Reflexión de la Película: “El Señor de las moscas” Poder y ética civil. Pablo M. Pernas. www.filosoforando.blogspot.

com febrero, 26, yyyy En el presente trabajo presento algunas reflexiones acerca de la película vista en la clase de Teoría y dinámica de grupos. La película se llama “El Señor de las moscas” y trata de unos adolescentes que sufren un accidente cayendo en el mar y llegando a una isla despoblada. En ella buscan organizarse para sobrevivir. camino distinto. En un inicio, los adolescentes eligen, a Ralph, quien obtiene el beneplácito de la mayoría para ser el líder. Poco a poco, se van estableciendo una serie de reglas, normas y deberes para que el grupo pueda sobrevivir, mientras esperan ser rescatados, por ejemplo, quien quiera hablar deberá utilizar el caracol, habrá guardias para vigilar la fogata, algunos se encargarán de la construcción de un refugio, otros de conseguir la comida, etc. Conforme pasa el tiempo, empieza el incumplimiento con los roles y acuerdos establecidos inicialmente. Es por ello que Ralph exige una mayor disciplina. Al hacer esto, algunos adolescentes, representados por Jack se empiezan a quejar y a oponer a la autoridad de Ralph argumentando que no desean tener reglas e incluso piensan en deshacerse del único adulto que sobrevivió, aunque en un estado inconsciente y muy delicado de salud. Jack, quien identificaba el ser felices con no tener autoridad alguna (ni padres, ni maestros, ni jefes) decidió formar su grupo. A pesar de que se decía cansado de recibir órdenes, en su grupo se establecieron forzosamente una serie de normas para poder sobrevivir, siendo algunas de éstas muy crueles. Poco a poco se fueron deteriorando las relaciones entre ambos grupos y el de Jack terminó ejerciendo violencia, atemorizando a sus integrantes y a los de Ralph, negándoles la libertad de expresarse libremente, golpeándolos e incluso llegando a matar a otros adolescentes que les estorbaban. Al analizar la película puedo constatar que el ser humano, dada su naturaleza social y su necesidad de organizarse requiere normas (moral) que regulen y faciliten su sobrevivencia y su convivencia. En la mayoría de los casos, todo ser humano pertenece a uno o a muchos grupos, teniendo que asumir las Al principio todo parece ser fácil, sin embargo, posteriormente surgen los problemas entre los adolescentes. Inician las diferencias entre dos bandos que se forman y cada grupo toma un

1

normas que los rigen. Sobra decir, que siempre habrá alguien encargado de asumir el rol de autoridad en un grupo. En el caso de la película, las normas estuvieron presentes en ambos grupos todo el tiempo. Además, ninguno de los dos líderes pudieron “librarse” o escaparse de una figura de autoridad. El grupo de Ralph tenía la autoridad interiorizada: “hicimos todo lo que hubieran hecho los adultos”. Por su parte, el grupo de Jack mantenía el temor al famoso y poderoso Sr. de las Moscas, no pudiendo ser enteramente libres, teniendo siempre a “alguien” de quien debían protegerse, o que los mantenía preocupados. Otro aspecto de la película que me gustaría destacar es la actitud de Ralph, quien puso en primer lugar el bien común. El haber optado por esa actitud lo llevó a asumir el costo de dicha decisión, es decir, el rechazo, la preocupación, la impotencia, la injusticia, el abuso, la burla, el fracaso y la soledad. Un hecho análogo podría ser lo que le sucedería a alguien que, en nuestra sociedad mexicana de inicios del siglo XXI, decidiera actuar con honestidad, decir la verdad, oponerse a la injusticia, etc. El resultado sería similar al de la película: no será bien recibido, será despedido del gobierno, de su empleo; será criticado, ridiculizado y si es posible silenciado, ignorado o eliminado. Concluyo este trabajo haciendo consciente la dimensión social de todos los seres humanos que estamos obligados a vivir en sociedad, salvo algún ermitaño. Dada esta necesidad de una vida en común me surgen algunas inquietudes al respecto: ¿cómo debemos organizarnos, comportarnos y vivir para que la vida digna sea posible para todos? ¿Qué normas necesitamos hacer vida para ello? ¿Hasta qué punto queremos y aceptamos que haya normas y estamos dispuestos a cumplirlas, aunque no redunden en mi beneficio personal, sino en el colectivo? ¿Estamos listos para pensar en los demás?

2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful