TRADUCCIÓN NO OFICIAL PARA USO INTERNO DEL CAUCUS

(RESUMEN)

Declaración del Prof. James Anaya Relator especial sobre los derechos de los pueblos indígenas

Vigesimotercera sesión de la OMPI

Panel indígena 4 de febrero 2013

La soberanía estatal y la propiedad han sido conceptos clave en el marco de las deliberaciones del CIG, motivo por el que me centraré en ellos en mi presentación.

1. Trasfondo histórico El principio de soberanía estatal y el derecho a la propiedad han sido piezas fundamentales en la construcción del ordenamiento jurídico internacional durante la era clásica. En consecuencia y al ser colonizadas, las sociedades de los PI no recibieron la consideración de Estados o de otro tipo de entidades políticas detentadoras de derechos soberanos. De la misma manera, las teorías imperantes en materia de derecho de propiedad sostenían que las culturas de aprovechamiento y de cultivo de la tierra por parte de los PI no eran suficientes para ser merecedoras de la adquisición de títulos de propiedad sobre aquellas. Se impone la doctrina de terra nullius, según la cual las tierras ocupadas únicamente por PI reciben la consideración de desocupadas. A su vez, la noción de dominio público implica que la forma colectiva que emplean los PI en crear conocimiento, frecuentemente no resulta en la adquisición del derecho sobre aquel. Es esta la forma en la que los PI quedaron descalificados para la obtención de derechos a los recursos y a los conocimientos tradicionales, respectivamente.

2. Generalidades sobre el Derecho Internacional contemporáneo y la política concerniente a los PI. El legado del Derecho Internacional clásico con su desfavorable visión sobre los derechos políticos y civiles de los PI prevaleció hasta el inicio de la década del año ochenta. Como máximo exponente del cambio paradigmático – si bien hay muchos otros - hay que mencionar la adopción en 2007 de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. En lo referente a la soberanía, evidentemente los PI no han obtenido un reconocimiento equiparable al de los Estados. Sin embargo, una serie de instrumentos internacionales y decisiones han ido reconociendo a los PI como comunidades diferenciadas dotadas de atributos políticos y con la posibilidad de ejercer el derecho a la autodeterminación a través de mecanismos autónomos y de autogobierno, dentro de los Estados existentes. También los Estados comienzan a introducirlos de forma incrementada, si bien con diferencias de alcance y contenido, en función de sus respectivas circunstancias. Los derechos de los PI a la autonomía y al autogobierno están reflejados en todo el articulado de la Declaración y específicamente en los art. 3 y 4. Dada la gran cantidad de jurisprudencia al respecto y de organismos del sistema internacional que con sus prácticas avalan el derecho de los pueblos indígenas a la titularidad sobre tierras y recursos naturales, se puede concluir que el contenido del art. 26 de la Declaración, refleja más que establece una norma internacional.

3. Especificidades sobre los derechos de los PI a los RG y a los CT Es mi opinión que el derecho a la propiedad comprende todo tipo de recursos naturales utilizados de forma consuetudinaria por los PI. En este sentido, las fuentes de derecho mencionadas no distinguen de forma explícita entre RG y los demás recursos. La Declaración los menciona de forma específica en su art. 31. Sin embargo, también es cierto que los RG difieren de los demás en lo que se refiere al reconocimiento efectivo y a la manera de asegurar los derechos que subyacen. Frecuentemente los RG no son específicos de un territorio concreto. Por otro lado, esta naturaleza – a veces incluso transfronteriza – no menoscaba los derechos de los PI a estos recursos. Considero que el aseguramiento de estos derechos es precisamente la tarea encomendada a este organismo. En definitiva se puede decir que el rechazo del ppio. de terra nullius tiene que ir acompañado de una reforma del concepto de dominio público, en lo referente a los conocimientos indígenas. Más allá de la titularidad, los PI deben tener el derecho de gestionar sus propios RG y CT – no hay que olvidar que los PI suelen generar conocimiento gradualmente y de forma colectiva sobre la base de conocimientos previos – y a participar en los procesos de toma de decisión estatales en la materia. Esto también es válido para el ámbito internacional, de lo que se desprende que los PI deberán estar representados de forma adecuada en el CIG de la OMPI.

No se trata solo de aspectos cuantitativos, sino de asegurar que las preocupaciones de los PI sean adecuadamente expuestas y abordadas. Para finalizar, quiero constatar que el derecho al consentimiento libre, previo y dado en conocimiento de causa (a veces traducido del inglés como informado), no es un derecho autosuficiente, sino que despliega su efectividad al emanar del derecho a la propiedad y a la autodeterminación del que los PI son titulares.

4. La relación existente entre los DDHH y las negociaciones del IGC de la OMPI Los derechos básicos de los PI a sus RG y CT deberán quedar reflejados en un marco de propiedad intelectual o similar que tendrá que surgir como fruto de sus deliberaciones. He estudiado el anexo al documento OMPI/GRTKF/IC/23/4, que contiene el embrión de un potencial instrumento legalmente vinculante sobre “derechos de propiedad intelectual derivados de RG”. Excede de mis conocimientos sobre derecho internacional en materia de propiedad intelectual, poder comentar en detalle el contenido del instrumento resultante. Quisiera por tanto limitarme a aportar dos ideas al respecto: El borrador incluye una serie de disposiciones que afirman la soberanía del Estado en materia de RG. De esta manera, el Estado dispone de la capacidad de determinar las condiciones en las que otros Estados o terceras partes obtengan acceso a estos RG. De esta afirmación no se infiere que el Estado pueda invocar el mismo derecho con respecto a sus ciudadanos dentro del Estado. Lo mismo se puede decir acerca de los CT. Los Estados pueden y deben regular el acceso a CT y el reparto de beneficios que se deba asignar a sus titulares. Al mismo tiempo, la legislación nacional deberá reconocer los derechos de los PI a los CT generados de acuerdo con los estándares internacionales.

Gracias por brindarme esta oportunidad de participar en este grupo de expertos. Les deseo mucho éxito y les agradezco su atención.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful