You are on page 1of 17

PILAR DEL

FUTURO…
La adolescencia es una etapa muy difícil, pero
también es una etapa en la cual se viven gran parte
de las experiencias que marcarán la pauta de
nuestras vidas. Dejar el mundo de niños y encontrar
esa madurez que nos ayudará a establecer nuestro
perfil como individuos es a veces uno de los
cambios más fuertes…
Este es un período crítico, aquí
se realiza la transición de
mente y cuerpo de la persona; vivimos
conflictos, alegrías y derrotas,
emocionalmente somos inestables.
Claudia es una joven de 15 años, la cual no
tuvo una infancia muy grata debido a que
creció en un ambiente poco agradable, sus
padres no se la llevan bien; las peleas y
reclamos eran parte de su día a día…
Esteban un poco mayor que Claudia, pero
con una situación similar, su padre golpeaba
a su madre estando bajo los efectos del
alcohol.
Claudia y Esteban se sentían agobiados
por los problemas que existían en sus
hogares y la rebeldía era su forma de
sentirse fuertes y demostrar “que nada de
eso les afectaba”.
Cierto día, en el vecindario se realizaría una fiesta y tanto
Claudia como Esteban fueron invitados. Allí, ambos se
conocieron y desde ese día comenzó una historia que
podría cambiar sus vidas.
Con el tiempo iniciaron una relación que se basó en el
amor y la confianza, la cual se convirtió para ellos en la
forma de escapar de sus problemas. Vivian cada instante
al máximo, eran muy felices juntos y el amor de ellos era
cada vez más grande.
El tiempo fue pasando y Esteban comenzó la
universidad, era otro mundo para él. Los
largos ratos que pasaba con Claudia no eran
los mismos, sus responsabilidades eran
mayores ya que aparte de sus estudios debía
trabajar para mantener a su familia.
Los problemas en sus hogares eran cada vez más
graves, los padres de Claudia querían separarse y
Esteban sufría mucho al ver como su familia se
estaba desintegrando. Al mismo tiempo que esto
sucedía su relación empezó a verse afectada y los
conflictos no se hicieron esperar. Poco a poco se
fueron distanciando, Claudia sentía que Esteban
había perdido el amor y que era muy difícil rescatar
lo bonito que ambos tenían.
Una tarde, como era de costumbre para ellos, se
encontraron en el parque del vecindario. Claudia
sabía que no le esperaban buenas noticias ya que
Esteban se encontraba muy extraño.

No se equivocó! Ese fue el


último día de su relación, el no quería
hacerle daño ni mucho menos verla sufrir
y como él no podía dedicarle todo el
tiempo que ella necesitaba prefirió
alejarse.
Luego de esto Claudia entró en una depresión muy
grande, no comía, no dormía, solo lloraba y se
sentía desconsolada por lo que le había sucedido.

Sus padres notaron su cambio y empezaron a preocuparse


por ella, ya el grado de tristeza era muy grande. Claudia
estaba desesperada, no sabía qué hacer para salir de ese
dolor que sentía e intentó suicidarse, pero por suerte sus
padres lo impidieron.
Desde ese día todo en su hogar comenzó a ser
diferente, sus padres se dieron cuenta de que su
hija los necesitaba y que debían ser más
responsables con respecto a su educación, su
comunicación ahora era la correcta y ellos sabían
que debían orientar a Claudia en sus decisiones.
Esteban, por su parte logró salir adelante y sacar
a su madre del hoyo en el que se encontraba, no
era fácil el trabajar y estudiar al mismo tiempo
pero gracias a las ganas que tenia de superarse y
con el apoyo de su madre se encontraba en el
lugar indicado.
Claudia y Esteban tomaron la relación que
tuvieron como un bonito recuerdo, como una
excelente experiencia. Con el tiempo lograron una
gran amistad, sus vidas mejoraron y notaron que
ellos mismos construirían su destino y que debían
luchar para hacerlo lo mejor posible.
De todas las cosas que vivimos debemos aprender,
sepamos que lo que llamamos errores no lo son,
digamos que son experiencias que por muy duras
que sean nos enseñan y nos ayudan a aprender
cada día más de la vida. En el camino siempre
encontraremos obstáculos pero debemos
superarlos y seguir adelante.
Siempre habrá una razón para ir más allá,
busquemos la solución de los problemas antes de
que nos agobien y tratemos de que cada día sea
más fructífero.
6to. “A”
González Roselyn.
Riera Yoselin.