FRAGMENTOS DEL ATARDECER

I Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas. Rabindranath Tagore Lozanía de atardecer. El sabe que la campana redobla el sonido de la vida. Kobayashi Issa ¡Cuando voy a ti, quisiera ser viento para arrebatarte más allá del cielo!. Ernestina de Champourcín Absorto en la nada redescubro el sentido en la profundidad de tu mirada. En la brisa de la fuente canta el viento  Ayer te encontré en el niño y en la aurora en el canto y en la hierba en el soplo del viento y en la luz de la luna. Ahora abre mi boca y canta como en la aurora.  Una-mano que-acaricia  Agua que fluye como el viento de otoño Finalmente la aurora. 
1

Tu aliento y tu perfume junto al atardecer. Mi verdad está en el reflejo de mi asombro que se asombra. ese fragmento de ti. soy ese ruido continuo que aspira a tu Presencia absoluta.  Soy ese asombro que se enfrenta al espejo desde donde mis impaciencias se saben acompañadas. el primer encuentro con la poesía. La devastada soledad del otoño la borrasca sobre las castañas.  Tu voz.  Yo soy ese ruido constante.  La ola majestuosa bajo el negro telón de la noche.  A cada huésped el viento de otoño y el sabio dibujo del colibrí.  Una cigarra que canta en el confín de un arcoíris. 2  .

Soy libre. Todo brilla. Peregrino que caminas del lagar al arcoíris.  Escrutas el sendero fragmentado de ayeres dilucidas el misterio en el espejo. No temo nada.  Tu mano conduce la brizna. El silencio de los sauces  La luz de la luna la plata del lucero. El mañana es hoy. Nikos Kazantzakis Calla. El punzón de tu caridad abreva en mis heridas.  II No espero nada.  3 . tu mirada serena y secreta hace reverdecer la primavera.

 Eres el signo insondable de mi silencio incomprensible.  En la muralla envejecida está la corteza de tu cuerpo revestida de mañana.Considera una ética hecha sin hombre.  La sombra irrevocable del sándalo dormido se bifurca en el alcázar y el rigor de tu camino.  4 .  Desde tus ayeres calcinados álzame a la hoguera de la miseria de ser yo todavía.  Al alba del alelí atardece el murmullo agobiado de tus ríos innombrables.  Era la hora perceptible de las miradas rapaces entre la tierra y yo.

Otro significado del ser y de la vida.  El rayo de la luna ilumina enamorada el rostro del “otro”.  Sosiego del hogar.  Luz y guía en la noche sosegada absorta en el amor y la azucena. tumbado en el exilio de tus manos.  La bruma se dispersa fugitiva como el agua se desliza entre los dedos.  Otra vida abreva en el trasmundo. … Observa y ora. La raíz del árbol abreva en el arroyo. Llama que arde en la serenidad de la otra orilla.  El vaho azul de la mañana abre la profunda soledad de la noche oscura.Conforme al silencio de tu música. envejezco en las albas tardías.  Las sendas perdidas 5 .

 Sendero de luz que conduce desde el instante hasta lo constante y eterno. Asciendes por la secreta escala al Horizonte. Yo también llevo mi lámpara.  Huyes en el silencio de la noche oscura.  En el corazón del tiempo el trigo erige la aurora.  El bosque es enorme bajo la luz del Horizonte.de los antiguos ascetas.  Cuando tristemente se ennegrece la espiga grita la zarza. La luz absoluta y serena anega el alma.  Vulneras tu presencia en el vacío de tus días y en la ambigua majestad de tus haberes. Mi mente se acurruca junto al madero.  Mi soledad es más profunda 6 . Tu eres la guía y la pastura.

cuando oigo tu canto vieja amiga. 3. Llama y hoguera. bajo la lluvia.  5. Un rayo de sol espera. 7 . Luz de la aurora brisa de primavera Amor… Presencia 2. La hoja navega en el arroyo.  III 1. el anochecer. Espacio deshabitado    4. Apenas tiembla la brisa sobre la sombra en que vibra el relámpago. Hundo mis raíces en la fuente de tu amor. Silencio.  Esta noche bajo la luz de la luna el ruido de la fuente desespera.  Los retoños del rosal despiertan al ruiseñor.

 15.  13. 8. Todo es flor. Desdibujo mis ayeres con la cálida brisa del recuerdo. 10. 11. Llaga abierta de amor y fuego. Sobran tantas caricias de tus noches que vuelvo a la esperanza de mis días 8 . Cuesta tanto seguir siendo yo. Soy un proceso de apertura que alude a sus raíces. Absorto en el silencio como en la luz del otoño el cristal azul mira al infinito. Descubro en el espejo impregando de melancolía el silencio pausado de la esperanza.  7.  14. 9. Abrazo mi nada desde el fondo insondable de la caridad que me llama. Aún soy vida. 6. Apaga la luz para que mi silencio pueda penetrar tus misterios.      12.

9 .  El lagar de tu existencia.  Es preciso invocar misericordia hasta que brote en el silencio de tu corazón. El laberinto roto en el enigma del espejo. o el sabio griego en el infinito murmullo de Atenas.  Algunos seres son llamas silenciosas de un candil. Escrutas el vacío de las cinco esencias. es la fuente del abismo en que te descubres y escrutas. serenidad y busca.  El roble de bronce y hierro en su austeridad silente se despoja en el otoño de la librea verde de la primavera.abandonado al hambre de la primavera. Solo entonces los rayos de luz que atraviesan sus ramas iluminan las sendas destrozadas de tu imagen.  Noche y vacío. tu pastura y tu camino. La guía es la flama insondable más allá de la pastura. presencia y horizonte. llevo mi quinqué iluminando el día en busca de esa presencia ignota que se desconoce a sí y al otro.  Como José en la noche plena de Belén.  IV Desde mi jardín El color de los jardines expresa la intensidad del alma.

En él está la quintaesencia de ti. aún con la ausencia de ti en ti mismo. En la tierra anida el árbol que sintetiza el ser y la existencia. Tu alma es como un remanso.  El sabio anciano a la orilla del sendero intuye lo profundo y discierne los cimientos del camino. En la tierra yacen las raíces de tu vida. el que te penetra en el encuentro y en el diálogo contigo. un arrollo o un océano anegado en el fulgor de la Presencia. como una alocución al Paraíso. Medita el horizonte y mengua a la luz de la luna. nuestras paradojas se serenan frente a la rosa. luminosidad que te penetra. El aire y el agua fluyen por tu cuerpo. En el aire sopla el espíritu insondable.  10 . El bosque oculta el misterio inescrutable de la vida. sólo la unánime misión y vocación del río. al ritmo del latido y de la aurora. El agua muda tu existencia al compás del corazón y de tu esencia. Fatigado por la pena y el olvido interroga lo profundo del pozo de tu vida. El fuego consume la materia leñosa de tus días. Desde la cima observa el arroyo que refleja el infinito. Cinco esencias infranqueables que abren el sendero.  Abrevas tus raíces en el signo hermético del fuego.  Esa roca arraigada no combate regímenes ni ideologías.  Profundamente arraigadas a la piedra. el que habita el ramaje pensativo. limitado por el círculo perfecto en que estás frente a ti indefenso e inacabado.  El símbolo de tu identidad abraza la rama de olivo hecha de espinas.

 Está lejos la llanura y el helado espanto que se burla de la estrella recuerda la serena diana.  Nos contiene el cuerpo y el tiempo Mientras tanto frustramos la palabra y aprendemos a soportar nuestra humanidad.V Presencia del desaliento En la efímera libertad los matices de la conciencia evocan el sentido.  Asciende la tierra por el oblicuo pensamiento como lluvia atestado de silencio. El inocente estío reclama el cauce de la luna.  (A la orilla de tus días) El vaho de tus sueños reverdece en los cauces sombríos de la noche. ¿Se precipita el silencio en el rostro encallado de los ríos? 11 . el cantar de los trigales y el mar de tus caprichos.

escancio mi verso que urde la trama…  12 . en la llaga ensangrentada de tu vida. en la herida de tu traición y tu abandono.  En los cristales empañados por tu ausencia. y nombrar el cantor del sueño abandonado en el estío?  El silencio de la tarde es el signo invisible de la ingrávida armonía en cuyo cansancio íntimo se desangra una tristeza. ¿Puedes descifrar la luz de una mirada bajo el halo sereno de una estrella fugitiva. en la hoguera calcinante de tu nombre.  La intensidad del mar vierte el ocaso herido frente al recuerdo reverdecido del alma.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful