –Un teléfono. pero nosotros nos reconocemos como somos y ese es nuetro consuelo. Koch. conténgase. Schhhh. Mónica (bajito). ahí viene alguien. Pues bien. Me confían dinero a propósito para arrinconarme y luego me esperan en las esquinas para pedirme cuentas. . –¿Por qué. eso es todo. señor. –Sí. Mauricio. Por eso me siento tan feliz de que mi hijo haya estado ahí en el momento en usted lo necesitaba. ví en seguida. Mónica. con este pobre hombre que qued´ño medio débil y que no podía casi caminar más. amenos que un notable de las altureas le de un empujoncito. Cecilia (a Koch). por Dios. señor.. Koch. Mónica (a Cecilia). y si volviéramos mañana. pero la cima de una gran ciudad es difícil de alcanzar. nos besaban la mano. gracias. cállese. En nuestro país somo gente destacada. cualquiera sea el estado en el que esté.: van a hablar. es gente muy vieja. y el dinero que ya no valía nada. por favor. –Ví en seguida. y empezarán a buscar secretos allí donde no los hay. están escuchando. cuando tomamos el barco al final de la guerra. mi hijo que fue quien lo sostuvo en su caída y toda una familia que espera un expediente con la visa que nunca termina de escalar los peldaños para llegar a la cima. lo primero que van a decir es ¿pero adónde fue ese dinero? ¿qué hizo con él? Pero debe de haberlo gastado en algo.. Mónica (a Koch). como nosotros lo hemos adivinado a usted. Mónica. demos una buena impresión. –Mauricio. -¿Acaso no estaba yo en edad de estar en paz? ¿Acaso no estaba en edad de retirarme? ¿La edad en que un hombre común e inocente termina tranquilamente sus días con sus ahorros y a quien no se lo molesta con la plata de otros? Además es culpa de ustedes también si acepté ocuparme también de esa plata. Mónica. Mónica.Cecilia y Rodolfo avanzan hacia Mónica y Koch. y ahora sí van a hacer como los demás. con la plata. yo. Por Dios! ¿Tiene teléfono? Ceciliar (a Koch). no hago nada. Koch. No quiero ayuda. –Lo sabía. señor. Cecilia ( a Koch). –Cállese. no iré. bien ve usted que no puede caminar. señor. -¿Cuántos años de paz tuve en mi vida? ¿Años en que me dejaron en paz con los negocios de los demás? ¿seis? ¿ocho? ¿a qué edad uno sabe contar? No debería de haber aprendido a contar. –Ahí viene gente. Mauricio. Vivimos aquí como pobres perros olvidados en la oscuridad. –Cállese. –Si todos aprendieran a ocuparse de su plata y me dejaran en paz! No hago nada malo. estamos salvados. –Porque de vernos así cualquiera nos tomaría por perros vagabundos. demonios. pero por qué me persigue con esa plata? ¿Por qué no me dejan nunca en paz con el dinero? ¿por qué tengo que ocuparme siempre yo del dinero de los otros? Mónica. hablaremos de eso luego. –Gracias. por eso pedí que trajeran toallas limpias para ayudarlo. ahí vienen dos viejos. y si usted vino a lugares tan apartados no creo que haya sido por azar sino por obra de Dios y Dios hace que los exiliados se encuentren incluso en la oscuridad para que se presten ayuda. –Pamplinas. las mejores familias de Lomas Altas nos besarían la mano al bajar del barco. no tenían por qué meterme ese dinero entre las patas. que usted tiene el ojo entrenado para adivinar a los suyos incluso en la oscuridad. -¿Tiene un teléfono? Cecilia (a Koch). así es. y que usted pueda apreciarnos en nuestro justo mérito. Koch (enojándose de pronto). ese hombre medio destruido por la guerra. Koch. tengo ojo para adivinar a un notable. que usted era un notable. y la pérdida de aquella guerra.

felicitaciones. y que está perdiendo hoy la vista. Mónica. y en la oscuridad. Me importa. con la visa a medias. –Le gustan. no sabíamos cuál tomar. señor. señor? En el puerto diez barcos se aprontaban a salir en diez direcciones desconocidas. pues. nadie honra esa guerra. pues? Hace siglos que no hacemos más la guerra nosotros. señor. –Justamente. Pregúnteles. reducidos a perros vagabundos. entonces. Mónica (a Koch). 4 5 Idem. –Ayúdeme. –Ayúdeme a recuperar mi reloj. Koch y Cecilia se alejan.-Me iré sola. –Su reloj. Cecilia (a Mónica). –¿No va usted a volver allá. –Nosotros. –Nunca. Cecilia (a Mónica). Mauricio? Nos quedan nuestras piernas. (A Koch) ¿Entre notables no tenemos que sostenernos. Mónica. Mónica (bajito a Koch). señora. Mónica. lo seguimos y henos aquí. nadie honra a este hombre y aquí estamos. –Rodolfo adelantate y asustá al negro. señor. ¡por Dios! Cecilia (a Rodolfo). Lo perdí en este galpón. Sólo estamos nosotros aquí. Mónica. un hombre que perdió la mitad de sus pies y casi toda su fuerza y casi toda su cabeza en una guerra ignorada.Nos encontramos en el puerto porque quería hacer de mi hijo un ser humano de primera categoría y allá al no valer más nada el dinero ¿de qué servía estar entre los notables. Koch (a Mónica. Ni siquiera le traerán toallas. –El heroísmo les pertenece. Idem. Pero aquí. lo llevaré. Mónica (a Koch). Cecilia (a Rodolfo). se lo ruego. Se está haciendo de noche. estoy demasiado harta de usted y sus boludeces. sola. mientreas que allá las mejores familias siguen honrando en nuestra ausencia el heroísmo de este hombre. Mauricio. Koch (bajito a Mónica). Koch (bruscamente a Cecilia). Lo guiaré. Mónica. . Cecilia (a Mónica). machorrón. en la oscuridad. mientras intenta levandarse). –Apóyese sobre mí. Cecilia (a Koch). nos quedan las mías. apurate!5 Rodolfo desaparece. el niño me tironeaba de la mano izquierda.4 Rodolfo se aleja hacia el galpón. cuente. quién nos sacará de aquí. alguien tenía que hacerla señora. -Cuente. –Apurate. . –Me parecen repugnantes las payasadas de esta mujer. –A mí me gustan. yo. por Dios. (A Koch) Cuente con nosotros. pregunte. –Seguro. pero no sé nada de guerras. –Pero de qué guerra habla. señor? Koch (a Cecilia). –Esa no es una guerra nuestra. Mónica.

Fragor del río. –Qué querés decirme. viejo imbécil. Rodolfo se detiene en la mitad. Charles. pues. todavía. viejo imbécil. hablale a tu madre. eso es todo. sos vos quien me hunde las uñas en el brazo. –No te toco. en el exterior. el viento empieza a soplar muy fuerte. hay que ir hacia algún lado cuando uno camina ¿no? Y fue tu madre la que me dijo que tenía que caminar y apurarme. es tu madre. –No soy yo quien te quiere hablar. y los primero fríos del invierno que te hacen temblar de la cabeza a los pies. me arrastro. es tu buena madre la que te quiere hablar. Charles. hablá. No me golpees. –Me espiás. de los asuntos de la vida? Rodolfo. Rodolfo. Rodolfo. no me oculto de ti. no me meto en ningún tipo de negocio. –Ahí viene tu madre. –Dejame. Charles. para ocuparte. querés ir? Rodolfo. -¿Adónde. Charles. Charles. Mónica. –Dejame ir. a lo lejos. dejame. Charles. Charles. –No te toco. . Charles. –No te espío. en la luz roja del sol poniente. no tengo nada que hacer. Pero te juro que no me ocupo de los negocios de la vida. no golpees a tu padre. El cielo enrojece. me oculto y punto. Rodolfo. –Entoncess. Rodolfo. ahora. viejo imbécil. ¿por qué me espiás? ¿por qué te escondés de mí? Rodolfo. sos vos. sos vos. no le levantes la mano a tu padre. me oculto en los rincones. -No te toco. dejame. –No te levanto la mano. Desde hoy de mañana cada vez que me doy vuelta te sorprendo escondido atrás mío en algún rincón y cada vez que avanzo choco contigo escondido en otro rincón. porque soy un viejo inútil y feo y muy mal padre. Rodolfo. sos vos que temblás de la cabeza a los pies. Desaparece en el galpón. –¿Adónde tenés que ir? ¿qué tenés que hacer. –Dejame. por suerte que existen rincones en los que los malos padres pueden todavía esconderse. Es el viento el que te hace perder el equilibrio. no soy yo quien se mete en nada. ahí está tu madre. Dejame. –¡Por Dios! ***** La puerta del galpón.Se da vuelta. quien estaba escondido cerca de la puerta. sacudido por las ráfagas. todavía? ¿Quién sos. viejo imbécil. Una ráfaga súbita le hace chocar con Charles. Rodolfo avanza. Charles (Tomándolo del brazo). Me apuro. –Nada. y me levantás la mano. Fak está detrás de ella. me tenés adelante. –Dejame. –No. Rodolfo. * El interior del galpón.

Incluso si un hijo podrido. una cosita que ande perdido en algún lado? (Abad hace que no con la cabeza). y va a ser un golpe duro. que no sos un tipo que siga las reglas.Rodolfo. eso es el selector de tiro. me duele demasiado al desplazarme. (Se sienta. se la ligan. nada queda de él en ningún lado. pero no necesito verla. si no te puede reventar en la jeta. Acercate. no de otro modo. esta posición es para la ráfaga. pero si tengo tantas dificultades en caminar. muere como un perro. y este aparato dispara seiscientos cincuenta tiros por minuto y con un alcance de trescientos metros. para saber en seguida que no sos de los que respetan las reglas. y si no te queda respeto por la vez. basta ver tus piernas. Ahora llego a verte un poquitito mejor. Entonces ¿hiciste por lo menos una niña? (Abad hace que no con la cabeza). Mientras tanto vení a ayudarme negro. Acercate. entonces harías mejor en no tener respeto para la vejez tampoco. (Hurga entre sus ropas). las piernas. ahora. te toca a ti moverte. y aquí eso no nos gusta. Ponés el cargador en este sentido. y si no ella. yo mismo te denuncio. es siempre más fácil engañar a los oficiales después de una derrota que después de una victoria. los pies. ni vejez. (Abad se acerca). creen que esa guerra me congeló todo. (Abad se acerca de Rodolfo). negro. no tenés pasado. en principio un tio alcanza. demasiado jodido. y el cerebro. no está tan mal. no es realmente moderna pero te juro que te hace estallar la cabeza. Te tengo que explicar cómo funciona (Hace la demostración sobre el arma). viejo y estropeado como estoy. Un hombre que no haya hecho un hijo. no tiene . depende de la cantidad de cabezas que tener que hgacer estallar y de la precisión del tiro. lo que te da seiscientos cincuenta cabezas estalladas por minuto si uno se las arregla bien. será ese perro rabioso que quiere salvar el pellejo. no hacés suficiente ruido al caminar para ser de los que las respetan. vos? (Abad hace que no con la cabeza) ¿Ni uno? ¿Ni un nenito? Ni siquiera uno que no sepas. ni familia. es demasiado pesada. –Estoy demasiado viejo. Es una Kalshnikov de fabricación soviética. ni interés en ninguna parte. negro. la gente que corre demasiado rápido. Y si no es él quien te denuncie. es como si no hubiera existido. vení igual para tu interés. se comprende enseguida que esas piernas están demasiado acostumbradas a correr. y si ya no tenés ningún interés vení igual porque te lo digo. pero ahora estoy harto. y te van a dar por la cabeza. Estos perros me creen tan estropeado por la guerra que apenas si podría caminar. ni guerra. No tuve muchas dificultades en llevármela. No veo por qué se utiliza material moderno si todo lo que uno pide es hacer estallar las cabezas. Ayudame a sacármelo de encima. El gordo de ahí afuera. descansa el arma sobre sus rodillas). porque somos demasiados sobre la tierra para un lugar que no alcanza. porque no tenés nada para amortiguar el choque. De todos modos vos sos el que se la va a ligar solito sobre tu puta cabeza. pero no tengo necesidad de ver más. negro. Mis ojos están quizás demasiado revueltos como para pueda verte la jeta. esoy harte de ser viejo. vení más cerca que te pueda ver. ¿Ni siquiera eso? (Rodolfo escupe al suelo). esta otra para el tiro uno a uno. se va a volver al otro lado y les va a decir: oì gente que no se oye cuando camina allá del otro lado. eso no tiene nada que ver con la guerra. y fijate que aquí no nos gustan los tipos que no respetan las reglas. para estar seguro ahora. es este aparato que pesa cinco quilos y mide 65 centímetros y que llevo encima día y noche desde la derrota. Si te queda algo de respeto por la vejez. o entonces es que estás realmente para ser tirado a la basura. (Le tiende el arma).m negro. (Saca la pistola-ametralladora de debajo de sus ropas). ¿Ya hiciste un niño en tu vida. por lo menos uno.

suceda lo que suceda. ya que ahora camino tan bien como un granuja y les diré allá: vi a alquien del otro lado con una kalashnikov. hacelo cagar. es como si no hubieras existido. con una madre así. hermosa y fuere que avanza. ni una mancha azul. estoy seguro que le erraría y su maldita cabezota no estallará. Cae la noche y hace desaparecer a Abad. como los veo. Cecilia (precipitándose sobre Charles). mi hijo. (Se levanta. algo más. cómo descubre sus piernas: ni una vena. mi hijo. nunca podría. –¡Es él. en el frío. negro. ni un temblor. Vos podés hacerlo. Tené piedad de mí. Al salir choca con Charles que estaba acechando el interior. Mirá. el cerebro estropeado. te lo pido porque yo ya no lo puedo hacer por mí mismo. Mirala cómo muestra sus piernas. mirá. (Abad se inclina) Pero si sólo mataste un hombre. mirá qué hermosas piernas. con dos hombres ejecutados. ¿Cómo. mirá esto. vuelve). ni la más mínimo señal de carne de gallina. tené piedad de un hombre viejo que se ha congelado todo. les diré: vayan muchos y rodeen el barrio. Tengo la mano liquidada. Tu muerte te la has merecido. un tiro allá. sos vos Charlie. . (Agarra a Charles por el brazo). tu madre. de un hombre viejo y solo. a pesar del frío de la noche. como si ni siquiera te hubieras muerto. cerca de la puerta que da a la autopista. jamás te podrán matar dos veces. Ahora te veo completamente la trucha. tenés que haber matado a dos para ganarle. chiquito. mi Charlie! (Le besa la mejilla). mirá. Mirá. hacelo por mí. un tiro aquí. porque corre rápidoy sus pisadas no hacen ruido en el suelo. (Abad toma el arma). por lo menos. eso es seguro. * La noche es total El viento al hundirse por la puerta levanta la ropa y los cabellos de Rodolfo y de Charles. nada. sosteniendo a Koch.. tomate el tiempo. no te la mereciste. allá. Rodolfo (mirando por la puerta con una sonrisa). Reventale la cabeza al gordo. iró yo mismo a pie. matalo. y que sienta venir el golpe.importancia. sosteniendo es montón rosado y sin pelos. Acercate un poco más. Rodolfo se aleja hacia la salida. Tu vida vale menos que la vida de una gallina. Entra Cecilia. y eso les va a gustar. Te prevengo que si no la usás para matar al gordo. mirá. mi hijo. mi hijo. negro. Y te darán por la cabeza. mi jodida mano que tiembla. en el fondo de la noche. dejás obligatoriamente una huella tras tuyo. del otro lado. sostiene ese montón blando y vacilante sin temblar. se dirige hacia la salida. tu muerte no dejará ninguna huella. (Llora). húmedo y sucio. no dejes que se te escape. Sigue llorando. mirá sus piernas a esta salvaje. querés que haya sido un buen padre? Mirá a esa salvaje. chiquito. estás apenas igualado con tu puta muerte.

larva (A Rodolfo) ¿Qué hiciste del negro. –Cecilia. mi Dios!. seguro que es él. (Bajito) Tratá de no encontrarla. (Toma a Koch de los brazos de Charles). eso es todo. –Quiero mi reloj. machorrón?7 Koch sostenido por Charles choca con Fak quien guía a Mónica de la mano. este señor es increiblemente bueno. salvo por algunos rayos de luna que pasaban por los agujeros del techo. Rodolfo (a Cecilia). decile que me deje en maldita paz. viejo imbécil. Finalmente encontré a alguien bueno aquí. Conrad En el galpón hundido en la oscuridad. Cecilia. Lo que parecemos. no ves que los otros se ocupan de él mientras que vos te dorás la píldora. –No jures. (Bajito). le pregunto. Cecilia (a Charles). les prohibo hablarle. ¿Y el negro. andá a ayudar al gordo. (Más bajo todavía). bueno para nada. (A Charles) Abrí la boca. No hables así de tu padre. –Le digo que se secó. Pero vi todo por mi ventana. No agarra el agua. las llaves? Mónica. -¿Qué te dijo? ¿qué te dijo? Rodolfo (a Cecilia). para que le hable antes que se enoje. burdel de Dios. espero? Mónica. –Se secó. Cecilia (a Charles). es contra mí. Tendremos que entrar a pie. . ¿Fue aquí que lo dejó? ¡Mi Dios. Koch. Idem. Koch (a Cecilia). qué desastre! Charles (a Rodolfo.“Hacia las siete y media la oscuridad que había sido de un negro pegajoso alrededor nuestro se volvía gris lívido y comprendimos que el sol había salido”. –Ni siquiera está mojado. Koch. -¿No habrá perdido las llaves de mi coche. Movete bueno para nada. decile que tu hermana te trajo toallas. machorrón? Lo siento por los parajes. sólo yo tengo derecho de hablarle. encontralo. Mónica (a Koch). ¿Dónde está tu hermana? Dejanos en paz. es él. –La había puesto por aquí. Venga lo voy a ayudar. Cecilia. Charles (a Rodolfo). –Callate. no tiene nada de raro. ¿por qué no esás siquiera mojado? Koch. –¿Pero y las llaves. Cecilia. larva. -¿Qué cuenta usted? No es él quien me sacó del agua. bajito). eso es todo. decile que me deje en paz. (Llora). Este marrano no quiere pagar. –Las tengo.6 Koch. las tengo. ¿Dónde está mi pequeña Clara? (Llora). es un bueno para nada. les prohibo tocarlo. 6 7 Idem. viejo loco. -¿Por qué dejás que ese viejo imbécil se meta en mis asuntos? Cecilia. –Buscá el reloj del señor. Este señor quiso amablemente guiarme. Koch (a Mónica). ¿qué puede importarle?. –Sólo yo lo comprendo. –Sí. -¿El coche? Usted me hace reir. movete. en este estado. Es contra mí la cosa. Cecilia. Ayudá al señor a caminar. ¿Dónde está ahora? Decime dónde está. Charles (a Cecilia). –Decile Cecilia. ya ves que tiene la pata rota. veo perfectamente claro. pagará de todos modos (A Rodolfo).

8 Mónica (a Koch). Koch (a Charles). su coche. tomá. (le baja las polleras a Cecilia). le daré otra cosa. puede servirnos para canje. Su gusto por la plata me asquea. –Cuando la haya reencontrado. revolcada en la mierda? 8 Idem. sí. ¿Quién es esa payasa. vos que me enseñaste todo. el dinero tal como usted lo concibe es una fruslería. mi pobre amigo. enferma. pero va a tener su crisis si no se la encuentro. La plata. ¡Mónica! Cecilia (de lejos. no son más que migajas que se le arrrojan a los perros en el patio trasero. debe acordarse dónde la dejé (Koch pasa de los brazos de Mónica a los brazos de Charles). por Dios. diviértase con todo eso. Fak. machorrón. está muy bien así. son fruslerías. sus boludeces. hay demasiada gente. Los negocios existen. habría perdido allí su fusto por las fruslerías. usted es realmente demasiado boludo. recupere esas baratijas que sembré por ahí. a Mónica). aprenderá por lo menos eso. usted. –Más bien ayúdeme. no diga nada. o voy a acabar llorando contigo. sin fuerzas. –Fruslerías. Mónica. Fak. –Emntonces. Eocultá tus pierenas putona. porque seguramente me robaría los bolsillos. quiero darle la sorpresa. y mis piernas para llevarlo a la ciudad. Rodolfo (a Cecilia). Cecilia (a Rodolfo). dije que te lo diría allá arriba. dará una vuelta en jaguar. el dinero no se pone en el bolsillo. no sea repugnante. –No me quejo. –Vos. –No aquí. Déjeme. -¿Lo que me importa? Es mi coche. Si tuviera tiempo le hubiera hecho hacer una pasantía en la Bolsa. Mónica. pero usted no sabe nada de negocios. Su ingenuidad. Mónica. No me abandones. –Su coche. pues. por Dios! Koch (a Charles). mi pobre amigo. entonces? Mónica. –Su coche. Retome su trabajo de simio. sus caprichos. –¿Cuando la hayamos encontrado. eso es todo. Prefiero volver a mi casa. –Démela. (Se sientan uno junto al otro). descanso. (Tiende el reloj en su mano). sus gustos. Fak. –Ven acercate. –Dejá de quejarte. felicitaciones. no lo querría a usted ni siquiera como chofer. –Cuando hayas subido conmigo allá arriba te la daré. –Le daré dinero. tal como la ama. sí. –Démela primero. la desgracia autoriza todaváía que se nos pisotee y se baile sobre nosotros y nos hundan la cabeza en la mierda cada vez nueva como si no hubviese tenido tiempo cuando estábamos fuertes? Rodolfo. vieja. -¿Su hija? ¿Qué zapato? Por Dios! (A Fak). por qué cuando uno es tan viejo. –¿Qué hace usted con el zapato de mi hija?. Y además. Cecilia (a Rodolfo). caramba. –Cuando haya reencontrado el reloj. (Se desprende de Charles y trastabilla). Su coche.Koch. –Dígame aquí lo que tenía que decirme. su reloj. –Primero tenés que subir conmigo allá arriba ya que te hice pasar aquí. todo. vos que me sacaste del arroyo donde me pudría para elevarme hasta la mierda de Lomas Altas y que me sacaste de la mierda de Lomas Altas para arrastrarme en esta miercda de acá. que yo sepa. El dinero no existe. . sin ideas. Mónica. –No llores cabecita negra. Mónica. ya veremos después. Fak. Mire. Dejaría de querer algo que no existe. Cecilia. subiré allá. Mónica. Dónde esta mi hija? Mónica (a Fak). Fak. Rodolfo. aquí está.

es el café. Koch (A Mónica). –No me quiero ir. –Agárrese de mi brazo. –A ver si podés. . –Te irás. Koch. por Dios! Toda esta gente me asquea. preferiría vivir entre las ratas y los perros. tonta. Clara. desaparece en la parrilla. –¿Oye? Mónica. –No. Y ponete ese zapato. ¿Usted ve algo? Mónica. A Fak). Y vos terminá de dar vueltas alrededor de esta putita. (La obliga a ponerse el zapato) y ahora. –Volveré. Mónica. enfermos. mire mi pie. hundite en el jergón. Mónica. –Diré que pusimos el dinero a rendir. –Busco el reloj. –Te lo pondrás igual. -Está hinchado. me haré tapar con cemento desde los cabellos hasta los pies con un agujero apenas para la boca y la nariz. Mónica. Clara. volá. Mauricio. andate para casa inmediatamente. –En absoluto. Clara. –Te puede servir para mirar el suelo (Clara toma el encendedor que le tiende Fak). ¿Qué hacés ahí. –Ya te lo dije mil veces que no fumo siquiera. Nos dará un margen. (Clara sale. –Brutos. Clara. –No. Clara. Clara. –No puedo. usted sabe que soy capaz de hacerle tragar cualquier cosa a cualquiera. Koch. Mónica. no quiero ponerme el zapato. Koch. quiero saber qué pasa. mostraré planes de inversiones. Vamos a tratar de salir de acá discretamente. duerme. me pregunto sobre qué porquería. –¿No oye ese escándalo afuera? Mónica. –No. ¿quién te pidió que supieras nada? Y ponete ese zapato. Cecilia. (Estalla en sollozos). –Volá. –Resbalé. Cecilia. (Mónica y Mauricio caen en los brazos el uno del otro). quiero quedarme. toda esta gente que no conozco. Mónica. –Ladrona. quiero volver a casa. gallina! Fak se ha acercado a Clara quien ha entrado discretamente. –Son los perros en los tachos de basura. Clara. –No veo por qué no buscaré yo también el reloj si todo el mundo lo está buscando. Cecilia. Koch. vos? Clara. –No. -¿Qué quiere decir lo que está escrito encima? Cecilia (precipitándose sobre Clara). Me iré a vivir encerrada entre cuatro paredes de cemento. acostate. Fak. –No tenés nada que buscar aquí. Cecilia. desechos humanos.Cecilia (Precipitándose sobre Mónica). Soy capaz de hacer tragar eso al consejo de administración. Cecilia. Mauricio. Clara (a Fak). no quiero. piojosos. inmediatamente. no. estoy tan harta de estos locos mal lavados. tonta. no quiero. –Mire. me voy a encerrar apenas llegue a mi casa. –No tenés nada que saber. En dos horas. tonta. puedo preparar eso. me haré pasar la comida por un túnel para no ver más ni sentir el olor de esa raspadura de seres humanos. Cecilia. Todos me insultan. noveo nada. linyeras. Cecilia.

