Carlos Alós Ferrer

*

TEORÍA DE JUEGOS E HISTORIA ECONÓMICA: UNA SIMBIOSIS NECESARIA
Este trabajo argumenta e ilustra a través de ejemplos que no sólo la historia económica puede beneficiarse de una aplicación sistemática de la teoría de juegos, sino que la teoría de juegos puede encontrar en la historia económica en general, y en la de la empresa en particular, un caudal de datos cualitativos de valor inestimable para el contraste de modelos teóricos.
Palabras clave: teoría de juegos, historia económica, empresas. Clasificación JEL: C72, N01, N8.

1.

Introducción

En los últimos años hemos podido asistir al desarrollo de una rama de la literatura que aplica la teoría de juegos a cuestiones de historia económica. Esta literatura, aptamente resumida en Greif (2002), ha encontrado en la teoría de juegos una herramienta analítica que permite a menudo clarificar las razones económicas subyacentes a hechos históricos. El ejemplo más conocido probablemente sea la modelización de las relaciones de agencia entre los judíos magrebíes del siglo XI a través, esencialmente, del Dilema del Prisionero jugado en una población de forma repetida (Greif, 1989, 1993). Otro ejemplo destacado es el análisis del cártel de ferrocarril conocido como Joint Executive Committee a finales del siglo XVIII en los Estados Unidos (Porter, 1983 y Ellison, 1994), y que

* Departamento de Economía e Historia Económica. Universidad de Salamanca.

permite explicar la colusión representada por el cártel como un equilibrio de un juego repetido con información imperfecta sobre la demanda (véase Green y Porter, 1984), en el espíritu de los conocidos Folk Theorems. Probablemente, no es necesario argumentar aquí una vez más sobre los posibles beneficios que el uso sistemático de la teoría de juegos puede reportarle a la historia económica. Las aplicaciones ya presentes en la literatura hablan por sí mismas. Sin embargo, vale la pena mencionar que también la teoría de juegos puede obtener grandes beneficios de una mayor atención a cuestiones de historia económica. En la actualidad, existe un consenso casi universal sobre la necesidad de contrastar empíricamente los modelos estilizados que se elaboran en teoría de juegos. A menudo, y en consonancia con el reciente auge de la teoría de juegos experimental, estos contrastes se realizan en el laboratorio. La Organización Industrial, vista como aplicación de la teoría de juegos a cuestiones de oligopolio, va más allá, recurriendo al análisis econométrico de datos reales, tanto en forma de datos de panel como de series temporales.

HISTORIA EMPRESARIAL Enero 2004. N.º 812

ICE

27

Juegos repetidos y juegos en redes Un examen de las aplicaciones citadas más arriba y otras (véase Greif. las interacciones (digamos.CARLOS ALÓS FERRER Sin embargo. Si este castigo da lugar a un equilibrio de Nash del juego base. Nos centraremos ahora en la primera vertiente. el examen de ejemplos históricos puede motivar el desarrollo de nuevas líneas de investigación dentro de la teoría de juegos. Desde el punto de vista histórico. esta inmunidad a las críticas citadas tiene un precio. Desde el punto de vista del teórico de juegos. no es en absoluto una sorpresa. puesto que es la realidad económica la que se está estudiando. pero que permite incorporar factores geográficos e interacciones de tipo local.» Utilizando estas estrategias. una razón adicional para prestar una atención creciente al «laboratorio natural» de la historia económica. Como se argumenta en el resto del trabajo. Este hecho queda demostrado por ejemplos como el del mercado de valores NASDAQ. sino condiciones reales a las cuales el modelo debe adaptarse (y no al revés). y la mucho más reciente teoría de juegos en redes. firmemente establecida. El éxito de las aplicaciones basadas en juegos repetidos. estas series temporales son frecuentemente cortas y restringidas a la historia más reciente.º 812 . mediante estrategias de tipo «disparador. una empresa coopera (por ejemplo. cuyas reglas de funcionamiento fueron cambia- 28 ICE HISTORIA EMPRESARIAL Enero 2004. en el sentido siguiente. el tipo de «amenazas» utilizadas). sin que haya normalmente un período de tiempo predeterminado para la finalización de la interracción. A menudo encontramos un registro sorprendentemente detallado del tipo de comportamiento de los agentes económicos en situaciones estratégicas que. entre empresas) ocurren de forma repetida. pero de gran valor cualitativo. Así. adecuadamente interpretado. apenas en sus comienzos. el equilibrio (del juego repetido) que se sostiene es «perfecto en subjuegos». Este laboratorio es inmune a críticas. Por supuesto. el experimentalista está expuesto a la. cual espada de Damocles. además. necesariamente limitado en su precisión cuantitativa (no podemos esperar registros precisos de interacciones ocurridas en el siglo XI). una guerra de precios) ante una desviación. nos permite deducir no sólo el equilibrio alcanzado. y que tiene en cuenta la estructura temporal de las interacciones estratégicas entre agentes. la crítica perpetua del supuesto ad hoc. que pueden sostenerse. Los supuestos no son tales. crítica de quienes argumentan que la alteración de detalles menores en el diseño del experimento podría potencialmente alterar las conclusiones. los Folk Theorems para juegos repetidos muestran que existe una enorme plétora de posibles resultados. Hay. y a la vez le plantea al teórico de juegos un reto. las empresas son jugadores en un juego repetido (potencialmente hasta infinito) en el que el equilibrio de Nash del juego base (que se juega en cada período. por ejemplo anunciando precios) no es el único resultado posible o razonable. sino las estrategias utilizadas para sostenerlo (por ejemplo. por ejemplo. Ninguna de estas críticas puede aplicarse cuando se estudia una situación histórica concreta. la historia económica nos provee de un caudal de datos alternativo. Al contrario. empezando por el caso del Joint Executive Committee citado más arriba. El análisis de situaciones históricas (incluso como meros ejemplos ilustrativos) puede descubrir los elementos poco realistas de los modelos teóricos y obligar a una revisión de los argumentos más básicos. es decir. frecuentemente injusta. Los detalles del experimento no son susceptibles de alteración. 2. amenazando sin embargo con un castigo (por ejemplo. Sobre la cabeza del teórico de juegos pende. de la falta de realismo del modelo estilizado que se estudia. N. 2002) revela que el tipo de situaciones de interés en historia económica se engloban en su mayoría en dos contextos muy concretos: la teoría de los juegos repetidos. induce equilibrios de Nash de los «subjuegos» que empiezan en los períodos sucesivos. Los Folk Theorems han sido plenamente incorporados al bagaje del economista moderno. manteniendo un cartel) mientras las demás cooperen. Del mismo modo.

Es evidente que prácticamente cualquier situación histórica de interacción entre empresas estuvo ligada a un marco geográfico y social que presumiblemente tuvo efectos en su desarrollo. hemos introducido ya un factor que no se considera habitualmente en la teoría de los juegos repetidos. Greif. experimentando ocasionalmente con otras acciones (es decir. 2000).º 812 ICE 29 . o la aparición de instituciones mercantiles (como. Sin embargo. que se sostienen a través de la amenaza de un castigo por parte del colectivo. 3. el análisis a través de juegos repetidos ignora otro hecho HISTORIA EMPRESARIAL Enero 2004. pues. reminiscente de la teoría cooperativa de juegos). argumentar sobre la utilidad de la teoría de los juegos repetidos. en el caso citado. en que los agentes simplemente juegan una mejor respuesta a las acciones de sus vecinos. abstraerse de tales detalles para analizar los aspectos esenciales de la situación. Harris. En Teoría de Juegos. e incluso aconsejable. No parece necesario. sino que existen otros mercaderes (no judíos) que son excluidos del acuerdo. Si bien es posible completar el análisis para tener en cuenta este factor (dando lugar al concepto de «coalición». En estos trabajos se estudia una población de agentes que juegan un juego de coordinación con dos posibles equilibrios de Nash. Si bien en ciertos casos es posible. y Christie. nos encontramos con una retroalimentación de las aplicaciones (en este caso históricas) a la teoría de juegos repetidos que no puede más que enriquecer esta última. existe una familia pequeña pero creciente de modelos que toma precisamente estas consideraciones en cuenta. 1994). un examen de aplicaciones como la de los judíos magrebíes mencionada más arriba revela que no se trata meramente de una traducción de los resultados teóricos a un contexto histórico determinado. Es en este contexto en el que se pueden formalizar de forma más natural cuestiones fundamentales como la reciprocidad. se encuentra que no nece- En el caso de los judíos magrebíes del siglo XI.TEORÍA DE JUEGOS E HISTORIA ECONÓMICA: UNA SIMBIOSIS NECESARIA das en 1997 después de que un artículo académico (y una investigación del Departamento de Justicia de los Estados unidos) mostrase la factibilidad de la colusión entre los intermediarios autorizados a negociar en él (véanse Christie y Schulz. de un juego jugado por una población de agentes en una red. 1994. Sin embargo. De este modo. se ignora en el proceso el hecho de que los mercaderes judíos magrebíes no constituyen la totalidad de la población relevante. N. representando quizá una tecnología más eficiente. en lugar de un juego repetido tenemos un proceso estocástico cuya distribución invariante (o. Podemos referirnos a esta literatura como «juegos en redes». y Schulz. ante una situación en que una población de jugadores (los mercaderes) establecen relaciones mutuas de agencia basadas en la cooperación. Se trataba. Juegos en redes potencialmente significativo: las interacciones tenían lugar en el marco de una red de información comercial en el que las relaciones familiares y la situación geográfica desempeñaban un papel. de forma repetida en el marco de una red geográfica preestablecida (y necesariamente muy simplificada). no es menos cierto que una teoría lo suficientemente general debe incorporar la posibilidad de modelizar explícitamente estos aspectos. Metodológicamente. por ejemplo. Supongamos que uno de los equilibrios del juego de coordinación es Pareto superior al otro. Si bien no existe aún un marco general universalmente aceptado para estas situaciones. 1993 y 1994). su límite cuando la experimentación se considera rara) refleja el equilibrio que se va a sostener a largo plazo. Sin embargo. en particular. innovando). Esta visión se corresponde perfectamente con un equilibrio perfecto en subjuegos en un juego repetido sencillo. pues. cabe destacar los trabajos de Ellison (1993. sin interacciones locales pero en contextos poblacionales). más exactamente. los modelos de Ellison se alejan del supuesto de racionalidad completa para centrarse en un comportamiento miope (de racionalidad acotada). y que es merecedor de mayor atención teórica en el futuro (véase. Nos encontramos. mecanismos que faciliten la cooperación). En los modelos citados (al igual que en otros. Estos agentes juegan el juego. los efectos de la reputación.

La estrategia P representa una tecnología superior. Veblen (1915) ilustró las consecuencias que la adopción inicial de una tecnología puede tener para el desarrollo posterior con el hoy famoso ejemplo de los vagones de 30 ICE HISTORIA EMPRESARIAL Enero 2004. Consideremos el siguiente juego de dos jugadores: R R P 3. y todos los agentes están jugando P. cuando todos los demás están utilizando R. Obviamente los agentes que no sean vecinos del innovador no tienen ningún motivo para adoptar P. Supongamos que aparece un «innovador» que adopta la tecnología menos eficiente. fracasará a pesar de que R sea una tecnología más eficiente. en el sentido de que ningún agente tiene incentivos a desviarse.º 812 .CARLOS ALÓS FERRER sariamente se selecciona el equilibrio Pareto superior.6 Supongamos que una población de agentes están jugando este juego con sus vecinos en una red muy simple. Supongamos. Analicemos lo que ocurre con los vecinos del innovador. Sin ánimo de entrar en esta polémica. la tecnología P no es estable. con cierto número de autores argumentando que la existencia de una tecnología inferior en presencia de una superior no puede ser estable.. La paradoja. sus pagos al adoptar P serían 0 + 6 = 6 (véase la tabla de pagos) frente a 3 + 5 = 8 si se mantienen con R. a pesar de ser eficiente. seguidos por los vecinos de sus vecinos. Es fácil ilustrar este hecho con un ejemplo sencillo. En efecto. que en este contexto siginifica que es una mejor respuesta cuando uno sólo de los dos vecinos de un agente juega R. P. Por ejemplo. La pregunta es si la innovación tendría éxito.. por ejemplo una línea o un círculo. El criterio de selección está basado en otras consideraciones. La estrategia R corresponde a una tecnología inferior. la crítica del agente innovador no tiene base teórica. Un ejemplo extendido: los vagones de carbón británicos El jugador 1 elige filas. el innovador (que juega P) y otro vecino (que juega R). los modelos de Ellison nos muestran que. y el propio agente innovador acabará volviendo a R. siendo (P. porque representaría una oportunidad de beneficio para agentes innovadores (véase. La innovación. que dan lugar al concepto de dominancia en riesgo. en esta disciplina es posible encontrar múltiples ejemplos en que una tecnología inferior ha sobrevivido durante largos períodos de tiempo. Esta breve discusión resultará vagamente familiar para el especialista en historia económica. Supongamos que la tecnología eficiente se ha establecido. R. La explicación habitual argumenta que decisiones históricas en favor de una tecnología pueden hacer difícil la transición a nuevas tecnologías debido a fenómenos de complementariedad y compatibilidad con tecnologías complementarias atrapando a la economía en la tecnología inferior (lock-in). Leibowitz y Margolis. Estos vecinos tienen a su vez dos vecinos.0 6.5 P 5. Por tanto.R) es también un equilibrio de Nash.P) un equilibrio de Nash Pareto eficiente. Estos ejemplos han alimentado una cierta polémica. si los dos vecinos de un agente han adoptado la tecnología R y este agente cambiase a la tecnología P. sin embargo. pues. Tanto la situación donde todos los jugadores juegan R como aquélla en que todos juegan P es «estable». 1990). a priori. El razonamiento anterior muestra que su innovación será suficiente para que sus vecinos pasen a adoptar R. va más allá. 4. por ejemplo.3 0. Las decisiones históricas originales pueden haber dependido de causas sociopolíticas. La estrategia R es «dominante en riesgo». N. Sin embargo (R. por lo que no era posible predecir a priori la tecnología adoptada a largo plazo (path dependence). y el jugador 2 columnas. obtendría pagos 0 + 0 = 0 en lugar de 3 + 3 = 6. porque la eficiencia no constituye un criterio de estabilidad. que un «empresario innovador» se empeñase en adoptar la tecnología eficiente. sin embargo. etcétera. o haber sido tomadas bajo condiciones económicas transitorias.

Este ejemplo se ha convertido en paradigmático a la hora de ilustrar fenómenos de path dependence (Scott. hay que preguntarse cuáles serían los pagos de un agente innovador que pretendiese introducir vagones más grandes. utilizar las instalaciones de sus vecinos. Es tentador. distribuidores del mismo. por supuesto. lo que es lo mismo: (b – c) > (d – a) Resulta instructivo interpretar esta última ecuación.b G b.c d.TEORÍA DE JUEGOS E HISTORIA ECONÓMICA: UNA SIMBIOSIS NECESARIA carbón británicos. La dominancia en riesgo de (R. Según un censo de 1928.d y supongamos que la estrategia Q corresponde a «vagones pequeños» y G a «vagones grandes». La parte derecha es la diferencia en eficiencia. debería ser pequeño. concluir que podríamos encontrarnos ante un caso en el que una tecnología Pareto eficiente es bloqueada por la presencia de otra por cuestiones de dominancia en riesgo. es decir. Las estrategias están claramente determinadas (vagones pequeños o grandes). Se trata de pagos de descoordinación. también puede argumentarse que el pago de un agente con tecnología Q frente a un agente con tecnología G. Para establecer si la tecnología de vagones pequeños era dominante en riesgo. Los pagos 3 y 6 son los pagos de equilibrio. Recordemos la tabla de pagos del juego 2 ´ 2 en el apartado anterior. vamos a tratar este ejemplo como si efectivamente éste fuese el factor determinante. Un examen de este episodio histórico muestra que es posible considerarlo como un ejemplo de juego en redes (asbtrayéndonos. generalizada en la Europa continental. y d > a (para que G sea más eficiente).Q)]. y las compañías ferroviarias manteniendo la posesión de partes concretas. Todos estos agentes interactuaban en el marco de una red ferroviaria fija.000 propietarios de vagones entre productores de carbón. existía una gran cantidad de infraestructura diseñada específicamente para vagones pequeños. los distribuidores operando en áreas determinadas.G) sea equilibrio de Nash]. b. Esto nos permite concluir que un propietario que introdujese vagones más grandes sufriría grandes problemas de compatibilidad con sus «vecinos» y. debería ser pequeño. Con un objetivo meramente ilustrativo. por supuesto. Antes de 1921. 2001). aunque 14 de ellas concentraban el 85 por 100 de la propiedad [véase Scott (2001) y las fuentes allí citadas]. y ha sido. Sin embargo. deben cumplirse las relaciones a > c [para que (G. de muchos detalles). había más de 5. por tanto sus pagos al interactuar con ellos habrían de ser particularmente bajos. 1997). N. Simplificando. había 120 compañías ferroviarias propietarias de instalaciones. d > b [análogo para (Q. por la interrelación con las infraestructuras diseñadas para ellos y los costes del cambio a la tecnología superior (vagones mucho más grandes). objeto de críticas (Van Vleck.R) viene del hecho de que 3 + 5 > 0 + 6. es decir. que son mayores por definición en el equilibrio Pareto eficiente. c. aunque por supuesto arriesgado. Hemos argumentado que el pago de un agente que adoptase G frente a agentes con tecnología Q. una medida de cuánto más eficientes eran los vagones HISTORIA EMPRESARIAL Enero 2004. por tanto. Claramente. Los pagos 5 y 0 son fundamentales para establecer la dominancia en riesgo. y empresas de transporte.º 812 ICE 31 .a c. En la Gran Bretaña de principios de siglo. y sin pretender afirmar que ésta es toda la esencia del problema. El uso de vagones de menor tamaño sería dominante en riesgo si: a+b>c+d o. El sistema británico para el transporte anterior a 1936 quedó atrapado en una tecnología inferior. el uso de vagones excesivamente pequeños. con los productores de carbón localizados en puntos particulares de la misma. podemos pensar que cada agente envía sus vagones a transportar carbón en una parte local de la red ferroviaria y debe. Consideremos una tabla de pagos general: Q Q G a.

se llega a que (b – c) > (d – a). vale la pena detenerse en el ejemplo del apartado anterior y preguntarse qué lecciones puede extraer de él la teoría. Es fácil especular que. Consideremos la interacción entre un agente con vagones pequeños (e instalaciones diseñadas para ellos) y uno con vagones grandes. ni siquiera es cierto que todos los agentes fuesen iguales. es decir. ni tampoco una red cuadrática como se supone en muchos trabajos teóricos. los propietarios de vagones británicos dejaron que sus vagones se deteriorasen con el tiempo (en 1946. N. la dominancia en riesgo. nece- 32 ICE HISTORIA EMPRESARIAL Enero 2004. donde el análisis será. si se acepta esta conclusión (aunque sea con fines meramente ilustrativos). ¿por qué acabó. Podríamos argumentar. Lógicamente. el agente con vagones menores está mejor (sufre menos problemas de coordinación en esa interacción particular) que el agente con vagones grandes. observemos simplemente que la base tecnológica instalada en el continente era.CARLOS ALÓS FERRER grandes que los vagones pequeños. al menos en parte. aparecen de forma inmediata dos cuestiones. pues habría que distinguir entre compañías ferroviarias y meros productores de carbón. mucho menor que la británica. En segundo lugar. eventualmente. por tanto. la tecnología de los vagones pequeños era dominante en riesgo. ayudar a clarificar situaciones históricas controvertidas. puede merecer la pena el esfuerzo teórico de tenerlas en cuenta. recuérdese que el otro factor en la desigualdad que establece la dominancia en riesgo es la diferencia de eficiencia entre las tecnologías. Es un hecho documentado que. en segundo lugar. con instalaciones compatibles. por razones históricas. La parte izquierda es la diferencia entre los dos pagos de coordinación. si esta tecnología era tan estable. que en general éste sería el caso en una situación real. al igual que los Folk Theorems. por ende. puesto que la innovación raramente consistiría en el cambio radical de todas las instalaciones del agente de la noche a la mañana. el 50 por 100 de los vagones de propiedad privada tenían más de 35 años de edad). Es evidente que observaciones de este tipo se repetirán en cualquier situación histórica que consideremos y. Si (b – c) es positiva. Si esta diferencia entre pagos de descoordinación era suficientemente grande (y es fácil conjeturar que es éste un supuesto razonable). De hecho. En primer lugar. mientras que cuando sus vecinos enviasen vagones pequeños al «territorio» del agente innovador. la diferencia (d – a) se volvió dominante y los vagones pequeños dejaron de representar una tecnología dominante en riesgo. tentativamente. cómo resultados relativamente sencillos de la teoría de juegos en redes pueden. no es cierto que la interacción en la red ferroviaria británica estuviese limitada a los vecinos inmediatos. esto disminuyó su eficiencia (menor a). que se mantuviese durante largo tiempo. pues. Más probablemente nos encontraríamos con agentes introduciendo la nueva tecnología de forma gradual.º 812 . Sin embargo. presente en el continente. Una teoría realmente aplicable debería tener en cuenta redes de naturaleza irregular. ¿por qué no fue adoptada en la Europa continental? Y. siendo sustituida por vagones más grandes? Para responder a la primera pregunta. En cuanto a la segunda pregunta. desde el punto de vista teórico. por razones de ausencia de incentivos. es evidente que la red ferroviaria británica no era ni una línea ni un círculo. Por ejemplo. Retroalimentación Vemos. pierde fuerza. y por tanto nuestro argumente sobre la diferencia de los pagos de descoordinación y. y por tanto no es sorprendente. al menos no para todos los agentes. Ya hemos comentado más arriba cómo la teoría de juegos repetidos puede enriquecerse al tener en cuenta elementos de las aplicaciones que la utilizan. En primer lugar. sufrirían todo el peso de las incompatibilidades. está claro que las simplificaciones que hemos hecho para poder argumentar son dramáticas. incluso en Gran Bretaña. 5. de forma que cuando sus vagones grandes tuviesen que utilizar las instalaciones de sus vecinos. evolucionaba y se volvía más eficiente con el tiempo (mayor d). mientras que la tecnología alternativa. Del mismo modo. se encontrarían.

N. Sin embargo.. número 5. volumen 38. 1047-1071. J. L. volumen XLIX. S. sino también gracias a partes relativamente recientes y aún poco desarrolladas de la misma. 6. Por ejemplo. A. Explorations in Economic History. a principios de siglo la compañía ferroviaria británica North Eastern Railway introdujo unilateralmente vagones de mayor tamaño que los previamente utilizados. y SCHULTZ. La historia económica encierra el mayor caudal de datos cualitativos imaginable en cuanto a tales situaciones. Por ejemplo. H.º 812 ICE 33 . T. Econometrica. 366-385. por razones geográficas. no sólo aconsejable. número 2. [9] GREIF. [3] ELLISON. N. confirmando nuestra intuición teórica. sino necesaria. Rand Journal of Economics. Journal of Finance. número 1. AUMANN y S. [6] GREEN. para simplificar el análisis. volumen 52. esta relación puede verse como una simbiosis más que como una mera aplicación. más complejo. (2002): «Economic History and Game Theory: A Survey». (2000): «Contagion». (1983): «A Study of Cartel Stability: The Joint Executive Committee». Los modelos de teoría de juegos son frecuentemente estilizados en exceso. E. J. volumen III (R. HARRIS. R. y. 57-78. como pueden ser los agentes en los extremos de una línea acotada. E. Sin embargo. volumen 49.eighth Quotes?». La teoría de juegos resulta de gran valor para el análisis de situaciones históricas. Journal of Finance. supongamos que en esta red irregular tenemos agentes con un número menor de vecinos que los demás. Review of Economic Studies. volumen 33. G. Podemos especular que estos agentes. Review of Economic Studies. [11] LEIBOWITZ. el comportamiento de agentes (económicos) en situaciones de naturaleza estratégica. (2000): «Basins of Attraction. J. W. HART. Econometrica. [15] VAN VLECK. Conclusión Referencias bibliográficas [1] CHRISTIE. [5] ELLISON. (1994): «Why Did NASDAQ Market Makers Stop Avoiding Odd. volumen 61. [13] PORTER. por otra parte. and the Speed of Step-by-Step Evolution». la simbiosis entre ambas es. P. American Economic Review. volumen 49. Local Interaction. A. a señalar las direcciones en las que la teoría puede extenderse. (1994): «Why Do NASDAQ Market Makers Avoid Odd-eighth Quotes?». como la teoría de juegos en redes. [14] SCOTT. en última instancia. experimentarán una menor diferencia de pagos al cambiar de estrategia. 87-100. y SCHULTZ. (1915): Imperial Germany and the Industrial Revolution. este esfuerzo particular va a tener recompensas inmediatas. [16] VEBLEN. 37-57. volumen 83. volumen 67. no sólo a través de herramientas bien establecidas como los juegos repetidos.1860. (1989): «Reputation and Coalitions in Medieval Trade: Evidence on the Maghribi Traders». J. Journal of Economic History. Handbook of Game Theory. London. Por tanto. HISTORIA EMPRESARIAL Enero 2004. P. volumen 25. volumen 14. Journal of Law and Economics. Journal of Political Economy. (1993): «Contract Enforceability and Economic Institutions in Early Trade: The Maghribi Traders’ Coalition». 1841. número 4. (2001): «Path Dependence and Britain’s “Coal Wagon Problem”». and Coordination». volumen 57 139-160. G. S. Journal of Economic History. H. por una parte. Bell Journal of Economics. Macmillan. 912-50. A. al tener un menor número de interacciones. Como indica Scott (2001). (1993): «Learning. el territorio administrado por esta compañía era excepcional porque estaba atravesado por escaso tráfico de otras compañías. número 1. La teoría de juegos estudia. [2] CHRISTIE. y serán por tanto más propensos a innovar. y MARGOLIS. editores). V. 301-4. 1-25. [12] MORRIS. (1994): «Cultural Beliefs and the Organization of Society: A Historical and Theoretical Reflection on Collectivist and Individualist Societies».TEORÍA DE JUEGOS E HISTORIA ECONÓMICA: UNA SIMBIOSIS NECESARIA sariamente. Long Run Stochastic Stability. El examen de situaciones históricas bien documentadas puede ayudar. volumen 102. Es decir. [10] GREIF. y PORTER. [4] ELLISON. a distinguir supuestos poco realistas de auténticos supuestos simplificadores. 17-45. [8] GREIF. W. (1994): «Theories of Cartel and the Joint Executive Committee». S. (1990): «The Fable of the Keys». (1984): «Noncooperative Collusion under Imperfect Price Information». volumen 67. 1813-1840. número 3. A. P. (1997): «Delivering Coal by Road and Rail in Britain: The Efficiency of the “Silly Little Bobtailed” Coal Wagons». R. 525-48. [7] GREIF. G. nos encontramos en un «extremo» de la red. 857-82.