You are on page 1of 4

Conoce a tu cabrona interior

Lección 2
“Hasta que no pierdes tu reputación, no te das cuenta de lo pesada que era ni de lo que es realmente la libertad”

La cabrona interior

Margaret Mitchell

Hoy voy a hablar de la perfecta cabrona que hay en mi interior, sí, porque me apetece y porque llevo ya varios días proponiéndome ser una autentica cabrona. Esta visto en este …che mundo, que cuando más corazón tienes o más te preocupas por los demás, lo único que recibes son pisotones, así que he decidido cambiar mi forma de actuar… digamos, que voy a intentar ponerme en contacto con mi cabrona interior, que durante mucho tiempo tenia la señal apagada o fuera de cobertura. Para dicha empresa, ya que una cabrona, además de nacer, también se puede hacer, de eso estoy segura, aunque, ser una cabrona no es tarea fácil. La cosa va bien hasta que te encuentras con la descripción del "encanto tóxico", que viene a ser algo así como que intentamos endulzar la vida de los demás para hacerla más llevadera, malo, malo, mi dulzura empalaga, partiendo de ese hecho, estoy sumida en el encanto toxico, que me lleva a no saber decir que NO a nada y a ver por los demás en vez de por mí. Hasta ese punto bien… pasemos a la siguiente fase, el mini-cuestionario, que respondí la semana pasada para saber cuan encantadoramente tóxica puedo llegar a ser. En el que me hicieron preguntas parecidas a éstas: 1-¿Alguna vez has querido reclamarle algo a alguien, y en lugar de eso te has comido una gran cantidad de chocolates? 2- ¿Qué tal atiborrarte con toda la caja? Bien, “en mi caso yo respondí, era la caja de chocolate completa, a quien tengo que odiar, es cuestión de odiar, es cuestión de cambiar de sitio el odio. Empezamos mal.

al pastel de chocolate, o a mí misma, y pienso que prefiero odiarme a mi misma mientras me como otro rico chocolate, luego odiare al chocolate por habérmelos comido todos”, no
Bien, las otras preguntas ya no vienen al caso, a la mayoría he respondido que SI, y los resultados del cuestionario me dicen que estoy utilizando demasiada miel, que estoy siendo una lindura tóxica por completo. Pero también me están diciendo, que no me preocupe, que la cabrona que tengo dentro está esperando por mí, perfecto, yo también espero por ella, a ver quien llega primero. Me dicen que tengo que conocer a mi cabrona interior, y yo pienso, claro, por algo estoy participando en este taller, sino, sólo me quedaría esperando que otra mujer sienta la necesidad de ponerse en contacto con su cabrona particular.

1

hay una verdad absoluta: al liberar a nuestra cabrona interior podemos utilizar su poder y energía para nuestros objetivos más elevados. Es parte de nosotras. hacemos todo lo posible por mantenerla en la oscuridad. ni abusa de sí misma ni de los demás. No te hagas la tonta: sabes perfectamente de lo que estoy hablando. 2 . en lo segundo un poquito más. nos arriesgamos a que enloquezca cuando la presión por ser encantadora se vuelve insoportable. Conoce a tu cabrona interior Existe una parte poderosa y esencial en cada una de nosotras que no ha sido reconocida hasta ahora. segura de sí misma y sabe lo que quiere. ¿Puedes ser encantadora sin ser toxica?. que para eso las abuelas sabían un rato. mi primer ejercicio para aliviarnos de la lindura tóxica es muy simple. lo que quiero es ser una “perfecta cabrona” asumiendo con ello. es inteligente. Se trata de la «cabrona interior». que desde este momento deberá ser tu religión: « ¡Yo Creo Que No! ». a pesar de haberme comido todo el pastel o el chocolate o lo que sea que me haya zampado. tan solo lo compone una frase. Años de represión han ocultado esta faceta en los rincones y las grietas de nuestras almas. Y nunca teme decir: «Que se vayan a freír espárragos si no aguantan una broma». Nos avisa cuando estamos a punto de embarcarnos en una conducta autodestructiva. Todas la conocemos. ni su energía convenientemente explotada. nada que un poco de miel no quite y sobre todo si le echas limón. lo sé. A mi modo de ver. La cabrona interior no es esa parte de nosotras que a veces se muestra estúpida. quizás. ¿Para qué molestarse? La cabrona interior jamás es mordaz de forma gratuita. Como no la comprendemos. Si la ignoramos. menciona de qué manera: ________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ Sigo leyendo anécdotas y consejos y me encuentro con: "La existencia de la cabrona interior no tiene que ver con la culpa". la responsabilidad de mi vida y de mis actos.Bien. Nos dice que no nos conformemos con menos. con la conciencia bien tranquila. ni siquiera para pasar el rato. y no echarme la culpa ni por serlo ni por no serlo. No cae en el fatalismo. Todas hemos sido testigos de ello y no es una perspectiva agradable. Flota constantemente justo bajo la superficie de nuestra conciencia y nuestra educación. La cabrona interior no se enreda en discusiones de poca importancia. duermo muy bien por las noches. bueno. o ruin o carente de sentido del humor. donde creemos que pertenece. y me digo a mi misma.

yo creo que no». ponerte en contacto con tu cabrona interior te ayudará a ser encantadora de verdad. Tú sonríes: «Mamá. Nadie puede malinterpretar el significado de esa frase.Cuando no reconocemos a nuestra cabrona interior nos salen granos o engordamos. Tu madre quiere que conozcas al hijo de su amiga del club de jubilados. pensamos. Tu jefe sugiere con insistencia que inviertas tu “bono” en el último y enloquecido proyecto empresarial de su primo. Tu cabrona interior no quiere que seas mala. con su novio y la motocicleta de éste. ¡Claro que sí! De hecho. Empieza poco a poco. Quiere que seas razonable. No insistimos en practicar sexo seguro. Si adviertes que estás deslizándote por la rampa del encanto 3 . Te hemos sacado entradas para el teatro». hija. DECIR MÁS CON MENOS ¿Ves? Funciona. El hombre con el que has estado saliendo durante un mes te exige. Quizá te preguntes: « ¿Puedo ser encantadora sin ser tóxica? ». pero a la vez fuerte. o adelgazamos demasiado. Hay una enorme diferencia entre parecer encantadora y serio. Nada de eso es productivo y algunas de estas cosas resultan francamente peligrosas. ¿cómo puede alguien insistir en que crees algo si tú afirmas lo contrario? Es suave. que canceles una comida con un cliente importante. Imagina una situación en tu vida en la que se pueda aplicar. Tú dices: «Yo creo que no». y nos volvemos controladoras. firme e indiscutible. Y quiere que seas encantadora. lloronas o histéricas. en especial después de toda una vida de encanto tóxico? Lo único que se necesita es una pequeña frase: «Yo Creo Que No» Todas lo pensamos y. sin caer en la cuenta de que el precio que debemos pagar a cambio es muy alto. «Eso no estaría bien». Por ejemplo: Tu hija de 30 años quiere mudarse a su antigua habitación en tu casa sin pagar alquiler. Lo mejor de la frase «Yo Creo Que No» es que puede utilizarse en cualquier momento durante una conversación. espantamos esa idea como si fuera un mosquito molesto. en un ataque de celos. DECIR «YO CREO QUE NO» Inténtalo. sin embargo. Tú contestas: «Yo creo que no». sobre todo contigo misma. Argumentar en contra es inútil. Quiere que seas firme. Es cortés. Tu respuesta: «Yo creo que no». «Sólo una pequeña cena. manipuladoras. ¿Cómo podemos terminar con estas conductas autodestructivas.

ganaremos mucho en nuestra vida profesional y personal. pero. es muy fácil detener la caída. Prueba con distintos tonos de voz. nunca resulta cruel y no es nada difícil de decir. Esta frase es sólo un cucurucho sobre el cual construir una especie de helado verbal. Ese hombre no te interesa un comino. o no te atreves. Y si olvidas decirlo. se anula porque él prefiere ir a ver las carreras de autos.Acabar la jornada laboral y pedirte hacer unas horitas extra porque tu trabajo lo requiere . Esto explica e ilustra perfectamente ese sentimiento que llaman "encanto tóxico" versus el "yo creo que no". haciendo saber a los demás lo que no nos gusta y haciéndonos respetar por ello y aprenderemos un poco sobre lo que es ese mundo de la asertividad y el decir que NO. «No creo estar lista». le contestas: «Yo creo que no. habrá ocasiones en las que decir «Yo Creo Que No» no será suficiente.Estar tranquilamente viendo una película y que tu madre te llame para arreglar juntas un armario . pero podemos charlar un poco». por pura amabilidad.Quedar con tu pareja y tras haber hablado de pasar juntos un fin de semana fantástico. Son estas y muchas más ocasiones en las que se necesita tener la asertividad y. el ¡Yo Creo que No! siempre presente. «No creo que ese color me favorezca». Dale un tono reflexivo o intenta poner énfasis en distintas palabras: « ¡Yo Creo Que No! ». Si aprendemos a decir que NO y transformar ese encanto tóxico en "yo creo que no". «Yooo creo que no». que tenemos un SI en los labios y que somos totalmente manejables. También existen esos casos que demandan cierta delicadeza combinada con la habilidad de tener los pies plantados sobre la tierra. etcétera. Como puedes ver. Añade el número de bolas que desees. estás en una fiesta. «No creo que me quede». no te preocupes: sin lugar a dudas se te presentará de nuevo la oportunidad. pero tengo otros de cuarzo muy monos». Por ejemplo.     «No creo que te pueda prestar los pendientes de brillantes de mi abuela. ¿Muy reconfortante no creen? 4 . DECIR MÁS Naturalmente.tóxico. por ejemplo: . EL « ¡YO CREO QUE NO! » Y EL ENCANTO TÓXICO Supongo que a todas nos ha pasado el estar en una situación desagradable y clamar poder decir NO. El encanto tóxico sería todas esas ideas que se nos enseñan desde pequeñas para parecer y aparentar que somos señoritas siempre. Un amigo de un amigo se presenta y te dice: « ¿Sabías que Fulanito me ha dicho que eres la mujer perfecta para mí? ». la frase es cortés y razonable.