You are on page 1of 2

Ejercicios para superar la discalculia Antes de compartir estos ejercicios –cuyo propósito es ayudar a los niños con discalculia

a superar sus dificultades– con los docentes, aclararemos brevemente en qué consiste dicho trastorno: es una dificultad de aprendizaje en el área de Matemática y equivale a la dislexia, pero no se refiere a problemas de lenguaje, sino a la incomprensión de cálculos matemáticos y sus operaciones2. Al igual que la dislexia, la discalculia tiene diferentes niveles, pero por tratarse de una actividad más que de un documento pedagógico, vamos a detallar algunos ejercicios que el docente podrá realizar con aquellos alumnos que presenten este tipo de dificultad. Mientras más pronto sea detectado el problema, mejor • Con fichas de dominó: enseñar al niño a reconocer la ficha de dominó por el “dibujo”. Por ejemplo, decirle que el 4 está representado por las cuatro esquinitas de un cuadrado (cuatro puntos); pedirle que le ponga un “nombre” al “dibujo” que representa al 5: “una mesa con un pan en el medio”; hacer lo mismo con los otros números, hasta que el alumno los reconozca por su forma y comience, así, a asociar la cantidad de puntos con un número específico. Ese será el primer paso para que el niño con discalculia logre comprender la relación número-cantidad. Pronto verá que puede colocar la ficha de dominó junto al numeral que le corresponde, sin dificultad alguna: • Con fichas de dominó: practicar las sumas y las restas. Así, el trabajo será visual y la comprensión mejorará. En el Portal Educativo del Plan Amanecer hay actividades de sumas y restas con fichas (sección docente/básica/2do a 7mo/actividades). • Con objetos del mundo circundante: asociar la comprensión y el aprendizaje de los números con aquello que rodea al alumno y que, por tanto, puede colaborar en un aprendizaje significativo. Por ejemplo: el número 1 con la boca o con la nariz (tenemos una sola); el 2, con las orejas o con los ojos; el 3 con las hojas de un trébol; el 4 con las patas de un gato; el 5 con las puntas de una estrella o con los dedos de una mano, el 6 con una media docena de pelotas, el 7 con los enanitos de Blanca Nieves, etc. • Con porotos o fideos: hacer dos pilas y pedirle al niño que identifique cuál tiene más unidades. Después, contarlas una a una para comprobar su exactitud. En este punto hay que tener especial cuidado con lo siguiente: los estudiantes con discalculia suelen omitir algunos números al enunciarlos en orden. Si esto sucede, señalar el error y volver a contar. • Una vez conocido el total de elementos, realizar operaciones matemáticas de suma y resta. • Utilizar los mismos porotos o fideos para formar series ascendentes o descendentes cuyo aumento puede ser, al principio, de uno en uno, luego de dos en dos, de tres en tres, y seguir complicándose en relación al avance del estudiante. • Descomponer una cantidad de porotos o de fideos en sus diferentes combinaciones. PRIMARIA (6 – 12 años)          Agrupar objetos de 10 en 10 Leer y escribir de 0 a 99 Decir la hora. Resolver problemas con elementos desconocidos. Comprender medias y cuartos medir objetos Nombrar el valor del dinero Medir el volumen Contar cada 2, 5, 10

        Resolver la suma y la resta Usar reagrupamiento Comprender números ordinales Completar problemas mentales sencillos Iniciar las habilidades con mapas Juzgar lapsos de tiempo Estimular soluciones Ejecutar operaciones aritméticas básicas. DISLEXIA: .