Las salidas con los amigos y la hora de llegada a casa son los primeros reclamos de independencia de la adolescencia, una

etapa clave que se extiende de los 12 a los 18 años. Es entonces cuando suelen surgir los primeros roces en la familia. En ambos casos se pueden alcanzar acuerdos entre padres e hijos, pero a los chicos no hay que dejarlos campar a sus anchas. «Los límites deben seguir vigentes. No tenerlos les crea más ansiedad», afirma Francisco Saborido, jefe del equipo de Familia de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD). «Sobre los 14 años ya solicitan un espacio para ellos» Ante esos primeros reclamos hay que empezar a actuar. «Entre los 15 y 17 años es una edad difícil, muestran mayor afán de independencia y rebeldía», asegura Gerardo Castillo, profesor del departamento de Educación de la Universidad de Navarra. Todo comienza un poco antes. «Sobre los 14 años ya solicitan un espacio para ellos. Quieren ir a la bolera o al cine con sus amigos», dice Ángel Peralbo, psicólogo y autor del libro «El adolescente indomable». Y en esas primeras salidas, como en las que vendrán después, establecer un horario de llegada a casa garantiza la tranquilidad familiar. El trabajo corresponde a los padres. Hay que concretar un horario acorde con las actividades del hijo (estudios, deporte..) y con un estilo de vida saludable; comunicárselo en el momento oportuno (no cuando esté enfadado), y ser conscientes de las consecuencias y hasta dónde vamos a negociar con él. El horario se adaptará a su edad y madurez (hay chavales que basta con sugerirles una hora de llegada). Y además tener en cuenta las circunstancias espaciales (transportes, lugar de residencia). Estos son algunos consejos para lograrlo: ¿A qué edad comienzo a negociar un horario? Sobre los 14-15 años ya están preparados A esa edad se les debe exigir que cumplan con una dinámica familiar y a cambio se les respeta las nuevas experiencias. Los pactos deben ser serios y claros, e incluso escribirlos en un documento, explicando las consecuencias de no cumplirlo. Así no hay lugar para ambigüedades. No se negocia minutos antes de salir, ni durante una discusión ni cuando haya habido un conflicto reciente que no se haya resuelto. Como orientación: con 14 años, a las 21,30 horas en casa (de forma excepcional, a las once); a los 16, a las 22,30 h (a la 1 de la madrugada), y con 18 a las 24 horas (a las 3 o 4 de la madrugada). ¿Cómo actuar si llega veinte minutos tarde? Todo tiene sus consecuencias Hay que escuchar sus explicaciones, pero estas no le eximen de su retraso. Los adolescentes se despistan de la hora muchas veces, otras veces intentan arañar unos minutos más. Al día siguiente, debe entender que todo tiene sus consecuencias. Por tanto, en la próxima salida debe llegar antes. Si los retrasos son reiterados: no dejarle salir el fin de semana siguiente. ¿Se puede ser flexible? Hay excepciones, pero que no se conviertan en rutina Los horarios son estables. De forma muy excepcional, ante un acontecimiento importante, como un cumpleaños, el horario se puede flexibilizar. Pero hay que tener cuidado, porque los chavales intentan convencernos de que cada fin de semana hay una celebración importante. Las excepciones no son rutina. Si nunca respeta su hora, ¿qué hacer? Plantear nuevos retos

. Los chicos siempre nos dirán que sus amigos llegan más tarde. educar. por tanto hay que evitar hacerles la típica llamada de teléfono preguntando dónde está y con quién. los sitios que frecuenta el grupo. No solo como medida de seguridad. Si han llegado a la hora y en buenas condiciones durante un tiempo. sino un medio para facilitar la convivencia. Una manera de estar tranquilos es conociendo a sus amigos.) hay que .Esa conducta se ha ido fraguando poco a poco. ¿Puedo llamarle al móvil para saber dónde está? Los padres deben controlar a los hijos.. los chicos son vulnerables y corren riesgos Imprescindible.. Hay que ganarse su confianza. ¿Debo pedirle los teléfonos de los amigos y de sus padres? Sí. pero ellos no deben sentirse controlados Los adolescentes se deben responsabilizar de llamar a los padres. ¿Le recuerdo que no se suba a un coche si el conductor ha bebido? Evitar los mensajes de última hora Esa insistencia momentos antes de que se marche resulta contraproducente. ¿Cómo alcanzar un acuerdo? Dialogar y escuchar con paciencia No se debe buscar un diálogo entre iguales. El problema no se resuelve en un día. saber en qué ambientes se mueven. Esos mensajes de advertencia (no conduzcas si bebes. La participación de los hijos (su opinión) unida a las respuestas respetuosas de unos padres que les hacen pensar. Conviene llegar a un acuerdo. a dónde y cuánto va gastar No hay que perder de vista ninguno de esos datos. Hay que dialogar con el hijo con argumentos y proponerle el reto de regresar poco a poco al horario inicial. y eso hay que comprobarlo. Pueden servir argumentos como: una casa no es un hotel y un horario no es una limitación de libertad.. Eso ayudará a los padres a conocer los problemas que se pueden encontrar. sino también porque muchos intentarán dormir en casa de otro amigo. Incluso es importante hablar con los padres de los amigos de nuestro hijo y fijar una hora de regreso a casa para todo el grupo. Un capítulo también importante es el dinero que gastan. se lo pensará mejor. Si solo duerme cuatro horas. ten cuidado con las drogas. ¿Qué tener en cuenta cuando salga de casa? Con quién va. que nos facilitarán nuestros propios hijos. La cuestión no es evitar un conflicto por la vía fácil. Los padres deben preguntarse por qué. Los chicos tienen que sentir que controlan sus nuevas experiencias. Si no funciona: obligarle a levantarse al día siguiente a la hora que debe para dejar libre su habitación. les ayudará a entender la conveniencia de un horario. ya que quizá hayan cometido fallos. pero no por consenso. Y es problable que sea mentira. ganando media hora cada noche. sino dar criterio. hay que limitárselo para que aprendan a valorarlo y no se conviertan en personas consumistas. Por ejemplo: fueron cediendo por falta de fortaleza o por comodidad. tampoco es necesario fiscalizar porque sienten que no tienen libertad.

introducirlos en la comunicación con los hijos de forma más didáctica y natural. por ejemplo. . al hablar de terceros o de una noticia.