You are on page 1of 121

Capítulo IV LA IGLESIA: LA INSTITUCIÓN, LA VIDA INTERNA Y LA POLÍTICA

Como ya se ha explicado, el patronato sobre la Iglesia es la herra mienta que le permite al gobierno justificar su intervención en la orga nización y funcionamiento de la misma e, incluso, ir más allá, impo niendo su autoridad en aspectos que le son ajenos e instalando a sus amigos y partidarios en los puestos estratégicos de la administración tanto civil como eclesiástica. También usufructuar del cobro de los diezmos hasta 1848. Por otra parte, es evidente el entramado de inte reses entre los sectores políticos y eclesiásticos y ello descansa, en gran medida, en la pertenencia de muchos de ellos a la misma élite. Ese fenómeno tiende a consolidarse a raíz de que la decadencia de las órdenes regulares, que comienza a experimentarse a fines del domi nio borbónico, le da una preeminencia inusitada al clero secular en la universidad, en el gobierno y, por ende, en el juego del poder. Rápida y ostensiblemente, gracias a su formación académica y a su pertenen cia social, este clero comparte lugar con los seglares y, algunos, se con vierten en cuasi funcionarios del nuevo estado. Por fin, interesa recordar que la educación en todos sus niveles continúa en manos de la Iglesia, aunque se perciban signos de una mayor preocupación del Estado sobre todo en las primeras letras.

1. La Iglesia de Córdoba
Obviamente, la situación de la Iglesia de Córdoba no puede ser muy distinta a la del resto de las Provincias Unidas, tanto en los pro blemas generados por la ruptura de los lazos con la Santa Sede y con los generales de las distintas órdenes religiosas, como en los internos propios de la vida consagrada.

252

HÉCTOR RAMÓN LOBOS - HISTORIA DE CÓRDOBA

1.1. La incomunicación con Roma La relación entre Roma y las diócesis americanas es prácticamente nula hasta por lo menos 1818, a partir de cuando llegan a Roma infor mes directos desde América que le permiten construir una imagen bas tante ajustada de la situación que se vive en las Provincias Unidas. Los problemas político-militares y el uso del patronato por parte de los go biernos patrios le impiden a la Santa Sede recibir noticias fluidas de esos territorios. De todas maneras, aunque más informado, el pontífice no puede intervenir directamente en las sedes americanas, intentando un acercamiento por vías extra oficiales y con mucha prudencia. Es que, estalladas las revoluciones en Hispanoamérica, Roma mantiene una actitud de prudente expectativa, más allá de que ceda ante la presión de España y de las demás potencias europeas en distin tas oportunidades. Así, la Corte de Madrid logra sacarle dos instru mentos importantes para tratar de defender sus tambaleantes derechos, aunque no la condena explícita que se busca. El breve de Pío VII, de 30 de enero de 1816, es una exhortación paternal dirigida a los arzobispos y obispos de Hispanoamérica a favor de mantener la fidelidad a Fernando VII, haciendo notar las graves desven turas que puede acarrearles a los pueblos una rebelión. Está en conso nancia con una época legitimista y esa actitud cambia cuando se produ ce la independencia argentina, cuando van llegando nuevas noticias acerca de los movimientos y cuando muda el derrotero en España a par tir de 1820, con lo que el papa parece revocar, de hecho, aquél breve. En este contexto ambiguo, se formalizan algunos intentos indivi duales por encontrar una salida a la situación de incomunicación exis tente. El 21 de setiembre de 1819, el soberano congreso ordena a 105 provisores de Córdoba y Salta entender en los recursos de los religio sos a sus respectivos prelados generales "entre tanto se allanase la co municación con la Silla Apostólica". En diciembre de ese año, el pro vincial de los dominicos fray Mariano Suárez sostiene que cortada 1 2 comunicación con . el vicario general de la orden residente en Madrid. el maestro general de Roma "es a quien debemos ocurrir en los ca.S'J~ de la ley, como que es la cabeza de toda la Orden". En consecuenc:2. le propon~ al director José Rondeau que les permita comunicarse ':: rectamente con Roma, a lo que éste le responde, en enero de 1820. c. . ..:;: estima no ser "llegado el tiempo de sustraer a la provincia de Pred::::. dores, a los inconvenientes que puedan seguirse de la incomunica.c:::-.

CAPÍTULO IV 253 .TOMO IV .

que también debe detenerse en el Río de la Plata. 10 que se prolonga en la misión Muzi y. En enero de 1824. indicio de la importancia que se le asigna. con lo que si bien los contactos son esporádicos la información circula con bastante fluidez. Los documentos que llegan a Roma entre 1818 y 1821 son los del ex obispo de Córdoba Rodrigo Antonio de Orellana. habiendo existido correspondencia con Roma con buenos resulta dos. Sus instrucciones gene rales están dirigidas a poner orden y legitimidad en la Iglesia americana e incluyen el encargo de realizar un informe completo so bre su situación. la misión llega al Río de la Plata reconiendo Montevideo. para arribar a Santiago de Chile en marzo del mismo año. Con ella se inauguran de una manera formal las relaciones entre Roma y Chile. Córdoba. en 1819 se abre un segundo mo mento en el que se establece comunicación entre algunos eclesiásticos particulares y Roma. Rosario. en la instauración de la Nunciatura de Brasil para América Latina. y una nueva etapa en las relaciones informales entre Roma y .subsistente con las autoridades espirituales fuera del país. porque aún no le es. por lo que considera necesario mantener la situación existente. de relevar de idénticos inconvenientes a las demás Órdenes regulares. San Luis y Mendoza. en setiembre de 1821. enviado oficial del gobierno chileno. luego. El 18 de abril de 1823 se reúne en Roma la con gregación de asuntos eclesiásticos extraordinarios para analizar dichos informes y se resuelve responder a esta última enviando una misión pontificia a Chile. el provisor del obispado de Buenos Aires José Valentín Gómez le insinúa al ministro Rivadavia que. Poco después. en su concepto. el de fray Pedro Luis Pacheco. Giovanni Muzi. en 1829. regular de la orden de los franciscanos y profesor de la universidad mediterránea y el de Ignacio Cienfuegos. Se teme que la indispensable intervención de Madrid cree antecedentes que perturben el proceso de independencia. si no es llegado el momento de considerar que debe cesar la inco municación. Ello de octubre se le responde que ya el congreso en 1819 había otorgado facultades extraordinarias no sólo mientras se allanaba la comunicación con el pontificado sino también mientras no se firmara un concordato. No obstante estas dificultades. y generalmente a todos los fieles de las Pro vincias Unidas". Buenos Aires. designando responsable de la misma al auditor de la nunciatura de Viena. e integrándola con Giovanni María Mastai-Fe rreti (futuro Pío IX) como asistente y Giuseppe Sallusti como secreta rio.

254 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

. al tiempo que la imposibilidad española de gobernar América alienta la intervención pontificia en la vida ecle siástica americana aún a costa de los derechos patronales españoles sobre América. El envío a Río de Janeiro de Pedro Ostini como nuncio para Amé rica del Sur en 1829. en este período. Por otra parte. Para algunos autores. evitar establecer relaciones formales con Roma responde a una voluntad política de las dirigencias provinciales por temor a que un concordato ponga en discusión el po der de los gobiernos locales sobre la Iglesia en su calidad de patronos. el Papa comienza a nombrar vicarios capitulares en hispanoamérica bajo la figura de un obispo in partibus. parecen actuar como lazo de comunicación con Roma. el objeti vo de la Santa Sede es establecer un contacto directo con la América del sur para restaurar un gobierno eclesiástico sobre bases diferentes a las que tuviera el rey español como patrono de Indias. única garantía de restablecer una Iglesia bien organizada sobre bases sólidas y dueña de sus legítimos derechos. en el período de 1825 a 1834. pa rece preparar el camino para un acercamiento. que no obstante nuevamente fracasan en su in tento de obtener una condena formal de parte del pontífice. al parecer los sacer dotes porteños Mariano Medrano y Mariano Escalada. el papa León XII da su encíclica Etsi iam diu en la que exhorta a los arzobis pos y obispos hispanoamericanos a ponderar ante su grey las virtudes de Fernando VII aunque sin mandatos. Al parecer es arrancada por la presión de la corte española y de los esta dos de la santa alianza. que ocupan di ferentes cargos en su diócesis y el primero es luego nombrado obispo de Buenos Aires. excomuniones ni condenas. al punto de que aparecen siendo consultados por el pontificado en los primeros momentos del proceso de reorganización de la Iglesia local bajo el gobierno papal. y la promulgación de la bula Solicitudo Ecclesiarum en 1831. aun cuando la aversión de Muzi hacia los nue vos gobiernos americanos y su falta de habilidad política enturbie los resultados. Ciertamente.las Provincias Unidas. El 24 de setiembre de 1824. esto es que ejercen funciones de tales en territorios de los que no son titulares. pocos meses antes de la batalla de Ayacucho que sella la independencia de la América española. Desde ese año. por la que el papa Gregario XVI exhorta a los pueblos americanos a obedecer a los gobiernos de turno a fin de mantener y conservar la paz pública. Se establece un contacto directo entre el Papa y los eclesiás ticos que se acercan a Roma.

CAPÍTULO IV 255 .TOMO IV .

lo que recién se hace en 1866.2. también es una herramienta importante para legalizar y legitimar las acciones del· propio clero. y si bien muchas veces las medidas tomadas por las autoridades ponen a la administración eclesiástica en situaciones sumamente com prometidas. a . posiblemente. Sin duda son muchos los problemas que genera el divorcio en que se ven precisados a vivir los gobiernos eclesiásticos de América en rela ción a la Santa Sede. El cabildo eclesiástico alerta al gobernador sobre que en "el actual estado de independencia civil de las provincias que comprenden este obispa do". por lo que en la práctica. ya que la de Córdoba abarca cuatro provincias que ahora se gobiernan separadamente. lo cual va creando una cuestión institucional de muy dificil solución más allá de los testimonios de religiosidad que dan no pocos gobernantes y se plasman en las distintas disposiciones legales. 1. por lo que el tema continúa. El tema se plantea sin eufemismos a raíz de tener que elegirse al provisor del obispado por terminar el mandato de Mariano de Paz. explique la demora en la firma de un concordato con Roma. Y ello. Pero cabe hacer notar que los gobiernos provinciales nunca designan obispos para ocupar las mitras vacantes. De todas maneras. La diócesis de Córdoba Ya se ha explicado que el patronato se ha anexado como parte de la soberanía que retrovierte a los pueblos americanos. la diócesis funciona con un patrón en Córdoba y uno en cada provincia de Mendoza. Recuérdese que el patrono propone el sujeto de su preferencia para cubrir la plaza vacante y el Papa generalmente inviste al candidato. y como consecuencia de la lógica política. el regla mento provisorio de 1821 explicita que el gobernador es patrono de la Iglesia de su provincia. San Juan. por lo que apli cando el mismo principio las provincias autónomas se atribuyen el mismo privilegio sobre sus respectivas iglesias sin mayores discusiones. prevalece la cuestión de la forma y los procedimientos que deben seguirse para ocupar las vacantes diocesanas. que algunas habían manifestado. El problema de este período es que existen muchos patronos para una sola diócesis. San Luis y La Rioja. el retraso en la elección que por derecho canónico corresponde realizar "fomentaría la aspiración. una cuestión que ya se viene ventilando desde fines del siglo XVIII.Por otra parte. por lo que no caen en el cis ma. cabe hacer notar que si bien el patronato es una prerro gativa de la que hacen uso los gobiernos.

HISTORIA DE CÓRDOBA .256 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

con distintas excusas. también. por ello. Por 10 demás. sino que su legitimidad es considerada una garantía necesaria en circunstancias en que las ambigiiedades reinan por doquier. Y sus temores son fundados. Se sabe que Cuyo nunca acepta de buena gana incorporarse a la diócesis de Córdoba y que. En este contexto. Ellos son los administradores y la máxima autoridad de la iglesia local. a la legalidad de los miembros del cabildo eclesiástico.2. la diócesis de Córdoba se reduce a la provincia del mismo nombre y a La Rioja. si cabe. cuando la santa sede crea el obispado de Cuyo. lo que explica que los conflictos que se van planteando se resuelven generalmente dentro de la misma provincia ya que ambas tienen cortados. Su gobierno En este período se acentúa. Sin duda. Al desaparecer prácticamente el obispo desde el regreso de Orellana a España. A partir de entonces.ser también independientes en lo eclesiástico". los lazos con sus respetivas autoridades externas.1. por diferentes razones. Máxime cuando desde la ruptura con España ésta aparece como una de las pocas instituciones legítimas. los largos años de vacancia de la diócesis se hacen una constante. el poder y el triunfo de una facción política. Córdoba continúa funcio- . sus gobiernos rara vez han enviado los diezmos al obispado. el tema preocupa al alto clero y al gobierno. ha ido madurando un anhelo de independencia religiosa que complemente al conseguido en el plano político. una organización política que conjuga el funcionamiento de las instituciones civiles y eclesiásticas que tienden a legitimarse mutuamente. Y esa preocupación se extiende. las redes de relaciones. la vida de la Iglesia tiene para la provincia un lugar preponderante y. que ha quedado en pie. también la cara visible. es necesario destacar la importancia que adquieren temas como la elección de provisor. por lo que la persona y el procedimiento seguido para la elección son componentes fundamentales de su legitimidad. Y ello se hace realidad en 1834. junto con la del gobernador. Con ella no sólo se ponen en juego importantes cuestiones como la armonía interna institucional. por 10 que la elección del nuevo provisor es considerada una instancia crucial en la re definición del ordenamiento de la Iglesia local. En otras palabras. Por ello y porque el funcionamiento armónico de las instituciones requiere la presencia de hombres que merezcan la aceptación de la sociedad. 1. los cordobeses están atentos a todo 1 0 que ocurra en ese ámbitó.

TOMO IV - CAPÍTULO IV

257

nando como una sociedad tradicional, 10 que implica tener un concepto de cómo debe ser el orden social donde cada lugar ocupado por una persona sólo tiene sentido si es reconocido por el resto de la sElciedad. Por eso, para el grueso de los cordobeses, es imperioso mantener las formas. Los puestos jerárquicos más importantes y, obviamente, los más codiciados son el de provisor y gobernador del obispado y los del cabildo eclesiástico. Al principio acceden a estos cargos miembros de la élite provincial y, eventualmente, de su zona de influencia. Luego, a causa del proceso revolucionario y de las luchas políticas posteriores, también 10 ocupan algunos forasteros y advenedizos que, generalmente, responden a la facción de turno en el gobierno. Ya se ha explicado que el cabildo eclesiástico tiene entre sus funciones aconsejar al obispo en las cuestiones de gran importancia y, ante la vacancia de la diócesis, asumir la jurisdicción a fin de elegir en el término de ocho días un vicario capitular que haga las veces de vicario general para el gobierno del obispado; como los poderes del vicario son propuestos por el cabildo, éste se reserva casi siempre algunas prerrogativas. A fines del período colonial las sillas capitulares ocupadas efectivamente continúan siendo ocho y los intentos por aumentar su número, con el consiguiente decoro de la iglesia mediterránea, fracasan por distintas razones en 1808 y 1814. A la escasez de cargos se suman las complicaciones políticas, de tal suerte que el cabildo los ve cubiertos o vaciados al ritmo de los enfrentamiento s armados y de las luchas de facciones. Entre 1827 y 1837, las cosas parecen encauzarse pese a la inestabilidad y al hecho de sucederse gobiernos de distinto signo: lo componen los cargos de deán, arcipreste (de reciente creación que sólo dura un par de años), arcediano, chantre, tesorero, canónigo de merced, canónigo magistral, prebendado, primer racionero, segundo racionero y un medio racionero. Para esta última fecha, la corporación entra nuevamente en crisis acompañando el proceso civil y debido a la escasez de clero, un fenómeno que se agrava hacia el final del período. Pero la propuesta que realiza el gobernador López de traer eclesiásticos de Buenos Aires para cubrir las vacantes choca con la férrea oposición del grueso de los cabildantes. En general, en Córdoba, el encargado de realizar la elección del provisor y gobernador del obispado es el propio cabildo eclesiástico y, la mayoría de las veces, 10 hace de entre sus mismos miembros, por 10 que el poder se concentra en un pequeño círculo. Sobre un total de diecinueve provisores que cubren el período, cuatro nunca forman parte

258

HÉCTOR RAMÓN LOBOS - HISTORIA DE CÓRDOBA

Todos ellos provienen del sector privilegiado de la sociedad y gozan de distintos títulos universitarios (trece son doctores y ocho licenciados en teología. De este número. lo que habla de una rotación en los car gos y un número limitado de ellos. De todas maneras. Cabe apuntar que el universo del clero que en algún momento for ma parte de la jerarquía eclesiástica entre 1808 y 1852 se reduce a ape nas cincuenta y dos personas. Es decir que es un grupo de hombres que crecen durante el gobierno de Carlos IV y que viven la mayoría de los acontecimientos más importantes de fines del siglo XVIII y principios del XIX. la universidad y el Monserrat. Veintidós estudian en la Universidad de Córdoba durante la gestión franciscana. En consecuencia. particularmente durante la gestión franciscana. ocupar algún cargo en la jerarquía de la Iglesia local es signo de gran prestigio y contiene cierta cuota de poder. cuatro porteños. ocho lo hacen en la administración del clero secular y uno durante la dirección nacional.del cabildo (entre ellos José Nicolás Ortiz de Ocampo y Pedro Ignacio de Castro Barros) y dos se le incorporan después de su gestión (José Gabriel V ázquez y Juan Francisco de Castro y Careaga). tres riojanos. y contar con un diploma en teología o en filosofia. el perfil que predomina en estos eclesiásticos que conforman la jerarquía de la diócesis es el de ser cordobeses. haber estudia do en su universidad. le siguen los rectorales de la catedral.2 %). pero a los mis mos no se accecie directamente sino a través del desempeño en una pa rroquia o en tareas pastorales que les permiten conocer la feligresía. y diecinueve son bachilleres o maestros en artes). Luego las re- . debiéndose ha cer notar que algunos de estos foráneos están vinculados a la élite cor dobesa de diversas formas. ser nacidos entre 1770 y 1800. dos salteños y uno mendocino. jujeño. los menos han segui do la carrera de leyes pero casi ninguno ha efectuado la habilitación para ejercer la abogacía. treinta entre 1770 y 1800 (cerca del 58 %) Y apenas ocho después de 1800. Sin duda. ya se ha explicado el ma ridaje que existe en la época entre la teología y el derecho. dos son abogados. sus problemas y prepararse en la tarea de mediar socialmente. tres obtienen su título en Charcas y uno en Buenos Aires. diez nacen entre 1750 y 1770 (19. pro venir del sector dirigente. seis son doctores y tres bachilleres y licenciados en derecho civil y/o cánones. Junto a aquellos destinos. treinta y nueve son cordobeses (el 70 %). santiagueño y catamarqueño. amén de que sólo cinco nacen en otra provincia y tres en otra diócesis. De los cuarenta y ocho sacerdotes que se tienen datos.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 259 .

2. poco es 10 que se hace en los gobiernos de Bustos. en parte. cabe hacer notar que no sólo no se aumenta el número de templos y conventos. En fin. 1. En realidad. como los de Río Seco y Río Cuarto.laciones parentales. En realidad. año en que se convierte a la iglesia de Nuestra Señora de Monserrat en una nueva parroquia. que no existe una sola forma de llegar a esos cargos ni los que 10 logran siguen recorridos semejantes. tras evaluar las necesidades de cada región y los pedidos de los propios fieles. los curatos. a 10 sumo con una viceparroquia. Hasta 1852. y. en 1847. los grupos de intereses y la pertenencia política facilitan o no el ascenso a cargos superiores. se han ido estableciendo los departamentos de la administración civil. capillas y oratorio s atendidos por párrocos y sacerdotes auxiliares. quedan inmensos curatos en manos de una sola parroquia. Ciertamente se mantienen las diferencias entre la ciudad y la campaña. Su organización Siendo una prerrogativa del patrono velar por la religión de Estado. De todas maneras. la capacidad y la espiritualidad tienen su expresión. la falta de sacerdotes y de religiosos. realiza 10 mismo con los de Pocho y de Calamuchita.2. habida cuenta la concentración de habitantes en aquella y las facilidades que ello implica para la pastoral. En la ciudad de Córdoba continúa existiendo la catedral. el territorio de la provincia está dividido en curatos sobre los cuales. el gobierno divide el curato de Anejos en norte y sur. tomando como límite el río de Córdoba. Sin embargo. sobre todo en los primeros tiempos. no debe llamar la atención que el gobierno intervenga también en la división de las jurisdicciones eclesiásticas menores. la excesiva extensión de algunos curatos conspira contra una razonable administración de los mismos. Paz y Reynafé al respecto. sino que éstos se ven afectados por la falta de quienes los sostengan y algunos están en plena decadencia. Existen excepciones a la regla. donde el mérito. en general. cuando no por laicos especialmente formados para cubrir. Dentro de cada uno existen un número variable de iglesias. en 1844. 10 que contribuye a enrarecer el ambiente eclesiástico. San- . atribución que le corresponde al obispo. En consecuencia. Hay que esperar al de López para encontrar algunos intentos de mejorar el gobierno de las parroquias pese a los pocos clérigos disponibles. Dentro de ella caben mencionar las iglesias de la Compañía de Jesús. no hay reglas pero sí un peso creciente del color político de los candidatos. que es la única parroquia de la ciudad hasta 1848.

260 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

Pilar y la de San Roque. San Antonio del Cano y el Ora torio Nuestra Señora de la Purísima. San Francisco. San Vicente. en el Río Tercero Abajo. En la región central. Macha y Santa Catalina. Nono. en el curato de Río Seco. habida cuenta que con aquella también asumen el gobierno del colegio de Monserrat y que a ellos se suma al seminario conciliar. Guyascaste. Hacia el sur. San Pedro. La Cruz (Río Grande). Panaho1ma y Las Talas. San Agustín. las de villa de la Concepción. en el curato de Anejos. La Calera y el Oratorio San José. El clero secular Cuando en 1808 la universidad pasa a manos de los seculares. Las Palmas (matriz). por el prestigio que da pertenecer a ellos y por las posibilida des que abre estar en un ámbito privilegiado donde se toma contacto . Es decir que logran el control de los espacios más encumbrados de la sociedad cor dobesa. se completa el cuasi monopolio de la educación superior en sus manos. Sampacho. en Pocho. en tanto que en el Río Segundo se erige la iglesia de villa del Rosario o Ranchos y las capillas de El Tío y Arroyito. en Puni lla. en el de Tu1umba. se pueden mencionar. las de Alta Gracia. Hacia el oeste. la Capilla de los Remedios y Ramallo. La Carlota. la de San Marcos Sierra. completándose con la Capilla de los Puestos de Ferreira. Mientras que en los grandes valles. Quilino y Capilla Los Algarrobos. sin pretender nombrar a todas las existentes y si guiendo un orden norte-sur. la Capilla de Candonga y la de San An tonio. y en Ca1amuchita las de Soconcho (matriz).1. y. que actúa como vice-parroquia para atender las zo nas más carenciadas. la capilla de la Candelaria y Las Barranquitas. 2. Ambu1. en el Río Tercero Arriba. por fin. La Merced. Sa1sacate. las de villa Nueva del Rosario (matriz). Sanca1a. la Capilla de Rodríguez actúa como matriz. Río de los Sauces. en el Río Cuarto. En la campaña. y en Ischilín las de San Pedro. Nina1 quín. Su vida interior 2. en San Javier. Pocho y Guasapampa. Sa1dán. La Lagunilla. y. Santa Teresa de Jesús. Caminiaga y Chañar. en Santa Rosa de Río Primero. Esquina del Estero y Fraile Muerto. Cañada de Lucas y Punta del Agua.to Domingo.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 261 .

en la organización nacional. y también en la Europa contemporánea. sino que pretende más bien servirse de ella considerando a sus miembros como funcionarios y custodios morales del nuevo orden. consolidando la trama social de la que provienen. Córdoba hereda. queda totalmente en sus manos. a estos últimos también. Por fin. el clero secular accede al gobierno de la diócesis la que. centros privilegiados de los secto res dirigentes de la sociedad que. por ser lugares de encuentro. del reformismo borbónico. Desde allí y por distintas vías. asesora a políticos. privilegiar el clero se cular sobre el regular. Y el clero cordobés. los sacerdotes y religiosos colaboran desde sus orí genes en el mantenimiento de la moral pública que se sustenta en los principios de la religión católica. Desde 1820 hasta mediados de 1850 el clero secular participa activamente en diversas áreas de gobierno. leyes y decretos. sin duda. Pero también. Pero. convocan a miem bros de otras provincias ampliando apreciablemente el ámbito de las relaciones. a los capellanes de los dos conventos femeninos de la ciu dad y a cuantos funcionarios requiera la administración de la iglesia. el regalismo y la tendencia a regirse más por la costumbre local que por las normas que se tratan de universalizar des de Roma. de reunión y de vinculación entre pares. redacta reglamentaciones. De sus aulas salen los cuadros políticos que tienen una ac tuación determinante en la independencia. además. colaborando nota blemente en la construcción de la entidad provincial. estos lazos vinculan a los futu ros eclesiásticos entre sí pero también a éstos y los laicos que estudian y.con el saber sistemático y con las "novedades". un fenómeno que se ha acentuado con la revolución. con su car ga de moderado jansenismo e ilustración pero también con su centena ria tradición. Son. Ciertamente que esta imbricación entre sociedad civil y eclesiás tica no es original de Córdoba sino que se da en casi todos los países hispanoamericanos. teniendo como característica común el hecho de que en prácticamente todos los . a los párrocos y ayudantes. Integran el cabildo eclesiástico que eli ge a los provisores que deben gobernar el obispado. obviamente. luego. forma parte de la legislatura y representa a la pro vincia. hizo posible que la religión continuara siendo el cauce social y la base moral ahora de la virtud ciudadana. que se traducen en amistades duraderas más allá que puedan militar luego en posiciones políticas contrarias. El estado provincial no tiene un plan para reformar la Iglesia y adecuarla al estado. en la formación de la enti dad provincial y. por su proyección. en razón de estar vacante por casi cuarenta años.

262 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

generalmente los electores de sus curatos y. invadiendo e11u gar de los laicos. ahora. los Allende. los Ramírez de Arellano. vice y otros no menos im portantes. es notable la presencia de los Pérez Bulnes. con quienes comparten discusiones y resoluciones de los asuntos de gobierno. los Fu nes y los de la Bárcena. Grupos familiares como los del Corro. que co inciden con los suyos. los Lascano. de la nación cristiana. pues se cuida las formas. dota a sus miembros de la doble condi ción de ciudadanos y de clérigos y se sienten llamados a defender los intereses del pueblo cristiano y. opina y legisla en el marco de las actividades del gobierno provincial y. y. por 10 de más. la mayoría de las veces. en tanto representante y custodio de la moral pública. algunos alternan entre el cabildo eclesiástico y la legislatura. . el clero piensa. Y si no existen mayores choques con éstos. los Isasa. Rara vez los miembros de una familia coinci den en la sala de representantes. árbitros. quizás por la disminución del número de clérigos regulares y aún seculares. Por todo ello. Y si ello es evidente en la ciudad. elegidos como representantes de sus comunidades. entre otros. Es conocida la actuación del clero y de religiosos en la sala de representantes provin cial. tienen miembros laicos y eclesiásticos en distintos niveles del poder. gracias a su forma ción académica. ocupando las funciones de presidente. donde los curas son jueces. Bustos incorpora a su gabi nete al doctor José María Bedoya y destaca a no pocos sacerdotes en distintas misiones y representaciones. La tendencia a participar activamente en la vida política se hace más notoria con la Revolución de Mayo en 1810. la alternancia permite tener los intereses siempre representados. a veces. se encuentran en esas tareas con sus parientes. Restaría hacer notar que la presencia de eclesiásticos es más im portante al comenzar la década de 1820 que en las siguientes. se debe a que son pocos los capacitados para cubrir la va riedad de cargos que ofrece la burocracia provincial. como bien se ha dicho. los seculares se convierten tanto en personal eclesiás tico como en los cuadros políticos del nuevo Estado. También exhiben una fuerte cohesión de grupo aunque no exista igualdad de criterio en cuanto a cómo lograr la pro pagación de esos principios religiosos. aunque el ejercicio de dos cargos simultá neamente es prohibido por ley del 9 de abril de 1826. entre 1830 y 1840. por el momento. La reconocida función social del clero.casos el Estado atraviesa un período de consolidación y de ingreso a una política moderna. también 10 es en la campaña. Como bien se ha señalado. en la legislatura.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 263 .

1. Pero hay quienes 10 hacen. También existe una evolución en el discurso del clero en la prime ra mitad del siglo XIX. embargos de bienes. como afir man algunos autores. Rosas y "Quebracho" exi gen al clero una adhesión partidaria que. A este sacerdote. al revalorar los sacramentos de la eucaristía y la confesión. un ideal que se labra dificultosamente en el tiempo y que tiene en la experiencia española en América un contenido singular en la idea de . en la confusión entre el tradicional vecino y el moderno ciudadano o en el mantenimiento de categorías de corte corporativo tanto para el cobro de aranceles como para calificar a una persona en un censo. expli ca sus encontronazos con los jesuitas recientemente arribados que se niegan a hacerla. y éstos resultan funcionales al régimen de López y al rosista al unir la religión y el federalismo en la figura del buen ciu dadano. se está en presencia de una infiltración de mo dernidad en estructuras sociales tradicionales. 2. pero estas tienen poco de democráticas y liberales y mucho de romana. Acerca de su formación El concilio de Trento fija los requisitos que debe cumplimentar el jo ven que desee ingresar al clero secular ya sea por mandato paterno o por vocación. entendida como basamento cultural e ideológico del estado. Ello se manifiesta. Los sermones encendidamente revolucionarios de los primeros tiempos se mantienen durante la construcción del esta do provincial pero adecuándose a las sucesivas tendencias políticas. Sobre ello parece existir un acuerdo prácticamente total. 10 convierte en un cura de almas. En todos predominan las referencias a la defensa de la libertad y de la re pública. en el caso del primero.1. Y en este sentido. un mediador entre Dios y los fieles.pero también porque paulatinamente son reemplazados por cuadros políticos de laicos que se han ido capacitando. apostólica y romana. pues en la práctica se mantiene una noción corporativa de la sociedad. con Manuel López. expulsión de los cargos y los exilios de ecle siásticos que comienzan a menudear para castigar a los rebeldes. del buen federal y del buen cristiano. Y no son los únicos como 10 prueban las persecucio nes. La defensa de la república evoluciona a la del federalismo y. Sin duda que la íntima unión entre la esfera política y la religiosa tiene una de sus mayores expresiones en la defensa que realizan todos los gobiernos cordobeses de la religión católica. entre otras cosas. a la del régimen establecido.

264 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

la vacancia de la diócesis de Córdoba entre 1818 y 1852 va a espaciar los llamados a concurso por falta de autoridades competentes para sustanciarlos y por convenir a los gobiernos que se suceden. El sustento de los sacerdotes puede descansar en la obtención de un beneficio eclesiástico (parroquia). que es teniente de cura del curato de Punilla (en 1814) y vive en su estancia particular de Santa Savina. en Córdoba.misión. o malvivir de las rentas del curato (emolumentos y primicias). En consecuencia. en cambio. entre sus obligaciones se encuentra atender la capilla de Candelaria. sobre todo si . como ocurre en la realidad. Para muchos. se estima en 2. incluso. una práctica que parece bastante extendida en Córdoba. ser cura párroco rural durante varios años puede ser un trampolín hacia un mejor puesto en la ciudad o. pero según denuncias muy pocas veces se desplaza hacia allí. 10 cual ciertamente no es poco. El cura es propietario (titular) cuando concursa para obtener el cargo de cura párroco. intervienen los gobiernos proponiendo sus candidatos. o goza de un beneficio simple.000 pesos. Para algunos sacerdotes. en una capellanía lega o eclesiástica. Para evitar la mendicidad del clero o que se emplee en cualquier oficio para mantenerse. crece el número de los interinos. en la práctica. de 10 contrario es interino. cargos que deben ser cubiertos por los prelados pero que. Es común que si se ha ordenado a título de patrimonio pueda presentarse a concurso de oposición para cubrir una parroquia en calidad de propietario o permanecer sin cumplir ninguna actividad pastoral como "suelto" o domiciliario. atendiendo sus asuntos particulares. pues el convento y la orden se convierten en garantes de su subsistencia y educación. Sin embargo.5 % de los que forman parte en algún momento del cabildo eclesiástico son curas provenientes de parroquias rurales. en su patrimonio. Sin duda un tema importante es saber si el clero existente es suficiente para atender las necesidades de los feligreses. Los beneficios eclesiásticos son otorgados por el obispo y suponen el usufructo de las rentas y la administración de la parroquia a cambio del cumplimiento de las cargas pastorales que le son propias. el campo es su destino final aunque algunos prefieran presentarse a concurso para ocupar la parroquia de donde son oriundos para continuar manejando sus intereses de cerca. el concilio establece que el aspirante debe tener un patrimonio o beneficio que le permita vivir dignamente que. La "pobreza religiosa" es sólo posible para aquellos que se ordenan regulares. al respecto interesa señalar que el 31. llegar a una canongía. Sirva como ejemplo el presbítero Salvador Isasa. que implica el rezo de algunas misas y oraciones sin el resto de las cargas.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 265 .

2. ya que los cinco padres que quedan son todos ancianos y enfermos. Primero es necesario descartar a los miembros del cabildo eclesiástico porque no cumplen funciones pastorales directas. a 10 que cabe agregar los que no cumplen funcio nes propias de su ministerio y que figuran como "clérigos sueltos". ante un pedido que hace el cura de Tulumba. donde una lista de clérigos de 1841 permite estimar una relación de uno por 327 habitantes. Para 1829 hay 59 clérigos en total en toda la provincia para atender una población superior a 76.2. sea regular o secular. algunas de las cuales son de orden económico. que sobre dieciséis clérigos seculares seis pasan los setenta años y están enfermos. pero es sumamente preocupante en la campaña donde las distancias y la dispersión de la población toma muy dificil la tarea pastoral.1. es decir ayudantes. El panorama que presenta esa lista es ciertamente desalentador. De los seis franciscanos. Conse guir coadjutores o tenientes de cura. En alguna oportunidad se impide la salida de la provincia de cualquier sacerdote. Pero esto no debe llamar a en gaño. La situación cambia completamente si se atiende sólo a la ciudad. La peor situación es la de los mercedarios. seculares y religiosos.000 habitantes. por la falta que había de ellos. y. amén que dos están designados para ocupar cargos en el convento de Santiago del Estero. como bien se ha sostenido. un repaso de la situación de los regulares completa el pa norama: cinco de los nueve dominicos tienen más de ochenta años y diversos achaques. Por fin. cuatro están dedicados a atender el convento y uno acaba de ordenarse. dos son considerados ineptos. Luego marcar. Sin duda no 10 es. en 1826.la población crece y el número de sacerdotes. Las rentas eclesiásticas El ejercicio del patronato introduce modificaciones de importancia en las relaciones entre el Estado y la Iglesia. dos son "unitarios" -10 que los inhabilita. Desde por 10 menos 1826. Sin duda es notable la escasez del clero en la ciudad de Córdoba. el pro visor le contesta que "se hallaba apurado por el repetido reclamo de los curas por ayudantes. disminuye. los miembros del cabildo eclesiástico y los capellanes del ejército son percibido s como funcionarios y retribui- .y dos cumplen funciones en los conventos de monjas. siempre es di fícil. y no hallaba quien sirviese".

266 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

a todas las personas a excepción de los regulares (laicos. un cura párroco rural. sequías. y aunque no se cuenta con datos sobre esos emolumentos se sabe que en 1838 se le abona al provisor y gobernador del obispado trescientos pesos anuales. en el obispado de Córdoba. Recuérdese que según el edicto general de 1752. o sea las donaciones. que los fieles hacen para colaborar con su manu tención. a partir de 1837. Poco se sabe acerca de las primicias que forman parte de los ingre sos del clero y que se cobran efectivamente. La principal fuente de recursos de la iglesia son los diezmos. por el término de doce años. Así. acer ca de cuya evolución se ha tratado en diferentes ocasiones y que. prebendado s de cualquier oficio eclesiástico o secular) y a ambos sexos. Una vez separada esta región. En 1849 se restablece dicha contribución. Con ser. entie rros y casamientos. los diezmos parecen ingresar a la dió cesis con bastante regularidad. se pagan hasta 1854.dos por servir al estado provincial. viñas. árboles frutales. pero el Estado se reserva su remate a fin de utili zar esos fondos para la manutención de las fuerzas militares. el diezmo pasa a ser administrado por el Estado suprimiéndose. el pago de la contribución en ganado. es abolido definitivamente en 1854. hortalizas. princi palmente en especie.y con las primicias. genera una relación de dependencia de la je rarquía eclesiástica al gobierno lo que sí tiene importancia. exacciones y pérdidas ocasionadas por los malones y la guerra civil. si no es beneficiario de su curato. Entre 1807 y 1815. algo dón. ají). el pro visor del obispado Mariano López Coba se hace eco de los problemas existentes entre los curas rurales y sus fieles a causa de las primicias y . ecle siásticos. muy poco significativos. La mayoría del clero vive de los ingresos que le corresponde por su actividad pastoral o bien de aquellos que le son propios. En 1852 el gobierno de la provincia devuelve a la Iglesia el usufructo de este tri buto que. sólo cuenta para su subsistencia con los productos del arancel parroquial -estipendios que pagan los fieles por los servicios sacerdotales como misas. Es posible que se paguen con cierta regularidad. por lo que no generan mayores problemas. posiblemente como respuesta a la grave situación que vive la economía agraria cor dobesa por la combinación de plagas. como se adelantara. aun que también es posible que se haya mantenido una gran flexibilidad que sólo una crisis grave obliga a mencionar: en junio de 1837. granos. más allá de las resistencias ofrecidas por los cuyanos. el pago de los mismos alcanza a todo tipo de producción (ganado. al parecer.

CAPÍTULO IV 267 .TOMO IV .

a partir del monto general. Se ha estimado que con este nuevo arancel. En 1825 el . el párroco de un curato recibe un 36 % menos de 1 0 receptado en aquella fecha. a los sacristanes. un comisario de policía 400 pesos y un juez letrado en 10 civil y criminal 800 pesos anuales. para continuar con los aranceles a pagarse en la parroquia de la iglesia ca tedral y en los curatos rurales. de manera casi simultánea al reglamento provisorio. Otra fuente de recursos son los aranceles eclesiásticos que siempre fueron causa de conflictos.establece unas "reglas fijas e invariables" para su percepción al tiempo que advierte que dicho pago es una obligación. Este arancel no fija costos de ningún tipo para la celebración de matrimonios pero sí para los demás servi cios religiosos. Entre 1815 y 1821 la cuestión vuelve a plantearse insistiéndose en la necesidad de una reforma. y de distinción en la sociedad y en la República. que ele van una representación a través de José Domingo de Allende en 1822. se fija cuánto va a la iglesia. José Norberto de Allende y José V élez y consta de algunos artículos preliminares en los que se estipula el carácter y el espíritu general que tienen estos emolumentos. su congrua debe ser proporcionada al estado y conservación de ella". máxime si como sostiene Allende "teniendo los párrocos y demás sacerdotes una jerarquía de honor. un defensor de pobres y menores y pro curador general cobra 500 pesos. Esto explica la reacción de los párrocos y de los curas rectores de la catedral. Este prospecto está firmado por Gregario José Gómez. la ade cuación de los aranceles a la realidad de cada diócesis es fundamental. Por ella se sabe que éstos tienen un ingreso anual bruto de 551 pesos en el que el arancel representa el 43 % del total. Tal como ocurre con los diezmos. En agosto de 1821 se registran las primeras quejas. sin ser indecoroso está deprimido. De 10 que pue de inferirse que aquel salario. El 29 de enero de ese año se sanciona el "Prospecto de un Aran cel Eclesiástico para las parroquias de la Provincia de Córdoba". Pero recién en 1821 se ensaya una solución. Por fin. a los colectores (si los hay) y al cura párroco. Por la época. puesto que los derechos por matrimonio disminuyen en un 37 % mientras que los de entierros llegan a un 58 % menos respecto a 10 que se percibía en 1804. pudiendo ser eximido de todo arancel si se presenta un certificado de pobreza. 10 que ciertamente es muy importante. al que es necesario deducir la caída del arancel. aunque con disminuciones significativas en algunos ca sos: pagan las misas y entierros de todas clases y la "información de libertad" requerida a las parejas que van a contraer nupcias.

268 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

que muestra ser funcional al nuevo sistema político. Pero el avance del clero secular se hace arrollador cuando le entregan esa casa de estudios y. si bien los seculares van tomando lentamente la casi totalidad de la administración y gobierno de la diócesis. la Compañía y las órdenes regulares ocupan un espacio central en la igle sia local. prácticamente conforman el único personal eclesiástico con que cuenta el obispado para llenar las distintas funciones. Las órdenes religiosas Se sabe que la Iglesia no es una institución uniforme sino un orga nismo amplio y dinámico que. Después de 1820. el componente del clero secular es esen cialmente cordobés. pues sus ingresos descansan en viejos mecanismos de recaudación. Hasta la expulsión de los jesuitas. En consecuencia.2. pues se introducen varias pequeñas reformas para los aranceles vigentes en la ciudad. el resto. A estos criollos se les abre una singular puerta para acceder a sitiales de honor y poder. en su devenir. especialmente. con el tiempo. generalmente universitario y proveniente de los sectores privilegiados de su sociedad. es posible caracterizar la situación del clero como de escasez tanto en el número y calidad de sus miembros como en el de los recursos para su subsistencia. Parece evidente que los curas párrocos se ven enfrentados a las nuevas coyun turas políticas y económicas sin muchas armas para defenderse y no sería de extrañar que la aceptación de algún cargo político no esté re lacionada con la necesidad de aumentar sus recursos. Las relaciones entre el clero regular y el secular siempre fueron ti rantes y. luego. cuando el grueso adhiere a la revolución. la actitud de muchos de éstos hacia los religio sos es bastante despectiva particularmente por su deficiente prepara- . va sufriendo modificacio nes por una variedad de razones. se mantiene el influjo de los regulares. 2. de origen social medio o bajo.tema parece resuelto. particularmente de los franciscanos por su go bierno de la universidad y su adhesión al regalismo borbónico. Otra razón que explica el fenómeno es el hecho de que mientras muchos de los religiosos son de origen extranjero o foráneo y. Quizás 10 que salta a la vista sea que la manutención de los sacer dotes está ligada a condiciones de inestabilidad y de precariedad. Ese proceso se acentúa a partir de 1820. como consecuencia de la pau latina decadencia de las órdenes regulares y el correlativo predominio del clero secular.

CAPÍTULO IV 269 .TOMO IV .

su economía y. las necesidades pastorales aumentan mientras decrece el número de pastores y algunos conventos quedan al borde de la extinción. o en su defecto los provisores. provisores y cabildos eclesiásticos que coinciden en defender su autoridad. muchos fieles prefieren a los regulares a quienes sienten más cerca. viviendo en casas particulares y aún peregrinando sujetos a las dádivas de los vecinos. No ocurre 1 0 mismo en los monasterios de monjas. y los síndicos. Ambos actúan como consultores y consejeros de las monjas pero. pues desde sus orígenes están bajo la jurisdicción de los obispos quienes. su conexión con el mundo que las circunda . en algunos casos. eventualmente. sobre todo a partir de 1830. para facilitar su gobierno. su propia continuidad. las prioras son la máxima autoridad dentro de los mismos. En 1814 se erige la comisaría general de regulares. En las primeras décadas del siglo XIX. Pero las provincias regulares están formadas por varios conventos masculinos autónomos. del gobernador como patrono local. por lo que. en muchos de los cuales se aplican reformas que afectan su funcionamiento. que ya en 1816 es suprimida volviendo a la situación anterior y. en la práctica. Sin embargo. Por otra parte. Está en juego la autoridad del obispo sobre las distintas órdenes religiosas y el cobro de los derechos parroquiales que conforman el sustento del clero. quizás porque socialmente provienen de sectores más afines o porque su humilde peregrinar los mueve a recibirlos. todo lo cual va socavando el prestigio de los regulares. la asamblea del año XIII resuelve que los obispos. Cortadas las comunicaciones con sus superiores. Ya se ha hecho notar la singular independencia de que gozan las monjas dentro del claustro. que son laicos encargados de administrar los bienes. reasuman sus primitivas facultades y actúen como autoridad sobre las comunidades religiosas. A su vez esto es producto de una relajación en las costumbres conventuales y el mantenimiento de actividades que poco y nada tienen que ver con la vida monástica. se hace cada vez más frecuente encontrar religiosos en la campaña realizando actividades pastorales sin permiso. a imitación de la española. resulta dificil encontrar regulares que cumplan funciones sacerdotales por especial prescripción de los obispos. nombran capellanes que administran los sacramentos y "desempeñan toda otra función anexa al cargo parroquial". por ello no pueden cumplir funciones sacerdotales sin el correspondiente permiso. a los párrocos y a sus ayudantes.ción intelectual.

HISTORIA DE CÓRDOBA .270 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

pero también es la que mantiene el contacto con el mundo exterior ge neralmente a través de la correspondencia. Como se sabe. asalariado por los conventos y elegido por el gobierno. al síndi co del convento y a los acreedores. pero tras la revolución se ven . monasterios y demás estableci mientos públicos. Respecto a los primeros. Paralelamente. y la situación no cam bia a principios del XIX. ni los religiosos se sujetan a sus autoridades naturales ni éstas se preocupan mucho de la conduc ta de sus gobernados. Al parecer. en 1828. ya que la comisión no fue suspendida. que Bustos ejerza el patronato y exija a los conventos que presenten sus balances anuales para su aprobación. incluso. a 10 que responde que ambos se trasladan a otro convento por 1 0 que están fuera de su responsabilidad. Así. su participación en la vida cordobesa sea por sus opiniones. de alguna manera. el hecho de que sea un laico. por 10 que no pueden dejar de partici par. directores espirituales. se asiste al regreso de la Compañía de Jesús con todo 10 que ello significa para Córdoba. De allí que este sea un cargo de la mayor importancia y que actúe inmediata a la madre superiora o priora. en los conventos hay una sala llamada locutorio que es donde ellas pueden re cibir la visita de sus familiares y amigos. Cabe pensar que cada monja continúa ligada al mundo exterior a través de su familia y sus afectos. en las cuestiones que 10 conmueven. Reynafé vuelve sobre el tema y nombra a Juan Pablo Bulnes para administrar las temporalidades de todos los conventos. como también el hecho de que anden pidiendo limosna. En 1831. se sabe que los betlehemitas tienen a su cargo el hospital San Roque desde 1761. es interrogado por el provisor del obispado a cau sa de la conducta de dos de sus religiosos que andan vagando por la campaña. fray Felipe Serrano. es considerado una injerencia inadmisible. de allí que proliferen las denuncias de curas va gabundos y desobedientes que no se logran controlar. el prior de los dominicos. existe en la mayoría un desorden financiero que mo tiva. Además de ser éste una persona sumamente controver tida. la escucha. vigila esos encuentros a través de los cuales se mantiene el control del convento. Varias son las órdenes que tienen grandes dificultades para subsis tir durante este período.e. sus contactos familiares o su función económica. La decadencia de las órdenes masculinas viene notándose desde fines del siglo XVIII y las medidas adoptadas para revertir la indisci plina monástica no tienen mayores resultados. por ejemplo. Una hermana. particularmente los betlehemitas y los domini cos. Sin embargo. Pero de nada valen las quejas del provisor.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 271 .

la conducta incorregible de algunos hermanos y el desgobierno de la orden. el comisario visitador fray Antonio Campana desnuda los conflictos internos que existen en el convento de Córdoba entre los que detentan la dirección de la congregación y un grupo que intenta cooptarla. Los franciscanos Sin duda.afectados por la falta de vocaciones. y atribu yen la decadencia de la disciplina regular a las presentes autoridades". Los remesones de las reformas producidas en Buenos Aires se ha cen sentir en el resto de las provincias. haberse cerrado la casa de novi ciado de Buenos Aires. los problemas son más amplios: "Que de ninguna mane- . como se desprende de las normas prácticas que dan a continuación. N o obstante 10 profunda de esta crisis. su desplazamiento a un segundo plano en la consideración social y en su intervención en la política local son causas determinantes de la grave de cadencia de estas instituciones. sorprende que entre 1831 y 1848 haya habido en la Sala de Representantes once regulares y que. Sin embargo. 2. Para 1826 quedan siete hermanos. el mercedario fray Felipe Pacheco y el dominico fray Felipe Serrano. Como bien se ha indicado. A pesar de que las órdenes cordobesas no sufren ninguna reforma específica. pero no deja de ser llamativa e indicativa de que al no estar sujetos a una estructura provincial sus miembros se sienten libres para actuar como ciudadano o vecino. para 10 cual "gritan por reforma. de ellos. A fines de marzo de 1819. una profunda crisis económica.1. mu chos de los cuales no pertenecen a esta casa. al parecer se generaliza la costumbre de que los regulares circulen libremente y acudan a otros conventos. algunas agudizadas por la acen tuación de problemas propios. su vaciamiento y la supresión de no po cos conventos. procurando reducir su influencia y prestigio a la mínima expresión. en los que se presentan también dudosos personajes. la escalada de los seculares tiene como principales opo sitores a los franciscanos a los que desalojan de todas las instancias de la educación superior. la presencia de estos regu lares en la legislatura no contraviene ninguna de las reglas vigentes en la provincia. tres son superiores de sus órdenes: el franciscano fray Buena ventura Badía.2. el relajamiento de las costumbres y de la vida monástica. la incomunicación con sus superiores.

272 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

a lo que se le responde que están hechas para evitar la perpetuación de los ambiciosos y que éste no es el caso. En el capítulo del 8 de setiembre de 1823 es elegido provincial fray Dionisio Tarriba y. Las medidas están dirigidas especialmente a los cabecillas del grupo hostil que son los frailes Benito Hinestrosa y Francisco Aldao. la invasión del general Paz impide enviar las convocatorias. según escribe el fraile Bo sio en febrero de este año. En consecuencia. para que cese el escán dalo de la ociosidad que notan en nosotros los seglares. solos el visitador y su definitorio dan poder al provincial fray Hipólito Soler para que rija la provincia hasta el próximo capítulo cuya fecha queda por determinar. En consecuencia. por la insubordinación de los díscolos-. En mayo de 1828 es designado visitador general y presidente del capítulo que debe celebrarse al año siguiente fray Dionisio Tarriba. y el de estar de atalaya de cuantos pasan. y mucho menos a las pulperías inmediatas. en tan to que los problemas que plantea no son muy distintos a los que de nunciara el provincial en 1806 [ver IlI. pero ante diversos cuestionamientos -primero por una cuestión for mal planteada por fray Pantaleón García en marzo de 1822 y. después. lo es fray Francisco de Paula Bosio que. Sin embargo. es susti tuido por fray Hipólito Soler. ordenando el sometimiento de los frai les y en caso contrario que salgan del territorio de Córdoba al lugar que les señale el provincial. Prevista su reunión para setiembre de 1829. En setiembre de 1820 es elegido provincial fray Hipólito Soler. 2.2].ra salgan los religiosos por la mañana al pórtico y plazuela del conven to. Ese . se ha extendido "como un cáncer la relaja ción y abusos con escándalo de los religiosos virtuosos y seglares piadosos que observan nuestra conducta". el gobernador Bus tos se ve obligado a intervenir. Al final de las actuaciones se determina: "Y resérvese este acuerdo con la escrupulosa sigilosidad prevenida por las Leyes de la materia. Soler convoca a capítulo para el 28 de febrero de 1831 y traspasa la presidencia al provisor Castro Barros de acuerdo a las disposiciones del gobernador delegado José María Fragueiro. de lo cual se quejan y aun retraen las personas vergonzosas de venir al templo y a las tiendas inmediatas". en igual día y mes de 1826. al fallecer repentinamente en julio de 1828. Éste consulta con distintos asesores acerca de si el pro vincial y los definitorio s pueden sufragar en el próximo capítulo pues así lo establecen las leyes. por lo que se posterga para marzo de 1830 pero nuevamente la guerra lo impide. lacrándose con cierre doble". en agosto. lI.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 273 .

Sin embargo. los frailes conspiradores se contentan con privarlo de su provincialato sin dar razones. el provincial Juan Bautista Fernández emprende su defensa por la "violenta e ilegal resolución" que tomara el provisor "contraviniendo a las prerrogativas. no obstante señalar la falta de jurisdicción de Lascano para llevar adelante seme jante proceso. se le reconoce su buena voluntad para cortar el escánda lo y prácticamente se atiene a lo resuelto por el provisor: ordena nom brar vicario provincial que convoque a capítulo. Las cano. la renuncia de Castro Barros y el regre so de Lascano. Luego dice que la nota del gobernador Funes es "revolucionaria. tarea que por delegación le cabe a Benito Lascano en octubre de 1833. capciosa y de mala fe" y que los frailes denuncian tes son dos franciscanos "mezclados en los asuntos políticos de su sis tema de federación". Lascano nombra vicario provincial a fray Cristóbal Gavica quien convoca a capítulo para el 17 de enero de 1836 en Cata- . Para que no queden dudas de que la cuestión tiene un trasfondo político. Lo cierto es que tratado el asunto en Roma. bajo la presidencia del provi sor Lascano. amén de que Lascano es un "federal exaltado". tres canónigos de la catedral.capítulo nombra ministro provincial a fray Juan Bautista Fernández "con gran aceptación y contento". punto en el que Roma le da la razón. Como él no es ni unitario ni federal. Éste nombra como vicario provincial al guardián de Córdoba fray Buenaventura Badía. privilegios y exenciones que goza [la orden] de cualquier potestad eclesiástica que no sea la del ministro general o del Romano Pontífice". relata la caída de Paz. basado en la información que le suministran Badía y Braco. antes que pasaran tres meses. Obviamente. A mediados de setiembre. el comisario de la provincia franciscana Soler y el comisario visi tador de la misma Tarriba. de clara inválido el capítulo el 29 de julio hasta que su santidad resuelva lo que estime conveniente. para luego explicar la reclusión y' extrañamiento de Castro Barros. reunidos los frailes del con vento grande de San Jorge de Córdoba. eligen guardián a fray Buenaventura Badía con aproba ción del gobernador. inmunidades. se produce la prisión de José María Paz y los frailes Buenaventura Badía y Fernando Braco interponen recurso de nulidad ante el gobernador José Roque Funes quien acepta la demanda el 21 de junio de 1831 y comisiona al provi sor Benito Lascano para que invalide lo resuelto por el capítulo. que no consigue celebrar el capítulo por fallecer en setiembre de 1835. En octubre. varios doctores eclesiásti cos.

274 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

Hacia fines de octubre de .marca. siendo elegido nuevamente fray Gregorio Fernández. Consultado. aquel que fuera obligado a renunciar. atento a que la representación provincial está aislada y sin medios para gobernar. porque por la falta de vocaciones la mayoría de los conventos no re únen los seis u ocho religiosos necesarios para tener prelado y formar comunidad. en parte porque el gobierno ha acudido a mercedarios para cubrir vacantes en las parroquias con acuerdo de los provisores y. que la provincia mercedaria del Tucumán ha "desapa recido".2. Así 10 hace V ázquez el 24 de marzo. solicitándole que convoque a elecciones o resuelva 10 que estime más conveniente. 1 0 que es aceptado por el gobierno. nombrando como presidente del convento de Córdoba a fray Gregorio Fernández. en parte. imposibili tado de acudir a la sede apostólica ni al general de la orden. Los mercedarios Los enfrentamiento s internos mantienen a la provincia religiosa en situación precaria desde el capítulo de 1819. En el mismo sentido 10 hace la junta de teólogos convocada al efecto en marzo del mismo año. se dirija al provisor del obispado José Gabriel V ázquez en noviembre de este año. por 10 que estima que el provisor puede nombrar prelado local del convento de la Merced hasta que la provincia congregada en capítulo pueda hacer los nombramientos acostumbrados o hasta que se recurra al Papa para que resuelva sobre la cuestión. el fiscal doctor don Estanislao de Learte considera. a 10 que luego se suman las reformas porteñas que impiden la reunión del correspondiente a 1822. por 10 que estima que "no puede haber provincial sin pro vincia" pidiendo su retiro o que ponga "al frente de ella un sujeto ca paz de organizar los residuos" de la orden. sin dar prelados a los conventos que lleva sen el orden interior y promoviesen la observancia de la disciplina re gular". Concretado al fin. No hubo capítulo en 1825 pero sí en julio de 1827. no ha podido terminar con las disensiones internas y "10 que es más. Fernández encuentra una total desorganización de la vida conven tual. los franciscanos celebran normalmente sus capítulos. presidido por el comisionado del provisor el doctor José Ro que Funes. se nombra provincial a fray Juan Bautista Fernández.2. desde entonces. 2. en febrero de 1823. De allí que el convento de San Lorenzo de Córdoba. Al parecer.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 275 .

más allá que logra reunir diez con "buenos princi pios de latinidad". el púlpito y los demás oficios como ocurre en el convento de Córdoba "que no tiene ni lector. el conven to mercedario de Córdoba. Fernández comunica al gobierno que no se puede verificar "por haberse acabado las comunidades religiosas de la provin cia". ni maestro de latinidad. ya regresado Lascano al provisorato. amén de que muchos religiosos se han jubilado y faltan quienes se ocupen de la enseñanza.1828. Y termina por ofrecerle al gobierno las temporalidades de la or den. es disuelto hasta ser repuestos en 1859. del debido estudio. ya no existe "de hecho y me nos de derecho convento" y sus posesiones espirituales y materiales se encuentran "en el más completo abandono". que se pueden resumir así: falta de vida conventual. A fines de noviembre. lo que provoca la reacción aireada del pro visor Castro Barros que lo acusa de pusilánime. lo que preocupa sobremanera al nuevo provisor Castro Barros en mayo de 1830. para enero de 1835. En 1840. por las noches. A fines de diciembre de 1838. Fernández insiste en sus argumentos ante José Vicente Reynafé. por un rescrito del papa Pío IX. Nada se sabe acerca de lo ocurrido. . Las gestiones de Lascano tampoco conducen a cosas concretas y. tras consultar a una junta de teólogos. pero éste se topa con la resistencia larvada de no pocos religiosos y no pue de continuar adelante. En noviembre de ese año. Tampoco prospe ra la medida adoptada por Fernández de vestir algunos jóvenes "por devoción el hábito religioso. "andar esos jóvenes Religiosos todo el día en las calles a pie y a caballo" y. Entre 1838 y 1839 aumentan las quejas por el relajamiento de las costumbres. el provisor y el gobernador acuerdan nom brar visitadores para dictaminar sobre estas cuestiones: la iglesia desig na al rector de la catedral José Gabriel Echenique en tanto el gobierno a Dalmacio V élez Sársfield. Bustos nombra comisio nado a Learte con todas las facultades para intentar la reforma. acompañados del notario Manuel Bernabé de Orihuela. Ni se depuso a Fernández ni se toman medidas contra la creciente relajación. continúa al frente de la co munidad Fernández aunque sin poderes. ni predicador. amanecerse jugando a las cartas. se debe reunir el capítulo para elegir prelado provincial. junto con el resto de la provincia religio sa. pero para agosto de 1831. ni en quien poder hacer elección de comenda dor". y educarlos para que puedan serIo en rea lidad y propiedad".

276 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

según una relación que el prior provincial fray José Manuel Pérez. En 1849. Sin duda. A fines de julio de 1839. la que parece no tener solución puertas adentro. el nuevo prior provincial fray Nepomu ceno José Chorroarín le explica al maestro general de la orden fray Ángel Domingo Ancarani. Entre tanto. con 10 que demuestra que la separación entre 10 ci vil y 10 eclesiástico es muy delgada.3. los conventos viven sumamente empobrecidos y llenos de deudas. incluido él. El superior informa que de los seis religiosos existentes. que en los conventos del Tucumán existe una notoria desorientación y le informa que en más de treinta afíos sólo han recibido un oficio de los superiores de Roma. En enero de 1842. remite al maestro general de la orden.2. otros dos son muy ancianos y están incapacitados para cumplir sus funciones por el "estado patológico en que se hallan". existen trámi tes tendientes a restaurar la orden en la provincia por parte de Manuel López. y el estado encuentra viable recurrir a un laico de acuer do a su regalismo. el visitador fray Felipe Santiago Savid informa que las discordias internas conti núan sin podérse1as morigerar. la situación del convento de predicadores de Córdoba es muy preocupante. el asunto es complicado al punto que el provisor no quiere comprometerse ni comprometer a los seculares. nombra a11aico don Leonardo Casas y Cordero para dicha tarea. Y ello ocurre a partir de 1857.Inicialmente. 2. De todas maneras. el convento y las estancias de Yucat y la Calera. como en las demás. El resto son estudiantes del primer año de teología y solo habien do cursado el tercer afío estarán capacitados para confesar y predicar. pero luego pide al provisor que elija un clérigo secular que 10 haga pero éste se excusa y. sólo tres están en condiciones de con fesar y predicar. y un tercero sólo 10 puede hacer parcialmente por estar atacado de gota. convocando al capítulo general de octubre de 1837. . Hay que esperar. elegido en el capítulo de no viembre de 1847. Los dominicos Esta es también una orden gravemente afectada por la decadencia. el gobierno de la provincia se hace cargo de la admi nistración de las temporalidades. que la llegada de nuevos religiosos desde el exte rior renueven los cuadros y se puedan encarar las reformas necesarias para el restablecimiento de la vida conventual. entonces. para 1838.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 277 .

Posteriormente las transgresiones de este género se autorizaron por las circunstancias. las turbulencias políticas que comienzan en 1810 contagian a toda la sociedad y. más bien.4. y termina sosteniendo que todo esto "constituye lo que yo llamo el estado de tristísima agonía de nuestra provincia. pretextando el derecho de patronato. para otros. Pero recién en 1838. y que me lleva a exclamar con frecuencia: Mis hermanos me han elegido provincial para asistirlos en su lecho de muerte". porque "Los gobernantes supremos de estos países. Sin duda el panorama de los regulares en la primera mitad del si glo es desalentador. el superior padre Mariano Berdugo obtiene per miso para enviar algunos padres a misionar a Córdoba. fundamentalmente. La mejora vendrá años después. con la llegada de contingentes de religiosos europeos y el paulatino restable cimiento de la vida en común en los conventos de la provincia. Y ello fue así no sólo "por nuestra propia tibie za y disipación" y por la falta de postu1antes.2. a las que deja libradas a su suerte. de tal suerte que. pocas son las resoluciones que se pueden tomar". producto de las reformas que se introdujeron en algunas provincias. mezquinos. el gobernador de Buenos Aires autoriza el retorno de la restablecida Compañía de Jesús en aquella provincia. a los mismos claustros. que perdió su inflexible tenor. Para muchos la decadencia es el producto de una administración eclesiástica intervenida por los políticos. A continuación ensaya la siguiente explicación: "Se pusieron entonces los primeros obstáculos a la observancia regular. superfi ciales y estacionarios". Con lo que poco después en nuestras escue las sólo se daban de ella los primeros rudimentos. Se descuidó la enseñanza. Lo mismo sucedió con los estudios. sin su licencia y beneplácito. un imperfecto simulacro. 2. sino. por cierto. Pero en el obispado de Córdoba cuenta la indiferencia y la desatención que la jerarquía eclesiástica muestra hacia las distintas órdenes. Ello de di ciembre arriban a esta ciudad los padres Fondá. intervienen directa o indirectamente desde tiempo atrás en los asuntos y el gobier no de los regulares.Para este fraile. por razones que ellos llaman políticas. sien do éstos los males "que afligen a nuestra pobre provincia en otro tiem po tan floreciente". Los jesuitas nuevamente en Córdoba El 26 de agosto de 1836. Al fin no quedó sino una sombra [de dicha observan cia] o. la Peña y Francisco .

278 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

con lo que se for ma un plantel de diecisiete religiosos. Al año siguiente. Poco después. además de entre garles el gobierno y cátedra en la universidad. se les concede el templo de la Compañía "sin perjuicio del servicio que presta a las funciones religiosas y literarias de la univer sidad". Los debates son tensos y las comu nicaciones entre el ejecutivo y la sala también. incluido el consulado de comercio. el padre Berdugo va madurando la idea de volver a instalar en Córdo ba el centro de estudios o colegio Máximo. posiblemente. Además del apoyo del gobernador. la legislatura decreta que los religiosos de la Compañía de Jesús puedan establecerse en esta provincia y vivir en ella conforme a su Instituto. sea por el peso de la tradición sea porque ya se perci ben los primer signos del cambio de actitud de Rosas respecto a ellos. siendo recibidos por el gobernador. y la casa de Noviciado para su aloj amiento. la comunidad de Córdoba queda convertida en casa de formación. y el rector del Monserrat les entrega "todos los trastos. A esto último se niega el viceprovincial aduciendo que reemplazar a los nacionales existentes por extranjeros sólo podía producir un efecto negativo. sólo quedan en Buenos Aires el segundo y tercer año de teología. muebles y demás útiles de la iglesia que corre a su cargo" previo inventario. en marzo de 1840. el 23 de mayo de 1839. una nota firmada por 54 vecinos de la ciudad. avala esa intención. vuelven a rechazar el pedido de hacerse cargo de una . se magnificaron a raíz de la ex pulsión. vienen seis novicios más con lo que. el provisor del obispa do doctor José Jenaro Carranza y un numeroso concurso de gente atraída por los recuerdos que la Compañía dejara en amplios sectores de su población y que. la resistencia se manifiesta en el seno de la legislatura donde un grupo de legislado res intenta sujetarlos a la autoridad diocesana. de hecho. Sin embargo. siete estudiantes teólogos y tres hermanos co adjutores de los recientemente llegados de España. Respecto a la universidad. para lo cual remite a esta ciudad cuatro sacerdotes. Finalmente. La resolución cuenta con el beneplácito del gobernador y del provisor del obispado. Entre tanto. no darles estabilidad y limitar el número de sus miembros. A principios de 1839 parecían encaminadas las tratativas para el es tablecimiento definitivo de la orden en Córdoba. pa sando a esta ciudad tres cursos más de la misma facultad.Colldeforns. Quizás uno de los más entusiastas sostenedores de la Compañía es el gobernador López que les ofrece suprimir algunos establecimientos muy deteriorados y dotar con sus rentas un colegio.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 279 .

que la vida de un cura párroco de campaña es dificil y que están librados a su suerte. La acción de la Iglesia Interesa conocer cómo es la relación del párroco con sus fieles y cómo se aprecia su presencia en el lugar. pues se pregunta a los feli greses si el cura o sus ayudantes cumplen con sus obligaciones. Y López. hace co rrer la voz de que los jesuitas estaban en relación con los unitarios. Sin duda que su ausencia de la parroquia. un año des pués. Por cierto que el contar con ayudantes le facilita la tarea pastoral al párro co. Rosas. desde el campa mento de La Carlota. disuelve la Compañía de Jesús en la provincia ello de marzo de ese año. puesto en la disyuntiva. siendo insultados y difamados en la sociedad porteña. los declara inocentes de todas las acusaciones que se les hicieran y reco noce que "su extrañamiento [fue] obra de la violencia y tiranía" del ex gobernador de Buenos Aires "y que al gobierno de Córdoba. son motivo de descontento y de denuncia. su vida disoluta o disipada y. Pero todo esto explica. el 7 de abril de 1852. particularmente cuando en diciembre de 1847 se queja ante la legislatura porteña de la existencia de los jesuitas en Córdoba. donde todavía gozan del apoyo de Manuel López y del provisor del obispado. uno y otro acostumbran a abandonar ocasionalmen- . 3. De nada valen las cartas que el gobernador López remite al ministro Arana y al mismo Rosas en enero de 1848. apenas caído Rosas. también. El mismo gobernador. amén de la gran mayoría de la población. fundamentalmente. Pero la presión del gobernador de Bue nos Aires se hace sentir. Además. A mediados de 1840. el in cumplimiento de sus deberes pastorales. expide un decreto declarando vigente el decreto que los aceptara. Pero eso ya es otra historia. pero ya se ha visto que es dificil conseguirlos y algunos acuden a los regulares. orde nando se les entreguen a sus miembros los respectivos pasaportes y al provisor del obispado todos los bienes. Es sabido que durante las visitas que realiza el obispo o sus envia dos se efectúa el control de las parroquias. Y.cátedra de latinidad por las razones ya dadas y queda en suspenso el pedido de que en todo caso abran una en su colegio. no le fue posible reclamar medida tan caprichosa y arbitraria". por medio de la mazorca. esas persecuciones se extienden a Córdoba.

280 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

Varias circulares y suspen siones in sacrisintentan revertir la situación sin mayores resultados. que no es comúnmente denunciada en Córdoba quizás porque ya no tiene la relevancia que tuvo en el siglo XVI y porque ha desapareci do el tribunal de la inquisición. los sacramentos tienen para el fiel un valor de orden. etc. en orden decreciente. No faltan los párrocos que viven buena parte del año en la ciudad dejando sus parroquias abandonadas o en manos de un subalterno. de legitimidad y de validez para los acontecimientos más relevantes del ser humano: su na cimiento. más bien. En este contexto. pastoral.te sus obligaciones por las causas más diversas. de no mediar el escándalo público. que es el encargado de juzgarla. político. reconocimiento de hijos. malos tratos. ciertas situaciones anómalas son toleradas. De allí que. Esto plantea el problema de que estos curas. La re lajación de las costumbres y un estilo familiar de relación con el medio da cuenta de la falta de límites entre sus múltiples niveles de pertenencia (familiar. vecinal. en pri mer lugar. y porque esa práctica generalmente aísla al solicitante aunque . carecen de las facultades del ti tular y sólo pueden cubrir las necesidades mínimas de la parroquia. están marcados por la comunión y la confirmación. amancebamiento con parroquianas. a la conciencia del confesor. luego. 10 que deja a los fieles en parte sin asistencia. e incluso el mismo gobierno provin ciallo llega a considerar como un lugar adecuado para también captar voluntades políticas. amén de que. su casamiento y su muerte. como 10 expresa un grupo de feligreses del curato de Río Seco. faltas en la celebración de los sacramentos. las mayores de nuncias son por faltas al celibato. Como se ha señalado. por ebrie dad. Si las consecuencias son limitadas se debe. De allí que la falta de sacerdotes produzca inquietud e incertidumbre. o.) y parece poner de manifiesto el carácter todavía arcaico de la función eclesiástica. de la misma manera que el ingre so a la pubertad y a la adultez. incumplimiento de las obligaciones de párroco. aun cuando sea anual. a los "padres de familia que desgraciadamente vi vimos en este lugar nos aflige en extremo que nuestros hijos se casen sin ver siquiera frecuentar los santos sacramentos". juego. se prefiere la actuación de un cura de condición dudosa antes que los fieles mueran en pecado. el retro ceso experimentado. Sin duda que el espacio de intimidad que crea el confesionario brinda múl tiples posibilidades al deshonesto. luego al hecho de que la pobla ción masculina se resiste a cumplir con el precepto. llamados excusadores. En la primera mitad del siglo XIX. etc. Otra falta común entre el clero es la solicitación en el confesiona rio.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 281 .

estando encargado de una de las Ayudantías de estos curatos rectorales. como en el caso de los laicos. Los sacramentos que se cumplen con dificultad son la confesión y el matrimonio.obstaculice la imagen del cura como guía y consejero espiritual. tanto más lo es para aquellos que no tie nen una vocación definida. al que se abre causa criminal "por solicitante" contra dos mujeres. patrono de la capma del Rosario. Entre 1818 y 1822 en 1s chilín con Mariano Usandivaras. incluso. Conocedores de la gran resistencia que ofrecen los va rones para cumplir con el primero. Hay algunos curas que son especialmente conflictivos.. culminación de una carrera muy fruc tífera. el del clérigo presbítero Román (o Romano) Torres. abandonándose su arreglo en esta línea hasta hacer solicitaciones intra confecionem". los excesos de los cu ras no implican una condena permanente. generalmente políticos.. inmoralidad e insubordinación a la autoridad diocesana eludiendo sus órdenes y preceptos [ . por semejantes razones. Ejem plos de lo expuesto son los casos del cura José Gregario de Ante.. en algunos casos que cabe la excomunión. Uno de los problemas más graves con que choca la catequesis es la gran cantidad de fieles "sin educación" o con una muy deficiente. siendo uno de los tra bajos del sacerdote velar para que su comunidad cumpla con esos pre ceptos y viva dignamente en la virtud. en 1836. es promovido a una media ración en el cabildo eclesiástico y. regu lar que se ha secularizado en 1830 y que cuenta con varias denuncias por reiterados hechos de "disipación. pudiendo ascender siempre y cuando tengan los contactos necesarios. como es el caso de Cosme Blanes que tiene problemas con casi todos los vecinos más importantes de los curatos en que sirve. es ascendido a la dignidad de tesorero del mismo. en 1831. no es imposible. Si bien el control sobre las prácticas de los fieles es difícil. Al parecer. los párrocos suelen ser benignos con sus feligreses e. luego en la parroquia de Alta Gracia con José Manuel Solares. Y. particularmente por "la ignorancia en la Doctrina Cristiana" que con lleva el incumplimiento de los preceptos. ] con el trato ilícito en que . por sus estipendios.. . por cierto que el control efecti vo que el cura párroco puede tener es mayor cuanto más pequeña es su feligresía y menos dispersa está.. ha vivido en esta ciudad .. Sin duda es dificil para un sacerdote con vocación respetar las reglas marcadas por el concilio de Trento habida cuenta lo puntmoso del interrogatorio a que debe someter al pecador. Lo leve de la reprimenda habla de la posi ción de la jerarquía acerca del problema. en 1836. pero.

282 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

Más allá de que la falta de arraigo de los sacramentos entre los fie les se atribuya al desconocimiento de la doctrina cristiana. Un año después. cono ciendo sus necesidades y aplicasen los medios necesarios convenien tes". en general. bajo la pena de cuatro pesos . da buenos resultados. en momentos de mucha ten sión política y social.prefieren métodos persuasivos otorgándoles ochos días "para cumplir con esta cristiana obligación" lo que. la verdad es que también influye negativamente el maltrato recibido por la autori dad eclesiástica y la falta de respeto por la disciplina y ordenamientos canónicos de parte del estado provincial. lo mismo que los clérigos que aparentan ser laicos. Esto es. la cuestión de los grados de afinidad de las parejas en un mercado matrimonial restringido y la falta de sacerdotes. reverenciar. presentándose al examen de los párrocos. A partir de estas consideraciones. y obedecer a los Prelados de la Iglesia". por punto doctrinal. el hecho de saber que en las calles circulan se glares disfrazados de clérigos para gozar de los beneficios de ese es tado inquietan. en todos los sermones así morales como Panegéricos. todo lo cual lleva al creci miento de "la inmoralidad por los mismos que debían combatirla con su ejemplo". en 1836. enseñen breve. la santa doctrina y obligación que tie nen todos los cristianos. todo lo cual fomenta las uniones de hecho. el vicario apostólico Benito Lascano publica en la puerta de la catedral. En toda sociedad. y catequísticamente a los fie les. las formas externas revisten una especial importancia porque representan el or den social mismo. Tanto o más complicado parece ser el problema de los casamientos por una variedad de razones. el provisor del obispado Mariano López Coba convoca a los párrocos para que insten a sus fieles a dar "un testimo nio público de su creencia. pide a la comunidad de creyentes que fiscalicen la ido neidad y legitimidad de sus sacerdotes. En lo que respecta al tema que se está tratando. obteniendo cédula de aprobación para cerciorarse de su estado. La marcha de los acontecimientos políticos y so ciales preocupan y atemorizan a la población porque parecen condu cir a la pérdida del orden social vigente. entre las que pueden mencionarse el tema del arancelamiento. el provisor le recuerda a todo el clero que debe asistir a los oficios religiosos en "habito coral desde el día del jueves de la sema na Mayor hasta el domingo de Pascua. de respetar. En 1836. y por supuesto en la cordobesa. un auto ordenando "a todos los eclesiásticos seculares como regulares que por el espacio de cuatro años. en el exor dio de ellos.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 283 .

lo que va contra "la modestia. en general. como le ocurre a Benito Lascano. además. el obispo Ramírez de Arellano se ve en figurillas para hacer cumplir la norma del concilio de Trento res pecto a que los sacerdotes no vistan con lujo y eviten los afeites in apropiados a su carácter. cuando la unidad se fragmenta tras la caída del gobierno cen tral y el patronato sobre la Iglesia de Córdoba es transferido al gober nador de la provincia. entre otros individuos del clero secular". en 1840. Observa con pesar el uso "de las pelu cas. y circunspecta dignidad del sacerdocio". lo que les vale a al gunos sufrir el destierro no bien triunfan los contrarios. la situación se agrava cuando hay inestabilidad política como ocurre después de la Revolución de Mayo y. el fis cal eclesiástico. el proceso general de laicización parece alcanzar tam bién al vestuario de los sacerdotes. Pero. a partir de 1820. y esmerado aliño con aceites.de multa". y aún en 1834. y el demasiado. y partidos en el pei nado. a Pedro Ignacio de Castro Barros o al cura Salustia no de la Bárcena. presbítero Millán. al disgregarse parte del obispado para conformar la diócesis de Cuyo. que ha principiado a introducirse con escándalo entre algunos. Años después. Por su parte. cuando Rosas dispone una nue va expulsión. . a manera de legos. cuando aumentan las denuncias sobre la escasez de sacerdotes y parece aumentar la relajación. Por lo demás. Hubo otras. Igualmente que las luchas entre unitarios y federales inficionan a muchos de sus miembros. para nombrar sólo los casos notorios. a fin de mostrar en su aspecto externo su rectitud interior y su moral. También se ha analizado que el clero católico es un actor social de relevante presencia en el poder político de la época y que. Ya se ha mostrado que la concentración en la persona del obispo del ejercicio de la justicia ordinaria si bien permite mantener unidad de criterio conspira contra la resolución adecuada y rápida de los casos. tiene una destacada actitud de apoyo a la independencia y a los distin tos gobiernos que se suceden. expulsado este último de la provincia en 1850 por haberse expresado contra el gobierno desde el púlpito de la iglesia de Santo Domingo. como la que vuelve a caer sobre la Compañía de Jesús que debe aban donar el territorio provincial en 1848. sobre todo. manteniéndose sólo la subordina ción de La Rioja al gobierno eclesiástico de Córdoba aun cuando cons tituya una entidad política independiente. vuelve a denunciar que los cléri gos menores usan el solideo cuando sólo lo pueden hacer "los orde nados in sacris".

HISTORIA DE CÓRDOBA .284 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

con las consecuencias ya conocidas so bre la disciplina del clero secular y regular y el resentimiento de la vida religiosa general. logra establecer la reducción de Santa Catalina de Siena sobre el río Tercero arriba que. especialmente en zonas alejadas del obispado. Respecto a la conocida vocación misionera de la iglesia y de sus prelados. Más aún. habida cuenta que en una sociedad como la cordobesa. Además. la negligencia y desidia de algunos religio sos en el cumplimiento de sus funciones pastorales favorece el desarrollo de situaciones irregulares. juego y malos tratos. que señalan el poder del Estado. aun que deba hacerse notar que ya no existen estructuras adecuadas para . es evidente que los dis tintos gobiernos tienen un interés especial por mantenerse cercanos a la iglesia. es notable la afirmación e intervención del poder civil sobre el religio so durante todo el período. para julio de 1828. en octubre. cuenta con 42 indios casi todos infieles y donde. un grado de libertad de acción res pecto de las autoridades romanas que ha comenzado con la revolución y se profundiza en la época federal. los que están relacio nados con una relajación de costumbres del clero -en consonancia con la que experimenta la sociedad en su conjunto. No bien es promovido a deán. y. se han levantado ocho cuartos de adobe para el doctrinante. no faltan casos de irre gularidades en la administración de los sacramentos que se suman a otras tales como transgresiones al celibato (amancebamiento s y pecado de solicitación). en enero del año siguiente. sólo se registra la emprendida por Benito Lascano. Una vez más fracasa un es fuerzo de esta índole entre los nómades habitantes de las pampas. Sin embargo. como se ha expuesto. va a misionar entre los indios pampas. Sin embargo. para mayo de 1830 apenas cuenta con diez indios y finalmente es abandonada.Se ha sostenido que no obstante estos hechos y otros que se han expuesto. profundamente religiosa. Las conocidas dificultades que afronta la enseñanza de la doctrina cristiana y la administración de los sacramentos tiene una de sus expli caciones más sólidas en la escasez y escasa preparación de los sacerdo tes en la diócesis. promediando el siglo XIX. considera que el cargo le exige misionar y a co mienzos de 1827 se dispone a crear una escuela de primeras letras "para sólo indios" en La Carlota.y a las que cabe añadir. Como resultado de sus esfuerzos. en villa de la Concepción "o en otro lugar que yo considere a propósito". cualquier gobierno con pretensiones de per durar no puede ignorar el poder social de la Iglesia. ebriedad.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 285 .

estos emprendimiento ni en el clero secular. correlativamente. Los jesuitas encuentra que en Pocho. Durante quince días se trabaja a ese ritmo. Algo similar ocurre en la campaña. la situación de la iglesia en la campaña es ciertamente delicada. desde temprano hasta las diez y media de la noche. el gobernador López da el ejemplo. Ya Gillespie había notado el peso de los jesuitas en las tradi ciones culturales de Calamuchita. abrían la iglesia. comen zaban ya a ocupar el atrio de la iglesia nuevos grupos de mujeres. ni entre las órdenes religiosas una vez expulsados los jesuitas y desarticulados los franciscanos. tenían que volver a su casa sin confesarse". cuando al rayar el alba. disminuyendo luego pero "seguían todavía las confesiones sin término". Confesábanse los hombres por la tarde. otrora de la Compañía. No obstante lo expuesto. Y cuando los pa dres se retiraban un rato a descansar a la penosa tarea del día. al día siguiente. que prácticamente nunca las tuvo. para una población es timada en 12. don de se encuentran con niños y adultos ansiosos por conocerlos y escu charlos. y era tan grande el con- . la demanda de ejercicios espirituales que son nuevamente puestos en práctica en la antigua casa que edificaran para dicho fin. lo mismo que otros viajeros en distintas regiones de la provincia. existe en la feligresía cordobesa una no table fidelidad a las enseñanzas de la iglesia y una apreciable necesidad de satisfacer sus necesidades espirituales.000 almas. es preciso "sacar el púlpito a la puerta de la iglesia". De manera que. Y lo más doloroso era que muchas. la muchedum bre se precipitaba sobre los confesionarios. "reunieron matrimonios separados. siendo las más significativas las efectuadas en Guadalupe y en Alta Gracia. en abril del año siguiente se realizan ocho misiones por el curato de Anejos. después de haber pasado buena parte de la noche al sereno y toda la mañana aguardando su turno. como cuando fueron invitados a descansar en la estancia de Alta Gracia. No obstante tropezar ahora con las luchas civiles. Esa convocatoria se traduce en una labor masiva: "El trabajo del confesionario no solía bajar de quince horas diarias. a las doce o una.. Y en este pro ceso. Luego aumentaron las predicaciones y.. y se renovó la fidelidad que en muchos faltaba . Así lo da a entender lo ocu rrido a raíz de la llegada de los jesuitas nuevamente a Córdoba en di ciembre de 1838: los reciben unas tres mil personas que desbordan el templo desde dos horas antes de la ceremonia y. sólo hay un sacerdote de 60 años. Durante su misión dan 400 sacramentos. Para 1845.

286

HÉCTOR RAMÓN LOBOS - HISTORIA DE CÓRDOBA

curso [de gente], que se llenaba la capilla, y el pretil o cementerio que suele haber delante de la misma iglesia". En la oportunidad reparten "muchos ejemplares de una oracioncita contra la impureza" que pro curan enseñar de memoria, atraen a los maestros "con algunos escapu larios y prometiéndoles misas", y terminan apuntando que en "medio del abandono en que viven aquellos campesinos, se nota en ellos mu cha docilidad para practicar los medios necesarios para una verdadera reforma de vida". Poco después, los tres jesuitas parten para misionar en Chañar y Río Seco. Las sangrientas luchas civiles ensombrecen la vida de las familias cordobesas. Así, en ocasión de la revolución de octubre de 1840 y su posterior derrota, muchos habitantes desesperados se refugian en las iglesias y conventos religiosos en procura de eludir las venganzas. El superior jesuita de Córdoba, padre José Fondá, dice que "todas las iglesias y conventos, así de frailes como de monjas estuvieron por mu cho tiempo, llenas de gente, sin salir de ellos día y noche; que en el convento de San Francisco, se agolpó tanta gente, que los padres reti rándose a lo más apartado de él, cedieron sus celdas y toda la clausura a una multitud de personas de uno y otro sexo; que por las calles no se encontraba un alma ni a la mitad del día". Con el terror, aumenta la tarea apostólica de la iglesia y los jesui tas, que habían improvisado una casa de ejercicios, se ven obligados a trabajar con tandas de ochenta personas que allí se congregaban. A és tos corresponde, también, establecer la celebración del mes de María, que se fija en noviembre y al que concurre tanta gente que se debe habilitar también el atrio del templo. A principios de 1843, mientras en Buenos Aires son nuevamen te expulsados, en Córdoba se da un notable impulso a las tareas apostólicas contando con el apoyo del gobernador López que, para Cuaresma, da orden a todo el ejército de línea residente en la ciudad para que cumpla con el precepto pascual, con la obligación de pre sentar cada uno un billete que atestiguase haberse confesado y co mulgado. En ese contexto, no es de extrañar que el noviciado de Córdoba se muestre vigoroso y, para 1845, aumente el número de sus seminaristas con ocho jóvenes. Al año siguiente, mientras el padre Peña evangeliza en Río Tercero y se celebra el mes de María, el padre Fondá predica en la plaza "a todas las tropas reunidas, con su General, el Goberna dor López, a la cabeza".

TOMO IV - CAPÍTULO IV

287

Son tiempos de enorme debilidad instituciona1. entre las esferas espiritual y secular. en la que la religión es la vía de acceso a la Sal vación y en el tardío concepto de considerar al hombre inserto en un orden natural prescripto por voluntad divina. por su tradicional con centración de gente y centros de formación. a partir de una legislación que prevé un sistema republicano de gobierno tripartito. Esta cosmovisión católica se funda en una visión tota lizadora de la realidad. bajo el cual la . Todos parecen estar demasiado ocupados en las luchas intestinas como para preocu parse en propagar la fe. Córdoba. Toda la vida ec1esia1 y conventual ha sufrido graves embates que las han puesto al borde de la extinción. Lo cierto es que la pretendida república federal y católica de Cór doba se construye. como ocu rre con algunas provincias religiosas. como bien se ha dicho. resiste mejor que los con ventos de otras provincias tantos avatares pero no deja de sufrir sus consecuencias en el número y calidad de sus miembros. La llegada de los jesuitas es un hálito de esperanza y de renovación en un ambiente generaliza do de relajación espiritual. de desidia y de abandono. Las relaciones entre los gobiernos y la Iglesia En el contexto formativo de la identidad y entidad provincial. donde se percibe una visión orgánica de la sociedad en la que las garantías de los individuos se desprenden de su pertenencia al cuerpo social. hasta 1847. pero convenientemente remozada por los apor tes de la modernidad y de los desarrollos políticos del constitucionalis mo. en esto último. semejantes a los que soporta la vida civil. por 10 que el hecho de que ésta exista sólida mente emaizada en el pueblo es más obra de la fortaleza interior de los fieles que de los encargados de explicitarla. que no debe trastocarse. Es casi unánime el sentir de sus pensadores y del grueso de sus habitantes de pertenecer a una sociedad donde existe una unidad indisoluble entre religión y patria. por 10 me nos. la Iglesia juega un papel fundamental actuando como guía del orden so cial y como mediadora y fuente de legitimidad del orden político. Ejemplo de ello es el propio reglamento provisorio de la provincia. 4. En realidad. que básicamente es su constitución desde 1821 hasta 1855 o. a la manera que la entendían los miembros de la escuela jurídico-teológica española de los siglos XVI y XVII. existe una confusión y aún cierta manipu lación del pensamiento tradicional por los intereses sociales sectoriales.

288 HÉCTOR RAMÓN LOBOS ~ HISTORIA DE CÓRDOBA .

. Todos los gobernadores cordobeses son religiosos en mayor o me nor grado. El clero. pero sería un error suponer que vacilen en combatir a los curas y religiosos contrarios a la causa de la indepen dencia. De allí el celo por sus prerrogativas como máximos funcionarios civiles y como patronos. parece que los cordobeses que fundan en 1820 un gobierno autónomo tienen claramente presente la idea de preservar el orden como un valor supremo que los aleje de la disolución social que ame naza a ésta y a todas las Provincias Unidas. en cuanto proyecto e intervención tienen a nivel nacional son defensores de la católica como religión del estado. cuyos dirigentes conforman una élite de laicos y clérigos unidos por múltiples lazos e intereses que velan por el correcto funcio namiento de la sociedad. que está sustentada en los principios de la religión católica y de la república. Y esta sociedad cordobe sa. parece transitar por el camino que finalmen te la llevaría a la república verdadera. los confesionarios y los perió dicos lo actuado por los civiles. Sería un grave error suponer que las relaciones entre el Estado y la Iglesia son armónicas y siempre complementarias. primero. tratando de mantener la unión entre las partes del "cuerpo social" y aún apoyando desde la cátedra. realiza ahora semejante tarea proporcionando los fundamentos teóricos al nuevo sistema. Sin embargo. el púlpito. respetuosos de las creencias de su pueblo.religión oficial y de Estado es la católica. definir la forma de gobierno a adoptar y colabo rar en su organización. participando en la elabora ción de su legislación. que estudió en Córdoba. Existen numero sos motivos de fricción tal cual se ha visto y se continuará viendo. procuran mantener la indepen dencia de ambas esferas pero siempre subordinando la espiritual a los fines del estado. y a los de su gobierno después. que es jerárquica y está ordenada según "la naturaleza de las co sas". incluido el obispo. Más allá de las creencias del notable tucumano. pare ce ser el modelo en que se inspira Juan Bautista A1berdi para pensar su república posible en pueblos que pasan sin transición de un régimen monárquico a uno republicano de gobierno. resolviendo problemas de gobierno. Pero aún así. tal como lo enseñaran los déspotas ilustrados de los que son herederos. que subordina a los otros dos. que viene partici pando activa y directamente en la tarea de fundamentar la existencia de una nueva nación. cuidadosos en las relaciones con la iglesia. los escritos. es sabido que más allá de la letra la realidad condujo a la concentración del poder en manos del ejecutivo.

CAPÍTULO IV 289 .TOMO IV .

el 21 de febrero. ya el deán Funes. siempre omnipresente. desde su posición regalista. Pero la institución alcanza su mayor desarrollo durante el gobierno de Manuel López. éste lo envía luego al gobierno de la provincia de Córdoba. según el artículo 3° del re glamento provisorio. el gobernador inspecciona la documentación llegada desde Roma y luego la envía con una reco mendación a Buenos Aires para obtener su pase. influyen en el nombramiento de obispos y provisores.donde juegan ideologías. En otras ocasiones. el visto bueno del patrono provincial es imprescindible en los casos de comu nicaciones del exterior. Es decir que el documento pontificio debe obtener el pase del en cargado de las relaciones exteriores. se sienten con el derecho de inter venir en los asuntos propios de la iglesia y promueven la existencia de bandos en los claustros y en la jerarquía eclesiástica. que se reserva el derecho de otorgar el pase o exequatura cualquier do cumento llegado desde Roma. de manera que si bien el exequaturde Rosas es necesario. el patronato. el 27 de febrero de 1837. Y esta postura es adop tada por todos los gobiernos patrios. López le ordena al cabildo eclesiástico que antes de enviar cualquier tipo de correspondencia al nuncio en Brasil se eleve al gobierno de la provincia para que apruebe o replique el documento. quien lo examina y le da un segundo pase antes de enviarlo al cabildo eclesiásti co. ínterin la Provincia de Córdoba sea la única contribuyente por el sostén del Coro de esta Iglesia Catedral". ha considerado desde el principio que el sostén de la Iglesia otorga per se derechos al Estado sobre su administración. Y en el fondo. evidentemente se establece un control previo e importante de la correspondencia enviada a las autoridades eclesiásticas designadas por la santa sede. el gobernador "puede proveer todas las canongías y prebendas que vacaren y remover a los que por algún crimen se ha gan dignos de semejante castigo. por lo que el panorama de esas relaciones es sumamente com plejo. proponen e imponen personas para los distintos car gos utilizando el recurso de la aprobación de la elección. el gobernador de Buenos Aires. ordenan las actividades del ca bildo eclesiástico. Luego. el gobernador de Córdoba se pronuncia en ese sentido para su jurisdicción. Efectivamente. participan de- . Unos días antes de que Rosas decrete. Y si bien no pa rece ser obligatorio en todos los casos y para todo tipo de comunica ción. Como se ha visto. Desde esta perspectiva regalista. derechos y aún cuestiones personales o de partido.

290 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

cisivamente en las cuestiones disciplinarias toda vez que aceptan los re cursos que les llegan cada vez más asiduamente. el arcediano Juan Justo Rodríguez se jubila y 1 0 reemplaza Juan . Los mensajes del gobernador revelan sistemáticamente su preocu pación por el culto. cada triunfo del régi men o de las armas de la confederación es festejada con la solemnidad de un Tedéum. Es la extensión de la política al interior de la iglesia que. Para entonces. En fin. parte del ritual social que se debe cumplir provo cando la confusión entre la puntual observancia de la liturgia católica con un deber más de la función pública. Y. también. En ellos da cuenta del arreglo y progreso de mo nasterios e iglesias como una cuestión de importancia para el Estado. En las poblaciones de frontera que crea o fomenta. combinado con una cuidada exalta ción del espíritu patriótico. desde el 22 de junio de 1818 se desem peña como provisor y gobernador de la diócesis de Córdoba el doctor don Manuel Mariano de Paz. 10 religioso. procura establecer un edificio para la práctica del culto a pesar de la precariedad de los recursos del erario provincial. el cabildo eclesiástico ha sido renovado: aunque jubilado y en Buenos Aires. y llegan a establecer una correspondencia directa con la santa sede. Bustos y la Iglesia Cabe recordar que en razón de haber pasado Benito Lascano a Buenos Aires como diputado. 4. en general. Esto tiene una acusada mani festación con Manuel López. la práctica religiosa no sólo es una necesidad espiri tual sino. es la simbiosis que le sirve para apuntalar su régimen. un hombre conservador y dogmático que profundiza la confusión entre 10 público y 10 privado. Por 10 demás. no pocos mediocres encuentran un medio para ascender resintiendo la calidad de la dirigencia de la iglesia cordobesa. aunque no es nuevo. Funes sigue como deán. como parece atestiguarlo la recomendación a su hijo de 1846 en el sentido que "el hombre sin religión para nada vale" y le aconseja ordenar a todos los que están bajo su dependencia "que concurran a la Iglesia a cumplir con el rito de Semana Santa. a la que acude para obtener la aprobación de su conducta. nunca ha alcanzado ta maño desarrollo. Cada fiesta patria.1. como yo 10 hago". en donde los bandos en pugna recurren al poder de turno cuando quieren obtener cargos y beneficios con el consiguiente relajamiento de la disciplina eclesiástica y conventual.

CAPÍTULO IV 291 .TOMO IV .

como en definitiva ocurre. Sin embargo. La injerencia de Bustos es juz gada improcedente por los capitulares. por ejemplo en el Reglamento provisorio en su posición frente a libertad de y cultos. también. . aceptar 10 dispuesto "bajo las anteriores protestas". Sólo queda sin cambio la canonjía magistral a cargo de Miguel Calixto del Corro. el gobernador Bustos. Gregorio José Gómez como chantre por muerte de Mendiolaza. promueve otra controversia. Benito Lascano asume como tesorero. dis pensando del pago de derechos parroquiales a los pobres. ordena que se mantenga en los mismos términos hasta que. 10 pasa al ejecutivo que 10 eleva al provisor y gobernador del obispado. la preocupación del cabildo eclesiástico por mantener legitimada la autoridad del provisor en mo mentos que se teme la escisión de Cuyo y de La Rioja. Al concluir los dos años de provisorato de Manuel Mariano de Paz.Francisco de Castro y Careaga (porteño y pariente del director Puey rredón). Bustos se mantiene firme en su posición y el cabildo eclesiás tico resuelve. arregladas éstas. La asamblea forma en enero del año siguiente una comisión para proyectar una reforma de los aranceles parroquiales que. tras tres intentos rechazados y por "la fuerza que les amenazaba". más de una vez intervenga en la jurisdicción de la Iglesia. quienes resuelven enviar una diputación ante el gobernador para "conservar la buena armonía". 10 que determina que no obstante los testimonios de religiosidad dados. argumentando el "imperio de las actuales circunstancias de la provincia". el 23 de junio de 1820. En el camino ha quedado. Sin embargo. No parece percatarse de que una de las implicancias de la separación política de las provincias cuyanas es que el patronato que da en manos de sus gobernadores y que se pierden las rentas de la re gión. José Gregorio Baigorrí en la canonjía de merced. y pese a la evidencia de que peligra la gobernabilidad. tras expedirse y obtener la aprobación del resto de la legislatura. como racionero 10 hace Bernardino Millán y como medio racionero Francisco Cándido Gutiérrez. Una disposición legislativa de mediados de diciembre de 1820. al que se considera un católico sincero pero de tendencia liberal y quizás excesivamente regalista en sus relaciones con la Iglesia. Bustos trata de tranquilizar al cabildo aduciendo que el patronato es una de sus atri buciones y que esto es suficiente garantía para mantener la unidad de la diócesis. él mis mo se 10 comunicará al cabildo para que "con la correspondiente liber tad" proceda a elegir a quien convenga. Años después asume Juan Bautista Bustos el gobierno de la provin cia.

HISTORIA DE CÓRDOBA .292 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

pero sólo Castro y Carea ga. al morir el obispo expira ipso Jacto la jurisdicción de su vicario. 10 que motiva la apelación de Lascano desde La Rioja (adonde ya está desterrado por decreto del . Pese a las dificultades. como dice el derecho ca nónico. fray Panta1eón García. el 13. tras omitir responder y siendo nuevamente con minado.Manuel Mariano Paz. Tras una serie de actos fallidos. Lue go abunda en la necesidad de evitar los enfrentamiento s superfluos en tre el estado y la iglesia. no continuar alimentando a los enemigos de ésta y del Papa acerca de su intransigencia y su presunto "espíritu de dominación". y su autori dad temporal no existe sino en cuanto al estado eclesiástico. sólo se logran reunir cuatro canónigos para considerarla. doctores José Gabrie1 Vázquez. el 9 de marzo de 1821. siendo fuera de toda duda que estos derechos parroquia1es son una efectiva y real contribución". La legislatu ra pasa la respuesta a consideración de una junta de teólogos integrada por el licenciado Benito Lascano. el provisor Mariano de Paz se mantiene en el cargo hasta julio de 1821. Sin duda son cuestiones que ponen de relieve las grandes dificultades que se presentan por la falta de comunicación con Roma y la necesi dad de solucionarlas en la diócesis. Estanis1ao Learte y e11aico José Dámaso Gigena que se expide. en que renuncia. y. extenderlas o moderarlas. se plantean una serie de cuestiones acerca de la legitimidad de la elección a realizarse y porque Lascano sostiene su derecho a reasumir esos poderes que recibiera directamente del obispo en 1817 y dado que no se puede declarar la sede vacante. Las discu siones giran en torno a si la elección hecha por el obispo tiene más va lidez que la que pueda hacer el cabildo o si. puesto que el magis tral del Corro ha sido confinado en Ca1amuchita por el gobernador sustituto Francisco de Bedoya desde el 7 de abril anterior. el 30 se elige como provisor al se cretario del cabildo José Gabrie1 V ázquez. se opone al proyecto sosteniendo que esa facultad "es y ha sido hasta aquí privativa de la jurisdicción de la Iglesia". según las circunstancias. Nada se pudo resolver y reunidos nuevamente el 28. Ese mismo día se eleva 10 resuelto a la legislatura que 10 acepta y pasa al gobernador quien. sosteniendo que es de "exclusiva competencia de la legislatura el imponer contribuciones. 10 pro mulga y publica. y fija una posición claramente regalista e ilustrada res pecto de las relaciones entre uno y otro poder: la iglesia tiene "una ad ministración puramente espiritual en los reinos católicos. y aun esto es por concesión de los soberanos". Gómez y Lascano. el 6 de julio.

CAPÍTULO IV 293 .TOMO IV .

EllO de junio. Más aún. el cabildo acepta la renuncia y nombra al arcediano jubilado Juan Justo Rodríguez por tres años. El regreso de ambos no modifi ca mayormente la situación salvo la intervención del maestrescuela de la catedral de Buenos Aires don Luis José de Chorroarín. no faltan clérigos y laicos que entienden no ser legítimo 10 actuado y la controversia se extiende a sectores más amplios de la población incluidas las mujeres. En mayo de ese año. que imperiosa mente demanda el beneficio público de la misma provincia". El 31 de agosto. Éste. niegan los poderes del juez Chorroarín y dejan a Córdoba en total libertad para obedecer o no su dictamen. el gobernador Bustos accede a su solicitud advir tiendo al cabildo eclesiástico que el "gobierno supremo de esta provin cia no puede mirar con indiferencia la colocación de empleado alguno que no esté en consonancia con las miras del orden. por el derecho de patronato. como patrono lleva a su casa los libros del cabildo eclesiástico donde se encuentran las apela ciones de ambos canónigos ante el metropolitano. Se está en un momento de máxima defensa de las autonomías provinciales y el asunto puede tocarlas. en agosto de 1826. los que devuelve meses después "borradas todas las actas de la materia". Y así 10 entiende Bustos que. Ciertamente que la cuestión no queda allí. se trata de una intromisión desembozada del poder político en asuntos de la Iglesia. Sin duda.14 de agosto) y el cuestionamiento de 10 realizado sin su presencia por parte del también extrañado del Corro. 10 que no es un dato menor en una sociedad como la cordobesa. y en un auto contra Lascano termina con la controversia al amenazarlo con removerlo perpetua mente "de la silla que obtiene". nombrado juez delegado por el arzobispo de Charcas. V ázquez presenta su renuncia al cargo por motivos de salud la que es rechazada en distintos momentos hasta que. todas las dudas sobre la materia se le deben consultar. imposibilitado de efectuar personalmente la visita a la dióce sis. solicita al cabildo local le envíe inmediatamente todo el expediente para resolver. en febrero de 1827 nombra a Castro Barros para que la realice en . Pero ni el vicario de Buenos Aires ni su cabildo eclesiástico quieren mezclarse en el asunto. en marzo de 1822. adelantándose a desestimar la competencia de Chorroarín para intervenir. Todavía en marzo de 1824 algunos continúan cuestionando la legitimi dad de la autoridad eclesiástica. el gobernador le expresa al cabildo que con 10 actuado "se minan las bases constitucionales de la independencia de ella" y le recuerda que.

294 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

y. delega su autoridad en el ar cediano Bernardino Millán mientras dure su ausencia de la ciudad. debe enfrentar nuevamente al gobernador al negarle el derecho de exigir que las comunidades de ambos sexos le presenten las cuentas para su aprobación. en que se accede a su retiro. pero ni tampoco a la moral y disciplina ecle siástica". fallece el deán Gregorio Funes y. sólo a una sociedad de hombres que "son malos. aunque cueste pensar que Bustos cambie opinión tan drástica. La cuestión queda allí. el gobernador propone al tesorero Benito Lascano.". "uniformidad que hace ver la evidencia de la criminalidad. por el que los restituye en atención a su utilidad y méritos para la expansión de la fe. en reemplazo de la casa de ejercicios espirituales convertida en cuartel.Cuyo acompañado del doctor José Saturnino de Allende. Además. 4. por ausencia o enfermedad. una elección que es aprobada por el gobierno. que atenta rán contra el sistema republicano. Esta actitud le vale el repudio de Bustos quien considera injusta la pena porque "no solamente no se toca cosa alguna perteneciente al dogma. por mayoría de votos es designado el deán Benito Lascano por tiempo indeterminado. Rodríguez prohíbe la lectura del periódico y ordena a sus editores anular un párrafo del mismo bajo pena de excomunión. que se hace cargo a principios de octubre. otorgándole todas las facultades aún la de "poder. sólo queda Rodríguez que ya se encuentra cansado y enfer mo y presenta su renuncia en junio de 1828 pero es sostenido en el cargo hasta marzo de 1829. El despotis mo ilustrado ha calado hondo. sino del cuerpo todo o del instituto". etc. A fines de diciembre del mismo año.2. De la camada de viejos canónigos. para reempla zarlo. destina para ese fin un edificio anejo a la iglesia del Pilar. En marzo de 1828. que los jesuitas fue ron expulsados de España y otros reinos. Rodríguez procura demostrar a Bustos que cuando el periódico ataca a los jesuitas lo hace también al breve de Pío VII del 7 de agosto de 1814. delegar su autoridad en sujeto de su confianza". mu chos de los cuales cumplen un papel fundamental en el proceso revo lucionario. no de individuos. Una acción armónica Casi inmediatamente. - . el 13 de abril. luego. ante un suelto del periódico cordobés La verdad sin rodeos contra la Compañía de Jesús. al que refac ciona con la limosna de los fieles. Con prudencia. En enero de 1829. Producida la elección.

CAPÍTULO IV 295 .TOMO IV .

motivada por el triunfo del general Paz y su asunción al gobierno de la provincia. El 25, el nuevo mandatario le comunica al cabildo ecle siástico que es conveniente que Lascano sea removido del cargo y se nombre otro. Ello de mayo se vota por unanimidad y por tiempo in definido al doctor Pedro Ignacio de Castro Barros para el cargo, lo que es aceptado por Paz. A partir de entonces se inicia una relación armó nica entre ambos poderes a punto tal que, por ejemplo, el prelado su prime más fiestas no laborables de las que le pide el ejecutivo para pro mover la industria y los trabajos del campo. O, ya en el terreno político, apoya el bando del 28 de junio de 1829 ordenando la entrega de los objetos pertenecientes a los jefes invasores de la provincia y pro mueve una colecta entre los sacerdotes de la diócesis para ayudar en las necesidades del gobierno; y, en setiembre, propone al cabildo ecle siástico auxiliar al gobierno "con las piezas de plata menos necesarias al culto", para ser utilizadas como prendas y garantías de empréstitos tal como los inmueble s lo han sido para hipotecas, a lo que éste se allana. Sin embargo, el gobierno se los devuelve el 23 de ese mes por haberse normalizado el comercio y entrar nuevos recursos. Castro Barros tiene que enfrentar un ruidoso litigio entre el cabil do eclesiástico de Córdoba y las autoridades civiles y eclesiásticas de Cuyo. Por breve del 22 de diciembre de 1828 el pontífice León XII crea el vicariato apostólico de Cuyo, nombrando para el nuevo cargo al obispo titular de Tanmaco fray Justo Santa María de Oro, respon diendo de esta manera a un pedido de aquellas autoridades sin el co nocimiento de las cordobesas. El cabildo eclesiástico de Córdoba, en terado de la resolución de la Santa Sede por comunicado del 3 de junio de 1830, se manifiesta asombrado y ve en la solicitud del gobierno y pueblo de San Juan los vicios de obrepción y subrepción, por lo que la mayoría de los canónigos opina que el vicario capitular Castro Barros debe elevar un recurso a la Santa Sede. Ello queda consignado en el acuerdo del 25 de junio, donde también se dispone comunicarlo a las autoridades civiles de Cuyo y enviar al vicario apostólico un traslado del acta. Como el gobierno de Mendoza muestra dudas sobre la vali dez del breve, Castro Barros propone al cabildo la idea de suspenderlo temporalmente, otorgando a la vez facultades al obispo Oro para que administre la vicaría en nombre de las autoridades religiosas de Córdo ba. En sesión del 6 de agosto se aprueba el proyecto de Castro Barros por cuatro votos contra tres, uno de los cuales es el de Lascano. El gobierno civil de San Juan y el obispo Oro rechazan abiertamente el

296

HÉCTOR RAMÓN LOBOS - HISTORIA DE CÓRDOBA

proceder de los canónigos, haciendo imprimir el último un folleto en que defiende su causa y trata de regalista y galicano al doctor Baigorrí que observara el breve por carecer del placet de la autoridad temporal. Por su parte el gobernador le responde al cabildo que "ni esa corpora ción ni alguna otra de la Iglesia Católica, puede ni debe suspender los efectos de la determinación y Breve Pontificio que expresamente con tiene un precepto formal de obediencia a todos los cristianos en mate rias espirituales, inhibiendo al cabildo eclesiástico, a V.S. [Castro Ba rros] y a cualquier otro en todo el País de Cuyo, el ejercicio de la jurisdicción ordinaria" que se le ha conferido al obispo titular Santa María de Oro, constituyéndolo su vicario apostólico en todo el País de Cuyo. "Por lo cual el gobierno advierte al señor don Pedro Ignacio Castro, que considera atentatoria a la religión, unidad de la Iglesia, obediencia al Romano Pontífice, consideraciones debidas a esta pro vincia de San Juan y su gobierno, las pretensiones que promueve en la nota de 15 de agosto". Por cierto que la misiva pone en sus justos tér minos la cuestión, finalizando esta disputa con el breve expedido el 21 de noviembre de 1832 por Su Santidad Gregario XVI, que confirma el dado anteriormente por León XII. Con la prisión del general Paz, el 11 de junio Castro Barros pre senta su renuncia la que es aceptada por unanimidad por el cabildo eclesiástico que procede a nombrar en su lugar, también por unanimi dad, a Benito Lascano con la consabida aprobación oficial. El nuevo gobierno se apresura a tomar preso y luego desterrar a los Ranchos (villa del Rosario) a Castro Barros, tres canónigos de la catedral, al comisario de la provincia de los franciscanos y al visitador de la mis ma orden, desde donde algunos pasan a Santa Fe. Así comienza el ilustre riojano su peregrinaje en el exilio, que comprende la Banda Oriental y Chile, en donde muere en abril de 1849. 4.3. Lascano y Reynafé: dos personalidades obstinadas Ya Juan Bautista Bustos había solicitado a Lascano que se hiciera cargo del gobierno de la diócesis en noviembre de 1827 y luego 10 re comienda a la Santa Sede para ser promovido al obispado de Córdo ba. El parecer del gobernador es acompañado por el provisor Rodrí guez y por los provinciales de la Merced, de Santo Domingo y de San Francisco; por su parte el nuncio en Río de Janeiro Pedro Ostini, en sus comunicaciones con el obispo de Buenos Aires Mariano Medrano,

CAPÍTULO IV 297 .TOMO IV .

es acep tado por el cabildo eclesiástico de Córdoba. mientras este gobierno no avise a su señoría ilustrísima haber cesado los motivos que le obligaban a tomar esta desagradable como inevitable medida". Lascano entra a Córdoba el 5 de diciembre de 1831. José Gregorio Baigorrí y Estanislao de Learte "para siempre. el 24 de setiembre. con la segregación de Cuyo. el 4 de diciembre. tesorero y se gunda ración. Llama la atención que un personaje tan controvertido.considera que para el obispado de Córdoba existen tres sujetos adecua dos: el obispo taumacense y vicario apostólico fray Justo Santa María de Oro. Sin embargo. pide a Rosas y a Medrano que acele ren la consagración de Lascano pues lo necesita en Córdoba. Lascano y Castro Barros. tantas ve ces expulsado de Córdoba y de su cargo por razones políticas y cono cidamente parcial a favor del federalismo. que presiona ante Reynafé para que dé marcha atrás en una medida que ofende a un reconocido federal. terminando por inclinarse por los dos últimos. ha procedido a ascender a tesorero al magistral Juan Bautista Marín. haya concitado tales adhe siones. tenga a bien no regresar a la provincia de Córdoba. Después de dieciséis años de vacancia. Superado el problema. El 5 de agosto de ese año ha sido elegido gobernador José Vicente Reynafé que. luego de desterrarlo cambia drásticamente de opinión tras convencerse de haber estado mal asesorado. con el nuevo gobierno las relaciones van a ser tiran tes. Es cierto que uno de sus perseguidores. Lascano se encuentra con que el gobierno ha declarado vacantes en octubre la dignidades de chantre. La disposición sorprende a todos y provoca la reac ción de Rosas. donde pasa al co legio de Monserrat preparado provisionalmente para "su habitación". Más el 11 de octubre le escribe a éste aduciendo que para preservar la "tranquili dad y felicidad del pueblo . Poco dura la calma. el gobernador Bustos.. Finalmente.. separando de esos cargos a Miguel Calixto del Corro. reconociéndo sele su "integridad de costumbres. por breve del 19 de octubre de 1830. la diócesis de Córdoba tiene un nuevo prelado legitimado por Roma. amén de tener apenas cincuen ta años y gozar de buena salud. a . Pío VIII nombra a Lascano obispo de Comanén in pártibus injidelium y vicario apostólico de Córdoba. Sin duda sus méritos sacerdotales com pensan largamente estas cuestiones y su fuerte carácter. El 30 de octubre de 1831 se realiza la consagración episcopal en Buenos Aires y. ciencia y amor y celo por la defensa de los derechos de la Sede Apostólica". por ha ber pertenecido exclusivamente a la administración anterior". Luego.

HISTORIA DE CÓRDOBA .298 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

que hasta entonces nadie había tenido".racionero al medio Manuel Tiburcio de las Casas. acepta la creación de un administrador de temporalidades de los religiosos por parte del gobierno. Sánchez y Espinosa son "indignos de las prebendas que obtienen". En mayo de 1829. canónigo de merced a José Antonio Sánchez y deán a Juan José Espinosa. que ya arrastra graves problemas de conducta desde 1814 y que fuera mantenido por el propio Lascano en 1818 contra la opinión del obispo Ore11ana. poco después éste renuncia. el obispo trata de mantener las buenas relaciones y obtiene algunos resultados: el 10 de diciembre nombra vicario general al arcipreste doctor Juan Antonio López Crespo. Pero sobreviene un fuerte enfrentamiento con el gobierno. Por fin. No obstante. la canonjía magistral a Hipólito Rama 110. Ya a mediados de marzo de 1832. Esto no sólo constituye un intervencionismo abrumador del poder civil sino que. confirmar en jueves santo en la ciudad y marchar. Él. 10 que es aceptado. En acuerdo con Reynafé logran que sea nombrado rector de la universidad el doctor José Dámaso Gigena "con asignación de renta. sin em bargo. Rama110. a su vez. ellO de abril. cuando Lascano solicita las rentas de la vicaria que ascienden a cuatro mil pesos. la reparación de la casa de ejercicios y la efectiva do tación de las prebendas del coro. Pero no vacila en advertir al gober nador que "ya es tiempo de respetar y proteger la disciplina de la Igle sia. tras el dictamen del fiscal de estado se le admite 10 solicita do en enero de 1833. Blanes. Corresponde a su esfuerzo la apertura del seminario conciliar con catorce alumnos. a darle la media ra ción a Cosme Damián Blanes. cura rector más anti guo de la catedral y provisor del obispado hasta aquel momento. a la campaña para "admi nistrar el sacramento de la confirmación". para que sus primeros prelados ejerzan libremente su misión apostólica en utilidad de los fieles". a juicio de Lascano. Por fin. Pero el detonante es la cuestión que plan tea el cura y vicario de villa de la Concepción del Río Cuarto don Valentín Tisera. el ministro José Ma nuel de Isasa le informa al provisor Castro Barros que Tisera está pre so en Córdoba porque sus fieles 10 han repudiado "por el influjo y par te activa que ha tenido en el llamamiento de los indios que han . Reynafé no acepta el nombra miento que hace Lascano de un rezante en sustitución del tesorero au sente Juan Bautista Marin. manifiesta estar próximo a conferir órdenes mayores a cuatro postulantes. para 10 cual pide al gobierno de La Rioja le remita los diezmos.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 299 .

los respetos de mi autoridad y el orden prescrito por las leyes. Lo cierto es que mientras Lascano se termina haciendo eco de la in conducta de Tisera. En consecuencia. Pero Lascano 10 libera arguyendo que fue preso por motivos políticos. por 10 que pide sea puesto incomunicado en el Monserrat. En esa oportunidad.. el 20 de marzo de 1832. El 23. suplico a vuestra exce lencia enmiende su auto reclamado.. jun to con su hermano. y no turbe el libre ejercicio de mi jurisdicción. que cuando en octubre de 1833 Reynafé presente a Tisera para cubrir uno de los curatos rectora1es de la cate dral se produzca su inmediato rechazo y las consiguientes protestas del provisor. el decoro de mi dignidad. porque se ha expedido sin oír a la otra parte y porque está pendiente el recurso que se menciona. sostenien do que es inocente y víctima de persecución política. el gobernador dele gado Calixto María González ordena ponerlo en libertad "hasta la de cisión del recurso de protección pendiente". Catorce nuevos testigos y el dictamen del letrado J ulián Gil. manifiesta la in validez de 10 actuado por el gobierno 10 que resume de la siguiente manera: carece de jurisdicción para mandarIo en este caso. el obispo consi dera necesario salir en defensa de sus derechos en una causa que pertenece al fuero eclesiástico sin duda alguna. por ser "genios revoltosos e inquietos" y por "que se mezcla en negocios seculares en todo y para todo".ocupado aquellos lugares". ordene vuelva el cura Tisera a su arresto. de 10 que no va a tardar en arrepentirse. Ante esto. el obispo suspende a Tisera in sacris y le ordena tomar unos ejercicios para re pensar su conducta. Con la acusación de Bengolea y el testimonio de cinco testigos "respetables". el gobernador Reynafé 10 apoya. pues. sobre todo después que le entable acusación formal el comandante de Río Cuarto don Pedro Bengo1ea. tampoco la tiene sobre la persona del cura Tisera. "consultando . Por supuesto que el escrito de Lascano levanta polvareda -aun que sus asesores José Dámaso Gigena y Francisco Antonio Gonzá1ez no 10 encuentren ofensivo. a 10 que el cura responde interponiendo recurso de fuerza al gobierno. No es de extrañar. haciendo al efecto por mi parte las protestas que ya son por derecho hechas". En 1831. en la curia se le inicia un proceso. determinan que Tisera sea condenado a quedar arrestado en el convento de San Francisco.y el inflexible gobernador delegado Gon zález ve en él un ataque a su investidura. Asesorado por el licenciado Juan Prudencio Palacios y el doctor José Roque Funes -que estiman que 10 dispuesto no compromete la libertad y jurisdicción de la Ig1e- .

HISTORIA DE CÓRDOBA .300 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

El 26 de julio de 1834. Claro está que el candidato del go bernador es otro. el gobernador delegado le responde el 3 de abril con conceptos muy duros y. Lascano. reconoce a López Crespo.sia-. Tampoco lo es que ante una cuestión de poderes ejerza la fuerza. Santa Teresa. Y en lo demás mantiene correspondencia con su obispo. El celo mostrado por el gobernador y sus delegados por sus privilegios de patrono no oculta su política de apo yar a sus amigos y partidarios para ocupar cargos estratégicos en la diócesis. sin previo aviso. hasta que cae en la cuenta que . José Antonio Reyna fé expide un decreto retirando el exequátura la bula por la que el Pon tífice ha instituido obispo de Comanén y vicario apostólico de Córdo ba a Benito Lascano. con destino final a Corrientes. el doctor José Antonio Sánchez. por su parte. a realizar la visita a las casas sujetas al ordinario como lo son las de Santa Catalina. esa misma noche. a fin de evitar el co nocimiento del pueblo. A raíz de su expatriación. a quien se califica de "atentador contra las autoridades Supremas del Estado. Hospital. por unanimidad. en Santa Fe. a las diez horas. quien no es acepta do por el cabildo eclesiástico que. en el mismo cargo a su secretario el chantre José Domingo de Allende. el obispo Lascano le extiende las facul tades de gobierno al vicario general Juan Antonio López Crespo y. El tema del cura Ti sera queda paralizado por el momento y el vicario se aboca. durante algún tiempo piensa que 10 ocurri do se debió a decisiones de González. constante in fractor de sus Leyes fundamentales" y se lo condena a ser privado de la ciudadanía y a ser inhabilitado para ejercer en Córdoba empleos y obtener beneficio alguno. y el gobierno resuelve acatar la decisión. para sustituirlo en caso de muerte. La intromisión del poder civil sobre el religio so es notoria y notable. No es la primera vez que el gobierno invoca la "conve niencia pública y conservación del orden y tranquilidad de la provin cia" para justificar una medida de esta naturaleza y el embargo de sus bienes. como 10 hace en sus notas al cabildo eclesiástico y a la legisla tura. apoyado por reconocidos regalistas como Funes y Palacios y en una legislatura obsecuente que dicta una ley de destitución y destierro para monseñor Lascano. Pilar. a media dos de junio. Huérfanas y colegio seminario. le prohíba toda comunica ción y ejecute 10 ordenado en horas de la noche. no le dé al acusado razón de su decisión. manda un carruaje a la casa del obispo que 10 conduce desterrado de la provincia e incomunicado a Rosario.

.

TOMO IV .CAPÍTULO IV 301 .

por lo que el de Buenos Aires resuelve negarle la licencia al obispo para residir en San Nicolás de los Arroyos y en Pergamino. a lo que responde airadamente Reynafé. que ya ha mostrado su beneplácito para recibirlo. dada su salud y la escases de sus rentas -Reynafé se las ha rebajado desde el 18 de junio a un tercio-.éste ha actuado por órdenes de Reynafé. Rosas anula el decreto anterior y. Pedro Ferré no sólo se interesa por el retorno de Lascano a Cór doba sino que gestiona ante Rosas su apoyo para cambiar la postura de Reynafé. por lo que estuvo en esta ciudad hasta el 11 de agosto. el gobernador cordobés exige que el de La Rioja. le recuerda que el reglamento provisorio dado por el congreso de Tucumán "sujeta a los gobiernos al juicio de residencia después de haber concluido su término". En noviembre. el gobernador delegado Benito Otero lo permite a princi pios de julio. ya que civilmente es independiente. día en que parte a La Rioja luego de "haber ordenado cuatro sacerdo- . lo que constituye toda una declaración de guerra a Reynafé puesto que nadie puede ignorar sus enfrentamien tos con el riojano. De todas maneras. luego se vale de la mediación de Pedro Feliciano Sáenz de Cavia para convencer a Reynafé de que acceda al traslado solicitado. obviamente el tema es soslayado por el go bernador. Balcarce le da el correspondiente pasaporte para que pase li bremente por Buenos Aires "hasta encontrarse con el señor general don Juan Facundo Quiroga". a lo que responde Lascano que es inocente y que no habiéndosele oído ni de clarado culpable no corresponde esa fianza. A fines de abril. A fines de julio. disponiendo que el gobier no de Corrientes salga fiador del traslado solicitado. con tal que no toque la del que suscribe". garantice el traslado. ello de marzo de 1833. le reclama por los libelos infama torios en su contra y por los irrespetuosos comentarios de algunos pe riódicos cordobeses. Tras insistir en que se le permita quedar unos días en Córdoba. don Jacinto Rincón. El 14 de enero de 1833. Pero tanto éste como sus hermanos insisten en considerar que Lascano "le niega el patronato" al gobernador. El gobernador le otorga ahora la mitad de sus rentas y con la otra que atienda sus obli gaciones como obispo en su nuevo destino. en carta al gobernador del 24 de mayo de 1832. solicita al gober nador licencia para pasar a La Rioja por ser provincia de su jurisdic ción religiosa. por lo que pide sea sometido al mismo el ex delegado González. Reyna fé le da licencia a Lascano para "transferirse a cualquiera de las pro vincias que indica.

302 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .HISTORIA DE CÓRDOBA .

El 30 de mayo. Sin duda el carácter de Lascano siempre le juega malas pasadas.. haciéndoles notar que el breve pontificio ordena la pronta obediencia a su autoridad bajo pena de suspensión in sacris ipso Jacto incurren da(de inmediata aplicación) a aquellos que pretendan "innovar. dividir y turbar el ejercicio de nuestra jurisdicción". reafirmando el principio de que sólo se pueden presentar sujetos nominados y examinados previamente por la autoridad eclesiástica.. no vacila en enviarle una carta. Este patronato 10 ejercen . por buenas que sean sus cualidades. al canónigo José Antonio Sánchez. y de que en los casos de interinato la nominación corresponde exclusiva mente al obispo. Luego. es del partido opues to al gobierno. Su primer acto es no aceptar la jubilación que se le dispensara al tesorero catedralicio José Gregorio Baigorrí. por el espíritu de partido . El 20 de enero de 1934 se queja el obispo del embargo de sus ren tas y. Si es del partido del gobier no. en abril. y después de haber remediado varias de las muchas necesidades que tiene esta Iglesia". ese mismo día. . causa muchos males a la Iglesia y trae una monstruosa variación... Si el ayudante o párroco que ha de nombrarse.. El cabil do responde unánimemente "que jamás había pensado . Este es un manejo que nos hace desesperar.. pero Reynafé sí acusa el golpe.. que en definitiva a él está dirigido. Ya en La Rioja.. después de haber administrado el sacramento de la confirmación a innumerables personas.tes.. López Crespo termina renunciando superado por tales dislates. López Crespo reclama al gobierno por el injusti ficado ejercicio del patronato en la provisión de beneficios parroquia les. por haberlo sido por de creto gubernamental sin intervención del obispo. el 21 de noviembre de 1833. Lascano le dice que el "patronato es el que se alega para todas estas injerencias. al que considera confidente de Rey nafé. en diciembre. 10 repulsan forzosamente . acusándolo de actuar contra la Iglesia y en favor del gobierno.. El gobierno pretende presentarlos y calificarlos como un derecho exclusivo del "supremo patrón de la provincia". se clasifica de bueno por vicioso e ignorante que sea . Lascano le comuni ca a su vicario general y gobernador del obispado Juan Antonio López Crespo que "re asumo todas mis facultades en 10 gubernativo del obis pado" que le delegara. se dirige al cabildo eclesiástico integrado por no pocos curas nombra dos por el gobierno. contrariar las disposiciones de aquel a quien reconocía por prelado". En su enfrentamiento. en carta al nuncio Fabbrini. por no decir destrucción en su disciplina".

CAPÍTULO IV 303 .TOMO IV .

Reynafé le quita las rentas y ordena que toda disposición de cual quier clase que provenga del obispo no puede ser cumplida sin el . en abril de 1834. usurpan la jurisdicción eclesiástica y lo pasan a la justicia civil. La represalia no tarda en llegar. al que el gobierno manda a la villa de la Concepción "en comisión importante" en febrero de 1833. Más aún. vuelve a la palestra el tema del cura Tisera. debiéndose por lo mismo remitir a este superior tribu nal de justicia bajo de la más seria prevención". reteniendo los autos originales" y tam bién. toma "la sustanciación de toda la causa.Entre tanto. Simultáneamente. el la de marzo dicha cámara. por lo que esta disposición coloca al cuerpo entre la espada y la pared. El 30 de junio. Dicha causa sigue en manos del co misionado Bernardino Millán. cuyo dictamen del 2 de enero de 1834 es objeto de un recurso de fuerza que es aceptado. el 24 de febrero. el 6 de junio. la suspensión in sacris impuesta por el obispo. A mediados de julio la cámara ordena al cabildo eclesiástico que toda nota de Lascano referente al proceso de Tisera debe ser tenida por "casada y sin fuerza ni efecto alguno legal. En octubre. El tribunal procede a recoger los edictos antes de publicarse. Lascano declara a los miembros de la cámara excomulgados con exco munión mayor lo mismo que al doctor José Antonio Ortiz del Valle. Quedan así formalmente enfrentados ambos poderes. Pero también responde duramente al poder civil. "por usurpadores. Lascano sabe que aquellos cabildantes puestos por Reynafé argumentan que él no tiene autoridad en el asunto y que el resto no se anima a pronun ciarse. los retiene y da su versión de 1 0 sucedido a la legislatura. Ante el cariz que van tomando los acontecimientos. contando por supuesto con el apoyo del gobernador. el obispo les advierte a los miembros del cabildo eclesiástico de Córdoba que deben obedecer sus decisiones "bajo pena de suspensión in sacris ipso Jacto incurrenda a todos y a cada uno de los miembros que procurasen turbar su apostólica jurisdicción". hasta que se sentencie la causa criminal que tiene pendiente en el vicariato apostólico. perturbadores de nuestra jurisdicción eclesiástica". intenta nombrarlo rector interino de la catedral. cuando aún se encuentra bajo proceso. defensor de Tisera. por la cámara de justicia con lo que convierten este recurso extrajudicial en judicial. desde La Rioja. perseguidores. presidida por José Roque Funes e integrada por Francisco Delgado y Santiago Derqui. 10 que es objetado por López Crespo y determina que el obispo lo suspenda "omnino in sacris" en noviembre.

HISTORIA DE CÓRDOBA .304 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

pase del gobierno. ante un pedido expreso del ejecutivo. inherentes a la soberanía del estado". Y poste riormente. quedan sin efecto alguno". Funes y Derqui le abren proceso a Lascano el 2 de agosto. e inhábil por consiguien te para ejercer en ella empleo y obtener beneficio alguno". resuelve que el go bierno proceda a retirar el exequátur de la bula de Pío VIII por la que nombra obispo al licenciado Benito Lascano por lo que. y les advierte que antes de dar a conocer al elegido debe ser aprobado por el gobierno. por decreto del 27 de enero de 1835. que dispone el 19 de julio que el obispo "por atentador contra las au toridades supremas del Estado . por su parte. EllO de febrero es elegido el doctor José Gabriel Echenique y aceptado por Reynafé. queda perpetuamente privado de la ciudadanía que disfrutaba en esta provincia. quien no obstante contar con la aprobación del gobierno se niega a asumir en tre otras cosas porque es pública su enemistad con Lascano y porque no puede desconocer que su candidatura es vetada por el nuncio de Río de Janeiro. El tema es sumamente espinoso para los ca pitulares y la resolución se dilata por una variedad de razones hasta que es elegido por mayoría de votos José Gregario Baigorrí. cuyo presidente es Ortiz del Valle. según su ra zonamiento.. El autoritarismo de Reynafé llega a su máxima expresión cuando. El obispo. "las funciones que ejercía como vicario apostólico en la provincia de Córdoba . le encarga al ca bildo que nombre vicario en el plazo de ocho días y por el término de un año.. los que no cumplan con esta orden son penados. en la multa de quinientos pe sos". de los magistrados y de los sagra dos derechos. Luego se expide la legislatura. No satisfechos. Estas disposicio nes son inmediatamente aprobadas y publicadas por el gobernador y se resuelve dar cuenta de lo obrado al Papa. La orden es acatada por López Crespo que se lo comunica a los curas para su cumplimiento.. Las pa siones mandan. librando carta ex hortatoria al gobernador de La Rioja para que lo intime a presentarse en el término de treinta días ante el tribunal que conforman. plazo que estima suficiente para que el Papa se expida a su favor. si son eclesiásticos con la "pérdida de temporalidades y confinación fuera de la provincia y los seculares. el 20 de noviembre de 1834 le escribe al gobernador acusando a la cámara de justicia de haber provocado toda . el derecho y la prudencia están ausentes.. declara vacante la sede cordobe sa y en "defensa de los ciudadanos. las mismas deben presentarse sin abrirse en el acto de ser recibidas.

CAPÍTULO IV 305 .TOMO IV .

Echenique renuncia y el gobernador Andrés A velino Aramburú. por lo que sugiere se le envíe el pasaporte para su pronto re greso. el gobernador de ésta Fer nando Villafañe propone la restitución del obispo a su catedral y que se mantenga una sola diócesis. producida ésta. hacien do notar que Reynafé le ocultó información preciosa y declara. por su parte. En su consecuencia. El cabildo. en su breve gobierno.esta cuestión transformando la causa de Tisera en un problema de es tado y de haber sido muerto civilmente sin ser oído. Resulta difícil saber hasta qué punto pudo influir su rencor hacia Reynafé en los planes de Fa cundo Quiroga contra el gobierno de Córdoba. por 10 que pide ser escuchado en un cabildo abierto. proponiendo a Baigorrí o al canóni go de merced José Antonio Sánchez. aunque sin duda lo tuvo. a con tinuación. solicita el libre ejercicio de la jurisdic ción y la restitución de sus derechos. En Roma el tema es tratado y se llega a la conclusión que si bien el obispo tiene "un carácter fogoso y resentido. que por cierto se pronuncia a favor de esta solución. queda restituido el ex presado ilustrísimo señor Obispo al pleno goce de la ciudadanía y exe- . estima que existen fuertes indicios contra los Reynafé por el asesinato de Quiroga. el gobernador Pedro Nolasco Rodrí guez acusa ante la Santa Sede a Lascano de ser el causante de la des unión reinante y pide un sucesor. cuya caída traería como conse cuencia el retorno pacífico de Lascano a Córdoba. La legislatura también hace su mea culpa el 30 de noviembre. Ese mismo mes de noviembre. Sin embargo. habida cuenta que se 10 ha san cionado sin labrar sumario alguno y sin respetar su derecho a defensa.. acepta el dictamen del asesor general José Dámaso Gigena en el sentido de que no se habían empleado con Lascano las disposiciones previstas en las Leyes de Indias y que la discusión acerca de la validez de sus disposiciones llevaría un tiempo de que no se cuenta. Por supuesto que sus alegatos se pierden en los vericueto s de la burocracia. donde el chantre José Domingo de Allende plantea la vuelta del obispo el 10 de noviembre. "por nulas e ilegales y de ningún valor las resoluciones de la [anterior] legislatura . fueron provocadas por la malignidad de sus rivales". desde Río de Janeiro. el nuncio Fabbrini ha pues to en guardia al cardenal Bernetti contra la candidatura de Baigorrí y. asume el gobierno de Córdoba Manuel López. amigo de Lascano. El tema también toca al cabildo eclesiástico. Por lo demás.. Cuan do se está barajando la posibilidad de nombrar un nuevo obispo y de jar como auxiliar en La Rioja a Lascano. a principios de agosto.

HISTORIA DE CÓRDOBA .306 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

donde será recibido con todos los honores. 4. En marzo de 1836. Respecto al tema que se erigió en motivo de tan enconada disputa entre los poderes civil y eclesiástico. Desde allí es conducido como en triunfo por calles tapizadas de flores yaguas de olores que se arrojan desde balcones y azoteas. Pero Las cano está cansado y con la salud quebrantada. por muerte de López Crespo. por lo que se les conserva la pena. junto con el cañón que hacía salvas de triunfo y alegría". Hacía mucho tiempo que el pue blo de Córdoba no pasaba por un momento de tanto júbilo. y "una lucida tropa de caballería e infantería que guarecía las calles. luego se retira a aquella población donde muere en setiembre de 1841. Santiago Derqui y José Antonio Ortiz del Valle se man tienen ostentosamente contumaces. Las relaciones durante el gobierno de Manuel López A fines de diciembre de 1835 arriba Lascano a la sede episcopal. a escribir al papa Gregorio XVI solicitando que die se a Benito Lascano la titularidad del obispado de Córdoba. el 14 de enero de 1836. la causa llega a la sentencia de re moverlo del beneficio que detentaba en Río Cuarto por "desvíos de la buena moral y descuidos graves en su oficio pastoral". A fines de diciembre. demás autoridades y un gran concurso de vecinos. quien no tiene problemas para ser recono- . a quien considera el responsable de "mi restauración a la catedral de Córdoba". El regocijo general fue tal que mueve al gobernador López. Lascano pide se le devuelvan las temporalida des y. el obispo convoca a todos los confe sores para revisar los casos en febrero de 1836. nombra en su lugar al chantre José Domingo de Allende. vivas y repiques de campanas. por lo que delega en José Domingo de Allende facultades para que gobierne la diócesis como provicario apostólico. Respecto a los excomulgados. donde es recibido en extramuros por el gobierno. declara írrito s y nulos los actos del vicario ca pitular elegido en su ausencia. Inmediatamente se reintegra al doctor Juan Antonio López Crespo a la vicaría general y al provisorato y se lo invita al obispo a volver a Córdoba. pero revalida las dispensas y matrimo nios para no dañar a los inocentes. junto con el magistral José Hipólito Ramallo por orden del gobernador y acuer do del obispo. encontrando que José Roque Funes.quátur". también se encamina a su solu ción: el cura V alentín Tisera vivió recluido en el Monserrat. con la misma fecha. También le escribe agradecido a Rosas. Y.4.

CAPÍTULO IV 307 .TOMO IV .

pero no llega a enterarse porque fallece el 30 de ese mes. particularmente. por lo que se vuelve a Allende con el acuerdo del gobernador y. Baigorrí sostiene que la delegación hecha en Allende carece de valor porque al morir el titular cesa el designado y la sede queda vacante. por lo que tratan de cambiar el parecer del gobierno. decisión y entusiasmo al sostén y conservación de la causa santa de la federación y de las columnas firmes de la patria argentina". El 20 de abril de 1837. debiéndose reunir el cabildo para elegir quien ocupe el cargo de vicario capitular. el 11 de julio de ese año. Cuando en febrero de 1837 llega a Córdoba la noticia de la pro moción de Lascano a obispo. los que declaran que la diócesis está vacante y que se debe procederse a elegir vicario. En buen romance. La respuesta de López es negativa y también veta la elección que hacen del canóni go de merced Gaspar Martierena. el gobernador convoca a una junta de eclesiásticos "doctos" para que se expidan. Molesto por la decisión adoptada. por ser insegura la situación. que marchará de uniformidad con el gobierno y co operará con actividad. También le recuerda que espera "se tengan muy presentes los decretos expedidos por este gobierno. ocasiones donde el gobernador rechaza por ocho veces seguidas a los electos: primero es Allende. La propuesta de Zabaleta queda zanjada cuando éste renuncia a ser propuesto con acuerdo de Rosas. con bastante fundamento y sin equivocación. López le comunica este pronunciamiento al cabildo y les dice que si continúan teniendo dudas sobre el tema deben volver a consultarlo por escrito.cido por el cabildo eclesiástico. por otra parte el magistral Bulnes los convence que lo obrado por el obispo es válido de acuerdo a las leyes de Indias y el parecer de Solórzano Pere yra. la santa sede lo nombra obis po en propiedad. el gobernador y el mismo representan te pontificio del Brasil. Además de inferir a los cordobeses una ofensa gratuita consideran do que no hay persona capaz para dicho cargo. por lo que queda confirmado en el cargo. los capitulares temen que al ser de otra jurisdicción contraríe las leyes canónicas. sólo admitirá a su candidato que lo es el deán de Buenos Aires don Diego Estanislao de Zavaleta. Nuevamente se plantea un proble ma de legalidad. Entre tanto. por lo que el cabildo decide prolongar la vicaría de Allende y consultar al nuncio del Brasil para "esclarecer esta duda". del nuncio de Río de Janeiro. luego el mencionado Zaba- . y a más. propenda recaiga dicha elección en un individuo que revista las cualidades de saber y de vir tud. y que por lo mismo se pueda esperar. López ordena la reunión del cabildo para elegir vicario.

HISTORIA DE CÓRDOBA .308 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

el 25 de abril y a despecho de su insistente renuncia. vencidos los seis meses de su nombramiento.leta que ya dijo no admitir el nombramiento. . Finalmente. le suceden el arcediano Bernardino Celestino Millán. Ya desde el 23 de noviembre de 1835 le ordena al cabildo eclesiástico remover de sus cargos "a todo Vicario o cura anti federal". Su actitud es demostra tiva del uso que hace de sus prerrogativas como patrono y del fin político con que digita los nombramientos poniendo en los cargos a amigos y adictos. el uso del pontifical y las dimisorias para órdenes-. José Bruno de la Cerda. luego se elige al doctor Eduardo Ramírez de Arellano que también es rechazado. El vicario se desempeña a satisfacción del gobierno que. Francisco Javier Granillo y Bernabé Caldas. Manuel Álvarez. propo ne sea reelecto. por su re nuncia. tan usuales durante el gobierno de Ló pez. lo que determina una renovación del cabildo eclesiástico siendo elegi do para vicario capitular el maestro Victoriano Lascano y. Las persecuciones políticas. el magistral Fernando Bulnes. Luego le pide al vicario el allanamiento de los fueros de algu nos eclesiásticos. Las remociones realizadas por causas políticas se sustentan en el derecho de patronato. Manuel López deja en libertad al cabildo para que elija el propietario. capellanías y dignidades. alcanzan también a los sacerdotes y religiosos disidentes o moles tos para el régimen. lo que re cae en el arcediano jubilado Bernardino Celestino Millán cuyo nombra miento es aprobado por el gobierno y por el mismo López Cobo. Ló pez Cobo renuncia por lo que le deben reconocer todas las facultades con la reserva de las dimisorias. A lo largo de 1839 y en 1841 fallecen Allende. del magistral Fernando Pérez Bulnes y de los canóni gos José Gregorio Patiño. lo que así sucede. pero éste renuncia por enfermedad. a fin de poder detenerlos y juzgarlos por cuestiones políticas. el deán Juan José Espinosa y el prebendado Ildefonso Marín. Vázquez y Millán. A raíz de que el cabildo intenta restringir su jurisdicción -la vica ría de monjas. El 15 de diciembre de 1838. como ocurre en marzo de 1842 con los fueros del deán José María Espinosa. Calixto del Corro. es elegido el candidato del gobierno don Mariano López Cobo. poniendo en su lugar a eclesiásticos adictos. López no vacila en cubrirlos y en remover de los mismos a quienes no son federales. Otra vieja cuestión es el tema de los nombramientos para llenar cargos en parroquias. lo conforma la elección del prebendado José Gabriel V ázquez. Genaro Carranza.

CAPÍTULO IV 309 .TOMO IV .

que prediquen la confedera ción y que coloquen como sus superiores a los designados por él. Aranceles ecle siásticos en la Córdoba del ochocientos". 5. amén de cuestiones menores. la acción de los mazorqueros se hace cada vez más temible en Córdoba y. que se subordinen a la autoridad episcopal. a los que se acusa de no predicar el federalismo y ser unitarios. es "por salvaje unitario de pública voz y fama". Y la razón invocada. en parte. Como no lo consigue. Valentina Funcionarios de Dios y de la República: clero y política en la experiencia de las autonomías provinciales. A partir de abril. Buenos Aires.un derecho que recién perderá vigencia cuando se organice la confede ración al mando de Urquiza en 1853. Al gobierno le preocupa no sólo los libros y periódicos de propaganda unitaria sino. La acción de Rosas está dirigida a conseguir que los jesuitas actúen como federales. cobran nueva vida avanzado el siglo. está dirigida contra los recién retornados jesui tas. además. sólo en Córdoba queda un foco de vida jesuítica. con lo que da por terminada la experiencia que él mismo comenzara. 2001. en fin. Córdoba.ni se perciben ac tividades especiales en la vida parroquial las que. N° 4. Serie Economía y Sociedad. los papeles y libros protestantes que van dejando distintos viajeros en su paso por la ciudad. En julio. 2007. --. Es tal el control que se quiere ejercer. . para disminuir la presión. como una proyección de lo que ocurre en Bue nos Aires."Congrua sustentación de los párrocos cordobeses. Biblos. a principios de 1843 ordena que salgan de Buenos Aires los jesuitas que no estuviesen secularizados. que se conviertan en un instrumento de su poder. Pro mediando 1841. Bibliografía sugerida A YROLO. en Cuadernos de Historia. como en el caso de los laicos. que se ordena confeccionar listas de los que sirven en los conventos y parroquias y se establece una junta censora encargada de inspeccionar "todas las obras manus critas o impresas que lleguen a circular en esta capital y departamentos de campaña". el gobernador y el provisor del obispado acuerdan invitar a todos los eclesiásticos regulares y seculares de la dió cesis a que dediquen un momento de sus sermones a exhortar a los feli greses a suplicar por sus autoridades y por la federación. al parecer. Durante este largo y agitado período no se funda ningún curato -lo que ocurre en la segunda mitad del siglo XIX.

HISTORlA DE CÓRDOBA .310 HÉCTOR RAMÓN LOBOS .

ROMANO. Buenos Aires. Editorial Géminis. 1950. Córdoba. Córdoba. 1835-1852. Facultad de Ciencias Humanas. Buenos Aires. 1957. Ferreyra Editor. --. CABRERA. Alfonso Aveta editor. BISCHOFF. . Editorial Don Basca. GRACIA. Valentina "Cura de Almas. sociedad y poder en Córdoba. Ana María "El arancel eclesiástico en el obispado del Tucumán". 1898. 1979. Buenos Aires. Desde la colonia hasta la segunda guerra mundial. 2002. N° 25. PAZ. Ana Inés Elite dirigente y vida cotidiana en Córdoba. MARTÍNEZ DE SÁNCHEZ. Córdoba.1862). Imprenta de la Universidad. Cuatro siglos. GARZÓN. Silvia Economía. en la primera mitad del siglo XIX". Editorial de la Universidad Católica de Córdoba. N° V. tomo 1. en Anuario del IEHS. en Revista de Historia del Derecho. Efraín U. Las constituciones de la provincia de Córdoba. BRUNO. Enrique La formación histórica de la Provincia de Córdoba (1810 . vals. 2008. N° 16. Ignacio Crónica de Córdoba. Universidad Nacional del Centro. 2000. Talleres Gráficos de la Penitenciaría. Plus Ultra. Córdoba. 1928. Buenos Aires. FERREYRA. Primera mitad del siglo XIX. Aproximación al clero secular de la diócesis de Córdoba del Tucumán. MELO. Carlos R. Editorial Trazo. Córdoba. 1974. Noveno y décimo. Buenos Aires" 1997. tomo IV. Joaquín S. 1941. 1968. 1992. Córdoba. Monseñor Pablo Cultura y beneficencia durante la colonia. Tandil. 2001. PATRIMONIO ARTÍSTICO NACIONAL [Inventario de bienes muebles] Iglesia y convento de San Francisco de Córdoba. Córdoba.AYROLO. J. Instituto de Estudios Americanistas. general José María Memorias póstumas. Centro de Estudios Históricos. MARTÍNEZ PAZ. Historia de la Provincia de Córdoba.Historia de Córdoba. Córdoba. Academia Nacional de Bellas Artes y Gobierno de la Provincia de Córdoba. Cayetano Historia de la Iglesia en la Argentina. Los jesuitas en Córdoba.