No es una religión revelada, sino una religión puramente litúrgica, no revelada ni tampoco codificada.

La misma es el producto de los cultos de los clanes prehistóricos. No podrá quitarse de encima el primitivismo animístico. Los libros sagrados del Antiguo Egipto fueron esencialmente compilaciones de formularios prácticos de liturgia funeraria. El faraón era la emanación terrestre de las divinidades, los sacerdotes no eran más que funcionarios del éste y no tenían contacto con el pueblo. Solamente el faraón podía acceder a la parte más interior del templo para venerar y rendir homenaje a la estatua del dios titular. Los sacerdotes eran funcionarios a los cuales el monarca delegaba la responsabilidad de rendir el debido culto a los dioses.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful