~.1',' .

,
J_~ -

\ .... 1 ~ J~ ./~

~1I."\_~.,.
I

l

1.-

_

~;~ ••••
l. f •

'

L

'./

", ••

't-

,.:,",

f"~.• • • •• • • ,j' • ~~,•• •[ .1 ,,'
~

-'r:

'"\

I

.-

,

Materia: , INTRODUCCION A LA FILOSOFIAI
, r ~

Código: CSS240

.~.

Bibliografia:
Introducción a la Filosofía de Arturo García Astrada (Multi editora. Introducción a la Filosofía. De Manuel Gonzalo Casas (4" Edición, Gredos)

I

"El PRIMERO COPIAS"
FOTOCOPIAS é IMPRESIONES GAlERIA fONS/> - APOlO 18 '

el-primero-copras@hotmail.com

Tel. 4231905
~

l. 11,;.._

J

-'

.-

_.•.. •••••• _•.e_._ ._ •. _.".;,'_., • ~J,
. ,". ".'; ~_ :"l:"1 '.:. '.-' " " ~ .';"o.:-.¡

V~' ',":.::,' (.:'.,'t::,}'"T-.:j

f.; c.)

\:',¡... t'.:,,;'\__ l:--';;. ~.,; ::,f

•.• _• ~• :._•••. • •
{.~'\_ .:"
t•.••

<'l ... : r.: ,; ,.-.,,:; ""',,";.

,:

r::':;"""i:".; c.:: \""

'Jt_."•

-

. ., •.' •. • •. '.

,

.<

.i.'~


¡
j

.:;'~''.

i

",',

;. ARTURO CARCrA

ASTRADA

e.i"
.

I

••••

-;

I

~ : ,.,
.\

..

,

'

"'.

'.

~[NJu ~
.., ,

(Q) [Q) (lJJ (C (C ~(Q)[M

~
"~

• • .,G) .~~_:c)
,-.,
•••

,,-',
."
,;¡

LA FILOSO:FIA

.

. .", . .'~ .• ,., • • . •••
.c' ,
,

\',

,

,'
"",

"',

.,

!

:.

~, .

""','

e{,'

.,f

-DISEJ'lO GRAFrCO
Dis. rnd. Cristina Gordíllo de Rogé

•.. •••

.r'

¡
")

,.
MULTI EDITORA

-

.

crnff
CORDOBA

..... -

~

REPUBLlCA

ARGENTI~A;\'

'~.',

., • .", .1; • .:. -:i • :!,r ., e:' .e:
i' I "
1"

.~'t.,

,

' @Copyright by Arturo G.rd. Astrad. 1984 • , MULTI EDITORA "Cbidob." REPUBLICA ARGENTINA. DERECHOS RESERVADOS Prohibida la reproducción total o parcial 'no :nutotlzada por el EDITOR en .cualquier forma ~que, sen, idéntica. o modil:lca~a, escrita a máquina o por fotocopindora y en cualquier sistema de impresibn.

I ,)

I

i

'

INmCE

..

. ""';;.-

Página PROLOGO ACTITUD FILOSOFICA PRESOCRATICOS y SOCRATES PLATON .; : , ., " SANTO TOMAS : " . . . . . . . __
: .. ,

e¡¡~:.
•. -:. tÍ

.,.,
I

Primera Edición - Diciembre 1984, - 1ernreimpresión Mayo 1986,

.

7 9
23

,• .,'

••

Hechoe1 Depósito que marca la Ley 11723,

47

ARISTOTELES SANAGUSTINY Impreso en Argen tina, Printed in Argentine, . ISBN 950-9571-00-8, DESCARTES SPINOZA LEIBNIZ
KANT

67
91 107. 129 143

• • • ." • •.....

.
.

163
199 235 259 .

,

.' • .' .
,"

HEGEL . MARX -l' MULTI EDITORA,' d. ,j,.";;.-.) . "'1'_,~,.;( 't. ~~. ';, Avda. 24 de Setiembre 76l"'5°'P",:'''16'' "-' ,., .'.,(5000)'Cqrdob~.:R.públicn-Argeniina. ' COMTE NIETZ SCHE " ORTEGA Y GASSET
h:!

: .,-" '

__ ,

'

'

'. . . .

\

.,::""
•r'"

. ,~'-.' ":

.~~~~.:; r't':r"'y~".~
. '~1¡::~'~,!:.'::~~'1:::.'
;';;."

279
315

.:,'
"'

:."

HEIDEGGER EPILOGO

, '

. .

353
411

,;\ •.:1. ~':~í;.;."~:~:, .:: .• ~::1'7:!;.¡: ' .!.\, ..';

..

".,

'.

,
::.

• í; .::~
.
,

.'-:1

PROLOGO
.;

..

.. )

..

.~

.

••• e>i
..•...."

.

,

I,,
!
{. . I

,

: Este libro es !rute. 'de la gl:nbaCióndechsesdiÚ;,(las clürailte varios perioclos.lectivos ¡,JI la Facultad de Filos?fí,a,'.i',HuillUúidades elc la.'Universidad Nacion'al de, 'Córdoba. De es'ns'graoaciones fueron suprimidas alguiIas I:epetieioncsy IásnisiJ~eúiis 'atlafátorias a laspreguntas fOlinllladas 110{los áJ~¡¡lIios,liero fúe' rcspetrtclo'd~ .cadeter rle exposiciÓn oraI'i'n'o esáita'~'úe ¿ii ellas pueclé'adirátir;;c;:P01" cier~ to 'lue todas los a~tores fúidron tratados' eli'\'¡;{ ibIdcurso.' caplllllus,de San Agüstín,Hégcl y,Heidegger son lllsíntesis d,~ son(Jos semin:friOsallí dícthdóS: ,c;' "'" ' "::':", •. ' ',' '.• En' deiml:¡'oíw la~ é)hses heproclú';,do :'¡h Úehi lb qüecb;;: '¿'e sidero 'que un curso de Iílh:odllcClón a la t.ibsoTíil 'debe tenercop1o plimordiHi'lin:wdad: ¡i'osibl1iÜt"que 10s".:ilúrlinÓs. rccié!;' iii¡p:diu'¡ que a la Facultad 'se: enti'0nten,; ::¡",,'yml' í'llnilJiariZándbse:con ¡'i,~'g1'llndes ' pro bI~lúiJs'que' el hO\11 bi'e,'il' ciert(l nivel' de sli CIés'm'J:(jÍlo' 'ÚÚr-lectíi'al, ineJudiblemeitte se plantell, También he procurado que IllSi.ntei-¡;retacio¡jes' que' dab~'ele los graiIdeil ¡ierÍsado\'es éstUviesen flindai:hisen sus IJrO'pios'textos, ~uya ¡i;ctora ini,íiiriabl~mente'Jillcíá~seriiiando'a nlÍs aJl~nl~i,os¡m\e::iqll,él1os: p_e~mii~i1J-!A~'5icf\ipie re~~v,ada.,i'C\~ctllÍ'a pro: y fum!JzaCl'Jn. El1'filosof¡a escuchar' en forma dtrec1a)a:palabra deun pellsador'esalgo' absolutainente irisoslayable'y íi:q,' nlidá'reeliJplaz.able, Cren,..~;'Ie;nás.que en ése 'Ílltento' depfiJner. c~Í!tJho progi'eslva i'á" miliáriaúi:!';~on'los grandes temas 'del pehsamienti) debe jJon'erse especial cuidado para evitnr que ese intento se transfol1Tleen UII subrepticio da'r al alumno uIta determinada respues'tll, ya elaborada y acondicionada para su fácil aceptació,n. Todo escoIm'jsmo filosófico es mortal para III filosófía porque falsifica lo problemático, que es Jo propio de ella, en una fórmula detinitiva y dognlát1ca.
I~'.

." •
el'

.:<1 .<

.

.:.,~,¡1 ..

no
..

"

•.

-."

I~,

.':"

...•.. ~,.

..•

.: ,.'l'

...

'

.',

tos
.

el

••••

. •
• •. •• • • • •
•••• "

.:<

:;,"',

y

•.
,

,

.'

.",.' ••• efe,

.. ~.\'

'

• •

.r"

Al comenzar a pensar, el hombre na debe sentirse comprometido con ninguna teoría, que siempre es una interpretación de la realidad, , sino cOJ?prometido únicamente ~on,la re~lidad mism? Pero es induda',' bJe -y SIno la ensefianza umversJlana.sena mnecesana- que al alumno • debe instrumentárselo de la mejor forma posible para que esté capacita• do de int~rpretar, con su propio esfuerzo,esa r~a!~dad,~para lograr -:- __ este"ObJetlvo debemos reconocer que no hay otro mstrumenta para el pensamiento que el" pensamiento mismo. Por ello es necesario hacer canacer al alumno las grandes interrogaciones y las grandes respuestas " que en el desarrollo histórico, eI)ensamiento, por intermedio de los • , grandes pensadores, ha ido formuIando. .',:" Nuestro propósito es, pues, ofrecer estas formulaciones 'que resuItan paradigmáticas en la medida que son situaciones límites que se le abren al pensar en su derrotero y que como tales constituyen coyun'. " tUras ineludibles en'la' presente altura de 16stiempos'. En:medio 'de ,ellas, .' '' coil ellas y contra ell~s, se .ll~~aa' cabo la grant?~ea dell~óriJb~eqüe'és el filosofar. Esta actitud mlclal de apertura cntJca haCia'los, grandes pensadores, que en el fondo no son sino;~slabones'del ¡¡i'anproceso del peJÍ¿aillieilto human,?, tiene para no¿oíros;americanos, Un.~l~él aÚn ." mayor de,radicalidad: Porque si es cierto que d,~betenes valid,e'¡;' gen,eral el hecho que al ,comenzar a pensar el hambre na debe camprometerse, can ninguna respuesta ni can ninguna iiJterpreticióil"en el' caso'.del • ", '. a:nericana, esa validez tiene un fundamento ,aún ,niá.spraf~Í1,¡¡(i 'póte¡lfé nmguno de los..mame,ntas de aquel praceso nas p~rtenece 'ni puede identificarse con 16 ariieiícano. El.iloiJibre amcficana se"siente extraÚ' .,:' (jero frente a toda' fon;na,culttl~al y nada eIl elmundb de)~ ,c~lhlra lo ," campromete, Par ella su harizonte no t.iene lí¡J¡ites y su iípé~'tü:ra, debe • 'ser total ' .' . Pero' aquel stiritirse extr~ñO frente a cada uno d~IÓs'Jl1'~nientas .:quel? cuIii;Ira h~ i?a:protageiriiza,~do y. la hlhospitalida,(.C¡úeqüizá " expenmentemos haCIa ellos, no debe ser sma un reto para ,que de naso'. tras sulja nuestra propia respuesta:i'ara'ü¡grarlci ilcihay ti'6,i'néclió'que .,:' ' adq~irir ~ós elementos, las cat,e.gorías'~los insirtime':1tas 'qlie,'son' ya ", patnmoma del hambre plane!.ano. Mumdas de ellas, pero no 'camproe;',:i meiidos ni alineados en ellos, estaremos capacitados para iniCiái'nu'estra '0,', 'tarea" , , ,),d, ' •

."1;(" e;-.1;',

.'

.:);1 ,
.h~

'1.

"

,
"

B

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

.,0' e':"
e,

ACTITUD FILOSOFICA

ei"
e,

et':'
e,o'

I (1

_.O'.,

,

'

'

o


',~

.:~

~ ?

.r
,r,

•. .,;:....

:.--

.!

::~ , .¡:
.
I ;:¿

"

..
,', .'

:;.'
"

H.

• };:'"

. :',~

.; .,,::,,',

,',

"

Quizás sea una ingenuidad que en nuestro primer cantacto can' la filosafía pretendamos dar,una defmición de e!Ia, Más plausible pare. ciera,ser que ..tratemas de, acercamas a ella por medio de un rodeo, o de su~esivos rodeas"por,media de los ,cuales,penetremos en la actitud human?', que: la,,filasafía, ,sup9n~. ,Porque ,podría, succder'que la filasa-' fía no: tuera ,tanto un,canjunto" de 'canochnientos'q,ue' pudieran transmitirse abjetivamente, s'ino, fundamentaImente •.. cierta actitud ante ta- ' una do' canochnient<:i,.pósible. Ha , Una ,dimensión "del hombre, el peusa. miento,,'que:,.;lp obliga,,frente :a;una presencia, frente a a 'I¡:¡¡:¡¡e¡riatez de cualgwer. casa que se presente añ1Cé.l, 'a no conformarse'can ella sino.,a ,buscar su '.fllndamentiY,', ,buscar:la' ausencJa que se 'esco.mtDle.-, a trás de teda presencia. 'Ciertamente' el pensamiento. da, testimonia de la', ,gue,esta,presente"ante el;' pero can',ese' testllTI011l0' tarea no termma:' su sino.,que,'se Interraga' par esa,.presencia y po'r' las posibles, causas de,que " esa ~resencia 'exmtit:,.y, ese ,na, canfan:narse: con ,la,simple' pr~senclli!:...Y. ( ese 'lllterragarse,. canstItuyen lo', propIO de la' a'Cl¡tud"fi)asóflca. Hay, pUeS;'en et,corilienzo' de ',ella'!In'r.enavada negar Jo inmediatamente presentcen, búsqu.ed~' ~e ~u'fundame?to: De este' no.' la especulación filosÓfica,llega:a.lo mas ll1(¡mo,a 10'masentrañabJe.de las casas, del mundo. ,y de¡ hombre. Ella',es, entances, tllJ radical' hacerse',carga de la-angustia y el ,'asombro de 'nuestra eXistencia>Es' Un 'silencioso descender hasta el asombro de. q'ue,no~otros existainos el: que nos abliga a interrog-ªL)' a'inteI'rdgarnos: ', ' , ",', ' ','. ' ' '--U¡:¡¡:¡e(;ha cotidiana dda vida humana esgue,exisfil unmundo." ' que en 'ese inunda'existan 'casas',.:ygue en:inedía de esas casas nasotras. "o' 'existamos, .. Per.o"esto;,,'que,:es' , tan':cótidirrna, 'esté 'estar"en .el mundocro-.' deado de' casas y siendo testig.o de eUas, na siempre llama la atención

l

..ckU}.Qm br-,,"
¡,Por _q1!é_e2<~!e~cos~s? ¿Por qué existe el mundo? ¿Por qué existimos nosotros'! ¿Qué sentido tiene el que existan cosas'! ¿Qué sentido tiene el que exista un mundo'? ¿Qué sentido tiene el qu,: existamos nosotros~ Fíjense ustedes JiLgrofundidad que tiCl1."esteJEi!'.!'l'O-. ,_ _[arse, ~C~!'L compromete a nosotflJS mismos,_ Nosot!:QL~~j¿lmoy nos )!1."J.!!fdos en e~!U~g}lnl!!.;J!!!L~j!:-g ueJ~. reslJlle~j¿l_ ~_p-~~ªi1.Aars~, ..~L es_q.lJ.lLP'.\,ededarse un-ª...!],spuest!. a eS~l._pr~unt~~!.¡¡).I~p._..9!!einc~be pJ:ófundJ!..mente al 'J¡Qmbre. De modo, entonces, que ese. preguntarse es anterior, en importancia, a cualquier otro preguntarse, b.!1:. .in:!portancia de. la pregunta: ¿Por qué c.xj~j~~sot.':os'! ¿l:'.or_q~ILe2<lste,!....~'!, tiene ~l~J'I!Q.ridad sobre ~_~l~l.q¡.lier otra Eregunta porq'Je es lícito conjeturar que.el fundament0 o sea el Scrhubierá"¡jüa¡cro--perínanecer en cefFaClO)' descansa n(losobreSllii'ism () sin _.fi~nda[ liI~ro~cfiir ullli' mul~i.!.~_ª"'ifr cosas, 'una multitud de e;ltes, ': Enunc:lándoJo con' palabras de Heidegger, digamos que,/a :pregunta funif;iñl en tara'¿-lilliloso f[;l,"'mcji.ieten d rem os SIe'ñl re"presellle y S'ieiiF p p-~~--;;'st{latiehdo.-en--cada uno de Jos grandes pensadores, cualqUiúii) _ sea la respuesta' y'cualquiera sea el de~arrol1o 'tlue se..Ie hayan dado a (esta pregunta es: ¿Por qlijes ~geileral eléjité-ino l~lás."ieh 1_j¡.'I.~da'! La pregunta. fundamental de la mosofla ..'e,ota mentando. a la I \¿ r..~lªI'¡9)1li-e"¡;¡' m lInlpiíCTc1aa~l1fscosás~ae~¡¡)sentiis' y d e:.cadaeií'te-eil ! ¡)ªrli..cuT:lI"'¡fé-fi'tl'6'7l:ees1~mumprlc'iaa{cJren!ea fa"'ü[f~lC@líinaame~":'1 \.,. todeesos entes, a la uJ1ldad.del Ser ya que todos ello~ son.•.. .todos partlapaJideiSe;::-:.
1,

..-.... ,__-- ..
i,
"Nuestras vidas son los rloJ'. -que van a que es el morir. '.:
dilr

.1
en la
111ar,-

a la pérdida de sentido de cosas en las c~ale\ habíamos confiado y alt '-1 ¡;¡-pérdida de sentido aeJluestra VIda y del mundo' todo, De~esperacJ.:' ;gite-I'!o.~rdTOiil:le un ser quendo cü)'aauseñé1a:aiiOilcfii'iii.'iCsTra~i:;; xión sobre Ja.!,~gac!.9~~ _de e...~i,s!encia, Tal cosa sucede, por ejempl~7 en las coplas deJorge Mailnque.a la muerte de su padre Jonde ve a.:,! v.ida del hombre en su tránsito hacia, IUll1ue.rte y dice que: .: ..

j

I

I

I

I '.

\I.¿

Sin embargo".a. 'pesar, de 'este caracter radical, fundamental'. de la t?':.:.g~iIlta,iJC' siempi:c~-ev¡aeñ~~er"riOiliTJfC'se"ra'fOriñula,l'1o :'>.,,0 ~.!'Ua formula 'cuando el' hombre he~,e 1In.trat.Q.g!.l?~1ficial"con' las-.c'!.- '<\"6' sas, cuando pasa, ante" ellas de..,un. modo trivial. y ¡es balando "sobre • \ .. .'c," ,.¡jj~~"c¡l:iñdo)as--Cosiisno'Teh¡¡-¡)¡¡¡¡l-:-ierii'ol¡:¡¡fñdeque:¡¡¡scósás'¡eh a- .• blen, SÍJ10q.ue simplemente jas usa, ,'. '''-. ---'-~:~7;':---"' .• ....-c--~mo'd~ñIQnces, gU?::!1-º.,slempre est-ª..PL~glll1ta'f~lliI.ªm.~.Il.til.J se hace presente al.holl1bre. Pero, hay ,Ciertos momentos;"cJe¡.tas s¡(ua- ,,,,_,o.oS;~ 'dones qiw s\¡iuiendQ la.nomepclatui-'¡"'áe7jii1TIfosolo, :contemporáneo; .:; c;~~~ • < , dírlamos'quc'soll. snuaéi'g;e;j'¡míl¡;¡¡ell1a~¡¡¡p'¡'eg¡¡iiTilse'''lmp'ijñC'''' \r", .,'" :~, ~0 " n'tcesariamente:-E's dec1rrque~'se-rompe esafñCffi'erenda nuesfra.¿Illte]as \.I(l~t.,/.";:'. &i'ii'as,-e'saJnd,Térencia unte:elasollil5'roilij-étl:ielos-""tes ,sean y la"j;re.' ',"? g(lil la p"oi-srúiTsmíl;"li'¡;¡:-S¡¡-:jjropiopeso;""sfá'aeI¡iiíle'jiü esfi'ii"-ex¡gieJ1C1b lfiialJOsífJle 'respuesta. " -.' .---. -~,-:-;---:'-. ' '~'-"'-'i:'C¡¡¡¡Yes-=~"ñ;POr ejemplo, esos momentos? Uno de ellos ,es el estado dedeSesperaéióJl' 15esesperaCioj:¡-¡¡jsen:Bñios anolHidados, fr.ente

--o

~~r,

'cosas:-ef7'qlle~-l~'cOS:1~~ 'es
l

"---:~.-:. _._."

---

._--------,-

O!!'£..!.,~o.1!:l.~nt~.!!.!J....e~~a p2:':!1!:!.~ta ... ~:icleramos. funda. q.':'..e s l:n.e.!'talde la filosofía puede hacerse presente, es en.los casos c!einl1lens •. .h~~f(i!~1'~anlRJest~.,~n()s p¿lrc~lera ~Lletocfas l.as'c()s~Sestuvicr:I.,' . ale~l:es como nacIendo ,:e.clen, Vemos .la cXlSt?n~Ia' de I¡¡S:5g..s~,~.....l:.JL.S1~ .e~tad)" nacIente')', tamblen e~as cosas y el eXIstIr de esas. cosaS'¡1OS,unpacl:' proftin!I,:.'.n.~!1..!~_ • ' ' . '--...----. TAmbién esta Ji!:mmt~" surge, ante el asoJllb~o. Ya los grande. filósllfr>.:;~l.~~, Platón 'y Aristóteles, decían que el asombro era eLc.Qnúmio d~.:.li7ITOsoTía: ,) usfamente el asombroOF1jTIe, haya cosa. 'y"!~o{l~lásie.n que.no hul;Jieffi1iaif:l.""--b ., . "-_. - .. -, . . gira SJI~Ia?,6~~ 1~J11¡{e',e.n:..::ua1k1 .!'reg':'.:~lIJ?~ede hace::~: !~re-.,:' ! ~~; es eGi'huffllnJe'n't/1, e:rtea1O;. lJTcJéniíofo con pñfaljms (le. Sar ..... tre, la nálls"a -que'.nos.'ÍlToducen a. liOSO tras las. cosas cuando estamos •. enoniiCjiiijil te'~al:¡¡:J¡Tl(~os~ ynOs":'pregu nla mos 'co u n cíej-t'?.~éfesi:¡¡:eclo.' J'or esas, cosa~ y por lo :a.bsUl:doque nos parece su e.xistellcia, ' " -'~-Yfu:¡;iiiñ'ente la dllda:lca'duda es olTa posible'entrada al proble-.,. ~lIa filo;~TICO:'l'I'i'i"olvlden. que Hamlet; 'el prJ1lcl~le-¡:r¡;"ladllda-;ac-éla: ./' '''robe 01' /107"'10 be; Ihal's the '!lIestion" (ser o no ser"esa es la clles~ .",. tión), La filosofía moderna, con Descll.rtes; seinida con la dur!a como. método insuSTífüilile pam . transltar' por el' pensamiento ,illOSÓI'¡co-:-. ----La,pregünta 'fllndament¡¡l~;es .'Ia más. profunda. por ue' va a .Ia .:" raíz misma de' Jas 'cosas. o,lIospreguiltamos tanto. por la esencia de. las .. gue la. pregunta. tiene un grado mayor rÍe h~,d.u,",0Lue: la. "exi,y/encia" de la cosa. Por ell~:::~ la n1á~p~!?,Q!.n- . • dll'y.a 'la vez la .más exteJisa de toclas las preguntas, porque no se lU11Ita, -ñcr:se-mce"i\"uila. cosa en" parlrClIJar smo".quc se'"lInce; eXTéñSJVi3 • ..!od~s las' cos,is;.:SeJ13~~.eXJ~1~s~'y.a. a_ ..!QID[m.. !"~aB. . ~ --.:. ..... El horizonte cI" la.. ,ff/osona cs~otaUclad,:Aristóteles,. : decÍil j¡isfá-,iieñfeqil~"'e[¡(¡757~e-ía7ilOsOllii' es 711 7'olaTiíJ(i(¡ de 7as •.• : cosas'':''l'1osaOer'-ei!'detaITe cada una de las partcs de esa l'otaiídTi(I, • 'SIno el preguntarse por la Tot".lidud l11iSIlHI.

• •

e>

n.

e

,.\,t,

.i ., •
•••••

e


• '. . .¡,\:" .:,. 12 INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

--l
:.."~
ACTITUD 'FILOSOFICA

I

,13

,.máti.«"'L -la matemática. o la físico-matemática-, pretende la' exactitud. ele.,:: . . Xa tienen ustedes una primera diferencia entre ..fIlosofía. y Pretende ,~l~.J.ªsJ.t;,~!!.e;;!lI£.!l':'s.!!_i!l!E:rrogEr ,~~tas;.y cl.!~~do sean -ño e).': ciencia. La ciencia Se.desentiende con mucho entena del horizonte'. de' hay...u.!.1¡J_$o~actitud la respuesta deja de lacro:eJproblema:. El neopos¡en .".' Totalidad, y dentro de ese horizont~ de 1'otalidaq recorta uncierío ¡ivismo de la escuela de Viena ice, por ejemplo, que ..10 que no Si! •. ' ámbito, y lo va a estudIar, lo va a profundiZar, lo va a delilñitar de1puede medir no existe: quod mensuran neqult non . existit. I .} todas las otras cosas para ac~rcarse li"ereñ' una forma mqumente::'1'.or j . . ~ Pero fíjense que mientras el científico hll dejado de lado el pró-, • :¡., latanto, entonces>.l1)ientras e:LobJetó.de;:á1f¡lisQHiJ es la&otahdlf j;..J.A""iO..~ blema porque no encuentra'.una respuesta exacta, el hombre, que'está ~ e~el':b~¡j¡:tó de la's(,:~ncia~lpartÚ;u ares, e ca ii"lma de las' ,cieilCi,as,e~. traL~I. científico, no. puede de,¡¡¡r:de.seguirse. pregu~ed¡' parcIa!};' .-........ .,.. . .;r.~"!Pr....j.'¿h cortar, esa actitud expect'lnte ante el problema. De modo entonces .,. Otra cosa importante es gue la ciencia, que ha delimitado de la que diríamos nosotros que la actitud delilfllosofia o la actituOdel • Totalidad un aspecto de ella, para acercarse a ese aspecto y profundizarfihsofar es este 'continuar preguntándose:'.cuando el cientiÍlco o cuando .' '10.y desarronarlo, Jo hace cuando aeantemano:sabe que'puede'obtener ¡ ¿¡';ncia can'In. .' '. ' •. una respuesta posihva. Es decIT. que el problema,.gue'la 'cmw ttilta, i '''---''--'O';~~q;:le el hombre siente la insuficiencia de tod.a rcsllUesta •.. . es uno 'en el cual la solución eS posible, y aun' es exigible. En Cambio i científica, fundada y basada en la exactitud. Por otra' parte, vin10s ' . ... en la filosofía .el.plantearse un problema es muy distinto .de: dar una e ..: _s..Q].ución eSe pro blema.. Muchas Vecesla actitud d""la '{jlosofía':va a a , que la ciencia se detiene en una parcela de la realidad para profundizar .,. ser simplemente expectantc, No siempre va a poder encontrar respues.en ella y para obtener una respuesta al reto que .esaparcela de la rea- , •... la a .los roblemas que se plantea. En 'camblOla ClenCJa', cuand1fVeq'lle""" lidad hace a la inteligencia del hombre. Pero esa parcelj!, eSe'fragmenTIJ,' ...'. un problema no tiene so UClon,no lene respuesta', lo abahdona.-Queda, !1!LI:>.ªs.tUL,' hombre; no le basta al hombre. con detenerse en.un flag-I r pues, .como co_sapnvabva de lif-fiIcí"SOlIa ambme]. cual. no: ~_'_ ese mt.9_._S¡~IlJP"re. 9uiere iL.ln.iÍ.uJl.á,.J!Íml]¡fJLeJl.t.áJ:ratand o de...rorn.p.edos ¡ •.. mos~b..ten~.r_"~s.p.E~.ta.?i yo no puedo,po!...~jemplo, encontrar una limites, de superar todo lo' que signifique una lilll.ü.ª-¡;ió.n~\IJlL'laJla; .' razan de mlexJStenc}l!>'y1 puedO enc2.!ltraruna 'resI?)lestaAelsentido no El pensamiento no se conforma frente a ninguna facticidad; es como el , ! • del.existir'de .las cosas•.no por eso el problema deja'de ser filosófico. I tiempo que todo lo devora y.nunca se detiene. Esa actitud de prosell!1.g: •. Se hace aun mas hlosohco; más acucia y más nos incita a.. rofundizar p más. allá, de romper todo. límite, es propia también de la actitud del '. en él. 1ª_ciencía, en cambio" lo abandona., . filósofo . • :; Por' eso es lícito decir que mientras la ciencia 'se mueve.dentro .otra diferen"cia entre cienci~ filosofía es.que la ciencia, tam~ •. :. de problemas, ,la'filosofía asume. el mist"rio .. Esta distinción entre probién con toda legitimidad y justicia,. se pregunta por las causas inmedi:¡~ •. blema y misterio es de un fIlósofo francés,' Gabriel. Marcel,.-que tas, o por las leyes inmeqiatas que están condicionando un fenómeno .,.' yo creo que es valedera y que es accesible para que.nosotros veamos' determinado de esa';parccla de realidad' que el científico 'investiga. ~ .', . esta primera: contraposición entre filosofía y ciencia. El.problema es canlDweITliasofo no Se conforma con esta respuesta por las causas o •. " .'.'lIgo en principio soluble, es algo. que se ine presenta' corno un~Q~íL porras .leyes mmedmtas, smo que trata de ,remontarse para mterrog¡ii" . "objetiva, que está frente. a mí yquefundlll11entalmente. a iní no ine '1por el .primer .ruñdamento, O causa de todas las cosas. Una vez más .(ec.!~.1.~.!..e':;Q!! esti!._qiijüJ.J1..!e~=:Obt~ñe~l'(i¡'-eJemproq:¡¡ee¡ agua hierva se not'l este querer::sobrepasar, ir m¡!sallá de lo inmediato; de la actitud •. ' . iLl 00 Q. !Lque hirviera a menos, no es algo que afecte.fundamentahñenc del filósofo. : te mi vida', no es algo' que le vaya a quitar.o dar sentido a la nllsma.'"Es_ La pr~g!!nta básica de la filosofía es ilimitada en extensión y • . decir; que el problema tiene. una. ciert¡¡--¡)Jsta'ncla, cleFtTIe.¡añiíLEñ' una I £.l.')..:.....intenSidad. extensión, porque se extiende a todas las cosás. En , ."~. c,!U"bio, el misterio es algo en lb cual yo m!sn:o estoy comprometido, I En' intensidad, porque su preguntar no s.econforma con lo inmediato, .: , .", .. - en' lo cual la respuesta que pueda darse; si es q!:!epuede darse respuesta, ,.. ~ s!f.1.Q....qye délilda&ar por una causa, o un pmer fundamento. . trata ", no me resulta indiferente a.mí. Si'la respuesta al problema c.:' . Pero hay algo interesante: Dijimos que la pregunta fIlosófica ifseñITdo-áelavícfií, es que no liayseiltído, va a repercutIr. en ml~ j l. J.~no t.e?í~ Ifmite~, que se extendía a todas lascosªL1L!l\J.\'..:v..Q.rJ9 bwlo, va téñú';:¡'jj'seiitidodlSti,rlio a sUa respuesta fuera otra. . .. :' ~I,Qf'" ..!'tLi!!!!IJt'lda isl~mbl!!ll£,_~~l!....J2.I!.!\1Int'l,solamente un se! la puede ,'. -----Porotñi---¡;arte;TaCíeñCja, y en esteseiifiaD,""lilciencia paradig..haCer,Ese' ser es el hombre. Y aquí viene'jo curioso, porque erJjomore

I

i

I

la

I

eX:

I

I

I

I

I

.'.
••

.>

el

mrcs'

a

..••••.•

.

H..!!n ser...que biológicamente no tiene ninguna' relevancia con respecto De modo que en la miSIJ1a etimología de-la palabra filosofía nosotro • .: a los otros seres; al contrario, respecto a los otros anunales esfá;l:i'1olOnosencOñi,:amosCOll- este desear, amar, bu~car la. sabidÜría, precisa , .• gicamente, en inferiuridad de 'condiciones .. El animal tiene un certem '-'o ,men.te..PJlJ:Cj.Il.e..l1O se la posee. . . ".,.instinto C¡-ue hace amoldarse con seguridad, con preclsii:írlñlIñ'<!lJib : lo .. De model, cntonces, que hay una :n)odestia inicial en la actitud•. :,: nmGlente ~que' lo rodea, En cam6Tci;"eíliOrñbre, cuando'nace, es un. " , filosófica, modestia que se va a hacer presenl:e siempre que el hombr.:e; náu 6¡¡g.u,... . ~~~~n~~~_9ta!P..ente.indefenso; pero, de su inferioridad bio- .; ,;o' .•. :~, auténticainente haya pensado. Siempre que nos enfrentemos a un ,e ló,gisa_c~r1.._r.~.s£ecto otros seres, es de donde el hombre saca fuera los \ téntico fIlósofo' va a estar presente esta modestia y este reconocimiento .. .. , _zas. Es como la palanca que necesita baJar para. poder subrr mas arríDa.' ) de los propios límites, absolutamente infranqueables del hombre. ;El.e! Porgue el hombre no se conforma can ese estar amoldado pasivamente .' hombr,e es un ser finito i no pl:lede, por tanto, superar ciertas barreras;.'" asu circunstancia; porque no se cOñl'orma con 'estar aITi5}ñdo:'eii1re ~abjduría.no se la posee, sino gue se la ama.' / c.Qs.a,s_e_Lmte hombre comienza a pregun tarse pqr esas cosas, y poro, el Además, hay en Ji¡ actitud filosófica uii desinterés. Y este desin-. JÍledio d--".lu~cnjca hace g~~lIas se pon¡¡an a su serVICIO. seamorct_ª No terés de la actitud filosófica también ya fue testimoniado en el nad- •... entonces a. IIna circunstancia sino que él Jluede crear .su circunstancia. miento miSmo de 11 p'reocupación filosófica. Y fue Pitágoras.: PUCcíe,--por medio de la teCriíc;¡;-<larselacll-CUñstancla. que 'lInera, quien )0 'expresó y lo hizo con una comparadóh. El comparaba.la ,acti- ... " puede dársela, inclusive, fuera de la tierra, en la luna. por ejemplo .. tud del fIlósofo con la actitud de los esp'ectadores en los juegos olím- • Ahora bien, si hemos'dicho que la filosofía es IIn preguntarse picos. Y decía: A' los juegos ~olírripicos van tres tipos de personas;'. por la Totalidad de las cosas, <IUC su horizonte es el Todo;snieinos uno es el que participa eri losjuegos, ávido de triunfo, de gloria, de fa- . .. d.i~JJQ.-uuela filosofía no se conforma con las resP-lL~5Ja:LiJ]Jl)..e.di.a.l.as.. ma;'el'segundo fiP'(les e¡i'que va para hacer apuestas, para ganar e'n los. sj.!l9....9.!~u~.mpretrata de inquirir ,as más remotas causas, podría pen-. "''"' juegos. Yhayuniercer tipo que "va a Jos juegos simplemente .por el • sa[S_e_fHieJ.a filosofía es "sabídurfa". Y, efectivamente, en 10's.prinleros placer de-ver losjuegos olímpicos, por el placer que le produce contem- •. ,. tiem pus ..d_e_.9~<eta r J_9!le, [l!". ~01'!~le~u f.!l.!.9}~_fiI.'.',~oX~~! P!~11~!..'.'~ ..aJ9s. __ '-......:J --', pIar esos.juegos. Este tercer tipo era el de Jos espectadores y ningún .,: . fjlósofo.s...s.e'IO_U!lmó ':<abiiJs", Sin eJ.l1bargo, hubo uno. de:JlJlos, 1 interés, fuera de la pura contemplaciólÍ, lo jnOVia.Igual cosa sucedía •. Pitágoras,._'lll_~no queda qu~ lo llaillaran sabio. "Sabio. -decía. Pitágo\" con el tilósofo.' El desinterés de la pura especulación era, según Pitá- • ras:" solamente es Un ser que todo ]0 conoce, yeso solamente- puede goras,Ia actitud propia de un'fiiósofo. El filósofo.no quiere !aJl1!!.>.1!i • a . plicarse a Dios. Pero yo no'conozco Jas cosas, sólo trato de COnOcergloria, ni lucro. Simplemente .,guiere ser un espec!!!~or del mundo,.Q.~ : las, busco conocerlas". ror e1..Q él decía QlI~..m:~I"l,(a_m!.e..JQJI¡¡.I.D.a;'an la vidli: "( porque es un:es~,~ador desirit~.resad..o uede jjlteiTog.'!~ª-e_x p ..~'" am:a.IJJ_e_c)_e~hLft\Q.s.Qüa. era entonces al!l.9..9ueexcedía a la adi"Sabio" \.idad:-qt!e.::J'1J?lipras.'recQnP~iª-q_Y.Li.Lc.s..tab..a...J¡acienclo...en"";llll-nWformularse esa J¿regunta 'L\1}._!l_~~9._~_?L~~ién._~~'?~amos. E1.fiIósofq,:~~ ..• ". Illento_hislóricü; acerca aJ:iS"cosas, no para utilizarlas; no para usufructuarIas,. sino !limplemente para escuchar1iis.1'áñiescuchar'1O'qtiC'liíS-coSaS puedan '1Iecir- .':. p lat.Qn._lamb_i.é.lL.p.ie.ll)¡j¡..JjI_ID.islll<LY_e.s..c.rib_e_~LUan:U1.cL<L..s.¡loled,;s¡¡-o¡:¡gen, desueXlsféiicla'y Oe~sülioSi]j]e:SenfJdo.." gjo. Fedro. me paF~..eque es algo excesivo y sólo a la divinidad correspiro si ai filÓso-lOñO--¡omüeveun afán-de ufilidad,. tampoco t'e-.,:' ponde; en cambio, el llamado filósofo, amante' de la sabidurí'l,~<Le.s.I:iJ::. nemas derecho de:decir que su interrogar es:el producto'de un capricho .. -Ja.J)llÍj_f;,IlS_o n~on.m1J;.iu..Y_illJ:'lQJ:Jll;.Qll1!l.did,Q ". Esa pregu!'¡a -fundamental- no sur~'arbitrariamente en el hombre. No •. ' Cíjense que en el origen mismo dc la tllosoi'í:t.e~tá este r~_ºJ)O\ \ -' es una pre&!!!lta 9Ee podría eludírsela ..cuando el hO)llbre se enfrenta .,: ;jmi.~ntó de los límites: recollocer qU~!lnqu,,--.iiosotros busquemos la 1r4'"". ~'" a.u~ténticamenteante'.sí mismo y ante. las cos~~~o.. ~e.su!!''!;')?EE9!'.!';,.-.llIIi ~idurí.!l.d!QJ~12.~~~!!!.os. y justamente la buscamos porquc no.la po. ( sIempre en eLmundo nos m.Q.Y.emos entLe cosa'LijJl1ltJ!da~_eD1LU.r.ag-w.... ' eemos. SI la poseyéramos' no .necesitaríamos busca!la. El filósofo es í "lentos. Nos movell)os siempre en llledio de lo finito. :nlonces el amante de la sabiduría, y la palabra filosofía.está.illdlc.and_o~. '--' Novallis, en Uno de sus fragmentos, dt:~!~.:.~~~i,~mp.!~..,~!_o_~.mo•..... !lo úStamente, este carácter. La .palabra filosofía está integrada por dos 12.avemus entre cosas y. nosotros buscamos' lo incondlClOnado. Este '.' ~_9L'lS..mj~1Ía.LlllJiJ.iJ.LY-.@P.!J.ia~rJ¡J!i~....sigllW.G.<Ult¡l9_LY_s_Qll.hi;¡~s.aJ!i.cL,1.tí". nlaverse -entre cosaS'que son' fragmentos nos hace-ad~¡;i:t¡r üe ese'rrliF q m~~:í~!_~E¡¡:¡()~g¡¡Jría£ap!:~::~LI1.lism~ ~e.:.~.~ifi!!e..~~P£olo.!1g!L1)!!!s jI_

au-.

.-'

[/;)e)

J

.c
.c'

.• t
.
..\~'.

.e .i-

• •

.>,':". r"
•.

.,,:':,
eh'-" ",.. ,:..

,

16

INTRODUCCION

A LA FILOSOFIA

.t.

[Po.:

,
ACTITUD FILOSOFICA
11

iLii..o-:!2.e,m:9.ct9": ijj.iji'¡¡u eremeji¡;-'cñc'íerfó iñoi'I,Y;.j¡¡R:ef"i'¡ui:n;s¡n •... Useh-eilise
nos

allá, está ausente, y que nosotros no nos eonfonnamos

con esa ausen-

-.':.".

h.agª-'Qre.s,e.!1Jen nosotros,"y' er¡;ieg'líii'fiimos por ello es una forma ele e q1,!.e_~~'!.Jl.!!-~!,';¡C¡a'¡;'óc,Íiga totálmente en 'el o!vfc!o, ';¡filoijlJeeslilfusenCia


,:

- ~+:-- •

a~rite.~nto!!£~sL,~~~ característica del móSOfo:-Ycste tuera ~~se.').'Oia q1J~ J'?.. ..est~. a}!.".e.~.!.e.l..L.':~te buscaIJ!1....sil.!?.i.d_usA.'L1.!&J)U1.,Q¡nlm; .. no £9..s~,.J:.s prol2.!ªJLeLe.r9JlJUQs.Q.&CQ, . __ .,

~~P..~e.;-9~~es.!.(eri.~ei!,~.j!i~¥Plése~~'Tfaer ap~em:iD.-Io

hombre-EE tiene; lo 9.':'~,.h.<l.r.n..~r~-'.!j51.l!!e __ £...PI!J~e,n.t.e_y..Jp_q.!l~_b..usc~~. \ d ... .' e~~1J.!~!!..cia",9..IJ~ p.!~~it;E.!.~,. ta!!'.~i~':l....~.!lI~corresponde. y por~' qU,e ,'. ,\: • eso, Qor ejemplo, l'latón, que trataDa exPlIcar las cosas más di. ,.,'.. : '" • fíciles por medio de mi,tos, trata de explicar este problema;,por medio.i" . . de un mito, El va a decfr .que Eros, eI'DT6SEro-s;'era'l1if6<Fe"dos'oioses;' q._..~ • , ,"o ( Poros y Pen!a. Una vez, festejando el nacirniento de Venus, se realizó i', .",,)'E\) en el OlillIpo Una gr~n fiesta. A: ella concurrier011.Penía (Di?sade!a .: 7 CPObreZa) y Poros (DIOS de. la nqueza); y en esa. fiesta, Pema querla t,". tener un hijo de Poros y lo I,OgrÓen virtud de. las libaciones, que. esa no, ."'. che .tuvieron lugar.. . ',.'.. .~. . ". • ,. .' Estas son las palabras de, Platón, refiriéndose a Eros, que .e.s.hijo de, la riqueza y de la pobreza: "Y como hijo de.Poros y Penía, mira • cuál es su herencia. Desde luego es pobre y lejos de ser hermoso,. y .:. ) delicado, como se. piensa generalmente, va descalzo, no tiene domi~ •.... cilio,.Yo, sin. más techo ni abrigo que:la. liena, duerme al :aire Iibr~,..en x' las puerta.s y. en las calles ..,Está siempre, como su madre, en precaria •. ; " situaciÓn. Pero, por otra palie, ha sacado. de su pa~re,.er.e.stai sin e.esar .::, ' sobre la. pista de I~ quees bueno y bello. Es v.:u:onil, os~do,'¡i'erS~yeráJ1~ .... te, gran cazador,. mventor y perpetuo en. artifICIO, al1slOso, de s.aber y • ;'.: fá.dl en la comprensión, lncesant~ en)a fi.losofía~': .

:.'..'~~. ¿'~~E]:a~~~~~!~~J\~1~~~~!~~iiJr~~~{~~1~;J~~ií ~--"-----'-"-""-"---'-__. e
_.9.'=!_

oc

bién a diferencia de Ja ciencia, no se ocupa con una parcela de Ja Totali, dad sino con la TOlalidad ,misma. Estas diferencias nos permiten hacer un nuevo rodeo en nuestro intento de aproxillIarnos a lo que la fiJoso' fía sea. ~--Es bien sabido que en un secular proceso, las diversas cienoias han ido desprendiéndo'se.' d~ 'la filosofía, acotando cada una de ellas' una. parcela de la realidad para tener, en lo posible, un saber preciso de ella. En ese proceso la filosofía ha id.o quedándose sin rullgún saber, particular, el cual fue deviniendo patrimonio exclusivo de las diversas cie.ncias. La. filosofía no ha hecho violencia a la in'exorabilidad del pro, ceso y al cabo del mismo se ha enfrentado con lo que auténticamente ella es y con sus propias posibilidades, aferrándose a pensar en la Tata . lidad. . .

o,.

.0

'".",

\"<'Il'.

"."

';" . • ., ..... :

. • .
;.:..¡ .. "";'-,

.<'. -;,,~
;'"

Tiene de cada Una de su's padres,. 'algo. De su madre.; .lá escasez y la pobreza, y del otro, el haber contemplado la belleza y.'.!ratar nue, vamente de conseguirla. Est~ es.el carácte~ dela 'fiJ?sofía:.Una búsqueda amorosa antes que transmItIr un contemdo espeCIaL . :. '.

i'.i( ~fi... ,

Hemos visto que la filosofía, a diferencia de ciencia , no es. un saber' sino un arilar el saber: también .hemos visto que la ¡¡josofia, tam'

1"

Pensar, es pensar al Ser como un Todo y a cada cosa partir.ular pensarla en relación con eSl) Todo y fonnandouna umdad slstemát1cií con éL..La idea de Totalidad es, cómo lo advirtió Kant, legftimaidea de la razón a la cua1"ésta no 'puede eludir de. pensar por más que le ,esté 'vedado Un saber so bre ena::-:P:U'eclera,ento.n=.:...q.llJL]ltoij';o mlOso~ fía. fuera el pensar y propio de la ciencia el saber. Interrogarse por la ififerencIa' entre saber y pensar es, pueS;'. tarea Erevia e i~eludible, Un 'illIplícito:reconocillIiento de"aquella diferencia existe ya en nuestro 'cotidiano modo de expresarnos. Decimos, por ejemplo, que sabemos. que 7 + 3 = 10; Ó que el agua hierve a 100~C, o que Colón ha descubierto América .. ~ultaría algo extraño afirmar que a estas cosas las sabemos. sino que; sillIplemente, las pensamos. En cambio, sería ex'cesivo decir que sabemos que el mU.D..IllLl1.lLte.nid.Q...UIu:.omienz o que eseterno, que el alma' es inmortal no lo es. 'Se nos muestra como'más correcto decir que pensamos en estas cosas. Estos modos de expresarnos nos ponen en la pista de la distinción que hay entre saber y pensar y nos invitan a Que, eIÍ la medida de lo posible, la explicitemos. ., En castellano saber' proviene del latín sapere que, entre otra~ cosas, significa gustar,' tener sabor, ser ~ritendido,' reconocer, tener experiencia, ser prudente.' Se . n este 'aleance etillIológico 'el saber postula una presencia 'con la cual tenemostin contacto inmediato. e.~t.a_ presencia. tratamos de' penetrarla o dejamos gue. ella nas penetre' cO,!éT'Í1n de Eoder gustarla, tener su sabor o, en d'efirútiva, saberla, P~ro esta preseriCia lo es para mí 'lÚe trato de saberla, es deeir..!!!££ne"un¡¡" trasc'endencia de mi acto de saber. ElillIinar esta trascendenc!ª_s.1lp)IJjclUjla o que)a presencia' ha sido inmolada transfonnándose en mílo. . que yo me he inmolado transformándome en ella. En ambos casosia! no' se trata de un .saber porque, o ya no habría algo para sabe~ O ya no .

no

o

JlabLÍa lllf;uien que supiera. El saber, pues, para ser tal tiene que respetar el t[as<lender de aquella presencia .Ydejar que se transforme en objeto de una conciencia. lJ6Jcto-y¡ene deOlJjectum, que es participio de objicere, vellJO"éste que significa, poner, echar, colocar delante, ofrece',e a nuestro~ oj?s. ~aber signific.", ent.onces, tene~ algo co.mo o.bje-") ~o an.t~ la ConCIenCIa SU¡lOn~ solo la trascel)dencIa del O!?&Q..llUlO. ('o . 1.y no tamblen, que este objeto este delante nuc;stro y se ofrezca a nuestros ,., .l''''»;,''\:, ojos para p06el'l0 ver de manera inmediata. Conocer, en cambio, .es-\ ' no confomlarse con el contenido sa.!;J.ido'-',Q1.Lln-Mmp.le ... pn:s,enc.ia,..sino•... .J ' interrogarse por ella, buscar sus fundamentQ!LY..llpel'1.Lª_é.sÍQ.Lpara comprenderla. A la inmediatez del saber se 6pone, pues, la mediatez del conocer. Co_nocer.L~aber, sin embargo, no supOllen una hete~. neidad. sin? qu~."tán ~,I1.la ..!!'isn,-a. ínc;!.y exigen sieIl.!Q.&j;~.:¡wcilL J d e.Jlll objeto. Pero con lo dicho ,aún no se habría agotado lo que es pronio del saber. Entre los significados del sapere latino está el tener, expe. riencia y ser¡iJiJáeliTe.":Prudente~nafin prudens- es'el que preve,:e:T .R.J:~iSQI~elcompetelÚe en el uso de las cO'saspara lograr la ehcacía de ellaE:..,De uso -usus- de~iva utilidad lacual,.'de este modo; no es,aJena al saber. Uillldad es loqueprociuce-provec1lO: Util es.lo qUe uslliñ'os y está á nuestro servicio para poder desarrollar nuestm ,vida,. para J'o<ter satisfacer todo lo necesarj(~,~iJ¡i¡IqTo.superf1i1O nuestrayj9a que <.:xi~e.para poder .vencer la posible llOstilida~' de nuest~o ,medi.o., El poder, en suma ,está en los supuestos,mismos d,el saber y ha.sido una grilJl i~¡ºiiIid¡iaireT!9mt¡; -enlab~sl<ü)üesto de manifiesto en su fama. sa .s~..Ilte!lcia:saber 1!!!,:~jj!~~"';Jlrever,.E~~_¡;oder. a antes, en lo's'albo~ Y res de la filosofía rnodema, t~mbién Bacon ha.!Jía afIrmado que _S¡Ü;~UJLI1.ºder. TeneIilos, cntonces,_9ue una volnntad rllLP_o_c!er,_o..cknla.:. . . da a_'l)lelos hombres -dic,iéndolo con pahibras de Des9artes- sean due¡Jos y poseedores de Ja na tUl"Jleza,ha ido progresivamente haciéndose i,:;;;.epaJ1Lble sap"<':! 'del inismo. D~ este modo ei saber no esi'eiÍÍJ,If,.S:..ta a un indiferenciaao. ~gunta~ sino a un pregun'taLc;'Q.w;lic.w.na.dQ, )Jot un interés esp_,,-ciaL se...f.'!.rmula projiecto Ji trata de 'avqdID.i.ª-f. que 'un _~L!!:!~ismoces vIable en la realidad ..l.!' verdad~e el saber busc-ª.l!ÜQ.Q transfsITIrándose cada vez más en una hipótesis de trabajo vigente ,en ¡', efOfdCiiCieTi'téCrikaY medida segi1ñsueficñCm:-¡;ai¡eJ alJ!.J1 tod eL. t'" poder. El saJ:¡erdesemboca así en puro ~b'l11atismoy'''pura pn¡xis ""tenemos opiniones como ,las de. DeweY~J1or..cieIJIplo.ggi~n..3.£.,pJ.~ndo que las ideas y l6s conceptos son instmmentos' pam una reorganiiiiCiÓn de Ul.!....ineslioircundante 'afiriiIa que !!.hipq"tesiUI!Je funcioIJ1L<;'!Lla. c práctiq es la única verdadera. Para este sabeJ:,orientado hacia laprá¡ct¡;:... ca, y el. dominio.JUll~n1.e hJ.I.JJlªIlU.PJ:lQ,st.r.#I1(!º.S';..f..39ª,2'."-z ..más msú..\!"~

ficiente, siendo reemplazada por la cibeinétka en donde la razón, .' entendida.fQjno cálculo'y cuenta; se halla eIÍ fonna eminente." • En contraposición al saber está el pensar. Mientras aguélreque-"" ~!a para ejercerse ia presencia d'e un objeto que le fuera trascendeñfe', .',' propio del pensar es ser una actividad inmanente a sí misma. Para cóm- '. prenderlo debemos anticipar la diferencia que estable'ce Aristóteles • entre movimiento propiamente dicho y acto. diferencia en la que, en " su oportunidad, nos detendremos aten~aI11ente.~imero 'está consti- • tuido por todas ¡as acciones que na 'tienen en sí misrilas un. fin .t~2_s- .' illm..q]!etengan un ténilÍno -peras-o Cuando el movin,iento nega a este té!J.lJ.inJl' resultado es distinto '",'su'acción: Tal sncede, por ejemplo, •. , su con el.edificar: una cosa es earríc"r y otra haber edificado una casa.• En cambio, Aristóteles reserva el nombre 'de acto, -energeia- al • movimiento' que no marcha IUlciaotra cosa, sino' que es fin en s{ mismo y d~ s{ mismo y qtle po'r sí tiene su plenitud: 'l~fu.UQ.ill~ .. sug;,¡JeCOf.l_ .' .el pensamjento. J;iste movímiento .'PNfec.to no puede ser sino cíclico • ya que a diferencia del' que se da sobre una linea recta y cUyo fin_eS '1 ,tras,c_endente, aquél postula' 5l.~alquieL'!.!!<i~l!1jgnto de un punto es • tª.J~_bié!1.....!!.I!!!.._t!Proxjmaclón Toda ~u marcha .es un volver sóbre • a él. sí misl.n:,?:d~sde siemp.!!..l> por ello, no puede hablars'Ul.J:QQiam\)j¡J&~,n .' él d~ un y.omienzo,-arjé- ni de un fUl-telos-, 0, quizá mejor, el com~ .;.; es su tln y el fUl'es su comienzo, habiendo entre ambos una 'identifica..' cióntoÚil. "L'ñ--presenciiI que eljcnsamiento ]2.iensaes, entonces, inma- .,' nente al'ac:.!0miSjiiéi,rerpensa¡:., __ .' .. Además el )~EE'ELen_~r.'?.~icióil al saber, no.-"ólo picns~ .P.E£,!£,!,ciasino.J.;1mblénla al!!l.!el'cia, evitanQ.<UJ.yest.ª--<;:,~jgª_e.n_d,e.f1l1Í,,é • L ¡¡~'?: olvido. Pensar, .ya lo helÍlos dicho,e~ pensar el Ser cdmo Totali- • d!1.d-,-p.¡;!.'?_P_3!.~...!!.osotros:entes el Ser como Totalidad ¡lOes uria • ftnitos, p.¡;esencia,El pensamien t.o testimonia únicamen te qU~.lL'll!.é1.!).Q.Jl~JJIU1:' . ¡Jece en 'sí misll1o, elauso en Stl mismid'ad, sino 9t1e se 'participa en los • , ent.es;'se aliena en ellos, El Ser; entonces, se hace presente en' un ente. .' Eresente' deriva delJatí~eselÍs g.,il.ees particmjo dQ..praesse que, justamente. sigilifica estar presente. El Ser; pues, al' presentarse o darse • en;"un eñteestaPl'<'.ente en él. Pero Eresenté-también .slgnifica regalo, .' ,90n. y por eno, el e.nte es un don en el cual el Ser esta presente. Per'? ' -¿sre:<10i1ñ0" suponeJaoonacJón de la Totalidad del Ser;loéUaf dQ.~t[Uj:. • riíí"lilwcarnismade .participación.En consecuencia, al estar pre];-ente • ',' ~!,.un-?n t'<...~s.t~.t,a.!1) biéI1,llB-!:!1..l}to T'?.ta.Ijº.~~~u~:g¡l!e.elLél. __ Elpr.esente_ .:" ~xplica,..J2.!!.~~esde un hÓ_I)zonte ause.ncm;, de " AhoraliienL:glier co.:'I!0J:otalidad-Ílo es nj¡~~;íJl nte particular e ,,, y es 16 in-determinado respecto 'a cada:uno' de enos. Lo que ha<;''l...q.@_eL ." Sene 'deter!!,ine cn'inia co~_ei' im otra es la esencia. La determinación .:'

• •

.' • .' • •• •••• • • • • •.. •
•. 0

.'~\':

20

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

ACTITUD FlLOSOFICA

••

21

•. . • • •, .• •••
"

••• •
, ••

que la esencia significa' es determinación d.el Ser, aunque en él. esté mdetennmada. Pero' al salir de la mdetennÍnación del Ser, la esencia yaJ]o es más el Ser como Totalidad sino aqueDo que era:ser y,ahora es -~. .' r un ente determinado. Justamente como aqueDo que era ser oto ti en einai, caracteriza Aristóteles a la esencia, fórmula que los latinos " . 'tradujeron quod quid erat esse, con idéntica .si~nificación. La esen?ia \ .i)~" no es, pues, lo qlle' es ya que, COmolo advirtió Platón, .el es solo T\~'tpuede predicarsea-el Ser, sino que' la esenCIaes 10que era..la ese.ncIaes , . féiSíOo. Hegel tam5íén VIO este rasgo fiíñ1lamental de.. la esenCIa. . El idioma (alemán), diCe,ha cónservado en el tiempo pasado (Ge.wes(m) . del verbo ser a la esencía (Wesen), pues la esencIa es pasado, aunque Un . . paso intemporal. . .' ..... o: ".: ". Sin embargo,. hablar de lo sido esmentar al tiempp..cAl Ser.ya , ~ ( no es posible concebirlo sin su irse entificando temporalmente,.~s ..de.,\ cir, sin su {ntuna y esenCIalvmcula.cloncon.el hempo. y por:.esta::vlncu: •... :1 lación con el tiempo pensar es un modo de .la ~pera ...Per9..J.~:jlsperJl espera lo que vendrá y lo que vendrá no es smo.lo sld'o.Pen.,ar en:esta ausencia y en este advenir de lo sido es pensar la relaCIón.de.tiem1'O,y "" . e.ternidad. t7,. : A diferencia del saber que siemp.re.Jo es'de una.presencia nque involucra. la idea.•depoder; el p.ensar d.ebeno s610 atenderial:pTesehte sino;. tambIén,. memorar lo'. ausente, templarse en la seremdlld de ;]a espera y dejar libertad para el. adveiilmiento de lo sido..Su marcha;fsin embargo, es una. constante errancia a través de caminos en niedi6~d.e los cuales reconoce que nada ..de 1.0pensado es. todo lo que puede pensarse. El.pensar no. puede detenerse,.en su marcha. ante:ningún'.• n~e e 1'articular.y., .por eso, ella es una siempre renovada renuncia,..E_I'i .. !-¡)i)~.'H' s no posee sino que busca y, vacilante 'en .Ia es~era::está:"l1'JlO].p;'¡¡.so;Ae una soluclón. Pensar se. deriva del latín pensare que es intensivo.del verbo pendere (con vocal breve). E,n'su 'derivación ei¡moI6gic~;-p'6rts;¡i ~a conserva~o' no só~o la.s~gnificación. ~e. aquel verbo,. o ~seaj)~i:'.¿';.r) Juzgar, aprecIar, exarnmar, smo que adqumó la de otro verbo, pelide're (con ~oc~1 larga) :identificado primero al anterior y luego elíniin':ú:lo, .'... y que tenía el sentido de estar suspenso, colgado, pender, i:Je'¡)eiíde'~, .::" . estar detenido, en suspenso, estar indeciso, silJ'saber quéhacer. ,Táú:tg es así que la duda •.que significa un no saber; supone el actci:rj¡ismo ..:-~ del pensamiénto, como Descartes lo expresara y lo hiciera, tema' de :," sumoso'fía. .. . ... ".- .. Es, sin embargo, recorriendo los cami!l0s del pensar ¿om~ puede abTlrse un horizonte de posIbilidad para que detenninado .dominio del ente sea objeto de saoer:1'ero de ested~minio, cOElOde-cl!!llirr!lef' otro , la lotahdad será sJempre una ausente. Por. eso de la-Totalidad no --~---..•..•..-•.•. ---- ._~-....•

ef\

;f.~

¡¡odemos tener un saber aunque pensar en ella nos resulte ineludible. El hombre sólo puede desear y amar 'aquel saber que, por su propIa finitud, reconoce no pertenecerle. Yeso, 1'recisamente, es la filosofía . Si nos preguntamos por la Totalida<!,_~~icarn_ent~_~encio puede ser la respuesta que corresponde a su grandeza. Pero si la palabra' 'es;:¡;:¡ inelu-ctT6Ie"d del hombre, entonces s6fO'nos es lícito recordar estino y repetir con San Juan de la Cmz: . Entréme donde no supe
J' quedéme no sabiendo

----------_.
.

'",

toda ciencia trascendiendo.

o"

.,}

.

1, "

.\ ••
.

. • •. .'. •
.r,.

\;

Para há~ituarnos a pensar lo 'que la filosofúi es,hemos tratado de hacernos cargo de su pregunt~ fundamental; iambién hem.os tratado de detenernos, aunque muy brevemente,' en su nombre, interrogándonos.por su posible signi.ficado. . . . .Insatisfechos con el resultádo obtenido hemos creído necesario hacer un nuevo 'rodeó en tomo'a eIJabásándonos en la diferencia entre saber Y. penSar: Pero aun este intento nos resulta insuficiente y nos vcmos en la necesidad de inielar un nuevo rodeo .. Este deberá consistir en aproxin1arno's a los grandes pensadores que han vivido los problemas de la filosofía y han tratado de darles una respuesta/Pero '3'las sucesivas respuestas que liemos viendo no debemos considerarlas como I).lliL suce~16n de errores definitivamente superados. Cada uniliw.e..stL¡lropla legitimIdad y su 1'ro1'i. verdad. Lo que suced~ es que cada u.ca..deellas, siendo la respuesta de uno'hombre, es decir de un ser finito, de Un ser limitado. y acosado por su circunstancia y por su tiempo, no es toda la verdad sino una 'verdad insuficiente, una parcela de verdad..Nosotros, entonces, no deberemos desdeñar ninguna de. esas respuestas sino, más bIen; mtegrarlas, sistematizando cada \Jna de esas parcelas en la .tOfii1fdacrdeüna n;sp\iesta posi6're.-rrDeesta"'Süii'rt'e,"deCi'il-órte"g;¡';¡Gasse¡, la sene.de loslifósofos apa.rece corno un solo filósofo que hubJera vlV1dodos mil quinientos años y durante ellos hubiera se2lL\.do-'
pensando" .

",

__ ._------

El rodeo que ahora vamos a iniciar será, pues, a través de ciertos .hitos que la historia de la filosofía nos ofrece. '~Lahistoria de' la mosafía, .afIrmaba Hegel, 'pue'de ser estudiada como una introducción alaTilOsOfla, porque presenta el ong,e.lLdAJiiJiIasot.ia'.!.--

."'1

j
• :f

I l.

i


'

1

t ..

., • • •. .'
• • • • •

• ,!

YRESOCRATICOSY SOCRATES

En nuestra' ~¡ase anterior hemos' ~dve~iir1o la ne"cesidad. de aproximamos a ciertos hítosde la' historia de la filosofía. Aho~a, ~lco" menzar núestra. tarea., .'tenemos. que hat:er un,:esfuerzo. y serpmtícipes, en la medida de lo posible, delmomehto én que n'abe esa 'exttallile ..i.Ile.llli!.ili.!ectitud del hombre que es el fIlosofar. Ello tiene lugar eñ la a Grecia que ,transcurreaú'ededordeláñ0500:¡¡iltes deCristo. .

•• ;', • I • -, '. ." .';

!aJJ!Q~~~~~~tt;%~; ~~~:~~~ ~;tú~~Sl~~~~;-ª~ .~
f
"
..
,1

'.\

1
.~

:1
¡.

@'~£!I"Qr.iIDie!)tº, ue ellQlL.l!.amab:nl'aJetlieia~qi:iJiúu;l.il.Qir verdjlWalll:. __ q • '. R.i~.Jl ;I~:¡!;,i,I_hú'\P.i~llto,:"e.n.j;J __ < sentido dedevelar, de sacar Jos velos, I?!!la .: que la éosa¿pareciem tal cuai es; .pimi que se presentara a Jos ojos.c <;'Q.IUJJ~m,aLy_.Y.erd..a.c;LeJAlU~iJJ.e_..eS.-'~li...SJLtp.m.1 d11.:illlU!g.Siempre acontece • !. que el momentO .deJ'nacÚ1iJeÍlto e~,.,tambiéii,~] riiomellto del destino. .::: ~9U.$?"Jp.dqJ9_g.l!!U\(lpe.J¡r~?4e.J!ene ~n destIno de grandeza.y I? g.ue nac~!IDllficante arrastra 'mexorablemente su destmo .de mSlgmfi" .'.~ CJUIQW:;Y, ciertamerite, I;"fiíOs'b'fía tuvo un nacimiento signado I!0r la •. gra,ruieza sia~o~teci~r~ que un d~a ella 11l1uies!,",:om() múere' todo lo • que un. (ha nace" 's'\LJI!.Uerte' O sera por un acos'lillJ1e\11Q.Jiiú\LefZ<ªS n ex=- . " t..r@as a ell.'!, sino 'porh~bei llevado pleniüld lo que "~staba marcado en .' su destirt9~ .' ..... . .., .• . '. Pues bien, en a~]' momento de nacimiento .. ¡j~la' fil<;i,sofía • encontramos una actitud e¡ue en el fdnc1o, a pesar de' los siglos de " distancia, Il.Oh!LC.a)}1.Qia.c!.o.,~.!L!QJ1!M_ªD~¡¡ta!....QLlQ. es su actual." __ q~ie ª-~titUd. I;io_iDlP.ortilLtjDª-U~ªQuestas,_J;n'lo que pueden tener de .~; anecdótico, ~-ª!1 .diSti.uliili...L_a--1ÍJ.w,mJª-sle.U1PEJnieITog,:LPor . lI1UJJ.i~mp_ ..... ,timdiunento del cual'Siempre se tiene, aunque cohfusamente;im3 cierta ,intuición, una"Cierta cOrrip'rensIOn. Los'pritneios filósofos griegos, :'en .;,:

.'c
.é'
.

y

a

::"

;_.

•.••'t ..

.'. • •
,

• •

,.

efecto, se' preguntaban, al filosofar, por e!'fundamento, por el pri!J.cipio l .', :'. de las cosas, por el origen dc eDas, que ellos lJam..l!Jl..an..aJjLQJJ,uig.uifi" ca, justamente; principio, fundamc:nto. Y ese preguntar por un f?nda• . mento de las cosas era consecuenCia del asomb!lLq1!.~.Jill,QS...llXll-e=l1::. ~ I • " gJ:,an ante la..£!!'sencia de esas cosavarente cada una de ellas, indivi-, •. ' du~Jn:!ente cons~derada, de su propio fundamento; Por ello Platón, y ¿J."l'~;\-... . I.. 8.f)stP.teJA'LCOnSld'lLaJ>.anque elJTsombro era el ongen de la filosofIa.::' • Pero eS importante ~~esde ya advirtamos que eil.tll....P.I.~gu.Jlt'!LP.O.I fundamento está caracterizado desde el naf..imiento Q.e.Ji!filoSQfia...... por una exigencia de buscar y dar razones e~ue p'ueda decirse • como respuesta. ,Y, además, en esta respuesta hay un sostenido esfuer.' ~_J?orqile e~!as razol~~s sean inmanentes al mundo ~ no extramunda. ,.. nas. Esta actitUcISiglll[¡ca una lucha enlre la razon, enogos, contra el' • ". mítlriiilehabiaSijñaclo a la época antena!'. Los antiguos (Uoses gnegos • ~'.'. fueron perdiendo las características que les eran propias y fueron cada ' . vez más identificándose.con la. totalidad de las cosas del mundo, con la • .' '. totalidad del mundo. Los diose~.Jueron deviniendo, fueron trªnsforJIlándose en lo divino, que era inmanente al mundo, gue se identifica- . .""~ ba con el mundo mismo. ¿ Q.t!~ e~~i'a los griellOS, el fundamento, qué era el origen de .': / todas las cosas? Para ellos era la physis, que luego los latinos traduje• .'. [o,n por natura; era la naturaleza pero en un sentido mucho'más,amplio del que nosotros tenemos actualmente de ella. El origen, entonces, • de...fodas las cosas, para los griegos, es la naturaleza, la physis.' Ellos: •. yeÚi.!!.9ue todo surgía de la physis la cual era como una madre que de I ,.:',,' .su seno producía y engeridi1ibiiTodasTascoSaS:lOs1wmores, los arboles, I " l~iedras, los astros y cuantas cosas hubiera en e-¡universo. Y era a . ¡' • esa misma p'!!ysis ,~_~mde 1uel0 d'e cUJnplir sUl:JE:!plo.::.e_xls,~_!!9aHodas' .\, l~s cosas' iba,l a desembocar nuevament~. RecogÍa.entonces epa a todas '. esas cosas que por Un momento detenn111ado de hempo hablan perma• .' . necldo fuera de su seno. ., ," A esa physis, a esa naturaleza, los primeros pensadores griegg{ • le dieron distintas interpretaciones pero lo importante es que ellos . veían que era la misma naturaleza la que estaba en el ongen y' consÍt•.... ' ' tuÍa la entraña de todas las cosas., Tales de Mileto, por ejemplo, que) ! vivi'ó:alrededor, del afio 585 a.C., te,cha en que tuvo luga.r el eclipse. ::I,;-....:.:,;.\c::, .. •. .~, 'solar pOl' él predicho, decía que el o!!$..~!!:.d..e....!££l.as !~s~as era el agua. '". ; .,:':' AnaxÚTIenes, también de Mi1eto, (585-528), sostenían que el aire inÍuÍi~C:::~>! .' (o era el que había dado nacimiento a todas las cosas 'existentes. TaIÍl: \ " ..._,.- , .': bién en Mileto encontramos .un pensador muy genial del cual nos ha \ ",:' llegado un breve fragmento que.ha bastado para inmortalizar sU nombre '; • dentro de la filn~nfía, TAl nemaÍior fue Anaximª-ndro (610-,47', Roroxi- .j

.,:>.;.:

.
.''>',;

,

....

24

INTRODUCCION A LA FlLOSOFlA

-t': .
.

,

PRESOCRATICOS y SOCRATES,

25

!

.un

madamente) quien no se COnfOInlÓ ca!:! identificar a la naturaleza con" un, solo elemento. Pensó, por el contrario,cque lo que era origen de toelo' no podía identificarse con ninguna' cosa "panicular, con ,ninguna cosa tinna, con n111gunacosa definida y, por tanto; era lo indetinido con res~ ectoa lo que de él se originaba, A ese fundamento )0 llamó, entonceS,' l? Indefinido, lo finito, to ápeiron.' Hay un texto deSinlpIicjo.~qlllen SIgUIendo una 111terpretación de Teofrasto dice: .

"Anaximandro, hijo de Praxiades, iui milesio, sucesor JI discz'pulo de Tales, dijo que el pi'incipio y elemento de las cosas' e.xistentes era lo Indefinido (to áptHl'On),habiendo ,sido el primem en introducir este nombre de princlpio (mié)". ,

.

~

.>.:.

..<:

,Todas las cosas V, l2..0r tanto;' toeló lo existente deriva el: lo ", Infiilito. 'Pero al 'se ararse lo existente 'de su 'principio, de lo Indefinido, .I de lo Infinito, caía en lo contrano e lo mfinlio' (),.s~a 'e,n;la fml~ud: qu.e (( era )a que constrtula a'cada cosa en su, propIa mdlVldualidad. Esa mell- \' vidualidad y esa 'finitud que 'cada cosa era durante el tienip'o que se \ .. mantilYierJl' fuera ;de 10"rnfmito"constituÍa/para Anaximanclro' una ,culpa, e!'aúna injusticia que debía ser ~i:ada' con' la muerte' ele lo . QlQstente y con su retorno a'lo infinito. En'la más antigua sentencia del 'pensamiento Óccidental nos' llegan estas palabras de Anaxima~elro:

J

'Ve donde proviene el origen.de los'entes (lo Indefinido, fo ápeiron) (lIU también encuentran su corrupción por necesidad. Retornando deben pagar mutuamente reparación JI penitencia ,de su injusticia según el orden del tiempo" ...
En nuestra lengua castellana podeniQs encontrar un magnífico eco de esta,"experiencia. y de, este pensainiento de Anaximandro en aqueJias palabras que Calderón de la Barca, en L, viela .~'"sueño, hace elecir a Segismundo: .

••. f

I

¡Ay, ,ílÍsero de nii! ¡Ay, infelice! Apurar, cielos, pretendo, ya que metriltáis as( .' ¿qué delito cometí contra )losotros, naciendo? Aunque ;,i nad, ya e!ttieitdo Quédelito he cometido/

,

1

f

bastante causa ha tenido Vl.festra justicia y rigor; pues el.delito mayor del hombre es haber nacido,
Otro pensador importante que encontramos en esta época fue Pitágpras_Cill.i.en j'undó una comunidad1ílosóÍIca sometIda a estrictas leyeuaráingresaT y mantenerse en ella" En esa comunidad el sileiJCio fue siempre un principio rectOT u!.empre vl!lorado más QlliLcuillqID.~r 11-:¡)abra, También se oTdenaba en ella un autoexamen diario para ver en qué faltas se había incurrido. Eran doctrinas admitidas en la comunidad pitagórica: 1) la inmortalidad del alma; 2) la transniigración de] alma de una a otra e.. !?Eci~_llnírn~~1-,,1 abniJ.~,~a ~ en este mundo para expiar antiguas culpas; el cuerpo es tumba o pIisión del alma; 4) q~i:enada de 10-c¡uesuceaees"'ábsoiütaIDélltenüevo, sino que hay--un . eterno retorno de 10'mismo; Srqu'eto(fos'ios'seres vivientes están uni, ,d¡:¡i119I,l¡g-¿;sde'p~.e!1 tes£~:-"-""-'---"'''-'' .. i .1-.u_ersonalidad de Pitágoras estuvo rodeada ele misterio y du .. \ J.'~n te.....!l1U !<hí&¡!llº-J.¡~!JlPO ..fJ!L9..lJi~19...Qº..YID.m.f.lQ.!!:....~~gún Q.IÚOS .te.;;tbn {.E_~,_,c,()_~Jtempor~le.9..s_.Y de_pen.~~do~es..E(),~~,~()ie.~,nunca se termblarJ r .<!~~~~.~J9....q.t!c::....Pit4!loras .. deCÍaJl_~~~12~e~. Parece que en cierta '- ocasión "fue a Oriente para visitar a Zoroastro. ..,. '. . Pitágoras y su escuela atribljY.eIQ.1U!Jl:tU1JJ,mexQS....e1..£eLfunda.J:!l.!i.J.J.Í.Q....Y.: elementos de todas las CoSll,s A¡j,'llólI1k~_~IL..Su..Metafísica .....

I

e bll11anente a ellas es eterno, único, nimMil, idéntico a sí mismo; .::. UI~O~en dehl1l?v~, es con~der~do como I~ cfrvin~~'ad':'~O::(J1,~eno es movil, eterno, .¡dentico a SI nllsmo, son las mamfest:acH)"nes del Un9o(:::: El Uno es una realidad que se manifiesta diversamente pero que, com\lll";> fundamento, permanece siendo 'e) mismo en sus diversas manifestad •.. ' nes. Las manifesta?ion~sso~llolimitado respecto al Uno ~u~ es lo (1im.;,' tado. Para generar la dIverSIdad lo Uno debe caer en eJllllllte, debe h-: ... mitaTse a sí mismo. Hay u¡Ipasaje. de la .Metafísica aristotéJjca dond. ' podemos leer que los pitagóricos: .,:

¡.>

.
'c ••

~'ablertamente afirman que una vez consolidada la Unidad, bien a partir de planos,. de superficie, de un . geniúm o de. elementos que 110:''lJbellexpresar, inmediatamen/ela parte de 101Um¡tadomás próxima comell" zó a ser arrastraday limitada. PQt el /{mite ".

~.dice: "Los llamados pitagóricos se dedicaron a las matemáticas y fueron los primeros en hacerlas prqgresa¡:y,absortos en su estudio creyeron que sus 'principios erall los principios de todas las cosas, Puesto que los nl1meros son por naturaleza los prirneros de estos principios y el! los números cl'ez'an contemplar muchas sánejanzas con los sáes existentes y coi, los que están en formación , .. supusieron que los elementos. de los nlÍmeros eran los elementos de todos los seres existentes y que los cielos todos erall armonia y número".

.

. La ,filosofía de este grandioso, y,alucbIanté período anterior ~ÓCrateiCilJiñIñiiCOílcros::to.!9sos ae[,JIe-ñsmii¡e¡lfóae-'foaos los hem- •. pos: Heráclito y Parménides. Arn.bos fueron contemporáneos y nade .• ,. 1 ron.alrededor d'el:-añ:o 520 á.C. ,H.cr.;.i.£1i.tQ..fue_!lª-]}lad9..E~rop'or la. profundidad de su pensamiento,. Era gran conocedor dejas doctrlllaS ..,.'. orientales )1 .de;lasgí-i'égas pero. él, sin embargo, tenía defto:.d.esdén por.'" la pura .erudición. _~~ho ~~i¥_'?r a!9r daba a la propia inyestigación;. v ' ¡g_sab::.!:..9!:!~2odíaobtener,de:u~la .drrecta experiencia con-las cosas y, •.. , fundamentalmente;: .al ~dIa .obtener buscandose a SI m¡sm~ .. ' ~~ond.!n..do enesa_b1.!;'l.CLlJ_~a. , ,. ". , . ., ,Fue. un ,solitario,. un,desdefioso de los-muchos, de.la masa';'pór .'.;.; ello no quiso.que.:su,.pensamiento se;¡!.ivulgara,y lo expresaba de,modo .': t,~l g~e sólo -éstaba dirigido -aaquehoúiUe-e:i1i'ñ:C:lpaces~ae-eiitenderlo,

á.'

.:, •. , .' .,. .. • ..

---'_._-----.,-._--'.

,,'

."No soy yo quien l:!abl:lI, solid:decir;'sino'ql.le es el Verbo, el Lagos, quien lo hace a trOllésde mi",'.
~ __ lU'

'.;
.:

e!.

~\ ~-;'f"
"'1 .

e.\

Ser

~~decir gl:!.e~L!~!!!!!.eroconstituía la esencia _J:I!e_}~s cO!'~~_"y_éslas se regían por los números. Pero c.omo el númeLo no es má.;;_queto' mar en diversas formas la unidad (por ejemplo, el número 3 es tomar .3 veces-t., uniaa(fJ-~iices deCían los l2ita~6ri.¿0~q!!~ __ ~Lljno era~l. , origen de todas las posas y en ellas e!t.?.IJ.<l,~s~~.,l!n.2_R.¡;¡g~.!L<!~.las' c.9sas

\lb~>J\~",

-

de~Co;k

I:I,tl~á,diÍQ~.Ei~ntea el nTiSlñ? p~!.!Jl~~~~~:~.!:'.e..:.~_.~_~I")~laJ1te.a,d_ • los otros pensadores que !lm?C?s_.xa.'g;_!Q~..,'\~11~-,-J!.1.!~!.~,~_~~1.99.J.1_:t!:aI::' .. y ..• ' común fundamento de todas las cosas que seá-ímnanente a las cósas mismas. Enq;;;t;:;;;:,-~;I- defi~IÚva~'-i" Unidad, que se:, eS,c,onde trasI""', ' multip'licidad gue. de ,ella, procede. Sin'embargo-Io-que Jammedlara" .; e¡¡períencia .nos ofrece,.en. esta multiplicicfag, ,es un c.onstante ... evenir,. d '; un constante cambio, 'una constante oposición entre. ias :cosas. J3sta.s.... . :,', • co.sas; po, cierto,. f~eron ~estirnóru..adas.,~esdemuy ar~,!iguo entre los '.~:;:, gnegos pero, como.dlCe"Praton.en.su, Cf¡ilílp:". '.'. _' '.... ;", .... '~
,-'--'--' .••. .. 7-- "

.
_o,:

.,.:f"

.,
\

• •• • .'> ...•

,:t',':

. •.
'

: (: .... 28 -:¡:.:{ .~

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

I:
I

PRESOCRATICOS' y SbCRATES

2\

• 1, . '>'

.' .' .'

• • .'.
"

l. : :
'

..

~El!..~J!.!.l_~l}fifiiiip.o".-._-----'._'-..D

"Heráclito supo clarles1017na n.WJVa. clicienclo: Todo cambia, n.ada permanece. Y, comparando las cosas al curso de un río, agrega:No nos bañamos nunca closve-

que lo Uno es todas las cosas". "£Ste mundo, el mismo para todos l/OS. seres, no lo ha creado ninguno de los dioses o de los hombres, sino que siempre fue, es JI será jilego etel'llamente vivo, que se enciende con medida y se apaga COII medida ".

.

••

,

y .no, podemos bañarnos .dos veces en el mismo río or dos mo,tivos:.ll porque a (escen~. sell.llndavez lasa@!as delrio ya,son otras; 2) pº.m:L!.~t~!l1lJJ.~!1:go_s~J.!'9~_a:Ig¡!º hemos experimentado. ..£~blo Así 10dice Heráclito en los siguientes fragmentos:

':.4 quien desciende a/ mismo do le alcanzan continual11ente nuevas y nuevas aguas",
"Descendemos y no clescendemos a 1111 mismo.río; nosotros mismos somos y no somos",
"

.' , Las cosas, seg~1!! ~!:!i¡:1!!()",-,~_~t!'Í1I~.:ntinuo H devenir; constan• , tem ente ~llPlbial1ioJE2.l)stapte_J!l~ºJ~"Q!sJllqQ,.£Ql1JJJ-ª-DJ&mmt!LMim.d.ó .:"', : , de' ser lo que eran y llegando a ser cosas distintas. Pero, ármismo' tiem." . po:-a-dvierte HCi:acliTogti'eeSe""cfeveñrr"¡¡6"se:-c.umple~&ú.n IeyCs.arbF ."" Jr¡lÍ:i.!l,~ segÚn,el puro azar -idca desechada por losgriegos-' sino: qUé,se • . c)lmple según necesidad, y esa necesidad era la necesidad de la"Razón. ." E(deveÍlii:estabaregIdo, pues, por JaRazbn, por elLOgos 'comoodecla 'Heráclito .. Tii'laR'¡zóñ'laVeía.1't'Crré~oñiO: todo gÍ"iego'" ocoino. n e:.:. algo'que estuvi~!!l_separadodelmundo, no como una diviriid'ad'ttascen' • dente a él (como interpretan el judaísmo y el cristianismo' aiDios), sino que esa Razón estaba en el mundo, era intrínseca, inmanente •. . a él. De modo que de la propia ,tr!1!la!,!,,,p'p'iad.eLLogos"~n,elmuiIdo-j~ • . pfOéftICíanaquellos C'\!!lJ!!,?_s.o..:Le?t~.J3-ª:ZP.!Ü!Jrr.mne,!Jg,...!'.m.~.PJ'L'l:.Jleni.'; ,c:l1tq, lnica. Por ello puede decirse que había en él, como en todos los Í . . griegos, un cierto panteísmo: la.B--ª_zi'JI.,erªJ.9._ppP_W¡:¡H!-%l!t!U'.!l.kLmu!: • tiplicidad Lel cambiC!.:'peroese Uno,~I!.E9.J!l.<J t1~J.'.!~g.o_q1J.!'?..~~~rfl:~.!!J' .'. d.~!oraba tod!'...~,t~n.niJ1.a.ci~,,:> ..~~~~_~acticidad,oda individualidad. Hay t :' una interna relaciém entre eUuego, fa razón y el tIempo: todo es pro.,:,:.: di.iCido, anonadado por ellos, todo está sometido a su' poder d'egeney 1 ración y de negació~. El, L<!.~_~~_~!_~5?!,,~1 Cronos (tiempo) que se dios ... r~. devoraba a sus proOlos h)]9.8." .. ",' 'o':' ! .'2' Todo.este procesoide producir. y negar q]Je se' realiza 'según .\. medidadet Loaos es un eroées.c?efel1!.,?~y':'.'p'o~,ta~~etehro'es: siÍ'TesiJF .~ tado: el ~~~do. Veamos algunos fragmentos delleráclito:' "" :'.".

Pero este Uno fundamento de tod.as las cosas e inmanente a ~llas gusta ocultarse en la diversidad de sus manifestaciones. '~La_natura: leza prefiere ocultarse", decía Herácli~o. Y cuando se despliega en la 'diversidad de las cosas lo hace por medio de oposiciones, lo hace contradictoriamente ..El ¡nunc!o del devenir es una sllCesi2J1,.d.e..cQntrª!10s que en.tablª!!..£nt~sí pennanente lucha y todo se genera por vía de contraste."La guvrta -Pólemos- dice Heráclitoi.es.el'padre y.rey de todas'las cosas••..Siri,embargo siem re,es el mismo. y Único:Ser ,el que se contrapone diversamente en sus' diversas manifestaciones. n ese er lay una coincidenci!!~e los ..oyue~t08; ..!!,!,la: cointidentia oppositomm y poreso dice I'I~rác.l.!~2. gue: .. . .
. ! ..••

,.

"El Dios es clla-noche,illl'ierno-vera[lo, saciedad-Illimbre" Esta dhrinidad, este Uno, este,Logos que es medida y ley que rige ar'devetlfr y"suécderse' de todas las. cosa's es inmutable e idéntico a sí mismo.. La realidad" ÍI1tima que. piensa Heráclito coincide, pues, con la Unidad que pensó Pitágoras y con el ápeiron de Anaximandro en el cual también había ];!TIa: cointidentia oppositorum. Este Logos de Heráclito también' era lo totalmente indeterminado con respecto a cualquier cosa CJue'de él devenía. El fundamento de las cosas no es ninguna de ellas en particular sino' que, respecto a c.ada una, .,escomo .si fuera. nada. Pero. no la Nada de origen.bíblico sino una Nada en la cual todas las cosas coincidían; era una coincidencia de los opuestos;.cra la Nada = Ser.de que ¡llego hablará Hegel.
. De n.ingún modo, entonces, se puc9-e afrrrnar-Gomo encontra-

.D

I

,;.

mos en algunos manuales- que el devenir sea la realidad última de la filosofía heraclítea. Eso sólo puede afmnarse de algunos discípulos de Heráclito, que no tuvieron la suficiente fuerza intelectuaI .para elev>u'se~ .hasta el Log,osque pensó el maestro. Ya este Logos lo encontró Heráclito al tratar de encontrarse y conocerse a sí mismo. Veamos algunos fragmentós- :

• •

'

..

.. ':.4

, "Escuch¿mdo al Logos, y no a mí,' es sabio reconocer

todos los hombres, decía Heráclito, les es posible c.onocerse (J s(mismo JI ser sabios'.'.

"Yo me he buscado a mI mismo ". "No podrás des~ubrir los limites del alma aunque recotodos sus caminos y el/o es debido a la profundidad
.

11m

~ru~~~

"No hay Si110una sola sab/duda: conOcel:el Logos que gobierna todo penetrando' en todo".
y ahora nos enfrentemos al otro coloso. del pensamiento: Parménides, quien nace en la ciudad de Elea:.£!:1ediscípulo de J enófanes dLquien toma, continúa y ¡profundiza una origmalactitud filosóf~ Según Plutarco, Fannénides organizó a su ciudad natal .con.leyes.'tan .ij!I)!jrables que 1.9-.U!!!!gjsthiilos iu~aban cad!1;~~.i!Q..a 9udl!danos rese sus . petl1Llªs leyesque,-¥quél había dado. Es' común leer en los mariuales de historia de la mosofía que ~~~I.1i<i.~s signífica la oposición absoluta ... je .Heráclito L que mientras uno sólo pensó en el}er inmutable,'.ej:ütro ;610 yensó en el devenir. Pel,? esta ~l2osición es falsa. Ser'y dévenírhd' Jueden ser sepamdos en fonna absoluta dentro del pensamiento' griego I "';;osotrQSya---ri'eiñosvisto que . pro b!l3!I.!.~._-'¡!!.L~.9.gEE 1lnt:I'lefficljTo 1 ,ra; jusl]]Ile,nte,.,A$er A~L(:Le.y'enir.L~ cierto, SU¡embargo;. es que :llando Parménides piensa' Ja.-realidad última, es decir el:Ser, .. iensa'a p i'i.te.-Q.Q!110 TO.ll!lidad,ya gu!:.ññda luiy que 11.0' Ser: 1'JensaentonceS: sea m el Ser en sí misnld, eh la mismid'ad del Ser'sin distraer su 'Ji¡iFadaelii ;¡s-c(iñlblañtesnlañifestacioíle~deese.Ser. único.' '.. ".",.'.;;: ,: ., ..- .. "i\iia~)':iiID.~!1Icj.ei"er~feT"~s lüia~To~dad' ihdivisibl~;"úi1icá¡ nillterrulllpida,. semejante a sí inisnlo ert' todas sus p'artes. Lo repre=-

es ......•.... ••.......... .. un árbol, nO-eSuna silla. Respect~ a fu'bol, a silla, •. . ~. - una mesa y no-es ...•...._.,.- •.. ~.. •. re~Pe.kt>Las!iWq\lierC>.tr.'!.,,£<J,g~!~.tmta.a sí misma, e~ta mesa es llo-ser.)' Pef(~.Ju"-J,!l ..de_~.~~..!!.,O:S~r re~t!Y.o, el nll~e~.. ~sol1J.toJ~~ada, 1'0 exis~e ~ .• F Esto lo puso de mamflesto en fomJa deF1llltfVa1lannemiJes,dando ex-o pl:esiÓlia una constante del pensamiento griego. " •.. i En el Ser pannenídeo podemos advertirlos siguientes atributos:'" . I El Ser es único e iI¡mutable, rodaja. realidad es Ser y el Sér •. sólo conSigo mismo puede limitar. ~ em.ásno puede ejar e ser por. :... que el destinó -Moira- ha encadenadóal Ser'a ser por toda la etemi- .' d~= . .... J

_

_ ,-_

_

_

__

•••

#

"Nada es ni será nunca fuera .del ~er pues e!,DestiljO lo .....] ha encadenado a ser una totaildad mmutable ...

~

.

2) EJ.ll.r,res etemo: n.oha 'tenido comienzo ni tendrá fil¡ pues si (~'/ 10~.Jll.vi!'EJ)'.1~.S_'!.Ilá...sL~..m!msJl!11iría n_'L~r.J.Q..£.ual u.nº-Q~ilik.ILQr.l1.!!.~ es ., eLno.:Se.J:JJ.Q...~¡¡j:i.~!1L~U?.r,ns¡l.pl.e~.!j3_et e.!i!.!Í e!!l!!!.et~!.!!.q,.presente: .;'j
\t)

el

<tJ ()
?
1-tI

í:..

p.... .

~ ...;;,

"Nunca fue ni será pues es ahora, 'todo a la vez, udo y continuo. ¿Qué origen; en efecto, buscarías para él? ¿C.ÓI1~O de .dónd~ habria Crecido?¿Délno:s~l'? No t.e ~ dejare '111 deCIrlo 111 pensarlo porque /la es pOSIbledecll' ni pensar que el Ser no sea".
. 3). EsJ!1!)1óvil.Paf~U1Uehaxe.2!!,,?vi!)1iento tiene que haberun

_".

.,( •.

.<.

..~

entü;pu es~COii1óuñiieslern-equl1íbrn'a¡f'~éñ.tódos'su~lmritosy~siri~ni.n~

•. ~ eJjl_acio'. e}.cual..11!l im. ..a..~~9..:~~.Y.!J.,,-d.a..E.1.'~.Y-"-~-" S!!..2!!?...!!.ay ..Pero J.~l.-"l'!... del J na.<!.ª_<!.Qlld.e...~ste~p_u.e.i1,ª_c;L«!ill.li.l.l'ª!J>~,JLºt9..lJ.u!.i~L~.LTodo .;, :_ ''Aden;ás es inmóvil el',los límites d~ los vínculos poten tes,"es sin principio ni fi.n púes nai:imienM y mtier(e fueron rechazados a lo 'leJos por la verdadera COllPtC- . . ción. Siempre es idéntico a. s{ mismo. ell sí mismo 'reposa JI peJ'maJiece'ÍllmÓ¡Ii!eil erinismo lugar porque ",. .. la rigurosa necesidad lo aferra al límite que lo tiene fir~ . . me en su co'JitOI'110 ". Resulta, sin embargo, que al hablar'Pannénides de este Serúni. ca, inmutable, 'etemo e umlóvil entra en contradicción con la experien. cia cotidinna de los hombres. Esta expeliencia'lIIuestra una multitud de cosas' qiJ~no son:etemas sino que nacen eni.1limomento aado yen otro mueren; que no son uiinutables sind que constantemente cambiany se transfOl'man; que no son'lnm6viles sino que se mueven: ¿Cuál es, enton'

e.. ~

ún, vacío. Parménides dio expresión filosófica a su,'pensfUlliento"é'n lin 'oenja. L'!.'tesiutW.9amen1]L <j~.Lmi~m9"':t~.r¡j¡;_~_efu1.f.iJ:.tluu:..q.ttei\Lp.=alien to ,-s.u..!".ninll..una cl~~~.en~óL~.~J2!!..!'U~"-L:LCJ.Ue pensar' :noein' es ensar el Ser. El pensamiento no puede afIrmar sino que elSer 'es y'"qll.e¡ i]iíjp.9.SJ..b.~~9l1.e~jI<i:-~.aj~-:-5I.~le'-el no'ser11O'existe, En un fragmento del oema leemos: .
'1,:',

ji •..
e> .,: .
\

/e.

"Es menester decir y pensar que el Sér es, pues es posible que él sea, IjelV la nada no es posible; esto es lo.que te mego que consideres". . ." Una vez más vemos este rechazo total de todo griego hacia la ¡da, hacia el nO:Ser.Cuan.d.o_elgtiegQ..h.al?'¡Lcje !l!U.er-me' on'-Io hace_ i.I9 ~~...lln sentido' ... _ ..•. -----._-_ .._- -_ .. .. relativo, en.elseJitido de que _.-._--_ por.._;._~._-eiltb, ..._ ejemplo, .... .. ..
~'"'--'"

_-----_

I I
(

.:. '. ' ., ,;. .• '.

'-

.

,.L

.,'.~"

.F .

. .' :¡:{ .' ., .' .1 .
I,j','

"

!:;l"

32

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

_.-

....~.

..,.:'~

m

_.

t •..••• !.. -:1 4 ....•.•••..• ,•.•..•

rN'"

PRESOCRATICOS y SocJ.tATES
\

33

•" .!,, .' .,
. . '.

. •.. • . . • • .
.:'",
.:. ,1

.: ••• .,""' • e

de las corri¿ntes que hasta ahora hemos visto. Este movinliento no está Íigado a un~ doctrina determinada sino.~I!1j\s bi\'.!l.-ª.,!!!!La!?t!J!Ld_((ente yj" a(iioiñbre'V' at;iJi'mallerá-de"ens;;fiiü- a ese hombre. Ese movimiento fiie"iá'S'éiHst1ca-::LoSSofm't.as fueron maestros que recorrían las ciudades iIkiiª~' ~;;~_eft~doa l[]s jÓV.f'.'ll;'."-=X-G.Q,hl:anclQ..p,QL.S.tlU.lls,e.1ianzi , qY.!LIlli.dieran actuar en política y c!.i!igirlos negocios del Estado. Esos "Según la opbü6li, las cosas han nacido y ahora existen , 'maestros sttrgjeron como consecuenqia deja. necesidJ!.cLq]l,\Lse.advertía ,'" y después de haber crecido llegarán a su término ", ' 'i @..AQld.Q.ar a'lQ.uonduEtores de un puebJQSll_c~~!!.!!'..P.!2£e1CJ~_d.,e . , mócratizaci6n: Como dice J aeger en la Paldeia, e)fin del movimiento . El nacimiento, el crecimiellto_yJ,~)}1~~~tl<.~QJº.~9Jll1-Q¡XJb.r.es:.g,~le. educador de los sofistas no fue la edueacl6n del pueblo sino de los diri,1 provieneiill.¡niCSimple 6¡ifuloiJ-y -ño del pen~ar, Frente a. esa, surtple gentes de ese pueblo. Interl?saba, entonce~, no enseftar un contenido opíñ¡óñ'-o(jj)Xñ-¡;r-pensares1,Cíertamente, una paradoja, Pe~Q ,c}l.esa dJl ..TI'r,cl.ªdsinQ..el a:c:!_e.,jelaperS11asi,Q,!l,J'Q!_ell<:l_e.L~()fista estab-ª.J'En-' PllLal!SÜl! es el ~.J:l~ ,,!-Ser se muestra en su total.:.verdad -ale.que . diente del público que escuchaba sus,enseftanza~)lJUeLd)!(L!i.'Lid,eJ1ti. íheia-, se devela tal cual el esaespoj'ilñaoseaelüsVerosy-llpanencIas I ficaTiilConTaaceptacion que ,su..cnseftan"za , había obtenido en :ese públiJ].u.e.s'QlLel.p-aJxi!!JQwg-ª.d\!.Sivo <:!9bj -.-. de la .. . nI I .C.Q., edueación que suministraba el sofista estaba en funGÍOi1iíeJexiLa No nos vamos a detener en los otros pensadores. de. este perío. -1:: i / too Pero para' obtener ese éxito hacía fa~~~ al hombre. conocer do: Digamos,.simplemente qu~ está Emlllil9.Q.les uien tárribién,afinna'1' ,o) q , . :: / la naturaleza humana. Por ello la eSp'~culacl<!n ve o",s.plaZaaa,co~.~_. se ,J2.ala eternidad de! Ser al cual,~o alcanzaba ni na~imiento ,ni muerte, ~actitud de los sofistas, desde la physis como fundamento de -todas las Estos sólo eran um6n y separaclOn, f[le.zc1ª'y_~amll!9_d!'_lQ.,'uJe.meutns ,,~. !;:) \ cosas a una physis ~e,!::mlinada,.a Ta¡iliysis humana;aJa natuñ'ileia .de las cosas: el fu e!l2~-ª-g!l-ª'.J!!Jierra 'LE¡J aire, La unLQJ:wLlue.pm:(I=.~' .:'f" .\ ción estaban regidas por dos fuerzas, el Arn~ la Discordia qÜe cum."...! I :' del hombre. A esta 1'1i)'sTslossofiStaStratan ~ráfifl!l'lreJít01hr'So .. -¡origineidad y para conseguirlo luchan contra las tradiciones, las costum. •. ;.'1" lían sus funciones en.eterno y repetido ciclo. . . ~ '" (" bres, las leyes que la haQi¡¡:n.ioS'..:..Qc,ultand.Q, para ellos, una relaci6n Hay, TaWiép está Anaxágoras quien igualmente afirmaba que es '5 " : dialéctica entre physis y ley (nomos). in)P.?~ibl~,.q!~e_l?lS.~r.!!.()_~ea. Apaxágoras el univer~o seorigin~ en,el P~a (/ \ A la physis había .q]l_e_!'9mLar1LY_!~.<!!!£'arl!LJl!!I,a..J;u;.oJl(i~ Espmtu -Nous--' qUlen, ademas, nge' todos sus cambIOS modl[¡caclO' ."0 y Y'£1!!,i,~lI~;,..,eUx¡,!Q,.lla_bia que d.otar a la naturaleza del hP.IEQ~e. . nes., '.. .... :. i de u!'!ilespecial.virtud -areté- y. ello se conseguía por medio del sa, Citemos •. finalment~,. a Leticipo y Dem6crito,fj,wlju!JlleJuiua.. i e\ "beL Pero para cons\lli!!¡r!,Q!Q ... ..!nteresaba transmitir contemdos' "bJ.~!'.E~ ! :teoría :atomig¡¡~q!!jeneuIJiisierori con,gjJi¡iLa,LS-'~LJ.UlJLe inmÓvil q¡J~ ,-1 ., vos del saber; interesaba fundamentalmente. la educación formal de la ,~, pLensa !.ª raz.9.n.s9n 'la pluralidad' Lmovirr~.esti:moniaii..los inteligencia:para' que adquiriera destr.eza y'IéCiUcaenctereñderTtiüf••• "s,en.üdo~. Esta conciliación estaba-p¥a ellos en' el átomo. El ~torl)S' quier argumentaci6n. Debemos advertir en esta actitud de los sofistas t.elliUªLJ;aracterístic¡g;..sIel ..Ser IjEI!l~n(<!.\,o sea ,que necesariamente o ;' el mérito, señalado por Jaeger, de haber descubierto la estructura in) .. era uno e inmutable pero con la dife,!encia que esta unidad se repetía i tema del espíritu qlJe se revela cuando se prescinde de todos sus cante-~ yse multiplicaba hasta lo infinito, .Los átomos, siendo cada uno una I nidos objetivos. Sin embargo ellos no sacaron las consecuencias de ,t),nidad inmutable, constituían la estructura Últlm'a1re'''la':''feilldad; La ¡':sedes.~I,~flmi"l~J!?_P.()I.'IE.e.."!!.'?,y,,_d.,~lvi,,ro;;~~;:¡ r1o tEorIzarlo anaEl'.a. ir plúralidad y la diversidad de las.cosas eran una consecuencia' del movi. apsesurados, como estaban, en sus aplicaciones prácticas .. Not'Ueron miento de estos átomos en el vacío que al entrechocarse mutuamente ¡ e11o's,. Ptl'~~ siiigIiiegp""los -Escéptico~.n!W¡eñes'lo¡jrii!0T[f¡On:Oarenla se enlazan sin ningún cambio cualitativo inteino, de acuerdo' a la sime. ,,: 1 ¡ c,Qn,cJ.el)9!L'y_~!,car todas las conseEuencJas del subJetIVIsmo, La, duda tría de sus formas, magnitudes•.posiciones y disposiciones, Las dife-'de los sofistas en el fondo no es,tal sino sDio un medIO para conseguir rencías de las cosas eran, púes, únicamente consecuencia de relaciones el fin propuesto. Ellos hacen afrrmacioneJ.J!..críticas'y..QQLtan"t'Lc!Qg!)!,á .,C: cuantitativas y externas en la reunión de átomos, , , . En la segunda mitad del siglo V se inicia y Creceun movinliento \ tic. as•. aunque estas afirn~aciones .sean neg.ativas.,El escéptico, die? q!!. e \ QO¿lI.1?,c!.J' aferra a su IgnoranCIa;el sofista afITma O mega sm rungun se q!!~ tiene irnj:>brtanciU'ara el posterlOrdes'l,rrollode la filosofía a1Jnque ''\( rjgg[ ni. rr!~todo. Uno de los más [l!!Q.OSOS sqhstas. Protág9L'!!'J--ªIll]Ilª.~ª_ eá.sLmjsmjÜ1QJen!@..l<!"y!lel,º--~.ecula ,yJ!!.P.ro tivo ft!nd,tdadmetafísica

,',

cés. la actitud de Parménides ante esta contradicción? Su actitud con, siste en señalar que estas afirmacione~ de la cotidiana experiencia' na, son la verdad de la ciencia sino el error de haberse desviado del pensarl. y haber caído en la simple opinión -doxa-:

~: <,

•.•1

,E

I
'

~¡I ¿

I

e",
e"

I(

e

:.

que el hombre eraJa medida de todas las cos~,-,1nthropos metron panton:

r
,

"El hombre eS..la medida de te.das las cosas, del ser de las que son, del na-ser de las que na son". "Yo digo, ejectiJlamentel',que la JleI'dades tai como he escrito. sobre ella, que cada una de nosotros es medida de 16 que es y dé' 16que na es ... y estoy muy ..lejos de negar que existan la sabiduría y el hombre sabio, pero llamo precisamente hombre sabio a:'qllien nas haga parecer y ser cosas buenas, a algunos de nosotros, por Jlía de trallSjormación, las que nos paredm, y eran .cosas malas
JI.

en cada individuo, era posible para éste superar ~l relativismo y adquirir un conocimiento universal. Además Gsaael uisición debía lograrse no encelTándose en el arbitrio individuál, sino.transitan o, junto con los otros hombres, a tr'!Yés de es~gEs común .a todos. El conocimiento debía obtenerse, entonces, a través del dia-Iogo, aunque a él se llegara después de una larga medit,lción solitaria, ,
\)1 í'-J\

• •
.

• •

•••
'

"Puesto que estamos de acuerdo el! que debemos buscar .10 que ignoramos, ¿quieres' que ti'atemos de buscar juntos lo que es la Jlirtud?".
.

•.
':.

•. .::'.

Otro sofista, Gorgias, escribió un libro, De la naturaleza, o sea del no'Ser:e:i, abierta polémica con l'allnénid'es.:En él afÜ'ma:.
"l. Nada existe. 2. Si algo eXiste,'es incognoscible para el hombre. 3.. Si es cognoscible, es incomunicable a 10,\' demás ".

.S,ócrateJ_na~i~ll"~te!l.~':'2. ~lañ~~7.9...y era hijo de!. esc~tor Sofromsco y de la partera Fei,areta. Sera necesano que nos detengamos algo' en su vida porqÍ1,,:comó- verán, su vida y su filosofía, su teoría y su praxis alcanzan en él ulla perfecta unidad. La formación de SécraiM..iundamentaJmente fÚe consecuencia de su experiencia pel'spnal, de su meditar, de su trato coh Jos hQmbresy las cosas. EnJaVen.tido __ lo. se puede considerar un autodidacta. Parece, sin:embargo, que recibió cierta enseñanza d.e ArqueJao quien fue discípulo de Anaxágoras. ram bién' leyó con entuswsmo los libros que;cayerona sus manos. ,
.
.:.

•... , .. • • • '. •. ; • ji .•j' .,::)' . e:;. .::

:-....;

J"os sofistas. en sum!h..se;;son1<l1'on la subjetivictw.,;,aia e_ill:Yca tura. intema "deJ' esr.íritu. y desde' allf, con .lll1.adiestr<L\to. manejo del 11.~1ll..,!!lliento, tenían ..respuesta para. todo' 'y .todo, por contradie:tório que fL!~!!'.cJ~L~lemostrában. efiriéndose a los sofistas dice,l:Iegel que R "el pensamiento. atreviéndose con todo, hace a todos .los.objetos ideales,.los penetra y los pulveriza. Se reyela SeñOl: eesO~.2bjetos, Pem en d esta transitoriedad todavía 110se ha aprehendido a sí mismo, todavía no 'ha encontrado su centro". Por ello,. agregamos nosotros, .. l.Lc.;;iaJ: 1 g5ll'£."1!JJ.LªQjJ .el pensamienjQ, en manos de los sofistas, se mueve en la a.!.J.soluta rbitrariedad. a

'jllegusta \iJice S6cl'ate~)en los Memorables de Jenofonte- l'!!.qgg~.rJ.Q.!,-J~~rQs:....ciJ!.!!. deja;:f!!!)9.Lanti¥!!os en.- us s 'escríias.y' leerlos y 'explicarlos en lecturas iL mis-'i;iñT¡jiis"'. _._-------._.-----_._--_.

..,
e:'

f!cl]contraposición a los sofistas q,1le. n~~fiabanque el hombre e ipdividuaJ cgn s\!..,indiYidualrazón e1'3la medida de todas las cQsagy .c.aímJ.>-.iNr ello,._~!lun total relativismo, nos encontramos' con SOCRA-. ']J3S, gue fue un hombre extraordinar.io' y de decisiva.infJuencia:en' la historia del pensamiento. Pam'Sócrates la razón individual. sólo. era tal m.:.l'!. medida que pmiicipaba y .era un eco•.de la razón. comúll;. del_ !,Qgos único y común.a todos' Jos hombres; ~'Yosiempre sigo al.Logos", deeía';'Sócrates. y pOl'qtie el mismo Logos universal era'el.que estaba

[
/ •.t.-

_¡;'lltI.G'esos libros estaban JO~jJoetas, especiahnente Homero...L., • '... ~Igunos fllpsofoscomo Heráclito y AnaxágoL~' Parece que Itiill:1itQ. .• l?rodlljo e.1l..él n 'gran impacÍ().,;.,.de u Anaxágoras lo entusiasmó .S11 teoría .• :. del. Nous. de la Inteligl'.U9ª-~m.ef~gf..\Lal~I)!J-I~~.9~]JJj,IlL.bj,~Jb~~!.~,---se.-.• ::i de.s~siQ,Iió al V£L?Ue ~2xá~ras sólosehabí~ quedado ~n una afirmaclOn.'abstracta. sm: ar.lic'arla'a cada .caso pmilculm'.. D_e9.a_9.I1.." __ .-.. Ana: . xágora~~~ ..v!:~_~eir mostrando cómo .1u:>ro_~~--,,!!ci~...!e.....e~e.....~E.lJ.s J~~ ~~!ig¡-!lJ.gp ~j1sJ~s..c:osas~:í~e.E.uJ:rj--ª:..par~_.es_a _1p ..explicació!!_a._c--ªI,I.!'~.s .',' .111 ec.¡¡n¡g¡Jij'matellales. . A. excepciÓ~ de las campañas militares en las cuales sirvió a ." su atria,- por la cual sentía profundo amor, Sócrates nunca sali~ .) ~tenas. Pero eI~)as_caUes.de .,su'Giud~d.fue un incal1Sa~le.9ll.~!!:J~.!~te': . Descalzo-'y cl1ble~L9~~2JL.\!J.I manto tejl.do,'constantemente las' recor:É .'•• y entraba y se detenía, con su figura un tanto grotesca y ridícuJa, en ,.',1, los mel'cad~s, en los gimnasios, ~£..las asamble.asd~l pueblo~ en Iª.s_c.a-.\ sas..de 10s'Ilcos y los pobres. En todas partes quena .cOl}llt~,aJ cOJLL9>L--. '.',:. .hombI.es_;\!".espeeialmente¡ oír .losj-óv'enesen la búsqueda de la verdad . .\ . ¿

e"

.:r'

...~- :.F
e

•. 1";. • f , .,- :; • :\:,'

{

36

\J\ '¡ y'\~
.

••••• ,

~

.~,' ..

,
.~}.:.;-.

,

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

PRESOCRATICOS y SOCRATES •

37 ..

.1,
• .'" .'" • • •

t

\

)',: ",' ,'.

.¡:.,

. • .'

. •.... • • . • . • • . •. ..' .,'
.,,;e
'~

• •

.y-,ante todo, en la QJ1.s5Lueda.Lcono.':Írniento de lo que cada uno era .. n e el fondo ~e.sí mismo ..El pf,ObTenJfifeJJ1oil1.hr,c1 su_alftlª,_d1L~.LYlrW.d, de su fehcldad eran los constante.~!~I!!~.s !!!£~.!!92~, Alguna vez le 111criminaron que él siempre hablaba l~ mismo y respondió: "Sí, siempre lo mismo de lo mismo". Sócrates había abandonado su vieja p.L~J;J1Ra=ción por la ciencia física porque creía ~ los ob~os del conocimiento s.ensiblc sólo eran,obJeto de opinión -doxa-. Sólo. podía hal;>er para. , él verdadero. cono,cimiento, fundad~onceptos.,universales,.ind.agan. . do aja ra:zón.ullÍY.ersRLq.ue esta.b.a.oen.los ~.o.J:l:l!J[".s.,-.~or su preocuo ello pación y el constante tema de sus diálogos fue el problema antropoló. gico y moral. Y e,n este ámbito ni la 0l2inión ni la sug?s!ción~r~~l"l0.i: tas:

a~

conduciendo a la sociedad a un paulatino proceso de desarraigo y disolüció-;:;:'S'¿icrates--."tifñ:¡a- ue las leyes se fundan (in"la voluritaa'Jitsti-de q J,Q:5]l'iQ,s.e.s ei,"ulfimUi¡sJa1.>:cjii~'en 'eU:,º,g,qs.jimversar~Q9r¡¡te'S Iio c.i;>j1: Y., . üº.~xa_.. LhoIl)J~re en abstracto, ni como un "ciudadano del mundo", a sino in.s,~Ito_.en._su3i~,-d1!,º-,,en...!ª_.p.'? ..."~'~l,l)~~s,e'yes debe o bedienci.a Hs., .. l porgue él es un anirilal político. Lo justo llega a ideñ-Üficarse'en"éTCoii aquello que est,rcOncoÍ'de'céíii'la ley; o s~a, con lo. legal:
"

,"

es70que(jrdeíiE:!lf.~¡:ii!!!!E;~~'.' ....._, ,-_ ..... --- . ...
.r; \

"Lo justo, dice, es lo. legal. Justo eJ"tlu:ienobedece a las le};e-sdi-ia"c;iid,ÚCiñ[ü,vto-rjidé,'i"lcis traspasa. Lo IUsto

• .,,0.
. .y.-.'"
" ••••

"No basta con suponer; es necesario que sepamos, exaco tame!,!e, . ~-;;l;fií'l;;~'co~ocii;;Tento "_ ". . .. _o, .' . ._. __
o,

'
,."

'.'

'.":

Aparentemente la actitud y. el tema de la enseflanza de ::;ócrates eran semejantes a los de los sofistas y más de una ve'ZSbcra1e'núji-:.cori: ru~qjdo con ellos, fueconsidel1ldo un sofista más. S).JJ.$J:!!halgJ;J'j1irJli:... ferencias que separan a S"óq;l!!!i,!j.£!.Ú9.~gfistasson_t..a.!!,~P!?.!:t.a.!!.t~.~ . más que uno de ellos, aguél debe ser ~iQ~rado su nl.áp ag.u.do críti: ca. Entre esas difcrencias podemos s~!í~.~'!T: '!.2Y.teoI!J;;l-ªlFonocimiento ireI~,tivold~,J£s ..s.ofi.st~sfundado en la ~,0dividual del hombre, m".:. dld a..c!.<:..!.o.d.~s.1.~s.,.".os!!.s,.es~~cunien to universal (P.o.~TI.!tt.cl,QY_o.I., Sócrates y fundado en eU~,()gos universal al cual cada' hombre debe seg~;¡;:;¡WJa'enseflaftza de SÓcrates -'¡jo' está du:igidaa °tina profeSioña¡j~ zac19Ji sk.!!t: l1abilidaQ'persua~iva,p.<l!'ª.hllj:>Jard».:¡gi~]ªi-iii.a:S-ªs, siño' a for~r..£1 alml!..d.e..l.o_~hl?.J:l:l1J.1!s.:.~.!'Ja cien<e.~JéJa,vir:1'ld @ l!l.illlJleijlll}:~ .. ..'!:._ d~_Sócrate~!,o' está restrin¡¡ida:.a una eli~.L.I:!.e.!ite de la clase dirigente,_ __ sll)lLq,t.\'.$," dÚige a cual9.!'ier hon'tbreill:l~_'l.uj.e.r.a .."$gl~~J!ª!,.\e;~\iÜe.DJtaS Jos. sofistas cobraban.£.o..':-su' .e!l!'efianz~Yi...por tanto, úniciunelite .la: , vendían'a los ricos; Sócrates'no.queríarecibir dUlero por:ella.yp,ensa! ba que era su obligaclon-de:'cíUiíaOano hansmiffrIa gratuitam~nte.AL 1 -_._--_., --.-. ._._--_., ....__ .. _-~------' ~
'-'

\

J,llsJ~'y"es. d,ej'! .~.i'!.d.,aiJy.r.'l.!1.J~a.l:a .S.o!,rat£s, divu!,!~y, e~P!e.~!>JI.!1 . J-ª.iT),s.ti~j!!J_qiM~!:o.Ül!,o, freI!.te a_~.':!..ig\l,!.S.t.1!.~.o..JJ~~}1!1.ª.!!1_':!f.'r~e... é.1..r~~ha" ~ ¡ ~, I 'í¡ zó la fuga que le' ofrecieron con süplicas ,sus' amigos y discípulos. Elu. ; arrTiimuern'erano 'mpetar', JasTeyci;-:-de-¡iu' cii.id¡¡~C¿¡üe ..!.9':':!}~ª:Dl¡¡J.i° '.. {-;. coiWenado, era cometer"'u¡;¡¡"injiisticÚi"y"iio'era' jusÚi responder a una i.DLT)jt¡~¡á-conotra. A aqtielloscjú;;-i:TáúiJi-cJti persuadirlo para que ¡'liyú' les dice: -" .....----.. ---------...- .. -~ .._ .. ~

el

?\

"10 nadie se debe de.vo[¡ler inlusticii!..eor injusticia, daño pS!!-daño, cualcutiera sea la injuria recibida".
Siendo la ley expresión de la voluntad justa de los dioses, aqué . lla no se agotaba en las lcyes, escritas de la ciudad. Por eÍlcirila de ellas estaban .las leyes no-;,scritas' que eran obra no de Jos hon,lbres. sino de los dioses y honrar a los dioses era la primera de esas '.leyes. En los Memorables'de Jenofontc leemos:

• c,
'"',:.,.

(,

eíe.GtQ.<J..~.fía.;.,. __

__

"Hay muchos infractores de eÚa ley de todas; pero hay' entonces castigos que no san como los de las leyes h/.l, manas que pueden burlarse ".
l'.~cr.a~.e.s_f.T,l!U!Eo.!!9.!!'.~.!.e!.a en te. relit¡,io;;.o ..I~e.sp'e.! la, tra.Eicainl )' Ó. . dición religiosa d e su pueblo. '''Que cada uno venere.a los dioses según el rito -:-Yl¡¡-'-le-'desü"crnáaO"_, ;-fit-e"un"recé'1o'iociií tícii'al' cü'alél'siem',_,,_,_ .. "_X __".,,_ ,,.. _ _)¿.__ ._P__ P.~!L$lUll.flJ1Í]l'yjLJ.i.~J con 'su propio, ejemplo locümplió. y Por ellQ..\li.. rezaba todas las niaflanas su oración frente al sol; ofrecía sacrificios. a .10~~diQ.eu _c.onSljlt.a.b~,.:.~_T)~iit\!.ªc1o~Q~~~d¡ticil~...:ª1 ~¡:á~!l.i~ .. ti DeJ.rº-s~ d Ante la acusación que s~ le hace de haber negado, a los dioses patrIOs y de haber introducido nuevos seres demónit;:os él responde:
o ••••••••••• '" •• _."

e;;:>

e{,

~...

"SL,uLlG m~EY.!'!"'eofJg!:. dineco s':!...b~~,eza quif!n se la .... a so licita •.,scla_.llama. prOstitu.la.7gua7me:iiJ,é; ':áJzq.u{/lQs' . 'qy "-.v.e!Ig,i!.1!_P2LEJ!ze!p_.J.luáb idur[a .a.qu lelles.la~l:e.ca,._, l rr!i!!!J ..se.jl}~,Hari:!l1. so[jstas... sep pro stit u to s ". .
"J ..

.:~.,
o;;, t
"".:

l'
>--

1

••

:í~Il'JJ.ell!~ª.J los sofistas h:,a.Qían vistpy.Q).ªJeL:I!QJ1.1.~.::::..elresu!:. tª-qQ.,del ¡¡,bimo humanO 'Yla habían.opuesto a la naturaleza -physis~; _.-._----~-_.- .._ ..,~_.-_ •.......•....... - .__ •....... _ -._ ...•
"

._--_

"No me hall.podido probar que yo sacrificase, ni inJlocase, ni nombrase otros dioses que' Zeus y Nera y los demds tradicionales ".
.{?_!.':'\
-:¡.. ~~-

",

..sÜÜ~r'

"' Pero junto a' este .~~PJ::t£'--'por ~ tradición relig19sa)lali~!1 Só~ J crates un intento de racionaIiz.l\Ll).)Q.~ d.iQstJ.~Ael.p-ºJj!Y~!!!fLy ..!!.-n_~ü!~.:....cz.QY.Oi:conciJiaralllba;¡:'acÚíüdes. 'En tal sentido ljJ:es proclive a 'le.r enla diversidad d'e'ios-diosis"iñ-itnifestaciones diversas de una divinidad ............•--_. ..........• _ ,~ .única. En la concepción de esta divinidad él está influido por el NOllS(. de Anaxágoras y por todas las doctrinas de los f¡Jósofosanteriores.Pero \ .~' a esta divinidad. de los filósofos él atribuye un .carácter personal y .1providente tal como lo podemos advertir en la Apología de Platón.'A ",. este Pios es al que S_Q.~[ª:ty.L~~ ...$..9.me!.e..Y. ..~i!Y.Q,..Y.. !'.l..1'1lCrificiº-º.'"-SJL'li<J.a_ por él tie11eun sentido: "Vivo en pobl'eza infinita, dic!h.l!.ara servir al DJOS":l:il pol;;za;"ia falta d~.I;;icés¡da-de~~:ia;~~¡d~ra.S.Ó.c-;:at~~ .~o s610 un a'cT6'-d'e-súir¡cio Dios sino, también, una fonna de aproximar-

_

_

__

__

_--_

_

L.,

Ji.ll1damento. El mal resulta, entOnces, una'fal41 de conocimiento, una .:. . ig.norancja ~u.es nadie q~e .tenga intelig,enci~ puede. a~tuar contra., S;I .'" bIen. Lo teanco y lo practico llegan aSI a perfecta .umdad y para Socr~ttJs 110 hay _diferencia entre sabiduría teóric~_=-sofí:l-::.J.'sabiJ.:;rí,,~.:o:~ flráctica ,,=-sofrosiTle=-;. ambas constituyen un mismo comportamiento ante la vlda. . '. ... .. J.,asabidUlj.E;.c.sin embargo, sólo ~piopiedad de los'dioses. LOS. 11Ombres,debido~.l.uª--ºI:9J?i~lmtt.~i.9.IJ!'LllQ.JwJl-º~.e.!l porque no la • y poseen la bu~'\!1 Los hombres sól0 pueden. ser amigos, amantes de la •. '. sabiduría; s610 pueden llegar a ser, como ya lo dijo Pitágoras, filósofos. .. S_9Eratestiene c2.l!cienciade e'sa limitación, tiene conciencia de que nO .• es sabio y, aÚn más, tiene conciencia de que nada sabe. "YpJ!ól.~_sé •...

1

_F"

que.no sé nada", decía con p,1enalucidez.'

y

Sócrates un día se vio sor-

.

a , '.

..

..

.

.---

4J.'!JiilcJ!Hj",.--.----

lai'ñieñospos7íi7éSesla co.I'{¡'qti e '¡;:j{¡siw-':'aproxilñaa -7il
...., ..

"Si e/no tener ninguna necesidad es cosa divina, el tener

Toda la enseñanza de Sócrates está O1;ientadahacia esa aproximación il¡¡-C1i'vTñjdaa-O:.Sea~l¡aCia jjCi1ec'¿]óJÍ-dell1ci¡iibre;Pore-líú hi' quiere-lcflicare-lñ[ui1d1¡' .vrrtuden "lo que-elhomjj¡'e~tfei:¡;'denl~sgrande_Y-=I1l.eJ.QLO_~~íL~T'iJl,'¡;¡J¡ililil~Ia:;¡~p.QLºio"~ ';:-)'el;ofoñfe'rectierdae¡¡sus Memol1lbles.estaspalabras de Sócrates: "Ciertamente. el alma del hombre participa, más que clIalquierotra cosa humana, de.lo dil'ino ". ~ste encaminamiento ¡Jacia la: perf':'£9ión~mpI:~I.clig.<;t:._~.o.l)lo. misión sagrada, requiere la purificación moral. Só.1oa través de ella Jl lTede alc-ª-!Jza.~e 1j.L~ijJiiú~!..¡1iiio ~1~iliii'i1Jj_~gl.9. .el _Y. (J _b.t~ri~rJaleGCi~liª. . ) La mor!!1 socrática es finalista porque ellaestá.J.lrieI}Jecl,,, ...!IIlJi¡L\'¡]ti~ .. a .mo que es el bie!l.J,lniv~rsal.E,,-,"-!lieJULC.l!yºj¡g..c;L5.!Ukgu_IlruL'<!J:tJ.LcL ~Lli!....felici~il.fl. Felicidad, virtud, bien y fin últimollegan a constituir una perfecta unidad dentro del.'pensamiento socrático. Pero Pl!ra 11.~@I Ll',s.L1J.1.eJ.a....P..9.~.f:l\].í1Q¡¡_p)?I.:..l.aJ.l:l9.!:aLe.r.a~.iD.Q.iML~m-ª-º)~,. según Sócnites, el uso de la. razón. Y, aÚn más, para él, según eltestimoJúo de Aristóteles. llegab'it;:¡ identificarse la razÓn y la virtud. Por ello: ~!Lla, ... " razón, en el conocimiento y en la ciencia donde la moral••• encuentra su •••• ¡." ••••••• ,~ ' •• ' •••••
r ••• ....,....-

prendido porque un amig,o -Querefón-.le dijpque había consultado. . al oráculo de Delfos y éste había dicho que,en GreCia nO había nadie' •..... tan sabio como Sócrates. El, que .. e tenía por ignorante, se sintió sors prendido con las palabras deIOfáCUloy resolv¡ó.comproDai"TaTefñciOaCl• .d.e las' mismas. Y entonces. Sócrates se fue a ¡'isitar a to.dos aguéllps • que en la ciudad tenían reputación. de sabios y 'congran sorpresa suya • advirtJ.é.>...ilue oráculo, tenía razÓn porque .Ios que. pretenclían sersa., 'el '.: 1 bias; las que creían.serlo''j'lO 10 er~!!_.I~ues nada sabía!!: Et ta.n1Po~osa. ~.I JillLlWLQ.:almenos, .~abí¡¡":!W..!'.:1!.¡gJ.<Lsill;Jj-ª yresult.@.ªJll'\.QDgs, que por .':01 e~~.queñez, por ese _~bet ye 'su prR"p'iu'ignol'ancia :que los otros no . :. tenían, él era. el más sabio. Las palaoras de Sócrates recogidas por Pla- • :.. tón en la Apología dicen: .'.' .. " •. ." "Cierta Jlez habiendo. llegado. aDelfas tlll1e e/.atrel/imiento de consultar al.oráculo .-os,suplico. que no os irritéis de lo.que vaya decir- si habia algilien más sabio que yo y la pito.nisa respondió que no. habia ninguno. Querefón .ha muerto, perO 'su. hén71ano'aqui presente podrá elar.fe de .ello ... Cuándo supe la respuesta. del oráculo reflexioné del sigtilente modo: ¿Qué quiere decir el dios? ¿Qué sentido ocuitan'sus'palabras? PoJ'que yo tengo conCiencia de no ser, en lo más minin'lO,'sabio.. Largo tiempo dudé .del sentido .del ordculo hasta. que por fln,' de,pués: ele gran lucha .con mis. escntpulosi :me propuse hacer' ia siguielltepm-eba: Me dirigi a la casa de .. uno de los pretendidos sabios con.la intención de i-e/il" tal', si ello era posible, al'ordculo y.de'mosfÍ'arle.rm hom. breo más,.sabio. ue'yo; por más que)rté, hubiera declarado q el.7Í1ássabio..Examinando 'puesa' este'hombre.de.q.u'ien

.': • .
• fe • •

.! .<

.': "i

• • • •• .:

.::;.

1 .','~l

.'"


•••••
. '..: :<~ < ..

'

,t:,.

•.. .,,'
\

.::'-''', . :1

40

lNTRODUCCION A LA.p¡l.OSOFIA

cF!)'1~ .
baste deciros que era .uno de nuestros polz'ticos y can. . versando con él, me' encontré que el hombre parecía sabio a muchos y sobre todo se lo parecía a sí mismo, pero que en realidad no lo era ... Luego que me separé: de él y razonando conmigo mismo me decía: yo soy, en verdad, más sabio que este hombre. Es muy posible que ninguno de los dos sepa realmente nada, pero mientras él cree saber algo y no lo sabe yo, ell cambio, no sabien-. do nada no creo saberlo. Pareciera, pues, que por esta pequelíez soy más sabio yo, pues 170creo saber lo que.
no sé".

I
j,
j,

E1t''J Q(:,.. .

.

PRESOCRATlCOS Y-SO~RAT~S

.

41

• • • • •
••

.''.

.. i

11

• "'., .' . .:~(' .. .:' • •. '

e"""

:.. _

.?,:::. .
0>.

el principio' de la sabiduría COll~iste, .entonces, «neja toma.de conciencia de la propia' jgnoraric.iª-:_X_ª~esta docta ig¡lOrancla;;sóld podemos llegar a través de' un continuado preguntar' POr'nosotros.mis. mos y un sostenido l!.l)toe1[.@!!!.!1 vida sin exmnen es indigna del "La hombre" decía' Sócrates. 1;:1 principia de la sabiduría, entonces, es'un conocer los' propios Ilmite.s o, lo que .. ~ igual,.conocerse a sí m~smo e ..f\1 alma imb.úsq~eda del bIen y la feliCIdad y, por ende, en busqueda de adqumr virtud debe empezar por su propio conocimiento. Por ello Sócrates hizo suyo l,lIlprecepto que estaba en el templo de Delfos y que \l.~.!;;'(~G.on?eete .~ti mismo". Jenofonte ha conservado el siguiente diálogo: "Dime Eutidemo, ¿has entrado .alguna vez en Delfos? En dos ocasiones re~pon~e.. ¿u.~s notado en no .sé qué parte del templo la.mscnpcl6n Con6cete a ti mismo "? SI; .contesta Eutidemo. Ahora .bien, ¿no--has.prestado. ninguna atencl6n a esa inscripci6n, o bien la has grabado en. tu mente y ,te has vuelto hacia ti mismo. para' examinar lo que dicet En' verdad no me he.preocupado en :absoluto, responde Eutid~m~,. pues creía: saberlo, pelfectament.e, y ap:na~ si ~~drza conocer otra cosa.sr no me conoCieraa.mlmlsmo ..

/

, .1

es sino la fidelidad a ese Ilmnado para que lleguemos. a ser lo que e~ el 'fondo somos~ Ya Píndaro deCÍa: "Llega a ser el que eres". Pero ésta es, ciertamente, una dificultosa tarea pOl'que, para decil'lo con paliibras de Nietzsche, ."cada cual es para sí mismo el más lejano". Esa tal'ea, sin embargo, era la que exigía. Sócrates ¡¡. todo aquél que pl'etendicse acercarse a la sabiduría. "N~odría consentil' nunca, afirma, que un hombre gue no tiene conocimiento de sí mismo, pudiera ser sabio'O:y aún da un paso y afIrma: "En esto, me atrevería a decir, consiste la sabidul'ía: conocerse a sí mismo" . Para adquirir u~Ijladel'O conocim.iento es necesario. C_Q.lllQ..P s,o'grevio, tomar conciencia de la ignorancia en que.uno está 'del t~[!Ia que Cl'eesaber. Es un memento indispensable de purificación representádo. en la refutación que1J.ac.~c.(a.t.e.s ¡¡j;Q¡Iocontenido de saber que:. __ c.~p.t«g-ª-l]1Ielfile entra en diálogo con él. Es el primer paso de sumé-' . f todo, signado por una actitud crítica a toda;respuesta que obtiene e.nsu: constante preguntar. A estas l'espuestas él nunca las. aceptabadefinitivamente, pero .tampoco nunca' las contradecía directamente, Por medio de un rodeo. mostraba a quien había dicho algo, las dificultades que tenía eso que él había dicho. A través de ese rodeo él nunca daba una respuesta ni nunca se mostraba conocedor del tema disputado. En el Carmides: leemos:' "Querido' O'irias, tú me tratas C0ll10si yo pretendiere saber las cosas acerca de 'lascuales me interrogas y C0ll10 si dependiera de mí el estar de acuerdo contigo. Pero no . es así; Yo busco, y juntos examinamos cada problema que se presenta. Y si yo busco, es porque yo mismo nada sé" .. r)2'TtCC:> . . .~~~.~:.~I' .
'-. 'l" .

e,,:
• ': '. .

e... ......
.'" • .. • . ..

•..

,
)

,,4,.

e,:;:
.:(':

'. ..

. ~ócrates, en, cambio, muestr~ l~ insúficiencia de 'es,te ~g~nuo ',? '.c,:,:,ocllmento: Par~ el. conocerse a ~~.1mI!0et!LJ.ª-llr.J'amas dl.t¡£ilJa .,;".. ~yor 19(.!g,~l!9.ª-L!ª-'tJJ1!LC_OJl9JfJQllll];mQj:roconocimlentQ.J': __ t9do .:(. todo obrar. Eso que nosotros somos 'era para Sócrates un:mistério que .;,:~: necesitaba ser descifrado para poder ser fie~esa nosotros mismos, para :.... poder llegar a ser en plemtud eso que entranablemente. somos. La voca•. ción -.palabra derivada del verbo latino vacare que significa llamar- no

--t
,
.¡,

.':\

'. ¡'-

En ese ro~eo urificadol' Sócrates ejerce su ,ironía. Ella .£Q!1!'J!;.: tia' en una determInada manera de J2!!guntara. traves de a cual Iba po--,. niéndáse deI1lanifiesto la común ignorancia de a~!!illLl]1Illi.ªJqga.bJul'" :carerütíiCl6ífiepl'esenta:,' corno dice Mondolfo en su Sócrates, la o~c_ .. ración preliminar Y'necesaria pam:queel espíritu pueda dirigirse al descubrimiento .de la verdad. \La se~parte del método eSl!.n.arJe q~_ Sócrates dice haber heredado de su madre, 'que era parte11!,:'la!!la~l!1:... lica. La partera es la ~da' al nacimiento de los niños' 'Y él, d.i.c.e_9 Sócrates, .también a~a al nacimiento y al2!\!w.~~!!l!.0",_1l~.~.qIlE }1-'? . de niños sino' g.e i2.~ás-.É2cucherrros estas palabras, que están en Teeteto:

~::-. '<:::.

";r no
;. J

has oíelo decir que soy IiIJode una partera InUY

hábil Y seria, Fenareta? -S¡', lo he o¡'do deciJ".- ¿ Y has o{Clo decir también que yo. me ocupo igualmente 'de! mismo arte 1-&0 no.- Pues bien, debes saber que es as{ ... Ahora bien' mi 'arte de obstétrico es semejante a ése, pero difiere en que se aplica a los hombres y no alas mujeres, y se relaciona con sus almas parturielltas y no con los cuerpos .... Además tengo de común.con las parteras ser estéril en sabiduda y se me puede reprochar, como muchos lo hacen, que pregunto a los otros pero que no respondo acerca de nada por falta de .sabiduría: y la causa es que Dios me impone la obligación de ayu'dar a parir a los otros pero a mi me lo impide ... Es claro.que nada aprendieron de mi, Sino que ellos mismos hablarOlimuchas cosas que ya posez'an". . . . ta actitud de Sócrates no es, pues, transmitir un conocimiento objetivo, ensenar cosas, sino enseñar.a aprend~!._enseñ~_~~]~~bl.a!...Lencontrar las ideas que están en la mente de.los hombres. La verdad..no ,pu;de ser..impuesta por. el maestro sino que ..debe ser-reconocida. po~. . "eialuI1l!)o. y la reconoce porque ya-estaba ~eñ él y debe recordarl,!. Só.cJa~~~m~'o en la hi~toria del pensamiento guéjntroduce en fonna temática la preocupaci6n' por un méto.do.. El sUYQ._c.Qn_. :sus dos momentos de refutación.y lnayéutica, está presidido v'or el ~I:.... .dcio de la razón, por un inúlterrumjJido razon;¡miento al cua) debe so)lleterse toda ªfiulJ,llciQJ1 el Fedón dice Sócrates: ..En

Es a este. ámbito moral a donde :llevll Sócrates su preocupa- •. ción científicaJlaciendo hallazgos que llan ,perdurado eñ"lil-filosofía .• : Sócrates 'b-iiscaeñ-ined-iod-é"la mútabijJcTaifTci inmutable, enl11edío'cfe"fil 0illVersldad la umctad;ousc-a:ensünHl"JiiesencJa y'concepfinréTas'casas •. : queE.?3J?,;r,;,;ita-tencriiilli-¡:oñ~';;¡;¡(¡efi1UcrÓn een¡¡S:-Es-~~:'~.Oi.~cél~ d .J~._<!~_f!!~1£!.0. g.tJ~_P l~ __ ueden.._c.2!1S14~~:~_e.de.s~u un. b~!I)}~l:t().:.C@_lSocra:" tes, le era.!)elemento..s.indlglens-ª-~les ara.s1Uª-~nªr en.:..l:>ii.~~º.ª-¡je l!.• p U -"QJ}ocil1l!.t"to-,--Aristóteles .decía que' Sócrates ".tenía razón en buscar las •. .esencias, pues quería razonar y..el principio de los l:azonamientos está •. : .. fundado en la esencia de las cosas". : También según Al'istóteles, Sócrates llegó a lo.s conceptos uni- •... versales .y a las definiciones por medio de la inducción. La inducción • .,.-epagogé.-parte de las cosas particulares de la experiencia y se remon .• ' ta a 10 común y universal que en todas esas cosas haY..1

e:.

\...

"Analizad los fundam~ntos, 'y si los.analizáis Men, podréis seguir por orden todo el razonllmiento~y"podréis estar humanamente satisfechos de éste ".

1

"Yo iba, dice Sócrates en ¡;;,scade Ulzasola virtud, y . he aqu(que encuenti-o un enjambre.)' tomando esta . imagen del enjambre; .Ie pregunto: ¿cuál es lanatura-, 'Ieza de las.abejas?Y me responderás que hav muchas abejas Ji de múliiptes clases, pero si te preg~nto despué~: ¿ti"é es eso por lo cLlallas abejas no dijieren entre ellas y .10.11 tndas abejas?: ¿qué es lo que hace que una abeja sei/igúál a iodas las otras y difieran de otra especie? .Iitialménte l~sJI;rtudes, a,pesar de q"e sonmuchas y.de muchas~species, sin embargo, .brilla en todas ellas una misma idea, por la cual son virtudes". . '.

."

.:i
._-( .....

"

.'1

.';:r
.. .(

.:1

.1,
.'''r

:... .:{:

El método socrático 'éstá dirigido a obtener Un conocimiento científico y,.'por .tanto, úunutable y' universal. .EQL~S.9. él deja de lado, (;0'1110 y'¡"VUllOS,a uwestigación del muudo físico, cuya constante mul tabilidad sólo podía ser objeto de opinión o doxa y se vuelca ~l interi.QL de.la conciencia del hombre. Su preocupación la centró exclusivamente im el.nro.b.J.e.m.a.-moral. este.dom:lnio; como taní¡;¡én en el.del amor; En sí. creía tener .algún conocimiento aunque .ignorara poder dar nizoiJes de él. En la Apología, por ejenwlo, después de declarar su ignorancia agrega: "Sin embargo, que es malo y feo obrar mal y no obedecer al que es mejor, ya sea dios o ya sea hombre, eso s¡' le sé
I~.

1'1:".;--

I
..\~-

-:'.
,

.9

Ese qué que hace que una abeja sea una abeja, y una virtud una .-,',:' virtud, y una figura una figura es la esencia buscada por Sócrates, el.::' principio de sus razonamientos y.,.el objeto de sus definiciones. Esa •.•. ;; esencia es universal y necesaria Y.ante ella no cabe el relativismo de los •. sofistas. A ella se llega por el'Logos universal que trasciende a toda )1 razón individu'alla cual, sin embargo, de aquél.participa. ." .. S!,>crateLf.\!.e!1fu¡;.tarlel!t"i ..~!'.!Jsadod"-EE.J:Í:'Q!.I)'per jl~y."n!J¿d .,' a la y de ir en cQ!ltra._<:!~J __ o_'!....c!ioses c!~.Q[~¡.~,. apusaciólj prosperó Yo fue_ La .•:. conden~do a mOl:iJ':'_~.~~~.t!9-E.9);l..!a ..S9.º!:f!.t~.!i.etll~<;Um ..o.l:.tunjg_'!.'Lc).~e.ht:..... , c!J0;.\Ul!U :_s.1l~ erte .. \I.~£~.~~_~º.f¡~,-PJ.~I9.1LS!!.ly'.a.LSÜ.Xi.(!_ª-U:o.n~ifió)l. j que .-":-' l~.!1.~ncia¡:,~--ª-~"g~t_~l}~,,~!!,1iclo ~a.iuv~tu<:!d:' él ,~Q.2E."P.!9: Tuv?_<£.~ (mudad de. es~apar. de su pl:esúho y salvars~ y tampoco. acepto él esa . --.. ,solución porq~iie-~_~(ª-como ya .vfrnos anterionneñte--qü~-,-ci.ÜiÜe.ii_e--" '..
."
.

.t

.>

.\:

•• .-

.
,

•••••, :'
.:44
INTRODUCCJON A LA FlLOSOFlA

,.

¡,
I

i

PRESOCRATICOS y SOCRATES.

45

~:';.~6:' de la ley de su ciudad, y si la ley lo condenaba a muerte lenía tuoso
quesometersea-ese (fiC!aQo"oela'1eY'p¡ir'Eii~ ciii:e:"~l_lo, cOl).sjsI"~!arl!. .' '.Jm,a l!!J!1stlc1f.'T'i!r~ ~º-c.r.at.es ,ac.t¡f~,c!"cr~UilÓsoKo ..Q1.I1,damental. Ja .•_~~,q, ",:' ...:. mente, un prepararse para la muerte, Por eso cuando le' tocÓ la hora de • ' . asUrñlr'sú-pí:o'ji¡¡¡-muerf~_¡j reyiir.:~0Q1RnoeJilijíila:P or-íñte"iñl dio~de o e ." los jueces era el destino quien le imponía la muerte, Renunciar-. a eS!L -.~' imposición, era renu-nG-iar a su vocación: Era- renunciar .a_sí mismo, era• , falsificarse, La muerte física' era para ~I menos grave que 'esa,muerte ' • moral que hü.biera sido falsificarse a sí mismo, -úasiticar"ñCjUeJlo par'-io . • . ,ciiaT1í'ábX~~~iliidi:i~y'p'araIo~~a1 s~Fíáb.íaprep,,ª-do ~~?~,~~0'IéIa,_~. .' En el diálogo FedÓn, l'fatÓn' narra los ultimqs momentos de .'" Sócrates,. Muchas veces en la crítica filosÓficase hace. un poco ,difícil • saber cuál es una opiniÓn socrática y cuál es una opiniÓn platÓnica, . porque cn casi todos sus diálogos PlatÓn coloca como personaje ceno • tral a Sócrates, Pero hay razones,. mful-º..ue suficientes para pensar .,: que lo que Plató,:! pone en boca deGócrates'en este diálogo,:ha sido • '::,, dicho por SÓcrates, Ternlinemos nuestra exposición e,scuchando las .'.' palabras de Sócrates pronunciadas Con la misma setenidiúf'y sabiduría .,:::. que había caracterizado su vida y que inlpactaron, uña veznrás, a su~ .' discípulos, Así lo testinlonia Fedón qtiien dice:"'.'VerdadúalTIeüte este , espectáculo hizo sobre mí una impresiÓn extraordinaria;',' ,'Al verle y • . escucharle me parecía iJn hombre dichoso; tanta fue laJinneza':y dignidad co~, que muri~: Creía YO,que ~o dejába este,fi¡uird~~~!r'io. I~ bilj~ .... proteccIOll'de los dIOses, que le leman reservada en el otro,'una fehcr• ".;: dad tan grande, que ningún otro mortal jamás ha gozado' otra igual", La conversación con sus amigos fue sobre temas, filosóficos' y, más •. espe~íficamente, ,s.obre aquél parª,!.UE,~J JII.. f¡l.qs:ºn~,:,119:}~~,$j¡).O_.1I,na._ ,,' porfIada preparaClOn: la muerte, ... - ....

.c',

raleza. He aquí por qué no estoy (an afligido en estos momentos, esperando que hay algo reservado.para los hombres después de esta vida, y que, según la antigua máxima, los buenos serán mejor tratados que los ma. los ... Me parece que aquél que se consagra de modo ad.ecuado a la filosofía no hace en el fondo otra cosa, aunque los demás hombres no lo adlJlertan, que ocuparse de la muerte y del estar muerto, Y siendo esto así sería ridículo que después de no anhelar otra cosa.que este único fin, al llegar la muerte recelase y temiese",

e",

.;" • • "',
• ,x

.

.c,.

'

------_ ...- .••.

_",.""

.•.,,'

-''''

.::'"..,{', .:'~;' ''':::,' • ,"'L .',-'juStos. • :'"

"NC! puede' darse una ocu'pac!ón más convenienÚ FarO. un hombre que. va a partl/: ble~lprontode este,mu,ndo que la de exammar y refenr m!tos acerca de ese mIsmo' viaje y descubrir' la opinion que sobre éiiengarn,os' . [armada, ¿En qué mejor cosa podemos emplea,:Íloshas- , ta la puesta del sol? ... En verdad" Simmias y'Cebes, ' si no creyere encontrar en el ot/'o l1iund,odioses''tan bue~lOsy ta~ sabios'~ h~mbres inejo,:esi/.tie10~5t(e,~ejo. en e~te. sena un neélO SI JJI! menwnifesta~a pesaroso de, monr. Pero sabed que espero reulIlrme alll con hombres: Puedo quizá iuicerme ilusiones respecto' a esto; . pero en cuanto a encontrar allí dioses excelentes. 'yo lo ase[!!lroen cuanto pueden a,regLÍmr,ye cosas d,eesta !taiu-''.

1, .:

,
, ;1

~


/"I

.<.,
i.-' •
,.,'

...-----'--..,

--'"'evJ".lJ~I:,~
.,'

,~ "

i

'"

l.

. •
• •

•• .'-;'

~

''¡:-;9)

~

,l'

PLATO N

e

Hemos,visto que uno de los Jrincipales aportes que dh Sócrates .: ~ la llistoria de la filosofía fue su búsqueda de la d~fLJliS:L!)..,x...¡rerCQQ:. .'" cepto. Pero; tambiéI] hemos~viSto que, en esa bÚsqueda,SóCrates~~ .' preguntaba fundmnentalmen,te por .los problemas mon)l~L~le.s., ','" al!!lSluereaccionara conÍ1!Uos sofist!!Lffi..l!Lmedid<Lill!!"ést9Lr.cliliY.i: ~aban a la verdad, estab<i)Üi embargo dentro delmismoiáinbito temátj. • .. , .c.Q,.d.~llos. Ese ámbito fue ampliado y-.&~.n'eralizadoor ,Platón, el ge.;,,\ e p Jliillj!iscípÚlóde Sócrates. Platón nació en Atenas en el añO 4.27'a. de,C. .'" en el seno iJe'ulÍa fiuniJia noble que pretendía contar eliti'esus antece. • sores a &llón. Su vocación se diversificó desde w.rincipio' enf:J:ela 'fí, '•. ,' .losofía 'v'Ja póíític401ctividades' que en' el, cniizás,'encohtrar6Ú un~1 ;.' "

."

••• •

. '-~.

,.,(1

e,

IlJ;l:[<;.<;ta.:mii~<'0-'-,-S~ n P.Hi,J.Qi.LÜj~i!;.'!1MlltJL~;-[iló,SQf...9~IJtcaP,¡g.JI~~j)' \

r!
j

¡
n

I
~ ;¡
1,

"
iir
t.
,,\,!;
t,

l:

.CQ.nj;r.ar el-lli.en y. por tantQ."el fIlósofo debla ser,el gobernante, ,"LoS gobernantes, dec~a, deb~~ se~,filósofos y ,los filósofos gbber~a~lles". J , S!!....YQ3lC¡'lli..jJ..9]¡t!..~fy-"_l~,ta 1l.eruebuor aconteclm~.J1~OS , que lo ~afec!.aron profundamente y que, fúuilmente; 10alejar01) de toda i¡¡.t~JJlJ<n.?i.óJl..flire.",t¡!.J'n lo s.E..~ti£3.2.~sta(JoEstos acóñ1Ccilñíemos .• í, ft¡~.ron .. uerte de, Sócrates primero y luego dos intentos laIhdos, .la m ', JU1..'e!igro'sos 'para su' libertad y su' vida, para, que'su ,dlSGÍpuJoDTon .,' realizara' SIl ideal ,político-'ciuraiite-;;r-ielñ'8cfocteT'fiIai1ODiOñiSiod'e .: Siiacu,saJ:' de su sobrino Dionisio enoven. Estos fracasos no desvIafO'l, " sin emba¡:go,-;¡-:;;ocaciful'l2.<Jlíticay ~u preocupación por la' justicia y ," i ~Qjende;]a"'ciudad pe,o lo llevaron, pbsiblernente. a teÚer'ÚnaÜna.gen .,';' U~l ta¡¡jo ¡1~l1bjguiL!~.w.,¡;cto_ª-J<i~.titud filó_~fo ..Por un lado,~~~-"gÚn del '.( YlUlOS, f¡Jó..s.2.fo el de9~2-"Xels~.!JIo.Jlobemanteque fIge Vda leyes Justas '-o <, ..al Estado; bor el olrc)"l filósOfo debe huir de todo a(jul, ser sienipre un ,:fe' 'extraniero aun i:Ídu p}bi?io cue!,£o.} vivir el!l'!.,poDtemblaCión ¡ferea:- ~/,

1',," e;;', e"

.,1 e

l

::"{

• • e

.~,. .'
'¡:};'
'~.'"

• . .>!;
1 :,;

,~'. ,~

48

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

.I}

,....:;:cc}£.o;, ::::~ PLATON .'
.

1.:;\

.,v- .... -

.,.... ,-

,..
~

c--!, 1 ;;. .. c.:;::::...-:;:.~.~ -=.,.

s.\

s_

49

• • • •

.' ••
I

• • •
••

I .

.•••:
• • ••

• • • ..,. ;,.'.:,'

./ ••
•••••
e.

. .,.,¿
...
"

lidades que ?\!U!'n t\ftQLno-ªlº,'!ll~.~ilt.ó.I1..YJaiº-J)mcho durante I)1 u. chos años por Egipto, Cirene, Magna Grecia y Sicilia donde se emp-ªpó d.eJ.uª-1;>Jdj1r(a-"g¡p..9J!LYJ!!S.JgQJ:i1!~--11i.t!~QlicM.)'..llle,<i1icas, De regreso a Atenas funda en 387 la Academi<Ly_all,L$f.,c.Q(l:¡ag[iLaJa.e,ILSeñanZlLy.a..laI:edac.ción"d.'U'!lS diálogos hasta s!U!!:uerleacaycida a los 81 años.~ La exposición del pensamiento platónico es, ciertame!lJ&-¡\ifídl. Creo que es.imposible ofrecer un sistema cerrado ji defiI:titivodel I'J!!.t..o.1'!isI)1£2!!.l_9!:le ~n ese-"E~iñOiii)areicanuñ¡ISerie de difi£!Jltades, de aporías, d~guntas SIDrespuestas formuladas la mayoría de las'veces por el mismo Platón. y es que él, como nadie, advirtió la insu1icien.cTíi.-Ú~las '¡;aIábras.yaÚñ de la razón misma cuando qUlSOexpresar el a~s9lut9 que su g.enioentrevió ..Por eso, no conforme al silencIOa que esa insuficiencia lo condenaba, apeló al áinor y a los mitos para hac,er , más accesible a los hombres ese absoluto que mantenía en vilo a su pensamiento. ... Volvamos ahora al li,uestro Sócrates y recordemos dos hechos fundamentales de su enseñanza: 1) su actüud frente al saber gue consistía en tener conciencia de su i~norai1cia;en sabei'que no sabía nada'; 2) su búsqueda de conceptos y definiciones, tedueida'al'ámbiÍo moral. Sobre estos dos hechos recaelnicJalffiente -la problemática de Platón. 1R.£.riníer'hecho es aceptado y contirlUado ¡JOr"Platón'gUien por ello, .!1unº~_está:conf12rmecon I!!!!gJ,Ínontenido objetivo del saber y su'actic tud expectante e interrogativa_~~~.gJ~~ida ininterruÍl}pidiini:enteahandjlll.J!.ocada vez más en su jnqgiEción:.....l?!..segundo. hecho no sólo es aceptado, tilllibién por Platón sino que pueóe considerál'Selo'aquél d'esQJUl.Lml!.ÜIJI.ancau pensamiento filosó1iCo.A Sócrates 10 queje intes resaba era no' 'tanto detenerse en este hecho virtuoso, o e'n'este"hecho justo o en este hecho piadoso sino encontrar un,'concepto con validez Ulúversal en virtud del cual "todo lo piadoso es piai:loso'". A este múndo de valores éticos, fundamento de los hechos éticos individuales, .Platón lo considera como un ejemplo paradigmático de lo' que debe buscarse' cilando se 'quiete tener conocimiento cieritífico' de alguna 'realidad. Por ello Platón amplió este procedimiento a cosas qtfe.. stabán e más allá del dominio moral. En su intento Platón se apoya tllmbié-n en lo que hacen los matemáticos. y advierte, enton'ces, qüe los niáte'JIl.4Jicosno estudian, por ejemplo, este. triángulo -un triángulo có'riestÍ1~iañ el trián@lüensUaidea de.trián~llo.la cual :; (1creto-, !iÍ!W-<D?~ les va a permltl1' decrr que esta figura de tal matenal o 'de .tal' otro, .re.lÍnelas condiciones de la triangularidad. ~esulta, pues, qú~ est~sfiguras concretas, estas figuras particulares que se dan en el tiúnpo'y .que nosotros, contemplamos en el tiempo son triángulos porque reúnen las características d~ triangularidad, porque participan de la idea triángill0,

2

Vemos ya en esta actitud de Platón la insuficiencia que él advierte para comprender y expliclll' una cosa el queaarse en la cosa Injsma;' el quedarse en su pura facticidad. Comienza a vislumbrarse, pues, ulÍ desdoblamiento entre la cosa y "ro que" esa cosa es, entre la C.Q.aa.yu esencia. A eso que hace que una cosa' sea lo que ella es, lo que s c,Pnstituye la esencia -ousía- de esa cosa; Platón JiiliñóTcfea,eidos. La idc-ª--c-onstituyeuna unidad interna, con un interno dinamismo Q.l:'e éstá en las cosas pero que en ellas no se agota. De ningÚn modo, 'piles;!a: idea es una simple generalidad sino, por lo contrario, algo re_ªLY~_l!.(¡n mas,' [o mas real ae toaa realidad, el ser realísimo (ontos on). La idea es el fundamento de la multiplicidad de cosa,úometidas a nacimiento J' muerte en' el inceSimte devenir de la realidad sensible. Ella, .en cambio, siendo la verdadera realidad, el se( realísimo es una entidad inmóvil, inmutable, eterna~' -!. , , La idea; tal como la concibió Platón, es pues una, síntesis del conceplllalismo socrático y del Ser parmenídeo. Las jdeª.~p1.a,tél.IJ.icas~ poseen los mismos atributos que Pl!!Jl1éniq_~&...iD1lJY.Ó..!'lLd.s_eLP.t:IQ ..J:!.. caso de Platpll este Ser n!?_seríaúnico sino mÚl.liPle'; abría tantos s_~~s h \r., , ..c.om.uJJ:l_eas,_El_nlun.c.LQ~d,eJ(leas al de las cosas existentes en el es igual , l11JllldQ'_s,e.n,si.bJ.e,. a las' ideas de lo Bello, 'lo Justo y otras seme~ Jtlrito e jantes deben'cdlocarse 'las ideas de.!odas las realidades sensibles por inc. 2ignificarite's y- viles que ellas sean. En el diálogo Panl1énides, a una Hresistencia' del joven Sócrates para admitir que haya ideas de cosas que ( podrían par&¿er ridículas tales como el pelo, el barro, la basura y todo cuanto hay de indecente e innoble, pone Platón en boca de Parménides estas pala bras; .

ej

¡\"~,Jov
.¡ "CCe ('

,";--~,\)\~ . ~.::!:"á.oc.,

-,."

"Aún eres.muy:joJ'en, Sócrates, y la filosofía no Iza tomado posesión de ti como sucederá un dio si no me engaño. Entonces no despreciarás nada de cuanto existe'~ . . .

-t •.•... '\\{,"'l:J \~e.... Yen la República leemos: ,\ •• ),,~.¿: '1~..:- ::-.; 1-,.,~~
~ \.::.-",0

", .. por otra parte existe lo bello en si y lo bueno en si, e igualmente en todas las cosas que caracterizamos como miíitiples, decimos que a .cada una de ellas corresponde su idea que es única y que designamos "aquello que es'~

Estas id.eas Silbsistel)l"l' y consu't!-J.l!."l1do ¡;Lyerd,¡¡,d.e.tO_ser"d,e.JQ: das las cosas no son percibidas J?2r'lo~ sentidos sin.Q.9.ue ú¡¡jE-ª!I_~"-t:t.t~ __ e¡' . .
,"

50

INTN.UVUCCLUN

PI.. A t'lLU.:iUI~JI\ L

'~:il

1.:--L',l...Jl.J,U.l"l

~I
'.l')

,
es lo Bello ya se trate de una presencia o de uita comunicación o de cualquier 0-11'0 modo que esto acontezca, pues sobré esto no estoy muy seguro, Unicamente aseguro que es por lo Bello que todas las cosas bellas llegan a ser -bellas",

"'

~samiento llega hasta ellas. En la Repúbica nos dice "que las-Sosas s~istas, pero' no pens~ las ideas, por el contr¡u:io. pens'lda.'L pero no vistas". Por ello Platón dirá que las ideas están eJlJ!u.í11liru!...~ sUJ2~nor al físico, _CU!~~e1>l'llLeAi_uA!!w!Jº'OJ.1!Praf_ele.ªte, Para hablar de . --ese "lugaJ" donde mo'ran las ideas Platón recurre al mito y en Fedro ' escribe:
"En cUa/ito a ese ¡Ligar que hay por encima del cielo, jamás hubo poeta de los de ÚIU{ que lo celebrara de una manera digna, ni tampoco lo habrá, Pero puesto (¡tic.nos hemos de atrever a decir la Jlerdad, especiabnel¡te"cii,Cmdo hablamos de la VeriJad, he aqu{ sU cOlldicióiLJ,"s ell ese lugar donde reside esa realidad carente de color, de forma, impalpable y Jlisible únicamente pamel piloto del alma, el entendimiento; esa realidad que ,iej" de l.lna mallera real y constituye el objeto del verdadero conocimiento ",

.,,':"

j"

Yun po.comá~ acÍelante:
"¿No 'afirmarlas que '110 conoces otro modo como cada cosa se .genere Ji. no es participando de la esencia propia de cada uno. en /a.clIal participa .. , 7",

(t~'.'2>,
¡;'-.. ~ I

:2.

t'(tJ~de:;,.?

,

.... "

, De _~~l,<no.. la rtiaJidad~parecería.Aivic)j,(tf1en d.. .siU1!JJ!19s. .. ºo J Q :...h}SLel.!l1_\!!J.ºg_c!~ ideas subJ!i~ent~~.eIJJª~:;,.e.!i¡:ii¡J:).cl\L(1.~~\¡v!er \ J.'!s .. Cdad.!'J'arealid¡1d y pórf!!p.-l<U.~'.P~19J:;.jrotiIL~lÍiQ.J;¡~eéiiiIJ¡;ll¡).. . illlWJL<ls entidos; el mundo' del ~Iacimientó, de la iÜutaQ!.mLila l1i1ier. s . ~te. El de las ideas es elniunao fun<;l_ª!Jle.; e)devenír'es'éfnitúido:,flin ..) .. l.d.. e . ~~i-dO'9Úe el otro encuentra su fundamento"Nci debei1ibs':'sil(emb~ren \\0. exagerar la oposición de' estos dos mundos como si fuerail:dos lligares geográficos opuestos como el mismo Platón lo insinúa '¿'sIj"clalnÚ,úte a través de su expresión mítica . ..Laoposición de..esLo.sdo.s.mundo.fi.de, __ bemos enteniJerla, 'más bien, camoTa-oposiCión que haye1\tl;e lo pé¡:::'" fecto )' lo im.[Jerfecto, lo reaiYlo .,,!'.a!~1!.te,J£....q~~ ..e.~tllñi1¡¡¡\1elffcu~-lO que es fundado ya que'las ideas también están en las cósa~:;son huua .. l1entefi a ellas~aunguesureaITda:d_llo se e~Üse es.t.al:-el1~~as cad_ll.~<t,l;, M:isque la 0pofiic.iónque puede haber entre el m~pdo de ideas y el fiensible debemos considerar, pues, la'íntiJ'na vincülaCióJique' hay entre ellos, Esa vinculación fue motivo del hondo meditar de Platón quien'da diversa~ soluc.iones"diferentes sólo en sutÚesin atices, A veces habla de participación (methexis),. otras de imitación (i11ímesis),otras de presencia (parusla). En todas ellas, S1l1mbargo, queda resguardado e el carácter causal o de fundamento que tienen las ideas respecto a las cosas, Veamos estas palabras del Fedón:

>.~l

~I~

'ii'iate

.. ?

.,

.,

..

q1 'i: I-J

,

;

. •

.

",

.1

"Ingenuamente. sin artificio y quizcl cO/l.demasiada sen .. cillez considero que lo que hace bella wia cosa sólo

a

Para explicar cómu se produce la participación del mundo de las ideas en la realidad sensible y deviniente Platón apela a un mito que narra en el Tímeo. Nos habla entonces de un dios, de un.. enTiurg,o, e d d categoría inferior a las .ideas quien es él encm'gado de Drdenar este mundo. que no lla sido creado por n,inglÍn djQi¡.,;;m.g;'\L\\eeseféill.iEste demiui'go, puesta' su mirada en las ideas, va plasmando' e infonnando ese " oí, caos que era elmlllldo y lo' va transformando en alga urtlenado, en un cosmos. El orden eicistel)te no es¡irgducto del azar sino qu'é "la inteH.. rum.£jarige todo et universo':"y'es.!l.)nte!.!gS!1cias la deI'deh1iur~,?_.que e va disponiendo todas las rar:tes "'1 bien d!éi todo, Al ir modelando y " ordenando las cosas desde la mateó a y según mooelos ideales el de" miurgo las va .colocando en un lugar, en un espacio -jora'~. El espacio, . concepto Ii~s.tante confuso en 'el platonismo, supo.ne, pues;-l¡¡-formación y ordenación de"~osas y, a(ID pod'f{ñ-cIécirse,efi el resultado de ...,. esa formadón y ordenadon. Estc..J:liQsde_Que Il~,NaI',latón, e~e demiÚrgo difiere !!I\lcho, -. por ejemplo, del Dios del que va a hablaJ el cristianismo, El Dios de! qistianismo, en primer lugar, es' el creador del munclo; paJa los ¡,orie. ' go~, en cambio, ~"por'tanto pai,¡-¡jlatón, el inundo no es creado desde I.a..mJ.d_a.......uo ..escre.ad'(j: .ex"óIíiiio,~$ii.i..lLqlle_e.ute¡:n En.J>mJJJ,Q.9_IJJg.I!!', b. en el Dios' del cristianismo las ideas 'están' dentro de su. mente constituyendo su Lagos o Vei:bo;eñeraeiñiüfgcijJiñtóniGO;PoreT'COiil¡:arlo, .;i éiillS1deas-ñ'D-esTáile'ñ'Su"iñentesino que están luera de él, lrente a él -ya esas ideas él debe subordiilarse, ". ---,' , El conOCimiento-para Pl!!tón YJl...!! esta! def4!i!iv~...':'nte_~~,!~~llado a las ideas en l~me<!i~.a_SE!..~ éS!,l1!.~ll...':'1 verdad~ro ser. Conocimiento en sentido estricto, conocinJiento comociellcia --episteme~ __óJo s puede seferconoeimiento de .las idejls,-1jero,.¿de dónde puede ve'nir-nos a nosotros el conocimiento de. las ideas? ¿Puede. originarse de Jos datos de nuestros sentidos, que sólo.,pueden captar datos corttingen.,":.'

:j' • • • • • • • • •

••

. . .1' ., .' ••. .,r
;'",

./'! .,1;

.', .,• •••• .:' .

..•;~,

. •

.".
.Hi"
:JI!::
1"
I

i\"

1"("" .:d,-:":::""

.:",t::.
.1f¡Jr/c
.

52

INTRODUCCION A LA FlLOSOFlA .
.\.tI

PLATON

-, o,

• •• .' • •• •• ••..
•• •.
:"

.:{

tes, mudables, caóticos, en definitiva? De ninguna manera. Para Platón el conocimiento era ún recordar, una reminiscencia -analTIl1esis-. La reminiscencia es un sÜbito despertar o actualizar el conocim'iento gue el alma ya tenía por.haber estado en contacto con el mundo de ideas y tenido una intuición de ellas antes de venir a este m\!.ndQj' caer prisio. nera de un C!!,!,nJO determinadQ .. :::!lJI.n.Q.Vl!.lS.QB.Ú.conte2Uurrm).!!£!'-..el J olvido y, por tantoAno..f.Ql).Q.!'jJl1.i~Ilj:.Q., ...Ela~nª.J?j!.L£1nQill'Jill.,..f.QjlJlnYL adormecida y potencial toda su sabiduEi.!!..Uára gueésta desl2ieI}~_~ '-. necesario un largo proceso,. un largQ..QQJ;j.Q]o t.j:¡\vé.s...!.!.!'.-la.s.J<.O.s.;¡¡¡,..eD a .. el cual los se~os van ajug..ar un l2.apeldecisivo. Los senttdosJ!\UNILen.' ~n!act'? con las cosa~_E!'.!Q.E.e contacto n0..Jl.QJi.J2!.9J22J:St9.f.l.a ..t.l:l.ª-ª=-. vía un auténtico conocimiento sino que simplemente nos va ir elevando~¡;os.;a;¡-ii: ap!9ximando a 1~~'O!.s!~dera id.!'"U cuando.é~j:~_~ide pro nto record ad a se lJ.a.£..el'plíci!,?_yJll~llQ.. el.9.'?J!.ocÍ!!!ki!t.'2._eu!.£'_y.ª_~~aba en QQsQt.r.Qs ..YJ<amos esta larga cita del Fedón: .

,J',•.••

a

. •
\

.('.
'..... .
'


.'

• 'c':
••• .
'

• • .: ••.
::';

••• ••

--

.•.

'ef:
-:

. .r .

.j,":'

es:,
(':.

"-Exa;nin(l' bien, para ver si estamos de acuerdo. ¿No decimos que hay u¡ia cosa a la que llamamos.[gualdad? No me refiero ti la igualdad entre un árbol y otro .árbol, entre una piedra y .otra piedra ni de ninguna.otra cosa . semejanie, Ha,blo ie la Igualdad que .estáfuera de todos . estos objetos. ¿Decimos que esta Igualdad. es algo..o . ,que no es nada? - ¡For Zeus!, decimos que.es.algo. _ ¿Sqbemos lo qite esta Igualdad en si misma es? - Ciertamente. _ ¿De dónde hemos sacado este sab'er?¿Lo hemos sacado de las'cosas que acabamos de me¡iCiB¡idi, decir' 'es al ver árboles, piedra~ u otras cosas semejantes? ¿O .Ia idea de Igualdad no es algo completamente'diferente de . los 'objetos igu(lles? ¿No te. 'parece que. es diferente? Examina también esto: las,.piedras y .Ios ÓJ'boles. ue'. q consideramos .iguales ¿no nos parecen a veces Iguales y a veces desiguales? - Si, efectivammte. _ 'Resulta, pues, que las cosas iguales.parecen algunas' veces' desiguales; pero la Igualdad considerada' en ji, ¿ te parece desigúaldad? - Jamás Socrates. _' ¿La..Igualdad y las cosas iguales no son, por tanto, una núsma cosa? -. N6, ciertamente .

•..~. I

- Además' cuando al per una cosa tú imaginas otra, semejante o desemejante. tiene lugar necesariamen te un acto de reminiscencia. - Ciertamente. - .... Ahola bien, repuso Sócrates, cuando pernos árboles qúe son iguales u o tras cosas ti:únbién iguales como acabamos de decir ¿nos parecen COmola Igualdad . cn si, o les falta mucho para que sean iguales a esta Igualdad? . - Les falia muchb. - ¿ COnJ'enimos-pues en que cuando aiguie¡,¡ pe ulla cosa y piensa que puede ser igual a otra pero que le falta mucho para elio porque menos pe¡fecta no es preciso. que aquél haya conocido antes esa cosa a la que dice qúe la otra se le parece? - Es absolutamente necesario: - ... For tanto es absolutamente necesario que haya-, mas visto antes esta Igualdad para que al per por prime. ra vez objetos iguales pensemos qu{<todos tienden a ser iguales como la Igualdad misma aunque sin llegar {l serlo. '. . - Por consiguiente..es preciso que hayainos tenido previmilenie el conocüi1iento de la Igualdad. .' _ Sin duda. - For consiguiente resulta necesario que lo hayamos tenido antes de mieúro na¡imiento . - Asi me parece. - Si lo hemos tenido antes de nuestro nacimiento quiere decir que nosotros ya sabemos anies de nacer no sólo lo que es igual, sino lo Mayor, lo Menór j.' demás cosas de esta naturaleza, porque lo que decimos de la Igualdad también puede decirse de la Belleza, la'Bolu/ad, la Justicia, la Santidad. En una palabra puede hacerse exten . sipo a todas las cosas .que son y que nosotros mentamos en nuestras preguntas y respuestas. Por tanto es de toda necesidad que. no~'otros hayamos' tenido cOllOcimientos' . antes de nacer.' - Ciertamente. ~ Si tras adquirir estos conocimientr;¡s antes de nacer . y haberlos perdido. con nuestro ..nacimieIlfO llegamos a :recuperarlos sirviéndonos de..i1!lestross.emidos, ¿lo que llamamos aprender no' -será recuperar el saber que ya

es

- .-

">.~.:j;. .lo'.J.-:

tenia/nos? ¿ y no será correcto llamar a esto reminiscencia? - Con toda razón ", Este largo texto de Platón nos muestra que, segÚn él, el conocimiento no puede originarse en eLc_'!9Ji«.Q...1l.ªt.CLQ!!Lllue.dtLoJi:e.ce:rnos u.!!'!._I~alidad 9!!e con'Stanteme;~i~":Está_ski.i!J.ld_Q..~,e SeI:""'ill!se constanjemente está deviniendo,' como 'ya lo atestiguó Heráclito, Aest,uealidad n osot1'Os nos,acefj;J!JJ)Q.<LC,OJLJULcierto_couaeimientg.,q-ue-y-a-prévialiieilte'pose'';lnos',' un conocimiento innatn,.J.3.s.t.e.cierto....c.ollodmien~~j;:~ey.ió es lo que ha~!'.posible Ir[ búsqueqa ya qu~ ésta sería'imposib.le s(se)glJ.oIar!!S0meletamente lo que se busca:, El conocimiento es""lli!Qs, l\!W blls9}leda de sí mismo y el aprender no es un aumentar,conocimientos sino recuperar los ya poseidos, recordar lo ya conocido. . Producido el olvido la presenCia de los sentidos es iildispensable, Pero estos sentidos, por sí mismos, !LQtQ...j)JLéd.~u...Qfre.ciemo.s_lUL(lb=. 'i.e.t!J~._d~ficiente, contradictorio, sin unidad de sentIdo. Por ell,?_este objeto se niantendrá ininteligible' si no se le proyecta el conocinlÍento imJJ\i(i:'::ii!!e potencialmente ya poseemo3.1'íafóí, trata de aclaj'iirwo por medio de una 'compm-ación y recuerda que aunque los ojos estén ,io'{¡iCloT.<!.1l ral'acultad de ver y los objetos tengail color la visión no se pm_d.u];e si no interviene una tercemcosa: la luz. 19ualme'n.k' sucede cuando de los datos sensibles querenios obtene)' un eoilócimientojnj~¡igíb.I~,!, la República dice: En

:;~~w;,
.::~
) ." "i'
,-"

norancia, Leamos este pasaje de la República: . ,. ~

.

~.

..•

''P' . 3 ,

"- ¿.Ca nsideramos cierto; cualquiera -fuera e~punto 'de vista en que 110S coloquemos. que lo que e""l'erdad es puede ser'en'l'erdad conocido. y lb que en I'erdad 110' es 110 puede en "erdad ser conocido? '- Estamos de acuerdo ", .

•. •
i:

.':':,

.
'~,

'~

~o;;

G

¿~'
"

10

La realidad sensible en constante mutación noe~ el Ser ya que •. ,éste'es inmutable: Pero, esa realidad no es uiJa ¡,ada sino que ella existe •. ~ aunque no es Ser, ella incesantemente está llegando'a ser y dejando de • s,ji-,es un ser en moviiniento, uila génesis; tÚj devenir. De' esta realidad .',..: llll....jJod¡:eniostener conocinlllmto porque no es Ser, pero tampoco igno' , .," rancia porgu~ no .~s no-ser. J:)e ella sólo yodenlos tener l,ma opiniÓn, ' • :' .~oxa. A continuaclOll de las palabras antenores, agrega PJaton: •. '

"Comprendei'ás que "lo'mismo ocurre COn¡'especto 'al alma. Cuando pone su atenCión en un objeto iluminado por la Jlerdady el ser. comprende y c,Onoi:e. ¡nuestra' ,y estar dotada de inteligenCia; por. el'c'oñ¡¡;ai:¡'o"ct.i~I,do' ,/ atiende a algo que está en tinieblas. que nace. se co':¡'om/"cJ'" pe y l"I'JtIei-e, puede verlo con claridad y sólo puede' ,/,',. ./ no tener opiniones continuamente' cambiantes; el alma, (' ,,/ entonces. parece privada de conocimiento ", . /'
,.".

"-Pel[ectam/mte. Y si hubiera l'¡gO, que !ilera y no ~,Iera,al mismo tiempo ¿no deberla ocupál' un lugar mten1.1edlo entre lo que puramente es Ji lo que"no es . en absoluto? '. - Sin duda, . . - Resulta. pues, que sj-hay conocimiento,de lo que es, e ignorancia, de lo que no es, para aquello -en caso de darse- que ,ocupa un lugar intermedio entre.lo que es y lo que no es. ¿no habrz'a igualmente' algo' intermedio entre el conocimiento y la,ignoráncia? -. Efectivamente. - ¿Podren'lOsafinnar que ese algo intermedio es la opi¡,
o."

•. \, ." "ji . .1 ',: .' ',' .. ,,1 ....

'.c.)

,

.:}: •. ' • "_ •. .::"
'

//:

-S(~c)

., ? /1/on.

" ReslIlt'1, ¡jues, que/para que el objeto que captan nuestros sen-, 'tidos pueda se"t conocido necesita estar ilumihado por la verd'ad ji el ser o sea necesita ser'i1l1mi¡ladoy_qr la,.jeea que no proviene' de la' emprrie sÍlllUBJ.!' es innata en ílOsotros, Sólo viendo un "Úniccféidos" en la multiplicidad de los fenómenos acontece el conocimiento:' . <;:g nacer, en sen tid o autén tigQ,..llQJ.Q..sLl2.'ILa PlalIDLC.9-llilJ:;,eL!a V~IJ1.ª.dera realidacr, el Ser. El no-ser es incognosCiblé y ni siquiera Q.l!edeyensarse en él conlÓ decía Parménides, b" él sólo pueae"liaber ig-

J,

Lo que siempre es, lo iiunutable, el mundo...Jk.l.as id.e.a$_es. aprehendido EO: la ~_~~Y':':~QP.orci9na verdadero, ~.QJ).QRilIÚ¡¡,n.l,o_-," : Lo que 'no es sIempre silla que'esta llegando a ser y dejando de seres percibido por 'Jos sentidos y sólo suministra ojJinión o doxa. Así. lo dice .:: Plató¡i en este pasaje del Timeo: ._,'

."1 .'
•.

_,

e.'
-'.,

I

I

"Creo que hay que' distinguir,' ante todo, aquello' que siempre es y 1'10' ha tenido origen de aquello que nunca . es pero que sie1npre se está ,haciendo,' Lo primero .es aprehendido por "ezalma con fa inteligencia; lo segundo. aquello que es percibido por ,los.sentidos con opiniqn PQrque-1t~llca ~erdade,.amente es sino Que nace JI perece:'
,~"

." .",' e'
e'

e<' . e:

,'o,.


.(.,':

.>:.
, í

..~'
56 INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

PLATON'

,

5'1

Platón divide, pues, al conocimiento en dos gi:andes gi'upos: • >,' uno referidoaraJñbltDSeñSibIe, el otro ID mtelectiJa:J:-El prJ:iñerono puede co~~~erarse un verdadero ?OnocimIcnto !<le:ñJ:ífiC1iSíQ? Só', lo una opmlOn, doxa. El saber delmtelecto sí nos da,en .camblO~~m • . auténtico saber científico, epIsreme. •. ". La doxa u opmlOn se refiere a dos ti os de cosas. Uno a las " simples im genes o sombras de las cuales sólo puede haberuna con.: jetura, eilcas/a, El .otro a los objetos 'materiales, que'so"ii.'é'¡Ü),fados ••. .por""1aseñsí15iJícfád. Lá captacióll sensible de ellos esconsiderada aje~ ií todad&!!Jostra_Gi.Qn y evíél;;nté-~"sL misma. No. poderrÍos:"p~i' . ejemplo, demo.strar que esta pared es blanca sino, únicamente '4ar .. • '.; .. fe en lo que nuestros sentidos captan. De estas cos'as tenemos, p~eS: • fe, pistis. . .... .' El verdadero conocimiento o episteme tiene su ámbito de vali.: dez no en .. l mundo sensible, e11 el mundo. del devenir sino en aenlél e •.. que es fundamento de este mundo, o sea el de las ideas. y este conoci.::". miento muestra, para Platón, do~pecto.s. Unº_d~:L¡¡glléJ .en que la .:..... razón, en busca de 10 inteligible, va moviéndo.se para 'llegar a una conclusIón a ms-'deiIDágQjies, Es el C.Q!1Q!;.imiento. deja razón discur• >. siv~,,_Ai!Í.!!9ia, La cumbre del conoclíñiento está dado por .Ia presen• . ~ia de la idea de un modo dIrecto e mtUltivo en.la mteHgc~c1D, ilóe-

.!,'

"!
';i

;

"'
*

1

ñr

.<.
...

• ••••
• .:

~s.
Podemos hacer, como resumen, el siguiente cuadro: ~\"' ... £
II ••••.•l.j

....'.

:>:' A.,::.A-::..(,(
.... '01,
•••

s.•.t~:;',!lt",
::.. 1

• . :uras el'1<:aSla ( canje t)-«

:I " .•... "~e~"!.,_"-:l""~ '::>..:••••..•.•l:>r""~ ~..
m'O. '6.~;~.:.'.c-¿~ '"";;.c:, ~1 \~.:>.' ¿-; t .co..-'l~,..A<li'O . •....
.0>. \ \
~J(J(.

1 ;1

. .

"
.~ .•.

(:0'"""
.

doxa (opmión)

-\-,~'cf.

"

.lll.':;:::'~'

ji

pistis"(fe)~:"' l'J~~\.~~~ " '<h~\~':;'-.~'o\'t'~.:lV.\-~.) C
vo~
\..-:le

s~,'C,-'.H\.:¿'e:d
.(l.o~T

.l.:a..

'\1;;\0::;

~L\Q,

'\1Qp.~,'w_""":c:"

~¡;:'

• / . .í
"_ . . ..
.

~b\;f)

•... '.
'.

~. , eplsteme,,_ ~t~-t•••... . . ~\~L'~~ (clenCIa) ~U~~.\O" ~.

l

,,'<~o;J~,h.t.o C'".=>-..-!'.l.l:-,.--.c....r -.. .

.{

diánoia (razón discursivaL,
o,

LJo~-,¡¡<l.":'"

\l~1<;'

. a;..... se-:...o_,cs 'o:.. '\fl;;l-.\i¿,,1: c\..
.
I

. ' ....•. _'-_)

.,': .
r',:,:.

.

\..

/

'0..'- ••••

,'"

cl~. ':!.,.,..•••.•... "C;;~..,..;.~s. nóesis (iniuició~,.inteligenci.a.pura) ¡¡ '.' '1' L~G,J~ "'C,:":d!.. .Ji!.\. .. •.•....a::: 1.' ..\.'••.•v-'-r..eo LQ. -----:~ .. '. . '.
"

'.1,

::~

.'r'. eir

.-.

PJU:a..J!cllJt<!L~Ll2.{Qf'eso!&.E9noci!Piento. mientras el alma huc . mana se encuentra prisionera' en un ci.I~!p2Y....!enga q!;!e.valerse. de !()s . sentidos, Platón también apela' a un mito, . _Es el mito de la caverna que narra en la República, y-donde dice que nos imaginemos a tinos hombres que viven cn. una .vivien. da subterránea en forma de caverna. Allí desde la infancia están e.ne

, i ,

/

cadenados por ei cu~llo y por las piemas de forma tal .que permanecen inmóviles pudiendo ver sólo las cosas que tienen a su frente ya que las . cadenas les impiden volver la cabeza hacia la entrada. Fuera de la ca. verna, a cicrta distancia de la entrada, hay un fuego cuyo resplandor. ilumina el iriterior dc la caverna. Entre ese fuego y los cautivos se levan-" ta un telón semejante al que usan los titiriteros. Alguien, por encima d'el' tel6n, levanta objetos de toda clase que.repre~entan figuras de hombres, de animales y de mil fomlas diferentes. Los prisioneros, con sus miradas fijas hacia adela~te, únicamente podrán ver las sombras proyectadas al fondo de la 'caverna y tendrán a esas sombras por la realidad misma. Pero' consideremos ahora que a uno de esos l10mbres se lo libra de sus cadenas y se lo obliga a ponerse de pie, a caJllÍnar y a inirar la luz. Al principio sentirá dolor y. el deslumbramiento le inlpedirá distinguir los objetos cuyas sombras. veía antes. Por ello cree.rá que las antiguas sombras eran más reales que 10' que ahora contemplaban sus ojos. Y si después mira la 'misma luz del fuego es evidente que ella herirá,sus ojos' de moclo tal que preferirá volVer a las sombras por consiljérarlas más verdaderas. Y si, finalmente, suponemos que contempla directamente el sol es fácil imaginar g'ue enloqtlecérá de dolor y sus 010s deslumbrados no podrán distinguir ninguno de los objetos verdad.eros. Para distingurilos le será necesario acostumbrarse previamente a la JiIZ. Al' fin po. dn! rJ,jar su vista en el sol y será capaz de con~emplar16 y admirarlo, . no. en sus reflejos sino tal cual es y donde verdaderanlente se encuentra. Llegará entonces a: la conclusión que es el sol qUien.gobierna todo en el .mundo visible..y, de una u 6t~a Illanera, .es la causa de cuanto. veía en' la cavema con sus compafíeros de' cautiverio. Ante su nueva visión se sentirá dichoso: pero, al mismo tiempo, se compadecerá de aquéllos.: Supongamos ah9ra qiJe.;sie hombre liberado. desciende nuevamente a la cavema.y se sienta en su antiguo. lugar. Es evidente que su vista nue •. varnente'quedai-á éegaqa po.r las. iillieblas. Si en esas circunstancias él quisiera explicar a sus compafteros sobre él sentido de esas sombras se reirían de ély:dirían que ha perdido la vista a causa de subil' las alturas. Aún más, si ai:¡;'í'értratara de liberarlos y sacarlos fu'era .de la caverna es seguro que tratarían de matarlo." . E.l.sentido de.la alegoría es claro. La caverna es este mundo. que nuéstros 'sentidos perciben; los p.r.i'!.\9_ru:ms, homb1:es..escla'.{os-d:e-esoslos sentidos; las .sombras, .lo's oDjetos que ellos' tomarLPl>.Lr.ealld.ad.;....el hombre que se libera y as'c!~!!!i~a 1ª--n;gi-º.l:LSuPgipLd_doJ.nteligihle...eL el abua; V' finalmente,' el sol qu'é primero encegue'ce pero luego su contemplación pro.dúce felicidad es el Bien, sol del mundo. inteJi&ible.

a

"En los límites del mundo inteligible -escrib~ Platón-

1

~

está la idea (lel Bien que es vista con dificultad, pero que al verla llegamos a la conclusión de que es la causaabsoluta de cuanto existe' de recto JI de bueno; que crea la luz en el mundo visible y es el astro que h plViJaga; que en el mundo ill teligible engendra y proporciona la l/erdad y la inteligencia, y que por ello debemos tener fija nuestra n1irada en esa idea para co,iducirnos sabiamente, ya sea en la vida pi'ivada O ell la pública".
Resulta, entonces, que las id~as que eran la causa de todas his. cosas delmundó sensible tienen a su vez ellas un fundamento o princi': pio que es el Bien que, por ello, es fundamento de las ideas y. de todo 16 existente, El preguntar de Platón no se detiene, pues, en ese mundu'de eseñéIas o ideas que ya ~ra un fundamento sino que sigue inteirogán' dose si esa multiplicidad de esencias no 'tienen a su vez un fundamerito; Siendo el Bien el fundamentó de las esenCias, .?Ll3j.~.!LILO_11Ü.eJ1e..s.e.t..l¡jlá .., .es.e~~É!-~!.!.oque está más allá de toda esencia.

-I

kl!JF_ótesis una vez 9ue ha eum¡J (Iebe,.apel<lJ.'Lpara .1!lJropia explicación, . .
'

a. una
.

"Y cUa/'ldose te .hiciere necesario dar razón de la hipótesis, debes hacerlo del mismo modo, tomando como base'la hlpótesis'que te pareciera -mejor entre las suprén.ias' así seguir hasta haber. llegado hasta algo suficieny temente [irme".

,

hipótesis' sÜperior.:':

••••

.'( .C

•..

, 'La hipótesis, de este' lIl~dO considerada, es por una parte fiJn~, dante y, por otra, necesitada de fundamento. La intelhiencia, entonces~ .. continúa esaE..nI£l!a aS<:.~1.!,geE.te.ep búsqueda de un. fundamento abE?I~. ' to y;'por _tanto, no hipotético.Asílo dice en la República:' . .:

I

"... Las cosas inteligibles no sólo' reciben del Bien su carácter de inteligibles, sino tambiéli su ser y SUesencia.. llLtnque el Bien mismo no Sea esencia, sino algo muy :~uperior a la esencia ell dignidad y poder".

. El Bien como IJI'incjpio supl'emo, como absolil'to;'cOJno causa de todo lo il1teTIgffiTey de todOlOsenslDle y de toda verdad y 1I,frOtl'oi:rrnacimiento es, por ello mlsmci;mdet'iñThlee-úref¡j]jlii~"SJn cnIJ)argo ef-",._-----.------.---... -.-:1-.. _.~H._ ••...•• h_ .•••• _..' . " Bien.es el "gran conocimiento' 'por el que 'se intenoga todo. COllaci-' i\:len too Para ponerse en_,~_~_t~la lII.t.~!í~e.l!f¡ª,-¿¡~sdy~eLIDil¡i1ill::iie ideiu.s.c.llil1.oellijCíii-erpofñTeCfioae1iIOiliiFctl¿ii: Ta -diilféCtThaes' n).Q'yimiento de la inteligellciaen bÚ_S.91!~!:I.l!. fUll.c!.!Ímen UJi '¡:lfi" de.J..u to:' mer fllndaniento de eX.Q.licació'n-ya lo hemos visto- era la idea..tu.yo... eñtro n 9ue coilelmétOdo'~la temá tic9 ta1nl>.il\¡UjYI1!9.$:':'WJ¡1J&iQnad á".:.Lá id,e,U'IL1Jn supuesto o una hipótesis para poder fundainéritar a íh'exp~' rie.ll.cj!\. SUjJ.Qniendo, por ejernjJlo, queexJite-'rii'IleJfezii';'ünacosabella 'podrá ser explicada diciendo que participa de la Belleza .. Veamos ésia's': 'lJalábras del Fedón:

"Comprenderás que entiendo pOI' la segunda clase de lo inteligible aquello a. que llega la razón por sí misma, gracias'a la dialéclica no utilizando las hipótesis como principios sino .tealmente como hipótesis que SÜ11ande punto de apoyo y de in¡pulso para elevarse al principio, hasta lo no h(potético '... El mé!o~o .1ialéclico .es el tínica que, de/ando de lado las hlpotes/.¡, se eleva hasta el principio .mismo'para afianzar sus conclusiones y paulalinamente sacar los ojos del barro en.que eStán sumérgidos elevándolos a las alturas".

ti: ....
..

• .' .' ., .': .'

eI

.Por medio de la dialéctica J¡U!JiGlig¡mcia...está..en._p.e.nulI.nentc•.•.. marcha desde lo múltiEk-a lo 1.1!l.Q..:"'QJL!iU;PJltingeJltc_aJn.lle.GeSat:io -de. ' lo 'fundado a lo fundante haciéndolo siempre cOJLcriiiJ.rilLillló.pJico y .. unific'!.n.te. La; dialéctica culmina cuando. llega el principio ábsoJlJ,Ío.:.' que es razón de tbdó, o sea el Bien. Llegándolo a intuir muere la dialéc-.:<:,
T

tIca:

.'

''Igualmente quien se.dedica 'a la dialéctica puede alean' . zar con el uso de la razóny sin elauxilio de 10.1' sentidos, .. la esencia de cada cosa y,'. si no desiste, hasta puede alcanzar eOIl la .sola inteligencia la esencia del Bien- y llegaras! aitérmino de lo inteligible ". .

.., .'
••

''Intentaré mostrarte el tipo de causa con que 'iné.'he ocupado, y para ello repito lo que tantas veÚs he diclio. Comienzo. pues, tomando 'como fundamento la hipótesis de que existe 10'B~1l0'ensi, lo Bueno en sí,'lo'Grande en sí y otras cosas semejantes".

, ..

..'t"

Pero no. sólo la .dialéctica llegll en un' Qroceso ascension_a]Jlª-~lª .• :, el AbsoTutD.'Tam5iél1 lias\L.él 1l.~gª-1'l amor. En' El Blmql1ete Platón .', habla, del amor -eros- y dice que es un ser intennedio él1tr~ los dioses .' y.los hombres y el. lazo que'une al gran. Todo. El amor' produce. en et ....
f.v-..-d'O •..•.•• JIC -'¡.;-, .•..
.

.' .,',
..

'. 'l!,

J'!¡{K~d 'J..) .¡. ec-./
......-

.I:.k .

,.'

\'

~hJ':l\.,e~.'_~, t..';..:..?;? ••••-;--c-O" ..

. . . l'~I' .
,J .\(0'
.

etc'" Ce",le ::>'

•.-!r!;!<'..

2

..',.{~

""':;',::.-

'.
_::./

•,
•••••

~

• • .> e' •, .• ¿ • • • • • ."

. :;,~;:'" :,¡,'~' ." •
l' ,.i
"

,'"
"

.

u..:.=...

60

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

'---.~
,

' ,

~

-~

~':¡.

'----'-~
.J

,1>,,'

'

~"

PLATON

61

hombre una ulocura "divina" que hace que el alma trascl~nda toda ex-o

el,

. • • . •
"

periencia terrena y llega a hacer del hombre uÚ ser divino. Para hablar del amor nuevamente Platón apela al mito y dice que es hijo de dos dioses, Poros y Penía, Uno era el dios de la abundancia; la otra, diosa de la pobrcz'a, Por ello es pobre, andadesca]zo, no tiene, domicilio', duerme al aire libre sin más abrigo que la tierra, Pero de, su padre ha ¡¡eredado' el estar, siempre sobre la pista de lo bueno y de ]0 bello, Es, osado, perseverante, ansioso de saber, incesante en la filosofía, Es filósofo porque ocupa un lugar intermedio entre I,os sabios y los ignorantes. El amor nq es sabio pero es amante de la,sabiduría" " " , , El ,hombre, por medio del amor, puede iniciar la bÚsqueda de la sahidJ.uia...y..1.QgrJIL,Q]le aIJ.íIl de su ascensión se -'¡!lIDineen él su saber, perdido, El proceso consta de cuatro eta)2.as; , 1) Buscar un cuerjjo'bé-Úü",y-iñ1arlo, ' 2} Lleg!l!_'Lc()J!,lp!!,nder 9,!1ela belleza que se encuentra en un - CU&rpocualquiera es hermana de la belleza g,ue se encuentra en todos i9S demás y, por tanto, mostrarse aiñan.!é-(Iej9~a'o;¡''i:is]ll~~. bellos, 3) Cons"IerarJaoelleza del alma como l]1ás precios~ ..L<illl'
@..crpo.

mente, que una lleva y supone a la otra, mostrando entre ambas "n cierto carácter tautológico, una cierta circularidad, 'Esto, por otra pár. te, no es algo casual, sino un profundo rasgo del pensamiento griego y, en definitiva, de todo pensamiento. En el Fedón leemos el siguiente pasaje que ,Platón pone en boca de Cebes;
",

.:{

, ) Contem£1'!.r la b~lIe~a en las acciones de !osdlOmbres"en sus pensamientos;en'sus sentinlientos" la belleza en las leyes, y la ,ciencia; I!mearse así en el océano deJa be1l~ -, . , Llegado a éste punto cl alma percibirá en, [onna súbita la Belleza absolu la;' "Préstame ahora, SÓcrates,' toda tu atención posible.' " ;. ,Quien,se haya, elevado ,hasta este punto' el! .los misterios,,;.. ,";"", de} am9r,. tras haber. recorrido -en. conve1tieJ1.te-.ordenr-:~i-:./:;'i;' ,todos los,grados de lo bello.JI llegado ,así. finalmente ..al" "': .. ,
término de la iniciación, percibirá como en un relám..;

4

'.

"Lo que dices es un resultado de aquella otra explic~ ción que frecuentemente mencionas o' sea que aprender na es ,otra cosa que reminiscencia. Si este principio es verdadero resulta necesario que /tayamos aprendido en otro tiempo las cosas de que nos acordamos en éste, Esto. sería imposible si nuestra alma.no hubiera existido ante" de, nacer en esta forma humana. Esta es, entonces, una pnleba de que nuestra alma. es inmortal", ", .. Además de ésta por la reminiscencia, Platón intent¡l otras pruebas, de la inmortalidad del alma. Ttlmbién en el Fedón, 'por ejemplo, em!ncia aquélla que se dedu.ce de,,la sucesión dialéctica y cíclica de los.. contrarios en la naturaleza. Al día sucede la noche ya la noche el día;' al verano sucede el invierno y al invierno',el verano; lo pequeño se hace' grande y lo grande pequeilo . "-¿No",dices"que, lo contrario"de.la vida es. la muerte? -,SI.' ", '_ ¿Se genera, por tanto la una'de la otra?

," c.

..:Sí. '
..: ¿Qué ~urge'entonces dda'vida? _. La mue,.te~ ~ , .. :, _ ¿Qué .. urge de la muerte? s - Es[orzoso, con(esar"que la vida ". : : . ;.'~ . Otro argumento' para' poner de manifiesto la inmortalidad del anna' tiene vigencia no ei!'el campo de la realidad sensible, del devenrr, sino en 'el de las esencia~,' en el campo de las ideas. Una idea es 10 que "és y' no guede ser'ni devenir su coritrario; 'La idea de calor, por eJempÍo, ds siempre la idea: de calor y no acepta su opuesto, no acepta la idea de frÍ6:Lo que puede'estar'taliente Qo frío 'es esta mesa o este'pedazo'de , hierro. 'E1I,os;clIerpos serisibles; pueden calentarse y enfriarse alternativamente. PeFo, la ,itlea d'e'calor-no"a:cepta su' 'contraria, no acepta la de frío. :Aclarada'ésla inmütabilidad 'd'f!¡¡,ddeas leamos otro fragmento;
l ... :.

e ..

. . ." .'
.. .... ,.

pago una Belleza maravillosa, aquella, ¡oh Sócrates!. que era motivo de sus desvelos anteriOl:es;Belleza, '. " que' es' etema y absolutamente' pOI' sí miSma y en misma .. De 'ella participan todas las demás bellezas., sin" que elnaeimi~nto y la muerte de éstas cal,lsen en aqué~, , , lla la menor disminución ni el'menor aumento ". '

.

sí.

'

.(

.~,~~.;' .

-,

.¡f'

Ya sea pOI: la vía de la dialéctica, ya por la del anlor, la intuición del mundo inteligible es un acto de reminiscencia:, es un recupera~, , un saber, qué había 'caído cn el olvido,. Este saber preexistente supone; por cierto" la preexistencia del alma y, en defillitiva, la inmortalidad de la misma, Pero mejor diríamos que ambas teorías se suponen mutua;

.

~'.

f 'ij'

••

:

J

:..

~"..

••

ti .10,

'.

••.:.Respo.lideme; .

pues; ¿q,Ú'es fa qu'ehace

que 'eicuerpo

,:I~"

'r/

62

INTRODUCCION

A LA PlLOSOFIA

I~

PLATON


fr.'

esté vivo? -El alma. - ¿Sucede osi siempre? - Por cierto. - Eli tal caso cuando el abrw, toma posesi6n de algo ¿//eva.siempre consigo la vida?

~

':'!

-SI:
- ¿Hay algo contrario a la vida 0110? - Sí, algo hay.
- ¿Qué?

Ir

r

!

- La mu erte. - El alma, entonces, nunca consentirá lo contrario a aquel/o que '"l/eva consigo. A esto debemos deducirlo de lo dicho anteriormente. - ... Ya lo que no admite nUrlca la muerte ¿cómo lo l/amamos? - Inmortal. - El alma, ¿no adinite la muerte? -No. - ¿El alma es, entollces, inmortal? - Si, es inll1ortal".

[!~.

.. ~-~--~~.

SirLJ:mbro:glL-~,rgument¡js mf!Lque ,demostraciones son e.lilllicitaciones de algo que 'estaba implícito en la cOliciencia griega. y ese al!l.Q..queestaba implícito ..en.la conciencia griega era el sentimi<into' de eternidad. Ustedes saben -ya lo ,hemos, repetltlo en varias oportunidades- que para los griegos etmundo,'no'era .c¡:eadopor Dios,no era creado por los dioses, sino que era etenró:¡"L,¡"'fdeu-¡¡'e,cÍ'eacióndesde l!l....NadlLD.<Ll'BJ!.e....arig:l\O..gtiegn...sino bíhlicQ'-.:AL1'.er,entonces, eterno " el mundo, todas la~ cosas del mundQ:]i!.Q¡QjJl_I1!.::I.p..o:.~ian:;Por ello los' Jl!i~g!2U~!~,1).!i.an eternos. Ese es el trasfóndo de la conciencia griega y • quellos ,argumentos más que demostrar,una iml).o~tali(1ad, tratan, simplemente, de mostr.r, trat~n ,de explicitai' ..y"conf.rr¡nar,lo,qu"';,eg"el fondo no necesita demostr.ción porque, los griegos :viyí.n ,con I•..conciencia de l. eternid.d, El tr.sfondo de, la conciencia griega,..en; deliititiva, estaba signado por la presénda del Ser, por ia eterrÍ.idad,'deI Ser y , la etenlidad de todos los momentos ..en que..,el. Ser 'iba devi¡,iei,do. "y' por ue este Ser estaba resente en su conciencia, ',los griegos ,nunca siU,eLo_c_lIn:ló..JI._'ill!QMrJlr.}Q. arrnéni es, contra qUlpn, en "e'Jondo,:ningún filósofo griego cometió parricidio" no: realizó nJngún esfuerzo por probar .1 Ser. Sí realizó, en cambio; un verd.dero 'esfuerzo de'gig.nte para mostrarlo y para mostr3r cuáles eran sus c.raéterísticas. '

,,: \..1

" J

"w \ , fV 1 ~

- ,-

,~

I/
/

:},ft

: ,l!:

'I~
"

"~g.

1f

¡' .

, La filosofía pi. tónica de ningllll modo puede 'sistema cerr.do y dogmático en' el cual l. discusión i¡üerna no teirga .,",' c.bJda, Todo lo cont1'llrio. El pens.miento de Platón muestra un ince.• sante dinamismo y peim'nece .Ierta ante 11isdificultades que en su de- ., sarrollo ,,1mismo ha ido encontrando y produciendo. En ese pennanen- .' te y silencioso d,iálogo consigo mismo que es su pensamiento ,Platón so, hi¡ enfrentado ~on esa~ dificultades, las ha criticado y ha trataclo de su- .'" perarlas, Ello puede .dvertirse, especiaimeJite, en sus diálogos Teetetes, •.. P.rménides y ,sbflStU.Por cierto ahoi. no podemos detenernos en todos ._ los profundos y sutiles desarrollos que él lIev'., a c.boen esOs'diálogos, ' Seftalaremos únicamente ciertos reajustes realizados -por supuesto .",' que con nimIO maestr~- üente .1 Ser y a la rel.ción d~l Ser con los .' entes, Aclaremos, preVIamente, qpe.l:lara Platón el Ser se ldentjfu~'L=' .el Bien. Así, por ejemplo, en un pas'je de la Repúblic. habla de la fi-- • losofi~ como un .camino ,q,u~'in¡prinle al aJn:a un movimiel1to que"la • eleva' desde el dH¡ de l.s tuuebl.s hasta el dIa verdadero, es declf has- ' ta el Ser". Un .poco antes de estas pal.bras habla de "l. conÚmplación .' del Ser y 10 JÍ¡'\S luniinoso del"Ser, • lo que hemos llamado el Bien". .: .. ' Ser,y Bien sOl1' pu~s. im. mismirealidad'y el nien,'sólo ¿erfa,lp más .,: luminoso de algo por sí 'luminoso, ,L. 'idea de Bien ofrece, para noso,:>' tros, la dlficult.d está comprometida con un' cierta interpreta.' ci9n • lo largo de l. h.i~.tor¡.L~_g£cidente. En cambio con la p.labra .' '" Serna asa eso, El Ser' como fundamento de las cos.s tiene la vent.j." de pre'sentarnos algo previo. toda interpret.c~ go io. en_E_~.rID.to1ogizadó. No~otros deciinos 'que esta ,mesa ,es" o seacpredJca?1os ." el Ser de ella; decilllOs que el hombre es, que l. pIedra es, que ~I anrmal,'" . es, ,que ¡,i sol es, que el, universo es, Decimos, en suma que todo es .A' ",s~.!.~ el Ser es Todo y hasta .hora no h.y ningún compromiso de .' CÓlllo p_ue.d_'Í!)_te~t.rse __ posterjo~ente a ese Ser. En cambIO si .l' f~\n,óa!J1,l1J)toJQ ,mio , por ~j_~.!!1j;>JQ, 11 Espíritu, ya h.y una intel1'_reta- .'::' cién, Si ..lq..1J!J.lllQ...P.ios....j.I]1bién una interpretación; si lo llamo h.y ., . MailliJl., también; si lo lIamo.Voluntad, también);;'!\. cambio..sLaLfUQ-': d.mento: lo llamo Ser"lo des~.mo de toda interpret.Ción, lo 'desmito.'-' logizo y sólo queda el fundamento en su, pureza de ser fundH1uento. ." '-' Volvamos ahora a platón. El problema se plantea cuaJl(jo se , inte~t. dar raZÓn de la relación ,ue hay en l. supuesta dlVJSIOll e In .'" J:.eahdad en dos 'J11undo~:el de la re.lid.d sensible' y e e 'S.J e.s o se' .': ' dei verd.dero S~r. L~--ijreocupa, pues, l. relación que-hay entre erser~,:' 'y, el devenir, el Uno y,Jos múlti les la idea I.s cosas lo,inmóvily Jo ..• ,,:, Illill?l~ l. ~~ernJ.r,!i!.1el tie.Inp? Ya 'hemoB vi.st.oql~: esa rel.cior¡ es,]a e y Á; partlclp'CIOIl. Per,? la explic,cIón, parla parllclpac,lOn p.rece totalíñente .,.., imposible si m.ntenemos la a1VjSIónde lOSdO'Sñiunociscomo' ¡ros-nIga" .:,' , ,-- .. :

63.r considerarse un .':<

.,e

que

a

oe,

--_ _-_.-------------

-----,-----

•..

.-

,',

.¡y'

,
"

64

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

l' ,
'.

.res distintos, geográfic-amente opuestos. A la participación la podemos entender, dice en el Parménides, como total O p~rcialy en los dos casos .es absurda. Si la entendemos como total es porque pensamos que,t6da la idea se encuentra toda en una diversidad de éosas y la idea ya no sería una, sería múltiple. Si a 'la participación la entendemos como pafcial . ello supondría que cada cosa participa de uná piuie de la idea y ésta quedaría dividida en tantas partes cuantas cosas hubiera. Qu:j:t.á, ntone ces, J.adificultad radique en la oposiciónde los dos mundos; en considerar por un lado ala uno, a Jo inmutable; aló que vei:dadenünent.e es Ser; y por el otro a 10múltiple, a lo que está en rriovimiénto,.al.clevenir. y---esSo1jTe'" püñl:Q~~tª!!~n te;=~Qj:f'iHJ1iiIT.:r.liilQijJanza..u.Il~mp este facable e impecable autocrítíca, . .. . .' . CoiÍlenceiñOsaaVirtlendo que si el mi.niao' del deveJiii no es :el Ser puro .tamp'oco es el no.,;er absoluto, no es 'la 'pura'n'ada.' El mi:md'o del' devenir existe y ocupa un lugar int.elmedio entre el Ser y el no-ser ab.>.9Ju'tO. devenir no es el-sefy, por tañfo,:esnO:Se~esro'Ofroc¡ue El el Ser;' pero el devenir tampoco es Jañ'il'da, el no-ser absoluto., Probar que el no.,;er eXlsre-es~mtQÍ:H;s:>"Ja.p.rimeJ.a_taJ:e!Lq~le.J'latÓILS,e)mpllne. en el Sofista. Para ello realiza :""cqmosiempre' llayque realizar en 'este tipo de cosas:'" un largo rodeo. Comien:Üi,entonces, poniendo 'en auda que siendo eISer lo perfecto 'pueda estar en una perfecta quietu;l y sea ajeno a la vida y al pensamiento, ,.' ., ,.! .c

(

"

'.

\

PLATON'

,

6S

/

/
'"

participan del Ser ya que la quietud es y tambi:n el movimiento es. Estamos en presencia de tres géneros su remos: el Ser, el movimien" to'y. a qUIetud con la característicá que cada ,uno de.ellos es lo mismo de"sí 'mismo'y lo.otro de los demas. £0 mislÍJO.y.lo'otro son dos nuevos' géneros cOilel cual ernÚmero de los géneros supremos asciende a cinco. IW mismo y .10'otro es',lo'qué'pennite a 'cada,cosa ser lo,que ella es, se'r i¡iual' a 'sí' misma V, al ri1iShio,tiempo, ser 'diferente de todaslas otr~L. '1 cosas, no.,;er las otras cosa~. Esta silla es silla y no-es otra cosa. Con el hallazgo del género de lo otro estamos al término de nuestro rodeo y hemos logrado que se nos haga evidente que. el no ser existe y que es extensivo a todas_}as I::.£~.s '0,~~ntE.~,J.'.'! éstaW~par de....;;er e que I~e son, no son ninguna otra cosa, El no-ser, pues, no es Jo contrario abso. ltj too ,del, Ser Pe!ºJ-ªlJ.lp-ºg!Le.S)o_Il!i~,n,~'?_g!;ú~ -- ..•._.-_.~.... - .... -,._'~- . ..t:L~~i"J.TiiO-Ser.'¡;¡"jo-O¡i:¡¡:"El 1I0.ser no es lo contrario del Ser, silla sólo lo otro del Ser".

Como resumen de esta nueva élililécticade la particiP;ción' tenemos, pues, que las .cosas del devenir no son el Ser y, por tanto, son 110-serJ, sin embargo, esas cosas existen o sea que el nll-SI:L..CXi.rte.. or eUo el Extranjero de Elea, uno de los protagonistas del Sofista, teme ser considerado parricida porquc, dice:
"Para defendernos nos I'emos precisqqos de someter a 'pnteba lo que dice nuestro padre Parméllides y pl'Obar, ."Xi forzando sus argumentos, que el Tlo,ser existe en cierto . __ '__~ modo y, pOI' el contrario, que el Ser en cierto modo 110 j' existe" \'I~.,,,,,,<>.J~.' .

"-Por Zeus, ¿nos dejaremos tan fácilment~ C(j'~v.~rt~a' ',' de que ni el movimiento, ni la vida. ni el alina, ni la'~-abl:' duda ~xisten verdaderamente cn. el'Ser alisoluto, 'y, qúe: este Ser ni vive, ni piensa, sino qtÚ, augusto j! veneni-'. ble, se mantiene inmól'il carúife'de '¡nteligeiiClei? .... -- --7" ,-. _ Aceptarlo seda admitir una proposición 'tel7'ible.' ..,,', ... _ , .. ,¿Diremos, elltonces, que tiene' intellgencia, ..... v,idá. JI alma y que sill embargo UIIser así allimado se maÍltlene absolutamente imná¡,i/? . .. . O' •. _ Todas estas suposiCiones me parecen absurdás:' " _ Luego' lo que se mueve Y elmovimiellto mismo pérfe.l: ;lIeee á los seres". ' .

: c.\.e::;JQ ,,,,,,,.s\~

"O

"l:.'''~\''

~,<."...

Hemos obtenido una conclusión importante,)\.!' sei-";101e,per • .' tenece sólo la: quietud como sostenía ParménideS,sino, ta~bién;',el .movimiento,' Pero la quietud"y- el' movin1Jento son cosas 'contriiria~,'son géherosdistintos que entre 'sí no se comunican. Sin embafiiO aún permaneciendo contrmios ellos tienen en común al.$'er;'ya',cjtieiíl Ser pú. tenece la quietu~ y el movimiento. Ambos, incomimicabies' entre . sí, . .,
l.);.

El Ser com;'inmóvil e inmutable no es el Todo ya que fuera de "" él queda todo el mundo del devenir que también existe. El Ser así considerado es incompleto ya que le falta algo y ese algo es el Todo, justamente. La tarea del filósofo, semejante a los niños que todo lo quieren, es no detelierse alite esa dicotomía sino aceptar el Ser y el Todo: Ambos encuentran una unid.ad en Jo quc Platón }Jama el Ser Absoluto o Ser Total, to pantelos 011.En este pantelas on el mundo d.e las ideas y el mundo del devenir encuentran una unidad que;' a su_o vez, es una totalidad. orgánica y dialéctica. En esa unidad la oposición de los dos mundos se desvanece y se muestra como una diferencia de grados de una Realidad que es 'única y total, que es el Ser Absoluto. El Ser, así considerado, es la realidad última que pensó Platón y que ya había pensado Pannénides. A este nivel sigue siendo absolutamen-

te verdadero que el Ser es y que es .imposible que no sea y que la Nada no existe. El no-ser, cuya existencia defendió Platón, no eS sino ..un . n'o-ser relativo y, de ningún lIlodo; la Nada. El no-ser no es la Nada sino lo Otro. El Ser Absoluto que pensó Platón incluye en. su seno 10 móvil. y lo inmqvil, lo mismo y 10 otro, 10 múltiple y 10 uno. Es una coinci- . dencia de los opuestos ya .que todas las.difer,encias existentes no .. ueden . p estar sino en él, ya que fuera del Ser nada existe. El Ser es la Totalidad.

;~.! .; "
.

.
~r

(, .tOQO~
'\
"

...........

..'
.'-.

------:"

.

.

--e '\ .",.~ . \\ /.,,-:'
,-~

.~~. ':,.... ~//"

u'"

)~())
l'
''''':''' , '0

../

...
.. ,.

. . /,
.

'

..
l."

-

\, ".~/

>//

:"; .¡
•.

•. ."

:

....

ARISTOTELES
';:

.(

.

í

.(

.él

:1[' .. lo

,1.1

•• 1

, :~ '"'i'1:':.:l. {
.,\~"

:J

El nonibi'e de Aristóteles ha esÍaiJo,por siglos, y sigue estándolo hoy, vinculado de llli,.mocloesencia'¡ y'de'finitivo al de la filosofía. Su genio, su p~rmanente .actiiüd"úíÚca,y desmitizante, su inhtición cj:eadora y sü espíri~u sintético y sistellJatizador justifican .aquel vínculd de modo tal ;que Jlacen dé él :el filósofo' por antonomasia. 'Arist6teies. ¡iació el; .eLail'() 384 á.C. en Estagira, pequ'efia ciudad de la costa nqresté' de la peníllSufu :deCalcictia, illltigu¿¡ colonia jo,iia. Descendía de una familia de médi~os. Su"p'~éJre, Nicómaco,'fue médico Iy ~migo.del rey A,mintas II tie .Macedonia, padre .de Filipo y abuelo de' Alejandro Magno, A hs', diecio chos, años ingresó ,en)a 'Academia platónica y en ella .permaneció. por espaCio ,de veinte '~fios,. hasta la .muerte d'el 'maestro, hluerto Platón, Adstó.te'les, abandonó' Atenas y vivió en Asso's, donde fundó :una escuela;,luego, en...c:.2!!1pafiía'desu disGÍR;rIo'yóoamigoTeofrasto .trasladó 'esa escuela a :Lesbos. Fue entonces cuando en el mlo' 343 el~ Fili]2o lo llamó aja corte 'de Ma~edóni'a para encarwle la educa: cj9n de su. hijo. Alejandro de 13, afias, de, edad. Aristóteles vio en esa invitación .una magnífica oportunidad de, llevar a la práctica sus ideas políticas Í1lcuiCái1doseías:aI. futuro reL Era ¡¡¡:mela convIccI~~ Aristóteles sopre la ,inisión histórica, d.e.una Grecia políticamente. uni, da. Según él esta' Grecia podía y.debía dominar el mundo: "Los hele.nos -estribé en la PolíÜca- estáli d:~stinados por naturaleza a se~ seño, res ,de los bárbaros". ,ESJLITeencia de.Aristóteles.fue,la causa.de sü oposic~ó11"a_A1.ei.arui.r.º-Q!!.ªnd.o __~J!l'pretendió; borran do. to¡:¡¡¡:¡¡¡jfieSIS POSIé t ble, ,ünificu pueblos. y razas, en. un Imperio únjco. ¡\¡;ist,óteles rl:igres6 .a Atenas hacia el año 335 y, allífundó el Liceo al :quedirigió dUrante doée'.aftospues' alamuerle de Aiejandro MagnQ t(IÍro que huir.deAte-

'

•. .: .: •• .' • •• •• •. .: .' . . .:; .,
", .

." .! • ..: ,r

.;.'

~

.

,

,

•.....
\",
.,;:

,

,,",:

.. ..

,.;.,'

• • --.• •: • . •
'-C'i;:,

.",,'

. • .
~il,:,c,"

.

~*\~
68
lNTRODUCCION A LA FILOSOFIA
~l

, ...

.

.ARlSTOTEÜS

,

69;'

~-'~>

.•, • • •, .•
':':"",

~<

• • • • ." . .:"' -r.'
~,

..
••

...,;; .. '.",

.

nas. Aristóteles, amigo de la casa rea.] de Ma~edonia, se hizo sospechoso al partido antimacedónico, resurgido después de la muelte del rey. Entonces él, recordando la suelte corrida por Sócrates, se fue a Calcis, . donde había nacido su 'madre, evitando así a los atenienses que "pecaran una vez más contra la filosofía". Allí, refugiado en su intimidad, vivió una vida solitaria y desdeñosa ya de muchas '~osas a las cuales antes había adherido 'con entusiasmo. El, que había mantenido. siempre una implacable y lúcida actitud desmitizante en tod0810s ámbitos del saber, escribió al final de su vida: "Cuanto más solita¡-io y abandonado a mí mismo me he ido encontrando, tantd más. he llegado a amar los mitos". Pero, quizá, toda la batalla desmitizante llevada a cabo por ATistóteles contra lo que era desmitizable, estuviera dirigida a preservar en el auténtico mito todoló qiJ~ eh él hay demamvilloso. Ya al comienzo de la Metafísica había escrito: "El que plantea un problema o se admi. ra, reconoce su ignorancia. Por eso también el que ama los mitos es en cierto modo filósofo; pues el mito se compone de elementos maraviliOsos;'. El riMo era; además;'p'ará Aristóteles';'tin íÍltimo "estigio de antigullir sabidurías. No sería difícil, por otra parte, qué el1:'sus últimos días hubiera empezado asentir que su' propiifilosofía' entraba en'la'di.:m:enSlórid.el'mito. ,.'Ai-istóteles lllurió '. en Carels, en una propiedad que lia'," . . ... 1, ".... , bí,r sido dé su madre; enelañb' 322 Cilandó tenía '62 .años;'Poco antes había red'actadO su ¡estamento 'donde; entre' otras Jim'chas disposiciones, pedía"qiié':dondequiern que se io sepultata se' ptisieiillY"( su' lacIo los lluesos de Pitias'su'inuJ'er. ..riL ¡ ,; .. .'.!:' ,,;.11,' , . . WerJier Jaeger 'en: su libro Aristóteles '--'-C¡üe ciertamente const!:tuye un hito:definitivc)'en'.los ,;srutilos aristotélicOs-"- nos cifrece la histOdi. del desarrolló' intelectual de.'nm:stro' filósofo, .-En la primera etapa de ese Elesarro llo Aristóteles"es' un cóhvencic1eip-ratolUcdiy 'suS dlál~gbk juveniles niuestran profundamente arraigádás en. su.'espíritu' las ideas'del 'in---aestrO-:"Ello ve--'con-crán:aacr;:por'e;emplo, en supri'ih'etii:o.1jra'q He se es"el diálogo Endemo donc1e:.cs' fácil' rastrear las hiJéllas,'delFedóri;; Eh 'esediá-logo AriStóteles considera--¡¡' l~ vida terrénacomoun': destierto 'de la:p¡ltriai'etema y mantiene un- fihJie'y' permaÍiJllli~_~siuüs¡iid..ie5=. pecto.a .aqUel¡¡¡~vrda.E¡:¡"eltaes'absóJUtamé¡jte im¡iOl,ible que eI hoíii:bié 'al'cance:¡;Tbietí"iüpremo', Y porese motivo eS'tllla VeJ-cI'~dem désgrada para és"e entrar en' el .ciclO de las generaciones. Se explica; entonces, que Aristóteles ;Janga en boca dé Sileno estas palabras: "Lo.'mejor pam td.dó'hombre es. no haber rnicido; pero 'nació lo mejor es'morido' antes "posib.!e"; -Semejantes id~as desalTollaen otro de sus diálogos del.períOdó'¡'liitó'hitó:' el Prótréptico: :En: él nos invita. a dejar la vida: voluntú¡¡iillerrte" y"ai.¡io' extraviamos en los extraviados caminos' qüe sigu:e'la' hu" "r¡llrnidad'-.'-: ""Ji .... , .• '.' .' .... i .. ':.
.• • • . •.• • o'," .:". " . • "

-1"-

Paulatinamente, sin embargo, Aristóteles' fue alejándose' del platonisrno ..Rareciera. que aun.en vida de Platón, Aristóteles se opuso ¡¡'i:i doctrina de las. Ideas aunque la mptura definitiva'se produjo. después de la .!TIuerte de su m~.~_t!()_y.![),J1Ízo exp.li~ta en eJ..Qjál()goD~l!!1i!Cl,sofía~ Aristóteles.manifie"ta con toda, claridad que.le resultaba imposibJe)!£!,"p: tar aq tl.el1ª-.Qgs:trllJ!.J!J!JLª'r.~gg.0~",:s.. .Ug,t@Q9..Qª.JlJgr.J!lilm!.~LQJm.t.<:.:.. G la verd ad, ,ha.. sta)0.s_~.eDtimJell.to.lUm¡~Jltn!IiJW1~d.Qb.en.s.e.t..Sá.ctificai:kis:.:! Allí tielle. su origen,.el conocido proverbio: amigo de Platóll,~ro más ... amigo de la verdhd,;.amicus Plato, sed magisamíca veritas.. ;) v A Aristóte:les le parecía .innecesario e mútil y, por tanto, un' meo; ro complicar las cosas, ese apelar a un mundo separado .de Ideas para:.: explicar la realidad que nos rodea. Así lo expresa en. Ja.Metafísica: 1.; ('; .::' "; ... :,0", ;;::.: . "En. cuanto a los que. p,Onen las Ideas como ..cauSas buscando comprender las causas de los entes qú~. nos ro. :;¡;": :;.'l dean, adujera n otl:OS iguales .en número a estos, como si ;'~'1':¡.:'1 uno 111 querer conrar, cl:eyera. no poder hacerlo cuandiJ ! .h las' cosas son pocas.y si cuando sehan11echo mds nume: .
".;';";,. I ~ •• 1 ••••

rosas".

q.

.

;~.: 'F';I

. "_" i, ".:,;L, La teoría de .las :ideas no ha~e .otra cosa, según Aristóteles, .:c]uS'':'' proyecta¡- las cosas sensibles ',on un mundo suprac,eleste hipostasial:r9Q, . en él los actos de nuestros. sentidos, sin lograr con ello' ninguna explica. ción. Escuchemos: ' .. ,:e ..,..... ' ..

si

Ji

''Au.nque. esta .doct.rina.Jiene 'dificul!ad en muc/lOs sell-. ri4os,. nada, .es ..mds.-absurdq que afirmar ..que hay . .otras !" ",,0 .sustancias además. de. las qu.e...ve'mo,s.en lq,_-eircundanre. , ;:']c' G~ d/ciendv'.que .éstas 'son.iguales- a. las .s-el,sibles, excepto c; (, ","l que .e/lM son ..etenu¡$,'X .las otras,cOl:ruptib!es. (Ifirmar,. ,':ti:)':"'] de este . modo, . que exlste:.:el hombre en sC.el. caballo o .:' ,;!',., en si, la salu.d en si y no agregar nada .más, .haciemio de:-¡ '::.... 1:':.1: este modo como aquél/os que dicen que hay dioses' pero de forma .huma.na. En.realidad ni ésros hacen otra cosa. que hombres-etemos .. ni aquél/os at crear las Idel(s',. hacen.o.tra que'cosas sensibles eternas". .1:;.,-,. ,,.:':Para cohno de dificultades estas ideas de. ningún .modo, pueden explicar ningún.movimiento .ni. cambio .el1-; cosas .scnsibles.ya .que es. las tán separadas de tilas: .
';): .1.\'

-

l.~'~,

"Pero lo que cún más.perplejidad
'~"

se Preguntaria uno es:

_,'"j"
~;

pOI' el aporte de las Ideas a los entes sensibles, tanto a los eternos como a los que se generan y corrompen, pites no causan en ellos ni mOl'imiento ni ningún cambio ".

¡

_En definitiva el mundo de-_.ideas muestra para Aristóteles su.oÍo' .. .. ..,..-_._--_ tal inutilidad y cuanqo por medio de él se qUlere explicadarealidao en lacuarVlVlJños' s610 se lograexl;résai- ffasésVaCla'iCCásoffiCfun para, fodas estas dTficüJfad¡;S"iista:; siigifii"Ai'liitóteJes, en desechar' aquella .teoria y (Oijar Uliili¡üevú:Cpn'cepClÓn -dilo v¡;raáaeramentereal o sea'de'Io que y.ei:.da4:~i:ailj,¡;iÚ.e..i.lL~)le:to~a.hstJ:Q¿fu::.¡:¡li:ÜQ.1.9 -és~ill!j(iCOiñtlna vanas cosas, no puede ser lo verdadel'll1)1ente real; lo verdaderamente real es lo'iiñ¡versaTeñlo partIcular ..De este moool0 uruversalno puede eXIst11', comOSUced)a ... 9.uJÚdea p.faWnic.aJJiE~.!:~ c deJ9J in.i!iviCJüos¡;Oicjuenunca lo universal posee existencia independiente. Lo verdaderamente iearriéü)ue&~s(;r' sIii'ü-ind-¡¡;jdüilIy"¡;'S'el1 ésiei:ioJlcíepüede darse lo universal. Pero"'lü"j¡:¡(flViduaj 'comotal es incogllOscible;p-¿Í' 'e¡¡¡¡la ..única forma de conocer al individuo es por medio de lo universal que hay en j¡,,::.r:.oindiv¡'dual ptlede ctevél1i¡:o6j'ito del sabers610 enlamedidii"que .... ese universal que hay en él se haga forma concephlal en un sujeto. Por el1.Q..JiLIICl.~1!!J.!~,_CJ.!1.~'p-ºr n.'!.tE!a)ez'!._d.~se.a.~L~ab~J.: •..s.e_la)Iza_a.lahúsqu.eda .. d~J.9universal que hay en las ¿'osas, Las primeras palabras que' leemos en la Metafísica son estas';"---" "f:
"Todos. lo.\'hombres pOI'naturaleza desean saber",
La filo_SS! fía...e.t:.~.LP_a.[~_.Az:i.s.tótele.s'-~LmAuueva.Qj;i~o.hle_.sab.er ~~_eJ_.!1.9mbre 'Q.l!~iera tenérLJ2e~ó este saber;aunqile'eJ ni.ás'elevª¡j_Q.~ no era el único. Al lado de 'él había' otros corrio,'p'tr efeiiij5lO'-, 'li{eIIlpei: ría O experiencia, la téklme o arte y la -episteme o ciencia., 'Según Aristóteles la. experiencia se'. asemeja., en cierta medida,. a la cie'ncia y al atie y es por aquélla como éstas progresan, En los hombres, la experiencia provi';,ne'de la memoria, .

_-_._--------

__ _._

r
--,_.

,

ji" ••

!

poiesis; pero en esa refel'enc~'~ose ~gota s6 sentido. En la tékhne e;1 acento no cae tanto en el hacer cosas como en el saber hacer esas cosa.;",! TécIÚCO es el que sabe hacer y porque' se requiere el s'abel; es por la qu.;,;'¡ lá téldme se. aproxima a la ciencia, 'Ahora bien, ¿cuáles la diferencilJ.,. .. ,.¡ entre experiencia y arte o tékhne? La diferencia .está en que la téldlll<!l':., ha superado la individualidad en que se mueve la experiencia y advi,em.,.:' a un conocimiento de lo general y, por tanto, a un conocimiento de la. causas, que la experiencia ignora. Mientras el hombre de experiencia . sólo sabe que tal cosa' existe, el que posee una tékhne sabe el porqué ~ la causa de esa cosa. Lis palabras de Aristóteles son 'éstas: •

,~

~.c.~r>
-'}:;;:;';';'I,.

ii' - _ .-.•..

(~,1-"¡,,,)

---<1
1

J --dI u1dv'it \

~~~ - "];~,¡,.¡

U--._\i"I'S<:,,\

"Nace el arte cuando de. muchas obse/-vaciones experimentales .surge unil noción universal sobre los casos se. inejantes. Fues timel' la noción de que aCalias, afectádo por tal enfennedad,lo ha cuiudo tál remedio, y lo mismo a Só CIl1 ya otros muchos considemdos ii¡dMdual. tes mellte, es propio de la' expéienci(l; 'pero saber que tal remedio ha cuiudo atados los 'individuos de tal consti' tudón, aglUpados en una nlisma clase y afectados pOI' tdl enfermedad, porejeinplo, a los fleil1áticos,a los biliosos o a lós calenturientos, ~orr:sponde a la ték/~ne... y esto se' debe a que la expel'lenc1I1es el conOCimiento de las cosas singulares, y la télchrie, de. las universales.., Los' hombres de experiencia saben el qué. pero no el .porqué; los. hombres de téklllle saben el porqué Ji la
. c(lusa I.J~

•.. • •

.' .' • •..... •

..>

r

.cfóñifitcil¡;-ynecesm'ia

"Del recuerdo -leemos el¡ el primer libro de la Metafísica- nace para los hombres la experiencia, pues .muchos ,recuerdos de la misma cosa llegan' a cOlistttuiruna experiencia, Y la experiencia parece, en cierto ,modo, .semejante a la ciencia y al arte; pero' eS a traJlés.déla ex. periimcia como el hombre llega,a lacienciay-al arte""
. ~\ r"\.~q.

. . Un ~ado~ más elevado~e! saber lo obteilel11Q~JlQLUle.di;Q.de;la... £I11steme o ClenCJa. Por ella .no .• oJQ..JmJ.llano.s.Ja...c.ausa:..de..a.)gq.,...s.moAlle s la ciencia demuestra la,'neéesidad de esa 'causa, demostrand01a'articula•• : l;oi'ñiedTó-drla'Cüii'fdeiiet8ñilináCfiiS!Ji-eñíffiir.;';. .s.e....mg!!.~_he£'es.ertª!JJ.e_ntliJJ.nÚ.QJ:I.Ql\,lJliól1:,En la ciencia, pues, el acento . ho cae' sólo eJi la catisa -que támbién es óbjeto de la tékhne- siJii:i:enla •. necesidad que 'de esa causa se siga:'Iiecesariamente un efecto'; Leamos es- •... ta expresión de JosSegulldos analíticos:'; ,.. ..,

//

'

.'.i

.. , •. •.. •. '
."

Un grado más alto del saber es la téldme. La téklme está referida al hacer cosas, al producir. o sea a lo que Jos griegos entendían por ~f
,:'.,t-

. "Tenemos ciencia de un objeto, eh el sentido dbsoluió del téJ711ino )10'de una manera accideiltal propli:l'de y. los' sofiStas; cuaiido conocemos la causa en Jlirtud de' la. cual' la cosa. eS'10 que es; sabiendO que de"~sa causa el 'efecto ¡wpu'ede ser de otro l/lOdo"'.:' . . ,"

"

.. ., ••
.:.,
•••

•', •

:

.:'i

J.:

/4

lNTKUUUCL.1UI.'1 A LA rlLULlUrU\

zetulllene episteme, la ciencia que se bnsca, En el tercer libro de la Metafísica leemos:

r '2 "

i;~

A.ltl~lUl.t.Ln;¡

ente y él, dd ente en general ni en cuanto ente ':.

• algún géitero. tratan acerca de

'l.:',: ,

:v

no acerca

--

"Es necesario, con relación a la ciencia que buscamos, examinar primero '¡as dificultades que es preciso. plan- , tem'se en primer lugar, '. ' POI'eso es preciso considerar bien, antes, todas las dificultades, por las razones ex- .. ' puestas y porque los que illJ1estigan haberse planteasin do antes las dificultades son semejantes a los que descoc nacen adonde se debe ir, y, además. ni'siquiera conoce;l si alguna vez han encontrado o no lo buscado,"pites el fin no es manifiesto pcu'a quien as{ procede, p ero si lo es pcu'a el que se ha planteado antes las dificultades ",

t .,

"

Al asumir la filosofía como objeto de su búsqueda al ente' 'eJ.:;.;. cuanto ente asume, por ello y de modo permanente, el preguntar qué••.. está más allá de toda respuesta, el problema que queda latiendo des- .:. pués de toda solución; la búsqueda que no se satisface con.ningún "ha-•.... llazgo, De ahí que la filosofía sea, no en forma provisoria, sino defini- •.. :: tiva la ciencia que se busca, zetumene episteme, Escuchen estas palabras : de Aristóteles: "• "Y, en efecto,./o que antes, ahora y siempre se ha "buscado JI nunca se haresudto: ¿qué es el ente?"

. .
:'-,..

.;r

..... ,; ...ot'

";/" .

.:;

La fi]osofia. hace suyo'el.estl.ldio',de los mjm!~J:Qs.p'r.illcipi(Ji;::qliepl ser. comunes a todas las. ciencias. no.'son .el objeto'de'i1.iÍ1i5!ina'de ellas if.lY:I!:t4c}lTill:>.:.Y' coi!loe~to~,:.!?_~P e[c:J£~rincipios~~!L':!1.deÚ' 'SlI''Vj~~hlia a la totalidad:de.'.las cosas';-la,filosofía' tiene como"propio'el estudid.:de ?sa .totalidad, 'l>'f1entraslasdjversasClencra~-¡:;articulires"ac(itañ"Y' cir: cunscriben un' aspecto d una parte de esa totalidad y sobi'e .esa pilrcela ft'abajan, la filosofía hace a la totalidad misma su objeto de"estudió y en .conoce a las cosas,., función de esa .~ ;' ' totalidad,'bl'fiIosofíatrátll'i'púes', ""'. .. _=~ ~--"-""," .,~~.4 so bre todaslas:':cosas,' :amique: nO".eit-'ld" lie'ellas.:difieren entreiiiC-Io g cual interesa a las .ciencias particulares-:siho7.eit.IQ:;:g,\L(j'$».Jl4¡¿~i¡1.f.j,4.~n, en lo que' ellasHienen d&:comúll', Ahora .:Jjíeií'i:pó-r:.'.i1ifeié¡ltes~que:se'ah un 'hombre'; un:a:¡:6l5ii',unapiedra,)ln número\,lIn'asÚo;todo{coiijéia:eh en el Ser ya qtle to'd6s..sdn,',?H,~r:;.eIjtonces;~óiri.8'¿óiD.'Cid~jiEia-i!..e;_& das las cogt..:Q.or:opllestas 'que'ellhSsean;.es el objeto-propio' de:la (il6i ,mUª-:",ª-;'£[enc1aS': particularesconsideran::'iiI' Ser :.... [dEiñtii'i'caffi7céiñ'la To lalidad - siempre bajo' un detei111Ínadaaspecfó:"y'''ilülléa' ensí.'jiJismo:i COllSiderar, en cambio,ii}s!í, eñ-&lni.smo, cO'ñsIdéfaTarSer e¡¡ cuanto s."4-es_ntildl~g,i9~:e...llLiilQ$oJía: y. 'CQWÓ'J¡jdas.lás:¡;º"sfl:f~¥:-lii-El.~~~~a que son partIcIpan d.eI.;Ser;,tod:as'éllas"son entes, ':Bi1te'es;:' . eiltonces,:.lo q).le partiCipa delSer,'asf tomd' .. iViente. es lo .que: p~arti,cIPa::.d..~Ly..i:iir; v amante!lo que partiCípa.d'eI' amar. La filosófía;éoilio .... feIiCiaqüe se C interroga por la totalidad, hace objeto de sí misma no a lIn"ente "deter" minado -lo cual es misión de las ciencias' particulares- sino -{Ir enté:en general, al ente en cuanto ente 'on e on, Refiliéndose a la~' d~hcias particulares, dice Aristóteles en 61 sexto líb¡'o de la Metafísicil:" '. '.: "';':' "Pero todas estas ciencias, habiendo' circunscrito algúll

.',
(?,

.'. :La¡Jilosof~a;entonées •. :.liolse",detieiJe', n!'1:ln: partícular;,'o'."en• e ente llIdlSjJeetO.' art-icula¡'<d'el:nte "conto::Jo'hacer;p'or ejemplo, la matemáti- • ' p .. e ca y la física sino que más allá d'e esa partiCularidad se interroga por la .... entidad misma del ente y por los primeros principios y causas de. ese .' ente, lLa :~M~ofí~}~:;:!~;:8!ai'~p.~teII1eT?o,rqu~.~st.abJe,ce:' u.n~!::elag:ión.""; 'necesana 'ehtre"'lós' pilij'C¡PIOS 'y"el"ente;' pew'.'es' CIenCIa 'chstmta a .1as';otrasporq uí'>.el' ehté'i:v'loii-pr.ii1 ios"'a 'eh te',se:,]jliCen\IJatehtes l NOllS, dp el a En este sentido la filosofía'.era sabiduría para Aristóteles, •. Para detenninar'lo que es propio de.la filosofía cree Aristóteles • facilitada la tarea si examinalilos las ideas que nos forjamos de quien': .. la ejerce,' o sea del filósofo, Puestos en esta empresa, nos es dable ad- •. vert~.: l). Concebimosal'filós?fo, en.prim~r lugar; co!,no poseyel~do!a ." totalldad d~1saber, en l,a medIda de'lo posIble, pero sm ten~r la CIenCIa .'"~.' de cada "obJeto en partIcular; 2) Lo concebImos como aquel que .llega .} aconocet las cosas que. ofrecen gran dificultad p¡j1'ala inteligencia hu- •..•.. mana; 3) Lo concebimos, además, conio aquél que conoce con más .. , exactitud las causas 'Y .inejoi' las ensefta¡'4) Filósofo 'es aquél que se de- • dica al'saber por el saber mismo y no por los resultados; 5) Finalmente • concebimos al filósofo como aquel hombre que.no recibe leyes de o- .'" tras cj~11cias BillO,más' bien; .que es capaz de darlas ya que la' ciencia', más .rigurosa. es .Ia qlt'e.trata sobre los prjncipios':de todas las cosas, •. ; El filósofo, en suma, 'posee UiJ' aber universal y., en 'tal sentido, .tiene un •. s cono~Ílniel?to . d~ ~odas.las cósaS-LCcmo resumeIl' de Iíi enumer~ción .:' antenor; dIce Anstoteles:., ',," . . '.;

•• ••••
•...

;

.r,.'

'i"

....

.'¡~If¡~.
"

':~:'f

'1'."

"De alU resulta que el conocimiento de todas las cosas pertenece lte9ésariamente a aquél que posee la ciencia de.lo universal, ¡jues éleonoce, en Cierta'111anera, todos
.~

••

• •

• .':: .(' •...

,~\'.

,
72

INTRODUCCION A LA. FlLOSOFlA .

j .

I

':. .

< . ARlSTOTELES -73

i ."
La .ciencia, pues, capta el..lteXO nece,'i.!!li<Le..!LYiÜ.\lcLde.LcuaL el efecto proviene necesariamente de Una causa, .E¡lsaber cLueeUu2J:Ql1.Q.rciQIL!Lllo .eLQbIDlLdL.QJlini.6.lJ .... oxa...:. s¡-no de ahsJihüasertidúmbre .. ~ d porque no puede s.51LCle_Q.U:.D_Pl9.dQ"..Y...P.QLlQJ11jsm(Lqu.eJ.a ..c1encia.,t.f(lta.d e lo n eces.&riP...sJLJlm.bitQ.,~e...mtlCY.e...en..lu...unhre.Isal_y:a-que-ÚniGam¡mte .. io úniversal es necesario. Pero' nosotros Ejlaberrios el sentido gJ,ie.1o universal tienJULl)J:a!\.!isJó.t<:les.pe ningún lI1odo lo considera, cojno !Ü.. zo Platón, una sÚstancia se'p'a!1!.<;IJ!2Ü!9_Jl!l~.J.º JJ.Hl'l.e!:sa,leS.llLen.losJndividuos; universal es aguell,?~ue p.Qr.tS!nece tQdollQi ..w_6jyi..411O~j'(~iin a mlsmo género y está e!'.eJ)J'.ia.Jm.!:.ll.te~eJLc.ada...un.ci....de...ello:kEstllliilQ;in los individ u os, har!Lf.:D.t.a...p.lJl:¡uÜc.alJzado_ujÜ'éersaLuna..c6niliílliLex:p:c,riencia de aquéllos por medio c!!Llo'J..º-ªt9.2..¡;l-".lº_ue.n.t.¡d.Q~.~L.o,;,.1Jl1ii¿e.t:~a~ •••. se..adquiere,' pues, i. través de Ja. ind}lF_~jQn 'ilii~artej,d.d9j datQ.[.Q.'<JQl!-sentid.os: .• );.',g, !pdJlcciQn requiere de,.!~.,.pe.ry~pció.!\.,selisi.b¡!\peiO'"Úo: se ';' agota éri,:'epa.ya' ciüJ'~~.spú~~;~e u~'¡?5'tf.',priinaa?' núJi14rod~ eJ.\l:ie.f:ie.!,~j"!j hace falta un acto cre.llltUlclOn para que 10.t\Juversal.se presente.:,Ahora bien, la 0d~\ceió¡:¡a ..t~ay'é,~A,e.I,'L. ~~I.~n6.ti:n1vers;;Tse'ilqfí¡ill'a ~:~S~,.un;;rllq! nlentb Iiecesario pero no suficiente. ~J.~*~l.r.cjn¡J~l\tg,,:I!~;¡a:.,dencj¡\' E~t.a:lleg~_ ao' A~r}~~pt¡,aIl,1?,lo ~;a.q~e,,~H;q.pjetp, ..,lo ~H:¡;V~.~~5\h,R?!1&~.de manifiestp;"d,e~de ,~I,lJ)¡sn~p~\?u.::PJ:?Rj~,.!1jlc&~¡fladL,: e~e.B~ner.ile m~~ifIesta se lleva a cabo por medIO de la demoslJ'aclOn. r:a,demostraclOn es. el desarroilo t;¡1 li:¿on;lIluerito,":es: 'er¡;:jéidCio;"flel.,~ógós"jr;dé e_ste modo, eL~aJI1i,110 gue:a9uft~~~he ~~~Jl;~serct~ ],~IÓJpc.~:;:£Q1' eso,. la lógica ..eS.,eL.método de la ciencia y' este .. étodo, pone en.evidericia" m q1L'L.eLs,iJºgjéq~ij) .ljni.C;;9-=I<J.zP.Í!am~!ltº¿iguros-ó-.g¡i~-:;p'~qnjt .. !Ul!_C!!I.. . u!1a'conclusión.o' ~erdad~ra .. de ciertas pr~misas dadas .. EI- s'ilócismo".e:ª, . justamente, eso: .una conexión ..deductiva::'''Í1ece'siitta . de ..razonar. .,£JI sÜ;;gism 0:, c9n~t!l.,~,¡;: r_e;:~!!I1.in ,[4,0 ~;d. J9~ Pi. ~le..~ ~ t 9S e ,'ll;;q!ailos:é;C(í~¡fró's; están. en. m ti (u a relación ca n ..un .. tercero.,.,d'eriominado.<térmiiio .medio. La 'co~CiüSi6íl;liti¡;Stra ji ¡;it~jiia"x '~e¿esE'j,!_~laciól~: d~j~;o'''¿-';'s;~~lfi: mas gracias a la .relación de cada UllO de ellos .con eL término. medio. si,- ¡:i"reje'mpro;'cleciiñosqile~e1'-r¡oñl).lfe es'mortal. y":c¡m:Sócrat~s-~~ hombre, la conclusión será que Sócrates es mortal debido a que es hombre .. Cada uno de esos t:Úminos. es ia expresión de. un Logos; la cone:xlón7tonexión se diCe 'sin en gi'iego- de esos )ogo'iconstituye, pues, un silogismo. 1: l':~o/hsil,o,g,is ..[l9 J '>1:9 I ..b~,?t!!,).P.!!E<L, p b!e.\l,e.~,;¡\(n%ª.e.l}1pstració)l~ l' 1, P?es, el:.{¡g?x(,!,e! ;rJl:z,~I}?E!iel~t<]\, .J;!R£es,%i~me~tl;:.;J~l<yp"aÜ~.,,,erda:d'. P!?:, J ,. S1.las, pr~rrll~_aE,,~.o.p: )iL",ce.n f~Isas 91!;1.~~0 !!::,s,e¡;af!1!s~¡~,aI1!};B én,p,o\;,lp m IS11) o que. el. ra?,cm~11e.n.to,11a.s¡(Io n urosO.)'.~l/ que,.el ,silogi¡lln,tU:onduz'ca a'una conc USt n verdadera debe no sólo ser un ,niz.onamienlo-riguroso . sino, además, partir de premisas verdaderas. Ese es él sIlogIsmo clenfí-

;/

¡r

para

de

.

fico, ÚJlico que suministra ciencia Se¡¡Ún.Aristóteles. "La demostración -nos dice- re.quiere el silogismo científico; y silogismo científico es aquél cuya posesión procura ciencia". ~ar.a...C].\ULtJJl..SilQgisn:i.CL5e.a..c.ie (lco es necesa.rio;.. ue"sus,premisas,'sean : .•n'verdaderas jr no f~Js.a'LC.Q.IJ)J) q . J;lUeden..s.er,.las,.de.. n silogismo. que ... o'sea .. ien1ífk;Q.~;n~t1.1:imarias_y.;.p_aÚ u n c tanto ;'inmediatas .e iridemostrables" 3} m áS.. vid en..e.1!::y_a.Q.l.!\ti9¡;e"Lq.u~J e t conclusión;,.'!')' cau~s,n.ecesarias.de la "conclusión;; . Como. vemos por esta enumeración, .el silogismo. científico, que es el que funda la cienci", elebe paitir de 'premisas .primeras y evidentes. I¡s!as I)]'eini.~~on, pues, lQLm:i.rll;.ip..ÍQ.LM_1mk.ulemo.sttació.L1. pero ellos no son. objeto de de.!!l9JlJI!ll'ión. y como la ciencia es el desa .. J'roIfélde una demostración, aquellos principios. no pueden ser tratados por la ciencia sin.o supuestos por ella. Resulta, entonces, que los prin" cipios que sirven de base a toda demostración son en sí mismDs1ii'de ... m~les. Si fuese trab es .ellos no .serían rimeros .principios' y.deberían ser demostrados. Pero sería .imp.osible seguir remon an anos in(l~flllidamente de demostración .en demostración .porque si no encontramqs. un .primer:.principio, de demostración ésta no sería. posible. Es un error,sin embargo, pensar. que del hecho de que los primeros principios. no :pued"n ser demostrables se siga qqe ellos tampoco puedan ser cono.cielos ..•Para Aristóteles.la delpostraciq,n no es el 4,nico_I.!!.9.clod~ .. ~onq~eJ,.sino que hay otro más, ~adqy¿!..!!illJél p.9r el C!!J!UÜnk.llgencia .o:Nóus ... ápta. ele un modo inmedi.ato La.~-'l.QJ:.d.ad_e.Linnlediat"s. c . '. .... Los. primeros principios d.e toda,' demostración ..no son,yues, e)emcistra)JfeSsínomostl:lI bie!'.üJ:ii?'::&fY:i;;"l~.iü'i£l1i:o.iiS.;&¡-=s.o.n:.¡jfe_tD_ ...o . de.la cieJicia;,.sino- .fun.. I-ª.ITillIDQlLQLe.l1a....La e .ciejlcia. ¡nuestra, de ,este' nlodoseg;'i'fi.-.Arlstóteles," sus propio~ límites cuai,do llega a Jos principios .primeros del proceso ..demostratiyo. que. eiJa realiza, Cuando llega a: ese .momento la ciencia tennina,. la ciencia se calla.y comienza entonces laimirada .del .Nous.. ... .. ,' .o'.... , '.. . ' ... Como ya vimo<l¡¡'f;iIo.s()Jja'.enr¡,:para¡Aristo.teles,'el.más eLevap_ºy;},llq~.l.e;h'sahel':;qüe~'ef. hOl]1b~~:; udi'errr.':alcahza:r';' :I,illte 'tod o'. c!.\l .ej¡lQs p .. Q .. advedir .... e:.laifilo sOfí!1 'es"ciencia';-epistelne7'.~.Jlº'~to; gu .. el sl!.!Jer ' q~I~1JTIi';'pIoporciona ,es:iiguroso;'pero .'.además; 'aaiferencili':d é) a.!?JiJtllK ci~Ec,ias;i;se¡;1:em2P l,a;129Úprimeros '.prin éi:Pios".eaI'f~dos; p ()r .el Nous..~. . 10sdl¡Ice,o.bje.tq 'd~ IlJ,rGf~j1 cia.q.lte','ella'¡es;..La,<fj1f;}.so,f.1ai" entQ!lºº-S,.:.a~mK ~;;ti¡ii:~d ~:gtla~ar,.n.o(Sólo;Iosiprirt~pjQs"::d.~":'G.¡[d_aicle.lii:¡¡f.siÚ.o.,:)tam hién;. l\lf;Rffi1Ci¡i}0.~~Rmti~i!'15: a~'t6das las cien.~j.'!.s.:~i..:p.?r ta.\1.fg.;¡!2~.~P.rjl).c:.ip.íºs_ mas ulUvetSíi.I~i~r;@,sii:jñlí;, .. st9;s, prEic:.iPiQs;:; ~ d.el.ni~lgún:m oda lo hace dogmatícamente sino aceptando todos los problemas y dificultades -aporías~.,.qu.e ellos.,:o.f~ecen,.A, trllvés,:de'. esas:.. ificultades, la filosofía d se busca a SI misma. Y . .iustamente. Arjstótele,~ llama a la fi1osof(.

.0•

.!
• 1

.!
1

fi1t/'.,
!¡.~.

"-.,t'.'

76

INTRODUCCIQN A LA FlLOSOFIA
lO.!casos particulares que caen bajo lo. universal" .
\

¡'f~

,.
ARlSTOTELES 77

De la defini;ión resulta que la filosofía es: 1) una.ciencia,o • ,.i sea u'n conocimiento riguroso; 2) una ciencia teórica que se mueve por. .' :" el puro deseo de saber sin buscar utilidad posterior; 3) que esta ciencia ' "~., versa sobre los primeros princi~io,s y primerásca~sas del ente en cuanto ente. ¿Y cómo surge para 'Anstoteles la fl1osofw? Surge..como conse• . ,\:' •.. ' , cuencia de la ignorancia Y del asombro que, en medio de esa ignorancia, •. producen las cosas cuyas causas se .desconoccn, Escuchemos.:sus pala. bras que están, como las precedentes, en el primer libro de la Metafísi~

.1 .'" • .1'
I
¡ .'

justificar que no debemos filosofar. Por consiguiente, en todos los casos debemosjilosojar" .

,.

Aristóteles ya está en condiciones de ensayar una definición de .la filosofía y así lo hace con estas palabras:
/'Es necesario que sea la c(encia teórica de los primeros , principios Y de las primeras causas::"-

I ,. r.
<-

r
f

li

\'. 1:,'

F
I

¡
n,

..
,

~

i , ~

:',.>:':
:.... ., • •

~.

ca:

.:

",

.
.>"
.
.

.'.

. "Los, hombres cOmienzany co¡¡¡enz.aJ'(Jnsiempre.;p..[i.Iosofar movidos por la admiración ,.:.;d'~I;oel.que:p!a¡jtea un prpbleT,l.1a se .adn¡ij'q,.reconoc~ SL( ignorancia ..i' '.';,., y De suerte que, si filosofarqn para hujuie .la.ignoran.c.!'!',..: es:clara que buscaban e(S,aber en ;vista del conQcimien~", to, y no por alguna utilidad'.'; .. ; , '.: ',.

',.1' .1.J.

..':...., :....... . .' , . Per¡nanente.mente. e$.:consqiente..AJ:istótel!,s.der)Qalejada. que. • •. : .'. está la filosofía de nuestras inmediittasr¡ec.esida.des;peioestq lej,os'd,e • ; rebajarla, .le otorga: e1,se.110 su..propiajerarq)iúi.-Refij'jéiido.se.'1l~:e)li[" de dice:.. ,:
.r" ; .

....

..
.~.,

.":'.
•. .: -.

-1..

,"'l
i

\

¡

....,... ,.:;.:

'Todas las otras ciencias son l!Iás. necesarias ..flue .ésta; --, ,. pero mejor, ninguna ",... . ;'..::

.f;"'
~) ~ .
,1" -,

.~:: • ). . ,,::. • ,'.

• .
""

.:<.

.t"

.".... ." ss"iiecir:qu,elCl;lalquiKr;,-9.~~~,;9iep.fi~!'}lqp~QJ.e¡ : es.,I)JS;!;!1ecp~arg)¡ I q(le,:.!E: .filosoJía)ys~t.i~face. m~~; ed)at.~men~e~as¡ irWJ ll~cesida:4:e.~,yitll'ys: .d.~l;~l,!~;bre.í' otr~spalabras, .la Jilosof~aes m,utU,Pero p~r máS;'ll1e En. sea"mutil la f¡]oso[¡a surge .como una dunenSIOI1.humana.mefudlble. En.uno de los fragmentos del Protréptico, respondiendo la pregun,ta. de.si debemos filosofar, dice:
... ;';. " . '.:0 .debemos filosofar o no debemos. Si deb.emos, fila.sojemos",,8i';'.no,.:.debemos:. :también filosofe/nos vara .
~: :... '.

". ~.,

I

~¡ • ",
0-,

~
..
,t

"'

"1 .:

1, ".
. .~.

¡'.

COn sil' car'áCter de' inutilidád la filosofía' muestrá 'su incapacr" dad 'parael negóCí6', el nec-otium.sinémtilirgo esto era, pa.ra Aristóteles; lo propio di,la ,téóría que surgía recién cuando el hombre pqd{a libérarse del tráfico pragmático con las cosas. Por. esoJa filos8fíá"c'xjgc . el. ocio '-0 tiUJn r;X'ige, -, la:lioiiri'Ci(jil" él:'hegb'iitJrlí::rhÓ"seiía':lii'é8'ITi!c d Id iiiterpretar.: .este .ocio cómo un .no 'hacer hada, Su alcance es, senci' llamente, no negociai' ¿Oil' las cosas sino detenerse en 10 innecesário de :ellas'y preguntarse por 10 que:ellas' son. Deeste mod.(:r'se.1dg'ta"la más elevad.a:de .las actividádes,"la "práxis"perfé:c'fiL qué' ei:¡:lensáinien' ta>tl1"perrsámi~'ritoYtomó:1iÓ'i:go loyereliJos;'!ió es ~í.1l1 niovimiento ca" mún:'süi',,:i-lii más!' el~vada:;crase'~de'riibvimiento: '-se. 'di~thigue' 'de' los otrds':üi.ovimientos' pol'qÜe'su' fin";;';'rnmiiúente .. El fiíidcl""difiCai;::'i:íor ejemplo, es exterior al movimiento' del edificar, es producir cosas; pero el fin del pensamiento no sale de él; sino que es interior a éhnisJ11o, No. se detiene al' prodücil'úria ol;¡'ril'; sind'qü'e sua.~ti\¡idild;iempre contmúa: En semejante;::inÍii.telTumpidti\liietivitl\iW'colisísti: la"filosofía. para Aris, tóteles,'.. . .' ¡l.dentrémonos abora en la' filosofía de Aristóteles que cons-: tituye;' ciertamente, la culminación del pensamiento griego..ya' que' desPI1~sde él este pensamiento entró en un progresivo camino de oscu~ recimiento: NQsotrú'sYá"jíemos!visto que.Árjstóteles parte del supuesto de'que."tiJd'a'S::'lás"c6sascsbn:<"la'¥j~úfá:e~.'iil arbol es, 'eLlioif¡brc'~s~la mesrl'e'~;'¿(ii'st¡':ojg-s." 'Ea TOfii:fídií(f;/'iiuéi,:"&¡ 'Sery'caciii uri'a'de las.cosas . de"i!iÚr T¡;hiiiéhid''tcirma :Pilrle"d'ii é'iHfeif:iá meoicfaque es; en' la'medida . .q ti~'iYá'díbí¡;'ii iÜW'g¿¡':' Tanibién.hep1~s. .Y,istQ' qu~"ªsíc;ohJ o'l6'qü e'p a¡1ieil?ttlel' viyjr.~s,Y,i,~jeNfe). ,aw~.r,~n:j~n~~',!~~ue.part.l.c.j'pa;. .. e!... ~~9l d.",I es ~ ~Irt!'., on -on es el partIcIpIO delmfnlltlvo' emlil, verbo g~lego que slg. nilica Ser-o Aristóteles es el primer. filósofo' que pone de Un modo explícito al ente como objeto propio de la 'fiIosofía; Conio ya dijimos en .otra oportunidad, Aristóteles significaría, pues, para la historia del pensamiento de Occidente el.poniente absoluto, en e! d.oble selitido de esta palabra: Poniente es el que pone y; por tanto, da naCimiento a. algo. En este caso, poni"elite sería poner el ente y originar, de estemodo,'un filosofar'entitativo, Pero poniente significa también'ellugar donde el sol se' pone, el ocaso, el ténnino de una'jornada luminosa . Con el poniente 'se 'inicia' el crepÍlsculo, No olvid;emos, 'sin embargo, que, Justamente ése es el momento cuando el bÍlh'o.de Minerva fuicía" su vuelo; ... -', Pues bien;' 'illistótéleS'póúecáJénte'-¿bmo objeto de' Iafilosoffa .
••,:"" ••.••• ",'. •••• o', ' •• ~ • '. •• _ •

es'

.

~~:

lo

Pero lo pone en fonna' interrogativa y adviel:te, entonces, que preguntarse por el ente en cuanto ente es lo propio de aquélla. Además, afirma Atistóteles en innumerables pasajes de su obra, ente se'dicedemuchas maneras_~Comencemas abservanda. que cuando... asatro.s.decimos n que una casa es puede tener,. en primer lügar, uná'dü'ble sigiiificación: puede niferÍJ:Se '11 esa có~ tenga realid.ad 9 eXista:;'ü;'por af[,i'pa.rt~, par media de ese .es pademos 'predicar alga' tri;' 'esá' éiisa. ;~tleclQ .decir que Sócrates es', '"ií el se'ií.tido..de .que... .xiste, yv\\eda"f~i¡1,bién.;.4ecir e que Sócrates es hombre; es. ateníeIise,. e.sfilósafO;;yalj élj1riine(mg~lq. nos enfrentamos al ente en Su sentida pi:inii:do,'ael' cuan:i6léiiios<i1l:'e~ 'diC3I de distintas. maneras; el ente, que.,.es,¡p)les'suj.etQ..c1.e.;,pr.edica<;,iqn, que está par debajo"::"sub-stare::'"Y soportatodoslos'predicados. El ente en sentido primaJio por el cual se pregunta la filosofía eS;i'entonc:es, el sujeto individtial, la .sustancia,a¡Isía. Esta es la queAristÓtéles'r~~" ponde a la pregunta que anteriormente leímas y que está en elséptÍlno libro de la Metafísica: .

J.
.':.,
<

k'

.:~~

f.

~ ..

que;

:}
:1
ji

H. !.J.."

¡t... tI

r, .

r
1,

•..!,•....

.. ftj.~."
r.

J..
"1. ..••

.. :;~~ ."l"""~\ ..
';
"

...~;.'. );,

':

.;/I ... ; ~
;-':1

nalidad resulta. clara que si sacamos esos predic~dosJ'!holllbre:.deja de ser hombre. En cambio si.decimos que el hombre ell'¡vez de ser blanca es 'negro,,:y.en, vez. de.ser.~arpjntel:a .eS' agriéultor,; en.'.ningún casb'.el hombre: ~e~a,f!!<.ser, .• hombre. Lo.s,pJime~osson las predicados. esenciales; los segundas, . los predicados:"laccidentale~,.:.L~s,predi~ados\..esenciales , están: aludien<l9;o .0b.y,iaW~I)te,.:.a. que)a~, casa .es, al qué de)á casa;' a la. su quidídad ;..,e.~t4n ,al,uc1iendo, en. suma"a. ,la ,.que.ÑW<?tejes Jlaília esencía: . .!<~.ese!1~;ae~. que J~:,c.asa;es,,Jo::gue. . ~on~,titLiYea)a cosa y, por esa se'correspond~.;ClJ.J1,},,,,:;sustal1cia, la eseiiCiá tiene una relaPero ción más directa can la defÍ11ición,.con. el concepto mediante el cual la sustancia se refleja en el entendimiento.. Su realidad, púes, es derivada y secundaria y, par ello, también, se la llama sustancia segunda. Esencia es Jo que esencialmente se predica dela sustancia, pero mientras en ésta el acento cae en la .Í11cJividual; la esencia el acento. cae en la en que puede.ser objeta de defÍl1Ícióny, por tanta, universalizarse. Sustancia Y. esencia',. en suma, son la misma cosa pero consideradas desde perspectivas distintas. La sustancia, ya la hemas visto, es el sujeto individual que 110. necesita de atra cosa para existir y es de ella de la que se hace toela predicaciÓn pasible; En.i:im1bia,11;): qüe de ella-se pr.edica -;tanta'.en,lapre; ¡f!cación,esenciBh~aliloljenla, accidental'¡¡-:naj:niede,kner-i:in:i;,existencia independiente. sina'que necesita de:la.sust.anpia,cama. sujeta: .tJ.It~.c:l:i1 . A'las,.géneros'.su'jJremas':de,'la'.predícaci6n,:Aris.tóteles¡J1fim'a :dategorías".Ca tegorí a.. es, .. l1.ta.n<;es,' , e el,.pre'c1icada,que dúlce •.. ret'eréiid •.:a que ,alga,es sustancia. o,:Una,miihera;deteimÍ11ada.d~ de,esa.sustancia, ser.. . ~ ousea'¡,un,'accidente'¡ Au'nque a veces, cama en la Física habla de ocho. categorías, en el tratado .de las Categol'Ías Aristóteles ofrece ,una lista de diez: J. la sustaitcía, cama hombre; caballa; 2, .Ja'lcantidad, cama das metros"de larga; 3. l",:cualidad, cama blanca; 4":Iít:;relacíón',como doble, mitad; S,:"el1ugar,'C0l110 e¡mercado,en el Liceo.; 6. el-tiemllO\ en cama ayer, mafiana; 7. la posíción,,,cama sentado, parado;'8.jd:I",~s'ilid'o', como calzada, armado; 9:'Ja:'ac.dón" coma carta, quema; lO~'llá '¡íasipp, cama es cartada, se quema. . Incluir 'en esta lista a la sustancia ofrece una. cierta dificultad ya que, como hemos dicho, categ~ría es lo que se predica delllia 'Sustancia Índividual. Pero la sustaiicia también puede ser predicado como cuando decimos, por'ejemplo, que el hombre es una sustancia a.que la piedra. es una sustancia. Delodas.:estaS:l.categbrías: es:.'e'vident'e:~que' la prin¡era. y fundamental es la sustanciiJ Y. qUe las nueve.,.):.esJantes son mados d'e,'sér' o. acCidentes>de'.la'.sustancia ..Las categ~ii'as 'ellumerail, en definitiva, las muchas maneras en que.ei'ente se puede decir .y, entre eDas, la sustancia afirma: su' prioridad. Al comeiJzar el séptima Jibra

io

','.

~~:¡~i ..
\ '¡','

•. ••• .1
.
~"

'-'

: .
.~V'

,

e2

."~ • •. ••..... . •. . . ." . • • • • . •. .' . •
,." .
",-"

." :'~ .:¡
" ..
-

.;¡;;, .

. 80

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

.,
"El ente se dice de muchas maneras' ... pues por una .,' ". parte .significa la esencia y el individuo determinado.y, por otra, la cualidad;"la cantidad o ,cualquiera de los otros predicact0s de esta clase.'Pero' entre'estos sentidas' .".... 'del ente es lWidente que el ente en sentido' priniero'es li:/':' :1: .::'¡" esenCia.que. significa la sustancia ... y lds afijo:,.se l/a-' ' ., man entes 'por ser cantidades o cualidades' o afliccion'es" oalguna otia cosa del ente en ese sentido",' ...
"

de la Metafísica, leemos:

r ~i
f

ARISTOTELES

81.

:'::::.~
El bronce, por ejemplo, na sólo es desde donde se hace la esta-~,,: tua sino que, 'además, es de lo que la- esta-tua- está becha. Pero la-mate. ria- perrr¡anec;e como algo indeterminado. ha-sta-.ql]e.. o recibe .una- forman determinada" que,Ja-.de.terriiina a ser estO".O' aquello. De modo que . mientras' la-'{¡¡a-teria-' de lo que está hecha- una- cosa-; la-form'a es lo que' es hace que ésa- cosa- sea 10'que es. Un trozo de ma-deta, por ejemplo, puee de llegara- ser o mesa-, o silla- o puerta; y es la fOílila-,jusla-mente, la que ha-ce que sea una. d'e esta-s cosa-s. La- forma- informa- a-la-materia- y la hace ser una- susta-ncia determinada. la.materia '(~s,pulls,;iII1,principio pa-sivo y la forma un principio ..a-c~ivo;1a materia-lÍn ¡iiiric'ipl0 'd'etermmable y la forma un prindpio' "Cl¿térrninante. Mateii'á': y Toi-ina:,'d'ice"Aristóteles,' son .principios correla-tivos. que no. exis.ten.sepa-tados sino como elementos'consti'tü1i.'Íos;d¡Ua-, sustanCiá e' inma-nentes' a- ej¡~'''..'ú 'jiia-te'ria-sin la' . f6mia 'es. ¡UgÓ_ indeteimiiíiiª';," .. ""ci-ó' b'un'¿á':Ji'igaa..'.. serli~;a pnva-ción, J . .,., ,.... "-~l' '3 o.. ."•••.•• '}uPFa. se"id~l1ti..fi~~cq,n erp'o:s~.r. La .1)1!iteriá"és"t¡n 'Casi,i¡el';: sa-Ig'?_9fl~.. .. e aunque a-ctu31ineIite 'no constituye una- susta-ncia-, está orienta-da- a-serlo, ." : ,' ..: ."."l'.¡ .......•. "",_' . "es tiiia sustancIa én p"ótenCia-.'Eh e¡libro octa-vo cTe'laMetafísica' leemos
¡I~'""
r .•

. ,'.

.....

(

,o.

eg"
..

,

.

'..

:'.
'.

• i'

.. '.'

•'J

"

,.:~.;

.t.
:

',',':

.

Las palabras aIistotélicas nos indican con claridad que 'sólo. ala sustancia le corresponde de un modo originaria y absolufo el ser' eift'e: La cantidad, la cualidad y las demás' categorías también tienen entidad pew no lo tienen en sentido absoluto sino sólo por su refeferlCia a)a sustancia. Evidentemente que también la extensión es Y eVcolor es "pero únicamente son en la medida que son extensión y color de una sustancia. De modo, entonces, que la entidad no es idéntica cuando 'la predicamos de la sustancia y de las otras categorías. No tiene siemp.re'la 'misma significación yno es, por tanto, un términci'lmíi¡oco: Pero tanipóco la predicamos de un modo totalmente diferente :/'no es,por.ello;.un término equívoco. Siempre la: predicamos' pot referencia' a"'una.'teali' dad primada a la que le-pertenece por excelencia. Eso:es que Aristóteles. entiende por analogía- y 10 explica con el ejempló:{[e ]¡\"Salud; Sano se puede decir de'un alimento,' de un,.ejercicio, de un remedio'; de un síntoma .. Pero, en sentido primario.; sano es el individuoJ:que posee ..salud. El alimento, el ejercicio, el. remedio, el síntoma sólo so;n sanos, en la ,medida- que proporciona-n. o conséi'Vn11;'o'resta-blecen"\} " manifiestan la sa-Iud del individuo sano. Lo mismo pasa con ..la sustancia; sólo. ella tiene estricta razón de ente. Las otras categor-ías sólo son entes en la medida que se refl",ren a la sustancia. ' • Abora bien, en .1a na-tura-Iew' Ia-s'susta-ncías están scirtletida-s. al devenir y, por ello, en permanente proceso de genera-ción y conupción: Toda- ,susta-ncía--,prov-iene .de a-lgo,.,ya-"existen'te:ya,:qüe,.de'lá' mida¡;na-dasa-le; Y 'eso. d.e::d'onde,:'proyiene.'una- .susta-ncim,es:1o'queAristóteles.Hamª materia-.~Pero:"la- ma-teria-''no..sólo es.elsus1:ra-tÓ.'d"éiédonde 'prO'viéne:rüiia sus1:a-ncíll';,.sirro., que';'esa-;-matéria-::es"de: lb' que"estáhcch,Ha:. susta-ncÜl.:.Y; p.. orda-nto;;-esti' en,'eUa:;,le.es ;inmanenté:, .. n la Física-, dice Aristóteles: E

':O~",

,....

'.'

•.

".

~.

'0_.

.•.•

. ••.•.

p

,

eslo:

. ':Al decir liiatei--ia refiero a la que,nD. siendo en acto me algo determinado, es en potencia algo detim71inado".
.. ". , .. ,-¡-'(~ .; ')' • '.'~' .••.-." ,~.' . , ... ,. ',.,' ••.• •• " -., •

lo

•••

~w ••

....
~.,'

' ¡'." ~:.

.:::.(
",

...

,': .

.~" ,;;'¡ •.

. .,l.

"Y •..en efecto, .llamo materia al primer sujeto -de cada '..'.,.. .¡ cosa,. de donde la cosa.se genera.y que 'es:un,elemento.,:, '. inmanente a ella"." i:" . ;~: .; ,~, ~.~:;:.

: .-1::

~;~. f,.:..;::
; ...~.!".

.La rela-cion .ma-teria,forma nos, c.Qnq:uce,';.eI1~o.f1ces,' otra rela.. a ción funda-rriental enADst'óteJes:'Ia- depoteiidá:ácto':~'lvnentra's Ji¡ i\I'imer~,.~sta .:cririÍiiciaa mosti-~ ;'principainú;n le" Iaestrú ctü',:¡¡' ihriia-,Íelite' de 1a-sjl;~fá';Gia-s y, :o~rece.'"poi t,!n.to/'l<na' vislóñestátic'a; la-r.elación pot~n- . cia-cacto.. rriuestra--.cómo, las 'susta-hcias ... ca-mbia-n y ,cómo ..ella-s.están en, '.. permai;énte .ciinamJS¡'llO'.Potencia- y a-cto son, dentro del" pénniíiié,íte dinamismo de la rea-lida-d, distintos modos de ser de la-sustancia. La- huma-llida-d está, ciellamente, tanto en el nmo como en el hombre; pero lo está de diferente ma-nem. El niño liÓ ha- actlla-lizado, a-ún. la 1:ota-1 huma-nida-d y está, por eUo, en potencia- de ser hombre. Cua-ndo el niño se. ha-cehómbre es, entonces hombre en acto. potencia - dinamis-. es, pues, h cjui~uiia' cosa- 'pueoé' y, ti",ne que llega-r.a ser p.erqJocJa-ví a-no lo es",Adó.~,-{)liergeia-- es, 'esa niisma Cosa-¿¡üe ha d'ey~iii'¡jo'Y'Iie-gadd 'ser ' tenía que','sei:' La s~rri'¡¡1a-'ei'ui(áJ'b61 en potencia-; e!árbol es 13 a-c.!ualizaCióri de la semilla-.. En el noveno libro de la Metafísica-, dice Aristóteles; . .

fo~.qiíe

a

,r ..~~

':~t:~ .

"ECa~to. pues, es la existenciá de un objelo,' pero '110 . del moda que lohimios expre,¡'ádopOI' la potencia. Decimos,pór e;e'I¡plo,' que Hennes' está eir"pgtencia en
"

¡ .•.

: '.

.

.

82

1I'11.l.~UUU\,,;\..-lVJ.'1 .n. .•....••.•.•..• •....•..••.... """' ~ ~-

la madera, JI la semi/inea en la linea entera parque 'de ella puede ser sacada, Llamamas también sabia en patencia a "quien, aunque na especula, es capaz de especular, El estada apuesta en cada una de 'estas'casasexiste en acta, . , El acto será, pues, como el ser que constrtl)le es al"ser que tiene la facultad de constrtlii, el ser despierto al que.duerme,' el ser que ve a aquél quelielie . los ejos cen'adas pero pasee la ~.ista,la que ha sido' sepOl:adade la materia a la materia, la' que es elaboúidá a la qúe na es elabarado': ., Es importante advertir que la pdte'f1.;l~siempre'..estiUirdeijadlt'Íl un ac.tü&f' cuál sólo es:\.llja"realidadme~lJr ; éllo"i:i'po'teñCiá'í;b puede ser coinprendidaábstractamente, sjj-¡(j"como¡iotenci1:l e uü' á'dú d determinado "al cu.al está ordenada, Esta .semilla, por 'ejemplo; est~"en poten.Cia '. de . ser'. un árbol y no una planta de 'lec1lUga."Pof'ese motivo el acto tiene una' prioridad ontológiCa y, en ciertó modo, 'está ya presente en la potencia, . .. El ser en potenCia, hemos dicho, es una entidad. menor que el ser en acto; pero aunque ¡nenor, en sí misma también es'una entidad y, de ningÍln modo, un puro no-ser.' El niño está en' poteiJCia de ser hombre, pero el nifio actualmente es nillo, está en acto de ser niño, Todas ú¡s cosas de la realidad, entC)]\ces,están' en poteúcíay aÚn, 'Son actualmente algo y están en potenCia de ser oti'a cosa, .. .' Lti potencia v.aa-ctllalizái-ioüsrr iicslI'respectivo' actÓ'ipbI"Iri,edio e del' nioviii,ie,i'to', J;:I'¡'¡¡ovin1ieÍlto' es';jú'shimeÍlte;"er ¡iaso dé',' ¡ipo:t~¡lªja ] aL acto;. es'e1 pi'oceso' cte'acfualiiaciói\/conl0Ió'expresa Aristótél'es~'en la 'Física: '"'-'--'" ..,:.,.. " .....•..• '....

T
'.>r.

¡

qne en ellllovilniento del que edifica una c'asabl resultado es la ~asa o sea algo exterior, algo trasceJidente al movinJiento nlislllo.. Enicambio Aristót<31es. reselYa el.nombrede. acto ¡-:energeia únicamente,a'l,.';;o~.¡:¡¡';'i¡t.o;:eii;'él iíill.el.:flll~s.inll1~iiehté; id pwceso,ní'is.mo. El' a~'to'es, ~ pues, un JJ1ovb~ieni~~Jli~ [iD de inismo y en sí n'¡isIno,quena marcha hacia otra Cos¡J.sinoqu.e en sí mismo tiene su plenitud, Tal es lo.que sucede con el pensamientq, En el noveno libio de la MetafíSica leemós:

es

• • • •• •
••••
..

Por'


"

:1'

~
" ~!

Ji

.

''De. estos diferentes procesos. es necesario l/amar a las lInas 11'101'imientos, los oiras actos, pues todo movia mientO' es impel!ecta coma el adelgazamiento, el estudia, la marcha, la construcción: son movimientos y ciertam,mte incompletos. No se puede, en efecto, al mislilO tiempo marchar .JI haber marchado, edificar y haber edificada, del'enir JI, haber devenida, recibir tÚ' movimientO' JI haberlo recibido; no es tampaco la misma cosa mover JI haber. movida: Pero es la misma cosa .ia que, a la vez, 've JI ha visto, piensa y ha pensado, A un proceso tai la ¡lama acta y al otra movimiento ",' Las palabras de AJistóteles nos cunfirman, pues, que el acto es un tipo de movimiento, pero distinto al movimieiJto común, El movimiento propiamen te dicho tiene una meta trascendente a sí mismo como en el caso del edifical" y -la.casa edificada, En cambio' el acto -energeia-,- tiene. su fIn inmanente en el proc~so mismo,. El ejemplo más. elevado de.actb.:~s el pensamiento que'consiste en pura actividad, en pura praxis. El acto tiene para Aristóteles una perfecta circularidad .pOliq\I,~.,,~~n}.-~hnl,(),ym*l1tº,.<;if.sUJ~M~o)¡ay; (\'1:i¡:),aciaJo .~x.t"ri.or, o .hay n un,:t-rascender'al'C:úcu]o, sino'que él fin siempre'es interrio.,a la.. iJ:culari-, c ,daci, El.movirriiento cil'cular supone que cualquier alejamiento de un punto es también una aproximación a él y por eso en este movimiento principio y fin se. confunden, Mientras propio del acto, pues, es su permanente actividad, caracteriza al movimiento propiamente dicho el cesar cuando U'egaa su ténnino, E1l11ovimientosólo es un tránsito de la potencia al acto y la actualización de la potencia supone la cesación delmoyimiento. Aristóteles c1istingu.e cuatro clases de.movimientoq.ue es\áu "~nr.elació.n;,co,I1,,.di.stintas ,categorías: ge¡!~t:aciqny.. COFupciónq ue. .L. "1""""'" 'se;l:efeI'Fen, la,'sustancl3.;crecimien tOo. .dl~minucion, refe~idó.s,a.lacan, a y. tiClad.;,al.te.ración; .como' c"mDio ele c'u"liaaa ,tJ'aslacióll';;coJ.no;,desplaza•• "', ~"'" ' •• " ;o •••••• , •••••• " •••• ,

. ••
• •• •, .

.:1

.'-1

,

••••• e.

"~

';' .!\"

~i
.fy. -(,0-,
o"~.

* • , ••••
..

',.'

"Mavimiento es el aCto de un ente en potenCia en.tanto que estiren potencia ", .. .... .

':'1.:: . .- "

.: *:
•>
"

J.. ..,.. '.

Esta definición noS señala un proceso en el cuil la 'co'satodavía no se h¡i actualizado en laque ella puede llegar a ser. ElmovimieúÚi'aparece C01\lO ',Ido que 'sin embargo no es a'cto puro' y está refiriél1ti;¡ dose a uDlipótenGÍ" que, siiJ embargo, no' es,púra' potel1cia: P6teso."~n AristóteJe's"liáy:rroS''foHüas. de 'collcebir. el'movimiimto': 'ull'á';'ci'ni\J'Vim,entopropiament"dicho; otra el moiiinliento 'que 'el a¿tcr~S'2:Mo~i •. . miento, pr,o~iall1ente",dichO J!an1a.~,.t()1~s ',I,aS}C9,~~I?S~~:.tW.E().I~~9tf'.r y~n ellas,.-p1Isl1)a8"'1Jn .-telos- 'aunque}engan un' termlllO -petas", }iV Por eso"Ciúliioo.Jtegaj¡.l\"s,u.J~rnl!no.-;-péras- ésté\l~ distil1t~Cdela,aL ción, Una cosa es edil1car Y otra el haber edificado una.'obra, Es deGil' I

:}
'.~::'.{q\.

r.l,;,.'

' •.•. ,'.

,,',l."'"

',,-

.. •.._~ . I.
,"

..•

,•• ,,-

'.¡

. ".'"'

•.••. ..,. l..

,:;. .•.•.•.• ,',<,:.1"'"

1 ';I'r,'"

1

."".

"

••••.

.

"t...
,.,t'..

'-rrl'ifú1-té>.'"i:Te:ün: Jii;g~h~.4:,:'~:t.~?~~¡~:fi.~,,;~ ~._'.'1' \~. ,',;.

:..'! •.;~:~;

~':;~ .\'.::

• ~.'.:..'~'''~':~•.

L ••

:

:.~

~~~

••••••

.•••.• .:,' .• #

. ,~ar3;;;.Hue,"umr.cosa'que .está"'en :poteñcia, puédái 'ac.tualizil.rse . .s.e,nece.sitan-,causas .que.estén enado .. "Por Iris cáusas,' pues, una cosa 't. ,....•.. u,_' \ .. '~ ,~'_',.:', . '.l,-"l ." .1"'1, ,.-: .

.'i _ '-;1

.' • . .,' . .' •...
.
"

.f

e

:

.<'

:~: .':
• •


.

• ¡

.,
INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

,

ú

I¡ ,
,
.1.

AlUSTOTELES algo nos encontramos con la definición pitagórico Al-quitas de Tarento:

,

35: 'tomada del. '. .

• •

•. •

que da Aristóteles,

.:",",'
•••• '~. .

'

.... .
.

• • • e<'.'
.,i,
.;':

'llega a ser. lo que ella es y es también por esas'causas que esa cosa puede llegar a sér. conbcida, Las' .ca1:Isas,segúIl'Aristóteles, son.cúatrb',:"causa: . iri~t¡;riá'I.,'J:ausa: fohnal;'causa'e:ficienté: :Y'd'ahsa fiiiál:"L~'c'ausá;:iTIateí:ia'l éS la'iitáterla o.s'~a aquello' ek lo' c:uaI'tllla'cosa está',l\ecl\a y'es' Ínn'iafienÚl, u"13' cbsa:' La cáusa fornial es Ia'fbrnHr; es Ta'-que-infóÍÍ11aá'tá\'i'nfrterili.. a~' p r'a.qtlC;Se1J:,lna'detennilrad'it~sustaiic¡'h Como' laanteiior, también -la caul ..sa formal está en la sustancia, 'cs inmanente a ella, L;;caús'aJ'efiCi¡Úl:'teces aquella que da origen al' movilniento para que la' 'cosa :llegue a ser lo que .es, PClI"últiiúo'lacausa"fmáJ"es'llqll_ella'que tiéne--ratóli"d\din o sea aquelloéoÍf iéhi8ón"a ló'-'cúal'U:n:~ co~a" eS'heciúi':"Estas' dos últimas causas, na están en la cosa; nO son inmanentes a ellas síno trascendentes. En el quinto libro dc la Metafísica; dice Aristóteles:
"Sé . llama causa. en un primú sentido, la materia innjanente ele la'cuál' una cosa está' hecha'-- or ejemplo, p el bronce es 'caúsade la e.itatua;Y la plata de la copa, , , En otro :sentido, la'causa es la formay el paradigma', . , La causa.es además el primerpi-incipio del carhbio O del reposo.- por ejemplo, el autor ele una decisión es causa de la acción y el padre es causa del hijo, y, en general, el age1lte es causa de lo que es hecho y el que'produce el cambio de lo que lo sufre. La causa es.. también':-el filI, es decir la causa final. aquello para Id que algo se hace, por ejemplo. elelpasear es causa lasalud.. ¿Por qué en efecto se pasea'1ReSpOl¡demos:para estar 'salIO, Y,'. habiendo dicho 'asl, creeinos haber dado la' causa"_

"ti

iienzpo. es

nÚJ1J,e'~Q o

-lnedida.del.'mol'in.iÚn'to"

.

Según esta definición' advertimos que el .tiempo supone cosas._ pues el, mo.vimiento"es-mo.vinJiento ..de-cosas,y ,~r¡tie co.ses,.EI. tiempo lio . . es.,sin."CQsasy",r.ecíprocalll,en,te".siJl, c!isa~;Jw,:lwy,.ti,itíli;o:- Pero los alllilisis aristotélicos nos conducen,. además, a algo de capital importancia: la eternidad del movimiento, Eí-L.e.fecto, nPi~'Jposible,ql,le~fC¡:moyirn.ien~ tO)Ulya,. cOI¡~el¡z.~(19.,en:¡.~k,.ticn)J:>g;::)',a -no ,eXiste .tiempo.,sin ,mq"!: . que fiÚento, del. ¡¡~l!ll ólo es su 'Ilúrnero o medida:. gupon\,:I~;I'.or"otra p~ar;te,; s un tiempo anterior al movinüento sería suponer una pura potencialidad, en cuyo caso .el,mqvimiento .nunca,se húbiera ..¡jüciadoya que'el movi . miento necesita de una causa en acto para comenzar, Así lo dice Aris. . tóteles en el libro XII de la Metafísi~~': ..
;

I

.;

.' .' . .: .' • .
.;::'<
'''' ....
_'.L': •
:.~ .

:;~t, .•

"FIles ¿cómo podrd. haber movimiellto si no hay ninguna causa en acto?.J-,a madera, .en efecto, no se mOIle. rá a sí misma. sino que la mo Jlerá arte del carpintero" .el
.¡. El,mo,vilnientq;l'P!>!~s.,;es. cü;rjl();¡,eC?p1,?!0".~s1t.~b~_~p e], mund'i' . do nel"Vese.rilQ)(ilniel)~,q!,?;p_0n.te~e" mo¥iniientfiJ:, perfec'tó:'coino .eter, ,Este np"que',es )lo,tiene ..ni comienzO. ni fin:¥ es,en' éLd.onde tierre.suorigen ' )!¡;su.,tém1ino .todo. otro ..mQy.imiento,.En el Tratado del Cielo, Al'istóteles lo dice con las siguien tes palabras: el'

.

,Eg' .causa:',':en:d:efi'iiHlva,:es(l:ausil'_: mo~iillieiito~ pof"ihédio.d (]el,

l:;t~
)Jo"

-/

•... ::

Cllal';t94_.iJas1.cosas'llegillFa -se!' ~i¡:'qué' son,',Y -er'Iirobleiiiár'irei'~oyi-' .¡\liénto' ';n'l5s"cdn'dUce 'a" otro '~pr'obIeniil" de';extraordinaria'i'importailcla 'en'e-I 'pensanífento' anstotélicci:' d 'd'eI-:tiern'pó:'La vincllláción der-tíém~ po' al inovilniento es constantemerite testinlOniada por Arist'ófeles"y en el cuarto libro de la Física la resume diciendo: . '", .

"¡r._

~. '

.['ii
.

"Este. movimiento, siendo pe/tecto, contiene los mov;mieiJtos impe/fectos que tienen un limite y un término, y'no teniendo él ni comienzo.nij¡n sino elurando intel~ mina'blemente dui'anie' im tiempo infinito es pOJ'alo.s ot':os mOllimientos la causa ele.su comienzoy la meta de su cese:""
Eseyic1ente' q).le., e*',¡lw;\<imiento¡ pei-iecto yé'Ún;q, . del. cual se da tqdo.otro movilniento, en sÍ,mismo es un acto, Esemovi--' miento, en efecto, tiene su fin en sí mismo Y,.nllnca.JJcga'a un término sino qUe inflllitaineÍ1t~ a sí mismo se continúa en una pennanente lIC' tividad, Ahora bien, resulta 'claro que si.el tiempo es la medida de] mo. vilniento, mensurar un movilniento infinito requerirá un tiemp'o infilii. ta,.,.Eso es lo que Aristóteles dice .en el sexto,libro de la Física:

,.!

.¡'No existe tiempo sin movimiento ",'1 .

. ;.:: ,

-.:1' , '.':~ .
';;:,

'denil-o.

~":

:i,;'-:
• -,1.

.d'

• ,?,,:,

.Sin' embargo' testinloniar esta dependencia lJO'súpo11e' identifi. car tiempo Y' movimi<;nto Y 'el mismo AristóteleS dice queeI-tiempo no' es movimiento. La conc!usíón que saca, entonces; es que eEtiéf(iJ:l,o . no es. el.moviJiÚertto. ni ~xiste sin el movimientoc'Advrrtamos; entoiíces, qtle"si'éltieinpo'no exis'te sin el movimiento y,siJi'embargo, no se ';,1.ntifir.n con él deberá' ser algo del mismo, SinOS preguntamos-pcir ése

:~:
;,;. .¡~~ •••••• :.

,
f

..•..

.•...•.

.;;
..

86

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

"No es posible recorrer un camino infinito en U1l tiempo j)"i/o, tli un camino finito en un tiempo infinito;.pero si es infinito el iiempo será también infinita la grandeza recorrida; y si es i"finito. la grandeia recorrida, será infinito también el tiempo ". Pero la' definición del tiempo debe llevamos a una última conclusión. El hecho de que él no se identifique con elmovimielito sino que sea su número o medida supone que haya alguien qüe numere.o mida. Sin mens no hay mensUr>!o Resulta' comprensible,. ent.onces, que cuando AIistóteles 's.e'pregunta. si el tiempo 'pú'ede:darse'sin:elabna/.responde en la Física; . . . "Si nadie puede ,contar por naturaleza sino ,,1 alma,.y-en el ab'na fa inteligd¡cfa;.¡lo,puede habel"tiemlio:sin'áliniz". Sin alma sólo:podrá existir el sustrato del tiempo '0. sea elmovimiento, "El tiempo infiniio supone, entonces, una inteligencia infinita que in.fmitamente numera, o cuénta.,al infinito movinliento. y como este infinito niovimientoeseterno lo que la inteligencia está haciendo al contarlo .y medirlo es poner orden y medida dentro de la eternidad, • La ,infini¡ti d',,!del:.:!\t!?vilrüe!),~o. y i'la"'iilfinitud'!d'.eC'su"'iliedida,' el tiempo.," :nos'.,cO'J1duce¡". eiltonces, ",:1r ;'la'.'1i1telii{eúcia~:htfinitl\"-Nóus-. que Aristóteles tamoiéii' llama Dios:;,kDios¡11ega Ai-¡stótMés~.:conl(rhe' mas visto, .a'ti:avés,del:.moVimienio"En el 'Octavo libro'de la FíSica nos dice que todo movimiento. tiene su causa, pero que es imposible l:emon-. tarse hasta el infinito en la serie causal. Hay, por el contrario, qúe' detenerse en una oausa primera del mov¡jniento,- eIT"üñ"liriii1úniotor que mueve sin ser movido y es, por tanto, un motor inmóvil. Este motor que. va a c.ausar todo otro movimiento tiene. que' estar 'en acto ya que al movimiento sólo 10 origina algo que está en acto. Y como este motor nO tiene movimiento sino que es inm6vil en él no hay'mezcla de potencia, no hay mezcla de hnperfecci6n, es acto' p'uro, Dios;.p'ara' Aristóteles, es, pues, la .sustancia perfecta, infmita, etema, cuya esen'cia. cOllsiste.en"se¡'aCto':puro,~En el libro XII de la Metiifísicri;'leemos; "Llamamos Dios a un viPiente eterno y pe/jecto; la vida y la duración continua )l eterna pertenece pues a él ya que esto mismo es lo que Dios es". Las características. que Aristóteles advierte en Diosa, como también lo llama, el acto ouro o motor inmóvil son. las mismas ouo

t

I

AK1~TUl¡"LC~

~I

r ..

f

.~:
"1 .~

Parménides atribuía al Ser. Por ejemplo, el.acto prir¡:> dice Aristóte, . les, es h¡móviL. ¿Por qué es inmóvil? Porque eJ movinliento SUponepotencia y, el acto puro n'o.tiene potencia, Porque el movimiento supone imperfección, el nOCUmlJlimiento todavía'de algo, y. en elacto puro todo 'está cumplido, todo está en perfección, Otra característica .es la ll:tmaterialidad.Nosotros ya hemos visto quela Ínateriaes 'potencia y, por tanto, .el acto puro. ¡lO puede tener úlateria. 1''01' sei::inmaterial és único; la materia es,. en ~fecto, principio de ,individuaCión.'y diversi'ciad,.Dios es, además, etel'JlO, Las razones ya 'las hemos visto; el acto puro no tiene ni comienzo ni télmino, sino que.en 'él comienzan y terminan todas 'ias ..otraS,éos~sy -lodos los m'oyimientos,j"'inabnente es snstancia. ya que el ente en su total perfecci6n y plenitud es.sustancia. Ahora bien, el hecho de que el acto .pUI'O .tenga .r¡lOllimien.no to no supone, por cierto, quena tenga actividad. Por el contrario tiene la. suma actividad y,. aún mejor,..consiste en ser pura activid.ad,.en ser actividad perfecta, Para .Ios griegos la. actividad perfecta es el pensamiento y; por tanto, la activic;ladque. desarrolla el acto puro es el pensamiellto. Y, ,¿ell' qué puede pensar. un ser .perfec.to? No puede pensar sino en lo pelfecto, ¿Y qué es lo perfecto? Es ,él' mismo, De modo,. entonces, que' Dios no' puede pensar sino en sí mismo; por eso Aristóteles 10 llama, el pensami,ento que ,se piensa a $f:mismo,. el pensa- ' miento del; pensamiento,. En el libro XII de la Metafísica escnbe que la actividad divina .'sóh consiste:
j",'

'.::

. . •
•. ,'

~,.

..

...

••••

• • .•• .•..
" ,.
,""

• •

••

~ ",

•. .: .'
;'

.

.j!~:'
:.{ ,o:) ", ~~ ..••.....••.

"1

"ell.'[Jensarsea si, mismo )la que. ella ,es lo. qJle,hay de más excelente y su pensamiento. .es el pensamiento.. del pensa111i~nto. " Pero el Dios a~jstotéÍico:.no es .una inteligencia abstracta sin ningún contenido .sino que, por.~1contrario, esa inteligencjase va deter" niinando en 'cada objeto; en cada. individuo con el cual va,identificál17' dose, Co~ estas palabras lo diceAristóteles: . .. "La.i¡;teligencia se piensa as{ misniá COlícibiendo lo. .inteligible pues ella misma devien'e inteligible, erltral1do en, contacto. con, su 'objeto. y pensándolo, ..de. mánera que hay identidad entre, la.inteligencia y lo inteligible ", .
• • • • '.. J

.!
.~ ,",

.:t

•• ••• .., ./.

.1L 'ii
:JI '.;:
~I :: •

.' • •

• ,"~o

... ..:~~'

:~ '; ';~; .,.
.' .....

~I -;. :

}';f~:
;.',.f'

De este modo advertimos que Dios, el acto PUI'O de Aristóte-les, es inmanente. al mundo y a los movimient.os que en.el mundo transcurren, La realid'ad delmundo.es una determinación de su inteligencia

• • • • .'.< • .-

.i:

.,". .",".' .'
,

,

~i'f"

." •• ., ••••• ., .¡
!

•!.) ¡-

.'

,

(


ARlSTOTELES

) L

88

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA 'j' '.;'
.' ::¡.
"

89

.. ).,. !

y por eso en esa realidad no cabe ni la' posibilidad ni el azar, SÜ10 la necesidad racional. Cada cosa al realizar su propia perfección, realiza perfección del acto' puro, de la Totalidad que es Dios. Dios es el'momento .absoluto de la' Totalidad y es el principio del movimiento de esa Totalidad ya 'que a ésta no la concibe Aristólelescomo quietud siho en devenir. Pero ese principio del movimiento no eS trascendente almoYi-' . miento sino inmanente al mismo y está en contacto' inmediato con 10 movido. As! lo dice Arist6teles en el séptimolib¡;o de la Física:

la

,JI"}

bién es necesario que haya existido antes; y si tal cosa existe ahora es necesario que ella se reproduzca después; y así eterna y continuamente .... "
En ese eterno movinlÍento circular la divinidad va midiendo y contando' los movimientos particulares y, con ello, va pensándose á sí misma, En todo ese infinito proceso la divinidad es inmanente Y va d~c viniendo en el proceso mismo. Cada uno de los momentos del proceso es un momento de la divinidad y, de este modo, el mundo todo resulta divino para Aristóteles. Nada más natural, entonces, que esta afirmación que Icemos en la Etica a Nicómaco: "En todos los seres naturales hay algo divino".

'.

fJ.
,ro
:;'
¡',

~

.....

• •.. .c'.. • • • • • ••••• • • .f. • • •
.~'"

"El primer mOfar tomado no como causafinal, sino co-' mo principio de donde parte el movimiento está con lo movido; entiendo por "con" que entre ellos na hay' nada en el intervalo"

¡
;'~

o:.

. . .' . .:
,

Pero no le basta a Aristóteles afirmar la continuidad entre mo(~~.:::~: tor y movido. sino que saca la consecuencia que de ella. se desprende: la completa inmanencia y eontinuidad de todo,.conduce a una Totali":' dad única y absoluta. Explícitamente lo dicen estqs palabras, que están i un po ea antes de las.anteriores .

(
.' ;,
",:

J ,",'.
',:

,

1,.,. .. ','.

, ••

,

.

"Si es necesario que el Primer inotor, según e/'Iugary el mOJlimienro' corporal, esté en contado o en coi1tinul" dad con lo mOllido, como la experiencia lo niuestia' en todas partes, es pre'ciso que /as cosas movidas y las motoras estén.en contacto o en continuidad unas con otras, de tal fnodo q¡¡e de todas.se forme una" ..
'¡:."

'."

.i;,

"'"

••

...•

••• ~, ...
,

..•.. ••• "~"o

.Tenemos, entonces, que las'Mversas cosilii'ÍJo"son sino momentos de umi'll1úciad; de una única realidad'; no 'son sino momentos de la Totalidad., Esta 'Totalidad no está en movírnieritoporque nó"se désplaza a otra parte y no se despiaza a otra parte porque fuera de la' T<itali~ dad nO hay otra parte. Pero del hecho que sea inmóvil no'significa qtie sea inactiva; es por el contrario la suma actividad, es el acto puro. Cómo acto puro que. es, .su' fin 'es inmanente a la actividad. y coincide con su principio. 'El acto 'puro tiene un movimiento cíclico y eterriamente repÜe su Ciclo, eternamente repite sus momentos. El eterno retorno es afirmado por Aristóteles, en De la generación y la eorrupción';con estas palabras: .

t

ji
'J


1: .
•.

!;

"La generación es' necesariamente c(clica y, por .tanto,' es necesario que el/a se reproduzca periódicamente. Si es necesario aue tal cosa exista en este momento .. t01'n-'

:~. ~. ~
. J .~;

:,', •.• .>1:

;;?!A~
;r:. "'1')'~.;l. ,:,.:;¡JIi'¡.

., {}"'¡"

'.~¡'w.,,4:t'

'.-:'~; lf
;.1." ..

.~ ~k
•. t.

J ~~~

i"'

f¡~i'. 1' '

ro'

SANAGUSTIN Y SANTO TOMAS

In;,
~,I

,::';(¥'

¡
::1.') ',',:"

.,'"f. .~i~ '" jI,,'
,'"o l~:\ ',.)

lila 1 m 1

.' • . • •. •• .•
'
'

• •

.'1" .'.<

e ..

'

Iir

;¡~;

~~W.

.:;!:;~
'''J¡

¡i .::{
.f.,j
.:l~ . .i

~\~~l'
.t

'f

'} .i~
;1'
'1,

:,;;.

~;;rl
,\::'.

En u~ curso de Introducción a la Filosofía no podemos detener- ./ nos, desgraciadamente','sino en.aquellos grandes momentos 'en los cuales ••.. la filosofía ha sentido la necesidad -desde sí niisma y no por causas •. extraJias a ella' de iniciar un nuevo camino para desarrollar sus prop~os fundamentos: No. podemos detenernos, pues, 'entodo un 'largo peno': do -la Edad Media- el cual encierra una .enorme' sabiduría. y ha sido decisivopara.el d,:stÍJ~ode Occidente. Perore~u~ta q\!e,' desd.e elest~icto punto de vista fllosof¡co la Edad.Medla.contmu:r el pensamiento griego, . especialmente' el. qe. Platón .y Aristóteles. Los cambios radicales 'que a •.. veces inti'oduce en este pensamiento .no son el resultado de una intrín- .' seca necesidad del pensaniiento mismo, sÍIlO'del encuen tro de éste con la.fé en la Revelación judeocristiana .. Santo Tomás, por .ejemplo;.pro':•. fundo pensador de esa época, constantemente reitera que él no es un ."'.! ~ilósofo ~no un teólogo y .que sólo utiliza la filosofía e¡¡la m?dida.q~e .; '. esta le sirve para aclarar y elesarrollar los.,grandes temas de la [eologla. "'1 Cuando habla de la filosofía no .tiene ningún inconvenien te en recurrÍJ' .,',)" casi permanentemente.al principio de autoridad con su reiterada expre- •. , sión':eoJ11o~dic,:el. ~lós?fo, con la cu~l alude a Aristóteles. E~P?ner a •..• " Santo Tomás slgmf¡cana, pues,. repetIr en gran. medida a Anstoteles.. " -Sinembargo hay en él.u;,a perspectiva original que tácitamente inforina' .,' su pensamiento y que en: ciertas ocasiones explicita. Esta perspectiva, .': •. que luego exponderemos 'sintéticamente, está centrada en la relación ... entre eJSer¡ y los entes: .,1,. . Con la misma ¡¡'ecuencia que Jos pensadores de la Edad Media .",: . invocan a -Platón y a A1istóteles,.invocan también a San Agustín, uno, ..... : de '-Josmayores genios' del cristianismo: 'Con San Agustín pasa una cosa .{,.. CUJ1osa. n' varias oportunidades, como. lo'veremos bosteriormente. 'su .'; E

e, e~ e

.",c

j:

e.,

e,"

la Ciudad de Dios, por ejemplo, San Agustúi, haciéndose cargo de la posibilidad del engaño, afirma que si se engaña es porque existe ya que '.:' e,lque na existe na puede engañarse. Como ¡liegosucederá con Desc~r• '. tes es a traves de la duda como logra certeza de su eXistencIa;a traves, • ":' pués, del pensamiento, -porque la duda supone pensamiento- es en defi• "itiva como óbtiene esa certeza, En la citada obra Jlodcmos'leer. estas sugestivas palabras: "en cuanto conozcO que me conozco, no me enga•. ño". Pues bien, todo este p!nnteamiento, que en Descartes va a signiti.,. car el comienzo de un nuevo modo de filosofar y a inaugurar la filo: ':, .... ofía moderna, en San Agustín na sól", ,no hizo escuela sino que s • :': tampoco tUYO'qna gravitación decisiva'en .su'. propio sisteBla. Desde • ". f'r punto de vista filosófico San Agustín fue un platÓnico. Sin einbargo, :', dentro de este sistema hay un punto en el cual San Agustín pone de ~:. . manifiesto üna total originalidad. Ello sucede cuando él toca el tema •. :: 'de! .tiempo. Dice Husserl que .quien se ocup.e del problema del tiempo aún hQYdeberá estudiar. a fondo. lo que San Agustín ha dicho de él .:." '.pues, -sigue diciendo. H).lsserl, "la. época. contemporánea,. tan orgullosa '. .':'. " .... su. saber no ha llegado en .estas cuestiones a resultados muy brillande • '.' . tes que signifiquen: un progreso importante respecto de aquel pensador' " tan grave y serio.en sus luchas espirituales ••... .' . De San Agustín digamos, que .nació el 13 de noviembre del •. ' 35.4 en Tagaste; .pequeña. ciudad, africana situada: en la.vertiente medi.: • '. terránea.,.de.la Numidia. Su ,padre; Patrició, era pagano; su madre, Mó~. nica;. era. cristiana y luego' fue elevadaa. santidad. 'Monica, quien tuvo. .: . extraordinari,a. influencia en hi.vida 'de .su hijo,. inscJibió a éste desde.su .,:' nacin1Íento en el número' de los catecúmenos. San :Agustín,fue ordeNa', do obispo de. I:!ipona. en el añ.o 395 ry396'¥"el1.esta~ciudad;.miel1tras' • " era sitiada por los bárbaros, murió el 28 de agosto,clel'año 430. De él: •. trataremos ahora exclusivam~nte .las, originales y. profundas considera,.;_ ciones.que,del tiemp.o hace ..' , ,,' ,'.r' .. ... Para el pensar mítico, para el pensar de las' filasofías' orientales. • y para el pensar,griego el tiempo es:cíclico'y entre éste y la:~ternidad no' • ,'. ' hay heterogeneidad. El tiempo es. una sucesión de .momentos y:la eter-' :'._ nidad la simultánea posesión. de ellos. p.0r eso.1.aeternidad, pro.pia del •. i .. Absoluto". es pensada como un cÍl"culo.Desde una perspectiva central, "qUé' sería,justamente la absoluta, no .hay antes ni después sino total '{'" simultaneidad. Para u?a perspectiva periférica y ~il1ita, que,'~ería, .la • ...... nuestra,. aquella. etenlldad se nOS muestra en su. Jmagen móvil -para decirlo con palabras. de. Platpn- y entonces sí; los momentos se nos. • -.presentan .como a~teJiores Y'. osteriores .. Para. aquél. modo de pens,?" p .... ,dentro de la etenudad, se da un acompasado. ntmo temooral.caracten": .

.2,' ,
.".'

~>,'i , pensamiento se aproxima casi en una identidad textual a Descartes. El]

• •
~,'.

1 '.

_¡\J

92

INTRODUCCION A LA FlLOSOFlA

.

",/. .-¡,:.
f!

1: ,

.l';

SAN AGUSTIN y 'SANTO'TOMAS

93

1:"

!X

'zado por los eones quc al cabo del Gran Año etemamente repiten su proceso. Aristóteles, por ejemplo, que significa el resumen y la culminación del pensamiento griego escribe en. De generatione et corruptione:

i
~!l.
11::

~.~ 'Ir-;.
f!::
'I~: ,'{!

lii
1M;

"La generación es necesarianimte clcUca y, pOI' tanto . es necesario"que eUa se reprqduzca. periódi"camente. Si es necesaria' que tlrl cosa' exista':en este mo'irle,Úo. tal71-, bién es necesario que haya existido antes; y s¡'fal cosa existe .ali'ora es necesario' que ella. se reproduzca después y as{ eterna y continuamente ... "

¡\~ ¡,j'.
:~~

No es extraño, pues, que Eudemo, discípulo y comentador de Aristóteles, diga estas palabras ... conservadas por Simplicio en el comentario' al cuái'to libro de la Física aristotélica:
"Si hemos de creer a los pita.góricos, volverán e.xactamente"Zas'mÍsl1uis cosas Ji otra- vez estarás COl'l1'1'lÍgoy yo repetiré 'esta doctrina entre' )IOSotI'OS mi mallO jugará y con este bastó;i ".

'!f:
"1lbl

I~~;
~.\::
r;'"

It\:

l\~
!~.!

,t~
11
\"¡'

.¡l
t.J'
'."

.~,I:'1

Frente a esta eoncepcióndé'los 'eones.circulando ritmicamente en medio de la eternidad, el cristianismo opone su idea del kairós o sea.el instante decisivo y único más allá ele!cual ya no habrá tiempo . . Sa11Agustín; q'tlien fundándose"el1' la' revelación' dio a la teoría cristiana sobre. el tiempo sU:más espectacular desarrollo, dijo, refiriéndose al eterno retomo:
"Viremos la senda. de la fe ..y. la mente en dirección contraria a ese circuito vano y necio de los inlplos".

'1.~. .\;:
;;::~.
.'.;;: .r,í.ii ..

.

h;.~: " ';:~J.

.'.c.

'r '}'
."1

.
:

.~r

t' LJ
.~

:~-

~

'San Agustín parte de los datos;que le ofrece su realidad inmediata. En ésta todo naée y todo muere Y todo permanentemente está transformáhdose.' El tiempo, como ..el. dios Cronos de la mitología griega, es el que todo lo da y todo lo anonada. Frente a esta realidad muta.ble, signad'a por el tiempo, San Agustíh opone el Ser perfecto, inmu ta. ble y. eterno, o 'sea.. ios. .La diferencia que. él establece entre Dios Ylo D que. pertenece al orden del tiempo es radical. Rechazada, por cierto, la eternidad del mUJ.ldo,Slipuestiq;or los griegos, y aparentemente superada" su etapa: mliniquea', San' Agustfn piensa "que e]'inundo única-~' mente puede .tener. d'ós'ofígenes: o 'bien Dios lo saca.de su propia s'us.

---

.

.

~~j~J '}

"

.',:.;:

:;.

':.:iJlIi~ll~-: ..'.;~:.",

~,":;

;".....

Jo

:'~J • iJl.
:¿,~

.

.,.

tancia por vía de emanación, o lo crea desde.!a nada. La primera es la solución de Plotino a la cual San Agustín rechaza pues le pa~ece que .aceptarla supondría admitir que la sustancia divina s'efinitiza y se hace mutable. Además sería poner en duda la libertad divina para crear. el . mundo, el cual, para San Agustín, sólo es un efecto continge"te. Para Plotino, en cambio, no era un efecto contingente, sino un acto segundo. Para San Agustín, pues el mundo no es resultado de. una emanación sino de una creatio ex nihilo. En de Genesi ad literam dice:.
"El (Dios) creó y form6, en cuanto SOIl, todas las cosas que existen de tal modo que toda creatura : .. no fue formada de la naturaleza de Dios, sino hecha de la nada por Dios".

"l{~.>,

'F'

('1

f~
. 1'"'

!~'it

:~¡
.
lfi f
\,. 1

"'.1

j¡j1

I

En las Confesiones encontramos aquellas expresiones que San Agustín dirige a Dios:
-7.""=~

r.¡
:~:'

H

"en. la Sabiduría nacida de tu sustancia hiciste algo y de la nada: hiciste el..cielo y la tlen'a; pero /la. de tí, pues sería igual a tu Unigénito y, por consigulente'a tí ... ". y .un. poco más adelante. encontramos la misma idea, pero COn

J~r
It'-~'
"

"'~ !0 :~.

!~~{: .
I "~'

Espíritu Absólüto serí.a la soledad sin viGa.Psro, ciertamente, 'esa no e., ... la posiCión de San Agustíü. Para éste elm!1ndo há sido cl:eado por l.:'>:. voluntad .de.Días y buscar' una causa a esta voluntad no hene sentIdo ..... ~ ya que, justamente; la voluntad divina es causa de' todo. Pero esta volun.'.:-:'-" , tad' de creación lleva a San Agustín a enfrentarse al problema del tiem.:". po pues en el Génesis se diCe: In principio creavit Deus coelum et te-. !Tam. ¿Cómo interpretar esta expresión? ¿Hay.un momento' en e1'cuar-' . el mundo comerizó? O, diCho"de otro.modo;hay un .tiempo en el cua• e] mundo se 'originó? .La ¡-espuestapuede tener una dohle solución. E.': lícito imaginar un múndo'. creado por Dios Ji, por tantó,.contingente,.'-- ... pero creado desde la eternidad. También es lícito suponer- que aunque Dios eternamente haya tenido la 'voluntad d'e crear el mundo, no haya. actualizado esa voluntad sino con el tiempo. En ambos casos quedaría.' salvada 'la" b'eatio eX nillilo. 'Para:optar por ¡¡riade estás dos posibilida- . . 'd'es.!a raz'Ó;,'se Ii1Uestra¡¡Í1potent~, según San Agiii;t'ín:ir es necesario,. eiltonces;' reéiinir ¡¡ la fe para "Ji, cual' lo únicO cierto es que "toda crea-.'. .tUl''''tiene principio y I:/ueel tiempo es creatura y podo mismo consta •.. . de principio y no es coete1110al Creador". . ' ',' . , EIl' su' búsqueda . parla :esencia del tiempo San Agustín parte. dé lit expresi6iúlel Gé'lesis 'que:, según ya vÍlúos, dice: "en el principia •.
creó Dios cielo y tierbr". ]'ot'ello 'liara él era
l:Ina

necesidad urgente res-

.:: .

mayor fuerza expresiva:
"Exist(as tú y otro cosa, la nada, de donde hiciste cielo JI tierra ".

:~li: ;,~I"

.~1 ~

Evidentemente San Agustín ha encontraclo'-en--la Biblia' esta fuerte' expresión de creación desde la nada en Il Macabeos, 7,28 'donde se lee:
"Ruégote, hijo., que mires al cielo y 'tI la ,-tIerra y Jleas cuanto hay en ellos y entiendas que de la nada lo hizo todo Dios y todo el huma/lo linaje ha J'enido de .igual
l1'lOdo "~o

;1

H
.,~,.t,

El primer, problema ..que se. presenta, evidentemente,: es.cómo, por qué y para qué Dios, Ser eterno, ha creado e¡mundo, ámbito de lo finito, de la cO'T~pción y de lo ,temporal. Para una concepción COillO la hegeliana, por ejemplo, la "creadón'.' del.mundo e; necesaria.pues a través de él el Absoluto va manifestándose .en.lajonna de un p.roce.so y a través de este proceso llega a su autoconciencia,' sin lo cual el

. p'ohdél' a¡quienes, en suéÍJoca y objetando ][¡"tesiscreacionIsta se pre-.:> gtintab'an:¡,Por qué Diris'ha permanecido inactivo durante un' tiempo. infinito ylui~elegii:1ó'o'inmómen.tode.term.in'ad9 de!'tro. de esa.'intilú-. tud para crear el mundo:?' ¿Que haCIa DiOS,segulan preguntandosé,' . aJites de 'Cl'ear.eI"'Illundo"-;'si no era eterno? Yconib no veían una. éste 'respue.sta r~cibil~l,a tales 'preguiJ~asconcluían que 'eI.mundo 'era e.terno.•. San A:gusÍlI' se.ve, 'emonces; urgIdo a rechaza.r esta Idea de un tIempo ' .• anterior en él cuaJel' murido aún: no hubiese 'sido.creado: Si nas pone- .'.: mas' en esíá "hipótesis,- afirniil '.él,' podemos' considerar el lll'oblema •. desde dos )JU11toi;,de' vista. Si' J.b1Ja¿em~scOI\sjderánrJ~lodes<!~' l pun- .::, e to de vIsta de.DlOs tendremos' que admitir que'slendo el eterno no pue- .' de hablarse' 'ü' deántes ili de despüés ni, por ello mismo, de tiempo. Si •. considerállTOsel.-proble'ma"d'esdeel punto d~ v.islade la .cl:eatura, desde. el momento 'que suponemos que. ella nO eXlst", no es lICItO,tampoco, .h~blar'ni de antes ni. de despüés; noc'pode'l1l0s, entonces, hablar de • i!eIilPó...Por' todo,' e~t~ Sim Agustín considera que cuando en el Gél1~- • SISse .habla de. prmclplO no ~epuede entender ~st~,~xpreslón.en su senll- •• , d.o temporal SIIlOen el senltdo de que por pnnc,plO sc esta mentando ..',' al' Verbo POJ"'quieiJ.fueron hechas todas ¡as 'cosas. Así en Del génesis •.... contra los maniqueos podem'os leer:

• . ••
. ;:>"

.'c::

.c
.', .'.....

.',"
~' .. .:.: "
•.

.
•. ":"
.: .. . ¡

",:~"

.
"t.

'

96

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

SAN AGUSTIN y SANTO TbMAS

:; ' .:iJ...

97

,

• •. •

.. ,' •Con_estas.palabras San Agllstín no ,ha.ce~inor~co};~.aras;p'ri~\el '.• ras palabras del Evangelio de San Juan, cuando este dIce:. Al.pnllclpla • : era el. Verbo. y el. Verbo. estaba can Dias y .ei Verbo. era Dias. Tadas •. :~".' las.ca;~s.fueran hechas par'El ysin El na sehizo nada de cuanta ha '•.,...., sida hecha ", ' . ,'.. •• :,...... . . Pero S~n:Agustín quieI:e profundizar aún más'en... aquella expie. • . { síón, de .. ue en el principio' fue creado el cielo. y la tierra discutiendo q • con ciertos.platónicos de su época.que querían conciliar la creación . del mundo con la .eternidad del mismo. El mundo seJ:Íauna creatura • coetema, COll.~IC~eador' y púa explicar: esta afmnaciórÍ; apeja.b.an, 'aa ••. ,,.. q¡Jel1aimagen de un. pie:~ue et~rnamente. se hubiera posado sob~e la: .... tierra<.La n}aI:ca.de ese pIe .estana, en ese cas.o"etemam.ente en .IatIerra . ••... .y no habría d'uciaque el pie fuese la causa de esa marca, aunque no'po• ..... dría. decirse que. esa ca.usa fuese antedor al e,fecta. As.Ísucedc.ría, Qara .. aquellos platónicos cón. el.mundo, Pero a o]os:de.San ..Agustu¡,hablar • ' de una creatura coeternaes una contradicción pues la eternidad sólo • .puede ser atribuída al Ser perfecto e inniutable o sea a Días mientras' •. que propio de la creatura es su mutabilidad permanente Y."por .ello, . justamente, el ser un.ente no eterno .sino temporal..:Para ~an.Agustín;;'. • .es confundir las,.cosas.decir que un. tiempo. perpetuo esla..etemidaa. • ,,' Lo que caracteriza a la etef~idad es la posesi?n e'nt'7ra, sÍ11)ultáneaY ""'. perfecta. de su, Scr. En cambIO lo que caract~nza al !lempo es .su eXlstencia. fragmentaria Y anonadante, La heterogeneidad entre,.eternidad •.. c. y tiempo es, pues, evidente. para San Agustín y con estas palabras le •• :~": . pone de manifiesto:. .:,.,¡,' .... ',' . .' .. " .. ''1,;,. . ••. :.': ,':, . "Pero como el tiempo 'pasa~porque. es mu~able na pue- '. • :' de ser caetemo con la eternIdad mmutable . • ..... ..;

.
.

"

I

.... .. . '
.

"En el primer libra del Antiguo. Testamento, que .lleva . por título Génesis, acostumbran los ma11lqueoscensurar lo que allí está escrito: en el principio hizo.Dlas el cielo. )' la tierra. Preguntan en qué principio JI si en el mismo principio del' tiempo hizo Dios el cielo JI la.ti~rra, ¿qué hada . Dios, antes. de crear el cielo.y .Ia tierra? '. ¿Qwf fue. lo que repentÍl}amente le. agradópara. hacer lo que. nunca. antes habla..hecho.:en los tiempos eternos? A estos contestamos que Dios hizo el cielo. y la tierra en el Principia, no en el'principio del tiempo,. sino en, Cristo, ya que el Verbo por quien fueron.hechas. . todas.las cosas estaba .en el Padre H:
'. ..

~l,

i

En definitiva. tenemos que la expresión "en. el principio. creó Dios el cielo. 'f la tierra" no significa, para San Agustín, ni que el mun-' :"do 'haya 'existido eternamentc, ni que haya tenido un comienzo' cn cl .tiempo. El mundo no fue hecho en sino con el tiempo. En la Ciudad de Dias escribe: "Lo que se hace en el tiempo se. hace. después de algún tiempo y antes que alguno, después del pasado y antes del porvenir..Pero nopodia ser pasado ninguno, porque
no existe creatura alguna, cuyos mutables nl0vimien-

.

.'

.....

.

'.

.:

.,

tos lo hicieron,..El mundo jite !lecho con el tiempo SI en su creación fue hecho el movimiento mutable" .
'.. .

El mundo na fue hecho en el tiempo sino con cl tiempo, Según San Agustín hablar de un antcs y un después respccto a la creación del. mundo es re~'tlltado de la perspectiva humana que' no puede ser sino una perspectiva temporal y. finita. Pero desde la perspectiva divina lo . que para nosotros son relaciones temporales pierden este carlÍcter para ser sólo relaciones de orden. En Canf,esiones leemos:
.,
:'.'

t

,{ .:;:
:0;:-"

. ,': ..:;
.i'.

.J

"Sumo eres en efecto y nO.te. mudas, ni'cal1iinapor ti el día de hoy, no obstante que por tI' camine, puesto que en ti están,. ciertamente, todas estás cosas, y na tendrían camino por donde pasar si tu no las contuvieras. Y porque tus alías na fenecen, tus años Son un. constante Hoy. ¡Oh, cuántos d{as nuestros y de /lItestras padres han pasado ya POI: este tu Hoy y han recibido. de él su modo y.de alguna manera.han existido, y . cuántos pasarán aún y recibirán su modo y.existirán de alguna manera! Mas tu eres uno mismo ..y todas las cosas del marIanay más allá, y todas las cosas de ayer y más atrás, en ese Hoy las haces y en ese Hoy las has hecho ". . Como vemOSpor estas palabras todas las cosas que desde ntlcstra perspectiva pasan.y se anonadan tienen en el presente divino una . permanencia. que subsiste siempre.. Ciertal11~nte no puede hablarse .en San Ag~lstín -c?mo, seg(~nvimos,~ucedía en Ja ~oncepción. griegade contmUldad e mmanencJa enlre. tIempo y etcrmdad. El mIsmo se encarga ',repetidamente de ma.rcar su diferencia.y .sil heterogeneidad y .esta. ac!ltud puede ser smte!lzada con aquellas palabras suyas que ya

....

eh:::'.

..'.:;: .... ;: .):
e;..

~,r

. ".J

t

.<:::{

i

I

.,~~,<:)t

.j

hemos mencionado: "Mas como el tiempo pasa, porque es mudable, no puede ser coetemo a la etemidad inmutable". Sin embargo, p.ara San Agust1n entre la etemidad divina y la temporalidad de la creatura existe lIna relación fundamental: la sucesión de los instantes en la cual esta transcuITe está en f0mla simu'ltánea en la divinidad: La afirma' ción agustiniana de que cada instante está en la etemidad nos lleva a formulamos una ineludible pregunta. ¿no conduce esa afimnción a pensar que cada instante es etemo? Sin em'bargo es el instante el que nos implanta ante el problema del tiempo, ya que éste es una sucesión de imtantes. ¿Qué es, pues, el tiempo? Frente a esta interrogaCión es cuando San Agustín pronuncia estas palabras, (¡ue ya soil célebres: "Si nadie me lo pregunta lo sé; pero si quiero expliáírselo al que me lo pregunta, no lo sé ". San Agustín tiene plena concieÍlcia de que 'esta dificultad para saber lo que el tiempo es ni'aica, en últinia instancia, en que ¡,,¡reCiera que fuese el no-ser la Tazón' mTsma de su esencia. Así lo expresa cuando a continuación de aquellas palabras sigue diciendo: "Lo que si digo sin vacilación es que si nada paS(lse no habría tiempo pasado.- y sí "ada adviniese no habría tiempo futuro; y "si nada existiese, no habria tiempo presente. Pero aquellos dos tieriJpM, 'pretérito y futuro ¿cómo pueden ser, si el pretérito ya no es.i' el.futw"O todá"ia no es? Y en cuanto al presente, si fuese siempre presente y no pasase. a sei"pretérito; ya.no.seria.tiempo, sino etemiddd. Si; pues, el presente, para ser tiempo es necesario que pa~'é {(ser pretérito, ¿cómo decimos exis~ te éste, cuj'a' cilusa o razón de ser está en dejar de ser, dé . tal modo' que' no podemos 'decir con jlerdad que .. e.xiste el tiempo sino en cuanto tie,1de a no ser?lJ. No obstante esa tendencia al no-ser, .es un hecho cotidiano que nosotros medinJOs en el tiempo .. Hablamos, por ejemplo, de un largo pasado, y.de un largo futui~o; pero ¿CÓJi1opuede ser largo o breve lo.que no es, puestO' que .el" pas¡tdo lü dejado de ser y el -futtiro .:todivÍa no l,a llegado a ser? Tampoco af presente le podemos adjudicar la predicación de tiempo largo o breve. Pues'sj-¡iosotros.dijéramos, porejempJo, queoeJ siglo presénte 'eS"lm largo siglo es evidente que no es.todo el siglo el que nó.s es presente sino sólo un año de él. Pero este razona-

!'
" .<.

11' .,
.¡n."
'1

~i
II

miento lo podemQs continuar diCiendo que '1:o-1mpoco todo el año no.:' es prese¡üe sinq sólo un mes; '~li tampo~o todo el m,es si~lo sólo Un díae<: de él; J1J tampoco' todo un dJa smo solo una hora de el; J1l tampoco ..,., toda. una hora siiJO sólo un instante de ella. ; .?, "Si pues hay algo de tiempo que!;e puede concebir como indivisible en partes, por peqi.Lelí(simas que estas sean, sólo ese momento es'el que e/ehe decirse presente; el cual, 'sin embprgo, vuela tan rápidamente del futuro al pasado, que 110 se detiene ni wi instante siquiera. Porque si se detuviese podría 'dividirse en pretérito .F futuro; y el presente no tiene espacio ninguno ". Esa propensión a medir .e1 tiempo debe ponernos en la pista de que alguna relación existe entre el tiempo y la extensión. Por lo pronto parece igualmente: lícito hablar de una extensión referida al espacio como de una referida al tiempo. Podemos decir, POI: ejemplo, que' la Edad Moderna es el tiempo que se extiend.e desde la caída de Constantinopla hasta la RevoluCión Francesa. Frente a una extensión nosotros podemos intentar una medida y, por eso, medir el tiempo es reconocer en él Una extensión. No es de extrañar, entonces, que reitaradamente se haya intentado relacionar la medición del tiempo con la extenSión' del movimiento, En San Agustín también se da, por cierto, esa 're1ación. Pero él no considera al movin1iento en el sentido aristotélico como paso de la potencia al acto, sino como el despJazamiento :entre.dos puntos'.del espacio, Así concebido es evidente que un cuell)O puede.permanecer inmóvil en un lugar y, SÜI embargo, podemos.medir el :tiempo que dUra esa inmovilidad. La: conclusión que saca .San Agustín es. que el tiempo na es el movimiento de los cuerpos. Sus palabras son estas: . "Porque si un cuerpo se mueve .unas veces más o menos rápidamente y otras 'está dete/lido, no sólo medimos por el tiempo su movimiento, sino también su estar detcnido y decimos: Tanto estUJiOdetenido cuanto se' mOJiiá,' . '0 estwlo detenido el doble ó el triple. de lo que no se movió ... No es, liues, el tiempo el movimiento de los cuel]Jos ". .
.

•••

.i

.': •• • .
e,'

..".,

1'1

(
.1

:~

£ ,

}
"i
f

'1

:.1 '.1

1

.\'
l!r-.
(j

~.~fl~ :~;

l,..

~! ~I

• • • • • • .: •
.:;::

.
..

.:.:

::]
.:~
;,l

-,',,' e;

~1,",: ,

•••• e::

?t,,'¡_

1;.:

.

•• .". .:
"

i~
:~\.

,w:Ji;. .JiL.\t.
,.,¿~

. Para San Agustín ei tiempo no tiene relación COlj el.movimiento del JJJunc!oexterior, pero sí es algo 'pasible de'ser.m'edido: ji, en verdnc!, Lmicameilte' pu'ede ser medklo aquello que tiene una extensión. Si el

• . .
,'

.;;;

• •

.ir

. . . . . ., . .". • .',. .' ." ., . • .' • ••,', .' •. • • ."") • . .: .::., . •
! I
.~ i . ..

• •
I

<.::

",
'

100

INTRODuce rON A LA FTLOSOFIA

SAN AGUSTIN y SANTO TOMAS ,

101

l'

"

("

! ",.'

'".. :;~:",:
.c.

~""

:'..

,

tiempo "uede, ser medido el tiempo debe tener o, mejor aún, el tjempo debe ser una ~xtensión. Sin embargo la medida que -puede aplicarse a .esta extensión no puede identificarse con los tiempos mismos ya que, según vimos, los tres momentos-que constituyen el tiempo -pasado, futuro y presente- están .caracterizados por el no-ser y lo que no es no puede ser medid,o. La med.ición que el tiempo supone no puede aplicflrse.• pues. ni a.los tiempos Jilismos" ni. a. una' extensión. exterior. La extensión que, constituye el tiempo no puede ser, entoncés, sino lllla consecuencia de la misma mens que mensura, ,es decir, la extensión del alma. En las Confesiones' leemos:

"¡,

'¡,l"

"los tiempos son tres: Presellte de las cosas pasadas, presente de las cosas preselltes y presente de las cosas fitturas. Porque estas son tres cosas que existen de alg/.Í1l odo en el alma y fuera de ella yo no l'eo que exism tan; presente de cosas pasadas (la memoria), presente de cosas presentes (¡llsión) y presente de cosas futuras (expectación)" .
,Según estas palabras el tiempo se reduce, para San Agustín, al presen te pero este 'presente sólo existe en el alma. En este presente el alma está en 'una pellllanente actividad de atención la cual no se limita a lo que ella está viendo, sino que también se exti!mde a lo que espera y eslo constituye el futuro o a lo que recuerda, constituyendo esto la memoria.El alma es, pues, una distentio que se'extiende desde el presente donde ella subsiste hacia lo que ella espera y hacia lo que ella rememora', y es justamente esta distenfio unimi la que puede. ser medida ya que, ,puede. hab.er una larga expectación de lo lJ0rVenll- o una larga memoria del pretérito. En Confesiones escribe'San Agústín:

t

~._

.

,

"Mido el tiempo lo sé; pero úi mido el futuro que aún no es,' ni ¡nido el presente, 'iue no se ex tiende por nin~' gún espacio; ni mido el pretérito que ya no existe. ¿Qué es pues lo que mido ro '
y un poco antes de formular esta pregunta San Agustín dice: ~ .•.
.1"

".,.

(t...,:.

.P"

"De aqui 'me, pareció que, el tiempo no es otra cosa que una ex telisió!l; pero ¿de qué? No lo sé y maraJli-. lla será sino es de la misma alma ".
Es decir que todas las dificultades para comprender el tiempo se presentan cuando el tiempo es considerado como una realidad independiente de 'la conciencia en cuyo caso es el no-ser quien lo marca de modo absoluto; Si, en cambio consideramos al tiempo como una extensión del ,alma - distentio animi - las mediciones resultan posibles. Ahondando e,; ,nuestra alma advertimos que lo"qu,,"-ya ha,.pasado sigue. presente en ella en forma de recuerdo y el porvenir está. presente tanlbién en ella como una expectación. Los momentos del tiempo que en sí mismos tienden al no-ser constituyen en el alma una actividad y esta actividad es la distentio' animi que siempre está en presente. Por ello para San Agustín el tiempo está inlplicado en este presente que es lo propio de la actividad espiritual y de ello resulta que no se puede hablar con propiedad de que los tiempos son tres sino que sólo hay el presente que se diversifica' de tr~s modos distintos. De este modo se eXl;resa en Confesiones:

:~i,
-\.

"

.\~J'.~." .

'~'ero ¿cómo disminuye o se consume el fitturo, que aÚn no existe? ¿D cómo crece el pretérito que ya 110 es,. si no es porque en el 'alma,,,que es quien lo realiza,' existen .las tres cosas? Porque ella espera, atiende y rec~erda, a fin de que'aquello que espera pase por aquello ,'que atiende a aquello que'recúerda , .. No es, pues, largo ,el tiempo futuro, que no existe, sino que un futuro largo es una larga expectación del futuro; ni es' largo'el pretérito que ya no es, sino que pretérito largo es una . largamemoria del pasado ".
'El tienipo, para San Agustín, es, en'definitiva, la misma actividad del alma, siempre' presente y siempre distendiéndose. Esta actividad puede calificarse en ,attentio, expectatio o memoria, dando lugar ello a tres formas de eomiderar, el tiempo. El tiempo es, entonces,' consecuencia de la finitud del hombre, incapaz de poseer sÍlllultánea y perfectamente en su attentio lo que es' la unidad de una vida. Por esa finitud la. attentio se distiende en exiJeetatio y memoria, de donde surgen el antes y el después. Es por ello,'que para San Agustín no tiene ninguna significación proyectar este antes desde' la conciencia finita del, hombre a Dios y preguntarse qué hacía Dios antes de la creación del mundo .. '

,;1 , .

.,

::::':

'i

}:.
A

~.~I::;';~~

-

• f,
" ¿'

.

"Pero lo que ahora es claro y manifiesto es que no exis-. ten los pretéritos ni los futuros, n/,se puede decir COIl propiedad que son.tres los tiempos: pretérito, presente y futuro; sino, que tal Jlez seria más propio decirJI,¡e,.

. :: ,:"~'f:.:' •..

.'::,:Ci:.t~: . ., .. .•::; '
,'"

..~.t-;¡~'J

Jl

'I,l"t

Nos aproxifnemos ahora a Santo Tomás no para exponer la totalidad de su pensamiento -lo cual sería, como ya lo dijiTnos,repetir en buena medida a Alistóteles- sino para señalar aquel punto donde, según nos prece, puede apreciarse su mayor originalidad. Recordemos, antes, que él nació en 1225 en el castillo de Roccaseca situado en Aquino, cerca de Nápoles, Estudió con los benedictinos y luego.con los dominicos a cUYaorden ingresó cuando tenía 18 años, En París y en Colonia fue alumno de Alberto Magno, Luego dictó clases en Orvieto, en Roma y, en diversas oportunidades, también en París. Murió en 1.274 mientras viajaba para incorporarse al Concilio de Lyon. En Santo Tomás nos detendremos eh la distinción, chrramerrte señalada por él, entre Ser y ~nte. Ser y ente no deben 'confundirse; el Ser no es ente sino aquello por lo cual el ente es. La lengua latina no permitía la confusión entre el infüiítivo y el participio del verbo ser, confusión que debido a un uso vicioso del idioma ocurre en castellano, pese que en éste subsiste también la diferencia. En latín ser es esse y ente ens, Clara conciencia de esta distinción muestran estas palabras de Tomás que las diremos en su idioma original y luego traduciremos: "Esse non est ens, sed csl qua e/1.Sesl. El Ser no es el1tesino aquello pOI'lo cual el ente es ".
.

.ojo.

N •
;

"El Ser es lo más intimo de cada co.¡a Jo' lo. que más ¡)l'Ofundamente está él ladas ellas ya, que, cli)mohemos dicho antes. es principio formal de, lodo lo que en ellas
hay ". '.
".

•.

.:i

.'
.,.>
.~':

.•.~.

y aún podemos dar un paso mas: este Ser que se participa en • los..entes y es h1llIanente a toda realidad es, considerado en sí mislno, ;'.. único. En ]a Suma contra gentiles, leemos: .,; ''El Ser, en cuanto.es Ser,
110

puede ser diverso ".

De este modo, pues, las cosas n.o se d'istinguen entre sí por lo •. que tienen de Ser, .ya que sien1pre es el mismo Ser e] que en ellas se • participa.Bnla Snma contra gentiles se expresa así: ... "Las cosas enlre s¡' no se distinguen en cuanlo tienen .Ser puesto que; en esle punto; todas coinciden :'. Sin embargo este Ser al"participarse en.los. entes no participa .su idéntica misinídad, lo cual sería negar la idea:de particpación. El Ser se p,u-ticipa no idéntica sino diversamente en 10 diverso. Es; pues, diversuin ,in diversis, aunq"e en sí mismo considemdo .el Ser no es diverso.sino único, Por ello si la diversificación no acontece poi' el Ser, .que siempi'e es el mismo, tiene 'que acontecer por' algo' que al Ser se agrega.Así 10 dice Santo Tomás en la Suma contra gei1tiles: "Puede dil'ersijicarse. pOI' algo. que está jiura dei Sei', .como el ser piedra es distinto del ser hombre".

:~,
,:.
~,;

.'; .r' • • • • • •

••

El mismo nombre de ente, que originariamente es U11' p,rrticipio verbal del infinitivo ser, como viviente lo es de vivh'.y Rmante de amar; nos está mostrando de donde deriva, El ente no se funda a sí mismo ni es desde sí mismo sino que, como lo escribe en su Liber de hebdomadibus "Podemos decir que el el1le, o sea aquello que es, es en la medida que participa del acto de ser", Además el Ser, al participar en toda realidad constituye el acto último de ésta y es inmanente a las cosas. En una de sus prin1eras obras: el Comentario a los cuatro libros de sentenciils, dice: "El Ser está en la realidad y es el acto del ente, .. como el brillar es el aclo de lo brillante". Pero el Ser na sólo está en la realidad sino que, además, es '10 más íntimo de ésta y su principio fonnaJ. Así lo expresa Santo Tomás en este pasaje de la Suma teoló.e¡ca: .

J .\~:
':i. '.':

lr
"

.,

...

t-~

2. .,:;..

Es la esencja la que cumple este agregado y esta eSljecificación. Las cosas se difer'encian, entonces, n.o por el Ser .sino porque éste se .. participa diversamente según sus.esencias..El agregado al Ser que realila la esencia es, .no obstante; de caracter muy particular ya que en vez ,. de perfeccionarlo -el Ser en su pureza .no admite 'otra.perf~ceión que la .suya pro'pia-.lo limita.y lo constituye en tal ente determhúldo. El agregado no significa un más sino un menos y una IJegaciÓri. En cambio cuando no tiene esas.limitaciones, o sea :cuando. es en' sí mismo subsistente, el Ser no es sino Uno e ilimitado. Y este Ser .uno y,'subsistente, el ipsum esse.subsistens es, para. Santo.Tomás, Dios. •. < Se explica, entonces;.q.ue pueda atlnnarse que Dios no:tenga esencia o •. :> .. que su esencia sea su Ser mismo sin ningnna limitación, .. n De ente et E Y" esse'ntiaasí lo dice:

• •• • • ••
.i

.' •

,A:\"

• •

. . • .': . .-

.', •. • •• .:,': .~: .,
.;
I
o"

., .' .
'.
l'.,

l .. '

.1

.c/ 104

.:\" .:¡,f"

INTRODUCC¡ON A LA FILOSOFIA "Su esen.cÍa no es otra cosa que su Ser" .

o', ~: ••

,i,. :::' :~c
":>:
,

. "'f} ,.,.

SAN AGUSTIN y SANTO TOMA~

105..

~ ~:~~;.,

....

El Ser único y total en sí mismo trasciende a todos los entes que devienen tales pQr el caracter limitativo de la esencia. Esta es la que hace que el ente sea lo que es y, a la vez, el principio inteligible del mismo; podemos, por tanto, fonnar con ella un conocimiento concepe tual y comunicable. Del Ser, en 'cambio, es posible tener una presencia; pero de él nada puede predicarse.' Nuestro modus di'cendi es inevita, blemente entitativo y, en consecuencia, insuficiente para trascender al ente. En su comentario al Liber de Callsis escribe,. "Sólo es captable por nuestro intelecto aquello' que tiene una quididad que participa del Ser; pero la quididad de Dios es el Ser mismo y, por eRo. está por encima del intelecto ". .

.' :~~~: ;.l'' 1, :,":."

!;: :,.{:.:

#,

¡'El Ser es lo más intimo de cada cosa y lo que más profundamente está en todas ellas ya que como hen'ios dicho antes es princip io formal (formale) de todo lo que en ellas hay. Por ello es necesario que Dios esté en todas las cosas y lo esté íntimamente ".

J

¡.. l

U
lo;:;
& \~:
.ji; :~;

Pero, por otro'lado, no admite que Dios esté en todas las cosas como formando parte de su esencia, sino como causa sin la cual no se da ningún efecto, es decir, del modo como el agente está en lo que' hace .. Un poco antes de las palabras leídas Tomás inicia su respuesta • diciendo: "Dios está en todas las cosas 'no ciertamente como parte,de su esencia, ni como accidente, sino como el ag~l7te está en lo que hace". Yen su Comentario a las Sentencias expr.esa: "Dios es el Ser de todas las cosas no esencial sino causalmente ".

• e", • •• •
.

.-

.,;(

.:(

. . . . • • .' .: .\
,'.':.'-

'.: ....

Hemos visto que las limitaciones que la esencia ejecuta tienen' . lugar no en la mismidad del Ser, en el ipsum esse, sino en su manifestación, en su participación entitativa. Sin embargo las esencias o formas, que son el principio' limitativo del Ser, no pueden oIÍginarse sino en éste, ya que fuera del Ser nada hay. La esencia de las cosas es, de este modo, el mismo, esse subsistens en cuanto participable en la. creación: Por ello la esencia muestra, también, su caracter constitutivamente temporal ya que el tiempo comienza para Santo Tomás con la creación . Dice en la Suma..Teológica: . "Simultáneamente con el tiempo fueron creados el cielo y la tien'a
1/ •

if~¡

..::~

II..., ,,' :'
:i
'J¡,

.~

,",!. '~

-"'1 ' ..• ',

.., ::'

",

'

..

...

.

.~J')~~ \: .
..~;,~
!: .,

1

a.:';.

:"','

Tenemos, e,:, definitiva, que cuando Santo Tomás considera al Ser desde el horizoITI:e. gnego 10 ve como aquello de 10 cual todo'partitipa y constituyendo intrínsecamente a la realidad: El Ser está en la re'aÚdad, esse in re esl. En cam bio cY.lllldolo considera desde el horizii'ñfeQe la revelación judeo-eristiana lo ve como causa de todas las
c03 pero sin estar absorbido por éstas. sm

ser inmanente

a ellas: .

Dios es el ser de todas las cosas no esencial sino causahnente .

.'{;

-V:,'

."

• .--

,:.;: :

••••

Recordemos que la temporalid1[d de toda esencia ya fue señalada por Aristóteles cuando la'definÍa como "aquello que era ser" . En nuestro recon'ido' hemos llegado hasta-la identificayión qüe . Santo Tom'ás establece entre ipsum esse, o sea el Ser mismo y Dios. Ahora bien, desde el 'momento que esta identificación se consuma, surge una radical dualidad en su pensamiento el cual pareciera que se moviera desde dos ámbitos históricos heterogéneos.' Por un lado, como"' vimos, dice que el Ser' es inmanente a la realidad y está en.toda cosa y, además, es único. Y, en virtud de la mencionada identificación, afirma que es necesario 'que Dios esté en todas las cosas últimamente. Para confirmarlo leamos completa una cita que recién encontramos en la 'Suma teológica: .

r~i:; .~i.}.:.,
!¡\',~!:

1'.l~

'l':.;:'

~'''I'~ J1
'~(, '!A
.::~'~~;: ~.

--"'

:1/1,

1- ... .::'..:.tr .•..
';': . ;t:
,

: " :~'. ...
;. ~:

'1./.

.; ' l
, f.
1"

r.

•... •
.1:'

.,':

.,<",
DESCARTES

¡i {-

'Ir,',. 1
"

:;

:, . .. ~

. Ir:1:.. ;,:

... ,~J!!, 1 .. '~}f
,."_",,

-

_.'-

fi
\ .i:'t~

.. ~.~~; .'':- ~~,:{.

:

'}~:.

};!;?t

"o ;'1 pe,',earte" nació en. I:a .. aye, 'pequefia ciudad fraucesa de la n•. H rena el~ 1596 en .el ,s,en? de u?a acomod~d~:famjJja de juristas y mjl~" ta:res, Su madre'muno,s,lendo el muy peq!Jeno Y su padre qlllso haeer- . lo seguir la ean'eru miJitar";,El" sin embargo,,,eludiQ el deseo patenio ., fue fi~l a su. destino de pensador de?kando sU;''¡;j(ja sólo id estudio .,. no a la, elene]a S1l10 a algo, prevIO y mas Importante: a yrestar atencIón adentrarse en el acto '1l11smodelpensmmento, supuesto antenor a tod¡~, delicia posible,. Seediícó ',én" e¡colegio .[1';;" Jos jesuitas de La Fléch ••...• que,: según palabras de D'escartes; era el. lligar donde mejor se ,ensefiab.':', . la filosofía, Para estudiar. en "el gran libro. del. mundo" hizo varios ",.. : viajes. y se alistó en 1618 en el ejército del príncipe Mauricio de Nassat.,' y al afio siguiente el:. ,~l ~e. Maximiliano. de Bav.!era,' V~vió en ~arís ~•.• ":' en Holanda hasta que"ll1vltado por.la .rema Cnstll1u, qmen.quena recl-.::,', bir.su ense.ñunza, viajó a Suecia .donde, a los pocos meses de. llegar, :;.. !nuri6 el J lde febrero de 115.50. ' .. ,. . .' A pesar de SU inilOvadora actitud aún, resuenan en la conciencia., cartesiana ecos ,de. una. problemática ,que .tuvo en .vilo. al pensamiento' durante. tOda la Edad '/I1edia:La prohlemática de la Nada. Para corro- • borado ve¡¡Ínos estas dos (;itas, Una está en. susinéditos y dice; .' ...

.' •• •• • • •• .
,1

_<

~!~:,¡
¡;~~.~
•. j~' , •..

"Tres cosas.admirab.l~s ha hecho el Se/ior: que el mundo salga de tanada, ..ellibre al'bitl,'io y el Hombre-Dios", . La otra la leemos el{'sus M~dítaciol;es ¡netafísicas:
, "

"

• •
••
.
'

~~~i

"Yo' soy como un términO medio entre Dios y la -nada, .esto es, colocado de tal suerte. e,;tre elSel' Supl'emo J' el

• •

. .:
.

j<

.¡", .1;',
e":.
:.

.,~:'I08 :;'

'1

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA l/O ser que, ciertamellte, en cuanio soy ¡1Il. roducto p del Ser Supremo, nada hay en mi que pueda inducirme a e1T01\ pero si me considero C0111o. partícipe en cierto /)Ioi/o, de la nada o de/no ser ... jléome expuesto a illjil/idad de defectos .. '.' "

'i'!J
"':<,'
.~.: '!;I .1' "

,
DESCARTES
'.

109
~'.

En el Discurso del método, leemos: "Y no es que imitara a los escépticos, que dudan por sólo d;,dar y.se las dan siempre de. irresolutos; por el contrario mi pmpósito no era otro' que ajianzarme en /a. verdad, apartando. la tíerra mDl1edíza y la arena, pm'a dar con la roca viva o la aicílla ".

~\';'\:'
, ..:

+.;;. .,.~
.. ¡:'

, .

.;/'
• ." ', • •. .','

.d:
".'lt:I7

Con Descartes. que inaugura un nuevo estilo de filosofía: se 'nicia la .¡'¡losofía moderna. La actitud inicial dr. Descartes estlÍ orienta\:' ,la. como tambié,! sucedió con. los filósofos griegos, hacia la búsqueda ",.' de un lundam'ento. Pero. a diferenCia de los gnegos, el fundamento :::: .,or él buscado' no 'es uno cOllsiderado como origen de todas las cosas. •. ,ino un fundamento de 'certeza. !lusca, pues. un fundamento que se le : . manifieste como inmediatamente verdadero y funde la verdad de Todo • ,., ~onocimiento. Busca. en definitiva. algo firme de lo cual no pudiera .'\':'ludarse. algo a lo que p~ldiera aferrarse de ,';anera indubitable porque •. "::::'"n ese algo la verdad fuera por sí misma patente y evidente. Para en, :\'. contrarel fundamento buscado, Descartes va a adentrarse en su propIO .,:;.~ . Jensan1iento, va a ensimismarse en él,' ya que solamente en. el pensa.:"" ::'lieilto se pl,lede encont:ar la"inmediatez de Jo verdadero. En las Res".' I)uestas a las segundas obJecIOnes, Descartes escnbe:

t,

,:~;}\'

It~~.
i:0'~

Ijf~
h 'Ir~
{~1_

La actitud de Descartes, a través de la duda es, pues, apUcar un método que le permita d.eshacerse de todas las opiniones y, desde' Ull punto cero, encontrar los verdaderos fundamentos de la mosofia y de la ciencia. El método de la duda est,í en función' de poder probar las verdades científicas. Es decir que la duda y la prucba son como ¡as dos caras de una misma y bifronte actitud .. En las Meditaciones meta{í.' . . sicas escribe que,habíajuzgado que . . "era preciso emprender, ulla "ez ell mi pida. la elnpresa de deshacerme de todas las opiniones a ,!ue había dado crédito )' empezar de lluevo, desde los !undamelltos, si qu.eria establecer algo jirme .1' constante ell .las ciel/cias",

:tf

• .~,

"Por el nombre de pensamiento entiendo todo lo que se da en nosotros de. modo. tal que lo percibimos il/me. 'diatamente' por' nosotros 'mismos, y lenemos' de' el/o
un conocimiento interior".

.(j' :, •.... ••... • . • ._ ':, .

.;j
'.~

'{':~'
k~
.~'

~ ~ ~

Ciertamen te, nada puede ser nilÍs ínmediato al pensamien to que 1 p'ensamiento mismo pues el pensamientO' tiene p'llra'Si';'como objeto,' : sí mü:mo: Y, justa!nent~, en este asumirse ~l pensamiento como obje.to de SI mismo va a consistir la actItud propIa que desarrolla la flloso',ía nloderna y que.inaugura Descartes. Para el hallazgo del fundamento. de 'certeza"que b\lsca, la tarea 'lrevia que Descartes realiza es la de ir eliminalldo todo aquello que no muestre C0l110in111edi.atamente verdadero lr eliminandQ; 'pues, todo .::".:"',:~uello que se creía saber pero que, a una mirada más.titenta;'se mues. .';,.. "'a como dudOso. Es un ir desprendiéndose de opiniones'infundadas,--~ ,t d~ prejuicios, tomando cada vez nu\s conciencia del no saber qué yacía 'todo lo que acriticamen!'e creía saberse. Aquella tarea previa y eJi.,~.:.;''¡inatoria DescartesÚI lleva a cabo por lliedio de la duda metódica. • v.':} ,a duda cartcsiana no es un fin en si mismo sil1'posib!e superación co. ,,10 sucede en el escepticismo, Silla un mediO y un metodopara lf ha• .:endo caducar todo aquello que no ofreciese. una fuJidada certeza.

ª.
.. t ¡
'~I

Descartes emprende su tarea atacando primero los prinCIpIOs sobre los cuales. 'sus antiguas opinio'n~s estabal;' fUlldadas. Advierte. entonces, que siel;lljre ha estado inclinado a creer que existen,lus cosas que nos. representanlos a través de .nuestros' sentidos. Pero los sentidos mnul11erables veces nos engal'ian y, por tanto, en ellos no podemos con'

fiar.

~.,

!~
~3
1":,
.'~

• ,t>;h

"Todo lo que Ile tmido hasta hOJ' por más ,.. r<!adero .r' e seguro, lo he aprelldido de los sel/tidos o por los sentidos; ahora .biell. he experimentado ,'arias l'eces que los sentidos son engmlosos y es prtJdcttle 110 ji{l1'se nunca por completo de quienes nos han cllgmlado ulla pez ". Pareciera, sin embargo, que ha!! ciertas cosas que no pueden ser_, engañosas como, por ejemplo,. sentir a mi cuerpo "aquí. seiltado frente .al fuego y teniendo este papel.en las manos". No obstante. vivenci~s semejantes pucdo obte"er en el suelio y no tengo un criterio absolutamente cierto. para distinguir el sueJio de la vigilia. Recordemos que un contemporáneo de Descartes, Shakespeare, dijo que somos de la misma' trama de' nuestros sueños y de su misma. sustancia, Y otro contemporlÍ-

~

~.

i
.1 ,
.- 1

i

~;

• >-'1'

,: t

';':'
'~'.

t

.;;-

1;'

i

.leo, Calderón de la Barca, escribió La vida es sueJ1o. La duda ha ido invalidando todo lo (jue teníamos por cierto )era de pronto me encuentro con cosas muy simples como el núnlero, a extensión, la figura y otras semejantes aJlte las cuales la duda no pare:e posible, pues duenna yo O esté despierto siempre dosmás.tres serán :inco y el cuadrado tendrá cuatro lados. Sin embargo, como una forma le radicalizar la duda ante cosas que parecen indudables como las ver.lades matemáticas, Descartes supone de un modo dialéctico y metódi ;0 la existencia de 'un dios engaJ1ador, de un genio maligno -ma uvais ~énie- que se complace en engañarlo constantemente. Sl.ll)One, pues, iln :enio maligno que estuv'iera presentándole cosas tlpare.ntemente evi(/enes yque, sin embargo, flieran fals'as. "Supondré, :pll'eS, noqúe. un verdadero.Dios que es la suprema fuente de la.verdad, me engaFia, sino que cierto genio maligno, 110 menos astuto y burlador que [Joderoso, ha puesto su Industria toda. en engallarme'; pensaré que el cielo, el aire, .Ia tierra, los colores, las figuras, los sonidos y todas las demás cosas ex teriares no son si/lO ilusiones y engai'ios de que hace uso para cl/ptar mi credulidad; me consideraré a mí mismo como sin ma. nos, sin ojos, sin carne, sin sangre; creeré que sin tener. sentidos,' doy falsamente crédito a todas esas cosas; pernuineceré. obstinadamente adicto -a ese pensamiento y, si por tales medios no llego a poder conocer /.lna verdad, por lo' menos en mi mano está el suspender mi juicio. Por lo cual, con gran cuidado procuraré' no' dar' crédito a ninguna falsedad, y prepararé mi.-ingenio ..tan... bien contra ¡as astucias de ese' gran burlador, que, por muy poderoso. y ástLl'lo que sea, nunca podrá imponerme nada". Como hemos escuchado Descartes hace ex tensiva la duda a Jdo. En ese 'proceso dubitativo en pos de ima certeza, él ha quedado e.sasido no sólo ele sus opiniones y de. sus prejuicios sino talllbié.n de .1S numos, de sus ojos; de sU carne, (le' su. sangre. de su cuerpol en suma. em ¿qué oculTe cuando yo llevo la duda a todo, cuando. universalizo l duda? <-Qué ocurre cuando me encuentro sumergido en un mar de uda? OCI.iITe, senciJJamente.. que me encuentro sumerg~ñlilis r.2Plos pensamIentos. Lil duda supone el pensamiento porque,~n: últi13 instancia, la duda es pens<UTIJento.Duc!.!!res parecerme a mI que Una Jsa p(Jede ser así; o' .que puede no ser asl; es pensar que. esto puede

.r,'~ :,,¡':l¡;¡ .

"~~,I'
. '~'~.¡.
I.~.:

:!i~ 'l;t q }~

Ir .,
1~1
,\" '1",1"

li
1

Ir

t.

It J;'
,..

./

:'~'"

'~.-

s~r de est~, man~ra o de o.tra: Duda.r DO sign~fjca ni una afirmación ni ., una negaclOD, SlllO una dua.Üéladdel pcnsanuento. pero eJlo nos esta' "'ce,," advirtiendo que la duda supone al pensamienío. La duda S(j. J¡pce exten- ~,," . siva a todo pero: encuentra sus pro )ios límites en acto mismo de pensar porque SI . U o'es pprque pienso. En la medida que'la duda se ha .univer.salizado y se ha asumido a sí misma nos encontramos qne su nú.. '. cleo es el pensamient.o, que ella se reduce" pensamiento. Ante.éste •. " Ja duda' cesa. porque no' hay duda' que para dudar necesito pensar. .• _". Del 'pensamiento es de lo único de lo que .yo no puedo dudar y es él,: pues, lo que se me muestra.como lo inmediatamente verdadero, como • 10 absolutamente iJtefutable. Al cabo ele nuestro dudar nos hemos en- •. contrado .con la certeza' buscada. Pero aun .po.demos .dar un paso más, ." ya que si 'la duda"supone el pensamiento, elpensamienl:o supone la '. existencia. En- Los principios de la .filosofía Descartes d ice que no. pode- •. . mas dudar que existiJnosmientras dudamos ..Podemos, ya' lo .hemos vis- • .to, dudar de todo; aun degue tengamos cuerpo alguno .'.

.':

el

.'F,,"I ._e"::

"\i

:¡;

t

,
'.í

:i

"l11as 110' por .eso noimtros; que pen.l'(1I1.JOs tales cosas, ¡'/{/dasomos, pues' repugna juzgar que)o .que piellsa, en ese mismo instante que piensa, no existe. Y por ende el primer y más cierto conocimiento que se iJ.ti'cceal que filosofa. con. método es. éste, .. pie,úu, Illega existo ".

..
El. pienso; ..Juego. so)'. -cogito ergo SU111-. es, pues, la primera evidcncia gUl' se nos ofrece ya, que eJJa r,esiste aun a la j¡ipótesis de un genio maUgllo que estuviera engañándonos ya que púra que nos engañe es necesario llue:existamos.' En .las Med-itneiones Jeemos: .'''No' cabe,. pues, "duda alguna de que yo soy, puesto
r¡ue".me engalia, -Y,' por mucho que ..ll1.e. EngaFie, nunca

.' •..: e
",,'

i:
.1.•..

~l

~.f
1;,'
1!Ji

'J.

..'fi , "

l

!t.

l :~
'1;

~~

conseguirá hacer qu.e ,VO no sea 'noda, mientras )'0 est(~ pensando que soy algo. De suerte que, Izabiéildolo pensado.bien y. habiendo examinado cuidadosamente todo, hay. que. concluir [Jor último. y tener. por constante qne la proposiciói1 siguiente: .')"0 SO).', yo.existo '~,es necesa~.'ricúnenfr, IJerdllderá, mientras la esloy prollunciando o (;,o/Jcibi~l1doen mi espt'rilu 11,

1 ,,1:),
~

. ;';I~;:.!i r

<.-:f:'j

. i

:.í

._ ,Esta afirmación de la existencia a través cleJ;pngaño 'y deJ, pen. samiento ya había sido anticipad, por San Agustin. En la ¡:;judad de' Dios, por ejemplo, nos "encontramos con. las siguientes expresiones: ••¿Qué? ¡,Y. si te e1lga11a6?Pues, si. me engañO,. existo. EJ que IlR existe,

-.

/.~'

. .': .: *!_: . . • • .~ • . . •
-

. •. <1

i:

~ ~

~.'

~

£

.' . . .,
•. '.0.1, "

•, .\, .) • • • • • • ."" :i.>
?:

112

INTRODUCCJON A LA FlLOSOFIA

DESCARTES

,

113

",

I

.,

. • .' .• 0 . .,{." . .
(','

. ., • . .'
,
.

no pude engaI1arse y por eso, si me engaño existo, Luego, si existo; si me engaño, ¿cómo me engaño de que existo, cuando es cierto que" existo si me engaI1o? Aunque me engañe, soy yo el que me engallo y, por tanto, en cuanto. que conozco que existo, no me engallo, Seguirol'también que, en cuanto conozco que me conozco, no' me engaño, Como conozco que existo, así conozco que conozco'.', Ya antes, en los Soliloquios había llegado a tener conciencia de la. existencia a través del pensamiento. Sin embargo el,'fundarla certeza de-la existencill por medio de la duda y el pensamiento es, podríamos decir, un..poco episódico y accidental dentro del desanollo del sistema agustiniano y, de ningún modo, el núcleo central y fundan,te de .él como sucede en el sistema cartesiano, Además, a pesar de la rigurosa e impecable formulación que San Agustín da a aquel fundar la certeza en el acto de. pensar, .sus palabras cayeron en oídos sordos y no hicieron escuela. En cambio, dichas por Descartes doce siglos después, esas mismas palabras no .sólo fundaron el propio sistema cartesiano sino que, además, inauguraron la filosofía moderna. Descartes ha llegado al fundamento que buscaba que será, por tanto, el primer principio de su filosofía. Así lo dice en cl Discl1l'so: '~ , '. ObserJlando que esta ,'erdad: "pienso luego soy", era tan fzrmé y segura que las más extravagantes supQsiciones de los escépticos no son capaces de conmoJlerla, juzgué que podía recibirla sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que andaba buscando ",

no es, pues,. algo can lo cual.pueda identificarse, no es ,11gaque él expe- ' . rimente pertenecerle de moda inmediato y necesario. El pensamiento,'
en cambiq. es algo que no puede -separar de sí. cuando se capta 'exis-

tiendo. "Soy, liues, tII¡acosa.Jlerdadera,.Jlerdaderamenteexistente, Más, ¿qué cosa? Ya lo .he dicho: ,¡na.cosa que piensa,"Y ¿qué más? Excitaré mi imaginación para l'er si no soy algo más aún. No soy este conjunto de miembros, llanuido'cuerpo humano; IlO soy un,aire delicado y penetrante repartido por lodos los miembros; IlO soy lI/í l'iellto, un soplo, Ull ,'apor; IlO soy nada de todo eso que puedo fingir e imaginar, ya que he supuesto. que todo' eso no es. nada'y que; sin aiterar esa J1lpOsicióIl, .hallo que no dejo de estar cierto de que soyalgo" . .Como vemas, a la pregunta por quién. es él, DeScartes responde
que es una cosa que piensa', una -sustancia pensante, res cogital1s. Pero a

esta res cogitans él la concibe' en sentida amplio, incluyendo no sólo las pensamientas sino,también', las volicioI\es y las sentimientas, . "¿Qué soy, pues? Una cosa que piensa.-~Qué es una co.sa que piensa? Es llI1acosa que duda, entiende, concibe;'
afirl1Ul; niega;' quiere, n.o quiere V,' tafnbi~n, imagina y

,

.. t

sien te":'
.1: ••

.',

'

""

'"

.i":.._.:

,

..

La certeza que ofrece 'el pensamiento es inmanente al pensamiento mismo y, por tanto, ella es vigente,mientras dure el acto mismo de pensar porque podría suceder que si dejara de,pensar, dejara, almismO tiempo de existir. En la segunda de sus Meditaciones leemos:

'1.,;''.I'C" "\

.:'<><
.,"'"

"Yo soy, existo, esto es cierto; pero ¿cuánto tiempo? Todo el tiempo que dure m'i pensar, pues acaso podría suceder que; si cesase por completo de pensar, cesara al mismo tiempo por completo dé existir",
Por medio del cogito Descartes ha captado la,evidencia de su existencia. Pera, ¿en qué cansiste esa existencia ahara evidente? Todavía na conoce. can suficiente claridad lo que él es, a pe'sarde estar cierta de existir. Sin embargo, la metadología por él seguida tiene que con,elucida necesariamente a saber en qué consiste su existencia. A ésta. él la captó con evidencia aun supaniendo que no tenía cuerpo; el cuerpo.

!;j
; 1

:;

~.~~:~ ,::

l

j:
1
j

'l;

,l , ¡

£

.:',
,.
,~

I .1~ .,
';1

¡

I-Iemosvista que la preacupación inicial de Descartes era seguir un método. que le permitiera encontrar un primer conacimiento absolutamente verdadera ,que sirviera, a su vez, de criterio de verdad para' tado otro canocimiento ..Pero. ese primer conocimientp ya lo ha encontrado en el cogito ergo SUIll. ¿ Cúáles son las características de ese primer conocinlÍenta para, manifestarse.-camo evidente? Su claridad y distirición. Claro- es, el conocimieIÍto que está presente y patente ante nuestro espíritu de macla tal que 1;01' sí mismo impone su verdad: Distinto es un conocimiento. claro que se distingue perfectamente ele otro conacimiento c1aro:'Pbr'tanta, tadas aquellos conacimientos que tengan el carácter ele'claridrrd y distinción qUé'tiene e¡.cogito ergo sum, ya los vay. a tener por 'verdael'eros y les podré dar mi asentimieto, segu'ro de na caer en error posible. -Claridad--ydistinción es; pues, el criterio de verdad y la primera. regla de su métado. En la tercera de sus MeditaCiones dice Descartes:
,'l. 1,•

¡

1

....

"... Me !,arece que ya Imedo eslablecer esla regla gel/eral: que lodas las cosas que cOI/c"ebimos muy e/ara .r dislil1tdllle/lle 501/ "erdaderas". Esta regla de la ¡;larid'ld y distinción, obtenida en el acto de pensar es confirmada cuando se aplica al pensamiento mismo. El pensamiento es lo primero que se presenta a sí mismo como objeto claro y distinto. Por eso el pensamiento es un factum, un.hecho, del cual hay que partir. El no necesita ser demostrado porque es el primer principio y regla de toda demostrHción. Si fuera demostmdo yon-ecesitaría del pensamiento para llevar a cabo esa demDstración. El pensHmiento está. pues. e n el principio de toda demostración y es el fundamcnto de todo conocimiento. El pensamiento se capta a sí mismo en forma clara y distinta por un acto de intuiCión que .es la m2s elevada forma de conocer. La otrn forma es la deducción. Intuición es la visiáninte!ectual inmediata' e .instantánea de cosas simples.'. En. ella, pues. no cabe la dud¡¡ y. por eso. la intuición es infalible. La deducción es un conocimiento igualmente válido pero que se adquiere a través de un proceso. EL Gonoci~ miento que ella proporciona no se realiza. por entero .en UI1 núsmo tiempo sino en una sucesión temporal a lo largo de la cual se va infiriendo una cosa de' otra. Pero al fin de. este proceso. eJ conocimiento que obtenemos por 1'1deducción también. es un ver del espÍÍ'itu. Intuición y deducción no difieren. pues, esenciülmente. El procesó temporal que la deducción requiere culmina, a su término, el! una intuición. En la tercera de las Reglas parn la dirección del espíritu, Descartes escribe: Vamos a enumerar a'q/l i 10C/OS l.osap9,s-,te Iweslro entendimiento por medio de los. cuales podemos llegar al cOllocimit'nlo de las cosas, sin. lemor. alguno de errar: la intuición y la deducción.' E/liiendo pOI' intuición .. no el leslimonio flucluanle. de los senlidos, ni el juicio falaz de una in1l1ginaciónlncoherenle, ,sino una concep-. ción del puro .1' ulenlo espírilu, lan fácil y distinta. que no quede en a/)so.lulo ducla algitna respeciO de aquello que entendemos ... , por deducción. ' .. eulendemos

".i': ",
"J

\r. ::: ~~~,
.

JI'.; .

.;tl~. ;'~ .1
:~i

~.

~"

que ¡¡ene una inlUición clara de cada cosa. No de otro modo cOllocemos que el ú/limo eslab'ón He una caderla eslá en conexión 0011 el pl'il'nero, aunque no ¡Jodamos conlemplar con ¡~n mismo golpe de "isla todos los, eslabones inlermedios, de los que depelide aquelJa coneXión con lal que los hallamos reconocido sueesimlnenle .v nos' acordel11(js que, desde el primero hasla el úliin1O, cada uno eslá .l/nido a su inmedialo ".

•/ ...,;

")1

1 .' "1
.\1

i

y en la Regla XI agrega:
"Pero si la. consideramOs (a la deducción) en CUClillo eslé ya hecha, como en lo que se dijo elJ la regla Vl1. ..... ,.: entonces. no designa ..ya ningún 111ovÍlnlento, sino el lérmino de un 1110.vimienlo, JI por eso añadimos que es '"isla por. inluición ,cuando es .simple y c/m:a, pero 110 cuando es múliiple.y .osi'ura., .' . de'suerle que (estas dos operaciones).. pare.cen confundirse. en !lna, sola por ". cierlo movimienlo' del e.Jp.Í'ilu que,. al mismo lieiJ1(10" intuye elida una. de las cosas y pasa a olras.",
,

• • •

.'c'.

j
:I~~ .
.,c~
,P"

• ••• •, ••
.'

:11 ,]

:1

. .-'
'.:¡ • .\::'
/.

J
JI .r.
",1 .

"J.

11

.'

.

."

.y
.;\

~l;;

fi';~.
.
'0

.. Aferrado a 'su..pensamiento, primera certcza conquistada, todo el método cartesiano. .consistirá en oi'denar'y disponer las cosas de .tal modo que el' espíritu :váya desc¡ibricnd6. eli''ellas alguna verdacJ"Esto .se logra 'avanzando de la' intl\ición de las cosas. más. simples. hacia las más . complejas y:difíciles. El método, en 'esta búsqueda de la verdad, debe constar, dice Descartes de cuatro preceptos.fundamentales: 1) aceptar sólo aquello que se ve COll claridad y distinción; 2) dJvicJircada.dificultad'. tanto.'como ..sea posible para Jjo.derlas resolver; 3) haceJ:,una orde~ nación ."de los pensamientos" comellzando por los m.ás simples y avanzando hacia ..los más' difíciles.y coillplejos'; 4) hacer.una eilllmeración tan. prolija 'de ¡llodotal que sea imposible omitir 'nada, A estos preceptos .Descartes los enunciiren el. Discurso .del siguiente modo: . ;"Fue'-el primero;jw admitir. como verdadera cosa algu. 'na,. que no supiese. con .'eI1idencia que lo es; es decir, evilarcltidadosamenle ko precipilación y la prel'enciú.n, ".', JI no comp¡:ender en mis juicios ..nada má,:¡que lo que se .'; presenlase tan e/al'a J'. dislinlamel1o/e. ami espirilu, ql/e.' lío hubiese. ning,.ma 'pcasión de. ponerlo en duda.:.EI;,segundo. dividir ,cada una. de .Ias;dijiculiades que 'examina- . .re, en CUiJ171as' parles '¡úere'posi/)/e JI .en. cuan las req.ui-

-" ."\ .1. .1
'

.1 .l .:\ .,. .
'IX .

todo

aquello

que

se

sigue. necesariamente de.. JI/ras

.. '.;'!~. ",:

cosas c(¡nocidas con cel'leza. Mas hidio 'de proceder asi porque muchas cosas se..c(jnocen CO;¡cerleza, aunque ellas rnÚmus /la sean e"idenles COI1ta/. que sean deduci' das de principios verdaderos y cOl1oddos por un mO)JiI'nieuto .continuo y no interrumpido del pensamiento

>;,1:

•. .' .,' .:

::¥J~
. :i~;

.. :1;,:'

•• •• .:

;in~:¡l
••:.,.t.'

•. •

:

i

l.

•. . • • . • ., • • • • . • . •. . • .
l....

•',.'. .•:.
•••

.,'t.
,~:¡.' .

., ••
1.
'i-' •

~.},~>

~';\:',<).
...•.

116

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA riese su mejor solución. El tercero, conducir ordenadamente mis pensamientos, empeiando por los objetas más simples y más fáciles de conoce!', para ir ascendiendo poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los más co,npuestos, e incluso suponiendo un orden entre, los que no se precedenl'laturalmente. y el último; hacer en todos unos recuentos tan illtegrales y unas revisiones mn ge1ll!i'tiles, t¡ue llegase a estm: -segUro de no omitir nada" .

DESCARTES

117

iC

",

..

,.".:.:

."':
'.".
"

'f \,.:".

,"

~',: ..

.:(:
.::','
•••• '.

•••

;

.

.'

....

".

••

;.

.C" :;.,

.C
'

A esta altura de su meditación Descartes está ya en posesión de una primera certeza a la cual intuye cQn claridad y distinción; está, además, en posesión de un .criterio de certeza para todo conocimiento posible:. que éste .sea intuido con la misma claridad y distinción con que 'es intuido el cogito ergo sumo Lo primero que sé presenta con ese exigido carácter de claro y distinto son las.verdades'matemáticas, pues se esté dormido o despierto sigue siendo cierto que dos más dos. es igual a cuatro y que el. triángulo es una figura de tres lados. Recordemos, sin embargo, que frente'.a'este tipo de verdades;'ante las cuales pareciera que la duda,ya no es lícita, Descartes.introduce, como un . modo titéradicalizar la dl!da misma, la hipótesis de¡'genio maligno. Con introducción .de esta liipótesis el criterio de:certeza queda'.desjerarquizado para- ofrecer '1'01', sí mismo 'el fundamento ..últinio de 'la ,verdad. Ahora esel mislllo criterio de certeza el que necesita un fundamen, to,' una garantía última. Ese criterio sólo podrá..ser valido..si destruimOs la hipótesis del genio maligno y probamos, en cambio, la 'existen, cia de un Dios perfecto que, por perfecto, .no pueda engañarme. El.crj, terio de certeza, en definitiva; necesita un. segUndo,y fundamental. cri,. terio de certeza: la existencia de Dios, garantía última de toda.verdac1. Descartes se ve necesitado, entonces, 'por el interno proceso lógico.de su sistema, a probar la existencia de Dios. Por ello su esfuerzo,se.encamina a desarrollar la demostración de esa existencia"que le garantizará la posesión definitiva de. la verdad. Dios no era sino. una pieza:dentro de su sistema. Y aquí nos encontramos con una dificultad q'ue ya Gassendi le formulara al mismo Descartes; la existencia de Dios sólo podía . ser aceptada si se la veía con claridad y 'distinción y esta claridad y. distinción alcanzaba su definitiva garantía por la ex.istencia de. Dios. A esta dificultad pod.emos, por nuestra palie, agr~gar otra, ¿Por qué Descartes' necesita demostrar la existencia de Dios? Pues porque no la intuye directamente por más que directamente intuya la idea de perfección. En cambio, como..recordarán, en ningún momento los griegos apelan a una demostración del Ser ya que de él tenían una intuición

inmediata. Había una mostración y no una demostración del Ser. En Desciutes, por el contrario, hay una necesidad de demostración porque . el. Ser Supremo cart.esiano tiene notas extrañas al Ser de los griegos. La idea. que Descartes tiene del Ser Supremo muestra la inequívoca in. fluencia del cristianismo que hace sufrir una profunda modificación a la idea que 'del Ser tuvo el pensamiento griego o,' mejor, el puro pensamiento, cuando, no está. extrapolado pOr nada extrafto, sí mismo:' Mientras. para Jos griegos, como 16hemos visto repetiilamente, el Ser no era trascendente, ni independiente del Todo, sino inmanente a él, no era creadbr porque .no había creación ex nihilo, ni era omnipotente p.orque este concepto no hacía falta en un mundo divinizado, todas estas características, justamente, atribuye Descartes al Ser Supremo. Explícitamente lo. hace en la tercera Meditación con estas palabras:

a

"

J.

,"Bajo ..el. nombre ,:de Dios entiendo una sustancia infini'.' ta: eterna, inmutable, independiente, omnisciente, omnipotente, por la' cual yo mismo y lodas las demás cosas que. existen (si algunas existen) .han sido creadas y pro. ducidas".

la

"i¡:

...!

,

.:'¡-"
"

Como ustedes comprenderán con estas notas de trascendente, creador y omnipotente, todas ellas extraijas al pensamiento, el Ser ya no será objeto de mostración por y para el pensamiento; sino que estará necesitado de. demostración. Pues bien, .¿cómo lleva a cabo Descartes la demostración de. la existe;lcia de Dios? Ante todo .imposible le resultará hacerlo. por algo que ..está fuera de su sustancia pensante pues, por el momento, sólo conoce con ceftidum'bre su propio pensamiento y su propia existencia~ Empieza, entonces, advirtiendo que en nuestro pel~amientQhay ideas y gue. estas pueden ser de tres clases; innatas, adventIcIas'y facticias.'. Ideas innatas son las e )arecen nacidas con nosotrOs; no provienen de os sentidos sino de la activida!! misma del entendimiento ...]deas. adventicias 'son, aquéllas que parecen extraflas al
pensamiento .. .y oriundas de fuera. Parecen, pues, advenlf, provemr ,de

:;,;'¿~

.-

.... I~~ .

lps: senhdos. Finalmente ideas faeticias son las. hechas o lIlventadas p~r nosotros. mismos como cuando mventamos, por e¡em lo.,'las Ideas 1 de menas. upogntos u otras ficciones semejantes. Ahora bien, ¡,cuál de estas 'ldeas es la que'uos. va a peTll1ltlrtrascender nuestro pensamien. to y afirmar la existellcia de otra cosa distinta de él, afirmar, en el caso .::1: presente,. la existencia de Dios? Pareciera, a primera vista, que son las ideas. adventicias, las qtie''yienen de, fuera, .las que nos permitirían . . i" transitar.'ese camino de trascendelicia. Pero, como ya lo hemos visto, el "' .:~,~: conociiniento sensible ha quedado descalificado. como critelio de

•... ~.~ .

~t

.-

verdad y hasta ahora no tenemos ninguna garantía para afirmar que a las ideas adventiCias correspondan realmente objetos exteriores. Por cierto que' las ideas' faeticias, que son puras ficciones, deben ser eliminadas para cumplir con nuestro intento. No quedan, de este modo, nHda más que las ideas innatas. . Descartes emprende su tarea a ¡elando a 'una distinción éscolás' tic1J.el realiCiad '[orinal realidad ob'eUva de as leas" a rea Idad formal 'es la idea considerada como un modo o una resu tan e del mismo ejercicio del pensar. En tal sentido puede decirse que todas las id'eas benen una lctentica realidad formal. Pero, además, lHS ideas difieren entre SI en lQ que respecta al contenido; difieren en la medida que_el contellldo de cada una I:epresenta, o se supone que representa, un objeto dJÍeren te. Este .contenido objetIVO, dJstmto en las dlstmtus ideas, es la:realidad objetiva, Es evidente que mientras más rico es el contenido representado en la idea, máyor realidad objetiva tiene esa idea, Una idea que rep'resente una sustahcia tiene mayor realidad obje'tiva que una que represente un acCidente. Huy mayO!' realidad objetiva en la 'idea que represente llIía mesa que en otra que representé el color que ella tiene, El origen o causa de la realidad formal de una idea es evidente ya que. ellu se origina en el acto mismo de pensar. En la tercera MeditaCión dice: ", .. Siendo ioda idea /.Ina obra del espíl'itu. es tal SI' iwtul'aleza que no requiere de ,'uyo ninguna otra realidad [omial que la que recibe y obtiene del pensamiento . o espíritu, del cual es sólo un modo', es decir, l/na mane. ra de' pensar", Ahora bien, ¿cuál es la causa por la cuul las. ideas d'ifiere¡lentre sí, o sea, cuál. es la cuusa de la realidad objetiVa de las ideas'l:Por'lo pronto esa causa debe tener, al menos, igual realidad que elefecto;'Pa' ra Descartes eIJo ~'es cosa' manifiesta por la luz' natural", pues ¿de .dónde puede el efecto sacar su realidad si'no es de la causa'l.Imposible 'que sea de la nada, pues de la nada nada sal" Escuchemos a Descartes, siempre en la tercera Meditación: "Ahora bien, para que ww idea contenga tal realidad objetiva en vez de tal otra, debe sin duda haberla recibido de alguna caWTl, en la que habrá, pOI' jo menos, tan" ta realidad formal corno hay realidad objetiva ell la' idea; pues Ji suponemos que hay algo en una idea que no esté en sú causa, será porque lo ha recibido de la nada",

y un poco más aI'rib~ dice:

,

•,t: •
.'
•••

"Y de aquí se sigue no sóla que la I/ada l/O/Juede fJroducircosa algull{l, sil/o.tamblén qtie lo más ¡mj'ecto, es decir, lo que .tiene 'en'sí más realidad, 110 puede ser consecuencia. y dependencia di lo mel/os'I""1eclo, . , ..

eJ.

'Con estas'aclaraciones queda despejado el camino para poder.: ~ trascender del pensamiento; 'para poder afirmar la existencia de 'HIgo •. :. que no sea mi propio yo. pues si encuentro .una idea cuya realidad ob.. '. jetiva es tal que de ningún modo' yo pueda ser la causa, resultará que , .adem¡\s de mi pensamiento hay alguJ1a otra cosa que luj causado aqu,lIa idea. En cambio si"en mi pensamiento no encuentro una idea de ese tipo no. tendré ningún argumento que pueda cOl1vencenne' que además de mi pensamiento existe otra icosa, Caería, en "ese caso. en Un solipsis1110imposible de. superar. Tampoco' podria' superar mi duda frente a verdades in tuidas con claridad .y.distincióil, pues no habría podido destruir la hipótesis del genio maligno con 'la prueba de"un Dios que garantizara la verdad de todo lo' evidente, Sucede;"sin embargo, que en mi pensamiento tengo la idea clara y distinta de lo I,erfeclo, tengo la idea de Dios: Yo no'puedo'ser el autor de esa iden porque su realidad objetiYa'es infinita y. yo .soy un' ser. finito, ..soy un ser!ünperi'ecto y la :prueba ~ .. de' ello eS.Jmi dud'a misnú. Esta::idea 'de perfecto:e infinito es, además, anterior a la de', mí mismo' porque sólo"reladoi1ándome' con la 'perfección y la.infinidad es que IJuedo considerarme finito e imperfecto, No hay. otra solución eiitonces, sino"ej'ue esta. idea de Dios que tengo en mi pensamiento. tenga.por'causa a Dios mísJ110y por él 11ayasido'in\presa el1'mi pensamiento.
•••

.<, .'

.'::

• • • • •••• • • • ./. •.
••
•• ••

" ".'

.
."

",', ..~ .'

. "Y, por' conj'iguiente¡ es necesl1iio 'concluir'de lo anteriormente dicho que.Dios existe; púes' si' bien :ha)' en mí la idea deela' sustancia, :siendo .íIO. una, no 'podría haber en mí la'idea de: una sustancia ¡'ijlnita siendo yo Ufl ser finito, 'de no haber sido puesta en m í por /lna "sustanci" .que.Jea vercl"del'''/l1en te infin ita ": .
.":"

r~ ¡¡~
~.
J_

:~.

De' este 'modo Desc'artes ha llegado al término de su' demostración de la existencia de Dios por medio ele la causalidad de h, idea 'de perfe'cción que está en nuest,'o pensamiento., A contülUación Descartes desarro].]a una variante' de esta prueba y demues!J'a'la existencia'de Dios a 'jiartir. dé nuestrapf0pia existencia, o sea, de'que nosotros qlie tene-. mas la. Idea .de 'perfe'cción. existimos, Comienza está' demostración

• • • •• .> • •••
•>',:

'.••,' .,.
:

•••• •"'1 ~}

• •.¡,/,•.•. .,.' •. .i~' ."". •
l' .

'."

.. S" ~

120

INTROD UCCION A LA FlLOSOFIA

r
,.
.;,'

,
DESCARTES

"

,

121

• .2 •.• • .• ,0,.... .:

interrogándose si él, que tiene la idea de Di,os,podría. existir aún si no hubiese Dios, Pero, en tal caso, ¿de quién tendría su existencia? bnposible que fuera por sí mismo pues en ese caso no seria finito e imperfecto, en ese caso "no carecería de perfección alguna, pues me habría dado a mí mismo todas ,aquéllas de que tengo alguna idea; yo sería Dios". Descartado que yo sea el autor demi existencia ésta tendrá una
cal.lsa. Si. esta causa tiene su origen y su existencia por si misma, enton-

.~.

f

1,
l.

:"

r

años- y si existe no es de 11l1.modonecesario' sino contingente, es decir que no pertenece a su esencia existir ~ecesariamente. Pues bien, ¿suce~ de tal cosa con Dios, con la idea de perfección que ,tenemos en nuestro pensamiento? De,ningIJn modo, responde Deseartes. Yo no puedo peno' sar la idea de peTfeeción sin la existencia, porque la existencia es uria perfección, Pensar al Ser perfecto sin la existencia es como pensar un triángulo sin. tres ángulos o sea,algo imposible. La existencia perteneée
a Dios de un modo necesario,' es parte de- su esencia; su esencia es

y
~}:
.

~~

.
••
.'c". ••••
.. :..
'

ces.es Dios. Si-no lo tiene temlrá ella, a su vez, qUe lener una causa. "Y, agrega Descartes, se.ve manifiestamente que aquí no-puede haber un progreso hasta eJ infinito, ya que no tanto se tiata: en esto de Ja cau. sa que me produjo,- como la que en el presente me conserva", No queda, pues, otra altemativa que afirmar que mi e¡¡istencia tiene por causa a Dios y, por tanto, que Dios existe. En la misma Meditación leemos:
" ...Por lo tanto. no cabel! aqtddificultades sobre este.' pUlltO, y hay' que concluir necesariamente que, puesto' . que existo, y puesto que la .idea. de un ser sumamente peljecto, 'eS(O es, de,Oios, está en mí, la existencia de Dios queda muy evidentemente dell10strada ".

?= .:;
f'" -

su

Ji1 ~

~ ...

<, ..,

11 .,
~~

~! ~

existencia'. De este modo, .de la sola consideración de la idea de perfección que está ,en nuestra mente, se patentiza que esa idea tiene existencia. A Dios, pues, no puede concehírselo como no existente; su.idea imPOIl~ necesariamente que reconozcamos que, existe. En la quinta. Meditación leemos:
" ... Puesto:' que 110 puedo concebir a Dio.s. SÍ/lO como existente, se illfiere qúe la e:tistellcia es ilúeparable de él y, por tanto, que existe J!erdaderamente. No es que mi. pensamiellto pueda hace/: que ello sea, ni que imponga .lIecesidad alguna. a las cosas; POI:el co)¡trario, la necesidad que hay en.la'. cosa misma" es decir, la necesidad de la ex.istencia .de Dios.,.me determina.a ten,er ese pensamiento; 110 soy libre de cOllcebir a Dios stn la existencia, es decir, a Ull ser sumamente pedecto, sin ttlla stúna pelfección, como .soy libre de' imaginar un caballo sin alas o can alas ", :,

.

,

"1

.ii>

.' •••• . . .• .
• • • • •
.
-.'oC;,,',

.f:i':

intento. de demostrar la existencia de Dios, en las dos varian, tes analizadas, está. ftli1dado, c.omo,dijimos, en. el principio. de causali" dad y exige, 'por lootanto, un razonamiento más O menos largo, Por eUo Descartes haee'un nuevo intento de demostración -siempre fundado en la idea que nosotros tenemos de la perfección-'por elcu¡il.la existencia, de Dios sea reconocida de un'modo inmediato, Es el llamado'argumento ontológico.y pretende, sacar su eficiencia .del solo análisis.de una idea, del análisis de la idea de perfección. Este argumellÍo.Jamhién .supone-. una distinción que Descartes recibe desde la Escolástica, Es la distin- . ción entre esencia y existencia que en la Escolústica estaban en la relación de potencia y acto, Una cosa era la esencia neutra respecto a la existencia, es ,decir que podía. existir o no. existir"y otra era el cumpliEl

~

,I~;
~ ~.~.~
.-T ~
•.

'í..":.

;':', ,". ,¡;'

miento

O

actualización: de ~sapote:p.c1a ..qu.e acontecía con la existencia.

En el mundo de cosas contingentes; o sea, que pueden. ser o no ser, la exist~ncia no pertenece de módo necesario a la esencia de esas cosas y, .. ".", por ello justamente, son eon~ingentes, La esencia de un triángulo, por .-"~ .' -,- ejemplo, es"la.de tener tres lados, ,tres ángulos, los cuales son iguales a ;;::;.,'. dos ,rectos; pero de ningün moclo pertenece a la esencia de triángulo la existe,ncia,'de.modo tal que podría ilO"existir.Podría no haber triángu-, los.como' no hay centauros aunque,nosotros tengamos una idea de lo .,(:" que son los centauros. El hombre, cuya' eselicia es ser animal.racional, _.";' podría no haber. existido -como no ha existIdo' durante millones de.
~. :O"",, :

-r ..~; i ;; :;i' ;

Con la demostración de la existencia de Dios Descartes tiene ya seguridad de que no está, solo en el mundo. Por lo menos además de él, sustancia pensante, también está Dios, sustancia divina. Y no solamente ha 'logrado esta seguridad sino también que,este Dios absolutamente perfecto le garantice .Ia verdad de todo lo que ve con claridad y distinción, En el Discurso dice:
"Pues, ell primer lugar, esa regla que alltes he, tomado, a saber, que .las cosas que concebimos muy clara y distintamente son todas perdaderas;, esa misma regla recibe su certeza solo de que Dios es o existe, J' de que es un ser pe/fecto , , , ",

{

¡¡

¡f

::

r

.l ;

:{, ,~: ..', .;; , ) " El criterio de verdad consta, pues, de,dos momentos:. 1) claridad y distinción; 2) la existencia de Dios, como garantfaúltima ..Pero entonces, ¿cuándo y cómo.surge el error? El ,error no puede radicar en
:(

:{:'t

".""'/"'1 ,~~.\' ." ' .• Q"

las ideas. Las ideas siempre son verdaderas cuando las consideramos. como puras ideas de nuestro pensamiento. El error surgid o, mejor, podr:l surgir cuando nosotros' equivocadamente'alribuyamos existencia. a esas ideas, cuando nosotros inadecuadanlente las prediquemos'de la. realidad. Cuando Don Quijote creía ver gigantes no estaba todavía equi- . voqdo; su error, su locura, radicaba en afinnar que eran. gigantes aque'. 110ssimples molinos de viento que estaban frente a él. Por ello el, en:or 110 existe sino en la Im~dicación, el error existe en el juicio. '..' Pero,' ¿qué 'es el juicio para Descartes? Es Un acto voluntario, un acto libre por el cual afirmamos o negamos .alguna cosa. El juicio se realiza, entonces, con la colaboración de! entendimiento y la voluntad, El entendimiento es una facultad limitada y dentro d.e esa Iimita-. ción es.perfecto. En cambio la libertad 110 sólo es perfecta sino que ilimitada e infinita, a tal punto, que es por ella que podemos consideramos hechos a imagen y semejanza de Dios. En.la .Meditación cuarta . escribe estas palabras:

'(1i

Il;i ~
t1~r
,;;f

"Pero antes de examinar si hay" ta/~s cosas existentes fuera de mi, deba 'considerar sus ideas, elt cuanto que se hallan en mi pensamiento, y Jlercuáles son distintas .y cuáles confusas".


.:,X
.:',. ." •.

';1

"',
'

...' ::.

es.

.~. .:.
:i£

,:~' .
.~.

''SOlo la Jloltú11ad libertad del albedrío la siento en o mi tan grande; que no concibo idea de otra más amplia y extensa; de suerte que es ella principalmente la que me hace saber que 'estoy hecho a imagen y.semejanza de Dios
lJ ,

.". "¡ .
.j'j

En mi pensamiento tengo Ja idea de cuerpo que es distint~ de • ."" alma cuya esencia consisÚa en el pensamiento. Si anaJizo Ja idea dee':': cuerpo veo con clalÍdad y distinción que lo esencial'en ella es la exten-.:-" sión. La expelÍeneia con el trozo. ele cera se""lo advirtió con claridad .• " .... Ese' trozo arrimado al fuego perdió todas Jas cualidades que sus sentido.' Ifabían percibído, Sin embargo' seguía siendo Ja misma sustancia. Pero, ¿en.qué consistía esa misma sustancia? En extensión, la sustancia de lo• cuel1)OS es,' entonces, Ja extensión quena puede ser captada sino en• una.inlu.ición'delpensamiento. 'Jodo cuerpo se extiende en largo, ancho •.. y profundidad y así es como lo estudian los geómetras. Oigiunos a Des- i I cm.tes errLos pdncipios de la filosofía: •. ,. ~

:~.

','.!-I
1;"
.~;

Resulta, entonces, que siendo la voluntad más extensa que el entendimiento, muchas veces se extiende a cosas que eJ entendimiento na ve con claridad y distinción y emite, así apresurados e infundados juicios. Cae, en defjnitiv~, en' el.enor. Un poco después de Jas palabras que recién hemos leído, sigue. diciendo.Descartes.: _ .

J
, ',,?" .' '.-:1 f
:'t .f

. r:,f,

,1.,;)\

!:w.

"La naturaleza del cue/pa no consiste en:el pesa; la du-, .. reza, el color o cualidades semejantes sino en la sola 'extensión. Al proceder asi•.¡Jercibiremasqucla naturaleZi¡ de la 'materia, o del cuerpo. cansiderado en general no consiste en ser una cosa 'dura, pesada, coloreada o que afecte. de."alg!Ín otro modo 'a las. sentidos,..silro tan sólo en ser una cosa extendida ell largo, ancho y ¡iro-. jiázdidad ". "

., ., • • .
.'
.. .,

.;:;,1

'

.:'

. ~j~

.:i~
;~:.

"¿De dónde nacen, pues, mis errores.? Nacen de que. la Jloluntad, siendo mucho más amplia:.}' extel!sa que el entendimiento no se colltiene dentro de. los..mismos" !I'miles, sino que se extiende iambién a las cosas que no . comprendo; y, como de suyo es indiferente, se extraJlia con mucha facilidad y elige lo falsa en Jlezde lo ve/~ dadero, el mal en )'ez del bien; por todo lo .cual sucede que me engaito y peco ".. .
Descartes está ya en posesión de dos reaJ¡"dades existentes: su propio pensamiento y Dios. Pero, ¿existe algo.mlls?, ¿existen f1!era de mT cosas materiaJes?, ¿existe un mundo? Para responder a estas pregun~ tas y sienipre fiel a su propio método, Descartes dice:
,,'~

'~J
:fJ
,Ir.

\";'1;

..

~

,

l'~

¡~

I'!~

\,1
,,1
.,,'\.

En mi pensamiento' tengo, pues, la idea de cuerpo cuya esencia .'::." veo con claridad y distinción. Lo que no sé todavía es si fuera de mi .:, . ' . pensamiento existen realmente cueI}JOS, Sin embargo aunque la exis- .:'.' tencia del cuel}JO no sea evidente, hay algo que lo es, hay. algo que ces.:,' evidente y cs. la gran inelinaci~n que ~~ngo en creer,' que los cuerpos .'.; realmente eXIsten,. ¿Pero esamclmaClOl1 na puede engan~mle.?',No, ", .. porque ya estmn'os 'en posesión'de un Dios que no, puede engañamos, • :de un Dios que por s:' infinita p;rfeccióiI ,es una garantía l?ar~',todo ,: . lo que vemos con eVIdenCIa. As!, de un moclo un .tantO' lllsolIto.y ..... desconcertante,. pJ1leba Descartes Ia ,existencia' de' Jos Cllerpos, la idea' •. de los cuales, como pura extensión, encontraba en :su pensamiento: .En •.... .la sexta Meditación escribe: •••
c

[';.¡
.1

I¡i ,.:.,~.
.~..

habiéndome dado Dios /lingllllCl facultad para conocer que' ello ,es asi, sino, mUf.al contrario, 'una poderosa il1clinación .a creer .que"las ideas'parten. de las
"P1I"£!S, /lO
/. f_

"

,.

.~ .:,.i'

: 1;jI

• •

.'¡

.1(':'
.•¡:.;.'

:;~.".
• .,. •. ' .- .

.,:, ."",

124

lNTRODUCCION

A LA FlLOSOFIA

.... ,... '.

}
~; t
,.

DESCARTES

J2j

.'<::

.,.{>
.>'.,

. Después de. todo este proceso Descartes está en posesión de tres .sustancias a las. cuales conoce con claridad y distinción, Estas sustancias son: sustancia pensante -Í'es cogitans-, sustancia divina y sustancia extensa' -res extensa-, Sustancia es, para Descartes, algo que no necesita • ".. ' de ninguna otra cosa para existir, Por eso, en sentido estricto, sólo Dios es sustancia pues' él es el unico que tiene esa total .llldependencia; . , .., .Ia sustancia pensante y la extensa, en.cambio, nccesitan de Dios.para • . ',:,e existir. Pero corno sólo necesitan de Dios y son independientes de -todo lo demás,.también, por analogía, llama suslancia al pensamiento y a la • ' extensión, Quien lleva a sus últimas consecuencias 'la definición que de " sustancia da Descartes es Spinoza al considerar que si sustancia es .' aquello que no neccsita de' otra cosa para exisJ:ir,sólo puede haber una única sustancia, la sustancia divina, a la cual llama deus sive natura, .'''' 'Dios o Naturaleza, de la cual el pensamiento y la extensión sólo serían • atributos, , • ': ' Por una rigurosa aplicaci61l"de su método Descartes. posee ya . conocimientos finnes que le 'permitirán avanzar en el campo de las • ciencias, Su búsqueda metódica' de un primer pJincipio ,de, certeza lo .,.:' hizo afeITarse, en' cuanto sujeto cognoscente, a su pensamiento y al e::," orden de ideas que en su pensamiento encontró, Por ello, desde el .... . puMa de vista del conocimiento, es. en este orden' de ideas -ordo idea•. rum- en que. se mueve, donde tiene,que"]jacérsele manifiesto' el ordcn' .,' ,de 'las cosas-ordo rerum-" Ya hemos visto que 'con esta, conversión " ,hacia lo ideal; cuando 'se busca lo. que es absolutamente principio, • ".-.' se'inicia el pensarmodemo, Y una característica de este pensar -evi.: '.;,. dente ya en' Descartes-, es 'que de ese ,prinl el' priricipio se deriven no •.. , '.. ya -todas las verdades de una ciencia, sino todas las verdades. de todas "", las ciei,cias; .que haya, IJar tanto, no muchas ciencias, sino una sola ciencia .universal. La aplicación del método no será, entonces, otra' cosa que aplicar la uni?ad de la razól1 en la b?squeda de ciencia: El nié,.~.:todo permanece en la mmanencla de una razan que se busca a SI nusma • ";:."j , para poder conocer, Por elJo, todas las ciencias no soii otracosa.que la propia sabiduría hul11ana, En primera de sus Reglas diec: .-

cosas co/porales, no veo cómo podl,'Ía di,¡cúlparse el engaño, si, e/'lefecto, esas ideaspartiermi de otro punto, o fuesen producto de otras causas; y no de las cosas corporales; por todo lo cual hay que concluir que exislen cosas corporales",

"+T .
;..

',t

aunque aplicada a diferentes objetos, J' que no toma de . ellos mayor diferenciación que la que recibe la luz del ' sol de la variedad de cosas que ilumina, no hace falta cohibir los espíritlls ce IT ,limitación 'alguna, puesto que el conocimiento de una. verdad no nos aparta del conocimiento de .otra (como el 'ejercicio de un .arte nos impide el cultil'o de otro), sino más bien nos ayuda "
Como podemos ver el método cartesiano postula captar los lazos que unen.entr.e,sí a las diversas verdades en' ese ordo ¡dearuin que es la ciencia, La posesión de esos lazos.y conexiones en orden a.'la totalidad del saber nos' dará la ciencia universal. Y la ciencia que de un modo .ejemplar cumple con ese postuhido por ser elJa la actualización misma del. método es la matemática universal. No hay, entonces, sino una sola, 9iencia: la Science Universelle 0- Mafhesis universalis. -En cll~rtaRegla leemos:

~;

,. '.~
"

.:.:
.~
1,,;; :~

la

.-pl , :y.
o

~g.

i)!.~:t.'

:,'1

,

f~l
"{

:~

..(.~>.
.

.~.J

, ~,

.<.'.
e;;:':,

~;f r:,~ .!t:~
t~~
"

"Y si se piensa en esto más detenidaínente, se./lota al 'fin que sólo aquellas cosas en ,que se estudia elorden y la medida se refieren a la matemática, na importando' que. tar medida se haya de buscar.en números, figuras, astros, sonidos'o cualquier otro, objeto; y, por tanto, que. debe haber una,ciencia universal, que' explique todo aquello que pueda preguntarse acerca del orden F la medida no adscrito a ninguna materia especial, y que esa..ciencia, no con. vocablo caprichosamente' adop.tado, sino antiguo y aceptado POI' el uso, es llamada matemática universal, porque en ella se contiene todo aquello por lo' que otras ciencias se llaman partes de la matemá~
tica .~.
"

"t

~.

f
./"

"l .

1
:1

.C:,
...."-

.c~ .
",,-,'

. ~;

la

,.

.~C,,""-';

\
'.~

.'Tues no siendo todas liJsciencias otra cosa'que la sabi'dÍ/ría humana,..que pe,;nanece siempre una y la misma,

.1 ,

E

, La! ciencia. universal o matemática universal supone un género únJco de realidad y. un método único para tratarla porque ella no es otra cosa que la razón misma que se va desarrollando y estableciendo sus internas relaciones y conexiones, Por eso' a esta ciencia, más que los a~untos diferen tes'-que tra t;m las ciencias particulares, le in teresan . solamente; las d-iversas relaci0.nes o proporciones -rapports 0\1 propoi:tions' que en aquellos objetos'se'hallan, Sin embargo, a .,pesar d.e esta señalada inmanencia de' la razón a sí misma; cuyo metódic,o désarrollo es la ciencia, el fin ,de: esta no es la pura contemplación. EIJin de, la. ciencia' 'rlO, es, ;el C0nocer sino la práctica que. nos permita sen'dlIenos y señores del mundó, En la sexta

:1'1

parte dél Di~curso lo dice con estas palabras:

":"l

':~':', .~,:\j\I

", .¡..~

"Pues esas nociones me han enseñado que es posible llegar a conocimientos muy útiles para la vida, JI que, en lugar de la filosofía especulativa, enseiiada en las escuelas, es posible encontrar una práctica ... y de esasuerte hacemos C0l110 dueños y poseedores de la naturaleza".
Toda la construccíóJ; racional y, en definitiva, la razón misma, est'á en función de una voluntad de dominio. Usando ..de la razón, la volun tad quiere intervenir' e interviene en la naturaleza transfol1l1ándola, sometiéndola a las necesidades humanas. El racionalismo cartesiano es, pues, tributario de una voluntad de dominio. Y esta primacía de la voluntad no sólo tiene vigencia en la actividad del. hombre donde, como recordarán, 'la voluntad es mucho más. extensa que el entendin1iento. Tj~ne vigencia, también, y de un modo fundamental, en el. orden racional mismo, el cual es considerado por Descartes como expresión contingente de la infinita voluntad de Dios. Todo lo que. él.ha creado y todo lo que de él depende está sometido a la infinita libertad de su voluntad'; no reconocerlo seria .negar la omÍ1i¡:;otencia divina. De 'este modo,:no sólo las cosas existentes sino también, las' esencias, las ideas, las verdades etemas son. una resultante de la libertad divina y de ninguna manera pueden ser .antel10res á su acto voluntario',:-Las cosas, las ideas, las. verdades son lo. que. son porque así loha querido Dios. Dios no 'está .soinetido. a ..estas verdades sino q(le, por el contrario, ellas están sOl)1etidas aA!. -El triángulo tiene tres lados y dos más dos es igual a cuatro; y. matar es' malo porque así lo' ha querido Dios; pero podría haber sucedidO-.que ni el triángulo. tuviera. tr.e£)a.dos,.nLdos más dos fuera cuatro;' ni matar fuera malo' si así lo hubiera querido Dios. Frente a esas verdades, resultantes de un acto de la. volúntad divina, Dios ha dotado al hombre de una razón que sabe ffill.01darsea ellas. En respuesta a Arnauld, escribe Descartes el 29 de julio de 1648:
-.,'

¡¡~í

:;~ ,¡;y
"j;~ ,~iil
.A1J~t ::., ~¡~
i:r ¥j~< i',.
{~~.

J
.:

'ili~,

Esta, palabras son realmente notables 'ln quien pasa por creador c1ei racionalismo moderno. Según ellas, advertimo~ que ni las cosas, ni las ideas, ni las verdades, muestran una intérna racionalidad sino ..por el contraIjo, son el resultado del puro arbitrio de un infinito acto de libertad. Para ierminar digamos que este Dios cartesiano que lodo lo somete al arbitrio de su infinita libertad, y para quieJi todo 10 racional sólo es un producto de aquel arbitrio, está mucho más próximo al Dios judea-cristiano, que por un acto de omnipotencia y libertad crea el mundo, que. al Ser tal C0l110Jo concibiero'n los griegos. Del Ser todas' las cosas emergen no por un arbitrio de libertad, sino por una intrínseca necesidad, por una intrínseca racionalidad. No l,ace' falta afinnar que todas las cosas estén sometidas a él, porque de él espontáneamente eme¡jan, C0l110no hace falta decir que la rosa esté sometida alrosal porque desde él haya florecido.

.0.' .<

.: •. .~ .': .: .:
,-¡,

;

~~S:

,1 ,i
el.
.<r,
",

.':
t;)
.. ;

~! ¡,~.
.~fít~
,",1 _l~_

.;

,;~. i;r.f.;

'•. ¡¡¡~

'. .~1J~I:' ~
"':¡¡I" .,"",.-

"\:',~~>

.::":'1 ,:..:~.

'1:1\i!i~
eif';'<,!¡ .

""~1

)I~~W;:
'r.'~};(-~:r,_'

.:
.
.

•. ~~~¡~t
"4\ ""'l; .;~.~ }~].:.
~i
I~.

.\ ".
•••••
i

.
• •

~(

"Yo 'creo que. nunca debe decirse de cosa alguna que es . . imposible para Dios; porque como todo lo verdadero y bueno depende de su omn{modo poder, ni siquiera ,me atrevo II decir que Dios'no pueda hacer una montllña sin lIalle, o que uno más dos,no sumel!- tres; solamente . digo 'lile me' ha dotado de tln. esplÍ'itu tal, que no po'dría conG'eblruna. montaña sin.valle, o que la suma.de uno más dos no sean tres, etc., y que tales cosas implican contradicGión en mi pensamiento ".

~;
~1¡':

:~.
;~.

• •

t: :r,
"~'

~ -;¡,~
>le.
~:.

':',
j.to

• •

.1j~l;i¡

.• r;

.' •

.;,

III,!
'

• .: e'
'1

•.~--.1
.1
! . ' ..

-'~,\'

~

,

,

(_i:;,

'.'

Ij
b:.:;..

. .; .j' . •, .• • .' .
l'
:~'~ ...

.>:>

...
.'

,/~ .:.'
"~'.'

~lIIi~;
",MIl

..

,

..1,

E

\.~{
..

;:~V ",\1'

SPINOZA

• c. .>:.~., .,c':

:

.

. ":~it

:~~~~
"

~~.v .

ti
:"[J'

!~
~'~'.f'

i{I:
. i?
"1.0'
",1:

.~t:'

,~ "

.:'
"

' ..-e'~

e.'

¡
F

~

,,::; ,.~\

}.
.1

"1 ~,~

• •
•••

t;

i: I (

Ii"

t f'
~

I.C

I-.:C'
. ,.,..... -

----."

q ro.;
I •

•• . .-',

~.J.~ ,
'"1' .
-"1 ~, '. 'j':
, oO.

1 ;. ,- ;.

Spinoza es uno de los pensadores ,cjaves de. la filosofía europea 'por la.. rofundidad. de su meditación. metafísica. Procedía de.una famip lia .i:Ie'judlos espafioles que en)igró. a los Países :Bajos donde, en Amsterdam, nace en 1632.. Spinoza profundizó los conocimientos del talniúdismo. Y.'de la Cábala, como,' igualmente, la filosofía jud ía y cristiana. de .Ia Edad Media. Debido a su indépendencia de juicioJue actls~do de hereje y expulsado ,'e la 'Sinagoga. Para ganarse la vida tra~ajaba en el..pulidq de cristales.ópticos.Murió a los 45 arios,; • . Para acercarnos a su.pensamiento comencemos por. vincularlo a.Descartes sobre quien escribió .una. obra:."Principios de la filosoffa cartesia'nan.. Ustedes recordarán. lo que significó en la histofia del pensamiento la actitud de Descartes. Significó 'tm .comienzo absoluto desde.e" pensamlento:.a¡' cual descubre.como prnner prmclplO no.del orden re~alde las cosas-eomo el arjé de los griegos-, sino primer principio.de la dempstraclón. y. de. la fundamentación. racionales. J;íel .. pensamiento sácaba Descartes toda su mosofia porque nada había fU.erade' él. que. pudl.~ra reslshr.a la duda .. La importancJa del.método era, justamente. que el,pensa,lllento solO.aceptaría aquello 'que viera con la misma cIar;' dad y distinción.con que ..se veía a.sí mismo; con. la misma.claridad y distinción con que cl pensamiento aceptaba su existencia. ;, Spino,za tambjén parte del pensamiento,'y .. todo Criterio.deverdad,. dice, no puede' originarse. sino por el pensamiento;:dentro del pensamiento y nunCa fuera de.él. La verdad no será"pues,.para. Spinoza, corno lo era para Ja...Escolástica,.una adecuación. del' intelecto COn . la cosa, sino una forma vigente en el pensamiento mismo'.entanto que él conoce. ,Vean, pára,:Gomprobarlo,' estas palabras que";él -escribió..en
'''La reform.a deÍ .. ntendÍJlliento": c ". :. ,'..

'1" . ~,',
: 1, :~'.

';.~'.

,

'.~.:l'
1~"

• .)
"-' .'

;(\

1'-T"i'" .•
"

,;:,::.

.,.-.,
,
SPD\fOZA

.F
;! .

,f.~.

.•, •
• • • ••

• •• .:
:.:':

•••

..~

.

},
j

'.,,.
Z

ji
,
I

~.

'I~J it
)o}"'

j'

Spinoza es uno de los pensadores .•claves de la 11Iosoffa europea por la .profulididad, de su meditación.metaffsica. Procedfa de.una fwn!Ha de'judlOs españoles que emigró a.los PafsesBajos donde, er Amsterdam, nace en ]632. Spinoza profundizó los conocimiehtos del tallT)udismo, y de la Cábala, como, igualmente,.Ia filosofía jud ia y cristiana de la Edad Media. Debido a su independencia de juicio,.fue acllsado de hereje )' expulsado de la Sinagoga. Paica ganarse la 'vida trabajaba en el pulido de cristaiesópticos. Murió a los 45 ",ios~;. ~Para ,acercarnos' a su. pensamiento comencemos por .. vincularlo a. Desc~lrtes sobre quien escribió .una obra: ,"Principios de la filoso fi" cartesiana" .. Ustedes recardarán.lo que sigl)ific6 en la historia del' pensamieJito la actitud de Descartes. Significó un comienzo absoluto desde.el pensamientoal cual descubre cama prinler principio no del orden real de las. cosas --como el aljé ,de los griegos-, sino primer pri'ncijJio.de la demqstración y de la fundanientación racionales. Del pensamiento sacaba Descartes toda su filosafía porque' nada había fuera ele él que pudi,era resistir a la duda. La importancia del métedo era, justwllente, que el, pensamiento s610 aceptaría aquello .que viera can la misma darie dad y distinci6n.can qtie-.se veía a sí mismo.; con la misma. claridad )' distinción can que el pensamiento. aceptaba su existencia. . •... Spino.za también parte del pensamicnto' y todo criterio de verdad, dice, no puede. originarse. sino por el pensamiento, .dentro del pensamiento'y nunca fuera de él. La verdad no será, pues, para ..spinoza, cama lo era para la ..Escolástica,. una 'adecuación del intelecto con . la cosa', sino una forma vigente en el pensamiento mismo'_en.tantoque él conoce .. Vean,. para _comprobarlo, estas palabras que-¡él"escribió.en '''La reforma 'del.entendimiento": _'

-.' .,"

~.~

._'i':

• •
';',

••••

••• • ••
....

..t

.'T-,

. .
;,'

•:< .

e:

: •

r.'~------------.'l

"'

'1',

,
SPINOZA

130

lNTRODUCCION A LA F[LOSOFIA "Lo que cons(ilu)'e la forma del pensamiento verdadero ha de buscarse en el mismo pensam ;ento, deduciéndolo de la naturaleza del e¡¡tendimiento ",

.:.

. t

13"1

'

.1 .1.. '.' .:' .' •• .:,{, •..
",-.

•. .1,

.:" .¡'
;:;"

y más adelante, en h¡ misma obra. Spinoza insiste en lo mismo con las siguientes palabras: "La finalidad es llegar a adquirir idease/aras,\' distintas, tales que procedan de lapura mente y na de estímulos causales del cuerpo, Después para reducir taifas las ideas a una, intentaremos ordenar/as y enlazarlas de tal modo que nuestro esp{rUu reproduzca, cuanto le sea posible, objetivamente, la formalidad de !a naturaleza como totalidad .J' C0/110 parte" . ,En 'estas' alabras,dichas en' ocasión de explicar'el método' ue él pretende;iguir'pueden'advertir uste es algunas' e as metas que$e propone Spinoza en su búsqueda de la.verdacl'O' adquirir'ideas claras y dis-, tintas;'z) que estas ideasprocedan'exc1usivamente de la mente; 3) red uGÍr10das las ideas fr una' que sea el fundamento de' todas ellas; 4) para lograr: .es a', mtl 1 a .ore ena . e e Ze rá a estas leas en una 'onlla m~c.,1!.': ' ,,' , Hay' por cierto ¡Jara .'Spinoza Una verdad ¡Jero .ésta no consiste en' la referencia .y. en 'ln. adecuación 'a algo exterior a la mente sino ell" una. correcta ordenaciÓn' .de'Ias' ideas.' La verdad sera, como uedel1 advertu. o, una. correcta manera e pensar,' 'e pensar es correCto' no cuando. relaciona una idea"'con .algo. heterogéneo '8' 'ella sino ciiando vincula .. na" idea:. con otr.a 'idea. Pero--no"es suhclente .establccer este' u ~jncul6 para ,obtener' la' corrección buscada, Para lognirla serlÍ ¡leCeSa,io que. ca'da idea se nos'presente como surgiendo de otra y ésta' de otra
y .así sucesivamente:

í:~ ~~~'r,
':ri'f~
". ;; . .'~¡ !'-'

"Nuestro espíritu debe sacar todas sus ideas de la Idea que representa el origen y la fuente de toda naturaleza para que ella misma sea fuente y origen de todas las demás ideas y pueda representar un verdadero ejemplo de naturaleza ". ' Esta .idea simple es clara y distinta y, por tanto, verdadera "ir criterio de lo que es verdadero: .Ella se nos hace patente de un modo ii,mediato, Unas líneas más abajo de las recién leidas, dice Spinoza: "La }Jerciad se patentiza y de el/a surgen espontáneamente todas las demás verdades",

. ;~.'. ',- . ,
. "

.' .:r .,.' .,,'', •. .",.' :;~j .:~? . .1
.,¡',,:
. ".'
"
"",'

:~"' .': .'~' .,,'

.r~? ji'
ji'" l.
),

,~ . '~ : .. ~..~ :'

.-i;'"

'., .Toda definición deberá incluir. la causa. Para dcfinir la esfera, ¡Jor' ejemplo,: tendremos que decir que' es la resultante de hacer. girar U}', semicírculo alrededor de, su diámetro; y el'semicírculo será la resultante de hacer girar. una línea' recta, La- definición debe incluir, pues; la construcción del' objeto .definido, .como hacen los geómetras. Pero este prq.ceso no puede; C01110 'ustedes ctlmprenderán, prolongarse' indefinidamen.te. ,Siempre tiene que haber una idea: qu,tsirva de punto de partida. en.'tod'o: pr.oceso deductivo: Esa idea será, por tanto; la primer.a:'.y.: ese carácter no puede otorgárselo sino la simplicidad ele la m isnia. Esta:iid.ea,'.siinple"es l•.,;q.ue desencadena todo. el proceso' deductiva y ...cstá, asi, en la base del método. Oigan estas palabras de Spinoza:' .,

.
o"

'f":

:: ':~:

::r~!

Pero, ¿qué es y en qué consiste, esta idea simple que es causa . primera de todo lo' que de ella se deduce? Pues justamente es Ulla causa y por eso la esencia de ella consiste no en quedarSe aislada, sola e inactivir, sino, por el contrario,' en scr origen de un proceso, La sllcesión de los efectos o, mejor dicho, la tota-lidad de los efectos están implícitos en aquella idea. Esta idea, la más simple de todas, implica nada menos que la Totalidad, Pero esta Totalidad no es la resultante de una suma o colección sino que ella constituye una verdadera' unidad autónonla e independiente .respccto a las partes, Aún más, esta idea del Todo es ant~rior 'a las partes y t'undamento para comprendcr a. ést¡is. Si naso-. tros en la dedúcción no'tenemos previamente la idea del Todo que se va totali"zando en el proceso jamás podremos llegar á esa idea. Por ejemplo; en el caso que recién mencionamos de la esfera como resultan te de hacer girar un semicírculo alrededor de su diámetro, nunca hub.ié' " ramos llegadO a esa conclusión si ya nO tuviéramos con anterioridad la idea de esfera, La iclea de Totalidad es, como ustedes pueden advertir, la que preside toda deducción pero'a ella no se llega por deducción sino por Ull acto de' intuición. Toda la filosofía de Spinoza descansa, .pues, en una intuición básica. Lo que intuye de una m'anera clara y distinta su pensamiento es la idead'eUnidad que es, sil11ultánemne~tc, la de'una Totalidad autónoma e internamente organizada a través de un proceso, El método geométrico que él utiliza no es más que el instmmento ad'ecuadb, según su opinión, para mostrar los diversos mori,entos de_ esa Totalidad ,Casi podríamos decir que el método ';0 es sino el pretexto de que se si~é para desarr:'llar su int~ticjón, . " ~ , Dentro de aquella TotalIdad cada Idea ocupa 'un lugar detel1llJ- . nado en el proceso. Ocupando cnda idea su lugar no hay sitio para el error, no hay posibilidad de ideas falsas. Una idea frilsa no puede ser sino tina idea que no ha alcanzado todo su desarrollo, unai'clea. cOJisi-

7¡~' 'fi~'

lie"ada a mitad de. su camino. El error sólo puede ser una .visión parcial de 1:1 idea. La verdad es, entonces, el sistema de la Totalidad de las ide,ls y el respetar el lugar que cada una de ellas ocupa en ese sistema: .. Diciéndolo con palabras de Hegel, tan radicalmente emparentado con el pensamiento de Spinoza. la verdnd .es el Todo, das Whare ¡st das Cnnze. . El n)étodo se. vuelve, ..como ustedes pueden .advertirlo, en \111 tomar eO]lciencia de la idea, en.una autoconciencia de la .idea. Pero la idea no es algo que flota desconectado de toda realidad sino que es una concepción de un ser que piensa. Así lb dice Spinoza en la terce]:a definiciÓn del segundo libro de la Etica: ''Bajo el nombre de idea, yo comprendo /./l1acOl1cepción del alma, que el alrna forma porque ella es una cosa que.IJlensa .
, , .' I

.!~

ti.' :"-;"::¡~.' .

:n.~:"

,it\;;.:~

~~~ ~~;r

::;"~':j(

.Ji

t~':;~ !f~~

.,~ i
"('

l'. ~
.~.

"

1
'.1
l

Resulta aJ;ora, según las palabras que acabamos de leer que-la idea. y por tanto todo el orden d~.ideas que constituían una Uúidad y una Totalidad, nos remiten a una cosa que piensa. Una cosa que piensa era para Descartes'y tanibién paraS pinaza, una realidad,. la res cogit3l1s, la sustancia pe(lsante. Ahora bien,. ¿cómo tendní que ser esta sustancia para pensar en..todo, para pensar la totalidad? Tendrá que ser,evidentemente, ÍnfinÚa, Además, como, lo vúem.os. en la próximaclase,)as ideas tienen por ohjeto a ias cosas, a los ,CUellJOS,Las cosas no"son sino rnonlentos de esa sustancia.,Infinita fllera de la'cual no hay nada, Las' cosas sólo s,Un'ideas del entendimiento infinito de.esasustlllu:ia. infinita. La idea, en virtud de su.intema actividad y fecundidad se hace cosa, cuando sale; del en tendimien,to. y, se_J,-Q!l~.co!p,6.~ealú'lad, AL cabo d'e estas .dilucidac.iones nos encontramqs con' .clue, a través del método, Spinoza nos ha 1.lecho.desembocar en lo que es su intuición ''-.Indamenta):. u'na idea simple. 'lOe es, a ¡a..vez, unidad to: talidad. En un paso.pqsterior nos. encontramos que esta idea no.puede serlo sino de u)la s~~tancia que piensa, Otro pasonlás y adver(ill)'os que esta sustancia ,que pie,nsa la Totalidad no puede ser sino una' sustancia infinita. Llegamos así al teillle límite que separa el inétodo y la meta'f'ísica de Spinoza.' Entraremosdefinitivamente en' ella cuando podamos afirmar que' esa. sustancia infinita 'existe., AHi 'pod):emos ver,. ento'nces, cómo, el orden yla conexión de las ideas eS.igual al orden y. conexiÓn de las cosas .. Veremos .tambiél1, 'cómo necesaria'mente tiene que"darse l'sta coincidencia ya que ambos órdenes se unifican en la sustancia infinita y no soil sino diversas maneras de C1esplegarsela misma. . ,''', . . En la clase 'de ayer nosotros habíamos visto la preocu'pación

~ ,},

¡

.; "
"

.,

¡

..!"
-?'

metodológica de Spinoza por Hegar a una prImera idea simple que, por ser tal, era además clara y distinta y por tanto vercladera y criterio de toda I)Osterior verdad. Vimos también que esa idea por ser primera era causa prinwra de todo 10 que de ella se deducía y de toda posihle demostración, En caso con traJio ella no sería la primera y la demostración quedaría tninca de fundamento y no habría, entonces, tal demostración. Habíamos finalizado. nuestra claseanteriar señalando CÓmo esa idea nos franquearía el paso a ¡a metafísica en la medida que pudiéraJil0S n)ostrar que esa idea se cOITespondía Con un ser real, que realmente existiera. Pues hien, casi al finalizar un pequeño opúsculo titulada "L, refonna del ent.endimiento" nos dice ctiáJes son Jos requisitos que debe tener la definición de este objeto en el cual ha rematado su pensamiento metodológico. Ellos son: 1) Que se excluya toda causa, es decir que el ohjeto na se explique más que por sí mismu; 2) Que dada su definición, no quepa plantearse la pregunta de si ,existe; 3) Que no se empleen sustantivos qlIe puedan'ser adjetivados, es, decir, que ese objeto no se explique en fOlma abstracta; 4) Que de su definición puedan deducirse todas las propiedades de la casa definida, : Estos requisitos VaJl a enco.ntrar su rJesar.rolla.y cumplimiento en la Eticl!, libro en el cual Spinoza expone su pensamiento metafísico. Veamos, por lo prontu, cómo. el primero de eHos va a ideiltifiearse con la definición de sustancia que da al comienzo de la Etic:l: "Enliendo por suslarlcia lo que exisle en s¡'.)' es con ... cebido por SI; ,'s 'decir aquello cuya idea no necesita para formarse de la idea de ninguna olh, cosli". La sustancia, entonces, es aquello que no. existe desde otro, sino desde sí misma, no es causada por ninguna.otra causa 'sino que. ella es causa de sí misma, es causn sui,'Y en la primera de' las definiciones de la Etica nos encontramo~con esta 'definición de ;causa sui:.

.'. • • • .' •
• • •• • •
"
-

• .,'

'. .
.:;;
-'O"'

i'

L
... ..... ~i~¥ :

y'

.1

"Por causa de sí, en/Íendo aquello cuya esencia encierra la exislencía, dicho de otro modo aquello.cuya 11l1lurale .. za no puede ser concebida sino COli'lO existente". Esta sustancia 'lile existe en sí que no es causada por ninguna otra ..cosasino 'lúe es causa sui, que es primera en el orden de la causación, es decir, causa no sólo de sí misma sino de todo lo que de ella se deriva. es también, para Spinoza, ím'ica ..e .infinita, C0l110 ustedes C0111prenderán esta .sustancia ,es Dios. Y esta sustancia, .identificada con

•. • .'" .' . ••
..

.•

;

.'.;
,,'

e/'~
. ...

• ••••••
e.'
..•
. :-:--"

•••••

J

',~'

+f

.:¡ '.

~U

.', .c.

.:~~ ff.~
r\~;

re ..

.

•! . • -.'
e
i
1"

.',, ."' .
et
"

.(~,
' "1'"

134

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

-¡:\"

1
,',

SPINOZA'

,

~
i:.

,

135

,

:

.', •
.i.'
e::
,

.';"",,'

.' • • .~ • • •, .•
e
e,

Dios, incluye en su esencia, según las palabras que leímos, la existen~ia. A la esencia de esta sustancia, le pertenece de un modo necesario la existencia, así como a la' esencia del triángulo k pertenece tener tres lados y tres ángulos . Como ustedes advertirán estamos cn presencia del argumento ontológico que según vimos, desarronó Descartes: Unicamente una esencia, la perfecta, la infinita incluye necesarimnente la existencia. Luego Dios existe, Inmediatamente después de este argumento ontológieo;. es decir a priori, Spinoza intenta una prueba a posteriOli de la existencia de Dios. En eIJa Spinoza implícitamente parte de que toda detemlinación de la sustancia supone la infinita sustancia, que, tod'a cosa existente supone la eterna existencia. Si- algo existe, pues, es que el Se!infinito existe. Pero al menos yo existo, luego Dios existe necesariamente. Creo que na les resultará difícil comprender que esta pmeba no es sino ,hi atracara del argumento ontológico y se mueve en; una lib'soluta tautología ,cosa, que, por otra parte" al, pensamiento' no le resulta posible soslayar. Si el pensamiento parte'de sí mismo y se mueve en su total inmanencia,la tautología es la medida de su rigor: Lag pretendidas demostraéiones de Dios en Spinoza se realizan, pues, dentro , del argumento ontológico. Pero,como,.recoi:daráll, al cabo de ese argumento nosotros advertinlos que Descartes se encontraba con un Ser que tenía algunos caracteres q4e fueron extraños, al pensamiento 'griego. Aíl11más, dijimos que esos atributos eran extraños al pensamiento cuando éste se movía dentro de sí mismo sin aceptar elementos extrapolados. Recordemos las palabras de Descartes:

"f.'!: ..,.:."

. '"''
;.,-r:,'
. f'''' .,-,

i';{
':

:~:~
":K;

'1/

,

,
.~

}i
!"

ejemplo, el de ser trascendente a la naturaleza y creador dc ella, Y, en ,efecto, nos encontramos con que el Dios al eual' piensa Spüioza con " tocio el celo de su pensar, se identifica con,la Naturaleza y, por tantd, no es creador de ella. Dios 'no sólo está en la naturaleta sino qtie es la', Naturaleza, es inmanente a eJla, Por eso Spinoza habla de Dios o Naturareza -Deus sive Natura- como términos que están mentando a una misma, única e infinita sustancia, Este Dios de Spinoza más se aproxima, entonces, al Ser divinizado de los griegos, inmanente almul1c1o, que al ,Dios de Descartes. Esta divinización de la Naturaleza hace recordar, po'r ejemplo, a aquellas palabras de Aristóteles que vimos oportunamente: "En todos los seres naturales hay algo de 'divino' ", Encontramos, pues, que la filosofía de Spinoza es el primer gran intento que se da en la Europa modema por pensar al'Ser en sú absoluta" pureza, tal cual lo hicieron los ¡rriegos, Así el Ser -Deus sive Natura- recobra lo que le'es más propio: su, ul1idad, es 'decir el que sólo hay un Ser, su eternidad, su infü1Ítud. Así' considerada en 'su infinitud la sustancia no puede' ser concebida bajo' ninguna determinación porque tocla determinación supone ya un lúiúte,
una negación: Toda determinación eS1negación',' omnis determina tio est

I

,~,.
.;~.

"
"'.t, .•

,'<
'~.).

"Bajo ,la denomina¿¡ón de Dios comprendo una sustancia infinita, independiente, omnisciente y todopoderosa por:/a cual he sido creado yo mismo con todo lo de- , más que existe", '

'~"f
"
"

I

.:'

eh;, _._c• e'
./::.•..

e'y: '

En estas ..palabras vimos que los atributos de independiente, es decir trascenden te respecto a todas las cosas, todopod eroso y creador, eran atributos que el pensamiento por sí mismo no podía encontrar como pertenecientes al Ser: El pensamiento no podía mostrar un Ser trascendente y creador ,y entonces haeía el esfuerzo de demostrarlo, ¿Sucede tal cosa en Spinoza? No, por eso en Spinoza,'inucho inás queuna demostración, hay una mostración de Dios. Pero entonces este Di'os al cual llega ,eon su pensamiento Spinoza no tendrá aquellos atributos extraJÍos al mismo como eran" por

,11.,:

'.:;",,~ __

¡

negatio, decía Spinoza, Esta sustancia, infinita es 'origen y fundamento' de tod'a posterior detenninación ,pen; ella en sí misma,no es ninguna de estas' determinaciones; ya en' su 'más antigua !formulación para el pensamiento occidental, en Un fragmento de Anaximandro, se dice; como ustedes recordarán, que ese principio -arjé- eni lo' indetenninado, el apeiron. Pero esta sustancia así concebida' como incleterminada no es nada abstracto sino una plenitud fecunda, inagotable generadora de' toclas his cosas; Imposible' nos resulta, pues, asignarle un límite ¡[ esta sustancia ya que nada hay fuera de eJla,que'pueda limitarla sino que en:, forma absoluta ella se exticnde' infinitamente', Sólo una miracla j,nfini-' ta -ella misma- podría tener la idea adecuada de este infinito. , Pero si nosotros nos colocamos desde nuestro punto de vista finito, desde el punto de vista de nuestra 'inteligellcia esa' sustancia necesariamente se nos mostrará bajo una cierta determinaci6n. Esta cierta cleterminación bajo la cual concebimos la' sustancia,"SpinGza la llama atributo. Esta es la definición de atributo que da al comienzo de la Etica: ' ....,

j,

'1 }'Ji.
.}
~;jr
.L" :.~~

'!',:'

''Por atributo entiendo'lo que la inteligencia concibe en la sustancia, como constituyendo la esencia'de esta.sustancia ".

-

Atributo

es pues lo que se nos hace inteligible en la' sllstancia,

pero algo que pertenece a ella. misma y no a las cosas que se han producido desde la sustancia, que I1ml emanado de.ella. Por. tanto carllcterÍstica propia de los atributos es que en su género ellos sean eternos e infinitos como lo es la sustllncia. Estas son las palabrlls de Spinoza, en una de sus definiciones:

"Por Dios entiendo al ser absolutamente infinito, es decir la sustancia que cOllsiste en una infinidad de atribuios, cada uno de los cuales expresa una esencia eterna e Infinita ". ¿y cómo se nos hace .accesible la esencia de Dios o sea cuáles atributos de los infinitos que él posee se nos hacen inteligibles'! A Dios lo podemos concebir como aquella totalidlld de ideas que vimos al principio, como el Pensanliento que piensa y tiene esas ideas. Pero siendo Dios igual a Naturaleza tanlbién lo podemos concebir como la totalidad de estos cuerpos, Y como la esencia de los cuerpos y del mundo en definitiva era, según Descartes, la extensión, tmnbién podemos concebir a Dios como extensión, Pensamiento y extensión son, pues, los atributos de Qios que nosotros podemos captar. .Pero según vimos, Pensamiento y Extensión, como atributos que son, expresan una esencia infinita. ,Por tanto, imposible nos será a. nosotros, seres finitos, seres limitados, captar directamente a' los atrio. bu tos sino que sólo podremos captar ciertas detelminllciones de los m.ismos, Estas determinaciones son las cosas que nosotros concebimos, las ClI11lesno se explican desde sí mismlls -porque no existe.n desde .sÍ mismas- sino desde .llquello de lo cual son determinllciones, es decir inl11edilltamente de los atributos y, 11 través de ellos, de la. sustancia. A estas determinaciones Spinoza las llama modos. ASJ io .dice en otra definición: ''Por modos entiendo las afecciones de la sustanCia, dicho de ot/'o modo, aquello. que existe en ot/'a cosa y que es concebido por esta cosa ".
El modo, pues, no existe por sí mismo ni es causa de sí mismo sino que es el resultado de una cllusa ajena, Cada. cosa individual existente es un modo de la Extensión. Cada esencia, cadll idea de eSll cosa individual existente es un modo del atributo Pensml1iento. Como ustedes recordarán en Descllrtes Pensmniento y Exten;ión eran dos sustancias independientes uila de la otra, El problema ~ue a él..se le presentó y estuvo presente luego en los pensadores que 10

-~i
.:.!.,

fa

siguieron era cómo dos sustaJ1cias distintas, flas ¡Ustallcjas neter, . podían comunicarse. ¿Cómo erll, pOr ejemp/o"posibleílue en el hombre que. era pensamiento.y tenÍlI también un cuerpo extenso pudiera haber correspondencia enlre ellos? Spinoza lo resuelve por medió de su teoría del paralelisino metllfísico de los atributos. Si éstos reconocían una iden tidl¡d y una unidlld fundmnentaJ en la sustancia, todas sus detemlÍnaciones. es decir tociOs sus modos, no haCÍlIn siho expresar.de un m~do 'paralelo. esa ideillidlld originaria. A cadll modo de 'UJf atributo y a cadll serie de modos de un atributo. corresponde un modo y Una selle de modos de otro atributo. Porque las idells eran, para Spinozll, ¡dells , de las cosas, la esencia formal de las cosas particulares. Es decir que 1I :~- .:: las ideas las podemos considefllr desde dos puntos de vista. Podemos S:'?¡ considerarlas como estando en Dios, en el pensamiento infinito de , ~;:>~~ Dios, y.también podemos considerarlas como estando en cada cosa particular, siendo la esencia de esa COSll,Por eso la causación y la conexión en el orden de ideas es parlllelo a la causllción y conexión en el 01'-. den de ¡liS cosas. Ambos órdenes son expresión del'Absoluto en el cual an¡bos se identifican, Este Absoluto -Deus sive Natura- se desarrolla l¡ través de este proceso paralelo, Los diversos modos, las divel'sas cosas jJlIrticulilres .no son .sino diferell tes modos de darse. y diferentes modos de comprender la infinitud de Dios. Pero todos ellos son en j)ios, "todo es en Dios", dice Spinozay la razón para comprender estas palabras no es difícil ya que para él nada hay fuera de Dios, del 'mismo modo que nada habÍlI fuera del Ser para Pannénides. Todo ente está en. la Bustancia, la susUnlcia es lo más Í1itimo de cada ente. Esta sustancia, como recordanín, no permanece:aislada e inactiva sino que ella es origen y causa de un proceso. Pero esta causlllidad no debe interpretarse como una crea tia ex nilli!o, una creación desde la nada como 10 hicieron los pensadores medievales. Esta interpretación SUpone un abismo entre.el Ser Creador y el ente creado, una heterogeneidad absoluta entre ambos seres, En Spinoza, en. cllmbio, hay unll perfecta homogeneidlld entre la sustancia, y.los entes ya que, como vimos, en ef interior de éstos es la misma sustancia la qúe Jate. Por ello Dios no solamente es 1lIcausa eficiente, sino. tmllbién la causa formal inmanente a todas las cosas. Y aquel proceso no es unll creación sino unll emanación, una. explicitación de .10 que.está implícito en la sustalicia. Todas las cosas !luyen necesariameúte de In .SUSÜ1I1cia. Tenemos entonces que liS; como la existencia de Dios.es una consecuenCia" llecesnria de su ,esenc.ia, la existencia del mundo también es una consecuencia necesaria de .Ia exiÚencia d'e la prÍ1llera causa .que es la sustancia .. Todo se desenvuelve. d.enlro de un perfecto determinismo,

q

}"I

~¡j
~A~

.~,'

• a • --.' • •,.~, .•

:::::~ ••
. •
--;', _'o

..,

I '.'
,~!

;";

< SPINOZA

138

INTRODUCCIONA LA FlLOSOFIA

I ;;'

,

139

'.í'"

:r '"1">

~_lt;::.~~ ~ :,"-.
'.

.' .'. . .: . •• . . . • • • . . . . .:::
(.

se desenvuelve con la necesidad y el rigor de la deducción matemática. . Como comprenderán, surge de modo insoslayable una pregun- " tao ¿Entonces Dios no es libre, ya que su actividad se desenvuelve de un modo' necesario? Para responder a esta pregunta debemos enfrentarnos a algo que puede parecerles contradictorio, que puede parecerles absurdo. Ese algo.es que libertad no es un concepto contrario a necesidad. Libre es, para Spinoza, aquello que actúa espontáneamente desde sí mismo y no está obligado a ach,ar. por nada extraño a él. Necesario, por el cont<ario, es aquello que desarrolla una actividad 'Obligado.por una causa que no está en él mismo. La piedra, por ejemplo, cae de un modo necesario y no libre, porque está atraída por la fuerza de gravedad que no está en ella sino en el centro de la tiena, En 'cambio Dios es libre, es necesariamente libre.porque' en su actuar no está obligado a nada extraño a él por la sencilla 'razón .de que nada hay extnulo a él. En la séptima definici6nque en la Etica da Spinoza leemos:' "Llamaré libre una cosa que existe por la sola ,necesidad de su naturaleza y que no está determinada a actué sino únicamente por ella misma y, al contiarío, llamaré necesario o, más bien, obligado toda cosa que es determinada liar otra a existir,)' a actuar de una nwnera fija, y definida ". Corno podemos' observar por estas palabras Dios 'es:'libre en el., sentido de, no estar obligado a:actuar por nada extraño a él..Pero elh no significa que él tuviera la .opción de no desarrollar toda I'a plenitud .. que en él está.,implícita. Lo que está excluido, entonces, del Dios spinociano es la noción de libre albedrío."producto, seglln..S.pinozade la ima-.. ginación humana y no del pensar correcto. Un Dios qúe tuviera'la opción de 110 desalTollar,'de no desplegar todo lo que él como, caus'a implica, .sería algo contradictorio, porque significaria¡ ,sencillamente, que él no es causa. El concepto de causa es .impensable. sin' su efecto; es causa únicamente. en la medida en que tiene un efecto. Y" en ese sentido, puede decirse que la causa como tal es contemporánea al efecto. Pasa lo mismo .que con el concepto de padre, por"ejemplo. Sólo se es padre en la medida en que se tiene un hijo'y no antes. 'Padre e hijo, como causa y efecto son conceptos que sólo pueden pensarse'como'sien'<iocontemporáneos. .. Aquí tienen ustedes otra .diferencia entre 'el Dios del.filósofo Spinoza y el Dios del cristianismo. Para el pensaITIlento cristiano la creación dlvlna DO es 11n hecho necesario S1l10 un produc'to.deI mlar

Ji " ,";-r
.:g:
.3: '1, i:

'4
.' .,'

:t\'l
':I¡'
"

...~~~.

divino. La emanación del Dios. de Spinoza, en cambio, es una cons.ecu'1!ncla necesaria de la causalidad de la prImera causa y 110 ¡jeBeopción de.negarse a esa emanación SIl1contraUeclI su plOpla penecci6n. Como consecuencia de este proceso necesarIO en la naturaleza no hay lugar para 'la contingencia,.sino que todo lo que sucede sucede de modo tal que no puede dejar de suceder. No hay la posibilidad de que. no succdacon lo cual la noción misma ,de un posible que no' se realiza queda descartada del sistema. En el teorema XIX del libro J de la Etica escribe Spinoza:

º

,:'~';

':"r.
,., 1

,:~i,~

"En la NatuflJ1aa no existe nada fonlingente; al cOlltrario, todas las cosas están determilladas por la necesidad . de 'Ia naturaleza de Dios' a existir y aclLlarde ulla manera.determinada n

I;:?

~--------

.':;;,:'

.>.:., ::...

"'.,~

I~~

'"

,"e-,,-,_

''
'-

j
.

.'!'fi'

Jli.

'~
:~~{t::

I~~t

Como pOdrán advertirlo esta necesidad que rige en la naturaleza hace que las cosas no puedan ser difercntes de' lo que son. Este mundo no es el' mejor dentro de muchos mundos posibles, como veremos que acontece en Leibniz, sino .que este mundo es' el lmico posible. en la medida que es el único real. Oigan estas palabras del Teorema XXXIU: "Las' cosas /10 habn'an podido ser producidas por Dios de uila manera diferente ni en otro orden del que ellas han sido producidas", Es evidente que si en Spinoza hay una identidad entre Dios y Naturaleza, -Deus sive Natura- pensar un orden,distinto en la Naturaleza, es decir una Naturaleza distinta, significaría pensar que Dios es distinto de lo que es. I-lemos visto que el orden de la naturaleza es el resultado único y necesario de 'tina necesaria causalidad. Pero también 'hemos visto que esta necesaria causalidad no entra en contradicción con la libertad de Dios ya que espontáneamente fluye de él y.en su actuur no. está constrefiid.o por ninguna fuerza extrafia. El resultado de este proccso causal, la totalidad .de las cosas que se producen en -ese proceso es,pues, el resultado necesario' .de' un~ causalidad libre. Pero, como uste.des podrán advertirlo, se puede hacer una distinción lógica' entre la causa libre y el efecto necesario. Esa' distinción Spinoza la hace con los nombres de natura naturans. y natura natmata, retomando Una terminología de la mística medieval. En el escolio' del T~lJrema XJ,(IX, .Ieemos: .

'.:';;" .:'.

,

'" :..'

i11


.,~•.r.

..•...

"- . .~';,;.

.. •..."'. ' -"r. -'
"

..

"

'I;:~'

:;.~'l
I~

:i\!

aT'"

-

'.'tl
..
,;,

: ?,~

.,:

";;;.

"

...

:;~
" ::~;

::-Ij

140

INTRODUCCIUN A LA

¡-IW,U¡-¡A

:!,,:¡:i~' ,.~~.:' i~r
~

"Considero que se. deduce de todo lo que precede qiú, por úatura naturans debernos entender lo que es en si .l' es concebido por si, o sea esOSatributos de la sustancia que eipresan una esencia eterna e infinita, es decir Dios, en tanto se. lo, considera como C{Ulsa libre. Por natllra naturata. entiendo, por el contrario, todo lo que jluye de la necesidad de la naturaleza. de Dios o sea de cada uno de SI/S atributos: es decir todas las modificaciones de los atributos de Dios en tanto que. ellos son considerados como cosas que existen en Dios y que no pueden ni existir ni ser concebidas sin DiOs".
De esta distinción entre natura natUl'llns y natura noturata resulta que todas las cosas de la Naturaleza -l' a 11050tros mismos entre .el1as- podemos concebirlas desde dos plintos de vista. Podemos con cebitlas como existentes en un tiempo y en un IlIgar detemlinado de la natura naturata o podemos concebirlas como contenidas en Dios .eternamente'i fluyendo de su infinita sustancia. Esto lo dice en 'el escolio . del Teorema XXIX deI5º- Libro de ]a Eticll, con estas palabms:

~il~
.;.

famosa sentencia:

,

,.:

~2~:~
e"~

"Es propio de la naturaleza .de la Raión percibir las co.. s bajo una oiertá especie de etemidad". m

~~l "1
~:;'~ i
. J.\r
;:'l?
,,~~

!.'.~;.~.
,,1'<

a

¡.:~/.;~

.~, ¡ji'
,.,1'

,.r,_

,1~ ¡"r
.

. La eternidad que seda en el verdadero conocimiento no sólo está. referida a la eternidad de ]a cosa conocida sino,. también, a la dernidad del. alma o, mejor dicho a la. parte más elevada .de ella, o seo la razón, En la medida que el.hombre ha sabido liberarse de la servidumbre de sus pasiones, que se ha elevado sobre su imaginación y abre su alma a la razón, se. sobrepone a su individualidad contingente y mortal y se iden lifica con la inteligencia etema de Dios. En el escolio del Teo¡'ema XL del 5Q Libro de la Etica, escribe Spinoza:

• • .>
'.,

:2
..-

. ,.

...~; ~' t :

"Las .cosas son concebidas por nosotros como actuales'., de dos manel'lls: va sea en tanto nosotros concebimos que ellas existen ~on relación a un ti~mpo y a.un luga" determinádos; ya sea en tal'110 concebimos contenilas das en Dios y que ellas resultan de la necesidad de la naturaleza divina. Pero aquellas cosas que son concebidas como verdadei'as O reales de esta segunda mancia nosoc tras las concebimos desde el (lul'llo..de vistá.. e-la.titerni- ... d dad J' sus ideas e¡(vúelven la esencia etema e infinita de
Dios".
";"'! .

.~l~~"causa
~}

m~;~ ¡~!

"Nuestra alma, en la medida que comprende, es un modo eterno del pensamiento que es determinado por otro. modo eterno del pensamiento y éste nuepamente. por otro y as" hasta el infinito, de modo tal que lodos juntos cons.tituyenla inteligencia eterna e injinita de Dios" .
Esta unión del pensamiento humano al pensamiento de Dios es del a¡nor. eterno a Dios en el cllal se. corona todo conocimiento. Es el alllor intelectual n Dios, amor intellec!uolis Dei.. Este amor está presente en.cada modo eterno del pensamiento y por ello la totalidad de ellos, h inteligencia infinita de Dios por la cual Dios se conoce a sí mismo, es, al mismo tiempo, el amor infinito con que Dios se ama a sí mismo. Además, a través de este amor a sí mismo, ama todos los modos de su pensamiento y, por tanto, ama también. a los hombres. Resulta, entonces, que el a¡llor intelectual del hombre ,a.Dios y el amor de éste al hombre y el fUnor con que Dios se ama a shnismo se idehtiIican y constituyen un solo y mismo amor. OigmilOs cstas palabras del Teorema XXXV:

.' • •
• •

. .'
.."

]~y

,.':
e
,

• •• .:

El. verdadero conocimiento, entonces, será no. concebir a las cosas como contin'gentes, es decir en 'relación a un .lugar ~a un tiempo detenniJ1aaos, Jo cual es propio de la imaginación, El verdadero cOlloCÍ-.. miento, que es el projJio dela razón; será 'considerar a las'cosas bajo una cierta especie de eternidad, sub quaedum aeterilitatis specie. EiJ el Teorema XLIV dd 2º Libro. de la Eticll dice Spinoza:

'Vios se.ama a si mismo COII In arlJorintelectual in/inlio" !

y estas otraS del corolario del mismo teoremn:
"Resulta de alU que Dios, en la medida que se .ama a
s( mismo, ama a los hombres y consecuentemente que

.' .' . • .\ .'
el
.. -.1.

~ )

•••

e

"No es propio de la naturaleza de la Razón considerar
las 'cosas como-contingentes, sino como necesarias '~ ..
l'

y en el. segiJJido corola.rio de dicho teorema se encuentÍ'a .la
,\~.,

el Amor de. Dios con relación a los hombres y el Amor intelectual del alma COIIrelación a Dios, no ~s siJÍoillla sola y misma cosa'~.

e' .;:1 el
.,l

.r

el

-::,:"

::t:. • .e.' e' • -• •.
•••• ,

• ;c'

142

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

. ,"
: .1' ,.1,

. (Jo•
J

J' '.

:J.' -' .~

Creo que no es superfluo que relacionemos esta magnífica culminación de la filosofía de Spinoza con aqueJla otra también magnífica de Aristóteles cuand'Oafirmaba que el Acto Puro, Dios, era el Pensamiento que se pel'saba a sí mismo, era el Pensamiento del Penslll1Jientoo Otra vez escucharemos .conceptos idénticos cuando lleguemos a Hegel. Es'que. cuando se adviene a ciertas cumhres dél pensamiento no se puede habl'ar de cosas muy diferentes. Se llega a una altura dqnde .Ias diversas opiniones quedan perdidas en medió del camino' y sólo se puede dar testimonio al Pensamiento mismo.
J.

,";t~.f

."'c.. 'j' :
.]\

;U
I:j\
,,1;,1.

1, :;1
. .j ;~

''1:.-

-'

..

" ',.'~

'. ."" . . .. . . . • • .';' . ;--~.~.':. .
..~:

e" e;:J."

:.~.

LEIBNIZ
" La actitud espij-¡tual y 11'et¿dológi~a:ini~iada por,Descartes tiene en Leibniz un disÚnguidocontinu~d¿'r_ Leibniz nace en LeipZig, Alemania, ~n el año 1646, en el.seno de una, flllnilia que contaba con hombres.de .cien~ia.y.juristas. Leibniz :es uno. de e~ospoc'Oshombres qU,eabarcó la casi totalidad deJ.saber. de sutie.mpo y.que, contribuyó con Stl POrlerosain.teligel1cia al. acrpceiltaÍpient'O.de. ese saber; 'El.mismo nos cuenta que siendo. todavía .niño entró ea contacto. cOI1Platóny Aristóte¡esaquienes"especi~lmente ,¡l.pdmero, reía con deleite. Luego profundiz6eh las,.diversas ciimcias" principalmente en la ,física y en las mateJl}áticas, a las. cuales hizo avanzar enormemente con 'su__escubrid miento del cálculo infmitesimaI. '. . .. . .. . .'.. .Para .~omprender la filosofla .. e Leibniz' tenemos quc ubicarlo d . en la línea de,Descartes y deSpinoza. En tomo a.estos dos pensadores gira .,el pensan.Iient() de,.Leibniz aJo largo de todo su desarrollo. Claro es~á que no. sien¡pre -'para aceptat lo. que aquéllos decían sino, quizá las. más de la,s veces, ¡,'Ú"a en tomo'.a ellos de una manera polémica. Per~ e.sta polém!ca,-.estaininterrumpida discusión se hacía desde dentro de,cier.ta atmó.~fef:a por to(1oscompartjda. En cambio. con el empirismo inglés,. concretam(mte con Loeke, el rechazo es básico y definitivo. Es un no aceptar desde sus fundamentos la pretensión del empirismo de . reducir lo racional: a fáctico, de diluido racional en puros hechos; de reducjr, en suma, .!a razón a pura hechología. , --..:.Pu.es bien;:.úsledes ya saben. cuál es, qué significa y cuáles son los alcances,.. e ese ambiente en 'el cual se mu~ve.Leibniz."Es el pensad miento el único. ttllldamento del cual puede partirse y al. cual tengo que tener siempre presel\te c.omo único. criterio de, verdad. Esta no cra 'una adecuaCión. con.nada extnu10;al pensamiento. sino sólO.una forma vigente en)a j¡~manencia.del mismo.., Recordemosta.nbién que esta
• . .• ~ , . . I ,

e"
.• <,". ,",-."
...

,',
'

'

,1, .,: ;:~: . . ';1,
. ",)'I.
.

,l
:~;:. ~

-',.,"

", . .'

,

'. ...

.'-,

.

'" ">.,

.'/
.

',.'.,.-

.:-c'

,"'.,

l'
.. ,(.
<1

:}~:

... ~f
.

l

e,

Ir
...!..;.

m.

'l'\! ...~~
------.-

"~

.c

'~.,.

,":',

.',"t
•. 0.:

!," ~~
. " 1.

• •

'<iJ

':'¡.'~!'.>li~

:}~fQ: .Jj .•

.~~.

..Hi.\l~
forma de la verdad exigía que, en un proceso deductivo, cada idea se la ,;iera como surgiendo de otra idea de modo tal que la definición incluyera la causa. Li definición incluía, pues, la construcción del objeto tal como hacen los geÓmetras. Todo esto, como lo veremos oportunamente, es compartido por Leibniz. Pero ustedes recordarán que en este proceso deductivo Spinoza decía que no se podía continuar indefinidamente,. sino que había que llegar a un punto de partida que fuera principio de todo el proceso. Este principio era una idea simple, origen de todas las demás ideas. Volvamos a leer las palabras de Spinoza:
"

"'I~,;;~.; '~
J.

..

<~. ,.
.,;"

:,.';~:

:'. :i~:

;~ '.~.
,.t

~~::W

.~n~
'l.
-,

"Nuestro espíritu debe sacar todas sus ideas de la idea 'lue representa el origen y la jitente de /oda ll11turaleza para que ella misma sea jitente y origen de todas las demás ideas y pueda represen/ar'un verdadero ejemplo de
naturaleza ", . Como requisito indispensable de esta priinera idea Spinoza pedía que ella excluyera toda causa, es decir que no se explicai'a sino por sí misma. Esta primera idea; este primer principia de cuya' sola definición se ~Ieducía su .exi~tencia era, como tendrán preseI\te, la sustan~ cia única e infinita, era Dios. Y es justamente este intento'cle Spinoza' de reducir toda la teoría deductiva a.un primer y Í1J1icoprincipia' del cual todo se deduce, el que no es compartido por Leibniz. Leibniz nos dice que debido a la imperfección y finitud del entendimiento humano esa empresa no es posible. Excede ala raZÓn del hombre querer reducir la multiplicidad de las cosas remoútándose como fundamento. de ellas 11 los atributos absolutos e infInitos. de Dios. Debemos limitar míestro" intento y conformamos con un ai,áJisis de las ideas de nuestro pensamiento profundizándolo de modo tal que podamos probHJ' las verdades desde ciertos supremos princ.'pios a los cuales debemos aceptar de u'n modo hipotético. Debemos proreder, como dice en uno de 'sus °IJÚsculos .

:',:~ ~~1 ~~ ";¡~ .~;~, f~~
.,
,~

~~¥ ¡'oli-

.~:

.'( "i~

.-'Ii .

J~~
:\;
,o:.

.,/ ". ,",'"

,', ~'"

. ~, ,~;'

.';~fr'
.".,;. ..;~ I

.

i¡::~
).,

.,'

'r f .~'i::
'.,'-,

."

"... por definiclones nominales por medio de las cuales la idea considerada se reduzca a otras .ideas que permitan llegara comprenderla, aunque no sean capaces de hacei-nos pene/m)' hasta en sus primeros elementos".
Ciertamente el método que desHl1'OlJaLeibniz es él método deductivo ya que nada puede ser afirillado con fundamento y con verdad sÍlio es deduc.ido de losconténidos del pensamientó ..Pero la deduccióil

-:
o••

:' '~:.i'.

,,','
.'}

)

.',:['

,. :f{

"f'

...,.;&; '~:i~¡f
,\~.

;H~

en 'Leibniz difiere de la de Spinoza, por ejeinplb, en que ella no es una deducción a partir de un plincipio primero y único' que se capta en forma. intuitiva. Leibniz tiene plena 'conciéncia en que las ciencias descansan en prime¡'6s principios o axiomas a partir de los cuales hacen todas sus construccIOnes. Pero sucede que estos principios que son un f,ictum del cual las ciencias Pf . en an '0 no pretenden demostrar sino que con e os emuestran todo, se tornan un problema p'ara la lógica. Y el problema consiste en que, en' una :t.eoría deductIva, el qrácter de verdad se obÍlene en ser consecuenCIa de ,algo a)l!elior. . Este illgo antenor es la. razan de esa verdad, es el tlindamentó de.ella y a "ese algo ..la rerdad tleile que ser rem¡[¡¡ja cuan¡jo qlllere ser probada. . P.ero. si nosotros decimos que en esa remisión tropezamos-con ciertos principios primeros que. por ser primeros no remiten a nada, 'no pueden ser probados por nada, .no tienen su razón de ser en nada, ¿qué pasa? Bueno, pasa que estos principios que son la base de toda racionalidad en sí mismos no tienen ninguna tacionaJidad. no tiene ninglln . fundamento. }'or ello tendremos que decir que, al menos. son arraciomiles ya que quizá sería excesivo decir .que son irracionales. Pero el •.. 1 asunto. sigue complicándose pues si verdad es aquello que puede ser - ... probado desde una razón, desde un fundamento, tampoco podremos a..... .fimlar que estos principios sean verdaderos. a no ser que tengamos dos criterios para hablar de que algo es vereh,dero. Uno sería el que verdad es aquello que puede deducirse de algo que es su fundamento o razón. El otro que. verdad es también aqpello. que vemos. como evidente .en un acto de intuición. Pero en Leibniz hay un cll1'ioso empeI10 de querer prqbar lo.s ,mn"ip.iGIT;-Y-'éR--l'l<l4I""P-k'l.J'.-la ve"d"d de:lln principio como evidente en \In acto d" Ü;j'lIícióII. Es decir, lo que hay en Leibñiz es un movimien to discursivo, ninguno de cuyos .elementos debe conSIderarse como un su mesto defUuUvo 111 como una verdad eVIdente por sí .•......_., I.nisma.. El caráCf'er de ver a e emen o en e desarrollo mismo del proceso deductIVO .s.omeudo sIempre a una estricta regla . •••• .. Además debemos tener presente otra cosa: que lo propio de un prin,ipio es que de .él. se. deriven conclusiones. En caso contrario no sería principio ya .que no sería principio de nada. La verqad de un principio no est¡í, entonces, en el.principio' mismo. sino en ser el. fundamento de todo 10 que de é'l se deriva. Y esto nos Ileva'a una ,,!ti.ma dificultad y es que si.necesariamen te el fundamento es el fundamento.de lo fundamentarlo, sin éste el fundamento no sería tal yaque n; tel]dría' llllda que fu ndmileJltal'. Por ello es lícito decir .que si el fu'nda"'"" . .mento fundamenta Jo fundamentado, también lo fundamentado funr damenta al fundamento. ~~, No crean ustedes que 'esto sólo .es.un trabalenguas sino algo

e'

• • • .' • •

.',:

'.',

.' •. • •• •. •.: • •• .' .'. .~ .
.:, ",

.'.' ." .;

•.......

...
•••.•

~'.

••

••••••

. .; •...... .' -.• . • . •...
"..

I'

,~y'

k

:!,'
," .

146

lNTRODUCCION A LA F1LOSOFIA

• ¡~

muy profundo. En' una de las clases pasadas, me parece, hablanios de la relación padre e hijo y de la contemporaneidad que había"en' esa relación .. Es decir que si el padre es la causa o el fundamento deJ.hijo éste también es el fundamento de que el padre sea padre. SÜ1hijo el padre no sería tal. Hay una remisión como ustedes pueden advertirlo, del principio a la conclusión y de la conclusión al principio en un proce-

., l

¡

~~~: ~~".'
.:...-

.P

t

LEIBNIZ

147

"ro •. i~~

estus palabras de su obra De Arte Combinatoria que es de.1666 o sea cuando Leibniz teníu veinte aftas:
"No podrá sostener que nos desviamos de nuestro tema
Iladie que co.mprel'lda cómo

,i .

lodo surge interiormente

." •.....
'C

.:~~.
•• •

.' • •;~. • .•
•.....

• • • .;

so i~ft~te movimiento deductivo que no se detiene nunc~ en un -principio';-ni parte de nÜ1gúnprinci io es una característica' . ue' sc ad":.iereen LeIbniz.'que es un ti sofo que pretende fundar toda' verdad desde un pnnclp1Ó'de razón y que ha 1I1stauradouna serie'.de princi'" plOSen el ámbito filosót1co, tales como el principio de razón' suficiente, el principio 'de 10 mejor, el, plincipio de conjinuidilj:l y 'otros 'má~ . ustamente el. nncipio' de continuidad es el ue se advierte . . ', con clarida '.en'a uel movimiento deductivo llevado hasta el infi1iito. :..';.. Segun este pnnci io na a ue e ser en en loen forma alSa a sino que. a comprensión de ese algo exige gue se apele a otro'.algo en un proceso indefinido.' En el campo de la compr~nsión se requiere la comÜ.:~}' nida<jde las ideas de 'modo tal ue una idea lleve contÜ1uamente'a otra, vaya generando 'a esa otra. La le e a continui a se explica,. pues, en un proceso ell el ella! una i ea $e continúa en otra. ero esta:ley sólo tiene VIgenCIa en'Ja medida que esta continuidad' se realiza desde el horizonte de. lo infinito': L9 inf1l1ito,ciertamente. 'no puede ser Ü1tuidopcro sí es la condición lúpotétic~ para que el rinci io de continuidad como pnnClplO al' ena or e de eneraci 11 s uni Icat, ,> por tanto, en él a tina diversidad Ü1fmjta.En el campo de la geometr.ía, por 'ejemplo, vemos 'que un círcúlo que tuviera un radio infinito puede .. ser 'mirado'. como, una recta y otro -de '-radio -infinitamente-.pequefio como un punto. Esto lo truta y desarrolla el cálculo Ü1fÜ1ilesimal, descubierto por Leibniz en fOlma Ü1dependiente aunque contemporáneamente. al. desci.lbrÜ1úento'que también hiciera' de él Newton. 'No
'I:lY;

i,l
.~-~.1¡;
"',-:.'

de la teoria de las ,'ariaciones, la c/.lal /lepa al espiritu que se confia a ella, de un ¡nodo casi necesario, a 'raJ)és de la totalidad infinita de los problemas, abarcando la armonia del unipelwo, la estructura más íntima de 'las cosas y toda la serie 'de las.jormas. S610 una filosofía pe/fecta o. casi pelfecta puede /legar a apreciar certeramente la inmensa utilidad de esta teoria".

1¡¡
:.~ ~.~!jy.

Creo que resulta cluro suponer que donde estaArs cOmbinatoriu encu.entra un desarrollo fácilmente manejable es el] las matemáticas. En,uno de sus escritos afinna Leibniz:
"El número es,. en cierto modo, ulla forma metajlsica fundamental y la aritmética una especie de estático . del uniperso, en la que se re,'elan las fuerZtIs de las.cosas ".

!~
;':'::~
;: ';¥

:">~.
':':, ,¡,:\' ,'f'
";OC'

Pero si al número 10 cOnsideramos aisladamel]te lo cOlllpr~nde1110Se. un modo indetem1Ínado. Pensemos, 'por .ejemplo, cn el número d 5..En,sí mismo. considerado yo no sé en qué .consiste la detenninación del ilúmero 5 sino que, en realidad, sólo conozco su nombre. Pero si yo digo quc .
5=4+1

"¡',,í}"\'C

.~ :::':=:t.

como 'ven 'un radical antagonismo entre las ideas sino una contíJ

,,,ddad. L1 diferencia ubsoluta 'sólo 'es debida a una consideración externa, pero esa diferencia absoluta ya no es tal cuundo estublecemos una mediación entre.l'as ideas., cuando acudimos al prÜ1cipiode la contÜ1uidad. El cálCulo Ü1fÜ1itesimal es SÜ10 no Una'aplicación de este principio. Además esta comunidad entre las ideas y la constantemente pasible remisión de Unas a "tras y la también posible combÜ1aciónentre ellas lleva a Leibniz a fundar' un'a teoría, un Ars combiñiitoriá, un arte de la combinación en la cual habla de todas las posiblescombÜ1aciones . entre las ideas. Según él, la inteligencia que penctrara 'en esa ~ombil1litoria universal podría. contemplur la armonía' del universo. Oigan

.,

comienzo a advertir cuál es la determinación Illutemática de 5 que, en este cuso, es 4 + 1. Pero si yo conoz.co cuál es su determinución resu!tu que podré expresar lo mismo en lu siguiente forma:
X=4+1

... .i~' ~
,lO o~.

.;,~
:t

r~;~
1;; ~~ •..

La ueteIminación dc 5la obtengo, pue-s, no desde. el 'nilJnero 5cn sí mismo, sino cuando pOilg0 a este número en relación, cuando lo pongo en una ecuación. Pero, ¿qué. hu pasado entonces? En reuljdud ha pdsudo algo. importante con ese descubrimiento que hemos h~cho '-1 pues advertimos que lo podemos generaJizHfy hacerlo extensivo a todos los números eon la única eondición quesustítuya 4 por 11, que por ser

-."[: J¡1:"

.t~._,
"oc:~i'-

en- sí mjslua indeterminada, puede ser cualquier número. Tenemos en el ejemplo anterior, pues, que . . .

:~ i\%~
::lJ~;:~

x=
. Pero si tomamos, pasos resultará que

1'1

+

1

~j[if

por ejemplo, el número 7 y damos los mismos

..':.{i::t' ..• ~J,

::g~5f

Platón e'í, su diálogo Menón. Ustedes deben l'ecoJ'Clarlo, Sócrates llarfl1f a un esclavo ignorante para demostrar que sa~ía matemáticas aunque nunca se.Ia habían enseñado porque ésta surgía necesariamente si se desai'roIlaba correctamente el pensamiento del hombre en determinada dirección, En uno de sus pequeños opúsculos publica.do póstumamente, reHriéndos'e a la ciencia general que trata de aqu'ellas relaciones escribe:
.

.r,: .:!
• :.i

.,

,

7=6+1 X=6+1 X = 1'1 + 1 Las letras, en estos cas')s, pueden referirse a todos' los números, a cualquier número y cualesquIera de estos lj(úneros no es' sino un número indetel1ninado, el solO' nombre de un núinero, mientras no se 10 establezca en una ecuación) en una relación, que viene a constituhsu definición. Ese es el paso de la aritmética al álgebra que Leibniz la definía como matemátiCa de los números indeterminados .. El álgebra es;pues, una disciplina queno se ocupa propiamente con los númel'os, sino conlás' signos de esos .nÚmeros, es decir.las letras. Pero el álgebra se ocupa de estos signos únicamente en la medida que entran en mutuas relaciones, que entran en una función determinada. El concepto de función, entonces, reemplaza al concepto. 'de número el cllal, ahora, más que una suma de unidades eS'lma relación c1e'.üiagnitudes. Pero aún. hay otra cosa. Estas relaciones que trata el álgebra medüinte.las cuales'obtenemos la definición. de un númúo indetel1ninado, hacen que esta definición sea una definición genética y, por tanto, que aquello que definen sea la resultante' de una generación.

!!
,1'
":h

.:jl

U ;~tf

"La posibilidad de una tal ciencia puede probarse a priori; a pesar que la gran mayoría de las personas,frentea este tipo de cosas, únicamente acepte Jo' comprenda por lo general plllebas a postt:riorl, o sea, pluebas' basadas en el resultqdo positivo ya comprobado. Afirmo, entonces, que si un <Íngel udiera participamos una vel p " dad o una destreza técnica cualquiera, partiendo de a.que/los primeros pi'incipios, que ya están en nosotros,
C

nos .encontrariamos'

con que nosotros

n1isJ1lOS habría-

•.. '. • •

.'¡
'

.. "!,

'1"""

I!

mos podido llegar a descubl'irla directamente fillld<Índonas en aquella ciencia general,.dirigiendo únicamente nuestros pensamientos a lainvéstigación de esta Ilerdad 'o al logro de este resultado técnico". .
Según' estas palabras vemos que lodo sáber está. ya contenido' ell, núestro entendimiento de un modo potencial. .'Por ello Leibniz propon'e que al viejo adagio aristotélico que había sido reactualizado 'llor los empiristas y que decía "nada hay en el entendimiento que antes no,hay'a estadO' en los sentidos" '-Nihil est in intellectu, qliod non prius fUCl-itin sensu- .se le agregue: '~a no set el entendimiento mismo" -Nisi intel1ectus ipse-. En el entendimiento y sólo eJi el entendimiento radica 13':é:bndiCión de todo pensar y conocer verdaderos ql!e pued~ actualizarse cuando 'aquél se. pone en contacto con la experiencia,. .Sí''CecapitUlamos por un 111omento todo &1desBlTOlIo que hemos. seguido del pensamiento leibniziano' y nos intelTogamos dónde radica' para él la. vel'dad, antes de responder tenemos que recOl'dar dos cosas: 1) la verdad.no es una adecuaciÓn del pensamiento con algo trascenden- . te. a él; 2) la'verdad tampoco radica en un concepto o en una idea.ais" la'damente considerados. Y ya que estamos en Íl:en de recordar, recordemos úna tercera cosa: la verdad sólo está en uná ordenación, en una relación. Y quien. establece esa relación .no .es un.acto de simple apreh.ensión, no. un acto de intuición, sino .el juicio. La verdad radica, entonces, en 'el juicio. . . Por ello Leibniz en su obra Nuevos ensayos sobre' el entendimiento humano, escrito polémicamentr contra- Laclee p'ero donde .

••

'

• • •....

el

:J.

!~ .i~r.

x=4+
no sólo establece una relación sino, tanibién, una operación en la ciral vemos que 4 + l genera a 5. Esta relación, este cálculo de funciones que se da en el álgebra . del modo más simple' no es sino un caso de.la relación en general. Laverdad que en ella se da ha confu'mado el concepto de verdad que se tiene en la escuela inaugurada por Descartes. La verdad sólo es expresión de un correcto modo de pensar sin preocuparse .por .su posible adecuación con una realidad extetior. PÓr eso toda la verdad puede Sel' deducida del pensamiento con la condición de que el.métO'do utilí; zadó sea el correcto. . . El mismo Leibniz trae a memoria las palabras y la actitud dé

'.~';}f
:,," .<:l

•• .;

.' • •
eJi'

".. >;.;;

:,",'.:t:

.t!iljifíí

I
,.\:\'-

1 ';jr~
1'1


el
:," ,'-o

.... ':','-_:

, ,

"

. .•. .'
.}
-,1

.' .
.;). ,
:::.-.1

• .
'

:',

.

,.

,."

•. .': .: .' • -.• .', . ." .< •. .; .' • . .> . . .~; .,
.'.,Ie', ::~',~
.,

• >:',

>,\'1'

' .~ ':\.'

..

:

~:!: .
;~

150

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

LEIDNIZ

••••

desarrolla su propia teofia, comienza haciendo un análisis de los juicios, :".' El juicio, según Leibniz, consiste en explicitar el contenido del sqjeto no afiadiendo nada extraño al. mismo, Ahora bien, nosotros podemos distinguir juicios de origen distinto: unos teniendo un origen puramente empírico y otros un origen racional. Unjuicio de origen empírico sería decir, por ejemplo, "esta aula es blanca", o "el calor dilata los cuerpos"; uno de origen racional sería "el triángulo tiene tres lados" ,Correspondiendo a cada uno de estos jUicios el entendimiento del hombre se enfrenta a dos tipos de verd'ades: verdádes de .hecho y verdades de razón; vérités de fait y vérités de misan, como las llama Leibniz, Unos juicios enuncian una verdad necesaIia de modo tal que no podría ser distinta de lo que es; es, pues, una verdad de razón, El triángulo necesariamente tiene tres ángulos, en caso contrario no sería triángulo. La verdad de los otros juicios, en cambio, e.scontingente, es decir que afirma algo .que podría ser de distinto modo. Se tmta, entonces, de una verdad de hecho. La diferencia de aquellos juicios radica, como dijimos, en su diferente origen, pero tanto uno' como' el citro no pueden I ser distintos respecto a su fundamentación, ya que en ambos debe ha{" ber un riguroso vínculo racional que una sujeto y predicado y los fundamente en cuanto juicios, El problema' que clebemos enfrentar ahora es, pues, la legitimidad de ese tundamento. No creo que haga falta que nos detengamos ¡ más en la legitimidad del fundamento de las verdades de mzón porque •• 1. de 'ello hemos estado J1ablando desde que nos iniciamos con Leibniz en la clase pasada. El fundamento está en la raZÓnmisma, Esas verdá. .(' .. des son' el ordenamiento correcto de ideas realizado según leyes y prin,. .. cipios vigeIites en el entendimiento, independienteJÍlente y antelior a .\" , toda experiencia. Con una expresión que será'fijada:'definitiva y siste-' máticamente a partir de Kant cliremos que es.tas'verdades son a prioli . La. re'spuesta al problenia que se ha planteado va a ser más di'." ,',. fícil cuando nos' enfrentamos con las verdades de hecho. Esto' creo que no .lesTesúltará difícil comprenderlo si tienen presente que éste es justameÍlte el momento en que Un sistema que se ha movido con ligar y .. con soltura dentro ,de la inmanencia misma del pensamiento debe dar un saltó y legitimar una verdad que se ha originado en un medio que lé .:} i es extrínseco. La razón debe, pues, buscar la racionalidad que hay en •. C un conocimien to'que no próviene de la razón misma. y esta búsqueda'de raelonalidad que la razón,realiza consistirá en 'un análisis.de cada una de esas verdades de hecho en un progresivo' intento de reducirlas a sus fundamentos, es decir, a lo racional que hay en 'ellas. Este intento es, entonces, un tratar de transformar a las ver<1ades,de hec!lOen verdades de mzó". El ideal al cual hay que aproximarse
, -'.,.":

'::)«:}:' ...q"m~\

151

~ix:1
',,' :,"'¡'~ .

:.:,;'::,:':i~::;:.~.
'- •.50"

,

..
:.;
',i

.

i".~

¡¡
..:í¡dif¡1i;

en el conocinliento es el d~ la pura razón. Hay.que' comenzar adviTtien-. do que'.todo lo que se nos daa conoper en unaveniad de (;echo, en que esta pared es blanca, por ejemplo, tiene sU razón de ser así. Hay'.una: causa que hace que esta ,pared sea blanca, hay una razón por la' cual. es así. Y a esta razón que hace que las cosas sean como son, Leibniz la enuncÜi con el nombre de principio de razón 'sufi"iente: Fue 61 el J'rÍmero que acuñó la formulacl n de este nnclplo. a ven, en algo que se nos apareela C01l10 uramente actico, como puro dato ajeJ)o a la razón, p advertimos que está fundado en un principio de razón. Todos los cmubias en la naturaleza, todo el sucederse en ella, el que las ,cosas lleguen' a ser lo que son está fundado, entonces, en el p,incipio de razón suficiente, que es un principi9 racional: Se justifica, entonces, el intento de tener un conocimie"to,racional de la naturaleza y,ése es el presupuesto de, toda ciencla. La ciencia de la naturaleza es posible porque a ella pueden ,aplicarse plincipios racionales, porque a ella pueden aplicarse conceptos .racionales. Recuerden que Galileo decía que las leyes 'de la naturaleza estaban escritas.en caracteres matemáticos, es decir racionalés. Sin embargo en todo este intento de la.ciencia por conocer ia naturaleza' hay algo que no debemos olvidar. Ese algo es que todos los principios y.todas las leyes y todas las ideas y todos los conceptos con que nosotros nos aproximmnos,a la naturaleza no han provenido de ella sino de nuestra razón y son, ,por tanto'; priod, Oigan a Leibniz: ~"Nuesti'o espíritu podría llegar a,encon(rarse en 1m esiado en quena pudlel:a hacer experimentos ni aprovechar las experiencias obtenidas por él en la .vlda; pero es 'imposible 'que las Ideas de extensión y movimiento, al Igual que la de las 'demás formas puras .lleguen a no
estar más en él'.'.

,

fl:~ f:,
,l..
o

!J..

.~r

.:"¡,,,.::' . . .... n
-:,.10.

.: .>-

.~ l.~~

lit"!I

i~:

;~.¡,
1. ',~;

.. .. :{
'

Quizá estas palabras. resuenen en ustedes como un eco de aquellas otras de Descartes cuando nos deCÍa que la extensión era una idea innata. Quizá las palabras.sean un eco pero la,actitud de uno'y otro es la misma. En el caso de Leibniz es la aplicación de estas ideas a priori a la nahl1'aleza, esta matematización de la,naturaleza.lo que.hará posible .la progresiva marcha de las verdades. de hecho hacia. las verdades de ra-:..zón. Y para facilitar la tarea no habrá sino que aplicar' el ~álculo infinitesimal que, como recordarán, 110era, a su vez, sino una. aplicación del principio de continuidad. .' Aquella marcha progresiva de las verdo'des de hecho hacia las verdades: de razón es el ,ideal hacia el cual marcha la' ciencia. Su meta será llegar a.una verdad de hecho que en sí misma tuviera su necesidad

sin tener que aplicar el prindpio de razón suficiente. Según Leibniz eso es lo que acontece en Dios porque Dios conoce la serie inl1nita de razones suficientes de cada una de las cosas. Para su infinita mirada las cosas y las razones que justifican las cosas no aparecen como una serie contingente sino como una serie necesaria. Para él toda verdnd de hecho se transforma en: una verdad de rnzón. Para su conocimiento, pues, sólo hay verdades de mzón. • Cosa distinta pasa con el entendimiento finito del hombre para quien aquella meta no es sino un ideal al cual progresivamente tiende. El hombre debe contentarse no con un conocimiento absoluto de la realidad sino con una interpretación racional d.e esa realidad tal como a él se le aparece. Leibniz no cree que el entendimiento humano pueda captar a la cosa como ella es, que pueda captar la esencia de la cosa. Las ideas que nosotros tenemos de las cosas no son imágenes de las mismas que reproduzcan lo que ellas son sino símbolos que manejamos .para orientarnos entre esas cosas. Lo que importa es que nos .fonnen]os'. unos símbolos que se refieran o expresen una cosa y que podamos estl¡blecer relaciones entre esos símbolos que equivalgan a fas relaciones entre las cosas, sabiendo de antemano que entre ellos no hay ningulUl semejan~a, Si yo en una estación dejo mi valija en depósito. me darán lIna boleta. Esa boleta es un simbolo de mi valija y servirá luego para buscarla, para identificarla y.para que yo la recupere. Pero nadie.pretenderá que entre esa boleta y mi valija hay una semejanza, nadie dirá, que esa bolete expresa lir'esencia de mi valija. Escüchen estas palabras de Leibniz: . "Asi el. modelo de una máquina expresa la máquina misma, un dibujo plano en perspectiva expresa_un cuerpo tridimensional, una frase expresa Ull pensamiento, un signo expresa un número y una ecuación algebraica un c¡'rculo u.otra figura geométrica, j' todas estas expresiones tienen de común el que por la simple 'consideración. de las relaciones que en la expresión se contielien podemos llegar al conocimiento de las. correspondientes cualidades de la cosa.ql/e se trata de exp-~esar. e donde D se deduce que n'o es ner:esarioque la expresión y la.cosa se asemejen entre si, siempre y cuando que. se asegure una cierta analogia elllre las correspondientes relaciones ".

.~~

..

F.iC.!l'

1'1

'''.IJ;.

}'j¡
""Ji

":'f;¡'%.

í
~l

:'~J~~
'.•~,II:" : ...•~~ ..:f{'. f. tí;l . i f.

",)I~

..{,¡~rfi~ ..
"iJ"1'. :\':jf.~;J,:
'~Wi
(;¡':',r "

para nuestro entendimie~to flJ1ito. En Kant iste ~el'áel tema central de su filosofía. Pero tanto en Kant como en Leibniz el re¿onocmliento de esta impotencia no supone una renuncia al ejercicio de la razón. Por el contrario .Ja razón deberá ejercer una particular actividad para, desde si misma, desde sus formas "a priori", desde sus leyes y principios, poder interpretai' la realidad o sea para racionalizar el modo como a nosotros se 'nos aparece una sustanCia, una cosa en sí que en sí misma permrulece desconocida. Ahora pueden ustedes comprobar lo que habíamos dicho acerca de la verdad eli Leibniz. Para él la verdad de ningún modo el'a una adecuación entre la cosa y el intelecto, -aedequatio intellectus et rei, como decian los escolásticos-, sino un correcto modo de..pensllr. En el.caso'de las verdades de razón, la verdad .es umi relación entre las ideas mismas; en el caso de las vel'dades de h~cho, la verdad sólo consiste. en una armónica consonaúcia, en una. relación constante del hecho con las ideas.y las leyes d'e la razón 'que últet:P.retan ese hecito;

.. ,.'
..

• .:':
•• •
.:.

••••••

.:.1
....

".~iln.

jj!>~~ . ~qi¡"¡ .;f;~.rJ.M
. ~.: .. '"i~

~~'~'. ~.

"Una .cosa expresa a otra. (en mi lenguaje) cuando. ha.J' una )'ekiCión constante y .se¡j¡1nreglas entre 70 que se puede decir de la Uliay de li!otra ". Ahóra vamos pas,u' a la' lÍletafísica de Leibniz que fue madurandó im él 'lentamente a través de sus especulaciones sobre la teoría del .cono.dniiellto. Para hacer este paso vamos a recordat quc.para Leibniz la verdad está en el juicio y que propio de éste es que el predicado esthiempre contenido en el sujeto>Veamos esta.cita: . "Praedicatuin.illlis(.subjecto. Es necesariá que er término del sujeto contenga siempre el del predicado de modo que. aquél queentendiem pe/iectamente la noción del sujeto juzgarla -también que el pl'edicado le pCi'tenece~'. . Usted.es recordarán qúe el lWnlbre. por la imperfección de. su entenctimieilto 110 estaba: siempre en condiciones de hacer esa.deducción.. Ese COriocúnlento perfecto sólo. .esta'ba en Diós'.i¡~ien.pádiía de ese modo d~d.ui:írde una sustancia sUS"Ínfiriitosatributos ..Pe.ro propio de Hi sabiduría de Dios es, segÚriLeibniz, 'moverse entre üifinitascom" binaGiones.posib.Jes,es d'ecir entre. inflllitos mundos po~jbles, cada' uno de. los. 'cuales contiene infmitonÍlmero d.e.seres poiibles: .Escuchen estas palabraS-de Leibniz referidas a la sabiduría dhiiila .¡ que están en la Teodicea';.' .
.

. ';%~Jir

'~~~~~l'

';{~!k~ ..

a

.. ~~t ~ "t~t':~'i~
I,:il~;.

. ';lj"1

.',)1!l~~,~~'

'J~t
:ii:tt.'

.. r~,;¡;~' ~ .

.

Vemos según estas palabras cuál. es el alcance real.q-ue.podemos :ener de la realidad. cuya.sustancia única siempre quedará desconocida

. .' ., • ~''. ..
,

• •

. e'.
.

.' .: .' •..
. ..• " )" ".'

••

~

.0: e'I

• .
\.
•...,

, ..

...•

(.

:i':
'
<.",

".:".

•... •

i '.::

-.tY' • 0">

154

INTRODUCCION A LA PIlOSOFIA

:!""r' . j" i


LEIDNIZ

~ • ...:¡c... .. , '.'., .. .
"
",'

•. .:' .' . . .' .f:: . . .:1 .' .' .' •.. .~:' . •
:!\l:;::i
,,'
,.:

•...•. >
.

"Ella va más allá de'la1icombi1wciones flnita1i, ella hace de esas combinaciones una Infinidad de infinitos, es' decir una infinidad de series posibles dehllliverso, cada una de 1a1i uales contiene una infinidad de creafllras".. c Ustedes deben recordar, también, el AJ's combinatoria de Leibniz en el.cual hablaba de todas las posibles .combinaciones entre las ideas. Una vez más debemos tener presente que el suele. .originario en el cual se mueve la filosofía de Leibniz es la inmanencia de1"Pensamiento y ell..esta inmanencia la combinación posible entre'.las ideas es infinita. El problema que se le presentará, entonces, es cuál de estos infinitos'mundos posibles y cuál de estas infinitas relaciones entre ideas pasan. a la realidad. El problema es, pues, el paso de la posiblidad al acto, de la esencia a la existencia. Porque podría suceder, por ejemplo.,.que ninguna esencia se hubiera. actualizado en existencia,. podría suceder que no hubiera nada existente. Lo que causa el asombro de Leibniz es que, además. de esencias posibles, también haya cosas existentes. Por ello es Leibniz quien pIÍmero fórmula: aquella pregunta que luego Heidegger' actualiza y considera la pregunta fundamental de la .metafísica ¿Por qué es en general el ente y no más bien la Nada? Empecemos advirtiendo que' las esencias, según Leibniz, son eternas, es decir no son creadas por la voluntad de Dios.sino que son una consecuencia y se identifican eternamerite con su entelidimiento. En Discurso de metafísi~a, Leibniz escribe: . "Por eso encue11l1'O uy extraña la expresión de algunos m filósofos que dicen que las verdades etemas de la metafísica y de la geometrfa, y por consiguiente. tamblé.nlas reglas de la bondad, la justicia y la pelfección' no' son más que efectos de la voluntad de Dios: en tanto,qi,e a mí me parecen consecuencia 'de su entendimiento, que no depende en absoluto de su lloluntad, ni más ni menos
I

.,;::;"'~,' J .'
.

.. ¡.

'11
""

,
155

:á~;.,,4':,

.::~,:,¿i¡.
.'

posible es. para Leibniz alge que tenía Una tendencia a la realidad, Una exigencia de existen c.ia una pretensión para existir. Exigenti3m exis, tentlae vel praetensionem ad existendnm, decía Leibniz. Estas san sus palabras,: "Puesto que existe, en efecto, algo.JI no más bien lUIda, es necesario que en las cosas posibles, que en la posibilidad. misma o esencia haya Una exigencia de existencia o, lo que es lo mismo, una. pretensión para existir y, . para decirlo brevemente, que la esencia por sí misma tiende a la existencia". Sin .embargo, a pesar de esa exigencia, no todos los. posibles' infinitos llegan a ser realidad. Ese privilegio sólo 10 tiene el Ser Necesar'io. o 'sea' Dios. Si el Ser Necesario, es posible, entonces existe necesa-

,"

-

"

'-

• :'.i"
.''J

;~W

.;t.

cf¡

.')
'.'.':' . .",l._

i:

~l~

'/

riamente. En la Monadología lo dice así: "Por tanto, sólo Dios -o el Ser Necesario- tiene este pri"i/egio: que es necesario que exista si es posible" . Unas líneas antes había afirmado que .en el Ser .Necesario la esencia implica la existencia, que al Ser Necesario le basta ser posible para ser-actual. Como ustedes pueden advertir se trata de Una variante del argumento ontológico que, según vimos, desarrollan Spinoza y Descartes y que, de Una manera explícita fuera enunciado por primera vez por' San Anselmo en la Edad Media. Todos estos pensadores deducían la existencia de Dios de la idea de perfección que estaba en el entendimiento. En una forma implícita Leibniz pone una condición a la prueba y ella no demostral"ía, entonces, de Un modo absoluto sino condicionaL No. basta la jdea de perfección .sino que hay que agregar la de posibilidad. Leibniz, en definitiva, quierc decirnos que 'si la noción de un ser perfecto es posible, y sólo bajo esta. condición su existencia se deduce necesariamente .. . ¿Pero qué pasa. e~>nJos otros .posibles, con las esencias,que, __ según recordarán, tenían Una pretensión a la existencia, u'na exigencia 'de existencia?, Desde el punto de vista dela inmanencia d'el pensamiento no hay razói1 valedera que justifique el paso de la ]Jura posibilidad a la existencia real. Si todo posible exige la existencia,no. hay razón, en efecto, que justifique que infinitos posibles queden en la condición de tales y otros, en. cambio, se concreten' en pXist<;ncia;:quepasen, en suma; de' la inmanencia del pensamiento a la trascendencia que la

.1'le

' ..

~t
:I:y,-

~I~t ;.~:

.IL ..

, ' ,.
1.

,.-:.

•.

.,~
.'.~

I
1 t
.'~'.

.'"
',,-

..... ,l
1'.1'

'....

,.

que su esencia":

.'

.;:

.::
..

..

.....

••

Observen de paso la diferencia que,.en este punto ,media entre Leibniz y' Descartes. Para éste, Goma recordarán, esas ideas etemils eran consecuencia de un acto arbitrario de la voluntad divina..Al valuntarismo de. Descartés se opone, pues, en lo que a las ideas eternas se refiere, el intelectualismo de Leibniz; La esencia o sea 10posible es, pa-. , ra éste, aquello que se identifica totalmente con la estruc'hll:a del enten, dimiénto y con sus reglas. Lo posible es pues, lo que no implica contradicción. Pero además de ser aquello que no implica contradicción,. 10
,.'

:{.....:.',:l

..t:.,~

.~.

¡I f
I

Ii ':J~" ;~
I -{,' . :,:.:.,~.

l

':;{:'

••.............. •.....
,

'

.............•..... ~ ..

;.

.~.~ ~~ ~ .....•.... ~ ~- ..

'J;;,¡,¡f.

r
.todos pretenden a la existencia..'AqtLéllos. que juntos producen más realidad, más pelfeeqión, mds inteligibilidad, triunfan. Claro que todo este combate sólo puede ser ideal; es decir, que sólo puede ~onsistir en un conf/icto de razones en el entendimiento más peJfeeto, que no puede dejar de comportarse en lizforma más peJfecta y. por consiguien'te, elegirlo mejor... • ,':

existen,cia supone. En este caso o existirían todos jos posibles o no c;:istiría ninguno. Pero sucede que de los infinitos posibles sólo algunos existen. Luego hay una causa diferente. al pensamiento mismo que'da un paso absoluto y pone en .la existencia' a algunos posibles, es decir que crea un ámbito diferente y trascendente al pensamiento mismo. Quien .da ese paso es, dice Leibniz, Dios. Ustedes recordarán, sin embargo, que según Leibniz todas las esencias)' la relación entre las esencias eran una consecuenciadel entendimiento divi.no con el"Cl1lIJ, definitiva, eternamente se identificaban. en El entendimiento de Dios no es suficiente:, entonces, para explicar aquel salto absáluto desde la esencia hacia la existencia. Para explicarlo hará falta reconocer en Dios una dualidad de facultades, reconocer a la par del entendimiento la voluntad de Dios y hacer ¡-adicar.en eJla la decisión absoluta de instaurar la existencia de ciertos posibles. 'Refiriéndose a que Ojos es la;ca~lsade todas las cosas, dice Leíbniz: . entendimiento es la fuente de las esencias y su ~oluntad es el origen de las existencias".
"Su

.'5"

-""; ~j¡' ~<:[t"¡~~i

•.. ::. '.'. .,'., .-.,

11
:ir¡J.!. .:~:';It~ {
'íj¡ ..:':(:,::'., rr~

'-~'*.~£~
:".

Es la voJuntad divina, pues, quien crea un mundo real entre los infinitos mundos posibles. Y este mundo creado es distiilto de Dios; las existencias son diferentes' y exteriores a las esencias inmilllentes a su pensamiento. Con relación a'este mundo, Dios es algo' dtramundano, diferente, trascendente. Estas palabras de Leibniz Jo dicen cla.ramente: liLas razones .del nnindo, pues, están en algo extramundano, diferente de la cadena'de estados o serie de cosas cuyos agregadosconstituyen etmrmdo ". Como ustedes podrán apreciar esta concepción dista mucho de la de Spinoza para quien el mundo no era el resu1tado de la voluntad de Dios sino una consecuencia necesal1a de su esencia; para quien este mun<l0' era el úniéo posible desde qu~ erá el único real y para quien, en dellnitiva, no había una trascendencia de Dios respecto al mundo, .SUlaque se identificllba con él, era inmanente a él. Pues bieri, una vez que la voluntad de Dios decide la creación de un mundo, ¿por cuál de los posibles se decidirá?Evidentemente la perfecc.ión de Dios no puede elegir sino el mejor posible. 'Veamos Jo que dice Leibniz: .''Tan pronto como Dios ha resuelto crear alguna cosa, tiene luga/' un combate entre todos los posibles, ya que'

"~I ~~l.
~ifl~

~.'

..':)f.í

;:J¡¡~t
. r.'.,:.

.," ";;-"~.
...:.l'i
,.;!

','1'~~.

] ;di
.. J.

~~f
,:>:t'-

H~habido, pues, p'ara elegir este mundo un principio' de raZón'.' . snficie~lte, Dios, qt~iel~, su. propi~ perfecci~n ~1~ por puede act,uar sino .: cumphendo .otro pnncIJ~1O Lelblllz lIa.majJI:mclplO lo n~eJor. ~Il~e de • . Slgulenilo el prmCI]l1Ode Jo mejor DJOs crea el mejor de los mundos posibles. Que' en este mundo haya mal no es lm obstáculo. para Le!bni~ para que..éste sea el mejor: Significa .únicame!lte que .el •. , mal es mevItable, que el mal es necesano y 'que en cualqUIer otro de . Jos posibles mundos, habría mayor cantidad de mal que en éste. L~ibniz •. ' no d!ce que este mundo. sea absolutamente bu~no sino'que;:simplemen- • .te, dICe que 'es el mejor. Modera, pues, su optnTIlsmo con el uso eleun . comparativo. Si éste es el mejor"de los mundos posibles)' sin el11b~rgo• en él hay maJ, quiere decÜ"que los otros son peores. .' •.. Una vez que.hemos llegado a la existencia del mejor de los mun'.> .dos posibles, que es éste que nosotros tenemos el extraño privilegio de habitar, creo que la' pregunta. q.ue' se iinpone versa sobre la diferencia •. qUe !)uecle esta.bjecer~eentre cad'a individu.o d~ .esteni~ndo. y'su respec~ !lva Id.ea, La dlferenCJa,en suma, entre el.mdlvlduo'exlstente y la esen- ".";. cia posible, ¿En qué cOl!slste,por ejemplo, la.diferencia eJltre el ser fí- ."1 sic? y 'el purainente geométrico que como tal es upa. puta idea 'ele la mente? Ustedes n~~ordarán que para'.J?escartes la sus~~nciad,elos cu~r- ."::; pos eta la extenslon. Pero la extenslOn, como tamlnen lo recordaran, ' . era una idea' de la mente. Entonces es lícito preguntarse en qué consis- .~'::, te la diferencia .entre el cuerpo y la' idea de .extensión:.?es~artes no ~a . advertIdo, pues, que los. cuerpos no son solo ex tenSJon'SJJlO ademas: ... otra cosa. Que'esa otra cosa; que ese 'algo diferente pueda tener exten- .'.1.: sión es .otro problema. Púes bien, ¿qué es ese algo' que propio de lo ."" existente'l Ese algo propio de lo existente es, dice Leibniz, la.fuerzH. .:: ..; La fuerza está, en la ra1z de cada ser constituyendo' su indivi'. duálidad, dándole 'su subsisteilcia, haciéndolo Sel'Jo que es. En la fuer- .: za e,orisis~e, 'pues, i~.ustancia existente. Pero si la. stlstancia,no es ex: .'''1 s t~nslón .SlllO sólo fuerza qllJere decir que no puede ser_ :dlVlSlbley SI ....' no 'es divisibJe no' es material.'A esta' sustanda inmaterial, inextensa, i~divisible,"individ~~l y ~ue sólo consiste en fuerza ~ energía, ~ib; 111Z la .Ilama món¡j'il~ Monada es una palabra. que. vIene del gnego .. .\: ..

.'0:.

."';1

I

.>-:,

e""!1

.es

.' •...
'

e.'\' .r
..

I

.',C;
.;",,/

. •. ., .
', ..

• .,." • .,.,'.

"',
• > ,

. • .\

,,' ..
,~\~.

<

i

158

INTRODUCClON A LA, FlLOSOFIA

"1

.'

,

monás que significa unidad, Es una palabra de origen pitagórico y que Platón ya utilizaba para referirse a las Ideas. A este eoncepto de niómida llega Leibniz, por una aplicación del, cálculo infinitesimal a aquello que definía a la existencia real en oposición almundo de lo puramente po si" ble, o sea a la fuerza. Món.ada es, pues; la sustancia quena admite más división y, por tanto, es simple ó sea sin partes, Ellas constituyen los. elementos de. las cosas y parella son. consideradas por Leibniz como átomos de la natu.raleza. La Monadología, el opúsculo donde' Leibniz sintetiza su teoría de las mónadas, se inicia con estas palabras:
"La Mó/Jada de que "¡U/lOSa hablar en eSte tratado, no' es sino una sustancia'ó;lmple, que entra a formal' los COI7'lpuestos; sini.ple quiere decir sin partes" . y en el parágrafo 3 agrega estas palabras: "Ahora, bÚn: donde no 1wy partes /la puede haber ni ex tensión, ni figura, ni dil'isibilidad, Y las talesMónadas son los Ilerdaderos Atamos de la Naturaleza y, en uiJa palabra, los Elementos de las cosas '.'.

.. Jg

.

,~:.

LEIBNIZ

159

".¡'t ":".<t.
.. l:,"
',::9

en la unidad es lo que define'a la percepción. El estado tr,msitorio, que envuelve -representa una muchedumbre en la. unidad o en la sustancia sin'-ple,no 'es otra cosa que.la llamada.pereepción, dice Leibniz. La mónada, sin embargo, no.se limita. a tener una sola percep' ción sino que la fuerza que la' constituye hace que en ella haya tIJlcons. tante paso de lina pereepCión'a otra, Esta acciÓn de pasar de unu pereepción a otra Leibniz la llama apetición. Sus palubras son éstas: .
"La acción del principio inteino que verifica el cambio tránsito de una percepción a otra, puede llamarse' .Apetici6T1",
.0

;~I;r'
&1' )~

"~o

.\

"'~w~~

~f~1
'.f

."\'; .:~:(,

.':;:
• ,"';1
(
• 1

.'

,;.

el. i

J


j

Pero si la mónada es il1luaterlal, es b,extensa, no tiene partes y, por. tanto, es simple, ¿cómo puede ejercerse esa fuerza que la 'cqnstituye?, ¿en qué consiste esa fuerza?, ¿cómo nosotros podremos conocer esa fuerza 1 Para la. respuesta Leibniz no encuentra otro método que el. cartesiano del "pienso, luego existo". Para saber de la existencj¡i. de aqueJla fi.terza.y para saber en qué. consiste no hay otro medio que .el hacerlo por allalogía con el saber de nuestra propia. sust,mcia, de nuestra pl"Opia' uerza. Nosotros, a través de un aeto eleinteriorizaeión, nos eapf
tamos- como una sustancia pensante. como un spjeto que piensa,. que -

..J"" '.,:i~~!~~:' :~~. ~,~. '~'.: .-:~.
':'~.

.',f,¡..;'?Jr. lliJJ

fi
r

.•

".... I::l

.'í:~' percibe, que tiene percepciones. "

:.~ .1. :t
.1:
. J;::'
•..

-T:.

:.::}. .f
" •. ':1;'

':",~t,

"Según mi manera de I'er, -dice Leib/liz- nÚlgwJa existencia se puede demostrar compulsÍI'amente fuera de la existencia del sujeto que percibe y de sus percepciones".

Además "'de percepción y apetición, ciertas mónadas tienen apercepción o sea au\oconciencia', En la pel'l,epción hay, ciertamente, una representación, ... n contenido' cognoseitivo que puede referirse a u algq ~xterior o a algo interior. Pero tener ese .contenido no supone neo eesariamente que además' se tenga conciencia de esa aetividad eognoscente que tiel1e ese cOllteriido. S.ólo'cliando tengo conciencia de mi actividad . cognoscente puede' decirse que tengo autoconciencia, A esto es lo que -Leibniz llama apercepcióri quesólt> tienen lasniónadas superiores, Las almas de los animales tienen únicaJllente percepción, los' espíritus .percepción. . Las mónadas;'segúiJ hemos visto; 'co'nsisten en un. fuerza que se mantieñe-"en'constante actividad y. güe se manihesta en una sucesión de percepciones, Pero todo estc"desalTollo no. es smo la explicit.ción . d¡i lo lle 'ii estácontéñido en la mónada,. lo que está determinado en su concepto. Todu lo que se pue e pre -lcal' e eS'e SllJeo que es la mónada está' contenido desde sIempre en ese sujeto. En la mónada, está ya.fijado su d'estillo. En eIJa ya esEanpresentes, vínualmente, todos lOS' acoritecirilientbs que le han pasado y todos los que le pasarán. Por eso alguien que 'pudiera conocei. de lIJado absoluto' a una' mónada conocería no sólo su presente, smo también todo su pasado y todo su futuro,

'....1 ..:. .. . '~.
rv. -:;jk

Ese 'cónociÍniento .es po'sible, según Leibniz,- para Dios, para .quien.

".}. ~-'
. -.':1\

como'reeordarán, todo' se reduee a verdad de razón. Escuchen estas palabras del Discurso de metafísica;'
'Vios 'contemplando la noción individual o Ilecceidad de Alejandro~ ve en ella al mismo' tiempo el fundamento y la razón de todos los predicados que pueden.'decirse de él verdaderanlente, como por ejemplo, q.ue vencerla a Daría y a Poro, hasta conocer en ella a priori -y no pOi' experiencia- si murió de muerte natural o elll'imella-

_.

Lo que nosotros podemos captar en la fuerza es, percepción. No importa, entonces, qU,ela mónada no tenga pm"les,que sca, simple, para que la fuerza que la constituye pueda ejercerse.' La fuerza ~e. la mónada es la percepción; la mónada eonsiste en percepción, Pero el su-. jeto que percibe tiene una multitud de percepciones o sca q,ue'en la unidad que es la mónada hay un contenido múltiple. Esta multiplicidad.

¡;:'f
"

r.,

. ..,,;/:¡ii\.'

do, cosa qu¡e-tJQsotrosno podemos saber más que por la historia. Ctiandp se considera bien la conexión de las cosas, puede deci;,se que hay desde siernpre en el.alma de Alejandro restos de lo que le ha sucedido y sePialesde todo lo que le ocurrirá, e incluso huellas de todo lo que pasa en el unil'erso aunque sólo pertenezca a Dios el conocerlas a todas". Como ustedes pueden advertir cada momento. de 'Ia mónada' incluye la totalidad de su tiempo o sea todo su pa~ado y.todo su futuro. Es que todo ese sucederse está determinado por una.JeY..intema que constituye el sujeto dé la mónada. Y como Leibniz decía que el predicado estaba necesariamente en el sujeto, comprenderán ustedes que to. do lo que se' pueda predicar de..ese sujeto que es la mónada o sea todos los acontecimientos que le sucedan., le hayan sucedido o le sucederán ya, desde siempre, están en la niónada. Pero aún hay más. Al final de las palabras que acabamos de leer Leibniz dice que en las mónadas hay "huellas de todo.lo que pasa en'el universo'''. Es decir que cada mónada refleja el universo todo, .e's un espejó del universo. Escuchen estas'palabras de Leibniz escritas casi. a continuación de las anteriores:. ':"ldemás, toda sustancia es como un mundo completo JI .como un espejo de Dios; O bien del un¡'versotodo que cada una de ellas expresa a'su manera, algo:.llsicomq.una misma cil./dad es vista de diferente manera:según '¡asdiversas situaciones del que las 'contempla. )'uede decir-o se, inc1i/so que cada sustancia lleva.e11,.cie.tI.'ónanera ; , el caráCter de la sabiduria infinita .... pues ~xpresa, aunque confusamente, todo lo que sucede en el:'/I/Iiverso, pasado,.presente o futur~ ". .:;.':.. ~ Cada mónada refleja, pues, la totalidad d~'¡.:universo perojo ¡¡ace desde una cierta perspectiva, lo hace de.de el"lligar don'de está situada. Es un reflejo finito de la infinitud del universó. Sólo una mómr- .. da infinita -Dios. puede reflejar infinitamente ese infinito. Y lo refleja. n~ confusamente sino con ideas claras, y no sólo tiene una percepción de ese reflejó .sino, también, una apercepción de su ,actividad reflejan-.
te o sea aute)conciencia.

~~

n
:'t:j' ~FJI
'jJ

~¡~:

sobre otra ni recibe la acción de otra. Nos 'enfrentamos, 'entonces, al problema de la comunicación de las sustancias que ve.nía preocupando a los filósofos desde Descartes. . LeibIliz soluciona este problema retrotrayéndose al creador de todas las mónadas o sea a Dios. Dios crea cada mónada.dotándola de su propia estructura y de su propia ley que preside su ulterior desarrollo y la hace ser tal. Pero en este acto de creación de cada mónada, Dios ha tenido presente a la totalidad de 'ellas de modo' talque a cada i¡na la ha regulado con todas las otras. De ese modo, sin necesidad de comuniéación posterior, siguiendo cada una su propia ley, su accionar continúa esa regulación previa, esa armonía. preestablecida. Veamos estas palabras; "Pero en las.sustancias simples no hay sinounil influencia ideal de una mónada sobre otra, lo cual no 'puede ien.el'efecto a no sel' por intel'l'ención de Dios, en cuanto que, en las ideas de Dios,. una mónada solicita con razón, que Dios, al regular las demás, desde el comienzo de las cosas, la tenga en' cuenta. En efecto, puesto que una mónada creada no puede tener influencia fisica en 'el interior de otra, sólo pOI' aquel medio podrá haber dependencia de una a otra ". Cada mónada es una idea del entendimiento de Dios, llevada a la existenCia. Y. como cada idea está en armonía con todas las otras en ese entendimiento, es esta armonía establecida antes de la creación' del mundo, la que se continúa después' de la creación. Es, pues, una armo~ nía preestablecida.
,

•. .~ • . .
.:c
..

)

.,,1

.:;~

.c .?
~: ..•..

..'~.

:~-;l~

.;~~!';~

J~~
;1"(1'

.4~~i

"';Yi

,'g~

.1r
.: .. ;~f

Sin e;nbargo, a pesar de que cada mónada 'refleja 'el.llJ1iverso nada les entra a ellas desde el mundo exterior pues,. según expresión de Leibniz, las mónadas no tienen ventana. Jamás una' mónada actúa

ti j~

., . •; .' . . .'.(
.]
.

..•
.
.,

•••:,] •. ::
..
~ i

.• • .:.
:;F.
::.
••••

•: e .':~ • .,>-

'':.,.,

.'U:
.

",\

.. , ,,::~

\' ..1

.~;~.

'.'""

.....


•.

---------1
",-

<
,"

',.

,,1

1;'
"1
.

~

,

,

:1 • • . • . .<,
"

.'t"

1
"

{I
.

/

':! ¡,-

;-:

'~

i¡;:}
\ KANT \
(,.
~."¡T¡'

..

:¡¡>.

:;;::,;,
.i';,t

~í;¡:
:.~f ir{
;, 1,'Tf~

@:,I.-", ..
"~. i.:?1~.
}:it\-

. .' • .',¡. :.:~;. .'
,
,

.I~:

• li~ .,.:
..

";; .:':', ....

'.'
j'

.,.
~
:)

5';:.:';~~:
.,~.~ ~

t~
~~} .. .~~~N; ;
~, :'

." . .,'
.,",~

:,;:~/
,.
..

;~
-~ ;;:.
"!'~

~;~::;

,{!.t

~:,t,i;

!Cantesqtro.de lo.s grandes pensado.res que .ha,tenido. la humani' dad, Nació en .la' ciudad. alemana: de.J(6nigs\;>erg el 22 ,de abril del 724 Y murió. en 1804 sin haber salido en to.da su. vjda de su ciudad natal. Sus padres, de mo.des,ta, co.ndicióJi .eoo.nqmica,. le dieron una f0.1111ación profund¡unente religio.sa ,y" po.r, ello,: desde ,su .infanda se mueve Kant en, una atmósfera pietista. que no. lo.. abando.nar,á jamás ...En una carta él,lo.s recuerda y, dice: "Mis 'padres, -de ,co.lidición artesanos y mo.delos d'e probidad, de honestida4, d:e orden",'siI,"dejáin,e patrimonio, pero tampoco: deudas, rne ..han.dado una ed,t\ca,ción qu.e, desde. el punto de vista niora! no !lli&i,:¡:apo.dido. sei-.niéjor, y, po.r'la 'cual. cuando dc elio.s me recuerdo'", expeIimento" los,. se~timiútos de,' la maY,o.'rgratitud". Luego, en la Univ.crsidad,. adquirió una sólida cultura humanista,. filosófica .y dentífica, Mucho innuyeron en él amplios co.no.cimien- . tos .de .las mátemáticas. y' la física, especialmente la teoría 'mecánica de Newto.n, Fueron famoso.s, y motivo de.mu.chas anécdotas, el J'Ígor de" su. conducta y de. su. trab,ajo .y -.10, me!pdico. de sus costumbres, 'Sintió simpatía pOr la. independencia ~Ie los Estado.s. Unidos.y por los comienzos ,de la Revolución' Francesa: " Una introducción,a la,filosofía de Kant debe 'necesariamente enmarcarlo. en el ambiente filosófico 'y :científico, de su época, 'En la historia del pensamiento esta época ,que..transcurrecasi :dentrooeTosInlufes del SIglo X VIII,. es, conqcida, con el nombre de !lustración o Ilummismo',-Áutklarnng-. ,Los cambIOS: operado.s .durante el período que se I¡licia en el Renacimiento;. prsa por la, Refórma, :cu 'e el. Ra. ona ISmo' e slglo,XVI! refluy,en,en la Il,u,straci6n y recién en eJla..!.oman .plena conciencia., de ,sí-,:,COl] esta autoconciencia. de los Jo-gros obtenidos. en elílmbjfQ,dela rÍlzón ésta, 'co,n'un,profundo OptiIl,is-

;~s

.,.

mo en sí misma trata de penetrar y modificar las instituciones; las costumbres y los modos heredados del pensal". En la brea la razón acepta sólo lo que su propia luz ilumina y aclara. La !lustración reconoce dos fuentes inmediatas: el racionalismo del siglo XVII y la ciencia de la naturaleza que con su prestigio pretl;ndía invadb' todos los órdenes del saber. El racionalismo tiene su origen en Descartes quien, como ya sabemos inaugura un nuevo estilo de fllosofar. Pero del raCionalismo paltiCipan no sólo el sistema de DesGartes sino también los sistemas de Malebranche, Spinoz:a y Leibnitz. I'ara todos eUos la razón era el lugar de las verdades etemas y ese lugar era común al entendbniento humano y al divino'. Además, de la razón todo podía ser deduCido. De este modo el pensar modemo se inicia considerando a la raZÓn como un principio de donde se siguen otras cosas, a ser posible considera a la razón como un principio de donde puedan derivarse todas las verdades de todas las Ciencias, de modo tal que en el f0'ldo ha haya muchas ciencias sino una sola ciencia. A 'esta única Ciencia Uamó Descartes 'Science Universelle o Mathessis universalis, Matemática universal. .. La Ilustración hereda, ciertamente, el concepto que de'la razón tenía el siglo XVIl pero introduciéndole modificaCiones. La' principal de estas' modificaciones consIste en no considerar que toa o canoci~ miento es solo la deduccióli de un prinCIPIO raciomil. AlIado de la ra' ZÓi1juega la experIencIa un papel fundamental. No se concibe ahora una razón.aislada sino que ahora se la considera frente a una experieli. cía que aquélla ordena. La razón es la que nos garantiza Ilegal' a la verdad en toda experiencia posible. Poi' ello en el siglo XVIII las figuras de Newton y Locke y.luego las de B"e.rlceleyy Hume desim;peñan un papel' rector. _ _ ' Frente a la nueva concepción que dc la razóil tiene "la Ilustra' ción a ésta. le resultaba bnposible no encarar la funcióJi que' 'cumplía la matemática 'en la fundainentación del conocimiento. EI.saber filosófico no podía, en' la nueva concepción, ser una p].lra dependencia de la matemática pero tampoco podía .prescindir de ella pues constituía, justamente, la gran conquista de los tiempos modemos. La solución para este problema va a consistir' en captar y aceptar la esencia de lo . matemático, que trasciende a la pura magnitud.y al número. La relación entre los nÚmeros y lo matemático es evidente pero ello no quiere decir que lo matemático se agote en lo .pUnt111entenumérico y mensurable. Es más correcto advertir que lo numérico, la magnitud, lo mensurable, .participan del carácter de lo matemático y por esa participación son algo matemático. Matemática viene del griego to Ii13théma tao que significaba lo que se puede aprender y lo que se

puede ensel1ar, Pero el verdadúo enseñar -no bonsiste en imponer al aluJllno.un contenido sino que el alumno lo aC,epte parque lo ve con evi. dencia, porque en cierta medidll él también lo posee y lo sabe. No olvidemos como Sócrates demuestra que el esclavo ya sllbía toda la geom'etría JI lo único que había 'que hacer era recorcl{u'selo. Lo matemático es, pues, lo patente, lo evidente en las cosas y que nosotros no hemos . extraído de ellas sblO que, por el contrario, sirv'e para que las compreíl~ damos. A la idea de igualdad, decía Platón, nosotros no la hemos abstraído de las cosas pero es indispensable que la conozcamos previamente para decir que' {los cosas son iguales. Lo matemático es, pues, ~~ 10 que tiene una validez' anterior a toda experieilcia. Lo matemMico, diciéndolo ya 'con' lengul\ie de Kant, tiene validez a priori. Con este ~f~~~ sentido de lo matemátíco es lícito decb' que sin matemática no es po~~ sible la ciencia. En tal sentido Kant escribía:
.:~. II~

I I m',.

• ;.,:4

",Afirmo que en cada doctrina particuiar de la naturaleza sólo se encontrará tanta auténtica ciencia cuanta matemática ~aya en ella".
Así entendida, la ciencia que en la época de la Ilustración cumplía con la mayor pulcritud esa exigencia era la 'física de Ncwton. Cuando Kant habla de ciencia se refiere a eUa y es a eUa a la que tiene presente. cuando se iilterroga por las 'condiciones de posibilidad de fa ciencia. La 'ciencia moderna, representada .en forma eminente en Newton, no. es, según lo hemos visto, una pura deduCt;ión raciona!. Pero tampoco es, por supuesto, una pura experiencia, La pura experiencin de ningún modo. puede. fundar una .ciencia sblO que para que tal cosa suceda e.lh.tiene que estar dirigida y ordenada por lo racional con su proceder matemático y a priori. Pero así entendida la ciencia ._y ",¡empla.rmente desarrollada l)or Newton- ella ya estaba fundada en el siglo XVI par Galileo. 'Can Galileo se 'está por prm1era. vez mite una' ciencia ::~~~ que posee todo el rigor deductivo d:e la matemátiCa JI que, sin embargo, . '. '",~), habla de objetos y apela a la experiencia. Lo que resul1ll:bá insólito en la nuova scienza de Galileo era que un conocimiento obtenidb mediante precisas deducciones fuera c.ónfirmado por la observación sensible de los hechos. CLla!ldo Galileo nos habla"de) 'movimiento de Un cuerpo sobre 'un plano horizontal, que .en realidad es el antecedente de la ley !le iJiercia de Newton, elice en realidad algo muy ¡1atable. El no habla d'e un. experinlento .realizado sino de algo in mente concipio, algo concebido 'enla mente. Y en ciel'!a oportunidad' Galileo le escribió a Kepler diciénd"ole que miró a Venus no", cOli.firmar, sm ninguna vaci•.\.'l'.

.

•. . .-, ." .' .,; .( • .' • • . .:, . .;.
"" ',)

••

1

:'(

>,

.'o' •.

\

....:-

•.,

••••
.2.
-<

e<

.,. ...

.:;
~".'

,.,,'

.:.' '.

.• ;.<-

l'li

.• .'t . .'
';'

• .-

.> . •,:,

.k

.. -: ...,

'.:

., •• ." .:
• •••
.; .¡::(

-,\:\'

166

INTRODUCClONA LA FILOSOFIA

. ~.,

.
.

~:'
,

KANT


167

• • • • •

.

lación, laque ya sabía de ,él. Este saber sin vacilación, esta pat~ncia de la verclad, anterior a toda experimentación de las cosas es el carác. ter mateniático, de'la ciencia, es el elemento a priori de toda ciencia. Finabnentei otra de, las características fund,amentales de la Ilustración que'-va a encontrar en Kant profundo eco,es la de hacer al hom. bre el centro de todas sus meditaciones. El siglo XVIII es un siglo esen~ cialmente ,antropológico. El' ]loeta inglés Pope lo dice con claridad cuando af]¡ma que el estudio nláspropio del hombre es el hombre mis. mo, En esta, épo'ca todos, los problemas refluyen en última instancia al problema, del hombre y éste se transfonlla, como ya lo deda,Protá . goras, en medid,as de todas las cosas. La misma preocupación de. me- , dida que rige en la ciencia lo pone de l)lanifiesto. L1 medida es, algo propio del hombre. Hay medida -mensura- porq,ue hay una mens que
mensura .

-~

..

f :; {
.-

'1"',

/

•..

,/j
JJ
j: ~ .
':.. ,\'

,;'. .;

En este contexto de la !lustración debemos lIbicar el pensa. miento de Kant. ¡(ant comienza su tarea filosófica c~nsiderando que 1a crítica .:, es la única actitud legítima, en Filosofía y aún en toda actividad cien• tifica, Y, justanlcnte, las tres obras. más importaiites de Kant inclu. yen en sus, títulos a la pa-labra crítica: Crítica,.de la razón pura, Crí. tica de ,la razón práctica y Crítica del juicio. Conviene, pues, que ,fije. , mOSlos alcances.que esa palabra tiene, Crítica es una palabra derivada del griego ki-isis,derivada a,su vez de krino que significa juzgar. Crítica, según ese origen, es cI.jtlicio o examen que se ,hace de uÍl ,hecho,de un principio,de'modo tal qúe nO se acepta ninguna afirmación de ese, hecho O de ese'principio sin antes interrogarse por,el contenido y el origen de esa afirnlación', En materia ,:. I ',: de conocimiento nada debe ser aceptado, dogmáticamente' sino.'críti. camente, interrogándose por la legitimidad de la razón' para hacer T una afirnlUci,óndeterminada.' Kant aparece, entonces, como el filósofo, que se interroga por la legitinlidad de la razón, que se ,interroga por loslímites'de la misma . En este sentido Kan t reconóce que toda su filosofía está movi. " ':.', da por tres preguntas básicas: -, 1) "¿ Qué puedo saber?" .;f' '2) "6Qué debo hacer?" 3) "¿Qué me está pepllitidO esperar?" A la. primera la degan'olla en la, Crítica, de la ¡'azón pura; a la .ié segunda l~ desarrolla en la 'Crítica de la razón pníctica' y Fundamenta. ción de la'metáfísica de las:costumbres; y la tercera' es el tema, funda. mentalmente, de la religión dentro de los límites de la simple',razón. Estas tres pregun tas son preguntas de la razón sobre ella mismá', pre-

• :r.'

!,¡j
':.'-l~

:/lf~l

.I.:!~

.! . . ., .
.:.'::
o.~ .'

.,-" e,,'

',''Vf

guntas que ella se hace sobre sus posibilidades' y alcances ya sea b'l;o el aspecto de la inteligencia; de -lavoluntad o del sentimiento, Pero estas. tre's preguntas, como ustedes pueden fácilmente advertirlo, no só-losuponen al hombre, que es quien se las formu-la, sino que están dirigidas ': al hombre y son en el 'fondo una pregunta por el hombre.' Por eso él mismo. Kant nos advierte en su Lógica que'las tres preguntas refluyen: en una que es -labásiCa, que'es -la-fundarnental: ¿qué es elhombre?'La interrogación por los ¡'imites de la razón deviene; como ustedes pueden, advertirlo, en ljna interrogación por los Hmitesdel hombre. ,Kant es el. fIlósofo que ha planteado de un modo radical el problema de la finitud' del hombre. La fii1.itudhumana, tema que se desarrolla müy explíci. ' tamente en ia filosofía contemporánea,' tiene en Kant a uno de jos pensadores que JiJás a fonDOla ha planteado, Tratemos de esbozar ahora,' a grandes rasgos, su pensamiento filosófico, . ComencenlOspor la DisertaCión de 1770, la cua-! tieJie -segÍln expresiones (le¡ propio Kant-la importancia de 'anular todoio,que antes él había' escrito 'ae un, modo' áogIÍ1ático. Trene también 'la', importan-. cia'que en "lla explica Kant; en unaprimera 'aproximación, la difereilcia existente entre conociniiento sensible. y cohocimierito intelectuaL Oigamos lo qüe allí dice respecto a la sensibiiiaad: "La 'sensibilidad' es una receptividad dei'sújeto,en vil'. t¡ld de' la cual es posible' que' er':estádo',rep,:esentaIiJ'o del misr;1O' 'sea'afectado"de' 'cierta manera 'por 'la preSen. cia de un objeto'~' " Según estas expresiones kantianas podcmos advertir que la sell- . sibilidad supone una pasividad' del sujeto; elcüal es afectado por a-!go 'que existe exteriormente a' éL l'ero 'la sensibilidad supone 's6lo esa afección y no todavía ningún conocimiento objetivo, Y como esa afección varia según las diversas modalidades de los sujetos, lo que es "conocido" sensiblémente :'sólo es la representación de las cosas' según aparecen al sujeto. Oigamos nuevaínerite sus palabras: , "En conseCllencia,ya que todo lo qlÚ?Itay de sensible' en el conocimiento ,depende. de 'la índole espeólal del sujeto en ,Iil' medida que, eti présencia d,e los objetos, es capaz de"esta' o aquella mod¡ficJcion,' la ellal púede yariar según la dil'ersídad de'los mieras' -trlientras que todo conociiniento exento de tales condiciones'subJeti . vas' //l/in sólo al objeto-, en consi?elle;ú:¡aÚinaliifi~sto 'que lo que es conoéido simslblemelite'es'la' representa_'

.1",

e¡,

l'
\. "";:;
¡ .•. '..••.

.:t,~.
'~:¡{{

.

.:

.¡>

I,.t
,,-',

e"'.:,

.J1i
.;

.J:j~: t
'l.;.

I

..1

li.

" :;.

.d'~::.Jt

clón de las cosas como aparecen al sujeto,. mient}'(Js que la representación intelectual 'represe¡zta las cosas como SOll". Como pueden advertir, este conocimiento sensible sólo nos hace conocer la apariencia de las,cosas pero no lo que ellas son. Es el cOI;ocimiento intelectual el que está dirigido, justamente, a este ser de las co-. sas. que, por definición,. no es captable par los 'sentidos. Oigamos a Kant: "La iíÚeligencla (la racionalidad) es la facuitad de/sujeto, por la cuai éste puede. reprcs'entarse lo que. por naturaleza no puede afectar a sus mismos sentidos". Tenemos entonces, que. mientras la sensibilidad' representa lo . que se aparece a la subjetividad, o sea las apariencias de las cosas, el entendirtlíento se dirige a lo .que las cosas son en sí mismas. Relativamente' a esta .distinción entre sensibilidad' yentendimiento Kant nos 'habla de fenómeno. que.es la cosa sensible, o sea cap. tnda por la sensibilidad,.y nÓllineno que es la cosa inteligible o sea hacia la cual se dirige el Nous o inteligencia. En la Crítica dela. rn.zón .pura nos dice que a la cosa en sí la llamaba también 'ilóuméno:'sig¡iificando con eHoque era .micorrelato del cntendimieuto y uo, d.e .los sentidos, dándose únicamente en una intuición intelectual. Deben ser llamados lIóumenos, nos dice. en aquella obra, " . si acepto cOsas que so;, puros objet.o~:~_r¿le,lt.endi-_ mienlO J' que, Sin embargo, COmO tales, pueden ser da- . das en una intuir;ión, ai.lIique /la en la sensible ". Así entendido" el 'nóumeno, como ccmelato de una intuición no sensible, estaría haciendo referencia a una inteligencia pura . .El mis-. mo Kant .nos dice que en sentido propio el nóumello' es el cor~~lato de la intuición divina,. Pero en el hombre la intuición sólo puede ser empírica 'porque el hombre no es una inteligencia pura, sino un ser sensible que conoce a través de sus sentidos. Kant es plenamente consciente de los. iímites de la razóii humana y, por ello, advierte que el hombre no tiene una intuición pura que pueda penetrar y conocer la Cosa, en sí o nóumeno. Eh definitiva este nóul1leno, quc se'níuestra inaccesible al entendimiento pelmanece, en Kant, no como .el concepto de un objetosin.o el problema que postula la existencia de algo indepen' '

";:;!iiif

J .. , -, te d'lente (e t o d'a mtuIClOn. El noumeno 110 es crea dI' por e. 111'1ee t o,. • :.. ... ' o .. sino que éste se encuentra con él como algo. extelio{ al entendimiento, .',. como un algo que subsiste por sí mismo y:no necesita de otra cosa para existir. Pero una cosa. de tal modo independiente, de .tal modo .' subsistente, no menesterosa de ot.ra cosa para existir aparece como algo. absoluto. Si a este absoluto que significa la cosa en sí no lo puedo cono- •. cer, no por ello desaparece: como problema que constantemente acucia .' a la razón. EI.nóumeno es, pues, eS,ealgo al cual se dirige la .inteligencia, " •. aunque nuestra limitada inteligencia no lo pueda conocer. ' •. '.i . Es interesante también que advirtamos que. de esta .i.mposi/¡ili- • . dad para captar una sustancia, un nóumeno, podemos deducir una dife-- .,," rencia bás.ica con Descartes. Ambos parten .del pensamiento,' de la rae zón, pero mientras De~cartes J1.retendía tener una intuición. dda sus tan- • cia pensante y se captaba, justamente, como una COsa que piensa (yo .' soy una cosa que piensa), Kant 'niega esta intuición, este c,ono.c.i.miento .. de. la sustancia pensante: Sólo puede llegarse a este' cogitó' de un modo ., indirecto a través de todos los jucios que yo enuncio. A trayésde cada • ;f[:;I~i~:~ uno de e)los yo pienso tal cosa o. tal otra. Lo. que no .se puede, según ..._ "'a'IIN\' :~~i~~ii~) es separar, en.eljuicio, el "yo pienso'-' , de cada uno de 1.oscante-- .:: .. Kant, nidos objetivos de mi pensamiento. .,,::' . ÁllOra ?ie!l,. si nosotros no. podemo.s t~lI~r 1111. c~~ociJ1liento.<~ de la cosa en SI, Sl~IO .uno ql~e provenga de la lIltuICI?n. empmca, resuJ!a .". que nuestro conOCillllento solo' puede ser un conocJrlllento de los fen.omenos. ¿Significa esO que no podamos tener un'.conocimiento cient!- • :ico? ¿Signific~ que nunca s.erá posib~e .una ciencia ~j~ll'osa~ ¡Pe.ro ~i • Justamente' alh está. la CienCia matemahca con el.max1IIlo ngor POSI-. b1e, si allí está ia física de.Newton con sus indiscutidos hechos! A esta .; preselicia jll(i¡scutida.'. d~ la ciencia es a lo que Kant llama el "hecho", el factum de.la razón pun._, De Jaque se trata, etitonces,. es de partir de ese hecho iildubi' .,.' tableo que es la ciencül.l' remontarse a las coridiciones que la han posibi- .,.::, litado, .a sus 'condiciones de posibilidad .. Pero la ciencia, para Kant, está .• ' ", constilujda por juicios. Por le¡ tanto, lo que es necesario es remontarse • hasta las condiciones que hall hecho posible esos.jucios, hasta las.condi.•.. :' ciones que les han dado legalidad. Ahora bieiJ, todo juicio se compone .:" ". de conceptos; por ello si partiendo de los juicios nos. interrogamos por :'. , __ ';"t. :."Q .;.; .¡. . sus fundamentos necesariamente tendremos que .llegar a aquellos con.:" .• ceptos que por su misma universalidad SOIlla condición de todo.juicio. • ..,. : Ha?erlb no es sino cumplir con lo que reiteradamente hemos dicho que •. 0;, .. .;,....,y,'; es el origen de la actitud filosófica: la búsqueda de fundam.ento. Si la '.' inteligencia del hombre no puede penetrar.la cosa en sí debe, al menos, .::~ detenerse en lo que es un hecho' irrefutable de la razón, la cienCia, y .\

:~~lli~'"

."c:

I

'!i{'

.~

,:,'.J.

')';l

,.~~

.'

., •. . .' . .' • • • .", • .~i . .'i . •. •.,' .' .' .c . -:t .' .,
,

"',i\"'

170

INTRODUCCION A LA FIWSOFIA

,.
:\~
'.~: .

KANT

171

averiguar cuál es el fundamento de los juicios que la constituyen. La filosofía, como pueden .dvertirlo, se presenta como la búsqueda de ., fundamentos para la ciencia, la cual es un factum de la ,'azón. La filosofía es, pues, un juicio de la razón sobr,e ella misma o, diciéndolo COn , ' el nombre del libro más famoso de Kant, es una Crítica de la razón pu' ra, Antes de entrar a esta crítica de la razón. sobre sus propios juicios; Kant advierte que, ..eIl u.i1aprimera aproximación, éstos pueden ser de dos clases, Unos son 10sjuicilJSanalíticos, otros los sintéticos, . . . ¿Qu'é es un juicio analítico? Aquél cuyo predicado está contenido en el concepto del sujeto, aquél cuyo predicado surge necesariamente d'el análisis del sujeto. Un caso típico de juicio Itnalítico es decir, por ejemplo, que el triángulo tiene tres lados, porque. si yo tomo el concepto de triángulo y lo analizo 'me encontraré que necesariamente le pertenece tener tres lados. ¿Y qué es un juicio sintético? Aquél cuyo predicado no está conteriido en el sujeto. Si yo digo, por ejemplo, que en esta. aula hay cuarenta alumnos estamos en presencia de un juicio sintético pues por más que aiJaJice la idea de aula no deduciré ,.. .. el número de alumnos que pueda haber en ella, ."~. : Ahora bien, los juicios anal~ticos son, "en el fondo, juicios de . identidad, juicios fundados en el priJlcipio de identidad, Este principio es el que los legitima, el que les da su cará'cter de verdaderos, universales y necesarios, Y este' carácter de verdad, universalidad y necesidad nO lo optienen de la experiencia sino del solo análisis del concepto y por eso .':1 Kant los llama "a priori", ¿Podrán estos juicios fundar la ciencia?' En una primera aproximación pareciera que sí debido iI que ellos son universalJs y necesarios. Pero pronto advertimos que esto~juicios no pue','. 1. den fundar la 'ciencia porque ellos sójo son juicios tautológicos que no aumentan nuestro conocimiento sino... ue sólo..sir.venpara ,exponer o. q /. aclarar cosas ya conocidas. ¿Podrá la ciencia, entonces, fundarse en los . '1. juicios sintéticos? Pero los juicios sintéticos no puedeu pretender una validez universal.y uecesaria sino que ellos son verdaderos mientras los . /. avale la experiencia sensi~le qúetiene la.validez en un aquí y en un ahora. y como la ciencia requiere neces.ídady universalidad no puede estar .'.C " fundada en estos juicios. sintéticos. El problema que se plantea, como ustedes pueden advertirlo es, ."í" , pues, que los.juicios .analíticos b "a priori" son' universales y'necesarios pero no amplían nuestro conocimiento y los juicios sintéticos o "a posteriori" amplían nuestro conocimiento pero no son ni universales ni necesarios. -En esta f9rma ni 'unos ni otros son aptos para fundar la ciencia. Por ello Kant apela a una tercera clase de juicios que, poruna • 1': . . parte,- sean universales y necesados, y, por la otra 'aumenten nuestro conocimiento, A estos juicios él .los llmna sintéticos a priori y advierte ,'

• <>

¡

.~

¡
r:

.i.
'1' ., ~.,: :r ," ':% "( ~,

que justamente de ellos está constituída la ciencia', tanto la matemática como' la física, Decir, por ejel'1plo, que la línea recta es la I1Hís orta c entre d'os puntos no' es un juicio analítico, pues el predicado no se desprende del análisis del sujeto, sino que es sintético a priori. Igualme,Úe en física es un juicio sintético a priori decir. por ejemplo, que "todo
lo qúe suce¡;le tiene una causa". .

.j;
.:~ :.;: ;;. .:':-:>:
l.

•. ~¡:

,:!~

'i ',!:

.;::.i....,;,¡

-<1:" .,¡
',

:'::::'.~t:

i~¡\~
.,'

-,;

~. .~:
,T. •

RecElnocido este hecho, la cuestión, ahora; será ver cómo SOI1. , posibles los juicios sintéticos a priori. Como ustedes recordarán, lo que le interesaba a Kant era encontrar el fundamento de Josjuicios, remontarse desde ellos hasta sus condiciones de posibilidad, hasta la legalidad que había tenido la razón para .formularlos. Y en este remontarse hastá las condiciones de posibilidad de los juicios sintéticos a priori va a consistir, fundamenta..lment¡'.,la.Crítica de.la razó'n pura . En esta tarea de encontrar las condiciones deposibilidad y de le. galidad de los.juicios sintéticos a priori lo que está en juego y lo que le interesa a Kant, es averiguar cómo la ciencia, que está .constitl,ida por esos juicios, es posible. Le interesa, en suma, interrogar por la legalidad que. fundamenta y justifica el factum de la 'ciencia; que fundamenta y justifica que algo pueda ser objeto de nuestro conocer científico, Por eso, antes de entrar a considerar aquellas condiciones de posibilidad de los juicios sintéticos; detengámonos Uil ,ilOmento a considerar lo que es un objeto del conocimiento. Objeto viene del latín objectum,. que es participio .de ob,;icere, verbo que significa' poner,
echnr, colocar :deIantc, ofrecerse a nuestros ojos. Una cosa devicD-e

~;
l!' ',~;

" "

¡. ~.

. 1

,

.', ,. ":,'.

~~ . ,
i~
,~

.t.

~; ¡.

rt ..

objeto de conocimiento cuando un hombre, cuando un sujeto la coloca ante sí y trata. de saber qué es, trat~ de interpretarla. Pero advirtamos. que para tener un conocimiento exhaustivo de esa cosa haría falta que yo penetrara 'en ella de modo' tal que casi me identificara con ella, o que ella entrara en mí de modo' tal que casi Se identificara conmigo . Lo' primero significaría mi"'casi anulación, mi casi aniqúilamiento. mi casi transfollnarme en.-aquella cosa; lo segundo la casi anulación de la cosa, Nada de. esto pasa en el conocimiento y por'ello Kant tiene conciencia de que la. cosa en sí, aunque existente, es inaccesible, El sujeto es el que hace .que una cosa devenga objeto y 'por. eso el objeto es una resultante del hacer humano y está condicionado por' las condiciones de ese hacer. Esas condieiones son las que hacen posible' que yo puedatener experiencia de algo 'y esas mismas condiciones son,1as que hacen posible que algo, que una cosa en sí, sea ob,;eto para mLPor ello Kant, en .la Crítica de la razón pura, acuña una expresión fundamental dentro de 'su filosofía qne dice:. "L1S"condiciones' de la posibilidad de la expe' .. riencia son también las condiciones de la posibilidad de los objetos de la expe'rienchi ".

Con 10 que ,hemos dicho anteriormente esta, expresión no es muy dificil de comprender. Significa simplemente que el objeto de nuestra experiencia no es una cosa en sí sino la resultante de, una acti: Yidad sintética que practicamos cuando queremos ejercer Un acto de conocimiento. Esa síntesis se,lleya a cabo entre Un elemento puro de la subjetividad no proveniente de.la experiencia y, por ello, a priori, y un , dato de la sensibilidad, un dato proveniente de la experiencia sensible, Como' ustedes pueden ver, en los juicios sintéticos a priori se atribuyen al objeto cier.tos caracteres que no pertenecen a la cosa en sí sino que SOI1dados o proyectados por el S\ljeto. En este sentido se puede decir que es el sujeto el que forma, el que produce los, objetos Jo cual difiere mucho de afirmar que el 'intelecto, forme o produzca las cosas, La COM en sí, existente independientemente del sujeto, devieile objeto de conocimiento en tanto es considerada por aquél desde cierta perspectiva y, condicionada por ciertas fonnas a priori del sujeto, El objeto ti.ene una materia que es el dato proveniente,de,la sensibilidad y una forma proyectada desde el sujeto, Como ustedes pueden ver, resulta claro que los juicios que tratan sobre el objeto de 'las ciencias tengan que ser sintéticos a priori. Por eso mismo ellos tendrán validez (lI1icamente cuando se refieran a objetos ,de una experiencia posible, tendrán validez en tanto ,se refieran a fenómenos, pero no a cosas en sí de ¡as cuales, según vililOS,no puede haber experiencia. Con estos antecedentes Kant se hace tres preguntas respol1dien" ~) a las cuales desan'olla toda su Crítica de la nlzón 11llra.Estas' pregun.
Itas son:

.. i¡N';~~

Las ideas de totalidad, por ejemplo, la~ ide;s de'Dios, de alma no surgen ./,,arbitrariamente por un ,capricho de la razón;,sino c¡u~,por 10 contrllrio, .,-' ellas tienen una just.ificación y una inmanente necesidad como resuJta- .," do de las actividades de la razón pura. Lo que sucede, simplemente, .,:'" es que ellas no pueden ,suministrar un conocimiento porque carecen de ,:" la correspondiente intuición sensible con la cual pudieran sintetizarse • ',,' produciendo así el objeto de un coilOcinlientb. • Pues bien, ¿cómo son posibles los juicios sintéticos "¡¡ priori" "'" en la matemática? Y la respuesta de Kant es que esos juicios son posi- • bIes porque ,la matemática se funda en el espacio yen el tiempo, Pero • entonces; ¿qué son espacio y tiempo? Es el mismo Kantquien se hace •. esa pregl"ita y luego sigue interrogando: ,':'

"".

,,'

;" ~(I~, IT,\I'
': [¥~
, .~1'! ',.
:'i"

:, ¡ir)

,"¿Son seres reales? ¿Son sólo determinaciones O relaciones de las cosas pero de modo, tal que estas determinaciones y relaciones correspondenán a las cosas en 's( mismas, aun cuando no fueran intuidas, o 'espaciO y 'tiempo son taleS que sólo constituyen la forma de la intuición, la constitución subjetil'a de nuestro- espzí'i'
tu ?".

.',. •• • .
,

.,::

"

'" , :¡~
- .;!l , !","

~~,;

y nuevamente ¡arespuesta de Kant es que espacio y fiemj)o son

"~;-:.~~~

¿Cómo Son posibles,Jos juicios sintéticos a priori en las matemiíticas? ¿Cómo son posibles los juicios sintéticos.a, priori, en la física? ¿Son.¡Josibles los juicios sintéticos a priori en la metafísica? Desde el comienzo uste,despodrán adve¡.tir la diferencia que hay en estas interrogaciones, En las dos primeras Kant no duda de la existencia de esos juicios; en la última, en cambio, él no se pregunta cómo son posibles, sino si son posibles, si son legítimos. Anticipemos la respuesta de .Kant, ya insinuada en su diferente modo de,'preguntar: esos juicios no son posibles. Por lo ,tanto, o ia metafísica no existe o tendrá qlie tener un fundamento distinto al de la cienCia, Lo que Kant rechaza, es que pueda haber un conocimiento objetivo en metafísica, porque este conocimiento objetivo, como henlos visto, es la resultante de una síntesis entre un concepto producido por el entendimiento.y una intuición originada en la sensibilidad. En cambio, dice Kant, no hay nin".. guna intuición que avale un conocimiento objetivo deJas ideas met~" físicas, las cuales ,son, legítima consecuencia del ejercicio de la razón ..'

"/---} ;: .~:.

l~\~,
~':~
. ,f

::W'¡

~!}1
i'.!3í: :..

algo totalmente 'subjetivo, no son sino formas puras de la sensibilidad que no proceden' de la experiencia y, ,por tanto; 'son a priori. Además espacio y' tiempo no son conceptos, sino intuiciones. 'Finalmente estas intuiciones "a priori" cOl:stituyen'el fundamento de la'posibilidad del objeto matemático, La explicación de que tiempo' y espacio son "a pribri" y son'iiltuiciones y' no conceptos la desarrolla eú-lo'que él ]Jama "Exposición 'metafísica", .La explicación de que estas intúiciones "a priOli" son el fundamento que p'()sibilita e!'juicio sintético eil la mate" mática la desarrolla en lo que él llama "Exposición trascendental", Hagamos la advertencia que ,cuando en este caso utiliza lit palabra meta!'fsica,no lo l¡ace con el sentido usual de esta palabra sino para refe.

,.1, .,",
,',
,',

rirse a "lo dado Ha llliqri".

1~

Veamos cómo desan'olla la Exposición metafísiCa del espacio, Nosotros, dice Kant, ilO podemos tener ninguna experie"ncia'sino en un espacio- detellninado. Cúalquier-experiencia supone ya el 'espacio y en este sentido es,el espacio un supuesto de toda exp'eiiencia. El espatio. no' .es~pues un derivado de la experiencia, no 'es pasteriari"l sino es una condÍ(;ión "a priori" de ellá-.Oig~lilos estas palabras' de Kant: ,'' l

•. . .;: .' • •
fe'

." .',;j

.~\

,

.,-1

I

"a

• ." • .'>.

~

.,'

"

,.\:l'

.i' .v

.:\

.,¡

. . e': .'-' •• • .
.' I

.c .
'::,'. ,.
,

, .
.¡\"

e,r.

I ". ¡ ~

,
KANT

.:';,',.
"

.;,;:'

",,1 '.'

,,;~. ' ..
i
.

174

INTRODUCCION A LA FIWSOFIA

"Según' esto,. la representación del espacio no puede' ser proporcionada.por la experiencia a partir de las.'l"elaciones delfenómeno externo, sino qúe 'esta experiencia extema es e!la misma sólo posible mediante la representación del espacio ". Además n'osotros no. podemos pensar las cosas sin espacio.pero sí podríamos pensar el e~pacio sin cosas. Nuevamente las.palabras. de Kant son éstas:
''No podemos jamás representamos que no haya espa. cio, aunque muy bien se puede pensar que no se encuentren en él objetos': '

...t", .,.
.

:~ J
~;\

,
175

-;.,

.:X

':*

':~ .

en tanto deviene óbjeto de conocinúento debe tener la fOfllla de la ge'o~ metría. Pcro el espacio, entonces, se presenta no ya sólo como condiciónando y legalizando el conocimiento geométrico. sino como ", . , la condición subjetiva de la sensibilidad, bajo la cual tan. sólo .es posible para nosotros la iIItuición externa ", .

..~~ l
:.k

{.¡
<¡, ;;1l
:~f~_ ~:: ~

l'

,

. l"

.

...

'¡".

~I
:i

Paralelamente a la Exposición metafísica y a la trascendental del. espacio realiza' Kant unas similares, respecto. del tiempo, haciéndolo con análogos razonamientos. Veamos;simplemente, algunos textos . de Kant: ''El tiempo 'no es un concepto empírico que se saca de la experiencia, ya que la coexiStencia o sucesión no se dm:(an en.1a..per.cepción si la representación del t.iel7lpo 110 estuviera apriori en la base~',

•.

•• ,C',

.,)<,

,.

.":;:. ... •.. • . •. •. :" .,.., :. •. ,-.. •.. ,.... ": • . '.'

Finaliza Karit. su exposición' metafísica del espacio diciéndonos que éste no es un conceptO sino' una intuición, El concepto es algo que está referido a una multiplicidad. El concepto de hombre, por ejemplo, es,una unid'ad que se aplica y'se extiende a.t~dos los h~mbres ..La intuiClOn,en cambIo, nos. hace conocer algo UnICO no tiene vahdez'más y qüe resp'ecto a eso único, y el espacio es (mico, y si llegamos a hablar de muchos espacios eso no significa sino que pos estamos refiriendo a diversas.partes de ün único espacio. Después de la exposición metafísica, Kant desarrolla laExposición trascendental. del espacio. Trascendentil!, 6,n Kant, es distinto de trascendente,. Trascendente es lo que tiene ex'istencia indeljendiente de algo y está más allá de ese algo y, como la palabra m'isma lo dice, lo trasciende. Trascendental, en cambio, es un concepto que.tiene'vigencia en la teoría del .conocimiento. Trascen'dentai eS".el-: objeto. del conocímiento, que como recordarán,no era lacosa en sí;'sino esta cosa relacionada y considerada desde las condiciones .delsujeto,:.;;.

]
>11:

~l.

::#.

..¡,.,\:, ,/~
:
".(:,

',"Í'

:f

'.t

¡

::1~'

.

.'

'.

. ¿ti.,

..•r:
t
J"

}

'~

• •.

.L" ,.~..
.,:-:

''Entiendo. POI: exposición trascendental, d¡'f:eKant, la elucidaciónde:un .concepto CiJl7lO. d~!ln prtrá:ipioa par-. tir del cual podamos comprendér laposibi/id,ild de otros.. co/iocimientos sintéticos a priori".

, .".
.'.1)' 1

,

Como vemos por estas palabras el tiempo es un supuesto de todo acontecimiento,. No podemos ..imaginar ningún fenómeno sin el contexto, sin'el trasfondo del tiempo, pero sí podríamos pensar el tiempo independientemente de cada..UllOde aquéllos. Además, del. tiempo tenemos intuición y no. concepto porque el tiempo es uno solo. Los diverso's.tiempos no.son sino diversas partes del mismo tiempo . La exposiCión 'trascendental. del tiempo lleva a mostrar a Kant que aquél nO..sólo!t.s la condición de la posibilidad de los juicios sintéticos en la aritmética sino,.además, la fOnTlapura de la sensibilidad interna. Para realizai-:''!odaslas operaciones mtméticas yo necesito tener una infuicióJ:\ del'.tiempo. Y el tiempo que estudiala matemática está en la.base de todaª! mis experiencias de la realidad, porque estas experiencias se dan en una sucesión temporal.' El tiempo,' dice' Kant, no es .algo que subsiste por sí mismo . . . sino: '~ . , nada'mds que la ~ondici6n subietil'a tan s6lo bajo la cual pueden tener lugar en nosotros todas las intuiciones",

.r

.11

:~

" .:::':, • •

.>'.

, La 'exposición trascendental del espacio esÚ.i:Iirigida por Kant a mostrar queaquél es la prjmera.condiciól~',entre. otras v~rias;para. que todo el, contemdo que nos adVIene empmcamente recIba un jJflmer ordena¡J-lÍento, un pJimer carácter de objetividad..'Y es justamente,en el espado, como ya vimos, donde toda intuición externa de algd puede darse. Y como, el espacio es estudiado por la geo~netría, toda realidad

{

:i ,

.~

:!
~.

j:
.'"~'

. El tiempo y el espacio, como hemos visto, son ¡as condiciones de posibilidad' de: toda experiencia posible, pero el tiempo tierie Una prioridad mayor y un mayor cHrácter fundante que el espaCio.El espa-cio era la condición de. toda experiencia externa y el tiempo de toda

.l I U

.l1~ ~J"VUUvv.1Vl'l

",'); /1. .•.••

1"

U"Vv\....l

. .L.t1.

.,

~.?!~¡:?;;['to'
-.,j,

""f

experiencia interna. Sucede, sin embargo, que todn experiencia externa s,u'pone a la interna, supone .una subjetividad. Toda experiencia' .del espaclO es un acontecer en el Ílempo. Por eso, dicho con palabras de

"'3;'.';'.",:',

.fJúi
'" .~t . ¡ l. ..

,~,~,,:,,;,',:,jt

Kmt:0~
"El tiempo es la condición formal a priori de todos los

".~;!>.I
~:::~!¡¡;.

fenómenos en general". Los desanolJosque hace Kant de tiempo y esp'acio los realiza en la parte de la Crítica de la Razón pura que lleva por título Estétic.1 tl'llscendental. Y'!leva ese título porque Kant se atiene a' la etimolog~a gIiega de esta palabra. Estética se deriva de estesis que significa sensa-' ción, sensibilidad. ' Nosotros ya hemos visto cuál era la respue'sta de Kant a la pre. gunta sobre la' posibilidad de los juicios sintéticos a priori en la geome_tTía. Esa respuesta que Kant desanolla en la Estética trascendental ( decía que esos juicios erau posibles porque estaban condicionados en '\ ) las fonnas puras de espacio y tiempo. Pero vimos también que espacio y.tiempe eran además condiciones a priori detenninantesde la forma -- de todo objeto posible,eran condiciones"de posibilidad. de \In objeto. ..Pero adv,irtamos que la ciencia no se limita sólo a considerar la posibilidad de IIn objet.o sino qne además, trata de la realidad: de ese objeto. La ciencia qne traÍ<1sobre la realidad de los objetos es la. física yenton' ces Kant se' pregunta: ,¿Cómo son posihles los juicios sintéticos a' priori en. la física? La respuesta de esta pregunta la. desarrolla en .]a .Lógica trascendental Y," dentro de:.ésta; .en la Aiu¡]ítica trascendental. Kant distingue entre lógica' .trascendental Y lógica general. Esta, nos" dice, . nada tiene que ver con el orige'n"dé'l!)". 'conucimientos" sino'que','sólo . considera las ]'epresentai:iones y las leyes en que unas coil otras se relacionan . .La lógica trascendental, en caz\1bio, trata sobre el origen de' nuestros cono.cimientos en cuanto' que' este origen no puede ser atri' buido a la experii'Ol1ciaJj''-consi,!erado psicológicamente. Y'dice Kant: i

\:í~'it

;: ,
',el

,.

..

.::;:~J.

" " ~d.

.~~i!

~~t~
"'~

~
'"

J(

~

:1~~
¥
;~,. -,~"

,~¡¡f~~

de un objeto'! Por medio de un juicio.' Por nlediet de un juicio 'nosotros afirmamos algo de una cosa y, por ello mismo, estanros afirmando la realidad de esa cosa. La' primera funcióÍ1 del 'juicio, pues; es poner la realidad. Pero, 'además, en tocio juicio no sólo se pone la realidad sino que, además,. se la determina. El Sl¡jeto del juicio del cual preclicamos la realidad y diversas determinaciones es e~objeto de nüestro conocimiento. 0, dicho inversamente, ser objeto de nuestro conociiniento es ser sujeto de una diversidad de juicios . .Pero estos juicios serán cientí]jcos, es decir tendrán una validez universal Y necesaria, si están constituiaos por 'conceptos puros. Y como la física es una ciencia, sus juicios;'que son sintéticos a pIiori, deberán estar c'onstituidos por conceptos puros. Un concepto puro es' aquél qUe. 1'0 se ha originado en la experiencia sensible s1n'oque está en nuestro entendin1iento independientemente de la sensibilidad, Pero' entonces, ,¿cómo un 'concepto ]Juro 'puede ser referido a-'un objeto?' Recordemos, sin embargo; lo 'que.para'Kant' 'era un 'objeto. 'No. era la cosa en sí independiéilte del 'sujeto' sino que era esa cosa co.ndici'onada'por .el sujeto de. modo' .tal que. pudiera presentarse a él COliJO objeto. Por tanto el coilcepto no puede ..ser causa de una cosa en sí, no conesponder a ninguna cosa en sí, .pero si- causa de un objeto, El concepto, .en suma, es la forma que una cosa debe recibir. para ser conocida, porque el concepto O categoría es la condición.de suointeligibilidad. y es evidente, pues, que el concepto tiene que corresponder ..al objeto desde que..éste está,informado, está -constituído por aquel concepto . .Lamateria del objeto.proviene de' la sensibilidad pero la forma sólo hi sUlílinistra el entendin1ien'to. y ésta forma suministrada por el entendimiento es.producida espontáneamente por éste independientemente de.la sensibilidad, Mie\1tras.lasensibilidad es pasiva.'y receptara de las representaciones, el entendimiento es activo, productor de conceptos Y espontáneo. Oigamos a Kant:
"Si llamamos sensibilidad a la capacidad que tiene ¡!uestro espíritu de recibir representaciones (receptividad) liJ,!tanto que es afectado de una maneia cualquiera,. por el cOl1trario, se lIam"rá entendimiento la facultad que tenemos de producir nosotros mismos representaciones o la espontaneidad del conocimiento ".

."". •

.; .i ."~
•••
/'1'

. ."~'

."
• • •
•••

.::,

•• .•

• .:
' ••
"",."

• .' .,.
" o,"

"La parte de la lógica trascendental, que expone los elementos del conocimiento 'puro., del entendi/niento (los conceptos PlLÍ'OS) y los principios sin los cuales en absoluto ningún objeto puede ser pensado, e$' la analitlca trascenden tal".

':g~J~;;1

':'>;~~~ "J}~
'~-;" ~.I~J

.. Como dijiTnos, la analítica trascendental estudia no ya la posi' . bi1idad de los objetos sino su realidad, lo que ellos' sOn y las relaciones que entre ellos' puede haber. ¿Y CÓmoexpresamos' il'osotros la realidad

~l
;.,,~'

.Lo que .ahoraTealizará Kant en la analítica tra~cenclehial será pas~l' lista. de tocios los conceptos puros del entendin1iento. Esta tarea deberá.tener las siguientes características:
..

,

.. ,'<.

:~ ••

.': .; .,' . . :(

.•~

'.

,

e\:',\,

.,,' e • • •
e
• 1"

. .,' . .' .' • •
":"

:; 'o: ,'':"

e,',,',' .;,\,

178

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

,,'

I
'-

,1
,; , KANT. 179 "
.~'

:'~

''}) Que todos los conceptos sean conceptos puros y no empiricos; 2) Que no pertenezcan a la intuición ,ni a la, ' sensibilidád sino al 'pensar Y al entendimiento;. 3) Que sean, conceptos elementales Y se distingan' bien de los , deriJladoso de)os compuestos; 4) Que su tabla sea com., pleta JI que llenen por completo todo el campo del en't ' ----' t end'muen apuro ".'
o _~ ---'-',

r .
.:!
."")' ,.1 "_

. ,--~
'.,~~

.,::

.. ';':

. . . . ., . .
.,.'' ..,
.):S\
','

¿Y cómo realiza ICant ese in¡'el~tario de los conceptos puros del entendimiento a, los cuales llama., categorías? Esas categorías, dijin1os, eral) un producto de la espontaneidad del enteúdimiento,que se referían e informaban a los datos, provenientes de la sensibilidad, Por medio de esas categorias nosotros podíamos ,emitir t1l1juiCio objetivo de,.todo lo que captábamos a través deNiestras inhliciones empíricas, Pues bien"si nosotros, hac'emos un análisis de las divei"sus.formas del juicio podreníos remontamos a las categorías que hicieron posibles esos juicios, A esta' deducción de las categorías Kant la' llama dedúcción metafísica.' V'ea. mos, PU<,!S, la tabla de losj.ui~ios'y luego la equivalente de categor,ías:, TABLA DE JUICIOS (' . ') Universales Cantidad' )-ParticÜJares ,l,Singulares '
-."t.,
"

..~:,.

'j<:,1"

.~&.

~'I\f
..,
'

. ,.',,!

..

,~

";.
.

o"~

,~~

"~: . ~;!

:-[{.:

.' :,

'\""',:
'

TABLA DE CATEGORIAS, ",:;¡'otalidad Pluralidad 1 Unidad

'6

i~
:'.~i.' '.'-,
... ~,l:
'~

anteriOlTllente, que las condiciones de posibilidad de la experiencia son las mismas que las condiciones dcl 'objeto de la experiencia.EI objeto .gira, pues, .en tOIno, a ntlestros conceptos y, aÍln Iluis" el objeto es tal por ,estos con.ceptos de nuestro e~tendimiento. Este liecho. de que los objetos. giran y dependen de nuestros conceptos,es lo que Kant lJan1a inversión copernicana. , El objeto, en definitiva, es. la síntesis de dos elementos, de' la materia sensible y de la. forma pura, pero __ la fundamentaladvertencon cia de que estos elementos son inseparables. Ninguno de' ellos por separado puede suministrar conociJiliento pues, según .Kant, ,las intuiciones sin los conceptos SOn ciegas.y los conceptos sin intuiciones son vacíos . Hasta aquí hemos llegado a ver que el objeto era la síntesis de dos elementos: uno proveniente de los sentidos: y el otro del ,enten dimiento. Y vimos, también, el papel qtle desempeñaban, las categorías como principio sintetizan te o elemento de enlace frente a la diversidad de, la sensibilidad. Pero aquí surge. tÍn problema. La categoría, cierta'mente';" es -l1n, ..enlace" pero, ¿quién,realiza .ese :enlace? Además la idea de enlace contiene'no' solamente el. concepto, de lo.múltiple sino, tam, bién; el de unidad. El concepto, de unidad no puede resultar; pues, del enlace; sinó que. el enlace supone ya esa,.unidad. Asíio dice Kant, con estas palabras:

e:;;"
"

.

, : ,( Cualidad")
, J'
.

';:,

i" G..
.

Afirmativos Negativos' J~ldefinidos
.

~ i~ealidad }l Negación )Ljmi¡,.cjón,
"(1

.>"C' '
,;~,.,
••• 1 • ,~

.:'S:"~'
'..J'

.-,jt .f:

Relación'

Ca-tegódeos 'Hipotéticos -~ , ",Disyuntivos 'roblemáticos Asertóricos ,Apodícticos "

""'"
,

t
~

v Sustan cia
~_-'-_' •.Causalidad ',~ Comunidad, Posibilidad . lo Existencia ',~ Necesidad
ti'

.{
,;,:

''El concepto, de enlace, contiene, además del concep" to de 'lo múltiple JI la sinte,sis de ,ese ,múltiple, ,también la unidad del,mismo, Enlace es la representación de la unidad ,sintética ,de, lo .múltiple __ ,Por. tanto, la.representación .de esa",unidadno p'uede.resultar del enlace; más bien, es esa unidad la que hace posible el concepto del .enlace: J!iniendo a a'-¡adir.;~ la representación de lo a múltiple ". ' .

""'. Resulta, entonces,-qlle si la..unid~'d n~'nace del enlace debemos buscarla com-~' un supuesto o; mejor aún, ,conlO una condIción de ese e'nlace. ¿Qué es lo que 'permite.:9ue todas misrepresentaciones se uni . ,(iquen? Sencillamente que sean mías, que puedan referise a mi yo. "El yo pienso, dice Kant, debe poder acompañar'a todas mis representacio,_,_ Jies"'. El yo pienso ..es' previo, ¡mes, el) toda actividad del ente,idimiento y es tina conseciJenc¡¡j--¡jünecliata' dé Ti esPontaneidad del enien: dimiento. No .olvidemos; sin 'embargo'-'de qil<; este pienso ,io liuede .l.ener Una intuición inmediata., como sucedía en .DeSl;j1f.tes.A este yo pienso únicamente lo' puedo conocer a través de su actividad sintetizadora y, por tanto, a través de los da tos sensibles . .Yo, no me conozco

'-"'-';''''

"',

Modalidad
,

.C,;

.x:

.:r
.C'
,.,'

'

,'r.

lo

.',~'

e",

Después de la d,educción. metafisi,ca de las categorías, Kant lIe, va a cabo la deducción, trascendental de las mismas: Lo que' en ella afirma Kant es que estas ca tegoríits o con~eptos puros son las condi~io' nes de'l'objeto del conocimiento;'sin ellas lo que nos viene desde,la'ex' periencia nunca podría constituirse en objeto. O sea, como vimos

~~
l.':':;"

yo

-'.

,,<(;
'.

j":'.j

7,

:": ::'k.

como soy en mí mismo sino cOlno me aparezco a mí mismo. Pot .eso . ese yo, la unidad de ese yo deSaparece. si no hay contenidos empÍlicos "que puedan sintetizarse con conoeptos. Ese yo de que habla KantÍlo \ es una cosa en sí,..tampoco es el yo empírico o psicol6gico del cual se i puede tener un conocimiento fenoménico. De ese yo no puedo tener . ~ ) ninguna experiencia sino que él es la condición última' de toda experien\.....: cia posible, y -por'eso lo ¡¡ama yo trascendeiJtal. Ustedes ya saben cmí! (es el alcance qneesta palabra tiene en el pensamiento kantiano:'un alcance'no absoluto, sino relativo; un alcance de condicionante de la objetividad de tina experiencia. Para 'terminar con este punto queda una última diGcultnd" ¿Cómo es posible que dos elementos tan. heterogéneos como' los 'datos , de'ln.intuición sensible puedan sintetizarse? Para hacer'esa síntesis será necesario algo que sea intemJediario entre la categoría y la intuición, que tenga algo de una .y otra. Y a ese: algo Kant lo llama esquema . , trascenden tal y.dice que' es un 'producto de la imaginación porqueJa . : h'laginación es Una facultad intennediR cntre entendimiento y sensibiJildad. Pero, ¿qtié ,es un esquema? Ante todo digamos que ,no es '¡Jiuna '¡nlagen ,ú un concepto: Quizás con derta imprecisión jmdiéramos de~ir que el esquema es como yo me imagino al concépto en. la suoesión .(Ie una experiencia. iI1ejor será decir que es UJHl regla para cnp'tar'en el :tiempo una diversidad. Por ejemplo, el esquemn de In sustancia, dice 'i Kant, es la' pernianencia de lo real en el tiempo'"EI esquema' en definitiva coincide con el tiempo; el tiempo 'es el esquema ,de todo concepto. : pe este modo' el tiempo' alcanza, una nueva dignidad eil,la tiloso(¡a . kalitiáila pues ya nO"essolamente In-fonna de.los o'bjetos sensibles sino, 'ade\nás, la condición de que. Jas categorías púedan aplicarse a'esos mis~ ¡]lOSobjetos, El tiempo es, en definitiva,'la fundamental condición de . ]iosibiJidad de' i090 'objeto, La filosofía de Kant 'es, en. cierta. medida, lillmeditar sobre el tiempo,' . r Todo lo que hemos visto. hasta ahora ha gu'ado en' torno de la ciencia, Kant' nos ha mostrado"cti¡íles .eran las condicione's que debía tener un objeto para ser objétó de' ciencia l'espo'noielirJoa la pregunta de cómo eran posibles los juicios siiitéticos a priori.' Y al hacerlo ha fí. jado los límites del conocimiento' diciendo, que este no podía ir más !Illá de lo experimen table, Pero' Kan l' ha tenido pleúa conciencía de.que l)ensar era distinto de conocer. El pensar excede'eno'rmemente fos"iegítÍJÍlos púó estrechos límites del conocer. NuestiiIhii:ó¡; 'se'eiái~nde' inás rillá dej'nl;ITco'de ]¡j'sensihiJid'addentro'd'eF cnal exClllslvlíiñeñfdlline Illgar el corio'cimiento y, al' hacerlo, piensa ciertos'conceiitos¡ ¿j~rtas ideas. Estas 'IdeassOJl una legítima' consecuencia del 'himán-eñté'eJercicio' de la razóJÍ, Tales, por ejemplo, 'la idea de alma; de"íiluúciü, de

~ ..

.<",

ji!

f. . I1
~\l.l"'):~ ..

r.¡

¡j'~
~~~

.';~
"/\,4,

~~

I
~
,"

~~.

~~ffi ~

1;.fr

.~ .&

rl
;;!}
"

~'

~ "J

;:

<)-1
:.~'-;. ~~ :-:.'

Dios. Es decir que la razón se extiende no-dog'ináticasino problemáti- • camente a esas.ideas, y pensar en ellas no eS,s6.lo taiea ineludible sino, •. :-adenlás, una exigencia.. '<:\:_' 'El problema que se plantea Kant es si de estas ideas, de cuya, .:',:." legitimicilLdno.duda, puede tenerse' un conocimiento,' Ahora bien, la • .":' metaflsiéa;'según Kant, se lia ocupado d'e esas ideas, por ello debemos •. /, ,!¡¡:te!,rogarnossobre su valideZ. Como ustedes ya saben cuál es ese,criterio de validez, comprenderán que .lapregunta de Kant sea:..¿Son PQsi- •• > bJ~,slos juiciossintéticos a prio~i en la metafísica? La respuesta a esta .,', Jl~elP-1Iltaa desanolla en la Dialéctica trascendental, que es la (Iltima l . parte de la"Critica de.la I'IIzónpura, En esta parte la razón se enjUiCia • a. sí misma mediant~ una serie de tesis y antítesis,. de dificultades que " a"s.ímisma se pone,. d'e contradjcci.on~s y abusos que, ella comete en su .•. i afán de conocer y que ahora ante Slnusma' los denunCIa, ':, Ahora bien, ¿cómo eS'j)osible, ante' todo, que la razón haya ,.:'. producido la metafísiCa?, ¿Cómo es posible qúe haya llegado a lastdeas d~ al~ia;' inundo, y ~~~s? Recordemos qué se producía en e!)uicio: la I •... : smteslS de una mtmclon y un con oept.o, Recordemos tambl6nlo pro- I ':c. p{o -delti.'J:ilzón:réil1onta¡:sea' la condici¿ni que iJa posibilitado esa sín~ teSiS ..SIempre la razón ,c.stáexigida' de seguir ese camiilOascendente' des- \e.,...',.1 ".' de lo condicionado hasta la condición. Y entonces surge la pregunta, ",::" íes posible que en esa tarea la tazón se'detenga? O mejor, '¿es legítimo .>", que. ella se 'detenga,. ya que su pretensión es llegar a una condición que .'-, sea, incondicionada? ~or otra parte, la. razón, en, su funci?n sintética' .' qmere llegar a la.totalldad de:lo que puede sllltetlzarse, qmere lJegar.a_, una~íntesis total. .Esa.totalidad, cuando.se.refjere a la síntesis de todas •• nuestras vivencias, se llama. alma, Esa .totalidad, cuando. se refiere a.' ... Ío que captamos en-la:experiencia extema, es llámadamundo. Ya esa io.~~;¡Iid¡¡d, c;¡ando la '~aptamos como condiciónabsohitanlente'jncondi.,',. clonada,la llamamos Dios: La idea muestra, pues, 'una sistematización .'~ de la actividad siiltétiCa de la razón, " .... ' Una cosa, sin ,embargo,' debe lIaillarnos la atención, Como'uste- ..• ,. des recordarán, una .síntesis' era legítiil1'a, o dicho más sencillamente, • • t i uua síntesis era una síntesis, cuando había dos elementos que se sinte- / •. , tizlJban: datos provenientes de la experienCia y conceptos puros, Pero, i -., ¿pasa' tal cosa en estas'slntesisque, según acabamos de ver, realiza 'la/ .:. razón en la inman~ncia de su 'ejercicio? ¿Hay una intuición sensiblede' , ~,: abua, mundo y DJOs? La respuesta de Kant es, como ustedes. ya se 10 . '.,',imaginarán, negativa_ Veamos cuáles son las críticas' que él dirige a .es~., tas tres ideas de la razóii cu¡¡ndo ellas se quieren desorbitar tmscendien••.. do del domiilio del penSar al dei'conociilliento, '.\' A las, crÍtiCas que realiza KantresDecto' a"C'oiisider~r'al alma :" '\':

' ;';1

l'."

l.'

' ::1

,1

.;.>

,'

• •

r- .

. .',, • .., .,


.

1
_

••••

.. "

,IX'

182
.:

INTRODUCClON LA FlLOSOFIA A

!¡,
.,1'

.~ ¡:

,
KANT

eie •.

e\

.i',
.;::i"

.', .,,"
e::

e,:

.:".,

como objeto de conocimiento,. ustedes deben 'recordarlas porque • -!; ';: un poco ya hemos hablado de ellas, Lo Ilicimos cuando seHalamos la " ¡. diferencia entre el "yo pienso" de Descartes y. el "yo pienso" de Kant. \ Mi~ntras -:para Descartes co'nstituia una sustancia a la cual podía acce, derse por medio de una .intüición, para Kant era una condición: formal de'todo conocimiento, era un sujeto trascendental. Deeste modo"enton ces; el "yo pienso" .no autoriza para, que yo tej¡¡ia ún concepto .del alma, Cuando la psico.logía raciO/laJ"de,.,tipo. cartesiano .cree tener ese conocimiento comete un. paralogismo, El paralogismo •.consiste en considerar sustancia lo. ,que sólo es condición para conocer la sustancia; en considerar objeto.de conocimiento lo que sólo .es.la fundamental condición a priori'de ese objeto, .. .., Pasemos ahora a. la idea de mundo. Aquí debemos recordar, tam bién algo ya dicho: esa exigencia de la razón para' remontarse,.d'e condición en condición a, una condición que, sea eHa .mismadncondi. cionada y de ÍJ'. de síntesis en síntesis a una que abnrcjue)a, totaÍidad, Pues bien, cuando por medio ele ese proceder de la razón Hegamos a . laidea de m.undo, resulta algo muy extraño pues de esaid~a,pódemos hacer, afirmacion<,s contradictorias, podemos hacer. una 'afirmación y también negar .esa afirmación, afirmar"una tesis y .también la negación de eHa, o sca afirmar la antítesis, .'(m<Ísextrai\o resulta aúncuaJldo advertimos que. jan lo las afirmaeiol)es como ,las, negacio.nes I!ueden ser demo.stradas racio.nalmente. Es .decir.que cuando la razón'se desanoHa en este ámbito cae inevitablemente en antino.mia., La críticab<Ísica que Kant.ejerce aJa.idea de n,undo que pretende transformarse en objeto de conocimiento) es, sencillamcnt~J.la de ~ostrar estas antinomias.,;,',. Veamos aho.ra no.sotros ..• ,cu<Íles. on esas antinomias recordando s que cada una. de eHas tiene una tesi~ y'uná.antítesisrigualmente demoS" .:< trable. ,.. .''':¡;i.: .... ~;.::¡!~"". . .;~. PRIMERA ANTnNOMIA. TESIS, "Elnjllndo tiene un comienzo en el tiempo y está limitado er¡ el espacio", Ada tesis .. ant.la deK muestra diciendo: que. si 'e¡mundo no hubiera, .tenido .un ,comienzo en el' tiempo, directamente el mundo 1\0' existirú¡,:.no .habría mundo. Su, cede, sin embargo, .que cI. mundo existe, luego. el mu.ndo.ha comenzado en el tiempo, Pero, ¿POr-qllé no existiría el mundo. si no hubiese .'i comenzado',. en el tiempo? Porque habría. transcunido una eterÍüdad hasta el momento de su: comienzo, y la .etemidad es algoinfinito,.,algo •• i: "':;:. que no llega a un término y, por tanto,. nunca hubiera lIegadoesemo~ "'j,,:. mento del comienzo, .' . .' "' .. , .L El argurnento para demostrar que es linlitado mi el espacIo ..es semejan té, Supo:ngamos que el mundo no ti,vien! límites ..y se ~xtCíldiera infinitamente en el espacio: A esa,extensión infinita no la'po~

":.', c ....

,,""

.J,
=:
ji. .• :

t-

l83

dríamos intuir simultáneamente sino que sólo podríamos comprenderla p6r lina sucesión de síntesis llevadas hasta el ÍJ,hnito, Y.para realizar esa.tarea se necesitaría un tiempo infinito lo cual es imposible. '." ANTITESIS: "El mundo no tiene ni comienzo en el tiempo ni !fmites en el'espacio;es infinito tanto en el trempo como en despacio", Supongamos, dice para demostrar esta' an títesis, que el mundo tiene un comienzo. ¿Qué pasaría? Que antes de ese comienzO habría un tiempo vacío o, para 'decirlo con palabras que Kant no usa aquí.pero que están supuestas; que antes de ese comienzo no habría nada, Y de un .tiempo vacío; dice Kant, -de u,na Nada, digamos nosotros- no hay nacimiento posible; de la Nada nada sale, exnihilo nillil fil- Igual razonamiento efectúa para la. segunda parte de la antinomia, Si acept<Íramo.s que el mundo fuera limitado y finito en cuanto al espacio tendríamos qUe admitir que está limitado por un espacio vacío, es decir por la Nada y ello resulta iJieoncebible. Oigamosá. Kant: "Pero Ulla relación de esta llaturaleza, JI por COllSer:uen. cia la limitacióll del mundo por Wl espacio lIado, 110 es llada; aSl..pues, el.1;lllllldo 110.es'lirllitqdo ell cuallto al espacio, e:rdecir que es infillito el¡ la extensión". . Al margen de la exposición de Kant haganios' una observación sobre esta an tinomia y nos preguntemos 'si la' tesis' yla antítesis tien'en . iguaF"valor racionaL 'Lo primero que' llama la atención es que la antítesis pareciera casi un eco de las palabras que usai'ri'Parménides cuando hablaba del Ser; pareciera, en suma, que se mueve dentro de la órbita' del pensamiento griego. En ca1)1bio.la tesis.ffiuestra.una influencia de la tndición cristiana e incorpora supuestos na provenientes de la razón, Para esa tradición era un hecho no la eternidad del. mundo, sino SlI comienzo. Sin embargo .este comienzo suponía, sinn¡jtfineamellte, el comienzo del tielJlpo; no había, pues, un 'comienzo en'el tiempo;sino un comienzo con el tiempo, 'Para San Agustín, por ejemplo, el mundo no era anterior al tiempo, ni el tiempo anterior al mundo', Ambos habían sido creados simultáneamente y había entre ellos una. total correspondencia. Por. eso San Agustín decía que. "el mundo' no foe hecho en el tiempo; sino con el tiempo;), .J~on el't mundus facfus in tcmpore, sed.oum tempore, También Santo. Tomás decía:, "Simultáneamente con el tie¡npo fueron creados cielo y tierra-,,~ Hechas estas aclaraciones, ¿será lícito decir,' como lo hace Kant, que .tanto la tesis como. la antítesis pueden igualmente ser probadas por. la, razón'! No nos vamos a detener en la respuesta pero sí d'ebemos advertir con claridad que mientras una ~e mueve en los esirictos límite, el" l. razón:.la otra maneja un dato

'?
.:; ~;

l ".:'r
:,:

.;¡:
.-:.

;
"'.' :;:,

." ',:r,

,"

::¡.:"~:

:J~ . }. J~:,
J ,j:
",;#:
"',¡~

., ., .i~ .' •
-r'.

• J' .~~'

"' "

.;~

'¡', ,
..

;

';.'

.~ :,~.

.:~i
~:
,

~ .•

r

e.

. .;
L

j
í
I

e:,.

J

,1
:1

I

•. •
.'.--,-, ,,--'1
"

• • • • .•.

., .' .: •. . .:'~:
,

,¡" .

--l" ,. ,., ,.

"

,

186

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

(,l.
i: "'.f

KANT

187

;:,

",

,

I

•.~? ...
.Ji

.. .,L' .
::{.
-,'

." .,n' ./ .1_, •. •
'1
'/

.;1

•-í

':"

infjnito aquellas figuras no eran posibies, del mismo modo la diversidad' de las cosas no son sino una manera variada delimitar la.noción de realidad su'prema sin la cual aquellas cosas no serían posibles. ,Esta realidad suprema, este ente realísimo como 'lo llama Kant, aparece, entonces" como el fundamento ,de-la posibilidad -d'e'las cosas:las ClIl\lesserían Ji.mitaciones, de ,él. Ese ente reaJísimo es el ideal, el modelo",elprototipo, y la multipliddac¡ de las cosas copias O participaciones determinadas, limitadas y, por tanto, defectuosas de éL ' .Hasta ahora todo es muy lícito pero, ¿püede deinostrarse la existencia de' este ente suj,remo? A Iris diversas pmeb<is qúe. selúlIl sucedido históricamente de sli existencia, Kant, las divide según el arglimento utilizado, en: p¡'úeba ontológica, prueba cosinológica y prucba físico-teológica. ' , ' , ", . 'A la prueba oniológica ilOSOtrosya la hemos vfsto al tratar a Descartes'y fue enuncÚ¡dapor primei'a vez en-el Prdslógion de San Anselmo. No'sotros tenemos en nuestra ¡riente -afirman los' defensores de esta pnleba~ la idea de ,un ser perfecto al cual nea:sariamente'riene que pertenecerle la,existencia porque la existencia es una perfección. Pero, , justamente dice Kant, lo que hay que probár para no caer en una pura tautología, es que a esa idea le corresponde, fuera ,de la mente, una existencia Tear. Pero; ¿qué era la existencia para Kan£? Era Una simple C'dtegOl'ía, na -[onna de' nuestro entendimiento,que 'únicamente .tenía u vigencia.en tanto se aplicara a una percepción sensible; la existencia, como toda categoría, no era un dato de experiencia sino 4na posición del entendimiento. Pues bjen, como de. Dios no. tenemos una experien' cia sensible, no podemo's predicarle la existencia. La prueba ontológica .. queda descalificada y, Dios sólo sigue siendo pura idea de la razón. Luego Kant pasa a examinar y rechazarla 'pmeba-cosmológica;]a cual, en el fondo~ no es sino el reverso de la anterior. .. sta, prueba consta E de dos momentos. El'primero dice: .
. "Si algo existe, debe' existir también' un ente absoluta,-mente necesario. Resulta que; al menos, yo mislilO exis-' ,fa; luego existe un ente absolutamente necesario ".

;:,1 I:'~",
", ,.. 1

'1

contrapartida. Mientras una decl'l'que el, ser perfecto necesariamente tenía que ex'istir, la otra dice que la,existencia necesaria tiene que ser perfecta. Finalmente cs criticada' por Kant la prueba físico-teológica la cual, según él
"..:. l1'lerece ser citada con respeto porque es la. más antigua, la más clara, la más adaptada a'la razón./¡umán{/ ".

i¡it
:.::.:...¥ ".'
,

",;": 1" ;~',

t¡¡
.•• ~

!!~:'

F.:¡V'

M'

:l
"1(
...
',~

-"'1' .
"-'

~]
.

;.-~

.',:

"J ::.~
",r;,
. "';l,' •

En este 'primer m'omento S~.parte ele un ente. contingcn te y, aplicando el principio de causalidad, se llega a un ser necesario. Pero ya en este momento nos encontramos con un vicio, pues se 'está hacHmdo:~¿; -""-- uso ilegítimo c1el.priiú:ipiode causalidad aplicándolo más allá de la ex: .)~" periencia sensible. El segundo momento consiste en afirmar' que' ese 'ser necesario al' cual presuntamente se ha llegado es el ente supremo. Y aquí esta prueba cosn101ógicase' apoya en la ontológica. es-sil i

~I
f

.. /~J:

"'.f

Esta prueba parte de un orden, y de una armonía que hay en el mundo; y resultando, evidente que este mundo es contingente se concluye la existen.da de un ser-inteligente que es causa del mundo y causa, también, del orden y la armonía que' en él reinan. Pero, dice Kant, a lo máximo que podría Ilegal' esta.,pmeba es a demostrar un arquitecto del mundo, a un ordenador deIl11undo, una especie de ,demiurgo platónico, pero;' :de".ninguna,manera, a un creádor ,del mundo a quien todo esté sometido. Ordenar las cosas no es.crearlas. La prueba, pues, en vez de detenerse ell este ordenador se desorbita y afirma que este ordenador. es un ser necesario y, apoyándose en el argumento. ontológico, concluye que ese ser ~xiste. . ',,) Además, dice' Kant, edta pnleba supone, que el arelen de las cosas es contingente, Pero, ¡,1I0 podríamos ,suponer, con igual derecho, que ese orden es"necesario, yi¡uellecesaJiamente se deriva de la natl/raleza de las cosas? Antes de Kant, Spinoza pensaba que las cosas eran el resultado ele-un ,devenir necesario y.no contingente; pensaba que las cosas eran, el, necesariodesanollo de la NaturaleZa. Después de Kant, ,.• Hegel decía que todb.lo real era racional. A t~avés dd ••'crítica de.1¡l'sideas de alma, mundo y Dios, Kant concluye que los juicios sintéticos it priori no .son posibles en la metafísica y, por tanto, que la metafísica es imposible como ciencia. La falta fUndamental de'lametafísica, es preterider conocer una cosa en sí y:,salirse de los' 'límites de :la experiencia. Pero ustedes' recordanín, porque lo hemos'repetido varias'veces, que esas'ideas de alma, mundo y Dios eran' legítimas y aún. necesarias en el inmanente ejercicio de la razón. De esta, legitimidad. podremos sacar -importantes conclusiones si agregarnos que para Kant ninguna facultad humana era inútil con ~ la condidón.de que le supiéramos dar el adecuado. uso.,el uso que a cada una de'.ellas-Ili.corresponde. y resulta, entonces, que el pensamiento de Kant comienza a. abrirse ,ante Íl¡sospechadas perspectivas. La nwta[(sica, renunciando a ser conocimiento científico, ¡mcuentra nuevos y más fjnnes fundamentos .. Algunos,afios;después de la.publicación de la Crítica de la razón

pura, Kant escribe en la Revista de Berlín Un artículo al cual titula "¿Qué significa orientarse en materia,. de pensamiento?", Por. cierto que no vamos a entrar aquí en el contenido d,,' este importante escrito kantiano; lo que ahora nos interesa es advertir que en él Kant se ocupa de las ideas de Dios y de la inmortalidad del alma,. pregunt,índose por qué la razón tiene necesidad de estas ideas. Kant responde, entonees, que la razón, consciente de su propia fii¡jtud, de su incapacidad cognoscitiva, tiende no ya.a demostrar la existencia. de esas ideas, sino, movida por un interés práctico, a postular su existencia. Se tJ'ata no de un saber objetivo, sino de una convicción subjetiva que .él !Jama fe racional. Esta fe racional, este principio subjetivo es indispensable, según Kant, para podemos orientar en materia de pel)samiento. Pero esta apeblción a lo subjetivo no es algo arbitrario ni vigente pm'a el pensal\]iento solamente. Si nosotros queremos orientarnos geog¡:áficmnente, por ejemplo, también'necesitamos de esta ape1,ción un elemento subjetivo. Sí yo ai amanecer me.¡Jongo frente al sol sé que ese lugar es el Oriente y sé que el Norte estará. en la dll'ección de mi mano izquierda; lo sé, pues, apelando a mi principio subjetivo. Oigamos a Kant:.

"~fr;f
2,'tf
" ,,1' .'Oi

~q.;, r:~

: l ..

.. ¡""j

a

, 'i
,.\1

¡J

r~~'

~."

¡;:.~

¡:.l{.

"Orientarse, en ia significaCión propiamente dicha "de. 11/ I/labra, significa' encontrar -a partir de un determiiwp do lugar del mundo .desde.el cual dividimos et..horizonte en cuatro regiones-las restantes regiones, pai'ticulannenle el Oriente. Ahora bien.. si veo el sol ell'el 'cielo y.sé que en ese. momento es mediodz'a, puedo ei1conlrm:el Sl/r, el este, el. norte.y el oesle, Para este.fin me es absolutan/enle necesario el sentimiento. de una diferencia en mi propio mielo, á saber•..de la l11ano"derecha-e.izquierda n.
',:-'1 :

lti!'"

I

cuando se enfrenta al problema moral y 16 de'ffil1'0JJa la "Fundaen mentación de la met,física ... e las costumbres" y en,la "Crítica de 1, d R.1zón prácticl ". Con gran lucidez advirtió Kant que la actividad cognoscente.no agota a la conciencia deJ hornbre sino que también hay una conciencia mota!. Esta '.conciencía moral era para .Kant un hecho, un factum de la razón." .de'l mismo .modo .que lo era la ciencia para la. razón 'teórica. ,y también ahora de lo que. se trata es de encontrar Jos fundameiltos de ese factum. El. problema no es, para Kant, el de la aplicación de esa condencia, sino de Ja fundamentación. La moral antes de ser aplicada debe ser fundada. Panrlograr este fin,.Kant comienza haciendo un análisis de.la.conciencia.moral. Y desde el principio advierte aJgo 'muy importante; a lo Ílnico que se le puede llamar bueno de un.modo absoluto,es ab buena volun!a,L'.Ciertamente, dice Kant, también. son buenos el ta:Jento, las riquezas, la s"lud, el poder; pero resulta que estas. cosas son buenas no de 1lI1.- modo .absoluto .sino relativo. ¿Por qué'! Porque de ellos también; ¡JOdemos hacer .. n mal uso. Esas cosas, entonces, no u son buenas por sí sitio por. el uso que de ella.shacemos. En c,iJ)lbio, de la buena voluntad. no. podenios hácer ¡ua]'uso porque entonces JlO sería laque es,: Resulta .comprensible, entonces, que al comenzar la "Fnndamentación de la meiaffsic., de las costumbres" diga Kant: ''Ni,.en, e.1'.7Ilwldo,.ni, en general, lampo ca, fuera del mundo, 'es posible pensar nada que piteda' considerarse como bueno siwrestl'icci6n, a no ser lan sólo una buena voluntad". Pero, entonces, ¿cuándo una voluntad es buena? Ante todo tengamos. en cuenta que una buena voluntad no actúa en vista de un éxito determinado,no.por talo cual fin, en una palabra no en vista del resultado sino, pura y simplemente, por el querer mismo, por la intención qile mueve esa acción. 'La intención es, pues, el elemento básico de la moralidad. Y entonces, ¿cuándo es buena la intención, cuándo una voluntad es buena'!. La respuesta de Kant es que una voluntad es buena cuando actúa no por inclinaciones sino por deber. Pero-esta idea de deber .puede prestarse a .equívocos. Puede darse el caso de que algunos llechos sean realizados conforme al deber y 'que, sin emb'argo; no hayan sido hechos por deber. NCJ es. seguro, dice Kant, que un comerciante . que acrua honradamente, con sus clientes pro ceda por deber ..Puede su-. ceder que. este comerciánte',collsidere que' tal proceder conserva. Y aÚn aumenta su. clientela. En tajes casos ese.comerciante actúa d", ese modo por conveniencia. y, pór .10tanto,.su acción.sólo exteriormente se mues:,"~'

•' '.
•••

e: .' .:,

•: . • • •

• •••
'
••

••••

I~~
"~~

.'t;,

.

~~-

.!jiUi

.,,', <;!j
'1

.~

fji!-

Las palabras de Kant nos señalan con claridad que. para toda orientación, empezando por la gepgráfica, hace falt.a .encontrar'.en el c.OJ1julltode datos objetivos, un fun'damento. subjetivo de. distinción. La razón, dice Kant, tiene 'necesidad de este principio subjetivo al cuai él.llama fe racionalv!'ero al mismo tiempo que tiene necesidad de..ese prin cipio subjetivo; tiene conciencia de su -insuficiencia obj.etiva, tiene conciencin de que él no puede sUlniilis1:rm'le n conocimiento objetivo. u Por ello la fe racional se opone al saber. Por. ello, también, donde esta .fe mcionaJ juega un papel fundamentaJ no es tanto en el uso teórico de Ja razón sino en su uso práctico; Veamos pues las perspectivas que adas ideas de alma y de Dios -objeto de fe racional- se le abren.en e¡mundo de la razón pnlctia¡, en el mundo de la práxis.'AJ lema Kanflo trata

,~
:.:j:

~1?'

',;¡

.:::1:'

~1
,:.~

~;';.i

i~.
;:';j
;:,:'/

't

.'C ;..•.~ R1h.:

;,J~
Ij"~

. .' .: .:. .' . . •• ..' . •. .: .,
_"

, ,,:...•.,

.,;
...

'<".. ,

.':

.',-

-

'-

'.•.

=(E
er
'..

iil

.';' ••
""

"~'; .

.. ¡.

tra conforme al deber. El móvil de su acción, su inten ción ha sido' la .\,.... conveniencia y, por ello, no se trata de uria acción moraL "Unicam~nte estamos en presencia de una acción moral cuando ésta se cumple por deber,.es decir de acuerdo a la ley. . .. Este es un. momento .fundamental deJa ética Icantiana porque toda ella se basa en el reconocimiento de. la existencia 'de laJey, la: cual constituye eLfactuJl1 de la razón. Pero esta,ley .. o es algo'.o,bjetivo,uo n '" es algo' con un contenido que pueda ,señalarse y comunicarse' como un decálogo, por ejemplo. Por eso esta ley,. si no tiene. una m~teria,. si no " tiene un contenido sólo podrá consistir en una pun\ legalidad, en una .... ',' legalidad universal, sólo podrá consistir en la forma'.de la legalidad..Mis' acciones y las de todos los hombres deben ser de.taimado que puedan .>1 tener Un carácter universal, que puedan y deban transformarse en' leyes. , Yo debo obrar de modo tal que la máxima de mi volnntad pueda trans.' . formarse en ley universal. POI' "máxima", entiende' Kant.el principio subjetivo que mueve. a mi aC'é'ión,Es de.cir que' en el campo moraL de~ bemos actuar de modo tal que la máxima de nuestra acción se t¡:ansfor" me. en ley universal. A. este enunciado Kant lo llama "imperativo '1, y "'0' sostiené .que nuestra acción moral debe estar regida por imperativos. • ",;-,. Veamos brevemente qué es un imperativo, perp antes preguntémonos por qué: el. deber se nOSda en esta forma de imperativos ..L, respuesta no es difícil: nosotros somos seres finitos, imperfectos, sometidosa móviles.sensibJes y, por tanto, no puede')mber siempre un perfecto acuerdo entre nuestra. voluntad y la universalidad de la ley: Nues' .~. . : tra voluntad. está sometida también a .la.sensibilidád.J1' nuestras' acciones corren.el riesgo.de ceder a ése móvil sensible. SiendC¡i'.pues,Jasacciones .~ I de los hoIiibres contingentes y no necesariameht.""acordes con la ley, ,resultad que la.conrordancia con la ley~ser.ála.. ;~iqJtante.de.una impo¡ sición, de un 'mandato, de un. imperativo. El illll;~ratiyo es, pues, la Jor" ma de relaciÓnarse la imperfección subjetiva d.e,p,uestravoluntad, con l.. la objetividad universal de .as leyes.' En. tnmbi.Q,una voluntad.,santa .. como la voluntad divina no 'necesita, dice Kant,.:~f' imperativos porque hay un total actrerdo entre .10 subjetivo del q.uer~~:y.la universalid.ad de la ley. .:: . .. . ". .,!:: Según Kant. hay dos clases de imperativo~;)os hipotéticosy los .':;, categóricos.' Los "hipotéticos" mandan la accióñ~'cpmo un.medio en vista de un. fin y no por sí misma. Lo que. ellos n;á-i1,4,an sub,ordinaestá do a ese fin como, por ejemplo, cuando digo: ;'Si-;<juieresCllrat.de tu .:'? enfermedad, debes tO.~naresteremedio".. La .acción'';¡nandada.no tiene un valor en sí misma y su validez es condicional, y P9t eso éstos no pue..den ser los impera tivos que. tengan vigencia.en la moral "".... El imperativo' "categórico", en. cambio, reptesenta una necesi-

.( •..

. .", •. . .
'".

.\:, .'),',,' .

190

INTRODUCCIONA LA FlLOSOFIA

~ . l
.

,

.0:, .

~1
.~ ~.

',J

KANT

'.

191

}

.i'

J
J ,

1

dad objetiva de la acción mandada la. cual tiene. valor por sí misma y no como relación o condición a otro fin. El imperativo categórico no hace referencia a la materia de la acciÓn sino a su forma, a su forma de legalidad, a su intención de valer universalmente. El imperativo categóri. co se define, justamente, por la universalidad de la ley a la cual debe adecuarse la máxima' cíe nuestra voluntade Y como esta universalidad de
la ley proced~ de. la razón) en nuestro actuar moral cstamos ..regiclos por

f
1"1

!... ~~.
!;:.~:
:',}.
. t.~;.

d

.~ .( .l . • • • .!' • . •
.J

.:o~

'f"f".

¡'I

IJ
~~7:
"J~
:~.

la razón. . '. . ' Si nosotros advertimos con claridad lo hasta aquí expuesto, podemos sacar. una importante con.clusión. Resulta que nuestra acción es moral no porque ella esté de acuerdo a una iey previa cuyo contenido pueda conocer o.bjetjvamente, sino porque. la máxima de esa acción es conforme a la forma de una ley, porque la máxima' de esa acción puede transformarse en ley, Es decir queyo, en tanto ser raciomdy juntamente con ..todos los seres racionales posibles, instauramos Uilll ley, hacemos que nuestras m<lximasse transformen.en ley. Diciéndolo con textuales palabras de Kant,
,".. debemos obrar .de.!llodo (al se transforme el1 le)' t\l1iIJersal".

l/tie nuestra

máxima

I,~&

.. ".:..

~; .

..

r;. 'f j::
';',
"l

*

.~

",o ,-,

r

Ahora bien, una .máxima, como ya se lo.s dije, es un prinCipio subjetivo de. nuestra acción. Este principio subjetivo de nuestra' acción es un. acto de, libertad. Por ello es nuestra libertad la instauradora de la ley. La,liberJad, valiéndose del pri;,cipio universaÜiador de la razón, es el fundamento de la ley. Este pá'derautolegislador de la voluntad es lo que constituye su autonon¡ja. Es decir que las máxima's no sólo deben estar al servicio dc una legislación universal sino que, también, deben dictar esa legislación. Para Kant es.]a,autonomía el principio básico de la moralidad .. .Una difIq.Iltad que el imperativo categórico ofre<:\'es que liOSO:
tros debemos ob.édg.cera .una ley que nosotros mismos hemos instaura~ do. Pero. aquí debemos hacer una advertencia .de gran importancia:

',, 1

.'

~

"I !\ J , ,
'.
,.!':

~:'

;

.:'

,.

.;-'

,

f

"

a esa .legislación nQsotros la hemos instaurado en tanto somos seres racionales. Esa legisJaci6n:es producto.de la.raz6n de la cual nosotro's, cpmo. seres racJolla~es,participamos. La'ley) ,~n suma~.es instaurada- por ..-: un reino .de.raciona:Jidad del cual los hombres sonmiembros como tainbién lo son tod.os.).os seres.racionales posibles. Pero justamente aquí es donde surge.la .p,~radoja,porque al mismo. tiempo qué. noso.tros: como serés racionales"somos cQautores de la,'Jey, tanibién'''¡osot;:os debemos someternQs.a ella Cn la medida que no' 'sóio somos raéionales sino . además, seres sensib les, .... ,.

, .:.~1 :.. li. 1

, ;',:,

,U1~""U"""V

••..•••••••••••• , ••••..• '~

•..•••...••••• LJ •••••••

~ ••

jl,,,~"

J\".l1."J

~ J.

J/..1

Digamos de paso que es notoria la influencia de Rousseau en esta af1l1nación de la autonomía moral formulada en el iJ'nperativo categórico como origen de la .ley y como'justificación de su obediencia. En el Contrato social podemos leer, por ejemplo:
"La'obedíencia a la ley se justifica por la j'acLlItad de ser el orden social el autor de ella JI lejos de destruir la'/iber(ad la supone y la manifIesta ". y aun Kant; influido por la teoría del-orden social concebido por ROllsseau, habla de un mundo inteligible o sociedad de' espíritus, sociedad de seres racionales que por su voluntad fundan una legislación universal y que mut1Iamente se tratan como fines en sí y nunca como medios. Por eso a esa sociedad Kant también la .lJama'''rein0 de ..los fines", del cual, por derecho, es l~iel11brotodo ser racional. . Una Vl'Z establecido 'el principio de 'lI.Itonomía como básico de b moralidad y aclarado que ese principio se expresaba pOFmed10 del imperativo categórico qúedaba en pie un problema muy import,inte: ¿ Cómo son posibles los imperativos categóricos? Lo primero que debemos advertir es que estos impemtivos son para Kant, juicios sintéticos a pr1011 por tanto, no pueden ser aela.y, fados ya por medio del análisis. Este es el nlon,ento'donrle "LJ Funda.
JnentHción 'de 1'1 Juetafísica de las costuulbres!\ obra en Ía cual se

;.\!.)i ',:'1;,'

':ff.
I.X

¡} ~J

.. ¡ie'. .; Í

J~
'. ti'" ,',

,-,',

:t~.
1
~,(

DI
..

J:\~.

~: ;.

'!:l"
I~;

~,

'0.
:'. •
~,

'obrar que ven ce las inC!j¡jacionessensibles? La 'libertad. Como .ustedes . recordarán, a la libertad ya la tr:ltó en una de J~santinomias de la'razón y llegó a la conclusión de que era imposible tener un conocimiento'de su existencia, Pero resulta ahora que sin' esta idea de la libertad yo 'Iio podría acceder a la'legalidad con que 'debe regirse mi acCión.Sin la libertad .yo no puedo coilrebirrne coll)ocajJaz de vencer l.osimpulsos sensibles y de ;obrar de .acuerdo a' la ley.; Es hí libertad la que.permite, pues, qu~ se siJ~!eticei1lo."dos térm~nos.del' jUici~:'sihtétic<;>'¡iriori, que es a el JlllPerat¡vo cat"gonco, o sea la lmperfecclon de mI voluntad con la perfeccióil de la legislación universal. Si yo pudiera tener una intuición de la libertad, .dice Kant, podría; por :Unsimple análisis'de ella, deducir toda la moralidad. Pero ello, ustedes lo recordal'án, es inlposible. Y sin embargo si yo nó afirmó la existen cía de la libertad, toda la moralidad .sequeda,sin fünd"mento.""" "."; ... . Pero la' ijiOralidad'era ,para ,Kant un factum de la razón del cual partía, 'enb(¡sq u'eda de su func1aménto:,'La libertad es pues exigida como- causa. de 'la acción" e!s' jJostu-1ada' esta acdó;l. La li.bei.tad es, por para Kan!;:,un postulado, el primer postulado de la moralidad.- Pero el post1t1ado llo'es un conocimiento te6rico 'sino un prin cipio subjetivo .indislJellsable; es.no un saber, sino .una fe de la i'azón, de la cual habló Kant como de' una necesidad imperiosa de la razón'parapoder orientarse.
:1, ..:'.::

.

•. .r
'

.i .1;
.j,

:87 .,:;:

"

ha seguido el métodorinalítico, donde se ha hecho el análisis de la conciencia 'moril'1< rontinúa 'en la Crítica de'la::Razón práctica, donde se se demuestra el uso sintético de la razón pura en su uso pr:[ctico. El imperativo' categórico, dijimos, es un juicio sintético a priori. Como ustedes rerordarán, en todo juicio sin,té.ticp.Jl, riori debe .hap ber por lo .menos dos elementos que se sintetizan:.' Pues bien,'c¿cuáles serán esos elementos, en: el ca~o del imperativo? Antes de responder re enerden '1ue el imperativo sólo era vigente parilo.lllla,voluntad que estaba solicitada no sólo por la racionalidad sino, 'también,. por, la sensibiUdad. Era .vigente, pues, para una voluntad ,finita, una voluntad imper-

fecta. En canibio para una voluntad perfe~ta, para una voluntad santa el imperativo no ej'a vigente porque en ella había una perfecta aderoación enlTe lo subjetivo del querer y lo objetivo de la legislación. Pues bien, lo que sintetiza el imperativo categórico es, justamente, una voh1l1tad afe'ctada por la semibilidad con la idea de una voluntad pura, con -Ja idea de una legislación universal. Hay' que proceder, diCe el imperativo, de modo tal que la máxin13 .de .nuestra acción " sea 'la máxima de nuestra volimtad se transfoIDle en ley universal. ¿Y qué es lo que hace posible esa síntesis? ¿Qué hace posible esa manera de

li

n
" ..(. .1:

.::.~:

l

¡

.1

¿Y cómo tenemos concienci¡¡ de la libertad? Por la ley moral. ,Laley moml, que es un "factum" ele la razón, rhe llace tener conci~ncia de que yo;puedo'o no obrar de .aGuerdo ¡r'elJa;me hace te.ner con' ciencia, pues, dé' que soy libre. La leyes así la razón de conocimiento . de lá libertad, la ratio,'cognoscendi de la libertad. Pero .como la libertad, según ustedes recordarán, era la'instauradora ele la ley, resulta que ella es la ~azón de que la ley exista, es 'la ra tia 'essend'ide la ley.' \ Pero, ve¡¡mos lascoilsecuencias in:mediiltas que suponen este postular' Ia".libertad como' c¡¡usa de.. mis acciones. Resulta que "por esta con'cieilci¡¡de:]a libertad el JlOJi,breencuentra una facultad que le permite disti.nguirse de sí mi.smo como'.algo',puramente jJasivq, como algo sometido a la 'sensibilidad, como algo sOliletido a la causalidad del mundo fí¡¡ka. Que le permite, en suma, distinguirse de su yo fenoménico y.le' exi~e reconocer, algo que es su y.o.verdadero; algo que es el fundamento ae'aque-I yo fenomé,liro, algo que es lo más profimdo de sí mismo.' Y.no sólo le permite Já con ciencia de la libertad llegar a la intimidad de su,más -profundo sí mismo sino, también, .ponerse en contacto y selitirseriÜ"mbro -deun mundo inteligible. Eilla anteriormente ..expuesto nosotros' hemos seguido Josvasos dados pol:'K¡¡ilt en sú:intento de dar una fundamentación ~'a'priori;'
,.\:"

. .\ • . ., .' . . . • .,
.:.::.

:
.t'
::_'

. ~ c.

,1

.¿el
.•.

,,"'

,_.

".:

..,

'':;''>

,'

i-;'

e

.IT"

j-

_.;:-:'

.ji.
':'".,
••••

.?'-

.i~ .,'
..

.;;

.,r

.;,

.r,

••

• •," e

-i\~

;;.'

...~ ..
.• ¡

< KANT: 195

•........
,

.>: •...
,.

194

lNTRODUCCION A LA F1LOSOFIA

{~ .:t ....
\'.

• • • •
,

••

,,"

.., .-• • .. • • .;;', .• • . •. . .
•••

:e'.;'

.'C.
":'."

; .....

de la moralidad. En esos pasos ustedes habr~n observado que no.hay ninguna apelación a: Dios iJi a.la inmortalidad. del alma, sino que ja acción nl0ral tiene qué ser fund~da por sí misma y .desde.sí misma. Púo .\ma vez qu~ la mOl:al está fundada en. un sentido absoluto. y, po;' eljo, sin JrascenderJos línlites de la razón, apa.re~é el .problema de la aplicación de.. esa mora¡" fundada .racionalmente. Es enionees cuando ;en,.el~p~ils~miento de Kant surge' la nece~Újad. de apelara Dios ya)ainnlortalidad. del alma como dos nuevos postulados .d.ela razón práctiC.a, Veamos cómo sucede es'to. . .. , Usted.e.s deben recordar perfect¡u.nente, que, para Kant, la ac- . . cíOI) moral debía siempre .ser realizad" por deber o sea. po'r, ~irtud. y nunca .por incIinación" nunca teniend(l como meta el. resllltado,..la felicidad que esa .acción moral podía proporcionarnos. Sin embargo Kant tuvo plena conciencia de que este fundameuto incondicionada deJa inoralidad. debía relacionarse conJa actividad:.del. hombre en su totalidad. Y el hom bre es un ciudac\ano de dos nwndos; ej 110m bre participa del mundo. inteligible y del m.lI.ndo.sensible. Esta dualidad de, la naturaleza humana hace, que la virtud :sea"insuficj¡;n.te, para: satisfacer todas sus exigencias. La felicidad tainbién pertenece a su naillJ:aleza.,y-,en. tal sentido, es no sólo un derecho sino, también, una obligaci01J.ELl1ombr.e una vez que por su obrar virtuoso hadeveJJid(l.,tm'ser ético no,sólo,tiene derecho sino también obligación'de reclamar por su felicidad. Según Kant
, ¡.. í

.1.. ;

i ~
':/' !
'

..

'1.

'~;1
. ~.
1, ••

,,1 :.~'
"."

~\m

"'.:

••••

.

,t;~
'.<;,~ .
"(J

"Tener Ilecesidad d.e felicidad y. ser cambiéll ..digllo de. 'ella.)' !JO ser, sill embargo, parcícipe de -lamisma, es algo incompaCible COIlel quererpeliecco. de. UI.l ser.raciolla!", .
~....;. ;.~--:..;_:.:~_ •..... :, .~.:. ,1._:'

:'~:::} ... ~

.c.'
•.. ce,.

J

. .::;', .
'

.:.: ....
~\.,:

".

,......

.ir .. e'
--

R~sulta .necesario a,la razón. práctica que .•aqüel .dualismo ••encuentre u.n.principio unificador' donde. todo .el' hombreiY rio'.sólo una parte de 'él obtenga plena satisfa.cción ...Ese principio de unificación es lo qu.c' Kant,.lIama el :'so.berano. bien" en. el cual están in.cluídas. la. virtud que resulta. del~umplillliento de la ley- y, simultáneanlente,.la {eli, cidad.a la cualnos ..hacem.os dignos por.ese cumplimiento ,le Ja:ley. Us.tedes recordarán que, entre. otras, Kant se. hacia dos preguntas básicas. Una era ¿qué debo hacer? y la (ltra .¿qué púedo esperar? Pues 1:>ien, n e el soberano bien. inciden estas dos preguntas ya que una vez. que he respondido a una. y d.etem1Ínado lo que debo hac.er, tengo derecho a. encontrar una. respuesta a mi pregunta sobre lo qu.e puedo esperar .. ¡" ... En el soberano bien,.entone.es, hay una. conexión entm.virtud y felicidad .. Pero el juicio "que establece esa conexión. de ningíin modo puede ser analítico ya que ni del análisis de la virtud puedo ¿btener 'la

r';t
J •• ~.
. ..:i'.
'.-('.

".

~~"

;, ... f:


!:.. ]}.'

.. I ~:
',7

~:

felicidad,ni dd.análisis de la feli<;idad puedo obtener. la virtud. Elju.icjo .que las unc:es.un-.juicio sintético.a.priori.£s sintético porque. la.relación' de v.irtud y' felicidad' no es la resultan te de..un .análisis' sinod e u na sintesis; y. es a priori porque esa relación es necesaria, .. Vna vez. que, Kant ha. establecido la 'unión sintética que hay . en el berano bie'ri se preguntw .cuáles Já. telaCióll'Causal que-hay en'!re esos dos elementos. ¿La virtud,pliedelser,'causade-la felicidad.? ¿La félicidad puede ser causa de la virtud? En la búsqlleda de esta' causalidad In razón práctica cne' '.inevitablemente. 'en' antinomias .cuando pretende extender. lo que"es .. ropio dé'.l'osJenómenos a la's cosas en sí. En elmunp do fenoménico.¡las .dos proposicones son. falsas pues ni la virtud engendra la felicidad',. nLlá.felicidnd engendra'la .virtud. Pero esta' anlinomia encuentra _so-)ución gracias a'.}¿Hjistinción que ustedes recordarán,hacía Kant, en treo mundo . sensible y' mundo"inteligible. En .tal. sentido dice Kant que.,si,'es'absolutamente imposibJe. q.ue la felicidad engendre la .virtud, la inversa o sea.queMLvirtud'e.ngendre.la felicidad sólo es imposible. en el mundo fenoménico. En cambio sí es posible y aún debe ser p.ostulada 'esa causalid.ad ,en' .ej,'11lundo;inteJigible. Es por medio de la libertad que podemos. superar ..las.... eondicio.nes .del.mundo sensible y penetrar al inteligible donde no tienen vigencia las fOlnlaS de tiempo y espacio. pues"es!!!s formas,'.únicamente eran aplicables.a los datos que provenían.d~I:.!1}.tI11.4oensjble.;. . "."" .. s .', . .:Por..mcd.Jq pe ,ia,',Virtud, .pues',;.e! h.orpbre penetra en. el muncio inteligible."Pero,. el.hombre .. s. un ser.;finito' pw:lo cual nOpuede darse e un plenq:acuerdo,i~i1Jre.su.,voluntad.lyJa ley .m.o.ral,.sino. q:ue ese acuerdo tiene. que,:.seI .exigido,. tiel1e.;q~e ,ser..illlperacjo y. por eso surgía la necesidad.~deJ-;'iIllP.erativo.,.categónco ...•Ese•. acuerdo, pues, sólo puede , conseguirse por'.:un progresojndefinido:, Pero el.hombre por lo.mismo que es .finito eS'e.un;sel.;temporal,: un. ser sometido ..a.la. llluerte. Aquel progreSGl ind,efinido,. entonces,e.sólo',es posible .suponiendo mía indefinida persjste.n.cia de;'su.ser."raci"onal; suponiendo, en.,sllma~la.inmortalidad del'. alma.' Aeep.tado 'el soberano.bien,'la .-inmortalidad del alma aparece exigida-como.ineludible, postulado d'e la .razón práctica. Final .. mente la razón práctica postula la existencia de Dios como garantía de posibilidad del soberano bien. Dios es el que asegura que en el mundo .i~teligible '.la .virtud, sea' recompensada. otorgando felicidad a quien

so

es ._,

c!Jgno de ella ..

".~i.,.~ .,'jii:

d,

•• '.

:'

l.

'.Dios .•significil"para' Kant' .ta.:náxima unióneJitre-lo ..que es y lo que' debe ser, entre Jo.real y,'lo; ideal; unión quc resulta iniposible encontrar en ellllUlldo fenolllénito.::A este Dios de quien la razón teórica nada pod'ia'. decir¡,;ni siquieraua'fimlar. su. existencia, la razón .prác.ticu .puede •. predicarle '.,.ciertos '.atribütosl Puede llamársela, por ejempJp,

:£':.11.

"omnisciente" porqlle él es capaz de penetrar JI. conocer las más secretas intenciones de los hombres, Puede JJamárselo "omnipotente" porque él puede otorgara nuestra condu,cta la recompensa que se merece, De este modo la obra filosófica de Kant.: whnina dando Una primacía a la razón,.práctica la cual puede penetrar a Un mundo inteligible vedado a la razó!! teólica, Kant inicia la Conclusión de la' Crítica de ],1 Razón práctica, con estas palabras: "])os cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con más frecuencia y aplicaCión se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estl'eliado sobre mi y la ley moral elj mí ..Ambas cosas no !le de, ,buscarlas y como, conjeturarlas, cual si estll"ieran en"ueltas, en oscuridades, 'ell, lo trascendente fuei'a de mi horizonte: ante mi las, veo y'las enlazo inmediatamente (;011 la'condencia'de Ini existen.cia .... y Ull' ,poco más adelante; hablando 'del 'espectáculo,'del' estrellado y del espectáculo de la ley moral, dice: ,
.;';

~~0~~~f,
<t.H.,j,

.::~,;.¡,:j' ~~U~-J!~l

:i$:~~~~ :',~:~~, .
cielo

:t:'r{r?~

':~W.;~~
:,: "Ji
1

',''''e~~

,"El prillle/",esiJectáclllo de' 1:1I1a inill1Jilerable multitllcl'i:le mundos aniquila, por deCirlo así, niji,im¡jorlt1i1'eiacoino criatura',animal que' tiene 'que devÓlver al plí1lleta ci,'n mero plinto en el universo- la 'materia. de 'qúe fue hecho después- de' haber sido provisto (ná,'se:'saoe"cómo) por un '~ortotiempo •. de {pena :vilal. ¡El segundo •. el! cambio; ,e/el'a' ri,; valor como' inteligenCia in:finitiJlneJite por medio de' mi' person¿llidad ...en...'/a..... ual .. /a :'/ey ...., . c moral me descubre una vida independien-te' de la (inima-' lidad' y aún¡,de ,todo, eLmúndo sensible, ¡¡I:menos ,en cumito se puede inferir de la, determinaciÓn conforme a !In jln que' recibe mi existencia, por esa;/ey que na está limitada a condiCiones y IÍJriiles de esta ,'ida, sina que )'a a /0 infinilo '/, Estas últimas palabras nos dicen claramente' que ,para' Kant el hombre no es Ul1anaturaleza rJjit, ni es algo meramente dado y Iimita'do a esta .'vida sensible"El hombre"por el contrario;',es una:,tarea que se extiende al infinito; el hombre no es algo ya hecho sino algo por hacer. , El prU;13do, de la razón práctica' 'sobre la..teórica' radica en que la razóiJ 'no, se confonna ei) conocer lo que el hombre es fenoménicamente sino que, penetrando en el inundo inteligible; determina lo que el hombre

.:. ~~t
.~~.: i¡~~,

)',I~1.',

debe ser. La razón práctica dice Jo que el honibrel es deseJe su debe ser y por eso afirma que es una infinita tarea de perfectibilidlld. Pero el primado de la razón práctica también tiene otro sentido. No significa sólo, una plioridad del uso práctico sobre el uso teórico sino que la razón tanto '6n un uso como en el otro siempre es, ante todo y fundamentalmente, práctica, La razón es práctica en la medida en que es constructiva, en la medida que no se limita a reflejar o copiar 11n objeto sino que lo produce. Y como ustedes reco~:darán, no sólo en, el {unbito de la moral Kant sustituye el ser de la realidad por la tarea de un deber ser, sino que también la tarea propia del conocimiento científico .es producir su propio objeto, El conocimiento, Jiara Kant, no es una especulación teórica sobre la realidad sino que es su construcción . Si la realidad ';0 fuera una construcción de I~ razón, aquélla sería en su raíz algo irracionaL Ustedes deben recordar que tal cosa era lo que sucedía en Descartes para quien hi realidad era resultado de la libertad divina, Siendo, pues, la razón el fuildamel1to de toda objetividad, la filosofía consistirá en el estudio de losprineipios, de la razón~ La filosofía será un pi'eguntarse por la actividad sintética de la razón; será, como lo dijimos en la .primera exposición sobre Kant, un juicio de 'la razón sobre ella misma, será, en definitiva, unacrítica de la razón pura,

.'
•.

i

.\

:;~ .,'

, [$!I, c'~ .... tl~
.
,~;

~

'''' :'iJj
¡J>, "¡j,
~

• • • •• .; • • • .': ." .< ~j"
"

.'

..'

.;:

;~
'$

", ,o:}.
;

¡
.:;:

J!l
!=t

.' 'if-'1 ..:F'
::;

.., .•.

'J .,.~

.': .,: .
..
'

"~.' .::::
-/;

rt

~,,:
,,'::'1
,,\!'

r~
;,~ ,

.,., ."

. .' .
.
.-"

.

.,;'1

• • • • ,.
••

. • • •• .' • •
••
..
,

, ,....
,.
.
-'.t

.

..'~,'
.[:

;
l. "j:"," .. ;

;':-

.J.
'¡ .

..
.,

;::~:l

,

--'

,.
.:
;"'

','o

".'..•-

','-,
:-":.;',:"' i. : -1 ,; ~~:.;
"l""',; •.

,-=".'

."

; ,"

.i

" .

:,

.;!

.' ~"
'
.!,

.~¡~
,¡,r;}
"

".f

.,

.C .. '
••••

•. • ::~r> .~• . •. • •. .
¡.,

:1.
.' </

,o,:!.

",

'"

",",

....
',.'

r;

.:;".. : ':1 .

.. 1",.'
','
.:J'¡,
; ': I

BEGEL
;

r,:,"

¡:'J.;

.:"
. ., .i.

'::..
;;,'.,'

. r.'•
. ':

......
,~'.
. !. '. ,1._.'

. ,.,:

.: J..
'""",

,

:;

.. ".;
, : '1 :~: ."

.. ' ~

: 1:
. i{~ .'¡. .

.. :);

;

'.'

•......
••••••
,;-'",,"

.,

'."

.

'

.....

--

.:::,\.
.Su,':

".<

....

S I :6~ tf
~~r/ .•. ;

,-,

','

;./

'.

~~1~
[;:;;~

1"":

.y,;f'::J:.," " '':': .'.¡', <R'

,'. Con el genio de Hegel.el:desarrollo filosófico. de'O¡;cidcnte llcga a su más alto .nivel de, sistianll'tizaci'ón, El repreSe¡úa' la plenitudcIe- ese desarrollo y. su .total autoco,néiencia,.'Cada uno de .losmomentósde'ese' proceso históriéo encuentra ..cabida en. su sistema: en el cual la razón, luego' de heroica lucha, Ilega.a si¡ plena. posesión yadvlerle que cada' unQ,de a'luellos'mom~ntós no son'sino"Íllomentos.de' ella misma. ..': ..Por eSQHegel piensil'que él'n", h'a hecho otra' cosa' que dar'expresión al' d~finitivo' .y.. crd'adero sistema d~ la ciencia: Sr'ello' fuera y así. podría decirse,'que.todo lo.posterior n.Hegel"s610tiene ¡in carácter' episódico,y' epigonal.... . ': ."..... . Pcro Hegel tiene.' cóncien'cia;':tamoién, de 'que esa plenitud en . el saber sóhes posible CU'andcJ'.uila 'fol'Jna de vida.ha comel¡zado a e¡IVejecer;. a .c'aducar. Pareciera ;'1u6"la:'sabidüt'fa.requiriese ho el ai'dor y el verdor'.de '.lajuventud"sino,'¡a' serenidad crepuscul'ar deuna vida que ha iniciado. su retomo. ResuUaiía, .elltoll'ces; que Hegefal ser la culmiiia~ ción de.un proceso'y.significa¡ l.a.madurez-:intelectual.d'e E'thopu'significaría, también, al.mismo tien',po.,.el' ocaso.de.una.vida, Eh su Filosofía del'd~recho' escribe: ,."""." .. ". . ..;. ..', .,' "/ . . , '.'.::: . . : :... :. . ;> •. './
"Cuando la fl/osofífL.pinta gris sobre'gris, es.porque l/na [arma de vida ha envejecido. pues con gris 'sobre gris no se rejuvenece •..sino que únicamente' se deja conocer: El búho de .1I1inerva,comienza¡.stl ..lI!lelo. con 111' iniciación delae;Júsculo,'.:,' ':.' .:.: ,. ';:,; , ... " ..
. :,:". ~, '-" . _.1" /.
i .I

'"

ece>
• 'Ci
.tC'
i

'1:~:
.(~;::l:
¡ ~¡ . ./:.

..i.~q; "':¡;
.;..... :.;1!.
....;.;'l~'li.'

• ,:z"

-Hegelnació en Stuttgart, Alemania, el mIo 1770 o sea el mismo año. que Kant .I'scribió su, Disertación .;eJf.i.la"'ciHiJ\ .según:'Vimos, éste iniciaba. su actitud: crítica:.<A.lósfB'afíos ingresó en él Institúto de Teo-

/.vv

U'( ll"'UVUL,L,lUl'(

1'1. LA rlLU'::¡Url.f\

l"U;lUJ.:..Lo

logia de la lhiiversidad de Tüblngen. Allí trabó amistad con figuras de primera magnitud; el poeta HiilderJin con q"t,iencoincidió en la admira-o ción hacia los griegos, y el filósofo Schelling, empeiíado, como Hegel, en un porfiado pensar en el Absoluto. Hegel fue testigo de acontecimien tos históricos funda¡nentales como la Revolución Francesa y la presencia de Napoléon. Este representaba para Hegel, según su concepción de los grandes hombres históricos, la encamación de un 111Omento de la historia del mundo. Por eso una vcz que lo vio en un desfije, en ocasión de la batalla de lena, dijo, pleno de entusiasmo, ql.l.ehabía visto al espíritu del mundo -Weltgeisl- montado a caballo. Hegel ejerció la docencia en lena, en Nuremberg; en Heidelherg y, finalmente, en Berlín desde 1818 hasta su Inuerte en 183 l. Vamos ahol"1la aproximarnos a su filosofía. La lectura de los libros que escribió Hegel es, ciertamente, muy dificllltosa. Uno de
ellos, Ja FenOlllenología. del Espíritu, pasa por ser -y me' parece que

~J
...y,.,re
...• ,'N
.'. . ~.jf.;

de certeza, de verdad, Recordemos que ese fundame¡lÍo sólo puede encontrarse en el pensamiento y.por e'so la filosofía de Descartes es un adentrarse en el pensamiento, un ellsimismal'se en él, sintiéndose como segregado dé todaJa'natutaieza, de todo el mundo, El yo, 'en el sentido de yo soy una cosa que piensa,es el fundamento buscado I;or Descartes y el que. utaugura la nueVa actitud filpsófica. La naturaleza puede tener un fundamento de verdad' sólo en la medida que es objeto de' conocimiento de ese yo pensante. Ahora bien,
ese yo pensante 'que se segrega d.el resto del universo, adentrándose en

,

.

e,', e.,.

con toda razón- el más difícil de toda la'literatura filosófica. Felizmente los álumnos de Hegel, con una fidelidad que merece el agradecimien~ to de lodos nosotros, tomaron repetidas notas de sus clases que luego" de la muerte del maestro fueron publicadas como libros. En éstos eJl" contramos. una exposición. más sencilla, más fluida, .casi coloquial:.del sist.ema de.'Hegel que sirve para aclarai' .la totalidad de .su pensamiento, Hegel, 10 hemos. dicho, significa la madurez y la.síntesis de' la historia de la filosofía,¡Pero en esa.historia noso.tros',hemos tenido 0.-' portunidad de advertir dos actitudes diferentes, Una era la quese iniciaba con los griegos, la otra la que inauguraba Descartes. Los griegos, como ustedes lo tendrán presente, sec.preguntan. po.!' el origen, por el fundamento,. el arldlé de todas las cosas. Y. se J'esponden que ese arkhé es la Naturaleza, la .tisis_de_donde_ t",das las. cosas. se originan, de donde .emergen todas las cosas y luego de haberse mantenido aferradas durante un tiempo en sus respectivas individualidades, es a esa misma fisis adonde torlas ellas retoman. Recordemos, una vez más, lo que dice el más ántiguo fragmento .. de Occidente, tan presente y tan 'asuniido en el pensamiento de Hegel. Se trata, ciertamente, de la sentencia de Anaximandro; "Ah " de donde derh'a la generación de los seres, también se cumple su. disolución, de acuerdo a una ley necesaria. pues ellos deben expiar recíprocamente la culpa, y la pena de la injusticia en el orden del tiempo", : '.... .'"::).' ... La pregunta de Descartes también. es por un funda'mento, pero 110. ya considerado como .origen de teidas las cosas, sino un.fundamento:

,~~;

.. j~t;~i

.,'" ~~

~'~ª,b
.el'B.¡;

"'!j&.

¡~

sí mismo, es Jo prop'io del EspIritu, Con Descartes queda' pues, enfrentada la Naturaleza y el Espíritu y sabido. es que con 'él y desde él se. plantea en filosofía el problema de la conllnlicación d'e las sustancias; el problema de la comunicación entre la res pen.~'l1\tey la res extensa, de' la comunicación, en definitiva,. entre Naturaleza y. Espíritu, Ese es eiproblema que hereda Hegel y ante el cual.d~cididrullente se enfreljla, Pero, advirtamos por nuestra parte, que pareciera que sólo es posible la comunicación cuando hay algo comú1l que pueda cOJl]unicai'se. Nosotros'.ya conocemos un intento de solución para este l)l'oblema de la comunicación en Spinoza, Para éste, peitsamieilto y extensión se comunicaban: porque no eran sino atributos de la sustancia única y absohita. Ellos reconocían, pues, una identidad y unidad fundamental en ])ios, Pero esta sustancia'de Spinoza no convence a Hegel porque la
ve",cOlTIo'.algo puramente.mecáJiico, puramente geométrico y, por tanto)

-e. ••••• e e

ii
..

• e • • •'. • e .!
e
e,

.r,i'~t'1i

;f'~ :.b;.r

.;¡¡:¡~_4'

.carente de yida. Según Hegel con esa. concepción de la sustancia, con esa identificación de ella a D.eus sive Natura, Spinoza había "matado
a Dios". .'

e':~
~ .••...

,):~'. '¡,5,l

.'-<

l'
:" 1
:.

~.l.
., .. :&-

:1'" :IJ
'1 / ~ .'"

':¡j:-."t. " k

11

'J

, Para. él probléma que Jo acucia Hegel no I;üede, evidentemente, soslayar el pensamiento de Kant, Como ustedes recardanín, para Kant el problema del Absoluto era un problema límite que no podía ser objeto de cO'nacimiento sino que perteilecí:¡- al dominio de la fe racional. Sin embargo Hegel advierte' que en el desatrol1o que Kant Jlace de la síntesis.'a' 'primí podía encontrarse un' prinCipio rescatable pa.ra la solución buscada. Por Inedia de esta síntesis productora de la objetividad se llegaba a la unidad, desde elementos heterogéneos. Estos elementós eran los conceptos propios del entendimiento o. sea del sujeto'y los datos que la intuición se¡jsible captaba de la realidad, La condición última de esta síntesis era el "yo pienso" que al ser la condic.ión de todas las cosas no era ninguna de ellas. Este "yo pienso" era la condición originante de todas las cosas del mundo y también de nuestro "y'o':fenoménico", Era el fundrunento, pues, de la posterior distinción entre yo y mundo, Todo esto .le parece a Hegefinuy correcto; Sin embargo también le'parece que ](unt no ha sabido mantenerse a
" ..'"

.,
••

e

e'l .•.

• .:
•••

• ••

.:

et,

, J

.
"

("' .
,,:j""
",~r.

.,.\
',..,1

202

INTRODUCCION A1.A FlLOSOFiA

.~.I. .).'
.;?':;,\
\',

>,.' • .. .

. . ., . .' ." .' . • .'
.....
'/',

• • • • • .~c> ••• • • .'i,:,> • • ••••
,"\.,.'"
~-,

.", •

...

.

••

la altura a donde lo había llevado el pensamiento e hizo una mala irLterpretación de su propio descubrimiento, Kari't redujo el alcance de aquel "yo pienso" al lim'itarlo a la pura subjetividad hUlllana m'a!ogrando, de ese modo, toda su posible riqtieza, En el desill'l'ollo. de Kant, .pues, el. problema de la relaciÓn entre Naturaleza y EspíriÚ, queda sin s.ol.ucióli' desde que aquélla sólo tiene' sentido .en la medida,que es conocida por éste, Schelling. liberó' a la NaÚuideza de aquella subordinación a .un sujeto cognoscente, Para él Naturaleza y, Espíritu. se unific,~ban en una unidad' de identidad que era el Absoluto" ~n el Absolúto para ScheJling la Naturaleza deja de ser Naturaleza y el.Espíritudeja,¡:I~;ser .Espíritu, El Absoluto era para él una pura indiferencia, donde; por, . tanto, no cabía la diferencia de Naturaleza' y Espíritu .. Hegel no acepta esta concepción que del Absoluto tiene su amigo,y hasta llegan mofarse. .de ella aL comienzo de.!a Fenomenología del,'Espíritu, diciendo que'es comO la noche donde todos los gatos son pardos, y .la ingenuidad 'del vacío en el conocimiento . En contraposición a Schelling, la unidad de Naturaleza y Espí-. ritu en el Absoluto no significa;. para Hegel, indiferencia 'ni. que cada uno.de ellos deje de ser lo que es, . ',,'d'" El Absoluto es' el fundamento común .entre Naturaleza. y Espíritu pero de .modo tal que la diferencia el\lre éstos no queda abolida en aquél. En la unidad está la oposición, en la identidad está la contradicción. El Absoluto debe ser considerado, pues, según palabras de Hegel de modo que ,. " . "La diferencia no sea elimillada, sino que surja eternamellte de la sustancia, sin llegar a petrificarse en dualis11'10", . '-. " •.r"._
.... -

"l. :~
J .~' .~~

.t ,! ~ . .~ .

.:'

,
HEGEL
';';

~

203

,
,>'

, .,,!, \".~

~

:}

'i,

K
:~~

. " ';;1

.:[:

.:t
',"¡..

:1'

"f.

'.}.:

". .J .;if

~';X,
;~1

W :.:t
, l,:!i~
',"~ ¡
• 1. ;~.

":"t

.. . J
¡ .~: '{ "rf.

«:::

";

::~ .,

'En ese Absoluto quo para Hegel es el ToCio y el fU;1C¡amento de todo, está ya actualmente la contradicción .. L, contradicción.perte~ nece, pues, a1Ser mismo y todas las cosas 'que participan, del ,Ser,particic pan"por ello mismo, también de la contradicción. ,,¡ "Todo esteí contrapuesto, afirma' Heg~l. Lo que ongl-. nariamente muel'e al 'nulldo es la contradicción, La cono, tradÚ:ción. es el principio de todo mOI'imiento y . de toda .
Jlida " .
". ",r",:!"

con cierta 'inconsecuencia: IElear ,(dea:'~Absolutfl.' Rri.z:órr,' Espü'itu, Espíritu Absoluto, También, lo lIainfl. Dios,'Y"loC'llaI""i.Espíritu o de esos modos casi equiv<ilentes:porque vé. en él\Atisolü to' lo que siempre ha sido una propiedad def Espíiilu:' el ser' no'só10 e'li-sí'inismo COl1l0la Naturaleza sino, también; para-sí;' el"poseersé ..a sí mismo de un modo inmediato e indepeJldiente de 'cuaJ'qúier' o1:Í'¡¡' éa!;¡¡:-Esa. inmediatez consigo mismo, ese no depender de otra co~a strl/restar sLieIlo de to<l;, ab aliosolutum hacen que el Espíritu sea Absoluto o, lo que es lo mismo, qué el,AbsólutO sea Esp'Üitu. " ,', 'o' ¡ En sí lnisrrio el 'Esprritu "es'~sta'lIn"idad' ájrisigo qUe nó 'riecesitaO de ri-ingú.n', otro. Pero, el Espírit\.1 i10 "'sólo 'cs"cn:'sí' siiial'que necesita desplegar, necesita 'ac'tüilJizú todo"lo que 'es' 'en 'sf-pai'a'haeerio objeto para sí niismo, p¡ira tene.r autoconciencia, para;' en- definitIva:; :5er~lianlsí lo'que es en-si. Los conceptos sej'-eil-sí y ser-para-sí,qúe'son"eoncep~ tos técnicos de la fi]osofíahegeliana'[son',según''el' iriiSnl<iHegel 1'0 ha advertido, Jos equivalentes. de potehéia 'y 'aCtó, '(le 'dírüimis y e"ilei'ge,ia de'lafilosofíaaristotélicá, .. ,.;1,.. "~o .",. ,,,. ::¡ '., . ",'.>" El' Es¡:iíiitu ;:entonce~, para pasar de sü' ~n~~i a su 'piirll-sí;' ele-su potencia a su acto necesita del movimiento, necesita salir de sí mismo, salir de su soledii'd:'y poner [rente a"sí a'un Oüo'.'.Pero'este. oiro no es algo absolLitaihenteilistinto' '(rel Espít'itt('¡Jorqüe é'I'Espíritu 'es el Absoluto, es eJ.Tod'o 'Y'ilada 'hay .füerá:d'el Tbüb':,Hse Otro 'no;ha 'sido'creado por el Espíritu desde la Nada, sino qne ha emanado de él, es un mOl1lento de su'despliégue y:, portiiiJtó, de él¡YaitidiJa, l' ", ,1,,';:': , .. " ' Esta' 'idert'deIÁbsolutci:¡joni¡mdó 'lo' 0tro' fretite'a 'slI 'inisniidaet no es, por'otra' parte; ninguna noved;ad.':en.1la' liist61'ia.1de la filosofía, YaPlfÚón hablaba delo'Otro 'comoalgodisNnto del Ser peio':qüe exis: tía úniCamerite' en la' riledidaque. de él participaba, 'Estamesa, 'por ejemplo, no es la tbtahdad del Ser Y', en ,tal sentidoiipodemos deCir tlue es Id OtJ'o del Ser, Sil] embargo' esta riiesa, es sóICi'po'ri]ue"¡Jaiticipa del

I~ ,.r

l
,
;<,

Su..

..1.~ .

.

'-,

':'.,.::
¡"

''.""

.

.:;.;".


j.
"

:¡-

alienando."

El' Espíritu,"pués, 'para'jise' cono,cieJido';paúi' ii'deviniendo de su encsÍ-asü para:sí pOllelo',Otio; LÓ' Otro es':lcr'extí'~riú "álíeliús-' respecto a la mismidad e1elEspíritu.kesulta; eii'tiiii'ces;r~¡ie 31ii'se"desnn'oUand~ el Espíritu va 'coJoi:aildc/'lo"6xiraño:'al1e.nns>y; por, tanto, sc va_

.

"'... : ..... ::

"'!'

.\:',

'~'i':'~ ..:'

:

• i(i
,:;;:'

,",'

,.,~ . ...
'

Hemos visto que para .Hegel la Naturaleza y el Espíritu están en el Absoluto, no, como simple indiferencia. sino; en forma'actualmente contradict~ria, Sin embargo.. a ese Absolu to Hegel Jo. llama" quizá.

oí;:

1.
:~ .~ .

Con estils ai:l~raciories creo qu c''C'stainos 'eil"éontlíciones' de',conlprender las siguientes palabras que Hegel escribió al comienz'o ele S1.l Fenomenología e1elEspíritu y en las cuales tlenuncia la insuficiencia d'e comprender fa''vida del ESIHFitú úiiictll!lelit6' deselé"su"'ell'si. Las palabras son éstas:' ;;'. '. ,"" .'~ .;.~".. ".,~ , "
.c..•..
I ",

" "1.

u

i;..Vw•

u~,l

~.••••..• I.~'..J"""""""'-'"

i ••• I.',i'~

UJV,."",-'<

<1"1.

nDUJ.~l.,

'l':!'-sí aquella vida es, ciertamente, la serena igualdad y la unidad consigo misma que no se' ve seriamente com,prometida hacia un Otro y la alienación, ni tampoco comprometida a,.supemr esta alienación. Pero este en-si es la universalidad abstracta que no tiene en c!"mttl su. esencia de ser-para-si y, con ello, del automovimiento de la j'ornlll en general". Considerar a.l Espíritu únicamente desd~ su en.;;í .es c'onsidel'al'Jo abstractamente. Abstracto, para Hegel, es IQ que está abstraído, sepa-' rada del Todo y, por tanto, no expresa a éste sino en forma pa;rcial y defectuosa. Para superar la .abstJ:acción y su soieélad y para actiJsliziu'. todo lo que potencialmente es, el Espíritu, corno lo hemos vistp,. se ¡¡liena. La alienación, pues, es la que permite al Espíritu, .en.su aflm de autorrealización y autoconocimJento, salir de .su vacía mismidad. 'Es el EspíJitu mismo el que deviene un Otro -aHer- y, en última instancia, crea respecto a él un ámbito de 'alÚridad, ,) sea un mundo. Escuche'mas estas palabras de, Hegel sacadas, también, de la Fenomenologin: "£1 Espírilu solame.nte. eterno o abstracto ,deviene,. pues, ante SI U}l Otro" entra. en el ser-ahi e i(Wlediatamente . en el ser-ahi inmediato. O'ea, de este modo ,un mundo :'. ..: .'. , Estas palabms de Hegel nos dicen que el Espíritu. al alienarse y poner un Otro sale de su ser-en-sí y entra, en el ser-allÍ. Pero. en uno y otro caso se trata siempre del misl110 Espíritu. Por ello no debernos dejarnos equivocar coil!a expresión crear, usada por Hegel. En la filosofía d~, Hegel no h"y'cabida para una creación, desde ..la Nada porque' lodo el proceso se mueve en la inmanencia. El Espíritu se mueve .dentro de su. propia inmanencia porque el Espíritú es el Todo,! nada hay fuera del Todo. La alienación, concepto fundamental en el pensamiento de Hegel, tiene para él un sentido -positivo y también Un sentido negativo. La alienación es positiva por lo que ya hemos dicho: permitirle al Esp.íritu pasar de su en-sí a su para-sí. Por ello el Espíritu no debc kmerlü sino) por el eontrario, buscarla afer:rándose a:ser siel~lpre é'¡ mismo ~n cada uno de .Ios momentos de esa :die,iación. No debe proceder, pues, dice Hegel
'

V!I~J
'.¡ ;!)..
',.
l .. ~

:;~:£'

'\,~

~~:~~'. ;:~' .¡;';.~

.•....¡:)t ,

. Y'Jf:~

¡~

:~
l!¡l~.

;:kl I~:~

La alienáción es negativa en la Jlledid~ qu'e el ESIJíritu como Totalidad, como Absoluto no es. ninguno de esos momerltos en 'os que va alienándose. Si lo fuera el Espíritu dejaría d'e ser lo que es y se haría simple cosejdad;' caería en.la positividad de la cosa. El Espíritu, enlon" ces, tan pronto pone lo Otro, tan pronto pone las diferencias debe ir!as eliminando dentro de su mov.imiento absoluto .. El Espíritu .es como el dios ICronos de la mitolog¡'a griega que se devoraba sus RIopios hijos . Por eso les recordaba austedes la sentencia de Anaximan'dro que deda que allí donde se originaban los seres, allí también encontraban su disolución. Igualmente en Hegel las cosas se originan en..el Espíritu y en el Espíritu son abolidas. Este en su inmanente _y eterno movimiento siempre permanece él mismo. Escuchemos a Hegel:, "Así las dij'erencias' que son puestás son disueltas tan inlllediatOlnente como han' sido puestas y son puestas tan inmeditJlalllenti!. como han 'sido.,disueltas y io pel'dadero y lo real son justamente eSte mopimiento que.gira en si. mismo. ESte movimiento en el interior de. sI mismo enuncia la esencia absoluta. como Esplritu; la esencia absoluta. que no es captada como Espiritu sólo es el vado abstracto, del mismo modo que el Espiritu. no captado como este movimiento es .solamente illla

.1 .'
e
'.~o;;

,'1

!

el
'

e:f::

•. •

.'.,
••

'. r!l.\'¡ . ,,'r,o

"\i.

'[;'"

. .Ii.;}'

"" qt

• •

,!W, ,j]¡
lo' .~

t'(Jt~

",

~-

.\' .,'W.' .~IE

1 ,~~~~ I~ ;¡¡

',',\" 1',

paltibnl" pélcía".
E,i 'ese movimieilto todos los mamen tos son la .manifesta'cÍón del Espíritu; de' él surgen y en él se desvanecen, aunque el Espíritu ni surge ni se desvanece. 'Cada .uno de esos mamen tos' al participm' e1el EspÜ'ilu, o sea ele h, razón, es racional. ''Todo Jo real es racional y todo lo racional es real", dice Hegel. Pero también cada uno de esos momentos 'lIe'va su propia negatividad y es devomdo por la vorágine deimovimiento .. Cada. miembro está ebrio en medio. de esa vorágine y el movimiento todo es visto por Hegel'corno un delirio báquico. Sin. embargo ese movimiento no lleva. a nada distinto del Espíritu sino que es un ir. de sí mismo a sí mismo. El fin es inmanente al 'iiovimiento y por ello no sería propiamente. un movimiento. Recordemos la diferencia que estableCÍa Aristóteles entre movimiento yacio. El Todo de' ese movimiento puede .ser considerado, pues, como quietud, A éstas cosas las dice Hegel con palabras quizá insupérab.les y .que marcan uno de los momentos cumbres del pensamiento de la .humanidacl. Ellas pertenecen, como en los casos anteriores, a la Feno, menología del Espíritu: .
'!.

l 4.
rt-.
11"

lit;

• • .;:
.,.,
.,
/

.' . •..: .' :E>
.....

'

':~:
~.¡

""'-.

:i.

:j-,
.r

I:.~: .

~: .
~~

:J
~
.);
i

'.'como si tuviese Iniedo a su alienación; ia jiúrza del Espiritu consiste. m'á.\' bien en permanecer igual a s¡'. mismo en. su alienación'~

ii ~l

,''1

;.}

f

.' .' .> .
.,1"
... ...:

ii

,,\.t,

.iS ,.,.. ,. .?::: •••
~

.: .:.,. •...
.',,'"
'

• •. •

-,'; .,.

.m<'

,,(:

206

INTRODUCCION.A; LA FILOSOFIA el desvanecerse, que en "si n1isma. nt.surge -ni .se desv(lnec;e,' sino. que es en sr y constiru)'e .Ia realidad l' el mOlJimien(o de la vida de la . ",erdad.' . [;0, ,'erdadero . es, asi, el .delirio. báquico, en. el Ctla{J,ingúlt miembro deja. de .estar ebrio,. J', ya'que al . .'separarse •.cada uno.. de éstos: es 'inmedia(ameníe disuel" (O, aquel ,d'e/irio.es también,: :ta.'quieJud. translúcida,.y " simple.' En la .justicia .de. eJ'(e"movimiento :no,subsisten . las. [armas .singulares del Espiritu ni:.los.pensamientos' determinados; pero e/los.son, al mismo tiempo.'que posi-. livos '.~' necesarios,. ¡1.1omen(os llegatilJos y . destinados a desaparecer .. En :el: Todo, :del,.movimiento, .concebido' como quietud, lo que /lega a diferenciarse y se da.una existe/icia: .jJarticular. és preseIJ'ado .como .. algo que' se recilerda', J' cuya ...e.\'istenpia, es el. ,saoer .de .si mismo, as¡'co/no este .saber es inmediata. existencia "., .
)ft \ ", \' .',:,'.1',1 \ .: ..' . ., ~. .,'.' ""'; '.' \Ji.
'. .

.'t

.f

~ HEGEL .

,

207

"La: l7lanifes(ació/.l es.el surgir

J

f
cer abstracción de ninguna .de aquellas' fases. La verdad es el Todo,pero este Todo no está en el en-sí del Espíritu sino que la logra en el desarrollo. Aún más, el Todo es el resultado de ese desarrollo . "Lo ,'erdadero es el Todo.Pero el.Todo es solamente la esenciaql,e_se completa medianteel desarrollo. De lo A bsoluto debemos decir que jilndamentalmente es -:¡'e. sultado, que sólo'al'ji¡wl es lo que es en verdad, y en el/o justamente consiste su naturaleza 'que es la de ser real, ~ujeto a devenir d~si mismo". ' Pero, insistamos 'una vez más; ese final •.ese resultada al cuallle. ga el desarrallo es el Espíritu 'mismo':Todo el desaITol1a no ha sida atra cosa que una marcha. hacia :sí mismo. -Ese desarrollono ha tenido una l11e . ta. indefinida .ni trascendente silla que ha cansistido en buscarse a .sí mismo de ,modo .tal. que el fin sea un encuentra del origen, que el fin coincida Con el principio. Enla Filosofía de la historia leemos: "El concepto del. Espiritu ei la PI,teltasobre si mismo, para ,hacerse' a si mis111.o"bjeto; .luego el progreso no es un progreso; indefinido e/l. lo illfinito, silla que- {¡ay U/1 fin, a .saber, la }Jue/ta sabre si mismo. Jia)', pues, también 1lI1. cierto cicla: el. Esp frUu que se busca a si mis1'110". .

.~ ..
;;.

~,

~;

.:¡,

.' .' ." :::; ..,. •(~ .,.' .' •.1 . •
-'l-

• • •
~

:,1
'f -'-1. ->::'

•••••

"rl

o"

: [ ,~f
Ii

i.~t
:

. ..1

:..'.~~

'.:n ..

f.'

..

.,.",

1.'

/'r-

'.

tilS' diversas.formas ~eJ..Espíri\u, al na ser nada absolutamente diferen te de, .él ,.sil)o. el. mismo',.Espíritu ,enlll)a de,termina.cjón.'dada, no son aniq.Uiladas;'.cuando,'.el,:Espíri-,tu.,Jas.reabsorbe en, sí.- ."Las heridas del Esp.íritu, nb .,dejan cicatriaes!';;Qe~l.a HegeL,Esas formas al, ser anuladas san s,imultáne.aniente,con$ervacl.qs .. ':'0,':' ,"','" ". , Hegel. utiliza la palabra Aufhebung que es imp',osible traducir par una sola palabra castelh\na. AlIfllebung significa, al mismo tiempo., anulncíóú', 'conservación y'.shp~ración: ..Siempre.l.es, pongo, a ,mis. alunlnos la imagen"de 10s.xíos que,'van'Oa..'morj¡",enel.macLa mllerte.c1~:eso~ ríos no es to.~al,P9rque sus, aguas son co'nseryadasen .0.1 J)laL.LQs ríos. mueren coma. individualidades,'pero' -sus'aguas"se¿..man,tienén,en el. TOda"que. el .,ilar es: El) semejan té,.. arrh'a',:-segúilJ{eJel,. 'el Espíri'tu .conservaactu alf mente .~n su.', :resente' RY elJ.Espídtu si~mp're es .prescn.tc7" .todas :las' forp mas en que se.ha' ido'.J11aJiifestando. ,En':sus'Lecciones ~oÍJre.la mosofía de Ja.histoda universal dice:':" .,;',,, j .• ,. ,', ""',i. . ;.:.;, -id:.' ..... 1'; ~ .. ::.',;:q ',:;.' . .; "'. ,. '.'El'Espiíritu'¡ue.siiJInpre '¡o-eru~,e$; /hora ,"Y,es ahora.sólo' (
I p'

1\'1. p;¡:
f{¡

)f

,' 1:''Jr .

-~p
o

':l
"
,~ ~.:
.~.
"

:;

,; .••..

':".

"];.

~. ~
i.~

• :,F ,.
.::;:,.'
.:'€

l'

-una "conciencia)más .rica\..un :cf).17cepto:}1uís :holtdamente . '

Por eso para Hegel la figura de lo Absoluto es el círculo. La coincidencia del fin con el principio significa, sin embargo, un enrique .. c¡jTIjento del Espíritu, elÍ caso contrario el desarrollo carecería de sen ti'do. Ese enriqúe"(:jmien'fo' es: él cdnocúníento,"la autoconciencia, el saber absolu 1:0 de si mismo. 'En' todo' el proceso el Espíritu ha ido conociéndo~s.e;'ha" iclo p'ensanrl6 en' S:(]l,ismo. Esta;" jilstamente, era la l1nka activi,iah'cjtie'desitú6nir Dios; ~egun Ar.istóteles: ser el pensamiento del pensa- . ~'jen't6: el penSaniié;;ió cjile .{piensa a sí. mismo. 'No es extraii~, entonces., que en la última págin'á de la Enciclopedia Hegel cite en griego tin 'extenso texto dé'¡'Jibro"XIi de la Metnfísica de Aristóteles donde éste enLlncia su célebie i1cfiíüción de la 'divinidad.
• 1 .• ~'.".: •• ', _ : • •

.:~l,

.

elaborado de s[. misma.' El,. Esp/r.itu: ,tiene' 'aúii,~en sr . .(odas 'las'fases' def.:.pasado :.':.,':'.El Esp iriiu'" tiene ,en la , .profundidad. de,:su presente:'los .momentos que'.parece.' " ,",'tener detrás: de J"i,II, ,'.: ,",::' "";[0: ',. '" '.,;' i,:';
:::i.:. ,,:',: ¡ .;: .:" - : .. .. ;. ".'

.;

{; """ "1
"

,

Recordemos, finalmente, a Spinoza cuando decía que "Dios se ama n £i mismo con un amor intelectual .infinito". En .la fenomenología Hegel dice,algo semejante: ';.. "La ,;ii:lade Dio~'y el conocimiento divil/a puede/i, pues, expl-Úal'"e:"quiza 'coino UIl juego del amor consigo ." . uzo ". .

.T

1:

"'".

:

..'.

... :' '.'..,'
"

Las diversas fases del Espiritu constituyen. ak Espíritu, y, están actualmente presentes en él. Por ello la verdad del Espiritu no puedc ha.

}:
:::

,i,i.,.

1

"

.• ~;~' ..~IC

. Siendo ésta' la concepción que del Absoluto tenía Hegel, se comprende el acierto de su amigo Hülderlin cuando a 'él dirige su poema Eleusis, donde dice:

r'i¡!~

"1";

"Yo me entrego a la ,inmensidad Soy ell ella, soy Todo, soy sólo ella. El pensamiento que toma se ex traña, se estremece ante lo infinito y atónito no concibe la projimdidad de esta visión ".
Hemos visto que para Hegel el Asoluto es el Espíritu pero no considerado abstractamente sino como un Todo a través de cada uno de los'momentos de su desarrollo. ¡-lemos visto, también que la verdad es el Todo,es decir no el en-sí abstracto del Espíritu ni trunpoco'sus sucesivos mOlnentos aislados. Lo verdadero es la conexión de uno con otros .de modo tal que el Todo constituya un sistema. La verdad de cada cosa Só.10 es posible, entonces, por el adecuado lugar que ocupa en su conexión con las otras COSilS dentro del Todo, dentro del sistema d'e la Totalidad. la filosofía para Hegel es ciencia sólo en la medida que puede es, tablecer sus proposiciones de modo sistemático y dentro Oe un sistema. En la Enciclopedia dice que la 'ciencia de la filosofía es:.

.,3
. :f

I?;)j
i',I"

'.!;"

,;.

::¡,l "(.17
J,

....:'C '.1;,

.~"~;W
, ~11"
~¡.:

.t~~
;});
l¡i;: "'\;1'

"esencialmente un sistema, po)'que .10 l'erdadero, .en cuanto concreto LÍnicamente es desplegándose en sí, recogiéndose y manteniéndose en unidad, o sea como to-

:~,

~1.'
';'r~'

minaciones fijas e inmóviles. A lo, máximo q-ue puede llegar el entendimiento es a conectar entre sí estas detenninacion¡'s pero siempre desconociendo y aún inlpidiendo. que esas 'determinaciones puedan transformarse en otrns dent.ro de un proceso. El método]Jara conocer el desarrollo del Espíritu por medio del cual éste va conociéndose ¡¡ sí mismo no puede ser distinto a este desarrollo., ya que el Espiril'iJ va pensándose en cada U~lOde sus lúomentos. el1 cada objeto .que pone frente ¡¡ si mismo, el mlHodo tendrá vigencia tanto en el ,ímbito del pensar como en el ámbito .objetivo. Es.te método es el dialéctico porque es el Espíritu quien se dialectiza en aquelproceso. .I-lemos visto que en este proceso el Espíritu. pone lo Otro que es lo opuesto y lo negativo respecto '1' él. Pero esto negativo no permanece 1'11 si mismo sino que es recogido y superado en '1'1proceso del desarrollo. Su negatividad', su finitud es causa de su propia n.egaciÓn. El Otro, al ser negado se transfonna en otra cosa. El proceso continúa así por un indefinido camino de oposici'ones. En aquél el'concepto de cada cosa va en" riqueCiénd'ose porque 'en su entra'lla contiene lo que aúteriormente ha negado: La dialéctica consiste sencillamente en aceptal" aqiIeila 'ininterrumpida .Iilarcha de oposiciones, Ix oposición pertenece a las cosas, cierlameilte, pero como toda cosa es un momento del EspIritu, como todo lo 'real'es racional, Ji! oposición perlenece también a la razón. Dialéctica -dice Hegel en su Lógica menor-- es el fundamento de todo movimiento y .toda la realidad se nos muestra como un ejemplo de ella: .. '. ,

• ••• .ij¡

e,

.<
• .-

• •
e

e

e' .

•••
e\" eCo

.'¿
••

.'
••• e

talidad ". .

.

l};

La ciencia filosófica dcbe, pues, lnserúir cada proposición 'eil contexto de la Totalidnd para que nquélla,s~_a.yer.dM_~.I:n,.G9nJrecu,encia suelo recordru'les a mis alumnosque un texto sin su contexto es un pi'etexto, Esto que tiene vigencia siempre, la tiene de ~1B modo especial en el sistema tilosófico de Hegel. Tomar Ull tei.to hegeliano,;sif¡ su. contexto es un pretexto para obtener un Hegel' de izquierda o de derecha, religioso o irreligioso, anarquista 0 totalitario. . . Ahora bien,'desde el momento que la. filosofía es. considerada como una ciencia sisteJilática es evidente que debe tener u'n niétodo. . ¿Cuál es este método? Ante todo debemos advertir (jueJlegel rechaza la afirmación de Schelling de que del Absoluto nosotros podamos tener una intuición. Recordemos que Hegel decía que tal intuición era "la ingenuidad del vaCÍo en el conocimiento" y que sólo podía'sum'inistrarnos una ;'palabra Vllcía". También rechaza la utj]jzación ..delmétodo matemático-{Ieductivo. Este sólo puede darnos un conoéiniieJÍto f0I111al p;'opio del entendimiento- que únicamellte puét:Je J110VerSe elltre deter-

eI

Irj;~
1:::;(" "'

:;;:~'':

~.f~
~;.'

. "tdda~llls cosas que nos rodean coiis(iÚl.l:en ejemplo Ll/I de 'dialéctica.' Sabemos'que todo lo finito no es 'estable ni defiJiitíJlo sino, más bien, cambiante ,l'.'.fJ;allsirorio .1' es por la dialéctÍl',1de lo jinito que'esto, siendoimpl¡'citamente dijerenie de si mismo, es llevado 'nuísallá de lo que inmediatamente es.F transformado en Sll opuesto ".
En el movimiento dialéctico del Espíritu tendríamos. como primer momento. el acto por el cual este pone lo Otro. Es el momento de la..tesis. i"esis .viene del griego títhemi .que significa poner, acción de poner,. Esto 'puesto es lo inmediato, es lo lIniversaique se l1a particlli'arizado. rero este Otro pierde su inmediatez. Sl; individualidad en el desarro" 110y pasa a ser otra cosa. La relación con 'CIEspíritu es la que ha sen'ido tle medio'jJlu:a que s;, opere ese cmilbio. "Dé este modo, dice Hegel, es el.proceso de la realidad .. Esta no es únicamenté un ente inmediatósiilo tanibién. en la medida que se trata del'Seresencial, anulación de .su pro~ pia inmediatez y, en esta f0I111a .. mediación de si misma consigo mismd';l

. ..,

'.

./:.

. :~ .-.

,.,::..,

,.

,-:

:>

.::~
,,',~-

• e • •
.

•••

¡;{
J¡.): ,:,:1"'

e" ,.'i
;:,

.
L"':','

'..::' "." e

.

.

:

~i;\"

."',',!
'C

i
1'"

"

,
HEGEL "Esle I'ellsamienro objeti1Jo constinte]'e pues el co/ltenido de la ciellcia pura. En c(){IsecueJicia está tan lejos de ser Jormal J' de estar desproJlisto de la materia necesaria para un cOl1ociJllien.tu real y percladero que más bien sólo su contenido es lo ve/odadero absoluto, o, si l/IlO quiere Jlalerse todavia de la.palabril materia,- es la "t'rdadera.
l

210

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA
es la negación de Jo anterior

•.'k' .. '

,
r

"i.

J ~,
'.::r

.,. :

}11

.,t.
'
•. 1.

.' •. • . •. . • • •: . .: •• • • .,' . •
"'.

•. .'.
• ... '.:.1.:
,-'.'

y, por tünto~ ,es la nntítesis. Ella es 1" negativo respecto a lo 'anterior, pero en cuanto este negativo se .r~fi~re a sí mismo tambj('n'~ntra en el proceso, de la negación y se d~selnboca en la negación de la negación. Es ell1lomento.d'e la s íntesis, La síntesis significa, pu es, la negación de la antítesis que, a su
La nueva cosa producida vez, era ')a negaeión de la tesis. rer,o"la sin tesis,. no es simple negación los l11omcnto's anteriores', sino, también superación y conservación de de

¡.

¡.,:(
'1';< i:
-", T

",-i';

,"4
' l.o,::f

mafC!ria~' pero una marer;a' cuya .Forma no es.algo exte-

ellos'. La síntesis es Aufhebung con'el significado que vimos tenía esta palabra: suprimir. consei'v'3r' y superar. . .T~nemos, por. tanto, que en el desan-ollo dialé.ctico nada se pierde dcfjnitivament~ süio"por el contrario, todo se cons~rva a un nivel superior a la' inm~diatez individual. Todo se reline en el t:spíritu. Por medio de la dialéctica". ,we se mueve en elli!11bito de lo 'legatiyo., el Espíritu, va reuniéndose co,isigo mismo a través de todas las detem1inaciones que de sí inisl1lo IHjhech.o surgir'. Etimalógicaniente esto es lo ¿¡U e.~ig!Jj!ica d iaJéc¡jca. Esta palabra deriva de d os.vocablos griegos:. leguei}1 que . entre. olras c.osas. q,uiere decir reunir y, dia qU,e signi(ic¡¡, a través de. El
o

....:;::

.~~.

;.

•.

X,.,'

.";

,

. ....
,""

!.J"cf
'.\/'~ ~6:P~::

rior, porque dícha matería es más bien el pensamienlO puro y por lo tanto la Jorma absoluta !nisma. De acuerdo COIleslo la lógica tiene que ser concebida corllO el sislema de la razóll pura; como el reillo del pensamiellto puro. Este reillo es la verdad tal como está ell sí y por si.' . sin emlolturo. Por eso puede afirmarse que dicho cOlltenido es la representación de Dios. tal como est¡{ell su ser etemo, antes de la creacióll de la' naturalcut y de /./n esIJI'ritufinito ": La lógica de Hegel es 'metafísiea porque las categodas del pensamiento son también, simultáneamente, categorías del Ser. Y el obj~to de la lógica es -como también lo es el de la Fenomenología y ,le su sistema todo- lo Absoluto; Pero en la Lógica Hegel consi~lera lo Ab~oluto no desde sus manifestaciones,' ';0 desde las figuras que el Espíritu va dándose sino desde de'nlro de ellas, desde el Ser ql,e estü deti'üs de todas aque])¡¡s mánifestaciones; Por eso d'ice que estudia a Dios tal, como es untes de l¡¡ci'eación.de toda manifestación. Estudia, pues. al pens¡¡miento puro que va pensándose a sí mismo. . . Lo Ló¡,~ca hegeliana comprende :tres partes: la teoría del Ser. la teoría de la Esencia v la teoría del Concepto.Entremos ahora a conside-

':',:

.tc"

sen.cido olig.inario de dialéctica es. pues'l reunir.a tra.vés:de. C0l110 rcsultildo de, .este reunir todo's' los contmrios se ilegá' a la.lII;idad 'del Todo en el cual nada se nie,!a sino ~ue todo se c~nser;a. Pnr eso el Todo acl";lite lo contracIictorió; e-ns.u unidad coexist~n todos los contr¡¡rios. ' 'La'dialéctica com'o niÚodo ciela "j)osófí¡¡ alcanz'a'sú CÚ1i111ii¡¡, ción, a la vez que su flrnd,a'11entación derinitiva, en la Ciencia de la lógica. Esta' es la oj)ra de la 'lúadurez de'Hegel i.ponde su sistema llega a su plenitud .. Lá lógica es:.pai'a él. el reino del p'ensáini,ento Ijuro. Pero en un sisteÍ11á en,que el pensamiento se Vilmater¡,ilizaJ1dq y va poniendo sus objetos, es evidente ¿lU~ la iÓg;,cá no 'p'uei:lé'c'ó¡'s'iclérar las puras formas del pensamien~o síno, también' los cOll~cliidos; o. sea la materia de esas fODn¡¡s.AL,nmá's, la diferenci¡¡ entre cOlitenldo y l'01111 del pena samiento n.o tiene sentido 'Y,.por eJlo. Hegel la.rechaza. De ningLJn modo debe,eonsiderarse a la forma del pensar y .a'su contenido como: pertenecielido,a ürnbitos distintos"lo que es contenido del pensar. es el pensar mis ';:\0' qu~ ¡¡ SI mismo se 1.1a:dadóun contenida. Al de.cír estas cosas 'Hegel hace sLl.ya,l¡¡tcari¡¡ que Aristóteles tení" 'sobre cI. pensamiento. Re,corden]().s'que,cit'a"de él aqliel fanioso texto que deGÍa que ",el pensamien,to se piens¡¡ a sí mj~m'o C\mcibi,endo lo inteJjgibl~ ,p~es. él.l;rlismo deviene inteligible, ~ntrándó, en contacto con su objeto' y, pensándolo. .de manera que hay identidad .entre. pe,nsamient.o y lo intcligible". En la lntrod.ucción a la Ciencia de I¡¡ Lógica escribe Hegcl:

~t
iJ
[',t/

rar "las grandes

Iínctls de su "desarrollo,

siendo

imposible

que podamos

..

'

o.

".".

detenernos en sus detalles. . La lógica, hemos dicho, estúdia el pensar puro. estudia el pensamiento como lo Absoluto. El pensamiento al pensarse a sí ,iJismo busc¡¡
su propio .fundamento. Pero la verdad del pensiuniento está
110 t'1l

o,,

nin.:

•• • •

.~;r.

.',"
•.

', ..

:"o~

.~: '

¡

guno de sus. moni<~ntos sino en In totalidad de él, en el sistema que él supone; estli. en definitiva. en la totalidad ,del pensamiento sistenHitico. AdemlÍs. en.su despliegue el pensamiento no tiene u'n fin exterior 11 SI mis-=-.1110. Su fin es inmanente a é( su fin es coinc.idir consi~o mismo, SlI fin es pues, un leencuentro con el origen. Pero cntonces, ¡.dónde busc¡¡r el fundamento de este Todo que es el pensamiento'! Lu lInica respueslll posible es que el'fundamento buscado sea el Todo mismo, sea L'i AbslJluto. Ante esta respuest,a. imposible nos resulta no seguir prcguntando;
o

IT.

•••••

~ "._ .•... ••..•••.••..• '-'"

("\.••... ,~.

I •.• ..• V, ....,' J •... ~

HEGEL

2]3

¿Cómo piensa el pensamiento ,ti Absoluto como fundamento'! Advütamas, ante todo. que cualquier cos,i detenilinada que pudiéramos decir dt: él sería negarlo como Absoluto porque lo Absoluto no es ninguna cosa determinada. Al Absoluto, entonces, no lo puedo pensar como al!!o determin'ado sino como 10 puramente indeterminadü. Por ello cuan~Io pensamos al Absoluto en su inmediatez, lo pensamos como Ser. El Scr es concepto puramente indeternlinado. El. Ser podnl determinarse en árbol, en .hombre. en casa, en. piedra, pero en sí mismo no es ninguna de estas cosas, aunque e~ el fundHmento de que esas cosas sean. "El Ser -Ieemqs en la Ciencia de la Lógica"": ''s lo inmediato indeterminado: está Iib/:e de la determinación res.' pecto a la esencia". El Ser al no tener ningulla. determinación es. pues, puro vacio, . es negación de todas las cosas. Al no ser nin~una de.eJlas,el Ser es como. una Nada respecto a todas las Cosas que son determinaciones suyas. Resulta, entonces, que al estar pensando el Ser estamos pensando, almismo tiempo. CIlla Nada. Las'expresiones hegelianas son éstas:
"!. '

"El origen contiene. Imes, 11 ambos: Ser .J' Na(1a;"es la' ullidad de Ser y Nada: es dccir es un no.ser que al mismo tiempo es Ser, J' un Ser. que al misr,.,o tieml'o es no-ser" Esta contradicción que e.st,1en el origen de todas las cosas es el fundamento de la contradicción que sigue habitando en cada. una de ella. Lo que constituye la verdad de esa contradicción no es ii¡ el Ser tlÍ la Nada sino eilllovimiento que transforma el uno en e1.. tro, .el 1110vi o .. miento en el que cada uno devieJie en su contrario. La 'éerdad es el devenir. El devenir es, pues, la síntesis. el tercei' e1emeiltO' que reúne a los opuestos pei'o en el cual aquéllos siguen coexistiendo. Hablando Hegel de la verdad y superación de Ser l' Nada en el devenir dice: "La verdad.no es su indistinción. sino 'el que el/os no son lo mismo. sitio que SO/1absolutamente .. diferentes, perO' . son a la vez insep0l'ados e inseparables. e intnedialamenle . cada ltllO desaparece en su opuesto. Su' verdad, .pues, . consiste en este movimiellto de¡ inmediato desapare9er de uno ell .otro; el.devenir: un ;novimiento donde los dos san diferentes, pero por vla de /.//1{1 diferencia qile al mismo tiempo se ha resuello ;/1mediatamen!" ".

• i-: • • • .' • •
~

• •

'¡~~~~

;g¡f¡~)~{ '.t::!i.~
:¡¡"¡

.i.ft1

':')er.. puro: Ser, :-.rin I/il/glll/a determinación- ... En su indetel71linada inmediación sólo es igual a símislJlo y ..no diferente. Ji'ente. a otro; no tiene ninguna diferencia tI!.en Sil interiorni !wcia lo. exterior .. ,. Es la pura itldeterl71ilUIción .1' el P'lro 'iaclo. Nallay nada enél.para intuir, si puede hablarse aqul de int,lÍr: a es sólo este !JUroy vado in tu irmismo. Tampoco hay.enél nada pára pensar o es, igl/{/Imente ...só/o este .vac.¡'o pensar ..EISel", ..la indetei-minada inmediatez ..es. de hecho. Nada. ni mlÍs ni menos "que la Nada". . Ya coniinuació¡i.dicede ésta: ..

~.~, ¡'''i:''él"

,'~1:ª

~r:iJj

• • • :c~1
~J

'Jr?!~

Jr~ .~.~
~';Jr
.:~i ..f[¡'

!~:)lf1.t

~ '!¥,'

Por'el devenir se supera, pues, la abstracción del. Ser l' 'dc la Nada l' se logra.-el primer coilcepto concreto. En el Absoll'lto nada: es estable sino que todo,en él es devenir. El Absoluto es proceso, decía Hegel aceptando y asumiendo todo el:pensamiento de Heráclito .. El Ser sale de su indeterminación por medio del de'yenj¡. y, a tra-. vés del devenir, se determina en algo, pone un Otro (rente a sí. En este algo el Ser est:¡ fuera de sumisillidnd l' se pone en un ahícomo existen' cia. Etimológicamente existir (del latin. existere) significa sUI'gir, nacer. salir, poner fuera l' es derivado de sistere que.juStillll'ente. sign'ifica poner, colocar. establecer. Existiendo en un algo.' entonces, el Ser no es ser-en-sí sino ser-ahí. La palabra que. usa Hegel es Dnsein fOlinada de Da ';ahí y sein=Ser. Escuchemos sus paJab,:as: '~)el devenir nitce el ser.alu' ... No es puro Ser. ,SiIlOIIn ser.-ah( Tomando .. .1'11' sentido e!ifllológico es el se¡' en ell un cierto lugar; pei"ó la" i"eliresentadón espeCial no eS aqul perlinellte" . Ahora bien, si un algo, si un ser-ahi es determinado es porque . /"iene Una cualidad que lo distingue de otro ser. Es por la,:cualidad, .en' efecto,. que una co"a es difei:ente.de otra. Por.su cuaJidadla existencia es algo Jeal. Pero al ser la cualidad 10 que determina, a ]¡, exisl:enci,aes por la clllllidad que la exisl:encia es en si misma negativa ..... .negacióJ1. es Recuerden las palabras de Spinoza: I:od:l iletermin:lción es negación,

"Ncida, la pura' Nadá;" es ,,; sencilla iguaf(fad' consigo misma:eIIJel!ec'to vaclo, la ausencia de determ'inación y .cóll'!eÍ1ido: la' iiule/erenclación en .1'( iJlisma.. '. es el ,'a. c{o intuir y pens~r,i,itislrJo y el inisi1"Ji"J JJQcio intu¡j . .l' pensllr "úe t'S el iJiIl'O"Ser ... .F con esto, en suma, lo mismo . qué el Ser e~'''. ..El Ser y la Nada. son, ..por lo tan lo la misnHI cosa. En el origen, pues. teriemos la contradicción de un Sef "que no es y de Una Nada que
es.

:¡:"~
.:: .'¡J'
.",
'j'

1

.'1..];
:l' .:',

:j . J;:

.' .', . .•. '.1 • ~ .
~ ~

.•c'

.\ •

~:

)~ ;.[
,...

'.:.: '.J~
.~; .•..

~_

••

.". .",., .:::
• • •
• •
••• .':,',
,

. . .'". • . • • .
"

, ":

;,

.. i'(
,

,;,

.;;:<~.
';'-"'}:

..

., ..:1;";,
. -.11, •. o';,'
.

214 'o111nis de tenninatio

INTRODUCCION A LA FlLOSOFlA
est negatio.

."r:t
"ot.

.}


HEGEL

~1.5

,.il'

Pero esta !legación que la existencia es. no eS la Nada que vimos antes coma pura Indeterminación, Esta negación significa que la cósa éstá dentro dc los límites que le marca su cualidad y no es otra cosa, es diferente él otra cosa. Esta negación signifjca~ también, que esa cosa 'no es lo Infinito indeterminadosino'qtie al estar determinada en los límites de su cualidad es finita. Por-eso dice Hegel

:.~{\

.i~ '::.J

.'La natw:aleza-.de lo finito en si, dipe .frege/, es pasar más allá de mismo, negar su propia negación .r deJ.'l'llir

sr

.j(
.~

III¡inito".
Pero,.si lo Infinito es lo otro d,e lo finito. lo di-ferente de d. resu,lta.queJo Infinito termina cuando lo finito empieza 0.10 que es lo mismOl lo Infinito empieza cuando lo finito termina. En una con.cepción tal lo IntTnito está limitado POI: lo .finito y. por tanto'. dda de ser Infinito y se torna finito. A este Infinito. así concebido Hegel llama Infinito ,malo, la maja Infinitud. La verdadera concepción .de lo infinito exige que éste no sea considerado como puesto frente a lo finito, que no sea , concebido. pues, como algo trascendente a lo finito. Por el contrario, la muerte de lo .finito es la negación de la negac.ión qU.e él es y, por ta,ito. en esa I11U,erteencüentra su verdade.ro ser-en-si o sea que gana su propio ser. Estos pensamientos de Hegel hacen recordar a algunos pas<ljes ev,in-gelícos como, por ejemplo. a aquél que di-ce "Quien quiera salv[Jf su vida la perderá y quien pierda su,vida. ése la salvará", O también, a este otro "El grano de trigo si no n1Uere se queda solp;.l11ús.si muere produce fruto ablllidante"~

.j.
.,
1>'.'

:;;

",

.';Igl/almélile el ser.alIJ' (Daseil/) es /legación: no la Ntula abslracla, si/lO la liada pl/esla "'¡ui COI/lOsiendo, .como pertC'J1eciente.al existente':
Lo existe~'te limitado en su cualidad es algo negati~o y opuesto " otro existente ..Es., pues, algo finito. La cosa finlta'existe,ciertamente, pero como lo que la hace 'ser tal es su finitud resulta que 'cuando esa co. sa se refiere H sí rllisma" se muestra como negativa. La verdad de la cosa finita, es entonces. su fin, La muerte pertenece. pues. no como una posibilidad de lo finito sino como lo más propio de sí mismo, Lo finito es un ser para la nuierte,

.
~ . !

¥~

'

/'

~. i=: ;:~ .

• i~

~i

i:~
~o

,

'~~~f~"

. • . . ." .".,' . •
... . ':
'

"Las cosas jinilú;: existen pero su reiació;¡' !Jacia si inismas ceinsisle en que se refiere 1/ a si mismas CO/110 'Ilegativas y 'precisam.en te en esta referencia a si.l11ismas se :e11"iaJl fuera, al/ellile de si, allimdcf de su se;'. Exisrál. pera la I/erdad de 'este existir es sú fin. Lo ¡inilo 110 sólo se calJlbia, lal como' algo en gelleral. silla que perece;.F no es sil11l}lemeJlleposible que perezca, de.modo ",icepudiese lam,bién existir siJl tener que perecer, sino (IUe'e/ser: de las cosas.jinilas, como lal; consisle el1'lener'et--germe/i del perecer como su sel,¿lenlro-de-si: ia hom de su ¡/{Icimiento eS./a hora de.su muerte ~~

í~~l
,\.,.:¡;.

};r~{f

! ~¡~~~

t~

"

}':¡':l
;'j' .
.'

11 1
,,"'1,'

Córi famue,'telo finito va m.ls a1Já'de sí mismo pero sólo para encontrarse, d~'nuevo 'consigo nÚsmo, Esta identidad consigo mismo. o negación :c1ela hegación es, dice Hegel, lo otro delo finito. es lo Infinito, Pero así entendido 10.!nFinito,-no es 'nad,i diferente ni triiscendente a lo finito sino,'mcis'. bien, el recliCllc,1tro de rste consigo mismo. su CU111plimiento,

XI '

()~:
"

...
,.,,""

"-"'.

.f...:, .,

a).?

-.,

[nevJtable resulta que no vC,ngan a nuestra memoria cstas palabras de Quevedo: "La muerte no la conocé!s, y SOIS vosotros mismos vuestra muerte: tiene la cara de cada uno de vosotros, y todos soís mue.rte de vosotro's ,mismos, ,. y lo que llamáis morir es.acabar de. morir. y lo que llamáis ~acer es empezar a morir,'y lo que Uaiñáis vivilo'es nlorir . vivienda, y los güesos es lo que de vosotros deja la !TIuerte, lo que le sobra a la sepultura". ' Lo finito se niega a sí mismo y con .la ¡nuerte trasciende su propia finitud. Lo otro de lo finito es lo Infinito y lo [nfiJlito es el desHno de todo lo finito.'
I
O".

H
.' '.-.~'.

"El superarse a si mismo, negar Sil /lfopia negacívn r cOI1J'erlirse en Infinilo comlir" ,:e la nalllrale=a misll1a de lo finito, ¡j/'¡nfil/ito, pues, ni; está cu/ni) algr} ,ril COI/-, cluido por sí inismii /Jor eú¿ima de I(J¡¡nito, de modo que lo ¡i¡¡ito "tellgd '.l.: 'lIián'ienga SIl "ámaJlecer /iIC';'(( ',l" "01' debajo de ilque!!:' .
Este Infinito, que es el verdadero, no pued.e.concebirse. pues. sin, lo finito sino., por lo contfario~ debe concebírselo dialécticamenle como realizándose en lo finito, El infinito proceso dellntlnito va reali-, zándose a través. 'ele las finitas manifestaciones que él. mismo pone. El verdadero Infinito- no,es, entonces, II-n m~s allá trascehdente de lo finito sino la totaljdad de los momentos finitos inmanentes' al Infinito mismo .

'r' y~:'
.

.t:¡c'.
. /¡\:H . ?:.
'"

..:J-{~, '

.~I •.•

11' I l\V1JU\..\..lVll

r\

l~/"\

t-JL.VJ\.It

Ir\.

.-•... ~-'..-.•..• .
tas no tenía fundiunento en sí misma ya que l;n-"llO" Ii\'constilllía, sino que lo tenía en el Ser del cual era una determinación. EtSer, es, pues, el que está 'como unidad y fundarilento detrás de toda determiiJación.' Cada una de ellas antes de ser tal ha sido Ser. Aquello que era Ser, to tí en einai, era la expresión que utilizaba AristÓteles para designar a la esencia. Los escolásticos la traduJeron por: quod quid erat,esse. El mismo sentido' y alcance tiene también para Hegel. quien en la Cicncia de la LógiCa dice,

,.'C,

"La respuesta a la pregunta: ¿cómo el InfInito se COI1I!ierte en [inito.' es..por lo tanto, la siguiente: que no se da un Infinito que sea primero injinito .l' sólo luego tenga la necesidad de convertirse en jinito.r llegar a la jlnitud, sino que el es por SI mismo ya IlInto [ini1'o conio in.Iini/o ". En oposición a la mala. infinitud que puede -ser.representada por una línea recta que progresa indefi'nidamente, la figura del verdadero lilfin ita es el círculo: "Como infinitud I'erdadera, curvada en si, su imagen se convierte en el circulo, la linea que se ha alcanzado. a si misma, que está cerrada .1' toda presente, sin punlo de comienzo y sin fin ". La dialéctica de lo finito e Infinito es, posiblemente, 'el mOl.nento nHís brillante de la Ciencia de la Lógica, a la cual pertenecen. todos .Ios textos que llemos citado. No nos vamos a detener en los'siguientes' momentos dialécticos de la teoría del Ser. Digamos únicamente que ellos son: el ser-pal'a-s{ qué es aquél.que ha .negado su'jiropi'a .negación l', por Lanto, está en un infinit<i retorno a s(mislllo; la eanlida'd y la medida. La cualidad deviene cantidad, según I-Iegél dlandQfa 'deteí'minació n hoce abstracción de la cosa de.la cual es deter~lÍnaCión,. . . . "La cal/lidad es, dice, Illdeterminacián ser indiferente al Ser". que hllllegado a

•,-< ..;'::,:"'.
';
'

.' . . .
,;:I:\

.::~.! ..

,;~~:

.:F
. c':,
C,

--.. ,
:\

.,'i~"';\\~ ,.. '.t.~~.i'\G

';~1~~.
'.~~:{f1f:

,"~-"'~

''£1 idioma (alemán) ha conservado .en e/. tiempo pasado (gell'esenj. del I'erbo Ser a la esencia (Wesen), pues la esencia es pasado, aUllllue UI1Ser pasado intempol"al".

.~r.},.'. .

,~~fl;1f;"

'.'>: .,'_i ."
,
'~~'

•i'.",

..

';~~~(I:'

....•it.,';:, ~ "'~"
.'~ ,.!\ •.

1

t'I,¡r\ 'l~i',~' .~¡?l¡¡,J(t
:.,.,0 ; ~e.

~."'lll.~

l'
.•

La csencia es, el mismo Ser refiriéndose y retornando' a sí mismo en cada uila de sus determinaciones .. Es el Ser refiejándose a sí mismo en cada cosa. La esencia es, :pues, reflexión. . . "La eseiJcia es rejlé:>;;Óf/; l movimiento del de¡;enir y del e súperar que perman~¿'e en si mismo, donde lo díferelite eslá determinarlo de 1111111éra absolitta 'sólo COIllO lo negativo en sí, esto es como apariencia ". A través de la esencia" o sea dc la reflexión, el Espíritu va cono-, ciéndose'-a':-s( mismo, Este conocimiento no puede quedarse en el puro Ser porque, como vimos, es la pura indeterminación, ni detenerse elllas . múltiples detenninaciones negativas. "Puesto que el saber quiere conocer lo verdadero, lo que el ser es en-sí y para-sí; no -se detiene en lo inmedíato .1' en sus delerminaciones, sino' que' penetra a Irm'es de aquél, suponiendo que detrás de este ser existe algo más 'que.el ser mismo, y que esle fondo constituye la ¡'erdad del Ser" La esencia es 'Ia verdad del Ser. Sin embargo la esencia es dife- . rente del Ser. No es Ser sino aquello quc ha sido ser. El Ser se muestra .en la. esencia, el Ser aparece en ella, La esencia, entonces, es unaaparrenda. En su desarrollo el pensHlniento se encuentra, en primer lugar, eJ~tonce's, cO:Jlestá pura apariencia de sí mislllo que C0l110 t~les ne.gati-. vá. Pero inmediatainente el. pensamiento ve en esa apariencia un reflejo de sí mismo que le permIte retomar y segúir siendo él en cada lIna tle sus'aparieiones. La dialéctica de la esencia es, pues, la reflexión m.isma
.,\;t-

~V-:'!1~
.:¡".,í!i •

",:¡\tID.wt

'd1iM~t
4\j¡¡'1'~,)" ¡jj¡,t,

.'¡¡,:it!:

1111

-::r.~~ ~ "

.. Pero e1'IJO-sterior análisis de la cantidad Illucstr.a, que ésta no es indiferente ni externa a la cosa. Superándose a' sí misma la cantidad se hace cualidad nuevamente y tal es. la medida en Ja cual la cantidad l' la cualidad estlÍn reunid~s, En l~ medida' la caniidad ha dado un sa'lto cualitativo por medio del cual la cosa se transfonilo. Es el caso, por ejemplo del agua tlue sigue sie.ndo agua mientras su temperatura cambia hasta que llega un pun to en el que el agua se hace hielo o vapor según la cantidad de su temperatura hal'a descendido o asccndido, A ese punto J-legél lo designa pu'nto nada/. Consideremos, ahora, la teoría de la esencia. En el proceso:dia!éctico anterior hemos visto al. Ser considcrado eJlSU inmediatez y:.signado por una constitutiva. y renovada negatividad. 'EI Ser 'se. iba detcrminando y, ]Jor tanto, neglÍndose en cada determinación. Cada una de és-

:~~¡,. .,t".~
-':k:~'1;!:?':

c\if;!frt

l~,r

• . . .' .
•••
,"
~_.'

• •

''':
"

.;:.' . ,-o
::''''

::""

.. , '<:1
',"

ilfili

':/': :,:

~',:~

\~f,,1~1

. •

,.

.;,

.'~ ••
••• i,'"--'

.:~"
."~:.:

••••

•.

.' •

.....

• •:,;';' :::'
,"

.f,"

,
"r,
HEGEL
"La .absoluta necesidad es absolu fa relación. porque no es el Ser como lal, sir¡(¿.e/ Ser qlie existe porque exisle, el Ser como absoltlla inediación de si COII si mismo, Este Ser es la susU1ncia".
219,

218

INTRODUCCIONA

LA FlLOSOFIA

.•. r •.. del pensamiento.
"' l' . I

Por.cier,to en. esa dialéctica no podemos detenernos y sólo indica.remos algunos, de sus principales momentos. La esencia, como lo hemos visto, lleva en sí su propia contradicción, Por eso la esencia se anula y retorna a su fundamento. , . .

./<t-' ,'1,.
o',:;.

'-Ji.
';.J'

.'

• • •
• • • •... •.

• •

e,;"" •.

.•

e.
o

Aquí Hegel,juega ,con las-palabras alemanas y saca toda la riqueza y sabiduría que contiene todo idioma, En alemán fundamento es Grllnd y sucumbir, terminal\ morir, perecer, .se dice zu Grunde gehcn' que, literalmente, significa ir al fundamento. O sea que debido a su pro' pia contradicción la esencia se anulll y vuelve u sU fundamento, pero en éste no muere. definHivamente -recordemos que en la dialéctica hegeliana nada muere definitivamentesino que adentrándose en su fllndamento, renace Iluevamente desde él y con él se identifica. _ La esencia, pues, deja"de ser lo que ella era y se haCe fundamento. Pero fundamento sólo puede ser tal en' la medida qlle es fU)1damento c1ealgo', Este algo sale, 'surge, es puesto pOI" el flllidamento. Ya hemos visto que etimológicamente existi,'significaba, justamente, salir, SUl'gj¡', poner fuera., El, fundamento,. entonces, pone la existencia y es fundamento de ella, La existeJicia sale, de este,modo, de la esencia transformada en funclamént.o de la cxis,le¡i'cia. En la,medidaque la esencja tiene 'existeilcia es una c~sa. ",

'L;l, .,!,f:,~
.
",.)

(
j, .,~

~i¡ ¡

Ahora. bien. la I'elación,en~re' s\tstancia y necesidad se Illuestra, de este modo, .como una relación causal. La necesidad sólo. es necesidad ~i ecesariamente caUsa algo. n la relaeión causa) hay una relación recí~ proca entre causa y efecto yu que la'causa.únicamente es tal cuando produce un efecto y el efecto sólo es tul cuando tiene una causa. La causa proyecta su actividad al efecto y el efecto, entonces, se huce causa,

En

el

~]
r~ ¡,f,
,', "" ';¡10~;~
-,"If':i}.'~

"Por consiguiente la acciól/ reciproca es sólo la cawalidad l1tisma;' la cal/sa no sóllJ tiene uir efecto. sino que en el ejecf.O estlÍ el! relaciól/ cOI/sigo misnia como causa ",

.;/'

} ..fi;~l/

,;' \~,

La acción reCíproca remata: ¡Jues. en ima acti\'idad que retorna sobre 'SI 'misma-, Estees 'el inon\ento en' que la sustanCia es superada por el concepto. El'concepto es la venfad de la sustancia. A continuación de las lJahlbras Cítat;J'as antériormente, FH:~gelsigue escribiendo:
'''De esla mal7era- la cal/salidad Illl vuelf.d a s¡i collcepto abSOluto. ,1' al misllw tiempo /la alcal/zado' el coneep/()
111

•.
..
.

..

La unidad de la esencia. y la existencia es para Hegel la realidad. Pero en una primera. aproximacióü' la ¡'ealidad se muestra como contingcnciél. Las cosas. en sí' mismas no son "necesarias, y sería posible que fueran de otro módo. La categoria de realidad se.ha.tornado, p,res, en.el' de posih;lidad. Lo real antes de sedo es posible.y.'lo posible es la condi'" ción de lo real.
, '.

,."

~i!
,.. 'i¡;

ismo ".

.

... "------"

.~.

"Cuan.do lodas las condiciones de una cosa esllÍn presen-" tes, ésta enrra en la, existencia". " .

.

:.),.~:
.:~ " ~"'.¡f

realidad estti exigiendo,.deeste nlOdo, la .totalidad de condi " ciones. Si la totalidad se da, la posibilidad deja de ser posibilidad y se .";C:";' transforma Gn necesidad. La cosa, entonces, necesariamente ticne que •• '['" ser :eaL La totalidad de condicio~es' está relaci,onada.de forma tal que la __ ......:...... ealIdad es una resu-l.tante necesana. '~"'_ ' r . -.-------~,.••..•

.,,,...'

L~

'/'k
r..

.: .~!:
. j.:',;t

; ~ t;.

~.:

.'C.'.'

•.;~>' "

Sucede,. eníoncos,' que la verdad di, la"necesidad no esiá en las condiciones sino e¡{el restlltado. Enláscondicidnos la necesidad es ijre~' .:0.:>" sil-puesta, pero' en el result~do la necesid"ad es..puestn. Esta necesidad •.. ::":' . puesta en el resultado y subsistente es la susl'ancla. "
"

;. '1' ;.: ~ .! ..J:~

'i'l
';1' .~ ~.:':,!~ .~-¡"::1-

"Con el concepto. dice Hegel-. e'ntramos en el re.ino de las subjetividad y de la libertad. ., , . . Pero la libertad que es el modo conlo.desarrolla su actividad la subjetividad,no es' lo coiitrario dé la necesÍd'ad sino su verdad. El proceso, quc"c'ónsideradodesde el' punto de vista de la Sl!stancia es necesario, es, al mismo tiempo, libre conSIderado' desde el concepto. 'Nosotros ya vimos, al tratar a Spinoza, que libre es nqllello' que actúa espontáneamentedesde sí mismo y nO está obligado a actuar por nada extrai\o a él. El proceso de la realidad es, para Hegel, necesario porque obedece a leyes inmanentes al mismo proceso y también libre porque es el autodesi¡:-rrollo de' una subjetividad que actúa desde sÍ"y no desde nada exterior, 'por la sencilla razón de que nada hay exterior 'l.ella: nada hay exterior al Espíritu porque elEspíritiJes 'el.Todo, '
,,/:..{fIloJ,imienlo diallfclieo de la suslancia a tralJés de la causalidad.1' la'acción re'ciproca;'es. por.ellde, '1" genera-'

••

'1,'

., •.•.• ':""'VV"".v,.

",

Lo;.,

••

LoU' ••.• '-"

.U'"

':.;;::!.~~. ,<~.: .1:
":~~:..]i '

e\
"Por
cO/1siguien/l!

clon inmedütla del concepto. ¡Jor cuyo medio se Iwlla. presentado su tlej,ettir. Pero su devetlir tiene. como por doquiera .e" dellenir, el significado de que él es la reflexión de lo que va a su fUlldamento, .F lo que primera111/'nleaparece como otro al cual el primero l/a trasposado, consIituye la Jlerdad cle éste. As! el concepto es la Jlerdad de la sustancia y, coíno la manera delerminada de la sustancia es Iq necesidad, la libertad se mueSfl'a como la Jlerdad de la necesidad, l' como la manera de !'elación dlil concepto ". LlI Iibertlld nos franquea la entrada a .Ia lógicasubjetiva o sea, a la {"carla del concepto, a la que trat,lremos sumariamente, En eJ proceso dialéctico de la esencia hemos visto que cada categoría refleja parcialmete al Absoluto que en caela una de .ellas retlexiona sobre si mismo. La esencia era. justamente, la reflexión del sujeto en el objeto ele cada una de sus determinaciones. Con esta reflexión el Absolu'lo se concibe a si mismo. o sea tíene un concepto de si mismo. En esta forma de irse concibiendo el Absoluto se posee absolutamente a si mismQ y llega a su plena identidad por medio de la autoconciencia. La dialéctica del.concep to es In misma que la de la esencia, o sen deL Absoluto -ya que en Hegel no hay otra cosa sino el Absoluto que se pueda dialectizar- pero considerada no desde .el objeto sino desde e.1Sujeto. El COllCe¡ito es la total vuelta elel Absoluto sob're' sí mismo, después de.ltaberjluesto la .inmediatez del Ser y de haberse visto reflejado en esn inmedintez a través de la esencia, Ser y esencia se muestran, entonces;colllo momentos del devenir del concepto. El concepto es el fundamento pero,al mJsmo tiempo es el resultado de su propio devenir. A la teoría del. concepto Hegel la subdivide en tres partes: la subjetividad, que trata al coi)cepto f01'mal; la objetí~idad que trata a ese concepto determinado' objetivamente; y la Idea que es la unidad de sujeto y objeto donde se !ogra laverdad absoluta. ' Hegel comienza diciendo que: " "el puro concepto es lo absolutamente ciona/, libre". -infinito .. ineoíuli-

';i);

el cOllcepro es as! jJl'i111l!hllne11tc! la.ab •.

.C(

. :¡~

-' ¡~"
;~~ '

.

.)~

i.'t.

..:!~ - fr'

.. {l'

'" 'Vi

I! 'i
. fi.t

,"o

SOIUfll identidad consigo mismo, de m.anera' qU!! esla es tal sólo como negación de la negación, o como ill/illita !lnidad de lo negatiJ.'iáod consigo' misma. J::slapura referencia del concepto a sí mismo. que es esta ref/!rencia ~uando se pone mediante la'n/!gatil,idad, es la IIniJI/!l'solidad dI'! concepto
oo. •

.'1
"

'!J

I'M;

¡~

~

!
I~

.i'f

I
~.

i~ ~"y.

':.¡~
11,

I~

Pero esta universalidad es la propia del Absoluto:. El concepto universal debe ser considerado, pues, no tanto como producto sino como fundamento; no como algo abstracto que muestra datos comunes de una multiplicidad,sino como algo concreto que funda unn multiplicidad . El concepto 'es, pues, un "universal concreto" que funda lo particular . que se particulariza en lo particular. El concepto genera, concibe lo particular. .Al desarrollo del concepto debe!nos pensarlo como una génesis, co.mo una generación en el sentido qüe élecimos, por ejemplo, que tlll[l mujer concibe un hijo .. EI concepto al. concebirse particularmente concibe :una "espec!t;" determinada. El concepto universal es l!n género que genera una especie. Lo que diferencia la .parti~lJlaridad de la especie es. entonces, llnH diferencia específica, El. concepto particulnr, a su. vez. se singu)ar.iza en los distintos individuos singulares que componen la especie. Ahora bieil, el ir de '.10universal a.lo particular y de lo particular a lo.singular.es propio del. juicio. Por' medio del juiüio, pues, el concepto sigue en su.desarrollo esa propia división de.símismo. PerO' la verdad del juicio no está en el juicio mismo. sino que en él está cubierta, l\tra llegar a la verdad del juicio nec~sital11os de un ra. zonmniento en el cual una conexión de juicios hacen explícita aquella . verdad. Tal es lo que acontece con el'silogisftlo. Este es un proceso er el cual' sujeto y. predkado de un júicio (p. e. Sócrates es mortal) en. cuentran ui} término medio que muestra hr razón de sú predicación. E ténnino medio es, de este modo, una media~ión radona! entre lo uni. versal. y'lo singúlar. Por m~dio del Silogismo los conceptos entran en e sistema de la. totalidad. Por esto para Hegel no sólo' el silog¡'smo es racio nal, sino gue todo lo raCional es un siiogismo. . A"la J:eaiización ciel concepto Hegel llama objeto. El coneept ya no es, pues,.puramente .subjetivo SillO quc se objetiva:y se hace COI cepto objetivo y funda la objetívida(1. En este :lmbito el concepto reé, !Te tres mOlllentos: mecanisillo quimismo }~teleología', ' .
l

..¡
•.

. .'( . ." .' .¡
,.
\1

.:.'

•"'j

<~

. '.il • "1 •

.'1

1

.J.,
. ,
•••

i

1

eS •.
-' '. .,....:::..
.•..

..•.

i

't~: ...

ti'

.-: .•..

:">

'~. r:~'
,.~,\,

~tr{

'M:
fr.", (,

t

• •
o"

;

",

••••

"[-

El concepto, lo hemos visto, es la síntesis de un proceso en el :unl la esencia ha negado y superac;Jo al Ser y la esencia hn sido. negada Jor.'~I. concepto el cual ha estado eJi la .absoluta identidad consigo mis: l1\i:.désde todas las determinaciolles de su autodesarrollo. El concepto )Liro"aparece pJimeramen te, pues, como: una negaciólL de. la negación, :0111 la negatividad misma; aparece como lo universal. o

';r
I 'I!:

'~J:

r;';~

,.,,;
1,%

I'::~I

, En la teleología todo el ámhito d~ objetiv)dnd muestra un fin ir manente en el proceso. En éste el concepto ha ido mostrando'su iden!:

•• • • • .)
••••

¡:",. '

.,:W .•.;1 ,
".!,

.~
.• ';c' ..

ir!' . . • . • • . .~.,' .,:' • •,.". .' .' .• ,.,. • •... • • . -~¡'" •. .
é>'
..

.',:'
'0.,' 'J",'

'>\:.

}

222

INTRODUCCION -ALA FILOSOFIA
mismo. y el fin del proceso ho sido
lll1

J.. '1... :~ '"
regreso a sí mismo.

1


HEGEL
Para tenninar veamos los grandes


de

,
223
)3

dad consigo

[.".£
r 'CO -'1
. ,ji.:

rasgos de la Filosofía

El concepto como,'retorno. es la Idea, .

como teniéndose. a sí mismo, como obJcto .

',\~.

:::i:

"'l'

~".'

"La idea es el concepto adecuado, lo ,'erdadem objet;,'o o. sea lo perdadero corno tal",

,.

'

.',-.:.

La Idea es, pues, la plenitud de todo el proceso Absoluto. La Idea es este proceso mismo y, por tanto, ella .es, en primer lugar, vida . La Idca, en su, inmediatez .. es vida.. ' . . "El cOliceiJlO de la "ida o. sea {a'l'ida l/nipet:sal es la Ideainmediata ",

íif
l~r~]

'.

.,-'

/~

Pero .la'Idea"'no sólo es la inmediatez de la vida sino'que ella. es también conocimiento, Etla essujeto,coglloscente y se'pone' a'sí misma como, objeto; Cuando.eI sujeto llega, a tcner él: tolal c,?nocimiento de si mismo, cuando llega a' tener :el adecuado"co,ü;'epto del Absoluto que él eS,en lances la' Idea ,es' Idea Absolti ta, --jo;¡ la' Id.ea'Absoluta se lognr pues la definitiva unid<id..de subjetivo. y objetivo, de. proceso y -resultado; de partes 'y:Todo, La. Idea Absoluta 'es la alitoconeiencia' de'! Absoluto:. ", . Según Hegel a este Absoluto [¡unbién'lo .tratan tI arte' y Tareligión,Perola' filosofía es hl'qué.llega a la eO,lllJrensión más alta en él, pues -por medio del.eoncepto' logra: un saber absoluto del Absolúto,'-[:scuchemos estas pal¡¡bras que: están casi al tenni,\ar la Cienci" de la Li>gi.
ca:

U
. .," ;;:!f~ "~:'; ;,t

:;{~ .
:'T
Ji

¥

},~~
"La Idea "~bsolula es e(illlico .objeto.!: :cOl.1leni{lo-d~la ", . ji/usofla,' ¡'or. cualllq colltiene en-SI tdd~. deterlnlnaciÓn .l' su rse.ncia ('(!,?~~sfe:}n :1:1()(¡~er{f ~ia, de:sll llutode~ .lenniuación- D..particularizació,It, rielle. diferenies .con/7- . guracioiies, .j, la iarcfi de la/iloso/la es re~g/7(~cerlaen ~stas, La Nall/ralezCl y',ell:'siJÍ/:UlI SOI1,eJl,general,.dijerel1''fe
"~

.!(
.

~1:al',1;~

~ .

.~:~'.
1,

.!£
'<!l

',1:'

.,.

', ..

" ,',.," •. '

.... ,

de re¡úesenteú..Sil ex;steni-ia;. cJ arte. y la 'reli-' gión son sus dijc'fC.I/Hes tri¿u.;eras de {,()trlpre?lderse .F darse
les I1UlI'Ú!rtlS

,.. ',f. " '.~: 1
}'

,"1
;:

Histori" de' Hegel que, como ya dijimos, fue recogida por sus alumnos de las clases que él dictó hast" el afio mismo de su muerte, Ya hemos visto que para Hegel ti Absoluto era Espíritu. En contraposición" esta identifie"ción entre Absoluto y Espíritu, la Naturaleza era "Espí, ritu caído"; era "la Idea en su ser otro ", ' En sí misma! agregaba Hegel, es decir en la Idea, la Natllraleiü es divina, pero tal como ella es.en su inmediatez su ser no corresponde a su concepto, El Espíritu. pues, debe reellpeni.rse' a sí 'mismo desde su. inmediatez caída; debe negarla y, de este modo. retornar "a sí mismo. El Espiritu considerado en sí 'mismo es el Espíritu sobjetivo, Es el Espíritu individual' que se" t'ncuentTa <1 nivel. de ia naturaleza humana. El Espíritu fuera de sí pero' por sí es el Espíritu objetivo. El' Espíritu objetivo 'es la manifestación óexpresión del Espíritu' subjetivo una vez que éste se h¡¡' liberado de la inm~diaiez de la Naturaleza: El Esp íritu se da a conocer y se objetiva en sus costumbres, en 'SLIS instituciones, en su ll1oraljdad, en su dere~ho, etc, El Espíritu absoluto es.e1 Espíritu ensí y para sí del ctial hemes estad'o l18blando hasta ahora, Este Espíritu tiene una intuición de si mismo en el arte, una representación de sí mismo en la religión y llega al saber absoluto de sí mismo en la ¡¡losaría. ' Ahom bien; así como': según palabras de Hegel'. h, lógica era d estudio "de Dios tal como est,i en su Ser eterno, antes de la cre"ción de la naturaleza y "de un espíritu finito" así; para él. 'Ill historia es el estudio ele ese mismo Dios tal Como es despu.és de la "creación". De. bemos recordar. aqu', la identificación que h"ce Hegel entre Dios. Ra. zón, EspíJitu Absoluto, 1(lea Absoluta, La historia es, pucs.;'él desarrollo del Espíritu en el tiempo con 'el fin de irse'autoconocielido, Cada uno de los momentos ele ese desarrollo es un ,ilomento elel misnio Espiritu que se va determin"ndo. La tarea de la filosofia es: teeonocer . eséJiecho,' es reconocer que todo el proceso histórico est,; regido iJor eil:sjJíritu,' '. .' La filosofía de 'Ia historia, e1iee Hegel en sus Leecionés, aporta LÍnicamente el recOIiocimiento de que "La Razón rige el mU/ldo y de ql/e, {Jor tanto, IIImbiéll la !lis/oria /.llliJlerSlll !la transcurrido racionalmeute ".

una existencia' Clpl'OlJjada;la .tilosoj"'" liene 'el: mismo. conlnüdu .,:e/lllislllo jin' 'lite el '(l):te): la religión; pero 'es la numera mlÍs elel'adú de'C(JI)llm!nder, la 'Idea Aliso/uta, pues s'{llumera es lit inú.¡ del'tic/á de liJC/ás,' concepel
to", .

,._,'::

,'

,~{~. .. :.:;.~,:.'1 "::.f

;~'I;'f );

"l .:f

-

Hegel re~u~nliJ que '~I pensamiento de que e-InUlIido y la historia están regido.s por Razón tlen~ llos il,ustres precedentes' Uno fue' Amlxiigoras con' su .teoría del Nus: Otro es 'Ia afirmación.religiosa que dice que d müi1do no eshi cntre!wdo. tiJ acaso'sino . qÚl' lIJlil Pr()Videncia '. "~~. . .

lo

,¡;".:.-r

,~ri';':'~ .":¡¡f'il:

rige el mundo. Sin embargo Hegel se lamenta de que amb<ls expresiones se quedaran en puras abstracdones, en lo puramente indeterminado y nO fueran aplicadas al CUrso de Jos acon tecimientos.

~*'~E .i¡;!,C~ ..
:l,~ :U/.

' ..

"Oyese con frecuenCia, agrega Hegel, que es una temeridad querer conocer el plan de la Providencia. Hay que. ver en esto un resultado de la representación, convertida. hoy en axioma casi universal, de que nO se puede conocer a Dios. Y cuando la teologra misma es quien ha llegado a esta desesperada actitud, hay que refugiarse en la ji/osofla si se quiere conocer.a Dios. Se acuse(de orgullo a la razón, por querer saber. algo sobre Dios. Pe¡.o nuís bien debe decirse que la verdadera humildad consistl! justamente en reconocer a Dios en todas las coi,is, tribullíndole . lujnor en todo r v principaf¡úente en elteatro de la historia universal". . .
Cuando con .la razón 'nos aproximamos a los hechos históricos advertimos que éstos nos muestran tres categorías.

.. tL~~ ~ -.",,,~
, ¿I,"..!

'~~~,

'r,Ji, '1.": ll;iIf,

intirna,. silenciosa l' secreta, en do~de 'se conserve la fuerza de todos I{¡s.fenómenos ... Estas consideraciones nos cOllduce a l~ tercera .categoría, el la cuestión de un fin último en-si y para-si.. Es esta. categorfa de la Razon misma, que existe en la conciencia, como fe en la.Razón que rige elmulldo".

!~Á1~

'¡P ~&;

'~i
,:h¡

i!
:"i

La historin es el desarrollo del Espíritu en el tiempo así como su desarrollo en el espncio es la naturaleza. En ese desnn.ol1o el EspÍlitu se va determinandó y va destruyendo cada una de sus determinnciones . El tiempo es. esa negatividadcolTosiva. El tiempo contiene la determinación de-lo n~g::t1:jvo. El tiempo es en cada aconte'cimiento la re ferencia a su no,ser..

:~ e;.

.
........

e.~
",'.
" .. •..

1

,,'.:.

e.

e:1
" ",-,"!
••

e
- •

;~':~

¡¡¡

"La lirimera categorla súrge a la ,'ista del (:ambio de 10.1' íudividúos., pueblos y tstados, que existen un momento
y. atraen .nuestro. interés, y en seguida
desapare.cf!fl"

;u
.;,t.:i!l'

;~',Ui'

'~.i.~~

"EI.liempo es la nega(:;Qncorros;,'a: pero. el EspirilLl también lo es, porque dlstrLlye todo contenido determinado. El Espíritu es lo uniJlersal, lo ilimitado, la.forma. .interna in.f/nita y, por tanto,' acaba con todo lo fin ita ". . .

. .i
...

'1

;

1

! .;

.... -'i

.,:'

•.

i

. Ls It, categorla de la variación .. : El aspecto negatÍl'o. de este pensamiento de la variación provoca nuestro peJar. Lo que no,: oprime es que la más riCIIfigura, la pida más bel/a _encuentra su ocaso en la historia. En la historia caminamos entre las ruinas delo ..egregio".....
Pero frente a este aspecto negativo de la muerte de una forma de vida.otra nueva vidn surge en la historia que recoge lo que ha hereel;,da de la nn terior y la lleva a más alt.a expresión. Es .el rejuveJiecimieJito del Espíritu y ésta es la seguncia categoría. Ln terFera categóría slirge ante nuestra pregunta por el' senl:ido de estos cambios. de estí.ls renOvadas muertes y renovados rejuvenecimientos, Buscamos, entol1ee5, el . sentido,de ese proceso y el posible fin de él.

.. . Cada momento. finito del Espíritu es parciaJincilte. verdadero y ~~ .. parcialmeJlte falso. Ln verdad es el Todo deJproceso. El Espiritu unj- . vers;¡l Vil .l'ealizánd-ose, autoconociéndose y haciéndose Ubre a iravés de nqueUas formas determinadas. Estas formas son los pueblos. En sus Leccioiles dice Hegel:

e:: .,.::

","io[Jodemos verlas agotadas en su fin particular, Todo
debe redllJ1~/ar en [Jrol'echo de
lÚW

"El mandamiento supremo, la. esencia del Espíritu es conocerse a sr mismo, .saberse y producirse como lo que. es.. Esto lo lleva a cabo en. la historia un/versal, . priJdúciéndose. en [armas determinadas,.. que SOI1 los pueblos de.la historia uniJlersal.Los pueblos SOnproductos que expresan.cada UnÓ una fase especial, y asi caracterizan. tilla época de la historia uniJlersal. Concebido. más projimdamente diriamos que son los principios. que el ESIJl'ritu,.haencontrado en.s{ mismo y que está ," obligado a realizar. Hay, por tanto, en el/os !lna conexión.esencial, que.expresa /"a naturaleza del Esprritu ".
.La mosofía de.'la historia coiJsidera al Espíritu universnl en sU nÜlIlifestación. detenninada, o sea',e! pueblo. Este es, pues, su objeto inmedinto. Cada pueblo tiene sU espíritu determinado y este es el principio de su propio desarrollo. Este se múnifiesta y desarrolla en todas .

•s .

obra. Este

enorml!

sacrificio de contenido espirilJial ha de lenerl'0rfiindllmento Ull fin último. Se impone, jJues, la pregunta de ' si tras .eI tuníulto de esta supe/jicie no ha/mí tilia óbra

.",.1&.

:~:~!.; . ~l:~

, ;fJ .. ;~<~-;.

,~, .''lS.¡

." •., . .>. =r .' •
¡'.

.r .:;e

.;. .,.; .

......

e'

I

,

.',;
• Ji

.'",

'} .•\'; i

\¡::..

l.
HEGEL

• ,;;.1

2:!6

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

¡:\,,;~'

.:,:,:,:'
•. .. .:1. .

•. ~. ., • • • •. • ." • •
e,'
:, ~
•. O'

las actividades que ese pueblo cumpk Es .Ia sustancia que informa a su reJigióll, su ciencia, SU. arte; su derecho, su moral: la" que informa, en definitiva, .todos sus acontecimientos Y su propio destino, Cada pueblo tiene que- penetrar en ese espíritu para poder conocers'e y realizarse. Pero en 'esta realización cada pueblo, cumplido ya su destino, encuentra su decaden~ia y su mtierte como pueblo histórico .. Vive por. un tiempo en la satisfacción MI fin alcanzado ir luego cae en lil costumbre y se limita a vegetar. "La "ida de un pueblo hace madurar su jnllo' pues su actMdad se endereza a realizar su principio. Mas este jillto 110cae en el.regazo"en que se' ha fO/'l'nado, EI,mebla que los produjo no llega a gozarlo; antes al contrario, resulta para él un trago amargo.' Rechazarlo no puede, porqLle líene infinita. ..sed de él. Mas apuré el trugo significa, su aniquilamiento -y a la "ez empero el oriente' 'de Ufl rlLle"o principio-, '¡;:I fruto se torna dI' nudJ.'o CIl. simiente; pero' simiente de otro pueblo, que !la de hacerle madurar". .

l "I"'.,"~ !
.c<'

';",ir

227

"Los inr./iJl.iduos.dice Hegel en. SIlS Lecciones de filosofr'a de lit hlstoria- desaparecen ante la sllstancia tIIlil'l'I'sal, la cual JOI111aos individllos que necesita I){IraSil .fil/. l
Pero los indÍJ,iduos!la

impiden

que suceda lo que
IZO

ti(,lIt'

'/.
~ l~

que suceder. ,Si la esencia divina del hombre J' de lit naturaleza. seria

jiu!ra la (!sellC.:ia !Uta esencili /fue 110

~

----seria n(uia 'l.

-

...

r1 r
1
", \:'; " .:~'

i:

Pero: de modo inmediato,. el valor de los individuos dc'sc'lIlsa en que se'lll conformes al espiritu del pueblo y sean representantes d,' él. Cada individuo debe impregnarse de ese espíriru que es '1Uie)l hace al individuo ser lo que es. Lejos, pues, de eludirlo -rarea por otra parte imposible- debe asumirlo. La fidelidad a ser sí mismo .coineide con 1" fidelidad a su pueblo. "Todo indi"iduo es hijo de su pueblo, ert UII estadio determinado del desarrollo de este pueblo. Nadie pUI'Uf saltar por encimll del espr'ritLl de su iJlleblo, conlO lio puede saltar pOI' encima de la tierra". y como' es 'hijo de su pueblo en 'U'l molnento determinado de su desarrollo todo individuo tambien es hijo de su tiempo. Los individuos que. constituyen un pueblo son los medios que .utiliza d espíritu para 'su'propia realización. Al indiViduo lo mueve lo pasión,. la que jlinto con la razón forman la trama y'la tirdimbre .de la historia. 'EI hombre va haciendo esta historia al mismo tiempo que él se va haciendo . a sí mismo. El hombre 'es lo. que él se va' haciendo mediante su aelivi . dad a través de la cual va superando la inmediateZ y' alejándose dd estado de naturaleza. Así va 'adquiriendo y ganando su Iibenad. Todo esto debe conseguirlo con lucha, con esfuerzo, oponiéndose y venciéndose'a sí mismo. El hombre en su acción siempre persigut' un fin paJ'ticúlar que es '1'1 que pone'en moviilliento a atjuélla. 'Pero en la persecusión de su propio fin el hombre sirve' los r¡'nes del Espíritu. En esa persecusión el hombre entra en conflicto l' lucha con otros hombres y, al fin, como finito que eS,IlUler£'. Pero con la 'muerle de lo finito, de lo p'articular, 16 general s~"realiz'a. La. Razón se ha servi.do de los intereses y los fines de los ho'mbres rara 'realizarse " sí mis111'1. A eso Hegel llama el ardid de .Iú Razón. .,tos jlnes fJarli~.:ÍJláres se. C(J1nb(1Ic!~11I110 parir de ellos ~'uc;umbC!. P('ro preci.iáll1£'I1{('
.r UI1{f la luclta, con la ruina de lo particular se' ;n:()duce tú 'lIJl¡~,(',.,wl,
{l olro ('VII

.:(

;i' ,~i¡'![4iil. .

.'~)lf:'L~::

•.:.
'

Por dio un pueblb nO puede protagonizar más que sólo una vez el 'proceso de la histOlia. Cumplida su misión ya no es más que un cadáver de ese proceso. . . .
"UI! PI/eblo s610 puede sei' una vez doniinante en lél' historia' ulIil'ersal, porc{ue sólo Ulla !ullclón puede. serie

~i~l('
l'Il~,~f:¡ "i
¡' '."

,

• •. . • .
,.,
.)'

• .:
.
,;"

.'.

"

•.!!.'

encomendádiIen

el proCeso del Espiritú".

eF'
e).

•• e:: '

A la muerte de un pueblo sucede la vida de uno nuevo. El Esp.íritu universal al pensar Y conocer una' de sus detem1inaciones, o sea d espíritu de un pueblo, deshuye su determinación y pasa a otra nueva. Se encarna en el espíritu de.su'nuevo pueblo . Dentro dé Un pueblo son los individuos los' que hacen desa. rrollar y madurar su espíritu. Pero el'individuo sólo' existe como parte de ese pueblo y no puede trascenderlo. Nunca consideró Hegel al ni ';:.~hombre canto principio, ello,como sumeta, ni como .'.'foco , espiritual del_ llniverso". No hay, por en sistema, la menor fundamentación de carácter antropológico. En su Filosofía de la religión' es muy explícito al respecto al afIrmar al comienzo mismo. de la obra que únicamente el Espíritu constituye "aquello por ')0 cual ,el hombre es hombre" ..

"y.

:~'

:¡I,E
. :'l':"-~~¡:
::J:

..... ~J.
t
$

,.,.

..~

•.. 7!~,

:1t:

"7~;;)i:¡KW.~'

("J.l'.l;l~L

',~:t9

E!;te l/O peiece, La Idea /.IlIh'ersal no se entrega a la OPOsición y a la lucha, no se expone al peligro; permanece intangible e ilesa, rn el folldo, J' env{a lo particular de la pasión ". que en fu lucha reciba los golpe& Se puede llamar a esto el arrliri ddll Razón ", Según Hegel los grand'es individuos históri'cos son los que captan el !in universal y Jo hacen suyo, Estos hombres han silbido captru' el espiritu de sus pueblos ysu 'misión es ponerse .a su servicio, Puede haber en e/lbs ambici6n, egoísmo, desmedida aspiración al poder. Pero todo' el1o,es ¿¡neeclótico y la ¿Ieejón los sObrepasa'y los hilee ii¡struínentos de sus pueblos, Pareciera que es su arbitrio el que quieren in;pOIler.y pru'eciera que 'lujeren transformar sus propios fines en fines de S!I'.pueblo, Pero no es asi, El10s no inventan ni imponen ;¡ada, SÓ,lo que iJor una sensibilidad especial han sabido escuchar la voz de sn pLlebfo' y le
. han dado expresión y la han transformado en bandera de su luch,l,

Estos individuos 11istóricos no han sido rido ser.. Han re)1unciado a su vida privada paFa ponerse al so.rvicio de

• rl.ichoso,s ni lo- han que-

una'Gal1sa~ para ser.
"los apodimulos o abogados de un fin, que conslituy'!. una fase en la marcha progresil'a del. Esp iritu universal " Estos individUos históricos, insaciables en .su afán de realizar ,y expresar a sus pueblos, a veces proceden' atropelladamen te y sin consideración vulneran otros intereses y derechos, "[fna gran figura. que camin{/, aplasta muchas flores inocente:.:. destm)'e pOI' fuerza muchas cosas, a su paso ", Pero la hist.oria no es el terreno de la felicidad sino esco.nario de lucha, sufrimiento y muerte, 'Es'el eseeJ\ario donde. el Espíritu desarrollando sus detenninacionespara irse COn()cJel,ldo' '.~ctuaJjzando' y donde y estas ,mismas determinaciones" a .causa,fie la ,finitud y.negatividad que les son propias, van siendo inmoladas para conquistar lo universal.. En, la lústoria tinivérsal, dice,Hegel. sólo puedéh¿¡blarse ..de. las pueblos qüe. forman ,un Estado porque ¡recién con éste l.ospueblos superan su inmediatez natüral y,se.ponen en contacto con lo universal.

• •
• c::" ;

~i'

••••

••••• , '1

• . •
'. ".

•• •

Por ello el pueblo los.rodea y los sigue, "Timel/ el dei'echo de su ;)arte, porque s(Jn los clar;~i. dentes; saben lo que es la "erdad de su mundo, de su tiempo" lo.,que es el cQnc.epto, lo universal que. viene: y los. demcls, C0l110se ha dicho, se congregan en IOI'IlO a:" .1'/./, .bandera". porque. el/os expresan lo que. está dI el tiempo, Son 10.1' más clarividentes de su l'/1/./ndo)' los f[u'e mejor saben lo que debe hacerse,"lo que hacen es lo ju,tto, Los demás les. obedecen necesariamente, porque sienlen esto, Sus c1¡',cursos'y sus acciones san lo .mejor qu.e. podia decirsey iJace,s~,.l'or eso los grandes indil'iduos históricos son sólo coi'l,jpl:eilSibleseii~iú.lugal;,;j- .10 LÍnico digno de acbrlii'ación en ellos es que.se han ciJlH'el:(ido .en órganos de 'esie Esp¡'ritu.sustancial, ,', 'Lo,i indi~ l'idúos históricos son los que les han dichO los hombre~' lo queeslós {¡,úere//. Es ~liJi'cilsaber lo que se 'quie-

.'. •
•• .>
,.

.'1 .
•• • • • •
"

.;',.~
"

liqi~ll;

fll¡,¡¡¡ ,,,,,,,¡1o. ,;o,F,f;.
~r

a

re ".

Una vez' que estos i,rdividuos histói'icos "alcanza,i su 11n:'CJeshparecen totalmente vac{os, sil1 intimidad, infelices,
"Alc.flllzado

,lit ;~!Ii~: t~~,
'1¡1~,¡it,
,ri~~.J\~j¡:~.
.;o:~<

"La e,1pirltual del Eslado consiste en que, en él es.conocido lo universal, El individuo obedece a las leyes y sabe. que tiene su libenad. :enesta obediencia:. obedece, en', efecto, en,elllLt l/ su propia volunmd",

Sól.o. eJl el Estado es donde el hombre tiene y'goza c1elibertad y donde puede deslllTollar'lIna existencia raeiomrJ.,." '
,.¡.

"El hombre debe cuan lo es e/.bStado, Sólo en és.!e ,tiene su -esenCia, Todo !!I 1'0101' que él hombre tiene, toda su realidad espiritual, la tiene mediante el Estad(! "
'.
',\

." :;,:
•"c.::1'

.':!

el. jin.

s~rn.eiun cáscaras l/ocias,

que

cejen al

121Estado es, para ¡-¡eíj~J,.,lareaJizaCiOi),de la Razón 'en la csfcra de lo práctico. "la march,; el'" Dios en el niundo ". "El E,1ado no existe para los fines de'los ciudadanos. Podr{a decirse qüeel Estado' es el fin J' ros ciudadi:ú'lOs úm sus instmrrientos, Sin einbtago, esta'relaCión dI!fin y medio 1'10 es aqu{ la adecuada, puis'dEStado /10 es uita.

suelo, Quizá les 1m resilitado a/l1CJ1:,!ó elllel'ór a' cabosl.l jIn; y en el momento en que lo !Jan conseguido, o !Jan . 1i1llcrto jóvenes como ,A lejanliro, o han sido asesiiwdos como César, o deportados,como NalJOleóÍI," .

.,'.' .),
el,

.' ."

:::'..J. ~

,"1

.j.1

1

-]~{~::~-':"

• • -".
...

,~.~1

.~::;;:>;f;

230

INTRODUCCION A lA FILOSOFIA abStrac.ció'n que se opónga a los' ciudadanos, sino que ése. tos. son elementos, en los cuales, éomo en la )Iida orgálli~ ca, ningún miembro es .fin ni medio, Lo divino del Estado es lit.Idea, tal como existe. sobre la tierra ",

.' . • • • •. •• •. ••

eD"
"-.

! ..

:~:f
..;*J5~(.
,''/.'~""¡f
1..~,~~.,,~~

HEGEL'

231

~,,'
, En definitiva, el. Estado. es, para Hegel, 'el pueblo mismo que ha conquistado su libeftad, sl(razón y, por ello, se ha estructurado en un todo orgánico. Es comprensible, entonces, que la historia, que ~s el de. . sarrollo de la Razón, comieilce 'con el Estado; lo anterior pertenece, más bien,'a la prehistoria. "Llamamos Esrado al Individuo espIritual, al ¡niebla, por cuanro está en si articulado, por cuanto es u/'l todo orgánico ",

. "El conce¡Jto del Espiri¡u eS.la vuelta sobre si l71isino, el hacerde si el objeto; luego el- progi'eso.no es un progreso. indefinido en lo ü\finito. sino que eXiste un fin, a saber, la 'J[lelta sobre si mismo. EXiste, pues, también un cierto die/o:.el Espíritu en busca a si mismo ". Ese reencuentro con el origen, ese retornar a sí mismo enriqllecido. por su. autoconciencia ..y su libertad es el fin de la historia. En .el proceso histórico el Espíritu ha ido recogiendo; reuniendo y conservan . do todas las. determinaciones que él.mislllo'.fuera poniéndose. Esas .determinacio.nes murieron .como finitud, como ]nmcdiatcz, pero e.stal1, superadas, siempre presentes en el EspÍlitll. .'~/1lconeebir la histoi'la universal. tratamos de la histoÍ'la
en prim.er ,término,. canw de, un pasado; IJerO tratamos,

'

• <,:

••••••

"L'.- .

•'; . • • .•..:
..
"

.•
••
......

;;:

.

.' .' . .
'

La historia univers'al es en defillitiva, parir l:legel, el desarrollo del Espíritu para llegar a ser para-sí, lo' que en-sí.mismo es. Es el esfuerzo que él realiza para saber lo que es en-sí, para ir superando la in'media.' tez con que se va determinando, para conquistar su propia libertad. En' cse desarrollo el Espíritu sigue la misma marcha que sigue el so!; va de naciente a 'poIiiente. Nace en el Este y llega a SU plenitud en Occidente. tn ese desarrollo e1'EspíTitu para por diferentes fases ya que inmediata . mete no puede captarse en plenitud. Esas fases son la mediación necesaria para lJegar a esa "plenitud. . EJi la primera fase, la de la inmediatez, el Espíritu cae en el elemento de la naturaleza. En e'na el Espíritu no tiene conciencia 'de su libertad y como no la tiene los hombres no son libres, Sólo saben que hay tino que es libre y éste, por tanto, es.un déspota. Eso es lo que sucede con los pueblos orien,!ales. La conciencia de la libertad, según Hegel, sólo ha surgido con los gi-iegos y por eso han sido libres. Pero t,mto los griegos como los romanos sólo supieron que algunos son libres pero no que cl hombre como tal es libre .. "Sólu las naciunes gen;;ánicas I,{m IÚgado, en ~I ¿riStianisino, a la conciencia de. que elllO'rrbre eslibre, como.. hombre, de que la libertad del Espiritu.contilu.ve.su' más propia naturaleza", " ."

l~ ~5;{

,,\I~'.~'

también del presente .. Lo verdaderO es etemo en si y pa, ra si; no es de ayer' ni de maiiana. sino. pum J' simple . mente presente en el sentido del absoluto presente. En' .. Ia Idea"se.conserJl(l etenfameme lo. que paiece'haber pasado.' La idea es. p¡'esente; el Espiritu es inmortal; ni ha habido un antes que no exis.tiera, ni habrá. un ahora im que .no .. xisca; /'10 ha pasado.' ni puede.decirse que todae . via no sea, sino quees absoltita111eilte.a!lora".
.Para .tenilinar vcmll0S: lo. que Hegel:.piensa de América, Jo cual
el

~

'~r:;¡.:

. ,1., ..:~{

:'It
"1"'"

nosotros, americanos,.nos interesa fl;lndameJ~ta)mente. Hacie;ido 1Il1asíntesis de ji, concepción hegeliana sobre la historia hemos visto que ésta es la manifestación y autodespliegue del Espíritu Universal para alcanzar su .propio concepto., que es el con'cepto de la . libertad. Este autodespliegue implica una serie de fases, una serie de dete,minacion~s de. la 'libertad que son los espíritus particulares de los pueblos. Cada uno de éstos, .pues, es Una realización. en el tiempo de un estadio o idea del Espíritu .Universal, cuya dialéctica atemporal Hegel desarrolla en la Lógica. Pero, según hemos visto, la historia sólo comien. za allí donde la racionalización nace.sobre la.tierra. Hay historia dondt"el Espíritu es. consciente. de.sí mismo y advierte su.libertad. El hecho acontece c.on la 'aparición del Estado. Y rastreand'O .este aparecer y siguiendo su evolución, Hegel determinará que la hisloria universal va de Este a Oeste; Europa es su término y Asia sucomienz(). Europa es el pres.ente, el lúcido presente, la autocoJlciencia'Qel Espíritt1'. Como auto-

'?I,i

••...

.f ....

......• ' "

11
'."l .:: t
<lj~ ~~

~Il

<:".:'

..~ El d~sarrollo 'del Espíritu no. es, eom~. hemos visto,un'progreso indefinido, sino .una vuelta a sí mismo. Repitamos Ullas palabras que son fuildamentales en el sistema hegeliano;

~1

.~~,l 'I-~

nJ:.•... 'c,L

<00

conciencia que es, este presente no cambiará más y, como museo histórico. se prolongará indefinidamente. La lústoria es el pasado que ha hecho posH¡le y explica este presente. Entre pasado y presente se mueve el pensamiento histórico de Hegel. Pero .entonces. ¿qué lugar ocupa América en la histoJia universal
Según Hegel

"Américá ú un anejo, que recoje la población sobrante de Europa: América, al poilerse en contacto COIl nosotros, habla .Fa dejado de ser, en parte, y.ahora puede de, . . cirse que aún no está acabada de formm;por consiguiente, América es el paú del porvenir".
bien, en .un pensar .histórico que .se mueve' entre pasado y presente, hablar de porvenir es algo que escapa a sus .fueros, que no int(~resa. El filósofo no hace pro fecías. Adjudicar América al porvenir es sacarla de la historia y llevarla a otra dimensión. Hegel coloca a América en la pre-historia, pero no en el sentido de estar en el origen de la .historia, sino de serlo totalmente heter.ogérieo a la historia, de ser .10 a-histórico. Lo ,,-histórico por e"celencia es la Naturaleza, donde se da la constante e idéntica repetición de 10 mismo: su ámbito es la pura geografía sin historicidad. En una. filosofía que 9torga verdadera realidad al Espíritu, 10 que .todavía no es auténticamente Espíritu, la Naturaleza, se caracteriza por un futuro que todavía no es. por un no ser.todavía: Tal es para ¡-¡egel,.la realidad de P1niérica, !a inmadurez del nuevo. mundo, donc.tcnuevo tiene, no un 'cará~terl~ela~: tivo, sino absoluto, "con respecto a todos sus caracteres propios, físicos y po!ítjcos'.'.
NlOl1l

~~.'~'\>"'f.{-.
)¡'ii¡;¡

.;:}.~;~' ,.;:~~tr~ar: ..

'f,~'"ii'~

de la creación. El ~rcaísmo, la falta lidad que Hegel advierte en todo 10 american0 y que ha determinado la extinción, o la casi extinción de los pueblos primitivos ..Habiendo desaparecido éstos, la mayor .parte de. su población actual procede de Europa.'Por eso, dice Hegel, en ella se origina todo cuanto sucede en América. 'Sin embargo', a pesar de este injerto, el continente conserva su radical debilidad y su carácter de no ser todavía_ América .no ha termina'do su fOlmación y menos aÍln en 10 que se refiere a la organización política. No obstante las diferencias que establece entre Norte y Sur, éste es un ferlómeno co.mÍln a toda Amélica, que no ha logrado crear un verdadero Estado y, por Jo tanto, segÍln la concepción hegeliana, ingresar a la "l¡istoria. ¿Cuáles.la causa de ello? La respuesta de Hegel es la siguiente:

• de evolución, son. 1" causa de la debi-

• •. • • •
'

.•• • • ••

.;::,"

.~k!i:~

J~':'~~f,;

i~.{~~~

la

\.\¡t.;:,l .''Ijl!ía,.

.. 'il¡~!¡:

"l~

.'.~t¡ir

".~~¡J$, .

"No. quiero negar al Nuel'o Mundo-dice Hége!- la honra de hllber salido de las aKiI& al tiei:npo de la ereación, como suele decirse. Sin embargo, el mar de laslSlos " 'lile se extiende entre Aniérica del S,ici' y Asia, revela cieJ"tainmatllridí:ldpor lo que toca también a.su or(r:en. La mayor parte de IlIsislas se asien 111/1 'sobre corales.v están iJechas de modo que más bien pal"licencubrimiento de rocas surgidas recientem/mte de las projimdidades marinas y ostentan el" carácter de algo nacido hace poco
tiempo".

"Un l'erdadero Ertado y un verdadero gobiel'llo sólo se producen cuando ya existen diferencias de ciases, cuando son grandes la riqueza y la pobreza y cuando se da. una relación 'tal que una b1'onmasa ya no puede sat/:,facer sus necesidades de la manera a la qúe estaba acostumbrada. Pero Aniérica no está todal/ía en camino"de lIegw' a semejante tensión, pues le qu.edasiempre abierto. el recurso de la colonización y conStW"JIementeacude una muchedumbre de personas alas l/anu':asdel Miss/:,'sipi. Graciasa 'ello ha desaparecido la fuente principal de . descontento y queda garantizadá la continuidad de la situación actual. Para que un Estado adquiera las cóiú:liciimes de existencia de un l'erdadero Estado, es preciso que nO se I'ea sujeto a 'una emigración constante, sino que la clase agricultora, imposibilitada de exlenderse hacia afllera, tenga que concentrarse 1m ciudades e industrias urbanas. Sólo as,"puede producirse Unsistema civil, .JI éste es la condición para que exista un 1,slad6 organizado ".

• e'

." . .' .'
.

.c

.':

'-~:

.

.l'

•• .d
e;

.<:

:jo

"11

;'¡;.:

De modo que lo nuevo serIa, al mismo .tiempo, .algo sustandal'mente arcaico; algo que estaría, sin haber evolucionado, en los orígenes

~I
,.,::1.

¡/:1:~. .lh*. ."' 1,): ~i r.¡-

Sucede, sin embargo, que esta tierra del futuro, como decía Hegel, es nuestro presente y lo absolutamente nuevo somos nosotros. Para nosotros ya no se n'ata, pues, de hacer profecías sino de asumir y expreS;lr un presente que visto desde la perspectiva europea, desdela perspectiva hegeliana, es un escándalo para la razón. Lo absolutamente nuevo que. es 10 americano requiere, tanlbién, una actitud nueva, Una actitud. que.no asuma compromisos culturales y, me11"os Ún, compronlisos ideoa lógicos. Una' actitud plenamente consciente de la finitud de cada determinación histÓrica pero que, al mismo tiem,io. sepa respetar y asimilar. a

.'. •• • .c .~ ••
O""

e,o"

• .
.....

• .,.:;.~.
:';L.. ••

••

.¡•... :

234

lNTRODUCCION A LA FlLOSOF1A

, ~.W
'.

., . • . •
.<:;
'."
.."

• • • • • • • • •....

cada una de ellas porque cada una de ellas san mamentas del.Tada. América .debe estar abierta al Tada, la Tatalidad debe ser sil harizon-. te. Para llevar acaba canscientemente la tarea que denlro de ese hOl1zante debemas realizar, la filasaría de Hegel puede resultarnas un. instrumenta de incalculablc valar.

,-1 ::" ... l'!f~~ <..~~~~ .
{:'\:-!(~;

I

'

r
"

".'l:!-

-

-:.:

.,.;':t~¡~~
'~(,~'il
"l .., o<o~"

U
..'!~m
. ~., ¡::¡J¡

~,,~

'.MARX'
~

"

";""f. ,i~
• ¡¡,',i
.

.'H>, ",
..,.
•••

,'

',:'~
/~II :,Ilr!';
.~ t~~
.,í!

". ¡¡¡~

• • •
'.

, "\t'
\'1\1}"

~~.;

.'': ••

::~:¿~

.:;~:;i~: "_,-,,",f1:

••••••••

....

J1
' 1;1",
"

.>

."';'

I

-.:V"

.J"

~::,ri
"I'! ' .• ;¡¡
":,¡':J.:

-l'~

,Ji I

I~

. f::~

. .,::'
'

-:r. .:&: ... ,".
,.

'j:i

,';t

j\~

ii~,

,La 'tatal c.amprensión' de Marx.sólo resultlcposible desde' He;!e!' Can razón, poes; escribí'a.Lenin que "na. se puede comprender ~I Capi . tal de Marx', y en ,especial su primer capítula, si. na se ha estudiado'y . comprendido. loda ¡a,' Lógica' de. HegeI::Sucede, '1'01' lan.lo, l]u'e ningún marxista:ha',Goniprendido a Marx medio' siglo .d'espués 'de .el'; .. . 'Nosotros. ya hemos vist(f que 'HegeJ... oi,sidcraba a la' filosofía <:(1. c mo 'el resultado del envejecimieIilo dltu'na forilla de vida, Vimos también cjÚela.comparaba aLbúhb'cie'Milier.vR"i¡ue ¡jleva sú vlielo al iniciarst' el <;repúscolo,,'De 'ese'illadb' resulta, 'eittditces,"que e\' Esj'fíritlr l1egarillll saber de" SI' 'misma, lIegaría'a .tenet ,au toconcieitHa clIlii,do' un puebln, cuanda, una época, cuando 'un l11undo' hubieran' 'entrado en'u n proceso de decadencia" Y que Hegel: significó a la 'par"qü".la culminación de'u,; proceso, el fin de una era y el comienzo de un períbd'o crepuscular tkl cual podría nacer o. no .una:era nueva.,fue' un pensamiento y un scnti . miento qur,~~,m~ii~t!<;~OIi'tOd,o,s,I.?Sn~o.yiJTüen\~sp(isihegelian~s enlrt' los cuales esta, par CIerta, el J)1arxIsma. Feuerbach. decía. pOI' eJempla, que "q uie¡'¡es'cnl¡(:ndilll el .Jenguaje con 'qu ehabia espíri tu. de la his too ria del l11Uildo no'sc.l;odránsuslraer.:ci ,cona:dmi.';lltode que nuestro presenle j;onslituye .eLten:nino ..tic. un' gran púí6do' de la, histqria de la' humanidad'y de que, preéis'ameil,te por,eso, es'ef comienzo de U;l" vid,! nueva ",' Y' Goelhe, hacia 1829~¡'ablanda de la siillación de Europa ti¡joque el siglo XIX "no. era la simple cantinuaclón del ünt¿rior, sino qUt' . parecía.destinado'.a comenzar ..tina nueva' era, En crecto. aconkdmienlos tan ,grancies:cama los quu 'canmovieron al mundo en los primt'f.D;; lUJOS de'este'siglo, .na padían quedar llesprovistas'de' las grandiosas' COI;secuencias ,correspondientes a 'ellas, 'aunque semejantes resultados. creo cieran y madurara'; lentamen'!e cOma ,el. triga de sus seÍ11ilj¡is"',

'e¡'

También Nietzsche, quien vivió dramáticamente todo aquel pro., cesO crepuscular y advirtió el creciente advenimiento del nihilismo, experimentó que una época moría y una nueva era cOmenzaba, Por ello , cua.ndo puso fecha a llllO de sus libros, a Ecce Homo escribió: "En el primer d-ía del año l. o sea el 30 de setiembre de 1888, según el lillso cillculo del tiempo", . Todo este clima de I1n de ulla era, que estuvo signada por casi siglos de cristianismo }; el comienzo de otra que rechaza toda Irascendencia )' se. afeITa a la ilunanencia, ustedes pueden seguirlo en el magnífico Hbro de Karl Uiwith, titulado De Hegel a Nietzsche, . Uila situación semejante ya vivió la humanid¡¡d al término de la filosofí¡¡ griega y comienzos del cristianismo, Pareciera que cuando el pensamiento alcanzó esa otra gran cumbre y esa ~ltra gran síntesis que fue la filosofía de Aristóteles no pudo ¡mintenerse en ellas y comenzó un proceso de decadencia, La especulación metafísica desaparece y el pensamiento se refugia y se lii'nita a cuestiones físicas, morales, antropo .. lógicas á" simplemente historiográficas como .sucede con Teofrasto ysu escuela, . ..... '. Marx tuvo plena conciencia de Ja analogía existente entre la :onsumación de la filosofía griega y su posterior disolución. histórica 'on la consumación deja filosofía hegeJianay la disolución que a eJla le ;igu ió, proceso en el cual.'el propio Marx fueun protagonista, E)1 SU te¡is doctoral sobre Diferencia entré la filosofía. de la naturaleza de Demó-, :rito y la. de Epicul'o, escrita en BerJín en 1841, atlrma que con rehlción ¡ Aristóteles,. donde parece h~berterminado la histOlla objetiva de la fiosofía griega Jo-sepicúreos, Ios,estoicos y los escép,ticos sólo pueden ser :ollsiderados como un agregado casi inoportuno.' y luego agrega: .

::0

;~::::st-J~,

,. ~.' ':"",' \. '~;t

..:~!~~
..;"¡i; ¡'lIT.

"".~,~,.

Ser. Por e1Iasu propia filosafía era para Hegeluha filosofía absoluta, un saber absoluto, en la medida que había cOI,1servadó'y superado (Aufhel)llng) dentro de e1Ia a la religión cristiana. De este modo resulta claro. que. la ruptura con Hegel va a significar, simultáneamente, tina ruptura entre la mosofía y el cristianismo, Nosotros hemos visto que Hegel nunca consideró al hombre ni como principio,'ni C0l110meta, ni como "foco espüitual del Universo" y por eso no había en .su sistema 'la menor fundHmentacióil de carácter antropológico:AI comienzo de su Filosofía de la religión afirmaba que Í1nicHll1ente el Espíritu constituye "aquello por lo cual' el JlOmbre es hombre" Y en un pasaje de su Filosoffn de la' historia hemos leído estas palabras: "Si Já esenein divina !lO fuera IHesencia del hambre y de IH ni¡turaJezi:l serl'a 'una eS~J1ciaque no sería J1j]d~lll. Pues bjen~ un pequcflo éalnbio 'en 'eLsentido de estas palabras iba a. producir un profund@'y revollIcionHrio cambio en el ,ímbito' de la filosofia, Y fue Feuerbach ( 1804-1872) lill-ieil.'cumplió esa' tareilinterpretativa, inaugul'Hndo tado el proceso'que después de él siguió, cuando en EsenCia.del cristianismo escribió: .
1

. •!, . • .' •

:.:.

. '%>1';

."k ,;"
t\~Jf

"''''''''~I/.''
:-:l' •.l,"

11

;;f.~.'.'1~1lt 1,;, .,tr~~.: ;';~{~:¡f&

"La esencia de Dias no. es nada /Ílás que la esenCiadel hombre, es decir'es la esencia del hombre objetivada ,1' liberada de las líJiiite,¡del hombre i7ldMdual, real ,1' cQrpó'ri!o.Es /r¡,eser"ia conterniJlada:v {¡dorádaconio lIIr'ser aparté,coino un ser-otro 'diferente derhol11bre: 'Todas1as detiú'Iílir,acioriesde'1a esencia dl'J'íil{i on, de' este modo, . s .'deieiú'liiú¡cidúesde la áencia humana".
La religión, consiste, pUes, en Una IjróyecciÓn 'y objetivaCión 'de lo que eS propio del hombre; el fundamento de la teología está, pues, en la antropoldgía, En la religión el hómbre reíIliza,'según Feuerbach, una. duplicaCióú de sí mismo: por 'tIl1H' arte se considera como individuo fip nito, Jimitado,'imi)erfeelb; por la otra se considera como especie, es decir como es o debe ser su 'esencia, Por ello, dice Feuetbac]¡ "jlUestra tareadebe ser mostrar que la diferencia entre loquees hun11l11o lo due es . y (¡ivino sóio 'eS '!Jusoria, '5610 es la' diferencia entre lit esencia de la humanidad; entre la ¡úlüIJ'aleza humaÍlH'Y el individuo". Adelm!s esta, difei'encia entre el individuo y la espeCie, cn'tre lo que el,liombre es, en medio de SllS limitaciones e imperfecciones y 1.0que debe ser seglln su naturlileza da un sentidoinu)1 conCi'eto' a aquella 'tarea que i)ostula Feuerbach, Escuchemos SLl~ palabras: '.

.' •;1 . • • .;, .;;
,.:
:'"

.:

d:\~'~J~,<

"Por otra parte, ¿acaso no eS'lm extraHo fenómeno que después (fe las filosofias de Platón y A ristóteles. abarcadoras de la totalidad; aparezcan ni/evas sistemas que ya /10 se jimdamentan en estas plenas formas del espiritu,'
'sino que, reti-ocedii!Íldo se. ocupan con las i!scucfas'hú¿r

. . •
.1
,.,1 •
(" .'

e;:

.;1

.':1

. ....

•••
c.

. silnples, O sea can losfilósof'os de la Ilotumleza ej¡ lo referente a la fisica y con 1(1 escuela sacníiiea. en la referente a la ética?" .'
Para la comprensión de Marx debemos, pues, insertar su actitud 'Iquel contexto histórico que fue la disolución de la Illasof[a:hegeliaPara Hegel, ya la hemos visto, el.EspÍJitu alcanzó su plena, libertad 111el advenimiento del cristianismo. Para Hegel el cristianismo era una '!igión absoluta porCIue era la única que había revelado'la verdad del
1

, ••••

.:'

a,

"La idea del ser pelfecto es algo más que lma idea .abstracia.. también es una idea-praxis, que me incita a la ac;_\."'"

• ••
. .•

.:

.j

."

• ';:1

"1 ,.,,!

.•

• •••

....¡:~" ",

:-"
.
.

.h~<":.. _'>'.'" .~

"é,'.

~Jr.

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA
C;rJ/1 pOJliéndome en estado de tensión, en estado de deSr!lluilibriu cUllmigo Ú'¡Sl1lO, ¡Jorque ,al mil'ertirme lo que
,1'0

',:'1:
;,'.

.'. .;:i~
, ,I'.!,
."Jl

\.d "

',,'." J~.
.. ti:. "1'\';;, .

.

,
MA~,(

239


•.

.

yo

/lO

debo: se/' me dice simultlÍnea Y resueltamente soy.'.

lo que
".',:

"'1;''-

':..:;' .

:.

.' • •. .' •..

,.

•. : • ::'. •... '".

e?":, "
"~.' ," • • • .',: ", .:\' •. :.

Pero esta tarca que luc1m por reconq~listar al i!ldividllo.para que sea lo que él debe. ser .seglln su esencia, fUf]damentalmente es ,una lucha contra es~, duplicación. que el hombre hace con lo mejor desí:mismo, contra esa objetivación ilusoria de su' esencia en un ilusorio ser trascendente, Seglln Feuerbach ,el hombre ha alienado sn esencia"en la religión y~ por ello, la recuperación <lesi mismo supone fundamentalmente una lucha contra ,la alienación religiosa, El nuevo giro. de la historia, según él.. se produdrá cuando esa meta haya sido alcanzada" "La esencia del hombre. escribe., es la. que fundamenta al,Ser suprema, Y.el giro de. la historia se producid cuando el hombre tome conci"nci~ de que el único Dios para el hombre es el hombre mismo. Hamo homini'Deus", Es .en medio de toda esta problemática que debemos insertar el pensamiento y la actitud de Marx quien, refiriéndose a Feuerbach y jugando con el significado alemán de su apellid,o, decía que ¡ior ese "arroyo de fuego" (Feuer-Bach) era necesario pasar. ' .. 'Marx nació en TreveJis. Alemania, en 1818 en el'seno de una familia judia y fue nieto 'de rabinos, Su padre,. sin embargo, se cOl.wirtió al cristianismo e hizo, bautizar a Kar] Marx, junto con sus oti'os .hijos en lri iglesia evangélica d" T reveris. Marx, fue influido. por el ambiente 'religioso que le inculcó su padre y en el examen final para egresar del gimnasio escribió sobre la unión de los fieles con Cristo seglln San Juan donde puedenIeerse palabras como éstas: "La ¡oiión con Crislo produce ¡~lIaalegrla, que Ilanamenle. bitscOli losepicú,:eos en uno¡/i1oso[ía vacíá: vana-' mente p.ersigell tos mlÍs'grimdes pellsadqres en los'ocul- . tos abismos del pe'nsamienlO ",

>~,f

Pues bien, la emancipación de la l/SUI'fI y del dinero; eJ' de"cir del ¡udalsmo prlÍclico, real, serlO la. autoemancipoción de nueslra época; :', La emancipación de los judíos es, en ,íltima inslancia, {Ir emancipación de la h'lI7uinldad del ¡udaís-mo'~.' .

'Il~l .y
f'~

l:\~ '('!:

',1'-."lr: :"'" ~i&:

POI" cliestiones políticas tuvo que emigrar de Alemania y vivió en París; Bruselas y, la inayor parte de'su tiempo, en Inglaterra donde tuvo ocasión de conocer de cerca las' condicioneS de vida de los obreros que la revolución industrial había 'producido a!lCEI siempre' se reconoció como un ciudadallo del Inundo, un Weftbürger; murió en 1883, Marx, siguiendo a Feuerbach; ve en la religión el resultado de un . . desencuentro del hombre consigo mismo, la Consecuencia de no haber; encontrado el hombre su propia naturaleza o' d'e haberla perdido. En la Contribución a la crítica de la filosofía del Estado Hegel, dice:

de

1
J{ :¡,

"En realidad la religión sól? es la candencia y el sentimielllo ProlJíos del hombre que; o aÚII no se ha en con"Irado consigo mismo o se ha vuelto a perder", 'Resulta' comprensible; entonces, que la ']irimera tarea de la filosOfía' sea la'de'una lucha co'ntra esa situación"que,según Marx; representa la religión, Debe conienzar, pues, haciendo una profesión de ateísmo. En su' tesis sobre Diferencia de la filosofía de la naturaleza de Demócrito y la de Epicuro, , escribe: "La filosofia no se ocultci'lJOra decirlo 'silla que !lace p/'opia lci profesióli de fe de Promeleo, cuando éste. dice: ,¡Odio a fados. los ' dioses!', Y con eslas palabras se " olJone a todo,dos dioses del cielo y de la tierra que 110reconocen a la"Conciencia humana como la sÚl'i'enuidil1inidad;, , En el caldndario filosófico, ocupa Prometeo el primer puesto entre los salitas y los nilÍrtires". Sin embargo para Marx la religión es posible porque el hombre,_, en una, detenninada situación histórica, ya .en si mismo está perdido, está dividido, está alienado. Es decir que la alienación religiosa no es causa sino consecuencia de la alienación del hombre" ¿Qué es, entonce,~, y en !qué consiste la alienación seg(lJl Marx?' I p , , '. ero antes de responder' a esta pregunta recordemos lo que era la alienación para Hegel con cuya concepción se emparenta de un modo

i:~~

,'I'¡'

l

• • • .• >
~
.'::

que

l \
.t
r'

.,' .
,.,.
,

'rero 'en 1843' se prod;,ce en Marx su el:¡'sisreligiosaque lo aleJó definitivamente del cristianismo y, aún más, del judaisJilO al cual llegó a odiar profundamente. En La:cu.estión judía escribe: '
.

J'
j.

f.

eL, .'

.:::

.~"
.

..

, "¿Cuáies el jimdaniálto secular del judalsmo? La necesidad práctica, el imerés ego [strl. ' ' ¿Cuál es el cuila secular practicado flor el judio.' La
lisura.

'I,f

~;

,

¡",

1:
,f
'" q

T

i.Cuál sú dios secular? 1::1 inero., d

,.>

'1*

"'i"c{'l'

inmediato la de Marx,
Para Hegel la alienación era una resultante necesaria" de ]a acti-

vidad del Espíritu, Este no podía permanecer en' la vaCÍa y abstracta soledad de su en-sí sino que, pam autoconocerse y realizarse, tenía que salir de S.í y poner lo Otl'O,lo meno, lo lIlienus respecto a él. En ese proceso de alien<lción el Espiritu lIegab<la ser parll-sí lo que eternamente )'1Iera en en-sí; llegaba, l)l)es, a su plen.a..autoconciencia, lIegabll 1I1 sllber absolnto. Este proceso.nos muestra que' para Hegel la alienación tiene vigencia a nivel del Espíritu )'1Ique es éste el que va alienándose. Es cierto que en algunos pasajes, en la Filosofía del derecllO, por eJemplo, también Hegel nos habla de .Ia alienaci6n del ho.mbre. Allí dice que éste puede enajenar a otros algunas.de 11Is producciones concretas de su trabajo y hasta. puede enajenar su propio trabajo por un cierto y detel1l1inado tiempo,.porque tales enajenaciones limitadas. son exterio, res al hombre corno .toJalidad. En cambio si yo alienara la totalidad de mi tiempo y 1<1 totalidad de mi .trabajo "cOl)vertiría en propiedad de . otro lo que es la sustancia de mi acción, o sea mi absoluta y totalllctividad, mi sustancia, mi personalidad ". Pero si .no olvidarnos que pm'a Hegel el hombre sólo es'un momento.del.Espíritu )' que éste . constituye "aquello -por Jo cual el.hombre es hombre" lIdvertiremos que la aliena: c.ión del hom bre se resuelve, en definitiva, en la prolJia alienación del Espíritu. En tal sentido, como reconj¡irán,. la alienllción .es.positiva l' negativa pero sieúlpre .necesaria e. ineludible y no .sometida a ningún condicionllllliento histórico. En Marx, en cambio, la ¡¡lienación tiene otI:o.sentido poúJ u'e.ya no cabe en él la concepción de un Espíritu qUe v'a'a1ieilándose en un. proceso' de autorrelllización y au~oconciencia. En Múx la ali'enación . sólo tiene vigencil\ a nivel del hombre.y,. aún más,.d.e.un.hombre que en una determinada Situación histórica s.eha perdido a sí mismo alienando lo que le es .. ropio, es de.cir alienllndo su propia .naturaleza. Antes de p responder, plles,.a la interrogación por la alienación,. punto central.en el pensamiento de Marx, debemos tratar de ayerigum' qué era para él el hombre que, en detenninada circunstancia, pod.ía caer en la alienación, . El hombre, segl1nMarx, oertenece a la naturaleza y en .la naturaleza tiene su ser. En la edtic:. de la dialéctica hegeliana que pertenece al tercero de sus MllJJllscritoseconómico-filosóficos de 1844, leemos: "El hombÍ"e es.inmediatameitte un ser natural. Como ser
natural.)'
C01710

'~~:i¡' ~:

~rl~;~f
;~t~
¡,' ~

objetivo, es un ser paciente, condit:/on6ldoJi /imitado, .como los animales JI laSplantas ", . . • Estas' palabras nos J11Üestran que el honibre. como ser natural con propios impulsos. está condicionado por 1>1aturaleza, necesitado n de ellll pues existe s.;,lo desde ella y por eila. El hombre es un ser fini.to que'no puede' realizarse ni vivir desde sí mismo, sino desde la naturllleza. Los objetos de sus impulsos existen tiJera de él como objetos independientes. Marx pone'el ejemplo del hambre: "El hfJmbre es una necesidad naturtll;requiere, pues, una' naturaleza jilel'a de sz','un objeto juera de sz' para poder satisfacerse y calmarse". y.Juego'continÍla: "Un ser que no {Ie¡¡'e naturaleza fuera de si no es un su. ser "af¡¡ral, no participa de/.ser de la naturaleza. Un ser que no tiene hlngúnobjeto jitera de sz' 110 es un ser objetliJo. , . Un ser 110 objetivo es un "0 ser, un absurdo ",
..:

:'J}' ~~~.
" ).i .~.~: .

:':;1
.'.•.. ~

..1 .' •• • •...
.01
et

. ".:.,_~i
. ;'
;f

.. l ~
...

,~

. .... "~ ; 91
".!\¡

:F~ lm;~ r
":j{!:

'Ji'
'~
":.:.&

• • -,,

'm~'

..

';

.' . . .¡

•.

• •
••

:

. ••

.

..

•.. ~I:'
','

..¡\'.. . f

'.

Sin. embargo, .para: Marx, el hom bre no es simplemente un ser nahlral, .lÚ¡.ser ¡iasivo ante la naturaleza, sino que es activo frente a eIJa,-es una praxis [¡'ente. á "lanaturaleza. Su ser"ÍlO agota en la objeti'se vidad; también'hay en él ¡lIla subjetividad activa, En la primera de sus Tesis sobl'e l'euerbllch leemos: "El defecto fu;u/izíiléntal de todo el materialismo anterior "-Incluyótdo el de Feuerbach- é,~que' sólo concibe . el objeto; la realidad, .Ia sensorledad, bajo la forma de objeto o,lde' coilteíllplación,' peí"o /la como actividad sensorial humana; co'mo. práctica, /la' de .un modo silb;etllJo': . Marx valora' el aporte' del idealismo. que supo poner el acento . en la act¡~idad, aunque le critica que lo hubiera hecho sólo de un modo abstracto,; Marx' considera que. su concepción es una síntesis. entre el "materialismo anterior" y el id'ealismo. Considera, pues, que:."1hombre no s610 es un ser pasivo frente a la naturaleza sino que también responde a ella con su pmxis. EJ hombre, entonces, está en una relación dialéctica con la naturaleza. No está en una relación de inmediatez con . ella c"omopuede estar la planta, por ejemplo ;.ni los objetos dela natura0 .•

•1 .
,.

'!i~' .. f{~,.
~'

,

..' .X
.
.,.:,'
1

l ti.

1"

.

.:/;1£ ~

,¡,\t ,.;1'
.

. i
::'"

.'. ~ .

ser

JJiviel1"te

natural está dotado,

pOI' U~la

parte, de fuerzas J' facultades naturales, que existen. en él como tendencias y capacidades, .como Impulsos. Por otra parte, como ser natural, corpóreo, .sensible,

.;~

.,,'f

. ~~'Ii

'--"." :~

I
~

'l
5'

• •

.' . • . •. .1 . .
,.. ,
'.
>

>.(••

./. ,,~
..:;."

.:

~-'

. .;. •.; ." .' ., •..... • •; • ..< . •.. • •• ..,. .' .",' •... • • .'," .,' . .: .r..
.,(.'

el. , ..
......
'

,~~

242

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

l

.

"1:

-}<

e

..•... ",,1.,

.»I ..

.

, , ,

leza son inmediatamente objetos humanos .. El mediatiza a.la natUl'aleza y a los objetos de ella mediante su trabajo, su actividad; su praxis. Ello hace que el' hombre no sea sólo ser natural, sino un ser natural human,O; hace, en definitiva, que el hombre sea hombre. En la Critica de la dialéctica hegeliana Marx sigue 'diciendo: "Pero el hombre no es simplemente un. ser-natural, sino un ser natural lIumano, Es un ser que es.para si y, por ello, un ser genérico que como talliene ,que qfii'mI1l'. se J' confirmarse tanto en su ser como en su saber. En consecuencia los objetos humanos /10 SOI'l. los objetos naturales tal como se. dan inmediatamente: .. Ni objetilla ni subjetivamente existe la naturaleza inmediatamente ante el ser Illllllano en forma adecuada. Y como toda cosa natural debe tener origen. también el hombre tiene su. proceso de nacimiento, la historia. que es para él, sin embargo. un proceso consciente Y. POI: tanto, que se supera conscientemente d si mismo ".

.l [;
-,

1': '~t

,
MARX

243

::.. ,Z "

.il~"~

inherellle a cada illdiJliduo. Es, en su realidad. el COIIjunto de las relaciOlles sociales", y el conjunto de estas relaciones se define,ciertamente, por su practicidad, por su actividad. En la octava Tesis dice que "la vida social es esencialmente práctica''., cosa que, según Marx. no comprendió .el . "antiguo Jllaterialismo" que- se limitó a contemplar a individuos aislados de la sociedad burguesa. En cambio su propio materialismo supera esta contemplación del hombre como. individuo aislado' y lo considera desde el punto de vista.de su esencia, lo considera como especie, )0 considera, en definitiva, como 1I111unanidac1 socializnda". LeiUllos.la décima de sus Tesis: ."EI punto de )lista del antiguo' materialismo. es la socie.dad bW1J,,esa; el del nuevo materialismo. la sociedad llltmana o la humanidad socializada ". En los .textos leídos hemos tenido ocasión de ver cuál era la coilcepeióJi del .hombre para Marx. El hombre no es un simple ser natural ni vive'. en la absolüta inmeciiatez de la naturaleza ya sea 'ésta la naturaleza objetiva, ya sea la naturaleza sübjetivÍl. Esa inmediatez es inadecuada al hombre que, por ello, se siente extrailo frente a la'naturaleza y trata .de. modificarla. Para conseguirlo el hombre interpone entre. él y la naturaleza su praxis, su trabajo. Sucede, sin embargo, que a través de su trabajo nos610 es la naturaleza exterior la que se VamodHicando, sino que él mismo se Yl1 transforman"do, se va formmldo, va despertando todas las potencias que en él dOnllitan. La csencia dcl hombre no es sino"el resultado' de su trabajo. El hombre, en definitiva, es su trabajo. En El Capital. Marx escribe estas palabras: "El trabajo es. en primél- térmillo. un proceso entre la naturaleza y .el hombre, proceso en que ésle realiza. regula y controla medianle su propia acción su illtercambio de 'malerias con la' nalUraleza. E11esle proceso el hombre se enfrenla como Ull poder natural COIl la materia de la nalUraleza. Pone en acción 'Ias [uen"s nalUrales qU,e forman su cOI'lJoreidad, los brazos y las piernas, la cabeza y la mano, para de ese modo asimilarse. bajo una forma útil para su' propia 'llida, las materias que la Ilatúraleza' le brillda. ]' a.la par que de ese. modo actúa 'sobre la Ilaturaleza exterior (/ él.v la Iransfonna, transfol7lla su propia llalÚralez'll, desarrollando

:J;. '$"

SI
:-"[

.

l..

:;:.

"j']N~..~ ;" ¡::'

j~
]I;~i.
(l.

"";."

,",;.,,-.

.

•••••

'

,

.''

"

El hombre no es, pues, simplemente un ser natural, sino un ser natural humano debido a que por medio de su praxis, de la praxis que él es;, ha"superado. la inmediatez de la naturaleza." Pero, .adeÍTIás, esta. praxis 'va realizándose en un. proceso y, por eso, ella en sí misma es historia. No se tratri, sin embargo, de.que la historia sea:.independiente del hombre y se sirva de. éste para su realización .. No .se trata. tampoco, como recordarán sucedía en Hegel, que el Espíritu utilizara al hombre como medio de su realización, como un ardid de la raZÓn. En Marx la histolia no es más que la activid'ad.'misma' .del hombre persiguiendo sus propios fines. El hombre es praxis y esta praxis es historia. y aún. hay algo más. Este hombre que es. priJxis y, por tanto, historia .nunca. está .ni puede ser concebido aisladamente .. El hombre siempre 'está entre otros hombres, siempre está .en sociedad. No es, pues, un individuo aislado, abstracto, sino que es el conjunto de las re.., laciones sociales que lo constituyen. El hombre es un ser social; la ,. dimensión .social es constitutiva de él. El hombre sólo es tal en la medi. da que. está en una .comunidad con otros hombres que son sus con-géneres y, cn consecuencia, todos tienen en comúli: un' mismo' género, una misma. esencia que es la.humanidad'. En la sexta de. sus Tesis,sobre Feuerbach; escribe Marx: "Feuerbach diluye la esencia religiosa en. la esenCia hUIIIClIia.Pero ia' esencia humana 110 es algo abstracto.

.r~' :~l;
. {.:"'.1

.

I.J.,

~.~:
..:~~ . ~;;
,';:

" }¡:. 1 ~-;;

.:;~&:
.:'::. ,.-.

I!.+
':;'

~ ~

¡

1. , .,

,t
':.1

I .~

'. ;,"f
.,¥.;

e.,

.;j:ir.

i1

1

. las potencias que d0I711i1an él JI sometiendo ,el j¡.¡ego en de sus fuerzas a su propia disciplina ", Es sin embargo el trabajo el que, en una detenninada circunstancia histórica, puede provocar l' provoca la alienación del hombre, La existencia fáctica del hombre entra, entonces, en conflicto. con su esencia a causa, justamente, de lo que constituye a esa esencia, ¿Cómo puede producii'se esto? . El trabajo. no sólo constituye. la esencia del hombre sino que, además, el trabajo se objetiva en los productos, en las obras que son re. sultado de la actividad humana, MientJ:asel hombre pueda beneficiarse de esa obra la objetivación que eJ1asignificaba retorna a él y es,. en dennitiva, el propio hombre el que se beneficia a través de su obr'a, Pero el hombre no tarda en advertir que limitar la producción para su propio .. consumo .no basta a sus necesidades, :E:lhombre comienza a producii' .más de lo que requiere para su,, necesidade,s inmediatas y como él no es un átomo social sino que está relacionado con sus congéneres se percata que este exceso de 'p¡'oducción (Mehrproduktion) puede ser intercambiado con el exceso de pl'.Oducciónque haya producido otro hombre, . Se inicia, pues, un ,intercambio fomentando. una división Gel trabajo que ya en germen estaba en' la ,diferencia entre los sexos y en.lás r\'laciones familiares, . Pero el intercambio s~ ve favorecido' dando a la ~lercancía un valor que sirva para obtener o tra mercancía de identico' valor..El din~ro cumple esa función y lJor eso el intercambio se hace a través de. él. En El Capital dice: "El proceso de camb,io de'la mercal1cia.se..opera, .por tanto. mediante dos metamorfosis antagónicas y que. se cOlllpletan recíprocamente: transformación de la mero
cancÍa en di1lero JI 1IllelJQ fralls[Vl'fllllciólI

.sentido del intercambio eS"entonces, acj-ecénta~ese valor mayor, esa plusvalía, simbolizada en el dinero. La mercm191aes, ahora, un pretexto para ese fin. La fórmula que expresa esta nueva' situación ya no sería igua! a la anterior, shJO:
D

M

D

,;(;/"rr,; ''En la circulación M - D - M, dice Marx en El Capital, el dinero acaba siempre c01lJ'irfiéndóseen iala mercan; cía, empleada como valor de uso. Por tanto aquf el dine.' . ro se gasta definitivamente,' En cambio,' im la forma opuesta,.D - M ",D, el comprador:s610 desembolSa dinero para volver a embolsarlo como vendedor ", . Claro está 'que en la segunda fórmula la D 'priÍnera no puede ser igual a la 'última; pues' en. ese caso, el proceso no tendría sentido, La última: D vale más que la primera y se' transforma en D', :Con.esta transformación surge el capitalismo. ''D - M - D' es. pues. en sumd la fórmula genérica del copifal,tal y' como se nos presento' directamente en. la órbita de la circulación". Propio del capital es, entonces, su continuo acrecentamiento, la' plusvalía .10 constituye, lo ,hace ser tal y 10 acrecienta. Pero ¿cómo se origina' ese acrecentamiento del dinero, cómo surge ,la 'plusvalía? Surge, dice Mal'x,de una liiercancúi muy espeCial CU)'O valor de \IS0 posee la extraña virtu(rdeéonstituir por sí misma un acreeentamiimto de valor. Esa mercancía es la fuerza deUraljajo. ' Para qÚe el dúeño del capital ellcuentre la mercanc'ía trabajo en el merc'ado se requü;ren, por Jo menos, dos condiciones: la primera que un hombre, dueño dé su capacidad de trabajo .la ofrezca; la segunda que ese hombre no posea ninguna otJ'a 'niercancía que ofrecer y se vea obligado, por e110, a' vender su trabajó como propia mercaI1GÍa:' "Arrancando de' esta premisa. la fuerza de trabajo .1610 puede aparecer en el mercado como una mercal/cía siempre y cuando sea ofrecida JI' velidida como w"a mercanda'por su propio poseedor. es decir. por la per~.. sona a quien pei'tenece, Para qlie é,tte: su' IjoseBdor. pueda J}enderla como ,unn mercanc{a,. es necesario que disponga de ella. es deCir, que sea dueño libre de su .

•. •
,..
:.".

• •

:;'~

,

• • • •, . •
.

••

II "'l~~'lM.:"

~.~~ tri

til
"

<.ti

.c, ." e)
.l}

.',-

..:~c,Ii~).
;.,~

de

éste

en

/1ler~

callela.".

.

;, ;}~:
..•

La fónnula que expresa ese intei'cambio sería pues:
mercancía

}.~;~
, .':':

". ;;:.f,:

dinero
D

mercill)cía

~:l¡i
";"L:~.
"f
,;t,.

M

M

En el intercambio y en la división del trabajo pueden originarse, sin embargo, -y de hecho se originan- relaciones de dependencia. Esto se agrava cuando alguien advierte .que en ese intercanlbio puede obtener un beneficio mayor .que el valor de su propia mercancía. El

. i,"t

.. : •• • .' "e ./
.'

• •....

,:*~~

,;1':1

,.~ •••

,:,:".

• ••

'-;2.:/:

----••

. :':' • • .,( -.' ., • •, • . •...... • •~, . .' • . .
•''0.'
.. .1.....".,

,~",.
INTRO'DUCCION A LA FlLOSOFIA

¡
MARX ;',l:-.
-:l"

,
A estas preguntas responde .Marx:

"f "",. ."
'>, '

.

246

247

"

"

capacidad de trabajo, de su persona ... La segUlldaCOIldición esencial que ha de darse para que el poseedor de dinero encuentre en e! mercado la fuerza de trabajo ¡¡amo U/lamereancía, es que su poseedor, no pudiendo vender mercancías en donde su trabajo se inaterialice, se vea obligado a pender como ulla mercancía su propia fuerza de trabajo, identificada con su corporeidad viva".
Cu'ando .entra en circulaciÓn en el mercado esta mercancía especial que es el trabajo, se quiebra la primitiva circularidad que púmi' tía que la objetivación del trabajo en un producto retornara y beneficiara al hombre que había realizado. esa objetivación. Ahora comienza a crearse y a crecer un mundo objetivo, el delcapital, que es extraño e independiente del hombre que trabaja y produce ese mundo. Aún mas, este mundo extrafio se vuelve hostilmente contra. el trabajador que Jo ha hecho posible y, a medida que aquél más crece, éste va empobreciéndose y perdiéndose .. Es entonces cuando surge el problema de . la alienación que Marx trata en el primero de sus Manuscritos, económico-fil?sóficos, cuando habla del trabajo enajenado. Allí leemos:

'I! :.¡, ,l., -1;'. },:

{ {

-.J,
.~'. .:.;-;~ .~
.,:., ':11. .7

.,

f

"El'ser ajeno al que pertenecen ql trabajo y el producto del trabajo, al que se dedica el serJliciodel trabajo y a cuyo goce Va e/' producto de! trabajo sólo puede ser el hombre mismo. Si el producto del trabajo 1'10 pertenece al trabajador; sino que se enfrenta a él como un poder' ajeno; esto sólo puede producirse porque pertenece a otro homb/'e que no es el trabajado/'. Si Slt actiFidad es UlI tormelllo para él debe se/'fuente de goce y de placer para otro, No . los dioses, lli la naturaleza, sino' :Sóloel hombre mismo. puede ser este' poder ajeno sobre los hombres",
Consecuencia inmediata de este trabajo enajenado es el surgi• .miento de .la propiedad 'privada que pertenece no al trabajador sino a 'quien compra fuerza de trabajo porque tiene capital.

....

'Ji,}!

•L

.ir

.B-I~ .,1."
a¡@f
',:'~~\,;i

eo:

• i"

''Este hech'o supone .simplemente que el ;bjeto' prodl;' cido pOI' el trabajo, su producto, se, opone ahora a ,él como un ser ajeno, como un poder independiente del productor ... La apropitlción del objeto se mani, fiesta hasta tal pUlltO'como ellajellacióll que cuanto. mayor sea el númel'o de objetos que prodtizca el traba-o jador menos puede poseer y más cae bajo el dominio' de su. producto, de! capital , La ..ena/er¡acióll"del . trabajador, en su producto /10 sólo significa que su trabajo se "co'nvierte en un. objeto, asume una existencia .

"La propiedad privada es, pues, el producto, e! resultado necesario.del trabajo enajenado, de la relación exlema del trabajador con la iwturaleza y consigo mismo ".
Pero la .consecuencia. fundamental del trabajo enajenado es

~l '.,; t
0,, ,:;

otra y, por 'cierto, mucho más' grave. Averigua¡' esta consecuencia no

",1

'
"

..

..

ti'" "

.',
•• """. :

extel'lla, sino que existe independientemente, fuera .. de él mis;no y ajeno a él y que se opone a ,él como ún poder autónonio. La Ilida que él ha dado al objeto se le opone como una fuerza a/ena y hostil". '
Luego Marx se pregunta'

J
....:. l

::J.",Ji
,',o:

. nos puede resultar difícil' si nosotros recordamos lo que era y lo que significaba el trabajo para Marx. Mediante trabajo el hombre se realizaba a sí mismo y su esencia no era otra cosa sino el resultado de su pro- . pia' actividad. El hombre, en suma;' era su 'trabajo. Resulta, entonces, que al énajenar su trabajo, el hombre no sólo enajena al prcidpcto de su trabajo sino que se enajena a "sí mismo.' Enrabajo; en tales circul1s" tancias, lejos de realizar ¡jIhombre sigllificil' su'péj'dida, su ailiquilamien-

el

to,

.t;

.~. .¡r

t
'.~

~~ ::1

¡-:.::f."
I I I

.i:'i
•.

"Si el producto del trabajo me es ajeno y me' enfrenta como un'poder aje,IO,¿a quién pertenece.? Si mi propia actividad 1'10 me pertenece, sino. que es una actillidad ajena, ¡orzada, ¿a quién pertenece? A otro ser que no soy yo mismo. ¿Y quién es.este ser?",

-'-

_.

,

.

~:
~¡.

I

. 1

./ ":'f ~~

(' jt~

"¿Qué cój¡,iWúyé la enajenación del trabajo ? Primero 'que e[.t."abajoes e,i:tel'1lo al-trabajador, que no es parte de su naturaleza; y que, en consecuencia, liÓ se realiza en su trabajo siilo que se niega; no se sieilte felii, sino desgraciado; no desarrollá una libre" mergía física .v ápiritual, 'sino que mortifica su cueliJo y arruina su espíritu. ,'. EII' último término, para el'trabajador se muestra la exterioridad del trabajo im que éste no eS suyo,' sino de otro, que no le pertenece,: 'en que en e(.

--

..• ,

frabajo no se pcr/ellece a si rn;sll1osilla a Ofro ... Perfel/cce a o/ro, cs la pérdida de si mismo ".
Por el trabajo enajenado, pues, el hombre se pierde, se aliena. En e~l:e.tipo negativo de trab¡~o vigente en ~nadeterminnda circunstanela Justonea y en ~na determmada e~onom¡a de mercado se encuen.tra el fundamento ÚltU1lOde la alJenacJOn humana. Toda. otra aIJenaeIón es. uI~a consecuencia ele esta alienación que significa una quiebra y una' perdida del hombre que ya no se pertenece. a s[ mismo, ni a si mismo: puede rea!Jz;u'se. La alienación del hombre que trabaja a 'causa de la enajen¡lción de su .trab¡Yo no tennina, sj¡~ eI!Jbargo, cn él. como hombre i~dividuaI. Recordemos ~l~e el hombre.mdlvldual. no eXIste paJ'a Marx .. El ho!nbre'.,.,,:V~. es Un ser genenco, el hombre es un genero l', 1'01' ello, Ja aIJenaclOn de uno de los individuos. de ese género significa,en definitiva, la alienación del género. la alienación del h~mbre como taJ, la a.lienación ~e la h.umamdad. En el mIsmo Manuscnto donde habla sobre el traba¡o, enaJe-. nado leemos:

....

.:r J

,¡;}J:

.•...~

.suprima

e impide la comunidad. Es necesaJio, entollees. que cada conciencia y supere su condición de ser, natural y Il<? tolere la inmediatez

-

.!.'..
.'.o,.':

: :l:',.o~i ..

:':':'1

.-;"":l;

~:t::J <.

.• .... ¿ ::¡¡ . .. .o)

.f::1~:;
;:.;i,r

'o/.'i:;~
'{ ""f, .'.

~:;;~;J

"t~¡r
it{é'1

j

')':~ít.

"E" gcneral, la afirmación de que el hombrc se cllajcna de su pida como género significa quccada hombre esúí enajenado en relación COIllos otros y que cada uno dc los o/ros es/á, a su vez, enajenado de la esencia humana.: i'odo /0 que aparece en el trabajador como una. ItctiJ'idad de enajenación, aparcce cn el no fmbajado!' como estado (Zustll1ld) de e/llljenació,,".
. ¿Quién podrá liberar, entonces, a la humanidad de su aliena' ció,,'? Podrá hacerlo, según Marx, algüien qtie en SI íiils!lio 'encarneln negación ele esa humanidad, alguien que signiüque la negación de todo, alguien que en si mismo sea pura negatividad. Ese alguien es el proJeta-.

:'b.:~ii.
.:\.~~

.,.ic~r:
';¡"h.:;i!

T:r,¡jo.

>~i'£
'.ó-/L

'::i\i¡~.
::!t1l

::.,¡,~,

?':~].

':\i~

riada.
En la solución que da Marx al problema de la liberación del !Jombre ele su alienación es evidente e inmediata influencia de Ja dia'éctica der.señor y el siervo que Hegel desarrolla en la Fenonienologí" jel Espíritu. Por e]Jo creo conveniente l"lcer un lJaJ'éntesis en la eXjJosi;jól1 del pensumiento marxista y.ver cómo el problema está planteado' ~n Hegel. Para éste el problema .comienza con el esfuerzode la con cien;ia por realizarse y reconocerse. Por eso el1 el enfronte de dos COI1;iencías cada una .quiere ser reconocidu por Jaotra como lo' es en sí nisl11a, es decir c.omo siendo libre. Pero yo no puedo ser reco'nocido nmediatamente porque justamente Ja inmediatez de mi vida me aisla

"1

. /,';1.
"¡-'.;;;'¡'; ...', ';-",:~
~~
#

natural del otro. 'Para ello es necesano eOlTerun nesgo: poner en Juego la propia vida y la ajena. En este riesgo y en la lucha que se establece puede recién sá gannda la libertad. La mu.erte es el horizonte de la ¡ueha y quien no asume el riesgo no conqUIsta su IJbertad .. ~a lucha no es smo para que el otro reconozca y acel~te Y respete mI IJberlad. 1:.a., muerte del otro supondr[a, sin embargo, eliminar' la posibilidad de una conciencia que pudiera reconocerme. Al otro no lo.debo matar, pues, Slno someter. La Aufhebung eXIge la supervIvenCia de. los dos luchadores.., Este desenlace sólo es posible por una opCión. radical: que mientras lmO prefiera su v~da ? su libertad .. el otro pre.fiera su Jjbert~d a su vida. Aquella conclel.ICHI que ha op~ado por la VJda se sometera a la que h~ optado por la hbertad, renunCiando, por tanto, a ser conCIenCIa ele SI y para-si y deviniendo, en cambio, en ser conciencia parn~otro. De este :~lOdo"se "cosifien:' ante la n?irada ~e qUien la sojuzga, se tr~nsforrna'eJl cosa . Una conCienCIa deVIene se~lOr, Ja ot~a SIervo. Es sIervo y, POI" tanto. no verdadero hombre, .un sUjeto conscIente que prefiere su VIda a su libertad. El señor, en cambio, ha defendido su autonomúl. su conciencia no. está some~ida n otro, no es pura-otro, .sino pnra-sÍ. _ Pero ya aqul .se' .nos presenta un probJema pues el senor es tal",;. cn la medida que es reconocido.por una conciencia servil. Es reconocido como señor no por ~n hombre l~bre sino una "cosa n. EI::eJ fondo, pues, no es reconocldo.o;por nadIe. El. sen 0.1' aprovecha .del ~Iervo'para no entrar en relaCIón directa con las cosas. del mundo ex'lerror, Con el ser-en-sl de las cosas de ese mundo. El señor interpone al siervo entre" él y las cosas y hace que s~a .aql~éJ quien .trabaje en l.a dura resistencill que ellas ufrecen. Por medIO lIldlrecto y S1l1lucha cOn las 'cosas -su ]uc.!,a.ha sido pr~via y con otra concien~!a- las l~ace suyas.'y las disfruta. ]~l SIervo trabaJa p~ra su Señ?r y éste CUIdala Vida d~ su SIervOy la mantIene ya que estn VIda 'le es mdlspensable para relaCIOnarse con el mIJn-. do y gozar de él. Pero si el siervo obedece y trabaja para su señor es porque su vo~untad propia se ha anulado ~ se I~? traJlsformado enp~ro miedo al senor. Su actJtud sUJlone la ena¡enaclOn de su propm esencm. Al obedecer vive la negnción no sólo de su conciencia sino de todo su ser. La co.nciencia servil se anonada en el temor. al señor qu~', en definitiva, es miedo a la. muerte. Su ser, por ello,- es anonadanllento. Pero ahora viene lo importante porque ya fue dicho q¡¡e "el'miedo al. Señor es el.:' comienzo de la sabiduría": ailOnadándose la conciencia destubre que en' este anonadamiento absoluto consis'te la esencia de la autoconciencia. Trabajando paríl su señor y anonadándose por él el siervo advierte que.,

,',.'. •• ,., ., .... •. " ~:. •..... • • •..... . •.•. •...
...

• •.

e:'

yor

.": •.. ". • • :.' •.. '.•.. :.; . .,:': .. •. :,.

..o

,

•.. .• :::: . '.. • •... . -',. •• / ... , ,~".I
'

.'...:'1
,. ~

.~.

._:1

\~./

,"

'~A.

"S'

~.--;,

:~ . . . . .", .~' .", . .,,"
250
"/ '

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

MARX

,

,

25\

el horizont,e de su apetito no se limita a su individualidad sino que contiene también al otro. En él hay altruismo y.llega a valer l1,áSque el señor prisionero de su egoismo. Además por medio del trabajo e! esclavo transforma el mundo y lo hace adecuadO al hombre. Le impri,"'" meal mundo su propia esencia y, por ello, esa si mismo que se encuentra en la obra . ')' Mien tra's el esclavo, devenido au toconciencia debido, a su anonadamiento, elabora la esencia del mundo, el señor laCOnS\1I11e. La " conciencia servil, pues, ha ido adquiriendo a través deL temor, de la 'i ,__ obediencia y el trabajo la verdadera independencia. De este 111Odolos papeles se han invertido dialécticamente Y la servidumbre, en'su cumplimiento, se transfOlma en lo contrario de lo que ella era inmediatamente, Pero la libertad del siervo no sólo significa su libertad sino también la del otro. Antes en realidad el señor no era libre porque era reconocido por una conciencia no libre. Sólo se es libre cuando se es reconoci• '~I do por una conciencia libre, Entonces se puede formar una unidad: "un Yo que es Nosotros y un Nosotros que es Yo". Y esa libertad la consigue para lodos el siervo que ha sabido anonadarse, que ha sabido asumir su propia nada y, por medio del trabajo, hacerse a si mismo y "'f¡' """ transformar el niundo, .'c':: Con este un tecedcnte hegcliano volvamos a Marx. Para éste 'Ir ' también es el 'trabajador. 'el proletario quien puede liberar al hombre ,1 de su, alienaCión. Y puede hacerlo porque el proletario no sólo es un .,i ser que nada tiene sino que es la absoluta negación del hombre. En Ideología alemana dice que él proletariado es: ' ejl

e",

,;:,~¡)~ ' ;;:f::. ,~~t
,,\~.' ':r.~

Pero siendo el proletario la negación absoluta posee un carácter universal por lo universal de su negatividad., Por ello su' propia redención es una redención universal y por ello, también, su praxis revolu~ donaria está dirigida a todos los llOlT]bres, Lo que logra al recuperarse a' sí mismo es la recuperación total (lel hombre. En Contribución a la crítica de la economía política deCÍa que había que encontrar '
"

,

"una esfera- de clU"áeter uniJlersa! por sus unillersaies

"

'..¡:i;:¡£i~'

sufrimientos; tina esfera que no reí))indique ningún aere' cho particular )la que' no se le ha h echo ningún agral/io
particular, sino un agravio.en.sí; una esfera que
170

~:l
q

púe-

.

':;~.~~, .
. '~'ti .:,.:"J. ]J

e>,(

:,,' .(,d
.i;1.'

",;:,:l

'~'~1

;~ ;';t

i~ ,j':j
l'~\'

da apelar a ningún título histórico, sino únicamente al título humano; una esfera que no esré en oposición particular con las consecuencias, sino con los supuestos mismos del sistema político alemán,;una esfera, finalmenle, que no pueda liberarse sin 'liber~rsede todas las demás esferas de la sociedad y, por lanto, sin liberarlas a toda;'; que sea, en una palabra, la pérdida total del hombre J' que, parlo mismo, no pueda re~uperarse a sí misrna sino mediante, la recuperación tptal del hombre; que su[Jonga lil ruptura de la sociedad en cuanto clase particular, Esa esfera es el proletariado",
La revolución del proletario es univerSal porque es la expresión de lo que él es: universal negatividad. Y es liberadora porque su actividad negativa niega toda detel111inación que en sí misma supone una negación :..toda determinacióJLeS negación, omnis determinatio es n.ega:' tio. La actividad 'negativa es negación de una negación y, por ello. liberación. Ya San Pablo decía que "eligió Dios la flaqueza del mundo para confundir a los fuertes; y lo plebeyo, el derecho del mundo, lo que es nada,'Jo eligió Dios para destruir lo que es",' (Corintios, l, 1, 2:7,28). La revolución elel proletario es, por ello, diferente a todas las otras revoluciones. Ciertamente, dice, Marx al comienzo de] Manifies' to comunista, "la historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de las lu'Chas de,cIases". Y esta lucha ter:, minó siempre con ,una transfoTnlación revolucionaria que dio fin. a_ una determinada forma de elH\Íenación;'Pero 5610 la 'revolución prole.taria, debido a aquella condición de na'!a a que el proletario, había sido redücido, es la' revolución definitiva, la que termina no con determinada forma de alienación, sino con toda alienación, la que termina con la alienaciÓn en cuanto tal. La ¡'~volucióú prole talla será' la que instaure la sociedad sin, clases, la sociedad comunista donde terminen tocios los

• .¡ .'1
,

•<,

"

e

., .~I
e', e:: ,
.~¡'
J.

"la clase relegada a úlrimo plano en la sociedad actual, la clase que, en!l:aiia la negación de ladas las clases, nacionalidades, elc, ",

,;,"-r::1
"

il
l'ol/'"
p;.

Esta negación que en sí mismo. el proletario. encarna; cons-' [¡tuye el fundamento de la negación hacia todas,las extructuras existentes,qu,e la actlvidad del proletario postula necesariamente, según Marx. La praxis proletaria es; pues, una praxis revolucionaria, Escuchemos es, tas palabras 'del' Manifiesto comunista:

'f

11,
:
\

:"¡'

l....••

'-::'i",:

"Los proletarios no tienen naila que 'salJ'aguardar;tie, ,nen que desln/ir, todo lo que hasra alzoraIza venido garantizando Jo' aseg'fr<lndo propiedad privúda existente. la El proletariado, capa inferior de la sociedad.ac.iual,-no-.----ptlede~lel~antarse,!lO puede enderezarse, sin hacer saltar toda la superestructura formadú por las capas de, la sociedad oficial",

,J ,
'.,C .re", ,
," 1

,

{'o'

í :.
;. i
"1

,,e",'1 i~ ;,. :,J

conflictos y sea la solución definitiva de todo antagonismo. La que iHSt:!Ure un mundo feliz, un mundo idílico.donde ya "ni el crimen sení posible porque habrán sido abolidas las condiciones que lo hacían posible". Aquí es donde se advierte, como lo han señalado nuinerosos auto. res, el trasfondo no racional sino mesiánico de la actitud marxista. En el tercero de sus Manuscritos, cuando habla de la propiedad privada y el cOl1lunismo esclibe: . "El comUltlsl/lo es la abolición positiva de la propiedad privadl/,. di: la alltoellajenación !tumana y, por tmlto, la apropiación real cie la naturaleza 11lII/latlaa través .del hombre Y.para el hombre. Es, pues, la vuelta del!tombre misl/w como ser SOcial,. es decir, realmente !tumano, una I'uelta completa JI consciente que asimila toda la riqueza del desarrollo anterior. El comunismo, como naturalismo' plenamente desarrollado, es un humanismo y, como humailismo plenamente desarrollado, es Wl naturalismo. Es la solución. de¡b¡itil'a del autagonismo entre el hombre y la naturaleza y entre el hombre y el hOl/ibre. Es la l'erdadera solución del conflicto entre la existencia JI la esencia entre fa.objetil'acióny la autoajlrmoción, entre la libertad JI la necesidad, entre el indiJJiduo JI la especie. Es la solución del dilema de la histo" ria.y sabe que es esta solución ". Desde el campo de la psicología profunda fue Freud quien COll nayor energía rechazó 'la ilusión J11lUxista de que el hombre pueda al':uizar su estado de púfección .con la ..imp.1antacióILde_una sociedad. omunista en la cual el derecho de. propiedad sea radicalJilente'l1lodifiado, "la agresividad, dice FreLid, no tiene su origen en la propiedad". 'ara Freud el comunismo' no era sino una religión más que ofrecía a JS oprimidos la compensación ilusoria deun mundo mejor. y bien, ¿cómo lleva a cabo el proletario esta revoltrción que Hemí al comunismo'! Mediante la praxis revolucionaria. 'Debemos ahora lanteamos, -pues. el problema de la praxis. Este planteamiento requiere L1e' ecordemos, una vez más, que el hombre es un ser natural y necesir I d e una naturaleza exterior a éI. Hecordemos, también, que frente a :a naturaleza el hombre no es puramente pasivo sino que se relaciona )/1' ella activamente. La naturaleza no iJuede ser concebida indepenentemente del hombre pero tampoco. el11 hombre puede ser concebido • existir independientemente de aquélla. Se establece entre ambos" ,es, una relación dialéctica y en esta reladón es la praxis del hombre la

:;•.1,' :t~f
'';' ,iN,.

"t!~;1
11;/
..'.:{

que produce una naturaleza humana, un münd~. La .necesidad nafura del hombre es la que lo hace una fuerza de.produc~ión que entra en relaciones de. producción con otras fuerzas. y como de toáas.las. necesidades naturales. la económica es la más inmediata, resulta que la estructura 'económica es la detenninante de aquellas relaciones en que. los hombres se encuentran y constituye el fundamento, también detenllinante, de la conciencia del hombre. Esta no es. sino un eco o reflejo de la infmestlUetura económico-socia!. En CoJitribución a la crítiC'1 de la economía política podemos leer: . ''En la producción social de su vida, entran los hombres en relat;iones determinadas. de producci6n, independientes .de su voll/ntad, necesarias, que están en relación a un determinado grado de desmTollo de sus jiLerzas materiales' de. producció/i. El conjunto. de eStas relaciones de' producción constituye la: estructura económica. de' la sociedad y ésta es la base real sobre la que se eleva una estluctura jun'dica y política.jJa la cuatcorresponden detenninadas formas sociales de conciencia. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la l'ida social,' política y espil'itual en geileral. No es la Conciencia de los fiambres la qúe determina su ser, sino que, por el ciJntrario, es sil ser social el que determina su conciencia~.~.' Siendo la .conciencia una resultante del ser social, de. la sociedad en un momento" dado de su desarrollo histórico,es evidente que quien tenga el dominio én ese momento'será quien imponga las'ideas'vigentes. El' conjunto de estas ideas será el instrumento de que se serviní la clase dominante para ocultar sus .propósitos y dominación. En Ideología alemana, escribe: "Las' ideas de la 'clase dominante son las ideas dominantes en cad(, epóca; o, dicho en otros términos, 111 clase que ejerce el poder material. dominante 'en la sociedad es, 111 mismo tiempo, su poder espiritual dominante ... Las Meas dominantes no .son otra. cosa que. la expresión ideal de las relaciones matúiales doininantes, las mismas I'e/llcioiws .materiales dOininantes, .concebidas .como ideas; por tanto, las relaciones que hacen de. una determinada e/ase, 111 e/ase dominante, son también.1as que . confieren el papel dominante a sus ideas" .
\t'.

."' :.-:
".

••

..

;~t rrf

"';~f

;.-~l

•• .;J •'.:1 ••• •...
:

!'.~. ;~a'

lt¡~
~tp,. it:l¡~

Wf~. ~ ..

;,~

~' .

~.
~IJ.

r
.;

lr:. ,
t
,
1\

.' . .' .1
"

e:Sr,

..." c ....
.~"

.1'.

.t,

~
:~

!~ ~ .-I. ..~ , ~.
~,

l"

':~l .
. I

'~::1
.'.~> ~> J
:.J;'

(.

.':f :;~.h~,

]:

. .;. • • ., .' .,:
i:'

e;: .,.,
,,".

.¡,:-

~I;

...

..f! ;;.~ /

.;
. ..•.

.>:
•••••••-

, .~

. .,\,:
"

E~te conjunto de ideas, expresión de, una clase dominante, eslo que Marx Hama ideología. La ideología es, pues, el reflejo en Ji¡:conciencia.de relaciones de dominaeión que una clase ejerce.y que quiere imponer como si fuera una verdad absolu tao Las ideas de la conciencia, no pueden tener:.según Marx; U~'~~or absoliit()~P?~que eHas sO,n únicamente el reflejo de fOlmas, lustoncas de producclOn. Pero aqul nos enfrentamos a una inevitable dificuitad dentro del pensamiento.márxista: una verdad matemática, por ejemplo que 2 + 2 = 4, ¿es expresión de una determinada forma de producción y vigente sólo dentro de • ella? Al problema en realidad Marx lo soslayó pues cuando hablaba de •.. conciencia ideológica sólo se refería a "formas jurídicas, religiosas, • ". artísticas o filosóficas". ,Pero aún dentro de estas formas el problema , vuelve a plantearse pues es sabido que para Marx el arte griego tenía una vigencia supratemporal. Y de esta dificultad él tuvo plena concien., .. ,. cia pues en su Contribución a la, crítica de la economía política dice que "el problema no radica en advertir en qué forma el arte y la poesia .,( épica de Grecia están ligados a determinadas formas del desarrollo so."';',: cial. El proble!na, radica en que el arte gdego nos proporciona aún go."' .. : ce artístico y que, hasta cierto punto, vale como norma'y modelo inal, ./' canzable". • ,: y aún otra dificultad surge dentro del marxismo pues si la con• '' ciencia es una resultante del ser social, ¿cómo puede hacerse revolucio, naria y querer romper las estiUcl11ras sociales? ¿Cómo puede saber lo .'/ que es la esencia del hombre que, ¡jara aumentar las dificultades, es .':, distinta y está en quereHa corila'existencia real? Si el pensamiento sólo .:" "es un renejo o un eco de la -.realidad social, ¿cómo puede concebir lo .;;' que el hom brees antes de la' alienaciónj lo que será 'después de..ella? .": Creo que, estas preguntas son, en el fondo; 'una ..intrínseca 'y.-definitiva dificultad en el marxismo. Sin embargo, aunque no haya uná funda" da rcspuesta para ellas lo cierto es que para Marx la' conciencia VLielvea • 'actuar sobre el proceso social en forma dialéctica y es, de este modo, .' respecto a dicho proceso, condicionada y condicionante. , Esta vuelta de la conciencia sobre el ser social" esta relación dialéctica entre ambos hacen ilícito hablar de un determinismo absolu.;'i :: de la infr~estructura. Si ese determinismo se: diera no sería-concebito ....: ble la praxis revolucionaria':' .::':.' El proletariado debe tomar conciencia -aunque no se sepa cómoque en cierto momento de su desalTollo lás fuerzas de producción en.;:,:" ,tran en conflicto con las rel3cion~s de produccióne~istentes, las cuales, ./. por ello, se transforman en obstaculo para el posterior desalTol1o. Debe •. , " tOlllar conciencia, en suma, que están dadas las condiciones objetivas .,,', '"de la revolución. Esa conciencia es la filosofía. El proletariado necesita

.,,' __ ,: •... ' '/ • .::': '.. • ,. •

::J'

,te
254

Ir
,c,

<

INTRODuce ION A LA FILOSOFIA

'1.I.,:J

IJ

¡

1

MARX

,

255

".~ j
.~f
.~

de la filosofía, pero la filosofía también necesita del proletariado pora no quedarse en pura interpretación abstracta y poder realizarse,' En Crítica a la filosofía del derecho de lIegel escribe Marx: ."f!si como la filosofia etlCUel/frll en el pl'Olerariado' sus armaS 'maferiales; el prulefariado encuenfra en la filosufia sus armas espirituales," . El proletadado no, puede intentar un cambio, una revolución, sin una teoría interpretativa, pero a la vez, sólo sabe, interpretar quien quiere un cambio. Se advierte, pues, la neces,idad de uni! la te(Jría y la praxis 0, mejor aún, limitar la teoría para que únicamente sea la 'expre~ sión de la pníctica. Hasta ahora la filosofía sólo ha interpretado allllundo; la tarea del presente es transformarlo. Así se expresa en la undécima Tesis sobre Feuerbach: ''Los filósofos no han hecho más que inte/pretar de.dipersas modos el mundo, pero de lo que se" (/'lita es de' .rl'llnsformarlo ". y es neccsario transformarlo porq ue en el riJllndo p'¡;esente no se ve que tenga vige,icia aquel principio hegeliano que deCÍa que "lodo lo 'real es racional y ,todo lo racional es real"'. Lo real no es racional pero debe 'serlo. Para conseguirlo es necesaria la revolución; Y'la rcvolución abolirá, al proletariado y con él toda diferencia de clases y la raíz misma de toda 'alienación, En Crítica a la filosofía del derecho de Hegel. dice Marx: "La filosoFa 1'10 puede l!eg{/ra realizarse sin la abolición del proletl/riado, y el proletariado no puede llegar a realizarse. sin la aboliCión de laIilosoflÍ/". La filosofía es superada porque ella se hace praxis, porque no es sino un momento de la producción misn]a de 'las eosas, porque, en definitiva, sólo es la realización de, la razón en el mundo.' La filosofía se hace mundo, se ,mundaniza. Ella no culmina, y. se identifica.,con el-s-'a~--ber absoluto, como sucedía con Hegel, sino que ella se Vuelve una tarea en la cual queda superada. Para'Marx la filosofia culmina en la praxis de la no-filosofía. Veamos, fina!inente, ,cuál esel método que, según Marx" sigue el pensamiento en su conociJ:niento de,la realidad. N()sotros ya hemos. visto que el pensamiento sól.o es un reflejo de la realidad y, por ello, cn

I,! 1;

.1

¡

~:t,:
,::f

J

.C'

¡-:t

~ 't

l~-i' 'IW
''",!

\~
;~¡
"


~
".rÍ -

t

1

,

."J

i
S

~

,1
J

.'

C'

fr ,
~'

e,!)"

i
,,':
l'

¡

l ,
,"' <,11j.
t t.

k_'V

11"' ,1J\.UJJU\"'I..-IUI'I

/"1,

L,J-\.

r .ILU0\.ICIJ'\.

función de conocimiento reneja el movimiento de aquélla. También hemos visto que frente a la naturaleza el hombre no está en estado puramente pasivo sino que, además. se vuelve activrunente 'hacia ella. Está, en definitiva, en una relación dialéctica frente a la naturaleza y son dialécticos todos los momentos de desarrollo que se dan en esa relación. El método es, entonces, el dialéctico entendido como una descripción empírica de la realidad. Marx toma, evidentemente, de Hegel el método dialéctico aunque modificándolo sustancialmente pues para aquél de ningún modo es el Espiritu el que va dialectizándose. Refiriéndose un poco sarcásticamente a la dialéctica hegeliana .Iasintetiza en Miseria de III filosofía con estas palabras: "La razón impersonal, al no tener fuera de ella ni terreno sobre el cual ponerse ni objeto al cual pueda oponerse, ni sujeto con el cual pueda componerse;se.ve obligada a dar una ~'olteretaponiéndose, 0IJoniéndose Jo' componiéndose -posición, oposición, composición-o Para /rabiar en griego, tenemos la tesis, la antitesis yla sintesis. Respecto a quienes no conocen el lenguaje 1fegeliano, les revelaremos la fórmula sacramental: afirmáción , negación y negación de la negación ". .La primera diferencia entre la dialéctica de Marx y la d'e Hegel es la realidad misma que se dialectiza. En éste,esa realidad es el Espi-. rilu o Idea: Marx, en cambio, invierte el proceso y la idea sólo es la . resultante de un proceso material reflejado cn,la cabeza del hombre. En la segunda ediciól\ del Capitnl Marx agregó estas palabras: "Mi niétodo .dialéctico no sólo es jitndamentalmente diferente del método de Hegel, sino que e,'; en todo y por. todo, su reverso. Para Hegel el proceso. del pensamiento, al cual él cO/lJ1ierte, nclLl3o,bajo ek.nombre de ( Idea, e/'l'. ujeto con vida propia, es el deniiurgo de la s realidad, la cual sólo es la simple forma externa en que toma cuerpO..Para mi lo ideal no es, por el contrario, más qué lo material traducido y IrtmSpúesto"en la cabeza del homóJ'e ". . Pero, además, hay otra diferencia en la concepción de la dialéctica entre limbos pensadores. Esta diferenCia está dlldll en .el momento de la síntesis que parll Hegel era unll Aufhebllllg; La síntesis 'de la dialéctica hegelillni'era, ciertamente, la negación de una.negación, pero no

':~;',~~: , .'J¡'
'., 1
1;1:

~.. ¡~
.•:¡1,
~'~:1,

IV.LH,J\J\.

~J,
~ 4 . .

.I::'~:

: ..lit ,1
'j

"

'~l
:I~~',

~

~
'.,\

':

.{;J

~~" 'f
"

era solamente eso sino, también; unll conservación. El .concepto puro, donde. culminaba el proceso dialéctico ,hegeliano, 'apar~cía inmediatamente como negación de In negación, 'como la negatividad misma y en ello consistía su .universalidad. Pero estll universalidad em lo propio del Absoluto. Por eso la negación elela nega~ión se transforma, para Hegel, en lo Positivo verdadero. Y en eso Positivo, en el Absoluto eran conservados y superados todos 'Iosmomentos que habían sido negados' en el 'proceso dialéctico. En la Idea, decía Hegel, s'e conserva etcrna. mente lo que parece haber pasado. Por eso dijimos en su oportunidad que la dialéctica hegeliana cumplía estrietllmente con SU sentido elimo'Iógico de reunir a.través de. . Pero justamente es en el moniento de la síntesis donde discrepa Maix con la dialéctica hegeliana. Para él la síntesis es negación de 11I negación pero no conservación. En el tercero de sus Manuscritos, cuando habla de la crítica de la dialéctica de Hegel, esCribeMal'X: "En Hegel, pues, la negación de la negacíón na es la confirmación del ser verdiJdero mediante Id negación del-ser ilusorio. Es la confirl7laclóJidel ser ilusorio ... El acto de' sllperación (Allfhebllllg) '(ie/u ltlia función particular, en la cual la liegdción JI la cOtlseri'aclón,la negaCiónJI la afirmación están ligadas.Así, PO)' ejemplo, . '~Tl la Filosofía del defecko de Hegel, el derecho privado superado equivale a la /Iloral, la moral superada equivale a la familia; la familia superada equivale a la sociedad cMI, la sociedad civil .iuperada equivale al ,Estado JI el' Estado 'superado equivale'a la' historia IIlIiversal.Pe' ro en la realidad, el derecho privado, la moral, la jáinilia, la sociedad' civil, el Estado, etc., se conservan; sólo que. se han convertido en "momentos", modos de exi,itencia del hombre, que no tienen validez aislados sino que se disuelven JI se engendrail reciprocaménte entre si. Son momentos delmovil/liellto ". Es evidente qu~ dado los supuestos del pensamiento marxista, la síutesis del proceso dialéctico no podía ser más que \Ina 'negación de la uegación y, de uingúJl modo, una conservación. Una conservación postula una renlidad que siempre está en presente, y parn la cual siempre sean presentes los momentos de su devenir, tal como sucede con el Espíritu en la filosofía de .Hegel. Al no lIceptar esta realidad, es.evidente que para Marx el proceso no puede consistir en un reunir 1Itravés de que culmina en la síntesis defmitiva que es el Todo uiisnio,

• .,,:,

:;:.

• • • • • • .e:
•••••

.: /¡i; i:

¡ ..,.
~

:lt

'/1 t
~' '.,t

I.~:

.f .,

'1;'

i
:~:
,!.

':.

., ~;

• .' .',", .~ • . .' . • .;:
o..

".

•••

:d
'.'

¡

,

,~.
.~
;~,

!.

j

." .•.

.. :~" ~.
"v:t.

",

¡

. .' •• . .¡ .
,. .'
'.\,

.. :: ,~ ... . .',.

•• •

.1:. ,f .
• .l

't'"

:;L •.
,_ .,.,

ttv"
;

<

258

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

. • • • . • • •.. • •. .
'"
•••
o;'

, .....;.

;.

.•
,,',
'

.:)",1
...

•. .' .!. • . .' .
••
,
"'. .. .. :.

el Absoluto, donde principio y fin coinciden. La negatividad de la dialéctica marxista tiene vigencia en un án;bÚo histórico y social y está dirigida a negar una forma alienada de existir la esencia del hombre . Su síntesis apunta no a conservar sino a negar definitjvan,ente ese momento de alienación que' constituye la pre-historia del hom.bre y a inaugurar, de es~ modo, laverdadera historia de lá humal¡jdad. Su sín~ tesis' apunta, en dermitiva, a un futuro, a un happy",nd 'de la llllmani-. dad, a 'ullli humanidad como debería ser y no como. actualmente es, Su crítica se.dirige, por tanto, no al hOiribre como tal sino aun determinado hombre histórico. Su fe.en' la humanidad,.es en caJ11bio, limi. i tada y, por e!lo, hay que rechazar todo lo que se opongaa esta fe. Recordemos aquellas palabras de su tesis doctoral cuando decía que había que oponerse "a todos los dioses del cielo y de la tierra que no reconocen a la conciencia humana como la suprema divinidad". Marx, Jo hemos visto, vivió el proceso de disolución .que siguió a la filosofía hegeliana y sentenció el fin de la filosofía; superada en la praxis del proletariado. Pero dentro de ese proceso de disolución se aferró a una 'idea no proporcionada por la realidád actual, sino elaborada en función mesiánica de futuro. Esa idea. fue..!a es~ncia del hombre, distinta y en lucha con su. existencia real. Un.paso más en ese proceso de disolución y ya no ¡jastarácon decretar el fin de la filosofía sino'q'ue lo que se pronosticará se~áelfin'mismo.dei .hombre. ¿Por qué, en n;alidad,.en un continuo Proceso,de negatividad, afenal" se a una esencia"así sea ésta la esencia .delhombre, la esencia humanidad? Quien estaba destinado a dar ese paso fue Nietzsche. Fue Nietzsche, en efecto, quien habló del fin de "ese río sucio que es el hombrc" y profetizó el crecicnte nihilismo que invadía y devoraba a la concienci.a humana. .. _ _..

I .~ ~
. e¥,
.'

. 't:

t.

•. ,

1 ~~

,

,

.

;11 ":.'.\!

.':~
.\1"
l

J

"'

.

./' ¡; ~-',. r"1. -j- •

,.~ .

::;./:;t~,'

COMTE
Antes de ocupamos. de Nietzsche quien, conlO'profeta de un creciente proceso de aJlonadaniiento, anunciara el fui. del hombre y cl advenimiento del'nihilismo, hablaremos ahora de Augusto Comte . Comte es otro de.esos pendildores que nO:'sólose'aterra a la hu. manidad sino que lIcga'a divinizarla; dirigiend"otodo su esfuerzo intelectual a .sustituir "el reino. provisional de Dios.por el reino Irrevocable de la Humanidad". Hacia el final de su vida fl1ndala religión de la Huma¡¡jdad -el Gran Se~- la cual posee dogma y culto propios. Comte es, también, uno de esos hombres que ha vivido intensamente la crisis de su tiempo y genialmente ha an'ticipado.en buena me- . dida nuestro presente. "Sin un .nuevo poder espiriutal, decía,. nuestra época; que es. una época revolucionaria,. producirá una catástrofe". También él tuvo. conciencia de que una edad del mundo había muerto defini1:Í'.!amente una nueva coinenzaba, Eso.1o llevó a fJjar una distinta y cron?logía de la historia y a establecer .un "calendario positivista para un año cualquiera" qlle parte de la 'Gran Crisis Occidental o sea de la Revolución francesa de 1789. ' Comte nació e~ Montpellier el 1.9de enerO de 1798. En 1814 y 1'815 fue alumno de la Escuela Politécnica. En 1817 conoció a Saint-Si__ mon, de quien fue su secretario •.y ello le permitió. ser un testigo inmediato de los orígenes del socialismo francé's.,A los 28 años comienza a dictar su Cours de, philosophie positive, teniendo como auditorio a in1portantes sabios de la época. Pcro a los pocos,.cfías de.iniciado el curso .debió ser intemllnpido debido a una crisis de enajenaCión mentill que lo lIevó.a un intento de suicidio y fue seguido de una larga depresión me.'

l'

':~f :.~,
.
,\\.

:..f~t :~,\::
.

:¡[,

,. . ;,

"~

:;,
';'"

. I:':~":'
'-.;'

~'''l
,y.
. .",:.;"

-~:~
'~;;
e

'."l I
1 ", -,-,
j'

~

..~

-

:l
¡~ .
~i:".

