Lírica del Renacimiento

La lírica del Renacimiento
ETAPAS
CANCIONERO ITALIANA MÉTRICA: •Versos de 7 y 11 sílabas. •Estrofas: Soneto, estancia, silva. MÉTRICA: •Versos de 8 y 12 sílabas. •Estrofas de pie quebrado y copla de arte mayor. TEMAS: •Amor cortés. •Moral. •Satírico
PRIMERA MITAD DEL SIGLO XVI SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVI

Continúa la poesía del siglo XV

Petrarquismo
Garcilaso de la Vega

Petrarquismo Poesía moral Poesía mística Épica culta

F. De Herrera Fray Luis de León San Juan de la Cruz Alonso de Ercilla

Los temas del Renacimiento
NATURALEZA
LOCUS AMOENUS

AMOR
BONDAD SUPREMA

DIOS

BELLEZA SUPREMA

FUNCIONES: •Compañera del enamorado. •Testigo de su dolor. •Refleja el dolor del amante. •Refugio del poeta (Beatus Ille)

BONDAD

AMADA
INDIFERENCIA ADORACIÓN

CANON DE BELLEZA

•Cabello rubio •Piel clara. •Cuello largo. •Ojos claros.

MITOLOGÍA
FUNCIONES: •Estética. •Simbólica
REFUGIO: •Naturaleza •interior

AMANTE
SUFRIMIENTO GOZOSO

QUEJA

Corrientes aguas, puras, cristalinas, árboles que os estáis mirando en ellas, verde prado de fresca sombra lleno, aves que aquí sembráis vuestras querellas, hiedra que por los árboles caminas, torciendo el paso por su verde seno, yo me vi tan ajeno del grave mal que siento, que de puro contento con vuestra soledad me recreaba, donde con dulce sueño reposaba, o con el pensamiento discurría por donde no hallaba sino memorias llenas de alegría. Y en este mismo valle, donde agora me entristezco y me canso en el reposo, estuve ya contento y descansado. ¡Oh bien caduco, vano y presuroso! Garcilaso de la Vega, Égloga I.

A Dafne ya los brazos le crecían, y en luengos ramos vueltos se mostraba; en verdes hojas vi que se tornaban los cabellos que el oro escurecían. De áspera corteza se cubrían los tiernos miembros, que aún bullendo estaban: los blancos pies en tierra se hincaban, y en torcidas raíces se volvían. Aquel que fue la causa de tal daño, a fuerza de llorar, crecer hacía este árbol que con lágrimas regaba. ¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño! ¡Que con llorarla crezca cada día la causa y la razón porque lloraba! Garcilaso de la Vega

En fin, a vuestras manos he venido, do sé que he de morir tan apretado, que aun aliviar con quejas mi cuidado, como remedio, me es ya defendido; mi vida no sé en qué se ha sostenido, si no es en haber sido yo guardado para que sólo en mí fuese probado cuanto corta una espada en un rendido. Mis lágrimas han sido derramadas donde la sequedad y la aspereza dieron mal fruto dellas y mi suerte: ¡basten las que por vos tengo lloradas; no os venguéis más de mí con mi flaqueza; allá os vengad, señora, con mi muerte! Garcilaso de la Vega

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful