LA RELIGIÓN EGIPCIA La religión egipcia hunde sus raíces en lo más hondo de su pasado, donde las antiguas aldeas creían

en fuerza protectoras, su tótem. Adoraron múltiples dioses, en forma de animal (zoomorfismo) y otras en forma humana (antropomorfismo) , y en ocasiones mezclando ambas formas (antrozoomorfismo). COSMOGONÍA Al principio fue el caos (Nun), donde el espíritu del mundo (Atum) yacía difuso e inconsciente. La creación no es sino la consciencia que el espíritu del orbe tuvo de sí mismo, desgajándose así de la materia y dando a luz al ser puramente espiritual, simbolizado en el sol: Ra. El gran dios creador, Atum-Ra está, pues, formado por dos personas distintas; Atum, el espíritu del mundo, al despertarse da nacimiento a Ra; Atum y Ra resultan así un solo dios: el espíritu del mundo y la conciencia creadora. Todo cuanto existe “ha salido de los ojos y de la boca” de Ra. Los seres surgieron del caos inicial a medida que Ra los vio, es decir los fue concibiendo, y los nombró. O sea quiso que fueran. Así fueron apareciendo todos los elementos: el aire y el fuego (Chu y Tefnet); la tierra y el cielo (Geb y Nut), a quienes Chu (aire) mantiene separados. Luego siguió la creación. Primero los dioses; después los seres vivos y finalmente las cosas. LA VIDA DE ULTRATUMBA Los egipcios creían en la inmortalidad. Sin embargo esta se lograba después de una serie de formulismo inevitable. Cada ser implica materia (ket) y espíritu (ka) y de la unión de estos nace la forma, la individualidad del ser, su alma (ba).

Al principio sólo lograban la inmortalidad el faraón y a aquellos al que él concedía ese privilegio. Posteriormente, después de la revolución social de finales del milenio tercero se concede la inmortalidad al conjunto de la población. Cundo la persona fallecía debía presentarse ante el tribunal de Osiris (dios de lo muertos) en la cual se procedía a pesar el corazón con la pluma del maat (justicia, rectitud).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful