ARTE Y REALIDAD EN LATEORÍA DE LA COMPOSICIÓN POÉTICA DE HORACIO Mirsa Acevedo Molina Lic. Estética.

Junio, 2012 Hay un aspecto en El Arte Poética de Horacio, que me llama poderosamente la atención, que es el de la relación que establece entre arte y realidad. Me parece que sosteniendo implícitamente su teoría acerca de la composición poética, está su posición acerca del arte como imitación de la realidad. Es por ello que gran parte de la obra redunda en la cuestión de la verosimilitud o credibilidad, es decir, en cómo una obra de ficción debe imitar la realidad de tal manera que sea creíble. Sin embargo, el asunto es todavía un poco más complejo: esta realidad es una realidad ideal, no una realidad concreta y es una realidad adaptada a las posibilidades de comprensión del público, una realidad, por otra parte, enaltecedora.

Quiero explicar a partir del análisis de la fuente, las razones que me llevan a estas conclusiones: La obra comienza (v 1-5) por tratar el tema de la unidad y coherencia de la obra literaria, comparando esto con la coherencia entre las partes de cualquier ser. Para ello utiliza el ejemplo de la construcción de un híbrido imposible por un pintor, y lo compara con el libro hecho del mismo modo, adicionando partes sin relación: “…muy semejante a este cuadro sería el libro cuyas imágenes vanas se inventaran como delirios de enfermo” (v10-15). A pesar de que a continuación hace hincapié en que de lo que se trata es de dar “forma unitaria” a la obra, quiero llamar la atención acerca de que se está refiriendo a algo más, reflejado en este ejemplo de lo delirante. Este “algo más”, es el tema que nombra a continuación: los poetas como los pintores tienen ganado el derecho de inventar lo que quieran (v 10)1, pero dentro del marco de lo creíble, que es en cierta medida también lo apropiado. Por ello indica que la libertad del autor “no es para que serpientes se apareen con aves”, que sería un atentado contra la lógica interna de un texto.
1

Pueden no solamente inventar tramas y personajes, sino también palabras y modos de expresión, como agrega después (v.50-72), alegando a favor de la lengua viva. Es muy interesante que este poeta-pensador utilizado como canon durante la modernidad, haya bogado por la libertad del autor, tan importantemente.

Por lo mismo es que cuando dice. caballeros e infantes. de ritmos. aborda además el tema del decoro. vocalización). han de ser melodiosos”. es un punto central en su obra4. que es el principio ordenador de cualquier cosa. El fin. se ha de ocupar en el teatro.20-23). recomienda acciones que muestren consistencia moral. Por lo tanto. 4 En la parte que refiere a la escena dramática. también creíbles. Los textos deben tener orden para ser creíbles. de trama. . o solamente su lógica interna. de diálogos. sin atender a la concordancia. que inducirían el efecto buscado (Velázquez. 5 Nuevamente la cuestión de la libertad o no de los temas y motivos. si se insertan en la idea que guía la trama. y con ello. así como no se ocupará el metro de la poesía lírica en la comedia porque producirá una discordancia entre el fin y el modo de expresión. o idea. La incoherencia de las partes. sino razonables. Los recursos poéticos (metro) y escénicos (música. Los tipos de contenidos. es algo que veremos a continuación. Este fin es libre5. el tema de la unidad y la coherencia interna está relacionado con: La credibilidad. Hay entonces una idea de “ser” de la obra (unidad). que todo se ajuste al plan de la obra.De este modo. Si el yambo es bueno para el diálogo. éticas (195-200). enaltecedoras. los romanos. Quiere que los recursos literarios utilizados por el autor sean atingentes a la obra. que no pueden ser delirantes. 3 Esto es así también en la acción.90). En la composición debe mandar la racionalidad (v. Esto le quitaría seriedad a cualquier escrito. produce risa3. Horacio pretende que las partes se inserten en la “forma”. de melodías. que es el principio que dará - - - - - 2 Según Oscar Velázquez en NPP 53. sino de tiempos. Si los hace creíbles una adecuación mayor a la realidad.110 -115). soltarán la carcajada” (v. Así que esta concordancia no es solamente de descripciones. se refiere a que porque las formas versificadas tienen un flujo rítmico de sílabas y vocalizaciones. o a la escena no que se solace en mostrase y demostrar lo que sabe (v. pero los elementos de la obra deben subordinarse a él. La simpleza. “No basta con que sean hermosos los poemas. que. “Que cada género mantenga como corresponde el lugar que se le tiene asignado” (v. lo que permite que algo sea entendido. a su fin. 15-20). como veremos más adelante. NPP 77). “Si las palabras del que habla disuenan de su estado. Lo apropiado. Sus partes tienen que estar conectadas con el todo. que es lo que da el metro. Las partes de una obra serán comprendidas por el público. resguardado por la relación lógica entre las partes2. por ejemplo. y por lo mismo.

Otro ejemplo de ese orden también se relaciona con los consejos para definir a los personajes: “Te ordenaría que te 6 Si algo ha perdurado hasta hoy del clasicismo. las melodías y ritmos. Así como ríen con los que ríen. o nos empuja a la ira o nos abate…” (105-110). además de otro principio de empatía también en el ámbito de lo cómico. de acuerdo con su edad o con los temperamentos previamente diseñados. por cierto. sino “hablar de lo que se sabe” (Sancristóbal.23. Así que los recursos. pero también quiere que sea sin excesos. donde se conoce el personaje-. Porque una obra no es una suma de partes sino el salto cualitativo desde las partes al todo. La credibilidad pasa no solamente por los rasgos formales. de lo cual podemos colegir un paralelo con los principios de conmiseración de que habla Aristóteles. no se limita a los fines internos de la obra. nos forma primero interiormente para toda suerte de situación. la elocuencia y el verismo resultan de la “forma”. que el equilibrio y la elegancia pasan por no sobrecargar una obra. por otra parte.42. cuestión que el público rechazará por poco creíble.unidad. para Horacio no basta con “saber de lo que se habla”. que no aporten al desarrollo de la trama6 (v. los apoyos.100). Sin embargo.150) y vivir la emoción que se pretende traspasar. 7 Así es como tampoco en la escenificación del drama se han de actuar escenas que produzcan terror. así los rostros humanos amparan a los que lloran” (v. de la claridad que tenga el autor de lo que realmente quiere decir. Pero aquí se asienta en algo que no está en Aristóteles: la experiencia de vida del autor para dar credibilidad a su obra: hay que hablar sobre cosas conocidas (v. 105): “Si quieres verme llorar. nos alegra. se presenta el nexo entre arte y realidad. La vivencia del autor. es decir. se juega por la mimesis.18). Entonces. adecuar los tonos del hablante. Así señala que: “la naturaleza. sino más bien hay que solo narrarlas (v. el ser (30-35). verosimilitud por una parte. Pero. De nuevo. a su forma. así como construir los personajes de acuerdo con su personalidad -sobre todo si se trata de temas tradicionales. de concordancia entre las partes y entre las formas. se refiere a lo que la obra quiere conseguir. cuando se trata de personajes nuevos (125-130). sino también por: La naturaleza humana que permite recibir y reproducir las emociones inducidas por el otro7. como el despedazamiento de Medea a sus propios hijos. pag. sino que igual que Aristóteles.185-188). has de afligirte tú mismo primero”. sin adornar con elementos superfluos. que en este caso es “conducir donde quieran el ánimo del auditor. es esta noción de que menos es más. también es mezclar lo verdadero con lo falso para que la ficción sea creíble (v. es ordenar las partes de acuerdo con el todo. es decir.2008. . En ese sentido. a esa unidad de la obra.

(2008): “Las nuevas poéticas de Aristóteles a Robert Mckee”. n°31. . http://cvc. como indica al comienzo. Esta postura tiene otra implicancia: ¿Hasta qué punto Horacio cree en la libertad del autor para inventar? Esta libertad. CAUCE Revista Internacional de Filología y su Didáctica. A. O.es/literatura/cauce/pdf/cauce31/cauce_31_003. astuto imitador. (1999): Notas a pie de página de: Arte Poética -Epístola a los Pisones. y el drama no exija que se le crea cualquier cosa que desea afirmar…” (v. tiene un límite en el contacto con la realidad: “Que lo ficticio imaginado sea próximo a la verdad.volvieses. 355) Bibliografía ALÉS SANCRISTÓBAL. Edición Bilingüe Universidad Católica de Chile.pdf VELÁZQUEZ. y de ahí extraer palabras vivas” (315-322).cervantes. al modelo de la vida y de las costumbres.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful