CESAR VALLEJO

OBRA POETICA COMPLETA

LIMA-PERÚ 2009

1

Sobre esta edició Esta edición digitalizada contiene todos los poemas incluidos en Los heraldos negros (1918) y Trilce (1922), y aquellos que se publicaron póstumamente, agrupados en Poemas en prosa, Poemas humanos y España aparta de mí este cáliz , según el orden en que aparecieron en la Obra poética completa preparada por Georgette de alle!o ("ima, #rancisco $oncloa Editores, 19%8)&

2

TABLA !E CO"TE"I!O# LOS HERALDOS NEGROS................................................................................11
Los $era%dos e&ros '''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''() PLA*O"ES +,ILES'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''('E()*+,-./0 (,G1,',&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&18 -*$20./0&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&19 0E1 ,3/0 'E ,0G2(4.,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&25 6*1',( 'E ).E"*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&21 0*-)E62E0,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&22 ,(-2,(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&27 $E'.,"23&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&28 (,2-E&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&29 ,2(E04E&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&2% , E(4123&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&2: 6,+* "*( ;",$*(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&28

B./OS''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''29
", ,1,<,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&75 6,6E"&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&71 1*$E1=,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&72 E" >,"-* E(41E-)*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&77

!E LA TIERRA''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)
? @@@@@&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&7% E" >*E4, , (2 ,$,',&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&7: E1,0*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&78 (E4.E$61E&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&79 )E-E(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&85 .$>=,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&81 ", -*>, 0EG1,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&82 'E()*1,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&87 AE(*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&89

"OSTAL,IAS IMPERIALES''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''10*(4,"G.,( .$>E1.,"E(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&88 )*+,( 'E B6,0*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&92 4E1-E4* ,24/-4*0*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&98 *1,-./0 'E" -,$.0*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&9: )2,-*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&98 $,A*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&99 ,"'E,0,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&%1 .'.".* $2E14* &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&%7

TR.E"OS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2)
E0 ",( 4.E0',( G1.EG,(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&%% ;G,>E &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&%: ", *3 'E" E(>E+*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&%8 1*(, 6",0-,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&%9 ", 'E , $."&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:5 7

E" >,0 02E(41*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:1 ,6(*"24,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:7 -,>.42",-./0&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:8 'E(02'* E0 6,11*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:9 "=0E,(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:% ,$*1 >1*).6.'*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:: ", -E0, $.(E1,6"E&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:8 >,1, E" ,"$, .$>*(.6"E 'E $. ,$,',&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&:9 E" 4;",$* E4E10*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&85 ",( >.E'1,(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&81 1E4,6"*&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&82 >,G,0,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&87 "*( ','*( E4E10*(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&88 "*( ,0.""*( #,4.G,'*(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&89 (,04*1,"&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&8% ""2 .,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&8: ,$*1&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&88 '.*(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&89 20.','&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&95 "*( ,11.E1*(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&91

CA"CIO"ES !E 3O,AR''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''90
E0-,+E 'E #.E61E&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&98 "*( >,(*( "E+,0*(&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&99 , $. )E1$,0* $.G2E"&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&9% E0E1E.',&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&9: E(>E1GE(.,&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&99

............................................................................................................................101 TRILCE...............................................................................................................102
I''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(01 II'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(0) III'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(02 IV'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(04 V'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(09 VI'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((0 VII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((( VIII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((2 I5 ''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((0

5'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((1 5I'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(() 5II''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((2
8

5III''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((5IV'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((4 5V''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''((9 5VI'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(20 5VII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(2( 5VIII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(22 5I5'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(20 55''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(21 55I'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(2) 55II'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(22 55III''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(255IV''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(29 55V'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(00 55VI''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(0( 55VII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(00 55VIII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(01 55I5''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(0) 555'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(02 555I''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(0555II''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(04 555III'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(09 555IV'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(10 555V''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(1( 555VI'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(10 555VII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(1) '''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(12 555VIII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(12 555I5'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(15L''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(14 5LI'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(19 5LII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()0 5LIII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()2
9

5LIV''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()0 5LV'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()1 5LVI''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()) 5LVII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()2 5LVIII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()5LI5''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''()4 L'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(20 LI''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(2( LII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(22 LIII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(21 LIV'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(2) LV''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(22 LVI'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(2LVII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(24 LVIII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(29 LI5'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(-( L5''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(-2 L5I'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(-0 L5II'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(-) L5III''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(-2 L5IV''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(-L5V'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(-4 L5VI''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(40 L5VII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(4( L5VIII'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(42 L5I5''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(41 L55'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(4) L55I''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(42 L55II''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(4L55III'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(44 L55IV'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(49 L55V'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(90
%

L55VI'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(9( L55VII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(92

POEMAS EN PROSA.........................................................................................195
EL B.E" SE"TI!O''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(9LA VIOLE"CIA !E LAS 3ORAS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''(99 L+",.I!AME"TE S. LICOR''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''200 EL MOME"TO M+S ,RAVE !E LA VI!A'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''202 LAS VE"TA"AS SE 3A" ESTREMECI!O''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''200 VO6 A 3ABLAR !E LA ESPERA"/A''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''203ALLA/,O !E LA VI!A'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''204 "7MI"A !E 3.ESOS''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(0 ."A M.JER !E SE"OS APACIBLES8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(( "O VIVE 6A "A!IE8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(2 E5ISTE ." M.TILA!O8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(0 AL,O TE I!E"TI*ICA'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2() CESA EL A"3ELO'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(2 9C.ATRO CO"CIE"CIAS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(E"TRE EL !OLOR 6 EL PLACER''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(4 E" EL MOME"TO E" :.E EL TE"ISTA'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2(9 ME ESTO6 RIE"!O''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''220 3E A:.; :.E 3O6 SAL.!O8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''22( LOMO !E LAS SA,RA!AS ESCRIT.RAS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''222

POEMAS HUMANOS........................................................................................225
ALT.RA 6 PELOS''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''226."TAS''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''224 ." 3OMBRE EST+ MIRA"!O A ."A M.JER8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''229 PRIMAVERA T.BEROSA'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''20( TERREMOTO''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''202 SOMBRERO< ABRI,O< ,.A"TES''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''200 3ASTA EL !;A E" :.E V.ELVA< !E ESTA PIE!RA8''''''''''''''''''''''''''''''''201 SAL.TACI7" A",=LICA'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''20) EP;STOLA A LOS TRA"SEÚ"TES'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''20:

LOS MI"EROS SALIERO" !E LA MI"A8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''204 *.E !OMI",O E" LAS CLARAS OREJAS !E MI B.RRO''''''''''''''''''''''''''210 TEL.RICA 6 MA,"=TICA'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''21( ,LEBA''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''210 PERO A"TES :.E SE ACABE8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''21) PIE"SA" LOS VIEJOS AS"OS''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''213O6 ME ,.STA LA VI!A M.C3O ME"OS''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''214 CO"*IA"/A E" EL A"TEOJO< "7 E" EL OJO8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''219 !OS "I>OS A"3ELA"TES''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2)0 OTRO POCO !E CALMA< CAMARA!A8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2)2 ESTO8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2)1 AL CAVILAR E" LA VI!A< AL CAVILAR8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2)) :.ISIERA 3O6 SER *ELI/ !E B.E"A ,A"A8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2)2 LOS ".EVE MO"STR.OS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2)ME VIE"E< 3A6 !;AS< ."A ,A"A .B=RRIMA< POL;TICA''''''''''''''''''''''''220 SERMO" SOBRE LA M.ERTE''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''222 CO"SI!ERA"!O E" *R;O< IMPARCIALME"TE'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''221 ,.ITARRA''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''222 A"IVERSARIO''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''22PARA!O E" ."A PIE!RA8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''224 VA CORRIE"!O< A"!A"!O< 3.6E"!O8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-0 POR ÚLTIMO< SI" ESE B.E" AROMA S.CESIVO8''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-( PIE!RA "E,RA SOBRE ."A PIE!RA BLA"CA''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-2 POEMA PARA SER LE;!O 6 CA"TA!O''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-0 !E !IST.RBIO E" !IST.RBIO8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-1 I"TE"SI!A! 6 ALT.RA''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-2 9!E P.RO CALOR TE",O *R;O8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-." PILAR SOPORTA"!O CO"S.ELOS8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-4 CALOR< CA"SA!O VO6 CO" MI ORO< A !O"!E8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''2-9 PA"TE7"'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''240 :.E!EME A CALE"TAR LA TI"TA E" :.E ME A3O,O8''''''''''''''''''''''242 ACABA !E PASAR EL :.E VE"!R+8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''240
8

LA R.E!A !EL 3AMBRIE"TO''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''241 LA VI!A< ESTA VI!A8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''242 PALMAS 6 ,.ITARRA'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''244 ?:.= ME !A< :.E ME A/OTO CO" LA L;"EA8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''290 O6E A T. MASA< A T. COMETA< ESCÚC3ALOS@ "O ,IMAS'''''''''''''''''''29( 96 SI !ESP.=S !E TA"TAS PALABRAS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''292 PAR;S< OCT.BRE (902''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''290 !ESPE!I!A RECOR!A"!O ." A!I7S'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''291 6 "O ME !I,A" "A!A8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''29) E" S.MA< "O POSEO PARA E5PRESAR MI VI!A8''''''''''''''''''''''''''''''''''''292 LOS !ES,RACIA!OS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''29EL ACE"TO ME PE"!E !EL /APATO8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''299 LA P."TA !EL 3OMBRE8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''000 9O3 BOTELLA SI" VI"OA 9O3 VI"O8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''00( AL *I"< ." MO"TE8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''002 :.IERE 6 "O :.IERE S. COLOR MI PEC3O8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''000 LA PA/< LA ABISPA< EL TACO< LAS VERTIE"TES8'''''''''''''''''''''''''''''''''''001 TRA"SI!O< SALOM7"ICO< !ECE"TE8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''00) ?6 BIE"B ?TE SA"A EL METALOI!E P+LI!OB'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''002 ESCAR"ECI!O< ACLIMATA!O AL BIE"< M7RBI!O8'''''''''''''''''''''''''''''''00AL*O"SO# EST+S MIR+"!OME< LO VEO8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''009 TRASPI= E"TRE !OS ESTRELLAS'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0(( A LO MEJOR SO6 OTRO8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0(0 EL LIBRO !E LA "AT.RALE/A''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0(1 TE",O ." MIE!O TERRIBLE !E SER ." A"IMAL8''''''''''''''''''''''''''''''''0() MARC3A ".PCIAL'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0(2 LA C7LERA :.E :.IEBRA AL 3OMBRE E" "I>OS8'''''''''''''''''''''''''''''''0(." 3OMBRE PASA CO" ." PA" AL 3OMBRO'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0(4 3O6 LE 3A E"TRA!O ."A ASTILLA8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''020 EL ALMA :.E S.*RI7 !E SER S. C.ERPO''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''022 9A"!E !ES".!O< E" PELO< EL MILLO"ARIOA''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''021 VI"IERE EL MALO< CO" ." TRO"O AL 3OMBRO8'''''''''''''''''''''''''''''''''029

AL REV=S !E LAS AVES !EL MO"TE8'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''029 9!.L/.RA POR !.L/.RA CORA/O"AA''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''00( ELLO ES :.E EL L.,AR !O"!E ME PO",O8''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''000

ESPAÑA, APARTA DE MI ESTE CALIZ........................................................337
I'- 3iC o a %os Do%E tarios de %a ReFGb%ica''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''009 II'- Bata%%as''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''01) III'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)0 IV'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)2 V'- ICa&e esFaHo%a de %a CEerte'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)0 VI'- CorteIo tras %a toCa de Bi%bao'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)) VII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)2 VIII''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)I5'- PeJEeHo resFo so a E $Kroe de %a ReFGb%ica''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''0)9 5'- I Dier o e %a bata%%a de TerEe%'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''020 5I'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''022 5II'- Masa'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''020 5III'- Redob%e LG ebre a %os escoCbros de !Era &o'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''021 5IV ''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''022 5V'- EsFaHa< aFarta de CM este cN%iO ''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''02-

15

LOS 3ERAL!OS "E,ROS

11

12

Qui potest capere capiat E" E ,0GE".*

17

18

Los $era%dos e&ros )ay golpes en la Cida, tan Duertes@ Ao no sEF Golpes como del odio de 'iosG como si ante ellos, la resaca de todo lo suDrido se empozara en el alma@ Ao no sEF (on pocosG pero son@ ,bren zan!as oscuras en el rostro mHs Diero y en el lomo mHs Duerte& (erHn talCez los potros de bHrbaros atilasG o los Ieraldos negros que nos manda la $uerte& (on las caJdas Iondas de los -ristos del alma, de alguna De adorable que el 'estino blasDema& Esos golpes sangrientos son las crepitaciones de algún pan que en la puerta del Iorno se nos quema A el Iombre@ >obre@ pobreF uelCe los o!os, como cuando por sobre el Iombro nos llama una palmadaG CuelCe los o!os locos, y todo lo CiCido se empoza, como cIarco de culpa, en la mirada& )ay golpes en la Cida, tan Duertes@ Ao no sEF

19

1%

PLA*O"ES +,ILES

1:

!ES3OJACI7" SA,RA!A

"unaF -orona de una testa inmensa, que te Cas desIo!ando en sombras gualdasF 1o!a corona de un +esús que piensa trHgicamente dulce de esmeraldasF "unaF ,locado corazón celeste ?por quE bogas asJ, dentro de copa llena de Cino azul, Iacia el oeste, cual derrotada y dolorida popaK "unaF A a Duerza de Colar en Cano, te Iolocaustas en ópalos dispersosL tú eres talCez mi corazón gitano que Caga en el azul llorando Cersos&&&F

18

COM."I7"

"inda 1egiaF 4us Cenas son Dermentos de mi noser antiguo y del cIampaMa negro de mi CiCirF 4u cabello es la ignota raicilla del Hrbol de mi Cid& 4u cabello es la IilacIa de una mitra de ensueMo que perdJF 4u cuerpo es la espumante escaramuza de un rosado +ordHnG y ondea, como un lHtigo beatiDico que Iumillara a la CJbora del malF 4us brazos dan la sed de lo inDinito, con sus castas IespErides de luz, cual dos blancos caminos redentores dos arranques murientes de una cruz& A estHn plasmados en la sangre inCicta de mi imposible azulF 4us pies son dos IerHldicas alondras que eternamente llegan de mi ayerF "inda 1egiaF 4us pies son las dos lHgrimas que al ba!ar del EspJritu aIoguE, un 'omingo de 1amos que entrE al $undo, ya le!os para siempre de 6elEnF

19

"ERVA/7" !E A",.STIA

'ulce Iebrea, desclaCa mi trHnsito de arcillaG desclaCa mi tensión nerCiosa y mi dolor&&& 'esclaCa, amada eterna, mi largo aDHn y los dos claCos de mis alas y el claCo de mi amorF 1egreso del desierto donde Ie caJdo mucIoG retira la cicuta y obsEquiame tus CinosL espanta con un llanto de amor a mis sicarios, cuyos gestos son DErreas Dieras de "onginosF 'esclHCame mis claCos NoI nueCa madre mJa, N(inDonJa de oliCos, escancia tu llorarF A Ias de esperar, sentada !unto a mi carne muerta, cuHl cede la amenaza, y la alondra se CaF >asas&&&, CuelCes&&& 4us lutos trenzan mi gran cilicio con gotas de curare, Dilos de Iumanidad, la dignidad roquera que Iay en tu castidad, y el !uditIesco azogue de tu miel interior& (on las ocIo de la maMana de un crema bru!o&&& )ay DrJo&&& 2n perro pasa royendo el Iueso de otro perro que Due&&& A empieza a llorar en mis nerCios un DósDoro que en cHpsulas de silencio apaguEF A en mi alma Iere!e canta su dulce Diesta asiHtica un dionisiaco IastJo de caDE&&&F

25

BOR!AS !E 3IELO

engo a Certe pasar todos los dJas, Caporcito encantado siempre le!os&&& 4us o!os son dos rubios capitanesG tu labio es un breCJsimo paMuelo ro!o que ondea en un adiós de sangreF engo a Certe pasarG Iasta que un dJa, embriagada de tiempo y de crueldad, Caporcito encantado siempre le!os, la estrella de la tarde partirHF "as !arciasG Cientos que traicionanG Cientos de mu!er que pasóF 4us DrJos capitanes darHn ordenG y quien IabrH partido serE yo&&&

21

"OC3EB.E"A

,l callar la orquesta, pasean Celadas sombras Demeninas ba!o los rama!es, por cuya Io!arasca se Diltran Ieladas quimeras de luna, pHlidos cela!es& )ay labios que lloran arias olCidadas, grandes lirios Dingen los ebúrneos tra!es& -Iarlas y sonrisas en locas bandadas perDuman de seda los rudos bosca!es& Espero que rJa la luz de tu CueltaG y en la epiDanJa de tu Dorma esbelta, cantarH la Diesta en oro mayor& 6alarHn mis Cersos en tu predio entonces, canturreando en todos sus mJsticos bronces que Ia nacido el niMoO!esús de tu amor&

22

ASC.AS Para Domingo Parra Del Riego "ucirE para 4ilia, en la tragedia mis estroDas en ópimos racimosG sangrarH cada Druta melodiosa, como un sol Duneral, lúgubres Cinos& 4ilia tendrH la cruz que en la Iora Dinal serH de luzF >renderE para 4ilia, en la tragedia, la gota de Dragor que Iay en mis labiosG y el labio, al encresparse para el beso, se partirH en cien pEtalos sagrados& 4ilia tendrH el puMal, el puMal Dloricida y auroralF Aa en la sombra, IeroJna, intacta y mHrtir, tendrHs ba!o tus plantas a la idaG mientras Celes, rezando mis estroDas, mi testa, como una Iostia en sangre tintaF A en un lirio, Coraz, mi sangre, como un Cirus, beberHsF

27

ME!IAL./

)e soMado una Duga& A Ie soMado tus enca!es en la alcoba& , lo largo de un muelle, alguna madreG y sus quince aMos dando el seno a una Iora& )e soMado una Duga& 2n Ppara siempreP suspirado en la escala de una proaG Ie soMado una madreG unas Drescas matitas de Cerdura, y el a!uar constelado de una aurora& , lo largo de un muelle&&& A a lo largo de un cuello que se aIogaF

28

SA.CE

"irismo de inCierno, rumor de crespones, cuando ya se acerca la pronta partidaG agoreras Coces de tristes canciones que en la tarde rezan una despedida& isión del entierro de mis ilusiones en la propia tumba de mortal Ierida& -aridad Cerónica de ignotas regiones, donde a precio de Eter se pierde la Cida& -erca de la aurora partirE llorandoG y mientras mis aMos se Cayan curCando, curCarH guadaMas mi ruta Celoz& A ante DrJos óleos de luna muriente, con timbres de aceros en tierra indolente, caCarHn los perros, aullando, un adiósF

29

A.SE"TE

,usenteF "a maMana en que me Caya mHs le!os de lo le!os, al $isterio, como siguiendo ineCitable raya, tus pies resbalarHn al cementerio& ,usenteF "a maMana en que a la playa del mar de sombra y del callado imperio, como un pH!aro lúgubre me Caya, serH el blanco panteón tu cautiCerio& (e IabrH IecIo de nocIe en tus miradasG y suDrirHs, y tomarHs entonces penitentes blancuras laceradas& ,usenteF A en tus propios suDrimientos Ia de cruzar entre un llorar de bronces una !aurJa de remordimientosF

2%

AVESTR./

$elancolJa, saca tu dulce pico yaG no cebes tus ayunos en mis trigos de luz& $elancolJa, bastaF -uHl beben tus puMales la sangre que eQtra!era mi sangui!uela azulF 0o acabes el manH de mu!er que Ia ba!adoG yo quiero que de El nazca maMana alguna cruz, maMana que no tenga yo a quien ColCer los o!os, cuando abra su gran * de burla el ataúd& $i corazón es tiesto regado de amarguraG Iay otros Cie!os pH!aros que pastan dentro de El&&& $elancolJa, de!a de secarme la Cida, y desnuda tu labio de mu!er&&&F

2:

BAJO LOS +LAMOS Para osé Eulogio !arrido -ual IierHticos bardos prisioneros, los Hlamos de sangre se Ian dormido& 1umian arias de yerba al sol caJdo, las greyes de 6elEn en los oteros& El anciano pastor, a los postreros martirios de la luz, estremecido, en sus pascuales o!os Ia cogido una casta manada de luceros& "abrado en orDandad ba!a al instante con rumores de entierro, al campo oranteG y se otoMan de sombra las esquilas& (uperCiCe el azul urdido en Iierro, y en El, amorta!adas las pupilas, traza su aullido pastoral un perro&

28

B./OS

29

LA ARA>A

Es una araMa enorme que ya no andaG una araMa incolora, cuyo cuerpo, una cabeza y un abdomen, sangra& )oy la Ie Cisto de cerca& A con quE esDuerzo Iacia todos los Dlancos sus pies innumerables alargaba& A Ie pensado en sus o!os inCisibles, los pilotos Datales de la araMa& Es una araMa que temblaba Di!a en un Dilo de piedraG el abdomen a un lado, y al otro la cabeza& -on tantos pies la pobre, y aún no puede resolCerse& A, al Cerla atónita en tal trance, Ioy me Ia dado quE pena esa Cia!era& Es una araMa enorme, a quien impide el abdomen seguir a la cabeza& A Ie pensado en sus o!os y en sus pies numerosos&&& NA me Ia dado quE pena esa Cia!eraF

75

BABEL

'ulce Iogar sin estilo, Dabricado de un solo golpe y de una sola pieza de cera tornasol& A en el Iogar ella daMa y arreglaG a Ceces diceL PEl Iospicio es bonitoG aquJ no mHsFP NA otras Ceces se pone a llorarF

71

ROMER;A

>asamos !untos& El sueMo lame nuestros pies quE dulceG y todo se desplaza en pHlidas renunciaciones sin dulce& >asamos !untos& "as muertas almas, las que, cual nosotros, cruzaron por el amor, con enDermos pasos ópalos, salen en sus lutos rJgidos y se ondulan en nosotros& ,mada, Camos al borde DrHgil de un montón de tierra& a en aceite ungida el ala, y en pureza& >ero un golpe, al caer yo no sE dónde, aDila de cada lHgrima un diente Iostil& A un soldado, un gran soldado, Ieridas por cIarreteras, se anima en la tarde Ieroica, y a sus pies muestra entre risas, como una gualdrapa Iorrenda, el cerebro de la ida& >asamos !untos, muy !untos, inCicta "uz, paso enDermoG pasamos !untos las lilas mostazas de un cementerio&
72

EL PALCO ESTREC3O

$Hs acH, mHs acH& Ao estoy muy bien& "lueCeG y Iace una cruel limitación& ,Canza, aCanza el pie& )asta quE Iora no suben las cortinas esas manos que Dingen un zarzalK esK "os otros, quE cómodos, quE eDigies& $Hs acH, mHs acHF "lueCe& A Ioy tarde pasarH otra naCe cargada de crespónG serH como un pezón negro y deDorme arrancado a la esDJngica .lusión& $Hs acH, mHs acH& 4ú estHs al borde y la naCe arrastrarte puede al mar& ,I, cortinas inmóCiles, simbólicas&&& $i aplauso es un DestJn de rosas negrasL cederte mi lugarF A en el Dragor de mi renuncia, un Iilo de inDinito sangrarH& Ao no debo estar tan bienG aCanza, aCanza el pieF

77

78

!E LA TIERRA

79

? 88888'

R(i te amara&&& quE serJaK R2na orgJaF RA si El te amaraK (erJa todo rituario, pero menos dulce& A si tú me quisierasK "a sombra suDrirJa !ustos Dracasos en tus niMas mon!as& -ulebrean latigazos, cuando el can ama a su dueMoK R0oG pero la luz es nuestra& EstHs enDermo&&& ete&&& 4engo sueMoF (6a!o la alameda Cesperal se quiebra un Dragor de rosa&) R.dos, pupilas, pronto&&& Aa retoMa la selCa en mi cristalF

7%

EL POETA A S. AMA!A

,mada, en esta nocIe tú te Ias cruciDicado sobre los dos maderos curCados de mi besoG y tu pena me Ia dicIo que +esús Ia llorado, y que Iay un Ciernesanto mHs dulce que ese beso& En esta nocIe rara que tanto me Ias mirado, la $uerte Ia estado alegre y Ia cantado en su Iueso& En esta nocIe de setiembre se Ia oDiciado mi segunda caJda y el mHs Iumano beso& ,mada, moriremos los dos !untos, muy !untosG se irH secando a pausas nuestra eQcelsa amarguraG y IabrHn tocado a sombra nuestros labios diDuntos& A ya no IabrH reprocIes en tus o!os benditosG ni ColCerE a oDenderte& A en una sepultura los dos nos dormiremos, como dos Iermanitos&

7:

VERA"O

erano, ya me Coy& A me dan pena las manitas sumisas de tus tardes& "legas deCotamenteG llegas Cie!oG y ya no encontrarHs en mi alma a nadie& eranoF y pasarHs por mis balcones con gran rosario de amatistas y oros, como un obispo triste que llegara de le!os a buscar y bendecir los rotos aros de unos muertos noCios& erano, ya me Coy& ,llH, en setiembre tengo una rosa que te encargo mucIoG la regarHs de agua bendita todos los dJas de pecado y de sepulcro& (i a Duerza de llorar el mausoleo, con luz de De su mHrmol aletea, leCanta en alto tu responso, y pide a 'ios que siga para siempre muerta& 4odo Ia de ser ya tardeG y tú no encontrarHs en mi alma a nadie& Aa no llores, eranoF En aquel surco muere una rosa que renace mucIo&&&

78

SETIEMBRE

,quella nocIe de setiembre, Duiste tan buena para mJ&&& Iasta dolermeF Ao no sE lo demHsG y para eso, no debiste ser buena, no debiste& ,quella nocIe sollozaste al Cerme IermEtico y tirano, enDermo y triste& Ao no sE lo demHs&&& y para eso, yo no sE por quE Dui triste&&& tan triste&&&F (ólo esa nocIe de setiembre dulce, tuCe a tus o!os de $agdala, toda la distancia de 'ios&&& y te Dui dulceF A tambiEn una tarde de setiembre cuando sembrE en tus brasas, desde un auto, los cIarcos de esta nocIe de diciembre&

79

3ECES

Esta tarde llueCe como nuncaG y no tengo ganas de CiCir, corazón& Esta tarde es dulce& >or quE no Ia de serK iste gracia y penaG Ciste de mu!er& Esta tarde en "ima llueCe& A yo recuerdo las caCernas crueles de mi ingratitudG mi bloque de Iielo sobre su amapola, mHs Duerte que su P0o seas asJFP $is Ciolentas Dlores negrasG y la bHrbara y enorme pedradaG y el trecIo glacial& A pondrH el silencio de su dignidad con óleos quemantes el punto Dinal& >or eso esta tarde, como nunca, Coy con este búIo, con este corazón& A otras pasanG y CiEndome tan triste, toman un poquito de ti en la abrupta arruga de mi Iondo dolor& Esta tarde llueCe, llueCe mucIo& NA no tengo ganas de CiCir, corazónF

85

IMP;A

(eMorF Estabas tras los cristales Iumano y triste de atardecerG y cuHl lloraba tus Dunerales esa mu!erF (us o!os eran el !ueCes santo, dos negros granos de amarga luzF -on duras gotas de sangre y llanto claCó tu cruzF .mpJaF 'esde que tú partiste, (eMor, no Ia ido nunca al +ordHn, en ro!as aguas su piel desCiste, y al Cil !udJo le Cende panF

81

LA COPA "E,RA

"a nocIe es una copa de mal& 2n silbo agudo del guardia la atraCiesa, cual Cibrante alDiler& *ye, tú, mu!erzuela, ?cómo, si ya te Duiste, la onda aún es negra y me Iace aún arderK "a 4ierra tiene bordes de DEretro en la sombra& *ye, tú, mu!erzuela, no Cayas a ColCer& $i carne nada, nada en la copa de sombra que me Iace aún dolerG mi carne nada en ella, como en un pantanoso corazón de mu!er& ,scua astral&&& )e sentido secos roces de arcilla sobre mi loto diHDano caer& ,I, mu!erF >or ti eQiste la carne IecIa de instinto& ,I mu!erF >or eso NoI, negro cHlizF aun cuando ya te Duiste, me aIogo con el polCoG y piaDan en mis carnes mHs ganas de beberF

82

!ES3ORA

>ureza amada, que mis o!os nunca llegaron a gozar& >ureza absurdaF Ao sE que estabas en la carne un dJa, cuando yo Iilaba aún mi embrión de Cida& >ureza en Dalda neutra de colegioG y lecIe azul dentro del trigo tierno a la tarde de lluCia, cuando el alma Ia roto su puMal en retirada, cuando Ia cua!ado en no sE quE probeta sin contenido una insolente piedra, cuando Iay gente contentaG y cuando lloran pHrpados ciegos en purpúreas bordas& *I, pureza que nunca ni un recado me de!aste, al partir del triste barro ni una miga!a de tu CozG ni un nerCio de tu conCite Ieroico de luceros& ,le!aos de mi, buenas maldades, dulces bocas picantes&&& Ao la recuerdo al Ceros NoI, mu!eresF >ues de la Cida en la perenne tarde, nació muy poco Npero mucIo muereF

87

*RESCO

"leguE a conDundirme con ella, tanto&&&F >or sus recodos espirituales, yo me iba !ugando entre tiernos Dresales, entre sus griegas manos matinales& Ella me acomodaba despuEs los lazos negros y boIemios de la corbata& A yo ColCJa a Cer la piedra absorta, desairados los bancos, y el relo! que nos iba enColCiendo en su carrete, al dar su inacabable molinete& 6uenas nocIes aquellas, que Ioy la dan por reJr de mi eQtraMo morir, de mi modo de andar meditabundo& ,lDeMiques de oro, !oyas de azúcar que al Din se quiebran en el mortero de losa de este mundo& >ero para las lHgrimas de amor, los luceros son lindos paMuelitos lilas, naran!as, Cerdes, que empapa el corazón& A si Iay ya mucIa Iiel en esas sedas, Iay un cariMo que no nace nunca, que nunca muere, Cuela otro gran paMuelo apocalJptico, la mano azul, inEdita de 'iosF
88

6ESO

(ilencio& ,quJ se Ia IecIo ya de nocIe, ya tras del cementerio se Due el solG aquJ se estH llorando a mil pupilasL no CuelCasG ya murió mi corazón& (ilencio& ,quJ ya todo estH Cestido de dolor rigurosoG y arde apenas, como un mal Serosene, esta pasión& >rimaCera CendrH& -antarHs TECaU desde un minuto Iorizontal, desde un Iornillo en que arderHn los nardos de Eros& N#or!a allJ tu perdón para el poeta, que Ia de dolerme aún, como claCo que cierra un ataúdF $as&&& una nocIe de lirismo, tu buen seno, tu mar ro!o se azotarH con olas de quince aMos, al Cer le!os, aCiado con recuerdos mi corsario ba!el, mi ingratitud& 'espuEs, tu manzanar, tu labio dHndose, y que se a!a por mJ por la Cez última, y que muere sangriento de amar mucIo, como un croquis pagano de +esús& N,madaF A cantarHsG y Ia de Cibrar el Demenino en mi alma, como en una enlutada catedral&

89

8%

"OSTAL,IAS IMPERIALES

8:

"OSTAL,IAS IMPERIALES

I En los paisa!es de $ansicIe labra imperiales nostalgias el crepúsculoG y lHbrase la raza en mi palabra, como estrella de sangre a Dlor de músculo& El campanario dobla&&& 0o Iay quien abra la capilla&&& 'irJase un opúsculo bJblico que muriera en la palabra de asiHtica emoción de este crepúsculo& 2n poyo con tres patas, es retablo en que acaban de alzar labios en coro la eucaristJa de una cIicIa de oro& $Hs allH, de los rancIos surge al Ciento el Iumo oliendo a sueMo y a establo, como si se eQIumara un Dirmamento&

88

II "a anciana pensatiCa, cual relieCe de un bloque preOincaico, Iila que IilaG en sus dedos de $ama el Iuso leCe la lana gris de su Ce!ez trasquila& (us o!os de esclerótica de nieCe un ciego sol sin luz guarda y mutila&&&F (u boca estH en desdEn, y en calma aleCe su cansancio imperial talCez Cigila& )ay Dicus que meditan, melenudos troCadores incaicos en derrota, la rancia pena de esta cruz idiota, en la Iora en rubor que ya se escapa, y que es lago que suelda espe!os rudos donde nHuDrago llora $ancoO-Hpac&

89

III -omo Cie!os curacas Can los bueyes camino de 4ru!illo, meditando&&& A al Iierro de la tarde, Dingen reyes que por muertos dominios Can llorando& En el muro de pie, pienso en las leyes que la dicIa y la angustia Can trocandoL ya en las Ciudas pupilas de los bueyes se pudren sueMos que no tienen cuHndo& "a aldea, ante su paso, se reCiste de un rudo gris, en que un mugir de Caca se aceita en sueMo y emoción de Iuaca& A en el DestJn del cielo azul yodado gime en el cHliz de la esquila triste un Cie!o corequenque desterrado&

95

IV "a Grama mustia, recogida, escueta aIoga no sE quE protesta ignotaL parece el alma eQIausta de un poeta, arredrada en un gesto de derrota& "a 1amada Ia tallado su silueta, cadaCErica !aula, sola y rota, donde mi enDermo corazón se aquieta en un tedio estatual de terracota& "lega el canto sin sal del mar labrado en su mHscara buDa de canalla que babea y da tumbos, aIorcadoF "a niebla Iila una Cenda al cerro lila que en ensueMos miliarios se enmuralla, como un Iuaco gigante que Cigila&

91

3OJAS !E =BA"O

#ulge mi cigarrilloG su luz se limpia en pólCoras de alerta& A a su guiMo amarillo entona un pastorcillo el tamarindo de su sombra muerta& ,Ioga en una enErgica negrura el caserón entero la mustia distinción de su blancura& >ena un DrHgil aroma de aguacero& EstHn todas las puertas muy ancianas, y se IastJa en su Iabano carcomido una insomne piedad de mil o!eras& Ao las de!E lozanasG y Ioy las telaraMas Ian zurcido Iasta en el corazón de sus maderas, coHgulos de sombra oliendo a olCido& "a del camino, el dJa que me miró llegar, trEmula y triste, mientras que sus dos brazos entreabrJa, cIilló como en un llanto de alegrJa& Vue en toda Dibra eQiste para el o!o que ama, una dormida noCia perla, una lHgrima escondida& -on no sE quE memoria secretea mi corazón ansioso& R(eMoraK&&& R(J, seMorG murió en la aldeaG aún la Ceo enCueltita en su rebozo@ A la abuela amargura
92

de un cantar neurastEnico de paria NoI, derrotada musa legendariaF aDila sus melódicos raudales ba!o la nocIe oscuraG como si aba!o, aba!o, en la turbia pupila de casca!o de abierta sepultura, celebrando perpetuos Dunerales, se quebrasen DantHsticos puMales& "lueCe&&& llueCe&&& (ustancia el aguacero, reduciEndolo a Dúnebres olores, el Iumor de los Cie!os alcanDores que Celan tahuashando en el sendero con sus poncIos de Iielo y sin sombrero&

97

TERCETO A.T7CTO"O

I El puMo labrador se aterciopela, y en cruz en cada labio se aperDila& Es DiestaF El ritmo del arado CuelaG y es un cIantre de bronce cada esquila& ,DJlase lo rudo& )abla escarcela&&& En las Cenas indJgenas rutila un yaraCJ de sangre que se cuela en nostalgias de sol por la pupila& "as pallas, aquenando Iondos suspiros, como en raras estampas seculares, enrosarian un sJmbolo en sus giros& "uce El ,póstol en su trono, luegoG y es, entre inciensos, cirios y cantares, el moderno diosOsol para el labriego&

98

II EcIa una cana al aire el indio triste& )acia el altar Dulgente Ca el gentJo& El o!o del crepúsculo desiste de Cer quemado CiCo el caserJo& "a pastora de lana y llanque Ciste, con pliegues de candor en su ataCJoG y en su Iumildad de lana Ieroica y triste, copo es su blanco corazón braCJo& Entre músicas, Duegos de bengala, solDea un acordeónF ,lgún tendero da su reclame al CientoL P0adie igualaFP "as cIispas al Dlotar lindas, graciosas, son trigos de oro audaz que el cIacarero siembra en los cielos y en las nebulosas&

99

III $adrugada& "a cIicIa al Din reCienta en sollozos, lu!urias, pugilatosG entre olores de úrea y de pimienta traza un ebrio al andar mil garabatos& P$aMana que me Caya&&&P se lamenta un 1omeo rural cantando a ratos& -aldo madrugador Iay ya de CentaG y brinca un ruido aperital de platos& an tres mu!eres&&&, silba un golDo&&& "e!os el rJo anda borracIo y canta y llora preIistorias de agua, tiempos Cie!os& A al sonar una ca"a de 4ayanga, como iniciando un huaino azul, remanga sus pantorrillas de azaDrHn la ,urora&

9%

ORACI7" !EL CAMI"O

0i sE para quiEn es esta amarguraF *I, (ol, llECala tú que estHs muriendo, y cuelga, como un -risto ensangrentado, mi boIemio dolor sobre su pecIo& El Calle es de oro amargoG y el Cia!e es triste, es largo& *yesK 1egaMa una guitarra& -allaF Es tu raza, la pobre Cie!ecita que al saber que eres IuEsped y que te odian, se Iinca la Daz con una roncIa lila& El Calle es de oro amargo, y el trago es largo&&& largo&&& ,zulea el camino, ladra el rJo&&& 6a!a esa Drente sudorosa y DrJa, Diera y deDorme& -ae el pomo roto de una espada IumanicidaF A en el mómico Calle de oro santo, la brasa de sudor se apaga en llantoF Vueda un olor de tiempo abonado de Cersos, para brotes de mHrmoles consagrados que Iereden la aurJDera canción de la alondra que se pudre en mi corazónF

9:

3.ACO

Ao soy el corequenque ciego que mira por la lente de una llaga, y que atado estH al Globo, como a un Iuaco estupendo que girara& Ao soy el llama, a quien tan sólo alcanza la necedad Iostil a trasquilar Colutas de clarJn, Colutas de clarJn brillantes de asco y bronceadas de un Cie!o yaraCJ& (oy el picIón de cóndor desplumado por latino arcabuzG y a Dlor de Iumanidad Dloto en los ,ndes, como un perenne "Hzaro de luz& Ao soy la gracia incaica que se roe en Hureos coricancIas bautizados de DosDatos de error y de cicuta& , Ceces en mis piedras se encabritan los nerCios rotos de un eQtinto puma& 2n Dermento de (olG NleCadura de sombra y corazónF

98

MA6O

ierte el Iumo domEstico en la aurora su sabor a rastro!oG y canta, Iaciendo leMa, la pastora un salCa!e aleluyaF (epia y ro!o& )umo de la cocina, aperitiCo de gesta en este braCo amanecer& El último lucero DugitiCo lo bebe, y, ebrio ya de su dulzor, NoI celeste zagal trasnocIadorF se duerme entre un !irón de rosicler& )ay ciertas ganas lindas de almorzar, y beber del arroyo, y cIiCatearF ,letear con el Iumo allH, en la alturaG o entregarse a los Cientos otoMales en pos de alguna 1utI sagrada, pura, que nos brinde una espiga de ternura ba!o la Iebraica unción de los trigalesF )oz al Iombro calmoso, acre el gesto brioso, Ca un !oCen labrador a .ricIugo& A en cada brazo que parece yugo se encrespa el DErreo !ugo palpitante que en creador esDuerzo cuotidiano cIispea, como trHgico diamante, a traCEs de los poros de la mano que no Ia bizantinado aún el guante& 6a!o un arco que Dorma Cerde aliso, NoI cruzada Decunda del andra!oF
99

pasa el perDil macizo de este ,quiles incaico del traba!o& "a zagala que llora su yaraCJ a la aurora, recoge NoI enus pobreF Drescos leMos Dragantes en sus desnudos brazos arrogantes esculpidos en cobre& En tanto que un becerro, perseguido del perro, por la cuesta braCJa corre, oDrendando al Dloreciente dJa un Iimno de irgilio en su cencerroF 'elante de la cIoza el indio abuelo DumaG y el serrano crepúsculo de rosa, el ara primitiCa se saIúma en el gas del tabaco& 4al surge de la entraMa Dabulosa de epopEyico Iuaco, mJtico aroma de broncJneos lotos, el Iilo azul de los alientos rotosF

%5

AL!EA"A

"e!ana Cibración de esquilas mustias en el aire derrama la Dragancia rural de sus angustias& En el patio silente sangra su despedida el sol poniente El Hmbar otoMal del panorama toma un DrJo matiz de gris dolienteF ,l portón de la casa que el tiempo con sus garras torna o!osa, asoma silenciosa y al establo cercano luego pasa, la silueta calmosa de un buey color de oro, que aMora con sus bJblicas pupilas, oyendo la oración de las esquilas, su edad Ciril de toroF ,l muro de la Iuerta aleteando la pena de su canto, salta un gallo gentil, y, en triste alerta, cual dos gotas de llanto, tiemblan sus o!os en la tarde muertaF "Hnguido se desgarra en la Cetusta aldea el dulce yaraCJ de una guitarra, en cuya eternidad de Iondo quebranto la triste Coz de un indio dondonea, como un Cie!o esquilón de camposanto& 'e codos yo en el muro,
%1

cuando triunDa en el alma el tinte oscuro y el Ciento reza en los rama!es yertos llantos de quenas, tJmidos, inciertos, suspiro una congo!a, al Cer que la penumbra gualda y ro!a llora un trHgico azul de idilios muertosF

%2

I!ILIO M.ERTO

VuE estarH Iaciendo esta Iora mi andina y dulce 1ita de !unco y capulJG aIora que me asDiQia 6izancio, y que dormita la sangre, como Dlo!o cognac, dentro de mJ& 'ónde estarHn sus manos que en actitud contrita plancIaban en las tardes blancuras por CenirG aIora, en esta lluCia que me quita las ganas de CiCir& VuE serH de su Dalda de DranelaG de sus aDanesG de su andarG de su sabor a caMas de mayo del lugar& )a de estarse a la puerta mirando algún cela!e, y al Din dirH temblandoL TVuE DrJo Iay&&& +esúsFU A llorarH en las te!as un pH!aro salCa!e&

%7

%8

TR.E"OS

%9

E" LAS TIE"!AS ,RIE,AS

A el ,lma se asustó a las cinco de aquella tarde azul desteMida& El labio entre los linos la imploró con pucIeros de noCio para su prometida& El >ensamiento, el gran General se ciMó de una lanza deicida& El -orazón danzabaG mHs, luego sollozóL ?la bayadera esclaCa estaba IeridaK 0adaF #ueron los tigres que la dan por correr a apostarse en aquel rincón, y tristes Cer los ocasos que llegan desde ,tenas& 0o IabrH remedio para este Iospital de nerCios, para el gran campamento irritado de este atardecerF A el General escruta Colar siniestras penas allH &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&& en el desDiladero de mis nerCiosF

%%

+,APE

)oy no Ia Cenido nadie a preguntarG ni me Ian pedido en esta tarde nada& 0o Ie Cisto ni una Dlor de cementerio en tan alegre procesión de luces& >erdóname, (eMorL quE poco Ie muertoF En esta tarde todos, todos pasan sin preguntarme ni pedirme nada& A no sE quE se olCidan y se queda mal en mis manos, como cosa a!ena& )e salido a la puerta, y me da ganas de gritar a todosL (i ecIan de menos algo, aquJ se quedaF >orque en todas las tardes de esta Cida, yo no sE con quE puertas dan a un rostro, y algo a!eno se toma el alma mJa& )oy no Ia Cenido nadieG y Ioy Ie muerto quE poco en esta tardeF

%:

LA VO/ !EL ESPEJO

,sJ pasa la Cida, como raro espe!ismo& N"a rosa azul que alumbra y da el ser al cardoF +unto al dogma del Dardo matador, el soDisma del 6ien y la 1azónF (e Ia cogido, al acaso, lo que rozó la manoG los perDumes Colaron, y entre ellos se Ia sentido el moIo que a mitad de la ruta Ia crecido en el manzano seco de la muerta .lusión& ,sJ pasa la Cida, con cHnticos aleCes de agostada bacante& Ao Coy todo azorado, adelante&&& adelante, rezongando mi marcIa Duneral& an al pie de braIacmHnicos eleDantes reales, y al sórdido abe!eo de un IerCor mercurial, pare!as que alzan brindis esculpidos en roca, y olCidados crepúsculos una cruz en la boca& ,sJ pasa la Cida, Casta orquesta de EsDinges que arro!an al acJo su marcIa Duneral&

%8

ROSA BLA"CA

$e siento bien& ,Iora brilla un estoico Iielo en mJ& $e da risa esta soga rubJ que recIina en mi cuerpo& (oga sin Din, como una Coluta descendente de mal&&& soga sanguJnea y zurda Dormada de mil dagas en puntal& Vue Caya asJ, trenzando sus rollos de crespónG y que ate el gato trEmulo del $iedo al nido Ielado, al último Dogón& Ao aIora estoy sereno, con luz& A maya en mi >acJDico un nHuDrago ataúd&

%9

LA !E A MIL

El suertero que grita P"a de a milP, contiene no sE quE Dondo de 'ios& >asan todos los labios& El IastJo despunta en una arruga su yanó& >asa el suertero que atesora, acaso nominal, como 'ios, entre panes tantHlicos, Iumana impotencia de amor& Ao le miro al andra!o& A El pudiera darnos el corazónG pero la suerte aquella que en sus manos aporta, pregonando en alta Coz, como un pH!aro cruel, irH a parar adonde no lo sabe ni lo quiere este boIemio dios& A digo en este Ciernes tibio que anda a cuestas ba!o el solL Npor quE se IabrH Cestido de suertero la Coluntad de 'iosF

:5

EL PA" ".ESTRO Para #le"andro !amboa (e bebe el desayuno&&& )úmeda tierra de cementerio Iuele a sangre amada& -iudad de inCierno&&& "a mordaz cruzada de una carreta que arrastrar parece una emoción de ayuno encadenadaF (e quisiera tocar todas las puertas, y preguntar por no sE quiEnG y luego Cer a los pobres, y, llorando quedos, dar pedacitos de pan Dresco a todos& A saquear a los ricos sus CiMedos con las dos manos santas que a un golpe de luz Colaron desclaCadas de la -ruzF >estaMa matinal, no os leCantEisF NEl pan nuestro de cada dJa dHnoslo, (eMor&&&F 4odos mis Iuesos son a!enosG yo talCez los robEF Ao Cine a darme lo que acaso estuCo asignado para otroG y pienso que, si no Iubiera nacido, otro pobre tomara este caDEF Ao soy un mal ladrón& & & , dónde irEF A en esta Iora DrJa, en que la tierra trasciende a polCo Iumano y es tan triste, quisiera yo tocar todas las puertas,
:1

y suplicar a no sE quiEn, perdón, y Iacerle pedacitos de pan Dresco aquJ, en el Iorno de mi corazón&&&F

:2

ABSOL.TA

-olor de ropa antigua& 2n !ulio a sombra, y un agosto reciEn segado& A una mano de agua que in!ertó en el pino resinoso de un tedio malas Drutas& ,Iora que Ias anclado, oscura ropa, tornas rociada de un suntuoso olor a tiempo, a abreCiación&&& A Ie cantado el procliCe DestJn que se Colcó& $as ?no puedes, (eMor, contra la muerte, contra el lJmite, contra lo que acabaK ,yF la llaga en color de ropa antigua, cómo se entreabre y Iuele a miel quemadaF *I unidad eQcelsaF *I lo que es uno por todosF ,mor contra el espacio y contra el tiempoF 2n latido único de corazónG un solo ritmoL 'iosF A al encogerse de Iombros los linderos en un bronco desdEn irreductible, Iay un riego de sierpes en la doncella plenitud del 1& N2na arruga, una sombraF

:7

CAPIT.LACI7"

,nocIe, unos abriles granas capitularon ante mis mayos desarmados de !uCentudG los marDiles IistEricos de su beso me Iallaron muertoG y en un suspiro de amor los en!aulE& Espiga eQtraMa, dócil& (us o!os me asediaron una tarde amaranto que di!e un canto a sus cantosG y anocIe, en medio de los brindis, me Iablaron las dos lenguas de sus senos abrasadas de sed& >obre trigueMa aquellaG pobres sus armasG pobres sus Celas cremas que iban al tope en las salobres espumas de un marmuerto& encedora y Cencida, se quedó pensatiCa y o!erosa y granate& Ao me partJ de aurora& A desde aquel combate, de nocIe entran dos sierpes esclaCas a mi Cida&

:8

!ES".!O E" BARRO

-omo Iorribles batracios a la atmósDera, suben Cisa!es lúgubres al labio& >or el (aIara azul de la (ubstancia camina un Cerso gris, un dromedario& #osDorece un moIJn de sueMos crueles& A el ciego que murió lleno de Coces de nieCe& A madrugar, poeta, nómada, al crudJsimo dJa de ser Iombre& "as )oras Can Debriles, y en los Hngulos abortan rubios siglos de Centura& NVuiEn tira tanto el IiloG quiEn descuelga sin piedad nuestros nerCios, cordeles ya gastados, a la tumbaF ,morF A tú tambiEn& >edradas negras se engendran en tu mHscara y la rompen& N"a tumba es todaCJa un seQo de mu!er que atrae al IombreF

:9

L;"EAS

-ada cinta de Duego que, en busca del ,mor, arro!o y Cibra en rosas lamentables, me da a luz el sepelio de una CJspera& Ao no sE si el redoble en que lo busco, serH !adear de roca, o perenne nacer de corazón& )ay tendida Iacia el Dondo de los seres, un e!e ultranerCioso, Ionda plomada& N"a Iebra del destinoF ,mor desCiarH tal ley de Cida, Iacia la Coz del )ombreG y nos darH la libertad suprema en transubstanciación azul, Cirtuosa, contra lo ciego y lo Datal& NVue en cada ciDra lata, recluso en albas DrHgiles, el +esús aún me!or de otra gran AemaF A despuEs&&& "a otra lJnea&&& 2n 6autista que aguaita, aguaita, aguaita&&& A, cabalgando en intangible curCa, un pie baMado en púrpura&

:%

AMOR PRO3IBI!O

(ubes centelleante de labios y o!erasF >or tus Cenas subo, como un can Ierido que busca el reDugio de blandas aceras& ,mor, en el mundo tú eres un pecadoF $i beso es la punta cIispeante del cuerno del diabloG mi beso que es credo sagradoF EspJritu es el Iorópter que pasa Npuro en su blasDemiaF Nel corazón que engendra al cerebroF que pasa Iacia el tuyo, por mi barro triste& N>latónico estambre que eQiste en el cHliz donde tu alma eQisteF ?,lgún penitente silencio siniestroK ?4ú acaso lo escucIasK .nocente DlorF &&& A saber que donde no Iay un >adrenuestro, el ,mor es un -risto pecadorF

::

LA CE"A MISERABLE

)asta cuHndo estaremos esperando lo que no se nos debe&&& A en quE recodo estiraremos nuestra pobre rodilla para siempreF )asta cuHndo la cruz que nos alienta no detendrH sus remos& )asta cuHndo la 'uda nos brindarH blasones por Iaber padecidoF&&& Aa nos Iemos sentado mucIo a la mesa, con la amargura de un niMo que a media nocIe, llora de Iambre, desCelado&&& A cuHndo nos Ceremos con los demHs, al borde de una maMana eterna, desayunados todos& )asta cuHndo este Calle de lHgrimas, a donde yo nunca di!e que me tra!eran& 'e codos, todo baMado en llanto, repito cabizba!o y CencidoL Iasta cuHndo la cena durarH& )ay alguien que Ia bebido mucIo, y se burla, y acerca y ale!a de nosotros, como negra cucIara de amarga esencia Iumana, la tumba&&& A menos sabe ese oscuro Iasta cuHndo la cena durarHF

:8

PARA EL ALMA IMPOSIBLE !E MI AMA!A

,madaL no Ias querido plasmarte !amHs como lo Ia pensado mi diCino amor& VuEdate en la Iostia, ciega e impalpable como eQiste 'ios& (i Ie cantado mucIo, Ie llorado mHs por ti NoI mi parHbola eQcelsa de amorF VuEdate en el seso y en el mito inmenso de mi corazónF Es la De, la Dragua donde yo quemE el terroso Iierro de tanta mu!erG y en un yunque impJo te quise pulir& VuEdate en la eterna nebulosa, aIJ, en la multicencia de un dulce noser& A si no Ias querido plasmarte !amHs en mi metaDJsica emoción de amor, de!a que me azote como un pecador&

:9

EL T+LAMO ETER"O

(ólo al de!ar de ser, ,mor es DuerteF A la tumba serH una gran pupila, en cuyo Dondo superCiCe y llora la angustia del amor, como en un cHliz de dulce eternidad y negra aurora& A los labios se encrespan para el beso, como algo lleno que desborda y muereG y, en con!unción crispante, cada boca renuncia para la otra una Cida de Cida agonizante& A cuando pienso asJ, dulce es la tumba donde todos al Din se compenetran en un mismo DragorG dulce es la sombra, donde todos se unen en una cita uniCersal de amor&

85

LAS PIE!RAS

Esta maMana ba!E a las piedras NoI las piedrasF A motiCE y troquelE un pugilato de piedras& $adre nuestra, si mis pasos en el mundo Iacen doler, es que son los Dogonazos de un absurdo amanecer& "as piedras no oDendenG nada codician& 4an sólo piden amor a todos, y piden amor aun a la 0ada& A si algunas de ellas se Can cabizba!as, o Can aCergonzadas, es que algo de Iumano IarHn&&& $as, no Dalta quien a alguna por puro gusto golpee& 4al, blanca piedra es la luna que Coló de un puntapiE&&& $adre nuestra, esta maMana me Ie corrido con las Iiedras, al Cer la azul caraCana de las piedras, de las piedras, de las piedras&&&
81

RETABLO

Ao digo para mJL por Din escapo al ruidoG nadie me Ce que Coy a la naCe sagrada& ,ltas sombras acuden, y 'arJo que pasa con su lira enlutada& -on paso innumerable sale la dulce $usa, y a ella Can mis o!os, cual polluelos al grano& "a acosan tules de Eter y azabacIes dormidos, en tanto sueMa el mirlo de la Cida en su mano& 'ios mJo, eres piadoso, porque diste esta naCe, donde Iacen estos bru!os azules sus oDicios& 'arJo de las ,mEricas celestesF 4al ellos se parecen a tiF A de tus trenzas Dabrican sus cilicios& -omo Hnimas que buscan entierros de oro absurdo, aquellos arciprestes Cagos del corazón, se internan, y aparecen&&& y, IablHndonos de le!os, nos lloran el suicidio monótono de 'iosF

82

PA,A"A

.r muriendo y cantando& A bautizar la sombra con sangre babilónica de noble gladiador& A rubricar los cuneiDormes de la Hurea alDombra con la pluma del ruiseMor y la tinta azul del dolor& "a idaK )embra proteica& -ontemplarla asustada escaparse en sus Celos, inDiel, Dalsa +uditIG Cerla desde la Ierida, y asirla en la mirada, incrustando un capricIo de cera en un rubJ& $osto de 6abilonia, )oloDernes, sin tropas, en el Hrbol cristiano yo colguE mi nidalG la CiMa redentora negó amor a mis copasG +uditI, la Cida aleCe, sesgó su cuerpo Iostial& 4al un DestJn pagano& A amarla Iasta en la muerte, mientras las Cenas siembran ro!as perlas de malG y asJ ColCerse al polCo, conquistador sin suerte, de!ando miles de o!os de sangre en el puMal&

87

LOS !A!OS ETER"OS
Para $anuel !onzález Prada% esta emoci&n bra'ía ( selecta% una de las )ue% con más entusiasmo% me ha aplaudido el gran maestro*

'ios mJo, estoy llorando el ser que CiCoG me pesa Iaber tomHdote tu panG pero este pobre barro pensatiCo no es costra Dermentada en tu costadoL tú no tienes $arJas que se CanF 'ios mJo, si tú Iubieras sido Iombre, Ioy supieras ser 'iosG pero tú, que estuCiste siempre bien, no sientes nada de tu creación& A el Iombre sJ te suDreL el 'ios es ElF )oy que en mis o!os bru!os Iay candelas, como en un condenado, 'ios mJo, prenderHs todas tus Celas, y !ugaremos con el Cie!o dado@ 4alCez NoI !ugadorF al dar la suerte del uniCerso todo, surgirHn las o!eras de la $uerte, como dos ases Dúnebres de lodo& 'ios mJo, y esta nocIe sorda, oscura, ya no podrHs !ugar, porque la 4ierra es un dado roJdo y ya redondo a Duerza de rodar a la aCentura, que no puede parar sino en un Iueco, en el Iueco de inmensa sepultura&
88

LOS A"ILLOS *ATI,A!OS

)ay ganas de ColCer, de amar, de no ausentarse, y Iay ganas de morir, combatido por dos aguas encontradas que !amHs Ian de istmarse& )ay ganas de un gran beso que amorta!e a la ida, que acaba en el HDrica de una agonJa ardiente, suicidaF )ay ganas de&&& no tener ganas, (eMorG a ti yo te seMalo con el dedo deicidaL Iay ganas de no Iaber tenido corazón& "a primaCera CuelCe, CuelCe y se irH& A 'ios, curCado en tiempo, se repite, y pasa, pasa a cuestas con la espina dorsal del 2niCerso& -uando las sienes tocan su lúgubre tambor, cuando me duele el sueMo grabado en un puMal, NIay ganas de quedarse plantado en este CersoF

89

SA"TORAL PParN&raLosQ ie!o *sirisF "leguE Iasta la pared de enDrente de la Cida& A me parece que Ie tenido siempre a la mano esta pared& (oy la sombra, el reCersoL todo Ca ba!o mis pasos de columna eterna& 0ada Ie traJdo por las trenzasG todo DHcil se Cino a mJ, como una Ierencia& (ardanHpalo& 4al, botón elEctrico de mHquinas de sueMo Due mi boca& ,sJ Ie llegado a la pared de enDrenteG y siempre Esta pared tuCe a la mano& ie!o *sirisF >erdónoteF Vue nada alcanzó a requerirme, nada, nada&&&

8%

LL.VIA

En "ima&&& En "ima estH lloCiendo el agua sucia de un dolor quE mortJDero& EstH lloCiendo de la gotera de tu amor& 0o te Iagas la que estH durmiendo, recuerda de tu troCadorG que yo ya comprendo&&& comprendo la Iumana ecuación de tu amor& 4ruena en la mJstica dulzaina la gema tempestuosa y zaina, la bru!erJa de tu PsJP& $as, cae, cae el aguacero al ataúd de mi sendero, donde me aIueso para ti&&&

8:

AMOR

,mor, ya no CuelCes a mis o!os muertosG y cuHl mi idealista corazón te llora& $is cHlices todos aguardan abiertos tus Iostias de otoMo y Cinos de aurora& ,mor, cruz diCina, riega mis desiertos con tu sangre de astros que sueMa y que llora& N,mor, ya no CuelCes a mis o!os muertos que temen y ansJan tu llanto de auroraF ,mor, no te quiero cuando estHs distante riDado en aDeites de alegre bacante, o en DrHgil y cIata Dacción de mu!er& ,mor, Cen sin carne, de un icor que asombreG y que yo, a manera de 'ios, sea el Iombre que ama y engendra sin sensual placerF

88

!IOS

(iento a 'ios que camina tan en mJ, con la tarde y con el mar& -on El nos Camos !untos& ,nocIece& -on El anocIecemos& *rDandad&&& >ero yo siento a 'ios& A Iasta parece que El me dicta no sE quE buen color& -omo un Iospitalario, es bueno y tristeG mustia un dulce desdEn de enamoradoL debe dolerle mucIo el corazón& *I, 'ios mJo, reciEn a ti me llego, Ioy que amo tanto en esta tardeG Ioy que en la Dalsa balanza de unos senos, mido y lloro una DrHgil -reación& A tú, cuHl llorarHs&&&, tú, enamorado de tanto enorme seno girador&&& yo te consagro 'ios, porque amas tantoG porque !amHs sonrJesG porque siempre debe dolerte mucIo el corazón&

89

."I!A!

En esta nocIe mi relo! !adea !unto a la sien oscurecida, como manzana de reCólCer que Coltea ba!o el gatillo sin Iallar el plomo& "a luna blanca, inmóCil, lagrimea, y es un o!o que apunta&&& A siento cómo se acuMa el gran $isterio en una idea Iostil y oCóidea, en un berme!o plomo& N,I, mano que limita, que amenaza tras de todas las puertas, y que alienta en todos los relo!es, cede y pasaF (obre la araMa gris de tu armazón, otra gran $ano IecIa de luz sustenta un plomo en Dorma azul de corazón&

95

LOS ARRIEROS

,rriero, Cas Dabulosamente Cidriado de sudor& "a Iacienda $enocucIo cobra mil sinsabores diarios por la Cida& "as doce& amos a la cintura del dJa& El sol que duele mucIo& ,rriero, con tu poncIo colorado te ale!as, saboreando el romance peruano de tu coca& A yo desde una Iamaca, desde un siglo de duda, caCilo tu Iorizonte y atisbo, lamentado, por zancudos y por el estribillo gentil y enDermo de una PpacaOpacaP& ,1 Din tú llegarHs donde debes llegar, arriero, que, detrHs de tu burro santurrón, te Cas&&&&&& te Cas&&&&&&&&&&&& #eliz de ti, en este calor en que se encabritan todas las ansias y todos los motiCosG cuando el espJritu que anima al cuerpo apenas, Ca sin coca, y no atina a cabestrar su bruto Iacia los ,ndes occidentales de la Eternidad&

91

92

CA"CIO"ES !E 3O,AR

97

E"CAJE !E *IEBRE

>or los cuadros de santos en el muro colgados mis pupilas arrastran un NayF de anocIecerG y en un temblor de Diebre, con los brazos cruzados, mi ser recibe Caga Cisita del 0oser& 2na mosca llorona en los muebles cansados yo no sE quE leyenda Datal quiere CerterL una ilusión de *rientes que Dugan asaltadosG un nido azul de alondras que mueren al nacer& En un sillón antiguo sentado estH mi padre& -omo una 'olorosa, entra y sale mi madre& A al Cerlos siento un algo que no quiere partir& >orque antes de la oblea que es Iostia IecIa de -iencia, estH la Iostia, oblea IecIa de >roCidencia& A la Cisita nace, me ayuda a bien CiCir&&&

98

LOS PASOS LEJA"OS

$i padre duerme& (u semblante augusto Digura un apacible corazónG estH aIora tan dulce&&& si Iay algo en El de amargo, serE yo& )ay soledad en el IogarG se rezaG y no Iay noticias de los Ii!os Ioy& $i padre se despierta, ausculta la Iuida a Egipto, el restaMante adiós& EstH aIora tan cercaG si Iay algo en El de le!os, serE yo& A mi madre pasea allH en los Iuertos, saboreando un sabor ya sin sabor& EstH aIora tan suaCe, tan ala, tan salida, tan amor& )ay soledad en el Iogar sin bulla, sin noticias, sin Cerde, sin niMez& A si Iay algo quebrado en esta tarde, y que ba!a y que cru!e, son dos Cie!os caminos blancos, curCos& >or ellos Ca mi corazón a pie&

99

A MI 3ERMA"O MI,.EL +n memoriam

)ermano, Ioy estoy en el poyo de la casa, donde nos Iaces una Dalta sin DondoF $e acuerdo que !ugHbamos esta Iora, y que mamH nos acariciabaL P>ero, Ii!os&&&P ,Iora yo me escondo, como antes, todas estas oraciones Cespertinas, y espero que tú no des conmigo& >or la sala, el zaguHn, los corredores& 'espuEs, te ocultas tú, y yo no doy contigo& $e acuerdo que nos IacJamos llorar, Iermano, en aquel !uego& $iguel, tú te escondiste una nocIe de agosto, al alborearG pero, en Cez de ocultarte riendo, estabas triste& A tu gemelo corazón de esas tardes eQtintas se Ia aburrido de no encontrarte& A ya cae sombra en el alma& *ye, Iermano, no tardes en salir& 6uenoK >uede inquietarse mamH&

9%

E"EREI!A

$i padre, apenas en la maMana pa!arina, pone sus setentiocIo aMos, sus setentiocIo ramos de inCierno a solear& El cementerio de (antiago, untado en alegre aMo nueCo, estH a la Cista& -uHntas Ceces sus pasos cortaron Iacia El, y tornaron de algún entierro Iumilde& )oy Iace mucIo tiempo que mi padre no saleF 2na broma de niMos se desbanda& *tras Ceces le Iablaba a mi madre de impresiones urbanas, de polJticaG y Ioy, apoyado en su bastón ilustre que sonara me!or en los aMos de la Gobernación, mi padre estH desconocido, DrHgil, mi padre es una CJspera& "leCa, trae, abstraJdo, reliquias, cosas, recuerdos, sugerencias& "a maMana apacible le acompaMa con sus alas blancas de Iermana de la caridad& 'Ja eterno es Este, dJa ingenuo, inDante, coral, oracionalG se corona el tiempo de palomas, y el Duturo se puebla de caraCanas de inmortales rosas& >adre, aún sigue todo despertandoG es enero que canta, es tu amor que resonando Ca en la Eternidad& ,ún reirHs de tus pequeMuelos,
9:

y IabrH bulla triunDal en los acJos& ,ún serH aMo nueCo& )abrH empanadasG y yo tendrE Iambre, cuando toque a misa en el beato campanario el buen ciego mElico con quien departieron mis sJlabas escolares y Drescas, mi inocencia rotunda& A cuando la maMana llena de gracia, desde sus senos de tiempo que son dos renuncias, dos aCances de amor que se tienden y ruegan inDinito, eterna Cida, cante, y ecIe a Colar erbos plurales, !irones de tu ser, a la borda de sus alas blancas de Iermana de la caridad NoI, padre mJoF

98

ESPER,ESIA

Ao nacJ un dJa que 'ios estuCo enDermo& 4odos saben que CiCo, que soy maloG y no saben del diciembre de ese enero& >ues yo nacJ un dJa que 'ios estuCo enDermo& )ay un CacJo en mi aire metaDJsico que nadie Ia de palparL el claustro de un silencio que Iabló a Dlor de Duego& Ao nacJ un dJa que 'ios estuCo enDermo& )ermano, escucIa, escucIa&&& 6ueno& A que no me Caya sin lleCar diciembres, sin de!ar eneros& >ues yo nacJ un dJa que 'ios estuCo enDermo& 4odos saben que CiCo, que mastico&&& A no saben por quE en mi Cerso cIirrJan, oscuro sinsabor de DEretro, luyidos Cientos desenroscados de la EsDinge preguntona del 'esierto&
99

4odos saben&&& A no saben que la "uz es tJsica, y la (ombra gorda&&& A no saben que el $isterio sintetiza&&& que El es la !oroba musical y triste que a distancia denuncia el paso meridiano de las lindes a las "indes& Ao nacJ un dJa que 'ios estuCo enDermo, graCe&

155

151

TRILCE

152

-Esar alle!o Iacia 1925&

157

I

VuiEn Iace tHnta bulla, y ni de!a testar las islas que Can quedando& 2n poco mHs de consideración en cuanto serH tarde, temprano, y se aquilatarH me!or el guano, la simple calabrina tesórea que brinda sin querer, en el insular corazón, salobre alcatraz, a cada Iialóidea grupada& 2n poco mHs de consideración, y el mantillo lJquido, seis de la tarde 'E "*( $,( (*6E16.*( 6E$*"E( A la penJnsula pHrase por la espalda, abozaleada, impertErrita en la lJnea mortal del equilibrio&

158

II

4iempo 4iempo& $ediodJa estancado entre relentes& 6omba aburrida del cuartel acIica tiempo tiempo tiempo tiempo& Era Era& Gallos cancionan escarbando en Cano& 6oca del claro dJa que con!uga era era era era& $aMana $aMana& El reposo caliente aún de ser& >iensa el presente guHrdame para maMana maMana maMana maMana& 0ombre 0ombre& ?VuE se llama cuanto Ieriza nosK (e llama "omismo que padece nombre nombre nombre nombrE&

159

III

"as personas mayores ?a quE Iora ColCerHnK 'a las seis el ciego (antiago, y ya estH muy oscuro& $adre di!o que no demorarJa& ,guedita, 0atiCa, $iguel, cuidado con ir por aIJ, por donde acaban de pasar gangueando sus memorias dobladoras penas, Iacia el silencioso corral, y por donde las gallinas que se estHn acostando todaCJa, se Ian espantado tanto& $e!or estemos aquJ no mHs& $adre di!o que no demorarJa& Aa no tengamos pena& amos Ciendo los barcos Nel mJo es mHs bonito de todosF con los cuales !ugamos todo el santo dJa, sin pelearnos, como debe serL Ian quedado en el pozo de agua, listos, Dletados de dulces para maMana& ,guardemos asJ, obedientes y sin mHs remedio, la Cuelta, el desagraCio de los mayores siempre delanteros de!Hndonos en casa a los pequeMos, como si tambiEn nosotros no pudiEsemos partir&
15%

,guedita, 0atiCa, $iguelK "lamo, busco al tanteo en la oscuridad& 0o me Cayan a Iaber de!ado solo, y el único recluso sea yo&

15:

IV

1ecIinan dos carretas contra los martillos Iasta los lagrimales triDurcas, cuando nunca las Iicimos nada& , aquella otra sJ, desamada, amargurada ba!o túnel campero por lo uno, y sobre duras Hl!idas pruebas espiritiCas& 4endime en són de tercera parte, mas la tarde RquE la bamos a IIazerR se anilla en mi cabeza, Duriosamente a no querer dosiDicarse en madre& (on los anillos& (on los nupciales trópicos ya tascados& El ale!arse, me!or que todo, rompe a -risol& ,quel no Iaber descolorado por nada& "ado al lado al destino y llora y llora& 4oda la canción cuadrada en tres silencios& -alor& *Cario& -asi transparencia& )ase llorado todo& )ase entero Celado en plena izquierda&

158

V

Grupo dicotiledón& *berturan desde El petreles, propensiones de trinidad, Dinales que comienzan, oIs de ayes creyErase aCaloriados de Ieterogeneidad& NGrupo de los dos cotiledonesF , Cer& ,quello sea sin ser mHs& , Cer& 0o trascienda Iacia aDuera, y piense en són de no ser escucIado, y crome y no sea Cisto& A no glise en el gran colapso& "a creada Coz rebElase y no quiere ser malla, ni amor& "os noCios sean noCios en eternidad& >ues no deis 1, que resonarH al inDinito& A no deis 5, que callarH tHnto, Iasta despertar y poner de pie al 1& ,I grupo bicardiaco&

159

VI

El tra!e que CestJ maMana no lo Ia laCado mi laCanderaL lo laCaba en sus Cenas otilinas, en el cIorro de su corazón, y Ioy no Ie de preguntarme si yo de!aba el tra!e turbio de in!usticia& , Iora que no Iay quien Caya a las aguas, en mis Dalsillas encaMona el lienzo para emplumar, y todas las cosas del Celador de tHnto quE serH de mJ, todas no estHn mJas a mi lado& Vuedaron de su propiedad, Dratesadas, selladas con su trigueMa bondad& A si supiera si Ia de ColCerG y si supiera quE maMana entrarH a entregarme las ropas laCadas, mi aquella laCandera del alma& VuE maMana entrarH satisDecIa, capulJ de obrerJa, dicIosa de probar que sJ sabe, que sJ puede N-/$* 0* , , >*'E1F azular y plancIar todos los caos&

115

VII

1umbE sin noCedad por la Ceteada calle que yo me sE& 4odo sin noCedad, de Ceras& A DondeE Iacia cosas asJ, y Dui pasado& 'oblE la calle por la que raras Ceces se pasa con bien, salida Ieroica por la Ierida de aquella esquina CiCa, nada a medias& (on los grandores, el grito aquel, la claridad de careo, la barreta sumersa en su Dunción de NyaF -uando la calle estH o!erosa de puertas, y pregona desde descalzos atriles trasmaManar las salCas en los dobles& ,Iora Iormigas minuteras se adentran dulzoradas, dormitadas, apenas dispuestas, y se baldan, quemadas pólCoras, altos de a 1921&

111

VIII

$aMana esotro dJa, alguna Cez Iallarla para el IiDalto poder, entrada eternal& $aMana algún dJa, serJa la tienda cIapada con un par de pericardios, pare!a de carnJCoros en celo& 6ien puede aDincar todo eso& >ero un maMana sin maMana, entre los aros de que enCiudemos, margen de espe!o IabrH donde traspasarE mi propia Drente Iasta perder el eco y quedar con el Drente Iacia la espalda&

112

I5

usco ColCCCer de golpe el golpe& (us dos Io!as ancIas, su CHlCula que se abre en suculenta recepción de multiplicando a multiplicador, su condición eQcelente para el placer, todo aCJa Cerdad& 6usco ColCer de golpe el golpe& , su Ialago, enCeto boliCarianas Dragosidades a treintidós cables y sus múltiples, se arrequintan pelo por pelo soberanos belDos, los dos tomos de la *bra, y no CiCo entonces ausencia, ni al tacto& #allo bolCer de golpe el golpe& 0o ensillaremos !amHs el toroso aCeo de egoJsmo y de aquel ludir mortal de sHbana, desque la mu!er esta NcuHnto pesa de generalF A Iembra es el alma de la ausente& A Iembra es el alma mJa&

117

5

>rJstina y última de inDundada Centura, acaba de morir con alma y todo, octubre Iabitación y encinta& 'e tres meses de ausente y diez de dulce& -ómo el destino, mitrado monodHctilo, rJe& -ómo detrHs desaIucian !untas de contrarios& -ómo siempre asoma el guarismo ba!o la lJnea de todo aCatar& -ómo escotan las ballenas a palomas& -ómo a su Cez Estas de!an el pico cubicado en tercera ala& -ómo arzonamos, cara a monótonas ancas& (e remolca diez meses Iacia la decena, Iacia otro mHs allH& 'os quedan por lo menos todaCJa en paMales& A los tres meses de ausencia& A los nueCe de gestación& 0o Iay ni una Ciolencia& El pariente incorpórase, y sentado empaCona tranquilas misturas&

118

5I

)e encontrado a una niMa en la calle, y me Ia abrazado& Equis, disertada, quien la Ialló y la Ialle, no la Ca a recordar& Esta niMa es mi prima& )oy, al tocarle el talle, mis manos Ian entrado en su edad como en par de mal rebocados sepulcros& A por la misma desolación marcIóse, delta al sol tenebloso, trina entre los dos& P$e Ie casadoP, me dice& -uando lo que Iicimos de niMos en casa de la tJa diDunta& (e Ia casado& (e Ia casado& 4ardes aMos latitudinales, quE Cerdaderas ganas nos Ia dado de !ugar a los toros, a las yuntas, pero todo de engaMos, de candor, como Due&

119

5II

Escapo de una Dinta, peluza a peluza& 2n proyectil que no sE dónde irH a caer& .ncertidumbre& 4ramonto& -erCical coyuntura& -Iasquido de moscón que muere a mitad de su Cuelo y cae a tierra& ?VuE dice aIora 0eWtonK >ero, naturalmente, Cosotros sois Ii!os& .ncertidumbre& 4alones que no giran& -arilla en nudo, Dabrida cinco espinas por un lado y cinco por el otroL -IitF Aa sale&

11%

5III

>ienso en tu seQo& (impliDicado el corazón, pienso en tu seQo, ante el Ii!ar maduro del dJa& >alpo el botón de dicIa, estH en sazón& A muere un sentimiento antiguo degenerado en seso& >ienso en tu seQo, surco mHs prolJDico y armonioso que el Cientre de la (ombra, aunque la $uerte concibe y pare de 'ios mismo& *I -onciencia, pienso, sJ, en el bruto libre que goza donde quiere, donde puede& *I, escHndalo de miel de los crepúsculos& *I estruendo mudo& N*dumodneurtseF

11:

5IV

-ual mi eQplicación& Esto me lacera de tempranJa& Esa manera de caminar por los trapecios& Esos cora!osos brutos como postizos& Esa goma que pega el azogue al adentro& Esas posaderas sentadas para arriba& Ese no puede ser, sido& ,bsurdo& 'emencia& >ero Ie Cenido de 4ru!illo a "ima& >ero gano un sueldo de cinco soles&

118

5V

En el rincón aquel, donde dormimos !untos tantas nocIes, aIora me Ie sentado a caminar& "a cu!a de los noCios diDuntos Due sacada, o talCez quE IabrH pasado& )as Cenido temprano a otros asuntos y ya no estHs& Es el rincón donde a tu lado, leJ una nocIe, entre tus tiernos puntos un cuento de 'audet& Es el rincón amado& 0o lo equiCoques& $e Ie puesto a recordar los dJas de Cerano idos, tu entrar y salir, poca y Iarta y pHlida por los cuartos& En esta nocIe pluCiosa, ya le!os de ambos dos, salto de pronto&&& (on dos puertas abriEndose cerrHndose, dos puertas que al Ciento Can y Cienen sombra a sombra

119

5VI

4engo De en ser Duerte& 'ame, aire manco, dame ir galoneHndome de ceros a la izquierda& A tú, sueMo, dame tu diamante implacable, tu tiempo de desIora& 4engo De en ser Duerte& >or allJ aCanza cóncaCa mu!er, cantidad incolora, cuya gracia se cierra donde me abro& ,l aire, Dray pasado& -angre!os, zoteF ,CJstase la Cerde bandera presidencial, arriando las seis banderas restantes, todas las colgaduras de la Cuelta& 4engo De en que soy, y en que Ie sido menos& EaF 6uen primeroF

125

5VII

'estJlase este 2 en una sola tanda, y entrambos lo apuramos& 0adie me Iubo oJdo& EstrJa urente abracadabra ciCil& "a maMana no palpa cual la primera, cual la última piedra oCulandas a Duerza de secreto& "a maMana descalza& El barro a medias entre sustancia gris, mHs y menos& -aras no saben de la cara, ni de la marcIa a los encuentros& A sin Iacia cabecee el eQergo& Aerra la punta del aDHn& +unio, eres nuestro& +unio, y en tus Iombros me paro a carca!ear, secando mi metro y mis bolsillos en tus 21 uMas de estación& 6uenaF 6uenaF

121

5VIII

*I las cuatro paredes de la celda& ,I las cuatro paredes albicantes que sin remedio dan al mismo número& -riadero de nerCios, mala brecIa, por sus cuatro rincones cómo arranca las diarias aIerro!adas eQtremidades& ,morosa llaCera de innumerables llaCes, si estuCieras aquJ, si Cieras Iasta quE Iora son cuatro estas paredes& -ontra ellas serJamos contigo, los dos, mHs dos que nunca& A ni lloraras, di, libertadoraF ,I las paredes de la celda& 'e ellas me duelen entre tanto mHs las dos largas que tienen esta nocIe algo de madres que ya muertas lleCan por bromurados decliCes, a un niMo de la mano cada una& A sólo yo me Coy quedando, con la diestra, que Iace por ambas manos, en alto, en busca de terciario brazo que Ia de pupilar, entre mi dónde y mi cuHndo, esta mayorJa inCHlida de Iombre&

122

5I5

, trastear, )Elpide dulce, escampas, cómo quedamos de tan quedarnos& )oy Cienes apenas me Ie leCantado& El establo estH diCinamente meado y eQcrementido por la Caca inocente y el inocente asno y el gallo inocente& >enetra en la marJa ecumEnica& *I sangabriel, Iaz que conciba el alma, el sin luz amor, el sin cielo, lo mHs piedra, lo mHs nada, Iasta la ilusión monarca& Vuemaremos todas las naCesF Vuemaremos la última esenciaF $as si se Ia de suDrir de mito a mito, y a Iablarme llegas masticando Iielo, mastiquemos brasas, ya no Iay dónde ba!ar, ya no Iay dónde subir& (e Ia puesto el gallo incierto, Iombre&

127

55

,l ras de batiente nata blindada de piedra ideal& >ues apenas acerco el 1 al 1 para no caer& Ese Iombre mostacIoso& (ol, Ierrada su única rueda, quinta y perDecta, y desde ella para arriba& 6ulla de botones de bragueta, libres, bulla que reprende , Certical subordinada& El desagXe !urJdico& "a cIirota grata& $as suDro& ,llende suDro& ,quende suDro& A Ie aquJ se me cae la baba, soy una bella persona, cuando el Iombre guillermosecundario pu!a y suda Delicidad a cIorros, al dar lustre al calzado de su pequeMa de tres aMos& EngHllase el barbado y Drota un lado& "a niMa en tanto pónese el Jndice en la lengua que empieza a deletrear los enredos de enredos de los enredos, y unta el otro zapato, a escondidas, con un poquito de saliba y tierra, pero con un poquito no mHO &s&

128

55I

En un auto arteriado de cJrculos Ciciosos, torna diciembre quE cambiado, con su oro en desgracia& VuiEn le CieraL diciembre con su 71 pieles rotas, el pobre diablo, Ao le recuerdo& )ubimos de esplendor, bocas ensorti!adas de mal engreimiento, todas arrastrando recelos inDinitos& -ómo no Coy a recordarle al magro seMor 'oce& Ao le recuerdo& A Ioy diciembre torna quE cambiado, el aliento a inDortunio, Ielado, moqueando Iumillación& A a la ternurosa aCestruz como que la Ia querido, como que la Ia adorado& >or ella se Ia calzado todas sus diDerencias&

129

55II

Es posible me persigan Iasta cuatro magistrados Cuelto& Es posible me !uzguen pedro N-uatro Iumanidades !ustas !untasF 'on +uan +acobo estH en Iacerio, y las burlas le tiran de su soledad, como a un tonto& 6ien IecIo& #arol rotoso, el dJa induce a darle algo, y pende a modo de asterisco que se mendiga a sJ propio quizHs quE enmendaturas& ,Iora que cIirapa tan bonito en esta paz de una sola lJnea, aquJ me tienes, aquJ me tienes, de quien yo penda, para que sacies mis esquinas& A si, Estas colmadas, te derramases de mayor bondad, sacarE de donde no Iaya, Dor!arE de locura otros posillos, insaciables ganas de niCel y amor& (i pues siempre salimos al encuentro de cuanto entra por otro lado, aIora, cIirapado eterno y todo, Ieme, de quien yo penda, estoy de Dilo todaCJa& )emeF

12%

55III

4aIona estuosa de aquellos mis bizcocIos pura yema inDantil innumerable, madre& *I tus cuatro gorgas, asombrosamente mal plaMidas, madreL tus mendigos& "as dos Iermanas últimas, $iguel que Ia muerto y yo arrastrando todaCJa una trenza por cada letra del abecedario& En la sala de arriba nos repartJas de maMana, de tarde, de dual estiba, aquellas ricas Iostias de tiempo, para que aIora nos sobrasen cHscaras de relo!es en DleQión de las 28 en punto parados& $adre, y aIoraF ,Iora, en cuHl alCEolo quedarJa, en quE retoMo capilar, cierta miga!a que Ioy se me ata al cuello y no quiere pasar& )oy que Iasta tus puros Iuesos estarHn Iarina que no IabrH en quE amasar Ntierna dulcera de amorF Iasta en la cruda sombra, Iasta en el gran molar cuya encJa late en aquel lHcteo Ioyuelo que inadCertido labrase y pulula Ntú lo Ciste tHntoF en las cerradas manos reciEn nacidas&

12:

4al la tierra oirH en tu silenciar, cómo nos Can cobrando todos el alquiler del mundo donde nos de!as y el Calor de aquel pan inacabable& A nos lo cobran, cuando, siendo nosotros pequeMos entonces, como tú CerJas, no se lo podJamos Iaber arrebatado a nadieG cuando tú nos lo diste, ?di, mamHK

128

55IV

,l borde de un sepulcro Dlorecido transcurren dos marJas llorando, llorando a mares& El Mandú desplumado del recuerdo alarga su postrera pluma, y con ella la mano negatiCa de >edro graba en un domingo de ramos resonancias de eQequias y de piedras& 'el borde de un sepulcro remoCido se ale!an dos marJas cantando& "unes&

129

55V

,lDan alDiles a adIerirse a las !unturas, al Dondo, a los testuces, al sobrelecIo de los numeradores a pie& ,lDiles y cadillos de lupinas parCas& ,l rebuDar el socaire de cada caraCela desIilada sin americanizar, ceden las esteCas en espasmo de inDortunio, con pulso pHrCulo mal Iabituado a sonarse en el dorso de la muMeca& A la mHs aguda tiplisonancia se tonsura y apeHlase, y largamente se ennazala Iacia carHmbanos de lHstima inDinita& (oberbios lomos resoplan al portar, pendientes de mustios petrales las escarapelas con sus siete colores ba!o cero, desde las islas guaneras Iasta las islas guaneras& 4al los escarzos a la intemperie de pobre De& 4al el tiempo de las rondas& 4al el del rodeo para los planos Duturos, cuando innHnima griDalda relata sólo Dallidas callandas cruzadas& ienen entonces alDiles a adIerirse Iasta en las puertas Dalsas y en los borradores&

175

55VI

El Cerano ecIa nudo a tres aMos que, encintados de cHrdenas cintas, a todo sollozo, aurigan orinientos Jndices de moribundas ale!andrJas de cuzcos moribundos& 0udo alCino desIecIo, una pierna por allJ, mHs allH todaCJa la otra, desga!adas, pEndulas& 'esIecIo nudo de lHcteas glHndulas de la sinamayera, bueno para alpacas brillantes, para abrigo de pluma inserCible NmHs piernas los brazos que brazosF ,sJ enCErase el Din, como todo, como polluelo adormido saltón de la Iendida cHscara, a luz eternamente polla& A asJ, desde el óCalo, con cuatros al Iombro, ya para quE tristura& "as uMas aquellas dolJan retesando los propios dedos Iospicios& 'e entonces crecen ellas para adentro& mueren para aDuera, y al medio ni Can ni Cienen, ni Can ni Cienen& "as uMas& ,peona ardiente aCestruz co!a,
171

desde perdidos sures, DlecIa Iasta el estrecIo ciego de senos aunados& ,l calor de una punta de pobre sesgo E(#*13,'*, la grieta sota de oros tórnase morena sota de islas, cobriza sota de lagos en Drente a moribunda ale!andrJa, a cuzco moribundo&

172

55VII

$e da miedo ese cIorro, buen recuerdo, seMor Duerte, implacable cruel dulzor& $e da miedo& Esta casa me da entero bien, entero lugar para este no saber dónde estar 0o entremos& $e da miedo este DaCor de tomar por minutos, por puentes Colados& Ao no aCanzo, seMor dulce, recuerdo Caleroso, triste esqueleto cantor& VuE contenido, el de esta casa encantada, me da muertes de azogue, y obtura con plomo mis tomas a la seca actualidad& El cIorro que no sabe a cómo Camos, dame miedo, paCor& 1ecuerdo Caleroso, yo no aCanzo& 1ubio y triste esqueleto, silba, silba&

177

55VIII )e almorzado solo aIora, y no Ie tenido madre, ni súplica, ni sJrCete, ni agua, ni padre que, en el Dacundo oDertorio de los cIoclos, pregunte para su tardanza de imagen, por los brocIes mayores del sonido& -ómo iba yo a almorzar& -ómo me iba a serCir de tales platos distantes esas cosas, cuando Iabrase quebrado el propio Iogar, cuando no asoma ni madre a los labios& -ómo iba yo a almorzar nonada& , la mesa de un buen amigo Ie almorzado con su padre reciEn llegado del mundo, con sus canas tJas que Iablan en tordillo retinte de porcelana, bisbiseando por todos sus Ciudos alCEolosG y con cubiertos Drancos de alegres tiroriros, porque estanse en su casa& ,sJ, quE graciaF A me Ian dolido los cucIillos de esta mesa en todo el paladar& El yantar de estas mesas asJ, en que se prueba amor a!eno en Cez del propio amor, toma tierra el bocado que no brinda la $,'1E, Iace golpe la dura degluciónG el dulce, IielG aceite DunEreo, el caDE& -uando ya se Ia quebrado el propio Iogar, y el sJrCete materno no sale de la tumba, la cocina a oscuras, la miseria de amor&
178

55I5

3umba el tedio enDrascado ba!o el momento improducido y caMa& >asa una paralela a ingrata lJnea quebrada de Delicidad& $e eQtraMa cada Dirmeza, !unto a esa agua que se ale!a, que rJe acero, caMa& )ilo retemplado, Iilo, Iilo binómico ?por dónde romperHs, nudo de guerraK ,coraza este ecuador, "una&

179

555

Vuemadura del segundo en toda la tierna carnecilla del deseo, picadura de a!J Cagoroso a las dos de la tarde inmoral& Guante de los bordes borde a borde& *lorosa Cerdad tocada en CiCo, al conectar la antena del seQo con lo que estamos siendo sin saberlo& "aCaza de mHQima ablución& -alderas Cia!eras que se cIocan y salpican de Dresca sombra unHnime, el color, la Dracción, la dura Cida, la dura Cida eterna& 0o temamos& "a muerte es asJ& El seQo sangre de la amada que se que!a dulzorada, de portar tHnto por tan punto ridJculo& A el circuito entre nuestro pobre dJa y la nocIe grande, a las dos de la tarde inmoral&

17%

555I

Esperanza plaMe entre algodones& ,ristas roncas uniDormadas de amenazas te!idas de esporas magnJDicas y con porteros botones innatos& ?(e luden seis de solK 0atiCidad& -Hllate, miedo& -ristiano espero, espero siempre de Iino!os en la piedra circular que estH en las cien esquinas de esta suerte tan Caga a donde asomo& A 'ios sobresaltado nos oprime el pulso, graCe, mudo, y como padre a su pequeMa, apenas, pero apenas, entreabre los sangrientos algodones y entre sus dedos toma a la esperanza& (eMor, lo quiero yo&&& A bastaF

17:

555II

999 calorJas 1umbbb&&& 4rrraprrr rracI&&& cIaz (erpentJnJca u del bizcocIero engiraDada al tJmpano& VuiEn como los Iielos& >ero no& VuiEn como lo que Ca ni mHs ni menos& VuiEn como el !usto medio& 1,555 calorJas& ,zulea y rJe su gran cacIaza el Dirmamento gringo& 6a!a el sol empaCado y le alborota los cascos al mHs DrJo& 1emeda al cucoG 1oooooooeeeeis&&& tierno autocarril, móCil de sed, que corre Iasta la playa& ,ire, aireF )ieloF (i al menos el calor (OOOOOOOOOOOOOOOOOOO $e!or no digo nada& A Iasta la misma pluma con que escribo por último se troncIa& 4reinta y tres trillones trescientos treinta y tres calorJas&

178

555III

(i lloCiera esta nocIe, retirarJame de aquJ a mil aMos& $e!or a cien no mHs& -omo si nada Iubiese ocurrido, IarJa la cuenta de que Cengo todaCJa& * sin madre, sin amada, sin porDJa de agacIarme a aguaitar al Dondo, a puro pulso, esta nocIe asJ, estarJa escarmenando la Dibra CEdica, la lana CEdica de mi Din Dinal, Iilo del diantre, traza de Iaber tenido por las narices a dos bada!os inacordes de tiempo en una misma campana& )aga la cuenta de mi Cida o Iaga la cuenta de no Iaber aún nacido no alcanzarE a librarme& 0o serH lo que aún no Iaya Cenido, sino lo que Ia llegado y ya se Ia ido, sino lo que Ia llegado y ya se Ia ido&

179

555IV

(e acabó el eQtraMo, con quien, tarde la nocIe, regresabas parla y parla& Aa no IabrH quien me aguarde, dispuesto mi lugar, bueno lo malo& (e acabó la calurosa tardeG tu gran baIJa y tu clamorG la cIarla con tu madre acabada que nos brindaba un tE lleno de tarde& (e acabó todo al DinL las Cacaciones, tu obediencia de pecIos, tu manera de pedirme que no me Caya Duera& A se acabó el diminutiCo, para mi mayorJa en el dolor sin Din y nuestro Iaber nacido asJ sin causa&

185

555V

El encuentro con la amada tHnto alguna Cez, es un simple detalle, casi un programa IJpico en Ciolado, que de tan largo no se puede doblar bien& El almuerzo con ella que estarJa poniendo el plato que nos gustara ayer y se repite aIora, pero con algo mHs de mostazaG el tenedor absorto, su doneo radiante de pistilo en mayo, y su Cerecundia de a centaCito, por quJtame allH esa pa!a& A la cerCeza lJrica y nerCiosa a la que celan sus dos pezones sin lúpulo, y que no se debe tomar mucIoF A los demHs encantos de la mesa que aquella núbil campaMa borda con sus propias baterJas germinales que Ian operado toda la maMana, según me consta, a mJ, amoroso notario de sus intimidades, y con las diez Carillas mHgicas de sus dedos pancreHticos& $u!er que, sin pensar en nada mHs allH, suelta el mirlo y se pone a conCersarnos sus palabras tiernas como lancinantes lecIugas reciEn cortadas& *tro Caso, y me Coy& A nos marcIamos, aIora sJ, a traba!ar&
181

Entre tanto, ella se interna entre los cortina!es y NoI agu!a de mis dJas desgarradosF se sienta a la orilla de una costura, a coserme el costado a su costado, a pegar el botón de esa camisa, que se Ia Cuelto a caer& >ero Iase CistoF

182

555VI

>ugnamos ensartarnos por un o!o de agu!a, enDrentados, a las ganadas& ,moniHcase casi el cuarto Hngulo del cJrculo& N)embra se continúa el macIo, a raJz de probables senos, y precisamente a raJz de cuanto no DloreceF ?>or aIJ estHs, enus de $iloK 4ú manqueas apenas pululando entraMada en los brazos plenarios de la eQistencia, de esta eQistencia que todaCiiza perenne imperDección& enus de $ilo, cuyo cercenado, increado brazo reCuElCase y trata de encodarse a traCEs de Cerdeantes gui!arros gagos, ortiCos nautilos, aunes que gatean reciEn, CJsperas inmortales, "aceadora de inminencias, laceadora del parEntesis& 1eIusad, y Cosotros, a posar las plantas en la seguridad dupla de la ,rmonJa& 1eIusad la simetrJa a buen seguro& .nterCenid en el conDlicto de puntas que se disputan en la mHs torionda de las !ustas el salto por el o!o de la agu!aF 4al siento aIora el meMique demHs en la siniestra& "o Ceo y creo
187

no debe serme, o por lo menos que estH en sitio donde no debe& A me inspira rabia y me azarea y no Iay cómo salir de El, sino Iaciendo la cuenta de que Ioy es !ueCes& N-eded al nueCo impar potente de orDandadF

188

555VII

)e conocido a una pobre mucIacIa a quien condu!e Iasta la escena& "a madre, sus Iermanas quE amables y tambiEn aquel su inDortunado Ptú no Cas a ColCerP& -omo en cierto negocio me iba admirablemente, me rodeaban de un aire de dinasta Dlorido& "a noCia se ColCJa agua, y cuHn bien me solJa llorar su amor mal aprendido& $e gustaba su tJmida marinera de Iumildes aderezos al dar las Cueltas, y cómo su paMuelo trazaba puntos, tildes, a la melograDJa de su bailar de !uncia& A cuando ambos burlamos al pHrroco, quebróse mi negocio y el suyo y la esDera barrida&

189

555VIII

Este cristal aguarda ser sorbido en bruto por boca Cenidera sin dientes& 0o desdentada& Este cristal es pan no Cenido todaCJa& )iere cuando lo Duerzan y ya no tiene cariMos animales& $as si se le apasiona, se melarJa y tomarJa la Iorma de los sustantiCos que se ad!etiCan de brindarse& Vuienes lo Cen allJ triste indiCiduo incoloro, lo enCiarJan por amor, por pasado y a lo mHs por DuturoL si El no dase por ninguno de sus costadosG si El espera ser sorbido de golpe y en cuanto transparencia, por boca CeO nidera que ya no tendrH dientes& Este cristal Ia pasado de animal, y marcIase aIora a Dormar las izquierdas, los nueCos $enos& 'E!enlo solo no mHs&

18%

555I5

VuiEn Ia encendido DósDoroF $Esome& (onrJo a columpio por motiCo& (onrJo aún mHs, si llegan todos a Cer las guJas sin color y a mJ siempre en punto& VuE me importa& 0i ese bueno del (ol que, al morirse de gusto, lo desposta todo para distribuirlo entre las sombras, el pródigo, ni El me esperarJa a la otra banda& 0i los demHs que paran sólo entrando y saliendo& "lama con toque de retina el gran panadero& A pagamos en seMas curiosJsimas el tibio Calor innegable Iorneado, trascendiente& A tomamos el caDE, ya tarde, con deDiciente azúcar que Ia Daltado, y pan sin mantequilla& VuE se Ca a Iacer& >ero, eso sJ, los aros receMidos, barreados& "a salud Ca en un pie& 'e DrenteL marcIenF

18:

5L

VuiEn nos Iubiera dicIo que en domingo asJ, sobre arHcnidas cuestas se encabritarJa la sombra de puro Drontal& (2n molusco ataca yermos o!os encallados, a razón de dos o mHs posibilidades tantHlicas contra medio estertor de sangre remordida)& Entonces, ni el propio reCEs de la pantalla desIabitada en!ugarJa las arterias trasdoseadas de dobles todaCJas& -omo si no nos Iubiesen de!ado salirF -omo si no estuCiEsemos embrazados siempre a los dos Dlancos diarios de la DatalidadF A cuHnto nos IabrJamos oDendido& A aún lo que nos IabrJamos eno!ado y peleado y amistado otra Cez y otra Cez& VuiEn Iubiera pensado en tal domingo& cuando, a rastras, seis codos lamen de esta manera, Iueras yemas lunesentes& )abrJamos sacado contra El, de ba!o de las dos alas del ,mor, lustrales plumas terceras, puMales, nueCos pasa!es de papel de oriente& >ara Ioy que probamos si aún CiCimos casi un Drente no mHs&

188

5LI

"a $uerte de rodillas mana su sangre blanca que no es sangre& (e Iuele a garantJa& >ero ya me quiero reJr& $urmurase algo por allJ& -allan& ,lguien silba Calor de lado, y Iasta se contarJa en par CeintitrEs costillas que se ecIan de menos entre sJ, a ambos costadosG se contarJa en par tambiEn, toda la Dila de trapecios escoltas& En tanto, el redoblante policial (otra Cez me quiero reJr) se desquita y nos tunde a palos, dale y dale de membrana a membrana, tas con tas&

189

5LII

Esperaos& Aa os Coy a narrar todo& Esperaos sossiegue este dolor de cabeza& Esperaos& ?'ónde os IabEis de!ado Cosotros que no IacEis Dalta !amHsK 0adie Iace DaltaF $uy bien& 1osa, entra del último piso& Estoy niMo& A otra Cez rosaL ni sabes a dónde Coy& ?,spa la estrella de la muerteK * son eQtraMas mHquinas cosedoras dentro del costado izquierdo& Esperaos otro momento& 0o nos Ia Cisto nadie& >ura búscate el talle& N, dónde se Ian saltado tus o!osF >enetra reencarnado en los salones de ponentino cristal& (uena música eQacta casi lHstima& $e siento me!or& (in Diebre, y DerCiente& >rimaCera& >erú& ,bro los o!os& ,CeF 0o salgas& 'ios, como si sospecIase algún Dlu!o sin reDlu!o ay&
195

>aletada Dacial, resbala el telón cabe las concIas& ,crisis& 4ilia, acuEstate&

191

5LIII

VuiEn sabe se Ca a ti& 0o le ocultes& VuiEn sabe madrugada& ,carJciale& 0o le digas nada& EstH duro de lo que se aIuyenta& ,carJciale& ,ndaF -ómo le tendrJas pena& 0arra que no es posible todos digan que bueno, cuando Ces que se CuelCe y reCuelCe, animal que Ia aprendido a irse&&& 0oK (JF ,carJciale& 0o le arguyas& VuiEn sabe se Ca a ti madrugada& ?)as contado quE poros dan salida solamente, y cuHles dan entradaK ,carJciale& ,ndaF >ero no Caya a saber que lo Iaces porque yo te lo ruego& ,ndaF

192

5LIV

Este piano Cia!a para adentro, Cia!a a saltos alegres& "uego medita en Derrado reposo, claCado con diez Iorizontes& ,delanta& ,rrHstrase ba!o túneles, mHs allH, ba!o túneles de dolor, ba!o CErtebras que Dugan naturalmente& *tras Ceces Can sus trompas, lentas asias amarillas de CiCir, Can de eclipse, y se espulgan pesadillas insectiles, ya muertas para el trueno, Ieraldo de los gEnesis& >iano oscuro ?a quiEn atisbas con tu sordera que me oye, con tu mudez que me asordaK *I pulso misterioso&

197

5LV

$e desCinculo del mar cuando Cienen las aguas a mJ& (algamos siempre& (aboreemos la canción estupenda, la canción dicIa por los labios inDeriores del deseo& *I prodigiosa doncellez& >asa la brisa sin sal& , lo le!os Iusmeo los tuEtanos oyendo el tanteo proDundo, a la caza de teclas de resaca& A si asJ diEramos las narices en el absurdo, nos cubriremos con el oro de no tener nada, y empollaremos el ala aún no nacida de la nocIe, Iermana de esta ala IuErDana del dJa, que a Duerza de ser una ya no es ala&

198

5LVI

"a tarde cocinera se detiene ante la mesa donde tú comisteG y muerta de Iambre tu memoria Ciene sin probar ni agua, de lo puro triste& $as, como siempre, tu Iumildad se aCiene a que le brinden la bondad mHs triste& A no quieres gustar, que Ces quien Ciene Dilialmente a la mesa en que comiste& "a tarde cocinera te suplica y te llora en su delantal que aún sórdido nos empieza a querer de oJrnos tHnto& Ao Iago esDuerzos tambiEnG porque no Iay Calor para serCirse de estas aCes& ,IF quE nos Camos a serCir ya nada&

199

5LVII

-iliado arreciDe donde nacJ, según reDieren cronicones y pliegos de labios Damiliares Iistoriados en segunda gracia& -iliado arcIipiElago, te desislas a Dondo, a Dondo, arcIipiElago mJoF 'uras todaCJa las articulaciones al camino, como cuando nos instan, y nosotros no cedemos por nada& ,l Cer los pHrpados cerrados, implumes mayorcitos, deCorando azules bombones, se carca!ean pericotes Cie!os& "os pHrpados cerrados, como si, cuando nacemos, siempre no Duese tiempo todaCJa& (e Ca el altar, el cirio para que no le pasase nada a mi madre, y por mJ que serJa con los aMos, si 'ios querJa, *bispo, >apa, (anto, o talCez sólo un columnario dolor de cabeza& A las manitas que se abarquillan asiEndose de algo Dlotante, a no querer quedarse& A siendo ya la 1&

19%

5LVIII

4engo aIora :5 soles peruanos& -o!o la penúltima moneda, la que suena %9 Ceces púnicas& A Ie aquJ, al Dinalizar su rol, quEmase toda y arde llameante, llameante, redonda entre mis tJmpanos alucinados& Ella, siendo %9, dase contra :5G luego escala :1, rebota en :2& A asJ se multiplica y espe!ea impertErrita en todos los demHs piMones& Ella, Cibrando y Dorce!eando, pegando grittttos, soltando arduos, cIisporroteantes silencios, orinHndose de natural grandor, en unHnimes postes surgentes, acaba por ser todos los guarismos, la Cida entera&

19:

5LI5

$urmurando en inquietud, cruzo, el tra!e largo de sentir, los lunes de la Cerdad& 0adie me busca ni me reconoce, y Iasta yo Ie olCidado de quiEn serE& -ierta guardarropJa, sólo ella, nos sabrH a todos en las blancas Io!as de las partidas& Esa guardarropJa, ella sola, al ColCer de cada Dacción, de cada candelabro ciego de nacimiento& 4ampoco yo descubro a nadie, ba!o este mantillo que iridice los lunes de la razónG y no Iago mHs que sonreJr a cada púa de las Cer!as, en la loca búsqueda del conocido& 6uena guardarropJa, Hbreme tus blancas Io!asG quiero reconocer siquiera al 1, quiero el punto de apoyo, quiero saber de estar siquiera& En los bastidores donde nos Cestimos, no Iay, no )ay nadieL Io!as tan sólo de par en par&
198

A siempre los tra!es descolgHndose por sJ propios, de percIas como ductores Jndices grotescos, y partiendo sin cuerpos, Cacantes, Iasta el matiz prudente de un gran caldo de alas con causas y lindes Dritas& A Iasta el IuesoF

199

L

El cancerbero cuatro Ceces al dJa mane!a su candado, abriEndonos cerrHndonos los esternones, en guiMos que entendemos perDectamente& -on los Dundillos lelos melancólicos, amucIacIado de trascendental desaliMo, parado, es adorable el pobre Cie!o& -Iancea con los presos, Iasta el tope los puMos en las ingles& A Iasta mo!arilla les roe algún mendrugoG pero siempre cumpliendo su deber& >or entre los barrotes pone el punto Discal, inadCertido, izHndose en la Dalangita del meMique, a la pista de lo que Iablo, lo que como, lo que sueMo& Vuiere el corCino ya no Iayan adentros, y cómo nos duele esto que quiere el cancerbero& >or un sistema de relo!erJa, !uega el Cie!o inminente, pitagóricoF a lo ancIo de las aortas& A sólo de tarde en nocIe, con nocIe soslaya alguna su eQcepción de metal& >ero, naturalmente, siempre cumpliendo su deber&

1%5

LI

$entira& (i lo IacJa de engaMos, y nada mHs& Aa estH& 'e otro modo, tambiEn tú Cas a Cer cuHnto Ca a dolerme el Iaber sido asJ& $entira& -alla& Aa estH bien& -omo otras Ceces tú me Iaces esto mismo, por eso yo tambiEn Ie sido asJ& , mJ, que IabJa tanto atisbado si de Ceras llorabas, ya que otras Ceces sólo te quedaste en tus dulces pucIeros, a mi, que ni soME que los creyeses, me ganaron tus lHgrimas& Aa estH& $as ya lo sabesL todo Due mentira& A si sigues llorando, bueno, puesF *tra Cez ni Ie de Certe cuando !uegues&

1%1

LII

A nos leCantaremos cuando se nos dE la gana, aunque mamH toda claror nos despierte con cantora y linda cólera materna& 0osotros reiremos a Iurtadillas de esto, mordiendo el canto de las tibias colcIas de CicuMa Ny no me Cayas a Iacer cosasF "os Iumos de los boIJos NaI golDillos en ramaF madrugarJan a !ugar a las cometas azulinas, azulantes, y, apaMuscando alDar!es y piedras, nos darJan su estJmulo Dragante de boMiga, para sacamos al aire nene que no conoce aún las letras, a pelearles los Iilos& *tro dJa querrHs pastorear entre tus Iuecos onDalóideos HCidas caCernas, meses nonos, mis telones& * querrHs acompaMar a la ancianJa a destapar la toma de un crepúsculo, para que de dJa sur!a toda el agua que pasa de nocIe& A llegas muriEndote de risa, y en el almuerzo musical, cancIa reCentada, Iarina con manteca, con manteca,
1%2

le tomas el pelo al peón decúbito que Ioy otra Cez olCida dar los buenos dJas, esos sus dJas, buenos con b de baldJo, que insisten en salirle al pobre por la culata de la C dentilabial que Cela en El&

1%7

LIII

VuiEn clama las once no son doceF -omo si las Iubiesen pu!ado, se aDrontan de dos en dos las once Ceces& -abezazo brutal& ,soman las coronas a oJr, pero sin traspasar los eternos trescientos sesenta grados, asoman y eQploran en balde, dónde ambas manos ocultan el otro puente que les nace entre Ceras y litúrgicas bromas& uelCe la Drontera a probar las dos piedras que no alcanzan a ocupar una misma posada a un mismo tiempo& "a Drontera, la ambulante batuta, que sigue inmutable, igual, sólo mHs ella a cada esguince en alto& eis lo que es sin poder ser negado, Ceis lo que tenemos que aguantar, mal que nos pese& N-uHnto se aceita en codos que llegan Iasta la bocaF

1%8

LIV

#ora!ido tormento, entra, sal por un mismo Dorado cuadrangular& 'uda& El balance punza y punza Iasta las cacIas& , Ceces doyme contra todas las contras, y por ratos soy el alto mHs negro de las Hpices en la Datalidad de la ,rmonJa& Entonces las o!eras se irritan diCinamente, y solloza la sierra del alma, se Ciolentan oQJgenos de buena Coluntad, arde cuanto no arde y Iasta el dolor dobla el pico en risa& >ero un dJa no podrHs entrar ni salir, con el puMado de tierra que te ecIarE a los o!os, Dora!idoF

1%9

LV

(amain dirJa el aire es quieto y de una contenida tristeza& alle!o dice Ioy la $uerte estH soldando cada lindero a cada Iebra de cabello perdido, desde la cubeta de un Drontal, donde Iay algas, toron!iles que cantan diCinos almHcigos en guardia, y Cersos antisEpticos sin dueMo& El miErcoles, con uMas destronadas se abre las propias uMas de alcanDor, e instila por polCorientos Iarneros, ecos, pHginas Cueltas, sarros, zumbidos de moscas cuando Iay muerto, y pena clara espon!osa y cierta esperanza& 2n enDermo lee La Prensa, como en Dacistol& *tro estH tendido palpitante, longirrostro, cerca a estarlo sepulto& A yo adCierto un Iombro estH en su sitio todaCJa y casi queda listo tras de Este, el otro lado& Aa la tarde pasó diez y seis Ceces por el subsuelo empatrullado, y se estH casi ausente en el número de madera amarilla de la cama que estH desocupada tanto tiempo allH&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&& enDrente&

1%%

LVI

4odos los dJas amanezco a ciegas a traba!ar para CiCirG y tomo el desayuno, sin probar ni gota de El, todas las maManas& (in saber si Ie logrado, o mHs nunca, algo que brinca del sabor o es sólo corazón y que ya Cuelto, lamentarH Iasta dónde esto es lo menos& El niMo crecerJa aIJto de Delicidad oI albas, ante el pesar de los padres de no poder de!arnos de arrancar de sus sueMos de amor a este mundoG ante ellos que, como 'ios, de tanto amor se comprendieron Iasta creadores y nos quisieron Iasta Iacernos daMo& #lecos de inCisible trama, dientes que Iuronean desde la neutra emoción, pilares libres de base y coronación, en la gran boca que Ia perdido el Iabla& #ósDoro y DósDoro en la oscuridad, lHgrima y lHgrima en la polCareda&

1%:

LVII

-raterizados los puntos mHs altos, los puntos del amor, de ser mayúsculo, bebo, ayuno, abO sorbo IeroJna para la pena, para el latido lacio y contra toda corrección& ?>uedo decir que nos Ian traicionadoK 0o& ?Vue todos Dueron buenosK 4ampoco& >ero allJ estH una buena Coluntad, sin duda, y sobre todo, el ser asJ& A quE quien se ame mucIoF Ao me busco en mi propio designio que debió ser obra mJa, en CanoL nada alcanzó a ser libre& A sin embargo, quiEn me empu!a& , que no me atreCo a cerrar la quinta Centana& A el papel de amarse y persistir, !unto a las Ioras y a lo indebido& A el Este y el aquEl&

1%8

LVIII

En la celda, en lo sólido, tambiEn se acurrucan los rincones& ,rreglo los desnudos que se a!an, se doblan, se Iarapan& ,pEome del caballo !adeante, buDando lJneas de boDetadas y de IorizontesG espumoso pie contra tres cascos& A le ayudoL ,nda, animalF (e tomarJa menos, siempre menos, de lo que me tocase erogar, en la celda, en lo lJquido& El compaMero de prisión comJa el trigo de las lomas, con mi propia cucIara, cuando, a la mesa de mis padres, niMo, me quedaba dormido masticando& "e soplo al otroL uelCe, sal por la otra esquinaG apura&&& aprisa&&& aprontaF E inadCertido aduzco, planeo, cabe camastro desCenci!ado, piadosoL 0o creas& ,quel mEdico era un Iombre sano& Aa no reirE cuando mi madre rece en inDancia y en domingo, a las cuatro de la madrugada, por los caminantes,
1%9

encarcelados, enDermos y pobres& En el redil de niMos, ya no le asestarE puMetazos a ninguno de ellos, quien, despuEs, todaCJa sangrando, llorarJaL El otro sHbado te darE de mi Diambre, pero no me peguesF Aa no le dirE que bueno& En la celda, en el gas ilimitado Iasta redondearse en la condensación, ?quiEn tropieza por aDueraK

1:5

LI5

"a esDera terrestre del amor que rezagóse aba!o, da Cuelta y Cuelta sin parar segundo, y nosotros estamos condenados a suDrir como un centro su girar >acJDico inmóCil, Cidrio, preMado de todos los posibles& ,ndes DrJo, inIumanable, puro ,caso& ,caso& Gira la esDera en el pedernal del tiempo, y se aDila, y se aDila Iasta querer perderseG gira Dor!ando, ante los desertados Dlancos, aquel punto tan espantablemente conocido, porque El Ia gestado, Cuelta y Cuelta, el corralito consabido& -entrJDuga que sJ, que sJ, que (J, que sJ, que sJ, que sJ, que sJL 0*F A me retiro Iasta azular, y retrayEndome endurezco, Iasta apretarme el almaF

1:1

L5

Es de madera mi paciencia, sorda, Cegetal& 'Ja que Ias sido puro, niMo, inútil, que naciste desnudo, las leguas de tu marcIa, Can corriendo sobre tus doce eQtremidades, ese doblez ceMudo que despuEs desIilHcIase en no se sabe quE últimos paMales& -onstelado de IemisDerios de grumo, ba!o eternas amEricas inEditas, tu gran pluma!e, te partes y me de!as, sin tu emoción ambigua, sin tu nudo de sueMos, domingo& A se apolilla mi paciencia, y me CuelCo a eQclamarL N-uHndo CendrH el domingo bocón y mudo del sepulcroG cuHndo CendrH a cargar este sHbado de Iarapos, esta Iorrible sutura del placer que nos engendra sin querer, y el placer que nos 'estie11aF

1:2

L5I

Esta nocIe desciendo del caballo, ante la puerta de la casa, donde me despedJ con el cantar del gallo& EstH cerrada y nadie responde& El poyo en que mamH alumbró al Iermano mayor, para que ensille lomos que IabJa yo montado en pelo, por rúas y por cercas, niMo aldeanoG el poyo en que de!E que se amarille al sol mi adolorida inDancia&&& ?A este duelo que enmarca la portadaK 'ios en la paz DorHnea, estornuda, cual llamando tambiEn, el brutoG Iusmea, golpeando el empedrado& "uego duda relincIa, ore!ea a CiCa ore!a& )a de Celar papH rezando, y quizHs pensarH se me Iizo tarde& "as Iermanas, canturreando sus ilusiones sencillas, bullosas, en la labor para la Diesta que se acerca, y ya no Dalta casi nada& Espero, espero, el corazón un IueCo en su momento, que se obstruye& 0umerosa Damilia que de!amos no Ia mucIo, Ioy nadie en Cela, y ni una cera puso en el ara para que ColCiEramos&
1:7

"lamo de nueCo, y nada& -allamos y nos ponemos a sollozar, y el animal relincIa, relincIa mHs todaCJa& 4odos estHn durmiendo para siempre, y tan de lo mHs bien, que por Din mi caballo acaba Datigado por cabecear a su Cez, y entre sueMos, a cada Cenia, dice que estH bien, que todo estH muy bien&

1:8

L5II

,lDombra -uando Cayas al cuarto que tú sabes, entra en El, pero entorna con tiento la mampara que tHnto se entreabre, cHsa bien los cerro!os, para que ya no puedan ColCerse otras espaldas& -orteza A cuando salgas, di que no tardarHs a llamar al canal que nos separaL Duertemente cogido de un canto de tu suerte, te soy inseparable, y me arrastras de borde de tu alma& ,lmoIada A sólo cuando Iayamos muerto NquiEn sabeF *I nó& VuiEn sabeF entonces nos Iabremos separado& $as si, al cambiar el paso, me tocase a mJ la desconocida bandera, te Ie esperar allH, en la conDluencia del soplo y el Iueso, como antaMo, como antaMo en la esquina de los noCios ponientes de la tierra& A desde allJ te seguirE a lo largo de otros mundos, y siquiera podrHn serCirte mis nós musgosos y arrecidos, para que en ellos poses las rodillas en las siete caJdas de esa cuesta inDinita, y asJ te duelan menos&
1:9

L5III

,manece lloCiendo& 6ien peinada la maMana cIorrea el pelo Dino& $elancolJa estH amarradaG y en mal asDaltado oQidente de muebles indúes, Cira, se asienta apenas el destino& -ielos de puna descorazonada por gran amor, los cielos de platino, torCos de imposible& 1umia la ma!ada y se subraya de un relincIo andino& $e acuerdo de mJ mismo& >ero bastan las astas del Ciento, los timones quietos Iasta Iacerse uno, y el grillo del tedio y el !iboso codo inquebrantable& 6sta la maMana de libres crine!as de brea preciosa, serrana, cuando salgo y busco las once y no son mHs que las doce desIoras&

1:%

L5IV

)itos Cagarosos enamoran, desde el minuto montuoso que obstetriza y DecIa los amotinados nicIos de la atmósDera& erde estH el corazón de tanto esperarG y en el canal de >anamH NIablo con Cosotros, mitades, bases, cúspidesF retoMan los peldaMos, pasos que suben, pasos que ba!aO n& A yo que perCiCo, y yo que sE plantarme& *I Calle sin altura madre, donde todo duerme Iorrible mediatinta, sin rJos Drescos, sin entradas de amor& *I Coces y ciudades que pasan cabalgando en un dedo tendido que seMala a calCa 2nidad& $ientras pasan, de mucIo en mucIo, gaManes de gran costado sabio, detrHs de las tres tardas dimensiones& )oy (0o, IombreF) $aMana ,yer

1::

L5V

$adre, me Coy maMana a (antiago, a mo!arme en tu bendición y en tu llanto& ,comodando estoy mis desengaMos y el rosado de llaga de mis Dalsos tra!ines& $e esperarH tu arco de asombro, las tonsuradas columnas de tus ansias que se acaban la Cida& $e esperarH el patio, el corredor de aba!o con sus tondos y repulgos de Diesta& $e esperarH mi sillón ayo, aquel buen qui!arudo trasto de dinHstico cuero, que pHra no mHs rezongando a las nalgas tataranietas, de correa a correIuela& Estoy cribando mis cariMos mHs puros& Estoy e!eando ?no oyes !adear la sondaK ?no oyes tascar dianasK estoy plasmando tu Dórmula de amor para todos los Iuecos de este suelo& *I si se dispusieran los tHcitos Colantes para todas las cintas mHs distantes, para todas las citas mHs distintas& ,sJ, muerta inmortal& ,sJ& 6a!o los dobles arcos de tu sangre, por donde Iay que pasar tan de puntillas, que Iasta mi padre para ir por allJ, Iumildóse Iasta menos de la mitad del Iombre, Iasta ser el primer pequeMo que tuCiste& ,sJ, muerta inmortal&
1:8

Entre la columnata de tus Iuesos que no puede caer ni a lloros, y a cuyo lado ni el 'estino pudo entrometer ni un solo dedo suyo& ,sJ, muerta inmortal& ,sJ&

1:9

L5VI

'obla el dos de 0oCiembre& Estas sillas son buenas acogidas& "a rama del presentimiento Ca, Ciene, sube, ondea sudorosa, Datigada en esta sala& 'obla triste el dos de 0oCiembre& 'iDuntos, quE ba!o cortan Cuestros dientes abolidos, repasando ciegos nerCios, sin recordar la dura Dibra que cantores obreros redondos remiendan con cHMamo inacabable, de innumerables nudos latientes de encruci!ada& osotros, diDuntos, de las nJtidas rodillas puras a Duerza de entregaros, cómo aserrHis el otro corazón con Cuestras blancas coronas, ralas de cordialidad& (J& osotros, diDuntos& 'obla triste el dos de 0oCiembre& A la rama del presentimiento se la muerde un carro que simplemente rueda por la calle&

185

L5VII

-anta cerca el Cerano, y ambos diCersos erramos, al Iombro recodos, cedros, compases unJpedos, espatarrados en la sola recta ineCitable& -anta el Cerano y en aquellas paredes endulzadas de marzo, lloriquea, gusanea la arHcnida acuarela de la melancolJa& -uadro enmarcado de trisado anElido, cuadro que Daltó en ese sitio para donde pensamos que CendrJa el gran espe!o ausente& ,mor, Este es el cuadro que Daltó& $as, para quE me esDorzarJa por dorar pa!illa para tal encantada aurJcula, si, a espaldas de astros queridos, se consiente el CacJo, a pesar de todo& -uHnta madre quedHbase adentrada siempre, en tenaz ataCJo de carbón, cuando el cuadro Daltaba, y para lo que crecerJa al pie de ardua quebrada de mu!er& ,sJ yo me decJaL (i CendrH aquel espe!o que de tan esperado, ya pasa de cristal& $e acababa la Cida ?para quEK $e acababa la Cida, para alzarnos sólo de espe!o a espe!o&
181

L5VIII

Estamos a catorce de +ulio& (on las cinco de la tarde& "lueCe en toda una tercera esquina de papel secante& A llueCe mHs de aba!o ay para arriba& 'os lagunas las manos aCanzan de diez en Dondo, desde un martes cenagoso que Ia seis dJas estH en los lagrimales Ielado& (e Ia degollado una semana con las mHs agudas caJdasG Iase IecIo todo lo que puede Iacer miserable genial en gran taberna sin rieles& ,Iora estamos bien, con esta lluCia que nos laCa y nos alegra y nos Iace gracia suaCe& )emos a peso bruto caminado, y, de un solo desaDJo, blanqueó nuestra pureza de animales& A preguntamos por el eterno amor, por el encuentro absoluto, por cuanto pasa de aquJ para allH& A respondimos desde dónde los mJos no son los tuyos desde quE Iora el bordón, al ser portado, sustenta y no es sustentado& (0eto&) A era negro, colgado en un rincón, sin proDerir ni !ota, mi paletó, a t
182

o d a s t ,

187

L5I5

VuE nos buscas, oI mar, con tus Colúmenes docentesF VuE inconsolable, quE atroz estHs en la Debril solana& -on tus azadones saltas, con tus Io!as saltas, IacIando, IacIando en loco sEsamo, mientras tornan llorando las olas, despuEs de descalcar los cuatro Cientos y todos los recuerdos, en labiados plateles de tungsteno, contractos de colmillos y estHticas eles quelonias& #ilosoDJa de alas negras que Cibran al medroso temblor de los Iombros del dJa& El mar, y una edición en pie, en su única Io!a el anCerso de cara al reCerso&

188

L55

4odos sonrJen del desgaire con que Coyme a Dondo, celular de comer bien y bien beber& "os soles andan sin yantarK * Iay quien les da granos como a pa!arillosK #rancamente, yo no sE de esto casi nada& *I piedra, almoIada bienDaciente al Din& ,mEmonos los CiCos a los CiCos, que a las buenas cosas muertas serH despuEs& -uHnto tenemos que quererlas y estrecIarlas, cuHnto& ,memos las actualidades, que siempre no estaremos como estamos& Vue interinos 6arrancos no Iay en los esenciales cementerios& El porteo Ca en el alDar, a pico& "a !ornada nos da en el cogollo, con su docena de escaleras, escaladas, en Iorizontizante Drustración de pies, por pHCidas sandalias Cacantes& A temblamos aCanzar el paso, que no sabemos si damos con el pEndulo, o ya lo Iemos cruzado&

189

L55I

(erpea el sol en tu mano Dresca, y se derrama cauteloso en tu curiosidad& -Hllate& 0adie sabe que estHs en mJ, toda entera& -Hllate& 0o respires& 0adie sabe mi merienda suculenta de unidadL legión de oscuridades, amazonas de lloro& anse los carros Dlagelados por la tarde, y entre ellos los mJos, cara atrHs, a las riendas Datales de tus dedos& 4us manos y mis manos recJprocas se tienden polos en guardia, practicando depresiones, y sienes y costados& -alla tambiEn, crepúsculo Duturo, y recógete a reJr en lo Jntimo, de este celo de gallos a!isecos soberbiamente, soberbiamente ennaCa!ados de cúpulas, de Ciudas mitades cerúleas& 1egocJ!ate, IuErDanoG bebe tu copa de agua desde la pulperJa de una esquina cualquiera&

18%

L55II

"ento salón en cono, te cerraron, te cerrE, aunque te quise, tú lo sabes, y Ioy de quE manos penderHn tus llaCes& 'esde estos muros derribamos los últimos escasos pabellones que cantaban& "os Cerdes Ian crecido& eo labriegos traba!ando, los cerros llenos de triunDo& A el mes y medio transcurrido alcanza para una morta!a, Iasta demHs& (alón de cuatro entradas y sin una salida, Ioy que Ias Ionda murria, te Iablo por tus seis dialectos enteros& Aa ni Ie de Ciolentarme a que me seas, de para nuncaG ya no saltaremos ningún otro portillo querido& +ulio estaba entonces de nueCe& ,mor contó en sonido impar& A la dulzura dio para toda la morta!a, Iasta demHs&

18:

L55III

)a triunDado otro ay& "a Cerdad estH allJ& A quien tal actúa ?no Ca a saber amaestrar eQcelentes digitJgrados para el ratón& ?(J&&& 0o&&&K )a triunDado otro ay y contra nadie& *I eQósmosis de agua quJmicamente pura& ,I mJos australes& *I nuestros diCinos& 4engo pues derecIo a estar Cerde y contento y peligroso, y a ser el cincel, miedo del bloque basto y CastoG a meter la pata y a la risa& ,bsurdo, sólo tú eres puro& ,bsurdo, este eQceso sólo ante tJ se suda de dorado placer&

188

L55IV

)ubo un dJa tan rico el aMo pasado&&&F que ya ni sE quE Iacer con El& (eCeras madres guJas al colegio, asedian las reDleQiones, y nosotros enDlecIamos la cara apenas& >ara ya tarde saber que en aquello gozna la traCesura y se rompe la sien& VuE dJa el del aMo pasado, que ya ni sE quE Iacer con El, rota la sien y todo& >or esto nos separarHn, por eso y para ya no Iagamos mal& A las reDleQiones tEcnicas aún dicen ?no las Cas a oJrK que dentro de dos grHDilas oscuras y aparte, por Iaber sido niMos y tambiEn por Iabernos !untado mucIo en la Cida, reclusos para siempre nos irHn a encerrar& >ara que te compongas&

189

L55V

EstHis muertos& VuE eQtraMa manera de estarse muertos& Vuienquiera dirJa no lo estHis& >ero, en Cerdad, estHis muertos& #lotHis nadamente detrHs de aquesa membrana que, pEndula del zenit al nadir, Ciene y Ca de crepúsculo a crepúsculo, Cibrando ante la sonora ca!a de una Ierida que a Cosotros no os duele& *s digo, pues, que la Cida estH en el espe!o, y que Cosotros sois el original, la muerte& $ientras la onda Ca, mientras la onda Ciene, cuHn impunemente se estH uno muerto& (ólo cuando las aguas se quebrantan en los bordes enDrentados y se doblan y doblan, entonces os transDigurHis y creyendo morir, percibJs la seQta cuerda que ya no es Cuestra& EstHis muertos, no Iabiendo antes CiCido !amHs& Vuienquiera dirJa que, no siendo aIora, en otro tiempo Duisteis& >ero, en Cerdad, Cosotros sois los cadHCeres de una Cida que nunca Due& 4riste destino& El no Iaber sido sino muertos siempre& El ser Io!a seca sin Iaber sido Cerde !amHs& *rDandad de orDandades& A sinembargo, los muertos no son, no pueden ser cadHCeres de una Cida que todaCJa no Ian CiCido& Ellos murieron siempre de Cida& EstHis muertos&

195

L55VI

'e la nocIe a la maMana Coy sacando lengua a las mHs mudas equis& En nombre de esa pura que sabJa mirar Iasta ser 2& En nombre de que la Dui eQtraMo, llaCe y cIapa muy diDerentes& En nombre della que no tuCo Coz ni Coto, cuando se dispuso esta su suerte de Iacer& Ebullición de cuerpos, sinembargo, aptosG ebullición que siempre tan sólo estuCo a 99 burbu!as& N1emates, espesados en naturaleza, de dos dJas que no se !untan, que no se alcanzan !amHsF

191

L55VII

Graniza tHnto, como para que yo recuerde y acreciente las perlas que Ie recogido del Iocico mismo de cada tempestad& 0o se Caya a secar esta lluCia& , menos que me Duese dado caer aIora para ella, o que me enterrasen mo!ado en el agua que surtiera de todos los Duegos& ?)asta dónde me alcanzarH esta lluCiaK 4emo me quede con algún Dlanco secoG temo que ella se Caya, sin Iaberme probado en las sequJas de increJbles cuerdas Cocales, por las que, para dar armonJa, Iay siempre que subir Nnunca ba!arF ?0o subimos acaso para aba!oK -anta, lluCia, en la costa aún sin marF

192

'omingo -órdoba con -Esar alle!o& $adrid, 192:

197

198

POEMAS E" PROSA

199

-Esar alle!o ante la >uerta de 6randeburgo, 6erlJn&

19%

EL B.E" SE"TI!O

R)ay, madre, un sitio en el mundo, que se llama >arJs& 2n sitio muy grande y le!ano y otra Cez grande& $i madre me a!usta el cuello del abrigo, no porque empieza a neCar, sino para que empiece a neCar& "a mu!er de mi padre estH enamorada de mJ, Ciniendo y aCanzando de espaldas a mi nacimiento y de pecIo a mi muerte& Vue soy dos Ceces suyoL por el adiós y por el regreso& "a cierro, al retornar& >or eso me dieran tHnto sus o!os, !usta de mJ, inDraganti de mJ, aconteciEndose por obras terminadas, por pactos consumados& $i madre estH conDesa de mJ, nombrada de mJ& ?-ómo no da otro tanto a mis otros IermanosK , Jctor, por e!emplo, el mayor, que es tan Cie!o ya, que las gentes dicenL N>arece Iermano menor de su madreF N#uere porque yo Ie Cia!ado mucIoF N#uere porque yo Ie CiCido mHsF $i madre acuerda carta de principio colorante a mis relatos de regreso& ,nte mi Cida de regreso, recordando que Cia!E durante dos corazones por su Cientre, se ruboriza y se queda mortalmente lJCida, cuando digo, en el tratado del almaL ,quella nocIe Dui dicIoso& >ero, mHs se pone tristeG mHs se pusiera triste& R)i!o, Ncómo estHs Cie!oF A desDila por el color amarillo a llorar, porque me Ialla enCe!ecido, en la Io!a de espada, en la desembocadura de mi rostro& "lora de mJ, se entristece de mJ& ?VuE Dalta IarH mi mocedad, si siempre serE su Ii!oK ?>or quE las madres se duelen de Iallar enCe!ecidos a sus Ii!os, si !amHs la edad de ellos alcanzarH a la de ellasK ?A por quE, si los Ii!os, cuanto mHs se acaban, mHs se aproQiman a los padresK N$i madre
19:

llora porque estoy Cie!o de mi tiempo y porque nunca llegarE a enCe!ecer del suyoF $i adiós partió de un punto de su ser, mHs eQterno que el punto de su ser al que retorno& (oy, a causa del eQcesiCo plazo de mi Cuelta, mHs el Iombre ante mi madre que el Ii!o ante mi madre& ,llJ reside el candor que Ioy nos alumbra con tres llamas& "e digo entonces Iasta que me calloL R)ay, madre, en el mundo un sitio que se llama >arJs& 2n sitio muy grande y muy le!ano y otra Cez grande& "a mu!er de mi padre, al oJrme, almuerza y sus o!os mortales descienden suaCemente por mis brazos&

198

LA VIOLE"CIA !E LAS 3ORAS 4odos Ian muerto& $urió doMa ,ntonia, la ronca, que IacJa pan barato en el burgo& $urió el cura (antiago, a quien placJa le saludasen los !óCenes y las mozas, respondiEndoles a todos, indistintamenteL T6uenos dJas, +osEF 6uenos dJas, $arJaFU $urió aquella !oCen rubia, -arlota, de!ando un Ii!ito de meses, que luego tambiEn murió a los ocIo dJas de la madre& $urió mi tJa ,lbina, que solJa cantar tiempos y modos de Ieredad, en tanto cosJa en los corredores, para .sidora, la criada de oDicio, la IonrosJsima mu!er& $urió un Cie!o tuerto, su nombre no recuerdo, pero dormJa al sol de la maMana, sentado ante la puerta del Io!alatero de la esquina& $urió 1ayo, el perro de mi altura, Ierido de un balazo de no se sabe quiEn& $urió "ucas, mi cuMado en la paz de las cinturas, de quien me acuerdo cuando llueCe y no Iay nadie en mi eQperiencia& $urió en mi reCólCer mi madre, en mi puMo mi Iermana y mi Iermano en mi CJscera sangrienta, los tres ligados por un gEnero triste de tristeza, en el mes de agosto de aMos sucesiCos& $urió el músico $Endez, alto y muy borracIo, que solDeaba en su clarinete tocatas melancólicas, a cuyo articulado se dormJan las gallinas de mi barrio, mucIo antes de que el sol se Duese& $urió mi eternidad y estoy CelHndola&
199

L+",.I!AME"TE S. LICOR

4endrJamos ya una edad misericordiosa, cuando mi padre ordenó nuestro ingreso a la escuela& -ura de amor, una tarde lluCiosa de Debrero, mamH serCJa en la cocina el yantar de oración& En el corredor de aba!o, estaban sentados a la mesa mi padre y mis Iermanos mayores& A mi madre iba sentada al pie del mismo Duego del Iogar& 4ocaron a la puerta& R4ocan a la puertaF Rmi madre& R4ocan a la puertaF Rmi propia madre& R4ocan a la puertaF Rdi!o toda mi madre, tocHndose las entraMas a trastes inDinitos, sobre toda la altura de quien Ciene& R,nda, 0atiCa, la Ii!a, a Cer quien Ciene& A, sin esperar la Cenia maternal, Duera $iguel, el Ii!o, quien salió a Cer quiEn Cenia asJ, oponiEndose a lo ancIo de nosotros& 2n tiempo de rúa contuCo a mi Damilia& $ama salió, aCanzando inCersamente y como si Iubiera dicIoL las partes& (e Iizo patio aDuera& 0atiCa lloraba de una tal Cisita, de un tal patio y de la mano de mi madre& Entonces y cuando, dolor y paladar tecIaron nuestras Drentes& R>orque no le de!e que saliese a la puerta, R0atiCa, la Ii!aR, me Ia ecIado $iguel al paCo& , su pa *& NVuE diestra de subpreDecto, la diestra del padrE, reCelando, el Iombre, las Dalan!as Diliales del niMoF >odJa asJ otorgarle las Centuras que el Iombre deseara mHs tarde& (in embargoL
255

RA maMana, a la escuela, Rdisertó magistralmente el padre, ante el público semanal de sus Ii!os& A tal, la ley, la causa de la ley& A tal tambiEn la Cida& $amH debió llorar, gimiendo apenas la madre& Aa nadie quiso comer& En los labios del padre cupo, para salir rompiEndose, una Dina cucIara que conozco& En las Draternas bocas, la absorta amargura del Ii!o, quedó atraCesada& $as, luego, de improCiso, salió de un albaMal de aguas lloCedizas y de aquel mismo patio de la Cisita mala, una gallina, no a!ena ni ponedora, sino brutal y negra& -loqueaba en mi garganta& #ue una gallina Cie!a, maternalmente Ciuda de unos pollos que no llegaron a incubarse& *rigen olCidado de ese instante, la gallina era Ciuda de sus Ii!os& #ueron Iallados CacJos todos los IueCos& "a clueca despuEs tuCo el Cerbo& 0adie la espantó& A de espantarla, nadie de!ó arrullarse por su gran caloDrJo maternal& R?'ónde estHn los Ii!os de la gallina Cie!aK R?'ónde estHn los pollos de la gallina Cie!aK N>obrecitosF N'ónde estarJanF

251

EL MOME"TO M+S ,RAVE !E LA VI!A

2n Iombre di!oL REl momento mHs graCe de mi Cida estuCo en la batalla del $arne cuando Dui Ierido en el pecIo& *tro Iombre di!oL REl momento mHs graCe de mi Cida, ocurrió en un maremoto de AoSoIama, del cual salCE milagrosamente, reDugiado ba!o el alero de una tienda de lacas& A otro Iombre di!oL REl momento mHs graCe de mi Cida acontece cuando duermo de dJa& A otro di!oL REl momento mHs graCe de mi Cida Ia estado en mi mayor soledad& A otro di!oL REl momento mHs graCe de mi Cida Due mi prisión en una cHrcel del >erú& A otro di!oL REl momento mHs graCe de mi Cida es el Iaber sorprendido de perDil a mi padre& A el último Iombre di!oL REl momento mHs graCe de mi Cida no Ia llegado todaCJa&
252

LAS VE"TA"AS SE 3A" ESTREMECI!O'''

"as Centanas se Ian estremecido, elaborando una metaDJsica del uniCerso& idrios Ian caJdo& 2n enDermo lanza su que!aL la mitad por su boca lenguada y sobrante, y toda entera, por el ano de su espalda& Es el IuracHn& 2n castaMo del !ardJn de las 4ullerJas Iabrase abatido, al soplo del Ciento, que mide ocIenta metros por segundo& -apiteles de los barrios antiguos, IabrHn caJdo, Iendiendo, matando& ?'e quE punto, interrogo, oyendo a ambas riberas de los ocEanos, de quE punto Ciene este IuracHn, tan digno de crEdito, tan Ionrado de deuda, derecIo a las Centanas del IospitalK ,y las direcciones inmutables, que oscilan entre el IuracHn y esta pena directa de toser o deDecarF ,yF las direcciones inmutables, que asJ prenden muerte en las entraMas del Iospital y despiertan cElulas clandestinas, a desIora, en los cadHCeres& ?VuE pensarJa de si el enDermo de enDrente, Ese que estH durmiendo, si Iubiera percibido el IuracHnK El pobre duerme, boca arriba, a la cabeza de su morDina, a los pies de toda su cordura& 2n adarme mHs o menos en la dosis y le lleCarHn a enterrar, el Cientre roto, la boca arriba, sordo el IuracHn, sordo a su Cientre roto, ante el cual suelen los mEdicos dialogar y caCilar largamente, para, al Din, pronunciar sus llanas palabras de Iombres& "a Damilia rodea al enDermo agrupHndose ante sus sienes regresiCas, indeDensas, sudorosas& Aa no eQiste Iogar sino en torno al Celador del pariente enDermo, donde montan guardia impaciente, sus zapatos Cacantes, sus cruces de repuesto, sus pJldoras de opio& "a Damilia rodea la mesita por espacio de un alto diCidendo& 2na mu!er acomoda en el borde de la mesa, la taza, que casi se Ia caJdo&

257

.gnoro lo que serH del enDermo esta mu!er, que le besa y no puede sanarle con el beso, le mira y no puede sanarle con los o!os, le Iabla y no puede sanarle con el Cerbo& ?Es su madreK ?A cómo, pues, no puede sanarleK ?Es su amadaK ?A cómo, pues, no puede sanarleK ?Es su IermanaK ?A cómo, pues, no puede sanarleK ?Es, simplemente, una mu!erK ?A cómo pues, no puede sanarleK >orque esta mu!er le Ia besado, le Ia mirado, le Ia Iablado y Iasta le Ia cubierto me!or el cuello al enDermo y Ncosa Cerdaderamente asombrosaF no le Ia sanado& El paciente contempla su calzado Cacante& 4raen queso& "leCan tierra& "a muerte se acuesta al pie del lecIo, a dormir en sus tranquilas aguas y se duerme& Entonces, los libres pies del Iombre enDermo, sin menudencias ni pormenores innecesarios, se estiran en acento circunDle!o, y se ale!an, en una eQtensión de dos cuerpos de noCios, del corazón& El ciru!ano ausculta a los enDermos, Ioras enteras& )asta donde sus manos cesan de traba!ar y empiezan a !ugar, las lleCa a tientas, rozando la piel de los pacientes, en tanto sus pHrpados cientJDicos Cibran, tocados por la indocta, por la Iumana Dlaqueza del amor& A Ie Cisto a esos enDermos morir precisamente del amor desdoblado del ciru!ano, de los largos diagnósticos, de las dosis eQactas, del riguroso anHlisis de orinas y eQcrementos& (e rodeaba de improCiso un lecIo con un biombo& $Edicos y enDermeros cruzaban delante del ausente, pizarra triste y próQima, que un niMo llenara de números, en un gran monismo de pHlidos miles& -ruzaban asJ, mirando a los otros, como si mHs irreparable Duese morir de apendicitis o neumonJa, y no morir al sesgo del paso de los Iombres& (irCiendo a la causa de la religión, Cuela con EQito esta mosca, a lo largo de la sala& , la Iora de la Cisita de los ciru!anos, sus zumbidos nos perdonan el pecIo, ciertamente, pero desarrollHndose luego, se adueMan del aire, para saludar con genio de mudanza, a los que Can a morir& 2nos enDermos oyen a esa mosca Iasta durante el dolor y de ellos depende, por eso, el lina!e del disparo, en las nocIes tremebundas&
258

?-uHnto tiempo Ia durado la anestesia, que llaman los IombresK N-iencia de 'ios, 4eodiceaF Nsi se me ecIa a CiCir en tales condiciones, anestesiado totalmente, Colteada mi sensibilidad para adentroF N,I doctores de las sales, Iombres de las esencias, pró!imos de las basesF >ido se me de!e con mi tumor de conciencia, con mi irritada lepra sensitiCa, ocurra lo que ocurra aunque me mueraF 'e!adme dolerme, si lo querEis, mas de!adme despierto de sueMo, con todo el uniCerso metido, aunque Duese a las malas, en mi temperatura polCorosa& En el mundo de la salud perDecta, se reirH por esta perspectiCa en que padezcoG pero, en el mismo plano y cortando la bara!a del !uego, percute aquJ otra risa de contrapunto& En la casa del dolor, la que!a asalta sJncopes de gran compositor, golletes de carHcter, que nos Iacen cosquillas de Cerdad, atroces, arduas, y, cumpliendo lo prometido, nos Iielan de espantosa incertidumbre& En la casa del dolor, la que!a arranca Drontera eQcesiCa& 0o se reconoce en esta que!a de dolor, a la propia que!a de la dicIa en EQtasis, cuando el amor y la carne se eQimen de azor y cuando, al regresar, Iay discordia bastante para el diHlogo& ?'ónde estH, pues, el otro Dlanco de esta que!a de dolor, si, a estimarla en con!unto, parte aIora del lecIo de un IombreK 'e la casa del dolor parten que!as tan sordas e ineDables y tan colmadas de tanta plenitud que llorar por ellas serJa poco, y serJa ya mucIo sonreJr& (e atumulta la sangre en el termómetro& N0o es grato morir, seMor, si en la Cida nada se de!a y si en la muerte nada es posible, sino sobre lo que se de!a en la CidaF N0o es grato
259

morir, seMor, si en la Cida nada se de!a y si en la muerte nada es posible, sino sobre lo que se de!a en la CidaF N0o es grato morir, seMor, si en la Cida nada se de!a y si en la muerte nada es posible, sino sobre lo que pudo de!arse en la CidaF

25%

VO6 A 3ABLAR !E LA ESPERA"/A

Ao no suDro este dolor como -Esar alle!o& Ao no me duelo aIora como artista, como Iombre ni como simple ser CiCo siquiera& Ao no suDro este dolor como católico, como maIometano ni como ateo& )oy suDro solamente& (i no me llamase -Esar alle!o, tambiEn suDrirJa este mismo dolor& (i no Duese artista, tambiEn lo suDrirJa& (i no Duese Iombre ni ser CiCo siquiera, tambiEn lo suDrirJa& (i no Duese católico, ateo ni maIometano, tambiEn lo suDrirJa& )oy suDro desde mHs aba!o& )oy suDro solamente& $e duelo aIora sin eQplicaciones& $i dolor es tan Iondo, que no tuCo ya causa ni carece de causa& ?VuE serJa su causaK ?'ónde estH aquello tan importante, que de!ase de ser su causaK 0ada es su causaG nada Ia podido de!ar de ser su causa& ?, quE Ia nacido este dolor, por sJ mismoK $i dolor es del Ciento del norte y del Ciento del sur, como esos IueCos neutros que algunas aCes raras ponen del Ciento& (i Iubiera muerto mi noCia, mi dolor serJa igual& (i la Cida Duese, en Din, de otro modo, mi dolor serJa igual& )oy suDro desde mHs arriba& )oy suDro solamente& $iro el dolor del Iambriento y Ceo que su Iambre anda tan le!os de mi suDrimiento, que de quedarme ayuno Iasta morir, saldrJa siempre de mi tumba una brizna de yerba al menos& "o mismo el enamorado& NVuE sangre la suya mHs engendrada, para la mJa sin Duente ni consumoF Ao creJa Iasta aIora que todas las cosas del uniCerso eran, ineCitablemente, padres o Ii!os& >ero Ie aquJ que mi dolor de Ioy no es padre ni es Ii!o& "e Dalta espalda para anocIecer, tanto como le sobra pecIo para amanecer y si lo pusiesen en la estancia oscura, no darJa luz y si lo pusiesen en una estancia luminosa, no ecIarJa sombra& )oy suDro suceda lo que suceda& )oy suDro solamente&
25:

3ALLA/,O !E LA VI!A

N(eMoresF )oy es la primera Cez que me doy cuenta de la presencia de la Cida& N(eMoresF 1uego a ustedes de!arme libre un momento, para saborear esta emoción Dormidable, espontHnea y reciente de la Cida, que Ioy, por la primera Cez, me eQtasJa y me Iace dicIoso Iasta las lHgrimas& $i gozo Ciene de lo inEdito de mi emoción& $i eQultación Ciene de que antes no sentJ la presencia de la Cida& 0o la Ie sentido nunca& $iente quien diga que la Ie sentido& $iente y su mentira me Iiere a tal punto que me IarJa desgraciado& $i gozo Ciene de mi De en este Iallazgo personal de la Cida, y nadie puede ir contra esta De& ,l que Duera, se le caerJa la lengua, se le caerJan los Iuesos y correrJa el peligro de recoger otros, a!enos, para mantenerse de pie ante mis o!os& 0unca, sino aIora, Ia Iabido Cida& 0unca, sino aIora, Ian pasado gentes& 0unca, sino aIora, Ia Iabido casas y aCenidas, aire y Iorizonte& (i Ciniese aIora mi amigo >eyriet, les dirJa que yo no le conozco y que debemos empezar de nueCo& ?-uHndo, en eDecto, le Ie conocido a mi amigo >eyrietK )oy serJa la primera Cez que nos conocemos& "e dirJa que se Caya y regrese y entre a Cerme, como si no me conociera, es decir, por la primera Cez& ,Iora yo no conozco a nadie ni nada& $e adCierto en un paJs eQtraMo, en el que todo cobra relieCe de nacimiento, luz de epiDanJa inmarcesible& 0o, seMor& 0o Iable usted a ese caballero& 2sted no lo conoce y le sorprenderJa tan inopinada parla& 0o ponga usted el pie sobre esa piedrecillaL quiEn sabe no es piedra y Caya usted a dar en el CacJo& (ea usted precaCido, puesto que estamos en un mundo absolutamente inconocido& N-uHn poco tiempo Ie CiCidoF $i nacimiento es tan reciente, que no Iay unidad de medida para contar mi edad& N(i acabo de nacerF N(i aún
258

no Ie CiCido todaCJaF (eMoresL soy tan pequeMito, que el dJa apenas cabe en mJ& 0unca, sino aIora, oJ el estruendo de los carros, que cargan piedras para una gran construcción del bouleCard )aussmann& 0unca, sino aIora aCancE paralelamente a la primaCera, diciEndolaL T(i la muerte Iubiera sido otra&&&U& 0unca, sino aIora, Ci la luz Hurea del sol sobre las cúpulas de (acrEO-oeur& 0unca, sino aIora, se me acercó un niMo y me miró Iondamente con su boca& 0unca, sino aIora, supe que eQistJa una puerta, otra puerta y el canto cordial de las distancias& N'e!admeF "a Cida me Ia dado aIora en toda mi muerte&

259

"7MI"A !E 3.ESOS

(e pedJa a grandes CocesL RVue muestre las dos manos a la Cez& A esto no Due posible& RVue, mientras llora, le tomen la medida de sus pasos& A esto no Due posible& RVue piense un pensamiento idEntico, en el tiempo en que un cero permanece inútil& A esto no Due posible& RVue Iaga una locura& A esto no Due posible& RVue entre El y otro Iombre seme!ante a El, se interponga una mucIedumbre de Iombres como El& A esto no Due posible& RVue le comparen consigo mismo& A esto no Due posible& RVue le llamen, en Din, por su nombre& A esto no Due posible&

215

UNA MUJER DE SENOS APACIBLES… 2na mu!er de senos apacibles, ante los que la lengua de la Caca resucita una glHndula Ciolenta& 2n Iombre de templanza, mandibular de genio, apto para marcIar de dos a dos con los goznes de los coDres& 2n niMo estH al lado del Iombre, lleCando por el reCEs, el derecIo animal de la pare!a& N*I la palabra del Iombre, libre de ad!etiCos y de adCerbios que la mu!er declina en su único caso de mu!er, aun entre las mil Coces de la -apilla (iQtinaF N*I la Dalda de ella, en el punto maternal donde pone el pequeMo las manos y !uega a los pliegues, Iaciendo a Ceces agrandar las pupilas de la madre, como en las sanciones de los conDesionariosF Ao tengo mucIo gusto de Cer asJ al >adre, al )i!o y al Espiritusanto, con todos los emblemas e insignias de sus cargos&

211

NO I E !A NADIE…

R0o CiCe ya nadie en la casa Rme dicesRG todos se Ian ido& "a sala, el dormitorio, el patio, yacen despoblados& 0adie ya queda, pues que todos Ian partido& A yo te digoL -uando alguien se Ca, alguien queda& El punto por donde pasó un Iombre, ya no estH solo& Ynicamente estH solo, de soledad Iumana, el lugar por donde ningún Iombre Ia pasado& "as casas nueCas estHn mHs muertas que las Cie!as, porque sus muros son de piedra o de acero, pero no de Iombres& 2na casa Ciene al mundo, no cuando la acaban de ediDicar, sino cuando empiezan a Iabitarla& 2na casa CiCe únicamente de Iombres, como una tumba& 'e aquJ esa irresistible seme!anza que Iay entre una casa y una tumba& (ólo que la casa se nutre de la Cida del Iombre, mientras que la tumba se nutre de la muerte del Iombre& >or eso la primera estH de pie, mientras que la segunda estH tendida& 4odos Ian partido de la casa, en realidad, pero todos se Ian quedado en Cerdad& A no es el recuerdo de ellos lo que queda, sino ellos mismos& A no es tampoco que ellos queden en la casa, sino que continúan por la casa& "as Dunciones y los actos se Can de la casa en tren o en aCión o a caballo, a pie o arrastrHndose& "o que continúa en la casa es el órgano, el agente en gerundio y en cJrculo& "os pasos se Ian ido, los besos, los perdones, los crJmenes& "o que continúa en la casa es el pie, los labios, los o!os, el corazón& "as negaciones y las aDirmaciones, el bien y el mal, se Ian dispersado& "o que continúa en la casa, es el su!eto del acto&

212

E"ISTE UN MUTILADO…

EQiste un mutilado, no de un combate sino de un abrazo, no de la guerra sino de la paz& >erdió el rostro en el amor y no en el odio& "o perdió en el curso normal de la Cida y no en un accidente& "o perdió en el orden de la naturaleza y no en el desorden de los Iombres& El coronel >iccot, >residente de T"es Gueules -assEesU, lleCa la boca comida por la pólCora de 1918& Este mutilado que conozco, lleCa el rostro comido por el aire inmortal e inmemorial& 1ostro muerto sobre el tronco CiCo& 1ostro yerto y pegado con claCo a la cabeza CiCa& Este rostro resulta ser el dorso del crHneo, el crHneo del crHneo& i una Cez un Hrbol darme la espalda y Ci otra Cez un camino que me daba la espalda& 2n Hrbol de espaldas sólo crece en los lugares donde nunca nació ni murió nadie& 2n camino de espaldas sólo aCanza por los lugares donde Ia Iabido todas las muertes y ningún nacimiento& El mutilado de la paz y del amor, del abrazo y del orden y que lleCa el rostro muerto sobre el tronco CiCo, nació a la sombra de un Hrbol de espaldas y su eQistencia transcurre a lo largo de un camino de espaldas& -omo el rostro estH yerto y diDunto, toda la Cida psJquica, toda la eQpresión animal de este Iombre, se reDugia, para traducirse al eQterior, en el peludo crHneo, en el tóraQ y en las eQtremidades& "os impulsos de su ser proDundo, al salir, retroceden del rostro y la respiración, el olDato, la Cista, el oJdo, la palabra, el resplandor Iumano de su ser, Duncionan y se eQpresan por el pecIo, por los Iombros, por el cabello, por las costillas, por los brazos y las piernas y los pies& $utilado del rostro, tapado del rostro, cerrado del rostro, este Iombre, no obstante, estH entero y nada le Iace Dalta& 0o tiene o!os y Ce y llora& 0o tiene narices y Iuele y respira& 0o tiene oJdos y escucIa& 0o tiene boca y Iabla y sonrJe& 0o tiene Drente y piensa y se sume en sJ mismo&
217

0o tiene mentón y quiere y subsiste& +esús conocJa al mutilado de la Dunción, que tenJa o!os y no CeJa y tenJa ore!as y no oJa& Ao conozco al mutilado del órgano, que Ce sin o!os y oye sin ore!as&

218

ALGO TE IDENTI#ICA

,lgo te identiDica con el que se ale!a de ti, y es la Dacultad común de ColCerL de aIJ tu mHs grande pesadumbre& ,lgo te separa del que se queda contigo, y es la esclaCitud común de partirL de aIJ tus mHs nimios regoci!os& $e diri!o, en esta Dorma, a las indiCidualidades colectiCas, tanto como a las colectiCidades indiCiduales y a los que, entre unas y otras, yacen marcIando al son de las Dronteras o, simplemente, marcan el paso inmóCil en el borde del mundo& ,lgo tJpicamente neutro, de ineQorablemente neutro, interpónese entre el ladrón y su CJctima& Esto, asJ mismo, puede discernirse tratHndose del ciru!ano y del paciente& )orrible medialuna, conCeQa y solar, cobi!a a unos y otros& >orque el ob!eto Iurtado tiene tambiEn su peso indiDerente, y el órgano interCenido, tambiEn su grasa triste& ?VuE Iay de mHs desesperante en la tierra, que la imposibilidad en que se Ialla el Iombre Deliz de ser inDortunado y el Iombre bueno, de ser malCadoK N,le!arseF NVuedarseF N olCerF N>artirF 4oda la mecHnica social cabe en estas palabras&

219

CESA EL ANHELO...

-esa el anIelo, rabo al aire& 'e súbito, la Cida amputa, en seco& $i propia sangre me salpica en lJneas Demeninas, y Iasta la misma urbe sale a Cer esto que se pHra de improCiso& RVuE ocurre aquJ, en este Ii!o del IombreK Rclama la urbe, y en una sala del "ouCre, un niMo llora de terror a la Cista del retrato de otro niMo& RVuE ocurre aquJ, en este Ii!o de mu!erK Rclama la urbe, y a una estatua del siglo de los "udoCico, le nace una brizna de yerba en plena palma de la mano& -esa el anIelo, a la altura de la mano enarbolada& A yo me escondo detrHs de mJ mismo, a aguaitarme si paso por lo ba!o o merodeo en alto&

21%

$CUATRO CONCIENCIAS...

N-uatro conciencias simultHneas enrEdanse en la mJaF N(i Cierais cómo ese moCimiento apenas cabe aIora en mi concienciaF NEs aplastanteF 'entro de una bóCeda pueden muy bien adosarse, ya internas o ya eQternas, segundas bóCedas, mas nunca cuartasG me!or dicIo, sJ, mas siempre y, a lo sumo, cual segundas& 0o puedo concebirloG es aplastante& osotros mismos a quienes inicio en la noción de estas cuatro conciencias simultHneas, enredadas en una sola, apenas os tenEis de pie ante mi cuadrúpedo intensiCo& NA yo, que le entreCisto (Estoy seguro)F

21:

ENTRE EL DOLOR ! EL PLACER...

Entre el dolor y el placer median tres criaturas, de las cuales la una mira a un muro, la segunda usa de Hnimo triste y la tercera aCanza de puntillasG pero, entre tú y yo, sólo eQisten segundas criaturas& ,poyHndose en mi Drente, el dJa conCiene en que, de Ceras, Iay mucIo de eQacto en el espacioG pero, si la dicIa, que, al Din, tiene un tamaMo, principia NayF por mi boca, ?quiEn me preguntarH por mi palabraK ,l sentido instantHneo de la eternidad corresponde este encuentro inCestido de Iilo negro, pero a tu despedida temporal, tan sólo corresponde lo inmutable, tu criatura, el alma, mi palabra&

218

EN EL MOMENTO EN %UE EL TENISTA...

En el momento en que el tenista lanza magistralmente su bala, le posee una inocencia totalmente animalG en el momento en que el DilósoDo sorprende una nueCa Cerdad es una bestia completa& ,natole #rance aDirmaba que el sentimiento religioso es la Dunción de un órgano especial del cuerpo Iumano Iasta aIora ignorado y se podrJa decir tambiEn, entonces que, en el momento eQacto en que un tal órgano Dunciona plenamente, tan puro de malicia estH el creyente, que se dirJa casi un Cegetal& *I almaF N*I pensamientoF N*I $arQF N*I #euerbacIF

219

ME ESTO! RIENDO

2n gui!arro, uno solo, el mHs ba!o de todos, controla a todo el mEdano aciago y Daraónico& El aire adquiere tensión de recuerdo y de anIelo, y ba!o el sol se calla Iasta eQigir el cuello a las pirHmides& (ed& )idratada melancolJa de la tribu errabunda, gota a gota, del siglo al minuto& (on tres 4reses paralelos, barbados de barba inmemorial, en marcIa 7 7 7 Es el tiempo este anuncio de gran zapaterJa, es el tiempo, que marcIa descalzo de la muerte Iacia la muerte&

225

HE A%U& %UE HO! SALUDO…

)e aquJ que Ioy saludo, me pongo el cuello y CiCo, superDicial de pasos insondable de plantas& 4al me recibo de Iombre, tal mHs bien me despido y de cada Iora mJa retoMa una distanci,& ?VuerEis mHsK encantado& >olJticamente, mi palabra emite cargos contra mi labio inDerior y económicamente, cuando doy la espalda a *riente, distingo en dignidad de muerte a mis Cisitas& 'esde ttttales códigos regulares saludo al soldado desconocido al Cerso perseguido por la tinta Datal y al saurio que Equidista diariamente de su Cida y su muerte, como quien no Iace la cosa& El tiempo tiene Iun miedo ciempiEs a los relo!es& ("os lectores pueden poner el tJtulo que quieran a este poema)

221

LOMO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS

(in Iaberlo adCertido !amHs, eQceso por turismo y sin agencias de pecIo en pecIo Iacia la madre unHnime& )asta >arJs aIora Cengo a ser Ii!o& EscucIa, )ombre, en Cerdad te digo que eres el ).+* E4E10*, pues para ser Iermano tus brazos son escasamente iguales y tu malicia para ser padre, es mucIa& "a talla de mi madre moCiEndome por Jndole de moCimiento, y poniEndome serio, me llega eQactamente al corazónL pesando cuanto cayera de Cuelo con mis tristes abuelos, mi madre me oye en diHmetro callHndose en altura& $i metro estH midiendo ya dos metros mis Iuesos concuerdan en gEnero y en número y el Cerbo encarnado Iabita entre nosotros y el Cerbo encarnado Iabita, al Iundirme en el baMo, un alto grado de perDección&

222

-Esar alle!o en 0iza, #rancia (1929)&

227

228

POEMAS 3.MA"OS

229

-Esar alle!o y $lle& Georgette >Iilippart en el >arque de ersalles& erano de 1929& #oto +uan 'omingo -órdoba&

22%

ALT.RA 6 PELOS

?VuiEn no tiene su Cestido azulK ?VuiEn no almuerza y no toma el tranCJa, con su cigarrillo contratado y su dolor de bolsilloK NAo que tan sólo Ie nacidoF NAo que tan sólo Ie nacidoF ?VuiEn no escribe una cartaK ?VuiEn no Iabla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oJdoK NAo que solamente Ie nacidoF NAo que solamente Ie nacidoF ?VuiEn no se llama -arlos o cualquier otra cosaK ?VuiEn al gato no dice gato gatoK N,y, yo que sólo Ie nacido solamenteF N,y, yo que sólo Ie nacido solamenteF

22:

6."TAS

-ompletamente& ,demHs, NCidaF -ompletamente& ,demHs, NmuerteF -ompletamente& ,demHs, NtodoF -ompletamente& ,demHs, NnadaF -ompletamente& ,demHs, NmundoF -ompletamente& ,demHs, NpolCoF -ompletamente& ,demHs, N'iosF -ompletamente& ,demHs, NnadieF -ompletamente& ,demHs, NnuncaF -ompletamente& ,demHs, NsiempreF -ompletamente& ,demHs, NoroF -ompletamente& ,demHs, NIumoF -ompletamente& ,demHs, NlHgrimasF -ompletamente& ,demHs, NrisasF&&& N-ompletamenteF

228

." 3OMBRE EST+ MIRA"!O A ."A M.JER8

2n Iombre estH mirando a una mu!er, estH mirHndola inmediatamente, con su mal de tierra suntuosa y la mira a dos manos y la tumba a dos pecIos y la mueCe a dos Iombres& >regúntome entonces, oprimiEndome la enorme, blanca, acErrima costillaL A este Iombre ?no tuCo a un niMo por creciente padreK ?A esta mu!er, a un niMo por constructor de su eCidente seQoK >uesto que un niMo Ceo aIora, niMo ciempiEs, apasionado, enErgicoG Ceo que no le Cen sonarse entre los dos, colear, CestirseG puesto que los acepto, a ella en condición aumentatiCa, a El en la DleQión del Ieno rubio& A eQclamo entonces, sin cesar ni uno de CiCir, sin ColCer ni uno a temblar en la !usta que CeneroL N#elicidad seguida tardJamente del >adre, del )i!o y de la $adreF N.nstante redondo, Damiliar, que ya nadie siente ni amaF N'e quE deslumbramiento HDono, tinto, se e!ecuta el cantar de los cantaresF
229

N'e quE tronco, el Dlorido carpinteroF N'e quE perDecta aQila, el DrHgil remoF N'e quE casco, ambos cascos delanterosF

275

PRIMAVERA T.BEROSA

Esta Cez, arrastrando briosa sus pobrezas al sesgo de mi pompa delantera, cote!a su coturno con mi traspiE sin taco, la primaCera eQacta de picotón de buitre& "a perdJ en cuanto tela de mis despilDarros, !uguEla en cuanto pomo de mi aplausoG el termómetro puesto, puesto el Din, puesto el gusano, contusa mi doblez del otro dJa, aguardela al arrullo de un grillo DugitiCo y despedila uMoso, somHtico, suDrido& eces latentes de astro, ocasiones de ser gallina negra, entabló la bandida primaCera con mi cIusma de aprietos, con mis apocamientos en camisa, mi derecIo soCiEtico y mi gorra& eces las del bocado laurJneo, con sJmbolos, tabaco, mundo y carne, deglusión translaticia ba!o palio, al són de los testJculos cantoresG talentoso torrente el de mi suaCe suaCidad, rebatible a pedradas, ganable con tan sólo suspirar&&& #lora de estilo, plena, citada en Dangos de Ionor por rosas auditiCas&&& 1espingo, coz, patada sencilla, triquiMuela adorada&&& -antan&&& (udan&&&

271

TERREMOTO

?)ablando de la leMa, callo el DuegoK ?6arriendo el suelo, olCido el DósilK 1azonando, ?mi trenza, mi corona de carneK (-ontesta, amado )ermeregildo, el bruscoG pregunta, "uis, el lentoF) NEncima, aba!o, con tamaMa alturaF N$adera, tras el reino de las DibrasF N.sabel, con Iorizonte de entradaF N"e!os, al lado, astutos ,tanaciosF N4odo, la parteF 2nto a ciegas en luz mis calcetines, en riesgo, la gran paz de este peligro, y mis cometas, en la miel pensada, el cuerpo, en miel llorada& N>regunta, "uisG responde, )ermeregildoF N,ba!o, arriba, al lado, le!osF N.sabel, Duego, diplomas de los muertosF N)orizonte, ,tanacio, parte, todoF N$iel de miel, llanto de DrenteF N1eino de la madera, corte oblicuo a la lJnea del camello, Dibra de mi corona de carneF

272

SOMBRERO< ABRI,O< ,.A"TES

EnDrente a la -omedia #rancesa, estH el -aDE de la 1egenciaG en El Iay una pieza recóndita, con una butaca y una mesa& -uando entro, el polCo inmóCil se Ia puesto ya de pie& Entre mis labios IecIos de !ebe, la paCesa de un cigarrillo Iumea, y en el Iumo se Ce dos Iumos intensiCos, el tóraQ del -aDE, y en el tóraQ, un óQido proDundo de tristeza& .mporta que el otoMo se in!erte en los otoMos, importa que el otoMo se integre de retoMos, la nube, de semestresG de pómulos, la arruga& .mporta oler a loco postulando NquE cHlida es la nieCe, quE Dugaz la tortuga, el cómo quE sencillo, quE Dulminante el cuHndoF

277

3ASTA EL !;A E" :.E V.ELVA< !E ESTA PIE!RA8

)asta el dJa en que CuelCa, de esta piedra nacerH mi talón deDinitiCo, con su !uego de crJmenes, su yedra, su obstinación dramHtica, su oliCo& )asta el dJa en que CuelCa, prosiguiendo, con Dranca rectitud de co!o amargo, de pozo en pozo, mi periplo, entiendo que el Iombre Ia de ser bueno, sin embargo& )asta el dJa en que CuelCa y Iasta que ande el animal que soy, entre sus !ueces, nuestro braCo meMique serH grande, digno, inDinito dedo entre los dedos&

278

SAL.TACI7" A",=LICA

EslaCo con respecto a la palmera, alemHn de perDil al sol, inglEs sin Din, DrancEs en cita con los caracoles, italiano eQ proDeso, escandinaCo de aire, espaMol de pura bestia, tal el cielo ensartado en la tierra por los Cientos, tal el beso del lJmite en los Iombros& $as sólo tú demuestras, descendiendo o subiendo del pecIo, bolcIeCique, tus trazos conDundibles, tu gesto marital, tu cara de padre, tus piernas de amado, tu cutis por telEDono, tu alma perpendicular a la mJa, tus codos de !usto y un pasaporte en blanco en tu sonrisa& *brando por el Iombre, en nuestras pausas, matando, tú, a lo largo de tu muerte y a lo ancIo de un abrazo salubErrimo, Ci que cuando comJas despuEs, tenJas gusto, Ci que en tus sustantiCos creció yerba& Ao quisiera, por eso, tu calor doctrinal, DrJo y en barras, tu aMadida manera de mirarnos y aquesos tuyos pasos metalúrgicos, aquesos tuyos pasos de otra Cida&
279

A digo, bolcIeCique, tomando esta Dlaqueza en su Deroz lina!e de eQIalación terrestreL Ii!o natural del bien y del mal y CiCiendo talCez por Canidad, para que digan, me dan tus simultHneas estaturas mucIa pena, puesto que tú no ignoras en quiEn se me Iace tarde diariamente, en quiEn estoy callado y medio tuerto&

27%

EP;STOLA A LOS TRA"SEÚ"TES

1eanudo mi dJa de cone!o mi nocIe de eleDante en descanso& A, entre mJ, digoL Esta es mi inmensidad en bruto, a cHntaros Este es mi grato peso, que me buscarH aba!o para pH!aroG Este es mi brazo que por su cuenta reIusó ser ala, Estas son mis sagradas escrituras, Estos mis alarmados compaMones& "úgubre isla me alumbrarH continental, mientras el capitolio se apoye en mi Jntimo derrumbe y la asamblea en lanzas clausure mi desDile& >ero cuando yo muera de Cida y no de tiempo, cuando lleguen a dos mis dos maletas, Este Ia de ser mi estómago en que cupo mi lHmpara en pedazos, Esta aquella cabeza que eQpió los tormentos del cJrculo en mis pasos, Estos esos gusanos que el corazón contó por unidades, Este Ia de ser mi cuerpo solidario por el que Cela el alma indiCidualG Este Ia de ser mi Iombligo en que matE mis pio!os natos, Esta mi cosa cosa, mi cosa tremebunda& En tanto, conCulsiCa, Hsperamente conCalece mi Dreno, suDriendo como suDro del lengua!e directo del leónG y, puesto que Ie eQistido entre dos potestades de ladrillo, conCalezco yo mismo, sonriendo de mis labios&
27:

LOS MI"EROS SALIERO" !E LA MI"A8

"os mineros salieron de la mina remontando sus ruinas Cenideras, Da!aron su salud con estampidos y, elaborando su Dunción mental, cerraron con sus Coces el socaCón, en Dorma de sJntoma proDundo& NEra de Cer sus polCos corrosiCosF NEra de oJr sus óQidos de alturaF -uMas de boca, yunques de boca, aparatos de boca (NEs DormidableF) El orden de sus túmulos, sus inducciones plHsticas, sus respuestas corales, agolpHronse al pie de Jgneos percances y airente amarillura conocieron los trJstidos y tristes, imbuidos del metal que se acaba, del metaloide pHlido y pequeMo& -raneados de labor, y calzados de cuero de CizcacIa, calzados de senderos inDinitos, y los o!os de DJsico llorar, creadores de la proDundidad, saben, a cielo intermitente de escalera, ba!ar mirando para arriba, saben subir mirando para aba!o& N"oor al antiguo !uego de su naturaleza, a sus insomnes órganos, a su saliCa rústicaF N4emple, Dilo y punta, a sus pestaMasF N-rezcan la yerba, el liquen y la rana en sus adCerbiosF
278

N#elpa de Iierro a sus nupciales sHbanasF N$u!eres Iasta aba!o, sus mu!eresF N$ucIa Delicidad para los suyosF N(on algo portentoso, los mineros remontando sus ruinas Cenideras, elaborando su Dunción mental y abriendo con sus Coces el socaCón, en Dorma de sJntoma proDundoF N"oor a su naturaleza amarillenta, a su linterna mHgica, a sus cubos y rombos, a sus percances plHsticos, a sus o!azos de seis nerCios ópticos y a sus Ii!os que !uegan en la iglesia y a sus tHcitos padres inDantilesF N(alud, oI creadores de la proDundidad&&&F (Es Dormidable&)

279

*.E !OMI",O E" LAS CLARAS OREJAS !E MI B.RRO'''

#ue domingo en las claras ore!as de mi burro, de mi burro peruano en el >erú (>erdonen la tristeza) $as Ioy ya son las once en mi eQperiencia personal, eQperiencia de un solo o!o, claCado en pleno pecIo, de una sola burrada, claCada en pleno pecIo, de una sola Iecatombe, claCada en pleno pecIo& 4al de mi tierra Ceo los cerros retrasados, ricos en burros, Ii!os de burros, padres Ioy de Cista, que tornan ya pintados de creencias, cerros Iorizontales de mis penas& En su estatua, de espada, oltaire cruza su capa y mira el zócalo, pero el sol me penetra y espanta de mis dientes incisiCos un número crecido de cuerpos inorgHnicos& A entonces sueMo en una piedra Cerduzca, diecisiete, peMasco numeral que Ie olCidado, sonido de aMos en el rumor de agu!a de mi brazo, lluCia y sol en Europa, y Ncómo tosoF Ncómo CiCoF Ncómo me duele el pelo al columbrar los siglos semanalesF y cómo, por recodo, mi ciclo microbiano, quiero decir mi trEmulo, patriótico peinado&

285

TEL.RICA 6 MA,"=TICA

N$ecHnica sincera y peruanJsima la del cerro coloradoF N(uelo teórico y prHcticoF N(urcos inteligentesG e!emploL el monolito y su corte!oF N>apales, cebadales, alDalDares, cosa buenaF N-ultiCos que integra una asombrosa !erarquJa de útiles y que integran con Ciento los mu!idos, las aguas con su sorda antigXedadF N-uaternarios maJces, de opuestos natalicios, los oigo por los pies cómo se ale!an, los Iuelo retornar cuando la tierra tropieza con la tEcnica del cieloF N$olEcula eQabruptoF N;tomo tersoF N*I campos IumanosF N(olar y nutricia ausencia de la mar, y sentimiento oceHnico de todoF N*I climas encontrados dentro del oro, listosF N*I campo intelectual de cordillera, con religión, con campo, con patitosF N>aquidermos en prosa cuando pasan y en Cerso cuando pHranseF N1oedores que miran con sentimiento !udicial en tornoF N*I patrióticos asnos de mi CidaF N icuMa, descendiente nacional y graciosa de mi monoF N*I luz que dista apenas un espe!o de la sombra, que es Cida con el punto y, con la lJnea, polCo y que por eso acato, subiendo por la idea a mi osamentaF N(iega en Epoca del dilatado molle, del Darol que colgaron de la sien
281

y del que descolgaron de la barreta esplEndidaF N;ngeles de corral, aCes por un descuido de la crestaF N-uya o cuy para comerlos Dritos con el braCo rocoto de los templosF (?-óndoresK N$e Driegan los cóndoresF) N"eMos cristianos en gracia al tronco Deliz y al tallo competenteF N#amilia de los lJquenes, especies en Dormación basHltica que yo respeto desde este modestJsimo papelF N-uatro operaciones, os sustraigo para salCar al roble y Iundirlo en buena leyF N-uestas in inDragantiF N,uquEnidos llorosos, almas mJasF N(ierra de mi >erú, >erú del mundo, y >erú al pie del orbeG yo me adIieroF NEstrellas matutinas si os aromo quemando Io!as de coca en este crHneo, y cenitales, si destapo, de un solo sombrerazo, mis diez templosF N6razo de siembra, bH!ate, y a pieF N"luCia a base del mediodJa, ba!o el tecIo de te!as donde muerde la inDatigable altura y la tórtola corta en tres su trinoF N1otación de tardes modernas y Dinas madrugadas arqueológicasF N.ndio despuEs del Iombre y antes de ElF N"o entiendo todo en dos Dlautas y me doy a entender en una quenaF NA lo demHs, me las pelanF&&&

282

,LEBA

-on eDecto mundial de Cela que se enciende, el prepucio directo, Iombres a golpes, Duncionan los labriegos a tiro de neblina, con alabadas barbas, pie prHctico y reginas sinceras de los Calles& )ablan como les Cienen las palabras, cambian ideas bebiendo orden sacerdotal de una botellaG cambian tambiEn ideas tras de un Hrbol, parlando de escrituras priCadas, de la luna menguante y de los rJos públicosF (.nmensoF .nmensoF .nmensoF) #unción de Duerza sorda y de zarza ardiendo, paso de palo, gesto de palo, acHpites de palo, la palabra colgando de otro palo& 'e sus Iombros arranca, carne a carne, la Ierramienta Dlorecida, de sus rodillas ba!an ellos mismos por etapas Iasta el cielo, y, agitando y agitando sus Daltas en Dorma de antiguas calaCeras, leCantan sus deDectos capitales con cintas, su mansedumbre y sus Casos sanguJneos, tristes, de !ueces colorados& 4ienen su cabeza, su tronco, sus eQtremidades, tienen su pantalón, sus dedos metacarpos y un palitoG para comer CistiEronse de altura y se laCan la cara acariciHndose con sólidas palomas&
287

>or cierto, aquestos Iombres cumplen aMos en los peligros, ecIan toda la Drente en sus salutacionesG carecen de relo!, no se !actan !amHs de respirar y, en Din, suelen decirseL ,llH, las putas, "uis 4aboada, los inglesesG allH ellos, allH ellos, allH ellosF

288

PERO A"TES :.E SE ACABE8

>ero antes que se acabe toda esta dicIa, piErdela ata!Hndola, tómale la medida, por si rebasa tu ademHnG rebHsala, Ce si cabe tendida en tu eQtensión& 6ien la sE por su llaCe, aunque no sepa, a Ceces, si esta dicIa anda sola, apoyada en tu inDortunio o taMida, por sólo darte gusto, en tus Dalan!as& 6ien la sE única, sola, de una sabidurJa solitaria& En tu ore!a el cartJlago estH Iermoso y te escribo por eso, te meditoL 0o olCides en tu sueMo de pensar que eres Deliz, que la dicIa es un IecIo proDundo, cuando acaba, pero al llegar, asume un caótico aroma de asta muerta& (ilbando a tu muerte, sombrero a la pedrada, blanco, ladeas a ganar tu batalla de escaleras, soldado del tallo, DilósoDo del grano, mecHnico del sueMo& (?$e percibes, animalK ?me de!o comparar como tamaMoK 0o respondes y callado me miras a traCEs de la edad de tu palabra)& "adeando asJ tu dicIa, ColCerH a clamarla tu lengua, a despedirla, dicIa tan desgraciada de durar&
289

,ntes, se acabarH Ciolentamente, dentada, pedernalina estampa, y entonces oirHs cómo medito y entonces tocarHs cómo tu sombra es Esta mJa desCestida y entonces olerHs cómo Ie suDrido&

28%

PIE"SA" LOS VIEJOS AS"OS

,Iora CestirJame de músico por Cerle, cIocarJa con su alma, sobHndole el destino con mi mano, le de!arJa tranquilo, ya que es un alma a pausas, en Din, le de!arJa posiblemente muerto sobre su cuerpo muerto& >odrJa Ioy dilatarse en este DrJo, podrJa toserG le Ci bostezar, duplicHndose en mi oJdo su aciago moCimiento muscular& 4al me reDiero a un Iombre, a su placa positiCa y, ?por quE nóK a su boldo e!ecutante, aquel Iorrible Dilamento lu!osoG a su bastón con puMo de plata con perrito, y a los niMos que El di!o eran sus Dúnebres cuMados& >or eso CestirJame Ioy de músico, cIocarJa con su alma que quedóse mirando a mi materia&&& N$as ya nunca CerEle aDeitHndose al pie de su maManaG ya nunca, ya !amHs, ya para quEF N)ay que CerF NVuE cosa cosaF NquE !amHs de !amases su !amHsF

28:

3O6 ME ,.STA LA VI!A M.C3O ME"OS''' )oy me gusta la Cida mucIo menos, pero siempre me gusta CiCirL ya lo decJa& -asi toquE la parte de mi todo y me contuCe con un tiro en la lengua detrHs de mi palabra& )oy me palpo el mentón en retirada y en estos momentHneos pantalones yo me digoL N4Hnta Cida y !amHsF N4Hntos aMos y siempre mis semanasF&&& $is padres enterrados con su piedra y su triste estirón que no Ia acabadoG de cuerpo entero Iermanos, mis Iermanos, y, en Din, mi sEr parado y en cIaleco& $e gusta la Cida enormemente pero, desde luego, con mi muerte querida y mi caDE y Ciendo los castaMos Drondosos de >arJs y diciendoL Es un o!o Este, aquElG una Drente Esta, aquElla&&& A repitiendoL N4Hnta Cida y !amHs me Dalla la tonadaF N4Hntos aMos y siempre, siempre, siempreF 'i!e cIaleco, di!e todo, parte, ansia, di!e casi, por no llorar& Vue es Cerdad que suDrJ en aquel Iospital que queda al lado y estH bien y estH mal Iaber mirado de aba!o para arriba mi organismo& $e gustarH CiCir siempre, asJ Duese de barriga, porque, como iba diciendo y lo repito, NtHnta Cida y !amHsF NA tHntos aMos, y siempre, mucIo siempre, siempre siempreF
288

CO"*IA"/A E" EL A"TEOJO< "7 E" EL OJO8

-onDianza en el anteo!o, nó en el o!oG en la escalera, nunca en el peldaMoG en el ala, nó en el aCe y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo& -onDianza en la maldad, nó en el malCadoG en el Caso, mas nunca en el licorG en el cadHCer, no en el Iombre y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo& -onDianza en mucIos, pero ya no en unoG en el cauce, !amHs en la corrienteG en los calzones, no en las piernas y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo& -onDianza en la Centana, no en la puertaG en la madre, mas no en los nueCe mesesG en el destino, no en el dado de oro, y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo&

289

!OS "I>OS A"3ELA"TES

0o& 0o tienen tamaMo sus tobillosG no es su espuela suaCJsima, que da en las dos me!illas& Es la Cida no mHs, de bata y yugo& 0o& 0o tiene plural su carca!ada, ni por Iaber salido de un molusco perpetuo, aglutinante, ni por Iaber entrado al mar descalza, es la que piensa y marcIa, es la Dinita& Es la Cida no mHsG sólo la Cida& "o sE, lo intuyo cartesiano, autómata, moribundo, cordial, en Din, esplEndido& 0ada Iay sobre la ce!a cruel del esqueletoG nada, entre lo que dio y tomó con guante la paloma, y con guante, la eminente lombriz aristotElicaG nada delante ni detrHs del yugoG nada de mar en el ocEano y nada en el orgullo graCe de la cElula& (ólo la CidaG asJL cosa braCJsima& >lenitud ineQtensa, alcance abstracto, Centuroso, de IecIo, glacial y arrebatado, de la llamaG Dreno del Dondo, rabo de la Dorma& >ero aquello para lo cual nacJ CentilHndome y crecJ con aDecto y drama propios, mi traba!o reIúsalo, mi sensación y mi arma lo inColucran&
295

Es la Cida y no mHs, Dundada, escEnica& A por este rumbo, su serie de órganos eQtingue mi alma y por este indecible, endemoniado cielo, mi maquinaria da silbidos tEcnicos, paso la tarde en la maMana triste y me esDuerzo, palpito, tengo DrJo&

291

OTRO POCO !E CALMA< CAMARA!A8

*tro poco de calma, camaradaG un mucIo inmenso, septentrional, completo, Deroz, de calma cIica, al serCicio menor de cada triunDo y en la audaz serCidumbre del Dracaso& Embriaguez te sobra, y no Iay tanta locura en la razón, como este tu raciocinio muscular, y no Iay mHs racional error que tu eQperiencia& >ero, Iablando mHs claro y pensHndolo en oro, eres de acero, a condición que no seas tonto y reIúses entusiasmarte por la muerte tHnto y por la Cida, con tu sola tumba& 0ecesario es que sepas contener tu Columen sin correr, sin aDligirte, tu realidad molecular entera y mHs allH, la marcIa de tus CiCas y mHs acH, tus mueras legendarios& Eres de acero, como dicen, con tal que no tiembles y no Cayas a reCentar, compadre de mi cHlculo, enDHtico aIi!ado de mis sales luminosasF ,nda, no mHsG resuelCe, considera tu crisis, suma, sigue,
292

tH!ala, bH!ala, H!alaG el destino, las energJas Jntimas, los catorce CersJculos del panL NcuHntos diplomas y poderes, al borde DeIaciente de tu arranqueF N-uHnto detalle en sJntesis, contigoF N-uHnta presión idEntica, a tus piesF N-uHnto rigor y cuHnto patrocinioF Es idiota ese mEtodo de padecimiento, esa luz modulada y Cirulenta, si con sólo la calma Iaces seMales serias, caracterJsticas, Datales& amos a Cer, IombreG cuEntame lo que me pasa, que yo, aunque grite, estoy siempre a tus órdenes&

297

ESTO8

Esto sucedió entre dos pHrpadosG temblE en mi Caina, colErico, alcalino, parado !unto al lúbrico equinoccio, al pie del DrJo incendio en que me acabo& 1esbalón alcalino, Coy diciendo, mHs acH de los a!os, sobre el sentido almJbar, mHs adentro, muy mHs, de las Ierrumbres, al ir el agua y al ColCer la ola& 1esbalón alcalino tambiEn y grandemente, en el monta!e colosal del cielo& NVuE Cenablos y Iarpones lanzarE, si muero en mi CaynaG darE en Io!as de plHtano sagrado mis cinco Iuesecillos subalternos, y en la mirada, la mirada mismaF ('icen que en los suspiros se ediDican entonces acordeones óseos, tHctilesG dicen que cuando mueren asJ los que se acaban, NayF mueren Duera del relo!, la mano agarrada a un zapato solitario) -omprendiEndolo y todo, coronel y todo, en el sentido llorante de esta Coz, me Iago doler yo mismo, eQtraigo tristemente, por la nocIe, mis uMasG luego no tengo nada y Iablo solo, reCiso mis semestres y para IencIir mi CErtebra, me toco&

298

AL CAVILAR E" LA VI!A< AL CAVILAR8 ,1 caCilar en la Cida, al caCilar despacio en el esDuerzo del torrente, aliCia, oDrece asiento el eQistir, condena a muerteG enCuelto en trapos blancos cae, cae planetariamente el claCo IerCido en pesadumbreG caeF (,critud oDicial, la de mi izquierdaG Cie!o bolsillo, en sJ considerada, esta derecIa&) N4odo estH alegre, menos mi alegrJa y todo, largo, menos mi candor, mi incertidumbreF , !uzgar por la Dorma, no obstante, Coy de Drente, co!eando antiguamente, y olCido por mis lHgrimas mis o!os ($uy interesante) y subo Iasta mis pies desde mi estrella& 4e!oG de Iaber Iilado, IEme te!iendo& 6usco lo que me sigue y se me esconde entre arzobispos, por deba!o de mi alma y tras del Iumo de mi aliento& 4al era la sensual desolación de la cabra doncella que ascendJa, eQIalando petróleos DatJdicos, ayer domingo en que perdJ mi sHbado& 4al es la muerte, con su audaz marido&

299

:.ISIERA 3O6 SER *ELI/ !E B.E"A ,A"A8 Vuisiera Ioy ser Deliz de buena gana, ser Deliz y portarme Drondoso de preguntas, abrir por temperamento de par en par mi cuarto, como loco, y reclamar, en Din, en mi conDianza DJsica acostado, sólo por Cer si quieren, sólo por Cer si quieren probar de mi espontHnea posición, reclamar, Coy diciendo, por quE me dan asJ tHnto en el alma& >ues quisiera en sustancia ser dicIoso, obrar sin bastón, laica Iumildad, ni burro negro& ,sJ las sensaciones de este mundo, los cantos sub!untiCos, & el lHpiz que perdJ en mi caCidad y mis amados órganos de llanto& )ermano persuasible, camarada, padre por la grandeza, Ii!o mortal, amigo y contendor, inmenso documento de 'arWinL ?a quE Iora, pues, CendrHn con mi retratoK ?, los gocesK ?,caso sobre goce amorta!adoK ?$Hs tempranoK ?VuiEn sabe, a las porDJasK , las misericordias, camarada, Iombre mJo en recIazo y obserCación, Cecino en cuyo cuello enorme sube y ba!a, al natural, sin Iilo, mi esperanza&&&

29%

LOS ".EVE MO"STR.OS

., desgraciadamente, el dolor crece en el mundo a cada rato, crece a treinta minutos por segundo, paso a paso, y la naturaleza del dolor, es el dolor dos Ceces y la condición del martirio, carnJCora, Coraz, es el dolor dos Ceces y la Dunción de la yerba purJsima, el dolor dos Ceces y el bien de sEr, dolernos doblemente& +amHs, Iombres Iumanos, Iubo tHnto dolor en el pecIo, en la solapa, en la cartera, en el Caso, en la carnicerJa, en la aritmEticaF +amHs tHnto cariMo doloroso, !amHs tan cerca arremetió lo le!os, !amHs el Duego nunca !ugó me!or su rol de DrJo muertoF +amHs, seMor ministro de salud, Due la salud mHs mortal y la migraMa eQtra!o tHnta Drente de la DrenteF A el mueble tuCo en su ca!ón, dolor, el corazón, en su ca!ón, dolor, la lagarti!a, en su ca!ón, dolor& -rece la desdicIa, Iermanos Iombres, mHs pronto que la mHquina, a diez mHquinas, y crece con la res de 1ousseau, con nuestras barbasG crece el mal por razones que ignoramos y es una inundación con propios lJquidos, con propio barro y propia nube sólidaF .nCierte el suDrimiento posiciones, da Dunción en que el Iumor acuoso es Certical
29:

al paCimento, el o!o es Cisto y esta ore!a oJda, y esta ore!a da nueCe campanadas a la Iora del rayo, y nueCe carca!adas a la Iora del trigo, y nueCe sones Iembras a la Iora del llanto, y nueCe cHnticos a la Iora del Iambre y nueCe truenos y nueCe lHtigos, menos un grito& El dolor nos agarra, Iermanos Iombres, por detrHs, de perDil, y nos aloca en los cinemas, nos claCa en los gramóDonos, nos desclaCa en los lecIos, cae perpendicularmente a nuestros boletos, a nuestras cartasG y es muy graCe suDrir, puede uno orar&&& >ues de resultas del dolor, Iay algunos que nacen, otros crecen, otros mueren, y otros que nacen y no mueren, otros que sin Iaber nacido, mueren, y otros que no nacen ni mueren (son los mHs) A tambiEn de resultas del suDrimiento, estoy triste Iasta la cabeza, y mHs triste Iasta el tobillo, de Cer al pan, cruciDicado, al nabo, ensangrentado, llorando, a la cebolla, al cereal, en general, Iarina, a la sal, IecIa polCo, al agua, Iuyendo, al Cino, un ecceOIomo, tan pHlida a la nieCe, al sol tan ardioF N-ómo, Iermanos Iumanos, no deciros que ya no puedo y ya no puedo con tHnto ca!ón, tHnto minuto, tHnta
298

lagarti!a y tHnta inCersión, tHnto le!os y tHnta sed de sedF (eMor $inistro de (aludL ?quE IacerK N,IF desgraciadamente, Iombres Iumanos, Iay, Iermanos, mucIJsimo que Iacer&

299

ME VIE"E< 3A6 !;AS< ."A ,A"A .B=RRIMA< POL;TICA'''

$e Ciene, Iay dJas, una gana ubErrima, polJtica, de querer, de besar al cariMo en sus dos rostros, y me Ciene de le!os un querer demostratiCo, otro querer amar, de grado o Duerza, al que me odia, al que rasga su papel, al mucIacIito, a la que llora por el que lloraba, al rey del Cino, al esclaCo del agua, al que ocultóse en su ira, al que suda, al que pasa, al que sacude su persona en mi alma& A quiero, por lo tanto, acomodarle al que me Iabla, su trenzaG sus cabellos, al soldadoG su luz, al grandeG su grandeza, al cIico& Vuiero plancIar directamente un paMuelo al que no puede llorar y, cuando estoy triste o me duele la dicIa, remendar a los niMos y a los genios& Vuiero ayudar al bueno a ser su poquillo de malo y me urge estar sentado a la diestra del zurdo, y responder al mudo, tratando de serle útil en todo lo que puedo y tambiEn quiero mucIJsimo laCarle al co!o el pie, y ayudarle a dormir al tuerto próQimo& N,I querer, Este, el mJo, Este, el mundial, interIumano y parroquial, proCectoF $e Ciene a pelo, desde el cimiento, desde la ingle pública, y, Ciniendo de le!os, da ganas de besarle la buDanda al cantor, y al que suDre, besarle en su sartEn,
2%5

al sordo, en su rumor craneano, impHCidoG al que me da lo que olCidE en mi seno, en su 'ante, en su -Iaplin, en sus Iombros& Vuiero, para terminar, cuando estoy al borde cElebre de la Ciolencia o lleno de pecIo el corazón, querrJa ayudar a reJr al que sonrJe, ponerle un pa!arillo al malCado en plena nuca, cuidar a los enDermos enDadHndolos, comprarle al Cendedor, ayudarle a matar al matador Rcosa terribleR y quisiera yo ser bueno conmigo en todo&

2%1

SERMO" SOBRE LA M.ERTE

A, en Din, pasando luego al dominio de la muerte, que actúa en escuadrón, preCio corcIete, pHrraDo y llaCe, mano grande y diEresis, ?a quE el pupitre asirioK ?a quE el cristiano púlpito, el intenso !alón del mueble CHndalo o, todaCJa menos, este esdrú!ulo retiroK ?Es para terminar, maMana, en prototipo del alarde DHlico, en diabetis y en blanca Cacinica, en rostro geomEtrico, en diDunto, que se Iacen menester sermón y almendras, que sobran literalmente patatas y este espectro DluCial en que arde el oro y en que se quema el precio de la nieCeK ?Es para eso, que morimos tHntoK ?>ara sólo morir, tenemos que morir a cada instanteK ?A el pHrraDo que escriboK ?A el corcIete deJsta que enarboloK ?A el escuadrón en que Dalló mi cascoK ?A la llaCe que Ca a todas las puertasK ?A la Dorense diEresis, la mano, mi patata y mi carne y mi contradicción ba!o la sHbanaK "oco de mJ, loCo de mJ, cordero de mJ, sensato, caballJsimo de mJF N>upitre, sJ, toda la CidaG púlpito, tambiEn, toda la muerteF (ermón de la barbarieL estos papelesG esdrú!ulo retiroL este pelle!o&
2%2

'e esta suerte, cogitabundo, aurJDero, brazudo, deDenderE mi presa en dos momentos, con la Coz y tambiEn con la laringe, y del olDato DJsico con que oro y del instinto de inmoCilidad con que ando, me IonrarE mientras CiCa RIay que decirloG se enorgullecerHn mis moscardones, porque, al centro, estoy yo, y a la derecIa, tambiEn, y, a la izquierda, de igual modo&

2%7

CO"SI!ERA"!O E" *R;O< IMPARCIALME"TE'''

-onsiderando en DrJo, imparcialmente, que el Iombre es triste, tose y, sin embargo, se complace en su pecIo coloradoG que lo único que Iace es componerse de dJasG que es lóbrego mamJDero y se peina&&& -onsiderando que el Iombre procede suaCemente del traba!o y repercute !eDe, suena subordinadoG que el diagrama del tiempo es constante diorama en sus medallas y, a medio abrir, sus o!os estudiaron, desde le!anos tiempos, su Dórmula DamElica de masa&&& -omprendiendo sin esDuerzo que el Iombre se queda, a Ceces, pensando, como queriendo llorar, y, su!eto a tenderse como ob!eto, se Iace buen carpintero, suda, mata y luego canta, almuerza, se abotona&&& -onsiderando tambiEn que el Iombre es en Cerdad un animal y, no obstante, al Coltear, me da con su tristeza en la cabeza&&& EQaminando, en Din, sus encontradas piezas, su retrete, su desesperación, al terminar su dJa atroz, borrHndolo&&& -omprendiendo
2%8

que El sabe que le quiero, que le odio con aDecto y me es, en suma, indiDerente&&& -onsiderando sus documentos generales y mirando con lentes aquel certiDicado que prueba que nació muy pequeMito&&& le Iago una seMa, Ciene, y le doy un abrazo, emocionado& NVuE mas daF Emocionado&&& Emocionado&&&

2%9

,.ITARRA El placer de suDrir, de odiar, me tiMe la garganta con plHsticos Cenenos, mas la cerda que implanta su orden mHgico, su grandeza taurina, entre la prima y la seQta y la octaCa mendaz, las suDre todas& El placer de suDrir&&& ?VuiEnK ?a quiEnK ?quiEn, las muelasK ?a quiEn la sociedad, los carburos de rabia de la encJaK ?-ómo ser y estar, sin darle cólera al CecinoK ales mHs que mi número, Iombre solo, y Calen mHs que todo el diccionario, con su prosa en Cerso, con su Cerso en prosa, tu Dunción Hguila, tu mecanismo tigre, blando pró!imo& El placer de suDrir, de esperar esperanzas en la mesa, el domingo con todos los idiomas, el sHbado con Ioras cIinas, belgas, la semana, con dos escupita!os& El placer de esperar en zapatillas, de esperar encogido tras de un Cerso, de esperar con pu!anza y mala poMaG el placer de suDrirL zurdazo de Iembra muerta con una piedra en la cintura y muerta entre la cuerda y la guitarra, llorando dJas y cantando meses&
2%%

A"IVERSARIO

N-uHnto catorce Ia Iabido en la eQistenciaF NVuE crEditos con bruma, en una esquinaF NVuE diamante sintEtico, el del cascoF N-uHnta mHs dulcedumbre a lo largo, mHs Ionda superDicieL NcuHnto catorce Ia Iabido en tan poco unoF NVuE deber, quE cortar y quE ta!o, de memoria a memoria, en la pestaMaF N-uanto mHs amarillo, mHs granateF N-uHnto catorce en un solo catorceF ,cordeón de la tarde, en esa esquina, piano de la maMana, aquella tardeG clarJn de carne, tambor de un solo palo, guitarra sin cuarta NcuHnta quinta, y cuHnta reunión de amigos tontos y quE nido de tigres el tabacoF N-uHnto catorce Ia Iabido en la eQistenciaF ?VuE te dirE aIora, quince Deliz, a!eno, quince de otrosK 0ada mHs que no crece ya el cabello, que Ian Cenido por las cartas, que me brillan los seres que Ie parido, que no Iay nadie en mi tumba y que me Ian conDundido con mi llanto& N-uHnto catorce Ia Iabido en la eQistenciaF
2%:

PARA!O E" ."A PIE!RA8

>arado en una piedra, desocupado, astroso, espeluznante, a la orilla del (ena, Ca y Ciene& 'el rJo brota entonces la conciencia, con peciolo y rasguMos de Hrbol HCidoL del rJo sube y ba!a la ciudad, IecIa de lobos abrazados& El parado la Ce yendo y Ciniendo, monumental, lleCando sus ayunos en la cabeza cóncaCa, en el pecIo sus pio!os purJsimos y aba!o su pequeMo sonido, el de su pelCis, callado entre dos grandes decisiones, y aba!o, mHs aba!o, un papelito, un claCo, una cerilla&&& NBste es, traba!adores, aquel que en la labor sudaba para aDuera, que suda Ioy para adentro su secreción de sangre reIusadaF #undidor del caMón, que sabe cuHntas zarpas son acero, te!edor que conoce los Iilos positiCos de sus Cenas, albaMil de pirHmides, constructor de descensos por columnas serenas, por Dracasos triunDales, parado indiCidual entre treinta millones de parados, andante en multitud, NquE salto el retratado en su talón y quE Iumo el de su boca ayuna, y cómo su talle incide, canto a canto, en su Ierramienta atroz, parada, y quE idea pie dolorosa CHlCula en su pómuloF
2%8

4ambiEn parado el Iierro Drente al Iorno, paradas las semillas con sus sumisas sJntesis al aire, parados los petróleos coneQos, parada en sus autEnticos apóstroDes la luz, parados de crecer los laureles, paradas en un pie las aguas móCiles y Iasta la tierra misma, parada de estupor ante este paro, NquE salto el retratado en su tendonesF NquE transmisión entablan sus cien pasosF Ncómo cIilla el motor en su tobilloF Ncómo gruMe el relo!, paseHndose impaciente a sus espaldasF Ncómo oye deglutir a los patrones el trago que le Dalta, camaradas, y el pan que se equiCoca de saliCa, y, oyEndolo, sintiEndolo, en plural, Iumanamente, Ncómo claCa el relHmpago su Duerza sin cabeza en su cabezaF y lo que Iacen, aba!o, entonces, NayF mHs aba!o, camaradas, el papelucIo, el claCo, la cerilla, el pequeMo sonido, el pio!o padreF

2%9

VA CORRIE"!O< A"!A"!O< 3.6E"!O…

a corriendo, andando, Iuyendo de sus pies&&& a con dos nubes en su nube, sentado apócriDo, en la mano insertos sus tristes paras, sus entonces Dúnebres& -orre de todo, andando entre protestas incolorasG Iuye subiendo, Iuye ba!ando, Iuye a paso de sotana, Iuye alzando al mal en brazos, Iuye directamente a sollozar a solas& ,donde Caya, le!os de sus Dragosos, cHusticos talones, le!os del aire, le!os de su Cia!e, a Din de Iuir, Iuir y Iuir y Iuir de sus pies RIombre en dos pies, parado de tHnto IuirR IabrH sed de correr& NA ni el Hrbol, si endosa Iierro de oroF NA ni el Iierro, si cubre su Io!arascaF 0ada, sino sus pies, nada sino su breCe caloDrJo, sus paras CiCos, sus entonces CiCos&&&

2:5

POR ÚLTIMO< SI" ESE B.E" AROMA S.CESIVO8

>or último, sin ese buen aroma sucesiCo, sin El, sin su cuociente melancólico, cierra su manto mi Centa!a suaCe, mis condiciones cierran sus ca!itas& N,y, cómo la sensación arruga tHntoF Nay, cómo una idea Di!a me Ia entrado en una uMaF ,lbino, Hspero, abierto, con temblorosa IectHrea, mi deleite cae Ciernes, mas mi triste tristumbre se compone de cólera y tristeza y, a su borde arenoso e indoloro, la sensación me arruga, me arrincona& "adrones de oro, CJctimas de plataL el oro que robara yo a mis CJctimas, Nrico de mJ olCidHndoloF la plata que robara a mis ladrones, Npobre de mJ olCidHndoloF EQecrable sistema, clima en nombre del cielo, del bronquio y la quebrada, la cantidad enorme de dinero que cuesta el ser pobre&&&

2:1

PIE!RA "E,RA SOBRE ."A PIE!RA BLA"CA

$e morirE en >arJs con aguacero, un dJa del cual tengo ya el recuerdo& $e morirE en >arJs Ry no me corroR talCez un !ueCes, como es Ioy, de otoMo& +ueCes serH, porque Ioy, !ueCes, que proso estos Cersos, los Iúmeros me Ie puesto a la mala y, !amHs como Ioy, me Ie Cuelto, con todo mi camino, a Cerme solo& -Esar alle!o Ia muerto, le pegaban todos sin que El les Iaga nadaG le daban duro con un palo y duro tambiEn con una sogaG son testigos los dJas !ueCes y los Iuesos Iúmeros, la soledad, la lluCia, los caminos&&&

2:2

POEMA PARA SER LE;!O 6 CA"TA!O

(E que Iay una persona que me busca en su mano, dJa y nocIe, encontrHndome, a cada minuto, en su calzado& ?.gnora que la nocIe estH enterrada con espuelas detrHs de la cocinaK (E que Iay una persona compuesta de mis partes, a la que integro cuando Ca mi talle cabalgando en su eQacta piedrecilla& ?.gnora que a su coDre no ColCerH moneda que salió con su retratoK (E el dJa, pero el sol se me Ia escapadoG sE el acto uniCersal que Iizo en su cama con a!eno Calor y esa agua tibia, cuya superDicial Drecuencia es una mina& ?4an pequeMa es, acaso, esa persona, que Iasta sus propios pies asJ la pisanK 2n gato es el lindero entre ella y yo, al lado mismo de su tasa de agua& "a Ceo en las esquinas, se abre y cierra su Ceste, antes palmera interrogante&&& ?VuE podrH Iacer sino cambiar de llantoK >ero me busca y busca& NEs una IistoriaF

2:7

!E !IST.RBIO E" !IST.RBIO8

'e disturbio en disturbio subes a acompaMarme a estar soloG yo lo comprendo andando de puntillas, con un pan en la mano, un camino en el pie y Iaciendo, negro Iasta sacar espuma, mi perDil su papel espeluznante& Aa IabJas disparado para atrHs tu Ciolencia neumHtica, otra Epoca, mas luego me sostienes aIora en brazo de Ionra Dúnebre y sostienes el rumbo de las cosas en brazo de Ionra Dúnebre, la muerte de las cosas resumida en brazo de Ionra Dúnebre& >ero, realmente y puesto que tratamos de la Cida, cuando el IecIo de entonces ecIe crin en tu mano, al seguir tu rumor como regando, cuando suDras en suma de Sanguro, olCJdame, sostenme todaCJa, compaMero de cantidad pequeMa, azotado de DecIas con espinas, olCJdame y sostenme por el pecIo, !umento que te paras en dos para abrazarmeG duda de tu eQcremento unos segundos, obserCa cómo el aire empieza a ser el cielo leCantHndose, Iombrecillo, Iombrezuelo, Iombre con taco, quiEreme, acompHMame&&& 4en presente que un dJa Ia de cantar un mirlo de sotana sobre mi tonelada ya desnuda& (-antó un mirlo lleCando las cintas de mi gramo entre su pico)
2:8

)a de cantar calzado de este sollozo innato, Iombre con taco, y, simultHnea, doloridamente, Ia de cantar calzado de mi paso, y no oJrlo, Iombrezuelo, serH malo, serH denuesto y Io!a, pesadumbre, trenza, Iumo quieto& >erro parado al borde de una piedra es el Cuelo en su curCaG tambiEn tenlo presente, Iombrón Iasta arriba& 4e lo recordarHn el peso ba!o, de ribera adCersa, el peso temporal, de gran silencio, mHs eso de los meses y aquello que regresa de los aMos&

2:9

I"TE"SI!A! 6 ALT.RA

Vuiero escribir, pero me sale espuma, quiero decir mucIJsimo y me atolloG no Iay ciDra Iablada que no sea suma, no Iay pirHmide escrita, sin cogollo& Vuiero escribir, pero me siento pumaG quiero laurearme, pero me encebollo& 0o Iay toz Iablada, que no llegue a bruma, no Iay dios ni Ii!o de dios, sin desarrollo& Hmonos, pues, por eso, a comer yerba, carne de llanto, Druta de gemido, nuestra alma melancólica en conserCa& HmonosF HmonosF Estoy IeridoG Hmonos a beber lo ya bebido, CHmonos, cuerCo, a Decundar tu cuerCa&

2:%

9!E P.RO CALOR TE",O *R;O8

N'e puro calor tengo DrJo, Iermana EnCidiaF "amen mi sombra leones y el ratón me muerde el nombre, Nmadre alma mJaF N,l borde del Dondo Coy, cuMado icioF "a oruga taMe su Coz, y la Coz taMe su oruga, Npadre cuerpo mJoF NEstH de Drente mi amor, nieta >alomaF 'e rodillas, mi terror y de cabeza, mi angustia, Nmadre alma mJaF )asta que un dJa sin dos, esposa 4umba, mi último Iierro dE el son de una CJbora que duerme, Npadre cuerpo mJoF &&&

2::

." PILAR SOPORTA"!O CO"S.ELOS8

2n pilar soportando consuelos, pilar otro, pilar en duplicado, pilaroso y como nieto de una puerta oscura& 1uido perdido, el uno, oyendo, al borde del cansancioG bebiendo, el otro, dos a dos, con asas& ?.gnoro acaso el aMo de este dJa, el odio de este amor, las tablas de esta DrenteK ?.gnoro que esta tarde cuesta dJasK ?.gnoro que !amHs se dice TnuncaU, de rodillasK "os pilares que Ci me estHn oyendoG otros pilares son, doses y nietos tristes de mi pierna& N"o digo en cobre americano, que le debe a la plata tHnto DuegoF -onsolado en terceras nupcias, pHlido, nacido, Coy a cerrar mi pila bautismal, esta Cidriera, este susto con tetas, este dedo en capilla, corazónmente unido a mi esqueleto&

2:8

CALOR< CA"SA!O VO6 CO" MI ORO< A !O"!E8

-alor, cansado Coy con mi oro, a donde acaba mi enemigo de quererme& N-Zest (eptembre attiEdi, por ti, #ebreroF Es como si me Iubieran puesto aretes& >arJs, y 8, y 9, y la ansiedad colgada, en el calor, de mi IecIo muerto& N-Zest >arJs, reine du mondeF Es como si se Iubieran orinado& )o!as amargas de mensual tamaMo y Io!as del "uQemburgo polCorosas& N-Zest lZEtE, por ti, inCierno de alta pleuraF Es como si se Iubieran dado Cuelta& -alor, >arJs, *toMo, NcuHnto estJo en medio del calor y de la urbeF N-Zest la Cie, mort de la $ortF Es como si contaran mis pisadas& NEs como si me Iubieran puesto aretesF NEs como si se Iubieran orinadoF NEs como si te Iubieras dado CueltaF NEs como si contaran mis pisadasF

2:9

PA"TE7"

)e Cisto ayer sonidos generales, mortuoriamente, puntualmente ale!arse, cuando oJ desprenderse del ocaso tristemente, eQactamente un arco, un arcoJris& i el tiempo generoso del minuto, inDinitamente atado locamente al tiempo grande, pues que estaba la Iora suaCemente, premiosamente IencIida de dos Ioras& 'e!ose comprender, llamar, la tierra terrenalmenteG negose brutalmente, asJ a mi Iistoria, y si Ci, que me escucIen, pues, en bloque, si toquE esta mecHnica, que Cean lentamente, despacio, Corazmente, mis tinieblas& A si Ci en la lesión de la respuesta, claramente, la lesión mentalmente de la incógnita, si escucIE, si pensE en mis Centanillas nasales, Dunerales, temporales, Draternalmente, piadosamente ecIadme a los DilósoDos& $as no mHs inDleQión precipitada en canto llano, y no mHs
285

el Iueso colorado, el son del alma tristemente erguida ecuestremente en mi espinazo, ya que, en suma, la Cida es implacablemente, imparcialmente Iorrible, estoy seguro&

281

:.E!EME A CALE"TAR LA TI"TA E" :.E ME A3O,O8

Vuedeme a calentar la tinta en que me aIogo y a escucIar mi caCerna alternatiCa, nocIes de tacto, dJas de abstracción& (e estremeció la incógnita en mi amJgdala y cru!J de una anual melancolJa, nocIes de sol, dJas de luna, ocasos de >arJs& A todaCJa, Ioy mismo, al atardecer, digiero sacratJsimas constancias, nocIes de madre, dJas de biznieta bicolor, Coluptuosa, urgente, linda& A aun alcanzo, llego Iasta mJ en aCión de dos asientos, ba!o la maMana domEstica y la bruma que emergió eternamente de un instante& A todaCJa, aun aIora, al cabo del cometa en que Ie ganado mi bacilo Deliz y doctoral, Ie aquJ que caliente, oyente, tierro, sol y luno, incógnito atraCieso el cementerio, tomo a la izquierda, Iiendo la yerba con un par de endecasJlabos, aMos de tumba, litros de inDinito, tinta, pluma, ladrillos y perdones&

282

ACABA !E PASAR EL :.E VE"!R+8

,caba de pasar el que CendrH proscrito, a sentarse en mi triple desarrolloG acaba de pasar criminalmente& ,caba de sentarse mHs acH, a un cuerpo de distancia de mi alma, el que Cino en un asno a enDlaquecermeG acaba de sentarse de pie, lJCido& ,caba de darme lo que estH acabado, el calor del Duego y el pronombre inmenso que el animal crió ba!o su cola& ,caba de eQpresarme su duda sobre Iipótesis le!anas que El ale!a, aún mHs, con la mirada& ,caba de Iacer al bien los Ionores que le tocan en Cirtud del inDame paquidermo, por lo soMado en mi y en El matado& ,caba de ponerme (no Iay primera) su segunda aDliQión en plenos lomos y su tercer sudor en plena lHgrima& ,caba de pasar sin Iaber Cenido&

287

LA R.E!A !EL 3AMBRIE"TO

>or entre mis propios dientes salgo Iumeando, dando Coces, pu!ando, ba!Hndome los pantalones&&& Hca mi estómago, CHca mi yeyuno, la miseria me saca por entre mis propios dientes, cogido con un palito por el puMo de la camisa& 2na piedra en que sentarme ?no IabrH aIora para mJK ,ún aquella piedra en que tropieza la mu!er que Ia dado a luz, la madre del cordero, la causa, la raJz, ?Esa no IabrH aIora para mJK N(iquiera aquella otra, que Ia pasado agacIHndose por mi almaF (iquiera la calcHrida o la mala (Iumilde ocEano) o la que ya no sirCe ni para ser tirada contra el Iombre NEsa dHdmela aIora para mJF (iquiera la que Iallaren atraCesada y sola en un insulto, NEsa dHdmela aIora para mJF (iquiera la torcida y coronada, en que resuena solamente una Cez el andar de las rectas conciencias, o, al menos, esa otra, que arro!ada en digna curCa, Ca a caer por sJ misma, en proDesión de entraMa Cerdadera, NEsa dHdmela aIora para mJF 2n pedazo de pan, tampoco IabrH para mJK Aa no mHs Ie de ser lo que siempre Ie de ser, pero dadme una piedra en que sentarme,
288

pero dadme, por DaCor, un pedazo de pan en que sentarme, pero dadme en espaMol algo, en Din, de beber, de comer, de CiCir, de reposarse y despuEs me irE&&& )alló una eQtraMa Dorma, estH muy rota y sucia mi camisa y ya no tengo nada, esto es Iorrendo&

289

LA VI!A< ESTA VI!A8

"a Cida, esta Cida me placJa, su instrumento, esas palomas&&& $e placJa escucIarlas gobernarse en lontananza, adCenir naturales, determinado el número, y e!ecutar, según sus aDlicciones, sus dianas de animales& Encogido, oJ desde mis Iombros su sosegada producción, caCe los albaMales sesgar sus trece Iuesos, dentro Cie!o tornillo IincIarse el plomo& (us pau!iles picos, pareadas palomitas, las póbridas, Io!eHndose los IJgados, sobrinas de la nube&&& idaF idaF Bsta es la CidaF 3urear su tradición ro!o les era, ro!o moral, palomas Cigilantes, talCez ro!o de Ierrumbre, si caJan entonces azulmente& (u elemental cadena, sus Cia!es de indiCiduales pH!aros Cia!eros, ecIaron Iumo denso, pena DJsica, pórtico inDluyente& >alomas saltando, indelebles palomas olorosas, manDeridas CenJan, adCenJan por azarosas CJas digestiCas, a contarme sus cosas DosDorosas, pH!aros de contar,
28%

pH!aros transitiCos y ore!ones&&& 0o escucIarE ya mHs desde mis Iombros Iuesudo, enDermo, en cama, e!ecutar sus dianas de animales&&& $e doy cuenta&

28:

PALMAS 6 ,.ITARRA

,Iora, entre nosotros, aquJ, Cen conmigo, trae por la mano a tu cuerpo y cenemos !untos y pasemos un instante la Cida a dos Cidas y dando una parte a nuestra muerte& ,Iora, Cen contigo, Iazme el DaCor de que!arte en mi nombre y a la luz de la nocIe teneblosa en que traes a tu alma de la mano y Iuimos en puntillas de nosotros& en a mJ, sJ, y a ti, sJ, con paso par, a Cemos a los dos con paso impar, marcar el paso de la despedida& N)asta cuando ColCamosF N)asta la CueltaF N)asta cuando leamos, ignorantesF N)asta cuando ColCamos, despidHmonosF ?VuE me importan los DusilesK, escúcIameG escúcIame, ?quE impórtanme, si la bala circula ya en el rango de mi DirmaK ?VuE te importan a ti las balas, si el Dusil estH Iumeando ya en tu olorK )oy mismo pesaremos en los brazos de un ciego nuestra estrella y, una Cez que me cantes, lloraremos& )oy mismo, Iermosa, con tu paso par y tu conDianza a que llegó mi alarma, saldremos de nosotros, dos a dos& N)asta cuando seamos ciegosF N)asta que lloremos de tHnto ColCerF
288

,Iora, entre nosotros, trae por la mano a tu dulce persona!e y cenemos !untos y pasemos un instante la Cida a dos Cidas y dando una parte a nuestra muerte& ,Iora, Cen contigo, Iazme el DaCor de cantar algo y de tocar en tu alma, Iaciendo palmas& N)asta cuando ColCamosF N)asta entoncesF N)asta cuando partamos, despidHmonosF

289

?:.= ME !A< :.E ME A/OTO CO" LA L;"EA8

?VuE me da, que me azoto con la lJnea y creo que me sigue, al trote, el puntoK ?VuE me da, que me Ie puesto en los Iombros un IueCo en Cez de un mantoK ?VuE me Ia dado, que CiCoK ?VuE me Ia dado, que mueroK ?VuE me da, que tengo o!osK ?VuE me da, que tengo almaK ?VuE me da, que se acaba en mJ mi pró!imo y empieza en mi carrillo el rol del CientoK ?VuE me Ia dado, que cuento mis dos lHgrimas, sollozo tierra y cuelgo el IorizonteK ?VuE me Ia dado, que lloro de no poder llorar y rJo de lo poco que Ie reJdoK ?VuE me da, que ni CiCo ni mueroK

295

O6E A T. MASA< A T. COMETA< ESCÚC3ALOS@ "O ,IMAS''''''

*ye a tu masa, a tu cometa, escúcIalosG no gimas&&& de memoria, graCJsimo cetHceoG oye a la túnica en que estHs dormido, oye a tu desnudez, dueMa del sueMo& 1elHtate agarrHndote de la cola del Duego y a los cuernos en que acaba la crin su atroz carreraG rómpete, pero en cJrculosG Dórmate, pero en columnas combasG descrJbete atmosDErico, sEr de Iumo, a paso redoblado de esqueleto& ?"a muerteK N*ponle todo su CestidoF ?"a CidaK N*ponle parte de tu muerteF 6estia dicIosa, piensaG dios desgraciado, quJtate la Drente& "uego, Iablaremos&

291

96 SI !ESP.=S !E TA"TAS PALABRAS'''

NA si despuEs de tantas palabras, no sobreCiCe la palabraF N(i despuEs de las alas de los pH!aros, no sobreCiCe el pH!aro paradoF N$Hs CaldrJa, en Cerdad, que se lo coman todo y acabemosF N)aber nacido para CiCir de nuestra muerteF N"eCantarse del cielo Iacia la tierra por sus propios desastres y espiar el momento de apagar con su sombra su tinieblaF N$Hs CaldrJa, Drancamente, que se lo coman todo y quE mHs da&&&F NA si despuEs de tanta Iistoria, sucumbimos, no ya de eternidad, sino de esas cosas sencillas, como estar en la casa o ponerse a caCilarF NA si luego encontramos, de buenas a primeras, que CiCimos, a !uzgar por la altura de los astros, por el peine y las mancIas del paMueloF N$Hs CaldrJa, en Cerdad, que se lo coman todo, desde luegoF (e dirH que tenemos en uno de los o!os mucIa pena y tambiEn en el otro, mucIa pena y en los dos, cuando miran, mucIa pena&&& Entonces&&& N-laroF&&& Entonces&&& Nni palabraF

292

PAR;S< OCT.BRE (902

'e todo esto yo soy el único que parte& 'e este banco me Coy, de mis calzones, de mi gran situación, de mis acciones, de mi número Iendido parte a parte, de todo esto yo soy el único que parte& 'e los -ampos ElJseos al dar Cuelta la eQtraMa calle!uela de la luna, mi deDunción se Ca, parte de mi cuna, y, rodeada de gente, sola, suelta, mi seme!anza Iumana dase Cuelta y despacIa sus sombras una a una& A me ale!o de todo, porque todo se queda para Iacer la coartadaL mi zapato, su o!al, tambiEn su lodo y Iasta el doblez del codo de mi propia camisa abotonada&

297

!ESPE!I!A RECOR!A"!O ." A!I7S

,l cabo, al Din, por último, torno, ColCJ y acHbome y os gimo, dHndoos la llaCe, mi sombrero, esta cartita para todos& ,l cabo de la llaCe estH el metal en que aprendiEramos a desdorar el oro, y estH, al Din de mi sombrero, este pobre cerebro mal peinado, y, último Caso de Iumo, en su papel dramHtico, yace este sueMo prHctico del alma& N,diós, Iermanos san pedros, IerHclitos, erasmos, espinosasF N,diós, tristes obispos bolcIeCiquesF N,diós, gobernadores en desordenF N,diós, Cino que estH en el agua como CinoF N,diós, alcoIol que estH en la lluCiaF N,diós tambiEn, me digo a mJ mismo, adiós, Cuelo Dormal de los milJgramosF N4ambiEn adiós, de modo idEntico, DrJo del DrJo y DrJo del calorF ,l cabo, al Din, por último, la lógica, los linderos del Duego, la despedida recordando aquel adiós&

298

6 "O ME !I,A" "A!A8

A no me digan nada, que uno puede matar perDectamente, ya que, sudando tinta, uno Iace cuanto puede, no me digan@ olCeremos, seMores, a Cernos con manzanasG tarde la criatura pasarH, la eQpresión de ,ristóteles armada de grandes corazones de madera, la de )erHclito in!erta en la de $arQ, la del suaCe sonando rudamente&&& Es lo que bien narraba mi gargantaL uno puede matar perDectamente& (eMores, caballeros, ColCeremos a Cernos sin paquetesG Iasta entonces eQi!o, eQi!irE de mi Dlaqueza el acento del dJa, que, según Ceo, estuCo ya esperHndome en mi lecIo& A eQi!o del sombrero la inDausta analogJa del recuerdo, ya que, a Ceces, asumo con EQito mi inmensidad llorada, ya que, a Ceces, me aIogo en la Coz de mi Cecino y padezco contando en maJces los aMos, cepillando mi ropa al son de un muerto o sentado borracIo en mi ataúd&&&

299

E" S.MA< "O POSEO PARA E5PRESAR MI VI!A8 En suma, no poseo para eQpresar mi Cida, sino mi muerte& A, despuEs de todo, al cabo de la escalonada naturaleza y del gorrión en bloque, me duermo, mano a mano con mi sombra& A, al descender del acto Cenerable y del otro gemido, me reposo pensando en la marcIa impertErrita del tiempo& ?>or quE la cuerda, entonces, si el aire es tan sencilloK ?>ara quE la cadena, si eQiste el Iierro por sJ soloK -Esar alle!o, el acento con que amas, el Cerbo con que escribes, el Cientecillo con que oyes, sólo saben de ti por tu garganta& -Esar alle!o, póstrate, por eso, con indistinto orgullo, con tHlamo de ornamentales Hspides y eQagonales ecos& 1estitúyete al corpóreo panal, a la beldadG aroma los Dlorecidos corcIos, cierra ambas grutas al saMudo antropoideG repara, en Din, tu antipHtico CenadoG tente pena& NVue no Iay cosa mHs densa que el odio en Coz pasiCa, ni mHs mJsera ubre que el amorF NVue ya no puedo andar, sino en dos IarpasF NVue ya no me conoces, sino porque te sigo instrumental, proli!amenteF NVue ya no doy gusanos, sino breCesF NVue ya te implico tHnto, que medio que te aDilasF NVue ya lleCo unas tJmidas legumbres y otras braCasF >ues el aDecto que quiEbrase de nocIe en mis bronquios, lo tra!eron de dJa ocultos deanes y, si amanezco pHlido, es por mi obraG y, si anocIezco ro!o, por mi obrero& Ello eQplica, igualmente, estos cansancios mJos y estos despo!os, mis Damosos tJos& Ello eQplica, en Din, esta lHgrima que brindo por la dicIa de los Iombres& N-Esar alle!o, parece mentira que asJ tarden tus parientes, sabiendo que ando cautiCo, sabiendo que yaces libreF N istosa y perra suerteF N-Esar alle!o, te odio con ternuraF
29%

LOS !ES,RACIA!OS

Aa Ca a Cenir el dJaG da cuerda a tu brazo, búscate deba!o del colcIón, CuelCe a pararte en tu cabeza, para andar derecIo& Aa Ca a Cenir el dJa, ponte el saco& Aa Ca a Cenir el dJaG ten Duerte en la mano a tu intestino grande, reDleQiona, antes de meditar, pues es Iorrible cuando le cae a uno la desgracia y se le cae a uno a Dondo el diente& 0ecesitas comer, pero, me digo, no tengas pena, que no es de pobres la pena, el sollozar !unto a su tumbaG remiEndate, recuerda, conDJa en tu Iilo blanco, Duma, pasa lista a tu cadena y guHrdala detrHs de tu retrato& Aa Ca a Cenir el dJa, ponte el alma& Aa Ca a Cenir el dJaG pasan, Ian abierto en el Iotel un o!o, azotHndolo, dHndole con un espe!o tuyo&&& ?4iemblasK Es el estado remoto de la Drente y la nación reciente del estómago& 1oncan aún&&& NVuE uniCerso se lleCa este ronquidoF N-ómo quedan tus poros, en!uiciHndoloF N-on cuHntos doses NayF estHs tan soloF Aa Ca a Cenir el dJa, ponte el sueMo& Aa Ca a Cenir el dJa, repito por el órgano oral de tu silencio
29:

y urge tomar la izquierda con el Iambre y tomar la derecIa con la sedG de todos modos, abstente de ser pobre con los ricos, atiza tu DrJo, porque en El se integra mi calor, amada CJctima& Aa Ca a Cenir el dJa, ponte el cuerpo& Aa Ca a Cenir el dJaG la maMana, la mar, el meteoro, Can en pos de tu cansancio, con banderas, y, por tu orgullo clHsico, las Iienas cuentan sus pasos al compHs del asno, la panadera piensa en ti, el carnicero piensa en ti, palpando el IacIa en que estHn presos el acero y el Iierro y el metalG !amHs olCides que durante la misa no Iay amigos& Aa Ca a Cenir el dJa, ponte el sol& Aa Ciene el dJaG dobla el aliento, triplica tu bondad rencorosa y da codos al miedo, neQo y EnDasis, pues tú, como se obserCa en tu entrepierna y siendo el malo NayF inmortal, Ias soMado esta nocIe que CiCJas de nada y morJas de todo&&&

298

EL ACE"TO ME PE"!E !EL /APATO8

El acento me pende del zapatoG le oigo perDectamente sucumbir, lucir, doblarse en Dorma de Hmbar y colgar, colorante, mala sombra& $e sobra asJ el tamaMo, me Cen !ueces desde un Hrbol, me Cen con sus espaldas ir de Drente, entrar a mi martillo, pararme a Cer a una niMa y, al pie de un urinario, alzar los Iombros& (eguramente nadie estH a mi lado, me importa poco, no lo necesitoG seguramente Ian dicIo que me CayaL lo siento claramente& N-ruelJsimo tamaMo el de rezarF N)umillación, Dulgor, proDunda selCaF $e sobra ya tamaMo, bruma elHstica, rapidez por encima y desde y !unto& N.mperturbableF N.mperturbableF (uenan luego, despuEs, DatJdicos telEDonos& Es el acentoG es El&

299

LA P."TA !EL 3OMBRE8

"a punta del Iombre, el ludibrio pequeMo de encogerse tras de Dumar su uniCersal cenizaG punta al darse en secretos caracoles, punta donde se agarra uno con guantes, punta el lunes su!eto por seis Drenos, punta saliendo de escucIar a su alma& 'e otra manera, Dueran lluCia menuda los soldados y ni cuadrada pólCora, al ColCer de los braCos desatinos, y ni letales plHtanosG tan sólo un poco de patilla en la silueta& 'e otra manera, caminantes suegros, cuMados en misión sonora, yernos por la CJa ingratJsima del !ebe, toda la gracia caballar andando puede Dulgir esplendorosamenteF N*I pensar geomEtrico al trasluzF N*I no morir ba!amente de ma!estad tan rauda y tan DraganteF N*I no cantarG apenas escribir y escribir con un palito o con el Dilo de la ore!a inquietaF ,corde de lHpiz, tJmpano sordJsimo, dondoneo en mitades robustas y comer de memoria buena carne, !amón, si Dalta carne, y, un pedazo de queso con gusanos Iembras, gusanos macIos y gusanos muertos&
755

9O3 BOTELLA SI" VI"OA 9O3 VI"O8

N*I botella sin CinoF NoI Cino que enCiudó de esta botellaF 4arde cuando la aurora de la tarde Dlameó Dunestamente en cinco espJritus& iudez sin pan ni mugre, rematando en Iorrendos metaloides y en cElulas orales acabando& N*I siempre, nunca dar con el !amHs de tHnto siempreF NoI mis buenos amigos, cruel Dalacia, parcial, penetratiCa en nuestro trunco, ColHtil, !ugarino desconsueloF N(ublime, ba!a perDección del cerdo, palpa mi general melancolJaF N3uela sonante en sueMos, zuela zaDia, inDerior, Cendida, lJcita, ladrona, ba!a y palpa lo que eran mis ideasF 4ú y El y ellos y todos, sin embargo, entraron a la Cez en mi camisa, en los Iombros madera, entre los DEmures, palillosG tú particularmente, IabiEndome inDluidoG El, Dútil, colorado, con dinero y ellos, zHnganos de ala de otro peso& N*I botella sin CinoF NoI Cino que enCiudó de esta botellaF

751

AL *I"< ." MO"TE8 ,l Din, un monte detrHs de la ba!uraG al Din, Iumeante nimbo alrededor, durante un rostro Di!o& $onte en Ionor del pozo, sobre Dilones de gratuita plata de oro& Es la Dran!a a que arrHstranse& seguras de sus tonos de Cerano, las que eran largas CHlCulas diDuntasG el taciturno marco de este arranque natural, de este augusto zapatazo, de esta piel, de este intrJnseco destello digital, en que estoy entero, lúbrico& VueIaceres en un pie, mecIa de azuDre, oro de plata y plata IecIa de plata y mi muerte, mi Iondura, mi colina& N>asar abrazado a mis brazos, destaparme despuEs o antes del corcIoF $onte que tHntas Ceces manara oración, prosa DluCial de llanas lHgrimasG monte ba!o, compuesto de suplicantes gradas y, mHs allH, de torrenciales torresG niebla entre el dJa y el alcoIol del dJa, caro Cerdor de coles, tibios asnos complementarios, palos y maderasG Dilones de gratuita plata de oro&

752

:.IERE 6 "O :.IERE S. COLOR MI PEC3O8 Vuiere y no quiere su color mi pecIo, por cuyas bruscas CJas Coy, lloro con palo, trato de ser Deliz, lloro en mi mano, recuerdo, escribo y remacIo una lHgrima en mi pómulo& Vuiere su ro!o el mal, el bien su ro!o enro!ecido por el IacIa suspensa, por el trote del ala a pie Colando, y no quiere y sensiblemente no quiere aquesto el IombreG no quiere estar en su alma acostado, en la sien latidos de asta, el bimano, el muy bruto, el muy DilósoDo& ,sJ, casi no soy, me Cengo aba!o desde el arado en que socorro a mi alma y casi, en proporción, casi enaltEzcome& Vue saber por quE tiene la Cida este perrazo, por quE lloro, por quE, ce!ón, inIHbil, Celeidoso, Iube nacido gritandoG saberlo, comprenderlo al son de un alDabeto competente, serJa padecer por un ingrato& NA noF N0oF N0oF NVuE ardid, ni paramentoF -ongo!a, sJ, con sJ Dirme y DrenEtico, coriHceo, rapaz, quiere y no quiere, cielo y pH!aroG congo!a, sJ, con toda la bragueta& -ontienda entre dos llantos, robo de una sola Centura, CJa indolora en que padezco en cIanclos de la Celocidad de andar a ciegas&
757

LA PA/< LA ABISPA< EL TACO< LAS VERTIE"TES8

"a paz, la abispa, el taco, las Certientes, el muerto, los decilitros, el búIo, los lugares, la tiMa, los sarcóDagos, el Caso, las morenas, el desconocimiento, la olla, el monaguillo, las gotas, el olCido, la potestad, los primos, los arcHngeles, la agu!a, los pHrrocos, el Ebano, el desaire, la parte, el tipo, el estupor, el alma&&& 'úctil, azaDranado, eQterno, nJtido, portHtil, Cie!o, trece, ensangrentado, DotograDiadas, listas, tumeDactas, coneQas, largas, encantadas, pErDidas&&& ,rdiendo, comparando, CiCiendo, enDureciEndose, golpeando, analizando, oyendo, estremeciEndose, muriendo, sosteniEndose, situHndose, llorando&&& 'espuEs, Estos, aquJ, despuEs, encima, quizH, mientras, detrHs, tHnto, tan nunca, deba!o, acaso, le!os, siempre, aquello, maMana, cuHnto, cuHntoF&&& "o Iorrible, lo suntuario, lo lentJsimo, lo augusto, lo inDructuoso, lo aciago, lo crispante, lo mo!ado, lo Datal, lo todo, lo purJsimo, lo lóbrego, lo acerbo, lo satHnico, lo tHctil, lo proDundo&&&
758

TRA"SI!O< SALOM7"ICO< !ECE"TE8

4ransido, salomónico, decente, ululabaG compuesto, caCiloso, cadaCErico, per!uro, iba, tornaba, respondJaG osaba, DatJdico, escarlata, irresistible& En sociedad, en Cidrio, en polCo, en Iulla, marcIaseG Caciló, en Iablando en oroG Dulguró, Colteó, en acatamientoG en terciopelo, en llanto, replegose& ?1ecordarK ?.nsistirK ?.rK ?>erdonarK -eMudo, acabarJa recostado, Hspero, atónito, muralG meditaba estamparse, conDundirse, Denecer& .natacablemente, impunemente, negramente, IusmearH, comprenderHG CestirHse oralmenteG inciertamente irH, acobardarase, olCidarH&

759

?6 BIE"B ?TE SA"A EL METALOI!E P+LI!OB'''

?A bienK ?4e sana el metaloide pHlidoK ?"os metaloides incendiarios, cJCicos, inclinados al rJo atroz del polCoK EsclaCo, es ya la Iora circular en que en las dos aurJculas se Dorman anillos guturales, corredizos, cuaternarios& (eMor esclaCo, en la maMana mHgica se Ce, por Din, el busto de tu trEmulo ronquido, Cense tus suDrimientos a caballo, pasa el órgano bueno, el de tres asas, Io!eo, mes por mes, tu monocorde cabellera, tu suegra llora Iaciendo Iuesecillos de sus dedos, se inclina tu alma con pasión a Certe y tu sien, un momento, marca el paso& A la gallina pone su inDinito, uno por unoG sale la tierra Iermosa de las Iumeantes sJlabas, te retratas de pie !unto a tu Iermano, truena el color oscuro ba!o el lecIo y corren y entrecIócanse los pulpos& (eMor esclaCo ?y bienK ?"os metaloides obran en tu angustiaK

75%

ESCAR"ECI!O< ACLIMATA!O AL BIE"< M7RBI!O8

Escarnecido, aclimatado al bien, mórbido, Iurente, doblo el cabo carnal y !uego a copas, donde acaban en moscas los destinos, donde comJ y bebJ de lo que me Iunde& $onumental adarme, DEretro numeral, los de mi deuda, los de mi deuda, cuando caigo altamente, ruidosamente, amoratadamente& ,l Dondo, es Iora, entonces, de gemir con toda el IacIa y es entonces el aMo del sollozo, el dJa del tobillo, la nocIe del costado, el siglo del resuello& -ualidades estEriles, monótonos satanes, del Dlanco brincan, del i!ar de mi yegua suplenteG pero, donde comJ, cuHnto pensEF pero cuHnto bebJ donde llorEF ,sJ es la Cida, tal como es la Cida, allH, detrHs del inDinitoG asJ, espontHneamente, delante de la sien legislatiCa& Aace la cuerda asJ al pie del CiolJn, cuando Iablaron del aire, a Coces, cuando Iablaron muy despacio del relHmpago& (e dobla asJ la mala causa, Camos de tres en tres a la unidadG asJ se !uega a copas
75:

y salen a mi encuentro los que alE!anse, acaban los destinos en bacterias y se debe todo a todos&

758

AL*O"SO# EST+S MIR+"!OME< LO VEO8

,lDonsoL estHs mirHndome, lo Ceo, desde el plano implacable donde moran lineales los siempres, lineales los !amases (Esa nocIe, dormiste, entre tu sueMo y mi sueMo, en la rue de 1iboutE) >alpablemente, tu inolCidable cIolo te oye andar en >arJs, te siente en el telEDono callar y toca en el alambre a tu último acto tomar peso, brindar por la proDundidad, por mJ, por ti& Ao todaCJa compro Tdu Cin, du lait, comptant les sousU ba!o mi abrigo, para que no me Cea mi alma, ba!o mi abrigo aquel, querido ,lDonso, y ba!o el rayo simple de la sien compuestaG yo todaCJa suDro, y tú, ya no, !amHs, IermanoF ($e Ian dicIo que en tus siglos de dolor, amado sEr, amado estar, IacJas ceros de madera& ?Es ciertoK) En la Tbo[te de nuitU, donde tocabas tangos, tocando tu indignada criatura su corazón, escoltado de ti mismo, llorando por ti mismo y por tu enorme parecido con tu sombra, monsieur #ourgat, el patrón, Ia enCe!ecido& ?'ecJrseloK ?-ontHrseloK 0o mHs, ,lDonsoG eso, ya nóF El I\tel des Ecoles Dunciona siempre
759

y todaCJa compran mandarinasG pero yo suDro, como te digo, dulcemente, recordando lo que Iubimos suDrido ambos, a la muerte de ambos, en la apertura de la doble tumba, de esa otra tumba con tu sEr, y de Esta de caoba con tu estar, suDro, bebiendo un Caso de ti, (ilCa, un Caso para ponerse bien, como decJamos, y despuEs, ya Ceremos lo que pasa&&& Es Este el otro brindis, entre tres, taciturno, diCerso en Cino, en mundo, en Cidrio, al que brindHbamos mHs de una Cez al cuerpo y, menos de una Cez, al pensamiento& )oy es mHs diDerente todaCJaG Ioy suDro dulce, amargamente, bebo tu sangre en cuanto a -risto el duro, como tu Iueso en cuanto a -risto el suaCe, porque te quiero, dos a dos, ,lDonso, y casi lo podrJa decir, eternamente&

715

TRASPI= E"TRE !OS ESTRELLAS

N)ay gentes tan desgraciadas, que ni siquiera tienen cuerpoG cuantitatiCo el pelo, ba!a, en pulgadas, la genial pesadumbreG el modo, arribaG no me busques, la muela del olCido, parecen salir del aire, sumar suspiros mentalmente, oJr claros azotes en sus paladaresF anse de su piel, rascHndose el sarcóDago en que nacen y suben por su muerte de Iora en Iora y caen, a lo largo de su alDabeto gElido, Iasta el suelo& N,y de tHntoF Nay de tan pocoF Nay de ellasF N,y en mi cuarto, oyEndolas con lentesF N,y en mi tóraQ, cuando compran tra!esF N,y de mi mugre blanca, en su Iez mancomunadaF N,madas sean las ore!as sHncIez, amadas las personas que se sientan, amado el desconocido y su seMora, el pró!imo con mangas, cuello y o!osF N,mado sea aquel que tiene cIincIes, el que lleCa zapato roto ba!o la lluCia, el que Cela el cadHCer de un pan con dos cerillas, el que se coge un dedo en una puerta, el que no tiene cumpleaMos, el que perdió su sombra en un incendio, el animal, el que parece un loro, el que parece un Iombre, el pobre rico, el puro miserable, el pobre pobreF
711

N,mado sea el que tiene Iambre o sed, pero no tiene Iambre con quE saciar toda su sed, ni sed con quE saciar todas sus IambresF N,mado sea el que traba!a al dJa, al mes, a la Iora, el que suda de pena o de CergXenza, aquel que Ca, por orden de sus manos, al cinema, el que paga con lo que le Dalta, el que duerme de espaldas, el que ya no recuerda su niMezG amado sea el calCo sin sombrero, el !usto sin espinas, el ladrón sin rosas, el que lleCa relo! y Ia Cisto a 'ios, el que tiene un Ionor y no DalleceF N,mado sea el niMo, que cae y aún llora y el Iombre que Ia caJdo y ya no lloraF N,y de tHntoF N,y de tan pocoF N,y de ellosF

712

A LO MEJOR SO6 OTRO8

, lo me!or, soy otroG andando, al alba, otro que marcIa en torno a un disco largo, a un disco elHsticoL mortal, DiguratiCo, audaz diaDragma& , lo me!or, recuerdo al esperar, anoto mHrmoles donde Jndice escarlata, y donde catre de bronce, un zorro ausente, espúreo, eno!adJsimo& , lo me!or, Iombre al Din, las espaldas ungidas de aMil misericordia, a lo me!or, me digo, mHs allH no Iay nada& $e da la mar el disco, reDiriEndolo, con cierto margen seco, a mi gargantaG Nnada, en Cerdad, mHs Hcido, mHs dulce, mHs SanteanoF >ero sudor a!eno, pero suero o tempestad de mansedumbre, decayendo o subiendo, Neso, !amHsF EcIado, Dino eQIúmome, tumeDacta la mezcla en que entro a golpes, sin piernas, sin adulto barro, ni armas, una agu!a prendida en el gran Htomo&&& N0oF N0uncaF N0unca ayerF N0unca despuEsF A de aIJ este tubErculo satHnico, esta muela moral de plesiosaurio y estas sospecIas póstumas, este Jndice, esta cama, estos boletos&

717

EL LIBRO !E LA "AT.RALE/A

>roDesor de sollozo RIe dicIo a un HrbolR palo de azogue, tilo rumoreante, a la orilla del $arne, un buen alumno leyendo Ca en tu naipe, en tu Io!arasca, entre el agua eCidente y el sol Dalso, su tres de copas, su caballo de oros& 1ector de los capJtulos del cielo, de la mosca ardiente, de la calma manual que Iay en los asnosG rector de Ionda ignorancia, un mal alumno leyendo Ca en tu naipe, en tu Io!arasca, el Iambre de razón que le enloquece y la sed de demencia que le aloca& & 4Ecnico en gritos, Hrbol consciente, Duerte, DluCial, doble, solar, doble, DanHtico, conocedor de rosas cardinales, totalmente metido, Iasta Iacer sangre, en agui!ones, un alumno leyendo Ca en tu naipe, en tu Io!arasca, su rey precoz, telúrico, ColcHnico, de espadas& N*I proDesor, de Iaber tHnto ignoradoF NoI rector, de temblar tHnto en el aireF NoI tEcnico, de tHnto que te inclinasF N*I tiloF NoI palo rumoroso !unto al $arneF

718

TE",O ." MIE!O TERRIBLE !E SER ." A"IMAL8

4engo un miedo terrible de ser un animal de blanca nieCe, que sostuCo padre y madre, con su sola circulación Cenosa, y que, este dJa esplEndido, solar y arzobispal, dJa que representa asJ a la nocIe, linealmente elude este animal estar contento, respirar y transDormarse y tener plata& (erJa pena grande que Duera yo tan Iombre Iasta ese punto& 2n disparate, una premisa ubErrima a cuyo yugo ocasional sucumbe el gonce espiritual de mi cintura& 2n disparate&&& En tanto, es asJ, mHs acH de la cabeza de 'ios, en la tabla de "ocSe, de 6acon, en el lJCido pescuezo de la bestia, en el Iocico del alma& A, en lógica aromHtica, tengo ese miedo prHctico, este dJa esplEndido, lunar, de ser aquEl, Este talCez, a cuyo olDato Iuele a muerto el suelo, el disparate CiCo y el disparate muerto& N*I reColcarse, estar, toser, Da!arse, Da!arse la doctrina, la sien, de un Iombro al otro, ale!arse, llorar, darlo por ocIo o por siete o por seis, por cinco o darlo por la Cida que tiene tres potencias&

719

MARC3A ".PCIAL

, la cabeza de mis propios actos, corona en mano, batallón de dioses, el signo negatiCo al cuello, atroces el DósDoro y la prisa, estupeDactos el alma y el Calor, con dos impactos al pie de la miradaG dando CocesG los lJmites, dinHmicos, DerocesG tragHndome los lloros ineQactos, me encenderE, se encenderH mi Iormiga, se encenderHn mi llaCe, la querella en que perdJ la causa de mi Iuella& "uego, Iaciendo del Htomo una espiga, encenderE mis Ioces al pie de ella y la espiga serH por Din espiga&

71%

LA C7LERA :.E :.IEBRA AL 3OMBRE E" "I>OS8

"a cólera que quiebra al Iombre en niMos, que quiebra al niMo en pH!aros iguales, y al pH!aro, despuEs, en IueCecillosG la cólera del pobre tiene un aceite contra dos Cinagres& "a cólera que al Hrbol quiebra en Io!as, a la Io!a en botones desiguales y al botón, en ranuras telescópicasG la cólera del pobre tiene dos rJos contra mucIos mares& "a cólera que quiebra al bien en dudas, a la duda, en tres arcos seme!antes y al arco, luego, en tumbas impreCistasG la cólera del pobre tiene un acero contra dos puMales& "a cólera que quiebra al alma en cuerpos, al cuerpo en órganos deseme!antes y al órgano, en octaCos pensamientosG la cólera del pobre tiene un Duego central contra dos crHteres&

71:

." 3OMBRE PASA CO" ." PA" AL 3OMBRO'''

2n Iombre pasa con un pan al Iombro ? oy a escribir, despuEs, sobre mi dobleK *tro se sienta, rHscase, eQtrae un pio!o de su aQila, mHtalo ?-on quE Calor Iablar del psicoanHlisisK *tro Ia entrado en mi pecIo con un palo en la mano ?)ablar luego de (ócrates al mEdicoK 2n co!o pasa dando el brazo a un niMo ? oy, despuEs, a leer a ,ndrE 6retónK *tro tiembla de DrJo, tose, escupe sangre ?-abrH aludir !amHs al Ao proDundoK *tro busca en el Dango Iuesos, cHscaras ?-ómo escribir, despuEs, del inDinitoK 2n albaMil cae de un tecIo, muere y ya no almuerza ?.nnoCar, luego, el tropo, la metHDoraK 2n comerciante roba un gramo en el peso a un cliente ?)ablar, despuEs, de cuarta dimensiónK 2n banquero Dalsea su balance ?-on quE cara llorar en el teatroK 2n paria duerme con el pie a la espalda ?)ablar, despuEs, a nadie de >icassoK ,lguien Ca en un entierro sollozando ?-ómo luego ingresar a la ,cademiaK
718

,lguien limpia un Dusil en su cocina ?-on quE Calor Iablar del mHs allHK ,lguien pasa contando con sus dedos ?-ómo Iablar del noOyó sin dar un gritoK

719

3O6 LE 3A E"TRA!O ."A ASTILLA8

)oy le Ia entrado una astilla& )oy le Ia entrado una astilla cerca, dHndole cerca, Duerte, en su modo de ser y en su centaCo ya Damoso& "e Ia dolido la suerte mucIo, todoG le Ia dolido la puerta, le Ia dolido la Da!a, dHndole sed, aDliQión y sed del Caso pero no del Cino& )oy le salió a la pobre Cecina del aire, a escondidas, Iumareda de su dogmaG Ioy le Ia entrado una astilla& "a inmensidad persJguela a distancia superDicial, a un Casto eslabonazo& )oy le salió a la pobre Cecina del Ciento, en la me!illa, norte, y en la me!illa, orienteG Ioy le Ia entrado una astilla& ?VuiEn comprarH, en los dJas perecederos, Hsperos, un pedacito de caDE con lecIe, y quiEn, sin ella, ba!arH a su rastro Iasta dar luzK ?VuiEn serH, luego, sHbado, a las sieteK N4ristes son las astillas que le entran a uno, eQactamente aIJ precisamenteF )oy le entró a la pobre Cecina de Cia!e, una llama apagada en el orHculoG Ioy le Ia entrado una astilla& "e Ia dolido el dolor, el dolor !oCen,
725

el dolor niMo, el dolorazo, dHndole en las manos y dHndole sed, aDliQión y sed del Caso, pero no del Cino& N"a pobre pobrecitaF

721

EL ALMA :.E S.*RI7 !E SER S. C.ERPO

4ú suDres de una glHndula endocrJnica, se Ce, o, quizH, suDres de mJ, de mi sagacidad escueta, tHcita& 4ú padeces del diHDano antropoide, allH, cerca, donde estH la tiniebla tenebrosa& 4ú das Cuelta al sol, agarrHndote el alma, eQtendiendo tus !uanes corporales y a!ustHndote el cuelloG eso se Ce& 4ú sabes lo que te duele, lo que te salta al anca, lo que ba!a por ti con soga al suelo& 4ú, pobre Iombre, CiCesG no lo niegues, si mueresG no lo niegues, si mueres de tu edad NayF y de tu Epoca& A, aunque llores, bebes, y, aunque sangres, alimentas a tu IJbrido colmillo, a tu Cela tristona y a tus partes& 4ú suDres, tú padeces y tú CuelCes a suDrir Iorriblemente, desgraciado mono, !oCencito de 'arWin, alguacil que me atisbas, atrocJsimo microbio& A tú lo sabes a tal punto, que lo ignoras, soltHndote a llorar& 4ú, luego, Ias nacidoG eso tambiEn se Ce de le!os, inDeliz y cHllate, y soportas la calle que te dio la suerte y a tu ombligo interrogasL ?dóndeK ?cómoK ,migo mJo, estHs completamente, & Iasta el pelo, en el aMo treinta y ocIo, nicolHs o santiago, tal o cual, estEs contigo o con tu aborto o conO
722

migo y cautiCo en tu enorme libertad, arrastrado por tu IErcules autónomo&&& >ero si tú calculas en tus dedos Iasta dos, es peorG no lo niegues, Iermanito& ?Vue nóK ?Vue sJ, pero que nóK N>obre monoF&&& N'ame la pataF&&& 0o& "a mano, Ie dicIo& N(aludF NA suDreF

727

9A"!E !ES".!O< E" PELO< EL MILLO"ARIOA'''

N,nde desnudo, en pelo, el millonarioF N'esgracia al que ediDica con tesoros su lecIo de muerteF N2n mundo al que saludaG un sillón al que siembra en el cieloG llanto al que da tErmino a lo que Iace, guardando los comienzosG ande el de las espuelasG poco dure muralla en que no crezca otra murallaG dese al mJsero toda su miseria, pan, al que rJeG Iagan perder los triunDos y morir los mEdicosG Iaya lecIe en la sangreG aMHdase una Cela al sol, ocIocientos al CeinteG pase la eternidad ba!o los puentesF N'esdEn al que Ciste, corónense los pies de manos, quepan en su tamaMoG siEntese mi persona !unto a mJF N"lorar al Iaber cabido en aquel Cientre, bendición al que mira aire en el aire, mucIos aMos de claCo al martillazoG desnúdese el desnudo, CJstase de pantalón la capa, Dul!a el cobre a eQpensas de sus lHminas, ma!estad al que cae de la arcilla al uniCerso, lloren las bocas, giman las miradas, impJdase al acero perdurar, Iilo a los Iorizontes portHtiles, doce ciudades al sendero de piedra, una esDera al que !uega con su sombraG un dJa IecIo de una Iora, a los espososG una madre al arado en loor al suelo, sEllense con dos sellos a los lJquidos,
728

pase lista el bocado, sean los descendientes, sea la codorniz, sea la carrera del Hlamo y del HrbolG Cenzan, al contrario del cJrculo, el mar a su Ii!o y a la cana el lloroG de!ad los Hspides, seMores Iombres, surcad la llama con los siete leMos, CiCid, elECese la altura, ba!e el Iondor mHs Iondo, conduzca la onda su impulsión andando, tenga EQito la tregua de la bóCedaF N$uramosG laCad Cuestro esqueleto cada dJaG no me IagHis caso, una aCe co!a al dEspota y a su almaG una mancIa espantosa, al que Ca soloG gorriones al astrónomo, al gorrión, al aCiadorF N"loCed, solead, Cigilad a +úpiter, al ladrón de Jdolos de oro, copiad Cuestra letra en tres cuadernos, aprended de los cónyuges cuando Iablan, y de los solitarios, cuando callanG dad de comer a los noCios, dad de beber al diablo en Cuestras manos, lucIad por la !usticia con la nuca, igualaos, cúmplase el roble, cúmplase el leopardo entre dos robles, seamos, estemos, sentid cómo naCega el agua en los ocEanos, alimentaos, concJbase el error, puesto que lloro, acEptese, en tanto suban por el risco, las cabras y sus crJasG
729

desacostumbrad a 'ios a ser un Iombre, creced&&& F $e llaman& uelCo&

72%

VI"IERE EL MALO< CO" ." TRO"O AL 3OMBRO8

iniere el malo, con un trono al Iombro, y el bueno, a acompaMar al malo a andar, di!eren TsJU el sermón, TnoU la plegaria y cortare el camino en dos la roca&&& -omenzare por monte la montaMa, por remo el tallo, por timón el cedro y esperaren doscientos a sesenta y ColCiere la carne a sus tres tJtulos&&& (obrase nieCe en la noción del Duego, se acostare el cadHCer a mirarnos, la centella a ser trueno corpulento y se arquearen los saurios a ser aCes&&& #altare eQcaCación !unto al estiErcol, nauDragio al rJo para resbalar, cHrcel al Iombre libre, para serlo, y una atmósDera al cielo, y Iierro al oro&&& $ostraren disciplina, olor, las Dieras, se pintare el eno!o de soldado, me dolieren el !unco que aprendJ, la mentira que inDEctame y socórreme&&& (ucediere ello asJ y asJ poniEndolo, ?con quE mano despertarK ?con quE pie morirK ?con quE ser pobreK ?con quE Coz callarK ?con cuHnto comprender, y, luego, a quiEnK
72:

0o olCidar ni recordar que por mucIo cerrarla, robHronse la puerta, y de suDrir tan poco estoy muy resentido y de tHnto pensar, no tengo boca&

728

AL REV=S !E LAS AVES !EL MO"TE8

,l reCEs de las aCes del monte, que CiCen del Calle, aquJ, una tarde, aquJ, presa, metaloso, terminante, Cino el (incero con sus nietos pErDidos, y nosotros quedHmonos, que no Iay mHs madera en la cruz de la derecIa, ni mHs Iierro en el claCo de la izquierda, que un apretón de manos entre zurdos& ino el (incero, ciego, con sus lHmparas& (e Cio al >Hlido, aquJ, bastar al EncarnadoG nació de puro Iumilde el GrandeG la guerra, esta tórtola mJa, nunca nuestra, diseMóse, borróse, oCó, matHronla& "leCóse el Ebrio al labio un roble, porque amaba, y una astilla de roble, porque odiabaG trenzHronse las trenzas de los potros y la crin de las potenciasG cantaron los obrerosG Dui dicIoso& El >Hlido abrazóse al Encarnado y el Ebrio, saludónos, escondiEndose& -omo era aquJ y al terminar el dJa, NquE mHs tiempo que aquella plazoletaF NquE aMo me!or que esa genteF NquE momento mHs Duerte que ese sigloF
729

>ues de lo que Iablo no es sino de lo que pasa en esta Epoca, y de lo que ocurre en -Iina y en EspaMa, y en el mundo& (]alt ]Iitman tenJa un pecIo suaCJsimo y resO piraba y nadie sabe lo que El IacJa cuando lloraba en su comedor) >ero, ColCiendo a lo nuestro, y al Cerso que decJa, Duera entonces que Ci que el Iombre es malnacido, mal CiCo, mal muerto, mal moribundo, y, naturalmente, el tartuDo sincero desespErase, el pHlido (es el pHlido de siempre) serH pHlido por algo, y el ebrio, entre la sangre Iumana y la lecIe animal, abHtese, da, y opta por marcIarse& 4odo esto agJtase, aIora mismo, en mi Cientre de macIo eQtraMamente&

775

$DULZURA POR DULZURA CORAZONA'...

N'ulzura por dulzura corazonaF N'ulzura a ga!os, eras de Cista, esos abiertos dJas, cuando montE por Hrboles caJdosF ,sJ por tu paloma palomita, por tu oración pasiCa, andando entre tu sombra y el gran tesón corpóreo de tu sombra& 'eba!o de ti y yo, tú y yo, sinceramente, tu candado aIogHndose de llaCes, yo ascendiendo y sudando y Iaciendo lo inDinito entre tus muslos& (El Iotelero es una bestia, sus dientes, admirablesG yo controlo el orden pHlido de mi almaL seMor, allH distante&&& paso paso&&& adiós, seMor&&&) $ucIo pienso en todo esto conmoCido, perduroso y pongo tu paloma a la altura de tu Cuelo y, co!eando de dicIa, a Ceces, repósome a la sombra de ese Hrbol arrastrado& -ostilla de mi cosa, dulzura que tú tapas sonriendo con tu manoG tu tra!e negro que se IabrH acabado, amada, amada en masa, NquE unido a tu rodilla enDermaF (imple aIora te Ceo, te comprendo aCergonzado en "etonia, ,lemania, 1usia, 6Elgica, tu ausente, tu portHtil ausente, Iombre conCulso de la mu!er temblando entre sus CJnculos&
771

N,mada en la Digura de tu cola irreparable, amada que yo amara con DósDoros Dloridos, quand on a la Cie et la !eunesse, cZest dE!^ tellementF -uando ya no Iaya espacio entre tu grandeza y mi postrer proyecto, amada, ColCerE a tu media, Ias de besarme, ba!ando por tu media repetida, tu portHtil ausente, dile asJ&&&

772

ELLO ES :.E EL L.,AR !O"!E ME PO",O8

Ello es que el lugar donde me pongo el pantalón, es una casa donde me quito la camisa en alta Coz y donde tengo un suelo, un alma, un mapa de mi EspaMa& ,Iora mismo Iablaba de mJ conmigo, y ponJa sobre un pequeMo libro un pan tremendo y Ie, luego, IecIo el traslado, Ie trasladado, queriendo canturrear un poco, el lado derecIo de la Cida al lado izquierdoG mHs tarde, me Ie laCado todo, el Cientre, briosa, dignamenteG Ie dado Cuelta a Cer lo que se ensucia, Ie raspado lo que me lleCa tan cerca y Ie ordenado bien el mapa que cabeceaba o lloraba, no lo sE& $i casa, por desgracia, es una casa, un suelo por Centura, donde CiCe con su inscripción mi cucIarita amada, mi querido esqueleto ya sin letras, la naCa!a, un cigarro permanente& 'e Ceras, cuando pienso en lo que es la Cida, no puedo eCitar de decJrselo a Georgette, a Din de comer algo agradable y salir, por la tarde, comprar un buen periódico, guardar un dJa para cuando no Iaya, una nocIe tambiEn, para cuando Iaya (asJ se dice en el >erú Rme eQcuso)G del mismo modo, suDro con gran cuidado, a Din de no gritar o de llorar, ya que los o!os
777

poseen, independientemente de uno, sus pobrezas, quiero decir, su oDicio, algo que resbala del alma y cae al alma& )abiendo atraCesado quince aMosG despuEs, quince, y, antes, quince, uno se siente, en realidad, tontillo, es natural, por lo demHs NquE IacerF ?A quE de!ar de Iacer, que es lo peorK (ino CiCir, sino llegar a ser lo que es uno entre millones de panes, entre miles de Cinos, entre cientos de bocas, entre el sol y su rayo que es de luna y entre la misa, el pan, el Cino y mi alma& )oy es domingo y, por eso, me Ciene a la cabeza la idea, al pecIo el llanto y a la garganta, asJ como un gran bulto& )oy es domingo, y esto tiene mucIos siglosG de otra manera, serJa, quizH, lunes, y CendrJame al corazón la idea, al seso, el llanto y a la garganta, una gana espantosa de aIogar lo que aIora siento, como un Iombre que soy y que Ie suDrido&

778

-Esar alle!o en el campo&
779

77%

ESPA>A< APARTA !E MI ESTE CALI/

77:

-Esar alle!o, a la derecIa, durante el -ongreso de Escritores en alencia en 197:&

778

I'- 3iC o a %os Do%E tarios de %a ReFGb%ica

oluntario de EspaMa, miliciano de Iuesos Didedignos, cuando marcIa a morir tu corazón, cuando marcIa a matar con su agonJa mundial, no sE Cerdaderamente quE Iacer, dónde ponermeG corro, escribo, aplaudo, lloro, atisbo, destrozo, apagan, digo a mi pecIo que acabe, al que bien, que Cenga, y quiero desgraciarmeG descúbrome la Drente impersonal Iasta tocar el Caso de la sangre, me detengo, detienen mi tamaMo esas Damosas caJdas de arquitecto con las que se Ionra el animal que me IonraG reDluyen mis instintos a sus sogas, Iumea ante mi tumba la alegrJa y, otra Cez, sin saber quE Iacer, sin nada, dE!ame, desde mi piedra en blanco, dE!ame, solo, cuadrumano, mHs acH, mucIo mHs le!os, al no caber entre mis manos tu largo rato eQtHtico, quiebro con tu rapidez de doble Dilo mi pequeMez en tra!e de grandezaF 2n dJa diurno, claro, atento, DErtil NoI bienio, el de los lóbregos semestres suplicantes, por el que iba la pólCora mordiEndose los codosF NoI dura pena y mHs duros pedernalesF FoI Drenos los tascados por el puebloF 2n dJa prendió el pueblo su DósDoro cautiCo, oró de cólera y soberanamente pleno, circular, cerró su natalicio con manos electiCasG arrastraban candado ya los dEspotas y en el candado, sus bacterias muertas&&&
779

?6atallasK N0oF >asiones& A pasiones precedidas de dolores con re!as de esperanzas, de dolores de pueblos con esperanzas de IombresF N$uerte y pasión de paz, las popularesF N$uerte y pasión guerreras entre oliCos, entendHmonosF 4al en tu aliento cambian de agu!as atmosDEricas los Cientos y de llaCe las tumbas en tu pecIo, tu Drontal eleCHndose a primera potencia de martirio& El mundo eQclamaL PN-osas de espaMolesFP A es Cerdad& -onsideremos, durante una balanza, a quema ropa, a -alderón, dormido sobre la cola de un anDibio muerto o a -erCantes, diciendoL P$i reino es de este mundo, pero tambiEn del otroPL Npunta y Dilo en dos papelesF -ontemplemos a Goya, de Iino!os y rezando ante un espe!o, a -oll, el paladJn en cuyo asalto cartesiano tuCo un sudor de nube el paso llano o a VueCedo, ese abuelo instantHneo de los dinamiteros o a -a!al, deCorado por su pequeMo inDinito, o todaCJa a 4eresa, mu!er que muere porque no muere o a "ina *dena, en pugna en mHs de un punto con 4eresa&&& (4odo acto o Coz genial Ciene del pueblo y Ca Iacia El, de Drente o transmitidos por incesantes briznas, por el Iumo rosado de amargas contraseMas sin Dortuna) ,sJ tu criatura, miliciano, asJ tu eQangXe criatura, agitada por una piedra inmóCil, se sacriDica, apHrtase, decae para arriba y por su llama incombustible sube, sube Iasta los dEbiles, distribuyendo espaMas a los toros, toros a las palomas&&& >roletario que mueres de uniCerso, Nen quE DrenEtica armonJa
785

acabarH tu grandeza, tu miseria, tu CorHgine impelente, tu Ciolencia metódica, tu caos teórico y prHctico, tu gana dantesca, espaMolJsima, de amar, aunque sea a traición, a tu enemigoF N"iberador ceMido de grilletes, sin cuyo esDuerzo Iasta Ioy continuarJa sin asas la eQtensión, CagarJan acEDalos los claCos, antiguo, lento, colorado, el dJa, nuestros amados cascos, insepultosF N-ampesino caJdo con tu Cerde Dolla!e por el Iombre, con la inDleQión social de tu meMique, con tu buey que se queda, con tu DJsica, tambiEn con tu palabra atada a un palo y tu cielo arrendado y con la arcilla inserta en tu cansancio y la que estaba en tu uMa, caminandoF N-onstructores agrJcolas, ciCiles y guerreros, de la actiCa, Iormigueante eternidadL estaba escrito que Cosotros IarJais la luz, entornando con la muerte Cuestros o!osG que, a la caJda cruel de Cuestras bocas, CendrH en siete bande!as la abundancia, todo en el mundo serH de oro súbito y el oro, Dabulosos mendigos de Cuestra propia secreción de sangre, y el oro mismo serH entonces de oroF N(e amarHn todos los Iombres y comerHn tomados de las puntas de Cuestros paMuelos tristes y beberHn en nombre de Cuestras gargantas inDaustasF 'escansarHn andando al pie de esta carrera, sollozarHn pensando en Cuestras órbitas, Centurosos serHn y al son de Cuestro atroz retorno, Dlorecido, innato,
781

a!ustarHn maMana sus queIaceres, sus Diguras soMadas y cantadasF N2nos mismos zapatos irHn bien al que asciende sin CJas a su cuerpo y al que ba!a Iasta la Dorma de su almaF NEntrelazHndose IablarHn los mudos, los tullidos andarHnF N erHn, ya de regreso, los ciegos y palpitando escucIarHn los sordosF N(abrHn los ignorantes, ignorarHn los sabiosF N(erHn dados los besos que no pudisteis darF N(ólo la muerte morirHF N"a Iormiga traerH pedacitos de pan al eleDante encadenado a su brutal delicadezaG ColCerHn los niMos abortados a nacer perDectos, espaciales y traba!arHn todos los Iombres, engendrarHn todos los Iombres, comprenderHn todos los IombresF N*brero, salCador, redentor nuestro, perdónanos, Iermano, nuestras deudasF -omo dice un tambor al redoblar, en sus adagiosL quE !amHs tan eDJmero, tu espaldaF quE siempre tan cambiante, tu perDilF N oluntario italiano, entre cuyos animales de batalla un león abisinio Ca co!eandoF N oluntario soCiEtico, marcIando a la cabeza de tu pecIo uniCersalF N oluntarios del sur, del norte, del oriente y tú, el occidental, cerrando el canto Dúnebre del albaF N(oldado conocido, cuyo nombre desDila en el sonido de un abrazoF N-ombatiente que la tierra criara, armHndote de polCo, calzHndote de imanes positiCos, Cigentes tus creencias personales, distinto de carHcter, Jntima tu DErula,
782

el cutis inmediato, andHndote tu idioma por los Iombros y el alma coronada de gui!arrosF N oluntario Da!ado de tu zona DrJa, templada o tórrida, IEroes a la redonda, CJctima en columna de CencedoresL en EspaMa, en $adrid, estHn llamando a matar, Coluntarios de la CidaF N>orque en EspaMa matan, otros matan al niMo, a su !uguete que se pHra, a la madre 1osenda esplendorosa, al Cie!o ,dHn que Iablaba en alta Coz con su caballo y al perro que dormJa en la escalera& $atan al libro, tiran a sus Cerbos auQiliares, a su indeDensa pHgina primeraF $atan el caso eQacto de la estatua, al sabio, a su bastón, a su colega, al barbero de al lado Rme cortó posiblemente, pero buen Iombre y, luego, inDortunadoG al mendigo que ayer cantaba enDrente, a la enDermera que Ioy pasó llorando, al sacerdote a cuestas con la altura tenaz de sus rodillas&&& N oluntarios, por la Cida, por los buenos, matad a la muerte, matad a los malosF N)acedlo por la libertad de todos, del eQplotado, del eQplotador, por la paz indolora Rla sospecIo cuando duermo al pie de mi Drente y mHs cuando circulo dando CocesR y Iacedlo, Coy diciendo, por el analDabeto a quien escribo, por el genio descalzo y su cordero,
787

por los camaradas caJdos, sus cenizas abrazadas al cadHCer de un caminoF >ara que Cosotros, Coluntarios de EspaMa y del mundo, Cinierais, soME que era yo bueno, y era para Cer Cuestra sangre, Coluntarios&&& 'e esto Iace mucIo pecIo, mucIas ansias, mucIos camellos en edad de orar& $arcIa Ioy de Cuestra parte el bien ardiendo, os siguen con cariMo los reptiles de pestaMa inmanente y, a dos pasos, a uno, la dirección del agua que corre a Cer su lJmite antes que arda&

788

II'- Bata%%as

)ombre de EQtremadura, oigo ba!o tu pie el Iumo del lobo, el Iumo de la especie, el Iumo del niMo, el Iumo solitario de dos trigos, el Iumo de Ginebra, el Iumo de 1oma, el Iumo de 6erlJn y el de >arJs y el Iumo de tu apEndice penoso y el Iumo que, al Din, sale del DuturoL N*I CidaF NoI tierraF NoI EspaMaF N*nzas de sangre, metros de sangre, lJquidos de sangre, sangre a caballo, a pie, mural, sin diHmetro, sangre de cuatro en cuatro, sangre de agua y sangre muerta de la sangre CiCaF EQtremeMo, NoI no ser aún ese Iombre por el que te mató la Cida y te parió la muerte y quedarse tan solo a Certe asJ, desde este lobo, cómo sigues arando en nuestros pecIosF NEQtremeMo, conoces el secreto en dos Coces, popular y tHctil, del cerealL que nada Cale tHnto como una gran raJz en trance de otraF NEQtremeMo acodado, representando al alma en su retiro, acodado a mirar el caber de una Cida en una muerteF NEQtremeMo, y no Iaber tierra que Iubiere el peso de tu arado, ni mHs mundo que el color de tu yugo entre dos EpocasG no Iaber el orden de tus póstumos ganadosF NEQtremeMo, de!Hsteme
789

Certe desde este lobo, padecer, pelear por todos y pelear para que el indiCiduo sea un Iombre, para que los seMores sean Iombres, para que todo el mundo sea un Iombre, y para que Iasta los animales sean Iombres, el caballo, un Iombre, el reptil, un Iombre, el buitre, un Iombre Ionesto, la mosca, un Iombre, y el oliCo, un Iombre y Iasta el ribazo, un Iombre y el mismo cielo, todo un IombrecitoF "uego, retrocediendo desde 4alaCera, en grupos de a uno, armados de Iambre, en masas de a uno, armados de pecIo Iasta la Drente, sin aCiones, sin guerra, sin rencor, el perder a la espalda y el ganar mHs aba!o del plomo, Ieridos mortalmente de Ionor, locos de polCo, el brazo a pie, amando por las malas, ganando en espaMol toda la tierra, retroceder aún, Ny no saber dónde poner su EspaMa, dónde ocultar su beso de orbe, dónde plantar su oliCo de bolsilloF $as desde aquJ, mHs tarde, desde el punto de Cista de esta tierra, desde el duelo al que Dluye el bien satHnico, se Ce la gran batalla de Guernica& N"id a priori, Duera de la cuenta, lid en paz, lid de las almas dEbiles contra los cuerpos dEbiles, lid en que el niMo pega, sin que le diga nadie que pegara,
78%

ba!o su atroz diptongo y ba!o su IabilJsimo paMal, y en que la madre pega con su grito, con el dorso de una lHgrima y en que el enDermo pega con su mal, con su pastilla y su Ii!o y en que el anciano pega con sus canas, sus siglos y su palo y en que pega el presbJtero con diosF N4Hcitos deDensores de GuernicaF NoI dEbilesF NoI suaCes oDendidos, que os eleCHis, crecEis, y llenHis de poderosos dEbiles el mundoF En $adrid, en 6ilbao, en (antander, los cementerios Dueron bombardeados, y los muertos inmortales, de Cigilantes Iuesos y Iombro eterno, de las tumbas, los muertos inmortales, de sentir, de Cer, de oJr tan ba!o el mal, tan muertos a los Ciles agresores, reanudaron entonces sus penas inconclusas, acabaron de llorar, acabaron de esperar, acabaron de suDrir, acabaron de CiCir, acabaron, en Din, de ser mortalesF NA la pólCora Due, de pronto, nada, cruzHndose los signos y los sellos, y a la eQplosión salióle al paso un paso, y al Cuelo a cuatro patas, otro paso y al cielo apocalJptico, otro paso a los siete metales, la unidad, sencilla, !usta, colectiCa, eternaF N$Hlaga sin padre ni madre, ni piedrecilla, ni Iorno, ni perro blancoF N$Hlaga sin deDensa, donde nació mi muerte dando pasos y murió de pasión mi nacimiento
78:

N$Hlaga caminando tras de tus pies, en EQodo, ba!o el mal, ba!o la cobardJa, ba!o la Iistoria cóncaCa, indecible, con la yema en tu manoL tierra orgHnicaF y la clara en la punta del cabelloL todo el caosF N$Hlaga Iuyendo de padre a padre, Damiliar, de tu Ii!o a tu Ii!o, a lo largo del mar que Iuye del mar, a traCEs del metal que Iuye del plomo, al ras del suelo que Iuye de la tierra y a las órdenes NayF de la proDundidad que te querJaF N$Hlaga a golpes, a DatJdico coHgulo, a bandidos, a inDiernazos, a cielazos, andando sobre duro Cino, en multitud, sobre la espuma lila, de uno en uno, sobre IuracHn estHtico y mHs lila, y al compHs de las cuatro órbitas que aman y de las dos costillas que se matanF N$Hlaga de mi sangre diminuta y mi coloración a gran distancia, la Cida sigue con tambor a tus Ionores alazanes, con coIetes, a tus niMos eternos y con silencio a tu último tambor, con nada, a tu alma, y con mHs nada, a tu esternón genialF N$Hlaga, no te Cayas con tu nombreF NVue si te Cas, te Cas toda, Iacia ti, inDinitamente toda en son total, concorde con tu tamaMo Di!o en que me aloco, con tu suela Deraz y su agu!ero y tu naCa!a antigua atada a tu Ioz enDerma y tu madero atado a un martilloF N$Hlaga literal y malagXeMa, Iuyendo a Egipto, puesto que estHs claCada, alargando en suDrimiento idEntico tu danza,
788

resolCiEndose en ti el Columen de la esDera, perdiendo tu boti!o, tus cHnticos, Iuyendo con tu EspaMa eQterior y tu orbe innatoF N$Hlaga por derecIo propio y en el !ardJn biológico, mHs $HlagaF N$Hlaga en Cirtud del camino, en atención al lobo que te sigue y en razón del lobezno que te esperaF N$Hlaga, que estoy llorandoF N$Hlaga, que lloro y lloroF

789

III

(olJa escribir con su dedo grande en el aireL TN iban los compaMerosF >edro 1o!asU, de $iranda de Ebro, padre y Iombre, marido y Iombre, DerroCiario y Iombre, padre y mHs Iombre, >edro y sus dos muertes& >apel de Ciento, lo Ian matadoL NpasaF >luma de carne, lo Ian matadoL NpasaF N,bisa a todos compaMeros prontoF >alo en el que Ian colgado su madero, lo Ian matadoG Nlo Ian matado al pie de su dedo grandeF N)an matado, a la Cez, a >edro, a 1o!asF N iban los compaMeros a la cabecera de su aire escritoF N iban con esta b del buitre en las entraMas de >edro y de 1o!as, del IEroe y del mHrtirF 1egistrHndole, muerto, sorprendiEronle en su cuerpo un gran cuerpo, para el alma del mundo, y en la cIaqueta una cucIara muerta& & >edro tambiEn solJa comer entre las criaturas de su carne, asear, pintar la mesa y CiCir dulcemente en representación de todo el mundo& A esta cucIara anduCo en su cIaqueta, despierto o bien cuando dormJa, siempre,
795

cucIara muerta CiCa, ella y sus sJmbolos& N,bisa a todos compaMeros prontoF N iban los compaMeros al pie de esta cucIara para siempreF "o Ian matado, obligHndole a morir a >edro, a 1o!as, al obrero, al Iombre, a aquEl que nació muy niMJn, mirando al cielo, y que luego creció, se puso ro!o y lucIó con sus cElulas, sus nos, sus todaCJas, sus Iambres, sus _pedazos& "o Ian matado suaCemente entre el cabello de su mu!er, la +uana Hsquez, a la Iora del Duego, al aMo del balazo y cuando andaba cerca ya de todo& >edro 1o!as, asJ, despuEs de muerto, se leCantó, besó su cataDalco ensangrentado, lloró por EspaMa & y ColCió a escribir con el dedo en el aireL TN iban los compaMerosF >edro 1o!asU& (u cadHCer estaba lleno de mundo&

791

IV

"os mendigos pelean por EspaMa mendigando en >arJs, en 1oma, en >raga y reDrendando asJ, con mano gótica, rogante, los pies de los ,póstoles, en "ondres, en 0eW AorS, en $E!ico& "os pordioseros lucIan suplicando inDernalmente a 'ios por (antander, la lid en que ya nadie es derrotado& ,l suDrimiento antiguo danse, encarnJzanse en llorar plomo social al pie del indiCiduo, y atacan a gemidos, los mendigos, matando con tan solo ser mendigos& 1uegos de inDanterJa, en que el arma ruega del metal para arriba, y ruega la ira, mHs acH de la pólCora iracunda& 4Hcitos escuadrones que disparan, con cadencia mortal, su mansedumbre, desde un umbral, desde sJ mismos, NayF desde sJ mismos& >otenciales guerreros sin calcetines al calzar el trueno, satHnicos, numEricos, arrastrando sus tJtulos de Duerza, miga!a al cinto, Dusil doble calibreL sangre y sangre& NEl poeta saluda al suDrimiento armadoF

792

V'- ICa&e esFaHo%a de %a CEerte

N,IJ pasaF NllamadlaF Nes su costadoF N,IJ pasa la muerte por .rúnL sus pasos de acordeón, su palabrota, su metro del te!ido que te di!e, su gramo de aquel peso que Ie callado&&& Nsi son ellosF N"lamadlaF N'aos prisaF a buscHndome en los riDles, como que sabe bien dónde la Cenzo, cuHl es mi maMa grande, mis leyes especiosas, mis códigos terribles& N"lamadlaF Ella camina eQactamente como un Iombre, entre las Dieras, se apoya de aquel brazo que se enlaza a nuestros pies cuando dormimos en los parapetos y se pHra a las puertas elHsticas del sueMo& NGritóF NGritóF NGritó su grito nato, sensorialF Gritara de CergXenza, de Cer cómo Ia caJdo entre las plantas, de Cer cómo se ale!a de las bestias, de oJr cómo decimosL NEs la muerteF N'e Ierir nuestros mHs grandes interesesF (>orque elabora su IJgado la gota que te di!e, camaradaG porque se come el alma del Cecino) N"lamadlaF )ay que seguirla Iasta el pie de los tanques enemigos, que la muerte es un ser sido a la Duerza, cuyo principio y Din lleCo grabados a la cabeza de mis ilusiones, por mucIo que ella corra el peligro corriente que tú sabes y que Iaga como que Iace que me ignora&
797

N"lamadlaF 0o es un ser, muerte Ciolenta, sino, apenas, lacónico sucesoG mHs bien su modo tira, cuando ataca, tira a tumulto simple, sin órbitas ni cHnticos de dicIaG mHs bien tira su tiempo audaz, a cEntimo impreciso y sus sordos quilates, a dEspotas aplausos& "lamadla, que en llamHndola con saMa, con Diguras, se la ayuda a arrastrar sus tres rodillas, como, a Ceces, a Ceces duelen, punzan Dracciones enigmHticas, globales, como, a Ceces, me palpo y no me siento& N"lamadlaF N'aos prisaF a buscHndome, con su cognac, su pómulo moral, sus pasos de acordeón, su palabrota& N"lamadlaF 0o Iay que perderle el Iilo en que la lloro& 'e su olor para arriba, Nay de mi polCo, camaradaF 'e su pus para arriba, Nay de mi DErula, tenienteF 'e su imHn para aba!o, Nay de mi tumba

798

VI'- CorteIo tras %a toCa de Bi%bao

)erido y muerto, Iermano, criatura Ceraz, republicana, estHn andando en tu trono, desde que tu espinazo cayó DamosamenteG estHn andando, pHlido, en tu edad Dlaca y anual, laboriosamente absorta ante los Cientos& Guerrero en ambos dolores, siEntate a oJr, acuEstate al pie del palo súbito, inmediato de tu tronoG ColteaG estHn las nueCas sHbanas, eQtraMasG estHn andando, Iermano, estHn andando& )an dicIoL T-ómoF 'óndeF&&& U , eQpresHndose en trozos de paloma, y los niMos suben sin llorar a tu polCo& Ernesto 3úMiga, duerme con la mano puesta, con el concepto puesto, en descanso tu paz, en paz tu guerra& )erido mortalmente de Cida, camarada, camarada !inete, camarada caballo entre Iombre y Diera, tus Iuesecillos de alto y melancólico dibu!o Dorman pompa espaMola, pompa laureada de DinJsimos andra!osF (iEntate, pues, Ernesto, oye que estHn andando, aquJ, en tu trono, desde que tu tobillo tiene canas& ?VuE tronoK N4u zapato derecIoF N4u zapatoF
799

VII

arios dJas el aire, compaMeros, mucIos dJas el Ciento cambia de aire, el terreno, de Dilo, de niCel el Dusil republicano& arios dJas EspaMa estH espaMola& arios dJas el mal mobiliza sus órbitas, se abstiene, paraliza sus o!os escucIHndolos& arios dJas orando con sudor desnudo, los milicianos cuElganse del Iombre& arios dJas, el mundo, camaradas, el mundo estH espaMol Iasta la muerte& arios dJas Ia muerto aquJ el disparo y Ia muerto el cuerpo en su papel de espJritu y el alma es ya nuestra alma, compaMeros& arios dJas el cielo, Este, el del dJa, el de la pata enorme& arios dJas, Gi!ónG mucIos dJas, Gi!ónG mucIo tiempo, Gi!ónG mucIa tierra, Gi!ónG mucIo Iombre, Gi!ónG y mucIo dios, Gi!ón, mucIJsimas EspaMas NayF Gi!ón& -amaradas, Carios dJas el Ciento cambia de aire&

79%

VIII

,quJ, 1amón -ollar, prosigue tu Damilia soga a soga, se sucede, en tanto que Cisitas, tú, allH, a las siete espadas, en $adrid, en el Drente de $adrid& N1amón -ollar, yuntero y soldado Iasta yerno de tu suegro, marido, Ii!o limJtroDe del Cie!o )i!o del )ombreF 1amón de pena, tú, -ollar Caliente, paladJn de $adrid y por co!onesG 1amonete, aquJ, los tuyos piensan mucIo en tu peinadoF N,nsiosos, Hgiles de llorar, cuando la lHgrimaF NA cuando los tambores, andanG Iablan delante de tu buey, cuando la tierraF N1amónF N-ollarF N, tiF (i eres Ierido, no seas malo en sucumbirG NreDrEnateF ,quJ, tu cruel capacidad estH en ca!itasG aquJ, tu pantalón oscuro, andando el tiempo, sabe ya andar solJsimo, acabarseG aquJ, 1amón, tu suegro, el Cie!o, te pierde a cada encuentro con su Ii!aF N4e dirE que Ian comido aquJ tu carne, sin saberlo,
79:

tu pecIo, sin saberlo, tu pieG pero caCilan todos en tus pasos coronados de polCoF N)an rezado a 'ios, aquJG se Ian sentado en tu cama, Iablando a Coces entre tu soledad y tus cositasG no sE quiEn Ia tomado tu arado, no sE quiEn Due a ti, ni quiEn ColCió de tu caballoF N,quJ, 1amón -ollar, en Din, tu amigoF N(alud, Iombre de 'ios, mata y escribeF

798

I5'- PeJEeHo resFo so a E $Kroe de %a ReFGb%ica

2n libro quedó al borde de su cintura muerta, un libro retoMaba de su cadHCer muerto& (e lleCaron al IEroe, y corpórea y aciaga entró su boca en nuestro alientoG sudamos todos, el Iombligo a cuestasG caminantes las lunas nos seguJanG tambiEn sudaba de tristeza el muerto& A un libro, en la batalla de 4oledo, un libro, atrHs un libro, arriba un libro, retoMaba del cadHCer& >oesJa del pómulo morado, entre el decirlo y el callarlo, poesJa en la carta moral que acompaMara a su corazón& Vuedóse el libro y nada mHs, que no Iay insectos en la tumba, y quedó al borde de su manga el aire remo!Hndose y IaciEndose gaseoso, inDinito& 4odos sudamos, el Iombligo a cuestas, tambiEn sudaba de tristeza el muerto y un libro, yo lo Ci sentidamente, un libro, atrHs un libro, arriba un libro retoMó del cadHCer eQ abrupto&

799

5'- I Dier o e %a bata%%a de TerEe%

N-ae agua de reCólCeres laCadosF >recisamente, es la gracia metHlica del agua, en la tarde nocturna en ,ragón, no obstante las construidas yerbas, las legumbres ardientes, las plantas industriales& >recisamente, es la rama serena de la quJmica, la rama de eQplosiCos en un pelo, la rama de automóCiles en Drecuencias y adioses& ,sJ responde el Iombre, asJ, a la muerte, asJ mira de Drente y escucIa de costado, asJ el agua, al contrario de la sangre, es de agua, asJ el Duego, al reCEs de la ceniza, alisa sus rumiantes ateridos& ?VuiEn Ca, ba!o la nieCeK ?EstHn matandoK 0o& >recisamente, Ca la Cida coleando, con su segunda soga& NA IorrJsima es la guerra, soliCianta, lo pone a uno largo, o!osoG da tumba la guerra, da caer, da dar un salto eQtraMo de antropoideF 4ú lo Iueles, compaMero, perDectamente, al pisar por distracción tu brazo entre cadHCeresG tú lo Ces, pues, tocaste tus testJculos, poniEndote ro!JsimoG tú lo oyes en tu boca de soldado natural& amos, pues, compaMeroG
7%5

nos espera tu sombra apercibida, nos espera tu sombra acuartelada, mediodJa capitHn, nocIe soldado raso&&& >or eso, al reDerirme a esta agonJa, alE!ome de mJ gritando DuerteL N,ba!o mi cadHCerF &&& A sollozo&

7%1

5I

$irE el cadHCer, su raudo orden Cisible y el desorden lentJsimo de su almaG le Ci sobreCiCirG Iubo en su boca la edad entrecortada de dos bocas& "e gritaron su númeroL pedazos& "e gritaron su amorL NmHs le CalieraF "e gritaron su balaL NtambiEn muertaF A su orden digestiCo sostenJase y el desorden de su alma, atrHs, en balde& "e de!aron y oyeron, y es entonces que el cadHCer casi CiCió en secreto, en un instanteG mas le auscultaron mentalmente, Ny DecIasF llorHronle al oJdo, Ny tambiEn DecIasF

7%2

5II'- Masa ,l Din de la batalla, y muerto el combatiente, Cino Iacia El un Iombre y le di!oL T0o mueras, te amo tHntoFU >ero el cadHCer NayF siguió muriendo& (e le acercaron dos y repitiEronleL T0o nos de!esF N alorF N uelCe a la CidaFU >ero el cadHCer NayF siguió muriendo& ,cudieron a El Ceinte, cien, mil, quinientos mil, clamandoL T4Hnto amor, y no poder nada contra la muerteFU >ero el cadHCer NayF siguió muriendo& "e rodearon millones de indiCiduos, con un ruego comúnL TNVuEdate IermanoFU >ero el cadHCer NayF siguió muriendo& Entonces, todos los Iombres de la tierra le rodearonG les Ció el cadHCer triste, emocionadoG incorporóse lentamente, abrazó al primer IombreG ecIóse a andar@

7%7

5III'- Redob%e LG ebre a %os escoCbros de !Era &o

>adre polCo que subes de EspaMa, 'ios te salCe, libere y corone, padre polCo que asciendes del alma& >adre polCo que subes del Duego, 'ios te salCe, te calce y dE un trono, padre polCo que estHs en los cielos& >adre polCo, biznieto del Iumo, 'ios te salCe y ascienda a inDinito, padre polCo, biznieto del Iumo& >adre polCo en que acaban los !ustos, 'ios te salCe y deCuelCa a la tierra, padre polCo en que acaban los !ustos& >adre polCo que creces en palmasG 'ios te salCe y reCista de pecIo, padre polCo, terror de la nada& >adre polCo, compuesto de Iierro, 'ios te salCe y te dE Dorma de Iombre, padre polCo que marcIas ardiendo& >adre polCo, sandalia del paria, 'ios te salCe y !amHs te desate, padre polCo, sandalia del paria& >adre polCo que aCientan los bHrbaros, 'ios te salCe y te ciMa de dioses, padre polCo que escoltan los Htomos&
7%8

>adre polCo, sudario del pueblo, 'ios te salCe del mal para siempre, padre polCo espaMol, padre nuestro& >adre polCo que Cas al Duturo, 'ios te salCe, te guJe y te dE alas, padre polCo que Cas al Duturo&

7%9

5IV

N-uJdate, EspaMa, de tu propia EspaMaF N-uJdate de la Ioz sin el martillo, cuJdate del martillo sin la IozF N-uJdate de la CJctima apesar suyo, del Cerdugo apesar suyo y del indiDerente apesar suyoF N-uJdate del que, antes de que cante el gallo, negHrate tres Ceces, y del que te negó, despuEs, tres CecesF N-uJdate de las calaCeras sin las tibias, y de las tibias sin las calaCerasF N-uJdate de los nueCos poderososF N-uJdate del que come tus cadHCeres, del que deCora muertos a tus CiCosF N-uJdate del leal ciento por cientoF N-uJdate del cielo mHs acH del aire y cuJdate del aire mHs allH del cieloF N-uJdate de los que te amanF N-uJdate de tus IEroesF N-uJdate de tus muertosF N-uJdate de la 1epúblicaF N-uJdate del DuturoF&&&

7%%

5V'- EsFaHa< aFarta de CM este cN%iO

0iMos del mundo, si cae EspaMa Rdigo, es un decirR si cae del cielo aba!o su antebrazo que asen, en cabestro, dos lHminas terrestresG niMos, NquE edad la de las sienes cóncaCasF NquE temprano en el sol lo que os decJaF NquE pronto en Cuestro pecIo el ruido ancianoF NquE Cie!o Cuestro 2 en el cuadernoF N0iMos del mundo, estH la madre EspaMa con su Cientre a cuestasG estH nuestra maestra con sus DErulas, estH madre y maestra, cruz y madera, porque os dio la altura, CErtigo y diCisión y suma, niMosG estH con ella, padres procesalesF (i cae Rdigo, es un decirR si cae EspaMa, de la tierra para aba!o, niMos, Ncómo Cais a cesar de crecerF Ncómo Ca a castigar el aMo al mesF Ncómo Can a quedarse en diez los dientes, en palote el diptongo, la medalla en llantoF N-ómo Ca el corderillo a continuar atado por la pata al gran tinteroF N-ómo Cais a ba!ar las gradas del alDabeto Iasta la letra en que nació la penaF 0iMos, Ii!os de los guerreros, entretanto, ba!ad la Coz, que EspaMa estH aIora mismo repartiendo
7%:

la energJa entre el reino animal, las Dlorecillas, los cometas y los Iombres& N6a!ad la Coz, que estH con su rigor, que es grande, sin saber quE Iacer, y estH en su mano la calaCera Iablando y Iabla y Iabla, la calaCera, aquElla de la trenza, la calaCera, aquElla de la CidaF N6a!ad la Coz, os digoG ba!ad la Coz, el canto de las sJlabas, el llanto de la materia y el rumor menor de las pirHmides, y aún el de las sienes que andan con dos piedrasF N6a!ad el aliento, y si el antebrazo ba!a, si las DErulas suenan, si es la nocIe, si el cielo cabe en dos limbos terrestres, si Iay ruido en el sonido de las puertas, si tardo, si no Ceis a nadie, si os asustan los lHpices sin puntaG si la madre EspaMa cae Rdigo, es un decirR salid, niMos del mundoG id a buscarlaF@

7%8

alle!o, dibu!o al stencil por >ablo >icasso (1978)

7%9

SC, 2009

7:5