':,., er' .. ,'.-

-r,'

.
'o-

_,:_.:._ I

":

.'

..

. " ,' ........

.ff. "r':i:. }

• •

•. :~~t':,

'l:f
..f.l ..

I3
.~:.

-r

..,t . ....~.
'

,1:

:~ ..
,

260

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

¡ancólica. En 1829 -tres años después- el curso fue continuado y desde 1830 comenzÓ a pu blicar los volúmenes que lo recopilaban. Separado de su esposa, conoció en 1844 a Clotilde de Vaux quien murió dos años después, Por esta mujerCómte sintió un amor profundo, y en vida y después' de muerta la honró con un culto casi divino. Ella fue la que le inspiró la religión de la Humanidad, cuyo culto estaba re'gido, en gran parte, por el recuerdo de Clotilde. Comte fue auxiliar docente en la Escuela Politécnica pero nunca llegó a ser catedrático de la misma ni en el Colegio de Francia donde aspiraba a la cátedra de historia de las' ciencias. Los suel¡Ios que ganaba no le alcanzabail para vivir y tal fue su pobreza que sus amigos positivistas, encabezados por Stuart Mili tuvieron que ayudarlo económicamente. En esa ayuda. que fue pemla.l1ente

J11
.,' t;.~

~~

">il~1
\::J",

; l':ID\

I'~' t~'

La sociología o política -ténninos sinóniill0s según se po maiíifiesto hasta en el t.ítulo de uiJa de sus opras: sistllma de política positiva o Tratado de sociologúl- será la ciencia que trata de esa realidad máxima que es la Hunlanidad. La política recobra, de este modo, su verdadero significado y alcance al referirse a la vida colectiva ele un grupo organizado de hombl'es. Será lá polítiCa o sociología, y no y la ,mtropología, la c;encia que explicara y daiá sentido y dignidad a tod.as las actividades humanas. En el .Discurso sobre el conjunto del positivismo, confhmando el programa ya esbozado en su juventud, Comte escribe: . ':£.'1ositivismo se compone esencialmente' de una filosop .fía y de ulla política, que son necesarielmente.insepara-' bies, como constituyendo la una la base y la otra el fin de 11/1 mismo sistema universal, donde la inteligencia y la sociabilidad se encuentren íntimamente combinadas": y a.i\adeque la ciencia social no sólo es la más importilllte de todas sino que, además, ella nossuministra el único nexo; lógico y científico.a la vez, para todos nuestros conocimientos. En el sistema positivista aparece la política, según aquellas declaraciones, con un seMido -teleológico. Es, en efecto, a la política como ciencia que se ocupa de la .humanidad y .de su evolución a donde se ordenan todas-las 'otms ciencias. Pero la política no es una disciplina.teórica sino fundamentalmen' te ptactica: Su nlisión es poder intervenir en la marcha natural de aquella evo]lIción para poder in:troducir, si es necesario, modificaciones sistel)1áticas que disminuyan las desviaciones, los' retardos o las incoherencias posibles si.aquella evolución estuviera abandonada a sí misma. "La realización continua' de esta indispensable in ten'ención constituye el dominio esencial de la política", dice Comte al comienzo del Discurso sobre el conjunto de positÍJ'isl7lo, Pero para que esta ültervención sea adecuada es necesano que esté fundada sobre un cOllocimi~nto de la realidad que le es propia. La política como fin del sistema positivista está exigiendo una base y esta base se la suministra la filosofía. El oficio propio de ésta es, .en la concep'cióJi .comteana., coordinar todas las partes de la existencia humana con el objeto' de conseguir su completa unidad. El hombre está cons:li-

. ',,'e' •

.in

t{~.

fig',lraba una partida para pagarle un abono a la Opera ya que Comte decía que asistir a ella le eraindispensable para continuar su obra. Murió el 5 de setiembre de 1857, Nosotros ya hemos visto que, según Kant, toda la filosofla es.. [ab, movida por tres preguntas básicas: ¿Qué puedo saber?; ¿Qué debo hacer?, ¿Qué me está pemlÍtidó esperar'! Pero estas tres preguntas no sólo suponen' al hombre, que es quien ,se las fomlUla, sino que. están dirigidas al .. ombre y son, en el fondo, una pregunta por el hombre, Por h eUo esas. tres preguntas refluyen en una cuarta, 'Iue es la fundamental: ¿Qué es el hombre? .Ese era el niotivo por el cual las disciplinas'que.l:espondian a las tres pIimeras preguntas'se podian refundir, seg(lI1l~ant en la,mtropología.Eh este planteo kanti3.Ilo se advierte cómo los grandes pro blemas de la filosofía, se reducen, en ,,!tima installcia, al tema del hom bre y sUproblemática. En el origen de las preocupaCiones de Comte,hay..una.actitiJd semejante. Sin embargo en Comte se ha pro<jucido un desplazamiento' para él el hombre propiamente dieho no exisk El individuo es una abs- . tracción y sólo la humanidad, la existencia humana colectiva, la sociedad es ]0 verdadero, 10 real, lo que existe, Según esta in.versión'la:J¡Limanidad no se explica por el hombre, sino que, por el contrario, el hombre 'iC '.'xplica por la humanidad, En el Discurso sob,'e el espíritu positivo,
-.,..¡'l' .'
.

f{
,p.
, .I:~

....t :

\~.

• • • • ••
'.......
0-"
,"".1

.J .' . " •• .:
'"
. -j,:

.s;

ó':', ;." .:

..

';t~
'~í
'. .¡.',~, ,r.';
~:
f'

fJ,

,¡t,: ',:;'
y

,1 "ir.

"Pcu'ael espíritu positivo; el hombre propiamente 'dicho no existe. sólo puede existir la Humanidad, puesto que todo nuestro desarrollo se debe a la sociedad en cUellquie; aspecto que lo consideremos",

'¡t
r;"
,~

::~I;~l
.xl.

. .' . .' .r. . '. .' .' .~ • . • '.
.'{,!'

.':'J

"j-:

.l::

~.'

.~:; ..

.~:';I,:;

:"

.\ .,' •
-

-i\"

.,(:'

262

INTRODUCCION

A LA Fll.OSOFIA
",

.;Cí"
. tuido por la parte intelectual, la parte efectiva y la parte activa; est~s partes necesitan ser reducidas para que constituyan algo único con 'un sentido único. La filosofía lleva a caho esa tarea; por eso su misión es, dice Comte: ''sistematizar tanto como sea posible toda la existencia humana. indil'idual y sobre todo colectiva, contemplada á la.vez e/llos ires órdenes de fenómenos que la caracte- . rizan: pensamientos, sentimientos yactos". Sin embargo, para Comte el centro mismo de la existencia humana no está ni en los'pensamientos, ni en la actividad sino en los sentimientos. Por la inteligencia y.la actividad, nos dice, el ser animado se encuentra en relación directa I<onlos cnerpos exteriores, sea para conocerlos, sea para modificarlos. El se¡Jtimiento o instinto, en camhio, surge como el centro esencial de la existencia moral y constituye SU nni•dad', dice Comte casi al fmal del primer tomo de su Sistema de política positiva. Comte recnrre, a GaIl para.prohar,. sobre una hase 'científica inequívoca; esta preenlinencia de las facultades afectivas. El estudio de las localizaciones frenológicas muestra una desproporción entre las fa~ cuItades afectivas y las intelectuales. Las primcras. ocupan, decía GaIl, toda la parte postetior y media del cerebro, mientras que las intelectuales ocupan, en la parte anterior, sólo umi cmuta o sdta parte de,la masa encefálica. 'La ciencia del siglo XIX confmnaba,. qe este modo, que cuando qUeríamos acercarnos al hombre pqra captar io que en él había de mayor íntimidad, nos encontrábamos cori'los sentimientos. Estamos, como es obvio, ante una concepción del hombre diametralmente opuesta a la de 'Descartes, quien cqnstimtemente decía: Je_Ij!,_s_uis_qiJ~nne. ch.o.se <tuipense • La preponderancia' de la afectividad. hace que la sistematización de la existencia. humana-tarea propia.de,.la fJ1osofía- se transforme primordialmente en una sítematización de los sentimientos, Sistematizar al hombre será sistematizar su vida 'sentimentaI..La actitud de Comte se presenta, pues, como un inmenso intento de establecer un ordre du coeur que sea fundamento y razón'de todo. . Pero, .a veces; el desarrollo de. nuestros sentimientos y nuestras inclinaciones discordantes impide estableeel' ese orden, siempre perseguido .. Por 'ello es necesario ql¡e la diversidad y complejidad de las tendencias sean reducidas a una unidad ya que. ésta es la condición para que se dé una existencia colectiva y aún una existencia individual: Sin embargo . 'la vida afectiva, por sus propias caracfer.ísticas, es impotente de bastarse

t .~
:1

. g

.,. ".9,

?'

COMTE

..

263

.~ ~ ; 1. f

h
Ir.!

-t, .~:

.""' • -','

• • •
o ~::.:

t.

J¡:i:.. .. ~
.... .

~ .~

J
.\

;~
.t ,~
f..
;:~

• • .," •.. ••••• • ••••
,
•• ."

.

.:¡¡

. ./ . .) • .,' .~, .
_ ......

.1
l
l.

% ¿;.
'ii~

a sí misma y alcanz,ar ese fin. Entonces surge el mundo exterior. El nos ofrece una importante base objetiva, independiente de. nosotros~para permitir a los sentimientos disciplinar sus inclinaciones dicordantes. Tal cosa sucede cuando la inteligencia primeramente nos ha develado y mostrado nuestro verdadero destino. Esa 'develación es la misión del es•. pírilu' quien, consagrado al.servicio del corazón, lleva a cabo la sistema-' tización de lo humano. Esta sistematiiación muestra, así, dos aspectos! uno subjetivo, que es el fundamental y otro objetivo que es la ocasión y el medio.'para que el primero. se cumpla. El positivismo asocia, de este modo,' su principio subjetivo -la pr~pondeninciil del sentimiento-, a una base objetiva, la inmutable necesidad exterior captada por la inteligenCia, Así reslllta explicable que lo primero que se sistematice frente a la necesidad que ofrece el mundo, sean los pensamientos. Ellos suministran la base objetiva previa, Luego, dice Comte, "cuando la síntesis especulativa haya permitido cumplir la síntesis afectiva, es evidente que la síntesis activa no ofrecerá mayores dificultad'es", Hemos visto que quien realiza aquella sistematización era el espíritu. Pero, ¿qué es el espíritu, realizador de esta tarea y cómo lo conocemos? Cornte rechaza la experiencia interna, la introspección como medio de obtener un conocimiento objetivo de él. En la primer lección de su amo dice: "Es sensible que por una necesidad ü1I'encible el esp íritu humano pueda observa,. directamente todos los [enóml!nos excepto los suyos. El ind/virtuo pensante no pod,.ía diJ'idll'se en dos, uno de los cuales razonaría mientras que el otro mira,.a razona,., El ó,.gano obselvado y el ó,.gano obsen'ador siendo, en este caso, idénticos, ¿cómo podría tener lugar la obsel1lación?", La psicología queda, de.este modo, desjerarquizada y Comte'se aleja, por ese motivo, de fas empiristas ingleses quienes consideran como hechos a los datos de conciencia. Si el espítitu no puede captarse en sí mismo, es eviden'te qu~ su consideración abstracta no puede inall~ gurar ninguna actitud filosófica,. Pero obsérvese que si el espíritu no podemos verlo ab,tractamente, nos queda la posibilidad de contemplorlo en su actividad. De aquí resulta que el espíritu no puede ser estudiado independientemente dI>los investigaciones .donde él actúa. El estudio del espíritu, entonces, ,erá idéntico al estudio objetivo de los resultados .de su actividad; es decir, los resultados del pensamiento. Y así tenemos que el espíritu se va explicitando y mostrándose en la medida que va unifi~ando la diversidad de Jos fen6menos del mundo ex terior, o sea, en

.~ .,

i'

es

I

"'~

'-~

1'"1

I'I

,":

.;',

.

'¡l' 'l,:: ' . I':1
=:"J.,

~.S'

1,: t "{
,. f I,t.

.,L:'

,J;;"r;
~ s: ".

«r.

~~t ... '..

~...

..

_Ir

~l-~! . . ~':'

er'

¡ ~~

-e0;'• ::" >

,

{;' 'I"~

1"

.~.

e".""

264

INl'RODUCCION A LA FlLOSOFlA

:o;~}.-:ft :~)¡;':' .
.:r~i.:~i .. ~). i :
,"
',',

COMl'E La f11osofío aparece; de este modo, como la profundizaci6n, la generalización y ]¡l aplicación de los ideos básicas que constituyen a una sociedad en un momento' det~nnjnadó d~ su historia. La fJ..1osofía e~, entonces, el poder espiritual que, fund.ado sobre una primera verdad comÍlnmente aceptada, constituye el vínculo de unión entre los miembros de Una sociedad. Pero Comte está tonvencido que la sociedad est4.sometida al desarrollo histórico yen ese desarrollo toda socie~ dad posa por diversos estadios. En estos estádios hay un dinamismo intemo de evolución por el cual, cada uno de' ellós es consecuencia del anter.ior y, a su vez, causa del posterior. En el cuarto tomo del Curso de nIosofía positivo leemos, justamente que es necesario; "Concebir .cada estadio de la.soCiedad como el resultado necesal'lo del 'estadio precedente y el motor indispensable del estadio posterior". Sin embargo en este desarrollo de los estadios lo que evoluciona no es la esctructura de lo sociol que es inmóvil y está constituída por leyes. iJunutables según Comte, smo que lo que evoluciona soulas . diversas icleus y creencias de cada uno de esos estadios. LO.que evoluciona entonces, en la total nctitud del espíritu es cada uno de esos es~ tadios. En toda sociedud, pues, 'puede advertirse una estática social y unn' dinámica social, estando. ambas sometid'é1s a leyes. Laestiltjca social consta de inmutables "leyes de coexistenciu" que fundan' el orden que hace que Una sociedad sea tal. La dinámica consta de las "leyes de sucesión" que fundan el progreso a que tod.a sociedad está sometida. Pero el progreso no destruye el orden sino que, por el contrurio, se funda en él. El PI'ogreso no es, en definitiv.a, sino Una progresiva toma de conciencia: del espíritu sobre el orden que constitpye un estadio de la sociedad. Yen, esta .progresiva toma de conciencia ante cacla es!lidio sociul el' espíritu va pasundo por distintos estados. Este es el sentido de la farnosa ley comteana de los tres estados donde cada época .histórica se muestra .como una fase determinada y necesma dé una ilJisma evó., lución de) .espíritu, Esta iey evolutiva .es, por otril.parte, la' Ílnica' que .puede explicar todo el pasudo histórico al ordenurlo como momento cle un proceso en el cual el espíritil va'adquiriendo un mayor grado de conocimiento; En el Discurso sobre el espíritu positivo, leemos:
1

la medida que va fOlmando .las ciencias. Estas surgen como "hechos del espúitu" en. SU' proceso de actualización; son, en defmitiva una proyección del espíritu en su proceso sistematizador. Para llegar a la posesión del espíritu Comte pretende crear UHa mosofía que siga el hilo 'de sus proy'ccciones. Pero, como lo ha señalado Gouhier en la Introducción a Oevres ehoisies d' Auguste Comte, lo que le interesa. a esta filosofía "no es el mundo explorado por el espíritu: es el espíritu en tren de explotar el mundo ilo que la ciencia dice. de las cosas le intereSa eJ;lla medida en que la obra manifiesta la inteligencia del obrero: esta mosofía de las ciencias es. pues, una filosofía del espíritu y no una filosofía de la naturaleZa.... . El origen de la inqui'ctud de Comte no. es conocer la naturaleza de este mundo sino buscar' en las ciencias el apoyo necesario para que la su bjetividad afectiva pueda sistematizarse y, en defmitiva, para .que la humanidad pueda realizarse. De este modo. no 'puede resultamos. sorprenden te que en el Discurso sobre el conjunto. del positivismo.. nos .diga que: "el universo debe .rel' estudiado no por sí mismo sino pa~ ra el hombre o, meior, para la humanidad". La filosofía que Comte busca no puede, pues, ser el resultado de una imposible consideración abstracta del espíritu. Este, por el contrado, es siempre el espíritu de una sociedad que posee un unitario co!1iunto de conceptos para interpretar las cosas de su mundo .. Este unitario conjunto de conceptos es lo .que Comte llama "buen sentido universal" y con él se relaciona fundamentalmente la filosofía ya que ésta, en una primera aproximación, no es otra cosa que una generalización 'de ese buen sentido -bon sens- y una sistemática apli'cació¡['del mismo. Ei! Discurso sobre el espÍlitu positivo leemos: ''Importa mucho observar que. en tados los.asp~ctos. ~senciales el verdadero espíritu. filosófico consiste .sobre. todo en la aplicación sis'temátlca del simple bIlen sentido comlÍn a todas las especulaciones verdaderamente accesibles. .. Por eso. .. las sanas especulaciones filosóficas deben siempre tomar de la .razón común sus nociones Iniciales, parÍJ dar/es, mediante una .elaboración sistemática un grado de generalidad y de consistencia qtle 110 podrían adquirir espontáneamente".

.y,,~
'::'.I:'' C¡¡¡"<

'-:::VJ~~ &L:~ h..~ :
,l. "

J:d,

:;~:'~

.
...• <::::"
"<-,

.}
• r:

.:;.

;.r:~~1"1 ,.W«
.j/.~"l

•..,

,.Ií"

,:;~
.:,-jj¡
• "1:::

.... ~ii

" .9~

':i,~r
,A..•.••

.1.~.
"11i!

..,~
;~

.:¡j~, ...
. ~ .. ... ~
"

:,.~\l
'

t¡l

. ,'I;~'
""~

,.IJ

.~~:¡:

!~ ,.
'...,;'.' ~ 1'1'

• • •..' . ••• '.,,:;: .:,~ •
.¡\
•••

., .' .' • ••
•••
.
:

•": e

.'

.:;~. .. 'Lt
.' ¡,¡:
.,:~

i,~t

. :1%

.'~ ¡I,;

.t;~
:i'!i
H!
~.~

. .' .~ •
.•'

..

•••

.

o",

..

!¿~ .:',i.;"~ "1!i:{~'
. t

i:~
•.. \:v'

''El esplrlttl po'sítlvo, en' Ylrtud de $U na.turaleza eminentemente relativa, 'es el IÍnico que puede conside-

.r".
.• '1.•..:,

el)

:
i:>
.

",'

•....

.

••••

• /:.i:
.'.< ..

i

.• .,\') ., .,a
,..
!" .. •

,}'"

.;.:J

...... r
,'o

266

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA .rol' convenientemente toda! las graiules épocas históricas como fase3 determinadas de Ulia misma evolución fundamental, en la que cada !l/lO resulta de la precedenle y prepara la siguiente según leyes invariables que fijan su participaciqn especial en elcomún progreso, de tal manera que sea posible siefl1pre, sin inconsecUel1cia ni parcialidad, .hacer una exacta justicia filosófica a todas las cooperaciones; cualesquiera que sean; !fo)'. se puede asegurar que la doctrina que haya explicado suficientemente el pasado en su conjunto obtendrá. inevilablemente, por medio de esta sola prueba, la.presidelIcia mental del túturo".

COMTE espíritu, cia. en plena annonía

267

.

,X4
,,.;¡)
'.;;

con el estado inicial de nuestra Íllteligen-

<j.
'i;.

.:~I

.H
.oí

.:~.:r '..•• ¡;;. ~
'J~i

t

"busca ávidamente y de una l11anera casi exc1usiJ'a, el origen de todas las cosas, las causas esenciales, ya primeras, ya últimas, de los diversos fenómenos que la i7Í1presionan, y su modo fundamental de producción: en una palabra, los conocimientos absolutos". El estado teológico, a su vez, pasa por' tres etapas sucesivas en' .. las cuilles se va marcando ,un interno y progresivo proceso de Íllterpre-" tación:. el fetichismo, el politeísmo y el monoteísmo. . El estado metafísico tiene una preocupación semejantc. al ante-,:.' rior pues también se pregunta por la esencia de las cosas y por las caue. sas que la,s determinan. Sin embargo ahora, en respuesta a esas preguntas', no apela a causas extramundarias sino que las busGa en las cosas mismas. . ''En realidad, la metafisica, como la teología, .lr.ata sobre todo de explicar la naturale.a íntima ele los seres, e! origen y el destino de todas las cosas, e.lmodo esencial dé producción de todos los fen61J1enos; pero en lugar de operar con los agentes sobrenaturales propiamente dichos, los reemplaza cada l'e. más por esas enti . dades o abstracciones personificadas cuyo uso,' verdadúamente característico, ha' permitido a tiJenudo designarla con el nombre de ontología ". En el estlido metafísico también hay un proceso evolutivo que va desde las diversas. entidades particulares a una entidad general que es la Naturaleza, equivalente a la idea de Dios del estado anterior. Pero la metafísica es, a los ojos de Comte, una actividad fundlllTIentaL-nente';c crítica y disolvente que' por sí no puede constnlir ni organizar nada'" que le sea propio. Ella sólo puede destuir no sólo desde el punto de,:,,,: vista de la inteligencia sino tam]jién, y en mayor medida, desde el pun- .:;,. to de vista de la soCiedad, Por ese motivo Comte la considera como"::, una enfermedad de la mente. Es, sin embargo, un momento necesario ~ de la .evoltición '-como lo s.on todos los nlomentospara dar poso al espíritu a un estado de madurez. Se explica, e'ntonces, que Comte diga:

.;;.
el

.'.'1:.

",'.

.-,;.

,_e;;;:,
•. L
eJ"

•. .,:,": ., . .c.: • . .' • .:,: .' :;~ .~.
.:ji .:.

" 1.::£ ! il
''1 "í,

i~~l
:;":~
1'" . ~

,"'.:.'
..

,c' .'

;;.~: ' ,

..

:

,

La ley de los tres estados nos muestra al espíritu, en un proceso interpretativo, pasando por el estado teológico, el estado metafísico y' culminando en el estado positivo, que es el definitivo. En cada uno de ellos el espíritu desarroÜa diferentes métodos de investigación, acordes en cada caso con elllivel de evolución alcanzado. Por.ello es lícito decir que, en definitiva, el espíritu se identifica con los métodos. En el Curso de filosofía positiva, dice Comtc que esta ley: "Coi,siste en que cada una d. "uestras concepciones princip01es, cada rama de nuestros conocimientos, pasá sucesivamente por tres estados teóricos diferentes:' ef. estado teológico o ficticio: el estado metafísico o absI tracto: el estado cient¡'fico o positivo. En otros térmi. nos, el espíritu humano, por su naturaleza, emplea su. cesivamente en cada una de sus iilvestigaciones tres métodos de filosofar cuyos caracteres son esei,cialn;enÚ diferentes y aún radicalmente opuestos: primeramente el método teológico, luego el método metafÚico JI úftimamwte el método positivo ... el primero es el punto de partida necesario de la inteligencia humana; el tercero su estado flio y definitivo; el segundo está destinado únicamente a servir de transición ". En el estaqo teológico, que es la pIimera fase del espíritu, éste muestra,' dice Comte, una predilección por las cuestiones más insolubles y más inaccesibles á toda investigación. Su búsqueda está orientada hacia el origen de las cosas, hacia las causas'primeras y finales de todo lo que acontece; está movido, en suma, por una preocupación absoluta. En el Discurso sobre e] espíritu positivo dice que en este estado el

.

.l~\'

. ¡I,,~

..~~ "'0' "~'r.~

..... .

. ~~.

, 'f"

¡'~
1;;;
.:i~, .~.

~~.¡~;

:;t*
'~" -& ',:V¡'
"~

.. .
:

e,:;

~:tt :t

!.~
j'
~,

.

~:

.t:
.<';:,.'.

.~. l..(,
.?;

.{

..
f

f ,
,
1, ,.

"!'

"

.¡l.

• t
j

'1'
,9 :,\, '1 .,

'Tuede, pues, considerarse finalmente el eslado metajúico corno una especie de enfermedad crónica inherente por nah./raleza a nuestra evolucióll menlal, individual o colecfilla, entre la infancia y 10 virilidad". El estado positivo o real es el estado definitivo del espíritu en el cual éste muestn .Sll total madurez después de un gradual proceso de emancipación realizado en los 'estados anteriores. En él "'¡apura imaginación pierde irrevocablemente su antigua supremacía niental" y da paso a la razón y a la observación, a las cuales se subordina. En el Discurso sobre' el espíritu positivo, Comte da las dive.rsasacepciones de la palabr. positivo, lBs cuales constituyen un verdadero resumen del espíritu en su etapa de plenitud. Esta~ acepciones son: 1) Lo real en oposiciéin a ,loquimélico. 2) Lo útil en contraste con lo ocioso. 3.)La certeza en oposiCión a la indecisión. 4) Lo preciso a diferencia de 10vago. S) Lo positivo como contrario a lo negativo. 6) Lo relaf:ivoen sustitución de lo absoluto. Nosotros ya hemos visto que la ciencia era, para Comte, una
proyección del espúitu que surgía en el proceso de sistematiz¿lció.n que.

:~fi:\~~. \

':'J;'IU~
::.N~

•.•.• l..l/rJ

J

J,j

¿o,

.:
.,'" •
.;,
"

\f~
',:!h~f

.w¡:
1.!1

i't "::fp'
.I~'

fenómenos sino que debe buscar entre éstos :relacionespOJ1lJaJes consy tautes de sucesión y seJilejanza. El f:tnde ',su esfuerzo es considerar todos estos fenómenos sometidos a leyes naturales e ii1Variables modo de tal que de la observación de ,hechos pasados 'y contando' con la Í1mmtabilidad de las leyés, podmnos prever los hechos fuIliros. Ver para prever, voÍl' pour prévoir, dice Comte, es la meta de la ciencia. En el Discurso sobre el espíritu positivo afnma . "que la verdadera ciencia, lejos de estar formada de simples obsel1laciones tiende siempre a dispersar, en lo posible, de la exploración directa sustituyendo ésta,por esapre¡'isión racional que constituye, en todos, los aspectos, el carácter principal del espíritu positi)lo ... 'De ,uerte que el verdadero espírituposítiJ10, consiste, sobre, todo,. en )lerpara'prever, en estudiar 10 que, espora .deducir lo que será seglÍn el dogma general de la invariabilidad de las leyes naturales". El conocimiento de las leyes naturales, que hay que reducir siempre al menor número posible, es lo propio elela ciencia. Esta, en el estado positivo se caracteriza por considerar a.la naturaleza como una pura, constante y necesm'in relaCión de hechos, o fenómenos, consistiendo la ley, justamente, en esa relación: El saber positivo se agota en esta relación y se desentiende de por qué Se haya producido, es decir se desentiende del problema de la causalidad. El JllÍsterio delporqué de la produccióJl de las cosas no'puede nunca ser revelado, diCeComte, y, por 10 tanto, c¡¡e fuero del dominio de lo científico. Al positivismo
no le "interesa ni la naturaleza de las cosas, ni la'nut1lra1eza.de las causas,

,~t
~ ~~

r~

¡tI

. ¡;1
,~
~l

'F-:
r.E

');~

I

éste realizaba frente al mundo extelior. AhOJa bien; ¿cuál esla realidad a ]¡¡ que la ciencia se aproxima e investiga'! Esta realidad es la cosa tal como se nos presenta de un modo inmediato sin ninguna complicación de conocer su esencia ni su causaiidad. Real es, entonces, no la cosa en sí, sino el fenómeno, o sea como la cosa se nos muestra en su inmediatez. Para Comte la ciencia es ajena a todo' intento de penetrar las cosas en sí y, por ello, está definitivamente divorciada de.lametafísica que se p,lantea "problemas falsos e insolubles", o se'a qUil1lé,i-icos. filoso"La fía positiva, dice, hace fonual profesión de ignorar absolutamente la naturaleza íntima de un cuerpo cualquiera". Para empezar, pues, la ciencia limita sus pretensiones y acepta que su horizonte está constituido exclusivamente por los fenóm'enos. Sin' embargo no puede quedarse en esa etapa ya que el empirismo absoluto es estéril e incapaz de f011l1arciencia. 'Los fenómenos, o sea; Jos hechos en sí mismos, no 'pueden constituir iiada más que los mateliales indispensables sobre los cuales la ciencia se constIui:rá. Comte afi:rma que el verd¡¡dero espíritu positivo está tan lejos del empirismo como del
rnistícismo. Nos dice, adelhás, que la ciencja no puede consistir en una

h}, ,fM , ,[(jii
.

I:I~ ,~. 'i}'!,

:~ .. ~ :t-.

;¡:6i!
, 1;'
.:vi;.

L~l .(r

".'~ i
, ;'.'ii;:'

::"::';.Lf'
'.'

.... t I~'
..
'.

vana erudición que ¡¡cumula inútilmente hechos, sino que debe aspirar a deducir unos de otros. No le es lícito a la ciencia, pues, quedarse can la simple experiencia, con la simple observncióJI ni con los simples

. :'.~;:>\(¡

;! ..

.-, ;;'¡~,

;¡U

No le interesa qué puede haber en una causa, en qué puede consistir su naturaleza para llegar a ser capaz deproducir,un efecto determinado. Se desentiende, pues, del.por qué de la producción para prestar su atención únicamente al cómo,de Ja misma. Hilsta las hipótesis -estrictamente indispensables a los ojos de Comte para que la investigación científica sea fecunda-áebenreferi:rse <;le modo exclusivo a las relaciones .legaun les entre los fenómenos y no hace.. .alusión a su causalidad. Hay una iógica interna en el,pensanliento pO;'itivista que de.sde el abandono de la esencia de las cesas va hasta el abandono de la causalidad entre' ellas.,Cosa y, causa son témlÍnos cuvos estrechos vínculos parecen defiIliti~9s: alu.b'os reconocen una mÍsm#a etimologí~, está.n some.tidos a una igual problenHíticll,y se pl:oyecta.il con igual destino., En e1'Discurso sobre el conjiJlito del positivismo afÍl'ma COJl1teque:

'.i .,:' • • .-•.
:"

. •. .:::1 .' •• • ..;.' • ,
...,
'"

••••

e'.

:-,.~

.::1

." •

"'1

.0"",

,,\~'

. .' .;
;,":,,",

• .,. •• .C
-.,

.';:,C:

. .'
;

., l.:>

"' .
.,;';f ,

.;;:>'

y

,
COMTE.

270

INTRODUCCION A LA FILOSOFH

:,':f:'.'

"'..1 ..-, '.':", Ip.
",

.

J

,

271

.,;<'~\
.~'::: •..... .(1

"el verdadero espíritu del positivisnlo consiste, ante to,' do, en sustituir siempre el estudio de las leyes invaria, bies de los fenómenos a.sus causas propiamente dichas, ya sean primeras o finales, en una palabra, la determinacfón {/elcóltlo a la,del por qué". ~-~_ Pero, ya hemos visto, el prescindir de una consideración causal no significa, en el pensamiento de Comte; un abandonarse a la pura experiencia. Para que haya ciencia es necesario la adjunción a la pura' "em. piria" de una disciplina ultraempírica. Toda ciencia empírica debe consistir en una construcción; no debe detenerse en la 'captación de los hechos sino que debe hallar la coordinación legal de los mismos. Pero, .¡,qué ciencia puede suministrarnos en su mayor pureza ese carácter de establecer relaciones necesarias hasta el punto de poder, deducir las unas de las otras? .Evidentemente la matemática. Por ello Comtc afirma en el DisculSosobre el espú.itu positivo que "la matemática es el único origen de la positividad raciana l" ¡•

'f'~
"

,\}
'~

~

.Pero aquella matematización se diversifica se@lncada una de las ciencias a las cuales se extiende. En cada Una de éstas existen fenómenos elelne.ntales, es decir, irreductibles a otros, que exigen, a pesar de su

r,l

;:

¡

conexión necesaria, inducciones diversas, Por ello leemos en la misma lección del Curso que "cada ciencia, desarrollándose, hace sufrir al método positivo general modificaciones, determinada:; pOI' los feIlómenos que le son propios", Comte, como hemos visto, reconoce y respeta los dos elementos que constituyen Una ciencia eJllpirica: la experiencia y la racionali~ dad. Esta última acepta un origen y un método matemáticos. En Comte culmina, de este modo, lUJaactitud iniciada con Galileo y Descaites y que tiene plena vigencia en el ámpito al cual la ciencia moderna se ha antolimitado, El método matemático es, ciertamente, el método que el espíritu positivo sigue frente a los hechos que dcbe sistematizar. Pero en esta marcha sistematizadora el espíritu hace sufrir a este método modj- . ficaciones tales que permitan adecuarlo a la diversidad de fenómenos que debe tratar; debe acomodarse, pues, a los "fenómenos verdaderamente elementales, es decir, irreductibles a otros". Estos. fenómenos irreductibles constituyen, para Comte, seis categorías fundamentales que van a fuJidar seis distintas ciencias: matemática, astronomía, física, química, biología y sociología, laprirnera de las cUHles, dice,.

•_. ..r..... ' • •
.-.v.

.'" .', .:
1"
I

.' .1
,

,.

'I.,i.
'le
.rIf.'

11 'r, " ,
',tl
)~

J.

.~'.

,

.~ .:' . .,,' • • . •. .<, . •
.,,-,.~', .
.

Ir t,
~
1,

f

.. ,.-

Es por la matemática que el espíritu positivo ha comenzado a formarse y de ella le viene el m.étodo propio. Pero la matel)láticano está s6lo en el.principio del método sino que debe extenderse a todo su largo pues únicamente. por una matematización progresiva es que los hechos pueden mostrar sus relaciones necesarias y su legalidad. Oigamos a Comte en la tercera lección de su Curso: "ELesplrilu matemático com'iste en mirar.siempre.. omo . c ligaiiasentre SI todas las cantidades que p?ledepresental" un fenómeno cualquiera con el fin de deducir las Ullas de- las otras. Pero no hay 'evidentemente fenómeno que no pueda dar lugar iz considemciones de este' género; de' donde resulta. Id extensión naturalmente' indefinida y aún la rigurosa universalidad lógica de la
ciencia matenlátfca'~

t

':~¡

r

..1

J,
l;'
i
\

•••

'C

1

~"

.:'i
"','
"~,.'

ej-

I

1

','.,

~ ,.

i R.

!

"constituye necesariamente el punto de ¡iartida exclusivo, y la última el único fin esencial de toda la filosofía positiva". En realidad, como ya hemos visto, lo matemático. más que una categoría aparte se.transforma en la base metódica 'que'unifica la sistematización ele todos los otros irreductibles fe¡¡ómenos. Así se funda la Clasificación comteana de las ciencias que no es una'lI1era yuxtaposición de las seis ciencias fundamentales sino que nos muestra un orden en el cual es dable advertir una complejidad creciente y una generalidad d,ecreciente, En el Discurso sobre el espíritu posi1iY'o,dice Comte refiriéndose a ese orden: "Consiste en clasijicm"1asdiferentes ciencias, jimdándose en la naturaleza de los fenómenos estudiados, según su generalidad y su independencia decrecientes o Sil complicación creciente, de donde. nisultan' especulaciones cada Vez menos abstractas y cada'vez más diflciles, pero también cada J'ez más eminentes y completas, el1 virtud de su relación más íntima COI1 hombre, o más el _,

.~r - ..•
.,:.'

.,;::,i

1..1 matemática aparece, de este modo, como la ciencia por excelencia. El método y proceder pl"Opiodel espíritu positivo que la adopta consiste, pues, en una matematizaci6n o cuantificación de la realidad. El neopositivismo de la escuela de Viena hace suya también esta actitud que sintetiza el) su lema: quod mensurari neqnit non existít, 10 que no se puede medir no existe.

}

¡'f'

¡
í

¡ l' ,.1 :,1..,

¿¡<

H-~ J J"'ULIU

\,., .IV.l, ••..•

h

.l.;'n. .•... .•• •.•• U V ...,•.

lr.>

bien con la humanidad, objeto final de todo sistema teó.
rico"'.

""'j' ' \~.~:;
...jl

La clasificación de las ciencias tiene la fundamental importancia de mostrarnos una continua ascensión del espíritu.a través de los diversos órdenes de fenómenos. Pero, además, el espídtu no sólo sigue una marcha ascendente a través de la estructura objetiva de las ciencias, sino que él cumple en cada una de ellas una ley constante de evolución. Esta leyes la de los tres estados que se aplica a cada lUlade!las ciencias. En el orden indicado cada una de ellas fue adquiriendo, en el progresivo proceso Jústódco. el carácter de positivo que ahora ostentan todas, Ahora bien, ¿qué posición ocupa la filosofía, en la clasificación de las ciencias que hace Comte? Nosotros ya sabemos lo que para él era la filosofía: la profundización, la generalización yia aplicación de las ideas básicas que constituyen a una sociedad en un momento determinado de su historia. En un tien1po1 entonces, en que lodas las cien~

.): ..'J.;

~:t¡"~ ,~l~. ,
~~ y1Y?

""'j' f')~ ~.
:;.

..

,."'~.

~:
~t~.

it :]r

¡~.
r".'.
~.

cias han alcanzado su estado positivo, la filosofía positiva tendrá por objeto el estudiar .cómo un mismo método va aplicándose a cada una de ellas de acuerdo a Un plan general en el cual van coordinándose los fenónienos observados. En efecto, en la advertencia del 'CUl'SO de mosofía positiva, Comte afirma que ,ésta trata "únicamente el.estudio propio de las generalidades de las diferentes ciencias, concebidas como sometidas a un método úúico y fOffilando parte de Un plan geúeral de investig'aciones". En el mismo lugar, leemos:
''.J11e limitaré, pues, en esta lIdJ1ertencia. a declarar que

.;;~
• '!1!'

'"

:¡;:

1::.. ~1r, '.• ,tr.

rl
;,\

';~::;:;

empleo la palabra filosofía en la acepción que le daban .los antiguos, y particulannente- Arist6teles;..como- desig-"ando el sfstema genera] de las cOlicepciones humanas; y, añadiendo lapalabre! positiM, allttllcio que considero esa manera especial de filosofar, que consiste; en examinar las teorías,' cualquiera que sea el orden de ideas, como teniendo por ob¡eto tá coordinación de.los hechos observados, lo .que constituye eltercero y último. estado . de la filosofía general, primitivamente teológica y luego metafísica, como lo explico en la priméra lección".
.,.•

il
. !~i

.:\

transformó en el concepto metafí~ico de Nahlralez~ -esp~cie de primer ministro de la divinidad- y luego desápareció de la conci~ncia humana porque para la explicación científica de Jos hechos aquella idea de nada smía. Hoy aquella crisis no puede ser conjurada si no es estableciendo un nuevo pdncipici' de autoridad espiritual que instaure la unian y el orden y sea compatible con el progreso. En nuestra, época. dice Comte. no puede ser establecido ningún orden si no es compatible con.el 1'1'0greso,y ningún progreso puede ser realizado si ,ho'tiende a la consolidación iJel'orden. Y aquel nuevo principio que asegura el orden y el progreso es la filosofía positiva_ . Por eso Comte .siente la urgente necesida'd de hacer un llamado. para que la enseñanza de esta filosofía. se universalice y tdunfe sobre los prejuicios..y las. pasiones que le 'oponen resistencia. Pero. ¿quién está en mejores condiciones de oir ese llamado dirigido al buen sentido universal? Está, evidentemente, aql1elia clase que no se vio comprometida con "los sofismas perturbadores" de la filosofía teológica y de la mosofía metafísica que fueron las 'fIlosofías' de 'Ia aristocracia y de' 1>1 hur¡,'uesía, respectivamente. Esa clase es la. de los:proletarios. eh la cual la' alisencia de toda educación escolástica dej'a el. oídopl1ro para oír . . el mensaje de salvación. Además de estar libres de esos sofismas perturbadores, los proletarios tienen puro su coraZón de todo cálcúlo e interés )' ello les pehuít"; adoptar la fIlosofía pi'opuesta con un sentido puramente especulativo" Escuchemos 'estas. palabras de Comte que están en el Discurso sobre el espíritu positivo:. . "Cufl1;do hayan (Jciuacio de modo c01;venie;'lteestas diferentes tendencias, mentales y morales, es pues, entre los proletarios donde mejor deberá realizarse esa unilJersalpropagación del saber POSitiIIO,condición indispem'able para la realización,gradual de la renoJlación jl/osóflca, Es también en ellos donde el carácter continuo de este estudio podrá llegar a ser l~ más puramente especulativo, porque estará más libre de esos puntos de 'vista interesados que a tos estudios aportan, de iorm,! .._n.'ás o' menos directa, las clases 'superiores, casi siempre preocupada)' por cálculos' áJlidos o 'ambiciosos",

." . .' .,
.,}
:-..'.• ., ....

e}'

• • , .•.. e' • e' •
'.'

el
-

•.
• :':

,:.

j;p';

:<1

Para Comte es la t1Iosofía positiva la única capaz de poner fin a
la crisis revolucionaria que está. atormentando a las r¡-~lciones civilizadas

k,

de la t¡eml, Sólo eJla puecie encausar esa crisis q~:e 'se desencadeJió sobre el mundo desde la disolución del ordenmedieviQ. En el transcurso de esa crisis la idea de Dios, símbolo de unión entre los hombres, se

¡fi

Como ya' hemos visto, el espítitu positivO no podía captarse por Una entrada en s[ mismo, como sucedía en el idealismo, ni por un acto'.de introspección. Para que tal captación se produjera era necesa~ rio ..que aquél se proyectara y se objetivara' en los fenómeÍlos de . la ..•'
'. ,~.~.

:.'

i

i.>j

i :r~ • .~ •.. :::) .:
e::
i

I

, \'1 .,':,

:

.•

1

J

.<.C'

::", .".L.
'¡'

.'

,,,:'/

v .x s


COMTE
275.

d:i";',
.':

274

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

.~.

.~.

l.

:':~••
• • •
•.

l

.•.. l

i

_ •.......
•••• ,.• >
"

.' . . .• .;~, •. • • ." • .
.....
.'

naturaleza, pero siempre tei¡iendo presente que el universo debe. ser estudiad.o no por sí lUismo sino 'para el hombre o, mejor, para la humanidad. Nada mas consecu'ente con esta premisa, entonces, que el rechazo, por ¡i'arte de Comíe, de tina investigación demasiado' detallada de la ñaturaICZ11 y .la condena de instrumentos; de. alta precisióll, tales como el microscopIo; A estas aCtividades él. las declara íncohenintes, es'tériles' y' producto' de umi' pueril curiosidad. Justamente una de las características de'tinitorias del espíritu positivo era la utilidad. Y por útil entiende Comte -como lo afirma en el Discurso sobre el espíri(u positivo- el hecho de que nuestras especulaciones estén

'~I.f
"1 t ,

'1 I~ ~.~
~

Jj

~ ~ l. ~ ~
'.I.~

"elicaminadás al mejoralniento cOlitinuo de nuestra verdadet-a condición,' ¡,i(¡iv/dualy colectii'a, en lugar de la vana sati~facciónde una'estéril cwiosidad".
Sin embargo este 'carácter de utilidad no debe ser mal interPretado 'Ya que Comte Techaza en6'rgicamente todo ütilitarismo iJimediato: Varios comentadores de' Comte han' tropezado con la dificultad que:esta concepción'de lo útiÍ-les presentaba yno han sabido superarla, Veamos cliál es él planteo comteano. En el Cnrso nos dice que

• "t

,~*
l.
'\'."

I¡,~
J~.

:::'

::):., ..~ .
c' ..
.....

•.

.:W: ..
,y

,

. _.

"",

••

"

~t:i
'

'si la'inie1igencilihun¡an.ano se ocupara más que en investigaciones susceptibles de una. utilidad. práctica 1¡¡, mediata se encontraría por ello mismo ... detenida por completo en su progreso ".

't,
'~~~',

"}

.,t;.

. s'

'-~'

y más adelante añad.e que las teorías 'Científicas se han formula"
do

'):f ..
.'"

.

''''''
., "

poder; savoir pour prévoir, prévoir pOllr pouvoir, es una afirmación central en el pensamientodeComte. Es decir'que. toda la previsión postulada en .la ciencia tiene por fin la acción, tiene por. fin el podcr dirigir la actividad del hombre hacia la naturaleza. para ejercer sobre ella un dominio y ponerla al servicio de sus designios. Todo esto se puede sintetizar en" la fónnula aCLlñac\aporComte: Bcien,ce. d'ou prévoyance; prévo.Yllnce d 'OU action; Esta posición central que dentro de lo humano le es otorgada a la' acción le hace decir a Ortega y Gasset: "Rindamos, de paso, homenaje. al primer hombre que pensó 'ton tal c1arid~d esta verdad, el cual no fue Kant ni fue Fichte, sino Augusto Comtc el demente genial", Este primado de la acción, resultante de "una reacción. especial de la. razÓn práctica sobre .la razÓn teórica"'y encaminado a una explotación ,de la naturaleza, es ejercido en el estado positivo por . la in.dustria. La industria es un magnífico ejemplo de una razón prácti'.: ca que, no a nivel individual sino social, pretende' modificar el CIll'SO. de los acontecimientos valiéndose de la ciencia. .Pero, en definitiva, toda esta incursión que el espíritu objetivo hace hacia el mundo. exterior sólo tiene sentido en la medida que permitirá ¡¡ la humanidad mejorar su. condición y desarrollo, La buscacla unidad' de la vida afectiva surge .cuando el método. objetivo desanollado en las ciencias. cumple .su fin de ponerse' al servicio del interés huinaJio . Por consiguiente resulta claro ver cómo este e'lemento subjetivo de u tiIidad es el verdadero método.,unificador de .toda sistematización. Es evidente, también, la inutilidad de querer bus~ar esa unidad en los fenómenos del mundo exterior que pennanecen inevitablemente diversos. Estos. fenómenos, lejos de darnos una unidad y Un conociniiento absoluto, .permanecen siempre relativos a la organización del hombre y .a su..'situacióil, .En resumen, podemos decir con palabras que.Comte escribe en el Discurso sobre el espíritu positivo que

"en una' simple' intención ,científica' y que a menudo han' 'sido'.cultiJ'adas durante siglos sin' producir ningún resultado'prác tico ".
Estas palabras significan, evidenteme!'te, que colocado en el campo de la.investigai:lóncientífica, el cspírihl. debe' proceder' haciendo abstracción dé toda consideración práctica.' Pero, previamente, 'este estudio de 'la naturaleza sólo tenía su razón de ser en servir de base para una acción sobre ella y, por eso mismo, pennitirque el espíritu se proyectara y contribuyera al progreso y al perfeccionamiento de la humanidad. El fin 'de la ciencia no es otro, entonces, que conocer las leyes naturales'. para prever los acontecimientos futuros y' tener; de ese modo, un dominio sobre la naturaleza. Saber para prever, prever p'ara

.i:i.
"

o.:'!"

1:-;:'

,

•••• ,.'"." .
.

.,",'
,',

. ~: ..
:.~~~

",:

'.;.,"

,-."

:f .:c.
'-",'"

~:.,~,','

..... ~.; .

"referidos no al universo, sino al hombre, o más bien a la Humanidad: nuestros conocimientos reales tienden, . hacia una completa sistematización, .tanto científica como lÓgica.De modo que, en' el fondo, sóff) se debe concebir 'una sola ciencia, la ciencia hunllina o, más exactm;t-ente,social".
La plenitud 'de la conciencia y la posesión plena del espíritu 'positivo se produce, pues, cuando se realiza la unidad" intelectual, debida a una organización total de los conocimientos. Tal acontecer señala el adve,iimiento de la sociología. La sociología, de este modo, se presente en el sistema de Comte como una especie de autoconcien-

~

..•.
;.

~::
"~'

'~'. ","

~~.
;'

'.Y.J,ii:.

276

INTRUVUCCIUN

A LA "JLU~UI<JA

...~ ~;:~k (~'~1f

cia del espíritu positivo. A su nivel se cumple el precepto soci'üOco'del "conócete a tí misrno",.allnqlle no referido a una conciencia individual sino a la humanidad toda, Esta, la humanidad, es el objeto propio de la sociología. La humanidad es la que realiza la buscada unidad intelectual y por eso a ,ella se subordinan, subjetivamente, todasJas otras ciencias, Pero, llegando a esta etapa de plena conciencia, el esríri;u comprende que.él no es un fin en sí mismo, sino que está.subordinado a la vida afediva, es decir al corazón, Todo su proyectarse y la sistematización que hizo de sí mismo no tenía otro objetivo que esta,subord'ina-ción. El espíritu quiso conocer para obrar ,y obrar para conseguir la felicidad. Ahora, al llegar a la. cúspide de su ,evolución, advierte lúcidamente este destino y que su misión es, ante.todo •.social y ética: Sistematizar la moral humana es lo.yue constitúirá siempre, según Comte,la principal aplicación de toda "enladera teoría de la humanidad,: En el Disc'\I'so sobre el espíritu positivo.leemos:
la "sucesivo, /l.,das las especuladones ¡'ea/es; cONIJenienteniente sistematizadas, concurrirán'siempre a cOl1sti/lLir, el1 todo lo posible, la ul1iversal prepondemncia de /cuilOral, puesto que el,punto de vista sociall/egárlÍ.necesiJ.riamente a ser en el/as el vincil/o científico.y. el reguladodógico de todos los demás aspectos:posWvos". " "Pero

:~~it
.'1t¡t
.

J"I~t
;,

~",

~}~~ j
.;\

que es capaz de establecer y mantener el vinCl;Jbq\le une á los 'hombres y los reúne a todos en una sola humanidad. Ese vínculo'es el amor. Por eso Comte al lema del positivismo, Ordeil y progreso, le da un fundamento que lo preside: el Amor como principio, el Orden como base y el Progreso como fin. Esta primacía del sentimiento y del amor como vínculo que une a los hombres lleva a Comte en el Sistema depolítica posi' tiva a hablar de la moral como 'un'a.séptima cieJícia, superior.a la sóci6logia. En el capítulo primero del tercer tomo de esa obra leemos:
"EsÚ'ddininio finCd es, a la vez, I11IÍS esp'¿CI'al; ás com: m piejo y más eminent~ que el de la sociología propiam(mte dicha. .. Se ácaba así de sentir cómo la moral difiere realmente de la sociología y lasobrepasa.nÚesariamente tanto en,plenitud como en dignidad aunque esté subordinada a e/la objetivamente".

en

"

.•;

'l ..
;1"',,:'

.;",:

{~

Por medio del amor el sujeto de la moral ya no es el yo, sino' que ha devenido en el nosotros que no reconoce fronteras de clases sociales ni de épocas históricas. La moral señala al hombre que su destino no' está en el encierro de su individualidad sino en la apertura a ese no.. sotras que es donde lÍnicamente puede encontrar su felicidad. El destino del hombre es, pues, converger a esa realidild que le es constitutiva y que él, junto con todos los hombres, 'integra: ia Humanidad, que es el verdadero Gran Ser, Grand étre. En el Sistemll de política positiva lee.
1110S:

En la etapa positiva a que haUegado la'humanidad, toda la problemática debe centrarse, pues, en..lb:moral. La refonnamoral debe tener, entonces, una.p¡:ioridad absoluta porque toda otra crisis, empezando por.la política, es. resultado -dela crisis'moral..En. e¡mismo. Disclll"so dice Comte.
"que las principc¡lesdijicultades. sociales no son hoy esencialmente políticas,. sino sobre todo morales, de suúte que supos;ble solución .depende realmente de la~ opiniones las costumbres mucho más que de las instituciones, .10 que tiende a extinguir ul1a actil'idad perturbadora, transformando ta agitación politica en n"lOI';miento filosófico.".

úf "
"',,~f' .>jf

Y' ::~f
Ir.:.~~:<

''He aqu[ cómo se establece al jin la constitución moml de la razón h!l/Tuma, en la que todos los esfL/erzos, teón. cos y práctico,;, cOl¡jJergen directamente hacia SL/ sal10 destino, que es la conseniáClón y etpel:fecc;ollamiento del verdadero Gran Ser".

El GrUJíSer que está constituido, seg'''' C()ll1t~,pc- el conjuJlto

i

;I;~
:1

de los sei-es pasados, presentes y futuros es

é: Sll~!ltul(l, n "':estadio e

po.-

',::> :.:,t,
".:!( •.,.~
'

y esta reforma moral debe' llevarse a caboafinnando el cm'ácter

que al hombre diferencia del animal: la razón y.la sociabilidad. -La'reforma m~ral debe partir de aquello que' es capaz de' fundar esa 'sociabilid'ad,

<.:,;W." ::!"< ..... {:1~~

sitivo, de la idea de Dios. De este modo" 1'3,u,t1ll.lido el reino.provisional de Dios por el reino irrevocable ue la Humanidad. Es evi(lente que ante una 'concepción ;emejante de la Humanidad, el espíritu positivo se ve en laimpostergable necesidad de fundar una nueva religión. Será la. religión de la Humanidad que es la 'religión propia del espíriW positivo. Sed, una religión atea que reivindica su alcance etimológico y su función será, entonces, religar los individuos dentro del Gran Ser. En el C,tecismo positivista leemos:

.:'{i:1{~':
•.•. t'

. .11 •. •. . • .' •
•'.0'_'/'
\,

-¡,~.

{'

,

,

278

INTRODUCCION A LA FILOSOF'JA "La religió/1 consiste, pues, e/1 regular .cada /1atura/eza i/1dividua/. y en reunir todas las individualidades, lo que constituye solamente dos casos distintos de un problema único ".

~;i~~~J'
.'1.1 ;.-. ~::PL:
.'\
.:
","

L

/'
li

,::~:;~~~~:

':t¡~

"

'.' .
...••• 1

'

Este carácter de religáción que COffite airilííiye a la' reÜgión muestra. lo necesario que 'es.ésta para que la 'Humanidad sea lo que' es: la reunión .de todos los seres.en el Gran Ser. P~io esta religión neCesitaba, también, su órgaiJiiación y su cuIta y a esta tarea se abocó Comte en. el. Ca tecismo positivista, regulando los más pequeños detalles. Instituyó nUeve sacramentos sociales y un sacerdocio positivista. En la nueva religión le estaba reservado a Com te la [unción de gran sacerdote .

-lI
:~:~.

'i

.-:'-\'.' .

NIETZSCHE

• ;~i.:\ •... L,:: '

_:;{

..

,

. ~f" •. ..
••
::.
~ .,,~'/i'._....

:\: ••

• •... •

-_.

.~t~ '!.~,~

~~1
{~ ..
'{ ...~:@.
-;;;

:,t
:};:<¥;
Ir:.:\~.

.z'f'!i
j;(:tr
~~l.'I".:\t:"

~f>'

.:)
...

•....

....... ..

'~14
,';;:X

.' Federico. NietzSche ,nació en ia' pequeÍi.a .aldea prusiana de Rocken ~l ISde ochlbre de 1844. Su pad~e [u~ .un.pastoi.'dé la iglesia luterana quien, cuando nuestro folósofo tenía:f año's, enloqueció y después de un año ,de. constante extravío y padecimie¡:rto murió. Esta tragedia familiar. fue_d.esde 'entonces:.una obsesió~ en la.rilemorla de Nietzsche y . sii primér.anhelo fue. llegar :a serpastór como su:¡iádre. A losnueve aHos . estudió músi,:" llegó a cantar pasajes bíblicos_con. Unpróvisaciones que él mismo haCÍa. También escribió poemas y i~s- uso' música para rega-.,. p lárselos a su-madre.y_ a su abuela:' . . Luego de cursar 'sus' primeros. grados escolares'y mediailte una beca ingresa en la. escuel¡r de Pforta !lo~de- se impar:i:ía una severa disciplina. A los. 18 alÍas iriicia, sus. estudic;>suniversitari'cis de .teología y filo- . sofía clásica.en Bonn, pero. .decepcion~d,o del anibientées¡;Udiantil de esta ciudad resuelve terminar en.Leipzig sólo la filología clásiCa ya que re. nunció a la teología. EnesteJugar le acontece algo q-ue fue fundamental para,su vida)ntelectual:. en una Iibreríacoinienza a pasar Jas hojas de un libro y algunas de sus frases 'lQ deshü)i brán. LO .ll~va a su éilSa y lo lee • con avidez. -"Apenas llegado a mi habitaci6Ji :"':escribe luego- abrí el te'-' soro que había adquirido y comencé a dejar obrar sobre mí su enérgico 'y sombrío genlo" .. -E1libro_era El mundo como volunt .•d y. representa_ ción y su-autor Arturo ScJl0penhauer. '.. .. ' . . - .Otra infJpe,¡lcia decisiva para el'poi'venif'eSpiritua! de Nietzsche ftie la ¡:irofunci:a-' aÍ:nistad que.lo unió' Ricardo Wagner;::Para aquél la música deWagner. erala expresión dé ia volillltad de quefiablaba Scllo-

y

a

:'!{:.'

~uu

U •••.•••.

'-1.•..•v

••....•......• '-'~. r>.

L.<r' .lo

J.••..••Juv '

•• U'').

.•.

•.•.•....• •.••......... ~~ ..
j

penhauer, la expresión de las contradiccioJ]es y luchas que reinan en (a natur,leza y que a través de aquella música lograban alcanzar al1nonía y orden Nietzsche ejerce la docencia pero a los 35 años abal)dona su car-. go d" profesor en la Universidad de Leipzig por raZOnesde salud. Desde entonces JJeva una vida enante ..Sils-Maria, Niza y las ciudades italianas conocen de su ininterrumpido peregriJHljey de su continuo renuncim' a todo: cosas, Jugm'es,amigos. En 1889 Nietzsche reside en Turín. E13 de enero'de ese año al salir de su casa ve cómo un cochero castiga dei,iadadamente al caballo. Nietzsche, entonces, COlTe,se abraza al pobre aniJnaly llora. Desde ese momento queda para siempre fulminado por la locura. Unos días antes sus amigos habían empezado a recibir de él extrañas cartas, unas fil1nadas por Dionisos y otras por El Cl1Jcificado, A su amigo Brandes le escribe: "¡Amigo Jorge! Desde que tú me has descubierto, no es ya raro 'eI encontrarme: lo diffcil, ahora, es perderme". Casi un año antes se dirige a su amigo Cad Fuchs y le dice: "En Alemania se quejan mucho de mis excentricidades. Pero como ignoran donde está mi centro, difícil es 'que dicieman dónde y cuándo soy ex.cén trico", Sin iécuperar llunca su razón muere en W'eimarel 25 de:agbsto de 1900." . .

a menos que tenga un Dios, OIrLigos!
JI. .

y yo n~ te~tgo ni Dios ni

••
t"

.. ~tl:' ~
V~\f~f{~

Sin embargo Nietzsche no renüncia defll1itivameJite a la comunicación ya que él cree tener ideas qtie deben ser.dichas los otros hombres. ig~~~~. Busca, entonces, una técnica especial de comunicarlas de modo tal ~'~!¡'~~í~r!!i que aquello que diclio directmnente es falso en la medida que se preseri.'.••••• •.~~~"'::'¡if¡ l!f.~,:I'M. ':~:~,a~T:ta como verdad absoluta, pueda, dicho indirectamente; insinuar, la ver~~'~"t:.~. dad. De ahí la necesidad, para expresarse, del ocultanliento, del seud6ninlo y de la máscara, El fin de.la máscara no es engañar, sino.proteger; es ocultar la propia grandeza'para hacerla .accesible a los otros. honibres . .t.'U:;~-~'t. 'i~t~~l:i! t Escuchemos 10que dice en Más allá del bien y del mal: ;:¡ll~_,

',~t!~;;~l



c, •

e:-;
•••

a

;~~'l:
'~f!~1g;~."~i'!<'
tttl'!'(j~

:~~~ltf~~ . ''.!'.a.",,r~li'

.'¡?i~¥;,~~.
<>'1iIf~' "'~l;';,pp :.i~t~'Jm¡ .
'.",I".j.:!.¡' ~'.

'~~l'F:í)t "'~l!i~~~},.

'''ª<~ "~~j~ili '-;,~@~¡Kif.:
.";,jr":f{-' .1.":"".1'' ' ~;~'~

"Todo esp iritu proJimdo tiene necesidad de una l7láscaI'a. Yo diría más aún: alrededor de todo espíritu profundo crece y se d esarrol/a "in ces(/J'ulla máscara, gracias a la inte/pretación, siempre falsa, es decir, supe/ficial, de cada una de SL'S palabras, de cada uno de sus pasos, del menor signo de vida que manifiesta",

.' . ./: •, .
'.

.....

.... .

:' ..,

. >

.

el

e

t:'
J

En su vida Nietzsche fue testigo de cómótódos los vínculos que lo ligaban a algo fueron quebrándosele telliendo qLJeasumir; 'entonces, el desaiTaigo y el desamparo de Un desierto que 'sentía crecer' en él. En Más allá del bien y del mal escribe:
. "No ligarse a .nadie, ni aún la persona más qúifridd :.' No permarrecer' ligado 'a u na patria, . , No permanécer .fi- . gado a un simtimiénto de piedad. ; , No permanecer ligago a una c¡(~/icia... No permanecer ligado a nueStra propia liberación. ;. No permanecer ligado a nuestras piopias virtudes"." .
'.1'

a

:';'!ll:
e

:7 ~~¡.~:. .,;t.- tT.-I:lt.

tW,;" ""I"'''l';'

~'.

l

Frente al destino que'va asediándolo él tiene una actitud de plena aceptación: .Todo lo que acontece, por ser.un demento necesario de la existencia, debe ser deseado por desagradable que fuese, A lo inexorable del destino la voluntad debe responder con un sí, debe mnarlo y, aún más, t)'ansfomiarlo en. una expresión' de la voluntad misma. No debe desearse otra cosa que aquello que a cada uilO le acontece, En Ecce hamo escribe: .
"No tengo el meno1"deseo de que algo se vuelva distinto de lo que es, yo mismo no quiero l,olverme una cosa dist¡¡tla. Pero asi 'l,e' J'ivido siempre. No. he tenido ningún deseo ". )

t! .,.,

."', ". •.
ji
:,-"

'~'111~,

Cada vez más, pues;';,1 destino fue ahelTojándblo en uria'ábsoluta soledad, en una casi iJnpbslble. comu¡¡icaciqn con sus pr6jiJnos. A'su hermana le escribe: . .
"¿He sido yo creado para la s(lledad, para no enconír(/J' nunca una pe/~ona de laque hacerme olÍ'? La inCOl1lllllicabilidad es. ciertamente, la 'más horrible 'de'ids"soledades. .. Un h'ombre 'profundo tiene necesidad'dúun}gos,

i.Jt,ri
.e¡f ,;¡¡:

En la Y~luntad de Pode•. afmna que la' filosofía, tal como él la vive, y a pesar de que. anticipa el ensayo de un nilliJismo absoluto; no se detiene en negación alguna, no es voluntad de No. '
"Muy al contrario -agrega- el/a' quiere avaniar hasta el' otro ,'x tremo, hasta Ult dionisiaco decir Si a la vida tal . como es. sin descontar nada, .sin excepiu(/J' nada, sin' sele,cionar nad'L , . El estado más elevado que pueda alcanzar un filósofo es la actitud dionisiaca altte la existencia: ro lo expreso por la fónllula amor fati".
..'.~'
.~

:1
.;;;:,:~

"j .1' •••• .1 . .;

.il~

•. 1

.,t.

.i;ti.~&t

.'1

. .'

,.

'(1

• • .• >

.,'

•••• •.......

., ., •• ••.
.:,"
\
,

-iY:

.'

l.',~

,

,
,

282.

INTRODUCCION A LA FlLOSOF1A

•j

\

NIETZSCHE "Lo que a m {me pertenece es e/pasado hombres nacen póstumos".

,

283

Nietzsche tuvo plena conciencia que .sudestino, al cual se aferraba con toda su voluntad, estaba ligado a un inexorable fatalismp histórico. Con él una edad del mundo, ~i!lnadapor casi dos mil años de cristianismo moría y una nueva se iniciab~. La colisión de.estas.dos edadcs no peMaofrecer a sus ojos sino un campo de lucha, de muerte y de angustia. y. él se sentía identificado con el fatalisnJo-(¡""se proceso hasta tal punto que más que hombre se consideraba a sí mismo"conio destino. En Ecce horno. cuando se pregunta por qué es.un destino dice:
"Conozco mi suerte. Alguna vez irá unido a mi nombre el recuerdo de algo gigantesco, deuna crisis como Jeni1ás. la había habido en la tierra, de la más. profimdq colisión de conciencia, de una decisión tomada, mediante un conjuro, contra todo lo que hasta-ese'momento se había creído., exigido, santificado . .Yo 110soy un hombre,. soy dinamita ".

'~
< -

ntaiíana. Ciertos

..~~~ 'crl ..':¡ .,

;:i
~. "1'

.'" :,'.',

•. . •. . • • ." •. .' •• •... • •. .~". .r ..
.,::'
,

ti'
¡:m:

;~ 1,1-

, •..,.... ' .

i$

I."

~'~

"I

I(~
. I'V '/(;;

Ese pasado mañana que Nietzsche siente que le pertenece y se atreve a profetizar es el advenimiento del nihilismo, el más -peligrosode --los huéspedes que pueda albergarla conciencia del hombre. En el prólogo de L1 Voluntad de Poder dice-Nietzsche que narra la historia de los dos próximos siglos y que déscribe lo que se aproxima y necesariamente llegará: el advenimiento del nihilismo. Pero para poder profetizar este acontecimiento del maflana la mirada de Nietzsche tuvo también que 'adentrarse en el pasado y desde él ver 'cómo el advenimiento del nihilismo' era un hecho inevitable. En realidad, consecuente con sus principios la voluntad de Nietzsche no podía rechazar ninguno de los momentos del tiempo sine, por el contrario aceptarlos a todos simulhineame'nte.. Por ello el fin de su' anhelo y su amor sólo era la etemidad. En Así hablabaZarathustrn exclama:
"Nunca ..encontré mujer de quien deseara hijos, sino de . esta mujer.a qlliel1'yo amo: iPorque yo te amo elen'lÍdad! iPorque yo te amo eternidad!" .

..... ,

-. .
'

".'

,.~.. i

' •...

.. ,

Sin embargo, a pesar de aceptar-.eldestino que había tenido que protagonizar le era imposible a Nietzsch'e'no sentir rechazo y desprecio por esa hora crepusculal' y decadente en la cual su vida transcurría. Sentía que la época. aún..nohabía madurado. para comprendér lo. que sus ojos avizoraban a lravés de la .oscuridad. Escuchemos.estas palabras del Ocaso de los ídolos:
"Para'que no quededllda sobre lo. que. yo.:desp¡:ecio ya . quiew desprecio, diré.que desprecio..al.llOmbre moderno. al-hombre del cual yo so.y desgraciadamente contel11poc. rálieo... Su impura respiración"me aho.ga", ----.,,-y en Más allá del bien y del mal, en oposición a lo.que decúi He.

;~ .~. f'!~' IW

¡¡j...
,';~'
"

~~~

l;'i!':

~~

,J

":::f;".

." ','¡~

,.:'::

gel cuando afirmaba que el filósofo era hijo d" su tiempo, escribe:
"Cada vez me parece más cierto. que el filóso.fo., 'en su cualidad de' hombre' necesario. de maiialia y' de pasado. mañana, siempre ,ve'ha encontrado y se 1m debido mconti-ar en contradicción CO/l su época; su ¡inemigojiie constantemente el ideal de hoy día". .

1;1
,. -::.)
i

'I

¡,

¡":.ji

e;"::
,'

..

,If.

-.~ .•.

• f".:

:~1 .
;f
.

e::.

.7

y en el prólogo a El. anticristo , resignado una vez más a su propio destino dice: . .

J

Tratemos. ahora de aproximarnos al pensamiento de Nietzsche. La tarea no es, ciertamente, fácil ya que como v'unos él necesitaba ocultarse -tras una niáscara. Sus libros por una parte expresan su pensamiento pero, por'otra, le encubren'y sólo lo insinúan oblicuamente. El primero'que. Nietzsche escribió fue .El origen de la tragedia. En esta obra Nietzsche afirma. que es el arte la actividad esencialmente metaÍÍsica de la vida. A través de él el 'hombre puede penetrar con su intuición en la profundidad cósmica, puede penetrar la Totalidad de 10 real. Pero, den. tro del arte, es la tragedia la que puede penetrar en la entraJla misma de la realidad porque'lavida de esta realidad es trágica en sí nlisma. La' mirada trágica 'da testimonio, en un primer momento, de la fugacidad y la muerte de todas las cosas que han surgido a la existencia y que luego de Untiempo, en el cual se'afeiTaron a su individualidad retoman a la unidad en la cual tuvieron origen. Las cosas, entonces, sólo son una ap.arición'de este origcn único, s'ólo son una fugaz apariencia de_ él Y en esta apariencia unas y otras entran en combate y sucesivaJl1ente se destruyen. El pensanJiento enfrentado a estas apariencias nosedetiene en ellas y se interroga por su fundamento. En El' origen de la tragedia Nied:sche dice: . .' .' .
"El hombre de espíritu- filósofico tiene el presentimien-

:

'¡':J.':.' .
;".'",

~ .~.~: ;.::'~

J'lICl

L.L:l\..I"JLJ

to de que detrtÍs de la realidad en que existilt!os JI "ivie mos,ha)'otra completamentedisfinta y que, por lo tanto, la primera no es rntÍs que una apadencia ". Influenciado por S.chop.enhauer afirma Nietzsche que estemundo en el cual una apm'iencia se diversifica y metall10rfos~a indefinidamente es sólo un mundo de fenómenos, un velo' de Maya. en el .cual se manifiesta el origen de esos fenómenos que .es la cosa en.sí, la Unidad primordial que. se identifica con el Todo mismo que circula. en la inmanencia de su ininterrumpida vida. Pero el hecho "úsn)o de que esta Unidad primordial se objetive en l¡t apariencia es signo, para .Nietzsche,. de que en el seno de esa Unidad hay,. un desgarramiento, una lucha de contrarios, una insufiencia constitu tiva. Por eno dice que cada vez. "... se siente más inclinado a la hipótesis metafísica de que el Ser absoluto, el Uno primordial, en cuanto agobiado por eternas miserias y Nena de contradicciones irreductibles, tiene necesidad para su peI1Jetl.la.liberación del encanto de la l!isión JI también de la alegría de la np,wiencia ". De este modo resulta.que' la apariencia o fenómeno sólo es el re/leja o expresión de .un eterno conflicto radicado en ;a Unidad prunor' dial y ese conflicto se torna, pues, en el p~dre de toctasIas cosa~,.La Uliidad originaria busca,. para liberarse de. sus propias ~ontradicci.ones, inclividualizarse en una .cosa, busca aparecer en un iúdividuó, ..busca ser apa.riencia; y, sin embargo, no conforme con ninguna.;de sus.sucesivas apariencias a todas,va destnlyéndolas_La.visión ..trágic.aqa .t.estir¡IQniode la infinita lucha entablada por un fundamento que no tiene ningUl)a -forma porque es cointidentia oppositorum y que"es lo indeterninad.o, res: pecto a toda detenninación, contra todas las fomlas y detelminaciones que él engendra y que luego, por medio de la muerte,: a él retornan. Es el caso del dios Cronos que devoraba los hijos que él mismo había ellgelJ drado. Nosotros ya hemos visto que fue AnaxÍl11andro quien dió expresió,n definitiva a esta visión en aquella sentencia que es la más.antigua de Occidente: "De donde proviene el origen de los entes (lo' Indefinido, to ,íl,eiron) allí también encuentran su corrupción por necesidad. ,Retornfuldodeben pagm' mutuamente reparación y penitencia de su injusticia según el orden del tiempo". Nietzsche' en El origen de. la tragedia advirtió cómo ..Ios griegos simbolizaron aquella ulfuJita lucha en las figuras antagónicas de Dionisos y Apolo. Apolo ,:epresenta el principium individuationis,.represen-

'í' ~ :( ¡

i'~~i~¡

:I~"
;7t

'i i1 'if ~
,~:
'~

lf

ta la fonna, la 'claridad.¡ representa, cuales se objetiva Dionisos.

en definitiva, las a~ariencjas en las

.• :1

~., ~

"A'pold se nos aparece como la imagen" dMnizada del priflcipio' de indiJ1iduación, en el cllal unicamente se realizan.los fines eternos del' Uno primordial. su liberación por la lJisión. por la aparíencia
H •

1:'
Il(
1)\
,~

.,

I~~~
I,¡i; .
)¥,
~.'

;~

Dionisos, en cambio, es el dios de lo indelinido, de lo caótico, dé 16 inTorme: Pero, al mismo tiempo, es de él de donde surgc toda individuación ¡Jorque ,es él 'mismo quien, a través de Apolo, va apareciendo 'en' una pluralidad de 'onnas. Es Dionisos quien va desgarrándose a sí mismo al dOliarse en una inces"n te pluralid:ad de' uldividuos y al es tm' en cada uno 'de ellos en la fonna de una pura apm'iencia~ Por todo esto es Dionisos, en defiilitiva, el único ser verdaderamente real,es la Unidaa que se identifica con el Tod'o. Escuchemos a Nietzsche: "Para emplear la terinirwlogía de Platón, podríamos explicar las jiguras IrtÍgicas del tea Ira griego fluís o menos de esta forma; el único ser verdaderamente real, Dionisos, aparece en una pluralidad de figuras bajo fa iluíscara de ún héroe. .. El dios sem'ánijiesla, 'enlonces, por sus actos f sus palabras; como un' indil'iduo expuesto al i!i'l'Or,presa del deseo Jo' del sufrimiento.' y es/a precisión . Ji ciaridad con que 'aparéce' es ebra de Apolo. .. Pero, 'en Tealidad, este héroc es el Dionisos que silji'e de liJS . Misterios, el dios que'experimenta ensí los dolores de1a individuación, y del cual cuentan algunos mitos,admirabies que en su infancia fue despedazado por los Tita-

!~ I::~!

'r~ ~~r.
~~
.~

':},~.

!l~

.-.
~. ~~

'1

g

~~

~l

nes. :. "
Como vemos es, Dionisos quien, a través de Apolo, va individualiz¡Ínclo"se-.eJi"fc;rmas. determinadas. Pero cadn una de estas fon;ilas tan pronto surge'3 la vida está ya signada por la muertf. Cada una de ellas no es la infinita Unidad primigenia siilO una f¡j¡ita individuac.ióll de esa Unidad que, por tanto, en sí misma lleva su fin. El gr.iego, recuerda Nietzsc1ie, conoció y experimentó la angustia y el hOlTor de la existencia individual que' sólo retornando al origen I.1liede pagar -como lo. dijo 'Amiximundro-" reparación y penitencia de su injusticia: El mito de Silelici; perseguido dui'ünte largo tiempo en el bosque por' el rey Midas; es memorado por Nietzsche. Cuando el rey logrÓ' al' fin apoderarse de Sile'no, compaiiero de Dionisos, y le preguntó qué era Jo que eIhomlJre de-o

~ .;a ~~

.,d

~I
"

'.~I

11 A

I

~~;I'

.' .' .' . .' • .• .• . .' .:' . .r .•.. .' . • .' .~ • • .:' •
, '"

:ij
i

e";
"
. ,'1"-

e

i

. '. "i:~

,

.:,:'"

-.:C
,

":,'

,:.,

:' f'"

,

,'

ji,
.

. I

f::

-

l"::
"

,

(.

•. k
I

',.

.C'

• •..... ••
e, e

.{ • .," •
'.

ec. e'c'

."

,¡'(

e,e

286

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

f

f' L
,.
de su alegría. ". .

,
,NIETZSCHE ''Ea Voluntad juega' con el/a misma ell la plenitud etema

287

bla preferij' y estimar por encima de todo, aquél echándose a reír pronunció esta~ palabras:
"Raza 'efímera y miserable, hija del azar' y del dolor, ¿por qué m~ fuerzas revelarte lo' que más te valiera 110 conocer? Lo que debes prefelü' a todo es, para tí, lo im.posiblec'.es 1I0 ..haber nacido ... , Pero después de esto;lo que mejor puedes desear es morir pronto ".

.~
,

I .,1
.,
,J ¡
'(

f

Fórmula ésta que inevitablemente nos hace recordar' a otra de Hegel.que nosotros ya conocem.os: "La vida de Dios y el conocimiento. divino pueden, pues, expresarse quizá como un juego del amor consigo
mismoJ~'

. Es por la magia dionisíaca, segú'~Nietzsche, que ceden las injustas y pesadas barreras de la individuación y el hombre, cual rüjo pródigo. que regresa, puede reconciliarse, al 'igual que todas Jas cosas, con la naturaleza y con el Todo- mismo.
"Ahora, por el.evangelio de la armonía universal, cada uno se siente 110 solamente reunido, rdconciUado, fundido, sino Uno, como si se hubiera desgarrado el velo de Maj'a y sus pedazos revoloteasen ante la misteriosa Unidad primordial".

l

1
f
t

•• e::}

í
~.

,1;

l'
f
.\..
':il,

FinaImen te Nie'tzsche ve en la actitud dionisíaca el goce primordial de un juego que juega a constnlir y a destruir mundos, tal como He-' •. i ráclito comparaba 'a fU,erzacreadora dcl universo con un niño que se di• '.',:'¡ vierte en la playa haciendo montones, de arena para luego derribarlos. .~. Cada mundo es el 'resultado .') ..... tido jugando consigo mismo.de un juego en el cual el artista se ha diverE.sun juego como todos los juegos, es decir, inocente, irresponsable y sin metas. Debemos reconocer, dice Nietzsche que el fenómeno dionisÍaco

f

l

J f ,

.La identificación que Nietzsche hace entre la Unidad originaria -la lisis .del pensar presocrático- y Voluntad no es sino la culminación de un proceso que, haciéndose explícitamente temático en los nominalistas medievales; pasando por Descartes y culminando en Schopenhauer y en todo el idealismo alelnán, considera al Se.rdesde el punto eJevista del querer. Heidegger ha advertido con insistencia sobre este enfoque afirmando que para la metafísica moderna el Ser del ente aparece como Voluntad y cita un texto .de Schelling, clásico ya, en el cual puede advertirse 'de manera .fundamental aq~el enfoque. El texto, que pertenece aL1 Esencj¡, deja libertad humana, dice: "En últimay suprema instancia no hay otro Ser que el Querer. El Querer es el Ser originario i' Ílnicamente a. éste le convienen. todos los predicados del mismo: carencia de fundamento, eternidad, independencia respecto' del tiempo, autoafirmación. Toda la filosofía sóIcj'aspira a hallar esta expresión suprema". La pretensión de Nietzsche no es otra que la de revelar esa expresión suprema Y'.enlos esclitos.p6sliJmos que fueron reunidos con el título de La VolunÚid de Pocler, Der Wille Zur Macht afirman que
"La esencia más intima del Ser es Voluntad de Poder".

.•:. . .. .C'
'-".

.•

1

'~iempre y

sin ce~;arnos reJJelala satisfacción de u'n goce

t,
...., f
.%
• .j"

l:

.. ~ .

;

.2' ;"',

.;~ . . .{
": "."" ,::".,-

primordial, ell el juego de crear y destruir el mundo indi.vidual" semejan te a como. H eráciito"el Oscuro, comp,araba la fuerza c~eadora del universo al juego de un niño que. .se divierte en hacer cOllst11lcciones de piedra o montD- ' nes de arena para después d~l"'¡barlos ".

:.i

~¡.

Si queremos encontrar un nombre para este mundo, dice Nietzselle, y Una solución para todos sus enigmas debemos a!'innar que este mundo -que'no .tiene comienzo ni !'in- sólo es Voluntad de Podel' y nada más, y nosotros mismos somos nada más que Voluntad de Poder. La Voluntad está fÍlnlemente aferrada a si misma y no puede soslayar su quer.er; por eso para Ni'etzsc1Hi, omo lo. afirma en Genealogía de la c
mo~,
"

J

.'

.

Identificando Dionisos' o Unidad primordial' a la'Voluntad. -en Jo cuai se nota la influencia de'Schopenhauer- Nietzsche acuña muy .de paso una fÓl1l1ulaque, sin 'emRargo, ya a ser decisiva en el posterior desarrollo de su pensamiento: " . .', •

'': 'l~
.~" ,.-s.'

¡

"antes es preferible querer 'la nada' que na querer" .

1
..,~

La Voluntad -de Poder, imposibilitada de no. querer, sólo puede querer su propia illfinit'ud; sólo puede quererse a. sí mismo; que es lo único que' tiene auténtica realidad. -Todas las cosas individuales no. tienen 'permanencia; no.tienen duración sino que son ú:~li6rnl~'ente'ca50sde . : .. .
"

..'.

,

-. ..
.....

l.

.c'1¡
1

'."5

li'
la Voluntad de Poder' en los cuales ella se manifiesta y se expresa. Unic'lmente son momentos de su eterno devenir. La vida eS.yauna determinación de la Voluntad: es dice, Nietzsc.he, "un caso particular de la Voluntad de Poder". Ese'es el motivo por ei cual la Voluntad no es afimladón de vida, sino de más vida, es afÍlmación de poder. En Zarathustra leemos: ':')ólo donde hay vida hay l'oluntad; pero no vollli'lfad de. vida, SÍ/lOcomo yo.enseño, Voluntad de Poder. Hay muchas cosas que el "Ivlente aprecia'más.que la "Ida;pero en las apreciaciones 1111:\maS 'habla la Volwitad de Poder",
.1:1 11.
1::
"

!'I1.L:OIL..:H ..

nc.

ns~

".

,':~:

5
. ,.1: ..

.-:'1.' ) ~
.:1.

',:

.l~
,

n-

En estas palabras podemos apreciar cómo en el fundameJ1to de toda valoración está la Voluntad. de Poder. Pero siendo origen de toda valoración eIJa está más allá de toda valoración posible:-Ella valúa a través de su deterininación, la vida. Es valioso, entonces, aquello que incrementa la vida, aquello que hace que la vida sea más vida, aquello que en la vida afinna el poder. Mientras la Voluntad de Poder está.. ás allá del m bien y del mal y se mueve sin sentido y SÍllmeta, la vida pretende ser y es valoración. La vida no se mueve en la indifereilCia sino en.el preferir y por este preferir surge la medida y.el valor. El hombre, situado en la cumbre de la vida y exigiéndole a ésta una constante superación es el que introduce valores en el mundo, Zarathustm dice: "La verdad es que los hombres se dieron. fado su bien y todo :m mal. L4 Voluntad es que no lo tóinaron, que no lo encontraron, que no les.cayó como una "oz del cielo, El hombre es el que puso valores en !a.£ cósas '(I fin de consel1'arse, él fue el que' dio un senfldo a las cosas, un
sentido humano ".

.~ ,
.~

J.

N.ietzsche recuperar al hombre.de todas las objetivacionl's en las cuales ha ído cayendo y en las cuales ha ido enajen:ínao.se.Le interesa mostrar cómo todo el mundo del espiritu objetivo -diciéndolo con términos hegelianos-, .está al servicio del hombre y no a la inversa. Le interesa, en suma, seiialar cómo la vida no debe ser 'sacrificada a valores que han surgido de ella y están al servicio de su conservación Y acrecentamiento, Pero la valoración na es, para Nietzsche, sino la perspectiva de un individuo, En la Totalidad, en cambio; todo. deviene eterna y necesariamente, indiferente a todo valor posible, .En I.:1Voluntad de I'oder,escribe:
"Si el DeVenir es Un Inmenso anillo, .todo es de Igual va101', te;-no y necesario.'En todas las correlaciones de Si é y No, de in'efe,.l,.y repudiar, de.amar y odiar, sólo se expresa ul'Ul,penpectll'a, un Interés de tipos determinados de la vida; en un prlncíplo todo lo que es dice si': .

,

I

",I..a' ..

. )t

'I¡

~

:~
J~ lt -v.

.~

f:~
'--f:'~ ~
","

!~:

I~
.:/!k
.,.. ~

<¡~
tÚl

Después de aquel plimer período, signado por el El origen.de la tragedia, en el cu'alNietzsche da testinlOnio de la lucha. enÚe la Unidad originaria y. el individuo que de ella surge -o sea del juego de la Voluntni::l onsigo lnismac su pensamiento se centra:en tipo detennü;ndo

'::,:' ,t~~. ,--t~'
• :.:

:J¡;'~.~ '
.{.~-¡.

El valor es la resultante de una perspectiva individual en la 'cual e] hombre capta y prefiere aquello que es una condicióiJ que afinna y acrecienta su' ••• No hay, entonces, ','alares absolutos que puedaJ1ser .ida. descubiedos y que tengan validez para cualquier ticnipo y ]Jara cualquier circunstancia. Por el contrario, los valores siempre muestran su relatividad a:'una vida que Jos ha creado p~ra su provecho l' para ejercer, con ellos, poder sobre otras vidas, Pero este oligen dependiente y utilitario es pronto olvidado por el hombre. Los valores, entonces, se ab~ol!.ttizan .y.desde un horizonte de indejJendencia y lejanía se presentan amenazan tes.para la vida exigiéndole vasallaje. , El valor, colocado en un mundo de trascendencia y desligado de la realidad, se ha tornado ideal y a este ideal el hombre esclaviza su vida, La vida, Jejas de seiJtirse fuente de todo valoral' y de todo valor, se siente juzgada, acusada y condenada por el valor. Ya no es el valor para la vida sino el valor por el valor mismo aunque la vida perezca. En La Voluntad de Poder leemos: "Lo 'bello por 16 bello', lo 'verdaderopor lo verdadero', lo 'buef;o por lo bueno ': he aquí tres formas del mal de ojo hecho a la realidad". Ás{concebidos los valores, el a¡-te,la teoría de] conocimiento,.la. ¡noral y la religión son f0I111as e esclavitud que-el'hom bre a'cepta debid do a la ti'agilidad de su memoria. A aquelJoeque era un'a resultante de lit vida, el hombre, víctima de su propia ilusión, le ha dado una d.imen,.';~'

. .+ ."1 .'1 .i .1 .' .r
c•

• •
••

',:'.,

~

:.'.,

e'

.;i

er

.;! eL
:;r"
.1/:
¡j"
'

de individuo: el hombre. El meditar sobre lohuman-o y sobre las proyecciones de lo humano constituye un leit motiv del pensamiento de Nietzsche l' no hay obra suya ni problema que desarrolle, en'los cuales el hombre, como ser valoralivo, no esté ocupando un puesto central desde el cual se interpreta. todo lo demás. La antropología deviene,.así, funda-o men to del cual parte toda hermenéutica. En este momento le interesa a

.~?:~ir

.~;(/i~~

..;;--f'!¡:

'~;;€ '. '1'.'1,

:.:;l":~l

" ' •
..

•. .' • .: .-;. .•
II
••

e~

...

ti:
!~ '

'.'.

t'.. ~ .

.

-

. . . • • •. • • ."1.
,.'

• •......
'.," .

.,¡',"

~:

:;::'~:,:.'
' ......
1

'290

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

... 1
¡~' ¡;;

::: ~,

NIETZSCHE

29J

.,,:1 ,. ......

.,.)

sión 'que trasciende en dignidad a la vida humaúa. Por eso dice Nietzsche en Ecce hamo:' " '~tl[( donde Jlosotros v¿is cosas .ideales veo yo cosas hu,manas, aYi sólo de.nuisiado humanas ". . .. El caso.de la verdad, por cjemplo, es un caso típico. El hombre cree que la verdad posee un valor absoluto~' que a ella debe hasta,sacrificar su vida si llegase el caso. Pero para Nietzsche sólo es verdadero,la Totalidad del devenir: sólo es verdad el.Todo, como decía HegeL Esa Totalidad, sin embargo, es para nosotros inaccesible y debeJ'nos, entonces, valernos de artificios para interpretar las parcelas inmóviles que de ella podemos captar. .Pero detener el devenir en.conceptos fijos, cn categorías de conocimiento es una forma de falsificarlo. Por ello, la verdad es una fonna de falsificación pero, no obstante, una fornla.insoslayable ya que la vida necesita de la interpretación para poder afirmarse a si misma. Verdad sólo es aquello valioso para la vida. Así podemos leerlo en la Voluntad de Poder; "La verdad es la modalidad de error sin la cual una especie determinada, de seres vivíeiztes no podría,existir. El, ' llalorparala Ilida es le¡que decide en última instancia .. El conocimiento funeíona como ínsrlllllZento delpoder. De lo cual se ínjlere que aumenta a la par del poder .. '. "
o.'

.[

.
'

~.

. .pj ..

.(

}
.~

"¿Qué cosa es lo bueno? Todo lo que eleva en el' hombre el sentimiento de poder, la Voluntad de Poder, el poder mismo . ¿Qué es lo malo? Todo lo que proviene de la debilidad. ¿Qué es la .felicidad? El sentimiento de lo que aumenta e/poder; el sentimiento de haber superado "'la resistencia",

~:

,~

"t
x

J

.~

'~

....

.:'>:. .!¡.:~",

~i
'r~

~ ~ ~ ,.~

El problema moral del bien y del mal es casi una obsesión en el pensamiento de Nietzsche y largas páginas de su obra están dedicadas a discutirlo. En Genealogía de la moral recuerda qúe casi desde su infancia estuvo interrog¡\ndose por el órigen de lo bueno y de lo majo como anticipando un destino que ya nunca lo abandonada. "Y, de hecho, -nos dice- )'0 era entonces un nÍl10 de trece alías a quien ya le obsesionaba el problema'del origen del mal: a este problema consagré yo mi primera obra liIel'tlria de nirio, mi primú ejercicio de caligrafía filosófica, a una edad en que Dios y los juegos de la infancia se reparten el corazón ". ¿Qué entiende Nietzsche por moral? En La Voluntad de Poder tenemos la respuesta: . "Yo ent¡¡mdo por 'moral' un sistema de Jlalol'tlciones referido a las'condiciones de vida de un ser". \ . Esta afirmación pone' en evidencia "que para Nietzsche no I¡ay propiamente hechos morales, ni un en si monil,sino que la moral se agota en ser una interprctacióJ;, una valoración de ciertos hechos. Explícita~ mente así 10 afirma; , "Mi tesis jill7damental: /la hay fenómenos morales, sino tan solo una interpretación moralista de dichos fenómeI'/.os. Esta inte!pretación mísrl1ll es de orige1l Iú:tramo-

• .,:"
I :'
" •

••••••

1
~

~~

.,:",.

¡ .. , .,: !

1~ .

.' •• •. ., -.

Nietzsche no oculta S1.1 desprecio por.una filosofía que a si misma se limita a .buscar sólo la posibilidad de verdad.cn el conocimiento, a ser sólo teoría del conocimiento. En Más al]'í del,bien,y .del mal dice: .

qf
.!{f
.:~
~~.
.~;'

.

-'~';,'"
.'Y,
.,::::,

.' •

'..

"La filosofía' reducida a teoría del coilOcil1lientd.' /w es.' en realidad 'l1:uls.que,una timorata. abstinencia y un.a teoría de templanza, zina jilosofía que se queda en' el Ul'nbral JI rechaza sistemáticamente el derecho a entrar:' es la fil~sofía en toda :'u rniseria, es un fracaso; una agonía, . algo que dá piedad" .

•. .-, .
'.',"' -'
',

_.

"':~---"",

I~I~-.

.

f

Lo mismo puede decirse del bien y de cualquier bien sólo tiene sen tido en su relación con la vida y conla su poder. Está" inserto,. además,. en un ámbito histórico puede ser bueno para la vida en una época. puede no serlo ocaso de Iqs idolos, dice Nietzsche:

otro valor. El exaltación de ya que lo que en '0 tm. En El

.;....•

La moral es, que. realiza el hombre validez de 'una oral vida y de la Volulltad

¡n

en detillitiva, la interpretación de ciertos hechos y esa interpretación es efectuada por la vida. La consiste '~n que ella esté realmerite al servicio de la'" de Poder, en la cual consiste la esencia de la' vida .

.r~)~

... .,"'O' ....r~~&' :. .-~
.., Pero la Voluntad, considerada no en sí misma sino en su determinación tiene, según Nietzsche, dos formas de manifestarse: CJ poder y el menos poder o impotencia. Ello oJigina, a su vez, dos tipos de vida: la vida plena que aspira a más vida y a más poder y la vida decadente que sólo desea conse,yarse y defenderse de Ja ~gresiÓn que significa para eHa el otro modo cle vida. En La VoJuntad oe Poder leemos: "Yo distingo entié un tipo de ),ida ascendente y uno de la decadencia. la desintegración, la debilidad".,. Esta distinción elltre dos tipos de vida lleva a.. ietzsche a prediN car la existencia de hombres superiores y hombres inferiores, hombres fuertes y hombres débiles, hombres nobles y hombres miserables que tendrán una opuesta manera de interpretar y valoi.ar. Esos dos tipos de hombre fundarán, evidentemente, dos tipos diversos de moral: la monll de los seilores y In moral de los esclnvos. . En la moral de los senores es el J10mbre superior, el hombre noble, el que. detennina el.váior.. Bueno para él es todo lo que eleva a la vida lo que "¡eda grandeza, lo que la hace auténtica. Es, pues, umi moral creadora.
,,~: 1: . ..
".-,

j'll~

j

L.:-iL.l'H~ \

LYj

'.<;'1'

.. :/.[

.,

resentimiento de esta vida decadente produce una invl'rsión en. el vlllorar, produce una verdadera transmutación de l.os valores. Malo para esta moral de esclavos no es aquello que se opone a la acción desbordante d~ la vida que pide'más poder, sino que malo es lo peligroso que puede sigilÍficar esta vida ascendente para la mediocridad y la miseria. En su actitud defensiva esta moral inventa a Dios como concepto opuesto a la .vida y como condenación de la vida. Ante él todos los hombres son igünc ¡es; ante .él no es posible la grandeza, sino .una miseria igu aJmente. reinrtida. En £Cce hamo exclalllll Nieizsche: . "¡El concepto Dio,l'inventado como concepto antitético de la"vida: en ese concepto está. concentrado en 1Iorroro.. sa unidad .todo la nOcivo. envenenador. d!t'amador, la entera hostilidad'a muerte cOl1tra /inida" .. Se. cOIll¡irende, entonces, que esU.IIlora!" de esclavos busque la alianza de la religión. Y como. resultado de esa alianza surge la astuta préiJica del sacerdote, e!"enémigo. más nuilvado de la vida, según Nietzsche. En Genealogía de la mornl escribe: ."Los gmndes vengativos en la historia, han sido. siempre sacerdotes. asi como los vengatiJlo¡; más espiritLiides;- al ládo del ingenio que despliega la I'enganza del sacerdote. todo .otro".ingenio apellaS se puede tOmar eh consideraci6ú ". Para Nietzsche es el pueblo cerdotal, el que llevó a cabo en la auténtico valorar. Hm\.rilantenidb, ll,iento de.un odio sinlímltes y han judío, pueblo fundilHlentalmente sahistoria la funesta. inversión a todo dice, esta inversión coil el encn.rnizaafirmado; ..

..¡ , .~ ./
• ••••

• •

.{j

-.::1

••

. ~. ,

.,:.

fl

.:t~
.~.

1~.
1.,
\~

1

• •
• :,c

.1:
• .i-

1.~

"ElllOmbrenoble -dice Nietzsche en Más allá.de[ biel! .JI del" /1la[~ posee el sen timi(m to íntimo de que.en su dérec/IO está e[ determinar el valor sin necesidad de ser autorizado ¡Jara ello. Decide que. [o que [e es pe/judicial es malo en si, se/be que .si las cosas SOI1h,0I1radas, es él quien [es presta. este honor, es él el creador de valores. Todo [o que encuentro. en s¿Lpropia persml.<l.. odo_la .. •J honra. Tal moral es [a glorificación .de su indiJlidualidad. En p¡'¡merp[ano se encuentra el sentimiento de la pleni(ud, de la potencia que quiere desbordarse. [a felicidad de [a gran tensión, la conciencia de Ulla riqueza que querria dar y. repartir". La.lI1oral de ..J~s esclavos, en.cambio, es. la moral de la vida des;eJidente, de .1a debilidad, de .la impotencia. 'Es aquélla que no quiere ~ralldeza, sino seguridad y amparo para conservar su miseria vital. Por 'so mira a la defensiva y con resentimiento a la vida superior y.desarmla su venganza contra todo lo que la representa. No tolera a la excep,jón l', por ese motivo;.quiereigualar todo, pero no en la grandeza que lunca alcanza, sino en la miseria y la 'co¡'.ardia que es su nivel propio. El

;~

J
.~. ~ .'~..
..;~,'.
~-;I :;-"

.' .l" .~ .,'. ." .,' . .:>
•• .,'
"

•••.

:,~I:i
'11 ' .

"Los miseN/bies son. úniciÍlI1~nte IcJsbuenos; [os que su[ren,'ros necesitados; los enfenl1os, los dejol"/tles. son también.los únicos piadosos, 10,~LÍnicos bendif(JS de Dios .....

::~/\
:,".:

~.<
'c";':

:.'.;,:.:

",: :~.

Después dice Nietzsche: "Con los jl1dios comienza la rebelión de [os esclavos ef/ [á 1I1om[; esta rebelión que tiene tras de sí Ul111 istoria h de ,'einte siglos y que no perdemos hoy de )'isla nada m;'s que porque ha obtenido la victoria ..•.

.'~t~.~\~
.. 1

. -',+~t . k:)ti;.L
"\I,f.;
.,\",r,

&

." .".:
••

.,. .:,

•....

~;


••

./',

.;;

.'<,.
.,k'.
....

.,

.¡:\"

"1

~;.
¡.

294

INTRODUCCION ALA FILOSOFIA

.'
•. • • ."

• ••• • •

Sin embargo los más tremendos ata9LÍesno los lleva Nietzsche contra el judaísmo sino contra el cristianismo contra el que llegó a sentir un obsesivo y terrible odio. El cristianismo continuó la rebelión de los esclavos iniciada por los judíos y la consolidó en Europa. La moral judea-cristiana idéntica, según Nietzsche, con lá moral de Sócrates esJa que se ha impuesto en Europa. Para aquél el. cristianismo significó la muerte- definitiva de esa grandeza espiritual iji.Je fuda Grecia presocrática. El cristianismo, dice Nietzsche, nos robó la cosecha de la civiJizaciól.1 antigua y ha tomado partido por todo lo que es débil, humilde, [facasado. En El anticristo leemos expresiones como éstas: ''El concepto cr¿~tiano de Dios -el. Dios entendido como un Dios de los enfermos, como aral1a, COI1;O espíritu- es UIlOde los collceptos más corrompidos de la divi. nidad que se hall ill)lentado sobre la tierra... El cristia. nismo fite una 11 Ictoria, por él pereció. tllJal11entalidad, más noble;' el cristianismo ha sido hasta hoy la más grande desgracia de la humanidad. .. ' Lo que alltes.era sólo. enfermedad, hoyes algo indecoroso: hoy /la es decoroso ser cristiano. Aquí comienza mi aSCO ". . .. y tern1ina su libro diciendo: "i Y se computa el tiempo partiendo del, dies nefastus con.que comenzó' esta fatalidad, desde el primer día del cristianismo! ¿ Y por que n? mejor desde e! tÍltim~, día? ¿Desde hoy? ¡-TransmutaclOll de todos los )laloresf

/

:l


NIETZSCHE.
295

'fr.:' ..
-<;;
l. '-

",
-::

¡ .:;,

do que el rllllndo es, supondría la insensata intención de cambiar ciTado mismo ya que cada una de sus partes forma a ese Todo y Jo hacen tal. Hay'un fatalismo del que nadie es responsable y en medio de ese fatalismo somos lo que somos y necesariamente formamos parte delTodo. Es absurdo pretender un' inútil cambio y es criminal buscar culpas y chivo& emisarios. En El ocaso de los ídolos escribe: "Nadie es responsable del hecIJo de existir, de ser de éste

o de otro modo, de en.cO/ltrarse en esta situación y en
este medio. La fatalidad de su existir no se puede desligar de la fatalidad de todo lo que fue y será... Somos necesarios, somos un ji'agmellto del destino, formamos parte de! Todo, estamos e/l el Todo. .. y /la hay liada que pueda juzgar, medir, comparar, cO/lderlar al Todo " . El que no haya culpables, el que no se eleve un deber ser que amenace. y !líate a lo que es, yel que todo se desarrolle en la.inocencia del deveni.r constituye, para Nietzsche la gran liberación. El concep to'de Dios, en cambio, fue la gran objeción contra la existencia, la' gran venganza contra la vida. Por cllo para' lograr la liberación por medio de la transmutación de todos los valores y poder restituir la inocencia del dev'enir le hará falla eliminar el instrumento conel'cual esa rebelión se lIevó a cabo. Lc hará falta proclamar la muerte de Dios: el ateísmo, al liberar al hombre de su pecado, es una especie de segunda inocencia .. Pero antes de ser testigos 'de tan trágica proclamación y para asj~tir alproce~o que culmina con aquella muerte nos hace falta saber que era para NIetzsche' el hombre'que es el ser que pone vaJores e.n el mundo .. Para averiguarlo nO" deben desorientarnos) las contradictorias opiniones que sobre' este. tema, corno sobre todos los ternas, desarrolla Nietzsche. La realidad humana, como toda realidad, consiste en.oposiciones y luchas y jamás se agota en Una perspectiva. Toda afimlación . postula una negación y, viceversa, toda negación postula una afirmación Siendo. lo humano el centro de su preocupación, aspira Nietzs' che contemplar un hombre que sea tal en toda su dimensión., un hombre. que asuma su humanidad y la r.ealice con perfecc. Ión ..Por eso en Más • allá del bIen y.del mal exclama: . -'- ~~----.' . "Pero de pez en cuando concédel"ne -si es que existes, protección. diJlino- COl1cédeme. una mirada:. que yo ¡llIe- , da Jler algú",ser absolutalJJeme. completo, logrado hasta el fin, feliz; poderoso .. triunfante. :.. Ulla mirada sobre

.... '

•. J"

.',e.'.' .

.. • • . .'.;..... . •.•.

"

• ':!,

.

''i,

e)."
."

._". .": .

?

.'".~._-_..

"":,:~-'
".

',i

Nietzsche en' toda su obra no cesa en su esfuerzo' de conseguir " esta transmutación de tocios los valores y poner fin, de este modo, a la •. :' rebelión de los ,,,clavos. En oposición al c;'istianismo, cuyo Dios hizo • :::: surgi.r sobre la tierra el sentimiento de pecado en su grado máximo y :.'~ acusó al hombre por ese pecado, Nietzsche quiere restituir lo que él 11 a.:';. ma la inocencia del devenir. Nosotros, dice, no tenemos necesidad de .:;;._..... acusar ¡.,ada, no tenemos nece~idad de cqder a. nuestro inst.li.l1t.od.ev~n,_ •. ,n ganza smo que, por el contrarIo, debemos tener una mlrada.aflrmªtlva .......' hacia todo lo dado. Nuestra voluntad debe. decirle sí a cada cosa y a ca• ti. da hombre que ella encüentre y debe evitar el absurdo' de quererl"s •. :.:...... cambiar eonfolme a un ideal y a un fin 'q,"e sólo son invenciones del .:,.,c:,:.;:' hombre. El mundo no tIene metas. porque solo es el resultado de un )ue•........ go y en él todo devicne inocentemente. Qllcrer cambiar algo de ese To-.
o .

'1' .;.
~'.__ . ..... . ':'"
¡r .. '.

.~.~

:~
.

:.'" . .... .-.

.':.t,~:.

un hombre que justifique al hombre, , , graciasa la cLlal se pueda tener fe en el hombre ",
Sin embargo este anhelo no se cumple y su mirada sólo se despbza entre individuos que no son hombres sino fragmentos de hombres que luchan entre sí y se hieren y se matan, Se explican, entonces, las iJa.. labras de Zarathnstrn:

:¡.;t~~~i:


"

desequilibrado, mos:

como un ser enfermo,

En

Ásí h'ablaba Zamthustra lee•

"La tierra tiene ¿ma piel; y esta piel tiene enfermedades y una de estas enfermedades se llama'hombre".

"En llerdad, amigos míos, que ando entre los hombres como entre fragmentos y miembros de bombres, Es para mis ojos lo más horrible lJerlosdestrozados:Ji esparcidos como en, campo de batalla y de matanza, Y, si mis ojos huyen del presente af. pasado, siempre encuentran lo mismo: fragmentos, miembros y casos, espantosos, iPero no hombres! ".
El hombre, según Nietzsche" es ante todo, una parte de la natutaleza, es naturaleza. La razón no es'lb primario ni 10 fundamental eh, él sino que, la razón se reduce al cuerpo y es un instrumento que éste ni a, neja, La conciencia'sólo es una parcial expresión de una gran fuerza que es inconsciente, y que constituye nuestro sí mismo: el cuerpo, Estas son las ¡JalHbras de ZlI1'Hthustm:

Pero dominando este desequilibrio y esta enfermedad constittitiVH-C)ue nunca puede ser objeto ni de amor ni de compasión sin'o nlás bien' de asco- el hombre puede llegar H ser lo que'es; puede l1eg,ir a'ser lovenidcro, puede cumplir coÍl su destino, En Ecce hamo 'refiriéndose a Znrathush'a, dice Nietzsche: '

;':.~:t~~~~:
",.L~,

r!1
:,::¡qJ,\oI::I,f" ':¡'~:. ;
':,

'i~:1i

;'(i~t~

"En otro pasaje dejlne con el miÍ.;dmo rigor posible lo ú'nico que para él puede ser el 110mb/'e:no im,objeio de amor y mucho menos de ,compasión. También,la gran 'naúsea producida por el hombre l/égó Zarathustra a do. minai-Ia: el hombre es para él algo informe, un simple ,material, una deforme piedra'que necesita del escúltor",
Pero el hombre es aquella deforme piedra y, simulülnemnente, el escultor que, mediante disciplina, ingenio y sufrimiento la'va a transfOl1nar y VH pennHirle que llegue H'ser lo que ella es. En el,hombre dice Nietzsche se reúnen creatura y creador. El es materia, bano, fragmento, locura y caos; pero también escultor y pesado mmtillo que sobre sí mísino golpea, No, ciertHmente, e¡' barro puede 'ser objeto de 3mor ]Jero si ese afán de lucha que el hombre,c'onstantemente buscan(10 su déstino y constantemente insatisfecho, elÍlprende contra si mis1110,contra, los animales, eontra la naturaleza y, aún contra los ~ioscs, hasta extinguirse y enfermar. En GeneHlogía de la momlleemos:

,

a

"El cuelpo es una razón en grande, , "JnstrUl'l'lentode tu Cltelpo es tambié'n' tu razón p'equeiia, hermallo, la qu!!' llamas esp"ritu: un pequeiio instrumento JI' Juguetito de tu razón grande, .. , Detrás di:! tus pensamientos y sentimientos, Izerrnano mío, hay
'1l1.'l

amo.nuís-poderoso,-'un

guia desconocido, Se llama 'sí mismo' (Das SebstJ. Habita en .tu 'cuel1)O; tu cuerpo ", ú
Además de cuerpo el hombre es, un animal. que, sin embargo, constan temente' debe luchar contra su animalidHd, constantemente debe estar alejándose de ella porque entre sus posibilidades el hombre tiellc el riesgo de caer nuevamente en la an'imalidad, En oposición a los animales qúe reposan trHnquilamente sobre su propia esencia y cada,uno'de los cuales pertenece a un tipo detemünado, el hombre no es sino que deviene, no tiene una esencia determinHdH sino que aún es algo indeteJ1ninHdo como ya en el siglo XV Jo dijera'Pico de,la Mirándola, La incietemlinación de sus posibilidades ilimitadas pone al hombre frente a un desorden amenazHnte y lo angustia, Por ello el hombre aparece'comoun ser

".:" .:¡:~lf. ~
.:" ..~::::::.~:.,. .

':!',':':',:::;:\~ff.

"Pues et hombre' átd n,iá,i' enfermo, más incierto, es más Ilariable más inconsecuente que ningún otro animal; de , esto nó fray dúda: es el animal enfel1no 'por excelencia '; ¿de dónde procede esto? Seguramente se ha atrellido a más, ha d,esafiadd y provocado más eldestino que todos los deniás animales juntos: él, el gran, experimeniador que experimenta en sí misino. el insatisfecho, el i¡¡saciable que lucha por el poder suprerno con el animal, con la natlll'llleza y con los dioses, él, el indoinadiJ -todavía, el ser:del eterno j¡lturo que 110 en~uentraya reposO ante su !uet'za, , , ¿cómo no había de eslar 'expuesto a las niás ..;.

".},Ji~ii)t.i,

• ••
.

.o¡:y!

.
:
.
. )",

••• .. e,;,'

I

298

INTRODUCCJON A LAFILOSOFlA

.,r . .
~

largasenfermedades,. a las enfermedades más terribles de todas las que afligen al aninUlI?".. .
El haber logrado qistancia con el aminal y el haberse liberado de prejuicios morales y religiosos supone una primera gran conquista en la lucha emprendida por el hombre. Esta primera meta es alcanzada por lo . que NiClzSche Han,. el"hombresupetioL- La supelioridad de este hOlUbre está dada por la combatividad, por el alejamiento de todo lo que sea gregario, por la .aceptación del carácter contradictorio de la existencia y por representar un tipo ascendente de vida. Pero la grandeza alcanzada expone al 110mbre superior a una creciente amenaza que.reconoce dos vertientes: una exterior y otra interior a él mismo. El peligro interior radica eil que el hombre superior se sienta satisfecho y detenga su marcha. El peligro exterior proviene de que anonadado por su propia gra.ndeza y la soledad a que aquélla lo condena,el hombre superior ceda a las costum bres y hábit()s esclerosados de la sociedad que lo rodea. Esta sociedad que no .toiera que se haga otra cosa que lo que ella hace, ni"se pIen-. se distin to a lo que ella piensa .es hostil al hombre superior y si no logra destnrirlo físicamente trata de convencerlo .de que su grandeza no es tal que todos 10s.llOmbres son iguales. Entonces Zarathustra les dice:

" ,,>,. .¡

''':1: ", f .. t
• d~

I

i

}
aniquila!

,
NIETZSCHE

299

•. >

.:~.}, ;
•,

'.

• .' • • •. . • •

~!l
..¡¡~~
l':'~

,

"Hacefalta que mueran cada )!ez más X mejores de .Vt!/,,~tra especie: porque hace falta que vuestro destino sea más malo y más duro cada vez. Sólo así... ¡S610 ásí crece el hombre hacia la altura en que el rayo lo hiere .F
¡,.tI bastante altura para el rayo!.

:.

....

• .:.: . ••••. ,

.•

.

.,> ..'
.
:

,t.)~.

Ic<¡::

.~~ l:i
!~:;~.
"),;'"
"';"",

.' •. .•.
• •
•• J"

• • • •:

•. •
e~ ;;-.,

"Hombres superiores aprended. esto de mí: en la plazq pública nadie cree en el hombre superiO/: Ysi empeiíáis en hablar allí, ¡sea! Pero el populacho guilla el ojo y dice,: 'Todos somos iguales'. 'Hombres superiores' -así guma el ojo el populacho: .no.Ita)' hombres Superiores; rodas somos iguales, un hombre no es más que otro anle
D'lOS;
¡tOG 1 somos OS.

¡,i
:.'

Por más grande "que sea la grandeza de un -homb-re; siem-pre "se trata de un ente finito. No detenerse, pues, en la finitud, no .descansar en eIJa, quererla trascender es lo que se impone a los ojos de Nietzsche. Si la grandeza que el hombre alcanza es. insuficiente y se desvanece. algo superior a ella debe ser posible. Se trata, entonces, de sobrepasar a cualquier forma posible de hombre, se trata tic sobrepasar la humanidad, la humanitas,.El hombre, dice Nielzsche, es un río, y la humanit3s es sólo. como una libero que este río encuentra l' en la cual no debe. detenerse. Entonces una pregunta surge: si la h¡lImmitas es insuficiente para ser el .paisaje definitivo del río ¿cual será el fin natural del rio, cuál. seni su superación? La superación del río significa su muerte y su desem bocar eriel mar. ¿Cluí! será, pues, este mar? El Superhombre .. Abismars.e en ese mar y llegar al Superhombre es, de este modo, la tarea. Tarea cierlamente dolorosa 'q~.~ famla hum'a.f!u cOll;;tituye como_ una monlda la en la cual nos protegemos y a la cual n.os afelTaJT) s ..La tarea supone el o sacrificio y el propiQ,aniquililmiento. Por eIJo Zarathustra :tina a los que saben vivil' sino como extinguiéndose," porque ésos son los 'qüe pasan al otro lado. . .

ya

":..~ ~ ..~

. ¡gua. 1 1" . es.

. ._.._-_ ..

-1
ji'

",:,r"

Sin 'embargo, a pesar de la grandeza alcanzada el hom bre superior aún s1gu.e siendo un homb're, aún sigue siendo tUl jndivid.uo, aún sigue encarnprido a la humanidad. Y la humanidad, segúnNietzsche es lo "", que debe ser superado porqué es ella la que produce desprecio. En .. , prólogo de El a!lticristo dice:

.. ;; .

~.

:~

"Ved, Jledcuál.es mi pendiente y m(peligro: imi mirada se precipita /wcia lit cumbre, mientras mi mano quiere aferrarse y sostenerse.... en el abismo! Al hombre se aferra rili l;oÚntad, ¡¡/ hombre me ato COIlcadellas, mientras me atrae hacia lo alto el Superhombre.: porque allí quiere ir nii aira Jlolitntad.... .. .
Después q.ue 'Zarathusira estando solo .habló a su coraZÓn y recordó que Dios había muerto, bajó al pueblo y ante éste exclamó:

el

.~0'.:
.

1;
""',

~;
~~

• r';,

"Se debe ser superiQra la !wmallidad, por lafuerza, pOI"..__. la elevación del ánimo, por el desprecio... ". .
El hombre superior que deteniéndose en sí mismo no ha.sabido aniquilarse para que el destino en él se cumpla debe, eli cons~cue~cia, "iorir. Por elJo Zarathustra, a pesar del amor que les declara .les dice:

... :r~
;..

-":
;

J
"1-'

"Yo os .anuncio el Superhombre. El hombre es algo qu!' debe ser.. . .s¡.L¡jei-ado".
,'
,

• " ", :'J,"

~:~~ ..t '

i:" :~t
..... :'~:

!'á

Pero,. entonces, l;na vez más debemos preguntarnos; ¿qué es el hombre y qué el. Superhombre para Nietzsche.? En sU mismo discurso ante el pueblo lo dice:

./ ;

4&

&

.~

•••••••••••••••••

\,.

•••••••••••••••

~

J..rl. l

! .•..• V..JV

,- l.J.\.

":'));1:<:;(; . 1,,:,~,'.!~~:i¡{
..~,:1~: :n=4.
:;1 •... ;

l'iU:'J.L.<:JL.l11j

.;Ul

¡!:~;m

"SOcio rlO es el hombre, ciertamente, Preciso es ser )Ia mar para poder recibir, sin ensuciarse, un rlO sucio, Pues bien; yo os anuncio el Snperhombre: él es ese ma;'; en él puede abismaJ-:,'enues"tro gran menosprecio ",

,
da de la cadena. Ya hemos escuchado sus palabras: sOQlosun fragmento del destino, formamos parte del Todo, estan¡gs en el Todo. Pues bien, ese Todo del cual.somos un fragmento y en el cual estamos es el Superhombre; él es, dice Nietzsche, ese mar en el cual puede abisl.narse nuestro gran menosprecio. . Superhombre es la expresión que Nietzsche utiliza para mentar al Todo, simbolizado por él en la 'iniagen del mar. Pero antes el mar ei'a otro; explícitamente Nietzsche señala esta .transmutación operada en la idea de mar:
"Antiguamente se 'decra Dios cuando'se miraba los mares lejanos pero ahora yo os he enseiiado a decirSuperhombre ;',

~j ~""H)

y luego habló asi:
"El !tambre es ulla cuerda' tendida entre la bestia y el Superhombre: una cuerda sobre un abisrno; peligrosa tralles la, pelig;'oso camiilar, peligroso 'mirar atrás, peligroso temblar y pararse. Lo grande del hoínbre es que es un puente'y ;'10 una' meta; lo que se puede miiar 'e;, el hombre es que él es tránsito' y derrota (UntergangY'

rf~
~~~
&:'fU
'~~~

¡!¡~

Según estas paJabi'as nietzscheahas teJiemos que el hombre es t.ln río Un ton-entc, o sea -algo que COllstail"temcnte pusa que .cone; .pero ellas lambién' nos dicen que no sólo es un río sino un río sucio (ein sehl1lutziger St'om) que todo lo mancha excepto al mal' que '10recibe. ¡,Ypol' qué río suCio? Por el solo hecho de ser río y no ya mal: El ser algo uldividualy no estar todavía identificado con 'Ji¡ Totalidad que es el mar, al cuál se enc3lÍlina, es causa süticiente, según Nietzsche para que elrío séa sücio: El no se¡"aÚn mar supone, por lo pronto,un contiilllo tl'ansCtllTir,un estar' pasándo, no 'deteniéndose; 'ha pemianeciendo nunca.,Pero este pasar sin detenerse, este llegar no para perJ11anecer, sino pal'a estarse yendo nüevamente, es Jo propio del tiempo, El . hombre es un río sucjo porque su vida individuál transcurre en el tiempo, Inmerso en.'éste para 'desanol1arla, él hombre va desplomándose entre redes tempomles que lo manchan: Estas hacen-que'su"vivir'sea necel l

JI
':<,::,

a

):fPh ~;i;'f.¡t~:

!'f J,~r

t~ll~ ¡}~,t

:.:' ¡¡'li' ",!~J'.

..~I~ "

\.w J1~,

<'~!~" ."di.

sariamente sucio.

¿Qué senl necesm'io para poder redimir a este rÍosticio'! Será necesario ser mar para poder recibir, sin eúsuciarse, un río suCio.Nosotros ya sabemos cuál e.sese,mar;'el Superhombre,just3l11ente. El mar que el Stiperhombre es, 'no supone una heterogeneidad "con el hombre. Hay por el contrmio, tilÍa perfecta continuidad e inmanencia. El Superhonibre es, en cierta medida, la muerte del hombre como el mar es la del río. Pero la 'muerte del río en el mar, como la ,del hombre en el Superhombre, no es una muerte total, sino, más bien, 'Aufllebu'ngcon el triple significado que ya vimos tenía esta palabra: suprimir, couservar y supera•.. El Superhonibre es el que va a abolir y, al misnio tielilp6 conseJ'var X superar todo lo Inopia del'hombre ..Porque el hombre,l~araNietzsche es siempre más que individuo, más que simple eslab6n: es aún la totali'

Estas palabras nos..señalan con claridad que la idea de Super. hombre está reemplazando' a la de Dios. ¿En qué consiste,entonces, la diferencia entre Dios y Superhombre? En que Dios está señalando un mar lejano un mar trascendente separad() por un abismo 'de este río sucio que el hombre es, La idea de Dios, para Nietzsche, está,identificada con. el Dios cristiano, trascendente al mundo y creador de él a partir de la Nada. El. Superhombre: .en calilbio, no es un mar lejano sino Un mar formado por nosotros mismos y en el ,clútl estamos inmersos; el Superhombre es el Todo del cual sOll1osun fragmento. Pero el Todo no admite que nad~ pueda'haber ... fuera de. él y por ello el Superhomhi'e rechaza la posibilidad de que pueela existir UnDios trascendente, La,idea de Superhombre, entonces,'postula necesaliamente la.1nUéde de Dios, Fue en la GaY'1ciencia, publicada en 1882, donde Nietzsche da el'paso decisivo y acuña la expresión Dios ha muerto, Gottisttot. Ya esta frase central. a través de la cual.logrará.el"fundaillento,últiJll0 de su pens3l11ientoy la transvaJuación de todos Jos valores, la pone Nietzsche 'eh ,boca.de un loco. Este loco .. UJ]? mallana.llena de sol prendió sulin terna, fue al meren cado y en medio de la.gente empezó a gritar,:: ¡Busco a.Dios! ¡Busco a Dios! ¿A .dólide fue Dios? Los hombres, entre grandes carcajadas, le daban respuestas infantiles. Fue entonces cuando
"El loco .saltó en medio de ellos y los atravesó CO/1 .su mirada,. ¿A dóÍ1de.ji¡e DioS?, gritó, ¡Yo quiero decrros. lo! ¡Nosotros lo 'hemos matado; IloSOtlÚ Y'Yo! ¡Todos .}!oJ'otros S0.l11-0S.811S asesinos! Pero, ¿cómo lo hernos he-:::. cho?¿Cómo pudimos soi'ber-el mar?.... '

• •. e
. •.

• • • ."'''' • • • • • • • •
••

.
.

:.,.-'

.' ." .' . .,
'." .. ':

.:;

,'
....:

.:::1

"'~

I
v /'
..

;:i:I~~, ..r:t¡~.£.il
.4', ,_'o

.,' . ., ..,'
,.::..

• .ji
1' •

•..

,i.::..

•.•

,

..

.:Ci

/.,...

.. '1

e

C

'.

. •
• •
""'. .... .. '
"

,',
.,:\"
"

,
l. :}
,l
.<
"

e<,:::,
~:\:: i;:~~:.
,302

,
303

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA

NIETZSCHE

." :~r
.,,:'."'"
ek,:""

.i;"

,r

.' .' .' .' :}~:
• •,,"" e
t"',

La muerte de Dios, nos'dicen estas palabras, no ha significado la desaparición del mar sino sólo su desplazamiento, Nosotros 16 hemos sorbido; nosotros, a través del SUperhombre lo hemos sorbido, nosotros hemos llegado a ser ese mar. En Así hablaba Zarathustra Nktzsche insiJ,lúa que Dios ha muerto no a raíz de un asesinato sino de muerte naturaL- Puede haber sido de una manera y tambien de otras,pues cuando mueren los dioses mueren siempre de varias clases de muerte, El viejo Papa, que se ha quedado sin oficio a raíz de la muerte de Dios, le confiesa a Zarathustra: "Pero al fin se hizo l'icjOy blando y tierno y compasivo, semejándose más a un abuelo 'que a un padre y más aún a una abuela decrépita. Al/á estaba mustio, sentado al amor de la lumbre, preoeupado de la flaqueza de sus, piemas, cansizdo del mundo, cansado de querá, y un dia acabó por ahogarse de exceso de piedad",

, .,~

,
" f

!

.. ,01.1"

;1\

'!,:t, .~.

crece y qne todo lo corroe, Nietzsche ha sido el primer pensa<!or de Occidente que ha dado testimonio de esta invasión anonadante de la conciencia humana: Es para él un movimiento histórico que viene del pasado pero que se ha desencadenado como tina catástrofe sobre la hora actuaL A ese movimie'nto lo llama nihilismo, En La Voluntad de Poder diceo: "El nihilismo l/ama a nuestra puerta; ¿de dónde viene el más inquietante de todos los huéspedes ?': Este, el más inquietante de' toelos los huéspedes, viene ele que una interpretación elel mundo, vigente elurante más ele veinte siglos, ha muerto con la muerte ,de Dios, Como Heidegger ha sefialado (en su ensayo La J'rnse de Nietzsche: "Dios ha muerto") el nombre de Dios se emplea en el pensaniiento;de Nietzsche para desigliar al mundo trascendente de las ideas y los ideales. Y este mundo trascendente es, desde el pla-, tonismo; el mundo de 'la verdadera realidad del cual pm'ticipa el mundo sensible que sólo' es un mundo de sombras, un mundo irreal. La muerte de Dios significa la caducidadldeJmundo trascendente y como este mun, do era el fundamento de toda realidad resulta, entonces, que es la reali, dad misma la que ha perdido su ftrndamento; su razón de ser y ha elev" nido una pura Nada, Ya nada tiene fundamento, ni sentielo, ni nieta; Y' no hay valores, ni ideales, ni siquiera realidad. Al haber borrado el mun do de trascendencia con la l11uCÍ'tede Dios, ya nada nos sostiene sill( que vagamos conlo a travésde una Nada infinita. Por eso el mismo \0(:< después de decir que todos nosotros hemos asésinado a Dios Y de pre ' guntar ¡,Cómo pndimos sorber e!'mar'!, siguió preguntando". "¿Quién nos dió la esponja para borrar todo el horizollte? ¿Qué hicimos cuando deseí,eadellimlOs esta tierra de su sol? ¿Hacia dónde marcha ahora? ¿Hacia dónde marchamos nosotros? ¿Nos alejamos de' todos los soles? ¿No caemos incesantemente i' ¿ y hacia atrás, hacia UI¡ lado, hacia adelallte, hacia todos los lados? ¿Acaso existe todm,ía UII arriba y un abajo'? ,iNo vagamos conio a ttaJ'és de !llia nada infinita? ¿Na nos acosa el espacio 1'1/cio? ¿No hace más frío? ¿No' Jliem! siempre noche y más /loche? ¿Ná tenemos que encender linternas el! la'ma¡¡mIO?,, .. ¡'Dios ha '¡¡lllerto! .¡Dios sigué muerto! i Y'nosotros lo he¡110Smatado! ¿Cómo /lOScoilsolaríamos; nosotros, los peores de todo8 los asesinos? Lo más sagrado

..;;~;

,j:

,:,:j

••

.:" . .'
.,:'
~'

••

...¡¡ "
1"' :~~

'~,

.':,'

. .'.'
,'-...
'

..
-,
o";, .

-.:-; f,
:",

.t.

,

'.'~' :~

.:' !.
1 '.~~.

.r.",'"
-;:::"
'

..:t.,:

~':

~:
T J

:i.

'.~:

.• :-4~

--

::l,';
~'~.,

~:

o.y
. "l.

r~;:

u

•.• n •..••.•..•••.•••.••.•••.•• V J 1 r\

•..•"'1, I

I.•..• Vo.)U¡.lJ-l

1

Y poderoso qúe hasta ahora poseyera el mundo, se ha desangrado bajo nuestros cuchillos, .¿Quién bornu'á de 1I0S0troS esta sangre? ¿eón qué agua podríamos lim. piarnos? ¿Qué ceremonias expiatorias, qué juegos sagrados tendremos qu~ illJlentarl". La irrupción del nihilisn10 en la hora presente no es, para N.ietzsche, sino la culminación de un proceso que ya llevaba en si enquistada a la Nada. Por eso el nihilismo no surge al fin del cristianismo sino porque ya esta'ba dentro de él en forma larvada. Dios y !lIS ideas, los ideales y Jos valores absolutos .del mundo tascendente no SOn'sino un enmascaramiento de la Nada; el nihil está en ellos y por eso al término del proceso estalla en forma de nihilismo. Nosotros estamos en el mo-' mento de e.sta eclosión, en el crepúsculo de su tiempo final y en el crepllsculo de una nueva época. La grandeza. de esta hazaJla es quizá demasiado grande para nosotros y todo lo que viene después de ella pertenece a Una historia supeJior a la anterior. Por ello la palabra necesariamente nos falta en esta hora menesterosa y por ello, también,.comprendemos al loco cuandO.'así continuó con su discurso: "¿No es demasiado grande para nosotros/a grandeza de esta hazai;a? ¡Jamás hubo. !lauu,a más grande.y quie/! nazca de.\1JUés nosotros pertenece a causa de ella, a de 'una historia superior a .toda historia anferior! Luego el. loco guardó silencio y,miró.de nuevo.a sus o)lenfe~::tmn-.. bién ellos guardaban silencio JI lo miraban ex t}'(liJados .. Por último ¡JI tiró al suelo su linterna haciéndolapedazos y apagándota. Vengo demasiado pi'oi1fo,.dijo..entonces; todavla no ha llegado la hom. Este .enorme aconteclC miento está en marcha.v aún no ha penetrado en eloldo de los hombres. El rayo Ji el.lrueno necesitan tiempo; la 1m de los astros necesita tiempo. las hazaiias, después de
haber acontecido,
J1ece~itan tiempo ¡;ara ser )JL"tas. y

il~
:¡'!
.:~

1'l1J:, 1 L,)l,nC I

OUJ

~~
. :~.

"Se ensaya una especie de solución terrenal; p,ero en el mismo sentido, es decil', en el sentido de que habrá un triunfo final de la verdad, del 011'101' y dé la justicia (el socialismo, igualdad de las personas) ".

ji :1 ~I
.1)
~,~

~~ , . ~~ ~ ,~;
.

.".

~~ ..

*~
"'
--".'~
~#
~
~.

lt

Este es el nihllisn10 incompleto y supone la actitud del avestruz que esconde la cabeza en la arena para no ver la realidad. El intento de reemplazar'valores en vez de inver'tir la valoración, resulta una inútil y ridícula tarea que sólo agudiza el problema ..TaJ es lo que sucede, según Nietzsche, con la música de Wagner y con el socialismo por el cual sintió un profundo desprecio .•• i Qué ridículos me parecen los socialistas con su estúp.ido optimismo referente al hombre- bueno!, escribía en L, Voluntad de Poder: . El nihilismo incompleto es asum.ido por lo que Nietzsche llaJna .;1 el último'¡"onlbre. El último hombre es aquél que es incap~z de trascenderse a sí .mismo, aquél que. por.nq saber despreciarse es el'más despre- . .'l' , ciable, aquél que no lleva. a cabo la inversión del valorar porque ha descubierto su pequeña felicidad. El último hombre es el hombre gregario que no lanza por encima de sí la Oecha de su anhelo. Zarathustra exclama: ."/Ay! Se aceica e¡'tiempo' en que el hombre no lanzará ya por eJicima del hombre la flecha de su mihelo y en que las cuerdas de suarc'o no sabrán.ya vibmr... ¡Ay! Se acerca el tiempo en que el hombre no dará ya a luz est/:e/las;se acerca el tiempo del niás despreciable de los . h01ribres, del que 'no .puede .despreciarse d SI mismo. . ¡Ved! Yo osmúestro él iíltimo fiambre .... La tierm se tol'nará úÚonces más pequeña. JI sobre ella andará a sal-. 'titós el último hombre, qt.ie fado lo empequeliece. Su raza es indestructible Ct:nrzo la del pulgón. El último hoil1bré es el que mas tieiiípo Jlhle. Tiernos descubierto la felicidad'... d/cen liJsúltinioshornbres JI parpadean ". .. .

)1
..

.t ;11

das ".

0";-

...... ::r¥

~~

:1'

Frente al nihilismo caben dos posibilidades: una es que la muerle de Dios no signifique.la elimin"ción del lugar que ocupaba en el mundo trascendente. "Es más aún, dice I-!eidegger;'el'lugarvacfo invita CI que se lo ocupe de nuevo y a sustituir con. otro el\Dios desoparecido". El. mundo trascendente es conservado. y él lugar vacío dejado por la muerte de Dios es lJenado con nuev.osjdeal~s y con nuevos valores. En La Voluntad de Poder escribe Nietzsche:
¡.':.

La otra posibilidad que 'cabe frente al nihilismo no es reemplazar unos' valores por otros, conserVando el mundo ideal de' la trascendencia, 'silJOrechazar' ese mundo que, por caduco, no puede originar ninguna valoración posible. Este es el niJlilismo completó. Pero rechazar la trascendencia como origen del valorar conduce a encontrar otro óJigen del valorar. En La Voluntad de Poder leemos estas expresiones: "El advenimiento de la modalidad extrema del pesimis¡¡¡(l, el nilti/íSiJio.'p;'opia/llente dicho, indica simultánea.,-,'

., :'~ ..1 ., ., .' .; .' •. •• .~ .-, • . :".' ••• .' .1e
• e.' ¡

e:;:

e>.

. y.

~.-::'.


I

!':. .

.-

• • •• •

. .". .( •. •. •
.:,,;
".,.,," :';.:'

• •

~t ';

~~ ~~

,
NIETZSCHE
. ces que proClucir su rechazo' y su sufrimiento.

,.

.

.

306

INTRODUCC/ON A LA F/LOSOFIA mente, I.m.crecimiento ¡imdamelltal v esencialísimo l' el paso a nueJlas condic'/o;les de existei;cia. lle aqul lo que yo he camprendido. .. Esta es la hora dei Gran Mediodia de ia pavorosa luminosidad: mi modalidad de pesi11lis1'11.0: punto de pa,;tida ". gran
~",-, .._-~. C"-:_7--'~ __ -,.-,.----,--

,

307

"Ji ,

Pero escap.ar de la p.resen ...

'.:¡;; [
. ::
"'t"
¡

.,,- ........

. ~;

,

El nuevo origen. d.el valor, al que' conduce el asumir el nihilismo completo; será.la vida. Valor será lo que acrecienta la vida\:io, que la hace ser más vida, tener más poder. Ya no se trata pues de un.reemplazar valores sino de un invertir del valorar que conduce a una actitud frente a la vida . "La jilosojla, tal como yo la ¡¡ivo, dice Nietzsche, anticipa a titulo de ensayo hasta la posibilidad del nihilisn;1.O absoluto,. sin que eito quiera deci!' que se. detenga en;[le".'. gación algw'w, en el No, e/1.J'ohll1tad de No alguna. Muy al contrario quiere ella avanzar hasta el otro .exlI:e11l0, hasta un dionisiaco decir. Si a la vida tal como és, sin defcontar nada, sin exceptuar nada".
"

.3.... ~ ~'

'~:~iL

lii

• • • • • • • • .:,
"-".
"~

.' . ..c •. •
'-'-"

¡ti
~"/' ..

...,

•••••
".''';

f¡¡~
.~'.,.i
~
-~~~~

cia. estar pasando, 110 detenié.ndose, no permaneciendo nunca es lo propio del tiempo. Mientras la eternidad, según la del1nición de Boecio es la p.osesión entero simu]t¡Ínca y perfecta de una. v.i.da interminable. el tiempo, por el eO.ntral'io, es esta no simultánea posesión. El tiempo es un venir de lo aún no existente, que es el futuro., para ir a lo ya no existente, que es el pasado, transcurriendo por. un estrecho límite que constantemente está dejando de ser. Ahora b.ien, aquel escapar a su, prescncia, a su perfecta y simultánea posesión,es lo intolerable para la Voluntad. Sin embargo frente al futuro, aunque,no.se trate de una prescncia, pues es un no-scr-todavia, la Voluntad puede alentar esperanza de dominio. En cambio ante e.1 pasado, ante lit ausencia que. la fuga prodllce~ aquélla se siente impotente. En la segunda parte de Zarathustra, cuando se habla de la Redención, Nietzsche dice, "Lo qur! jite -asi se llama la piedra que ella no puede

.

'

.'1:

apartar de si"..

.

'1.:'.~~'

¡J. "$'¡

Y unas líneas antes había advertido: "Esó jite: Significa el rechinar de' dientes y'la'más solitaria .tribulacion de la Voluntad. [mljotenTe contraJo que' está hecho, ella es pal'tt todo pasado !lna maligna espe.ctadora".

,

.'¡!..
;"

. •

••••• .~".

Ahora bien. ese decir sí a todo sin nada descontar ni exceptuar, es expresión de un~ Voluntad que quiere al Todo y acepia tada uno de los momentos de su devenir; :PeJ'o ese 'quÚ~r el Todo. e 'indeíÚificarse con él esio propio del Su'perliombre. EISupetliombrees'el'que transforma cada uno de. los m'onientos 'del Todo,es 'uri querer de.su Voluntad, el 'lúe trarisfonna 'el destino en llll qtlerer desu VdÚI,Úad, el que, en definitiva, transforma .el Todo mismo en su' Voluntad de Poder. Por eso la posibilidad del Superhombre .necesii'a .d:e.l¡LOllle•. te..d'e. Dios. Si : Dios no'hubiese ¡nuerto el Todo no sedildpresión de 1Il1a'Voluntad in. :: manen te, siilO de u'na trascendente voluntad divina. Nosotros ya hemos vistb' que, paja'Nietzsche,la esenciá del Todo es Voluntad' de 1'6dery hemos IÚdü' aqlfellas palabras suyas que afirman que la ~sencia más fntimll del Sei. es Yoluntad de Pode •.. ¿Y :: cuál será,la actividad de la Yoluntad de Poder, qué.es lo que.ella puede querer? Recordemos que para AristÓteles la actividad del pensamiento no podúi ser sino inmanente.a simisma y, por,tan io..consistía en llen: sarse. a si. mismo, ser el pensamiento del pensamiento'. Pucs bien, la acti .. vidad de la Voltlntad '-qu~ es la fonna como Nietzsche p'iens¡(al Serna puede ser diferente. Su fin no trasciende '.a.sí misma y' sólo Pflede querer SU propio querer.' ... .. . ... El acto de' la. Volun tad cs, pues, quererse a sí nlisnla, qucrer la ."total presenda de 'sí misma y lo que e"scapa a esa presencia, tiene enton';';;:,-

!~
..~/
";:::,
',f' 1',•• "

,l:ii;~'
. :~M

Se comprende, entonces, que contra la inexorabilidad del 'fue' que desgarra a la Voluntad de si misma, ésta aliente deseos de vengan:¡.a. Y justamente la definición de ella se. agota, para Nietzsche. en un radical rechazo del tiempo: . "Eso.J' lÍnicamente eso, es la I'engama misma: la refJ!lgnctllcia de la Voluntad contra el tiempo y su 'ji",' ".

oí'

La venganza está dirigida contra la injusticia que a\'u~1 significa por escapar al dominio'de la Voluntad o" dicho en otros ten',ino,. por escapa:c a la mismidad del Ser. Pensar de esta huida quizá seu la ,,:,cnciamisma del pensar y.como ella origina la venganza, pensar en la ver 'anz¡] es un alto pensar. Las palabras de. Zarathustra lo testimonian:

'1'.
. :'''::~.

:'1~: .. ~~:: .
:t ., . ;,';~l

"t:l esplritu de la I'enganza: amigos mio:" esto jile hasta el presfllte la mejor reflexion de los hombres,Y doride I,y

.JVO

'" I "VUU\..\..IUN A

LA ¡'ILUSUJ'IA

NIETZSCHE "I-.'Il/lle todo retorl'Ía es la más extrema al'roxim~ción de 11I1 mllodo 'del devenir alll1l1'1/do dd Ser:. cumbre de' la

309

bo dolor alli siempre debió !laber castigo". El habitar. la morad:1 del tiempo. y .someterse a su 'fue' anonadante es lo injusto'en su sentido más originariOi'El habitarla no sólo sig-' nifica un .llllir de la total y eterna presencia de la Voluntad, un huirde la mismidad de eUa sino' tam bién, mmo necesaria consecuencia, Una fragmentación de la Voluntad y.la instauración deun ámbito.de.diversidad entitativa. Por eso Zanithustra decía; como ya. vimos. que :mdaba entre los hombres .como entre fragmentos de hombres que estaban esparcidos en campo de bataUa y de matanza;.y--Iuego exclamaba: .. "El presente y .el pasado sobre la. tierra '",-¡ayl mnigos In íos- eso' es lJara nú lo más insoportable; y no sabría pilJirsi no fuese un profeta. de. aquello que,de!>e venir": ¿y qué es lo. que profetiza este. profeta.? ¿Qué an ticipa 'Su visi'ón que le pell11Íte seguir viviendo a pesar de caminar entre fragmentos esparcidos en campo de batalla y de matanza? Nosotros ya hemos visto que en su discurso .an te el pueblo Zarathustra anuncia el Superhom bre y dice que. él. es ese mar en el cual puede abismarse el sucio río que el hombre es. También .hemosyi~to que el hombre ..esun río .sucio porque su vida consistt; en un .continuo' pasar siJr det.ernerse¡ sin. p.ermanecer nunca: porqu~ .su vida,. en slima. transcurre en el tiempo. El Süperhombre es 'el que va a abOlir y, al mismo tiempo, conserv3J' todQ.lo propio del hombre. Es el que consuma la redención frente al tiempo y su "fuel' al1onadante. Sin en~b.argo, ~ es"i negaci6;' no la Ueva'.a cabo el Superhombre por Una neg.ación de.1 tiempo, como-sucedía con.eJ.,mito del-eterno retorno de la mentalidad arCaica. La VolUntad no puede ni quiere negar nada, sino que quiere la totalidad y la eternidad de sí misma. Por eso la redención frente al ,tiempo no va a consumarse sinO.asumié.ndoloensu to talidad. imprimié.ndole. al devenir el carácter del'Ser.. EUiempo puede ser redimido (micamelúe, según Nietzsche, si afirmamos la eterna per' mallencia de él, es decir,. si vemos su constaJ1te;pasaJ~.no como. 'perdiéndose, no como anonadándose, sino como retornando siempre. eternaniente. El tiempo no,.se.pierde porque hay. un. eterno retorno de .10mismo. Pensar en éste. es pen.sar la relación que háy,entre Ser y.Tiemp0., o. la que es igual, entre Ser y devenir y acceder,. pol"tan:to, .. ;la esencia más a alta del pensa'r. Explícitamente lo dice Nietzsche en Una de sus notas póstumas, re,Unidas con el.t ítulo .. e L. Volun tad de Poder:. d

•a .

.;-1
.)1

rnedilllción. ",
Una cosa es advenir a esta cumbre de la meditación que. según Nietzsche.:' es el eterno retorno y otra querer dar'razones 'de él: N ktzsche cae en esta tentación y lo hace en uno de. sus escritos póstllmos. Die e\Vige Wiederl<unfl', El eterno retorno, incluido en la Voluntad de Poder. El ¡'azonaílliento de Nietzsche pai.te 'de 'dos supuestos: 1) que la cantidad de fuerza en el mundo es determinada. y'2)'tj.ue ei' tiempo es inn'Tito.' Resulta. entolices. que' "sielml/ndo debe ser pl'nsado como determinada magnitud"de jiterza y ('onw determil'Íado n!Ífl¡erIJ de centro de jilerza -y arra re(Jf'esentacion 'es imle'lermillallda .r. por consiguiente. "inútil- se sigue que él en el gran juego de dados l/l/e es Sl/ existencia, tilJfle'que recórrer.'ull' cal: culable ¡¡¡¡nlera de combillaciones. En un lieml'a injillito cadá posible comb./naciún en cualquier momenta si'rta"(llcanzada una I'ez: más aún: seria (l/camada inj/nilas
veces".",i:'" .

.r'l .:',

.1 • .1' . .;' • .'
e,
"

.Ii

.X..j'

.(~r'l'"l.r'. .';f; :11' If!i"
¡~' :.~:1~

':'~j~r:'

Si''"con .aquelpeil~;aJ11iento se aICanza'la cumbre de. la meditación no es eXtraño'que él sea una"pesada carga>Y justameIHe con este titulo fórmula Nietzsche por plímera vez en' la Gaya ciencia. su teoría' del E terno retorno. Allí nos.dice':'
.':

"

.,' .:'
•r
'.

....

.',
.l .
~".
••••

" Qué pasaria'si'un derillmio .te pe}'siglliera de dio." de noche en.!lI.niás apartada soledad el' te dijese: 'Esta !'ida. t(ll eVlJlaáhara. 'la vÍJ.'es,)' la. has.vivida, deberlÍs.piJ.'irla aÚll'lll'/a'PI!Z ,:1)' aÜl.l'iilcviltllbles veces;.y nada JIU epo habrlÍ el1 ella siiloqUiJ cada' dalo'l' y cada alegl'ía, y cada. pensamiento y cada suspim y todo lo indeciblemente pequeno y la indeciblemente grande de tu pida debe repetirse en. '11',' .Jo' '!Oda el!' la misma. serie ,1-' Sl/cesión: e igl/~bhente esta araila .v este claro dé luna entre los árboles, .1; ta/11-:'

".,< .i,..
,

~?'

•. •
:'

bién este instante y yo mismo ":
y lan pesada es
iél

carga que Nietzsch~ sigu:e pregont"alldo:
",

.,'

',,'.

"¿Na le ariojarias"iJl SI/da y.reclli;úlrian''fns maldecirz'as ¡ildl!l1lónio ql/e así telwbld,w?".
~}-.'

dient~.I' .¡. .

'. •
,

.•'." ,,-.
e
.... ;,.

.,' •

• •,A .
'<:,,"

,i\"

I

,
{
NIETZSCHE IOdo se reúne: eternamente se construye la misma casa
31 J

_.;'f
.2[,

. .~.' •• ." • . .-.-• • . . • . . . .,.; . •.

""

.,-' .
•......
/

.,(';'.,
• ..::<~/::

310

INTRODUCCION A LA FlLOSOFlA

'.! ¡;
"

Pero siendo lo. oído objeto de la más a!ta meditación, siendo la cumbre de ella., también podría suceder otra cosa y por ello Nietzsche
sigue interroganúo:

. ~L
"

,

del Ser. Tpc(as las cosas se dicen adiós, todas mU!J'(ll1'lente se. saludan, eternatnenfe pennanece fiel a si misma el
.

,

anillo del Ser" . El eterno retorno es e-1pensUI)liento central de Nietzsche ..Es su repuesta al asombro del pensar que testimonia la no permanencia del Ser en su mismidad sino que ésta va dándose en Un devenir o, en lenguaje de Nietzsche, que algo huye del presente de la Voluntad, instaurando la morada del tiempo y de su "fue" anonadan!e. Y por esto ese algo ya no presente sino pasado se torna piedra de escáJ)dalo y causa vengan-

:-'... ":' ... ':'

"¿O has "i"ido .va un ins.tanle prodigioso en el cual le contestarías: tú eres un Dios y Illll1ca he (¡Ido cosas mas
divinas?",

.'.1~.~~ .

Sin embargo para que se dé esta, segunda posibilidad,será necesario que el pensamien to asuma su más .pesada carga y esté dispLlesto a aceptar la posible inmolación del existente; que recuerde, Imes, que sólo' son dignos de ser amados aquéllos
He/Uf! 110

;'.1'
¡-t'.ft

za. ¿ Cuál será la actitud del Superhom bre para abolir la venganza y consumar la redención?. Simplemente, asumir todo lo dado. La suya tendrá que ser una mirada afirmativa que acepte la Totalidad que se le ofrece y con la cual se identifica, transformando así el eterno retorno en' su propio destino. La fatalidad del devenir es superada aceptándolo . como expresión de la 'propia Voluntad de Poder: .
~
";

saben piv"ir sino COlno extinguiéndose porque

esos son los que pasan al otro lado ". Oigamos a Zarathustra: "Os digo eslo en parábolas. A,l'er,. a la hora más silenciosá ('1 suel10 cedió v .comenzó el ensuetl0. El minutero aJlanzaba, el !'e/o; delili Ilida buscaba aliento; nU/;ca -,/(silencio senze;ante, en tomo mIo y mi corazón .se estren¡eda. Entonces nie' hablarol! sinJloz.: 'i Tú lo sabes Zarat!lustra, pero no lo dices! '. Y finalmente respondí igual que un ábslinadQ: 'sí/o sé pero no. quiero decirlo '. En- .

•.....
'--'

J~;".').',..
..

;1~
¡~

''Jie;¡'clirlos pasados y lransj(¡.rmar lodo 'file' en lo quiero yo ':'.11 eso /lamo redención".

U 11.

'así

~.,

"."

~ ~
,1.1

-.

¡.~

La Voluntad se recupera a sí misma al asumir eI eterno retorno de todo-y, por ello, el Todo mismo. Para el pensamiento ésta es la "e.i:: tl;el11l1apl'Oximación de un mundo del deI/eHir 111 mundo del Ser)' la ClIl11brede la meditación"_ y aÚn más: esta ex trema aproximación llega a la total id en tificación Y' pod.emos, entonces, decir que Ser, Devenir, Eterno retorno, Voluntad de Poder, Vidá y Superhombre signit1can Jo mismo I;ani Nietzsche. Lo dado se presenta para Nietzsche, en un tiempo eternizado. Y como sucedía en Platón y en.Aristóteles, el tiempo.LJnicamente se hace comprensible y encuentra su.justificación desele la eternidad. En sí mismoconsiderado él solo es escándalo y. t~stimonio de la inexorabilidad del escándalo ...En el eterno retorno cl acento cae sobre ete1'llo pues él. no es otra cosa sino una forma -quizá la LJnica- de pensar la eternidad . Para el pensamiento. tiempo. y.eternidad no pueden ser distintos sino una misma.cosa. Afirmando el eterno retorno elHempo es pens,(do como eterno, Y porque la eternícladcomo eterno retorno de lom;smo es la Voluntad poseyéndoseetemamente a. sí misma,Zarathustrnexc/amará siete veces consecutivas: .

.;:,

.. ,;:

-.;

ronces'

IlU(?JJam('nte

sin voz- me hablaron.'. '¿No quieres

.,ii

•. 'X
":,'"

-. '"."

'''.

Zarathustra? ¡,[;s esto 'cierto? ¡No te ocultes en tu obstinación! '. Yo lloraba' J' temblaba. como. Un. nil1o_).: ..di;e:'¡Ay!, ¡yo quisiera pero. cómo lo podría! ¡Oispénsame . ahora de ello! ¡Es' algo que está "01' encima de mis jilerzas!'. l::ntonces nue,'amente sin voz me. hablaron: '¿Qué. importas IÚ, Zaratlzustra? ¡Pronuncia tu palabra y extÍnguete!.' ':

,.!~.l
..

¡.

.l~'!:

"¡l.

:~:,
{~ .
;'.

-/-

~~ i :,:' I ;•

Mientras aún estaba convalenciente, rathustra:

sus animales le dicen a Za-

.,["J:..
l'. 'C.

. ::~::::,."
'.

~ ," .'-'--.

-.

""ara los que piensan como nosotros danzan todas las cosas: .ellas "aI", se alcanzanlamano y ríen y huyen y regresaiT. Todo 1Ia, tuda vúelve; eternamente gira la rueda de la exij'lencia .. Todo muere JI n."eva171ente florece. Etemamenle 'corre el año del Sei', Todo se quebranta,

'i't,
r
r

!~r,

",S'!'

r:".'+.':

•.•.1J..

.1J'.

l'VVVl,...'-'H.JJ'

1"1.

.1...t"l 1"J.t.JVLV1"J.1"\

:}::~;¥!'n"

l'U.L:.J,/.•.,)\..IU-,

~i,l.t,{{-~

"¿Cómo no debo estar lipasiollado por la eternidad y por el nupcial anillo de los anillos, el anillo del retorno ? Nunca encontré mujer de quien deseara hijos,'sino de esta mujer a quien yo amo: ¡porque yo te alllo eternidad! ¡Porque yo te amo eternidad!",
y Nietzsche tos versos: termini, uno de sus Ditirambos DionisÍacos con es-

,f¡jMJ'i'
.i{'H!f

que él siempre a sí mismo
mente se hace necesario
11. •

• se necesita y siempre; nueJla'

"~l.~~Ti

~~}j
ilií1il~
~+1i'"

't~'*

A'i.~~ "_'iij'C

E inmediatamente,Nietzsche
,

se pregunta: ,
,

"Cómo? ¿ Y 110sería esto circullls Jlitiosusdeus ?",
En la misnia obra vuelve Nietzsche a formular una nueva interrogación:

Jm~l zt\,i
"l~1?aJ"
"'!ff.1!q~

¡Oh esdudo de la necesidad! ¡Suprema conStelación del Seif. Ningún deseo te alcanza ,ningún No te hiere etern'o Sí del Ser
efernWl1ente yo soy tu

"f,fi!1¡,

"Yen t0l'l10a Dios todo deviene: ¿qué?, ¿quizá el mUr!~?'~. "
La pregunta de Nietzsche está mentando a un sentido divino del, mundo o, quizá mejor, a 'una divinidad inmanente en él. Recordemos que en esta inmanencia culminaba"justamente, el pensamiento de Aristóteles, Tenemos, entonces, que la Voluntad de Poder --que es la forma en que Nietzsche piensa al Ser- y el eterno retorno como el modo de existir y de autorreaJizarse aquélla, postulan una total inmanencia de la misma y un .originario coincidir entre tiempo y eternidad, Pero tenemos, igualmente, que al advenü' a esta cumbre de la meditación, desemboc" Nietzsche 'necesariamente en una intenogación, Esto nos debe ha, .cer ref1exionár que el etemo retorno es una respuesla que al misterio del Ser da i1llestro pensar, desde las ineludibles categorías que maneja, pero dentro de la cual queda, latiendo. un más profundo y anhelimte preguntar, La respuesta del etel110 retorno estaba presente 'en 1:odo el pensamiento griego y fue 'afirmado de un modo explícito y tajante por Aristóteles, cuando ese pensamiento llega a su cubninacióri, Luego, bajo la inf1uenc,ia del cristianismo, la teoría del etemo retorno fue rechazada )' llegó a eclipsarse en la conciencia del hombre occidental. Contra ella emite San Agustín; en Lri Ciudad ele Dios, una 'sentencia tenninante y de total rechazo: "Viviremos la senda de la fe'y de,Ja mente en dirección con traria a ese circuito vano y necio de los impíos": ,
,

sr

¡porque yo te amo 'eternidad!
La eternidad que Nietzsche ¡una es una eternidad inmailente y sin ninguna heterogeneidad con respecto al tiempo el cual sólo es, en palabras platónicas, su imagen móviL' La Volúritad 'de Poder; d sea el Ser, va temporalizándose y finitándose en una diversidad entitativa 'que es camjlo de batalla y de matanza y que, sin embargo, eternamente va repitiendo su ciclo, La Volun [ad de Poder, sale (le sí inism3 pero sólo ella misn,a es su meta y en la circufaridad',de 'su proceso todo cesinm a-' nente a e1la, , ,, La afinilllción de, esta üllnanencia fue lo' que llevó ti' Nietzsche a negar un ])ios trascendente ya' proclanlar,' en tal sentido, que Dios ha muerto, Sin embargo esta misma innHinencia yelTepetido'ciclo del eteri10 retorno lo exigen, a replantearse el 'problema de ])ios, No:oJvidemos que' en la Gaya ciencia el loco 'es un buscador de Dios y"qüe su angustiacla pregun ta era: ¿A dónde, fue Dios? El problema 10 trata Nietzsche en Mása1lá del biell y del mal, cuyo capítulo tercero se titula'; justamen'te" La Esencia Religiosa_ A1li habla, de aquel homlire que no'sólo se ha' co.nformado)' ha aprendido a soportar'aquello que fue j"es sino'que todo, eso, tal como fue r es quiere tenerlo' nuevail1en te 'poI-toda I.etemidad

"j F'~\~

)\~':, ti "

,;1iJ1,_, ,~~,.,

::,ij;t~~
'Jt:l;",~

':1~-?~~~'

"gritando d" capo no sólo pw'a sí mismo sino para toda la obra, para todo el espectádi1loy no sólo plll'a el espec~'' táculo sino !undlll;leIltalmente parit Aqilél"qlle, jiista~ ' mente, necesita este espectáculo y lohac'e l'lecesario,poJ~:'"

Cuando posteriormente el pensamiento fue prescindiendo de interferencias extrañas a éJ, la respuesta del eterno retorno se fue perfilando cada vez con' mayor nitidez' como su ineludible destino, Al Ilegal' con Hegel a IIna nueva cumbre , la circularidad es ya IIn hecho, Nosotros hemos visto qlle todo el proceso del Absolll to hegeliano culmina en el reencuentro o coincidencia del principiO con, el, fin, Sin , embargo producida esa' cbincidencia entre principio y fin Hegel no dio Un naso más, oue lo hu hiera J1iwacln " I1n,<I',,1<,,' e.1t'p.tnmn v <P. 11;",,1> o
, '

. .C .'~ . . . . ". • •: . . .' .1 .'.' .'~ •. .' •

:" ..

.,1
, i:

: ':~ '_1

~'.

.:b;

,"

,",

.';
' '::o"
.".

",'
"

:~

,"

,

:~;;

.'::
/',

,

~

~,.
,

"

~i

i~

A~'

!"

;',l'~ "
•••

í'

"~e'

.' •
"

', .....
,¡:v'

I

silencio, Schelling vio. con claridad que la postulación del eterno retomo ,.•(: tendría que haber siélo la consecuencia 'necesaria del .pensamiento •. ,,(. "," de Hegel, si éste hubiese sido totalmente consecuente y fiel a sí mismo. •. ," i Desde esta perspectiva, entonces, la aetitticlde Nietzsche no hace sino "'. dar culminación y expresión a lo que estaba implícito en Hegel y, con • él, en todo el pensamiento greco-occidentaL
•.. ,:. • •

.i,>'

e,('

.

.;t.

'314

INTRODUCC10N ALA FILOSOFIA

¡

~.

I

J.; . ~, l. ¡¡
1

~!.

1..

X

".

¡:; .l'::}} ." !i :::".:;.. '};.:

•.r. :,?

,.,

'''"'''. "~f,

,;1.>/

._, .~ • ,:]. :.1(

•', .'
... ::,', ..
••••

U
. I"li!,
,~t\;

';¡~f.

e

,,ª,

,.</j~.I:~'
,~'C~t ".' t¡gt'

ORTEGA Y GASSET

.:.,.1.

}!¡~'
Jose Orte.ga y Gasset nació en ,Madrid el 9 d,e mayo d.e 1883 en el seno de. una, Familia donde.tanto.su pac\re,cpmo SU abuelo mate.fl1o eran periodistas .. Realiza sus est~ldios. secundarios en Málaga y en /902 obtiene su' licencjatura en filosofia y letnls.,Tre,s .mios más tarde se marcha a.Alemania donde continúa'sus estudios,en Leipzig; Berlín y Marburgo. "En esta ciudad, -escribe:Ortega-.he,pasado,yo el equinoccio. de mi juventud; a. elJa debo la mit~d, por '10. memos, de mis esperanzas y casi toda mi disciplina'.'. Sin embargo él ha re.conocido, también, el gnll1 es-. fuerzo que ha tenido'.qu,e -realizar para superar la presencia de Kant y del idealismo que casi hasta la .asfix.ia se, respiraba .en esa ciudnd. De re- ' greso a España, ingresa a la Universidad de Madrid como profesor de Metafísica en, 1910 y 'permanece en .el cargo hasta 1936. En J 916 visita nuestro país y pronuncia en sus principales ciudades conferenCias que resultaron de profunda gravitación"para la .eyoluCión del pensamiento argentino. En, J,923 funda la Revista de Occidente que sirvió en exCelente medida,para.poner en contacto a. Espaj;a. y"a Hispanoamérica con lo más. acl1mliz<tdo y vital del.pensamiento europeo, Ortega, sintió .Iam bién la necesidad dealtefllUl"su actividau de lJens'ado,r y de.pennanente servicio a la culturllicon :la aetividád polítiCa. En 19 JO escribe que en ESI)lllia"el problema' primero., plenario y perentorio es,eJ.,de.transformar la realidad sociaL circundan te. :AiI instrumento, para producir esa transformación Ilamanos políti,a, El espa,iol necesita ..plles,ser antes.qúenmlavolítico", En. 193 J, funda la, Agrupación nI', Ser.vicio de 1:I.R~pública. De 1936 a 1945 yive en Franela, Holanda, Po)'tugi" y ,Argentina. En 1948

- el~T.>' :~~.

. •• . .,-'

•, . •• ••••
e
'
..
('.',-

.". •
'r;',:,
.,":-'.',<

.;/;

'';~'!f,~;' )':' :~?f.;: '.:::¡ ~I¡&f'
'" 'i~:"frJl:'

lr:~~~"

':f:, 1;1~f~.

'.
.

"~~fr'~1!i}:

...
_.:~ •• , .1••••

td~~

',l'- .

, ...

,

.:S>,i'
.S'\'
.. ".,

-----_ ..- .! ..

.e:,:

-~:iV:t.';~."

:::,

i~l

. ,.,,~'fi.:l~ ~t~

.;ri';¡iX1!i

,'unda en IV/udrid con JuliHn Murías el lnstituto de J-1unlilllidHdes, donde dicta conlerencias que luego, póstumamenle, rueron recogidas en libros, Ortega y t¡asset muere en Madrid el 18 de octubre de 1955, Independiel)temente dd Hporte intelecl'uHI que Orlega nos ha legado tiene él ptlra nosotros,. hispanoparlnntcS L1ll::1j¡llportancia previa y rundamentaJ. Ha sido, en efecto, Uno de los pocos pensadores que ha pensado en nuestra lengua y como corresponde a todo pensador ha SHbido extraer.y actualizar la implícita filosofía que toda lengua atesora, Pronunciadas por el y en medio de un impecable estilo, ciertas palabrHs comienzun a h~lcerl10s guillos invitándonos a pe,nctnlf en el secreto y en el abismo que elJHs tan celosamente custodian. La meditación de Ortega sólo deviene totalmente inteligible repensándolH como reacción al cons-. tan te proceso del idealismo que culmina en la autoconciencia _ Selbstbell'usstscinhegelhn\a. En el infinito abismo que esta significa todo ob.ieto queda aJlulodo, cHyendo en el delirio bá'luico del su.ieto, Por ello lo individuHI no tiene su verdHd en sí mismo. sino en el Todo y desde el T~)do del cUHI cmerge, .
1

J~¡l
::~~i f.~f

La liIosofía post-hegeliana empelló sü luchH en el aranoso 'inten to de volver hacia las COSHS.hocia la realidad. y en t'll sentido problematiza 'el.proceso de mismificación del su.ieto que el'idealismo realiz6; rero el idealismo'. es un hecho fundamental y definitivo en la historia .de la filosofía y todo pensar'.actual. que sea"llItentico no puede prescindir de sus SlllJUestos.; )'a St::H" poSitivH O ya negativalilente, Es perfectamente lícito que cuando'el filósofo se. lanza a la blls; queda de unÍ! realidad primaria que.le sjrv3de HPOYOa su pensamieillo, se dcteng;.! en éste, se detenga en. la' concicllda. En realidad) aJ pensamiento sólo le es dado. en forma radical el pensamiento inismo,.Lo que no es lícito es que al detenerse a meditaren.la,conciencia, como. punto de apoyo, lo hHgasin anHliznr lo'que ésta sea. Puede suceder,que la.conciencio ofrezca fisuras que. en .definitiva, le quitell'Su aparente canícter de absoluto. La búsqueda de Orlega se orient:l en este sentido y.la llevó iI cabo en frent,indose a .HusserL que .tan puldamente' dota de rigor a la actitud idealista, Husserl cree encontrar lo realidad. primari,!; en laconciencia pura, y loda'existencia es puesta por ella entre paréJitesis. Lo COlh tClúpla<.lo por Itl conciencia no es, entonces, la reaJidad SÜ10 mero espect:iculo de es'; conciencia que, dceste ¡nodo, especrraliza al mundo y le hace perder su dimensión de alteridad. Todo objeto emerge no desde l/na alteridad ya olvidada, no desde lo otro respecto de la conciencia. si; '10 como mero dato en lo Illismi,tacl de la. conciencio. Pero-cuando preguntainos, 'dice Ortega. si b":concieJlt1a es rcalnenle lo primariw'si es aquello que se nos impone en nuestra búsquedá

de radicalidad, advertimos que ella no es lo 1)l1mario hacia. lo cual se orienta nuestra búsqueda sino que ella es 'Obt.eni"a p~r una manipulaV ción, por un proceso que la misma conciencia realiza y que Husserl.lla' ma reducción fenomenoJógica. Esto significa que íI esl"u ,condencia el filósofo no la encuentra sino que la fa.brica, Lo que primeramente el filó,,:~l%t, sofo halla como dato radical no es, pues. una conciencia reducida, sino :t¡';'fi.~~ 'fli'l.l,¡(,?:'. un vivir'con cosas, con la realidad. No es un darse cuenta de'su pensa •.. •. '! de su sentir, de su querer, sino que efectivamente piensa, siente y quiere, y al realizar estos actos se encuentra con las. cosas mismas. y C'qn el mundo, Mientras esos ac.tos se efectlian no hay conciencia de ellos. ,~~~t¡~~ ~ ,,'¡¡.',~i!i"; EL pensamiento no es lo primario y si existe es porque hay un yo que piensa .Y un' mundo en que se piensa. El ob.ieto nO puede ser " 'emersión ni autocreación del sujeto, porque sin ob.ietos no hay sujeto. El: su.ieto no está encerrado en sí: mismp sino abierto a las cosas y en I;f~\ jit!:' ;,atj G1~f¡.., esll. apertura se da la ,¡lteridad, En I¡¡idea mismo de sub.ietividad hay ""',161[,. -':'rli {t,'A'J' ti mi referencia al mundo, el cual foroHl purte, así. de stl estructunl. _,.F'~" Sin embargo, ese Iiberor Hl mundo de su depelid'encia.de lacon.';1 ciencia no significa para Ortega. que deba volverse ::l interpretar hl reaJ,j'.f.o ch" ;;~!!; 1t' ~ dad como 'sustancia. Por el contrario,.seclJl1'éJ. lo coracteristico de todH '", . k ., it;'~: realidad 'es no bastarse a sí.m isma ,ser il~digen.te, me nestt~-osa. Ni.el mund o .,':,! '?f!: exterior'es Lina realidCld su bsiste,n te con jn(h~pendencia de. tUl.YO, ni el yo •. 1 lo" es sin el l11Undo. 1'01' eso el dato primario que el filósofo encuentra es üna lIctiva corre lación en tre yo y mu ndo, una coexistencia con las cosas. Y esta iligenua coexistencia es, justamente, la .vida. Vivir es tratar con el . mundo. 'dirigirse ¿l' él,.actullr en él, ocuparse de él.. Esto nos .advierte que la vida es la realidatj.'nldicaJ buscadn: ..Toda otra deberá darse radicado en . la vida, la cual deviene lugar de patencia de cualquier renlidad posible. Pero esto realidad radical, ¿será algo.que en su misma facticidad e.ncuentre su fundamento. será tlll 'absoluto,encerraelo en sí mismo. como lo ..::'" .. era la conciencia para el idealismo? ;.0 habrÍl en elJa fisuras que liber:ín.J,; dolo de .un 'hermetismo posible, le permitan trnscendcr e1esde sí mismn hacia-o HIgo: que. -es su fundamen to'!'-An tes"de .responder ,1 esl a preguntcl será. nee~sario que nos'd'et"engamqs ti averiguar lo que entiende Ortega poresa.inelud:ible actitud del homb're (Iue sicmlire se interrogn y buscn un funJHJnento, o sca a averiguar lo que entiende por f'ilosofía. La filo'sofín._cn efecto, es una búsqueda de fundnml'nto que se lrace extensiva a la totalidad de las cosas, . .• 1En 'Sus Estudios sobre el amor dice Ortega que quizá s610 IHIY4 una cosa' más ínfima que .ésta y es .10 que :pooria IJmllarse. senthniento metafísico, o sea la impresión' radical, últimn, b:isica que tenemos del .1I11.ivcrso. El1 una"I)'Í'irnenl aproximación pare:cicra.~ Ifcjto~ d.eeste 1110do.

;it1f ""f'f .*:/[1'

.,
..

,'tft .,.t!.,~.

•• •• .'•: .-' • ."i
.':;

:;,.:;

.
e'y
..

l

.'¡

.' .1 .'f . . .{j.
.10:

••

.1,

.(

.\~'

.l-.. •••••

fl .ti.

:; . ." . . • • .' •• • •i .
e'->
.-

., .
..
"

. '., '1""
.' '

,"',

.

.t\"

•. ¡.;::
, r

" y
.~

,
ORTEGA Y GASSET
319

\'

318

INTRODUCCION A LA rlLOSOFlA

:1 :~; ~ ~: ..

e'1\,

'"

.:,"
"-

. ':

;"

..

,.....

.r:

-.;~', .J
-

• • ."" • . • •

•• .,",

.!

,:,','

definir a la filosofía primera o metafísíca como un conocimiento del universo, entendiendo por tal.todo cuanto' hay, pero donde este todo cuanto hay no es cada una de las cosas que hay ni su suma,sino sólo lo universal de ellas, su horizonte de totalidad. La filosofía es concebida, pues, según expresión de Aristóteles, como poseyendo la totalidad del saber, en la medida, de 10-posible, pero sin tener la' ciencia de cada objeto en particular. Es evidente que una definición que quiere abarcar tOJl amplio objetivo' en cien a dificultades. Para advertirlas comencemos. por contraponer el conocer científico del pretentido conocer de la filosofía primera o metafísica. La ciencia se mueve por una el\plícita voluntad de renunciar a una idea integral del Universo y a intelTogar por su principio oliginariq. Su objeto es parcial', sólo es un trozo de' la realidad total. Cada ciencia tiene su tema, '''lo que esa ciencia conoce o trata de conocer, y además tiene un modo de saber lo que sabe". El científico comienza por definir ese ten'la objeto de su ciencia, ya acotado del Universo;' comienza porlimitar su problema. De modo que conociendo la extensión y' atributos de su objeto al iniciar la investigación, el científico no comienza propiamentc con ,un problema sino con algo que. da o supone por sabido. Re,sulta, pues; que' para, el científico. "es problema,lo que en principio se puede,resolver; la solución 'le es en ¿ierto modo anterior al problema" . La ciencia trata de problemas q u,e.tienen Ulla solución posible. y previsible; si tal cosa no acontece se desentiende de ellos. Esto permite a la ciencia llegar a verdades exactaS' pero .que en sí mismas son insuficientes Además, al ser su objeto un trozo: d acotamiento.del Universo' al cual no problematiza totalmente, la verdad, científica no, tiene en sí- misma su fundamento, na es una verd.ad radical. Resulta justificable, entonces; que. donde se.détiene"eI. científico no se detenga el hombre. Todo lo que. en él está presente, patente; sólo e.s fragmento y mufión que nos remite' a una totálidad. En este sentido puede decirse que la filosofí.a es algo inevitable. Pero de la totalidad que el filósofo busca en su interrogar nada sabe. El concepto todo)o que hay que constituye lo que entendemos por Universo es, ante todo, un concepto negativo. Al hacd referencia a un horizonte de totalidad dicho concepto, es la negación de lo que únicamente es parte, de lo que linicamen te es fragmento. Por ello Ortega escribe: ..•..... ---------"El filósofo, pues; a,diferencia de todo otro ciellllfico, se'embarca hacia lo desconocido como tal".

.1
)
',},
'j,

. :- ',.~:. : :~ ..
'.

.'"

..1¡ ,~

i~
.~ .J
"1".

tendrá que ser esencialmente el buscado. La maso fía pm:ticiI?ará !limbién de este especial carácter de su objeto: será, la ciencia que busca. Así, justamente, la definió Aristóteles, zetumene episteme. Pero, además, como vimos, '0.1filósofo ignora aLln si su objeto buscado será COgnoscible. De modo que ya no sucede como ¡jara el científico, para quien su problema es en principio soluble, sino que ahora existe la posibilidad de que el problema no tenga solución, se'l indócil al conocimiento: En ¿Qué es la filosofía?, leemos: "De suerte que no sólo el problema filosófico es ilimitado 'en extensión, puesto que abarca todo'y no tiene COnfines, sino que lo es también en intensidad pl'Oblenuílica No sólo es el problema de lo absoluto, sino que es absolutamente problema ".

-ti ,~z.
-'1'

,\OlÍ'
,';,f

~~

.;.0 ;..~~,

F~

,~ti

::~
"';:')

';~: ';:.''~.. :l-.
'"
'

}.
"

.1;,
.~~
':,
'';'.
!~
-1' ••

/'f
,.(,

", ~!:'

"i
(

;!t... ." ~.

~." .~::;..
. ;:(
.\~'

ir

.:~>

..

:~\'

En contraposición a tas otras ciencias, el Qbjeto de la filosofí.a no es dado ni puede ser dado; y porque es todo y porque no es dado
"

:.

,;'~;

La actitud filosófica es, así, tina constante tensión hacia una solución posible. Sin embargo, no es sobre ésta que debe caer el acento de dicha actitud sino sobre la radical problematización y rechazo de tocio supuesto. Por ello la filosofía no debe aceptar ni apoyarse en, nada anterior a sí misma;' no debe partir de creencias previas, ni dar nada por sabido anticipadamente. Es el imperativo de áutonomía el que la debe seguir. Para que la filosofía surja, es preciso que se haya producido una ruptu.ra de la pura tradición, que el hombre haya dejado de tener fe l'n las creencias heredadas. Entonces queda el hom bre desarraigado y no tiene más remedio.fI ue buscar can su propio esfuerzo una nueva tierra nrme donde alincarse. La f.i1osofía es justamente este esfuerzo que el hombre re atiza pa'¡'¡¡salvarse, de, la 'duda.en que ha caido. No se trata de que la filosofía haxa matado a las creencias sino que nació porque ellas ya habían muerto. ,La filosofía es ortopedia de 1" creencia fr"cfurad". No debemos olvidar, dice ,Ortega, que a la filosofía positiva acompaña siempre sli heno ano, el escepticismo. Este lam bien es una filosofía por medio de la cual el hombre se forja una defensa frente a las falsas creencias. En la raíz deJado filosofar hay una actitud esceptica. El. hacer m~tafísic() comienza cuando se advierte una falta de sentido por torio hacer, por - todo vivir; cuando se 'experimenta una radical sensa-...........,1 . . ció,,' de nulidad. Eil 'cambio., cuando se, ve la riqueza que las posibilidades de,la vida ofrecen se está en una posición' ,mtimetafísica . Pero la, filosofía nacida de la desesperación ante la sensación de nulidad rÍo persiste en aquella desesperáción'sino que busca y.espera en- " ,!i' contrar una salida. La f¡¡osofla se da cuando' han sucedido estos dos hechos: que el hombre ha perdido una fe tradicional, pero, al mismo tiem-

po, ha ganado una nueva fe en un poder que se descu bre poseedor: la razón. La filosofía es un tránsito desde la duda en que se ha caído al .pleno estar en lo cierto a que se aspira; esta dinámica debe ser constante en la filosofía .. No puede concebirse, pues, una certidumbre estática a la que se llega Una vez para siempre, sino que ésta debe ser una cunstante tensión obtenida por la renovada critica y duda. No basta haber estado en lo cierto o habernos convencido en una fecha determinada, sino poder renovar ese estar y ese convencimiento en cada instailte. Ya en Meditaciones del Quijote Ortega decía que:

',.I,n

'~i' U
.\>.,ª.

~

•• ~A

'-'

•.•••

-~

A

•.•••••.••••••••••••

"esa pura iluminación subitánea que carácteriza a. la Ilerdad, tiénela ésta sólo en el' instante de su descub,:imiento
H.

",~~}~ar.

~j'

El auténtico f¡Jósofo es tal porque sabe plantearse y vivir la originaria situación en que la filosofía nació. Y la definición prevül y más radical que puede hacerse de la filosofía es haciéndola consistir en el .mismo mosofar. No es admisible hacer consistir la metafísica en aprender y répetir pensamientos y dochinas de filósofos. De aquí que nada se.a más extrafio al filosofm', dice Ortega, que sostener que en él se trata de engager l 'honllne. en una doctrina. Escuchenlos las palabras que escribió en La idea de principio,en Leibniz:

"Todo lo contrario. La obligación básica.del,filósofo es hacerse 'cargo de la dubitabilidad. sustaJicialconstituyente de todo '10 huinano y es, POI:tanto, el compl'Omiso que el hombre tiene consigo de /le pasos ''!/lgager.El e/lgagemellt, es.!a contradicción más'l'adical que cabe de la teoria q,tle.es reJlocabílídadpennatlente ....__,La-!ilosofia. " no es 'demostrar con.[a, llida lo que es la verdad;'SfilOestrictamente lo contrario: demostrar la verdad para,'gracias a ello, poder "ivir auténticamente".
Al mosoú.r, eLhómbre no debe sentirse comprometido con ninguila teoría; debe sentirse como un primer hombre) como un. nuevo .Adán que toma contacto y lucha con Jos eternos problemas'de la vida. .Pero al haberse hecho cargo de' esa situación OIiginaria advierte, al mismo tiempo, que no es Un primer hoinbre sino un heredero y que detrás de él hay una larga tradición de pensar' humano. Al hacer filosofía, el hombre debe proceder como si ésta no estuviese hecha ninadie antes la hubiese hecho, pero por oh'a parte, contar con: lo que los otros hombres hicieron en parecidas' ocasiones. Por eso su labor debe ser de colabora-

JI ~W¡i .,,~ni JI ~l' ~I
,-:";;i'~!3~

-''1 ;"é
:::~.• o:, (.,'::. r~

;sr ~

:11

~~;Jti

ción con el pasado. Sin embargo, aún en la adqui~jción de una filosofía ya hecha se impone la tarea de desarticularla; de deshachla hasta su raíz . Sólo así es posible rehacerla y aceptarla. Este afanoso regreso a sus orígenes, para desde ellos asistrr nuevamente a su nacimIento, es la historia de la filosofía. Este retornar hacia el.origen de su tradición no está motivado por Una nostalgia de pasado_ Al hacerlo el hombre pretende que la verdad por éJ buscada no adolezca de, ingenuidad. Es poi' ello que consulta las. soluciones que otros hombres dieron a los mismos problemas. Con la co'laboración de esas soluciones el hombre se apresta a enfrentar su propia situación problemática paru que ante elJa alumbre la verdad. que, como vimos, sólo puede ser tal en e¡momento de su descubrimiento.. , La verd'ld que el filósofo busca no es,' como la cientílica, una verdad parcial, derivada, que no tiene, en.última instancia su fundamento en sí misma. El carácter de la verdad filosófica es -ser una verdad primaría 'Y radical; una verdad que sea fundamento de todas las,demás, que las demás la supongan y elJa en cambio no las implique. Al filosofar partimos a la búsqueda de esta verdad radical y; como buscada que es, alm la ignoramos. Sabemos, -sin embargo; que p'úa que sea tal tendrá que tener estos caracteres: lQ) ser últimamente fimle, segura por sí; 2Q) que anticipe a todas las demás. La filosofía, dice'Ortéga, es elesfllérLO Ilacia una cert1dtimbre o verdad radical, constituida pOI' estas dos notas; autonomía y pantonornía. Por la primera de ellas e¡'fiIósofo se ha replegado' a las poquísimas verdades primeras en las que llO cabe la duda y qlie, .por ello, se'pi'ueban y comprueban a sí mismas. Una vez que está en posesión de esta primerá certeza el mósofo sólo tiej¡e qlle volverse hacia el . Universo, hacia el horizonte de totalidad que inicialmente lo movió,. tratando de abarcarlo y conquistarlo todo. Esta tensi6n espiritual hacia el universalismo es lo 'que Oi-tega' llama pantonom ía. Recapitulando lo hasta ahora visto tenemos que nuestro problema es cono'cer todo CUanto I¡ay,' o se,i el Universo, y conocerlo con una verdad radical y originaria. Nuestra tarea se precisa, 'entonces, en determinnr qué cosas, de todas cuantas hay, pueden ofrecernos' una í'adieal seguridad .. Para eso es nec'esario distinguii-, como lo hace Ortega en ¿Qué es filosofíll'?,'tres clases de cosas:

-.' .-,
'1!'
..

., . . .' .; ,...

,

..... ' ,,1

.::i ./i.

. ,

,

é<

.:,:.

• • • • •
••
.',

••••

.

• • .,'" •
••••
I
,

"Las,que acaso hay en el UniJlerso,sepámoslo o ha: las' que creemos erróneamente que hay, y, en ¡in, aquél/as de que p'odemo,i estar seguros que las hay. E.~tasúltimás serán/as que, a la par, hay en el UniJ'ersoy hay en miesIro conocimiento
JI,

.' .' .;o' .' • :
(.
,

. -..';~i'.

\:: ..

",;'~,

.('

.,.
••

.'f

• :,i~~::
• .1 _'
, ••. f

"'~':"

322

INTRODUCCION A LA FlLOSOFIA

.'

'1

::!::

,
ORTEGA Y GASSET
323

.t

."

'l ..

:""':';;

. •.
"U'

Estas cosas ante las cuales no cabe la duda, cuya existencia es indubitable son los datos del Universo. En e1'mismo libro escribe: "Los datos no son lo lÍnico que ha.v e11. UnÍ1'erso,ni siel
quiera lo ún.ico ,que segurmnente ,ha}', sino que son lo

.:1
:¡:

'0

.',-;~
,.,

'¡.,.1
I .:f: ,¡"
"

l."

,.:B

."'¡¡:
ji

•.......
. ',1

l.' ..

,

único que indubitablemente .hay, cuyá existencia se funda. en una seguridadespecialísiiÍ1a,en una gran seguri- .dad. de cariz Indubitable, diríamos,. ,en la archiseguridad". La cuestión de los datos del Universo no son toda. la filosofía, pero sí Stl capítulo preliminar, su introducción. Todo problema supone datos, pero éstos son lo que no es ni debe ser problemn. Por eso nuestro inlerrogar debe preguntar: ¿cuáles son.los datos en. filosofía?, ¿qué, es. lo indubitable? Evidentemente que los llamados. datos dé los sentidos no nos dan nada. fehaciente, nada que rechace toda posible duda. Las cosas, los demás seres, el mundo exterior, en suma, no es,'pues, el dato radical; por .ello toda proposición que afinne la realidad de' él necesita ser probada. La filosofía cuando. se lanza a la búsqueda de una verdad primada, de uila verdad que anticipe a todas.las otras verdades, no ¡llIede afinnar la existencia de ese mundo, pero. tampoco negarla porque cs. lo significaría'empez.ar también por algo'en sí m'ismocu",stiOJ)able.Ni la existencia,ni la inexistencia del mundo circundante es verdad evidente y radical para la filosofía.. .,""" . ¿Qué queda entonces en el Universo? Queda,.preCisamente¡ la duda, que de esle modo. se hace positiva y metódica ya que busca segu.

:.':~:t
• J; .•..

~l
l'"
_I~~

:~f
.',( .J
.t,i

.

.':;,1
.,,) ,

~~~

.

;;1 ::;:j'
.. l'" .""'~"
"1' ",~-

'li.¡' tirf! ~,~; ;''\i:,!:!t

";1,,,,.

se trata de la historia del idealismo. En ésteeI sujeto se traga el m~/Jldo entero. Pero para Ortega el idealismo vivía'en un equívoco porque reeonaciendo en la conciencia la realidad radical no la había; sin embargo, analizado ni había procurado saber lo qlie la conciencia fuese. Ortega centra su crítica. al idealismo haciendo agudas observaciones a Husserl por ser éste quien dota de mayor rigor y pulcritud a esa actitud ... . Husserl cree encontrar la realidad primalia en la conciencia p;,ra. Esta conciencia es un yo que se.da cuenta de todo lo demás. Sill embargo, este yo no quiere, no piensa, no siente sino que 'se limita a darse cuenta de su querer y de lo querido, de su pensar y de lo pensado, de su sentir y de lo sentido. Lo contemplado no es una realidad, es tan sólo mero espectáculo. La verdadera realidad, para Husserl, es el contemplar mismo y lo contemplado en cuanto espectáculo; es el yo que contempla, pero únicamente en. cuanto contempla. 'La.pura conciencia espec. traliza el mundo,quedeviene 'así mero sentido . Perfectamente, dice Ortega, pero nos preguntemos ahora en qué JJ1,djda la conciencia pura es lo radical, lo primario, lo que se nos illllJOne. La respuesta es grave. Advertimos que esa conciencia pura tiene que ser obtenida mediante una. manipulaciói1 ciüe se llama reducción fenomenológica. Es decir que en vez de hallar Una realidad, el filósofo la fabrica y, por lo tanto, entra él en ella. Por la illlpórtancia que tiene lea~ mos esta crítica llevada'a cabo en el Prólogo para alemanes, de la. Rebe. lión de las masas, el hilo de- la ..cuál va. perfilando lo más "idical del pensamiento orteguiano hasta llegar a su cabal expresión: "Pues bien, Husserl cree encontrar la realidad primaria, lo positivo o dado, en la conciencia pura. Esta conciencia pura es.un yo que se da cuenta de todo lo demás. Pero entiéndase bien, ese yo no quiere, sino que se.limita a darse cuenta de su querer y de lo querido: 110 siente sino que. J'esu. sentir y los valores semido.r; en/lIz, no piensa, e.,to es, no cree Id.que piensa. sino que se reduc~ li advertir que piensa y lo que piel7S{L Ese yo. es, pues, puro ojo, puro e impacible espejo, contemplación y nada más. Lo conlemplado 110 es una realidad, sino que es tan sólo espectáculo. La realidad ,'erdadera es.el contemplar mis-~ mo; pOI' tanto, el.yo que contempla sólo en cuanto contempla, el acto de contemplar como lal y: el espectáculo contemplado ell cuarito espectáculo,' Como el rey Midas transmutab({ en 01'0 todo cuanto tocaba la realidad abso. . I"tú que es la 'conciencia pura' desrealiza cuanto hay en

.' .:~ .-..'
¡.

.: •... • .;;~,
,.
••

Pero dudar es parecerme a m-Í-quc.dudo.de.algo".que-algo es,pro. blemático. Y IJarecel1nea mí algo y pensarlo son la misma ,cosa. La duda es pensamiento. A esta altura de nuestro análisis tenemos que, por el momento, el pensa;niento.es la única cosa. del Universo que no se puede negar. En la historia de. la filosoffa fue Descartes quien con su eogito, ergo sUln, señaló esta etapa con el máximo rigor y con todas las posibilidades que. ella.contenía ..Recordemos sus p'alabras: Advirtjendo. que esta' verdad: pienso, luego existo, era tan .firme y tan segura qne las más extravagarítes suposiciones de los escépticos no eran capaces de'quebrantarla, juzgué que podía nceptarlasin escrúpulo C0l110 I.iiiiliel'fllincipio el de la filosofía que buscaba. . De este modo hemos llegado auna.verdad indubitable en sí misma: el pensamiento. De todo el Universo.al pensamiento sÓlole es dado en fOnJlaradical, el pensamiento mismo. Lo posterior es conocido, pnes

.-.~~ i
'1':'

.~~:

/:

"'.\
¡.

-:.;:

-1' _ . ~~.
,'o

.. -'''-:-

~".
, i

.:L

. ,~

'"",

I<'("~;'.

.JL"~

H'IJJ\'VUU\...\...JV1't

",J..II"\

rJ.Lu,Jul~!11.

ella y lo convierte en puro objeto,. en puro aspecto. La pura conciencia, BewlIsstseiJl van, espectraliza el nnmdo, lo transforma en mero sentido . .Y como el sentido agota toda su consistencia 'en ser entendido, hace COnsistir la realidad en inteligibilidad pura. Perfectamente, pero ahora cOYllIienepreguntar en qué rnedida la' cOnciencia pura es lo ¡;osltil'O, lo dado,. lo 'opuesto por sí' y que se nos impone. La respuesta no ofrece duda: esa' conciencia pura, esa pura l'lvencia, tiene que ser obtenida mediante una 'manipulación' del filósofo que se llama. 'reducción fenomenológica' Ya esto es gral'e, tan grave cama lo que ha acontecido al físico citando ha querido observar el inlerior del átomo:que al observarlo entra .él en el átomo; interviene y lo modifica. En vez de hallar una realidad; la. fabrica. Así el fenomenólogo. Lo que éste de verdad en. cuentra es la 'conciencia priniaria', 'irreflexa', 'ingenua', en que el hombre cree lo que piensa,. quiere efectil'amente y siente U;I dolor .de muelas .que duele .'sln otra reducción posible que la aspirlna'Q la extrac-. . ció/'/. Lo esencial,. pues, de esa. 'conciencia primaria; es que para ella nada es sólo objeto, sino que todo. es "realidad. En ella el darse cuenta' no tiene un carácter .. contemplatiJ'o,. sino que es encontrarse COil las cosas mismas, con el mundo. Ahora bien, mientras ese acto de
'conciencia primaria' se está. ejecu tan do, no se da cuenta

Cl()I'I:o que aho¡'aItay es un hombre, -el/1Iisl1'lO 'a11l de tes, yo, que tiene que habérselas con una cosa t(JJlcosa como las anteriores pero de n.ueva especie, a saber, con un re.cuerdo. Esta recuerda ulla realidad pasada. Esta realidad pasada nO es, claro está, ahora realidad. La realidad ahora es su recuerdo y a ella es a la que podemos ya llamar 'conciencia'. Porque ahora hay en. el rl1lmdo 'conciencia' como antes había minerales, personas, triángulos. Pero, bien entendido, esta nueJla sllliación que co.nsiste en encontrarme con la cosa 'concien-

.• ,{¡
'l(

.~
r ',':

.(
~_
•...

.:,

.• <

./,

de sí mismo, 'no existe para sí. Esto significa que esa 'collclene/a primaria' no e,I', eh rlgor,conclencia~ Esté concepto es !lIW denominación falsa de lo que liay cuando' yo vivo primariamente, es decir, sin /llterlar reflexión. Lo único que entonces hay soy yo y son las , cosas de todo género que me rodean -minerales, personas, . triángulos, ideas- pero na hay además y"j/lnto a todo eso 'conciencia'. Para que haya' conciencia es menester que deje yo de vivir actualmenle, primariamente, lo que estaba viviendo y volviendo atrás la atención recuerde lo que. inmediatari1ente.antes me haMa. pasado. Este recuerdo no es sino la conservación de tooque antes l¡abÍll,por tanto, un hombre ¡'eala quien realmente aconteció estar. rodeado de. ciertas cosas reales. Pero todo eso es ahora recuerdo y nada más.'.Es' decir, qué yo ahora me encuentro en una nueva situa.,\f-

cia' y que es recordar o, más en general, 'reflexión', no. es ella misma conciencia, sino que es exactamente tan Ingenua, primaria e' irreflexa como la Inicial. Yo sigo siendo' ahora un hombre real 'que encuel1lra ante sí, por tanto, en el mundo, la realidad 'conciencia'. Con ésta, por decirlo así, enh'e' las"manos, yo soy libre de hacer na pocas cosas: puedo observarla.. anali" zar/a, describir su consistencia. Pero tilia cosa 110puedo hacer: ella conserva la realtdad de. antes y. yo no' puedo altora modificar. aquella realidad sida, corregirla. lIi 'suspenderla'. Aquella realidad, a flierde tal, es ya:irre" vacable. Lo {mico. que puede ocurrir es que, en Jlirtud de éstos o .los otros 1110.tlVOS, seforma'la opilÚón de que. aquella realidad anterior úa umi alucillaCióno cllalquiera otra clase de erro/'; Pero esto; claro es, no deshacé, la anterior realidad, na la desrealiza. ni la suspende,¿Cómo va.a poder desri!aliiarse .ahora lo que' ahora no es real? ¿Cómo va a 'suspenderse' la' ejecución de !liJa realidad"que ya se ejec!ltó y {lhorano se está ejecutando,' silla (¡lle.sólo hay la ejecución de recordar que fue ejecutada? Sería como suspender altora el comienzo de ejecución del Edicto' de Nantes. El' efecto, pues, di! liJ l1I/e1'O opiniói, mía no es otro que dde situarme realmente' en un mw¡do donde hay realidadá 'errÓneas' por tanto. en WI lIlundo ún poco más complicado' que el antecedente. pero -110 más efectivo ni real'que. aqii'él.' La 'reflexión' -replto- es una sltuaci15n real tall iilgenu.a como la.':primaria' y l'01'IlO irrefleXa con resp-eCtoá ' el/a sí misma. ¿De dónde podría esta nueva s/tuacióli','e:úrael" I1l1acompetencia especial para atribuir'prefel;en'te' caráctei. de realidad a lo que ello;encuentra. -Un'{L"cO'nciencia '- que a lo 'encontrado por la situación priniaria:

.•

.,: • .¡, ,• j::;'
'.
1";/" 'i

.:; ••

. .::f; •.
.'.'..

.:.'
.'

de .,. . •. .,-

.,
.

::

,

. .', ~;' ..•

.

"

,.-"

~.~

." .c'

.
• ..

"'.' '~J
'4:'(
'-'1.'

r
;1:,' ,!-. ' . '."" .
j-

:.''C:;':.' ;/.
• :"(>

3.26
minerales,

INTRODUCCJON A LA FlLOSOFIA
personas, triángu.los'? . .!

:::.. '1/'I .'~"HI ."j¡l:
I

"'1 • '.C,',

I

. ~.

ORTEGA YGASSET

,.,
]'h

.:11
\ ,11

.;'11
•• F;IJ
•.

.:.}¡.
• '1'(111

."jn

•....
'.)11 .-.:1. .

.,'<:1,1
AliJ.'
1..". <::' ', ....
.
"

• '¡III

."'/11 -.1.,

./11 ..-'
•. 111.

La "upuesta 'conciencia refleja' que pretende descubrir' la verdadera y absoluta realidad como concienciO y pura' vil/encia es por el contraria, menos fimdamental que la 'conciencia primaria' POi:dos razones: }Q Porque implica ya a ¿sta como su propio 'obieto'. 22 Porque, en definitiva, ella es también ingenua e irreflexa 'collciencla primaria '. Es vano todo empeño que pretenda desalojar del Uitil/erso la ingenuidad. Porque, en definitil'a, lo que verdaderamente hay no es sino la sublime ingenuidad, es decir, la realidad. Ella sostiene y es e/mundo y el hombre. Para que el idealismo n/Jliese semido fuera preciso que un. acta de cpnciencia' !üese capaz de rejlexiói7 sobresimismo.y no.sólo sobre otro 'acto de conciencia': La Jlentaja inmeJ:lsa de la fenomenologia file lievar la cuestiól! .a precisiones tales que pudiésemos sOJpl;ender el instante JI el punto en que el idealismo comete un delito y escamotea la realidad cOnJlirtiéndoia en conciencia . Parte, en efecto, de un acto de conciencia primaria e in, genua', Pero éste no es por sí conciencia, sino la realidad misma, el dolor de muelas doliéndome. erhombre' realmente en el mundo real. El idealista supone.la iealidad . parte de.ella, pero luego, desde otra realidad califica 'de mera conciencia a la primera. Pero e~to naturalrnente es sólo. 'una opinión sobre 'aquella inquebrantable realidad que a ésta la trae sin cuidado, JI que, por otra parte, si reobrase sobre la situaCión misma del- idealista cuando opina, /¡j destruirz-a contradictoriamente .. En efecto, el hombre co/wencido de que lb que hay es j)iéi'iXJéleiilidad,"
'puta J1il'encia', no- es sino. un hombre real' que tiene que

i;
'.l
'í.' .••.

~~ .

intención del idealismo significa c6nciencia, precisamente, la irrealidad del mundo que elia misma pone)' en(,.'uentra.

.~

( ,.
~,

. '~,
'~

J
"(

"::.,

,

::~r.

'.:':;~'

.!

. f:".

¡t
'l:

£" .
~

,}

.~:It.. .

t..
~.

•... Iil •• ::rú

-\/"

. JII.

¡il.

"'/' I
1'

habérselas con un mundo más allá de él, que está'consti. tuido; independientemente de él, por una enorme cosa. llamada 'conciencia'. O bien por muchas cosas menores llamadas 'noemas': sentidos'. etcétera. Las cuales no son más ni menos cosas" transubjetividades, algos eOIl ql~e. quiérase o 110, Iray que contar, que las piedras con que un cuerpo tropieza. Si la 'conciencia' de que habla el idealismo' jitese algo,sería precisamente Iveltsetzend ([a que pone. mundo),. encuentro inme[fiato can la realidad. Deaqui que sea un. concepto en sí mismo contradictorio, puesto que en la

:] f

;.

La jenomenolog{a 'al suspender la ejecutividad de la 'coliciencia'. su 'weltsetzung, la realidad de su 'contenido', aniquila el carácter fundamental de ella. La 'con: ciencia' es justamente'lo qtle no se puede suspender: eS lo irrel/ocable. Por eso es realidad y no conciencia. El término 'concielida' debe ser enviado al lazareto. Pretendia ser el nOlÍlbre de lo positivo, lo dado. lo puesto por si y no por nuestro pensamiento, pero ha resulrado ser todo lo contrario: una mera hipótesis, una 'explicación QJJeniu rada, una conslnlcción de nuestra diJ1ina fantasía. Lo que verdadera y auténticamente hai /10 es 'conciencia' y en ella 'ideas' de las cosas, sino que flaY un hombre que existe en u"; 'coniomo de cosas, en una circunstancia que existe ta111btén. Ciertamente. no -se . puede' prescindir de que el hombre exiSTe porqueentonces desaparecen las cosas. pero tampoái puedo prescindir de las cosas porque entonces desaparece el hombre. Pero esta 'inseparabilidad de ambos elementos es falseada. si .se'la interpreta unilateralmente, como un depender las cosas deNlOmbre -eso'seria la 'conciencia'-Io' que Jlerdaderamente )¡ay y es dado es la coexistencia mí/l con las cosas. ese absoluto acontecimiento: lm yo. en sus circunstancias. t:1 mundo y yo, /.tilO /i'erlfe al otro, sin posible fusión ni posible separación. somos canto los' Cabiros y.los Dioscuroi. tomo todas esas parejas de diJIinidades que, según griegos y romanos, tenian que n/lcer y morir juntas y'a quienes daban el lindo. nombre de'DU
comen.tes; lo;r'dioses
tlI1Úllim.es. '
I •

.f

;f.
':J"
I

{ ;'

:!

. ,.r.. .

:.;~ :~~
:;"

.~;I

." .~ .:. ¡
l. • t

j,
.
'~

-;.i.

Esta crítica de Ortega a la fenomenología le permite' afinnar que la verdadera realidad -donde se dan la's otras- nO es la conciencia lal como la entiende Husserl sino la vida humana en' coexistencia con las cosas: un yo en sus circunslancias. Lo que de verdad el filósofo halla antes d'e toda fabricación, de loda manipulación, es la condencia prim"-~ na, irretlexa, 'ingen.ua:, en que el hombre no se limita' a darse cuenta de. su pensar, de su querer, de su se.ntír, sino 'que efectivamente-p¡-ensa quiere IY sien te .. Para e~a conciencia ingeúua n~da ~s só.Jo o?je.to, si~o..qlle 10110es reahdad. MIentras ese aclo de conclencwpnnlana ~e esta eJecuI

,.

11
,

tanda no se d" cuenta de si mismo, no tiene conciencia de él. Esto nos advierte que esa condencia primaria, que -ese dato radical no es, en rjgor, conciencia. La que auténtic"mente hay no es; entonces, la conciencia, sino un hombre que existe en un,contorno de cosas .. El dato radical del Universo no es, pues, el pensamiento. Si el pensamiento existe es neCesario que exista yo que p.ienso y el mundo en que pienso y advertir que existe el uno con el otro, sin posible separación. Sin objetos no .hay sujeIo. El error del idealismo fue no prestar atención'a que Ja subjetividad depende de la existencia de e11os.Para j" r"dicalidad que buscamos, el mundo exterior no eXiste sin yo pensarlo,
pero el mundo exterior 110 es ni pcnsamiel1to~ ni alucinación, ni nada subjetivo. La idea de subjetividad implica; para Ortega Una esendalrefe-

I

te aqtléll"s con que me ocupo, con que l11eafallo'; en sum". son.asuntos en que ando constantemente. La pnmera rel"ción con' Jas' cosas,'.no. e~, pues, una relación teórica sino pmgmática, Én' El hombre y.la gente dice Ortega: "Y como hacer y ocuparse, tener asuntos se dice en griego prácticlz, praxis -las cosdsson radicalmente prágniata:-'y'mi relación con ellas pragmática". El mundo es. el conjunto de asuntos e impOl'lHncias donde el hombre necesariamente está enred"do; es una inmensa realidad pmgmátiea, cuyo ser y el de las cosas que lo integ,fan.se agotan en un: ser para. No esc"in, sin emb"rgo •.a la mirada de Orteg", que más "lIá de todo pragm,atismo aún.queda ante las cosas una .llueva actitlrd: preguntarme qué son clJas en sí mismas. Cuando, por ejemplo, .me pregunto, ¿qué es la luz?, desvincu.lo a ésta de iod"s jas posibles utilidades, la desintegro de mi vid" yme preocupo de.verJa'como extraña a mí, como algo independiente y en sí misma subsistente. Si.an"lizamos.1a prcguntH ¿qué es 1" luz? "dvertimos que ell" se origina porque no sabemos lo que IHluz es, pero, a la vez, nos advierte que ya sabemos lo,que'es el ser antes de saber lo que es cada cosa el1 cumito que es, En caso con!J:Hrio 1" pregunt" nose explicarÍ". Pero esta considera.ciól) Ile.va.a.Ortega Huna afirmación imp.ortante:l" :idea de ser no ha sido extr"ída. de ¡HS. os"s c sino.introducid" en ellas.por.eJ.hombre .. En la Idea de principio. en Leib. Ili.z ,escribe Ortega:

. _\
..

e:1

.-'! _<1
e:'(

reneja ,,1 mundo. Escuchemos estas palabras que. están en ¡.Qué es filosofía?: "Yo es/o)" siempre conmigo, no soy sino lo que pienso que sOY. no puedo salir de mi misnw. pero para eIlCO/1rritr un mundo distinto de mi no necesito salir de mi, sino que está siempre junto a m ¡ que mi ser es.un ser en y el l11undo. Soy intimidad, puesto que en .mi no entra ningún scr trascendente, pero á la "ez soy lugar donde apm'ece desnudo el mundo, 10 que no soy yo, 10.exótico de mi, El mundo exterior, el Cosmos. me' es inmediaio
.1",

en este sentido, me es intimo, pero el no soy yo
l.

.1,:

en

." .' .l • .' •• .:
el
.,,' e:

es/e sentido me es ajeno, extrai10

e>:

•. <

can independenciac)e

El mundo exterior no es, p"ra Ortega, Una realid"d subsistente un yo pero el yotampoco es.gl!Lel mundo.

"-"Ir ", 1Ít.

:~jll;j'~'

"Ni yo soy un ser substancial nid mundo tampoco, sillo que ambos somos en activa correiaciÓIl: yo soy. el que ve el mUlldo y el mundo es lo "isto por mi Va SOl' {'ara el mundo y el mundo es para m i': Est" correhlciÓn activa en que consiste el mundo: nos advierte que él no tiene en sí mismo lIna COildjción. independiente; 110 tiene Un . ser propio, no es n"da en sí; el Illundo sólo es algo para o un algo en contra de nuestros fines e intereses. y las cosas que componen ese . mundo no son en realidad cosas -las cuales suponen ya u@ interpreta. ción y la adjudicac,ión de un ser en sí- sino' algo de lo.cuaJ"me sirvo, )1tilizo, aprovech.o o evjto. L.a.')taJes cosas son por el momento, únic3menJ

~,
'i
.' '.C'

"::1::';"

'¡"f"

"Pero entonces quiere decirse que la idea de ser no ha sido extraida de las cosas, sino.que ha sido introducida' en ellas por.el hombre, .que es pre¡'ia al se,. de cada ¡/na,'Y !as hace posibles.en.cuanto.entes ... El Ser es ciertmnell-. te el ser' de las cosas; pero ,.esulta que eso, lo inás p,.opio de ellas, puesto .que es,su 'si-mismidad, ellas 110 lo ..tie, Ilen 'en cuanto. cosas, sino que les es impuesto por e/. hombre. El Ellle,. en efecto, sería úna hipótesis iltl¡ria-

.t
c

••
e:"
j'c

. .i~::,Th'
" ,n

na".
El ente, según estas'pa]abr"s, no se encuentra en ja~ ,osas p"rticulares, en los entes, sino .que, al revés, .los. enJes: estári ene] Ente. EIconcepto de Ente 110 surge, pues, pOI' HbsttHeción de.las cosas sino, por e/.cont~ario, surge, según Ortega, "por contraposición'a la. Nada y " 1" vez .negando, n"dificando'o anonadando las cosas sensjbles", Para Orte-

.,,-./r t.:~

Ji

•• • • ''e,: .

.:>

:~1;~
~yl.

:i,~:

.~

.::, .:;~

. ;:~

.,
•....•.• 1.
• ~Y'

:": r. ORTEGA Y GASSET

.c",; 'J' • -.-'"'>. ,.

330

lNTRODUCCIONA

LA FTtoSOFIA

331

•....
~..',' .

. e.'"".-,./ •••...
,
'

,

ga es incuestionable qUe históricamente él Ser fue sacado. de la nada que es lo. insensible por ~xcelencia y ~l 'Concepto nuís original del hombr~. No acepta Ortega la generalizada opinión-adoptada también por
Hddeggerpdncipio. '. de que los griegos entendieron leemos: por ser excIusivmnente cómo

.
<.

,1'

presente a una doble modificación, Por tlJ1 lado lo sustantiva y hace de él, en consecuencia, un nombre, Como tal nombre se transforma en sujeto de' posibles juicios, Pero, por otro lado, esa transmutación del
partic.ipio en nombre sustantivo se consigue aprovechando el carácter de

e.', '1 •• '.;'1'
-"

lo que hay, como lo 'que el hombre encuentra ante sí. En la idca de
:\.

-1
,

e¡ ,.

.:1

•...

.-.1.

11

,

•• ~If
.'>11

."11
"0. •

•.. }d
;, ..,.; 11

.'jl • :'¡JI

.~T,¡l"

"Pero esro n6 ,iJe parece ni acertado ni justo. Porque precisamente el mOJ'imiento que ellos (los griegos) inI'entaron y llamamos filosofar consist{a en no acepté como.Eme 'simplemente '10 que hay ',antes bien llegar el Ser-de-Io-que-hay y requerir tras eso 'lo que ,'erdaderamente hay:-el óntos ón-,Lo peregrino de 'lo que verdaderamente hay"esque no lo haY,sin más,antes bien,es preciso descubrirlo tras de lo que ha.i',Por tallto y a lo su" mo, habrá de decü'seque para los griegos el Ente es lo que tras - ha)' .. Es pues, a ¡¡mine un error afirmar que para ellos Yi pOI' su in/lujo, para todos sus suceso'res hl1!ita Kant, el Ser del Ente cOllsiste sólo en'que éste -el EIIte~ 'Iohayah{' -VorhalldellheÍf_ ", Ni' siquiera para eI:positivisnio, señala Ortega, puede decirse' que lo que hay;o sea el dato sensible, tenga valor de Ente o Realidád. El positivismo trata de averiguar con qué otros datos-coex'iste, a cuáles- prece' de y a cuáles sucede, q sea trata de averiguar cuál es su ley, A ésta es preciso hallar, plies, tras de los simples hechos y ella es lo que verdaderamen te hay. . Lejos de' partir el griego de lo que hay..-Io.prob1ematiza, reacciona contra ello y trata de oúscar algo' de lo cual pu'eda' decirse no soJa'mente que lo. hay sino que lo hay efectivamente, Algo que estuviera más allá de las creencias y opiniones de los hombres; por' tanto, algo que fuera independiente del hombre. El griego busca, pues, una realidad cuyo ser no se 'agote en ser para el hombre sino que tenga Un ser en siy por si, A la realidad b.uscada se la llamó de extraJ10 modo, dice Ortega: lo en te, Y la actitud de contemplar las cosas como entes es lo que propiamente se ha llamado. y se llama filosofía,Esa'actitudse inició con los griegos'y aún hoy continúa .. Pero'sobre ese extraJ10 modo de llamar-¡o;¡ü'e'verdadenuuente hay,. o sea' lo ente, es ,necesario, piensa Ortega, hacer una advertencia gramatical. .Esta será. d'e capital importancia para la estructuración definitivade su pensamiento, Ye.ámosla: El articulo somete al participio de

:~. . "'r.
:;.;
,~

"'1

J

.>~r
,':;l
')T
,/l', :.i.,: • ',!-

?, ,. t..

.-:Iit
,,-::,":{,

.>,),'..

.-."
"111

.

'1
..1'' ;~

,.

j.
.}..

e'- ,,{
.'-¡!i
.-/111

y.

)

.-1 .-.~¡I,¡
111.
711 •.
.~.I

-:~p:'
.... .. l.
'."

:~_IJ~:..••. '-.. II

,
!J,. },
/" ¡:

;

r

,

adjetivo que un participio siempre puede adoptar. Ahora 'bien, lo propio de un adjetivo es sor siempre predicado de posibles juicios. En caso de tratarse de un articulo neutro -como ahora selrata: lo ente- estas modificaciones se hacen extremas. Esta advertencia nos muestra que la expresión lo ente encierra una constante y curiosísima 'tensión haciendo reverberar el sustantivo en el adjetivo y viceversa. Lo ente deviene un germen permanente de juicio con un casi-sujeto y un casi-predicado y üende a significar: aquello qne sería el verdadero ente, La causa de que esta constante tensión fracase incesantemente se debe, según Ortega, a la extrafia condición de lo ente cuando desempefia la función de posible sujeto; En efecto, en una proposición o juicio normal el sujeto es algo que ya sabemos y; por lo tanto, queda a la espalda del juicio como supuesto, cuando partimos hacia el predicado como hacia algo nuevo que ai¡adimos al, sujeto, a lo ya sabido, En cambio, cuando decimos IO.ente no tenemos nada que pueda servirnos de sujeto, algo que ya sepamos antes de. buscarle un predicado'. Más bien lo que tenemos es algo -una calificación- que podrúi servir de prediéado -entesi' tuviésemos ya un sujeto. Por eso Ortega lo llama casi-predicado; porque es algo que es o quiere sei' predicado de un sujeto que aún no se tiene, El casi-prediclldo no tiene en realidad. de quien predicarse y, por lo tanto, no es, en verdad, un predicado, sino más bien un postulado, una exigencia, un requisito , Enle significa, pues un conjunto de exigencias, de lltributos . previos, de requisitos anteriores al descubrimiento de una posible reali• dad que los cumpla. Es necesado afirmar, entonces, que el concepto ente es un predicado sin sujeto, llsí como el concepto nada es un sujeto sin predicado. Esa demanda de sujeto, intrínseca al concepto ente, ese carácter de postulado que hay en él es lo qLie le da esencialmente unll fisonomía de pregunta, La pregunta es el modns dicen di cuando algo nos hace falta, cuando" no lo' tenemos y esperamos, sin embargo, obtenerlo.' Lo que aqui se pregunta, dice Ortega, es "¿Cuál -y tal vez mejor-, quién es ente?". Desde el momento qüe se pregunta. es evidente que la respuesta no está detemlinada, pero no significa eso que la pregunta no 'esté perfectamente determinada, No debe confundirse', pues, el ente co.~. mo pregunta y el ente como respuesta, En'el Comentario al "Banquete" . de Platón, escribe: . . "El 'ente' como pregunta está constituido por !lIJaserie de muy precisos" 'atributos prel'ios': qUe; a fuer de tales; .

• i!,"

: .'~:

"'I',t

:

.~

.,
.'

I

,i

,. "

J!
JI

/i

"
i
I

no pueden prol'enir del sujeto, todavía ignorado, que acaso consiga cumplirlos. Y, en efecto, esos 'atributos preJ'ios' designan una determinada necesidad humana. Pero eso equlJ'ale a decir que 'ser', 'ente', por lo pronto JI eJ;un sentido primario, no significan el ser de las cosas, sino un meriester de los hombres .JI, por (anto, un modo 'de ser de los hombres".
El ser sólo puede surgir en las cosas, cuando un sujeto pensante entra en relación con ellas. El ser surge en una relación. No es, pues, el carácter méís íntimo de las cosas, su "cosidad"; el. ser 110 es un cn~sí.Este fue el apor(e de Ka,it para quien "Jos entes cognoscibles no son en sí, sino que consisten en lo que nosotros ponenlos eil ellos, su ser es nues-. ira poner". El sujeto que ejecuta este'poner tampoco.tiene'-a diferencia de lo. que creía Descartesser en sí. El en sí ha sido desalojado del pensamiento mismo. El sujeto tampoco tendría ser si.él no se Jo pusiera al conocerse. ~scllchemos él Ortega:

"Este descubrimiento de que elser sóto tiene sentido comO pi'egzlllta d~ un sujeto, sólo podia hacerlo quien ha disociado las dos signi[icaciimes del término ser y se ha atrevido a re[ol71Ulr l valor inveterado del concepto' e ser como el el/-sI:Ahora resulta todo lo contrario: el..ier
..no es el "en.si, sino la relación .a un sujeto. teorizante, es Unpum.otro y ante .todo un para-mí". Por sí mismas, antes de entrar en relación con un sujeto cognoscente las cosas son desmesuradas," no. s.on de un mOClo.¡lide.otrQ, j:ti son. ,ú llosan". En Filosofís pura) escribe Ortega: "La l11.edidade las cosas, su modo. su ni más ni menos, su' as" .v .170 de la otra mallera, es su se/' y este ser implica

ta inten'encián del hombre".
Puede decirse, pues, que cu",ido la filosofía trata de indagar la significación del ser no hace alusión,. según Ortega, a un posible Ser de las cosas, a una entidad que habría en cada ente. Es, por el contrario, cuando ignorando 10 que la~ cosas sean nos pregunttlmos. p'~r.eUas) cuando el ser surge. El ser surge como 'pregunta de un sujeto y,.por ello, como elemento de la "id" de un hombre. Las consideraciones.anteliores nos ad"ierteJl que la filosofía, en su búsquedn de unn verdad plimalia, enlil cual.se anticipe'; las otras verJ

'i,
..

';1
'1;

.~~{ ... J

'!; )~

dad es, no puede partir de la:idea de ser. Este n'o es la realidad radical que puede justificar a las otras realidades; es, con trariatnen te, una in terpretación, una idea derivada, necesitada en sí misma de justificación, Por eso en nuestra búsqueda no 'hay que operar hacia adelante, no dar un nuevo paso intelectual; sinlplemente hay que detenerse en lo 'que verdaderamente hay sin ningún supuesto. Tal es la vida en toda su ingenuidad.y espontaneidad.. . , ...Considerada corilO .dato primaJio yen' tanto que tal, la vida no es Un misterio, sino todo'¡o cbnÍ1'ario' es lo patente, lo que a nosotros se nos ofrece como evidente en sí mismo. Justamente, el' primer atributo de esta realidad radical que. eS.nuestra vida, dice Orteg", es el enterarse de sí, el .existir por sí mismo, el ser transparente ante sí. La vida, además, es por sí,nlisma- sistema,':es el fenómeno sistemático por excelencj.a, que .permite.estructurar en sí todo otro posible fenómeno. La realidad radical encontrada ~nuestra. vid'a- está constituída por un conjunto de categorías ..Para determinarlas debemos advertir que nu.estra.vida es la de cada. cual.;-por.lo tanto' distinta la.mía de. la de otro, pero ambas, en tanto .son nuestra'vida, constarán de esos ingredientes comnnes o categorías. Por eso,. para obtener las categorías dé lá vida será neces"rio un análisis de 1" vida individual, deJa vida dé. cada cuaLPero para realizar este al1lllisis.como, .en general; para. obtener .cualquier conocimiento la razón pura no puede sino mostrar su total incompetencia. La vida del intelecto. abstracto no ..es, frente a'la espontánea, .otra vidn que se basta a sí misma. Es tan sólo una breve isla flotando sobre el J11"r de 1:1 vitalidad primaria. Justamente, dice Ortega, el .tema de nuestro tiempo consiste en:someter mzón a la vitalidad, localizarla dentro de lo biológico, supeditarla a lo esponmneo. Esto no significa que para Ortega, como sucedía para Bergson, deba hacerse ele la vida 'un método ele conocimiento en cohtraposición al método racional. No, pues su pensamiento no está contra la razón, desde que no adiJiite otro modo de conocimiento" teorético 'que el racional. Está, solrunente, en'cbntra de un modo exacel'badá de'él:-'aquél que se.da en el racionalismo. La razón pura tiene que ceder su impelio a Ja razón vital. La razón al ser, pues, ele'la. vida, razón yital, trene que participar del Garficter más. propio de' ésta: ser histórica. La r¡tzóil vital es así,"también, razón histórica. Esta, 'sii¡ embargo, es ratio,"Jogos;rigoroso:conce'pto, y al oponeda a la razón pUra ha se trata de'.bacer concesioúesal :inacionalismo. Al contrmio, para Ortega es'más exigente, ;nás.raCiona!.:qlle la razón pur~, pues ésta agota su cometido yendo de ..lIn objeto":a.sus principios, a..sus elementos: Peró ante éstos.la razón']Jlifa nb"püe'de 'to'n-

.~ • ••• .' ••• .' • • • • • •.. •
••• .';:" •.

• •

•....'.,

j:!

:

In

• • :.,
•••
'..

" le

.'
..
•...

.!~;~1:~1l
,~~"

'ti.'.
;'

.'.' • .;( .:; :K' •....
,(:
.1\.
'(

(

:.:"¡:. .
,

•.

• •

. i~' -

.'é,
1"i
11
,

334

INTRODUCCION A LA rlWSOF1A

•..';";j
.... ',í

.;

.:\'.~:::.:

;".:r ft .~. :,>':. ./t
.:..

",cl,:r:r..

~

.
ORTEGA Y GASSET' 335

tinuar con su tarea analítjca y deja por ello de ser tal.
,o..

"

"La razón histórica, en cambio -dice Ortega en Historia como sistema- 'no acepta nada como mero hecho, sino que fluidifica todo hecho en ei fieri de que prol'iene; "'e como se hace el hecho ", Como ya hemos visto, en el desarrollo de su pensar filosÓfico la meditación orteguiana parte de la vida individual, de la vida de cada uno de loS"hombres concretos. Como tam biéll ya vimos, esta vida es la realidad radical, ya que todas las otras realidades, de .uno u otro modo, tienen que ser referidas a ella. Es en mi, vida, en la vida de cada uno de nosotros, donde todas las cosas se nos presentan, se nos aparecen. La vida es, para nosotros ellugar de potencia de toda cosa. La realidad radical ejercita, pues, una es. peCie de 'epojé' aunque a una altura distinta a como la entendía Husserl. Por ella: surge la uTeductibilidad de la vida y la radicación en ella, como en un dónde primario, de todas las otras realidades. Vivir es estar en relación con las cosas, tratill' con el mundo, di. rigirse a él, actuar en él, ocuparse de él. Por eso no puede haber' vida en abstracto, y vivir.sig;üfica, como lo expresa Ortega, , ,"haber caldo prisionero de. un contorno inexoiable. vive aquiy ahora".

<.. ' ~
;.,.

d:

que le acontece no tener más remedio que nacer algo para no dejar de existir, "Esto muestra -dice Ortega- que el modo de ser de la vida ni siquiera como simple existencia es se/' ya, puesto que lo ,¡"ico que 1I0Ses dado y que ha)" cu{mdo ha.~:vida en tener que hacérsela, cada cual la suya. La vida es 'w gerundio y no. un participio.; !lIl facielldum J' no un fae.
film ". .

;:<; 1:":.
'l.,~.

;j:. ;:
~,i: .•.

v'

.",,;;
,,,1
Ji

} J.

;;J;}/}¡

.,

d

• ,,::;1
.':~¡ll

...... ,':,
."

.':"'H '/"
"í .,jll ~ ..\
:

1]
¡.,
,'.\

,.

':'

.

.~~

:.~

El hombre, pues, no tiene naturaleza. "El hombre no es cosa sino un drama". Hasta tal punto la vida humana no es natura. leza sino puro quehacer, puro drama, que el hombre no es nunca segura. mente hombre sino que serlo'significa.el constante iiesgo de no serlo, la viviente inseguridad de perder su humanidad.En Ensimismamiento y ni. teración escribe Ortega:
ninguna,

.,>;°1
.j';¡,/11
."

,:~:'~ ;r.'.'~

'Mientras el tigre no puede de;ar de ser tigre, "0 puede destigrarse, el hombre 1-'il'e en riesgo permanente de des. humanizarse". y no sólo .el hombre tiene que hacerse sino que, adenlás. tieue q'uc elegir y decidir qué vaa.realizar, qué va a ser, en definitiva sU vieln. Porque el quehacer que es; la vida humana aunque siempre deba hacer algo, nunca está forzaelo a hacer algo detenninado. Antes de hacer algo tiene, el hombre que elegir y,decidir lo queva a hacer. Por eso la vida es, .. tam biéJi "responsabilid ad. Ante nosqtros se nas .presentan' diversas posibilidades y nnte ellas. tenemos que elegir nuestro propio programa vital. Pero esas.posibi. lidades no nos.son regaladas,:sino que es preciso que Ins inventemos. Las inve(ltamos y 1l.lego de entre ellas, tenem.os que el.egir. En estO' consiste nuestra libertad qne se 110S presenta, así, .como una libertnd necesaria. Ln raíz de la libertad cOllsiste en, leemos en Historia como sistema
J

.'.;':11'
... '1•.

-,/lj

Se
,.l
,

• -'.1111

.';'11/ ."11 .'>'11 .':'11 -:11"1.
•• •. '~.'¡ 11
.'tl"

• {'"¡I'!

La vida es, pues, esencialmente' circunstancial y esto justifica la fórmula que es básica en el pensar orte~iano':
'~J' soy

yo y mi"circunstancia".

ir
lP.:

f

~,

~'

.

El hombre nq púede ser ubicuo. A través de su cuerpo es un pel~ sonaje que sólo puede estar en una circunstancia, excl.uyendo todas las demás. Pero no sólo estamos en t!JI sitio determinado sino que, sin saber cómo, inesp~radamente'y en 'forma involuntaria nos encontramos vi. viendo, nos encontramos en medio de nuestra e¡(Ístencia. Sin embargo esta vida que nos es dada sin nosotros buscarla'ito.es;'como el ser dela piedra, por ejemplo, algo ya hecho y definitivo. Nosotros mismos tene. mas que hacérnosla: al vivir nos vemos forzados, si queremos mantener. nas. en la existencia, a hacer algo. Al encontrarse có'n que existe, el hombre no halla nUlguna naturaleza fjia en la que pueda descansar, sino

..I { <
-'1 ~:
• "

"! .{

.r~.
!,

-<¡'H,;'

.~-:¡I,i¡

.-.¡:
j: ,¡

.,-¡- .
;
'.c'

"carecer,. de identidad consrituUJ'a,. no estar adscrtlo a un ser determilwdo, poder ser 'otro del que se era y 110 poder ir/stalarse de una liez y para siempre el1 ningLÍn ser ---determinado. Lo único que hay dé ser ¡¡;o. y escable en el ser libre es la constitutiva. inestabilidad":.

' :.

.<.ir'
eA,

I

~-,ii

'i¡

El hombre ,es, pues, un emigrante, un peregrino del scr~'Sus. posi.

-JI'},

. :- ..••:1.: ~

,.á/t

¡¡
" ¡!
,.
¡

J

bilidades son iliJiütadas y nunca podrá ponerse Jínútes a lo que el hombre es capaz de ser.

., .il ,

,j
'j

"Esto tme consigo, que la limitación o finitud eonstitutilla del hombre.no es cualquiera, no se parece en nada a las demás ¡initudes que en el universo existen, sino que tiene el paradójico einqui'!.to carácter de ser Una finitud Indefinida, unel limitación ilimitable o elástica a la cual no es posible mai-car té"ninos absolutos". Sólo hay dos cosas, agrega, que la vida de cada uno de nosotros, en absoluto no puede ser y que, por 10 tanto, no son posibilidades, de
mi vida que en ningún' caso pueden acontecer: einucimiento y la muer-

le. Rcsulta, entonces, que la vida que es limitada no tiene, sin embargo, ni principio Jji fin. . Si, como hemos visto, ante las diversas posibilidades que se le prestan al hombre elige una y no otra, es porque dicha posibilidad está de acuerdo y realiza el programa vital que para sí ha decidido. Al vivir el hombre no puede.actuar sin anticipar su futuro, la vida se hace hacia adelante, se vive desde el porvenir. El tiempo esüí, pues, dentro mismo de la vida o, mejor, la vida es tiempo. Pero no sólo en su dimensión de futuro .¿¡ . tiempo est,í en la vida. Tambiéri el pasado está y 'ictú.a en elJa. Resulta que cuando el hombre ensaya realizar el programa vital que ha inventado aparecen las insuficiencias, ¡as limitaciones de ese programa. Entonces inventa otro :' al hacerlo procura que evite los inconvenientes del anterior. En esta fOlm.a en el segundo sigue actuando el primero, el cual debe ser conservado si verdadenunente s~ lo quiere superar. De mo.do que si ante nosotros es(;ín las diversas posibilidmles. de ser, a.nuestra esp:¡ldá .está lo que hemos sido, lo cual actúa negativamente sobre Jo que podemos ser. En Histolín como sistema leemos; "De donde resulta que el ser del hombre es irreversible, está ontológicmllente forzado aavallZar siempre sobre si mi.rmo, no porque tal instante del tiempo 110 pueda "01,;er, sino al revés: el tiempo no vu.elveporque 'elhombre no puede volver a ser lo que ha sido ". Ese pasado fOJlna parte de nosotros, de nuestro presente, de lo que somos en la forma de haber sido; es el momento de identidad en el hombre. Nuestra vida, pues, que siempre es actual, se compone, está formada de lo que hei110Ssido, de nuestro pasado, ,de nuestra historia.
I

Esto permite decir .a Ortega que el hombre no tien« na turaleza, sino que tiene .. , historin. • Tenemos, en resumen, que la vida hUI;¡ana es circunstancial e lústórica. Vivir es vivir en una circunstancia y en un tiempo dados: vivir aquí y allOra. Más c0111o.las circunstancias cambian.y el tiempo pasa, nada en el hombre es permanente. Por ello, para comprender la esencial inestabilidad que el hombre es, resu1tlUdnsufiCientes las categoríns con que pensanlOS Jn materiii.'-Para hablár del ser-hombre es necesario, piensa Ortega, elaborar un concepto no-eleático. del ser. Advierte, sin em bargo, que del hecho que la ;realidad humana sea cambiante, "de que el hombre real sea siempre distinto y otro, n.o se sigue que nO podamos hablar de él con suficiente generalización". Que haya clU11biosna significa, pues, que en el .hombre no pueda encontrarse algo constante. Por .el con.trario"a través de todos:sus caTnbios el hombre tiene una estructura invariable. Pero esta estructura es abstracta y consiste. enun.cOJ\Ílll1to sistemático de momentos abstra'ctos que, como. tales, deben ser integrados en cada caso con d6tewlinaciones variables. De este modo la abstraceión.deviene en realidad. Sucede como.en una fómJUla algebraica donde deben. ser l!tinado,'>sus lugares vacíos.TlUllbién la grlU11áticahabla de ciertas pnlabras de siglúficación ocasional. Son los .~'conceptos ocasionales" tales como aquí,ahora,algo,yo,éste.EI significado de .estos. conceptos depende no tanto .de las palabras misma.s, sino de la ocasión. en .. ue. son diq chas y por.quien;:ental ocasión, 10s,dice ..Ejemplosde aquellas estructu- . ras humaMs que deben individualizarse son que' el hombre vive desde creencias, que es circunstancial, .que. no .tiene naturaleza sino historia, etc., Todos los conceptos que qtlÍeran'pensar la vida humnna tienen que ser .ocasionales. Es eviden.l" que aceptadaJa .raelicalidad que la vida nos ofrece, se puede legítimlUl;.ente filosofar, y la. obra de Ortega es u.n caso ejecutivo de ello. Las inl¡:ilicaciones,que ja temática de la ~ida permiten desarrollar son Ul) canwo fecundo para diséiplrnas :no :sól<ifilosóficas, sino también sociol(jgicas, psicológicas, etc ..ror realidad radical entietide Ortega, como hemos visto;.el que 'a ella. tenglUnos. que refeJÍr todas las del11.ás realid.ades,que.éstas tengah de uri;;nÓdo'u otro, qúe nparecer en nuestiá vida. Es, pues, el carácter de referéJidia el que otorga a ella su condición ele radicalidad. . . . . .: Sin. embargo, la vida individual, nuestra propia vida,. ¿ncrestá desde un punto de vista metafíSico,. refeJÍda a nada? Es siguiend<idos propios .peilsamientos de Ortega que' queremos realizar esta:investigación. El mismo se encarga de ponernos .. obre la pista. L1evánd<i"os.'cadá s
:.,!:,

•. ,-1 .' •• . .' • • • .' •• •. •
.' •

,

.. ¡

...

e

,

:'~.:

ii
,'¡

e ,.r
JI

.

e
i

,

.• ;¡

.::
.

-.,:" ',~.:f,'

.••
,

,

. ';::i~ .'." .'1-

e'.
....
(

~fó~
i.';~ ..: JE~!: l.j

• e(

.

\:~

¡ ...~

.~(J¡t
/,~"

&l'

,i-eJ .>:

••• e,

.. ,(..

:'1

I

., .

. '"1 .•

,

, 1I

I "Ii!,

ji

'~,'{

'><' e>:¡- •... I::."", ~'¡~
."'1':.',"111.,,

I

,338

INTRODUCCION A LA FILOSOFIA . I
i
1

,r
~ '


ORTEGA Y GASSET

,

339

-('1"11;
" ,

e,

,

rl' .

"

,I¡

.';;'.~-il'>'
el(1

.I"Ir,

..':::: . , j"

• :;'1'1
• , .. ;;,1,

•".')~I'
•','1' ,

1[':1'
"",.1.11

.""""11,

':",",

"/

:

."it:!:'I!
""tl"~

.~'I!I' .' ..1" ~
)

.

.,~,l. ,: -

'''1'r
.".

.":'lIli' . !!¡ '¡

.

'::"'j • "","'j I , ' ",:<1' "

¡¡¡dr

:"'/1111
..'-,1, :

.,,,:
.;;JII!
• ¡/I'

• , -:':"i

.",',",','/n, .::'11,'

- ~;::;i!I:
.C"'P,
.. "1' .
,'

.-"'/Ii'

.?,,:/II},
l: ",",

vez más a profundidades insospechadas nos dice: No el dentro 4e la realidad Goethe, sino el dentro de su vida, del drama de Goethe. Nuestra vida,la realidad radical de la que hemos hablado, resulta allOra que tiene Un dentro" al cual, evidentemente, tiene que estar referida, El problema se está desplazando 'de lugar y el ¿qué soy yo? está cediendo a una instancia previa que desde'ya se perfila como un abismo: ¿quién soy yo?', Si queremos obtener todas las posibilidades que esta b(>squeda nos ofrece se h'ace necesario que irrumpamos en nuestra vida Y'que interroguemos por sus estructuras constitutivas. Llegar a obtener, Una estructura más apropüida Y cómpleja de la intimidad humana es la tarea previa e,ü31prescindible '!e nuestra empresa. El primer paso hacia'ella es', dice Ortega, .una topografía de las grandes ZOnas de nuestra personali • dad. Estas seríim vitalidad, alma Y espíritu, , Ortega lleva toda su inquietud en 'la exploración de. estas regiones, en descubrir sus implicaciones, en hundirse en sus orígenes. Sin em. bargo pisa en tierra casi no explorada', casi virgen aÚn; por ello su terminología es vacilante y, a veces, aparentemente confusa. Lo que nos interesa consignar aquí es cómo estas tres zonas no son heterogéneas Y originariamente diversas sino, al contrario, cómo se van causando, existiendo entre ellas Una emanación ininterrumpida desde la' vitalidad hasta el espíritu.' Alma' Y espírHu aparecen, de este modo encontrando en la vitalidad primigenia SU: propio manantial del cuál manan y; se nutren, Hay, pues, entre ellas Una priinordial causación. Con,esta interpretación se opone Ortega a ilustres contemporáneos que investigaron también es. .las misteriosas regiones de nuestra vida. Para Max.Scheler, por ejemplo, vida y espúitu pertenecen esencial:y.' originariamente ,a esferas diversas. No aparecen en una misma línea y no rige para ellas la casualidad, Así dice Scheler, refiriéndose a1.espíritu:,,-"Lo, que ,hac,e_a!hombre,un hom • b're es un principio que se oponé ,j'toda vida en general; un principio qUe, 'Como tal, 'no púerle reducirse a ¡á evoiución natliral de la vida". . Al caracterizar, ahora" 'aqueJ1as zonas, scguírem'os en ord'en diverso a! de su génésis:'Ánte ~o(ji:itenemos, entonces, el espírit\." queOrtega caracteriza' corno el cónjunto de-Ios netos íntimos 'de qne caCIacual se siente verdadero autol"Y pro tago,nista y que aparecen Goma emanados de' un punto céntrico en nosotms que provisionalmente llamaremos "yo". Ese "yo" 'se pone en evidencia, por ejemplo, cuando debiendo obrar por un deber actuamos en contra de inclinaciones que hay en nosotros y'que se Oponen a ese deber, Esas' inclinaciones dominadas son ciertamente "mías", 'pero no son t~yo"..Por eso me advierto como coIocado..f¡,tera de ellas, frente a'ellas, en contra de ellas; es decir "yo' en . contra de "mi"." El espíritu,. pues" no es el alma: pudiera decirse que aquél está sumido y como naúfrago en ésta, la cual le envuelve y ati-

.í.

"t.

I"
1, ..:;
,ii
:~

1
I

>'

j ..

.t\

>

[

menta. El espíritu es, por otra parte, identidad, la máxima identidad, y su consistencia es estática y definitiva. Y ello 'es así porque debe /\instal'se a necésidades objetivas y universáles y no puede apoyarse nunca en lo individual. Si al pensar yo y al pensar todos los hombres lo hacemos cumpliendo leyes lógicas, es decir, desde la lógica, nuestro pensamiento, 'en la medjela que sea puro, deberá ser idéntico para todos. Lo mismo cabe decir con la voluntad que debe moverse desde un "debe ser", d6, . de una nonna. Nótese '10 que acontece entonces: que' el centro del espíritu no está en sí mismo sino que siempre está referi,do a una objetividad, a un orbe de necesidad y universalidad. Oigamos 'lo que dice Ortega'en Vitalidad, alma, espÍJitu: . "Lo que sí parece claro' es qúe, al pensar o al querer, abanáonamos nuestra individualidad, JI' entramos a participar de Un orbe universal, donde todos los demás espí-. ritus desembocan y participan con el nuestro. De suerte que, aún siendo lo más personal que hay en' nosotros '~si por persona se entiende ser origen ,de sus propios tictosel espíritu, en rigor, 'no vive de sí mismo. sino de la Vele dad. de la Norma, etc" etc" de U" mundo objetivo en el cual,se apoya, del cual recibe su peculiar contextura. Di.. cho de otra manera: el espíritu. no descansa en sí mismo, SÍ/lO que tiene sus raíces JI. jimdamentos en ese orbe uni. versal y transubjetivo, Un esp'Íritu que funcionase por sí y ante sí, a su modo, a su gusto y genio, no sería !/11 esp írUu, sino un alma ", y unas líneas antes había, escrito: . 'Wúestl'ij esp ¡rUu, pues, no nos "diferel.1Cía .a Y'~os. de ot/'Os, hasta el punto de que algunos filósofos han sospechado si no' había un solo espíritu uniJ1ersal, del qüe el nueStro particular es sólo [In 1110mento .o pulsación".

11 It
I .~. "
" ,
e

i .~. .;

~

t ,
j:

~ .

:1)

,

r'

1 ,

•'

, " . :~ l(
. I -,

, Con el alma, en cambio, encontramos nuestra individualidad y nos movemos en el tiempo. La norma y la ley, con pretensión deetdi¡i.dad, no rigen para ella, Nuestros sentimientos y nuestras emociones tienen una duración; empiezan en. un momento y termÍl¡an en otro. El alma le permite al hombre 'tener Ul'" centro en sí mismo que' le permite u na no coincidencia con el cosmos, Ni la vitalidad, como luego veremós,

(-

ji

I

._---

-

---_.-

'.~~'

...~.~~., •...•...•

ni el espiritu le 6toi'gan esa peculiaridad .. El alma está a nivel de la vida individual. de la realidad ra'dical.'pero tampoco se confunde con ésta, pues la vida es un drama en el cualel ahna t'güia sólo como uno de SllS ingredientes. Leamos estas palabras que están en Vitalidad, ahna, eipiri~ tu: ' "El alma foniJa, pues, un recinto privado, frente al resto del universo, que es, en cierto modo, regian'de 10'púb/i. ca. El atma es 'motada'; aposento, lugar acotado para Iil indÍl}iduo conio lal, "que Jlive asi, 'desde' sí mismo.J! 's{)bre'/a Verdad eterna y la eterna Nomu/". .' Pero también, por ello, el hombre cae plÍsionero de su alma y el hogar se transfolTna en cárcel, Ortega se. pregunta, entonces, si no es el alma el auténtico pecado original del que habla el cristianismo, Esta vinculación entre individualidad. y pecado que Ortega insinúa fue el centro d.e la .¡;toblemática de ICierkegaard, 'quien afIrmaba la necesidad del pecado,pues éste es la voluntad de ser uno mismo, de colocarse como ipscidad. Llegamosipor Fin, a k tercera zona. En ella se resuelven, como en su principio, todas las otras y de .ella'se originan ppr vía de emanaciones. Esta zona es la dda vitalidad üriginaria;'.la de la,vida Ot"ganizante, es en suma la natura natumns, diciéndolo en lenguaje spinociano. Todo llsciende de ese fondo "oscuro y magnífIco" de la vitalidad que nutre a nuestra persona toda. Escuchemos' estas palabras: "A esta alma carnill, a este cimiento y raíz de nuestra persona, debemos llamar vi/alidad, porql:re'''ell''dla' :se confimden radicalmenie 10 somático y lo 'psiquico; lo co/porat y lo espiritual, y no sólo se funden sino que de ella enÚII1ClIl y'de ella se nu tren ".
.
'.

'?;~¡~~~f ~,It;~'
~~¡;~~t,iJ~

"'"':ó~'1

~ mo un torrente cósmico !l/titario; es decir que habrá.una sola y universal vitalidad; de que cada organismo ,es sólo un momento o pulsación ". .

;~.,j: ~i!.~:

!,
:j~
:l
:

..~~ ~z
.f;~ ,.;:,

;;~

~í~
~~ , .,
, o'
. ," j.

En este punto es e~ident<;.el parentesco de Ortega con el pensamiento.de Bergson sobre la evolución creadol'a.del élan vital. Hemos visto las tres zonas que constituyen la estructura del hon1' breo Sin embargo, cuando queremos responder auté'nticameirte a la pre.gunta ¿quién. soy. yo? advertimOS que ese yo que somos, ese sí mismo, no consiste,ni en nuestra vitalidad, ni en.nuesti'a alma; ni en nuestro espíritu, o sea en lo que provisionalmente habíamos llamado nuestro yo. Nosotros nos hcmos encontrado con un cj.1erpo, con un alma, con un carácter. detenninados, 10' mismo que.podemos habernos encontrado con una fortuna que nos dejaron nuestros padres"conla tierra en que hemos nacido o la sociedad en que actuamos. El yo que somos se ha encontrado con estas cosas materiales o psíquicas al.encontrarse viviendo. Nosotros tenemos que vivir con ellas, mediante eJlas, y la prueba de que son distintas de nuestro yo es que podemos.quejamos de nuestra poca inteligencia, de illlestra falta de voluntad, de' nuestra escasa memoria, de nuestro cuerpo enfelT11o. El yo trasciende. de, todo eso; "es. 10 previo en. todo vivir, lo primcr.o que es cuando es una vida", Y la vida del hombre, justamente, es encontrarse el yo del hombre sUJJ1'ergido. .en lo que no. es él, en ei puro .otro que es su circunstancia, Vivir es ser fuera de sí. En'Pidiendo un Goethe desde dentro, leemos:

•. . .>{ .;:5 •.. .\ .l
,
•••

, ;',1

.:;

.:J::

.. : 1

,

"Esa .unidad de dinamismo dramático entre ambos elementos -yo JI munclo- es la J/idiz".
Si nosotros analiz.mnos la fónl1ula yo soy yo y mi circunstanciH' advertiremos que en forma sintética ella expresa la unidad que es la vida del hombre y, al mismo tiempo, la heterogeneidad de sus. elementos, En esa frase aparece dos veces la palabra yo,pero con significados diferentes . La primera vez manifiesta la totalidiJd de la vida humana individual en la cual están contenidos el auténtiCo yo y la circunstancia en la cual está anojado. La segunda vez alude al dentro de la vida, al sí mismo, ~ la verdadera intimidad por la que ahora nos preguntamos. Resulta, pues, que el verdadero. ser del hombre'-el segundo yo de la fómlUla"" no forma parte de su circuns.lancia sino que, al contrario, se encuentra,siem.' pre ante ella, fuera de ella, y al vivir tiene que hacer algo.para'que,la.cir, cunstantia no. lo aniquile. Concluimos, en tonces,.qlle.ese dentr,o',..ese,y,q' que ouscamos está en la circunstancia, en la naturaleza,: pero a)a,na,tura;

\

Tampoco' nuestro CUCI]JO vivc sobre sí mismo y desde sí mismo. En él actllan fuúzris externas en liJs cuales va c'O'nlO plÍsionero: tales son la especie. la herencia, etc. La vida a este nivel escapa a toda individualidad y entonces acontece que se funde en Jo cósmico. En la misma obra escribe Ortega:. ' ."To.do induce n creer que .si: al fenómeno que l/amamos vi/aliclad corresponde una realidad efectiva, ésta será co-

'.,r

~ :~"~

jJ

'., i¡ j :";&

f ".'~;'

':1: .t

.~>i

<,ti

;:.:t,

jc i.'

.' ::E . .,. '•••. ', .' .~
'.

• •. .'•: =~ .
.'

:;",
'

.:>'

e',

..<, '¡'..
l'

~f~ .
¡t,o

,

•••••••
-,:" ',. l'
O;"~

1
,. ¡l'
' ,;).
l

34:L1NTRODuec;IONA-LAFlLOSOFIA.'" I~za ,110 pertenece" Fuera de la Circuns,tonCÍ<.l puede viVir -ya qu.e Vida' no sIgnIfica ,el d¡n¡¡¡msmo de yo y m~lld.o~,.vero el yo trasciende 'a.la circunst~:1Cl:l. El ser del hOl~,bre se U1a~lguray es, tol, jus.'tamente, por un extrandn1lCnto, I~orUn aleJ~rsc de la ;lIcunstancJH en que se encuentra. Pero la clrcunstancHl na es solo la naturaleza física sino t¡¡¡nbién la .~aturaleza. !,síquica, el alma. Leamos en la obra an.tenoffilente citada estas polabras. "El alma q~eda, pues, tan filera. del yo que es ustea eo-'¡/\él. ~1O el pa'":t¡e alrededor de. SI.1cueq)o. Si usted se empe-' na" dll"emos que el alma, es, de-las cosas con que usted se ~a. encon(~'a~l(} l~ más P',-Ó:::in.:a a ~sted pero ~l() es usted •. . 1111:>1110. Ll.de/~tro.j el Sll';IlSmo .. no es una ~o.r{tespiri" . tual fr~"te ({las eo:,,,s eorporal~s del contorl10, La psique no es Sl1lOU,¡cuaS¡-euelPO, UII cuerpo ¡ruido o espectral." ,'.C,¡andomil'O, '~e espaldas. al cOlrtornojísico, esa supue:r-' ta IlltZl1lldadmza, lo que hallo es rni paisaje psíquico, pe-

,f
. f .. .f
.

ORTEGA Y GASSET '.

.:',

•....';1 "
.,.
,:.'"
", ,

'{

l'

,

343

....'.... '¡ ....


•.....

.!. ~
:'l. ~
ri, •

J .. 1

h0J11brt~,al vivir, debe elegir su propio programa: vital de entre posibi!i'" dades que ante él se presentan. Sin' embargo no debemos (Iejamos engañar y, por ello, Ortega nos adv.ierte: "Pero aq/.l( viene lo má,. importante: esos diJ'ersos proyectos vitales. o progra1!las.de JII'daq/.le nuestra ¡antas¡a , elabora. y entre los Gllrilesnues/I'a,yohintad, otro meca-hú/1lc;-pshlUico,. puede.libh:~l1ente elegir, 110 se nos. pre.sen tan eDil cariz igual,. J'ino"qu~ UJ.ta.:I!OZ.extraña, CIne/'-

•..

.':',!,J.,,.1 .
•... , J 11
. ,,)

"'/1

J

:~;."f!.::)
•.•~; " •.•

""",'

,-....: :~:>.H
.:

~ ~..-;' {

.

. "::.f:j\=-f . ':";'f: i.::'

+ ::.'.i

'f .

.. -:,_1
'JI!

:::.:;:,':

.

.';i:;",;'J
;;;-::;\);'51\

, ..:.': .~(' '

•. f':'il

,;:ii:jN't~
>:\;t'W
'Y.¡W:'.~~'.

':;.'¡';(!j"!;j.

gente de 11,0 sabemos .qué: Intiin(,. y .se~'.'etoJondo nüeslro" nos. lIamll it elegir /.1110de ;ellos, y excluir los dernás-.. T.odos, conste, se has presentan como posibles .. podemos ser uno ,~ otro~ pero u.no,' W1-0 solo se nos pre,¡ell/Il coma. lo que tenemos que :ser, Este es el ingrediente /luís extraño, y mister.io.so,rJ.elh.ombr('.'
.'.1"

. ro 110mi yo",

• >:,;\¡)94~;~

• "~~íl"
,:"¡~1l
)1J.

,;.",,:1':,:

.-:-:.,.,

.,.,.;",.

'1li

. . TampOGá,mi .:yo es mi histoJi<l. Como hemos visto el.hombre no tJ~ne naturaleza ~il1ojtistoJia;' sin. ejn~argo 'el dentro de ese homDre,el síIl1ISJ~l~Ue tras~lCnde_la Clfcunstancla en que está, trasciende tarilb-ién I.~ .Iu:~c:na qIle JICne,. Esta ,es siempre .. a his'toria de n1gIlien; '¡os hechos l blOgJaf¡co~ no s~~ COsasque pasa.n, Slll" coslls-que-pasan-a-alguien En nosotros sc manIfiesta la COIttlJlllJd,odde una hiMoria pero, dice Ortega:
'~esta continuidad de un pa~:a.({o" nu~.rt:'~9...J..~f!, "es con ..qye '~'Ie::1fJre, de ahora, háee de 'aquehll',esij.o p{~sado Idgo el 1Jlu{JaJablede nosotros, ql-le nos pertenece ¡tIas entrwTa~ b:ementq ...que COsa,otra 'alguna, 'que inexorablemente
a1,7aS,{/~mw.\y d~l qU,e nuestro yo 'actual aparece siem¡jre

,,,r1St~,
:

~\:;;~:j¡?\~~

El hombre, pues, .plJede. elegir ,diversos proyectos para realizar su vieJa, jJero sólo lJno constituye .su ,auténtico ser, ~u dentro, S\1 yo . En. estes.entido no puede' hablarse de 'un proyecto. ideado o, Inventado . Este proyecto se lo enclJentra.-ya ..formado, ni cneoiltrnrse vi"ieJl(lo. Por ello, Ortega agrega:' ,.)~ .

.1

'.':;'{";Vy,

BIt!;] ,
: '. ~. ,: ,.1<'

.. , .

,

,

.

"Esa t~rea,:ese pro?,ecto no lo hemos.~doptado cón de/¡beracion ni albadno: a cada cual:!e es ll1Jpuesto Stl yo el1 el momento mismo en q/.le es yo .
.',

_;;~"':'J~ .
.:,: U

.,,',:'111 .""
.. --1.

',.:;'('1
..~,~:'~;:' .

.'i.

• ,: ,:lr:.
,:1..

..:/.11

;',' '.' ~ :.:....'~ . . rt. J~ .:?,

•. ::.).11
4.:'.'.

•. '<:1. ..

..

emerglendo ...PelO el !",eho de que sea nuestro I){!sado la eos~ delIWIl'el:W. n~({spr6Xi!na:~ '!Iuestro yo 110 debe induq/{no,~ a eoufillldlr/o COneste .. " en sIlma, que el hombt'e ,-,su alma, sus dotes, Sil carác.ter, st~ cuer~o,.s~ GOl1t~rno;su historia,-. es el conjunto de ¡íp¡¡.rat:oscon quevn1e y .equlvale, p.~1 lo tanto, a un. actor que representa y ttata de . rc~J~ul1: aqu_eJpe~~sonaJe que es su autentico }'O; Pero, ent.onces, '¡,quién cs ..nIlestro )''O? 1.01 )'0 es un proyecto, de e:dstencia."Ya vimos que el

.1

>:'

.t,

.:~'.I .. ,

e;!'J
.:'.'
.~)

.Tenemos,

.

.

'i .~ ' ,\' ;

.,~.

_.,;:;.

e':~~ .:

, ..... ~.
,,;;;~~:""""

.).

y la voz ce," nos I1nma a este aut';'l~tico,ser es a lo que l1an¡amos "yocac;ón.", Ortega trata tle rehabjJitar, esta ~ie:j.anoción de vo,cu~jón d~ ('onde -exl1I:esa-,n~~e el proyecto de sí nusm.a que e~ nuestra Yl(I~. SIendo nuestra VocnCIOn el ~entro. de .nucs!ra Ylda actua en, ~eglOnes muel~o ImísyroflJndas que llucs!ra inteli~ellcia y llues~ra,volul1tad, que son sJ~pLe~ elen.lcníps de ésta. ~;:.l :yo..nos manda. a J1~:"l~t~?S, ]J.l~.Jldasobre nuestra voluntad,:,Esta es bine para aceptada, paJa rea.llziJr ~ no ese I".,-Oyec.tovit~.l (~UCl.'lltl~llamel1te, s~nlO,~J .pero no ~~cde corregirlo, cam?,"r1o, p:escll111Jr.,d~ 0,1 o sustItlurlo '. La ..v~ca>clOn.e~, P~I~S,el destmo del hombre, y "1'.110 la acepta su ~lda G<1,eCe e all~entIGldad,_ d Pero a Iluestra voca~iól1 }10. podemos capturarla contemplativamente en la intimidad. Cunl1do la busc"')los es inaccesible, EJla.-nuestro yo lnlSIlIO- stÍl\' plJede .aclilrarse :por 1"..lucha, .por el choqu~ ..eon e.J contorno,. Nuestra vocación oprime ta,nto en Ja ~JrCIJnstancl~,fI.:uca G0019 en la psíquica ensayando realizarse med.ian1:eellas ..
J

'

Entre. la vida como facticidad y la vocación se ir~.terpoJ1en)a

:~:;

...•• ;",~~.""_.",,.=;O~''''~'O~~'~'T''-'T7'''':=''.~''-:--'-""''''-¡¡'~".~I1i'ii\ll~'';¡Oj!\1i@5i¡¡ ••M!,i'''!'i4Q'

•• __

•••

a... . '---'--

,.~-."'~_"~m,,_~'-~_.

__ .

..•.....•. ._ ~, •.•

j,

il

11
,;1

J1

JI
11

1

decis,ión Y la realización, Es el hombre quien decide aceptar o no su'vo' c"ciÓn y luego' re,¡lizar1a o no realizarla, Nuestra voluntad (jene Iibe.~ tad para, ello, pero 110la tie"e para cambiar o modil1car ese yo allténticQ. en que c-Onsistimos, Quien renuncia a ser el que tiene que ser está condenado al ti'acaso, U~ga a ser ;;¡, 'que .eres, decía Pindaro Y nuestro General San Martín afirmabil: Serás el que de has se)'y si no seds n¡¡da, Eludir el propio destino 'no es sino matarse en vida, es-transfonnarse en fantasma'quc'deamliula absurdamente, es ser un suicida que no termina de mOrir. Esta tdea 'de que' el ser del Jiombre, sti vocación, su destino precede a la facticidad de sli ;"Ia Y al tieillpo en que ésta se desarroHa Ya fue expresada 'por SclteJling, En Esencia <lela libertad lJUmana escribe: "Por inconcebible' que está, idea, pued'a resultar 'al común modo de pensar hay, sin en; b:ngo , en' todo ,!Jombre llll sentimiento coincidente con eHa, como si 10 que él 'es ya lo hubiera sido desde toda la etemidad y de ningúnll1odo hubiera UegadO'.a serlo en el tiempo", , ' Resulta, pues, que e! honilire tiene un margell de libertad con respecto a su yo (J vocación y que en la medida que los elude y es, PO)' 10':::tiJilto, infiel ti' sí mismo;: su vida c'arece de autenÜcidad, Pero esto nos 'aHvierte dO la paradójica condiCión del hómbre, ya que no p"ede ser lo.:: q~e quiera, sino lo, que necesariamente tiene que ser, Y al, mismo t,jejiUl'Ó puede no aceptar esa necesid"d, eludirla, defraudarla " , Ante esta alternativa nos vernos' precisados a 'afinar ~concepto et'e;Í\bertad, Ya hemos,-v,isto,.que 'el hombre 'es-)ibre" que siempre está fbáado, quiéralo o no, a decidir ;eJ\ e.ada instante ,lo que va,a ser.

, Es. en el momento oe la prax.is, en .el aclllUl" sobre cI mundo, cuando nosotros reconocemos explícitamente )IUbtra vocación Y adquirimos, así, al! tocoilCiencia de nuestro yo. En Goeíhc clJesde dentro Jee

w

mas: "Jil hombre no reconoce su yo, su vocación singulfln'slma, sino pOI'el gusto o,el disgusto ,que en cada silua, 'ción siente, La Infelicidad le l'a ai;isando; como la aguja de un aparato registrador, cüálido su 'vida efec!llla realiza su probq'amavi/al, su entelequia, y cuándo se G' 'I'vla de ella, , , S610 sus sufrimientos J' sus goces le instru);eil sobre ,I'! mlslllo , , , La dislocación se manifiesta en .. 'forma ,de' dolor, 'de angustia, dé en'ojo, de malhul1lO/, ' , ,de, liado;' la,epinclden~ia, encal11blo~produce erprodi"' ,,'giosofenómeno de la felicidad",
~..' . . ; V~mos, en de!1nitiva', 'lile; según Ortega, ,la vocación ,manda sobi'e', fnfestra vida, empírica y' el hombre tiene la obligació,n moral de ' cumplirla, Si deserta, sólO. 101,'Tarácaer en los pisos inferiores de ella, pero 'nUnca podrá eludirla totalmente, Pero esta ,obligación no es un 'jj¡andanriento, extrínseco, sino lo" más íJltim~e la vida, 'ya que es su fl1ll'damento, Nosotros teneJilOs que realizaTJio~ llesde nuestra vocación; nuéstra:,vida es l)n venir de, porque,la vocaCióÍI nos COJlstituye"porque Jluestro ser es vocación,

.'""

.;;::'1

:'~ .~
• • ..JI '[

.::;;

." • •
", "il"
,

.fi

'':',\ .. "l~
,Il

',:>:." ,

.:1:

1

¡ ..'

"Pero;en segundo lugar -dice Ortega-, la liberlad no puede consistir en elegir' entre posibilidades equf¡lalentes, es decir, que ellas, las poslbilidades,.. emUambién .. ibres,' s / No; la libertad adquiere' su propio carácter cuando se es libre frente a 'algo necesario; es la capacida4de no aceptitr,una necesidad ',. , , El hombre, , , advierte en ,tódo m'omento, que 110 le basta con elegli', sino que tiene que acei'tar,I"estó 'es, que Sil libertad tiene que colncidJi' Con J'/J fatalidad, , , Tiené' que descubni' cuál
.es su propia,.
,\U

. .
,"',

;;t.
';";''-1'-'
,',,'

:

•' , ";:1 "",,:1

~'t'i:flr
~~
.:,/::;~', ",.~;;,~

""f',iJíli ..t;r¡:~~' '
,":;¥.{~;-~~.

1/" I1

' .~
.,:',: • •
0,,

•" ::';"' • ...." ,:0

auténtir:a necesidad; tiene que acertar

cOI1J'igo iJ1nOY'luego resolverse a 'serlo, , , De aqul m también que 'sólo et ,hOillbre tenga destino, Porque destino es una fatalidild que se puede o /l.oaceptar, y
el hombre, (li1n en la Sz'tI111ción.mós apretada tiene sient-

:,.r';~'
,,¡:,~

. JXL~

, pre margen -este ínargen es la libertad- para elegir entre aceptarlao dejar de,ser",

' ¡;.-;K

, ",i;f,

Finalmente, veam.os, ahora el, pensamiento que Ortega tenía de I~Al'gentina, Se tra!:a ele h~cernoscar¥o de la deuda.qu~, e,I"divCl;S:' me?Jda, tod?~ II0sotrOS" aqUJ en Aménca, tenemos haCIa el. AqUJ" en 'una. Amenca LatJJ1<l q.4e se bus'ca .que sufre y .sangT3,~en:!:~~l.a Améi:ica que lucha por'ser libre ,Y porque en ella la hjstori,.,uniyeISal pueda,pro:tagonizar¡ ,algún día, uJi nuevo episodio? en 1!na""An~é¡:i.~a' que', dolondamcntc, nos habla, Y ,al h"cer!o parecIera: que, adopt~~a,,::
l

• .:."

'

;'-.------.~.-"--_ ... -.---'-.--~-------

-~

-=-C,"

~---==2~-,-;".--~~,

. ",'.

,

';,
"

,

,

•. •. • . •.
"

346

INTRO])UCCION

A LA FlWSOFII\

"¡:\'

.,

"

.~. ~ . . ':' J.,., .. f
,'.,
,~

ORTEGA Y G¡'¡SSE'f

347

.~~:?:,.:.
1

.... ,r."..
• o",

:.''. •.'1 ,
, '.l

<

aquellas. palabras que escrilúera un gnlil poeta mp,ericano jo: .
Yo nae( un dta
,

J

César Valle-

.'i.'.

.., i''...:J ' ,
.

i

.',"1
• .•...
'o,

,l
~
'.,

.'¡,j,' ,;/

que ¡ji~s estU}Joenfermo . . . - . . . . . . . .. . . . . . . . Hermano, escucha, escl/cha . . . . . . . . '.... ~ -. "

'1' ti ':" . :'f
. t-J:
..

:1

...

Yo

1l11e( Un

d lÍl'

que Dios estuvo enfermo.
graJ'e.

.\11
,\ .~, .:'¡:'! l'

~;J,j
:'~:;;;1
'l!:¡' ir
':,"

.':~';d
.';',l;¡

.::'ili
.':D\;i/ :... ,¡:
"';1\ '::~.,::: '
,

.,ill/
•.
• ,Ji'!1j

. ,¡,.>

.'11

• ::U(
.';;11;

.:111
. I

••

'111
,U!j

.:Iu
• !!/

•••

1:1

- •. ;,¡,

.~III

~~'II.'. .~;.Iil.'.
.)'r'

.,.1

~lIando Ort~ga se puso en contacto, con. nuestra t;icrra.y nlles~ . tros hombres supo captar lluestras deficiencias, nuestros dcfectos y tuvo la valentía de decirnoslos, de Hamar sobr~ ..eHos lluestra a,tención, Pero nuestra deuda no se agáta en esta colaboración suya para' que 10I:,'iásemos autocoriciencia COJJl'O pueblo Y', pudiésemps. asumir, así, nüestia destino' histórico, Nuestra deuda es mús' honda.,. Consiste,.en .haper podido JiaIJar en. su pensamiento. eleme.lltos que todos nosotros'.scnti" 'mos entrañablemente y que, siIi emb~rgo, no. siempre' hemo.~ ex.plicita" do.. Antes, al contrario, hemq~••• 1sfJxiado sil expresión y. aún el,J)1~dita¡' sobre .eIJos, -La consecuencia, .entonces;. ha ..sido inovitable: el ho.mbre a';lericano. ha perdido su autentieidad, :ha sofocado lo suyo; sU'intÍl;)i, dad y so.bre ella ha colocado una máscan, De ese modo no 'sólo ha: frustrado su 'radical posibilidad de comunicación, 1m frustrado. el d'üílogo }'a que '\0 Je ila quedado :'hada intimo y peculiar para comunic:u 'sino qi.te, COIl~OCOl1ll;ensacióI1 Y escape previsible. se ha refugiado y se ha enajenado en formas y est£~cturas culturales que ..no_.san .su.yas-y .d.e. las' clIaJes en el: fondo de su corazón .se siente extranjero. Por eso cada LIno de nosotros experimenta frecuentcnleilte, que nuestra intimi.dad no está donde nosotros cfcctiv,amcntc estanl'o~."' . Todo esto Ortega lo ha palpado y ha dicho. cosas COJllO silas guientes:' ((Casi nadie está donde -está, sino' por delante de sí mismo, muy adelante en el. horizonte de si misino . , , Su intiInidad no está alli .. Lo que VCI110S es, pues, una máscara y scntüllos el azorainicnto acostumbrado al habhlr eón Ulla careta. No asjstimos.a un vivjr.espontá~ neo ..... En la rc]rlción no¡:mal el Hrgentino.no se abandoüa;.por cf..contrario;cuanclo el prójiillo':se'acerca hern;etiza más su alma y se dispone a lil defensa,', . Yo-me he preguntndo.muchas.veces cu~i1es el resorte vital canioterístico de este tipo. de hombre, predomimlnte en la 'Argen" tina. ¡,A qué tiene puesta su vida; radicnlmente puesta? Los aparatos corponJJcs yps-ic;ológicos con que se .haJ.1adotado para vivir SOI1.mag-

JJt
..

¡"f, "J.,
., ,.

({~
'. "¡~,.

~~

Ilíficos: lienc.la e.lasticid.ad, ímpetu y frescura propios de tod.a'juventud zoológica, Por eso' todo el m.undo le atrae, le da sabor, lc inquieta, De aqu.í su Wliverim1. uriosidad, su apetito oinnÍlnodo, Se acerca a las cienc cias, a las artes, a los placeres, a Jos deportes,. a la lucha política,. a la " ambición,. a los negocios, a. todo. en suma _ .. PerO" resulta <lqtie .el . argentino, mecánicamente atrnido por todas.aqucllas cosas merced a excelencia de su aparato -psieofisiológico, no tiene puesta. su vieta a ninguna de ellas.: ' , El argentino tiende a resbalar sobre toda ocupa-. cí6n O destino.' concreto; no se da a él con plenitud, se queda. en reserva 11'as él, no se confunde con .éL Es inei>ítable .que parezca al europeo superla.tivamentc frívolo", Lo que ha faltado, según Ortega, en la Ar' gentina. es una minorí<l enérgica que ofrezca un originnl programa de' vida y suscite úna moral nueva a la sociedad, Por eso se atreve a profeti" zar qüe "el día que tal minoría enseñe a este hombre a.aceptar hondamente. sU individual desti'no, a existir formahúente Y n'o en gesticula--" ciones y representación de un velo jmaginario, la Argentina ascenderrí" . de man'era. auto.mútica en la jerarqúia de las más altas calidades históri" cas, Porque'eI hombre del Plata es uno de los mejor dotados que acaso haya", La denuncia de Ortega es certera y'su dedo ha tocado nuestra herida. Pero .LllI.izásea ahondando en esa herida, haciéndonos cargo de eJla, 'tomando 'conciencii, ,Ic ella y problematizandoJa que lleguemos a advertir que lo 'que constituye nuestro. mal, radical constituye también l1ue'stra posible y. futura grandeza; que tras nuestra miseria esté aguza-..

la

}Jada Una futura

fonnH

de ser hombre.

Tratar de averiguarlo

es un pOGO

.:~ .1:

} .,

..

.~.
,.
~.

la intención y el'sentido de lo que seguiremos. diciendo, Por el momento advirtamos que lo que noS dice Ortega es TllUY sencillo: el hombre Hmericano, cada tino de nosotros, ha soslayado lo que es el primer im¡ieraf:ivo 'de la ética: llegar a ser' lo que en verdad somos, cumplir. con nuestro íntimo destino, el ¡Llegn a ser el que eres!" rezaba. la'selltencia c1e.l'índarp y:ell Jos albores de nuestra nacionalidad San M.ntín nos recordaba: HSenÍs lo que.hay que ser; sj nO,cres nada", .Pero. resulta que en vez de' aceptar ese primer impcrativo. étieo, en
vez de habernos adcntrflclo en nosotros, hemos buscado -una m1Ísc(JJ"a

Ii
, ¡,

~ .;

.

,'¡
j

!

Il
= "i

L'J ,.1

que IIOSo.eulte, nos hemos proyectado y puesto al servieio de formas culturales y dc ideologías con las'cuales no. estamos comprometidos y que sólo ha;" sel:vido. para producir la enajenaCión de nucstro ser. ,Lo.que Ortega VJene a decu'nos es quc somos IIl1'pueblo que ha 'creado 0, mejor, adoptado. l11il:o.s que le son extrínsecos y hacia elJos ha veIl:ido. su vieJa y ante ellos se ha pQstrndo. Sucede; sin,('.lIlbilrgo, que el nuestro es un pue.bJo infundadamente' mitólogo e idólatra, y decirnos que in" .fundadanjente '10 es pore¡"e si hay un' pueblo. que no debe sentirse/e,

'

' . . ,

.

iiii ia::u:;

__

o

~iA:ú __

o

-"'~''''-'-''''''7~;-''~~-;;;-~_

'/

i

:/

.1

./

I
1.

"~:¡¡':¡il[fl~~N;jl,¡' . . . . '. ...,..../ cuJturalmente camprometido. con nada, .ese pueblo somos no,atros. ",,(fif'if;:li¡?1r¡.~ -e,,; vac"ción'en (lue consiste América- se h,~enaJrnada enddenl1JI~a~la~ A" muy paca del. pas"da pademos afermrnos porque muy paco de él .n;:£~~iin{;~' I' las cultumles en detenninadas institucIOnes, en deternlli1adas.Jd;e.úh.a sido auténtica~lente .~1Uestro.NingÍln momento f,lctico de la histaI~~~a~la cual sól;, ha servido [",m que ella quede onUra, qu~de. velad,: na pasada puede Identlf¡carse eon J.o amencnn.o Jo cllaJ cmeigc sólo y a sí misma. Y'las consecuencias han sido un engemhal Q:I,lOS'Y un_d~. siemprc como ]luril fut~ridad. Sin embargo Améric:,.,lO SUliOaSll.m}r .. sangr"rse por c¡,,'sas que no son las suy"s. Ya en ~1.:a,oc~slOn h:,~llOs',teese desampa,ro, esa e~pecle dc nada que Je es cons/¡t~tlva y, se "dscnbló nido oportunid