P. 1
tesishugo

tesishugo

|Views: 54|Likes:
Published by Jaime R. Calderon

More info:

Published by: Jaime R. Calderon on Mar 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/16/2015

pdf

text

original

Sections

  • AGRADECIMIENTOS
  • Introducción
  • CAPÍTULO 2. Área de estudio
  • CAPÍTULO 3. Medio físico1
  • Provincia de la Grandes Llanuras de Norteamérica
  • Subprovincia de las Llanuras de Coahuila y Nuevo León
  • CAPÍTULO 4. Antecedentes históricos
  • Vicente González de Santianes y la República de Indios
  • Gabriel de Saldivar y Los indios de Tamaulipas
  • CAPÍTULO 5. Antecedentes arquelógicos
  • CAPÍTULO 6. Metodología de trabajo
  • CAPÍTULO 7. Salvamento arqueológico Corindón reno sur
  • Recorrido de superficie
  • Tipos de contexto
  • CAPÍTULO 8. La clasificación de los materiales líticos
  • I. Registro de materiales en campo
  • II. Objetivos de la clasificación
  • III. Metodología
  • IV. Principales materias primas: Perdenal, Riolita y Caliza
  • Pedernal
  • Riolita5
  • Caliza y caliza orgánica
  • V. Morfología tecnológica
  • VI. Categorías morfofuncionales
  • Categoría: Raspadores
  • Categoría: Raederas
  • Categoría: Cuchillos
  • Categoría: Perforadores
  • Categoría: Buriles
  • Categoría: Herramientas Clear Fork (Gubias)
  • Categoría: Puntas de proyectil
  • Fragmentos no identificados
  • Preformas generales
  • Puntas de dardo
  • Puntas de flecha
  • Tipo no identificado –triangular base en V– (1 pieza)
  • Grupo de puntas de forma triangular de varios tipos
  • Grupo de puntas de morfología diversa
  • Tipo No identificado
  • Puntas de flecha de temporalidad tardía
  • Puntas de proyectil en proceso de manufactura
  • Puntas de proyectil reutilizadas
  • VII. Comentarios a la clasificación de los materiales
  • CAPÍTULO 9. Discusión
  • TEMPORALIDAD Y CONTINUIDAD
  • Periodo: Paleoindio (9200 a 6000 aC)
  • Periodo: Arcaico Temprano (6000 a 2500 aC)
  • Periodo: Arcaico Medio (2500 a 1000 aC)
  • Periodo: Arcaico Tardío (1000 a 300 aC)
  • Periodo: Prehistórico Tardío (700 a 1600 dC)
  • Periodo: Histórico (1600 a 1800 dC)
  • Planteamiento teórico-metodológico
  • CAPÍTULO 10. Consideraciones finales
  • Índice de figuras
  • Índice de planos
  • Anexos
  • Referencias

ESCUELA NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA INAH SEP

¿SEMISEDENTARISMO O NOMADISMO? LOS RECOLECTORES-CAZADORES DE LA CONFLUENCIA DE LOS RÍOS SALADO Y BRAVO.

TESIS
QUE PARA OPTAR POR EL TÍTULO DE

LICENCIADO EN ARQUEOLOGÍA

PRESENTA

VÍCTOR HUGO VALDOVINOS PÉREZ
DIRECTOR DE TESIS: ARQUEÓLOGO GUSTAVO ALBERTO RAMÍREZ CASTILLA

MÉXICO, D.F. 2009

Índice
Agradecimientos Introducción Capitulo 1. Planteamiento del problema Capítulo 2. Área de estudio Capítulo 3. Medio físico • Provincia de las Grandes Llanuras de Norteamérica • Subprovincia de las Llanuras de Coahuila y Nuevo León • Geología • Hidrología • Precipitación pluvial • Clima • Suelos • Vegetación • Fauna Capitulo 4. Antecedentes históricos • Documentos históricos y etnohistóricos Albar Núñez Cabeza de Vaca y sus Naufragios • Vicente Gonzáles de Santianes y La República de Indios • Toribio de la Torre y Coautores. Historia General de Tamaulipas • Gabriel de Saldivar y Los Indios de Tamaulipas • Paul Kirchhoff. Los recolectores-cazadores del Norte de México Capítulo 5. Antecedentes arqueológicos Capítulo 6. Metodología de trabajo Capítulo 7. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur • Recorrido de superficie • Tipos de contexto • Tipos de sitios • Tipología de sitios Capítulo 8. La clasificación de los materiales líticos • Registro de materiales en campo • Objetivos de la clasificación • Metodología • Principales materias primas: Pedernal, Riolita y Caliza - Pedernal - Riolita - Caliza y caliza orgánica 7 9 11 13 15 15 15 15 15 15 16 16 16 17 19 19 29 31 31 33 35 45 49 52 52 54 61 67 67 68 68 70 70 71 72

• Morfología tecnológica - Nódulos - Núcleos - Lascas - Navajas - “Blanks” - “Blanks” monofaciales - Bifaciales • Categorías morfo-funcionales - Categoría: Raspadores - I. Raspadores sobre lasca - II. Raspadores monofaciales - III. Raspadores rectangulares y cuadrangulares monofaciales y bifaciales - IV. Raspadores monofaciales y bifaciales similares al tipo Nueces de Media Luna - V. Raspadores monofaciales y bifaciales tipo Nueces - VI. Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular similares al tipo Nueces - VII. Raspadores monofaciales y bifaciales ovalados - VIII. Raspadores monofaciales y bifaciales discoidales - IX. Raspadores atípicos - X. Raspadores miniatura - XI. Raspadores espigados - XII. Raspadores monofaciales y bifaciales denticulados - XIII. Raspador sobre núcleo - XIV. Raspadores sobre puntas de proyectil - XV. Raspadores-raederas - XVI. Preformas de raspadores - Categoría: Raederas - Categoría: Cuchillos - Categoría : Perforadores - Categoría: Buriles - Categoría: Herramientas Clear Fork (Gubias) - Categoría: Puntas de proyectil - Fragmentos no identificados - Preformas generales - Puntas de dardo - Tipo Abasolo - Tipo Andice - Tipo Angostura - Tipo Bandy - Tipo Catan - Tipo Desmuke - Tipo Early Triangular (Triangular Temprano) - Tipo Ellis

72 72 73 74 76 76 77 80 82 82 82 88 95 95 101

104 111 112 113 113 114 115 116 116 118 120 120 120 121 122 122 123 123 124 125 125 125 126 126 126 127 127 128

Tipo Tortugas .Tipo Similar Gary .Tipo Talco .Tipo Padre .Tipo no identificado –triangular base en V .Puntas de flecha .Tipo Similar Palmillas .Tipo Matamoros .Tipo Cliffton .Tipo Lanceolada Larga ..Tipo no identificado .Tipo Refugio .Tipo Fresno .Tipo Alba .Tipo no identificado .Tipo Similar Perdiz .Tipo Lott .Tipo no identificado –triangular .Tipo Caracara .Tipo Lanceolada Corta .Tipo Uvalde .Tipo Pandora .Tipo Similar Maud .Tipo Langtry .Tipo Golondrina .Puntas de flecha de temporalidad tardía 128 129 129 130 131 132 132 133 133 133 135 136 137 137 138 138 138 140 140 140 140 141 141 141 141 141 142 142 144 145 149 150 151 151 152 152 152 152 152 152 152 152 152 153 155 155 155 155 157 158 .Tipo Bassett .Tipo Gary .Tipo Moran .Tipo Similar Wells .Grupo de puntas de forma triangular de varios tipos .Tipo Guerrero .Tipo Plainview .Grupo de puntas de morfología diversa .Tipo no identificado .Tipo Starr .Identificación de tipos nuevos y puntas de proyectil sin identificación tipológica .Tipo no identificado .Tipo no identificado –ojivales chicas .Tipo Toyah .Tipo Similar Fresno .Tipo Similar Marcos .Tipo Maud .Tipo Tortugas angosta o triangular alargada .Tipo Pedúnculo Lobular .Tipo no identificado –triangular aserrada .Tipo Perdiz .Tipo Palmer .Tipo Shumla .Tipo Lerma .

Periodo: Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío (1000 aC a 1600 dC) .Periodo: Arcaico Medio-Arcaico Transicional (2500 aC a 700 dC) .Puntas de proyectil reutilizadas • Comentarios a la clasificación de los materiales Capitulo 9. Discusión • Temporalidad y continuidad .Los recolectores-cazadores de la confluencia de los ríos Salado y Bravo en retrospectiva • Relacionando los datos arqueológicos con las fuentes documentales • La movilidad de los grupos recolectores-cazadores en el Noreste de México: un ensayo .Periodo: Arcaico Temprano (6000 a 2500 aC) .Periodo: Arcaico Temprano-Arcaico Tardío (6000 a 300 aC) .Periodo: Paleoindio (9200 a 6000 aC) .Periodo: Arcaico Medio-Arcaico Tardío (2500 a 300 aC) .Periodo: Histórico (1600 a 1800 dC) • Continuidad de las bandas en el área de confluencia de los ríos Salado y Bravo .La movilidad de los grupos recolectores-cazadores en el área de confluencia confluencia de los ríos Salado y Bravo: Periodo Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío Capitulo 10.Planteamiento teórico-metodológico .Puntas de proyectil en proceso de manufactura .Periodo: Arcaico Tardío (1000 a 300 aC) .Periodo: Paleoindio-Arcaico Temprano (9200 a 2500 aC) . Consideraciones finales Indice de figuras Indice de planos Anexos Referencias 158 160 162 165 165 166 166 167 167 168 168 169 169 170 170 171 172 172 173 173 176 185 186 190 193 195 197 199 227 6 .Periodo: Arcaico Medio (2500 a 1000 aC) ..Periodo: Prehistórico Tardío (700 a 1600 dC) .Periodo: Prehistórico Tardío-Histórico (700 a 1800 dC) .Periodo: Arcaico Temprano-Arcaico Medio (6000 a 1000 aC) .

resultando ser. Así mismo. Mi sincero agradecimiento y amor para ellos. mención muy especial merece Erika Rodríguez. durante toda la carrera. Homero Manjares. A mis padres. sociedades fascinantes. Carmen Orellana. El diseño de este trabajo es obra de Oswaldo Valdovinos. de manera solidaria e incondicional. el gusto que desarrollé por los estudios líticos y lograr entender el lenguaje de los artefactos. me ayudó a entender la importancia de un buen dibujo. A Seferino Caporal y Pamela Reza. Eduardo Arceniega. Diana Radillo. distan mucho de ser sociedades simples. Al personal del Centro INAH Tamaulipas. por generar gracias a sus clases. que los recolectores-cazadores. por facilitarme el trabajar en sus instalaciones una parte del material. Gustavo y Oswaldo. A la arqueóloga Araceli Rivera y al arqueólogo Carlos Viramontes. Eduardo Delgado y Arturo Rodríguez. libros o con el pasaje. por compartir sus conocimientos en el “CursoTaller de Análisis de Artefactos Líticos”. A Gustavo Ramírez. cuyos conocimientos compartidos sobre cartografía. con quienes compartí por vez primera. A la maestra Dolores Soto. por la sencilla razón. me fueron de gran ayuda. cuyas platicas siempre fueron muy ilustrativas y útiles en al aparato teórico-metodológico. llevado a cabo en Jiménez. Hans Martz. por la oportunidad de incursionar en 1999. A mis hermanos: Froylán. Steve Tomka. por sus aportaciones de alguna u otra forma en la elaboración de este tema: a la profesora Lourdes Aguirre Jones. A Alejandra Florescano y sus hijos. Alicia Pérez y Froylán Valdovinos. Ricardo Castellanos. amigos desde el bachillerato a la fecha. Miguel Hernández y José Monserrat. Tamaulipas. quien me asesoró en la manipulación del programa AutoCad con el cual fueron creados y manipulados los planos. Alejandra Mesa. A Fernando Salinas. tarea nada fácil. quien a estado conmigo por más de la mitad de mi vida. Alejandro y Constanza Ramírez Florescano. Tonantzin Silva. Inicio pues con todos mis profesores. Gabriela Medina. Al profesor Fernando Botas. quienes me apoyaron consiguiendo copias. quienes me asesoraron el trabajo de tesis y cuyos comentarios y observaciones fueron enriquecedores y alentadores. los judokas Ernesto Moya. de que se corre el riesgo de dejar siempre a alguien fuera de manera injusta. gracias. A todos y cada uno de los trabajadores que nos acompañaron en los recorridos. quienes lograron darle educación al último de siete hijos.AGRADECIMIENTOS omenzar con los agradecimientos no es fácil. Por su paciencia y tolerancia ilimitada durante la elaboración de esta tesis. mostrando su calidad humana y solidaria en los momentos difíciles. geomorfología y estratigrafía. Al Dr. los planteamientos. excelente profesor y teórico. por su hospitalidad. por compartir sus conocimientos sobre la arqueología de Tamaulipas. Leticia. Gustavo Romero. Continúo con mis compañeros y amigos. cuya sensibilidad en el dibujo arqueológico. de forma romántica. por su constante apoyo y por comprender. como material gráfico de apoyo a las descripciones. si es el caso. A la arquitecta Maripaz Villegas Guzmán. de los cuales considero necesario mencionar. su tiempo y sincero apoyo. Gonzalo. Finalmente. por estar en las buenas y en las malas. amigo incondicional. por escuchar las hipótesis. Como no mencionar a Irán Domínguez. 7 . me disculpo de antemano. Pérez y Noé Fajardo. A todos ellos. a Manuel de la Torre . en suelo C tamaulipeco y descubrir más adelante. Daniel. al platicarle mis ideas sobre los kilos de materiales líticos que meses antes recolectamos y cargamos sobre la espalda. buen compañero de trabajo y el contacto con Carlos. Carlos V. cómo es el trabajo arqueológico. la fabulosa experiencia de acercarme a los grupos recolectores-cazadores del Noreste de México. Por sus sabios consejos tanto en lo académico como en lo personal. cuya paciencia puse a prueba durante las puestas de sol en Nuevo Guerrero. amiga y esposa. las figuras 26 y 27 fueron proporcionadas por ella.

8 .

Ahí mismo. hasta la consumación de la Independencia de México y los acontecimientos en el norte de Tamaulipas.en estas sociedades (Martínez del Río. de inmediato uno asocia artefactos de piedra tallada como puntas de proyectil montadas en su asta y ante asta de madera (la flecha completa). así como dos tipos de inscripciones rupestres -pinturas rupestres y petrograbados. estos estados que conforman el Noroeste de México cuentan con una gran cantidad de información en comparación con los estados que integran el Noreste de México. incluso no llegan a considerar al estado de Tamaulipas (Braniff. el estado de Tamaulipas. extendiendo su permanencia hasta el siglo XVIII y XIX en varios puntos del Norte de México. en Nuevo León. Desde el arqueolítico (33 000 a 14 000 AP) y hasta principios del siglo XVI. adoptando un modo de vida semisedentario. la intención fue el brindar los datos desde la fallida conquista de la Florida por Pánfilo de Narváez en 1527. y esto es por el desconocimiento de su desarrollo cultural. Gustavo Ramírez (2007) realizó el primer trabajo de investigación sobre el pasado prehispánico de la entidad. Cuando se habla de recolectores-cazadores. Del mismo modo algunos de los documentos etnohistóricos. se desarrolló en uno de esos puntos. Esta investigación. Bajo el título “Panorama Arqueológico de Tamaulipas”. conjuga el conocimiento cultural que se tiene del estado. 2001a) salvo en algunas líneas o unos párrafos.Introducción T al parece que del Norte de México. fuentes y crónicas que militares. Con frecuencia en las publicaciones. y como Nuevo Santander desde mediados del XVIII y hasta consumada la Independencia de México. Boca de Potrerillos es lo que a primera vista resalta en la arqueología del estado por la abundante cantidad de petrograbados. 2005). durante milenios. 1994. Por medio del análisis de los datos de campo. Chihuahua por la famosa zona arqueológica de Paquimé y las Cuarenta Casas. El tercer capítulo contiene la descripción geográfica y del medio físico que se observa en el área. La disponibilidad de recursos de todo tipo puede observarse durante el desarrollo de este apartado. El capítulo primero contiene el planteamiento del problema que originó éste estudio. 1990). siendo un importante aporte para la arqueología mexicana. entre otros). Coahuila se conoce sobre todo por la Cueva de La Candelaria y La Paila. se observa un hueco al hablar de los trabajos arqueológicos que se realizan en los estados norteños. y pese a que hay una variedad de artefactos manufacturados en roca y otras materias primas. Sonora por los diversos trabajos que dan testimonio de la ocupación tan temprana en su superficie. son utilizados 1 Recientemente una obra de índole general y accesible a todo público. esta idea prevalece. El cuarto capítulo fue pensado y elaborado para presentar de forma sintética una de tantas posibles reseñas históricas del área. finalmente Tamaulipas –el norte del estado– es conocido por el trabajo de Aveleyra en la Presa Internacional Falcón y con frecuencia sólo se hace referencia a los trabajos de MacNeish en la Sierra Madre Oriental y la Sierra de Tamaulipas. Un esbozo sobre la movilidad de estos grupos se presenta como un tema que en lo futuro será desarrollado con mayor detalle. mismo que es consecuencia de la casi nula investigación en el área . los artefactos líticos estuvieron presentes en todo tipo de sociedades prehispánicas (González Arratia y Mirambell. Baja California es conocido por sus grandes pinturas rupestres de San Francisco. y en particular. fue conocido como el Seno Mexicano entre los siglos XVI y mediados del XVIII. sobre todo en aquellos que fueron tardíamente conquistados y colonizados como el Noreste de México. conquistadores y antropólogos han dejado y aportado para el conocimiento de los grupos en el área. se da a conocer la hipótesis de trabajo que se desarrolla en los capítulos posteriores. 9 . retomando la propuesta de Gustavo Ramírez (2007: 33-47) con relación a las áreas culturales de la entidad. y su importancia es retomada en términos generales en capítulos posteriores. y que a grandes rasgos no ha variado mucho desde el último gran cambio climático que comprende el final del Pleistoceno y que dio lugar el periodo conocido como Holoceno o Reciente. inmersa en la Llanura Norteña. sean estos artículos o libros. políticamente corresponde al actual estado de Tamaulipas. desde el punto de vista del estilo literario. En el capítulo segundo se presenta la ubicación geográfica y cultural del área de estudio. de gabinete y documentales. así como por el Bolsón de Mapimí –que incluye los estados de Chihuahua y Durango también–. Braniff. es el Noreste el que menos investigaciones arqueológicas tiene. que se presenta como tesis. se busca dar una explicación al por qué los grupos de recolectores-cazadores lograron. Los estudios que tratan sobre el Norte de México (Nárez. habitar en la hoy semidesértica confluencia de los ríos Salado y Bravo. 1994.

la forma en que los indios nómadas eran vistos antes. reportes y publicaciones realizadas por norteamericanos sobre sitios del norte de Tamaulipas. se presentan los resultados obtenidos por periodo. El último capítulo contiene las consideraciones finales confrontando la evidencia arqueológica con las fuentes y los documentos etnohistóricos. conceptos. su procesamiento y manejo para desarrollar los temas de continuidad y temporalidad. incorporando otros estudios. han aportado valiosa información sobre el desarrollo de las sociedades que durante milenios habitaron la llanura semidesértica. se especifica como serán manejados en la investigación y se da un planteamiento general sobre el tema de la movilidad. trabajo del cual se deriva esta investigación y que junto con otros dos trabajos realizados en el área. Algunas reflexiones son vertidas para estudios posteriores. que de los propios mexicanos. El octavo capítulo contiene la descripción de los materiales y los resultados de la clasificación. El capítulo noveno es desarrollado a partir de los resultados obtenidos en la tipología sobre puntas de proyectil. El capítulo sexto contiene el planteamiento metodológico general utilizado en el estudio de los materiales arqueológicos. Por otro lado. durante y después de la conquista del Nuevo Santander. Este anexo presenta algunos resultados obtenidos en la clasificación de materiales y busca más que otra cosa. Estados Unidos. han aportado valiosa información sobre las bandas que habitaron la confluencia del Río Salado y Bravo. se plantean en términos generales la existencia de algunos tipos nuevos en las puntas de proyectil así como una tipología sobre raspadores. Considerando su temporalidad. En contraste. sus alrededores y el norte del estado. buscando dar la pauta para internarse en el tema de la movilidad de las bandas. ideas. es un planteamiento general que buscará desarrollarse más a fondo. fuentes e investigaciones. sintetiza los resultados obtenidos en el Rescate Arqueológico Corindón Reno Sur. los cuadros que sintetizan las clasificaciones y cuantificaciones forman el segundo anexo. son más los informes. El capítulo quinto sintetiza los principales trabajos arqueológicos en el área. Asimismo se abre la discusión general sobre toda la información contendida en los capítulos anteriores. tema que se desarrolla teóricamente en el capítulo décimo. generar una discusión que permita enriquecer el conocimiento sobre el área. propuestas y tipologías son retomadas para desarrollar el modelo de movilidad en el área de confluencia de los ríos Salado y Bravo. Se retoman los conceptos teóricos sobre la tipología de sitios. El tema de tesis está muy lejos de agotarse. así como buscando la aplicabilidad conceptual del modelo sobre movilidad para áreas ambientales similares. por el contrario. De este trabajo se tomó el planteamiento conceptual sobre la tipología de sitios que permite el desarrollar el modelo de movilidad al final de la investigación. Finalmente se tienen los anexos. 10 . Con lo anterior se puede observar que las investigaciones arqueológicas aunque han sido escasas. de acuerdo a la secuencia cronológica establecida para Texas.para mostrar grosso modo. El capítulo séptimo. a partir de los datos arqueológicos. en uno de ellos se presentan algunas observaciones generales sobre algunos materiales arqueológicos que pueden llegar a contribuir a una mejor definición y caracterización cultural del área de estudio y/o de los Focos Mier y Falcón.

era necesario. Algunos de esos factores pueden relacionarse directa o indirectamente con la evidencia arqueológica. 1986. La gran cantidad de materiales líticos y el alto número de sitios registrados. b) Territorialidad y c) Almacenamiento. que en el área de estudio debió haber una gran movilidad de los grupos. se hace referencia a un proceso cíclico. En los Naufragios de Cabeza de Vaca (2003). pero en muchos casos semisedentario. 1989a. sugerían. analizar los datos de forma objetiva. junto con otras características. 1991). aporta varios factores que el autor considera indicativos de una adaptación al sedentarismo en los grupos cazadores y recolectores del bajo Río Bravo. primero. se ubica en el Prehistórico Tardío. 1991. que habitaron en el periodo Prehistórico Tardío. Cuando esta continuidad se refiere a la permanencia de los grupos humanos en una zona determinada. En este sentido. se está en condiciones de ubicar temporalmente a los distintos sitios y con ello identificar el tipo de utillaje que corresponde a ese momento histórico concreto. Este comportamiento ha sido observado en la frontera septentrional de Mesoamérica. a los cambios ambientales (Cfr. Cuando los recursos son estacionales. Binford. Tampoco hay duda en que en algunas áreas. comenzaron a señalar un modo de vida distinto al nómada. sí nomádico. El estudio de los sitios debe ser siempre complementado con el del material lítico. límite fluctuante debido. La continuidad se observa tanto en un modo de vida nómada como sedentario. 1989b. resulta de gran importancia el estudio de los documentos ya que nos permiten aproximarnos más. Cuando se habla de continuidad. Armillas. 1988). tal continuidad en el modo de vida nomádico fue sustituido por uno seminomádico o sedentario. Entre los indicadores están: a) Incremento demográfico. junto con el contexto arqueológico son los datos que nos permiten el reconstruir su historia. El excelente estudio de Alex Krieger (1993) aporta del mismo modo. La gran cantidad de casas que tenían los indios una vez que cruzaron el Río Bravo. Por razones multicausales. Un planteamiento distinto al nomádico no parece ser concebido para grupos de recolectores-cazadores. Pero. No hay duda en que las distintas sociedades adoptaron una u otra forma durante milenios. Si se 11 . De la clasificación tecnológica y tipológica de los materiales. para de nueva cuenta iniciar. como el agua y la materia prima? Para tratar la continuidad y la movilidad de las bandas. a una explicación más satisfactoria al ser información adicional que da cuenta de las actividades y manifestaciones culturales no materiales. De esta manera. Bate. ubicación de los sitios y sus posibles relaciones. Distintos tipos de datos son dados a lo largo de su relato. abrieron la oportunidad para estudiar la continuidad y la movilidad de las bandas de recolectores-cazadores.CAPÍTULO 1. es posible obtener una cronología relativa por comparación con otras áreas afines al área de investigación. 1994. los materiales arqueológicos son la principal fuente de información que tenemos para acercarnos al pasado indígena de los cazadores-recolectores. se rebasa el ámbito meramente descriptivo y se pasa al interpretativo. datos que sugieren un modo de vida. siendo ésta una adaptación exitosa (Cfr. así como el número de personas que habitaban en él. inicialmente. en este caso de Martín Salinas (2007). Otro estudio etnohistórico más reciente. pero que se vinculan con el contexto arqueológico. El tamaño. Braniff. datos contenidos entre líneas que siguen indicando una vertiente semisedentaria. hay una riqueza de información entre la que se encuentra el modo de vida de los grupos con los que vivió. son un claro ejemplo. varios grupos regresaron al nomadismo o se quedaron en el seminomadismo. Tesch. Este puede o no verse interrumpido por un periodo de tiempo variable no determinado. La variedad del utillaje lítico. ¿Qué pasa cuando los recursos son permanentes. se establecen probables usos y funciones de los artefactos y con ello de los sitios –tipología de sitios. periodo de tiempo que en la secuencia cronológica de Texas. dando un cuerpo de datos amplio para su análisis. Planteamiento del problema e hipótesis H asta el momento. De este segundo. Al considerar la información dispersa en las fuentes etnohistóricas. entre otras causas. Planteamiento hipotético general. las sociedades tienen que desplazarse constantemente para sobrevivir y reproducirse. hay varias opciones. con los análisis de los materiales. Los datos recientes recabados en el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D.

Si dos recursos básicos. Si su utillaje es variado en formas. pudieron permanecer de forma prolongada en una misma área y campamentos –semisedentarismo– una vez que fueron reconociendo el territorio. Si Cabeza de Vaca aportó información sobre una alta densidad de población en el lado oeste del río Bravo. la ocupación gradual de nuevos espacios antes deshabitados. entonces es posible pensar que ese espacio no será tan amplio en el primer caso. no hay necesidad de desplazar los campamentos. que son considerados necesarios para la subsistencias. que suele ser el invierno. se está en posibilidades de proponer una amplia gama de actividades de subsistencia y encaminadas a la satisfacción de necesidades no alimenticias. Al no haber necesidad de ir a otros lugares en busca de estos recursos. entonces es posible pensar que hay muchos sitios de tamaño similar al ser el desplazamiento nomádico. es muy probable que la respuesta adaptativa de las bandas sea una mayor permanencia en dicha área. no tuvieron la necesidad de estar mudando sus campamentos de forma constante. que pueden corresponder a cierta territorialidad de los grupos. son permanentes en un área. ocupando un espacio de forma concentrada o dispersa como resultado de sus actividades. por el contrario. 12 . Esta forma de vida debió favorecer un incremento en la población y por consiguiente. los grupos humanos que habitaron desde hace siglos. se estaría frente a un cuerpo de datos relacionados con un modo de vida semisedentario de acuerdo con la interpretación de las fuentes. o bien que hay sitios grandes asociados a sitios pequeños. siendo las condiciones favorables. adoptando en consecuencia un modo de vida sedentario o semisedentario si los recursos escasean en la temporada más crítica del año.considera que un grupo de personas generan una cantidad no precisa de artefactos y desecho lítico. De ser el caso. Se plantea que. El utillaje lítico –formas y funciones– es otro rasgo que puede ayudar en la identificación de las actividades genéricas que se realizaban en cada sitio. al ser el agua y la materia prima recursos permanentes en el área de la confluencia de los ríos Salado y Bravo. relacionados unos con otros en el tiempo y el espacio. como el agua y la materia prima.

et. La ciudad más cercana rumbo al norte es Nuevo Laredo. raspadores. siendo mucho más precisos. Ramírez Castilla. como tajadores. N 2962291 para la esquina sureste y E 447416. De la Borbolla y Aveleyra. 2007). Políticamente se ubica en la frontera norte del estado de Tamaulipas. 460041. Nuevo Magueyes. lo que en términos de investigación. La zona de estudio corresponde. el terreno se caracteriza por lomeríos de pendientes suaves y pronunciadas así como varias lomas con pendientes ligeramente más abruptas.. en el municipio de Guerrero. Ramírez Castilla. lo que ha creado una abundancia de arroyos de profundidad y cauce variable. raederas. pero todos ellos de temporal. Es frecuente localizar en esta región materiales arqueológicos manufacturados en piedra. Morterillos.. cabecera del municipio de Guerrero. y rancho El Girasol en el suroeste. 2006. Krieger y Jelks (1954) hace ya más de 50 años (Figura 1). Las Cuchillas. y el de la Presa Internacional Facón. el límite internacional de la Presa Falcón al sureste. comprendido entre las zonas bajas de la Sierra Madre Oriental hasta la costa y el sur de Texas (Cfr. 2001a. definidos por Suhm. San Fabián y San Juan. realizado por Luis Aveleyra (Cfr. en tanto el Río Sabinas y el Río Álamo están más distantes al oeste y al sur. Al norte y sur de las riveras del Salado. Texas y al oeste Sabinas Hidalgo. Hacia el oeste sigue el cauce del Salado hasta llegar a los poblados de Las Leonas y Rancho Nuevo. respectivamente. que dan cuenta de las diferentes épocas y cambios en la tecnología y formas que elaboraron las mencionadas bandas. al Noreste de México (Cfr. representa una continuidad de estudios en el área y una consecuente oportunidad para una mejor definición de las características de los sitios y materiales culturales de los Focos Falcón y Mier. cuyas coordenadas extremas son E 443585. al. pero fuera del área de estudio. al este con el Río Bravo. et. el cual limita al norte con el municipio de Nuevo Laredo. Las Blancas. culturalmente hablando. cuchillos y particularmente. Tomando como referencia el Río Salado. N 2980791 para la esquina noreste. siendo las únicas fuentes de agua permanentes el Río Salado y el Río Bravo. E. El límite norte está marcado por los poblados de El Zancudo. que a su vez contiene a la Subprovincia de las Llanuras de Coahuila y Nuevo León. NAD-27. a una gran área conocida como La Gran Chichimeca o dentro de una denominación menos general. sin embargo. en prensa). al sur con el municipio de Mier y al oeste con el estado de Nuevo León. Los Ébanos. área en la que se empalma el reconocimiento arqueológico de Velero-Jaujal. El Retorno y Jamaica. 1999). Dicho polígono está situado entre rancho El Zancudo en el noroeste. 1999). de tal forma que Antigua Ciudad Guerrero o Guerrero Viejo se localiza justo dentro del límite sur. Braniff. Las Crucitas. construida en la década de los cincuenta. Ramírez Castilla. La Huizachilla.CAPÍTULO 2. Nuevo León. Cubrió un amplio polígono irregular de 518 km2. 13 . Ramírez Castilla. corriente que se ubica ligeramente al sur dentro del polígono que comprende el estudio. A pocos kilómetros al sur del área se localiza Nueva Ciudad Guerrero. N 2979000 para la esquina noroeste. De igual forma campamentos sobre lomas y cuevas son frecuentes en las proximidades de corrientes de agua. Área de estudio l área de estudio se localiza dentro de la Provincia de las Grandes Llanuras de Norteamérica. así como ausencia de cerámica son otras 1 Las coordenadas están referidas al elipsoide Clarke 1866. al. El recorrido arqueológico comprendió la totalidad del área de estudio de la exploración geosísmica de la E compañía PGS Mexicana. Valadez. estos dos últimos junto al Río Bravo. Antigua Ciudad Guerrero o Guerrero Viejo. E 473416. abarcando las riveras norte y sur de éste último. El límite sur está marcado por los poblados de El Almagre. N 2956500 para la esquina suroeste1 . el rancho Jarachina 1. al sur Mier y Ciudad Miguel Alemán. se ubica dentro de la región de La Llanura Norteña. e inmediato al sureste la Presa Internacional Falcón. amplios terrenos llanos se intercalan con las topoformas antes mencionadas. 1951. 1952-53). Aveleyra. comprendiendo la confluencia con el Río Salado. ambos procedentes de Nuevo León. varios kilómetros antes de que reciba las aguas del Arroyo Blanco y Sabinas. puntas de flecha. al este Zapata. este último junto al río Bravo. San Fabián y San Juan al noreste. explorado en 1999 por Gustavo Ramírez (Cfr. manifestaciones gráfico rupestres en cuevas y riscos. hasta su encuentro con los españoles a mediados del siglo XVIII (Cfr. el límite del mismo está marcado al este por el Río Bravo. caracterizada por la presencia de campamentos de bandas de recolectorescazadores que habitaron el territorio llano al norte del río Soto La Marina.

Ramírez Castilla. 2007: 39-40) Figura 1. 1998) 14 . Localización del área de estudio (INEGI.características del área. son ele- mentos culturales que corresponden al área (Cfr. Entierros humanos con collares de cuentas de hueso y concha así como otros ornamentos y artefactos en piedra (pipas y pendientes).

el Matorral Espinoso Tamaulipeco. Canadá y Saskatchewan. posee abundante fauna terrestre con diversidad de especies (Ibídem). que limita al norte y al este con el Río Bravo.Reno Sur 3D se encuentra dentro de la Cuenca D de la Región Hidrológica No 24. fueron proporcionadas por los ingenieros en Medio Ambiente Aarón Cantú Soto y Gabriela Fca. integra la subprovincia de las Llanuras de Coahuila y Nuevo León. en épocas de lluvias es considerable y sirvió como un gran 200m Suave afluente para la captación del agua a la presa y jugó un importante pa200m pel en la presencia de grandes cam- Subprovincia de las Llanuras de Coahuila y Nuevo León En Tamaulipas únicamente la franja fronteriza penetra sobre el Río Bravo y el extremo oriente de esta subprovincia. Cruillas y San Fernando. Nuevo León y Tamaulipas. Casi todo el resto de la provincia se caracteriza por el hecho de que sus llanos están interrumpidos por lomeríos bajos dispersos. así como algunas fotos. que no han sido fuertemente plegadas. Las unidades litológicas comprenden lutita-arenisca pertenecientes al Paleoceno y Eoceno. Mier. al oeste con la Sierra Madre Oriental y al sureste con la Llanura Costera del Golfo Norte. se unen para desembocar en el Río Bravo. Los terrenos tamaulipecos de esta provincia están compuestos en su mayor parte por rocas sedimentarias del Terciario. la primera descansa sobre las rocas del Cretácico Superior. que plegaron y dislocaron a las rocas preexistentes. Las rocas mas antiguas que afloran son del Paleoceno y los depósitos más jóvenes son suelos del Reciente (INEGI. Comprende una extensión de 12 874 kilómetros cuadrados y abarca por completo los municipios de Nuevo Laredo.Río Salado” y corresponde a todos los escurrimientos que desembocan en la Presa Falcón. han hecho que se localicen escasos acuíferos subterráneos con profundidades próximas a la superficie. Las condiciones climatológicas en el estado de Tamaulipas son generalmente representativas de climas semisecos con pocas variantes de humedad. de pendientes suaves y constituidos en forma dominante por materiales conglomeráticos. en Coahuila. asociados a llanuras. por lo que muestran un relieve suave. segundos en importancia. La presencia de escurrimientos naturales producto Altitud Pendiente de la precipitación pluvial presente en el área. El cuerpo de agua de mayor importancia actualmente es la Presa Falcón. Dentro del territorio mexicano. Miguel Alemán. Burgos. 15 . al sur con el municipio de Mier y al oeste con el estado de Nuevo León. Medio físico1 E l área de estudio se localiza en el municipio de Gue rrero. Provincia de la Grandes Llanuras de Norteamérica Se extiende de norte a sur desde Alberta. éste colinda al norte con el municipio de Nuevo Laredo. hasta el norte de México. Geología Las estructuras que se presentan en esta provincia son resultado de esfuerzos deformatorios compresivos. la corriente principal del área. Se encuentra dentro de la Provincia de las Grandes Llanuras de Norteamérica.CAPÍTULO 3. al este con el Río Bravo. matorrales espinosos tamaulipecos y mezquitales (INEGI. Navarro Aguirre. La vegetación predominante es Sistema topoforma Lomeríos moderada y suave Valle asociaciones Llanura Origen Litología Erosión en sedimentos Lutita – arenisca marinos antiguos Aluvión Erosión Fluvial Conglomerado 1 Buena parte de la información particular del área de estudio contenida en este capítulo. que en grandes áreas presenta grados de permeabilidad baja y media. 1983). en Tamaulipas. con vegetación predominante de matorral submontano. que incluye las formaciones Velazco y Midway y la segunda sobre las rocas del Paleoceno. Esta región se conoce como “Falcón . Los sistemas de topoformas que predominan son los lomeríos muy suaves. Guerrero. Los climas dominantes de la subprovincia son secos cálidos y semicálidos. asistentes en el Departamento de Medioambiente de la compañía PGS Mexicana. Méndez. Hidrología El área de estudio Corindón . semejante a una penillanura. Los ríos Salado y Sabinas. parte de los municipios de Reynosa. ambos con mucha flora silvestre. Estas condiciones al relacionarse con la geología existente. a quienes agradezco su apoyo. 1983).

Así tenemos xerosoles cálcicos. también se presentan chaparro prieto (Acacia rigidula). de aluviones originados a partir de estos mismos materiales. Vegetación Los lomeríos y llanuras de esta subprovincia en Tamaulipas. con los siguientes resultados: Precipitación Pluvial En el área fluctúa una precipitación anual de 500 mm a 600 mm. Dentro del área que comprendió el estudio se realizaron observaciones en campo ligados a los estudios de transectos para verificar las especies predominantes. El mezquital se localiza desde los 75 hasta los 400 m. para cambiar posteriormente de Noroeste a Sureste. presentan dos tipos de vegetación. a los que acompañan gramíneas anuales y otras plantas herbáceas. Algunas áreas son gravosas y se encuentra la roca a profundidades cercanas a un metro. con velocidades promedio de 60 km/hr. En la zona fronteriza de la subprovincia. con pastos y algunas otras plantas de poca altura. muy extremoso y con canícula. es una comunidad transicional entre los matorrales desérticos de las zonas áridas norteamericanas y las selvas y matorrales submontanos de climas más húmedos.m.5 mm. en los lomeríos Figura 2. entre otras. el de Salinillas y el Arroyo Coyote que procede del municipio de Nuevo Laredo. se presentan suelos profundos. chaparro prieto (Acacia amentacea). Suelos Los suelos se encuentran distribuidos en el estado como relleno de valles. cenizo (Leocophyllum frutescens). En la región. lúvicos y háplicos.n. con tendencia a llover más en verano.s. En los meses de diciembre a enero se presenta con más frecuencia la temperatura mínima más baja. con suelos predominantemente profundos y arcillosos bajo la influencia de climas semisecos cálidos y semicálidos. es clima seco árido. Ambos se desarrollan en los terrenos bajos. semicálido. Todos ellos derivados de rocas arcillosas y calcáreas o en el caso de las llanuras y algunas laderas muy suaves. más abruptos aflora la roca. Lechuguilla (Agave lechuguilla). semicálido con lluvias escasas todo el año. palo verde o retama( Cercidium texanun). En la mayor parte se presenta el clima Bso h (x’) (e’). En las cercanías del Río Bravo y sus afluentes se tienen los fluvisoles. siendo los meses más calurosos de mayo a septiembre y los más fríos en los meses de noviembre a enero. extremoso. 16 . las temperaturas más altas se presentan en los meses de mayo a julio. Se encuentran algunos arroyos temporales que se forman solamente en épocas de lluvia. Los mezquites tienen alturas de uno a cuatro metros.m. con texturas de migajón arcilloso o arcillas de colores amarillentos y rojizos. se tienen aquí suelos como Regosoles calcáricos y eútricos. el más seco de los subhúmedos con lluvias escasas todo el año. provenientes del Sureste con dirección al Noroeste. mezquite (Prosopis glandulosa). con precipitación media anual de 414. gobernadora (Larrea tridentata). y el inferior herbáceo. Algunas de las especies típicas del matorral espinoso tamaulipeco son: gavia (Acacia amentacea.pamentos en el área desde hace varios milenios. Acacia berlandieri). está formado por árboles y arbustos del género Prosopis.s. tasajillo (Opuntia leptocaulis).n. y los arroyos mas fuertes son el Arroyo del Salado. El matorral espinoso. el clima predominante en la subprovincia son los secos cálidos y semicálido extremoso con temperaturas máximas de 43º C a 45º C. lechuguilla (Agave lechugilla). siendo notorios los gruesos espesores que alcanzan en la porción oriental que corresponde a la Planicie Costera del Golfo. la cercanía al Golfo de México y la altitud de sus tierras. Clima El área de estudio está influenciada por tres condiciones climáticas que son su latitud. huizache (Acacia farnesiana). y palma (Yucca thompsoniana) (Figura 2). Los meses de Agosto a Noviembre son los más lluviosos. con temperaturas de 8º a 14° C. fenómeno muy común en la zona. De acuerdo con estas condiciones. nopal (Opuntia engelmannii). el mezquital y el matorral espinoso tamaulipeco. También se presenta el tipo (A) C (wo’’) (x’) (e’). el matorral espinoso se encuentra distribuido entre los 80 y 340 m. Se presenta una gran actividad eólica.

17 . Acacia farmesian (L) Sarg Forestier angustifoli Torr Leucophyllu frutescen Acacia wrightii Benth Fauna Se encontraron diferentes tipos de fauna. nopal (Opuntia rastrera Weber). DC. tullidora o coyotillo (Karwinskia humboldtiana). Jabalí (Pecari tajacu).).). Especies vegetales en la Presa Falcón. ébano (Pithecellobium flexicaule (Berl. También existen muchas especies de cactáceas y nopaleras comunes en la zona (Figura 3). esta información fue obtenida durante el trabajo de campo por parte del departamento de Medio Ambiente de PGS Mexicana (Figura 4 y 5). Conejo (Silvilagus floridanus). yuca o palma pita (Yuca treculeana. retama (Parkinsonia aculeata L. palo verde (Cercidium macrum). barreta (Helieta parvifolia (Gray) Benth). Liebre (Lepus californicus).) Acacia berlandier Acacia gregil Amyris madrensis Amyris texana Bouteloua curtipendula Cassia gregii Cassia texana Cenchrus incertus Cenizo Leucophyllum frutescens Echinocactus texensis Opuntia leptocaulis Opuntia phaeacantha Cardyus nutans Prosopis juliflora Alicoche rastrero Echinocereus subinermis Biznaga costillona Ferocactus herrerae Mamilaria isleña Mammillaria occidentalis Viejo Cephalocereus palmeri Cactus orgulloso Thelocactus conothelos Nopal rosado Opuntia rugida Cochobamba Sedum rubrotinctum Biznaga espina blanca Thelocactus lecanthus Cactus baston Cochemiea polselgeri Cactus espina gorda Echinomastrus unguispinus Alicoche indio Echinocereus sciurus Mamilaria teresa Mammillaria theresae Cactus espina de yeso Mammillaria pilispina Pitaya Echinocereus pulchellus Corifanta andrea Coryphantha andreae Escobaria piña Escobaria strobiliaformis Mezquite Prosopis glandulosa Huizache Acacia farnesiana Tenaza Pithecellobium pallens Figura 5. Gato montes (Lynx rufus). tenaza (Pithecellobium pallens).) Estrato medio: cenizo (Leucophyllum frutenans). (Odocoileus virginianus). Especies vegetales en el área de estudio Corindón Reno Sur 3D. Mapache (Procyon lotor).). Coyote (Canis latrans). chaparro prieto (Acacia rigidula) y coma (Bumelia spiniflora A. Guerrero. Biznaga (Coryphanth sp. Willd). chaparro prieto (Acacia ridigula) uña de gato (Acacia gregii) Estrato inferior: tasajillo (Opuntia leupocaulis DC. Flora local observada Nombre común Chaparro prieto Mezquite Palma Tasajillo Nopal Granjego Biznaga Coyotillo Retama Huizache Panalero Cenizo Uña de gato Nombre científico Acacia rigidul (L.). En la Presa Falcón se localizaron las especies: Nombre Común Nombre científico Figura 3. entre las especies terrestres observadas se pueden mencionar las siguientes: Mamíferos: Venado cola blanca.Estrato superior: mezquite (Prosopis glandulosa Torr. Karwinsky humboldtian Roem Schul Parkinsoni aculeat L.) Willd Prosopis glandulosa Torr Yuca reculean Opuntia leptocauli DC Opuntia engelman Celtis pallida Torr Coryphanth sp. Tamaulipas. Tlacuache (Didelphis marsupialis). El siguiente cuadro contiene las especies vegetales locales observadas en el área de estudio.).) Muller). Armadillo (Dasypus Figura 4. Tamaulipas. Guerrero. anacahuita (Cordia boissieri). vara dulce (Eysenhardtia polystachya Sarg. huizache (Acacia farnesiana L.

Víbora de cascabel (Crotalus atrox). Cardenal Rojo. cuya evidencia arqueológica. Especies animales en el área de estudio Corindón Reno Sur 3D. Sceloprus. La primera y las dos últimas son migratorias. esta información fue obtenida durante el trabajo de campo por parte del departamento de Medio Ambiente de PGS Mexicana Lo anterior permite observar la variedad de alimento que era posible obtener tanto del reino animal como vegetal. Codorniz (Callipepla squamata). Rata (Oryzomys couesi). Paloma de ala blanca (Zenaida asiática). estas son endémicas. lagartija cornuda (Phynosoma cornutum). tajacu). Tuza (Spermophilus mexicanus) (Figuras 6 y 7). Figura 6. Lagartijas (Texanus. Tildillo (Charoidus montanus). Correcaminos (Geococcyx californianus). Figura 9. Guerrero. Zopilote (Coragyps atratus). Tamaulipas. Reptiles: Víbora de cascabel (Crotalus atrox). Aves: Cenzontle (Mimodes graysoni). Aves acuáticas: Garza (Bubulcus ibis) Gallareta (Ardea herodias). Tortuga de tierra (Gopherus berlandieri). 18 . Paloma de ala morada (Columba fiavirostris). Pijiji o pato verde (Dendrocygna autumnalis). Víbora negra. Zorrillo de espalda blanca (Conepatus mesoleucus). etnohistórica e histórica lo demuestran. Lagartija rayada (Coleonyx brevis) (Figuras 8 y 9). Phrynosoma). a los cuales habría que agregar la pesca y el aprovechamiento de ostiones y almejas. Correcaminos (Geococcyx californianus). Halcón peregrino (Falco pereginus). Figura 7.novemcintus). Jabalí (Pecarí.. El siguiente cuadro contiene las especies animales locales observadas en el área de estudio. Chachalaca (Ortalis vetula). Especies animales Nombre común Abejas Aguila real Calandrias Cardenal Carpintero Codorniz Corecaminos Gavilán Rojo Halcón Mexicano Pájaro carpintero Armadillo Conejo Coyote Falso camaleón Gato montés Jabalí Jaguarundi Lagartija cornuda Liebre Nombre científico Apis mellifera Aquila chrysaetos Mimus saturninus Cardinalis cardinalis Campephilus imperialis Coturnix coturnix Geococcyx californianus Accipiter castanilius Falco mexicano Campephilius imperialis Dasypus novemcinctus Sylvilagus floridanus Canis latrans Phrynosoma cornutum Lynx rufus Dycotiles tajacu Herpailurus yagouarundi Phrynosoma cornutum Lepus flavigularis Figura 8.

en esta exploración sólo encontró parajes despoblados y alguna aldea indígena aislada cuyo nivel de civilización dejaba mucho que desear (Herrera. Esta noticia nos brinda una idea del paisaje que Gonzalo de Ocampo observó en su incursión tierra adentro: una tierra que debió ser desértica en comparación con la región de Pánuco y el centro de México. 2004: 20)”. Cortés partió rumbo a Pánuco para conquistar a los señoríos huaxtecos localizados en esa tierra. Herrera. del Hoyo señala que “. lugar que representó el punto más avanzado para la conversión de grupos chichimecas.” (Herrera. Francisco de Garay. Francisco de Garay. al igual que Garay.el nombre de Las Palmas se aplicó en diversas ocasiones en los siglos XVI y XVIII a dos ríos diferentes. quien siguió río arriba por espacio de quince leguas3 volviendo al cuarto día para informar a Garay que “. y río de las Palmas para el actual Soto la Marina (del Hoyo. en donde Sancho Caniego. la expedición naufragó debido a un terrible temporal.58 km. Alvar Núñez Cabeza de Vaca y algunos de sus compañeros sobrevivieron y realizaron un viaje desde Texas a Sinaloa. 1975: 49).encontró pocos indios [y] tan incultos que no servían como esclavos. junto a lo anterior. Gerhard.CAPÍTULO 4. Para tal labor fue designado Gonzalo de Ocampo.. Antecedentes históricos H istóricamente. 1996. Victoria Guarayana y Florida (Gerhard. Recibió este nombre hasta el siglo XVIII. Una legua es igual a 5572 metros. sin embargo. al enterarse de que Cortés se encontraba en Pánuco. La captura de indígenas se amplió hasta tierra chichimeca. En 1519. Su primera acción consistió en la pa- 1. pasando por el norte de Tamaulipas (Herrera. cuyos nombres fueron diversos: Amichel.. 1999). además de tener pocos asentamientos.. 1975) arribando a ella en 1527 quien. una vez que llegó al río Purificación “.” (De la Torre. Ante tales acontecimientos algunas tribus nómadas se refugiaron en las montañas. arribando hasta el pueblo de Tamaholipa. Osante. reconocen al Río Bravo y al de Las Palmas como dos corrientes diferentes. debido a que los conquistadores se encontraron con grupos humanos muy distintos en términos de organización social. 1996: 445. en 1525 fue nombrado Nuño de Guzmán como gobernador de esa provincia (De la Torre. por lo que 15 leguas son 83580 m. diciendo que el segundo es el actual Soto La Marina y que también se conoció como Purificación hacia el siglo XVIII.. conservando su libertad hasta mediados del siglo XVIII (De la Torre 1975: 52). de Las Palmas (Soto la Marina) y Pánuco (Herrera. 83. el norte de México fue la última par te del México Antiguo que se conquistó y colonizó. citado en Castillo. optó por conseguir ésta con la venta de indígenas huastecos como esclavos a Cuba y Santo Domingo (De la Torre... 2000). 1999. Por otro lado. Organizó una expedición al mando de Francisco Álvarez. Pánfilo de Narváez tuvo el privilegio de colonizar el territorio comprendido entre la Florida y Pánuco. el Bravo y el Soto la Marina y no fue sino a finales del siglo XVII que se fijan los nombres de río Grande del Norte o Bravo para el antiguo de Las Palmas. 1996: 441). Osante (1997) y Herrera (1999). Osante. Consumada la conquista de Pánuco. continuando rumbo al sur. en la Sierra de Tamaulipas. la tierra era tan mala que bien les demarcaba el preludio de su ruina. Ante el rotundo fallo por evangelizar a los indios. reconociendo la boca del Río Bravo. 3. obtuvo una autorización real para buscar el estrecho al Mar del Sur y colonizar una provincia que comprendiera las planicies costeras del Golfo que se extendían hacia el norte de la Huaxteca. en ese entonces gobernador de Jamaica. la conquista espiritual fue igualmente muy tardía y esta prácticamente fue un fracaso para el noreste. 1999).. En 1528. quien exploró el Seno Mexicano iniciando por la Florida. 19 . al no encontrar las riquezas materiales que esperaba. 1997. Sin embargo. Después de la conquista de México-Tenochtitlan. 1972. 1975. lográndolo para 1523. siendo la Sierra Gorda el mejor lugar para hacerlo. política y religiosa.. Para 1554 la evangelización española se hizo presente con Fray Andrés de Olmos. ambas conocidas por ellos. 1999)1. 1975) y establecer una gobernación independiente de la Nueva España. 2. realizó una exploración más al norte de esa región llegando en 1523 hasta el río de Las Palmas2. Velasco. Gerhrad (1996). Herrera. 1999). 1999).. pretendía separar la huasteca de la Nueva España.. sus incursiones llegaron más al norte del Pánuco. cuyo objetivo fue explorar “la calidad de la tierra” (De la Torre. Herrera. la respuesta se dejó ver en las distintas políticas que imperaron en todos los sistemas de gobierno. Saldivar (1943). una vez descubierto el litoral del Seno Mexicano. 1999: 32). en que cambió por el de Purificación (Gerhard. 1997. es decir. Valadez (1999) y Ferrando (2003) indican que Las Palmas corresponde al Río Bravo. las cuales se enfocaron al exterminio de los grupos indígenas norteños (Cfr. a los de resto del México prehispánico.

nunca se llevó a cabo (Cfr. Las autoridades programaron la colonización de esas tierras. Entre sus compromisos estaba el establecer una provincia entre la Huasteca y Tamaholipa. a par- 4. situado en la bahía de Matagorda. De acuerdo con Octavio Herrera. Fray Andrés de Olmos quiso desarrollar un proyecto de colonización de todo el Seno Mexicano. expiró con ellas. al igual que su antecesor el padre Olmos. los indios bárbaros asaltaron e incendiaron el poblado de La Laja. Sin embargo. armas y esperan- zas. Para ello solicitó al rey Carlos V la autorización para fundar poblaciones españolas a las orillas de los ríos de Las Palmas. Gerhard. gracias al prestigio que le dio la captura de unos piratas al norte del Pánuco. 1996. 1997). 20 . ésta última. conocidas como las salinas de los reineros. Osante. porque habiendo perdido a manos de los indios todas sus tropas. El enriquecimiento de la colonia se logró bajo el sistema de congregas. Monterrey y Monclova. para 1709. a procurar el progreso de la gobernación. con capital en Monclova. Luis de Carbajal y de la Cueva. lo que dio como resultado la creación de la provincia de Texas. por ubicarse en la frontera de guerra con chichimecas. llegó a acuerdos con el rey Felipe IV. Herrera. poblar el territorio del Seno Mexicano. los colonizadores. 1997). San Luis y Almadén. no lo consiguió “.cificación de un grupo numeroso de indígenas compuesto por huaxtecos y olives4 (Herrera. 1999: 48). no sólo la protección de la conquista de las costas en que no pudo ganar ni un palmo de terreno que le disputaron con un valor sin ejemplo hasta entonces en los demás encuentros. respectivamente (Osante. si era posible. En cumplimiento de lo acordado.. Para 1689 el capitán Alonso de León ya ostentaba el título de gobernador de Coahuila. En 1596. Carvajal viajó a España para celebrar con la Corona española. Durante su gobierno de casi 40 años. sino aún los mismos establecimientos y nuevas misiones de Nuevo León fueron víctimas del enconado vencedor” (De la Torre 1975: 53)5. el franciscano fray Juan Bautista de Mollinedo buscaba. un grupo de colonos dirigidos por Diego Montemayor fundó la ciudad de Monterrey a orillas de los ojos de agua de Santa Lucía (Herrera. Al igual que fray Andrés de Olmos. introducir ganado y herramientas y. a apoyar las labores de la iglesia. sitios que más tarde darían origen a Cerralvo. desde Pánuco hasta la Florida. provincia erigida en 1677. 1999. estos actos se atribuyeron a los janambres. la incursión del ganado menor en la llanura trastocó el hábitat de los indios. En Nuevo México. A pesar de que la propuesta fue apoyada por el Consejo de Indias y aprobada por el rey. Se dedicó a exterminar a los indios en la huasteca con ayuda de los indios olives. Ambicioso de poder. Entre 1680 y 1681 se agravó la guerra chichimeca. Martín de Zavala. 1997. terminando sus días en una mazmorra de la Inquisición (Herrera 1999: 37). Osante. Consideró necesario afianzar la frontera en la Huasteca con religiosos convencidos de esa labor. desde Saltillo. como las salinas de San Lorenzo y los yacimientos al norte del Bravo. Herrera 1999: 36). y se comprometió a fundar poblaciones. los ataques de los indios que no ejercían ningún género de compasión” (Idem: 53). fue promovido a capitán de frontera y corregidor de Tamaholipa. desesperados por ser tan frecuentes “. quiso llegar al río de Las Palmas y de ahí a la Florida (Herrera. un proyecto evangelizador y colonizador proveniente del Nuevo Reino de León intentó arraigarse en los confines del Seno Mexicano. entre ellas la de San Antonio de Tula en 1617. Zavala amplió la extensión del Nuevo Reino al fundar Cerralvo y Cadereyta. la cual acabaría con Tula e incursionaría hasta San Luis Potosí. Gerhard. el cual fue el único de los asentamientos de Tamaulipas que se consolidó como pueblo. en general.. después de librar una guerra de 10 años contra los chichimecas. 1996). En 1589 Carvajal fue aprendido debido a acusaciones en su contra hechas en la Corte de México. 1999: 46.. dando muerte a varios indios ya cristianos y a su gobernador. con el cual se seguía negociando con la vida de los indígenas (Gerhard. que al rebelarse. Durante esas exploraciones se descubrieron yacimientos de sal. Para 1625 se comisionó a Martín de Zavala para reconquistar Nuevo León y sujetar a la Corona. A principios del siglo XVII. 1999). situado en Tanguanchin al oriente de Tula. ya que al establecerse el Nuevo Santander en el siglo XVIII. 1999. 1996). Después de una exploración por territorios desconocidos al norte. unas capitulaciones que le otorgaron el privilegio de colonizar un enorme territorio cuyo nombre sería Nuevo Reino de León. Desde 1625 y por espacio de 84 años más continuaron las incursiones de las tribus nómadas en distintas partes del territorio norteño al grado de que. viajó rumbo al norte y estableció las poblaciones de Ciudad León.. Definió con ello una nueva frontera que se prolongaba hasta la costa del Seno Mexicano (Cfr Herrera 1999: 46). se vieron obligados a abandonar por entero sus establecimientos. en 1579. De igual forma se rumoraba la formación de una alianza entre indios serranos y de la llanura costera. a las belicosas tribus del Departamento (Tamaulipas). pasarían a corresponder a la jurisdicción de la villa de Reynosa (Herrera. Hacia 1570. recibía muchos daños por parte de estos. 5. Durante el siglo XVII. los Indios Pueblo se levantaron en armas contra el régimen colonial extinguiéndolo temporalmente (Herrera 1999: 44). los españoles llegaron hasta el fuerte de San Luis. Bravo y Ochuse (Mississippi) facilitando de esta forma la sedentarización de chichimecas. Al cabo de unos años fundó varias misiones de indios.

21 . y los vecinos en la más cruel desesperación por el abandono del gobierno de Méjico que no les facilitaba ningún auxilio contra el enjambre de bestias feroces con figura humana. 1975. por lo que no hace referencia en sentido estricto a asentamientos permanentes (Osante. viajó a la Tamaulipa Nueva. alcalde mayor de Santiago de los Valles. Al aumentar el proceso de extinción de los indios de la zona nuclear del Nuevo Reino de León. Para 1741. Antonio Ladrón de Guevara y más tarde Narciso Marquín de Montecuesta. sus hogares incendiados. la acción anterior sólo logró controlar las condiciones que imperaban en la región del norte. Herrera. se toleró la política de “guerra de fuego y sangre”. El reparto en encomiendas. rumbo a la Tamaulipa Nueva. Nuevo León.tir de 1673. Al inicio del siglo XVIII el saldo de la guerra chichimeca había llegado a un punto muy crítico. así como las faldas de la Sierra de la Tamaulipa Nueva (hoy de San Carlos). Entre más de 600 indios de diversas naciones. que legitimó la conquista española del Nuevo Mundo (Osante. reunidos en liga de guerra (sic). quien designó como gobernador de aquella provincia norteña a Francisco Barbadillo y Victoria. desde Cadereyta. contravenía las Leyes de Indias. Nicolás de Azcárraga. se retiraron a territorios más seguros (Gerhard. virrey de la Nueva España. Esta paz se logró en cierta forma al abolir el sistema de repartimiento indígena (Herrera. Esta situación de esclavitud. veían con gran entusiasmo la idea de conquistar a todas las tribus que existían en las llanuras y costas de Tamaulipas. De la Torre y Coautores. que (. fue de la opinión de que se despoblara San Antonio de los Llanos. los campos talados. capturando rancherías enteras6. Atacaron las pastorías matando a 38 personas. En compañía del capitán Justo Pérez Cañamar y de fray Juan de Lozada.. pero debido a que el Nuevo Reino de León estaba en frontera de guerra chichimeca.. a pesar de ello. llevándose 50 000 cabezas de ganado menor y 400 de caballar. Desde el principio la iglesia se opuso a esta decisión. dando paz a 5 000 indios allí reunidos. Al poco tiempo llegó el gobernador de la provincia. 1997: 23).. para 1673. llevó a estos últimos a efectuar rebeliones que afectaron la estabilidad del Nuevo Reino de León. La noticia llegó hasta el duque de Linares. descendiente de dos nobles fami- 6. Al conocer esta noticia. destacaban los janambres y guaripas.. rumbo a la costa del Seno Mexicano. reglamentando el cobro del quinto real por tal concepto. Para 1726. 1999). así los encomenderos veían el campo libre para “. las congregas (reparto de indios en encomiendas). 1999). José Antonio Fernández de Jáuregui. hasta 1739 se publicó en la real cédula ésta intención. se buscó un sucesor capaz ya no sólo de conservar la tranquilidad en las provincias.) han hecho grandes destrozos sin respetar sexos ni edad” (De la Torre 1975: 54). José de Villalpando y Centeno. 1999). el término ranchería fue utilizado con frecuencia por los españoles para designar a los grupos o bandas de indígenas que vagaban por diferentes territorios en busca de sustento. mediante campañas exterminadoras y convenios de paz con los indios. se contaba con la muerte de 1 000 colonos y la depredación de 40 000 cabezas de ganado menor. colonizando ese territorio con familias del Nuevo Reino de León -quienes eran atraídos por el estímulo del repartimiento de indios. indio ladino de la misión de San Antonio. con lo que los rancheros de la región del Río Bravo al noreste de Cerralvo. merodeando las riberas del Bravo y Conchas. llevadas a cabo desde el siglo XVI por Luis de Carbajal y de la Cueva. junto con el sargento mayor. los encomenderos incursionaron cada vez más lejos. el ambiente en las colonias del norte de agudizaba. Herera.. influido por los encomenderos. en donde su gobernador. más no pasó de ese punto (Cfr. Martín de Zavala en sus capitulaciones recibió la facultad para repartir indios y autorizar entradas.cazar indios como piezas de guerra” (Herrera 1999: 53). 1996: 450). Incluso el virrey marqués de Cerralvo aprobó en 1630 esta reglamentación con base en el principio teológico de la guerra justa (sic). No obstante. 1997. Sin embargo.. justificando así la esclavitud indígena y la aprensión de los indios sin justificación alguna. el capitán Alonso de León acudió a su auxilio recuperando mucho ganado pero sin dar alcance a los indios. la existencia de Nuevo León era tan incierta como grande el peligro que le rodeaba. provocaron su despoblamiento (Herrera. así como la invasión de los hábitat de los grupos cazadores-recolectores. De acuerdo con Patricia Osante. Por otro lado. sino que además lograra terminar con los indios que tantos destrozos y temor habían fundado en las provincias. fallecido en ese entonces el teniente de capitán general de las fronteras. La más importante fue la llevada acabo por los janambres. con la misión explícita de efectuar las reformas necesarias para dar término a la confrontación indígena. a cuatro años de la partida de Barbadillo se hablaba de grandes hostilidades por parte de los indios a tal grado que “. encabezados por Cualiteguache. 1999). un verdadero bolsón de gentiles (sic) (lugar de naturales) (Ibídem). este era el panorama que se presentaba en el Departamento y las regiones colindantes como Nuevo León. Este personaje fue José de Escandón. expandiendo de esta forma el territorio hacia el este.

lias españolas, fue coronel de Querétaro y comandante de las tropas de frontera; la audiencia gobernadora le expidió el título de teniente de capitán de las fronteras en 1741, mismo que llevara Villalpando. El 13 de junio de 1743, por real cédula, se acordó determinar el rumbo de la situación en el Departamento (Tamaulipas) (De la Torre, 1975: 58). En 1744, luego de pacificar la Sierra Gorda, refundó Tula y Jaumave (Herrera, 1999), acciones que favorecieron en la decisión de dirigir la conquista del Seno Mexicano. Escandón organizó en 1747, una amplia exploración de la costa como diagnóstico previo de la futura provincia. Utilizando los poderes conferidos, ordenó a las escuadras militares de la Huasteca, del Nuevo Reino de León, de los presidios de San Juan Bautista (Coahuila) y de la Bahía del Espíritu Santo (Texas), que se le unieran en su recorrido (Herrera, 1999: 64-65), financiando para ello su ejército, y recibiendo algunos recursos más de habitantes de la región. Sus actividades comenzaron con algunos ataques a los indios y con cuatro reconocimientos a la sierra que atraviesa el Departamento (Tamaulipas) pero sin llegar a la costa, así, una vez reconocido el terreno se propuso llevar a cabo la conquista de las extensas llanuras de Tamaulipas (De la Torre, 1975: 56). En la Junta de Guerra y Real Hacienda se acordó el 31 de mayo de 1748, una expedición al mando del coronel José de Escandón, quien comenzó por Santa Bárbara para incursionar después al sur y centro, llegando hasta las barras de Santander (Soto la Marina) y los puertos de Soto la Marina y Tampico. En esta expedición, venció a muchas tribus que se extendían desde el río Tamesí –cerca de la frontera norte de la huaxtecahasta las márgenes de Conchos en el norte, ya fuera por medio de las armas o bien con regalos que hacía a los jefes, no obstante; la mayor parte de los indios se retiró al norte del río Bravo. El resultado de esta expedición fue la fundación de algunas misiones, donde congregó a tres o cuatro mil indios (Ibídem: 58-59). En 1748, con la fundación de la villa de Llera a orillas de río Guayalejo, dio principio el establecimiento de la colonia del Nuevo Santander, llamada así en honor a la provincia natal de José de Escandón (Osante, 1997; Herrera, 1999). Desde Llera, la ruta siguió al norte llegando al Río Bravo, de allí dio vuelta al sur hasta llegar al Pánuco, dirigiéndose de este punto hacia la Sierra Madre Oriental. En su camino fue fundando una cadena de poblaciones y misiones. Para lograr la colonización, promovió el reclutamiento con estímulos económi-

cos y entrega de granos, además de la exención tributaria, la dotación de solares y la promesa de un futuro reparto de tierras, siendo el resultado una ocupación simultánea del territorio formándose una nueva provincia novohispana en un solo acto, objetivo que aunque presentó diversos problemas, demostró su viabilidad y acabó por consolidarse. De esta forma, el noreste mexicano estaba compuesto por el Nuevo Reino de León, Coahuila, Texas y Nuevo Santander (Herrera, 1999; Osante, 1997). Entre 1748 y 1755 había 23 poblaciones y 16 misiones, algunas de ésta últimas desabitadas, de la localizadas en el Río Bravo, sólo la Misión de Laredo, perteneciente a la villa de Camargo, contaba con 500 indígenas (Osante; 1997; Gerhard, 1996). Con estas acciones, las incursiones de los indios se vieron reducidas en el departamento a tal grado que se podía hablar de una tranquilidad en el mismo. En recompensa a los servicios del coronel Escandón, se le otorgó el título honorífico de conde de Sierra Gorda, quien fundó el pueblo de Jiménez (Santander) como capital de las colonias y un palacio como su residencia (De la Torre, 1975: 60). Para ejercer su gobierno, Escandón se apoyó en capitanes que lo ayudaron desde el inicio a reclutar gente, a fundar poblaciones, a combatir a los indios y a resolver los problemas del gobierno en sus respectivas áreas de influencia, tal fue el caso de Juan Francisco Barberena y Blás María de la Garza Falcón (Herrera, 1999: 68; Gerhard, 1996: 447). Los dotó de tierras por lo que además de ser jefes militares de los asentamientos, se convirtieron en ricos hacendados, al mismo tiempo los poderosos hacendados se vieron favorecidos como autoridades militares de alto rango (Osante, 1997). Para 1755 existían 24 pueblos con una población de 13 000 habitantes y 27 misiones, sin embargo; los ataques de los indios seguían presentándose8 (Figura 10 Tomado de Herrera, 1999, modificado). Camargo se fundó en 1749 en la confluencia del Río Bravo y el San Juan. Su misión fue la de San Agustín de Laredo y después de la Santa Anna (De la Torre, 1975: 208; INAH, 1987: 123). Revilla (Antigua Ciudad Guerrero) se fundó en 1750, a la izquierda del Río Salado y una legua antes de su confluencia con el Río Bravo, su advocación fue la de San Ignacio de Loyola participaron 208 personas en su origen (De la Torre, 1975: 208; INAH, 1987: 253)9. Mier fue fundado en 175310. Su misión de la Concepción se habitó por indios garzas que resultaron de gran ayuda contra las incursiones de los bárbaros que con frecuen-

7. De la Torre da como fecha de la fundación de Tula y Jaumave el año de 1748 (De la Torre, 1975: 58-59). 8. Durante los 20 años de su mandato, Escandón erigió 21 poblaciones, las cuales constituyen la base primordial de la estructura del Tamaulipas actual (Herrera, 1999: 65-66).

22

Figura 10. Villas del norte (Tomado de Herrera, 1999, modificado)

cia merodean la frontera (De la Torre y Coautores, 1975: 207; INAH, 1987: 737). Reynosa se fundó en 1749 con apenas 80 personas de ambos sexos. En su misión de San Joaquín se congregaron los indios comecrudos que rápidamente llegaron a sumar 820 individuos (De la Torre, 1975: 208). Laredo se fundó en 1755 con el nombre de Misión de San Agustín, contó con 181 personas11. Al igual que el resto de las villas del norte, frecuentemente era atacado por grupos de indígenas (De la Torre, 1975: 208-209; INAH, 1987: 797). En 1757 la misión de la villa de Camargo contaba con 243 indios congregados, la de Revilla con 400 y la de Mier no contaba con ellos, sino más bien con 144 en la villa (Osante, 1997). En 1769 se ubicaron en la región puestos de militares en Villerías (Altamira), Escandón (Xicoténcatl), Güemes y Santillana (Abasolo)12 para apoyar a los pueblos en caso de ataques; para los del dis-

trito del norte se contaba con 40 hombres en Laredo (De la Torre y coautores, 1975: 59). Paralelo a la colonización se puso en práctica un sistema de misiones orientadas a sedentarizar y evangelizar a los indios de este territorio para incorporarlos al orden colonial. Esta labor estuvo a cargo de los franciscanos del Colegio de Propaganda Fide de Guadalupe, Zacatecas. La Real Hacienda los dotó con ganado y herramientas de labranza, permitiendo la prosperidad de algunas misiones como la de Camargo, donde los indios se prestaron al trabajo. Empero, el primer obstáculo que enfrentaron fue la negativa de Escandón para dotar formalmente de tierras a las misiones, ubicadas en lugares cercanos a las villas españolas. Las diferencias entre el colonizador y los franciscanos llegaron a tal punto que los frailes abandonaron el Nuevo Santander en 1766. Las misiones fueron reocupadas por otras órdenes franciscanas pertenecientes a las provincias del Santo Evangelio de México, de Zacatecas y de Michoacán. Los progresos en este rubro no fueron suficientes, situación que motivó la elaboración de algunos proyectos para la reducción de los naturales, como la propuesta para la creación de Pueblos o Repúblicas de Indios, hecha por Vicente González de Santianés (Herrera, 1999: 66-67). Escandón tenía como proyecto el habilitar a la navegación marítima guerrera y comercial en Soto La Marina, por así convenir a sus intereses y sus vecinos del Nuevo Reino de León, Coahuila, San Luis Potosí y la Huasteca, no obstante; esta acción contravenía los intereses de los almaceneros de la Ciudad de México. Tal proyecto había sido rechazado en una visita de supervisión administrativa que le hicieran Tienda de Cuervo y Agustín López. El proyecto así como la denuncia de la Real Audiencia en contra de Escandón por maltrato y exterminio de muchos indios, fuera por despojo de sus tierras, trabajos forzados, destierro o por el uso directo de las armas, fue el pretexto para que en 1767, José de Escandón fuera separado de su cargo y viajó a la Ciudad de México para responder a los cargos en su contra, muriendo en 1770 (Herrera, 1999: 70-71; Osante, 1997). Para 1773 el Real Consejo de Indias creo el obispado de Linares o del Nuevo Reino de León, situándose en Monterrey. El obispado definió la delimitación institucional de la región del noreste, comprendiendo las provincias de Coahuila, Texas, Nuevo Reino de León y el Nuevo Santander. Políticamente esta unidad fue designada como Comandancia General de las Provincias In-

9. El actual Guerrero Viejo –antes villa de Revilla- se asentó en 1754, luego de haberle precedido tres asentamientos anteriores (Rugerio, s.f). 10. De la Torre indica el año de 1751 (De la Torre, 1975: 208). 11. De la Torre indica el año de 1749 (De la Torre, 1975: 208). 12. Los nombres entre paréntesis indican el nombre actual de la población (Saldívar, 1988: 291-295)

23

ternas de Oriente (Herrera, 1999: 74-75). Para 1786, fueron entregadas nuevas mercedes en las inmensas tierras libres ubicadas entre los ríos Bravo y Nueces, permitiendo la extensión de la actividad ganadera de las villas del norte (Ibídem: 77), tal y como Cabeza de Vaca sugiriera varios años antes cuando transitó por la región (Cabeza de Vaca, 2003). Varios y cortos gobiernos hubo en los siguientes años, mismos que continuaron atacando las resistencias indígenas. En 1804 siendo gobernador del Nuevo Santander Manuel de Iturbe e Iraeta, las incursiones indígenas decrecieron en el centro de la colonia, en contraste con la aparición de indios apaches y comanches en las praderas de las villas del norte, quienes habían comenzaron sus incursiones hacia 1770 en las proximidades del Río Nueces (Herrera, 1999: 82, 84 y 85). El gobierno de Iturbe e Iratea culminó en 1811, tras el levantamiento armado encabezado por los criollos que en la historia es conocido como Guerra de Independencia. Para 1812, dentro del marco de esta lucha, en las villas del norte los indios Carrizos de Camargo, encabezados por el capitán insurgente de la misión, Julián Canales, atacaron la casa del alcalde y se adueñaron de la población. Ejércitos realistas los combatieron y los Carrizos salieron rumbo a la costa, siendo sorprendidos más adelante, dispersando a algunos de ellos, tomando otros hacia la Sierra de San Carlos y al otro lado del Río Bravo (Ibídem, 1999: 97). Tras varios años, luego de consumada la independencia, algunas de las villas cambiaron de nombre para honrar a los héroes del ejército insurgente, una de estas villas fue Revilla, que desde ese momento pasó a llamarse Guerrero (Ibídem: 121), y que es el actual Guerrero Viejo. Entre los proyectos de la nación estaban el colonizar los territorios del norte del estado de Tamaulipas –cuyo nombre de derivó de la Tamaholipa-, no obstante; pocos fueron los indios que sobrevivieron hasta que llegaron a mezclarse con el grueso de la población, una de estas comunidades indígenas fue la de Camargo (Cfr. Herrera, 1999). Para 1832, las misiones existentes ya eran sólo siete, mismas que fueron vendidas un año más tarde por un decreto del Congreso del Estado, quedando los indios en la miseria (Ibídem: 59). Casi al termino de la guerra con Texas y su anexión a los estados unidos, en un convenio acordado entre los federalistas y el ejército del comandante general de los Departamentos de Oriente, Mariano Arista, para terminar la guerra civil, se exponen varios artículos y en el noveno se dice: “Se acabó aquel odio que antes les profesábamos; una es nuestra causa, uno nuestro deseo... (.)

Desde hoy en adelante unidos combatiremos a los encarnizados enemigos de la patria, para arrancarles de sus impuras manos el fértil territorio de Texas que usurparon. Lidiaremos contra los indios bárbaros, para librar a los pueblos fronterizos de su inhumana ferocidad” (De la Torre: 176). Al culminar de guerra con Texas, en 1836, y la consecuente expansión de los colonos estadounidenses, el problema con los indios de las praderas resurgió. Los apaches se vieron inmersos en un trueque comercial con los norteamericanos, quienes intercambiaban caballos de las praderas por armas, municiones y alcohol. Esto derivo en un aumento de incursiones indígenas que cruzaban el Río Bravo; una de la áreas más atractivas para ellos fue la del Río Nueces, misma que aprovechaban como refugio al ser “tierra de nadie”. Los conflictos internos de México se reflejaron en esta incursiones, entre 1838 y 1840, cerca de 500 jinetes con armas de fuego llegaron hasta el pie de la Sierra Madre, pasando hasta el altiplano, en territorio de San Luis Potosí y Zacatecas. La respuesta del ejército mexicano llevó a cambiar sus tácticas de incursión, de tal forma que un grupo se apresuraba a cruzar el Río Bravo en tanto otro los distraía (Herrera, 1996: 136). Para 1843, Toribio de la Torre y Coautores, al redactar la Historia General de Tamaulipas, escribían:
Aun hoy lo estamos viendo en parte de esas mismas tribus que alejas por las colonias a los desiertos de Texas, pronunciar en sus consejos guerreros después del elogio fúnebre de algún salvaje que ha perdido la vida en la campaña: 40, 50 cabelleras de mejicanos por cada uno de nuestros compañeros: juramento que no es vano pues que ellos le cumplen y con los infelices pueblos de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas (De la Torre 1975: 56). Estos bárbaros repito hasta hoy día no dejan de hacer sus devastadoras incursiones para llevar, como dicen, las rentas de sus tierras que tienen los ladrones, que regularmente consisten en caballada para vender en Texas por útiles de guerra y aún jóvenes cautivos que conservan para sí. (...) les sobran pretextos para llevar la guerra que comienzan con robos y crueles asesinatos. (...) talan nuestras poblaciones llegando hasta las puertas de la misma capital, y nuestros soldados no son más que para ver de espalda al enemigo ... y si el Supremo Gobierno no toma algunas medidas para plantear nuevas compañías presidenciales en la frontera, no hay duda al paso que va, que quedarán destruidos los departamentos del norte (Ibídem: 58).

24

Un año más tarde se presentaría en la ranchería de Los Moros, dentro del actual municipio de Guerrero, un ataque por parte de los indios, muriendo docenas de los habitantes del rancho (Herrera, 1999: 137). En la Constitución Política de 1857, se manifestaban las aspiraciones autonomistas de las regiones como el establecimiento de la facultad del Poder Legislativo Local en Tamaulipas. Así mismo, la problemática de los indios de la praderas tuvo una mención particular, de la cual se desprendió la autorización al Ejecutivo de la posibilidad de “hacer la guerra a los bárbaros”, aunque sujeta a la vigilancia del Congreso (Herrera, 1999: 170).

Documentos históricos y etnohistóricos. Albar Núñez Cabeza de Vaca y sus Naufragios
La noticia directa más temprana que se tiene sobre le región, es proporcionada por Cabeza de Vaca en sus Naufragios, entre 1527 y 1537. Una vez que naufragó e inició su camino en busca de sus compañeros y un asentamiento español, las descripciones que va relatando, llevaron a varios estudiosos a recrear la ruta que debió seguir desde la Florida hasta el Mar de Cortés. Es Alex D. Krieger quien ha relizado el estudio más completo hasta el momento, sobre la ruta de Albar Nuñez Cabeza de Vaca. Mediante el análisis de los párrafos de la obra del español, así como de la conjunción con datos geográgicos e inlcuso medioambientales, hace una reconstrucción sobre los lugares por donde paso y logra identificarlos (Cfr. Krieger, 1993). Una vez que los viajeros dejan a los Avavares, ubicados apaneas al sur del Río de Las Nueces, para dirigirse rumbo a Pánuco, trancurrieron cinco días de camino cubriendo una distancia poco menor a 100 millas (160 kilómetros). Luego de identificar una serie de arroyos cercanos a Ciudad Río Grande, Texas, por los cuales pudieron caminar cubriendo una distancia semejante, Krieger llega a la conclusión de no poder mencionar con presición cual de ellos fue el que siguieron pero menciona:
...creo firmemente que la ruta de Cabeza de Vaca pasó a través de este parte de Texas, y que el Río Grande se cruzó en algún lugar entre Laredo y Ciudad Río Grande. La tierra entre estos límites –esto es, la parte del Río Grande y el Río Salado que ahora incluye la Presa Falcón– es quizá la que deba favorecerse. Laredo está a 50 millas (80 Kms.) del Río de Las Nueces en su punto más cercano –demasiado cerca; y la Ciudad Río Grande está

a 110 millas (176kms.)– demasiado lejos para concordar con los datos que tenemos. El lugar donde se preparó la comida de mezquite, también pudiera referirse a esta parte de Texas y sólo está a unas cuantas millas de Río Grande. El uso de manos (de mortero –“pestles”) de madera para moler las vainas de mezquite concuerda muy bien con las observaciones arqueológicas dentro de la cuenca de la Presa Falcón y en las áreas que la rodean, porque las piedras y manos de moler –bastante comunes en otras partes de Texas– aquí se encuentran casi ausentes. (...)De este modo la arqueología concuerda con los datos por De Vaca para esta parte de Texas, pero estos datos no concordarían con la arqueología de ninguna otra parte de Texas (Kriegel, 1993: 124).

Tomando en cuenta las propuestas sobre una parte del recorrido que Cabeza de Vaca y sus acompañantes realizaron, en general se observa (en la figura 7 de Krieger (1993) y en la figura 40 de Valadez, (1999)) que su paso por el Río Bravo fue entre las actuales ciudades de Mier, Tamaulipas y Roma, Texas, varios kilómetros al sur de Nuevo Laredo, Tamaulipas13. Con lo anterior, es el estudio de Krieger el más acertado debido al sustento que presenta (Valadez, 1999). El trayecto se sitúa desde el Río Guadalupe en dirección sureste, para después atravesar el Río Bravo en las inmediaciones de la confluencia con el Río Álamo, ubicado entre los actuales poblados de Ciudad Miguel Alemán y Ciudad Mier, continuando al sur por el río San Juan hasta llegar a un punto cercano a la Sierra de Papagayos (Nuevo León), cambiando el rumbo hacia el poniente rumbo a el actual Cerralvo, Nuevo León (Cfr. Valadez, 1999). Con relación al punto anterior, Alonso de León menciona la posibilidad de que Cabeza de Vaca haya atravesado por algún lugar cercano al actual municipio de Cerralvo “Y parece, por buena regla de cosmografía, de donde salieron a donde llegaron, era forzoso pasasen por muy cerca de donde es hoy la villa de Cerralvo; por la parte norte (De León, 1961: 15, citado por Valadez, 1999: 174)”. La propuesta de Valadez (1999: 177) tiene como única modificación a la ruta de Krieger, el que rodeara la Sierra de Papagayos siguiendo el Río Pesquerías (Ibídem: 175, figura 40). Sea una o la otra ruta la que llevó Cabeza de Vaca, los acontecimientos descritos para ubicar este punto permiten, a su vez, identificar –y en todo caso proponer- aquellos que se dieron muy cerca de los actuales poblados de Miguel Alemán y Mier (Figura 11).

14. Otras propuestas son presentadas por Krieger (1993) y retomadas por Valadez (1999) para contextualizar la propia.

25

Propuestas a la ruta seguida por Cabeza de Vaca. ya que un poco más adelante dice: “Partimos de allí llevándolas por guía. y de esto nos hicieron los indios muy gran fiesta y hobo entre ellos muy grandes bailes y areitos en tanto que allí estuvimos (Cabeza de Vaca.. y dábannos mucha harina de mezquiquez.Figura 11. es posible que el lugar de procedencia de esta mujeres fuera de algún campamento localizado en la rivera sur del Río Bravo... Siguiendo las narraciones de Cabeza de Vaca “. A este lugar llegaron un grupo de mujeres que venían de otras casa de más adelante. sería tan 26 .. fuímonos con los otros a sus casas. y pasamos un río cuando ya vino la tarde que nos daba el agua a los pechos. y de los que en ellas estaban fuimos bien rescebidos y trujeron sus hijos para que les tocásemos las manos. Siguiendo la ruta antes mencionada. Cabeza de Vaca y sus compañeros partieron para allá al día siguiente ya que se encontraban lejos. 2003: 100)”.

Aveleyra.. ubican el paso de De Vaca más debajo de la confluencia del Pecos (Krieger. La distancia entre las dos concentraciones es de entre 16 a 18 kilómetros. cerca de Mier. llegando a tener hasta veinte de ellas. 2003: 104). si tomamos como parámetros de tamaño las dimensiones y la cantidad de materiales. De ser esto cierto. Arqueológicamente. esta última parte puede identificarse con el Río Pesquería. y tomamos por lo llano cerca de las sierras. Tomando como referencia el plano de distribución de sitios localizados en un transecto desde Monterrey. más 15. las cuales creíamos que no estaban muy lejos de la costa (Cabeza de Vaca. hasta Mier. puede plantearse el recorrido de Cabeza de Vaca en sentido inverso hasta llegar al gran río que atravesó y cuya referencia es única en el fragmento que se está tratando. como relata Cabeza de Vaca. sobre terreno llano y relativamente cerca de pequeños arroyos de temporal (Figura 12).les trataba mejor. y decían que allí había muchas cosas y gente. De este lugar continuaron rumbo al suroeste llegando a muchos otros campamentos en donde al igual que en los anteriores fueron bien recibidos y desde unas de estas casas comenzaron a ver sierras (Ibídem). desde este punto. al. se puede notar que los sitios localizados cerca de Cerralvo son relativamente pequeños. La presencia de calabazas y guajes provenientes por las avenidas río arriba. pues la gente de tierra adentro –lejos de la costa. 1999: 176). además de que pensaba que encontrarían más poblados y mejores mantenimientos. lo que bien podría recorrerse fácilmente en un día. se puede observar que hay dos concentraciones: la más grande con 19 localidades y cuya ubicación es a orillas de grandes arroyos que vierten sus aguas al Río Bravo. La diferencia de recursos disponibles tiene que ver con la cantidad de sitios. y que nos darían muchas cosas.: 100)”. cuyas dimensiones cubren varios cientos de metros (Cfr.. quizá por ello un sitio aparece solitario hacia el oeste de la Sierra Papagayos. Tamaulipas (Cfr.. De acuerdo con Valadez (1999: 176). 27 . 1993: 126)”. este punto de la descripción se ha tomado cerca de la Sierra de Papagayos (Valadez. 1951. Decididos a seguir por donde iban sin prestar atención a la sugerencia de los indios. Ramírez Castilla. 2003: 102)”.(Ibíd.. el relato que retoma para proponer su modificación a la ruta de Krieger dice: “. Con base en la información arqueológica (Cfr. Este lugar era una “. al ser menos los recursos inmediatos. donde hubo toda la noche areitos y bailes15. y otro día.. en tanto los ubicados rumbo al Río Bravo. queriéndonos partir.son menores a aquellos localizados sobre la llanura y el río que atravesaron (el Río Bravo). Nuevo León. tal como señala Cabeza de Vaca -y como lo ha sustentado Krieger (1993) en su estudio a la ruta de los naufragos-. a pesar de no ser tan ancho como el Guadalquivir de Sevilla.. pudiendo corresponder los primeros a sitios de hasta veinte casas y los segundos de hasta cien casas. De acuerdo con Valadez (1999: 176-177). siendo éste recurso y otros más escasos que en los sitios cercanos al Río Bravo. Continuando con la trayectoria marcada –en sentido suroeste. Nuevo León. 203: 103). Este río quizá se trate del Bravo. pero que concuerda muy bien con el tamaño de algunos sitios en el área de la Presa Falcón (Krieger. Esta descripción junto con otros elementos que la misma contiene. Cason. Al día siguiente Cabeza de Vaca partió y a dos leguas (poco más de tres kilómetros) se encontraron con unos indios del mismo campamento que habían ido a buscar gente sin haberlos encontrado (Cabeza de Vaca. et.ranchería bastante grande para una gente que no tenía agricultura.ancho como el de Sevilla y corría muy mucho y a puesta del sol llegamos a cien casas de indios. el número de localidades que encuentran disminuye en tamaño o cantidad de casas. llegando hasta la puesta del sol a un pueblo de hasta veinte casas (Ibídem: 104). 1998). El camino era distinto al que le indicaban los indios y al respecto les comentaban que por donde pensaban ir no había gente. España. su tamaño y ubicación dentro de un área. 1952. Parra. Cabeza de Vaca continuó. cuando dice que partieron al día siguiente llegando hasta la puesta del sol a un pueblo de hasta veinte casas (Cabeza de Vaca. 1993: 125). ni que comer.luego de un día de caminata –aparentemente. contaron con dimensiones y cantidades de material mayores. Esto no sería nada raro si se toma en cuenta que las localidades arqueológicas cercanas a Cerralvo están más distantes a corrientes de agua mayores. y la menor con cuatro sitios localizados inmediatamente al noreste de Cerralvo. La descripción hace referencia a campamentos cuyas dimensiones –tomando en cuenta el numero de casas. llevó a Krieger a identificar que en efecto fue el Río Bravo o Grande el que cruzaran. más por ser fuera de nuestro camino no quisimos ir a ellos. 1998). en sus riveras se han localizado varios sitios de campamento con presencia de fogones y gran cantidad de material lítico. toda la gente nos quería llevar a otros amigos suyos que estaban en la punta de las sierras. Parra. se observa que esas localidades contaron con pocos artefactos recolectados.. estos regresaron a sus casas río abajo y los españoles río arriba. en preparación) lo cual puede corresponder a los campamentos de hasta cien casa de las cuales habla Cabeza de Vaca.

pequeños los campamentos. como aquellos por los que pasó Cabeza de Vaca. Plano de localización de sitios del Gasoducto Mier. pudo observar la Sierra Papagayos o de Picachos. Desde los sitios cercanos al Río Bravo. Con todo lo anterior. desde una de las casas a las que llegaron se podían mirar las sierras. Nuevo León.Figura 12. Tamaulipas-Monterrey. y por ello es que no encontraron gente en casi una jornada de camino como les decían los indios. lo cual concuerda con las características del paisaje y la ruta propuesta de su naufragio. una vez que cruzaron el río que les cubría hasta el pecho. Cabeza de Vaca hace mención de que. pero si el sumar algunos elementos arqueológicos a la rutas que proponen que su paso fue entre Mier y Miguel Ale- 28 . no se trata aquí de identificar los sitios antes mencionados de Mier a Cerralvo.

a saber. donde la minería había empezado a tomar fuerte impulso –que durante el auge de esta actividad llegó a tener cerca de 16 mil personas-. El Coronel Don Vicente González de Santianes tomó posesión de la gobernatura de la Colonia del Nuevo Santander el 18 de septiembre de 1769. En respuesta. al ocio y la pereza. Su interés en la fundación de misiones parecía estar estrechamente asociado a la incorporación de los indígenas a la vida civil. veía necesario el que se fundaran pueblos junto a todas las misiones. con cuyos actos contribuyeron a ser aborrecidos por los indios y a desear la venganza (Franco. así como las libertades y obligaciones de ellos y de los indígenas fueron estipuladas. En muchas ocasiones el misionero ocupaba la tierra como bien pro- pio y la suspensión de raciones y el maltrato a los indios se justificaba diciendo que “. recibiendo educación pero haciéndolos subordinados hasta que lograran incorporarse al común de la sociedad.mán. participando así en el proceso productivo de la Colonia. 1989: 12). maltratos y caprichos de los misioneros. siendo virrey de la Nueva España el Márques de Croix. eran sujetos a los abusos. logrando así el bienestar y enriquecimiento de la colonia. Bajo la premisa de que los indígenas eran necesarios para el crecimiento y que sin ellos no sería posible. Para lograr el sedentarismo y facilitar la incorporación de los indios a este nuevo modo de vida. un informe de las condiciones de las misiones de su jurisdicción además de las medidas que habría que tomar para su arreglo. 1983). ya obstinados y rebeldes. retornarían a su modo de vida nomádico. Otro factor que contribuyó a la respuesta mostrada por los indígenas fueron las características de la población que habitaba la colonia. ofreciendo mejores perspectivas en beneficio de sus pobladores y resultando de mayor interés para la Corona por la misma explotación minera (Cfr. Para el gobernador estos juicios eran consecuencia de la inexperiencia los ministros en la ruda realidad de las misiones y su labor. debe tratarse en consecuencia ya que no es capaz ni siquiera de producir lo que consume” (Franco. Don Vicente González de Santianés dividió el informe en dos partes: en el primero trató del Estado General de Las Misiones. un escribano y un fiscal. pero sin dudar que la conducta inmoderada de los pobladores y las irregularidades cometidas en las misiones. una de las causas del lento crecimiento de las poblaciones y de la pobreza de sus habitantes. dos alcaldes. 29 . vagabundos de corrompidas costumbres. en tanto los indios de las misiones designarían un alcalde o comisario que los representaría en el Consejo. Esto no podría darlo la actividad ganadera ya que el estar a campo libre. despojándolos de los bienes destinados para ellos. Consideraba que cada pueblo debía ser autosuficiente. sus recursos y sus problemas. Para lograr que las colonias prosperaran. Las funciones de los ministros de los pueblos. En este informe mostró cierta inclinación por los naturales diciendo para ello. de esta forma se incentivaba a continuar con el antiguo modo de vida recolector-cazador. Para su gobierno la comunidad indígena contaría con un cabildo compuesto por un gobernadorcillo. es rebelde y se niega a ajustarse a cualquier forma de policía. Una de las primeras acciones del gobierno de Vicente González fue el traslado de la capital de la colonia a San Carlos. ya que la descripción y la evidencia arqueológica parecen concordantes. serían traídos indios aculturados que servirían de núcleo a los nuevos establecimientos. En el segundo formuló su dictamen y programó las soluciones pertinentes. 1983: 13).el indio es naturalmente proclive a la malicia. cubriéndose una de las carencias que frenaban su crecimiento (Ibídem: 8). Don Antonio María Bucareli solicitó al nuevo gobernador de la Colonia del Nuevo Santander. sus indios. consistía en no contar con mano de obra. siendo los funcionarios del núcleo indígena aculturado. Por el contrario. Franco.. que éstos se mostraban ya pacíficos y amiglables. en los cuales los indios vivieran sujetos a un régimen teocrático-militar. Por ello dejó claro que los indios renuentes deberían ser perseguidos y castigados por rechazar la oportunidad que se les brindaba (Ibídem: 13-14). por ello debían mantenerse lejos de la contaminante presencia de los colonos de las villas. ocho años después legó el puesto al Teniente Coronel Francisco de Echegaray. subyacían en el fracaso de la obra de evangelización y reducción de los indios. Para el gobernador. elaboró un plan que consistió en fundar Pueblos de Indios. Vicente González de Santianes y la República de Indios. factores indispensables para la paz y prosperidad de la colonia (Ibídem: 11). Los indios deberían ser ubicados en lugares cuya tierra fuera apta para las labores agrícolas. además de ser el ejecutor de los castigos corporales a los que fueran acreedores los otros indígenas (Ibídem: 14-18).. cuyo cultivo favorecería el sedentarismo en los naturales así como la convivencia con otras poblaciones. En las misiones no se realizaban las labores destinadas para con los indios congregados.

junto con los demás que andaban dispersos en as riveras y lagunas se podía formar un pueblo (Ibídem: 41). elaboró el gobierno y el método del mismo que se llevaría a cabo en las misiones. ni tomarlos a su servicio. con lo que la manutención era incierta.en el campo comiendo yerbas y frutas . Finalmente.. hasta las inmediaciones de Loredo –tal vez Laredo. sería remitido con la Causa correspondiente al Superior Gobierno (Franco. Ninguno. puede tener arcos o flechas. (Ibídem: 40)”... eran cristianos y contaban con poca instrucción. además de las sanciones para los indígenas y los colonos que no cumplieran con ello. se mantenían con frutas del campo y gentiles. niño o adulto. [En cuanto a las penas que alcanzarían los indios subversivos]: La deserción en primer intento. poco se pudo hacer en la realidad ya que las misiones no funcionaron como se planteó. La región que nombró Cordillera del Norte abarca desde San Fernando hasta donde se junta el Río Grande (Bravo) con el mar. determinaría la formación de Causa con la cual se remitiría al culpable al Superior Gobierno. A parte de otros indígenas entraban y salían de la misión pero igualmente eran dóciles y se congregaban fácilmente. La Misión de Mier o Cántaro tenía entre 80 a 100 indígenas. los maltrataran o los intimidaran. La Misión de San Ignacio de Revillagigedo o Revilla tenía a penas 25 indígenas. Tenían con que mantenerlos pero salían a comer frutas al campo. Se amonestaría a los pobladores para que evitaran ratos dolosos con los indios .El método de gobierno concluye con una serie de disposiciones particulares que se transcriben a continuación.. No se permitirá a los indios salir o buscar las frutas del campo que comían en su gentilidad. De todo lo anterior. En la Cordillera del Norte la Misión de Nuestra Señora del Rosario de San Fernando. En San Fernando a la Misión de Nuestra Señora del Rosario llegaban por temporadas indios Pintos y otras 35 a 40 familias más que se agregaban. estas ya han sido expresadas líneas arriba. pero gentiles.. Para los indios de nueva creación: Ninguno puede montar a caballo o salir del pueblo si no es con licencia por escrito y esto sólo por poco tiempo y por causa de fuerza mayor. pero serían expulsados si les sorprendía en tratos de comercio o juego con los naturales. hechos que serían castigados con todo rigor. se rayaran los rostros. se le perseguiría y castigaría con la muerte en caso de seguir en rebeldía. y todos son dóciles. De entregarse. Vicente González de Santianes señaló en que Misiones podían formarse los Pueblos de Indios. siendo ejecutor el Comisario u otros indios de Misión. no podrán tomar peyote ni bebidas embriagantes. se castigaría públicamente con veinte y cinco azotes.. siendo las causas diversas (Ibídem: 21). así como los requerimientos para ello. 1983: 39)”.todos dóciles y obedientes . la Misión de San Agustín de Laredo no contaba con indígenas (Ibídem: 41-42). Para los pobladores se dispone: Ninguno podrá sacar del pueblo a los indios de Misión.trece principales parcialidades de indios [cuyos nombres dijo tener pero omitió] cuyos individuos conciliando informes pasaran de dos mil.. sin que nadie viera por ellos. el estado general en que se encontraban y los recursos con los que contaban.. Señora Santa Anna de Camargo y Mier 30 . pero si llegaba a causar daños en las personas o bienes de la provincia. Nuestra Señora de Guadalupe de Reynosa. Si durante la etapa de formación del Pueblo algún indígena se negaba a entrar en sujeción. A la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de Reynosa correspondían más de 300 indios. tierra de temporal y agostadero.. “. En la misión había destinado un solo soldado. Sólo podían entrar en los pueblos españoles de probada reputación. (González de Santianés. No debía permitirse a los que no lo estaban. Una vez obtenida la información anterior.. a excepción de los que se expresaran en las Misiones. algunas de ellas con miembros bautizados.. La Misión de Santa Anna de Camargo llegaba a contar con 250 indios de ambos sexos. elaborado por González de Santianes en 1773. contó con la ubicación de las misiones. el Dictamen del Gobierno Interno de la Colonia del Nuevo Santander sobre el establecimiento en ella de los Pueblos de indios y método para su gobierno espiritual y temporal. 1983: 19-20). Al respecto creían más recomendable inducir a los indios se tatuaran en el brazo el nombre o cifra de su pueblo lo que haría más fácil identificarlos y capturarlos en caso de fuga. La rebeldía o la inducción de ella a otros. y nada guerreros. se le desterraría a una distancia de más de diez leguas de pueblos y caminos. No podrán tampoco jugar sus raciones o vestimentas.y el Río de las Nueces. Santianés menciona haber tenido informes de “.. siempre . En sus fiestas o mitotes. Por otro lado. El común de las misiones que contaban con indígenas era de un soldado de misión.

y Villa de Valles. De la Torre y Coautores. es claro que los grupos a los que refiere son Apaches y Comanches. y a la jurisdicción de Tampico (De la Torre 1975: 223).o Cántaro. que por ser muy pocos y también dóciles. Ciudad Guerrero y Laredo.gobernaba sobre las tribus que allí tenía sustento. no solo en la provincia. Cuando se presentaban en cualquier pueblo con la pretensión de celebrar. para ejecutar sus insultos con mayor confianza y seguridad. La Historia General de Tamaulipas contiene una nota sobre un manuscrito publicado en el número 627 del siglo XIX . volvían a romper la guerra. quien estaba supeditado a las órdenes de un superior jerárquico que mandaba sobre un gran número de tribus en una vasta extensión. Durante la lectura del documento se puede apreciar que en frecuentes ocasiones. truenos y otras distintas conocidas por el nombre genérico de chichimecas. se distribuían en las casa de los vecinos.. Aunque no los menciona como tales. que siendo desde su origen los primeros habitantes del país. De la primera menciona que . destacando el escrito en algunos casos que. los indios de Mier: Son acreedores. podrán recogerse allí algunos otros dispersos. El Distrito del Norte. además de indígenas autóctonos. Historia General de Tamaulipas Uno de los documentos que nos proporcionan información sobre los últimos grupos de cazadores-recolectores del noreste. palalhuelques. y en el instante que no necesitaban de este socorro. así como por la descripción de los mismos (pillaje de caballadas).. las referencias que hacen incluyen. 1943b). llevando las ventajas de haberse impuesto del estado de nuestras poblaciones y de nuestros destacamentos. comprendía a Mier. 1983: 67). aracates. los cuales contaban con 40 758 habitantes. Camargo. en su segundo partido.. Estos alternados y frecuentes procedimientos son las pruebas constantes de la veleidad y perfidia de Para 1842 el Departamento de Tamulipas contaba con una población de 106 748 habitantes repartidos en tres distritos. y cuya edición estuvo a cargo del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. por la ubicación geográfica de los acontecimientos (Texas). sino también en el Nuevo Reino de León. desde el Cerro el Jabalí hasta la Huaxteca (Saldivar. siendo de los pocos indígenas que llegaron a domesticar y montar caballos. a que se les ponga un pueblo por su bondad y constante inclinación a ser cristianos y vivir en vida sociable. es la obra Historia General de Tamaulipas. No obstante. señoreando los caminos reales que conducen a estos parajes. y además de esto. politos. a los relativamente recién llegados grupos alóctonos (Cfr. muy temido de los españoles 16. cuya cultura no había pasado de la etapa neolítica hasta mediados del siglo XVIII en que los encontró la conquista. disfrutando del acogimiento mientras les faltaba que comer en la sierra. 1975). Por diversas razones los escritos permanecieron en la oscuridad hasta que en 1975 dicha obra se da a conocer gracias al trabajo paleográfico del ingeniero Candelario Reyes Flores. De acuerdo con Saldivar (1943a). un indio ladino en la lengua castellana llamado Pedro Botello. 1943a. unos enemigos caseros. haciendo tan presto la guerra sangrienta. sin haber dado nunca motivo de queja aunque por no haberse dotado aquélla. y los de la Misión de Revilla [Guerrero]. sobre todo cuando algún pasaje de la historia que van contando resalta la belicosidad y ferocidad de los cazadores-recolectores. en la cual se escribió: Las parcialidades de los indios janambres. los autores remiten a su presente algunas de las hostilidades que llevan a cabo los diferentes grupos indígenas en todo el estado de Tamaulipas. agruparían a los indígenas de la región. escrita en 1843 por Toribio de la Torre y Coautores16. Gabriel de Saldivar y Los indios de Tamaulipas En Tamaulipas existía un gran número de tribus cazadoras-recolectoras que quedaban comprendidas dentro del nombre común de Chichimecas. por ejemplo. y segunda la región de la Sierra Madre Oriental. 31 . la organización social de estas tribus consistía de un jefe o capitán. siempre estuvieron precisados a mantenerse con yerbas del campo. mezquites. tienen por consecuencia completos conocimientos de sus territorios. en la Huasteca. Toribio de la Torre y Coautores. como solicitando y celebrando la paz. El gobierno general de las tribus lo obtenía el más valiente y osado entre todos los guerreros y este nombraba a cada uno de sus subalternos en el mando particular de cada una (Ibídem: 6-7). aretines. Saldivar dividió el territorio dominado por los cazadores-recolectores nómadas en dos regiones bien definidas: la primera que abarca desde el Río Purificación (Soto la Marina) hasta la banda del norte del Bravo.. han hostilizado en toda la provincia. no se rehusarán (González de Santianes. Reynosa. cruel y sanguinario.

chachalacas. No hay evidencia de que tuvieran culto a los muertos. Comecrudo. El estudio de Saldivar señala que. es decir. gárzas. aparece el nombre de nación cotoanames (Mirafuentes. se veían en ocasiones interrumpidas por la defensa de los territorios que hacían los indios. les dieron el nombre con los cuales fueron registrados en los documentos coloniales. Los cotomanes (o cotonames según investigadores extranje- ros19 ). los grupos que habitaron el norte se identifican lingüísticamente con los indios de Coahuila y Texas (Saldivar 1943a: 5). otras más se la manchaban o se embijaban todo el cuerpo de rojo (Idem: 12). además de que para recogerlo se hacían peregrinaciones especiales. así eran llamados cometunas. Robles y Bruce. lugar donde habitaba de ordinario. comían mexcale de lechuguilla en barbacoa. un pequeño grupo que conservaban restos de su idioma a fines del siglo XIX. inclusive de indios que venían de la Sierra Gorda y de Coahuila17 (Ibídem: 11). cinco del Río de las Conchas y dieciocho de la Sierra de San Carlos a la desembocadura del purificación y las lagunas adyacentes. y agrega que no era muy alimenticio. pajaritos. así como tubérculos de alto valor nutritivo.del grupo Karankawano de la familia Hokana.20 Entre sus costumbres estaban el vestir en ocasiones con pieles de animales. cuya memoria se perpetúa en el cerro de este nombre en la Sierra de Tamaulipas Occidental. las lenguas Coahuilteco. Nuevo León (Aarón Cantú. Retomando a Alonso de León. Las entradas periódicas que hacían los habitantes del Nuevo Reino de León para llevar sal de las lagunas de la Barra del Conchas y Madre. aunque siempre dispuestas a defender sus territorios. otras rayas azules anchas en toda la cara. comeperros o comepescados. como los tejones. y desde la sierra nombrada hasta más allá del Bravo en tierras que ahora están frente a Camargo y Mier (Saldivar. abundante en el cerrito del Aire y en las riberas del Bravo. Aproximadamente desde mediados de 1980. una buena cacería. fueron identificados lingüísticamente como parte “. se sabe que algunos grupos que tenían contacto con aquellos del Nuevo Reino de León “. 1943a: 7). venados. en represalias a las muertes que los últimos efectuaban en sus indios. de las Conchas y Bravo a partir de Mier. De su religión menciona que sólo quedaba la noticia de que para algunas celebraciones. varios son los sitios y se localizan en las riveras de los ríos Salado y Bravo. 1975: 131). y otras aves.. aunque frecuentemente recorría en visita todos los sitios de sus tribus. etcétera. altitud que se tiene rumbo a Parás. cuando no encontraban otra cosa que comer. veintidós de la ribera del sur. realizaban danzas rituales pero sin acompañamiento musical. anacahuita. conejos. liebres y otros muchos cuadrúpedos. Grupos del Norte Las tribus que ocupaban las cuencas de los ríos Purificación.por sus atrocidades y depredaciones. 20.. “pues en este tiempo andan flacos y agalgados” (Saldivar. a principios de 1938 fue encontrado un enterramiento en las cercanías de Cruillas en el que se pudo observar que para efectuarlo se excavó en la roca una oquedad. Le sucedió en el mando el indio Capitán Santiago. 19. 32 . son todas parte de una misma familia lingüística conocida como Hokano-oriental (Weitlanner. guajolotes. guajolotes. pero sí sepultaban sus cadáveres. cacalotes. a poco menos de 40 km al suroeste de Nuevo Guerrero Tamaulipas. comunicación personal. restos óseos acompañados de ofrendas. El peyotl o peyote. y pasada la estación. sus sistemas alimenticios al momento de ser observados por los españoles. pero menudas. practicándose entre muchos grupos el tatuaje de la cara. (Ibídem: 11-12)”. 1943: 182. en ambas riveras del Río Salado y la Presa Falcón. como lo sería por ejemplo. en represalia a las vejaciones y crueldades de que eran objeto (Ibídem: 10-11). Lingüísticamente. En varias ocasiones. 2006). ramo de las Misiones. y otras las rayas del mismo color. 1943a: 12-13)”. 1989: 160).. al respecto pueden verse los antecedentes arqueológicos en el área de estudio. Cabe mencionar que el área reconocida por el Proyecto Corindón tiene una altitud menor a los 90 m. o eran designados por sus cos- 17. se han estado saqueando por aficionados texanos. Cotoname y Karankawa. maguacata (vainilla y semilla del ébano). en las praderas venados. durante el invierno. Sobre su alimentación. y sin duda alguna al mismo grupo pertenecieron unas veinte tribus de la ribera norte del Bravo. granjeno y otras más. coma. una tribus se pintaban la boca y la barba de negro. regresaban a los sitios que habían comido aquél. eran dóciles.. rasgo que permitía distinguirse entre sí. y frutas silvestres como mezquite. 18.. zapote. durante las cuales se embriagaban con peyotl.. poco o nada agresivas. faisanes. no fue registrado en el área de estudio. En el Archivo General de la Nación. del mismo modo en otros casos intervenían ideas totémicas para la adopción del nombre. Saldivar escribe que se componía de animales y de vegetales propios de la región. desde la Barra de Amupat (Soto la Marina) hasta las lagunas del norte del Río Bravo. en los ríos y lagunas se obtenía pescado. recogían el bagazo y lo molían para comerlo. puntas de flecha de pedernal que son atribuidos a los guerreros18 (Idem: 11). depositando los restos sentado en cuclillas y junto con ellos. Se localiza a partir de los 90 msnm.

Coahuila. aparece como Conguyapem). que quiere decir “Chiles mochos” (en la misma carta aparece como Lugplapiagulam). éste era llevado por los indios de Nuevo León y Tamaulipas. que quiere decir “los que andan solos” (en la misma carta aparece como Masacuajulam)(Saldivar. por lo que aquellas que eran ricas en los primeros contaron con una población diversas compuesta por varias tribus (Ibídem: 135). la carne era consumía asada (Ibídem: 136-137). En Nuevo león la chozas eran de forma cupuliforme –tipis. en ocasiones decorados (Ibídem 138)21. La recolección se hacía de acuerdo con el ciclo anual natural. al. Por otro lado.el pescado se cocía en hornos subterráneos. desde su Boca y hasta la frontera de la Villa de Cerralvo. De acuerdo con kirchhoff (1943). 21. que quiere decir “cabezas blancas” y Carrizos (Zapata. aquellas ubicadas aproximadamente desde Camargo hasta la rivera norte del Río Salado. Los palos con “hogares” fueron una técnica común para producir fuego. metido dentro de una tira de cuero en forma de espiral que servía de protección al brazo iz- (Elaborado a partir de Saldivar. sempinpacam (salineros). et. parampamatuju (bermejos los hombres). el uso de morteros de madera igualmente debió ser un rasgo compartido (Cabeza de Vaca menciona estos artefactos) (Ibid: 137). así como si análisis. ocupaciones habituales. eran los Concuguyapem (que en la carta editada por José Zapata (2001). esta no fue tan limitada. por lo que en cuanto a la vestimenta. Lugplapiaguilam. 1999: 43). que quiere decir “los que amarran sus partes con una bolsita”. Samacualapem. Los recolectores-cazadores del Norte de México. la vestimenta consistía en pieles o frazadas de piel de conejo o liebre entretejida. 2001) (Figura 13). o características fijas. Nómina de los indios de la pacificación del Seno Mexicano. 1943a). La distribución diferencial de los recursos se reflejaba en la distribución espacial de los grupos. siendo pocas las excepciones. al parecer.tumbres. Perpacug. etcétera (Ibídem: 14). 1943a: 34-35). fijado con resina a un mango de madera . Figura 13. En él se asienta que en la Villa de Cerralvo se encontraban las naciones de Venados con su capitán Antonio y su número era como de 30 familias. con redes o a zambullidas. el sistema de subsistencia de los grupos del norte de basaba en la recolección y la cacería. perforadores y raspadores de piedra pudieron estar relacionados con la manufactura de textiles en el área de estudio de Corindón. brindó información con respecto a los grupos humanos que habitaron ahí en la época prehispánica y que no está contenida en los documentos históricos (González Arratia. Malnombre. Malagüecos. Masacuajulam.. En Nuevo León –como seguramente también en otras regiones. Quemados. Tanto hombres como mujeres acostumbraban llevar el cabello largo. La nación de los indios Pajaritos compuesta por 20 familias y la nación de los Tareguanos conformada por unas 30 familias (Ibídem: 33). las tribus se distinguían por rayas pintadas o tatuadas en el cuerpo y/o cara –para ello se utilizaban peines de dientes de ratón-. Tortugas. sin embargo. en general hay referencia que se comían casi todo tipo de animales. Clancluiguygu (en la misma carta aparece como Clancluiguyguen). la conjunción de estas tres actividades y sus resultado se reflejaba en el buen estado físico de los indígenas. Cacalotes. collares y orejeras eran relativamente frecuentes. La importante colección de fibras y textiles recobrados en la Cueva de la Candelaria. Perpepug. Reportes de artefactos como punzones de hueso (Boyd. segujulapem (los que viven en los guísachs). así como un puñal de dos filos. mecanoescrito en 1748. Cabe mencionar que la distancia de Guerrero Viejo a Cerralvo es de unos 80 km. las liebres y los venados. En las riveras del Río Bravo. La cacería comprendía distintos animales entre los que se encontraban los conejos. Garzas. En la guerra utilizaban el arco y la flecha. Tribus o naciones Cacalotes y Sacatiles Guamerejos y Tortugas Venados Pajaritos Tareguanos Familias que la integran 30 ¿? 30 20 30 Jefe o capitan ¿? Francisco Antonio ¿? ¿? Paul Kirchhoff. es la “Nómina de las Naciones de Indios de la pacificación del Seno Mexicano” un documento. y al parecer sólo las narigueras eran utilizadas por grupos de Tamaulipas (Ibid: 138). de acuerdo con la carta de distribución de los indios en Tamaulipas que elaborara Saldivar. 1997). peupeutem (los que hablan diferente). La pesca se realizaba con arco y flecha. Un escrito de gran importancia para el conocimiento de varias de las tribus que habitaban en el estado de Tamaulipas y sur de Texas. durante el verano se obtenían frutos en tanto en invierno la dieta era principalmente a base de raíces. habitaban más de 30 naciones. la tuna en pasa y el pan de mezquite eran particularmente importantes en aquellas estaciones en que el alimento escaseaba. 33 .y eran dispuestas en un semicírculo. masacuajulam (los que andan solos). perpepug (cabezas blancas). siendo la pesca una actividad secundaria. La mujeres portaban una falda de hierbas o cueros de venado.

Con base en ciertos rasgos culturales. La verdad es que fue una situación totalmente opuesta. el Norte de México fue subdividido por Kirchhoff en subáreas. en la discusión general se presentan algunas reflexiones al respecto.tribus muy pequeñas. del mismo modo. Para adquirir las cualidades de los animales. son tendenciosos y ponen al cazador-recolector como el invasor de las colonias incipientes de españoles. compuesta por “. o bien molían los huesos de estos animales y los consumían después. Más adelante. piel o frazada de pieles entrelazadas que se lleva sobre el hombro. 34 . rayas pintadas o tatuadas como distintivo tribal. existía también la costumbre de comerse a los parientes muertos para “emparentar con ellos”.. Tomar peyote y bailar durante la noche alrededor de una fogata. González Arratia. 1943: 144).representa la cultura básica de la subárea. El sol era considerado como una deidad. De acuerdo con Kirchhoff. En el norte. Aveleyra (1956a: 94) describió que al interior de ellos se colocaron junto a los cadáveres cuchillos enmangados. costumbre luctuosa de arrancarse el pelo “ (Kirchhoff.. 22. 1999: 31)”. misma que se subdividió en tres secciones. Es claro que los datos proporcionados por los historiadores. ya que las que hablaban el mismo idioma estaban unidas mediante alianzas (Ibid: 139). Los muertos eran enterrados y en Nuevo León y Tamaulipas.quierdo22. Norte de Tamaulipas y Sur de Texas. las guerras sólo se conocían entre tribus de idiomas diferentes. estas reflexiones son poco frecuentes en tales estudios (Cfr. 1990).. de ellas la Central –que comprende Nuevo León. macanas y escudos no son registrados en el Noreste (Ibídem: 139). corres- pondiendo al noreste aquella denominada de los “Rayados”.. Masas. importancia religiosa del humo. En bultos mortuorios explorados en la misma cueva. estos artefactos fueron puestos “. sin embargo.sobre el tórax del difunto o atados con un cordel de fibra o cuero al brazo izquierdo (González Arratia. las tribus eran muy pequeñas a diferencia de sur que eran mucho más grandes. era una costumbre de los grupos de la zona. los indígenas se pintaban estos sobre el cuerpo. hasta la desembocadura del Río Bravo se tenía la costumbre de comerse el cuerpo de os enemigos muertos (Ibídem: 141). militares y cronistas. peines de dientes de ratón para tatuar.

Estados Unidos. Localizó doce sitios correspondientes a campamentos abiertos de cazadores-recolectores. También en 1950. restos de huesos de animales y conchas. citados por Hartle y Stephenson. todo asociado a escasos materiales líticos. Ese trabajo fue realizado por Alex Krieger y Jack Hughes. en el lado de Texas que se vería dentro del área de embalse de la misma presa. De los primeros recuperó ejemplares que corresponden a distintos tipos y periodos identificados en Texas. bajo la dirección de Luis Aveleyra (Figura 14). El Complejo Brownsville. cuchillos. Donald Hartle excavó tres de los sitios localizados en la temporada anterior por Krieger y Hughes. raspadores y cuchillos. además de que culturalmente corresponden a la misma región o están relacionadas con ella. Antecedentes arquelógicos E l área de estudio que comprendió el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur. Texas. 1947). además de cerámica colonial. 1951). municipio de Guerrero. abarcando desde el río Soto la Marina. navajas y otros artefactos. 1947). Estos complejos son Abasolo. Entre las puntas de proyectil (que las agrupó con pedúnculo y sin éste) pueden reconocerse los tipos ahora conocidos como Matamoros y Refugio. Hughes. aunque escasos. ubicado a lo largo de la Costa del Golfo. Entre el material no lítico destaca el hallazgo de un pectoral de concha del género Spondilus. 1950. El complejo Pueblito. quien en 1945 hace un recorrido de superficie desde Ciudad Victoria hasta Matamoros. De ellos obtuvo una muestra de 784 artefactos líticos. ya había contado con algunos trabajos de rescate y salvamento. Este trabajo llevó a la identificación de nueve localidades con presencia de material arqueológico correspondiente a bandas de cazadores-recolectores. Para entender mejor el desarrollo de esta investigación se han tomado en cuenta algunos trabajos realizados en regiones relativamente circundantes a la misma. está el trabajo de Jack T. Tamaulipas. El complejo Repelo. hasta el condado Willacy. Propuso la identificación de cinco complejos arqueológicos así como sus áreas de distribución. importantes por la información que se generó a partir de ellos. raspadores. navajas y cuchillos entre otras piezas. McNeish.CAPÍTULO 5. que más tarde llegaron a formar los polos de la secuencia cronológica regional que daría a conocer varios años después (Cfr. siendo las espigadas escasas. El último complejo es la Huasteca. es una pieza poco frecuente en el área. figurando puntas de proyectil. De acuerdo con la clasificación que realizó. Hughes. mismo que presenta dos perforaciones y que como se verá un poco más adelante. McNeish. todos situados a un costado de pequeños arroyos de temporal. relacionado con el anterior y abarcando el área entre los ríos Soto la Marina y San Fernando. Luego de la excavación determinó que los históricos presentaron cuartos con pequeñas diferencias en sus característica constructivas. de estos tres. desde el río Las Palmas y rumbo a Texas. El sitio prehistórico no logró determinarlo por falta de estudios publicados para la comparación de ma- 35 . dos fueron históricos y el otro prehistórico (Figura 14). entre los primeros están varias puntas de proyectil. Del sitio prehistórico recuperó una buena colección de artefactos. raspadores. en principio por ser la base de las investigaciones posteriores en otras áreas del estado. al Norte del área de estudio. localizado igualmente en la Sierra de Tamaulipas y delimitado por los ríos Soto la Marina y Las Palmas. predominan las puntas sin espiga o pedúnculo y de forma triangular y subtriángular. estos lugares correspondieron a talleres al aire libre (Aveleyra. quienes localizaron 55 sitios arqueológicos de los periodos Prehistórico e Histórico (Krieger y Hughes. de los sitios destacan dos debido a la presencia de algunos tiestos (Cfr. El complejo Diablo y Los Ángeles en la Sierra de Tamaulipas (McNeish. 1951: 44-46). Para 1950. el primer trabajo que se llevaría a cabo en nuestra área de estudio es el reconocimiento de superficie en el área de embalse de la Presa Internacional Falcón. Tamaulipas. 1947). Entre los antecedentes arqueológicos más importantes en el norte de Tamaulipas. a lo largo de la costa y la Laguna Madre (Cfr. En 1947 Richard McNeish daría a conocer algunos de los resultados obtenidos en sus trabajos de la Costa de Tamaulipas. Con base en el estudio de los materiales propuso la primera secuencia cronológica que ubicó entre el siglo XIII y el XVIII (Ibídem:54-57). desde San Fernando. Recuperó un total de 193 artefactos líticos y 6 tiestos. 1971). entre ellos puntas de proyectil (todas triangulares). En 1951. se llevó a efecto un recorrido de superficie y la excavación de algunos sitios. área en la cual buscó definir cuáles fueron las relaciones entre la gente del Sureste de Texas y los complejos culturales de México. Los sitios históricos los identificó como casas del periodo de la colonización española debido a la asociación de materiales de origen hispano con los líticos.

Tamaulipas-Monterrey. lo que permitió ubicar estos sitios dentro de una temporalidad de más de 7 000 años de antigüedad y que remiten al poblamiento temprano del hombre en América (Cfr. muchos de estos artefactos estuvieron asociados a restos de carbón. artefactos líticos y restos óseos acompañados de collares de cuentas de concha y hueso. menciona otro hallazgo de dos entierros humanos. los restos quedaron expuestos por la erosión. Fogones. hasta 1750 dC. Chandler y Kumpe. En 1983. que comprende la fase Los Ángeles. 1952). La clasificación de las puntas de proyectil recuperadas –pues el resto del material sólo se 36 . 1996a. ambos individuos contaron con numerosas cuentas tubulares de hueso. pero en el lado mexicano. Los resultados de esta labor proporcionaron información sobre 25 sitios correspondientes a campamentos dispersos de cazadores-recolectores. así como la preparación de alimentos (McGraw. conchas de almejas. entre otros). Entre los resultados obtenidos en la excavación de varios pozos están la recuperación de distintos artefactos líticos. En 1952 Joe Cason realizó un reconocimiento de superficie en el área de la Presa Falcón para seleccionar un sitio a excavar. debido a la construcción de una obra hidráulica a las afueras de la ciudad. aunque parcialmente removido. En 1971 McNeish publicaría una síntesis sobre los trabajos arqueológicos que había llevado a cabo en la Sierra Madre Oriental y la Sierra de Tamaulipas años atrás. aún estaba articulado y dentro de la matriz de tierra. en términos generales. En 1998 la Dirección de Salvamento Arqueológico efectuó el Rescate Arqueológico Gasoducto: Ciudad Mier. 1983). 1988). En el área de San Fernando se realizó un reconocimiento de superficie en la década de los ochenta. no obstante. compuesta por 13 fases culturales que abarcan desde el 12 000 aC. situación que influenció más aún la excavación y la recuperación de muestras de carbón para ser fechadas. Del reconocimiento de superficie destaca el sitio Castillo. 1983). cuyos lugares de pernocta fueron lomas bajas cercanas a corrientes de agua de temporal. 1997b. Joachim McGraw realizó un recorrido de superficie y excavaciones en los sitios localizados en las inmediaciones de Laredo. entre los que hay puntas de proyectil triangulares. Avila. cuchillos y un pendiente de arenisca. Rubín de la Borbolla y Maldonado Koerdall llevaron a cabo un reconocimiento de superficie en el área de la Presa Falcón y el principal tributario del Río Bravo en Tamaulipas: el Río Salado. la ocupación de los sitios corresponde a un solo periodo en un caso y una continuidad en otros. raspadores. particularmente al área de la Presa Falcón y el Río Salado (Boyd. un total de nueve sitios fueron investigados y entre los resultados están la identificación de campamentos al aire libre en las cercanías del Río Bravo o bien de arroyos de temporal. Para ese entonces representaba el primer hallazgo en el lado mexicano de un proyectil de tal tipo y antigüedad (De la Borbolla y Aveleyra. Años más tarde las incursiones ilegales de los “stewards” a territorio tamaulipeco. Observó que en varios puntos los materiales arqueológicos estaban asociados a restos de fogones y carbón. siendo el común el Arcaico y sólo uno de ellos va desde el Arcaico Temprano hasta el Prehistórico Tardío (ibídem: 48). recuperaron un fragmento basal de una punta de proyectil del tipo Plainview. McNeish. por el hecho de haberse registrado la existencia de dos entierros humanos. Del mismo modo reportó la existencia de restos óseos de megafauna en otro de los sitios y uno más corresponde al periodo Colonial (Cason. las principales características de los materiales que caracterizan a cada fase (Cfr. entre los hallazgos más importantes están algunas puntas de proyectil con acanaladuras. correspondiendo a la fase Diablo. Texas.teriales. Asociado a ellos hubo puntas de proyectil. lo identificó como un taller (Hartle y Stephenson. 1951). En este trabajo incluyó. McGraw. darían a conocer la existencia de más ejemplares de este tipo y otros más tempranos como lo son las puntas Folsom y Flute Clovis (Cfr. todos estos objetos fueron recuperados. algunos de ellos correspondientes a sitios multifuncionales en los cuales se realizaban la talla de artefactos. El mismo año. uno de los cuales al parecer fue removido por quien descubrió el lugar y el otro. Nuevo León. una gran cantidad de cuentas tubulares de hueso. son elementos que indudablemente los relacionan con otros hallazgos del área del Bravo (Cfr. 1952). De la localidad 9 identificada en el recorrido de 1950. cuya cronología corresponde al Paleoindio de acuerdo con los trabajos efectuados en Texas. un punzón y un tubo del mismo material. Considerando los resultados de la clasificación de las puntas de proyectil. ahí se localizaron 13 sitios de cazadores-recolectores. De este recorrido se generó la planeación de excavaciones en el sitio Royer. Con base en el fechamiento de muestras de carbón obtenidas de cuevas excavadas en ambas sierras. propuso una secuencia regional para Tamaulipas. estos sitios son equiparables a los campamentostaller de la tipología elaborada por Ramírez Castilla (2003). 1971). este trabajo consistió en un recorrido de superficie y excavación de pozos de sondeo en algunos de los sitios localizados (Figura 12 y 15). relocalizando otros reportados por Krieger y Hughes en 1950 (Figura 14). Chandler y Kumpe 1997b). Luis Aveleyra. En el sitio García.

Con base en la cronología que se asignó a cada sitio a partir de las puntas recuperadas. El muestreo fue realizado por cuadrantes de 400 metros por lado. además de cientos de lascas de desecho de talla. 2003). el segundo de 21 a 60. Centro-Norte de Texas.564 artefactos líticos. Ramírez Castilla. varios de estos sitios son campamentos-talleres y algunos de ellos cuentan con una secuencia cronológica completa.cuantificó por categoría general-. de acuerdo con Suhm. Del recorrido de superficie se recuperaron 12. Por otro lado. Sudoeste (Focos Mier y Falcón) y Trans-Pecos (Focos Pecos y Bajo Pecos) de Texas (Parra. Tomando en cuenta todo lo anterior. Centro. al. Tortugas y Matamoros. Entre los resultados obtenidos están la identificación de que más del 70% de los sitios están asociados a corrientes de agua de temporal o permanente. González Rul. 2003. En 1999. Ramírez Castilla. de los primeros destacan tres por presentar pintura rupestre y petrograbados (Cfr. Ramírez Castilla y Valdovinos et. Cabe mencionar que solo un raspador Cohauilo fue recobrado en todo el recorrido. Krieger y Jelks. 1999). La evidencia arqueológica sugiere la existencia de una gran cantidad de sitios de cazadores-recolectores. que son diagnósticas del foco mencionado. Ramírez Castilla. lo cual lleva a buscar respuestas a tal situación (Gustavo Ramírez. se encontraron los tipos Tortugas. 2003). al. de acuerdo con la cronología manejada por González Rul para la Presa La Amistad. además de miles de lascas de desecho de talla (Cfr. algunos de los cuales sólo presentaron un tipo de punta. Un sólo artefacto no lítico fue recuperado. Matamoros y Catán. en el municipio de San Fernando se llevó a cabo otro reconocimiento de superficie. Gustavo Ramírez realiza el Rescate Arqueológico Velero-Jaujal. registrando 72 sitios y 38 dispersiones líticas. Catán. Parra deja a consideración el ampliar el área del “Foco Mier” hasta la frontera con el estado de Nuevo León. navajas y algunas decenas de cuchillos entre otros artefactos. 37 .. Este trabajo es el segundo que se llevó a cabo en la misma área de la Presa Falcón (Figura 15). correspondiendo a una cuenta circular de concha. 1999.. el primero fue menor de 20 artefactos. Se observó el predominio de los tipos Pandora. a la par que se realizan los trabajos de exploración geosísmica por parte de PEMEX. Como resultado de él se encontraron algunos sitios y materiales líticos correspondiente a cazadoresrecolectores. Nuevo León y Coahuila (Figura 15). 1998). al. asignada a partir de la identificación de varios tipos de puntas de proyectil (Cfr. Entre ellos hay más de 200 puntas de proyectil de varios tipos. 2001). Ramírez Castilla y Valdovinos et. cuyas características permiten identificarlos como sitios de campamento y de trabajo entre otros (Gustavo Ramírez. seguido de otros cuantos sitios ubicados entre el Arcaico al NeoAmericano y la minoría únicamente en el Neo-Americano. Lo anterior dejó apreciar que la mayoría de los cuadrantes que contaron con el rango uno y cuatro. queda claro que prácticamente todos los sitios abarcan un rango mayor de tiempo que va del Arcaico al Histórico. se puede notar que la gran mayoría de los campamentos quedan dentro del periodo Arcaico. el tercero de 61 a 100 y el cuarto de más de 100 piezas. Parra. quedando claro que la temporalidad obtenida fue mayor a la que propusiera Aveleyra en 1951 (Cfr. Noé Parra menciona que los sitios de la zona tuvieron nexos con las áreas culturales conocidas como Costa. 1998). todos ellos de cazadores recolectores. Valdovinos. ya que en los sitios localizados en esa parte del recorrido. raederas. cuya antigüedad en varios casos es de por lo menos 3 000 años aC aunque en el área hay evidencia desde hace aproximadamente 7 000 años antes de nuestra era (Cfr. hizo posible la delimitación temporal de los sitios. En el 2002 se llevó a cabo el Salvamento Arqueológico Río Escondido – Arroyo Coyote. A la par que el recorrido anterior. 2002).. los resultados fueron vaciados en un plano de distribución considerando los rangos de frecuencias determinados empíricamente. así como de la comparación de los materiales (puntas de flecha) por él descritos en ese trabajo (Ibídem. sin descartar piezas del Histórico. cuchillos y gubias tipo Clear Fork. Entre los artefactos recolectados se obtuvieron ejemplares correspondientes al periodo Paleoindio y hasta el Prehistórico Tardío. por mencionar algunos. 2002). Pérez. se localizaron cerca de los arroyos y ríos. Siguiendo la otra asignación temporal que se presenta. comunicación personal 2002). Coahuila. Del procesamiento de los datos obtenidos en campo es que se desprendió la propuesta tipológica de sitios para el área. distinguiendo seis tipos de contextos y ocho tipos de sitios (Cfr. la clasificación preliminar permitió identificar cientos de puntas de proyectil. abarcando un transecto que pasó por los estados de Tamaulipas. 2003. Ramírez Castilla y Valdovinos et. lo cual coincide con los hallazgos de varios “stewards” y las observaciones de Aveleyra sobre la ubicación de los sitios en las proximidades a las fuentes de agua (Ibídem: 3). 1990). la escasez de sitios dejó ver que esa parte del estado cuenta con poca evidencia arqueológica. raspadores. en los municipios de Guerrero y Mier. objeto que como se verá más adelante es relativamente frecuente en el área del Río Bravo. comunicación personal 2001). en tanto otros contaron con dos o más tipos siendo de periodos distintos (Cfr.

modo de vida y cultura de estas sociedades (Cfr. También en 2004. 3) Sitios sobre la llanura y 4) Sitios en misiones (Ibídem: 91-97). Alejandro Castillo realizó una investigación documental sobre las sociedades nómadas de cazadores recolectores que habitaron en el bajo Río Bravo durante el siglo XVIII. en tanto algunos huesos y más cuentas de hueso y concha fueron desfasados por el oleaje y observados en un área de 20 a 25 metros. realizando saqueos sistemáticos tanto de superficie como por excavación. Texas. realizado en el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM. Gustavo Ramírez (2007: 33-47) incluyó la Geografía Cultural de Tamaulipas que fuera dada a conocer en el seminario antes mencionado.recolectores que habitaron en la Llanura Norteña. Por otro lado. 2006). por el contrario son poco comunes en las mismas áreas.incluyó una interesante serie de datos con relación a las plantas que pudieron ser utilizadas en el pasado (acacias. A la par se presentan los primeros resultados del análisis de material proveniente del proyecto VeleroJaujal (Cfr. Valdovinos. en el capítulo IV –que trata el marco geográfico. se han llevado a cabo varias incursiones por parte de aficionados texanos. entre los que figuran una variedad de puntas 1. En el 2004 Gustavo Ramírez. amarillo y negro.. las cuentas de hueso son comunes en el área de la Presa Falcón. se han localizado en entierros de Valle del Bajo Río Bravo y Laredo. al. notaciones numéricas y representaciones de chamanes y tipis. Las cuentas de concha. aún “in situ”. otros entierros (más de ocho) fueron retirados al Norte del Arroyo Diablo y el área de la presa. En 1987 James B. Considerando que los sitios deben estar cercanos a las fuentes de agua distingue cua- tro tipos de sitios: 1) Sitios cercanos a la costa y lagunas. XVII y XVIII. En el 2006. en el marco del Seminario Permanente de Estudios sobre la Huasteca. Cruzando la información proporcionada por las fuentes etnohistóricas de los siglos XVI. pudiendo considerarse como el inicio de los estudios sistemáticos que permitirán plantear otro tipo de hipótesis acerca de los grupos que allí habitaron (Cfr. con los datos proporcionados por los trabajos arqueológicos efectuados en ambas márgenes del río. nopal. comunicación verbal. En ocho incursiones anteriores a la publicación de 1997. et. tuna y mezquite) con base en los datos etnohistóricos y arqueológicos sobre flora y vegetación en el norte de Tamaulipas. 2004)1. Un total de 271 cuentas de hueso y cinco de concha fueron recogidas sin prestar atención a los restos óseos. daría a conocer la propuesta de las regiones culturales del estado de Tamaulipas. Según Bryan Boyd. en el marco de la V Conferencia de Arqueología de la Frontera Norte. Estas pinturas se distinguen por presentar diferentes técnicas: dedos. de emblemas. Hester fechó el entierro y las cuentas para el periodo Prehistórico Tardío. estos contaron con piezas similares a las ya mencionadas (Cfr. se dan a conocer las primeras observaciones generales sobre los grupos de cazadores. 2) Sitios marginales al Río Bravo y sus afluentes. denominando a toda la zona Norte como Llanura Norteña (Ramírez Castilla. debido a la similitud que tienen las mismas con otras piezas recuperadas en entierros excavados en el sur de Texas. planteando dos zonas: 1) Zona de costa y 2) Zona de llanuras con ríos y lagunas húmedas (Ibídem: 91). el sitio se dio a conocer como Arroyo Diablo ubicado al sur del Río Salado (Figura 14). se presentaron tres trabajos en torno a la investigación realizada en el Norte de Tamaulipas. Ya dentro y/o en las inmediaciones del área de estudio de la presente tesis. En 1986 se descubrió un entierro humano al bajar el nivel del agua de la Presa Falcón. 2002) y algunas consideraciones generales sobre los sitios localizados en el Noroeste de Tamaulipas. Finalmente propone una tipología de sitios que considera la distribución geográfica de los sitios y sus probables zonas de explotación de recursos. 2002). entre otros (Cfr. 38 . Boyd. Los diseños son variados y los hay simbólicos. registrándose algunos de ellos. se identificaron más de 300 conjuntos de pinturas rupestres en el Cañón de Santa Olaya. Del mismo modo incluye un esquema que muestra el ciclo de floración y fructificación de estos productos naturales (Ibídem: 25-47). cerca de la rivera del Río Salado (Figura 15). Norte de Nuevo León y Noreste de Coahuila (Cfr. Entre las publicaciones de tales actividades se pueden mencionar los siguientes hallazgos. Boyd saqueó una gran cantidad de artefactos líticos. Ramírez Castilla. Como resultado de las exploraciones realizadas hasta entonces en el Norte de la entidad. 2002). 2004). siendo los colores el rojo óxido. municipio de Burgos.Para el 2002. 1996b). presenta distintos aspectos sobre la formación económico social. Una de las características de este lugar es la existencia de abundante material lítico asociado a grandes amontonamientos de rocas areniscas quemadas y valvas de conchas. agaves. Pérez. En su reciente libro “Panorama Arqueológico de Tamaulipas”. Boyd incursionó en la frontera norte de Tamaulipas llegando a un sitio que denominó “Al Punto Final”. realizada en Chihuahua. Varias cuentas de hueso estaban en asociación directa con la mayor parte de los restos óseos. Castillo. Ramírez Castilla. pincel y tiza. Entre 1995 y 1996.

1997f).Figura 14. En la Presa Falcón cerca del nivel del agua. En el mismo sitio. Caracara. amontonamientos de rocas quemadas y desechos de conchas. 1997f). Boyd. Matamros. En el mismo año. tanto del lado mexicano como del condado Zapata. Al respecto. Starr y Toyah) y periodos (Arcaico Medio a Prehistórico Tardío-Histórico). de proyectil que corresponden a distintos periodos. Refugio. blanks. Dentro de este sitio identificó un “taller” (atelier) de manufactura de puntas de proyectil de los tipos Cliffton y Perdiz. objetos que junto con las pipas de piedra son poco frecuentes en ambos lados de la Presa Falcón (Cfr. 1997a). Ubicación de zonas y sitios trabajados en el área de la Presa Internacional Falcón. Boyd. La presencia del “taller” del periodo Prehistórico Tardío le lleva 39 . Este lugar corresponde a un campamento de ocupación repetida a juzgar por la gran cantidad de material lítico. fragmentos de pipas. 1997a). otras herramientas. cerca de este sitio menciona haber observado un entierro humano asociado a rocas dispuestas de manera similar. Ensor. así como algunos pendientes en concha y areniscas. en aquellas áreas muy erosionadas. Adicionalmente reporta la existencia de un mortero excavado sobre la roca. correspondientes al periodo Prehistórico Tardío (Cfr. Boyd. 1997b. Tortugas. ha observado alineamientos de grandes rocas areniscas orientadas de Este a Oeste. y sugiere que bajo ellas hay entierros humanos. aunado al gran tamaño del sitio. señala la existencia de otros entierros humanos cubiertos por rocas de forma y tamaño semejante a las del sitio “Al Punto Final” (Cfr. se adentró unos 300 metros al norte del Río Salado llegando a un sitio que nombró Cardinal. un metate y un pendiente en concha (Cfr. Boyd. mismo que llega a tener 600 por 400 metros. además de que en varias visitas al lugar ha saqueado otras tantas puntas de flecha y dardo de varios tipos (Catán. Texas.

obteniendo materiales líticos diversos entre los que se encuentran muchas puntas de flecha y dardo cuyos tipos indican una larga secuencia cronológica. localizado en el delta original de Río Salado con el Bravo. James B. tres cuentas de caracoles Oliva sayana y una pipa de piedra. ese sitio ha sido objeto de visitas de varios saqueadores. Boyd y Wilson. debido a su estado fragmentario. Por cerca de trece años. este material fue recolectado y llevado a territorio estadounidense. a la misma área de confluencia de los ríos Salado y Bravo. para continuar con el registro de sitios en el área inmediata a la Presa Falcón. Estados Unidos. Cabe señalar que en este reporte. Algunas puntas de estos tipos han sido recolectadas hacía el área de la Presa Falcón. poco pudieron identificar.Figura 15. Ubicación de los diferentes trabajos arqueológicos realizados en la frontera norte de Tamaulipas. encontró un entierro humano aparentemente asociado a cuentas y fragmentos trabajados de conchas. 50 bifaciales triangulares. En 1990. Por lo anterior ha llegado a sugerir que ese sitio se trata de un cementerio y deja ver que al bajar el nivel del agua de la presa seguirá extrayendo tanto material arqueológico como restos óseos con el objetivo de crear una base de datos con respecto a los restos humanos (Cfr. afirmar que estos dos tipos de puntas tienen una innegable asociación (Boyd. En 1993 Chandler y Kumpe presentan un breve artículo sobre 45 puntas de proyectil de los tipos Bell y Andice. llegando a conocer que los restos corresponden a un adulto. tales restos estuvieron asociados a 27 puntas de proyectil triangulares. hallados en los condados Zapata y Starr. 1997f). En uno de ellos. Una vez que los restos quedaron expuestos y removidos por la erosión al bajar el nivel del agua de la presa. En 1995 el Departamento de Antropología de la Universidad de Texas en Austin hizo un análisis de los restos óseos. Otros tres entierros humanos se han observado en la misma área en que se retiró el anterior. 1996). En el Bajo Pecos (Lower Pecos) puntas Bell han sido reportadas en asocia- 40 . habiendo reporte de ello para 1984. Boyd incursionó nuevamente de forma ilegal. 1990 y 1995. deja patente su propósito de volver al sitio para seguir obteniendo materiales arqueológicos de forma ilegal bajo pretexto de realizar un estudio sincrónico del sitio (Ibídem).

de tal forma que emerge una loma a manera de isla y que llega después a juntarse con tierra firme. De acuerdo con los autores. Un total de ocho entierros humanos con diez individuos fueron extraídos por Boyd y otros aficionados texanos. Texas. 1997d). los morteros excavados se localizan en un área de 60 por 15 metros. huesos humanos trabajados. A unos 750 metros de estos sitios se localiza otro más de grandes dimensiones. Boyd 1996a. como el Río Álamo en Mier. las puntas Plainview por un lado y Toyah por el otro. características del Intervalo Baker que va del 8500 al 5000 años de edad. no obstante de que sitios cercanos a éste cuentan con proyectiles del Paleoindio al Prehistórico Tardío. estos objetos provienen de distintos sitios y lugares de los condados Starr y Zapata. estas piezas proceden de varios sitios del noreste de Tamaulipas. del lado mexicano. materias primas y usos. observó dos grandes rocas areniscas con evidentes marcas de abrasión. este sitio está localizado en las inmediaciones del área de embalse de la Presa Fal- cón. Boyd. Otros sitios con morteros excavados en la roca han sido localizados por los stewards en el área de la Presa Falcón. lo que llevó a su identificación como artefactos perforantes. se puede inferir que el lugar de donde se obtuvo el material corresponde a una loma. Un breve recuento del hallazgo de estos artefactos en algunos sitios y condados del sur de Texas permite observar su área de distribución espacial. Por otro lado. en Nuevo León y en el sur de Texas. las puntas Bell y Andice tiene una distribución mayor a la del Bajo Pecos (Cfr.9 cm de longitud y cuya sección es biconvexa. Partiendo del hallazgo de otros materiales tanto del sur de Texas como del área de la Presa Falcón. Estados Unidos (una de las islas de la Presa Falcón en el condado Zapata y en el Royer Site). cuyas dimensiones oscilan entre 1. 1997d). en la desembocadura del río Salado con el Bravo. En ese mismo año. Arroyo San Pedro en Comales. Con base en la descripción de cómo es que el sitio emerge una vez que el nivel del agua baja. en 4050 a 3050 AC. llegando a proponer una distribución de estos artefactos en el área del Bajo Río Bravo (Cfr. El lugar ya había sido visitado por Kumpe y Hess con anterioridad (Cfr. Ese mismo año Boyd realizó varias visitas a un sitio que años atrás nombraría Arroyo Diablo.6 a 2. 1993a) un par de ejemplares del último tipo fueron recuperadas en el recorrido Corindón. por mencionar algunos. pendientes y objetos de uso ornamental en arenisca y caliza como los que se han encontrado hacia la confluencia del río Salado con el Bravo (Chandler y Kumpe. permite sugerir que este último tipo es temprano como los tipos Bell. Andice. el Río Salado y cerca de Guerrero Viejo. de él se han saqueado puntas de proyectil de varios tipos y periodos siendo los tipos de los polos de la cronología. Chandler y Kumpe. afirman que morteros y manos son frecuentes en la Presa Falcón y áreas adyacentes de México y Texas (Cfr. astas trabajadas. entre otros 41 . como ya había observado.ción con otras puntas barbadas tempranas como los tipos Baber y Bandy. cascabeles de Olivas. Sur de Texas. su fechamiento no es claro debido a la ausencia de artefactos diagnósticos. contiguo a estos elementos hay un área que presenta desecho lítico y restos de posibles “fogones”. Estos artefactos de talla bifacial fueron observados al microscópio detectando huellas de pulido en las puntas y filos. Una gran cantidad de cuentas de hueso. 1993b). Las puntas Bell y Andice han sido fechadas para la fase Jarrel del Arcaico Temprano del Centro de Texas. En 1994 Chandler y Kumpe publicaron un trajo sobre pendientes manufacturados en roca sedimentaria. La riqueza material de las ofrendas radica en su variabilidad de artefactos. así como de varios puntos de la frontera Norte de Tamaulipas. Chandler y Kumpe. En el mismo sitio en que localizó los morteros y como resultado de las diferentes visitas al mismo. Este sitio de gran tamaño es denominado la “Isla Sur” (Figura 14). llevándose 23 manos de mortero. Su similitud morfológica con las puntas tipo Calf Creek de Arkansas y Oklahoma. en otros sitios del área éstas marcas en las rocas se han observado asociadas a puntas de proyectil del último periodo ya referido (Cfr. cerca de 160 metros al Oeste-Suroeste se localiza otro sitio del cual se han extraído numerosas puntas de proyectil que en conjunto abarcan los periodos Arcaico Temprano al Prehistórico Tardío. Boyd. la presencia de estos artefactos no había sido reportada para el área de la Presa Falcón. 1996a). de concha. en la confluencia del Río Sabinas con el Salado. en la confluencia de los ríos Álamo y Sosa. recolectados por aficionados y saqueadores. así como en varios puntos del Noreste de Nuevo León. 1994). nuevamente Chandler y Kumpe publicarían un trabajo sobre 13 pequeños perforadores o taladros de pedernal. Así. en el lugar se observan restos óseos humanos cuando los niveles de agua de la Presa Falcón descienden. Norte de Tamaulipas y Nuevo León. Baber y Bandy. puntas de proyectil. resultado del trabajo de las astas de madera de las flechas localizadas en las cercanías del sitio. proponen que estos perforadores debieron emplearse para la horadación de cuentas de concha. En 1995 James Bryan Boyd visitó y extrajo material de un sitio con 20 morteros excavados en la roca. una pipa de piedra. Con base en los hallazgos que han realizado los texanos. Tamaulipas.

es probable que la pipa y los otros artefactos no especificados correspondieran a la ofrenda del individuo. Tamaulipas. rocas quemadas y conchas. Estas piezas. Meserve. Turpin reporta un sitio con morteros excavados sobre la roca. También en 1997 Boyd publicaría otro trabajo concerniente a dos piezas de roca arenissca con restos de abrasión en su superficie y marcas que parecen indicar que fueron empleadas para trabajar mangos de madera. encontradas en Zapata en 1983. 1997b). se localiza en las proximidades del viejo puente de Guerrero Viejo. se recuperó un enderezador de astil de flechas. fue recuperada con un tubo de hueso que puede corresponder a la boquilla. sí en otros lugares del estado de Texas como en el área del Río Pecos y el Lago Amistad o Presa de la Amistad (Cfr. una del lado de Tamaulipas. en el sur de Texas provienen del sitio La Perdida y Arroyo Morelos. Texas. fueron recuperadas al descender el nivel del agua de la Presa Falcón. Los tipos identificados son Flute Clovis. 1997d). México. No hubo artefactos diagnósticos asociado a estas dos rocas areniscas. México y la otra de Zapata. Boyd. no obstante. Estos artefactos fueron manufacturados en roca arenisca y caliza con inclusiones de calcita. 1996. 1996a. Con base en los tipos de puntas encontradas en el sitio. la base de datos más extensa que hay para el norte de Tamaulipas (Cfr. básicamente puntas de proyectil y algunos bifaciales. y Tamaulipas. James B. estuvieron asociados a algunos de los entierros. Chandler. opta por considerar ambas rocas como pertenecientes al Prehistórico Tardío (Cfr. Turpin. además de señalar que para el condado son piezas poco comunes (Cfr. Boyd. et. Tamaulipas (Figura 14). Cameron y Zapata. Scottsbluff. posiblemente similar al utilizado en varias las pinturas rupestres del área del Bajo Pecos. este último representado por pocas piezas (Cfr. El sitio del que provienen estos dos artefactos parece ser el mismo en el que fueron encontrados los morteros excavados en la roca (Cfr. Boyd. en Tamaulipas fue cerca de la ciudad de Burgos. esta pieza. Aunque la descripción es pobre y ambigua. en Tamaulipas (ibídem).artefactos. Aquella localizada en la confluencia del Río Salado con el Bravo. Texas. manufacturado en basalto vesicular. Estos proyectiles son los primeros hallazgos de 42 .. Estas puntas fueron adquiridas en varios lugares del área de la Presa Falcón. siendo hasta el momento. por lo que la erosión pluvial y fluvial ha dejado al descubierto gran cantidad de material lítico. 1997). Estados Unidos. Fechamientos por asociación de materiales. localizadas en el condado Zapata. los dos primeros anteriormente no habían sido reportados por lo que constituyen los primeros hallazgos de esos tipos en el Noreste de México (Cfr. Chandler publicaría un reporte sobre dos pipas de piedra provenientes de la Presa Falcón. En 1997 Chandler y Kumpe publicaron un trabajo sobre puntas de proyectil correspondientes al periodo Paleoindio Temprano. y en Tamaulipas en 1990. En la región del Trans-Pecos. Aquella procedente de Texas está en proceso de manufactura y se elaboraba en cuarzo. así como por radiocarbono. En ese mismo año. 1996: 47). Estas dos pipas fueron saqueadas por James Bryan Boyd (Chandler. En el área de recolección de los artefactos. Southern Island y Rancho San Fabián (Figura 14 y 15). los extremos presentan picoteamientos –cicatrices de extracciones de lascas por impactos. Texas. abarcando desde el Arcaico Temprano hasta el Prehistórico Tardío. Pipas en proceso de manufactura han sido reportadas anteriormente por el mismo autor. 1997d). Folsom. cuyo color predominante es el rojo (Cfr. Texas. Chandler hace una breve descripción del artefacto y menciona que por lo general estos objetos se manufacturaron en roca arenisca. El sitio se localiza a lo largo de un arroyo grande que desemboca en el Río Salado. Boyd. 1997). al. Texas. el mismo se ubica dentro de un amplio rango temporal. Los restos óseos contaron con un análisis osteológico. quien las ha saqueado de sitios ubicados en las cercanías del Río Salado en su confluencia con el Bravo. permiten ubicar los entierros como pertenecientes al periodo Prehistórico Tardío. y de acuerdo con datos adicionales de su ubicación.y áreas pulidas debido al uso e impactos de las manos durante su uso en los morteros. Chandler y Kumpe. En la región del Bajo Río Pecos. estaba asociada a otras puntas de los periodos Arcaico Temprano y Paleoindio. Boyd publicó un trabajo referente a puntas de proyectil obtenidas de un sitio dentro del rancho Rincón de los Indios. Chandler y Kumpe. sobre todo a los infantiles. de los condados Starr. Una de ellas y otros artefactos fueron saqueados en 1995 junto con un entierro juvenil localizado en aguas poco profundas del lado de Tamaulipas. condado Terrell. manufacturada en arenisca. no se han localizado morteros excavados en la roca. 1990). al noroeste de Guerrero Viejo. González Rul. sin embargo. 1997b). 1997c). Para 1996 aparece publicado un trabajo referente a 44 manos de morteros (pestles) recolectadas en el Bajo Río Grande. Plainview. de éste lugar recolecta dos nódulos que identifica como cantos de pigmento rojo. El mismo año Boyd publicaría un trabajo sobre tres puntas de proyectil del tipo Scottsbluff. Para 1996.

Con los estudios realizados poco a poco se ha empezado a entender el funcionamiento de las sociedades prehispánicas que habitaron en el noreste de México. 1997e). contados son los artefactos de este tipo que han sido recuperados por arqueólogos mexicanos. Cuentas de hueso y de concha se localizan asociadas a entierros humanos. El tercer ejemplar está manufacturado con pedernal procedente de la Planicie Edwards. 43 . et. este panorama no ha cambiado mucho en lo que al norte del estado de Tamaulipas concierne. A pesar de ello. En contraposición a lo anterior. Basándose en algunos datos históricos proponen que estas puntas corresponden netamente al periodo histórico. se ha podido percibir que las incursiones ilegales durante más de veinte años. por 1750 Lipanes y Apaches incursionaron en Texas y Tamaulipas. Por desgracia. la confluencia del Río Salado con el Bravo y la consecuente área de la Presa Falcón. Chandler daría a conocer un reporte descriptivo sobre varias pipas de piedra manufacturadas en areniscas y otras rocas. Hace cerca de 60 años Hughes (1947) hacía la observación sobre la escasez de trabajos arqueológicos en el noreste de México. Chandler y Kumpe publicarían un reporte sobre puntas de proyectil manufacturadas en metal. algunas de las lisas fueron encontrados en asociación a puntas de proyectil del tipo Tortugas.este tipo de punta dentro de ambos estados y para el área de la Presa Falcón. Los trabajos efectuados por parte del INAH o por otros centros de investigación con autorización del mismo Instituto Nacional de Antropología e Historia. por lo que su carácter es el de un salvamento o un rescate y no el de una investigación planeada. poco más de 20 años más tarde llegan al área Comanches. En síntesis. Para 1997. la completa tiene tonos diversos debido a un tratamiento térmico del pedernal. en donde. pues no sólo artefactos de piedra tallada fueron elaborados y utilizados por los cazadores-recolectores. Ramírez Castilla. Todas ellas tienen un trabajo fino bifacial y son muy delgadas (Cfr. a la fecha. de aficionados o stewards han dejado ver que la región contiene una gran riqueza en cuanto a cultural material se refiere. Montiel y Ramírez. principalmente manufacturados en roca arenisca. mismas que fueron obtenidas del sur de Texas y norte de Tamaulipas. Además de lo anterior. 1951). pendientes. lo que indiscutiblemente refleja el potencial que la región tiene en cuanto a investigación arqueológica se refiere. Pipas de piedra pulida. han dado muchos hallazgos que han sido reportados por los texanos. todas provenientes de varios sitios del sur de Texas cerca del área de la Presa Falcón. Boyd. al. A principios del siglo XIX hay noticias de que estos grupos además de emplear armas de fuego siguieron utilizando flechas de piedra y manufacturadas en metal por lo que éstas puntas provenientes del sur de Texas y Mier. los cuales también parecen relativamente frecuentes. Serrano. Chandler. Tamaulipas. 2006) y un pectoral (Aveleyra. La punta tipo Scottsbluff completa y una de las incompletas fueron manufacturadas con pedernal proveniente de las graveras del Río Bravo según la identificación visual. deben corresponder a guerreros Comanche (Cfr. los tipos de proyectiles de mayor antigüedad han sido encontrados por los texanos. morteros y enderezadores de astas de flechas. 2006). Sólo un entierro humano ha sido recuperado dentro de un trabajo arqueológico mexicano (Cfr. Para este mismo año. particularmente. son muy pocos. considera que las pipas que él reporta pueden ser del mismo periodo (Cfr. parecen ser artefactos presentes en varios sitios de los ríos Salado y Bravo. 1997a). Algunos de estos ejemplares presentan decoración incisa. Chandler y Kumpe. los estudios realizados por arqueólogos mexicanos son resultado de la atención de denuncias. en Tamaulipas. Ramírez Castilla y Valdovinos et. al. por lo que un estudio comparativo de los materiales no es posible. Algunos de estos ejemplares por estar en proceso de manufactura le llevan a proponer que para la elaboración de las cazoletas se empleaban gubias en tanto las boquillas eran formadas con perforadores. 1997a). A la fecha. Por comparación de estos artefactos hallados en otros sitios y fechados para el Arcaico Medio. en ambas márgenes de cada uno de ellos. en preparación. sólo se sabe de dos cuentas circulares de concha (Cfr. La mejor muestra de entierros y ornamentos procede de México y por desagracia han sido saqueados. la información obtenida ha sido de gran valor ya que representa una oportunidad invaluable para el acercamiento a la región. en sentido estricto. 2003.

44 .

los sitios de campamento o habitación. Sitios de campamento temporal y taller lítico. taller. Sitios ceremoniales. El estudio de su utillaje lítico dentro de un área determinada. así como en los resultados del registro de campo del proyecto Corindón. se divide en tres tipos de sitios conteniendo un total de once subtipos (Cfr. cuevas. Lo anterior es posible gracias a que: . Con base en esta tipología –que a su vez se combina con siete tipos de contextos. como condición y como resultado de su actividad concreta (Mora y García. Basándome en la propuesta tipológica de sitios arqueológicos para el Noreste de México (Cfr. 2003). por los grupos de recolectores-cazadores para manufacturar una gran variedad de artefactos líticos que les permitieron apropiarse de los recursos del medio. Para ello es necesario determinar qué recursos naturales. 2000). quedando manifiestas gracias a los materiales arqueológicos las diversas formas de apropiación del medio“.. Metodología de trabajo E sta investigación tiene como finalidad el compren der el por qué las sociedades de recolectores-cazadores tuvieron una continuidad en el área de confluencia de los ríos Salado y Bravo.CAPÍTULO 6. siendo evidencia de esto la presencia del desecho de talla en cualquier tipo de sitio (Tomka. Sitios de suministro. pintura rupestre o petroglifos.a cada actividad debe corresponder un contexto arqueológico. y la relación que éstos guardan con los diferentes sitios arqueológicos.en el medio geográfico están representadas las líneas básicas del comportamiento de una sociedad. permite establecer una correlación sobre el proceso de transformación de la materia prima en artefactos. manifiestas por la presencia de tumbas. como por los medios de actividad que se realizan para su desarrollo. quedando comprendida aquella. vestido y subsistencia en general. fogones. a este nivel. dará la oportunidad de inferir qué recursos vegetales y animales fueron aprovechados. cada uno de los cuales corresponde a un subtipo de sitio. entendido como el conjunto de elementos materiales que el hombre relaciona en espacio. permiten inferir algunos aspectos sobre la forma de vida de los grupo recolectores-cazadores. De acuerdo con Viramontes (2000: 50) “. así como aquellos de manifestaciones rituales o ceremoniales. La relación espacial entre el primer tipo de sitio y los otros. vegetales. Se trata de aquellos lugares de habitación y pernocta en los cuales se elaboraron los artefactos y se realizaron actividades de tipo doméstico.es posible apreciar que han quedado comprendidos los sitios de yacimiento o suministro. concentración. 2001.. La presencia de yacimientos en el área –también conocidos como graveras por presentarse la materia prima en forma de canto rodado-. inmediata a la actual Presa Falcón. se analizaran los resultados para sustentar una propuesta: el semisedentarismo en el área de confluencia de los ríos Bravo y Salado. La propuesta –junto con los agregados del proyecto Corindón-.. Este tipo distingue cinco subtipos: campamento. tanto por los resultados que producen. tiempo y función. Ramírez Castilla. comunicación verbal. 1. 1986: 66). Cfr. 3. Estos tipos y subtipos de sitios.. del mismo modo la distribución espacial de estos es importante ya que de su abundancia o escasez. dispersión y conchero. ya fuera en forma directa o bien como herramientas dentro de otros procesos productivos encaminados a satisfacer sus necesidades de alimento. Son aquellos lugares en donde se realizó alguna actividad de tipo ceremonial o ritual. Es importante establecer la forma en que los recursos líticos fueron aprovechados y transformados en artefactos que les permitieran apropiarse de los recursos del medio. animales y minerales estuvieron disponibles y fueron aprovechados. Junto con los resultados de la clasificación lítica de los artefactos. al. determinados con base en los elementos socioculturales –actividades y artefactos-. Corresponde a los lugares con materia prima que fueron aprovechados durante milenios. depende la permanencia corta o prolongada de un grupo. junto con los recursos naturales.. 2003). Viramontes. Ramírez Castilla y Valdovinos et. Cruzando la información documental con los datos de campo y de la clasificación de materiales.las actividades que la sociedad realiza se distinguen. Este tipo de sitio distingue dos subtipos: graveras y sitios de prueba. Ramírez Castilla 2003. permite tener acceso a las formas de explotación y apro- 45 . permitirá el observar las relaciones que cada subtipo de sitio tuvo con respecto a los recursos explotables. 2. es posible plasmar en planos de distribución los diferentes tipos y subtipos de sitios que dicha propuesta desarrolló.

Parra. 1986a). Aveleyra. que inclusive se ve reflejada en los materiales en que se manufacturaron. 1979. Pérez. 2001. llanuras. Boyd et. 1993a. Por lo anterior. 1986a). Para la clasificación se tomó como base principal los trabajos de Suhm y Jelks (1962) y Turner y Hester (1985. 2000: 50)”. estas relaciones se ven reforzadas al contar con el análisis de los materiales. González Arratia. Los minerales. en tanto otros contaron con menos evidencia de una ocupación repetitiva. al. a satisfacerlas. sean estos concentrados (como grandes sitos donde abunda desechos de talla) o dispersos (sitios pequeños o grandes pero con relativa escasez de materiales).vechamiento de los recursos del medio. Ramírez Castilla y Valdovinos et. estos no pueden ser transpolados por completo ya que las bondades del medio son distintas.de los cuales se obtendrán los distintos recursos. La clasificación y consecuente asignación temporal de las puntas de proyectil permitió observar una secuencia cronológica en el área que abarca desde el periodo Paleo-indio. vegetales y/o animales (Ibídem: 51-52. ya que es ahí donde se verán las actividades particulares que se realizaron en cada uno de ellos. 1997c. 1952. Hartle y Stephenson. Valdovinos 2002. 1986a. obteniendo información por medio de la observación.. a la designación temporal de los sitios. 199f. la clasificación de los materiales líticos reflejará ésta última. las cuales involucran diferentes actividades o procesos de trabajo encaminadas. Ávila. 46 . Puesto que el área en donde interactúan los diferentes grupos humanos es una zona de explotación económica –de recursos naturales. Junto a estos artefactos. Estados Unidos. sean estos naturales. 1999. Una sociedad no productora de alimentos recurre por consiguiente a la apropiación de los mismos. al. se basa en muchos casos en muestras fechadas por carbono 14 obtenidas en excavación. entre otros). la tipología de puntas de proyectil junto con su posición cronológica relativa dejará ver cuales sitios del área de estudio tuvieron una ocupación continua semipermanente -estacional o temporal cíclica-. se manifiestan arqueológicamente en la forma en que se presentan los materiales líticos. dado que estos recursos son estacionales. sean estos agua. 2002. 1988. Esta secuencia se observó casi por completo en varios de los sitios. Serrano y Halffter. 1952-53. registro y análisis de los artefactos. 1979). la movilidad es una forma de responder a las necesidades de subsistencia. De la Borbolla y Aveleyra. vegetales. Bifaciales y Monofaciales Nueces. metal y vidrio (Cfr. pero necesariamente a nivel macro como el de área y no micro como el de un sitio (González Arratia. están disponibles todo el año aunque no necesariamente de forma indefinida. González Arratia. Cason. Bajo esta premisa se explotan distintos espacios topográficos –lomas. ríos. 1997e. Dado que la movilidad cíclica implica una continuidad. La clasificación de otros artefactos fechables por comparación como las Gubias o Herramientas Clear Fork. 1951. y Gunflints. permitirá corroborar la premisa sobre una continuidad de grupos recolectores-cazadores en el área. (Viramontes. corresponden a una actividad determinada o proceso productivo en términos marxistas.. 1986). animales y minerales. 1997a y 1997b. Estas actividades o procesos de trabajo. 2000)..las relaciones inmediatas con el medio se dan en los lugares de recolección y caza donde se encuentran también los yacimientos. 1988. Es importante mencionar que la asignación temporal que cada tipo de proyectil y artefacto tiene. distribución espacial y contextual. la permanencia de un grupo en un espacio geográfico está determinada por la disponibilidad de los mismos. vegetales. directa o indirectamente. 1983. Así “. ya que estos artefactos corresponden a periodos diferentes. Los grupos humanos se organizan y en consecuencia desarrollan una estrategia integral de explotación del medio para llevar a cabo sus actividades básicas para la reproducción del grupo (Viramontes. habiendo puntas de pie- dra. La movilidad es un tema delicado pues a pesar de que hay datos etnográficos disponibles de otras áreas. 2000. que están diferenciados por rangos de edad y sexo –división del trabajo. 1997. campamentos y talleres líticos. animales y minerales-. quienes han elaborado y compilado una tipología de puntas de proyectil y otros artefactos para el estado de Texas. de acuerdo con su morfología. Esta información junto con aquella obtenida en otros proyectos y trabajos efectuados en el norte. implica un estudio a nivel de área que es realizado mediante recorridos de superficie.(Salhins citado en Viramontes. Boyd. La movilidad. hasta el Histórico. 1951.. la clasificación tipológica de otras herramientas contribuirá –además del conocimiento de los recursos que podían ser aprovechados con ellas-. para establecer una serie de hipótesis sobre el tema (Cfr. este aprovechamiento se ve expresado en los materiales arqueológicos que. McGraw. Bate. sean escasos o abundantes. 2003. 1993 1999).. pues también pueden agotarse o no contar con las propiedades físicas necesarias para la manufactura de artefactos. Chandler y Kumpe. igualmente dio luces sobre la continuidad de los sitios. Ramírez Castilla. La tipología de sitios permite desde un inicio vincular las actividades o procesos de trabajo y productivos que se presentan en cada uno de ellos.

Pueden corresponder a pequeños campamentos temporales o de paso –conocidos como campamentos para pernoctar (González Arratia. El término seminómada ha sido empleado desde hace muchos años en ésta y otras áreas del noreste (Cfr. ya que con frecuencia se sigue hablando de un nomadismo en estas sociedades (González Arratia. siendo la variabilidad de ellas grande y manifiesta en los restos arqueológicos. 1986: 53-54)-. por lo que aquí se utilizara éste mismo término y se desarrolla el de semisedentario. 1991. y el análisis de los artefactos.Con base en los datos de campo y la evidencia etnoarqueológica documentada en el proyecto Corindón. 1999). el agua-. si se trata de un tipo de sitio o de otro. y claro está. se parte de la premisa de que los factores necesarios para que se estableciera un grupo o banda y la duración de ésta en ese lugar. estos tenderán a ser dispersos o muy dispersos. Concentraciones. la presencia de fogones en ellos es nula debido a la cercanía de los yacimientos con respecto a los lugares de campamento. cabiendo cualquier posibilidad dentro de la tipología de sitios. Viramontes 2000. sean estos naturales o culturales. es posible obtener una mejor caracterización de cada tipo de sitio que permita plantear hipótesis sobre la movilidad de los recolectores cazadores. junto con otras características de los sitios. por lo que en ellos se verán reflejadas actividades o procesos de producción y consumo diferentes. como tampoco una secuencia completa de manufactura de artefactos. 4. la estacionalidad de los mismos. 1986b). En varios casos debe tratarse de áreas de tránsito entre un punto y otro. son aquellos que intervienen directamente con la subsistencia y con la obtención de la materia prima para la manufactura de los artefactos que permitirían obtener los primeros (González Arratia. entre otros). pueden ser hipotéticamente destinados a ciertas actividades y funciones que retomo y propongo en algunos casos. 2006.de un grupo de recolectores-cazadores. Son considerados también como campamentos habitacionales (Ibídem). pero cuantitativamente –y a veces cualitativamente. 2006. así como en el semidesierto del Altiplano Central -Querétaro y San Luis Potosí. 1956b). frutos. De acuerdo con el área que los materiales cubren en superficie –que suele ser pequeña en términos comparativos con un campamento-taller-. 1986: 71). sean estos muebles o inmuebles. albergando a un grupo más numeroso o una serie de bandas. de la obtención de los mismos. en consecuencia. procesamiento y consumo de alimentos y artefactos serán frecuentes. de acuerdo a los recursos disponibles en un área determinada. 1993. siendo esta estacional o temporal superior a la estacionalidad de uno o más recursos –vegetales. Lo anterior busca brindar suficiente información que sustente la hipótesis de grupos de recolectores-cazadores semisedentarios en el Noreste de México. Con base en lo anterior. animales terrestres o acuáticos. Los resultados de cada rubro al estar plasmados en un plano de distribución serán un paso más en el desarrollo de un modelo de movilidad . 1996. 1986: 55. Mora y García. se parte para proponer que en el área de estudio los sitios de suministro no presentarán grandes cantidades de desecho lítico y/o artefactos. Un elemento arqueológico que es importante registrar para determinar. 1951. una serie de elementos de carácter multifactorial. 3. Vinculando diferentes criterios como los recursos disponibles. Aveleyra. Estas son quizás las más problemáticas desde el punto de vista teórico. 1986a: 53-54) y morteros excavados en la roca (González Arratia. es la presencia de fogones (González Arratía. Los sitios de campamento temporal y taller. 1956a. Actividades de producción. 1986)-. Mora y García. Valdovinos 2005. Dispersiones. En ellos la permanencia se presupone mayor. como a pequeños campamentos alterados por distintos factores –sitios secundarios (Cfr. ambos han sido tomados como indicadores de la preparación y procesamiento de alimentos. Cabeza de Vaca (2003) dejó testimonio sobre la utilización de morteros en diferentes bandas con las cuales vivió en Texas. 2. Este tipo de campamento es en cierto punto llamado también habitacional (González Arratia. esto es.(Tesch. puede corresponder a un pequeño campamento temporal o estacional. Estos sitios se conocen también con el nombre de campamentos de trabajo (Ibídem: 55) o canteras (Mora y García. 47 . en los cuales se dieron algunas actividades productivas así como de consumo de alimentos. 1986a: 58). Valdovinos y Domínguez. 1986: 68). Tesch y Valdovinos. representan un importante indicador. 1. Estos campamentos suponen la permanencia temporal –estacional o no. Tesch. Campamento temporal.mucho menor que los talleres. 2006a. Campamento-taller. En él se manifiestan actividades de talla y de consumo de alimentos.

48 .

pasando de meras hipótesis al campo de la teoría. dio la oportunidad de poner en práctica un planteamiento conceptual (Ramírez Castilla. los reconocimientos fueron sobre las Líneas Fuentes o sobre las Receptoras. La retícula presentó una desviación de 11º NW. No obstante. resultando en una ligera sacudida menor a la que provoca un camión de carga. en el municipio de Guerrero. siendo los cuadrantes de 400 metros por lado.V. La lectura se registró en un aparato conectado a las terminales de los geófonos y estos a su vez estaban conectados a un sistema de cuatro computadoras localizadas en un laboratorio móvil. Cabe señalar que la maquinaría utilizada en la apertura de brechas sólo cortó la cubierta vegetal. al. la oportunidad que tienen los arqueólogos para contrastar todo planteamiento conceptual. Salvamento arqueológico Corindón reno sur A principios del mes de febrero y hasta finales de ju nio del 2006. S. Cabe señalar que este estudio es de bajo impacto ambiental y estructural.. sin duda. con el tipo de evidencia que es observada en campo y que nos permite identificar qué actividades fueron realizadas en ese lugar. Ramírez Castilla. su sentido fue de Oeste a Este. Como parte de la metodología y logística del trabajo arqueológico de campo. al. 2003. como quiera que fuere. ubicado en campo.A. de ellos. 2003). Las más angostas contaron con dos metros y se nombraron Líneas Receptoras. et. Esta operación se hacia mediante dos equipos de cuatro vibradores. Al localizar material lítico sobre las brechas y cuando los claros en el terreno lo permitían. por otros factores. medio o bajo. 2003). dadas las características de los sitios. el terreno fue podado resultando mínimas las alteraciones. partiendo de las necesidades técnicas para obtener resultados óptimos. el tiempo que tardaba en regresar la vibración emitida. sea esta de rango alto. Este trabajo. creando un registro similar al de un sismógrafo. sino a varios metros a sus costados. las más anchas tuvieron cuatro metros y se nombraron Líneas Fuente. el primero y el tercero contaron con pequeñas cue- 49 . estas actividades pueden ser distintas en términos cualitativos y/o cuantitativos y es lo que permitió identificarlos como diferentes tipos de sitios (Cfr. El área del estudio geofísico comprendió 518 km2. el Centro INAH Tamaulipas realizó el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. esto significa que sus efectos sobre la superficie son mínimos en las inmediaciones del punto vibrado. por lo que las raíces no fueron arrancadas del suelo. se derivó del estudio geosísmológico para ubicar depósitos de gas en el área. En algunos casos. los recorridos no se limitaron en muchas ocasiones a la sola brecha. entre otros. El estudio geofísico se realizó mediante la vibración en el suelo. grandes máquinas conocidas como vibrosismos o vibradores se utilizaron para ello. mediante grandes placas de acero la fuerza se transmitía hacia el subsuelo. Ramírez Castilla y Valdovinos et. 242 y 722. se realizó un registro más detallado. continuando por la noroeste. Con base en los accesos y las líneas recorridas anteriormente. esto derivó en la localización de sitios fuera de las mismas brechas. esas mismas brechas fueron utilizadas para realizar los recorridos. El caso particular de Corindón Reno Sur. Tal fue la situación en los sitios 219. en cada punto vibrado se registraba mediante un aparato. esto es. Esta propuesta consiste en la correlación que se presentó entre la ubicación geográfica o el contexto de los sitios. 2003) derivado del análisis de la información obtenida en campo del proyecto Río Escondido-Arroyo Coyote realizado en 2002 (Ramírez Castilla y Valdovinos. noreste y finalmente la sureste del polígono. De acuerdo con las características geológicas del interior de la tierra. En cada cruce de la cuadrícula cuatro vibradores o “vibros” aplicaban una fuerza secuencial. El trabajo de campo es. conectados a una red de cables y geófonos enterrados a cada 50 metros sobre las líneas receptoras. fue necesario realizar el estudio en el área. solicitado por PEMEX. el avance fue conforme la compañía iba marcando el avance de la apertura de brechas. Esto se logró en campo mediante la apertura de dos tipos de brechas. En general el recorrido se realizó iniciando en la esquina suroeste. siendo su dirección en todos los casos de sur a norte. siendo imperceptible a menos de 100 metros. sólo que la gráfica presentaba frecuencias de tiempo.CAPÍTULO 7. de esta forma los resultados se obtenían al momento y un error podía detectarse al instante y ser corregido mediante una segunda vibración. Por la intensidad de la vibración no hay alteración a las estructuras arquitectónicas ni a los sitios del área. la compañía PGS Mexicana hizo una retícula en esa superficie. en colaboración con la compañía PGS Mexicana. Tamaulipas. de C.

Esta cédula se acompañó de la nomenclatura necesaria para el registro. RESCATE ARQUEOLÓGICO CORINDÓN RENO SUR 2006 NUEVA CIUDAD GUERRERO. De esta forma la cédula contuvo el Número de sitio. La ubicación de sitios. 2003).y uno romano –que coresponde al subtipo de sitio.Petroglifos ELEMENTOS AISLADOS Cuchillos o navajas Tajadores Cerámica Concha Nódulos Obsidiana Metal Pipas de piedra Proyectil Otros CLAVE A B C D E F G 1 I II 2 I II III IV 3 I II III IV V Na Tj Ce Co No Ob Me Pp P O 50 . a su vez contaron con algunas subcategorías distinguibles por números romanos. Una copia de este plano fue proporcionada por la compañía y en ella se observa la distribución de los sitios por contexto.Pintura rupestre . 242. se realizó el hallazgo de un entierro humano (Ibídem). la presencia de otras Materias pri- mas diferentes al pedernal. áreas de actividad. Desde su elaboración. En el segundo sitio. la propuesta se enriqueció con algunos agregados en lo que al tipo de sitio se refiere así como con la incorporación del registro de los elementos aislados.Graveras . además de escaso material lítico (Cfr. el Tipo de contexto. sólo se enlistaron algunos de ellos quedando la categoría “otros” para los no especificados.vas en cuyo interior fueron localizadas pinturas rupestres y petrograbados.Sitio de prueba Sitio de campamento temporal y taller lítico . Valdovinos. sumando once en total. Las lecturas de los GPS fueron descargadas y vaciadas a un plano del prospecto hecho en Autocad.Cuevas . Cabe aclarar que esta fue la única cédula manejada durante el proyecto. se trata de un sitio de campamento temporal y taller.Tumbas . además. Con la práctica y el dominio de la nomenclatura. Para el registro de sitios en campo se elaboró una cédula especial derivada de la propuesta tipológica de sitios (Cfr. La nomenclatura y cédula corresponden a las siguientes cuadros.Taller . Ramírez Castilla. un número arábigo –que señala el tipo de sitio. fogones y otros elementos de interés. tipo de sitio y subtipo de ellos.Fogones . la Extensión aproximada del mismo medida en metros y considerando el radio máximo de extensión de materiales. por ejemplo: S1-E2II (Sitio 1.Campamento . por comparación. así como un apartado para el registro de los Elementos aislados. cinta y brújula. sus Coordenadas en UTM. se realizó mediante el geoposicionamiento en coordenadas UTM en la gran mayoría de los casos. En los tres casos se realizaron recorridos de área intensivos así como recolecciones sistemáticas por concentraciones de materiales y áreas de actividad. una letra mayúscula que indica el contexto –rasgo topográfico o del paisaje-. Cada contexto se diferenció por una letra mayúscula del alfabeto.Concentración . todo ello marcado en croquis de sitios levantados con GPS.Dispersión Sitios ceremoniales . un subtipo de sitio fue registrado en el recorrido por lo que al final fueron doce los sitios considerados. el Tipo de sitio y subtipo. 2006b). Del mismo modo. concentraciones. en contexto Loma-Arroyo. TAMAULIPAS NOMENCLATURA PARA REGISTRO DE SITIOS CONTEXTO Llanura Loma Arroyo/Río Cueva Loma-Arroyo Llanura-Arroyo Loma-Laguna TIPO DE SITIO Sitio de suministro . el registro se complementó mediante una clave compuesta por el número de sitio seguido de un guión. terminando con siete dada la presencia de uno más en el área. a un taller). registro fotográfico y de video en los dos primeros sitios. por lo que cada sitio quedó relacionado a los rasgos topográficos observados en campo. en algunos más se hizo aprovechando como coordenadas cartesianas las referencias de las líneas fuentes y receptoras más cercanas. Los tipos de sitios se agruparon en tres categorías distinguibles por números arábigos del 1 al 3. y en cuyo caso se hizo la aclaración del artefacto del cual se trató. los Elementos inmuebles en caso de contar con ellos. Inició con seis tipos de contextos. en particular. por último la Cronología tentativa partiendo de los artefactos que pueden ser fechados relativamente.

fue el observar la aplicabilidad de la tipología. en el cuerpo del mismo capítulo. se obtuvo a partir del fechamiento relativo por la presencia de puntas de proyectil. Ramírez Castilla (2003: 4) define los contextos con base en el uso y función de los sitios. La hoja de nomenclatura. indicó si el sitio contó con alguna tumba. relacionados con su ubicación dentro del paisaje. contiene la información sobre las características generales de cada sitio. En algunos casos las dimensiones fueron en su eje norte-sur y este-oeste por así convenir al registro.RESCATE ARQUEOLÓGICO CORINDON RENO SUR 2006 CÉDULA DE REGISTRO DE SITIOS ARQUEOLÓGICOS MUNICIPIO DE GUERRERO. Elementos aislados: en este rubro se enlistaron algunos de los diversos objetos que pudieran localizarse. TAMAULIPAS NÚMERO DE SITIO: TIPO DE CONTEXTO: LLANURA LOMA TIPO DE SITIO: SITIO DE SUMINISTRO GRAVERAS UMT: ARROYO/RÍO CUEVA LOMA/ARROYO LLANURA/ARROYO SITIO DE PRUEBA SITIO DE CAMPAMENTO TEMPORAL Y TALLER LITICO CAMPAMENTO TALLER CONCENTRACIÓN DE MATERIALES SITIO CEREMONIAL TUMBAS FOGONES EXTENSIÓN DEL SITIO ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS MATERIA PRIMA CONCHA OBSIDIANA ELEMENTOS AISLADOS PROYECTIL TAJADOR DISPERSIÓN DE MATERIALES CUEVAS RADIO TUMBAS PINTURA RUPESTRE PETROGLIFOS FOGONES ALINEAMIENTOS OTROS METAL OTROS PIPA DE PIEDRA NÓDULO CUCHILLO BIFACIAL CERÁMICA OTROS CRONOLOGÍA TENTATIVA: La tipología. La asociación de rasgos topográficos y las fuentes de agua cercanas –permanentes o de temporal. por ejemplo). que incluyera la mayor extensión de materiales. se hacen las observaciones más adelante. ahí se consideró el medir el radio promedio en metros. Elementos cosntructivos. El Tipo de contexto y Tipo de sitio. La cédula fue creada para facilitar el manejo de datos en campo. Estos son los que se enlistan en la cédula. no obstante. un fogón. En este caso debió separarse unos de otros. Los sitios Ceremoniales fueron definidos con base en los resultados del Salvamento Arqueológico Río Escondido-Arroyo Coyote.mostraron seis tipos de contexto. Cronología tentativa. se presentan las discrepancias con tal propuesta. indica la presencia de distintas materias utilizadas en la elaboración de artefactos. tal fue el caso de algunos talleres y Sitios de suministro. El campo Número de sitio y Coordenadas UTM no es necesario explicarlo. Más adelante. La cédula. etcétera. En este trabajo se retoma la tipología de sitios de Ramírez Castilla (2003). Cabe recordar que uno de los objetivos en Corindón Reno Sur 3D. una vez que se hayan presentado los resultados del trabajo de campo. Respecto al tipo de sitio arriba mencionado. Extensión del sitio. contiene artefactos y materias primas. se indicó una opción por rubro (Loma y campamento. Se subrayó según fuera el caso. 51 . Materia prima.

pero procurando no dejar huecos en las áreas caminadas.26% 1. de restos óseos humanos (Cfr. las relaciones espaciales entre los artefactos dan cuenta de uno o más procesos productivos de bienes materiales. en dos casos se trato de cuevas y un fogón y en el tercer caso. Cada sitio se fue numerando secuencialmente. se complementó con las anotaciones correspondientes en campo según fuera considerado.41% 0. lomas. etcétera. Valdovinos. El registro fotográfico se realizó cuando se consideró necesario así como el de video en otros pocos casos. esta puede resumirse en los siguientes puntos. el registro además del llenado de la cédula.67% 27.38% 0.37% 34. Los resultados obtenidos en el Salvamento se sintetizan en la Figura 16. La información obtenida fue muy rica. Guerrero. 192 296 15 4 373 200 6 1086 Porcentaje 17. los comprendidos dentro de los Sitios de campamento y taller lítico. Tamaulipas Contexto Llanura Loma Arroyo/Río Cueva Loma-Arroyo Llanura-Arroyo Loma-Laguna Frecuencia. o alguna otra industria. Los materiales que forman una concentración no están necesariamente relacionados en un mismo proceso productivo de artefactos o de transformación de materias primas en alimento. Llanura. En un área de actividad. alimenticios o de consumo. Un total de 192 sitios fueron clasificados dentro del contexto Llanura. A continuación se desglosan los resultados generales de este proyecto. la combinación de contextos y subtipos de sitios es amplia pero como bien lo ha señalado Gustavo Ramírez. en muchos casos se realizó un croquis del sitio indicando rasgos topográficos o culturales como arroyos. En general cada recorrido cubrió entre seis a ocho kilómetros. no determinada pues el enriquecimiento de la misma con otros contextos y sitios está abierta (Cfr. brindó información sobre 1104 sitios arqueológicos pertenecientes a grupos de bandas seminómadas de recolectores-cazadores. 2003).55% 99. De ellos los más Figura 17 Frecuencias por contexto y tipo de sitio Contexto Suministro 1-I 1-II 5 8 109 59 0 0 0 0 27 65 2 4 0 0 143 136 Llanura Loma Arroyo/Río Cueva Loma-Arroyo Llanura-Arroyo Loma-Laguna Totales Tipos y subtipos de sitios Campamento 2-I 2-II 2-III 2-IV 1 25 31 121 0 20 23 83 0 7 3 5 0 0 0 2 5 103 28 130 1 53 28 108 1 2 1 2 8 210 114 451 Totales Ceremonial 3-II 3-III 1 0 1 1 0 0 0 2 11 4 4 0 0 0 17 7 192 296 15 4 373 200 6 1086 1.El recorrido del área del prospecto geofísico Corindón Reno Sur 3D. como lo sería la talla de artefactos claramente relacionados con su desecho de talla. en otros se separaron concentraciones y áreas de actividad1. de ellos tres sitios fueron seleccionados por sus características para realizar excavaciones.35% 18. El resultado fue la localización de 1104 sitios arqueológicos. 52 . ubicación de concentraciones. Tipos de contexto Como puede notarse. aunque hubo algunos más cortos de tres a cinco y otros más largos de hasta 10 a 12 kilómetros.99% Recorrido de superficie El recorrido de superficie fue planeado conforme las brechas iban siendo abiertas. En la gran mayoría de ellos se realizaron recolecciones aleatorias generales. siendo las variantes principales en el tipo de sitio. fogones. 2006b). Figura 16 Tipos de contextos registrados en Corindón Reno Sur. Ramírez Castilla.

Aunque escasos. ambos muy escasos. Sólo un Sitio Ceremonial corresponde a este contexto (Figura 17). Arroyo/Río. Contó con las variantes de los Sitios de Campamento y Taller lítico así como de los Sitios de suministro y ceremoniales. Poco más de la mitad (57%) correspondió a sitios de suministro. varios talleres y un campamento también fueron localizados. 266 sitios quedaron comprendidos principalmente en los distintos subtipos de sitio incluidos en los Sitios de Campamento y Taller lítico. los recursos alimenticios propios de los ríos y el agua estaban satisfechos. se localizaron varias de ellas con indudable evidencia de ocupación humana en época prehispánica como actual. Por otro lado. para después transportar nódulos o matrices trabajadas (Blanks) a los sitios de campamento y taller. 373 sitio fueron registrados de esta forma. Principalmente fueron localizadas dispersiones. es consecuencia de la talla inicial de los nódulos en las graveras. generalmente ubicados a pocos metros de las orillas de los arroyos. estando las dispersiones mucho mejor representadas. así fueron clasificados esos sitios quedando dentro de los Sitios de campamento y taller lítico. ya que la sola cueva sin evidencia de actividad humana no es un espacio ceremonial. no obstante resultó confuso en la identificación. El contexto Llanura-Arroyo fue igualmente numeroso con 200 sitios en el área. siendo más numerosos los primeros. Sólo dos sitios ceremoniales se localizaron en este contexto. indudablemente estaban asociados a una llanura o a una loma. Además en la región se encuentran pequeñas cuevas en formación sin evidencia arqueológica de cualquier tipo. Algunos sitios de carácter ceremonial como cuevas y fogones contaron con pocos registros. seguidas de varios talleres. fueron localizados Sitios de suministro: graveras y sitios de prueba. Cueva. particularmente graveras con varios puntos evidenciando sitios de prueba. este contexto quedó inmerso dentro de otro mayor como la Loma-Arroyo. Loma. los mismos son diferentes a los Concheros conocidos en las costas y en el área se localizaron sobre todo en ambas márgenes del Río Salado. En lo que a Sitios ceremoniales concierne.recurrentes fueron las dispersiones y las concentraciones. siendo campamentos temporales y talleres presentes con casi igual número. 2006b). El mayor número de Sitios ceremoniales corresponde a este rasgo topográfico. Dentro de este contexto fueron registrados varios sitios que fueron denominados Concheros. aunque escaso. sitios de prueba y dispersiones. Loma-Arroyo. no se esperaba el localizar alguna cueva en la región. En términos del registro. por lo cual su asignación es poco confiable. pero para nuestro asombro. la presencia de cuevas y ocasionalmente de conchas bivalvas sin ser éstas muy numerosas. Algunas de ellas contaron con manifestaciones rupestres como pinturas y petrograbados. Sin embargo. hubo algunas graveras y sitios de prueba pero sin siquiera llegar a una decena entre ambos. Más adelante se presentan algunos comentarios a este tipo de contexto. estos están caracterizados por la presencia de fogones. En menor frecuencia que los sitios de campamento. proceso que obedece a la identificación de la calidad de la materia prima y por lo tanto a probar la misma en la manufactura de artefactos. Esta asociación entre graveras. Llanura-Arroyo. ya que los sitios localizados en las inmediaciones de algún arroyo o bien en un punto del Río Salado o el Bravo. Aquellos incluidos dentro de los Sitios de suministro fueron cerca de 100. Este contexto se vio enriquecido durante el proyecto. Tomando en cuenta los trabajos anteriores y la topoforma dominante –lomerias suaves y llanuras-. El contexto más preferido por las bandas fue la Loma-Arroyo. cuyas dimensiones llegan a tener cientos de metros cuadrados en algunos casos. sus características se indican un poco más adelante. la excavación de tres de ellas permitió la recuperación de material lítico. quedando por lo tanto dentro de esos contextos. por la identificación de otros elementos como lo fueron la presencia de fogones. lo que indicó un uso no habitacional pero si relacionado tal vez con ceremonias o rituales (Valdovinos. 53 . con algunos artefactos líticos en proceso de manufactura o bien terminados. pero indudablemente están formando parte de sitios mayores como talleres y campamentos en casi todos estos casos. Los talleres fueron los más recurrentes y esto obedece a que por estar inmediato a las corrientes de agua permanente. El contexto Arroyo-Río contó con 15 registros. sobre todo puntas de proyectil y algunos raspadores. Campamentos y talleres fueron el otro gran porcentaje. Dentro del contexto Loma se registraron 296 sitios. las graveras estuvieron con frecuencia ligadas a desechos. por lo que para esta área la presencia de cuevas forma parte de una de las características de ese contexto. de ellos los talleres y las dispersiones fueron los más frecuentes (Figura 17) llegando a presentar varios de ellos la asociación de graveras inmediatas al sitio de campamento y/o taller lítico. estando ocupadas como nidos y madrigueras de animales. algunas concentraciones y campamentos temporales. Todo lo anterior se puede notar al observar sólo cuatro registros cuyo tipo de sitio fueron concentraciones y dispersiones en dos casos y como ceremoniales en otros dos. en cuyo caso no se observaron ni pinturas ni petrograbados.

tal parece ser el caso de este contexto. no obstante. Hacia el pie de loma. 1) Las Graveras y 2) Los de Prueba. Al hablar de permanencia estacional el tiempo está determinado por la presencia de los recursos propios de cada estación. así como en sus cercanías. En este contexto se registraron seis sitios. Finalmente. La permanencia temporal en este caso se considera superior a las estaciones del año. Las Cuevas fueron escasas lo cual está en función de la geología y los procesos de formación de estos rasgos en el paisaje. A pesar de estar concentrados en tres zonas distintas del polígono. cuya calidad de los nódulos es excelente. ya que los lugares señalados no incluyen la extensión de los sitios. en las lomas surcadas por arroyos y las llanuras se registraron algunas de ellas (Figura 17). En la tipología de sitios se presenta una postura sobre este contexto. pero en todo caso la asociación y vecindad inmediata es necesaria. Las que mostraron evidencia de actividad humana fueron pocas y se encontraron dentro de otros contextos mayores. lo cual no es de extrañar ya que en ellos se contaba con materia prima. Del análisis de las frecuencias anteriores (Ver figura 16) se puede observar que el contexto Loma-Arroyo fue el más recurrente. 3. Por el contrario. aunque 2. pudiendo o no quedar aislada del mismo por la misma barrera.. 54 . Todos los sitios registrados dentro de este contexto corresponden a Sitios de campamento y taller lítico.Loma-Laguna. se identificó un contexto no antes reportado ni reconocido como tal. El contexto Loma-Lagu- na también es inusual en el área. en Corindón las graveras se localizaron principalmente en las lomas. no obstante fue bien aprovechado. et. siendo muestra de ello la localización de campamentos y talleres líticos. muchas de ellas se caracterizan por contar con grandes concentraciones de nódulos en prácticamente toda la superficie. cuerpos artificiales de agua en los cuales abrevan el ganado y animales salvajes. En el área de estudio. los yacimientos son marcadamente más amplios que lo observado en el plano. por lo tanto. Tipos de sitios 1. 2003). Las graveras se localizan tanto al sur como al norte del Río Salado. ambos sitios fueron localizados en una gran proporción con respecto a lo que pudiera pensarse. Durante el recorrido se observó que hay grandes extensiones de superficie compuestas por lomas. sin embargo. por ningún motivo corresponde a una presa o jagüey. lo cual en definitiva dependió de la presencia de ese recurso. Llama la atención que la gran mayoría de los yacimientos se localizó junto y al norte del Río Salado así como en la rivera del Bravo. y una posición topográfica favorable tanto para la obtención de recursos como para instalar un campamento y/o taller. Le sigue el contexto Loma. Varios de ellos se localizan en Lomas y en algunos casos en Llanuras. Esto llama la atención pues permite explicar uno de los factores que son necesarios para la permanencia temporal de las bandas: la suficiente materia prima3. agua. por lo cual considero que debería ser llamado Loma-Lago. encontrándose además una gran variedad de tamaños poco vista en otros yacimientos. El plano de los Sitios de Suministro (Plano 1) muestra la distribución espacial de ambos sitios de suministro. 1. La permanencia temporal debe ser entendida como un periodo de tiempo no determinado por las estaciones del año. situación que va de la mano si se toma en cuenta que poco más de la mitad de los sitios ubicados en este contexto corresponden a graveras y sitios de prueba. estando representados los distintos subtipos manejados en la cédula. en ambas predominaron los sitios dispersos pero cuando la llanura se vio surcada por un arroyo. de los cuales sólo dos fueron talleres de pequeñas dimensiones. al mismo tiempo que asociados a arroyos de temporal. Sitios de suministro Los sitios de suministro incluyen dos subtipos de sitio. no son tan numerosas como en los sitios identificados como concheros. Una de estas concentraciones corresponde al actual Rancho La Palma. pues una laguna forzosamente está asociada y conectada al mar mediante algún arrecife. Geomorfológicamente debe precisarse si el cuerpo lacustre está asociado a un proceso que pueda ligar la presencia del vital líquido con algún río subterráneo o bien con el mar. pudiendo ser mayor o menor a una o más de ellas. Este rasgo topográfico es poco frecuente en el área. hay arroyos cuyo cauce llega a tener entre medio metro a dos de profundidad y un ancho variable de dos a seis metros.1 Graveras Al igual que en el área de estudio Río EscondidoArroyo Coyote (Cfr. El contexto Arroyo/río se relacionó en algunos casos principalmente con los sitios ubicados en las riveras de los ríos Salado y Bravo. empero. al. Graveras y sitios de prueba se localizaron tanto en las orillas de los Ríos Salado y Bravo. están ampliamente distribuidos en el área. un lago es resultado de una depresión o cuenca en tierra firme que va llenándose mediante la captación del agua por precipitación pluvial pero sobre todo por aportes de ríos o arroyos tributarios que descargan sus aguas en dicha depresión. todos de campamento. éste corresponde a una Loma-laguna2. Entre sus características están el contar con restos de conchas de bivalvo. El contexto Llanura-Arroyo muestra ligeramente mayor ocupación que la Llanura. los sitios localizados en ambas riveras son más numerosos. fueron establecidos mayor número de talleres que cuando no hubo corrientes de agua cercana. Ramírez Castilla y Valdovinos.

sus extensiones son claramente menores llegando a cubrir quizá algunos cientos de metros de radio como máximo. habría que agregar que no hay concentraciones claras ni de cantos de ni de lascas. secos y de temporal. Una característica que se observó en las graveras es que con frecuencia no hay concentraciones de materiales arqueológicos. la calidad de la materia es mala y tal parece que sólo fueron aprovechadas ocasionalmente. 2) Campamento-Taller. 2003). los nódulos de este contexto no fueran de buena calidad pero si aprovechados. Por otro lado. Sitios de campamento temporal y taller lítico Este tipo de sitios corresponde a cinco subtipos de sitios: 1) Campamento temporal. Sólo en donde la topografía corresponde a llanuras o primordialmente a lomeríos. Ibídem. En el segundo caso. pues en el área había espacios más favorables y a cortas distancias. es posible observar que prácticamente el 90% de los primeros están rodeados por campamen- 4. En el plano de los Sitios de Campamento Temporal y Taller Lítico (Plano 2) se observa la distribución de los sitios siendo ésta prácticamente en toda el área y no sólo en las riveras de los ríos Salado y Bravo. 4) Dispersión de materiales líticos y 5) Concheros. La distribución de los puntos en el plano tiene una tendencia de norte a sur. bifaciales. por lo que ambos forman parte de uno solo (Cfr. varios artefactos fueron localizados de forma aislada o asociados a estos desechos. por lo que representan grandes yacimientos de materia prima. correspondiendo con la dirección de las lomas y los yacimientos. el cual más bien es disperso pero de manera constante. son ocupados por sitios de suministro en Loma y Loma-Arroyo. ya que con frecuencia estas evidencias suelen estar dispersas hasta por cientos de metros. puntas de proyectil y gubias. por el contrario. Esto obedece a la gran cantidad de arroyos. no fueron espacios utilizados para habitar. 3) Concentración de materiales líticos. La definición de este tipo de sitio considera un predominio de cantos rodados con cicatrices de extracción de una lasca de prueba y su consecuente lasca de prueba. Etnoarqueológicamente. En el primer caso. 55 . raspadores. Este trabajo fue documentado por Victor Hugo Valdovinos Pérez. 2. este movimiento en una gravera fue registrado y documentado en Nueva Ciudad Guerrero. Adicional a la definición anterior. El contexto loma-arroyo contó con varias graveras y dadas las características pedregosas de la superficie.2 Sitios de prueba Este tipo de sitio se localizó dentro de las graveras. esos huecos son suplidos por la presencia de elementos aislados principalmente. siendo la superficie tan pedregosa que fue poco favorable para el establecimiento de campamentos.los hay más grandes. Sobre las llanuras fueron localizadas algunas graveras. estas graveras se localizan dentro del actual rancho La Palma. La calidad de los nódulos en estos casos es variable pero no son como los del Rancho La Palma. Ramírez Castilla. Combinando la información de los planos que muestran los Sitios de Suministro y los de Campamento Temporal y Taller Lítico (Plano 3). 1. Blanks. no siendo necesaria la presencia de artefactos u otros tipos de lascas (Cfr. fueron recolectados en estos sitios ocasionalmente. Dentro del área se localizaron varias graveras cuya particularidad es el contar con grandes nódulos de pedernal de excelente calidad. cuyo aprovechamiento está evidenciado por los sitios de prueba y sobre todo por artefactos terminados y en proceso localizados en varios sitios. algunos sitios de prueba se presentaron en llanuras y llanuras surcadas por arroyos (Figura 17). que hay en la misma. La frecuencia similar de sitios de prueba en Loma-Arroyo y de graveras en el mismo contexto es muy interesante y es probable que por alguna razón por ahora no clara. los sitios de prueba se localizaron en las lomas y lomas asociadas a arroyos. lo que no necesariamente implica que al haber una gravera haya un sitio de prueba. Aquí también son sumamente escasas las concentraciones de materiales. Cabe mencionar que en este rancho se localizaron importantes sitios clasificados como Campamentos-taller líticos. En general. este resulta muy disperso. siendo más bien excepcionales. La calidad de los nódulos es variable y parecen predominar los de regular y mala calidad –en términos relativos-. Así los individuos que llegaban a las graveras por materia prima. es que se observa la baja frecuencia de este tipo de sitios en el área. a fin de identificar los puntos con presencia de nódulos más limpios de macroimpurezas. ya que el sitio de prueba es la evidencia del aprovechamiento del yacimiento. Tal hecho es resultado del reconocimiento del lugar y la identificación de la materia prima favorable para su aprovechamiento en la manufactura de artefactos. Ramírez Castilla. 2003). estas por lo general cuentan con cantos rodados de menor tamaño a los que hay en las lomas. Esta continuidad de lomas llega a extenderse ininterrumpidamente por varios kilómetros. Irán Roxana Domínguez Rodríguez y Noé Fajardo Pérez. Tamaulipas4 y dio la explicación a la ausencia de concentraciones de material. tanto completas como rotas o en proceso. debieron caminar por varios puntos de la misma probando las propiedades físicas de los nódulos.

en ellos se encuentran pequeñas concentraciones de desechos de talla y artefactos. funcional. Ramírez Castilla. así como las dispersiones de materiales. Estos sitios son de pequeñas dimensiones. formando así un campamento-taller. 2. En todo caso. restos de moluscos –alimento-. de acuerdo con sus descripciones y elementos presentes (instrumentos líticos y desecho de talla. así como de elementos aislados. Dentro de estos sitios es posible encontrar restos de conchas pero no en grandes cantidades. Llanura-Arroyo. todo ello dentro de un área relativamente pequeña que puede llegar a tener algunos cientos de metros cuadrados. lo que evidenciaría en cierto sentido una estancia temporal más o menos corta. 1989. siendo además los sitios más comunes en Texas (Turner y Hester.2 Campamento-taller Sobre estos sitios se tiene una conceptualización más precisa. la gran cantidad de valvas de conchas como evidencia de uno de los recursos alimenticios y la presencia de entierros humanos5. Estos sitios llegan a tener desde algunos pocos cientos de metros en sus dos ejes hasta algunos miles de ellos. En esta categoría considero que entran las concentraciones de materiales (cuantitativamente mucho menores a los talleres). Los segundos llegan a ser ocupados por más tiempo que los campamentos temporales. lascas y otros desechos. En cuanto a los materiales líticos. 2003). Cabe aclarar que tanto un campamento temporal como un campamento-taller. citados en Ramírez Castilla. el habitacional es el homólogo del campamento-taller aquí manejado. así como su asociación a grandes cantidades de desechos de talla y núcleos que reflejan una secuencia completa de manufactura (cualitativa). por lo que básicamente operaban como un campamento y taller (Cfr. Considero que la diferencia básica entre un campamento temporal y un campamento-taller parece estar en función de la cantidad de artefactos manufacturados (cuantitativa). 2003). 2003).. generalmente pequeñas y hasta de 100 y 200 metros de radio. LomaLaguna y Llanura. presentando en su interior grandes concentraciones de materiales entre las cuales el mate- 5. a corta distancia del río. cenizas y fragmentos de carbón –el fogón-). de acuerdo con Turner y Hester (1993) los campsites o campamentos contienen grandes cantidades de herramientas de piedra. quien describe estos sitios como “campamentos abiertos / Taller de lítica” ubicados “.tos de cualquier tipo. por lo que los contextos en que se ubicaron fueron Loma-Arroyo. lo que indica la presencia de un campamento temporal además de un área de producción de artefactos. la presencia de elementos aislados habla de que esos yacimientos fueron conocidos y quizá aprovechados. el proceso de manufactura completo puede estar representado pero habrá una menor variedad de artefactos que en un taller. Con el análisis de la información obtenida en campo así como aquella obtenida de la clasificación de los materiales se consideró que es posible hacer la distinción entre un campamento temporal y un campamento-taller. Ignacio Mora y Lydia García (1986: 68) distinguen entre campamentos habitacionales y no habitacionales.1 Campamento Este tipo de sitio se ha definido junto con el taller. ya que el material disperso en superficies mayores se puede deber a alteraciones del contexto por distintas causas o bien a áreas de tránsito o de paso entre campamentos y áreas de caza o recolección. encontramos los restos de un campamento / taller de lítica.. 1993. Los pocos casos que no tienen esta asociación pueden deberse a dos situaciones: 1) La mala calidad de la materia prima o 2) las condiciones desfavorables de la superficie y el contexto (disponibilidad de todos los recursos) para establecer algún campamento. cuya área de dispersión puede ser tanto pequeña como grande. No se desecha la posibilidad de que como parte de las labores de campamento se hicieran y retocaran artefactos. cuantitativamente los materiales son mucho menores a este último. aquí sólo considero aquellas de dimensiones relativamente pequeñas con 100 metros o poco más de radio. son asentamientos temporales. Retomando algunos elementos de la definición anterior. 2. La ubicación de estos campamentos está relacionada a la presencia de alguna corriente de agua efímera o bien permanente (Figura 17). 56 . durante sus recorridos de recolección instalaban un campamento temporal (Warren. cerca de una fuente temporal de agua. un campamento temporal puede presentarse en tres formas distintas: como pequeñas concentraciones de materiales líticos asociados o no a fogatas y ocasionalmente a uno o dos fogones. La presencia de entierros humanos como “indicador” de sitios de campamento-taller se presenta en la discusión final. Otra definición es proporcionada por James Warren. En esos lugares. aunado hay otros elementos como lo son la presencia de fogones y fogatas cuya asociación al material lítico considero casi inseparable (cualitativa). citado por Ramírez Castilla. La separación de estas dos categorías dentro de la cédula de registro fue en función de identificar si esto es posible. su variedad morfológica. los aborígenes. usualmente sobre las planicies fluviales adyacentes a un arroyo intermitente.

En el primer caso se habla de materiales dispersos pero constantes en los que no son comunes ni fogatas ni fogones. En el área de estudio. Considero que las concentraciones de materiales corresponden a campamentos temporales. Pueden tratarse de sitios de paso hacia otros campamentos. 2. sólo por debajo de la gran cantidad de dispersiones o sitios de paso. 2. parece que los fogones no son comunes. Los artefactos pueden ser escasos. recolección y/o yacimientos. la mayoría de ellos presentan una alteración debido a la gran erosión fluvial que se ha observado en arroyos tributarios al Río Salado. principalmente en Loma-Arroyo. quizá. dentro de la zona del Arroyo El Castaño. El material en este tipo de dispersiones se debe. lugares en los cuales se iba a recolectar y cazar dada la presencia de humedad que favorecen el crecimiento de vegetales. 1999.5 “Concheros” Otro aporte a la tipología de sitios tiene que ver con un subtipo de sitio. es la mis- 6. El agua es a final de cuentas. Los contextos en que se localizan son Llanura. La presencia de estos campamentos en llanuras aunado a las pequeñas dimensiones con que cuentan. la recolección o la obtención de materia prima. 2001) y Río Escondido-Arroyo Coyote (Cfr. no obstante. sin embargo. sugiere que pudieron ser pequeños campamentos en los cuales se manufacturaron algunos artefactos y se retocaron otros. cuya característica es la abundante presencia de concha en ciertos sitios localizados en las riveras del Río Salado o bien en las márgenes de los pequeños lagos. siendo todavía más escasos en Loma.4 Dispersiones de materiales Las dispersiones se pueden presentar tanto en extensiones relativamente pequeñas. Esto deja claro que la presencia de agua aunado a una posición topográfica elevada. estos sitios se localizaron primordialmente en el contexto Loma-Arroyo. 2. fueron los rasgos más buscados.3 Concentraciones de materiales. la presencia de la concha del molusco sugiere que éste fue aprovechado como alimento. Este tipo de campamento al estar en todos los contextos en que el agua esta presente. llegando a encontrarse algún artefacto. no obstante. el recurso vital más importante en un semidesierto. cuya corriente aunque pequeña es constante. aunque por lo general son menores a 50 metros de radio. un sitio localizado en Coahuila. en Corindón Reno Sur se han localizado sitios que pertenecen a la subcategoría Concheros6. Llanura y Llanura-Arroyo. Pérez. como resultado de las jornadas de cacería y recolección en los que varios miembros de una o más bandas participaron. Cabe señalar que este tipo de sitio no lo desvincula de otras actividades y elementos como la talla de artefactos y la presencia de fogones. Ramírez Castilla. aún cuando las actividades estuvieran encaminadas a la caza. al. sigue mostrando la prioridad en obtener este recurso. predominando las lascas sobre otras categorías. Ramírez Castilla y Valdovinos. 2003). En general parece que las concentraciones tienen pocos artefactos ya sean terminados. el área referida cuenta con varios sitios de grandes dimensiones (Cfr. 57 . 2002. se trata de grandes dispersiones de materiales en donde el material aunque frecuente es muy disperso. Sus dimensiones son relativamente pequeñas teniendo entre 100 a 200 metros de radio. Llanura y Loma-Laguna. En ellos pudieron ser retocados algunos artefactos. Un total de 210 campamentos-taller se localizaron en el área y son el segundo tipo de sitio representado. Pueden o no tener pequeñas áreas de actividad relacionadas con la talla. a que fueron áreas de tránsito entre el campamento y las zonas de cacería.. et. Este subtipo de sitio corresponde a un “conchero”. además de que suelen predominar las lascas. Esta interpretación se basa en las frecuencias de los contextos en que fueron localizados. Valdovinos. 2003). predominando las lascas. siendo las fogatas más probables pero igualmente poco frecuentes o bien ausentes. Cuantitativamente hay claras diferencias con los talleres al ser estos últimos mucho más abundantes en materiales. El segundo contexto preferido para establecer estos sitios fue la LlanuraArroyo. En el segundo caso. en proceso o rotos. cacería o recolección– o yacimientos. algunos más en Loma y finalmente en Arroyo/ Río y Loma-Laguna. se localizó una pequeña concentración de conchas bivalvas de almeja no asociadas inmediatamente a material lítico. raíces y el abrevadero de animales de distintas tallas. A diferencia de los recorridos de superficie de Velero-Jaujal (Cfr. núcleos o matrices (Blanks) eran parcialmente adelgazados según las necesidades del momento.rial no deja de ser frecuente aunque puede estar marcado por grandes concentraciones y dispersiones. Estos campamentos se localizan principalmente a ambos márgenes del Río Salado. Ramírez Castilla y Valdovinos et. Dicho de otra forma. siendo apenas menos de la mitad del total de talleres reportados en todos los contextos (Figura 17). En Río Escondido-Arroyo Coyote. llegando a tener varios metros hasta cientos sin contar con él. cubriendo desde unos cuantos metros hasta poco más de 100 metros de radio. así como cubriendo cientos de metros. considero que las diferencias son cuantitativas y cualitativas. LomaArroyo y Llanura-Arroyo principalmente siendo las diferencias en sus frecuencias poco representativa (Figura 17). debe contarse con los resultados del análisis para esta asignación. al.. áreas con recursos alimenticios –agua.

2003. dejar de ser un campamento-taller. todos como elementos de un mismo campamento-taller de grandes dimensiones. Con lo anterior. tratándose en varios casos de campamentos-taller. pues se encontraron principalmente dentro de campamentostaller y asociados a material lítico y desecho de talla. Los subtipos de esta categoría –ceremonial. siendo este último rasgo el que permite distinguirlos. Boyd. pinturas rupestres y petrograbados. Boyd et. Así. Del mismo modo. 3. Sitios ceremoniales Este tipo de sitios incluye cinco subtipos de sitio (ver cédula de registro) de los cuales sólo dos estuvieron representados: fogones y cuevas. como para la preparación y cocción de alimentos. De cualquier forma. pectorales o pendientes como los reportados en el área (Cfr. al. Si bien la cueva es un espacio delimitado sobre el cual fueron preservadas manifestaciones gráfico rupestres con innegables fines rituales en muchos casos. Cuevas fueron registradas en cuatro sitios. no se desacredita a ambos tipos de elementos. Los contextos en los que se les ha localizado varían pero la asociación a corrientes de agua parece ser la constante. Cuenta con prácticamente todos los recursos a la mano. Estas conchas aparecen en diferentes profundidades en un mismo estrato –arenoso–. los concheros están en contexto Llanura-Arroyo presentando características similares salvo las graveras y el sitio de prueba.. distando a pocos metros de estos. Fogones y Cuevas. Por otro lado. al. por lo que los sitios contaron con un espacio destinado a otros fines que no fueron los habitacionales sino los rituales: la cueva. siendo el más distante los de suministro. fueron registrados como parte integral de otros subtipos de sitios. la presencia de áreas con esta función al interior de los sitios. preparación de bebidas.fueron pocos aunque otros más se presentaron dentro de contextos mayores. esta observación es vigente para las cuevas. formando parte de los elementos del Complejo Brownville. aunque escaso. No se observó en ningún caso el aprovechamiento de las valvas como materia prima para la manufactura de cuentas. parece más probable que su función primordial haya sido para la preparación de alimentos más que de uso ritual en el área de estudio.al. tales amontonamientos de piedras quemadas están asociados con los arroyos. sitio de prueba y conchero. la presencia de material lítico. habían sido reportados escasamente en los proyectos Velero-Jaujal (Ramírez Castilla.. situación que puede observarse en los varios socavones que la erosión ha dejado. 2006b). En Corindón se tiene la evidencia de fogones y fogatas (cuyo uso es distinto de acuerdo con Valadez (1999)). El caso del sitio 219 es excepcional. este subtipo de sitio corresponde en muchos casos a campamentos-taller asociados a fogones y una gran cantidad de conchas de bivalvo. Esto no representa en todos los casos que no sean resultados de ceremoniales y que hayan sido destinados para tal uso y función. Valdovinos. y que sí son comunes en el Delta del Río Bravo.ma erosión la que ha permitido el observar los materiales líticos asociados a grandes cantidades de conchas bivalvas. En ningún caso hubo evidencia de su uso como habitación debido sobre todo al reducido tamaño de las mismas (Cfr. En particular. como sitios de carácter 58 . 2003). Su presencia esta relacionada no sólo con un uso ceremonial (Cfr. Ramírez Castilla. los fogones se registraron en varios sitios. comunicación personal. et. sí es clara y se observa en cuevas con pinturas y petrograbados. se localizaron hasta tres fogatas en asociación directa con abundancia de conchas y materiales líticos. 1997b. además de fogones con escaso material arqueológico asociado. es evidencia de un refugio temporal a la sombra mientras se retocaban artefactos o bien se realizaba la talla ocasional quizá para dar mantenimiento a los artefactos con que se elaboraron las pinturas y petrograbados. Los elementos que componen cada uno de los subtipos de esta categoría. destacando muchas de ellas por su gran tamaño. El material asociado a estos campamentos corresponde en términos generales a desecho de talla de distintas etapas de reducción de “blanks” y núcleos. De hecho. En uno de los concheros ubicados en la ribera sur del Río Salado. Aún así. De tal suerte que el contexto Loma-Arroyo contiene el subtipo de sitio gravera. Ramírez Castilla y Valdovinos. 1997). estos sitios están en las proximidades de los sitios de suministro y rodeados de sitios de campamento.. La distribución que se observa en el plano Sitios Ceremoniales (Plano 4) muestra una tendencia a las proximidades del Río Bravo y Salado. no obstante. pero favorecido por la presencia de varias cuevas y una vista a todos los puntos cardinales muy favorable. petrograbados y materiales líticos al interior. 2002) y Río Escondido-Arroyo Coyote (Ramírez Castilla y Valdovinos et. éstas últimas quizás con uso ritual adicional. además de estar asociados entre ellos. sin por ello. elementos inmuebles. tanto de paso como por talleres. Cabe señalar que varios de estos sitios cuentan con graveras a pocos cientos de metros llegando a formar las mismas parte del sitio. siendo de grandes dimensiones. 2003) sino también utilitario. los fogones. Pudo ser un espacio idóneo para que el chamán pudiera comunicarse con las fuerzas sobrenaturales. es también innegable el carácter del resto del sitio como parte de un campamento-taller. dos de los cuales contaron con pinturas monocromas.

el primero fue uno de los menos elegidos para instalar un campamento-taller. la Llanura-arroyo con el 10. Elementos aislados Los elementos aislados fueron registrados bajo algunas circunstancias que es necesario aclarar. en prensa. Valdovinos. y en el caso de la cueva. es este espacio solamente el destinado a tal función pero no todo el sitio. boca arriba y a un lado de la lumbre ... todas ellas se juntaron pero se geoposicionaron con una sola coordenada. 2006b).y la Loma-Arroyo con el 5. se hallaron restos óseos humanos. La excavación dejó al descubierto un esqueleto semicompleto correspondiente a un adulto joven de sexo femenino (Ramírez Castilla. al.ritual.08% 10. saliéndose del orden del baile. Los contextos menos favorecidos para ceremonias fueron la Llanura-Arroyo. tanto en llanuras como en en las sierras de casi todo el estado (Aracely Rivera.45% 99. pero sí varios campamentos de paso (Figura 17).75% -se han sumado los porcentajes del contexto Río que ya ha sido señalado anteriormente. Serrano. Cuevas y abrigos rocosos en Nuevo León. 2007). la arriman con los pies a la lumbre hasta que. (Santa María en. et. 1997a). por lo que sería un error hablar de todo el conjunto como un sitio ceremonial7. el contexto no parece corresponder a una inhumación. lo cual se viene corroborando con la mayor frecuencia de elementos aislados en el mismo.. contando casos en que hubo menos de diez piezas. de esta forma se evitó el que el registro de estos elementos se dispara numéricamente y se tuvieran tantas lecturas como lascas o artefactos en 20 metros por ejemplo. se ordenan los danzarines en su fila y círculo alrededor de la hoguera de la victima... y la carne que tienen para servirles de ambigú es uno. dos o más indios de los que una a otra nación se han hecho prisioneros. y con los dientes les arrancan a pedazos la carne. En el siglo XVIII Santa María señaló que los comanches del sur de Texas: Encienden su hoguera. correspondiente a un campamento-taller dentro de un contexto Llanura-Arroyo. Preparando así este manjar. les frotan todo el cuerpo con cardos y pieles humedecidas hasta hacerles verter sangre por todas partes. El Salado (Valdovinos y Dominguez. Uno a uno y de cuando en cuando. su carácter ceremonial o ritual es más probable. hay reportes de ellas en algunos sitios cercanos al Río Salado y al Bravo (Boyd. sin embargo. quedando un 2.. 2007: 78). llamando la atención su notable frecuencia dentro de ciertos contextos (Figura 18). sin embargo. Con lo anterior se puede observa que los contextos Llanura y Loma. se acercan. De ellos. palpitando y aún medio viva. está el estudio de Cristina Corona (2004) en Cueva Ahumada. que. Tal asociación hace pensar que el agua –su presencia.90% El contexto que mayor cantidad de elementos aislados presentó fue la Llanura.61% 30. En tal caso se trata de áreas de actividad al interior de los sitios..jugó un papel importante en las ceremonias o mitotes. En el sitio 242. aún vivos.. 2006. Montiel y Ramírez.62%. Los sitios ceremoniales están representados principalmente en el contexto Loma-Arroyo y son en su mayoría sitios con fogones (Figura 17).. Entre ellas. pero cuando están inmersos dentro de un sitio con características distintas. comunicación personal..61%. Las tumbas fueron los únicos rasgos o elementos no observados en el área. cuando hubo piezas cuya cercanía fue de varios metros dentro de un mismo transecto recorrido. Esto quiere decir que los contextos menos favorecidos para instalar un campamento fueron los más 7. atados de pies y manos y puestos a la larga. El registro de los elementos aislados resultó de gran interés. Cuevas.55% 2. motivo por el cual no se identificó como una tumba. 2008).20% 5. fueron ocupadas con fines habitacionales y/o ceremoniales.. ya descarnado todo el cuerpo y raído hasta los huesos se acercan los viejos y las viejas a raerle con lentitud las entrañas.. Figura 18 Elementos aislados por tipo de contexto Contexto Llanura Loma Río Loma-Arroyo Llanura-Arroyo Sin contexto Total Frecuencia 528 307 2 52 109 25 1023 Porcentaje 51.01% 0.. suman un total de 81. le sigue la Loma con el 30.55% del material sin contexto. con un 51. la función de los fogones no es exclusiva para el ritual.01%. la cantidad de artefactos fue de 1023 (25 de ellos sin contexto). de hecho cuando no hay una asociación artefactual a ellos. Por un lado se tomó así a todo artefacto no asociado a algún tipo de sitio. ubicado a 60 metros al norte del Río Salado. Llanura y Loma.08%. se asa.. Ramírez Castilla. 59 .. Estos. son objeto de la monstruosidad de la fiesta.-finalmente-. Con lo anterior se consideró que no habría alteraciones sustanciales ya que cuando esto ocurrió se trataba del mismo contexto y la cercanía de los artefactos era hasta de 50 a 100 metros aproximadamente. Para disponer mejor y suavizar la carne de estos desventurados.

bifaciales. por lo que su recurrencia en cuanto a elementos aislados también es muy interesante. entre otras categorías. Lascas. ya que además de abastecerse de agua. Del segundo. De los contextos restantes. se puede señalar que la diferencia en las curvas que presentan los sitios relacionados con Elementos aislados 600 500 400 300 200 100 0 Llanura Loma Río Loma-Arroyo Llanura-Arroyo Contextos Figura 19. 25 están sin contexto.favorecidos para ir de cacería y recolección. Frecuencias totales de artefactos por tipo de contexto. cabe señalar que un total de 389 registros dieron 1023 artefactos. Por el momento. aprovecharon para cazar mientras diversos animales saciaban su sed. puntas de proyectil. Loma. la Llanura-Arroyo y Loma-Arroyo debieron ser frecuentados por los cazadores. De los 1023 artefactos. núcleos y cuchillos. 60 . fueron recuperadas y registradas principalmente en los contextos Llanura. vainas y raíces. Figura 20 Elementos aislados por tipo de contexto8 Artefacto Bifaciales Blanks Cuchillos Preformas Puntas Raspadores Gubias Lascas Navajas Núcleos Nódulo Monofaciales Blank monofacial Gunflint Tajador Denticulado Nueces Chopper Perforador Percutor Concha Total Llanura 42 55 27 18 96 10 3 209 3 48 1 1 12 1 0 0 0 0 0 0 2 528 Loma 17 33 6 7 48 3 0 159 1 23 0 0 7 0 1 1 1 0 0 0 0 307 Contexto Arroyo/río Loma-Arroyo Llanura-Arroyo 0 8 4 0 0 14 0 0 5 0 1 4 0 23 25 0 0 5 0 0 1 0 11 29 0 0 0 0 4 13 0 0 0 0 0 0 0 1 4 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 0 1 0 0 1 0 0 0 1 2 1 3 2 52 109 Total 71 102 38 30 192 18 4 408 4 88 1 1 24 1 1 1 3 1 1 1 8 998 8. blanks (en sus distintas etapas de adelgazamiento). razón por la que no se incluyeron. recolectando también varios frutos. a pesar de ser un contexto recurrente observado en los tipos de sitios. poco más de la mitad corresponde a graveras y sitios de prueba. Llanura-Arroyo y Loma-Arroyo (Figura 20). La figura 19 muestra las frecuencias de los elementos aislados por tipo de contexto.

1988. se localizaron 72 sitios con vestigios arqueológicos de recolectores-cazadores. Ramírez Castilla. incluidos los drenajes que abastecen de líquido durante la temporada de lluvias. Llanura-Arroyo. es decir. son distintas. los campamentos son muy pocos. Loma-Arroyo. Avila. En cuanto a los ríos (siendo el Bravo el único para el área de estudio de Río Escondido-Arroyo Coyote). al. ambas manifestaciones asociadas entre sí y con las cuevas por lo que 61 . 6. Loma. Con base en el registro y un posterior análisis estadístico aplicado a las variables de contexto. quien tuvo el gran acierto de considerar las características contextuales en que se presenta cada tipo de sitio (Ramírez Castilla y Valdovinos. al. Sitios de suministro. 1951. Llanura. el tipo de sitio más recurrente fue el campamento-taller con un 77%. siendo la relación entre este tipo y los contextos Loma-Arroyo y Loma. 2002. 2002. que ambos pueden considerarse uno solo. La asociación de rasgos topográficos y las fuentes de agua cercanas mostraron seis tipos de contexto. estos son corrientes de tipo permanente. Se consideran como tal las mesetas y picos formados por la acción erosiva que da origen a los cañones del sitio Picos de Piedra. Llanura-Arroyo (7%). entre otros pocos). tipo. Por otro lado.. Son terrenos con elevaciones de dos metros a más. Con base en los resultados estadísticos se pudo apreciar que los contextos más preferidos fueron Loma-Arroyo (40%) y Loma (38%). et. 6) Cuevas o manifestaciones gráfico rupestres como lo son 7) Pinturas rupestres y 8) Petrograbados (Ramírez Castilla y Valdovinos. 2003). que comprende sitios con 4) Tumbas. et. 2001) y Río Escondido-Arroyo Coyote. Donde están los campamentos son escasos los elementos aislados. 1999. 2003: 124). Ramírez Castila. Pérez Silva. en cuya cercanía atraviesa un arroyo a no más de 500 m. 3. 2003: 4-5): 1.000 y 1000 años de antigüedad. llevado a cabo en 2002 (Ramírez Castilla. el uso y función de los sitios parecía estar íntimamente relacionado con su ubicación en el paisaje.. Además del contexto. abarcando ambos el 78% de los sitio. donde son frecuentes estos. no obstante. et. 2. dependiendo de las características del paisaje. la conjunción de ello fue tomado como contexto. no mayores a dos metros de altura. éstas llegaron a representar el 7%. Arroyo/río. TIPOLOGÍA DE SITIOS. 2003). Sitios ceremoniales. Cueva. 2003). surcados por un arroyo a no más de 500 m. identificó ocho tipos de sitio que agrupó en tres categorías. 5) Fogones. movilidad y costumbres de las antiguas bandas de recolectores – cazadores que poblaron la región (Ramírez Castilla. s/f y Ramírez Castilla y Valdovinos. 3. Le siguen la Llanura (11%). Por su estructura y elementos componentes. mostrando una tendencia a los puntos en que casi no hay campamentos-taller como la Llanura pero sí cerca de los sitios de suministro principalmente. Como resultado de los trabajos del segundo proyecto. que dicho de otra forma se relaciona con el contexto ecológico. extensión y antigüedad de los sitios. aunque pueden ser más altos. Parra 1998. al. muy estrecha. se obtuvo una tipología. que abarcan una temporalidad comprendida entre los 10. la tipología puede contrastarse con otras ya conocidas para probar su validez y utilidad en el conocimiento de los patrones de asentamiento. en los que se encuentran los sitios conocidos como 1) Graveras y 2) Sitios de prueba. Ramírez Castilla y Rodríguez. Son terrenos elevados formados por lomeríos de dos a 20 metros de altura.el tipo de contexto y los elementos aislados con los mismos tipos de contextos. estos proyectos son: Velero-Jaujal efectuado en 1999 (Ramírez. 2003: 118. 5. 2. 2003. en el estado de Coahuila. a saber: 1. et. En el plano Elementos Aislados (Plano 5) se puede observar la distribución de los lugares en que aparecieron. 2003. Las investigaciones en el norte de Tamaulipas aún son contadas (Aveleyra. al. Cueva (3%) y Arroyo (1%). los últimos proyectos en el área de estudio han dado la pauta para un mejor conocimiento de los grupos recolectores-cazadores. Son abrigos rocosos de tamaño pequeño o mediano situados en las lomas o mesetas y picos de cañones. Los arroyos son corrientes de agua de temporal en la mayoría de los casos. Es un terreno plano o casi plano con lomeríos amplios y bajos. un total de 56 (Figura 21). Del mismo modo. que incluye los sitios de 3) Campamentos-taller. Ramírez Castilla y Valdovinos. Esta propuesta tipológica fue desarrollada por Gustavo Ramírez. 4. mismos que describió de la siguiente forma (Ramírez Castilla y Valdovinos. Los sitios menos frecuentes son los que contaron con pintura rupestre y petrograbado. Sitios de campamento temporal y taller lítico. la relación entre las graveras y los sitios de prueba es tal. Para él. Valdovinos 2002. lo que no es de sorprender ya que el registro lo que está indicando es un uso y aprovechamiento de los recursos distintos. Ramírez Castilla 1999. Son terrenos planos o ligeramente ondulados debido a la presencia de lomas amplias con hasta dos metros de altura.

Campamento temporal en un contexto Loma-Laguna k. al. Ramírez Castilla y Valdovinos el. Gravera y sitio de prueba en un contexto LomaArroyo. 2003. 2003). En cuanto a la extensión de los sitios. fueron agregadas otras categorías como: Concentración. De esta forma se registraron. ya que dependerán de las relaciones observadas con otros elementos observados en campo e inclusive de la información que contengan las fuentes históricas (Cfr. Contexto Frecuencia Porcentaje Llanura 8 11. Campamento temporal en un contexto LlanuraArroyo.. d. Esta propuesta también consideró que los contextos y tipos de sitios (categorías) permiten una serie de subcategorías que no son determinantes. 2003). En general. Con la finalidad de poder tener un registro de las distintas maneras en que el material se presenta en campo.00% Loma-Arroyo 29 40. de ellos. f. b) 101 a 300m2. d) 501 a 1 000m2 y e) 1001 a más m2.00% Cueva 2 3. j. Tamaulipas.00% La Figura 22 muestra estos resultados. l. entre otros. Campamento-taller en un contexto Arroyo/Río. Ramírez Castilla y Valdovinos. c. Gravera y sitio de prueba en un contexto Loma. c) 301 a 500m2. Figura 22. Campamento-taller en un contexto Llanura. Proyecto Río Escondido-Arroyo Coyote 30 25 20 15 10 5 0 Llanura Loma Arroyo/Río Cueva LomaArroyo LlanuraArroyo Contextos 62 .. Finalmente los fogones y los sitios con tumbas fueron uno en cada caso (Cfr. al. el primero cubre 54%. Dispersión y Elementos aislados. Campamento temporal en un contexto Llanura. g. Ramírez Castilla.00% Arroyo/Río 1 1. Campamento-taller en un contexto Llanura-Arroyo. Frecuencias con relación al tipo de contexto en el Salvamento Arqueológico Río Escondido-Arroyo Coyote. et. Esta fue la tipología aplicada en el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur. mientras más extenso fue el sitio.representan estos tres tipos de sitios uno sólo. h. Campamento-taller en un contexto Loma-Laguna. Campamento-taller en un contexto Loma. b. 2003). Campamento temporal en un contexto Loma-Arroyo. se establecieron cinco rangos arbitrarios: a) 10 a 100m2.00% Loma 27 38. e.00% Total 72 100. los siguientes sitios y contextos: a.00% Llanura-Arroyo 5 7. Ramírez Castilla. Nuevo León y Coahuila. menos frecuencia presentó. i. Campamento-taller en un contexto Loma-Arroyo. siendo así el orden numérico descendente con respecto al rango (Cfr. Los resultados estadísticos indicaron un 80% entre los dos primeros rangos. Figura 21 Tipos de contexto registrados en Río Escondido-Arroyo Coyote.

61% del total de los sitios localizados.50% y las dis- Figura 23. Loma-Arroyo. o.41%.73%. Al comparar estos porcentajes y su gráfico con aquellos obtenidos en el estudio del Proyecto Río Escondido-Arroyo Coyote (Cfr. teniendo las graveras 13.35% de los sitios se ubicaron en el contexto Loma-Arroyo y el 27. los campamentos temporales tienen apenas 0.75% a Sitios de campamento temporal y taller lítico.65% 100.29% 12.38%. Los resultados estadísticos indican que el 34.II 2 . Ramírez Castilla y Valdovinos el. Los Sitios de campamento temporal y taller lítico tienen diferencias notables.29% y los sitios de prueba 12.26% sobre Lomas.. Ramírez Castilla. 2003).00% Los Sitios de suministro mostraron un porcentaje y frecuencias prácticamente similares entre ellos.IV 3 . Elementos Aislados en un contexto Loma. el 71.II 3 .73% 0.34% 10.46% 19.III 2 .II 2-I 2 .67%.m.LomaArroyo Laguna Contextos 63 . Pinturas rupestres y petrograbados en contexto cueva que a su vez esta dentro de uno mayor como parte de un Campamento-taller en un contexto Loma-Arroyo. 21.III Total Frecuencia 143 136 8 210 114 451 17 7 1086 Porcentaje 13. Frecuencias por tipo de contexto en Corindón Reno Sur 3D. Arroyo/río con 1. Llanura o Llanura-Arroyo. por lo que como ya había sido señalado por Ramírez Castilla (2003) pueden ser considerados como uno solo. Llanura o Llanura-Arroyo. Gravera y sitio de prueba en un contexto LlanuraArroyo.50% 41. por su parte los talleres cubren el 19. considerando ambos. Dispersión en un contexto Loma. las concentraciones de materiales el 10. 22 y 23).45% 1. con algunas pequeñas diferencias en cuanto a otras categorías (Ver figuras 16.55% y Cueva con 0. Loma-Arroyo.34%. En lo concerniente a los tipos y subtipos de sitios. Le siguen en orden de frecuencia el contexto Llanura-Arroyo con 18. Llanura o Llanura-Arroyo.37% (Figura 16). r. LomaArroyo. contando los Sitios ceremoniales con 2. Proyecto Corindón Reno Sur 400 350 300 250 200 150 100 50 0 Llanura Loma Arroyo/Río Cueva LomaArroyo Llanura. p. La muestra se compone de 1104.58% 0. Concentración en un contexto Loma. Llanura con 17. en Corindón se obtuvo que el 26% corresponde a Sitios de suministro. el porcentaje es de 61. Las frecuencias se muestran en la Figura 23. q. n. al. se puede observar una correlación general matemática. 2003. Gravera y sitio de prueba en un contexto Llanura. que corresponde a 680. Loma-Laguna con 0.25% (Figura 24).46%. Figura 18 Frecuencias por subtipo de sitio Subtipo de sitio 1-I 1 .

así como en lo concerniente a los contextos. aunque los hay en sus cercanías también. Finalmente se considera necesario hacer algunas anotaciones al respecto de la tipología. 1989: 120. 10. Los Sitios ceremoniales correspondieron a fogones y cuevas. Únicamente se intenta resaltar la alta frecuencia de valvas en varios de los Campamento-Taller localizados en las riveras de los ríos.II 2 . Si se considera lo antes propuesto sobre las concentraciones y dispersiones. Tamaulipas. de tal forma se ha identificado y propuesto el contexto Loma-Laguna (al cual preferiría llamar Loma-Lago10) y el subtipo de sitio Conchero11. Loma-Lago. que pueden ser tomadas como campamentos temporales y de paso respectivamente.persiones el 41. La gran frecuencia de talleres y sitios de suministro son la base sobre la cual más adelante se presenta la propuesta de un seminomádismo en el área. somero. el porcentaje de los sitios de campamento-taller y de las dispersiones –campamentos de paso. Gráfico de los subtipos de sitios en Corindón Reno Sur 3D. 11.que queda Figura 25. Esta función no es del todo clara en estos casos por los motivos ya señalados anteriormente. lo que llevaría al contexto Llanura-Lago. Cuando posee agua salada se denomina mar. 500 450 400 350 300 250 200 150 100 50 0 1-I 1 . Es un campamento temporal o campamento-taller en donde se presenta. sin comunicación directa con el mar. lo cual sería algo normal si se toman en cuenta los desplazamientos para ir por materia prima.II 2-I 2 . muchas veces están asociadas a fogones y fogatas. resultado de la extracción del molusco para fines presumiblemente alimenticios. En ninguno de los casos registrados en Corindón Reno Sur 3D. Conchero. el área de estudio ha permitido enriquecer la misma tipología en cuanto a elementos presentes en los tipos de sitio. Son terrenos con elevaciones de 2 m o más en cuyo pie de loma se localiza una pequeña depre- sión natural que ha formado un pequeño lago.58% y 0. La Figura 25 muestra los resultados obtenidos con relación a los subtipos de sitios. Este tipo de sitio predominó en los márgenes del río Salado. 122). es un rasgo topográfico e hidrológico –de gran importancia en la ubicación de campamentos.III 9. pero además. Un lago es un cuerpo de agua que ocupa una depresión en la tierra firme. por ejemplo. Guerrero. más que un contexto distinto. es decir. separado del mar por franjas de bancos costeros. barras. 64 . o uniones de éstas con estrechos (Lugo. Tal parece que este rasgo topográfico está asociado también a una Llanura. En principio se pudo constatar su aplicabilidad. además de los elementos que definen a estos sitios. con 1. durante las cacerías y la recolección9.IV 3 . El contexto Arroyo/Río. se ha logrado comprobar la funcionalidad de la tipología antes expuesta.III 2 .II 3 .65% respectivamente. Una laguna es un acuífero natural.está relacionado. quedando la concha en concentraciones y dispersiones extensas de poca altura. por lo que hasta el momento no hay evidencia de talleres de concha en el área aunque sí de algunas piezas trabajadas. la valva puede estar completa o fragmentada. el “Conchero” es cercano a los concheros conocidos para Baja California o Sonora.45%. una gran concentración de valvas de ostión y almeja. Con base en los resultados obtenidos en dicho salvamento. Cabe señalar que en estos sitios no se ha observado el aprovechamiento de la valva para la manufactura de artefactos.

suficientes para considerar a los Concheros como un subtipo de sitio distinto a los contenidos en la tipología manejada. se localizó una pequeña concentración de conchas bivalvas en la rivera del Arro- yo El Castaño. frutos y la caza de animales. 2003).. McGraw (1983) en un trabajo a las afueras de Laredo. así como de arroyos de gran profundidad localizados en las inmediaciones de las mismas corrientes. en los talleres localizados a varios kilómetros de las corrientes permanentes. siendo un recurso que debió formar parte importante de la dieta alimenticia por su abundancia durante ciertas temporadas en el año. Hartle y Stephenson (1951) y Joe F. a poco más de tres kilómetros de distancia. En el Salvamento Arqueológico Río EscondidoArroyo Coyote. Casón (1952) hicieron la misma observación en varios sitios del lado de Texas.. pues mientras los moluscos se podían recolectar a la orilla de los ríos y arroyos. principal fuente de agua en el área y cuyo cauce va a desembocar en las aguas del Río Bravo. Estas diferencias son desde este punto de vista. de acuerdo con García-Bárcena (Cfr.(Aveleyra. pudo llevar consigo a una menor movilidad en tiempo y área con respecto a los campamentos en que no se encontró. en la Zona del Arroyo El Castaño. llevó a una organización distinta para la obtención de alimentos.incluido de manera indivisible a una Loma-Arroyo y Llanura-Arroyo. Texas. pero su aprovechamiento como alimento es muy posible (Cfr. Bryan Boyd (1997a. 1997f) ha descrito sitios con las mismas características en la confluencia de Río Salado con el Río Bravo. 2001). Coahuila. complementado así la alimentación con la recolección de raíces. et. en contexto principalmente de Llanura-Arroyo (Río Salado sobre todo) o Loma-Arroyo. 1951: 46)”. 65 . 1997c. por lo que su exclusión dentro de la tipología se recomienda. además de que Casón tomó algunas muestras de estas conchas para su fechamiento por Carbono 14. la distinción se hace sobre la presencia de una gran cantidad de conchas de río. La ausencia de conchas en otros sitios de campamento-taller. Ramírez Castilla y Valdovinos. al. La asociación con material arqueológico no fue del todo clara.. 1997b. Lo anterior permite observar que la presencia de conchas está asociada principalmente a los sitios identificados como campamentos-taller o talleres ubicados en las márgenes de los ríos antes mencionados. Este recurso a la mano. Con respecto al subtipo de sitio propuesto como Conchero. los cuales corresponden a la Tradición costera del Cenolítico Superior. La identificación de las valvas en los campamentos-taller no es reciente. municipio de Guerrero. la alimentación dependió de la recolección de frutos y la caza de animales. también señala esta asociación de conchas dentro de los campamentos. ya que como menciona Aveleyra. García-Bárcena. “Estos talleres están siempre asociados con una gran concentración de conchas de Physa y bivalvos y en algunos puntos se pudieron distinguir restos de hogares. no así de recursos lacustres ni acuáticos. Estos sitios son distintos a los Concheros que se conocen para las regiones costeras del Golfo y del Pacífico.

CAPITULO 8 66 .

et. apropiarse de los recursos naturales que el medio les proveyó. se presenta una propuesta sobre tipología de raspadores observada en el área de estudio y que parece ser aplicable a otros materiales como los recuperados en Río Escondido-Arroyo Coyote. por ello. 2006. Esta propuesta se presenta en forma de un listado de tipos y aunque. Tamaulipas-Monterrey. En el cual fungí como responsable en el trabajo de clasificación. Contados son los proyectos que se han realizado en la región de la frontera norte del estado.. son los llevados a cabo por los arqueólogos estadounidenses en el estado de Texas. dio la oportunidad de hacer un 1. al. 2003). La clasificación de los materiales líticos provenientes de los diferentes trabajos permitirán. Ramírez Castilla. esta propuesta es ante todo perfectible pudiendo enriquecerse con distintos tipos de análisis. una cuantificación en el mejor de los casos. Al mismo y como un aporte al trabajo de gabinete. su aplicación llevaría a la sistematización de la información. por razones de tiempo. Valdovinos et. quienes tras largas horas de paciencia escucharon mis propuestas sobre la tipología. 67 . creando una base de datos que permita ir entrelazando el pasado prehispánico del norte de la entidad por principio. las cantidades y algunas observaciones generales se han incluido así como algunas descripciones a ciertas categorías de artefactos. se cree contiene la información mínima que toda clasificación debe o debería tener. Los trabajos de clasificación que se han empleado por los arqueólogos mexicanos para un estudio comparativo. al. los materiales son poco conocidos aún. La clasificación que aquí se presenta. 2006). Una buena parte del contenido de este capítulo ha sido retomada de la clasificación de materiales que se incluye en el informe técnico del proyecto de Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur1 (Cfr. 1998). Agradezco a los compañeros del equipo sus comentarios sobre las ideas al respecto del material lítico y algunas categorías y tipos que aquí se incluyen. pero no hay que olvidar que por lo general se cuenta con poco tiempo para esta actividad y objetivos muy ambiciosos difícilmente sería posible cubrirlos. La clasificación de los materiales líticos urante años. la propuesta busca estandarizar las categorías. Tamaulipas. particularmente a Irán Roxana Domínguez Rodríguez y Gustavo Alberto Ramírez Castilla. adicionalmente se da una propuesta para las distintas categorías que en lo sucesivo deberán de manejarse en los proyectos del norte al interior del estado. Nuevo León (Parra. continuando con los recuperados por el Salvamento Gasoducto Mier. el primer acercamiento se dio con los diferentes artefactos que recuperará Luis Aveleyra en 1951. 2007). 1999) y Río Escondido-Arroyo Coyote (Ramírez y Valdovinos. los trabajos se han centrado en los estados de Coahuila y Nuevo León principalmente. sumándose la colección recolectada en Velero-Jaujal (Ramírez Castilla. Ramírez Castilla. el Noreste de México ha sido la región menos estudiada de todo el Norte del país. A la par de estos estudios. queda claro que las guías que se han publicado en Texas. y este trabajo no es la excepción. sólo las puntas de proyectil son los artefactos clasificados dejando el resto de los materiales sin una descripción. pues se puede observar una variedad de artefactos que no figuran en aquellos trabajos. llegando a la definición de varios tipos nuevos como primer paso para una mejor definición de los “focos culturales” establecidos y la compleja dinámica cultural de la región. no son suficientes para la identificación tipológica de los artefactos que se han venido recuperando en los últimos proyectos realizados en el norte de Tamaulipas. a lo sumo. Registro de materiales en campo El Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur. no fue posible llevarla a cabo al cien por ciento. en ella se desenvolvieron tradiciones líticas que perduraron por siglos y que con el paso del tiempo se reafirmaron como una respuesta tecnológica efectiva que les permitió a las distintas bandas de recolectores-cazadores. Aunque de gran ayuda.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS CAPÍTULO 8. poco a poco. D observar una serie de recurrencias en cuanto a tipos de artefactos que se manufacturaron en la región. A pesar de diferentes trabajos que se han llevado a cabo en Tamaulipas. Un caso similar se da en cuanto a la propuesta de algunos tipos nuevos de puntas de proyectiles. Guerrero. En ocasiones. I. subcategorías y atributos a tomar en cuenta para así uniformizar la información. que se ha dado un avance significativo en cuanto al estudio de la cultura prehispánica del estado y el conocimiento de su gran diversidad cultural (Cfr. en general ha quedado al margen de varias investigaciones y es hasta la creación en 1995 del Centro INAH en ésta entidad.

Las distintas categorías establecidas sobre una base morfológica y funcional permiten realizar una serie de inferencias sobre los posibles usos a los que debieron estar destinados cada uno de los artefactos. como el caso del presente trabajo. la presencia de concentraciones al interior de los sitios. en esos casos el material es identificado por una clave que indica el número de sitio.CAPITULO 8 estudio de área mediante un recorrido de superficie sistemático y recuperar información muy valiosa en lo que a las características de los sitios se refiere. del mismo modo. llegando a encontrar en un sitio hasta 14 concentraciones de dimensiones variables. Hay clasificaciones que toman como base la morfología de los artefactos y otras que consideran la función de los mismos (Cfr. Tomka y Ramírez. una clasificación morfofuncional sigue siendo la forma más rápida de agrupar un universo de artefactos en grupos que comparten una serie de características que los distinguen entre sí con respecto a otras piezas y a los cuales se les da el nombre de categorías. el tiempo que se necesita para ello es prolongado y la mayoría de los proyectos no cuenta con un presupuesto para tal actividad. pero que además pudieran brindar información básica que en un futuro pueda ser aprovechada para otros estudios. Estos fueron los siguientes: 1. una serie de piezas arqueológicas detectadas en los muestreos. por lo que a II. los muestreos cuentan con un número progresivo de concentración. fogones. sin embargo. Dada la amplia colección de raspadores. así como una cuenta del mismo material y algunos fragmentos trabajados por las técnicas de corte-desgaste. 5. no habiendo necesariamente una correspondencia con un cambio en la función del artefacto. con miras o identificar una categoría tecnológica relacionada a la manufactura de herramientas Clear Fork y a cierto tipo de raspadores. se plantearon objetivos particulares para el análisis y clasificación del material que resultaran complementarios a los primeros. Esto permitió la ubicación temporal de los sitios por fechamiento relativo y observar algunas relaciones con otras áreas del noreste de México y/o sur de Texas. 2001). A pesar de ello. Al interior de algunas concentraciones se identificaron áreas de actividad muy claras. como lo fueron cuevas y fogones. Objetivos de la clasificación Tomando en cuenta los objetivos generales del proyecto. concentraciones y áreas de actividad. como parte de una respuesta de adaptación al medio físico por parte de las distintas bandas que habitaron la región. Esta muestra fue recolectada en forma aleatoria y sólo en algunos casos este muestreo fue sistemático considerando y tomando como unidades de recolección. 2. cada recolección contó con un geoposicionamiento satelital. Metodología Se entiende que una clasificación del material lítico puede ser tan variada y que ésta se realiza de acuerdo con los objetivos particulares de un proyecto. Obtener información mínima necesaria que permitiera vislumbrar cuáles fueron algunas de las actividades de apropiación. Clasificación tipológica de las puntas de proyectil y algunos otros artefactos fechables. Cuando los sitios contaron con concentraciones se realizó un muestreo general y uno más en cada concentración. Cuando el material fue recolectado frente a una cueva se asignó una clave en la etiqueta que indica el número de cueva del cual proviene. algunas veces asociadas a fogones. Clasificación del material lítico bajo un sistema morfológico descriptivo en categorías tecnológicas y categorías funcionales. y con todas las desventajas que se puedan argumentar en su contra. la procedencia de los materiales y su registro es tal que no hay duda del lugar exacto de donde provienen pues en los casos que se consideró conveniente. hay sitios que presentaron cuevas. 4. El trabajo de recorrido permitió la recuperación de más de 48 mil piezas líticas. Es frecuente el utilizar una combinación de ambos sistemas ya que permiten hacer observaciones generales sobre las características de los materiales. Cada categoría puede o no tener a su vez subcategorías que permiten ordenar el material de una manera más ágil. un número consecutivo de concentración de ese sitio y un consecutivo para el área de actividad de ese sitio. aunque lo más recomendable sería el poder realizar ambos tipos de clasificación. se obtuvo una gran cantidad de material lítico que en todos los casos representa una muestra del total del material presente. Aunque escasos. utilizando como 68 . elaborar una propuesta tipológica que más adelante puede ser utlizada con la finalidad de facilitar comparaciones futuras. Someter a estudio mediante la evaluación de atributos. así como elementos inmuebles existentes en los mismos. III. 3. 6. referencia trabajos anteriores en el área de estudio y sur de Texas. decenas de conchas bivalvas procedentes de varios sitios. Elaboración de una base de datos en Excell que permitiera el procesamiento de datos para un mejor manejo de los diferentes tipos de puntas y artefactos.

Andrade. Los objetivos del Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 2006. Buriles. las primeras fueron conservadas junto con otras categorías en cada muestreo de sitio. puede ser identificados para una función probable a la que fueron destinados. Elizalde y Mandujano. Se realizó una clasificación morfo-funcional y tecnológica. fue necesario crear una tabla dinámica que permitiera hacer observaciones generales sobre el proceso de manufactura de los distintos sitios y su relación con el tipo de contexto y sitio del cual proviene cada material. cuáles son los pasos en el proceso de manufactura que cada categoría de sitio presenta. hayan sido utilizadas o no. 2. 69 . Gubias. 2002. Sobre este punto cabe señalar que la clasificación y análisis no abarcó el identificar las huellas de uso ni las causas de rupturas. así como si se utilizaron para cortar. cualquiera que haya sido la sociedad o grupo humano que los produjo. 2005. 2004. De esta forma se reconocieron las categorías de Cuchillos. La primera permitió agrupar a los distintos materiales líticos que. se buscó el congeniar ambas partes. Soto. 4. y finalmente las Preformas generalizadas. Este sistema de clasificación morfo-funcional otorga a su vez.fueron agrupadas para su desecho posterior una vez clasificadas y cuantificadas. permitieron ir modelando cuál sería la mejor forma de obtener información suficiente a corto plazo para el manejo del tema de tesis: La continuidad y movilidad de las bandas. Los bifaciales son un caso particular pues su nombre hace alusión a la forma de trabajar una pieza. por lo que se retoma la categoría de acuerdo al trabajo que presentan en ambas caras. La clasificación tecnológica permitió separar y agrupar todo el desecho lítico resultante de la manufactura de los distintos artefactos. de acuerdo con su forma. perforar o grabar por ejemplo. Raederas. 3. Por lo anterior y previo a lo mismo. las Lascas Primarías de Adel- gazamiento. Con ello se pretende obtener información que sirva de sustento a las cuestiones de movilidad de los grupos recolectores-cazadores. si se trabajaron materiales blandos o duros. resulta difícil asignar una forma o función específica. entre otros). Las Lascas de Retoque final así como algunas otras categorías de lascas más específicas quedaron incluidas en la etapa final del proceso de manufactura. precisa y práctica de acercarse al estudio de los materiales líticos. ellas son evidencia del acabado de los artefactos. 1985. una combinación de ambas. raspar. 2. sobre la tecnología lítica. la realización de estos estudios permite llegar a un detalle sobre la forma en que fueron utilizados. los “blanks” en sus tres etapas de manufactura. la misma categoría se ha utilizado para agrupar todos aquellos fragmentos que por su tamaño. Raspadores. que en términos generales son un tipo de “preforma generalizada” (Cfr. resultan innecesarios. Los diferentes estudios de análisis de huellas de uso han demostrado que la morfología no siempre corresponde únicamente con la función a la que fueron destinados los artefactos. sin embargo. es decir. incluidas las preformas. de esta forma tenemos los distintos tipos de Núcleos. en virtud del aprovechamiento de los recursos naturales. Lo que también es claro es la correspondencia general que se tiene entre la morfología y la actividad genérica que la misma forma sugiere. una clasificación morfo-funcional sigue siendo la forma más rápida. así como las varias categorías relacionadas secuencialmente entre sí como lo son las Lascas Primarias. al mismo tiempo permite incluir todos los artefactos previos a una pieza terminada. Perforadores. Lascas Secundarias de Adelgazamiento y Lascas Terciarias de Adelgazamiento están relacionadas con la reducción bifacial de matrices generalizadas a partir de las cuales se pueden elaborar toda clase de artefactos. Puntas de proyectil. ya que estos dos puntos implicarían un estudio más detallado que de acuerdo con los objetivos del proyecto. es decir. Por lo anterior. Dentro de la misma clasificación tecnológica se incluyen los artefactos de los cuales son desprendidas todas las lascas. Considerando los objetivos del proyecto y aquellos particulares de este trabajo. 5.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS su vez nos permite conocer las actividades generales de apropiación del medio en que se movieron cada una de las bandas que habitaron en la región de estudio. Así. tal y como varios estudios han demostrado (Rodríguez. las segundas –lascas sin retoque. etcétera. los Bifaciales como el paso intermedio entre los “blanks” y los artefactos terminados2 . Todas las lascas a su vez fueron separadas en lascas con retoque o sin retoque. la clasificación y análisis de los materiales se realizó bajo las siguientes bases: 1. Las categorías morfo-funcionales se subdividieron en preformas. Por otro lado. piezas en proceso y aquellas que ya están terminadas. todas ellas relacionadas con la preparación y/ o reducción de un núcleo. 2004) a partir del cual se pueden obtener una variedad de artefactos bifaciales con morfología y atributos distintos. Lascas Secundarias y Lascas Terciarias. estas matrices se conocen como “blanks”. 1990) o matriz general (Ramírez Castilla. Mandujano y Elizalde. en este análisis se han considerado como el artefacto anterior a los artefactos terminados. Lo anterior permitirá caracterizar en términos generales. comunicación verbal. el obtener información sobre la forma en que fueron elaborados los diferentes artefactos. Para poder analizar estadísticamente los resultados de esta clasificación.

2005. básicamente silícea. de hecho puede ser considerado como un trabajo básico pero que va acorde con los objetivos de la investigación de la tesis. 1996. Esta lista fue elaborada como una guía que permitiera identificar el proceso secuencial de manufactura de artefactos (aunque la manufactura no sigue necesariamente esa misma secuencia –ver discusión y diagramas de flujo más adelante sobre el proceso de manufactura de artefactos-)3. Para el caso de los bifaciales sí se incluyeron las subcategorías Preforma. de la cual se obtendría una información sumamente valiosa pero para ello deben plantearse otros objetivos y otra investigación. verde. translúcida a opaca. sólo se manejaron las subcategorías en proceso y terminadas. gris. cada tipo de punta y artefacto fechable cuenta con un tipo único (numeral) dentro del manejo estadístico. 4. IV. 1993. En proceso y Terminadas. ha sido aplicada a estudios líticos de sitios de Recolectores-cazadores del Altiplano y Zona Media potosinos. estos casos fueron indicados inmediatamente después de los tipos exclusivos del periodo del que se trata. bandas o lentes. amarillo. se creó una tabla que permitiera incluir la temporalidad. Un sistema similar es desarrollado por el doctor Jacques Tixier. Principales materias primas: Perdenal. Para todo lo anterior y en el manejo de las distintas categorías se han retomado los términos del análisis lítico desarrollados en el segundo Taller de Análisis Tecnológico de Artefactos Líticos. Estructura: Principalmente se encuentra en forma de nódulos. Filo: Normalmente produce buen filo. compacta. no es tomada la cronología manejada por González Rul (1990) en Coahuila. Valdovinos y Domínguez. mostrando buenos resultados al momento de identificar y hacer la lectura del proceso de manufactura representado en los sitios (Cfr. 1999) y Suhm y Jelks (1962). De esta manera. de textura afanítica. Finalmente. café. 2003).1985) por estar más cercana al área de estudio y compartir muchos de los tipos de artefactos debido a que son una misma área cultural (Ramírez Castilla. en Santander de Jiménez. Un primer taller fue impartido en el 2000 por el mismo investigador. Esta lista con algunos agregados. del CNRS de París. 3. dura. entre los que están los distintos tipos de puntas de proyectil. Sus propiedades físicas son las siguientes: Color: blanco. Riolita y Caliza Pedernal El pedernal es una roca sedimentaria no clástica. rojo. no obstante. es cierto que el análisis del material no es novedoso en cuanto al alcance del mismo. subvítrea. aunque en ocasiones en forma de masas irregulares o vetillas. constituida por ópalo. así mismo se retoman los periodos establecidos para Texas (Turner y Hester. varios tipos de puntas y algunos artefactos comparten periodos debido a su continuidad. esos materiales no fueron tocados en su mayoría. así como algunos artefactos bifaciales y monofaciales. Como resultado de la observación de los materiales se han notado la presencia de un tipo de artefacto que presenta características y atributos específicos que permiten ubicarlo dentro de la secuencia de manufactura. 7. amarillo. en colaboración con el Centro INAH Tamaulipas y el arqueólogo Gustavo Ramírez. Para el caso de las puntas de proyectil. 1980). quebradiza con fracturas astillosa a concoidea. Con el propósito de poder aplicar la propuesta de análisis y clasificación de material lítico. Los periodos fueron colocados en forma descendente. Estos artefactos se proponen como una categoría tecnológica y su discusión se presenta en el apartado correspondiente.CAPITULO 8 se realizó una tabla donde se enlistan las distintas categorías y la secuencia observada. Se han retomado también las definiciones de las categorías que son presentadas por Lorena Mirambell (1974). 2007. rojo. Reyes y Lorenzo. de color blanco. 2006). 70 . café. etcétera. Tamaulipas4. Fractura: Astillosa a concoidea. pues son más los ejemplares así identificados. cabe señalar que fueron alrededor de ocho sitios únicamente. etcétera. impartido por Steve Tomka en el 2001. negro. se trata de los “blanks monofaciales”. gris. Para el caso del material fechable por comparación. verde. Dureza: Ligeramente menor a siete en la escala de Mohs. negro. Para la identificación tipológica de las puntas de proyectil y los artefactos bifaciales fechables se ha tomado a Turner y Hester (1985. resulta una tarea por demás de sumo interés. no se analizó el material lítico de aquellos sitios que presentaron concentraciones al interior de los sitios y/o áreas de actividad asociadas o no a fogones. Un estudio tecnológico más detallado cruzado con otro sobre huellas de uso. en la primera quedaron incluidas las preformas de los tipos así identificados pues en sentido estricto son piezas en proceso. calcedonia o cuarzo criptocristalino o microcristalino y pequeñas cantidades de otros minerales (Torres. Por ser sitios que contaron con la preservación de un contexto primario y mucho más claro. y es presentado por Viramontes (2000) en un estudio de recolectores-cazadores de Querétaro. bajo una serie de tipos y la aplicación de tablas dinámicas más precisas. por tal razón. 6.

es insoluble en ácido clohidrico. mientras que entre más fino y uniforme sea el tamaño de esos minerales y sin o con escasas impurezas. De acuerdo con Jaime Torres: Para que una roca puede considerarse como pedernal debe reinuir las siguientes carácterísiticas: textura no clástica. grafito. Transparencia: Translúcido en los bordes delgados y subtranslúcido a opaco en las partes relativamente gruesas (Torres. estar integrada en más de 50% por ópalo. magnetita. Peso específico: Oscila entre 2. pero además casi siempre van acompañados por vidrio de composición ácida. Domínguez y Valdovinos. variando su porcentaje de un ejemplar a otro y por tanto también sus impurezas (Torres. vetillas o cavidades.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Lustre: Subvítreo. micas. Riolita5 De acuerdo con Reyes y Lorenzo (1980: 25) la riolita es un término que se emplea para referirse a las rocas que presentan estructuras de corriente o de flujo en fajas o alineamientos de sus componentes.64. Una de las propiedades físicas más importantes del pedernal es su filo. Dentro de una misma formación puede presentarse en combinaciones muy variadas de formas y colores. supera por lo geneal el 90%. pirita. lo es igual su respuesta ante las mismas sustancias químicas. cuyo porcentaje. En estos últimos es posible que se encuentren nódulos de riolita y jaspe. en este caso ópalo. vetillas y cavidades. cuarzo detrítico. soluble en ácido fluorhídrico. La descripción ha sido retomada principalmente de Tesch. illita. dadas sus diferencias en algunas propiedades físicas. mineralógicas y de textura (Ibídem: 30). glauconita. En los yacimientos detectados está asociado a areniscas. a pesar de que su mayor porcentaje es de dióxido de silicio (SiO2). insisto. El pedernal se presenta en sus variedades de jaspe. mientras que en los impuros la raya conincide con su color. Textura: Compacta afanítica (en especimen de mano). sílex. geothita. vetillas o cavidades. pero es mucho más pálida. novaculita. así. 2007). será capaz de generar mejor filo (Torres. Valdovinos y Domínguez. porcelanita. la fractura tenderá a presentarse astillosa. ambos deben ser traducidos al español como pedernal. sino también de la homogeneidad de ese tamaño y de la existencia de impurezas. calcedonia o cuarzo. con sosa se disuelve creando efervecsencia y es afectado ligeramente por las soluciones de álcalis fijos cáusticos (Ibídem: 18). partículas que deben ser de tamaño criptocristalino o microcristalino y carecer de orientación.es lo que permitió identificar las distintas calidades de la materia prima que se encuentran en los yacimientos del área. Porosidad: No se detecta a simple vista. Esta característica observable a simple vista –la fractura concoidea. limonita. Tenacidad: Quebradizo.57 a 2. incluido el más empleado en las publicaciones en francés. 1996: 73). No existe ninguna diferencia entre pedernal. hematita. los pedernales están constituidos principalmente por sílice. Del mismo modo es observable en los materiales y el contexto arqueológico de las sociedades de recolectores-cazadores. materias primas que fueron igualmente aprovechadas en la manufactura de artefactos líticos. ya que parece ser que mientras más grande y heterogéneo sea el tamaño de los minerales siliceos y cuente con más impurezas. 1996: 17-18). el pedernal tendrá una menor calidad de filo. Éste no sólo depende del tamaño de los minerales silíceos que lo integran. calcedonia o cuarzo. dolomita. vetillas o cavidades. siderita. En el área de estudio se presenta en forma de nódulos. aunque variable. de magnitud distinta pero inferiores a un metro (Ibídem: 33). vetillas o cavidades. mientras más grande y heterogéneo sea el grano y mayor sea la cantidad de impurezas. apatito. Sus propiedades químicas están influenciadas por los minerales silíceos que lo constituyen. 2005: 342). 1996: 29). y entre más fino y homogéneo sea el grano y escasas o nulas sus impurezas. La fractura del pedernal quizá este sujeta a los elementos anteriores. 71 . sericita. 5. Esta sílice puede presentarse en forma de ópalo. De esta forma. junto con la caliza (Cfr. Al ser similar su composición química. calizas y conglomerados. 1996: 20-21. oxidos de manganeso y materia orgánica. Los nódulos tienden a adoptar una forma oval-alargada. generando un vidrio claro. Raya: Blanca. calcedonia y cuarzo. son pedernal (Torres. feldespatos. 2006. chert y flint. Entre las impurezas más comunes que presenta están la calcita. sobre todo en los pedernales con escaso o nulo contenido de minerales no silíceos. responsables de la gama de colores que presenta. En cuanto a sus características mineralógicas. Desde esta perspectiva no es posible adjudicar composiciones química y mineralógica únicas para esta roca. el bórax lo disuelve de manera lenta. Contiene los mismos minerales que el granito. clorita. Todos ellos. la fractura será concoidea (Idem: 29).

verdosas. situación que le hace presentar una resistencia al impacto alcanzando una dureza de 6.. cristalina. Reyes y Lorenzo. Si contiene más vidrio tomara el nombre de riolita vítrea (Reyes y Lorenzo. Se presentan en color gris claro y oscuro.modificado con un fin determinado sea este utilitario. 19080: 26). de baja densidad relativa y de cristalización comparativamente tardía (Tyrrell. De acuerdo con su composición mineral (predominio de cuarzos y feldespatos). lascas o navajas (Mirambell. Esta roca se presenta igualmente en forma de lentes –nódulos lenticulares.CAPITULO 8 La riolita es una roca ígnea extrusiva ácida. sedimentaria o metamórfica).dentro de matrices de roca caliza. blanco amarillento. 26). compactación y cementación de restos calcáreos de esqueletos y residuos orgánicos general- mente marinos (Ibídem: 38). arenosa. para efectos de una delimitación se considerará como nódulo a aquellas rocas y minerales que fueron utilizados y aprovechados por el hombre para la manufactura de artefactos. grava o guijarro de pedernal o algún otro material pétreo que es resultado de los procesos naturales de formación de las rocas (ígnea. rosa. 1965: 520. los cuales a excepción de la Biotita. Longwell y Flint. 39). verde y rojo entre otros. De acuerdo con el tamaño del grano. Las calizas y las calizas orgánicas generalmente aparecen juntas (Ibídem: 37. Su textura es generalmente merocristalina (existen cristales y vidrio). el pedernal y la riolita en cuanto a lítica tallada corresponde. Hornblenda. subhedral (algunas caras del cristal sin desarrolar) y fluidal (Reyes y Lorenzo: 20. toda roca. 1965: 520) y de un rápido enfriamiento (Tarbuck y Lutgens. Esta roca reacciona con el ácido clorhídrico efervesciendo al contacto por la liberación de bióxido de carbono. 2000: 60). así como una combinación de colores en un mismo nódulo. Morfología tecnológica Categoría: Nódulos Cantidad: 7 piezas. ornamental o ritual (Cfr. un guijarro. Por lo general. el blanco translúcido. Ortoclasa. o bien orgánica en el caso de la caliza orgánica. En el área de estudio se tiene principalmente la presencia de pedernal. rosa. al respecto comparto la diferenciación que hace Mirambell al mencionar que “. rosado y rojizo.0 en la escala de Mohs. café. 2000: 60. 72 . esta categoría muchos arqueólogos suelen tomarla como sinónimo de núcleo. 1980: 5). Sanidino. se caracteriza por no presentar ninguna modificación hecha por el hombre. bajo la forma de cantos rodados o gravas6. sus principales componentes son el cuarzo. 1960: 125-126. es una roca afanítica con fenocristales de cuarzo. Las calizas orgánicas son formadas por la acumulación. Biotita. Tarbuck y Lutgens. puede ser un nódulo. 1996). al ser la calcita su principal formador (caliza) y los carbonatos de calcio como producto residual de organismos que vivieron en la cuenca de deposito. como por ejejmplo en varios yacimientos del estado de Querétaro (Cfr. con una variedad de colores entre los que se pueden mencionar el blanco. negro. La escasez de ferromagnesianos y la gran cantidad de cuarzo y feldespatos le dan tonalidades muy claras con coloraciones desde casi blancas hasta gris.. Torres. marrón. Caliza y caliza orgánica Roca sedimentaria de composición predominantemente calcárea (CaCO3). en cristales tabulares o columnares (Reyes y Lorenzo. rojas o púrpuras (Reyes y Lorenzo. es un fragmento de materia prima que será núcleo [sólo] sí de él se obtienen fragmentos menores. Su peso específico es de 2. Un nódulo puede ser definido como todo canto rodado. 2000: 69). sin embargo. indicativo de un exceso de sílice (Longwell y Flint. concrecional. También se observaron cantos de caliza y otras rocas mucho más duras con cristales de cuar- 6. Dentro de esta premisa. columnar. o por cuarzo criptocristalino cuando la roca está silicificada. De esta forma un objeto natural –roca o mineral. arcillosa. grupo que consiste de minerales que son ligeros (claros) en su color. sanidino y plagioclasas sódicas que van desde la albita hasta la oligoclasa. 70-71). debido a la homogeneidad de la dureza de sus cristales componentes y su mesostasis (minerales de tamaño muy fino o vidrio que sirve como soldadura entre dos componentes mayores)( Ibíd: 26). Su textura puede ser granular. puede ser considerado como nódulo. Magnetita. por lo que el universo de rocas se reduce enormemente quedando entre los más importantes la obsidiana. fragmento de ella o mineral. Las riolitas contienen cristales perfectamente definidos de los siguientes minerales: Cuarzo.7 aproximadamente (Reyes y Lorenzo. Microclina.7 y su dureza es de 3. 1974: 11)”. Casi siempre los cristales están dentro de una matriz vítrea cuando está fresca. Tiene un peso específico de 2. gris y amarillo en varias tonalidades. 1980). Tarbuck y Lutgens.5 siendo la fractura concoidal. V. porosa. tienen una dureza de 6 a 7 en la escala de Mohs. 1980: 25. amarillentas. un nódulo. 1980). es una roca félsica. Se forma por la acumulación de fragmentos detríticos de rocas carbonatadas preexistentes que fueron destruidas o por la precipitación química de sales de este tipo contenidas en solución en agua (Ibídem: 37).

Tomka y Ramírez. quedando la calidad regular entre ambas y la excelente como casos excepcionales del segundo tipo. Tomka y Ramírez. Monika Tesch. 2001). otra evidencia de ello es la presencia de núcleos y blanks en distintas etapas de adelgazamiento. bidireccional. 2005b). 1991. calidad y forma entre otros atributos) condiciona en muchos casos el tipo y tamaño de artefactos que pueden obtenerse. pero este último no es igual al núcleo de lasca de los autores anteriores. Mirambell. El segundo tipo de nódulos. 1974. Este tipo de nódulos es más escaso que los anteriores y se localizaron cercanos al Río Bravo. por lo que el conocer las características del nódulo antes de cualquier extracción es importante7. 1998. Los nódulos del área son de tamaño y forma variable. y aunque esto es cierto.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS zo al interior. 1993. prácticamente nulos en el Noreste de México. bipolar). 2001). 8. 73 . los productos y sus formas de aprovechamiento. Muchos de ellos fueron utilizados como nódulos y otros más como percutores. se conocen las características de los nódulos de los cuales provienen. 316. ahí los nódulos de calcedonia son en casi todos los casos de pequeñas dimensiones. secundaria. alargados o bien amorfos. Un claro ejemplo de lo anterior ha sido observado en el material lítico del área que comprende el Proyecto Arqueológico Alaquines y Alaquines-Obregón. El núcleo nodular del que hablan Tomka y Ramírez (2001) es el mismo que el núcleo de lascas que menciona Mirambell (1974). 431. 590 y 690. estos núcleos difícilmente se localizan en talleres y campamentos retirados de las fuentes de materia prima ya que su traslado es un trabajo innecesario al ser preferible realizar los pasos iniciales de la talla en el mismo yacimiento. 2001). su forma (cónico. 2. El núcleo de lasca (sic) (Cfr. prismático) y el tipo de producto obtenido (lascas8 y navajas) (Cfr. estas extracciones dan al núcleo una forma y dimensiones diferentes según las necesidades de talla (Cfr. la naturaleza de la materia prima (tamaño. están macroscópicamente libres de cualquier impureza. el entonces núcleo es aprovechado o bien desechado al instante. Un núcleo es todo fragmento de roca o mineral del cual se obtienen fragmentos menores por las técnicas de percusión. Durante el recorrido sólo se recolectó una muestra de siete nódulos a pesar de que en el área abundan varias zonas con graveras. la gran mayoría de las graveras localizadas en el recorrido se componen de nódulos de estas características. Valdovinos. terciaria o de adelgazamiento bifacial. bidireccional opuesto. los hubo desde muy pequeños hasta muy grandes. Categoría: Núcleos Cantidad: 3 112 piezas. presión o ambas. se observó que varios de los nódulos que no presentan dichos planos de fractura. El primer tipo cuenta con un alto contenido de cristales. puntas de proyectil de tipos diversos y bifaciales. En términos relativos y en adelante. las puntas generalmente pequeñas y los raspadores monofaciales y bifaciales relativamente escasos –salvo los Coahuilos que por sus dimensiones no tuvieron el problema del tamaño de la materia primahabiendo pocos artefactos formales en contraste con grandes artefactos de uso inmediato y no formales (Cfr. siendo los más adecuados para la talla de artefactos. los cuchillos son escasos. 337. a pesar de la cantidad de cristales e inclusiones que puedan contener. como se verá a lo largo de este apartado. 7. 327. se hablará de nódulos de mala calidad aludiendo al primer tipo y de buena calidad en el segundo. Tomka y Ramírez. cuya calidad es buena y excelente. este es el llamado núcleo de prueba (Cfr. por lo anterior. Adicionalmente el conocimiento de los nódulos puede ser empleado para estudios de caracterización de yacimientos de materia prima. siendo sus formas ovales. una vez que se ha comprobado la calidad del nódulo mediante la extracción de una lasca de prueba. sin embargo. Hay otro tipo de núcleo que es común encontrar en las graveras o yacimientos. Nódulos macroscópicamente impuros. dirigidos por la Dra. Tomka y Ramírez. semicirculares. osci- lando entre los 5 y los 30cm de longitud. A excepción de las graveras reportadas dentro del Rancho La Palma. Los núcleos se pueden clasificar considerando el grado de utilización (activo o agotado). casi la totalidad del resto de las graveras presentan nódulos de mala y regular calidades. sobre todo debido a los planos de fractura interna. Este tipo de nódulos son los que más abundan en el área. teniendo una fractura concoidea limpia. 2005) es aquel en que una lasca –de descortezamiento. Tesch. Esta diferencia en las calidades –contenido de macroimpurezas– no fue un obstáculo para su aprovechamiento en la manufactura de diferentes artefactos líticos. Nódulos macroscópicamente libres de impurezas. la dirección de las extracciones (unidireccional. por el contrario. inclusiones y fracturas internas. Esta categoría no es común que se incluya en los diferentes informes y trabajos pues se considera que con los núcleos y el desecho de talla. fueron aprovechados para la elaboración de raspadores de varios tipos.es aprovechada como núcleo para la manufactura de artefactos. 2006. ya que no permiten controlar bien el golpe y la fuerza es desviada por los distintos planos. estos ejemplares provienen de los sitios 308. multidireccional. 2005a. en la Zona Media Potosina. La calidad de los mismos es variable y en general se distinguen dos tipos: 1. Pastrana. siendo inadecuados para la talla en la manufactura de artefactos. 2001.

ambos unifaciales. 3. Una vez extraídas las lascas terciarias. Sus dimensiones son muy variables y los hay desde unos pocos centímetros de longitud hasta poco más de 20 cm. que la corteza es gruesa. por el contrario. la superficie irregular y áspera. su longitud es menor a dos veces su ancho (Mirambell. Sus principales características son el tener el 100 por ciento de la cara dorsal con córtex. pues como mencionan Reyes y Lorenzo “. Viramontes 2000: 75).. pero se desgasta más rápidamente que el pedernal (1980: 39)”. Del proceso de manufactura empleado por las bandas se generaron los siguientes tipos de lascas: 1. en general los núcleos de excelente y buena calidad tienen córtex delgado. rara vez es facetado.la obsidiana es mucho más frágil al golpearse y más sencilla de tallar. 2000: 74). 4. Lascas de descortezamiento o primarias. Presentan una ligera curvatura o bien son rectas. Figura 26. 2001). Para algunos autores deben tener entre 99 y 25 por ciento de córtex dorsal (Cfr. regular en su superficie y liso. La calidad de los mismos es variable comprendiendo las cuatro antes señaladas (mala. Una lasca es definida como un fragmento de materia prima desprendido de un núcleo por las técnicas de per- cusión o presión. dependiendo del tipo y peso del percutor empleado. cuarzo y otras rocas sedimentarias no identificadas por ahora. En general estas lascas también son rectas o ligeramente curvadas en su cara ventral. vidrio volcánico que tiene propiedades físicas diferentes al pedernal (textura. comunicación verbal. regular. tales medidas dependen en parte de la etapa de reducción en la que se encuentran. Ello dependerá del ángulo de incidencia del golpe y del tipo y peso del percutor.CAPITULO 8 Un total de 754 sitios presentaron esta categoría. ya que en varios raspadores y gubias tipo Clear Fork. un gran porcentaje de la materia prima empleada por aquellas sociedades sedentarias fue la obsidiana. 1974. sobre todo en lo que a procesos de manufactura y subproductos resultantes de cada proceso se refiere. 74 . 2001. mediante percutores duros y pesados. se tallaron en su mayoría como núcleos de lascas. Por lo anterior. buena y excelente calidad). presenta diferencias significativas con aquella observada en las distintas sociedades “mesoamericanas”. otros muy gruesos y totalmente amorfos o irregulares. liso o cortical. un bulbo prominente y amplio. sólo se mencionan los tipos de lasca que resultan de la talla de artefactos en las sociedades recolectoras-cazadoras9 . 2001. un talón grande que puede ser liso o cortical y con un reborde labial. Por lo general estas lascas son rectas o apenas curvadas en su cara ventral. Lascas terciarias. Estas lascas son resultado de la reducción de un nódulo. el núcleo ya ha cam- 9. Sus principales características son el tener la cara dorsal parcialmente cubierta de córtex. La lítica tallada que caracteriza a los grupos cazadores recolectores. La mayoría de los núcleos son de pedernal. Viramontes. Otros núcleos permiten observar. dureza y origen por mencionar algunas). comunicación verbal. pues además. Una descripción más detallada puede verse en Tomka y Ramírez. Lascas primarias de adelgazamiento bifacial. Tomka. El córtex en muchos casos es delgado. elipsoidales y de dimensiones constantes) los cuales fueron utilizados principalmente para la manufactura de artefactos bifaciales. Lascas secundarias. tener un bulbo prominente. de esta forma el córtex estuvo en contacto con la superficie a trabajar durante el uso del artefacto. Se aprovecharon nódulos de forma y dimensiones regulares (ovalados. los menos son de caliza. un bulbo prominente y amplio que llega incluso a cubrir casi toda la cara ventral. siendo necesario el descortezamiento del núcleo para comenzar a aprovechar la materia prima. Como principales características son el estar libres de córtex en su cara dorsal. Aunque no fue una regla.. amplio o relativamente corto. esto permitió el aprovechamiento del mismo en la elaboración de artefactos. Fueron tallados por la cara ventral. tienen un reborde labial. 2001). mientras que en los de regular y mala calidad es grueso (Figura 26). es conocido como descortezamiento primario (Tomka. Esto se debe a que son obtenidas por la técnica de percusión. 2. que se manifiestan en la talla de los artefactos. Tomka y Ramírez. Núcleo (Foto: Irán Domínguez) Categoría: Lascas Cantidad: 38 983 piezas. éstos últimos frecuentes en la totalidad del material recuperado. cuantificándose 3 112 núcleos que comprenden todos los tipos antes mencionados. un talón grande o medio aunque ocasionalmente puede ser chico. correspondiendo a un descortezamiento secundario (Ídem: 75. talón grande o medio.

lascas secundarias.y que permiten hacer una distinción básica con respecto al uso que pudieron tener o no estas lascas. Comprenden los mismos tipos de lasca antes mencionados a excepción de las lascas de retoque final y de reavivación de filos. medial. y alterno entre otros. Dentro de una secuencia lineal de reducción. fueron obtenidos con percutores duros o blandos. 34 261 no presentaron retoque. Lascas secundarias de adelgazamiento bifacial. Lasca de Dorso. Su bulbo y talón son generalmente pequeños gracias al uso de percutores blandos principalmente. Se conocen igualmente cono lascas de adelgazamiento de tercer desbaste (Ibid: 77). lascas terciarias de adelgazamiento bifacial. fragmentos proximales. En varias ocasiones se aprovechó la terminación de la lasca para efectuar en ese lugar el re- 10. Son de curvatura ligera o moderada. Son conocidas también como lascas de adelgazamiento de segundo desbaste (Ibídem:77). igualmente correspondiendo a lascas completas y fragmentos proximales. tipo de raspadores que más adelante se describen. dependiendo de la forma del nódulo. marginal continuo invadiente.: 99)”.. de contar con éste. su talón y bulbo puede ser grande con respecto al tamaño de la lasca o bien pequeños. varias de ellas presentan retoque monomarginal discontinuo. y aquellas que fueron modificadas en su margen -lascas con retoque. Para efectos de la clasificación del material procedente de los sitios registrados en el salvamento. estas lascas se caracterizan por estar rodeadas total o parcialmente por un anillo de córtex el cual lleva a formar una tercer cara. Estas lascas son conocidas también como lascas de adelgazamiento de primer desbaste (Viramontes. llegando a obtenerse un “blank” en etapa temprana de adelgazamiento. El número de lascas retocadas fue de 4 722 piezas. esto es.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS biado de morfología y de atributos. Son aquellas pequeñas lascas que resultan de darle el acabado final a la pieza. ya entró a un ciclo de vida de los artefactos –uso. con reborde labial. Lascas terciarias de adelgazamiento bifacial. no presentaron una modificación en cualquiera de sus márgenes. si presenta una modificación en su margen. mediales y distales. De un total de 38 943 lascas.. mediales y distales. lascas primarias de adelgazamiento bifacial. Se extraen de un “blank” en su etapa intermedia de adelgazamiento bifacial. La calidad de la materia prima es variable encontrando lascas de buena calidad en varios de los sitios de campamento y de regular a mala calidad en la mayoría de los sitios de suministro (graveras). Son lascas de ligera o moderada curvatura. como ya se señaló. con restos de córtex o no. no siempre fue descortezado totalmente antes de iniciar la reducción bifacial. por el contrario. sólo se hizo la distinción entre lascas sin modificación alguna lascas sin retoque-. Esas lascas son ligeramente curvadas –longitudinalmente-. pueden o no tener restos de cortex10 en el dorso pero este siempre es parcial. monomarginal continuo. se localiza generalmente hacia el extremo distal que corresponde a la parte más gruesa del “blank”.liberadas de la misma forma en que se rebana una barra de pan. lascas de retoque final y de reavivación de filos. lascas terciarias. 75 .. Dependiendo de la técnica utilizada. pueden o no contar con restos de córtex hacia el extremo distal o medial. ya que la dorsal y la ventral llega a intersectarse en ángulo casi recto. De acuerdo con Avilez (2005: 99). Se obtuvieron por el uso de percutores duros o blandos. bimarginal discontinuo y continuo. Estas lascas fueron utilizadas para la manufactura de raspadores sobre lasca. este es el tipo de lascas que se van generando conforme el trabajo va avanzando. Se extrajeron de un “blank” en etapa tardía de adelgazamiento. aunque también se emplearon los duros. 6. estas lascas corresponden a piezas completas. 8. delgadas y regulares hasta grandes lascas gruesas. Lascas de retoque final por percusión y presión. 5. 7. Lascas primarias de adelgazamiento son extraídas para comenzar a adelgazar el artefacto. es decir en secciones paralelas y desde un plano de percusión natural (Ibíd. La manufactura de artefactos líticos no es un proceso lineal que implica la obtención de todos los tipos de lascas. Las caras de la lasca son llanas y generalmente paralelas de tal manera que son “.y su posterior desecho. Los tamaños de cada tipo de lasca varia. Esta gran separación parte de la premisa de que toda lasca que no presenta una modificación en cualquiera de sus márgenes es considerada como desecho de talla sin importar el tamaño o tipo de lasca del que se trate. su bulbo y talón son regulares. El retoque que presentaron estas lascas fue de distintos tipos. habiendo desde pequeñas. corresponden a lascas primarias o de descortezamiento. Del mismo modo la ubicación de este atributo se presentó hacia el extremo proximal. por muy sencilla que ésta sea como lo es un retoque. con bulbo y talón de regular a pequeño. distal o en el talón (talón retocado). lascas secundarias de adelgazamiento bifacial. Otro tipo de lasca que se observó en el material pero que no se cuantificó debido a su desconocimiento al momento de la clasificación fueron las llamadas Lascas de dorso. 2000: 75).sus tamaños y calidades son similares a los observados en las lascas no retocadas.

El “blank” es un fragmento de materia prima que ha sido reducido a lo largo de una secuencia en la manufactura de un bifacial. una raedera. la forma del artefacto comienza a definirse (ovalado. algunas cicatrices de extracción pueden ser algo profundas y esto se debe a que fueron extraídas por medio de un percutor duro (Ídem:15). monofacial o bifacial. 1974) u hojas (Turner y Hester. Es un artefacto bifacial un poco delgado que puede carecer o no de córtex. 2001). algunas de las cicatrices de extracción son poco profundas debido al uso de percusores blandos (Ídem: 15). simplemente láminas (Mirambell y Lorenzo. triangular. En el México Antiguo. 2001). Los ejemplares provienen de 39 sitios y en la mayoría de ellos sólo se recolectó una pieza. Dado que no hay una traducción literal de esta palabra. no siempre se recolectaron las mismas por lo que su presencia dentro del muestreo no siempre fue cierta. No obstante. El proceso de manufactura es tan especializado que poco se parece a la obtención de navajas en las sociedades recolectorascazadoras. la sección transversal es lenticular 76 .el término se aplica a las estrategias de la fabricación del biface y refleja un tipo se sistema de clasificación morfológico. Estas piezas pudieron ser aprovechadas con el mismo filo cortante que resulta de su extracción o bien practicando un retoque marginal. además la muestra fue recolectada aleatoriamente considerando el muestrear todos los tamaños observados de lascas. Una navaja es un fragmento de piedra obtenido de un núcleo preparado o no. Es un artefacto bifacial delgado y libre de córtex. 1990) de la cual es posible obtener cualquier artefacto bifacial sea este un raspador. la calidad de las piezas es de buena a regular. aunque hay algunos autores que reservan el nombre de navajillas prismáticas a estas piezas. esto no anula la certeza del tipo de sitio observado y asignado en la cédula. tiene un borde algo sinuoso de tal manera que se puede hablar de un bifacial afilado. sus cicatrices de extracción son resultado del empleo de la técnica de percusión blanda y presión. Categoría: Navajas Cantidad: 71 piezas. estas piezas fueron elaboradas exclusivamenmte en obsidiana y se conocen con el nombre de navajas prismáticas. Esta categoría cuenta con pocos ejemplares. cuyos márgenes son semiparalelos o paralelos. En ninguno de los dos casos (lascas sin retoque y con retoque) se cuantificó el tipo de lasca. “. bélicos hasta ceremoniales. la longitud de este margen cortante es adecuado para cortar. en principio porque no fue uno de los objetivos del proyecto ni del análisis lítico.. 2001). los bordes son alineados o rectos. Categoría: “Blanks” Cantidad: 2 313 piezas. el córtex se localiza sobre el dorso. 1974. 1985). un perforador o una punta de proyectil. mediante las técnicas de percusión o presión. comunicación verbal. por lo anterior. Tomka y Ramírez. la clasificación es independiente de si un artefacto está acabado y es una herramienta usable o no. 2001). Es un artefacto grueso de talla bifacial que conserva una gran cantidad de cortex. 2001).. su sección es trapezoidal y los usos a los que se destinó fueron variados. aunque no se descarta la posibilidad de que haya sido empleado para otras actividades. Estas piezas son conocidas también como lascas soporte de láminas (Tomka y Ramírez. sin embargo. Algunas de ellas presentan retoque marginal o bimarginal continuo. siendo desde utilitarios. 3. un cuchillo. un gran número de sociedades sedentarias produjeron un tipo particular de navajas. la categoría distingue tres etapas de talla que se describen a continuación: 1. por lo general sus márgenes laterales serán semiparalelos y el talón puede o no ser cortical (Mirambell y Lorenzo. aunque en los sitios se observaron diferentes tipos de lascas. “Blank” tardío o bifacial en estado tardío de reducción.. la forma del artefacto visto en planta aún no está definida (Tomka comunicación verbal. tiene un buen alineamiento de los bordes y el perfil es menos sinuoso. 2. en el talón o bien libres de él. cualquier tipo de observación estadística que pudiera realizarse sobre la base del tipo de lasca presente en cada sitio no reflejaría necesariamente lo observado en campo. Tomka comunicación verbal.” (Tomka y Ramírez. etcétera) en muchos casos (Tomka. “Blank” Intermedio o bifacial en estado medio de reducción. 2001: 15. “Blank” Temprano o bifacial en estado temprano de reducción.que permita identificar para qué fueron utilizadas.CAPITULO 8 toque y obtener un filo y ángulo más adecuado para ciertas actividades como el raer o raspar. lanceolado. se puede entender al “Blank” como un tipo de matriz o preforma generalizada de talla bifacial (Soto. Todas las lascas retocadas fueron conservadas dentro de la muestra de cada sitio para un estudio posterior –de huellas de uso por ejemplo.. El total de la categoría es contrastante con el resto de las categorías tecnológicas. se distingue de la lasca porque las navajas tendrán una longitud mayor a dos veces su ancho. Con base en ciertos atributos.

Intermedios y Tardíos. cuando el bifacial tuvo como soporte una macrolasca. 2001). entre fragmentos y completas. nombre es el de blank monofacial. sobre el dorso es más frecuente y en ambas caras cuando el nódulo del que proviene era pequeño o delgado. puntas de proyectil. Dentro de los “Blanks” Intermedios quedaron clasificadas 734 piezas. 2001. este número corresponde a fragmentos y piezas completas. El córtex se localiza ocasionalmente en los márgenes. a los que habría que aumentar los ejemplares registrados como elementos aislados. en general sólo de agrupan por su forma geométrica. se pudo identificar una categoría tecnológica distinta a los núcleos y los blanks. se propone como una nueva categoría en el estudio de la lítica de cazadores-recolectores. Partiendo de las características y diferencias antes señaladas. bifaciales. en la mayoría de los casos en que sí. de hecho hay textos que manejan esa categoría como una “matriz” general que se intercambiaba con otros grupos (Turner y Hester. 1993. forma oval y espesor regular. No hay mención alguna sobre una estrategia sistematizada en su secuencia de manufactura ni de los atributos que permitan uniformizar su estudio bajo características más afines. Distintos artefactos se podían obtener al seguir reduciendo el blank. 2001: 15-17). 2001) que distingue tres etapas de reducción: temprana. entre fragmentos y completos. el córtex se localiza en ambas caras del artefacto. comunicación verbal. arqueólogo del Centro de Investigaciones Arqueológicas de la Universidad de Texas en San Antonio -cuya especialidad es la lítica de cazadores-recolectores-. sin importar la etapa de reducción en la que se encuentra. los bifaciales a principios de la etapa de talla pueden ser herramientas acabadas en un sentido funcional (Cfr. el córtex sólo se localiza en el margen y/o en el dorso. el blank es un artefacto de talla bifacial (Tomka. raspadores. aparece referido e ilustrado de la misma forma. Un total de 2660 artefactos corresponden a la categoría tecnológica de blank. entre otros. triangular y ovoide. De acuerdo con Steve Tomka. ya que los blanks tienen un tamaño variable (Tomka. 1985.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS (Ídem: 17) y la forma en planta ya está definida (Tomka. Esta propuesta se basa en el estudio preliminar de 350 piezas provenientes de 226 sitios arqueológicos. En varios informes y publicaciones estadounidenses. Como “Blanks” Tardíos quedaron clasificados 422 artefactos. de ellos el 13. cuyo Figura 27. Varias piezas aún no tienen una forma definida. Estos presentan en varios casos restos mínimos de córtex al dorso debido a que provienen de nódulos muy delgados. pero no con base en una etapa del proceso de manufactura. y cuyos atributos son descritos por el mismo arqueólogo (Tomka y Ramírez Castilla. dado que muchos nódulos empleados fueron de tamaño pequeño. Un total de 1 154 artefactos quedaron clasificados como “Blanks” Tempranos. 1999: 24-26). Semejante en atributos a este último pero con notables diferencias en su morfología y estrategia de reducción o talla. 1999). Turner y Hester. “Blanks” (Foto: Irán Domínguez). Esta clasificación de los artefactos –“Blanks”. 1985: 22-34. Tomka y Ramírez. ésta es lanceolada. los “blanks” fueron separados en Tempranos. su técnica de manufactura y función. tales como cuchillos. 2001: 15). los márgenes están en su gran mayoría libres de córtex y cuando lo tienen es en mínimo porcentaje y forman parte del filo del artefacto. media y tardía.es independiente de si un artefacto está terminado y si es una herramienta que pudo ser utilizada o no. la 77 . Estudios de huellas de uso a estos artefactos permitirán observar qué piezas de que etapas fueron utilizadas para ciertas actividades (Figura 27). el córtex se localiza en uno de los márgenes o sobre el dorso. comunicación verbal. Con base en la clasificación de los materiales líticos recuperados en el recorrido de superficie. estas piezas provienen de 924 sitios. comunicación personal. La forma ya está definida y se observan las mismas que en los Intermedios sumando los rectangulares o de lados paralelos. sin embargo. En muchas clasificaciones líticas se encuentran descritos artefactos monofaciales o unifaciales. Categoría: “Blanks monofaciales” Cantidad: 350 piezas. en otras palabras.16% corresponde a la categoría planteada.

El borde está alineado en general pero es sinuoso. sobre la cara ventral. Con base en lo anterior. al centro de la pieza se aprecia una pequeña punta. por analogía con los blanks bifaciales. Estas piezas presentaron el problema de ser fragmentos en su mayoría. La colección tiene la particularidad de contar con piezas que lustran bastante bien la secuencia de manufactura. las características de lascas que se aprovechaban y las diferentes estrategias de talla. en otras palabras. una lasca tras otra hasta llegar al punto en donde se obtuvo la primera extracción. su caracterización aún no ha sido realizada. los blanks monofaciales también forman parte de una estrategia de talla bifacial para la obtención de artefactos formales. se propone al blank monofacial como una categoría que forma parte de un proceso de manufactura que deriva en artefactos de características diferentes. Conforme la reducción va avanzando el blank tiende en muchos casos al ovalo. 2005). no hay una sola referencia formal sobre la categoría blank monofacial. Finalmente son pocas las piezas que tienen una forma definida –oval o triangular. homogéneo. el blank monofacial estaba listo para elaborar el borde activo o la preforma del artefacto unifacial (Figura 28). siendo una etapa de la estrategia de talla bifacial para la obtención de bifaciales y cuchillos. La observación de todos ellos permite inferir que la talla es unifacial hasta dejar lista una cara del artefacto. quedando como piezas listas para realizar la talla del borde activo. semicírculo o triangulo o lanceolar. Se pueden adelantar algunas observaciones generales. tanto de talla unifacial (gubias monofa- 78 . esto es. Finalmente una vez lograda la reducción. en algunas piezas líticas recuperadas en varios sitios de recolectores-cazadores del Altiplano Potosino y la Zona Media.CAPITULO 8 secuencia de reducción o estrategia de talla. en otros casos su forma geométrica es menos definida. llegando a ser pulido por la naturaleza del nódulo. es posible que sea una pieza en etapa temprana de talla. hay blanks bifaciales en los que se observa una cara totalmente trabajada por la técnica de percusión blanda y la opuesta con restos de córtex en un 85%. La cara ventral presenta así cicatrices de extracciones del perímetro hacia el centro. Esta talla puede ser continua –en sentido de las manecillas de un reloj o a la inversa-. Otros ejemplares tienen su forma más definida. ya que además existe una relación entre las dimensiones de esta categoría tecnológica y los artefactos en proceso y terminados. tendiendo al ovalo o semicírculo. es decir. Esta información se complementa muy bien con los artefactos monofaciales en proceso y los terminados. La talla inicia con la obtención de una lasca grande de un nódulo. La secuencia de reducción inicia con extracciones dirigidas hacia el centro de la lasca en su cara ventral. representando una superficie útil para algunos artefactos. es decir al 100%. puede ser alternando extracciones según lo requiera la pieza. tiene pocas cicatrices de extracción que son generalmente por percusión dura. liso y libre de asperezas. ya se habían observado algunas características que sugerían la presencia de blanks monofaciales. en cuyo dentro se aprecia muchas veces una pequeña protuberancia. Estos y varios artefactos bifaciales. dentro del Proyecto Arqueológico Alaquines-Obregón (bajo la dirección de la arqueóloga Monika Tesch). o bien. ésta lasca tiene la particularidad de tener la superficie cortical ligeramente convexa o tendiendo a lo plano con sus extremos ligeramente convexos. aunque esto no es una regla ya que varios ejemplares presentan cicatrices que adelgazaron algunas partes del perímetro exclusivamente. En principio se podrían distinguir algunas etapas de reducción análogas al blank bifacial. para retirar el exceso de materia y el abultamiento del bulbo. uno o ambos extremos corticales son marcadamente convexos. ni a otra categoría tecnológica (Cfr. Por otro lado. y cuya técnica es la misma a la antes mencionada. al mismo tiempo no hubo en ese material suficientes piezas completas de talla monofacial como para ser comparados. mismos que fueron clasificados así. pues en sentido estricto no corresponden a núcleos. cuentan con la misma característica: el contar con restos de córtex dorsal y cicatrices de extracción retirando casi exclusivamente la corteza. hay piezas que tienen la forma poco definida. el perímetro cuenta con cicatrices de extracción por percusión blanda y dura. lugar en que convergen las cicatrices de extracción de las lascas de adelgazamiento. la cual tiene el córtex muy delgado. es posible que sea una pieza en etapa intermedia. así como algunos pocos cuchillos en proceso de manufactura final. o bien hasta un 80% siendo las extracciones en la cara dorsal previas a la extracción de las lasca base.y su cara ventral regular. por ejemplo. conservando la opuesta el córtex completo. Por otro lado. Un grupo de 350 artefactos presentó un trabajo de reducción unifacial. Valdovinos. en perfil uno de los extremos esta ligeramente convexo en tanto el otro puede tener a lo plano. este pude ser el caso de piezas en etapa tardía. pero además éste se realizó casi en la totalidad de los artefactos. su existencia quedó como una sugerencia y sus atributos no fueron claros. su perfil es grueso y muestra un borde sinuoso. sin embargo. Así.

LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 28. “Blank” Monofacial 79 .

en tanto el margen opuesto o el mismo aún no retocado es ligeramente sinuoso. raspadores. gubias bifaciales y algunos raspadores). el traslape entre ciertos cuchillos y puntas (pequeños cuchillos triangulares y puntas tipo Tortugas de gran tamaño. por ejemplo). la categoría se limita por ahora a la existencia de estos artefactos unifaciales. ovoidal. triangular. Las piezas antes descritas permiten observar que sí hay una diferencia entre un bifacial y un cuchillo. Dentro de la lítica que produjeron los grupos cazadores recolectores. logrando un borde recto. por lo que fueron incluidas ya como cuchillos. El retoque por presión permite definir aún más la forma del artefacto retirando los pequeños salientes de materia prima que pudieron quedar durante la talla bifacial mediante la percusión para lograr las formas. parcial o invadiente (Mirambell y Lorenzo. Tomka. Técnicamente un bifacial corresponde a una pieza dentro de un proceso de manufactura. Los bifaciales son artefactos delgados. circular. únicamente en la cara ventral quedando.o parte de él retocado de la misma forma que la piezas terminadas.CAPITULO 8 ciales. la definición considera al blank monofacial como una estrategia inicial de la talla de blanks bifaciales (Figura 29 y 30). entre puntas y raspadores pequeños (puntas tipo Lerma y raspadores similar a Nueces de media luna) no permite asignarlos a una catego- 11. estas cicatrices de extracción por el retoque dan un aspecto diferente a la pieza. se han observado algunas diferencias entre estos artefactos y los cuchillos. en algunas partes de los márgenes o en las esquinas pueden presentar pequeñas salientes resultado de las extracciones por un lado y otro de la pieza. este tipo de artefactos corresponde al proceso inicial de manufactura de gubias –incluidas las Clear Fork-. esto como consecuencia de la técnica de percusión que se empleo aún cuando el percutor haya sido blando. Su forma puede ser lanceolada. pero en general la mayor parte del borde si lo está. diferencias que sugieren que los bifaciales sí son un grupo de artefactos tecnológica y funcionalmente distintos. corresponden a una etapa distinta de manufactura siendo el bifacial el artefacto terminado por percusión que será afinado y definido por completo mediante la presión. 1974: 29. monofaciales Nueces) como bifacial (bifaciales. Aunque definida en general. por lo general tallados en un nódulo o guijarro aunque también los hay sobre lascas gruesas o delgadas (Cfr. de perfil y sección lenticular y libres de córtex en la gran mayoría de los casos. trapezoidal o compuesta. Tomando en cuenta sus formas. rectangular. el artefacto con la cara opuesta total o parcialmente con córtex. El blank monofacial puede ser definido como una matriz generalizada de talla unifacial por las técnicas de percusión y/o presión. en ocasiones la cicatriz de extracción por percusión dejó un borde alineado y esta ya no fue retocada.y Monofaciales Nueces –cumpliendo la misma condición que los raspadores-. Categoría: Bifaciales11 Cantidad: más de 930 piezas. lo que en términos de funcionamiento impide que todo el borde completo actúe pero no los hace infuncionales. a pesar de que Mirambell (1974) los incluye en la categoría morfo-funcional. Bordes 1961 en Mirambell y Lorenzo 1974: 29). Estos son definidos como artefactos de tipos varios. Las cicatrices son cortas o largas pero en ambos casos angostas y son resultado de la técnica de presión. Sus bordes o filos son semirrectos a ligeramente sinuosos. a pesar de que tengan la misma forma y un tamaño similar (ambos lanceolados por ejemplo). la gran mayoría de ellos puede corresponder a preformas de cuchillos y en menor frecuencia a puntas de proyectil grandes y raspadores. cuchillos. cuadrangular. es decir. puntas y raspadores bifaciales terminados. excepcionalmente pueden tener restos de corteza en el dorso o cerca de un margen cuando provienen de nódulos delgados o grandes lascas delgadas. La característica principal es la de estar tallados por ambas caras ya sea en forma total. pero ello sin imposibilitar en nada su uso y función. Así mismo. Los bifaciales que presentaron parte de su margen retocado son piezas en proceso de ser terminadas. es decir. categoría tecnológica cuyo estudio detallado aún está pendiente. raspadores o puntas. comunicación personal 2001). en este trabajo se incluyen en la categoría tecnológica por no poder distinguir su función a partir de la forma. Estos artefactos presentan un trabajo más elaborado con respecto a los “Blanks” Tardíos pero aún no puede hablarse de piezas terminadas como cuchillos. 80 . no obstante. en cuyo caso. más acabado. ancho y espesor). cierto tipo de raspadores monofaciales –cuya condición es tener el trabajo en la cara ventral y la otra cortical. son lo suficientemente grandes para dejar un perfil sinuoso. Varios ejemplares presentan un margen -lateral o distal. Aunque los bifaciales pueden ser considerados como preformas. a pesar de que los bulbos de las lascas extraídas son pequeños. ya que funcionalmente muchos de ellos pueden corresponder a piezas terminadas a pesar de no contar con un retoque final en el margen o perímetro de la pieza. dimensiones y proporciones relativas (largo. puntas de proyectil o raspadores. los bifaciales son una categoría que puede resultar un poco difícil de comprender.

“Blank” Monofacial. cara ventral. cara dorsal. Figura 30. 81 . “Blank” Monofacial.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 29.

Los bifaciales son un caso particular. La colección cuenta con varios raspadores terminales. La materia prima es principalmente pedernal y sílex (con una variedad de colores). hasta monofacial. incluidas las preformas. cambiando por completo la forma de la misma. un retoque marginal continuo. Cuando es de mala calidad la materia cuenta con macroimpurezas. Los artefactos manufacturados en este tipo de materia prima son por lo general burdos. En general. siendo en ocasiones sólo el margen la modificación bifacial a la cara opuesta trabajada. aunque en varias ocasiones se utilizaron lascas primarias y secundarias de adelgazamiento bifacial para su manufactura. largas y delgadas. rara vez es una combinación entre estos tres tipos. no identificadas. Por otro lado. Bifaciales. El trabajo es desde marginal. tener fractura concoidea limpia y no tener fracturas internas. La materia prima de excelente calidad se distingue por estar libre de impurezas. Esta categoría incluye artefactos de talla bifacial. así como inclusiones. ocasionalmente recto u oblicuo (Cfr. Otros más presentan formas geométricas y la talla puede ser monofacial o bifacial muy elaborada. formas y calidades de materia prima. sin por ello perder la lasca base los atributos que permiten identificarla como tal. gruesos y con poco trabajo en una o ambas caras. se puede hablar de una 82 . resulta difícil asignar una forma o función específica. aunque también hay ejemplares de talla bifacial. por lo que se retoma la categoría de acuerdo al trabajo que presentan en ambas caras. Tomka y Ramírez. Este tipo de raspadores tienen el común de presentar un trabajo de tipo invadiente en uno o más de sus márgenes. su nombre hace alusión a la forma en que está trabajada una pieza. modificando poco la morfología de la lasca. Raspadores sobre lasca (187 piezas) Artefactos manufacturados principalmente sobre lascas primarias. Los hay de sección plana o cóncavo convexo. extremidades o en ambos. generalmente pequeños. Los raspadores que componen la colección son de varios tamaños. sin embargo. ocasionalmente hay raspadores bifaciales bien trabajados por lo que se puede adelantar que las características físicas de la materia prima no imposibilitaron la talla de artefactos bifaciales. ocasionalmente hay raspadores en caliza y otro tipo de rocas de origen sedimentario. su morfología en ocasiones no es sugerente para una actividad en particular (Figura 31). fracturas internas que impiden la obtención de lascas homogéneas. presenta en uno de sus lados. parcial o total. pero lo que es un hecho es que la mayoría de las piezas están manufacturadas en esta calidad de materia prima. ría con precisión por lo que se decidió dejarlos como bifaciales. Dentro de esta categoría quedan incluidas todas las lascas que sin tener retoque tienen sus bordes redondeados unifacialmente (Cfr.CAPITULO 8 Figura 31. Categorías morfofuncionales Categoría: Raspadores Cantidad: 752 piezas. El traba- jo puede ser monofacial invadiente. muy delgados y cuyo uso y función se desconoce. en menor frecuencia recto y cóncavo. laterales. Por lo general el borde funcional es convexo. oblicuos y combinaciones de ellos. pero de dureza menor al pedernal. no abrupto. dejando este margen por lo regular redondeado. I. El trabajo de laboratorio permitió la identificación de varios tipos que a continuación se describen. El raspador es un artefacto sobre lasca o navaja. Las dos primeras materias primas van de mala calidad a excelente. VI. 2001: 21). 1974: 46). secundarias y terciarias. Los raspadores manufacturados en este tipo de materia tienen variaciones en la calidad de la talla monofacial y bifacial. la misma categoría se ha utilizado para agrupar todos aquellos fragmentos que por su tamaño. Mirambell y Lorenzo. en este análisis se ha considerado como el artefacto anterior a los artefactos terminados.

con restos de córtex o sin él. que hay elementos suficientes para sustentar la división entre raspadores sobre lasca y raspadores monofaciales como aquí se tratan. éste ultimo por lo general convexo. Todas. cuya clasificación se hizo con respecto a la ubicación de su borde activo.7 a 7.. La calidad de la materia prima en estos artefactos es de buena a mala. laterales. no así su dorso y cara ventral. Se considera. Tamaulipas y Monterrey. 83 . Es común que presenten una gran cantidad de córtex por lo que parece se manufacturaron en lascas primarias y secundarias principalmente. El margen retocado no corresponde siempre al extremo distal. ya sea en la cara dorsal o ventral. oblicuos y la combinación de ellos (Ibídem). Nuevo León. 2. 2000: 80. correspondientes al aprovechamiento de lascas de reducción de núcleos y blanks. La calidad de la materia prima es de buena a regular y se tienen varios colores de pedernal (Figura 33).LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS modificación a la lasca original en un 50% o inferior a él. 2. Viramontes. Los raspadores sobre lasca ya habían sido clasificados como tal por García Cook en el material recuperado en la Cueva de la Nopalera. teniendo un ancho de 2.6 a 2. se recolectaron algunos raspadores de morfología similar que se clasificaron como raspadores sobre lasca y raspador-tajador (Parra. logrando así un raspador lateral-terminal. Artefactos de este tipo han sido reportados en los análisis de materiales del área del proyecto arqueológico Alaquines-Obregón. Su longitud va de 3. ovalados irreglares y regulares. dentro de los raspadores. En pocos casos la cara ventral fue la retocada siendo la dorsal lisa. siendo el retoque marginal continuo. es lo que básicamente le da la forma al estar modificados dos de sus lados. por lo que fueron aprovechadas lascas se- 12. 91). dejando la curvatura de la lasca. Dos grandes grupos se distinguen dentro de este tipo de raspadores: 1) Raspadores curvo-convexos que presentan su extremo distal curvado y el borde activo en ese punto. 2005a y 2005b). aunque no están definidos como en este trabajo se propone. (1967). En el área entre Mier. Un total de 28 fragmentos de raspadores no pudieron ser clasificados dentro de una de las subcategorías siguientes. El trabajo es marginal e invadiente. sin importar la etapa de talla a la que corresponden. sitio 22 y Lámina 22. por lo que el perímetro de la lasca puede estar parcial o totalmente modificado. Por su tamaño se puede sugerir que fueron asidos con las manos directamente. se han recuperaron raspadores elipsoidales simples. tienen un perfil curvado que en algunos casos se acentúa más por tener el bulbo retocado. sitio 18). Raspadores curvo-convexos (34 piezas) Este grupo cuenta con raspadores de varias formas y tamaños. Varios de los tipos aquí descritos se ilustran en Turner y Hester (1985: 233-237). por lo que hay raspadores. 2) Raspadores plano-convexos. generalmente manufacturados sobre lascas de adelgazamiento bifacial. mayor facilidad en el movimiento. pero con un trabajo mucho menos elaborado (Cfr. continuando los laterales y finalmente los lateral-terminal. En sitios de recolectorescazadores del semidesierto queretano.1 Raspador semiovalado sobre lasca (16 piezas) El borde funcional o activo es generalmente convexo y sólo una pieza lo presenta cóncavo. figura 5b). 1998: Lámina 19. Estos artefactos miden entre 6. laterales. aunque hay cóncavo y recto. En varios sitios del centro-sur de San Luis Potosí. tiene trabajo bifacial muy burdo. básicamente por su forma geométrica más cercana. siendo el ocasiones ese el borde funcional y única modificación. se presentan en una amplia variedad de colores y formas geométricas. Predominan los raspadores terminales. el extremo distal es tanto grueso como delgado. que morfológicamente corresponden al tipo aquí descrito (Rodríguez. Varias de estas lascas tienen los márgenes laterales retocados además del extremo distal. con la cara ventral plana o semiplana. se han localizado raspadores sobre lasca de morfología similar a este tipo. por lo que se considera un raspador sobre lasca12. 2. Raspadores plano-convexo (153 piezas) Este segundo grupo se subdivide a su vez en seis subcategorías que se definieron en cinco casos.0 cm (Figura 32).3 cm de longitud y 5. 1985: 89. terminales y lateral-terminal. los manufacturados sobre lasca suelen ser el tipo más abundante (Valdovinos. distinguiendo entre raspadores terminales. es decir. por lo tanto.2 Raspador rectangular sobre lasca (5 piezas) El retoque. el dorso es abultado en algunos ejemplares y plano en otros.8 a 4.8 a 3. pueden presentar restos de córtex o bien estar ausente. En ocasiones el retoque marginal es continuo. El retoque puede o no ser fino. Hidalgo. En algunos ejemplares la huella de uso macroscópica es muy clara y corresponde a un pulido en el borde activo. 1.0 cm de ancho. se puede observar que los artefactos fueron manufacturados principalmente en lascas de descortezamiento. no obstante. conservando la gran mayoría su talón y bulbo. cuya característica es no estar modificada más allá del simple retoque del bulbo de percusión en varios casos. el primero. pero invariablemente todos son terminales.2 cm.

Estas piezas miden entre 3.1 RASPADOR SEMIOVALADO SOBRE LASCA Borde activo Tipo Cara Observaciones Cóncavo Lateral Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Cóncavo Lateral Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Cóncavo Lateral Dorsal Cóncavo Terminal-lateral Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Cóncavo Terminal Ventral ¿raspador-cuchillo? Cóncavo Lateral Dorsal Cóncavo-recto Terminal-lateral Dorsal Cóncavo Terminal-lateral Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Cóncavo Terminal Dorsal Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 16 Figura 33. En varios sitios del centro-sur de San Luis Potosí se recuperaron raspadores rectangulares 84 . Tamaulipas. siendo los bordes funcionales rectos principalmente. Este tipo de raspador fue recolectado en varios sitios de recolectores-cazadores del área de la Presa de la Amistad. sitio 22). 2006 Sitio 45 75 209 216 326 463 554 640 665 721 726 763 940 1003 1011 1086 Forma Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado Semiovalado 2. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. 1990: 51.8 cm de ancho (Figura 35). aunque hay uno ligeramente cóncavo y otro convexo (Figura 34). siendo sus características el contar con un solo borde activo en bisel (González Rul. Coahuila.6 cm de longitud por 4. el trabajo es mucho me- nos elaborado y es un raspador doble lateral (Cfr.3 a 4.CAPITULO 8 Figura 32. 1998: Lámina 19. sin embargo. se recuperó un raspador de este tipo. Raspadores semiovalados sobre lasca.1 a 5. Parra. Figura 50). Principalmente fueron manufacturados raspadores terminales y escasamente laterales. En un sitio de Mier. y se clasificaron como raspadores. Tamaulipas. Procedencia de los Raspadores semiovalados sobre lasca cundarias y terciarias.

En algunos casos. 1990: 96. por lo se emplearon lascas secundarias y terciarias. etcétera) como recto o convexo. 1985: 91). Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. tanto de borde combinado (convexo-cóncavo. la superficie cortical fue aprovechada debido a la regularidad de la misma.7 cm de ancho (Figura 37). Figura 51). y se clasificaron como raspadores combinados.3 Raspador cuadrangular sobre lasca (14 piezas) La forma general es cuadrangular sin llegar a ser simétricos. Pueden tener o no restos de córtex. 2.1 a 4. el borde activo es convexo-cóncavo. Raspadores rectangulares sobre lasca. En sitios del centro-sur de San Luis Potosí. aunque es necesario señalar que no todo el margen está trabajado. La calidad de la materia prima es de regular a buena. Generalmente conservan una buena 85 . Estas piezas miden entre 3.6 a 4. el color de los artefactos es principalmente café aunque hay algunos de color blanco (Figura 36). Procedencia de los Raspadores rectangulares sobre lasca de varios subtipos (Rodríguez.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 34. En el proyecto Alaquines-Obregón se han clasificado algunos raspadores rectangulares (Valdovinos. 2006 2. Coahuila. 2005a: 12). laterales y lateral-terminal.5 cm de longitud y 3. cuya característica es el ser raspadores terminal-laterales (González Rul. El trabajo es marginal siendo desde burdo hasta fino. El trabajo es desde burdo hasta fino.2 RASPADOR RECTANGULAR SOBRE LASCA Sitio 89 606 777 952 1007 Forma Borde activo Rectangular Recto Rectangular Recto-convexo Rectangular Recto Rectangular Recto Rectangular Cóncavo Tipo Terminal Terminal Lateral Terminal Terminal Cara Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Total 1 1 1 1 1 5 Figura 35. Tamaulipas. se recuperaron algunos raspadores cuadrados irregulares (Rodríguez. 2. trabajándose la cara ventral. Raspadores similares fueron recolectados en varios sitios del área de la Presa de la Amistad. 1985: 91). Hay raspadores terminales.4 Raspador semicircular sobre lasca (14 piezas) El borde activo es convexo en todos los casos y se debe a su morfología. recto-convexo.

La calidad de la materia prima es de buena regular. Estos raspadores. aunque hay algunos laterales e incluso lateral-terminal. En varios sitios del centro-sur de San Luis Potosí. 2006 2. Miden entre 2. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Tamaulipas. son principalmente terminales.CAPITULO 8 Figura 36. se han reportado raspadores semicirculares y semicirculares irregulares (Rodríguez. 1985: 89. 91). tanto abultados como delgados.5 cm de diámetro mayor (Figura 39). Raspadores cuadrangulares sobre lasca. mismo que presenta pocas asperezas siendo además muy regular y liso.8 a 5. 86 . Procedencia de los Raspadores cuadrangulares sobre lasca. los colores del pedernal son diversos (Figura 38). cantidad de córtex.3 RASPADOR CUADRANGULAR SOBRE LASCA Sitio 141 437 470 550 640 657 761 762 800 856 907 944 1003 1007 Forma Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Cuadrangular Borde activo Recto-cóncavo Cóncavo-convexo Cóncavo Cóncavo-convexo Recto Cóncavo Convexo Recto Recto-convexo Cóncavo Cóncavo Recto Cóncavo Cóncavo Tipo Terminal-proximal Lateral-terminal Lateral-terminal Lateral-terminal Lateral Lateral Terminal Lateral Terminal Terminal Lateral Terminal Lateral Terminal Cara Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 14 Figura 37.

Tamaulipas. 2006 2. Procedencia de los Raspadores semicirculares sobre lasca. Raspador semicircular sobre lasca.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 38. 87 . Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.4 RASPADOR SEMICIRCULAR SOBRE LASCA Sitio 29 53 85 135 355 421 431 441 445 484 530 651 696 713 756 759 768 806 878 950 1001 1001 1003 1040 Forma Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Semicircular Borde activo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo-convexo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Cóncavo Tipo Terminal Terminal Terminal Lateral-terminal Terminal Terminal Terminal Terminal Terminal Terminal Lateral Lateral Terminal Lateral Terminal Terminal-lateral Terminal Terminal Terminal Terminal Terminal-lateral Lateral-terminal Terminal Terminal Cara Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 24 Figura 39.

en un caso el borde funcional se encuentra en la base del triángulo.3 cm. sobre todo para retirar excedentes de materia prima que dificulten su uso.5 cm de longitud y 2. junto con su tamaño. aunque hay algunas que lo presentan invadiente. La mayoría de estas piezas son abultadas lo que sugiere. la mayoría presenta restos de córtex dorsal o marginal y los artefactos más grandes son abultados. II.1 a 4.0 a 6.2 cm de longitud por 3. de ser así. resultando en artefactos bien trabajados tanto por percusión como por presión. Uno de estos ejemplares presenta un trabajo muy fino. presentan de uno dos márgenes retocados. Dependiendo de la forma de la lasca. no hay evidencia de lo anterior. laterales. pero en todos los casos han sido eliminados. El borde activo –que es delgado o grueso. en tanto los ejemplares más delgados pudieron estar enmangados. d). ubicándose ya sea en la cara dorsal o ventral. por lo que obtuvo raspadores terminales.4 cm de longitud y de 3. Estos raspadores pueden ser tanto abultados como planos. Rodríguez (1985: 89) clasificó raspadores irregulares que denominó amorfos. En todos los casos el retoque está bien logrado. Presenta trabajo dorsal entre un 50 al 100%.3 cm de ancho. y los agrupó con base en la forma del borde activo. 53 y láminas VI y VII). Se aprovecharon lascas primarias. seguido del terminal y lateral-terminal (Figura 41). triangulares de “hocico”. por lo que son raspadores laterales u oblicuos.9 a 4. por lo que pueden llegar a tener restos de córtex al centro de la lasca o en el margen. La calidad de la materia prima es generalmente buena. en cuyo primer caso conservan restos de córtex dorsal. laterales u oblicuos (Figura 40). no obstante que algunos artefactos presentan pequeñas macroimpurezas aisladas. siendo este un raspador distal. la cara modificada fue la dorsal o la ventral. Una característica que presentan es que sus talones y bulbos están bien retocados.5 a 5. Ocasionalmente llegan a contar con restos de córtex por lo que se aprovecharon lascas secundarias y terciarias. sólo uno presentó macroimpurezas. principalmente se emplearon lascas primarias. 1. convexo en todas las piezas. Un total de 6 piezas son fragmentos de raspadores monofaciales. Sus dimensiones están entre 2. secundarias y terciarias. en tanto su ancho es de 3. de sección plano o curvo-convexo. sólo dos piezas fueron manufacturadas sobre lascas primarias de adelgazamiento. 2.5 Raspador triangular sobre lasca (24 piezas) La forma general es triangular pero sin llegar a ser simétricos. varios raspadores irregulares no serían otra cosa que artefactos en proceso de manufactura. Estas piezas miden entre 2. Raspadores Semiovalados (13 piezas) Por su morfología. 91) ha reportado raspadores triangulares laterales convexos. tienen principalmente el borde funcional convexo. En lo que a sus medidas se refiere. Sus tamaños y formas son diversos. que debieron sujetarse con la mano. Los ejemplares son tanto terminales.9 a 7. Estas piezas tienen entre 2. no obstante. El borde activo. triangulares irregulares rectilíneos y triangulares regulares convexos.6 Raspador irregular sobre lasca (52 piezas) La silueta que presentan difícilmente se ajusta a una forma geométrica. La calidad de la materia prima es generalmente buena.CAPITULO 8 2. lo que no posibilitó el que se incluyeran dentro de las siguientes subcategorías. el borde activo es en todos los casos convexo. corresponde casi siempre a uno de los lados del triángulo. secundarias y terciarias para su elaboración. Raspadores Triangulares (5 piezas) Presentan una forma general triangular debido al trabajo marginal. bien podría corresponder al tipo aquí descrito. los lados tienen retoque de tipo invadiente y/o cubriente. Cuentas con un retoque marginal principalmente. cuya fase inicial estaría dada por la elaboración del borde funcional. 88 .5 a 7. Raspadores monofaciales (44 piezas) Artefactos manufacturados principalmente sobre lascas gruesas. Uno de los ilustrados (Lámina VI. su forma o la morfología del artefacto.1 cm (Figura 46). En cuanto el tipo de raspador es más frecuente el lateral.es tanto recto como convexo. el color de los artefactos es café y café con blanco (Figura 43). la longitud oscila entre 2. El trabajo es de tipo invadiente y fino.1 cm de ancho (Figura 42). siendo en general similares a los aquí descritos. seguido del recto y cóncavo.7 a 4.3 cm de ancho (Figura 44). Aveleyra (1951) clasificó los raspadores de la Presa Falcón en función de la ubicación de su borde activo. 2. aunque hay algunos combinados. aunque hay algunos con trabajo burdo. laterales como lateral-terminal. triangulares y cóncavos (Ibídem: 52. Es muy posible que varias de esta piezas llegaran a derivar en raspadores de morfología mucho más definida como los que se presentan más adelante. Rodríguez (Ibídem: 89.9 a 6. En sitios del centro-sur de San Luis Potosí. siendo raspadores terminales. Esta subcategoría tiene piezas principalmente curvo-convexas. siendo de regular condición (Figura 45). sin haber un claro predominio en uno u otro tipo de raspador.

2005b: 51.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 40. En el semidesierto queretano. Aveleyra (1951) ilustra algunos ejemplares clasificados como raspador lateral (Ibídem: Lámina VII. Raspadores triangulares sobre lasca. es sobre la cara dorsal pero sin ser muy elaborado. El trabajo. figura 5a). tanto por percusión como presión. 2006: 26). En el proyecto Alaquines-Obregón se han clasificados pocos ejemplares de forma semielipsoidal o semiovalada (Valdovinos. sólo dos piezas presenta un 89 . c) y discoidal (Lámina VII. algunos de ellos conservan restos de córtex en uno de los márgenes. 2000: 80. se han encontrado raspadores con características semejantes (Viramontes. Raspadores Rectangulares (6 piezas) Estos artefactos son grandes. Figura 41. pero manufacturados sobre lascas más delgadas y con un trabajo menos elaborado. e). Valdovinos y Domínguez. Raspadores irregulares sobre lasca. 3.

CAPITULO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. 2006 Sitio 3 13 21 21 29 71 75 86 90 95 98 135 155 197 209 212 432 463 483 495 502 525 527 628 640 707 714 721 736 757 766 770 782 782 810 810 847 907 921 946 948 950 1003 1007 1007 1026 1028 1030 1041 1067 2.6 RASPADORES IRREGULARES SOBRE LASCA Forma Borde activo Tipo Cara Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Lateral-terminal Dorsal Irregular Recto-convexo Lateral-terminal Dorsal Irregular Convexo Terminal Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo-convexo Terminal Dorsal Irregular Recto Lateral Dorsal Irregular Cóncavo-recto Terminal-lateral Ventral-dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Recto-convexo Terminal-lateral Dorsal Irregular Cóncavo-recto Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Recto Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Recto Terminal Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Recto Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Recto-cóncavo Terminal-lateral Dorsal Irregular Recto Lateral Dorsal Irregular No determinado No determinado Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Convexo Lateral Dorsal Irregular Recto Lateral Dorsal Irregular Convexo Terminal Dorsal Irregular Cóncavo-recto Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Recto-cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Recto Lateral Dorsal Irregular Recto Terminal Dorsal Irregular Cón-recto-convexo Terminal-lateral Dorsal Irregular Cóncavo Terminal-lateral Dorsal Irregular Convexo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo-convexo Terminal-lateral Dorsal Irregular Convexo-cóncavo Lateral-terminal Dorsal Irregular Cóncavo Terminal Dorsal Irregular Convexo-cóncavo Lateral-terminal Dorsal Irregular Convexo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Lateral Dorsal Irregular Cóncavo Terminal-lateral Dorsal Figura 42. Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 1 1 1 1 1 52 90 . Procedencia de los Raspadores irregulares sobre lasca. Tamaulipas.

2006 Sitio 67 137 740 946 1027 RASPADOR MONOFACIAL TRIANGULAR Forma Borde activo Tipo Triangular Cóncavo Lateral-terminmal Triangular Cóncavo Lateral Triangular Cóncavo Lateral Triangular Cóncavo Lateral Triangular Cóncavo Terminal Cara Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Total 1 1 1 1 1 5 Figura 44. 91 . Tamaulipas. Raspador monofacial semiovalado.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 43. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Raspador monofacial triangular. Figura 45. Procedencia de los Raspadores monofaciales triangulares.

b y c). según se aprecia.CAPITULO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.3 a 5. Raspadores irregulares (12 piezas) Estos artefactos presentan una morfología caprichosa que más que otra cosa. a diferencia de los márgenes. resultando raspadores terminales.4 a 6. El borde activo es convexo en casi todos los casos. tienen una sección curvo-convexa.corresponde al lado ligeramente cóncavo. Este artefacto tiene 5.2 a 5.4 cm de ancho (Figura 52). laterales y lateral-terminal. El bulbo fue retocado por presión para adelgazar esa parte de la lasca. El dorso. secundaria o terciaria. 5. Ocasionalmente el trabajo es muy fino combinando las técnicas de percusión y presión. La calidad de la materia prima es buena. 2. Los raspadores son terminales. su sección es curva-convexa. por lo que es un pieza muy delgada. salvo en un caso. trabajo ligeramente más fino. en tanto en el ejemplar que no lo es. Son semiabultados. 2006 Sitio 93 410 487 503 627 653 663 707 911 925 927 1025 1058 RASPADOR MONOFACIAL SEMIOVALADO Forma Borde activo Tipo Semiovalado Cóncavo Terminal Semiovalado Cóncavo Lateral Semiovalado Cóncavo Terminal Semiovalado Cóncavo Lateral-terminal Semiovalado Cóncavo Lateral-terminal Semiovalado Cóncavo Lateral Semiovalado Cóncavo Terminal Semiovalado Cóncavo Lateral Semiovalado Cóncavo Terminal Semiovalado Cóncavo Lateral Semiovalado Cóncavo Terminal Semiovalado Cóncavo Terminal-lateral Semiovalado Cóncavo Terminal Cara Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 13 Figura 46. Mide apenas 2.7 a 5.4 cm de diámetro (Figura 50). todos conservan un pco de córtex sobre el dorso o bien en el margen. así como rosa (Figura 51). En el proyecto Alaquines-Obregón hay escasos raspadores rectangulares con su borde activo cóncavo (Valdovinos. Raspador Cuadrangular (1 pieza) Su tamaño es muy pequeño. Esta piezas miden entre 3.5 cm de ancho. Miden entre 3. lo tiene irregular. 7. Algunos presentan el bulbo retocado en tanto otros ya no tienen rastro de él. Raspador semicircular (3 piezas) La forma geométrica es cercana al círculo. Procedencia de los Raspadores monofaciales semiovalados. fuera esta primaria.7 cm de ancho (Figura 48). es recto. Pueden conservar restos de córtex en el dorso o margen. algunos de ellos son abultados pero no necesariamente los anteriores.9 a 6.8 cm de ancho y 0. En el Salvamento Arqueológico Gasoducto Mier. se manufacturó sobre una lasca gruesa y corta. presenta pocas modificaciones. presenta pocas modificaciones por lo que además es abultado. Tamaulipas.2 cm de longitud. laterales y escasamente lateral-terminal y oblicuos.7 cm de longitud por 2. 2005a). se ajustó a la forma de la lasca. Aveleyra (1951) clasificó una ejemplar similar como raspador terminal (Ibídem: Lámina VI. fue manufacturado sobre una lasca primaria o secundaria de adelgazamiento bifacial. en todos los casos el borde activo es muy fino. Parra (1998) 92 .Monterrey. La calidad de la materia prima es buena en tanto los colores del pedernal son principalmente café en varios tonos. El margen funcional. Raspador en forma de media luna (1 pieza) Su forma no es simétrica en sentido estricto. El retoque es marginal continuo y su borde activo –finamente trabajo. 4. Dos de ellos son plano-convexo y otro curvo-convexo. el borde activo es convexo (Figura 49). 6. En dos casos el córtex se ubica en el extremo proximal (sujetados con la mano).6 cm de longitud y 2. La calidad de la materia prima es regular y el color del pedernal es variable (Figura 47). Su borde activo es recto y corresponde a un raspador lateral.2 cm de longitud y 3. Estos ejemplares miden entre 3.7 cm de espesor. El trabajo es fino por presión.

93 .LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 47. Raspadores monofaciales rectangulares. Raspador monofacial semicircular. 2006 Sitio 29 452 511 701 1043 1103 RASPADOR MONOFACIAL RECTANGULAR Forma Borde activo Tipo Rectangular Recto Lateral Rectangular Irregular Terminal Rectangular Recto-cóncavo Terminal Rectangular Recto Lateral Rectangular Recto Lateral-terminal Rectangular Recto Lateral-terminal Cara Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Total 1 1 1 1 1 1 6 Figura 48. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Tamaulipas. Figura 49. Procedencia de los Raspadores monofaciales rectangulares.

Procedencia de los Raspadores monofaciales semicirculares. Procedencia de los Raspadores monofaciales irregulares. Raspador monofacial irregular. 94 . 2006 RASPADOR MONOFACIAL SEMICIRCULAR Sitio 707 1002 1028 Forma Semicircular Semicircular Semicircular Borde activo Cónvexo Cónvexo Cónvexo Tipo Terminal Terminal Terminal Cara Total Dorsal 1 Dorsal 1 Dorsal 1 3 Figura 50. Tamaulipas. 2006 Sitio 13 21 86 234 326 487 561 638 736 810 876 942 Forma Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular Irregular RASPADOR MONOFACIAL IRREGULAR Borde activo Tipo Cóncavo-recto Terminal-Lateral Cóncavo Terminal Cóncavo Terminal Cóncavo-recto Terminal-Lateral Cóncavo Lateral Cóncavo Terminal-Lateral Cóncavo Lateral Cóncavo-Convexo Lateral-Terminal Cóncavo Lateral Cóncavo Terminal Cóncavo Terminal Cóncavo Terminal Cara Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Dorsal Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 12 Figura 52. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Tamaulipas. Figura 51.CAPITULO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.

por lo que hay dos tamaños: 1) Grandes. comparte atributos tecnológicos y funcionales. la presencia de córtex es indistinta al tamaño de la lasca. morfológicamente tienen cierto parecido con algunos tipos de raspadores Coahuilos (Rodríguez. no obstante. Por otro lado. un bisel en el borde funcional y una sección o perfil plano-convexo (Ibídem: 221). Raspadores rectangulares bifaciales y monofaciales. A su vez. 95 . La calidad de la materia prima es regular a buena. 1993). Raspadores rectangulares y cuadrangulares monofaciales y bifaciales (61 piezas) Este tipo de raspadores presentan una morfología distinta. 1956b) y Hester (1971) describen para estos artefactos es el que considero debió ser utilizado en este tipo de raspadores y otros más. 1999. el bulbo fue retocado incluso por una sola extracción muy controlada. es- quinas y una pequeña parte de los márgenes laterales. en sentido estricto. La similitud es muy cercana. entre los primeros están la talla bifacial o unifacial. Raspadores rectangulares bifaciales y monofaciales (31 piezas) Este grupo comprende raspadores bifaciales y monofaciales. En todos los casos el trabajo es muy fino.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS reporta algunos ejemplares similares pero con nomenclatura distinta. distan mucho de serlo. sin embargo. 1985. 1983. contando varios artefactos con macroimpurezas. tanto de tamaño grande como pequeño. varias piezas del Proyecto Corindón presentan huellas de uso macroscópicas en el borde activo. y 2) Pequeños. El borde funcional es recto o ligeramente convexo (Figura 53). Con relación a los fragmentos de raspadores monofaciales. en este caso se habla de la variante de raspador largo (LG o LCh). Los ejemplares más finamente tallados y pequeños. llegando encontrar macrolascas. en este caso se habla de la variante de raspador corto (CG o CCh). aunque en principio puede pensarse que la diferencia de tamaños tiene que ver con el constante retoque de las piezas. 2004). Adicional a lo anterior. El hallazgo de áreas de actividad en donde estos artefactos aparezcan resultaría interesante. incluso mayores a las de las subcategorías anteriores. el borde activo está en el lado opuesto (extremo distal). Valadez. razón por la cual se propone. No obstante. 1. esto no siempre en así. evidenciada por el pulido de su filo. III. a los Bifaciales y Unifaciales Nueces. Andrade. Cuando el artefacto se ubica con el lado menor del rectángulo hacia abajo (extremo proximal). En todos los casos el extremo proximal fue adelgazado –considero que tiene que ver con un sistema de Figura 53. y 2) Cuadrangulares. lo que en cierto sentido indica la presencia de nódulos grandes además de contar con una buena calidad. el total del material presentó dos formas generales: 1) Rectangulares. lo que sugiere su posible enmangue. Uno de estos fragmentos presenta la base reducida de forma similar al trabajo que presentan varias puntas de proyectil. Ocasionalmente pueden tener alguna pequeña macroimpureza. tentativamente. el que sean considerados morfológicamente como otra variante de los artefactos Nueces. el borde activo está en el lado opuesto (extremo distal). llama la atención el que fueran aprovechadas lascas grandes. el sistema de enmague que Aveleyra (1956a. ya que. pero además presentan como variante el ser largos o cortos con respecto a su borde funcional. sin por ello extender para este caso la temporalidad estimada de los artefactos encontrados en Texas. según se ilustra y describe en Turner y Hester (1985. sobre todo aquellos pequeños que figuran como artefactos especializados. cada una contó con diferencias recurrentes al interior de la misma. Cuando el artefacto se ubica con el lado mayor del rectángulo hacia abajo (extremo proximal).

permite reconstruir el proceso de manufactura. 2) A partir de la reutilización de bifaciales rotos. lo que le da un perfil plano-convexo. En ocasiones el trabajo no es muy elaborado si las caras son planas. Figura 54.CAPITULO 8 enmangado. Ocasionalmente hay piezas que presentan doble bisel. uno de ellos en el borde funcional y el otro en el opuesto. Figura 55. La figura siguiente sintetiza ambos procesos (Figura 54). Proceso de manufactura de los raspadores rectangulares bifaciales y monofaciales. El trabajo es por percusión y presión y en todos los casos están libres de córtex. El tener piezas en proceso como terminadas. El proceso reconoce dos caminos: 1) A partir de lascas-núcleo y. de hecho. Sus lados son rectos al igual que las esquinas. Raspadores Largos-grandes y Largos-chicos.de forma similar al que presentan varias puntas de proyectil. aunque éstas pueden ser ligeramente redondeadas. hay piezas que presentan el borde funcional en la cara con menor trabajo. mismo que puede ser recto o ligeramente convexo. 96 .

miden entre 4.0 cm de ancho (Figura 56).6 a 3.2 Raspadores cortos-grandes (CG) y cortos-chicos (CCh) Un total de nueve piezas son raspadores cortos. 2. De todas estas piezas. 1. la base fue adelgazada de forma semejante a los anteriores.7 a 2. 97 . La tabla siguiente sintetiza los principales atributos de estos artefactos (Figura 57).0 a 2. El borde activo es biselado y ocasionalmente éste se encuentra en la cara menos trabajada. miden entre 3. Estos raspadores también cuentan con piezas en proceso de manufactura y terminadas. lo que en términos generales indica un proceso de elaboración similar a la subcategoría anterior: 1) Talla bifacial a partir de lascas-núcleo y.1 a 3.4 cm de longitud y 4.45 cm de ancho (Figura 55). sus lados son rectos o ligeramente convexos.4 cm de ancho).9 cm de longitud por 2.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS 1.6 cm de ancho. Los raspadores chicos (CCh) son seis y sus dimensiones están entre 3. En este caso todos son de talla bifacial.2 a 3. sólo una conserva una pequeña parte del córtex.8 cm de longitud por 2. 2) Reutilización de bifaciales rotos. Los raspadores chicos (LCh) son ocho y tienen entre 2.5 a 4.2 a 3.4 cm de longitud por 3.7 a 5.2 cm de longitud por 3. Raspadores Cortos-grandes y Cortos-chicos. de ellos catorce son grandes (LG).6 a 2.4 a 3. grandes (entre 4. de ellos tres son grandes (CG). retocando el plano de fractura Figura 56.5 cm de ancho)y pequeños (entre 3.7 cm de longitud por 2.6 a 4.4 a 4.4 cm de ancho. Raspadores cuadrangulares bifaciales (30 piezas) Esta forma también presenta dos tamaños.1 Raspadores largos-grandes (LG) y largos-chicos (LCh) Un total de 22 piezas son raspadores largos.

8 4.7 4.4 3.9 Grande Última parte de l proceso Largo N/I Proceso 2.7 3.4 4.6 Grande Última parte de l proceso Largo N/I Proceso 3.4 Grande Monofacial.8 4.3 3.Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. córtex dorsal Largo N/I Proceso 4 4.3 Grande Bisel en cara ventral Largo N/I Terminado 3.7 Grande Ruptura posdeposicional Corto N/I Terminado 2.4 3.6 Grande Borde pulido y redondeado Largo Extrema Terminado 2.2 Chico Largo aproximado.2 Grande Ruptura posdeposicional Corto Tenue Terminado 3.4 3. córtex dorsal Largo N/I Proceso 4. córtex al talón Largo N/I Proceso 4. largo aproximado Largo N/I Terminado 2.7 Chico Base parcialmente rota Corto Tenue Terminado 2.8 Grande Monofacial.3 3. doble bisel.9 Grande Sobre bifacial reutilizado Largo N/I Proceso 2.5 Chico Borde pulido y redondeado Largo Extrema Terminado 2 3.35 Chico Muy delgado Corto N/I Terminado 2.1 Chico Semicompleto.3 Chico Mixto.05 Grande Monofacial.5 3.1 4.6 Chico Materia prima con impurezas Corto N/I Terminado 2.45 3.6 Chico Figura 57. 2006 Sitio 10 110 260 260 350 453 475 497 502 783 803 857 890 1024 478 497 653 702 702 856 952 1011 RASPADORES RECTANGULARES LARGOS BIFACIALES Y MONOFACIALES (VARIANTE DEL TIPO NUECES) Observaciones Forma Huella de uso Tamaño Largo Ancho Etapa de manufactura Monofacial.1 3. reavivación de filo Corto Tenue Proceso 3 3. doble bisel.2 Chico Retocado.4 Grande Bordes pulidos y redondeados Largo Tenue Terminado 2. ambas caras Terminado 3.75 Grande Bordes pulidos y redondeados Largo Extrema. con impurezas Largo N/I Terminado 2.4 5.1 4. Cortos-grandes y Cortos-chicos.4 N/D Grande Bifacial reutilizado.9 Grande Bifacial.1 4. retoque en cara ventral Largo N/I Terminado 2.6 Chico Materia prima con impurezas Largo N/I Terminado 2.6 3. 2006 Sitio 483 519 904 1 23 67 120 323 522 CAPITULO 8 RASPADORES RECTANGULARES CORTOS BIFACIALES Y MONOFACIALES (VARIANTE DEL TIPO NUECES) Observaciones Forma Huella de uso Tamaño Largo Ancho Etapa de manufactura Materia prima de regular calidad Corto N/I Terminado 4.8 Chico Muy delgado Largo N/I Terminado 2. retoque ventral Largo N/I Terminado 2.6 Chico Muy delgado Corto N/I Terminado 2. Largos-chicos.6 4.4 Chico Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 22 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.3 3.7 3. Tamaulipas.4 Chico Muy delgado Largo N/I Terminado 2.6 4. Procedencia de los Raspadores Largos-grandes.8 3. inicio del procerso Corto N/I Proceso 4. Tamaulipas. con doble bisel Largo-corto N/I Terminado 2.5 Grande Bifacial.9 Grande Sobre bifacial reutilizado Largo N/I Proceso 3. Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 98 . talón retocado Largo N/I Terminado 2.3 2.9 Grande El ancho es aproximado Largo N/I Terminado 3. enmangue lateral.5 3.1 3.9 3.

LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS

(Figura 58). La tabla siguiente sintetiza los principales atributos de estos artefactos (Figura 59). IV. Raspadores monofaciales y bifaciales similar al tipo Nueces de media luna (36 piezas) Su forma es de “media luna” en cuarto creciente o menguante, su borde activo en bisel es principalmente convexo, aunque hay recto y cóncavo. El extremo proximal es más delgado y la base es convexa. Gracias a que se tienen piezas en proceso de trabajo, se puede identificar la secuencia de manufactura. A partir de una lasca-

núcleo (primaria, secundaria o terciaría) comienza la talla bifacial o unifacial, llegando a conservar o no, restos de córtex. También legaron a utilizarse bifaciales rotos. Cabe señalar que varios artefactos contaron con macropimpurezas, sin embargo; estas no fueron obstáculo para la manufactura de estas y otras piezas. El conjunto de objetos se dividió en tres subcategorías partiendo de sus dimensiones y morfología: 1) Grandes, 2) Chicos y 3) Alargados. Es posible que como con los artefactos anteriores, en varios casos se trate simplemente de piezas constante-

Figura 58. Raspadores cuadrangulares bifaciales.

99

Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero, Tamaulipas, 2006
Sitio 591 659 772 949 962 1018 38 47 47 53 94 94 136 162 233 310 320 346 392 420 425 497 622 624 646 782 857 920 933 934 Tamaño Grande Grande Grande Grande Grande Grande Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico

RASPADORES CUADRANGULARES BIFACIALES Y MONOFACIALES (VARIANTE DEL TIPO NUECES) Observaciones Forma Etapa de manufactura Huella de uso Ancho Largo Macroimpurezas e inclusiones Cuadrangular Extrema Terminado 3,8 4 Ruptura al extremo distal, restos de córtex Cuadrangular N/I Terminado 4,2 4,1 Bifacial reutilizado Cuadrangular N/I Proceso 4 4,1 Ruptura al extremo distal Cuadrangular N/I Terminado 3,8 3,4 Etapa final del proceso Cuadrangular N/I Proceso 3,5 3,8 Lasca como núcleo base Cuadrangular N/I Proceso 3,8 3,9 Borde pulido y redondeado Cuadrangular Extrema Terminado 2,9 2,5 Materia prima no identificada Cuadrangular N/I Proceso 3,1 3,4 Materia prima con impurezas Cuadrangular N/I Terminado 2,7 2,7 Materia con impurezas Cuadrangular Extrema Terminado 3,2 3 Gunflint? Cuadrangular N/I Terminado 2,4 2,4 Gunflint? Cuadrangular Tenue Terminado 2,4 2,4 Borde pulido y redondeado Cuadrangular Extrema Terminado 2,9 2,9 Borde pulido y redondeado Cuadrangular Extrema Terminado 3,3 2,9 Ninguna Cuadrangular N/I Terminado 3,1 2,8 Materia prima con impurezas Cuadrangular N/I Terminado 3,3 2,9 Medidas aproximadas Cuadrangular N/I Terminado 3 2,7 Área de enmangue por 1 extracción Cuadrangular N/I Terminado 2,9 3,2 Borde pulido y redondeado Cuadrangular Extrema Terminado 3,2 3,5 Ninguna Cuadrangular N/I Terminado 3,2 3,5 Etapa final del proceso Cuadrangular Tenue Terminado 3,3 3,7 Ninguna Cuadrangular Tenue Terminado 3 2,8 Lasca como núcleo base, restos de córtex Cuadrangular N/I Proceso 3,6 3,7 Área de enmangue por 1 extracción Cuadrangular N/I Terminado 3,1 2,6 Etapa final del proceso Cuadrangular N/I Proceso 3,1 3,4 Ninguna Cuadrangular Tenue Terminado 2,7 3,2 Ninguna Cuadrangular N/I Terminado 2,4 2,7 Borde pulido y redondeado Cuadrangular Extrema Terminado 3,4 3,3 Bifacial reutilizado, inicio del proceso Cuadrangular N/I Proceso 3,1 3,4 Ninguna Cuadrangular N/I Terminado 3,1 3,1
Figura 59. Procedencia de los Raspadores cuadrangulares bifaciales.

Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 30

CAPITULO 8

100

LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS

mente retocadas, aunque en otro casos no parece así. Considero que los tres grupos pudieron estar enmangados. 1. Raspadores Grandes (20 piezas) La mayoría de los artefactos presentan trabajo bifacial, en tanto algunos pocos son unifaciales, algunas de las piezas conservan, sin embargo; restos de córtex. El bulbo de la lasca-núcleo generalmente está bien retocado (Figura 60). Estas piezas tienen entre 4.2 a 6.3 cm de longitud por 2.4 a 3.5 cm de ancho. 2. Raspadores Chicos (9 piezas) Numéricamente son pocos los ejemplares, sin embargo; llama la atención uno de ellos por estar en proceso de manufactura, en el cual se puede observar la utilización de una lasca-núcleo ya que aún conserva parte de sus atributos. Esta pieza sugiere que algunos de estos raspadores contaron con esas dimensiones originalmente y no son resultado de retoques continuos (Figura 60). Tienen entre 3.5 a 4.2 cm de longitud por 2.4 a 2.8 cm de ancho. 3. Raspadores Alargados (7 piezas) La diferencia básica de este pequeño grupo radica en que su longitud y anchura son mucho más contrastantes

con respecto a los otros ejemplares. El tener una pieza en proceso igualmente indica que ese pudo ser su tamaño desde un inicio y no necesariamente consecuencia de un constante retoque (Figura 60). Estos artefactos miden entre 3.9 a 5.0 cm de longitud por 1.9 a 2.5 cm de ancho (Figura 61). V. Raspadores monofaciales y bifaciales tipo Nueces (9 piezas) Corresponde a aquellos artefactos que por su morfología y dimensiones fueron identificados como bifaciales y monofaciales Nueces, según la descripción e ilustraciones que se encuentran en Turner y Hester (1985: 221-222; 1993), aunque no dejan de observarse particularidades como el hecho de ser más largos que anchos, a diferencia de los ejemplares dibujados en el trabajo referido. Se tienen especimenes en proceso de trabajo y terminadas, lo que da la posibilidad de observar el uso de una lasca-núcleo en su manufactura. Algunas piezas contienen macroimpurezas y ocasionalmente restos de córtex hacia uno de los márgenes (Figura 62). Aquellas que están terminada miden entre 5.2 a 4.8 cm de longitud por 5.3 a 3.3 cm de ancho y 1.5 a 1.1 cm de espesor (Figura 63).

Figura 60. Raspadores monofaciales y bifaciales similar al tipo Nueces de Media Luna (Grandes, Chicos y Alargados).

101

Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero, Tamaulipas, 2006
Sitio 7 19 39 155 258 322 323 340 345 377 389 689 740 768 785 876 899 918 962 968 1034 10 57 181 324 423 447 866 908 1103 654 696 697 703 703 933 Tamaño Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Chico Alargado Alargado Alargado Alargado Alargado Alargado Largo 4,8 6,4 4,3 5,1 4,7 5,3 5,9 5,2 4,4 5,2 5,6 4,9 5,3 4,6 4,9 5 6,05 4,7 4,2 6,3 0 4,5 3,8 4 0 4,2 3,5 3,7 4,7 3,6 4,9 5 4,4 3,9 3,9 4,7 Ancho 3,5 3,6 2,4 3 2,8 2,6 3,5 2,9 2,7 2,6 3,5 2,8 3 2,9 3,1 3,5 3,1 2,5 2,8 3,2 3,2 3 2,5 2,4 2,6 2,8 2,7 2,6 2,5 2,4 2,5 2,3 2,1 1,9 2 2,2 RASPADORES TIPO NUECES MEDIA LUNA Forma Etapa de manufactura Huella de uso Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Proceso Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado Media Luna N/I Terminado

CAPITULO 8

Observaciones Bifacial, restos de córtex Bifacial Área de enmangue gruesa Bifacial, materia prima con impurezas Pedernal negro Área de enmangue gruesa Bifacial Monofacial Posible huella de uso Posible huella de uso Ancho aprox., materia con impurezas Monofacial Ligeramente irregular en su forma Monofacial Bien trabajado Bifacial reutilizado Borde lateral? Bifacial Pieza muy delgada Ninguna Pieza delgada y semicompleta Bifacial reutilizado Materia prima con impurezas Abultado Fragmento, materia prima con impurezas Ejemplar más grande de los chicos Materia prima con impurezas Materia prima con impurezas Bifacial reutilizado Pieza delgada Ninguna Ancho aprox. , monofacial, abultado Monofacial, materia prima con impureza Monofacial, restos de córtex Monofacial, restos de córtex Bien trabajado

Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 36

102

Figura 61. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales similar al tipo Nueces de Media Luna (Grandes, Chicos y Alargados).

1 Terminado Bifacial Forma casi idéntica a los ilustrados 1.4 Proceso Bifacial Lasca como núcleo.3 RASPADORES MONOFACIALES Y BIFACIALES TIPO NUECES Espesor Etapa de manufactura Talla Observaciones 1.3 Terminado Monofacial Talón retocado.7 4. restos de córtex 1.6 Proceso Bifacial Un tanto burdo. con impurezas 1. margen terminado 1.3 5. impurezas 1.4 4.8 3.2 5.5 Terminado Bifacial Forma casi idéntica a los ilustrados 1.Figura 62. Sitio 27 79 452 718 793 798 951 1032 1088 Largo 5.1 Terminado Bifacial No muy bien trabajado Figura 63.4 Proceso Monofacial Etapa de talla intermedia a final 1.7 5.3 Terminado Bifacial Forma más triangular.7 4.8 Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS 103 .4 5.1 4.7 Proceso Bifacial Lasca como núcleo. Tamaulipas. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Raspadores monofaciales y bifaciales tipo Nueces.3 3.6 3.2 4. margen terminado 1. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales tipo Nueces.7 5.4 3.5 6.5 4. 2006 Ancho 4.

. completas y fracturadas. 4.el borde de trabajo está formado por un bisel o rebaje a lo largo de la base del triángulo. La talla fue bifacial pero mucho más elaborada en la cara ventral del blank. 250 y 1081). Reutilización de bifaciales. Reutilización de blanks. convexo o cóncavo. mismo que derivará en una preforma y culminara en un raspador bifacial similar al tipo Nueces (varios ejemplares se tienen en proceso de manufactura e indican esta secuencia. Cabe señalar que blanks rotos durante su manufactura. 1. además de ser muy delgado y estar poco “adherido” a la matriz (esto fue observado en piezas de los sitios 81. siendo los colores igualmente diversos. Por otro lado. provienen de los sitios 3. algunos atributos son compartidos como la forma del perfil. 511.CAPITULO 8 VI. siendo la modificación más clara el retoque abrupto en el plano de fractura (los ejemplares de los sitios 399. 709.. 1999). La calidad de la materia prima es variable y hay desde mala hasta excelente. permiten hacer una serie de observaciones sobre la secuencia de manufactura y la función de estos artefactos. provocando una ruptura por manufactura. de acuerdo con la descripción e ilustraciones de Turner y Hester (1985. Cuando la 104 . en tanto los triangulares la tienen marcadamente convexa. de tal forma que la talla continuó en forma bifacial o monofacial. retirando el córtex con menor cantidad de extracciones. se ha optado por considerar a los artefactos de este tipo como “similares” al tipo Nueces. Cabe señalar que varios de ellos cuentan con huellas de uso macroscópicas que corresponden a un pulido del borde activo. El necesario señalar que en muchos casos la superficie cortical se puede retirar fácilmente con un buen dominio de la técnica. muestran evidencia de ello). (Aveleyra. 1. entre otros tantos más). Partiendo de un blank monofacial (en cuyo caso la superficie cortical suele ser plana). 591. Blanks monofaciales. siendo este rasgo el que permite diferenciar las dos formas. 1993. aunque los hay curvo-convexo. predominando claramente la segunda. en ambos casos son de lados rectos o convexos. lo que sugiere su uso como raspador sobre materiales relativamente blandos. predominan los de talla bifacial a los unifaciales. y comparando las piezas con la descripción y los dibujos de Turner y Hester (Ibídem). Fueron manufacturados sobre blanks tardíos rotos o bien sobre lascas-núcleo. empero. Este tipo de raspadores consta de tres grupos claramente diferenciados a partir de sus dimensiones: 1) Grandes. La reutilización de bifaciales rotos permitió introducirlos nuevamente al pro- ceso de talla. mismas que desviaron el golpe en la percusión. Los artefactos generalmente son de sección o perfil plano-convexo. Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular similares al tipo Nueces (212 piezas) Este tipo de raspadores presentan algunas diferencias con respecto a la morfología y otros atributos de los Bifaciales y Monofaciales Nueces.. Durante el proceso de reducción de blanks algunos se rompieron debido a la presencia de concentraciones de macroimpurezas. Considero que estos artefactos debieron estar enmangados pues además de las huellas de uso. la técnica predominante –la percusión sobre la presión. 2) Medianos y . Algunas de las piezas en proceso permiten apreciar que en ocasiones.y el perfil resultante de la talla bifacial más sinuoso (algunas piezas con estas características provienen de los sitios 3. y 828. en tanto el borde activo puede ser recto. 699. 749 y 956. de donde proceden ocho de los trece artefactos así clasificados (Ibídem: 47. 725. La talla es bifacial hasta obtener un artefacto Bifacial. 503. siendo más frecuentes en la localidad 9. El retoque del plano de fractura para lograr el borde activo es la modificación más notoria en el artefacto. Los de forma trapezoidal tienen la base recta o ligeramente convexa. Por lo anterior. mencionando que “. Tabla II). Con respecto a su proceso de manufactura se han identificado cuatro caminos. fue el retoque del borde funcional la última parte en realizarse. debieron ser reutilizados como núcleos. Lasca-núcleo. Existen claras diferencias para proponer la reutilización de blanks como independiente de los bifaciales y estas básicamente concierne a la cantidad de extracciones observadas. 250.. la cual puede o no presentar una curvatura hacia su extremo distal o proximal. ésta última suele ser ausente. 3) Chicos. la base presenta su filo matado. 3. 1951: 53)”. preformas. localizándose en el dorso de la pieza terminada. La existencia de piezas en proceso de manufactura. El trabajo inicia con una lasca como matriz del artefacto. obteniendo raspadores bifaciales bien terminados (Figura 64). 773. la forma y bisel del borde activo. 2. entre ellas están las dimensiones y en varios ejemplares un perfil más delgado y la calidad técnica de manufactura. la superficie con córtex fue aprovechada. 180 y 938). Aveleyra describió e ilustró (Lámina VI. Raspadores de forma trapezoidal y triangular grandes (16 piezas) Su forma es la de un trapecio o la de un triángulo. ya que esta es la más abultada. f) artefactos semejantes a este tipo.

retocando el bulbo y talón de la lasca-núcleo. El trabajo cuando es bifacial con frecuencia es completo. es decir. se cuenta con 49 piezas completas.05 a 1. 3.7 a 4. por lo que sólo fue necesario la modificación de los márgenes por la cara ventral para lograr el artefacto (sitio 759). los cuatro caminos de manufactura están mejor representados en este grupo.1 a 5.6 cm de longitud por 3. sin tomar en cuanta las preformas y los que están en proceso. Raspadores de forma trapezoidal y triangular medianos (107 piezas) Su morfología es igual a la anterior.7 a 1.1 cm de longitud.3 cm de espesor (Figura 66). predominando los triangulares sobre los trapezoidales y sólo en una pieza tiende a ser ligeramente cuadrangular (sitio 29). Sólo uno de estos ejem- plares conserva restos de córtex sobre el dorso. pese a ello. izquierda). hay piezas que muestran modificaciones menores. regular y libre de asperazas.2 y 5. centro). Proceso de manufactura de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular. Este grupo contiene piezas manufacturadas en sílex o pedernal blanco como aquel que fue muy común observar en las graveras o sitios de suministro. lo que evidencia el aprovechamiento de las distintas graveras con nódulos de esas características en la el área. Raspadores trapezoidales y triangulares chicos (89 piezas) Las características morfológicas son básicamente las mismas a las descritas. convexo o cóncavo. Sus lados son rectos o convexos. Se observa un ligero predominio de la forma triangular sobre la trapezoidal. el borde activo es recto. 60 artefactos 105 . similar al tipo Nueces. materia prima con una gran cantidad de macroimpurezas de color negro o café oscuro (Figura 65. Se tiene una amplia variedad de colores y calidades.0 cm de ancho y 0. pieza es monofacial se identificó que el núcleo fue una lasca primaria. habiendo artefactos manufacturados en sílex o pedernal blanco con gran cantidad de macroimpurezas. 13 incompletos y 45 en proceso de manufactura. Estos artefactos miden entre 4. se tienen por otro lado.5 cm de espesor (Figura 67).8 cm de ancho y 1. 4. algún margen abultado o grueso. secundaria o terciaria. Estas piezas tienen entre . con la salvedad de sus dimensiones. 2.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 64.1 a 4. Por la cantidad de ejemplares. aprovechando en muchos casos la forma de la lasca siendo retocada o no marginalmente los lados (Figura 65. ésta superficie natural de la roca es lisa. siendo así los raspadores más pequeños.

5 Terminado Terminado Terminado Proceso No distinguible Terminado Proceso Proceso Proceso Proceso Proceso Terminado Terminado Terminado Proceso Proceso Triangular Triangular Triangular Trapezoidal No distinguible Triangular ¿Triangular? Triangular ¿Triangular? Triangular ¿Triangular? Trapezoidal Triangular ¿Triangular? Triangular ¿? Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Monofacial ¿? Bifacial Bifacial Bifacial ¿? Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Misma materia prima que las graveras Materia prima de calidad regular Ninguna Misma materia prima que las graveras Fragmento distal Bulbo retocado Preforma Preforma Fragmento distal Preforma Preforma Misma materia prima que las graveras Bse rota.6 4.4 0 5.7 4.3 4.1 1.7 4.4 4.7 4.8 1.05 0.3 1.2 1.6 1.3 1.6 4 4. de gravera 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 16 Figura 66. 106 .5 4.4 4.2 1.4 4.6 4.4 5. mat.2 1.CAPITULO 8 Figura 65. Mediano y Chico).3 4.6 0 4.2 4.7 1. Tamaulipas.1 4.9 5.3 1.8 0 4.5 1.3 5. largo aproximado Fragmento distal Preforma Bifacial reutilizado.2 1.1 1. Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Grande. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. 2006 RASPADORES TRAPEZOIDALES Y TRIANGULARES SIMILAR TIPO NUECES.3 4.6 4. MONOFACIALES Y BIFACIALES Sitio Tamaño Largo Ancho Espesor Etapa de manufactura Forma Talla Observaciones Total 69 102 102 109 148 654 704 712 762 773 840 904 904 904 1001 1030 Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande Grande 4. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Grande).1 1.1 4.2 1.4 4.2 0 5 5.

4 1 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 4. fragmento Mediano 3.2 Terminado Triangular Bifacial Córtex al dorso Mediano 5.05 1.4 0. Mediano 4.9 Proceso Triangular Bifacial Etapa final de talla Mediano 4. Tamaulipas.6 1.2 Proceso Trapezoidal Bifacial A partir de reutilización de bifacial Mediano 4.3 3.4 3.05 1.2 4 1.8 4.9 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 0 3.4 4.9 4.3 Terminado Triangular Bifacial Pocas impurezas Mediano 4.1 Proceso No distinguible Bifacial Ninguna Mediano 4.5 3.6 2.6 1 Terminado No distinguible Bifacial Materia prima de gravera.1 4.2 Terminado Triangular Bifacial Misma matería prima que las graveras Mediano 3.7 Proceso Triangular Bifacial Etapa intermedia de talla Mediano 0 0 0 No distinguible Triangular Bifacial Fragmento proximal Mediano 5.05 Proceso Triangular Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 3.1 Proceso Triangular Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 0 4 1 Terminado No distinguible Bifacial Fragmento Mediano 4.5 2.7 Proceso No distinguible Bifacial Etapa final o intermedia de talla Mediano 4. de mala calidad Mediano 3.9 Terminado Triangular Bifacial Sobre bifacial reutilizado Mediano 3.7 4.9 5 1.7 Proceso No distinguible Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 4.5 Terminado Triangular Bifacial Blank reutilizado.5 4 1.4 4.3 Proceso Triangular Bifacial Etapa final de talla.7 4.5 3.9 4.4 4.3 Proceso No distinguible Bifacial Con impurezas Mediano 4.05 2.8 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 3.1 Proceso Triangular Bifacial A partir de reutilización de bifacial Mediano 4.9 Terminado Trapezoidal Bifacial Ligeramente alargado Mediano 3.6 0.9 Proceso Triangular Bifacial Etapa final de talla Mediano 3.5 1.3 Proceso Triangular Bifacial Ninguna Mediano 5.1 2.1 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 4.1 Proceso Triangular Bifacial Ninguna Mediano 0 3.3 0.2 3.8 4.8 1 Terminado Trapezoidal Bifacial Misma matería prima que las graveras Mediano 2.3 4.9 Proceso No distinguible Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 0 4.5 1.05 Terminado Triangular Bifacial Una cara tiene retoque invadiente Mediano 4.6 3.3 Proceso Triangular Bifacial Etapa intermedia de talla Mediano 3.1 1 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 3.8 1.6 4.4 1.9 2.5 3 1.1 1 Terminado Triangular Bifacial Sobre lasca curvo cóncava.1 0.8 0.8 3.6 4.8 3.1 3.5 1.4 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa intermedia de talla Mediano 3.2 4.5 1.7 1.2 1.5 0.2 1. mat de gravera Mediano 0 2.3 3.9 0.8 2.7 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 4.2 Proceso Triangular Bifacial Etapa intermedia de talla Mediano 4.4 1.2 Proceso Triangular Bifacial Etapa final de talla Mediano 3.9 1 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 0 0 0 Terminado No distinguible Bifacial Fragmento distal Mediano 3.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.1 3. 2006 Sitio 3 3 3 19 21 29 39 47 49 53 54 59 64 79 81 92 92 93 95 111 112 114 152 163 180 209 216 250 250 250 266 278 315 381 399 444 445 447 470 483 502 511 525 528 528 555 591 618 653 665 699 709 710 718 724 725 727 728 747 749 750 751 759 761 769 770 773 783 783 799 800 RASPADORES TRAPEZOIDALES Y TRIANGULARES SIMILAR TIPO NUECES.1 1. MONOFACIALES Y BIFACIALES Tamaño Largo Ancho Espesor Etapa de manufactura Forma Talla Observaciones Mediano 3.3 Proceso Triangular Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 4.8 1 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa final de talla. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Mediano). poca modif.9 0. 107 . prim de graveras Mediano 4.8 4 0.7 Terminado No distinguible Bifacial Fragmento Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Figura 67.9 Terminado Trapezoidal Monofacial Sobre lasca.4 0.5 1 Terminado Triangular Bifacial Pocas impurezas Mediano 3.5 3.8 1.5 1.7 1.3 1.8 Proceso No distinguible Bifacial Con impurezas como mat.5 3.6 4.1 0.1 Proceso No distinguible Bifacial Ninguna Mediano 3.2 Proceso Triangular Bifacial Etapa intermedia de talla Mediano 4.5 1 Proceso Triangular Bifacial Etapa intermedia de talla Mediano 3.2 1.4 0.8 3.8 3.4 4 1.8 0.05 1.2 1.7 0.8 0.1 3. retoque marg.9 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 4.1 Proceso No distinguible Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 3.1 3.3 Terminado Triangular Bifacial Área de enmangue gruesa Mediano 4.2 1.9 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 0 3.9 1.3 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 3.9 Terminado No distinguible Bifacial Fragmento Mediano 3.8 Terminado No distinguible Bifacial Fragmento Mediano 4.5 1.4 1.7 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 4.2 1.5 2.5 Proceso No distinguible Bifacial Con restos de córtex al dorso Mediano 3.8 Proceso No distinguible Bifacial Ninguna Mediano 3.5 0.4 3.7 4. mat de gravera Mediano 4.3 4.6 1.5 Proceso Trapezoidal Bifacial Con impurezas y restos de córtex al dorso Mediano 4.prim.de borde activo Mediano 4.6 1. mat.6 Proceso Triangular Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 3.7 Proceso No distinguible Bifacial Etapa inicial de talla Mediano 2.5 3.4 1.6 1.7 1.6 3.1 Terminado No distinguible Bifacial Fragmento Mediano 4.8 Proceso Trapezoidal Bifacial Misma materia prima que las graveras Mediano 4.2 1 Proceso Triangular Bifacial Ninguna Mediano 4.5 Proceso Triangular Bifacial Sobre lasca como núcleo Mediano 3.4 4.5 Terminado Trapezoidal Bifacial Córtex al dorso Mediano 0 3.5 4.3 1.7 4 1 Proceso Triangular Bifacial Ninguna Mediano 4.7 1.1 3.4 3.4 Proceso Triangular Bifacial Etapa intermedia de talla Mediano 3.6 4 0.6 3.4 3.3 5 1.3 3.3 4.9 0.3 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa final de talla Mediano 3.05 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa final de talla Mediano 3.1 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa final de talla Mediano 0 3.

6 0.4 3.3 3.que permiten asociarlos con los nódulos de las graveras de la región.4 0.1 cm de ancho y 0.8 0.2 a 2.9 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 3.8 3.7 1.9 Terminado Triangular Bifacial Semicompleto Mediano 0 3.5 4 0. 108 .05 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 3. contando con los lados y la base recta. Es común que el bisel –borde activo– esté sobre la cara que presenta mayor trabajo.2 4 0.7 1. Los ejemplares en proceso de manufactura permiten identificar dos de los cuatro caminos sugeridos en la manufactura de estas herramientas: a partir de lascasnúcleo y de la reutilización de bifaciales rotos. estas impurezas no representaron un obstáculo para el aprovechamiento de la materia prima local.1 0.05 3.9 Terminado No distinguible Bifacial Con impurezas.3 3.4 4 1.7 4.3 Proceso Triangular Bifacial A partir de blank Mediano 4.5 0.2 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 4. inclusiones calcáreas.5 1 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 3.05 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 107 Figura 67.1 3. El trabajo es fino en la mayoría de las piezas dando un perfil regular.5 a 1.8 Terminado No distinguible Bifacial Fragmento Mediano 3. sólo algunos pocos son abultados (Figura 65. Con respecto a los fragmentos distales.05 Terminado Triangular Bifacial Borde cóncavo. lo que ratifica su manufactura a partir de ellas.2 Terminado Trapezoidal Bifacial Córtex al dorso Mediano 4. fragmento Mediano 3. El borde activo es recto.3 0.2 cm de longitud por 2.1 0. de acuerdo con la hipótesis de su enmangue.6 3.4 5 0.7 0.9 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa final de talla Mediano 0 3. 2006 Sitio 828 856 856 857 858 866 872 877 901 904 904 934 936 938 956 962 984 1002 1005 1011 1023 1029 1029 1029 1038 1052 1060 1063 1064 1066 1066 1075 1081 1086 1102 1103 RASPADORES TRAPEZOIDALES Y TRIANGULARES SIMILAR TIPO NUECES.4 1. ya que como en otras piezas de otros grupos. completos.3 3.95 Terminado Triangular Bifacial Posible huella de uso Mediano 4.9 Terminado No distinguible Bifacial Con huella de uso extrema.2 1. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Mediano).5 3. Llaman la atención tres raspadores que provienen de los sitios 67.8 Terminado Triangular Bifacial Tratamiento térmico Mediano 3.9 0.9 3.9 Proceso Triangular Bifacial Etapa final de talla Mediano 3.5 1. ya que contienen muchas macroimpurezas –fenocristales.CAPITULO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Algunos de los artefactos llegan a conservar en su extremo proximal evidencia del bulbo de percusión de la lasca base. debe corresponder al punto hasta donde abarcaba éste (Figura 68). Tamaulipas. su base es recta o convexa en los trapezoidales y convexos en los triangulares. fragmento Mediano 4.5 a 4. convexo o cóncavo.2 4 1.95 Terminado Triangular Bifacial Córtex al dorso Mediano 4. 11 incompletos y 18 en proceso de manufactura. Algunos ejemplares fueron manufacturados en pedernal o sílex blanco de mala calidad.2 4.8 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 0 2.6 3.8 0.8 0. ya que al parecer se reutilizó una punta de proyectil de lados aserrados para su manufactura. Estas piezas tienen entre 2.7 3.95 Terminado Triangular Bifacial Misma matería prima que las graveras Mediano 3. restos de córtex al dorso Mediano 0 0 1 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura tangencial Mediano 3.9 1 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 3. derecha).5 3. varios de ellos presentan un tipo de ruptura por uso –tipo escalonado– que.3 cm de espesor (Figura 69). Del mismo modo.85 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 3.2 4.9 0.5 Proceso Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 4. En casi todos los casos el extremo proximal fue adelgazado.1 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 4.9 1. 224 y 250.3 3.6 1. lo que lleva nuevamente a considerar el que estuvieran enmangados. Algunos artefactos conservan restos de córtex en el dorso.1 Proceso Trapezoidal Bifacial A partir de reutilización de bifacial Mediano 3.9 1.9 1 Terminado Triangular Bifacial Misma matería prima que las graveras Mediano 0 0 0 Terminado Triangular Bifacial Fragmento proximal Mediano 3.7 4.9 1 Terminado Triangular Bifacial Retoque marginal en la cara ventral Mediano 3. este proviene del sitio 67.1 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 0 3. MONOFACIALES Y BIFACIALES g g Tamaño Largo Ancho Espesor Etapa de manufactura Forma Talla Observaciones Mediano 5.6 3.2 3.2 3.9 3.8 1.7 0. En un caso el borde activo es oblicuo u tangencial.2 3. son de perfil plano-convexo y curvo-convexo.1 Proceso Triangular Bifacial Á Etapa inicial de talla Mediano 4.5 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 4 3. se observó el mismo tipo de huella de uso: pulido y redondeamiento de filos.8 Proceso No distinguible Bifacial Etapa final o intermedia de talla Mediano 4.95 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Mediano 4.95 Terminado Trapezoidal Bifacial Misma matería prima que las graveras Mediano 4. Sus lados son rectos o convexos. en pocos casos no es así.7 0.3 Terminado Triangular Bifacial Retoque marginal en la cara ventral Mediano 3.9 1.4 3.75 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Mediano 3. así como microlasqueo.7 1.

9 Terminado Triangular Monofacial Sobre lasca curvo cóncava.5 3.75 0.7 0.8 Proceso Trapezoidal Bifacial Bifacial reutilizado.05 0. Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular.6 4.4 3.7 3.6 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 2.7 Terminado Triangular Bifacial Base rota. mat.7 3.3 3.25 3.4 3.95 3.3 3.5 1 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 3. rota Chico 0.2 0.9 Proceso No distinguible Bifacial Etapa inicial de talla Chico 2.5 3.15 3.7 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso Chico 3.8 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 68. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.5 Terminado Trapezoidal Bifacial Trabajo bifacial similar al de puntas de p.1 1.4 0.1 1.3 3.5 3.9 0.5 0.5 2.7 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.8 Terminado Triangular Monofacial Borde tangencial Chico 2.3 3.7 4.4 0. con intrusiones cristalinas Chico 3.5 3.4 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura tangencial Chico 3.9 Terminado Triangular Bifacial Con intrusiones Chico 3. etapa inicial de talla Chico 2.3 0.2 3.6 Terminado Trapezoidal Bifacial A partir de punta aserrada.3 1 Proceso No distinguible Bifacial Bifacial reutilizado. prim.5 0.5 1 Terminado Triangular Monofacial Misma materia prima que graveras Chico 0 2.85 3. Chico 3.6 2.8 1.8 3 1 Terminado Trapezoidal Bifacial Córtex al dorso Chico 0 2.7 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 0 3 0.9 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 2.95 3.7 0.55 0. 109 . huella de uso Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Figura 69.05 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.3 0.75 Terminado Trapezoidal Bifacial Intrusiones.5 0.2 0.15 1 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.6 3.15 2. Tamaulipas. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Chico).65 Terminado Triangular Bifacial Macroimpurezas.15 0.75 Terminado Trapezoidal Bifacial Con impurezas Chico 0 2. huella de uso Chico 3.5 0.1 1 Terminado Trapezoidal Monofacial Córtex al dorso Chico 3.7 1 Proceso Triangular Bifacial Bifacial reutilizado.5 0.5 0.7 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.6 3. etapa inicial de talla Chico 2.9 Terminado Triangular Bifacial Base rota Chico 3.2 3.75 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2. etapa inicial de talla Chico 3.7 Terminado Triangular Bifacial Bifacial reutilizado Chico 2.7 4.7 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 3.3 Terminado Triangular Bifacial Alteraciones por intemperismo Chico 1.9 0.4 3.5 0.7 3. córtex dorsal Chico 2.9 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 3.4 0.9 0.de graveras Chico 2. 2006 Sitio 7 13 17 19 47 49 53 53 57 67 77 79 83 89 93 98 105 124 130 152 164 164 174 193 224 235 250 250 261 273 284 289 331 352 379 388 RASPADORES TRAPEZOIDALES Y TRIANGULARES SIMILAR TIPO NUECES. MONOFACIALES Y BIFACIALES Tamaño Largo Ancho Espesor Etapa de manufactura Forma Talla Observaciones Chico 3.1 0. hipótesis del enmangue y tipo de ruptura.6 3.8 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 0 3 1 Terminado No distinguible Bifacial Con huella de uso Chico 2.6 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso Chico 2.

7 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 2. 2006 Sitio 388 388 398 431 457 477 478 480 483 486 496 497 528 604 624 653 653 655 656 665 666 666 703 703 703 703 719 726 728 742 757 767 773 800 834 846 872 886 932 963 968 974 1002 1011 1012 1018 1018 1027 1057 1079 1082 1088 1093 RASPADORES TRAPEZOIDALES Y TRIANGULARES SIMILAR TIPO NUECES. En el caso de los artefactos recuperados del proyecto Corindón.2 3.7 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 0 2.5 3.8 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 0 3. prim.6 4. huella de uso Chico 3 3 0.7 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso Chico 3 3 0.5 3.8 Terminado No distinguible Bifacial Base rota Chico 3.08 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 3.3 0.4 1 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.8 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.7 1.2 0.2 0.5 0.5 0.4 2.9 0.7 0.1 3.4 2.8 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 0 2. MONOFACIALES Y BIFACIALES Tamaño Largo Ancho Espesor Etapa de manufactura Forma Talla Observaciones p Chico 2. no así en sus dimensiones a los primeros.9 Terminado Triangular Bifacial Con huella de uso Chico 3.7 3.65 3.6 Terminado Triangular Monofacial Ninguna Chico 2. lo cual se debe con el tamaño de los recursos líticos disponibles y son fechadas entre el 2500 y 1000 aC.6 0.3 2. por el contrario.7 3 0.5 3.7 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.2 0.3 4 1.8 3 0.65 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.9 Proceso Triangular Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 4.2 0.4 0.85 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 3 3.8 Terminado Triangular Bifacial A partir de bifacial reutilizado Chico 0 3.05 1 Proceso Triangular Bifacial Etapa final de talla Chico 3. 1999) así como a algunos bifaciales Nueces (Ibidem). huella de uso Chico 3.9 Terminado Trapezoidal Bifacial Con impurezas Chico 2.9 3.2 2.CAPITULO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.4 1.7 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 3.7 3. Ellos mencionan que estos artefactos tienden a ser más pequeños en el noreste de México.75 Terminado Triangular Bifacial Retoque fino.5 0.8 3. Tamaulipas. Morfológicamente estos raspadores son similares a las gubias Clear Fork (Turner y Hester.6 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso.9 Terminado Triangular Bifacial Con huella de uso Chico 2.4 3.7 5 1.4 0.2 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 3.65 Terminado Triangular Bifacial Base rota. es claro que no tenían esta limitante del tamaño de la materia prima ni mucho menos la escases de la misma.8 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.6 1.6 Terminado No distinguible Bifacial Ruptuta tangencial Chico 2.6 1.8 3.05 Proceso No distinguible Bifacial Etapa inicial de talla Chico 3. mat. retoque invadiente Chico 3.5 3.6 0.9 0.6 0.2 0. quienes se refieren a ellos como herramientas tipo Clear Fork y no las identifican explícitamente como gubias (ibídem: 197-198).7 3.9 0.3 3 0.85 Terminado Trapezoidal Bifacial En una cara.5 0.9 2.65 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.2 0.8 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso Chico 3.3 0.2 3.7 3.7 3. Eling y Valadez (1995: 215).3 1.4 4.3 Terminado Trapezoidal Bifacial Bifacial reutilizado.85 Terminado Triangular Bifacial Con huella de uso Chico 2. etapa intermedia de talla Chico 2.15 0.4 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa inicial de talla Chico 3.6 3.9 4 0.2 3.5 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa final de talla Chico 3.1 Proceso Triangular Bifacial Proviene de cuchillo con huella de uso Chico 2.3 0.3 0.6 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso Chico 0 3.75 Terminado Trapezoidal Monofacial Ninguna Chico 3.de graveras Chico 3.3 0.6 3.7 Proceso Trapezoidal Bifacial Con córtex.5 0.7 3. 1985.8 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 3. paralelo cubriente Chico 3 2.8 3 0. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Chico).9 Terminado Trapezoidal Bifacial Ninguna Chico 2.5 0. Con base en sus atributos.6 Terminado No distinguible Bifacial Ruptura por uso.55 2. huella de uso? Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 89 Figura 69.7 Terminado Trapezoidal Bifacial Con impurezas Chico 2.4 0.1 3.9 3.75 Terminado Trapezoidal Bifacial Macroimpurezas.9 0.6 0.2 0.15 0.55 0.9 Proceso No distinguible Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 2. Artefactos similares a este tipo de raspadores son ilustrados por Turpin.2 Proceso Trapezoidal Bifacial Etapa intermedia de talla Chico 3.8 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 3 4.05 0.6 1 Terminado Triangular Bifacial Conserva parte del bulbo Chico 2. se prefirió clasificar estos artefactos como 110 . huella de uso Chico 2.8 0.2 Terminado Trapezoidal Bifacial En una cara. retoque invadiente Chico 3.9 2.7 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 0 3.9 Terminado Triangular Bifacial Base parcialmente rota Chico 3.6 Terminado Triangular Bifacial Ninguna Chico 3.7 Terminado Triangular Bifacial Con huella de uso Chico 3.1 1.8 3.6 3.05 2.9 Terminado Triangular Bifacial Base rota Chico 2.

Los raspadores ovalados cortos miden entre 4.9 a 3. 1995. 1985. VII. por lo menos hasta no contar con un estudio más detallado.9 cm de ancho y 0. pues un análisis de huellas de uso indicará si su uso fue similar al de una gubia o al de un raspador. La descripción de estos artefactos se ajusta muy bien a los raspadores aquí descritos. con macroimpurezas. Se manufacturaron a partir de lascas-núcleo y sólo uno. hueso y raspar agaves. En ambos casos (Turpin.) o Medio (2500 al 1000 aC).son de gran valor funcional y forman parte del complejo lítico de la industria de La Candelaria (Idem). a).LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS raspadores. incluso en sus dimensiones. éste mismo se manufacturó en pedernal o sílex de grano grueso. tendiendo en este caso al ovalo. Hester. lo que de nueva cuenta indica el aprovechamiento de los nódulos de las Figura 70. Como en otros tipos ya descritos.4 cm de longitud por 3. la asignación temporal que se da a ellos está entre los periodos Arcaico Temprano (6000 a 2500 aC. 1951: Lámina VII. Lámina IX. f y g. monofacial y bifaciales. estos raspadores –muchos de los cuales fueron manufacturados sobre lascas de fuerte curvatura. Eling y Valadez. tendiendo dos piezas en el primer caso. 111 . a pesar de ser de perfil plano-convexo y curvo convexo. En el Taller de la Poza Salada recuperó raspadores aún más semejantes que clasificó como raspadores terminales de forma más o menos oblonga.1 cm de longitud por 3. 82-84. 1956a: 75. Para él. 1973. 1999).2 cm de ancho y 1. La base está igualmente adelgazada. de acuerdo con las variantes aquí manejadas corresponderían a los ovalados cortos. motivo por el cual considero debieron estar enmangados. Raspadores monofaciales y bifaciales ovalados (8 piezas) Este tipo está definido por la forma geométrica que tienen los artefactos. graveras que son más comunes en el área (Figura 70). estos artefactos también estuvieron presentes en el utillaje lítico del interior de la Cueva de la Candelaria (Aveleyra. Estos artefactos son regulares en su espesor. cinco en el segundo y uno incompleto. Raspadores discoidales y ovalado. que clasificó como raspador lateral (Aveleyra.1 a 3.2 y 5. El trabajo cuando es bifacial dejó un artefacto delgado y homogéneo a pesar de contar dos de ellos con restos de córtex. Turner y Hester. Los raspadores ovalados largos miden entre 2. Lámina VI. Raspadores monofaciales y bifaciales ovalados. he preferido describir estos artefactos como tal y no como herramientas “Clear Fork”. Aveleyra ilustró un ejemplar similar proveniente del área de la Presa Falcón. que es monofacial. Figura 71.3 cm de espesor (Figura 71c). por otro lado. c). Dado que su uso ha sido señalado como el de un raspador. tiene evidencia de ello.9 a 4.2 cm de espesor (Figura 72). Hester (1973) ha denominado a estos artefactos como herramientas “Clear Fork” y señala que su uso fue como el de un raspador terminal para trabajar madera –alisado-.7 a 1. se distinguen dos variantes en cuanto al borde activo: largo y corto.1 a 1.

9 1.6 cm de espesor (Figura 71a). este retoque es fino.9 3. materia prima de graveras Borde activo corto Ninguna Total 1 1 1 1 1 1 1 1 8 Figura 72. marginal y de profundidad regular hacia el centro de la pieza. en ambos casos de perfil o sección plano-convexo y curvo-convexo. haciendo más ergonómica su sujeción con la mano. sin embargo. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales ovalados. Raspadores discoidales abultados Estos artefactos cuentan con la mayor parte de su circunferencia retocada en bisel. restos de córtex Restos de córtex al dorso.9 RASPADORES OVALADOS MONOFACIALES Y BIFACIALES Ancho Espesor Etapa de manufactura Talla 3.95 4. una parte de su circunferencia presenta un bisel que indiscutiblemente corresponde al borde activo.4 3. 1. 2006 Sitio 257 289 388 412 702 846 982 1071 Forma Ovalado Ovalado Ovalado Ovalado Ovalado Ovalado Ovalado Ovalado Largo 3.7 Terminado Bifacial 4. 2) Discoidales planos o delgados.2 1. Una de sus características es que el extremo distal es más delgado que el proximal (Figura 73) Estos artefactos miden entre 3.9 a 1.2 3.1 0.1 3. 112 . a pesar de su morfología.1 1.8 a 4.3 1.cuenta con una cicatriz de extracción lo que indica un golpe controlado para adecuar el extremo proximal retirando una sola lasca. VIII.8 Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Bifacial Monofacial Bifacial Bifacial Bifacial Observaciones Con impurezas Incompleto Ninguna Borde activo largo.3 3.5 cm de diámetro por 0. Figura 73. Raspadores monofaciales y bifaciales discoidales (13 piezas) Este tipo de raspadores presentan una forma circular o de disco en planta. impurezas Borde corto.1 2.7 0. la amplitud de dicho borde con respecto a la circunferencia es otro de los atributos que permite diferenciar a las variantes. en perfil son distintos por lo que se tiene dos variantes: 1) Discoidales abultados y.2 5.2 3.4 2.8 Terminado Bifacial 0 0. en la base se aprecia por lo tanto una ligera “muesca” basal.9 Terminado Bifacial 4. Son artefactos de talla unifacial y bifacial en el primer caso y bifacial en el segundo.CAPITULO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.9 0. La parte de la circunferencia no retocada –base. Tamaulipas. Raspadores discoidales.2 4.

Este tipo de raspadores son distintos en forma y origen al reportado en la Presa de la Amistad. 113 . IX. por lo que no pudieron ser incluidos dentro de algún grupo.4 3. hay un atributo importante en el cual radica la diferencia entre este tipo y el grupo de artefactos de Coahuila. figura 54). Coahuila.5 3. fueron manufacturados sobre pequeñas lascas. X. lámina 23). Parra. 1967).2 3. En la Cueva de Nopalera. muesca basal 1 Fragmento 1 Fragmento 1 Ninguna 1 13 Plano Plano Abultado Plano Plano Abultado Abultado Plano Abultado N/D N/D Plano Figura 74.9 1.1 0 0 2. d y f).8 Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado N/D Terminado Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Monofacial Monofacial Bifacial Monofacial Bifacial Monofacial Bifacial Observaciones Total Fragmento 1 Materia prima de graveras 1 Contiene impurezas 1 Con huella de uso 1 Sobre lasca de 1 adelgazamiento bifacial Sobre lasca de adelgazamiento bifacial 1 Muesca basal 1 Muesca basal 1 Quizá en la etapa final de talla 1 Alterado por intemperismo. ya que claramente se observa un adelgazamiento intencional mediante la extracción de algunas pocas lascas. Estos Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. no por la morfología. Raspadores atípicos (6 piezas) Este tipo de raspadores presentaron particularidades con respecto a todos los anteriores. Procedencia de los Raspadores discoidales.9 cm de circunferencia por 0. ya que hay de forma rectangular y trapezoidal pero sin estar bien definidos. se tienen raspadores de este tipo en asociación a material cerámico de los periodos Clásico y Postclásico (García Cook. Raspadores discoidales planos A diferencia de los anteriores. básicamente los primeros no tienen retoque marginal total y los segundos sí.8 3.1 1. Un raspador similar fue recolectado en el Salvamento Gasoducto Mier-Nuevo León. Su uso como raspadores es incierto y sólo por la morfología del borde activo es que se han considerado como tal. Coahuila (Cfr. siendo el extremo distal más grueso (Figura 73). por lo que contrasta con el trabajo bifacial por percusión del resto del artefacto. adoptan una forma geométrica definida como un rectángulo o un trapecio. 1951: Lámina VII. su trabajo es bifacial. 1990). logrando el borde activo al retocar el talón y bulbo de la lasca. ambos procedentes de sitios del área de la Presa Falcón (Aveleyra. además de irregular. Gonzáles Rul.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS 2. este bisel cubre poco más de la mitad de la circunferencia del artefacto. esos raspadores son los que aquí se han clasificado como discoidales. Tamaulipas. El bisel se logró mediante un retoque marginal regular fino. Luis Aveleyra ilustró dos raspadores que clasificó como lateral y discoidal.2 0. además de ser otros irregulares.9 4.4 1. sin embargo. Partiendo de las ilustraciones. Raspadores miniatura (7 piezas) Esta tipo de raspadores se distinguen básicamente por el tamaño de los artefactos. 2006 Sitio 67 71 109 201 267 480 775 845 932 1007 1028 1102 1104 Forma Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Discoidal Tipo N/D RASPADORES DISCOIDALES MONOFACIALES Y BIFACIALES Diámetro Espesor Etapa de manufactura Talla 0 0 N/D Bifacial 3. Los hay de talla bifacial y monofacial. La otra parte de la circunferencia que no está retocada debió servir como área de enmangue.9 0 0 0. Hidalgo.9 1.6 0. Algunos ejemplares que ilustró Aveleyra (1951: Lámina VI.1 1.9 a 3.6 1. 1998. en sus dos variantes: abultados y planos. El trabajo es bifacial o monofacial.3 0. 1990: 98. Las dimensiones de estos artefactos son de 2.7 4. actividad que dejó un bisel y en extremo proximal del artefacto delgado naturalmente. g y h) puede corresponder a este tipo. Gonzáles Rul clasificó varios raspadores por presentar la totalidad de su perímetro retocado. el primer grupo que formó adquiere una forma cercana a la circular pero sin llegar a ser discoidales (González Rul.6 a 1.2 cm de espesor (Figura 71 b) (Figura 74). pero mucho menos elaborado y se clasificó como raspador hemisférico delgado (Cfr. En la Presa de la Amitad.5 3.9 3.

1. Viramontes. ya que aquellos cuentan con espigas y su trabajo es monofacial. Raspadores espigados.3 2. Es probable que sean artefactos en proceso de manufactura y no piezas terminadas.CAPITULO 8 artefactos tienen entre 2. Figura 76.8 a 2. conservando una restos de córtex. Fue- ron manufacturados sobre lasca. sobre Bifacial lasca Forma irregular. sin embargo.55 0.7 Terminado 0.5 cm de longitud por 2. con muchas macroimpurezas. Estos artefactos son gruesos y de sección plano-convexo o curvo-convexo.5 2.8 a 4.7 a 6.1 y 2. Tienen la característica común de estar manufacturados en pedernal o sílex de mala calidad. donde está el borde activo.7 0. un poco burdo en algunos casos.55 a 0.8 cm de longitud.2 2. 2006 Sitio 47 90 129 497 922 923 974 Forma Miniatura Miniatura Miniatura Miniatura Miniatura Miniatura Miniatura Largo 2. Estos raspadores miden entre 4.3 0 2. Monofacial retoque marginal Bifacial Fragmento Talla Bifacial Total 1 1 1 1 1 1 1 7 Figura 75.9 1.8 2. hay claras diferencias técnicas y en el borde activo (Figura 76).1 2.8 2. marginal o parcial –sobre todo en el extremo proximal-. 1985: 223). 2000).7 0.0 cm de espesor (Figura 77). Tamaulipas. y sólo uno es triangular debido a que su borde activo es recto. es decir.7 cm de ancho y 2.5 cm de ancho y 0.5 a 1.7 0. sobre Monofacial lasca Bifacial Fragmento Trapezoidal. La base es apuntada y el extremo distal. 114 .3 RASPADORES MINIATURA Espesor Etapa de manufactura 0. cuyas dimensiones son similares a los aquí descritos pero no así su morfología. es convexo.5 cm de espesor (Figura 75). XI. Raspadores espigados (6 piezas) Son en forma de “gota”. Sus lados son rectos o ligeramente convexos. Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.7 Terminado N/D Terminado Terminado Terminado N/D Observaciones Rectangular Trapezoidal.7 0. parecido a bifacial Bifacial Olmos Rectangular. En sitios de recolectores-cazadores del semidesierto queretano se han localizado microraspadores (Cfr.5 0 1. El ejemplar triangular es mofológicamente parecido a un Bifacial Olmos (Turner y Hester. En definitiva no son similares a este tipo de artefactos. El trabajo es bifacial de tipo invadiante.5 0 Ancho 2. lo que recuerda más la forma de los raspadores Coahuilos. Procedencia de los Raspadores miniatura.

1 a 6. en ambos casos el trabajo es de regular a bueno. El retoque es continuo por percusión logrando así un borde activo denticulado.2 4.6 a 6.5 1.9 2. Se ha sugerido que la función de estos artefactos fue la de retirar las escamas de peces. Estos son artefactos de talla bifacial o unifacial. XII.1 4. posible blank temprano Total 1 1 1 1 1 1 6 Figura 77. Tamaulipas. Estas piezas tienen entre 3.8 3. y salvo en un caso.5 cm de ancho y 1. Figura 78.3 cm de longitud por 3.2 3. Raspadores monofaciales y bifaciales denticulados (19 piezas) Su morfología es oval o irregular.4 2. 2006 Sitio 90 391 438 726 728 1064 Forma Espiga Espiga Espiga Espiga Espiga Espiga Largo 4.2 1 1. sólo una pieza fue retocada por presión siendo el trabajo fino. de tipo invadiente y tomando como núcleo lascas secundarias o terciarias. Procedencia de los Raspadores espigados.7 cm de espesor (Figura 79).5 Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Terminado Talla Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Bifacial Observaciones Alterado por intemperismo Abultado Sobre lasca Sobre lasca Retoque marginal en la cara ventral Abultado. La calidad de la materia prima es de mala a buena. Este ejemplar quizá indique que estos raspadores denticulados sean preformas de otros tipos de raspadores.5 Ancho 2. Raspadores monofacial y bifacial denticulados 115 . abultados.1 4. La excepción fue una pieza elaborada en caliza gris (Figura 78).8 0 5.7 4.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.1 a 2.7 RASPADORES ESPIGADOS Espesor Etapa de manufactura 1 1.1 6. se manufacturaron en pedernal de varios colores.

9 cm de ancho y 1 cm de espesor. 116 . Tiene 6. se han reportado este tipo de artefactos.1 0 Terminado Terminado Terminado Terminado N/D N/D Terminado Terminado Terminado Terminado N/D Terminado Terminado Proceso Terminado N/D N/D N/D Observaciones Materia prima de graveras Materia prima de buena calidad Materia prima de graveras Manufacturado en caliza Sobre lasca terciaria Materia prima de buena calidad Materia prima de graveras. semicircular Fragmento Materia prima de buena calidad Materia prima de graveras Retoque fino marginal en proceso Semicompleto Semicompleto.8 2.8 3. materia de calidad regular Semicompleto. 1985: 95-96).2 4.9 0 0 4.5 cm de longitud por 3. A pesar de lo anterior. Raspadores sobre puntas de proyectil (48 piezas) Fueron manufacturados sobre puntas de proyectil – algunas de las cuales tienen sus lados aserrados y otras pueden ser identificadas quizás como de los tipos Matamoros y Tortugas-. 2006 Sitio 10 49 68 93 474 487 520 528 708 756 758 760 793 797 935 944 1019 1026 1103 Forma Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Denticulado Largo 5 3.5 1. mala calidad Materia prima de graveras Abultado. XIV.3 0 0 0 0 RASPADORES DENTICULADOS Etapa de Ancho Espesor manufactura Talla 6. sería aventurado asignar una temporalidad a estos artefactos. En sitios del centro-sur de San Luis Potosí (Rodríguez. Raspador sobre núcleo (1 pieza) Proviene del sitio 655. en la primera zona como lascas retocadas y en la segunda como raspadores.2 1. Valdovinos. materia de buena calidad Fragmento Total 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 19 Monofacial Monofacial Bifacial Monofacial Monofacial Monofacial Monofacial Monofacial Figura 79. 1967).7 4.CAPITULO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. XIII. su cronología sigue siendo incierta. Este tipo de raspadores han sido reportados en sitios de recolectores-cazadores del semidesierto queretano (Viramontes.2 3. uno de sus extremos fue retocado monofacialmente. pudiéndose ubicar únicamente dentro del periodo Arcaico (Cfr.7 4.4 0 2 2.3 5 6.7 0 1.3 4.5 2. 2006a). 2005b).1 1.1 1.7 3. en la Cueva de la Nopalera.8 3. el núcleo proviene de un nódulo semejante a una pequeña laja.2 4. algunos artefactos fueron clasificados como raspadores denticulados (García Cook.1 0 5.7 1.1 2. Valdovinos.6 0 5.4 5.5 1. en la zona de estudio del Proyecto Alaquines-Obregón. 2005a. hasta no contar con un número mayor de artefactos y sobre todo con piezas recuperadas en excavación.13 Si la ruptura de la punta era demasiado grande como para ser retocada. ésta reingresaba al proceso de manufactura como un núcleo a partir del cual se obtenía un pequeño raspador de talla bifacial –por las característi- 13. Hidalgo.1 5. hacia el sureste del mismo estado (Cfr. Tamaulipas.4 1.9 1.7 0 5.9 5. mat prim de graveras Materia prima de buena calidad Abultado. ya que provienen de recolecciones de superficie.7 Terminado Monofacial 3. Uno sólo fue elaborado sobre una punta rota durante su manufactura.3 3. las cuales se reutilizaron con base en la presencia de ciertas características -como su longitud y forma. Procedencia de los Raspadores monofacial y bifacial denticulados.3 0 0 4. 2000: 79. en tanto la cara opuesta tiene la cicatriz de una gran extracción. Finalmente. El extremo proximal del artefacto es plano y liso.6 1.7 1.6 1.necesarias para ser aprovechadas a través de modificaciones mínimas en su morfología.5 2. figura 4).6 4.

La cicatriz de impacto que deja una charnela resulta cuando el golpe regresa y no llega a salir al otro extremo. comunicación verbal. recto o ligeramente cóncavo. no logró borrar por completo esta cicatriz. La base de la punta fue retocada dejando un borde activo convexo. para lograr el extremo proximal del raspador. misma que llegó hasta el centro del cuerpo del proyectil. saliendo por el centro (Tomka. comunicación personal. siendo la lasca buril otro tipo. lanceolada y ojival. En todos los casos parece que se emplearon puntas de dardo de triangular. Raspadores sobre puntas de proyectil. retocando igualmente la base de la punta hasta lograr el borde activo del artefacto –convexo. consiste en la existencia de una cicatriz de lasca resultado del impacto del proyectil. cas del proyectil-. lo que llevó a la identificación de la reutilización del artefacto. el retoque del plano de fractura en el extremo 14. el retoque marginal del plano de fractura. siendo el resultado un raspador de tipo distal en su gran mayoría (Figura 80). mediante el retoque abrupto del plano de fractura de la punta. 117 . 2002). En algunos casos. 2002)14. que también llega a observarse (Tomka. recto y cóncavo-.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 80. En algunos casos. La cicatriz de lasca por impacto observada en los ejemplares deja un tipo de charnela y es sólo un tipo de lasca diagnóstica por uso. Uno de los atributos que presentan varios de estos raspadores.

F) El tipo de raspador: lateral o distal. 118 . Los tres monofacia- Figura 81. ambos son distintos a los aquí descritos y corresponden más bien a otras variantes poco frecuentes hasta el momento (Aveleyra. por lo que no deben confundirse con este tipo de artefactos. 2004). I) Algunas observaciones generales (Figura 82)15. Elizalde y Mandujano. Aveleyra ilustra dos raspadores manufacturados sobre puntas de proyectil –tipos triangular y cóncavo. 1983) fueron clasificados por Aveleyra (1956a) como pequeños raspadores especializados con lo cuales se trabajaron calabazos y/o cráneos de venado para extraer su masa encefálica. En su morfología. circular y semicircular. por manufactura y no apreciable. siendo rectangular. H) el tipo de sitio. Hay artefactos en los que se observa la forma en que las piezas eran retocadas y modificadas. B) El fragmento reutilizado: siendo este el proximal. En varios sitios de Texas se han reportado raspadores sobre puntas de proyectil. XV. 2003. retomando la tipología de Ramírez (Ramírez Castilla y Valdovinos. así como. espesor. En Metztitlán. En una más se observa que el proceso de manufactura fue monofacial. posdeposicional. 732). sólo con un análisis de huellas de uso así como con la experimentación. este planteamiento puede ser corroborado o desechado. Con base en la morfología. son resultado de un proceso totalmente distinto. sin embargo. E) La forma del borde activo: recto. mediante el retoque por presión en una sola de las caras del artefacto logrando así el ángulo adecuado para raspar (sitio 793). Andrade. de hecho. siguiendo el retoque abrupto que daría el filo del raspador. Los Coahuilos (Rodríguez. El criterio para nombrar artefactos compuestos ha sido tomado de García Cook. D) Sus dimensiones: largo. su morfología es distinta pues se trata de puntas pedunculadas o con muescas laterales (Cfr. 1967: 48. hay raspadores que por su morfología suelen ser clasificados como “raspadores de maguey” por pensar que fueron destinados para esa función. su borde funcional es el más ancho y fue igualmente enmangado (Rodríguez. la forma de la base del proyectil (sitios 726. se ha propuesto la hipótesis de que los raspadores sobre puntas de proyectil fueron artefactos especializados cuya función pudo estar destinada a la explotación de la lechuguilla (Cfr. Secuencia general de manufactura (reutilización) de los Raspadores obre puntas de proyectil. 1956a). Estos pequeños raspadores debieron estar enmangados (Valdovinos. C) tipo de fractura: escalonada. 16. Raspadores-raederas17 (4 piezas) Este grupo se forma de dos artefactos monofaciales. 17. aunque no se niegan otras posibilidades. 52-53 y Lámina VI. El borde activo más grande es el que corresponde al raspador. medial o distal. Valdovinos. al parecer sobre un blank. borrando toda evidencia del mismo (Figura 81). ancho. 1971) que son morfológicamente similares a los llamados Coahuilos16 (Andrade. La morfología de las piezas es variada. este tipo de raspadores son similares a los denominados Coahuilos de tipo rectilíneo trapezoidal. G) La etapa de manufactura. Ramírez Castilla.que recuperó en el área de embalse de la Presa Falcón. 1985: 92). et. 15. Aveleyra. En el estudio se consideraron los siguientes puntos: A) Sitio de procedencia. Hidalgo. 1951. 2004) . un estudio de huellas de uso ha corroborado tal función (Cfr. incluyendo piezas completas y fragmentos.CAPITULO 8 distal de la punta está finamente trabajado. Un estudio posterior de huellas de uso ratificó su uso como raspadores especializados (Cfr. 2004). cóncavo o convexo. Dos ejemplares no aparecen en la tabla por no contar con las medidas. no obstante. e y g). 2002). distinguiendo entre piezas en proceso y terminadas. 2006a). 2006a) en forma semejante como los raspadores de talla unifacial (Hester. lo que da la oportunidad de observar que dos de ellas eran de base convexa. al. uno sobre lasca y uno bifacial.

.7 0.6 0.2 2.1 3.4 0.8 0.7 0.4 2.6 3.9 0.7 0.7 0.3 2.9 3.05 2.2 2.8 Escalonada 2.7 0.6 0.8 3.9 Escalonada 3.7 0.9 0.5 1 Escalonada 3.4 Escalonada Escalonada No apreciable Escalonada 1 No apreciable Escalonada Escalonada Escalonada No apreciable Escalonada Escalonada Manufac.1 4.1 2.6 0.Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.6 2 2.3 2.7 0.5 2.6 0.7 0.7 2.8 2.4 2.55 2.6 0.3 2.9 2.7 3.4 3.6 0.4 2.5 0.8 0.2 2.2 3 2.6 2.6 2. Posdeposicional Escalonada 2 2 Escalonada Escalonada 1 Escalonada 1 Escalonada No apreciable No apreciable Escalonada Escalonada Escalonada Posdeposicional Medidas (cm) Largo Ancho Grosor Borde activo Cóncavo Convexo Raspador Distal Lateral Sitio Completo Fragmento utilizado Proximal Medial Distal 12 1 17 1 23 1 39 47 1 49 1 94 1 118 1 122 1 138 1 Matamoros Lasca buril 192 1 247 1 287 1 320 1 Lados aserrados Lasca buril Lados aserrados Lados aserrados 349 1 350 402 1 404 1 410 447 1 477 1 496 1 Lados aserrados Lados aserrados Lados aserrados Lados aserrados 509 1 550 1 620 1 662 1 664 1 684 1 706 1 726 1 730 1 732 1 737 1 Lasca buril 757 1 770 1 793 1 845 Lado biselado 876 1 937 1 938 1 Lados aserrados Lasca buril Lasca buril 968 1 1011 1 1021 1 1027 1 1057 1 1061 1 Tipo de sitio A2IV F2II E2IV A2IV E2II G E2II B2IV E2IV A2IV B2IV A2IV F2II F2IV E2I B2IV A2IV A2II B2IV E3II G2II C2III A2II A2IV E2IV E2II A2III B2IV E2IV E2II E2IV A2III A2IV E2III E2IV F2II E1I F3II E2IV E2II F2II E2IV F2II F2IV E2IV A2III Lados aserrados Total 12 30 LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS 119 Total 46 Figura 82.5 0.2 4.5 2 2.6 0.6 0.1 2.9 3.6 0.6 0.8 2.9 2.2 2.5 0.7 11 4 46 1 1 1 1 1 31 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 43 46 3 8 46 1 1 38 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Observaciones Lasca buril Lados aserrados Lados aserrados Lasca buril Lasca buril Fractura Recto 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Escalonada 2.6 2.3 4.6 3.7 0.1 2.8 2.6 2.6 0.4 2.6 3.7 0.7 0.7 0.9 1.6 0.7 0.3 2.9 Escalonada 2.3 1.4 2.7 2.9 3.4 0.9 2.1 2.6 0.5 2 2.2 3.6 2.6 0.9 0. 2006 RASPADORES SOBRE PUNTAS DE PROYECTIL Etapa de manfactura Proceso Terminado 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0.4 2.8 0.6 2.1 3 2.1 2.3 Escalonada 2.6 2.8 2.6 0.2 2.95 2.4 3.3 1.8 2.5 2.3 Escalonada 2 2.4 2.3 46 0.7 Escalonada 3.5 2.9 1.6 0.5 0.5 2. Procedencia de los Raspadores sobre puntas de proyectil.6 2.7 0.7 0.5 Escalonada 3.6 0.8 2.6 2.1 3. Tamaulipas.8 1.9 4 Escalonada 2.6 2.

Son artefactos delgados a muy delgados. estaban siendo manufacturados a partir de lascas y bifaciales. sílex y riolita (Figura 83). Mirambell y Lorenzo. en ella hay artefactos monofaciales y bifaciales. Categoría: Raederas Cantidad: 48 piezas. el otro está libre de él. La materia prima es de calidad regular. Mirambell y Lorenzo. obteniendo un filo semicortante recto. La colección con que se cuenta es pequeña. Algunos artefactos similares han sido identificados en la clasificación lítica de los sitios del proyecto Alaquines-Obregón (Valdovinos. 1974). Categoría: Cuchillos Cantidad: 819 piezas. ambos o al extremo distal. la talla es generalmente monofacial en más de la mitad del perímetro de la pieza.2 cm de ancho y la circular tiene 4. plano o abrupto. de forma frecuentemente definida y márgenes bien retocados. cóncavo. por ser fragmentos. Valdovinos y Domínguez.0 a 5. Fueron manufacturadas sobre grandes y gruesas lascas. Raederas. cóncavos o convexos.1 a 6. 1974: 44). 2001) la talla bifacial de un “blank” puede estar destinada a la manufactura de un cuchillo. en un borde lateral. además esta pieza es muy delgada. Varias de las raederas conservan córtex en el dorso de la lasca de la cual provienen. Figura 83. el trabajo es bifacial o monofacial. Un cuchillo es un artefacto de talla bifacial manufacturado a partir de una lasca o una navaja y cuyos márgenes presentan un retoque bifacial continuo para crear un filo semicortante (Cfr. Los tamaños son variados. aunque su morfología parece irregular. de buena a excelente calidad. convexo o la combinación de ellos (Cfr.4 a 4. Una raedera es una artefacto sobre lasca o navaja que presenta un retoque continuo. sus dimensiones y morfología son distintas. ovoidales.6 a 3. los que funcionaron como raspador con rectos y convexos. La gran mayoría de ellos tiene talla bifacial por percusión y presión. En general se manufacturaron en pedernal. Esporádicamente se observan restos de córtex en el dorso o cerca de un margen pero este es apenas un mínimo porcentaje del total de la pieza.3 cm de diámetro. lanceolados. Estos artefactos fueron manufacturados en pedernal y sílex.4 cm de longitud por 2. XVI. Llama la atención uno de ellos por contar con huella de uso macroscópica consistente en un pulido y redondeamiento del filo. 2005a. Estos miden entre 3. La materia presenta en general pequeños cristales distribuidos homogéneamente. Finalmente se tienen 14 fragmentos de raspadores bifaciales. escaleriforme o no. sus bordes son alineados o raramente apenas sinuosos. estás son triangulares. irregulares y de lados convergentes.8 cm de ancho. varios de ellos son abultados y se sección plano-convexa. resultando bordes convexos en la mayoría de los casos. rectangulares o de lados paralelos. motivo por el que debió fracturarse. La gran mayoría de los cuchillos que componen la colección de este proyecto fueron manufacturados a partir de nódulos destinados para tal fin.CAPITULO 8 les y el que está sobre lasca conservan restos de córtex sobre el dorso. algunos de ellos conservando restos de córtex. las formas un poco menos definidas que en los raspadores. sin embargo. De acuerdo con Tomka (Comunicación verbal. Esta categoría no es considerada por Tomka y Ramírez (2001). los colores van del 120 . 2006). Los cuchillos son de varias formas. en este tipo de artefactos esta calidad es por demás óptima para los fines a los que debieron estar destinadas estas piezas pues no se requiere un filo cortante. sin embargo. Cuentan con dos o tres lados funcionales. llegan a tener varias macroimpurezas y según se advierte.5 cm de longitud por 3. los que funcionaron para raer son rectos. aunque hay que mencionar que sí hay cuchillos manufacturadas sobre estas dos categorías. Preformas de raspadores (11 piezas) Se trata de preformas generales por lo que no fue posible incluirlos dentro de algún tipo ya descrito. los cuchillos proviene de este tipo de “núcleo” o matriz (blank) y no de lascas o navajas. no puede asegurarse. en este caso la talla bifacial que le antecede son los “blanks” en sus distintas etapas de reducción. Estas piezas miden entre 4. de esta forma. 2005b.

Cuchillos. obteniendo nuevamente algún cuchillo pero de menores dimensiones o algún otro artefacto. 2001). romboidal. 1974. sus puntas son más redondeadas (Cfr. 2001: 19). Categoría: Perforadores Cantidad: 39 piezas. tendones y carne era realizado. Tomka y Ramírez. Tomka y Ramírez. tienen láminas relativamente anchas y gruesas. A pesar de contar con sólo unos pocos artefactos completos. Otros más debieron ser asidos con la mano. los hay en tonos ocre y blanco a crema entre otros. debido a lo delgado que resulta la punta perforante. Muchos de estos cuchillos debieron estar enmangados para facilitar el apoyo mientras el corte de pieles. Figura 84. Los escariadores fueron utilizados para agrandar agujeros existentes. aprovechando así el trabajo que ya tenían. 121 . Este tipo de cuchillos en primera instancia resaltan por dos características: a) su gran tamaño y por consiguiente el del nódulo o lasca del que provienen y b) lo extremadamente delgados que son para las dimensiones que tienen (Figuras 84 y 85). además de tener un trabajo bifacial sumamente fino. También pueden ser largas y angostas láminas con trabajo bifacial (Cfr. Se llama perforador a la lasca o navaja que presenta una punta recta. las piezas fueron clasificadas como perforadores. Algunos autores distinguen entre perforadores y escariadores. Tomka y Ramírez.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS gris – en distintos tonos-. en la mayoría de los casos se tiene sólo el maneral o mango del mismo. en algunos casos una o ambas piezas resultantes fueron reutilizadas mediante la talla de la sección que se rompió. rectangular. trapezoidal. tienen unas láminas relativamente angostas y puntiagudas. plano convexa. Por lo anterior. al café –en varios tonos-. ésta suele romperse por el uso o bien después de su deposición. a veces alternos (Cfr. cuadrangular y trapezoidal (Cfr. Mirambell y Lorenzo. 1974: 49). Se ha observado que varios de estos cuchillos presentan rupturas por manufactura. Los perforadores son usados para crear agujeros. La sección transversal puede ser biconvexa. Ocasionalmente los cuchillos pueden presentar pocas macroimpurezas. Los ejemplares recuperados fueron clasificados como perforadores. curva u oblicua lograda por medio de retoques bilaterales. 2001). Mirambell y Lorenzo. hay piezas que a pesar de ser fragmentos tienen un gran tamaño y son presumiblemente delgados.

ovalada o rectangular. Estas piezas fueron manufacturadas en pedernal y sílex. de una fractura etcétera (Cfr. no se descarta la posibilidad de que existan varios ejemplares en lascas. sin embargo. generalmente tienen pulimento por uso en la cara ventral de la herramienta. 1985: 205). finos y los manerales son de formas geométricas por lo general. fragmentos de puntas. Cuchillos. los retoques son bimarginales continuos. Perforadores. será hasta un análisis de huellas de uso en que pueda diferenciarse cuáles son perforadores y cuantos escariadores. Una gubia es una herramienta de talla bifacial o monofacial de forma triangular. trapezoidal. Categoría: Buriles Cantidad: 2 piezas. De acuerdo con sus características formales. 1974). Turner y Hester. su sección transversal y longitudinal es plano-convexas. Tomka y Ramírez.CAPITULO 8 a escariadores. 122 . El trabajo de esta piezas es bifacial. se han cuantificado como perforadores hasta un estudio posterior minucioso. sin embargo. por lo que es posible que correspondan a dos periodos distintos. De acuerdo con Turner y Hester (1985). será hasta un análisis sobre huellas de uso que estos irán apareciendo en el material arqueológico. la calidad de las materias primas es buena. Categoría: Herramientas Clear Fork (Gubias) Cantidad: 109 piezas. 2001). Un buril es un artefacto que presenta un bisel resultante de al menos una extracción obtenida por la técnica denominada “corte de buril o golpe de buril”. El material recuperado en el recorrido incluye artefactos monofaciales y bifaciales. dos o más levantamientos o extracciones de una trincadura retocada de una muesca. Cabe señalar que en este recorrido se localizó una cuenta circular de concha. a los artefactos que presentan la morfología antes señalada son definidos como Gubias tipo Clear Fork (Cfr. es el resultado de uno. Figura 85. lanceolada. bifaciales y otras categorías funcionales que conservan las proyecciones utilizadas derivadas de retoque intencional o de ruptura debido a la talla (Cfr. bifaciales y navajas. En los casos en que se conserva la punta. grandes y pequeños. Esta categoría puede incluir lascas con proyecciones en forma de punta que ocurren naturalmente. Adicionalmente se tienen algunas puntas que por su morfología deben corresponder Figura 86. así como puntas de proyectil. las grandes gubias bifaciales aparecen en contextos del periodo Paleo-indio (9 200 a 6 000 aC). cuya perforación debió hacerse con algún tipo de perforador como los recuperados (Figura 86). Quedaron incluidos aquí algunos ejemplares que se quedaron en proceso de manufactura. que presenta diversas formas. Las gubias debieron ser utilizadas en forma similar a sus similares actuales (Cfr. sus bordes de uso son rectos o cóncavos. Mirambell y Lorenzo. Esta categoría estuvo escasamente representada en el material recolectado. Por lo general el bisel. Tomka y Ramírez: 19). las pequeñas gubias bifaciales y unifaciales surgen en el periodo Arcaico Medio (2 500 a 1 000 aC) (Idem: 205-208). en tanto las unifaciales aparecen en el periodo Arcaico Temprano (6 000 a 2 500 aC).

El grano es grueso pero no impide una fractura concoidea. un estudio de las características formales de cada tipo quizá permite un día el poder obtener información cronológica de los fragmentos grandes. Son artefactos manufacturados sobre lasca o navaja. los colores son en guinda. no fue posible la asignación tipológica. ocasionalmente hay piezas que tienen grandes poros rellenos de carbonatos o silicatos (Figura 87). están manufacturadas en cuarzo. 123 . de talla unifacial o bifacial. café oscuro.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Estos artefactos fueron manufacturados en rocas distintas al pedernal. capaz de perforar. en este caso la talla es bifacial. el córtex es regular y la superficie lisa. gris oscuro y amarillo ocre. hay atributos en varios de ellos que sugieren una cronología muy relativa. En general la materia prima está libre de macroimpurezas aunque hay piezas con bastantes de ellas. café claro. 2001). correspondiendo principalmente a puntas de forma triangular y lanceoladas. debido al tamaño reducido del fragmento. preformas generales y puntas de proyectil que pertenecen o no a algún tipo conocido (Figura 88). Fragmentos no identificados Del total de puntas. Miram- bell y Lorenzo. 609 corresponden a fragmentos por lo que tipológicamente no pudieron ser identificados. también de origen sedimentario pero que aún no han sido identificadas. La extremidad proximal suele ser la más característica ya que en ella se efectuaron los retoques que dieron forma a la zona en que el artefacto se sujetó al ástil de madera (Cfr. Esta categoría se subdividió en fragmentos que no pudieron ser identificados. consta de dos bordes cortantes que convergen formando un segmento de la pieza entre triangular u ojival. no obstante. Categoría: Puntas de proyectil Cantidad: 2429 piezas. Figura 87. Tomka y Ramírez. Herramientas tipo Clear Fork. Las menos. Los fragmentos a su vez se distribuyen de la siguiente forma: 1. 1974. Un total de 47 fragmentos proximales. Sólo puede mencionarse que el ancho de estas puntas varia por que corresponden seguramente a tipos de una buena parte de la secuencia cronológica que aquí se ha retomado.

3 cm de espesor. Refugio y Abasolo entre otras.5 cm de ancho y 0. obedecen a la extracción de lascas cortas que son resultado de impurezas o a la habilidad del tallador. La variedad de colores es tan vasta como las dimensiones de los fragmentos.0 a 7. Las dimensiones de las preformas varían considerablemente teniendo entre 4.CAPITULO 8 Puntas de proyectil 1800 1600 1400 1200 1000 Frecuencia 800 600 400 200 0 Proximal Medial Distal Subcategoría Figura 88. es posible observar algunas similitudes con tipos de periodos tempranos.que permite asignar una temporalidad al material asociado a la misma. estos coinciden con tipos de diferentes periodos y tipos. fragmentos de gran tamaño y relativamente angostos (con más de 5 cm de longitud sin siquiera presentar rastros de la base o del pedúnculo) parecen corresponder a tipos tempranos. estas quedaron al centro de la pieza o bien en los márgenes. Esta categoría se desglosa en cada uno de los tipos que fueron identificados 124 . mediales. de cuerpo delgado y muy delgados. Algunas piezas conservan abultamientos en el dorso. en estos casos por lo general. varias piezas tienen pocas impurezas y/o inclusiones de gran tamaño. no es posible la designación tipológica. Hay formas triangulares. 1. sus anchos y espesores son variables y aunque tipológicamente no es posible la identificación. Quedaron comprendidas piezas que por su tamaño. y por lo tanto al sitio de donde proviene. Un total de 228 fragmentos mediales. fragmentos proximales. otras piezas comenzaron a trabajarse en lascas delgadas –lascas de adelgazamiento bifacial. 3. biselados. hay fragmentos que indican pudieron tener menores dimensiones aún. partiendo de sus características igualmente se trata de piezas de varios periodos y tipos. Considerando la forma y sus dimensiones es posible que algunas preformas correspondan a los tipos Tortugas. distales y completas o semicompletas. así como del trabajo que presentan. sobre todo aquellas preformas sobre delgadas lascas. radica en que son el artefacto fechable –en términos relativos. La calidad de la materia prima es diversa predominando piezas de buena calidad. El trabajo principal es por percusión blanda y en algunos casos por presión logrando más de la mitad de la forma terminada. margen o cerca de él. por lo que se ha optado por considerarlas como preformas generales. siendo este desde burdo hasta excelente y fino. Hay fragmentos con sus márgenes aserrados. Preformas Proyectiles 2. Debido a la fase del proceso de manufactura en que se encuentran estas piezas. forma y fase de reducción bifacial o unifacial corresponden indudable- mente a puntas de proyectil no terminadas. La importancia que se ha dado por excelencia a las puntas de proyectil. las calidades de la materia prima.0 cm de longitud. intermedios y tardíos. Un total de 355 fragmentos distales. lanceoladas y ovaladas.5 a 2.8 a 4. Frecuencias de puntas de proyectil. Algunas de estas piezas se empezaron a manufacturar a partir de grandes lascas y “blanks” de espesor medio y delgados. Preformas generales El material recolectado cuenta con 152 preformas de puntas de proyectil. rectangulares. algunos de estos fragmentos se rompieron a la altura del cuello del pedúnculo. por su tamaño se sabe son tardío pero el tipo no es posible asignarlo aún cuando en algunos casos el trabajo de la pieza puede ser un leve indicador de ellos. en estos casos las bases no estaban definidas. tomando en cuenta sus características.

de forma triangular y sin pedúnculo. 1985: 61).). de ellos el que mayor porcentaje de la pieza tiene carece de una de las barbas por lo que las medidas sólo cubren dos dimensiones con precisión.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS y su orden es alfabético no cronológico. Las puntas de este tipo recuperadas en el recorrido son escasas.) al Arcaico Medio (2 500. Los ejemplares de esta colección presentan talla bifacial completa y bien lograda por percusión a través de un percutor blando y retocada por presión en los márgenes. Estas puntas son ubicadas para el Arcaico Temprano. logrando un cuerpo delgado y un borde alineado. anchas. Suhm y Jelks. entre el 4050 al 3050 aC (Ibídem: 64). 2.95 cm de longitud y 0.1 000 aC. de la lasca de la que proviene.6 a 3. fueron manufacturadas en pedernal de buena y excelente calidad (Figura 90). Fueron manufacturadas en pedernal cuya calidad es buena (Figura 89). Las piezas de esta colección tienen talla bifacial cubriente. con 4. conservando evidencia la cara dorsal o ventral. 1985). Puntas de dardo Tipo Abasolo (22 piezas). Morfológicamente este tipo es muy similar a las puntas Catán.2 cm. 1985: 61). sus bordes laterales son convexos y pueden ser biselados o solamente retocados (Turner y Hester. En primer lugar se presentan las puntas de dardo y en segundo las de flecha. 1962). Presentan grandes barbas que llegan a juntase con el cuerpo de la pieza. 1985). 125 . pero se distinguen por que éstas son más pequeñas que las Andice (Turner y Hester. por percusión a través de percutores blandos y por presión.6 cm de espesor. Tipo Andice (3 piezas) Son grandes. de forma triangular con bordes laterales convexos y largos. esto crea un borde ligeramente sinuoso a recto. Estas puntas han sido ubicadas del Arcaico Temprano (6 000 – 2 500 aC. Figura 90. el ancho aproximado de la pieza más completa es de 5.8 a 7. Figura 89. los ejemplares más grandes de este tipo pueden llegar a confundirse con los más pequeños del tipo Abasolo (Cfr. Ninguno de los ejemplares está completo. Son grandes. Las puntas recuperadas de este tipo son escasas. Puntas tipo Abasolo.8 cm de longitud.6 cm de espesor. de acuerdo con la cronología establecida para Texas (Turner y Hester. Puntas tipo Andice.8 y 5. su base está bien redondeada y generalmente está adelgazada.9 a 0. éstas llegan hasta la base (Turner y Hester. Estas puntas miden entre 4. Las barbas fueron logradas por presión alternando un lado y otro de la pieza. Morfológicamente son parecidas al tipo Bell. en ocasiones el trabajo bifacial sólo es invadiente.2 cm de ancho y 0. tienen pedúnculo rectangular.

entre 6 500 a 6 000 aC (Turner y Hester.45 cm de espesor. 1985). Estas puntas se ubican dentro del periodo Arcaico Temprano. fue manufacturada en pedernal de buena calidad (Figura 92). El pedúnculo es ligeramente expandido y la base parece una “cola de pescado”. El ejemplar más largo no fue incluido dentro del tipo Abasolo por compartir mayor cantidad de atributos con el tipo Catán.5 cm de ancho y 0. en tanto la otra presenta cicatrices de extracción por percusión y presión lo que deja un borde ligeramente sinuoso. Cronológicamente esta punta ha sido fechada para el periodo Paleo-indio Tardío. el trabajo es bifacial bien logrado. gravas de pedernal y sílex de grano grueso. su base es redondeada y ha sido adelgazada por la extracción de una o dos lascas anchas (Turner y Hester. En el recorrido sólo se recuperó un ejemplar de este tipo y aunque no está terminado pues es una preforma.5 a 0. 1985). La pieza está completa y mide 9. Son delgadas y muy bien hechas (Turner y Hester. con macroimpurezas cristalinas e intrusiones. además de tener fracturas internas. los menos en calidad regular. Morfológicamente es parecida al tipo Martindale (Ibídem: 69). su base es recta y ya se observa en una de sus caras el retoque paralelo oblicuo angosto. Sólo se recuperó una punta de este tipo. varias piezas presentan sus lados biselados por presión.8 y 5. ambos márgenes se estaban reafilando por presión. tiene todos los elementos para ser identificada dentro de este tipo. Fue manufacturada en pedernal de buena calidad (Figura 91). de lados convexos o ligeramente rectos.9 cm de espesor.3 cm de longitud. La pieza está completa y mide 4. por estar en proceso la pieza no es tan delgada. 2.0 cm de longitud. Tipo Catán (63 piezas) Su forma es triangular-ojival. Figura 91. 1985). la mayoría de ellos fueron manufacturados en pedernal y sílex de buena calidad. no impidió su aprovechamiento para la manufactura de artefactos de talla más elaborada y fina (Figura 93). tienen retoque paralelo oblicuo angosto (Turner y Hester. 126 . los lados de la punta varían entre ligeramente convexos a recurvados. No obstante. tienen escotaduras esquinadas que forman barbas. sus lados son convexos y hacia la mitad de su longitud presenta el ancho máximo. en estos casos se puede hacer una asociación macroscópica con los yacimientos de materia prima que abundan en el área. la forma es básicamente la misma. Las piezas de este tipo que comprende la colección presenta una talla bifacial de regular a buena. Plainview y no identificada. Varios especímenes fueron recobrados en el recorrido.CAPITULO 8 Tipo Angostura (1 pieza) Este tipo es de cuerpo largo. tanto por percusión como por presión. 1.0 cm de espesor.9 cm de ancho y 0. de forma lanceolada con los bordes convexos. Puntas tipo: Bandy y Palmer.8 cm en la base y 2. 2. sin pedúnculo. el borde esta bien alineado. por percusión y presión. delgado. este tipo de puntas son un claro ejemplo de que la calidad relativa de los cantos o nódulos. Tipo Bandy (1 pieza) Es una punta de cuerpo triangular y con pedúnculo. Estas puntas miden entre 2. Figura 92. esta característica ya ha sido señalada con anterioridad por Suhm y Jelks (1962: 175). entre 6 000 al 4 000 aC (Idem: 69). 1962).5 cm de ancho máximo. Puntas tipo: Angostura.7 a 2. 1985: 66).1 cm de longitud. en ocasiones la parte más ancha se ubica hacia la parte media (Suhm y Jelks. la base es cóncava o recta pero angosta. 3. Golondrina.

)(Turner y Hester. 1985). a menudo biselados alternos y pueden ser aserrados.5 a 5. Este tipo se ha ubicado en el periodo Arcaico Tardío (1 000 a 300 aC. por lo que esta es más o menos apuntada y ocasionalmente redondeada. de forma lanceolada.7 a 2. 1985: 86). hacia la base. 1. Las piezas de la colección llegan a ser casi triángulos equiláteros pero son más anchas que largas. por percusión y presión.) y el Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC).2 cm de ancho y 0. Estas puntas miden 3. mismos que pueden ser ligeramente aserrados (Turner y Hester. Suhm y Jelks. varias de ellas tienen doble bisel y son puntas relativamente gruesas en sección. Puntas tipo Catan. los lados cerca de la base son rectos (Ibídem: 86. 1985: 89). con hombros pequeños y caracterizadas por la contracción de la parte baja de su cuerpo.3 cm de longitud. su base es ligeramente cóncava o recta y tienen los bordes alternativamente biselados. Este tipo ha sido ubicado cronológicamente entre los periodos Arcaico Tardío (1 000 a 300 aC.9 cm de espesor. el trabajo bifacial es de regular a bueno y presentan los bordes biselados por pre- 127 . Tipo Early Triangular (Triangular Temprano (5 piezas)) Estas son puntas de forma triangular caracterizadas por el cuidadoso retoque paralelo oblicuo. pasando por el Arcaico Transicional (300 aC a 700 dC). Turner y Hester. 1962: 181). El número de puntas es esca- so y fueron manufacturadas en pedernal de buena calidad (Figura 94). Tipo Desmuke (16 piezas) Son puntas pequeñas. La mayoría de los ejemplares del recorrido presenta una talla bifacial completa.7 a 0. Los bordes laterales son rectos o convexos.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 93. por lo que cubre un amplio rango temporal (Cfr.

el cuerpo es triangular.2 cm de ancho y 0. fueron manufacturadas en pedernal y sílex de buena calidad (Figura 95). Cronológicamente este tipo ha sido ubicado entre los periodos Arcaico Medio (2 500 a 1 000 aC.5 a 3. Puntas tipo Desmuke. sus lados son rectos.) y Arcaico Tansicional (300 aC.4 a 0.) de acuerdo con los periodos establecidos para Texas (Ibídem: 93).5 a 3. entre 3 700 y 3 600 aC (Turner y Hester. sión logrando un ligero aserrado. Suhm y Jelks. a 700 dC. Tipo Gary (3 piezas) Estas son puntas relativamente crudas en su talla. 1962: 187).6 cm de espesor. su pedúnculo es ligeramente expandido pero más ancho que los hombros (Turner y Hester.6 a 0. tiene muescas anchas esquinadas poco profundas que forman barbas u hombros. pasando por el Arcaico Tardío (1 000 a 300 aC. Suhm y Jelks. 1985: 101. con 3. Estas puntas tienen un tamaño uniforme. 2. Tipo Ellis (3 piezas) Este tipo tiene cicatrices de extracción cortas y no tiene un buen trabajo. Fueron manufacturadas en pedernal y sílex de buena y regular calidad (Figura 96). 1985: 89). Sólo se recuperaron muy pocos ejemplares de este tipo en el recorrido. 1985: 93. su cuerpo es grueso y de forma triangular. tiene hombros o barbas. grueso y su ancho es variable.0 cm de ancho y 0.6 cm de longitud. un tercio o un cuarto en los ejemplares más largos (Turner y Hester. Se ubican cronológicamente dentro del periodo Arcaico Temprano. sus muescas son poco profundas y la base del pedúnculo es recta o convexa.7 cm de espesor. Su pedúnculo es contraído terminando en punta o bien redondeado y abarca la mitad de la longitud. Morfológicamente son parecidas a los tipos Edgewood y Zavala (Turner y Hester. la base está adelgazada por la extracción de algunas cuantas lascas anchas.2 cm de longitud. sus lados son ligeramente rectos y sus bordes un poco sinuosos debido al trabajo por percusión. ligeramente convexos y ocasionalmente cóncavos. Estos ejemplares miden 2. 1962: 128 .CAPITULO 8 Figura 94. 1985). 4. El número de puntas de este tipo es escaso.).

0. El trabajo es bifacial completo o bien invadiente. 1985: 103 y 104) Fue manufacturada en pedernal de buena calidad a pesar de que tiene algunas macroimpurezas cristalinas (Figura 91). Fueron manufacturados en pedernal de buena calidad (Figura 96). Sólo se recupó un ejemplar en todo el recorrido. Tipo Golondrina (1 pieza) Su forma es lanceolada y su base es cóncava profunda en forma de V invertida o recurvada.5 cm de ancho y 0.9 cm de ancho en la base. 1985: 103). 1985: 103). Sólo se tiene el fragmento proximal por lo que su longitud no es posible ni siquiera sugerirla en términos aproximados. Estas puntas tienen un tamaño uniforme. a 700 dC). cóncavos o recurvados y sus hombros están bien definidos aunque las hay con barbas. Turner y Hester.8 cm de espesor. La concavidad basal deja en las esquinas dos orejas que son características de este tipo. en ambos casos el retoque es marginal por presión formando cuatro biseles. 197). sus lados son rectos o ligeramente convexos. aunque hay ejemplares de mayores dimensiones (Turner y Hester. sus pedúnculos son apuntados y redondeados. 1985: 101).5 cm de espesor. Puntas tipo: Early Triangular (Triangular temprano) y preformas de puntas de proyectil. 2. 1985.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 95.)(Turner y Hester. sus lados son rectos. Tipo Langtry (11 piezas) Estas son puntas delgadas y bien hechas. Cronológicamente estas puntas han sido colocadas para el periodo Paleoindio. es usual que sean extremadamente delgadas y finamente lasquedas. en éste último se observan restos de la lasca base de la cual provienen. El retoque generalmente no tiene un patrón definido (Turner y Hester. lo que en términos de temporalidad corresponde a las piezas tipológicas más tempranas recobradas en el salvamento arqueológico Corindón Reno Sur18. pasando por el Arcaico Tardío (1 000 a 300 aC. los hay con hombros y pequeñas barbas. Figura 96. con 3. Turner y Hester. Se caracterizan por un pedúnculo largo que se estrecha hacia la base siendo esta recta o 18. Dentro del recorrido se recobraron muy pocos especímenes de este tipo. Puntas tipo: Ellis y Gary.7 cm de longitud. 1962). por lo que no hay duda alguna al respecto de su identificación tipológica (Cfr. (Cfr. entre 7 080 y el 6 830 aC. pero que por sus atributos parecen igualmente tempranos.) al Arcaico Transicional (300 a C. Este tipo a sido situado cronológicamente entre los periodos Arcaico Medio (2 500 a 1 000 aC. siendo las otras medidas 2. su cuerpo es triangular. 129 .8 cm de ancho a la altura de la ruptura en el cuerpo. presenta una morfología y tamaño “idénticos” con respecto a los ejemplares ilustrados. 2. Suhm y Jelks. Más adelante se presenta la descripción de otros proyectiles no identificados tipológicamente.

una más redondeada que la otra y adelgazada en ambos extremos. sólo las que presentan retoque por presión tiene un mejor acabado. a pesar de ellos. El trabajo es bifacial pero un tanto crudo o burdo. el pedúnculo es ligeramente corto con respecto a los demás ejemplares. sin embargo. Las puntas más angostas tienen 2. 1. sus lados son convexos y la base por lo general es redondeada aunque hay algunas apuntadas. Suhm y Jelks. incluso mejor que otras que presentan menor cantidad de impurezas. de forma lanceolada con doble punta. todos de buena calidad (Figura 97). En el recorrido se localizaron pocas piezas de este tipo. son piezas extremadamente delgadas. los fragmentos indican que hay ejemplares de mayor longitud. ligeramente cóncavos o convexos. Sólo un par de piezas están completas. 1962). sílex y cuarzo de buena. dejando un borde un poco sinuoso. hacia la parte media son más gruesas (Cfr. 1985. 1985: Figura 97.6 de longitud. 1985: 114). Las proporciones dentro de este tipo son muy variadas en cuanto a la forma y desarrollo de los hombros o barbas (Cfr. como ha sido señalado (Suhm y Jelks. la cual es una de sus características. Puntas tipo Langtry.3 cm de ancho y 0. están muy bien trabajadas bifacialmente. Fueron manufacturadas en pedernal. la pieza fue excelentemente realizada. 1962). de tal forma que no hay evidencia de la lasca de la que provienen. Dos de estas puntas presentan hombros estrechos y un cuerpo alargado. Turner y Hester.CAPITULO 8 ligeramente cóncava. sílex y caliza. los lados del cuerpo son rectos. lo cual es raro (Ibídem: 205). 130 . Tipo Lerma (14 piezas) Puntas angostas y largas.1 cm de espesor.1 cm de ancho y una longitud superior a la ya indicada. Estas puntas miden entre 4 a 6.5 cm de ancho y 0. Suhm y Jelks. 1962). Este tipo ha sido ubicado cronológicamente en el Arcaico Medio (2 500 a 1 000 aC. 1985.1 cm de longitud. Tienen 4. En una de ellas se localizan restos de córtex al dorso.6 a 1. Turner y Hester. Presentan hombros o barbas pequeñas. Pocas fueron las puntas de este tipo recobradas en el recorrido. regular y mala calidad.35 cm de espesor. aunque la base puede ser ligeramente expandida.8 a 2.) de acuerdo con la secuencia temporal establecida para Texas (Turner y Hester.8 a 0. hacia el centro son gruesas o abultadas debido a que el retoque es marginal por percusión y ocasionalmente por presión. Fueron manufacturadas en pedernal. 2.5 a 4. destaca una de ellas por presentar una gran cantidad de macroimpurezas cristalinas así como pequeños poros en toda la pieza. Algunas de ellas se quedaron en la parte final del proceso de manufactura (Figura 98). Turner y Hester. siendo el pedúnculo la parte más gruesa. Se han colocado cronológicamente dentro de los periodos Paleoindio y Arcaico (Cfr.

2 a 4. 2001: 5). siendo en ambos casos. si bien. 1962). Este tipo tiene las siguientes dimensiones: 2.7 cm. conservando evidencia de la lasca base. Sus lados son rectos. Puntas tipo Lerma. aunque también en ambos y por ambas caras (Cfr. Fueron cuantificadas en este tipo aque- llas puntas que se encuentran en la última parte del proceso de manufactura así como las preformas claramente identificadas. reutilizando así la pieza. pues las Matamoros tienen un rango de 3. hay algunas que no lo son y esto es debido a un retoque marginal para reafilar dicho margen. de tal forma que los especimenes ubicados entre 4 y 4. no obstante. de buena calidad en su mayoría y el resto en regular (Figura 99).LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 98. Suhm y Jelks.) y Prehistórico Tardío (700 a 1600 dC). En el recorrido este fue uno de los tipos más abundantes.5 cm de longitud. su forma triangular o subtriangular. 1985. varios de ellos presentan hasta cuatro biseles en tanto los hay sin ellos pero con el borde bien alineado. sin pedúnculo.5 a 2.8 a 0. por lo que su rango es muy amplio. Usualmente están biseladas en uno u otro lado de una cara. Tomka las ubica entre finales del Paleo-indio y principios del Arcaico Temprano (7 000 a 5 000 aC aproximadamente. Turner y Hester. sílex y riolita.5 8 cm de longitud para el segundo tipo. 116).9 a 6.7 cm de longitud. Suhm y Jelks (1962) mencionan un rango de 2 a 4 cm de longitud para el primer tipo y de 3. Este tipo ha sido ubicado cronológicamente entre los periodos Arcaico Tardío (1 000 a 300 aC. Estos proyectiles se manufacturaron en pedernal de varios colores.5 cm. Morfológicamente este tipo es parecido y en ocasiones confundido con las puntas Tortugas. pasando por el Arcaico Transi- 131 . pueden superponerse entre un tipo y otro (ibídem: 215 y 249). muy pocas piezas. ligeramente cóncavos o convexos. el trabajo es desde bifacial completo hasta parcial o invadiente. generalmente gruesas. 1. esta ubicación es referencial únicamente. Tomka y Ramírez. Cfr. con respecto al ancho ocurre algo similar pues las Matamoros tienen de 1. Tipo Matamoros (504 piezas) Su tamaño es pequeño. en tanto las Tortugas de 2 a 4 cm.4 cm de espesor.6 a 2. En general son puntas simétricas. sin embargo. por lo que no debe ser tomada con rigidez. de acuerdo con Tuner y Hester (1985).2 cm de ancho y 0.7 cm de longitud y las Tortugas un rango de 4. recobrándose varias decenas de ejemplares.5 a 4.

a 700 dC). Sus lados. aserrados. de lados rectos y pocas veces convexos. los lados pueden ser paralelos por cerca de la mitad 132 . su base es tan ancha como su ancho máximo. 1999: 166) (Figura 92). mide 3. Este tipo ha sido ubicado dentro del periodo Paleoindio que cubre del 9200 al 6000 aC (Cfr. en ejemplares largos.1 cm de ancho. Tipo Pandora (6 piezas) Punta alargada. Tipo Palmer (1 pieza) Pequeña punta con muescas esquinadas que crean barbas o aletas. 1685: 122).0 cm de longitud por 2. los tipos Tortugas y Matamoros pueden corresponder a otro (Cfr. de forma triangular sin pedúnculo. Turner y Hester.CAPITULO 8 Figura 99. son rectos al igual que la base. Su talla es bifacial muy bien lograda. cional (300 aC. así como los tipos Catán y Abasolo pueden representar un continuo en el tiempo. Turner y Hester. Puntas tipo Matamoros. Se manufacturó en pedernal blanco o cuarzo.

Estos proyectiles se han colocado cronológicamente para el periodo Arcaico (Cfr. Su base es recta y las cicatrices de extracción son relativamente largas. Morfológicamente estos proyectiles son similares a algunos cuchillos (Turner y Hester. la pieza corresponde a un fragmento proximal con las siguientes medidas: 2.5 cm de espesor.1 a 6. 1985: 144). siendo fechadas entre el 8150 y 8010 aC.9 cm de espesor. Por lo general están bien hechas (Turner y Hester. 1985. Turner y Hester.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS o tres cuartas partes de su longitud antes de converger. es 133 . Fueron manufacturados en pedernal de buena calidad (Figura 100).2 cm de ancho y 0. Los ejemplares recuperados en el recorrido presentan trabajo bifacial por percusión. al interior de la muestra recolectada en el proyecto. 1985.8 cm de longitud. 176). los lados son convexos y la punta está redondeada. 2. 2.3cm de longitud máxima hasta el punto de ruptura. Suhm y Jelks.0 cm de ancho y 0. Turner y Hester. 175. muchos de los cuerpos son gruesos y los lados son paralelos por algunas centímetros (Turner y Hester. Pocos fueron los especimenes recobrados en el recorrido. por lo que el borde resultante es de ligeramente sinuoso a recto. recta o convexa. Las puntas de este tipo encontradas en el recorrido presentan todos los rasgos de la descripción anterior.. Las dimensiones que presentan estas piezas están entre 5. Pocos fueron las piezas recolectadas en el recorrido. su base es recta o ligeramente convexa. estas son pequeñas. Tipo Plainview (1 pieza) Su forma es lanceolada con sus lados paralelos o ligeramente convexos y una concavidad basal entre 1 y 4 mm. la punta y la base están adelgazadas. Sólo un proyectil de este tipo fue encontrado en el recorrido. 1985. no obstante. estas se manufacturaron en pedernal y sílex de buena y regular calidad (Figura 102). La base es usualmente delgada debido a la remoción de pequeñas lascas laminares. su base es convexa y frecuentemente adelgazada.2 cm de espesor. fueron manufacturadas en pedernal de calidad regular y buena (Figura 101). Figura 100. (Turner y Hester. este tipo corresponde a los tres periodos Arcaicos que en conjunto abarcan desde el 6 000 hasta el 300 aC. Suhm y Jelks.2 a 6. La base es cóncava y poco profunda. 2001: 5). una pieza que presenta un muy buen trabajo bifacial siendo éste fino. Tomka y Ramírez. Suhm y Jelks. agregando que la base del pedúnculo fue adelgazada por la extracción de dos o tres lascas por presión. carece de pedúnculo. dejando una pieza delgada. sus barbas llegan hasta la base o bien ligeramente arriba de esta. Tipo Refugio (18 piezas) Su forma es triangular alargada y estrecha. Turner y Hester. Puntas tipo Pandora. Este tipo tiene entre 5. Cronológcamente este tipo se ha situado entre los periodos Arcaico Medio (2 500 a 1 000 aC. un tanto burdo. Su forma es triangular con los lados rectos o convexos. 1. Cfr. se pudieron observar estas mismas similitudes con cuchillos de tamaño pequeño y mediano. Cronológicamente estas puntas corresponden al periodo Paleo-indio. Manufacturada en pedernal de buena calidad aunque tiene algunas macroimpurezas cristalinas (Figura 91). 1985: 137).7 cm de ancho y 0.) y Arcaico Tardío (1 000 a 300 aC. Suhm y Jelks. dando una apariencia comparativamente burda (Cfr. en forma de V que aunque deja un par de orejas en las esquinas. 1962). estas muescas crean barbas cortas o largas que pueden continuar con la forma de los lados.5 a 3. en ocasiones expandido o contraído y de base cóncava. 1999: 63. 1962). algunos de ellos conservan restos de la lasca base de la cual provienen. dejando un borde sinuoso y el centro de la pieza un poco grueso.7 a 1. con frecuencia aserrados. 1962). 1985. El trabajo es bifacial por percusión. Tipo Shumla (12 pieza). Tomka y Ramírez ilustran este tipo a principios del Arcaico Temprano (Cfr. Pocas fueron las piezas de este tipo que se recuperaron en el recorrido.9 a 2. Las muescas basales forman más o menos un pedúnculo rectangular. y ciertas puntas tienen un ligero aserrado. 1962).6 a 0.5 cm de longitud.

Puntas tipo Shumla. Puntas tipo Refugio. 134 .CAPITULO 8 Figura 101. Figura 102.

en algunos de ellos es debido a un retoque marginal que sirvió para reavivar el filo. ésta puede ser pronunciada llegando a ser similar al tipo Abasolo (Turner y Hester. No todos los ejemplares son simétricos. Suhm y Jelks. 3. que va del 300 aC al 700 dC. Este tipo es uno de los mejores representados en la colección y fueron manufacturados en pedernal. Tipo Tortugas (292 piezas) Su forma es triangular alargada.) de acuerdo con Turner y Hester (1985: 151). algunas veces éstas son largas. 135 . el Arcaico Transicional. Una de las diferencias observadas es que en esta área muchos de estos proyectiles presentan una talla bifacial bien hecha. la base está bien adelgazada mediante la extracción de pequeñas y cortas lascas. sílex.5 cm de espesor. sus bases son rectas.7 cm de longitud. ligeramente convexos y rara vez cóncavos. Figura 103. Su cronología ha sido fechada para el Arcaico Tardío (1 000 a 200 aC. Puntas tipo Tortugas. Los lados son rectos. 1962). no obstante.1 cm de ancho y 0. Con frecuencia son gruesas y burdamente talladas. en aquellas que pre- sentan este rasgo convexo. los márgenes pueden estar muy bien biselados de manera alterna o bien en los cuatro. la calidad de estas materias es buena en su mayoría y regular en menor frecuencia (Figura 103). sin pedúnculo. 1985. ligeramente cóncavas o convexas.. Este tipo fue común en el recorrido y representa uno de los más numerosos que fueron recolectados. otras son de dimensiones ligeramente mayores y menores. a pesar de ello su presencia permite fechar con precisión al Arcaico Tardío. por lo que el borde es generalmente recto y ocasionalmente a penas sinuoso. el más completo cuenta con 3. sus lados son biselados alternados o bien en los cuatro lados. su base es ligeramente convexa o recta. llegando a crear un fino aserrado. ocasionalmente puede ser cóncava o curvada. caliza y otra roca sedimentaria no identificada hasta el momento.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Este tipo tiene piezas semicompletas. este periodo ha sido delimitado hasta el 300 aC por lo que desaparece para inicios del periodo posterior.

pero hay proyectiles de mayores dimensiones. 136 .9 cm de espesor.6 cm de ancho y 0. Sólo uno de estos ejemplares está completo. Figura 104.4 a 6. los ejemplares recolectados permiten observar que hay algunas pe- queñas diferencias en la base. 1985. siendo estas ligeramente cóncavas en algunas piezas pero sin formar la U que las caracteriza. 2. Los lados pueden estar aserrados algunas veces (Turner y Hester. Morfológicamente este tipo es parecido a los tipos Matamoros y Triangular Temprano (Ibídem). llegando a ser incluso el ancho máximo ligeramente menor que la base. Estas puntas fueron manufacturadas en pedernal de buena y regular calidad (Figura 104). entre 2 500 a 1 000 aC. 1985: 155). sus hombros son prominentes.2 cm de longitud. midiendo 5. Puntas tipo Uvalde. no obstante que parece lo contrario.5 cm de ancho y 0. Tipo Uvalde (8 piezas) Por lo general su cuerpo es triangular o lanceolado sus lados son convexos y raramente cóncavos. Suhm y Jelks.5 a 0. 1999: 188). (Turner y Hester. Con respecto a los hombros. Las piezas de este tipo en el recorrido fueron escasas.4 a 3. Su ubicación cronológica corresponde a la parte tardía del Arcaico Medio y quizás la parte temprana del mismo. Este tipo se ha colocado cronológicamente para el periodo Arcaico Temprano (6 000 a 2 500 aC) de acuerdo con la cronología establecida para Texas (Turner y Hester. 1962). estos no son tan prominentes en algunos casos. probablemente este diferencia se deba a que las piezas que así lo presentan son preformas de este tipo y el pedúnculo pudiera no estar terminado. el pedúnculo es expandido y base cóncava formando una U.7 cm de longitud.CAPITULO 8 Este tipo presentó medidas entre 4.8 cm de espesor. redondeados o bien presenta barbas. 2.

El pedúnculo es de lados paralelos. Fue manufacturada en pedernal de muy buena calidad (Figura 105a). su trabajo es bifacial muy fino y la descripción prácticamente corresponde al ejemplar. Suhm y Jelks. en ocasiones ligeramente contraído o expandido. tiene anchos hombros o barbas. 1985. 1962). la única diferencia es que sus medidas son ligeramente mayores por algunos milímetros con respecto a los ejemplares ilustrados por Turner y Hester. Figura 104. recurvados u ocasionalmente rectos. siendo su base recta o ligeramente convexa (Turner y Hester. pudiendo estar finamente aserrados. Su forma es triangular y sus lados son cóncavos. Puntas tipo Uvalde. En todo el recorrido sólo se recuperó un proyectil de este tipo. y Suhm y Jelks.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Puntas de flecha Tipo Alba (1 pieza). 137 .

su forma se ajusta a la descripción. Fueron manufacturadas en pedernal de buena y regular calidad (Figura 107).9 cm de longitud. anchas. 138 . Estas puntan miden entre 2. Fueron manufacturadas en pedernal de buena calidad (Figura 106).6 cm de espesor. Las puntas tipo Alba se han ubicado cronológicamente dentro del periodo Prehistórico Tardío. Es muy delgada y finamente lasqueada. Tipo Cliffton (3 piezas) Su forma es triangular y toscamente elaborada. 2. cóncava o convexa. Su ubicación cronológica corresponde al periodo Prehistórico Tardío. con muescas laterales cerca de la base.5 a 0. están bien manufacturadas por ambas caras y el trabajo llega a ser muy fino. 1.8 cm de longitud. las barbas llegan a la misma altura que la base del pedúnculo.0 cm de ancho máximo y 0. Algunos ejemplares de este tipo se recolectaron en el recorrido. 2. 1985). Suhm y Jelks. 1985).4 y 1. cóncavos o convexos. son muy delgadas. de lados rectos. 1985.5 cm de ancho y 0. 2001: 58). su base es recta. Estas puntas se han colocado dentro del periodo Arcaico Tardío (1 000 a 300 aC) (Tomka y Ramírez.45 cm de espesor. Tipo Bassett (2 piezas) Son puntas cortas de forma triangular. es común que tengan un aserrado finamente logrado (Turner y Hester. Cuando las barbas son largas el pedúnculo parece una pequeña protuberancia en la parte media de la base cóncava. 1962). con frecuencia sólo tiene trabajo en una cara o bien en am- Figura 106. Del recorrido se recuperaron dos piezas. barbas prominentes y pedúnculo apuntado y contraído. entre 1 400 y 1 700 dC (Turner y Hester. entre 800 a 1 200 dC (Turner y Hester. el trabajo es bifacial pero sin ser fino.40 a 0.8 cm de longitud.5 cm de espesor.9 cm de ancho y 0. Una de ellas está completa en tanto la otra es un fragmento proximal.2 a 2. Tipo Caracara (34 piezas) Puntas de forma triangular. miden 2.7 y 3. sus lados son rectos.CAPITULO 8 Este proyectil mide 3. convexos o cóncavos. Puntas de varios tipos de temporalidad tardía.

Los lados del cuerpo son rectos. De acuerdo con Turner y Hester (1985). Los hombros forman un ángulo recto pero frecuentemente es difícil de distinguir debido a lo corto que resulta el pedúnculo.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 107. 1962). que suela ser contraído. sus hombros son amplios y sus lados convexos. Puntas tipo Caracara. Suhm y Jelks. convexos o asimétricos (Turner y Hester. 1985. son ejemplares delgados y técnicamente estas puntas no requieren de mu- 139 . correspondiendo así a la preforma de este tipo. algunos estudios muestran que este tipo es una forma no terminada del tipo Perdiz. su pedúnculo es contraído. Los ejemplares recobrados en el recorrido son escasos. por lo que el tipo Cliffton tiene poca validez (Ibídem: 169). bas pero una más que la otra. su talla es bifacial burda. ligeramente cóncavos.

su base es convexa o ligeramente cóncava. con frecuencia el trabajo puede ser bifacial de tipo paralelo y cuidadosamente elaborado. Morfológicamente es similar al tipo Cameron. Este tipo mide entre 3. Algunas de ellas están finamente trabajadas por ambas caras aunque ocasionalmente el trabajo es unifacial siendo la otra cara lisa debido al plano de fractura de la lasca base de donde proviene. estos ejemplares tienen su base recta al igual que uno de sus lados. el ancho de ellas varia de 1.8 cm de longitud aproximadamente.2 cm de ancho (por no estar 140 . Este tipo también es muy escaso en la colección.2 cm y con un espesor de 0.6 cm de ancho y 0. Cronológicamente estas puntas se han ubicado para el periodo Histórico (1 700 a 1 800 dC). el pedúnculo expandido siendo tan ancho como el cuerpo. de lados rectos. Estos proyectiles se han ubicado en el periodo Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC) (Idem: 174). la talla es bifacial pero sin ser fina por lo que quizá estaban en la etapa final de la manufactura. pues la descripción corresponde al igual que las dimensiones. 0. En el recorrido sólo se recuperó una pieza semicompleta. Fue manufacturado en pedernal de buena calidad (Figura 105). probablemente corresponden a este mismo tipo. Sólo una de ellas está completa y mide 3. en general sus medidas son ligeramente mayores con 1.8 cm de largo. lámina 141). los hombros son pequeños y rectos.6 a 3. Morfológicamente hay cuatro piezas más que se asemejan bastante a este tipo. la diferencia estriba en que el cuerpo es la parte más ancha estando muy cerca de la base y sus lados son convexos o recurvados y contraídos hacia la mitad de la longitud. 1985: 168).8 de longitud.9 a 2. Suhm y Jelks. de forma triangular y con los lados generalmente rectos y ocasionalmente recurvados con una contracción hacia la mitad del cuerpo. 1962).6 cm de espesor. 1. algunas de las piezas ilustradas en Turner y Hester (1985) y Suhm y Jelks (1962) son prácticamente iguales. una de ellas está aserrada. 1. es decir.7 a 2. durante la colonización española en Texas y Coahuila. 1985: 177). 1962). de acuerdo con la cronología de Texas (Turner y Hester. Tipo Maud (4 piezas) Son delgadas. 1985: 182).1 a 3.CAPITULO 8 cho trabajo. Del recorrido se recuperó una pieza de este tipo.6 cm de espesor. sin pedúnculo. ligeramente cóncavos o convexos. aunque la base no esta completa del todo. la base es una concavidad formando una V. estas piezas son semejantes a las puntas I y K que ilustran Suhm y Jelks (1962. tendiendo así 3. 1985. Cronológicamente se han colocado para el periodo Prehistórico Tardío (700 a 1600 dC) (Turner y Hester. A pesar de lo anterior. La pieza mide más de 2. 2. Suhm y Jelks. 1985: 174). Fueron manufacturadas en pedernal de regular y buena calidad (Figura 106). hay suficientes elementos para poder asignarle este tipo. Fueron elaboradas en pedernal de buena calidad (Figura 106). Los lados pueden ser biselados y la base se adelgazó por la extracción de pequeñas lascas cortas. comparte más atributos que diferencias por lo que se consideraron como parte de este mismo tipo.6 cm de espesor y 0. comúnmente están bien trabajadas y pueden estar aserradas (Turner y Hester. Fueron manufacturadas en pedernal de buena y regular calidad (Figura 106). Fueron manufacturadas en pedernal de buena calidad (Figura 105).4 cm. los lados están recortados hasta una tercera parte de la longitud de la punta formando así los hombros. lámina 141). llegando incluso a ser consideradas preformas de un tipo aún no distinguido (Turner y Hester.8 cm de longitud. entre el 1 200 y 1 500 dC (Suhm y Jelks.5 cm de longitud. Dos puntas más.1 cm de ancho. Raramente los lados están aserrados (Turner y Hester. siendo así una punta sumamente delgada. esta es de forma lanceolada y corresponde a la descripción.4 cm de ancho máximo y 0. 1962: 269).5 a 0. Tipo Fresno (7 piezas) Puntas de forma triangular. 1. siendo localizadas en varias Misiones de Indios. Estas puntas son un poco más anchas que aquellas que describen Suhm y Jelks (1962. De ellas sólo una está completa por lo que la longitud corresponde a esta. ambas tiene el otro lado retocado dejando un cambio de ángulo en ese margen.4 cm de espesor. ranchos y sitios de ocupación indígena de tiempos históricos (Turner y Hester. Escasos ejemplares se recuperaron en el recorrido. Tipo Guerrero (2 piezas) Su forma es triangular o lanceolada. Sus lados son cóncavos o ligeramente rectos y la base presenta la concavidad en forma de V o U. Sus lados son rectos. presenta algunas pequeñas diferencias con respecto a la descripción.3 cm de espesor. Este tipo se ha colocado cronológicamente en el periodo Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC). 1985. sin pedúnculo. Esta punta mide 2. Tipo Lott (1 pieza) Su cuerpo es triangular y el pedúnculo es expandido con una muesca basal al centro.4 a 0. su base es cóncava.

0 a 3.2 cm de longitud por 1. el trabajo es bifacial completo. Tipo Padre (2 piezas) Su forma es triangular. Ocasionalmente hay especimenes que tienen una cara trabajada o bien ambas paero en una es de tipo invadiente. muy bien hecha. 141 . Cronológicamente corresponde al periodo Prehistórico Tardío.4 a 0. Tipo Perdiz (20 piezas) Su forma es triangular. 1985. su base es ligeramente cóncava. 1985: 190). 1. Mide 3. 1962: 281).0 cm de ancho y 0.1 a 3. entre 700 a 1200 dC (Cfr. Tipo Talco (2 piezas) Son de forma triangular. comunicación personal en.5 a 1. Suhm y Jelks.9 cm de longitud. 1985: 186). tienen barbas bien hechas u hombros. 1999: 225). Morky. recurvados y contraídos hacia la mitad de su longitud. sus lados son rectos o ligeramente convexos. delgadas. siendo así puntas muy delgadas. Morfológicamente comparten características de las puntas Fresno y Cameron (E.8 cm de longitud aunque hay piezas de mayores dimensiones pero están incompletas. Estas puntas se han fechado dentro del periodo Prehistórico Tardío. Su pedúnculo es contraído formando una punta aunque la base puede ser redondeada. 1985. Fueron manufacturadas en pedernal de buena calidad (Figura 109). sin pedúnculo. Tipo Starr (12 piezas) La forma es triangular y se distinguen por presentar lados ligeramente cóncavos y una pronunciada concavidad basal (Turner y Hester. en ocasiones aserrados. 1.2 a 1. esta mide 2. Estas puntas se han ubicado cronológicamente en el periodo Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC) (Turner y Hester.3 cm de espesor. Se manufacturó en pedernal café de buena calidad (Figura 105). Morfológicamente es similar a algunos ejemplares del tipo Turney. 1985. ligeramente cóncavos o convexos. Sus lados son rectos y presentan una pequeña aleta y/o un hombro recto. Este tipo es muy escaso en la recolección. El trabajo es bifacial muy bien logrado. siendo proyectiles muy delgados (Foto 50). Sólo se recuperaron escasas piezas de este tipo. de lados paralelos y base recta. 1985. Presenta muchas variaciones en tamaño y proporciones.6 cm de ancho y 0. Sus bordes pueden ser aserrados gracias al retoque muy fino por presión logrando además un pequeño bisel unifacial bimarginal. Turner y Hester.3 cm de espesor. 1962). Fueron manufacturadas en pedernal de buena calidad (Figura 108).7 cm de ancho y 0. 1. Suhm y Jelks.40 a 0.6 cm de ancho y 0. Se tienen algunos ejemplares de este tipo en la recolección. Fueron manufacturadas en pedernal de buena calidad (Figura 105). Se han ubicado cronológicamente en el periodo Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC) (Turner y Hester. El pedúnculo es pequeño. 1985: 186).LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS completas se desconoce la longitud) y 0. 1962). siendo de todas formas muy escasas. finamente manufacturadas. A este tipo podrían sumerse aquellas que más adelante se describen como similar Perdiz. invadiente en una cara o sólo marginal en una de ellas y la otra completo.7 a 2. Turner y Hester. ocasionalmente es de tipo invadiente en la cara ventral de la lasca. son puntas delgadas que presentan los lados rectos. sus lados son convexos y la base redondeada (Turner y Hester. Suhm y Jelks. 1. fueron manufacturadas sobre lasca. Se manufacturaron en pedernal de buena calidad (Figura 106). De la colección sólo una punta está completa. sólo se tiene un ejemplar completo. su base ligeramente cóncava. aunque hay algunos ejemplares de mayores dimensiones. Estos proyectiles miden entre 3. El trabajo es generalmente bueno logrando un fino aserrado en el cuerpo (Turner y Hester. Estas piezas miden 2. se caracterizan por sus lados rectos. 1962). 187).3 cm de ancho máximo. entre 1 200 a 1 500 (Suhm y Jelks.2 cm de longitud. los lados están ligeramente aserrados hasta la mitad de la longitud. 1985: 184). Los lados son comúnmente muy bien aserrados (Turner y Hester. su base es cóncava en forma de V. entre 1 200 a 1 500 dC (Turner y Hester. 1985). sus lados son rectos o ligeramente convexos o cóncavos. el trabajo es de bueno a excelente siendo muy fino. pero en todos es fino.4 cm de espesor por lo que son delgadas. Estas puntas se han colocado cronológicamente en el periodo Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC) (Turner y Hester.5 cm de espesor. fueron manufacturadas sobre lasca (como también se observa en las ilustraciones de Turner y Hester) y la talla es bifacial completa en una lado e invadiente en el otro conservando evidencia de la lasca de la cual proviene.45 cm de espesor. Estas puntas miden entre 2. Se recolectaron algunos ejemplares de este tipo en el recorrido. Los ejemplares son semejantes al más pequeño de los ilustrados por Turner y Hester (1985: 192). por lo regular están rotos en el pedúnculo.6 cm de longitud. Tipo Moran (1 pieza) Es una punta delgada. son pequeñas.

1985: 193). Sólo un proyectil de este tipo se recuperó en todo el recorrido. Se han colocado cronológicamente en los periodos Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC) e Histórico (1 600 a 1 700 dC) (Idem: 192). son puntas muy delgadas. Puntas tipo Perdiz. Suhm y Jelks. Tiene aproximadamente 3. Cronológicamente estas puntas fechan para los periodos Prehistórico Tardío (700 a 1 600 dC) e Histórico (1 600 a 1 700 dC) (Turner y Hester. pues en 142 . Se manufacturó en pedernal de buena calidad (Figura 105).2 cm de ancho y 1. Sus lados son por lo general aserrados (Turner y Hester. está finamente trabajada y presenta un ase- rrado en los lados. esta semicompleto faltando una porción de una de sus esquinas. Identificación de tipos nuevos y puntas de proyectil sin identificación tipológica Como escribiera Aveleyra (1956a: 59): “Los artefactos de piedra son siempre de gran valor en el estudio de cualquier cultura precerámica (o acerámica). 1962). y usualmente al centro de la base una tercer muesca basal larga. 1985.5 cm de longitud. Tipo Toyah (1 pieza) Pequeñas puntas triangulares que presentan dos muescas laterales cerca de la base o sobre la parte media de la punta.1 cm de espesor. 0.CAPITULO 8 Figura 108.

adoptada y materializada por alguna sociedad. De ello resulta la producción de tipos-modelo capaces de ser identificados por el arqueólogo.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 109. La variedad del utillaje lítico. más o menos especializados. los materiales arqueológicos son la principal fuente de información que tenemos para acercarnos al pasado indígena prehispánico. un objeto puede atribuirse a un tipo si el primero presenta un número determinado de características y elementos comunes.. Puntas tipo Starr. cuando se trata de variedades líticas aisladas o de pequeños grupos marcadamente generalizados o únicos. Esto significa que dentro de un conjunto de artefactos aparentemente semejantes. sino en las mentes de los integrantes de una sociedad y que trascendió y sobrevivió a todos y cada uno de sus miembros (Lorenzo: 1974: 84). Sin embargo. El tipo. De acuerdo con Mirambell (1974).... Una tradición compartida impone sobre los miembros de una sociedad un patrón común de conducta.. Hasta el momento. [puede entenderse como]. 1956: 59).. la simple tipología. sobre el cual fundamentar estudios y conclusiones”. o por lo menos servir como factor importante para relacionar en el tiempo culturas aisladas (Aveleyra.. a falta de datos arqueológicos más seguros. entre las que deben considerarse la tecnología y la morfología.. muchos casos sólo se cuenta con la correcta evaluación tipológica y distribucional de los materiales de piedra como medio de interpretación y correlación cultural. puede en muchas ocasiones tener valor cronológico. una creación individual que ha sido aprobada. en muchos casos proporcionará el único dato arqueológico. son extremadamente aventuradas y sujetas a grandes posibilidades de error. cuando se trata de complejos líticos constituidos por todo un conjunto de útiles.en tanto que existió no sólo en la mente de su fabricante. el proceso de separarlos en tipos es un método para definir las asociaciones de atributos específicos busca- 143 . que se combinan y aparecen considerablemente de acuerdo con ciertas frecuencias y porcentajes. Las estimaciones cronológicas hechas con base en exclusiva de tipología. junto con el contexto arqueológico son los datos que nos permiten el reconstruir su historia.

Es muy probable que estos artefactos hallan sido utilizados como pequeños cuchillos. 2005: 33)19. habiendo un claro contraste entre puntas del tipo Lanceolada grande y los cuchillos (Figura 113 y 114). Son puntas de talla bifacial. aunque partiendo de los ejemplares incompletos. por ejemplo). siendo en conjunto lo que Aveleyra llama afinidades tipológicas escenciales. morfología y calidad técnica. por lo que diferenciar la línea que separa a un artefacto de otro resulta difícil. Sus lados son ligeramente convexos siendo el cuerpo un poco más ancho que la base. la punta está redondeada y además el trabajo es menos elaborado.2 y 8. 2008). muchas puntas de proyectil pudieron ser empleadas como cuchillos. menos agudo que los proyectiles. Del mismo modo. Es por ello. el tipo es una cosntrucción teórica y arbitraria. los hay de mayores y menores dimensiones. porque éstos últimos son un poco más grandes. lo que posibilita su diferenciación como en este caso se ha expuesto hipotéticamente. ocasionalmente son rectos y casi paralelos hasta cerca de un tercio de su longitud. quedando aquellas que no fueron tan evidentes fuera. un extremo distal más puntiagudo así como un retoque mucho más fino. y con 0. ya que los creadores [de los restos materiales] no pensaron en tipos sino en cualidades necesarias para el uso de los objetos (Comunicación personal. distintos arqueólogos pueden llegar a formar varios tipos en una misma colección. particularmente con las de cuerpo largo y angosto de base convexa (tal parece el caso del ejemplar proveniente del sitio 767). Con ello. lo que no se observó en los cuchillos. pero el sistema. pero se sugiere por comparación morfológica y tecnológica una amplia ubicación temporal tentativa. Es necesario señalar que el tipo fue identificado con base en pocas piezas completas y semicompletas. resultan ser artefactos relativamente delgados. mismas que a falta de fechamientos absolutos. dimensiones y distribución espacial dentro de un área. Estas puntas fueron trabajadas por las técnicas de percusión y presión quedando evidencia de ambas (Figura 111).para agrupar a los artefactos en lo que solemos llamar tipos. De acuerdo con Mirambell (2005: 38). ya que obedece a un fin sobre el material. materia prima. En consecuencia. por el contrario. así como en caliza y riolita. con respecto a las piezas anteriores. además de contar alguno de sus lados con un bisel –casi desde la base– o un aserrado. Estas piezas llegan a medir entre 6. en principio.5 y 2. no se ubican cronológicamente dentro de un periodo. tecnología. se cuenta con varios fragmentos proximales que al ser comparados en dimensiones. sólo las más claras como parte de este tipo. siendo el ángulo que se forma entre sus dos lados. tal y como lo señala Mirambell (2005: 33). entendida esta como una hipótesis a confirmar o desechar en el futuro mediante ejemplares obtenidos en excavación que permitan su fechamiento. En este sentido. que según el enfoque de la investigación. 144 . por lo que se tomaron. dimensiones. por su morfología y dimensiones. Para Ramírez Castilla. Esta es precisamente la base sobre la que se propone la identificación y definición de algunos tipos de puntas de proyectil. Fueron manufacturados en pedernal de calidades y colores variables. busca detectar la suma de estas cualidades –morfología. al ser implantado por los arqueólogos. se notó que son ampliamente semejantes. Considerando su tamaño.7 cm de longitud. algunas piezas tienen sus lados aserrados desde la punta hasta el primer tercio de su longitud que corresponde al ancho máximo. Aveleyra. tienen entre 2. las puntas Lanceolada grande tienen un ángulo de incidencia más agudo. la observación detallada de los materiales. En conformidad con la autora. De acuerdo con la observación y comparación de los materiales. el trabajo es fino a regular (Figura 110c-e). lo que parece corresponde claramente con la parte más ancha de la punta (Figura 112). las dimensiones de estos proyectiles y de los cuchillos más pequeños son muy cercanas.9 cm de ancho –llegando quizá hasta 3. Es necesario señalar que la identificación de estos tipos se basa en una serie de características entre las que están la materia prima. 19. ya sea clasificados como bifaciales o cuchillos. Tipo Lanceolada Larga (91 piezas) Su forma es lanceolada alargada. es arbitrario.6 a 0. morfología. el proceso de separación en tipos sí es un método para definir asociaciones.5 como máximo y 2. la base es redondeada o semcircular y rara vez es ligeramente apuntada. por lo que deben considerarse más características y hacer una evaluación mediante la comparación de ellas. un sólo atributo es insuficiente.9 cm de espesor. este tipo de punta se diferencia de los cuchillos. 1956). como se ha observado en otros tipos de puntas tempranas (Tortugas y Pandora. las piezas que llegan a contar con el bisel pueden llegar a empalmarse con puntas del tipo Tortugas. Es posible que la homogeneidad en los fragmentos proximales se deba a que están rotos en el lugar que terminaba el enmangue. tecnología. situación que se ha presentado en otros sitios del Norte de México (Cfr.3 como mínimo–.CAPITULO 8 dos por quienes los manufacturaron y no un sistema arbitrario de clasificación (Mirambell. punto en que comienzan a converger. en cuyo caso se suele utilizar el atributo del tamaño para hacerlo.

Sus lados son casi paralelos. e) y Lanceolada corta (a. siendo la técnica similar a la observada en las puntas Tortugas y Matamoros. llegando a juntarse cerca de la punta del proyectil. d. entre otros tipos. b).LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 110. Algunas tienen un cambio de ángulo en uno o sus dos lados. Puntas tipo Lanceolada larga (c. Presentan de dos a cuatro biseles como los tipos anteriores. Tipo Lanceolada Corta (36 piezas) La morfología es básicamente la misma al tipo anterior. varios ejemplares están igualmente aserrados y éste inicia justo donde la punta es más ancha. fue adelgazada en ese punto por la extracción de algunas lascas. lo que es 145 . la base es redondeada a ligeramente convexa. que inicia hacia la mitad de la longitud.

se descarta la posibilidad de que se trate de puntas tipo Refugio –cu- ya morfología sería la más similar– ya que se observan claras diferencias con ese tipo (Figura 115).6 cm de espesor. Estas piezas miden entre 5. sólo una fue manufacturada en riolita. siendo el trabajo fino generalmente. La calidad del pedernal así como sus colores. es variable. siendo de buena cali- 146 .CAPITULO 8 Figura 111.3 cm de ancho y 0.4 cm de longitud.0 a 2. 2. Se tienen pocas piezas semicompletas.8 a 0. sin embargo. Son puntas de talla bifacial. siendo la mayoría fragmentos proximales. Puntas tipo Lanceolada larga. aunque en algunas es regular (Figura 110).1 a 6. evidencia de que fueron retocadas para reavivar el filo.

147 . Punta tipo Lanceolada larga y cuchillo lanceolado: comparación de siluetas y perfiles. Puntas tipo: Lanceolada larga y Lanceolada corta: hipótesis de rupturas.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 112. Puntas tipo Lanceolada larga y Cuchillo lanceolado. Figura 113. Figura 114.

Considerando lo anterior. así como su ancho y tipo de trabajo.CAPITULO 8 Figura 115. de los fragmentos proximales y los distales. 148 . Varios fragmentos distales de puntas de proyectil son de grandes dimensiones llegando a tener seis centímetros o más. lo que además parece corresponder al tomar en cuenta las dimensiones de las piezas completas. Puntas tipo Lanceolada corta. es muy posible que se trate de la punta de los proyectiles de éste tipo y el anterior. proviene del sitio 764. dad y manufactura.

técnica que no es exclusiva de estos dos tipos. Figura 116. 149 . dejan ocasionalmente al centro del cuerpo evidencia de la lasca que sirvió de núcleo para su manufactura (Figura 116). punto en el cual sus lados empiezan a converger. Krieger y Jelks. en ocasiones puede llegar a ser más largo. La base es recta o ligeramente convexa. Este tipo de proyectiles se caracterizan por tener la forma de un triángulo isósceles. Tienen doble bisel que resulta muy marcado debido al grosor y ancho de la pieza. fue reducida por la extracción de algunas lascas. Puntas tipo Tortugas angosta. 1964. Sus lados son paralelos hasta una tercera parte de su longitud o igual que el ancho de la base. observándose la misma técnica que en los tipos Tortugas y Matamoros. rara vez es ligeramente cóncava. Lo angosto que resulta el proyectil junto con el retoque biselado.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Tipo Tortugas angosta o triangular alargada (101 piezas) Con base en el estudio de las características que definen al tipo de puntas Tortugas y Matamoros (Suhm. 1993 y 1999). Turner y Hester. su retoque marginal es de fino a regular. logrando en muchos casos un aserrado desde la base hasta el extremo distal de la punta. por lo que invariablemente su base es angosta y su cuerpo alargado. se ha propuesto a este grupo de proyectiles como un tipo distinto por no compartir atributos suficientes con los anteriores. siendo estos rectos o ligeramente convexos. 1985.

pero sobre todo en cuanto a un trabajo más fino (Figura 117) Aunque no se tienen piezas completas sus dimensiones se han calculado entre los 3. por lo que no hay piezas que tengan la longitud mínima y el ancho máximo. ocasionalmente sólo tienen la cara dorsal bien trabajada y retoque marginal en la ventral quedando restos de la lasca de la que provienen. cumpliría con un atributo que define al tipo Tortugas.6 cm de espesor. de ser así.5cm). Puntas similares al tipo Fresno. su base es recta. cuentan con 1.7 cm de ancho y 0.8 a 2. Tipo Similar Fresno (26 piezas) Son puntas muy delgadas.9 cm de espesor. a puntas en proceso de manufactura. Figura 117. 1993 y 1999) y las que presentan Suhm y Jelks (1962). Sus dimensiones están entre 5. Sus dimensiones son mayores a los ejemplares ilustrados en Turner y Hester (1985. de 1. aunque parece haber piezas más largas.2 a 7 cm de longitud. El trabajo es generalmente bifacial.9 cm de longitud.3 a 0.CAPITULO 8 Fueron elaboradas en pedernal de buena calidad y colores diversos. Es posible que sea contemporánea al tipo Tortugas ya que aparecen juntas en 34 sitios. 150 . En términos generales se observa una proporción entre la longitud y el ancho.5 a 0. bueno en ambas caras. ligeramente cóncava o convexa.2 cm de ancho y 0. Esta descripción es muy similar a la que proporcionan Suhm y Jelks (1962: 273) por lo que es muy probable que se trate del mismo tipo Fresno correspondiendo las piezas de Corindón.9 a 4. de forma triangular. Los ejemplares ilustrados por Shum y Jelks (1962: 274) y Turner y Hester (1999: 213) difieren a los de este grupo en dimensiones (longitud por cerca de 1.6 a 2.

9 a 2. Como en el tipo Maud. y cambian claramente a recto convergente. Los pedúnculos son ligeramente reducidos o rectangulares con su base redondeada.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Las puntas tipo Fresno fueron localizadas en sitios distintos al tipo Similar Fresno. Tienen una pequeñas aletas apenas por debajo del cuello. rara vez uno es convexo y el otro cóncavo (Figura 118). Los lados del cuerpo son rectos o ligeramente convexos. son de talla bifacial. tipo ¿Ellis? y tipos no identificados. otras más cuentan con hombros rectos. quedando ésta ligeramente remetida. en este caso la base es la parte más ancha del proyectil. 151 .3 a 0. Tipo Similar Maud (4 piezas) La diferencia entre este tipo y aquellas identificadas como Maud. adoptando una forma compuesta. similar al tipo Perdiz. Hay piezas que sólo tienen sus lados convexos por cerca de la mitad de la longitud. Puntas similares al tipo Gary. Figura 118. similar al tipo Palmillas. radica en que sus lados son convexo convergentes y un poco más anchos que su base. la base es cóncava (Figura 106).2 cm de ancho por 0.4 cm de espesor. Estas piezas tienen entre 1. tipo “Pedúnculo lobular”. Tipo Similar Gary (7 piezas) Estas puntas presentan un pedúnculo cuyo tamaño es de aproximadamente una cuarta parte de la longitud de la pieza.

Tipo Similar Wells (1 pieza) Esta punta tiene el pedúnculo tan largo como el cuerpo de la lámina. sus lados son ligeramente convexos. Tipo Similar Perdiz (5 piezas) Este pequeño grupo es como los ejemplares que ilustran Suhm y Jelks (1962: 283: 284. el primero tiene sus lados ligeramente paralelos y la base bien redondeada. sus lados son rectos y hay evidencia de retoque en los mismos a partir de la mitad de su longitud. así como al más pequeño en Turner y Hester (1985: 157). Este tipo se distingue por la forma del pedúnculo. Sus lados son rectos y la talla es bifacial sin ser muy elaborada.6 cm de espesor. todos de buena calidad. Mide 4. no obstante. Los hombros son cortos y regulares. de tal forma que completo da la apariencia de un lóbulo de oreja. Tipo no identificado –triangular. pues sólo están semicolpletas las puntas.1 cm de longitud por 2. por lo que sí podrían corresponder a este tipo. El ejemplar más parecido es ilustrado en Turner y Hester (1985: 117) y corresponde al más pequeño de ellos (Figura 119g).9 cm de ancho y 0.3 cm de longitud por 1. Mide 3. por 2. es marginal sin ser elaborada. Cuenta con dos pequeñas muescas laterales que definen un poco más el pedúnculo. gris y blanco. El trabajo es bifacial bien logrado.6 cm de espesor. Se ha calculado una longitud aproximada de 5 cm. (Figura 119a). en la base los lados se abren hasta una cuarta o 152 . Sólo la longitud es un poco menor a las dimensiones dadas por Suhm y Jelks (1962: 257). su base es recta. uno recto y el otro redondeado. pero por no contar más porcentaje de la pieza no es posible asegurarlo. tienen entre 2. Tipo Pedúnculo lobular (1 pieza) Esta punta es de cuerpo triangular pequeño en comparación con el tamaño del pedúnculo. fue adelgazado por la extracción de angostas lascas la- minares.5 cm de longitud.8 cm.1 a 2. Se ha calculado una longitud aproximada de 5. por consecuencia su cuello pareciera estar formado por dos pequeñas muescas laterales. Tipo Similar Marcos (1 pieza) Esta punta es morfológicamente similar al tipo Marcos. no obstante.5 cm de ancho y 0. son recto-convexos. Al mismo tiempo. con un ancho de 2. teniendo un ancho de 3. Tipo Similar Palmillas (1 pieza) Esta punta tiene un pedúnculo pequeño. tienen pequeños hombros rectos.6 cm de ancho (Figura 118). presenta muescas esquinadas poco profundas que interrumpen la forma triangular de la punta. La longitud se ha calculado entre 4. Tiene 3. llegando a ser de más de un tercio de la longitud. Sus hombros son regulares y rectos. biselados.1 cm de ancho y 0. a 5. El trabajo es bifacial sin ser muy fino. Esta punta tiene 3. la base es recta y sus lados son convexos desde la base hasta la punta. 1. proviene del sitio 899 (Figura 118). su pedúnculo es expandido y de base convexa.6 cm de espesor. Tipo no identificado (1 pieza) Presenta pequeñas muescas laterales muy cerca de la base lo que da un efecto de un pedúnculo expandido pero corto.5 a 0. Los lados parecen ser rectos.5 cm. da la apariencia de tener hombros muy pequeños y redondeados . sus lados. con una pequeña aleta lograda por una muesca basal cerca de la esquina y con un pequeño hombro recto en el lado contrario.7 cm de longitud. resultan ser más grandes.6 a 1.5 cm de espesor (Figura 119ñ). El trabajo es bifacial completo sin ser muy elaborado.8 cm de ancho en la base (Figura 119k). Tipo no identificado (1 pieza) Esta punta tiene un pedúnculo expandido muy reducido.8 cm de ancho y 0. Los hombros son cortos y no están en ángulo recto sino más abiertos divergiendo hasta los lados del cuerpo. Fue manufacturada sobre una lasca. expandido de lados cóncavos y base bien redondeada. Mide 4. Estos últimos son uno recto y el otro ligeramente convexo (Figura 119o).8 cm de ancho. La talla de esta punta es bifacial siendo buena su calidad técnica (Figura 118).2 en el cuerpo y de 2. éste es expandido y con la base bien redondeada. los lados del cuerpo son ligeramente convexos. de lo que hay evidencia ya que aunque la talla es bifacial. Tipo no identificado (1 pieza) Su cuerpo es triangular y presenta un pedúnculo con un lado recto y otro ligeramente convexo. de base ligeramente cóncava.0 cm de longitud por 2.CAPITULO 8 Fueron manufacturadas en pedernal de color café.0 cm de longitud por 1.3 a 0. Estas piezas miden entre 3.0 cm. la morfología es la misma al ejemplar B que ahí se ilustra (Ibídem: 258). con la salvedad de que sus dimensiones son mucho menores.9 cm de longitud y de 0.(5 piezas) Son puntas de proyectil de forma ojival.3 y 3. se base es ligeramente cóncava.8 cm de ancho máximo y 0.45 cm de espesor. figuras D y G). corto aunque ancho.5.

de base recta y lados rectos.3 cm de longitud. s). Se manufacturó en riolita. Se manufacturó en pedernal de buena calidad de color blanco con motas rojas.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS Figura 119. sus lados son ligeramente convexos-paralelos hasta un poco más de la mitad de su longitud.5 cm de ancho en la base y 3. No hay puntas de esta morfología o similares en el área de Texas o norte de Tamaulipas (Figura 120c. Cliffton.2 cm de longitud por 3. Miden entre 3. desde la base y hasta la mitad de su longitud los lados son claramente aserrados.6 a 2.(4 piezas) Su forma es triangular. Desde la base y hasta el punto en que comienzan a converger los lados son marcadamente aserrados. después el retoque es fino dando un aserrado igualmente delicado pero superficial. Puntas similares al tipo: Marcos. La segunda pieza tiene la base ligeramente convexa. Wells y tipos no identificados. después se tornan en un aserrado más fino pero menos claro. Tipo no identificado -triangular aserrada. La talla es bifacial completa y la calidad técnica de la pieza le hacen distinta a cualquier tipo triangular conocido hasta ahora. 1.2 cm de ancho (Figura 120. Estos cuatro artefactos fueron manufacturados en pedernal de buena calidad. 153 .3 a 3. tercera parte de la longitud total punto que es el ancho máximo del proyectil y en el que comienzan a converger. Son puntas bifaciales cuyo trabajo es bueno. mide 5.8 a 5. lo que concuerda con un pequeño cambio de ángulo en sus lados y parece corresponder a un reafilado del proyectil. punto en que son más convexos y convergen hasta la punta. h-j.6 cm de ancho máximo. ñ).

CAPITULO 8

Figura 120. Puntas triangulares de tipos no identificados.

154

LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS

mide 4.8 cm hasta el plano de fractura llegando a tener originalmente quizás 5.2 cm, tiene un ancho máximo de 2.4 cm y se localiza hacia el centro de la punta, la base tiene 2.2 cm. (Figura 120, p). La tercer pieza es de base cóncava y lados convexos siendo más ancha en el cuerpo que la base, los márgenes están biselados y finamente aserrados. La talla es bifacial buena y la base fue adelgazada. Mide 4.5 cm de longitud por 2.6 cm de ancho (Figura 120, b). La cuarta pieza es la más pequeña, su forma sigue siendo triangular con su base y lados convexos, la talla es bifacial bien lograda y ambos márgenes están aserrados. Mide 3.5 cm de longitud por 2.3 cm de ancho (Figura 120, a). Así como los tipos Tortugas y Matamoros son básicamente similares con la excepción de sus dimensiones (Suhm y Jelks, 1962; Turner y Hester, 1985, 1993 y 1999) en estos proyectiles se puede observar el mismo comportamiento. Tipo no identificado –ojivales chicas– (3 piezas) Estas tres puntas comparten la morfología general, pero de ellas una muestra un par de pequeñas muescas laterales ubicadas en la parte más ancha del cuerpo, que corresponde a la mitad de su longitud. Esto da la apariencia de un cuerpo bajo reducido de base recta. Las dos piezas restante son por el contrario muy similares a la morfología de las puntas Refugio sólo que mucho más pequeñas. La primera descrita tiene 3.7 cm de longitud por 2.1 cm de ancho. Las otras tienen 3.7 y 4.3 cm de longitud, 1.6 y 1.9 cm de ancho. Es posible que los demás artefactos de esa foto esten en proceo o sean preformas no conocidas (Figura 120f, l, q). Tipo no identificado –triangular base en V– (1 pieza) Su forma es triangular y su base está remetida en forma de V poco profunda. Sus lados son ligeramente convexos y biselados teniendo un aserrado apenas dibujado. La talla es bifacial y buena. No hay similitud con algún tipo conocido. Mide 4.9 cm de longitud por aproximadamente 2.7 cm de ancho (Figura 120g). Grupo de puntas de forma triangular de varios tipos Este grupo está formado por proyectiles de forma triangular pero con claras diferencias en cuanto a la base, sus lados y sobre todo sus proporciones, pues la sola figura geométrica no basta para agrupar a todos estos artefactos. No se descarta que varias de estas piezas correspondan a tipos morfológicamente identificados –aunque a especimenes un tanto atípicos o poco frecuentes–, no obstante; parece que las descripciones correspondientes de los tipos manejados no son concordantes como tam-

poco lo son las ilustraciones, motivo por el cual se considera que no pertenecen tipológicamente a ellos. Entre las variaciones observadas están aquellas puntas que tienen su base recta o ligeramente convexa, ambos lados son paralelos hasta la mitad de su longitud o bien sólo uno es recto y el otro ligeramente convexos. Los bordes son biselados y muy bien retocados, dando la apariencia de un aserrado muy fino y poco profundo, la talla es bifacial y quedan restos de la lasca de la que provienen. La base fue adelgazada por la extracción controlada de pequeñas lascas laminares. Estas piezas miden 5.5 cm de longitud por 2.2 cm de ancho, por lo que son puntas angostas y largas (Figura 121a yb). Un subgrupo más corresponde a aquellas puntas de base recta o ligeramente convexa, siendo sus lados convexos, a veces más anchos que la base debido a la convexidad de los mismos. Por lo anterior, el ángulo de incidencia es menor que en las puntas anteriores. El trabajo es bifacial sin ser fino, llegan a medir entre 5.0 a 6.2 cm de longitud y entre 2.0 a 2.5 cm de ancho. Es caro que este grupo debe ser estudiado más a detalle (Figura 121c-g). Grupo de puntas de morfología diversa Por su singularidad, destacan en otro grupo de puntas tres especimenes que se describen enseguida. El primero adopta una forma similar al de una “copa”, cuenta con un pedúnculo ligeramente reducido y corto, su base es recta o convexa, tienen amplios hombros redondeados y sus lados son convexos paralelos, seguramente hasta converger en la punta, porción distal que no se tiene. La talla es bifacial poco elaborada por percusión al igual que el retoque. La longitud no pudo calcularse y sólo se puede decir que son grandes puntas con más de 5.5 cm largo, el ancho es de 4 a 4.1 cm y el espesor de 1.1 cm. La longitud del pedúnculo es de 1.1 a 1.4 cm, con un ancho de 1.6 cm. Se tienen dos fragmentos proximales con estas características (Figura 122a y b). Otra ejemplar tiene una forma general triangular; su base es marcadamente cóncava sin ser profunda, los lados son recto divergentes desde la base y por una longitud menor al centímetro, punto que corresponde al ancho máximo de la pieza. En seguida sus lados se vuelven cóncavo-convexos hasta llegar a converger en la punta. La base fue adelgazada mediante la extracción de pequeñas lascas laminares, el trabajo es fino, bifacial y además se destaca lo delgado del proyectil. Su forma se asemeja a una “Cola de diablo”. Mide 4.4 cm de longitud por 3.1 cm de ancho y 0.35 cm de espesor (Figura 122c). El tercer ejemplar es de forma triangular, su base es recta y los lados ligeramente convexos. Se distingue por

155

CAPITULO 8

Figura 121. Grupo de puntas de forma triangular de tipos no identificados.

156

LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS

Figura 122. Grupo de puntas de morfología diversa: tipos no identificados.

ser muy delgada y tener un trabajo bifacial logrado por la extracción de grandes lascas delgadas por percusión suave, esto deja un perfil sinuoso. Es muy posible que se trate de una preforma. Mide 3.4 cm de longitud por 2.1 cm de ancho aproximadamente –una esquina está rota– y 0.4 c de espesor, proviene del sitio 722. Varios fragmentos de puntas observadas con similares características deben corresponde a piezas como está (Figura 122d). Tipo No identificado Se trata de fragmentos proximales de puntas de proyectil de base recta o ligeramente convexa, sus lados pueden ser rectos o ligeramente convexos, a veces paralelos. El trabajo es bifacial, de bueno a regular y es una característica el que la mayoría son delgados en compa-

ración con otros tipos de base similar, motivo por el cual parecen corresponder a otro tipo aunque no se descarta que sean parte de tipos conocidos. En ocasiones la cantidad de extracciones necesarias para definir la forma son pocas, lo que permite observar algunas características de la lasca-núcleo de la que provienen. Es posible que correspondan a fragmentos proximales de pequeños cuchillos de lados paralelos. Algunos de estos ejemplares tienen sus lados aserrados, no obstante; en ocasiones el fragmento es muy corto como para designarlo a un tipo conocido. Es posible que varios de ellos se traten de piezas en proceso final de talla. La homogeneidad general en sus dimensiones, su longitud y morfología basal, es lo que llevó a formar un grupo de artefactos que en principio parecen distintos a

157

CAPITULO 8

cualquiera de los tipos de proyectiles conocidos. El no tener una pieza completa imposibilita por ahora el clarificar lo anterior (Figura 123). Puntas de flecha de temporalidad tardía Estas puntas, por su morfología, características intrínsecas y dimensiones, con seguridad corresponden a uno o a los tres últimos periodos de la historia de los grupos recolectores-cazadores seminómadas de la región, es decir; al Arcaico Transicional (300 aC. al 700 dC.), Prehistórico Tardío (700 a 1600 dC) e Histórico (1600 a 1800 dC). Esta observación se basa en la analogía de formas, estudios comparativos y fechamientos relativos por Carbono 14 que hay para sitios del estado de Texas, Estados Unidos (Cfr. Turner y Hester, 1985, 1993 y 1999), un sitio en el área de estudio en Tamaulipas (Cfr. Boyd et. al., 1997) y varios más en el centro sur de San Luis Potosí (Cfr. Rodríguez, 1985). Aún así, esta consideración es sólo hipotética hasta no contar con fechamientos relativos obtenidos de muestras de excavaciones controladas, por lo que no debe tomarse como una aseveración. La primera que se describe se recuperó en el sitio 180, su pedúnculo es rectangular y angosto, sus aletas están bien marcadas y forma parte de la prolongación de los lados, estos son ligeramente convexo-cóncavos. La talla es bifacial pero principalmente en la cara dorsal de la lasca, siendo completa y fina, la cara ventral tiene trabajo de tipo invadiente. En general es una punta muy fina que presenta en el pedúnculo –totalmente bifacialel grosor máximo. Mide 3.5 cm de longitud, un ancho aproximado de 1.7 cm y un espesor de 0.3 cm; el pedúnculo tiene 0.6 cm de longitud y apenas 0.35 cm de ancho (Figura 105a). La segunda se recuperó del sitio 219, aunque está semicompleta le faltan parte de la base. Contó con dos muescas laterales y una basal hacia el centro de la pieza, no obstante; forma precisa de sus esquinas es incierta. Sus lados son cóncavo-convexos, finamente aserrados, su talla es bifacial, completo en una cara e invadiente en la otra, por lo que se observa fue manufacturada sobre lasca (Figura 105b). Del sitio 1094 se recuperó una punta de cuerpo triangular y pedúnculo reducido abarcando poco más de una tercera parte de la longitud total, sus hombros son amplios y abiertos, sus lados rectos. La punta es de talla bifacial completa y fina. Mide 3.0 cm de longitud por 1.6 cm de ancho y 0.4 cm de espesor. El pedúnculo tiene 1.1 cm de longitud por 0.7 cm de ancho máximo (Figura 105c).

Otra más fue recobrada en el sitio 324, esta punta fue manufacturada sobre una lasca de adelgazamiento bifacial –mostrando la curvatura de la misma- ya que conserva aún el bulbo y talón en la base; se caracteriza por presentar un retoque marginal alterno por presión dejando un aserrado. Al parecer cuenta con un pedúnculo grande de forma rectangular, sin embargo; no es del todo claro ya que está rota de una esquina. Sus hombros son muy pequeños, apenas dibujados y rectos. Los lados del cuerpo son convexos y aunque puede tratarse de una punta terminada es posible que esté en proceso. Mide 3.2 cm de longitud por 1.9 cm de ancho y 0.3 cm de espesor (Figura 105f). Del sitio711 se recuperó una pequeña punta de proyectil, su pedúnculo –con poco menos de la mitad de la longitud total- es reducido y de base ligeramente recta, tiene un pequeño hombro recto y una aleta apenas por debajo del cuello, sus lados son rectos. Se manufacturó sobre una lasca de adelgazamiento, el trabajo consta de un retoque bifacial marginal por presión. Tiene 2.3 cm de longitud, 1.6 cm de ancho máximo y apenas 0.2 cm de espesor; esta punta es extremadamente ligera (Figura 105g). Del sitio 250 se recuperó una punta cuya morfología pareciera corresponder al tipo Starr, sin embargo; difiere en la descripción y sobre todo en las piezas ilustradas en Suhm y Jelks (1962), en Turner y Hester (1985) se observa una pieza similar pero mejor terminada. La forma es triangular pero tendiendo a un triángulo isósceles, por lo que resulta largo en comparación con su ancho, tiene una cavidad basal en forma de V, siendo la parte mejor trabajada, sus lados son ligeramente convexos y a diferencia del tipo Starr, éste ejemplar es de talla más burda. Es probable que se trate de este tipo y la pieza descrita sea una pieza en proceso de manufactura (Figura 105h). Puntas de proyectil en proceso de manufactura Este grupo se distingue en principio por su morfología; son piezas de forma triangular, su base es cóncava o ligeramente convexa, claramente adelgazada mediante la extracción de tres lascas laminares, sus lados son ligeramente cóncavos siendo paralelos en más de la mitad de su longitud hasta converger en la punta que es convexa o redondeada. El trabajo es bifacial por percusión y cuentan con retoque marginal por la misma técnica (Figura 124). Dos de estas formas son similares a los tipos triangulares no identificados de lados aserrados. Su perfil es sinuoso –consecuencia de la técnica de percusión suave– pero alineado, siendo una pieza delgada.

158

LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS

Figura 123. Puntas de tipo no identificado.

159

CAPITULO 8

muchos casos se observa la preforma general en tanto uno de los lados estaba siendo prácticamente terminado, habiendo una clara diferencia entre un lado de la pieza y otro. Otras veces una cara completa es la que presenta el trabajo terminado quedando la otra todavía burda en su talla. En ocasiones son los lados los que están terminados faltando adelgazar la base, también se observando el proceso inverso. Varias son las piezas que presentan la forma de los lados dejando el pedúnculo para el final. Del mismo modo hay piezas en las que se va realizando la talla de forma alterna (Figura 125). Puntas de proyectil reutilizadas En este caso se trata de un pequeño grupo de puntas de proyectil completas y fragmentos de las mismas, cuya característica es tener evidencia de reutilización mediante la modificación de uno o ambos márgenes, la punta, la base o los planos de fractura. Por consecuencia, se tiene la evidencia en todas ellas se haber sido utilizadas o bien de haberse fracturado en el proceso de manufactura. La reutilización más clara y común fue el reavivamiento de los filos de la punta, mediante un retoque marginal por presión que en varios casos dejó un bisel, doble bisel o incluso cuatro biseles; este retoque se advierte en casi toda la longitud de los lados llegando a conservar

Figura 124. Punta en proceso de manufactura.

Estos artefactos miden entre 4.2 y 4.8 cm de longitud, 2.5 a 3.5 cm de ancho y 0.7 a 0.5 cm de espesor (Figura 95). Varias puntas más se encuentran en proceso de manufactura, observado que éste es variable sin haber correspondencia con respecto a si se trata de puntas de dardo o flecha, con pedúnculo o sin pedúnculo, por lo que hay una amplia gama de posibilidades o variantes. En

Figura 125. Hipótesis de manufactura de puntas de proyectil a partir de una lasca-núcleo.

160

Cuando el plano de fractura corrió en forma tangencial –como pasa con la extracción de una lasca buril–. se observa un claro cambio en la línea de los márgenes –de convexo a recto o de recto a recto. siendo retocado aquel lado de la punta que se fracturó por el impacto. se ha observado que varias puntas presentan el reavivamiento de un solo mar- gen. el retoque se realizó siguiendo esa misma línea. siendo mucho más claro el retoque inicial del de reavivamiento. a la par. Otro tipo de reutilización se observó en grandes fragmentos mediales.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS cerca de la base restos del retoque original. por lo que el ángulo de incidencia se ve modificado siendo más agudo o menor al primigenio. Diferentes formas de reutilización de puntas de proyectil. En algunos casos es posible que se trate de la forma original de la pieza al haber aprovechado una lascanúcleo con características semejantes (Figura 126). Por otro lado. En muchos casos el retoque se localiza aproximadamente desde la mitad de la longitud. Matamoros. en un extremo presentan una cicatriz Figura 126. llegando a ir de un lado al otro del cuerpo de la punta. 161 . Catán. Matamoros. Este tipo de reutilización se observa en varios proyectiles de los tipos Tortugas. este tipo de reutilización se observado en puntas de los tipos Tortugas. lo que sugiere que pudo ser retocada al estar montada en el asta. pero resultando una línea quebrada–. un pequeño quiebre que en sentido estricto deja una forma pentagonal ya no triangular. siendo el resultado una punta asimétrica con su retoque inicial en un lado y el otro marcadamente biselado –a veces hasta la base– que corresponde con frecuencia el grosor máximo de la pieza. en varias puntas triangulares de tipo no identificado. esto es.

Talco y Toyah. 20. rasgo importante para una identificación tipológica adecuada. Los datos de la tipología de sitios. sean estas con retoque o sin retoque. Experimentalmente he reproducido el retoque en un plano de fractura de este tipo para lograr una base factible de enmangarse. sin serlo en realidad. en los subtipos concentraciones y dispersiones. así mismo. Como bien señalan Leticia González y Ma.. Es posible que estos yacimientos. Una de las formas metódicas de observación mediante la cual puede verificarse esta correspondencia es la experimentación. 1999). La presencia del hombre en el área cuenta con evidencia desde el periodo Paleo-indio Tardío hasta el Histórico. Se han observado puntas que en su morfología general y dimensiones son similares. al. Por otro lado. Corresponden al momento más temprano las puntas tipo Angostura. Palmer y Plainview. Turner y Hester. al. fueron explotados los distintos yacimientos del área. Los tipos que mayor frecuencia tuvieron son Tortugas y Matamoros. Considerando los diferentes tipos de puntas de proyectil se puede hablar de una continuidad cronológica de ocupación en el área (Cfr. Al otro extremo de la línea del tiempo están las puntas Guerrero. un estudio enfocado al reconocimiento de yacimientos que incluya su caracterización petrográfica es necesario para una mejor definición.. Comentarios a la clasificación de los materiales La clasificación del material lítico dio la oportunidad de ubicar cronológicamente los sitios del área de estudio y ver algunas asociaciones generales que hay con otras áreas. Valdovinos et. Algunos de ellos se manufacturaron a partir de puntas triangulares rotas reutilizando el extremo proximal y retocando el plano de fractura únicamente. se hayan aprovechado desde hace miles de años de acuerdo con los tipos de puntas tempranos y la relación que hay con las fuentes de materia prima en Texas (Cfr. cuya temporalidad es del periodo Histórico. lo que nos habla de una intensa actividad de manufactura en el área.CAPITULO 8 por impacto y en el otro un plano de fractura de tipo escalonado (sitios 284 y 938). Este último fue aprovechado como plataforma. se puede observar en el área la presencia de varios yacimientos de materia prima.. Estos proyectiles fueron igualmente reutilizados para manufacturar otros artefactos. este trabajo se realizó por la técnica de presión20. VII.” (González Arratia y Avilez. aunque escasos. En principio se puede observar que la gran cantidad del material (cerca del 70%) corresponde a lascas de varios tipos. hay algunos yacimientos que presentan nódulos con características similares. a 1 800 dC. Rosa Avilez “Parte del trabajo científico es seleccionar las formas de observación que permiten hacer evidente la correspondencia existente entre las hipótesis que permiten dar cuenta tentativamente de los fenómenos bajo estudio y los datos con que se cuenta. cuyo proceso ya se indicó (Figura 81). cercanos al Río Bravo. provienen de nódulos de buena calidad. la punta fracturada no mostró evidencia de retoque pero no sería nada nuevo el que fueran retocados sus lados para reavivar el filo. Muy escasos fueron unos artefactos bifaciales conocidos con el nombre de “Gunflint” o “pedernal de pistolas”. las lascas de todos los tipos son el producto más abundante. pues hay evidencia de que se estaba realizando la extracción de pequeñas lascas laminares para adelgazar y formar la base de un proyectil. tanto en graveras como en sitios de campamento. entre ellos raspadores distales. su presencia en los sitios clasificados como campamentos-taller es frecuente. 2006). Lascas de varios tipos y de todas calidades fueron recolectadas en el área. representan un alto porcentaje y dan sustento a la afirmación de que en el área obtener materia prima para la manufactura de artefactos no fue problema en cuanto a disponibilidad. Ramírez Castilla. asociados a ellos hay “blanks” en diferentes etapas y artefactos terminados o bien en proceso de manufactura. En esos casos es posible que se trate de puntas reutilizadas que derivaron en proyectiles mucho más pequeños. Este alto porcentaje está relacionado con la alta frecuencia de talleres en el área y de campamentos en general. formas que han sido tomadas como parte de los focos Falcón y Mier respectivamente. Esta secuencia de manufactura no siempre es clara en otros tipos de sitios como los de suministro o ceremoniales. et. entre 8 000 aC. sin embargo. no así en el trabajo que presenta una o las dos caras. 162 . aún dentro de los de campamento. Por estar dentro de un proceso de trabajo. particularmente los de suministro. La mayoría de las lascas. los hay predominantemente de excelente calidad. hay artefactos que se manufacturaron en pedernal de mala y regular calidad por lo que sin discriminar en cuanto a su aprovechamiento. en donde parecen predominar nódulos de mala calidad mezclados con otros de calidad regular y sólo en el actual rancho La Palma y sus inmediaciones. Golondrina. no llega a ser del todo completa (Figura 127). entendida esta como estacional y temporal. 2006. quedando morfológica y métricamente “dentro” de un tipo identificado. En cuanto a los núcleos. 1990: 77). pues sólo cerca del 11% son artefactos formales.

Tamaulipas. Categorías tecnológicas y morfo-funcionales identificadas en el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D.Categorias líticas NODULOS NUCLEOS BLANK TEMPRANO BLANK INTERMEDIO BLANCK TARDIO BLANK MONOFACIAL NAVAJAS LASCAS SIN RETOQUE LASCAS CON RETOQUE BIFACIALES CUCHILLOS PREFORMAS PERCUTORES GUBIAS BIFACIALES GUBIAS MONOFACIALES PERFORADORES BURILES RAEDERAS LASCAS DE CORRECCION RASPADORES PROYECTILES 0 2500 5000 7500 10000 12500 15000 17500 20000 22500 25000 27500 30000 32500 35000 LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS 163 Figura 127. . Guerrero.

como en nódulos de muy mala calidad. Pérez. 1998) Nuevo León (Parra. con aquellos localizados en el sur de Texas. dimensiones y asociaciones). son de menores dimensiones. La existencia de otros tipos de proyectiles no descritos aún en las guías de identificación tipológica es clara. similares en dimensiones a algunas puntas de proyectil del tipo Tortugas (Cfr. tanto en la llanura como en las sierras (Cfr. queda evidenciada por la presencia de puntas de flecha y dardo. Valdovinos. su destazamiento y aprovechamiento como alimento y para el vestido. Ramírez. ya que lo mismo hay artefactos manufacturados en pedernal o sílex de excelente calidad. Aveleyra. Un yacimiento presenta gran cantidad de nódulos. 1944). 2002. Las actividades de apropiación del medio consistieron en la recolección de frutos. partiendo de sus atributos (forma. trampas. 1950. entre los artefactos que se ha visto son novedosos en cuanto a algunas de sus características. Un estudio reciente en uno de los sitios ha corroborado esta observación (Valdovinos y Domínguez. 2007). cuchillos. se puede notar que las similitudes de los materiales del norte de Tamaulipas. 2001. 1947. son los grandes cuchillos bifaciales que en esta área se pueden encontrar y que al parecer en Coahuila. lascas de inicio de talla o bien descortezamiento. en un campamento. lascas de varios tipos. raíces y otro tipo de vegetales.CAPITULO 8 estos proyectiles han sido localizados en otros sitios de Tamaulipas. 1998. 2003). de hecho. 1985. 1990) sitios huastecos de la Costa del Golfo (Ekholm. Los yacimientos diversos de materia prima fueron aprovechados sin importar la calidad de ésta. raederas y perforadores. 1967). Parra. materias y calidades. llegando incluso a ser en la Comarca Lagunera. MacNeish. Se tiene además.taller se tiene la presencia de núcleos. y pocos artefactos. por lo que la validez de los periodos para los artefactos queda corroborada hasta no contar con fechamientos absolutos en Tamaulipas. Asímismo. Ramírez Castilla. una variedad de artefactos tanto terminados como en proceso. Ramírez. es decir. así como de otras industrias como la textil. un importante número de puntas de proyectil que tipológicamente no corresponde a las formas por ahora identificadas en otros estudios (Turner y Hester. et. palos conejeros para la caza. algunos de ellos asociados con fogones. en la Cueva de la Candelaria. Varios de los sitios presentan una ocupación constante durante varios periodos en tanto otros parecen haber sido ocupados en uno solo. cunas. Ramírez y Valdovinos. 2000) y otras áreas más. 164 . algunos de ellos enmangados portando una decoración incisa lograda por una punta –buril–.). Suhm y Jelks. es muy estrecha y obedece a que ambas márgenes del Río Bravo pertenecen a la misma cultura (Cfr. astiles y ante astas de flechas y dardos. y otra variedad de utensilios a partir de maderas. tipos que corresponden a la misma secuencia en general. Coahuila (González Rul. 1999. 1962). 1999. 2003. pero con un buen trabajo en su elaboración. 2007). Con ello se puede sustentar la propuesta tipológica de sitios manejada en el proyecto (Cfr. puede hablarse de una correspondencia entre los tipos de artefactos con respecto a los tipos de sitios. que formaron parte integral en la preparación y consumo de alimentos. al. raspadores. Querétaro (Viramontes. La caza de distintos animales. 1971. 1956a). modificar y sumar. en este último caso se habla de puntas de proyectil manufacturadas sobre lascas delgadas y que tienen pequeñas dimensiones. estos proyectiles deben corresponder tanto a periodos tempranos como tardíos. Troncos y varas de varios grosores debieron ser trabajados con gubias y raspadores para elaborar los arcos. para lo cual fueron utilizados raspadores y lascas retocadas. características de los materiales que componen los focos Mier y Falcón. Es necesario al respecto un estudio tipológico comparativo con otros materiales aún no clasificados en el estado de Tamaulipas. La gran cantidad de artefactos recobrados da la posibilidad de llegar a definir mejor. En general. en Hidalgo (García Cook. En varios casos no fue posible asignar una cronología a los sitios por haber carecido de material diagnóstico para ello. 1993.

Shum y Jelks. De los 1104 sitios registrados. Golondrina. Dicha continuidad no debe tomarse como una ocupación fija o permanente. Cliffton. Fresno. 1993. en el municipio de Guerrero. Toyah Guerrero Prehistórico Tardío – Histórico Histórico 700 a 1800 dC 1700 a 1800 dC 1. 1956a). De esta forma se obtuvieron trece rubros que abarcan desde el Paleoindio hasta el Histórico. Considerando la temporalidad que ha sido asignada a los tipos de puntas de acuerdo con los estudios realizados en Texas y el norte de Tamaulipas (Aveleyra.Tamaulipas Periodo(s) Paleoindio Paleoindio . así como los que abarcan dos o más. Lott. Guerrero. de las mismas bandas que generación tras generación permanecieron en el área. Shum. entre el 9200 aC y el 1800 dC (Figura 128). Caracara. Palmer y Plainview Lerma Andice.LA CLASIFICIACIÓN DE LOS MATERIALES LÍTICOS CAPÍTULO 9. por ejemplo. indicó una presencia humana de gran antigüedad a la vez que una continuidad ininterrumpida hasta la conquista del Seno Mexicano y poco después de haber sido consumada ésta. El cambio más drástico puede ser observado entre el 500 y 1000 dC.Arcaico Temprano Arcaico Temprano Arcaico Temprano – Arcaico Medio Arcaico Temprano – Arcaico Tardío Arcaico Medio Arcaico Medio – Arcaico Tardío Arcaico Medio – Arcaico Transicional Arcaico Tardío Arcaico Tardío – Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Temporalidad 9200 a 6000 aC 9200 a 2500 aC 6000 a 2500 aC 6000 a 1000 aC 6000 a 300 aC 2500 a 1000 aC 2500 a 300 aC 2500 aC. 1999) se realizó una base de datos en la cual se agruparon por temporalidad aquellos proyectiles que corresponden a un mismo periodo. siendo una respuesta tecnológica a cambios climáticos que estaban fuera de su alcance poder Figura 128 Periodos y tipos de puntas de proyectil identificados en el área Corindón Reno Sur. como todo el norte en general. Basset. 499 contaron con puntas de proyectil tipológicamente conocidas. Turner y Hester. aunado a la gran diversidad de tipos de artefactos. esto es. implementándose artefactos especializados1 de acuerdo a las necesidades que se iban presentando. con la aparición del arco y la flecha (Cfr. Starr Talco. entre ellos puntas de proyectiles tipológicamente distintas. Tal continuidad se refiere al hecho de que el área siempre estuvo ocupada por diferentes bandas durante todos los periodos prehispánicos de acuerdo con la cronología que se utiliza en Texas. Bandy. Discusión TEMPORALIDAD Y CONTINUIDAD L a enorme cantidad de sitios registrados en el área de Corindón Reno Sur. 1985. 1951. Arco. 1954. Moran. durante todos los siglos que comprende la historia precolombina y novohispana. Early Triangular y Uvalde Tortugas y Abasolo Refugio Langtry Pandora Ellis y Gary Desmuke y Shumla Catan y Matamoros Alba. y la cual es utilizada en este trabajo por la innegable afinidad cultural que hay entre el sureste del territorio estadounidense y el Noreste de México. Perdiz. Esta continuidad lleva a considerar que el Noreste de México. Padre. Tamaulipas. Maud. a 700 dC 1000 a 300 aC 1000 aC a 1600 dC 700 a 1600 dC Tipos de puntas Angostura. Estados Unidos. siendo en consecuencia fechables en términos relativos todas estas localidades. Krieger y Jelks. 165 . 1962. Aveleyra. tuvo una antigua tradición lítica que poco a poco fue depurando sus técnicas de manufactura. particularmente con Tamaulipas. flecha y varios tipos de pequeños raspadores enmangados.

al. Golondrina. Véanse los cuadros y observaciones. Plainview y Scottsbluff (Cfr.. además de que ahí parece haber dos puntas de tiempos tempranos. se considera que las observaciones son estadísticamente válidas para el resto de los sitios que no pudieron ser ubicados temporalmente. Este periodo está relacionado con el poblamiento temprano del continente americano. 1999). Suhm y Jelks. Cuadro 1)2. o bien porque los tipos fueron nuevos y en consecuencia no es posible asignar una temporalidad precisa. Turner y Hester. Ávila. 166 . Asímismo. y de materia prima. A me- diados del siglo pasado. la capacidad de carga del medio fue suficiente para brindar a las distintas bandas durante varios siglos. pero no los totales. Ramírez Castilla. la ubicación geográfica con relación a fuentes de agua (contexto). se dio una continuidad de ocupación temporal. En términos ecologistas. La información obtenida por periodo(s) está relacionada con varios aspectos sobre las bandas de cazadores-recolectores. cerca de Nuevo Laredo. en el estado de Nuevo León se han localizado en el sitio San Isidro y en Puntita Negra. localidad que cuenta con una amplia secuencia de ocupación desde el Paleoindio hasta el Prehistórico Tardío (Cfr. Golondrina. et. los recursos necesarios para su permanencia en el área. Sólo el tipo Palmer tiene un área de distribución bien definida que corresponde al Noreste de Texas (Cfr. 2007). Los proyectiles se cuantificaron por sitio. En Tamaulipas. Boyd. una idea relativa sobre demografía es apreciable a partir del incremento en el número de sitios por periodo. por falta de material fechable por comparación. comprendiendo el Paleoindio Tardío y al Arcaico Temprano en sus primeros siglos. una punta de este tipo fue recuperada en el sitio 11 El Ojito 1. relacionada con las condiciones favorables medioambientales que permitieron que las bandas permanecieran durante mucho tiempo al año y por varios siglos. talleres y un sitio ceremonial con fogones. Chandler y Kumpe. Los totales de los cuadros no corresponden necesariamente con los datos aquí presentados. Todos los tipos de sitios y contextos utilizados en este trabajo estuvieron representados por uno o más tipos de proyectiles. En Corindón los sitios corresponden a campamentos temporales. Golondrina y Plainview están ampliamente distribuidos (Cfr. Periodo: Paleoindio-Arcaico Temprano (9200 a 2500 aC). Periodo: Paleoindio (9200 a 6000 aC) Este periodo es el menos representado en el material lítico. creando las condiciones para una vida semisedentaria. Las formas son diversas y corresponden a los tipos Angostura. en donde abunda el material arqueológico y que han sido considerados como campamentos-talleres líticos. Esto duplica el registro en algunos casos -apareciendo más de una ocasión un mismo sitio-. Maldonado y De la Borbolla recuperaron un fragmento proximal de una punta tipo Plainview (Cfr. la presencia de acanaladuras en el fragmento distal de ellas sugiere la posibilidad de que se trate de los tipos Folsom o Clovis (Cfr. A continuación se presentan los resultados obtenidos por periodo. por lo que no es nada extraña la presencia de puntas tan tempranas en el área de confluencia de los ríos Bravo y Salado. Ramírez Castilla y Valdovinos. Turner y Hester. Al observar que varios sitios de campamento contaron con puntas de proyectil pertenecientes a varios periodos. Se distribuyen en puntos muy distantes unos de otros pero asociados principalmente a corrientes de agua. 2003. En Texas. Los contextos en que se localizaron son principalmente Loma y Loma-Arroyo (cinco 2. Raúl Ávila encontró puntas de proyectil acanaladas que dan cuenta de tiempos tan tempranos (Cfr. en contextos de Llanura. 1961). Cabe recordar que en el municipio de San Fernando. Valdovinos. de recursos animales y vegetales por consecuencia. dos de ellos cerca del Bravo y Salado. De la Borbolla y Aveleyra. con apenas cuatro tipos y un número igual de piezas.CAPITULO 9 controlar y que reflejan una excelente adaptación al medio semidesértico. portadoras de puntas Clovis y Folsom (Plano 6). 2007a). en primer lugar el número de sitios. 1962. ingresaron algunas bandas cazadoras de megafauna. Los hallazgos de puntas Clovis y Folsom en el área de la Presa Falcón. Las puntas tipo Lerma representan ambos periodos. 1997b). 1993. encontrando algunos terminados y algunos en proceso final. representan los puntos más al sur de éstas culturas para el Paleoindio Temprano (Salinas. lo que da igualmente la misma validez en cuanto a los comentarios que se desglosan a continuación. Se localizaron en catorce sitios distintos y la colección se compone de un número similar de ejemplares. 2002. Clovis. Loma y Loma-Arroyo (Anexo 2. Meserve. fue claro que estos lugares. Palmer y Plainview. se sabe de otros sitios en el área de estudio de los cuales los texanos han obtenido por saqueo. evidenciando que al Noreste de México. Tomando en cuenta que el número de sitios fechados corresponde a poco menos del 50% del total de los registrados. como se ha observado también en el Noroeste. 1985. Epstein. 1996a. 1988). Folsom. 1999). Aveleyra. piezas de los tipos Angostura. 195253). los tipos Angostura. Aunque escasos en la muestra.

La tendencia en la ubicación se observa hacia las márgenes del Salado y sus cercanías sin estar alejados del agua (Plano 8). Suhm y Jelks. Predominaron los sitios de Campamento sobre los de Suministro y Ceremonial. correspondiendo a los sitios 1 y 3 respectivamente. Del primero el más recurrente fue el campamento de paso o dispersión lítica sobre la LlanuraArroyo. sobre todo en campamentos de paso que corresponden a dispersiones líticas. Del Centro de Texas provienen las puntas Andice. Turner y Hester. 1999). y hacia su confluencia con el Bravo. que juntas suman 14 ejemplares. Algunos de los sitios están distribuidos con relativa cercanía al Río Salado. sin haber otra clara preferencia por un contexto. Early Triangular y Uvalde. Se tiene el registro del aprovechamiento de un sitio de suministro correspondiente a una gravera en la cual era probada la calidad de la materia prima mediante la extracción de lascas de prueba (Anexo 2. una punta de proyectil del tipo Triangular Temprano fue recuperada (Valdovinos. Texas. En el proyecto Río EscondidoArroyo Coyote. Sur de Texas y el Bajo Pecos (Foco Pecos)(Cfr. Early Triangular y Uvalde. Este tipo ha sido localizado sobre todo en sitios del Centro. Periodo: Arcaico Temprano (6000 a 2500 aC) Pertenecen a este periodo un número reducido de sitios.. asegurando con ello la subsistencia. seguidos de Llanura y Llanura-Arroyo (dos ocasiones en cada caso). Un total de 22 sitios presentaron puntas del tipo Abasolo. El poblamiento temprano del área se dio sobre todo en la orilla del río Salado. hacia la llanura. Los contextos más preferidos fueron la Llanura-Arroyo y Loma-Arroyo. en este caso. Los talleres estuvieron cerca de las fuentes de agua asociadas tanto a llanuras como en lomeríos. et. sumando ambos 11 casos. Estuvieron presentes exclusivamente en sitios de campamento y taller lítico. 1999). Ramírez Castilla y Valdovinos. lo que lleva a la interpretación sobre el reconocimiento del entorno y el poblamiento temprano del hombre en América (Plano 7). Bandy. lo que indica nuevamente una explotación diversas de los recursos según el contexto geográfico. siendo apenas 7 los que se encuentran junto con el tipo Tortugas habiendo una posible continuidad de ocupación. sólo un taller no está asociado a alguna corriente de agua. 1962. aunado al reconocimiento y seguramente aprovechamiento de yacimientos de materia prima. de acuerdo con las descripciones. 2003). asociado a una corriente de agua permanente como lo es el Río Salado.DISCUSIÓN ocasiones en cada caso). una del tipo Early triangular y otra que por se puede identificar claramente como del tipo Uvalde (MaGraw. los contextos se pueden identificar como Llanura-Arroyo. La baja densidad de sitios parece estar relacionada con el poblamiento temprano del área a partir de pequeños grupos en su mayoría. diecisiete en total. seguido del Early Triangular. por lo que básicamente las relaciones con otras áreas están marcadas por la presencia de estos dos tipos. Turner y Hester. diseminados por toda el área. La presencia de catorce sitios distintos está más en relación con este punto y no a la necesaria contemporaneidad de catorce grupos. 53). ambos asociados a corrientes de agua de temporal (contexto Llanura-Arroyo) Los sitios en contextos sin agua corresponden a pequeños campamentos y sitios de paso. Lo anterior puede indicar la movilidad de los grupos para reconocer los recursos que les ofrecía el semidesierto. 1983: 48. al. Tamaulipas. En los sitios de Santo Domingo II y Río Álamo II. Periodo: Arcaico Temprano-Arcaico Medio (6000 a 1000 aC). De lo anterior se puede observar que comprenden áreas de lomeríos y llanuras asociadas a corrientes de agua temporal o permanente. seguidos de la Llanura y Loma con tres en casa uno. Corresponden exclusivamente a este periodo los tipos Andice. este tipo está asociado a los tipos Andice y Early Triangular. municipio de Mier. Cuadro 2). Las puntas Bandy son sobre todo del área del Bajo Pecos (Cfr. Cuadro 3). con una muestra de dieciocho puntas de proyectil. Parra reporta dos puntas de este tipo (Parra 1998). En Laredo. Esto puede indicar que en el área hubo condiciones favorables 167 . la segunda también se ha localizado en el Sur y Sureste del mismo estado. en tanto otros alejados. este corresponde al sitio 640 (Anexo 2. Sólo un sitio presenta una aparente continuidad a partir de las puntas Plainview y Lerma. Para este periodo tres sitios presentan una aparente continuidad con respecto al anterior si se toma a las puntas Lerma como indicativas del Paleoindio Tardío. De ellos el más frecuente fue el tipo Uvalde con 8 piezas. uno es un campamento “de paso” (Dispersión) y el otro un Campamento-taller. Esto puede obedecer a que los pequeños grupos fueron explorando los diferentes contextos que el semidesierto les ofrecía. y con ello sus recursos correspondientes. 2002. De los sitios que corresponden exclusivamente a este periodo dos están muy alejados. cerca del él. Suhm y Jelks. McGraw reporta la presencia de dos puntas. 1962. El incremento en la frecuencia de sitios para estos periodos es similar al del periodo anterior. Menos recurrente fueron los campamentos temporales en Lomas.

nuevos yacimientos fueron descubiertos y aprovechados. Aveleyra. 1983) y Nuevo Laredo. Periodo: Arcaico Temprano-Arcaico Tardío (6000 a 300 aC). Son diagnósticas de este periodo los tipos Tortugas y Langtry. esto es. de los años 1996 y 1997. lleres. Hartle y Stephenson. al. El segundo tipo de sitio más preferido fueron los de yacimiento. localidades en las cuales las puntas Tortugas son menos frecuentes rumbo a la desembocadura del Río Pecos.. Cuadro 4). El conocimiento y la explotación de los yacimientos fue necesario para la elaboración de sus artefactos y un requisito indispensable cubrir de acuerdo al planteamiento del seminomadismo. no es un buen indicador cronológico más que al hablar de periodos de tiempo mayor como el Paleoindio. 1956a).. 2002. lo cual es razonable desde el punto de vista de la capacidad de carga del medio. 1999. Ver publicaciones de Boyd. 1990: 140). se puede hablar hipotéticamente de que varias bandas pudieron llegar al área y con el tiempo se dio un incremento local de población. 1951. Suhm y Jelks. siendo la tendencia hacia puntos cercanos al Río Salado. Turner y Hester. Coahuila (Cfr. en dirección al área del Bajo Pecos y Trans-Pecos. además de los reportes de saqueos publicados en Texas)3. 1951. Quizá otras bandas salieron del área del Foco Falcón rumbo al este. medio o tardío. Lo anterior permite sumar nueve sitios más al periodo Arcaico. Ramírez Castilla. 1997f). 1985. De los subtipos. su distribución es sobre todo en el área del Foco Falcón y con base en los datos arqueológicos la presencia de ellas en sitios ubicados al este del área Falcón presentan un claro decremento. la Llanura fue la menos frecuente con un solo caso. Valdovinos. siendo esta situación igualmente razonable ya que al ocupar nuevas lomas y llanos surcados por corrientes de agua. Considerando el periodo anterior. Periodo: Arcaico Medio (2500 a 1000 aC). a mayores recursos mayor posibilidades de un incremento poblacional en el área aunado al poblamiento temprano. 2003) y reflejado en otros sitios de Coahiila como la Cueva de La Candelaria (Aveleyra. seguido de Loma y LlanuraArroyo. abarcando los últimos siglos del Arcaico Temprano y hasta el Arcaico Tardío sin ser claro su límite. Cason. sea este temprano. a relativa cercanía de un campamento de paso (Anexo 2. et. Tamaulipas (Valdovinos. Refugio. Parra. 1998. Krieger y Jelks. Ramírez Castilla y Valdovinos. Puede notarse que el incremento en el número de sitios está relacionado sobre todo con la presencia de agua a pesar de que otros contextos fueron aprovechados. Para este momento se tiene un sitio ceremonial con la presencia de fogones. 1952. además de que se aprecia están diseminados por toda el área (Plano 10). De acuerdo con otros estudios efectuados en la frontera chica. por lo que se suma a los existentes (Anexo 2. en este momento se da una ocupación más intensa en el área que se verá reflejada en los siguientes periodos del Arcaico. en Texas (Cfr. Sureste y Bajo Pecos. Suhm. Ramírez Castilla y Valdovinos. Arcaico y Prehistórico. En tanto al tipo de sitios están sobre todo en campamentos temporales o de paso (dispersiones) y ta3. James Brayn. Pérez 2002. Cerca de los sitios de suministro hay campamentos. seguido de Llanura Arroyo y Loma con sies y cinco casos respectivamente. Un solo tipo representa estos periodos. Los contextos más buscados fueron el Loma-Arroyo con diez sitios. 1993. los talleres y los campamentos de paso (dispersiones) son los más numerosos con más de _ partes del total. 168 . ocurriendo lo mismo en el recorrido de Río Escondido-Arroyo Coyote. 1983: 48). Cuadro 5). el tipo Tortugas fue un aporte que llegó del Foco Falcón hacia el área del Foco Pecos (González Rul. 1962. De ellos.CAPITULO 9 tanto ambientales como de convivencia para que los grupos que arribaban pudieran coexistir (Plano 9). Los contextos en que se encuentran son principalmente Loma-Arroyo. Tamaulipas y Nava. et. Culturalmente tampoco es un tipo diagnóstico. de tal forma que los contactos entre las áreas se puede observar a través de diferentes sitios localizados entre ambos focos a lo largo del cauce del Bravo o sus inmediaciones. ya que se localiza en varios focos del Sur. Esta hipótesis se sustenta en el hecho de que el tipo Tortugas es considerado de origen local. Por la amplitud del mismo. 1954: 138-141). aunque esta condición no es reversible. El predominio de este tipo de puntas en el área llevó a la identificación del Foco Falcón (Cfr. la alta frecuencia de ellas se puede observar en los informes y publicaciones (Cfr. entre Nuevo Laredo. Uno de los sitios es de suministro y está localizado cerca del Salado. Laredo. 2003). Al respecto McGraw reporta sitios con escasas puntas tipo Tortugas (McGraw. Texas (McGraw. Un total de 18 piezas provienen de un número similar de sitios y de los cuales la mitad está asociados a puntas del tipo Tortugas o Abasolo. el primero es el más abundante con 292 piezas provenientes de 228 sitios. se ha reportado en el área del Foco Falcón (Boyd. 2002. En cuanto al tipo de sitios el más recurrente fue el de campamento y taller. al. 1999) y el Noreste de México en bajas cantidades. por lo que varias bandas decidieron quedarse ahí quedando esparcidas por todos lados.

1990) siendo en consecuencia un tipo menor en el Foco Falcón (Cfr. representando una continuidad con el último o bien una coexistencia con el primero. Llama la atención que dos de estos sitios son talleres dentro de un contexto Loma-Arroyo y Llanura-Arroyo (Anexo 2. Aveleyra. o bien que cuatro nuevos campamentos fueron establecidos en cuatro lugares sin ocupación anterior (Plano 12). reflejando un incremento poblacional o bien una movilidad a otros lugares no antes aprovechados. Pérez. Por ser diagnósticas. estos últimos asociados a corrientes de agua. 1985. Este tipo es diagnóstico de este periodo y del Foco Pecos por lo que se observan contactos o relaciones con esta área tal y como ha sido mencionado por algunos investigadores (Cfr. Principalmente se localizaron en los contextos Loma-Arroyo y Llanura-Arroyo. un sitio contó con este tipo (Valdovinos. 2002. Todos estos están asociados a corrientes de agua. 1999). Algunos ejemplares de este tipo se han localizado en el Noreste de México y Sur de Texas. 2006. en Río Escondido-Arroyo Coyote se localizaron por lo menos en dos sitios. Tamaulipas (Valdovinos. Río y Loma-Lago. en Nuevo León. 2002. correspondiendo a sitios de campamento-taller. Combinando los periodos Arcaico Temprano – Arcaico Medio con el Arcaico Medio-Arcaico Tardío. Lo anterior permite observar que prácticamente las graveras fueron utilizadas. Cuadro 7). al. 1962. 1993. Salado y arroyos secos (Plano 11). 169 . Gracias a que los recursos disponibles fueron suficientes. asociadas a puntas Tortugas y Abasolo. 2006). Por su baja frecuencia. por lo que Pandora no estuvo asociado al tipo Tortugas. al. sumándose nuevamente al total de sitios nuevos para el Arcaico. Pérez. Suhm y Jelks. Puntas Gary han sido localizadas en el área del Foco Falcón (Cfr. Suhm. Por otro lado. 2003). Loma-Arroyo y Loma. Periodo: Arcaico Medio-Arcaico Tardío (2500 a 300 aC). Un solo tipo comprende ambos periodos: Pandora. sies con fogones y tres asociados a cuevas aunque no necesariamente a las pinturas y petrograbados que estas albergan. McGraw (1983) no reporta este tipo en Laredo. Ramírez Castilla y Valdovinos et. Ramírez Castilla y Valdovinos. Con esto se observa nuevamente que al área llegaron otras bandas durante estos periodos a través del Bravo continuando por el Río Salado. Este tipo se localiza principalmente en el Centro de Texas. Texas. ambos en Nuevo Laredo. se obtuvo que sólo el sitio 857 cuenta con los tipos Abasolo y Pandora. McGraw. González Rul. decreciendo en Lomas. Valdovinos. et. al. En Velero-Jaujal se reportaron algunos ejemplares de este tipo (Ramírez Castilla. Krieger y Jelks. Cuadro 8). observando que la Llanura fue en la que más se localizaron. en algunos sitios entre el área de los Focos Pecos y Falcón (Cfr. campamentos temporales y de paso. 1954). Turner y Hester. dentro del Aspecto de la Planicie Edwards. et. 1962. Parra (1998) reporta varias puntas de este tipo en el Gasoducto Mier-Monterrey. los resultados comparativos entre los tipos de contextos es poco confiable. seis sitios se suman al total de aquellos que corresponden al Arcaico. Sólo seis piezas fueron recuperadas y provienen de cinco sitios. el tipo Ellis se localiza además en el Centro y Sur del mismo estado. 1983. comunicación verbal. seguida de Llanura-Arroyo. habiendo más de 15 zonas de yacimiento y nueve sitios ceremoniales. tres son los sitios que presentan exclusivamente estos tipos. Estos pocos ejemplares provienen de sitios de campamento y talleres de cuatro contextos diferentes. Tres sitios presentaron asociados estos tipos con puntas Abasolo y/ o Tortugas. particularmente en los subtipos de campamento de paso (dispersiones) y en talleres. comunicación verbal. Periodo: Arcaico Medio-Arcaico Transicional (2500 aC a 700 dC) Estos periodos están representados por las puntas tipo Ellis y Gary. 1985. 2002. 2002. 2003). Cuadro 6). Ramírez Castilla y Valdovinos. sólo se recuperaron once piezas provenientes de un número similar de sitios. En tres sitios estos proyectiles estuvieron asociados al tipo Tortugas y en dos al tipo Abasolo. Sigue siendo un reflejo de un incremento demográfico o en todo caso de la movilidad de los grupos hacia áreas nunca antes ocupadas (Anexo 2. 1993. explotadas y aprovechados los recursos de los distintos contextos (Anexo 2. Turner y Hester. representando una continuidad o bien una contemporaneidad.. aunque también está en el Bajo Pecos y algunos puntos del Sur de Texas (Cfr. Suhm y Jelks. Están distribuidas en varios puntos del área siguiendo los cauces de los ríos Bravo. Llanuras. en cada caso todas provienen de seis sitios diferentes. 1951. 1999). Prácticamente todos los tipos y subtipos de sitios se incrementaron. 1962.. 2003). la población presentó su primer gran incremento poblacional.DISCUSIÓN Del tipo Langtry. por lo que el incremento demográfico es probable y podría indicar la llegada de gente proveniente del Pecos. Ambos tipos no son diagnósticos de un foco a pesar de provenir del Este de Texas.. tanto cerca del Río Salado como del Río Bravo (Plano 13). Suhm y Jelks. En cuanto al tipo de sitio se localizaron únicamente en campamentos y talleres. tan frecuente en el área.

Algunos sitios en Laredo. la 170 . 150). 2006). reflejo de los lugares de cacería y recolección. Texas. Nuevo León y Coahuila. con el cual hubo contactos o relaciones para este periodo (Plano 14). en dos casos más los sitios fueron reocupados al haber un hiato en la continuidad. 2006. 1990: 142. los campamentos fueron la gran mayoría. en tanto muchos otros más son nuevos campamentos. recolección y de búsqueda de nuevos yacimientos. siendo el caso de los sitios 640 y 714. de los cuales 24 sitios cuentan con ambos tipos. resultado de las jornadas de cacería. En cuanto a los tipos de sitios. estos tipos no fueron localizados. Pérez. la territorialidad y el almacenamiento (Salinas. manifestado quizá en la llegada de nuevas bandas al área al ser estos tipos diagnósticos de un periodo y área precisos como lo es el Foco Pecos. comunicación verbal. Es de suponer que no todos los sitios fueron contemporáneos. así como el mayor número de sitios ceremoniales (Anexo 2. a partir del análisis de las fuentes etnohistóricas del siglo XVII y XVIII. De ellos. Periodo: Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío (1000 aC a 1600 dC) Un total de 352 sitios corresponden a este periodo y básicamente se debe a la alta frecuencia de puntas tipo Matamoros (504 piezas). 2002. Sólo en ocho casos estos tipos estuvieron asociados a proyectiles de periodos anteriores. Con lo anterior es posible seguir argumentando que en el área había las condiciones medioambientales suficientes para seguir soportando un incremento demográfico durante el arcaico. en Nuevo Laredo. Del mismo modo. al. cabe mencionar que en un caso estuvo asociado a la presencia de cuevas sin manifestaciones grafico rupestres (Anexo 2. Aparecieron en los contextos Loma-Arroyo. En cuanto al subtipo de sitio los más recurrentes fueron los campamentos de paso (dispersiones) seguido de los talleres. pero en definitiva la cantidad de ellos sí representa un mayor número de personas en el área no antes observada. ya que un rasgo importante para ello es que los sitios son de grandes dimensiones además de numerosos. corresponden a este momento un gran número de yacimientos explotados y conocidos por las distintas bandas. Valdovinos. 2007).se estaría frente a sitios de campamento de grupos con mayor movilidad tendiendo al nomadismo. Los contextos claramente más recurrentes fueron Loma-Arroyo y Llanura Arroyo. Estos resultados indudablemente sugieren que el área presentó el segundo y mayor incremento demográfico siendo la capacidad de carga del medio suficiente para sostener a todas las bandas de la región. en seis más son un claro ejemplo de la continuidad del o los periodos anteriores del Arcaico. Martín Salinas presenta algunos de los factores relacionados con el sedentarismo en los cazadores y recolectores del Bajo Río Bravo. Los proyectiles Shumla y Desmuke aparecieron en 20 nuevos sitios. el tamaño y número de los sitios puede relacionarse con el incremento demográfico. en Velero-Jaujal algunos ejemplares de ambos tipos también fueron recuperados (Ramírez Castilla. Cuadro 9). de ellos. siendo los subtipos de taller lítico y las dispersiones (campamentos de paso) los más recurrentes. McGraw. Varios yacimientos cercanos a la desembocadura del Río Salado con el Bravo fueron explotados por primera vez (Plano 15). Igualmente numerosos fueron los sitios en Llanuras y Lomas. así como en algunos sitios de suministro y uno posiblemente ceremonial (Plano 14). estas puntas se han localizado ocasionalmente en algunos sitios (Cfr. han contado con uno u otro de estos tipos (Cfr. Ramírez Castilla y Valdovinos. y en otro caso al tipo Andice (Paleoindio). Cuadro 10). con seguridad el segundo es buen indicador cronológico y cultural de este periodo (González Rul. lo que en principio indica la importancia que tenía el estar abastecido de agua. Solamente en contexto de cuevas (no asociadas a otros contextos). comunicación verbal. 2003). ya que los tipos a los que están asociados corresponden al Paleoindio y/o el Arcaico Temprano. Este periodo está representado por 28 piezas provenientes de un número similar de sitios que están diseminados por el área. en caso contrario -que fueran sitios pequeños. similar a lo observado en el periodo Arcaico Medio. El argumento anterior se sustenta en las siguientes observaciones. et. Tamaulipas. lo que sugieren un mayor número de bandas y una expansión hacia otros lugares aún no aprovechados. Loma y Llanura-Arroyo principalmente. ya que sólo 63 sitios contaron con el tipo Catan. Entre ellos están el incremento demográfico. Esto se observa en la relación que existe entre el número de talleres y el número de campamentos de paso. Ambos tipos no aparecen asociados en un solo sitio. En un estudio reciente. Lo anterior permite seguir considerando a estas bandas como semisedentarias. 1983).CAPITULO 9 Periodo: Arcaico Tardío (1000 a 300 aC) Dos tipos corresponden a este periodo: Desmuke y Shumla. en seis sitios se encontraron asociados a puntas Tortugas (Arcaico Temprano-Arcaico Medio). Varios sitios muestran una continuidad con respecto a periodos anteriores. en un caso al tipo Lerma y Golondrina (Paleoindio y Arcaico Temprano). por lo que el contexto Loma-Lago y Arroyo/Río fueron aprovechados. En cuanto al tipo de sitios se localizaron en campamento y talleres..

en el Gasoducto Mier-Monterrey predominaron las puntas Catan sobre las Matamoros. seguido de Loma. Maud y Starr en el 225.. en sitios de Tamaulipas y Nuevo León (Valdovinos. 1990) indicando nuevamente contacto entre ambas áreas. Fresno. El resto de los sitios son campamentos de los cua- 4. uno de ellos con manifestaciones gráfico rupestres (sitio 722) y posiblemente otro más del mismo tipo lo sea (sitio 219). En términos generales comparto este planteamiento a la luz de la evidencia arqueológica recuperada en Corindón. Cacacara y Perdiz en el 983. Padre y Perdiz en el 210. En cuanto a los tipos de sitios. Es de llamar la atención que los dos momentos que corresponden al incremento notable de sitios en el área de estudio. 1983: 48. Hay que recordar la crítica a este tipo de contexto hecha en otro capítulo. comunicación verbal. 1983: 92). Maud. 215). y dos ceremoniales. Perdiz y Starr. Cliffton y Perdiz en el 805 (un caso ya había sido reportado por Boyd. Muchos más están asociados a puntas del tipo Matamoros o Catan en tanto otros sitios parecen reocupados ya que no hay una continuidad clara y en otros no es segura (Plano 16). junto a manantiales. 171 . Cliffton. Retomando el análisis de los datos. et. observa contactos entre el área del Bajo Pecos (antes dentro del Trans-Pecos) y el Foco Mier. siendo casi nulos los de Arroyo/Río5 y Loma-Lago. Perdiz y Starr en el 273. que González Rul (1990) denomina Arcaico. 1951)4. Krieger y Jelks. Pérez. siendo pocos aquellos que estaban establecidos para el Prehistórico Tardío.DISCUSIÓN territorialidad parece estar vinculada con las fuentes de abastecimiento de recursos bióticos y pétreos. Ramírez Castilla y Valdovinos. 1997f). Suhm y Jelks. Lott. en el municipio del mismo nombre en el norte de Tamaulipas (Cfr. Lo anterior tiene como finalidad el mostrar que el número de sitios que pueden ser fechados como exclusivos de este periodo son pocos. Suhm. Algunas piezas de ambos tipos están presentes en la Presa La Amistad cuya filiación cultural es más cercana con el Foco Pecos (González Rul. Llanura-Arroyo y Llanura. las puntas Matamoros y Catán son principalmente numerosos en el área de Mier. están manifestados por tipos locales de puntas de proyectiles. 1962: 175. 2007: 30-34). Perdis y Starr en el sitio 1067 siendo el que más variedad tipológica de este periodo posee. la distribución de los sitios abarca prácticamente todas las topoformas –planicies. las relaciones que se observan son con las mismas áreas como el Bajo Pecos. Caracara. sólo 87 proyectiles forman la muestra de este periodo. Loma-Arroyo. Moran. Los tipos son Alba. Maud. sólo tres son de suministro. dunas. lo que puede deberse a un decremento en el número de bandas y habitantes en el área a consecuencia de condiciones menos favorables del ambiente. es decir. en el área del Foco Falcón las bandas llegaron a ser dependientes de los recursos de los ríos y otras fuentes de agua. Periodo: Prehistórico Tardío (700 a 1600 dC) Un total de once tipos corresponden a este periodo. Caracara. pero en lugar de hablar de un relativo sedentarismo. Corresponden a este periodo 71 sitios distribuidos en toda el área. Starr y Basset en el 192. Basset. Al respecto véase los antecedentes arqueológicos. Padre. arroyos-. Publicaciones de saqueadores texanos contienen descripciones sobre las altas frecuencias de estos dos tipos de puntas en sitios que han frecuentado en la confluencia de los ríos Salado y Bravo. llegando a haber sitios que reflejan una relativa ocupación sedentaria (McGraw. del mismo modo se puede apreciar lo mismo en el material recolectado por Luis Aveleyra en la década de los cincuenta (Aveleyra. McGraw ha señalado que para el Arcaico. 1954: 141-142. 2002. lo que llevó a proponer la existencia del Foco Mier. En oposición. El tipo Catán ha sido escasamente reportado hacia Laredo. Varios de ellos son campamentos nuevos pero en general son temporales o de paso (dispersiones y concentraciones) y muy pocos son talleres. además de que en ambos casos. 2002). Para este momento. se recuperaron varios ejemplares de ambos tipos (Ramírez Castilla. Los tipos Basset y Caracara se localizaron en el sitio 94. no obstante. La baja densidad de artefactos se ha relacionado con pequeños grupos compuestos por un reducido número de miembros (entre una y cinco familias). 2002. 51). se tiene que. 2003). En Velero Jaujal. característica vinculada a una amplia movilidad (González Arratia. El contexto más preferido fue aquel que contó con fuentes de agua. considero que la mayor cantidad de estos sitios debieron corresponder a los periodos Arcaico Tardío y Transicional. en el proyecto Río Escondido-Arroyo Coyote se localizaron varios ejemplares Matamoros y algunos Catan. con una ligera tendencia a las márgenes del Río Salado y sus cercanías. 5. 1998). al. reportándose tanto en Tamaulipas como en Nuevo León (Parra. Texas (McGraw. 1983). sitios de grupos nómadas han sido ampliamente reportados en Coahuila. Tomando en cuenta que para el Prehistórico Tardío las condiciones climáticas fueron menos favorables para la permanencia de las bandas en comparación con el Arcaico (McGraw. prefiero utilizar el término semisedentarismo.

Así mismo del aprovechamiento de algunos pocos yacimientos y de unos cuantos lugares privilegiados tipo “oasis” que les permitiera establecer temporalmente un taller con varias viviendas durante varios meses. Pocas piezas de este periodo son reportadas por Aveleyra (1951) en la Presa Falcón. 1951) y 2) La presión que las bandas autóctonas sufrieron por la invasión de tribus de apaches. no obstante que Turner 6. al. se experimenta un claro decremento en el número de habitantes y se puede proponer la llegada de bandas provenientes de otras áreas de Texas no antes registradas en el área de confluencia de los ríos Salado y Bravo. 172 . Centro Norte. Rockport. 2002. que culturalmente corresponde a los focos Alto. comunicación verbal. En sitios de Laredo. La mayor cantidad de pequeños campamentos habla del relativo número reducido de integrantes de las bandas. provienen de tres sitios diferentes y la muestra se compone del mismo número de piezas. y del área del Bajo Pecos (Plano 17). 2002. vidrio y metal (Cfr. Sólo el tipo Toyah ha sido escasamente reportado en algunos sitios del área Falcón (Ramírez Castilla. Este debió ser el panorama que Cabeza de Vaca describiera en sus Naufragios. situación que se puede leer en varios documentos de la época. 1985. Dos de los sitios están asociados a fuentes de agua de los cuales uno es un taller. Cuadro 11). Lo anterior lleva a considerar que el cambio climático del que habla González Rul (1990) y McGraw (1983) debió afectar el área como lo hizo en otras partes del norte (Coahuila y Texas por ejemplo) y del Altiplano (Cfr. et. Hnerietta. Este bajo número de sitios indica dos situaciones: 1) La llegada de los españoles al área. Texas. Texarkana. Estos sitios pueden corresponder a una reocupación por parte de otros grupos provenientes de los Focos Titus. 2006). provenientes del Noreste. quedando la minoría de las bandas en la confluencia del Salado y el Bravo así como en sus cercanías. Este. Para finales de este periodo y quizá desde el anterior (Arcaico Transicional) la movilidad de los grupos debió incrementarse dentro y fuera del área. Hay que recordar que Cabeza de Vaca relata constantes guerras entre algunos grupos. tomando en cuenta el tipo y tamaño de los sitios. Periodo: Prehistórico Tardío-Histórico (700 a 1800 dC) A este par de periodos corresponden los tipos Talco y Toyah. González Rul (1990) también reporta varios tipos pero con un número reducido de piezas. sólo dos puntas provenientes del igual número de sitios. llegando a coexistir con los grupos locales. al mencionar que en las inmediaciones de un río amplio y profundo (el Bravo) se encontraron varias casas (hasta cien). en el proyecto Río EscondidoArroyo Coyote. Oeste de Texas. Boyd. Pérez. Nuevo León y Coahuila (Valdovinos. Tal vez a partir de esta competencia por la obtención de recursos entre grupos aloctonos y autóctonos. 2002. Guerrero. comunicación verbal. Periodo: Histórico (1600 a 1800 dC) Un solo tipo.CAPITULO 9 les. Noreste. evidenciada por los restos de viviendas y materiales coloniales como cerámica.. Escandón y otros conquistadores una vez que incursionaron al Nuevo Santander6. correspondiendo a lo que observaran Cabeza de Vaca. sólo el tipo Perdiz está apenas presente (McGraw. Armillas. en Velero-Jaujal ocurre algo similar (Ramírez Castilla. Sur y Sureste. 1997b. Llano Estacado. En La Presa La Amistad. 1983: 51-53). y el otro está ubicado en una Llanura siendo un pequeño campamento de paso (dispersión). corresponde a este periodo. 1991). para que más adelante en su recorrido sólo algunas casas observaran tierra adentro (hacia la sierra de Papagallos). Ambos sitios son nuevos aunque uno de ellos fue ocupado varios siglos antes como un campamento-taller (Plano 18). A nivel de área. 2002. es que los enfrentamientos entre bandas se hicieron más frecuentes. Suhm y Jelks. componen la muestra (Anexo 2. El tipo de punta no ha sido reportado con precisión en otras áreas del Noreste de México. 1997f). 1962. Ramírez Castilla y Valdovinos. Cuadro 12). 1993. se dio una mayor variabilidad lingüística en el área. Brownsville y Aspecto del Valle Bravo (Cfr. Las publicaciones de los aficionados texanos señalan también un decremento en cuanto al número de tipos y piezas que han saqueado. Hartle y Stephenson. de la Costa y del Oeste de Texas. Turner y Hester. 2001. Pérez. Belcher. Cuadro 13). Es claro el decremento en el número de bandas y la cantidad de integrantes de ellas. algunos de estos tipos están presentes en varios sitios de Nuevo Laredo. por lo que la capacidad de carga del medio se vio mermada como consecuencia de una readaptación de especies animales y vegetales a tales condiciones. Tal vez por esta misma razón. de su mayor movilidad y del aprovechamiento de nuevos lugares aún no explotados. ubicados lejos delRío Salado y Bravo (Anexo 2. 1999). Toyah y el Aspecto Fultón. en tanto algunos son talleres (Anexo 2. Estas áreas se refieren sobre todo al Centro. la mayoría son de paso o temporales (dispersiones y concentraciones). comanches y lipanes del norte. comunicación personal. 2003).

Agua. terminados como desechados por errores en su manufactura. como el nopal. antes villa de Revilla hacia la segunda mitad del siglo XVIII. Tanto especies vegetales como el agua fueron buscados por el hombre y los animales de distintas tallas. 2003) considerando el planteamiento hipotético de su paso entre Mier y Camargo presentado en el capítulo cuarto de este trabajo. Cason. 2. liebres. jabalís. de los cuales la gran cantidad y tamaño de los yacimientos fue por demás suficiente y aprovechada. tunas. moluscos y peces debieron estar disponibles en las corrientes permanentes de agua. distintas aves tanto locales como migratorias. 1956a). 1951). localizada dentro del municipio de Guerrero. es otro de los puntos importantes que ha llevado a considerar que los grupos que ahí vivieron fueron seminómadas. Prácticamente la inagotabilidad de estos recursos y el tenerlos “a la mano” debió formar una especie de “oasis” en el semidesierto. aunado a la amplia superficie que cubren tales materiales. el vestido. Tesch. fueron ampliamente aprovechadas. Conchas de moluscos se han observado en otros sitios del área y cercana a la misma (Cfr. tuzas. siendo evidencia de ello la gran cantidad de conchas localizadas en los sitios inmediatos a los ríos e incluso a los arroyos de temporal. situación que no parece ser el caso en Corindón de acuerdo con la evidencia arqueológica. el desplazamiento de los grupos en busca de alguno de estos recursos. Boyd. tanto de ríos permanentes. 3.DISCUSIÓN y Hester (1999) mencionan que están en Coahuila. confluyendo ambos inmediatamente al sur de Antigua Ciudad Guerrero. Partiendo de lo anterior. debieron formar parte de la dieta alimenticia durante distintas estaciones según su periodo reproductivo. Venados. y que ha sido ampliamente desarrollado por Krieger (1993)7. McGrwn. Aveleyra. trampeo y pesca. Materia prima para la manufactura de artefactos en piedra. Satisfechas estas necesidades. la vivienda y otras necesidades fueron cubiertas a partir de las primeras. cacería. víboras y tortugas entre otros. Hartle y Stephenson. Al no estar presente en conjunto las condiciones arriba señaladas. debieron crecer una amplia variedad de especies vegetales de las cuales se aprovecharon sus frutos. 1998). Coahuila. El Cráter y El Salitrillo (Cfr. en sitios de misiones de indios. obtenidos por recolección. La existencia de algunos pequeños lagos o charcas debió ser importante y como se apreció en campo. armadillos. ranchos y sitios de indios. 1952. 1951. varios de los cuales aportan su carga al Río Salado y otros más al Bravo. Las principales corrientes de agua permanente son el Río Bravo y el Río Salado. En las orillas de ellos. La asociación de grandes cantidades de materiales líticos tanto en proceso. vainas y fibras. Aveleyra. siendo la consecuencia gradual un cambio en el modo de vida nomádico de las bandas a seminomádico. Tamaulipas. Asimismo. de pendientes suaves y constituidos en forma dominante por materiales conglomeráticos (INEGI. estos últimos fueron cazados por las bandas y aprovechados para satisfacer sus necesidades alimenticias y protegerse de las inclemencias del tiempo con sus pieles. Los recolectores-cazadores de la confluencia del los ríos Salado y Bravo en retrospectiva Durante el Paleoindio. Muchos arroyos de temporal se formaron entre los lomeríos y los llanos. gracias a la mayor cantidad de humedad. mezquite y lechuguilla entre otros. 1997c). Recursos alimenticios diversos. vegetales y animales. derivó forzosamente en mayor movilidad y discontinuidad ocupacional en función de la presencia y durabilidad de los recursos. como de temporal y de lagos o charcas. cubre 518 km2 que geomorfológicamente comprenden extensos llanos que están interrumpidos por lomeríos bajos dispersos. 1983) entre los que se aprecian cantos rodados de pedernal tanto en las lomas como a las orillas del Río Bravo. CONTINUIDAD DE LAS BANDAS EN EL ÁREA DE CONFLUENCIA DE LOS RÍOS SALADO Y BRAVO El área de Corindón Reno Sur. Este planteamiento seminomádico ya había sido sugerido por Aveleyra para esta área (Aveleyra. Su principal distribución es en el Sur y Sureste de Texas (Ibídem) (Figura 129). como es el caso de los Laguneros en el Bolsón de las Delicias en Coahuila (Aveleyra. y de alguna manera descrita por Cabeza de Vaca en sus Naufragios (Cabeza de Vaca. llevó a Luis Aveleyra a proponer del mismo modo un estilo seminómada para los Laguneros (Cfr. conejos. al permanecer en un solo lugar por varios meses o estaciones del año. 173 . distintas biznagas. y de algunos otros sitios en la Zona Media potosina como el Cerrito Colorado. 1956a). utilizadas también para sus refugios y chozas. el área debió estar ocupada por pocas bandas lo cual no es sorprendente si se considera que dicho periodo está relacionado con el poblamiento 7. 1983. el área contó con los siguientes puntos necesarios básicos para favorecer la permanencia de las bandas durante varios siglos: 1. 1951. El análisis de los datos tanto líticos como del contexto en el taller de La Poza Salada.

Bajo Pecos y Sur de Texas. Isla Padre y porciones del Centro de la Costa de Texas. Noreste de Texas. menos frecuente en el Centro y Sur de Texas. Sur de Texas. En el Valle del Bajo Río Grande (Costa de Texas). Foco Texarkana y Foco Titos Sin precisar Foco Henrietta. Guerrero. Sur de Texas y Noreste de México. Principalmente Norte de Tamaulipas y Sur de Texas. Periodo Arcaico Temprano-Arcaico Medio Arcaico Temprano Paleoindio Arcaico Temprano Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío Arcaico Tardío Arcaico Temprano Arcaico Medio-Arcaico Transicional Arcaico Medio-Arcaico Transicional Arcaico Medio Paleoindio-Arcaico Temprano Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío Paleoindio Arcaico Medio-Arcaico Tardío Paleoindio Arcaico Temprano-Arcaico Tardío Arcaico Tardío Arcaico Medio Arcaico Temprano Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Histórico Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío Prehistórico Tardío CAPITULO 9 Starr Talco Toyah Prehistórico Tardío Figura 129. Sur y Centro de Texas. Todo el estado de Texas. tipo menor del Foco Rockport. Bajo Pecos. Foco Pecos. Texas y Mier. Sur de Texas y Noreste de México. Tipos de puntas de proyectil localizados en el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. Este del Centro de Texas. Área del Río Colorado. 174 Prehistórico Tardío-Histórico Prehistórico Tardío-Histórico . Noreste de Texas. Costa Central y Bajo Pecos en Texas. Tamaulipas. Norte de Tamaulipas (Presa Falcón. Sureste (Costa). Ciudad Mier). también en el Sur y Centro. Sur deTexas y tipo menor del Foco Falcón. Sur y Sureste (Costa) de Texas Principalmente Este de Texas. Tipo menor de varios complejos del Sur. Comunes en el Este de Texas y presentes en el Foco Falcón. Centro y Sur de Texas. Centro Norte. Aspecto Central de Texas y Foco Rockport No precisa No precisa No precisa Foco Texarkana y Foco Belcher No precisa No precisa Aspecto del Valle Bravo. Desde Canadá hasta Texas y ocasionalmente en el norte de Tamaulipas. Llano Estacado.Tipo Abasolo Andice Angostura Bandy Catan Desmuke Early Triangular Ellis Gary Langtry Lerma Matamoros Palmer Pandora Plainview Refugio Shumla Tortugas Uvalde Alba Bassett Caracara Cliffton Fresno Guerrero Lott Maud Moran Padre Perdiz Foco Falcón Planicie Edwards Foco Alto Foco Belcher. Oeste de Texas y Bajo Pecos. Sur de Texas. Este y Sureste (Costa) de Texas. Foco Pecos y Foco Aransas Foco Mier No precisa Aspecto de la Planicie Edwards No precisa No precisa Foco Pecos Aspecto Este de Texas No precisa No precisa No precisa Foco Pecos Foco Mier Foco Falcón No precisa Sin precisar Filiación cultural Área de distribución Norte de Tamaulipas (Presa Falcón). menor en Centro de Texas y Bajo Pecos Centro de Texas Centro. Sur y Centro de Texas. Centro y Sur de Texas. Noreste de Texas. centradas en la región de la Presa Falcón. Este. Boca del Río Pecos. Centro. así como de varios focos Foco Brownsville Foco Titos y Aspecto Fulton Foco Toyah Foco Pecos Planicie Edwards. tipo menor del Sur de Texas y el Foco Falcón. Norte de Tamaulipas (Presa Falcón). en el Centro Norte y Centro de Texas. Foco Mier. partes del Este y Sureste (Costa) de Texas. Sur y Sureste (Costa) de Texas. Bajo Pecos. González Rul (1990) señala que es diagnóstica del Trasn-Pecos. planicies del Centro Norte de Texas. Casi todo el estado de Texas. y su filiación cultural. Este y Sureste de Texas.

Todo cambio climático indudablemente se manifiesta en varios puntos del globo terráqueo. es válido considerar que los estudios realizados por Haury (1958. Como referencia. el Arcaico Tardío y el Arcaico Transicional está representado por muchos sitios que cuentan con proyectiles exclusivamente de alguno de estos periodos. hayan incursionado –tal vez en dos momentos distintoscomo parte de la oleada de pobladores tempranos logrando mantenerse las ya existentes. Esta situación lleva a plantear que: 1) Dadas las condiciones menos favorables para la presencia de numerosas bandas en el área. no es posible asociar por el momento a este periodo tales manifestaciones. de acuerdo con la tipología manejada (Cfr. para tal planteamiento es necesario considerar algunos datos importantes al respecto. a pesar de ello. La mayoría de los tipos corresponderían a este momento. provenientes del norte pasando por varios sitios en Texas hasta llegar al área de confluencia del río Salado con el Bravo. aunque no se niega que las haya habido en términos generales. 1951. Sin embargo. lo que indica una continuidad no necesariamente ininterrumpida pero sí de ocupación en el sitio. et. El bajo número de sitios no es sino un indicador de las primeras bandas que fueron penetrando al Noreste de México tras la megafauna. Medio y Tardío). el clima era más húmedo y frío. Sur y Sureste de Texas. Aveleyra. 2) Dadas las características tipo “oasis” del área de confluencia de los ríos Salado y Bravo. sin embargo. el grueso de ellas (considerando los periodos Arcaico Temprano. Sánchez y Carpenter. y una tercera parte de los sitios del Arcaico Temprano-Arcaico Tardío. Braniff. En ambos casos. presentando un periodo de estabilidad entre el 4000 y el 3000. Tomando como base lo anterior. Es posible que algunas bandas se hayan desplazado hacia el oeste siguiendo el cauce del Bravo hasta llegar al área del Foco Pecos. el incremento no sería drástico llegando a ser alrededor de 40 sitios. Gráfica 1). tanto del Noreste como del Noroeste (Cfr. El descenso de la temperatura entre el 3000 y el 200 aC trajo una mayor cantidad de humedad y poco a poco el área fue captando más bandas que se 175 . 1997d. por lo anterior. la cantidad de sitios sigue siendo reducida. 1990: 134) y sus resultados (que son utilizados por Gonzáles Rul en el área de la Presa de la Amistad). siendo así más favorables las condiciones del medio. por otro lado. 2003). 1996a. Durante el Paleoindio. del Centro. comunicación personal. 2001a. Ávila. 2006). Evidencia de este poblamiento temprano se localiza en varios sitios de México. Chandler y Kumpe. 1988). 1990). la temperatura fue aumentado gradualmente entre el 9200 y el 4500 aC. 195253. siendo menor la humedad conforme la temperatura se incrementaba (Ibídem: 135. 1997e. cuya característica es el haber presentado fogones con alguna implicación de tipo ceremonial. Ramírez Castilla. Avilez. siendo así el incremento demográfico más gradual. Además si se considera una situación similar para los sitios del Arcaico Temprano-Arcaico Medio. La existencia de megafauna en Tamaulipas se sabe desde hace varias décadas pero aún no han sido explorados los sitios (Cfr. Considerando que la mitad de aquellos que corresponden al Paleoindio-Arcaico Temprano. el número se incrementaría a poco más de una veintena. 2005. pudieran ubicarse cronológicamente en este segundo periodo. en González Rul. El Arcaico Medio. Entre el 3000 y hasta el 200 aC aproximadamente (íbid: 135) la temperatura fue descendiendo y la humedad fue incrementándose. Ramírez Castilla. 2002.DISCUSIÓN temprano del continente. Arcaico Temprano-Arcaico Medio y Arcaico TempranoArcaico Tardío) debió corresponder sobre todo al Arcaico Temprano. Las puntas que corresponden al Arcaico Temprano (ver cuadro) están fechadas entre 6000 a 4000 y 4050 a 3050 aC. uno de los sitios ubicados dentro del Paleoindio contó además con una punta del tipo Tortugas. 1997b). 2003. este cambio climático fue menos impactante y el medio ambiente pudo soportar un número de bandas determinado sin presentar cambios bruscos en el número de habitantes. que comprenden el Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío (1000 aC. Algunos hallazgos correspondientes a puntas de proyectil se han localizado en el área y en sus inmediaciones (De la Borbolla y Aveleyra. al. así como en otros puntos del norte de Tamaulipas. Ramírez Castilla. 2003). siendo menor a quince campamentos. estando el área cubierta de mayor vegetación que en la actualidad (Cfr. Gonzáles Rul. El Arcaico Temprano está representado por un número reducido de sitios (que exclusivamente tienen puntas que corresponden a este periodo). son aplicables al área de estudio en cuestión. los tipos Catan y Matamoros. Aún considerando que la mitad de los sitios que corresponden al Paleoindio-Arcaico Temprano pudieran ser ubicados en este periodo. Para este momento correspondería el primero y segundo gran incremento de la población reflejada en el número de los sitios que corresponden al Arcaico Medio y Arcaico Tardío (incluidos los del Arcaico Temprano. es claro que el cambio climático debió mermar la capacidad de carga del medio entre el 4000 y el 3000. algunas bandas provenientes del Bajo Pecos. Boyd. hacia Nuevo Laredo y San Fernando (Valdovinos. a 1600 dC) están presentes en una gran cantidad de sitios..

las condiciones climáticas desfavorables tendientes a un clima más seco. pero sobro todo. Para este momento. et. Este gran rezago en las investigaciones en el noreste se ve muy bien reflejado cuando Braniff señala en la publicación aludida que sólo las regiones. y como consecuencia está el hecho de no figurar en las publicaciones que sobre el norte se han emprendido. muchos de los cuales llevan una continuidad de ocupación en tanto algunos más son nuevos campamentos. con la conquista del Seno Mexicano. la información que se tiene aún es escasa. ya que en este siglo posterior a la era cristiana. 1983). Tamaulipas tiene apenas mención alguna por los trabajos que MacNeish realizara en la Sierra de Tamaulipas y Ocampo (Cfr. colonos y anglosajones (Figura 130 y 131). correspondiendo a distintos focos culturales y grupos étnicos. 1990: 134). simplemente sucumbieron al fusil del conquistador. Muchos de los sitios de este periodo continuaron siendo ocupados. 1997a. fueran nómadas o sedentarios. siendo las bandas nuevamente nomádicas. En la obra “La Gran Chichimeca”. Arcaico Medio-Arcaico Tardío y Arcaico Medio-Arcaico Transicional– aunado a tipos provenientes de otras áreas como del Este.. otros más debieron refugiarse en las sierras hasta que la conquista los exterminara. en el noreste mexicano “. Durante la colonia. Braniff. perecieron en las misiones. 1997). Sureste de Texas y Bajo Pecos. sedentario. Para el Prehistórico Tardío el antiguo seminomadismo que funcionó durante el Arcaico debió abandonarse dadas las condiciones medioambientales y sociales imperantes en esos difíciles años. 1996b. De los estados que integran el noreste. dominado. mostrando una continuidad desde periodos anteriores como el Paleoindio y el Arcaico Temprano. Para el Histórico. un estudio realizado por McGraw ha dado resultados interesantes al mostrar que los sitios del Prehistórico Tardío fueron pequeños (Cfr. al concepto globalizador que diferenciaba al indio civilizado. las bandas que anteriormente habitaran en el área. del irreductible y bárbaro infiel norteño nó- 176 . McGraw. Boyd. 2001b: 9 y figura 3). Un nuevo incremento en la temperatura llegó a presentar dos periodos de sequías entre los años 1276 a 1299 y 1573 a 1593 (Gladwin s/f. innumerables tribus. de los colonos o de los indios invasores. El término “chichimeca” fue empleado por los mexicas para referirse a todos los habitantes del territorio al norte del dominio azteca. así como de los primeros colonos e incursiones de soldados españoles. quedaron incluidos bajo este nominativo (Cfr. La amplia diferencia que existe en la cantidad de publicaciones entre el Noroeste y el Noreste es un claro ejemplo de ello. Boyd. En esta misma compilación. Chandler y Kumpe. Sur. están dentro de este rango. bandas y grupos de distinta filiación étnica y cultural. Algunas puntas de proyectil hechas en metal (Cfr. 1996.. 1997f. Boyd y Wilson. Sólo unos cuantos sitios corresponden a este periodo que marcó el fin de una larga ocupación indígena en el área. Lipanes y Comanches. Nuevo León aparece referido sólo en algunas figuras y algunas líneas (Cfr. la fundación de la Colonia del Nuevo Santander con las Villas del Norte y las incursiones de Apaches. 1997a) son testimonio de la presencia de otras tribus llegadas al área tras las persecuciones de españoles.las tablas de castas sólo remitían [al indio chichimeca] a una idea. Braniff. En Corindón tal situación climática se puede ver reflejada en la disminución de los sitios que pueden ser ubicados dentro del mismo periodo. al. culturas y tiempos mejor conocidos están contenidos en dicha obra (Braniff. RELACIONANDO LOS DATOS ARQUEOLÓGICOS CON LAS FUENTES DOCUMENTALES El Noreste de México es tal vez la región menos estudiada de todo Aridoamérica. en Gonzáles Rul. la entrada de tribus Apaches. 2001c). Algunos sitios debieron ser los últimos campamentos de pequeñas bandas que se dispersaban en el área tras las presiones antes señaladas. Centro. En Laredo. Braniff. donde llegó a tener un breve periodo de descenso hasta alcanzar nuevamente la temperatura actual.CAPITULO 9 ven reflejadas en los sitios nuevos –sin evidencia de ocupación de algún periodo anterior. corresponden a este periodo (Cfr. del encomendero. Tamaulipas es quizás el menos conocido. Por otro lado los tipos diagnósticos culturales (Langtry y Shumla) y/ o de algún periodo. 2001b y 2001f). manteniéndose así hasta el 1600 dC aproximadamente. así como la mejor muestra de entierros humanos y ofrendas depositadas a éstos. y que comprenden los periodos Arcaico Medio. quedando de ellas escasa evidencia material. Este incremento en el número de bandas debió darse con mayor claridad entre el 1500 aC y el 500 dC.. se conjugarían en el área algunos factores que llevarían a las bandas al paulatino abandono de aquel “oasis” milenario ya mermado. la temperatura volvió a aumentar. 2001e). Algunos sitios en las riberas del Río Salado de acuerdo con los datos proporcionados por algunos aficionados. Texas. Lipanes y Comanches. Arqueológicamente aparecieron nuevos tipos de puntas provenientes del todo el norte de Texas. periodos que corresponden al Prehistórico Tardío.

los últimos Tardío (700-1600 cien años se torna más dC) seco. Basset. Bandy. Heartfield. Meserve. 1997b. Shumla. Padre. Arcaico Medio (2500-1000 aC) Seco los primeros 500 Claro aumento en la años y después húmedo población en el resto de la fase * Gran cantidad de sitios por toda el área (ocupación más intensa). Maud. Palmer y Plainview. DISCUSIÓN 177 Ligeramente húmedo o Histórico (1600Escasamente poblado quizá ya francamente 1700 dC) seco. Hay puntas Ellis. * Las topoformas (contextos) en que se localizan son preferentemente Llanura. Caracara.FIGURA 130. * Ligera tendencia a ocupar las márgenes del Río Salado y sus cercanías. predominando campamentos de paso seguidos de camoamentos-taller y alguno ceremonial. * Sitios dispersos en el área. Boyd. Hay noticias de hallazgos de puntas Clovis. . González Rul. 1997b). Golondrina. Mayor número de de toda a secuencia sitios ceremoniales. primeros pobladores en el área. * Mayor diversidad tipológica de puntas pero baja frecuencia de ellas. varios nuevos. Lott. * Reconocimiento físico (espacial) del área de confluencia de los ríos Salado y Bravo. tornándose población con respecto al principalmente las rivesras del Río Salado. muchos de ellos como primera ocupación. * Puntas Andice. probablemente el mayor * Presencia de muchos yacimientos de perdernal con evidencias de aprovechamiento. Gary. provenientes de varias zonas o focos culturales de Texas. explotación de los mismos. Loma y Loma-Arroyo. 2500 aC) seco el resto del periodo periodo anterior * Aprovechamiento y explotación de los yacimientos de pedernal. provenienrtes de distintas áreas (focos culturales) de Texas. Cliffton. Claro decremento de la población * Disminución del número de sitios en el área. * Las topoformas (contextos) más recurrentes en cuanto a su aprovechamiento son Loma-Arroyo y Llanura-Arroyo. con pinturas y petrograbados. Fresno. La población fue concentrada en las distintas misiones de las villas del norte o bien exterminada. * Cientos de puntas Tortugas (diagnósticas del Foco Falcón). Corresponde al mayor momento de ocupación. Folsom. Desmuke. Uvalde. Arcaico TardíoPrehistórico Húmedo Tardío (1000 aC700 dC) * Gran cantidad de sitios por toda el área. 1990. * Reconocimiento de nuevos yacimientos de pedernal en el área. 1996a. Perdiz y Starr. Altamente poblado. Basado en MacNeiah. Hay puntas Langtry. * Las topoformas (contextos) más aprovechadas son Loma-Arroyo y Llanura-Arroyo (fuentes de agua permanente y/o temporal). predominando los campamentos de paso y campamentos-taller cercanos a fuentes de agua permanente y temporal. * Incremento de sitios ceremoniales. Se tienen los tipos Alba. 1958. 1996a. Arcaico Húmedo los primeros Ligero incremento de la * Las topoformas (contextos) más recurrentes son Llanura-Arroyo y Loma-Arroyo (fuentes de agua). Scottsbluff (Boyd. quedando ocupadas Temprano (6000. Están asociados a los campamentos de paso y los campamentos-taller principalmente. * Claro abandono del área para el establecimiento de campamentos. Early Triangular.mil años. Predominio de pequeños campamentos de paso y algunos campamentos-taller. aunque algunos de ellos son resultado de una primera ocupación. diagnósticas del Foco Pecos. * Presencia de dos sitios ceremoniales. Prehistórico Húmedo. Chandler y Kumpe. predominando los campamentos de paso y los campamentos-taller sobre el resto de los demás tipos de sitios. * Cientos de puntas Matamoros y decénas de puntas Catán (características del Foco Mier). prefiriendo las topoformas (contextos) de LomaArroyo y Loma (fuente de agua permanente en el primer caso). “diagnósticas” del final del periodo Arcaico Medio. * Puntas Angostura. * Ligero incremento en el número de sitios respecto al periodo anterior. predominando los campamentos-taller y los campamentos de paso. * Escasos yacimientos son reconocidos para este periodo. 1976 [en Valdez. Chandler y Kumpe. 1999]. SUMARIO SOBRE LA CONTINUIDAD Y SEMISEDENTARISMO EN EL ÁREA DE CONFLUENCIA DE LOS RÍOS SALADO Y BRAVO Periodo (Años) Demografía Rasgos culturales Clima Seco los primeros mil Paleoindio (9200.años. Moran. tornándose más húmedo desde el 8000 6000 aC) hasta el 5000 aC (Aproximadamente) Escasamente poblado * Pocos sitios.

Sumario cronológico propuesto por R. para el territorio tamaulipeco (tomado de Valadez. McNeish. 1999).CAPITULO 9 Figura 131. 178 .

1999. La evidencia arqueológica en la cuenca del Río Salado. carácter que era necesario tuvieran los indios. 1997). al mismo tiempo que con las ideas académicas generalizadas que hay sobre las características de los grupos recolectores-cazadores. Osante. 2001a). Osante. 1989. Cabeza de Vaca. sin embargo. Parra. en preparación 2006. Boyd et. al. Chandler y Kumpe. aunque los unos sean muchos y los otros pocos. Herrera. Es necesario tener presente que lo que las fuentes históricas refieren sobre la belicosidad de las bandas. 1996. vuélvense cada uno su camino. sino por el contrario. 1952. provocaron un ambiente de inseguridad y pánico que llevó en varios casos a la casi total despoblación de muchos territorios. 2003. situación que indiscutiblemente mermó la disponibilidad y el aprovechamiento de los recursos estacionales. 1997. al. Me parece que sería un error transpolar esta misma belicosidad a los tiempos anteriores a la llegada de los españoles y la conquista del Seno Mexicano. así como apaches y comanches y en menor frecuencia entre bandas autóctonas 179 . Mirafuentes. se debió a una respuesta de los indígenas dieron a los invasores que llegaron no sólo ha habitar su territorio -fueran estos españoles o tribus alóctonas-. La riqueza de artefactos. cuya congregación en misiones terminaría por hacerlos seres humanos capaces de alcanzar la instrucción civil y religiosa (Ángeles. la clasificación tradicional entre nómadas y sedentarios es sumamente difícil de identificar en el basto mosaico cultural del territorio norteño (Cfr. Cason. 1997a y 1997b. 2000). 1990). fueron de un carácter indiscutiblemente bélico. 1998. de acuerdo con la visión del gobierno virreinal. entre otros). González Arratia.como los atayos. Estos dos panoramas. 199f. sugirió en principio. consecuencia de los pocos recursos disponibles en el medio al ser estos estacionales o de temporada.. son antagónicos. Varios estudios hablan sobre las guerras que sostenían las bandas entre sí. 1951. Ramírez Castilla et. amigables (Cfr. fueron quienes vieron invadidos sus territorios y padecieron los cambios en su modo de vida a consecuencia de la ruptura en los ciclos de reproducción natural limitando así su subsistencia. Muchas veces se pasan de parte a parte con las flechas y no mueren de las heridas si no toca en las tripas o en el corazón (Cabeza de Vaca. indicaban lugares de pernocta prolongada y estacional. 1999: Orozco. sino que junto con ellos vino la introducción del ganado en las praderas. 2003. Aveleyra. sus frecuentes incursiones a los poblados fronterizos del Seno Mexicano –más tarde Provincia del Nuevo Santander-. más adelante menciona que “Cuando se han flechado en la guerra y gastado su munición. la mayoría de las diferentes bandas de cazadores-recolectores que se localizaban en el noreste del actual territorio nacional. “dóciles”. tenían guerras con los susolas. 2000: 422-423)”. Hartle y Stephenson.DISCUSIÓN mada (Ángeles. La consecuencia de ello provocó una cambio y desestabilización en el modo de vida de estas bandas. su variabilidad morfológica y temporal queda atestiguada en los distintos proyectos y trabajos que se han realizado en el área de estudio y áreas vecinas (Cfr. se debió entre otras razones. es decir: entre comanches y lipanes. Boyd. Cabeza de Vaca dedicó varías líneas al respecto. Lo que es cierto es que los indígenas no fueron los invasores ni los agresores. 1975. sin que los unos sigan a los otros. algunas otras fuentes hablan de los indígenas como grupos pacíficos. a los indios no les quedó otra salida más que atacar a las poblaciones para resguardar el territorio que durante siglos concebían como suyo (Cfr. ya que la presencia española alteró el equilibrio que durante siglos había imperado entre estas sociedades y el semidesierto (Cfr. para lograr los fines de colonización y progreso en la provincia recién conquistada y pacificada. cuyos tamaños y variedad de artefactos líticos. en ellas menciona que varias naciones –pertenecientes a los caddos. 1993a. Esto es cierto en varias áreas del norte árido. 1990. La idea de que los indios eran feroces. Braniff. sin embargo. Nuevo Reino de León y Provincia de Coahuila. 1997e. De acuerdo con varias fuentes históricas e historiadores (Cfr. ante una agresión de este tipo. De la Borbolla y Aveleyra. 1951. Por otro lado. agresivos.. obedece a un tiempo. al. Ramírez Castilla. González Arratia. en la cual se habla con frecuencia de un nomadismo. no es posible generalizar el nomadismo a todas las áreas. 2003: 88-97)”. Sin duda hubo conflictos entre las bandas. 1997. circunstancias y discurso determinados: su presente. 1997. varios españoles llegaron a ver y tener noticia de ello cuando comenzaron a incursionar en los territorios fronterizos. salvajes. Estos datos contrastaron con el bosquejo que varios documentos históricos dan sobre la región y sus pobladores. Gerhard. 1952-53.. Del mismo modo. González de Santianes. a los intereses de los conquistadores y colonos para justificar la sujeción de la población autóctona. con quienes se flechaban cada día. que sin duda corresponden a varios momentos diferentes –entre el primer tercio del siglo XVI y la primera mitad del siglo XIX–... que en el área se establecieron una gran cantidad de campamentos de diferentes tipos. con frecuencia se hace referencia a pleitos entre bandas alóctonas de la región. De la Torre. 1997c. entre otros). Ramírez Castilla y Valdovinos et. hacia mediados del siglo XVIII. De hecho. 1983).

Su presencia en el estado de Tamaulipas se debe a su persecución por parte de españoles.. guajolotes. Orozco. conocidos con distintos nombres arbitrarios como chirincaguas. 150. 143). gileños. mexicanos y anglosajones. al. 2003: 106)“. decía que los indios eran pacíficos. Mier y Revilla (Mirafuentes.hubo varios campamentos-taller ubicados en las cernacnias de fuentes de agua y recursos. 1997: 122-123). además de ser aprovechados para mejorar las propiedades físicas de las rocas utilizadas en la elaboración de sus artefactos. 1993). 1997: 122. no por lo menos como ocurrió durante la colonización y conquista del Nuevo Santander. Claro es suponer que la defensa de los territorios junto con las presiones de otras bandas provenientes del norte y noroeste (igualmente resultado de incursiones de otras tribus o de anglosajones y españoles) como los Apaches9. 164. cadajos. no menciona en ningún momento que esto fuera causa de guerra entre las bandas8. mimbrereños. según Chandler y Kumpe 8. El siglo XVIII llegó y continuó con la presencia de apaches y comanches en el centro y norte de Texas. Arqueológicamente se tienen escasos reportes de puntas de proyectil de metal que pueden corresponder. Las incursiones a caballo que hacían tanto apaches como comanches les permitieron abarcar grandes extensiones de terreno. Velasco. Arqueológicamente es difícil encontrar evidencias de guerras entre grupos de recolectores-cazadores. entre las estrategias que los primeros utilizaban cuando eran perseguidos estaban el dividirse en dos grupos para que unos cruzaran el Río el Bravo mientras otros eran perseguidos (Cfr. Restos de fogones debieron ser utilizados para la preparación de alimentos. “mecos apaches” y finalmente “apaches” (Ángeles. 2000: 433. faraones. Ángeles. la misma evidencia indica que en el área de estudio –y con seguridad en un área mucho mayor aún. establecidos hacia Monterrey (Mirafuentes. 1999). Camargo. en territorio tamaulipeco. 2000). quien al respecto menciona haber curado a un indio que tenía incrustada “. 127. 1989: 148. 2000). Velasco. 1989:148. De los Reyes. 1989: 136.. 2000. Boyd et. que iniciar de cero. “mecos”. y con un cuchillo que tenía. por lo que la belicosidad de estas bandas debió incrementarse ampliamente debido a la búsqueda de territorios aún no ocupados por españoles. En el sitio de la Isla Sur. Mirafuentes. cadimas.. lipanes. por el contrario. carrizaleños.161. Algunos datos arqueológicos podrían apoyar la existencia de guerras entre las bandas. Por otro lado.. no obstante que en otras áreas vio que la costumbre que tenían aquellos indios que los acompañaban. en los cuales se manufacturaban todo tipo de artefactos y se realizaban distintas actividades cotidianas. 2000). era robar a las casas en que él y sus compañeros llegaban. Herrera. Aurelio de los Reyes escribió un artículo sobre los Naufragios de Cabeza de Vaca. esta parece haber sido la causa de la muerte debido a que generó procesos infecciosos (Cfr.. Para el siglo XIX las hostilidades eran principalmente llevadas a cabo por grupos apaches. desde los estados de California. “mecos bárbaros”. los llevaron a dejar sus campamentos. Sin embargo. Arizona. 1993. Mirafuentes.. Mirafuentes 1989). entre otros (Orozco. las referencias corresponden del siglo XVIII en adelante. Ángeles. navajoes. pero no parece que fueran tan constantes en todos los territorios del norte. le abrí el pecho hasta aquel lugar . menciona que es posible que el autor de los Naufragios no fuera Cabeza de Vaca sino Andrés Dorantes (Cfr. me da la impresión de que un panorama distinto fue una vez que comenzaron las hostilidades de los españoles y colonos. mezcaleros. Texas Chihuahua y Sonora entre otros (Orozco. costumbre que es descrita por el mismo Cabeza de Vaca (2003). Cabeza de Vaca mencionó en sus Naufragios que en muchas de las casas a donde llegaron fueron bien trata- dos.por la espalda derecha. dentro de área de la Presa Falcón. 180 . 2000: 423). dispersándose así las bandas hacia otras áreas como la sierra o bien terminando bajo el fusil de los españoles o en las misiones.. 9. 159-10. la punta de la flecha sobre el corazón.. (Cabeza de Vaca. este estudio es muy interesante pues muestra los paralelismos que hay entre varios pasajes de la vida de Jesús y los acontecimientos que le ocurrieran a Albar Núñez y sus acompañantes. tortugas y cacalotes. gentiles. de hecho. así como con sus incursiones a caballo en los poblados fronterizos del Nuevo Santander como Reynosa. se recuperó un entierro humano cuya particularidad es el presentar un punta de proyectil del periodo Prehistórico Tardío (700 a 1600 dC) incrustada en una de sus vértebras lumbares. Con base en los textos históricos. 1997: 121.. la evidencia podría ser interpretada como resultado de los conflictos entre bandas de recolectores-cazadores como lo describiera Cabeza de Vaca (2003: 97).CAPITULO 9 como los cometunas. Velasco. 1989. La distancia que llega ha haber entre estos campamentos en ocasiones es muy corta. Nuevo México. llaneros. Cuyo vocablo pare el siglo XVIII era sinónimo de indios bárbaros. ya que es mejor reocupar un campamento y área ya acondicionados. espejos. Velasco. lipanes y comanches (Cfr. Lipanes –apaches lipanes– y Comanches principalmente (Mirafuentes. en todos los casos. 2000: 423-435. 2000. nazas. 1997: 407-409). esto no indica necesariamente que todos ellos fueran contemporáneos pero sin duda habla de que todos ellos fueron frecuentados. las fuentes y los estudios históricos se refieren sobre todo a estas tres tribus en la frontera norte del actual territorio nacional.

1983. Coahuila (González Rul. Maldonado y Martínez. junto con el contexto arqueológico son los datos que nos permiten reconstruir su historia. 1999. Ramírez Castilla y Valdovinos et. Suhm. 1999. 1962. los apaches se vieron inmersos en un trueque comercial con los norteamericanos. Figura 133.. 2001 y 2002. que con el uso de técnicas milenarias continua elaborando puntas de proyectil en pedernal. sobre el cual fundamentar estudios y conclusiones (1956a: 59)”. Estos focos corresponden a cierto periodo de tiempo. Desde los trabajos arqueológicos en la Presa de la Amistad.. Ávila. realizando réplicas de puntas de proyectil.. La política nacional no consideró desde el principio el incluir a los indios en un proyecto de nación integral. Turner y Hester. franceses e ingleses. 2000: 435). aunque hay que recordar que también fueron frecuentes las incursiones apaches y lipanes. actualmente en norte de Tamaulipas no hay noticia de algún descendiente indio sobreviviente de aquellas tribus. Esta unidad cultural es identificable por la presencia de los artefactos que caracterizan las tipologías y cronologías desarrolladas en Texas (Shum. 1999. así las incursiones apaches aumentaron y cruzaban el Río Bravo hasta llegar al pie de la Sierra Madre y el Altiplano (Herrera. abarcando en México una amplia zona que comprenden al menos los estados de Coahuila. Hasta el momento. a cambio de gamuzas. mostrando una aplicabilidad en un alto porcentaje. Valdo- Figura 132. 1999. pieles de cíbola y otras especies semejantes (Ángeles. 1998. por lo que toda acción guerrera encaminada a su desaparición fue vista con buenos ojos (Velasco. 1997).. Orozco. entre otros (Cfr. quienes intercambiaban caballos por armas. municiones y alcohol. 1954. principalmente). apodado “El indio moderno”. Turping. Ramírez Castilla. Pérez. 1990) los de la Presa Internacional Falcón. Aveleyra escribió hace varios años que: “Los artefactos de piedra son siempre de gran valor en el estudio de cualquier cultura precerámica (o acerámica). dando lugar a los focos Pecos. Brownsville. Esto permite sugerir el reconocimiento de una subárea cultural identificable como “Noreste de México y sur de Texas” (Ramírez Castilla. Por su arte . basta mencionar que dichos trabajos han sido y siguen siendo la base de nuestras clasificaciones líticas. 1995. En Texas los trabajos arqueológicos efectuados durante el siglo pasado. al. Ramírez Castilla. 1993. 1951) y los de la Cueva de la Candelaria (Aveleyra. Jesús E. los materiales arqueológicos son la principal fuente de información que tenemos para acercarnos directamente al pasado indígena prehispánico. claro está que con otros fines distintos al de la cacería o la guerra (Figura 132 y 133).. Krieger y Jelks. a grupos comanches. Clear Fork. Armas de fuego. Réplicas de puntas de proyectil elaboradas por Jesús E. Falcón y Mier. La variedad del utillaje lítico. Tamaulipas (Aveleyra. Krieger y Jelks. 1954). en muchos casos proporcionará el único dato arqueológico. por lo menos hasta la altura del río Nueces. 2003. Eling y Valadez. Ramírez. municiones y varios objetos de cobre eran productos que estos indios –comanches– comerciaban con los franceses. 181 . 1988. 2003. acabaron en la identificación de distintos focos culturales denominados con base en la concentración de ciertos tipos de puntas o artefactos dentro de un área. no obstante. Nuevo León y Tamaulipas. e independien- temente de los límites políticos. Suhm y Jelks.DISCUSIÓN (1997a). 2000). Parra. Ramírez. 2007). La distribución de artefactos es tipológicamente la misma al norte y sur del río Bravo. 1956) hasta otros más recientes (McGraw. existe un artesano llamado Jesús Elías Ramírez. por lo que una misma área puede ser característica de uno o más focos culturales diacrónicos. 2002. pues en muchos casos sólo se cuenta con la correcta evaluación tipológica y distribucional de los materiales de piedra como medio de interpretación y correlación cultural. Valadez. el sur de Texas. 1985.

Cason. Grandes hachas de talla burda son comunes. 2000. han proporcionado varios ejemplares más en el área que ocupa el Foco Falcón. Perdiz y Starr que son muy conocidas en Texas. Un poco más hacia el sur del área de Presa Falcón. 1995. Turping. Domínguez y Valdovinos 2006. Hartle y Stephenson. además de los tipos Abasolo. situación que ha motivado estudios y propuestas sobre relaciones e intercambios entre regiones del sureste de los Estados Unidos y la Huaxteca (MacNeish. Braniff. éste último apareciendo a finales de este foco e inicios del foco Mier. en Sonora se utilizan los manuales de California. tipológicamente. 2006). Boyd et. sumado a lo anterior. Reza y Pérez. La temporalidad de este foco fue estimada entre el 5 000 aC al 500 o 1000 dC (Ibídem: 139-141). siendo el tipo Tortugas el más común. 2006. 182 . Están ausentes puntas de flecha. Varias manos de piedra de mortero parecen corresponder a este foco. Refugio y posiblemente Langtry. Rodríguez. 2005a. Los buriles y perforadores son escasos. 1997d. Tesch. comunicación verbal. 1991. Viramontes. Tesch y Valdovinos 2005. Tesch. Boyd. 2006. se han reconocido algunos ejemplares similares a los del Sur de Texas y Noreste de México. 2002. Ávila menciona el hallazgo de puntas acanaladas (1988). el complejo lítico que caracteriza al Foco Falcón se compone de puntas de dardo. el utillaje lítico. 1985). 1954: 139)11.correspondieron a este foco. 2005b. La aplicabilidad de las tipologías de artefactos de Texas. 2006) por lo que se han elaborado tipologías propias a partir de estudios de área o colecciones (Cfr. Angostura y Scottsbluff fueron poco frecuentes y pueden ser tipos tardíos del periodo Paleo-indio (Suhm. Tortugas. fueron nombrados Catán y Matamoros por MacNeish en Tamaulipas. Los tipos Catán y Matamoros parecen tener implicaciones cronológicas pues en otros sitios y regiones están asociados a cerámica (Ibidem: 141-142). 1983. Zaragoza. se recuperaron una punta Angosrtura en proceso. Ekholm. 2000. De acuerdo con Suhm. al. Shumla y Almagre decrecieron en frecuencia y perduraron por poco tiempo. Del mismo modo los raspadores terminales hechos sobre cuchillos rotos reutilizados son recurrentes. Pocos entierros –tres flexionados. García Cook. muchos de estos tipos se extienden a otras subáreas culturales y hasta “Mesoamérica”. 10. 1997) que han corroborado la contemporaneidad de los artefactos con aquellos fechados en sitios de Texas y otros de México. Una colección de 28 mil artefactos recolectados por arqueólogos y aficionados. Gary. dando lugar a otros nombres y formas (Ana María Álvarez. Siguiendo a Suhm.no así los ovalados. entre otras (MacNeish. 1951. cronológicamente son muy distantes. Los mismos arqueólogos norteamericanos que han realizado investigaciones en Texas y el Noreste de México reconocen y aplican la misma tipología al identificar ambas áreas (Noreste de México y Texas. Refugio. Dávila. Hacia el semidesierto de los estados de San Luis Potosí y Querétaro. Abasolo. 1971. Tal discusión se basa en que la asignación ha sido realizada a partir de la identificación morfológica. en San Fernando.CAPITULO 9 vinos. Krierger y Jelks (1954). así como algunas cuentas circulares de concha. 1961. 2002.. 1997b). Un par de excavaciones realizadas en Texas. en la década de los cincuenta del siglo pasado contribuyeron a la definición de este foco cultural (Ibídem. Inclusive. Shumla y Toyah. 11. 1954: 135 y siguientes). 1997e). Las repetidas incursiones de “stewards” al área de la Presa Falcón. 1996. como por ejemplo. tal es el caso de puntas Almagre. en Tamaulipas (Boyd y Wilson. en preparación. 1947. 1964. 1967. Existe una discusión sobre la presencia de estos tipos en puntos tan distantes como el Noreste de México y Sur de Texas. cuchillos triangulares de forma ojival son igualmente comunes. Tesch. así como otros tipos que no habían sido reportados como las puntas Clovis y Folsom (Chanlder y Kumpe. Valdovinos. Es posible que hubiera pequeños pendientes manufacturados en piedra. en estos casos se han utilizado los manuales desarrollados en las áreas de Estados Unidos inmediatas a la región de estudio. una Golondrina y una punta que puede corresponde a un fragmento basal de una Plainview. Suhm. algunos fechamientos realizados para sitios del Noreste de México (Aveleyra. Shumla y Almagre. Dávila. 2000). Estados Unidos) como parte de una misma “cultura”. hueso y asta trabajados y artefactos de molienda manufacturados en piedra. es menos clara en algunas otras áreas igualmente de recolectores-cazadores. Las puntas tipo Abasolo y Tortugas siguieron presentes pero con sus lados más pequeños y biselados. permitió definir el Foco Falcón (Ibídem: 136-137). sin embargo. Ramírez Castilla et. 1947. Krieger y Jelks (1954) el Foco Mier no pudo ser bien definido pero representa la continuidad del desarrollo cultural anterior. 1952). entre otros). Eling y Valadez. Los tipos Langtry. contando con los siguientes cambios. Langtry. al. Catán. Gruesos raspadores laterales y terminales son frecuentes -los más tardíos son los llamados “gubias”. Valdovinos y Domínguez. es distinto en términos generales (Rodríguez. se ha observado una distribución y homogeneidad en los materiales. El área en que se inscribe esta investigación dio origen a los llamados focos Falcón y Mier (Cfr. sin atender otros atributos como la tecnología y las dimensiones. 2000)10.. 1983. En el proyecto Corindón. Krieger y Jelks. Aparecen puntas pequeñas llamadas Fresno. Los tipos Plainview. Krieger y Jelks. Además. 1944. 1985. Valdovinos y Domínguez.

hablar de unidades culturales menores a partir de ciertos tipos de artefactos que suelen estar en mayores cantidades que otros (como ejemplo menciona la Unidad Zapata. hueso y/o vegetales como calabazas y lechuguillas. al igual que las pequeñas puntas de flechas. Hasta el momento son pocas las referencias de artefactos similares por lo que quizás sean tipos morfológicos locales. se puede mencionar que con base en este y otros trabajos. es decir. y estudiada por Rodríguez (1983. 1999. 12. 2006). los sitios de Coahuila están tipológicamente menos emparentados con los anteriores. presentaron un utillaje lítico diverso con el cual podían realizar varias actividades económicas encaminadas a la satisfacción de diferentes necesidades. algunos raspadores monofaciales discoidales y raspadores sobre puntas de proyectil (Valdovinos. Andrade (Ibídem: 2004) ha mencionado que en el área de la Presa Falcón hay raspadores Coahuilos. esta última zona en el noreste de Texas. Aunque la idea es interesante. De acuerdo con lo anterior y con otros trabajos arqueológicos efectuados en el norte de Tamaulipas y Nuevo León. tal es el caso de los pequeños raspadores que debieron estar enmangados –raspadores rectangulares y cuadrangulares bifaciales y monofaciales. no sólo de proyectiles. varios artefactos líticos presentan diferencias con los datos reportados por Suhm. me refiero a los raspadores rectangulares. en todos los casos. Krieger y Jelks notaron que los tipos Tortugas y Abasolo son frecuentes en el centro y oeste de Texas. caso que parece ser el mismo para algunos de los raspadores aquí estudiados12. son comunes. funcionales y tipológicas. claro está con sus respectivas formas locales. La clasificación realizada para este tema de investigación no llegó. es posible que los dos últimos tipos fueran marcadores cronológicos de horizontes en el área Falcón. Krieger y Jelks (1954). cuadrangulares y sobre puntas de proyectil. las relaciones se observan con focos y áreas del Norte. no así los tipos Matamoros y Catán. La clasificación de los materiales dejó ver una variedad de tipos de proyectiles que podrían incorporarse al Foco Falcón y/o Mier. el Foco Aransas y el East Texas Aspect. morfológicas. 1983). 1985) y Andrade (2004). Por el contrario. sugieren un estudio que permita definir mejor aún los focos Falcón y Mier. En general. éstos dos tipos parecen tardíos. sin embargo. según la cronología utilizada en esta investigación (Turner y Hester. Partiendo de esto. este identificación podría incluir la cronología y asociación de otros artefactos. varios de ellos con características que corresponden a artefactos especializados destinados a actividades particulares. 183 . los sitios del noroeste de Tamaulipas y norte de Nuevo León comparten una amplia variedad de artefactos pertenecientes a los mismos tipos. permite ahora comparar los materiales líticos obtenidos ahí con los recuperados en el área Falcón. Rodríguez además señala que debieron utilizarse en la preparación de pieles (Rodríguez. que corresponde al Prehistórico Tardío e Histórico. no obstante. identificada por puntas Abasolo y Catán y puntas de flecha). además de una serie de pequeños raspadores mono y bifaciales que indudablemente son artefactos especializados. mostrando más afinidades con los tipos de puntas registrados en el área del Bajo Pecos (Foco Pecos) y Trasn-Pecos. Para tiempos tardíos. cuya función fue sugerida y señalada por Aveleyra (1956a y 1956b). a una identificación de la variabilidad tipológica de las categorías morfológicas –pues no era uno de los objetivos–. Grandes cuchillos bifaciales de talla técnicamente muy bien lograda. 1999). La clasificación general ha dejado ver que los diferentes campamentos en sus distintos periodos. del periodo Paleoindio. La oportunidad que se tuvo con el recorrido de superficie Río EscondidoArroyo Coyote. raspadores bifaciales y monofaciales ovalados. y más tardío como el Prehistórico Tardío e Histórico.y que parece fueron utilizados para trabajar diferentes objetos de madera. se identificaron una amplia variedad de tipos de raspadores. Ramírez Castilla. El estudio tipológico de las puntas de proyectil en Corindón muestra que durante el Arcaico las relaciones del área de estudio se dieron sobre todo con el Foco del Río Pecos. en términos generales los sitios corresponden a los dos focos antes mencionados. cubriendo una pequeña parte de la llanura de Tamaulipas. como parte de los medios para la apropiación de los recursos. al. es posible el ir escudriñando el siguiente nivel interpretativo: el funcionamiento de los artefactos dentro de las sociedades de recolectores-cazadores y pescadores. o bien como menciona McGraw (1983: 92-93). Costa y Central de Texas. En general. la Planicie Edwards. como se ha sugerido para los raspadores Coahuilos. aunque puede ser una fase tardía del primero (Ídem: 142).DISCUSIÓN Suhm. en preparación 2006) en la gran cantidad de raspadores no fueron encontrados ni uno sólo de los catorce tipos de raspadores Coahuilos que señalan Valadez (1999) y Andrade (2004). cuyo trazo abarcó una línea cerca de la frontera con el Río Bravo. et. Partiendo de las clasificaciones tecnológicas. en los dos últimos proyectos (Ramírez Castilla. Nuevo León y Coahuila. además de contar con evidencia más temprana.. esto ha sido señalado a partir de la observación tipológica de los raspadores que recolectara Aveleyra (1951). 1985. una rica variedad tipológica de raspadores y puntas de proyectil. Este foco ha sido señalado como transicional entre el foco Falcón y el Horizonte Histórico.

1999: 274-275) o de dos y cuatro biseles. Perforadores y buriles también participaron en la manufactura de objetos diversos. Una variedad tipológica de cuchillos y bifaciales –partiendo de la similitud morfológica que algunos tienen con los de la Cueva de la Candelaria (Aveleyra. Indudablemente fueron empleadas como cuchillos. raspado. 1956). fibras. Estos cuchillos. 1985. 184 . sino también en la guerra con otras bandas. su uso no es necesariamente exclusivo de los españoles o los indios. españoles. así como raederas participaron en el destazamiento de animales. de los cuales la evidencia arqueológica es poca. de uso inmediato o expedito (Tomka y Ramírez Castilla. mexicanos y norteamericanos. Maldonado y Martínez. Eling y Valadez 1995). carne. vegetales. Krieger y Jelks. no así en objetos de ornato y rituales como cuentas y pectorales. hay evidencia del uso de lascas que son denominadas. participando en una amplia gama de actividades no sólo de subsistencia sino de manufactura directa o indirecta. Cabeza de Vaca describe lo que parece corresponder a la preparación de un alimento con el mezquite (Cabeza de Vaca. Aveleyra. son evidencia del aprovechamiento de semillas y el fruto de las vainas para elaborar distintos alimentos como el mezquitamal (Saldivar. Una gran cantidad de lascas retocadas –con morfología diversa– y navajas. 2006). 2002) que satisficieron las necesidades de un momento determinado. además de un amplio número de cuchillos de lados paralelos y base recta o ligeramente cóncava. 1952. Boyd. 1996) que seguramente también los hacía en madera. La reutilización de estos artefactos fue también evidente. pendientes– como en fibras vegetales. siendo artefactos informales. 1996. Asímismo.CAPITULO 9 Otros tipos de raspadores -raspadores bifaciales y monofaciales simlares al tipo Nueces de Media Luna. debido a las relaciones que los habitantes del área de la Presa Falcón pudieron tener con los grupos de la costa. siendo también artefactos especializados (Cfr. Hartle y Stephenson. Casón. 1951. 1973) –aquí descritos como raspadores bifaciales y monofaciales triangular y trapezoidal similar al tipo Nueces. 1999). novohispanos. Chandler y Kumpe. comunicación persona. campamentos de distintos tipos contaron con piezas retocadas o modificadas para servir de núcleo a otros artefactos como perforadores o raspadores (Valdovinos. 1985. en las cuales la forma de lasca no fue importante sino el que cumpliera con el objetivo requerido que pudo ser el corte. 2001. 2007). todos estos necesarios para la alimentación y/o la elaboración de cordeles para la industria textil. partiendo de su morfología y otros atributos probablemente se trate de tipos correspondientes al Arcaico o incluso algunos al Paleoindio. como ha señalado Tomka (comunicación personal. 2003: 97-98). además de cuchillos lanceolados similares a los Two and four-bebeled bifaces (Turner y Hester. Algunos productos debieron quedarse en varios sitios intermedios entre ambos puntos.debieron estar enmangados y fijados con resina de mezquite y otras especies vegetales. Nieto. muchos con claras huellas de uso macroscópicas. 1985. Pacheco. tanto en piedra –pipas. Tipológicamente hay cuchillos ojivales como los que caracterizan al Foco Falcón (Suhm. ya establecidos desde el Arcaico Medio (Salinas. La clasificación dio la oportunidad de identificar otros tipos de puntas de proyectil hasta ahora no reportados por ser tal vez más locales. madera y hueso. de artefactos en distintas materias primas. curtido y raído de pieles y pencas. 1999). raído y corte entre otras. Los artefactos Nueces funcionaron igualmente como raspadores y cortadores. corresponden al periodo histórico. Los artefactos conocidos como Gunflints (Turner y Hester. 1999). junto con las anteriores. 1943. perforación. o las herramientas “Clear Fork” (Hester. estas actividades cumplieron funciones de raspado. sobre todo los ejemplares más antiguos que eran. Evidencia de esto ha quedado en varias de las piezas. atestiguan su uso en actividades divergentes que se dieron tanto e talleres como en sitios de suministro. 1951. tipos que no consideró para la definición de los focos Falcón y Mier (Ibídem). 2000)13. La presencia de varios fogones en muchos sitios está relacionada con la preparación de alimentos y el calentamiento de rocas para la manufactura de artefactos entre otras funciones (Cfr. La presencia de estos objetos en el área se debe tal vez a una red de intercambio que hubo entre los grupos del foco Brownsville-Barril con los Laguneros de la Cueva de la Candelaria.cuya forma de uso parece haber sido similar al de un raspador terminal para trabajar madera y hueso principalmente. Otros artefactos especializados son las Gubias Clear Fork (Turner y Hester. Morteros excavados en la roca y manos de morteros (Boyd. 13. Tomka. raspadores tipo Nueces-. raíces y claro está. Una amplia y rica variedad de puntas de proyectil – tanto de flecha como de dardo– fueron empleadas no sólo en la cacería. grandes cuchillos triangulares de talla muy cuidadosa y sumamente delgados. 1973) y funcionar como azuelas (Turpin. se emplearon para realizar cortes a distintos materiales. entre otros. otros más con seguridad son de tiempos tardíos. Turner y Hester. ablandar pieles (Hester. 2001. aunque también para raspar agaves. pieles. 1954). sin embargo. animales –terrestres y acuáticos-. 2001) artefactos multifuncionales.

. Esta área puede ser tomada como representativa del Noreste de México –y sureste de Texas– 185 . fueron campamentos de varios tipos en los cuales se llevaban a cabo actividades económicas diversas y de subsistencia. LA MOVILIDAD DE LOS GRUPOS RECOLECTORES-CAZADORES EN EL NORESTE DE MÉXICO: UN ENSAYO. en prensa. sugiere que los campamentos ahí localizados debieron estar abandonados hace varios años o décadas. A pesar de ello. 1956). regresaban al campamento del que habían partido. estando los campamentos apaches. Mireya y Ramírez. Herrera. llegando a establecerse periodos o fases temporales que derivan en una cronología (Cfr. Sin duda. et. 1996. Ramírez Castilla. 1997c. al. En síntesis. Por distintas razones.. etnohistóricos y arqueológicos. hablan de un seminomadismo y no de un nomadismo en el área de la Presa Falcón y sur de Texas. Ramírez Castilla. de acuerdo con la cronología manejada en Texas (Cfr. en el norte de Tamaulipas. 1999). 1997. no puede identificar adecuadamente a los grupos étnicos. Velasco. lo que a su vez dificulta el poder precisar si los campamentos dentro del área de estudio que cuentan con proyectiles fechados para los periodos Prehistórico Tardío e Histórico. una clara muestra de lo anterior se puede ver reflejada en un recuento general sobre la investigación y conservación arqueológica en la República Mexicana. no es posible asignar todavía cierto tipo de formas de puntas de proyectil a una etnia aunque sí a regiones o áreas. 1997b. 2000. 1993. 1999). Oaxaca. En este breve apartado se plantea un modelo sobre la movilidad de los grupos recolectores-cazadores que habitaron en el área de confluencia de los ríos Salado y Bravo. Todo lo anterior permite observar que los campamentos previos a la conquista y colonización del Nuevo Santander. Esta dificultad imposibilita el identificar cuáles campamentos correspondieron a que grupos. Krieger y Jelks. que relacionados dentro de un contexto. al. fueron contemporáneos con los asentamientos coloniales y del México Independiente. 1951. en contra parte con un menor conocimiento del desarrollo cultural de las regiones de Occidente. 2004). 1985.. 1997. junto con la temporalidad que ha sido estimada o fechada por carbono 14 en algunos casos (Boyd et. Los datos históricos. Turner y Hester. tuvieran una continuidad de ocupación semisedentaria de forma cíclica. Algunas cuevas con pinturas rupestres y petrograbados fueron utilizadas quizás como espacios de tipo ritual dentro de grandes campamentos. el Norte y la Huaxteca. Serrano. a las regiones más desarrolladas como el área maya. cambios que son más apreciables en lo que a la tipología de las puntas se refiere. Los estudios líticos permiten identificar grandes cambios en tradiciones líticas. Turner y Hester. 1952. 1993. Con base en ello comparto la idea que varios años antes expresara Aveleyra. 1954) que corresponden al área de la Presa Falcón. además del hallazgo de entierros humanos en algunos sitios del área y de confluencia de los ríos Salado y Bravo (Casón. Boyd et. 2000. se convierten en una fuente de información muy importante para identificar el funcionamiento de los campamentos. Boyd 1997a.. et. al. sobre un modo de vida seminómada para esta misma zona y la Comarca Lagunera (Cfr. llevada cabo durante las últimas décadas (Cfr. Boyd y Wilson. al. la tarea se complica todavía más cuando estos grupos se desplazaban con frecuencia hacia los últimos siglos anteriores a a conquista. por ser territorios despoblados o “tierra de nadie” (Cfr. 1997). Las noticias que hay sobre ataques de Apaches. Ángeles. Ramírez Castilla. en el área de confluencia de los ríos Salado y Bravo. Veracruz y el Centro de México que presentan un desarrollo similar al del sureste. lipanes y comanches hacia el centro. pero en ningún caso como habitación. o bien sólo fueron pequeños campamentos de paso o temporales. norte y área del Río Nueces. sumándose como evidencia la gran presencia de conchas de moluscos.DISCUSIÓN 1997a. 2006). en Texas. Chandler . 1985. Cabeza de Vaca (2003: 83) mencionó que los campamentos duraban varios meses antes de cambiar de localidad y al cabo de un tiempo. Por ahora. al. en preparación 2006). Lipanes y Comanches a varias villas ubicadas en las riberas del Río Bravo –como el caso del rancho Los Moros (Cfr. el estado de las investigaciones arqueológicas en el noreste. Martínez y Bader. Herrera.. en preparación. lo que ha derivado en el modelo norteamericano de la creación de “focos culturales” como el Falcón y Mier (Cfr. Este ensayo se enfoca sobre todo el espacio temporal que comprende desde el Arcaico Tardío al Prehistórico Tardío. 1999: 137)-. la investigación arqueológica se ha enfocado y aún se enfoca. Aveleyra. el análisis detallado de los materiales arqueológicos aún guarda muchas respuestas sobre el uso y función de los artefactos. todo ello habla de sitios de campamento semipermanente y cíclicos. existieron las condiciones necesarias para que las distintas bandas de recolectores-cazadores que habitaron la región durante el Arcaico. 1999). et. así como en muchas otras áreas del México Antiguo. Suhm.

2001. 2002.. Valadez. al. Casón. los grupos se han tenido que organizar para aprovechar el medio y transformarlo. La movilidad. 1979: 192). Ramírez Castilla. 1951.I. Ramírez Castilla. brechas u otra materia prima en zonas donde no existen). 2003. 1956b. 2003. al. 186 . los cuales explotan diferentes hábitats en varios años. 1947. Sin embargo. de acuerdo con Leticia González. 2006 y en prensa. 1951. 1998. 2) El transporte de objetos en una misma área a fin de organizar el espacio de ocupación (transporte de restos vegetales del entorno) y. 1988.. Ramírez Castilla y Valdovinos et. estas actividades se dan dentro de lo que la arqueología espacial denomina Centros de Intervención (C. riolita. 1986). Planteamiento teórico-metodológico Para hablar sobre el tema de la movilidad en grupos de recolectores-cazadores. Este rango está relacionado con un desplazamiento para la obtención de los mismos y distingue: 1) La aportación de objetos o materias primas de un territorio a otro (presencia de moluscos marinos en zonas no costeras.. Chandler. 1997a. Un estudio etnográfico se presenta en Binford. De acuerdo con Gustavo Ramírez. un campamento –temporal o estacional–. dentro del cual también se da la movilidad de un grupo pero a un nivel mucho mayor que puede incluir o no distintos hábitats o microambientes14. Debido al hecho de que los grupos cazadores-recolectores basan su subsistencia en la explotación de productos silvestres y de que estos se presentan en diferentes estaciones en el curso de un año. 2002.. et. Boyd et. se da dentro de un espacio geográfico delimitado. 1995. Eling y Valadez. aunque claro con sus particularidades y grandes diferencias en ciertas manifestaciones culturales como lo son las pinturas rupestres y los petrograbados (Hughes.). cuál es su sistema 5. 1999. Chandler y Kumpe. al. entre otros más). al. con lo que sólo agregaría para el caso particular de este estudio. la selección de un lugar para establecer un campamento habitacional depende de la presencia inmediata o cercana de un lugar con agua permanente. Forzosamente. que el área aquí es equiparable con el rango de aprovechamiento de los recursos del cual habla Carbonell. en consecuencia no hay un tamaño estandarizado que defina a esa “área”.. Pérez. 1986a: 52). 1997a. 1952. González Arratia. sean estos próximos entre sí o bien muy distantes. Parra. 1996 y 1997a. entre otros). una ocupación –temporal o estacional– y sus desplazamientos se dan dentro de un espacio geográfico. es necesario tener en cuenta que en ella están relacionadas varios elementos y factores tanto del medio ambiente como de la composición y organización social del grupo o banda. Partiendo de lo anterior se puede tener una aproximación del área de explotación que el grupo abarca para lograr su subsistencia (Serrano y Halffter. Ramírez Castilla et. Maldonado y Martínez. por consiguiente. Hartle y Stephenson.CAPITULO 9 en virtud de que la evidencia arqueológica y material recuperada en trabajos arqueológicos es. 1956. . (1986). 1997. nódulos de pedernal. 1990. quedando determinada en todo caso por la disponibilidad de los recursos. 1988. Boyd y Wilson. que dicho de otra forma corresponde a un sitio y el rango de aprovechamiento de los recursos. Carpenteyro. Ramírez Castilla. el proceso de producción en su totalidad se concluye y se reinicia a partir de un ciclo natural anual. En términos generales comparto el planteamiento anterior. 1997b. en muchos sentidos similar. necesariamente.. Boyd. 2003. 1956a. necesariamente. a nivel de área y no de sitio (González Arratia. Aveleyra. sobre varios grupos de cazadores. para inferir lo anterior primero es necesario responder algunas preguntas de acuerdo con Serrano y Halffter (Idem: 183): ¿De cuántos individuos puede estar formado un grupo. 2006b. 2006. 2007b. Aveleyra. et. es en éste donde se dan las relaciones sociales que intervendrán directamente con el medio. al. por lo que el fenómeno de la movilidad anual quedará reflejado en un material cultural desechado o simplemente abandonado momentáneamente. En la cita anterior se puede apreciar que. 1999. 3) Modificación del medio al llevar a cabo trabajos de adecuación en un espacio habitable (tala o limpieza de la superficie vegetal para establecer un campamento (Ibídem: 38)). cuyo estudio se realiza considerando lo que llaman las intrusiones antrópicas (Carbonell. Binford. Valdovinos 2002. al. Como consecuencia de estas relaciones sociales. Este tipo de organización de los procesos de trabajo se manifiesta arqueológicamente a partir de restos materiales dispersos. Ramírez Castilla y Valdovinos. 1993b. 1979: 183. Turping. 1996. en un amplio espacio geográfico (Idem: 52). et.. 2003. al. et. 2006. González Rul.. La evidencia arqueológica y etnográfica así lo señalan (Cfr.es la forma de responder a las necesidades de reproducir los procesos de trabajo que integran el sistema productivo para lo cual se requiere de la ocupación de diferentes espacios geográficos que pueden ser ecológicamente similares o diferentes en términos de microambiantes. a 1997e.

animales y minerales. dicho de otro modo. en arqueología se han planteado categorías de sitios que permitan poner a prueba tales resultados. nunca es permanente porque su ocupación se da de manera estacional y cíclica. De esta forma aseveran que el número de integrantes de un grupo no puede ser mayor que aquel que permite la capacidad de carga del medio. 2003: 83-85..DISCUSIÓN de sustentación. Cabeza de Vaca menciona que en invierno varios lugares que antes contaron con abundancia de tunas y por consiguiente con gran número de indios. llegando a cubrir cinco jornadas de camino antes de encontrar algo que comer.f. Una familia doméstica podía aprovechar y tener influencia en un área de 6 a 10 km de radio a partir del campamento base.un campamento de sociedades cazadoras-recolectoras y de sociedades tribales. al. áreas de actividad. nopal. 187 . siendo enero a marzo los menos favorables18. Los Campamentos habitacionales son dividios en campamento habitacional de tiempo de secas y otro de lluvias. 1943: 135). ya que la población de recolectores-cazadores. 16. compensándose esta situación con los movimientos migratorios (Serrano y Halffter.. y se ha planteado para el Bolsón de Mapimí (González Arratia.sin embargo. 197: 183)15. 1979). 1979: 184). Bate. esta coexistencia pacífica dentro de un mismo lugar geográfico pudo deberse gracias a la elevada productividad natural de los recursos utilizados (Bate. la información obtenida será parcial sobre una realidad observable (Carbonell. citado en González Arratia. citado en Castillo... debe ser considerada como cualquier otra población animal (Serrano y Halffter. esto es. lo que en términos sociales es la base de dos procesos civilizatorios. Kirchhoff ya había señalado esta idea con anterioridad (Kirchhoff. con una abundante flora y fauna dadas las características del entorno.) . del mismo modo diferentes clases de plantas son aprovechadas por la misma razón. el área de estudio de esta investigación. 1986). tuna y mezquite. es decir. Para Agustín Ortega Esquinca. La distribución espacial de las fuentes de agua.). a la alta capacidad de carga del medio17. durante recorridos de superficie de área (González Arratía. gracias a la variación estacional de las poblaciones. 2004: 47). 1986: 10). 1977.... el sedentarismo y el urbanismo (. si el estudio se enfoca a sólo uno de ellos. Al respecto algunos documentos dejaron testimonio de ello. Las características de las plantas y animales aprovechados influían en el número de individuos dedicados a la cacería y la recolección. lugares de suministro de materia prima. 1986: 18. 1986). 2000: 62). 17. Algunas propuestas consideran que una familia podía estar compuesta por 25 adultos (Yellen. así como de los rangos de desplazamiento necesarios desde un campamento para la recolección y la cacería.f. de las comunidades vegetales. el campamento de trabajo se subdividió en campamentos o áreas de recolección. para esa temporada estaban desolados. son elementos que intervienen para que uno o más grupos puedan ser sustentados por el medio. parece haber contado con condiciones un poco más favorables. Por otro lado. 1979: 193).). Las plantas a las que se refiere son Acacias. Aunque las condiciones son similares.. en particular. De acuerdo con Scooter (1996. et. son obtenidos mediante el trabajo de campo. incluso en las formas más simples de población. la floración y fructificación de algunas especies explotadas por las bandas ocurrió principalmente entre abril y octubre. Ramos. del que permiten los recursos naturales disponibles (Idem: 183). De esta forma. 19. Esta capacidad de carga del medio debe considerar el que a lo largo de un año se consumen distintas especies de animales –incluidas las aves migratorias–. Leticia González (1979: 189-190) propuso la existencia de: 1) Campamentos habitacionales y 2) Campamentos de trabajo19. Esta misma capacidad de carga en la época más crítica del año es la que determina el número promedio de individuos que puede existir en un grupo (Ibídem: 184)16. la palabra “asentamiento” deriva de asentar –semánticamente-. En este sentido no puede ser equivalente a un asentamiento. En el registro arqueológico se distinguen distintas formas de organización –talleres. entre otros. 2004: 47). Arqueológicamente los datos que permiten el contrastar el planteamiento anterior. qué solapamiento con grupos semejantes será tolerable por el medio? Para ellos una respuesta inicial está dada por un estudio ecológico. al mencionar que en invierno las bandas se separaban y se juntaban hasta la primavera (Cabeza de Vaca. Alejandro Castillo Estrella incluye en su tesis una figura de Scooter que ilustra el año y el ciclo de reproducción y fructificación de estas especies (Castillo. esto esta en función de lo que se conoce como el valor máximo de la capacidad de carga (Ibídem: 185. para observar el patrón de asentamiento en los grupos recolectores-cazadores. s. Con base en los trabajos etnológicos sobre sociedades de recolectores-cazadores. todo ello al mismo tiempo debió estar en función del tamaño del grupo siempre y cuando el medio pudiera soportar su subsistencia (Idem: 184). Ramos.” (Ortega. al no ser productores de alimentos (Bate. agaves.. s. teniendo un decremento en algunas de ellas hasta diciembre. Los documentos históricos y etnohistóricos mencionan que distintos grupos coexistieron dentro de un mismo territorio. de cacería. así como la inversión de energía en estas actividades y el tiempo que esto les tomaba. 1986a). campamentos o áreas de caza y sitios de extracción de materia prima 15. áreas de recolección. durante los tiempos de sequía la capacidad de carga disminuye y por consiguiente los grupos humanos también. 18. que significa establecer o fundar algún tipo de poblado “. estos cálculos se han realizado con base en los datos etnográficos.

) para la primera el espacio está restringido al C. Homologando un Centro de Intervención con un campamento-taller –partiendo de las observaciones en campo y los resultados de la clasificación lítica-.. concentraciones y dispersiones –los tres últimos son considerados aquí como campamentos temporales menores–. La parte homóloga a los campamentos habitacionales corresponden a los campamentos-taller. por el contrario. Con base en la tipología de sitios propuesta por Gustavo Ramírez (2003). Por ejemplo. las estaciones se dividen en dos grandes momentos: la temporada de lluvias –que suele ser corta. 1985. De acuerdo con Carbonell. están la mayor variedad y cantidad de artefactos. su estudio permitirá conocer las estrategias generales de explotación del medio físico. I. evidencias de elaboración y reparación de ellos. En general. Con base en los mismos autores “. [es decir.f. así como preparación de pieles y fibras. se ha identificado que el área que corresponde al campamento-taller en su parte nuclear. al. Tomka. como en proceso y desechados por errores de manufactura. Serrano y Halffter. Ramos s.. se han identificando sus probables áreas de recolección. sea esta permanente o temporal (Cfr. se ve reflejada en los artefactos que componen pequeñas áreas de actividad. desde mi punto de vista. la primera categoría corresponde a las diferentes áreas de actividad al interior del sitio. los sitios de suministro. 1999. al. ya que de ser interrumpidos. sean estos graveras o sitios de prueba. se pone en riesgo la sobrevivencia del grupo (Bate.estas categorías quedan definidas por la ligazón de los objetos. que en este caso corresponde a las tipologías de artefactos que elaboramos los arqueólogos. Del mismo modo. con ello no se está aseverando que un solo tipo de punta de proyectil u otro artefacto. tanto terminados. para la segunda queda limitado por el entorno geográfico (Carbonell. en tanto la segunda categoría corresponde a los distintos tipos de sitio en donde son observables las distintas formas de organización social para el aprovechamiento de los recursos. 37). 1979). los campamentos habitacionales están representados por la presencia de una mayor cantidad de funciones que los de trabajo. por ello las actividades de apropiación del medio se caracterizan por una continuidad necesaria y permanente. por lo que es posible distinguir artefactos relacionados con la preparación de alimentos. 1986b). Turner y Hester.. Los campamentos o áreas de recolección y caza son. se diferencian dos categorías dentro del ámbito de actuación socioeconómico: la interzonal y la intrazonal. Etnográficamente. 188 . difícil de distinguir en campo –aunque empíricamente pueden ser señaladas– ya que ambas actividades implican un desplazamiento que deriva en una dispersión de materiales dentro de un área relativamente amplia. En áreas de condiciones climáticas adversas. con la disponibilidad del agua. de campamento y de expresiones ideológicas como son los ceremoniales o rituales. sea un indicador de etnia. González Arratía. La mayor permanencia en un lugar o la movilidad de un grupo depende. hubo muchos grupos que compartieron una tradición cultural. 2007).y la de sequía. con lo que es posible plantear un rango de aprovechamiento de los recursos. (. es decir. (1986). Ambas propuestas tipológicas consideran la posibilidad de existencia de diferentes tipos de sitios como parte del desarrollo histórico –a nivel temporal– de un grupo o bandas. también es cierto que un solo grupo no pudo ser el responsable de toda la evidencia material que se observa en un área. aunque con frecuencia sólo queda en superficie el material disperso que atestigua tales actividades. es en este nivel en el que se plantea la consideración tipológica de los artefactos. En este sentido fue que se realizó el registro de los elementos aislados en el Proyecto Corindón Reno Sur. 1979. 2001). 1986: 36)”.CAPITULO 9 (González Arratia. este tipo de campamentos y sitios están igualmente representados pero considerados algunos de ellos en términos diferentes.. 2006). al tipo de sitio]. 1977 en González Arratía. 1986a). variando únicamente la dimensión de las actuaciones.. en tanto los campamentos de trabajo atañen a los sitios de suministro. lo que lleva a considerar la coexistencia de distintos grupos explotando diferentes espacios. 1979. s. En todo caso la evidencia de la preparación de fibras o pieles –por ejemplo–. El Salado). comunicación verbal. como ya se mencionó. 1979. la movilidad está regulada en principio por las estaciones del año así como por la disponibilidad de recursos.. Como lo han manifestado varios autores (Ramos..). et. en el análisis teórico de los sitios y su área de aprovechamiento. que en términos de identificación material puede estar manifestado en la tipología de artefactos20. cacería y suministro (Valdovinos y Domínguez. en términos generales. et. en uno de los sitios localizados junto a la rivera norte del Río Salado (242-F2II. No obstante. algunos de ellos formaron parte directa en las actividades de apropiación del medio. campamentos temporales. por lo que es hasta el análisis de los materiales que pueden clarificarse las actividades particulares realizadas. y partiendo de los resultados del Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur (Ramírez Castilla. et al. ya que es en él donde se llevaban a cabo las actividades básicas (Ibídem: 35. 1986).f. y no necesariamente las áreas de actividad (González Arratía. Ar- 20. en los primeros existe una mayor cantidad de material cultural dado que se trata de áreas de reunión y de actividad del grupo familiar (Yellen.

por lo que. 2005). que de acuerdo con su finalidad. 1951. Una lectura de estas líneas básicas del comportamiento de un grupo humano se puede observar en la distribución espacial de las concentraciones del sitio 242-F2II. 1990. 1997. Claro es que no son enumerados todos los artefactos que intervienen en cada una de las actividades. entre otros). aspectos de culto o de tipo ideológico. 1979: 191). d) Preparación de pieles y fibras: cuyo trabajo se infiere por la presencia de raspadores –especializados o no–. Boyd et. González Arratía y Mirambell. lagunas o lagos. y otros puntos de la margen sur del Río Bravo (González Rul. 1986). como evidencia de consumo de alimentos. 2007). al ser un elemento que se relaciona con estas actividades. ya que al ser estacional implica un desplazamiento del grupo o banda de un lugar a otro (Cfr... en Coahuila. 1996a. et. 1956. Cuando hay ríos. en cuyo caso se han propuesto cuales fueron las tareas o actividades primordiales en cada caso y cómo se relacionan estas con el taller (Cfr. Ramos. puede contar con un número indeterminado de áreas de utilización de formas y grados diferentes (Ibídem: 207). lugares de enterramiento.). animal y mineral.DISCUSIÓN queológicamente éstas características y actividades han quedado señaladas en los talleres y campamentos-talleres registrados en sitios del Noreste de México y Sur de Texas (Aveleyra. La información obtenida del estudio de los materiales junto con aquella obtenida en campo –tanto en sitios de campamentos. 1997c. de caza. perforadores y lascas con huella de uso. debe considerarse el territorio aprovechado. debido a su propia naturaleza. recolección. et. comunicación verbal. conforman una utilización y explotación del espacio y territorio específica y claramente diferenciable en sus métodos y materiales. 1997b. Valdovinos y Domínguez. Ramírez Castilla.conformará la identificación de “áreas de distribución diferencial”. 1952. cada una de las cuales reúne actividades y evidencias referentes a la primera. b y e. e) Restos de habitación: círculos de piedra u otras evidencias similares (González Arratia. tanto en el tamaño del sitio.. Ramírez Castilla y Valdovinos et. por el contrario. la explotación del medio se verá reflejada en los tipos de sitios y sus artefactos líticos (Cfr. no es exclusiva de una sola área de utilización. así como en varios sitios del área de la Presa Falcón (Aveleyra. 1996. El Salado. 21. diverso en recursos. Boyd y Wilson. vegetal. La movilidad lleva a considerar el concepto de “territorio”. las alteraciones que llegan a sufrir los sitios puede llevar a la pérdida total de estos elementos o bien a quedar enterrados y no ser observables en superficie. este tipo de campamentos o sitios ya han sido mejor definidos y su estudio aún es incipiente en nuestro país (Tomka. Parra. entendida ésta como un recurso natural. Al momento de definir un campamento o bien un sitio de suministro. al. Valdovinos y Domínguez. En general. y otros artefactos. gubias. 1986)21. 2003. raederas. Los campamentos de trabajo pueden identificarse arqueológicamente si el material resultara ser más homo- géneo (González Arratia. estas inferencias se basan en estudios etnográficos y arqueológicos (González Arratia. Las actividades en cada sitio son inferidas mediante la clasificación morfológica de los artefactos presentes en cada localidad. de suministro y ceremoniales. 1997a. con la finalidad de observar si pudo haber una autosuficiencia (Cfr. Valdovinos. A estos indicadores. 1979). es decir. Un campamento habitacional puede identificarse con base en la presencia de los siguientes indicadores: a) Preparación de alimentos: evidenciado por instrumentos de molienda. s. c) Reparación de instrumentos de trabajo: reflejado en artefactos fracturados desechados. percutores y artefactos reutilizados. en prensa. como de áreas de recolección. pesca. Ruiz. Aveleyra.. Meseguer y Ramírez. Meseguer y Ramírez. 1979. Miranda. lo anterior puede brindar buenos resultados al realizar un estudio sincrónico dentro de un área. cada aspecto del entorno es politético.f. núcleos y percutores. 1951. al. Ramírez Castilla. Visto a un nivel cronológico o temporal. Maldonado y Martínez. presencia de raspadores. por lo que al respecto no considero necesario particularizar sobre el lugar en que entran los cuchillos. 1956a. lascas de reavivamiento de filos. 1998. 2003. buriles. et. 2002). b) Fabricación de instrumentos de trabajo: manifestado por la abundancia de desechos de talla. 1986: 204205). agregaría la presencia de varios fogones como elemento importante en los incisos a. al. Estas áreas incluyen el hábitat. los elementos enunciados anteriormente han sido registrados en los talleres de la Poza Salada. 2001. Ramírez Castilla y Valdovinos. de trasformación textil e intercambio entre otras (Miranda. 2003). de acuerdo con sus recursos y necesidades. al. 2007). 189 . agregaría al inciso a. No obstante es pertinente señalar que cada variable. Boyd. Casón. de cacería y de obtención de materias primas -que puede ser compartido con otros grupos-. sin embargo. la presencia de huesos de animales acuáticos como peces o bien restos de conchas. al. El medio geográfico es el elemento sobre el cual se configuran las líneas básicas del comportamiento de una comunidad humana sobre el mismo. raederas y lascas con huella de uso.

en cuyo caso se encuentran ubicados hacia la rivera del Bravo y pueden ser considerados un punto intermedio entre el campamento-taller y el área de suministro. En este momento estacional el grupo se dividía pequeñas bandas o familias extensas (Sanoja y Vargas. En este sentido. no se desaprovecha ningún movimiento a través del terreno ya que. lo cual condicionaba sus desplazamientos22. 1999)23.. sea permanente o de temporal. todos ubicados cerca de corrientes de agua. Lo anterior permite el utilizar conceptos. modelos e hipótesis para plantear. hace que en estas sociedades apropiadoras el conjunto de bienes materiales que posee la unidad doméstica [unidad básica de producción] sea lo más reducido posible para facilitar su permanente transporte (Bate. Este planteamiento es hipotético pues. Para Gamble (1990. Se tienen tres campamentos. para un rango temporal que abarca desde el Arcaico Tardío hasta el Prehistórico Tardío.la movilidad es la adaptación clave al medio ambiente.los componentes tecnológicos de un grupo para su transporte. De todo lo anterior. en Ramos. pero indudablemente relacionados sobre todo a los campamentos-taller. Los campamentos-taller están distribuidos por toda el área de estudio sin ser apreciable la tendencia a la nucleación. Asociados a ellos hay uno o más campamentostaller a más o menos una misma distancia entre uno y otro..f: 198). Los sitios ceremoniales se encuentran cerca de estas mismas localidades. ya que al ser ellos quienes cargaban y trasportaban directamente sus bienes. Los sitios de suministro generalmente están rodeados por dos o más campamentos-taller.. en términos generales. Cabeza de Vaca menciona de manera aislada que las mujeres indígenas y los ancianos eran quines cargaban las cosas de peso (Cabeza de Vaca. a los sitios de suministro y entre estos dos.CAPITULO 9 El territorio y área de utilización o de aprovechamiento de recursos. La gran movilidad condicionaba –teóricamente. Los principales rasgos hidrológicos sí están contenidos en el plano. 1979. 2003: 81). De acuerdo con Bate “El nomadismo. siendo menor la tendencia de campamentos de paso.f: 201): . 1986: 9). destaca que algunos de los espacios en blanco corresponden a llanuras sin presencia de agua. minimizar el riesgo y reunir algo decisivo para una adaptación exitosa. se sabe de su presencia en gran parte del área y con la información disponible es que se incluyen los datos dentro del siguiente modelo. cómo fue la movilidad de los grupos recolectores-cazadores de la confluencia de los ríos Bravo y Salado. el Río Salado cuenta con mayor número de campamentos-taller en ambas riveras. aunque no se pudiesen obtener recursos alimentarios. estacionalmente se realizaba la dispersión del grupo que coincidía con el aprovechamiento de recursos de subsistencia en diferentes zonas del hábitat regular de los recolectores. el propio tamaño de los mismos. sí se adquiere la información que guiará futuras decisiones. s. materias primas y artefactos. así como la composición social (Ramos. de esta forma no hay un 22. Las concentraciones de materiales líticos marcan una tendencia clara a estar próximos a los campamentos-taller y sólo ocasionalmente lo están a sitios de suministro. y asociados a todos los demás subtipos de sitios. abarca no sólo la zona de explotación económica inmediata sino todo aquel espacio en el que pueden localizarse los recursos. en Tamaulipas. Frente a la selección de lo económico –economía de apropiación para la subsistencia. resultaba limitado la cantidad de objetos que podían llevar por el peso que implicaba. este último tiene además muy próximo un sitio de suministro (Plano 19). contribuyendo de este modo a la supervivencia. Las mujeres selk’nam de Sudamérica. 1910. en contraposición con los campamentos de paso los cuales están más relacionados con la obtención de materia prima de los sitios de suministro en esa orilla del afluente. Del estudio de un grupo de Venezuela llamado “recolectores marinos”. citados en Ramos. Por otro lado. este fue realizado con fines distintos al arqueológico. s. a pesar de contar con un estudio ecológico o medioambiental del área. condicionado por la necesidad de complementar recursos naturales. se propuso un modelo que explica el funcionamiento de este grupo mediante la conservación de un campamento central. uno junto al Río Salado. 23. Los yacimientos quedaron marcados bajo dos subtipos de sitios. Gracias a ella se puede explotar la variación de la estructura ambiental y los recursos. en Bate. Con base en el plano de distribución se nota que son pocos los campamentos-taller ubicados en la margen izquierda del Río Bravo. 16:8-9)”. Las dispersiones o campamentos de paso están igualmente diseminados en toda el área de estudio. plano de distribución espacial de las comunidades vegetales o animales.como criterio básico en el establecimiento de un campamento. en tanto los secundarios quedaron registrados en la clave de los sitios. al trasladar el campamento llegaban a cargar más de 50 kilos (Gallardo. La movilidad de los grupos recolectores-cazadores en el área de confluencia de los ríos Salado y Bravo: Periodo Arcaico Tardío – Prehistórico Tardío. s.f. la información. se deben tener en cuenta todas aquellas actividades desarrolladas en el territorio y en el propio campamento (Ibídem: 203). González Arratia. 190 .

al ser bastante grandes. ya que muchos de ellos están dispuestos de forma radial con relación a los campamentos y los campamentos-taller. Bajo este modelo considero que las bandas podían cambiar cada año quizá a un segundo campamento-taller localizado a pocos cientos de metros del primero. El plano sólo indica el lugar de recolección pero cabe recordar que estos yacimientos llegan a extenderse por varios cientos de metros o kilómetros. 1102 y 1103 en torno al 1087. al tener cubiertas todas sus necesidades (agua. tanto de preparación de alimentos. de fabricación y reparación de herramientas de trabajo. predominantemente de pedernal cuya calidad no siempre fue la deseable. que no fueron identificados por no tener materiales fechables–.DISCUSIÓN En el plano de distribución de subtipos de sitios para el Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío se pueden observar estas relaciones entre los campamentos. 429 y 431. Cuando los yacimientos quedaron más lejos de los campamentos o bien cuando la materia prima disponible en las fuentes inmediatas no fue de suficiente calidad y no logró mejorarse por tratamiento térmico. 1093 y 1104. Estas localidades fueron los sitios en donde se desarrollaron todas las actividades. una amplia variedad de flora –agaves. pero que pudo solucionarse mediante el tratamiento térmico a los nódulos en muchos casos. fueron lo suficientemente abundantes para que las distintas bandas ubicadas a sus alrededores. se propone que en este amplio rango temporal el área contó con un incremento de población. cordelería y prácticamente todas las actividades cotidianas debieron realizarse ahí. materia prima. entre otros). regrasando un año después al mismo. Es a esto que puede corresponder el que varios campamentos-taller estén tan juntos unos de otros. aunque lo procurábamos. textiles. 945. estos pueden estar representando el punto intermedio entre los talleres y los espacios rituales. 214 – campamentos de paso o dispersiones. pudo ir al yacimiento y regresar en cuestión de algunas horas. En torno a ellos se tienen cercanos las graveras o yacimientos de materia prima. mismo que pudo soportar la capacidad del medio. Con ello el modelo de movilidad que se propone inicia en los campamentos-taller por ser estos los lugares de descanso de la mayoría de los integrantes de las bandas. En tal caso. 1090. Los sitios ceremoniales están generalmente desasociados a los talleres.relacionados con el 623. 936. porque era muy grande la priesa que tenían por llegar a 191 . Los sitios de habitación corresponden a campamentos-taller y a algunos campamentos. y no podíamos huir de ella. sin haber yacimientos cercanos.y el 614). esa misma movilidad estuvo igualmente limitada. 627 y 622 –dispersiones. no todos los campamentos de paso fueron puntos de avanzada hacia los yacimientos. Lo anterior permitiría que los recursos vegetales pudieran renovarse sin riesgo alguno de modificar su permanencia. Estas amplias lomas. nopales. por la mucha gente que nos seguía. Al ser la confluencia de los ríos Salado y Bravo un amplio territorio con una gran cantidad de recursos naturales (agua permanente. Sin embargo. En muchos casos la distancia que hay entre los campamentos-taller y los sitios de suministro no es tan grande. de elaboración de indumentarias. en los primeros el chamán pudo pernoctar o descansar por un tiempo muy breve antes de llegar a los lugares sagrados (por ejemplo véase la relación entre los sitios 938 –taller-. Considerando el número de sitios para este periodo –en el entendido de que hubo más. su movilidad fue más restringida con relación a sus campamentos. acuática y aves locales y migratorias–). los sitios que comprenden el rango de aprovechamiento de recursos están identificados principalmente por las dispersiones o campamentos de paso. los lugares de suministro y la presencia de agua permanente. 624. las bandas debieron adaptarse con gran éxito a este medio tan favorable en el cual prácticamente. acacias.y el sitio 218 y 946 –ceremoniales con fogones– asociados a corrientes de agua temporal). En tal caso se nota la ausencia de campamentos de paso entre estos dos subtipos de sitios (este puede ser el caso de los sitios 614 y 615.que se relacionan con el 614 –suministro–. tunas y mezquites por mencionar los principales– fauna de tallas variadas y tipos –terrestre. se puede notar que hay uno o más campamentos de paso entre los talleres y los sitios de suministro (obsérvense los sitios 294 y 295 –talleres. cestería. habiendo cerca de ellos generalmente campamentos de paso. así como los sitios entre el 341 –taller. por lo que un grupo de individuos encargados de abastecer de materia prima al campamento-taller. Al contar con una riqueza natural durante la mayor parte del año. frutos y animales terrestres y acuáticos). contando su superficie con la presencia constante de materiales (nódulos y desechos de la talla inicial) dispersos. comida y materia prima) sin necesidad de desplazarse a grandes distancias. pudieran aprovechar diferentes puntos de la misma. representando seguramente las áreas de aprovechamiento de los recursos mediante la apropiación del medio por uno o más talleres (caza y recolección) al estar estos inmediatos a corrientes de agua permanente o de temporal (disponibilidad de recursos vegetales. Por todo este camino [el área de la Presa Falcón] teníamos muy gran trabajo.

Lo anterior parece corresponder con la descripción que hiciera Cabeza de Vaca (2003) sobre la presencia de cien casas luego de atravesar un amplio río. Caracara. Suhm y Jelks. comanches y lipanes hacia el siglo XIX. considerando que los focos culturales. Cliffton. Bassett. Tal identificación parte de la existencia de puntas diagnósticas como el tipo Shumla (Ibídem. 1962) que se han localizado en el área25. el análisis que hace permite apoyar el planteamiento expuesto. el Bravo. Lott. se puede notar que al área de la actual Presa Falcón. 1993: 127). ya que las poblaciones indias estaban mucho más cerca unas de otras aquí que en ningún otro punto previo [de la ruta] (Krieger. Padre. “Esta frase explica por qué el progreso en distancia [rumbo a la sierra que observaban. las condiciones anteriores permitieron que las bandas adoptaran un modo de vida semisedentario para el periodo Arcaico Tardío (iniciando en el Temprano y el Medio). el análisis de los datos conceptuales de la tipología de sitios de Ramírez Castilla (2003). Moran. la de Cerralvo] fue tan poco durante este tiempo. franceses. A decir de Krieger. apaches. identificados por un conjunto de artefactos líticos en los cuales las puntas de proyectil son el mejor indicador (Suhm. considero que el área estuvo habitada por varias bandas coexistiendo pacíficamente en términos generales. Posteriormente debieron readaptarse. 1954). Maud. La baja frecuencia que hay de tipos foráneos sugiere que hubo contactos y relaciones entre los focos culturales pero permite plantear cierta independencia o aislamiento. 26. Una serie de pequeñas puntas de flecha se han dejado fuera por ahora en la exposición por ser diagnósticas exclusivamente del Periodo Arcaico Tardío. y era tanta la importunidad de ellos sobre esto. A partir de los datos arqueológicos y su interpretación. aunado a las características que cada sitio posee. 24. Finalmente. del suroeste de Texas.CAPITULO 9 tocarnos. volviendo a un nomadismo26 a partir quizá de la segunda mitad del siglo referido y continuando así hasta que fueran exterminados por mexicanos. además de que su comportamiento en el área de estudio es distinto. en la Laguna Madre. 192 .permite corroborar lo que vieron Cabeza de Vaca y sus acompañantes en la primera mitad el siglo XVI. junto con las frecuencias y distribución espacial de los sitios registrados en el Proyecto Corindón Reno Sur. Perdiz y Starr. esto es. para el Prehistórico Tardío. 1993: 127)” Por otro lado. Al respecto Alex Krieger (1993) documentó y estudió detalladamente la ruta que siguiera el Tesorero español. En cuyo caso una idea puede ser apreciada en los Naufragios de Cabeza de Vaca. Sintetizando. Tema que ha sido desarrollado por Alejandro Castillo (2004) para el Bajo Río Bravo. Estos ejemplares corresponden a los tipos Alba. Krieger y Jelks. y a las del área –riqueza natural. Martín Salinas (2007) habla de un sedentarismo para el delta del Bravo. mismo que fuera cruzado cerca de Mier. Tamaulipas. al ser suficientes los recursos para todos. hasta mediados del siglo XVI. pueden estar representando a un grupo de bandas emparentadas por la lengua y/o ser parte de un grupo de etnias afines24. Fresno. anglosajones. llegaron grupos provenientes del Foco Pecos. que pasaban tres horas que no podíamos acabar con ellos que nos dejasen (De Vaca en Krieger. 25.

Consideraciones finales C abeza de Vaca dejó testimonio sobre la movilidad y los recursos que aprovechaban las diferentes bandas de recolectores-cazadores. por el contrario. si no imposible. como también a campamentos temporales resultado de las jornadas de cacería por parte de un grupo de recolectorescazadores. que matan los hombres que muerden.. de acuerdo con el naufrago.DISCUSIÓN CAPÍTULO 10.. sin comer otra cosa. y aún esto no lo tienen todos los años. (Ibídem: 81). no obstante. en cuyo caso me parece.(. con lo cual no se niega lo que observara Cabeza de Vaca. 1990. McGraw. y siguen un venado. porque entonces no tienen hambre.año con año regresaban a los mismos lugares de recolección. llévanlas a cuestas. En general. Poco Es difícil. y su hambre tan grande. porque los siguen hasta que los cansan. siendo entonces una movilidad cíclica anual pero dentro de un área muy limitada con base en el ensayo expuesto en el capítulo anterior.. Durante la ruta que Cabeza de Vaca y sus compañeros realizan. nos fuimos a otros que adelante estaban. 1983). estaría reforzando la propuesta de un semisedentarismo. En ocasiones la banda permanecía entre un par de meses y hasta seis u ocho en algún lugar aprovechando los recursos disponibles. y creo averiguadamente. y a tiempos toman algún pescado. antes de esta afirmación describe a grandes rasgos como era la cacería de venados Están tan usados a correr. y gusanos y lagartijas. arqueológicamente se confirma. que si en aquella tierra hubiese piedras las comerían. y salamanquesas y culebras y víboras. se puede inferir que las estaciones de mayor movilidad en el área y fuera de ella debieron ser durante el invierno.. Los indios iban “. y estiércol de venados. y múdanse cada dos a o tres días para buscar de comer. 2003: 75). porque acuden uno y otro no. La variedad de alimentos de que se proveían puede apreciarse nuevamente en una cita de Cabeza de Vaca.. que comen arañas y huevos de hormigas. dando oportunidad a que los recursos se regeneraran. la cita anterior deja ver que los territorios no necesariamente eran frecuentados año con año por lo que debieron explotar varias áreas con recursos al interior de su territorio.... entre el los años 1000/1200 hasta el siglo XVI (González Rul. puestas sobre cuatro arcos. (Cabeza de Vaca. y de esta menara matan muchos de ellos. siendo más seco el clima tal y como ahora lo es. por lo que no debe ser tomada textualmente. van constantemente avanzando y con ello dejando a un grupo de indios e integrándose a otros. y algunas veces los toman vivos. asignar con certeza una categoría de campamento a tal descripción. Con base en los Naufragios de Cabeza de Vaca así como en el planteamiento teórico metodológico. Guardan las espinas del pescado que comen y de las culebras y otras cosas.) Para ellos el mejor tiempo (. donde yo y el negro llegamos (Cabeza de Vaca. más esto es tan poco. podían caminar durante cinco o seis días sin encontrar que comer (Ibídem: 87). Las casas de ellos son de estera. llamados maliacones. “De ocho meses que con ellos estuvimos. 2003: 91)”. temporada en que. Esto provocó un decremento demográfico y las poblaciones debieron migrar a otros lugares. Esta cita me parece que refleja la diversidad de recursos que formaban parte de su dieta. que sin descansar ni cansar corren desde la mañana hasta la noche. las condiciones climáticas cambiaron entre el Arcaico y el Prehistórico Tardío. dos meses al año. pero la movilidad se especifica en cuanto al alcance de la misma. en el entendido de que los recursos que obtenían del medio eran muy variados: Algunas veces matan algunos venados. y otras cosas que dejo de contar. 2003: 80).a comer de aquellas nueces de que se mantienen. y comen tierra y madera y todo lo que pueden haber. a tal 193 . ya que bien podría tratarse de pequeños campamentos temporales de una banda compuesta por pocos integrantes.. más adelante señala que otros indios –bandas. por otro lado. se puede notar que la abundancia de ciertos recursos alimenticios influía en la organización social de las bandas y sus desplazamientos. éstos estaban a una jornada de allí.. siendo la estancia sumamente efímera o bien muy prolongada.. moliendo unos granillos de ellas. Cabeza de Vaca menciona igualmente que había campamentos que se cambiaban luego de dos otras días para seguir buscando alimento. ya que como puede observarse en Binford (1988) . para molerlo después todo y comer el polvo de ello (Cabeza de Vaca. en ocasiones estos desplazamientos no les toma más que un día de camino.) es cuando comen tunas. suele ser entendida como una actividad que implica grandes recorridos . De cualquier forma.

al. ubicados a orillas del Bravo. si no totalmente. la capacidad de carga del medio condiciona el número de habitantes que puede haber en un área (Serra- no y Halftter. la presencia de poblados españoles. que puede ser ubicado entre el 5500 al 2500 aC. Las investigaciones en el norte de Tamaulipas aún son incipientes. hallazgos correspondientes a periodos anteriores o cuya temporalidad es incierta. Martín Salinas (2007) con base en documentos etnohistóricos y estudios antropológicos. 1996b. Texas. 1972: 172). los recursos decrecieron en variedad y en cantidad. pueden coexistir pacíficamente varios grupos (Bate. sí notoriamente. buscando de esta forma transitar por el camino del pasado prehispánico por ahora no muy claro. hubo un decremento demográfico que puede ser explicado en función de un cambio climático. al. 1990). 1997f). he planteado un modo de vida semisedentario con base en el análisis de los datos arqueológicos y algunas fuentes etnohistóricas. cuentan con mayor talla de material en cuanto a las técnicas de acabado de las herramientas. Este modo de vida propuesto para el Prehistórico Tardío. McGraw (1983: 91) menciona que los sitios tardíos de Laredo. las características de los sitios.CAPITULO 9 grado que para cuando los españoles llegaron al área de Coahuila. hasta el momento algunos planteamientos están puestos sobre la mesa para su evaluación tanto teórica. La evidencia cultural que existe para este periodo. Con base en lo anterior. 1996. Sin embargo. Cuando los grupos tienden al sedentarismo y cuentan con la materia prima. y a orillas del Río Bravo (McGraw. hacia la Presa de la Amistad. señalando la estancia de temporadas largas y cíclicas en el área. 1986). la temperatura aumentó y con ello el clima fue más seco. 2006b). es la presencia de varios entierros humanos en algunos sitios cercanos a la confluencia de los ríos Salado y Bravo (Boyd. no es necesario elaborar artefactos formales pues una lasca sirve para ello. viéndose otras áreas desocupadas. Aveleyra (1956) ubica a los indios laguneros entre estos años del cambio climático. por una conjunción multifactorial que no dependió de las bandas que tras miles de años de herencia. Respecto a este punto. Serrano. 1983). Otra evidencia que apoya un seminomadismo en ciertas áreas –semisedentarismo de acuerdo a mi enfoque–. tanto en variedad como en cantidad. 1997a. Pero sí los recursos son suficientes. et. nos habla de un sedentarismo como una respuesta adaptativa de los grupos cazadores y recolectores del Bajo Río Bravo. ésta ya estaba virtualmente deshabitada (González Rul. 1997). se vio truncado para finales del Prehistórico Tardío. 1997c. para que algunos grupos continuaran con un modo de vida seminomádico. 1952. fue posible gracias a la conjunción de varios factores.hay sobre sitios posteriores a este cambio climático. terminó por forzar a las bandas autóctonas a volver al nomadismo. Texas (McGraw. El semisedentarismo. 2001) ha mencionado que los artefactos especializados están relacionados con una mayor movilidad de los grupos pues al agotarse el filo. una delimitación territorial y una capacidad de almacenamiento. y el Río Salado (Boyd. sugiere un incremento poblacional. su ubicación con respecto a las corrientes de agua permanente y las secuencias cronológicas obtenidas por fechamientos de carbono 14 (Nance. Tomka (comunicación verbal. et. las localidades suelen tener menores dimensiones aun cuando sí llegan a encontrarse a orillas de ríos como en Laredo. Roger Nance (1972) presentó una serie de datos que versan sobre la existencia de un periodo Altitermal en Texas y el Noreste de México. 2006. se pone de manifiesto lo que ya ha sido señalado a nivel teórico por otros investigadores. teniendo por consecuencia un incremento demográfico. 1979) si estos no son productores de alimentos. 1983. el incremento en la ocupación de sitios hacia el fin del Altitermal. Para el área de la confluencia de los ríos Salado y Bravo. 1983). en prensa. indica que en las regiones ya mencionadas. Boyd y Wilson. Por el contrario. Cabe mencionar que desde 1972. Boyd. como técnica. La introducción de ganado. estos son retocados. son escasos pero aún es muy poca la muestra como para adelantar conclusiones (Casón.. La interpretación se basa en el bajo número de sitios que corresponden al periodo Altitermal. 194 . De acuerdo con Nance. resultado del aumento de las fuentes de comida. respuesta adaptativa al medio desde el Arcaico Medio en el área de estudio.. su permanencia y modo de vida seminomádico se debe a que contaban con los recursos necesarios para ello. Mireya y Ramírez. señalando que se trata de pequeños grupos seminómadas. Ramírez. como consecuencia de un cambio en el clima que se tornó más húmedo (Nance. al igual que en las orillas del río Salado y Bravo. Valdovinos. 1972: 169-192). McGraw. continuaban ocupando la confluencia de los ríos Salado y Bravo. la llegada de nuevos grupos indígenas perseguidos desde tierras lejanas y la consecuente alteración del medio. cuya evidencia quedó manifiesta por las crónicas y fuentes. Poca evidencia material –en comparación con la disponible del arcaico. Tal parece que las áreas menos favorecidas por estas condiciones medio ambientales sí se vieron abandonadas casi totalmente. Considero que en algunas partes del Noreste de México las condiciones pudieron ser favorables creando un tipo de “oasis” como en la Comarca Lagunera.

Frecuencias por subtipo de sitio en Corindón Reno Sur 3D. Proceso de manufactura de los raspadores rectangulares bifaciales y monofaciales. Tamaulipas. Figura 21. Figura 29. Tamaulipas. Tamaulipas-Monterrey. Guerrero. Figura 41. Tipos de contextos registrados en el Salvamento Arqueológico Río Escondido-Arroyo Coyote. Distribución de las frecuencias de los Elementos aislados por tipo de contexto. “Blanks” (Foto: Irán Domínguez). Tipos de contextos registrados en Corindón Reno Sur 3D. Figura 55.DISCUSIÓN Índice de figuras Figura 1. Guerrero. Figura 4. Gráfico de los subtipos de sitios en Corindón Reno Sur 3D. Raspador monofacial irregular. Figura 31. Ubicación de los diferentes trabajos arqueológicos realizados en la frontera norte de Tamaulipas. Raspadores semiovalados sobre lasca. Raspadores Cortos-grandes y Cortos-chicos. Figura 49. Tamaulipas. Figura 3. Procedencia de los Raspadores cuadrangulares sobre lasca. Figura 18. Figura 14. Cortos-grandes y Cortos-chicos. Procedencia de los Raspadores irregulares sobre lasca. Raspadores monofaciales rectangulares. Figura 26. Ubicación de zonas y sitios trabajados en el área de la Presa Internacional Falcón. Villas del norte. 195 . Figura 57. Figura 51. Especies vegetales en la Presa Falcón. Figura 9. Procedencia de los Raspadores monofaciales semicirculares. Figura 44. Frecuencias por tipo de contexto en Corindón Reno Sur 3D. Nuevo León. “Blank” Monofacial. Figura 43. Figura 47. Figura 24. Guerrero. Figura 35. Figura 27. Tamaulipas. tajacu). Raspador monofacial triangular. Figura 37. Biznaga (Coryphanth sp. Procedencia de los Raspadores monofaciales irregulares. Figura 52. Figura 6. Frecuencias totales de artefactos por tipo de contexto. Correcaminos (Geococcyx californianus). Plano de localización de sitios del Gasoducto Mier. Figura 48. Tamaulipas. Figura 19. Raspadores triangulares sobre lasca. Raspadores rectangulares sobre lasca. Figura 38. Figura 25. Frecuencias por contextos y tipos de sitios. Procedencia de los Raspadores semicirculares sobre lasca. Figura 34. Figura 23. Raspador semicircular sobre lasca. Procedencia de los Raspadores semiovalados sobre lasca. Raspador monofacial semiovalado. Figura 30. Nómina de los indios de la pacificación del Seno Mexicano. Figura 39. Procedencia de los Raspadores monofaciales rectangulares. Guerrero. Procedencia de los Raspadores monofaciales semiovalados. Tamaulipas. Figura 58. Guerrero. Raspadores rectangulares bifaciales y monofaciales. Figura 5. Tamaulipas. Nuevo León y Coahuila. Raspadores cuadrangulares bifaciales. Tamaulipas. Figura 20. “Blank” Monofacial. Guerrero. Figura 36. Frecuencias con relación al tipo de contexto en el Salvamento Arqueológico Río Escondido-Arroyo Coyote. Figura 40. Elementos aislados por tipo de contexto. Localización del área de estudio. Procedencia de los Raspadores monofaciales triangulares. Figura 46. Bifaciales. Figura 12. Figura 28. Lechuguilla (Agave lechuguilla).Especies vegetales en el área de estudio Corindón Reno Sur 3D. Procedencia de los Raspadores rectangulares semiovalados sobre lasca. Raspadores irregulares sobre lasca. Figura 56. Tamaulipas. Figura 2. Figura 13. Figura 17. Guerrero. Figura 45. Raspador monofacial semicircular. Figura 8. cara ventral. cara dorsal. Figura 33. Raspadores Largos-grandes y Largos-chicos. Figura 42. Figura 15. Especies animales en el área de estudio Corindón Reno Sur 3D. Víbora de cascabel (Crotalus atrox). Nuevo León y Coahuila. Largos-chicos. Figura 50. Núcleo (Foto: Irán Domínguez). Procedencia de los Raspadores Largos-grandes. Figura 16. Figura 54. Jabalí (Pecarí. Figura 22. Figura 32. Figura 53. Figura 7. Raspadores cuadrangulares sobre lasca. “Blank” Monofacial. Figura 10. Propuestas a la ruta seguida por Cabeza de Vaca. Figura 11.).

Raspadores discoidales. Figura 64. Figura 115. Figura 102. Puntas similares al tipo Gary. Figura 122. Raspadores discoidales y ovalado. Figura 110. Figura 84. Puntas de varios tipos de temporalidad tardía. Figura 70. Proceso de manufactura de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular. Figura 78. similar al tipo Nueces. b). Procedencia de los Raspadores cuadrangulares bifaciales. Puntas tipo Abasolo. Puntas tipo Perdiz. Puntas tipo Andice. Figura 62. Figura 94. similar al tipo Palmillas. Procedencia de los Raspadores discoidales. Figura 101. Figura 113. Puntas tipo Starr. Figura 71. Figura 82. Figura 72. Figura 85. Puntas similares al tipo: Marcos. Plainview y no identificada. monofacial y bifaciales. Raspadores monofaciales y bifaciales tipo Nueces. Perforadores. Figura 61. distales y completas o semicompletas. Figura 87. Figura 77. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Grande). Grupo de puntas de forma triangular de tipos no identificados. Figura 108. e) y Lanceolada corta (a. Figura 111. Procedencia de los Raspadores sobre puntas de proyectil. Puntas tipo Uvalde. Puntas tipo Refugio. Figura 109. Puntas triangulares de tipos no identificados. Figura 104. Grupo de puntas de morfología diversa: tipos no identificados. Procedencia de los Raspadores monofacial y bifacial denticulados. Puntas tipo: Bandy y Palmer. Figura 86. Raspadores sobre puntas de proyectil. Golondrina. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Mediano). Puntas tipo Pandora. Figura 73. Figura 97. Puntas similares al tipo Fresno. Figura 99. Figura 68. Puntas tipo Lanceolada larga. Figura 88. Puntas tipo Lerma. Figura 103. Figura 67. fragmentos proximales. Procedencia de los Raspadores espigados. Procedencia de los Raspadores miniatura. Figura 91. Figura 69. Figura 118. Figura 65. Figura 120. Puntas tipo Matamoros. Puntas tipo Tortugas angosta.CAPITULO 9 Figura 59. Puntas tipo Lanceolada corta. Cuchillos. Puntas tipo Desmuke. Cliffton. Figura 81. Figura 105. Figura 83. Raspadores monofacial y bifacial denticulados Figura 79. Figura 119. Figura 121. Punta tipo Lanceolada larga y cuchillo lanceolado: comparación de siluetas y perfiles. Raspadores monofaciales y bifaciales ovalados. Puntas tipo: Lanceolada larga y Lanceolada corta: hipótesis de rupturas. Chicos y Alargados). Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Grande. Figura 60. Figura 117. hipótesis del enmangue y tipo de ruptura. Puntas tipo Shumla. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular (Chico). Secuencia general de manufactura (reutilización) de los Raspadores obre puntas de proyectil. Wells y tipos no identificados. Figura 106. Figura 92. Raspadores monofaciales y bifaciales similar al tipo Nueces de Media Luna (Grandes. Figura 96. d. Mediano y Chico). Cuchillos. Figura 66. Figura 93. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales tipo Nueces. Puntas tipo Langtry. Puntas tipo Lanceolada larga y Cuchillo lanceolado. Raspadores espigados. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales ovalados. Puntas tipo Tortugas. Puntas tipo Lanceolada larga (c. Figura 112. Figura 76. Figura 89. mediales. similar al tipo Perdiz. Figura 75. Puntas de varios tipos de temporalidad tardía. Puntas tipo Caracara. Raederas. Figura 63. Figura 95. Procedencia de los Raspadores monofaciales y bifaciales similar al tipo Nueces de Media Luna (Grandes. tipo ¿Ellis? y tipos no identificados. Figura 116. Chicos y Alargados). Puntas tipo: Early Triangular (Triangular temprano) y preformas de puntas de proyectil. Raspadores monofaciales y bifaciales de forma trapezoidal y triangular. 196 . Figura 80. Figura 74. tipo “Pedúnculo lobular”. Puntas tipo Catan. Figura 98. Frecuencias de puntas de proyectil. Figura 114. Figura 90. Herramientas tipo Clear Fork. Figura 107. Figura 100. Puntas tipo: Angostura. Puntas tipo: Ellis y Gary.

Periodo Arcaico Tardío. Índice de planos Plano 1. Plano 3. Plano 6. Plano 2. Periodo Prehistórico Tardío. realizando réplicas de puntas de proyectil. Figura 125. Réplicas de puntas de proyectil elaboradas por Jesús E. Figura 126. Periodos y tipos de puntas de proyectil identificados en el área Corindón Reno Sur 3D. Plano 9. Periodo Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío. Plano 11. Plano 14. Ensayo de movilidad. Figura 127. Plano 16. Plano 4. Plano 7. Tipos de puntas de proyectil localizados en el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. Jesús E. Plano 8. Tamaulipas. Figura 124. Guerrero. Plano 19. Sumario cronológico propuesto por R. periodo Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío. Tamaulipas. Diferentes formas de reutilización de puntas de proyectil. Plano 18. Figura 133. Periodo Prehistórico Tardío-Histórico. McNeish. Categorías tecnológicas y morfo-funcionales identificadas en el Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. Ramírez. Figura 131. 1999). Figura 130. Sitios de Suministro y Campamento. Periodo Arcaico Temprano-Arcaico Medio. Tamaulipas. Sitios de Campamento Temporal y Taller Lítico. Periodo Arcaico Medio-Arcaico Transicional. Plano 17. Periodo Paleindio-Arcaico Temprano. 197 . Periodo Arcaico Temprano. Periodo Arcaico Medio-Arcaico Tardío. Guerrero. Figura 132. para el territorio tamaulipeco (tomado de Valadez. Sitios Ceremoniales. Periodo Paleoindio. Sitios de Suministro. Tamaulipas. Ramírez. Guerrero.DISCUSIÓN Figura 123. Elementos Aislados. Periodo Arcaico Temprano-Arcaico Tardío. Hipótesis de manufactura de puntas de proyectil a partir de una lasca-núcleo. Plano 10. Periodo Arcaico Medio. Plano 15. y su filiación cultural. Guerrero. Periodo Histórico. Puntas de tipo no identificado. Plano 5. Figura 129. Figura 128. Punta en proceso de manufactura. Plano 12. Plano 13. Sumario sobre el área de estudio Corindón Reno Sur 3D.

198 .

477. en donde son más antiguas las más grandes. Turner y Hester. permitió el identificar algunos grupos de puntas de proyectil que morfológica y tecnológicamente son semejantes. Matamoros y Lanceolada Corta. Este dato es interesante ya que del total de sitios con puntas Tortugas y con puntas Matamoros. de inicio. Suhm y Jelks. Una tercera observación se realizó al hacer lo propio con los tipos Matamoros y Lanceolada Corta. tipológica y cronológicamente diferentes entre sí.1 % del total del tipo Lanceolada Larga está asociado al tipo Tortugas. 303. comparten estos cuatro tipos. y Lanceolada corta con 35 piezas procedentes de 32 sitios. Tipo: Tortugas. LANCEOLADA LARGA Y LANCEOLADA CORTA EN LOS SITIOS DEL ÁREA. De acuerdo con algunos de sus atributos. Matamoros. se tiene que sólo 3 sitios: 242. se realizó una segunda observación para ver la asociación existente entre las puntas tipo Tortugas y las puntas tipo Lanceolada Larga. Esta hipótesis está basada únicamente en la morfología. en donde la morfología es la misma pero difieren en sus dimensiones y su rango temporal. El 41. Aunque porcentualmente la cifra es suficiente estadísticamente para proponer que ambos tipos pudieron ser contemporáneos en algún momento. tecnología de manufactura y sus dimensiones. Considerando lo anterior. 1954. Rodríguez. siendo más antiguas las puntas tipo Lanceolada Larga que las puntas Lanceolada Corta. Tipo: Lanceolada Larga y Lanceolada Corta Dado el comportamiento general con las puntas tipo Tortugas y Matamoros . El mismo comentario sobre estudios futuros para su fechamiento es válido para este tipo. es decir. estas piezas parecieron tener cierta profundidad temporal que en términos generales podría ubicarse en el Arcaico. que por comparación comparten con puntas de cierta antigüedad de acuerdo con otros estudios tipológicos realizados en otras áreas (Cfr. La descripción de estos tipos ya ha sido dada en el capítulo correspondiente a la clasificación de los materiales líticos. MATAMOROS. Tortugas y Abasolo. una primera observación sobre estos dos tipos de proyectiles consistió en identificar si ambos se presentaban asociados en los mismos sitios. dejó claro que tipológicamente eran distintos. dos grupos llamaron de inmediato la atención por la cantidad de ejemplares que componían a cada uno: Lanceolada larga con 90 piezas procedentes de 81 sitios. 607 y 1093. lo que indica que ambos proyectiles pueden ser. 1999. lo que indica en principio la continuidad de un número similar de sitios 199 . 268. Del total de 113 sitios que presentan uno u otro tipo. 1993. esto partiendo por analogía con los tipos Tortugas y Matamoros así como con los tipos Abasolo y Catán. Lanceolada Larga y Lanceolada Corta. Tipo: Tortugas y Lanceolada Larga. 242.Anexos ANEXO 1 COMENTARIOS SOBRE LA PRESENCIA DE PUNTAS TIPO TORTUGAS. El 60% de las puntas tipo Lanceolada Corta estuvo asociada a las puntas Matamoros. 1962. Al combinar la información de los tipos Tortugas. 607. es necesario que en futuras investigaciones en el área se realicen excavaciones buscando el poder obtener un fechamiento por asociación con material orgánico (carbono 14). 949 y 1093. Tipo. sin poder determinar su rango temporal por ahora. A nivel de hipótesis se puede sugerir que cronológicamente estos dos tipos no son contemporáneos aunque tal vez sí estén relacionados dentro de una secuencia cronológica. Matamoros. se obtuvo que 22 sitios comparten ambos tipos. su comparación con otros tipos de puntas ya conocidos. 1983). Lanceolada Larga y Lanceolada Corta. Suhm y Krieger. siendo el resultado que en 38 sitios ambos tipos estuvieron presentes. Estos tipos se localizaron en el sitio número 3. De ellos. 118 sitios presentaron ambos tipos. en efecto. La colección de puntas de proyectil que se recuperó durante el trabajo de campo y su posterior clasificación. por lo que del mismo modo se plantea a nivel de hipótesis que ambos proyectiles debieron ser contemporáneos en algún momento. lo que ocurrió en ocho casos. 1985. sólo los arriba enumerados presentaron ambos tipos.

y que la mayor parte de las puntas Matamoros y Lanceolada Corta. tampoco están asociadas con las Tortugas. Si se consideran las hipótesis sobre los dos tipos nuevos en cuestión. 200 . Un total de 40 sitios comparten los tipos Lanceolada Larga y Matamoros.del Arcaico Medio al Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío. Lo más relevante fue que sólo tres sitios hayan contado con los cuatro tipos. esto quiere decir que la mayor parte de las puntas Tortugas y Lanceolada Larga no están asociadas a puntas Matamoros. en tanto 9 sitios presentaron pun- tas tipo Tortugas y Lanceolada Corta. en ambos casos su confirmación o rechazo está sujeta a estudios posteriores. Por el número reducido de sitios que comparten los tipos Tortugas y Lanceolada Corta. es posible que el tipo Lanceolada Larga representara una ocupación anterior seguida de bandas con puntas tipo Matamoros. esta suposición es más endeble pero probable.

Tamaulipas. Tem. Tem. Tem. Paleoindio-Arc. Tem. NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada LERMA 348 1 Lerma Terminada 14 OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 14 SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 1 E 2-I 3 E 2-I 7 A 2-III 56 B 2-II 91 B 2-IV 169 B 2-IV 192 B 2-IV 284 F 2-II 303 E 2-II 353 A 2-IV 400 E 2-II 437 E 2-IV 547 F 2-IV 640 B 2-II 201 . Tem. N. Tem. PERIODO Ñ. N. Paleoindio-Arc. Paleoindio-Arc. Tem. Paleoindio-Arc. N. Paleoindio-Arc. N. Paleoindio Ñ. Paleoindio Ñ. Paleoindio-Arc. Tem. Paleoindio-Arc. Paleoindio-Arc. N. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Paleoindio-Arcaico Temprano. Tem. Paleoindio-Arc. Tem. N. N. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Paleoindio. Paleoindio Ñ.ANEXO 2 CUADRO 1 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Paleoindio-Arc. N. PERIODO N. N. Paleoindio NOMBRE PALMER PLAINVIEW GOLONDRINA ANGOSTURA TIPO FRECUENCIA FORMA 388 1 Palmer terminada 392 1 Plainview terminada 376 1 Golondrina terminada 359 1 Angostura en proceso 4 OBSERVACIONES Completa Fragmento proximal Fragmento proximal Etapa final de talla TOTAL 1 1 1 1 4 SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 551 A 2-IV 640 B 2-II 831 E 3-II 949 E 2-II CUADRO 2 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Tamaulipas. Paleoindio-Arc. Paleoindio-Arc. N. Paleoindio-Arc. N. Tem. Paleoindio-Arc. N. Tem. Tem. N. Tem.

2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Temprano. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M.CUADRO 3 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 2-I E 1 2-I E 3 2-IV B 59 2-IV E 64 2-II A 67 2-III B 92 2-II E 94 2-II F 144 2-IV A 307 2-II F 564 2-IV F 714 2-IV F 909 2-IV A 925 2-IV F 945 1-II E 985 2-IV F 1004 2-IV B 1053 PERIODO M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano TIPO FRECUENCIA NOMBRE 1 EARLY TRIANGULAR 303 1 291 ANDICE 1 325 UVALDE 1 EARLY TRIANGULAR 303 1 EARLY TRIANGULAR 303 1 325 UVALDE 1 295 BANDY 1 325 UVALDE 1 291 ANDICE 2 EARLY TRIANGULAR 303 1 291 ANDICE 1 EARLY TRIANGULAR 303 1 325 UVALDE 1 325 UVALDE 1 325 UVALDE 1 325 UVALDE 1 325 UVALDE 18 FORMA Early triabgular terminada Andice Terminada Uvalde terminada Early triabgular terminada Early triabgular terminada Uvalde terminada Bandy terminada Uvalde terminada Andice Terminada Early triabgular terminada Andice Terminada Early triabgular terminada Uvalde terminada Uvalde terminada Uvalde terminada Uvalde terminada Uvalde terminada TOTAL OBSERVACIONES 1 1 1 1 1 1 1 Retoque para reavivación de filos 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 17 202 . Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Tamaulipas. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M. Arcaico Temprano M.

-Arc.Tem. Med. Med.Tem.-Arc. F 3-II L. Arc. 203 .Tem.Tem. Arc.Tem.-Arc. E 1-II L.-Arc. Med. E 2-II L. Arc. Med.Tem. Arc. Arc. Med. Arc.Tem. F 2-II L.-Arc. Arc.-Arc. E 2-II L.-Arc.-Arc.-Arc.Tem. Med. Med. Med. B 1-I L.Tem. Arc. Arc. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Temprano-Arcaico Medio.Tem. Med. E 2-IV L.Tem.-Arc.-Arc.Tem.Tem.-Arc.Tem. E 2-II L. F 2-IV L. E 2-IV L. Arc. Arc.Tem.-Arc. Tamaulipas.-Arc.Tem.-Arc. E 1-II L. Arc. Med. E 2-IV L.Tem.Tem.-Arc. B 2-IV L. Med. Med. Med. Arc.-Arc. Med. B 2-IV L. Med. Med. Arc. Arc. F 2-IV L.Tem. Arc. Med.Tem. B 2-III L. Arc. Arc.Tem. F 2-II L.-Arc.-Arc. Arc. E 2-II L. Arc. E 2-II L. Arc. Arc.-Arc. F 2-IV L. Med. NOMBRE ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO ABASOLO TIPO 275 275 275 275 274 275 275 275 275 275 275 275 275 274 275 274 275 275 274 275 275 275 FRECUENCIA FORMA BSERVACIONE TOTAL basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo en proceso 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo en proceso 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo en proceso 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 basolo Terminada 1 1 22 22 SITIO 97 130 137 214 242 583 589 604 646 649 653 655 662 783 857 876 985 1067 1069 1081 1090 1093 CONTEXTOTIPO DE SITIO PERIODO A 2-IV L. Med. Med.-Arc. Med.-Arc.Tem. B 2-IV L. Med.CUADRO 4 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.

-Arc. Arc. Tar J.-Arc. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Temprano-Arcaico Tardío.-Arc. Tem. Tem. Tar J. Arc. Tar J. Tem. Arc.-Arc.-Arc. Arc. Tem.-Arc. Tem. Tar J.-Arc.-Arc. Tar J. Tar J. Tem. Arc.-Arc. Tar J. Tem. SITIO 49 55 159 199 388 394 525 649 703 719 726 728 758 810 862 1023 1062 1066 CONTEXTOTIPO DE SITIO G 2-II B 2-IV C 1-II B 2-II E 2-II E 2-IV A 2-IV E 2-II E 2-II E 2-II E 2-II E 2-III A 2-IV B 2-IV F 2-IV F 2-IV A 2-IV B PERIODO J. Tar J.-Arc. Arc. Tar NOMBRE REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO REFUGIO TIPO 235 235 235 235 235 235 235 234 235 235 235 235 235 234 235 234 235 235 FRECUENCIA FORMA BSERVACIONE TOTAL 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio en proceso 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio en proceso 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio en proceso 1 1 efugio Terminada 1 1 efugio Terminada 18 18 204 .-Arc. Tar J. Tar J. Arc. Tem. Tem. Arc. Tar J.-Arc. Tem. Arc.CUADRO 5 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.-Arc.-Arc. Tem. Tem. Tem. Arc. Tar J. Tem. Arc.-Arc. Arc. Tar J. Tem. Tem. Tar J. Arc. Arc. Tem. Arc.-Arc. Arc. Tamaulipas. Tar J.-Arc. Arc. Tar J. Tar J. Tem.-Arc. Arc.

Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO E E A E F B B B E B A B F B G A B A E A A A B A E E F B E A E K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Tamaulipas. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio. Arcaico Medio K. Arcaico Medio TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 278 279 279 279 278 279 278 247 279 279 247 279 279 247 279 279 279 279 279 278 5 3 1 1 1 1 2 1 2 1 2 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 2 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas en proceso Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso 2-I 2-II 2-III 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-III 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-I 2-II 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 1 3 7 10 13 15 19 21 29 31 39 40 44 46 49 52 59 61 64 65 67 73 74 79 81 84 85 91 94 97 105 106 116 117 122 126 129 134 138 No aparece en el plano F A E C B B B 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-IV 2-IV 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 205 . Arcaico Medio K.CUADRO 6 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.

Arcaico Medio K. Arcaico Medio TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS 279 279 279 279 279 279 247 279 279 279 279 279 279 278 279 279 279 279 279 247 279 279 279 279 279 278 279 278 278 279 279 278 279 279 278 279 279 279 279 1 1 1 2 2 2 1 3 3 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 2 2 5 1 1 3 1 1 1 1 1 2 1 1 1 PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada OBSERVACIONES TOTAL 206 Sitio al sur del polígono. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.CUADRO 6 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 141 144 153 155 157 169 170 170 174 178 180 181 193 195 199 200 201 202 206 209 214 216 218 227 233 242 242 243 245 250 257 257 258 266 271 273 276 287 310 E F B E B B A A B A A C B E B E B C C E E E E F F F f E E E F F A A B F B F F 2-III 2-II 1-I 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-II 2-II 2-IV 1-II 1-I 2-II 1-I 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 3-II 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-II 2-III 2-III 2-II 2-II 1-II 2-II 2-II 2-II 2-IV K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Tamaulipas. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. campamento volante 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Modificada 1 1 1 Una elaborado en caliza 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.

Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Tamaulipas. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO Pieza muy delgada Pieza muy delgada 207 322 324 326 331 345 348 358 372 374 375 378 380 382 385 387 388 390 417 418 420 428 430 431 432 441 443 445 464 469 475 478 479 483 492 495 496 497 503 511 K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS 278 279 279 278 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 278 279 279 1 1 2 1 1 1 1 2 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada E F F A A E E E E A F A E E E E E F F E A E B E B A E B E F E E E E E C F A F 2-III 2-II 2-II 2-III 2-III 2-IV 1-I 2-II 2-III 2-IV 2-II 2-IV 2-II 3-III 2-IV 2-II 2-II 2-III 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-III 2-II 2-III 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-II 2-III 2-II 2-III 2-II 2-IV 2-II 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.CUADRO 6 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.

Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Tamaulipas. SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 514 515 516 524 525 527 528 528 530 537 539 540 541 547 548 551 552 562 588 589 591 593 599 606 607 620 622 623 628 641 648 649 650 659 660 662 666 668 684 F C A B A A A A A B E F F F F A F A A F A A B G B E F F F B E E A B E E E B B 2-II 2-III 2-IV 1-I 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 1-I 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 1-I 2-III 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 1-I 2-IV K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.CUADRO 6 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS 278 279 279 279 279 279 279 278 278 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 247 279 279 278 278 279 279 279 279 279 279 279 279 279 278 279 279 1 1 3 1 2 1 2 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada OBSERVACIONES TOTAL Pieza de gran tamaño Pieza de gran tamaño 208 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.

Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.CUADRO 6 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.95 ancho y 0. Arcaico Medio K. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.9 espesor No aparece en el plano No aparece en el plano 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 209 803 805 805 E Eliminado Eliminado 2-IV Eliminado Eliminado 1 1 1 1 . Arcaico Medio K. Tamaulipas. Arcaico Medio B E B A E A E E E A E B E E A F B B F F E F E E E E E A E E F E E F E E 1-I 2-IV 2-II 2-III 2-II 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-IV 3-III 2-II 2-II 2-II 2-III 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-III 2-II 3-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 3-II Area de actividad 2 Mide cerca de 8. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.6 cm long. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO Completa con 6. Arcaico Medio K. Arcaico Medio TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS 278 279 279 278 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 278 279 279 279 279 279 279 247 279 278 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 1 1 2 1 2 3 1 1 1 1 1 4 2 4 1 1 1 1 1 2 1 1 2 1 1 1 3 1 1 1 1 1 2 1 1 4 Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada TORTUGAS 279 TORTUGAS 278 TORTUGAS 279 1 1 2 Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.4 cm long. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. 3. Pieza de gran tamaño Pieza de gran tamaño 688 690 691 694 703 704 709 710 712 718 722 725 726 728 732 740 743 743 748 751 757 759 760 764 764 764 766 767 769 772 773 781 782 793 797 800 K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.

Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 809 810 820 827 831 834 839 839 840 842 845 846 852 853 866 872 873 875 875 876 890 892 901 904 904 920 929 931 934 938 939 948 949 956 961 963 968 974 974 B B B E E E E E A F E F F E E F F F F F F F A B B F A B E E E F E B B E F F F 2-IV 2-IV 1-I 1-I 3-II 3-III 2-II 2-II 2-III 2-III 1-I 2-IV 2-IV 2-III 2-III 2-III 2-IV 2-III 2-III 3-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 3-II 2-III 2-III 2-II 2-II 2-IV 2-III 2-II 1-I 1-I 2-II 2-II 2-II 2-II K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS 279 279 279 279 279 278 279 278 279 279 279 279 279 279 279 278 279 279 278 279 279 279 279 279 278 279 278 279 279 279 279 279 279 279 279 279 247 279 278 1 1 1 1 1 1 3 1 2 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 2 4 2 1 1 1 1 1 1 1 1 PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso OBSERVACIONES TOTAL Pieza de gran tamaño 210 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Tamaulipas. Arcaico Medio K. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.CUADRO 6 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.

Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Tamaulipas. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS LANGTRY TORTUGAS TORTUGAS TORTUGAS 279 278 279 279 247 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 279 278 279 279 279 279 247 279 247 279 278 278 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 3 1 1 1 2 1 1 1 3 1 1 1 1 1 1 1 1 343 Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Langtry Terminada Tortugas terminada Tortugas en proceso Tortugas en proceso E F F F C C F F E F E A E E E E F A A B B E E E E E F E E E E 1-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-IV 2-II 2-IV 2-II 1-I 2-IV 2-II 2-II 2-III 1-II 2-III 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II Modificada 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 265 211 . Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 975 976 976 983 989 989 1002 1004 1011 1013 1016 1020 1022 1024 1025 1026 1029 1033 1035 1048 1053 1058 1067 1070 1071 1073 1089 1090 1093 1093 1103 K.CUADRO 6 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K. Arcaico Medio K.

Arc. Trans.-Arc. Trans. Trans. Med. G. Trans.-Arc. Med. I. Med. Arc.-Arc. Arc. Trans. Med.-Arc. Tar. NOMBRE TIPO FRECUENCIA 1 PANDORA 211 1 PANDORA 211 1 PANDORA 211 1 PANDORA 211 2 PANDORA 211 6 FORMA Pandora terminada Pandora terminada Pandora terminada Pandora terminada Pandora terminada OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 1 1 5 CUADRO 8 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arc. Arc.CUADRO 7 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. NOMBRE TIPO FRECUENCIA 1 163 GARY 1 163 GARY 1 161 ELLIS 1 163 GARY 1 161 ELLIS 1 161 ELLIS 6 FORMA Gary terminada Gary terminada Ellis terminada Gary terminada Ellis terminada Ellis terminada OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 1 1 1 6 212 . 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio-Arcaico Transicional. G. Med. G. SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 2-IV E 229 2-IV A 556 2-II B 701 2-IV B 857 2-II F 944 PERIODO I. Arc. Med. Tar. Med. Med.Arcaico Tardío. Tamaulipas. Arc. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Medio . Med.-Arc. Arc. Trans. Med. I. Arc. Arc. Med. G.-Arc. Tar. G. Arc.-Arc. I.-Arc.-Arc. I. SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 2-IV B 119 2-IV A 128 2-II F 497 2-II E 662 2-IV A 767 2-IV A 1010 PERIODO G. Tamaulipas.-Arc. Tar.-Arc. Tar.

Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. PERIODO H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Tamaulipas. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H.CUADRO 9 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío. Arcaico Tardío NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA SHUMLA 179 1 Shumla terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada SHUMLA 179 1 Shumla terminada DESMUKE 171 1 Desmuke terminada 28 OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 28 SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 39 A 2-IV 40 B 2-IV 54 B 2-IV 76 F 2-IV 93 B 2-II 137 F 2-II 138 B 2-IV 164 E 2-II 184 E 2-II 218 E 3-II 260 E 2-II 287 F 2-II 516 A 2-IV 520 E 2-IV 521 E 2-IV 524 B 1-II 546 F 2-IV 640 B 2-II 659 B 2-IV 703 E 2-II 714 F 2-IV 718 A 2-IV 762 A 3-II 789 F 2-IV 801 D 2-IV 936 E 2-IV 1038 B 1-I 1098 E 1-II 213 . Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H. Arcaico Tardío H.

-Tar. Tar.Prehis.Prehis. Tar. Tar. Arc. D. Tar. D. Arc.-Tar. D.Prehis.Prehis.. Tar. Arc. D.-Tar. Tar.Prehis. D. Tar. D.-Tar. Arc. Arc. Tar.-Tar.Prehis. Tar. D.-Tar. Tar.Prehis....-Tar.-Tar. Arc.-Tar. Tar.-Tar.Prehis.. D.Prehis.. D.. Tar...-Tar.Prehis..Prehis. D.Prehis.Prehis. Arc.Prehis.Prehis.Prehis.-Tar... Tar.Prehis.-Tar.. D.. Arc.Prehis. Tar.Prehis.-Tar.Prehis.. Arc. Arc.. Tar.Prehis.. D. Tar.. D. D. Arc. Arc.-Tar.-Tar. Tar.-Tar.-Tar.Prehis. Arc.-Tar.Prehis. Tamaulipas.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Tar..Prehis..Prehis.-Tar.Prehis. D. D.. D. D. Tar. Arc. D.Prehis..Prehis.-Tar.. D. D. Tar. Tar. Arc. D. Arc.. Tar.. D. Arc. Arc. Arc.. D.Prehis.. NOMBRE CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN TIPO 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 FRECUENCIA 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 214 TOTAL OBSERVACIONES FORMA 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Márgenes aserrados Catan Terminada 1 Catán en proceso 1 Catan Terminada 1 Materia prima de graveras Catan Terminada 1 Márgenes aserrados Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada Una de ellas con los márgenes aserrados 1 Materia prima de graveras Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catán en proceso 1 Catán en proceso 1 Catan Terminada Una de ellas con los márgenes aserrados 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catán en proceso 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catán en proceso 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catán en proceso 1 Catán en proceso Catan TerminadaUna es de pedernal similar al de las graveras 1 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Catan Terminada 1 Márgenes aserrados Catan Terminada . Tar.Prehis. Tar. Arc. Arc..-Tar.-Tar. Arc.. Tar..Prehis.-Tar. Arc. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 2-I E 1 2-I E 3 2-IV A 4 2-II E 29 2-IV A 30 2-IV A 38 2-II E 47 2-IV A 52 2-IV B 54 2-IV B 71 2-II E 75 2-IV F 76 2-III F 83 2-I E 84 2-II E 99 2-IV E 122 2-III B 124 2-IV B 131 2-II E 155 2-II E 156 2-IV B 174 1-I B 201 2-II F 273 2-II B 276 2-IV A 317 2-II A 341 2-II E 372 2-II E 390 2-IV F 401 2-II A 404 2-II B 431 2-II F 497 2-IV A 502 2-II F 511 2-IV A 517 2-IV E 521 2-IV F 546 2-IV B 607 2-IV F 622 PERIODO D. D.-Tar. Tar. Arc.-Tar.. Tar. Tar... D.-Tar.-Tar.Prehis. D.-Tar. Arc.. D.Prehis.-Tar. D.-Tar. Tar.Prehis..Prehis. D. Tar. D.-Tar. Tar. Arc. Arc.. Tar. D.-Tar. Tar. D.-Tar. D. Arc. Tar. Tar. Arc. Tar..-Tar. D. D. Arc. D. Arc. Tar. Arc. Arc. Tar. Arc. Tar.-Tar.Prehis.. Arc. D.-Tar.Prehis. Arc. Arc.-Tar.Prehis.Prehis.-Tar.. Arc. Arc.

Arc. D. D.-Tar. Arc.Prehis.-Tar.Prehis.Prehis. D. Tar. D.-Tar.Prehis.-Tar.Prehis. D. Tar. Tar. D.-Tar... Arc. Arc.-Tar. Arc.Prehis.Prehis.-Tar. Arc. Tar. D. Tar. D.Prehis.-Tar. Tar.-Tar. D...Prehis. Tar.. Arc. Tar. Tar. D.Prehis.. Arc. D. Tar.Prehis.Prehis. Arc..Prehis.-Tar. Tar.-Tar. Arc. D. Tar. Arc. D. Arc. Arc. Arc.-Tar.-Tar. Tamaulipas.-Tar. Tar. Arc.-Tar. Tar. D. Arc. Tar. Arc. Arc. D.. CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN CATAN MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 112 116 115 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 8 1 1 5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 4 1 1 Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catán en proceso Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Catan Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . Tar.-Tar. Tar. Tar. Tar. Arc. Arc. D. Tar.-Tar. D.. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO Márgenes aserrados Márgenes aserrados Márgenes aserrados Márgenes aserrados 215 639 685 692 707 719 724 751 782 799 857 936 963 968 1001 1003 1006 1006 1020 1034 1082 1090 1 1 2 3 10 11 14 14 17 23 24 25 26 27 28 29 31 36 B G B E E E F E E B E E F F F F F A B E E E E F E E B A A F E F B E E A E B B 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-II 2-III 2-II 2-I 2-I 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-III 2-IV 2-II 2-IV 2-II 2-IV 2-IV D.. Tar.Prehis. Arc..-Tar.-Tar.....-Tar. Arc. Tar. Arc. D.Prehis. Arc.Prehis..Prehis..Prehis.Prehis.. Arc.-Tar. Tar. D.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Arc. D. D. D. D.Prehis.. D. Tar.Prehis.-Tar. Tar.Prehis. D.Prehis. Tar.-Tar.Prehis. Arc. Tar... Arc. Tar.-Tar. Tar. Arc. Arc.-Tar...-Tar.-Tar. Tar. Arc. Tar.Prehis.Prehis. Arc..-Tar.-Tar.Prehis.-Tar. D. Tar. Arc. D.. Tar. D.-Tar.. Tar. Tar. Tar. Tar.Prehis. D.Prehis.Prehis. Arc. Arc.. Arc. D.-Tar.. D. Tar...Prehis..-Tar. D.Prehis.Prehis. Arc.-Tar..Prehis. D. Arc.-Tar. Arc.. D.Prehis..-Tar. D. D..-Tar..Prehis.-Tar.Prehis. Tar..Prehis. D. D..Prehis.-Tar..

Prehis. Arc.-Tar. Arc. D. Arc.-Tar. D. D.-Tar. Tar. D..-Tar. D.-Tar. Arc.. Tar. Tar.. Arc. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 37 39 39 43 44 45 47 52 54 55 61 62 63 64 65 69 71 72 76 79 79 81 83 84 86 89 91 92 94 96 98 99 101 104 108 109 111 112 114 A A A B F F E A B B A A A E A G B A F A A E F E E E B B E F E E G E B E B A 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-III 2-I 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-III 2-I 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-II 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-III 2-IV 2-IV 2-IV D. Arc. D.Prehis.-Tar. Arc..-Tar.-Tar. D. D.Prehis... Tar. Arc.-Tar.-Tar.Prehis. Arc. D. D.Prehis. Arc.. Tar. D.-Tar.Prehis. Tar. Tar. Tar... D.Prehis. Tar.-Tar.-Tar. Arc..Prehis. Arc.-Tar.. Tar. MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 115 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 1 2 1 2 1 1 4 2 5 1 1 1 1 1 1 3 2 2 2 2 3 1 1 1 1 1 8 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada OBSERVACIONES TOTAL 216 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . D. Tar. Arc.-Tar. Arc. Tar.. Tar. Tar. Tar.Prehis. Arc.-Tar.-Tar. Arc..-Tar. Tar..-Tar. Arc. Arc.-Tar. D.-Tar. D.-Tar. Tar.-Tar.-Tar. Arc.-Tar. D. Tar. Tar. Tar.Prehis..Prehis. Arc.-Tar. D. Tar..Prehis.-Tar. D.-Tar.Prehis.. D. D.. Arc..-Tar..Prehis. Tamaulipas.Prehis. Tar..Prehis. D. Tar.-Tar. D.Prehis. D.. Tar.Prehis. D. D. Arc. Arc. Tar...Prehis.-Tar. Tar. Arc. Arc.Prehis.-Tar. D.Prehis. Arc. Arc...Prehis. Tar. Tar.. Arc. Arc. D. Arc... D.-Tar.. Tar. Tar. Arc.-Tar. D.Prehis... D. D.Prehis.Prehis. D..-Tar.Prehis. Arc.Prehis. Arc. Tar.Prehis.Prehis. D.Prehis.Prehis. Arc.. Arc. Arc.Prehis. D.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero..Prehis. Tar.. Arc.-Tar. Tar. D. Tar.Prehis.. D..-Tar. Tar. D.Prehis. Arc. D. Tar. Arc.Prehis.-Tar.Prehis.Prehis. Tar..-Tar. Tar.Prehis. Tar.

D.-Tar.Prehis..-Tar. Arc. Tar. Arc. Tar. Tar. Arc. D. D.-Tar. MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 116 115 116 116 116 116 115 116 116 116 115 116 115 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 115 1 2 2 1 2 2 1 1 1 1 1 1 1 2 2 2 2 2 1 1 3 5 1 2 6 1 1 1 1 3 4 1 1 3 2 1 1 1 1 Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 115 117 117 118 119 124 129 133 135 136 137 141 144 144 146 148 152 155 159 164 166 174 179 181 192 193 198 202 207 211 214 216 218 219 224 227 230 241 242 E A A B B B B E E E F E F F F E E E C E F B E C B B F C E A E E E E A F F E F 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-III 2-II 2-IV 2-IV 2-II 2-III 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-II 2-IV 2-II 3-II 2-II 2-II 2-IV 2-IV 1-I 2-II 217 .Prehis. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío PERIODO D. Arc.Prehis.-Tar.Prehis. D. Tar.. Tar.-Tar. Arc...Prehis.-Tar. Tar..Prehis.Prehis. Arc.-Tar. D. Tar.. D. D.Prehis.Prehis.Prehis. Tar..Prehis.Prehis.. D. D. D.-Tar.-Tar. Tar.. Arc.Prehis. Arc. D. D. Arc. Arc. Tar.Prehis. Arc.. Tar. Tar. D.Prehis. Arc. Arc. Tar. Arc. Tar. Tamaulipas. Tar. D. Tar. Tar.. D.. Arc..-Tar.Prehis.. Tar.-Tar.Prehis. Arc. Arc.-Tar. Arc..-Tar.Prehis.-Tar. D....-Tar. Arc.Prehis. D.-Tar. D.-Tar. Arc...-Tar. D.. D. Arc.-Tar. D. Tar. Tar.-Tar. Tar. Tar. Arc..Prehis.Prehis. Tar. Tar.-Tar.Prehis.-Tar.. D.. Tar. Tar.-Tar. Tar.Prehis. Arc. Arc. D. Arc.Prehis. Tar. D.Prehis.Prehis.-Tar. D. Arc. D.-Tar. Tar.. Arc.-Tar.. Arc.Prehis.-Tar.. D. Arc.Prehis. D..Prehis.-Tar.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.Prehis.Prehis.. Arc. Tar..-Tar.-Tar..Prehis.-Tar.Prehis. Tar. Arc.-Tar. Tar. Tar.-Tar. D. Arc.-Tar.Prehis.Prehis. Arc.Prehis.-Tar. Tar. Arc.-Tar. D. D. D.-Tar.Prehis. D. Tar.. D. D.-Tar.. Tar. Tar.Prehis. D. Arc.. D.... Arc. Arc.. Tar..Prehis. D. Arc.-Tar. Arc. Tar.

Tar. Tar.-Tar. Tar. Arc.. Tar. Tar. D.Prehis. D. Arc.-Tar. D.Prehis...-Tar.... Tar.Prehis.-Tar. Tar.Prehis. Tar.Prehis.Prehis.. Arc. Tar. D..Prehis.-Tar.Prehis.Prehis. Tar.Prehis.-Tar. Arc. Tamaulipas. Tar. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 242 243 249 250 250 256 258 259 262 266 267 268 273 276 282 286 287 289 294 295 300 300 301 303 307 311 323 324 326 331 332 341 344 345 371 372 378 380 382 F E C E E E A F A A F A F B F A F F F B B B A E A F A F F A A A A A E E F A E 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-III 2-II 2-II 2-II 2-III 2-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-III 2-IV 2-II 2-IV 2-III 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-II D.. Tar. Arc. Arc. Tar. D. Arc. Arc. MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 9 2 1 1 6 1 3 1 1 2 4 2 1 5 1 2 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 4 1 2 3 1 3 1 1 1 1 2 PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada OBSERVACIONES TOTAL 218 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . Tar. Tar.-Tar. D. D. Arc..Prehis. Arc.Prehis.-Tar... D.-Tar. Arc.-Tar. Tar.-Tar. Arc.Prehis.Prehis. Arc.Prehis.-Tar.-Tar. D. D. D. Tar. Tar. Tar..Prehis. D.. D.-Tar.. D. D. Tar. Tar..Prehis. Tar. Arc. Arc.-Tar.-Tar.. Tar.. Arc. Tar. D. Arc.-Tar.Prehis.Prehis.Prehis.Prehis. Arc.-Tar.-Tar.. Arc. Arc. Arc. Arc.Prehis. Arc.Prehis. Tar. D. D.. Tar.-Tar. Arc. D..-Tar.Prehis. Tar.Prehis.-Tar.Prehis.. D.Prehis. Arc. D. Tar. D.. D. Arc.-Tar.Prehis. D.. D.Prehis. D. D. D..Prehis.. Arc.Prehis. Tar..Prehis. Arc. Tar.Prehis..CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero..-Tar. D. Arc. Tar.. Arc. D. D. Tar.-Tar. Arc. Tar.. Arc.Prehis. Tar. D.-Tar. Tar.-Tar.. Arc. Arc. Tar.-Tar.-Tar.-Tar. Arc.. Tar.Prehis..-Tar.Prehis. Arc.Prehis.. D.-Tar. Arc.-Tar..-Tar. D.-Tar. Tar.Prehis.-Tar. D.Prehis. D..-Tar. D. Arc..-Tar. Tar.-Tar. D. Arc..

Prehis.Prehis.-Tar. Arc...Prehis.. D. D. D.. D.-Tar. Tar. D. Tar..Prehis.-Tar.-Tar. Arc.-Tar.Prehis. Tar.Prehis. Arc... Arc.Prehis. D..-Tar.-Tar.Prehis. D.Prehis.Prehis.Prehis. Arc. D.Prehis. D. D. Tar. D.. D. D.. D.-Tar. Tar.Prehis.-Tar.Prehis.-Tar. Tar.Prehis.-Tar.Prehis. Arc.-Tar.. Tar.Prehis.-Tar. Tar.Prehis. Tar. Arc. Tar. Arc.Prehis. Arc.Prehis..-Tar. D. Arc. Tar.Prehis.. D.-Tar..-Tar. Arc.. Arc. Tar.-Tar. D. D. Arc. Tar.Prehis. D. Tar... Tar. Tar. Tar.-Tar.Prehis. Tar. Tar..CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero..Prehis.-Tar.Prehis..Prehis.-Tar. Arc.Prehis.Prehis. Tar.-Tar. Tar. Tar. D. Arc.-Tar..Prehis. Arc. D. Arc. D. Arc. Tar. D.Prehis.Prehis..-Tar. D.-Tar.-Tar. D.. Tar. D.-Tar.-Tar.-Tar. Tar.Prehis. Arc. D.-Tar. D. Arc.Prehis..-Tar.. Tamaulipas. D. Tar..Prehis. D. Arc. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío PERIODO D. Tar. Arc. D.-Tar... Arc.. Arc... Arc.Prehis.. D. Arc.. Tar.-Tar...Prehis. Arc. Arc..-Tar. Arc. Tar. Arc. Arc. Arc. Arc.-Tar. D.Prehis. MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 115 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 1 3 1 1 1 2 3 1 2 1 1 2 1 2 1 1 2 1 2 2 1 1 1 2 1 4 2 1 2 2 1 2 1 2 3 3 1 1 3 Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 385 386 387 388 388 392 404 408 412 413 418 420 422 425 426 429 431 432 433 444 445 447 457 469 477 496 497 498 502 503 508 509 511 514 515 516 521 522 526 E E E E E F A F F B F E E E E E B E B E E E E E G C F E A A B A F F C A E B A 3-III 2-II 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-II 1-II 2-IV 2-IV 1-II 2-II 2-II 2-IV 1-II 2-II 3-II 2-II 2-II 2-II 2-III 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 1-II 2-II 2-II 2-II 2-III 2-IV 2-IV 1-II 2-IV 219 . D.-Tar. D. Arc. Tar. Tar. D.-Tar. Tar. Arc. Tar.-Tar. Tar.-Tar.-Tar.. Tar.Prehis. Arc. D.Prehis. D. Tar. Tar. Tar. Arc.. Arc.. Arc. Tar.

Tar. Arc.Prehis. D. Tar.Prehis.Prehis. D.-Tar.-Tar..Prehis. Arc..... Arc. D..-Tar. D. Tar.-Tar. Tar.Prehis. Arc. Arc. Tar. D. Tar. MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 1 1 1 1 3 1 1 1 3 1 1 1 1 1 2 1 1 2 1 1 1 1 1 3 1 1 1 2 2 1 1 1 1 4 1 1 3 1 1 PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada OBSERVACIONES TOTAL 220 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 .-Tar. D....Prehis.Prehis. Tar..Prehis.Prehis. Tar..Prehis. Arc.. D. Arc. Arc. Arc.Prehis..-Tar.-Tar. Tar. Arc. D.Prehis. D. D.Prehis. D.. Tar... Arc. Arc.Prehis. D.Prehis.. D.. D.-Tar. D.Prehis. Tar. Tar. Arc. Arc.-Tar. D.Prehis.. D. D.-Tar.Prehis. Arc.Prehis. Tar.-Tar.Prehis. Tar.-Tar..Prehis. D. D. Arc.. Arc. Tar.-Tar.-Tar. Arc. Arc.Prehis... D. Arc.. D.Prehis.. Arc. Arc. D.-Tar.Prehis. Tamaulipas.Prehis. Tar.. D.-Tar.. Tar.. Tar.-Tar. D. Arc. Arc.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Tar. Arc. Tar. Tar.-Tar. Tar..-Tar. Tar.-Tar.-Tar.Prehis. Tar. Tar. D.. Tar.Prehis. Arc.-Tar.-Tar. Arc.-Tar. Arc. Tar..Prehis. Tar.-Tar. Tar. Tar... D. D.Prehis.-Tar. Tar.Prehis. Tar.. Arc. Arc. D. Tar. Arc.. D.-Tar.-Tar. Arc. Arc.. D. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 527 528 530 538 538 540 543 546 547 550 555 556 564 583 588 589 591 604 607 614 615 618 620 623 624 627 627 629 632 639 641 649 653 653 655 659 662 664 666 A A A E E F F F F A G A F F A F A B B E E E E F F A A F A B B E B B B B E A E 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 1-I 2-IV 1-II 2-II 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-III 2-IV 2-II 2-III 2-II D. Tar. Tar. Tar.Prehis. Arc. Tar.Prehis.-Tar.Prehis. Arc. D. Tar.-Tar.-Tar. D.Prehis. Arc. D. D..Prehis.-Tar.Prehis. Tar. Arc..-Tar.-Tar.-Tar.Prehis.-Tar. D. Arc.Prehis.Prehis.-Tar.-Tar.-Tar. D.. D. Arc.

Prehis..Prehis.Prehis.Prehis. Tar.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío OBSERVACIONES SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 685 G 2-IV 689 E 2-IV 690 E 2-IV 696 A 2-II 697 B 2-II 701 B 2-II 703 E 2-II 704 A 2-IV 705 A 2-II 709 E 2-II 710 E 2-II 711 F 2-II 712 E 2-II 714 F 2-IV 718 A 2-IV 719 E 2-II 720 E 2-IV 722 E 3-III 723 B 2-II 727 E 2-II 728 E 2-II 733 A 2-III 740 F 2-IV 751 F 2-II 760 E 3-II 761 E 3-II 762 A 3-II 764 E 2-II 766 E 2-IV 767 A 2-IV 768 F 2-III 781 E 2-IV 783 F 2-IV 785 A 2-IV 788 E 2-IV 793 F 2-II 797 E 2-IV 800 E 3-II 805 ELIMINADO area de actividad 2 PERIODO D. D. Arc.Prehis...Prehis.-Tar.-Tar. D.-Tar.. D. D. Arc.. Arc.-Tar. Tar.Prehis.-Tar..Prehis.Prehis. Tar. Arc.-Tar.-Tar. Tar. Tar.Prehis.Prehis.. Tar. Arc. D. D. Tar. D.. D. Tar. Tar. Arc.-Tar. Arc. D. D.-Tar. Arc. Tamaulipas...-Tar..-Tar.Prehis. D. Tar. Arc.Prehis. Tar. Arc. D.-Tar.Prehis.Prehis. D. D. Arc.Prehis. Tar.. Tar.-Tar.Prehis.Prehis. Arc.Prehis.. Tar. Tar. D.. D.Prehis. Arc. Tar. D. Arc. D.. Arc. Arc. Arc. D.-Tar. Arc.Prehis. Arc.Prehis.-Tar.-Tar.Prehis. Tar. Arc.Prehis.-Tar. Tar.-Tar.-Tar. Arc. Arc.. D. D.. Tar.Prehis. D.Prehis. Arc. D.Prehis. Tar. Tar. D. Tar..Prehis..-Tar. Arc.-Tar. Tar.-Tar.. D. Tar. Tar. Tar.-Tar.... Tar. Arc.. Arc.Prehis..-Tar. Tar. Arc. D.. Tar. Arc.-Tar. D. Arc..Prehis...-Tar. D.-Tar.-Tar.Prehis.-Tar.. D. D. Tar... D. D.-Tar.Prehis.Prehis. Tar. D. Tar.. Tar.-Tar.. Arc. Arc.. Arc.. Arc..Prehis. D. D.Prehis.. Arc.-Tar.Prehis. Tar. Tar.-Tar. D. Arc. Tar. Tar.Prehis. NOMBRE TIPO MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 115 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 115 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 115 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 MATAMOROS 116 FORMA FRECUENCIA 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros en Proceso 1 Matamoros Terminada 2 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 3 Matamoros Terminada 1 Matamoros en Proceso 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros en Proceso 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 2 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 2 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 2 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada 2 Matamoros Terminada 1 Matamoros Terminada TOTAL 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 221 . Arc.Prehis.. D.-Tar. Tar.-Tar. Arc.-Tar. D.-Tar. Arc. Arc. Tar.Prehis.-Tar.-Tar.

D. Arc. Tar. D.. Tar..-Tar.-Tar. Arc. Arc.Prehis..Prehis.-Tar. Tar. D. D. Arc. D.. Arc.Prehis.Prehis. D. Arc.Prehis. Arc.Prehis. D. D.Prehis. Tar. Tar. Arc.-Tar.-Tar. Tar.Prehis. D.-Tar.Prehis. Arc. Arc. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 827 830 832 833 836 845 846 853 856 863 866 872 873 876 884 885 891 891 894 901 904 904 909 921 925 934 936 938 938 939 945 946 949 951 954 963 968 971 978 E E E B E E F E F E E F F F F A F F E A B B F A A E E E E E F F E E E E E F E 1-I 2-IV 2-IV 1-I 2-III 1-I 2-IV 2-III 2-IV 1-I 2-III 2-III 2-IV 3-II 2-IV 2-III 2-III 2-III 1-I 2-IV 2-II 2-II 2-IV 2-III 2-IV 2-II 2-IV 2-II 2-II 2-IV 2-IV 3-II 2-II 1-II 2-IV 2-II 2-II 1-I 2-IV D.-Tar.-Tar. MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 115 116 116 116 115 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 116 1 1 1 1 1 2 2 1 1 1 2 1 1 2 1 3 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 1 3 2 1 1 1 2 2 1 2 1 1 PERIODO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada OBSERVACIONES TOTAL 222 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 .. D.Prehis. Arc. Tar.. Tar.-Tar. Tar. Tar. Tar.-Tar. D.. Tar. Arc.-Tar..Prehis. D.-Tar. Arc.-Tar.-Tar.Prehis. Tar. Arc. Tar. D.. Arc.Prehis... Arc.Prehis.Prehis. D.. Tar. D.. D. Arc.Prehis.... Tar.-Tar..-Tar. Arc.-Tar. Arc.Prehis... Tar. Arc. Tar. D.Prehis. Arc. D..-Tar. Tar. D.Prehis.-Tar.-Tar.-Tar.Prehis. Arc.-Tar. Arc. Arc. Tar. Tar.-Tar.Prehis. D. D.-Tar. Arc.. D. Tar. D.Prehis.Prehis.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero...-Tar.-Tar.-Tar.Prehis. Tar.-Tar. Arc.. Arc. Arc.-Tar. D. Arc. Tar. D. Arc. D.. Tar.Prehis... Tamaulipas.-Tar..Prehis.Prehis. Arc. D.-Tar.Prehis. Arc. Tar...-Tar.. D. Tar.-Tar. D. D. Tar.Prehis.-Tar. Tar. D. Arc..Prehis.. Tar.Prehis.Prehis. D..Prehis.Prehis.. D. D.. D.. Tar. Arc. Arc.-Tar. Arc. Tar. Arc.-Tar. Tar.Prehis..Prehis.-Tar. D.Prehis.Prehis. Arc.. Tar.-Tar. Tar. D. Tar. D. Arc.-Tar. Tar. Tar. Tar.Prehis.

Tar. Arc. D.Prehis.. Arc. Tar. D. D. Arc. Tar.Prehis. D..-Tar.-Tar. Arc. D. Arc. Arc.-Tar.Prehis. Tar. Arc. Tar. D. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Arcaico Tardío-Prehistórico Tardío PERIODO D.... D.-Tar..-Tar. Tar. Arc.Prehis. Arc. Tar.-Tar.Prehis. Arc..Prehis. D.CUADRO 10 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.-Tar. D.Prehis.-Tar.-Tar. Tamaulipas. Tar. Tar..-Tar.-Tar. Tar. Tar. Tar.. Arc. Tar.Prehis.Prehis. D.. Tar... Arc. Arc. Tar. Tar. Arc..Prehis. Arc.-Tar. D..Prehis.Prehis.-Tar.. Tar. Arc.Prehis. Tar.Prehis..-Tar. D. Arc.-Tar. D.-Tar. D. Tar. Tar..Prehis....Prehis.-Tar.Prehis..-Tar. Tar. Tar... Arc.-Tar. Arc.-Tar. Arc. Tar.Prehis..-Tar.Prehis. Tar. D. Tar. Arc.Prehis. D.-Tar. D. Tar.-Tar. Arc.... D. Arc. Tar. D. Arc. Arc.Prehis.Prehis. D. D. Arc.-Tar. Tar. D.-Tar.Prehis.Prehis.Prehis.-Tar.-Tar.-Tar. D.. Arc.Prehis. D.Prehis.Prehis. Arc.Prehis.-Tar.. Tar. D. Arc.Prehis.Prehis.Prehis. Tar.-Tar... D. D. Tar..-Tar. D. Tar.. MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS MATAMOROS 116 116 116 116 116 116 116 116 115 116 116 116 116 115 115 116 116 116 116 115 116 116 115 116 116 115 116 115 116 116 115 116 116 1 2 1 2 1 2 4 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 3 1 2 2 1 2 1 567 Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada Matamoros en Proceso Matamoros Terminada Matamoros Terminada SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO NOMBRE TIPO FRECUENCIA FORMA OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 384 981 983 987 996 1000 1001 1011 1012 1019 1021 1028 1029 1030 1035 1038 1038 1043 1048 1061 1062 1066 1067 1079 1083 1087 1090 1090 1093 1093 1102 1103 1103 1104 E F E A A F E E E F E F E A B B A B A A B E E E B E E E E E E E E 2-IV 2-IV 2-II 2-III 2-IV 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 1-I 1-I 2-IV 1-I 2-III 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-II 1-I 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 1-II 223 .-Tar. Arc. D. D.-Tar. D. Arc. D.Prehis. Tar. Arc. Arc.

Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 3 E 2-I 31 B 2-IV 49 G 59 B 2-IV 84 E 2-I 85 F 2-II 90 F 2-IV 94 E 2-II 94 E 2-II 99 E 2-II 103 F 2-II 117 A 2-IV 127 A 2-IV 140 B 2-III 174 B 2-IV 180 A 2-II 190 E 2-II 192 B 2-IV 192 B 2-IV 210 E 2-II 210 E 2-II 211 A 2-IV 212 C 2-IV 216 E 2-II 225 E 2-IV 225 E 2-IV 235 E 2-II 261 B 2-IV 273 F 2-II 273 F 2-II 296 A 2-III 303 B 1-II 310 F 2-IV 320 F 2-IV 322 E 2-III 331 A 2-III 367 E 2-IV 369 E 2-IV 371 E 2-II 372 E 2-II 377 B 2-IV PERIODO C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Tamaulipas. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. retoque marginal Etapa final de talla 224 TOTAL 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 . Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C.CUADRO 11 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío NOMBRE TIPO FRECUENCIA CARACARA 48 1 CARACARA 48 1 PERDÍZ 88 1 STARR 94 1 FRESNO 62 1 FRESNO 62 1 PERDÍZ 88 1 CARACARA 48 1 BASSET 44 1 CARACARA 48 1 STARR 94 1 CARACARA 48 2 LOTT 76 1 FRESNO 62 1 CARACARA 48 2 STARR 94 1 CARACARA 48 1 PERDÍZ 88 1 BASSET 44 1 PERDÍZ 88 1 PADRE 86 1 PERDÍZ 88 1 CARACARA 48 1 CARACARA 48 1 STARR 94 1 MAUD 80 1 CLIFFTON 54 1 PADRE 86 1 PERDÍZ 88 3 STARR 94 1 CLIFFTON 53 1 MAUD 80 1 STARR 94 1 STARR 94 1 CARACARA 48 1 PERDÍZ 88 1 STARR 94 1 CARACARA 48 1 CARACARA 48 1 CARACARA 48 1 CARACARA 48 1 FORMA Caracara terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Starr terminada Fresno terminada Fresno terminada Perdíz Terminada Caracara terminada Basset terminada Caracara terminada Starr terminada Caracara terminada Lott terminada Fresno terminada Caracara terminada Starr terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Basset terminada Perdíz Terminada Padre terminada Perdíz Terminada Caracara terminada Caracara terminada Starr terminada Maud terminada Cliffton terminada Padre terminada Perdíz Terminada Starr terminada Cliffton en proceso Maud terminada Starr terminada Starr terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Starr terminada Caracara terminada Caracara terminada Caracara terminada Caracara terminada OBSERVACIONES Monofacial. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Prehistórico Tardío. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C.

Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Completa Lados biselados 2-II 2-II 2-II 2-III 2-III 2-II 2-III 2-IV 1-II 2-II 2-IV 2-III 2-III 2-II 3-III 2-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-III Completa 400 420 469 470 496 497 515 527 537 539 556 655 664 701 722 726 746 749 782 786 805 805 873 908 939 946 952 954 983 983 1024 1028 1053 1067 1067 1067 1067 1079 1082 1087 1102 C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Prehistórico Tardío. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Tamaulipas. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C.CUADRO 11 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío CARACARA FRESNO CARACARA MAUD STARR CARACARA FRESNO PERDÍZ PERDÍZ CARACARA FRESNO ALBA PERDÍZ CARACARA PERDÍZ FRESNO CARACARA PERDÍZ CARACARA CARACARA PERDÍZ CLIFFTON CARACARA PERDÍZ STARR MORAN CARACARA CARACARA PERDÍZ CARACARA PERDÍZ STARR CARACARA PERDÍZ CARACARA STARR MAUD CARACARA CARACARA PERDÍZ CARACARA 48 62 48 80 94 48 62 88 88 48 62 42 88 48 88 62 48 88 48 48 88 54 48 88 94 84 48 48 88 48 88 94 48 88 48 94 80 48 48 88 48 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 87 Caracara terminada Fresno terminada Caracara terminada Maud terminada Starr terminada Caracara terminada Fresno terminada Perdíz Terminada Perdíz Terminada Caracara terminada Fresno terminada Alba terminada Perdíz Terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Fresno terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Caracara terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Cliffton terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Starr terminada Morán terminada Caracara terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Starr terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Caracara terminada Starr terminada Maud terminada Caracara terminada Caracara terminada Perdíz Terminada Caracara terminada E E E E C F C A B E A B A B E E A F E F Eliminado Eliminado F A E F E E F F E E B E E E E E E B E Retoque para reavivación de filos 2-IV 2-IV 2-IV 3-II 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-IV 2-II 2-II 2-II 2-II 2-II 2-III 1-I 2-II 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 82 225 . Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C. Prehistórico Tardío C.

SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO 2-IV F 90 2-II E 703 2-IV A 718 PERIODO B. Prehist.-Histórico B. Histórico GUERRERO 2-III E 574 2 OBSERVACIONES TOTAL 1 1 2 226 .-Histórico B. Prehist. Tar. Prehist. Histórico GUERRERO 2-II F 146 Guerrero terminada 1 4 A.-Histórico FORMA NOMBRE TIPO FRECUENCIA Talco terminada 1 24 TALCO Toyah terminada 1 26 TOYAH Talco terminada 1 24 TALCO 3 OBSERVACIONES TOTAL 1 1 1 3 CUADRO 13 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero.CUADRO 12 Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur 3D Guerrero. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Prehistórico Tardío-Historico. FORMA NOMBRE TIPO FRECUENCIA SITIO CONTEXTO TIPO DE SITIO PERIODO Guerrero terminada 1 4 A. Tar. 2006 Sitios y tipos de proyectiles del Historico. Tamaulipas. Tar. Tamaulipas.

24. Coahuila”. “Materiales líticos del Valle del Mamut. 1. pp.Tamaulipas y Texas. Maria de los Dolores Soto y Miguel Villabueno (Editores). Serie Arqueología. Journal of the southern Texas Archaeological Association. Mexico” en La Tierra. 42-45. MARTÍNEZ del Río. Leticia González Arratia y Lorena Mirambell (Coordinadoras). 1997c. Reconocimiento Arqueológico en la Zona de la Presa Internacional Falcón. Memorias del INAH. Ávila. 283p. p. pp 39-??. México. 1997b. “A rock alignment at Al Punto Final an archaic site in Tamaulipas. IIA-IIE-IIH. No. Aveleyra Arroyo de Anda. 1951. pp. 17-23. pp. 1. Primera edición. Luis. Bate. Tomo XII. 1996a. SEP. Aveleyra Arroyo de Anda. Ángeles Jiménez. Vol. 227 . MALDONADOKoerdell y Pablo. 1996b. Mexico” en La Tierra. 1956b. 23. “Arrow points from the Rincón de los Indios on the Rio Salado. 1997e. España. Memorias del INAH. 4. Vida y Obra. una ruta de penetración al continente” en Orígenes del Hombre Americano. pp. cercana a Parras. 1997a. 4. “Condiciones ambientales y movimientos de pueblos en la frontera septentrional de Mesoamérica” en Pedro Armillas. José Luis Mirafuentes. 1. 419-440 pp. Armillas. Vol. Alba González Jácome (Compiladora). Mexico” en La Tierra. Tamaulipas” en Reflexiones sobre la industria lítica. James Bryan. “El modelo de producción cazador-recolector o la economía del salvajismo” en Boletín de Antropología Americana. Vol II. Instituto Panamericano de Geografía e Historia. Mexico” en La Tierra. No. No. 24. Marie-Areti Hers. “La cueva de Paila. 2004. Journal of the southern Texas Archaeological Association. Coahuila” en Cueva de la Candelaria. 167-202. Journal of the southern Texas Archaeological Association. Colección Científica 475. p. México. México. “Entre apaches y comanches: algunos aspectos de la evangelización franciscana y la política imperial en la misión de San Sabá” en Nómadas y sedentarios en el norte de México. Teresa Rojas Rabiela (Editora). 1964. 1997f. Crítica. Journal of the southern Texas Archaeological Association. 24. Barcelona. “Two sandstone abrading stones from the Lower Rio Grande. 1. Binford. en Analaes de antropología. “A Cliffton/Perdiz atelier on the Rio Salado. Raúl. Sobretiro de la Revista Mexicana de estudios antropológicos. Tamaulipas. “Los materiales de piedra de la Cueva de la Candelaria y otros sitios en el Bolsón de las Delicias” en Cueva de la Candelaria. Boyd. 24. vol I. Manuel. Pedro. INAH. Journal of the southern Texas Archaeological Association. p. Homenaje a Beatriz Braniff. Vol. INAH. 1997d. 1991. Vol. “Scottsbluff points from south Texas and northe-astern Mexico” en La Tierra. México. “The Arroyo Diablo burial. Los Coahuilos del Noreste de México: Artefactos líticos de los grupos cazadores-recolectores de Nuevo León. 5-10. Memorias del INAH. Pedro. María Rosa. pp. Mexico” en La Tierra. Mexico” en La Tierra. 44-48. pp. No. 23. Tamaulipas. 2000. 32-36. Vol. Avilez Moreno.“El noreste de México. 1956a. vol I. “Sobre dos fechas de radiocarbono 14 para la cueva de la Candelaria. Vol I. SEP. En busca del pasado. vol I. “A bedrock mortar and metate site on the Rio Grande. México. pp. 30-33. Lewis R. 1986. “Ornamental artifacts from the Cardinal site Rio Salado. Cueva de la Candelaria. 1988. México. 57-107. 24. No. México. CIESAS. UNAM. No 4. No. México. 5-31. 2005. No. Mexico” en La Tierra. 1956.Referencias Andrade Cuautle. 47-50. Agustín Enrique. INAH. Journal of the southern Texas Archaeological Association. No. IIHUNAM. Tamaulipas. 2. Tamaulipas. Vol. Luis Felipe. No. 125-130. Tamaulipas. INAH. 24. pp. 1. No. ENAH-INAH-SEP. México. Tesis de Licenciatura en Arqueología. 3. 4. INAH. Vol. Vol. Journal of the southern Texas Archaeological Association. Luis. Journal of the southern Texas Archaeological Association. 1988. Tamaulipas.

583. ENAH. Timothy K. pp. pp. Journal of the southern Texas Archaeological Association. México/Milán. 24.).. La Gran Chichimeca.). 4. 2001b. Thomas R. P. “Report on archaeological salvage in Falcon Reservoir. pp. Naufragios y comentarios. 28-33. España. DASTIN Historia. Rafael. 23. 1994. La tradición del Golfo y la tradición ChipícuaroTolteca” en La Gran Chichimeca. K. Alejandro.). 51-54. 1997a. “Stemmed points with massive barbs from the Lo-wer Rio Grande Valley” en La Tierra. El lugar de las rocas secas. y Don. CONACULTA/Jaca Book. 2. Tomo 7. Texas” en La Tierra. Seminario de Arqueología y etnología Turolense. volume 68. C. Colegio Universitario de Teruel. HESTER y Timothy. Jorge. 42-43. 2003. Kumpe. 1952. El lugar de las rocas secas. 110p. “Los Teochichimecas” en La Gran Chichimeca. Mora Torcal e Ignacio. 1996. Albar Núñez.Boyd. Crónicas de América. Antologías. “Early Paleo ponits from the Falcon Lake area of Tamaulipas. 21. CONACULTA/Jaca Book. Beatriz Braniff (Coord. El lugar de las rocas secas. 2001c. INAH. Journal of the southern Texas Archaeological Association. No. 218-259. Vol. Mé-xico/Milán. Mexico” en Bulletin of the Texas Archeological Society. James Bryan y Diane E. Chandler. México/Milán. “Metal arrow points from south Texas and Tamaulipas. 387-425. pp. K. pp. México/Milán. No. James Bryan. 11-25. pp. Texas. Serie Arqueología. Perttula (Editor).). “Stone pestles from the Lower Rio Grande. Beatriz Braniff (Coord. pp. 4. “Pin drills from Tamaualipas. Journal of the Southern Texas Archaeological Association. Boyd. El lugar de las rocas secas. Published by the Society at Austin. 1. México. LÓPEZ de la Rosa y Adriana. Beatriz Braniff (Coord. 20. “Introducción” en La Gran Chichimeca. Vol. Roberto Ferrando (Editor). No. Journal of the southern Texas Archaeological Association. Braniff Cornejo. No. México/ Milán. 23. Edmundo. Vol. El lugar de las rocas secas. Las sociedades nómadas indígenas del Bajo Río Bravo en Tamaulipas. 24. 7-12. 2001f. El lugar de las rocas secas. “Stone pipes from Falcon Reservoir” en La Tierra. Perttula 1997. No. 1. Mexico” en La Tierra. Tamaulipas. Journal of the southern Texas Archaeological Association. Vol. No. Chandler. pp. Tesis de Licenciatura en Arqueología. “An arrow shaft straightener from Terrel County. 2. 2004. España. 1997a.). 13-17. Vol. María del Pilar. Society at Lubbock. 1961.). 1990. Casado López. VELÁSQUEZ Morlet. Martínez Moreno. Beatriz Braniff (Coord. 38-41. Joe F. Journal of the southern Texas Archaeological Association. CONACULTA/ Jaca Book. ENAH 2001a. “El ocaso en Coahuila y Nuevo León” en La Gran Chichimeca. Vol. Mexico” en La Tierra. Vol. Vol. No. “Ground stone ornaments of the Lower Rio Grande” en La Tierra. “A prehistoric burial from the Rio Grande drainege. 1986. 5-7. Diane E. 1997b. CONA-CULTA/Jaca Book. María del Pilar Casado (Compiladora). No. C. Journal of the southern Texas Archaeological Asso-ciation. Cason. México/Milán. 1993b. México. Wilson. Carbonell I Roura. 228 . WILSON. seasn of 1952” en Bulletin of the Texas Archeo-logical and Paleontological society. pp. “Pictografías y petrograbados” en El arte rupestre en México. Castillo Estrella. México and south Texas” en La Tierra. Vol. 1996. Journal of the southern Texas Archaeological Association. Southern Island. 24. 26-28. 44-47. p. pp. Eudald. Promo Libro. Beatriz Braniff (Coord. Cabeza de Vaca. p. 4. Texas” en La Tierra. pp. 83-112. 1993a. 24-35. 20. México” en La Tierra. “Los cazadores-recolectores de Coahuila” en La Gran Chichimeca. Beatriz. 24. 1996. Madrid. Vol. pp. Journal of the southern Texas Archaeological Association. 2001d. No. N 3. 4. Journal of the southern Texas Archaeological Association. 569. Ensayo de sistematización. Muro Morales. Tamaulipas. 300p. CONACULTA/Jaca Book. Beatriz Braniff (Coord. Artefactos líticos de San Luis Potosí. “Tubular stone pipes and pipe fragments from the Lower Rio Grande of Texas” en La Tierra. a Prehistoric Cementery Site in the Falcon Reservoir. p 33-41. Volume XXIII. CONACULTA/Jaca Book. 1997b. 2001e “La colonización mesoamericana en la Gran Chichimeca.. Tesis. Aspectos generales y metodológicos. Coloquio sobre el microespacio-1. “Conceptos básicos en el análisis espacial” en Arqueología Espacial.

p 189-194. 105-120. Vol. González Arratia. “Los Documentos” en La República de indios de Don Vicente González de Santianes. México” en Homenaje a Pablo Martínez del Río. 229 . “El discurso de la conquista frente a los cazadores recolectores del norte de México” en Antropología. 76p. Boletín del INAH. Avilez. 1986a. México. AVELEYRA Arroyo de Anda. Mexico. New York. 2000. Tomo XXXII. Donald D. Stephenson 1951. Coahuila. River Basin Surveys. Texas. Universidad Autónoma de Tamaulipas. Leticia y Lorena. XXV aniversario de la edición de Los Orígenes Americanos. Instituto de Investigaciones Históricas. Ciudad Victoria. “Estudio Integrado Arqueológico-Ecológico del Bolsón de Mapimí: parte arqueológica” en Rutas de intercambio en Mesoamérica y norte de México. part V: 21-509. 250p. “Estudio funcional de raspadores de obsidiana: el caso del señorío de Metztitlán. 9 y 10. Hartle. Reconocimiento Arqueológico en la parte mexicana de la presa de la Amistad. 28. Hidalgo” en Arqueología. 52. 35-43. Museo regional de la Laguna y la Cueva de la Candelaria. INAH. Instituto de Investigaciones Históricas. pp. 1983. Ciudad Victoria. IIA-UNAM. González Arratía. IIA-UNAM. Mandujano Álvarez. “Cenolítico Superior y Protoneolítico (7000-2500 aC)” en Arqueología Mexicana. Primeros pobladores de México. Universidad Nacional Autónoma de México. 1990. en Tampico. Peter. Editorial Raíces. 1979. y Robert L. Smithsonian Institution. 2002. INAH.De la Borbolla. IX. Saltillo. 203. pp. México. Vol. Sol Arguedas Rubín y Luis. México”. 1961. Homenaje a Beatriz Braniff. “El problema de la arqueología de superficie y la movilidad de los grupos cazadores-recolectores” en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos (Arqueología de Superficie). “Nuevo Santander” en La frontera norte de la Nueva España. Guevara Sanchez. “The San Isidro and Puntita Negra sites: Evidencie of early man horizons in Nuevo León. Mirambell Silva. México. “Reflexiones sobre la experimentación en arqueología” en Nuevos enfoques en el estudio de la lítica. Revista de la Coordinación Nacional de Arqueología. en Athropologist papers of the National Museum of Natural History. 52-57. México. Jesús. Serie Espacio y Tiempo/3. No. 34 p. Leticia González y Lorena Mirambell (Coordinadoras). 2005. Maria de los Dolores Soto y Miguel Villabueno (Editores). XVI Mesa Redonda. Franco Carrasco. Ekholm. 441-453. pp. 29. INAH. 1967. Jesse D. Linda Manzanilla (Editora). Tomo II. Tamaulipas. Elizalde Rodarte. 2-15. XXXVIII. p 23-73. García-Bárcena. México. 1952-53 “A Plainview point from northern Tamaulipas” en American Antiquity. Gordon. Leticia y Rosa María. historiografía?” en Nómadas y sedentarios en el norte de México. Tamaulipas. INAH. Francisco. Segunda época. 1975. Angel. 1999. UNAM. Starr County. María de los Dolores Soto de Arechavaleta (Editora). Gerhard. ¿Novela. VXIII. pp. Universidad Autónoma de Tamaulipas. Toribio y Coautores. 1983. 1996. México. CONACULTA-INAH. Arqueología. 9-26. Jennigs (Editor). Jeremiah F. Sociedad Mexicana de An-tropología. José Luis Mirafuentes. Joaquín. 395-418pp. Archeological excavations at the Falcon Reservoir. Don Vicente. “Ejercicio de interpretación de actividades en un campamento de cazadores-recolectores en el Bolsón de Mapimí” en Unidades habitacionales Mesoamericanas y sus áreas de actividad. González Rul. No. Tamaulipas” en. Universidad Autónoma de Tamaulipas. MarieAreti Hers. México. 1990. Sandra V. Nueva Época. 2000. 1944. De la Torre. pp. “Introducción” en Reflexiones sobre la industria lítica. La República de indios de Don Vicente González de Santianes. Ciudad Victoria. IIA-IIE-IIH. Sociedad Mexicana de Antropología. Colección Científica 475. Análisis tipológico de artefactos. González de Santianes. Aurelio. 1986b. Vol. No. pp. Instituto de Investigaciones Históricas. México. 1989. México. González Arratia. Arturo. 1993 “Rescate y cosolidación de la zona arqueológica de Las Flores. Prologo de Candelario Reyes. pp. y Carlos. De los Reyes. Tamaulipas. Nums. Colección Científica No. “Naufragios de Álvar Núñez Cabeza de Vaca. Leticia. INAH. Instituto de Investigaciones Históricas. crónica. Primera edición. García Cook. Historia General de Tamaulipas. “Excavations at Tampico and Panuco in the Huasteca. 71-74. INAH. Epstein.

Lorena Mirambell y José Luis Lorenzo. México. Macneish. Jiménez Moreno. Sus límites geográficos. 1983. “Bases para el estudio de las relaciones entre el medio el medio geográfico y los asentamientos humanos” en Arqueología Espacial. INEGI. pp.F. INAH. Lorena Mirambell y José Luis Lorenzo. José Luis. 1993. Sociedad Mexicana de Antropología. Mirambell Silva. Hughes. Sf. Instituto de Investigaciones Históricas. p 1-76. Wisconsin. 547p. 249p. Instituto de Investigaciones Históricas. México. Miranda. Escala 1: 250 000.F. “Archaeological síntesis of the Sierra” en Handbook of the Middle American Indians. “Dos décadas de arqueología en México” en Estudios Mexicanos. Biblioteca Mexicana. pp. México D. Mirafuentes Galván. 325-339. 2005. 1993. “Materiales líticos arqueológicos: generalidades” en Apuntes para la arqueología. Alex Dony. 1947. pp.Chester R y Richard F. INAH. INAH. Síntesis Geográfica del Estado de Tamaulipas. Editorial Statement. Robert. 1. Carlos y Sandra. University of California Press. 573-581. UNAM. Tomo IV. “A sinopsis of the Archeological Sequence in the Sierra de Tamaulipas” en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos. 1. INAH. México. 1974. 154p. 1947. México. Ramírez. Primera edición. 187-220. Tomo X. México. 1987. Meseguer y A. Paul. ENAH. 2004. 76-96. pp. 11. Hester.Herrera. Geología física. Tercera Reunión de Mesa Redonda sobre Problemas Antropológicos de México y Centroamérica. Leticia González y Lorena Mirambell (Coordinadoras). No. Vol 13. Tamaulipas. pp. “Tribus e idiomas del norte de México” en El norte de México y sur de los Estados Unidos. José Luis. “A preliminary Report on Coastal Tamaulipas. 2005. Mandujano Álvarez. Sociedad Mexicana de Antropología. 36. Longwel. Breve historia de Tamaulipas. pp. J. Programa Cultural de Fronteras. 1950. 121-133. Suplemento de la Revista Tlatoani.. 1986. “Análisis funcional de artefactos líticos: huellas de uso en raspadores de obsidiana” en Reflexiones sobre la industria lítica. Alejandro y Cipactli. Municipios. pp. Un nuevo estudio de la ruta seguida por Cabeza de Vaca a través de Norteamérica. Mexico” en American Antiquity. Aguirre y Beltrán (Editores). Editorial LIMUSA. Logo Hubp. Consideraciones sobre la industria lítica” en Apuntes para la arqueología. 33-39. 1943. Thomas Roy 1971. Tercera Reunión de Mesa Redonda sobre Problemas Antropológicos de México y Centroamérica. No. Cuaderno de Trabajo No. Leticia González y Lorena Mirambell (Coordinadoras). “Los materiales líticos arqueológicos” en Reflexiones sobre la industria lítica.. “Hafted unifaces from southwestern Coahuila. Menasha.. p 1-76. Martínez Muriel. Departamento de Prehistoria. Vol 20. Diccionario geomorfológico. Vol. No. Wigberto. México. México D. Movimientos de resistencia y rebeliones indígenas en el norte de México (1680-1821). 27-47. No. 1-15. Bader Rentería. Archaeological of Northern Mesoamerica Patr 2. UNAM. Elizalde Rodarte. Colección Científica 475. Austin. Vol 13. “Los Recolectores-Ccazadores del Norte de México” en El norte de México y sur de los Estados Unidos. México. D. pp. Jack T. pp. Segunda edición (aumentada). México” en The Kiva. José. 1971. México. SEP-INAH. El Colegio de México/ Fondo de Cultura Económica. 310p. Wisconsin. Carta Topográfica Reynosa. 1943.F. Menasha. G14-5. Kirchoff. Lorenzo Bautista. Guía documental I. Lorena. Movimientos de resistencia y rebeliones indígenas en el norte de México (1680-1821). Instituto de Geografía. composición étnica y características culturales. 1998. Catálogo Nacional de Monumentos Históricos In-muebles. 1989. Octavio. 1989. Middle American Research Institute University of Texas Press. Tamaulipas y Nuevo León. Vol. “An Archeological Reconaissance in Tamaulipas. (1943). México. Journal of the Arizona Archaeological and Historical Society. pp. Coloquio sobre el microespacio- 230 . Flint 1965. 6.. S. Departamento de Prehistoria. Colección Científica 475. 1999. 36-41. Kriegel. 4.. 2. Mesoamérica. Guía documental II. México” en American Antiquity. UNAM. M. INAH. Cuaderno de Trabajo No.133-144. Coordinación de Ciencias. 1974. 6. México. J. editores.

INAH. 1997. Serie Antropología Social. IIH-UNAM-IIA-UAT. Catálogo de Colecciones Arqueológicas del Instituto Tamaulipeco de Cultura. El norte de México. del 27 al 29 de Junio de 2002. 2000. México. Boletín Oficial del INAH. Tamaulipas. mecanoescrito. 63-77. Consejo Estatal para la Cultura y las Artes. Mecanoescrito. Perspectivas de la Arqueología en Tamaulipas. Revista de la Dirección General de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Tamaulipas. Vol II. Linda Manzanilla y Leonardo López Luján (Coordinadores). 1986. Pacheco. “Salvamento Arqueológico Tamaulipas Velero-Jaujal” en Actualidades Arquelógicas. p. 1996. Tomo I. México. Nuevo León. Baja California sur. p. Pérez Silva. 1997. Salvamento Arqueológico Velejo-Jaujal. 1992. Tomo XXXII. “Investigaciones arqueológicas en El Sabinito. 1999. Jesús Ignacio y Baudelina Lydia. Proyecto Arqueológico El Sabinito. Tula. México. 1991.1. (Marzo-Julio 1989). Victor. Catálogo de las colecciones del Museo Nacional de Antropología. Informe de la Primera Temporada de Campo. Carlos Vanueth. Parra Martínez. Tamaulipas” en Arqueología. municipio de Soto la Marina. “Un plato decorado de Tammapul. Tamaulipas-Monterrey. 2004. Centro INAH Tamaulipas. 57. México. 1998a.T. No. Seminario de Arqueología y etnología Turolense. Orozco. Tamaulipas. México. p 61-62. Tamaulipas” en Antropología. Gasoducto Ciudad Mier. “Los apaches: una nación indomable” en Papeles norteños. 29-34. mecanoescrito. México. Artefactos líticos de la Presa Internacional Falcón. No. 1994. 2002. Segunda Epoca. INAH-UNAM-Porrúa. 1993b. Noel 1996. “Ponencia presentada en la V Conferencia de Arqueología de la Frontera Norte. Orígenes del Nuevo Santander 1748-1772. México. México. Consejo Estatal para la Cultura y las Artes. Ms. pp. del 27 al 29 de Junio de 2002. Sierra de Guadalupe (Baja California Sur. Informe técnico de los restos óseos procedentes del Rescate Arqueológicos Rumbo Nuevo y Rescate Arqueológico Torre 79 de la L. 2001. 1. Jesús. Gobierno del Estado de Tamaulipas. 73. “Arqueología de superficie en la región del Cabo. Materiales Arqueológicos de Balcón de Montezuma. Colegio Universitario de Teruel. Chihuahua. Ortega Esquinca. 231 . Universidad Nacional Autónoma de México. Subdirección de Estudios Arqueológicos del INAH. No. Proyecto Arqueológico “El Sabinito” Municipio de Soto la Marina. Informe de los trabajos de la segunda temporada de campo del Proyecto Arqueológico “Balcón de Montezuma” Tamaulipas. 300p. GARCÍA-Uranga. Colección Cien- tífica 363. Tomo 7. México” en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos (Arqueología de Superficie). Centro INAH Tamaulipas. Proyecto Arqueológico El Sabinito. IIA-UNAM. 1989. México. México. Chihuahua. 25. Arqueología en Baja California: estudio de patrón de asentamiento de cazadores-recolectores-pescadores en el arroyo San José de García. Mora Echeverría. INAH. pp. No. 65-69. INAH. 993a. “Notas. Beatriz Braniff (Coordinadora). México. 1997. Osante. pp. Alfonso Alvarado Bravo. México. Museo de las Culturas del Norte. México. Ramírez Castilla. “Aridamérica y Oasisamérica” en Historia Antigua de México. Consejo Estatal para la Cultura y las Artes. Ms. México. Nárez. Oasis América. Centro INAH Tamaulipas. Museo de las Culturas del Norte. Nueva Época. 1998b. 28-30. Agustín. México. Archivo Técnico del Instituto Nacional de Antropología e Historia. México)”. Informe Preliminar de la Temporada de Campo 1997-I. Sociedad Mexicana de Antropología. Carlos Noé. Instituto Nacional de Antropología e Historia. INAH. Patricia. España. Aspectos generales y metodológicos. p 199-212. Centro Regional INAH. INAH. Ponencia presentada en la V Conferencia de Arqueología de la Frontera Norte. Gustavo Alberto. Angélica. México. 2002. México. Dirección de Investigación y Conservación del Patrimonio Arqueológico del INAH. Boletín Oficial del INAH. Victoria-Güemes. Universidad Autónoma de Tamaulipas. Nueva Época. México. Casas Grandes.121-145. Morelos García. en Antropología. Casas Grandes.

Rescate Arqueológico LT Champayán – Anáhuac Potencia 2001. Cádiz. Robles U. Rodríguez. Ciudad Victoria. 2003. 58-64. Colección Científica 94. Tamaulipas. Julio-Agosto. Casas Grandes.2000. Pérez Silva.G. s/f. Gobierno de Nuevo León. Sara Elia. México. Rivera Estrada.. 2002. Rodríguez Rosas. Centro INAH Tamaulipas. Luis y José Luis. “Método de clasificación de puntas de proyectil” en La obsidiana en Mesoamérica. Panorama Arqueológico de Tamaulipas. Ponencia presentada en la V Conferencia de Arqueología de la Frontera Norte.. Rivera. Chihuahua. 2007b. México. Sophie. INAH. Gustavo. Francois 1983. 1975... Ramírez Castilla. “Sobre la movilidad de los grupos cazadores-recolectores (frecuentación y territorialización)” en El Paleolítico Superior final del Río Palmones. mecanoescrito. Nueva Época. 1998. p 193-203. El caso del basamento 47. Pamela y Carlos Vanueth. En “Rescate Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. 298p. Informe técnico mecano escrito. Reza Martínez.). Informe técnico. No.. Agosto de 2006. Domínguez Rodríguez y Noé. pp. 2007a. Ponencia presentada en la V Conferencia de Arqueología de la Frontera Norte.. Boletín Oficial del INAH. México D. 2002. mecanoescrito. Un ejemplo de la tecnología de las comunidades especializadas de cazadores-recolectores. Tula. Río Escondido-Arroyo Coyote (Tramos Tamaulipas y Nuevo León). México.f. del 27 al 29 de Junio de 2002. et. Evangelina Arana de Swadesh (Coordinadora). 6. Municipio de Guerrero. Ramírez Castilla. Relaciones petrográficas entre un grupo de artefactos líticos y su posible lugar de origen. Informe Técnico Parcial. Tipología de sitios. mecanoescrito. uso y antigüedad en algunos sitios arqueológicos del noreste de México” en Anales de Arqueología 2005. En preparación. 73. España. del 27 al 29 de Junio de 2002. Emma. 44. Alma S. México: panorama histórico y cultural. del 6 al 9 de octubre. Salvamento Arqueológico LT Puerto Altamira . al. I. Museo de las Culturas del Norte. “Lenguas hokanas” en Las lenguas de México. No. Colección Científica 176. Ramírez Castilla. José. Montiel Ángeles. González. Balcón de Montezuma: Un sitio arqueológico en la Sierra Madre Oriental. Ramos Muñoz. 2003. et. 2001a. y Victor Hugo Valdovinos. Núm. Irán R. México. Polaco y Felisa J. INAH. al. Macias y Leticia. Ramírez Castilla. Ramírez Castilla. Bruce S. Tamaulipas. 89-100.L. Saltillo. Utillage lithique de chaseurs-colecteurs du nord du Mexicque-le sud-ouest de l-état de San Luis Potosí. Primer coloquio sobre el Noreste de México y Texas. 2001b. Gustavo A. Pérez y Diana. 2004. Rescate Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. Centro INAH Tamaulipas. Informe técnico mecano escrito. Tamaulipas. 2006. Informe Técnico San Fernando. Ciudad Victoria.N. 1996. Chihuahua. Centro INAH-Tamaulipas. INAH. A. Algeciras. Mecanoescrito. “Nuevos aportes en la arqueología de Tamaulipas” en Seminario de Arqueología del Norte de México. Victor H. Marchegay. 2002. Ciudad Victoria. Museo Nacional de Antropología. Informe Preliminar del Rescate Arqueológico “Rumbo Nuevo”. Una propuesta tipológica de sitios arqueológicos para el noreste de México... Lorenzo Bautista. Casas Grandes. s. Margarita Gaxiola y Jonh E. Vol.T. IV. Tamaulipas” en Antropología. Carlos V. Carlos y Roberto D. Salvamento Arqueológico L. Radillo.. Gustavo A. Victor M. Sixto. Tamaulipas. México. INAH. INAH. Departamento de Prehistoria. CEMCA. Clark (Coords. Reyes Cortés. municipio de Guerrero. Aguilar (Coordinadores). Colección Monterrey 400. Museo de las Culturas del Norte. México. 1989. México. Tramos Tamaulipas. México. Centro INAH Tamaulipas. Rodríguez Rosas. México. Archivo Técnico. “El entierro doble de Tierra Alta” en Arqueología Mexicana.F. Valdovinos Pérez.. Araceli Consuelo.Champayán 2000. Gustavo Alberto y Sixto. prensa Tamaulipas” en Anales de Arqueología. México. Gustavo A. México. Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes. Alejandro Martínes Muriel. Serie Tiempo Mesoamericano II. Universidad Autónoma de Coahuila. El Juego de Pelota. Consideraciones sobre los materiales arqueológicos del Norte de Tamaulipas. “Exploraciones en el Gran Cúe de Tammapul. pp. Pérez Fajardo. 1. Zapien López. 232 . 129-153. México. Oscar J. Informe Técnico Rescate Arqueológico Tancol 1999. “Relaciones entre paisaje. Instituto de Estudios Campogibraltareños. Mecanoescrito Inédito.. Tamaulipas. 1980. Nuevo León y Coahuila. 2006. Editorial Raíces. Alberto López Wario. Centro INAH Tamaulipas. México. Río Escondido – Arroyo Coyote. Proyecto de Salvamento Arqueológico LT.

vol III. 1990. Serrano. Domínguez Rodríguez. 1998. Victor Hugo. Nocete Galvo y M. México. IIA-UNAM. IIA-UNAM. 1954. Krieger y Eduard B. Cahier No. Halffter. Dee Ann y Eduard B. Monika Gudrun. México D.. 57-81. Texas Archeological and Paleontological Society. 13. 2006. 5. 1985. p 63-80.Études Mésoaméricaines II-6. México. Zitácuaro. Tomo 7. Antropología e Historia del Occidente de México IV. XVI Mesa Redonda. Prentice Hall. 45-58. pp. San Luis Potosí” en Seminario de Arqueología del Norte de México. Centro de Investigaciones Históricas de San Luis Potosí. y Frederick. pp. Maria Teresa Cabrero (Compiladora). Editions Recherches sur les civilizations. Aspectos generales y metodológicos. The Texas Archeological Society and The Texas Memorial Museum. XII. 53-62. México. Sociedad Mexicana de Antropología. Madrid. París. Agosto de 2006.f.“Los indios de Tamaulipas (resumen)” en El norte de México y el Sur de los Estados Unidos. UNAM. “Rocas igneas” en Ciencias de la Tierra. pp. Pp. Una introducción a la Geología Física. “Arqueología en el Cerro La Mesa. Ramírez Castilla. 633-646. Valentina y Gonzalo. “Areas de actividad en un taller de manufactura de implementos de piedra tallada” en Nuevos enfoques en el estudio de la lítica. “Aspectos culturales en el área central de la Zona Media Potosina durante la época prehispánica” en XI’OI Coloquio Pame. 2006. Jelks. Instituto Panamericano de Geografía e Historia. Los pames de San Luis Potosí y Querétaro. pp. S. Etudes Mésoaméricaines. Breve historia de Antigua Ciudad Guerrero. Seminario de Arqueología y etnología Turolense. 1943b. 1993. Francia. Les Chichimeques. Ruiz Rodríguez. 1962. 1977. 49-52. Texas. Segunda Epoca. Ciudad del Maìz.F. CEMCA. Jelks. Tesch Knoch. Archivo Histórico Municipal de Guerrero. pp. México. Proyecto Arqueológico Alanquines” en Arqueología. María de los Dolores Soto de Arechavaleta (Editora). “El área de Alaquines: una zona de contactos” en II Coloquio Pedro Bosch-Gimpera. Vol. Sociedad Mexicana de Antropología. Mexique. Saltillo. Dee Ann. México. Colegio Universitario de Teruel. Revista de la Dirección General de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Eduard J. Mission Archeologique et Ethnologique Francase au Mexique. p 183-187. Texas. España. Tesch Knoch. Soto de Arechavaleta. M. Coloquio sobre el microespacio-1. Serrano. Gabriel. An introduction handbook of Texas Archeology. Mireya. Tomo II. Los indios de Tamaulipas. Tercera Reunión de la Mesa Redonda sobre Problemas Antropológicos de México y Centro América. Austin.. Estado de Tamaulipas” en San Antonio Nogalar. “Restos óseos humanos prehispánicos procedentes del Ejido de la Torrecilla. SMA. Monika Gudrun y Valdovinos Pérez. Handbook of Texas Archeology: Type Descriptions. Coahuila. “Área de contacto entre nómadas y sedentarios. Castro López. Montiel y Gustavo. 1986.. Michoacán. Ponencia presentada en el VIII Coloquio Regional sobre Otopames. María de los Dolores. 443-459 1996. Rugerio.. España. “Estudio Integrado Arqueológico-Ecológico del Bolsón de Mapimí: parte ecológica” en Rutas de intercambio en Mesoamérica y norte de México. Museo Nacional de Antropología. No. Volume Twenty-five. Análisis osteológico de un entierro del norte de Tamaulipas del Arcaico Tardío. Molinos Molinos. Lutgens 2000. Arturo. “Concepto de producto en arqueología” en Arqueología Espacial. “Distribución de artefactos líticos en el campamento estacionario de “El Cráter”. 1979. Tesch Knoch. Concordancias entre campamentos mayores de la zona media y el altiplano potosinos. Romano Pacheco. 2006. Lidia Torre (Coordinadora). A. 1943a.F. Initial Series of Descriptions. Alex D. Monika Gudrun 1991. Abeline. Saldivar. Pearson Educación. México. San Luis Potosí” en XXIV Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología. Carlos. Achaéologie et Ethnohistoire des Chasseurs-Collecterus du San Luis Potosí.. 2247-2256. México. Carlos. Victor Hugo Valdovinos Pérez e Irán Roxana. pp. Suhm. Municipio de González. Tarbuck. Suhm. F. México D. Instituto de Cultura de San Luis Potosí. 233 . México.

et. Texas Monthly Field Guide. Hester. University of Texas at San Antonio. municipio de Guerrero. “Raspadores sobre puntas de proyectil del área de la Presa Falcón. Avance sobre los trabajos del Salvamento Arqueológico Río Escondido-Arroyo Coyote. 1996. México. Lorena Mirambell y Leticia González (Coordinadoras). Gulf Publishing Company Houston. 21 y 22 de Noviembre. sitios 219. Llano de Romualdo. mecanoescrito. INAH. 21 y 22 de Noviembre. Capítulo VI. Y Moises. W. 24. México. Leticia González y Lorena Mirambell (Coordinadoras). Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico. Clasificación y análisis del material lítico del sitio SL1345 “Alicochas 1”. 2005. Center for Archaeological Research. Ciudad Reynosa. Temporada 1997. Informe Técnico: Análisis de materiales arqueológicos 234 . México.. Texas Monthly Field Guide. San Antonio. Proyecto Arqueológico Alaquines-Obregón. Colección Científica 475. Texas. Polaco y Felisa J. “El material arqueológico de minerales y rocas silíceos” en Anales de Arqueología 2005. Taller de análisis tecnológico de artefactos líticos. Universidad Autónoma de Nuevo León. Informe Técnico. INAH. Field Guide to Stone Artefacts of Texas Indians. Texas Monthly Field Guide. Center for Archaeological Research. mecanoescrito. SL. mecanoescrito. 2006. Coordinación Nacional de Arqueología. Jaime. Pp. Moisés. Ponencia presenta en la Primera Conferencia Binacional.2006. Domínguez Rodríguez. 1999. 2006b. Valdovinos Pérez. Victor Hugo. Gustavo Alberto Ramírez Castilla. p. Alberto López Wario. Centro INAH San Luis Potosí. Taller de análisis tecnológico de artefactos líticos. 1985. 341-354. 2006. al. Second Edition. Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico.. Solveig A. Tesch Knoch. Lorena Mirambell y Leticia González (Coordinadoras). Informe Técnico. 2001. SLP. Gulf Publishing Company Houston. Ciudad Victoria. Principios de petrología. 1999. 177-224. Museo de las Culturas del Norte. University of Texas at San Antonio. Valadez Moreno. 358-363. Turner. Turpin. 242 y 722” en Rescate Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. Casas Grandes. Introducción al estudio del pedernal. San Antonio. Centro INAH-SLP. Proyecto Arqueológico Alaquines Obregón. Cerro La Mesa. 2000. 2002. Tomka. Arqueología del Noreste de México y Sureste de los Estados Unidos. “Boca de Potterillos. México. 2007. Tamaulipas. Tamaulipas. Field Guide to Stone Artefacts of Texas Indians. Field Guide to Stone Artefacts of Texas Indians. Steve A. Vol. 2006. Texas. 1999. Turpin. Oscar J. Tamaulipas. Gulf Publishing Company Houston. San Luis Potosí. Eling Jr. Un acercamiento al proceso de manufactura de artefactos en riolita y su importancia en el altiplano potosino. San Luis Potosí. INAH. 2000. La Arqueología de Nuevo León y el Noreste. pp. La Angostura: un sitio serrano con influencia Huasteca. 1993.375A. 1995. Ponencia presentada en la V Reunión sobre Lítica Tallada y Pulida. Ponencia presentada en la V Conferencia de Arqueología de la Frontera Norte. CECSA. “Pigment cake from the Lower Pecos River region. G. Valadez Moreno. SL-1375B y SL1375C. Aguilar (Cordinadores). Dirección de Estudios Arqueológicos. pp. Domínguez Rodríguez y Victor Hugo Valdovinos Pérez. Irán Roxana. Alejandro Martínes Muriel. Journal of the Southern Texas Archaeological Association. 34-37. Victor Hugo e Irán Roxana. “El pedernal mexicano y la arqueología” en Reflexiones sobre la industria lítica. Texas. Chihuahua. 1960. Solveig A. del 27 al 29 de Junio de 2002. Centro INAH-Tamaulipas. México. No 4. Rescate Arqueológico LT El Potosí – Moctezuma. Nuevo León: Adaptación prehispánica a las zonas áridas del Noreste de México” en Arqueología del Occidente y Norte de México. México. Tamaulipas”.“Informe técnico de excavación. Introducción al estudio de las ciencias de las rocas. Ellen Sue y Thomas R. Thirtd Edition. Coordinación Nacional de Arqueología. Tyrrell. Colección científica 330. Valdovinos Pérez.. Ponencia presentada en la V Reunión sobre Lítica Tallada y Pulida. 2005a. Ciudad del Maíz. Texas. 2005b. Texas. Informe técnico. Centro INAH-SLP. Helbert H. Informe técnico mecano escrito. Clasificación y análisis del material lítico de los sitios SL-1375. Texas” en La Tierra. Monika Gudrun. 2006a. Torres Trejo. Dirección de Estudios Arqueológicos. Thirtd Edition.

Maria de los Dolores Soto y Miguel Villabueno (Editores). 2007. 235 . 2006. Centro INAH-SLP. Los recolectores-cazadores del semidesierto queretano. mecanoescrito. UNAM. Matamoros. Editada por José Zapata. José E. Tamaulipas. Pames y Jonaces.del Proyecto Alaquines-Obregón. “Salvamento Arqueológico Corindón Reno Sur. Informe técnico. Velasco Ávila. Fajardo Pérez. Montiel Ángeles. Temporada 2005. mecanoescrito. Zapien López y Sixto. Tamaulipas. Colección Científica 416. IIA-IIE-IIH. De chichimecas. México. Primera edición. Rodríguez Rosas. INAH. Victor Hugo. Informe técnico: clasificación y análisis del material lítico” en Rescate Arqueológico Corindón Reno Sur 3D. Universidad de Texas en San Antonio. municipio de Guerrero. Guerrero. Carta formada por Gabriel Saldivar. 24 al 26 de octubre. 2006.. José Luis Mirafuentes. Alma Zarai. Cuauhtémoc. 2000. 2001. Un campamento a la orilla del Río Salado. Centro de Investigaciones Arqueológicas. México. 441-460pp. Distribución de los indios en Tamaulipas durante la segunda mitad del siglo XVIII. Carlos 2000. Zapata. Homenaje a Beatriz Braniff. Valdovinos Pérez. Tamaulipas. Marie-Areti Hers. Victor Manuel. Tamaulipas. Irán Roxana. Domínguez Rodríguez. Noé. Viramontes Anzures. Ciudad Victoria. “Nuestros obstainados enemigos: ideas e imágenes de los indios nómadas en la frontera noreste mexicana1821-1840” en Nómadas y sedentarios en el norte de México. Ponencia presentada en el Tercer Coloquio Internacional del Noreste Mexicano y Texas. Gustavo Ramírez et. al. Centro INAH-Tamaulipas. Serie Arqueología.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->