detenelo!. qué se ha creído. (Le tiende su mano). nosotros lo alimentaremos. Tome. Mónica. –Oigo todavía tus pasitos. No ahora. querés correr a tu colchón antes que yo llegue? Rodolfo (gritando). deme su mano. Cecilia (a Koch). Koch (señalando a Abad). Dios mismo. –Cállese. bien puede usted besar la mano de su madre. cuidaremos de su pie. –No. -Me duele. 9 10 Idem. Mónica. no deje que nos ahoguemos en medio de los salvajes. Idem. lo serviremos como esclavos. Cuélguese de mí. Nosotros lo protegeremos. estamos en la puerta. juega con el selector de tiro. lo sé. Koch. –Nunca. no es de nuestra raza. todavía no me besó la mano. (Se echa a llorar de golpe). entre otros diez pies de niños elegidos en Lomas Altas.Koch. Mónica. (Designando a Charles) Mire los pies de este niño. –Es él. Mónica. con el fusil-ametralladora en la mano. no puedo caminar. se largan!9 Cecilia (a Charles). –¡Se largan. –¡Carlos. Koch. lo ha conducido aquí por la mano para que nos unamos contras los perros y los salvajes. –Callate. no nos miran. putita. –Ya casi llegamos. el peligro es demasiado grande. lavados y besados. tengámonos las manos. –No. pero será necesario. Mauricio. –No se acerque. señor. – Venga. tome esas llaves. Cecilia. deme esas llaves. –No farolee. Koch (a Cecilia). callate. Jicg. –¡Mi Dios! Nos va a matar a todos. muerde. está empapado como yo. discretamente. –No la tocará (Se cuelga de Koch). no él. Los besó el papa. más bien de insultar. Abad se adelanta hacia Charles y le tiende el fusil-ametralladora. –¿Agradecimientos? ¿Agradecer qué? No tengo ninguna intención de agradecer. –Tonterías. Mónica. Rodolfo (a Cecilia). –Sólo que será necesario que me diga a dónde fue ese dinero. no enseguida. Cecilia (hacia la puerta). Mónica. –No se acerque a ése. –Sí. un Jueves Santo. Quedémonos juntos. mire Mónica. Dios no puede elegir primero y olvidar luego. no es de una raza que acepte los agradecimientos. no él. tendré que decírselo. Mauricio. lo sé. Y si el papa besó los pies de este niño. cabecita negra. Mónica. señor. ahí están las llaves. señor. Mauricio. Cecilia (interponiéndose delante de Koch). Carles lo toma un instante. –Sí. –¡Mi Dios! Aparece Abad. Koch (desprendiéndose de las dos mujeres). . no deje que nos confundamos con los perros ente los cuales vivimos. señor. Koch. ¡por Dios! (A Abad).10 Cecilia (a Koch).

iremos directamente a la policía. por favor.-Apúrese. –No. a Abad. (Se dirigen los hacia la escollera). Koch. ***** Sobre la escollera. Por supuesto que sí. y entonces le juro. Koch /después de haber recogido el arma. porque soy un hombre de mundo. empuje. De todos modos no tiene nada que perder dejándome hacer.. Apúrese. -¿Qué es todo este escándalo? Cecilia. Mónica (a Cecilia). es demasiado pesado. si vuelvo a mi casa con esa mujer. Muy tenuemente el galpón se aclara con las primeras luces del día. El fusil-ametralladora pasa de mano en mano. -¿Tiene un teléfono? Cecilia. Tome este aparato. eso es todo. Rodolfo se ríe y sale). es una miserable. apoyándose sobre él). Este viento me lastima. Los acusará de todo y yo con ella. podría. Por eso a usted le conviene dejarme hacer: para deshacerse de ella. con la mirada vuelta hacia el interior de las propias tierras.Charles se ríe. muy bien. A usted le hice daño. Habría que prohibir los . lo querrá para vengarse de ustedes. . Mónica. no lo apretaré. Mónica (viendo a Koch desaparecer). Cecilia. no. ¿Cómo funciona este aparato? No sé si llegaré a hacerlo funcionar solo. –Que revienten (Se cae. si tiene miedo. Se llevan entre las dos el cuerpo de Cecilia. la detesto. sin querer le hice daño. Koch grita por encima del ruido. Tranquilamente.. porque. Mónica.Mauricio. no delante de esta gente. –No delante de ellos. y usted. –La policía. deja el arma que se cae al suelo. Mónica. No es a usted es a esta arma que me agarro. Todo el día mendigan. Un viento muy fuerte con lluvia y granizo atropella a Koch y Abad que se agarran de donde pueden. no logar manejar esa cosa. bajito). Pero yendo a pie. parece el tipo de gente lenta en comprender por qué hace las cosas. fuerza un poco. ella no tendrá ninguna razón para hacerle el menor mal. Charles sale. Usted también me odia. van a poder partir. qué botón. un encuentro así no puede dar lugar a una boda. lamen los zapatos del hombre. vengan. como gente de mundo que somos: así lo querrá ella. Sirena de una barco próximo sobre el río. No se ponga nervioso. –Son los perros. Tome. estoy buscando. gimen a sus pies. con las manos en los bolsillos. sólo falta la policía para hacer algo acá.Tendríamos que vivir cada uno por su lado. no tiene nada que perder haciéndolo usted mismo. –Voy a buscar a la policía. y de noche se vengan de una jornada de solicitud y de desprecio espantando el silencio de estas calles. Muéstreme cómo y dónde apoya. eso lo vengará y a mí me liberará. su reloj.. –Vengan. si lo quisiera. (se apoya ligeramente en Mónica). –¡Mauricio! ¡Dios mío! Clara (apareciendo cerca de la puerta. deshágase de mí. tomándose todo su tiempo. Créame. ¿Por qué caminos andan sus pensamientos para que lleven tanto tiempo? ¿Por dónde andan ahora? ¿Por la cintura? ¿Por el pecho? Acelere. (Fak ha salido). Cecilia. Hágalo usted mismo. siempre quiso estar más arriba de su condición. apúrese. el día vuelve. Es una miserable y la odio.

Atraviesan el galpón. no como un pobre tipo odia a un hombre de mundo. Clara. unos pájaros emprenden vuelo. Fak. ¿Cuándo? Fak. me duelen los pies. Clara. –Sí. Clara. Clara. Clara. –Está totalmente oscuro. Ayúdeme. * En el galpón. el viento se calma. -¿Eso es todo? Fak. Tengo frío. –¿Para qué tenés que mirar para otro lado. –Porque te corresponde a ti mirar dónde ponés los pies y yo tengo que mirar para otras partes. por favor. –Me apuro. no tenés más que seguirme. –De hecho. -Apurate. no puede estar más oscuro. Fak. sino como la piel odia el vitriolo. tengo que ocuparme de ella. –Cerrá los ojos. –Nada. Fak arrastra a Clara. Fin del amanecer. Clara tropieza. conozco el camino de memoria. más tiempo mirándonos. Habría que extirpar la curisiosidad de la cabeza de la gente. -¿Por qué ni siquiera me mirás dónde pongo los pies? Fak. hay que pensar ya en la siguiente que uno hará. –Antes. Fak. –Sin embargo. y dentro de las normas. (Le tiende la culata del arma a Abad). no siento placer ahora. –Sí. –Me dijiste que me daría tanto placer estar aquí adentro contigo. había dicho que entraría cuando estuviera totalmente a oscuras. –Me ves porque te acostumbraste a la oscuridad. –¿Cuando. Habría que odiarse de verdad. Clara. Clara. yo te guío. no está tan oscuro. me duele por todas partes y no puedo más. puesto que te veo. Clara. no como un hombre normal odia a una mujer viviendo a su lado. Clara. –Cuando te pedía que pasaras aquí adentro conmigo.encuentros. exactamente? Fak. Clara. si estás conmigo? Fak. –Porque cuando se hace una cosa. –Ya lo tuviste. la aurora. . Abad posa su mano sobre el fusil-ametralladora. sos vos que no te apurás. Fak. -¿Y qué hago ahora? Fak. me obligás a arrastrarte. –No está tan oscuro. No perdamos. Bien ve usted que estoy enfermo. mamá está enferma. si no todo va demasiado rápido. Clara. Fak. Fak. Clara. –Es que no sé cómo hacer y tengo un poco de miedo porque no está totalmente oscuro.

¿Quién puede seguir las peregrinaciones del agua. Ya oí lo que tenía ganas de oir. Todavía no hice nada malo. –Sos medio sordo y medio ciego para todos los demás. Charles. Fak. pero estoy seguro de que a mí me oís y me ves. –Soy tu hijo. Clara. soy tan sordo como vos. Tengo que irme. que en la edad en que necesito mujeres para cogerlas. porque conmigo no es necesaria la astucia. Pero a ti solo tenía que decirte adiós. Clara (prendiéndose de Fak). Fak coge a Clara. rápido. desde la fuente hasta el mar y estar seguro de no equivocarse? No tengo ninguna razón para perder mi tiempo escuchándote. tan ciego como vos para todo lo que nos rodea aquí. Tengo que ir. Charles se acerca de Rodolfo. Fak deja a Clara. –Ya está hecho. Charles. Fak. vos solo habrás oído mi adiós. * A lo largo del galpón a pleno sol. –Me oirás a pesar de todo. en la edad en que podría ganar dinero para todo eso. –No te quiero oír a ti. -¿Por cuánto tiempo no hago nada? Fak. –No sé nada. –Tengo miedo. –Ayudame a partir. sabiendo eso estaré tranquilo. Pero no podré partir sin decirte adiós. Clara. coches para manejarlos. tenés que saberlo vos misma. Estoy ya a medias sordo y me aturdís las orejas. –Es normal. –Ya te pasará. Charles.Clara. –No mucho. Rodolfo. Charles. y . Fak. por eso quiero partir cuando todavía puedo hacerlo. Rodolfo. Carlos. Sabés. Rodolfo. –Tengo miedo igual. Clara. nada. –Vengo a decirte adiós. que merezca un castigo. Charles. –Cerrá el pico. Clara mira a Fak desaparecer por la puerta de la escollera. -¿Qué querés exactamente? No veo gran cosa y tampoco oigo bien. – No sé nada de eso y vos tampoco. grito de Mónica en la autopista. Rodolfo. Fak. Clara. no me podés dejar aquí en el medio. –No me dejes solita ahora. siga gastando esa edad y ese dinero cuidando la muerte de una vieja. –No grites. antes de que sea demasiado tarde. Fak. –No tengo sólo eso que hacer. vos aún menos. -¿Y qué hago yo entonces aquí en el medio? Fak. trajes para comprarlos. –Ahora que me trajiste aquí en el medio. ¿quién sos exactamente? Charles. (La golpea y se aleja). ¿Te parecería justo a ti. Ráfaga de tiros sobre la escollera. y que cuando se muera no me quede nada para mí? ¿Y para alimentar una niña para muchachos que ni conozco.

Esa perra se aprovecha de que apenas puedo caminar y no puedo ya escupir más que a medias. Rodolfo. mi edad se habrá pasado con mi dinero al mismo tiempo?. qué joder. Pero mi maldición a mí. y bendicen otra vez al mediodía. –Sos mi padre. pensás que es justo que me vaya. quien le enseñó que la ttierra era redonda y que el sol gira alrededor. quien le enseñó la religión. Y si el porvenir tiene piedad de los ancianos y los olvida. es como un puñado de sal que tiraría en el té y ya nada podrá hacerlo bebible. Una salvaje que se arrastraba en el arroyo. mirame. –Me importa un corno la maldición de mi madre. –Y lo que yo quiero es no ser maldito. quien le enseñó una lengua correcta . fui yo quien la pescó como un renacuajo en el estanque. Rodolfo. admiro al hombre de treinta años que está alrededor tuyo como tu sombra y del que me acuerdo un poco. la salvaje se desató en ella y se puso a trabajar para mi desgracia. -¿Por qué? ¿qué esperás todavía?. quiero solamente que me dejes en paz. A ti no se te puede hacer más daño ya. comer. no me importa que todos me condenen. una vez que haya aprendido a escupir en los escupidera y a enjugarse los dedos en los lavadedos. ya pronta. Es una perra. –Lo haré. podés abandonar la idea de coger una mujer. qué joder. que la vida te roto completamente. Mientras que yo. Rodolfo. Así la podredumbre consume un fruto sano. llorar. Bien podés no esperar más conducir un coche. Rodolfo. la guerra y la vejez me volvieron medio débil. y una vez alimentada. –Nada. a mí ya no me quedará nada. y cuando se levantan de mañana vuelven a maldecir. cuyos pedazos no serán nunca pegados de nuevo. Charles. pero sé que si vos oíste mi adiós sin maldecirme. lo quieras o no. –De todos modos tu madre te maldecirá. para nada. no pienso nada. No se te puede impedir hacer eso. los ancianos bien pueden tener piedad de aquellos a quienes el porvenir acecha como un enemigo. para su jodido placer de salvaje. Pero a mí todavía me pueden hacer daño. reirse. soy demasiado viejo y demasiado boludo para pensar. porque no lo harás de todos modos. –No entiendo nada de lo que decís. y jamás la salud vuelve a un fruto podrido. Te miro y veo que no podés ya casi caminar. –No quiero pedirle nada a mi madre. los pedazos están enteros y es mi vejez la que está alrededor de mí como una sombra. Charles. quien la lavó. Rodolfo. y esto tu viejo cerebro no puede olvidarlo. Charles. a pesar de todo. que estás medio sordo y ciego. Admiro al hombre fuerte. vestida. –Tenés razón.cuando la recojan. quebrado. Las mujeres maldicen de mañana y bendicen de golpe durante la noche. y que estás viejo. Charles. no andaré dando vueltas toda mi vida sin poder deshacerme de mi condena como aquellos a quien su padre ha maldecido. es como un viento que sopla en un sentido y en el otro y deja los árboles bien derechos. entonces dejame en paz qué joder y andá a darte una vuelta. –Es por eso que no quiero que lo hagas. Es por eso que hoy me voy y te digo adiós y te pido tu bendición como me enseñaste que un hijo debe pedir a su padre cuando deja la casa. –Entonces. Charles. lo haré a pesar de todo. –Pedísela a tu madre y dejame en paz. sin razón alguna. Rodolfo. Pero hoy ese hombre no es más que una sombra y lo que existe realmente es un hombre viejo. ella que sólo hablaba un idioma obsceno. quien la vistió y le enseñó todo: cómo caminar. . Rodolfo. entonces ¿qué es lo que venís a reclamarme a mí? Charles. podés contar conmigo. pero la realidad está todavía sólida. Charles. ni siquiera sé exactamente quién soy. autoritario. vos mismo me enseñaste eso. –Tenés razón.

Iré a buscar yo mismo neumáticos para su coche y nafta para su tanque y pañuelos para sus lágrimas y cuando todo se haya calmado volverá a su casa en coche. cuando todo está ya jodido para usted? ¿Para qué le serviría. Clara. hacernos daño? Mónica. tiene para horas y horas. –No se vaya. Déjeme tontita. -¿Por qué deseás mi desgracia? Rodolfo. por lo menos. se quedará dignamente en su . Charles. alardeaba. y sabrá al menos a quien le tiene rencor y a quien no le tiene. señora. Además. todavía. ya te olvidé. El camino es muy largo.Rodolfo. un padre es como un chaparrón en medio del océano. Además. No la molestaremos. que te acuerdes de mi. –La noche. sola. no puedo hacer nada. Quiero permanecer en el recuerdo de alguien. como me enseñaste que había que quedar en el recuerdo de alguien para no morir. Mónica. no se vaya. señora. Charles. cuando no lo estoy yo mismo? De todos modos las madres son los papás y las mamás a la vez. Clara. Clara. Lo olvido todo. * “¿Qué es esta casa en la que me haceis entrar y que forma un edificio tan singular? ¿Qué significa la altura prodigiosa de los diferentes muros que lo rodean? ¿Adónde me lleva usted?” Marivaux La autopista. Mónica. –Porque no te deseo nada. -¿Y ahora para dónde corre a la callada? Mónica. va a caer mientras usted se está perdiendo en calles totalmente solitarias y entonces podrá llorar que nadie le secará las lágrimas. –Les haré todo el daño que pueda. todo el daño quer tenga ganas de hacer será para ustedes. se perderá. Clara. -¿Cómo estás tan seguro vos de que yo sea tu padre. va a recorrer calles solita en medio de calles. –No se vaya. de tarde. Clara. ¿Él mismo? Yo lo conozco. Clara (a Mónica que se levanta). no tengo más memoria. -¿Él mismo? Seguro que no. No se vaya en sordina. Mónica. va a caer a todo trapo. Estoy llorando. (Charles sale). Clara termina de peinar a Mónica. lloro. pequeña miserable. incluso en el recuerdo de un viejo cerebro como el tuyo. –Se mató él mismo. la van a seguir durante horas y horas y estará perdida. Cecilia está en un rincón. –Déjeme. Rodolfo. (Llora). déjeme. no se vaya. -¿Por qué nos haría daño todavía. ninguno de nosotros tiene nada que ver en eso. Sólo eso. van a mirarla y a rodearla. señora. –Entonces quiero. No podés negármelo. Qué voy a hacer ahora? ¿Qué voy a hacer? Clara. tranquilamente. –Por supuesto que puedo. Eso no me lo negarás. –Iré. por Dios! Usted no me lo impedirá. –No vaya. sus zapatos van a resonar fuerte y despertar a la gente. no hay tiempo para ver adónde las malditas gotas se han ido. –Callate. Mónica. –A buscar a la policía.

bribón. para que se vea al fin quién obedece a quin. Le pequé con un palo para enseñarle el respeto. Clara. después de un corto sueño gimecodiciando ya otro sueño: si me tuvieras un poco en gracia. después de un sueño corto. puesto que te prometo que desde el momento en que lo haya alcanzado no tendré más codicias y me atendré a eso. * Cecilia. Mónica. es asqueroso. vete a buscar el balde y lava. vamos. grita: déjame salir. escucharía ñor un instante mi ruego y te dejarías ablandar. . –Sos demasiado pesada. Vete al río con el balde. Clara. Cecilia. no me dejes encerrada como una vieja esposa inútil y de la que te avergonzarías. Sacude la puerta. codicia otro lecho y suplica de nuevo. Es la perra la que lleva al hombre por la correa. no podré llevarte yo sola. –Vení. luchar contra ella hasta que se acueste cuando le diga que se acueste. levanta la cabeza. me acostaré ahí ynunca más dejaré el lugar. mentiroso. la pinché con espinas para que con su sangre corra su maldad y los sufrimientos que me infligía. porque cuando se despierta. Pero si la saco me inflige quemaduras como la menstruación de las mujeres y comezones y si no la saco. Limpiá a mi alrededor. –Llevame hasta la cocina. dignamente. Pero apenas obtiene él el objeto de su ruego. quiero parecer un montoncito de piedras. ni mi razón de ser sea aniquilada en este mundo” dice Fak). me facilitarías el acceso a ese lugar de reposo. vete a buscar mi chal y escondeme debajo. tengo que prenderme con manos y dientes a su correa. Cecilia. –Bien que pudiste encontrar para tu café y para emperifollarte como una putita. apenas recorrió los lugares que ya saciado. se aleja del lugar con un vago pesar. Clara mira a Mónica que se aleja. el esclavo el que burla al amo. la sumergí en agua helada para enseñarle el silencio y sólo logré excitar su curiosidad. si al menos no fueras tan cruel que por pura maldad me privás del último lugar de mi reposo al que todo ser tiene el derecho de llegar. pero sólo logré endurecerla y volverla insolente. –Déjeme. esperando que el día se vaya y vuelva y que a usted le vuelva la calma. señora. Escondeme. ahora me toca a mí ser malo y duro y sin corazón. porque su nombre es el mío y no quiero que se borre la mención de mi existencia entre los hombres. se cubre de granos y me vienen dolores intestinales. no te quedes ahí sin hacer nada. se meta donde le diga que se meta. –No hay agua. no quiero quedarme aquí. (Encolerizada). ***** (“Lo llamo charlatán. No quiero hablarle más. en su rincón. pero sólo alcancé a darle el gusto por el sufrimiento. oirlo más. y ponerle el bozal como a una bastarda mal adiestrada. paséame por el mundo. ayudame. no quiero que Rodolfo me vea. nunca más me oirás quejarme. Es el esclavo al que no puedo liberar. lo oigo que se ríe ahí atrás. el pájaro el que encierra al niño en su jaula. el perro al que no puedo matar. –Tonta. (bajito). Cecilia (a Clara). movete. no más ceder ni nunca más dejarme vencer por las lágrimas.rincón. entonces me arroja un sortilegio y mi piel se pone amarilla. sino al contrario. si soló te dejaras conmover por mi tristeza y mi asco a la vida.

allá me gastaron la vida y a cambio me dieron una bolsa de guijarros que debo arrastrar noche y día por el mar. Rodolfo. –Se largó. Clarta. wachuchikunqaku. Cheqnisqa kachun llapa warmikunapa 11 12 Estas últimas palabras en español. Clara. Cecilia. me hizo fornicar con las larvas. –Pará. –No quiero saberlo. cheqnisqa kachun warmipa qaparitynin. –Es demasiado lejos. –Dejame en maldita paz. (Colérica). que desaparezca.13 Clara vuelve arrastrando a Rodolfo. hatun rakayuq. Clara. qué te dijo?. demasiado pesado. ya bastante me jodiò toda mi puta vida. –Cheqnisqa kachun llapallan tuta. Llamá a tu hermano. -¿Imanasqam Maria? Imanasqam ñoqa wachuchikurqani supaywan. waytarukuspa.) 13 Idem. hasta que me caiga de cansancio. –Es la india que despierta (se sonríe).11 Clara. papá. bastarda. –Quiero regresar a las Lomas Altras. wiñaspa.). que no venga. chay warmikunapa tutan. no. 14 Esta y la siguiente intervención de Cecilia figuran en quechua en el original. putita? (bajito) No quiero estar sucia no quiero oler feo y que nadie me lo diga. Cecilia. que llames a Rodolfo. -¿Qué te creés que serías sin él? ¿quién te alimentó. –Papá.del T. wachachikuwananpaq? ¿Dolores. -¿Quién te enseñó a contestar? (Bajito) Llamá a tu hermano. allá he perdido todos mis colores y mis fuerzas y mi virilidad. Clara. –Ese impotente me hizo echar raíces en este país de salvajes. papá? Cecilia. pará. qanra chuchumeka. waytariqunkapu. niykuway? ¿imanasqam supaywan wachuspa. vení en seguida. del T. pantasqa supaywan wachuchiquna tuta. la versión francesa aparece en el anexo al final de la obra y es allí que ofrecemos la traducción al castellano. –No. chay warmi wawakunapas. Clara. payquna waytakurukuspa. Llamá a Rodolfo inmediatamente. No quiero tener más hermano. no quiero. Mariapa. Cecilia. maman. Cecilia. te digo. papá. ese castrado me metió en la cama de los salvajes. –Estupideces. Cecilia. ¿qué está diciendo. chawpi tutapi warmi wawata wachakuspa. por los puertos. traeme agua. Rodolfo. Mariapas. como loca). mi flor. no quiero regresar allá. no. qaparinqaku. idiota. En español en el original (N. –¿Qué te dijo. mamá. paypas Mariata wachananpaq. Mariata wachana? ¿Imanasqam? ¿Niykuway Carmen? ¿imanasqam wachuchikurqani Doloresta wacha naypaq. mi pequeño sol. el aire allá está podrido y huele a mierda. en el original. hizo que se acoplara la orquídea con el cardo.Clara. paypas wachananpaq?14 Rodolfo. –¿Qué decís? Cecilia. nina ñawiyuqwan. –Que venga pronto. satirachikuspa isqon killamanta anchata qaqarinqaku qanra qocho patanpi. que se muera.12 Clara. –¿Qué está diciendo?. . no entiendo nada de lo que dice. y heme aquí reventando en medio de esta mierda. Cecilia. –(corriendo. Agua mi tesoro. (N. para respetar el orden propuesto por el autor. demasiado sucio.

Clara huye. Charlie. y vos presentar la factura. cheqnispa warmita rurarqa. –La india se duerme. Charlie? Clara mira a Charles que se aleja. como nadie podrá amarte nunca. Charlie. puedo ocuparme de ti como nadie nunca se ocupará de ti. * Sobre la escollera. aquí o allá. * El interior del galpón. Si te dijera. pantasqa. no necesitarás nada. -¿Es pesado o estás cansado? Fak. De noche. ni mirarme. Fak. Clara. lo que nadie nunca podría hacer por ti. Muy lejos la silueta de Mónica se aleja.rakan. como nadie podrá amar? Puedo yo amarte. sería demasiado tonto. lo que nadie más tiene a mano y así tendrás todo tu tiempo para el resto. una mitad para ganar plata y la otra mitad para buscar a alguien que te quiera. en inviertno y en verano. una sola cosa a buscar y encontrar. se acerca de Cecilia y baja su pollera sobre sus piernas. Charles (a Fak). yo. ni pensar en mí. conmigo no habrá factura. mientras que conmigo podrías tomarte todo tu tiempo para el dinero sin molestarte por el resto. ni hablarme. un poco. ni amarme para nada. Charlie. puedo ser para ti. Abad. será un asunto arreglado. en la luz rojo oscuro de la tarde. Si te dijera que te amo tanto. cheqnisq kachun Runa Kamaq. –Y si te dijera que puedo. . Charlie. Rodolofo de pronto furioso. sólo tenerme a mano. y podrás querer vos a quien quieras. Clara. yo te amaré como nadie jamás te amará. yarqasqa runapa pisqonwan satichikunanpaq. Charles. detiene a Charles quien se dirigía hacia la escollera. hacerte ganar tu plata? Si te dijera que te daría yo más tiempo del que se necesita par triunfar en la vida. que es de tu interés que te ame así y que siga y que pueda seguir más. Charlie. sin importar cómo ni dónde. toda sofocada y sin aliento. Charlie. no aprovechar eso. Mirarás los otros. Charlie. el sol se desploma) Cecilia no se mueve más. la kalashnikov. y el mejor método para ganar más plata de la que se necesita en una vida. Charlie. sólo ocuparte de ti y de ganar todo tu dinero. Charlie. un poquito y que presenta luego su factura. bajo tu mano. no tendrás más que una sola cosa en la cabeza. mientras buscan a alguien que los ame. para amarlos más o menos. sea de día o de noche. (Cecilia mira al sol. y te reirás mirando a los otros. Fak está arrastrando con dificultad el cuerpo de Koch hacia el agua. Si te dijera que puedo amarte. –Es pesado. y el truco para ser mejor y más fuerte que todos los demás? Puedo hacer yo por ti. Rodolfo. que yo puedo amarte com onadie jamás amará? Vas a estropear tu tiempo. una acá otra allá. Entonces no tendrás más que aprovecharlo todo.

Examinan también su ropa. –Ahora sé por qué no estaba tan pesado. la puta. Dolores. haber fornicado. Traducción del quechua en la muerte de Cecilia: “Por qué María. decime. -Estoy cansado (se tiende y cierra los ojos). Llueve. Maldito sea el instrumento de la reproducción de la mujer y maldito sea el dios que maldijo a la mujer por el instrumento errante del hombre como un chacal hambriento” . Malditas sean las noches en que emperifollan las mujeres para fornicar con el chacal errante. equipada con todo lo necesario para poner en tierra a su vez?. decime por qué haber fornicado con un chacal y haber dado a luz a María? Y por qué. Abad dispara sobre el río. mira a Abad). Charles. Sirena de un barco. Tonterías. Carmen. Es un Cerruti. Pide una media anual de lo que se ganó y para probar la declaración hay que llevar un recibo de pago o una declaración de impuestos. me olvidé de ponerle piedras en sus bolsillos. –Quizás con un falso recibo de sueldo (Se ríe. dispara un tira sobre el río. Charles (mirando el cuerpo de Koch que flota sobre el agua). Provoca una pequeña tormenta. maldito sea el grito de las mujeres en el corazón de la noche. Fak hace caer el cuerpo al agua. Abad dirige el arma hacia Charles y dispara. decímelo. madre de María. Noviembre de 1983 ANEXO 1.Charles. la gente vive en las carrocerías de las viejas cachilas. Todos aquellos a quienes se les pruebe que su salario sobrepasa cierta suma van al cielo. para que poner en tierra a Dolores quien puso a María. Fak. que dan a luz a otras mujeres que se emperifollarán y se desemperifollarán y gritarán a su vez. (Examinando el traje de Koch). Abad recoge la kalashnikov. muy cerca de ellos). están calzados con weston. Rugido de una ola como respuesta. y los otros al infierno. –En el cielo hay casonas ricas guardadas por dobermans con cesped y canchas de tenis. –Flota (Emprenden vuelo ruidosamente unos pájaros. Fak. Va a flotar. a lo lejos. Fak (abriendo los ojos). se sirve drinks antes de las comidas e incluso los ángeles que son los servidores. –Cuando uno se muere el alma vuela y se encuentra frente a Dios que juzga y decide quién va al cielo y quién al infierno. ellas que se desemperifollan nueve meses después sobre una playa odiada gritando. (Se ríe). por qué haber fornicado con un chacal de ojos rojos y haberme dado a luz? Decime. la pone en posición de golpe a golpe. En el inferno.

se le dará su verdadero sentido a la escena si antes que nada la atención se centra en mostrar a dos personas que intentan caminar sobre un suelo resbaladizo. tomará de todos todo su tiempo y si se le impide eso se le impide simplemente existir. Para poner en escena “Muelle oeste” Habría que considerar a priori que todo lenguaje es irónico. No veo bien cómo se podría evitar volver monstruoso a Rodolfo. Charles no es un débil. Entonces. y todo desplazamiento grave. demasiado largo para la representación. pues. porque Charles. como un criminal que un día u otro termina siempre por vanagloriarse de su crimen. ecritos como monólogos de novela. Tienen su lugar. Nunca habría que intentar deducir la psicología de los personajes de acuerdo al sentido de lo que ellos dicen. sino al contgrario hacerles decir las palabras en función de lo que hacen y de lo que hemos deducido que eran. y lo que hay que ver de Charles es precisamente el tiempo que pone en ir de un punto a otro. Por supuesto que uno podría decirse: al comienzo del monólogo Charles esta aquí. cada uno. Está simplemente “impedido”. hacia el final del todo. en la primera escena de Koch. ellos. sobre la escollera. Si son necesarios cortes no es obligatoriamente en los largos monólogos que hay que hacerlos. a veces. puede parecernos familiar. lo que nunca es muy lindo de ver. para la lectura de la pieza y es allí que deben quedar.2. Deben tener tendencia a no decir las palabras a pesarlas. mostrarlas. apurémonos. no hay que ahorrar los pasos que Charles debe dar entre Koch y Abad. entre Abad y Koch. ni un blando. quien no viene de ningún lugar y no va a ningún lugar. Charles y Abad. de modo que no estamos seguros en absoluto de que al final haya un . y su particular andadura. si tiene alguna. Por las mismas razones. como el hocico de un perro que arrancamos del tacho de basura. no deben. uno puede estar seguro que todavía no es más que una barrera construida para impedir que penetremos más allá . Los fragmentos entre comillas y entre paréntesis. Porque la pieza fue escrita a la vez para ser leída y para ser representada. Eso es un cálculo equivocado. De hecho habría que decir siempre el texto como un niño que recita una lección con un fuerte deseo de orinar. mientrras que él es caprichoso y secreto. pero los actores deben ser siempre demasiado lentos. darles un sentido. fugitivamente. Porque esta escena es sobre todo la pregunta planteada y no resuelta de ¿quién sigue a quién? ¿quién conduce a quién? El texto es quizás. en la primera escena de Mónica y de Koch en medio de la oscuridad. eso evitaría tomarse en serio cosas que no lo son. volver tristes escenas que deberían ser divertidas y eliminar todo lo trágico de esta historia. al final está allá. Así. Lo peor que le puede ocurrir a Koch es que se lo haga dolorido y profundo. al punto que cuando se ha creído haber descubierto por fin el corazón del problema. Quizás. es un monstruo porque es feliz. entre dos escenas. a ir de un lugar al otro. ser representados. por supuesto. quiero decir con eso que el ligero desplazamiento que hay entre la vida y él es la única causa verdadera de lo inacabado de sus proyectos. ni un indeciso. La verdadera profundidad de Koch. proviene de la multitud de barreras que interpone entre lo que revela y su secreto. pero tampoco son textos para los programas. que va mu rápido hamacándose de una pierna a la otra y que cuando terminó se precipita para hacer lo que tenía en la cabeza desde siempre. se deja sorprender en su dicha.

Sin embargo. Él es un duro de verdad. cuando se ha encontrado la “razón” se la puede esquivar. y la mancha que hacía sobre la nieve en . a quienes bautizaron los “maumauing”. al final la alcanza. y al final de la pieza. sino que Koch se presenta como una infinidad de ataúdes faraónicos encajonados los unos en los otros y destinados a engañar la mirada: y querer profanar elinfinito misterio de esta tumba conduciría probablemente al explorador a descubrir una última caja que encierra algunas cenizas muertas y sin sentido. donde el héroe herido acumula las razones de su muerte para no decir que se muere. y por supuesto. En ese infinito juego de defensa. No hay que tomar a Ceciliar por una tonta. y que no desea lo que está pidiendo. a veces pierde el hilo y se pregunta: ¿en qué estaba? Y es también en ese juego de infinito misterio que Koch se reconoce alguna familiaridad con ella. Pero él tiene el gusto del juego o de la competencia o del éxito. se apronta a comenzar su muerte. slata de táctica en táctica y sobre el terreno habría que intentar seguirlo. hagámosle una maldita función de salvajes). una joven mujer por una joven mujer. todos lo hacen alrededor de ella. No estaría mal llegar a deducir en lo que concierne a Fak. o una “razón” para ser negro. Pero. mientras que ella no es más que una mosca encerrada en un placar. que es impaciente. Mostrar hasta qué punto uno puede fingir la tontería (ése fue un arte que era la especialidad de los Negros del gueto de San Francisco. sino que es como un espejo que refleja lo que se espera de ella. bebe café aprende rápido y encuentra enseguida más lindas las muertes de teatro que la vida. que es asiático. hasta el momento en que la vida huye lejos de ella con un ligero clap-clap de los tacos de Charles sobre el suelo. si miramos de más cerca. El verdadero trabajo de la actriz que represente a Cecilia será el de mostrar que no está haciendo lo que parece estar haciendo. Cecilia dice: mostremos hasta qué punto soy capaz de ser una imbécil y hasta ese punto imbécil que pretendo con los pies en la mierda de aparentar una imperturbable dignidad. Cecilia gasta una energía infinita. pero de lo que se debe estar absolutamente convencido es de que si lo quisiera podría desparramar a toda ese gentecilla con una patada. Mónica es una de esas interminables muertes de teatro. Clara. por una aristócrata en el exilio. teniendo en cuenta la manera en que se lo nombra. Me di cuenta de que parecía evidente para todos que un papel de hombre debía ser representado por un hombre.secreto. de apariencia más bien frágil y con una fuerza temible. o por una india que posee no sé qué poderes mágicos. y lo refleja con una luz tan poderosa que llega a deslumbrar a su compañero. se le agrega entonces una máscara o pintura. Si la gente lo toma por un imbécil de alguna de los modos que existen de tomar a alguien por un imbécil. un anciano por un anciano. y morirá seguramente antes de que abran la puerta. Tomar a Cecilia por una imbécil sería tomarla por una madre. conozco tres respuestas posibles: Presentar una imperturbable dignidad. y que consistía en razonar así: el Blanco nos toma por salvajes. se apura en dejarse arrastrar a vivir. porque es eso y sólo eso lo que hace durar la pieza. Sería mejor no darle a Fak un espesor emotivo que no tiene o que está lejos de comprender. con maldiciones in duda y los gemidos que ha visto en Mónica. simplemente y sin razón. como lo dice ella misma. Clara corre en seguimiento de Mónica. Es de uso considerar que el papel de un negro puede ser representado por cualquiera.

se hacen camino solos. No lo volví mudo porque fuera más fácil. Hay que creer que el amor. Debe ser elegido en función de eso. Ninguna necesidad de que sepa hablar. porque ninguna escena está escrita como escena de amor. No hay ternura en el comercio y no hay que agregar lo que no hay. se despoja de las pocas pertenencias que tiene y enfrenta a las sombras que habitan la noche y le piden cuentas de sus intenciones. elegir al actor que hará de Abad en función de lo que tendrá que hacer y no en función de lo que está dispensado de hacer. se enoja y le recrimina: quién lo autorizó a sacarme del agua. El único pasaje que podría ser abordado como una escena de amor es el diálogo entre Mónica y Charles. y hay que representarlas como tales. Se prepara para arrojarse a un río. _______________________________ _______________ ESTE ES EL RESUMEN QUE OFRECEN LOS EDITORES EN LA CONTRATAPA DEL LIBRO. y no sé qué más todavía. en un lugar desértico.) Un hombre quiere morir. y aún así ahorra sus palabras y le habla al oído. Empapado. aunque efectivamente lo fue. Atraviesa el galpón. pone las dos piedras en los bolsillos de su saco y se arroja al agua diciendo: ya está. en una noche más negra que de costumbre y le dice a la que lo condujo que se vuelva para su casa. la pieza es el negativo de Abad. de Rodolfo. y que si uno se ocupa demasiado de ellos siempre los achica y los ridiculiza. por lo tanto. Finalmente. pero cuando se lo ubica en un rincón al abrigo. la pasión. que trata de performances técnicos. de tarde en la autopista. Son escenas de comercio. Y con el agua sucia y la boca llena de conchillas desaparece al fondo del río como un neumático desinflado de camión. CON ALGUN AGREGADO MÍO (R. se acerca al muelle. Se hace conducir en su jaguar que él mismo no sabe manejar hacia la otra orilla del río.su primera aparición. del galpón. se puede también prescindir del agua.M. cerca de un galpón abandonado. en un barrio abandonado de la ciudad. su cuerpo debe echar humo. Es necesario. Abad no es un personaje en negativo en medio de la pieza. de intercambio y de tráfico. temblando. de frenos y de la cantidad de cilindros del Jaguar. me parece que Abad es negro de piel. y si se prescinde de eso. que no hay razones para que lo sea y es por eso que lo es absolutamente. sino porque era imprescindible. sin duda. Abad se rehusa a hablar a toda persona que no sea Charles. absolutamente. Alguien a quien él no conoce se zambulle detrás suyo y lo saca del agua. nadie notará nada. del sol y de la obra. la ternura. y como teme flotar dice: pondré pesadas piedras en los bolsillos de mi saco y así mi cuerpo se irá al fondo del agua como un neumático de camión desinflado. No se debe interpretar ninguna escena de esta pieza como una escena de amor. Luego mirando . En medio de la oscuridad total teme los encuentros. lo peor que puede ocurrirle a la pieza es que se la haga sentimental y no graciosa (picaresca).

la ternura y no sé qué mas se hacen su camino solitos. Es para eso que debe ser elegido. Pero también morirá de un tiro. porque ninguna escena está escrita como una escena de amor. Son escenas de comercio de intercambio. Algunos consejos del propio Koltès: Abad es un personaje en negativo. No hay termura en el comercio y no hay que agregar allí donde no existe.alrededor de sí empieza a tener miedo y le pregunta: ¿qué quiere de mí?. No se debe interpretar ninguna de las escenas como escenas de amor. Hay que creer que el amor. Lo peor que le puede ocurir a la pieza es que se la vuelva sentimental. la pasión . pero sentado en un rincón su cuerpo debe desprender humo.. y hay que representarlas como tales. Repite: ¿qué quieren exactamente de mí? Agrego: Al final es ejecutado por una ráfaga de kalashnikov. y a pesar del miedo a la maldición paterna. no habla con nadie salvo con Carlos y aún así le habla al oído. y si uno se ocupa demasiado de ellos los empequeñece y los ridiculiza siempre. a pesar del amigo.. Al mismo tiempo el amigo del hombre que lo sacó del agua planifica escapar solo de ese lugar. . Al querer irse de nuevo se da cuenta que su coche está ahí pero con el motor inservible y los neumáticos reventados. a pesar de la entrega de la hermana que se le ofrece sin condiciones con tal de salir de allí. de tráfico.