LENGUA ESPAÑOLA Y LITERATURA CONTROL DE LECTURA LAZARILLO DE TORMES

Nombre: 1. ¿Cómo entra Lázaro al servicio del ciego? 2. ¿Dirías que Lázaro vive bien con alguno de sus amos? ¿Manifiesta afecto por alguno de ellos? Justifica tus respuestas. 3. Siendo aun un niño podemos conocer en el capítulo del ciego que Lázaro se aficiona a cierta bebida alcohólica. ¿Cuál es esa bebida? Resume el episodio en el queda clara esa adicción. 4. ¿Quién es el arcipreste de San Salvador y qué importancia tiene en la vida de Lázaro? 5. Resume cómo se separa Lázaro del ciego, del clérigo y del escudero. 6. Contextualiza estos fragmentos en la obra: ¿con qué amo vive Lázaro en cada momento? ¿Qué sucede justo antes y justo después de cada fragmento? a) “Levantóse muy paso con su garrote en la mano, y, al tiento y sonido de la culebra, se llegó a mí con mucha quietud, por no ser sentido de la culebra. Y, como cerca se vio, pensó que allí en las pajas, do yo estaba echado, al calor mío se había venido. Levantando bien el palo,  pensando tenerla debajo y darle tal garrotazo que la matase, con toda su fuerza me descargó en la cabeza un tan gran golpe que sin ningún sentido y muy mal descalabrado me dejó. Como sintió que me había dado, según yo debía hacer gran sentimiento con el fiero  golpe, contaba él que se había llegado a mí y, dándome grandes voces, llamándome, procuró recordarme. Mas, como me tocase con las manos, tentó la mucha sangre que se me iba, y conoció el daño que me había hecho. Y con mucha prisa fue a buscar lumbre y, llegando con ella, hallóme quejando, todavía con mi llave en la boca, que nunca la desamparé, la mitad   fuera, bien de aquella manera que debía estar al tiempo que silbaba con ella.” b) “Arriméme a la pared por darles lugar, y, desque el cuerpo pasó, venía luego a par del  lecho una que debía ser su mujer del difunto, cargada de luto, y con ella otras muchas mujeres; la cual iba llorando a grandes voces y diciendo: -Marido y señor mío, ¿adónde os me llevan? ¡A la casa triste y desdichada, a la casa lóbrega y oscura, a la casa donde nunca comen ni beben! Yo, que aquello oí, juntóseme el cielo con la tierra, y dije: «¡Oh desdichado de mí, para mi casa llevan este muerto!»  Dejo el camino que llevaba, y hendí por medio de la gente, y vuelvo por la calle abajo a todo el  más correr que pude para mi casa. Y entrando en ella, cierro a grande priesa, invocando el  auxilio y favor de mi amo, abrazándome de él, que me venga a ayudar y a defender la entrada”.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful