ANATOMÍA HUMANA Meninges Craneales

El encéfalo está separado de las paredes óseas del cráneo por un sistema de envolturas concéntricas: las meninges. En el conducto vertebral se distinguen desde el exterior hacia el interior, al igual que en el cráneo: la duramadre, la aracnoides y la piamadre.

Duramadre encefálica Es la más superficial y la más espesa de las tres meninges. Resistente y casi inextensible, tapiza estrechamente el interior del cráneo. En ciertos puntos se desdobla para formar pequeños espacios para determinados nervios craneales o bien para contener en estos desdoblamientos conductos venosos, los senos venosos de la duramadre, que recogen la sangre del encéfalo y de la órbita. Emite además prolongaciones hacia el interior del cráneo que tabican la cavidad craneal: la hoz del cerebelo y el diafragma selar. En la duramadre se distinguen una capa interna y una externa.

Piamadre encefálica La piamadre es la más profunda de las envolturas. Es una membrana delgada que se encuentra en relación inmediata con las arterias y venas del encéfalo. Recubre como una hoja delgada sobre la superficie del encéfalo y se prolonga sobre los nervios craneales, en si trayecto intracraneal. Aracnoides y espacios subaracnoideos Bichat consideraba a la aracnoides como una serosa donde la lámina lateral tapizaba la capa profunda de la duramadre y de la lámina medial se adhería a la piamadre, y ambas estaban separadas por una cavidad tabicada. En la actualidad se acepta que las meninges blandas o leptomemninges comprenden de la periferia a la profundidad: la aracnoides que tapiza la duramadre; los espacios subaracnoideos, donde circula el líquido cefalorraquídeo, y la piamadre. Aracnoides Es una lámina conjuntiva, constituida por células propias, los meningoblastos, que se adhiere a la capa profunda de la duramadre y a sus prolongaciones extracraneales. Esta comprendida entre la duramadre y la piamadre. Cavidades o espacios subaracnoideos Se interponen entre la aracnoides y la piamadre. Están ocupadas por trabéculas conjuntivas muy delgadas con aspecto de filamentos o laminillas, que se condensan alrededor de los vasos y los nervios que van de la aracnoides del encéfalo a la duramadre o a los forámenes de la base del cráneo. La amplitud de estos espacios varía; en efecto, el tejido subaracnoideo no sigue en todas partes a la piamadre, pasa como un puente de un punto a otro del encéfalo. Esta disposición origina espacios más amplios: las cisternas subaracnoideas, alimentadas y reunidas por zonas estrechas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful