P. 1
envidia.odt

envidia.odt

|Views: 10|Likes:
Published by Juan Terranova

More info:

Published by: Juan Terranova on Mar 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as ODT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/18/2013

pdf

text

original

Submarinos y resentimiento 1.

Quiero ser delegado gremial del primer submarino nuclear argentino para jurarle lealtad al movimiento sindical gaucho. 2. Nuestro primero submarino nuclear, el que dará la catástrofe del Atlántico Sur, se llamará con orgullo “Trompeta Patria Número Uno”. 3. “Trompeta Patria a Base Marambio, Trompeta Patria a Base Marambio, responda Base Marambio”. 4. En el Trompeta Patria vamos a tener de mascota una pareja de osos polares nucleares. 5. En algún momento del siglo XXI, el submarino italiano Mezzogiorno destruirá al Trompeta Patria argentino con la ayuda del Richard Nixon, buque Insignia de la US Navy. 6. Los náufragos y sobrevivientes del Trompeta Patria fundarán una colonia en la costa patagónica. Su mejor combustible será el resentimiento. 7. Qué difícil resulta a veces escapar del resentimiento, del propio y el ajeno. 8. Es la salsa agridulce del restaurante chino de la envidia. 9. Veintemil leguas de resentimiento submarino. El agua salada del mar nutre mi neurosis obsesiva. 10. La RAE no explica lo que yo entiendo por resentimiento, que es algo así como odiar en el otro lo que se odia de uno. 11. El resentido parece finalmente un desilusionado porque alguien, el objeto de su resentimiento, insiste en recordarle sus defectos. 12. Se decía “el resentido es alguien que no está conforme con su vida”, pero realmente ¿quién puede estarlo? 13. Hay una energía positiva, creadora, en la negatividad del resentimiento. Roberto Arlt es caso paradigmático. Pero no to- dos los resentidos son Roberto Arlt. 14. Solamente los tontos no transitan el resentimiento alguna vez. 15. El resentido puede ser muy torpe. Pero existen los resenti- dos eficientes. A veces cuanto más eficiente es uno más resen- tido se vuelve. 16. El resentido -por ejemplo en comentarios agresivos de blogs, diarios y portales- por lo general quiere, pide, demanda, amor y reconocimiento. 17. Finalmente el resentido practica una forma de narcisismo tóxica. Pero otra vez vale señalar que es habitual intoxicarse por propia mano. 18. Un señalamiento final de clase. El resentimiento es transversal. Todas las clases sociales lo cultivan, al menos en la 11 Argentina. Envidia en la arena “Es tan fea la envidia que siempre anda por el mundo disfrazada, y nunca más odiosa que cuando pretende disfrazarse de justicia” parece que dijo una vez Jacinto Benavente 1. Construyo mi casa en esta bahía de la envidia, lejos de la ciudad proletaria y los precarizados del periodismo. Asumo con alegría el oprobio de envidiar a los pobres y a los inconscientes, las ventajas imaginarias de estar lejos, de ser marginal. 2. Envidiar al pobre. No me parece mal. Ya que envidiar al pobre es envidiar al otro. Tautológico. No podemos envidiarnos a nosotros mismo. ¿Y qué envidiamos del pobre? ¿Y qué envidiamos de los que son parecidos a nosotros? Envidiamos los detalles. 3. Envidiar al rico es un lugar común muy vulgar. El que envidia al rico no sabe envidiar. No tiene experiencia en la envidia. 4. Qué mala prensa tiene la envidia, hermanita menor de la lujuria. Y sin embargo, pequeños festines de envidia oculta florecen y sirven para seguir caminando. 5. Un poco de sana envidia. De la envidia negra nunca hay poco. Es pecado que se come con ironía o promete largo estreñimiento.

Sienten la piel de los billetes. envidiar la ignorancia está subrayado con resaltador amarillo fosforecente. 10. La envidia nos hace gozar. No se puede envidiar lo conocido. Por eso la envidia siempre es errada. obvio. al final. Pero si prende te quemás. Por eso no se indignaban. Es un chispazo. Comerse metafóricamenete al alguien es una gansada. Hay gente que la cultiva como una planta carnivora. como los celos. Se fue del club. La codicia y la guerra.6. Dios los guarde. Otro tema nuclear. Y parás. La empuja. Antes el mundo era más codicioso. Qué poco decís. Ricos y pobres. Traición por codicia. Una relación simple. la codicia boba como pija flácida tiene mala prensa. Te terminás colgando como Judas. Pensar a un Santo de la Iglesia envidiando sería ridículo. Al final. Si sostenés. te transformás. Me acuerdo cuando en la universidad me hablaban de antropofagia. Codiciás durante poco tiempo. No podés envidiar eso. Le dan de comer. Docentes. Por ejemplo. una publicación prestigiosa. Debutan los pibes de las inferiores. te pagan. Construiré con mis manos una ciudad de resentimiento en la llanura . Como jugadores del ascenso. directa. alumnos y no docentes. Miraban el mundo terrenal con una mueca de resignación. 7. Su objeto nunca resulta el correcto. pero querés más. Te sentís sucio. Cosas antipáticas. no tenía tanto para decir sobre la codicia. Los santos sabían de ironía. descompone. Digamos que el camino de la codicia no es corto pero es aburrido. Los billetes. De envidia no hablaba nadie. ¿Quieren que escriba sobre la codicia? Tengo mucho que decir sobre ese tema. La codicia es la imaginación del hombre mundano. La ignorancia y la inocencia. 9. un doctorado. Funciona en los villanos de los superhéroes y en los protestantes de Wall Street. Ahora somos todos supervivientes. Qué virginidad. 8. La codicia La codicia. Querés más. Funciona a nivel genital. El billete lubrico que ríe y codiciar. Tocan la plata. Pero una beca. La ambición es diferente a la codicia porque para ambicionar hay que tener imaginación. Ese era el tabú. el apropiado. la codicia es algo muy simple. 11. Las caras de los próceres son el lenguaje de la codicia. Para codiciar alcanza con codiciar. una de las peores. Es una imagen sexual. Lo que se masticaba era otra cosa. La imposición de tener que codiciar implica una inteligencia. Hay una fuerza en la codicia. La codicia es una forma de ansiedad. ese sistema de símbolos que habla. qué vas a hacer. Ellos la veneran. Envidiamos lo que no conocemos. evanescente. "Poco y paz" decían los librepensadores barrocos. El poder transformador de la codicia. Otro chispazo. entonces. 12. Fútbol y codicia. pero también fetichiza.Bueno. Pero el tema es que si le quitás la codicia que pica. El bajo continuo de la libido. Y quedás quemado y feliz en esa quemazón. El deseo fragmenta todo. En la lista de pecados. la sociedad se desinfla como un globito. No obstante. La guita los hace correr como locos. Una vulgaridad. La envidia también es eso. ¿Por qué? No lo sabés.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->