P. 1
Ceuta Energia Solar Parte 2

Ceuta Energia Solar Parte 2

|Views: 332|Likes:
Published by Casilisto

More info:

Published by: Casilisto on Feb 13, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

09/04/2013

LA COCINA SOLAR

Hornos (o cocinas) solares de caja en el 2º Encuentro Nacional de Energía Solar. Montevideo. 2006.

Energía solar

18

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

Al principio fue el fuego
Un buen ejercicio para comprender la particular historia de la cocina solar es empezar analizando, a grandes rasgos, la historia de la cocina en la humanidad; una actividad no menor que a través del tiempo ha ido evolucionando y mejorando nuestra capacidad alimenticia. El hecho que disparó la carrera culinaria y que dio origen a los primeros cocineros se produjo cuando el hombre pudo utilizar el fuego y asar sus alimentos. Estamos hablando de un hecho que, según los antropólogos, el “homo erectus pekinensis” (un homínido) protagonizó hace unos quinientos mil años. Más cercana en el tiempo, la revolución neolítica (hace 10.000 años) produjo uno de los artes más antiguos de la humanidad: la alfarería. A partir de ella el hombre pudo confeccionar recipientes que podían ser del tamaño y forma que se deseara. De esta manera se contó con cacharros que contenían los líquidos y facilitaban la labor de hervir los alimentos. Para llegar a otro gran aporte tenemos que hacer un salto en el tiempo hasta la etapa donde el hombre descubre el uso de los metales (hace 3500 años) lo cual le permitió crear y obtener un mayor número de utensilios. En todo este período la leña fue el combustible más usado. En la Edad Media era muy popular un asador giratorio. Este aparato fue perfeccionado en el 1400 por Leonardo Da Vinci, y funcionaba con el aire caliente que ascendía por la chimenea. A propósito, Da Vinci fue un gran innovador en el campo de la cocina. En 1679 el físico y matemático anglo-francés Denis Papin presenta en sociedad su invento precursor de la olla a presión. En aquel momento no tuvo éxito debido a aspectos relacionados con la tecnología y la seguridad.
Dibujo de Leonardo Da Vinci de su asador automático

Luego fue el sol
Siguiendo esta sinuosa línea del tiempo, en el año 1767 el franco suizo Horace de Saussure realizó los primeros experimentos con hornos solares de tipo caja para preparación dealimentos. La máxima temperatura lograda fue de 88º C y de acuerdo a sus anotaciones, cuando se le incorporó una superficie negra dentro de la caja, alcanzó los 160º C.

Esquema del primer horno solar diseñado por Horace de Saussure en 1767

19

Energía solar

De Saussere predijo que “algún día este ingenio, que actualmente es pequeño, barato y fácil de fabricar, puede ser de gran utilidad”. Este científico fue un visionario, a pesar de que sus experimentos quedaron en el olvido por un largo tiempo ya que hasta principios del siglo XX las técnicas para cocinar se basaron en asar, cocer y freír, y la leña continuaba con su reinado. El invento de Papin volvió a florecer en el año 1810. En ese entonces, Napoleón estaba preocupado por alimentar a sus tropas con un sistema de alimentos en conserva. El cocinero Nicholas Appert hizo unas modificaciones a la olla de Papin y obtuvo un sistema para cocinar, esterilizar y embotellar alimentos. Ya que invocamos a Napoleón no nos podemos olvidar de Auguste Mouchot quien diseñó cocinas solares portátiles para el ejército francés. Empleó cocinas de concentración del tipo parabólico cilíndrico y relata cómo hizo un cocido de legumbres con carne de buey. Pioneros como el astrónomo inglés John Herschel también aportaron a la causa de las cocinas solares pues utilizó una en su expedición a Sudáfrica en 1830. También debemos mencionar que existen referencias de un restaurante chino que por esa época servía comida cocinada con el sol.

Esquema del horno solar construido por Auguste Mouchot en 1861

La era moderna
Desde mediados del siglo XX otras fuentes energéticas como el petróleo, el gas natural y la electricidad fueron adoptadas acelerada y masivamente por una sociedad cada vez más consumista y estimulada para disminuir el trabajo y el tiempo dedicado a las tareas de la cocina, contando con el apoyo del desarrollo de un sinnúmero de electrodomésticos. Con esta lógica en 1967 salió a relucir el horno de microondas, invento del Ingeniero físico norteamericano Percy Spencer. Las ollas a presión (legado de Papin) se hacen más completas y rápidas. En 1990 la placa de inducción hace su aparición. Pero también a mediados de los años cincuenta y en especial a partir de los años setenta con la crisis energética, el desarrollo de la cocina solar se incrementa. En Latinoamérica se registran los primeros experimentos con cocción solar en 1940. Pioneros como la Dra María Telkes hicieron grandes aportes. Telkes diseñó innovadores modelos para hornos solares entre 1950 y 1970, que inspiraron a decenas de investigadores en todo el mundo. En 1960 un estudio de las Naciones Unidas llega a la siguiente conclusión: “las cocinas solares son un instrumento idóneo y solamente es necesario un poco de voluntad y una cierta adaptación de las costumbres para poder iniciar su utilización a gran escala”
(citado por “Cocinas solares. Manual de uso y construcción Censolar. España, 1994)

En 1980, en Chile se hacen las primeras incursiones sociales de cocinas solares con tecnologías apropiadas.
20

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

En 1987 se crea una de las ONGs pioneras: la Solar Box Cookers Internacional que en el año 1992 organiza la Primera Conferencia Mundial sobre la Cocina Solar, un acontecimiento que reunió a investigadores de 18 países. En 1994 solar cookers reúne a la mayoría de los grupos y agentes de difusión social de la tecnología en Guatemala y allí el grupo latinoamericano acuerda formar RECOSOL: la Red Latinoamericana de Cocinas y Hornos Solares, con más de 16 participantes de toda América En el 2000 la “Red Iberoamericana de Cocción Solar de Alimentos” (RICSA) sistematizó el trabajo científico académico realizado en cocinas solares. Esto permitió fijar estándares de evaluación y medición, acordar metodologías de trabajo y compartir ideas en torno al mejoramiento de las tecnologías disponibles. Le continúa la “Red Iberoamericana de Transferencia de Tecnología Apropiada con ” Energías Renovables” (RITTAER), que en estos momentos está poniendo el acento en las transferencias sociales, sus métodos e impactos. A partir de la década del 90 se trabaja en Uruguay con modelos sencillos en forma metódica desde la Educación Ambiental, involucrando a niños y jóvenes. En el año 2003 CEUTA comienza a dictar cursos en los que se enseña a construir cocinas solares. A fines de ese año y durante todo el 2004, se realizaron talleres en Montevideo y varias localidades del interior. Para dar a conocer el resultado de todo ese proceso de capacitación, en el año 2005 se realizó el Primer Encuentro de Energía Solar en Uruguay.

Primer Encuentro Nacional de Energía Solar en la explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo. 11 de marzo de 2005

Como corolario de este fugaz y arriesgado vuelo de pájaro por la historia de la cocina, llegamos a un complejo siglo XXI, en el cual la mayoría de las innovaciones modernas en esta área se ven cuestionadas en su sostenibilidad, puesto que son parte de un estilo de vida consumista y funcionan en base al agotamiento de los recursos energéticos.
21

Energía solar

Como contrapartida, la visión y el trabajo de muchos pioneros nos permite acceder a una alternativa tecnológica viable ecológicamente y que está a disposición de quien quiera enchufarse al sol para cocinar.

¿A qué se parece la cocina solar?
Para responder esta pregunta analicemos distintos tipos de cocción Como vimos, el método de asar es el más antiguo. Es cuando ponemos en un soporte (parrilla, broqueta) el alimento en contacto directo con la llama o con el calor radiado por ellas.

Hervimos poniendo en contacto directo una fuente de calor con una olla donde tenemos nuestro alimento sumergido en agua que llevamos a temperaturas de 60 a 100º C. A través de este método se reducen salsas y se preparan almíbar y caramelo. En la olla “a presión”, debido a que aumentamos la presión, el medio acuoso alcanza temperaturas superiores a los 100º C Freímos cuando el aceite llega a elevadas temperaturas. Con esto logramos una cocción más rápida y profunda con la incorporación del sabor del aceite a los alimentos (de 170 a 185º C).
Para cocinar algo al Baño María hay que introducirlo en un recipiente y este en otro más grande lleno de agua y llevarlo al fuego.

Horneamos cuando el alimento se cocina en un compartimiento cerrado en presencia de aire caliente a muy alta temperatura. Cocinamos al vapor cuando aprovechamos el vapor de agua, poniendo los alimentos sobre una rejilla (adecuada para ello) que está dentro de un recipiente con agua en el fondo y tapada para que no se escape el vapor y se cueza más rápido. Calentamos en el microondas utilizando un campo electromagnético para mover las moléculas de agua que contienen los alimentos a razón de 2.500 millones de veces por segundo.
Estudiando el comportamiento a la hora de cocinar, la mayoría piensa que un fuego alto o elevada temperatura son necesarias para una buena cocción, pero muchas veces esto es perjudicial para nuestra salud, ya que los alimentos pierden sus propiedades nutritivas porque se pueden destruir proteínas, vitaminas y generar productos nocivos. Es importante tener en cuenta que a partir de los 60º C las proteínas se coagulan y la gelatinización del almidón de la papa comienza a los 65º C De acuerdo a Joan García Gonzalez (Químico y médico de la Universidad de Barcelona y especialista en cocina solar): “Las pérdidas nutricionales van aumentando según el tipo de cocción: al vapor, a presión y con agua hirviendo. Para un mismo tipo de alimento, las pérdidas pueden variar en una amplia gama. Así, la vitamina C ofrece perdidas de un 20% a un 90%. Las pérdidas vitamínicas en el cocinado por hervido en agua siempre son mayores.”
22

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

La cocina solar es comparable a la lógica de la cocina a vapor. Es muy saludable, no necesita grasas ni frituras, con lo cual beneficia a todas aquellas personas que quieran cuidar su línea y su salud en general. Los alimentos conservan la mayoría de sus vitaminas y minerales. Los platos así cocinados siempre nos sientan bien ya que son muy fáciles de digerir. Además, esta cocina permite que los alimentos conserven su sabor. Tampoco el aroma y color se ven alterados, y no se pegan ni se queman.

¿Qué es una cocina solar?
Son artefactos que permiten cocinar alimentos usando el sol como fuente de energía. El efecto invernadero, la conducción, la convección, el color negro y el uso de materiales aislantes adecuados nos permiten diseñar sistemas al alcance de la mayoría de las personas.
Horno de caja y cocina de panel en el Laboratorio de Tecnologías Apropiadas de la escuela VICMAN. Montevideo. 2004

Nos ofrecen las siguientes ventajas:

Facilidad de uso. Funcionan exclusivamente con energía solar. Economizan dinero pues no requieren de otra fuente de energía. Compiten favorablemente en valores nutricionales con otros sistemas de cocción. Fomentan el uso de energías renovables, no necesitan recursos fósiles. En las de acumulación no hay riesgo de que se queme la comida o haya un incendio en caso que nos olvidemos. Son una buena solución en lugares donde el clima permite su uso cotidiano. Puede ser un eficaz complemento de otros sistemas. Las podemos dividir en tres grandes familias:

De concentración o parabólicas. Este tipo de cocina se basa en una superficie reflectante tipo parabólico que concentra los rayos del sol sobre una olla. Generan altas temperaturas y permiten freír o hervir alimentos. La ventaja de esta cocina es que lo hace casi tan rápido como una cocina convencional. Y las desventajas, que son complicadas de hacer, que deben estar siempre mirando el sol y que pueden causar daños a los ojos si no son usadas correctamente. De acumulación u horno de caja . Son esencialmente trampas de calor que realizan una conversión de la radiación solar en energía calórica. Su parte superior es transparente
Cocina parabólica de «El Canelo de Nos». Chile

23

Energía solar

Cocina de panel. Curso de autoconstrucción en Salto, 2004.

para dejar pasar la luz solar y poseen paneles reflectantes (de papel aluminio o espejo) que ayudan a capturar más calor. La base en el interior y el recipiente donde se cocina deben ser negros para absorber la radiación. Gracias al efecto invernadero se produce una elevación de la temperatura y el aislamiento del sistema la acumula permitiendo alcanzar fácilmente temperaturas de 100º C en la olla. Son muy adecuadas en los procesos a vapor y en las cocciones que suelen llamarse “a fuego lento”. Salen muy bien los guisos y estofados.

Las cocinas de panel son una mezcla de horno solar y cocina tipo parabólica. Consisten en varios reflectores que concentran la energía solar en un sistema compuesto por una olla negra que se encuentra dentro de un recipiente transparente.

Valoración del uso de las cocinas solares de acumulación y de concentración
Características Necesidad de reorientación Facilidad de manejo Estabilidad frente al viento Temperaturas alcanzables Velocidad de cocción Necesidad de vigilancia Riesgo de incendio Precio Mantenimiento Facilidad de acceso ollas Auto construcción Limpieza de las ollas Facilidad de almacenaje Permite freír y/o asar Cocina de acumulación Media Sencilla Buena Regulares Baja Reducida Nulo Bajo Muy reducido Reducido Fácil Sencilla Buena No Cocina de concentración Alta Regular Baja Altas Alta Elevada Posible Más elevado Regular Fácil Más complicada Normal Regular Si

Fuente: GARCIA, J. La Cocina solar: El nuevo arte de cocinar de modo saludable y ecológico.

Un horno solar de caja puede alcanzar los 150º C. Incluso siendo la temperatura exterior de 1º C, dentro del horno se pueden superar los 87º C. No se necesitan temperaturas más altas para cocinar. Un horno solar cocina perfectamente cuando alcanza los 90º C. Por ejemplo para obtener un buen estofado se aconseja no superar los 82º C Las temperaturas que aparecen en los libros de cocina solo están para conseguir un cocinado más rápido o bien para dorar los alimentos. Si las nubes tapan el sol mientras se está cocinando, la comida continuaría cociéndose teniendo solamente 20 minutos de sol por hora. Pero no se recomienda cocinar carnes dejándolas solas si existe la posibilidad de que haya nubes. Como cualquier otra clase de cocina, la comida se descompone si se la deja por horas a temperatura ambiente, por ello no se debe dejar comida en el horno solar durante la noche.
24

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

En este manual vamos a dedicarnos a desarrollar aparatos que funcionan con el sistema de acumulación y el de paneles.

CONSEJOS ÚTILES PARA SER UN BUEN CHEF SOLAR. Empiece temprano. Puede cocinarse dos comidas al día, para el mediodía y para la cena. No añada agua a los vegetales y las carnes (+ agua = cocinar mas lento). No abra el horno solar antes de tiempo. Use manopla o un repasador para agarrar las ollas (se ponen muy calientes). Nuestra cocina solar siempre debe tener poca altura para evitar las sombras en su interior. En ollas negras de tamaño adecuado se reduce el tiempo consumido para calentarlas y se cocina más rápido. Las ollas de vidrio también dan buenos resultados. Olla gruesa cocina más lento. Si se puede es mejor usar ollas esmaltadas de color negro. Son aconsejables ollas de mayor diámetro y poca altura. El tamaño de la comida importa, es aconsejable cortar en pedazos pequeños los alimentos sobre todo los que son más difíciles de cocer. Un alimento troceado expone más superficie al calor.

25

Energía solar

CONSTRUCCIÓN DE LAS COCINAS SOLARES
HORNO SOLAR CON CAJA DE CARTÓN
Pasemos a la acción construyendo un horno solar de caja con cartón. El papel y el cartón se queman a los 200º C. Como vimos un horno solar no sobrepasa esta temperatura por lo cual podemos utilizar sin problemas estos materiales. Para construir este modelo, basado en el original de la Solar Box Cookers Internacional (SBCI), vamos a necesitar cajas o laminas de cartón.

Un horno solar es básicamente una caja que va dentro otra, separadas por un material aislante y un vidrio por tapa. El ideal es que la caja interior sea por lo menos de 46 x 56 x 25 cm. Para la caja exterior, más grande, el tamaño recomendado es 56 x 66 x 25 cm. Lo importante es que haya por lo menos 5 cm de espacio entre las dos cajas. El tamaño de las cajas es importante: cuanto más superficie tenga la caja interior permitirá captar más luz y cocinará mejor.

Materiales necesarios
Cajas o láminas de cartón de tamaño apropiado. Una plancha de cartón para hacer la tapa. Esta pieza debe ser aproximadamente 8 cm. mayor por lado que la boca de la caja grande. Un rollo de papel de aluminio. Un tarro pequeño de pintura negra mate (sin plomo). Cola vinílica. Vidrio del tamaño de la caja exterior o al menos 2 cm. más grande alrededor de toda la caja interior. Olla negra. Una bandeja negra o una lámina de metal que pintamos de negro. Material aislante. Trincheta, marcador, tijera.

Esquema del modelo de la SBCI para armar las diferentes partes.

26

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

La caja interior, cuyas paredes forramos de papel aluminio (en sus caras internas) va a contener la bandeja negra donde se apoyarán las ollas. También pegamos papel aluminio en el interior de la caja grande y en la tapa. Las paredes de la caja interior deben medir unos 20 cm. de altura. Hay que asegurarse de que las ollas no toquen el vidrio de la tapa. La caja exterior mantiene aislada del ambiente a la caja interior donde va a elevarse la temperatura. En la base de la caja exterior, por dentro y a unos 20 cm de cada esquina, pegamos cuatro cubos de cartón de 2 ó 3 cm. de lado, los cuales van a sostener la caja interior. En el espacio que se genera entre la base de la caja exterior y la base de la caja interior por la presencia de los cubos, se colocará el material aislante. Se rellena con material aislante los espacios que quedan entre las paredes laterales de la caja interna y la externa. Después de poner el aislante entre las cajas debemos tapar los espacios entre ellas con los “sellos” (ver diagrama). Estos se doblan por las líneas formando una especie de “U” y se introducen entre las cajas de manera que quede el aislante dentro de la “U” y la faja de 7 cm hacia arriba. El material de aislamiento debe estar siempre seco, no debe derretirse ni producir vapores cuando el aparato levante temperatura. Se puede usar lana, cartones del tamaño de la caja exterior cubiertos con papel aluminio, papel de diario arrugado en forma de bolitas, fibras secas de plantas, etc. Hay que tapar todo hoyo o agujero que se haya generado involuntariamente en las cajas, con pedazos de cartón y cola vinílica. Hacemos la tapa colocando la pieza de cartón sobre la caja y centrándola. Doblamos los bordes sobresalientes sobre la caja para que calce ajustadamente. Cortamos “en V” las cuatro puntas de la tapa para que puedan unirse los laterales de la tapa con cinta o cascola y formar el “zócalo” de la tapa. La tapa del horno debe calzar en la caja, como calza la tapa en su caja de zapatos. Para hacer el reflector, dibujamos una línea en la tapa, formando un rectángulo del mismo tamaño que la abertura de la caja interior pero un poco más pequeño que el vidrio que tenemos. Cortamos el rectángulo por tres lados (dos cortos y uno largo) y doblamos la “lengüeta” resultante formando el reflector que quedará fijado a la tapa por uno de sus lados largos. La cara de esta lengüeta que da hacia el vidrio, debe forrarse con papel aluminio. El vidrio debe fijarse por debajo de la tapa pegándolo con cinta y cascola.

27

Energía solar

COCINA SOLAR DE PANELES PLEGABLES
El modelo que aquí presentaremos es el diseñado por Roger Bernard y Barbara Kerr.

Materiales necesarios
Una lámina de cartón corrugado de más o menos 1m x 1,30. Un rollo de papel de aluminio. Cola vinílica. Olla negra. Una bolsa transparente de plástico especial que resista altas temperaturas y de suficiente tamaño para colocar una olla por dentro. Trincheta, marcador, tijera. Hay que cortar la lámina de cartón para que quede con las formas y medidas tal como se muestra en el plano. Una vez recortado el molde de acuerdo al plano anterior, se debe forrar completamente una de las caras con papel aluminio. Luego plegar las paredes por los bordes que aparecen punteados hasta formar la cocina como se la ve en el diagrama y foto adjuntos. Deben introducirse los picos de los paneles laterales en las ranuras delanteras (“slot” en el plano) Para instalar la cocina, lo ponemos en el suelo o arriba de una mesa, con la parte brillante dirigida al sol. El panel delantero (donde están los “slots”) puede subirse o bajarse (deslizando los paneles laterales en las ranuras) para orientar mejor la reflexión del sol, en función de su ubicación en el cielo. Se introducen los alimentos a cocinar dentro de la olla (sin agua, recordemos), se coloca la olla negra tapada dentro de la bolsa transparente, y luego el conjunto en el “piso” de la cocina. El pliege delantero pude subirse o bajarse dependiendo de la inclinación del sol. Para asegurarse de que la cocina quede bien orientada frente al sol, puede verse la sombra que proyecta la cocina solar hacia atrás. Ella le dará la guía para una perfecta orientación de la cocina solar de panel.

28

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

HORNO SOLAR DE CAJA DE MADERA
Luego de testar varios modelos para utilizar en nuestros talleres uno de los que más resultados nos dio es el tipo ULOG. Es un poco más complicados que los que vimos hasta ahora pero de todas formas es de sencilla construcción. Para la caja externa hemos usado con éxito chapa aglomerada OSB de 6 mm. y para los diferentes listones, madera de pino.

Materiales necesarios
No 1 2 5 6 7 9 11 12 13 14 15 16 17 18 20 22 23 25 26 28 30 31 32 34 36 37 38 39 41 42 43 44 45 Cant. 2 4 8 4 1 1 2 1 1 1 2 2 2 1 1 3 1 2 1 1 4 2 1 1 2 2 2 2 1 Descripción Vidrio Marco del vidrio Listón de apoyo Listón distanciador Tapa reflectora Lámina reflectora Bisagra Soporte de la tapa Cuerda Tensor de cuerda Listón de contención Bloque de retención Marco costado Marco frente Marco fondo Asa16,5 Caja interior Marco costado Marco inferior Marco superior Piezas de unión Tableros de costado Tablero de frente Tablero de fondo Patas delanteras Patas traseras Listones sostén Listones sostén Tablero de fondo Clavos Pegamento para madera Pintura Material aislante Dimensiones (cm.) 50 x 50 x 0,3 54,9 x 6 x 2,2 49,5 x 1,4 x 1 49,5 x 2,4 x 1 55 x 55 x 0,6 55 x 55 x 0,01 3x3 50 x 1,5 x 1,5 0,3 x 100 3,5 x 1,5 x 0,5 25 x 2,5 x 1 5x2x2 66,5 x6,3 x 1,5 55 x 4,3 x 1,5 55 x 7,4 x 1,5 Acero galvanizado 78 x 78 x 0,03 50,5x 8 x 2,2 66,5 x 7x 2,2 66,5 x 9 x 2,2 15 x 7,5 x 0,8 60,5x43x15x0,6 66,5 x 15x 0,6 66,5 x 43 x 0,6 30 x 4 x 4 56 x 4 x 4 51,5 x 2,5 x 1,5 58,5 x 2,5 x 1,5 67,5 x 60,5 x 0,6 Material Vidrio ventanas Madera Madera Madera M. contrachapada Papel aluminio Acero galvanizado Madera Nylon M. contrachapada M. contrachapada M. contrachapada Madera Madera

Placa offset Pino Pino Pino Pino M contrachapada M contrachapada M contrachapada Pino Pino Pino Pino M contrachapada Acero Negra mate Lana mineral

espesor: 7 - 8

29

Energía solar

30

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

Cómo armarlo
Ventana
Todas las uniones de madera se harán en lo posible con cola vinílica. Para armar la ventana aserramos los 4 listones [2] que forman el marco de los cristales. En un extremo una espiga; del otro una ranura. Ensamblamos los cuatro listones formando un marco en ángulo recto. Montamos los 4 listones de apoyo [5] en el lado interior de marco a ras del borde superior, con 3 tornillos cada uno, pero sin usar cola, para poder quitarlos fácilmente si el vidrio se ha roto. Es conveniente que los listones estén previamente perforados.

A continuación colocamos el vidrio, lo fijamos con los 4 listones distanciadores [6], (son los listones centrales que separan los vidrios entre si) con 3 clavos por listón. Antes de colocar el segundo vidrio, tienen que estar los dos vidrios bien limpios Para evitar que se empañen luego al usar el horno, hay que tratar las superficies interiores con jabón de glicerina. Para ello pase un pincel con el jabón algunas veces por toda la superficie del vidrio. Después borramos las marcas que ha dejado el jabón con un paño seco hasta que quede claro el vidrio. Para fijar el segundo vidrio restan los otros 4 listones de apoyo [5]. que serán sujetados de igual manera que los anteriores.

Horno
Presente las 4 piezas del marco del horno [25], [26], [28]. Las fijamos entre sí con las piezas de unión [30] y con 8 clavos cada una.

31

Energía solar

Sujete en cada tablero lateral [34], [32] siempre en el mismo lugar, las patas [36] [37] usando clavos y listón de refuerzo [38], [39]

Después colocamos las paredes laterales [31] con clavos y cola.

Traspasamos el dibujo de la caja interior (ver diagrama) sobre una chapa de aluminio suficientemente grande y recortamos. Introducimos la caja de aluminio dentro del marco y clavamos a cada lado 4 o 7 clavos contra el borde.

Pintamos de negro el fondo [53] de la caja interna de aluminio, esperamos a que se seque bien.

32

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

Rellenamos con material aislante el espacio entre las paredes exteriores del horno y la caja interna de aluminio. La lana de vidrio que usamos como aislante debe quedar rellenando todo el espacio y al colocarla no debemos apretarla.

Antes de montar el tablero de fondo [41], hay que aserrar en cada esquina un cuadrado para las patas. Lo sujetamos mediante clavos, pero sin pegamento, a fin de poder retirarlo en caso de tener que cambiar el material aislante. Pegamos en la tapa reflectora [7] el papel de aluminio que actúa como lámina reflectora [9]. Luego le colocamos las bisagras [3] para que articulen con la ventana. Una forma de evitar que el reflector se cierre por el viento es con un sistema similar al de los “vientos” de las carpas. Cerramos la tapa reflectora [7] en el marco y perforamos con agujeros de 0,5 mm traspasándola, entrando con la mecha aprox. 2 cm. en el marco. Perforamos también dos agujeros más chicos (0,3mm) para la cuerda, Esta la tenemos que sujetar al marco de la ventana sacándola por un agujero lateral. Fijamos el asa [33] en el centro de la parte delantera de la ventana dejando espacio para los dedos ente el asa y el marco de frente. Para evitar que la ventana se desplace la retenemos con los 2 listones de contención [15] y con los dos bloques de retención [16] En el interior de la caja chica, en su bandeja negra es donde colocamos la olla que también tiene que ser de color negro. Se consiguen buenos resultados con ollas esmaltadas de paredes finas.

Todas las fotos que ilustran el armado del horno solar de caja de madera fueron tomadas en el Laboratorio de Tecnologías Apropiadas del Liceo Rural de Baltasar Brum. 2007.

33

Energía solar

OLLA BRUJA
El apoyo que nos brinda la retención del calor
Cuando no hay sol podemos valernos de un artefacto intermedio, las llamadas “Ollas Brujas” que aplicando eficazmente el aislamiento térmico permiten continuar cocinando sin energía una vez que se ha hervido el alimento.

Como los alimentos se cocinan a una temperatura entre 60 y 100 ºC mientras la temperatura de la olla se conserve entre estos valores los alimentos se van a cocinar. No importa que tipo de cocina use para iniciar la cocción de sus alimentos (a gas, eléctrica, a leña, a queroseno), una cocina bruja ayuda mucho a nuestra economía.

Qué es una olla bruja?
Es básicamente una caja térmica (un termo) donde se coloca una olla con el alimento previamente hervido para que termine allí de cocinarse. La “magia” está en completar la cocción de alimentos y economizar energía haciendo uso del calor contenido en el propio alimento. ¿Para qué sirve? La olla "bruja" permite ahorrar energía, cuando queremos hacer una cocción de base húmeda, es decir, al preparar arroz, fideos, guisos, verduras hervidas, sopas, pucheros, etc. Habitualmente necesitamos mantener mucho tiempo nuestras cocinas encendidas para cocinar algunos alimentos; como por ejemplo, porotos, garbanzos, carne, etc.. La cantidad de energía usada para la cocción puede ser reducida si cocinamos reteniendo el calor. ¿Qué materiales necesitamos para su construcción? Una olla con tapa. Papel de diario, “espuma-plast” Cartón. Pegamento Tela para el almohadón Además necesitamos herramientas como tijeras, trinchetas, reglas.
34

Autoconstrucción de cocinas y calentadores de agua

¿Cómo se hace?
El principio de ahorro de energía se basa en la utilización de un material aislante, que evite las pérdidas desde la olla hacia el ambiente que la rodea. Esto se logra interponiendo un aislante térmico que permita mantener el calor dentro de la olla misma. Para lograr esto debemos realizar lo siguiente: 1- Construir o conseguir una caja de cartón o de madera 20 cm. más ancha que el diámetro de la olla y 20 cm. más alta que dicho recipiente. Esta será la caja externa de la olla bruja 2- Esta caja externa va a contener otra más chica y cilíndrica, hecha a medida, ceñida al contorno de la olla con perforaciones para que pasen las asas de la olla. El fondo de esta “caja cilíndrica” va a ser 1 cm más grande que el diámetro de la olla. El perímetro del cilindro va a ser 6 cm. más largo que el perímetro de la olla, de manera que la olla pueda caber en él. La altura del cilindro será 5 cm mayor que la de la olla.

3- La caja chica incorpora una lámina de cartón que calamos siguiendo el perímetro de boca de la olla. El círculo formado de esta forma se fija a la boca “caja cilíndrica”. Los extremos de la lámina deben ajustarse al contorno interno de la caja más grande. Con esto la caja interna adopta una forma de sombrero invertido (galera), donde esta lámina de cartón viene a constituir su ala.

35

Energía solar

Este sombrero invertido entra en la caja más grande, dejando un espacio en la parte superior y la tapa de la caja externa donde va un almohadón hecho especialmente con papel picado. Entre las dos cajas ponemos el aislante que puede ser espuma plast, bolitas de papel de diario, capas de cartón corrugado, cáscaras de arroz, aserrín, lana o cualquier otro material que se considere aislante. El espacio entre las cajas que va a contener el material aislante deberá ser de 10 cm. en todos lados: fondo, paredes y tapa. 4- Finalmente, se pega papel de aluminio en el interior de la caja chica esto evita pérdidas por radiación y mejora el rendimiento.

¿Como la usamos?
Hacemos hervir como de costumbre los alimentos dentro de la olla, por un tiempo muy corto. Retiramos la olla del fuego y la introducimos tapada en la olla bruja. Se pone el almohadón y después se pone la tapa de la caja grande El tiempo que deberán permanecer los alimentos dentro de la olla bruja dependerá del tipo de alimento que estamos cocinando En la siguiente tabla te damos algunas referencias acerca de los tiempos de cocción de los alimentos primero hervidos a fuego directo y luego terminados de cocer en la olla bruja. Alimento Hirviendo a fuego directo (minutos) 7 5 3 3 5 7 5 4 10 10 5 Tiempo en olla bruja (minutos) 90 50 25 15 60 60 25 60 30 60 40

Puchero Sopa verduras Sopa fideos Sopa de arroz Guisos en general Estofados Compotas Arroz guisado o con leche( previamente remojado) Pollo en presas Carne en trozos Cazuela de Pescado
36

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->