You are on page 1of 84

“Dejad que los niños vengan

a mí y no se lo impidáis; porque
de los que son como éstos es el
Reino de Dios”
(Lucas 18, 16).

(Material para retiros espirituales)

P. Daniel Albarrán
Título original: Material para retiros espirituales

Autor :
P. Daniel Albarrán.

Depósito legal: lf 0812007200229


ISBN 980-12-2382-0
Revisado y aprobado por Mons. César Ramón Ortega
Obispo de la Diócesis de Barcelona, Venezuela
El 24 de enero de 2007

Edición e impresión: el mismo autor.

Barcelona, Venezuela, febrero, 2007


Metodología y demás cosas útiles para el retiro:

Existen muchos métodos de hacer un retiro espiritual. Hay


quien se va al desierto, ya sea geográfico, ya sea en sentido de
apartamiento personal. Pero, no es garantía del propio encuentro con
su nada y con su todo. Puede ser útil. Tradicionalmente, hay en la
experiencia desierto una relación con el encuentro con uno mismo.
Sin embargo, no es garantía una experiencia de la otra realidad: la
del auto-encuentro.
Tampoco es condición de un retiro espiritual el auto
encontrarse. Eso podría ser un examen de conciencia: la oportunidad
para situarse uno con uno mismo, en algún aspecto muy concreto de
su vida personal. Sobre todo, con el más profundo sentido de
arrepentimiento y del pedir perdón en algo muy específico y
concreto de la vida. En donde necesita revisar ciertas actitudes y
comportamientos y en donde necesita revisar para cambiar
comportamientos. No es esa la tarea de un retiro espiritual. No se
trata de una oportunidad para una especie de un pequeño
reformatorio. Además, no se trata del más mínimo sentido del “mea
culpa”.
Quedan desde un inicio descartados el desierto-auto
encuentro, y el sentido único y exclusivo del “mea culpa”.
Respetamos a los que quieran hacer esa experiencia en estos días. No
es el mejor sitio ni la gran oportunidad, aunque, para el que la
busque será cualquier momento el oportuno para ello. Proponemos
un poquito más allá de esa frontera de la experiencia hasta ahora
vivida de los retiros espirituales.
Nuestro objetivo busca ir más allá. El objetivo es la
Revelación. Es decir, el encuentro enriquecedor del Creador-
Criatura. Esa quiere ser la geografía que proponemos para este retiro
espiritual.
Para ello nuestra fuente va a ser exclusivamente las Sagradas
Escrituras, en donde la clave de interpretación será Creador-Criatura.
- Metodología y demás cosas útiles para el Retiro –

El sentido de Revelación será nuestra metodología. Creador-


Criatura, será siempre la referencia. Pero Creador-Criatura en la
especificidad de la relación. Es decir, del tú a tú. Dios, Creador (un
tú), con la Criatura (un tú, también). Proponemos la experiencia
relacional de dos tú en clave de comunicación.
¿Entonces no será necesario el desierto o el apartamiento para
conseguir esa tonificación y plenificación de la relación? Tal vez.
Pero, no será condicionante, tampoco su medida o su garantía.
Mucho menos una exigencia.
Por el contrario, proponemos el jardín del Edén, como
sugerencia mental geográfica, desde la mentalidad de la Revelación,
como el lugar preferido para disponer nuestras mentes y cuerpos en
estos días maravillosos que vamos a experimentar.
¿Pero si se presenta el desierto en estos días en todos, o en
unos pocos de los participantes de estos retiros espirituales? Será el
desierto del que lo esté experimentado. Respetémoslo porque será su
circunstancia individual y será su proceso personal, también
necesario. Pero, pidamos que todos estemos, más bien, en el jardín
del Edén, donde preferiblemente pretenderemos estar todos, para
nuestro enriquecimiento personal.
Y, como se trata del jardín del Edén, estamos en toda la
plenitud de nuestras libertades: todo nos está permitido, como nos
los dice el libro del Génesis. Todo. Absolutamente todo nos está
permitido. Disponemos de él y en él todo lo que queramos. Pero,
tenemos un recordatorio: hay un árbol del que no podemos comer.
Hay una limitante. El árbol prohibido será el recordatorio que no
podemos convertirnos en propietarios absolutos del jardín: porque
estamos colocados en el jardín, pero no somos sus dueños.
Precisemos, pues:

a) Proponemos que no haya toque de campana


para nada. Ningún aviso nos va a recordar la
actividad que corresponde a tal o cual hora.
Se dará el horario. Cada cual dispone asistir

6
- Dejad que los niños vengan a mi... -

o no a la actividad. Se trata de la libertad de


los hijos de Dios. Total, estamos en el jardín
del Edén. Todo nos está permitido. Se
empezará a la hora determinada en el
horario, sobre todo, en lo que corresponde
el inicio de cada conferencia, sin avisos ni
recordatorios.

b) Igual será con el silencio: tampoco será una


exigencia, aunque en el transcurso de las
conferencias o reflexiones será
indispensable; pero, no será sino en clave de
Revelación: la libertad de los hijos de Dios
y en el jardín del Edén.
c) La metodología de las reflexiones será en
clave de encuentros y de hallazgos. No se
sabrá nada de nada, aunque exista una
preparación de los temas, como tiene que
ser lógico y natural. Procuraremos aplicar el
método de la Mayéutica socrática (“Yo sólo
sé que no sé nada” o la experiencia del
conocer ignorando (ignoto conoscere) para
llegar a la "docta ignorantia"1)Pero, no será
por eso una camisa de fuerza, por donde
tengan que entrar todos. Todos podemos
aportar. Ahí estará la novedad del retiro
espiritual de este año. Todos podemos
ayudar a descubrir-descubriendo. No hay
limitación, ni a la pregunta, ni al aporte, ni a
1
Cfr. RATZINGER, "El misterio pascual, raíz y objeto más hondo de la
devoción al Sagrado Corazón de Jesús"; conferencia en el Congreso de Tolouse
sobre el Corazón de Jesús, del 24 al 28 de julio de 1981, con motivo del XXV
aniversario de la encíclica Haurietis aqua.

7
- Metodología y demás cosas útiles para el Retiro –

la intervención. Será un taller-retiro y a la


vez un retiro-taller. La tarea del director del
retiro será la de facilitador quien a la hora
de preparar este material, tanto el libro,
como el material audio-visual, experimentó
nuevos descubrimientos, mientras los iba
haciendo; pero, que, volverá a descubrir
cosas nuevas, mientras esté haciendo la
tarea de facilitador. Lo que le llevaría a
escribir otro libro con los nuevos aportes de
todos. Con seguridad. No dejaremos nada
para más tarde, en la medida de lo posible.
Aplicaremos el “aquí y el ahora”, es decir,
vivir el momento (un poco la manera hindú
de vivir la historia) y con ello aplicaremos
la sentencia bíblica de que a cada día le
bastan sus afanes. Mañana (el momento
distinto al de ahora) será mañana (cfr. la
oración del Padre nuestro: Lc. 11, 3: danos
cada día nuestro pan cotidiano; vivir cada
momento con sentido de Providencia: cfr.
Lc. 12, 27-32).

d) El retiro será en equipo e individual. En la


medida que nos enriquezcamos con los
aportes de todos, iremos interiorizando
todas las novedades y sorpresas que nos
dará la experiencia de Revelación: en clave
de comunicación, de dos tús, o varios tús.
Ahí estará la riqueza. Y será una experiencia
subjestiva: es decir, emocional, afectiva, que
conllevará un comportamiento nuevo, como
consecuencia del encuentro con la Palabra.
Es cuando pasará de el equipo a convertirse

8
- Dejad que los niños vengan a mi... -

en una experiencia individual: será,


entonces, efectiva.

e) Un tema llevará al siguiente. Existirá


conexión entre todos los temas. Tal vez en
el tema anterior, quedemos incompletos. De
eso se trata la metodología utilizada y por
utilizar: la interconexión entre todos los
temas. Uno supone el siguiente y lo exige
para completar. Lo que lleva a que se trate
de seguir la secuencia para el mejor
aprovechamiento de todos. Puede ser auto-
excluyente el no seguir la conexión, sobre
todo en las conferencias. Pero, todo, en la
libertad de los hijos de Dios y en el jardín
del Edén.
Nos ayude Dios a esta tarea. Y tiene que ayudarnos porque
será en clave de Revelación. Haremos, por sobre todo, teología. E,
implícitamente, pura espiritualidad. Porque una espiritualidad que no
tenga como fundamento una auténtica teología corre el peligro de ser
una pura espiritualización de los textos, tal vez, muy emotivos, pero
sin fundamento humano y teológico. La teología está en estrecha
conexión con lo humano. No se distancian ni son antagónicos. Es
importante precisarlo, desde los mismos comienzos de esta
experiencia.
Recomendación para todo el retiro: es importante la
asistencia a las Conferencias porque allí estará el alimento y la
experiencia. Sin embargo, el que quiera leer solo el libro, el material
escrito del retiro, puede hacerlo. Pero la clave va a estar en las
conferencias porque será un trabajo de equipo y será el compartir y
el abrir todas las posibilidades de ventanas nuevas, que serán las
sorpresas. Pero, en clave del jardín del Edén y en la libertad de los
hijos de Dios.

9
- Metodología y demás cosas útiles para el Retiro –

10
Primera Conferencia:
«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los
hombres en quienes él se complace.»

Lucas 2, 8-16 :

Había en la misma comarca unos pastores,


que dormían al raso y vigilaban por turno durante la
noche su rebaño.
Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria
del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de
temor.
El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio
una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os
ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador,
que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal:
encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado
en un pesebre.»
Y de pronto se juntó con el ángel una multitud
del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:
«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los
hombres en quienes él se complace.»
Y sucedió que cuando los ángeles, dejándoles,
se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros:
«Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha
sucedido y el Señor nos ha manifestado.»
Y fueron a toda prisa, y encontraron a María
y a José, y al niño acostado en el pesebre.

En San Lucas está la clave del nacimiento de Jesús:

Cada evangelista, tiene una metodología y una temática. San


Lucas, precisa desde el comienzo de su evangelio, en clave de
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Revelación, la finalidad del nacimiento de Jesús. El evangelista


coloca en boca de los ángeles toda la interpretación de las Sagradas
Escrituras. Es importante que nosotros precisemos esa finalidad ya
precisada por el evangelista San Lucas.
El Evangelista lo coloca en la frase tipo himno y festivo que
anuncian los ángeles: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz
a los hombres en quienes él se complace.» Justo, ahí, está una frase
que no es otra cosa que una pura revelación.
La típica reflexión que solemos hacer en este apartado del
evangelista San Lucas es que Dios se revela a unos simples pastores.
Si. No se discute. Tal vez, rudimentarios, como eran unos simples
pastores. Que no sabían y no tenían tiempo para ser cultivados en las
ciencias del saber religioso. Y, aquí, en un gran porcentaje, todos
espiritualizamos, desde los pastores, las maravillas de Dios, que
escoge a la gente humilde, sencilla, rústica, y sin experiencias
cultivadas para manifestarse. Pero, ahí no se queda la revelación. Va
más allá.
La revelación está en la frase comprensiva y en tipo
compendio, como en un resumen, de todo el sentido de las Sagradas
Escrituras que es a la vez un procesado del evangelista San Lucas.
La gloria de Dios está en que el hombre tenga paz.

Algunos detalles de resaltar:

La gloria de Dios:

¿En qué consiste la gloria de Dios y la gloria a Dios? En que


el hombre tenga paz. Ya lo condiciona el propio evangelista. ¿Cuál
es la alabanza a Dios, en que cantemos himnos y recitemos los
cánticos de la alabanza en donde aparezca a cada instante la palabra
Dios o su paralelo, y digamos alabado sea su nombre, ahora y por
siempre, o frases parecidas?

12
- Primera Conferencia: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra
paz...-

La alabanza es la constante de todo el evangelio de San


Lucas, sin duda2. ¿Pero, la alabanza como actitud o respuesta
constante de actitud religiosa? De hecho, en varios apartados del
mismo evangelio de San Lucas aparece la alabanza, como sorpresa
después de algunas acciones concretas de Jesús. Por citar algunos,
por ejemplo: Zacarías, cuando se le soltó la lengua, en el nacimiento
de Juan el Bautista (Lc. 1,64); Simeón y la profetisa Ana, en el
Templo, cuando la presentación del niño (Lc. 2,28; 38); el paralítico
de la camilla (Lc. 5,25-26); la resurrección del hijo de la viuda de
Naím (Lc. 7,16). Y, así, todos los otros casos del mismo Evangelio
(13,13; 17,15; 18,43; 19,37; 24, 53). Ese dato constante en el
Evangelio de San Lucas, también presente en el caso del anuncio a
los pastores, ¿no obedecerá a un tema preferido en San Lucas? ¿No
tendrá un propósito específico, como el de resaltar la admiración y la
alabanza a Dios, como tema recurrente en todo el Evangelio?
¿Pero en eso consiste la gloria a Dios, a pesar de que sea una
constante en el evangelio de San Lucas?
¿Será que se debe despertar en el ser humano, en clave
relacional, la admiración y la alabanza?
Si nos detenemos con atención en el evangelista encontramos
de inmediato la razón de la gloria a Dios: que el hombre tenga paz.
Ya lo dice el evangelista: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra
paz a los hombres en quienes él se complace.»

En la tierra paz a los hombres:

No es otra la gloria de Dios, sino que el hombre tenga paz.


Y esa paz se realiza en el niño que acaba de nacer y que es el
objetivo de la noticia de los ángeles a los pastores.
Independientemente que los pastores sean los humildes o los pobres.

2
En otro estudio, pero bajo el análisis de una multitud del coro de los ángeles, se
analiza en el tomo II de la colección Lo que aparece en los Evangelios (pero
que no se dice) este apartado de San Lucas.

13
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Esa es una espiritualización del texto. El contenido teológico está en


que si el hombre tiene paz, esa es la gloria de Dios. Y, ahora, se va a
realizar la gloria, en el niño de Belén, que acaba de nacer.
La gloria de Dios se hace carne: toma la condición humana.
Ahora se realiza la gloria de Dios.
En el niño de Belén, se realiza la paz del hombre y la gloria
de Dios.
Maravilloso intercambio: Dios es glorificado en el Hijo
porque el Hijo es la paz del hombre.
En el Hijo se plenifica el hombre: porque le va a traer la paz,
que el hombre requiere, y eso es la gloria de Dios.
De allí se desprende que si el hombre no tiene paz, Dios no
va a ser glorificado. Pero, como el Hijo se hace carne, ya se realiza el
plan de Dios, que no es otra cosa que para el hombre. No para Dios,
sino para el hombre.

Ya tenemos el primer punto. Y clave. Si seguimos la


metodología del evangelio de San Lucas.
Nos corresponde continuar.
Pero, todo, desde el niño de Belén: la Encarnación.
Ahora bien: ¿de qué paz en el hombre es la gloria de Dios?
¿Qué paz ha perdido el hombre que ahora la vuelve a recuperar a
través del nacimiento del niño en Belén?
Sabemos que la paz está en el niño que nace en Belén. Nos lo
anuncia así el evangelista San Lucas a través del recurso literario del
anuncio de los ángeles a los pastores. Fruto de la inspiración divina
y de la Revelación de los que el autor lucano es objeto e instrumento.

14
Segunda Conferencia:

El jardín del Edén

Génesis 2, 7-10, 15-17:

Entonces Yahveh Dios formó al hombre con


polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de
vida, y resultó el hombre un ser viviente.
Luego plantó Yahveh Dios un jardín en Edén,
al oriente, donde colocó al hombre que había
formado.
Yahveh Dios hizo brotar del suelo toda clase
de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer,
y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de
la ciencia del bien y del mal.
De Edén salía un río que regaba el jardín, y
desde allí se repartía en cuatro brazos...

Tomó, pues, Yahveh Dios al hombre y le dejó


en el jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase.
Y Dios impuso al hombre este mandamiento:
«De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas
del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás,
porque el día que comieres de él, morirás sin
remedio.»

El jardín del Edén la referencia para comprender la paz del


hombre que es la gloria de Dios:

Sin detenernos en el sentido ideal del jardín del Edén, de


cómo pudo haber sido antes o después, que sería tema de fantasías o
de mundos futuribles fruto de la imaginación, quedémonos con el
sentido teológico de fondo, que es lo que nos motiva. No puede ser
- Dejad que los niños vengan a mi... -

otra la idea que nos lleve a escudriñar los textos bíblicos con sentido
de Sagradas Escrituras, es decir, de Revelación3.
El sentido teológico, no es otra cosa, que bajo inspiración
divina el autor o autores del libro del Génesis, nos están diciendo que
desde la creación Dios creó todo perfecto. Y que puso a la criatura,
con capacidad de la relación con el Creador, como co-dueño de lo
creado. Más no como el dueño. Ahí radica la capacidad de relación
Creador-Criatura.
En ese mundo, desde el punto de la visión teológica, le está
diciendo que como co-dueño puede disponer de todo. Pero que tiene
un árbol prohibido que le estará recordando que es criatura, es decir,
co-dueño. El árbol será el recordatorio de esa gran realidad. No
puede convertirse en dueño porque sería invertir el orden de lo
creado. Eso es clave.
La criatura ha sido colocada en el jardín del Edén. La idea del
jardín es muy importante4. Es necesario resaltar que la idea del jardín
se repite en la historia de la Salvación, sobre todo, en la etapa final
de la vida terrena de Jesús de Nazareth, en el Huerto de los Olivos.
Vuelve a repetirse la idea del jardín implícita en el libro del Génesis
justo en el momento pre-culmen de la Redención. Incluso en el sitio
de la crucifixión está la idea del jardín. Ese detalle es importante
resaltarlo.

Ideas teológicas (con su gran carga humana) del jardín


del Edén:

3
Cfr. P Albarrán, D., Preguntas y respuestas de todo cristiano inquieto, pp.
105-111. Allí se aplica los sentidos de Biblia, Sagradas Escrituras y Revelación,
con sus diferencias y relaciones.
4
Recomendamos todos los textos de Antropología Teológica, pero muy en
especial el libro de Francesco Rossi de Gasperis, SJ., La Roca que nos ha
engendrado, Ejercicios Espirituales en Tierra Santa, Sal Terrae,, 1966.

16
- Segunda Conferencia: El jardín del Edén -

Puede disponer de todo: Es co-dueño:

Ciertamente la situación del cómo era el mundo humano


desde sus mismos inicios es un misterio. Nadie lo sabe. Todo lo que
se diga respecto a ese posible mundo no es más que simple y pura
imaginación y suposición. No somos conocedores, ni en lo más
mínimo, así se haya tenido revelaciones particulares al respecto. Es
necesario ser mucho más que humildes para no ser o convertirnos en
sabedores de realidades que se nos escapan. Sólo nos queda
someternos al misterio de la fe y decir con el autor inspirado que,
teológicamente, era un mundo de relaciones perfectas del Creador
con la Criatura. No tiene otra intención de fondo el autor o autores
del libro del Génesis que decirnos que las relaciones entre el Creador
y la Criatura era eso mismo que nos está diciendo: Creador-Criatura.
En donde se guardaba la relación: uno, el Creador; y, el otro,
Criatura. Con todo lo que ello implica en esa realidad teológica. Lo
demás es tarea de la ciencia en sus muchas ramificaciones, que cada
una intentará acercarse al mismo misterio para explicar lo que cada
una pueda, en la medida en que pueda.
Así, por lo menos, nos lo dice el libro del Génesis: “Tomó,
pues, Yahveh Dios al hombre y le dejó en al jardín de Edén, para
que lo labrase y cuidase (Gn. 2,15).
Está clara la relación y el contrato: “para que lo labrase y
cuidase”. Pero le dio la libertad para que dispusiera de él: “Y Dios
impuso al hombre este mandamiento: «De cualquier árbol del jardín
puedes comer” (Gn. 2, 16).
De todo lo que había podía comer. ¿Qué más podía aspirar la
criatura? ¿No es acaso “el comer” con todo lo que ello implica la
gran meta del ser humano? ¿No hay en “el comer” la gran
satisfacción de todas las fatigas del ser humano? Ya no era ese el
problema, porque contaba con el mandato y permiso de la otra parte:
del Creador, del dueño del jardín.

17
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Todo le estaba permitido a la criatura. Estaba mandando y


apoyado, como se dice.
No podemos olvidar que la historia del libro del Génesis en
los tres primeros capítulos es un cuento con gran carga teológica. ¿O,
acaso, es real y al pie de la letra lo que se nos cuenta; quien escribió,
entonces, un cronista del hecho? Entonces el cronista tenía que ser el
primer humano que existía y no Adán.
El contenido teológico no es otro que Creador-Criatura y en
relación estricta de esa gran y única realidad. Un orden y una
relación: Creador-Criatura. No, más; no, menos. Todo lo más, es
recurso; todo lo menos, es misterio. Lo que pase esa frontera, un
atrevimiento fantasioso.
Además, ya se dice en el propio comienzo del libro: “En el
principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gn. 1,1). Esa es la tesis
teológica y su enunciado. Todo lo demás es recurso para demostrar
que todo fue creado por Dios. El cómo no es el propósito del autor o
autores del libro inspirado y de Revelación. Misterio. No es sino
tarea y propósito teológicos. No más. No menos.
El árbol prohibido: un recordatorio de la relación
Creador-Criatura:

Mandando y apoyado. Con la autorización del dueño del


jardín. ¡Qué más podía pedir!
Sin embargo, un recordatorio: “mas del árbol de la ciencia
del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él,
morirás sin remedio”. (Gn. 2, 17).
O, sea, que “nunca puede faltar el perro en misa”, como dice
el refrán popular. Todo muy bueno, pero... Ahí está “el pero”...
también el perro...
Puede todo. Todo le está permitido. Está en el jardín. Se
puede disfrutar de él. Pero existe un recordatorio de que el dueño es
el dueño. No se puede olvidar esa realidad. Pero, sigue estando en el
jardín. Existe un límite, una frontera: el recordatorio.

18
- Segunda Conferencia: El jardín del Edén -

¿Qué querrá significar ese recordatorio, en el árbol prohibido,


en clave teológica?
¿No será una inversión de los elementos de la relación
Creador-Criatura? ¿No será un pasar las fronteras existentes en una
auténtica relación?
¿Mantenerse en esa relación, guardando las distancias y
especificidades, será mantener la paz y mantenerse en paz, que es ya
la gloria de Dios? ¿Infringir ese recordatorio será generar las
distancias, ahora, de manera impositiva con todas sus
consecuencias?

Dos cosas quedan claras en este comienzo: el jardín del Edén,


por una parte; y, el recordatorio, por la otra. Y entre las dos queda la
libertad: puede disfrutar del jardín, pero, recuerda que no eres su
dueño. Ahí el recordatorio.

19
Tercera Conferencia:

De ninguna manera moriréis

Replicó la serpiente a la mujer: «De


ninguna manera moriréis.
Es que Dios sabe muy bien que el día
en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y
seréis como dioses, conocedores del bien y del
mal.» (Gn. 3, 4-5)

Las características teológicas de la ocasión de la inversión de


lo creado:

El comer:

Ciñámonos al texto del Génesis.


Podía comer de todo. Podía disponer de todo. Estaba en el
jardín del Edén.
¿Tenía necesidad de comer algo más de lo que ya podía
comer? ¿No estaba ya bien alimentado y fortalecido con todo de todo
lo que podía comer? En clave teológica, por supuesto.
¿Tenía necesidad? Si seguimos el sentido del Génesis, pues,
no tenía necesidad de nada más. ¿Entonces? ¿Ya no era co-dueño y
podía disponer de todo?
Justamente, por ahí, por el comer, el autor inspirado
encuentra la debilidad. Y, por allí, tiene la ocurrencia de escritor de
teologizar la pérdida de la paz.

Una necesidad artificial ajena a las propias:

Pero, seamos generosos, como lo es el mismo texto del


génesis. No le carguemos de responsabilidad del todo al personaje y
- Tercera Conferencia: De ninguna manera moriréis... -

a los personajes del jardín del Edén. Parte de ella la tiene la


serpiente. Aunque ya el autor está buscando a quien ponerle parte de
responsabilidades en su presentación5. De hecho, en las citas
inmediatas, el autor, dice que el Creador había pensado que era
bueno que el hombre no estuviera solo y crea a Eva, para hacerle una
compañía semejante (cfr. Gn. 2, 20-25), con su respectivo canto de
alegría de Adán6: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de
mi carne. Esta será llamada mujer, porque del varón ha sido
tomada.» (Gn. 3,23). A este punto, ¿cómo hubiera sido la
presentación de los elementos del cuento teológico si hubiese sido
escrito por una mujer?7.
El autor(es) del relato del Génesis, ciertamente, es generoso y
le quita el peso de la responsabilidad a Adán. Se la pone a Eva.
Aunque, viéndolo bien, también dulcifica la responsabilidad y le
coloca parte de ella a la serpiente. Dice el texto: “La serpiente era el
más astuto de todos los animales del campo que Yahveh Dios había
hecho. Y dijo a la mujer: «¿Cómo es que Dios os ha dicho: No
comáis de ninguno de los árboles del jardín?» (Gn. 3,1).
No se trata, en todo caso, de buscar responsabilidades o de
culpables. Al fin y al cabo es un recurso de escritor en quien la idea
principal era el fondo teológico.
Sin buscar culpables, porque es un recurso psicológico muy
viejo8, quedémonos con la riqueza teológica-humana implícita en el
libro del Génesis. Se crea una necesidad artificial. Y, con ello,
estamos entrando ya en materia de teología para los retiros. Aquí ya
podemos estar comenzando propiamente el retiro espiritual de este
año.

5
Cfr. San Agustín, La Ciudad de Dios.
6
Vale la pena mirar el poema de Aquiles Nazoa,
7
Se podría mirar como referencia a Orianni Fallaci, una escritora italiana en su
obra Carta a un niño que nunca nació; también Teresa de la Parra en Ifigenia; y,
otros muchos autores.
8
Cfr. San Agustín, La Ciudad de Dios.

21
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Es, justamente, aquí, donde comienza la pérdida de la paz en


el hombre, como Criatura.
Se nos crean necesidades artificiales, que no son necesarias y
que no hacen falta. Pero, que se nos crean.
Las crea la circunstancia, el entorno. Ciertamente, no somos
del todo responsables, porque nos dejamos influenciar. Hemos
pensado por los otros. Hemos adquirido criterios que no son los
nuestros. Hemos perdido el sentido teológico del jardín del Edén.
A este punto es útil utilizar las reflexiones de José Ortega y
Gasset cuando habla de que el hombre pierde su historia cuando se
“altera”. Es decir, cuando asume la personalidad y criterios de los
otros. En donde “los otros” son el patrón y la medida de
comportamiento. Cuando se despersonaliza. Cuando pierde sus
propias convicciones necesarias para hacer frente al drama de su
propia vida, que tiene que ser individual, ciertamente, dependiendo
de las influencias exteriores, pero que le desbalanzan sus
circunstancias, pasando a ser esclavos de esas mismas
circunstancias, de las que tiene que ser dueño. Pasar a ser dominado
de las circunstancias es perder el sentido de la historia individual, es
someterse y dejarse dominar por las circunstancias. Catastrófico, sin
duda. Lamentable.
¿No es eso mismo lo que nos cuenta el autor(es) bíblico en el
libro del Génesis?
Se nos crean necesidades ajenas. No las necesitamos. Nos las
crean.
Ahí podría estar el comienzo de la pérdida de la paz. Y, en el
fondo, es haber perdido el sentido del disfrute de la estadía en el
jardín del Edén.
Tiene sus consecuencias. ¡Válgame, Dios, que las tiene!

22
- Tercera Conferencia: De ninguna manera moriréis... -

Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se
os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y
del mal:

En el caso del libro del Génesis, ¿Había necesidad de comer


más frutas de las que ya había podido comer y podía? No.
Pero, le crean la necesidad. Artificial.
Aquí esta el sentido teológico-humano del relato del Génesis.
Se nos convierten las aspiraciones ajenas en nuestras. Nos
“alteramos”, siguiendo la idea del filósofo español.
Y nos ennubilamos. Perdemos el sentido de la historia. Estar
en el jardín del Edén. Perdemos nuestro ensimismamiento, como lo
dice Ortega y Gasset.
Queda claro y evidente que para eso es que nace el niño de
Belén. Para devolverle al hombre la paz perdida, que no es otra cosa
que su auténtico sentido de la historia, y que es la paz del jardín del
Edén. Es el sentido teológico del libro del Génesis. Y esa es la gloria
de Dios y la gloria a Dios. Que el hombre rescate su sentido de la
historia, co-dueño del jardín del Edén, y del que el niño de Belén es
la realidad. Por eso el himno de los ángeles.
Tengo que ensimismarme de mis propias ideas respecto al
mundo, dice el filósofo español, para tomar mis propias decisiones.
Pero ensimismarse es distinto de vivir atropellado. Ensimismarse en
vivir desde dentro para mí y conmigo. El hombre ensimismado es
dueño de sí mismo. No deja que nadie lo atropelle, que se le enajene,
que nadie se convierta en otro que no es él. Es ser auténtico. Ser sí
mismo. Lo contrario, es el estar fuera de sí, lejos de sí. Ser otro es el
"alter" en latín. Es alterarse. Padecer "alteración" es dejarse llevar
por las opiniones ajenas, de los demás, de los otros. El hombre
alterado y fuera de sí ha perdido su autenticidad y vive una vida
falsa. Así, a veces, muchas de las cosas que decimos, las decimos
porque las hemos oído decir, porque las dicen otros. Porque las dice
la sociedad. Pero si eso es así, significa que hemos renunciado a
nosotros mismos. He renunciado a mi soledad, que huyo de ella y de

23
- Dejad que los niños vengan a mi... -

mí mismo para hacerme "los otros". Los otros, la gente, es un sujeto


impersonal, indeterminado, es el puro otro, el que no es nadie. La
gente es un yo irresponsable, el yo de la sociedad, o social. He
sustituido el yo mismo que soy en mi soledad por el yo-gente. Me
hecho "gente". En vez de ser mi auténtica vida me la desvivo
alterándola. Son dos modos de la vida: la soledad y la sociedad. El
yo real, auténtico, responsable. Y el yo irresponsable, social, el
vulgo, la gente.

24
Cuarta Conferencia:

La culpa es del otro

“Dijo el hombre: «La mujer


que me diste por compañera me dio del árbol
y comí.»” (Gn. 3, 12)

Nuestra historia no es nuestra (inicio de los problemas


teológicos):

Nos cuenta el cuento teológico del libro del Génesis que


Adán le echa toda la responsabilidad a Eva. Eva, a la serpiente. ¿A
quien le daría la responsabilidad la serpiente, al fruto; el fruto, a
quien, al árbol; el árbol a quien, a la tierra; la tierra a quien, a los
nutrientes de sus entrañas; los nutrientes a quien; Total: la
responsabilidad es de Dios: para qué crea todo?9
Si seguimos toda la cadena de responsabilidades, la última va
a recaer en el Creador. Definitivamente.
Aquí, es donde está en definitiva, el mal de los males. En no
asumir la historia con todas sus consecuencias. Pero, por no
asumirla, no nos vemos exentos de sus consecuencias. Ya nos lo
cuenta el mismo libro sagrado. Fueron expulsados del jardín del
Edén.
¿Otra historia hubiera sido si el autor coloca a Adán o a Eva
asumiendo sus responsabilidades de su decisión? Corresponde a la
imaginación de pseudo-teólogos detallar realidades que no son sino
fantasías teológicas posibles, por lo menos en la imaginación10. No
9
Existe un libro que hace una colección de cuentos con moraleja, en la colección
La culpa es de la vaca.
10
Léon Dufour, habla sobre “la teología bíblica” y las diversas teologías bíblicas y
la humildad de cada teólogo como un elemento de la búsqueda común enraizado
en la comunidad presente sin olvidar la visión de los demás teólogos, en distintas
actitudes ante el milagro en Los milagros de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1979,
Madrid, pp. 40-41.
- Dejad que los niños vengan a mi... -

tenemos más datos que los datos de gran carga teológica-humana del
libro del Génesis.
Los hechos son los hechos: el jardín del Edén y el
recordatorio del árbol prohibido. Por lo menos, hechos teológicos
que es lo que mueve al autor(es) de este relato del Génesis.
¿Significaría, entonces, que el niño de Belén, no se hace
realidad, si Adán y Eva no hubieran sido expulsados del jardín del
Edén?11
No nos vamos a colocar en discusiones teológicas. El caso es
que la gloria a Dios está en que el hombre tenga paz. Y ésta se
concreta en el niño de Belén y que es la noticia de los ángeles a los
pastores en la mentalidad de Revelación del evangelio de San Lucas,
para lo que nos vemos obligados a ir al libro del Génesis, e intentar
hacer una mínima comprensión de los datos teológicos de la
Revelación, en función del hombre, que es la clave de la
Revelación12, como es lo que estamos intentando.
El caso, según nuestro itinerario bíblico y antropológico (con
ello teológico), es que el autor(es) pone responsabilidades en
terceros, menos en los directamente afectados. No por eso, se exime
de las consecuencias.
Sin embargo, hay aportes de las ciencias, en su diversidad de
enfoques que están ayudando y ayudan, sin duda, a la comprensión
del fenómeno humano13. Tenemos que acudir a ellas para entender y
entendernos. La psicología nos ayuda grandemente. Sobre todo el
psicoanálisis. ¿Muy en el fondo no estarán haciendo una

11
A este punto recordemos las grandes discusiones en la historia entre los
tomistas y los escotistas. Los tomistas sostienen que la Encarnación tiene como
motivación única la redención; mientras que los escotistas, sostienen que la
Encarnación ha sido decretada para la gloria de Cristo, y tan sólo secundariamente
tiene una finalidad redentora, como consecuencia del pecado de Adán y Eva (cfr.
Jean Galot, La finalidad de la obra realizada por Cristo, en Jesús Liberador,
Cristología II, Centro de Estudios de Teología Espiritual, Madrid, 1982, pp. 5-28).
12
Cfr. Juan Pablo II, Encíclica Redemptor hominis.
13
Cfr. Teilhard de Chardin.

26
- Cuarta Conferencia: La mujer que me diste como compañera... -

comprensión humana, cercana de ese hecho teológico del que nos


habla el libro del Génesis?

Las circunstancias son las responsables (una especie de que


la culpa es de los otros):

Consciente e inconsciente (nuestra niñez, tal vez):

Una cosa es cierta: la historia. Y una cosa también es cierta,


no podremos entender ese fenómeno de la historia sino en clave de
individualidad, como fenómeno único, sino en clave de teología. He
ahí la importancia de abordar este apartado, antropológico, bajo la
luz de la Revelación (adquiriendo una respuesta teológica, desde el
aporte de los textos bíblicos). Pues cada uno tiene su historia, en la
que influyen tantos elementos que hacen que nuestra manera de
comportarnos en el jardín del Edén, sea, siempre una historia única,
individual, personal. En donde el tu a tu, Creador-Criatura, sea, nada
más y nada menos, que una interpretación personalizada. De allí, la
necesidad de hacer teología de la creación del hombre, que es, al fin
y al cabo, individual, a pesar de que se halla ya teologizada en el
libro del Génesis. Porque la clave teológica del Génesis no es otra
cosa que un patrón universalmente individualizado, de dos tus:
Creador-Criatura. Eso va a permitir interiorizar: por eso es universal
y teológica, al mismo tiempo.
Así, a veces, hay comportamientos y reacciones que nos
asustan. No sabemos por qué reaccionamos de tal o cual o manera.
Lo curioso es que no todos reaccionan de igual manera ante los
mismos estímulos. Cada uno reacciona distinto, y, a veces, no hay un
mismo comportamiento ante tal o cual situación.
Los psicólogos utilizan dos dimensiones para comprender
esas reacciones humanas tan diversas entre los seres humanos. Es
importante intentar acercarnos y valernos de esos aportes para
entendernos, como fenómenos, únicos e irrepetibles. Ese doble

27
- Dejad que los niños vengan a mi... -

compartimiento del mismo fenómeno humano es lo que se llama


consciente-inconsciente.
De acuerdo con la sensibilidad y vulnerabilidad individual
cada uno va a tener una caja de herramientas para la vida. En
algunos, la caja está bien equipada para saber trabajar antes los
múltiples y variados estímulos directos o indirectos. Algunos están y
son más aventajados que otros, sin duda. Unos van a ser más dueños
de sus propias circunstancias y otro, tal vez, no tanto. Pero somos
únicos e irrepetibles.
La riqueza del libro del Génesis, por eso es teología
antropológica, está en que cada uno tiene su propia circunstancia, en
la posición y en el uso de los beneficios del jardín del Edén. Ya lo
dice San Agustín en el libro de Las Confesiones, que lo más
reconfortante, es que Dios nos va a juzgar cara a cara, sabiendo
nuestras circunstancias y nuestras historias. Entonces, cada uno
tendrá su historial y su historia.
Y en ese historial muy personal, es de imaginar, que habrá
elementos que en cierta manera no dependen directamente de
nosotros, sino de las circunstancias. ¿Será lo que dicen los
psicólogos con el descubrimiento de lo que llaman “inconsciente”?
Muchos adelantos se han hecho y se siguen haciendo al
respecto. Unos hablan de “la amígdala” como la glándula biológica
donde se acumulan un mundo de acciones y reacciones14. ¿Será que
eliminándola no acumulamos recuerdos instintivos frente a ciertos
estímulos concretos? ¿Será que esa glándula descubierta y precisada,
ahora por los científicos, será la caja de la memoria que archiva lo
que no nos hace falta y nos entorpece para la vida? ¿O será que esta
memoria nos registra algunos elementos claves para la sobrevivencia
humana y social frente a los peligros, materiales y circunstanciales
de la vida? ¿Y esos mismos miedos o traumas, ya desde el punto de

14
Veáse, por ejemplo, el libro de Daniel Goleman, La inteligencia emocional, en
donde precisa que pacientes a quienes se les extirpaba esa glándula y sus
reacciones eran prácticamente nulas ante ciertos estímulos; mientras que en otros
con “la amigdala” reaccionaban sorpresivamente diferente.

28
- Cuarta Conferencia: La mujer que me diste como compañera... -

vista emocional psicológico, serán nuestros recursos para


asegurarnos como instinto de conservación?
¿Qué tiene que ver todo esto con la teología y con el libro del
Génesis, y con la paz, que tiene que tener el hombre, y que debe ser
la gloria a Dios y de Dios, y con el niño que nace en Belén, y que es
el objetivo de la noticia de los ángeles a los pastores?
¿Será que con esa manera de enfocar este apartado estaremos
justificándonos y quitando responsabilidad a nuestra historia con su
historial? ¿No será un repetirse el colocar las responsabilidades a
causas externas ajenas a nuestros propios criterios y circunstancias?
¿Por eso seremos eximidos de las responsabilidades frente al jardín
del Edén?
Las consecuencias no serán eximidas. La historia de cada uno
nos los recuerda muy a menudo.
Sin duda, que nuestras historias de niños nos van a crear con
ciertas vulnerabilidades frente a ciertos estímulos concretos y
específicos. Unos más, otros menos. Pero, cada uno tiene su historial
de niño. ¿Nos justifica, sin embargo?
La historia es la historia. Pero si tenemos en cuenta el libro
del Génesis se trata de una relación, frente a la situación de la
estancia en el jardín del Edén. Ahí está el sentido teológico de
nuestras vidas, y de la vida de todos los hombres. Universal, frente al
mismo hecho; pero individual, porque será en clave de relación en
perspectivas de Revelación.

Ciertamente, que no llegaremos nunca, por muchas máquinas


del tiempo que se inventen al hecho concreto de un estado
paradisíaco (de paraíso o cualquier parecido a ello), pero no
podemos cerrarnos a los descubrimientos de los mismos psicólogos
al respecto, que son como unos intentos de crear máquinas para
llegar a nuestro estado originario querido por Dios, que no es otra
cosa que la historia (divina-humana) hecha una e indivisa.
El sentido teológico de la relación en el jardín del Edén, es el
proyecto originario, teológicamente, del hombre en relación

29
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Criatura-Creador. La pérdida de esa relación y realidad intrínseca en


el hecho humano (querido por Dios) es la paz del hombre que es la
gloria a Dios.
La pérdida del sentido de la historia es el inicio de la pérdida
del sentido de la paz para el hombre. No es tanto, desde la
mentalidad del libro del Génesis, el haber comido o no del árbol
prohibido, porque estaba en las posibilidades, como fruto de la
libertad en el hombre, dada, justamente por el Creador, sino en la
evasión.
¿No será la evasión de Adán la idea principal del autor(es) del
relato del Génesis en este apartado concreto de nuestro análisis?
¿No será el eterno recurso de Adán en la frase y actitud de:
«La mujer que me diste por compañera me dio del árbol y comí.»
(Gn. 3, 12)?
¿No se repetirá la historia de la evasión? ¿Entendiendo por
evasión, es que soy así, no quería, no fui yo, fueron las
circunstancias, y un mundo de posiciones y frases justificativas, las
que hacen que repitamos la historia teológica del libro del Génesis?
Lejos de asumir una posición moralista. El moralismo nos
aleja y distancia de una auténtica interpretación teológica de la
Revelación. El moralismo nos llevará a divisiones internas e
interiores, nos llevará a eternos reproches, que en vez de liberarnos,
nos enferma. Nos libre Dios (en todo su sentido teológico) porque, a
pesar, de que nos se nos exima de las consecuencias, queremos
volver a la experiencia del jardín del Edén.
Esa es la clave.
Y porque se trata de descubrir que esa es la clave es que tiene
sentido el anuncio de los ángeles a los pastores, porque en el niño de
Belén, que acaba de nacer y que es la noticia, vuelve a instaurar,
sanando con ello, nuestro sentido de la evasión. Evasión de la
historia, nuestra historia teológica-humana.
No estamos para ser excluidos del jardín, sino para estar en el
jardín del Edén. Esa es la gloria a Dios. Y esa es la paz en el hombre.

30
- Cuarta Conferencia: La mujer que me diste como compañera... -

Suena reconfortante y suavemente enternecedor, entonces, el


himno de los ángeles: “Y de pronto se juntó con el ángel una
multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:
«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en
quienes él se complace.»

Una última aplicación: en la tierra paz a los hombres en


quienes él se complace:

En los que vuelven al sentido auténtico de la historia


teológica y humana, al mismo tiempo. Y de lo que el niño que nace
en Belén nos va a ser de garantía y certeza.
¿No es hermoso, entonces, mirar los textos bíblicos, no en
sentido de cronología y de crónicas, sino en clave de Revelación,
como ha de ser para nuestros propios crecimientos, universal e
individual, al mismo tiempo?
Volvemos a citar a José Ortega y Gasset, pues de lo contrario,
“he renunciado a mi soledad, que huyo de ella y de mí mismo para
hacerme "los otros"”. Pues la historia teológica-humana, a pesar de
ser universal, por eso lo teologiza el autor(es) del relato del Génesis,
es exclusivamente individual y personal, de un Creador-Criatura, de
un tu a tu, nada más y nada menos, que con el Creador.
Que el niño de Belén nos ayude a encontrarnos con nosotros
mismos, con nuestra historia para disfrutar de la paz que Dios quiere
y que es su gloria.
Amen.
Y se va a realizar. Lo que nos obliga a mirar todo el sentido
teológico de ese niño que nace en Belén y que será su constante en
toda su vida terrena (divino-humana).

31
Quinta Conferencia:

Yo, y nadie más que yo, con el dueño del jardín

Caín y Abel:

(Gn. 4, 3-10):

Pasó algún tiempo, y Caín hizo a


Yahveh una oblación de los frutos del suelo.
También Abel hizo una oblación de los
primogénitos de su rebaño, y de la grasa de
los mismos. Yahveh miró propicio a Abel y su
oblación, mas no miró propicio a Caín y su
oblación, por lo cual se irritó Caín en gran
manera y se abatió su rostro.
Yahveh dijo a Caín: «¿Por qué andas
irritado, y por qué se ha abatido tu rostro?
¿No es cierto que si obras bien podrás
alzarlo? Mas, si no obras bien, a la puerta
está el pecado acechando como fiera que te
codicia, y a quien tienes que dominar.»
Caín, dijo a su hermano Abel: «Vamos
afuera.» Y cuando estaban en el campo, se
lanzó Caín contra su hermano Abel y lo mató.
Yahveh dijo a Caín: «¿Dónde está tu
hermano Abel? Contestó: «No sé. ¿Soy yo
acaso el guarda de mi hermano?»
Replicó Yahveh: «¿Qué has hecho? Se
oye la sangre de tu hermano clamar a mí
desde el suelo.

Caín y Abel: dos maneras de la historia:


- Quinta Conferencia: Caín y Abel.. Alzar el rostro... -

San Agustín en su obra la Ciudad de Dios escribe sobre dos


ciudades: la de Caín, una, y la de Abel, la otra. A pesar de que no
vamos a detallar su contenido, por lo menos, hagamos la referencia.
Otros autores, como italianos, hacen un estudio de la envidia, y
analizan algunos elementos en este extracto bíblico.
Caín y Abel. Dos maneras y dos resultados. Es lo que se
desprende del extracto del libro del Génesis. Ambos, por separado,
ofrecen sus oblaciones. Cada uno tiene un trato diferente respecto a
la oblación. Una, es bien recibida; la otra, no.
Por lo visto, en el sentido teológico del relato, se trata de dos
maneras distintas: uno cuenta con el agrado de Dios; el otro, no. Esto
hace ya dos historias distintas, marcadas desde un comienzo por la
diferencia: “Yahveh dijo a Caín: «¿Por qué andas irritado, y por qué
se ha abatido tu rostro? ¿No es cierto que si obras bien podrás
alzarlo? Mas, si no obras bien, a la puerta está el pecado
acechando como fiera que te codicia, y a quien tienes que
dominar.»” (Gn. 4, 6-7).
Ya el autor(es) bíblico está colocando el inicio de la
diferencia: obrar bien. Ahí está la especificidad teológica. Con ello la
diferencia histórica. La historia de Caín insiste en su posición y éste
le quita la vida a su hermano15.
De las dos maneras: obrar bien, y no obrar bien, específica el
propio libro del Génesis en el caso de Caín y Abel. Actitudes y
consecuencias: si obras bien podrás alzar el rostro. Si no, “a la
puerta está el pecado acechando como fiera que te codicia, y a
quien tienes que dominar”.
¿Qué será obrar bien, y qué será no obrar bien, según ese
contenido bíblico? No específica, sino que da una actitud: alzar el
rostro. El no alzarlo, es la medida del no obrar bien. Y el no alzarlo
tiene una razón: estar irritado y abatido. No nos detengamos en por
qué porque el autor(es) no nos da elementos. Hay, en todo caso, una
consecuencia: no contar con el agrado a la hora de la oblación. Tiene

15
Cfr. Juan Pablo II, Encíclica El Evangelio de la Vida.

33
- Dejad que los niños vengan a mi... -

un resultado: la muerte del hermano que es la causa de la


competencia, tal vez16.
Pero se está abatido porque no hay agrado en la aceptación de
la oblación. No digamos más, sino lo que dice el texto. Se podría
justificar, sin embargo, que hay motivos para estar abatido: la no
aceptación de la oblación. Más que suficiente para estarlo. Pero, la
razón: el obrar bien y el no obrar bien. Ese es el contenido teológico:
bien y mal. Con sus respectivas actitudes y maneras de vivir.
La persistencia de Caín de permanecer en esa su actitud
(teológica) se agiganta con la muerte del hermano. Sucede la
confirmación del exilio y del distanciamiento en la experiencia del
jardín del Edén.
¿Y esa persistencia ya no es motivo suficiente para perder,
aún más, la paz que se debería experimentar en la experiencia de la
permanencia en el jardín del Edén? ¿No es, acaso, una persistencia
en la continuidad de la inversión de los valores en la relación
Criatura-Creador, como proyecto teológico, querido por Dios, para la
experiencia positiva en el jardín del Edén?
En todo caso, estos elementos del libro del Génesis ya nos
dan muchos datos para una antropología teológica (bíblica) del
proyecto del plan teológico de Dios, desde la creación, en la misma
creación.
Estos datos nos llevan a comprender de manera global toda la
Cristología. Porque nos va a permitir de manera inicial, por lo
menos, intuitiva, de la razón de ser de la noticia de los ángeles a los
pastores. Es importante referir que es la Cristología, en Cristo17,
donde se explica y se entiende todo el proyecto divino para con el
hombre.
Pasemos, ahora, a todo el proyecto que nos trae el niño que
nace en Belén y que es la : «Gloria a Dios en las alturas y en la
tierra paz a los hombres en quienes él se complace.»
16
Cfr. Ibidem.
17
Cfr. Concilio Vaticano II, El Esplendor de la Verdad, Dominun et vivicantem,
otros...

34
- Quinta Conferencia: Caín y Abel.. Alzar el rostro... -

Para comprender, o por lo menos querer comprender, el


contenido importante de la noticia, o su consecuencia, la paz para el
hombre, teníamos que ir necesariamente al libro del Génesis. Su
referencia teológica tiene que ser esa. No otra. Porque, ¿de qué paz
se podría hablar sino de la perdida justamente allí, según la
mentalidad de Revelación del libro del Génesis? La clave de la
interpretación tiene que ser la experiencia del jardín del Edén. ¿Será
la experiencia del jardín del Edén la misma experiencia del Reino de
los Cielos de la que nos habla más adelante, según los Evangelios, el
después adulto, niño de Belén? ¿La paz que anuncia como un hecho
y que alegra tanto a los ángeles en la noticia será el retorno a la
experiencia del jardín del Edén que no es otra cosa que la
experiencia histórica del Reino de los Cielos? ¿No serán las dos
experiencias, la misma, con términos nuevos y aparentemente
distintos?
De hecho, no se puede entender a Jesús, sin esa constante
referencia. Por lo menos a esa gran verdad revelada en el libro del
Génesis.
De lo que se desprende del libro del Génesis es que hay una
inversión en la experiencia del jardín del Edén. El árbol prohibido es
el recordatorio. De co-dueño a una inversión. ¿Eso significará y
supondrá una pérdida de la paz?

35
Sexta Conferencia:

El inicio del sentido de la historia la auténtica experiencia


del jardín del Edén

Lucas 2, 40-51:

El niño crecía y se fortalecía,


llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios
estaba sobre él.
Sus padres iban todos los años a
Jerusalén a la fiesta de la Pascua.
Cuando tuvo doce años, subieron ellos
como de costumbre a la fiesta y, al volverse,
pasados los días, el niño Jesús se quedó en
Jerusalén, sin saberlo su padres.
Pero creyendo que estaría en la
caravana, hicieron un día de camino, y le
buscaban entre los parientes y conocidos;
pero al no encontrarle, se volvieron a
Jerusalén en su busca.
Y sucedió que, al cabo de tres días, le
encontraron en el Templo sentado en medio de
los maestros, escuchándoles y preguntándoles;
todos los que le oían, estaban estupefactos por
su inteligencia y sus respuestas.
Cuando le vieron, quedaron
sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por
qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo,
angustiados, te andábamos buscando.»
El les dijo: «Y ¿por qué me
buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en
la casa de mi Padre?»
- Sexta Conferencia “¿ No sabían que tengo que estar en la
casa...?” -

Pero ellos no comprendieron la


respuesta que les dio.
Bajó con ellos y vino a Nazaret, y
vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba
cuidadosamente todas las cosas en su
corazón.

Datos de este extracto de San Lucas en clave del jardín


del Edén

Muy conocido y reflexionado es este pedacito de Evangelio


de San Lucas. Se presta para todas las interpretaciones posibles 18. Y
seanos posible, en nuestro caso, de re-interpretarlo bajo la luz de la
experiencia del jardín del Edén. Esa es la importancia de las
Sagradas Escrituras, que cada vez, nos da más elementos nuevos
para nuestros enriquecimientos personales. La Biblia en clave de
Sagradas Escrituras19 es una fuente sin fin, siempre y cada vez. Y
tiene que serlo. No puede permanecer estática sino en permanente
movimiento en los descubrimientos. No se contradice, aunque sean
nuevos los hallazgos que podamos realizar, porque esos hallazgos
son nuevos porque varían nuestras circunstancias, que son las únicas
que podrían ser nuevas en nuestra historia del estudio y comprensión
de la Revelación. Es el hombre que tiene cosas nuevas en su historia
e historial en el acercamiento de la aplicación de la Revelación. De
allí la dependencia y el enamoramiento sin fin y novedoso, cada vez,
de la Palabra de Dios.

18
Ya en el primer tomo del libro Lo que aparece en los Evangelios (pero que no
se dice) se hace un análisis de este entresacado del Evangelio de San Lucas. Allí
se hace un gran descubrimiento de la referencia subyacente de Lucas: los doce
años y los tres días, siendo la clave de la interpretación teológica del Evangelio de
San Lucas.
19
Cfr. Albarrán, D., Preguntas y respuestas de todo cristiano inquieto.

37
- Dejad que los niños vengan a mi... -

La Sagrada Familia, el eterno modelo que se entresaca de


San Lucas:

Todos hacemos referencia a este apartado del Evangelio de


San Lucas para hablar de la familia modelo. Pero si nos detenemos
con sentido sociológico al texto como tal vamos a encontrar que, por
el contrario, existe en ese mismo entresacado elementos para no
colocarlos como modelo de familia. ¿Cómo es posible que el niño se
haya perdido y sea sólo después de tres días de búsqueda que sus
padres lo encuentren? Además, ¿cómo es posible que la madre lo
reprenda inmediatamente después que lo encuentran, cuando era
parte de su responsabilidad? También, ¿cómo se explica que el niño
les responda como les responde? Hay datos que analizados en ese
apartado de San Lucas desdicen, más bien de la familia modelo.
¿Quería el evangelista San Lucas mal poner a la familia de
Nazareth? Porque es una de las impresiones, si nos ceñimos al texto.
¿No habrá, por el contrario, otra intención en el evangelista
San Lucas al darnos esos datos, tan únicos de su estilo y pluma de
teólogo?
¿Le está moviendo al autor(es) evangélico un motivo
sociológico a seguir o tendrá, más bien, una intención teológica? Si
es teológica, entonces, no es tanto el modelo de familia lo que nos
está proponiendo. Tampoco hubiera sido el dato de la pérdida, tal
como lo cuenta, el mejor recurso. ¿Qué hay de fondo desde el punto
de la Revelación y en clave de Revelación inspirada?
Ahí está lo novedoso, tal vez. Pero hagamos teología, por
favor. Y sigamos el itinerario de Revelación, respetando, por
supuesto, las interpretaciones inmediatistas, pero no
compartiéndolas.

Los doce años: clave de la teología de San Lucas:

38
- Sexta Conferencia “¿ No sabían que tengo que estar en la
casa...?” -

Es subyacente la referencia del evangelista a “doce años”.


Jesús tenía doce años, nos dice, cuando el hecho de la pérdida
en el Templo.
¿Qué elementos de referencia tendría el evangelista San
Lucas para fundamentarse en esa historia que nos cuenta? Sin duda
que la propia madre del niño, como nos lo dicen los estudiosos. Sin
la menor duda. ¿Pero, tendría alguna otra referencia, por lo menos,
en la mentalidad de Revelación existente hasta ese momento? ¿No
sería Lucas un estudioso de las Escrituras y no tendría una
comprensión muy “sui generis” global de los textos inspirados, en
clave de Revelación? Si nos detenemos en el canto de los ángeles a
los pastores, que ya hemos analizado, pues, no tenemos otra que
decir, sin duda, que sí. Tiene, además, su propia teología inspirada en
estrecha conexión con todo lo anterior a él. Y desde esa su
comprensión está haciendo su teología que es a la vez antropología
teológica y bíblica.
Desde esa clara visión general está, entonces, la referencia a
“doce años”.
Es extensa la referencia en los textos anteriores a Lucas la
alusión a “doce años”. Veamos: en Génesis 14, 1-6; 1 Reyes 16, 23;
2 Reyes 3, 1; 2 Reyes 21, 1; Nehemías 5, 14; 1 Macabeos 1, 7, por
citar algunas referencias.
Pareciera que el autor está relacionando los doce años con
gobiernos, y mandatos, y poderío. Reino de maldades. ¿Habrá
relación? Pareciera. ¿Qué idea podría estar de fondo teológico,
histórico y salvífico en ese detalle de la edad de Jesús, precisamente
a los doce años de su edad? ¿Serán los doce años de su edad, o será
los doce nuevos años del nuevo reinado, precisamente, desde Jesús
de Nazareth?

Otras referencias a “doce años” en el mismo San


Lucas:

39
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Además de ser recurrente la cifra de los apóstoles (doce)


también en el evangelista San Lucas aparece otras referencias que
pueden ser útiles para entender la alusión a “doce años”. Así, por
ejemplo, la hija de Jairo, que tenía doce años y que estaba enferma
(cfr. Lc. 8, 42), como la mujer que padecía flujos de sangre y que
tenía “doce años” enferma (cfr. Lc. 8,43-48) y “que no había podido
ser curada por nadie”, resalta el autor evangélico; como también los
“doce canastos” (cfr. 9, 17) recogidos de lo que sobró en una de las
multiplicaciones de los panes (porque según San Lucas y San Juan
hay un solo relato de multiplicación de los panes, mientras que en
San Marcos y en San Mateo, hay dos); como, igualmente, la alusión
a las doce tribus de Israel (cfr. Lc. 22, 30).
¿Según esa nueva manera de ver las cosas, el evangelista San
Lucas, estará utilizando la historia del niño perdido, para darnos la
idea de que ahora se trata del nuevo reinado, ahora no de maldad,
sino de beneficios? ¿Igual estará utilizando la misma idea subyacente
en la alusión a “doce años” en el caso de las enfermas, la niña y la
mujer de flujo de sangre, y, hará alguna conexión temática con los
doce años de Jesús en el Templo?
A este punto se podría alegar que se están forzando los datos.
No nos detengamos en defensas, o a favor o en contra. Simplemente
ahí están los datos. Nos corresponde hacer teología desde la
mentalidad de Revelación intentando tener una visión global y en
estrecha conexión, respetando todas las posibles apreciaciones. Pero
ahí están los datos para hacer teología. Y nuestro objetivo es intentar
comprender la experiencia del jardín del Edén que es la clave de
todas las Sagradas Escrituras, para intentar comprender, igualmente,
la perdida de la paz en el hombre, y la recuperación de esa paz, que
es y representa el niño de Belén, que es la noticia de los pastores.
Nos motiva la idea de la comprensión de la historia (teológica
y humana al mismo tiempo y sin separación) del proyecto querido
por Dios desde la creación. Por lo menos, en lo que nos refiere el
libro del Génesis, en su sentido plenamente teológico (antropología
teológica).

40
- Sexta Conferencia “¿ No sabían que tengo que estar en la
casa...?” -

¿Y, qué tiene que ver ese intento de comprensión del jardín
del Edén, con su aplicación al auténtico sentido de la historia, con la
historia del niño perdido en el Templo? Tiene que ver todo. Veamos.

El les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo


debía estar en la casa de mi Padre?»

Si en nada favorece, desde el punto de vista sociológico, la


situación de la perdida del niño Jesús, en menos favorece la
respuesta del niño a sus padres: “El les dijo: «Y ¿por qué me
buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi
Padre?»”.
¿No podría aparecer como grosera esta respuesta? ¿Dónde
queda el modelo de familia?
¿No podría interpretarse esa respuesta como “no se metan en
lo que nos les incumbe? ¿Cada uno a lo suyo. Yo estoy en lo mío. No
se metan?
¿Y, en esa respuesta, no estará diciendo que cada uno en la
historia y en lo que le corresponde?
¿No será ya esa respuesta un recurso del autor(es) del
evangelio de San Lucas, en inspiración divina de Revelación, que es
en el asumir cada cual su historia, aún la de Jesús, la clave de la paz
y de la realización del pleno goce en el jardín del Edén?
Se habla muy insistentemente de las tentaciones de Jesús en
el desierto (cfr. Lucas 4, 1-14), como la ocasión que le presenta el
demonio para torcer el sentido de la historia de Jesús, como también
la intervención de Pedro cuando le sugiere a Jesús que no vayan a
Jerusalén porque lo van a matar (cfr. Mateo 16, 21-24); en lo del
César a lo que es del César y a Dios lo que es de Dios (cfr. Mateo,
22, 15-22); también en el Huerto de los Olivos (cfr. Lucas 22, 38-
42); pero, ¿no se podría aplicar en este apartado del niño en el
Templo, también una ocasión de tentación de desviar el curso de la
historia, en el caso concreto de Jesús?

41
- Dejad que los niños vengan a mi... -

¿No será y no estará implícita la referencia a la historia,


universal (teológica) y única (personal e individual) en esa respuesta
del niño a sus padres?
¿No será esa la constante del evangelista San Lucas y con
ello está haciendo referencia ya a la experiencia del jardín del Edén?
¿No será esa la referencia teológica y que es la conexión de
inspiración de Revelación de toda la Biblia y de la que es heredero
explícito San Lucas, en la constante referencia a la experiencia del
jardín del Edén?
¿El desvío de la historia (teológica-humana) no será la
constante para la pérdida de la paz?

La referencia a la historia en la constante del mensaje de


Jesús, según los evangelios:

Es sorprendente la constante referencia a la historia por parte


de Jesús en toda su vida terrena.

Cargar la cruz:

¿Será la evasión de la propia historia la pérdida de la paz?


¿Ahí estará la clave de la interpretación, tanto de la vida de Jesús,
como la de la experiencia del Reino de los Cielos, y, por
consiguiente, de la experiencia originaria (teológicamente) del jardín
del Edén?
En todo caso, es sorprendente. La constante del mensaje de
Jesús no es otra cosa a la invitación a que cada uno cargue su cruz y
lo siga. Pero, no la cruz de Jesús, sino la de cada uno.
Lucas 9, 23: “Decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos
de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame”.
No es necesario que citemos todas las veces esa constante
referencia. Es permanente. Además es la condición: Lucas 19, 20-22:
“Les dijo: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro le contestó:
«El Cristo de Dios.» Pero les mandó enérgicamente que no dijeran

42
- Sexta Conferencia “¿ No sabían que tengo que estar en la
casa...?” -

esto a nadie. Dijo: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, y ser
reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser
matado y resucitar al tercer día.»
Resultante: resucitar al tercer día. Condición: tomar la cruz.
¿Será la cruz la referencia teológica de asumir cada uno la
historia, es decir, en la experiencia del jardín del Edén?
¿Asumir será la condición para volver a experimentar la paz
de la experiencia del jardín del Edén?
¿No asumir será la pérdida de la paz?
¿Asumir será ser dueño de las circunstancias?
En todo caso, sigamos con las tentaciones de Jesús en el
desierto, para entender toda esta aplicación a la historia y con el
bautismo de Jesús en el Jordán, porque son claves para entender
nuestro sentido de estadía en el jardín del Edén.

43
Séptima Conferencia:

No sólo de pan vive el hombre...

Lucas 4, 1-14:

Jesús, lleno de Espíritu Santo, se


volvió del Jordán, y era conducido por el
Espíritu en el desierto, durante cuarenta días,
tentado por el diablo. No comió nada en
aquellos días y, al cabo de ellos, sintió
hambre.
Entonces el diablo le dijo: «Si eres
Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta
en pan.»
Jesús le respondió: «Esta escrito: No
sólo de pan vive el hombre.»
Llevándole a una altura le mostró en
un instante todos los reinos de la tierra; y le
dijo el diablo: «Te daré todo el poder y la
gloria de estos reinos, porque a mí me ha sido
entregada, y se la doy a quien quiero.
Si, pues, me adoras, toda será tuya.»
Jesús le respondió: «Esta escrito:
Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás
culto.»
Le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el
alero del Templo, y le dijo: «Si eres Hijo de
Dios, tírate de aquí abajo; porque está
escrito: A sus ángeles te encomendará para
que te guarden.
- Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -

Y: En sus manos te llevarán para que


no tropiece tu pie en piedra alguna.»
Jesús le respondió: «Está dicho: No
tentarás al Señor tu Dios.»
Acabada toda tentación, el diablo se
alejó de él hasta un tiempo oportuno.
Jesús volvió a Galilea por la fuerza
del Espíritu, y su fama se extendió por toda la
región.

Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y era


conducido por el Espíritu en el desierto...

Jesús, lleno de Espíritu Santo. Siguiendo el recorrido del


Evangelista San Lucas, se sobre entiende, porque antes había sido
bautizado por Juan. El Evangelista resalta ese detalle y lo refiere,
justo, antes, de las tentaciones.
Aquí, surgen de inmediato, las preguntas: ¿O, sea, que antes,
Jesús, no tenía el Espíritu Santo? ¿El Espíritu Santo, que descendió
sobre Jesús, en forma corporal, como una paloma, como nos los
refiere el mismo Evangelista (cfr. Lc. 3, 22), estaba condicionando a
Jesús, para el antes y el después?
Si comparamos con los paralelos, es decir, Mateo 3, 13-17 y
Marcos 1,9-11, encontramos una diferencia. En Lucas, hace
referencia, a que fue engendrado hoy, es decir, en ese momento,
pareciera. En Marcos 1, 11 y en Mateo 3, 17: «Tú eres mi Hijo
amado, en ti me complazco.» ¿Cuál es la diferencia entre esas dos
maneras de presentar el mismo acontecimiento del bautismo en el
Jordán, y de la voz del cielo? En la de Lucas, pareciera, que es en ese
momento, que es engendrado, y en los otros dos, ya era el Hijo,
amado, y, en quien se complace. ¿Entonces, era, ya, el Hijo, o, en ese
momento, es que se engendra? Pareciera, hacerse una diferencia. La

45
- Dejad que los niños vengan a mi... -

diferencia pareciera estar en el recurso escriturístico, que utilizan en


cada caso. Lucas, utiliza el salmo 2,7, en donde aparece la idea del
Siervo; mientras que San Mateo y San Marcos, utilizan como fuente
de referencia a Isaías 42, en donde aparece la idea de Rey (cfr. la
nota que hace la Biblia de Jerusalén, Desclée de Brouwer, Bilbao,
del año 1975, al respecto, p. 1463). En el Evangelio de San Juan la
referencia es de Juan el Bautista (Jn. 1, 29-34):

Al día siguiente ve a Jesús venir hacia él y


dice: «He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado
del mundo.
Este es por quien yo dije: Detrás de mí viene
un hombre, que se ha puesto delante de mí, porque
existía antes que yo.
Y yo no le conocía, pero he venido a bautizar
en agua para que él sea manifestado a Israel.»
Y Juan dio testimonio diciendo: «He visto al
Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se
quedaba sobre él.
Y yo no le conocía pero el que me envió a
bautizar con agua, me dijo: “Aquel sobre quien veas
que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que
bautiza con Espíritu Santo.”
Y yo le he visto y doy testimonio de que éste
es el Elegido de Dios.»

Era conducido por el Espíritu en el desierto20...

Este detalle es muy importante resaltarlo: conducido... en el


desierto.

20
Ya este apartado ha sido analizado en el tomo II de Lo que aparece en los
Evangelios (pero que no se dice). Tomamos prácticamente todo lo que dicho y
analizado en ese capítulo porque es clave para entender el sentido de la historia
que es la constante de Jesús, con el asumir la cruz.

46
- Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -

¿Dónde suceden las tentaciones? En el desierto. ¿Por qué en


el desierto, y, no, en la ciudad? ¿Es que en la ciudad no hay
posibilidad de tentaciones, sí, es, que quería pasar por las
tentaciones? ¿Y, si en la ciudad, o sitio poblado, no hay posibilidad
de tentaciones, entonces, por qué se va, justo, al desierto?
¿Qué significa, en clave bíblica y teológica, el desierto?
¿Tenía, Jesús, necesidad de irse al desierto? ¿Y, sí tenía
necesidad de irse al desierto, qué iba a hacer? ¿El desierto, no es,
precisamente, eso, desierto? ¿A hacer, qué? Esto puede servirnos
como clave. Resaltémosla. Pueda que aquí esté la clave. No se sabe.
Pero, hay contradicción, aparentemente. Pero, en esa aparente
contradicción, ¿no se irá a repetir la teología de los opuestos21, como
habíamos descubierto, anteriormente? ¿Será opuesto desierto a
ciudad? ¿Habrá, justo, ahí, una teología de los opuestos?
¿O, será, más bien, desierto-tentación, como uno de los
opuestos, implícitos en la Biblia?

Era conducido por el Espíritu:

El caso es que Jesús era conducido por el Espíritu en el


desierto. Sin embargo, surge un detalle interesante, según se
desprende del relato y de la frase entresacada: Jesús, estaba en el
desierto. Pero, no estaba sólo. Tenía la conducción del Espíritu.
Entonces, no estaba tan sólo. Le acompañaba el Espíritu. No eran tan
desierto, el desierto, para Jesús. Tenía compañía. Nada, más, y, nada,
menos, que el Espíritu Santo. Así, cualquiera se retira al desierto, se
podría alegar.
¿Significa, entonces, que se puede ir al desierto, con todo y
todo, siempre y cuando se sepa que se cuenta con la asistencia del
Espíritu Santo?

21
Véase el capítulo de la parábola del trigo y de la cizaña analizado en el tomo II
del libro Lo que aparece en los Evangelios (pero que no se dice), en donde se
descubre que los opuestos es una teología, y por lo visto querido por Dios, según
toda la Biblia.

47
- Dejad que los niños vengan a mi... -

¿Qué significa contar con la asistencia del Espíritu,


justamente, en el desierto? ¿Qué significa conducido por el Espíritu?
¿Qué estará diciendo el Evangelista con esa frase de conducido por
el Espíritu en el desierto?
¿No habrá implícita una aplicación de los opuestos, y que nos
ha sido tan útil haberlo descubierto, en esa frase del evangelista?
¿Un opuesto, no será, conducido-dejado? ¿Entonces, no estará
implícito en conducido, su opuesto, es decir, dejado, abandonado?
¿No estará implícito otro opuesto en conducido-desierto? ¿Sí, se está
conducido, ya no se está tan desierto, el desierto; o, sí?
Tal vez, ahí, está la clave. Tal vez.
¿Qué se entiende por el Espíritu, en el entresacado que hemos
hecho de San Lucas? Hagamos todas las preguntas posibles a por el
Espíritu: ¿Quién conduce a Jesús? El Espíritu. Estamos claros. Pero,
¿qué es el Espíritu o quien es el Espíritu, a quien representa?

El Bautismo en el Jordán, ayuda y la clave de la


interpretación:

Si tenemos presente las diferencias entre los tres


evangelistas, respecto del bautismo de Jesús; Jesús, recibe el Espíritu
en el bautismo en el Jordán. Y la voz que sale del cielo confirma y
afirma que Jesús, es el Hijo amado, tanto en la metodología de los
autores, ya siervo, ya Rey. Si tenemos en consideración ese detalle,
ahí, está la clave para entender, quién es el Espíritu, o qué
representa: es la confirmación de que Jesús es el Hijo amado, en
quien se complace el Padre: yo te he engendrado hoy, dice San
Lucas. El Espíritu tiene esa finalidad: confirmar al Hijo, por la voz
del Padre. El Espíritu, en sí, como tal, hubiera quedado incompleto,
si no lo confirma la voz.
Estamos en un punto muy delicado. Incluso, justo, para
cometer una herejía, o, mantenerse en el dogma de la fe de la Iglesia.
Un paso en falso, y nos queman en la hoguera, por decirlo, de alguna

48
- Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -

manera. Pero, no hay de qué temer, porque estamos ajustados a la fe


de la Iglesia, a la que nos sometemos, con sumisión de fe.

El Espíritu: clave:

Entonces, el Espíritu se convierte, desde entonces, en la


confirmación del Hijo por el Padre, justamente, en el Bautismo,
según la mentalidad de los evangelistas. El Espíritu, no es otra cosa
que la confirmación, y, con ello, la plenitud del Padre en el Hijo por
el Espíritu. Por lo menos, desde las perspectivas de los Evangelios,
en el caso concreto del Bautismo en el Jordán. Y, esto es, pura
teología bíblica, en el caso concreto del bautismo, según los
Evangelios. Desde entonces ya no se puede hablar del Padre, del
Hijo y del Espíritu, por separados, porque quedó confirmado en el
Bautismo en el Jordán, que son una misma realidad: el Hijo
confirmado y ratificado por el Padre en el Espíritu. El espíritu es la
conexión existente entre el Padre y el Hijo, y, desde, entonces, ya el
Espíritu no puede separarse, ni entenderse, sino con el Padre y el
Hijo, pues es su confirmación.
¿Y, para qué todo este rodeo? Pues para poder comprender la
afirmación del Evangelista San Lucas, al decir, justo, antes de las
tentaciones, que Jesús, era conducido por el Espíritu en el desierto.
Y, es clave, porque, al preguntarnos quién es el Espíritu, tenemos que
decir, que la confirmación del Padre en el Hijo22, que era conducido
en el desierto. Con más razón, para sostener, que no estaba sólo;
más, aún, también estaba el Padre.
Hasta aquí, hemos avanzado bastante, y, todo, desde los
hallazgos. Que ya lo habían hecho los teólogos. Pues, sí. Pero, para
nosotros, pareciera una novedad. Y, lo más sabroso, es que nos suena
como si lo hubiésemos descubierto nosotros. Por eso, que adquiere la
nota de que sea nuestro, aunque, es la herencia de la fe la Iglesia.

22
Véase la Encíclica Dominun et vivificantem, sobre todo 3b, y el tema del
segundo paráclito, el otro paráclito, al hablar del Espíritu Santo. Véase también el
evangelio de San Juan, 14, 16.

49
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Pero, no nos quiten el sabor de sentirnos descubridores de mundos


nuevos, aunque, no lo seamos, en verdad.
¿Qué representa, desde nuestros hallazgos-descubrimientos,
el Espíritu? La confirmación del Hijo por el Padre. Muy bien. ¿Pero,
esa confirmación está en función de qué o de quiénes? ¿En función
del Padre, y, eso, para qué, en qué se beneficia? En caso de
beneficiarse. ¿Cuál es su beneficio y provecho? ¿Se beneficia el
Hijo, en qué, y, para qué, en caso de beneficiarse? 23. Igual se aplica
al Espíritu. ¿En qué se benefician? Y la respuesta la encontramos en
el mismo evangelio de San Lucas: en que la gloria a Dios, está, en
que el hombre tenga paz, como ya habíamos analizado en un
capítulo anterior. Paz, que se personifica en el Hijo, precisamente.

Conducido por el espíritu: cumplimiento del auténtico


sentido de historia:

¿Entonces, cuál es el sentido de conducido por el Espíritu,


que nos tiene hasta el fondo, en este análisis?
Diera la impresión de que esa frase está haciendo referencia
al sentido auténtico de la historia. No al sentido histórico de la
historia, que sería la sucesión cronológica, sino, al sentido teológico
de la historia, más, aún, del sentido teológico-histórico de las
Sagradas Escrituras. Sí. A eso.
Ya, en el hecho teológico del bautismo de Jesús en el Jordán,
se está confirmando el sentido teológico de la historia de las
Sagradas Escrituras. El Padre confirma (el Espíritu) en el Hijo su
plan de salvación para el hombre. Allí, queda plasmado que se trata
de la historia teológica: para que el hombre tenga paz. La paz, es el
culmen de la historia. Y, esa paz, ya ha empezado. Por eso, el
anuncio del ángel a los pastores y las alabanzas de la multitud
celestial del Evangelio, precisamente, de San Lucas.
Se está cumpliendo el sentido teológico de la historia de la
Salvación, no de Dios solo, sino del hombre-Dios, como ser, también
23
Cfr. Encíclica Redemptor hominis.

50
- Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -

histórico, y, también, teológico. Y, así, sin saberlo, vuelve a hacerse


presente en nuestros descubrimientos, la aplicación de un otro
opuesto: historia-teología; existencia-teología; confirmación-historia.
Ya no como opuestos, en el sentido estricto, sino como
complementarios, como habíamos descubierto que tenía el valor de
los opuestos, desde nuestros análisis.
Y, así, la sospecha que habíamos colocado de la existencia de
un supuesto opuesto en espíritu-desierto, pasa, ahora, a la
confirmación de la existencia definitiva de ese opuesto: desierto-
conducido; desierto-guiado, con un carácter maravilloso del
auténtico sentido de la historia. Porque, hay, allí, justo, allí, en esa
afirmación del Evangelista San Lucas, una confirmación de la
historia-historia e historia-teología, adquiriendo, con ello, la historia,
un valor único y sorprendente.
Precisamente, por la conducción del Espíritu.
Entonces, se entiende, la afirmación del Evangelista: Jesús
era conducido por el Espíritu en el desierto. Precisamente, porque el
Espíritu es la confirmación de la historia, y, con ello, de la teología,
en donde historia y teología, no se oponen, sino que se
complementan.
Y, es, entonces, que en el desierto, Jesús, no puede caer en las
tentaciones, porque está siendo conducido por el Espíritu, es decir,
por la confirmación de la historia Dios-hombre, teología-humanidad.
Y, no puede caer, porque, Jesús, no había perdido la comprensión de
la historia, pues contaba con la confirmación, que se daba,
precisamente, por el Espíritu.
Sólo, así, se entiende el relato del bautismo de Jesús en el
Jordán, y, con ello, implícitamente ligado y unido el relato de las
tentaciones de Jesús en el desierto.
Jesús confirmaba la historia del Padre. Y, con ello, queda ya
la fórmula de la Trinidad: Jesús-confirmación-Padre; o, en términos
más elevados: Hijo-Espíritu-Padre, independiente-mente de cómo se
barajeé, la posición del Padre y del Hijo. No importa, el resultado es

51
- Dejad que los niños vengan a mi... -

el mismo: la historia. En donde el Espíritu, definitivamente es la


clave de la confirmación, o la confirmación misma.
Tenemos que volver a la cita que nos tiene tan entusiasmados
para re-leerlas desde los descubrimientos hechos. Verán, que, ahora,
tiene otro sabor y otro sentido, quizás, el auténtico:
Lucas 4, 1-14:

Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del


Jordán, y era conducido por el Espíritu en el desierto,
durante cuarenta días, tentado por el diablo. No
comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos, sintió
hambre.
Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de
Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.»
Jesús le respondió: «Esta escrito: No sólo de
pan vive el hombre.»
Llevándole a una altura le mostró en un
instante todos los reinos de la tierra; y le dijo el
diablo: «Te daré todo el poder y la gloria de estos
reinos, porque a mí me ha sido entregada, y se la doy
a quien quiero.
Si, pues, me adoras, toda será tuya.»
Jesús le respondió: «Esta escrito: Adorarás
al Señor tu Dios y sólo a él darás culto.»
Le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el alero
del Templo, y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de
aquí abajo;
porque está escrito: A sus ángeles te
encomendará para que te guarden.
Y: En sus manos te llevarán para que no
tropiece tu pie en piedra alguna.»
Jesús le respondió: «Está dicho: No tentarás
al Señor tu Dios.»

52
- Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -

Acabada toda tentación, el diablo se alejó de


él hasta un tiempo oportuno.
Jesús volvió a Galilea por la fuerza del
Espíritu, y su fama se extendió por toda la región.

Las tentaciones, como tal:

Ya, para qué nos vamos a dedicar a las tentaciones, si todo


quedó aclarado. Jesús, con el auténtico sentido de la historia, por la
conducción del Espíritu, las superó. Sí estaba claro de lo que quería,
porque lo quería el Padre, confirmado en el Espíritu, está de más
conjeturar porque ya la verdad está esclarecida. Su claro sentido y
conocimiento de la historia, también su historia, porque era la
historia del mundo-Dios, Dios-hombre. Ya lo teologizaba-
humanizaba el Evangelista San Mateo 1, 23: “Ved que la virgen
concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre
“Emmanuel”, que traducido significa: «Dios con nosotros.»
De todas maneras para no quedar como desagradecidos,
refiramos, solamente, las tentaciones, sin entrar en detalles, pues
quedó todo iluminado por el análisis que se hizo:

Sintió hambre (primera tentación):

Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de


Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.»
Jesús le respondió: «Esta escrito: No sólo de
pan vive el hombre.»

El poder (segunda tentación):

Llevándole a una altura le mostró en un


instante todos los reinos de la tierra; y le dijo el
diablo: «Te daré todo el poder y la gloria de estos

53
- Dejad que los niños vengan a mi... -

reinos, porque a mí me ha sido entregada, y se la doy


a quien quiero.
Si, pues, me adoras, toda será tuya.»
Jesús le respondió: «Esta escrito: Adorarás
al Señor tu Dios y sólo a él darás culto.»

Tercera tentación:

Le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el alero


del Templo, y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de
aquí abajo; porque está escrito: A sus ángeles te
encomendará para que te guarden.
Y: En sus manos te llevarán para que no
tropiece tu pie en piedra alguna.»
Jesús le respondió: «Está dicho: No tentarás
al Señor tu Dios.»
Acabada toda tentación, el diablo se alejó de
él hasta un tiempo oportuno.

En todas, y, cada una, tenía claro el sentido de la historia.


Sabía a qué venía: a cumplir la historia. La teología-humanidad; Dio-
hombre; paz-hombre. El evangelista, al final, sin embargo, deja
abierta la posibilidad de otra tentación: hasta un tiempo oportuno: en
el Huerto de los Olivos, vísperas de la Pasión, Muerte, Resurrección.
Otro opuesto: muerte-resurrección.
La misma manera de terminar el relato tiene una teología de
los opuestos: ahora-después (acabada-tiempo oportuno).

Aplicación teológica-histórica para nuestras vidas de las


tentaciones de Jesús en el desierto:

La diferencia entre Jesús y nosotros, está, en que, nosotros, sí


perdemos el sentido de la historia. Perdemos el sentido del pasado y

54
- Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -

del futuro. Perdemos nuestro sentido del ayer, y, con ello, el de


mañana. El presente está representado por cada ocasión. Y, es, en el
presente, justamente, ahí, donde se nos pierde el sentido de nuestra
historia. Y, es, cuando, entonces, se nos presenta el cambio de
rumbo, de brújula, de situaciones. Se nos olvida mirar atrás, donde
está el sentido de nuestra auténtica historia. Y, chupulún, los
problemas en que nos metemos. Entonces, los lamentos y ayes.
¿Dónde está el problema? Nuestro sentido de la historia.
Nuestras amnesias respecto a nuestro ayer, en donde se hicieron
grandes o pequeñas decisiones u opciones. Ahí, está la diferencia.
Sin embargo, para consuelo, miremos la parábola del trigo y
de la cizaña, que analizamos en un apartado anterior. ¡Qué
reconfortante, entonces, esa parábola!
Es, entonces, cuando este libro se convierte en especial, con
su gran descubrimiento de las riquezas teológicas. ¡Cómo negar,
pues, que vale la pena que perdamos el tiempo, en esta pérdida de
tiempo!
Como es evidente que Jesús no perdió el sentido de la
historia, y con ello, de la suya propia, y, no podía perderla, desde
nuestros análisis; pero, como, también es evidente, que nosotros, sí
la perdemos, reconfortémonos con los mismos detalles de las
tentaciones, relatadas por el Evangelista San Lucas, teniendo en
cuenta algunos elementos de utilidad, como los siguientes:

El desierto:

¿Dónde suceden las tentaciones? En el desierto, nos refería el


Evangelista San Lucas. ¿Qué se puede entender por en el desierto?
Ya la palabra lo está diciendo: en nuestras necesidades, en
nuestras carencias, en nuestros momentos “de estar necesitados de”.
Por ahí nos va a venir. Justo por ahí. Cada cual las sabe: tal vez de
pan.
¿Qué se podría entender por pan? Lo que nos alimenta,
definitivamente. ¿Y, qué nos alimenta? Por un lado, el pan material,

55
- Dejad que los niños vengan a mi... -

propiamente, dicho. Pero, por otro, los otros panes: el afecto, la


seguridad, la estima, la alegría, la diversión, el ser tomados en
cuenta, el sentirnos importantes, la familia... Por ahí, se nos asoma el
desierto, y, por ahí se nos puede ir la pérdida del sentido de la
historia.
Lleno de Espíritu Santo, era conducido por el Espíritu en el
desierto...

Habíamos dicho que el Espíritu es la confirmación en el Hijo


por el Padre. Tal vez, aplicado a nosotros, desde las perspectivas del
Evangelista San Lucas, esa constante confirmación de nuestra
historia, de nuestro ayer, que será el mismo mañana, nos ayudará, a
no perder el auténtico sentido de nuestro presente histórico. Mirar
atrás, de vez en cuando.
¡Oh, perdón! Estamos dando recetas. No es nuestra tarea.
Para eso existen tantos libros de psicología práctica y vivida que
abundan por todas partes.
¡Perdón!
Nuestra tarea era hacer teología. Más de ahí, es perder,
justamente, la perspectiva
¡Epa, pues!

Terminemos con la parte final del mismo Evangelista


analizado en este capítulo: Acabada toda tentación, el diablo se alejó
de él hasta un tiempo oportuno.
No es muy halagador que digamos. Pero, es. Y que nos asista,
igualmente, el Espíritu, para confirmar, precisamente, cuando
estemos en la tentación del Huerto de los Olivos, que es donde se
volvió a presentar la tentación a Jesús. Sin olvidar, que todo termina
y se completa, nada, más, y, nada, menos, que en la Cruz.

¡Que el Espíritu nos asista!


Amén.

56
- Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -

¿Y, sí nos vemos envueltos en la tentación y sucumbimos?


Tenemos a Pedro y a Judas Iscariote, como modelo y
ejemplos teológicos-humanos. Pedro, no perdió las perspectivas y
volvió a su camino. ¿Judas Iscariote? Ahí, la diferencia.

¿Será el asumir la verdadera experiencia del jardín del Edén?


Pareciera.
Y estamos, o por lo menos, tenemos que estar en la
experiencia del jardín de Edén porque allí nos ha colocado Dios, al
menos, como proyecto teológico. Esa es la paz. No otra.

57
Octava Conferencia:

“Así en la tierra como en cielo”

"Padre nuestro que estás en los cielos,


santificado sea tu Nombre; venga tu Reino;
hágase tu Voluntad así en la tierra como en el
cielo.
Nuestro pan cotidiano dánosle hoy; y
perdónanos nuestras deudas, así como
nosotros hemos perdonado a nuestros
deudores; y no nos dejes caer en tentación,
mas líbranos del mal", (Mateo 6:9-13).

La paz en el hombre es posible (el niño de Belén es su


garantía):

Estamos hasta aquí claro que la paz experimentada en la


experiencia del jardín del Edén es posible revivirla. A eso viene el
niño de Belén. Porque ese el proyecto querido por Dios.
Ahora bien: ¿dónde y cuando se realiza el proyecto del jardín
del Edén, según el Génesis? Si seguimos todo el itinerario de la vida
y del mensaje de Jesús, para lo que nos ayuda el segundo paráclito24,
tenemos que decir que en la realidad del Reino de los Cielos,
propuesto por Jesús. Aunque, en la vida de Jesús, por lo menos en la
tierra, se realiza justamente en el Huerto de los Olivos, primero, y,
finalmente en la cruz, en su muerte.
De hecho, en la tentación del Huerto de los Olivos, se trata de
la lucha y de la repetición de la historia del Génesis, en donde se
redime la historia en la petición desgarradora, según los evangelios,
de que “no se haga mi voluntad sino la tuya” (cfr. Lucas 22, 38-42),
al punto de “sudar como gotas de sangre” (cfr. Lc. 22, 44). Sí; pero,

24
Cfr. San Juan 14, 16; Dominun et vivicantem.
- Octava Conferencia: Así en la tierra como en el cielo... -

eso se realiza de manera definitiva en el Hijo, en su muerte, ¿pero,


en el hombre, cuando se realiza? También justo ahí, definitivamente.
En eso consiste la Redención. ¿Pero, en una actitud práctica y
concreta en el transcurrir de la propia historia del hombre? Porque,
allá, en los Olivos y en el Gólgota se realiza de manera universal
(teológica), pero, en el hombre, de manera individual, se realiza en la
práctica de la oración del Padre nuestro.
De allí que en la oración del Padre nuestro esté la síntesis de
toda la experiencia del jardín del Edén.
Enséñanos a orar, le piden a Jesús sus discípulos, así como
Juan les había enseñado a orar a algunos de ellos, que ahora, eran
discípulos de Jesús, y que antes lo habían sido de Juan el Bautista.
Por eso la petición: así como Juan les había enseñado (cfr. Mt. 6,8).

Padre nuestro que estás en los cielos:

Mucho se ha dicho y se dirá de esta oración. Muchas cosas


nuevas seguirán siendo nuevas, cada vez. Pero, entre otras de la
muchas, nuevas, tal vez, en este análisis y estudio con la experiencia
del jardín del Edén, está en que Jesús está colocando, y con ello
enseñando, que el dueño del jardín es el dueño del jardín: “Padre
nuestro que estás en los cielos”.
En donde los cielos, pudiera significar, dueño de todo y de
todos.
¿No será un reconocer, otra vez, y esta en la enseñanza de
toda auténtica oración, de que hay unos límites que hay que guardar,
reconocer y promover al mismo tiempo? De hecho, las diferencias
entre “cielos” y “”cielo” en relación a tierra, que era la relación,
consiste en que cuando aparece en plural es para reconocer la obra
de Dios en lo creado, mientras que cuando aparece en singular es
para marcar las distancias entre el hombre y Dios (por ejemplo en la
Torre de Babel).
¿A cuáles “cielos” se refiere en la oración del Padre nuestro?

59
- Dejad que los niños vengan a mi... -

¿”Cielos” no hará referencia a la universalidad de lo creado y


que es necesario reconocerlo y que tiene que ser así?
En un estudio, bajo la inspiración de poeta, se ha hecho un
estudio, un poco tímido quizás, cuando se hizo, pero, ahora, con
convicción y sorpresa maravillosa, de que no es lo mismo “cielos”
(en plural) que “cielo” (en singular) en la oración del Padre nuestro25.
Y que ambas maneras tienen sus diferencias y la sorpresa está en que
la propia oración del Padre nuestro aparece su distinción.
Justamente, en plural y en singular, las dos maneras cuando aparece
referidas en la oración que Jesús nos deja como modelo de oración.
Cuando se reflexionaba entonces sobre las diferencias y se
dedicaba tiempo y estudio para descubrirlas se relacionaba al cielo
con el corazón y a la tierra con la cabeza. Sorpresas de poeta que han
dado sus resultados, por lo menos para quien se arriesgaba a ello. No
es sino una aproximación a las mismas verdades por caminos
distintos, pero experiencias válidas, en todo caso. Ahí se dejan los
resultados.
¿Y esa experiencia, desde la oración, no es la misma que la
del jardín del Edén, y, también de la del Reino de los Cielos?
En la relación de poeta se descubría que en la oración del
Padre nuestro, Jesús, nos enseña que tenemos que pedir que se haga
la voluntad de Dios, que ya se hace en lo creado, que se haga en
nuestras realidades históricas, para hacer juntos el Reino que Dios
quiere.
Y, así, como ya se hace la voluntad del Padre (que es nuestro)
en todo lo creado, porque suyo es el jardín, y es su dueño, nos enseña
que pidamos que se haga también su voluntad en el cielo del hombre.
Aquí estaba la sorpresa del descubrimiento, entonces, de las
diferencias de “los cielos” y del “cielo”, como haciendo insistencia
que, justo ahí, está y estaba la diferencia.
Porque ya en lo creado se hace la voluntad del Padre (los
cielos), pero, no así, en cambio, en el hombre (el cielo).

25
Véase el libro de Albarrán, D., Así en la tierra como en el cielo (reflexiones de
poeta sobre el Padre nuestro).

60
- Octava Conferencia: Así en la tierra como en el cielo... -

Igual se podría aplicar a la experiencia del jardín del Edén.


¿Dónde está el problema? En que se ha perdido la capacidad
de la relación Creador-Criatura. Tal vez, en eso consista la clave de
la oración del Padre nuestro: que nos está recordando el rescate de
esa relación.
En Jesús se da el restablecimiento de las relaciones perdidas
en el sentido del libro del Génesis.
Y parece lógico esta nueva manera de mirar los textos
bíblicos.
Porque, en el relato del Génesis, el problema se presentó por
la fruta del árbol prohibido: no comerás, so pena de muerte. El
hombre infringe (en sentido teológico) y en la oración del Padre
nuestro, se nos enseña que pidamos que el Padre nos dé el pan de
cada día. ¿Habrá alguna relación a esa experiencia del jardín del
Edén en la rica oración del Padre nuestro? Pareciera.
¿En el caso (teológico) del libro del Génesis Dios iba a
abandonar a la criatura y le había desprovisto de comida en el jardín
del Edén? Según el relato (su sentido teológico) el hombre podía
disponer de todo. Pero, había un recordatorio: no comer del árbol
prohibido (su sentido teológico-bíblico)
¿No nos está recordando el mismo Jesús, que pidamos que
nos dé el pan cotidiano, y que no nos deje caer en tentación?
¿De qué tentación nos estará previniendo Jesús en la oración
del Padre nuestro? Si nos ceñimos al texto del Génesis con su rica
carga de contenido teológico, está claro, que nos libre, así como en el
Génesis, de caer en la tentación de necesidades que no tenemos,
porque ya lo tenemos todo, y podemos disponer de todo, porque
estamos, precisamente, en el jardín del Edén, y todo, absolutamente
todo nos está permitido.
¿Por qué inventarnos necesidades que no tenemos? ¿Será que
nos hace falta lo que creemos que nos hace falta? ¿Nos hace falta
porque nos hace falta, o nos falta porque las circunstancias nos han
creado necesidades artificiales?
¿No será esa la tentación?

61
- Dejad que los niños vengan a mi... -

¿No será que el entorno nos hace perder el sentido de la


historia, tanto teológica y personal, y, ahí, será que nos está
previniendo el propio Jesús, que pidamos no caer?
¿En el caso de las tentaciones de Jesús en el desierto, no
estaba sucediendo la misma historia del diálogo entre la serpiente y
la mujer? ¿No le estaría creando la situación una necesidad artificial,
ser dueño del mundo, cuando ya lo era? ¿Ser dueño de qué más sí ya
lo era?
¿Dueños de qué? ¿No será de la historia? ¿Y de la historia
personal, que ya es, implícitamente, la teológica, es decir, la estancia
a plenitud de la experiencia del jardín del Edén?

Hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo:

El problema está en que cada cabeza es un mundo, como se


dice, aun cuando digan que es filosofía barata. Lo será, pero, sin
duda, que cada cabeza es un mundo. Cada cual tiene su manera de
bajar las escaleras como lo señalan el cantor y el poeta (Antonio
Machado y Juan Manuel Serrat, o quien lo diga).
Aquí radica la esencia del jardín del Edén y su experiencia.
En que cuando se realiza la separación de “los cielos” de “el
cielo”(Dios y hombre por separados) se suceden las historias.
En eso consiste la pérdida de la paz. Y tiene que perderse la
paz. Se pierde la relación de la experiencia del jardín del Edén. Hay
una inversión.

Venga tu Reino:

Cuando se dan las relaciones con sus características de


relación sucede, entonces, el Reino. O su vuelta al jardín del Edén.
Esa es la paz que el niño de Belén viene a traernos y que es el
objetivo de la noticia de los ángeles a los pastores.

62
- Octava Conferencia: Así en la tierra como en el cielo... -

¿Pero, dónde y cuándo sucede ese Reino?


En las bienaventuranzas. Y eso está, implícito en la misma
oración del Padre nuestro, y en todo el programa que Jesús nos da,
según los mismos evangelios. Y que será el tema del siguiente
capítulo.

63
Novena Conferencia:

(La clave, centro y culmen del Retiro Espiritual de este año)

"Bienaventurados los pobres de espíritu,

porque de ellos es el reino de los cielos”

Mateo 5:2-11

"Bienaventurados los pobres de espíritu,


porque de ellos es el reino de los
cielos.
Bienaventurados los mansos, porque ellos
poseerán en herencia la tierra.
Bienaventurados los que lloran,
porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen
hambre y sed de la justicia, porque ellos serán
saciados.
Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de
corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por
la paz, porque ellos serán llamados hijos de
Dios.
Bienaventurados los perseguidos por
causa de la justicia, porque de ellos es el reino
de los cielos.
Bienaventurados seréis cuando os
injurien, y os persigan y digan con mentira
- Novena Conferencia: Bienaventurados los pobres de espíritu... -

toda clase de mal contra vosotros por mi cau-


sa".

En la Bienaventuranzas se experimenta la experiencia del


jardín del Edén:

Todo el programa, por decirlo de alguna manera, del proyecto


de vida que propone Jesús, el niño que nace en Belén, aparece en las
Bienaventuranzas. Y si seguimos nuestra relación es lo mismo la
experiencia del jardín del Edén al Reino de los Cielos, que propone
Jesús en su predicación.
“Ha llegado el Reino de los Cielos” es la constante del
mensaje de Jesús. El Reino de los Cielos es semejante a la levadura,
al sembrador, al pescador, a las vírgenes prudentes, etc. Todo para
insistir que ha llegado el Reino de los Cielos, y es un hecho, en su
persona, primero, y en su proyecto de vida.
Y en las Bienaventuranzas se hace realidad, como proyecto
de vida, el “venga a nosotros tu Reino” de la oración del Padre
nuestro. En esta oración se nos enseña que pidamos que se haga
realidad la unidad de los dos “cielos” (el de Dios y el del hombre)
para que se haga un solo el Reino, el del Padre que está en los
cielos. Porque en lo creado se hace ya realidad el reino de Dios,
menos, por lo visto, según las diferencias, en el hombre.
Pero, para que esa petición pueda hacerse realidad, hay una
condición y recomendación: Pobres de espíritu. ¿Y, por qué no,
exigencia?

Bienaventurados los pobres de espíritu :

La idea sobre la que estamos girando en estas reflexiones es


la de la experiencia del jardín del Edén. En donde somos co-dueños

65
- Dejad que los niños vengan a mi... -

y en donde podemos disponer de todo. Es la voluntad querida por


Dios según el proyecto teológico del libro del Génesis.
Pero para que sea la auténtica experiencia del jardín del Edén
tiene que existir, por sobre todo, la condición y el recordatorio de
que no se es el dueño del jardín. Se está colocado para vivir en él y
de él. No para hacernos sus propietarios. Aquí comienza el problema
teológico según veíamos y según se desprende del relato del Génesis.
La condición para que sea absolutamente la experiencia del
jardín del Edén es que tengamos presente siempre esa realidad: el
dueño es otro y no nosotros. El dueño es el dueño. La relación
Creador-Criatura.
Y sí se da esa experiencia de la relación, en donde la
dependencia es un hecho, a pesar de la independencia que ya se tiene
por derecho como Criatura, se da, entonces, la experiencia de la
pobreza. Se tiene y no se tiene al mismo tiempo. Se posee pero no se
es el dueño. Se puede porque se puede todo, pero, también los demás
pueden porque también son co-dueños y tienen los mismos
derechos26. Todo es de todos. Y ahí está la clave de la relación y de la
experiencia del jardín del Edén. ¿Será ese el sentido del árbol
prohibido?
¿Olvidar esa relación de la experiencia será el inicio de la
pérdida de la paz en el hombre? Es evidente que, teológicamente, sí.
Ahí está el inicio de muchos de los males del hombre.
¿O, sea, que la pérdida del sentido religioso, aún más,
teológico, es decir, de fe, es la pérdida del sentido de la relación

26
Véase todos los mensajes de carácter social, en especial, las Encíclicas:
"Rerum Novarum", Del Papa León XlII: (Año 1891), "Quadragésimo Anno", Del
Papa Pío XI (Año 1931), "Mater Et Magistra", Del Papa Juan XXIII (Año 1961),
"Mater Et Magistra", Del Papa Juan XXIII (Año 1961), "Eclesiam Suam", Del Papa
Pablo VI (Año 1964), "Populorum Progressio", Del Papa Pablo VI (Año 1967),
"Sollicitudo Rei Socialis", Del Papa Juan Pablo II (Año 1987), Mensajes Del Año
1980: "La Verdad, Fuerza De La Paz", Mensaje Del Papa Ano 1983: Un Dialogo
Por La Paz, Una Urgencia Para Nuestro Tiempo, Mensaje Del Año 1984: La Paz
Nace En El Corazón. Entre otros muchos.

66
- Novena Conferencia: Bienaventurados los pobres de espíritu... -

Criatura-Creador? Pareciera.27 Es la repetición la historia de Caín,


lamentablemente.
Es lo que en las mismas Sagradas Escrituras se señala como
dureza del corazón o de dura cerviz28. ¿Será por eso que Caín no
podía levantar el rostro? Caín, entendido en el más estricto sentido
teológico de la relación Creador-Criatura en relación a la experiencia
del jardín del Edén (y también con la realidad del Reino de los
Cielos).

EN LA PRIMERA BIENAVENTURANZA SE UNEN EL


CIELO Y LA TIERRA:

POBRE DE ESPÍRITU:

De donde, la condición más importante para asimilar la nueva


realidad del Reino de los cielos es ser pobre de espíritu. Es decir,
como si se dijera, tener la cabeza libre para poder captar las
insinuaciones sutiles pero profundas del corazón. O como si se dijera
no tener nada o estar desposeído de reino, tal vez de ideas, para
captar el corazón.
Pero no sólo captarlo sino generar la actitud consecuente de
esa suave intuición. Precisamente, porque se trata de un reino. Pero,
un reino de actitudes y de posturas existenciales y que el mismo
evangelista señala: mansedumbre, misericordia, justicia, transpa-
rencia de corazón. Y de la que me llama la atención la parte que dice
“Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”.
Tal vez, porque los que lloran, son los que sufren místicamente por
la íntima comunicación del corazón y la cabeza, cielo y tierra, y

27
Cfr. Juan Pablo II, Encíclica El Evangelio de la Vida, 21ª.

28
Cfr. Ex. 32, 9; 33, 4-5; 34,9; Dt. 9,8; 9, 13; 31,27; Ecco. 16, 11; Baruc, 2,30-33.

67
- Dejad que los niños vengan a mi... -

comprenden, al mismo tiempo, las maravillosas profundidades de


ese continuo padecer.
Reino que no sólo es comprenderlo sino captarlo. Es decir, no
sólo saberlo racionalmente, sino de vivirlo existencialmente. Pues, la
misma cita que continúa a la de las bienaventuranzas marca
automáticamente la diferencia. Dice Mateo 5:20: “Porque os digo
que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos,
no entraréis en el Reino de los Cielos”.
Precisamente, porque no se trata de saberlo, pues de hecho
todos lo sabemos racionalmente, de una o de otra forma. Sino de
generar otro tipo de relación interpersonal que es la de la justicia. Y
en ese mismo sentido la cita siguiente señala igualmente: Mateo
7:21: “No todo el que me diga: "Señor, Señor, entrará en el Reino de
los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial”.
Voluntad del Padre en la que no habrá diferencias ni preferen-
cias, pues no se trata de pertenecer al grupo que lo entienden sino
que lo viven, como se señala en: Mateo 8:11: “Y os digo que
vendrán muchos de oriente y occidente y se pondrán a la mesa con
Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los Cielos”.
Y como se trata precisamente de un reino éste mismo se
anuncia: Mateo 10, 7: “Id proclamando que el Reino de los Cielos
está cerca”. Pero tan cerca que está en nosotros mismos. Pero no
hecho para todos, sino para quienes son capaces de dar el paso de la
cabeza al corazón, es decir quienes se violentan para poder captar
sus propios corazones en vez de la cabeza, pues dice el texto que
prosigue: Mateo 11:1: “Desde los días de Juan el Bautista hasta
ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo
arrebatan”.
En ese mismo sentido está la respuesta del mismo Jesús al
justificar la comprensión y la diferencia, que no es discriminatoria
sino la recompensa al don de ser pobre de espíritu: Mateo 13:11: “Él
les respondió: "Es que a vosotros se os ha dado el conocer los
misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no”.

68
- Novena Conferencia: Bienaventurados los pobres de espíritu... -

Y, enseguida, el evangelista nos da las comparaciones del


Reino de los cielos en las que la idea general es lo sutil y pequeño,
como se puede ver en:

Mateo 13:24: “Otra parábola les propuso,


diciendo: "El Reino de los Cielos es semejante a un
hombre que sembró buena semilla en su campo”.
Mateo 13:31: “Otra parábola les propuso: "El Reino
de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que
tomó un hombre y lo sembró en su campo”. Mateo
13:33: “Les dijo otra parábola: "El Reino de los
Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer
y la metió en tres medidas de harina, hasta que
fermentó todo”. Mateo 13:44: "El Reino de los Cielos
es semejante a un tesoro escondido en un campo que,
al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por
la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y
compra el campo aquel. " Mateo 13:45: “También es
semejante el Reino de los Cielos a un mercader que
anda buscando perlas finas”. Mateo 13:47: "También
es semejante el Reino de los Cielos a una red que se
echa en el mar y recoge peces de todas clases”.

Se reconoce inmediatamente el paso dado por quien quiere


entrar en la nueva dimensión de relación, pues dice el texto que
continúa: Mateo 13:52: “Y Él les dijo: "Así, todo escriba que se ha
hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de
una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.”
Pero la única condición es, precisamente, ser pobre de
espíritu del que el modelo mismo es la capacidad de recibir y de
percibir como la de un niño: Mateo 18: 1-4: “En aquel momento se
acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: "¿Quién es, pues, el
mayor en el Reino de los Cielos”? y dijo: "Yo os aseguro: si no
cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los

69
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Cielos”. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el
mayor en el Reino de los Cielos”.
Es decir, lo que para el hombre adulto es una etapa superada,
la de la niñez, y considerada como una inmadurez el tener
comportamiento de niños, a nivel de la búsqueda, en la línea del
Reino de los cielos es la condición principal para estar en capacidad
de pertenecer a ese nuevo reinado. Se podría decir que no son los
comportamientos que el hombre se ha forjado en su cabeza como los
ideales, sino todos los contrarios. Quizás en línea de asimilación y de
la sorpresa ante lo viejo y nuevo de cada cosa propia de la capacidad
sencilla del niño.
De lo que puede decirse que a pesar de que los tienen el
dominio de la cabeza sobre las insinuaciones del corazón pueden, de
hecho, acercarse, aunque ya lo están, y captar las nuevas y eternas
leyes del Reino que está en el hombre mismo, pues en eso consiste la
capacidad del niño, como se repite en la cita inmediata a las que
hemos señalado anteriormente: Mateo 19:14: “Mas Jesús les dijo:
"Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los
que son como éstos es el Reino de los Cielos. "
De lo que surge, automáticamente, la enseñanza sobre lo
mismo de Jesús, de que es difícil que un rico capte esta nueva
dimensión, quizás porque tiene muchas seguridades y muchas ideas
en la cabeza, que está lleno de sí. Así dice así el texto que continúa:
Mateo 19:23: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: "Yo os aseguro
que un rico difícilmente entrará en el Reino de los Cielos”.
Ya que ser pobre de espíritu y niño, a la vez, es asimilar la
sencillez del corazón que exige menos y más que las complejidades
de la cabeza. Vuelve Mateo sobre las mismas ideas: Mateo 19:24:
“Os lo repito, es más fácil que un camello entre por el ojo de una
aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos”.
Pero como la sencillez del corazón puede, a pesar de los
razonamientos precisos y organizados de la cabeza, conquistar al
mismo tiempo, por sus suaves insinuaciones a través de la estrecha e
íntima comunicación entre ellos. Y comprender, al mismo tiempo,

70
- Novena Conferencia: Bienaventurados los pobres de espíritu... -

las maravillas de las verdades insinuadas, que prefiere, entonces,


sacrificar sus precisiones y sus seguridades. Y dar apertura y cabida,
plenamente, a lo que siente y saborea como imperecedero y sin
comparación. Como lo expresa, de hecho, el evangelista: Mateo
19:12: “Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y
hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los
Cielos. Quien pueda entender, que entienda".
Pues, con todo lo que supone de extraordinario no deja de ser
más que una invitación casi susurrada e imperceptible, como bien lo
dicen los textos que continúan a la cita anterior de "quien pueda
entender, que entienda", pues dicen: Mateo 20,1: “En efecto, el
Reino de los Cielos es semejante a un propietario que salió a
primera hora de la mañana a contratar obreros para su viña”.
Mateo 22,2: “El Reino de los Cielos es semejante a un rey que
celebró el banquete de bodas de su hijo”.
Invitación que requiere la respuesta libre, pero que se puede
convertir en una espada de doble filo. Pues por no entenderse ni
captarse se puede pretender que los demás no respondan libremente
a lo que sin la línea íntima de cabeza-corazón no tiene ningún
sentido. Ya lo dice: Mateo 23:13: “¡Ay de vosotros, escribas y
fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos!
Vosotros ciertamente no entráis; y a los que están entrando no les
dejáis entrar”.
Mas no sólo respuesta como tal sino el estar dispuesto y
preparado. Así como se apunta, precisamente, en la última cita del
evangelio de San Mateo: Mateo 25,1: “Entonces el Reino de los
Cielos será semejante a diez vírgenes, que, con su lámpara en la
mano, salieron al encuentro del novio”.

EN LOS DEMAS LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO:

De lo que sigue la única cita, después de Mateo, en el Nuevo


Testamento donde aparece "Reino de los cielos" pues es frecuente,
por el contrario el uso de "Reino de Dios": I Corintios 15:50: “Os

71
- Dejad que los niños vengan a mi... -

digo esto, hermanos: La carne y la sangre no pueden heredar el


Reino de los cielos: ni la corrupción hereda la incorrupción”.
Mas de donde se origina la creación del hombre nuevo como
consecuencia inmediata de ese reino de los cielos, como se señala
en: Efesios 2:15: “anulando en su carne la Ley de los
mandamientos con sus preceptos, para crear en sí mismo, de los dos,
un solo Hombre Nuevo, haciendo la paz”.
Y creando a su vez la nueva tarea por parte del hombre
mismo de: Efesios 4:24: “y a revestiros del Hombre Nuevo, creado
según Dios, en la justicia y santidad de la verdad”. Colosenses 3:10:
“y revestíos del hombre nuevo, que se va renovando hasta alcanzar
un conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador”. Con la
certeza, precisamente, de que desde ahora todo está redimensionado,
como lo señala el Apóstol en Romanos 6:6: “sabiendo que nuestro
hombre viejo fue crucificado con él, a fin de que fuera destruido este
cuerpo de pecado y cesáramos de ser esclavos del pecado”.
En donde no hay distinción, pues: Colosenses 3:10-11: “y
revestíos del hombre nuevo, que se va renovando hasta alcanzar un
conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador, donde no
hay griego y judío; circuncisión e incircuncisión; bárbaro, escita,
esclavo, libre, sino que Cristo es todo y en todos”.
Y en la que la, igualmente, la justicia nueva, como fruto de la
misma pobreza de espíritu, sigue siendo la nueva ley externa de
comportamiento humano, ya que hay, según, Colosenses 3:12-13:
“Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de
entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre,
paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente,
si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó,
perdonáos también vosotros”.
Pero, no una justicia, meramente humana, sino en la nueva
dimensión del amor, que es, precisamente, la gran novedad y la
característica especial de la realización y manifestación del "Reino
de los cielos": Colosenses 3:14: “Y por encima de todo esto,
revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección”.

72
- Novena Conferencia: Bienaventurados los pobres de espíritu... -

¿El Reino de los cielos (o la experiencia del jardín


del Edén) será una proyección o una realidad?:

A este punto cabe la pregunta: ¿entonces, el Reino de los


cielos o la experiencia del jardín del Edén, será una proyección de
algo que no se puede alcanzar históricamente? ¿Tendrán razón los
filósofos como Feurbach o Marx y otros que señalan que la religión
se convierte en opio para el pueblo porque se coloca en un futuro
inalcanzable, después de la muerte, lo que no se puede alcanzar
históricamente? ¿Será una quimera?
No es nuestra tarea, sino hacer teología. Y ahí están los datos.
En todo caso, vamos a colocar el aporte maravilloso que hace
Erasmo de Rótterdam en su libro Elogio a la locura, en donde en
tono de burla y de ironía a la época, resalta que es necesario un cierto
toque de locura para que la vida, sobre todo en sociedad, tenga
sentido. Y en el que critica ciertas posturas aparentemente sabias y
únicas, por lo menos auto-consideradas así, y como modelos, y que
no son sino una experiencia de alejamiento de la auténtica
experiencia del jardín del Edén, siguiendo nuestros descubrimientos
y hallazgos.

73
Décima Conferencia:

Algunas añadiduras que pueden ser útiles para


complementar todo lo anterior

Todo lo que se diga, a partir de ahora, por lo menos en estas


reflexiones no están sino como apéndices. Hemos llegado al culmen
en el capítulo anterior.
Cielos-cielo (corazón-cabeza). Ya lo ha dicho Karl Raher, que
“el cristiano del futuro o es hombre místico o perderá su sentido
cristiano de la historia”29. La experiencia del Jardín del Edén o
lo que es lo mismo a la experiencia existencial del proyecto
teológico querido por Dios. Esa es la paz que el niño de Belén viene
a traer al hombre. Y es posible, porque es la experiencia inicial de la
criatura: ha vivido y sabe de la experiencia del jardín del Edén.
Porque sabe y conoce de esa experiencia es que se da la relación
Creador-Criatura, y puede mantenerse en el tiempo personal de cada
uno y de todos.
Exige la pobreza de espíritu, como un niño, en esa nueva
relación, que al fin y al cabo, es ya vieja, porque el hombre ha tenido
experiencia de ello. Y la ha tenido porque es el proyecto originario
de Dios para el hombre (Génesis). Pero la ha olvidado en el
transcurso de su historia individual y particular, ya porque ha tenido
circunstancias o elementos que le han hecho crear necesidades de
pan ajeno, distinto de su propia historia; ya, porque se ha enajenado.
La enajenación es realmente nuestro peligro. Porque es la
pérdida del sentido real de la historia. Y, por consiguiente, nuestra
pérdida del auténtico sentido de la experiencia en el jardín del Edén.
Y, ahí, están todos los problemas. Al perder nuestro sentido
de la experiencia del jardín del Edén vienen de inmediato posiciones
que no hacen más que distanciarnos cada vez más. Tal vez como la
29
Verificar la cita.
- Décima Conferencia: Algunas añadiduras útiles... -

de Caín, en el caso teológico del libro del Génesis. Pero, también en


posiciones moralistas que hacen que otros se limiten en el goce pleno
de la misma experiencia, que tal vez, nosotros no estamos en
capacidad de revivir. Es triste, pero la historia es la historia.
Como nuestra tarea no es ser moralistas, nos libre Dios de
semejante atrocidad, busquemos en los mismos evangelios para
encontrar posiciones negadoras de la experiencia del jardín del Edén.
Y, sí en algo, nos vemos en ellas como reflejados, que volvamos al
encuentro del niño de Belén y que es la noticia de los ángeles a los
pastores, porque se trata de la «Gloria a Dios en las alturas y en la
tierra paz a los hombres en quienes él se complace.»

Posiciones en los evangelios negadoras de la


experiencia del jardín del Edén:

Actitud de los fariseos y otros:

Sobre el sábado y el tiempo (la historia):

Lc. 6, 1-5:

Sucedió que cruzaba en sábado por unos


sembrados; sus discípulos arrancaban y comían
espigas desgranándolas con las manos. Algunos de
los fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis lo que no es
lícito en sábado?» Y Jesús les respondió: «¿Ni
siquiera habéis leído lo que hizo David, cuando sintió
hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en
la Casa de Dios, y tomando los panes de la presencia,
que no es lícito comer sino sólo a los sacerdotes,
comió él y dio a los que le acompañaban?» Y les dijo:
«El Hijo del hombre es señor del sábado.»

Lc. 7, 36-50:

75
- Dejad que los niños vengan a mi... -

Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en


la casa del fariseo, se puso a la mesa.
Había en la ciudad una mujer pecadora pública,
quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó
un frasco de alabastro de perfume, y poniéndose detrás, a
los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba
los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba;
besaba sus pies y los ungía con el perfume.
Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía
para sí: «Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de
mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora.»
Jesús le respondió: «Simón, tengo algo que decirte.»
El dijo: «Di, maestro.»
Un acreedor tenía dos deudores: uno debía
quinientos denarios y el otro cincuenta.
Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos.
¿Quién de ellos le amará más?»
Respondió Simón: «Supongo que aquel a quien
perdonó más.» El le dijo: «Has juzgado bien», y volviéndose
hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu
casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha
mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus
cabellos.
No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha
dejado de besarme los pies.
No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis
pies con perfume.
Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos
pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se
le perdona, poco amor muestra.»
Y le dijo a ella: «Tus pecados quedan perdonados.»
Los comensales empezaron a decirse para sí:
«¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?»

76
- Décima Conferencia: Algunas añadiduras útiles... -

Pero él dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado. Vete en


paz.»

No se trata tampoco de hacer un compendio donde aparezcan


todos los casos de negación a terceros de la experiencia del jardín del
Edén. Hay muchos en los evangelios y los conocemos. Tal vez, sería
interesante referirlos todos, pero quedémonos con la idea, para
reflexionar en la posibilidad que muchas veces nos hacemos también
partícipes de esas negaciones de la experiencia del jardín del Edén.
Tal vez, es cuando sea el momento de acercarnos al sacramento de la
penitencia, sí en algo hemos entorpecidos ese acercamiento y
experiencia.
En todo caso, la experiencia del jardín del Edén, conlleva la
posición humilde y sencilla de la libertad de los hijos de Dios.
Concepto e idea y praxis que hay que rescatar, aún en nuestros
ambientes en los pequeños espacios que nos toca ocupar en el jardín
del Edén. Eso nos llevará a vivir en paz y con paz, que es la gloria de
Dios y la gloria a Dios.
Lo más importante de todo es que en la Misa, al final,
solemos hacer la oración de la libertad de los hijos de Dios, en la
experiencia maravillosa (teológica y humana al mismo tiempo). Ya
lo recoge la Iglesia en su ritual litúrgico, precisamente, porque la
Iglesia intuye y experimenta esa experiencia de la relación Creador-
Criatura, como fruto de la conducción del Espíritu Santo, quien es el
que sabe lo que agrada a Dios, y conduce nuestros corazones para
saber pedir al Padre lo que nos conviene, a través del hijo, que no es
otra realidad, que el mismo niño que nace en Belén y que es el
objetivo de la noticia de los ángeles a los pastores, según
comenzábamos en esta experiencia de los retiros espirituales de este
año. Y con la que terminamos porque sobre esa gran verdad
transcurrió todo nuestro recorrido en este año.
Terminamos con la oración del Misal en donde se pide que
vivamos la experiencia del jardín del Edén, en la experiencia
consecuencial de la libertad de los Hijos de Dios.

77
- Dejad que los niños vengan a mi... -

78
Décima primera Conferencia:

“Líbranos, Señor, de todos los males


y concédenos la paz en nuestros días,
para que, ayudados por tu misericordia,
vivamos siempre libres de pecado
y protegidos de toda perturbación,
mientras esperamos la gloriosa venida
de nuestro Salvador, Jesucristo.”30

En la celebración de la Eucaristía, después que se ha leído la


Palabra de Dios, se la ha reflexionado, tratando de comprender a
Jesús y su mensaje; después, de repetir, por mandato suyo e
iniciativa, bajo la acción del Espíritu Santo, las mismas Palabras del
Hijo en la Última Cena, y con ello, se perpetúa el misterio de la
Redención realizada el Viernes Santo; antes de recibir en sacramento
esa realidad redentora y de la redención; el ministro consagrado hace
la oración de la experiencia del jardín del Edén, según el libro del
Génesis. Y con ella, se junta la antropología teológica, el proyecto
querido por Dios desde la creación para el hombre, con la
Cristología, justamente, porque todo el plan de Dios se realiza y se
personaliza en la persona de su Hijo, que es nuestra historia y nuestra
esperanza.
Se junta así principio y fin. Principio: el proyecto querido por
Dios. Fin: en la realización de su Hijo muy amado en donde se
realiza de manera plena y completa la única experiencia válida para
la criatura: la experiencia del jardín del Edén.
Ya lo dice la oración: “Líbranos, Señor, de todos los males”.
¿De cuáles males? Pues, si somos fieles a nuestro análisis, al de
perder la experiencia de la relación en el jardín del Edén. Después:

30
Misal Romano, antes de la comunión y después de la doxología.
- Décima primera y última Conferencia: La oración del ritual romano... -

“y concédenos la paz en nuestros días”. Porque se da la relación de


que sí no se pierde la maravillosa experiencia del jardín del Edén, en
el Edén, se vivirá en paz. La paz que viene a traernos el niño de
Belén y que es la noticia de los ángeles a los pastores, según el
evangelista San Lucas.
“Para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre
libres de pecado y protegidos de toda perturbación”, continúa la
oración. ¿De cuál perturbación? Si seguimos lo que hemos
descubierto, pues, de la tentación de cambiar la experiencia de la
relación Creador-Criatura, en donde no tengamos necesidad de
inventarnos “panes” (o circunstancias) que no sean los que ya
tenemos en el jardín del Edén, y no perdamos nuestro sentido de la
historia (la personal e individual, y, al mismo tiempo la teológica).
Todo en función de la espera del mismo niño de Belén y que
es la noticia de los ángeles a los pastores: “mientras esperamos la
gloriosa venida de nuestro Salvador, Jesucristo”.
¿No es hermosa, entonces, la realidad que hemos recordado?
Ha sido un recorrido teológico, sin duda, desde la
comprensión de Revelación del misterio de la experiencia del jardín
del Edén. En el sentido auténtico de la fe.
En nada se ha pretendido herir sensibilidades espirituales. Se
ha hecho, desde la fe, un recorrido teológico de la experiencia de la
paz del hombre y que es la gloria de Dios y la gloria a Dios.
Terminamos como comenzamos:

Lucas 2, 8-16 :

Había en la misma comarca unos pastores,


que dormían al raso y vigilaban por turno durante la
noche su rebaño.
Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria
del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de
temor.

80
- Décima primera y última Conferencia: La oración del ritual
romano... -

El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio


una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os
ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador,
que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal:
encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado
en un pesebre.»
Y de pronto se juntó con el ángel una multitud
del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:
«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los
hombres en quienes él se complace.»
Y sucedió que cuando los ángeles, dejándoles,
se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros:
«Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha
sucedido y el Señor nos ha manifestado.»
Y fueron a toda prisa, y encontraron a María y
a José, y al niño acostado en el pesebre.

Amén.

81
ÍNDICE GENERAL

Metodología y demás cosas útiles para el retiro:..................................................5

Metodología y demás cosas útiles para el Retiro –...............................................6

- Dejad que los niños vengan a mi... -....................................................................7

Primera Conferencia:............................................................................................11

«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se


complace.»..............................................................................................................11

En San Lucas está la clave del nacimiento de Jesús:.........................................11

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................12

Algunos detalles de resaltar:................................................................................12


La gloria de Dios:.........................................................................................12

Primera Conferencia: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz...-..........13


En la tierra paz a los hombres:.....................................................................13

Segunda Conferencia:...........................................................................................15

El jardín del Edén.................................................................................................15


El jardín del Edén la referencia para comprender la paz del hombre que es la
gloria de Dios:...................................................................................................15

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................18


Ideas teológicas (con su gran carga humana) del jardín del Edén:...............16

Segunda Conferencia: El jardín del Edén -........................................................17

Tercera Conferencia:............................................................................................20

De ninguna manera moriréis...............................................................................20


- Índice General -

Las características teológicas de la ocasión de la inversión de lo creado:.....20


El comer:......................................................................................................20
Una necesidad artificial ajena a las propias:.................................................20

Tercera Conferencia: De ninguna manera moriréis... -.....................................23

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................22

Cuarta Conferencia:.............................................................................................25

La culpa es del otro...............................................................................................25


Nuestra historia no es nuestra (inicio de los problemas teológicos):..............25

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................28

Cuarta Conferencia: La mujer que me diste como compañera... -..................27


Las circunstancias son las responsables (una especie de que la culpa es de los
otros):.................................................................................................................27
Consciente e inconsciente (nuestra niñez, tal vez):......................................27
Una última aplicación: en la tierra paz a los hombres en quienes él se
complace:.......................................................................................................31

Quinta Conferencia:..............................................................................................32

Yo, y nadie más que yo, con el dueño del jardín.................................................32


Caín y Abel: dos maneras de la historia:.........................................................32

Quinta Conferencia: Caín y Abel.. Alzar el rostro... -........................................33

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................34

Sexta Conferencia:................................................................................................36

El inicio del sentido de la historia la auténtica experiencia del jardín del Edén
.................................................................................................................................36

Sexta Conferencia “¿ No sabían que tengo que estar en la casa...?” -..............39


Datos de este extracto de San Lucas en clave del jardín del Edén...................37

83
- Índice General -

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................38


La Sagrada Familia, el eterno modelo que se entresaca de San Lucas:.......38
Los doce años: clave de la teología de San Lucas:.......................................38
Otras referencias a “doce años” en el mismo San Lucas:............................39
El les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la
casa de mi Padre?»........................................................................................41
La referencia a la historia en la constante del mensaje de Jesús, según los
evangelios:.....................................................................................................42
Cargar la cruz:..............................................................................................42

Séptima Conferencia:............................................................................................44

No sólo de pan vive el hombre..............................................................................44

Séptima Conferencia: “No sólo de pan vive el hombre...” -..............................47


Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y era conducido por el
Espíritu en el desierto....................................................................................45

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................46


Era conducido por el Espíritu en el desierto.................................................46
Era conducido por el Espíritu:......................................................................47
El Bautismo en el Jordán, ayuda y la clave de la interpretación:....................48
El Espíritu: clave:.........................................................................................49
Conducido por el espíritu: cumplimiento del auténtico sentido de historia:.. .50
Las tentaciones, como tal:................................................................................53
Sintió hambre (primera tentación):...............................................................53
El poder (segunda tentación):.......................................................................53
Tercera tentación:.........................................................................................54
Aplicación teológica-histórica para nuestras vidas de las tentaciones de Jesús
en el desierto:.....................................................................................................54
El desierto:....................................................................................................55

Octava Conferencia:.............................................................................................58

“Así en la tierra como en cielo”...........................................................................58


La paz en el hombre es posible (el niño de Belén es su garantía):...................58

84
- Índice General -

Octava Conferencia: Así en la tierra como en el cielo... -..................................61


Padre nuestro que estás en los cielos:..............................................................59

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................60


Hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo:......................................62
Venga tu Reino:.................................................................................................62

Novena Conferencia:.............................................................................................64

"Bienaventurados los pobres de espíritu,...........................................................64

porque de ellos es el reino de los cielos”.......................................................64

Novena Conferencia: Bienaventurados los pobres de espíritu... -....................65

En la Bienaventuranzas se experimenta la experiencia del jardín del Edén:..65


Bienaventurados los pobres de espíritu :..........................................................65

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................66


EN LA PRIMERA BIENAVENTURANZA SE UNEN EL CIELO Y LA TIERRA:
............................................................................................................................67
POBRE DE ESPÍRITU:....................................................................................67
EN LOS DEMAS LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO:...............................71
¿El Reino de los cielos (o la experiencia del jardín del Edén) será una
proyección o una realidad?:...........................................................................73

Décima Conferencia:............................................................................................74

Algunas añadiduras que pueden ser útiles para complementar todo lo


anterior...................................................................................................................74

Décima Conferencia: Algunas añadiduras útiles... -..........................................75


Posiciones en los evangelios negadoras de la experiencia del jardín del Edén:
............................................................................................................................75
Actitud de los fariseos y otros:.....................................................................75

85
- Índice General -

- Dejad que los niños vengan a mi... -..................................................................76

Décima primera Conferencia:..............................................................................79

Décima primera y última Conferencia: La oración del ritual romano... -.......80

Décima primera y última Conferencia: La oración del ritual romano... -.......81

ÍNDICE GENERAL.............................................................................................82

86