Ricardo Labra

Rastros
Sigo el rastro de los tacones doloridos que regresan de la noche macilenta, sigo el rastro de los tacones que renacen redoblando las aceras del amanecer, sigo y persigo sus acordes de sinfonía antagónica. Pongo nombres, imagino fechas, anoto lugares, trazo líneas de luz y sombra: rastros que revelan su rostro bajo una farola iluminada, rostros cincelados por el rastro de su historia cada madrugada. Rastros y rostros que persigo y sigo en sus acordes, en sus contrapuntos, en sus huellas de luz y sombra, buscando mi rastro, mi rostro, mi historia rostreada cada noche, cada amanecer.

48