CAMPOS DE LA EDUCACION FISICA A partir de los trabajos de estrategias que los docentes de la educación física realizan ante la difícil

tarea de la enseñanza del alumno con necesidades educativas especiales, es que se empieza a comprender la dimensión que nuestra área tiene desde la intervención didáctica en el proceso de construcción de la identidad del niño y el adolescente. El trabajo con esta específica población nos empuja y nos obliga a ser críticos sobre nuestro campo (también hay posturas de desidia en muchos docentes) y a proponer cambios que suponen una consecuente transformación. Aspectos como la diversidad de cuerpos y de movimientos en un mismo grupo de tarea, la falacia del paralelismo entre la edad cronológica y el aprendizaje motriz, la intervención docente como intervención social son problemáticas que surgen en toda la educación física, pero que se observan con más nitidez en la Educación Física Especial. A partir de una profunda lectura sobre este sub-campo pienso que se puede avanzar con mayor profundidad sobre el potencial objeto de estudio de la educación física. La diversidad del cuerpo y los movimientos Si bien el alumno manifiesta su presencia corporal en todas las actividades pedagógicas de la escuela, en la generalidad de las mismas el sujeto se desprende del cuerpo (obligado por las disposiciones institucionales y curriculares) logrando que este último (aunque siempre está) pase a ser desplazado y muchas veces desapercibido. Según palabras de Le Bretón (1999) "...El cuerpo sería aquel presente-ausente". Todas las áreas de la escuela desde las matemáticas hasta la plástica encuentran en el cuerpo algún grado de participación. Pero es en nuestro ámbito donde el alumno percibe, vivencia, disfruta y representa su corporalidad; es en la clase de educación física donde el cuerpo presente manifiesta a gritos su presencia. La educación física cuenta con la posibilidad de crear el ámbito donde el alumno, tanto para jugar como para aprender, no deba desprenderse de su psiquis, ni de su atravesamiento histórico-cultural, ni de su afectividad. Podemos lograr que nuestra área sea aquel ámbito en donde el niño y el adolescente pasen a ser el sujeto-alumno que tanto pregonamos En relación a lo antes dicho y como primer paso, deberíamos establecer que concepción de hombre queremos "despertar" en el alumno. BIBLIOGRAFIA http://www.efdeportes.com/efd69/efe.htm

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful