P. 1
Las_habilidades_inútiles

Las_habilidades_inútiles

|Views: 41|Likes:
Published by Diana Wall

More info:

Published by: Diana Wall on Feb 17, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/13/2014

pdf

text

original

¿No tenemos azúcar? Le grito a mi madre mientras
busco la bolsa en la alacena, mi café está listo, me indig-
no, obvio, son las ocho de la mañana ya hay olor a guiso y
además falta un elemento fundamental para despertarme
del todo, tiro el café y decido desayunar en el bar Velma
Kelly, de camino al trabajo, miro la ciudad completamen-
te blanca, el paisaje ha cambiado considerablemente, es
otro lugar, no logro disfrutar del todo la sensación de es-
tar en otra ciudad, provocada por este paisaje blanco, mi
cuerpo está destemplado, necesito un café y azúcar ur-
gente, me refejo en un vidrio, me veo demacrada, nece-
sito comer, no es cómodo para mi hacerlo frente a gente,
prefero comer sola, quizás un complejo de gorda.

Paula nunca hace el turno de la mañana, no es buena
para levantarse temprano, miro en mi Block de notas la
lista de departamentos, solo falta preguntar por dos de
esta lista, no nos atendieron ayer, miro el diario de hoy y
marco algunos más, descarto otros, por caros, por aleja-
dos, por pequeños, después de varias vueltas, logro lle-
gar a la comisaria, está desierta, deben estar en el cemen-
terio del distrito 3, mi jefe me corrige esa idea, algunos
están allí pero otros van rumbo a la calle Ventura Prieto en
el distrito 2, la casa del Dr. Daniel G, tomo mi maletín con
los instrumentos de trabajo.

La casa es grande y antigua, sobre todo para un hom-
bre solo, me entero recién, el agente y el ofcial (previo
saludarme con un hola Jorgito y un Yoryi) me informa la
situación, los vecinos llamaron, hace mucho frío adentro

167

168

pero a la vez hay una sensación de humedad caliente,
un vaho de bosque, olor a selva mezclado con muerte,
la mayoría de las habitaciones están en penumbras, sólo
entra una luz desde el patio interno de la casa, anoto al-
gunas cosas en mi Block de notas rápidamente.

Veo un reloj cucú, me asombra su calidad de detalles,
una de las fguras tiene una cruz esvástica dibujada en
un brazo, hay cuadros conmovedores, una alfombra di-
vina, una colección de bonsáis en una pared iluminada
con un tubo fuorescente, a Paula, reina de las miniatu-
ras, le encantarían, descubro un circulo hecho con tierra
marcando la ausencia de una maceta, pregunto casi al
oído del agente si ellos han tocado algo, me contesta
con un negativo, se ríe, anoto eso en mi Block de notas,
la falta de una maceta, recorro las habitaciones, el cuerpo
está en la habitación principal, entro a otra, descubro co-
lecciones de objetos de diferente tipo, bastones, pipas,
búhos, una pared con miles de cucharitas con mango de
piedras, monedas, fguras, la limpieza de la casa no es de
hace mucho, cuando salgo de la habitación veo al ofcial
haciendo el baile lunar, miro el piso y entiendo perfecta-
mente porqué lo hace, está hecho para eso, brillante y
resbaladizo, veo algo mínimo en el piso, tierra probable-
mente, en este momento entra el fotógrafo Diego, hace
chistes con los policías y por supuesto a mí no me saluda,
abro mi maletín y saco algunos elementos, la pinza, las
ziploc, los guantes y la linterna, tomo un poco de lo que
hay en el piso para guardar de muestra, parece tabaco o
algún yuyo seco, mientras Diego saca las fotos sigo re-
corriendo el lugar, en el baño veo un grupo de hormigas
negras que rodean unas gotas sobre en el suelo, al lado
del inodoro, el piso blanco deja ver una sustancia ama-
rilla, orina, con un hisopo tomo una nueva muestra y la

165

guardo en otra de mis bolsitas, las hormigas se desorien-
tan, están ahí llamadas por algo dulce, sino de que otro
modo, alguien con altos niveles de azúcar tendría una ori-
na que atraiga a las hormigas, escucho alguien en la otra
habitación tarareareano una canción de Michael Jackson,
imagino el resto de la escena afuera.

Entramos con el fotógrafo Diego a la habitación del
muerto, el olor es intenso, a muerte y a grosella otra vez,
dulce, hago un par de arcadas hasta acostumbrarme, uso
por tercera vez mi barbijo, siempre trato de evitarlo, Die-
go saca las fotos y yo comienzo a hacer mi trabajo, le indi-
co algunas cosas que no ha tenido en cuenta, movemos
mínimamente el cuerpo, descubro un nuevo pinchazo, re-
viso los ojos solo para confrmar, dilatados, venosos, tiene
un tatuaje en el brazo, 1550-43978.

INFORME: Dr. Daniel G. 89 años
POSICIÓN DEL CADÁVER; yace decúbito dorsal,
orientado de norte a sur, apoyando región occipital so-
bre la cama. Extremidades superiores ambas fexionadas
sobre sector pectoral, manos semi empuñadas, inferiores
extendidas y separadas a nivel de los maléolos por 10 cm,
punción en extremidad superior derecha, área venosa.
Se observan lesiones externas visibles, hematoma color
verdoso extremidad inferior izquierda de 10 centímetros
de diámetro, producidos en vida, no causales de muerte,
data de muerte al reconocimiento, se estima entre 35 y
40 horas aproximadamente, principio de consunción. Su
causa precisa y necesaria será determinada por la necros-
copia correspondiente. Se confrma el lugar del deceso el
mismo en donde fue encontrado el cadáver.

Adjunto una breve conclusión:

Una de las primeras cosas que llama nuestra atención,
es la pigmentación anómala de los dientes, color rojizo.
Esta no proviene de los tejidos dentarios pero tampo-
co es de origen exógeno. Tanto en nuestra experiencia
como en la de otros antropólogos forenses, esta pigmen-
tación la hemos encontrado en los casos de muertes por
asfxia de cualquier origen (ahogados, intoxicaciones por
monóxido de carbono, sobredosis de heroína, etc.). Tan-
to el color como la distribución, son distintos de las he-
morragias intrapulpares producidas por contusiones.

Solo para comprobar abro los ojos del Dr. Daniel G,
iris normal, una hemorragia subconjuntival que, si bien
puede producirse por múltiples razones, puede en este
caso deberse al consumo de alguna sustancia tóxica que
produzca la dilatación de los vasos sanguíneos.

Las partes forman un todo que se devela con fashes,
no alcanzo a ver la totalidad, en un fondo negro se ilumi-
nan de uno y por segundos los rostros de los ancianos,
las pinchaduras, la cabaña de Mr. Ratliff, los ojos de los
ancianos, azules, marrones, negros, rojos, profundos, ce-
rrados, siempre el mismo olor.

170

171

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->