LOS CHAVALES BAJABAN A CADA ENTRENAMIENTO DEL EQUIPO A HACERSE FOTOS CON LOS JUGADORES ENTRE BROMAS Y RISAS